Preludio: El vuelo de la golondrina

Moderador: Mario

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Preludio: El vuelo de la golondrina

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Nov 02, 2010 4:21 pm

Una calle.

Una calle parecida a tantas otra que habías visto. Ancha, con numerosas tiendas bordeándola, cada una con cortinas con diferentes mones y carteles.

El cielo estaba completamente despejado, de un azul intenso, limpio. No podías verlo, pero el sol iluminaba con fuerza. ¿Mediodía tal vez?

Escuchaste entonces entonces el canto de una golondrina, momentos antes de que el pájaro pasaro volando frente a tí como una hermosa flecha negra.

Y una flecha fue precisamente lo que siguió al pájaro, pasando tan cerca de tí que pudiste notar el roce del acero de la punta acariciando tu oreja. El proyectil había llegado de algún lugar indeterminado frente a ti, aunque ligeramente elevado. Pensaste en algún arquero apostado en alguno de los tejados, pero no podías ver a nadie.

Te volviste al recordar que la flecha llevaba algo enganchado en su cola. La flecha estaba clavada en el poste de una tienda y, efectivamente, había un papel doblado atado a su cola. Pudiste ver tu nombre escrito en él.

Al desplegarlo viste que en su interior solo habia escrita una palabra: DUELO. Y abajo: Dôjo de la Luciérnaga.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Mar Nov 09, 2010 9:20 am

OUT
Bueno, por ahora y mientras Alex se pone bueno ( por cierto, me ha dicho que no le llames hasta que yo te avise, que esta aun con la voz tomada y eso...) Yo haré el trabajo de sus dedos ^^ Se presenta la Hiromi Doll número 13 a su servicio ^^
Con tu permiso y para aligerar el post voy a usar la información que me distes de antemano para así avanzar más.
IN



Nada había de casualidad en la vida, había comenzado a darme cuenta de ello quizás demasiado tarde para impedir las bromas del Destino, pero no tan tarde como para fiarme de cualquier indicio que pareciera insignificante y volver a caer en lo mismo.

¿El Dôjo de la Luciernaga?

Algo destelleó en mi cabeza, había algo... pero no se centraba en palabras, era más bien una vaga sensación.... qué era....

Y ya que mi mente no ayudaba en plasmar aquello, decidí hacer lo que es más prudente... investigar...

Pero no había movido mis pasos ni varios metros cuando me di cuenta de que....

Estaba solo...

Y no sólo en la calle.

No había nadie en las tiendas.
En los restaurantes.
En las casas...

Sólo un único camino.... y al fondo de este... una intuición... un dôjo...

Yume más de una vez me dijo que todas sus ensoñaciones provenían de los sueños... ¿Sería acaso uno de estos? ¿Estaría yo soñando o ella soñaba conmigo?

En realidad hasta cierto punto daba igual... lo que fuera, estaba al final de ese camino.

Así que me dirigí hacia allí.
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Nov 10, 2010 4:36 pm

Como bien habías intuido, al fondo de aquella amplia calle de dirección única se alzaba un vasto edificio de aspecto áspero y simple, muy semejante a los dôjô que habías conocido en tus tierras natales León y muy semejante también a los que se encontraban en Kyuden Dôji, si bien estos últimos tendian a albergar ejemplos de caligrafía más elaborados y alguna que otra comodidad adicional en sus recintos.

En grandes letras talladas sobre el marco de la puerta se podía leer DÔJÔ DE LA LIBÉLULA. Y, un poco más abajo: "entra de una vez, inútil".

Hiciste caso de aquella extraña orden y te encontraste en una gran sala de entrenamiento, idéntica a todas las que habías conocido. En una esquina, una gran cantidad de bokens aguardaban y pudiste ver un traje completo de entrenamiento, con la máscara incluida, dispuesto sobre un banco justo a tu derecha. Había una nota sobre él:

Tienes cinco minutos para vestirte y elegir arma. Luego veremos si eres digno.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Sab Nov 13, 2010 12:39 pm

OUT Hable ayer con alex asi que te respondo segun sus ordenes ^^


Todo extraño, todo increiblemente extraño. Pero ahí estaba yo, vistiendome con las ropas de entrenamiento y cogiendo un bokken con la talla de una katana. Si es que lo mío era una mezcla de curiosidad malsana y de arrogancia ante mis propias habilidades...

Puede que me arrepintiera más tarde, pero lo que era ahora mismo me sentía con la sensación inigualable de la emoción del combate unido a la propia incertidumbre de lo que estaba pasando.

Fuera lo que fuera, aunque más tarde me arrepintiera... ahora mismo tendría un contrincante realmente motivado.
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Sab Nov 13, 2010 3:41 pm

Nada más escoger el arma, uno de los paneles corredizos de la sala se hizo a un lado y apareció una figura ataviada también con ropas de entrenamiento y portando la máscara reglamentaria que te impedía distinguir su rostro. Sostenía un bokken en su mano derecha. Percibiste claramente que la figura se veía borroso, incluso aunque parpadearas.

El recién llegado avanzó ceremoniosamente hasta situarse en uno de los lados del tatami y se detuvo allí. Entonces, te hizo una reverencia formal a modo de saludo y alzó su bokken, sosteniéndolo con las dos manos frente a él, perfectamente dispuesto para empezar el combate.




OUT
¿Cómo vas a luchas?

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Nov 18, 2010 8:42 pm

Te colocaste en el otro lado del tatami, delante de tu contrincante y adoptaste tu posición de guardia. El silencio se apoderó por completo del dòjò pero tú eras claramente consciente del sonido de tu respiración, incluso podrías llegar a afirmar que escuchabas el torrente de la sangre derramándose por tus venas.

Los inicios de los duelos siempre eran iguales. Antes de que se chocaran las espadas, eran los espíritus quienes lo hacían, despues, tan sólo serían los cuerpos quienes se movieran. En esos momentos iniciales, tratabas de comprender el espíritu del contrario, de conocer profundamente su chi y estabas seguro de que tu oponente estaba intentando hacer lo mismo.

De aquella figura ligeramente borrosa emanaba una energía estable de la que no podías percibir claramente su naturaleza. ¿Agresiva? ¿Calma? No sabías decirlo, era como tener una montaña delante: inmóvil, sólida, pero capaz de vomitar fuego o de crear un imparable desprendimiento.

Ambos permanecisteis en silencio durante un rato, sin dar el primer paso. Finalmente, decidiste atacar primero. No se trataba de cargar con golpes demasiado violentos y poderosos pero que dejaran aperturas que tu contrincante pudiera aprovechar. Te limitaste a lanzar algunos ataques sencillos, para intentar resolver el enigma silencioso que suponía aquel misterioso contrincante.

Éste paró sin dificultad todos aquellos ataques con la misma serenidad que desprendía su espíritu. No se movía ni demasiado deprisa ni demasiado lento, el bokken se limitaba a estar en el sitio adecuado cuando debía.

En ningún momento tu oponente pasó al ataque, limitándose a parar todos tus golpes, sin apenas moverse de su posición.

Tras dar un golpe que fue fácilmente rechazado, diste un par de pasos hacia atrás para volver a ponerte en posición de ataque e intentar derribar la montaña una vez más. Entonces, mientras calibrabas alguna nueva estrategia pudise escuchar una voz que salía del interior de la máscara de tu oponente:

Se dice que alguien que conoce al enemigo y se conoce a sí mismo no peligrará ni en un centenar de encuentros. Alguien que no conoce al enemigo, pero se conoce a si mismo algunas veces vencerá y otras será derrotado. Alguien que no conoce ni al enemigo ni a sí mismo será derrotado en cada encuentro.

¿Una cita del Sun Tao? Pero lo realmente curioso era que aquella voz parecía la de una mujer, es más, la de una anciana, aunque tal vez se tratase simplemente de la distorsión provocada por la máscara.

Ahora, vas a perder.


OUT: la cita, por supuesto, es del arte de la guerra XD

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Dom Nov 21, 2010 3:37 pm

OUT
Bueno, he hablado con Alex y ahora escribo más o menos lo que acordamos ^^ (el más o menos es porque al hablarlo por telefono no tengo memoria perfecta XDD)
IN


"No me vengas con jodiendas, si ni tan siquiera he empezado a ponerme serio."

Si había algo que no podía soportar era no sólo que me subestimaran sino que no me dejaran hacer todo cuanto estaba en mi mano. Podía perder, podía ganar, pero no poner todo lo que estaba dentro mía para resolver lo que tuviera enfrente era algo que no podía ni pensar.

Y aquel tipo, uno del que no se le veía ni su rostro, ni su energía, ni nada, me enervaba y mucho, no era porque pudiera ser más bueno que yo, era porque alguien que era mejor no trataría a nadie así. Y muchos después de ese sin "chi" que parecía tener, cómo demonios podía actuar sin dejar constancia de nada ni de sus emociones ni de su potencia espiritual.

Eso si que me molestaba. Y aunque algo dentro mía, y que no estaba muy lejos, me advertía de lo anormal de todo lo que me estaba pasando desde la calle... No podía dejar un reto sin cumplir.


OUT
Es decir, Alex dice que lo ponemos todo en el asador, usamos técnicas, vacío, mala sangre, lo que haga falta, se nos vaya a vencer o no no será sin ponerlo todo en el asador y sin darlo todo.
¡¡Hajime!!!
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Nov 22, 2010 4:13 pm

Te lanzaste contra tu misterioso oponente con toda tu fuerza, esgrimiendo en tus manos no solo un arma de madera sino todo tu espíritu de lucha y tu rabia. Te habían planteado un reto, tal vez imposible de superar, pero de cualquiera manera ibas a intentarlo.

Tu asalto fue imparable, un adversario normal hubiera sucumbido ante semejante arremetida de golpes tan fuertes como precisos, pero siempre que tu bokken trazaba un arco mortal en el aire, se encontraba con el arma de tu oponente y siempre de la misma forma: eras incapaz de apreciar del todo el movimiento de aquella figura borrosa que te había hablando con tanta arrogancia, era como si el bokken apareciese en el lugar donde debía estar para parar tus golpes y las manos, perfectamente enguantadas, de tu adversario se limitaran a sujetarlo, sin controlarlo realmente.

Además, tu adversario nunca atacaba, ni siquiera cuando por descuido dejabas alguna apertura que cualquier otro contrincante hubiera aprovechado. Se limitaba a parar golpe tras golpe de aquella manera tan... intrigante. Te asaltó entonces una idea. Te perturbaba no poder percibir el chi real de tu oponente, como si no desprendiera la energía que todo duelista o bushi desprende durante un combate. ¿Podría ser que tu adversario no revelara su fuerza simplemente porque en realidad no estaba luchando contra ti?

En cuanto esta pregunta asaltó tu cerebro, tu cuerpo se quedó completamente congelado en mitad de un golpe lateral por la derecha. Tan sólo tu cabeza no estaba inmovilizada, pero del cuello para abajo no podías mover ni un músculo.

Me alegro de que seas un chico tan enérgico -dijo tu oponente, que había bajado el bokken-. Toda esa fuerza te será útil, cuando aprendas a usarla como es debido, claro está. Pero, dime, ¿qué se siente al estar completamente impotente, incapaz de hacer nada? ¿De qué te sirve ahora toda esa fuerza que has desplegado hace unos instantes, toda ese talento, toda esa arrogancia? Respóndeme, ¿de qué?

¿Y si en vez de tener que preocuparte tan sólo por ti mismo hubiera alguien ahora mismo detrás de ti, necesitado de tu protección? ¿Cómo te sentirías sabiendo que estás apunto de fracasar y no poder evitarlo?

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Mié Nov 24, 2010 10:04 am

"Esto no habrá acabado ni aún cuando estoy tendido en el suelo."

Mascullé mientras notaba como un sudor intenso corría por mi cara, no sólo por el esfuero, ímpetu y energía puesto, sino por aquella paralisis.... ¿qué demonios era eso?? ¿Un shugenja? ¿Algo maligno? ¿Qué?

"Rendirse no es una opción para mi.

Los Hidas dicen "caete siete levántate ocho" ¿no? Pues yo no voy a ser menos que esos.

Aunque es algo paradojico que el suelo no me deje levatarme... ya encontraré la forma de hacerlo, te lo aseguro."


Añadi ciertamente ofuscado por la situación, pero sin perder mi sonrisa cínica, aquí había algo muy extraño, y lo más extraño no era que no pudiera levantarme sino el por qué no sentía la esencia del peligro en una situación semejante. Frustración, sólo frustración pero no el instante antes de un golpe que podría ser mortal en mi situación actual.

"Y si hubiera alguien detrás mía a quien proteger, le aseguro que no sólo sería una opción más imposible el sentirme hundido en un momento como este, sino que, si hace falta, volveré de la muerte como gaki o lo que haga falta para arrancarle la garganta a mi enemigo."

Terminé ampliando mi sonrisa, el pesimismo no sirve de nada, siempre hay otra salida... y sino la hay, ya me inventaría yo una, no me iba a dejar vencer de aquella manera, no con trucos sucios como aquel control sobre mi cuero... Sino me dejé rendir con lo de mi hermano ahora no empezaría...

"Fallarse a uno mismo es una cosa.... fallar a otros cuando les eres más necesario es algo completamente fuera de mi mundo.

Y ahora... muéstrame lo que sabes hacer, lo que se supone que puedes hacer porque si me dejas una infima oportunidad haré que te arrepientas mil vidas de esto"
Última edición por Miya Nadesiko el Jue Nov 25, 2010 11:20 am, editado 1 vez en total.
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Dom Nov 28, 2010 4:53 pm

Me gusta tu arrojo, chico -dijo divertido el misterioso kendoka-. Tienes agallas, lo reconozco, pero a veces no es suficiente querer hacer algo para poder hacerlo. ¿De que te sirve ahora ladrar amenazas si eres tan impotente como un niño recién nacido? Si tuvieras alguien tras de ti a quien tuvieras que proteger, yo podría matarle ante tus ojos sin que pudieras evitarlo. ¿Y de qué te serviría convertirte en gaki para cobrarte una venganza inutil si ya habrías fracasado?

Tu contrincante avanzó tranquilamente sobre el tatami hasta situarse justo frente a ti. Si terminabas el movimiento en el que te encontrabas paralizado podrías inflingirle una terrible herida en el costado, pero por más que lo intentaras seguías estando completamente inmóvil.

No, chico, no. Necesitas que tu compromiso esté por encima de tu valor y de tu orgullo. Si un perro está ladrando no está mordiendo ni tampoco protegiendo la casa. Es una lástima que no pueda enseñarte esa lección con más detenimiento, pues queda poco tiempo, pero que no se diga que no te habré advertido.

Y ahora voy a enseñarte un atisbo del futuro.


El kendoka, con un rápido gesto, movió su bokken de manera que este describió un arco descendente desde tu frente hasta casi tus pies. Un movimiento así con una katana había resultado en un corte mortal que te hubiera recorrido medio cuerpo, pero aquel bokken ni siquiera te golpeó, sino que rasgó la vestimenta de prácticas que llevabas (la máscara se partió en dos).

Las ropas cayeron al tatami, pero no quedaste desnudo, sino que bajo la ropa de prácticas apareció un exquisito kimono azul y blanco con un haori imitando plumas. Sobre tu pecho, en el lado izquierdo estaba estampado el mon Doji.

Vaya, no te queda mal -dijo el misterioso contrincante divertido.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Dom Nov 28, 2010 5:38 pm

Mordí mi labio inferior lleno de cierta ira retenida y frustración palpable.

"¿Y acaso serviía estar lloriqueando? Por lo menos si ladro fuerte pueden pasar cosas mejores... podría ser oido, aunque no creo que esta...... "peculiar" situación... podría hacer que quien este detrás mía tome algunos segundos para tratar de huir... o quien sabe... puede que por el mero hecho de enseñar los dientes el adversario se lo piense dos veces...

¿Es que no has visto a los depredadores en la naturaleza? Muchas veces sólo les hace falta su mera presencia para disuadir... y sino... que demonios, iban a pelear de todos modos...."


Conseguí gruñir entre intento en vano e intento en vano de zafarme de aquel hechizo perverso que me tenía anclado en el suelo como si de una estatua me tratase.

Y más me hubiera valido porque....

"¿Aaaazuuuullll? ¡Nah! ¡¿Tu debes de estar loco?! Una cosa es que conviva con ellos, por necesidad, pero lo que sí te puedo decir... es que YO no tengo pluma, ni una sola, te lo aseguro."

Dije con socarronería. ¿De qué iba todo esto? Estaba empezando a crisparme...
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Dom Nov 28, 2010 9:38 pm

Si tuviera unos cuantos años menos, muchacho -replicó el kendoka con igual socarronería y un tono ligeramente coqueto que te sorprendió-, igual intentaría comprobar lo de las plumas, pero...

Y de pronto sentiste algo parecido a un tañido de campana mudo que, sin embargo, resonó por todo el espacio. Aquelló te dejó en el mismo estado que si te hubieran golpeado en la cabeza con algún objeto pesado. Y no parecía que aquello te hubiera afectado solo a ti, pues la figura de tu contrincante trastabilló desconcertada y dejó de ser borrosa para oscilar de forma confusa, como si vibrara bajo los ecos de aquel golpe sordo.

Pero... ¿qué? -exclamó desconcetado el misterioso contrincante. Aquello le había pillado tan por sorpresa como a ti.

Entonces, el paisaje que te rodeaba cambió. Ya no estabas en el dôjo, sino en una pequeña isla en medio de un lago. Era de noche, el firmamento en lo alto estaba plagado de estrellas. Delante de ti, viste a Yume-Hime, sentada frente a una mesa baja en la que se podía ver un servicio de te. Frente a ella, viste a una anciana con un kimono Grulla.

Aquella imagen tan sólo duro un instante y de nuevo te volviste a encontrar en el dôjo, pero el misterioso kendoka ya no estaba ante ti, pues su lugar lo ocupaba esa misma anciana que habías visto con Yume-hime. Su imagen también estaba borrosa y en su rostro había una expresión de profunda preocupación.

Hemos llamado su atención -dijo con gran seriedad-. Debo evitar que penetre aquí, pero no podré seguir manteniendo los dos sueños a la vez. Escúchame, Akodo Tesshu. Escúchame porque es algo muy importante, lo más importante que ha escuchado en tu vida.

Vas a ir a Mikan Mura con mi nieta y la protegerás, la protegerás de todos los males que allí puedan acecharla. Si mi nieta sufre algún daño que tu pudieras haber evitado, te aseguro que tus sueños serán pesadillas por el resto de tu vida. ¿Te ha quedado claro?


Por los ojos y el tono de la voz de la anciana era evidente que pensaba cumplir su promesa.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Lun Nov 29, 2010 12:12 pm

Vaya, así qel espectro tenía sentido del humor y todo...

Y entonces aquella confusión que pareció retumbar como si todo esto no fuera más que el reflejo en un estanque de agua...

¿Yume?

Y de pronto otro golpe, en donde fuera que estuvieramos, y de nuevo en el dôjo.

Y de nuevo la incertidumbre.

De pronto el rostro de aquel kendoka se me hizo claro.
¿Mi nieta habia dicho?

Joder! Y yo aún paralizado. Aún así traté por todos los modos que me fue posible, en vano, obviamente, de bajar la cabeza ante sus palabras como gesto de respeto. De pronto toda la ironía, el sarcasmo, el sadismo incluso se había borrado de mi de golpe.

No ante un Ancestro. No ante SU Ancestro.

"Perdonar todo lo que le he dicho hasta ahora, benerable abuela, no sabía ante quien me encontraba... tengo un caracter complicado...

Y acepto de buena gana y con todas mis fuerzas lo que me ha encomendado, no está en la naturaleza de un León ser más que un deboto fiel a los Ancestros y a sus augurios... Y si debo acompañar a Yumehime a esa ciudad y dar mi vida por ella, no lo duce, lo haré. Podré todo mi ser en ello, se lo juro, como no puede ser de otra manera."


Afirmé seguro y sereno.

Había cosas con las que no se bromeaba, había cosas con las que no se jugaba, había cosas a las que se respetaba ante todo.

Por eso a mi nunca me pareció esa pequeña insoportable loca, ella sin duda veía a su Ancestro, igual que los Kitsus, por una unión única entre ellas.

Y yo daría fe de mi deboción por ellos, y haría todo cuanto estuviera en mi mano, y más, si así se me había encomendado.
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Nov 30, 2010 11:26 am

Sí... -musitó el anciano espectro-. No puede ser de otra manera.

La anciana parecía distante y preocupada. De pronto la presa que te inmovilizaba el cuerpo se desvaneció y tu brazó terminó el golpe lateral que había permanecido en suspenso.

Sé que serás fiel a ese juramento, Akoso Tesshu -dijo la abuela de Yume mirándote con seriedad-. Pero intenta recordar la lección que has recibido aquí, si has aprendido algo, claro está, aunque espero por tu bien que haya sido así.

Y estas últimas palabras sonaban a clara amenaza.

Lo más importante -continuó diciendo el espíritu- es que recuerdes que a veces el deber está por encima del valor e incluso del honor. Recuérdalo bien. Puedo ser un fantasma muy... insistente.

De nuevo una amenaza, pero esta vez ligeramente cargada de sorna, aunque no por ello se te hacía menos peligrosa. Un espíritu que podía controlar tus sueños podía llegar a ser más que insistente si lo deseaba.

Ahora te dejo marchar. No puedo ocuparme de los dos sueños, teniendo que luchar contra... eso. No entiendo como ha podido alcanzarnos estando tan lejos... Y tiene tanta fuerza... En fin, adios Akodo Tessu, cuida de mi nieta...

Tras un par de segundos de silencio, la anciana mostró una expresión de desconcierto.

¿Y esto? -preguntó, aunque sin dirigirse a nadie en concreto-. No puedo enviarte de vuelta a la vigilia. Qué curioso... Aunque... Yo realmente no he creado este sueño, sino que me he apoderado de él... lo he modelado... Así que tal vez estabas destinado a tener un sueño muy interesante esta noche, más allá de mis acciones. Sea pues, sueña, Tesshu-san, el sueño que te estaba destinado.

Y, entonces, todo desapareció, la anciana, el dôjo, incluso la calle y las casas que habías investigado antes. Te encontraste en una gran pradera que se extendía hasta el horizonte. El suelo estaba cubierto de hierba corta y nada rompía esa monotonía verde. Arriba, el cielo sin nubes relucía de un azul claro, aunque intenso. Tus ropas de nuevo eran las de un León.

De pronto, algo cayó desde el cielo a unos pocos pasos por delante de ti.

Una golondrina.

¿Estaba muerta?

No, respiraba ligeramente, aunque de forma irregular. Tenía los ojos cerrados.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Mar Dic 07, 2010 10:46 am

"Trataré de hacerlo lo mejor que pueda y sepa, se lo aseguro."

Dije con algo de sorna, pero hacia mi mismo y mis propias cualidades, nunca ante un Ancestro por supuesto, desde que el sueño había dado la cara, literalmente, mi comportamiento se había amoldado a la nueva situación, es lo que uno debe hacer ¿verdad? ser como la corriente que fluye.

¿Dos sueños a la vez? Quizás eso no debiera preocuparme tanto como eso de no poder volver a la realidad... pero claro... si me preocupara realmente no sería del todo yo mismo.

Me despido con reverencia del Ancestro y de pronto me encuentro en medio de un prado. Mi primer impulso en estenderme en la hierva... total, ya que es un sueño que más da que haragane un poco...

Pero entonces una vez más veo esa golondrina. Me acerco a ella y la observo. Respira, o eso parece, así que trato de cogerla con cuidado... si esto es mi sueño debería poder ayudarla ¿no?
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Dic 08, 2010 12:14 am

Tomaste al pájaro entre tus manos. La vida de la pequeña criatura parecía a punto de extinguirse. Tenía los dos ojos cerrados y el pico ligeramente entreabierto. Su pecho subía y bajaba entre estertores.

Pudiste ver que por entre sus parpados bajados manaban finísimos hilillos de sangre manchando las blancas plumas de su cuello.

De pronto, todo tu cuerpo fue tomado por un frío de una intensidad casi dolorosa. Todo tu cuerpo quedó paralizado, casi literamente congelado. Por un momento, fuiste incapaz de pensar, de ver, aunque tus ojos estaban completamente abiertos, tanto que casi parecían querer salirse de sus órbitas.

Había algo dentro de tu pecho, dentro de ese frío que pugnaba por apoderarse de todo tu ser, algo grande y temible que sabías que te destruiría si se apoderaba de ti. La misma existencia de Akodo Tesshu se veía amenazada.

Bajaste la cabeza con un movimiento dolorosamente lento. Del interior de tu pecho, rasgando el kimono ocre que llevabas, surgía la delgada hoja de una katana. La sangre... tu sangre... goteaba por el filo y caía sobre tus manos, en las que ya no se encontraba la golondrina moribunda que habías recogido.

Entonces, eso que había aparecido en tu interior se liberó y cayó sobre ti como una ola inmensa. Era dolor, un dolor brutal, mayor que cualquier daño que hubieras sentido antes, pues era heraldo de la muerte.

Mientras el dolor se apoderaba de cada fragmento de tu ser, escuchaste una risa a tus espaldas. Altas y fuertes carcajadas de una malignidad tan grande que por un momento te alegraste de estar muriéndote y no tener que enfrentarte a quien estuviera riendo de ese modo.

La hoja de la espada se movió ligeramente, aumentando aun más el dolor. Alguien tiró del arma hacia atrás, haciendo que la espada volviera a hundirse en tus entrañas, abandonando tu cuerpo por el mismo sitio por el que había entrado: tu espalda.

Gritaste, gritaste sin emitir ningún tipo de sonido...


Y despertaste.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Dom Dic 12, 2010 11:40 am

Vaya resaca de mi!"·$%&/ tengo que tener por culpa de la cogorza de la noche pasada para soñar todo esto..... por Akodo Un Ojo....

Dice mi mente mientras da vuelta aún con los ojos cerrados.

¿Y qué demonios se supone que debo yo intepretar con eso último?

Pienso de nuevo para mi mientras que, aún con los ojos cerrados, inconscientemente muevo una de mis manos, con la que cogí la golondrina. No está allí pero era tan real......

Así que así es como ve "la vida" la enana....

Realmente es para estar todo el día mirando a la nada....

Que sentimiento más extraño y de desasosiego me ha dejado.... kamis.... Necesito un trago...

Así pues dispongo a levantarme... ¿O será esto otro sueño?
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Dic 13, 2010 11:24 am

El mundo daba vueltas. ¿Otro sueño? No. Esta vez conocías perfectamente la causa del "fenómeno" y no era precisamente onírica, sino etílica.

Trastabillando (¿por qué de pronto tenía tantos muebles la habitación y todos llenos de puntiagudas esquinas contra las que golpearse?) lograste adecentarte un poco. Lo ideal sin duda era intentar despejarte y ponerte presentable cuanto antes. Haranobu y Souta no te mirarían precisamente de forma amistosa si te veían en aquel estado. A Kaoru sí se lo perdonarían...

Y, como invocado por tu propio pensamiento, la puerta corrediza de la habitación se movió con un veloz movimiento y Kaoru entró en la estancia de una zancada.

Akodo Tessu -proclamó con solemnidad y mirándote con una seriedad impropia de él- debes cometer seppuku.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Lun Dic 20, 2010 12:24 pm

Extiendo la pierna y hago un barrido con toda mi fuerza y mala uva tras ese despertar, tirándolo al suelo (o tratándolo) mientras de un salto me levanto y me pongo justo delante suya, con los brazos en jarras y le dijo:

"Si de algo se me acusa seguro que es culpa tuya, vamos, que si la palmo tu te vienes al infierno de cabeza conmigo!"

Tras lo cual comencé a reirme. Maldito busca lío y tunantemente encantador de Kaoru ¡vaya como venía a despertarme! Y aún era imposible de odiar este mentecato juju
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Dom Ene 16, 2011 2:16 am

Pues claro que iría -replicó Kaoru como si lo contrario fuera algo completamente absurdo-. Estoy seguro que incluso en Jigoku me necesitarias para sacarte las castañas del fuego.

No rió, pero su sonrisa socarrona lo decía todo.

Anda, despiértate del todo y adecéntate un poco. No voy a pretender que sepas elegir un perfume adecuado o que lleves impecable la raya del kimono, pero soy Grulla y no una de esas Matsu, estoy obligado a pedirte que estés presentable antes de venirte conmigo a desayunar en el jardín. Tengo algo importante que contarte.

Y, por una vez, la seriedad que se había apoderado de Kaoru a la hora de pronunciar aquellas últimas palabras no parecía fingida.

Has tenido suerte de que al viejo le resultas tan poco agradable que me haya enviado a mi para informarte de todo.

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Mar Ene 18, 2011 12:24 pm

"Ya, claro."

Mascullé de mala gana mientras me destapaba del futón con un movimiento brusco y trataba de incorporarme con pereza.

Gruñí ante sus modelaes de rico niñato que en realidad me hacían tanta gracia y le tiré la almohada mientras me levantaba rascándome la cabeza y le decía:

"Que si, que si, con un kimono de esos de maricas."

Me burlé de él. Algo que terminó pronto al nombrar a su padre, a ambos se nos puso el semblante serio y asentí. Fuera lo que fuera parecía importante, aunque quizás no tanto para necesitar mediadores.... o quizás todo lo contrario, pues sólo así se podía mantener la calma ante algo delicado entre nosotros...

La cabeza me dolía y algo me decía que hoy no sería un día más en la "apacible mansión de Doji Haranobu"....
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Feb 02, 2011 11:54 am

Puedes burlarte todo lo que quieras -replicó Kaoru mientras se daba la vuelta para salir de la habitación-, pero tus kimonos pueden rivalizar con los míos a la hora de servir adecuadamente para limpiarte el culo. La misma seda, la misma suavidad...

Kaoru rió ligeramente mientras se alejaba. Obviamente, esperaba que tú le siguieras. Os habían preparado una habitación pequeña pero elegante con vistas a la galería exterior de la casa. Sabías que tras aquellas fusamas corridas estaba el jardín, lleno de flores a causa de la primavera. Pensaste con pavor en el zumbido de las abejas taladrándote el cerebro a causa de la resaca de la noche anterior. Pero Kaoru se mostró inesperadamente compasivo y no corrió las fusamas, limitándose a tomar asiento junto a una mesa baja donde habían dispuesto un excelente desayuno.

Come algo, anda -te dijo con un tono más amable-. Lo mejor para curar la resaca es más sake, pero lo mejor será que ahora mantengas la cabeza lo más centrada posible. Consuélate con el té, está muy amargo, no es un té de maricas...

Kaoru no rió pero sonrió con picardía.

Bueno, vayamos al asunto -dijo tras dar un sorbo de su propio té-. No me gusta hacer de mensajero, pero la situación es lo suficientemente importante como para que me tome mi papel en serio, aunque sea a disgusto. Anímate, son buenas noticias. Relativamente...

Verás, no sé si estás informado, pero la pequeñaja va a casarse. Nuestra familia ha hecho un arreglo con la familia de Otomo Hirokazu, un amigo de la infancia de mi hermana. Y tú vas a tener un papel importante en todo esto, puesto que tu recompensa por tener éxito en la misión que mi padre ha decidido encomendarte te permitiría marcharte de esta casa... para no volver.

Avatar de Usuario
Akodo Tesshu
Mensajes: 18
Registrado: Mié Dic 09, 2009 4:31 am

Mensaje por Akodo Tesshu » Mié Feb 09, 2011 4:17 am

-Vaya... esas son buenas noticias... Muy buenas... -Dijo en tono meditativo-.

La noticia de mi vida y no puedo celebrarlo. ¿Por qué? Pues porque ese sueño no puede ser coincidencia. Joder, ¿donde hay un Kitsu a mano cuando se le necesita? En fin, más me valía callármelo si no quería que en vez de "ese León" fuera "ese lunático" y cumplir con mi destino cuanto antes... Sea el que sea.

-Muy bien, "preciosidad", ¿me vas a acompañar tú a los baños o vas a volverme a traer a esa criada gorda con manos de leñador para que me vuelva a despellejar la espalda? Nah, déjalo, casi mejor prefiero ir solo y terminar cuanto antes. No hagamos esperar más al "viejo" y veamos que es lo qué quiere...

OUT:

Buen preludio, me encanta, y has llevado de coña a Tesshu, María. Gracias a ambos :-P
Sabéis como montar una buena fiesta, lo admito. Pero en el campo de batalla, la fiesta la montamos nosotros, mi plumífero amigo...

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Feb 09, 2011 3:34 pm

¿Hooola? ¿hay alguien ahí? -preguntó Kaoru dirigiéndose a ti-. Despierta de una vez, que esto es importante o si no tendré que llamar a alguna Hida o Matsu que te despierte a base de... caricias.

No vamos a ir a ver a mi padre. És está ahora mismo hablando con mi hermana, por eso me ha dejado la tarea de decirte todo esto. Y que sepas que me molesta mucho servir de mensajero
-añadió levantando un dedo y adoptando una expresión acusado, vamos, como si tú fueras el culpable de todo.


Así que escúchame bien. Tal vez mi padre luego quiera perfeccionar su espíritu bushi concediéndote una entrevista y teniendo que soportar tu careto y tu total y absoluta falta de todo sentido del gusto y de la etiqueta, pero de momento tratarás conmigo.

Verás. En una ciudad Escorpión de la que nunca antes había oído hablar, Mikan Mura van a presentar un jardín que ha diseñado un viejo jardinero Asahina y para ello han decidido invitar a diversas personalidades y han solicitado un representante al menos a cada Clan.

Mis padres y los del prometido de la pequeñaja han decidido que se haga un último encuentro entre los dos tortolitos antes de formalizar completamente los esponsales. Uy, perdona, ¿he usado una palabra demasiado complicada? A veces se me olvida que los León no tenéis tiempo para dedicaros a otra cosa que no sea dar bandazo con una katana.


Kaoru rubricó su puya con una sonrisa pícara.

Lo que quería es que te toca acompañar a mi hermana a Mikan Mura como su yojimbo personal y garantizar su seguridad. También se me ha ordenado decirte que no te entrometas en modo alguno con lo que pase. A priori no se prevee que pueda haber problemas, pero estamos hablando de una ciudad Escorpión así que es previsible que no todo en ese lugar sea trigo limpio. Tu obligación es mantener alejada a mi hermana de todo aquello que resulte sospechoso o directamente un peligro para su seguridad y honor. Espero no tener que darte ejemplo. Por supuesto, también se espera que tu mantengas un cierto decoro. Osea que aunque es inevitable que te metas en líos que éstos no salpiquen a mi hermana.

Pareció que iba a añadir algo más, pero se detuvo.

Déjame que te cuente la curiosa historia de la ciudad -dijo entonces-. Te sorprenderás.

Y procedió a narrarte la historia de la fundación de la ciudad, aderezándola con ciertos comentarios irónicos sobre el altruismo Escorpión y el comportamiento Seppun.

¿Qué te parece? -preguntó al acabar-. Tal vez incluso te diviertas mientras estés allí. Mandarinas no te van a faltar.


OUT

La historia que te cuenta está en el foro general.

Avatar de Usuario
Akodo Tesshu
Mensajes: 18
Registrado: Mié Dic 09, 2009 4:31 am

Mensaje por Akodo Tesshu » Jue Feb 10, 2011 8:52 pm

Tesshu escuchó pacientemente la exquisita narración de los orígenes de Mikan Miura por boca de Kaoru, y tras una larga pero meditada pausa, sólo añadió:

-Hmmm... ¿Y ese árbol habla?, ¿y si le pido sake y tabaco también me lo concedería? -Antes de que las venas de la frente de Kaoru se le hincharan Tesshu prosiguió -Jajajaja, no te enfades, sólo bromeaba.

El León empezó a cambiarse delante de Kaoru ya que a lo mejor el tema podría ir para largo.

-Así que la pequeña se nos casa... Dime, ¿y cómo es ese Otomo? Y dicho sea de paso, ¿por qué el acompañante es el León patán en vez de su excelentísimo hermano? Espero que tu familia no tenga planes de jugámela...
Sabéis como montar una buena fiesta, lo admito. Pero en el campo de batalla, la fiesta la montamos nosotros, mi plumífero amigo...

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Feb 22, 2011 5:19 pm

¡Mierda! -exclamó Kaoru disgustado-. Has descubierto nuestro maléfico plan para acabar con tu honra y tu fama. Tendré que informar a mi padre de que lo sabes todo. Me temo que tendremos que eliminarte para que no descubras nuestras turbias maquinaciones.

De pronto, Kaoru cambió su expresión, que se torno pensativa.

Ah, pero espera, si tú no tienes ni honra ni fama. Entonces, ¿para qué neceistaríamos jugártela y maquinar contra ti?

Oh, vamos, Tesshu -dijo riendo-, no pienses tan mal de mi padre. Reconozco que ignoro por qué te envía a ti, aunque se me ocurren varias razones. Desde luego no puedo descartar que pretenda que metas la pata en una corte Escorpión y termines teniendo que cometer sepukku o, peor aún, que agonices entre vómitos y estertores tras haber tomado un té algo más amargo de lo habitual. Qué espectáculo tan lamentable sería.

Anda, tómate esto como un regalo del viejo. Si llevas a cabo tu tarea serás... libre y lo celebraremos con una fiesta épica, no lo dudes. Tampoco creo que tengas que preocuparte por el prometido de mi hermana. Otomo Hirokazu es... bueno... eso, un Otomo. Trátalo como me tratarías a mi si me tuvieras algo de respeto. O, mejor, no lo trates en absoluto.

Yo creo que hay posibilidades de que sobrevivas, pocas pero alguna hay
-terminó con una sonrisa cargada de malicia.

Avatar de Usuario
Akodo Tesshu
Mensajes: 18
Registrado: Mié Dic 09, 2009 4:31 am

Mensaje por Akodo Tesshu » Lun Feb 28, 2011 3:01 pm

-Lo cierto es que he hecho méritos para que tu padre quiera adornar su patio con mi cabeza. -sonrió- Pero quién sabe, igual el viejo me ha cogido cariño y todo, ¿te imaginas?

Aunque era la noticia que estaba esperando, Tesshu no podía quitarse ese perturbador sueño de la cabeza. Sabía que no podía ser casual, aunque éste no fuera supersticioso, sabía que tarde o temprano habría que tomar una decisión y esta tendría que ver con escoger entre dos males.

-¿Sabes qué es lo que realmente me jode de todo esto? Tener que proteger a tu hermana. Si fueras tú sólo tendría que protegerte de algún lio de chicas, de tu polémico arte y sobretdo de ti mismo. Si la palmas es porque te lo has buscado y muy posiblemente lo merezcas. Pero con tu hermana es diferente... a élla se lo debo... Aunque eso incluya protegerla de lo que no debo protegerla...
Sabéis como montar una buena fiesta, lo admito. Pero en el campo de batalla, la fiesta la montamos nosotros, mi plumífero amigo...

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Mar 15, 2011 6:13 pm

Igual será una tarea menos pesada de lo que piensas -dijo Kaoru con una sonrisa casi compasiva-. Si le pasara algo a mi hermana los Escorpión sufrirían una enorme deshonra y se enemistarían no sólo con la Grulla, cosa que sin duda les da igual, sino también con la familia Otomo, lo cual no deberían darles tanto igual. Estoy seguro de que todos los guardias de la ciudad estarán tan pendientes de mi hermana pequeña como lo estarás tú.

El problema es si, por alguna misteriosa y muy turbia razón, los escorpión deciden que pueden obtener algún beneficio con esa deshonra. Pero creo que será fácil de averigüar. Tú pégate al culo de mi hermana como hacías con esa camarera de anoche y si alguna jovencita enmascarada se te acerca ofreciéndote un escote demasiado abierto... ten por seguro que quieren apartarde del lado de mi hermana para hacerle algo. No creo que ninguna escorpión intentara seducirte sin un oscuro propósito... no eres tan guapo.

Avatar de Usuario
Akodo Tesshu
Mensajes: 18
Registrado: Mié Dic 09, 2009 4:31 am

Mensaje por Akodo Tesshu » Mié Abr 13, 2011 5:41 pm

-¿Por qué crees que envían al León? Si las cosas se tuercen la Grulla conservaría su honor o el justo para no entrar en guerra. Nah, olvídalo, el viejo lo tiene todo pensado, créeme.

Por cierto, me alegro de que tu hermana no esté aquí en estos momentos, se deprimiría mucho si te oyera como hablas de élla ¿Tanto deseas su colección de muñecas que prefieres que se mache?.-Sonrió.

Aunque sabía que bajo esa cortina de ironías Kaoru la quería, pese a todo.

Bueno, no te acomodes mucho que volveremos pronto. Venga, vamos a ver al viejo no vaya a buscarme entre las piernas de tu madre o peor, detrás tuyo en una clara demostración de pésimo gusto por su parte.
Sabéis como montar una buena fiesta, lo admito. Pero en el campo de batalla, la fiesta la montamos nosotros, mi plumífero amigo...

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Abr 14, 2011 11:14 am

Si eres tan lento con la katana como con la cabeza, espero por el bien de mi hermana que la guardia de Mikan Mura esté siempre pendiente de ella -dijo Kaoru.

El joven grulla adoptó entonces una pose aparentemente seria y cuando habló lo hizo con un tono didáctico, como si fuera un maestro hablando con su alumno:

Veamos, Tesshu-chan, en la frase "No-vamos-a-ir-a-ver-a-mi-padre" ¿Cuál es el sujeto elidido? ¿Y qué significa "NO"?

Vamos, pequeñín, que tú puedes. Piensa un poco.


Pero al decir aquello, Kaoru cambió de expresión súbitamente. Su rostro pasó de una fingida seriedad a algo parecido a la melancolía.

¿Nunca has oído eso de que sólo se echa de menos algo cuando lo has perdido o estás a punto de perderlo? Creo que eso es lo que les pasa a mis padres ahora mismo.

Su expresión se oscureció un poco más y su voz se convirtió en un susurro.

Cuídala, Tesshu... por favor...

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados