Preludio (Primera Parte) "Sueños entrelazados"

Moderador: Mario

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Preludio (Primera Parte) "Sueños entrelazados"

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Dic 04, 2009 2:19 pm

Arces rojos...

¿Cómo era posible?

Recordabas perfectamente la nieve cubriendo los jardines junto a tu habitación, los estanques helados. El año terminaba siempre con el invierno, ese color en los arces pertenecía al otoño.

Una estación distinta, un lugar que no conocías: un claro en un bosque de arces que el viento deshojaba lentamente...

Sólo podía tratarse de un sueño.

Viste entonces una pequeña luciérnaga danzando con gracia en el aire. Estaba muy cerca tuya. Los brevez trazos luminosos que ejecutaba parecían dirigidos exclusivamente a ti, como un mensaje.

Tras llamar tu atención, la luciérnaga salió volando con cierta lentitud por un sendero que abandonaba el claro. Parecía una estrella polar alejándose en la noche.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Vie Dic 04, 2009 4:54 pm

Mis ojos se abren despacio, sólo ha sido un pestañeo pero siento como si hubieran caido sobre mis párpados un sueño de mil años... Porque... sólo había sido uhn pestañeo ¿verdad?

Entonces veo el color rojizo de las hojas que deberían estar a punto de caer, los colores anaranjados del otoño, una estación sumamente mágica para mí. Pero... ¿No era invierno? ¿No había helado la noche anterior y el patio se había cubierto de lágrimas cristalizadas?

Aquella luciernaga me terminó de contestar una pregunta que nunca había salido de mis labios pero que siempre había estado allí.

"¡Abuela!"

Exclamé mientras comenzaba a correr para seguirla a través de ese paisaje onírico que ascendía hacia aquel claro. El Yume-do es increible... maravilloso en muchas ocasiones, otras me aterra, pero siempre que está esa luz que me guía mi corazón se aplaca.

Llegó por fin cerca del vuelo de la luciérnaga. He tardado más de lo que en la vida real se tardaría en recorrer varios metros, pero esto no es la vida real, de hecho a veces va mucho más rápido y otras, como esta, menos.

"¿Dónde vamos?"

Pregunto al aire. No hay respuesta.

"Hum... ya... ya sé... primera regla... nunca hay respuestas claras a las preguntas concisas..."

Asiento para mi misma y decido callar y seguir a la luciérnaga. Lo que sea será.

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Dic 04, 2009 10:20 pm

Por un momento la libélula ejecutó sus delicadas filigranas con mayor velocidad y su titilar incesante se hizo más rápido. ¿Sonreía acaso ante tus palabras?

Tras caminar durante un breve rato entre los arces (¿o sería durante mucho rato?), llegaste a la orilla de un gran lago de aguas tranquilas, pero oscuras. Una bruma baja cubría la superficie del agua. Arriba, el firmamento nocturno brillaba en todo su esplendor, pues la luna no estaba visible, aunque no había nube alguna.

Frente a tí, en el interior del lago, pudiste distinguir la forma de una islita en cuyo centro se alzaba un enorme sauce llorón. Pudiste apreciar una vaga silueta a los pies del árbol, pero la bruma te impedía distinguir claramente algún rasgo concreto.

Pero... no había embarcación alguna para llegar hasta allí.

La libélula entonces, dió un par de giros acrobáticos y tocó levemente la superficie del agua. Se levantaron pequeñas ondas que fragmentaron en numerosos destellos el reflejo del luminoso insecto. La libélula volvió a dar otro golpecito al agua y luego se alejó en dirección a la isla, sobrevolando la superficie del lago.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Sab Dic 05, 2009 9:53 am

El Ensueño es un lugar mágico en donde la razón del ser humano no tiene cabida, es la razón de los dioses y de lo sobrenatural lo que mejor calza en este lugar. Por ello...

"Ahm... Segunda regla... Dejar atrás las conveciones del Meido... estamos en el Yume-do..."

Trato de recordar en voz baja para mi misma cuando la luciérnaga, que ahora se había transformado en una libélula, hace que la negra pero apacible agua destelle con la fuerza de la luna desaparecida en este negro firmamento.

La isla me esperaba más allá de aquel obstáculo y baje aquel sauce llorón... presentía que... "alguien".

Así pues, sin miedo en mi ser, y tras animarme un segundo a continuar con valor.

"Esto es un sueño... la abuela no me dejaría que me pasara nada malo... así que... animo..."

Mi pie se movió lentamente hacia la superficie del agua, había algo que me decía que el camino estaba por encima de las aguas en aquella estela de luz invisible.

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Dic 07, 2009 2:20 pm

OUT
Lo de la libélula es culpa mía, un error. No se por qué siempre asocio los dos insectos juntos, y a veces me confundo al escrbir, como ha sido el caso aquí. Olvida lo de la libélula, siempre ha sido una luciérnaga.

IN
Bajo tus pies, las tranquilas aguas tenían la misma suavidad que la arena blanca de un jardín seco. Pero no te hundías.

El firmamento, preñado de estrellas, se reflejaba íntegro en el lago. ¿Qué sentías al caminar siguiendo la Vía Láctea?

Al llegar a la islita coronada por el sauce llorón, viste una mesita de té dispuesta bajo la caída copa del árbol. Había un pequeño almohadón dispuesto a modo de asiento sobre la hierba. Al otro lado de la mesa estaba tu abuela.

Bienvenida, mi querida nieta -dijo con una sonrisa-. Estoy tan contenta de verte... Toma asiento, querida. Deberás disculpar que no me haya presentado más directamente pero tenía que tomar ciertas precauciones.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Lun Dic 07, 2009 3:10 pm

OUT
No pasa nada ^^ me lo habia imaginado, pero por si acaso puse eso.
Por cierto, has leido XXXHolic??? mi abuela es como la vidente ancianita que sale, para que lo sepas.
IN



Cuando mis pies ligeros tocaron el fresco agua de la imaginación me sentí melancólica... Caminar por el cielo me hacía recordar la historia de los amantes separados por la inmensidad de la Vía Láctea, del firmamento, para sólo reunirse una vez en el año, en Tanabata. Aún así había algo dentro de mi pecho que se henchí de esperanza al pensar que para todo el mundo, estuviera o no prendido del firmamento, los sueños nos hacían avanzar y estar más cerca de lo que deseabamos, fuera o no real...

Al ver el sereno rostro de mi abuela me hizo sonreir. Mi madre siempre hablaba de cómo mi abuela nunca la miraba a los ojos, siempre estaba "en su mundo". Pero, aquí, en este mundo, en su mundo, ella siempre me contemplaba con esa cariñosa mirada que me hacía sentir viva y que calentaba mi pecho con un cosquilleo.

Supongo que es muy extraño el decirlo... pero amaba a una persona que sólo existía en mis sueños tanto o más que a muchas personas del Reino de los Mortales.

Me senté aprisa a su lado y con la yema de los dedos rocé aquel kimono que en realidad no existía pero que era lo más cercano que estaría nunca en poder tocarla de verdad, con una enorme sonrisa. La cual, al oir sus palabras se cerró en una mezcla de curisidad y ansiedad.

"Yo si que me alegro de verte! Te he hechado de menos, me siento sola cuando no te veo... Pero... ¿Esta todo bien, obasan?"

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Dic 09, 2009 2:35 pm

Ante tu pregunta, la anciana sonrió melancólica. Resultaba evidente que algo pasaba y que la mujer no deseaba entrar de lleno en el asunto.

¿Quieres té? -ofreció cambiando la expresión y tornándola más alegre-. Es el primer matcha que probé. Nunca he olvidado su sabor y por eso puedo recuperarlo aquí.
Mientras vertía el té en tu taza, pudiste apreciar que su cuerpo parecía algo nebuloso en ocasiones, como si los colores de su kimono a veces se velaran por un momento. Pero, tal vez eso fuera obra del lugar en el que os encontrabais, ¿acaso en los sueños las cosas no parecían irreales a veces, menos definidas de lo que son en realidad?

La anciana dio un sorbo y suspiró, como si se hubiera resignado ya a entrar en materia.

En Yume-do la voluntad es como un faro -empezó a decir con cierto aire abstraido, sin mirarte, clavando la vista en la oscura superficie del te-. Líneas brillantes que se tienden de corazón a corazón. Si me hubiera presentado ante ti directamente, mi voluntad habría sido evidente para... cualquiera que estuviera mirando. Por eso, necesitaba que fueras tú quien viniera hacia mí; hacerte una invitación tan sólo y que fueras tú la que deseara acercarse a mí. De ti nadie se preocupa todavía, al menos eso creo...

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Mié Dic 09, 2009 4:03 pm

"Hai!"

Respondí con rapidez mientras cogía una de las tazas. Era curioso como en el mundo de los sueños los objetos aparecen y desaparecen según la atención que le prestes.

"A mi el matcha, no me gustaba hasta que madre... Yume-hime siempre la llamaba de esa manera, pues nunca había sido capaz de romper la barrera con su progenitora que con tanta facilidad, su hermano Kaouru había destruido con sólo una sonrisa me dio de probar este... Desde ese dia comenzó a gustarme... Y desde que supe que tu primero... entendí porque me gustaba..."

Eran por pequeñas cosas por los que me se sentía segura, tranquila y alegre de estar con la abuela, uno de los seres (corporales o no) que más amaba en este mundo en el que vivía.

"Siento haberme precipitado, obasan... pero es que tenía muchas ganas de verte..."

Dije con tono lastimero, como de animalillo abandonado.

"Ya... ya estoy lista para ser paciente y entender lo que quieras decirme y mostrarme...

Y lo primero que entiendo es que... en un mundo que es casi una conciencia colectiva... como el Yume-do... debemos tener cautelas..."


Así pues esperé pacientemente. Lo que tuviera que ser, sería.

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Dic 10, 2009 2:23 pm

Hotaru alzó la vista y te miró. En sus ojos había una ternura enorme.

Si tan sólo pudiera evitarte todo el dolor -dijo la anciana con la voz quebrada por la emoción-, si tan sólo estuviera segura de poder estar ahí para protegerte o al menos para guiarte por el camino más seguro. Pero me temo que este camino vas a tener que recorrerlo tú, no sola, pero yo no estaré a tu lado. AL menos tengo por seguro que todo esto, a la larga, será para mejor.

La anciana suspiró.

Vas a ir a Mikan Mura, la Ciudad de la Mandarina. Conozco ese lugar, aunque nunca lo he visitado. En mis sueños... a veces... veía la ciudad, siempre a la sombra de las montañas Seikitsu. Es una ciudad normal y corriente, tan sólo distinta por su emplazamiento y por algunos detalles, como ese maravilloso roble que crece en el interior del monasterio dentro de la ciudad, pero, en mis sueños, esa ciudad era... un sol, el origen de una luz más brillante y regia que la de la propia Amaterasu en el más brillante de sus mediodías. Lo que no sé, lo que nunca pude distinguir fue si esa luz nacía de la ciudad o si brotaba en algún punto cercano y se derramaba sobre ella con la suficiente amplitud como para camuflar su origen.

La voz de la anciana se quebró por un momento, pero no por tristeza o por dolor, sino por la intensidad de un recuerdo tan intenso que sacudía todo su ser.

Un sol, mi niña, un sol radiante que me hacía sentir más viva de lo que he estado nunca, como si toda mi existencia cobrara sentido de pronto. ¿Nunca has sentido algo así? Nunca mis sueños han tenido tanta apariencia de realidad como cuando mi mente derivaba hacia Mikan Mura.

Y ahora, ahora hay una sombra bajo esa luz, una sombra inmensa cuya naturaleza no puedo precisar. Y tú, mi amada nieta, vas hacia allí. Oh, si tan solo pudiera saber más
.
Última edición por Isawa_Mitsuomi el Dom Oct 31, 2010 5:59 pm, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Lun Nov 01, 2010 9:07 am

Algo se deshizo en el alma de Yume cuando su abuela hablaba con tono quebradizo como el cristal, sentía el mismo dolor que ella, como si las emociones fueran traspasadas hacia su pequeño cuerpo y notara el vibrar del sueño a través de ella y los sentimientos de su abuela, de amor y cariño que sólo deseaban lo mejor para ella, y eso, la conmovió hasta lo más profundo de su alma.

Puso una pequeña sonrisa de labios apretados en su boca y tomó las manos de su abuela, aunque en aquel momento pudiera sentirlas sabía que esa sensación no era real, pero qué hubiera dado porque lo hubiera sido...

"No te preocupes... abuela, estaré bien... iré a Mikan Mura, donde la sombra crece bajo el auspicio del árbol de las mandarinas... tal y como prevee tu sueño... y tendré mucho cuidado, te lo aseguro... Pues así es como está escrito ¿verdad?

Podamos comprender nuestro destino o no... cuando este se nos revela es inalterable...

Y...

Si... si que sé lo que es sentir un sueño tan real que duele...
dijo mirando las manos entrelazadas y el dolor que sentiría por la mañana cuando se mirara sus manos y en ella no hubiera rastro de la calidez de su abuela Por eso mismo sé que debo ir allí aunque te de miedo... y por consiguiente me de miedo a mí...

Pero no te preocupes, le diré a padre que me deje llevarme a Tessu conmigo, es un buen hombre y un buen guerrero, si pasa algo sé que él podrá defenderme..."


Luego quedó un momento en silencio y mirandola a los ojos añadió:

"... Pero no sabemos nada de esa "sombra" ¿verdad?....."

Un mínimo auspicio le serviría para saber exactamente con qué baldosas del suelo tener cuidado..

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Nov 01, 2010 12:47 pm

Hotaru apretó ligeramente sus manos, para estrechar con más fuerza las juveniles manos de su nieta. Su rostro se iluminó con una sonrisa sincera que no pretendía ser en ningún momento una máscara para infundir un falso valor, sino que trasmitía el orgullo de una abuela ante la valentía de su nieta.

Mi querida Yume-hime -musitó-. El destino aún no está decidido. Si eso que llamamos destino es inevitable lo es tan sólo porque no somos capaces de encontrar la fuerza para cambiarlo, pero tú vas a tener ayuda, la de ese sol cuya luz puede inundar el universo entero. Lo confieso, no he visto más allá de esa luz, pero sé que te aguardan descubrimientos maravillosos y, sí, miedo y dolor, pero confío en tu fuerza. Eres joven pero tendrás gente a tu lado y todas las plegarias de esta anciana inútil para darte fuerzas.

Y sí, Tessu
-el tono de Hotaru se volvió ligeramente despecto y su expresión se contrajo en una mueca al pronunciar el nombre del León-. Ten por seguro que ese botarate te acompañará y ya me estoy encargando de que tengo muy claro a qué debe dedicarse cuando esteis en Mikan Mura o convertiré lo que le queda de vida en un infierno, aunque tenga que convertirme en un horrible gaki para ello. ¿Te lo imaginas?

Hotaru rió con alegría. Luego, suspiró y su expresión se hizo algo más seria.

La sombra... -dijo pensativa-. No sé que pensar. Es algo nuevo, muy muy reciente. ¿Sabes lo que más me desconcierta sobre ella? Que no percibo ninguna maldad en ella. Tal vez sea el lugar, como si esa sombra pudiera ser un peligro tan sólo por estar en Mikan Mura, bajo esa luz.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Lun Nov 01, 2010 3:45 pm

Asentí con fuerza a las palabras de mi abuela, el Destino era caprichoso pero siempre dejaba espacio para los audaces y para aquellos que quisieran tomarlo con las dos manos y luchar por él. Por eso mismo yo tenía aquel don, por eso estaba ahora mismo "hablando" con mi querida abuela.

"¡Hai oba! No lo olvidaré! Sea cual sea el futuro que has vislumbrado y que yo llegaré a contemplar te prometo que seré cauta, que siempre tendré mi mente abierta para ver las lides del Destino y que no me sobreexpondré más de lo necesario!

Sé lo que mido."


Dije esto último bromeando, con aquella analogía a mi corta altura, la cual no sólo me había hecho que se metieran conmigo sino que me había enseñado a que, aunque no pudiera llegar a la una manzana que pende de un árbol saltando tenía otras virtudes como esperar pacientemente en su base hasta que callera por su propia madurez.

Madurar muchas veces implica ser paciente.

Luego reí ante aquel comentario tan propio de mi abuela, estaba realmente bendecida con su presencia y su amor, aunque muchos no comprendieran que esto sobrepasaba su propia muerte. Así pues, como si de un resorte se tratara me tiré "encima de ella" y me acurruqué en su regazo como una niña pequeña, lo que en la realidad nunca hubiera podido hacer mientras disfrutaba de su cariño.

Luego, tras disfrutar del breve periodod e tiempo que el sueño me ofrecía, y su intimidad, sobretodo, para esto, me retiré despacio de ella y oí sus últimas palabras pensativa.

"Quizás sea como los dones..."

Dije en un primer momento abstraida por mis propios pensamientos. Luego, como si despertara dentro de ese sueño la miré a los ojos y me expliqué:

"Me refiero... un don no es ni bueno ni malo... depende del uso que le de su portador... puede que esa sombra sólo sea lo alargado de un don que puede ser usadoe varias formas... por eso a priori no es ni "bueno" ni "malo"...."

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Nov 02, 2010 10:22 am

Un don... Es posible.

Hotaru se quedó por un momento pensativa.

Mikan Mura es un lugar extraño, eso seguro -dijo al cabo-. A veces he tenido sueños donde sobrevolaba el Imperio, todo Rokugan, como un ave de largas alas recorriendo las corrientes de aire entre las nubes. Allá abajo estaban todas las provincias, los grandes palacios, las ciudades famoses, los ríos, las poderosas montañas y esa luz justo sobre Mikan Mura, como un faro que me atraía. Y entonces, surgía el miedo a perderme dentro de esa luz, como si en realidad se tratara de algo infinito, un abismo tan vasto que mi pobre persona se perdería sin remedio en su inmensidad.

¿Qué don podría proyectar una sombra bajo esa luz?


La anciana tomó el té soñado y dio un ligero sorbo. Una leve brisa agitó de pronto las aguas del lago. Arriba, el firmamento nocturno, plagado de estrellas, se movía.

Están relacionadas: la luz y la sombra -dijo Hotaru con la mirada perdida en el fondo de su taza-. Yume-chan, tengo miedo de decirlo en voz alta, pero debes saberlo, puesto que vas a ir allí. Si una sombra puede sobrevivir bajo la luz de Mikan Mura solo puede tratarse de un dios... o del mayor demonio de Jigoku.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Mar Nov 02, 2010 11:12 am

............ ¿un dios?...............

Mi mente hizo un paro en seco ante aquellas palabras, llenas de congoja pero a la vez de un ansia extraordinaria....

Un kami.....

¿Sabes todo lo que eso significaba?

Las posibilidades abrumaron mi mente y la nublaron como en medio de la espesa neblina de la mañana en las costas de Kyuden Doji.

"Un kami......"

Pude decir por fin.

"Bu... Bueno.... oba-chan... no tienes por qué ser fatalista... hay que ver las cosas de manera positiva... Si hay la posibilidad que sea un kami o un Kansen hay que pensar que será un kami...

De todas maneras me parece eso... asombroso.... No es que no haya kamis en todos los lados pero.... para que te sientas atraida a la luz como una polilla y sientas ese temor...... Sea lo que sea, sin duda, es grande....

Tendré cuidado.... pero... a la vez.... a ti no puedo mentirte, la verdad es que siento una curiosidad insana por saber más, después de todo es lo que me apasiona ¿verdad? las historias que es más fácil no creerlas que creerlas....

Qué será........

Qué podrá ser....

Sin duda... si ambas estamos siendo atraídas hacia ese lugar, es porque el Destino así rueda... y como tu siempre me has enseñado, hay que montarse en la ola, ir con ella, y no dejarnos tragar..."

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Nov 02, 2010 4:01 pm

out: dios se me borro el post grrr. Por cierto, aprovecho para decirte que te constestare a las cartas, pero aun no se quien lo hace asi que dejame pensar XD

in

Un kansen... un kami... No, niña, me temo que no me refería a ese tipo de poderes. Los kami nos rodean continuamente, los kansen, afortunadamente, son muy escasos, pero ambos tienen un poder limitado y ese sol... No, yo me refería más bien a un dios como una Fortuna o como un Señor Oni de Jigoku. Has oído hablar de ellos, ¿verdad? Preferiría que no lo hubieras hecho, pero una narradora tan buena como tu a menudo debería saber de esas cosas horribles para darle más sabor a sus relatos, especialmente para contar los grandes hechos del pasado.

Resultó evidente que nada más erminar de decir aquello, Hotaru se arrepintió de sus propias palabras.

Vamos, vamos -se apresuró a decir con rostro sonriente y haciendo gestos con las manos como quien aleja a una molesta mosca-. No hagas demasiado caso de esta vieja. Ya sabes lo que dicen, que a los viejos nos da miedo todo. Quien sabe si tus únicos problemas en Mikan Mura serán los continuos intentos de Tesshu por meterse en problemas. Si es que... menudo yojimbo vas a tener... ¿Ves? Eso sí que es un motivo para asustarse.

A pesar de sus esfuerzos, aquella sonrisa parecía forzada y el tono alegre demasiado brusco y fuera de lugar tras sus palabras anteriores.
Lo más seguro es que no quisiera llenar tu corazón de miedos, pero sus admoniciones iniciales ya no podían ser olvidadas. Tal vez ella no había podido ver el resultado final de todo aquello y no podía darte un vaticinio seguro de ningún tipo.

Advertencias, tal era el regalo que te ofrecía tu abuela. Eso, y toda su fuerza y amor.

Y, dime, ¿te han contado tus padres ya por qué vas a ir a la Ciudad de la Mandarina? -preguntó, probablemente para cambiar de tema.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Mié Nov 03, 2010 10:57 am

"No te preocupes, oba-chan, los malos pensamientos atraen a las malas vivencias, si hay que elegir entre dos opciones pensemos que estamos a punto de vivir el cuento de una Fortuna, no una pesadilla...

Quizás eso es lo que necesito para mi novela..... puede que esto me sirva de inspiración, he tenido muchos problemas para acabarla por que me falta.... algo..."


Yumehime escribía una seria de cuentos que trataban de ser fábulas y narraciones con moraleja donde su particular investigador de lo sobrenatural, un aguerrido y formidable samurai llamado Mirumoto Ginzou, viajaba por todo el Imperio resolviendo enigmas y devolviendo con el poder espiritual que tenía las almas a sus eternos sueños, aunque en muchas ocasiones lo sobrenatual sólo era el punete para expresar que, al final, somos los humanos los causantes de muchas cosas que nos rodean, incluso del advenimiento de lo sobrenatual en nuestras vidas.

"¿Lo de Mikan Mura?"

Preguntó esta de pronto, se había perdido en sus relatos por un segundo ella sola.

"Si..... dijo bajando algo la cabeza Ya hace un par de años me dijeron que era muy posible que me casaran con Hirokazu-chan..... y que le escribiera por eso... pero es algo que siempre me resulta extraño... ahora parece que madre ha contratado a una alcahueta para poder hablar de los detalles y que vamos a ir para allá como... "terreno neutro" de las negociaciones....

Pero es que yo...... no sé..... siempre he asumido que esto pasaría pero........ no implica que me deba causar felicidad ¿verdad? Después de todo me paso la vida soñando con historias imposibles de finales felices.... y tan siquiera yo puedo tener el mío....."

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Nov 03, 2010 4:11 pm

Sí, es una lástima... No todas podemos encontrar a un Hantei Genji que llene nuestra vida de un amor tan maravilloso que llene todo lo demás... Más bien se trata de una excepción casi milagrosa. Para las demás todo es... política.

El tono de la anciana se había tornado nostálgico, como si recordara todos los casos parecidos que había conocido en su dilatada vida. ¿Pensaría también en sí misma? No podías llegar a saberlo y preguntarlo sería una terrible rudeza.

Ahora empezarás a aprender el verdadero valor de tus historias. Dice Shinsei en el Tao que contamos historias de héroes para decirnos a nosotros mismos que también podemos ser héroes. Ese es el gran valor de la ficción, algo que demasiados no comprenden. No se trata de un acto frívolo de pura elucubración fantástica. Yo estoy convencida de que tu obra será muy grande e iluminará las vidas de muchas personas en el futuro. Yo, desde luego, leeré cada palabras que historia con el mayor entusiasmo.

Esta vez, la sonrisa de tu abuela era completamente sincera. Estaba convencida de lo que decía. La pregunta es si tú podrías cumplir sus expectativas.

Pero no desesperes, mi niña -dijo con ternura-, quien sabe si en la ciudad de la Mandarina encontrarás un amor digno de convertirse en mito.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Jue Nov 04, 2010 12:54 pm

"No desesperes, oba-chan"

Respondió Yume con una enorme y radiante sonrisa.

"Gracias a ti he aprendido a tener la mente abierta y ha aceptar todo lo que venga con sinceridad y alegría y a hacer de lo malo algo bueno, y de lo bueno, algo inolvidable...

Ese es el espíritu que quiero tener para siempre, creo que los cuentos de hadas no son solamente eso, creo que todos han existido y todos existirán, y es eso mismo, lo complicado de su asentamiento lo que los hacen únicos.

En cierto modo, sea lo que sea que espero allí, me siento un poco como mi Magistrado Ginzou, en busca de nuevas aventuras y sucesos.....

Sé que esto me ayudará a crecer y lo espero con impaciencia, pues mientras algunos se dejan sus propias energías en lloriquear por lo que pudo ser y no fue yo pienso aprovechar al máximo esto.

Siempre hay algo bueno que sacar!"

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Nov 05, 2010 10:14 am

Bueno, bueno, pero que esa impaciencia por conseguir experiencias nuevas no te haga olvidar la diferencia entre la historias y la realidad -comentó la anciana con una sonrisa.

Es posible que Mikan Mura sea para ti un lugar amable y acogedor, donde tan sólo tu relación con tu prometido te provoque algo de amargura. Pero, tal vez, encuentres esas aventuras que deseas y entonces maldigas para siempre las aventuras porque...

De pronto, el espacio mismo se estremeció y dentro de tu cabeza sentiste un golpe fortísimo, vibrante como el sonido de una campana. Nada se había movido realmente, ni siquiera las aguas que rodeaban la islita, pero tú habías percibido claramente el temblor, agitando brutalmente todo aquel ámbito. Fue una sensación extraña y profundamente turbadora, como si de pronto tus ojos hubiearan palpitado.

Pudiste percibir en tu abuela el mismo desconcierto que se había apoderado de ti.

Pero... ¿qué? -preguntó sobresaltada, al tiempo que se ponía de pie y alzaba la vista al cielo.

Entonces, otro tañido de campana te sacudió.

Es... la sombra -dijo Hotaru-. Hemos llamado su atención, aún estando tan lejos. Pero no le dejaré entrar aquí.

Viste como todo el cuerpo de tu abuela se ponía en tensión y notaste toda la fuerza de su espíritu derramándose a través de ella y llenando el espacio. Pero, entonces una sacudida aún mayor agitó brutalmente el espacio. Por un momento, el paisaje que te rodeaba cambió y te encontraste en el interior de un Dôjo. Viste a Tesshu, ataviado con un kimono azul y blanco, sosteniendo un boken ante un adversario cubierto completamente por un uniforme de prácticas de kendo, por lo que te era impsible distinguir su cara tras la máscara de prácticas.

Pero aquella visión duró tan solo un segundo. Inmediatamente te volviste a encontrar en la isla bajo el cielo nocturno plagado de estrellas. Tu abuela temblaba ligeramente, como si estuviera realizando un enorme esfuerzo

Ugh -musitó-. Es insistente. Suerte que estamos muy lejos, si no...

De pronto, el agua que rodeaba la islita se iluminó y el resplandor empezó a deshacerse en una multitud de luciérnagas que ascendían hacia el firmamento. El propio suelo bajo tus pies se deshacía en una pléyade de diminutas luminarias ascendentes. Era hermoso.

Yume-chan -dijo entonces tu abuela, dirigiéndose hacia ti (podías ver que su propio kimono se deshilachaba en luciérnagas)-. Debes marcharte. Si lo sigue intentando terminará por entrar aquí y no quiero que eso suceda. No sé si podremos vernos más adelante y aún habría querido decirte tantas cosas...

Ya sólo veías luciérnagas rodeándoos a ambas, pero la figura de tu abuela también iba desapareciendo poco a poco, fundiéndose con el enjambre de luciérnagas que formaba remolinos luminosos a tu alrededor.

Te quiero, mi niña, recuérdalo siempre. Velaré por ti y mis plegarias siempre te acompañarán.

De tu abuela ya sólo podías ver el rostro, perdiéndose rápidamente en constelaciones y torrentes de luz.

¡Una última cosa! - exclamó cuando estaba apunto de desaparecer por completo-. ¡Es importante que lo sepas! El tiempo... agua... el espacio... abrazos... de caracolas...

Y entonces... despertaste.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Vie Nov 05, 2010 11:27 am

Mi cabeza fue casi como si me explotara. Me llevé las manos a los oidos como si aquel sonido proviniera de dentro y no de fuera y me agazapé mientras miraba a mi abuela con cierto miedo.

¡¿Qué estaba pasando?!

"¿Estas bien abuela?"

Dije muy preocupada mientras le ponía la mano en su brazo y notaba todo su poder espiritual vaciándose y llenádolo todo, una y otra vez mientras aquel golpe, aquel sonido que retumbaba como una campana de quince metros encontrándonos dentro sonaba una y otra vez.

Oba hizo uno y otro intento, mientras yo contemplaba a Tesshu por unos segundos.

¿Tesshu?

Un dôjo.

De nuevo el campo estrellado.

¿La sombra? ¿Qué sombra? Apenas había tratado de preguntar esto cuando mi abuela comenzó a deshacer el vínculo de ensoñación que nos unía. La realidad o mejor dicho, la no-realidad se desdibujaba mientras el sonido de sus palabras se perdía...

¡¿Qué quieres decir con eso?! ¡Abuela! ¡¡Abuela!!!

El miedo me inundó mientras estiraba la mano inutilmente mientras como un jarrón que se cae al suelo aquel sueño se rompía en mil pedazos pudiendo verme en todos ellos y a la vez en ninguno.

¡¡¡Abuelaaaaaa!!!!

Y de pronto....

Me desperté...

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Sab Nov 06, 2010 2:42 pm

Eran tan distinta la luz que te había envuelto justo al final del sueño, de la suave luz matinal que filtraban las fusamas, derramándola por toda la habitación...

El amanecer dotaba al mundo de cierta apariencia acúatica, como si fuera un paisaje submarino, ligeramente difuminado.

...

Cuando terminaste de despertarte, escuchaste un discreto carraspeo tras la pueta de la habitación. Distinguiste la oscura silueta de una de las criadas de la casa.

Disculpadme, señora -escuchaste murmurar-, vuestros padres desean que desayuneis en su compañía.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Dom Nov 07, 2010 6:22 pm

Me di la vuelta pesada, como si mi pequeño cuerpo fuera tan robusto como una de esas máquinas Kaiu y alcé la mano, como pude, haciéndole una seña a la criada de que se marchara, que había entendido la noticia, y que obviamente acudiría...

Estaba tan pesada... a veces los sueños me dejaban exhausta, pero en realidad... lo que me dejaba exhausta era esa sensación tan terrible... aquella despedida abrupta... ¿Estaría oba-chan bien?

Con aquello en mi mente de pronto detení a la criada.

"Espera.... no te vayas... antes ayudame a vestirme...."

Alegué con voz perezosa, aunque en realidad lo que deseaba era algo de tiempo extra para pensar. Mientras me sentaba en el futón fui mirando los kimonos que iba sacando y señalé uno que me gustaba especialmente, además, sentía que me tranquilizaba cuando lo llevaba piesto, era mi kimono azul cielo nocturno lleno de.... luciernagas...

Mientras me ayudaba a ponermelo pensaba en todo lo soñado... Mikan Mura... la sombra... esos golpes... la expresión de oba-chan.... En todo... qué es lo que trataba de decirme el futuro...

"Esos..."

Señalé a la criada, eran unos lazos dorados del mismo color del tono del dorado de las luciernagas. La criada me ayudó a ponermelos en el pelo, recogiendo algunos mechones, ondulando otros, llenando de cuentas algunos más.

Por fin, lista y preparada, con la cara lavada e impoluta, estaba lista para desayunar en compañía de mi severo pero justo padre y de..... mi madre....

En pequeños y comedidos pasos avancé hacia el salón de té donde me habían dicho que se encontraban...

¿Cómo empezaría un día que ya se me estaba haciendo eterno?

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Nov 09, 2010 7:50 am

El Salón de los Lirios... llamado así por las pinturas de lirios acuáticos que llenaban casi por completo los paneles corredizos del interior de la sala. Allí te habían dicho que te encontrarías con tus padres, pero al llegar, tan sólo viste a tu padre, sentado sobre un cojín púrpura junto a una mesa redonda cubierta de numerosos cuencos llenos de dulces y otros manjares apropiados para un desayuno. La tetera todavía humeaba.

Los shoji abiertos permitían una amplia vista del jardín más allá de la galería que circundaba la sala. Una gran hortensia de flores azuladas le imponía su amplio reflejo al pequeño estanque donde unas carpas todavía adormecidas empezaban a moverse.

Cantó un pájaro escondido entre los macizos de flores.

Buenos días, hija -te saludó Haranobu cuando entraste. En su rostro pudiste apreciar una sonrisa más amplia de lo habitual en él-. ¿Un sueño agitado?

Te sorprendió mucho aquella pregunta, pues considerabas que tus abluciones matinales habrían limpiado de tu cara cualquier muestra de la inquietud que la experiencia de aquella noche te había provocado. Hubieras esperado aquella perspicacia por parte de tu madre, pero no de tu padre, el cual con un gesto te invitó a sentarte en otro cojín dispuesto junto a la mesa.

Ven, siéntate -invitó con amabilidad-. He hecho que preparen tu desayuno favorito.

La amabilida y cortesía que exhibía tu padre aquella mañana contrastaban enormemente con la ausencia de tu madre, que ni se encontraba en la sala ni había ningún cojín dispuesto para ella.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Mar Nov 09, 2010 9:14 am

Bien era cierto que era la preferida de mi padre, y en realidad de todos menos de mi madre, pero incluso después de una noche agitada a veces me costaba pensar con claridad cuando, tras nefastos designios veía tanta amabilidad.

Aún así, sólo con mi mente turbada y nunca mi gesto, me senté sonriente al lado de mi padre, con una amplia sonrisa, mientras expresaba mi alegría por la noticia de mi ansiado desayuno.

"¡Oh perfecto! Me muero de hambre! ¿Y habrán sakuramochis? Ya sé que a madre no le gusta nada que tome dulces en el desayuno peeeeroooo......."

Es que me gustan tanto....

"¿Ha tenido buena noche, padre? Yo algo movido... pero nada en particular, no se preocupe... Me ha sorprendido que pudiera desayunar con vos, pensaba que estaríais ya a estas horas con Souta-nii en el Dôjo...."

Seguía escamandome eso de que madre no estuviera... pero ¿qué podía hacer más que seguir con tranquilidad una conversación liviana?

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Nov 10, 2010 4:13 pm

No pasará nada porque Souta-kun se dedique a su entrenamiento en solitario durante unos minutos -dijo Haranobu con una sonrisa cordial-, especialmente si eso me permite desayunar con mi hija preferida, algo que tendría que haber hecho más a menudo. Coge, coge todos los sakuramochis que quieras, te aseguro que tu madre no se enterará.

Percibiste sin mucha dificultad cierta tristeza en las palabras de tu padre.

Mientras comíais (más tú que tu padre, el cual parecía llevarse de vez en cuando un dulce a la boca más por aparentar que por verdaderas ganas de comer), Haranobu charlaba alegremente contigo. Se interesó por tus trabajos como escritora, incluso te llegó a preguntar, aunque veladamente, por tu talento especial. Tuviste la sensación de que quería empaparse de ti, retener lo más posible sobre ti, como un animal que se prepara para invernar y hace todo el acopio de comida posible. Empezarte comprender cual era el motivo de aquel desayuno familiar.

Bueno... esto... -empezó a decir de pronto, con tono vacilante y el ceño fruncido-. Tengo algo que decirte... Se trata sobre el compromiso entre Hirokazu-san y tu. Los arreglos efectuados por mediación de Satoko-san han resultado muy satisfactorios y el compromiso está practicamente cerrado. Sin embargo, hemos solicitado que antes de que el compromiso se haga efectivo de forma definitiva, os encontreis Hirokazu-san y tu, puesto que consideramos que la última palabra debe ser vuestra. Por muy ventajoso que fuese el enlace, nunca podría permitir que mi pequeña fuera infeliz de por vida.

La ternura que había en las últimas palabras de tu padre era una novedad para ti, no porque tu padre no hubiera sido nunca cariñoso contigo, todo lo contario, pero ahora se trataba de una ternura más profunda, como si se acabara de dar cuenta de que poseía un precioso tesoro que estuviera apunto de perder.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Jue Nov 11, 2010 9:52 am

OUT tengo el teclado chungo hasta que lo tenga bien no puedo ni puntuar ni poner algunos signos...

Asenti a las palabras de madre sobre nii-san mientras me metia en la boca casi de manera compulsiva y sin apenas ni tragar un par de dulces muy seguidos, no es que estuviera tan famelica como parecia es que el nerviosismo que llevaba dentro por aquella situacion estaba pudiendo conmigo en cierta manera...

Que madre no estuviera alli no sabia si era bueno o malo... que padre me hablabra asi no sabia si era bueno o malo.... todo lo que sabia es que obviamente aquello era muy.... peculiar cuanto menos. Pero al hablar de la casi realizacion del compromiso lo entendi todo. Trage despacio, como puede, siempre supe que aquel dia llegaria pero en cierta parte interna de mi siempre quise que se retrasara...

Hirokazu era un buen hombre, tenia sus cosas, como todos... y yo entendia que el mai-ai era parte de la vida del samurai, los heimins aman los samurais no... Pero pasarme la vida entre relatos fantasticos y lo que no lo eran tanto no me ayudaba demasiado a conformarme... aun asi, si es lo que debia por mi familia lo haria...

Ah.... entiendo.... No os preocupeis padre, si vos y madre lo habeis elegido para mi, sera una buena eleccion.... pero aprecio mucho que me dejeis elegir a mi en ultima instancia... es un honor......... inesperado...

Dije con una reverencia y cierta sinceridad en mis palabras, nunca crei que nadie mas que madre pudiera decidir algo asi...

Asi que ire como se espera de mi....... y no os preocupeis, padre, aunque me llegara a casar y saliera de la familia.... vos... siempre sereis mi amado padre... y por eso nunca estaremos lejos...

Dije con mucha ternura y verdad. Sin duda mi padre era un hombre extraordinario pero ahora me alegraba mas de tenerlo cerca pues me trataba de permitir, de regalar, quizas el don mas preciado de un samurai.... el poder de decision propia.

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Nov 11, 2010 4:28 pm

Mi querida Yume-chan...

La voz de tu padre parecía mantenerse en un penoso equilibrio. Su mismo cuerpo se debatía entre la necesidad de mantener la compostura y el deseo de dar un paso y abrazarte. Esta último no hubiera sido una opción censurable, sobre todo en la intimidad de vuestra casa y tratándose de un padre y de una hija, pero la formalidad impuesta por la vida de un bushi terminaba por provocar estas tensiones.

Toma -dijo Haranobu tendiéndote un bol de sakuramochis mientras sonreía-, come todos los que quieras, tu madre nunca lo sabrá.

Y aquellos dulces eran como el abrazo que no podía atreverse a darte.

No sabes lo feliz que me hace tu devoción y confianza en nuestra decisiones -siguió diciendo Haranobu-. Precisamente por ello, por la valía que tienes, queremos que seas tú quien en ultimo término decidas sobre este asunto. Sabemos que tomarás la decisión correcta.

Hemos dispuesto que te reunas con tu prometido en una ciudad, Mikan Mura. Al parecer en el palacio del gobernador se va a celebrar la inauguración de un jardín magnífico cuyo diseño está a cargo de un pariente remoto de tu madre, Asahina Gihei. Se están enviando invitaciones a todos los clanes y a determinadas personas para presenciar dicho evento y disfrutar de todas las distracciones que han preparado los gobernadores para sus invitados.

Tu prometido ha sido quien ha sugerido Mikan Mura como lugar de encuentro y no le ha sido difícil conseguir invitaciones, especialmente sabiendo el vínculo, si bien bastante tenue, que nos une con el anciano jardinero. A nosotros nos ha parecido bien y hemos accedido.

¿Qué te parece? Te alojarás en el palacio del gobernador. Una escolta te acompañará hasta la ciudad, pero ciertas cuestiones impiden que te acompañen dentro de la misma, por lo que en ella contarás con la protección de Tesshu y con la garantía personal del gobernador. No es que pueda considerar como segura una ciudad gobernada por Escopiones, pues tal es el clan al que pertenece el gobernador, pero por lo que se se trata de una ciudad muy tranquila y con una historia muy peculiar.

Haranobu te contó entonces la historia de la ciudad.

Como ves es un lugar interesante, incluso puede que encuentres inspiración para tus historias. Además, el consul grulla, Doji Tadashi se ha mostrado encantado de que vayas y me ha enviado una carta asegurando que hara todo lo posible para que tu estancia en la ciudad sea perfecta. ¿Qué te parece?

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Vie Nov 12, 2010 10:50 am

Sonrei.

¿Qué otra cosa podía hacer? Mi padre era un ser adorable, lleno de ternura y de pasión, pero también de disciplina y de educación. Aún así, el ser conciente de momentos como este le hacía tan especial a mis ojos.

Cuando cogí el bol, me aseguré que mis manos le pasaran acariciandole desde casi la muñeca hasta que lo tomé de entre ellas. Sería nuestro pequeño secreto. Así que de nuevo sonreí.

Y ahí estaba....

Mikan Mura...

Cuando habló de ella quedé perdida entre la realidad y el ensueño tratando en cierta manera que no se notara demasiado, pero ahí estaba de nuevo... mi abuela y sus predicciones para mí...

Y aunque traté de prestar atención en el primer momento me dejó algo traspuesta...

"Ahm... ¿Que qué opino?

Pues que... si Hirokazu-san ha elegido ese lugar para vernos debe ser porque merece realmente la pena..."


Siempre tenía un gusto indudable, pero me preguntaba en cierto modo por qué lejos de su territorio, la capital... Quizás él también se sintiera algo... molesto o indispuesto por esta noticia... y quisiera un terreno neutro... Aunque lo cierto es que se me hacía muy complicado leer en la mente de Hirokazu... era como un muro...

"Pero padre! No os preocupéis tanto! Ni los Escorpiones nos van a pasar a cuchilo ni Tesshu-san es tan inepto con la espada..."

Bromeé mientras me reía un poco para quitarle algo de importancia al asunto. Madre seguía sin aparecer... eso no eran buenas nuevas para mi seguro, la casamentera que se había buscado era todo menos discreta, seguro que eso era lo que quería, vigilar cada uno de mis pasos...

Lo cual era intrigante, pues yo nunca había sido una chica traviesa y revoltosa como para que mis padres debieran tomarse tantas molestias por controlarme.

"Oh! ¿El consul Grulla? ¡Que honor! Pero si sólo somos familia lejana... y si es por mi aficción a la escritura... ¡¡es tan solo eso!!"

Dije ruborizada pero con ilusión, la verdad.

"Entoncesno se preocupe, padre, iré y haré un buen lugar...

Pienso usar este viaje para poder hacer ciertos retoques a mi libro... quiero conocer y acercar lazos con nuestro familiar y jardinero Asahina Gihei-san... Y ya que parece que el consul Grulla Doji Tadashi se ha tomado las molestias de escribir personalmente me aseguraré de hacer un buen papel en vuestro nombre.... y bueno.... si termino decidiendo en favor de vuestra decisión de este enlace tan favorable para nuestra familia... espero con mis actos contentar también a mi futura familia política..."


Y eso era algo que siempre me había dado mucho miedo. La familia de Hiro y la mía eran muy amigas, nos llevabamos muy bien, tanto que a veces me costaba recordar que portaban tres serpientes en el pecho... pero que casi se me olvidaba no lo hacía del todo y mucho menos porque a más poder más responsabilidad... y una buena esposa debe ser pilar en su casa no el mayor de los problemas...

¿Y no era yo aún muy niña para todo eso? ¿O esa era mi excusa?

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Nov 12, 2010 9:57 pm

Mi querida niña...
Haranobu te miró una vez más con ternura durante unos largos segundos, como si quisiera conservar aquella imagen de ti para siempre.

Bien, entonces -dijo al tiempo que chocaba las manos como para conjurar el encantamiento que por un momento se había poderado de él-. Dejemos tu viaje y el compromiso. Cuéntame algo verdaderamente interesante. ¿Qué obras maestras de la literatura rokuganí han salido ultimamente de tu preciosa cabecita?
Haranobu rió con ganas ante sus propias palabras. El ambiente distendido se mantuvo durante más de una hora, aunque a ti te parecieron escasos minutos. Hablasteis de temas alegres, alejando al menos por un rato cualquier tipo de preocupación por lo que iba a suceder en el futuro. La alegría de tu padre casi hizo que te olvidaras del inquietante sueño que te había brindado tu abuela, tan rico en sombrías y oscuras predicciones.

Mientras tu padre te contaba entre carcajadas una anécdota sobre un amigo suyo Kakita (la historia incluía una joven Matsu y un charco de barro), los sôji que daban a la galería exterior se abrieron de golpe y una brisa fragante pero algo fría revolvió levementa la habitación por un momento. A la vista quedó el magnífico jardín que se extendía más allá de la galería, inundado por la luz creciente de la mañana.

Tu padre contemplaba el jardín con el ceño fruncido.

Tu madre te llama, Yume-chan -dijo con seriedad (y no pudiste evitar detectar en su tono una diminuta partícula de enfado)-. Bien, ya seguiremos hablando más adelante. Recuerda no decirle nada de los sakuramochis.

En la sonrisa cómplice de tu padre había un matiz de tristeza, como si no creyera que aquel feliz momento fuera a repetirse.

Al parecer tu madre, tu orgullosa y distante madre, reclamaba tu presencia... desde el interior del jardín.

Avatar de Usuario
Doji Yume-hime
Mensajes: 68
Registrado: Jue Nov 26, 2009 10:03 am

Mensaje por Doji Yume-hime » Sab Nov 13, 2010 12:48 pm

"Oh! Pues he estado trabajando en una serie de episodios en donde Ginzou-san, mi protagonista, enlaza los hechos sobrenaturales con lo natural.... estaba pensando darle una connotación muy humana a sucesos como los propios fantasmas, creo que sería muy moralizante y ayudaría a explicar muchas cosas si lo visualizara todo desde un punto de vista......"

Cuando hablaba de mi trabajo podía pasar horas y horas. Y así le conté algunas de mis ideas, que había estado haciendo bocetos de mi propio protagonista, aunque no se me diera muy bien, la anecdota de anteayer con el cazador de tendencias culinarias el tragabollos de Sozon, la pintura en la que había participado como modelo de Yakazu.... y todo lo que puede acordarme que le subiera el espíritu a padre. Sabía que este momento le estaba siendo muy difícil, y aunque para mi también lo era no podía dejar de animarle, los momentos de debilidad ya los viviría yo en soledad y tranquilidad, ahora se me necesitaba fuerte.

Una vez mi padre, para alentarme en mi trabajo y en mi extraña forma de ser me dijo una cosa que se me quedaría grabada el resto de mi vida.

Me dijo... "Muchos confunden el Chi con el Chikara, no lo hagas tu."

Lo que quería decir, que la verdadera fuerza, era la fuerza interior, no la fuerza bruta. Mi fuerza se basaba en mi propio corazón, yo lo sabía y con este debía preservar lo que más amaba. A mi familia...

O a casi toda ella... Pues cuando padre nombró la insistencia de madre para que fuera lo cierto es que parte de mi deseaba correr en dirección contraria.

Al contraria que Kaoru-niisan, que era el ojo derecho de madre, ella y yo.... siempre habíamos tenido una relación tirante... Oba-san siempre me dijo que era "su culpa" pero yo no lo creía, después de todo qué tendría que ver conmigo... Pero lo cierto es que... no es que pensara que mi propia madre me odiara pero....... tampoco es que fuera su atracción preferida...

Así que dejar el calor de mi padre para ir con ella.......

Respiré hondamente y asentí mientras pintaba una bien actuada sonrisa en mis labios para que padre no se preocupara. Chi. Pensaba. Mi Chi.

Y despacio me levanté para ir en pos de madre. En mi mente resonanban las palabras de...

Calma...
Cuida tus movimientos...
Pasos cortos y perfectos...
Mirada firme...

Madre no perdonaba ninguna incorreción en mi etiqueta, ni estando en casa, y no deseaba enfadarla...

Así pues, de esa manera marché hacia su lado.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado