Día 3º.- LGC.- Teatro Imperial

Un evento exclusivo en la Ciudad Prohibida donde no todo tiene que ser de ensueño.
Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Sep 10, 2010 8:46 am

Sea pues -dijo Mitsuomi sonriendo-. No me opendré a lo que discta el destino. ¿Podríais ir a llamarlos, Akemi-san?

Una vez que la yojimbo se hubo marchado, Mitsuomi se acercó a la barandilla del palco y se apoyó en ella para observar lo que estaba sucediendo en el teatro. Los invitados estaban terminando de sentarse y las conversaciones entre ellos se asemejaban a grupos de hongo creciendo en la tierra húmeda. La mirada de Mitsuomi sobrevolaba el teatro como un halcón que vigila los matorrales en espera de divisar una presa. No fijaba su atención en nadie ni en nada en concreto una vez localizados al Consejo de los Seis y se limitaba a mantener una perspectiva global desde la altura.

Su expresión era la de un padre que observa jugar a sus hijos y que al mismo tiempo los perdona por todo el mal que puedan cometer, por todas sus fechorías, por todas sus faltas futuras.

Mira, Mai -murmuró- ahí abajo está el mundo entero. Guerreros, cortesanos, daimyos y príncipes, el Emperador, Su Madre,incluso criados atendiendo a todas esas personalidades. Algunos son nobles, otros mezquinos; hábiles, torpes, compasivos o irascibles, incluso los habrá directamente malvados y otros, los menos, tendrán un corazón bondadadoso. Podríamos enumerar todas las cualidades humanas y dudo que alguna no tuviera aquí su ejemplo.

¿Has leido el Tao, Mai? En el Libro del Alma se dice que los seis sentidos tienen su base y apoyo en la mente y se insinúa que los resultados de las actividades de esos seis sentidos nada dicen realmente del mundo exterior, sino que nacen y mueren dentro de la propia mente.

Si eso es así, ¿es el mundo tan sólo una construcción mental sin más entidad real que la de un reflejo en el agua? Pero, en ese caso, todos nuestros procesos mentales que proceden del sexto sentido, el pensamiento, también estarían vacíos, por lo que eso que llamamos "personalidad" no es más que otra ilusión.

Entonces, ¿qué es lo que estamos viendo? ¿Acaso no existe nadie ahí abajo? Ilusiones ópticas, espejismos, ¿tenemos derecho a reducirlos a tan bajo estatus? Lo ignoro, pero lo curioso es que incluso esa duda sería hueca y vana si la aceptáramos.

Sea real o no, lo que yo veo son deseos. Mai, esa es la clave. El deseo es el mayor poder de este mundo, un poder que somete incluso a los dioses. Y por causa de esos deseos, mortales y Fortunas son felices y sufren. En realidad, somos nuestros deseos. La personalidad no es más que una red de deseos en la que se sostiene eso que llamamos "yo".

Nos empeñamos en pensar que estamos solos, que para cumplir nuestros deseos, para ser felices, en definitiva, nos bastamos a nosotros mismos y que el verdadero conocimiento de uno mismo está en nuestro propio interior. Rotundamente falso. la individualidad desaparece en el momento en que para cumplirse, nuestros deseos necesitan de deseos ajenos para cumplirse. Lo queramos o no, nuestras vidas estan relacionadas, retorciéndose unas en otras, como las hebras de un precioso tapiz, tejidas en oro.

Nadie está solo. Todos estamos conectados. Siempre.


Mitsuomi suspiró y sus ojos se llenaron de tristeza.

Si tan sólo pudiera hacérselo entender... si pudiera decirles "Todas las vidas son preciosas y necesarias" y ellos me creyeran y cambiaran... el mundo sería tan distinto... Pero no lo saben y creo que realmente no quieren saberlo y por ello siguen encadenados a la soledad y al sufrimiento, buscando el sentido de sus vidas en su propio interior cuando está fuera, cerrando sus deseos a los demás, rechazando así la ayuda imprescindible para cumplirlos.

Te equivocas.

Mitsuomi se giró sobresaltado. Aunque se había estado dirigiendo a ella, la verdad es que casi se había olvidado de Mai y en ningún momento había esperado que ella hablara. Por ello, que de pronto lo hiciera y además para decirle que estaba equivocado le había sorprendido enormenente. Y esa sorpresa se mezclaba con una ligera carga de enfado, pues por un momento le había asaltado el pensamiento de que una simple geisha no tenía ningún derecho a mostrarse en desacuerdo con él, un ishiken que había dedicado toda su vida al estudio, la erudición y el estudio metafísico. Pero ella tenía una expresión tan serena en su bello rostro y había hablado con un tono tan cargado de dulzura, que la ira de Mitsuomi desapareció tan rápido como había surgido.

Ellos lo saben, Mitsuomi -dijo Mai, sonriéndole-. Todos nosotros lo sabemos. Desde pequeños comprendemos que estamos hechos a medias y que necesitamos de los demás para estar completos. Pero admitir eso sería reconocer que el ser humano es débil por naturaleza y hemos construido una sociedad que aborrece la debilidad precisamente para protegernos de ella y vivir en la ilusión de que nos bastamos a nosotros mismos, de que estamos completos.

Y a ti te pasa lo mismo, Mitsuomi -dijo Mai con resolución al tiempo que daba un paso para situarse directamente frente a él-. Has creado un deseo infinito: cumplir los deseos de los demás. Un deseo imposible de cumplir, pero que te permite situarte por encima de todos los demás, a salvo de la soledad y de cualquier duda acerca de tu propia debilidad o de tus propia persona. Te crees un instrumento, ¿verdad? Y un instrumento, una herramiento no puede sufrir ni tiene que interrogarse sobre sí misma. De esa manera nos conviertes a todos en algo así como "clientes" a los que tienes que satisfacer y te distancias de todos, librándote de los conflictos que surgen de la interacción profunda con los demás. Nunca dejas que nadie llegue hasta aquí.

Mai levantó la mano derecha y la apoyó sobre el kimono de Mitsuomi, justo sobre el corazón. Entonces, las lágrimas empezaron a brotar de sus ojos.

Mai...

He sido una tonta -dijo Mai mientras las lágrimas resbalaban por sus mejillas-. Debería haberme dado cuenta antes. Tanto amor que siento por tí y no he sido capaz de comprenderte. Y ahora es tarde. Yo ya no puedo ser la persona que necesitas. Ya no.

Y es que Mai había comprendido que la única persona que podía ayudar a Mitsuomi debía de ser alguien a quien él no puediese ayudar y que por tanto, estuviera fuera del deseo de Mitsuomi, situándose al mismo nivel que él. Pero ella, desde el momento en que su secreto había salido a la luz había entrado a formar parte del deseo de Mitsuomi, puesto que ahora necesitaba desesperadamente la ayuda de él, aunque ni la deseara ni la hubiera pedido, pero su tristeza y desesperación eran suficiente para que él se obligase a ayudarla y la englobara dentro de su deseo.

Mai se limpió las lágrimas con la manga de su kimono y alzó la vista para mirarle directamente a los ojos. Una enorme sonrisa iluminaba su rostro.

Algún día, Mitsuomi, encontrarás a la persona que pueda hacerte feliz. Ojalá hubiera sido yo.





OUT

Y ahora debería volver Akemi con Haname y Harada.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Sep 10, 2010 10:51 am

Shosuro Onnamura

El criado, helado por el miedo, y sin saber muy bien exactamente por cuál de los dos símbolos estar más asustado, se inclinó todo lo que pudo al coger la misiva sobre su cabeza y corrió como alma llevada por un oni hacia su destino.

Al entrar entre bambalinas el olor a actuación, al miedo escénico un segundo antes de comenzar la función, a ambición, a dudas pero sobretodo a éxito inundó tus fosas nasales.

Al final del pasillo se oía a Ganawa reirse de algo mientras un Tagako ruborizado salía del vestuario mientras negaba con la cabeza. la voz de Kiho se oyó entre los diferentes biombos preguntando "¿Alguién ha visto el fajín de la Dama Doji? ¡Lo había dejado aquí hace un minuto!" Y una Hisei, tranquila y taimada, como siempre, pasó a tu lado con dicho fajín mientras respiraba hondamente y se lo hacía pasar por encima de un biombo.

Todo estaba a punto de comenzar, una obra tras otra... una tras otra... que emocionante saber que eres de los pocos que se saben el libreto....


Seppun Daisetsu

"Su Alteza Imperial el Hijo de los Cielos no sólo está creciendo en altura..."

Repuso Miori con una cálida sonrisa henchida de orgullo.

"¿Qué opino? Hum...

Pues la verdad... soy de las que piensan que el Imperio estaría mejor si todo "volviera a la normalidad"...

Hubo en el pasado tiempos muy turbulentos, y me temo que en el corazón del jardín de la Ciudad Prohibida es donde se gestaron los mayores problemas... Por eso, cuanto menos creo que deberíamos dejar que se rehicieran todos del daño causado... y entocnes que demuestren si son tan válidos como lo eran antes...

Pero la verdad, poner en entredicho a un Clan que tiene que cambiar toda su cabeza visible, por motivos que todo el mundo sabe que siguen pudiendo estar relacionados con... ya sabemos qué tema... me parece muy poco noble por parte de quien insta e insta a ese forzado cambio injustificado...

Así pues yo evitaría dicho Campeonato de jade, por lo menos hasta que el Fénix renazca y muestre cuán fuerte es su nueva reencarnación. Sino fuera suficiente pues...

Pero me da la impresión que el caldo de cultivo es realmente bueno... y que será innecesario..."


Expuso esta sinceramente, como solía ser parte de ella.



Otomo Washi

El sensei sonrió con inocencia y asintió despacio mientras respondía a tus palabras:

"La culpa es mía por mi obnubilamiento Otomo Washi-san...

Ah... claro, no estaba seguro de dónde sentarme, así que si vos queréis un lugar en especial vayamos pues... La verdad es que estaba meditando si en una plataforma algo superior se contemplaría mejor el espectáculo... Soy de los que no se cansan nunca de ver las mismas obras, y esta particularmente me gustó mucho ayer..."


Y te siguió a uno de los palcos de la derecha. Ahora era todo tuyo...



Kakita Koji

"Así que todo es una cuestión de fuerza... interna o no... hasta en la sopa bromeó esta con una maliciosa sonrisa Intersante... eso podría solaparse con la filosofía d ela propia cocina zen, y de que sino ha resultado efectivo, como vos mismo decís, es porque no se ha realizado de manera adecuada...

Quiero decir...

Dicen que en el reglamento de los monaterios se le da una gran importancia a la función del cocinero. Dôgen, un gran maestro del zen del pasado, escribió una vez:

"Cuando cocinéis, no miréis las cosas comunes con una mirada común, con sentimientos y pensamientos comunes..." Y luego precisó "Que la marmita sea vuestra propia cabeza y el agua que cuece el arroz la sangre que da vida a vuestro cuerpo."

Así pues, la cocina zen no es usual, y es de las que, picante o no el plato anterior, si está bien realizado se puede notar su sabor...

Parece ser que comparte esa esencia que vos mismo decís de la "fuerza" (chi)"


Luego Yashiko rió por tu comentario acerca de las armaduras durmientes y armas bajo la almohada y cuando terminastes dejó que el abanico que tenía semiabierto ocultara la mitad de su rostro y en aquella misteriosa postura susurrara:

"... ¿Qué podría ser?.... ¿Qué podría ser en lo que soy tan buena a cambio?...."



Bayushi Sakura

"Bueno... es quizás exactamente eso mismo que vos apuntáis a fin de cuentas lo peor de que sea marino, es un noviazgo perpetuo...

Siempre estáis deseando verlo, y el tiempo que psamos es muy poco. Si, hay regalos, pero no el mayor de ellos, su compañía... Y claro, al haber poco tiempo tampoco eso facilita a que cumpla mi obligación de darle un heredero...

La verdad es que al principio se pasa muy mal, ahora todo está más calmado, lo único que me preocupa es que llegue a calmarme demasiado... Aunque hable de ser una buena esposa no estoy ciega... sé los peligros a los que nos exponemos, sobretodo en una ciudad llena de personas tan interesantes... pecar es demasiado fácil, por eso tenemos que andar con pies de plomo..."


Expresó esta con cierta melancolía y preocupación al final.

"Bueno, no os esforcéis demasiado, puede que aún tardemos algo en ascender hasta esa cima, pero ya con que lo intentéis para nosotras es una muestra de que realmente sois parte de nuestro club, ya todo llegará poco a poco..."

Te animó esta con una cálida sonrisa.

"Ah... Tamaki-sama... Si, lo veís dijo algo divertida es una afición sana la de ir a ese lugar, sin embargo está tan cerca de los peligros a los que me refería antes!...."



Kitsu Raigi

En el momento de saludar a Masu esta te respondió con un simple cabeceo ya que justo en aquel momento un criado estaba entregándole una carta, la cual se apresuró a abrir.

Kura ocupó toda tu atención en cuanto esta, al ver que la actriz estaba ocupada.

"Trabajo, siempre trabajo, antes de una obra a veces es más frenético para los que estamos aquí, en los asientos que allá detrás."

Explicó con respecto a la carta.

"Oh si, si, si... Parece ser que el arte del pincel y de la espada están muy unidos, no es el primero que lo hace... pero creo que Seto-san gusta más de pinturas oníricas... y de fauna salvaje, por lo menos eso es lo que más he visto en sus cuadros...

Y vos ¿usáis algún arte plástica para distraeros?"




Hida Kaigen

"Somos muy duros, Kaigen-san, las hierbas malas como nosotros... jujuju bromeó esta mientras le guiñaba un ojo Ahora, a agua pasada lo recuerdo y pienso que tuve mucha suerte, algún otro día ya os contaré si os da la curiosidad, pero bueno, no hay que preocuparse, un samurai está preparado para morir, yo lo estaba, no fue mi hora, y ahora el karma que me dejó viva me quiere matar de trabajo jajajaja"

Terminó sin darle la más mínima importancia. Tu habías oído ya una vez que todo terminó que los intentos de asesinato contra la Miya habían subido por encima de tres intentos frustrados, y mírala ahí, riéndose despreocupadamente...

"Oh no, claro, claro, tome asiento al lado de Kaigen, seguramente le estará agradecido por hacerle de pantalla con futuros cortesanos..."

Contestó Heisa con un tonillo sarcástico sobre tí y una sonrisa malvada. Algo que de nuevo no se tomo nada mal la Miya pues rió ante eso y añadió:

"¡¿Y a mí quien me salva entonces de ellos?!!"

Tras lo cual ni corta ni perezosa dio un salto por encima de los asientos y se sentó de golpe en su sitio, provocando algún que otro cuchicheo apagado. Nadesiko miró hacia donde escuchó aquello y saludó con un cabeceo a los metomentodo, creando que se callaran de golpe, tras lo cual se volvió hacia ti y dijo:

"Por todos los kamis... no tienen vida propia.... pase el tiempo que pase se aburren demasiado y necesitan que otros les apaguen la soledad de sus vidas aburridas ju"



Isawa Mitsuomi

OUT: clap clap clap aplaudo este post Mitsu, te ha quedado divino, me encaaaantan estas cosas...... ains....


"Sama."

La clara voz de Akemi rompió aquel momento entre el sueño y la realidad y te devolvió con su potente y brutal patada a aquel instante, mientras Mai tomaba asiento y actuaba de manera calmada.

Akemi pedía paso para entrar con aquella lamada, y un segundo más tarde retiraba la cortina que daba privacidad al palco. Con ella iban tres personas... no dos.

La primera de ella tenía el cabello blanco como la nieve, tanto casi como su piel inmaculada. Su kimono era de un color tan claro el azulado que competía con su esencia. Su rostro era imperturbable, sereno, recio y enmarcado por aquellos ojos dispares, uno azul tan claro como el resto de su ser, y el otro... rosado... mientras que en su iris se formaba en vez de un círculo perfecto la silueta de una flor completa de cerezo.

La segunda de ellas era un hombre, musculado, de cosntitución impresionante, que apenas dejaba ver una parte importante de su cuerpo sin tatuar, inclusive en su cabeza rapada. De mirada de fuego y emblema Mirumoto.

Y la tercera era un hombre de mediana edad avanzada del que no sabías nada...

(Va en tonos azules)
Imagen

Akemi, adelantada a la posición de estos los presentó:

"Isawa Mitsuomi-sama, Ishi de vacío del Clan del Fénix, e Isawa Mai-sama, Maestra de Fuego... tengo el honor de presentarles a...

Kakita Haname, duelista errante del Clan de la Grulla...
Mirumoto Harada, maestro de las espadas de corazón de fuego del Clan Dragón...

Y la asistencia inesperada de Doji Hiroki... mi tio..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Vie Sep 10, 2010 2:47 pm

- ¿Ayer? Conocéis a los actores entonces, supongo - pregunté mientras le acompañaba a un palco privado superior, sin prisa - De todas formas, os respondería lo de siempre: todo es cuestión de perspectivas. Hay ángulos únicos que hasta que no se visitan no se conoce todo lo que podemos percibir en su pleno esplendor y, oh, sí... hoy no es la misma obra que ayer. En este caso el ángulo elevado os permitirá fijaros mejor en todos los detalles de la obra. Por contra la impresión de un primer plano con el escenario se pierde. La espectacularidad de la actuación digamos. Pero es solo un papel sobre una tarima. El problema sería perderse esa escena en la vida real - subíamos las escaleras -. Pero, oh, no me hagais más caso del que merezco. Divago. Imagino que estaréis hasta... mmm... el Jigoku de escuchar hablar a Otomos sobre perspectivas. Aunque es todo un arte. Como el cultivo de té: solo la correcta mezcla nos dá el mejor sabor.
Última edición por Otomo Washi el Lun Sep 13, 2010 9:06 am, editado 1 vez en total.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3082
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Sep 10, 2010 6:11 pm

Tras escuchar sus palabras sobre la cocina y el zen, miro a Yashiko con una renovada y creciente admiración. Durante un instante me debato entre ocultarlo o no, aunque finalmente dejo que la sensación fluya libremente a nuestro alrededor y que entre en su aura de forma natural si procede.
-Tenía entendido que entre los cortesanos prevalecía la filosofía "intelectualista" y gradual de la iluminación. La más tradicional si lo preferís.
Son, somos, los kendokas los que se acercan más a la instintiva espontaneidad de la senda Zen... el no pensamiento y la proyección del chi en el golpe único... encajan mejor en esa filosofía.


La miro otro rato, esbozando una media sonrisa, pensando en que si me equivoco y ha habido un dios o demonio que la ha colocado en mi camino en lugar del Azar, estoy en deuda con él.
-Es admirable que alguien rodeado de tanto lujo y frivolidad resista la tentación de zambullirse completamente en ellos y adoptar un plácido sopor espiritual.

Fascinante... quizás deba replantearme mis prejuicios sobre la corte... ¿o sois acaso rara avis en esta jaula de oro?

Eso explicaría algunas cosas... Conócete a ti mismo, dicen los sabios, pero siempre es agradable descubrir nuevas cosas de tu propia sique
-suspiro sonriente, como si hablara más conmigo mismo que con otra persona.


-En muchas cosas sois "buena señora" a cambio, desde luego. Supongo que podría relatar las más evidentes, como en ser tan generosa con el mundo que os rodea como la flor que se esfuerza en mostrar los más hermosos colores y aromas... un regalo de belleza sin pedir nada a cambio.
O como hace apenas unos segundos habría recalcado sin duda, de forma obviamente interesada, vuestra bondadosa magnificencia como mecenas...

Sin embargo ahora me doy cuenta de que el interior de esta flor no es un mero recipiente de néctar como tantas otras sino que contiene tan interesantes facetas ocultas, sea cual sea su naturaleza, que mi intelecto se niega a estas alturas a hacer juicio alguno de valor sobre ninguna... salvo el genérico de querer asomarme a todas y cada una de ellas... de vos...

Pero claro
-vuelvo a hablar tras una pausa retomando un tono y una postura más moderadas de nuevo -sólo depende de la propia flor... abrirse y mostrar todo su oculto esplendor... es la prerrogativa que le concede la Naturaleza... tal es la suerte y a la vez maldición de las abejas.

Oh, en estos momentos es cuando me alegro de que no haya tras de mi un yojimbo vuestro malhumorado por mi atrevimiento
-digo riendo con calma.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Sab Sep 11, 2010 8:10 am

SI ,el trabajo duro tiene siempre su recompensa y es un aliciente para la autosuperacion.
Vaya curioso temas para la pintura sin lugar a dudas debe de ser interesante.
Arte plástico?’,no de momento soy demasiado novato como para adentrarme en un tema asi .
Aunque no se yo que saldría algo interesante sin duda..
El arte asi en general también me artre,la pintura,el teatro,la lectura,go, y aunque suene extraño en un sacerdote el arte de la espada me llama también
Y vos practicáis algun arte también?

Avatar de Usuario
Hida Kaigen
Más allá de la Venganza
Mensajes: 72
Registrado: Mar Feb 03, 2009 1:57 pm

Mensaje por Hida Kaigen » Dom Sep 12, 2010 7:28 pm

Me reí ante su comentario, era verdad, los cortesanos parecía que no tenían otra cosa que hacer que mirar y chismorrear sobre los demás.

No sabia muy bien como continuar con la situación. Heisa era su superior aquí, así que era ella la que debía llevar la situación con la Miya, pero después de todo ella estaba aquí por mí. Así que lo mejor era encarar la situación y ver que pasaba. Un poco de charla intrascendente no iba a matarme... no?

-Parece que no esta muy feliz con la asignación que le dieron Miya Nadesiko sama, aunque no se me ocurre nadie mejor para llevar la relación entre las familias imperiales y el resto de los clanes - Dije con una sonrisa - Por ejemplo, tengo entendido que Otomo Washi sama y Sepun Daisetsu sama desean encontrarse con mi señora Kuni Heisa sama. Que puede contarme de ellos?-

Bueno, ya que estos imperiales querían meterse en nuestros asuntos era mejor que supiera algo de ellos.
Para vencer un peligro,
Salvar de cuelquier abismo,
Por experiencia lo afirmo,
Más que el sable y que la lanza-
Suele servir la confianza
Que el hombre tiene en sí mismo
J. Hernandez - "Martin Fierro"

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2842
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Dom Sep 12, 2010 9:56 pm

-El noviazgo es la adolescencia del amor. Cuando estás inmersa en él deseas que pase lo más pronto posible, pero después lo echas de menos -dije sonriendo inofensivamente.
-Suele suponer una cierta frescura que tiende inevitablemente a perderse en la rutina de la vida diaria en común. Pero así son todas las fases de la existencia humana, tiene sus pros y sus contras.

Levanté la vista pensativa, escogiendo las palabras con mimo -Por eso Shinode-sama ha fundado este club, creo yo. Supongo que ella, como todas, pasó por lo mismo cuando llegó aquí y se dio cuenta de que sola era vulnerable a la tentación, pero en un grupo resultaba mucho más fuerte.

Pienso, aunque es sólo una opinión personal, que concluyó esto tras observar la forma en la que se manejaban en su nueva familia, la Matsu, y como superaban retos similares, al menos en forma.

Así que cuando sientas la tentación no la reprimas en soledad
-le dije a la Kasuga -Llámanos a una de nosotras y supérala apoyándote en la buena compañía, que a fin de cuentas es lo único que suele diferenciar a los pecadores de los virtuosos.
Yo misma estoy a tu disposición cuando lo desees, ya que ambas nos encontramos en situaciones parecidas
-añadí con el gesto más cálido y confiable que sabía generar en todo mi ser.

-No creo que sea tanto esfuerzo -cambié de tema, volviendo a hablar de Satomi; no parecía que le hubiese hecho mucha ilusión, la muy desagradecida -En todo caso puede decirme que no puede o no quiere, no sería la primera vez que lo haría. Satomi-sensei es como una madre para algunas de nosotras, y a veces las madres tienen que negarse a según que cosas, pero no supone ofensa alguna por descontado -reí.

-¿El Kin no Bu un peligro? Creo sinceramente que no, de hecho es todo lo contrario. Verás, los galanes tienen una parte noble y otra pecaminosa; pero en una ciudad como ésta no sabes nunca a quien te enfrentas por lo que debes descartarlos siempre por precaución.
Sin embargo en ese club estos se presentan como lo que son, sin tratar de embaucarte para que bajes la guardia. Galantean dejando las inofensivas virtudes y beneficios mutuos de ello en el aire y tú sabes que no te estás exponiendo a ningún... "depredador", porque la fama del club y de su inspirador, que es bien conocida en toda la ciudad, es precisamente ésa: no hay riesgos.

El propio Otomo Tamaki-sama es el primer interesado en que no se produzcan situaciones indeseables, ya que sería el primer perjudicado públicamente.

Es más, pienso que es algo tan opuesto a pecaminoso que precisamente es un buen refugio donde acudir, acompañada unas de otras por supuesto como siempre debe ser, en un momento de... pensamiento inadecuado.
Eso creo al menos, aunque un buen masaje y tratamiento de belleza en la Flor Mimada también puede desempeñar ese papel perfectamente
-dije volviendo a reir delicadamente.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Sep 13, 2010 7:45 am

La inesperada aparición de Akemi y sus acompañantes obligó a Mitsuomi a parpadear un par de veces para reincorporarse a la realidad. Las palabras de Mai habían creado un momento extraño, casi al margen del flujo normal del tiempo. Por un momento, todos sus proyectos, planes y objetivos habían desaparecido y tan sólo existían aquellas lágrimas (tan ciertas, tan verdaderas y profundas como el propio océano) resbalando por las bellas mejillas de la mujer.

Pero Akemi había corrido la cortina del palco y el instante se había roto; sin embargo, las palabras de Mai continuaban en su cabeza, como un eco, como una niebla, que se resistía a abandonar su interior. Una voz dentro de él las rechazaba, esforzándose por desterrarlas de su mente. Falsas, falsas, falsas, repetía incesante, como un mar furioso que lanzara una ola tras otra contra un alto acantilado. Pero había una parte de él, más íntima tal vez, que no estaba furiosa, sino asustada, y que intentaba con más intensidad aún si cabe, hacer desaparecer el recuerdo de lo dicho por Mai.

Mitsuomi supo que aquellas palabras no le abandonarían hasta que no las hubiera analizado de forma de forma adecuada, con la calma y la serenidad necesarias, por lo que de momento tuvo que arrinconarlas en el interior de su mente en espera de algún momento de soledad. ¿Y qué pasaría entonces? Su corazón bien podía rechazar las afirmaciones de Mai con razones contundentes o también podía darse el caso contrario. ¿Cómo debería reaccionar si se daba la segunda opción?

No, basta, no debía siquiera pensar en ello. Tenía asuntos más inmediatos que atender. Cada problema debía ser tratado en su momento preciso.

Y el problema más inmediato era la recepción de sus invitados, tanto de los dos que conocía como de la inesperada presencia del tío de Akemi. Estaba claro que Mai era la persona de más rango allí, al menos en teoría, pero Mitsuomi era quien había enviado la invitación, lo que le convertía en el anfitrión y le obligaba a iniciar la danza de la etiqueta.

Es para mí un honor que hayais aceptado mi humilde invitación, haname-san, harada-san -dijo obsequiosamente Mitsuomi al tiempo que se inclinaba a modo de saludo- y no es menos grata vuestra presencia por inesperada, Hiroki-san.

Se dio cuenta, aliviado, de que las conocidas rutinas de la cortesía devolvían la tranquilidad a su mente. Sintió como se deslizaba plácidamente sobre sus propias palabras, sobre su propia sonrisa.

Con un gesto, invitó a los bushi a tomar asiento en las primeras filas del palco. Él tenía intención de hacerlo en la segunda, por obtener una mayor cobertura. Se fijó claramente en el ojo de Haname, pero se contuvo de hacer ninguna pregunta. También le interesó aquello de "Espadas de corazón de fuego", si bien sabía que los bushi tenían tendencia a ponerle nombres muy rimbombantes a sus escuelas y dojos. Estaba claro que si cualquiera de los dos temas surgía durante la conversación intentaría saber todo lo posible al respecto, pero él no haría ningún movimiento en ninguna de esas dos direcciones, no sin una invitación previa.

También le interesaba Hiroki, aunque por un movito distinto: conocer a un familiar de Akemi le permitiría conocer aún más a su propia yojimbo.

Espero que la representación sea de su agrado -dijo sonriente cuando los bushis se hubieron sentado y él hizo lo mismo-. Ignoro de qué obra se trata, pero si es digna de Su Majestad debe de tratarse de algo excepcional.

Avatar de Usuario
Shosuro_Onnamura
Playboy de sonrisa pícara
Mensajes: 772
Registrado: Mar Sep 23, 2008 6:10 pm

Mensaje por Shosuro_Onnamura » Lun Sep 13, 2010 9:30 am

El inicio de la obra... el hormigueo en los dedos.. la sensación de tensión en el ambiente... ese era su mundo... y había que ponerse otra máscara... a saber que pasaría después.. era el momento de actuar..

Esquiva a Tagako que va corriendo, sonríe a Ganawa con una sonrisa que promete muchos acontecimientos y se dirige al rincón donde están sus cosas. Se arrodilla, medita durante unos segundos para relajarse y con precisión metódica se va colocando cada uno de los elementos. No hay sonido, no hay ruido, solo capas de maquillaje y ropa que se ponen.. una personalidad se va perdiendo y otra que toma fuerza y control.. con cada preparación, al ponerse cada línea de maquillaje, cada ropa, líneas y líneas de obra que aparecen en su mente para recordar que en ese momento concreto esa parte del traje (el abanico, la espada, la sonrisa, el ceño....) tiene un momento especial.. Onnamura va desapareciendo, mientras Hantei aparece...
La apreciación de la belleza es el comienzo de la sabiduría

Bajo el cielo de la noche silbo sin canción, trazando constelaciones con los dedos

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 13, 2010 10:34 am

OUT

Voy a explicar como va la obra de teatro.
Se podrá leer la obra escrita por Masi, Gess y yo, que ya con anterioridad algunos de los presentes han posido disfrutar, y otro no, de ahí la reiteración.
Como en la otra ocasión, habrá tras la parte general de la obra, tiempo para que los jugadores intercambien palabras con sus acompañantes, observen lo que deseen y vigilen a quien les plazca y la acción se suceda a la vez que la obra. Eso también incluye a los que están sobre el escenario, los cuales pueden optar en el foro del Loto a preguntar lo que deseen mientras tanto, pues no siempre están sobre escena, y siempre que lo están no están hablando...
Y ahora paso a contestar este post que es casi el último antes que el telón suba, así que aprovechar, que para el próximo post comienza la obra.

IN



Otomo Washi

"Bueno, es que trato de ir al teatro todo lo que puedo, y como se filtró el rumor que luego ha sido demostrado cierto, que si la obra que ayer se estrenaba era del gusto del representante de la Ama, pues se representaría hoy...

Pero no es porque conozca a los actores, bueno, no en persona, suelo ir a sus representaciones...

Esta obra no carece de espactaculo dentro del guión más allá de lo que podamos ver con "trucos" ilusorios, así que no me importa en absoluto este cambio de perspectiva...

Y, por favor, so se preocupe, no creo en absoluto que nadie no sea digno de escuchar mientras divaga, pues muchas veces es de ahí de donde se sacan las mejores ideas, en el caos del pensamiento... Como por ejemplo, eso mismo que decís, si alguien no se hubiera pasado horas pensando sobre el té no tendríamos las mezclas tan exquisitas que existen, sobretodo aquí, en la Ciudad Prohibida..."


Dijo de manera afable mientras tomaba asiento.



Kakita Koji

"Si, suele ser una equivocación muy común pensar que muchos de los cortesanos no seguimos la senda del zen, aunque bien es cierto que muchos lo hacen sin percatarse de ello, y otros en cambio la olvidan y se dan a los placeres vanales.

Pero, en realidad, la corte a gran escala sólo puede ser soportada bajo el pensamiento del "no pensar" pues si permanentemente fuéramos conscientes del peligro que se corre... no habría nadie en esta sala, os lo aseguro..."


Explicó esta con una radiante sonrisa.

"Bueno... yo más bien diría que no es que seamos una especie muy rara... es que la visión del precioso cerezo les impide a muchos ver la pradera lleno de estos...

Es como aquella enseñanza zen que tanto me gusta y creo tan útil en este tipo de situaciones... esa acerca de la cabaña de sal...

¿Sabéis cuál es?
preguntó un segundo antes de explicarla

Me refiero a esa historia de un monje de corazón de niño que estaba de viaje por el Imperio. Una noche dormió en la playa. Y a la mañana siguiente, la gente del pueblo ve que la cabaña que almacena la valiosa producción de sal del año se había quemado. Acusaron entonces al monje desconocido, que dormía en "su" playa. Lo agarraron y empezaron a enterrarlo vivo. Entonces, el médico del pueblo vecino, que pasaba por alló, reconoce al monje y lo salva in extremis.
¿Por qué no has dicho que eras inocente? Le pregunta.
Cuando los hombres creen poseer la verdad- responde este con calma- no son muy sensibles a los argumentos lógicos, por eso me pareció inútil protestar."


De nuevo Yashiko sonrió con amplitud.

"¿Véis como al final todo son ventajas que no posea un yojimbo? Replicó con una alegre risotada

Cuándo llegará
para esta flor cotilla
la primavera"



Kitsu Raigi

"Mantener la mente ocupada con más que el trabajo es sano y recomendable para la salud mental.

¿Yo? Si, soy muy aficionada al Feng Sui y a la botánica. Siempre que puedo cuido yo misma de mi jardón en mi residencia de Ryoko Owai Toshi, es estimulante, trabajar con la tierra y con tus propias manos y ver cómo nacen y crecen los frutos de tu trabajo, es algo más... palpable que cuando uno se entrega a la actividad intelectual de lleno como aprender conjuros... Es en esos momentos cuando entiendo la satisfacción del trabajo físico."




Hida Kaigen

"Bueeeeeeeeeno... Dijo esta mientras se atusaba el pelo distraidamente con un dedo haciendo tirabuzones en una ctitud algo infantil pero muy encantadora No es que me disguste mi nuevo trabajo, en realidad es muy divertido, conozco a mucha gente nueva y me muevo mucho por la ciudad, pero claro, acostumbrada "a pastar" por todo el Imperio, una ciudad como Otosan Uchi, que aunque es extensa, se me queda pequeña... Pero me acostumbraré, espero ju, sino siempre me queda escaparme de vez en cuando a bañarme en la playa a media noche o finjir que tengo un compromiso ineludible y que se me había olvidado en... ¡¡tierras dragón!! jaja

Bueno, en serio, la verdad es que es un gran trabajo, pero necesitaré acostumbrarme a no cabalgar durante horas y horas y días y semanas y estar en compañía de samurais y no de heimins jeje"


Expuso esta con simpatía.

"Ah si, Washi-san y Daisetsu-san. Pues... ¿qué te puedo decir sobre ellos?

Pues creo que actualmente están trabajando directamente para Nishi-sama en un asunto secreto del que obviamente no sé nada. Pero lo que puedo decir es que...

Otomo Washi me parece un hombre despiadadamente inteligente, creo que llegará donde desee, y creo que su primer paso comienza superando el puesto de su padre, o quizás ocupándolo... quién sabe... Es un hombre que mejor tener a tu lado y no en tu contra. Me cae bien, la verdad, es tan simple como que es de los pocos que no tratan de fingir lo que no son, y eso la verdad es que es de agradecer en estos lugares.

En cuanto a Daisetsu-san es un Seppun honorable donde los haya que creo que ha establecido grandes vínculos en esta ciudad y en la Ciudad Prohibida y que estaría dispuesto a morir gustosos, como todos, pero quizás a lo que me refiero es que sería de los primeros en saltar, por proteger a los Hantei. Quizás queda algo tonto que yo lo diga, pero creo que es demasiado impetuoso a veces, y eso puede traerle problemas... Pero sobretodo es de fiar.

Si han tenido relaciones con Heisa-san seguro que han sido amistosas y de trabajo, aunque si es así yo no quiero saberlo, se supone que si es algo de esa misión tan secreta nod ebo ser cuirosa..."


Aunque obviamente su tono y sus ojos decían tooodo lo contrario...



Bayushi Sakura

"Arigato, Sakura-chan, sois muy amable conmigo, me alegra mucho que hayáis decidido formar parte del club, creo que seremos todas grandes amigas y nos lo pasaremos muy bien. Pues es como vos decís, Shinode-chan formó el club para tener un entretenimiento lúdico y sano a la vez que guardamos nuestros votos, que a veces, por distancia, comportamiento, sociedad, son difíciles, por eso estamos aquí todas, para poyarnos.

Ahm, lo que me recuerda que mañana comeremos en casa de Shinode-chan algunas de nosotras, no todas pueden, pero deberías venirte, la casa de Shinode-chan es preciosa y siempre está llenad e vida debido a que, no sé si lo sabes, pero su cuñada es una de los dos ayudantes del Embajador Toushi-sama."


Luego negó con la cabeza despacio y se corrigió:

"No, no creo que ellos sean peligroso sonrió con timidez creo que lo somos nosotras jiji son tan amables y caballerosos que es fácil que quedemos prendados de ellos, y si sólo es esto, tal y como son las reglas de su club, es mucho más liviano, pero sé de buena tinta que hay más de una mujer que trata a toda costa de saltarse las reglas... ya me entendéis... pero la verdad es que no hay pruebas de que ellos hayan incumplido su palabra, de hecho creo que todo lo contrario pues quien lo intenta de esa manera deja de aparecer... puede que sea por despecho..."



Isawa Mitsuomi

Tras un intercambio de saludos y de amables palabras los bushis se sentaron en primera fila, tal y como les había cedido, y vosotros justamente detrás. Sin embargo, y como aún las luces no se desacrecentaban proseguisteis con la charla.

"Creo recordar que la obra del "La Muerte del Primer Hantei" fue representada ayer comoe streno bajo la supervisión de la casa imperial con el fin de ver si era apta para ser vista hoy por sus Altezas Imperiales..."

Dijo Haname con un tono gélido y marcado por una rigidez honorable que casi se podía palpar con los dedos, pero siempre con una media sonrisa en sus labios, denotando tranquilidad y amabilidad.

"Me alegro de haber llegado entonces justo a tiempo para verla."

Dijo Doji Hiromi con una queda sonrisa. Era un hombre que poseía un tono profundo, masculino, gutural y tranquilizador, casi como la voz lejana de un monje recitando sutras.

"¿Cómo fue tu viaje, tio?"

Preguntó Akemi.

"Bien, bien... todo fue despacio pero en el camino correcto hasta que se resolvió aquel incidente..."

Akemi entonces explicó:

"Oji-sama es un afamado investigador dentro del Clan de la Grulla, usualmente vive a caballo entre Kyuden Doji y la capital, había estado fuera por la resolución de un complicado caso en el que habían desaparecido varias mujeres, pero ha sido llamdo por la Embajadora Aki-sama para estar "disponible" en esta primavera en la ciudad..."

"Que es la forma amable de mi querida sobrina de decir que tendremos muchos problemas en esta primavera"

Añadió Hiroki con una sonrisa enigmática.

Haname entonces terció diciendo:

"Ahora "sea quien sea" quien esté pensando crear problemas se lo pensará dos veces ¿verdad Hiroki-sensei?"

"Espero ser elemento disuasorio, sin duda, Haname-san, espero ser eso antes que tener que investigar algún crimen...."

Ahora que te parabas a pensar, te empezaba a sonar el nombre de Hiroki... había llegado el rumor hasta Kyuden isawa de un investigador de la Grulla de cualidades deductivas endiabladamente increibles, del que decían poder atrapar hasta un ninja...



Shosuro Onnamura

OUT: trabajamos en el Loto todo lo que quieras poner mientras la obra se haga, okis? así tenemos más intimidad manipuladora jajaja
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3082
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Sep 13, 2010 5:54 pm

-Creí que los monjes eran muy apreciados en general por el pueblo llano -contesto encogiéndome de hombros -Aunque supongo que eso no es lo importante aquí, al menos no si no eres un monje errante. La conclusión de este tipo de historias es siempre fascinante -y lo es aún más que según el carácter del que la escuche ésta puede variar mucho -Algún pesimista podría decir que la raza humana está condenada como tal a la barbarie, pero en opsición un optimista quizás aseguraría que el médico representa la esperanza que nunca hay que perder incluso en las situaciones más desesperadas.

Lo cierto es que ambas me gustan con algunos reparos, claro
-digo pensativo -Pero se me ocurren más que no lo hacen, como la de que la forma de enfrentarse a un problema es la inacción... claro eso como samurai y bushi no tiene cabida en mi forma de pensar, pero ahí están las palabras del monje.

Pero decidme ¿Qué moraleja sacáis vos de esa enseñanza?



Luego río por su continuación del asunto del yojimbo, y no puedo evitar preguntarme si la flor cotilla soy yo, lo que me molestaría especialmente por considerarme una flor, o si ella se ve de esa forma realmente a si misma y a su clase.
-Me tomaré eso como un... halago, entonces -contesto en el mismo tono jovial, sin especificar mucho más.


-La consciencia es un estorbo para el placer, cierto, pero sin ellos tampoco habría nadie aquí esta noche.
Quizás a veces si se sea consciente del peligro, pero simplemente encuentres una motivación que te impulse a correrlo y te valga la pena.
Desde luego el Imperio se quebrará como rama seca el día que una joven y hermosa grulla piense que la belleza en cualquiera de sus manifestaciones es innecesaria banalidad.

Incluso toda la cultura es un placer, y es banal por su propia naturaleza si la miras con ojos de acero, pero sin ella no existiría la civilización.

Por eso mismo Dama Doji nos instó a crearla, conservarla y transmitirla, y me consta que en eso también sois fiel reflejo de nuestra amada Kami
-concluyo sin más dilación, si la obra va a comenzar ya tampoco tengo mucho más tiempo para conseguir que se interese por mi pequeño proyecto artístico.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2842
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Sep 13, 2010 9:25 pm

-Bueno no tenía muchas alternativas, ésa es la verdad -dije ruborizándome a propósito, gesto que tenía bien aprendido -Fue una suerte que Hana-chan y Kana-chan me presentaran a Shinode-sama porque ya me veía mirando crecer la hierba de mi jardín una vez que la paciencia de mis antiguas compañeras se hubiera agotado.

O algo peor, claro ya sabes a lo que me refiero. Aunque yo siempre he sido más bien casera
-de día al menos si, era cierto.

-Matsu Umeko-sama, si, me han puesto sobre aviso. ¿Pero ella vive en la misma casa? -pregunté con algo de duda en la voz -Las integrantes del Orgullo del León siempre me han parecido unas... personas admirables. Pero a la vez me dan un... poco de miedo... por todo lo que se dice de ser unos bushis... difíciles de tratar.
Y yo se que me cuesta no ser curiosa a veces.
Así que no estoy segura, además no se qué pensarán ahora en la embajada león de los escorpiones en general... nadie suele darse cuenta de que las máscaras no nos hacen a todos iguales
-dije bajando al suelo la vista, esforzadamente creible. Probablemente si que iría pero era preferible hacerlo animada por una de ellas antes que mostrar un excesivo interés sin venir a cuento.

-¿Ves? Es otro de los riesgos que en el Kin no Bu desaparece, la política -añadí volviendo a sonreir aunque un poco más tímidamente que antes.
Vaya, seducir a un seductor; eso si que sería un reto, aunque creo que me aburriría en seguida. Siempre he preferido lo inmediato -Que no hayan inclumplido su palabra, pese a las presiones, sólo lo hace más honorable y seguro. Si hermosas damas de la más alta cuna no han logrado "nada más" de ellos, ¿quien pensaría que alguien como yo lo habría logrado incluso aunque una legión de chismosos malintencionados intentara extender el falso rumor? -reí desenfadadamente.
-Mi honra no podría estar más a salvo ni con una carabina atada a mi espalda -volví a sonreir antes de soltar un espontáneo "oh... mira, ya empiezan"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Mar Sep 14, 2010 12:25 am

SI realmente el arte de la botánica es interesante, es como dar vida a tu propio jardín y eso es algo que pocas actividades.
Hace poco mismo me entere de que había una experta en ikebana muy respetada tenia esperanza en conocerla y poder ser testigo de la magia que dicen que sale de sus manos en el trabajo.
Shosuro Hatsuyo creo que se llamaba, incluso oí que algunas embajadas pedían su ayuda en esas lides debe de ser alguien excepcional…

Parece que en breves empezara la obra habra que prepararse.

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mar Sep 14, 2010 1:16 am

Asintió, tomando asiento. Demasiado cortés. ¿Sería así? Demasiados años de practica de la etiqueta, temía*:

- Bueno, en eso tenéis razón. Se me dan bien muchas cosas y una de ellas es la mezcla y cultivo del té asi que algo de eso entiendo. Veréis: - estira la mano apoyandose en la barandilla mientras la obra no empezara - en la Ciudad Prohibida la tradición ha hecho que su mejor té, o al menos el más alabado, sea una mezcla precisa y perfecta de una pequeña selección de hierbas que crecen al norte de vuestras tierras, las Grulla, con una cuidada mezcla elaborada por nuestros artesanos imperiales cultivada en la misma capital. Este té se conoce por su pureza e integridad. Tradición.

De vez en cuando un nuevo té irrumpe en la corte: hierbas de reconditos lugares de las montañas Isawa que traen armonia a un pesado té local. O como parece de moda este año, una mezcla Escorpión que trae la picardía y acidez que el té de esta capital precisaba. La hibridación es un arte complejo, delicado. Requiere estudio y tiempo y la alianza perfecta no es siempre facil percibir. A mí me gusta confiar en la intuición, no esperar otro año para comprobar si la primera mezcla fue la correcta pero, ¿y vos?

Luego
- confieso casi como un secreto - hay curiosidades: algunos Kasuga gustan jugar con hojas de menta. No sé como demonios se les ocurrió esa idea.


FDI:
* Percepción + Etiqueta o Sinceridad: Hasta que punto sus palabras son un cumplido o un pensamiento propio.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Sep 14, 2010 7:47 am

OUT
Dios, el color de haname me rompe los ojos XD Y te has confundido, no es Doji Hiroki es Doji L XD

IN

¿La Muerte del Primer Hantei? -preguntó Mitsuomi, sin ocultar su asombro-. ¿La misma obra que se representó ayer tarde en el Loto? Vaya, me sorprende que haya sido juzgada adecuada para ser representada aquí, precisamente aquí. Muy curioso, ciertamente, me pregunto quién habrá dado ese visto bueno y por qué.
Mitsuomi tenía motivos para sorprenderse. En el libreto de la obra se habían colado ciertas ideas, cuanto menos "inusuales", que podían resultar desagradables para muchos Imperiales, por no decir que podrían serlo para el mismísimo Emperador. Todo parecía cosa de Yukirohime. ¿Se trataría simplemente de favorecer al Escorpión o había algún motivo oculto, algún mensaje que pretendiera lanzar haciendo representar justo esta obra ante la flor y nata del Imperio y ante los ojos de su propio hijo? También era posible que se tratara simplemente de una diversión retorcida. La Emperatriz Madre podría perfectamente ser de ese tipo de personas que gustar provocando el caos y la incertidumbre en los demás para aumentar su control. Es decir, lo que buscaría Yukirohime sería que todos se hicieran las preguntas que se estaba haciendo Mitsuomi, buscando un mensaje oculto donde no lo había y así apartar su atención de otras cuestiones más importantes.

Así pues, Mitsuomi prefirió apartar aquel tema de su mente, pero sin desecharlo del todo. Lo consideró una pieza más del rompecabezas que ya intentaría encajar cuando el diseño estuviera más claro. Tenía preocupaciones más inmediatas.

Como la presencia de Doji Hiroki. ¿Resultaría una amenaza para sus propósitos inmediatos? Akemi, consciente de lo que iba a hacer en cuanto comenzara la obra, no hubiera traido alguien al palco que pudiera descubrirle. Pero lo que sí estaba claro es que si el tio de la yojimbo tenía las habilidades que le otorgaba su fama, podría serle muy útil en el asunto del asesinato de la Embajada, aunque debería proceder con mucho tacto, pues no podía dejar demasiado en evidencia los asuntos del Fénix ni exponer las irregularidades de los miembros del Clan (pensaba especialmente en Kondou) ante extraño, por mucho que a él le importara bien poco eso.

"Investigar un crimen..." -comentó Mitsuomi como para sí-. Ahora caigo. Deberéis disculparme Hiroki-san que no os haya reconocido antes. Los ishi tienden a recluirse demasiado, por lo que su conocimiento de lo que sucede en el Imperio suele ser limitado, pero vuestra fama ha llegado incluso a mis oidos. Creo que cometeré la osadía de pediros unos minutos de vuestro tiempo en días futuros cuando desais y podais, por supuesto, pues tengo un cierto rompecabezas entre manos y sería un honor para mí compartir mis humildes conclusiones con alguien de vuestra valía y capacidad. Pero tal vez Akemi-san os haya contado ya...

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Sep 14, 2010 10:35 am

OUT
tengo que recambiar los malditos tonos que no pegan con este fondo y si con el anterior..... ^^U

Un ultimo post de relax y comienza la obra
IN


Kakita Koji

"Yo en esa historia siempre veo dos moralejas...

La primera es que una mente obsecada nunca verá la verdad aunque la tenga delante de sus ojos, a veces las ideas mentales imaginarias que nos creamos suplantan a la realidad de una manera que no sólo puede perjudicarnos a nosotros mismo...

Y la segunda es que un perro es un perro, a fin de cuentas, no se puede razonar con ellos."


Dijo mientras se encogía de hombros y sonreía ante aquella similitud de terminología entre heimin y la finalidad o el cariño que un samurai debía tenerle a estos "como si fueran tu propio perro".

"Si la vida no estuviera llena de banalidades muchos de nosotros no estaríamos dispuestos a vivirla, a veces lo que uno piensa que debe ser el motivo de su vida puede no serlo y otras te puede sorprender porqué alguien actúa de la manera que lo hace, hasta arriesgar su vida... Los motivos nunca son los mismos y mucho menos se puede medir con la misma regla el valor de estos... Puede que yo busque venganza de por vida por la muerte por aplastamiento de la flor ma´s preciada de mi jardín a manos, o mejor dicho, por pies de un bruto... y otros estimen ese motivo como total y absolutamente... estúpido..."


Bayushi Sakura

2Si, sin duda tenemos que agradecerle a las gemelas que os hayan traido, mientras más seamos mejor."

Sonrió esta con dulcura.

"Ahm, no, no viven en la misma casa, sin embargo está al final de la calle la de Umeko-sama, y pasa todos los días, tiene muy buena relación con su hermano y con Shinode-chan... así que cuando vamos es normal llegar a encontrárnosla...

No os precupéis, a mi al principio también me daba algo de miedo, por esa mirada que tiene, pero Umeko-sama es una persona muy amable y comprensiva, es una mujer muy fuerte, pero en sus ojos se destila un gran amor por su familia... es una mujer sorprendente, que pueda tener toda esa fuerza ella sola..."


Dijo justo antes de empezar la obra.



Kitsu Raigi

Yogo Kura dejó una sonrisa en sus labios y asintió.

"Hai, Hai... Hatsu-chan. Hatsuyo es la única hija de Masu-san, aquí a mi lado, esa niña se ha criado en mi casi tanto como en la suya, si alguna vez quiere conocerla sólo tiene que decirmelo, seguramente ahora esté con su prometido en alguna parte... pero no es que haya prisa ¿verdad?

La verdad es que la habilidad de Hatsuyo-chan es loable, estudió con los artesanos kakita, pero hizo una especialización propia, entremezclada con el conocimiento de parte de su familia, que tiene en el Clan del Zorro... El resultado es impresionante..."




Otomo Washi

OUT: Notatsu no parece que esté diciendo una ironía o no ve a través de tu máscara o no quiere... Esto segundo paradojicamente es lo más plausible, debido al caracter encantador del sensei.


"¿Yo? Bueno... me gustan los sabores audaces y las nuevas tendencias, debo reconocerlo... siempre me ha parecido increible de dónde puede surgir la inspiración...

Sin embargo... hay muchos paladares que prefieren seguir con el tradicionalismo, después de todo es base de nuestro Imperio... y no sabría yo qué decirle hasta qué punto son buenas las innovaciones extendidas a gran escala...

Sobretodo cuando desde aquí se marcan las tendencias... siempre hay que tener mucho cuidado de qué es lo que gusta en la Ciudad Prohibida..."


Dijo con una media sonrisa mientras observaba el teatro y como ya todo el mundo estaba sentado a punto de comenzar la función.



Isawa Mitsuomi

"Es complicado saberlo, sama, ya que ayer fueron muchos imperiales pudo ser cualquiera de ellos... Estaba Noriko-sama, que es la marchante de arte de la Ama... también estaba Asano y la mayoría del Consejo de los Seis... y había otros imperiales también como vuestro conocido Seppun Daisetsu-san..."

Dijo Akemi meditando vuestras propias cabilaciones.

"La fama siempre es desmedida y sin sentido, Mitsuomi-san, pero para mi será un placer daros todo el tiempo que deseéis, si hay algo que os preocupa, por favor no dudar en pedir mi ayuda, haré todo lo que esté en mi mano..."

Contesó Hiroki con una media sonrisa. Luego miró hacia todo el teatro antes de sentarse justo en la parte delantera y dijo en voz baja, pero audiblemente.

"Parece que aún no han llegado... Eso es una buena noticia..."

"¿Llegar quién?"

Preguntó Harada que estaba sentado a su lado. Hiroki miró a los presentes y con una expresión extraña dijo:

"Los hitokiris del Tigre Blanco... Susurró muy despacio y con tono grave. De pronto negó con la cabeza como en un pensamiento propio y se corrigó con un tono más alzado y alegre Perdón, quise decir... los alumnos del Dôjo del Tigre Blanco..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Hida Kaigen
Más allá de la Venganza
Mensajes: 72
Registrado: Mar Feb 03, 2009 1:57 pm

Mensaje por Hida Kaigen » Mar Sep 14, 2010 10:39 am

Escuche atentamente las palabras de la Miya, pero desgraciadamente no había dejado deslizar nada demasiado importante. Lo bueno es que si los consideraba de fiar al menos podía quedarme algo tranquilo en que no intentarían perjudicarnos de forma gratuita. De ahí a que no fueran a querer meter las patas en nuestros asuntos....

-Me alegro que los considere de fiar, eso me deja mas tranquilo- dije agradeciendo con una inclinación de la cabeza- Los asuntos de los cazadores suelen ser delicados por su naturaleza, y ellos suelen ser muy celosos de ellos. Tener a alguien husmeando en sus asuntos, aun personajes de tanta importancia y renombre suele ponerlos incómodos- dije guiñándole un ojo- Es una suerte que sean personas como estas entonces. Aunque la parte de impetuoso... Quien soy yo para juzgar no es asi? Jajajajaja-

-Recuerdas el incidente en la corte anterior con el duelista Doji? No puedo recordar su nombre aunque casi me reta duelo en la mismísima corte del emperador por un mal entendido en cuanto a unas palabras un cuanto apresuradas.- Ese fue el momento en que había conocido a la Miya, esperaba que lo recordara – Luego todo termino un una demostración... en la que misteriosamente murió de un ataque al corazo... – En ese punto mi mirada se ensombreció un poco. Demasiadas cosas raras en esa corte... Seria esta diferente?
Para vencer un peligro,
Salvar de cuelquier abismo,
Por experiencia lo afirmo,
Más que el sable y que la lanza-
Suele servir la confianza
Que el hombre tiene en sí mismo
J. Hernandez - "Martin Fierro"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Sep 14, 2010 10:56 am

Hida Kaigen

"Bueno, son hombres serios con sus trabajos, no creo que hagan más de lo que deben, si bien es cierto que aqui nadie peca de no ser curioso jeje no creo que quieran realmente estar involucrados en vuestros asuntos más de lo necesario, y no trato de ofender, pero ya sabéis cómo se ponen algunos de remilgados con ciertos asuntos..."

Dijo acerca de lo mal recompensado que estaba hacer un trabajo tan importante y difícil como el que hacía el Cangrejo.

"Si, claro que me acuerdo! Lo del sensei fue... bueno, a rio pasado se ve claramente qué es lo que pasó, pero la verdad es que en aquel momento me impactó mucho...

No sólo por cómo estaba el ambiente de caldeado ya que por una mala palabra casi os buscáis un problema, cuando la verdad es que en todo momento pensaba que era él el equivocado.

Un Grulla no puede pedirle a su hijo que maneje un Tetsubo con una mano ni en diez años y tampoco puede pedirle a un aguerrido bushi de la Muralla que se comporte como si jugara todos los días en jardines de rosas... No me pareció nada bien, pero es que era complicado sobrevivir en aquellos días...

Tiempo más tarde supe que aquel pobre hombre había ingerido durante repetidas dosis al plarecer un compuesto que debilitó su estado y le provocó la muerte, quién se lo administro no tengo ni la menor idea, pero qué era si, pues estuvieron a punto de hacerme a mí lo mismo... menos mal que tengo un buen olfato!"


Bromeó quitándole importancia
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Sep 14, 2010 3:58 pm

OUT
Y bueno, voy a comenzar con el preludio para que este justo tras el comentario de los jugadores pertinentes, recordar que podeis en la obra hablar con los de al lado, pensar, mirar al resto...

Para quien no lo haya visto aún espero que le guste, y al resto, pues nada, que ha sido un trabajo hecho por los del foro asi que nada de "otra veeeezz" ¬¬
IN



LA MUERTE DEL PRIMER HANTEI

La sala lentamente quedó en silencio cuando las luces empezaron a disminuir su luminosidad, creando un aura sobrecogedora que encojió los estómagos de los asistentes sabiendo lo que iban a presenciar.

-Shosuro Furuyari, un famoso dramaturgo Escorpión, fue el autor de esta afamada y polémica obra. Se considera una obra apócrifa, ya que las situaciones que se describe contradicen las historias de los Ikoma. Los bardos de esta familia afirman que Hantei alcanzó la madurez, engendró muchos hijos y murió de viejo en el primer templo del Shinsei; sin embargo la pieza teatral representa una versión completamente distinta del deceso. Ésta empieza con la guerra contra las Tierras Sombrías, la primera derrota de Fu Leng, las principales batallas y las heróicas proezas que se atribuyen a los Kami. –



PRELUDIO

Nieblas y Sombras…

El teatro lentamente queda sumido en una espesa niebla que sorprende a los invitados, más, sin embargo, nadie se atreve a moverse y a destrozar el misterio y la magia que os rodea. El silencio parece hacerse con una nota propia mientras aguardais a que alguna figura aparezca entre la niebla.

Pero… lo único que aparece entre ella es la melodía triste y agónica de una biwa, salida de vuestra propia mente, pues no llegáis a ver quién la toca, quien es el orador de tales trágicas notas.

De entre las sombras, de entre la espesura del alma y de los miedos una figura avanza lentamente por el pasillo central. Arrastra una túnica larga y que parece pesada, el sonido de la seda contra el suelo crea distintos trinos apesadumbrados que parecen augurar los minutos siguientes. La figura es anodina, extrañamente hermosa, su piel es blanca como la nieve y su contorno suave. No es hombre pero tampoco es mujer y la cascada azabache que cae hacia el suelo, siendo su pelo, no ayuda en absoluto a reconocer su género.

No hay más palabras para describir aquella figura que una…

Shosuro…

Lentamente llega hasta el círculo que es el escenario y toma su tiempo en dar una vuelta a este observando tras la niebla todos los rostros consternados al ver una representación tan perfecta de la Dama de la Oscuridad.

Calla segundos que se hacen eternos y, entonces, cuando creéis que todo se apaga o termina o empieza y explota una voz profunda sale de su garganta, tan anodina como su cuerpo, la voz de una mujer con un carácter tan severo como el del mejor samurai o el trinar de la voz del más dulce de los poetas.


"A tus pies he hoy llegado
pues me mandaste una misión
y este es mi legado
escucharla sin dilación

Prometo un relato honesto
fiel, simple, fidedigno
siempre que no hagas el gesto
a cuestionar de él mi dominio.

Deja tu crítica a un lado
y hasta que todos los hechos
sean pues relatados
no pongas tu crítica al acecho

que cese el vuelo del abanico
y las palabras mueran en los labios
no hagas nada excéntrico
pues obraremos un milagro

El mundo deber guardar quietud
pues frágil es la magia
y estar atento es virtud
pues algo bueno presagia

Pues este es el instante
de escuchar, entender y oír
El momento llegarás mas tarde
de comentar, negar o aplaudir.

Se desdibuja ya el tiempo
se desvanece la niebla del pasado
y por unos momentos
dejemos la realidad a un lado

Ver, callar, escuchar
sentir, amar, sufrir
mas tarde comentareis
si valió la pena... venir."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3082
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Sep 14, 2010 3:59 pm

-Pero lo cierto es que ninguna mente ve la realidad (salvo los ishiken o eso dicen ellos), se limitan a interpretar lo que los ojos perciben.
Un general, dentro de su tienda de campaña, observa el campo de batalla que ha realizado con pequeñas miniaturas sobre un mapa de la zona. Los correos y exploradores entran constantemete para dar nuevos informes tras los cuales el general actualiza la mesa.
¿Así pues está el general observando la realidad? Tal vez su maqueta sea milimétricamente fiel al auténtico campo de batalla, pero también es posible que sus informadores lo hayan desinformado por cualquier motivo. O que él mismo haya interpretado los datos de forma errónea.
Nunca lo sabrá a ciencia cierta, por eso los generales se arriesgan a salir y reconocer el terreno personalmente... pero el alma no puede hacer tal cosa.

La conclusión única es que todo es imaginario. Incluso aunque ahora mismo osara tocaros con mis propias manos, la idea que existe en mi cabeza del ser que tengo ante mi es una pura interpretación subjetiva de informaciones parciales que a duras penas pueden ser consideradas objetivas.


La miro sonriente. Aquello es indiscutiblemente cierto, no la conozco ni se lo que le pasa por la cabeza realmente, y aún así me gusta. Pero lo cierto es que lo que me gusta es la idea que tengo de ella, y rara vez suele coincidir con la realidad, menos aún cuando el corazón se entromete.

Bah, estúpida filosofía.
-Pero claro, la belleza no requiere de ninguna objetividad; de hecho ni siquiera existe como tal.
La auténticamente bello es capaz de excitar el alma humana sin trámites, por lo que la subjetividad de los sentidos es irrelevante en casos como... bueno, vos misma... si me permitís el cumplido
-digo sentidamente mirándola a los preciosos y nada objetivos ojos celestes.
-Como el general escucha el fragor del combate a través de su tienda; sin que nadie le informe de ello sabe a ciencia cierta que hay una ahí fuera.

Oh perdonadme, la filosofía rara vez ofrece al hombre un servicio útil y soy un torpe necio por extenderme de esta forma... si hubiera reservado este argumento para un momento más privado podría haber aprovechado la oportunidad para tocaros y así teatralizar mi discurso
-susurro sonriendo ladinamente, para devolver la conversación a la mundana tierra, que es donde está la calidez.


-Antes habéis dicho que todos los presentes arriesgaban su vida de una forma o de otra ¿no es cierto? Seguro que todos tienen un motivo, aunque podamos juzgarlo intrascendente. Pero al menos en mi caso me costaría trabajo encontrar una motivación más justa y noble para una verdadera dama grulla que la supuesta venganza de la que habláis -contesto con voz y gesto firmes y convencidos. Ni siquiera me hace falta esa molesta máscara de cortesano ahora, porque mi propia sensibilidad juzga imperdonable la destrucción gratuita de algo como eso.

Parábola que por otra parte realmente encaja con lo que Kirako me contó de la infancia de Yashiko. Quizás demasiado bien, y no puedo preguntarle simplemente a la kendoka lo que le contó a su hermana de nuestra conversación palabra a palabra. Riesgo.
Pero por otra parte tal vez simplemente haya compartido conmigo una pequeña perla de ella misma, por el motivo que sea. Nadie puede engañar a todo el mundo todo el tiempo. Oportunidad.

Da lo mismo; ¿busca realmente Yashiko venganza por algo sucedido durante el reinado del Hantei endemoniado como sospechaba?
Es una buena pista, desde luego, pero no cambia demasiado mis planes a corto plazo, ni aunque logre confirmarlo mediante Nozomi.

-Pero decidme ¿habéis pensado ya acaso como podría la belleza vengarse de la brutalidad sin traicionar su naturaleza y convertirse en aquello que odia? -añado continuando el "supuesto" de su venganza, como si esperara simplemente hablar por hablar con ella, pero fijándome al menos en este primer instante de su respuesta con especial discreción en el contorno de la boca y las manos, que por mi experiencia suelen arrojar más luz sobre los mentirosos que los llamativos ojos.

OUT: Pues eso, una tirada de sinceridad sobre lo que ha dicho de la venganza más lo que va a contestar inmediatamente (antes de que vuelva a dominarse si ha sido un lapsus de sinceridad)
Ya se que me da mil vueltas en esa habilidad, pero por intentarlo... quizás la pille de sorpresa si no sabe lo que me dijo Kirako. Más que acertar o fallar me interesa saber si sigue pareciendo muy segura o si se atisba algo de emocionalidad en ella para con este hilo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Seppun Daisetsu
Guardia de la Rosa
Mensajes: 1225
Registrado: Mar Ene 27, 2009 2:38 pm

Mensaje por Seppun Daisetsu » Mar Sep 14, 2010 7:12 pm

"Yo también soy una persona que cree en la tradición.", respondió Daisetsu con una leve sonrisa en su rostro.

Luego medito sobre las palabras del Fénix.


"El Fénix siempre ha tenido buena cosecha. Por algo se llaman prodigios y de ahí salen los candidatos. Por lo cual, uno no debe esperar poco de estos. Además, al parecer, muchos de ellos han recorrido el Imperio para instruirse, lo cual, también le haría mucho bien al Imperio como al Fénix.", luego sonrió ampliamente por lo que diría a continuación.

"Eso si, un grupo bastante estrafalario."
Never in Darkness

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2842
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Sep 14, 2010 7:58 pm

-Oh mira Tama-san.. es Dama Shosuro-shiryo -dije algo emocionada mientras la cogía inofensivamente del brazo. Siempre me había gustado mucho la figura de la fundadora de la casa de Yugao, sobre todo la parte de su tormentosa relación con nuestro Bayushi.

¿Quien sería? Ganawa? No, demasiado alto para el papel... tal vez aquel Hisei... en fin ¿qué más daba? No saberlo aumentaba la sensación de realismo que ya de por si transmitía...

-Así que es sólo eso -contesté luego a lo que decía sobre Umeko. Incluso estuve a punto de soltar algo parecido a "Soshi Seto también valora a su familia y eso no lo hace menos peligroso" pero supuse que estaba fuera de lugar.
-Te refieres a que estando bajo la "protección" de Shinode-sama no tenemos nada que temer -dije entonces sonriente -Si, supongo que sería una falta de educación sentirme amenazada en su casa. Pero es culpa mía, es sólo la extraña sensación de soledad que me hace sentir insegura... hacía mucho tiempo que no me manejaba sola -añadí con un gesto algo más tímido y una fingida autocompasión. Aunque era verdad, de la escuela pasé al matrimonio, nunca había sido realmente independiente... aunque ahora había descubierto que me gustaba.

-No importa, una buena esposa debe saber adaptarse a cualquier situación... Muy bien, acudiré gustosa entonces y con el ánimo elevado.

Por cierto, ahora que lo pienso... ¿alguna de vosotras tiene asignado un yojimbo normalmente?
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Hida Kaigen
Más allá de la Venganza
Mensajes: 72
Registrado: Mar Feb 03, 2009 1:57 pm

Mensaje por Hida Kaigen » Mié Sep 15, 2010 1:35 am

Me quede mirando a la Miya con un creciente respeto. Sobrevivir a un asesino que te quiere envenenar no es poco cosa ya que contra la cobardía el valor nada puede y contra perfidia la fuerza vale de poco.

-Tretas de cobardes- dije en un murmullo –Verdaderamente es usted una mujer de recursos Miya Nadesiko sama, yo no se si seria capaz de sobrevivir a un atentado de esas características- dije dejando que toda mi aprobación, si de algo le valía, se notara en mi voz. –es usted mejor armadura que yo en esta corte, espero que no le moleste si llegado el caso le pido algún consejo para desenvolverme correctamente- esbocé una sonrisa irónica –para mi, estar aquí dentro y en una expedición en las tierras sombrías es casi igual, hay que tener cuidad de no llamar la atención demasiado. Uno no sabe que va a saltar detrás de la primera roca jajajaja-

En ese momento las luces se apagaron y comenzó la obra.
En medio de la oscuridad y la música mis sentidos comenzaron a agudizarse como lo harían en una expedición. Por mas que estuviera rodeado de guardias Sepun, el ambiente que se había generado por la conversación con Nadesiko y la atmósfera de la obra me resultaban opresivos y sentía como si hubiera algún tipo de peligro.

Cuando la figura de Shosuro apareció, instintivamente mi mano busco mi espada. Por las fortunas, si parecía una bruja de las nieves. Me relaje y me prepare para disfrutar de la obra, parecía estar muy bien montada.

Fuera: Genial, pinta bien. Felicitaciones a los escritores.
Para vencer un peligro,
Salvar de cuelquier abismo,
Por experiencia lo afirmo,
Más que el sable y que la lanza-
Suele servir la confianza
Que el hombre tiene en sí mismo
J. Hernandez - "Martin Fierro"

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Sep 15, 2010 8:21 am

Soshi Seto, ¿verdad? -preguntó Mitsuomi al escuchar aquel comentario del tio de Akemi-. Sabía que había venido a la ciudad, lo que ya es de por sí una noticia interesante, pero no sabía que tenía alumnos con sus mismas... atribuciones, por decirlo de alguna manera. Si vienen varios entonces deja de ser una noticia interesante para ser una noticia preocupante.

La obra empezó entonces y Shosuro salió a escena para hacer su prólogo. Mitsuomi ya tenía decidido su plan de acción y no valía la pena retrasarlo más.

Oh, ya empieza, mejor será continuar la conversación cuando el escenario quede vacío -dijo con cierta desgana, como si le fastidiara que el inicio de la obra le cortara la subsiguiente conversación sobre Soshi Seto y sus alumnos iniciada por el comentario de Haruki.

Había dado la palabra clave "vacío". Esperaba que Akemi y Mai hicieran lo que les había pedido minutos antes: servile de pantalla por si alguien le hablaba. De todas formas, él no esperaba tardar más de unos segundos en llevar a cabo la desagradable tarea que se había comprometido a hacer.

Contó hasta diez y se sumergió en el Vacío.




OUT
Sentir el vacío Xd
En la recámara, en los Comentarios tienes unas cuantas cosas escritas. Si quieres como en teoría debería se run sólo post con lo que Mitsuomi "ve" puedes ponerlo ahí directamente y ya "salgo del Vacío" aqui mismo.

Avatar de Usuario
Kitsu_Raigi
Cazador de Oscuridades
Mensajes: 1446
Registrado: Mié Oct 08, 2008 11:17 pm

Mensaje por Kitsu_Raigi » Mié Sep 15, 2010 10:46 am

Raigi se quedo perpeljo unos momentos ante lo que empezaba a ver y aunque solo fueran simples coincidencias su cabeza empezo a recirdar algunas de las cosas d ela noche.

La obra era de shosuro furuyari el mismo que habia hablado con el esta noche y el relato tenia que ser shosuro volviendo la trueno,casualmente en un principio ese era el tema que pensaba usar en el concursod e esta noche .Incluso le narro al Ikoma una pequeña parte de esa historia.

Todo seria una coincidencia seguro o al menos parecia.

-Impresionante verdaderamente cautivador
-susurra para que solo los que tine a su aldo puedan oirle...

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mié Sep 15, 2010 4:58 pm

Escuchó a Notatsu atento y ahora que la conversación cogía inercia por si sola Washi iba a responder. Pero la oscuridad y la niebla se hizo y el Otomo se limitó a sonreir al sensei, dejando que el preludio de la obra diera lugar. Notatsu aquí jugaba con ventaja: ya la había visto ayer.

Observó el silencio, el prologo y la puesta en escena. El poema y la tensión que este pretendía hacer crecer. Funcionaba realmente pero Washi ya estaba muy hecho a los golpes de atención y el suspense. A él realmente le aburría. Pero la daría una oportunidad: no todos tenían una oportunidad como esta de reirse delante de toda la corte contando su propia versión de la muerte del primer Hantei.

Cuando terminó y la quietud se hizo en el aire, tiempo de espera a la siguiente parte, Washi habló:

- Más que nunca la inspiración suele surgir de la sencilla realidad. Como dicen de esta obra. Vos la habéis visto, no yo. Sabréis cuanto de verdad hay en ello.

Por otro lado, y como falacia habitual en la corte, el tradicionalismo y las tendencias son una maraña para negar todas las posibilidades que uno no desea contemplar. No puedo entender el cambio significativo en las tradiciónes que habría cuando un daimyo Dragón escoge una esposa Fenix en vez de León. Ni la significancia de un té cuidado durante años frente a un vulgar té heimin frente a paladares no entrenados. Tendencias serían que volvieran los Ki-rin después de doscientos años... eso sí que sería una ruptura de tradición. Quizá debamos escoger palabras más apropiadas que expresen nuestro verdadero hablar: política en vez de tradición o influencias en vez de tendencias.


Su tono era suave y contenido, apropiado al entorno del teatro, de forma que su arrebato similara una queja contra el mundo más que contra su interlocutor.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 16, 2010 10:59 am

Akodo Shigeru

OUT: Welcome to the hell ^^IN


No sabías cómo pero allí estabas, en el patio de butacas del teatro Imperial, a tu derecha estaba Kisho, algo más relajada aquella noche, quizás en un aire algo infantil de sorpresa y expectación por todo lo nuevo. Al otro lado se te había sentado una Isawa de melena castaña y sonrisa enorme y resplandeciente que a su vez tenía a su lado a otro joven Isawa de cabello moreno, peinado hacia atrás y expresión adusta, serena y regia.

Delante y detrás tuya había un maremagnun de personas de todos los clanes mezclados, así que por primera vez en mucho tiempo no te sentistes extraño al estar sentado al lado de una escorpión.

Había unas jovenes algo chismosas justo delante tuyas, como si fuera un club de quinceañeras alegres y expresivas.
Y tras de ti había varios bushis, entre ellos varios León.

Y esto justo antes que la obra empezara.

OUT: puedes poner lo que piensas, si quieres hablar con Kisho, lo que vas pensando de la obra si quieres hablar con la fenix del otro lado...



Kakita Koji

"No os preocupéis, no me aburrís en absoluto, y si lo hicierais no os enteraríais."

Replicó con tono malicioso.

"Bueno... sea por la caida del pétalo de una flor... todo el mundo tiene motivaciones propias... yo soy una de esas... ¿Dignas o no? Lo cierto es que bien poco importan ya esas delimitaciones... sobretodo cuando estas dispuesta a hacer cualquier cosa... por el fin que te has marcado..."

Terminó con voz susurrada y cavernosa entre sus ojos felinos que brillaron con viveza.

Luego prosiguió con el mismo tono:

"Lo hermoso y terrible de la venganza es eso mismo... Koji-san... nadie vuelve a ser lo mismo antes y después de ella... quizás... si yo tuviera que vengarme... parte de lo bello del suceso y de la propia finalidad es ver cómo termina el cuento carmesí bañando a la rosa blanca con sangre y cambiándole el color antes de expirar su último aliento...

"Bella sin igual
antes o tras la muerte
es tu mirada"

Escribió una vez en una antología poética cierta persona de este teatro refiriéndose a eso mismo... y yo no puedo estar más de acuerdo..."



OUT: Si es su historia o no ni lo imaginas, habla de una manera tan ambigua en su sinceridad que podría serlo o no a partes iguales, ahi si que entra tu subjetivismo XD



Seppun Daisetsu

Miaka rió ante tu último comentario y asintió con énfasis.

"Si, sí que lo son, pero la verdad es que eso da color a un Consejo que es mejor que sea variado, y mientras más vivencias tengan no sólo será mejor para el Fénix, sino para todo el Imperio...

Decís que habéis entrenado a varios...

¿Cuáles son vuestros favoritos y por qué?"




Bayushi Sakura

Tama asintió también con los ojos muy abiertos al inicio de la obra y quedó expectante.

"Bueno, más bien yo diría que siempre es bueno tener buenas amigas, sobretodo si estas tienen familia importante en la ciudad. Umeko-sama da algo de miedo, pero si consigues el respeto de Shinode-san, seas del Clan que seas ella te respetará y apoyará. Ya les pasó a Kana y Hana-chan, un día volviendo a casa algo tarde de una reunión se toparon con dos indeseables borrachos y de pronto apareció Umeko y los espantó con un sólo "buh!" como quien dice... jiji"

Luego meneó la cabeza lateralmente pensativa más que negando y dijo:

"No exactamente, Aku-chan, al ser Cangrejo sabe defensa propia. Yo muchas veces voy con mi tio, quien me protege y muchas veces me manda a sus hombres para que me acompañen si es tarde en la noche...
Shinode-chan muchas veces es acompañada por algún bushi de la Embajada porque Umeko-sama esta algo más tranquila así, pero como tal no tenemos ningun yojimbo permanente, bueno aunque Miki-chan es quien más usa es casi permanente... Pero dicen que en la actualidad las cosas pueden ponerse más feas y que las necesitemos..."





Hida Kaigen

"Que vergüenza entonces! repuso Nadesiko fue más suerte que adiestramiento... Dio la casualidad que el té que había encargado estaba envenenado, cuando lo dejaron en mi habitación, entre mis idas y venidas con el té en la mano, pensativa, se me derramó en el papel que estaba tratando de rellenar con una carta que escribía para pedir una audición... Entonces el papel se volvió marrón negruzco y ahí es cuando recordé lo que una vez me comentó un herbolario en tierras Daidojis acerca de una planta que provocaba una intoxicación gradual. Menos mal que acababa de llegar y apartir de ahí no tomé nada que no hubiera preparado yo misma o que viera probar a alguien, aunque claro, muchos criados debieron pensar que estaba loca... otros tantos creo que.... murieron por mi culpa..."

Terminó algo apenada.

"Así que como veis... fue más el azar y los kamis que me protegieron..."


OUT: la obra mola ^^
Por cierto, a donde deberia estar tu katana, pues no lleváis, recuerda ^^ os lo quitaron todo al entrar ^^



Isawa Mitsuomi

OUT: tema en la subcámara.



Kitsu Raigi

Kura sonrió y asintió. Aún había mucho que ver en la obra...


Otomo Washi

"La tradición en realidad es una exclava de la política... pues a manos de una persona importante puede destruir años de "costumbre" y ensalzar algo que acaba de ocurrir... y así es como se escribe la historia... ¿No le parece washi-san? De manos... de los poderosos...

Y esta obra es igual... sea o no la propia versión de los Escorpiones, sólo alguien como Furuyari, su autor, ha podido hacer que con blasfemia o no para la corte entera... aquí estemos... siglos después de su muerte viendo su obra... su broma hacia nosotros y la historia...."


Susurró suavemente el kenshinsen con una sonrisa en sus labios.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6765
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 16, 2010 11:19 am

Un susurro se desprende de los labios de Shosuro, haciendo silencio en la sala, cuando, de repente, la niebla apaga vuestra visión. Tan espesa que, cuando ésta se acentúa, ya no hay nadie sobre el escenario…

Entonces… es cuando empieza el primer acto…



ACTO 1º

Cuadro 1º

Al final de la pasarela, cercano a la entrada de los actores, por donde Shosuro hizo su aparición, cuando la niebla se despeja hay un enorme trono que brilla con el color del Jade y de las piedras preciosas.

Alguien está sentado en él… sólo hay un nombre… sólo hay un dios en la tierra que puede hacerlo…

Hantei está sentado en el enorme trono esmeralda, vestido con impolutas sedas doradas, con el rostro serio, la preocupación se vislumbra en su mirada. La luz de Amateratsu ilumina la sala lentamente, a través de dos grandes fusamas abiertas, mostrando su amor por su hijo predilecto.

Un leve clamor se vislumbra en la sala, los espectadores sobrecogidos respiran contrariados ante la imagen del primer de los Emperadores, con su gesto consternado y su imagen tal y como en sus sueños se lo han imaginado.

De repente se escuchan unos pasos. El público queda de nuevo consternado, mientras contemplan como los dioses aparecen frente a sus ojos…


En la sala acaban de entrar Doji, que se situa a su izquierda. La Dama de la Grulla posee el cabello tan largo que roza el suelo, azabache como una noche sin estrellas, sus ojos son claros, cristalinos, limpios y serenos y sus gestos exquisitos, haciendo que sólo con una sonrisa se derrita el hielo de las cimas del Dragón. A la su derecha, se sitúa Akodo. Robusto, enérgico, decidido, valeroso, el honor sale de todos sus poros inindando la parte de la sala que él ocupa con su brillo. Ambos hacen una profunda reverencia ante el Emperador, delicada la Grulla, enérgico el León.

"Hantei, nos has hecho llamar." Poco dado a las sutilezas de la corte, Akodo rompe el silencio de su hermano. Empezando andar hacia el centro de la pasarela, hacia el círculo.

"Si. Hida me ha informado de que sus exploradores, con Hiruma al frente, han encontrado lo que podría ser la fortaleza de nuestro hermano. Afirman que la tierra ha sido corrompida, y que nada crece en ella. Las bestias que allí moran son increíbles engendros fruto de la demencia de un Dios, monstruos ávidos de sangre que han segado la vida de varios hombres de nuestro hermano.

Shinjo ha tratado de hablar con él, pero ha sido inútil… Ha enloquecido totalmente. No tenemos más opción que luchar contra él y ganar esta guerra."
Hantei, con la cara apoyada en su mano, ensombrecida, habla despacio, tratando de entender lo imposible… cada paso de su hermano perdido, pero, en cada palabra le falta el aliento al no poder hacerlo.

"Togashi debería haberse enfrentado a él, en vez de empezar otra vez con uno de sus juegos. Nada de esto hubiera sucedido si yo hubiera luchado contra Fu-Leng, un simple duelo y todo hubiera terminado." Akodo, ahora en el centro de la sala anda en círculos mirando a cada uno de los invisibles presentes, sentenciando con fuerza su afirmación como si cada uno de vosotros fuerais los culpables. Pero presta un segundo más de atención hacia donde hay más dragón.

"¿Y si hubieses perdido, hermano?"

Una voz suena sin que nadie haya pronunciado esas palabras. Los tres buscan al responsable, y una palabra se escapa de los labios de Akodo, una palabra llena de desconfianza…

"Bayushi..."

El kami aparece ante los tres, ante todo el público, desde una plataforma circular que asciende al centro del escenario circular, desde vuestras butacas no os habíais percatado de que en el momento en el que Akodo recorría aquel escenario había una parte vacía. Una vez a la altura de sus hermanos, podéis ver al misterioso Bayushi, cubierto con túnica de seda oscura con leves ribetes en carmesí, éste realiza una reverencia ante el Emperador, ostensiblemente menos profunda que la de sus hermanos, mientras en sus labios hay pintada una media sonrisa desconcertante.

"Tu tarea es defenderlo, no morir en su lugar. Una derrota hubiera dado la razon a Fu-Leng."

"Das por sentado que me hubiese vencido." La voz de Akodo había pasado de la desconfianza a la hostilidad, ahora se encara a Bayushi, con los ojos encendidos y el puño apretado.

"Tranquilo hermano. Nadie está dudando de tu habilidad." Doji, que hasta ese momento había permanecido cerca del Hantei, lejos del conflicto y de las miradas de los curiosos, se acerca a tranquilizar a Akodo, mientras lanza una mirada llena de advertencias al kami Escorpión.

"¿Crees que tú podrías enfrentarte a todos nosotros a la vez? Tú propones una lucha individual, Togashi nos ha ofrecido la posibilidad de unir nuestros esfuerzos para derrotar a Fu-Leng. Creo que es mucho más sensato." Bayushi ignora la mirada de la Doji, y se sienta en su lugar habitual. Una cojín que ha aparecido igualmente de la nada.

"Además, tenemos la ayuda del “pequeño maestro”. Su sabiduría nos será muy útil en este momento."

Doji trata de nuevo de no permitir que Bayushi crispe los ánimos del más aguerrido de los kamis. Pero un bufido de Akodo demuestra que no está demasiado de acuerdo con sus palabras.

"Shinsei… No entiendo como podéis estar todos tan ciegos. El camino de un guerrero es muy distinto de eso que él se empeña en enseñar."

"Hay muchas maneras de llegar a un mismo sitio, hermano. Pero abandonemos ahora ese tema, por favor. " Dijo la grulla, tratando de suavizar las palabras de Akodo. Habían discutido todos acerca de las enseñanzas de Shinsei, y no lograban ponerse nunca de acuerdo.

"Hay una cosa más. Algo está sucediendo en las tierras de Fu Leng. Todavía no sé que es, pero en breve os traeré noticias."
Las palabras del escorpión, seguras y concisas, pusieron sobre alerta a Akodo y a Doji. Si era capaz de saber lo que sucedía en las Tierras Sombrías, ¿qué no sería capaz de averiguar de sus propias actividades?

"Está bien, en cuanto sepas algo ven a informarme. No quiero una amenaza invisible que nos tenga en inferioridad." Finalmente, las palabras de Hantei fueron duras, fruto del dolor de ver como el Imperio que quería instaurar se derrumbaba nada más nacer.

"Si me lo permites, acompañaré a mis hombres y junto con Hida nos enfrentaremos a las hordas de Fu-Leng."


"Ve, Akodo, e infórmame de lo que suceda."
Akodo abandona la sala con paso firme, el kabuto bajo el brazo y una sonrisa en la boca. Por fin podrá enfrentarse, aunque indirectamente a su hermano perdido.

El silencio recorre la sala durante interminables segundos cuando Akodo abandona la sala. Mientras Bayushi se levanta del cojín y anda lentamente por la pasarela igualmente. En cierto segundo tras el trono empieza a aparecer la niebla misteriosa que se traga a Bayushi con él.

"Y tu…" Hantei se gira para dirigirse a Bayushi, justo por donde lo vio la última vez antes que la niebla apareciera, pero ya sólo encuentra sombras…

"Yo te mantendré informado… como siempre…" La voz le responde desde la nada. Resuena con fuerza por todo el teatro, mientras notáis como os la susurra al odio a cada uno de vosotros, provocando un leve estupor.

La luz se va atenuando levemente hasta que, de nuevo, todo queda en penumbras…

----------------------------


Cuadro 2º

Cuando la penumbra se retira el final del escenario está marcado por dos grandes fusamas pintadas que dejan entrar luz, y más allá parecen existir los imponentes jardines de la Ciudad Prohibida. Ya no hay trono, ni cojines, ni otro dios que no sea Hantei

Abatido por todo lo que sucede a su alrededor, Hantei se acerca a lass enormes fusamas abiertas con aquellas impresionantes vistas de los jardines de palacio. La luz se centra en él, acariciándole y abrazándole, haciendo de él una figura imponente.

"Quizás debí acceder a las peticiones de nuestro hermano… Quizás así todas estas muertes se hubieran evitado…"

La luz de Amateratsu se vuelve rojiza, la sangre de todos los muertos que han sufrido por esa decisión y la de todos lo que sufrirán.

"No hermano."

La voz de Doji os sorprende. Justo de una de las puertas por la que habéis entrado resuena. Os volvéis, al igual que el propio Hantei y veis como la Dama de la Grulla baja por los peldaños entre el público. Lenta y grácilmente, hasta llegar a las escaleras y reunirse con su hermano en el centro del escenario de forma peculiar. Doji se sitúa a su lado, le mira con cariño y levemente le acaricia el brazo.

"No podías acceder a sus peticiones. Tu tarea es poner orden en este mundo, no podías correr el riesgo de que nada te sucediese. Nuestra obligación es seguir el ejemplo de nuestro padre y nuestra madre, dando forma al caos, guiando a los mortales, liderarlos. No, no podías aceptar."

"Si… Tienes razón… Como siempre." Él se gira hacia ella y la entrega una mirada cariñosa. "Estamos construyendo las bases de un Imperio, y un solo error puede acabar con este sueño. Todo es tan… inestable. Necesitamos encontrar todos nosotros nuestro lugar en Ningen-do, y a la vez que tratamos de amoldarlo al orden que traemos, adaptarnos nosotros también a él."

"No hay lugar alguno para Fu-Leng en Ningen-do. El Jigoku le ha cambiado, convirtiéndole en una criatura llena de odio, y sed de sangre, ávida de muerte. No, no hay sitio para alguien como él en este mundo que estamos creando." La voz de Doji no tiene rastro de sentimiento alguno. Es fría como el hielo, y lo único que hace es decir lo evidente.

Los dos caminan varios pasos hacia el centro del escenario, ella agarrada a su brazo, él con su mano libra sobre las manos de ella. La duda se ha apoderado de él y eso se refleja en su rostro.

"Pero es nuestro hermano. Tiene que haber algo que podamos hacer por él."

"Ya oíste a Shinjo. Es un ser oscuro, que no quiere ser salvado, porque no cree necesitarlo. Para él todos nosotros somos los equivocados." Doji le mira directamente, no hay rastro de duda en sus ojos, pero no por ello están libre de pena.

"Y no lo estamos, ¿verdad? Lo que hacemos es lo correcto.” Hantei se para en seco y mira muy seriamente a su hermana.
Doji, entonces, lentamente acompaña sonriendo a Hantei hasta la fusama abierta, donde Rokugan crece bajo la protección de los kami.

"Sólo tú tienes la respuesta. Mira a tu alrededor, y búscala entre todo aquellos que te siguen. Mírales a los ojos y sabrás la verdad. " Le dice a la vez que le hace volverse hacia el público un segundo antes de que vuelva a mirar los bellos jardines.

Ante él los cerezos en flor muestran todo su esplendor al Emperador, acompañados del verde de los jardines de palacio y una lluvia de colores que surgen de los múltiples tipos de flores que allí crecen. Cientos de pájaros muestran su danza y su voz ante Hantei, y sobre todos ellos, Amaterasu, que de nuevo ilumina Rokugan con una luz limpia como el espíritu de su hijo.

" Todo esto no puede perderse."

Por fin la voz de Hantei resuena, es apenas un susurro, pero posee la fuerza de un dios.

De nuevo la sala lentamente va quedando sumida en la oscuridad, cada vez con más fuerza, mientras atrapa vuestra vista las sombras y la música del pasado que resuena desde ninguna parte y de todas a la vez…

----------------------------


Cuadro 3º


En el escenario, la luz de Amaterasu se desvanece, y aparece Onnotangu en su máximo explendor. Con Doji y Hantei mirando al exterior, poco a poco la imagen del padre de los kami se recorta en el cielo estrellado, hasta quedarse en la mitad.

Podéis verlas estrellas en el techo del teatro y las luces de cómo el padre de los dioses viaja por el firmamento.


Luego, la luz del día ilumina la escena de nuevo, y, de repente, un escandaloso ruido llega del exterior, trompetas y exclamaciones ininteligibles anunciando a un impetuoso viajero.

Entra Akodo con el kabuto puesto, sucio del viaje, y el la cara los rastros de haber estado viajando sin descanso, desde el final del escenario. Al encontrarse con sus hermanos, en el centro de éste, hace una profunda reverencia al Emperador y otra mucho menor a su hermana.

"Saludos, hermanos."
Un sonriente y complacido Akodo se quita por fin el kabuto y se pasa la mano por el pelo, tratando de recolocarlo un poco.

"Soy portador de grandes noticias. Mis hombres, junto a los de Hida, han conseguido hacer retroceder a las bestias de Jigoku de nuestro impío hermano. Parece que hemos vencido, la presión que estaban ejerciendo sobre las tierras del sur, y aunque es seguro que volverán a intentarlo no creo que sea en breve." Eran unas noticias excelentes, que elevaron el ánimo de todos ellos.

"Habéis mandado exploradores o espías al interior?" Era imprescindible saber si era una simple batalla ganada o si la victoria definitiva estaba próxima.

"Si. Algunos exploradores cangrejo han partido hacia el interior de esas Tierras Sombrías, pero cuando yo partí hacia aquí todavía no habían regresado. Si sólo Bayushi y sus hombres nos ayudaran..." Un tono de rencor y desconfianza no reprimido mostraban claramente lo que el león pensaba de su hermano.

"¿Por qué dices eso? ¿Acaso las tropas escorpión no están allí luchando con vosotros?" Doji habló entonces, ella no solía hablar cuando se trataban temas estrictamente militares, dejaba que su esposo, el Campeón Esmeralda lo hiciera en su nombre, pero Kakita no estaba allí ahora, por lo cual llamó mucho la atención.

"Apenas sí se ve a alguno de los seguidores de Shosuro de vez en cuando, y sólo unos pocos de los hombres de Bayushi ayudan a evitar que esas criaturas penetren en el Imperio. La voz de Akodo se elevaba y se llenaba de ira según hablaba. Y para colmo, ninguno comparte ninguna información con nosotros y nos mantienen ignorantes de cualquier cosa que puedan averiguar. Se reúnen en pequeños grupos y desaparecen al instante!" La pasión en las palabras de Akodo estaba muy clara. No se fiaba de su hermano.

"¿Y por qué habrían de hacerlo?" De repente, la voz de Bayushi suena llena de ironía.

El kami Bayushi aparece tras el último de los asientos que hay cerca de la balconada privada. En un lugar tan imperceptible que se ven los rostros sorprendidos de los que están cercanos… ¿Cómo ha llegado hasta allí?

Bayushi lentamente se dirige al escenario, sin prisa pero sin pausa, para ir a responder a las palabras de su hermano, sin miedo, a la cara. Va acompañado por una enigmática Shosuro, sólo un paso por detrás de él. Los otros tres se giran para mirarles, sorprendidos no sólo por su aparición sino por el tono de su voz en sus siguientes palabras, que ha cambiado hasta convertirse en... ¿dolor?

"Mientras tus hombres ganan honor y gloria luchando contra esas criaturas, defendiendo su tierra y regresando a su tienda cada noche, los míos duermen bajo las rocas de su impía tierra, ocultándose de esas mismas bestias, buscando un punto débil donde atacarles, buscando una manera de vencer..."

"Pero claro, ellos no tienen una muerte gloriosa, a la vista de todos, enfrentandose a uno de esos Oni en combate singular, a la vista de todos de manera que su valor pueda ser cantado y recordado, no. Mueren mientras son acosados como alimañas, perseguidos mientras huyen y tratan de salvar la vida. Si huyen, porque saben que la información que pueden darnos es mucho más importante que el honor o la gloria."


Si, es dolor por la pérdida de sus seguidores que sólo reciben a cambio la desconfianza que Akodo destila en cada palabra.

"Saben que su sacrificio salvará las vidas de muchos otros, y aun así no les importa. Ellos saben que nosotros SI les recordaremos, y nosotros sabemos que no nos fallarán."

Orgulloso, Bayushi habla mientras se acerca a sus hermanos, y Shosuro se mantiene alejada, en silencio. Cuando está muy cerca de ellos, hace una reverencia al Emperador, y otra a sus hermanos, mucho más leve.

"¿Y por qué callan lo que averiguan? ¿Por qué tanto secreto? Si no tienen nada que ocultar, no sé porque tanto misterio. Esa información nos podría ser muy útil para derrotar a esas bestias." Las palabras de Bayushi no apartaban a Akodo de su visión, en blanco y negro, de las tareas de los escorpión en la guerra.

"¿Tu aceptarías que yo dirigiera a tus hombres a la batalla? ¿Confiarías en ellos si te dicen que hay una horda como jamás se ha visto esperando para atacarnos? ¿Les creerías si te dicen que el mismo Fu-Leng les dirigirá a la batalla? " Una sonrisa oculta tras su máscara, pero claramente reconocible en la cara de Bayushi carente de toda alegría replicaba con ironía a las dudas de Akodo, sonrisa que poco a poco se fue perdiendo hasta convertirse en una mueca.

"Cuando Onnotangu se muestre completo por cuarta vez desde hoy todo habrá acabado. El Imperio sólo será un montón de cenizas, a menos que seamos capaces de hacer algo."

Su voz impactó a los 3 kamis. Jamás le habían oído hablar con ese tono tan siniestro, tan oscuro. Detrás de él, Shosuro se mantenía en silencio, y se acercó a él, pero fue acogida con una mirada glacial, toda una advertencia, o una amenaza…

Ella saludó a los otros kamis, y salió de la habitación con el peso de algo terrible sobre sus hombros.

"Muchos escorpión han muerto para traer esta información. Demasiados. "Mira a Akodo desafiante, sin temor alguno al fiero samurai. "Sólo los exploradores de Hiruma han tenido tantas bajas como los hombres de Shosuro, así que no te atrevas a insultar su memoria, hermano." Las palabras quedan en el aire flotando

"¡BASTA!. Akodo, Bayushi hace lo que YO le he pedido que haga, lo que ninguno más aceptaría hacer. Y él..."Hantei rompe la tensión, mientras mira a Bayushi, refiriéndose a Akodo, "sirve al Imperio tanto como tú o cualquier otro." Pasea la mirada entre los tres, eterna fuente de conflicto. "Quizás lo mejor sea que todo esto se acabe, ya que no somos capaces de mantenernos unidos contra una amenaza común. Preferimos pequeñas victorias personales al bienestar de todo el Imperio, por eso seremos derrotados, por eso Fu-Leng vencerá."

Les da la espalda, y se dirige a la ventana, mientras ellos le miran en silencio, avergonzados, sin atreverse a decir nada.

"No lo permitiré. No voy a dejar que todo esto suceda. Si Fu-Leng tiene que ser derrotado antes de cuatro lunas, estamos perdiendo el tiempo. Ikki-san!!" . Un joven mortal vestido de Seppun aparece ante el Emperador y hace una profunda reverencia.

"Si, Hantei-dono."

"Prepara mi armadura y mi caballo. Parto hacia el sur. Me voy a acabar con esta locura."

El joven se alejó tras despedirse respetuosamente de todos ellos mientras era prácticamente ignorado. Todos estaban pendientes de las palabras de Hantei.

"Si." Ya de cara a todos ellos, su rostro estaba lleno de seguridad y confianza. "Escucharme a mi mismo me ha hecho darme cuenta de la verdad. No puedo pedir que los demás luchen por mi Imperio mientras descanso en mi cómodo refugio. Si yo no soy capaz de unir a mi lado a todos vosotros y hacer que olvidéis vuestras disputas, es que no merezco el trono que ocupo.".

Akodo, avanza sin dudar hasta ponerse a su lado.

"Permíteme acompañarte y luchar a tu lado. No dejaré que nada te suceda. Yo seré tu katana. Yo seré tu mano derecha."

"Ya contaba con eso, hermano. " Con una sonrisa de agradecimiento, Hantei sale de la habitación acompañado de Akodo, siguiendo el camino que el joven Ikki había seguido antes.

Doji, que ha seguido con la mirada a ambos kami, cabizbaja y lentamente, se dirige a la terraza desde la que se ve todo el Imperio. Su paso es lento y desolado.

"¿Por qué lo haces?" Es una pregunta al aire, llena de intención, una propuesta a hablar si el escorpión quiere.

"No puedo evitarlo. Es mi naturaleza." Con una clara alusión a la historia de la rana y el escorpión, mientras deja escapar una risa irónica Bayushi se aleja de su hermana, abandonando la habitación, dejando sola a la mujer con sus pensamientos
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Jue Sep 16, 2010 11:30 am

Chasqueó la lengua y observó al sensei. ¿Hablaba en serio? Claro que lo hacía. Respondió antes del primer acto:

- Oh, sí, claro. Se me olvidaba vuestra apreciación. Pero no la comparto. La historia se escribe solo de mano de los vencedores - clavó su mirada en la del Kakita - y noches como esta son las que demuestran la caida de muchos de los poderosos. Así que sed sabio y escoged: puede que hoy se escriba nuestra última oportunidad.

- Pero en algo tendréis razón: Tangen cuenta mentiras y le creemos. Furuyari cuenta cuentos y le creemos. Me pregunto porqué de sus tres obras más importantes escogen una tan apropiada: "la muerte del primer Hantei". Y no han traido la comitiva de actores que siempre la representó, la Escuela del Abanico de Marfil, sino una nueva, capaz de abrir sus miras y perspectivas en la capital. Pero... claro... es como vos decís: de manos... de los poderosos... Que Emperatriz más excelente al apreciar la verdadera capacidad de esta nueva troupé de actores y traerlos aquí, para que todos disfrutemos de ellos. Y les recompensemos como merece...

El tono de Washi era tan contenido y sutil que no se apreciaba el cinismo de la sinceridad. Cortésmente mantuvo la mirada sobre Notatsu. Otra cosa no pero de Corte Washi sabía un rato.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2842
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Sep 16, 2010 5:39 pm

-Sólo es un mito ¿sabes? La fábula del escorpión y la rana, quiero decir -dije despreocupadamente, como quien comenta el tiempo -Si de verdad Bayushi no pudiera evitar actuar "según su supuesta naturaleza" no lo confesaría. Hacerlo es simplemente una intimidación, como los cuernos y los mempos retorcidos de los bushis para asustar a los ashigarus en la batalla-añadí, tratando de que Tama bajara la guardia ante mi considerándome una mente torpe si ella era algo más de lo que simulaba, o para ponerme a su nivel y que confiara en mi, si era tan simple como su fachada indicaba.

Claro que también me entretenía comentar la obra. De paso se hacía más evidente que los Kasuga no tenían "representante" celestial.

-Miki-san es Grulla... es increible que Matsu Umeko-sama la tolere amablemente sólo porque Shinode-sama así se lo pida -susurré exhalando una sonrisa -Realmente es algo excepcional -dije sin especificar a qué me refería en concreto.

-Desde luego me sentiría capaz incluso de bajar al puerto si me acompañara un Orgullo del León -asentí gráficamente dándole la razón -Las gemelas nunca me han contado esa historia... qué emocionante -sonreí pícaramente.

-Oh cielos, yo también he escuchado eso -susurré como si hablara de algo secreto, cuando lo cierto era que la mayor parte de la tensión la causábamos nosotros, cosa que fingí ignorar por completo -En la embajada me han insistido mucho para que aceptara un yojimbo permanentemente... una samurai-ko por supuesto, aunque yo lo consideraba un gasto de recursos inútil, a fin de cuentas yo... ¿pero como puede esperar alguien tanta barbarie en la propia ciudad del Divino Hantei? -pregunté inocentemente, como si no hubiera roto un plato en mi vida, intentando ponerla de paso en un compromiso verbal que me iba a interesar ver si esquivaba hábilmente o si atravesaba con toda confianza ante mi.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado