Día 4º.- Mañana.- Isawa Mitsuomi

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 4º.- Mañana.- Isawa Mitsuomi

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 28, 2010 12:30 pm

6 a.m a 8 a.m
Cita: Isawa Hanzo


La mañana llegó hasta ti casi despierto... aquella no había sido una gran noche, aunque lo pareciera, las luces y el jolgorio había pasado, y un pesar en tu pecho pendía de un hilo.... ¿Era tranquilidad? ¿Y eso estaba realmente bien?

Aún así tenías que prepararte, el día comenzaba con fuerza y había mucho que hacer, demasiado, y había grandes eventos y planes... empezando por algo que te rondaba por la mente desde hacía ya tiempo.... quizás una buena solución.... quizás el final de los problemas.... quizás....

Tras prepararte para salir oistes un alboroto en el piso de abajo, parecían casi como si un millar de personas hubieran entrado. Al salir de tu habitación vistes como más de un tensai, medio adormilado, miraba también hacia las escaleras qué pasaba.

Arousou, que salía poniéndose las gafas te preguntó:

"¿Se muda la Residencia de distrito o qué pasa? Vaya jaleo...."

Kazumi salió de su cuarto somnolienta, con sus largos cabellos sin recoger en su típica cola con su gran lazo, con un kimono que caía hasta el suelo y hacía cola casi, lleno de caballitos de madera y se restregó los ojos con sueño de una manera infantilmente encantadora y preguntó a su lado, a una histérica Aya que había salido casi disparada a la puerta.

"¿Alguien además de mí ha encargado una remesa de dulces para la Embajada? ¿Serán regalos?"

Aya se encogió de hombros y siguió a una Kazumi muy curiosa hacia la planta de abajo junto al resto.

Al llegar a la planta de abajo esta estaba inundada por multitud de objetos, muebles, kimonos, criados.... los criados de la Embajada y los yojimbo que temprano en la mañana había llegado estaban paralizados por el espectáculo, y en medio de todo aquella una mujer que daba ordenes de un lado para otro, de cabellos largos y morenos y ojos rasgados y suspicaces.

Imagen

De pronto, de entre los que estábais en la escalera bajó pidiendo paso Seiryo, al ver que nadie hacía más que mirar. Justo en el momento en el que pasó al lado de Kazumi (tu notastes que ninguno de los dos se miró a la cara, aunque al chocar por la estrechez de la escalera en comparación a los que érais en ella, ambos pidieron disculpas) la mujer miro hacia donde estábais y corrió hasta literalmente abalanzarse al cuello de Seiryo mientras exclamaba:

"Oh! ¡amor mío ¿me has hechado de menos?!"

Seiryo, casi como si ella quemara como el fuego se desembarazó de ella mientras decía molesto:

"Iruka-san, por favor, un poco de decoro ¿qué clase de presentación es esta? ¿Y de esta manera? ¡¿y aquí?!"

La mujer, en un gesto dramático, se apartó haciendo que su largo cabello se recolocase y en pose, todo muy dramático, afligida dijo:

"Pensé que te alegrarías de verme ya que nunca te he dejado solo más de varios días, así que he pensando en venir a verte y a apoyarte...."

"Si es por eso, ya has visto que estoy bien, así que te agradecería que te marcharas y no formaras más escándalos."

Mientras todo esto pasaba, Arousou se colocó a tu lado y te susurró:

"La que nos faltaba....... Iruka-san....."

No había podido continuar cuando Iruka, enfervorecida y roja como un tomate señaló hacia donde estabais vosotros y exclamó:

"¡¿Y por qué yo no puedo estar aquí y esa pelandrusca puede estar a tu lado?!!!"

Dijo señalando hacia Kazumi, la cual, con un leve sudor frio en la frente la saludó con la mano y con un leve "eh.... hola Iruka-san...."

Seiryo se encaró con ella entonces y dijo muy seriamente y de manera molesta.

"Si vuelves a referirte a ella con un insulto semejante te aseguro que te arrepentirás el resto de tu vida."

Iruka mordió entonces el borde de una de sus largas y bordadas mangas del kimono furiosa. Kazumi trató de quitarle importancia mientras se acercaba despacio, como si esta fuera una fiera que le iba a saltar en cualquier momento encima diciendo:

"Pero si no pasa nada.... yo no me lo tomo a mal......"

"Eso no es una excusa!"

Rompió sus palabras Seiryo. Y de pronto, Iruka exclamó:

"¡He venido a convertirme en Maestra del Vacío!"

Todos se quedaron de piedra, casi literalmente cuando Seiryo, que cada vez parecía más molesto dijo:

"A ti ese puesto nunca te ha interesado, así que ni se te ocurra mentirme."

De pronto una voz procedente del fondo del patio, un chico que llegaba apresuradamente cargado a más no poder con bolsas

Imagen

dijo:

"Seiryo-sama, Iruka-sama dice la verdad........ hace poco recibimos una carta de la ciudad.... de cierta persona... diciendo que debería interesarse por dicho puesto....."

El joven yojimbo dejó todas las bolsas con un pesado suspiro mientras su ama sonreía triunfante.

"Así que supongo que no tengo más remedio que acudir cuando se me llama."

Dijo esta con altivez mientras miraba como si pudiera matar a Kazumi con su mirada.

Seiryo chistó y meneó la cabeza en negación mientras volvía hacia las escaleras y terminó diciendo:

"Haz lo que quieras pero sino te lo tomas en serio no te servirá tu talento, no podrás superar ni en cien años a tus oponentes."

El tensai de tierra desapareció molesto entre la multitud mientras Kazumi trataba de hacer otro tanto.

El yojimbo recién aparecido pidió disculpas por el desorden mientras se ponía a recoger y la susodicha Iruka apreció ir en busca de alguno de los Embajadores.

Arousou respiró profundamente y dijo:

"Si pensabamos que esto era de locos........ ahora tenemos a la histrionica de Iruka-san aquí........ que Shiba nos ayude....."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Dic 28, 2010 8:45 pm

La luz matinal despertó a Mitsuomi.

El recuerdo de la noche pasada seguía ahí, todavía vivo. ¿Podría liberarse de él alguna vez o se había quedado grabado en su mente como si estuviera tallado en piedra? Pero, lo más importante, ¿quería él mismo que aquello cayera en el olvido?

Abandonó el futón y se acercó a la ventana. Sí, definitvamente el mundo parecía acuático durante el alba. Pensó por un momento en dar gracias a Amaterasu por aquella luz, pero lo pensó mejor y su plegaria fue distinta.

Te doy las gracias, Infinito -murmuró con una sonrisa-, simplemente por existir. Te doy las gracias, Eternidad, por mantenernos a salvo a todos.

Dicho esto, se apartó de la ventana y se dispuso a llevar a cabo sus abluciones matutinas. El día se presentaba enormemente interesante, un punto de inflexión para sus objetivos, y precisamente la primera cita del día iba a ser uno de los puntos álgidos del día. ¿Cómo reaccionaría Hanzo a sus palabras? La verdad es que no quería pensar demasiado en ello, tan sólo actuar como tenía previsto y esperar.

Entonces, escuchó el alboroto en la planta inferior. Salió de su habitación y se encontró con aquella recién llegada. Se acercó al resto de los tensai musitando "buenos días" a cada uno y asistió estupefacto a la escena que se desarrollaba junto a las escaleras, más pareciada a una representación de Kyogen que a un hecho que pudiese suceder en la Residencia anexa de la Embajada Fénix.

Qué mujer tan sorprendente, alocada como Kazumi pero de un modo completamente distinto, desde luego no pasaría por adorable. Y, al parecer, estaba encaprichada de Seyrio y no era, por supuesto, correspondida. Qué sorprende añadido para el triangulo que Mitsuomi había vislumbrado aquellos días.

Y entonces Iruka (Isawa Iruka por lo que se podía deducir) proclamó su objetivo. Los ojos de Mitsuomi se abrieron como platos, no pudo evitarlo. ¿Aquella mujer era una ishiken y además pretendía convertirse en Maestra del Vacío?

Si aquello ya era de por sí desconcertante, más aún lo fueron las palabras del yojimbo, cuando afirmó que alguien de la ciudad había mandado un requerimiento a Iruka por carta y en respuesta a este, ella había aparecido allí con la intención de superar tanto a Isawa Hanzo como al propio Mitsuomi. ¿Quién sería la persona que había escrito la carta y, sobre todo, por qué? El yojimbo había dicho que se trataba de la ciudad, por lo que estaba descartado Isawa Mizuno y, probablemente, los miembros más relevantes de las dos facciones. ¿Alguno de los dos Embajadores? No tendría sentido, pues Mitsuomi estaba convencido de que tanto Asako Emi como Isawa Kondou estaban de su parte. Entonces, ¿quién? Tendría que averiguarlo y pronto.

Pero también debía conocer más profundamente a aquella mujer, no podía permitirse cometer el mismo error que con Hanzo, aunque desde luego la primera impresión no había sido muy favorable.

Vaya... -musitó junto a Arousou-. Más trabajo... Y no solo oficial...

Mitsuomi le sonrió al tensai del Aire y salió disparado tras Iruka. Al alcanzarla le obsequió a la ishi su mejor y más cordial sonrisa y una inclinación.

Buenos días, Iruka-san -dijo-. Soy Isawa Mitsuomi, secretario de Su Excelencia, Asako Emi-sama. Es un placer conoceros. A vuestro servicio.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Dic 29, 2010 11:40 am

"¿Trabajo sólo? ja!"

Dijo Arousou en escueta réplica a tus palabras anunciandote sin duda un sin fin de problemas y te dejó marchar tras ella.

Cuando llegastes a su lado Iruka se dio la vuelta, con energía y fuerza mientras levantaba su barbilla y te miraba desde arriba con atención, con la ceja levemente levatada y dijo:

"Isawa Iruka, respetada y extraordinaria Ishi de Vacío al servicio del Clan, un placer."

Casi dijo como haciéndote un favor al presentarse.

"Así que vos sois su secretario, me viene perfecto, porque quiero que mis cosas las trasladen a una habitación conexa a la de Isawa seiryo, ya mismo."

Ordenó. Pero lo que ella no sabía que tu si es que en aquella residencia todas las habitaciones estaban ocupadas.... debería trasladarse a la contigua junto a la mayoría de los yojimbos de los tensais que poseían uno.... Aunque a saber cómo se lo decías.....
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Dic 29, 2010 11:56 am

Cuánto orgullo y soberbia en aquella mujer. ¿Por qué sería? ¿Acaso su familia era rica y ella había crecido consentida y malcriada? Aunque su forma de hablar parecía dar a entender que estaba muy orgullosa de ser una shugenja del Vacío. ¿Podría tratarse de eso? Ël mismo había sucumbido alguna vez a momentos de orgullo. Si ya de por si los shugenja eran escasos en el Imperio, los ishi lo eran más aún. Ellos podrían utilizar hechizos de todos los Elementos, pero nadie más que ellos podría usar los del Vacío. Desde luego era algo como para sentirse especial, pero no daba derecho a sentirse orgulloso, pues el don del Vacío era algo al azar no un mérito ganado con esfuerzo. Además, a veces sicho don se convertía en una maldición. Desde luego, si la tal Iruka basaba su orgullo en el hecho de ser una ishi era una necia.

Vaya, ya somos tres -dijo Mitsuomi como asombrado, dejando caer en su tono ciertas dosis de admiración-. Creo que Otosan Uchi nunca ha visto una congregación tan numerosa de ishiken.

Aquello debería bastar para que Iruka supiera que él también compartía sus dones, estaba deseoso de ver como reaccionaba y si su actud altanera hacia él cambiaba. Ahora tocaba ocuparse del peliagudo asunto de sus exigencias respecto a su habitación.

Me temo -dijo como si todo aquello le afectara profundamente- que se ha cometido una grave negligencia, puesto que quien fuera que os rogara que vinierais a la ciudad lo hizo demasiado tarde. La Residencia está ocupada por completo y sería imposible disponer de un alojamiento adecuado a vuestra dignidad; sin embargo, el edificio anexo, la Residencia donde se alojan los yojimbos sí que posee estancias adecuadas. Ese edificio tiene ventajas adicionales que no podría ofreceros esta Residencia. Pensadlo, vuestra seguridad estaria perfectamente garantizada en todo momento y... además... -Mitsuomi bajó la voz y su tono se hizo algo más cercano, más complice- sería difícil que estando rodeados de tantos otros tensai pudierais encontrar un momento a solas con cierta persona. Si vuestras habitaciones estuvieran alejadas de las habitaciones de los otros Candidatos, sería mucho más fácil y adecuado conseguir encuentros más... tranquilos y privados. Pensad también en el alboroto que se monta siempre que Kazumi-san anda por las habitación, ya sabeis, con todos esos vientos y brisas rodeándola permanentemente...

Todo aquello se lo tomaba Mitsuomi como un ejercicio y a la vez como un modo de evaluar a la recién llegada. ¿Se dejaría Iruka envolver por la retórica melosa, aunque lógica, de Mitsuomi?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Dic 29, 2010 12:38 pm

Casi como si le hubieras dado un bofetazo Iruka te miró un segundo con sorpresa y luego achicó sus ojos, escrutándote con lentitud mientras replicaba:

"Ah.... así que vos sois... "ese"... Isawa Mitsuomi...."

Tras lo cual con un cabeceo recolocó su largo cabello negro en su espalda con gesto altivo de su mano.

"Pe... Pero..."

La frustración/horror/odio que se tornó en el rostro de Iruka al saber que no había una habitación para ella en el edificio de Seiryo casi le hace explotar de rabia en su cara.

"Más esa molesta y odiosa mujer está en la misma Residencia...."

Prosiguió mirando para un lado, mientras se mordía el labio inferior, más como hablando para ella que contigo.

"Aunque bien es cierto que allí tendríamos más intimidad......"

Por un segundo un centelleo de sonrojez (qué estaría pensando esta mujer...) se le pasó por su rostro ante aquellas palabras que de nuevo decía más para ella que para ti.

Finalmente te miró fijamente y te preguntó:

"¿Dónde está el cuarto de..... la tal Kazumi... respecto con el de Seiryo-kun?"

Justo en el extremo opuesto del pasillo pensastes, y que alivio, aunque empezabas a pensar qué pasaría si estuvieran al lado..... Incluso se te ocurrió pensar, ahora que caías, por qué Seiryo había escogido una habitación tan alejada de kazumi si pensabas que entre ellos había o podía haber algo.... ¿Puede que supusiera esta llegada?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Dic 29, 2010 9:12 pm

¿Había oído bien? ¿Aquella mujer le había mencionado como "ese Isawa Mitsuomi?

Contuvo su enfado mientras pensaba que al parecer quien hubiera solicitado la presencia de aquella ishiken lo había hecho con una opinión muy poco favorable sobre Mitsuomi. Su curiosidad por saber la identidad de dicha persona iban en aumento. Por un momento, se le pasó por la cabeza que podría tratarse del propio Hanzo, el cual, dando la batalla y el cargo por perdidos había buscado una sustituta para evitar que Mitsuomi se convirtiera en el Maestro del Vacío. Pero no, aquello sonaba demasiado retorcido, no sabía decir por qué, pero le parecía un proceder completamente ajeno al carácter de Isawa Hanzo. ¿Habría sido él también objeto de palabras poco alentadoras? Debía descubrirlo. Aunque no fuera así, lo que estaba claro es que alguien no estaba contento con la Candidatura de Mitsuomi, pero, ¿por qué? De nuevo, el único que se le ocurría era el propio Hanzo, pero qué más le daría perder el cargo a manos de Mitsuomi si iba a perderlo a manos de Iruka? No, definitivamente, que Hanzo hubiera llamado a Iruka no sonaba como una opción lógica. Tendría que investigar más a fondo.

Con una sonrisa que era una perfecta máscara de amabilidad, respondió a la pregunta de la ishiken sobre la disposición de las habitaciones.

Como veis, no se trata de habitaciones contiguas -terminó diciendo-, aunque tampoco estan demasiado alejadas. Si vuestras habitaciones se encontraran en el mismo pasillo... bueno, digamos que los vientos siempre podrían colarse por debajo de las fusamas.

Y sí, es muy probable que yo sea ese Isawa Mitsuomi -continuó diciendo sin perder en ningún momento la amabilidad de su sonrisa ni la cordialidad de su tono-. Reconozco que me preocupa que hayais oído hablar de mí, puesto que me temo que no ha sido en los mejores términos. ¿Me permitiriais intentar cambiar las ideas que podais tener sobre mí mientras compartimos la comida de hoy en algunos de los magníficos restaurantes de esta ciudad?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 03, 2011 10:58 am

"Supongo entonces que no hay más remedio....."

Dijo molesta mientras se mordía el labio inferior a la vez que pensaba en eso del aire colandose por debajo de sus fusamas, realmente enfadada en sus ojos.

Luego te miró con cierta arrogancia a los ojos mientras dejaba una curvada sonrisa en sus labios y replicó:

"Oh..... pero no implica realmente que porque seáis "ese" Isawa Mitsuomi las palabras hayan sido malas..... ¿O es que acaso así lo pensáis? Y si fuera esa la forma... ¿Por qué deberíais verdad? Si vos sois un amable secretario......"

Terminó con cierto retintín...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Ene 03, 2011 9:13 pm

Os agradezco el cumplido -dijo Mitsuomi sin variar un ápice su sonrisa-. Por otra parte, dejadme que os diga por qué pienso que no habéis oído hablar de mí en términos favorables.

Al utilizar el demostrativo "ese" junto a mi humilde nombre, dais a entender que tal nombre no os era desconocido antes de este encuentro. Podéis haber escuchado sobre mí o bien os pueden hablar hablado directamente acerca de mi persona. Sea como sea, el conocimiento que poseeis de mí según las distintas fuentes que tengais puede haberos conducido a una opinión favorable o desfavorable de mi persona, es decir, os pueden hablar hablado bien o mal de mí o habeis oído hablar bien o mal de mí.

La opción a elegir por mi parte realmente es arbitraria sin conocer los datos que habéis obtenido y la fuente de los mismos; sin embargo, puedo rastrear algunas pistas en vuestra expresión y en vuestro tono de voz al pronunciar el "ese" y mi nombre. Me temo que no ha sido vuestra expresión demasiado halagadora hacia mi persona y vuestro tono también ha estado cargado de matices oscuros, por lo que la conclusión más lógica para mí es que no teneis buenas referencias acerca de mí persona.

¿Os parece una conclusión muy desatinada con esos argumentos? Yo creo que es bastante razonable.


Por supuesto, se negó a exponer el argumento de mayor peso, el que sin duda Iruka quería escuchar: "Sé que no os han hablado bien de mí porque soy Candidato a Maestor del Vacío y vos os habeis proclamado igual, por lo que la persona que os haya invitado a convertiros en tal no está contenta con mi propia candidatura, es decir, encuentra deficiencias en mi persona."

Por ello -continuó diciendo tras una breve pausa para adoptar un aire compungido y desvalido- os rogaría me concedierais la oportunidad de superar la gran desventaja de ignorar qué hechos o impresiones poseeis sobre mi persona. No creo equivocarme si afirmo que nunca antes nos habíamos encontrado, por lo cual no he podido tener ocasión alguna de causaros ningún percance o afrenta. Somos muy escasos los ishiken en este mundo -intentó así agradar la vanidad de la joven- y por ello nada me dolería más que pensarais mal de mi sin permitirme defenderme. Os reitero mi invitación precedente, ¿me harías el honor de comer conmigo?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 04, 2011 11:09 am

Iruka te observó mientras hacías tu razonamiento con una ceja arqueada y una leve sonrisa en sus labios superior y algo malvadilla hasta el final. Tras lo cual asintió despacio y respondió aún con una cadencia más cuidada:

"Pero las palabras son sólo eso..... depende de uno mismo creerlas sobretodo si no se conoce al interfecto......"

Tras lo cual sacó su abanico despacio y lo abrió en un chasquido a la vez que asentía y decía:

"Esta bien, si me lo pedís de esa manera os concederé el placer de comer con mi persona.... Además, necesito ponerme al día de lo que ha pasado en la ciudad y de lo que ha hecho mi amado Seiryo-sama y los desastres que habrá causado "esa mujer".....

¿Hora y lugar?"


Preguntó en frase hecha, pues la hora era la de la comida, obviamente...

Tras quedar con ella pudistes respirar un poco más hondamente, y en cuando se hubo marchado te encontrastes mucho mejor. De pronto te sorprendió la voz tras de ti de Arousou diciendo:

"No le hagas tanto mal a tu salud desde la mañana temprano.... No es que sea mala chica, es que vas a tener que saber tratarla...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Ene 04, 2011 7:56 pm

No os preocupeis -dijo mientras veía a Iruka alejarse-. Os aseguro que no volveré a cometer el mismo error por segunda vez.

El error de haber juzgado a alguien sin conocerlo realmente, como había hecho con Hanzo. Cierto es que su primera impresión de aquella ishiken no había sido demasiado favorable, pero sabía que no debía dejarse llevar por las apariencias. Esperaba poder conocer mucho mejor a mujer durante una comida distendida. Probablemente no serviría para conocerla en profundidad y hacer un juicio adecuado sobre ella, pero sería un primer paso. Si bien, había un alguien a quien quería conocer con mayor prioridad que a Isawa Iruka.

Se volvió hacia Arousou.

Lo que me irrita -le dijo al tensai del Aire- es esa cuestión de la carta. Venía de la ciudad, nos dijo el yojimbo. Dudo que haya sido cosa de los Embajadores o de alguna autoridad del Fénix presente en Otosan Uchi (sólo se me ocurre ahora mismo nuestra Campeona), por lo que ha debido de ser o una figura menor o alguien de otro Clan. Cualquiera de las dos opciones supone una interferencia totalmente inapropiada y hasta insultante en los asuntos del Fénix.

¿Qué opinais?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Ene 09, 2011 12:24 pm

Arousou se acercó con los brazos cruzados sobre el pecho y pensativo por aquellas palabras y dijo:

"Que ha venido a través de un conjuro.... de un tensai de aire muy poderoso, seguramente su padre, que lo es....

Eso me lleva a pensar que quien le envió la carta seguramente no fue en "correo ordinario" y que la apremió a aparecer casi de golpe hoy mismo.... Lo que me lleva a pensar que es alguien o muy interesado en la Embajada, o muy interesado en meter sus narices en el asunto de la Candidatura no oficial de Vacío o... amigo mío, es una persona muy molesta contigo o con hanzo-san...."


Asintió despacio a sus propias palabras y prosiguió:

"Porque Iruka-san tiene un caracter endiablado, pero es buena en lo suyo, te lo aseguro...

Me sorprende realmente que haya aceptado venir y desempeñar esa función.... de hecho creo que hay gato encerrado... porque Iruka-san no se presentó en su tiempo por el miedo a no poder contraer matrimonio con Seiryo-san si ambos conseguían sus objetivos, después de todo en muy raras ocasiones dos Maestros han estado ligados en matrimonio entre ellos....

Me pregunto.... cómo la habrán convencido para que se arriesgue tanto.... porque no creo, sobretodo por la escena de antes, que sacrifique a Seiryo-san.... o quizás es que tiene a alguien influyente que puede haberle prometido conseguir ambas cosas a la vez...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Dom Ene 09, 2011 12:41 pm

Y eso es algo que lo hace todo aún más preocupante -replicó Mitsuomi profundamente serio-. Yo mismo pensé en seguida en el asunto del matrimonio entre dos Maestros. Ciertamente, apenas consigo recordar ningún precedente. Aunque es posible que ese tipo de cuestiones no le preocupen demasiado a Iruka-san. Parece el tipo de mujer que en vez de seguir las tradiciones prefiere crearlas. ¿Le afectarían demasiado las críticas si buscase casarse con Seyrio-sama siendo ambos Maestros Elementales? No la conozco pero me parece que apenas. Por otra parte, Seyro-sama... no, dudo mucho que acepte semejante matrimonio a no ser que, como bien decís, haya interferencias de alguien muy influyente.

¿Y quien podría ser ese alguien? Alguien influyente... que no estuviera contento con su persona o con la de Isawa Hanzo... probablemente ajeno al Fénix...

Rebuscó y rebuscó en su memoria. ¿A quién podría haber disgustado con sus actuaciones desde que llegara a la Ciudad? Por supuesto, a todos los Escorpión, pero estos todavía deberían ignorar el origen del hallazgo del Kokinshû. No... no podía venir de esa dirección... ¿Entonces?

¡Otomo Asano! No podía ser otra persona. Pero... ¿disgustarse porque él hubiera rechazado su ayuda, sus evidentes intentos de influenciar la elección del Maestro del Vacío? Encajaba perfectamente. Había intentado meter baza una vez, apoyando a Mitsuomi (al mismo tiempo que ella u otros Otomo habían hablado a su vez con Hanzo), ¿por qué no intentarlo otra vez?

Cuanto más vueltas le daba a aquella posibilidad más lógica y convincente le parecía. Otomo Asano... frustrada porque Mitsuomi se hubiera escapado de sus redes (y al parecer Hanzo también, puesto que Iruka iba asimismo contra el Maestro provisional).

La furia crecia en su interior.

Necia -murmuró airado-. Peor que una niña pequeña... ¿Tanto le ha enfadado que rechazara su "ayuda"? Por Shiba, si quienes deben gobernar el Imperio son así... más nos valdría que Jigoku se hiciera con el control...

Se dio cuenta de los pensamientos a los que había dado vida en voz alta. Se volvió hacia Arousou, mucho más calmado.

Disculpadme -dijo-. Creo conocer la identidad del misterioso remitente. Y sí, si es quien creo se trata de alguien muy influyente, pero resulta imperdonable que pretenda entrometerse en algo tan serio como una elección de Maestro Elemental. De acuerdo, que los Cangrejo lo han intentado, pero al menos con sugerencias y por un motivo medianamente razonable, pero esto... No, definitivamente por muy encumbrada que sea su posición no va a irse de rositas. Hablaré con Sus Excelencias en cuando haya confirmado el nombre.

¿Cuándo aprenderán, Arousou-san? ¿Cuándo?


Y en esta última pregunta, la ira había dado paso a la tristeza.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 10, 2011 11:30 am

"Bien habéis anotado que a Iruka-san no le importan demasiado las costumbres.... pero no se arriesgaría a perder a Seiryo-san de ninguna manera, tenga o no oportunidades reales con él...

De hecho, muy segura debe de estar para haber hecho algo así, teniendo en cuenta el precedente que ya ha habido con Seiryo-san y Kazumi-san...."


Dijo Arousou tranquilamente, pero al ver que no parecías decir nada al instante pareció caer en algo y añadió:

"Oh... perdonadme, a veces me olvido que vos habéis vivido tranquilamente al margen de las facciones y sus luchas intestinas... Que sois más "Ishi" en ese sentido que Iruka-san, que por su familia ha estado más metida en todo esto....

Me refiero a lo del compromiso anulado hace unos años entre Seiryo-san y Kazumi-san... ¿Lo sabíais no?"


Luego te oyó hablar en susurros algo indignado y se acercó a ti con expreión preocupada y calmada.

"¿Todo bien Mitsuomi-san?....

¿Aprender? hum... es una buena pregunta.... sobretodo porque está en la naturaleza humana y a la vez está en contra de esta...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Ene 10, 2011 2:05 pm

-replicó Mitsuomi-. La enseñanza es un acto de violencia. Todo aprendizaje es doloroso, en mayor o menor grado, pues nos obliga a cambiar nuestra visión del mundo, a renunciar a nuestras ideas sobre el mundo, a nuestros propio mundo al fin y al cabo. Muy a menudo, aprender algo supone también comprender y la comprensión muchas veces trae consigo la culpa. Sé muy bien por qué no quieren aprender, pero al final todo es para mejor.

Se había dejado llevar por su propia melancolía a la hora de pronunciar aquellas frases, pero comprendió que no era ni la hora, ni el lugar de semejante tema de conversación, por lo que lo apartó rápidamente de su mente y se centró en la sorprendente revelación que le acababa de hacer el tensai de Arousou.

Y no, no estaba al corriente de semejante compromiso -dijo con un tono más distendido-. Me sorprende que no se siguiera adelante. La única razón que se me ocurre para no hacerlo es precisamente la intención de ambas familias de que ambos se convirtieran en Maestros Elementales, para lo que un matrimonio hubiera sido un gran obstáculo.

Y, por cierto, ¿a qué facción pertecene Iruka-san o, al menos su familia?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 11, 2011 12:24 pm

"Aprender es un acto de sumisión tan grande como la dominación del maestro.... sólo que yo soy de los que no entiende lo "traumático" de este hecho...."

Anotó Arousou mientras se encogía de hombros con una queda sonrisa en sus labios tranquila.

Luego, lentamente se subió sus lentes ocultando con el reflejo por unos segundos su mirada y te constestó:

"No fueron "sus familias".... antes que Kazumi-san se presentara como Candidata, quizás fueron unos meses escasos antes... fue Seiryo-san el que habló con sus padres y deshizo el compromiso... Pues verás, este no era más que un acuerdo muy viejo y hablado, nada formal, entre sus familias que son muy amigas.... Pero Seiryo-san siempre ha tenido un alto poder decisorio en su propia vida, y no por nada más que porque siempre explica sus motivos de manera que convence y hace ver la razón de sus palabras...

Al parecer nunca hubo un comunicado oficial... simplemente, como es compromiso no existía más allá de una charla entre amigos de hacía mucho tiempo pues.... esto voló de igual modo...

Aunque claro, por mucho que fuera informal todo el mundo lo conocía y fue un revuelo en su tiempo...

Muchos se preguntan cuáles fueron esos motivos.... y muchos más se preguntan por qué Kazum-san nunca pidió explicaciones directas al interfecto..."


Luego suspiró ante la pregunta de Iruka y respondió:

"Es la perfecta tragicomedia, Mitsuomi-san, separados por sus facciones, o así lo ve ella, sus padres pertenencen a la renovadora...

Aunque lo cierto es que estoy casi seguro que obviamente Seiryo-san no la rechaza por eso... ¿Cómo uno se lo puede explicar a una mujer como ella?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Ene 12, 2011 1:27 am

Resulta desconcertante que ese tipo de... tragicomedias estén aflorando tanto ultimamente... Y precisamente en nuestro clan... tan sereno en apariencia...
Dejó que sus palabras flotaran en el aire, como el humo del incienso, que fueran desvaneciéndose poco a poco, pero dejando su perfume tras sí, un eco...

Por supuesto, eran palabras destinadas al corazón de Isawa Arousou. ¿Por qué habría cancelado Seyrio su obvió compromiso con Kazumi? ¿Sabría tal vez el tensai que ella no le amaba y no soportaba estar casado con alguien que no compartía sus sentimientos? ¿Desearía una boda auténtica y no una por compromiso?

La respuesta a aquellos interrogantes estaba guardada bajo llave en el interior del corazón del tensai de fuego. Mitsuomi podía violentar aquellas cerraduras y ver el contenido de aquello que se ocultara tras ella, pero tal violación sería aberrante, una traición a todos sus principios. No sería tan sencillo llegar hasta el fondo de aquel asunto y, tal vez, desenredar aquel intrincado nudo no era su tarea.

Arousou le había revelado mucho, probablemente más de lo que el tensai del Aire pensaba. Isawa Iruka se había vuelto de pronto un contrincante menor. Isawa Hanzo se creía firmememente aposentado en su trono, un Maestro del Vacío, no un candidato a ese puesto. Iruka, por el contrario, a pesar de toda su vanidad, era consciente de ser eso mismo, una candidata, además, había sido llamada, tentada a venir a la Capital con un anzuelo fragante. Igual que una mano podía lanzar el sedal para pescar un pez, otra podía liberar al pobre animal sacando el anzuelo de su boca.

Pero antes de tomar entre sus dedos el gancho de metal sujeto a la garganta del pez, tenía mucha información que reunir. Y su verdadero contrincante le estaba esperando.

Debeis disculparme, Arousou-san -dijo a modo de cortés despedida-, pero no he tenido oportunidad de arreglarme del todo y tengo que atender una cita importante en breves minutos. Nos veremos en la reunión de la Comisión.

Mitsuomi se despidió del tensai y se apresuró a volver a su habitación para terminar de arreglarse. Mientras se vestía (un kimono elegante pero sobrio, con los colores del clan, como no podía ser de otra manera) pensó en las profundas ramificaciones del triangulo del que había tenido noticia sin pretenderlo y de la deformación del mismo que suponía la intromisión de Iruka. De entre todos los posibles, se decidió por un curso de acción.

Pero aquella idea debía esperar. Todo en su momento. Sin prisas. Sin pausas.

Abandonó su habitación y se dirigió hacia la sala que había ordenado preparar para su encuentro matinal con Isawa Hanzo. Le había pedido a Akemi que no se reuniera con él hasta que terminase. Tenía razones para querer estar en desventaja si Hanzo acudía a la cita con Kaisha pegado a su espalda y si no lo hacía, los dos estarían empatados, lo cual era igual de beneficioso para él.

Estaba nervioso. En el fondo, temía que lo que se proponía hacer fuera inútil, pero era su obligación intentario. Por el bien del Fénix.

¿Por el bien del Imperio?

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 13, 2011 11:23 am

6 a.m a 8 a.m
Lugar: Embajada Fénix
Cita: Isawa Hanzo



Arousou se despidió de ti hasta dentro de no demasiado y te dejó marchar con tus quehaceres.

Sin prisa pero sin pausa, pero a cada paso te parecía estar metido dentro de un ritual, dentro de un conjuro en sí mismo de poderes extraños y misterioso y de resultado totalmente imprevisible.

Dejastes a Akemi en el patio de la Residencia de los Candidatos, donde la encontrastes, y justo en aquel momento vistes al fondo del pasillo, en dirección a aquella sala como hanzo, al ver aquello, le dio libertad a Kaisha para que se alejara y se tomara algo de tiempo libre.

Dejar al lobo suelto por unos minutos.... No sabías si eso era bueno o malo...

La habitación para desayunar era una estancia rectangular, cómoda y no demasaido amplia, cogedora, el fuego estaba encendido, pues las mañanas en aquella temprana primavera aún eran frías. La mesa estaba puesta ya, con un jarrón de flores que decoraba la mitad de esta.

Hanzo entró un poco después tuya, iba ataviado con un sobrio kimono que mezclaba el naranja y Fénix blancos muy hermosamente labrado. Su mirada era austera, pero no podía ocultar cierta curiosidad. Primero empezó con comentarios formales y habituales, saludos y el ritual del incio de la comida, seguido de un par de palabras acerca de temas insignificantes... estaba claro que esperaba que tu tomaras la iniciativa, después de todo había sido tu petición de cita...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Ene 13, 2011 2:17 pm

Mitsuomi hizo acopio de toda la parte dentro de él que creía en los valores de los bushi y trató de afrontar el encuentro con Hanzo como si de un duelo a muerte se tratara: desterró el miedo a la muerte/fracaso y se obligó a avanzar sin medir las consecuencias de lo que tenía delante. No pensar, limitarse a actuar. Se sabía sus próximas palabras de memoria, las había ensañado una y otra vez el día anterior.

Pero, ¿y si todo quedaba igual tras aquel encuentro? Era una posibilidad, de hecho la que más probabilidades tenía de cumplirse... sin embargo, realmente nunca quedarían las cosas iguales, porque en el caso de que todas sus buenas intenciones y sus argumentos fueran en vano, al menos tendría el consuelo de saber que estaba haciendo lo correcto y entonces...

Y entonces pasaría al ataque.


Vio alejarse a Kaisha. Lástima. Le hubiera gustado que el insolente yojimbo estuviera presente, podría haberle servido para comprobar una idea.

Al encontrarse con Hanzo se comportó completamente de acuerdo a las normas de la etiqueta y de la cortesía. Compartió banalidades con el otro ishiken, incluso alabó la elegancia y belleza del estampado del kimono. Le alegró darse cuenta que realmente no sentía animosidad alguna hacia su... "rival". Lo que iba a hacer era lo justo, lo necesario y lo correcto. No, Isawa Hanzo no era su enemigo y precisamente por ello debía actuar como lo estaba haciendo.

Cuando resultó evidente que había llegado el momento de hablar y de dar a conocer el motivo de aquella reunión, Mitsuomi respiró profundamente y dió un largo sorbo del té. Tanto su expresión como sus actos denotaban un malestar, como si le resultase penoso todo lo que iba a suceder.

Supongo que os preguntaréis por qué solicité esta entrevista con vos -empezó diciendo con un tono comedido y pausado, incluso humilde-. Estoy convencido de que habéis considerado los posibles motivos y que habréis dado con el correcto, pero aún así espero poder sorprenderos.

Veréis, quisiera rogaros que me permitierais narraros una historia. Será breve y aunque ciertos detalles os resultarán sin duda conocidos, de nuevo presumo de afirmar que os sorprenderá.

De lo que sí estoy seguro es de que no os dejará indiferente, por ello me gustaría solicitaros que me concedierais dos peticiones. La primera sería que me dejáseis contarla hasta el final, sin interrumpirme, de seguro que os surgirán dudas o comentarios mientras hablo, pero muchos interrogantes se resolverán por sí mismos, por ello lo mejor sería que esperarais a que terminara yo, entonces será el momento adecuado para que me planteeis todas vuestas impresionas, las cuales, supongo, no serán pocas.

Mi segunda petición puede resultar más difícil: os ruego que me creais cuando os digo que no hay ninguna segunda intención en ninguna de mis palabras, ni ningún motivo oculto que no os vaya a ser revelado. Nunca he dicho una mentira y no pretendo empezar ahora. Todo lo que voy a deciros es el fruto de muchas meditaciones y, en última instancia, surge de lo más profundo de mi espíritu. He podido cometer errores en el pasado y es muy posible que cometa aun más en el futuro, pero si bien he podido actuar por orgullo o necedad, nunca lo he hecho con maldad. Os ruego me creais.


Estas últimas palabras, las que expresaban su segunda petición, habían sido expresadas con la más profunda de sus convincciones. Cada una de ellas era completamente cierta y así deseaba trasmitírselo a Hanzo. También se había mostrado sereno en todo momento, con un pequeño deje de pesar en su tono, pues verdaderamente se sentía triste por su propia arrogancia, por esos errores que había admitido.

Esperaba que Hanzo pudiera leer su sinceridad en sus palabras y en su rostro.

Luego... vendría lo difícil.





OUT
Tira sinceridad si es necesario, pero sabes que Mitsuomi está siendo totalmente sincero.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 14, 2011 12:04 pm

OUT
No me hace falta tirar sinceridad en estos dias todo el mundo ha podido comprobar que Mitsuomi es manso como una ovejita y que no miente, es lo que te has currado.
Bueno, ahora vamos a lo bueno.... veamos con que me sales, pequeño juju
IN


Hanzo dejó los pasillos de manera elegante sobre el reposa palillos de la mesa y cruzó sus manos sobre la mesa justo delante de su taza de té mientras te observaba detenidamente.

Te miraba a los ojos pero sentías como si pudiera ver no sólo esto, más allá... pero hacia donde.... eso no lo sabías.... (pero no era el vacío).

Finalmente, y tras un largo rato de silencio entre el final de tus palabras y el principio de las suyas, asintió levemente con la cabeza y dijo escuetamente:

"Os condedo ambas peticiones....... pues cada vez esta situación me resulta más intrigante.... aunque no sé si eso es bueno o malo ¿verdad?.....

Veremos hacia donde nos lleva este sendero.... Mitsuomi-san..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Dom Ene 16, 2011 1:06 am

Hacia el futuro, siempre hacia el futuro... -replicó Mitsuomi.

En otras circunstancias hubiera utilizado un vocativo al final de la frase, pero en aquel momento hacerlo resultaba peligroso. Decir "Hanzo-san" hubiera supuesto indisponer a Hanzo incluso antes de haber empezado con la parte que realmente iba a disgustarle, pero se negaba a tratarlo de "sama" en privado y precisamente ahora. Hanzo era tan candidato a Maestro del Vacío como él mismo, aunque no quisiera reconocerlo. Era posible que si se diera la más improbable de las cuatro resoluciones de aquella entrevista sí que tuviera que volver a usar el "sama", definitvamente y en todo contexto, pero de momento todo estaba en el aire.

Como bien sabreis -empezó a decir-, tanto la familia Isawa como el propio Clan del Fénix, son gobernados por un grupo de cinco shugenjas, uno por cada elemento, que reciben el nombre de Maestros Elementales y que juntos forman el Concilio Elemental.

Un comienzo absurdo desde cualquier punto de vista. ¿Por qué empezaba el que probablemente pudiera convertirse en el discurso más importante de su vida con semejante cúmulo de obviedades? Por supuesto, era algo completamente premeditado. Su tono al hablar era neutro, libre de toda inflexión. Había adoptado el estilo de quien expone un informe u ofrece un reporte sobre un asunto.

Había considerado varias formas de afrontar aquel encuentro, de plantearle a Hanzo sus ideas y peticiones. De entre todas aquellas, había elegido aquella, pues favorecía un cierto distanciamiento entre el oyente y lo que se estaba diciendo. Tal vez así, Hanzo no fuera tan pronto al enfado y a la ira cuando llegara a la parte difícil. Al mismo tiempo, aquel estilo y aquel tono daban cierta impresión de distanciamiento también entre Mitsuomi y sus propias palabras, como si no tuvieran nada que ver con él, lo cual, a la vez que contribuir al efecto antes mencionado, daba mayor verosimilitud a cada una de sus frases.

Tras una breve pausa de un par de segundos, prosiguió:

En el año 602, el segundo año del reinado de Su Majestad Hantei XVII, cuatro de los cinco Maestros del Concilio desaparecieron en extrañas y terribles circunstancias. Tan sólo el Maestro del Agua, Isawa Mizuno, seguía ocupando su puesto. Fue evidente para todos que el Concilio debía recomponerse lo antes posible, especialmente por el delicado estado del Imperio, en plena reconstrucción tras el funesto reinado del anterior Hantei.

En circunstancias normales, es el Maestro saliente el que suele dejar designado un sucesor o, en su defecto, el resto de Maestros son los encargados de realizar la elección. Sin embargo, ante la penosa situación planteada, probablemente más de una voz sería escuchada a la hora de nombrar a nuevos Maestros Elementales, aunque lo más probable es que la última palabra recayera en el propio Maestro del Agua.

Los puestos del Maestro del Aire y de la Tierra seguían los patrones normales según el procedimiento escogido para llenarlos. Existían dos candidatos para el Aire y tres para la Tierra. A su debido tiempo sería escodigo el Maestro correspondiente de entre ellos.


De nuevo una breve pausa. A partir de ahí empezaba la parte complicada. Se repitió que debía mostrarse ajeno a cualquier reacción de Hanzo por muy disgustada que empezara a mostrarse su cada. Debía mantenerse impasible, manteniendo el tono distante, el rostro impasible, aunque pareciera que Hanzo estuviera dispuesto a lanzarse sobre él en cualquier momento.

Sin embargo, los Maestros Elementales del Fuego y del Vacío fueron nombrados -prosiguió-. Se eligió a Isawa Mai en el primer caso. Aunque su poder era considerable, capacitándola perfectamente para ocupar semejante puesto, apareció alguien que hizo que su posición se tambaleara, el discípulo predilecto del antiguo Maestro del Fuego, alguien cuyo poder era respetado y temido, pero que se encontraba lejos de Kyuden Isawa en el momento en que se realizó la elección del nuevo Maestro. Muchos comprendieron lo inadecuado de la precipitación con la que se había actuado y aunque Isawa Mai mantuvo si título, se nombró a Isawa Seyrio candidato a Maestro de Fuego, por lo que tal condición se aplicó al mismo tiempo a Isawa Mai, resultando en una situación insólita y a todas las luces inadecuada.

Ahora, Mitsuomi, ahora debes de sonar más impersonal e imparcial que nunca. Habla como si lo que relatases fueran acontecimientos antiguos, hechos históricos recogidos en áridas y aburridas cronologías.

Como Maestro del Vacío fue nombrado Isawa Hanzo, discípulo del anterior Maestro. Lo que a priori parecía una elección razonable, pronto se reveló como otra desafortunada precipitación. Un Maestro Elemental no es sólo un poderoso y hábil shugenja, característica sque se les presupone a todos los diferentes candidatos y que nunca se puso en duda que poseyera Isawa Hanzo, sin embargo, también se trata de un puesto que no sólo implica ser Daimyo de una familia, sino que también es virtualmente igual al de un Campeón de Clan. Por ello, un Maestro Elemental no sólo debe ser un shugenja, sino también un administrador, un lider. Esas fueron las características que por diversos motivos se pusieron en duda. Incluso la facción renovadora dentro del Fénix, que en un principio apoyaba al nuevo Maestro empezó a mostrar sus dudas y puso en tela de juicio su propio apoyo.

Había decidido que no le expondría a Hanzo sus propios errores, ni sus comportamientos dudosos que la gente criticaba y que el propio Mitsuomi consideraba completamente inapropiados para un Maestro Elemental. Hanzo estaría sin duda enterado de todas las críticas que se le habían hecho. Eso si no había dejado que su nueva posición le cegara y al considerara inexpugnable, posibilidad que volvería todas las palabras de Mitsuomi completamente inútiles. Pero debía proseguir.

Por ello, se buscó una alternativa. Y se encontró. Se produjo entonces una situación parecida a la que afrontaba el puesto de Maestro del Fuego. Si bien a Isawa Hanzo se le seguía tratando como Maestro del Vacío, se había nombrado a un candidato al puesto, al que, sin embargo, no se le nombró como tal de cara a las personajas ajenas al Clan, aunque su situación era evidente dentro del mismo, pues cuando todos los Candidatos fueron enviados a Otosan Uchi, el campo de batalla donde medirían sus habilidades, él fue hospedado en la que pasó a conocerse como la Residencia de los Candidatos, y el trato que recibió no era diferente que la del resto de los mismos.

El candidato no conocía a Isawa Hanzo, sin embargo, estaba al tanto de todos los comentarios que circulaban sobre él y cometió un acto terriblemente arrogante: con los datos que poseía de fuentes secundarias juzgó al actual Maestro como incompetente para ocupar su actual puesto. Sin embargo, en ningún momento se planteó considerar a Isawa Hanzo como un enemigo, pues no guardaba animosidad alguna hacia él. Decidió que su táctica debería ser la de mostrarse más capacitado que su rival para el puesto, sin caer en ningún momento en la opción fácil de intentar desacreditar al otro o incluso manipular a quienes tenían voz y voto en la elección. Hacía tiempo que había hecho suyo un viejo axioma: si amas el fin debes amar los medios.

Y el amaba el fin, pero no porque deseara el poder, la gloria o la fama de que semejante posición otorgaba. No, todo lo contario. En una de sus muchas conversaciones, Shinsei le planteó a Hantei la siguiente pregunta: Hante, ¿quién te gobierna? El Emperador se rió y contestó que él era el Emperador y que nadie le gobernaba. Esa respuesta provocó a su vez la risa del Pequeño Maestro.

El candidato hacía mucho que había entendido aquella historia. Sabía que cuanto más poder se posee mayor es la responsabilidad que se tiene, porque aunque una elevada posición otorga numerosos privilegios, no se debe olvidar en ningún momento que mayores aún son los deberes que implica. Un gobernante siempre debe responder no sólo ante sus superiores, sino también ante el propio Cielo y ante el Imperio entero, porque suyo es verdaderamente el significado de la palabra samurai, "el que sirve". Por su palabra pueden prosperar o hundirse las gentes. Sus errores pueden tener consecuencias fatales y no debe tomar decisiones a la ligera.

El candidato había reflexionado sobre todas estas cuestiones y tenía muchas ideas y proyectos que llevar a cabo y que tan sólo una posición de gran autoridad le permitiría llevar adelante. Ser Maestro Elemental no era un fin para él, sino un medio para un fin mucho más alto: el bien del Clan Fénix y del Imperio en general.


Se abstuvo de detallar más todo aquello. Tendría que hacerlo más adelante si todo iba como él quería que sucediese, pero de momento resultaba innecesario ir más allá de aquellos esbozos generales. Se preguntó por un momento cómo se lo estaría tomando Hanzo todo aquello. Imposible de saberlo. Debía proseguir. Hacia el futuro, siempre hacia el futuro.

Por ello, el candidato había considerado que era adecuado para ocupar el puesto de Maestro del Vacío y empezó a trabajar con aquel objetivo en mente, pero su irreflexivo juicio sobre Isawa Hanzo manchaba todo su proyecto y, lamentablemente, no era consciente de ello.

Lo comprendió al poco de llegar a Otosan Uchi. La Capital le obligó a replantearse muchas cosas. En ningún momento lo hizo con sus ideales, pero sí que hubo de reconocer que había sido terriblemente injusto con el actual Maestro. Había sido fiel a su intención de actuar en su contra, pero considearlo inadecuado sin conocerlo... no, definitivamente, aquella no era la actitud correcta.

Así pues, decidió que tenía que enmendar aquel error cuanto antes. Para ello, le solicitó un encuentro privado a Isawa Hanzo. Ellos no eran bushis que tuvieran que resolver sus diferencias con un duelo a muerte. Y es que realmente no había diferencias entre ellos. Entonces, pensó el candidato, ¿por qué no resolver la cuestión simplemente hablando, estableciendo un debate, empleando argumentos que les llevaran a decidir cual era realmente el más adecuado para ocupar el puesto de Maestro del Vacío?


Aquel era el momento crucial. No se permitió ni siquiera mirar a Hanzo, sino que continuó hablando, fijando la mirada en varios puntos distintos de la habitación, como si estuviera hablando sobre algo que estuviera recordando al mismo tiempo.

Decidió que lo primero que haría cuando empezaran a hablar sería pedirle perdón. Se inclinaría profundamente de esta manera -Mitsuomi se inclinó profundamente- y le diría con profundo pesar y una gran vergüenza: Disculpadme, os lo ruego, he sido orgulloso en demasía, un estúpido arrogante que se ha atrevido a juzgaros sin conoceros realmente."

Y Mitsuomi había hablado precisamente con una voz repleta de pesar y vergüenza. Para Hanzo debería resultar evidente que aquello no era sólo la narración de una disculpa, sino la propia disculpa. Aquella era la intención de Mitsuomi, desde luego, y al hacerlo se había librado de un enorme peso que le atenazaba el corazón desde que había comprendido el error que había cometido con su juicio inadecuado.

Volvió a alzar la cabeza tras mantenerla baja durante unos segundos más una vez terminó las palabras de disculpa. Debía proseguir con su "relato", así que adoptó de nuevo la actitud de un simple informante.

El candidato había reconocido su error y se había disculpado por él. Pero no por ello dejaba de estar convencido que él estaba capacitado para ser Maestro del Vacío, lo que ahora no sabía era si Isawa Hanzo lo estaba o no. Se había librado de su anterior juicio de que no lo estaba, por lo que ahora tenía la mente en blanco, libre de prejuicios. Su obligación era acabar con aquel interrogante cuanto antes. Porque si el actual Maestro era verdaderamente competente y adecuado para él puesto, no tenía sentido que él intentara ocuparlo.

Así pues, le planteó dicha cuestión a Isawa Hanzo y le rogó que por favor le hablara sobre su visión sobre el puesto que ambos pretendían, sobre su visión del Clan Fénix y del Imperio, sobre la situación actual y sobre sus proyectos y objetivos futuros. Deseaba conocer lo mejor posible a Isawa Hanzo para poder hacer un juicio adecuado, era su obligación para con el Clan, para con el Imperio entero.

Entonces, podrían pasar dos cosas. Tal vez el actual Maestro le convenciera de que era competente y adecuado para el puesto. Entonces, el candidato renunciaría inmediatamente a su status y se apoyaría plenamente al Maestro del Vacío como era obligación de cualquier otro shugenja y trataría de hacerle partícipe de su visión en busca de su apoyo para intentar cumplir alguno de sus objetivos y proyectos.

Pero, podía darse también caso contrario: que Isawa Hanzo no convenciera al candidato. Entonces, el candidato tendría a su vez que convencer al Maestro de que él era el adecuado para el puesto. Explicaría entonces en detalle cada una de sus ideas, sus planes, sus proyectos, sus objetivos, su visión de la política a seguir dentro del Clan y con el resto del Imperio.

Si sus palabras y argumentos no convencían a su vez a Isawa Hanzo, entonces haría una propuesta. No precisamente la solución deseada por él, pero que podría resultar interesante para los dos.

Si la respuesta volvía a ser negativa, entonces la reunión habría terminado. El candidato se mostraría ciertamente apenado por aquel resultado, pero seguiría adelante con sus objetivos, comportándose de la misma forma que hasta entonces, aunque con energías renovadas puesto que ahora estária aún más convencido de la rectitud de sus propósitos y libre por fin del error que le había acompañado en un principio.


Mitsuomi tomó el cuenco y dió un sorbo de té. Había terminado. Para bien o para mal, lo que tenía que decir estaba dicho. La pelota estaba en el tejado de Hanzo. Y realmente el encuentro a lo mejor no había hecho más que comenzar. Lo que había hecho con aquella "historia" era explicar el por qué de aquella reunión y los puntos por los que él quería que pasaran. Si Hanzo aceptaba su oferta de parlamentar, entonces tendría que hacer uso de todas sus habilidades retóricas y de oratoria que no había empleado hasta entonces, dado el carácter neutro que había querido imprimir a su prolongado discurso, disfrazado de crónica. Y podía ser que pese a todo el resultado final fuera la posibilidad que había planteado al final. Posibilidad que también se daría si en algún momento, Hanzo se mostraba intolerante, ofendido y ofensivo y abandonaba la habitación.

Y esa es la historia que deseaba contaros. -dijo, mirando directamente a Hanzo-. El final lo desconozco...

Y le ofreció a Hanzo una leve sonrisa, un gentil gesto de invitación.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 17, 2011 12:42 pm

OUT
He decidido ir respondiendo este post al paso que lo voy leyendo para ver lo que va sintiendo Hanzo, creo que asi será más interesante... y además asi me entra el nervio por saber qué vendrá despues... XD
IN



Primero, intriga. Esa fue la primera sensación el primer sentimiento ante tus primera palabras. Casi podías leer en su rostro "¿A dónde irá todo esto?".

Luego perplejidad, incluso molestia, ante tales obviedades, pero no creía hacia el enfado, sino ante más curiosidad al oir aquel tono que más parecía del administrador que está leyendo una relación de artículos en su hacienda y sus precios que un tema de la importancia de la que se suponía que íbais a hablar.

El tercer sentimiento se abrió paso entre la perplejidad en un malestar creciente, casi por la sarta de sucesos expuestos de sobra conocidos, hastq eu obviamente se mostró parte del relato como gravemenete molesto y dañino para seguramente su ego, estima y persona.

Aún así lo había prometido, así que con las manos entrelazadas sobre la mesa no dijo ni una palabra y dejó que prosiguieras, no sin que pudieras dejar de notar cierto tic en su ceja.

Casi aquello volvió de nuevo a la perplejidad, al oir aquello acerca de los medios y la forma de llevar a cabo tus primeros pasos, aunque esta perplejidad bien se iba marcando con recelo lentamente...

Una perplejidad y recelo que casi se amoldaron perfectamente ante unos fines tan altruistas e increibles a todas miras por el Ishi...

¿O era tan absurdamente utópico?
Casi pudistes leer en su cara.

Cuando tu discurso llegó a su momento crucial... ¿Qué cara habría puesto Hanzo? No lo sabáis pues apartastes la mirada.

El rostro que si conocías era el de total incredulidad, mezclado con recelo y perplejidad por el final de todo aquello.

Finalmente, y tras toser levemente para aclararse la garganta después de tanto tiempo sin hablar, Hanzo te miró a los ojos y comenzó a hablar:

"Es la primera vez que me topo con una situación semejante.... y os digo que, aún habiéndo prometido creer en vuestra buen fe, me cuesta mucha fuerza de voluntad, creedme....."

Dijo en un ronco empezar.

"Después de todo.... la política es eso...."

Continuó despacio mientras te observara, casi como si necesitara más detalles visuales, como si tratara de penetrar en su mente para saber realmente qué creer.

"Así que todo esto ha sido para poder tener la conciencia limpia ante un claro desafío.... Y no me malinterpretéis, cuando me refiero a esto lo hago en el sentido de la senda del honor del samurai, bushi o no...."

Reflexionó en voz alta.

"¿Qué cuales son mis metas?"

Se preguntó de nuevo más para si mismo que para ti.

"Pues...... lo pensó durante unos segundos, pero quizás, como parte de aquel trato se decidió a hablar, mirando a la nada, pensando seguramente en los recuerdo que lo obnubilaban y a la vez dban forma a los deseos que se formaron en el pasado

Yo creo.... que el Fénix debe no sólo ser guardián de la Tradición... creo que como Clan privilegiado por la cercanía que tenemos a los dioses deberíamos poder ser capaces de hacer entender y entender nosotros mismos que hay "algo más" allá fuera... que no sólo lo que se ve es lo que existe, que lo lejos es relativo a lo cerca...

Creo que el Consejo de los Cinco siempre ha sido un organo que ha trastabillado el progreso del clan en más de una ocasión, pues no es que haya que lanzarse ante cada nueva empresa, pero tampoco hay que frenar cada iniciativa sólo porque quien lo propone no tiene 70 años y lo ha pensando durante los últimos diez....

Pero, sobretodo.... quiero cambiar el concepto de estudio y cercanía de los shugenjas, tensais e Ishis....

Pues acaso... ¿Es realmente buena la soledad a la que nos enfrentamos desde nuestra infancia sabiendo que luego viviremos en sociedad? ¿Es realmente admisible que alguien que ha vivido en una Biblioteca luego reine en un Clan entero?

¿Cómo podemos vivir sin la sociedad y ahora pretender dominarla?

¿Cómo?

Mi intención como Maestro de Vacío, mi primera meta es hacer lo que no se espera de un Maestro de Vacío... apostar por la cercanía entre los shugenjas y elr esto, entre nosotros.... empezando por remodelar ese sistema tan cerrado del aprendizaje de los Ishis."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Ene 18, 2011 12:19 am

¿Había conseguido su primera victoria? A pesar de lo que le hubieran podido molestar las palabras de Mitsuomi ( y éste estaba convencido de que lo habían hecho, a él desde luego le hubieran molestado), Hanzo había accedido a debatir con él. Podría haberse negado, Mitsuomi en ningún momento le había dicho que iba a exigírselo, aunque le había planteado las consecuencias de no aceptar su invitación.

Cualquier general Akodo hubiera considerado la actitud de Hanzo como una derrota. Al aceptar aunque fuera tácitamente debatir con Mitsuomi estaba reconociento que su posición no era inexpugnable, que él no era "del todo" el Maestro del Vacío. Además, estaba entrando en el terreno de Mitsuomi, el cual sin duda habría previsto cualquier argumento de su rival y tendría sus propias réplicas adecuadas para desmontarlos.

Pero Mitsuomi era plenamente consciente de que no podía cantar victoria. Aquella guerra iba a albergar muchas batallas, aquello tan sólo era el preámbulo. Y, por supuesto, no podía pensar en modo alguno como si aquella conversación fuera una guerra. Aquello era lo que había estado evitando desde el principio: Isawa Hanzo no era su enemigo, aunque las circunstancias los hubieran colocado en posiciones opuestas. Él había solicitado aquel encuentro para poder aclarar su propia posición.

La exposición de Hanzo le había sorprendido... para mal. Esperaba que aquella no fuera su única "meta" como Maestro del Vacío. Una meta, que, por otra parte, iba a provocarle más de un problema. Mitsuomi era capaz de ver claramente el conflicto que se plantearía en el seno del Concilio si Hanzo llegaba a Maestro del Vacío y comentaba todo aquello. Lo peor, lo más triste, es que se quedaría completamente sólo en sus demandas.

Era hora de entrar en el debate, pero sin espíritu combativo alguno, sino con cordialidad y cortesía, como correspondía a una sencilla conversación entre dos shugenjas, tan distinta de los brutales rifirrafes de los bushi y su omnipresente y cegadora competitividad.

Os equivocais -dijo tranquilamente sin que su tono mostrar el menor signo de acritud o de prepotencia. No hacía una crítica, exponía un hecho-. Dejé la política en cuanto crucé esas fusamas. Lo reconozco: a mí mismo me costaría creerme dadas las circunstancias, pero nuevamente os aseguro que todo lo que os diga ahora y siempre será cierto y a eso debo añadir que ahora no hay segunda intención alguna. Soy y hablo tal y como me veis y ois. Aprecio enormenete el esfuerzo que haceis.

Permitidme que os contradiga en lo que acabais de referirme. La Tradición no es concepto que pueda convertirse en atributo exclusivo de un Clan. La Tradición no es más que el conjunto de comportamientos que han sido sancionados, diríamos, "oficialmente" a lo largo de los siglos y que se han convertido en normas no escritas de comportamiento y de proceder. El Fénix posee una tradición propia en el sentido de que posee una serie de reglas y comportamientos tipo que se han repetido desde tiempos antiguos. Pero la Grulla o el León también los tienen, incluso el Cangrejo o el Dragón.

La tradición es un arma de doble filo
-Mitsuomi tomó el cuenco de té y dio un pequeño trago-. Los valores de nuestro Imperio nos obligan a escoger unos determinados comportamientos antes que otros y a rechazar maneras posibles de actuar en virtud de dichos principios. Esos principios fundacionales del Imperio son los que compierten a Rokugan en lo que es, abandonarlos sería cambiar por completo el Imperio. Y tal vez no surgiera algo malo de dicho cambio, pero...

Os lo reconozco: temo las revoluciones. Los cambios son necesarios, es más, inevitables y omnpresentes. Todo cambia, lo queramos o no, incluso la más sólida de las rocas termina por perder su forma con el paso de los siglos. Sin embargo, los cambios de una sociedad entera, de una cultura firmemente asentada, no se realizan sin pagar un precio muy grande por ello y nada garantiza que valga la pena.

¿Creeis que este debate es nuevo? En absoluto, ni siquiera es patrimonio de nuestro Clan
-la mirada de Mitsuomi parecía perdida en sus propios pensamientos-. Todos los Clanes se debaten entre el peso del pasado y la necesidad de adaptarse a los cambios que trae el futuro. Son muchos los que en el seno de los Clanes se resisten con uñas y dientes a cualquier forma de cambio que se oponga a la Tradición. Y ese fanatismo es una insensatez. A veces son motivos puros los que les llevan a adoptar esa actitud tan retrógrada, otras, simples malinterpretaciones del espíritu de la Tradición, incluso en ocasiones se trata de mantener el statu quo, puesto que ciertas personas poseen poder tan sólo si se mantienen ciertas circusntancias, ciertas tradiciones.

Este es el aspecto negativo de la Tradición, el que vos temeis. El que ambos tememos
-Mitsuomi no dudó en mirar fijamente a Hanzo y en reflejar con la intensidad de su mirada la firmeza de su creencia en aquellas palabras-. Sin embargo, no estais teniendo en cuenta la parte positiva de la Tradición.

Me centraré en nuestro Clan. Precisamente porque somos quienes más cerca están del mundo de los dioses, nosotros, el Fénix, sabemos que proceder de forma apresurada es un grave error. La magia aborrece los ritmos demasiado rapidos, los atajos milagrosos y hace pagar caro semejantes trampas. ¿Cuántas veces habeis oido hablar de shugenjas que en mitad de un experimento que supuestamente iba a convertirse en una gran revolución para todos han sufrido accidentes terribles que han destruido sus cuerpos, sus mentes o sus vidas?

La Tradición actúa aquí como un dique, que contiene las peligrosas ansias de los espíritus demasiado ardorosos. La forma en la que se enseña a los jóvenes acólitos, a los tensais, a los ishi, es un sistema pedagógico conquistado con grandes sacrificios, con el sufrimiento de quienes nos precedieron, que aprendieron de los terribles errores que veían y decidieron qué caminos eran los más seguros formar a los diferentes tipos de shugenjas. Es la magia, nuestra maravillosa forma de adorar a los dioses, quien, en última instancia, nos frena, no la Tradición.

Con esto no quiero decir que el sistema sea perfecto, ni por asomo. Muchas veces, ciertos procedimientos se enquistan y por falta de valor se convierten en inamovibles y permanecen a traves de los siglos incluso habiéndose quedado absoletos. Las tradiciones son hijas de las circusntancias que las vieron nacer y cuando se dan nuevos contextos resulta completamente lógico que dichas tradiciones se revisen y, si procede, den paso a nuevos modos de obrar. Pero todo cambio debe plantearse adecuadamente y ser ampliamente investigado.


Mitsuomi volvió a beber de su té. Esperaba que Hanzo le estuviera entendiendo. Aquellas ideas eran las que le habían llevado a rechazar cualquier adhesión a una de las dos facciones y a rechazarlas ambas como deformaciones de lo que debía ser el espírito del Clan.

Nunca me ha parecido más adecuado el viejo dicho de que "la virtud está en el punto medio" como en este caso -dijo con una media sonrisa-. Si los cimientos se un edificio empiezan a corromperse puedes, sí, derribarlos por completo, pero entonces el edificio se derrumbará; si, por el contrario, decides no hacer nada, inevitablemente decaerán y el edificio seguirá su suerto; pero, ¿y si se tratan y purgan tan sólo los pedazos corrompidos sin amenazar toda la estructura? Yo, personalmente, me inclino por esta última vía.

Planteais que la enseñanza de los shugenjas dentro de nuestro clan es demasiado aislacionista, ¿verdad? Os secundo completamente en ello, pero me temo que debo decir que no considero que sea una política rechazable, tan sólo, como ya os he dicho, revisable.

Manifiesto de nuevo que nuestros métodos pedagógicos son el fruto, a menudo amargo, de muchas pruebas, fracasos y éxitos. A priori, todo tiene un por qué, aunque algunos de esos por qué, os lo reconozco nuevamente, han pasado a estar obsoletos.

Como ya os dije, y permitidme que recurra nuevamente a la sabiduría popular, "un gran poder conlleva una gran responsabilidad". No podemos permitir que seres humanos manejen los dones de los dioses de forma inadecuada. Permitiríais que un shugenja del fuego fuera libre de ejecutar su magia sin antes haberos asegurado que posee el control suficiente para no incendiarlo todo a su paso?

Si un bushi debe ejercitarse durante horas en la soledad de un dôjô vacío, repitiendo cientos de veces un mismo movimiento, ¿acaso no deberá un joven estar enfrascado en el estudio durante el doble de horas antes de poder considerarse apto para manejar los poderes que los dioses han considerado otorgarnos a nosotros, el Fénix? Tenemos la responsabilidad de ser los guardianes de la magia en el Imperio, tal fue la sagrada tarea que el primer Hantei le otorgó a nuestro Clan y que, realmente, ya veníamos practicando los Isawa cuando éramos tan sólo los Hijos de la Tierra.

¿Y para estudiar adecuadamente no se requiere un ambiente tranquilo, en silencio? ¿Acaso para estudiar algún texto no os retirais a la intimidad de vuestras habitaciones, alejándoos del mundo durante unas horas, rompiendo todo contacto con lo que se haya más allá de las paredes de papel de vuestro cuarto de estudio? Pues la senda del shugenja es un estudio que dura toda una vida, que nunca cesa por más años que pasen. El retiro, el alejamiento del mundo en busca de la serenidad y de la paz de espíritu, es necesario para desempeñar adecuadamente nuestra tarea.


Había pronunciado todas aquellas palabras con una pasión contenida. En otras circunstancias, se habría dejado llevar por el ardor de su convencimiento en lo que decía, pero consideró oportuno no dejarse llevar del todo por la firmeza de sus convicciones, tan sólo lo justo para que Hanzo percibiera su entrega, su convencimiento, la pureza.

Por otra parte, creo que pensais que los shugenja del Fénix nos hemos encerrado en el hermetismo y el aislamiento. Nada más lejos de la verdad. Pensad en los diferentes Candidatos. Tanto los mellizos como Kuro-san han viajado por tierras Cangrejo y Escorpión, Arousou-san y Kazumi-san han estado en Shinden Asahina durante largo tiempo. ¿Considerais a Isawa Seyrio un hombre encerrado en si mismo que busca vivir aislado de la sociedad? ¿Lo pensai de vos mismo? ¿De mi? No, no, no, nada de eso. Todos nosotros, en mayor o menor medida, conocemos el Imperio, lo amamos, si no nunca hubieramos pretendido ser Maestros Elementales. Uno de los Embajadores es un shugenja Isawa y el gobernador de uno de los distritos exteriores de esta ciudad también lo es. ¿Un clan aislado? En absoluto.

El problema es que creo que olvidais algo que forma parte de la naturaleza de los Isawa, un atributo que llevamos en la sangre, igual que la capacidad de hablar con los kami. Me refiero, por supuesto, a nuestra insaciable curiosidad.

El Dragón es un Clan que busca la sabiduría, una cualidad que es intrínseca al ser humano y que no necesita de nada exterior al propio espíritu para desarrollarse. Por ello, el Dragón se retiró a las montañas y rechazó participar activamente en el desarrollo del Imperio, porque tan sólo necesitaba un lugar donde poder contemplar y encontrar así la sabiduría que buscaban.

Pero nosotros, el Fénix, no queremos contemplar el mundo, queremos comprenderlo y esto tan sólo podemos hacerlo mediante la Inteligencia, una capacidad activa, muy diferente de la sbaiduria, que es pasiva. No hay Isawa que ante un enigma o misterio no hiciera lo imposible por intentar desentrañarlo. Por ello, nunca seguiremos los mismos pasos que el Dragón: nosotros no necesitamos Contemplar, sino Comprender. Nunca nos aparteremos del Imperio o del mundo porque ansiamos comprenderlo.

Así pues, el aislamiento se convierte realmente en una elección personal de cada shugenja. Pensad en los ishi. Muchos de los nuestros sí que se apartan del mundo y buscan proseguir con sus estudios completamente apartados, pero porque como bien sabeis el Vacío no es un elemento que podamos decir que se llega a controlar. De sobra conoceis las historias de ishiken muy poderosos que de pronto perdieron todos sus poderes o incluso sus propias mentes sin que mediara razón alguna. Sin embargo, otros, decidimos mezclarnos con el mundo, como hacemos vos y yo. Y lo mismo pasa con los tensai de los restantes elementos.

Argumentais que quien desea gobernar un clan debería conocerlo y no estar aislado. Creo que ya os he argumentado que no es tal la situación; sin embargo, dejarme añadir una pregunta a dicha argumentación, ¿a quién escogeriais de entre los Asako para ser el daimyo de la familia si los más dotados de entre ellos son henshin que han vivido como monjes durante toda su vida?


Dejó aquella pregunta, planteada con una sonrisa amable, aunque no paternal, en el aire mientras hacía una breve pausa para tomar otro sorbo de té. ¿Estaba hablando demasiado? Tal vez pero debía exponer sus argumentos con total claridad, pues tal vez no habría segunda oportunidad y todo tenía que quedar claro a la primera.

Sin embargo -prosiguió- a pesar de los desacuerdos que os he expuesto, creo que habéis expresando una gran verdad: las buenas ideas deben ser aceptadas vengan de donde vengan, independientemente de la edad o status de quienes las plantea. Coincido plenamente con vos en que se pierden muchas grandes propuestas porque la persona que las formula no consigue el interlocutor adecuado a causa de los prejuicios que, por culpa del fanatico apego a la tradición de algunos, impiden que se le considere alguien capaz de ofrecer algo válido.

Yo también estoy muy preocupado por este tema y, por ello, me plantee, como parte de mi política interna si llegara a Maestro del Vacío, crear un programa que permitiera a cualquiera desarrollar una propuesta de investigación o cualquier sugerencia general bajo mi auspicio y mi autoridad como Maestro. Por ejemplo, si alguien quisiera investigar sobre la cultura de esas fascinantes criaturas, los Naga, como vos que tanto interés habéis mostrado al respecto, tan sólo tendría que plantear un proyecto adecuado y se le proveería de fondos y todo lo necesario para llevarlo a cabo. El límite lo pondría la seriedad del proyecto planteado, independientemente de las circunstancias de quien lo epusiera, y, por supuesto, ciertas cuestiones referentes al honor y las leyes del Imperio, pero no dudo que sobre esto último no habrá problema alguno.

En un principio sería una empresa en solitario por mi parte, pero que extendería a los demás Maestros una vez que la gran fuente de prejuicios actuales, la división de las dos facciones dentro del Fénix, hubiera desaparecido. Otra de mis políticas internas
-terminó diciendo con una sonrisa. Acto seguido dio un profundo suspiro y habló con algo de tristeza-. Y es precisamente por eso que vuestro propuesta, en el caos de que la plantearais como Maestro Elemental no fructificaría. Lo querais o no, ya estais marcado como parte de la facción renovadora, por lo que los Maestros que procedieran de la facción tradicionalista se opondrían diametralmente a ella y no creo que consiguierais los apoyos necesarios, ni siquiera un debate adecuado, como el que estamos teniendo vos y yo ahora mismo.

El peso de la Tradición... un arma de doble filo... ciertamente...


Y tomó de nuevo el pequeño cuenco de té, vaciándolo de un pequeño trago.



OUT

¿A qué me ha quedado bien? XD Tira retórica y oratoria y lo que haga falta. estoy bastante orgulloso de los razonamientos y la forma de expresarlos. Sí, sí, estoy tan orgulloso de mi lógica como tu de ser tan mona ^^

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 18, 2011 11:55 am

OUT
Vaya post hijo XD me duele solo de mirarlo XDD
:@_@: :@_@: si, soy mona ¿qué pasa? no llego a guapa pero si mona jaja :xD:
Bueno, y ahora veamos como nos va con esto..... paso a paso porque sino....
IN

Hanzo dejó el té en la mesa y se expresó con severidad pero con pasión entonces:

"Entiendo lo que decís, pero de nuevo creo no es sólo la Tradición ese arma de doble filo, es aún más peligroso ese miedo que tenéis y el que tienen todos al cambio y que no es razonable del todo.

Porque el miedo al progreso es lo que hace que no evolucionen las cosas, son como presas que se le coloca al río, que debería fluir por su cauce y se le obliga a pararse. ¿Se para realmente? Por un tiempo creemos que si, pero al final lo único que proboca es un cataclismo, el agua que debería haber salido y aumentado paulatinamente lo hace con furia y con una magnitud que lo asola todo.

El cambio es inevitable, el miedo es el que lo hace peligroso, no este mismo.

Y ahora estamos en época de cambios, está más que claro, todo está cambiando, los Clanes en su posición, el sistema antiguo que ha estado en la sombra parece desmoronarse, las facciones del Fénix parecen más cercanas por algunos puntos que nunca.... de hecho es ahora el mejor momento para que la Tradición no sea cuerda que nos ata y pase a ser apoyo que no nos deje caer...

Y de nuevo está ahí el miedo... ¿pero acaso este no puede destruirnos si lo anteponemos al cambio?

Mientras el Imperio lo hace nosotros tratamos de no querer ver más allá de lo que siempre ha sido, sin dar oportunidades nuevas a las nuevas ideas e inniciativas...

Ya perdimos mucho poder en el anterior reinado, si ahora no hacemos nada será peor todavía, quedaremos sepultados bajo litros y litros de agua embalsada y nos ahogaremos.

Y si, creo que somos un Clan anquilosado, que nuestros representantes sean hombres y mujeres de mundo no implica que el resto lo sean, de hecho no son más que la excepción ¿y acaso no es hipócrita colocar de representantes a aquellos que representan la excepción al clan?

Yo lo único que deseo es que ni haya esta hipocreía ni que este conocimiento tan vital del resto del Imperio se quede sólo para unos cuantos que sepan ver el cambio y cómo nadar en él.

Y cuando habáis de "decisión propia de permanecer aislado"... ¿Acaso hay realmente esta decisión? ¿Se puede elegir sin saber realmente lo que es la otra cara de la moneda? No me parecería mal si todos los jovenes supieran lo que eligen, pero no lo saben, muchos de ellos no han salido más allá del Bosque Isawa y ya creen conocer mundo... Es un engaño, una falacia.

La hipocreía que nos envuelve puede terminar estrangulándonos. Eso es lo que deberíamos impedir en primer lugar.

"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Ene 27, 2011 2:29 pm

Mitsuomi tomó la tetera y se dispuso a rellenar el cuenco de Hanzo. Sus movimientos eran deliberadamente pausados, no tan lentos como para resultar ceremoniosos, pero sí libres de todo apresuramiento. Cuando terminó de servir a Hanzo, hizo lo propio con su propio cuenco. Se obligó a deleitarse en la diminuta catarata de líquido oscuro que por unos pocos segundos se derramó desde la tetera.

Se había impuesto aquella pausa porque había percibido la indignación creciendo dentro de él como una negra nube de insectos enloquecidos. Las últimas palabras de Hanzo le habían afectado enormemente. Tantas ideas, tanto esfuerzo por su parte para rebatir las opiniones del otro ishi con el mayor cuidado, respetando siempre a su oponente, y ¿qué había entendido Hanzo de su largo discurso? Nada. Nada en absoluto.

Su proyecto era irrealizable. ¿Qué pretendía verdaderamente? ¿Acaso tenía intención de forzar a todos los shugenja Isawa a frecuentar cortesanas como hacía él para que aprendieran sobre el mundo? Fuera como fuera, se trataba de una insensatez que atentaba contra los fundamentos más básicos del Clan Fénix e iba totalmente en contra de sus mismas necesidades. Mitsuomi no podía quedarse parado ante aquel despropósito.

Pero sabía que en ningún momento debía dejarse dominar por la cólera, pues era mucho lo que podía ganar si se mantenía sereno y se mantenía en la conversación con ánimo sereno. Para empezar, convencer a Hanzo de que desistiera de su nefasta idea y quién sabe si más adelante podría llegar a convencerle de que aceptara la superioridad de Mitsuomi y abandonara su Candidatura.

Por ello se había detenido a servir el té. Además, haciéndolo había obtenido el respiro necesario para poner en orden sus nuevos argumentos y poder así expresarlos de forma más ordenada y convincente.

Me ha alegrado sobremanera –empezó a decir con un tono amable pero nada condescendiente- escucharos hablar con tanta convicción, con pasión, incluso me atrevería a decir, puesto que eso me ha demostrado que creéis firmemente en aquello que decís y eso me causa un profundo respeto; sin embargo, yo también poseo mis propias convicciones y por ello no puedo dejar de indicaros aquellos puntos en los que discrepo de vos.

Todos, por supuesto, pero debía ser cortés. Tomó un sorbo de té, ya ligeramente templado, e inició una nueva alocución mintiendo el tono pausado y moderado de su intervención anterior.

Temo que o bien me habéis malinterpretado o yo no he sabido explicarme bien, pero en ningún momento he pretendido afirmar que temiera el cambio. Lo que temo son las revoluciones. Coincido plenamente con vos en que el cambio es inevitable. Permitid que me apropie de vuestro símil fluvial, tan certeramente escogido, para clarificar mi postura.

El tiempo es un río. Las aguas que siempre fluyen sin detenerse son la perfecta metáfora del tiempo. En el curso medio y bajo, las aguas corren lentamente, permitiendo que en ellas florezca la vida en múltiples formas. Son aguas benevolentes, que incluso contribuyen a hacer más fértiles las tierras que atraviesan.

Por el contrario, el curso alto de ese mismo río es un torrente de gran fuerza en cuyo seno nada puede subsistir. Incluso las rocas se someten a la brutal caricia de las aguas impetuosas. Afortunadamente, la propia geografía actúa para calmar esa corriente y la transforma en la fructífera matrona cuyo amable toque tantos dones ofrece. Sin embargo, a veces se dan circunstancias por las que la fuerza del agua no merma y entonces el río se convierte en un torrente estéril, arrastrándolo todo a su paso.

Nosotros, los seres humanos, vivimos en el río del tiempo, cuyas aguas son el incesante fluir del Cambio, que nunca se detiene, paradójicamente la única constante de nuestra existencia. Y, lamentablemente, nuestro río es el de aguas tumultuosas, siempre sujetas a esas circunstancias que, como he dicho, prolongan el curso alto a lo largo de todo el cauce. Por ello, la única forma de poder sobrevivir en esas aguas es imponerles diques, frenando la corriente y haciendo posible el curso medio, poblado de serenos meandros, y el fértil delta. Y, en ocasiones, sí, es necesario crear embalses y presas que detengan el agua por completo.

¿Creéis que todo esto se consigue sin sacrificios, sin grandes pérdidas y pesares? En absoluto. Pagamos un alto precio por esa calma que nos permite nutrirnos de las aguas. Y tampoco pueden evitarse ciertos riesgos. El primero y más evidente es que los diques se empleen de forma incorrecta, ya sea por ignorancia o bien, y quieran los Dioses que esta sea la posibilidad menos frecuente, por maldad.

El segundo peligro es que con el tiempo, los impedimentos puestos a la fuerza del agua crezcan a causa de la escoria y de los residuos arrastrados por la corriente. Si no me equivoco, esto es lo que teméis y es el peligro de la Tradición del que antes os hablaba. Y es que hay que ser conscientes de que la Tradición, los diques, fueron levantados en momentos concretos, bajo circunstancias concretas y que éstas pueden cambiar, provocando que elementos antes beneficiosos se conviertan en obstáculos al progreso, como tan bien habéis expresado. Por ello, yo también pienso que la Tradición es algo que debe ser revisado cuando sea preciso para poder limpiar toda esa escoria y que el agua vuelva a fluir de la manera adecuada.

Pero, ojo, todo esto posee tanta importancia que se debe proceder con sumo cuidado, estudiando muy bien la situación hasta que se está completamente seguro de cómo proceder. El peligro de obrar incorrectamente es tan algo que hasta el más pequeño paso debe ser dado solo tras un cuidadoso estudio de la situación. Incluso el más pequeño error puede alcanzar a generaciones.

Y luego están los revolucionarios, aquellos que no se contentan con interferir en la fuerza de la corriente, sino que pretenden directamente ¡modificar el curso del río! Sí, tengo pavor a las revoluciones. No concibo como alguien pueda querer actuar de forma tan dañina e insensata.


El tono de Mitsuomi había revelado perfectamente su incredulidad, teñida de cierta dosis de temor. Se había abstenido de ubicar la idea de Hanzo en cualquiera de las nefastas opciones que había enumerado durante la metáfora del río, desde los errores en la colocación de los diques hasta la catástrofe de las revoluciones. El propio Mitsuomi no tenía verdaderamente claro dónde ubicarla, no hasta que conociera la forma en la que Hanzo pretendía llevar a la práctica su propuesta.

La causa de nuestras divergencias respecto a todo esto –prosiguió diciendo tras tomar un dulce de los cuencos situados frente a ellos sobre la mesa- es que vemos una distinta cantidad de escoria adherida a los diques y a las presas de las tradiciones del Clan. Vos veis mucha. Yo no puedo atreverme a decir que no la haya, eso será estar ciego, pero considero que de momento tan sólo hay la justa, por lo que vuestra propuesta de limpieza me parece que en estos momentos resultaría… inconveniente –iba a decir “desastrosa”, pero prefirió adoptar un lenguaje menos catastrofista que indispusiera a Hanzo todavía más contra sus palabras.

Así mismo, me temo que no estáis teniendo en cuenta la situación presente y futura del Clan. Ahora mismo, el Fénix posee una gran influencia a causa del poder militar que posee en las Legiones Imperiales –Mitsuomi prefirió ignorar los incorrectos comentarios de Hanzo sobre la posición política del Clan y así no tener que decirle una vez más que estaba equivocado-. El Fénix, al contrario que la Grulla o el León, no fue un clan perjudicado por Hantei XVI, sino todo lo contrario. El cambio de reinado es el momento perfecto para reflexionar sobre la posición del Fénix en el Imperio y el rumbo que deben tomar nuestras relaciones con el resto de Clanes, tanto grandes como menores. ¿Trataremos de mantener nuestra actual posición de influencia? ¿Nos decantaremos por tomar una decisión parecida a la del Cangrejo? Debéis tener en cuenta, además, que sí, el Imperio, está cambiando, pero no hacia algo nuevo, sino que ciertos clanes están intentando recuperar sus posiciones ancestrales. Así pues, ¿nos uniremos a la alianza entre los Grulla y los León a la que, obviamente, se ha unido el Cangrejo tras lo sucedido anoche o, por el contrario, nos posicionaremos junto al Escorpión? También tenemos la opción de mantenernos completamente al margen, como los Dragón. Y, permitidme una pregunta más, ¿de qué manera actuaremos frente a los nuevos intentos de reanimar al gozoku? Porque no sé si lo sabéis, pero hay nuevos partidarios de aquella infame triada.

Como veis, son muchos y muy importantes los interrogantes en materia de lo que podríamos llamar “política exterior” del Clan. Preveo que en los próximos meses habrá muy arduos y encendidos debates acerca de todas estas cuestiones no sólo en el seno del Consejo, sino también por todo el Clan. No me parece oportuno, entonces, agitar aún más los ánimos con una propuesta tan polémica como la vuestra, especialmente si la facción conservadora logra hacerse con los dos Maestros a los que aspira.

No, lo que necesitaremos para el futuro será unidad y calma para poder afrontar de manera adecuada todos estos enigmas que nos plantea el devenir del Imperio. Nuestra “política interior” a corto y medio plazo debe estar orientada a conseguir esos dos objetivos. Necesitamos que la armonía reine en nuestro Clan para poder afrontar nuestro presente y nuestro futuro y, ¿por qué no?, para servir de ejemplo al resto del Imperio.

No digo, por supuesto, que no se deban hacer cambios, durante todo este periodo de ajuste. Todo lo contrario. Pero los cambios que deben hacerse deben ser los justos y necesarios, los urgentes y adecuados. Y os digo esto con cierta tristeza, porque yo mismo tengo una idea que muchos rechazarían por excesivamente novedosa y sé que no deberé plantearla hasta dentro de un tiempo, meses seguro, tal vez incluso algún que otro año.

Pero creo que hacer sacrificios de este tipo es algo natural en un gobernante, una carga de insatisfacciones que debe asumir a causa de la responsabilidad que tiene para con sus semejantes.


Mitsuomi sabía, ciertamente, que había cosas que no podría pretender conseguir hasta que el Clan no hubiera consolidado su posición en el nuevo reinado de Hantei XVII, incluso si la opción elegida era la de no poseer posición de influencia alguna, como él deseaba, y menos aún si a la larga el nuevo Maestro del Fuego, Isawa Seyrio, se convertía en la voz dominante dentro del Concilio. El tono ligeramente tocado por la pena, con la que había pronunciado sus última palabras había sido, pues, completamente real y sincero.

Tomó un rápido sorbo de té antes de continuar.

Dice el Tao: “La multitud no puede gobernar a la multitud; aquello que gobierna a la multitud es lo más solitario. Lo que es escaso es lo que la multitud tiene en alta estima, la unidad es el ancestro de la multitud.” En la misma línea, en el tratado fundacional del kawaru, escrito por Isawa Iruko, se lee: “Si un hexagrama contiene cinco líneas yang y una ying, la línea ying será la que domine. Si la línea yin, siendo humilde y única, es la que domina, ello se debe precisamente a que ocupa el menor número de posiciones.”

El camino del gobernante es, ciertamente, una senda solitaria. Como a menudo se suele decir: “Igual que no hay dos soles en el cielo, tampoco puede haber dos soberanos en la tierra.” La sentencia se refiere al Emperador, pero yo creo que puede aplicarse perfectamente a cualquier líder, igual que la cita del Tao y la del kawaru. Mirad a vuestro alrededor, deteneos a meditar sobre el mundo que decís que los shugenja debemos conocer. En todos los grupos de seres, el líder siempre es un solo individuo, como mucho un grupo muy reducido. ¿Cuántos daimyo posee cada familia dentro de los Clanes? ¿Cuántos Campeones posee cada Clan? ¿Cuántos Emperadores hay? Uno, uno, uno. Nosotros, los Isawa, somos la única excepción, y aún así los Maestros sólo son cinco, uno por cada Elemento.

Y, ¿por qué esto es así? Pues porque un gobernante debe ser diferente de aquellos a los que gobierna. Sus cualidades han de ser distintas de las demás, si no, ¿por qué gobierna él y no otro? Para ser un líder, un buen administrador y un buen gobernante se necesitan cualidades especiales que son más bien escasas entre los seres humanos. Pensad en el Maestro del Vacío. ¿Cuántos shugenjas están capacitados para ocupar ese puesto? Tan sólo los ishi. ¿Por qué? Pues porque poseen una capacidad que los demás no tienen. Y de entre los escasos ishi que hay se debe escoger a uno de ellos, el que sobresalga entre los demás, el que tenga capacidades que a los otros les falten.

Es una lástima que la norma general sea que la legitimidad para gobernar se base en un derecho de nacimiento, en una primogenitura. Pero, fijaos, eso ya es una manera de discriminar y reducir a todos los posibles candidatos a gobernante a uno sólo, el cual posee ya de por sí una cualidad que a todos los demás le falta. Por otra parte, a quienes están destinados a ser soberanos se les educa para serlo, impartiéndoles una educación distinta en muchos aspectos a las del resto de los samurai, incluso de los más encumbrados, precisamente para que obtenga las capacidades necesarias para su futuro cargo.

Lo que quiero demostraros con esto es que no es sólo lícito, sino incluso razonable y lógico, que los representantes de un clan sean una excepción dentro del mismo.

Y existe un factor añadido, una razón más para que sean pocos quienes gobiernen y para que ellos sean completamente distintos de los demás. Como os dije antes, gobernar no es un regalo ni un privilegio, sino una responsabilidad, una carga en ocasiones muy pesada. No todo el mundo puede asumir ese peso sobre sus hombres, ni los grandes sacrificios que ello implica. Un Maestro Elemental muchas veces sacrifica su tiempo, sus intereses, y especialmente sus aficiones, en fin, su vida, para que los demás no tengan que realizar esos sacrificios, para servir como pantalla y permitir que los otros shugenjas del Clan puedan hacer la elección que antes os mencionaba.

Y es que la sociedad, o, mejor dicho, la necesidad implícita en la esencia de todo ser humano de formar parte de la sociedad, es para nosotros algo parecido a una enfermedad. Pensad. Existe el mundo humano, efímero, corrupto, deleznable, incapaz de crear algo duradero, aunque no por ello exento de la gracia de crear belleza, aunque ésta apenas logre permanecer lo que un copo de nieve sobre la palma de la mano. Por otro lado, están los dioses, desde el Sol, la Luna y todos los demás habitantes de Tengoku hasta los kami invisibles con los cuales tan sólo nosotros podemos hablar; se mueven todas estas entidades en un mundo repleto de pureza, sí, incluso los oni de Jigoku gozan de la pureza del mal sin mácula alguna. ¿Y nosotros, pobres mortales que han recibido el don de formar parte tanto del mundo impuro de lo transitorio como del luminoso reino de los dioses? Estamos obligados a mantener un difícil equilibrio entre las influencias que ambos mundos ejercen sobre nosotros. Somos criaturas anfibias pero tan endebles como si estuviéramos hechos de porcelana.

Muchos tratan diariamente de mantener ese equilibrio en mayor o menor medida, de vivir entre los dos mundos sin decantarse por ninguno o, mejor dicho, por intentar verter algo de la luz de los dioses sobre la oscuridad del mundo que hemos creado los seres humanos; sin embargo, otros son incapaces de lograrlo, ya sea por la debilidad de su alma o por una sensibilidad orientada exclusivamente hacia alguno de los dos mundos, por lo que existen shugenjas que apenas se dedican a sus menesteres como sacerdotes, prefiriendo abandonar su herencia y vivir como cortesanos o incluso como bushis, recurriendo a la magia cuando les resulta útil para sus objetivos, corrompiendo así la naturaleza del don que nos ha sido entregado; otros, por el contrario, se ven incapaces de asumir las debilidades del fango mortal, su suciedad, su impureza, y se alejan de la sociedad y del mundo humano para contemplar y meditar sobre los temas más elevados, en espera de la hora que puedan reunirse con la luz que vislumbran en lo alto y entrar a formar parte de esa pureza que admiran; estos son esos a los que llamamos sabios, los eremitas, los ermitaños, aquellos que se pierden en la profundidad de los bosques y las montañas, o entre los pasillos de la biblioteca.

Nadie puede forzar a nadie a cambiar su esencia, no, desde luego, en nuestro Clan. Los Maestros Elementales son los guardianes de ese equilibrio, los garantes de la serenidad y de la calma para unos, y del bullicio y la danza del mundo para otros. Ellos no pueden realizar ninguna elección libremente, pues su posición no se lo permite; sin embargo, están obligados a facilitar las cosas para que todos los demás escojan. ¿Podéis ver la tragedia implícita en todo esto? A la larga, la soberanía le pasa factura al alma, eso tenedlo por seguro, por ello los gobernantes son tan pocos siempre.

Por otra parte, un soberano también debe hacer suyo el silencio, guardar su voz para que los demás puedan ser oídos. Lo que pretendo decir con esto es que un líder debe representar a todos sin representarse a sí mismo, por eso mismo opino que en el caso del Fénix son tan peligrosas esas dos facciones que de sobras conocemos y que aspiran a hacerse con el control del Concilio. Por ello también, os he expuesto mi proyecto de auspiciar todas las buenas ideas que se me planteen, dotando a quienes las propongan de todos los medios necesarios para llevar adelante sus proyectos e investigaciones, aunque algunas de mis propias ideas nunca puedan ver la luz.


Una pasión semejante a la de Hanzo se había ido apoderando de su discurso a medida que iba terminando su intervención, aunque había sido capaz de introducir al final una referencia velada al propio Hanzo, diciéndole de nuevo que si se convertía en Maestro Elemental nunca podría llevar adelante sus investigaciones sobre los giajin y los naga de la forma en que quería, pero que si Mitsuomi alcanzaba el puesto podría hacerlo con su total apoyo.

Lo cierto, es que Mitsuomi a medida que hablaba había ido asimilando aún más sus propias palabras. Estaba convencido de que tenía razón y de que Hanzo se equivocaba, aunque tan sólo fuera por una manera incorrecta de ver las cosas, por su visión tan parcial sobre ciertos asuntos…

De pronto, sus ojos se abrieron ante la revelación que había aparecido súbitamente en su cabeza. Bajo la vista a su taza para no quedarse mirando a Hanzo. ¿Podría ser que el ishi pretendiera con aquella idea absurda vengarse en cierta manera de sus propias experiencias pasadas? Probablemente, las cosas no habían sido fáciles para Hanzo, no con aquellas ideas y aficiones. ¿Pretendía acaso que nunca volviera a repetirse algo como lo que él había vivido consiguiendo que los futuros shugenjas del Clan fueran enfrentados con numerosas experiencias mundanas? ¿Se trataría verdaderamente de eso? ¿Querría Hanzo convertirse en Maestro del Vacío tan sólo para poder resarcirse de quienes en algún momento le vilipendiaron? Si tal era la causa, Mitsuomi no podía permitir que Hanzo se impusiera sobre él.

Creed –dijo, al tiempo que alzaba la vista y miraba a Hanzo con firmeza, iluminando su expresión con una sonrisa que era como un gesto de invitación-. Creed y confiad. En el Fénix, en el Imperio, en todos y cada uno de los shugenjas. Kyuden Isawa está tan llena de luz y de fango como el resto del Imperio, como el resto de los seres humanos. Confiad, os lo ruego, aunque sólo sea en mí. Os aseguro que no os defraudaré.



OUT

Oratoria + retórica + voz + sinceridad + vacío + aumentos... Sobre todo al final.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 28, 2011 11:36 am

"¿Confiar?"

Preguntó de pronto con un marcado sarcasmo en su tono de voz Hanzo.

"He oído todo vuestro discurso y si os digo la verdad lo único que veo es vuestro miedo y la esperanza a que "todo irá bien"....

Pero ahora os voy a hacer una pregunta muy simple a vos mismo...

¿Cómo va a ir todo bien si el propio Clan Fénix, amante de la tradición y respetuoso a esta la retuerce en su beneficio?

Yo respeto a los hombres con ideales, con principios, que son consecuentes con lo que dicen y hacen. Puedo pensar que Seiryo-san está más o menos en lo cierto en su forma de actuar, pero le respeto terriblemente porque es consecuente en su vida con sus palabras.

Pero los que hablan de tradición, de lealtad al Emperador y luego............ lo corrompen todo.......

Y los que hablan de cambio y luego no están dispuestos a dejar la puerta abierta a vientos nuevos, ideas, experiencias... son igualmente nocivos.

Confiar.... si, me gustaría poder hacerlo, pero me temo que actualmente hay muchos que hablan, pocos que actúan y muchos menos que son realmente fieles a lo que sienten...

¿En qué estado realmente está el Fénix para confiar? ¿Realmente lo habéis pensado?
En qué estado está el Fénix para que una simple idea sea motivo de miedo atroz, para que no se pueda discutir nada, para que todo sean peleas, para que las facciones se radicalicen....

Confiar.... que palabra más hermosa y más compleja de realizar en estos momentos, Mitsuomi-san....

¿O acaso vos no sois quizás de los más concientes del cambio.... de la "limpieza" que requiere el Clan?..... Y para ello necesita Maestros sin miramientos...

¿Os veis capaz, sabio y clemente Mitsuomi?"


Y aunque estas palabras finales pudieron realmente sonar con sorna no lo hicieron, pues, por raro que sonaran eran simplemente dos calificativos que perfectamente cazaban contigo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Ene 31, 2011 9:47 pm

Esta vez, Mitsuomi no tuvo que recurrir a la tetera para calmar su rabia. Hanzo seguía encerrado en su discurso del miedo al cambio, a pesar de que él le hubiera afirmado repetidamente lo contrario. Era como un caracol, retorcido sobre sí mismo. Nada hubiera sido más sencillo que dejar que la ira creciera en su interior, pero Mitsuomi estaba cada vez más convencido de que no era Hanzo quien hablaba, sino su frustración, su impotencia, los recuerdos traumáticos de su pasado. No había otra manera de explicar su actitud a ojos de Mitsuomi. Y, precisamente por ello, era incapaz de enfadarse con el otro ishi, pues ahora que creía comprender sus motivos para ser como era no había lugar para la indignación, sino para la compasión. Afortunadamente, dicha comprensión no venía acompañada del habitual dolor y de la culpa por haber juzgado mal la situación con anterioridad, pues Mitsuomi se había dado cuenta de ello mucho antes y ya había pedido perdón.

Además, aquellas últimas palabras habían sido sinceras o eso le había parecido a Mitsuomi. Le hubiera sido tan sencillo a Hanzo tildarle de "sabio" y de "clemente" dándole un evidente tono de sorna a los dos adjetivos que el que no lo hubiera hecho casi parecía una victoria. Y encima Hanzo le preguntaba ahora a él. ¿Estaría claudicando el ishi? ¿Si Mitsuomi le daba la respuesta adecuada accedería a su petición? No podía estar seguro, pero por intentarlo...

No, no, no, Mitsuomi, se dijo, has llegado hasta aquí con la verdad por delante y pase lo que pase debes seguir adelante con dicho estandarte.

Si fuera sabio y clemente -respondió con una leve sonrisa- no aspiraría a ningún puesto de autoridad. Como ya os he dicho, el soberano debe sacrificarse por aquellos a los que gobierna y no siempre con su vida. Recordad el viejo juramento: Mi vida, mi alma, por el Fénix.

La violencia daña el alma
-dijo con mirada triste-, incluso aquella ejercida en nombre de la justicia, incluso aquella que sirve a la verdad, esa violencia que sirve para eliminar a los impuros, a los indignos. Incluso el más puro y brillante de los fuegos abrasaría a quien lo esgrime. Caer en la obligación de no tener miramientos es una desgracia, pero ese es un sacrificio que estoy dispuesto a asumir, que ya he asumido, me temo. No soy tan clemente como podais pensar, especialmente porque no puedo permitírmelo.

Calló durante unos siguientes, dudando qué ejemplos de su falta de clementencia ofrecerle a Hanzo, pero prefirió tomar otro camino antes.

Permitidme señalaros una contradicción en vuestras opiniones -si bien el tono de Mitsuomi había abandonado su tristeza anterior, se mantenía serio, aunque no frío-. Antes dijisteis que las facciones dentro del Fénix estaban más unidas que nunca y ahora me decís que las facciones están radicalizadas. Creo que vuestra mirada no es clara cuando se posa en ciertas cuestiones. Os haré entonces dos preguntas: ¿En qué estado realmente está el Fénix para no confiar? ¿Realmente lo habéis pensado?

Mitsuomi dejó que las dos preguntas, originalmente del propio Hanzo y que ahora le devolvía ligeramente alteradas, flotaran por unos segundos en el silencio poblado por el humo del té.

Pero me habéis interpelado -dijo con una resolución y firmeza que no estaba antes en su voz, aunque no resultaba agresiva en modo alguno-. Dudais de mi capacidad para convertirme en un yunque que de forma al Clan aunque deba para ello desechar las esquirlas inútiles y de peor calidad. Sinceramente, os diré que prefiero ser al agua que enfría el metal, pero hace ya mucho tiempo que asumí que tendría que golpear más de una vez y me veo perfectamente capaz de hacerlo.

Tengo varias ideas de ese tipo que llevar a cabo a modo de "política interior". La más dura será sin duda acabar con toda influencia de las dos facciones tanto en el Consejo como en el propio Fénix, de manera que todas las ideas puedan ser oídas, más allá de mis propios oídos, dentro del proyecto de becas del que ya os he hablado. No buscaré el enfrentamiento abierto si no es necesario, pero si lo es... bien, entonces deberé mostrarles a quien se lo merezca el fuego que yace dentro del Vacío.

Oh, y también tengo intención de revisar a fondo toda la administración del Clan. No tengo intención de permitir que prospere la burocracia inútil ni que existan funcionarios corruptos. Aquellos que con su incompetencia o maldad sean un obstáculo para el clan serán apartados de sus cargos y, dependiendo de la gravedad de sus acciones, recibirán el castigo adecuado.

De hecho, ya conozco un caso flagrante desde que llegué a la Capital. Tan sólo esperad a que posee la autoridad necesario y entonces... rodarán cabezas. ¿Es eso lo que deseais oírme decir? Ah, pero es que también hay quienes fuera del Clan han demostrado ser completamente indignos de su posición. Será obviamente más difícil, pero pienso ocuparme de que aprecien el error que han cometido. En toda su magnitud.


La voz de Mitsuomi había adoptado un tono agrio, casi malicioso, al tiempo que sus ojos brillaban por un momento como dos pedazos de hielo y sus labios se curvaban en una sonrisa lobuna.

Pero, ¿queréis saber en qué momento desde que llegué a la Capital he sido más despiadado, aunque únicamente porque debía serlo? -Mitsuomi miraba directamente a Hanzo-. ¿Recordais hace dos días, cuando fuimos a la Biblioteca Kasuga? ¿Creeis que fue una casualidad que apareciera Isawa Mai mientras debatíamos con Kitsu Yuga? Kitsu Yuga... la mejor baza del León en un supuesto Campeonato de Jade... cuya esposa fallecida era en vida tan parecida a cierta tensai de fuego...

Mitsuomi dejó que las insinuaciones calaran en Hanzo y que éste atara los cabos que él había dejado en el aire. Pasados unos segundos, su mirada se volvió aún más fría, más peligrosa, aunque no era realmente desafiante... no todavía...

No, Isawa Hanzo, no me llameis clemente y sabio, porque mi alma está ya lo suficientemente corrupta como para ser un Maestro Elemental.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 01, 2011 12:09 pm

OUT
Menos mal que este iba a ser corto jajajaja
Bueno, por lo menos no son 6 páginas del word jajaja
Pero es que es normal que te deje para el último!!! XDD
IN


"Pero son dos requisitos básicos para ser un buen soberano, recordar."

Matizó Hanzo a tus palabras.

"Quizás no es buena la violencia en sí, Mitsuomi-san, pero habéis pensado que todo acto de represión, de reprimenda o castigo es violencia en sí, de otra manera pero es violento, todo cambio de postura, posición o estado implica cierta violencia, y quien la ejerce no sólo tiene que ser consciente de ello sino que además debe saber manejarla."

"No es contradictorio más allá de lo que esuna disputa política. Ahora el Fénix, entero tiene más por lo que luchar todo a una, juntos, pero a la vez es cuando más tensiones hay para una vez resuelto el problema tirar hacia "casa" y engalanar a los que dicen ser los responsables del futuro bienestar."

Te señaló.

"¿En qué posición está el Fénix? Eso es un tema que no puede tratarse abiertamente, y menos en la Embajada...."

Dijo en tono más bajo pero seriamente, muy seriamente, sobretodo al hablar de la Embajada.

"Vuestras palabras tienen dos visiones que creo que son problemáticas....

Una de ellas es pensar que si queréis ser el agua que enfríe el metal implica que alguien debe martillearlo y hacerlo candente.... Lo que implica que pensáis que deberían ser otros lo que hicieran eso.... ¿Por qué sois demasiado clemente o porque no podéis? Pues si es lo último no es la clase de actitud que debe tener un gobernante.

Y la segunda esta muy relacionado con lo primero.... no queréis facciones, lo puedo entender, pero es un hecho que deberéis convivir con ellas, ¿O acaso pensáis que Mai-san seguirá en su puesto sobre Seiryo-san?

..........

Hasta ahora habéis actuado a través de otros.... pero eso no se puede mantener siempre.... y menos si queréis ser un Maestro.... Tendréis que mancharos las manos... ¿Creeis estar preparado para eso?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Feb 01, 2011 4:57 pm

OUT: Pues es bastante más corto que el anterior, lo escribí muchísimo más rápido XD

De nuevo el camino del caracol. Hanzo una vez más se empeñaba en ignorar la mayoría de las palabras de Mitsuomi para tomar las que le interesaban, desligándolas del resto del discurso, malinterpretándolas. ¿Era obcecación, ignorancia o tal vez se divertía?

Se preguntó si había alguna manera de terminar con aquello, de hacerle ver claramente las cosas a Hanzo. Desde luego, siempre estaba la posibilidad de dar por terminada la reunión o de plantear un súbito ultimatum: Renuncia a ser Maestro del Vacío o márchate. Pero se resistía a admitir el fracaso tan pronto.

Hanzo había pasado al ataque. No estaba intentando en ningún momento demostrarle a Mitsuomi por qué debía ser él el Maestro del Vacío, tal y como Mitsuomi le había pedido, sino que buscaba justamente lo contrario, que Mitsuomi revelara sus capacidades para el puesto. El problema radicaba en que a pesar de todos los argumentos y exposiciones que hiciera Mitsuomi, Hanzo no parecía darse por contento, aunque era lógico, pues lo que le estaba pidiendo era simplemente un compromiso verbal. ¿Eres digno? ¿Estás preparado? Mitsuomi respondía, obviamente, que sí, pero Hanzo volvía a plantear las mismas dificultades y de nuevo hacía sus preguntas. ¿Buscaba cansarle, enfadarle y que así rompiera bruscamente con la reunión tal como él mismo se había planteado? Pues si esa era su intención no iba a conseguirlo. Mitsuomi aceptó plegarse por un tiempo más al juego del otro ishi.

Lo creo -respondió con convicción, fijando su mirada en Hanzo-. Estoy convencido de ello. ¿Acaso no os he intentado demostrar que ya me he manchado las manos? ¿Os parece que actuar a través de otros las deja impolutas? Y no sé por qué afirmais que hasta ahora he actuado por mediación ajena. hago lo que puedo dada la posición que tengo. La mayoría de las veces debo actuar de forma muy indirecta, puesto que mi autoridad actual es poca y no me capacita para plantear determinados enfrentamientos. Como ya os he dicho, todo eso cambiaría si fuera el Maestro del Vacío

Y como tal, preferiría, ¿me oís?, preferiría, ser el agua que templara el metal y no el martillo que lo golpea para darle forma, pero he asumido completamente los sacrificios que deberé hacer como Maestro. Ya los estoy haciendo. Porque yo soy muy consciente de que todo cambio correcto o no, es un acto de violencia contra el Todo, pues lo altera. Mi único consuelo es el convencimiento de que aunque cometa errores, nunca lo haré por maldad, ni por desidia, sino tan sólo por ignorancia.

La santidad es un objetivo ya muy lejos de mi alcance, os lo aseguro y ya no lo persigo. La pureza, por su parte, nos es esquiva a todos, incluso a los más sabios y clementes, así que también me he resignado a no obtenerla nunca. Tan sólo aspiro a hacer lo que creo correcto y a vivir y a actuar de acuerdo a mis ideales y principios, que de nuevo, considero correctos, y los seguiré considerando hasta que las circunstancias o alguien me demuestre lo contrario.


Pero Hanzo no iba a ser ese alguien, de eso estaba seguro.

Os equivocais si pensais que el Fénix tiene ahora una razón para estar más unido que nunca -continuó diciendo-. ¿Qué es distinto ahora que antes? ¿La falta de un Consejo Elemental? Eso ha pasado otras veces, aunque, he de reconocer que no en una escala tan masiva, pero eso se resolverá pronto, es cuestión de días, sea cual sea el resultado. Las facciones actúan como siempre lo han hecho. No tenemos nuevos enemigos dentro del Imperio que no tuviéramos ya. Decidme, por favor, ¿por qué motivo debería el Fénix estar más preocupado que nunca por la unidad del Clan? ¿El Campeonato de Jade? No es más que un rumor, peligroso, sí, pero si fuera a concretarse ya lo habría hecho. Es una cuestión sobre lo que debemos estar vigilantes, pero, pensad, ¿realmente afecta a todo el Clan o tan sólo es una agresión al orgullo de nuestra familia, los Isawa? ¿Por qué motivo deberían los Asako, a los que muchos de los nuestros desprecian, o los Shiba preocuparse porque haya un Campeón de Jade?

No, no, no, el Fénix nunca ha sido un Clan unido. Y la culpa es nuestra, de nuestro orgullo. Tanta envidia malsana porque Shiba decidió revelarle su más valioso tesoro a Asako y no a uno de los nuestros, tanta ingratitud hacia los Shiba que sí, nos protegen, pero que nunca serán nuestros sirvientes ni nuestros esclavos, tan sólo nuestros protectores, a los que debemos estar agradecidos. Si el Clan estuviera unido, ¿por qué deberíamos callar sobre Gisei Toshi? No, definitivamente, el Fénix nunca estará unido, y esto me causa un enorme pesar, porque sé que aunque deseo profundamente esa unión, la tarea excede ampliamente mis capacidades y, probablemente, las de cualquiera.

Pero sí que creo asequible el fin de las luchas intestinas entre las facciones dentro de nuestra familia y sí, me temo que tendré que lidiar personalmente con sus máximos representantes, incluso dentro del Consejo, pero, ¿sabéis qué? Después de que Seyrio-san me ofreciera una alianza, tengo un gran convencimiento de que a lo mejor todo el asunto no es tan difícil como yo pensaba.


Una pequeña jugada contra Hanzo: decirle que Seyrio le había ofrecido una alianza, como efectivamente había hecho hacía dos noches, pero no decirle si él la había aceptado o no, callando además las insinuaciones por parte de Arousou.

Pero mis palabras nunca bastarán, ¿no es cierto? -le preguntó entonces a Hanzo con una sonrisa triste-. Podéis preguntarme si me considero poseedor de cada una de las virtudes necesarias para ser Maestro del Vacío y yo puedo responderos una y otra vez que sí, pero, ¿de qué sirven las palabras? ¿Me estáis creyendo cuando hablo? ¿Os estoy convenciendo de algo?

Solo se me ocurre una manera de mostraros de forma completamente veraz y clara, de manera que no os quede ninguna duda, como soy, las capacidades que poseo y aquellas virtudes que puedan faltarme. Mirad en mi interior. Puedo abriros mi alma, sin barreras ni defensas que obstaculicen vuestro escrutinio, salvo mi memoria, que debe quedar aparte en deferencia a otros y sus acciones, pero en todo lo demás no os pondría restricción alguna. Además de mis palabras y de mis argumentos no se me ocurre manera mejor de tratar de convenceros.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 03, 2011 11:43 am

OUT
que peñazo cuando tienes que volver a escribir lo mismo.....
siento lo de ayer.... en serio, pero por la tarde no fue mucho mejor asi que no tente a la suerte escribiendo, como ya pudisteis ver.
IN


"Creo que estáis muy equivocado con respecto a mi persona, Mitsuomi-san...

Pero qué os voy a decir, yo también estaba muy equivocado con respecto a vos...

Se ve que sois más de lo que aparentáis, y las sorpresas no acaban nunca al parecer... Lo cierto es que si fuera de otra manera creo que nos llevaríamos muy bien, los Ishis tenemos que apoyarnos ¿verdad?

Pero si os soy sincero de todo lo que ha pasado esta mañana hay una cosa que supera a todas con creces, y ni tan siquiera está encuadrada en esta mañana...

Y es el hecho del valor que en todo momento habéis mostrado al pedirme una cita para esto...

Llevaba un tiempo pensando algo... Desde mi elección han pasado muchas cosas... la mayoría malas y precipitadas para el Clan... pero tiempos escepcionales requieren medidas escepcionales...

Sería muy poco consecuente con mis intenciones si al ver como transcurrían las cosas yo no hubiera tomado la decisión que había tomado...

Sería un hipócrita y ya sabéis que odio los hipócritas...

pero ha sido la llegada esta mañana de Iruka-san cuando me ha hecho realmente valorar no sólo lo que tengo y pienso, sino lo que me rodea y al gente que lo hace.... y las decisiones que estan toman...

Como digo, hace falta mucho valor, aunque muchos otros dirían descaro e incluso insolencia, para hacer lo que vos habéis hecho...

Y es por eso que creo justo que seáis vos el primero en escuchar lo que tengo que decirle a los Embajadores y lo que iba a comunicarle a Mizuno-san...

Y es que en un tiempo como este donde lo único sentado fue el Maestro de Agua... ¿Cómo comprar lo precipitado con el curso de las cosas aunque fuera rápidas?

Quizás me estoy llendo por las ramas... lo que quiero decir, es que vuestras palabras no es que me hayan mostrado una nueva verdad es que me han dejado ver cosas que antes no veía...

Yo me creo una persona apta para el puesto, creo poder hacer mucho y esforzarme como el que más...

Pero no soy el único ¿verdad?

A eso es a donde quería ir a llegar...

A deciros, a vos primero, que oficialmente me declaro Maestro de Vacío provisional y que no sólo me considero candidato a mi propio puesto sino que os considero a vos, Isawa Mitsuomi-san, el primer Candidato Oficial al puesto de Maestro de Vacío...

No os lo voy a poner fácil, pero creo que un hombre se mide por sus rivales, y sé que vos seréis el mejor de ellos."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Feb 03, 2011 3:29 pm

Una victoria agridulce. Hanzo había decidido abandonar su posición como "Maestro del Vacío" y convertise simplemente en un candidato a dicho puesto, reconociendo así una posición idéntica para Mitsuomi. Eso era un triunfo, indudablemente, además, su última frase casi parecía dar a entender que creía que Mitsuomi iba a ser el rival a batir y no la inversa. Si era así, las palabras de Mitsuomi habían hecho efecto en Hanzo. ¿Hasta que punto sería verdad eso de que llevaba ya tiempo pensando tomar aquella decisión? Si fuera cierto, ¿por qué no lo dijo desde el principio ahorrando tanto tiempo a ambos? Sería más lógico pensar que todo lo dicho por Mitsuomi le habían hecho mella.

Hanzo, además, estaba colocándose en una posición más difícil aún si cabe. Según lo que sabía Mitsuomi, Hanzo carecía casi por completo de apoyos, y el mayor de estos era el haber sido nombrado Maestro del Vacío, lo que le daba un prestigio y una autoridad que Mitsuomi como candidato y además no oficial no poseía. Cuando se hiciera pública su decisión, perdería esa ventaja y además era muy probable que todos los demás lo vieran como una clara señal de debilidad, en el sentido de que se daba cuenta de que no era capaz de mantener su posición. Otros, sin embargo, podría ver nobleza en ella, pero serían los menos. La candidatura de Mitsuomi ganaría muchos puntos en cuanto Hanzo hiciese su anuncio.

Así pues, definitivamente una victoria, pero no la que Mitsuomi hubiera querido, pues al fin y al cabo, lo que había decidido hacer Hanzo no era más que reconocer publicamente lo que todos sabían. La reunión parecía que iba a acabar con la opción de no-acuerdo, aunque no por causa de un desplante de Hanzo o por una falta de entendimiento, sino todo lo contrario. Eso alegraba a Mitsuomi. ¿Debería aprovechar el momento y presionar un poco más para intentar lograr la victoria total que había ido buscando? No, mejor no. Tal vez los acontecimientos de los días sucesivos le dieran la razón a Mitsuomi y esta decisión de Hanzo fue un suicidio político, por lo que una vez eliminada la candidatura de Iruka tan sólo quedara él como posible Maestro. No, mejor quedar bien con Hanzo y así poder utilizarlo si fuera necesario contra Iruka.

Además, ¿y si realmente Hanzo se estuviera rindiendo del todo pero no quisiera hacerlo de la forma más rápida para así poder mantener un poco de dignidad? Estaba obligado a observar con cuidado los próximos movimientos del ishi.

Una decisión valiente -dijo Mitsuomi con una sonrisa amable. Añadir "sabia" hubiera sido como decirle a Hanzo que antes había sido un tonto y prefería evitar eso-. Si considerais que hace falta mucho valor para hacer lo que yo he hecho, hace falta aún más para hacer lo que vos habéis hecho, no os quepa duda. ¿Veis como hay razones para confiar en el futuro del Fénix?

Y, por favor, aunque seamos rivales no seremos nunca enemigos, eso os lo aseguro. Ambos queremos lo mejor para nuestro Clan, de eso estoy seguro, y sea cual sea el resultado no dudo que será precisamente eso lo que conseguiremos.

No hay sake
-dijo al tiempo que alzaba su cuenco con el té-, pero creo que servirá igualmente para pediros que os unais a mi en un brindis. Por el Fénix, como no puede ser de otra manera.

Brindaron y Mitsuomi dió un ligero sorbo del té, ya frío. La reunión tocaba a su fin, pero aún deseaba plantearle una cuestión a Hanzo.

La verdad es que tengo una curiosidad -dijo con un tono que asumía una cierta complicidad-. He estado presente en el alboroto que se ha formado esta mañana en la Embajada con la llegada de Isawa Iruka. He podido hablar con ella. Si me dijeran que se trata de una ishiken no me lo hubiera creído, debo reconoceroslo. Admito que no sabía nada sobre ella antes de hoy mismo, ¿vos la conocéis? Y es que me preocupa que haya venido para intentar ser Maestro por petición de una misteriosa carta.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado