Día 4º.- Mañana.- Otomo Washi

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 03, 2011 11:55 am

"Buen paso si ya te has adelantado..."

Dijo Tenshi con una sonrisa burlona.

"Pero como tu dices.... ¿es mejor que tu lo sepas o que ni tan siquiera tu lo sepas....?

Muchas veces yo mismo hacía que Ken-san.... antes... escondiera ese tipo de cosas hasta de mi... Nunca se sabía el riesgo que uno corría en las investigaciones, o hasta donde...

Pero ya no esta Ken-san... Washi... pero estoy yo."


Espetó.

"Los métodos en realidad no es lo que marca la diferencia washi... nunca olvides que lo que marca la diferencia es la victoria.... si hubiera logrado lo que deseaba Genji-sama... entonces seguro que no hablábamos de esta manera..."

Susurró.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Jue Feb 03, 2011 5:08 pm

¿Había dicho que ya me había adelantado? Tsk, ya no estaba seguro. Quizá antes... Comenzaba a dolerme la cabeza:

- La victoria - por un segundo, por acto reflejo, saboreó la palabra. Delirios de grandeza -. Y con nuestros planes, con nuestra gran victoria sobre el enemigo... ¿tan sólo conseguimos que todo se mantenga igual? - mostró una mueca caprichosa - Ah, entiendo. Puede que sea ese el precio a pagar por la grandeza. El silencio.

Washi se levantó de su posición en el suelo, costandole un poco al principio. Las piernas se le habían dormido.

- Exactamente porque estáis vos nos hemos reunido. He de recuperar el tiempo perdido por un año de vuestra ausencia. Y me acordaré de vos cuando vuelva a adelantarme... - terminó con una inclinación -. Espero que vuestro brazo mejore. Domo arigato gozaimasu.

Paranoico. Washi, estás paranoico.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Feb 04, 2011 11:58 am

"Nunca dije que este trabajo fuera agradecido.... quizás sólo sientas verdadero alivio cuando erradicas esa mancha de la misma existencia en la que tu habitas....

Quizás sea ese el propio problema de estos trabajos....."


Murmuró al final con un tono que pareció que iba a decir algo más.... pero que sin embargo nunca llegó.

Tenshi sonrió ante tu despedida e hizo solamente un gesto con la cabeza, pero tenía sus ojos fijos en ti, aquellos ojos negros y pequeños, excrutadores.... casi como si te susurraran algo.... ¿pero qué?

Tras lo cual te dejó marchar.


OUT
Seguimos con tus citas
IN


De 8 a 10 a.m Hora de la Luna.
Lugar: Ciudad Prohibida.
Cita: Otomo Noriko


A aquella hora, tras el desayuno los cortesanos ya poblaban jardines y estaban en sus quehaceres, bushis que patruyaban, chismes por doquier... Un día normal en la Ciudad Prohibida, aunque claro, había un leve malestar en el aire, una inquietud ante el desfallecimiento de la Ama la noche anterior. Nadie lo decía, pero para muchos era la primera muestra de "humanidad" de esta mujer desde que apareció de nuevo en la Ciudad con el Heredero...

Otomo Noriko aquella mañana, según te habían indicado, estaba en el Ala Oeste, el ala del Ama, en la galería de arte particular de esta, redistribuyendola (ya que a su Alteza le gustaba casi cada día tenerla de manera diferente) y viendo dónde colocar obras nuevas.

La encontrastes apoyada en una caja de madera mientras miraba unos papiros y de vez en cuando ordenaba a un criado que pusiera mejor aquel jarrón o que llevara a aquel otro lugar un cuadro.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Vie Feb 04, 2011 4:27 pm

Con una sonrisa simbólica y una lejana mirada a los ojos de su padre, Washi se inclinó por última vez y se retiró. La sensación de alivio y desahogo que vino a él cuando por fin salió de aquel cuarto oscuro, apestado por incienso, humo y sake, fue inmensa. Varias veces durante el encuentro con su padre había notado... ¿qué había notado? No sabía que, pero algo le perforaba el cerebro, hablaba a su subconsciente y le decía con oscura mirada lo que era correcto. Si la perspicacia y astucia de su padre le permitía remarcar con tanta verosimilitud la profundidad y la realidad de sus palabras, esa que se esconde detrás del texto y no que acecha simplemente como un juego de palabras, agradecía que Nishi le hubiera nombrado en su momento los Oídos y no la Lengua de los Otomo. Con un deje maniaco y una sonrisa quisquillosa, pensó que probablemente Nishi tomara esa decisión exactamente por los mismos pensamientos que ahora cruzaban la mente del seiyaku.

- Dejadle descansar. Está bien y su furia castigara a todo aquel que altere su reposo sin su permiso. Cuando lo considere apropiado mi padre ya os ordenará - dijo a los criados en un condescendiente aviso, al menos para la salud de los lacayos.

Tenshi estaba tramando algo y no sabía el qué. Necesitaría al menos media hora para sentarse tranquilamente y jugar con las palabras en su mente, reconstruyendo ese castillo de arena que las olas de rumores, mentiras y traición de Otosan Uchi le estaban derrumbando cada mañana. Fuera lo que fuera no era nada contra Washi, sus intereses o el bien de la capital. Pero su actitud era inusitadamente calmada en contraste con la cantidad de muerte que él podía traer en un día de venganza. Isawa Mitsuomi, Seppun Daisetsu y alguien al servicio de Setsuna. Sabía que al menos esas tres piezas eran tres que su padre deseaba borrar de la faz de la tierra pero a Washi le contentó suponer que sólo el último de ellos era un peligro para su misión real. Entendía al resto como... pasatiempos. La vida en la capital era perniciosamente rutinaria.

Antes de dirigirse a los aposentos de Otomo Noriko pasó por su habitación. Se lavó la cara, se comprobó los dientos e intentó disimular las ojeras, la vidriosidad de su mirada o el más que probable aliento a sake. El licor de arroz, por suerte, era ligero: nada que no pudiera ocultar con un buen trago de shochu y un mochi-mochi. Se cambió el kimono - a otro pardo de igual distinción y mones más remarcados - y el obi - lujoso, bordado y con bolsillos interiores. Una novedad de la moda Doji. El cambio de aires no hacía de Washi un hombre más atractivo pero si uno más aparente.

Tomó entre sus manos el estuche de caligrafia, el fino sumi-e en madera de pino blanco con tinta de pulpo y kashimari dibujando en su tapa el kanji de Cielo. Era toda una preciosidad y todo un legado pero consideró que como artista Noriko lo agradecería. Quería distanciarse de los topicos solo un poco: nada relativo al arte habitual de la joven Otomo pero nada demasiado brusco para el caracter de una mujer artista y aniñada.

Aprovechó también para escribirle un escueto y conciso mensaje a Seppun Taka: "Cada vez parece más certero que las Fortunas trazaron nuestro destino estos días para conocernos. Necesito veros. Estaré con Otomo Noriko-sama en las galerías. Tomaros vuestro tiempo".

Se dejó entonces guiar por los criados hasta dónde tendría lugar la cita: el ala Oeste. O el destino se burlaba de Washi o esto era repentinamente oportuno. Aplaudió un par de veces, lo justo para llamar la atención de todos los presentes, lo justo para indicar a los criados con la mirada que se retiraran. Tras ello avanzó, inclinandose gentil y sumiso ante la bella dama:

- Konnichi wa Otomo Noriko-sama, yoroshiku onegai shimasu - solo esperaba que ella no respondiera con un kochira koso yoroshiku onegai shimasu pero si lo hiciera sería igualmente apropiado -. Es buena toda mañana en que la luz de Amaterasu me permite despejarme con vuestra visión - ojeó un segundo a su alrededor - ¿Os encuentro ocupada? No quisiera alterar el buen hacer de una de las damas de compañia de nuestra estimada Señora. Pero si algo reconozco es que este lugar es apropiado para haceros entrega de este pequeño obsequio, muestra de mi generosidad y buenos deseos para vos. Pensé en regalaros una rosa de cristal pero no hay rosa ni cristal en todo Rokugan que brille más que vuestra presencia - dijo ofreciendola entonces el estuche de sumi-e con mirada altanera y sonrisa elevada.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 07, 2011 11:00 am

las estancias de Tenshi fueron cerradas casi a cal y a canto como si se tratara de una bestia terrible.... en realidad lo era, pero la evidencia era más molesta, pues todos conocían su crueldad cuando se encontraba indispuesto.

Las ideas volaban en tu mente confusas.... un puzzle sin resolver pero als piezas las tenías, sabías que las tenías, pero ni donde encajaban si realmente cuáles eran falsas y verdaderas.

Y con ese pensamiento te dirigistes hacia donde estaba Noriko, listo tras mandar la misiva a Taka.

La Otomo nada común te sonrió con verdadero encanto y amabilidad mientras dejaba los pergaminos sobre una enorme caja de madera y tras una perfecta y elegante reverencia te devolvió el saludo.

"Konnichiwa Washi-san, kotoshi mo yoroshiku onegai shimasu."

Amplió su sonrisa divertida por el hecho que ya os conocíais, un poco aunque fuera, por ser familia lejana al menos y veros por aquellos lares aunque no fuerais una compañía común.

El aura de Noriko era relajado y cálido, si, distaba mucho de ser una Otomo, por eso había sido criada en tierras Grullas, una fortuna que la hizo sobrevivir a los peores años de la casa Hantei y que le hizo conocer a la Ama antes de ser llamada así.

"OH.... No, no, no.... no estoy demasiado ocupada, hago inventario, puesto que han llegado obras nueva para su Majestad la Gran Madre.... además hoy toca moverlo todo de lugar, su Alteza me ha expresado que ya llevaba su galería cinco días de la misma manera, y le gusta redescubrir sus obras en lugares diferentes, que le dan nuevas perspectivas, además de la rotación habitual que hacemos de estas..."

La Ama tenía una colección tan amplia que no toda podía ser expuesta en su galería privada, y por eso iba rotando.

Luego Noriko cogió tu regalo (tras rechazarlo primero las veces prudentemente adecuadas para la etiqueta) encantada y lo observó sonriendo.

"Es precioso, y se ve claramente que su autor tiene un pulso excelente."

Te alabó.
Luego se sonrojó un poco por tu apreciación y sonrió con timidez.

"No merezco tanto, creedme.... susurró Bueno, y decidme... ¿En qué puedo ayudaros? ¿Venís a ver alguna obra, por motivos de patronazcos y artistas... o...?"

Dejó espacio a que prosiguieras...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Lun Feb 07, 2011 6:00 pm

Noriko era simplemente encantadora y por mucho que Washi lo quisiera evitar, no pudo. Una sola sonrisa suya hizo que rapidamente el seiyaku mostrara la mejor de sus muecas: dientes hilados en una perfecta cordillera blanca que conformaban la siniestra pero a la vez agraciada sonrisa de Washi. Como esta vez sus ojos estaban plenamente abiertos y el resto de sus facciones se estremecían sin sonrojo por las gracias de Noriko se podía decir que su sonrisa era una agradable y complaciente. Más o menos.

- Agradezco entonces vuestro tiempo y agradezco aún más que os gustara - dijo señalando al estuche de sumi-e -, está labrado por artistas de nuestra familia común, la Otomo, antes de que naciera mi abuelo. Os relataría la historia de el estuche pero creo que ahora ya no tiene sentido: confío en que vos le aportaréis una gran y nueva historia que contar. Y que la escribiréis.

Washi, aún a pesar de ser presa de los encantos de la dama, hizo especial ahínco en no mostrar reacciones a las palabras de la joven. El hecho de que estuviera haciendo inventario, de que nuevas obras hubieran llegado, era algo que a Washi le intrigaba. Y esperaba poder aprovecharse. Se aproximó a su vera - con delicadeza, no deseaba ofenderla ni invadir su espacio íntimo - para observar con que nuevo objeto trataba ahora y de paso hojear de soslayo si Noriko contaba con registros de los objetos cerca. O ver de que manera se organizaba para su inventario:

- La verdad que no quiero adularos más, mi bella dama Noriko, y no os mentiría si os dijera que iba a venir a ver una obra. Pero el veros a vos ha hecho que cambie de opinión y ahora haya venido a ver otra obra de arte aún mejor. Así pues permitidme ser frugal y que podamos dejar un poco la etiqueta de lado, como buenos primos que somos.

- Así pues antes de pediros nada me gustaría simplemente tratar con vos, saber que tal os encontrais y si el hecho de que últimamente estos días vuestro nombre esté en boca de tantos de alguna manera pesa sobre vuestra conciencia. No sé si de alguna manera puedo ayudar pero si que pensaba que al menos os puedo ayudar mientras hablamos a organizar estos objetos. Por suerte no somos mancos: creo que podemos avanzar en vuestro inventario y aún así mantener nuestra conversación. Así no tendréis la sensación de tiempo perdido. ¿Recibe nuestra Señora muchos objetos nuevos para sus Galerías habitualmente?

Washi iba a comenzar esta charla de forma lenta, muy lenta...
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 08, 2011 11:48 am

"Oh, por favor, no dejadme de contarmela en algún momento en el que tengáis tiempo y queráis tomar conmigo una taza de té, siempre me interesa mucho conocer el trasfondo de estas pequeñas obras maestras."

Replicó con tono sincero y tintineante como unas campanillas mientras pasaba sus dedos por encima del estuche como si acariciara lo más preciado del mundo sin dejar de sonreir.

Noriko no pareció ni molestarse ni asustarse al ver que sentías curiosidad de hecho se hechó a un lado para que pudieras ver lo que había entre el serrín de la caja de madera, lo que parecía un enorme jarrón de porcelana pintada con incrustaciones en plata de una calidad altísima y con unos trazos sublimes.

Los pergaminos que estaban encima de otra de las cajas mostraban una lista detallada y clasificada de obras de arte por diferentes tipos (cerámica, cuadros, haikus, joyas...) sino también por la fecha de la creación, el movimiento al que pertenecían y había una serie de marcas de colores que te llamó también la atención. Unos circulitos azules, rojos, amarillos y morados tras los nombres de algunas obras.

Noriko sonrió cuando levantastes la mirada como orgullosa de aquella maravillosa obra, seguramente se sentía muy orgullosa de haberla encontrada para la Ama.

Luego asintió a tus primeras palabras de charlar distendidamente como buenos primos pero pronto se ruborizó al oir aquello de ser el centro de atención y bajó su rostro mientras el rubor inundaba sus mejillas.

"Esto..... yo no estoy nada acostumbrada a ello..... de hecho es..... kamis.... es muy vergonzoso.... no creo que deba ser de esa manera.... después de todo... ¿Quién soy yo sino una marchante de arte? poco más..... y no hice nada ayer.... bueno, quiero decir..... esto.... me refiero a que cualquiera daría gustoso su destino por proteger a la Ama.... sobretodo yo.... que le debo tanto..."

Consiguió decir trastabilladamente.

Luego asintió como pudo, la vistes respirar un par de veces hondamente para tratar de apaciguar el rumor, y comenzó con tu ayuda a sacar el enorme jarrón de la caja mientras te respondía:

"Oh... si, si... La Galería se cambia de estado todas las semanas.... se sacan muchas obras nuevas... y de fuera.... pues depende... muchas semanas recibimos regalos de todas partes del Imperio, van al primer Almacén donde yo las categorizo y mido si merecen estar en exposición....

Pero también yo traigo muchas de la ciudad... casi cada día visito galerías y a autores en busqueda de nuevas piezas.... a la Ama no le gusta que se repitan sus obras en meses.... asi que tenemos almacenes llenos..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mié Feb 09, 2011 6:47 pm

Washi se movía al ritmo de Noriko, adaptandose a ella para ayudarla. Mientras notó que parecía ser una mujer disciplinada, precisa. O eso aparentaban los registros. Le faltó tiempo para haber entendido todo lo que ponía en ellos pero tampoco sería necesario.

¿Así que a ti también te habían comido el cerebro con lo de ayudar a la Ama en su destino? Si es funesto que lo sea. Cada tiene que labrar su oscuro camino y ella lo hace bien. Hay que ver.

- De hecho es sobre esos almacenes y una de sus obras sobre la que mas tarde os he de pedir información. Ayer estuve cerca de aquí también, hablando el tema con Bayushi Dansan-san. Y luego sugirió que hablara con vos. Imagino que le conocéis.

- Pero sí, os entiendo. Debe ser tan estresante el hecho de ser la comidilla de los presentes. Una mujer sencilla, sin aspiraciones, enfrentada entre tantos y diferentes caminos. A mí me pareceis húmilde, de esa clase de personas que dan que hablar por lo bien de su trabajo, no por si mismos. Por suerte pocos samurai en toda nuestra historia pueden decir que ofrecieron su vida por el destino de nuestros más altos Señores. Si se juzga aún oportuno, los sacerdotes bendijeran su unión y aprobaráis vuestro enlace con Soshi Seto-sama vuestro nombre sería añadido a esa lista... No, cuidado, el jarrón un poco más a la izquierda. Sí, ahí está bien.

Terminaron de colocar el jarrón y miró a la samurai-ko para ver si estaba todo bien:

- De todas formas, os quisiera hacer una pregunta Noriko-san. ¿Sabéis exactamente a qué me dedico yo? Quiero decir, no como todos los Otomo, representar la voz de nuestro señor. Sino algo más concreto, como vos. Tratante de arte y dama de compañia de nuestra Señora. Por saber si así entendéis mejor mi interés en parte de vuestro trabajo.

Esta vez no pecó de sutilezas.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 10, 2011 12:02 pm

Noriko tenía unos movimientos graciles, flexibles y metódicos y estrictos, cuando colocaba cada obra la miraba por varios segundos y la recolocaba hasta que en su mente se formaba la imagen perfecta con el angulo de las paredes, la distancia con las otras obras, la iluminación...

"¿Dansan-san? Oh si, claro, aquí nos conocemos todos, pero Dansan-san y yo tenemos muy buena relación, como pasa mucho tiempo en el Pabellón Oeste y con la Ama y le gusta el arte pues hablamos a menudo..."

Dijo esta mientras sacaba un papiro con caligrafía para colgarlo y lo estudiaba detenidamente, con una radiante sonrisa mientras hablaba.

"Es un gran hombre, si tenéis tiempo os recomiendo que sea él uno de los que pase tiempo con vos... siempre tiene cosas muy interesante que decir y contar y tiene muy claro lo que quiere siempre... "

Colocó el pairo delicandamente y dijo algo ruborizada:

"Ahm..... yo..... no creo ser tan valiente.... ni tan siquiera entiendo bien el misticismo del que habló el sodan senzo.... pero si que entiendo la deudas personales, y yo lo estoy con la Ama en muchos sentidos.... así que lo mío ni es valor, ni altruismo.... me temo que es educación cuanto menos, y agradecimiento.... mucho de ello también...."

Porque una cosa era cierta, la Ama era quizás la mayor zorra manipuladora del Imperio pero era además la persona que más sabía ganarse el respeto y la adoración de quien la rodeaba.... En eso se basaba lo maquiavélico de su persona, que todos, todos, todos lo que pasaban tiempo con ella caían rendidos a sus pies...

Por eso era quien era y por eso amigos y enemigos la respetaban tanto...

Noriko, al oir tu pregunta directa sobre tu comentido paró sus pasos cerca de su lista de objetos y asintió despacio:

"Tenshi-sama.... vuestro padre.... os enseñó su verdadero oficio desde joven ¿verdad?.... No he pasado mucho tiempo en la capital antes de que llegara la Ama pero mi padre me hablaba mucho de todo lo que pasaba aquí y de quienes vivían.... y me comentó que os dedicábais a..... "seguridad de pureza"..... por decirlo de algún modo..."

Pasó sus finos dedos por el papiro con los nombres y señas de cada obra y espetó:

"¿Qué puede haber de malo en esta galería?....."

Quizás pregunto más al aire que a ti mismo...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Jue Feb 10, 2011 5:43 pm

Pureza de sangre sería más apropiado, sí se guardó de decir. Así que convencida y daría su futuro por un favor. Había que decir que era un favor a la Ama, lo que independientemente de su carisma, tan solo por gloria, estatus y futuro era asegurarse su vida. No quiso pensar más allá, él ya tenía sus propias conclusiones hace días.

- ¿Es Dansan-san el único capitán habitual en la galeria Oeste? Yo tengo más trato con otros capitanes Noriko-sama, como por ejemplo Seppun Daisetsu-san. Aún así espero que algún día tenga tiempo libre para poder sentarme a debatir con Bayushi Dansan. Estoy convencido que él y yo tenemos muchas cosas en común. Aunque aún no tengo tan claro cuales son, tendría que ver como aproximarme a él. ¿Tú sabrías ayudarme?

Siguió los movimientos delicados de la dama, atento a su gracilidad.

- La verdad que ante la disyuntiva de los dos temas de conversación, esta galeria y vuestro posible futuro, me veo obligado a escoger tan solo uno de los dos temas a la vez para proseguir. En el primero, una posible boda, por apoyo familiar. En el segundo, el contenido de las galerias, por dedicación personal. Así pues escogeré primero el primero de ellos, el menos oscuro, el más puro por el altruismo de vuestras palabras.

Washi carraspeó y ayudó a la Otomo con su siguiente pieza. Echó un vistazo a la sala a su alrededor, como si su paranoia le dijera que no estaban del todo solos. Asegurada su paranoia continuó:

- Creo que a día de hoy no es ningún secreto Noriko-sama que ayer defendí la postura de Kakita Notatsu-sama en público. Es un gran samurai y un gran sensei, cuya diligencia y servicio a la familia Imperial ha sido ampliamente probado. Por otro lado Otomo Hanashirusato-sama consideró que es hora de mostrar vuestro agradecimiento a nuestra Señora como bien decís. No tengo nada en contra de Soshi Seto-sama así pues no puedo estar en contra de ese enlace excepto como mucho poder desear una justa oportunidad a aquellos dispuestos a entregarse al completo por el bien de sus señores.

Tampoco quiero entrar a valorar la realidad mística detrás del asunto, dicha por un sodan-senzo a quienes algunos le auguran un futuro corto... y oscuro, tan oscuro como sus presagios. Dama Hana ha entendido la sintesis, lo importante: no es el quién lo que importa, sino el evitar que las palabras dichas se tornen realidad. Os consideréis o no en época de casaros vuestro enlace matrimonial es, a día de hoy, el más avanzado en el resto de fases, políticas digamos. Yo personalmente no me entrometería en asuntos de casamenteros, y menos en vuestra felicidad, si no fuera que avanzaba en esta perspectiva ya días antes del anuncio de ayer que ha trastocado mi trabajo junto con el de muchos otros. Yo tan solo os deseo a vos un futuro digno de vivir y repleto de salud... Pero en los próximos días hay quien aguardará al resultado del Campeonato tan solo para saber a quien nombraremos como Otomo: Notatsu-sama o Seto-sama. Tan solo quisiera saber vuestra opinión. Aparte de vuestra felicidad hay otros asuntos fuera de vuestro alcance en los que esta decisión nos influirá. Y al menos deseo ser consecuente con mis actos, deseo poder terminar mi labor alterando lo más mínimo vuestra felicidad. Por eso deseo saber qué opinais o si la respuesta no os es muy arriesgada, a quién preferís. Antes de Seto-sama siempre se había hablada de Kakita Notatsu-sama y vos...


Washi notó que estaba siendo demasiado directo, pecando de falta de sutileza. No parecía importarle pero en un gesto de consideración hacia la joven añadió:

- Quizás mis palabras os presionen demasiado. No es mi intención. Si así lo deseais podemos tocar ahora tan solo el asunto relativo a nuestros trabajos y no tendría problema en que trataramos este tema vos y yo, en privado, esta noche en el Loto y el Petalo. Donde nadie nos molestara y pudieramos profundizar el tiempo necesario... - la lentitud con que terminaba su tono parecía indicar que Washi tenía cosas que decir a Noriko. Asuntos que considerar.

Otomo Asano. Espero que estés escuchando mis palabras allá donde estés. Washi sonrió.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Feb 11, 2011 11:29 am

"No, no es el único Capitán de la Guardia de la Rosa, en realidad la mayoría pasan mucho tiempo por aquí, pero el recién prometido de la Ama, Dansan-san y Daisetsu-san son de los que más."

Te informó sin darle más importancia.

"Lo que pasa es que Dansan-san es sin duda el que más tiempo está por aquí, no sólo con la Ama y las que somos sus damas de compañía, sino por el Ala Oeste, una vez me dijo que le gustaba mucho todo lo que había en ella, lo cual para mi es un honor pues soy yo la que me ocupo de eso... se ruborizó levemente ¿Cómo acercaros a él? Pues... es muy simple, la verdad es que es un hombre muy abierto, no suele desperdiciar una conversación o a alguien nuevo e interesante, pero si me pregunta por el arte que más le gusta y que sin duda hace que pueda estar horas hablando de eso son sus dos pasiones, la cetrería y la cerámica, es un gran seguidor de Sho-sensei, de hecho ayer le avisé que este nuevo jarrón estaría aquí a primera hora de la mañana así que si no me equivoco en poco tiempo estará ya aquí... su guardia ha empezado hace una hora, así que colocará a sus hombres, repasara las rutas y se tomará un tiempo para venir aquí."

Sin duda Noriko parecía bien informada de la rutina de los que rodeaban el Pabellón Oeste.

La siguiente obra en colocar era un juego de té de porcelana que estaba etiquetado como porcelana de Ryoko Owari, expertos en hacer juegos de té exquisitos. Cada pieza era una obra de arte y Noriko las tomaba todas con pura deboción a la vez que las observaba con detenimiento casi como si convalidara en aquel momento la decisión que tomó en su tiempo de contar con ellas para la galería.

Al oir el tema de conversación aquel rubor sonrosado y encantador acudió a ella de nuevo, incluso haciendo que tuviera más cuidado al sacar y colocar las piezaspues se le veía un leve y encantador temblor de nerviosismo y vergüenza en sus manos.

"Bueno.... política..... rumores..... amor....... es todo muy complicado...."

Casi pareció decir a punto de desplomarse por la vergüenza creciente que se marcaba en su rostro. Algo que pareció descargarse casi como una presa que se rompe de golpe cuando oyó tu "posibilidad de posponer algo asi" a un lugar más tranquilo y mejor.

"Yo..... esto...... os agradezco mucho vuestro interés en mi persona.... la verdad es que sois la primera que me pregunta desde ayer por lo que yo misma pienso..... esto..... pero la verdad... es que......"

Casi se podía apreciar lo sofocada de su mente cuando por fin asintió diciendo:

"Para mi sería un placer cenar con vos en el Loto y el Pétalo esta noche!.... Esto.... si, cuando quiera...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Vie Feb 11, 2011 4:40 pm

Washi fue perdiendo la sonrisa para acomodar su expresión a la que el sofoco de Noriko precisaba: indulgencia. Su merecida reputación de desalmado tenía algo bueno: cualquier gesto signo de todo lo contrario debía ser tomado como genuino, único, importante. O como que Washi era en cuanto a su expresión un experto actor. Bastardo y cruel y maldito y todo eso pero buen actor. En cualquiera de los dos casos era algo que jugaba a su favor.

- Por favor Noriko-san, no os apuréis - dijo alzando la mano en un gesto preocupado, que nunca llegó a tocarla al ver que todo iba bien -. Se hará así. Dejaremos todos estos asuntos tan complicados como la política y el amor para esta noche. Aprecio vuestra sonrisa y no me gustaría que la perdiérais hoy tan pronto. Nos queda a ambos un largo día de trabajo por delante y es vuestra alegría la que da fuerza a aquellos que trabajan a vuestro lado - comentó el seiyaku con una mueca complacida. No pensaba Washi que pudiera ser tan adulador en tan pocos minutos. En parte porque era verdad, solo realzaba lo más característico de la joven Otomo lo cual hacía fluir sus palabras con mayor fuerza y certeza.

- Así pues a última hora del día un refrigerio frugal en el Loto y el Petalo servirá para extendernos en este asunto donde pueda seguir mostrando mi interés en vuestros verdaderos pensamientos y como apoyaros. Creo que tenéis una oportunidad de oro para corresponder toda la gratitud de nues... vuestra Señora y aún así seguir cumpliendo vuestros más grandes sueños. Pedid que os guien a la habitación de las tres cascadas, habitualmente está reservada a mi nombre.

Washi carraspeó y le mostró, otra vez, la mejor de sus sonrisas esperando así que el sofoco y apremio se disiparan de la joven. Ayudó entonces a la Otomo con sus siguientes piezas, con un desinteresado vistazo a la porcelana de Ryoko Owari. Seguía pensando que toda esta mercancia podía ser la mejor forma de realizar contrabando directamente con el corazón del Imperio. Pero no podría ser directamente aquí, o no la joven Noriko quien gestionara esas recepciones. No parecía tener caracter para ello. Uhm:

- Entonces, como ibamos diciendo... Ah, sí. Bayushi Dansan. Y Seppun Daisetsu-san. ¿Le gusta todo tipo de arte? ¿O tiene algún favorito? No sería raro imaginarme que piezas de la calidad de estas - señaló el juego de té - procedentes de Ryoko Owari le trajeran a él el mejor de sus recuerdos. No conozco su historia, ni siquiera si vivió en la Ciudad de las M... Ryoko Owari, pero seguro aprecia rasgos familiares y propios de su clan. En verdad es curioso, no parece la clase de samurai cuya mayor afición sea la... porcelana. Muy bonita, sí, muy bonita... - dijo dejando una de las tazas en su lugar. Los pasos casuales del seiyaku le dirigieron esta vez a una de las piezas de arte cercanas al registro de Noriko, el cual sopesaba con distancia* mientras tanteaba la obra que aparentaba llamar su atención - ¿Vos os encargais personalmente de absolutamente todas las recepciones de arte hechas en estas galerías? Parece demasiado trabajo, incluso para alguien tan atenta como vos...

OUT: * Vistazo rápido. Sin problemas si hay tiradas. Y no me importa que si algo me llama la atención pierda la sutileza y Noriko se de cuenta que estoy hojeando el inventario en vez de la pieza de arte. ¿Algo útil? ¿Nombres característicos, lugares de procedencia interesantes? (lease tierras Cangrejo, Escorpión o la propia capital, incluido Kyuden Seppun).
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 14, 2011 11:45 am

"Arigatou..... Washi-san...... por vuestra comprensión y tacto...."

Susurró Noriko con las manos entrelazadas en su regazo con la mirada algo baja y sonrojada a la vez que te hacía una leve inclinación de cabeza como signo de real respeto y gracias.

Tu actitud pronto hizo que la joven volviera a relajarse y en su rostro sólo se pintara el sonrosado de unas mejillas sanas y el color vivo de sus ojos y la luz de su propia alegría tan lejana de lo habitual en vuestra familia.

"¿Daisetsu-san? preguntó Noriko. De pronto estab se llevó una mano a la boca y tapó cierta sonrisilla pícara que parecía aflorar en sus labios y con cierto tonillo aniñado respondió Oh! Claro que sí tiene una favorita..... y siente fascinación por estas... le gustan las rosas... las Rosas Doradas...."

Rio bajito y con cierto cariz picaruelo.

"Dansan-san es de Ryoko Owari, de ahí que le guste tanto la cenrámica y estas piezas seguro que le encantarán, son de un alfarero muy famoso de allí...

De hecho por el mismo hecho de vivir en Ryoko Owari conoció a la Ama cuando esta estaba.... "en paradero desconocido" en "aquellos años"..."


Todo el mundo sabía que la Ama, nada más enterarse que estaba embarazada del anterior hantei había desaparecido del mapa temiendo por la vida de su hijo y la suya propia. Bayushi Mizumi, su primera Dama de Compañía y confidente desde aquellos años fue la que la ayudó a salir de la mirada del Emperador y, tiempo tras la muerte del anterior Hantei se supo que el primer lugar de refugio de esta fue la propia Ciudad de las Mentiras.

"¿Yo todo? No, no no... Yo me ocupo del tema más divertido, por decirlo de alguna manera.

Yo me ocupo desde ir a ver a los artistas y elegir las obras, a verlas en los almacenes de llegada y seleccionar cuáles merecen la pena venir hasta esta galería y la propia galería de arte.

El que se ocupa de todo el tema del inventario general, de los precios, costes de mantención, recepciones..... Es Otomo Hayate, me lo cedió Otomo Yaju-sama, el cual se ocupa de la valoración de todo el montante final. Es su sobrino, un hombre muy listo, hábil y meticuloso. Él y sus hombres hacen que mi trabajo sea el sueño de todo marchante de arte, todo placer y nada de obligaciones aburridas."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mar Feb 15, 2011 10:11 am

El Otomo sonrió siguiendo atentamente las palabras de la joven. Su expresión de relajación y su agradecimiento era uno más que henchía el ego de Washi. Por supuesto habia matices y matices: sabía que Noriko era per se una mujer agradecida así pues sus palabras eran algo de esperar dada su naturaleza y ende no tanta alegría para el seiyaku como pudieran ser las mismas palabras viniendo de otro. Y no podía olvidar que siempre existía la cortesía. No tenía muy claro aún entre que líneas de la cortesía, educación o sinceridad se movía Noriko aunque creía ver en ella un patrón.

Las menciones de Dansan hicieron que Washi enarcajara una ceja. Conocía a la Ama, Ryoko Owari y cerámica. Y, por supuesto, el pasado de la Ama en momentos oscuros. Volvió sobre sus pasos para observar con renovado interés el gran jarrón que el Bayushi tanto admiraría, observando en detalle su diseño, cenefas, colorido y el cómo estaba compuesto. Washi en su paranoia podía asumir que la ceramica era tan solo un método de comunicación Escorpión entre Bayushi Dansan y Ryoko Owari - fuera quien fuera - pero no tenía claro hasta que punto considerar sus pensamientos ciertos al carecer de fundamentos: se guiaba por su instinto y paranoia y la posibilidad de pensar que Dansan, por ser simplemente Escorpión, se comunicaría con su clan mediante vias no tradicionales. Una vez se usó una pequeña taza de kaki esculpida en fina cerámica y decorada con simples líneas tradicionales como fuente de filtración y traición: las cenefas que decoraban la ceramica eran en realidad un mapa de la costa a invadir. Washi, rememorando esa historia, pensó "y porqué no? No me fío de nadie, de los Escorpión menos". Más tarde, si descubría que su teoría no le llevaba a ninguna parte como era probable, al menos diría "bueno, yo fuí cauto".

- No sabía del pasado de Ryoko Owari de nuestra Señora. Ni de Bayushi Dansan. Ni que artistas habituales de esa ciudad tengan la consideración de nuestra Señora para que sus piezas lleguen habitualmente hasta aquí, lo más profundo y sagrado del corazón del Imperio en cuanto a arte, el lugar en el que toda pieza que aquí exista escribirá historia... Dicho así suena impresionante, ¿neh?

Miró a Noriko sin decir más, esperando que su reflexión la incitara a decir su propia opinión. Esperaba que la joven doncella - ¿doncella? jajajaja tan pía en apariencia que ni se lo creía. Aunque si lo fuera... mmm.... Washi observó a Noriko con renovado interés - se soltara y diera su opinión o profundizara en la historia de Ryoko Owari. A ver...

- El tema más divertido. Me dais envidia Noriko-san, hacéis justo todo lo contrario a mi trabajo. El mío consiste, lo queramos o no, en lo menos divertido. Creo que me voy a tener que juntar más con vos - sentenció con una sonrisa, apoyando sus manos en la cintura -. ¿Otomo Hayate decís? Otomo Hayate, Otomo Hayate... ¿de qué me suena ese nombre? Es alguien joven y prometedor, ¿neh?
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 15, 2011 11:20 am

El jarrón tenía pintada con pinceladas magistrales la Batalla del Ciervo Blanco con una textura y maestría exquisitas.

Al ver como lo mirabas Noriko sonrió y espetó:

"A la Ama le encantan este tipo de obras pictóricas bélicas, aunque no parezca usual en una dama como ella... al igual que a Dansan-san."

Pasó uno de sus finos dedos por el borde del jarrón y te contestó:

"Oh, si, la Ama tiene una historia fascinante, desde el momento en que supo que estaba en cinta su historia se parece más a una novela de fantasía, misterio, intriga y muerte que a algo real, si la escribiera ese libro se convertiría en la novela más leida de la historia, de por seguro.

Si, Dansan-san y ella se conocieron en la Ciudad de las Murallas Verdes, Dansan-san es más joven que la Ama unos cinco años, pero la conoció porque su tia es la Gobernadora de Ryoko Owari, la mujer que protegió todo el tiempo que estuvo en la ciudad a la Ama, así que Dansan-san pasó mucho tiempo con ella pues casi se convirtió en su yojimbo en la ciudad.

De hecho creo que nunca se ha dejado de ver como este, Dansan-san realmente mira a la Ama como pocos lo hacen... es pura deboción, se ve perfectamente que haría cualquier cosa por ella...

Aunque claro, quizás ya esté hablando demasiado de otras personas..."


Se avergonzó un poco de su comentario algo cotilla aunque en realidad no había dicho nada ofensivo.

"Las obras de arte explicó llegan de muchas partes, pero no todas pasan la selección. Son regalos, caulquiera puede enviarlos, pero muchos se quedan en el almacén que tenemos en los Muelles. Son afortunados los que pasan al almacén del distrito interior, y verdaderos tesoros los que están el nuestro Almacén en la Ciudad Prohibida... que son los que yo uso para las exposiciones, claro."

"Por mi será un placer que vengáis a verme cuando estéis cansado!"

Espetó con alegría ante tu comentario sobre su profesión.

"Hayate-san es cuanto menos competente, muchos dicen que el trabajo que hace lo puede sepultar a la sombra de otros de por vida, pero la verdad es que si lo piensa no lo aparenta. Tenemos muy buena relación y Yaju-sama sin duda no suele delegar temas monetarios en nadie que no sea de su confianza máxima, así que digamos que por muy aburrido que sea su trabajo, quien sepa mirar ve que es un diamante en bruto."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mar Feb 15, 2011 9:42 pm

Que mujer más interesante. Si le hubieran dicho que Yurikohime era Escorpión se lo hubiera creído, asumía que criarse en Ryoko Owari venía a ser lo mismo. Pero Noriko si que era interesante. Su candidez la hacía interesante. Atractiva.

- Tranquila, conmigo nunca hay lo de hablar demasiado. Soy más conocido por guardar mis palabras que por concederlas. Disfrutad de la excepción - comentó esto último en un tono menos malicioso, más jocoso.

- Y cuando os preguntaba por Ryoko Owari y las historias que conocéis allí, bueno... ¿vos habéis estado en la Ciudad de las Murallas Verdes alguna vez? - la escrutó y se mesó la barbilla -. Diría que os gusta viajar pero no lo haríais en solitario, no me parece. Es que oyendoos contar las historias... vuestras reflexiones... ¿os gusta escribir? Imaginad la grandiosa historia de como una noche de rayos y truenos ella le conoció. Su silueta avanzaba en la noche ocultando a Onnotangu con cada paso. Ella se asustó. Pero entonces... Algo así. Se podría novelizar y estoy seguro que transmitiríais toda vuestra expresión en la elegancia de las palabras. Lo acabo de pensar pero noto el brillo soñador en vuestra mirada, tenéis madera. E incluso los nombres se pueden obviar o usar seudónimos. Lo importante es la forma, el fondo ya lo tenéis. Ahora que está tan de moda esto de las novelas os haríais célebre.

Washi dió un par de vueltas sobre si mismo, pivotando y pensativo.

- Dejadlo, estoy delirando. Pero os oí hablar y me habéis inspirado... Hmm. Y pensar que sería una forma bonita de estrenar vuestro nuevo regalo...

Le quitó importancia con un gesto de la mano.

- Pero nada, da igual. Sobre Hayate, creo que nos hemos malinterpretado mutuamente. O sea, sí, no dudo que Otomo Hayate sea un prometedor samurai muy competente y muy capaz y tal... pero él gestiona el montante final y otras cuentas. Sois vos quien autoriza u filtra que obras llegan hasta aquí, hasta la Ciudad Prohibida, ¿neh? A excepción de especiales regalos, claro. Y luego cuales de ellas se expondrán. La tarea más importante, sin duda.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Feb 16, 2011 7:42 pm

"Oh! Arigato, por nada en el mundo me gustaría que pensarais que soy una chismosa...."

Dijo Noriko algo sonrosada, con el perfil medio bajo y con una sinceridad palpable en sus palabras, tanto que era hasta extraño al ver tan cerca su barbilla y su boca del mon de las serpientes.

"¿A Ryoko Owari? preguntó con un brillo en los ojos que le aparecía cuando hablaba de cosas que le gustaba Hai! En mi niñez fui criada entre Kyuden Doji Y Kyuden Kakita, pero en cuanto cumplí mi gempukku hice que mi padre me dejara viajar por todo el Imperio en busca de mi pasión, que es el arte, y por supuesto de las primeras paradas fue la Ciudad de las Murallas Verdes, después de todo su artesanía es mítica. explicó con alegría y pasión en su alegato ¿Yo escribir? Esto....... bueno......... más o menos....... llevo un Diario de Almohada desde pequeña.... es decir.... que he escrito muchos de estos, vamos Los Diaros de Almohada eran los diaros de las cortesanas, llamados de esta manera porque se guardaban en la madera que apoyaba al cojín de la almohada. Realmente sería muy interesante sabér qué había en estos pues no dudabas que Noriko era muy diligente en escribirlo y lo hacía a diario pero no creo que mi prosa sea tan buena como para que sea interesante de leer para otros.......... a veces me enredo mucho... algo que no dudabas, estabas empezando a pensar que era muy metódica y amplia en palabras para describir lo que veía por unos sentidos bien amaestrados, aunque no para lo usual en un Otomo Pe... Pero para mi es todo un honor que penséis en algo así.... si que es cierto que a veces me ha dado por pensar en publicar algo..... partes importantes, como cuando conocí a la Ama en Shiro Daidoji.... pero no me atrevo... quizás soy algo.... tímida para mostrar mi obra... al contrario que la de los demás."

Explicó mientras se tomaba las manos junts en su regazo.

"Si, si, claro, una vez que han pasado por el trámite de seguridad y todo eso yo visito las obras en la ciudad interior y elijo las que más me gustan para la Ciudad Prohibida."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Sab Feb 19, 2011 12:01 pm

Washi seguía moviendose lentamente alrededor de ella. Era con el pretexto de colocar las cosas, alcanzar aquel objeto, hojear el inventario o incluso percibir la gran calidad de todas y cada una de las obras allí pero no era más que una tactica psicologica. De vez en cuando, ante ciertas palabras enfatizadas de Noriko o una mueca apasionada, se detenía y se giraba observandola, sonriendo. El resto del tiempo se mesaba la barbilla u ocupaba sus manos toqueteando alguno de los miles de objetos del lugar. En ningún lugar se hacía el ausente a las palabras de la joven, es más, parecía tomarse todas y cada una de ellas con especial meditación:

- Así que habréis visitado también las tierras Kitsune, las Agasha, las Isawa, las Asahina o las Kaiu. Su artesanía es también mítica. A veces más práctica, pero mítica.

Se acercó a ella, no pareció inmutarse a su mención al diario de almohada, más valía guardarse sus pensamientos maquiavélicos para dentro:

- Pienso que no debéis afrontar estas perspectivas con miedo. La sociedad rokuganí, nuestra cultura, nos ha enseñado que la honestidad es el mejor camino. Nuestro camino como samurais que la mejor disciplina no es la que nace del miedo sino de la lealtad. También apreciamos las emociones, aunque solo los Ikoma, teatros no dignos de la Ciudad Prohíbida y las novelas nos permiten mostrarla. Pues, ¿no son las emociones las que me llevan a ofreceros mis sugerencias, a escucharos, a que vos escuchéis la voz de vuestro corazón, seleccionéis las mejores obras en vuestro trabajo o incluso os escribáis vuestras memorias en forma de diario? Aún así entiendo vuestros recelos: esta sociedad es injusta y muchas veces no sabe juzgar todo el tesón aplicado. El fallo no es del sistema sino de la apreciación, lo cual requiere samurai dignos a todos los níveles. Pero un escrito, una novela... su público es mucho más amplio y difuso que una simple escala jerarquizada. Las críticas son onerosas, pero también por ello más reconfortantes. Reconocemos a través de ellas las impresiones que se causan en todos los estratos. Por ello... - Washi circulaba cerca de la dama, ya no ayudandola con ningún objeto, simplemente acercandose a ella, estudiando su cara - creo que deberíais atreveros a continuar vuestro proyecto. De forma sencilla y pausada en vuestros comienzos. ¿Acaso tenéis ya algo escrito, algún borrador quizás? Podríamos comenzar por lo sencillo, nada de mostrar vuestra obra sin más. Podemos comenzar por algo sencillo. He trabajado ya antes de esto y la caligrafía y la literatura son uno de mis puntos fuertes. Podemos comenzar por leer vuestro texto, revisarlo juntos y ver en que puntos afrontamos vuestra tímidez, de que forma. De ahí volver a dejar que vuestros sentimientos guien vuestra mano otra vez. Recuerdo las palabras de un maestro que decía que para saber escribir hay que saber que pretendes de inicio a final. Podemos definir eso y a partir de ahí prosperar. Nunca se me ocurriría que una obra imperfecta fuera más allá y no podría permitirmelo en esto tampoco. Nuestra revisión y estudio podrían llevarnos a que recuperéis la confianza que os falta en este punto y de ahí vuestro primer gran paso. Con todo firme, seguro y atado.

Sonrió, esperando el brillo en su mirada y su opinión:
- Podríamos guardar esto como nuestro pequeño gran secreto hasta vuestra salida al estrellato, salvaguardaríamos vuestra tímidez.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 21, 2011 11:33 am

"Oh, si, si la verdad es que estos últimos tres años son en los que menos he viajado, pues mi trabajo desde que soy Dama de la Madre del Emperador está aquí....

Todos esos lugares son increibles....... tengo realmente mi mente llena de recuerdos exactos de lo que vivi y ví allí.....

Aunque bueno, eso no es nada extraño en mí.... en cuanto veo una obra de arte no la olvido jamás... mi padre me decía que tenía una memoria muy precisa para el arte, soy capaz de reconocer cualquier obra que haya visto anteriormente, recordando detalles como el autor, la tendencia, los antecedentes, el tipo de técnica usada....
de pronto Noriko pareció percatarse que hablaba demasiado de si misma y que quizás tu pensaras que era de manera soberbia y se disculpó en seguida con algo de rubor es una habilidad estúpida fuera del arte...... pero..... en mi trabajo me es.... útil...."

Noriko te seguía con la mirada con su perfil medio-bajo de rostro algo nerviosa pero apostabas a que ni ella sabía por qué... era la sensación instintiva de una presa ante un depredador, aunque estuviera escondido tras una enorme sonrisa y unas palabras amables.

"Esto..... bueno.... yo.... si... algo tengo... en fin... me refiero a que como lo he pensando alguna vez pues.... tengo algo empezado... pero me cuesta seguirlo y suelo caer en cierta depresión al creer que no merece la pena.... ¿Qué tontería verdad? pero es que..... como decís..... como yo misma sé.... la fama y la gloria y el progreso en las obras de los nuevos artistas a veces es muy complicado...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Lun Feb 21, 2011 5:51 pm

- ¿Estúpida? Todo depende de lo que consideréis arte. Pero yo consideraría vuestra habilidad algo más que simple pericia, llamadlo una capacidad innata, una ventaja - sobre otros pensó -. Vos la habréis enfocado a aquello que os motiva más, que os da pie al mejor de vuestros trabajos. Conservad esa memoria, no es que os sea útil, es algo más. Útil es el criado que nos atiende, las sirvientas que os visten, el heimin que arrastra nuestros carros. Vuestras palabras, en cambio, algún día valdrán oro. Son historia.


Washi mantuvo su posición, confraternizando con ella en su expresión, relajada y oscura, pero alegre. Algo al final de esa sonrisilla maniaca transmitía alegría...
- Y tenéis razón. Es una tontería. Debéis buscar la sublimación del arte, la excelencia de lo espontaneo. Vos plasmáis el arte, el público ya juzgará. Y será vuestro karmah quien os otorgue la fama y la gloria. Así pues no peléis por coronar la cima de la montaña, luchad por cada uno de los pasos que recorreréis hasta llegar a ella - Washi puso mueca ceñuda y su dedo indice golpeó un par de veces su barbilla. Amplió sus labios en una sonrisa serpentina. No debía asustar pues no era nada raro para quien ya le conociera - Traed vuestros escritos esta noche. Os ayudaré, juntos perfeccionaremos vuestro arte. Y lo consideraré algo íntimo y personal, nadie sabrá de esto hasta que lo publiquéis y vuestro nombre reluzca en los registros Ikoma. No quiero que la gente os recuerde por vuestra Señora o por vuestro matrimonio... Noriko-sama, os merecéis esta oportunidad y mucho más...

Le iba a preguntar por su memoria sobre los objetos. Pero después. Primero mejor ir cerrando los temas poco a poco... ¿Así que tres años al servicio de Yurikohime? HAce tres años... ¿no gobernaba Okucheo?

OUT: No tengo reparos en usar mis aumentos libres o gastar Vacio en la, que imagino que habrá, tirada de manipulación.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 22, 2011 9:37 am

OUT
Hace tres años es justo cuando empezó el reinado del actual Hantei. Meses arriba meses abajo.
Y bueno, no te cuesta demasiado manipularla, es como si Noriko llevara bajada todas sus defensas normales en la corte, casi es una diana con patas XD
IN


"Bueno..... hasta ahora le estoy bastante agradecida a mi memoria, me ayuda bastante.... en lo que hago... Por ejemplo hoy me trae de cabeza..."

Espetó mientras señalaba a la lista y en el final había un asterisco con una descripción entre interrogantes "caja lacada con daga".

"Parece que algún criado me lo ha movido y ahora estoy como loca buscándo eso.... quería guardarlo bien con el resto de las obras de su tiempo... Soy muy metódica para estas cosas, sino pones orden sería un caos cuando volviera a buscarlo."

Explicó.

Luego, con la mirada baja asintió casi como un corderito o una niña pequeña a una orden de un superior, sin aportar nada a tu sugerencia de llevarle los documentos por la noche con el leve rubor subido a sus mejillas.

"Hai.... será un honor para mi si me presta su tiempo con algo así..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mar Feb 22, 2011 3:58 pm

Lo que debía perturbar y empalmar a Seto de esta mujer debía ser su fragilidad e inocencia. Debía decir que había un momento en que su forma de ser rozaba el morbo. Washi se rascó comenzando a pensar que, probablemente, Seto y él compartieran ciertos gustos en común sobre las mujeres. Toda esa inocencia correctamente aplicada... debía ser todo un espectaculo.

Antes de relamerse con sus pensamientos centró la vista en la mujer, bajandola allí dónde ella señalaba. "Caja lacada con daga". Que precisión...

- Tranquila.

Washi la apartó con una sonrisa y suavidad y tomó el pincel del equipo de escritura, procediendo entonces a tachar con pulcritud y decente trazo esa línea que tanto perturbaba a Noriko. Se aseguró de tacharlo hasta un punto en que ambas tintas, la antigua y la nueva, se mezclaran, que ya nadie pudiera leer lo escrito anteriormente.

- Ese objeto ya no lo buscáis, ya habéis puesto orden a vuestro caos. Asunto cerrado.

Giró la cabeza con una sonrisa, esperando ver su reacción. ¿Aceptaría tan limpiamente el gesto?

- A excepción de que la mismisima Hantei Yukirohime-dono o su Alteza deseen consultar esa pieza, ese objeto no está disponible para nadie ni vos sabréis por que objeto os preguntan. Absolutamente nadie. Y si ellos dos desean verlo, por favor, llevadme a su presencia. Yo se lo justificaré y cargaré el fallo. Vuestra vida correría peligro si hablarais de él así que os sugiero silencio - la mirada de Washi a Noriko fue fría, pero honesta, penetrante -. Este es mi trabajo Noriko-sama, y este objeto era uno de los motivos de venir hoy a veros. Así que ya que ibais a colocarlo junto con el resto de las obras de su tiempo - Washi se irguió y comenzó a hojear el inventario, el resto de nombres de la misma hoja de la tachadura - comentadme sobre sus obras contemporaneas o esa misma caja, su origen o como llegó aquí o quien aceptó que entrara en la Ciudad Prohibida. Deseo saber todo. Todo lo importante.
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 22, 2011 4:53 pm

Noriko casi pegó un respingo al oir tus palabras, ni el "Tranquila" la tranquilizó, aunque realmente parte de ti no quisiera tranquilizarla sino verla como un conejito asustado.

Sus ojos se abrieron mucho como cuando descubres o por fin alcanzas a compreder algo que te ha llevado mucho tiempo de reflexión. Y asintió tan rápido mientras se apretaba las manos contra el pecho que casi pareció que se le fuera a salir.

"Hai hai..... entiendo....."

Susurró con la cabeza gacha.

"Órdenes discretas de la parte que "no existe"..."

Susurró casi para sí.

"Entiendo..."

Casi parecía decir con aquello "No es la primera vez que pasa" aunque no sabías en qué sentido podría haber sido algo así, si simplemente por ordenes absurdas o por algo tan peligroso como lo que te traía hasta aquí.

"Esto...... esa obra la tenemos clasificada en la zona a la que llamamos "Rojo atardecer".... es el nombre en clave de las obras que se recibió en el tiempo más sangriento de Okucheo.... cuando su interés por el arte era algo...... desviado.... algo..... extraño..... dijo despacioLa mayoría de las obras de esa colección tiene que ver con relatos, escritos, referencias, cuadros... todo con el mismo tema.... "la inmortalidad".... Como asustaba a mis criados, cambién el nombre a la sección, contraté gente nueva para esa parte y así se difuminó la tensión... hay algunos que saben la verdad, mis ayudantes más viejos y algunos del anterior reinado, pero somos muy pocos, no seremos ni diez en total...

No suelo sacar las obras de ese periodo... pero lo cierto es que son obras con un especial poder de atracción y que te transmiten mucho... La Ama no suele pedirlas, pero cuando se siente inquieta las pongo y se siente mejor, no me lo dice, pero sé que verlas le hace sentir mejor...

Estos días la Ama ha estado muy preocupada por la salud de Etsuko-san, otra de las Damas y su confesora particular
confesora o vidente, pues se rumoreaba que Etsuko tenía el poder de la videncia y que por eso la Ama la había placado con ese ímpetu, impidiendo que muchos, por no decir casi toda la corte pudiera tener contacto con ella la que gracias a los cielos ya está mejor... por eso pensé retirarlas...

En cuanto a la caja no se de primera mano como llegó aquí, porque no estaba en aquel tiempo, pero mi criado más veterano si que estaba aquí, ayudó a Yaju-sama, que en su tiempo estaba ocupado de parte del tesoro Imperial a traerlo...

Lo que me contó es que fue un encargo expreso de Hantei Okucheo a un Kuni con el que mantenía relación a distancia, lo conoció cuando este estuvo en tierras Cangrejos en su juventud... y con cierta regularidad, espaciada en el tiempo, le enviaba obras semejantes... de hecho creo que la mayoría de esas obras la envió la misma persona...

Si mi memoria no me falla...
y era obvio que no era asíSu nombre es Kuni Tsuriai... o por lo menos con ese nombre firmaba las cartas o notas con las que iban las obras... creo que aún queda alguna guardad por alguna parte... Guardé las que sobrevivieron a la limpieza de otros que se ocuparon la galería de arte antes que yo, no sabría decir por qué.... pero lo hice, supongo que porque todo el asunto de aquellas obras tan... pasionales y desquiciadas en cierto punto me atrajo.... no sabía porqué pero sentía al verlas que había "algo más" tras ellas, y que yo no fuera capaz de verlo no implicaba que otros no pudieran...

La obra de la caja con la daga era una obra de a tres, eran tres elementos, una llave, la caja y la daga, pero la llave desapareció en los disturbios del final del anterior reinado... La he buscado en los registros y en los almacenes infinidad de veces, pero nada..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Jue Feb 24, 2011 10:48 am

Joder con la mosquita muerta. Para no saber nada sabía de todo. Washi frunció el ceño, repetidas veces y de forma descarada. No por la actitud de Noriko sino por todo lo que sus palabras representaba.

Lamento Noriko-sama que todas vuestras palabras me hayan creado más preguntas que resuelto dudas. Lo lamento por vos, claro dijo Washi, "sincero". Estoy convencido de que si os explicara el porqué de todos estos temas o, mejor aún, que es lo que los mueve detrás vos también lo lamentaríais conmigo. Y sentiríais gravemente que os hiciera hablar largo y tendido sobre este tema. Como voy a hacer, ahora mismo. Nada personal, espero que me entendáis.

Washi detuvo sus pasos, fijo en la cortesana:

- De momento, hay algún problema si os pido que no volvais a exponer ninguna de las obras de esa época, ¿ninguna de esas que calificais con turbadora atracción? - su tono era sutil, no intimidatorio -. También deseo que escribais la lista de esos diez hombres, aquí, en este mismo papel. Y que me informéis de quien de ellos diez os contó todo lo que me estáis contando. El nombre de Kuni Tsuriai no os llegaría sólo. Deseo también que almacenéis todas esas obras en un depósito partícular, uno apartado. Os daré una dirección si os parece oportuno. Y si tenéis tiempo podemos visitar esas obras ahora mismo, estoy convencido que disfrutaréis de lo lindo contandome las particularidades históricas de cada una...

Se volvió a mesar la barbilla, por decimocuarta vez:

- Hay algo más... "Órdenes discretas de la parte que "no existe"...". Debería haber pocas peticiones que no existan. Es más, pensaba que yo era uno de los pocos capaz de ello... veo que no... - Washi miró a la cortesana dejando que fueran sus palabras las que clavaran su intención en la mente de la Otomo. No le iba a pedir nada descortés aún, esperaba que la cortesana llegara a las conclusiones sola... - Si lo preferís podemos retirarnos a un lugar seguro para que podáis hablar... tranquila... Una conversación que no exista...
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 24, 2011 11:49 am

"No quisiera saber más de lo necesario."

Dijo Noriko con sinceridad.

"Estos temas son más complejos de lo que alguien como yo, alejado de vuestros quehaceres, podría comprender, así que sólo sería un estorbo, por mi no os preocupéis, no preguntaré ni querré saber nada que no me contéis."

Terminó de decir esta mientras asentí a tus palabras.

"Oh claro os los apuntaré..."

Noriko cogió un papel y escribió los diez nombres y luego te señaló el primero:

"Toko es el único que sabe de aquello, es el único que dejé de los antiguos empleados porque lleva más de cuarenta años trabajando para la galería de arte de la Ciudad Prohibida...

Él era el que había guardado por muchos años toda la correspondencia que veía con las obras, la mayoría se perdieron pero las que no las guardó en una caja y cuando llegué a mi cargo me enseñó todo lo que había en los almacenes, incluida esa caja de cartas.... De ahí vi el nombre del Kuni.

El resto haré como me decís, ni expondré más de ese periodo y si lo deseáis puedo llevarlas a un almacén que tenemos aquí vacío aún....

Si queréis.... podemos ir a verlas ahora y os explico lo que queráis.... a estas horas de la mañana el almacén estará vacío.... y sino siempre os puedo mostrar al que quiero llevarlas, que si que lo estará de por seguro...."


Se ofreció Noriko algo nerviosa, obviamente era para estarlo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mié Mar 02, 2011 9:15 am

- Hai, podemos ir a verlas ahora sin problemas - dijo Washi mientas revisaba la lista de nombres y la guardaba entre los pliegues de su kimono. - Toko.... Así que él, Otomo Yaju y Otomo hayate podrían ser los mejor informados a este respecto, especialmente los primeros dos... - comentó buscando una confirmación indirecta por parte de la joven.

Mientras se dirigían a donde Noriko les guiara, asegurandose nadie les escuchara, añadió:
- ¿Sabéis algo más sobre la colección "Rojo Atardecer"? ¿Quienes os han podido preguntar por ella, añadir parte de sus piezas a ella o bien reclamar alguna para su colección privada? Por cierto, ¿os puedo comentar por la salud de Otomo Etsuko-sama? Tenía intenciones de visitarla, es una vieja conocida, pero si me confirméis la preocupación que la Ama muestra por su salud quizás no sea apropiado que la disturbe en su descanso. ¿Es cierto que la presencia de estas obras tranquilizan a nuestra señora? ¿De qué forma?

Si el don de la oportunidad existía ahora aparecería Bayushi Dansan...
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 02, 2011 9:56 am

"Si, si, ellos son los mejores informados de la anterior regulación de las obras de arte."

Dijo Noriko.

"No, no nadie puede pedir ni reclamar estas obras para propias, son de la Ama y del Hantei, aunque claro, esos comentarios se oyen mucho, pero quién no hace un comentario así, desiderativo cuando ve algo que le parece maravilloso ¿verdad?"

Sonrió tras aquello. Luego puso un gesto levemente pensativa y añadió:

"pero si que es cierto que hay más de una personas que siempre viene a verlas cuando hay alguna de esas piezas colocadas en la colección..... sobretodo los miembros del Consejo de los Seis más mayores, y el propio Nishi-sama...."

Espetó mientras dejaba todo listo para marcharos.

"¿Etsuko-chan? Ah! Gracias por preguntar, mucho mejor, esta mañana ya la he visto levantada, no creo que la Ama la deje salir de la Ciudad Prohibida por un tiempo, por su propia salud, pero la vi muy recuperada! Eso es perfecto... la verdad... Esta mañana la vi dirigiéndose hacia el jardín de las glicinas para buscar a Hotaru, la artista especial de la Ama..."

Informó con tranquilidad y normalidad aunque hubiera varias cosas en sus palabras no muy normales como eso de "artista especial" pero claro, cerca de la Ama todo era extravagante...

Ibais saliendo y Noriko hablandote del tema del aura de la colección Rojo Atardecer cuando al final del pasillo se vio a un hombre con armadura que venía hacia vosotros. Al poco tiempo pudistes ver la armadura dorada y verde de la Guardia de la Rosa pero ornamentada en tonos Rojos Y Negraos... ahí venía Dansan...

"Ahm.... Pues yo diría que a la Ama le gusta pasar horas mirándolas y leyendo cerca de estas o simplemente trayendo a donde estas estan las reuniones de té..."

Fue lo que le dio tiempo de decir a Noriko antes de que Dansan apareciera.

OUT: no sé si le has visto ya, su rostro esta en el Archivo Imperial


El Capitán de la Guardia de la Rosa, con su máscara de dos cintas que le cruzaban en X la cara y su sonrisa sempiterna y ladina, se presentó ante vosotros y os hizo una reverencia mientras decía:

"Konnichiwa Noriko-sama espero no ser un inoportuno al venir a cotillear un poco la nueva decoración de la galería... Cierto pajarito me ha dicho que hay nuevas obras de cerámicas de mi natal Ryoko Owari fuera que no he visto..."

Noriko sonrió y asintió y dijo:

"Si, es cierto, Dansan-san... por cierto, no sé si os conocéis, os presento a Otomo Washi-san un hombre también muy interesado en las obras de arte..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Mar Mar 15, 2011 11:25 pm

- Desiderativo - observó a la joven arriba abajo, con una media sonrisa -, nunca hubiera pensado en esa palabra. Oh, pero el deseo es tan cercano - dijo con mirada brillante -. Sí, claro, quién no podría alabar ciertas joyas del arte.

Pareció cavilar un segundo, aunque enseguida abandonó esa idea y caminó tranquilo, a la estela de Noriko:

- Pero claro. Cuando el arte es inspirador, el tiempo es efímero... algo así era... ¿vos que sentís al ver esas obras? ¿Me llenarían tanto como las maravillas artísticas Kakita?

Entonces apareció el inesperado Bayushi. En cierta forma sabía que le vería más antes que después. No le apetecería explicar el porqué y, de hecho, le recordaba a la conversación que había tenido hace poco con no recordaba quien - o sí - sobre lo maleable que es el destino o, en ciertos momentos, como siendo el quien decide tú saber escoger las citas. Inclinó la cabeza en su medida etiqueta al saludo del Capitán:


- Sí, nos conocemos, gracias Noriko-san. Bayushi Dansan-san, un verdadero placer volver a veros. La próxima vez me gustaría que fuera en diferente lugar. Por pensar que ambos tenemos algo que hacer más allá del trabajo - ¿le entendería? - Además debe ser toda una coincidencia el veros, justo antes pregunté a Noriko-san por vos. Hablaba sobre que había oído de vos que erais un seguidor acerrimo de la ceramica, en especial de Ryoko Owari.

FDI:
* Los miembros de los Seis más mayores son Ikesu y mi padre, aparte de Nishi, no?
** Bonito el Dansan. Un poco Yakuza visto así xD
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 16, 2011 9:22 am

OUT
Yaju también es muy viejo.
¿Te refieres a la apariencia de Dansan??? A mi me gusta XD será que me gystan los yakuzas jaja
IN


"Claro, claro... el deseo siempre está presente en las obras de arte... pero es lo habitual..."

Asintió Noriko. Luego se quedó pensando tu pregunta y replicó:

"Bueno.... algunas son cautivadoras sólo por su composición y las ideas que muestran.... pero si... hay algunas otras que causan la misma sensación que las obras Kakitas más detalladas y llenas de magia..."

Meditó en voz alta pensativa.

Dansan se inclinó ante tus palabras con un cabeceo y un gesto elegante y asintió:

"Hai.... No es tanta coincidencia, es que no puedo no pararme por esta galería cada día sino para maravillarme continuamente con sus obras, y los días que Noriko-san hace inventario y cambio de objetos y lugares es más especial incluso pues nunca sabes lo que te vas a encontrar en la siguiente sala...

Es casi como el trabajo... ¿verdad Washi-san?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Otomo Washi
Cruel y desalmado
Mensajes: 815
Registrado: Jue Sep 25, 2008 10:32 am
Ubicación: Oz
Contactar:

Mensaje por Otomo Washi » Vie Mar 18, 2011 12:58 am

Enarcó una ceja a Dansan y le mostró la mejor de sus medias sonrisas, esa brilla con condescendencia por un borde y termina con retintín por el otro:

- No, no es así. Lo vuestro o es placer o es trabajo. Si conseguís hacer las dos eficientemente en el circuito de estos pasillos en algún punto estaríais faltando a vuestro deber. Y no tengo dudas de que sois uno de los mejores Capitanes al servicio de nuestra Señora, ¿no lo opina ella así también?

Se llevó la mano a la boca, sorprendido de si mismo de haberlxde dicho a la cara. Bueno, aparentando que se sorprendía a si mismo, como si se le hubiera escapado, tan solo por saber la reacción de Noriko más que la del Bayushi. No hay mejor mascara que no llevarla, a Bayushi se le debió olvidar propagar en su clan aquella lección.

- Quizás deba corregirme. Por etiqueta y cortesía, por supuesto, vos sabéis que no he querido decir lo que creo que estáis entendiendo sino que deseaba expresar lo que por seguro no estáis pensando. Pero bueno, esto funciona así. A mí me gusta el arte, especialmente el oscuro y secreto, antiguo y olvidado, que de vez en cuando reluce en estas nuevas salas aderezadas de sorpresas por la mano de nuestra gracil Noriko - si me permitís esta familiaridad, Noriko-san -. A vos os gusta el arte concreto, de un destino no poco habitual pero sí muy preciso dado su origen. No tanto el lugar como los artesanos. Es curioso que todos los días nuevas obras de ese tipo lleguen aquí: demuestra mucho que la ceramica de Ryoko Owari es querida hasta en el más profundo seno del Imperio. Y, claro, ¿quién dejaría pasar la oportunidad de contemplarla en la soledad de estos pasillos antes de su futura exposición? Sin duda conocer a Noriko-san y ayudarla en sus inventarios es una oportunidad por la que miles de psicofantes y entusiastas del arte pagarían... Pero no... tan solo Capitán competente y un seiyaku desapasionado tienen la oportunidad de ver hoy aquí joyas que puede nunca vean más la luz. Pues, imaginad, que Noriko-san las guardara en sus cajas de vuelta al almacen si considerara que su valor no fuera superior al de otras obras aquí presentes...

Washi observó a la dama, observó al Bayushi, observó al techo, observó a ambos:

- Lo sé, lo sé, divago. Pero es verdad. Si mi teoría fuera cierta estaríamos disfrutando de lo que casi se puede llamar arte prohíbido...
A fin de cuentas si la orden se ejecuta gano yo... y si no lo hace vos perdéis. ¿Cuál preferís pues? (Cardenal Richelieu)
Washi en su tiempo libre

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 1 invitado