Día 3º.- LGC.- Cenar no es lo más delicioso

Un evento exclusivo en la Ciudad Prohibida donde no todo tiene que ser de ensueño.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 3º.- LGC.- Cenar no es lo más delicioso

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Dic 16, 2009 5:27 pm

General

Todos los Clanes pasaron por las dos salas en donde los objetos personales innecesarios para el acto que iban a presenciar se dejaban atrás. Un largo pasillo conducía a cada comitiva hacia una sala peculiar.

El León fue conducido a una sala en donde los shojis estaba pintados con el mar de fondo y unas blancas playas que casi terminaban en una pequeña pradera de pastos que brillaban desde los amarillos hasta los más vivos verdes y que se perdía la imagen en la pared.

El Escorpión fue conducido a una sala en donde los shojis estaban pintados con maestría en los trazos en un contínuo bosque misterioso donde parecían verse diferentes formas más allá de los árboles pero donde nunca se distinguía más allá de la imaginación del que lo miraba.

El Fénix fue conducido a una sala en donde los shojis parecáin estar pintados por los barrios exteriores de la bella pero enreversada Ciudad de Otosan Uchi, casi se podían tocar a los viandantes y sus alegres caras mientras paseaban por senda que ya a muchos les estaban comenzando a ser conocidas.

Los Clanes menores fueron conducidos a una sala en donde las praderas amarillentas se convertían en un vergel verde mientras seguían un río arriba desde la bahía hasta el inicio de unas murallas.

El Cangrejo fue conducido a una sala en donde caminos Imperiales pintados con trazos delicados mostraban caravanas que se dirigían lentas pero firmes hacia algún destino incierto pero afortunado por el rostro de los pintados.

La Grulla fue conducida a una sala en donde las paredes mostraban la belleza de los barrios interiores de la Ciudad de Otosan Uchi, con sus cuatro grandes distritos salpicados de los robustos edificios de las embajadas y esos patios de ensueños y jardines que parecían sacados de novelas.

El Dragón fue conducido a una sala en donde las puertas de la Ciudad Prohibida estan reflejadas con tal detalle que casi parecían estar hacía unos minutos en el pasado, justo antes de atravesarlas verdaderas puertas.




Un murmullo se oyé en todas las salas, las comitivas quedan por un sólo segundo en silencio, uno que queda roto por un aplauso y el notar que las paredes vuelan delante de sus ojos, movidos por el aire transportados por silenciosos criados.

Y, entonces, todo y cada uno de los invitados se percatan que están en una enorme sala, que ha sido cuarteada en las salas por las que han entrado...

En la parte más lejana al estrado principal, los clanes menores se miran unos a otros, separados en dos tandas, seguidos de la Grulla que mira de frente al León, seguida la Grulla del Dragón que a su vez mira enfrente al Fénix que está al lado del León. El Escorpión descansa al lado del Dragón y frente al Cangrejo.

Los Embajadores, separados, son los últimos justo antes de que en el palco principal se vean las familias imperiales y...

Imagen

Justo en el centro... los Hantei.

La comitiva de los Imperiales se abre desde sus puntas con los más jóvenes o menos notables, por ahora de la corte, acercandose al centro con los rostros más temidos, benerados u odiados de la ciudad. El Consejo de los Seis, los daymios de las Familias Imperiales, las imperiales que ocupan lugar destacado en el séquito de la Gran Dama, esta misma y... en el centro del Universo, el Emperador.

El Emperador viste con un traje ceremonial en el que su alto gorro no eclipsa la utilización de los colores imperiales, verdes, dorados y el negro como símbolo de lo que es, un dios en esta tierra. Es tal la calidad de las sedas que usa que incluso desde el más alejado de los extremos se ve la perfección de los patrones bordados con hilos de seda y oro con los pétalos del crisantemo.
El Hijo de los cielos es un joven bello que realza sus facciones aún algo aniñadas. Su cabello negro es suave y bien recortado, su piel fina y blanca, aunque bajo aquel kimono ceremonial de lo que suponéis más de cinco capas, hay un cuerpo que parece fibroso.

Pero aunque su presencia es el astro en los cielos, cuando el sol ama a la luna esta se hace presente para el resto del firmamento.
Y es este amor del hantei por su Sagrada Madre la que quizás hace que la visión de esta sobrecoja el alma de todos y cada uno de los presentes.

Hantei Yukirohime... la mujer más hermosa de todo el Imperio.

Describirla es siempre imperfecto, pues no se puede captar su esencia sólo con la mirada.

Sus cabellos son tan largos que recuerdan a las mujeres que gustaban en los tiempos de Hantei Genji, el primer hijo de un Kami. Tan lago que llegaría al suelo de no ser porque está recogido con multitud de pequeñas trenzas, recogidos, peinetas que lo sostiene, diamantes que lo engalanan, perlas que lo convierten en el collar de perlas más caro jamás soñado.

Su rostro es níveo como debió serlo el de la dama Doji. Sus ojos, rasgados y perfilados poseen unas pestañas que al movimiento ralentizan el tiempo del mundo y sus ojos de un color sólo descrito en los ardorosos sueños de los amantes.

Como sólo una divinidad o quien pretende serlo puede hacer, el color morado y sus parecidos ha sido tildado de color imperial por la Madre de los Cielos, siendo color casi exclusivo suyo, por el cual ahora muestra un excelso kimono de más de cinco capas desde el morado color uva hasta el más leve añil por los cuales se pintan gracias a los bordados en oros de cientos de rosas doradas, símbolo que ostenta como la mayor rosa del Imperio.


Y ustedes.......... aún de pie.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3120
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Dic 16, 2009 11:12 pm

FDI: asumo que sigo con la misma compañía que antes.

-El niño que rige el imperio sabe montar buenas fiestas, pero no sabe diferenciar su mano izquierda de la derecha -susurro cerca de Nozomi, cuando veo que el escorpión, y de lejos la grulla, están colocados a la derecha del Hantei, y el cangrejo, y de lejos el león, a la izquierda.

Metidos de nuevo en faena me disculpo unos instantes ante las damas para acudir junto a Kamoko y esperar con discreción si tiene alguna instrucción para mi, a fin de cuentas estoy aquí por ella, tanto literalmente como no.

Mientras me muevo entre el mar celeste, puedo fijarme por primera vez en mi vida en los rectores del mundo y casi todos me parecen tan vanales e intrascendentes como cualquier otro individuo, por muy emperador o daimio Otomo que sean. No me decepciona porque es lo que esperaba.
Sin embargo alguien si destaca por encima de lo común, no se puede negar que la emperatriz tenga clase. Resulta obvio que generaciones de donaciones grulla a la causa imperial no han servido para transmitirle amabilidad pero si belleza.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Jue Dic 17, 2009 12:18 am

Por fin la cena ,se habian tomado muchas precauciones pero ya estaban alli.
La disposicion de las mesas podia haber sido mejor pero bueno peor lo tenia el dragon rodeado de gozokus en su mayoria...

Al parecer la presentacion habia acabado, ahora solamente quedaba empezar a moverse, pero precisamente eso era lo mas dificil despues de todo la etiqueta seguia estando ahi.

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Jue Dic 17, 2009 12:47 am

Washi solo tenía ojos para una luz, la única que brillaba, tan solo un niño de sangre Hantei. Y consciencia para el resto de sombras, en todos los rincones, en todas las mesas. Se preguntó que pasaría si, ahora, era cuando se ausentaba de la cena a hacer su cometido. Nadie le sorprendería, nadie contaría con él. Excepto guardias Seppun. Y esos les daba igual, la verdad que tenía muchas dosis de autoridad Imperial que le apetecía poner en practica como alguno se quejara. Observó atento a cada uno de los miembros del Círculo de los Seis y más tarde de los embajadores principales: el como cruzaban sus miradas, a quienes saludaban primero, quienes dirigían una deferencia mayor de la que el rango indicaba a otros samurai. Gestos que, en definitiva, le concedían a Washi una ventaja: saber quién consideraba a quien un amigo o un enemigo. Y reacciones. Esta Cena solo tenía un motivo. Reacciones. Pero temo eso es algo que solo unos pocos sabemos esta noche... Maldita política.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Jue Dic 17, 2009 2:44 pm

Cuando las paredes comenzaron a moverse, el joven ronin no pudo evitar unirse a los aplausos, sorprendido por la cuidadosa puesta en escena de los presentes en la sala, que ahora se encontraban todos en una gran sala, organizados en grupos definidos... Estaba claro que aquel era un ambiente muy diferente a los que estaba acostumbrado, en el que cada detalle, por mínimo que fuese, estaba perfectamente detallado y calculado.

Por un momento no pudo evitar que su mente se dispersase por la sala, contemplando cada detalle, incluidos los samurai y sus elegantes kimono... Si alguna vez se había sentido totalmente fuera de lugar, era en ese preciso instante... Pero poco duró aquel sentimiento de dispersión al darse cuenta de que el Hijo de los Cielos estaba allí, presente. No es que lo reconociese por haberlo visto con anterioridad, pero era inconfundible con aquellas ropas...

Entonces se percató de un detalle: siempre había creido que ante el emperador uno debía arrodillarse y mostrar el mayor de los respetos... Pero todos seguían en pie.

Shinkyu, un poco sobrecogido y desconcertado, inmediatamente, de reojo, posó su vista en Tarako esperando ver si ella se arrodillaba... no quería meter la pata. El más leve indicio de que la ronin se fuese a arrodillar, y tocar el suelo con la frente, sería más que suficiente para que el joven bushi hiciese lo mismo.

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2891
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Dic 17, 2009 3:40 pm

Cuando las fusamas comenzaron a moverse me quedé asombrada, especialmente por lo que iba asomando tras ellas. Samurais y más paredes voladoras, y poco a poco fui tomando consciencia del nuevo lugar en el que me encontraba.

Por un instante me distraí, pensando que sería otro control de seguridad, o quizás el jardín exterior donde nos reunirían a todos antes de comenzar, con lo que quiera que fuese a comenzar aquella noche.
Pero no, ya estábamos colocados, curioso artificio a mi juicio.

Pasando la vista por los grupos detecté en el centro a los imperiales; al principio no reconocí a nadie, pero al poco me percaté de que era la familia Hantei e instintivamente caí de rodillas, tan rápido como pude. Ahora el artifico resultaba aún más curioso, por no decir desagradable, por el hecho de encontrarnos de sopetón frente al hijo de los cielos, sin un mísero momento de preparación ni de recogimiento.
Traté de reconstruir mentalmente la imagen del emperador y la emperatriz, pero fui incapaz de concretar los detalles que los hacían de por seguro tan especiales, al haberlos encontrado con la vista tan por sorpresa.

Quien quisiera que hubiese preparado esta entrada sin duda buscaba este desagradable efecto de mal gusto entre los invitados. Pero no entendía porqué, la razón de ello, porque las normas de cortesía para los anfitriones, hijos de cielos o no, eran también muy estrictas en Rokugán y esto no encajaba en ellas ni por asomo.
Tristemente supuse que era precisamente el efecto pretendido, no veía otra; las molestias de los controles de seguridad me habían parecido intrascendentes ante la idea de ver al emperador y su madre, pero ahora estaba decepcionada. Todo formaba parte de un conjunto, una patosa demostración de superioridad con la sutileza de un cangrejo.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Dic 17, 2009 4:35 pm

General

Los más asombrados o menos percatados de la etiqueta tardaron unos segundos muy preciados que de por seguro, más de uno que estaba en el estrado usaría más adelante.

Si alguien se había alguna vez preguntado qué tipo de humor es el que los Otomo empleaban era sin duda este, el de ver la confusión en los rostros de los estudiados, instantes antes de otros sentimientos, como la sorpresa, para luego devolverlos a su posición, mientras uno, desde lo alto, simplemente disfrutaba con el espectáculo.

Los Embajadores y demás cortesanos de alto rango acostumbrados a los pormenores de la corte se tomaron un segundo para agachar la cabeza despacio, poner en orden sus ropajes y tocar con la cabeza el suelo todo con parsimonia. No por desprecio a sus majestades, todo lo contrario, puesto que, ya que el "daño" estaba hecho más valía mostrarse firme y correcto.

No todos pudieron pensar de la misma manera, y muchos con más o menos estilo se apresuraron a hacer lo mismo pero obviamente sin la misma gracia. Y como una flor que llegada la noche recoge sus pétalos o una ola salida de las profundidades del océnao la corte se replegó con un quedo murmullo.


Kakita Koji

No te dio tiempo de oir la respuesta de Nozomi al adelantarte un par de personas para colocarte justo detrás de tu señora, sin embargo si que la vistes sonreir.

Kamoko tenía una sutileza increible de una alta dama que bien podría estar junto a los Imperiales. Ella, como todos, había quedado sorprendida del humor negro de los Otomo, de los que era muy posible que todos pensaran que era su truco, pero tal y como su hermana, la Embajadora, colocada con sus homólogos, esta recogió su kimono y se arrodilló con una finura digna de lo que era, una Doji.



Kitsu Raigi

Puede que las Matsus no fueran los seres más dulces del mundo, pero tenían unos reflejos de acero, con la práctica que sólo un alumno de dôjo puede mostrar, Yoshiratsu calló al suelo sin hacer el más mínimo ruido, entrenamiento tras años de postrarse ante un sensei, y tocó con su frente el techo mientras murmuraba algo para su interior, algo que entendistes como una plegaria de bendición al Hijo de los Cielos.

Al contrario que todos, esta no pareció no por un segundo interesada en levantar la mirada para ver lo magnífico de los ropajes del Hijo Legitimo de los Cielos o de su Augusta Madre, simplemente, se humillaba ante el poder del Único Señor del Imperio Esmeralda, como cabía de una samurai.


Otomo Washi

Como hijo de un miembro del Consejo de los Seis, te sentaron en la primera filo de los Imperiales, al borde del Consejo, sentado al lado de tu progenitor. Aunque en realidad la etiqueta hubiera dictado que estuvieras en la segunda fila tu sabías que esa visión era mucho mejor para lo que la noche depararía.

Demasiados rostros, demasiadas intenciones, pero un inicio curioso...


Shinkyu

Tarako te puso la mano en el hombro mientras con delicadeza se apartaba el kimono de los pies para poder arrodillarse. El tiempo y la pausa mientras la oleada de sentimientos se extendía era casi como si una burbuja de paz la inundara y el tiempo de sus acciones se asemejara más que a los confusos clanes menores o a cualquiera que no supiera de corte al de los Embajadores y Daymios que en la Sala Estaban.

Tarako tocó con la cabeza el suelo y no pareció tener prisa ni en mirar ni en cambiar su posición.



Bayushi Sakura

No te había dado tiempo apenas de pensar incidiosas palabras cuando vistes como a tu alrededor, los miembros del Loto con una socarrona sonrisa proferían una elaborada reverencia antes de tocar con la cabeza el suelo y se les escuchaba un susurro "Cómo les gusta dejar claro quién manda..." Uno de ellos expreso, aunque no sabrías decir quién...





General

Para aquellos que osaron mirar desde su posición flexionada pudieron apreciar que un sonido como de un chasqueo lo profería Otomo Nishi, Señor de la Lengua Dorada, de pie mientas un ejército de criados se adentraba en la sala portando pequeñas mesas lacadas.

La disposición al entrar que parecía haber sido aleatoria, pero que, sin embargo, había sido muy ordenada, se convirtió con facilidad en una cuadriculada forma de líneas en donde los personajes más importantes del Clan tenían marcados sus asientos en las primeras líneas y en las sucesivas los de menos. Los nombres estaban rotulados con una caligrafía impecable en papiros sobre las mesas, las cuales fueron ocupadas tras las palabras del Daymio Otomo.

"Bienvenidos seais todos, por favor, tomen sus asientos..."

Anunció dando tiempo a que todos tomaran posición antes de que el discurso inaugural diera paso.




OUT

Voy a decir ahora los sitios que ocupáis y más o menos quién os rodea, los sitios que no estén especificados es para ir conociendolos, si queréis, en la cena, claro.

Esta bien, estos son los sitios que ocupáis:

1)Escorpiones: estáis sentados en la tercera fila (se supone que no sois muy importantes y encima todos no queréis llamar la atención) Estais sentados en este orden:
**Hisei-Tagako- Kiho- Onnamura-Ganawa-Masi- Sakura-Yugao
La Señora del Loto Negro se encuentra en la primera fila, Masu, al igual que Shosuro Murasaki y Shosuro Miaka, las dos secretarias del Embajador. Al lado de Masu se encuentrala Kuoiban con la que se la relaciona y Soshi Seto.
Justo detrás de la Kuroiban y delante de Onnamura se encuentra Shosuro Akane en la segunda fila. Al lado de esta hay una mujer muy bella, conocida como Shosuro Hatsuyo y un apuesto Bayushi, Bayushi Nanaki.


2) Shinkyu: lo tuyo es fácil, Tarako y tu estáis en la última fila, en la quinta, de los Clanes menores. Tarako está en el último sitio, a su lado no hay nadie, al otro lado estás tu y a tu lado una monísima Kasuga de pelo moreno y rasgos finos.


3) Koji: Kamoko está en la primera fila, al lado de Noriko, tu estas justo tras ella, al lado de Chugo, a tu otro lado tienes a Kohane, la cual esta justo detrás de su abuelo, al lado este de Kamoko. Detrás tuya está Nozomi.


4) Raigi: Te encuentras en la tercera fila, a tu lado está Yoshiratsu, delante de Yoshiratsu está Sara, y a tu lado hay alguien que no conoces y que parece un bushi Akodo


5) Washi: A tu izquierda esta tu padre ( y a su lado el resto del Consejo hasta llegar al Señor Otomo y los Hantei, estás en la fila del prestigio XD) y a tu derecha está Otomo Noriko, justo a su lado está Otomo Hanashirusato.


6) Mitsuomi: Estás en la primera fila, allí están, de derecha a izquierda:
Hanzo- Heisuke- Aya- Kuro- - Kazumi- Seiryo- Tu- Arousou
Detrás vuestra vuestros respectivos yojimbos los que los tengan
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Seppun Daisetsu
Guardia de la Rosa
Mensajes: 1225
Registrado: Mar Ene 27, 2009 2:38 pm

Mensaje por Seppun Daisetsu » Jue Dic 17, 2009 7:46 pm

Habia un par de ojos celestes entre el Emperador y la Emperatriz, tan solo a un paso de distancia.

Pero su presencia pasaria desapercibida, demasiada gente, demasiada conmocion.

¿Sabeis cuanto ruido hacen 500 personas arrodillandose al mismo tiempo?

Lo suficiente para decir las palabras que por tres dias se habia guardado.

Apenas comenzo el alboroto, Daisetsu dio un paso rapido y sutil, tan solo dejando que su cabellera negra pudiese verse por detras de la Emperatriz, ocultando su rostro y sus palabras, por las mismas hebras de su cabello que caian cual vertedero azabache. Su voz sono suave, cual susurro de yoyimbo a su protegida, de amante a su amada.


"Este es mi regalo. Una noche donde todo escapa a tu control.
Una noche donde todo el Imperio se postra porque asi lo quise.
Una noche donde los Hantei... se postran porque asi lo quise."

Daisetsu dio un paso hacia atras, quedando junto al panel shoji, de pie. Esperando como ella, como todo el resto del Imperio aqui reunido, se arrodillasen ante su voluntad.

Su pose rigida, sus manos tras su espalda, su cabello negro como la noche cayendo a ambos costados de su rostro, sus ojos de azul hielo mirando hacia el horizonte. Su daisho firme, el nudo de la paz desatado. Su kimono verde con hilos dorados con motivos simples, mas dejando en claro su calidad y bien detallado el Mon Seppun en su pecho sobre su corazon.
Never in Darkness

Avatar de Usuario
Yogo Masi
Corazón Dividido
Mensajes: 565
Registrado: Mié Sep 17, 2008 7:34 pm

Mensaje por Yogo Masi » Jue Dic 17, 2009 9:28 pm

La entrada en la habitación había sido algo confusa, cediendo el paso a toda la delegación escorpion, y entrando el último. Y apenas habían cerrado la fusama, casi sin darme tiempo a mirar la decoración, las paredes habían desaparecido...

Estando detrás de todos mis compañeros del clan, apenas sí podía ver lo que tenían delante, así que miré hacia los lados, donde pude ver a la delegación Dragón a un lado, y al otro... ¿Los embajadores? Apenas sí fue un segundo antes de ver que Sakura se lanzaba al suelo, y junto a ella todos los demás, así que no me costó hacer lo mismo que ellos, oculto en la masa.

Trucos de teatro? Acaso es eso en lo que se ha convertido la Corte del Hantei?

Después del a bienveida del Daimyo Otomo, me alcé, y empecé a buscar mi sitio. -"Ahora ya sabemos que cualquiera de nosotros puede organizar una fiesta en el Palacio Imperial."- Mi voz apenas fue un susurro, y mis palabras sólo iban dirigidas a los que estábamos más atrasados.

Encontré mi sitio sin dificultad, al lado de Ganawa y detrás de un Bayushi que no conozco. -"Sakura-san, me temo que me han sentado a vuestro lado... espero no aburriros, no tengo la capacidad de Ganawa-san para entretener a las damas".-

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Vie Dic 18, 2009 12:51 am

Escrutó la sala y atendió firme y digno a las palabras de su señor Nishi-sama observando como su voz surtía el apropiado efecto entre todos los presentes, silenciando la sala. La clase de dignidad y majestuosidad que, dijeran lo que dijeran, todo miembro de la familia Otomo amaba. Era la señal de que la primera de las cuatro serpientes de su mon atacaba... y mordía.

Dirigió una mirada complice a su padre - complice era una forma de hablar. No existía nada que pudiera ser calificado de complicidad entre Tenshi o padre y él - y pensó unos largos segundos sobre el porque de su presencia en este lugar de tanto, tanto, tanto honor. Por encima de todos a excepción de los Hantei, los daimyo Imperiales y el propio Círculo de los Seis. Sabía la respuesta, el motivo, y era secreto, realmente secreto. Dudaba que los Seppun, si es que en forma alguna ellos habían organizado la cena, le hubieran asignado inicialmente esta posición de honor, porque ni siquiera ahora, viendole donde estaban, entendería el porqué. Washi en cambio si lo sabía, sabía que había una mano negra detrás, aunque era complejo saber quien de los cercanos. Había tantos que tenían motivos más que de sobra para honrar a su padre y a él que... mejor no opinar. Un pequeño tropiezo y un gran destino... Recordó las palabras de su madre antes de morir... Una triste historia de Navidad...

...Y miró al niño Hantei. No. No puede ser. Mierda. Solo los más cercanos a él, probablemente solo su padre y Noriko dada la sofistificación de los gestos del seiyaku, percibieran por un segundo la tensión en su mandibula, sus dientes aferrados y el flujo de oscuros pensamientos que recorrían en espiral la profundidad de su mirada. Así que es eso... Eso pretendes. ¿Cómo no lo he pensado antes? Por segunda vez, cambió su postura y dirigió una mirada a su padre. A los ojos. Solo él pudo percibir entonces el horror en la mirada de Washi. Y Nishi entonces habló, dando inicio a su discurso...

Tenía que salir de aquí, cuanto antes. Ahora mismo le daba igual la Cena. Y la misma Cena le tenía atrapado. Habíamos caido todos en la trampa.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Shosuro_Onnamura
Playboy de sonrisa pícara
Mensajes: 772
Registrado: Mar Sep 23, 2008 6:10 pm

Mensaje por Shosuro_Onnamura » Vie Dic 18, 2009 11:36 am

Onnamura se alegró de ir cubierto, y de llamar poco la atención. Entre tanta gente improtante, aunque percibieran su falta de rapidez no la podrían asociar a ningún hombre. Cuando se descubriera, ya habría quedado olvidada. Era eso.. esta trampa tonta, otro juego cruel Otomo... la vio a ella... inimitable... y a él.. representando su papel... ¿estaba quizás paranoico?...
- Vaya que si les gusta... - susurró.
Tercera fila, muy bien... espectadores hasta el momento de actuar... Seppun Daisetsu detrás de ella... ¿cometería alguna de sus tropezas? ¿Y a quién arrastraría con ellas?
Acarició con cuidado su medallón...
La apreciación de la belleza es el comienzo de la sabiduría

Bajo el cielo de la noche silbo sin canción, trazando constelaciones con los dedos

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3120
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Dic 18, 2009 12:19 pm

De buena gana me habría echado a reir allí mismo, a mandíbula batiente, mientras veía de refilón como la muchedumbre se inclinaba en un puro gesto de hipocresía. La muerte de Okucheo había dejado claro, si es que no lo estaba ya antes, así sería más correcto decir "demostrado", que los nobles gobernantes de los clanes, estos mismos que ahora fingían devoción, podían acabar con el Hantei cuando se hartaran de él.
Y cuando eso sucedió los imperiales, con todos sus controles de seguridad y todas sus serpientes amenazantes, se habían limitado a mirar para otro lado y terminar por arrimarse al bando ganador, para evitar caer ellos también con el emperador y ser desterrados de sus absurdos privilegios.

La familia Seppun debería, ya que no cometieron seppuku con dignidad, haber cambiado su lema por el de "mejor comer caliente que ser valiente" y los Otomos... "no hay mayor devoción que a uno mismo"

Así que todo esto era ya pura fachada, la divinidad del Hantei perdida y su "intocabilidad" denegada para los restos.
Apenas si es una forma de mantener los ritos, porque el ser humano es conservador por naturaleza, pero sólo de cara a la galería. El lobo teme al hombre por nacimiento, pero el que prueba carne humana nunca volverá a sentir miedo, ya sólo verá una presa más.

Alguien dijo algo, en la mesa central. No me molesté en fijarme en quien ni en qué exactamente, todo aquello ya carecía de significado para mi.
Si en algún momento había sentido la esperanza de que al ver al Hantei en persona descubriera ese aura celestial que me hiciera replantearme mi punto de vista, ahora hasta eso se había esfumado.
Si esperaba sentirme inspirado por una auténtica demostración de grandeza y respeto genuino por parte de los samurais allí reunidos, no la ví. Pinceladas aquí y allá, pero nada más.

Noté tanta devoción como hacia los actores de ayer. Reclamaban tu atención, si, pero no tu amor.

Mientras tanto fui imitando cada uno de los movimientos de Kamoko justo una décima de segundo tras de ellos, sin prestar mucha atención en lo que hacía. Era lo bueno de estar tras ella, no llamo la atención y a la vez tengo al mejor apuntador.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2891
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Dic 18, 2009 4:22 pm

FDI: ¿Satomi no está? esperaba poder hablar con ella durante la noche...

-No es eso -contesté en el mismo nivel de susurro, aunque no estaba muy segura de a quien -Simplemente se trata de un mal anfitrión.

Pero eso, que podía parecer algo menor, significaba mucho para alguien de la educación exquisita de Sakura. En Rokugán, incluso un enemigo acérrimo debía ser tratado con cortesía si aceptaba entrar en la casa de su rival, y por supuesto no se espera menos de él.
La civilización, a la hora de la verdad, no se diferenciaba de la barbarie en grandes alardes, sino en pequeños detalles, y éste era uno fundamental.

Así que el organizador, un Otomo por lo que escuché, era un bárbaro que dejaba también por tal al hijo de los cielos. Lo que le motivara a tal cosa era irrelevante, porque no era oficialmente el anfitrión, lo que más dolió a Sakura fue percibir que el emperador convenía con esa actitud, o no se daba cuenta, a cada cual peor opción.

Levanté la vista en su momento oportuno y pude fijarme por fin en las figuras Hantei. Ya no era lo mismo, la magia se había desperdiciado en ese primer vistazo fugaz y precipitado. Bajé la vista conteniendo mi enfado.

-Lo malo de las primeras veces es que sólo puedes tener una -dije en voz alta a nadie en especial. Y alguien me había estropeado una de las potencialmente mejores. Lo odié profundamente, aún sin ponerle rostro, y decidí que algún día mataría a alguien con exquisita crueldad por esta deuda.

Me gustó la idea, el odio nos hace fuertes.

-No se preocupe Masi-san. El buen sake debe tomarse en pequeñas dosis, especialmente para una mujer como yo, o se corre el riesgo de... perder la cabeza -dije aquello y sonreí, en tono de broma, sobre todo para crear un clima más amable y cercano ya que íbamos a estar allí durante la cena, o eso parecía, si es que no salían ahora serpientes de debajo de las mesitas o payasos sicópatas tomaban la sala.
-Oh, no se si se conocen, por si acaso permítame presentarle a Shosuro Yugao-san, a cuyo servicio estoy asignada [supongo que va vestida de samurai no de geisha]
Yugao-san, este caballero es Yogo Masi-san, actor de primera línea de la famosa compañía Loto Negro.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Dic 18, 2009 4:58 pm

Mitsuomi rechazó la pompa que le rodeaba con una rápida mirada alrededor. Hizo lo mismo con el enigma que suponían la distribución de los clanes y las pinturas que adornaban la sección de cada Clan: alguien habría dispuesto aquello precisamente con el fin de obligarles a interpretarlo y tal vez no había nada que interpretar.

Sintió lástima por las mentes que habían ideado todo aquello. Cuanta más pomposidad, cuantos más artificios había en algo menos espacio le quedaba al significado. ¿Era de verdad esto lo que pretendía el Emperador: sorprenderles a todos y obligarles a arrodillarse de pronto a un mismo tiempo? Un espectáculo semejante sólo podía servir para halagar la vanidad y no era precisamente un deseo que Mitsuomi apreciara en un soberano.

Al pensar en el Emperador, mientras se arrodillaba como mandaba la etiqueta, se dio cuenta de lo poco que le importaba como figura política. Había pensado acerca del papel del Hijo del Cielo en la estructura socio-política del Imperio y había llegado a la conclusión de que o podía ser irrelevante o desastrosa, más raros eran los casos en que pudiera ser verdaderamente importante o incluso beneficiosa. Por ello, había asumido la figura del Emperador dentro de su Plan como una variable aleatoria que no podía controlar de ninguna manera, tan sólo le quedaba confiar en la voluntad de Tengoku.

Pero, ¿y si hubiera una manera de minimizar el daño que podía hacer el Emperador? Los Gozoku pensaban que sí, pero Mitsuomi también había reflexionado mucho acerca de la respuesta del gozoku a esta pregunta y la había juzgado incorrecta. Había llegado a la conclusión de que la respuesta era "No", pero ahora pensaba en una posibilidad, muy remota, ciertamente, pero posibilidad al fin y al cabo. Hacerla realidad requeriría una gran dosis de valor o incluso de locura, pues si no salía bien, podía acabar muerto o incluso deshorado y fuera de su clan. No estaba tampoco del todo en sus manos esa cuestión: tan sólo podía limitarse a plantear una pregunta cuando se diera la ocasión y esperar la respuesta.

(Una voz dentro de él se reveló contra todos estos últimos pensamientos y los tachó de locura, pero otra aportaba razones objetivas para considerarla viable. Las hizo callar con una orden mental, pero un ligero murmullo siguió pululando en el fondo de su mente, fuera de su atención consciente, decidiendo el rumbo de su futuro.)

Sí que prestó atención al lugar donde le había situado. Primera fila. Eso significaba que le consideraban importante. Vaya honor. También le volvía más vulnerable a las miradas ajenas, por lo que su comportamiento debería ser aún más impecable. De todas formas mientras estuvieran en aquel salón, nó estaba dispuesto a hacer nada salvo tratar de disfrutar y observar los acontecimientos.

Ah y además estaba entre Seyrio y Arousou. Aquello si que era una ironía muy curiosa. Aquella posición le situaba entre los máximos representantes de las dos tendencias que pugnaban por el control del Concilio. Él, en medio, a modo de eje de la balanza, el punto de equilibrio. ¿Acaso no era aquella la posición a la que aspiraba como Maestro del Vacío? Desde luego, si su lugar no había sido decidido a conciencia, la casualidad era muy grande.

Fascinante, ¿no os parece? -comentó en voz baja para sí mismo, pero no tan bajo que sus dos acompañantes no pudieran oírlo-. Me pregunto si ahora Su Majestad nos dirigirá algunas palabras.

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Vie Dic 18, 2009 10:06 pm

La cena era la escusa perfecta para hacer contactos ,partidarios y buscar informacion.

Pero quien se atreveria ha dar el 1er paso ,quien seria el valiente que empezaria el acercamiento entre su respectivo clan y el resto.

Quizas ya seria la hora de empezar a pasar a la accion o quizas no...

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 21, 2009 3:55 pm

OUT
Sakura: Si, Satomi, está en primera fila, se me olvidó decirlo, cerca de la posición de Seto sino está al lado.

Bueno, ahora colocaré un post general, tras este se dará tiempo a los Pjs para que hablen entre ellos y con los Pnjs mientras la sala termina por armarse (si, como si fuera un transformer, ya lo leeréis a continuación).

A recalcar, hay algunos gestos, sobretodo me refiero a la respuesta al gesto oportuno de Daisetsu que el resto no tiene capacidad de entender, pero si, si hay una tirada oportuna y que llegue a la dificultad adecuada que puedan ver lo que en "la fachada", en el rostro, pasa.
IN



El orden de interlocución parecía claro. Mientras todos tomaban sus asientos, Nishi esperaba con una amplia sonrisa desconcertante en su rostro, observando cada gesto como si pudiera fijarse en cada uno de vosotros con todo el tiempo del mundo, o por lo menos esa era la sensación que transmitía...

El Emperador hablaría en segundo lugar, con el fin de agradecer la presencia de por seguro y explicar, si es que un Emperador tiene porqué hacerlo, el motivo de su idea. Y por último, pero no por ello menos importante, de hecho en un gesto significativo, la Ama, después de todo era la homenajeada, para quizás en un ultimo término final dejar que Nishi de nuevo agradeciera las ilustres palabras de los Hijos Altos del Firmamento.

Entre todo el movimiento pocos pudieron apreciar que la Emperatriz miraba de reojo como si alguien le hubiera llamado la atención, sólo una persona posible, justo casi tras ella, un Capitán de la Guardia de la Rosa. Su rostro pétreo como el mármol no dejó ni una rendija a una emoción mayor que la sublime belleza que transmitía su ser, a escepción.... de una extraña sonrisa en la comisura de los labios, los cuales se abrieron como para expresar algo, pero quedaron callados al final, alargando simplemente algo más aquella expresión.

Así pues, mirando con aquellos ojos de halcón habló el Señor de la Lengua de Oro.

"Queridos invitados, os doy la bienvenida como portavoz oficial de la Ciudad Prohibida a esta nuestra casa... Agradecemos vuestra presencia y la paciencia demostrada por los pequeños incombenientes que la seguridad de la Familia Imperial requiere...

Estamos aquí reunidos esta noche en honor a la Alta Madre del Hijo de los Cielos, el cual, en su sabiduría ha deseado que todos compartamos el amor sagrado que un Emperador puede llegar a sentir por simples mortales como nosotros...

Es para mi un honor el haber podido participar de la creación de este precioso evento, para que todos podamos compartir la luz de los cielos traídos por nuestro Emperador y así poder maravillarnos y sentir el regocijo que todo samurai debe sentir al estar en presencia de un Kami hecho hombre.

Espero de todo corazón que esta noche marque nuestras vidas y se convierta en un acontecimiento único del que se pueda hablar por los años venideros.

Degustad los placeres que la Ciudad Prohibida les ofrece gustoso a sus invitados y esperemos que esta noche sea... única gracias a todos los presentes..."


Un aplauso comedido, como marca la etiqueta, acompañó a que Nishi se sentara en su posición.

Mientras este hablaba delante de vuestras asientos el tatami parecía bajar en un carril que apenas tendría treinta centímetros de largo y que inmediatamente se llenó de agua haciendo canales en toda la sala, entre las filas de los invitados en curiosos patrones con curvas suaves: por los cuales comenzaron a navegar barcos de madera con velas blancas en cuyas cubiertas los entrantes comenzaban a entrar.

La atención quedó entonces paralizada cuando el Emperador despacio, alzó su mirada y pareció irse a dirigir a la corte.

El rostro aniñado del Emperador por el que muchos dirían que no merecía quizás morir estaba lleno de una luz y una tranquilidad que parecía apaciguar a los que le miraban. Muchos puede que nunca llegaran a entender qué cualidades este tendría, pero aquellos que estuvieron en la sala de pronto sintieron una extraña calidez, un dulzor que parecía hablarles directamente como si la distancia entre el cielo y la tierra se acortaran de improvisto.

No era un Emperador del cielo, Hantei Kiyasu era un Emperador de la Tierra que con su clara mirada inocente pero no atontada llegaba al fondo de los corazones, incluso de los más fríos para dejar un mensaje confuso quizás, pero único, uno que hablaba de una gran humanidad.

Cuando la voz del Emperador salió de sus labios su tono era calmado, mucho más maduro de lo que la mayoría pensaba y con un timbre suave, cual de poeta u orador experimentado, a pesar de su corta edad.

"Bienvenido seáis todos a esta mi casa... vuestra casa... el corazón del Imperio... Agradezco la presencia de todos y cada uno de vosotros en un acto que me es de especial importancia...

Cada persona de este imperio posee una fuerza intrínseca y unas motivaciones, que sin entrar a juzgarlas, hace que se pueda mover incluso en los momentos en los que las fuerzas nos abandonan...

Es el recuerdo de ese concepto, quizás de esa persona, de ese lugar o de ese hecho... el que nos hace seguir adelante y cumplir con nuestro cometido en la rueda del karma.

Hoy soy yo el que quería mostraros a todos el motivo que me hace querer ser un justo Emperador para todos y devolver la paz y la tranquilidad a un Imperio que aún sangra y que me hace sangrar por él.

Hoy... quiero dar constancia ante vosotos, representantes de todo el Imperio, desde grandes Señores a sus súbditos, sean del rango que sean, el amor que proceso por la persona que me mantuvo a salvo cuando yo no podía hacerlo por mi mismo, la misma persona que siempre ha velado de mi alma, de mi mente y de mi cuerpo con todas sus fuerzas...

La misma persona que ha conseguido que ame este Imperio con todas mis fuerzas y que me ha hecho comprender que sólo hay una lealtad superior a la del Samurai hacia su Señor: la del Señor hacia sus súbditos...

Mi amada Madre...

Así pues espero que esta noche podamos disfrutar de esta cena y de los entretenimientos que os ofeceremos..."


Otro aplauso, esta vez mucho mayor, por supuesto, al Emperador. Y entonces, la intervención quizás más esperada...

Yukirohime no parece querer levantarse, no tiene porqué hacerlo, después de todo ella también es una Hantei, esté sentada o incluso tumbada en el suelo puede mirar por encima de su hombro y ver a todo el Imperio bajo ella.

Sus perfilados y deseados labios se curvan en una amable sonrisa y en un gesto de orgullo materno henchido. Muchos lo tacharían de falso, otros muchos... quizás también...

Cuando su voz sale de su garganta deja atónitos a todo aquellos que nunca la han escuchado. Posee la voz atigrada y aterciopelada de una cantante que gana en la cercanía. Con un tono taimado, claro, que sabe recalcar las palabras adecuadas sin parecer sobreactuado y con una potencia y un control de su voz tal que es capaz de hablar para una corte tan amplia sin alzar la voz y pudiéndose no sólo entender todo cuanto dice sino transmitir una sensación que al interlocutor le parece estar conversando a solas con ella, como si su voz sólo hablara para cada uno...

"Estimados... invitados... organizadores... y sobretodo... querido hijo y Emperador mío...

Agradezco vuestra presencia en esta cena que ha sido preparada innecesariamente en mi honor... puesto que yo tan sólo sé servir al Imperio de la mejor forma que la vida me ha dado, siendo la afortunada madre de un kami...

Ojalá pudiera expresar de una manera más clara los sentimientos que afloran en mí... teniendo en cuenta que he tenido, increiblemente, pocas noticias de este evento...

Sólo añadir a las palabras de los que me han precedido que espero que todos disfrutemos de una velada única y que esta de paso a un nuevo tiempo..."


Tras lo cual La Ama miró hacia Nishi, el cual asintió con un levísimo cabeceo y se levantó de nuevo para proclamar sus últimas palabras.

"Y dando muestra de este desconomiento, su Alteza Imperail Yukirohime-sama desea comunicar a los presentes y en este evento que servirá como futura proclama...

Su intención de contraer próximas nupcias......

Con el que hasta ahora todos hemos conocido como Akodo Sembei."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Seppun Daisetsu
Guardia de la Rosa
Mensajes: 1225
Registrado: Mar Ene 27, 2009 2:38 pm

Mensaje por Seppun Daisetsu » Lun Dic 21, 2009 4:41 pm

Su sonrisa era la unica respuesta que necesitaba.

Escucho las palabras de Kiyasu y estas llegaron a su corazon. Oia en aquel discurso palabras de la conversacion que habia tenido con el por la mañana.

Las palabras de Yurikohime le dieron una leve sensacion de felicidad. Habia dejado en claro, ante todo el Imperio, que daria un paso al costado para que su hijo fuese oficialmente el Emperador. Era hora de que eso sucederia.

Sin embargo, las palabras de Nishi lo tomaron por sorpresa. No pudo gesticular ni reaccionar ante esto, su cuerpo simplemente se congelo. Quizas fue un sistema de autodefensa que le evitase mostrar sus emociones, quizas su entrenamiento Seppun no le permitia hacer otra cosa que actuar acorde a lo que se esperaba. Simplemente, Daisetsu permanecio petrificado como lo habia estado hasta ahora. Pero esta vez, sin querer estarlo.

En su mente habia una sola pregunta:

¿Que planeaba la Emperatriz con esto?
Never in Darkness

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Lun Dic 21, 2009 7:28 pm

Proximas nupcias con un leon...

La verdad esque Raigi no podia imaginarse algo ya peor,aquello si que no.

Podria luchar contra sus clanes primos,el fenix,el escorpion,la grulla,pero contra sus propios hermanos.
Pero que se habria creido que podria ponerle una correa o un bozal al leon,no señor aquella mujer, si se le podria llamar asi habia cometido ya la mayor aberracion de todas.

No bastaba con luchar con la mitad del imperio y con gran parte de las familias imperiales ,practicamente con un poder supremo sino que ahora ademas deberia combatir a su propio clan.

Y asi moria Rokugan en medio de un interminable aplauso .

No sabia si hacer seppuku alli mismo y unirse a todos sus hermanos fantasmas los cuales ivan con el ,cosa que no podia hacer puesto que les juro que nunca lo haria,o convertirse en ronin alli mismo...

Y todo aquello ,¿Porque habiamos llegado a esto? ,todo el mundo recordara aquella cena donde la gente mas importante de el imperio sabia la Monstruosidad que se estaba llevando a cabo y sucedio solo porque algunos hombres buenos no supieron levantarse en aquel momento y dijeron basta.
OFF
Al poco de pensar esto y aunque pueda parecer una falta de etiqueta o algo impropio o prohibido en Rokugan .
Cojo la mano de la Matsu por debajo de la mesa y le susurro:

IN
Detenme esta vez tu porque si no podria hacer una barbaridad....
Off
Y despues lo del privado a HIromi
Por cierto Koji el embajador al igual que todos los embajadores estan mas adelante todos en 2 mesas no con nosotros
Última edición por Kitsu_Raigi el Mar Dic 22, 2009 1:05 am, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3120
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Dic 21, 2009 10:11 pm

¿Amor? Bah, eso si que me resulta decepcionante de escuchar en boca de un dios. Desde los niños eta hasta los samurai aman a sus madres, es una necesidad evolutiva, es un rasgo de humanidad.
Pero de un dios se espera algo más elevado. Okucheo sólo sabía odiar y temer, sentimientos muy humanos, impropios de un supuesto kami, tanto como el amor.
Amar ya se yo, odiar ya se yo, para eso no necesito ningún orden celestial. Un dios que nos guíe debería tener valores sobrehumanos, no humanos.

Sin embargo, en contraposición a su hijo, hay que reconocer que la fría crueldad de Yukirohime tiene un punto fascinante. Porque casi nadie reconocería tan abiertamente como ella que ama más al poder que a su propio hijo.
Entiendo los que piensen que alguien tan frío y deshumanizado es lo que necesita un imperio al borde del colapso para resurgir de las cenizas que dejó el kami que temía y de las que promete el kami que ama.

En fin, en el fondo todo esta filosofía mía le importa un comino al mundo, y a mi el primero. Porque no es mi decisión apoyar a uno o a otro, afortunadamente.

Por cierto, Akodo Sembei, un guardia de lo rosa si mi memoria no me falla. Miro al destacamento león, aprovechando que están frente al nuestro, para contemplar si la noticia causa sorpresa entre sus filas, especialmente en el embajador, porque si lo sabía y no nos había dicho nada esta mañana su perfil cambiaría ante mis ojos.
Nada demasiado relevante, tan encadenado como ya estaba el sensato Koushi. Demasiado sensato para esta ciudad y para ese clan.
Está hecho, la emperatriz mete la mano descaradamente en el clan león y nadie podría hacer nada para evitarlo aunque quisiera, y menos un guardia de la propia emperatriz.

Pues bueno, ya era obvio antes; el movimiento antigozoku emanaba de los rangos medios de los clanes, no de los altos, y ahora sería aún más clandestino.
Tampoco es que cambie mucho la cosa, por lo que he visto hasta ahora, nuestra acción de resistencia se basa más en simplemente existir que no en tratar de revertir la situación. Dentro de unos cuantos años el niño kami será un adulto, y nuestra tarea es que para entonces siga habiendo antigozokus que le den la oportunidad de decidir si quiere ser un héroe o seguir siendo un pelele.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Dic 22, 2009 11:54 am

Mitsuomi no le había prestado casi ninguna atención a las palabras de Nishi y menos aún a las del Emperador. Eran palabras típicas de semejantes ceremonias.

La intervención de la Emperatriz Madre tuvo algo más de interés para él. La hipocresía de aquella mujer era increíble. Se presentaba a sí misma como una humilde servidora pero los motivos por los que se sentía orgullosa no eran para nada humildes. Pero lo que verdaderamente llamó la atención de Mitsuomi fue la última frase, eso de que la cena diera paso a un tiempo nuevo. Algo parecía estar fraguando la mente de Su Alteza.

Y pronto se reveló algo del significado de aquella frase.

Al escuchar la proclama de Nishi, la primera reacción de Mitsuomi fue la de echarse a reír.

Qué coincidencia, pero fíjate tú que coincidencia...

Pero se contuvo a tiempo y en su lugar miró, como todo el resto de la sala, a Akodo Sembei. Tras escrutar el rostro del León, la mirada de Mitsuomis e volvió hacia la comitiva Escorpión, tratando de escrutar en sus máscaras y en los rostros que había bajo ellas las reacción a aquella inesperada noticia.

¿Por qué en los Escorpión? Pues sencillamente porque le parecía que eran ellos los más perjudicados con aquella noticia. Le hubiera gustado mirar también a Isawa Kondou, al igual que a Asako Emi (aunque por una razón distinta a la del Embajador Isawa), pero se abstuvo, pues ya tendría tiempo más tarde de hablar con ambos.

Si no recordaba mal, Sembei había vuelto inesperadamente a la ciudad. Ahora Mitsuomi sabía por qué, la pregunta era si lo sabía el mismo Sembei y por eso había intentado comprobar la reacción de Sembei a la noticia (de nuevo como probablemente la mitad de la sala).

Por lo que sabía, Sembei era también el más firme candidato a ocupar el puesto de daimyo Akodo y por tanto Campeón de su Clan. Colocar a un hombre así como padre político del Emperador sólo podría tener una consecuencia y es que el joven e impresionable Hantei con una personalidad aún por formar del todo, se vería arrastrado hacia el pensamiento y la forma de actuar de los León; siempre, claro está, que Sembei deseara ejercer dicha influencia.

Si la Emperatriz Madre hubiera anunciado su boda con un Escorpión la cosa hubiera sido muy clara para Mitsuomi, pero con un León la cosa era muy intrigante. Un puesto de vital importancia junto al Emperador había sido entregado a un samurai ajeno al gozoku (al menos que Mitsuomi supiera). ¿Por qué había actuado así Su Alteza?

Lo primero que pensó Mitsuomi es que aquello podía tener algo que ver con la petición que la noche anterior le hiciera ella, si tal era el caso, Mitsuomi tal vez se enteraría de algo más, cuando Yukirohime requiriera de su presencia.

Sin tener en cuenta eso, Mitsuomi pensaba que aquello era un claro movimiento antigozoku. Y es que en contra de lo que muchos pensaban ,la Emperatriz Madre era precisamente la persona más interesada en acabar con el gozoku. Ella misma, por su posición de influencia sobre el Emperador, era un gozoku y, lo que es más importante, un gozoku "legítimo". Cada día lo demostraba, pues cualquiera que estuviese al tanto de la situación en el Imperio sabía que el soberano actual de Rokugan no era Hantei XVII, sino Hantei Yukirohime.

Lo que Mitsuomi pensaba es que ella se había apoyado en un principio en el gozoku para afianzar su posición, de ahí que hubiera favorecido tanto al Escorpión. Pero, una vez conseguido todo el poder que deseaba, el gozoku se había convertido en una molestia, incluso en una amenaza. Si el gozoku triunfaba, aliado a la Emperatriz Madre, habría sin duda un reparto de poder, y Yukirohime no parecía el tipo de persona que se contenta con una parte del pastel cuando se lo puede comer entero.

Favoreciendo al León tal vez buscaba la alianza con clanes tradicionalmente ajenos al gozoku para oponerse a la entente Escorpión-Fénix-Grulla que formaba el núcleo del gozoku.

Qué interesante, pensaba Mitsuomi, va a resultar que tendré que apoyar al gozoku para destruir a la Emperatriz Madre. La conversación que tengo que mantener con Isawa Kondou se vuelve aún más importante.

También reflexionó sobre como cambiaba este anuncio sus propios planes con respecto al Cangrejo y al León. Desde luego, ahora era el momento de que el Cangrejro hiciera el anuncio que Mitsuomi esperaba.Podría aprovechar la circunstancia para presentar el Kokinshû como un regalo de bodas, el mayor que sin duda recibiría la Emperatriz Madre y, al mismo tiempo, con su segundo anuncio, al pagar el precio impuesto por Mitsuomi, se congraciaría con el León, que, en vista de aquella boda, iba a tener muchísima influencia en el futuro.

La cena empieza fuerte, ¿verdad? -comentó Mitsuomi a nadie en particular-. Me pregunto que otros entretenimientos nos tendrán preparados.

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2891
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Dic 22, 2009 1:09 pm

Vaya, la emperatriz se casaba con un león. Aquello casi anuló en mi mente todo lo demas, los discursos de aquel Otomo tan feo y del hermoso príncipe.
Aunque la voz de ambos Hantei aún resonaba en mi corazón por su hermosa musicalidad, especialmente cálida la del emperador y seductora la de la Ama, eran las palabras cuyo significado importaba algo las que quedaban enmi cabeza.

Supuse que tendría muchos condicionantes políticos, pero no tenía ni idea de cuales eran. Así que me fijé especialmente, no en los león como casi todo el mundo, sino en la primera fila de mi delegación, por si acaso podía intuir alguna reacción, positiva o negativa, o al menos el hecho de que fuera o no una sorpresa para ellos.

-¿Quien es Akodo Sembei-sama? -pregunté después a Yugao, a la que supuse mucho más actualizada de toda aquella información que Masi, a fin de cuentas un actor que no se cuanto llevaba en la ciudad, y desde luego que yo misma.
En mi tono había además un implícito ¿es una buena o mala noticia? pero no me atreví a expresarla en voz alta ni de forma muy evidente
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Yogo Masi
Corazón Dividido
Mensajes: 565
Registrado: Mié Sep 17, 2008 7:34 pm

Mensaje por Yogo Masi » Mar Dic 22, 2009 4:48 pm

-"Perder la cabeza? Supongo que es algo habitual cuando se está en compañía de Ganawa-san..."- Me río cómplice de las palabras de Sakura, porque sé bien de lo que hablo... todavía me duele la cabeza de recordar mi primera noche en Otosan Uchi, yendo de un lugar a otro junto a él. Ella era educada, pero contenida... tan diferente a lo que estoy acostumbrado en el Loto, tan típicamente escorpión...

-"Encantado de conocerla, Yugao-san. Mucho me temo que es una exageración decir actor de primera fila, como bien salta a la vista."- Bromeo con el hecho de que estamos situados al final de la comitiva Escorpión. -"Aunque el hecho de estar en el Loto Negro hace todo mucho más sencillo. Me encantaría que me hablarais las dos de vuestras tareas dentro del clan. He oído muchas cosas tremendamente interesantes de lo que hacéis, y me encantaría saber mucho más por si pudiera seros..."- Las palabras de Otomo Nishi suenan detrás de mí mientras procuro hablar en voz baja para que nadie me oiga, hasta que hay... aplausos? -"Util."-

Decididamente esto se ha convertido en una simple obra de teatro, en la que sólo los situados en las primeras filas pueden encontrar algo de entretenimiento. Me pregunto para que nos han hecho venir, hasta que veo al Emperador por primera vez, y no puedo evitar una sensación de... peligro?. Un Dios viviente, si, pero a la vez sólo un niño, débil y dependiente de aquellos que tiene a su alrededor. Sus palabras son el discurso que se espera en estas condiciones, llenas de promesas de un futuro mejor, y agradecimientos a todos, incluso a aquellos que como yo, apenas son bulto en las mesas de invitados. Pero sobre todo son un palabras para... su madre.

La Emperatriz Madre, que se muestra ante toda su audiencia para demostrar inmediatamente quien es la actriz principal de la obra. REsulta que yo creía que toda esta ceremonia era para celebrar el cumpleaños del Emperador, y resulta que ella reconoce abiertamente que es en su honor? Sus palabras me resultan tan vacías como todas las demás que se han pronunciado esta noche, pero sin embargo sigo disfrutando de su belleza, realmente lo más destacable hasta que ... Akodo Sembei?

Mi mirada va rápidamente de la comitiva León a los representantes escorpión que tengo a apenas un par de metros. Personalmente me preocupa bastante poco con quién se case la Emperatriz. Yo soy sólo una herramienta a disposición de mi clan, y voy a hacer mi trabajo sea quien sea el que está en el poder, pero me siento intrigado por las repercusiones que puede traer este anuncio.

La posición del León se verá reforzada, y puede que sea lo que necesitan para afianzarse definitivamente como la Mano Derecha del Emperador, una vez más. A cambio, la Emperatriz gana un ejército que proteja a su hijo, aleja al mayor ejército de Rokugan de cualquier posible alianza en contra del Emperador y manda un aviso a cualquiera que quiera oir... Y dirijo mi mirada a los Cangrejo. Van a perder con toda seguridad la posición que tuvieron con Okucheo, y eso es algo que no se acepta fácilmente.

Y las palabras de Sakura me hacen regresar. Presto atención a lo que dice Yugao, ya que sé realmente poco de Sembei, pero no puedo evitar mirar de reojo a la comitiva Fénix...

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Vie Dic 25, 2009 5:01 pm

El graznido que surgió de la boca de Tenshi por respuesta y la hilaridad en su mirada con la que él demostraba que era el único Otomo, sino el único samurai presente en la sala, capaz de entender la miríada de pensamientos de Washi no le relajó. Perdiendo su gesto de horror se dejó llevar por los discursos, aplaudiendo solo con emoción y no por etiqueta al del joven Kiyasu. De verdad, todo encajaba. Era cierto que Washi era un poco - ¿sólo un poco? - paranoico pero si de verdad sus enemigos hubieran llegado a la misma corriente de pensamientos que él esta Cena era la gran trampa. Propiciada por los caprichos de un enamoradizo que nunca supo ver al juego al que se jugaba. Por eso, y no tenía ninguna duda al respecto, su insensibilidad le hacía mejor persona que muchos de los presentes, incapaz de nublar su mente bajo volubles mantos de sentimientos sin sentido guiados por un impulso que la razón no atiende. Y solo la razón responde a los enigmas. Los impulsos solo llevan a callejones.

Sin apenas sorprenderse por el anuncio de boda de su señor - una núbil mujer como la Emperatriz se merecía al menos alguien tan firme como un Akodo - mostró una descarada mueca caprichosa para luego inclinarse a los oídos de Otomo Noriko, a su vera:

- Llegan las épocas de matrimonios para muchos, ¿verdad? ¿No créeis qué deberíamos levantarnos y alzar un brindis por la fortuna y salud de nuestros señores? - y su eterna sabiduría...

Dicho eso y esperando el momento oportuno que el silencio e impresión de las palabras de Nishi causaban, se puso en pie, copa en mano y alzandola firme remarcó con su poderosa voz que se hizo eco en toda la sala:

- ¡Kampai. Larga vida a la dinastía Hantei!

Vierase como quisierase verse, su acción no era una falta de etiqueta sino una muestra de devoción. Y a falta de la emoción de los Ikoma... Con suerte, podría desvanecerse de la sala después del brindis, con todos de pie y el alborozo que provoca la algarabía. No quería verse atrapado aquí sin asegurarse antes de que el mal mayor era eliminado. El mal menor era yo.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 12, 2010 11:59 am

OUT
Bien, explico como va este post. Primero pondré las diferentes visiones que podéis ver si os percatáis un poco del ambiente.
Con posterioridad voy a tirar para todos consciencia más corte y os diré qué es lo que intuís de las acciones de Yukirohime, es decir, qué es lo que pensáis acerca de su nueva treta. No pondré directamente lo que os sale porque prefiero que me digáis si lo queréis por privado o por público.
Y luego contestaré a las personas que han dejado comentarios con los Pnjs y en último término proseguiré con los nuevos sucesos, ok??
IN


La conmoción fue general, en mayor o menor medida todos y cada uno de los participantes en aquella sala pensaron... ¿qué está pasando? pero sobretodo ¿por qué? Una pregunta que no parecía querer ser respondida por la mayor intrigadora del Imperio, la cual, con el gesto altivo sonreía con sus labios apretados y perfilados con una mueca burlona en la que claramente se leía "yo controlo el mundo".

Sin embargo, por mucha confusión que pudiera crearse, hubo ciertos detalles que poco pudieron pasarse por alto, aunque por supuesto, alguno de ellos sólo se pudieron adivinar tras las frías mascaras de los más expertos cortesanos...

El más sorprendido del evento fue..... el propio Emperador, seguramente seguido del temblor casi palpable de uno de los Guardias de la Rosa que estaba justo tras la Ama, alguien al que algunos conocían como Seppun Daisetsu, aunque esto último sin duda debía tratarse de la corriente que circulaba por detrás de esté al haber unas fusamas abiertas al patio.

Pero... ¿el Emperador sorprendido? Sus ojos se abrieron menos de un segundo, en un gesto que casi le fue imposible contener pero que al ser tan corto denotó que el joven tenía madera para la corte, aún así su juventud le delataba. Y de nuevo la pregunta ¿el Emperador sorprendido? parecía como si sólo Nishi y la Ama fueran los que conocían del asunto y disfrutaban de la visión. El Emperador no dijo nada, de hecho su expresión, la cual pasó a penas por sus ojos denotaba una mezlca entre sorpresa, alegría y pena en la misma cantidad y mucha incertidumbre.

Incluso los grandes Seis parecían haber sido tomados por sorpresa, no porque lo mostraran sino por todo lo contrario porque no mostraron nada, al contrario que Nishi, que parecía haber ganado diez quilos al haber soltado la noticia.

El interfecto, Akodo Sembei, era un Guardia de la Rosa que se encontraba de pie con el resto de la Guardia, estaba en una esquina de manera que todos aquellos que no le conocían no pudieron encontrarle. La leve sombra que se proyectaba ante él apenas dejaba ver bien su rostro, uno muy serio lleno de cierta contrariedad y quizás hasta pesadez, tenía la mirada medio agachada y era difícil ver si lo que sentía era vergüenza ante una noticia dicha de esa manera ante toda la corte o simplemente vergüenza al desposarse futuramente con la mujer más deseada del todo el Imperio. Lo único que fue cierto es que no se movió, como petrificado en su sitio.

Los Embajadores, duchos en las artes de la corte, en su mayoría, mostraron una paleta de gestos y no expresiones varipintas.
En un extremo el peligroso Bayushi Jubei con su mempo de demonio enterizo que ni le dejaba al que le observaba ver sus ojos permaneció con su rostro de oni impasible, seguido de la severa Doji Aki a la cual sólo le brillaron los ojos azulados de cristal que poseia con un alo relampagueante pero su mueca no se movió.
Los Embajadores del Fénix, Draón y del León, cortesanos avesados pero personas de más sentimientos, mostraron una cierta grieta en sus perfectas máscaras. Ikoma Toushi levantó levemente una ceja sorprendido o quizás con la expresión de un sensei que disgustado reprende a su alumbo, pero nada más. Asako Emi asintió levemente la cabeza con una queda sonrisa quizás como si esperara aquello, quizás con cierta felicidad. Isawa Kondou en un movimiento casi incosciente levantó algo la cabeza ladeandola en muy pocos grados, casi como si permitiera pasar de mejor manera la saliva por su garganta, parecía que en su mente barajaba ciertas ideas desconcertantes cuanto menos. Y Mirumoto Utsusemi la cual pareció escudriñar hacia la mesa principal tal y como si desencriptara un acertijo ize sumi.
Y por último, el Embajador Cangrejo que no dudó en toser para ocultar sus sentimientos mientras su rostro se fruncía en una extraña mueca entre sorpresa y... algo más irreconocible para aquellos que no estuvieran en su cabeza.

Los Familias Imperiales, incluso los más cercanos al círculo de la Hantei estaban igualmente sorprendidos, aunque complacidos la gran mayoría, tal y como si vieran un gran paso para la Ciudad Prohibida. Sólo la corte de mujeres que servía directamente a Yukirohime, pareció no sentir nada, como una noticia ya de sobra intuida o sabida.

Dentro de los diferentes clanes, cuando el momento lo ofreció, el murmullo apreció entre las filas y los invitados.

Precaución en el Escorpión, muchos de ellos optaron por seguir la mascara de su Embajador y pensar que todo estaba bajo control, o eso esperaban... quizás...

La Grulla se debatió entre un mar de dudas, después de todo la boda de un Hantei casi era de su exclusividad, aunque claro, aún tenían al joven Hantei del cual eran el máximo interesado, pero ciertos de ellos empezaron a intuir la treta....

El Fénix se dividió una vez más, entre los que sus rostros denotaban cierta preocupación y los que quedaron maravillados, quizás por el golpe de efecto.

El Cangrejo estaba extrañamente serio.............. y poco hablador....

El León se debatió en un mar de miradas de los superiores a los inferiores que ordenaron silencio y calma. Las ventajas y desventajas de esto debían ser tomadas en consideración con calma... Podían perder al futuro campeón de los Akodo pero... casi ganaban un Hantei........

El Dragón permaneció inalterable en su mayoría, de hecho incluso la presencia de varios Togashi hizo que el ambiente más que distendido fuera distraido en otras cosas como en el sonido del agua por el que discurrían los barquitos.

Los Clanes menores eran una variopinta mezlca de muestras desde el desagrado encubierto hasta la alegría absoluta de los Kasuga.



Seppun Daisetsu

Pero ella no volvió su rostro hacia ti, no tenía porqué hacerlo, pero aquella sonrisa descarada y malintencionada demostraba que su cerebro de superviviente pura de las cortes, su maquiavélica mente de cortesana algo planeaba... algo.... algo.... pero qué...



Kitsu Raigi

A veces la respuesta de los dioses y de los Ancestros viene de manos mortales. Yoshiratsu puso su mano sobre la tuya sin mirarte, tus palabras habían sido dichas al aire y la respuesta estaba ahí. Sin apartar la mriada del estrado ella susurró:

"No dejes que te adentren en su juego. El honor nos guiará y nos conducirá victoriosos al final de este camino... del cual aún no sabemos si es malo... o bueno..."



Kakita Koji

"Es una perra muy lista"

Susurró Nozomi con una amplia sonrisa socarrona en sus labios.

"Jodidamente lista.... no me puedo ni creer que tenga la osadía de hacer lo que creo que quiere hacer y encima nos lo quiere refregar por la cara para que cuando "venza" su victoria sea total... jujuju que mujer..."


Isawa Mitsuomi

¿Era tu imaginación o todo se complicaba o se volvía más interesante, depende del punto de vista, a cada segundo? ¿Qué intenciones querría aquella malvada mujer, no sabías cuál era el camino pero si que veías con claridad la meta, no abandonar nunca el puesto de Emperatriz...

E incluso tu tenías que reconocer que sentías cierta atracción hacia una persona que era capaz de idear todo esa madeja de movimientos que hacía bailar a todo el Imperio a su son...

Una voz calmada y segura respondió a tus palabras dejadas en el aire.

"Y esto es sólo el comienzo... y no sólo de la velada... Ahora por fin sabemos qué es lo que le espera al Imperio..."

Dijo Seiryo con sus ojos puesto en el estrado con su rostro muy serio.


Yogo Masi y Bayushi Sakura

Yugao se acercó con un delicado movimiento hacia donde estabais con su cabeza y dijo:

"Veis al Guardia de la Rosa semioculto en la esquina derecha de la sala, tras la comitiva Imperial, ese es Akodo Sembei...

Fue uno de los primeros Guardias de la Rosa y de los primeros oficiales de este cuerpo... Se dice que conocía a Yukirohime antes de que esta ascendiera y de hecho se supone que su "relación" comenzó el día en el que Semebi fue uno de los que ayudó a que una embarazada Yukirohime saliera de la Ciudad Imperial cuando los primeros atisbos de locura de Okucheo pudieron presagiar lo que pasaría en el futuro...

Hay muchos rumores sobre un amor melancólico al más puro estilo clásico de miradas y cartas... pero anda confirmado. De hecho muchos dicen que ese amor puro y romántico es imposible en la Ama... Otros dicen que es imposible ya que estaba muy ocupada estando con Bayushi Dasan, otro de los capitanes de la Guardia de la Rosa...

Todo rumores, de la vida de la Ama sólo se sabe lo oficial...

Pero de él se sabe que desciende de Akodo, que es uno de los últimos de línea pura, y que podría ser el próximo daymio Akodo.... pero ahora con esto... ¿qué preferirá el León? ¿Dejarlo marchar y perder un líder o ganar un Hantei?

Si es que se puede elegir ante algo así, claro está...

Lo único cierto es que a Sembei se le conoce como "el único diente de león de la Ciudad Prohibida" una broma que hace alusión no a que no haya más leones sino a que es la persona que realmente representa lo que el león lucha... Digamos que la sorpresa es que la Ama ha elegido a la úncia persona que no es facilmente manipulable, que su honor lo es todo... de ahí radica la treta... algo quiere con eso..."



General

Uno de los presentes en la mesa presidencial, justo al lado de Tenshi del Consejo de los Seis selevanta junto a muchos otros para ofrecer un brindis al sonido de "kampai" por la buena nueva a lo cual todo la corte responde de mejor o peor gana...


Otomo Washi

Era tu oportunidad, entre la multitud, antes que todos se sentaran, antes que de nuevo todo se volviera una locura conspirativa no sólo en tu cabeza........


General

Pero al sentarse no todos lo hicieron... El Embajador Cangrejo se quedó de pie y el silencio y la expectación acudieron en masa a la sala...

"Queridos hermanos... hoy es un día de... nuevas... dijo omitiendo si buenas o malas con su voz ronca y poderosa que hacía resonar sus palabras en cada uno de los tímpanos de la sala El Cangrejo también tiene nuevas... que nos llegan desde los límites de nuestars fronteras... y que... hacen que nuestros actos sean... cuanto menos... novedosos...

A esta corte no le interesa demasiado lo que pase más allá del Muro, y creerme que yo no vengo a inflamar ahora la vieja discusión sobre esta, sólo es inicio de lo que quiero decir... Lo que pretendo...

Como digo lo que pasa más allá de la Gran Muralla a pocos más que el Cangrejo les importa pero eso no implica que no sea importante... Y los sucesos que nos llegan hacen que tengamos que tomar una decisión importante.... vital.... y que aunque rápida no implica que haya sido precipitada, y, sobretodo, que de por seguro va atraer mucho de lo que hablar...

El Cangrejo ha sido piedra fría y dura de los cimientos de este Imperio, hemos tenido nuestros más y nuestros menos, a veces hemos sido pulidos algo y otras veces hemos sido toscos cual roca de cantera, pero nunca hemos olvidado lo que somos... quizás hasta ahora... o mejor dicho, quizás hubiera sido hasta ahora sino hubieramos tomado esta decisión...

Las Tierras Sombrías han despertado de un letargo con más que malas noticias, una bestia inmunda no duerme por placer sino para recuperar fuerzas para su nuevo ataque... lo sabíamos y estabamos preparados físicamente, aunque quizás no mentalmente... o no tanto como creíamos...

Y esto nos lleva a actuar, a ser lo que somos, a hacer las cosas para lo que hemos nacido...

Así pues... y dejando por fin esta perorata de un Cangrejo que quizás ya haya vivido demasiado en esta ciudad de cortesanos... hoy quiero comunicar a su Majestad Imperial algo muy importante... y a toda la sala y el Imperio...

Y eso es que, aunque el Cangrejo desea seguir tomando parte en el futuro Campeonato Esmeralda para dar a su Santidad Altísima un Campeón fuerte que le proteja de todo los males...

Pero sus súbditos los Cangrejos deben volver a la misión que su Kami y el primer Hantei les encomendó... Así pues anuncio, tras una larga reflexión del Clan y acrecentado por ciertos hechos... que si este mensaje tiene la venia del Sagrado Hijos de los cielos... desde hoy todos los efectivos del Cangrejo vovlerán a la Muralla a luchar contra el mal que pretende arrasarnos...

Y pedimos por el honor que nos une, no sólo como hermanos, que mueran protegiendo el Imperio y a su Emperador a nuestros hermanos los León... como Mano Derecha del Emperador..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Ene 12, 2010 4:12 pm

Mitsuomi se acercó ligeramente a Seiryo y le susurró:

El Imperio no es sólo el soberano, todos nosotros lo somos. Y, pase lo que pase, nosotros estamos aquí. Todos tenemos algo que decir acerca de la forma del Imperio.

Al terminar de decirlas, se preguntó si el tensai las interpretaría como lo que eran, palabras de consuelo. Mitsuomi no iba a permitir que Yukirohime impusiera sus ideas sobre cómo debía ser el Imperio, no, especialmente cuando el mismo tenía unas ideas tan firmes al respecto. Pero, ¿podría ganar contra la Emperatriz Madre? Si confiaba en sus propias ideas, ella estaba abocada a la destrucción y, al final, sería él quien sobreviviera.

Entonces, Nagakura hizo su anuncio. Mitsuomi recurrió a toda su pericia para mantener la compostura. Maravilloso, simplemente maravilloso, era lo que había estado esperando. Lástima que hubiera sido hecho tras la proclamación de Nishi, pues esta enturbiaba la noble intención del Cangrejo; sin embargo, Mitsuomi pensó que el siguiente paso sería claramente otro anuncio, uno sobre un doble hallazgo: una antología poética y un cadáver. ¿Qué podía retener al Cangrejo a aceptar su oferta si ya habían dado el paso más importante?

Dirigió una discreta mirada hacia bayushi Jubei y otra hacia el grupo Escorpión. Se pregunto si ellos habían previsto todo esto y tendrían sus contramedidas preparadas. Miró también a Kondou. Pobre Embajador gozoku, sin duda se sentiría aterrado ante todo aquello, estado que era idóneo para la conversación que Mitsuomi deseaba mantener con él.

Se mantuvo a la expectativa. Venga, Kaiu Nagakura, pensó con ansia, anuncia que el Cangrejo ha encontrado el Kokinshû, que no sea la Emperatriz Madre la única que esta noche empiece a construir su Imperio.

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2891
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Ene 12, 2010 4:40 pm

Ya bueno, de amoríos están las noches llenas, desde la más humilde sirvienta hasta la más poderosa emperatriz, todas tienen sus historias por hechos o por omisión.

-Tal vez quiera darle un buen ejemplo paternal al emperador...
-tuve que evitar reirme ante la idea; dudosa cuanto menos, claro.

-Por las reacciones -o quizás precisamente por la falta de ellas -tal parece que a nosotros nos toma por sorpresa tanto como a casi todos... ¿me equivoco? -contesté en tono discreto. Aún me resistía a preguntar directamente si acaso había una mano oculta tras la mano oculta que ni siquiera ésta había visto venir, pero quizás finalmente tuviera que hacerlo -¿En qué posición deja esto a Jubei y al escorpión por extensión? -bajé aún un poco más la voz, pero no podía evitar mi naturaleza curiosa.
Quizás no lo supiéramos, pero eso ya sería una respuesta en si misma.


Y el cangrejo dando la nota -Qué desconsiderado hacer su propio anuncio justo después que la Ama, a eso se le llama robar protagonismo al anfitrión; si de mi dependiera castigaría tal atrevimiento -por lo demás el anuncio del Kaiu ni me iba ni me venía. La grulla ganaba argumentos para optar a recuperar su correspondiente puesto, pero nunca se dijo que ambas manos fuesen de la mano.
Además, una vez satisfechos los felinos son más sociables y quizás prefieran que al otro lado del cuerpo no estén sus tradicionales enemigos... eso si no van a tener ya suficientes quebraderos de cabeza con las consecuencias de los dos anuncios.

Miré de reojo a Yugao y los demás por si acaso alguien daba muestra de que fuese más importante de lo que parecía el tema cangrejo.
Me pregunto qué clase de soborno, compensación para los políticamente correctos, habrá necesitado ese enorme embajador tan poco elegante.

En el fondo asistía a todo aquello como un espectador a una pelea de gallos: gane quien gane poco importa, sigue habiendo caldo de pollo para cenar.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3120
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Ene 12, 2010 10:43 pm

-Si, no se puede negar que tiene un encanto maquiavélico que resulta bastante atractivo... tsk pero supongo -o quiero suponer -que si estuviera de su lado tú también me atraerías de una forma similar, ju.

Como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer ¿en eso me he convertido?

-Oye a lo mejor te parezco un idiota, y ya se que se dice que es mejor parecerlo que abrir la boca y confirmarlo, pero aún así ¿qué es lo que crees que quiere hacer?


Y encima el cangrejo haciendo lo único que han sabido hacer siempre en la corte, estorbar.
¿A qué viene eso ahora? Flaco favor le van a hacer a sus "hermanos" leones si les tiran encima de golpe todas las complicaciones de asumir las funciones de mano derecha cuando resulta obvio que van a estar un cierto tiempo aún sin daimio Akodo ni por consiguiente campeón.
Si viniera de otro clan pensaría que forma parte del juego para desestabilizarlos; siendo de quien es puedo asumir perfectamente que es pura torpeza... manejada por una mano negra, probablemente.

-Bah, de todas formas el embajador león no ha realizado ningún acercamiento a Doji Aki como acordamos, y encima lo único que ponen en la mesa son trabas y... en fin, que con su pan se lo coman.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Mié Ene 13, 2010 1:35 am

Este era un gran dia para el leon,su potencia militar habia regresado ,separado y marginado del hantei ,ahora volvia a ser su mano derecha y no era la unica noticia si no tambien uno de los suyos podria llegar a ser un nuevo hantei.

Despues de aquello el leon se volvia el clan mas fuerte y poderoso casi tanto como cuando se derroto al 1er gozoku ,un momento glorioso digno de celebrar si no fuera por que en lo mas profundo de aquellos sucesos todo estaba tenido de un rojo sangre y cubierto bajo una larga sombra de oscuridad y pecados impronunciables.

Quizas el leon ahora ganaba mas pero a que precio?,juramos unirnos y combatir al lado de akodo y este prometio defender a su hermano.

Cuando caiga el ultimo akodo caera el ultimo hantei,solo por esos desde sus raices nuestra familia protegia al señor de los cielos,pero ahora podrina su propio estatus y posicion por delante de aquella mision ,no los Kitsu si no su propio clan y aquel al que juraron ayudar.


Que llena de contradicciones estaba la vida y que pesada era su carga

El embajador se habia mostrado muy esceptico a la hora de dejar su puesto de mano derecha que le habria hecho cambiar de opinion??

Y aquella revelacion ,la oscuridad despertaba de nuevo .
Hermanos en una eterna lucha fraticida por poder ,el hombre no miraba mas alla.
El verdadero enemigo se allaba al sur .
Si aquellos politicos ,hubieron escuchado el llanto de una madre al ver a su hijo muerto y manchado,las frias voces que atormentan el sueño en aquellas desoladas tierras,las frias manos sin vida de un hermano muerto en tus brazos ,la perdida del amor de tu vida bajo sangre y corrupcion.

Dejarian sus juegos y descubririan la autentica verdad ,que el hombre nunca sera libre hasta que el kami oscuro desaparezca por siempre.

Raigi se giro hacia la Matsu un momento y le susurro algo

-Ocurra lo que ocurra aqui no voy a romper la promesa de ayuda al dragon ,ni a la grulla, no ya por el honor sino porque nunca traicionaria una promesa a un amigo ni siquiera por mas poder...

Avatar de Usuario
Seppun Daisetsu
Guardia de la Rosa
Mensajes: 1225
Registrado: Mar Ene 27, 2009 2:38 pm

Mensaje por Seppun Daisetsu » Mié Ene 13, 2010 5:23 am

El momento en que el Embajador Cangrejo hablo fue la abertura que necesitaba.

Esta vez, se asomo por las espaldas del Emperador, un gesto simetricamente opuesto al que habia tenido con Yurikohime, su cabellera aun tapando sus labios, su susurro solo oido por el destinatario.


"Al parecer, Madre, necesita estar en control de hasta su propia fiesta sorpresa.", sonrio Daisetsu, haciendo un leve comentario de humor, para asi el Emperador pudiese liberar un poco de la tension que tanto lo habia conmocionado.

Volvio a su posicion y medito sobre lo sucedido. Nishi debia desaparecer en cuanto Kiyasu asumiese el trono. Habia que eliminar todos los peones que atentasen contra la soberania del Hijo de los Cielos.
Never in Darkness

Avatar de Usuario
Yogo Masi
Corazón Dividido
Mensajes: 565
Registrado: Mié Sep 17, 2008 7:34 pm

Mensaje por Yogo Masi » Jue Ene 14, 2010 12:36 am

-"Así que ese es el futuro esposo de la Emperatriz Madre."- De verdad intento poner interés en todo esto, pero me supera. Sonrío bajo mi máscara al comentario de Sakura, y sigo atento a las reacciones de los invitados. Pasados los primeros momentos de caos, todos han recuperado en mayor o menor medida la compostura.

Hasta yo mantengo la compostura. Tengo hambre y me alegro de que un Otomo proponga un brindis, quizás eso anime un poco la velada y empiece a circular la comida... pero no puede ser.

-"Yo diría que el anfitrión era el Emperador, así que, según eso, la propia Emperatriz ha sido desconsiderada con su hijo, no?"- Me río un poco de mi broma con Sakura. -"De todas formas... ¿quién va ahora? Los Grulla? Los Dragón? Parece que esta noche todo el mundo tiene algo que anunciar."- Mantengo mi tono de voz bastante bajo, para que nadie fuera de nuestro pequeño círculo pueda oirnos. Así que al final los Cangrejo regresan a la muralla. Poco a poco el río vuelve a su cauce y el legado de Okucheo desaparece. El León vuelve a ser la Mano Derecha, y en cuanto a la Izquierda... imagino que la lucha está ahora mismo en pleno apogeo, pero como en el anuncio de la Emperatriz, poco puedo influir con mis decisiones.

-"Disculpadme, Yugao-san... ese otro Guardia de la Rosa... ¿Quién es? Su cara me suena de algo, pero ahora mismo no soy capaz de recordar de qué."- Le he visto antes, de eso estoy seguro, pero no logro averiguar dónde. Sin embargo, el mero hecho de saber que le he visto hace que sea importante para mí. ¿Donde estabas Guardia de la Rosa... donde?

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado