Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Responder
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 21, 2020 8:19 pm

OUT
lee la descripción primera de la ciudad con esta música de fondo (el inicio de la canción sobretodo):
https://www.youtube.com/watch?v=4mBwV02PgRg
IN


Día 7º. Tarde+.
Llegada a Otosan Uchi


Todos los caminos imperiales llevan a la capital, a donde los dioses cayeron del cielo y en donde el Imperio se decidió como tal. Allí, sobre una colina, creciendo desde campos extensos de trigo y de arroz, cruzado por un río hasta la desembocadura del mar, reluciente incliso aún por el sol de la tarde, rodeado por tres murallas, protegiendo la Ciudad Prohibida, la morada del Dios en la Tierra, del Emperador y su sagrada madre, se encontraba la capital de Otosan Uchi.

Hermosa, resplandeciente, llena de colores, de misterios y beldades por descubrir. La ciudad que podía encumbrarte o destrozarte, donde sólo los mejores sobrevivían, en un frenético ritmo entre lo divino y lo mundano. Con sus Grandes Templos hacia donde todos los que querían hacer peregrinación se dirigían, donde los comerciantes iban a hacer los mejores tratos, donde un artista, si quería serlo, debía triunfar, donde se encontraban los mejores guerreros de todo el Imperio.

La cumbre o la tumba del honor.
Donde todos tus secretos pueden ser desvelados o en donde tu buen corazón y honor son capaces de llevarte hasta el propio firmamento, a la presencia del dios en la tierra.
¿Cuál sería tu destino?

La ciudad tenía ritmo propio, sus pulsaciones constantes, y mientras los caballos de la pequeña comitiva Fénix en la que ibas se acercaban a la zona norte de la ciudad hasta las primeras murallas y las puertas de la ciudad sentiste aquella emoción de quien su alma entiende antes que el mismo lo que está a punto de presenciar, pues daba igual las de veces que hubieras venido a esta ciudad siempre se sentía como la primera con aquel aura tan potente.



La ciudad tenía tres círculos concéntricos nada parejos en donde se repartía la población. Los Distritos Exteriores estaba llenos de toda la clase de la sociedad, desde la casta samurai, los criados heimins, los artistas sin alma hinin y los indeseables eta que limpiaban la ciudad. El segundo de los círculos, hacia su interior, eran los Cuatro Distritos Interiores, en donde sólo los samurai de casta podían entrar y los criados autorizados claro estaba; el tercero de los círculos, sobre la colina, la Ciudad Prohibid, lugar donde moraba el Emperador y las familias imperiales.

Cada distrito tenía su forma de hacer las cosas, su Gobernador, su guardia y su dicotomía dependiendo del Clan que lo regentase, las calles de la ciudad eran irregulares, cambiantes, debido a que aquella ciudad era propensa a sufrir seismos, de tal forma que era muy sencillo perderse en el camino de un lugar a otro por la cantidad de obras y reformas que se hacían, donde antes había una salida de pronto era un callejón sin salida y viceversa. Aquello le confería ese alma particular que tenía la ciudad tan distinta a otras y que hacía que siempre que la visitaras tuvieras la sensación que era distinta.

La comitiva no se detuvo cuando pasó el primer control de seguridad en las primeras puertas y prosiguió hasta los distritos interiores, donde tras el segundo control siguió su curso hacia la Embajada Fénix.

La Embajada Fénix era una enorme residencia de madera clásica, al más puro estilo tradicional, con jardines y patios tanto interiores como exteriores en donde la animación era constante entre funcionarios, visitantes, trabajadores... Tu madre se había ocupado de todo así que estabas segura que sólo tenías que llegar e indicar que habías llegado sana y salva para que te indicaran donde ir, aunque bien lo sabías, tenías una habitación en tu casa, en aquel distrito, no muy lejos de la Embajada en una residencia preciosa y fastuosa que denotaba la posición familiar.

Estabas en el patio principal mientras el resto de la comitiva entraba para hacer sus papeles cuando te encontraste pensando en que aquel último paso te cerraba la salida de la capital. ¿y si dar la vuelta? Aún aquello estaba en tu mente cuando vistes algo un poco inusual aunque conocías de sobra la persona que venía. Bajando del cielo como quien camina por una escalera venía una chica con su kimono ondenate y su cabello revuelto.

La conocías de sobra, era Isawa Kazumi, tensai del aire, amada de este la llamaban, candidata a Maestra de aire y todo un evento en Kyuden isawa, no porque ella deseara llamar la atención pero... lo hacía, porque ella vivía a los kamis de aire de una manera muy diferente al resto. Habías hablado en varias ocasiones con ella, quizás no érais grandes amigas pero Kazumi era esa clase de personas con las que era fácil dejarse llevar, era alegre y parlanchina y cuando te vio allí en mitad de la nada se apresuró a bajar los últimos peldaños hasta llegar a ti.

"¡Nishiko-san! No sabía que veníais a la ciudad!"

Dijo con alegría mientras daba un par de pasos más hasta llegar hasta a ti.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Mar Dic 22, 2020 2:03 pm

El viaje había sido algo tedioso y no había dejado de darle vueltas durante todo el trayecto a ese extraño sueño de la noche anterior. No tanto a su significado, que a esas alturas parecía ya tenerlo claro, sino a la conveniencia o no de seguir unos consejos que me llevarían en contra de mi familia y que cambiarían el status quo bajo el que me había logrado abrir paso. A mi manera. Y los riesgos, claro estaba, de que en realidad aquello, en mis manos, fuese un arma aún más peligrosa que en las manos de mi "amada" madre. No podía dejar de pensar en lo poco que sabía yo de todos aquellos hilos que se movían por la capital, de las sutilezas de cada una de aquellas maniobras. ¿Y si no estaba a la altura? Ojalá poder volver al estudio, a mi amado lugar en la biblioteca. Pero eso ya no era posible.

Las primeras casas de la ciudad empezaron a dar paso a los barrios más pudientes, en cada uno de aquellos círculos que la conformaban. Y, al llegar al distrito Fénix, ya casi me sentía como en casa. O más bien, como en un lugar familiar que te da algo de pavor, pues sabes en qué esquina exacta te aguardan cada uno de tus fantasmas y pesadillas. Eso era Otosan Uchi para mí. Eso era mi madre y mi familia.

La embajada Fénix tenía en sí un ligero aire a Kyuden Isawa, y eso me gustaba. Entre sus paredes era de los pocos lugares de la ciudad en los que sentía cierta calma, pese al bullicio que siempre parecía recorrerlo. De hecho, diría que el bullicio era un poco mayor al habitual, quizá por los extraños momentos que vivíamos en el clan, con todas esas luchas de poder abiertas. Todos los candidatos estaban por la corte y, eso, sin duda, tenía que hacer que el movimiento fuese mayor que el habitual. Si a veces ya era un caos cuando en el castillo habían más de un maestro a la vez dando órdenes, no me quería ni imaginar lo que estaba siendo esto.

Por un momento pensé que sería agradable poder quedarme en una humilde habitación de la embajada, o incluso alquilar una pequeña habitación de cualquier posada cercana. Cualquier cosa antes de entrar en todo lo que mi madre tendría preparado cuando llegase. Al menos podría aprovechar para estar algo con mi padre. Si es que era cierto lo de su enfermedad...

Y entonces... sonreí.

¿Quién podía no hacerlo ante semejante entrada triunfal de Isawa Kazumi? No podía evitar sentir una gran simpatía por ella, y a veces me planteaba que si los kami hubiesen querido que siguiese el camino que me marcaba mi madre, hubiese acabado probablemente siendo compañera de escuela de ésta. Y era de los pocos pensamientos agradables asociados a esa realidad alternativa que me seguía torturando con su mera posibilidad de vez en cuando.

"Kazumi-sama, un placer verla, como siempre"

Dije inclinándome ante ella. Al menos parecía que mi estancia en la ciudad había empezado con mejor pie del que había imaginado.

"Mi madre me reclamó hace unos días, acabo de llegar"

Respondí sobre mi estancia en la ciudad tan repentina.

"Espero que los kamis le estén siendo favorables en su estancia, Kazumi-sama"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 07, 2021 5:33 pm

Kazumi recorrió los pocos pasos que os separaban y te tomó de las manos, esta chica que rompía la etiqueta más de lo que su familia hubiera deseado jamás tenía esa forma de hacer olvidar a todos la edad que tenía y que en aquella cálida sonrisa te podías trasportar a tiempos más sencillos antes del gempukku donde todo aún no descansaba sobre tus hombros.

"¡Ay! Te lo he dicho mil veces Nishiko-san, no me llames así por sama Nuestras familias son del mismo rango y nosotras iguales, aunque ni aunque fuera Maestra me gustaría ser llamada de esa forma, aún no me cargues con algo que no tengo!"

Sonrió ampliamente.

"Oh, escuché que tu padre estaba algo enfermo, pero no tienes por qué precuparte, seguro que no es nada, con la edad se ponen un poco excesivos, a mi madre le pasa lo mismo, siempre está diciendo que si no la mata un terrible y frío invierno lo harñe yo con mis locuras jijiji"

Bromeó.

"En la ciudad hay buenos shugenjas y doctores, seguro que estará bien pero si necesitas lo que sea... no lo dudes!"

Se señaló.

"La verdad es que está siendo una visita increíble a la ciudad! He estado en una gran cena, en el teatro, en un festival, en varias exposiciones de arte... ¡esta ciudad es muy divertida!!"

Sonrió ampliamente.

"Además hay grandes estudiosos en la ciudad con los que mantener charlas muy interesantes, y ahora que estás aquí hay una más jiji Ya verás, esta ciudad está rebosante y no sólo de nuestro clan."

Comentó.

"Supongo que... te vas a quedar en tu casa ¿verdad? Si no es así tienes que venirte a la residencia del clan donde yo estoy! allí estan el resto de los Candidatos pero hay espacio de sobra. Más o menos, al menos hay una habitación más."

Dijo pensativa.

"Sería estupendo si hubiera otra chica más, ahora mismo sólo estamos Aya-san, candidata de Tierra y yo y creo que Sei-chan, que diga, Seiryo-sama quizás se cambie de residencia ahora que... Bueno, no sé si lo sabes, es el nuevo Maestro de Fuego."

Te comentó.

Isawa Seiryo, claro que lo conocías, quién lo no lo haría. Si hubiera un dibujo al lado de la palabra perfección estaría él, pero también al lado de inaccesible, inflexible y severo. Seiryo era el amigo de la infancia de kazumi y fue incluso su prometido hasta la desaparición del Maestro de Aire, entonces este rompió el compromiso con su amiga y familia amiga de la suya. Fue un gran escándalo en la corte Isawa pero las familias parecieron no darle más importancia, al parecer era un tema político pactado o eso habían dicho. Lo cierto es que Kazumi había seguido tratando igual a Seiryo y este seguía actuando como hermano protector de esta.

Seiryo tenía muchas chicas que suspiraban por él, ya que era la clase de hombre además de inteligente y todo lo demás dicho que si sabías mirar con atención tenía muchas otras cualidades de un buen amante, era cuidadoso, era detallista y era protector para con las personas que estaban en su círculo.

Tu no estabas directamente en este pero al ser amiga de Kazumi era imposible no conocerle. Contigo siempre se portaba como un perfecto caballero, recordaba detalles de vuestras conversaciones, era de los primeros en felicitar tus proyectos y avances y en general ese alo de severidad tan cerca suya no se notaba de la misma manera, quizás de una forma más paternal, fraternal, aunque podías verlo con mayor claridad por cómo protegía a la candidata de aire, como si fuera la flor más delicada del mundo, una flor que estaba dispuesta a hacer locuras y él, como podía, a evitar que se callera por un precipicio...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Vie Ene 08, 2021 5:29 pm

Cuando me cogió de las manos no pude evitar que se me escapase una ligera risa, que fue arrastrada por el viento que siempre parecía acompañar a Kazumi. Era irremediable, una verdadera fuerza de la naturaleza. Si acababa liderando su escuela, iba a ser una Maestra más que curiosa. Otros que se comportasen como ella lo hacían sería repudiados, pero claramente Bentén la había bendecido y hacía que nadie pudiese enfadarse con ella, por impropia que fuese.

"De acuerdo, Kazumi-san, al menos de momento. He oído que tu posición es buena para acabar consiguiendo ese puesto. Sería un placer verte sentada en el Consejo, la verdad. Pero dudo que entonces nuestros queridos compañeros se tomasen muy bien que no te guardase el debido respeto"

Uy, había vuelto a decir cosas en voz alta que no debería. Otra vez posicionándose en un lugar donde todo el mundo podía oírme. Mi madre si se enteraba no iba a estar de mejor humor.

"Yo creo que es una exageración de mi madre, espero no equivocarme y que sea más grave de lo previsto. Ya sabes que le gusta aprovechar cualquier pretexto para que salga de Kyuden Isawa"

En mi rostro una nota de resignación.

"Lo haré, muchas gracias por el ofrecimiento"

Enarqué brevemente una de mis cejas ante las palabras de Kazumi sobre la ciudad.

"Ves a nuestra capital con muchos mejores ojos que yo, Kazumi-san. Yo solo veo barullo que no deja meditar, luchas de poder que te descentran de lo más importante y compromisos que te atan. Pero como dice mi madre, no tengo remedio."

Lo mío son los lugares silenciosos y retirados. Qué se le iba a hacer.

"Me honras con tus palabras, pero no creo que merezca semejante apelativo" El de sabio. Ojalá. pero me quedaba mucho por recorrer en el camino de la sabiduría. "Sí, supongo que todos los cambios que están sucediendo han atraído a mucha gente interesante a la ciudad. Me enfocaré en ello. Y en las bibliotecas, claro está. Estas nunca fallan."

Aunque me temía que me iban a dejar poco margen para visitarlas.

"Sí, mi madre me habrá preparado una habitación en la casa familiar."

Comenté con voz algo resignada.

"Aunque si le digo que estáis todos los candidatos allí, igual disculpa mi presencia en la casa. Por el bien de mis relaciones y mi futuro en el clan, que diría ella"

Igual no era tan mala idea, aunque me haría más difícil conseguir la reliquia. Si es que de verdad quería seguir ese camino que me había abierto el sueño.

"Oh, no sabía que fuese ya oficial"

No estaba demasiado sorprendida tratándose de Seiryo. Parecía que había nacido para ocupar ese tipo de puestos con la seriedad que le caracteriza.

"Tendré que mandarle una misiva para felicitarle. Creo que será un buen maestro."

Intenté escrutar en su mirada cómo llevaba ese tema. Todos sabíamos la historia entre ellos y la ruptura del compromiso fue algo bastante sonado en el clan. Siempre me había sorprendido lo bien que lo llevaban ambos y cómo siempre parecía estar protegiéndola, aunque ahora no les uniese ningún lazo formal.

"Me parece que ya salen de presentar los papeles, y tendré que dirigirme hacia mi casa. No obstante, si tu apretado horario te lo permite, me encantaría poder compartir una taza de té algún día. Y prometo intentar convencer a mi madre sobre lo de alojarme en la residencia del clan..."

Dejé caer la invitación. Me apetecía tener aunque fuese una amiga allí.

"Por cierto, y antes de irme..." dije bajando un poco la voz. "¿Algo que tenga que saber de lo que ha estado ocurriendo por aquí antes de meter la pata como siempre?"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 11, 2021 10:54 am

Kazumi hinchó sus carrillos como una adorable ardilla al decir que los demás no se tomarían bien si era maestra aquellos roces inadecuados y dijo:

"Bueno, si llego a ser Maestra no podrán tampoco decirme nada, ya que yo seré la superior."

Vamos, que no pensaba de dejar de hacerlo. Casi eso te hizo reir y eso hizo que ella te sonriera.

"Pero por ahora como tengo tantas opciones como cualquier otro, podemos pensar en problemas futuros en el futuro."

Era cierto, estabas en mitad de la calle delante de la residencia en donde entraban y salían personas que parecían no estar al tanto de vuestra charla, pero claro, cómo creerlo si era imposible al menos no saber quién era Kazumi.

"Esperemos que no sea nada, los padres siempre son un poco exagerados, mi padre es muy dramático en cuanto hay un poco de humedad y dice que le duelen todos los huesos jiji"

Trató de quitarle importancia al asunto más que nada para evitar verte mal.

"Pero bueno, si has salido de Kyuden Isawa y estás aquí ahora conmigo tampoco me parece muy mal. sonrióEs cierto que tu aquí tienes a tu madre pero allí yo a los míos, así que siempre estoy muy controlada allí, aquí al menos la ciudad es grande, es una mezcla de culturas y tu madre no puede controlarte tanto así que podremos vernos más, no como en Kyuden Isawa. ¡¿sabes lo incómodo que es tratar de hablar contigo en la biblioteca sabiendo que me van a reñir casi a cada palabra porque no se habla en las bibliotecaas?!"

Se rió.

"Oh, es cierto que hay mucho y muy histriónico pero... ¿Acaso meditar bajo la fría agua de una cascada con su fuerza y sonido la primera vez no nos es imposible?"

Sonrió.

"Si fuera imposible no viviría en esta ciudad el Maestros de los Diez Mil Templos, Sanzo-sama."

El abad de los Grandes Templos y la figura más parecida a la autoridad máxima religiosa si es que hubiera algo semejante, la persona que se ocupaba de los ritos de la casa Hantei entre otros tantos honores.

"Quizás enfocarte en eso y en estas bibliotecas sea parte del camino que uno no espera, porque si supieramos por dónde tenemos que ir sería sencillo llegar al destino."

Kazumi se quedó pensativa un momento:

"Si quieres puedo ir contigo a hablar con tu madre de lo interesante que sería que vinieras a la residencia aunque... Bueno, quizás eso te posicionara demasiado ¿no?"

Aunque por otro lado no estaba del todo mal ya que tu madre era de la facción de Kazumi y su familia, contraria a la de Isawa Hanzo...

"Podrás darle la enhorabuena tu misma." Te dijo de Seiryo"Es imposible que no nos veamos en la ciudad y en esta embajada, es el punto de encuentro siempre."

Y a ti te daba por pensar que seguramente si rondabas a Kazumi antes le verías porque él orbitaba en torno a la tensai de la misma forma que los planetas.

"Sei será un gran maestro. sonrió Kazumi con calidez yo siempre le he dicho que era un Maestro sin asiento. ha nacido para ello."

En su tono había una llama de calidez y cariño e inevitablemente no podías dejar de pensar que también algo de melancolía, aunque no sabías bien por qué o mejor dicho, no tenías pruebas de ello. Muchos miraban a Kazumi de una manera que la observaban pero no la veían, no veían cómo era ella en realidad. Ese no había sido tu caso y por eso sabías que por cada mirada que Seiryo había tenido tratando de cuidar de ella había habido una mirada a cambio de esta hacia él.

"Por favor no me pidas citas tu sólo búscame!"

Te pidió con una enorme sonrisa.

"Oh! Pues han pasado MUCHAS cosas...
Por un lado Isawa Hanzo ha dejado el puesto de Maestro oficial para competir con Isawa Mitsuomi.
Seiryo es maestro porque compitió en un duelo mágico con Mai tras la cual esta ha desaparecido! La están buscando pero parece que ha sido a voluntad propia...
Ha llegado la daimyo de los Shiba en estos días.
Tenemos un pequeño problema en la Emabajada porque estan.... bueno, hubo un asesinato que está siendo investigado y parece que trataban de llegar a uno de los embajadores, a Asako Emi-sama...
Y en torno al Clan y a la corte, se ha abierto las candidaturas para el séquito del Emperador y el Campeonato de Jade, por suerte sigue paralizado ya que estamos consiguiendo que la Gran Madre y el Emperador recoloque al clan en la posición que teníamos de custodios del alma del Imperio...
Y todo eso sólo de nuestro clan, hay mucho más de los demás clanes como que el cangrejo ha abandonado la posición de mano derecha ganada en el anterior reinado y se repliegan a sus tierras en favor del León, las guerras Grulla-Escorpión tras que la Alta Madre deshiciera lo que "no existía" del protectorado
o gozoku y que esta misma, la Gran Madre va a casarse con uno de sus capitanes de la Guardia de la rosa, un León que se dice que va a ser el siguiente señor del León y entonces nueva mano derecha y mando del ejército del Emperador.
Y en cuanto al Campeonato Esmeralda sigue ahí, poco a poco tejiéndose con participantes...
Más allá de eso cada día en realidad pasan cosas, como por ejemplo en estos días ha salido un nuevo artista que ha revolucionado la esfera bohemia de la ciudad. Mucha muchas cosas"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Lun Ene 11, 2021 4:40 pm

Sonreí al verla hinchar sus carrillos de aquella manera. La verdad es que la personalidad de Kazumi resultaba magnética.

"En eso tienes toda la razón, Kazumi-san. Aunque permíteme señalar que sería divertido ver la cara de los otros Maestros, o las reuniones del Consejo".

Aunque es cierto que teniendo a Seiryo ya ganado entre los maestros, éste le serviría de escudo, como hacía siempre.

"Como cualquier otro tampoco, no seas humilde" La sonreí, animada. "No estaría tus nombres entre los más sonados sino fuese por algo. Ya quisieran la mayoría de los shugenja que conocemos estar en tu posición. Así que no me gusta verte hacerte de menos."

Miré un momento a mi alrededor, como meditando en qué verdadera posición me encontraba con aquella conversación. Igual estaba pensando más allá del ahora, eso era un triunfo en lo que significaba moverse por la corte para mi.

Vi como le quitaba importancia a la enfermedad de mi padre y entendí que pensaba que mi angustia venía de ello, aunque nada más lejos dela verdad. Mi verdadero temor rezumaba del propósito que tuviera mi madre con todo aquello. Pero yo era una samurai, y por tanto debía estar por encima de sentimientos como el miedo, ¿no es así?

"¿Allí estás muy controlada?" exclamé algo extrañada. Kazumi era famosa por siempre hacer lo que le viniese en gana. "No te quiero imaginar entonces suelta por la Capital."

¿De verdad quería verme más Kazumi? Siempre nos hemo llevado bien, pero me sorprende el entusiasmo con mi llegada. Aunque es cierto que siempre ha intentando hablar conmigo mientras estudiaba, para la irritación de todos los de mi alrededor. Y la mía cuando intentaba avanzar en algo importante. Pero como ya he dicho, es una mujer a la que es difícil decirle que no, en cualquier circunstancia.

"Sanzo-sama es un hombre extraordinario. No todos tenemos las capacidades de alguien como él" dije modesta. Lo cierto es que me había despertado cierta curiosidad tanto por los sabios reunidos en la corte ahora mismo, como por el ambiente en general, que parecía muy cambiado desde mi última visita.

"Eso es totalmente cierto, Kazumi-san. Aunque supongo que, como todos en algún momento de nuestras vidas, desearía a veces que esos caminos fueran algo más que huecos entre los árboles. El bosque de la corte, desde luego, no es en el que más cómoda me siento. Pero nada que no conozcas ya."

Me sorprendió su propuesta.

"Posicionarme nunca ha sido mi problema" respondí resignada. "Probablemente ya lo haya hecho teniendo esta cordial conversación contigo delante de media casa. Eres tan consciente como yo de que los rumores correrán pronto".

Me encogí un poco de hombros. Y tras unos segundos pensativa contesté.

"Igual acepto tu ayuda, sí" Prefería lidiar con esas consecuencias que tenerme que quedar toda la estancia allí. "Aunque creo que primero intentaré convencerla yo mismo. Sino, estarás invitada a una ceremonia de té en la casa, y mi madre no podrá negarse a recibirte"

Sí, claramente le vería pronto, especialmente si buscaba la compañía de Kazumi. Nunca había acabado de entender la relación que había entre ellos, visto el frustrado matrimonio. Yo siempre había pensado que hubiesen sido felices juntos. Aunque claro, eso no importaba sino acompañaba a la política familiar, claro. El problema siempre era el mismo, al menos para nosotras: qué sorpresa nos tendrían preparada nuestras familias respecto a los compromisos futuros. Y no sabía porqué, pero sospechaba que a Kazumi esperarían a prometerla a que fuese nombrada, o no, maestra. Yo, igual, no tendría tanta suerte...

"Eso haré" Incliné un poco la cabeza en señal de asentimiento. "Estoy totalmente de acuerdo. Ha nacido para ello. "

La miré con ojos muy abiertos conforme empezó a ponerme en situación de todo lo que había acontecido en el clan durante aquellas semanas. Kazumi hablaba tan rápido que me costaba seguir y digerir toda aquella información.

"¿Que ha habido un asesinato dentro de la embajada? ¿Y el objetivo era Asako Emi-sama" mi voz sonaba totalmente sorprendida. Esperaba batallas encarnizadas entre los candidatos al consejo, compromisos inesperados y escandalosos, pero no un asesinato. "Supongo que ya se estará investigando convenientemente pero... si necesitáis ayuda, sabes que solo tenéis que pedirlo, ¿verdad?"

Al fin y al cabo, los Ishis podíamos averiguar cosas que iban más allá de la comprensión de los mortales normales.

"Veo que la Gran Madre ha decidido dejar las cosas convenientemente atadas. Ya entiendo gran parte de la tensión que rezuma la ciudad"

Y era cierto, esa sensación me había acompañado desde que había penetrado por las primeras puertas.

"Ya veo que hasta los artistas están revolucionados. Tiempos interesantes, sin duda"

Sonreí hacia ella.

"Ahora me parece que tendrás que disculparme. Si retraso más la llegada a mi casa, mi madre no me lo perdonará. Parecía ansiosa por verme"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 12, 2021 11:12 am

"Si, eso sin duda." se rio bajito.

"No es de menos, es tan sólo que hasta ahora nadie me entendía cuando hablaba de cómo hablo con el aire pero.. ¡Nishiko-san ahora si!" te tomó por las manos"Ayer conocí a un shugenja Soshi que le pasa lo que a mi! Habla con el aire de la misma forma!! ¿No es emocionante? Se llama Soshi Fu y es al parecer sobrino o primo de Soshi Satomi." se quedó pensativa en lo que a los parentescos porque a Kazumi le importaba muy poco.

Soshi Satomi, la líder de las escuelas de buenas esposas escorpión era una shugenja reconocida y devota a Benten afamada, belleza, elegancia, inteligencia y sobriedad, nadie podía más que admirarla cuando se la conocía y odiarla el resto porque... ¿cómo iba a ser aquello más que un engaño?

"Oh si... en casa todo el día tengo a madre diciendo "no vueles sobre el castillo" "¿a quién se le ocurre ponerte a alzar los vientos sobre el mar? ¿es que no sabes estudiar sentada como todo el mundo en vez de boca abajo?" Imitó Kazumi la voz de su madre con bastante acierto.

"Es una suerte poder estar en una ciudad con tanta religiosidad." te dijoSe nota en cada poro de esta, en cada rincón hay algo de interés, para unos ratoncitos curiosos como nosotros eso es una bendición o maldición jiji"

se rió esta.

"Bueno, traquila, también soy consciente que llegar y toparte de bruces conmigo y no tener una conversación si que te posicionaría como alguien irrespetuoso, lo bueno que tengo es que la gente presupone que la "culpa es mía" de cómo los abordo y que el resto sólo se aguanta jijiji Así que no es tan grave, creeme."

"Entonces tenemos un plan!" te dijo sobre lo de tu madre.

"Oh si, un despropósito... pero es que la ciudad está un poco peligrosa para aquellos que han estado en la política antes..." dijo en referencia al gozoku"Hay un Ishi que está ayudando ya, Mitsuomi-san, te lo presentaré, es muy simpático." aunque para Kazumi todo el mundo lo era claro."Oh si, una no se va del trono si no es para otro trono." A veces se podía olvidar que pese a todo Kazumi era una chica muy lista y preparada para la corte y cuando hacía esta clase de comentarios se notaba.

Kazumi se despidió de ti no sin antes decirte que os volveríais a ver seguro y que ella tenía que ir de compras por si querías ir con ella que había una pastelería que...
La cháchara te dejó atrás mientras recorrías la calle que ya conocías hacia tu casa.

La residencia de tus padres estaba en una posición privilegiada del distrito, cerca de la embajada y de un parque, en una esquina, una enorme casa con varios patios, casi una mansión tradicional que mostraba el favor que tu madre se había ganado en la corte año tras año. Una de estas mansiones impresionantes detalladas aunque con un toque místico y no tan recargado no porque a tu madre no le gustase sino por la apariencia, claro. Aunque tu madre era una mujer que dejaba ver sus matices, por ejemplo, una forma más recargada de vestir de lo usual en el Fénix debido a que ella aludía a parte de vuestra familia en la Grulla, como costumbres heredadas aunque tu bien sabías que era vanidad.

Los criados no se sorprendieron al verte, tu equipaje había llegado antes que tu y te estaban esperando en la puerta, saludandote y diciendo que tus habitaciones siempre estaban listas para ti. De la misma forma se te avisó que tu madre estaba en el salón de té de primavera, esperando tu llegada con té y pastas, como si aquel hecho fuera algo bueno para quien lo oyese desde fuera.

El jardín de primavera daba a un pequeño edificio templete que tu madre había mandado a construir para mostrar todos la religiosidad de su familia aunque tenías tus propios pensamientos sobre el uso real que esta le daba. Pensando en ello llegaste a aquella sala que estaba pintada de manera exquista en los shogis y llena de obras de arte de una enorme calidad, aunque en realidad, lo único que tu podías ver era la severa forma de tu madre, arreglada y elegante, en aquella mesa de té cuando entraste.

Imagen

"Ni-chan." te llamó por aquel apelativo que desde fuera podría verse como algo cariñoso sin embargo tu sabías que tenía una connotación más de infantilizarte que otra cosa."Me alegro que el viaje haya ido bien, ven, siéntate con tu madre, cerca, para que pueda verte."

Hacía tiempo que habías dejado de preguntarte si tendría alguna sonrisa que no fuera falsa.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Mar Ene 12, 2021 3:06 pm

"Cuidado con cómo hablas de ese shugenja delante de cualquier otro. Hay quien vería en tus palabras algo más que una nueva amistad" le advertí medio en broma, medio en serio. La veía capaz de prendarse de éste sólo por compartir su vision del mundo. Que yo mejor que nadie entendía lo difícil que es encontrar a quien entienda la relación con los elementos. Algo que se multiplicaba cuando tenías una conexión con el vacío, como era mi caso.

"Jajaja" reí no demasiado exageradamente. "Tienes bien estudiada a tu madre, claramente."

Al menos la tuya uno es insoportable, aunque se preocupe por ti. Pensé un poco amargamente viendo el trago por el que me tocaría pasar en breve.

"Religiosidad no es el término que hubiese acuñado para esta ciudad en mis anteriores visitas, pero claramente tengo que reevaluar mis percepciones. Nunca es tarde para aprender" Sonreí. "Espero que estos ratoncitos curiosos no acaben enganchados en una trampa de la que no puedan salir. Sobre todo tú. Yo ya estoy acostumbrada"

Nadie esperaba otra cosa de mí. Lo que era también una liberación en sí misma. Para la corte siempre sería la hija rara de Isawa Azami. Como máximo un buen partido para sus juegos de peones, dadas mis conexiones familiares y la reputación de los estudios que había seguido.

"Tampoco me importa demasiado. Creo que será la primera de varias veces que nos vean juntas. Tendrán que acostumbrarse"

La tensai parecía decidida a que nos encontrásemos más, y yo no tenía ningún problema con ello. Más bien al contrario.

"Si Mitsuomi-san se está encargando de ello, no creo que deba inmiscuirme. Aún así esperaré gustosa a conocerle, no hay muchos de los míos por el mundo, y creo que no he tenido el placer de conocerle aún"

No era tan extraño, contando que no teníamos dojo como tal, sino que a cada uno nos educaba un maestro, y siempre sin compañeros. Conocernos o no dependía de los lugares en los que hubiese estado cada sensei durante este aprendizaje. Y muchos viajaban y viajaban, sin casi pasar por Kyuden Isawa.

"Bueno, intentemos entonces que todo ese movimiento de fichas no nos pille en medio"

Tras eso nos despedimos, con la promesa de encontrarnos pronto. Ya fuera para unas compras, la visita a aquella pastelería, la encerrona a mi madre, o algún acto del clan... lo que quiera que sucediese antes.

Recorrí el camino hacia mi casa con pies pesados, un andar que presagiaba el humor con el que me encontraba de tener que enfrentarme a lo que me esperaba allí dentro. Las casas de aquella calle, aunque familiares, no despertaban en mí los agradables recuerdos que la gente solía asociar a su hogar familiar. Quizá porque allí, más que en ningún sitio, mi madre se volvía la cortesana implacable para lo que había sido entrenada. En las tierras familiares, podía haber algo de paz, mi padre podía ser él. Pero la Capital era el reino de mi madre. Un reino gobernado por un tirano.

Solo el jardín que había cerca de mi casa me trajo una sonrisa al rostro al verlo. Recuerdos de una joven Nishiko que se escapaba para tener su espacio, para permitirse sentir los elementos que la rodeaban. Siempre había sentido que cada uno de aquellos árboles, de aquellas rocas, me daban la bienvenida. Y en ese momento volví a sentirlo una vez más. Sólo que junto a esa bienvenida sentí el temor que tenían hacia los cambios, y casi una súplica, un "tú puedes hacer algo", que volvió a borrarme rápidamente el esbozo de sonrisa que se había formado.

Crucé la casa saludando a los criados y agradeciendo que lo tuvieran todo listo. Ellos no tenían la culpa de la situación que se vivía allí.

En el salón de primavera. Ya veo pensé Nunca ha sido buena con las sutilidades, pero esperarme allí con un té formal, como haría con cualquier embajador, está rayando hasta sus límites. Voy a tener que armarme de paciencia con ella. Lo único bueno es que no parece que lo de mi padre sea grave, como ya me esperaba

Y allí estaba, con su perfil imponente, con las joyas que adornaban su cabello perfectamente colocada. Digna prácticamente de recibir al emperador, incluso cuando estaba en una reunión informal, con su hija, en su propia casa. Yo, con mi kimono de viaje, sencillo y algo polvoriento del camino, me sentía fuera de lugar en aquella pantomima. Si pensaba hacer una recepción formal, podría haberme dado tiempo a cambiarme a un kimono limpio.

"Madre" dije con la voz fría. Claramente el mío tampoco era un epíteto cariñoso hacia ella. Era simplemente la constatación de la realidad de aquel parentesco.

"No creo que mi compañía te fuese agradable en estos momentos. Ni siquiera he podido asearme tras el viaje, y no quisiera estropear los bellos cojines"

Dije aún de pie, mirándola. Aún sabiendo que instantes después tendría que sucumbir ante su insistencia y tomar asiento. No me iba a dejar marchar hasta que estuviese contenta con mi interrogatorio.

"El viaje a transcurrido sin incidencias, gracias a los kami" respondí "Más entretenida ha sido mi entrada en la ciudad, ya que me he encontrado con Isawa Kazumi-sama que, como siempre, tenía ganas de hablar y ponerme al día de todo lo que acontece"

Al menos que le quedara claro que yo también tenía mis contactos.

"Aunque primero que nada me gustaría saber cómo está padre. Si era tan urgente mi presencia, me gustaría poder verlo cuanto antes"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 14, 2021 3:11 pm

"Pero....."

Si Kazumi hubiera sido un perrito le habrías visto bajar las orejas apenada cuando le dijiste que no hablase así de aquel hombre.

"Es que.... es muy bueno..."

Pero luego asintió entendiendo tu punto.

"Será nuestro secreto de Sei-chan ¿vale? Si él se entera seguro que se pone peor que mi madre."

Sonrió al final divertido.

"Tranquila, los ratoncitos sabemos meternos por todos los huequitos jiji Si quieres te puedo enseñar como escabullirte como una profesional." te guiñó un ojo.

Sonrió muy ampliamente cuando dijiste que se deberían acostumbrar a veros juntas, muy contenta por este hecho, por que lo asumieras y no lo rehuyeras y asintió con fuerza diciendo:

"Nishiko-san, puedes estar encerrada en la ciudad o puede la ciudad está encerrada contigo jijiji Divirtámonos."

Y con esa determinación dejaste el lado de la tensai quizás viendo que esta ciudad podía tener algo más que problemas o al menos no sólo esto te fuiste con un soplo de aire fresco hacia tu residencia.

Tu madre te miró con una sonrisa que fingía ser falsamente cariñosa cuando dijiste que no estabas presentable, de hecho había perfectamente una mueca más de cierta indignación porque no supieras fingir mejor que el mero cariño fingido que ella misma impostaba.

"No digas tontería, el baño no va a salir corriendo, además, lo están preparando los criados ahora mismo."

Te indicó que te sentaras.

"Benditos sean los kamis que han hecho entonces que tu travesía sea segura."

Una frase más protocolaria que creyente, algo que siempre te sorprendía de tu madre. Azami era una creyente práctica, es decir, los dioses rondaban o no su vida sólo en la medida que ella sacaba tajada de estos, para bien o como excusa si era mal más que como una verdadera religiosidad, quizás por eso sus estudios en Kyuden Doji como cortesana fueron la mejor opción que tus abuelos se les pudo ocurrir. Lo cual contrastaba bastante con tu padre que podría ser tachado hasta de supersticioso.

"Oh, ya veo, habéis coincidido con la Candidata." Eso le había gustado mucho más oírlo."El puesto de maestro va a estar muy disputado pero... sin duda Kazumi-san tiene grandes posibilidades siendo una fuera de serie como es."

Vuestra familia era de los conservadores, del lado de la familia de Seiryo y Kazumi.

Pareció casi importunada por la mención a tu padre y asintió pesarosa.

"Está durmiendo ahora mismo. Como tienes que bañarte, qué tal si le dejamos ese margen de tiempo, mientras te preparan el baño, te bañas, te instalas y lo desperamos para la merienda, será mejor que descanse lo máximo posible, en estos días, como te dije, está débil y cansado, come poco..."

No había temor en sus palabras, casi como alguien que redacta un informe aunque también era cierto que pocas veces habías visto a tu madre preocupada por algo que no fueran sus cosas. El matrimonio de tus padres había sido un arreglo formal como tantos otros, no se molestaban el uno al otro. Tu padre leía y estudiaba todo el día, era un shugenja aplicado al que le daba igual estar en Kyuden Isawa o en la capital para sus estudios y meditaciones. Y tu madre, dándole ese espacio tenía todo el resto del mundo fuera de aquella salita que usaba de estudio para moverse. Muy conveniente para ambos. Nunca los habías visto discutir, tampoco hablar más allá de conversaciones banales e intrascendentes aunque si que era cierto que de pequeña habías creído que había amor entre ellos. Cariño, seguramente, pero amor... eso lo dudabas ahora del todo, porque quizás pensaba que la única figura que tu madre amaba era la corte en si misma.

"Tu padre estará encantado de verte. Últimamente habla mucho de ti."

Mencionó mientras bebía de té.

"También ha estado hablando de ti con... ¿Cómo se llamaba la madre de Nori-san?"

Aquella pregunta era totalmente falsa, obviamente tu madre sabía cómo se llamaba la madre de tu supuesto prometido, era tan solo un "olvido" que usar a su favor para introducir cierto tema...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Jue Ene 14, 2021 4:18 pm

"No seré yo quien te delate. Pero ves con cuidado, ¿de acuerdo?

Me parecía increíble que fuese yo la que le tuviera que decir aquello. La que debería ser una experta en capear la corte tendría que ser ella. Y más con el puesto para el que era candidata. Pero nunca parecía importarle demasiado aquello. Igual yo debería de aprender también.

"Puedo imaginar los rumores que se desatarían si me escapo de mi casa y luego nos ven a ambas divirtiéndonos por las calles. Creo que tendremos que ser algo más sutiles que eso. Al menos si quiero sobrevivir a esta estancia sin que a mi madre le de un ataque".

¿Pero quiero?

****

"Esa es una noticia que me alegra oír. Desde luego un baño hará maravillas conmigo. Igual hasta hace que me sienta más cómoda habiendo llegado a casa."

Podría estar fingiendo mejor. Claro que sí. Ya me había enseñado ella. La cuestión es que no quería. Pensaba comportarme correctamente en todos los compromisos sociales, pero no tenía porqué mantener esa fachada amigable con ella. Si no era capaz de mantener una relación saludable en la familia, no iba yo a ponérselo más fácil.

Me senté, como sabía que ocurriría. Y ahora empezaba lo peor, el interrogatorio.

"Sí, ha sido un soplo de aire fresco verla, nunca mejor dicho" sonreí a mi madre, como si estuviera dispuesta a bajar mis defensas un poco al hablar de ello. "Kazumi-san sería una gran maestra. Poco ortodoxa, eso sí. Me ha comentado también que Seiryo-sama ya que sido elegido. Me alegro por él. Desde luego es todo lo que se puede esperar de un maestro"

Sabía que esa conversación le pondría de buen humor. Nuestras familias estaban en el mismo bando, aunque no sé si Kazumi, de ser elegida maestra, actuaría como esperaban de ella, o sería una auténtica revelación. Yo esperaba eso último, sinceramente.

"También me ha hecho una propuesta. Dice que le encantaría que me alojase en la embajada, que se siente un poco sola. Y ciertamente creo que sería una buena ocasión para mejorar las relaciones con ella y su familia, especialmente si, finalmente, es elegida maestra" sonreí, yo también sabía jugar a ese juego "Obviamente, le he dicho que tenía mi habitación aquí y que no podía tomar ninguna decisión sin consultarte."

Fingir que le daba las opciones a ella siempre había sido una de mis maniobras favoritas contra mi madre. Funcionaba mucho mejor que la confrontación directa, pero no solía encontrarme de humor para jugar a sus juegos.

"Tendré que tener paciencia entonces para ver a Padre" respondí incluso un poco enfadada. Me lo temía, pero tanta urgencia para venir para que todo fuese más importante que verle. Hasta que no pudiese evaluarle yo misma, no me iba a quedar tranquila.

Sabía de sobra que a mi madre no le importaría nada perder a mi padre. Al fin y al cabo, en esta casa mandaba ella, e iba seguir haciendo y deshaciendo a su antojo.

"No sabía que Kiyoko-sama hubiese estado visitando a Padre" respondí como quien no quería la cosa a aquella pregunta que sabía de sobra qué tema iba a introducir. Un tema que sabía perfectamente que iba a ser puesto sobre la mesa en cuanto ésta pudiese. La cuestión era por dónde me iba a salir esta vez. ¿Otro retraso del compromiso?

"Ya me dijo Nori-Ku...digo -san, que iba a estar por la ciudad."

La verdad es que era de las pocas cosas positivas de aquella situación, al menos podría ver a mi amigo.

Y entonces dejé hablar a mi madre. Si tenía algo que decirme al respecto, era el momento. ¿Rompería acaso aquel compromiso que tanto había estado retrasando como parecía suponer la falta de respeto que le había hecho a Kiyoko? ¿Al fin entendería el porqué de tanto retraso? Y, aunque intentaba mantenerme impasible, tenía el corazón en un puño. Por una parte, nunca había querido casarme, ni con Nori ni con nadie. Por otra, le había cogido cariño al Asahina, nos llevábamos bien y un matrimonio no iba a ser una tortura. Que ya era bastante en esas circunstancias.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 15, 2021 12:38 pm

"Lo tendré, aunque no es como si me gustase de esa forma es solo que... Bueno! da igual."

Sonrió. Aunque claro, por mucho menos habían empezado romances, es lo que tu pensabas. Y también pensabas qué pensaría Seiryo de todo aquello o si es que lo sabía, claro.

"Siempre puedes alegar que tanto tu como yo no estamos casadas y que sería mejor que estuvieramos juntas antes que con caballeros que pudieran crear rumores sobre nuestra disponibilidad."

Te dijo esta divertida.


*******


"El primer baño en esta ciudad es casi como una liturgia, te ayuda a dejar atrás todo lo que vienes cargada y centrarte en el ahora."

Que era una forma estupenda de decirte que te dejases de tus niñaterías de Ishi asocial que ahora estabas en la capital y tenías que actuar conforme a eso.

"Oh si, no dudaba que Seiryo-sa...ma lo conseguiría en tiempo record a tu madre el cambiar de san a sama no es que le costase es que en cierto sentido sentía como era lógico que era un crío comparado con ella pero un crío que ahora era Maestro."He escrito a sus padres enseguida, traerá mucho bien al Clan, su inteligencia es proverbial y bueno, ahora que ya ha llegado donde todos queríamos seguramente comenzarán nuevos cambios."

Cambios que de pronto te sonaban peligrosos en el sentido que de pronto Seiryo se había convertido en uno de los tipos casaderos más interesantes de la ciudad.

"En cuanto a Kazumi-san.... Bueno, todos sabemos que esa chica es una excepción increíble y que sólo los dioses sabrán cómo tratarla adecuadamente aún así su educación es decir, la facción que ha tenido estoy segura que la guiará como debe incluso con su forma tan poco ortodoxa de hacer las cosas, una manera más metódica." Y controlada quería decir.

Si, sin duda había funcionado, pocas cosas había que ponían de mejor a tu madre que estuvieras de acuerdo con ella en su visión.

"Oh...."

Aquella propuesta la había pillado por sorpresa, se le veía en sus ojos. Su mente estaba calculando a toda velocidad.

"Es una propuesta muy..... interesante... No sabía Ni-chan que eras tan a amiga de Kazumi-san..."

Y quizás quería ahora indagar qué clase de amistad era la que teníais si la que ella deseaba o la indeseable que habías mostrado en otras ocasiones, no tanto por el mismo sexo, sabías que a tu madre era eso un tema que no le importaba tanto como que no pudiera sacar rédito de tus amistades, para ella eso si que era intolerable, rodearse de peones inservibles.

"Oh Ni-chan, Ni-chan... unas horas no es ni paciencia dijo con condescendencia casi parece que no recuerdas cuántas horas te pasas meditando."

Le falto decirte "tontita". Estaba claro que tu enfado lo veía injustificado en su excusa.

"Ah eso... si... Kiyoko-san, Kiyoko-san..." Como si se le pudiera olvidar."Resulta que tanto ella como Nori-san han llegado a la ciudad hace unas dos semanas y Kiyoko-san cuando se enteró de la enfermedad de tu padre ha venido varias veces a prestar sus conocimientos y sus bendiciones..."

Comenzó diciendo.

"Hemos tenido unas charlas muy interesantes en estos días... Verás, como ya sabes, la familia de Kiyoko-san es familia lejana mía y en un principio habíamos pensado lo interesante de tener unas relaciones más apegadas entre nuestras familias. en un principio así que hemos estado compartiendo visiones... unas veces son más cercanas que otras ¿sabes? Y claro, hay que tener en cuenta esa clase de detalles, siendo lo que eres, Ni-chan, es muy importante que tu legado el ser ishiquede en el Clan y que la persona que esté contigo entienda el valor de esta herencia. No estoy diciendo que Nori-san no lo haga claro, pero al parecer este ha venido a la ciudad porque su Embajada ha creído adecuado meterlo en las listas del séquito del Emperador. Puede que tu lo sepas mejor que nadie, Nori-san es un fetichista excepcional, un artesano de la magia y eso es maravilloso, pero si por algún casual, que los kamis si que lo quieran, su posición en la corte fuera más alta que la tuya... entonces su familia te absorvería Por lo que Kiyoko-san y yo hemos estado hablando de ese tema... y creemos que quizás deberíamos dar a las familias un tiempo para ver qué es lo que está pasando en el Imperio y en la capital con el fin de poder seguir con las aspiraciones que nos hicieron contactar en un primer momento."

Te dijo.
Y se quedó callada un segundo, un largo segundo donde sabías que ahora venía la bomba.

"Pero no tienes que prepcuparte, Ni-chan, tu madre no va a dejar que te quedes sola y a la edad que tienes casi parecía decirte es muy importante que seas feliz para con el Clan no para ti y que hagas para lo que has nacido.. Así que tengo una buena noticia que darte, en el terrible terrible caso que la boda con Nori-san no pudiera darse tengo dos opciones fantasticas para ti, de hecho una de ellas es..." Se le hacía la boca agua"Increible en tantos sentidos que ojalá mi madre hubiera podido hacer eso por mi, no me malinterpretes, quiero a tu padre y es un gran hombre y gracias a él he podido tener todo lo que he deseado, pero hay......... niveles. matizó"Ahora que las cosas se han establecido un poco he estado hablando con Kaho-san."

Kaho... Espera, ese nombre...
No te dio tiempo a pensar nada más, tu madre sonrió de esa forma que para ti era casi una sentencia de muerte.

"¿No sería maravilloso si te convirtieras en la esposa del Maestro de Fuego?"

Si. Isawa Kaho era la madre de Seiryo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Vie Ene 15, 2021 4:59 pm

"Te consolará saber que esta vez vengo dispuesta a centrarme en el ahora, Madre" respondí más serena de lo que había estado hasta el momento. Igual era hora de empezar a demostrarle que yo también sabía jugar a su juego. Sobre todo si quería conseguir cierto legado familiar...

Me gustó ver como mi madre tenía que cambiar esa titulación de Seiryo. Su generación estaba dejando de tener el poder, y lo iba a notar.

"Tengo la intención de felicitarle en persona. Kazumi-san me ha dicho que que será fácil encontrarnos con él por la ciudad." Poco sabía cuánto.

"Los dioses creo que la sonríen más que a todos nosotros juntos. Sino no se explica su buena fortuna pese a su comportamiento distendido" sonreí. "Pero buena suerte a su facción. Su madre no ha conseguido mucho hasta ahora."

En mi cabeza resonaba aún la voz de Kazumi imitando el control que ésta intentaba ejercer sobre ella en Kyuden Isawa.

"Kazumi-san me ha acompañado muchas tardes de lectura en la biblioteca, madre" respondí sonriendo, como si tuviese que ser lo más obvio posible. "He de confesar que no siempre estaba yo por la labor de conversar en aquellos momentos, pero digamos que hemos llegado a conocernos"

Yo también había aprendido con los años a coger parte de la verdad y jugar con ella. Y esperaba que mi madre, pensando que no solía hacerlo, no detectase cómo estaba intentando jugar con ella.

"Lo dejo en sus manos, madre. Pero pienso que es una buena oportunidad para... la familia" Sobre todo si resulta elegida maestra elemental, claro. Pero eso era tan evidente que no hacía falta ni decirlo.

Dejé correr el tema de mi padre, pues no iba a sacar mucho más de aquello. Me tocaría ser paciente, una vez más. Tomé entre mis manos la taza de té que me había tendido antes y tomé un pequeño sorbo. Estaba delicioso.

"Tendré que agradecerle a Kiyoko-sama su ayuda. Siempre ha sido muy buena con nuestra familia"

Dije intentando recordarle a mi madre su deber para con ellos también. Que su ambición no le hiciese olvidarlo.

"Ya veo que os han cundido esas visitas" dije con voz correcta pero no entusiasmada. "Y respecto al cambio de posición, hubiese sido distinto sino hubiésemos esperado tanto. Aunque supongo que ambas sabréis mejor lo que nos conviene a ambos, y nuestras respectivas familias"

Nori no se lo iba a tomar tan a la ligera. Aunque por lo que entendía aún no estaba definitivamente roto, o al menos más roto que antes. Las familias no habían tenido demasiada prisa para formalizar todo aquello en ningún momento. Y seguro que tenían motivos que a mi se me escapaban. Aún así, apreciaba a Nori, y esperaba que pidiésemos seguir manteniendo una fuerte amistad.

"No está el compromiso roto y veo que ya has comenzado más de una negociación. Digno de ti"


Me quedé más paralizada de lo que me hubiese gustado con esa opción.

"¿Seiryo-sama? ¿De verdad?" dije con voz sorprendida. Desde luego era un buen compromiso para la familia, y roto el suyo con Kazumi y con su buena posición... realmente era todo lo que podía pedir uno socialmente. Otra cosa es cómo nos llevásemos ambos. Seiryo siempre había sido muy agradable conmigo, pero de ahí a ser mi marido. Estaba claro que él amaba a Kazumi, pero yo nunca había sido una idealista en eso. Sin embargo, algo dentro de mí pensaba que chocaríamos en nuestra visión del mundo. Quién sabe.


"Veo que has estado ocupada, sí" dije ya un poco recompuesta por la noticia. Ya veríamos cómo se lo tomaba Kazumi si llegaba a suceder. " Pero no se me escapa que has dicho dos opciones. Y te conozco lo suficiente, madre, para saber que has dejado lo mejor para el final"

Podría no importarme la Corte, pero algo había aprendido a estas alturas.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 18, 2021 11:30 am

Tu madre si que pareció sorprendida quizás más que por tus palabras, que seguro que lo habías repetido mil veces por tu actitud que si que demostraba más y puso una expresión de "de acuerdo, veamos qué haces" sin comentar nada.

"Oh si, la agenda cultural es la misma para todos y los focos de... interéspoder son conocidos, sin contar con la Embajada, darle tus felicitaciones personales no debería ser complicado." aún no entendiste aquella marca en la palabra personal, poco faltaría.

"Los dioses tienen su forma de pensar y hay que... hacerles caso." dijo tu madre no sin cierto mohín de aquella que ve hacerlo como algo necesario no por gusto."Nuestra facción de por entera, claro." Nuestra, niña, no la de la madre de Kazumi o la de ella, la tuya también.

"Oh claro... los estudios..."

Casi parecía aburrirle aquello.

"Por suerte siempre te gustó la Biblioteca de Kyuden Isawa, al menos allí han estado grandes maestros y tensais poderosos, personas de tu edad o más mayores que luego rondan el Imperio."

Una forma de decir de tu madre que lo mejor de aquello eran los contactos, como en este caso que se hubiera topado con una supuesta amistad que tenías con Kazumi y que estaba más que encantada.

"Oh, lo es lo es... es sólo que hay ciertos detalles que... tengo que meditar."

Detalles que en breve sabrías y que podrían cambiar muchas cosas ya que en esa residencia no sólo estaba Kazumi.

"Oh si, sería bueno que fueras a verlos."

Más como trámite que como otra cosa.

"Pero te aseguro que ya le hemos agradecido y lo haremos a Kiyoko-san su ayuda, por descontado, es una gran mujer."

Y eso era cierto y no había dudo en aquello otra cosa es que tu madre lo hiciera con más o menos pasión.

Ni-chan, las cosas son complejas... es decir tanto Kyoko-san como nosotros sabíamos que los dos estabais en un proceso de desarrollo personal y para con el Clan, cuando os prometimos de niños ni nosotros sabíamos que habías sido tocada por el Ishi-do ni Nori-san había tenido ninguna clase de relación particular con sus habilidades, es algo que pasa con el tiempo y en cierto sentido pues... bueno... a veces las cosas pasan por un motivo, por los dioses, claro."

Claro, porque era mejor culpar a ellos que a sus juegos.

"Eres mi única hija."

Fue lo que respondió a lo rápido que se movía, para bien o para mal eso es lo que había, te decía. Una érais la baza de la otra.

"Sé que si se rompe el compromiso con Nori-san estarás muy triste pero... si es por algo así estoy segura que te será menos duro."

Te dijo con una sonrisa más grande por ella que por ti.

"Seiryo-sama será un marido extraordinario igual que lo es como persona. Es serio, formal, un hombre que mira por su familia y clan, honorable y jamás se ha sabido nada malo de él."

Por no contar con todo lo que suponía ser el Maestro, claro, pero ahora mismo tu madre hablaba tratando de no parecer que pensaba en eso, aunque siempre estuviera ahí.

"Bueno, la otra opción es algo compleja...." dijo poniendo un mohín como si ella no le viera realmente el problema "Debido a que hay ciertas personas que no estarían de acuerdo en que tu don saliese del Clan pero es que claro, no estamos hablando de una opción cualquiera."

¿Salir del Clan? Eso te decía mucho de la importancia y del interés.

"No sé si sabes que tengo una muy buena amiga llamada Nazoko. Es una juez Imperial, Otomo Nazoko. Pues bien, su hijo mayor está en busqueda de esposa y muchas veces hemos hablado de lo maravilloso que sería unir nuestras familias. ¿Te imaginas Ni-chan? Otomo Nishiko. pronuncio casi como si aquel nombre pudiera pararle el corazón"Formarías parte del linaje Imperial y nuestra familia llegaría a los oídos directos del Emperador ya que la familia de Nazoko está en el Consejo de los Seis y está emparentada muy cercana con la Madre del Emperador y con este. Su nombre es Otomo Yukiyasu y es un joven muy apuesto y encantador."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Lun Ene 18, 2021 1:00 pm

"No subestime, madre, el poder de las bibliotecas" respondí, intentando seguirle el juego. "No sólo proviene de los que las moran, sino de lo que custodian. Información es poder, se suele decir, ¿verdad? Pues allí se guarda mucha. Así que llegado un momento, puede que tu pequeña hija descarriada sepa más de lo que sospecharías"

Como de nuestro pequeño secreto familiar, y cómo funciona todo lo que lo rodea. Quizá más de lo que ella habrá sabido nunca.

"Veo pues que no podré convencerla de momento. Medite lo que tenga que meditar. Pero creo que deberíamos movernos rápido. Las oportunidades en esta ciudad a veces son cuestión de un parpadeo." sonreí, como si aquel fuese mi elemento. Si iba a fingir, lo haría bien.

"Les mandaré una misiva, pues" dije ante la posible visita a la familia de Nori "A ver si pueden abrir un hueco en su agenda para una pequeña visita de cortesía. Creo que tendré que buscar un obsequio adecuado, hay que ser agradecido por la ayuda que han prestado a Padre"

Contesté, meditativa. Tendría que pensar bien qué realizar o qué comprar. Aunque a esas alturas de la conversación ya me temía la posibilidad de ruptura inminente del compromiso, era una familia con la que quería tener buenas relaciones. Y no sólo a través de mi madre.

"Agradeceremos pues a las fortunas el camino por el que nos han guiado" respondí sin acritud esta vez. En realidad, sabía que esto que decía mi madre era cierto. Y por mucho que apreciara a Nori, tampoco deseaba apartarme de mi casa y mis deberes como Ishi. Puede que sus maquinaciones nos hubiesen traído hasta aquí, pero era lo suficientemente madura como para entender que Rokugan funcionaba así.

"Bueno, digamos que, con los años, me había acostumbrado a la idea de tener que pasar el resto de mi vida junto a Nori-san. Es un hombre agradable"

En realidad eso explicaba bastante lo que sentía al respecto. Al menos sabía que Nori la apreciaría y la apoyaría. Y ya era más que la mayoría de matrimonios que conocía.

"Excepto su interés desmedido por otra mujer, ¿no?" mis palabras eran en ese momento una mezcla entre interés e ironía. No es que esperara que mi matrimonio tuviera que tener amor, ni mucho menos. Era una samurai que sabía perfectamente lo que se esperaba de mí. Deber. Honor. Familia.

Pero sí que desearía que mi futuro marido tuviese mis intereses en su punto de vista. Sobre todo si finalmente iba a ser de mayor rango que el mío, lo que dejaría muchos asuntos en sus manos, no en las mías, como siempre había pensado. Y quizá un marido que fuese tan abierto con sus intereses por otra persona pudiese ser... cuanto mínimo... un problema.

Al menos sabía que Seiryo respetaría mi decisión de dedicarme al estudio, ya que siempre se había mostrado muy comprensivo con eso. Era un hombre serio y apreciaba la dedicación de cada uno a su campo. Eso podía jugar a mi favor.

"¿Algo compleja?" mi voz sonó sorprendida. "No suelen gustarte ese tipo de opciones, madre"

Así que era eso. Vale. Lo entendía. Pero. Pero. Pero. ¿Un Otomo, en serio? ¿Otomo Nishiko? No, no, no... eso sí que no sonaba nada bien.

Bebí de mi taza de té lentamente, mientras inconscientemente me recolocaba un poco en mi postura.

"Suena como una opción políticamente interesante" solté finalmente. "Aunque le veo un problema que, sin duda, también habrá pensado usted, madre."

Hice una pequeña pausa dramática. A aquel juego podíamos jugar ambas, ¿no?

"¿Que le hace pensar que el clan aprobará un matrimonio semejante? El mismo problema del matrimonio con Nori-san se vería aquí multiplicado. Ser Otomo Nishiko implica dejar de ser Isawa Nishiko. Y por si no se había enterado, a nuestro Daymio no le sienta nada bien que uno de nosotros vuele del nido"

Esa era la armadura que teníamos los ishi contra ese tipo de matrimonio, ¿no era así? ¿Porqué su madre pensaría que eso podría ser, si quiera, una posibilidad para ella? No éramos muchos y no querrían, bajo ningún concepto, que uno de nosotros estuviera bajo el control directo del Emperador y la Familia Imperial. Excepto...

No quería ni pensarlo. Yo no valía para esas cosas.

"De todas formas, madre, no descarte tampoco otras opciones" respondí "Ahora que he venido a la capital se abren ante mi nuevas opciones, ¿no es verdad?"

Apuré el té que quedaba en mi taza.

"¿Ha pensado usted en que podría ser valiosa más allá de mi compromiso con alguien?"

Salieron las palabras por mi boca y no supe muy bien qué me había llevado a decir eso. Quizá las palabras de aquella aparición nocturna la última noche en Kyuden Isawa. Ese ánimo a que tomara las riendas de mi vida y mis decisiones.

"Al fin y al cabo, hay mucha política moviéndose al margen de esos movimientos"

Y yo era parte de una escuela que aún no tenía maestro, y de la que éramos pocos. Pude ver en mi madre la sorpresa por mis palabras. Yo misma la tenía. Esto estaba siendo una huida hacia delante en toda regla.

"Creo que tiene usted mucho en qué pensar"

Me levanté dejándole con la intriga. Sabía que entre lo de Kazomi y mis veladas palabras, tendría mucho en lo que pensar.

"Ahora creo que es momento de arreglarme, si no le importa. Aunque desearía que pudiésemos hablar en otro momento con más calma. Hay cosas sobre el legado familiar que me gustaría compartir con usted, madre"

Veía de nuevo la sorpresa en su rostro. Yo nunca solía tratar esos temas, ni quería confrontarlos. ¿Qué le había pasado a su apocada hija?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Ene 20, 2021 10:52 am

"Oh... nunca lo he puesto en duda..."

Te dijo esta quitándole importancia a tus palabras, aunque fuera mentira y tu madre sobretodo viera allí papiro y silencios.

"Hace mucho tiempo que no nos vemos y estas decisiones no pueden tomarse de manera apresurada, las prisas son el camino al fracaso, Ni-chan."

Te contestó esta aunque no dejaba cerrada la puerta sólo no quería decir ahora algo que luego pudiera fallarle, la edad la hacía precavida.

"Oh, claro, puedes dejarle la misiva a uno de los criados para que la lleve, y la ciudad está llena de tiendas preciosas, seguro que encuentras algo."

No le dio más importancia a este hecho.

"Oh, claro que lo es, Nori-san es un hombre encantador y que podría hacerte muy feliz en el caso que su camino no llevase junto al trono o que bueno, al final optasemos por alguien como él."

De menos posición, decía.

"¿Su interés por otra mujer?" tu madre pareció sorprendida por tus palabras."El Maestro del Fuego tiene un historial irreprochable, Ni-chan, lo demás son habladurías. Y si te preocupa su anterior compromiso, está claro que dos personas que se crian como hermanos van a estar siempre muy ligados, haya o no compromiso de por medio pero eso no significa nada.

Nada que no quisiera ver, claro.

"Seiryo-sama sería un marido formidable no sólo en su función de representante de la casa y la familia sino que su familia está llena de portentos en la magia y es alguien que respetaría y que fomentaría mucho tu....inclinación al estudio."

Y por inclinación ella quería decir casi obsesión.

"Si. Está "ese" problema. Pero si hacemos que si de ahi sale algún hijo con ese don vuelva al Fénix y te conseguimos un puesto que sea del Fénix...
Sabes que tenemos un problema con el Campeonato de Jade ¿verdad? Pues a tu madre se le ha ocurrido algo. Si tú llegases a ser la Campeona de Jade, fuera de la familia que fueras ese problema para el Clan desaparecería y estarías aún unida a este, aunque tu apellido no lo fuera."


Te comentó sonriente.

"Todos salimos así ganando."

"¿Otras opciones?" pareció levemente sorprendida por tu repentino "ataque".

"Oh, Ni-chan, claro que he pensando en eso pero... tú y tus amadas Bibliotecas ¿No es eso lo que siempre has discutido conmigo?"

Le faltó decir "tontita mía". Cómo de pronto te ibas a poner a querer algo de lo que siempre habías huído. Pero claro, esa actitud de pronto no se le pasaba por alto asi que cuando te levantaste había algo en sus ojos y no sólo era sorpresa, quizás era una reacción que no esperabas y que al contrario de lo que pensabas no te gustó nada. Porque si querías luchar por ti misma tendrías que meterte en la política y en la corte y eso es lo que ella siempre había deseado.

Si, mientras salías de la habitación supiste lo que esa expresión y esa taimada sonrisa significaba. Si te quedabas a esperar tu compromiso ella seguiría adelante con sus planes impuestos sobre tu vida pero si por contra su apocada hija por fin renacía cual Fénix de sus cenizas, entonces, sin duda por fin habrías empezado el camino que ella siempre había querido para ti.

Cuando la fusama tras de ti se cerró te diste cuenta que de una u otra forma tu madre había hecho jaque.
Aunque quizás lo hubiera estado viendo mal todo este tiempo, puede que consiguiera lo que ella quería de ti, la política pero hasta ahora no te habías parado a pensar que dentro de esta había un mundo de posibilidades que te beneficiaran a ti y a tus deseos, no a los de tu madre. La partida no estaba cerrada, no aún.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Mié Ene 20, 2021 4:49 pm

"No le he metido prisa, madre. Sé que las cosas llevan su tiempo"

Y más en esta casa. Pero mi trabajo estaba hecho, la semilla había sido plantada y regada, y quedaba verla germinar. Nunca me había faltado paciencia, precisamente.

"Eso haré. No quisiera dejarlo demasiado."

Ya que mi madre parecía dispuesta a no mostrar los respetos adecuados a la familia de mi, aún, prometido, yo sí que lo haría. Y no sólo por convención social sino porque había llegado a apreciarlos, y más sabiendo que se habían preocupado por la salud de mi padre. Diría que incluso más que mi propia madre.

"No creo que mi felicidad sea lo que tiene usted en mente con el matrimonio, madre."

Mi voz no sonaba a reproche, simplemente ponía las cartas sobre la mesa, en uno de los tantos casos en los que desesperaba a mi madre por no saber hablar con sus medias palabras y verdades.

"Donde hay luz, debe haber sombra" dije citando al Tao en relación a Seiryo "Y la llama que desprende el Maestro del Fuego sin duda es potente. Así que no crea que voy a subestimar los problemas que podría traer ese matrimonio sólo por estar deslumbrada por la luz, o por las danzantes sombras." Hice una pequeña pausa para mirar penetrantemente a mi madre "Igual por una vez es usted la que está deslumbrada y no es capaz de ver las sutilezas. Seiryo-sama sería probablemente un buen esposo de puertas para dentro, pero no dude en que siempre tendría el bienestar de otra por delante del de su esposa." enarqué un poco la ceja. "No es que me importe. No soy tan inmadura como para pensar que eso es lo único que importa. Pero podría poner mi honor en una situación comprometida. Considérelo al menos"

Me había puesto un poco nerviosa con aquello, como si yo no fuese capaz de ponderar los pros y contras de la situación. Seiryo no me desagradaba, ni de lejos, pero desde luego tampoco iba a ser un camino de rosas. Conocía lo suficiente a Kazumi y los problemas en los que se metía, y a Seiryo y hasta donde podría llegar para salvarla. Puede que ambos fueran de familias cercanas políticamente a la mía, que no a mi, pero eso no me hacía ciega a los inconvenientes.

Casi me atraganto con el té cuando dijo "campeona de Jade". Yo, ni más ni menos. En un puesto semejante. ¿Quería mi madre matarme del susto?

"¿No se supone que el clan no quiere el puesto, siquiera? Mucho menos creo que quiera en él a alguien como yo"

Ciertamente sería mucho más útil al clan en otros puestos. ¿Campeona de Jade? ¿A quién se le había ocurrido esto? A su madre, claro...

"¿Quieres decir que siendo campeona de Jade podría dedicarme a estudiar y en otros cargos no? Lo dudo, sinceramente"

Si iba a tener que entrar en ese juego, que fuese al menos para algo que me interesara. Y no para acabar en medio de la corte imperial, atada de pies y manos en un cargo honorífico del que no podría escapar, en un matrimonio que me haría perder la identidad familiar y de clan. Si algo había pensado siempre es que mi escuela me haría inmune a matrimonios de ese tipo. Pero claramente había subestimado los planes de mi madre. Y me daba rabia, mucha rabia. Aquella aparición del sueño tenía razón, iba a tener que actuar sino quería ser avasallada.

Una sensación horrible me recorría la espalda mientras cerraba suavemente la fusama que me separaría al fin de mi madre. Pero una frase resonó en mi cabeza. "No puedes vivir mientras te ocultas de la vida". Decía el Tao. E igual no había querido escucharle hasta el momento. Las fortunas me guardasen, pues iba a ser una dura batalla la que tenía por delante.

+++++++
Por fin pude entrar en mi habitación de aquella casa, que no puedo decir que tuviese de ella buenos recuerdos, pero al menos era un espacio de reflexión y soledad. Estaba aún un poco alterada por la conversación, y en mi mente resonaban aquellas tres opciones que me había dado mi madre: Nori, Seiryo y aquel Otomo. Me dejé caer sobre el suelo, quitándome las horquillas que sujetaban mi cabello, que cayó lacio por mi espalda. Un suspiro se escapó de la comisura de mi boca.

Tomé aire un par de veces antes de decidir que no iba a quedarme paralizada. Tenía cosas que hacer. Ya me pararía a pensar más adelante. Así que saqué mi pluma y un trozo de papel y escribí con calma, intentando que mi caligrafía trasmitiese calidez y cercanía.

"Querida Kiyoko-sama,
Ya estoy en la ciudad. Como ya le habrá comentado mi madre, la enfermedad de mi padre me ha hecho cambiar los planes y dirigir mis pasos a la capital.
Siempre he tenido mucho aprecio por su familia, y ahora todavía más al saber que ha estado ocupándose de la salud de mi padre.
Me encantaría verla pronto y poder agradecerle en persona todo el esfuerzo que ha hecho por él.
Que las fortunas le sean favorables,
Isawa Nishiko"


Dejé que se secase unos segundos antes de cerrarla cuidadosamente y lacrarla. Estaba lista para enviar.

Fui a llamar a uno de los heimin que había en la casa, pero me lo pensé un poco y decidí que, si iba a jugar a este juego con mi madre, lo haría bien. Así que hice llamar a Ena, una joven heimin que me sirvió lealmente la última vez y que pensaba que podía ganarme su lealtad hacia mi, por encima de la de mi progenitora.

"Ena-san, necesito que lleves esta nota a la residencia de Asahina Kiyoko-sama y se la entregue. No es urgente pero desearía que fuese llevada con rapidez y discreción. Llevas lo suficiente entre nosotras como para saber que mi madre y yo tenemos nuestras diferencias, así que... tengo una propuesta que hacerte." hice una pequeña pausa, ponderando su interés. "Si me sirves con discreción y honradez, serás convenientemente recompensada. Me temo que esta va a ser una temporada bastante complicada en esta casa y necesito una aliada. Y siempre has demostrado buen hacer. Pero me enteraré si no cumples."

Contaba que mi fama como Ishi que lo sabe todo jugase en mi favor con ella. Eso y lo bien que se había comportado la vez anterior, y que siempre pareciese apoyar a mi padre antes que a mi madre. Esperaba haber tomado una buena decisión.

Y ahora, por fin, era la hora del baño.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 21, 2021 1:46 pm

"Bien, bien..."

Asintio Azumi tanto a que no le dieras prisas como al hecho de ocuparte del tema de tu casi ex familia politica complacida por el final de esa discusión.

Cuando dijiste que tu felicidad no era lo importante puso una cara de indignación palpable.

"Sé que eso es lo que crees, pero cuando seas madre me entenderás. Entederás lo importante que es para una madre que su hija quede en buena posición para cuando esta no esté y no pueda ayudarla. Esto que te digo ahora se lo repetirás a tu hija, créeme, igual que yo no creía a mi madre y aquí estamos."

No habías conocido mucho a tu abuela por parte de madre, si por la de padre, pero sabías que ambas chocaban mucho y que tu madre muchas veces se quejaba de los consejos que le daba su madre los cuales terminaban siendo ciertos.

"No estoy deslumbrada es tan sólo que creo en su educación y en los actos que ha mostrado hasta ahora. Si, puede ser a veces complicado pero el matrimonio lo es, y, sinceramente, que tu futuro marido sea alguien que se preoucpe por los demás y por amistades de nuestras familias no debería ser el mayor de tus problemas."

Te replicó.

"Como digo no es que fuera a ser sencillo pero el matrimonio es política y bien sabes que la política nunca lo es."

Tu madre hizo un gesto con la mano como si dijera que no entendías nada del Campeonato.

"Oh... querida, querida... El problema no es el Campeón de Jade sino quién lo pide y cómo se nombra. No es lo mismo que el Fénix le diga al Emperador que estaría estupendo tener a tal shugenja como Campeón de Jade y que este lo nombre que el Emperador crea que nuestra posición es débil y debe abrirlo a todos los Clanes. Es la misión sagrada del Fénix y el Fénix es quien debe manejarlo."

Casi le faltó decir "que tontita eres a veces".

"¿Alguien como tu? de pronto soltó una carcajada"¿Y acaso hay mejor opción para un puesto que debe cuidar por la seguridad de todos que alguien que está en comunión con el todo?"

Si es que su lógica tenía, por eso podía llegar hasta ahí.

"Ni-chan, ya eres adulta, ya no vas a poder estar "sólo estudiando" en tus bibliotecas, tienes que servir al Clan y piensa que a más alto estés más facilidad para ser tú quien decidas por ti misma. No me puedo creer que prefieras ser la esposa de un don nadie con tal de quedarte con perfil bajo y que todos puedan mangonearte en vez de estar por encima de todos y tú decidir cúando, dónde, con quién y qué haces con tus deseos y tu vida. ¿No es eso lo que siempre has querido? Pues deberías ver claro lo que te cuento."

+++++++


Escribiste la carta algo más tranquila y tras aquello llamaste a Ena. La criada era joven y sabías por otras veces que no es que fuera la preferida de tu madre, quizás demasiado vivaracha por lo cual era una buena apuesta. La chica se inclinó al coger la carta y aún en esa posición te respondió:

"Será un placer ayudarla a estar mejor en esta ciudad, señorita."

Nada sobre tu amenaza, tan sólo un quedo asentimiento para dejarte e ir a su misión.
Tras lo cual te preparaste para el baño, una de las viejas criadas ya lo tenía todo listo para cuando lo necesitaste y así pudiste descansar un poco y quizás por un momento olvidar donde estabas.
Una vez limpia y lista la misma criada te avisó que tu padre estaba despierto y que estaba en su habitación por si querías verle. Tus padre dormían en alas separadas, por supuesto, de la casa, el ala de tu padre, el que daba a la puesta del sol estaba decorada de una manera que te era familiar, era como entrar en una Biblioteca, con sonidos lejanos de campanillas y toda decoración sobria pero lleno de sabidurías, desde las fusamas pintadas con frases del Tao hasta pasajes de la historia con lecciones en esta.

Tu padre era un estudioso nato y una de las cosas que tenía era cierta afición por las miniaturas y por la recreación de historias, tanto bélicas como no. De hecho tenía varias salas llena de estas escenas que había montado él mismo, pintando las figuritas y haciendo todo el atrezzo. Era una afición que le ayudaba a relajarse y por el tamaño de las salas y lo atestado de estas estaba claro que lo necesitaba mucho, algo que no te extrañaba estando casado con quien estaba.

Pero esta vez la criada no te condujo a esta sino al dormitorio de tu padre, el cual estaba cerrado y acondicionado para que la fría primavera templada no lo molestase.
Isawa ken, tu padre, siempre había sido un hombre tranquilo, pero allí, sentado en la cama con el cubre hakama por encima del pijama y en medio penumbra te pareció quizás más aún, incluso algo más cansado, puede que pequeño o que tu hacía tiempo que no le veías, ya casi se te había olvidado la última vez que le viste tras su mesa de pintura. En cierto sentido te alivió saber que puede que si que estuviera enfermo pero por otro lado aquella verdad era terrible.

"Ni-chan." Dijo al verte con media sonrisa y te hizo una seña para que te sentases cerca suya."No tenías que haber venido, tu madre es una exagerada."

Lo cual, de pronto, que él dijera eso te hizo pensar que quizá estaba peor de lo que pensabas....


OUT
isawa ken, en mejores tiempos.
Imagen
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Jue Ene 21, 2021 4:12 pm

"Entonces buscaréis una maniobra rápida que os permita situar al peón e vuestra elección. No está mal pensado. Siempre que no haya otros clanes que se hayan adelantado, claro. El problema es que estamos en un momento interno demasiado complicado para actuar con esa rapidez, ¿no? La falta de maestros tiene que estar lastrando ciertas decisiones... Aunque soy consciente de que unos cuántos tenéis los intereses del clan en el corazón"

Sutil forma de reprocharle que siguiesen maniobrando sin que su daymio, o en nuestro caso el consejo, mandase nada. Pero para eso vivía mi madre, ¿no? Odiaba cuando me daba ese tipo de lecciones, pensando que era aún una niña. Podía no haber elegido el mismo camino que ella, pero eso no me hacía ciega a su forma de vida.

"No creo que sea motivo de risas, madre. No digo que nombrar a un ishi no sea una buena idea. Digo que nombrarme a mí quizá no lo sea. Tengo la mala costumbre de posicionarme políticamente incluso sin saberlo. Con una posición así, podría ser peligrosa. ¿No es cierto?"

Por no hablar de la pereza que daba la política entre los diferentes clanes, claro...

"Para mi desgracia, hace tiempo que no sólo estoy estudiando en las bibliotecas. Que, por otra parte, es una manera de servir al clan, pues, como ya he dicho antes, la información es poder, y allí hay mucha"


+++++++
Fui hacia el ala que ocupaba mi padre, contenta de que por fin se me permitiese verle. De camino, fui observando las nuevas maquetas con las que había ido adornando su espacio. El arte y la paciencia que mi padre demostraba en esa ocupación siempre me habían fascinado. Aquellos pasillos rezumaban paz, una de las cosas que siempre me faltaban en una ciudad tan viva como aquella.

La visión de mi padre en la penumbra de su cuarto me puso un nuevo peso en el corazón, uno más profundo incluso que la inquietante conversación con mi madre. Él siempre había estado allí para apoyarme, para darme un lugar seguro cuando mi madre me perseguía en pos de las obligaciones que debía a la casa. Y, ahora, parecía estar desvaneciéndose poco a poco contra los paneles que decoraban su cuarto.

Estaba enfermo, ahora lo sabía perfectamente. No cabía duda. Ahora el problema era establecer cuánto.

Me senté con una sonrisa en los labios, cerca suyo, en una actitud mucho más cercana y cariñosa a la que había mostrado con mi madre.

"Padre, qué alegría verte"

Pero su frase congeló por un segundo la sonrisa en mi cara. Si él decía eso... No quería ni pensarlo.

"Claro que tenía que acudir, padre. Me preocupa su salud. No iba a dejarle solo en un momento así"

Eso no quitaba que yo hubiese pensado no sólo que mi madre era una exagerada sino que era una mera excusa para traerme a la ciudad y jugar conmigo. Aunque estaba claro, como se había visto en nuestra conversación, que una cosa no quita la otra.

"Sé que te han visto los mejores expertos, y que Kiyoko-sama ha venido en persona a atenderte pero... ¿puedo hacer algo por ti?"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 7892
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 22, 2021 11:16 am

"El fénix es un Clan que siempre ha funcionado de una manera distinta, sino mirad nuestro Consejo Elemental, está claro que confiamos en varias personas para conseguir resultados mejores de los que haría sólo una."

Te contestó como si nada con una queda sonrisa ante ese reproche.

"Lo importante al fin y al cabo es que los intereses del Clan se respalden. Y si que es cierto que esta situación es complicada para todos pero con más motivo cada cual debe ayudar en lo que mejor se le da y las mejores opciones que tiene."

Comentó sin darle más importancia, con naturalidad.

"Oh... pero Ni-chan, la buena nueva es que posicionarte siendo Campeón de Jade es sencillo, siempre la posición es al lado del Hijo de los Cielos, nada más sencillo que eso."

Hasta tú podrías hacerlo.

"Oh, claro, claro el estudio es importante para el Clan, claro... pero llegados a cierto momento y teniendo las habilidades que posees no sólo hay que estudiar, querida hija."


++++++

Tu padre, cuando te sentaste a su lado te cogió la mano y la apretó un poquito en el momento que dijiste que te alegrabas de verle, obviamente era recíproco.

"Un momento así..." sonrió con cariño."la vida son esta clase de momentos, Ni-chan, ni más ni menos, a veces estamos haciendo maquetas que representan el descanso y otras la guerra."

Tu padre que había cogido tu mano con la suya la acarició.

"Estoy bien, estoy bien... Es tan sólo que la juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo, el problema es que no nos damos cuenta que la madurez es otra enfermedad que se agrava con esta."

Sonrió de medio lado.

"Este invierno ha sido muy frío y húmedo en la ciudad y ya sabes que desde hace unos años me duelen los huesos por esa humedad. He estado en casa lo máximo posible y con el fuego encendido pero ya uno no es tan joven y parece que eso me ha afectado un poco más esta vez. comenzó diciendoPero como has dicho Kiyoko-san ha estado aquí y me ha dejado varias cosas entre ellas eso."

Entonces te señaló algo que estaba no muy lejos de vosotros y que parecía una especie de figura de unos 30 cm en un cristal soplado que resplandecía en color anaranjado y que parecía una mujer tallada bailando sobre las ascuas. En aquel momento te diste cuenta que el calorcito mayor de la habitación no sólo era por los hornillos sino que salía justo de aquella talla.

"Es un fetiche asahina que hace que los kamis de fuego se mezclen con esta y propaguen calor. Mis huesos se encuentran mejor en climas más secos y cálidos así que me está ayudando a disminuir los dolores."

Te contó.

"Por eso te digo que no tienes que preocuparte que poco a poco vamos a mejor, es tan sólo que claro, si tu madre no me ve con las maquetas se piensa que se acaba el mundo."

Dejó una queda sonrisa en sus labios.

"Razón no le falta en cierto sentido, es verdad que me molestaban mucho las articulaciones como para no poder disfrutarlo."

Todo aquello parecía una verdad a medias, es decir, no estaba mintiendo aunque seguramente esos dolores le habían traído más cosas como comer menos, peor y quizás no dormir bien lo cual era indicador de su estado algo cetrino comparado con el habitual.

"Pero ya, dejemos de hablar de mi, que soy un viejo sin demasiada importancia. Hace meses y meses que no te veo y quiero saber qué tal le estaba llendo a mi Hoshiko." que significaba pequeña estrella

Cuando eras pequeña tu padre, que además de maquetista era un amante de la astrología, solía llevarte de noche a la parte más alta de vuestra casa para poder contemplar las estrellas y de esta forma las habías aprendido muy rápido siendo aquel el mote cariñoso que te había puesto tu padre, su pequeña estrella.

"Espero que esta visita a la capital no moleste mucho en tus estudios..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa Nishiko
Mensajes: 28
Registrado: Jue Nov 05, 2020 11:19 am

Re: Día 7.- tarde.- Isawa Nishiko.

Mensaje por Isawa Nishiko » Sab Ene 23, 2021 1:12 pm

"Pero no me reproche, padre, querer estar a su lado en esos momentos" le sonreí de vuelta. "Y a madre le ha encantado que al fin me deje ver por la ciudad. Ya sabes que no pierde una buena oportunidad como esta".

O la posibilidad de orquestar ella misma mi vuelta. Aunque ahora que había visto a mi padre así, me alegraba que me hubiese llamado. Me hubiera reprochado a misma mucho más si no hubiese acudido al lado de mi padre en ese momento.

"Pero siempre podemos hacer lo que esté en nuestra mano para que sea un proceso lento y agradable. No me gusta verle tan agotado, padre"

¿Podría hacer yo algo con él que no hubiesen podido hacer ya los médicos de la capital? ¿Las plegarias de mis pergaminos podrían ayudar en algo? Lo dudaba, distaba de ser mi especialidad. Y si los Asahina no habían podido hacer nada...

"¿Y no se ha planteado, padre, bajar a pasar el invierno a tierras Fénix? Sé que madre no perdería la oportunidad de estar en la capital durante la Corte pero... Su salud también es importante, no sólo sus ambiciones"

Mi voz sonó dura, quizá aún un poco dolida por toda la conversación que no había dudado un segundo en tener ella conmigo sin dejarme siquiera ver a mi padre antes. Aunque hubiese tomado la decisión de hacer algo por mi misma, me dolía ver como mi madre anteponía sus pretensiones a la salud de su esposo. Y tampoco sería tan raro que pasasen el invierno en diferentes lugares.

"Me alegra ver que Kiyoko-sama le ha dejado ese fetiche. Ya le dije a madre que iría a visitarla y agradecerle lo que había hecho por ti. Espero tener una pronta respuesta a la nota que le he mandado. Se ha portado muy bien con nosotros".

Sobre todo teniendo en cuenta la poca delicadeza que mi madre parecía mostrar con ella en nuestra conversación. Aún me dolía que hubiese intentado fingir que no recordaba su nombre, y más cuando había estado visitando a mi padre.

"Eso iba a decir yo, padre, y sabe que me cuesta darle la razón. Pero creo que no te había visto nunca separado de tus maquetas, no al menos durante tanto tiempo"


Y no sabes cuánto me preocupa, pensé.

"¿No ha habido algún ungüento que las calme? ¿Quizá un tratamiento de acupuntura pueda ayudarte?"

Yo sabía algo de ello, pero seguro que había médicos en la capital más capacitados. Y en casa no nos faltaba el dinero como para poder permitírnoslo. Ojalá poder hacer algo para ayudarlo. Aunque si era sólo la vejez, poco podríamos hacer, ni yo, ni nadie.

Sonreí cuando me llamó por el nombre de mi infancia.

"A tu pequeña estrella parece que la están obligando a brillar, pese a todas sus reticencias. Parece que el futuro sino, iba a ser bastante oscuro para ella"

Dije con algo de resignación. No quería haber sacado todo ese tema con él, para no preocuparle, pero siempre era el que mejor me había entendido.

"Los estudios estaban yendo viento en popa por Kyuden Isawa. Creo que estoy cerca de acercarme a los siguientes secretos de la escuela. Pero sé que debo tener paciencia, mucha paciencia. No queda otra para los estudiosos como nosotros. Aunque madre no lo entienda"


Mi voz seguía siendo resignada.

"Parece que huir de los problemas que azotan al clan en estos momentos no me ha traído ningún beneficio. Y me estoy cansando de ser un peón usado de aquí a allá. Yo sólo quería espacio para dedicarme a los estudios y servir al Clan como mejor sé. Pero parece que hay gente con mejores planes para mí"

Madre. Claro.

"Así que igual es hora de tomar mis propias decisiones, y luchar mis propias batallas. Aunque la perspectiva de esto me agote. Como bien dijo Shinsei, el miedo es el palo de medir a la ingnorancia. Y ser ignorante es lo que menos quiero, así que me tocará perder el miedo."

Le sonreí con cariño.

"¿Crees que es una locura pensar así?

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado