Día 4º.- Shinkyu

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar May 08, 2012 10:26 am

"Las conversaciones con extraños o no siempre empiezan con las primeras palabras ¿verdad?"

Te dijo Hani sonriente apoyando tu media verdad con Akashi, sonriéndote como si el supiera todo lo que decías y no.

"Debe ser muy divertido reencontrarte con alguien del pasado y poneros al día."

Te sonrió Akashi.

Entonces Tamaki llegó y si te salvaría de aquello o te metería aún más en aquella situación pareció dejártelo a ti pero a la vez te daba la sensación de que te empantanaba más, aunque puede que sólo fuera eso, imaginaciones...

Tamaki te sonrió muy ampliamente al ver tu respuesta, quizás deseaba que te enfrentaras a tus temores... Tamaki, con su mano en tu homrbo pidió permiso para entrar en la ceremonia del té y os sentasteis los dos mientras Takeshi comenzaba con el hermoso ritual.

La ceremonia del té era una obra de arte en movimiento en sí, entre la quietud del ambiente, la serenidad de movimientos, la paz que se transmitía... Todos los presentes estuvisteis callados mientras Takeshi realizaba el rito y os ofrecía las tazas de té finalmente.

"Ya que he llegado tarde, Takeshi-kun por qué no me explicas el tema de esta ceremonia..."

Tamaki te guiñó un ojo para que de esta manera, indirectamente aprendieras sobre aquella ceremonia.

"Esta primavera se ha retrasado algo... comenzó a decir el Shiba por eso he elegido esta sala que en invierno es más cálida y que las fusamas están pintadas de escenas del deshielo...

Como nuestras invitadas son dos damas de naturaleza frágil y hermosa he elegido el kanji que preside la sala que pone "Copo de nieve" pues como vos siempre decís las mujeres se asemejan mucho a estas, son frágiles, hermosas y no hay una igual a la otra, aunque esta fragilidad es sólo una ilusión pues la nieve es agua y hay pocas cosas más poderosas que la esencia cambiante del agua...
el kanji tenía un trazo muy elegante en el papiro enorme colgado en la pared Ya que ayer mismo Akashi-san habló también de los viajes que le gustaría hacer Haniozuka-sama y yo hemos elegido este juego de cerámica de Ryoko Owari, conocido por su calidad sin igual, y el té elegido está aderezado con cerezas en honor a Ume-san, pues su nombre se escribe con dichos kanjis."

Tamaki asintió a todo esto y sonriente tomó la taza, le dio media vuelta y dijo antes de beber:

"Como siempre habéis tenido detalles en todo Takeshi-kun, excelente, estoy seguro que nuestras clientas están muy contentas con todo los detalles."

"Sin duda, de hecho imaginándome la delicadeza con la que suelen hacer estas ceremonias he pedido a Yum Yum Mochi que trajera unas pastas especiales para ahora, tradicionales para Takeshi-san y los que gustan del sabor de las pastas de té verde y dulces para Hani-san."

Hani sonrió ante las pastas puestas en la mesa.

"Pero no os preocupéis, Takeshi-san, no son tan dulces como le gustaría a Hani-san, después de todo sabemos que no debe comer tanto dulce al día."

Takeshi asintió complacido todo lo contrario que Hani que pareció altamente desilusionado, como si le lanzaran una losa encima, cuyo rostro apenado hizo sonreir a Ume.

Tamaki te susurró entonces, mientras algunos ya comenzaban a coger dulces y a charlar distendidamente de su sabor y de la tienda en cuestión...

"Ume-hime no es peligrosa tranquilo, sólo le gusta "fastidiar" a las cosas monas y adorables, por eso le gusta tanto Hani, le gusta fastidiarlo un poco."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Jue May 10, 2012 8:00 am

Tamaki había dejado recaer el peso final de la decisión sobre sus hombros, y parecía bastante satisfecho por el resultado final, como si el chico acabase de triunfar sobre sus miedos o algo así. Pero sus inseguridades y preocupaciones aun seguían presentes en su mente, a pesar de que hacía lo posible para seguir adelante sin que se le notase demasiado… al fin y al cabo habría sido ridículo echarse atrás cuando ya prácticamente habían logrado lo que habían ido buscando desde el principio.

Por otro lado, el ronin quedó impresionado por la ceremonia de Takeshi, que sin duda era una obra de arte fugaz que solo presentes podían disfrutar y suponía que ninguna sería igual a la anterior… lo cual aumentaba el valor de lo presenciado. Pero incluso más sorprendete fue descubrir que ninguno de los detalles había sido dejado fuera de los cálculos del Shiba; desde la decoración de la sala, hasta el tipo de cerámica en relación al gusto de Akashi… Sin duda aquella ceremonia merecía todas las alabanzas que tuvieran para dar.

Entonces, Ume, con motivo de aportar su granito en aquel momento, había traído pastas y dulces de Yum Yum Mochi, no sin antes destruir las aparentes ilusiones de Hani al decir que no eran tan dulces...
Sinceramente, Kokó debía de trabajar muchísimo para haber logrado que su tienda tuviese tanta consideración entre un público de clase alta como aquel, fue lo que cruzó por su mente en ese momento.

-Bueno, siempre es mejor algo de dulce que ningún dulce en absoluto, Hani-sama –dijo con intención de animarle un poco ante la maliciosa revelación de Ume sobre los dulces. Quizás la Otomo prefería fastidiar un poco al pobre Isawa, pero el prefería aportar el lado positivo para subirle los ánimos.

-No es como si tuviera miedo –se apresuró a responder a Tamaki, también en voz baja, mientras los demás empezaban con los dulces-… Es solo qué… mejor luego os lo cuento…

Prefirió cortar ahí, ya que no le parecía muy considerado hablar en voz baja en presencia de los presentes… y menos sobre sus inquietudes sobre Otomo Ume. No era capaz de quitarse de la cabeza, aunque no creía que fuera mala, que había un rastro de malicia en ella que si le enfocaba como objetivo podía hacérselo pasar mal. No quería estar en una situación como la de Hani… lo sentía por el Isawa, pero no estaba listo para ese sacrificio.

-Les agradezco que nos hayan permitido quedarnos para la ceremonia. Ha sido algo realmente especial y, debo reconocer que me ha encantado –aprovechó el momento más relajado que tenían ahora para agradecer y alabar la ceremonia… En parte porque así lo sentía, y en parte para evitar cualquier pregunta que pudiera surgir sobre ese momento de cuchicheos con Tamaki… o de que este le vendiese ante Otomo Ume para que afrontase sus miedos nuevamente.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue May 10, 2012 11:02 am

"Lo veis, deberíais aprender de Namiko-san."

Apoyó tus palabras y regañó con voz dulce a Hani Ume.
Tamaki asintió despacio ante posponer tu explicación con una sonrisilla como si ya supiera más o menos por donde iban las cosas, o más bien las serpientes... sin duda era el mon más difícil de obviar...

"Takeshi-san tiene la ceremonia del té más hermosa que se puede ver creo yo que en todos los bushis de esta ciudad."

Te dijo Akashi con una amplia sonrisa mientras Takeshi parecía limpiar con cuidado los utensilios y hacer una leve reverencia dando las gracias a aquellos comentarios.

"Y te sientes como si hubieras dormido unas buenas horas tras tomar un té así!"

Añadió Hani.

"En la ciudad hay artesanos y profesores de la ceremonia, pero si te ha interesado, Namiko-kun podrías asistir cuando quisieras a las clases de ceremonia que Takeshi-kun da a nuestras princesas y a nosotros mismos cuando se lo pedimos y tiene tiempo.

Hay muchos que gustan de depurar su técnica con él y otros que les gusta aprender y mejorar, hay todo tipo de niveles así que no te preocupes si nunca lo has hecho, como todo en esta vida es práctica."


Te dijo Tamaki.

"Si hasta una hini pudo aprender a recitar los poemas más hermosos cualquiera puede..."

Señaló Ume sobre el regalo del "loro" que el Escorpión le había hecho a la Ama.

"Aunque a veces de verdad que lo dudo..."

Añadió esta algo molesta.

"¿Problemas de nuevo Ume-hime con vuestros ayudantes en la terrible sección de protocolo?"

"Oh! Ni me lo recordéis que me enervo! ¿Cómo se puede tener tan poca memoria a veces de verdad? Hay días que pienso que más de uno debería volver a la escuela a re-aprender de nuevo lo que debería saber, de verdad... Porque de los criados pase, son lo que son y son muchas costumbres y pasos desde primera hora pero se espera que los nuevos asignados se tomen más en serio su trabajo."

Tamaki rió ante esto y te dijo:

"Ume-hime es la mejor en protocolo y es muy estricta, tranquilo, no es que sus hombres no sean buenos, es que ellas los convertirá en los mejores."

"¡Pero mientras tanto voy de sofoco en sofoco!"

Terció esta algo enervada mientras comía una pasta recordando aquello.

"La Ciudad prohibida tiene más normas que en ningún lugar, es normal... tenéis que ser paciente, estáis mucho más hermosa cuando sonreís, ya lo sabéis..."

Ume se tapó la boca con su larga manga del kimono mientras sonreía por aquello y añadió:

"Tamaki-sama sois todo un embaucador, deberíais dejar de hacerme tantos cumplidos y darme menos carga de trabajo."

Tamaki rió ante esto y te explicó:

"Ume-hime va de camino a santificarse porque muchas veces ella se ocupa de extender visados a la Ciudad Prohibida atendiendo a si la persona es apta o no y..."

Ume le cortó y siguió el hilo diciendo:

"Son infinitas las cartas de las admiradoras del Príncipe del Kin No Bu que tratan de seguirle hasta allá arriba."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun May 14, 2012 8:51 am

Al final, las palabras con las que había intentado animar un poco a Hani acabaron siendo una espada de doble filo que Ume no dudó en utilizar para seguir molestando al Isawa. Ahí, el que sin duda tenía cosas que aprender era él mismo, y tenía la esperanza de hacerlo antes de quedarse a solas con alguna dama como la Otomo… Y, teniendo en cuenta que había dicho que le hablaría de su experiencia en la senda del guerrero, temía que sería antes de lo que le gustaría.


-Sin duda sería un placer y un honor que aprender de Takeshi-sama –afirmó, sin duda alguna de que el bushi del Fénix tendría una de las mejores ceremonias del té de los alrededores-. La verdad es que después de presenciar su ceremonia del té, realmente ha despertado mi el interés de aprender un poco más sobre ella… Aunque, claro, tendría que hacerlo con los menos experimentados.

El chico no tenía problema en reconocer su carencia en cuanto a la ceremonia del té, y de otras muchas cosas que harían en ese lugar seguramente, pero tenía la curiosidad y la voluntad suficiente para aprender nuevas cosas… y después de observar la ceremonia de Takeshi, dudaba poder pedir un maestro mejor. No solo por hacer los movimientos dignos de un artista, sino por su naturaleza cuidadosa incluso con los detalles más pequeños; saber personalizar así una ceremonia en base a las personas que iban a participar sin duda haría que sus clientas estuvieran más que satisfechas y él tenía que intentar aspirar también a la excelencia… ¿Sino cual sería el significado de que Tarako le hubiese mandado ahí? Además seguramente no esperaba menos.

Luego el tema pasó ser sobre el trabajo de Otomo Ume… y casi sentía compasión por sus subordinados. Aunque estaba seguro de que con ella llegarían a ser los mejores, como decía Tamaki, estaba convencido de que el camino sería arduo para ellos.

-Yo creo que el aprendizaje es una prueba tanto para el alumno como para el maestro –dijo, pensando en algunos momentos duros que el mismo tuvo cuando aprendía a manejar la katana la enseñanza de su padre, y las quejas que tenía-… Pero estoy convencido de que vos podréis superarlo fácilmente y vuestros hombres, como ha dicho Tamaki-sama, serán los mejores antes de os deis cuenta, Ume-sama –terminó con una sonrisa amable en el rostro, olvidando por un momento que aquella mujer era, actualmente, el foco de sus inquietudes en aquella sala.

Esperaba que sus palabras la ayudasen a olvidar sus sofocos, aunque las del príncipe del Kin no Bu era más que suficiente para ello, y que no fuesen el inicio de su vergüenza, ya que cuando decía algo así se sentía un poco más vulnerable a las posibles respuestas y su timidez afloraba. Sin duda era algo que debía solucionar… pero la terapia de la Otomo, siendo que parecía divertirse molestando, podía ser demasiado para él en esos momentos.

-Así que, de verdad… allá donde estáis, Tamaki-sama, siempre hay trabajo… -se le escapó casi sin querer, pensando también en el Yasuki y la manera despreocupada en la que el joven Otomo le iba cargando trabajo casi sin pensarlo
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun May 14, 2012 10:35 am

"Oh si, mientras más mejor, es siempre más divertido... Deberíamos decirle a Kyoya-kun que organice un evento para la ceremonia del té."

Hani rió ante eso y añadió:

"Por mí perfecto, pero creo que Kyoya-kun se va a enfadar con tantos eventos que te inventas jajajaja"

Tamaki se rió y dijo:

"Nah! No se enfada, es sólo su rictus, seguro que le encantará hacerlo..."

Y tu ya no sabías si era una mentira piadosa o Tamaki realmente se creía eso del serio Yasuki que empezaba a serte un santón.

La Otomo te miró con buenos ojos y una media sonrisa mientras te hacía una pequeña inclinación con la cabeza en agradecimiento a tus palabras.

"Siempre hay que aspirar a la excelencia, los mediocres nunca dejarán de serlo porque ni tan siquiera les pasa esto por la cabeza...

Y en la Ciudad Prohibida no puede ser menos, es parte de mi responsabilidad para con el Emperador y el Imperio no dar de mí sino lo mejor de mejor, ya sea con mi propio cuerpo o con mis subordinados."


Te explicó esta con pasión y seriedad a la vez, al parecer Ume se tomaba muy en serio sus responsabilidades para con el Imperio.

"¿Lo véis Ume-hime? Todos creemos en vos...

¿Y qué problemas nuevos están surgiendo últimamente?"


"Oh... es un caos, como siempre, el tema de las modas es un divertido juego, por ejemplo, pero muchas veces al protocolo nos da dolores de cabeza, pues muchas veces los elementos del Reflejo del Pavo Real, por ejemplo van en contra de normas de seguridad allá arriba o dificultan movimientos y pueden crear confusiones de etiqueta...

Obviamente está claro que es parte del reto del traje de ese día, pero hay más de un cortesano deseando pillar una falta de cortesía para airearse con los demás... Mis hombres tienen que estar bien atentos para que no haya confrontamientos innecesarios...

Además, estoy ultimando los detalles de las clases de protocolo para los jefes de protocolo de los Clanes, hay muchos que llegan sabiendo muchas cosas pero no las específicas de la ciudad, los "extranjeros"
que así era como se les llamaba en la ciudad a los que no vivían en la ciudad diplomáticos a veces piensan que lo saben todo y no es más que la cúspide de la pirámide... esta ciudad tiene reglas para todo si se mira bien..."

Explicó esta.

"Es una ciudad atareada sin duda."

Te comentó Tamaki como si no viera o no quisiera ver tu indirecta, algo que hizo a Hani sonreír, lo cual te hizo pensar que más bien no lo veía.

"Ah! Pero espero que mañana tenga tiempo libre, aquí Namiko-san y yo hemos decidido organizar ir a ver los cerezos en flor con las clientas mañana."

Anunció despreocupadamente Tamaki.

"¿Kyoya-san sabe algo?"

Le preguntó Takeshi con una ceja levantada.

"Lo sabrá."

Replicó con tranquilidad Tamaki.

"Esto va a ser divertido jiji Sin duda tenéis que venir mañana!!"

Dijo Hani muy animado.

"Pues habrá que ir, claro."

Dijo Akashi.

"Aún no tenemos concretadas todas las actividades del día pero Akashi-hime debería tocar para nosotros! ¡No crees Namiko-san que contemplar los cerezos es mucho mejor con música?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Mar May 22, 2012 8:30 am

La verdad es que el joven Shinkyu ya no sabía qué pensar sobre Tamaki, si era un tipo muy inocente, o si había alcanzado la iluminación a su manera y ahora solo era capaz de ver el lado positivo de las cosas… lo que no era normal era la tranquilidad con la que parecía tomárselo todo. Aunque claro, teniendo en cuenta que Kyoya estaba ahí para arreglarle todos sus eventos… más bien parecía que lo tenían un poco consentido.
Y como contrapartido al relajado Otomo estaba la dama Otomo Ume. Hablaba con pasión y dedicación sobre su trabajo, mostrando un espíritu trabajador y que siempre buscaba lo mejor… aunque en su tiempo libre tuviese la afición de fastidiar a las gente mona como “Hani”. ¿Cómo podía una familia imperial dar a luz a dos personas tan aparentemente diferentes?

-¿Reflejo del Pavo Real? –preguntó con curiosidad, al ver que Ume lo mencionaba en su explicación. Era nuevo en la ciudad y no sabía mucho de lo que se cocía por allí… y menos en el mundo de la moda- ¿Cómo puede estar la moda en contra del protocolo? No se supone que la moda es lo que tiene más aceptación general… no tiene sentido que la mayoría vaya en contra del protocolo.


Luego Tamaki les anunció a los presentes el evento que quería celebrar al día siguiente, sumándole a él a su grupo de personas que cargan a los demás con trabajo. Le habría gustado negarlo, decir que él no había decidido nada… pero no sería un gesto muy bonito por su parte. Así que solo le quedaba resignarse y esperar no volverse una versión de Tamaki. Con uno seguro que tenían de sobra.

-Estoy seguro de que es mucho mejor con música, sí… pero creo que Akashi-sama solo debería hacerlo si realmente quiere –después de todo iban allí a divertirse… y no sabía hasta que punto la música era una afición para ella o si era solo trabajo. Él, por ejemplo, pasaría demasiada vergüenza tocando frente a todos como para disfrutarlo seguramente-. Lo más importante es que venga y lo pasemos bien todos.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun May 28, 2012 10:58 am

"El Reflejo del pavo real es el juego diario de moda de la ciudad, Namiko-san, se trata de averiguar qué es lo que lleva puesto la Ama ese día antes que termine el día y con diferentes puntuaciones, a más rapidez en saber cuales de los rumores sobre las cosas que lleva son ciertas más prestigio en el mundo de la moda.

La moda puede ser trasgresora, Namiko-san, de hecho si la moda pasa a ser olvidada entonces sólo será eso, una moda, y si se asienta puede formar parte a ser un estilo o incluso parte en el futuro de la etiqueta...

Es lo maravilloso de estas cosas."


Te explicó Tamaki.

"Gracias a los Kamis la moda en esta Ciudad más imperante es que hayan muchas modas, por lo que pasan día a día de una cosa a otra y nada se asienta permanentemente, el cambio continuo que refleja el ansia de esta ciudad y la dureza de estar en el cresta de la ola diariamente...

Lo que no implica que sea menos problemático para nosotros..."


Añadió Ume con cierta molestia.

"Pues yo tengo mucha curiosidad por saber la moda de mañana, seguro que Yashiko-san, que es la patrona de ese artista tiene planeado algo, ser ellos los que dicten la moda al menos un día y luego... tirar de ahí todo lo que puedan..."

"Es una experta en estar en la cresta de la ola, así que será interesante."

Asintió esta.

"Si!! Iremos a ver un hanami con las damas y con música y pasteles!"

Dijo animado Hani.

"Si, si y le diremos a nuestras queridas damas que sepan bailar que nos bailen también, mañana será un día muy hermoso!"

Sonrió resplandecientemente Tamaki.

"Ya verás que bien no lo pasamos."

Te dijo.

"Y si quieres que haya algo en particular, no dudes en perdirlo, Namiko-san, Kyoya es experto en traer todo lujo de caprichos jujuju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun Jul 02, 2012 10:02 am

Por lo que le habían explicado, Shinkyu entendía el reflejo del pavo real como un juego en el que tenían que intentar imitar la vestimenta de la Ama con la intención, a parte ser una forma de reverenciar a la madre del emperador, de pavonearse ante los demás por los aciertos obtenidos. En palabras que usaría el chico: un juego para gente rica que se aburría, que buscaban demostrar su poderío y afinidad con la Ama…
Pero, claro, dudaba que eso fuese algo que debiera decir ante los presentes.

-Así que aquí en la ciudad, con la moda, el que no se arriesga no gana… y si no tienes la voluntad suficiente, simplemente acabas siendo arrastrado por la corriente de los demás. Más o menos es así, ¿no?

Esa era la conclusión rápida a la que había llegado sobre la moda. Aunque más bien en aquella ciudad la mayoría de las cosas funcionarían de una manera similar… por lo que el trabajo de la dama Otomo debía de ser bastante difícil de manejar sin acabar entorpeciendo aquel tipo de juegos.

-¿Y por qué dictarían ellos la moda por un día? –preguntó respecto a la mencionada Yashiko y su artista, sin saber qué había ocurrido para que tuviesen esa oportunidad.


Luego, hablando del evento que había planeado Tamaki, Hani parecía haberse sumado felizmente a la diversión, olvidando que aún el Yasuki no sabía siquiera que tenía que organizar dicho evento.

-Si las damas están conformes con mostrarnos su arte, seguro que será un día hermoso y divertido, tenéis razón.

Llegados a ese punto el joven Otomo ya le había afianzado en su grupo, así que suponía que no había problema por que se dejase llevar un poco y viese el lado positivo de todo aquello. Ya le agradecerían a Kyoya.

-No, no quiero nada en particular. Creo que con todo el trabajo que vamos poner sobre Kyoya-sama es más que suficiente. Además, ya tenemos buena compañía y planes para la música y el baile, ¿qué más se puede pedir para pasar un buen día? –preguntó, dejando ver claramente que aquello era más que suficiente… aunque tenía algo de curiosidad por lo que podría querer Tamaki, a parte de lo ya mencionado.
A parte, él ya había hecho su petición y había añadido a la pequeña Sakura… por no mencionar que él no estaba acostumbrado a ese tipo de cosas y tenía gustos bastante más simples de los que seguramente tenían la mayoría de los demás presentes.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Jul 02, 2012 11:03 am

"Para conseguir tu propio estilo primero tienes que ser un maestro en este, y para demostrarlo debes ser un experto en el Reflejo, quien no puede predecirlo con "facilidad" implica que no tiene lo que hay que tener para ser único."

Te dijo Tamaki.

"Si os fijáis bien, aquí nadie usa el Reflejo, entre los Anfitriones digo."

Te señaló Ume. Era cierto, porque aunque no sabías cuál era la tendencia ninguno de ellos iba parecido al anterior.

"Cada cual tenemos nuestro estilo, es parte del encanto."

Rio Tamaki.

"¿Por qué? te sonrió Tamaki porque ahora ELLOS son la moda! Quien despierta así el interés de Noriko-san y de la Ama despierta el interés de todo y por consiguiente muchos desean tener lo que ellos tienen para haber llegado hasta ese punto, y eso empieza por la moda."

Te explicó.

"Pero en esta ciudad hay demasiadas cosas llamativas, así que llamar la atención más de un día es una odisea, por eso se dice que esta ciudad o te encumbra o te hunde, pues no todos pueden mantenerse en la cresta de la ola."

Añadió la Otomo como si todo aquello fuera terriblemente evidente.

Hani asintió a tus palabras mientras se zampaba un par de dulces con una rapidez pasmosa mientras Tamaki asentía.

"Será un gran día... Oh! Sería perfecto si Matsu-kun leyera algo ¿no creéis?!"

Las Damas asintieron.

"¡Vamos a tener que ir por él y decirle que se prepare algo! Todos querremos oír su maravillosa voz bajo la lluvia de pétalos de cerezo!!"

Tamaki se levantó de un salto, como si ya tuviera un nuevo objetivo y unas nuevas alocadas ideas en mente que implicaban a otros sin que estos lo supieran y te dijo:

"Vamos Namiko-kun! Hay que buscar a Matsuhiro-kun!! tenemos mucho que preparar!!! Princesas, amigos, nos vamos que tenemos mucho que hacer!!"

A nadie de allí pareció sorprenderle que casi te arrancara de su compañía, todo lo contrario, hasta se despidieron de ti con la mano mientras sonreían al ver tu cara de situación sin saber a dónde ibas.

Tamaki, ya contigo en el pasillo, habiéndote sacado de allí de una manera más que inesperada te dijo:

"Otra lección, si siempre eres natural y auténtico, si dejas que las ideas fluyan en tu mente y en tus labios con naturalidad a nadie le extrañará que entres y salgas de los grupos sin rigurosidad y nadie nunca se ofenderá."

De pronto, al andar a su lado caíste en aquello, llegaste por un simple recado y saliste por una ocurrencia, todo extraño y natural a la vez, y sin haber causado una mala cara ni una mueca de disgusto por entrar y salir como si tal cosa. Una vez más miraste a Tamaki mientras este caminaba silbando sin saber si era un genio de la corte o sólo un tonto muy afortunado...


"Bueno... y ahora vamos a aprender más cosas ¿te parece? ya sabes entrar y salir, mantener conversaciones con extraños con más o menos fluidez y parece que la vergüenza se te va llendo... Y ahora, ahora lo que nos queda es que comiences a aprender un poco de cortejo, pero usaremos tu carisma natural para enseñarte que a veces eso es más que suficiente...

Y para ello vas a conocer a todo un maestro del cortejo sin esfuerzo, a Ikoma Matsuhiro, nuestro autor bohemio "nostálgico" y "frustrado" más famoso de toda la ciudad."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun Jul 02, 2012 7:58 pm

-Pero para ser un maestro no solo hay que seguir los pasos que marcan otros. Hay que dominarlos y adaptarlos a uno mismo… de otra forma solo es una imitación, no maestría. ¿No creeis?

El chico no es que hablase por experiencia propia, ya que no era maestro de ningún arte, y mucho menos en temas referentes a la moda. Pero esa era la visión de maestro que tenía él: el de una persona capaz de adaptar lo aprendido para descubrir su propio estilo. Suponía que con la moda debía pasar algo parecido… que tan solo aquellos capaces de aprender y dejar fluir su propia personalidad al mismo tiempo serían los que lograrían dejar marca.

-Así que, aunque sea solo por un día, ellos han llegado a la cresta de la ola y todos los demás se apresuran en tomar lo que puedan de ellos… -pronunció sus pensamientos en voz alta. La verdad es que era una visión un poco triste de la clase alta, pero habiendo estado en lo más bajo, comprendía que había que adaptarse para seguir adelante.


Durante la conversación sobre el evento de los cerezos, la mención de “Matsu-kun” marcó el final de aquella reunión que habían mantenido, ya que antes de que se diera estaba siendo prácticamente arrastrado por Tamaki en busca del mencionado. Otra pobre alma sería arrastrada a los planes del Otomo.
Así que, sin mucho tiempo para ello, se despidió del grupo lo mejor que pudo.

Sin duda, el joven príncipe del Kin no Bu era un tipo con energía… y seguramente demasiado optimista. Dudaba que lo que decía sobre poder entrar y salir de los diferentes grupos solo gracias a la naturalidad fuese del todo cierto, y se temía que solo era efectivo al cien por cien si eras Otomo Tamaki.

-¿C-co… cortejo? –casi no acertó a preguntar cuando Tamaki lo mencionó. Shinkyu no sabía lo que andaba pensando el Otomo, pero empezaba a pensar que quizás se estuviese dejando llevar demasiado con eso de darle un curso intensivo sobre la corte.- ¿Eso para qué?

Si el Otomo pensaba que su vergüenza se estaba yendo, es que no se daba cuenta de lo que acababa de conseguir con sus propias palabras. En esos momentos sentía como el color se le subía a la cara ante la posibilidad de aprender a cortejar... ¿En serio necesitaba aprender eso?

-¿Cómo es Ikoma Matsuhiro? ¿Qué tipo de persona? –preguntó por la persona a la que iban a conocer, ya que lo de artista bohemio, nostálgico y frustrado le sonaba un tanto depresivo.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Jul 03, 2012 10:44 am

"Justamente, Namiko-san, tenéis toda la razón."

Te dijo la Otomo mientras bebía despacio. Sentistes un escalofrío, no de temor, pero era extraño que un Otomo te diera la razón tan parcamente y que te pareciera un halago. Quizás es que siempre estaban todos alertas ante ellos, o quizás es que fuera del club eran otras personas, pero allí, frente a ti, Ume-san aunque tenía aquel cáriz peligroso de serpiente te parecía hasta amable.

"Aprender de los triunfos de los demás no es una mala idea, Namiko-san, después de todo eso nos hace más reflexivos y nos hace ver los patrones, no hay que cegarse con los hechos sino aprender de las bases que mueven todo."

Te dijo Tamaki como si intuyera tu propio pensamiento.



Tamaki se paró en frente tuya al oír el por qué y casi se echó a reír. Tras, de hecho, un par de risotadas te puso la mano en el hombro y te dijo:

"Vale, pensemos esto por un segundo:

Aprendes a comportarte, a desenvolverte en la corte, a sentirte seguro de ti mismo e incluso todo eso tiene un fin porque te conviertes en samurai. ¿De acuerdo?

Vale, ¿qué edad tienes? En fin, no es que crea que tienes más de veinte, de hecho no te hecho más de diecisiete, pero en algún momento tu vida de ronin, al terminar te dará lugar a otra clase de vida, más social, más "normal", más de hombre... Es decir... Te podrás enamorar ¿verdad?

¿De qué te servirá entonces ser un maestro de la espada cuando el futuro amor de tu vida se te escape entre las manos?

¿sabes lo frustrante que puede ser eso? ¡¿Y doloroso?!

Tu educación no estará completa hasta que no puedas desenvolverte al cien por cien libremente en cualquier tipo de situaciones, y eso, querido amigo, implica más que hablar con el sexo opuesto. Algún día llegará el despertar de la primavera en tu corazón!!!
dijo de manera muy rimbombante pero con total convicción en lo que hablaba y dramatismo y hay que estar siempre preparados para ese día!!!"

Te dijo mientras te colocaba una mano en el hombro y te hacía caminar de nuevo a su lado.

"No es que Tara-chan me lo haya pedido, pero será un regalo extra para ella y para ti, verás como al final los dos os alegráis juju"

¿Lo decía entonces en serio?

"¿Matsuhiro-san? ah! es un hombre estupendo, fabuloso, parece siempre cansado y aburrido, pero en realidad es una pose, bueno, puede que no, pero es un tipo muy divertido, ve las cosas de una manera muy peculiar y sobre y ante todo es un tipo sincero al cien por cien, de los que ya no los hay, y lo hace de tal manera que ni parece descortés, más como un afilado sentido del humor muy cortesano.

Te lo aseguro, te vas a divertir con él, es un tipo tranquilo, pero a su alrededor no sé porqué hay siempre mucho bullicio... De hecho quizás por eso siempre le duele la cabeza....
meditó tamaki, aunque tu empezabas a pensar que quizás era por la verborrea imparable que le entraba al Otomo a veces, en cuyo caso entendías al Ikoma Bueno! Qué más da! Ya verás como te cae bien!"

Te dijo mientras te hacía avanzar por un pasillo que empezaba a abrirse a otra enorme sala en donde había un jardín interior, y entre los árboles y los arbustos, las flores y las enredaderas oistes varias voces femeninas diciendo "Vengaaa Matsuhiro-san, contadnos una de vuestras historias!! por favor!" Sólo que no lo dijeron una sola vez ni todas a una, así que de pronto la idea de unas Tamakis bombardeando al Ikoma no te pareció no tan extraño ni tan descabellado que por eso siempre estuviera el otro "con dolor de cabeza".

En poco tiempo, al coger el camino dentro del pequeño patio vistes a un hombre, alto, atlético, de cabellos largos y negros, con un kimono ancho de hermosos colores, sentado en una piedra blanca con al menos cinco chicas a su alrededor, de varios clanes y todas deseando de oír aquellas historias de las que al parecer el hombre hacía gala.

Tamaki te paró un segundo antes de llegar y te dijo:

"Las princesas son como los gatos, ellos eligen a quien querer y cómo hacerlo pero sin duda, si quieres atraer su atención no hay nada mejor que ignorarlas un poco. Matsuhiro-san lo hace inconscientemente, y por eso las vuelve locas, como te digo, es un carismático galán desde nacimiento."



OUT
Imagen de Matsuhiro en el tema del Kin No Bu del Archivo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun Jul 16, 2012 7:10 am

Que la Otomo le diese la razón de esa manera era un poco inquietante, no porque diese miedo, sino por el hecho de que si era capaz de darle la razón de esa manera tan parca y transmitir una sensación de amabilidad… no quería imaginarse cuando alguien la contrariase. El chico solo podía esperar no ser él el que lo hiciera algún día.


La reacción de Tamaki ante su pregunta fue un tanto inesperada… aunque, realmente, no tanto como debería haberlo sido. Que el príncipe del Kin no Bu se riera por algo como aquello empezaba a parecerle hasta algo normal; pero su discurso iba un poco más allá de lo que Shinkyu podía sobrellevar sin sentir algo de vergüenza. ¿El despertar de la primavera de su corazón? El joven ronin lo único que podía hacer ante aquello era agachar un poco la cabeza avergonzado y asentir levemente… Seguro que con la personalidad y el carisma de Tamaki todo aquello sería mucho más fácil, tal como parecía hacerlo sonar el Otomo.

-Diecisiete –respondió escuetamente la primera pregunta, mientras se limitaba a asentir con la cabeza a las demás, sin saber muy bien como enfrentarse a esas cuestiones.

-Yo… la verdad, esperaba que el día que llegase ese momento –empezó sin poder mencionar lo de la primavera de su corazón ni nada por el estilo-, simplemente tendría que ser natural… actuar como siempre y que las cosas irían saliendo por si solas. Suponía que si era… amor… pues, no sé, que las cosas saldrían de manera natural, que encontraría las palabras en el momento de necesidad –explicó su visión, quizás un tanto inocente. Al fin y al cabo, el mundo de los samurai era una complicado.

Seguramente, aunque Tarako no hubiera mencionado nada al respecto, la bushi estaría satisfecha con ese giro inesperado… y si le contaran alguna de las cosas que habían hecho esa mañana era posible que le sacaran alguna sonrisa. Hasta ahora, si algo había aprendido el joven de verdad, era que todos parecían disfrutar poniéndole en situaciones que podían darle algo de vergüenza… Él, en cambio, solo podía suspirar y rezar porque no le pusieran en una situación demasiado difícil.


La descripción de Matsuhiro por parte de Tamaki, aunque este no lo pretendiera, le daba la impresión de que el Ikoma fuese un tipo triste y apagado, deprimido por su incapacidad de escribir lo que quería y que, con el tiempo, se había acabado convirtiendo en un tipo mordaz… aunque claro, no estaba seguro de si podía hacer mucho caso a esa conclusión, ya que se suponía que iba a aprender como… cortejar… de él.
Una vez fueron llegando a dónde se encontraba el León, lo que no le extrañó fue lo de los dolores de cabeza que había mencionado. Si las princesas eran así todo el tiempo y, seguramente, había que añadirle algo de culpa a Tamaki… debía reconocer que seguramente él también padecería dolores de cabeza. La diferencia era que: mientras que él dudaba que pudiera manejar ese tipo de situaciones, Matsuhito sí que parecía saber hacerlo.

-¿En serio crees que es eso? –le preguntó a Tamaki, pensando en la posibilidad de que Matsuhiro intentase ignorarlas por completo, y no por ser un galán y que las chicas simplemente se interesasen porque querían lo que al parecer no podían tener.

-¿No es demasiado para una sola persona estar con tantas a la vez? –preguntó, más que por preocupación por el Ikoma, por el hecho de que eso pudiera ocurrirle a él en algún momento.- No debe ser fácil atenderlas a todas por igual de esa manera.

Ahora solo quedaba saber cómo iba a hacer Tamaki para introducirles a ese grupo. Shinkyu, después de lo vivido con anterioridad, tenía un par de ideas sobre lo que podía estar pensando el joven Otomo… y por ello consideraba más prudente no preguntar ni expresar sus temores. Prefería una entrada simple y placentera que no requiriese una excusa y una entrada en solitario.

-Y… ¿cómo voy a aprender aquello? –preguntó finalmente para ocupar su mente con otra cosa, dudando mucho que Matsuhiro fuese a emplear sus dotes de cortejo.- No creo que sea tan fácil conseguir lo que pretende, Tamaki-sama. Y Matsuhiro-sama parece… ocupado.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Jul 16, 2012 8:54 am

"Bueno, querido amigo, las cosas suelen ser mejor de manera natural peeeeero de manera natural no se van a eliminar nuestros defectos de carácter como no desaparecen nuestros defectos de caligrafía, con la espada...

¿Lo entiendes? Si siempre te confundes en la caligrafía de una palabra y no la practicas a conciencia ¿por qué debería ser diferente el día que debas escribirla en público? ¿No es más razonable pensar que te equivocarás si no te has comportado de manera diligente con tus estudios?

Con las mujeres pasa lo mismo... ¡¡pero peor!! Si te es complicado hablar con una desconocida hacia la que no sientes nada... ¿Crees que te será más fácil hacerlo cuando pienses que estás delante del amor de tu vida???"


Te preguntó Tamaki con su sonrisa reluciente y esa forma de expresarse que.... ¿no tenía acaso algo de razón o estabas empezando a ver las cosas de manera tan peculiar y extraña como él?

"Igual que hay talentos musicales o espadachines nacidos excepcionales desde la cuna, Shinkyu-san, los hay galanes desde la cuna...

Y sino míralo! Ese rostro perfecto, esos ojos caídos y de mirada llena de algo más imposible de decir, esa voz profunda y sobretodo Y sobretodo esa forma de actuar que sin saberlo es exactamente lo que las mujeres desean...""


Te dijo señalándote con la mirada a la escena que veíais.

"Vamos a hacer una cosa... primero vas a observar desde aquí y verás como para un talento natural nunca hay "demasiadas" mujeres al rededor para que ellas no se sientan a gusto con él..."

Te dijo Tamaki mientras te hacía parar a cierta distancia.
Pero antes de que vieras nada te miró de pronto al oír tu última pregunta y te sonrió con calidez.

"Shinkyu-san... No se aprende el arte de la espada en un día peeeeero los seminarios de esgrima son muy útiles ¿verdad? Se aprende de los mejores, se compara técnicas y si se tiene la mente abierta se puede sacar más de un truco...

El arte de la seducción y del cortejo tiene también un camino largo que recorrer, y los "seminarios" son igualmente útiles, así que lo que vamos a hacer es simple... Primero observar, luego practicar un poco, más tarde reflexionar sobre ello y al final, poco a poco lo irás digeriendo...

Esto no es más, amigo mío, que otro sendero de la perfección del hombre, pues uno no es hombre sino sabe cuidar de una mujer...

Entonces... ¿Qué me dices? No te obligaré, te lo prometo, ¿Quieres o no quieres aprender todo lo que el club te ofrece?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun Jul 16, 2012 9:45 am

Aunque comparar el hecho de hablar con el amor de tu vida y una prueba de caligrafía distaba de parecerle algo realmente correcto y, siquiera, comparable en realidad… Shinkyu no podía evitar ver algo de verdad en las palabras del alegre Otomo. Quizás estuviera empezando a verse a afectado por él y a aceptar su presencia… pero aun así era algo extraño.

-Puede que tengáis razón de alguna manera –le dio la razón, pero aun sin saber por qué, ni terminarse de creer lo que decía. Como quien no quiere la cosa. A lo mejor era por la seguridad con la que lo decía, pero había algo en Tamaki que le impulsaba a creer lo que decía… quizás su inexperiencia en el tema también ayudaba un tanto-. Aunque no creo que comparar la caligrafía y el amor de tu vida sea... lo mismo. Y mucho menos que las consecuencias de fallar en una o en la otra tengan siquiera un poco de comparación… pero acepto su explicación.

-Supongo que todo es más fácil cuando estás bendecido con talento natural… y supongo que se puede aplicar a todos los aspectos de la vida, por lo que decís –dijo con cierto aire despistado, dispuesto a observar al que se suponía que sería su “mentor” de “cortejo”.

-¿Estáis diciendo que esto es como un seminario de seducción y cortejo? –preguntó, dejando ver que seguía sin estar convencido de comparar aquello a cualquier otra cosa.- Aunque, si os digo la verdad, Tamaki-sama, no es que haya estado en demasiados seminarios para comparar experiencias… Pero… ¿”seducir” no es como hacer trampas? Es como si intentara que las cosas entre esa persona y yo fuera de la manera que más me interese… para que sienta atracción, aunque sea solo a una imagen de mi persona… que no tiene ni por qué ser la real.

Finalmente, ante las últimas palabras del otro joven, Shinkyu lo miró a los ojos como si quisiera encontrar una respuesta ahí, con firmeza. Luego, simplemente, suspiró con cierta resignación y asintió.

-Si muero, decidle a Tarako-san que lo hice intentando convertirme un verdadero hombre, capaz de cuidar de una mujer en todos los aspectos –aceptó de manera particular-… Está bien, enséñame todo lo que tenéis que ofrecer.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Jul 17, 2012 7:57 am

"Me gustan las metáforassonrió y al final la vida, Shinkyu-san es probar y repetir hasta conseguir la perfección... la corte y todo lo que a esta la atañe no está exento... sino ¿Por qué existen escuelas para los cortesanos?"

Tamaki te miró de reojo con una expresión traviesa que no te gustó nada y te dijo:

"El talento natural se muestra de muchas formas diferentes y uno no suele ni notarlo... así que no habléis muy alto... quizás vos también lo poseeis sólo que aún no lo sabéis..."

Tamaki, al ver tu reacción se rió y al final suspiró profundamente.

"Dime Shinkyu-san... ¿Una katana es malvada? ¿O es el samurai que la porta quien puede usarla para el mal?

El cortejo y en su versión más profunda, la seducción, puede ser usado para el mal, cierto, pero una vez más depende de quien lo use, no de las técnicas en sí...

¿Esta mal seducir, atraer a nuestro lado a la persona que amamos?

No todo es blanco o negro, aunque sé que es así cómo os lo enseñan a los bushis pero no todo es así...

Si sois íntegros no haréis nada en vuestra vida que no lo sea."


Tamaki te puso la mano en el hombro con seguridad y con una sonrisa encantada te dijo:

"Tranquilo, amigo, haré de ti un hombre hecho y derecho por dentro y por fuera. Podrás conseguir todo lo que desees en esta vida si eres capaz de abrir tu mente y aprender lo que te enseño, porque, al final, amigo mío, los valores positivos, el valor del amor y los impulsos amables siempre se superpondrán a lo negativo y al final... el amor es lo que mueve el mundo.

El propio, hacia los demás, hacia el ser amado...

No hay nada más hermoso en esta vida que vivir de acuerdo con nosotros mismos, en el sendero de las emociones positivas."


Casi te dijo "sino fíjate en mí".

Tras lo cual te indicó que andaras un par de pasos con él tras un árbol en donde podíais estar a la sombra de sus hojas y en donde teníais una buena visión de la escena.

"Empezaremos por la teoría básica...

Un hombre y una o varias mujeres, normalmente varias, no porque te gusten todas, sino porque las damas suelen ir en grupo.
te señaló con la mirada al grupo por línea general cualquier hombre ante una multitud de mujeres se siente confuso, por una parte le gusta que haya un número grande de mujeres, se siente como en el paraíso, pero por otra parte sabe que las mujeres son astutas y que una palabra mal dicha, si hay una que no le quiere hacer bien, puede ser terjiversada, y dejarle en ridículo delante de las demás es igual a sentirse humillado.

No estoy diciendo que las mujeres traten de hacer siempre eso, sino que una rosa es hermosa pero no hay que olvidar que en su naturaleza también tiene tener espinas, no implica que ella quiera pincharnos pero si que lo haremos si no la tratamos con cuidado.

Una vez que ya hemos entrado en el grupo, tal y como ya vistes en la anterior sala, tienes que usar tus conocimientos, lo que queda es entablar conversación...

En ese caso dividiremos, para que te quede más claro, en dos formas de actuar, la primera es como actuastes la primera vez que te introduje en un grupo, hablando normalmente, siendo amable, amigable, encantador...

Y la segunda... es hacer como Matsu-kun, él es de los que parece siempre despedir un alo de desdén como si hablara y le importara lo justo lo que está haciendo. Eso hace que las mujeres por línea general se sientan intrigadas por él. ¿Por qué es así? ¿Le pasa algo? ¿Qué le pasa? ¿Me lo dirá? ¿Le pasa algo por alguien?...

No hay una forma de cazar a un ratón más fácil que ponerle delante queso.

Para las mujeres, para la gran mayoría, un cierto grado, UN cierto grado de indiferencia es como el queso, se hacen preguntas, le dan vueltas a esto y al final no paran de pensar ya no sólo en el hecho sino en la persona que les ha causado esos pensamientos.

Y esa es una forma de atrapar su atención.
Como ya te he dicho se puede hacer de la otra manera de igual forma, creando un ambiente cálido y que la mujer piense en lo a gusto que se siente, por qué será eso y al final llegue a la conclusión que es por ti.

Cada cual debe elegir cuál es su método, pero está bien que veas este, porque si sientes mucha vergüenza, siempre puedes usar el hablar poco y parecer más retraído y bohemio de lo que de verdad eres. Es un truco muy bueno si te quedas paralizado ¿verdad?"


Te sonrió.

"Pues bien... una vez que has elegido cómo actuar de cara a las mujeres o a la mujer que te guste, entonces tienes que mantener siempre cierto misterio y no ceder nunca a la primera... ¿Te hubiera gustado derrotar a tu sensei en la primera clase? ¡Pues claro! pero entonces.... ¿Qué habrías hecho el resto de los días de tu vida?

¿Me vas entendiendo? Pregunta todo lo que quieras."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Mar Jul 17, 2012 10:40 am

-Supongo que todo el mundo necesita aprender lo que hace antes de hacerlo –fue la única respuesta válida que se le ocurrió para la pregunta del Otomo. Dudaba mucho que “para crear víboras de lengua afilada” fuese la respuesta correcta. Además de que sería poco respetuoso meter a todos los cortesanos en el mismo saco.

-¿Insinuáis que no conozco mi talento natural? –cuestionó con gesto incrédulo.- He trabajado duro en llegar a donde estoy… y si os referís a algún talento respecto a lo que voy a prender aquí, creo que debe de estar muy dormido. Porque, sinceramente, si he llegado hoy hasta aquí ha sido porque tenía compañía y… bueno, admito que un poco por cabezonería… de otra manera dudo mucho que hubiera sido capaz de hacer frente a las damas.

Dicho así, y si lo pensaba seriamente, acaba de descubrir que realmente era débil ante las mujeres. Quizás era porque, básicamente, su único contacto femenino hasta ahora había sido con una niña pequeña… ya que ni siquiera había contado con una figura materna durante el tiempo suficiente para poder aferrarse a ella en su trato. O puede que simplemente le pusiera nervioso el hecho de tener que tratar con tanta confianza a damas de alta clase.

Luego, la comparación entre la seducción como instrumento y una katana, le hizo recapacitar sobre lo que había dicho. Tenía razón en que los bushis podían ser un poco más cerrados de mente de lo que sería recomendable… y nunca le había gustado descubrir que en ciertos momentos él mismo podía ser de esa manera.

-Tenéis razón, Tamaki-sama… supongo que depende de la persona que utilice la seducción, que pueda ser algo bueno o malo –reconoció algo alicaído por no haberlo pensado por si mismo y haber juzgado antes de tiempo-. Solo pensé en ello como una manera de forzar las cosas. Supongo que con buenas intenciones no tiene por qué ser algo malo.


Después empezó la clase teórica sobre cortejo, mientras observaban al grupo de Matsuhiro. Por lo que decía, para el joven ronin aquello comparaba a aquellas damas eran como manejar armas de doble filo: si las usabas con cuidado podían ser armas magníficas… si te descuidabas podías hacerte daño a ti mismo. Resultaba un pensamiento un tanto inquietante, sobretodo cuando sabías que ibas a tener que manejarte en esa situación, aun cuando no sabías como debías hacerlo realmente.
Aun así se guardó su preocupación y esperó a que el Otomo acabase con su lección, aguardando la ronda de preguntas.

-Sinceramente, Tamaki-sama, a veces no sé si queréis animarme o si pretendéis sembrar la semilla del temor en mí cuando trate con las damas… La posibilidad de ser malinterpretado no es muy alentadora, no solo por la posible humillación… la posibilidad de crear malentendidos y herirlas cuando intentas todo lo contrario, realmente no es alentadora –recalcó, temiendo seriamente cometer un error así-. Así qué… ¿qué tipo de palabras o acciones corren más riesgo de ser… tergiversadas? Y… ¿cuánto cuidado debería tener?

No quería parecer cobarde… pero había una diferencia entre la prudencia con buenas intenciones, y la temeridad alocada que podía hacer mucho daño a todos los bandos.

-Y, mas o menos comprendo lo de la curiosidad de las damas… ¿pero esa indiferencia no podría ser malentendida y que pensasen que es simple desprecio?

-Personalmente, creo que prefiero el método de la calidez… no sé si me sentiría cómodo de la otra forma. Por mucha vergüenza que me diera preferiría intentar crear un ambiente agradable… quizás me de corte al principio, pero creo que con el tiempo podré llevarlo bien –o por lo menos eso esperaba, porque de no ser así dudaba que consiguiera aguantar el curso intensivo en el Kin no Bu-. Aunque supongo que algo de misterio siempre habrá…

Shinkyu prefería crear un ambiente más familiar ya que, consciente o inconscientemente, era algo que buscaba personalmente. Aunque sabía que no siempre podría contarlo todo y que su timidez le echaría para atrás en ciertos momentos… pero prefería la idea de que la gente se sintiera a gusto, relajada e incluso protegidos.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 10, 2012 1:54 pm

"Hay quienes nacen sabiendo, pero son los que menos, amigo mío, así que aprender es una parte muy importante para nosotros."

Te sonrió Tamaki.
Este al final no pudo evitar reírse al ver tu expresión de incertidumbre cuando te dijo lo de tu talento oculto y asintió.

"Me temo que es exactamente como digo, Shinkyu-kun, hasta ahora habéis perfilado vuestras dotes marciales, pero no sociales, pues hasta ahora no las habías necesitado tan refinadas como las que se exigirían en una geisha, pero me temo que a donde váis las cosas son diferentes...

Pero, tengo una buena noticia para vos, no os debéis preocupar demasiado pues aunque no habéis tratado mucho con mujeres, tenéis un talento natural para reflejar paz y armonía en los demás, se sienten a gusto con vos, les inspiráis confianza y eso, amigo mío, es algo muy bueno para vos."


"Forzar las cosas tampoco tiene por que ser malo, hay personas, por ejemplo, que son tímidas por naturaleza y que deben esforzarse y "forzar las cosas", sus cosas... la seducción es un poco así..."

Te explicó este.

Tamaki rió ante tu duda y te dio un par de golpecitos en el hombro.

"Podéis ser tan malinterpretado por un hombre que por una mujer, no son de razas distintas, a lo que me refería también es que como no tratáis mucho con ellas debéis ser cautos en palabras, ya sabéis que las damas son más delicadas que los hombres y les gusta ser tratadas como tal.

Pero por otra parte, no os debería preocupar lo que decís o dejáis de hacerlo, a menos quizás fuera de este lugar, pues aquí todos estamos del mismo bando... sin embargo, como dice Kyoya nucna está de más recordar que si no tenéis nada interesante que decir o no sabéis cómo decir algo, sería mejor que callárais mientras pensáis qué hacer, hay muchos hombres y personas en general que ofenden a otras porque hablan tan despreocupadamente que no son capaces de ver las señales de los demás y si les están molestando.

Más como os digo, tenéis un talento natural para caer agraciado a los demás así que no os preocupéis demasiado, y tampoco es que seáis grosero. Sólo era una advertencia...

Y en cuanto a... otras formas de malinterpretar... bueno, también me refería al hecho que... un hombre encantador pronto despierta los suspiros de las damas juju"


Tamaki miró hacia el escritor y negó con la cabeza.

"Recordar esto, Shinkyu-san, las damas son como los gatos, en su mayor parte al menos juju, desean lo que no pueden tener o piensan que no pueden...

A las damas le gustan los desafíos y muchas veces un hombre que parece no prestarles atención es un cebo demasiado jugoso para resistírseles..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun Nov 19, 2012 10:31 am

Tamaki era un tipo alegre que sabía disfrutar incluso de situaciones que al joven ronin le parecían difíciles… o tal vez simplemente le divertía ver su cara de incertidumbre y preocupación. La verdad es que en esos momentos envidiaba un poco la manera d ser del Otomo. Si él fuera un poco menos rígido, algo más suelto como Tamaki, sin duda aquello sería bastante más fácil y le preocuparía bastante menos.

-Así que… ¿tengo que esforzarme y confiar en mi desconocido talento innato? –sabía que el otro joven no tenía malas intenciones, pero cuando decía las cosas parecían tan fáciles… pero él no sentía que las cosas fueses ir tan fluidas, ni que transmitiese ese sentimiento de paz y armonía.-Todo sería más fácil si algo de esa paz y armonía se quedasen conmigo… cuando estoy delante de las damas, me siento bastante torpe y me preocupa hacer algo indebido y que pueda molestarlas, a parte de la tímidez.
>Ya sé que ellas vienen a este lugar de buena fe y no estarán predispuestas a tomarse las cosas a mal… pero… me preocupa.


Sabía que estaba ahí para aprender, que no todo podía salirle bien a la primera… pero el riesgo de fallar ahí, aunque Tamaki intentara reconfortarle y las damas vinieran con la mejor de sus mentalidades, era uno al que no quería tener que enfrentarse. La posibilidad de herir los sentimientos de una persona le preocupaba más que tener que enfrentarse en un duelo con acero… en ese caso ambos debían estar mentalizados para el riesgo de salir heridos. Pero en el caso de Kin no Bu, ¿estaban ellas preparadas para ser heridas si las cosas salían mal? ¿Lo estaba él mismo? Las heridas físicas podían ser permanentes o no, pero sanaban de una manera y otra. ¿Las heridas emocionales eran iguales?

-Me suponía que las damas querrían ser tratadas como tal, con más delicadeza que los hombres. Eso es algo que no es tan difícil de asimilar… y si decís que tengo un talento natural todo debería ser más fácil… además saber que no soy grosero es un alivio –dijo con una leve sonrisa-. Pero no puedo evitar preocuparme por lo que las damas sientan. No solo por los suspiros que pueda causar, sino por la posibilidad de decir o hacer algo que les haga daño. Por no mencionar que, realmente, ellas nunca podrán tenerme. No hay esperanza de que obtengan nada más que amistad por mi parte… ¿Es suficiente esa posibilidad para ellas y que yo actue de esa manera?

Con él no había posibilidad de relacionarse más allá de lo que pasaba en el club. Ni siquiera la posibilidad de dejar el Kin no Bu por alguna de ellas era plausible… era una causa perdida para los posibles sueños de algunas de aquellas jóvenes. Fuera de aquel lugar él no era más que un ronin más, mientras que aquellas damas, por lo que él entendía, eran de clase alta y reconocidas.

Seguramente la intención del Otomo había sido bromear con ese comentario de los suspiros, después de todo estaba seguro que disfrutaba haciéndole pasar algo de vergüenza, pero aquello realmente le preocupaba. Shinkyu temía que esa preocupación tardaría mucho en desaparecer, a pesar de que el joven trataba de aliviar ese sentimiento.

-¿En serio está bien para mi hacer esto? –por muchas que fuesen las expectativas sobre él, actualmente no tenía lo que los demás esperaban de él y podía no ser justo si no llegase a conseguirlo.

Estaba pasando un momento de duda y pesimismo, sí. Pero no era como si fuera a echarse atrás; simplemente aquello era nuevo y desconcertante para el ronin, que, aunque había aceptado a hacer lo y tenía el respaldo de los demás, no podía evitar la inquietud. Quizás si fuera algo más maduro y hubiese practicado aquello desde pequeño las cosas serían diferentes.

-Esto va a ser duro para mí, ¿no es así, Tamaki-sama?
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Nov 19, 2012 11:36 am

"¿Los bushis no confiáis en vuestra fuerza interna para practicar, mejorar y crecer? No es tan raro lo que te pido! Yo soy tu sensei en esta nueva materia y yo veo en ti potencial, ¿no se supone que uno cree a los senseis?"

Te preguntó Tamaki con su increible sonrisa resuelta y sus palabras que parecían hacerte creer en todo lo que este dijera.

"Te voy a contar un secreto... o mejor dicho, te voy a traducir lo que ellas ven, voy a ser tu traductor dama-shinkyu shinkyu-dama juju

Cuando tu ves que te callas o que mides tus palabras lo que ellas ven es a un bushi no arrogante, y créeme, en esta ciudad es algo muy novedoso juju

Cuando tu hablas con calma y con cuidado y las tratas con respeto ellas ven a un joven que no las ningunea y que las toma en consideración, pensando en ella y en sus sentimientos.

Y cuando tu te muestras avergonzado pero aún así tenaz en tus reacciones o lo que sabes o no ellas ven a un joven que lucha por lo que quiere y cree, sea pequeño o grande, pero que no se jacta de una perfección que pocos tienen.

Es decir, Shinkyu-san, amigo mío, como te dije, tienes un don natural, en tu forma de ser, para que las damas vean en ti a un "buen chico" un chico tierno, encantador, responsable, amigable y con la pizca de tímido que gusta a más de una.

¿Lo ves? No es locura mía ni vas tan al vacío como crees, en la corte las reglas no son las mismas que en un dôjo, no se premia de la misma manera la rigidez y el carácter fuerte y explosivo... y es por eso que tienes madera."


"¿Véis como sois un "buen chico"? te dijo tamaki con una amplia sonrisa Pensáis mucho en no hacerlas daño y ellas lo notan, pero te aliviaré un poco, en este club se viene "con las defensas bajas" es decir, se deja a un lado la malicia de la corte y se viene a disfrutar.

Regla número uno del club: Nunca pensar mal de nadie ni de nada que se diga dentro del club.

Y es por eso que no se tiende a malinterpretar nada, y menos para mal.

¿os sentís más a gusto ahora?"


Tamaki te miró sorprendido por tu pregunta y puso sus manos en las caderas como una madre en pose de riña ante un niño:

"¡Pues claro! ¿Por qué va a estar mal disfrutar de la juventud, de las damas, de unas conversaciones ligeras y sin malentendidos y ser feliz??

Entiendo que somos "de mundos diferentes" o al menos es así como tu lo ves, pero te aseguro que no es tan diferente, todo el mundo se merece ser feliz, todo el mundo se merece ver las cosas con otro prisma.

Y en tu caso, querido amigo, tu te mereces más que nadie esto.

Además... ¿No quieres ser "de los nuestros"
casi dijo como si pensara "que estupidez" por lo de las diferencias sociales en ese caso deberías empezar por pensar como nosotros."

Tamaki te puso la mano en el hombro y te transmitió paz y serenidad mientras te sonreía y te respondía:

"Será todo lo duro que tu quieras que seas, pues eres tu quien te pones pesos en tus piernas...

Te voy a contar un secretillo, otro más... y es que... la iluminación, la ascención, el encontrar el motivo de nuestra vida... todas esas preguntas y respuestas que nos mueven... están al alcance de todos, por igual...

Sólo tienes que darte cuenta que para ti también hay sitio.

Por eso Tarako-san te ha traído aquí, no sólo por una educación rápida y mejor, sin duda ella nunca lo dirá, pero sabe que necesitar creer más en ti mismo...

¿Y sabes por qué? porque cree que te lo mereces. Y la verdad, yo también lo creo."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Mié Nov 21, 2012 9:58 am

-Así que… Tamaki-sensei, ¿no? –no pudo evitar que una ligera sonrisilla le iluminara la cara.- Debéis saber que yo confío en mis maestros y que siempre doy lo mejor de mismo para avanzar a través de las enseñanzas –afirmó. Quizás no fuera tan convincente después de tener tantas dudas, pero aquello era un camino totalmente nuevo para él y le costaría habituarse… Pero si confiaba en aquel joven y alegre Otomo esperaba poder conseguirlo.


Después de la traducción Dama-Shinkyu/Shinkyu-Dama estaba un poco avergonzado. Aunque Tamaki lo había hecho con buena intención y para devolverle la confianza, era un poco embarazoso para él que se lo hubiera dicho tan abiertamente a la cara. No estaba para nada acostumbrado a aquel tipo de pensamiento ni que lo calificasen de buen chico… pero si aquellas jóvenes realmente pensaban de la manera que el otro joven había dicho, realmente parecería entrar en esa categoría.

-¿Un buen chico? No sé si me siento más a gusto… lo que sí creo que ahora estoy un poco avergonzado –reconoció el ronin francamente-. ¿Realmente las damas piensan así? Nunca se me habría ocurrido verlo de esa manera.


El mero hecho de que Tamaki se llevase las manos a la cadera le hizo sentir instintivamente que había dicho algo mal y le esperaba una regañina, cosa que le hizo encogerse un poco… no estaba seguro de por qué, ya que no estaba habituado a que le regañasen.
Shinkyu creía seriamente en aquellas palabras, que todo el mundo merecía ser feliz y poder ver las cosas de otra manera, pero… ¿por qué iba a merecerlo él mismo más que nadie?

-No creo merecerlo más que nadie… seguro que ahí fuera hay alguien mejor que yo y que se esfuerza más… que lo merece más –no negaría que lo intentaba, que quería dar lo mejor de si mismo para merecerse aquello; pero nunca se atrevería a decir que era el que más lo merecía.

-No se trata de ser de los “vuestros” o no, es solo que cuando pienso en las cosas… parece que todos estáis tan lejos de dónde estoy yo… -a veces, incluso Tarako parecía estar muy lejos.


La paz y serenidad que transmitía Tamaki, incluso con un solo toque en el hombro, era algo agradable y reconfortante, casi como si de un pilar en que pudiera apoyarse cuando lo necesitase se tratara.

-¿Confianza en mi mismo? –repitió en voz baja, como si quisiera asimilar las palabras del Otomo. Hasta su llegada a Otosan Uchi siempre había confiado en su habilidad para seguir adelante… ¿Cuándo había perdido eso? O quizás siempre confió únicamente en su Katana… No estaba seguro.

-Quizás deberíamos empezar con el curso de seducción antes de que pierda la confianza que tengo ahora mismo, Tamaki-sama. Creo que se me da mejor ir directo… cuando pienso demasiado las cosas parece que pierdo un poco de chispa –le dedicó una sonrisa a su compañero, casi a modo de disculpa por haber flaqueado de esa manera, y dándole a entender que estaba listo.

Si tantas personas a su alrededor confiaban en él, debía tener más confianza y no seguir adelante para cumplir sus propios objetivos… aunque eso implicase pasar vergüenza y momentos en los que seguramente se quedaría sin saber qué hacer.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 22, 2012 11:36 am

"Maestros más jóvenes que yo los han habido, no es de extrañar tampoco! juju aunque no con mi carisma y porte, claro.!"

Te dijo con una amplia sonrisa mientras te ponía la mano en el hombro diciéndote "tu confía en mi" Y que te colgaran si no era la primera vez en tu vida (y quizás la última) que confiabas en un Otomo.

"Bueeeenoooo, si quieres cambiamos eso de "buen chico" poes... "samurai honorable" si así no te sientes avergonzado y te sientes orgulloso, porque es para estarlo, Shinkyu-kun, es para estarlo.

Y si, eso es en versión simplificado lo que las damas ven, las mujeres, amigo mío, tienen la facultad para calar nuestro interior con más facilidad que los hombres y más si eres un estanque prístino, lo cual es algo muy bueno, por eso les gustas.

Por ser quien eres, por ser como eres, un hombre de honor."


Te explicó con soltura.

"¡Vuestros complejos se basan en una premisa errónea!! ¿Cómo que "hay alguien mejor ahí fuera que yo"?? ... ¿Es que esto es una competición? Esta clase, esta corte, no se trata de ganar o perder, sino de encajar y de gustar, y ahí no hay comparaciones.

¿Puede haber alguien más alto que yo allá fuera? Seguramente. ¿Alguien con más carisma? No lo creo, pero quien sabe! Pero... ¿Eso importa? Lo que importa es que yo soy Otomo Tamaki, el rey del Kin No Bu, y adoro a mis damas y ellas me adoran a mi, nada más! Ni nada menos, que no es poco!

No hay competición, eso es lo divertido, porque al no haber "caza" ni captura de corazones, al ser simple y llanamente una reunión de amigos charlando, es todo distendido y sano.

Por eso cree el Kin No Bu, hay demasiaaaada tensión "allá fuera", pero eso no lo queremos aquí dentro, y por eso gusta tanto este sitio.

Y por eso debería gustarte y ayudarte a relajarte, que es algo que, amigo mío, debes aprender a hacer juju

El saber estar es algo muy importante ¿sabes? Sé que no hemos tenido la misma vida ni las mismas facilidades, pero piensa en que el saber estar es una arma tan necesaria en la vida como la propia adaptación a las circunstancias de una pelea, y de eso debes saber mucho, porque no creo que te hayas criado en peleas simétricas de Dôjo, pues esto es lo mismo."


No sabías como lo hacía pero siempre lograba darle un punto totalmente nuevo y diferente a lo que tu veías...

"Mira, Shin-kun, entiendo que esta ciudad deslumbra y asusta, hay tanto, tan diferente y tan bueno que te pierdes en eso y te puede hacer dudar, pero te voy a decir una cosa... Esta ciudad también expulsa a los que no están hechos para ella, es como si estuviera viva, y yo no veo que te expulse, sino todo lo contrario, te está dando más y más...

¡Has estado en la Ciudad Prohibida! ¿Es que eso no es algo? ¿Qué ronin podría pensar en eso?

¿No lo ves? No es sólo nosotros, la propia ciudad te quiere decir que tiene algo reservado para ti, tu sólo tienes que tomarlo!"


Tras lo cual parecías al menos más animado para asumir los nuevos retos.

"Seducción no, Shinkyu, cortejo, la seducción es algo... mezquina, nosotros no jugamos con cartas trucadas, sólo con pequeños faroles de jugadores experimentados, así que lo que vamos a hacer es observar algunas técnicas y tu vas a irme contando con qué crees que te sentirías más a gusto, y de hecho creo que tengo en mente la persona perfecta para que veas su estilo pues podría ser el tuyo...."

Dijo pensativo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Jue Nov 22, 2012 12:37 pm

Shinkyu dejó escapar una leve risa ante aquella muestra de confianza y seguridad en su persona por parte de Tamaki. Era casi envidiable. Pero si había algo más sorprendente que aquello, era el hecho de que fuese a confiar en un Otomo… si no lo conociera, seguramente al igual que una buena parte del Imperio, pensaría que iba a cometer una locura sin igual. Pero Tamaki había demostrado ser un tipo afable y de confianza hasta el momento.

-Cambiar las palabras no va a cambiar todo lo que habéis dicho antes, Tamaki-sama. Pero no es como si sentir algo de vergüenza fuera malo… es un paso más antes de aceptarlo plenamente. Ya sabéis… no tengo costumbre en este tipo de situaciones –respondió a las palabras del Otomo-. Ser un “buen chico” no es malo y puedo estar orgulloso… es solo que recibirlo tan directamente y de cara... pues me da un poco de corte.

El joven ronin, ante la reacción de su acompañante, sintió que había cometido un error al hablar sobre ser mejor o peor. No dudaba que el enfoque del otro joven fuese más adecuado para aquella situación… pero del mundo del que él venía era el mejor el que salía adelante normalmente y, para él, tenía bastante significado buscar ser mejor que los demás. Pero suponía que la clave para sobrevivir era adaptarse a la mentalidad del lugar, y, en este caso, este era el lugar de Tamaki y su modo de ver debía ser más correcto en aquella situación.

-Adaptarme… No es como si este lugar no me gustase, me gusta. Pero es algo completamente nuevo para mi, así que creo que me llevará algo de tiempo adaptarme y aprender a relajarme –confesó, esperando que Tamaki comprendiese su postura-. Pero desde ahora intentaré no hacer ese tipo de comparaciones… Miraré adelante, hacia el próximo objetivo, tomaré lo que la ciudad me ofrece… ¡y le desbancaré de su posición como rey carismático del Kin No Bu! –se permitió el lujo de bromear con una amplia sonrisa.

Dudaba mucho que algún día superase en carisma al Otomo, después de todo para él parecía algo muy natural… sin duda los Kami lo habían bendecido. Pero se esforzaría y aprendería a encajar sin la necesidad de “ser mejor” que los demás. Sin duda, el tiempo con Tamaki sería de mucha ayuda a la hora de aprender en ese aspecto.

-¿Así que ahora toca observar, analizar y decidir lo que mejor se adapte? Aunque parece que ya sabéis lo que mejor se adaptará a mí… y que habéis pensado en la persona adecuada –sinceramente sentía curiosidad, pero al mismo tiempo sentía algo de preocupación… sobretodo si había pensado algún tipo de entrada como la última. Pero no tenía sentido retrasarlo.- ¿Quién es esa persona?
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 23, 2012 11:33 am

"Claro que tener vergüenza no es malo, de hecho es parte de vuestro encanto inocente, es algo que jamás deberías perder, pero con toda esa explicación sólo quería haceros sentir más cómodo, al menos para que os vierais como sois."

Te explicó Tamaki.

Luego, al ver tu reacción Tamaki se echó a reir alegremente y te sonrió mientras te decía:

"¿Quieres mi corona? Pues vas a tener que luchar dura por ella jujujuju Te aseguro que no te la pienso ceder con facilidad."

Y aunque fuera una "competición" al contrario que contra otros Tamaki no desprendía ninguna maldad ni ninguna sensación de peligro, lo cual, en esta competición, esto era toooodo ventajas.

Pero te alegró que este no se lo tomara en broma tu broma, tan siquiera y que te diera la credibilidad de verte como un rival si así lo deseabas.

Otra cosa más que lo separaba de los de su casa, sin duda...

"Vamos a ver a Yuu! Sin duda, aunque puedas observar y elegir su estilo es el que más caza contigo, así que no perdamos tiempo!"

Te anunció este con alegría.

Tras lo cual Tamaki te hizo pasar por ciertas salas y pasillos hasta llegar a un enorme patio interior en donde los árboles crecían hacia el techo y en donde salían por plantas superiores. Un jardín tupido y lleno de luz por enormes ventanales en las plantas superiores, lleno de flores, arboles frutales y... animales! Si, había algún que otro pavo real e incluso conejos.

Allí, sentado charlando con una chica estaba un joven de cabello largo y castaño con mirada soñadora.

Imagen

Tamaki te explicó:

" Ese es Kitsune Yuu, llegó a la ciudad hace un año mandado por su familia para hacerse un hueco lentamente en la sociedad de la ciudad y conseguir contactos.

Al poco de llegar coincidimos en una fiesta y pude ver sus notables cualidades con las damas así que le invité a unirse.

Yuu es naturalmente amable, no invasivo y cálido, eso atrae a muchas damas, pero sobretodo por la frescura de su carácter (es una de las personas que conozco con menos terjiversaciones mentales y planes manipuladores), es muy simpático y cercano, se preocupa mucho por los demás y siempre es muy agradable hablar con él.

Además, tiene ese aire salvaje, algo animalizado, a veces como un lindo gatito otras veces como un kitsune más libidinoso... esas mezclas gustan a las mujeres, pues desean encontrar cada una de sus nuevas expresiones ellas, antes que nadie...

Además es un chico sensible, es shugenja, adora la naturaleza y sabe apreciar cosas como un arreglo floral o una buena caligrafía, por lo que sus cumplidos suelen ser deseados y fundamentados.

Como te digo creo que justamente ese es la forma de actuar que buscamos para ti, natural, fresca, espontánea, auténtica!

Si quieres... nos quedamos un segundo aquí antes que te lo presente, puedes aprender mucho cuando observas a los demás."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Lun Nov 26, 2012 9:21 am

Sin duda Tamaki era un tipo singular, no solo por ser el Otomo menos Otomo que existía seguramente, sino por el hecho de ser una persona tan abierta. Era capaz de aceptarle sin problemas a pesar de la diferencia social, y no iba con dobleces ni malas intenciones, salvos sus pequeños juegos como “llevar la cuchara”… pero en general era un tipo agradable, que parecía preocuparse y que siempre tenía unas palabras para confortar a los demás. Muy lejos de las típicas historias de la familia Otomo.
Incluso parecía dispuesto a jugarse su corona… aunque, el joven ronin, tenía sus dudas de que alguien pudiera plantarle cara. Tamaki jugaba con sus propias reglas en ese aspecto, y eso era una gran ventaja. Pero, sin duda, era un gesto que Shinkyu apreciaba y sonrió… Quién sabe, quizás en un tiempo estuviera listo para plantarle cara.

Después de eso Tamaki retomó la marcha y guio al ronin a través del edificio, que era más grande e impresionante de lo que incluso había supuesto en un principio, en busca de Yuu. No cabía duda de que el Kin No Bu era un lugar de élite… y no quería ni saber cuanto dinero había costado decorar el sitio. ¡Incluso tenían animales!

-Este sitio es impresionante, Tamaki-sama –tuvo que comentar, impresionado por el escenario.

Kitsune Yuu parecía un joven que, por lo que veía y lo que le contaba Tamaki, estaba bastante más cerca de su manera de ser y hacer las cosas que el León. Además, quizás por el hecho de ser de un clan menor, se le hacía bastante más cercano y le parecía más fácil de tratar… el hecho de que fuese Shugenja lo hacía incluso más interesante.
Lo que no era una sorpresa era el hecho de que Tamaki lo hubiese captado para el club… y no dudaba que hubiera sido el primero en abordarle cuando vio algo que le gustaba en el Kitsune. El Otomo parecía más que dispuesto para traer nuevos “buenos chicos” para sus damas cuando los veía.

-Supongo que podríamos observar un poco antes de presentarnos –como bien decía podía ayudarle a sacar algo en claro, aunque no era su único motivo… después de todo, aquella chica era posible que estuviera allí por el joven y quería darle un poco más de tiempo a solas con él-. Así podéis aprovechar para comentarme algo más sobre Yuu-sama… y, por qué no, sobre como conseguisteis captarle en esa fiesta. Luego podéis presentarme... pero esta vez espero que no me mandéis en solitario

Sentía curiosidad por saber como había ido abordando Tamaki a los miembros del club, ya que estaba convencido de que varios estaban allí por la iniciativa de Tamaki.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Nov 26, 2012 11:58 am

Tamaki te sonrió al ver tu expresión y asintió.

"Si, lo sé, era buen material, cuando le presenté a Kyoya la idea le pareció el sitio perfecto para hacer y poner todo lo que quería que tuviera este lugar,

Y eso que aún no lo has visto todo! la verdad es que el Palacio de Oro es una de mis residencias preferidas."


¿Mis como mía? No estabas seguro pero por la forma tan resuelta de hablar de Tamaki pensaste que era suyo todo aquel palacio... Habías oído hablar de la riqueza de algunos nobles pero si eso era así... ¿Cómo de rico era Tamaki???!!!

Tamaki asintió ante tu idea de observar un poco desde la distancia y te indicó que os sentárais bajo un árbol, en el cesped, mientras tomaba a un conejito que había por este y lo sentaba con él para acariciarle.

"Fue buena idea lo de los animales."

Te comentó.

"Fue idea de Yuu-kun, teníamos perros y algunos gatos que van y vienen, pero hay otros animales que pueden ser mantenidos aquí y que no dan muchos problemas, además ¿no son adorables?"

Te dijo mientras te enseñaba a la pequeña bolita de pelo. Incluso allí los animales eran adorables...
Imagen
(OUT: no he podido resistirme XD adoro estos bichos XD)

Yuu hablaba con una chica de pelo claro que acariciaba un gato negro y los dos parecían estar riéndose mucho de algo.

Imagen

"Esa es Kitsune Lan te dijo Tamaki El Kin no Bu tiene a gala el permitir que todas las damas nobles puedan venir a este, da igual si eres de Clan mayor o no, lo importante no es eso.

Vinieron juntos a la ciudad, ella también es shugenja, actualmente trabaja para la Embajada de Clanes Menores, es una buena chica y tiene mucho potencial, llegará a mucho, además es muy intuitiva.

Como ves se rien mucho, es bastante típico de las que pasan tiempo con Yuu-kun, suele distender mucho el ambiente y le gusta decir "tonterías" para no hacer las cosas demasiado serias, además suele decir lo que piensa sin demasiado cuidado, aquí, claro, haciendo que muchas veces diga cosas muy graciosas.

Shin-kun, una cosa que debes aprender es que a las mujeres les gusta que las hagas reír, o si no es reír al menos que piensen que no eres un viejo aburrido.

No se trata a veces de saber mil historias, o que te hayan pasado, sino de saber ver las cosas de una manera un poco diferente."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Mar Nov 27, 2012 10:13 am

-¿En serio? –preguntó impresionado.- ¿Todo esto es vuestro, Tamaki-sama?

Shinkyu tardó un poco en procesar las palabras del Otomo. Ese posesivo “mis” lo había dejado bastante sorprendido, ya que significaba que todo aquel lugar pertenecía al joven por derecho propio y, lo que era más impresionante, no parecía ser el único sitio que poseía. Desde un principio había esperado que Tamaki fuese una persona acomodada, pero aquello era demasiado… ¿Cómo de rico era aquel joven? ¿Cuántas vidas podría vivir con una buena gestión?

Después, siguiendo el ejemplo de Tamaki, el ronin se sentó bajo un árbol sin problemas. Era algo extraño hacerlo cuando estaban en un edificio y no en campo abierto, pero suponía que estando Tamaki cerca muchas cosas no serían como esperaría que fuesen comúnmente.

-Sí, son adorables. Seguro que a las damas les encanta estar con estos pequeños –respondió a la pregunta sobre los conejos, mirando a la bolita de pelos con orejas que había cogido el príncipe del lugar. Incluso los animales allí parecían ser monos o estar cargados con elegancia… Se preguntaba si habrían ido seleccionándolos uno a uno personalmente.

Kitsune Lan, por lo que decía Tamaki, parecía una chica agradable, trabajadora y con un futuro prometedor; cosa que siempre era buena. Alegrarse por los demás cuando las cosas iban bien era posiblemente uno de los puntos buenos del joven, no era de los envidiosos. Tan solo esperaba que no hubiera una historia triste como había pasado con otras de las jóvenes visitantes.

-Por lo que decís parece una joven agradable… pero cuando decís intuitiva, ¿a qué os referís? –preguntó con curiosidad.- ¿Podría ver a través de una de vuestras “introducciones” como la de la cuchara?

El chico no iba a olvidar fácilmente lo de la cuchara, ese sentimiento de que lo desenmascarasen en cualquier momento y se desvelara el plan de Tamaki en cualquier momento. Por suerte todos habían sido bastante colaboradores para hacer salir a flote aquel engaño.

-No es que me considere un tipo gracioso… pero tampoco creo ser un anciano gruñón –reflexionó sobre las últimas palabras de su interlocutor-. Así que creo que en ese aspecto puedo llegar a ser aceptable. Aunque no lo parezca también se pasar algunos momentos entretenidos… Supongo que puedo contar alguna historia, llegar a hacer alguna broma si de da la situación… incluso tocar un poco si no queda otra…

-Pero no termino de entender lo de “ver las cosas de una manera un poco diferente”. ¿Se refiere a tener una mentalidad abierta? –llegado s a este punto le parecía mejor ser sincero y preguntar directamente, que intentar guardar las apariencias y fallar en sus apreciaciones más tarde.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 27, 2012 11:28 am

"Oh si, pero no es nada, es sólo uno de los que poseo en esta ciudad, y ni tan siquiera es el más grande, pero estaba en el mejor distrito para tener algo así, así que decidí usarlo."

Dijo sin darle demasiada importancia, algo que denotaba que si, que tenía que tener muuucho más para tratar aquel lugar casi como "una segunda y pequeña residencia"...

"¡Claro que les encantan! ¿ A quién no? Mira esa carita..."

Dijo Tamaki del conejo mientras lo observaba muy fijamente con una enorme sonrisa que podría ser tachada hasta de bobalicona por lo simple y abierta que era.

"Ah! jajaja no, bueno, quizás, pero no me refería a ese tipo de intuitivo jeje, que lo será en el futuro pues trabaja en política, pero me refería que es una de esas personas que parecen tener una comprensión más allá de lo convencional del tema místico y espiritual...

Dicen que se la puede ver de vez en cuando hablando con animales como si los entendiera. Bueno, podría ser simplemente una de esas fachadas kitsunes en donde uno nunca sabe cuando es verdad o no, pero yo creo que es cierto, siempre lleva ese gato consigo y parece que se entienden bien, no sería lo más raro que he oído en la ciudad sin duda, el entender a un gato juju."


Te explicó este.

"Hay dos tipos de personas graciosas Shin-kun, las que saben chistes y hacer gracias a posta y las que son graciosas.

Yuu es del tipo primero, y tu eres del segundo, tu forma de actuar, moverte, expresarte, no es que sea un chiste! Nooo, es sólo que tienes un punto entrañable que hace sonreir a los demás.

Y eso es por tus vivencias y por cómo te han moldeado, así que si, supongo que parte del truco está en tener la mente abierta y aprender de todo.

Kyoya dice que yo también soy del segundo tipo, no sé por qué...."


Dijo este pensativo, pero la verdad es que tu lo veías claro, hablaba de una manera tan resuelta y de cosas a veces tan alocadas que era imposible al menos no reirte mentalmente pensando en qué se le estaría pasando por la cabeza a Tamaki.

"Hacer reir o hacer sentir cómoda a una mujer es una parte muy importante del cortejo peeeeeero NUNCA debes olvidar una cosa, no eres su payaso particular, ni tan siquiera su mejor amigo, para cortejar a una mujer siempre tenemos que mantener un cierto alo de misterio o al menos lejanía, sino... pasamos de ser plausibles objetivos a amigos íntimos... jeje"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Jue Nov 29, 2012 9:54 am

A partir de ese momento llamar a Tamaki príncipe no sería muy difícil ni descabellado, al menos no ahora que el ronin sabía que las riquezas del Otomo eran más que suficientes… Porque si aquel palacio era solo uno “secundario” por así decirlo, no podía ni imaginarse como sería la residencia que considerase principal.

-Sin duda... está bien situado… -dijo con aire un poco ausente, intentando visualizar una versión más grande y mejorada de aquel sitio.

Lo que era difícil de comprender realmente es como, un Otomo con tantas riquezas como aquel joven, había acabado siendo tal como era. Porque sin duda estaba lejos del estereotipo de Otomo, y no era un niño rico repelente… quizás estuviera un poco consentido… pero en general era un buen tipo. ¡Tan solo había que ver como sonreía por un conejito!

-Así que… místico. Supongo que entender a los animales debe ser un tanto curioso y, sin duda, algo fuera de lo común –comentó, aunque no es que Shinkyu estuviera muy metido en temas sobrenaturales. Pero debía reconocer que ciertamente era un aspecto que despertaba curiosidad-. Pero yo tampoco lo tacharía de mentira. Aún hay muchas cosas que escapan de mi entendimiento y no tienen por qué ser falsas… pero sí que despiertan mi curiosidad. Pero, para mí, enteneder a un gato si que resulta bastante sorprendente.



-Supongo que estar en el mismo grupo que usted no puede ser tan malo, ¿no, Tamaki-sama? –dijo, tras un suspiro, esbozando una sonrisa.- Así que debo de tener algo de madera innata para todo esto del cortejo, la corte y las relaciones sociales.

Probablemente dichas por otra persona las palabras del Otomo hubieran sonado a insulto, pero viniendo de él sabía que no había mala intención y que, simplemente, era su manera de ser y expresarse. Y, a pesar de que el joven ronin no veía dónde estaba su propia gracia, veía el por qué Kyoya metía a Tamaki en el segundo grupo. Quizás ese era el defecto del segundo grupo… que eran incapaces de ver el por qué formaban parte de ese grupo de personas.

-Así que hacerlas reír, pero sin pasar a ser un bufón; y ser cercanos, pero sin pasar la línea que nos convierta en un simple amigo… -recapituló en voz alta la idea que él sacaba de las palabras del joven príncipe.- Aunque no veo la parte que falla en pasar a ser amigo intimo… aunque sé que no es la finalidad del cortejo, me parece una buena posición.

Seguramente Tamaki no lo vería igual, pero como él no estaba pensando realmente en conseguir ser un objetivo para nadie, no conseguía adaptarse a la mentalidad de aquellas enseñanzas.
Todo viaje comienza dando un paso.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6899
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 29, 2012 11:10 am

"Si, es un distrito tranquilo, silencioso, nada cotilla, en el exterior que permite el flujo de todo tipo de personas... Mucho mejor que uno que tengo en los Interiores, ni que decir de alguno en la Ciudad Prohibida... No, ahí es inviable con tanto formalismo."

Te dijo pensativo mientras recordaba ciertos detalles mentalmente y ya de paso enumeraba alguna de las posibilidades que tenía...
Habías oído de personas ricas, pero te daba la sensación que además de la opulencia sin duda lo de Tamaki iba unido a algo más...

"¿A que si?! Yo no entiendo nada de cosas espirituales, aunque Hani si, obvio, el es shugenja, pero si que soy muy creyente, además del culto a los Grandes Kamis y Ancestros mi madre me inició en el culto de Fortunas menores, y soy un gran devoto de Benten ¡creo que ya se nota! jaja de hecho aquí en el Palacio tenemos capilla, la mandé a construir cuando decidí que quería este palacio para el club."

Te contó este.

"Tienes madera de samurai verdadero, tu cree lo que te digo, que yo tengo buen ojo para las personas, y un verdadero samurai es capaz de moverse en la corte y el campo de batalla, tu ya tienes lo segundo, ahora vamos a enseñarte lo primero."

Reconoció este sin ningún tipo de problema.

"Claro que no hay nada malo en ser un amigo íntimo! El problema es que eso no es parte de las lecciones de cortejo...

Te lo explicaré de otra manera, tomate estas lecciones como las enseñanzas necesarias para cuando aparezca LA mujer de tu vida sepas como conseguirla y no se te escape entre los dedos.

No pienses en posición, no pienses en poder... el amor es diferente a todo ello, dan igual las clases sociales, de lo que hablamos es de conseguir su corazón, y eso, amigo mío, no hay oro del mundo que lo compre.

Pero si sólo sabes llegar a ser su amigo, me temo, amigo mío, que sufrirás lo innombrable...

Y eso es lo que queremos evitar, ser amigos de cuántas queramos y conseguir el amor de la que elijamos... ¿Lo entiendes?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 262
Registrado: Sab Nov 22, 2008 9:59 am

Mensaje por Shinkyu » Vie Nov 30, 2012 10:51 am

Cuanto más más hablaba Tamaki sobre sus residencias, más claro tenía Shin que aquel no era ni de lejos un joven normal, y empezaba a temer que estuviera tratando con algo más que un samurai adinerado… Solo esperaba no acabar enterándose de que era el hijo del Daimyo Otomo o algo parecido. Sería demasiado extraño, incluso más de lo que ya le resultaba poder tratar de esa manera con un Otomo.

-Veo que tenéis unas cuantas residencias donde elegir… -comentó, forzando una leve sonrisa. Tal cantidad de riqueza resultaba un tanto intimidante para alguien como él.


-Si os soy sincero, Tamaki-sama, por mi parte no es que sea muy devoto –confesó el chico un poco azorado-. Aunque soy creyente, confieso que nunca he dedicado mucho tiempo a rendir culto.

En cuanto e Benten lo mejor sería no pronunciarse… porque realmente podría decirse que no había sido de las fortunas que más atención habían recibido por su parte. En cambio Tamaki le había construido incluso una capilla. Eso sin duda era devoción… claro que, dedicándose a lo que se dedicaba era bastante normal que fuese su fortuna predilecta.

-Así que en ese aspecto estamos a niveles completamente diferentes, Tamaki-sama. ¡Incluso tenéis vuestra propia capilla!


-¿La mujer de mi vida? –preguntó, ya que con sus palabras Tamaki lo había dejado un poco fuera de lugar. Él no era de los que se había planteado ese tipo de cosas, siempre había pensado que era algo que si debía pasar, ya pasaría… y no pudo evitar reír un poco nerviosamente.- Jaja… La verdad es que nunca he pensado realmente en eso, ni siquiera en como creo que sería la mujer ideal para mi. Quizás aun necesito madurar un poco más. ¿No creéis?

A pesar de que había aceptado pasar por aquellas lecciones de cortejo y corte, no se veía a si mismo cortejando a ninguna dama. A pesar de lo que el príncipe del Kin No Bu decía, el joven ronin sí que veía una gran barrera en las clases sociales, el estatus y el poder.

-Pero, aunque encontrase a la mujer de mi vida… no creo que sea fácil superar todas las barreras sociales. Aunque consiguiera su corazón… no creo que su familia lo aceptase. ¿No le causaría eso sufrimiento a ella? Verse en una situación en la que su corazón se divide entre la persona amada, y la familia y el deber como samurai.

-Entiendo que vuestras intenciones son buenas, y que queréis darme coraje… y yo aprenderé todo lo que tengáis que enseñarme. Pero aun así no creo que conseguir el amor de esa mujer deba ir por encima de todo… Incluso aunque eso me dejase como solo como un amigo, preferiría verla feliz a hacerla sufrir por un deseo egoísta por mi parte… Soy consciente de que ahora mismo no puedo ofrecer gran cosa.

Quizás aquello no sonase del gusto de Tamaki, pero el chico era realista y estaba más que dispuesto a sacrificarse por las personas que quería… aunque eso supusiera pasar malos momentos.
Todo viaje comienza dando un paso.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado