Página 1 de 1

Historia "oficial" de Mikan Mura

Publicado: Mar Nov 09, 2010 8:49 am
por Isawa_Mitsuomi
Cuando la Emperatriz Hantei IX volvía de tierras León, llegando a la frontera con las tierras Grulla siguiendo la estela de las Seikitsu tuvo un antojo de mandarinas, fruta que no estaba a su alcance en ese momento.

Incapaz de permitir la frustración de la Emperatriz, un miharu Seppun de su guardia se acercó a un roble que crecía junto al camino y le ordenó dar mandarinas para satisfacer el deseo de Su Majestad.

Al instance, el roble se cubrió de flores que dieron paso a unas jugosas mandarinas. El Seppun agradeció al árbol su acción y recogió en una canasta las frutas que le entregó a la Emperatriz. Ésta, maravillada, le entregó al al árbol un título de nobleza y lo declaró sagrado para la familia Imperial, al mismo tiempo, nombró al Seppun gobernador de las tierras adyacentes al árbol con el derecho a fundar una ciudad y con la obligación de proteger el roble.

Así nació Mikan Mura, la Ciudad de la Mandarina. En torno al árbol se construyó el monasterio de la Sublime Obediencia, dedicado a la oración por el bienestar de la familia Imperial.

Generaciones de Seppun ejercieron de gobernadores de la ciudad, hasta que en tiempos de Hantei XI, el joven gobernador seppun del momento se casó con una bellísima Bayushi. Era un matrimonio feliciísimo pues ambos se habían casado por amor, pero la tragedia se cebó con ellos cuando a los dos años de casados, la joven murió en un extraño accidente al caerse de su caballo cuando este nunca había dado ningún problema.

A los pocos días, el gobernador apareció muerto en sus habitaciones con el vientre abierto y una nota en la que anunciaba que no podía seguir viviendo sin su amada esposa y que esperaba reunirse con ella en la muerte ya que no podían seguir juntos en vida.

El problema es que no habían tenido descendencia y el Seppun no tenía familiares cercanos. Se inició entonces una batalla política entre la Grulla y el León por el control de la ciudad, con constantes peticiones al Emperador. Cuando el tema parecía que iba a desembocar en una guerra abierta en las fronteras, el Escorpión elevó a Su Majestad una petición en la que argumentaba que puesto que la esposa del gobernador sí tenía familia, el control de la ciudad pasara a la familia Bayushi, a los parientes más próximos de la malograda joven.

Tanto el León como la Grulla protestaron vehementemente contra esa línea de argumentación, pero el Emperador, harto del asunto, accedió a la petición del Escorpión, pero no pudo evitar hacer una concesión a los otros dos clanes: en la ciudad residirían permanentemente un consul Grula y otro León. Se estableció un listado de posibles decisiones o de asuntos cuyo tratamiento debía ser aprobado por una mayoría de entre el gobernador, el consul grulla y el consul león, siendo suficientes dos vosotos contra uno para aprobarlos.

Actualmente, la ciudad está bajo el gobierno de Bayushi Shigeru, cuya esposa es Bayushi Nyoko.