Día 4º.- Tarde.- Seminario de Esgrima

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 12, 2011 9:38 am

"Ojalá pudiera responderte a esa pregunta, pero me temo que los biógrafos son unos morbosos que les gusta investigar sólo en vidas trágicas, no creo que la parte más feliz de su vida les atrajera demasiado..."

Meditó Nozomi en voz alta.

"No creo ni que nazca ni que se haga, creo que es una mezcla, tenemos propensión desde nacimiento, por nuestra alma, karma y todo eso, pero las vivencias nos moldean."

Opinó Nozomi.


(...)

"Tenemos más de dos ojos, ese es nuestro secreto."

Dijo Tsumeo mientras sonreía y veías aparecer tras el a Kuroneko de la nada, entre los presentes.

"Pero yo tengo un gato."

Anotó mientras la miraba de reojo.

"Un fanático de una disciplina puede olvidar lecciones, pero alguien que sigue literalmente el camino de la espada nunca olvida lo que es... por eso tienes que tener cuidado...

Hajime-san admira a la espada... quiere ser como esta... su simple y llano significado...

Una espalda sirve para matar a sus enemigos y sirve directamente al amo que la empuña...

Una filosofía interesante como peligrosa..."


Dijo Tsumeo mirando hacia los combates pareciendo como si hablara de algo más liviano. Te hizo la seña que te pusieras a su lado y los contemplases también y prosiguió hablando:

"La verdad es que el seminario podría irme mejor... quería haber practicado más, pero un líder nunca descansa, y hasta en este evento he estado haciendo movimientos, ya me entiende... he entablado unión con gente de la Embajada Dragón y con el famoso duo extraño de Mirumoto Harada y Kakita Haname, y he estado observando a los Escorpiones... parece que se están moviendo rápido, los veo también trabajando no sólo en los combates sino en la política... no me extraña...

Y bueno, Notatsu-sensei me ha pedido que mañana esté en el grupo que practicará con el Emperador, pero claro de ese honor "no me libraba" porque sino era el sensei tengo un amigo allí arriba que quiere verme por negocios, como los que llevamos, y esto le viene muy bien, me hubieran invitado de todas formas...

Pero no soy el único ¿verdad? Creo que Kirako-san le dijo que vuestro nombre era muy oportuno al sensei..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Dic 13, 2011 10:29 am

out: realmente seguiría hablando con Nozomi rato y rato pero mejor se queda ya ahí y pasamos a otros asuntos ;-) Me encanta ese pnj :roll: :roll:
IN

-Oh, Kuroneko-san, como ya os dije, siempre es un placer veros aparecer y desaparecer -cabeceo con una leve inclinación, porque no son necesarias tantas formalidades habiéndonos visto hace tan poco, pero si me permito añadir una media sonrisa. Aunque ésta esconde algo más que simple satisfacción por verla; realmente comienzo a apreciar a los Daidoji en toda su esencia.
-Una espada sirve para matar, así es. Pero por si sola no es más que un adorno de pared, depende de la mano que la empuñe no sólo su habilidad sino su justicia. La filosofía es fundamental, sin ella no es más que un trozo de metal afilado que poco o nada se diferencia del hierro de un bandido cualquiera.

Precisamente los duelistas hemos tenido a lo largo de nuestra historia una cierta tendencia a olvidar esto, y hemos caido en absurdos como el de buscar la muerte en duelo como fin en si mismo... e incluso cosas peores. Por eso en la academia nuestros senseis nos recuerdan constantemente la importancia de todo eso.


Así que es posible que Hajime acudiera a los Kakita para aprender a desenvainar rápidamente su katana en un arco que le permitiera golpear al enemigo antes de que éste hiciera lo propio, pero no parece que en todo caso su filosofía calara en él. Aparentemente al menos.

-Interesante... He escuchado muchas cosas sobre Kakita Haname-san, pero la que más me intriga es quien la ha hecho llamar de vuelta al clan en este momento exacto... ¿Su daimio y mío, el actual campeón del clan? Contar con su apoyo, aunque sea implícito de esa forma, a nuestra causa supondría una baza valiosa... No en van, él es el clan ahora.

Pero en fin, es curioso que siguiendo otro camino yo también he tenido la oportunidad de encontrarme con algún que otro dragón interesante... Togashi Otsu-sensei, consejera de quien ocupa actualmente las funciones de embajadora del clan de los misterios, y su pupilo, candidato al trono Mirumoto, facción del agua... aunque reconozco que no acabo de entender demasiado de ese supuesto conflicto.


Estoy pensando en aquello mismo, no puedo evitar cierta distracción en cuanto recuerdo el tema de Otsumoko, cuando levanto una ceja instintivamente, algo dicho que ha sonado distinto a como lo había hecho en anteriores ocasiones -¿Practicar con el Emperador...? Bueno, Kirako-san me ha comentado que me encontraba en buena posición para continuar en el seminario cuando éste se traslade allá arriba, a ese delicioso trocito de Tengoku enjaulado que honra esta ciudad... Pero claro, una cosa es la presencia del Hantei y otra distinta su participación...

En fin, Kirako-sensei me tiene en demasiada buena estima, sea cual sea el caso
-añado sonriendo, despejando mi mente de otro tipo de pensamientos -La verdad, no se cual puede ser el motivo -afilo la sonrisa convirtiéndola en algo más sarcástica, pero con cierto sentido del humor, como siempre.
-Me alegra escuchar que a Notatsu-sensei también le soy grato... He tenido la suerte de poder debatir con él unas palabras esta tarde misma, no mucho antes del comienzo de este evento. Un samurai ejemplar, sin ninguna duda.
Tanto... que quizás demasiado para ciertas particularidades de la vida
-lo que obviamente era una referencia a lo que sucedió anoche -Pero así es el karma. Claro que también el karma creó a los Daidoji -no puedo evitar reir, como si hubiese dicho algo gracioso en una charla distendida entre bushis antes de su siguiente combate, pero de soslayo miré la figura de Nozomi, que ya alternaba con otros individuos.

OUT
Por cierto no me acuerdo si hablé con Nozomi de Notatsu... :^^u:
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Dic 14, 2011 9:35 am

OUT
te entiendo, yo también adoro a Nozomi XD pero bueno, ya habrá más tiempo XD
IN


Kuroneko, tras su señor, te hizo un leve cabeceo, pero al levantar la cabeza, tapando su rostro con su cabello creíste ver una sonrisa perfilado en su impávido rostro. Una ilusión tan grande como sus idas y venidas. Sin duda estos Daidojis tenían unas personalidades muy interesantes.

"Es eso mismo, Koji-san, lo que hace peligroso a tipos como él.... porque hay quien quiere ser la mano que juega con las fichas, y otros que ven su misión como una de estas, simple y llanamente... Y no hay nada más peligroso en este mundo a alguien que reconoce y asimila su función en esta vida..."

Te replicó Tsumeo mientras veía a varios pelear, con sus brazos cruzados sobre su pecho.

"¿Quién la llamo? Eso es fácil... oficialmente su Daymio, extraoficialmente yo. dijo sin ningún reparo aunque ella no lo ha sabido hasta hace un momento... sabía de su unión con los imperialistas por su casi familiar Mirumoto, y se me antojó una baza formidable para el caso en el que las espadas deban ser desenvainadas, aunque, la verdad, creo que ella es un elemento disuasorio mejor incluso, y mira que su habilidad es sonadísima..."


En aquella ocasión Tsumeo miró hacia un lado del tatami y allí estaba Haname. Un segundo frente a un adversario y al siguiente, tan rápido que era imposible, al otro lado de este, con el golpe dado en su contrincante.

"Oh... habéis conocido a uno de los Tormentos y a la Maestra de los Nueve Cielos, es una mujer muy querida por los míos, durante un tiempo visitaba mucho a padre... es una mujer peculiar, la recuerdo igual desde que era pequeño, me pregunto qué edad tendrá realmente..."

Meditó Tsumeo en voz alta.

"Oh si... yo diría que sí que sé que le hacéis a las damas, Koji-san, pero dejemoslo en el encanto rudo de un bushi más sarcástico y menos adorador de las flores ju Ey! eso casi te convierte en Daidoji, nosotros tenemos ese carisma de natural."

Bromeó Tsumeo con el caso de Kirako.

"Si os pide que estéis conmigo, si es que ya no lo ha hecho, aceptar sin duda, tratar con el Emperador no sólo os va a ayudar a vos mismo y vuestra carrera, sino que nos viene bien... como grupo, ya sabéis."

"Nos creo y nos da razón de vida, es que somos un poco metomentodos y un poco marrulleros, por eso ya le he dicho a Notatsu-sensei que cuenta conmigo y con mis chicos para ese desaguisado, si se creen que no sabemos cuidar de los nuestros, es que nunca han tenido problemas con los Daidoji."

Sonrió este de medio lado.

"Por cierto... ya he tenido la primera cita no cita con Jubei, como esperábamos se están moviendo... y ellos saben muy bien a quién quieren salvar de los suyos y de los míos... hemos empezado las negociaciones..."

Habló con tono normal, para que no pareciera que comentaba nada más importante, pero con un tono levemente más suave.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Dic 14, 2011 8:44 pm

En seguida me doy cuenta de que he topado con el argumento que seguramente más me costaría hacer entender a Tsumeo y compañía. El problema no es que Hajime sea una espada, que lo será, es que dice ser una katana y en realidad es una retorcida daga quebrada de apuñalar invitados a la ceremonia del té.
Al final, supongo que si te vas al jigoku con un agujero entre las costillas, magro consuelo será que la ofensa haya sido producto de esta o aquella hoja, pero mientras sigas vivo hay diferencias.
Al menos para mi, claro. Que la relación entre los Kakita y el acero siempre ha sido muy particular.

-Es una ventaja indudable contar con la fama de Haname-san, pero dudo que Su Excelencia nuestra amadísima Ama Emperatriz permitiera que acabásemos resolviendo entre asunto con demasiado ruido de sables. Después de todo, ha consolidado su influencia y ahora es lógico que le interese un derribo controlado, aunque agotador. Una mente cansada es más sumisa, pero si se enrabieta todo se complica... Hum, lo cierto es que esta máxima es propia de la cría y adiestramiento de perros de caza, pero supongo que precisamente por eso desde el punto de vista del trono encaja bastante bien.

Al final no evito una media sonrisa bastante cargada de sarcasmo, pero no veo demasiada diferencia entre como trataba a sus animales el maestro de las perreras de Kyuden Kakita y el estilo político de Hantei Yukirohime. Lo que para mi habla maravillas de su inteligencia, dicho sea también.

-En todo caso, aunque sea sólo oficialmente, es evidente que el apellido de Kakita Haname-san también nos es muy útil, así que no puedo más que felicitaros por vuestro movimiento, Tsumeo-sama. Quien tenga que sacar sus propias conclusiones sobre su presencia aquí no siempre tendrá el recurso de preguntaros al respecto, mi señor Daidoji.

La conversación, muy cargada de significado pese a lo breve, gira ahora completamente para centrarse en Otsumoko. Otra mujer extraordinaria que destaca entre todos sus semejantes, que duda cabe, pero de otro modo muy distinto.
-Al menos cien -contesto, sin rastro evidente de sorna esta vez. Eso como mínimo para que hubiera podido conocer a Kotome en su madurez, y quien sabe cuantos más a partir de ahí. Pero no creo que el Daidoji sepa si lo estoy diciendo en serio o de una forma taimadamente sarcástica.
Reconozco que hablar de forma críptica sobre cosas que tú sabes y los demás no empieza a tener su gracia. Quizás me esté acercando a la iluminación después de todo.
-También visitaba con frecuencia a Higshikawa-sama y su familia, conoce a sus hijas desde pequeñas... Es una mujer sabia que filosóficamente está de nuestro lado. El problema es que es tan sabia que todo esto se le queda pequeño, desde un punto de vista moral al menos. Efectos secundarios de la cercanía a la iluminación -y seguramente cerca no por estar acercándose, sino por haberla superado ya.

-¿De verdad? Creo que vuestros ojos Daidoji sobre mi me definirían como un "tonto con suerte"... así que si realmente sabéis lo que hago bien, decídmelo, os lo ruego -contesto enarcando una ceja primero para marcar una media sonrisa al final -Oh, yo no diría eso, mi señor... aprecio tanto las flores como cualquier asno al comerlas. Bueno, ni siquiera el poeta más versado sería capaz de competir con eso, pero ya me entendéis.

Hum... tal vez si que tenga algo de espíritu Daidoji, es un honor que no niego. Aunque creo que para serlo de pleno derecho tendría que tener mucho más desarrollado el "lado Hida" de mi cerebro
-o de donde quiera que esté el órgano que rige a esos cangrejos -Claro que por esa regla de tres podría ser cualquier cosa añadiendo lo que falta... hasta Kitsune -digo encogiéndome de hombros con una sonrisa cómplice, como si fuera lo más improbable que se ma ha podido ocurrir decir.

-Si, supongo que no hay forma ni razón para negarse a un honor semejante... Pero es que siempre he pensado que en las alturas el sarcasmo no es tan celebrado como en otros círculos, y detesto morderme la lengua -sonrío, ya que la coletilla es evidente aunque no la diga, ni falta que hace.

-El señor de las mentiras... Lo que me hace gracia de todo esto es que muy probablemente su primer nombre de la lista y el nuestro coincidan, después de todo
-contesto con el mismo tono, girando un poco la cabeza fingiendo seguir el combate pero ofreciendo así el movimiento de mi boca hacia una zona algo menos transitada -Pero eso no soluciona el conflicto. Al menos no el global, el que trata sobre quien prevalece, quien decide sobre ella.
Al menos desde mi punto de visión, claro...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Dic 15, 2011 11:33 am

"Es un derribo controlado, es cierto... pero hay algunos que no cederán o que les costará ceder y entender los puestos que han conquistado... sobretodo más arriba de lo que a nosotros nos puede parecer que nos incumbe... aún así, prestar los servicios de "uno de los nuestros" para esas "voladuras" especiales sigue siendo beneficioso para nosotros."

Opinó Tsumeo mientras asentía a tus palabras.

"Bueno... dijo sonriendo mientras se daba un golpecido en la nariz como indicando el olfato si algo aprendí en tierras Cangrejos es a que los peores movimientos y más cruentos son los que están bien encubiertos... y no siempre vamos a estar del lado que se defiende ¿verdad?"

Sin duda había que tener olfato para la corte para esto también.

"¿Cien? Yo le echaba trescientos al menos jusonrió con sarcasmoSiempre me dijo que le gustaban las tierras Grullas, una vez me dijo que eso era porque su anterior reencarnación fue una artista Grulla, de ahí a que según ella le fuera especial tatuar, porque era pintar, que es lo que se supone que hacía en su anterior vida...

Así que... supongo que es cierto... quizás su visión del mundo, dela vida y del karma sea lo más acercado que un humano jamás tendrá cercano al de los dioses...

¿Qué es entonces la política sino una hoja que es llevada corriente abajo por el riachuelo?

Me acuerdo que cuando cumplí me gempukku Otsu-sensei nos visitó y antes de marchar a tierras Cangrejos me dijo algo muy en consonancia con esa filosofía... me dijo...

"No te olvides de mirar las nubes en tu camino"...

Las nubes... parecen siempre iguales pero son siempre distintas... suponemos que siempre están ahí y siempre lo estarán... y por eso hay días que ni nos molestamos de mirar al cielo...

Que consejo más sabio... muchas veces en la Muralla miraba al cielo para ver las nubes, porque sin duda es el símbolo de lo cotidiano y del cambio...

Así que... aunque creo que esa visión del todo que tiene pueda acercarla a la divinidad más que a lo humano... creo que ella siempre será cercana, porque para ella nosotros somos nubes... y ella siempre mira a las nubes..."


Lo cual te recordó que como aquel mismo día, ella las había estado observando. Se podía ser un monje contemplativo y se podía vivir en aquel mundo, pasaran los años que pasaran...

"¿Tonto con suerte? rio Tsumeoes un buen cumplido, después de todo los tontos son los que viven más, es un buen amuleto de logevidad al menos juju

Bueno... la verdad es que podría estar de acuerdo con vos en eso de que las alturas no aprecian los sarcasmos, pero con eso que la Dama Kotoko viva y sea una de las tutoras del Emperador... creo que en esta generación no podemos decir eso."


"Todos queremos salvarla, paradójicamente, lo cuál me hace pensar juju qué tendrá sin duda juju

Aunque hablando un poco más en serio... mi olfato Daidoji me hace realmente preguntarme por el fondo del asunto... saber su por qué puede ser importante en el futuro... quien sabe..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Dic 16, 2011 5:24 pm

-Una artista grulla... Si, desde luego eso encaja en su especial sensibilidad hacia nuestra forma de entender la situación. Pero el símil de las nubes ni está falto de "riesgos" desde nuestro punto de vista.
Veréis, cuando alguien observa las nubes tiene claras dos cosas que a los demás les pasan desapercibidas; la primera es que no tienen principio ni final, y que el choque de una o varias de ellas contra una corriente de viento que las desgarra y zarandea, para desintegrarlas primero y volver a darles una forma distinta después, supone una visión tan hermosa como la de su paso tranquilo.
Lo segundo es que la importancia individual de cada nube es ínfima. Su existencia es efímera por su propia naturaleza, se forman, se mezclan, cambian y al final pasan de largo o empieza a llover. Es inexorable. Es el conjunto, "el cielo nublado", lo que permanece siempre. Así que todo se relativiza cuado se observa una en concreto.

¿Qué significa esto para nosotros? Teniendo en cuenta que somos las nubes... mucho. Desde un punto de vista universal mi existencia es insignificante, y así puede relativizarse todo lo que sucede a los mortales, como el giro enésimo de una rueda del karma que es de molino en realidad. Pero para mi, esta vida es lo único importante ahora. La diferencia es radical en realidad.


Quizás para Tsumeo no resulte tan obvio, pero yo lo he podido comprobar de primera mano. A los ojos de Otsumoko, alguien muere para dar lugar a Koji... ¿así que murió realmente? No como lo entendemos los mortales. Entonces ¿qué más da en el fondo como acabe Koji, si renacerá de nuevo de una forma o de otra?
Obviamente algo le importa a la Togashi, si, pero no lo mismo que a mi, ni de lejos.

-Hay nubes gozoku, las hay escorpión, otomo... y todas pasan, y todas vuelven de nuevo. No quiero decir que el consejo de Otsu-sensei no tenga valor, todo lo contrario, pero hay que entenderlo desde el contexto de su punto de vista. Malinterpretarlo es fácil, me temo, y muy peligroso.

Ése es el peligro de la vida contemplativa, tal y como yo lo entiendo. Mientras miras las nubes el mundo a tu alrededor cambia, pero siempre hay nubes, así que todo permanece igual. Y terminas por no apreciar esas pequeñas diferencias que personalizan cada nube, y dramatizan las respectivas historias de sus efímeros e insignificantes pasos por el firmamento.

-Es un cumplido de Nozomi-chan -contesto ahora a un tema mucho más terrenal, en el que lógicamente puedo moverme mucho más cómodo -Aunque creo que en el fondo rabiaba porque la acababa de derrotar a espada de forma... hum, ¿como habéis dicho antes? Marrullera, si eso es.
No se porqué la mayoría suele considerar que los duelistas siempre juegan limpio, ju, ju... Debe de ser porque nos colocamos deliberadamente al alcance de la espada de nuestro rival, pero eso no implica que le concedamos el cincuenta por ciento de las opciones de victoria, ni mucho menos
-sonrío de forma evidentemente sarcástica. Total, si no puedes reirte de ti mismo no tienes demasiado sentido del humor.

-Bueno, ese argumento es irrefutable, Tsumeo-sama... Dama Kotoko-san. Pero es una verdad a medias, la otra mitad es Hida Kuroneko-san; sin ella la primera no estaría aún viva, probablemente, y sin la Kakita la cangrejo quizás habría acabado igualmente mal hace tiempo, aunque por otros motivos.
Pero obviamente llevan el sarcasmo allá donde van, y al menos a Su Excelencia lo aprecia, lo que ya es suficiente mérito para toda la Ciudad Prohibida...
¿Sabéis una cosa, mi señor Daidoji? Yo siempre he pensado que es el sentido del humor lo que nos diferencia de las bestias irracionales, pues resulta mucho más definitoria del ser humano que la capacidad de amar o de razonar.

Quien sabe porqué pasan ciertas cosas... pero coincido en que es obvio que Jubei-sama tiene un interés particular en ella. ¿Su naturaleza? Es difícil aventurarlo; si sólo fuera un secreto que ella sabe es más probable que la quisiera muerta... pero la quiere viva. Si se tratara de algo que sólo él sabe la querría eternamente como embajadora grulla, pero cualquiera puede darse cuanta a estas alturas que ésa no es una opción.
Tal vez el roce haya hecho el cariño... Es sorprendente la capacidad de lealtad personal que un yojimbo es capaz de desarrollar prácticamente de un día para otro, lo digo por experiencia. Pero siempre hay más bajo la superficie... y el azar, karma, o como quiera llamarlo, a veces "conspira" para que dos personas que por convencionalismo debieran enfrentarse acaben por... desarrollar estrechos lazos. Un gesto adecuado en el momento adecuado y todo se desata sin motivo racional, o tal vez estuviera ahí desde antes incluso de nacer, como una semilla enterrada...

El denominador común es que cuando alguien ajeno intenta analizarlo desde fuera, casi nunca llega a entenderlo.

Hum, espero no estar hablando de una forma demasiado abstracta... Nozomi-chan dice que empiezo a parecer un dragón, ju... Lo que quiero decir es ¿reconocéis a lo que me estoy refieriendo, Tsumeo-sama?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 19, 2011 9:09 am

"¿Y no son acaso esas dos lecciones sobre las nubes unas lecciones sobre el karma a la vez? Dónde empieza tu vida y dónde terminó la anterior... o dónde empezará la siguiente...

¿Somos pequeños o enormes? Después de todo... ¿No llenamos con el cielo entero nuestra existencia? Yo no creo que sea tan negativo ser nubes... aunque quizás es porque los Daidoji no pecamos de tanto individualismo como los Kakita..."


Los cuales incluso habían hecho del arte de su espada un arte individual. Meditó en voz alta Tsumeo.

"Oh! Y bien fácil que es malinterpretar sus consejos, amigo mío, tanto que yo opté hace mucho por escucharlos y guardarlos en mi memoria, más que tratar de desenmarañarlos ver cómo se hacen realidad esas palabras ante mis ojos. Es por economía mental, sobretodo, ya traté de entenderlos en el pasado y sólo me quedaba noches sin dormir ju...
Pero creo que no hay que olvidarse de ellos..."


Te confesó el Daidoji con media sonrisa. Sin duda quien no resuelve un koan no se lleva la vida pensando en él, una solución muy... Daidoji...

"Nah, creo que ha perdido por algo todavía más reprochable para ella misma, porque se ha fiado de "vos" en persona, no de otra persona, pues os aseguro que esa mujer se fia de poca gente, y claro, eso la ha hecho sobrevivir hasta ahora, todo sea dicho de paso...

Por lo cual, vuestra victoria y su derrota tienen un nuevo significado... aunque no sé si el vuestro para peor."


Dijo Tsumeo refiriéndose a que si ella confiaba en ti y tu no jugabas limpio...

"Ahí tengo que daros la razón, Kotoko-san se las habría ingeniado para sobrevivir sin Kuronuma-san por un tiempo, pero no por ejemplo después de la primera vez que dejó en ridículo a Otomo Nishi, por ejemplo, sin duda el karma, la suerte, el destino o la Ama supo muy bien poner a esas dos piezas del tablero juntas para que ellas solas crearan esa unión.

Y por como lo habéis dicho sin duda parece que ya las habéis conocido ¿verdad? Encantadoras... no puedo decir más que eso, cuando vengo a la ciudad me dan ganas de estar en la Ciudad Prohibida todo el tiempo por ellas...

Por eso entiendo el cariño que les tiene el Emperador y el buen gusto de la Ama. Lo veis, una vez más el sentido del humor, como decís entra en juego, pues yo soy de los que piensa que la Ama demuestra muchas cosas con una mujer así a su lado.

Si... eso es lo que voy a investigar, eso mismo, el motivo de esa lealtad, porque, si son cosas de "anti-imperialistas" me quedaría hasta más tranquilo, lo que no quiero es que se guarden una carta oculta bajo la manga y que luego esta sea definitoria... Por ello voy a necesitar algo de tiempo... y voy a tener que inmiscuirme hasta lo más profundo del escorpión... aunque aún no tengo muy claro cómo...

Y es por eso que también debemos hacerlo por el lado que nos toca, Koji-san... así que aquí viene una petición a la que espero que podáis ayudarme... No creo que las batallas se ganen con sólo un plan y sólo un frente de acción... ni tan siquiera creo que un mismo punto no deba abordarse por varios puntos... Así que me gustaría que me ayudárais en eso... Quiero que poco a poco, varias personas se vayan acercando a Aki-san, la "otra versión" de ese interés nos interesa, y mucho... Kamoko-san lo hará de manera natural, pero vista vuestra capacidad para entablar amistad con todo tipo de personas... me gustaría que trabajárais en ese flanco también... Mientras antes entendamos si hay o no algo oculto en ese interés de Yojimbo, antes nos quedaremos tranquilos si no es "nada" o nos podremos preparar si lo es..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Dic 20, 2011 12:42 am

-La lección es poderosa si, pero hay que tener cuidado con la teoría de la relatividad kármica que transmiten las nubes, porque aplicada sin medida todo se difumina. Por ejemplo, en este caso concreto... desde un punto de vista global, ¿qué es este nuevo "grupo de poder" -gozoku, dicho de una forma más deliberadamente ambigua -sino un cúmulo de nubes pasajero que no ocupa en realidad más que una porción insignificante de tiempo y espacio en el firmamento y que inexorablemente terminará por disolverse, mientras nosotros nos limitamos a mirarlo cruzar los cielos?

Más o menos era eso lo que había querido decir antes, es evidente cuando Tsumeo habla de como afrontar los koans; me falta esa capacidad para razonar como un cangrejo cuando algo me distrae. Sin eso no puedo ser un Daidoji. Los Kakita nos obsesionamos con los pequeños detalles, somos perfeccionistas hasta el extremo.

-¿Peor para mi? -repito algo sorprendido por su conclusión sobre lo que pensará Nozomi. Teniendo en cuenta que él representa a la familia que la dejó de lado cuando no le convenía su existencia creo que no está en condiciones de hablar por ella con tanta ligereza, pero allá cada uno -Personalmente, lo dudo. Precisamente alguien que se fia de tan poca gente es a causa de tener un elevado concepto de la confianza, uno profundo de significado. En esas circunstancias, la confianza que puede ganarse o perderse durante un juego de bokkens y acertijos entre amigos es tan superficial que resulta despreciable para la suma que importa, la que desequilibra finalmente la balanza a favor o en contra. Eso es lo que creo yo.

Supongo que habéis sobrestimado la literalidad de mis palabras... tsk, lástima, es culpa mía. Pero en el fondo me dais la razón, mi señor Daidoji: en este mundo falta sentido del humor. Porque no me refiero sólo a reir de la burla de Kotoko-san a un intocable, sino a la capacidad de entrever el propio sarcasmo natural del universo.
Se que Nozomi-chan si lo ve, al menos tanto como yo. Sus experiencias se lo han mostrado así, pero ella poseía el don para admitirlo en lugar de reaccionar de otro modo menos... saludables. Creo que eso nos hace afines... y honestamente pienso que si quisiera estropear lo que significa eso tendría que esforzarme mucho más que con un burdo duelo de entrenamiento.


Desde luego estoy convencido de eso, de que mi amistad con Nozomi está muy por encima de poder ser arañada siquiera con un bokken de madera. Pero en el fondo me da la mismo lo que piense el Daidoji; todos los señores son educados para creer con el convencimiento de idiotas que lo saben todo respecto a sus súbditos, y por supuesto que es lo conveniente y que no ¿por qué iba a ser este distinto?
De hecho sólo la idea de pensar que era el resultado del duelo lo que tenía el valor que me había permitido el lujo de explicar resulta insultante. Era la apuesta lo que importaba, y ni en la mía ni en la de Nozomi hay vencedores ni derrotados. Pero eso no es asunto de este Tsumeo, y ahora menos.

-Estoy de acuerdo, encantadoras. Esta tarde he tenido la oportunidad de pasear por la Ciudad Prohibida y he tenido la suerte de conocerlas. Kotoko-san también os tiene en muy buena estima, me pidió que os saludara de su parte ya que se había enterado, como sólo una dama de compañía de Su Majestad puede hacer, de que habíamos compartido el desayuno de esta mañana... Me pidió que os dijera, literalmente "que ha llegado y que sabe que vos estáis en la ciudad"

Un saludo entre viejos conocidos, imagino
-añado de mi propia cosecha con una media sonrisa, aunque se bastante de sobra que se trata de un mensaje en código imperialista.

-¿Doji aki-sama? ¿Yo? Si pudiera pedir un deseo ahora mismo sería desplazarla del poder de la embajada grulla para entregárselo a Kamoko-sama, esta tarde mejor que esta noche y entonces mejor que mañana.
Bueno, no creo que el universo tienda tanto al caos como para concederme deseos de ese tipo, pero ya me entendéis. Lo que quiero decir es que dudo que nuestros caminos estén destinados a confluir en una potencial amistad...
-reflexiono más para mi que esperando algo que me interese de mi interlocutor. Nunca me he planteado caerle en gracia a Aki, y no estoy seguro de que sea algo que pueda controlar realmente.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 20, 2011 9:04 am

"Si, eso es cierto, sin embargo creo que estoy en lo cierto al pensar que en el caso concreto de Otsu-sensei, al igual que le gusta estudiar el tiempo por la metereología le gusta que las predicciones sean fiables, es decir que las nubes vengan cuando deban y el sol cuando así los astros lo señalaban... Quizás por eso se implica en las cosas "actuales"... de una u otra manera. Pues podría perfectamente apartarse como muchos de sus hermanos y estar en los alto de las montañas ize sumis..."

Tsumoe sonrió de lado y te dio un par de golpecitos en el hombro.

"Tranquilo, era una broma, me refería a que si Nozomi-san confía en pocas personas y vos decís que le ganasteis con trampas...

Además, está claro que eso demuestra más confianza aún, una por no saber que iba a ser engañada y otra por haberos ya perdona, sino supongo que estaríais ya muerto jeje"


Dijo con tono ligero.

Cuando Tsumeo escuchó las palabras que Kotoko te había mandando decirle quedó mirando a la nada un segundo y luego cabeceo despacio, pensativo.

"Entiendo....susurró, luego cambio radicalmente el tono y dijo más animado Sin duda esas dos mujeres llevan de cabeza, y no sólo por quebraderos a más de uno y de dos."

"Bueno, Koji-san... estamos trabajando en esa dirección con respecto a la Embajadora, pero antes de desplazarla debemos hacer análisis de posibles daños y tener cuidado con alguien tan compleja... por su parte Daidoji, creo que sabéis que no comparte la misma madre que vuestra señora, entiendo por qué está haciendo todo esto... es sólo que me preocupa del mismo modo esa parte daidoji que puede pensar que, al terminar el que piensa que es su trabajo, sólo encuentre una forma de acabar dignamente lo que empezó... Por eso quiero cerca de ella a distintas personas... para asegurarme que está bien... Además, no queremos darle un susto o un disgusta innecesario a Kamoko-san ¿verdad? Odio ver a las mujeres afligidas, así que tenemos que ser cautelosos...

Aunque nadie dijo que el trabajo que os encomiendo sea fácil..."
[/i]
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Dic 20, 2011 10:25 pm

-Es cierto, podría evadirse mucho más. Y no lo hace. Incluso estoy completamente seguro que realiza un enorme esfuerzo por lograr comunicarse con nosotros de una forma que podamos entender... porque a veces lo consigo, un poco al menos. Eso debe de suponer un trabajo ingente, y frustrante muchas veces, como tratar de explicarle a una nube lo que para nosotros es evidente.

Bueno, eso es porque "trampas" y "engañar" no es realmente el caso, mi señor. El duelo fue justo, solo que yo estaba mejor preparado para ganarlo; lo sabía y lo aproveché para obtener como "apuesta" entre amigos alguna concesión que normalmente su cabezonería me impediría alcanzar.
Claro que también podría decirse que simplemente yo estaba más motivado. Además ella no es inocente precisamente para este tipo de cuestiones, no es inexperta en absoluto; igualmente puede interpretarse que sabía, o intuía, lo que yo pretendía y si aceptó jugar fue porque desde el principio estaba dispuesta a transigir con mi... ehm... llamémosle capricho.

Pero no penséis en nada inapropiado. Al menos no físicamente inapropiado.

Sea como sea, estoy seguro de que en el fondo ambos estábamos dispuestos a aceptar la "apuesta" del otro, de hecho el resultado final es anecdótico, como no puede ser de otra manera en un duelo de práctica. Pero así planteado es... más divertido.

Creo que esto explica mejor porqué sigo vivo. Eso espero
-explico, como si me disculpara por haberlo relatado mal antes, pero en realidad no lo hago. Después de todo ha sido él quien lo ha malinterpretado de una manera un tanto mezquina, por cosecha propia. No debe haber tenido buenas experiencias previas con los Kakita... ju, típico de nosotros.

-Bueno, está claro que un trabajo como el suyo debe mantenerlas muy ocupadas. Una poniendo su cabeza en jaque y la otra evitando que la pierda... El caso es que Kotoko-san me dijo que no tendría mucho tiempo para bajar por la embajada tanto como querría, y no se qué de un rumor de amorío... Pero puede que yo si la vea de vez en cuando, al menos hasta que Otomo Noriko-sama se aburra de mis... alteraciones del arte establecido. Así que si queréis hacerle llegar algún pensamiento que requiera de cierta discreción, podéis confiar en mi -sonrío de medio lado, pero es porque no es una idea mía, ni mucho menos, sino de la propia Kotoko. Y desde luego no es un asunto romántico, aunque hay que reconocer que la Kakita tiene su desquiciante encanto.

-Si, se lo de su madre. La hermana de vuestro señor padre, si no me equivoco.

Entiendo vuestra motivación, y es una causa noble, desde mi punto de vista. Yo tampoco desearía que el asunto terminase sobre una alfombra de tela blanca. No sería justo y desde luego no sería útil para nuestros intereses, ya que oficialmente no tiene nada que reprocharse. Extraoficialmente...
-lo pienso un instante y al final me encojo de hombros por toda continuación, reconociendo que en el fondo a mi me importa un pimiento lo que piense cada uno extraoficialmente, así que mi opinión tampoco debe de tener demasiado valor.
-Kamoko-sama no merece algo así, ni su familia -concluyo, ya que es la única opinión que si me afecta, y con eso queda todo dicho.

-¿Se os ocurre alguna forma en la que pueda acercarme a ella como primer paso? No soy un cortesano, ni ganas tengo. Las veces que he caido en gracia a habitantes de esta ciudad ha sido sin proponérmelo previamente, sólo sucedió. Excepto con una persona... pero en ese caso el karma estaba de mi lado.
Supongo que en estos momentos serán muchos más los que traten de poner distancia que los que intenten acercarse a ella, dadas las nuevas circunstancias, pero eso no significa que de pronto vayamos a poder empezar a hablar de lo humano y lo divino sin más, después de todo ella sigue siendo la dama de hielo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Dic 23, 2011 9:07 am

"¿No os da curiosidad y a la vez reparo el pensamiento de que ojalá supiera lo que pasa por la cabeza de Otsu-sensei? es casi como si supieras que ese conocimiento merece la pena pero a la vez que tiene una carga tan dura que no estas seguro de querer pagar el precio..."

Dijo Tsumeo pensativo.

"Aaah.... motivación... os entiendo más de lo que pensáis... yo me muevo mucho por esta... soy casi como un perro juju Digo por lo del "premio" del final jaja"

Bromeó Tsumeo consigo mismo, no parecía un hombre que le costara hacerlo sin duda.

"Sabéis Koji-san... mientras más hablo con vos más me gustáis... no sé que nos deparará a todos el futuro... pero... quiero que tengáis algo en cuenta... Si en el futuro Kamoko-san es la nueva Embajadora y al terminar vuestra custodia no sabéis qué hacer o a dónde ir, en mi Guardia personal siempre tengo sitio para un hombre como vos."

Te sonrió.
Y luego rió del comentario de amorío.

"¿Pero no te especificó qué amorío? jaja es que veréis la mente de los cortesanos de la ciudad esta a veces tan poco ocupada qué... ¿Sabíais que se dice desde hace tiempo que somos amantes? Vaya, la gracia del asunto es que si lo fueramos yo debería estar al tanto ¡no os parece? juju Pero es que la gracia del asunto es que mientras sobrevive ese rumor hay otro que dice que las amantes son Kotoko-san y Kuronuma-san... La verdad es que no me importaría meterme por medio de ese romance, literalmente jajaja

Pero mira, ya que ambos estamos ocupado, sin duda, y como siempre, Ko-chan ha encontrado un buen método de mantenernos comunicados."


Tu.
Tsumoe te miró con una queda sonrisa en los labios y asintió a las palabras sobre Aki, pero más parecía porque sabía leerte entre lo que decías y no y parecía respetar mucho tu opinión y actos, y el cariño que le tenías a Kamoko. Asintió despacio y añadió en tono bajo:

"Un hombre nunca debe hacer llorar a una mujer, tenga la edad que tenga... siempre me decía mi padre."

Luego medió sobre aquella pregunta tan compleja y dijo:

"Hum.... cómo adentrarse en la coraza de hielo... Hay algo que tienes a tu favor, y ese eres tu mismo... pero hay dos cosas que deberías saber de Aki que quizás te ayuden...

Una, es que por muy fría que te mire y por mucho que trate de ocultarlo, adora a sus hermanas, sobretodo a Yukihiko, la cual hizo muchas veces de segunda madre de ella, pues Kamoko al ser más mayor la veía menos... A través de la mediana de las hermanas podrías llegarle...

Y la segunda... y esto es una especie de secreto que yo sé porque mi tía era igual... es una persona muy supersticiosa, aunque no lo parezca, y le da mucha importancia a las predicciones del Feng Sui... y quizás tu puedes ser su amuleto de la suerte de pronto... o algo así se me ocurre... Después de todo, todo el mundo sabe, aunque nadie quiera reconocerlo, que si Nisio-sensei dice algo, siempre se cumple... quizás, y no es del todo cierto, arrimarse "a ti" como quien dice, puede salvarla de una gran desgracia, una que, por cierto, existe si no la pudiéramos salvar...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Dic 25, 2011 1:31 pm

-Cierto, esos dos sentimientos se superponen... Pero sin duda yo querría conocerlo, siendo completamente honesto. Tengo una curiosidad natural, nunca puedo esperar para leer la última página de una obra de tatro o novela.
Claro que no puedo saber cual sería exactamente el precio a pagar... En lo que de mi dependiera, estaría bien; pero lo que afectase a otras personas, puede que ya no fuese tan divertido.

En este caso no se si obtendré premio o castigo, porque es un tema emocional y ese siempre es terreno traicionero
-especialmente en el corazón de mujeres pasionales como Nozomi o Yashiko. No lo digo, claro, pero lo pienso -Pero al menos será entretenido intentarlo. Ojalá de todos los riesgos que asumimos pudiera decirse siempre lo mismo.

Después no puedo evitar perfilar una media sonrisa sarcástica en los labios. Bueno, quizás aunque hubiese podido no lo habría evitado tampoco -¿Veis lo que os decía? Cuando no me propongo las cosas es cuando me salen mejor. Debo de ser una de esas personas viscerales, cuyos instintos funcionan mejor que su razón, ju, ju... qué humillante para alguien que se considera racional.
Pero decidme, ¿un duelista Kakita en la Guardia de Hierro Grulla? La verdad, no se en qué podría seros útil, mi señor. A diferencia de Kuroneko-san, nosotros tendemos a llamar la atención más de la cuenta allá por donde vamos, es nuestra naturaleza. Diría que nos viene de familia, porque aunque en la academia Kakita animen nuestra arrogancia, los efectos no son iguales cuando acuden estudiantes Doji, o menos aún Daidoji
-miro al decirlo a la hermosa Kirako. Es buena como ejemplo. Discreta y educada, nunca dirá una palabra inadecuada, pese a poder ser letal en cuanto se proponga. El maestro Notatsu sin embargo llama la atención a cada paso que da, como si se burlara del resto del mundo al combinar una apariencia tan frágil y andrógina con una habilidad implacable en el combate individual. Para bien o para mal, el kenshinzen no pasa desapercibido para nadie; es un Kakita.

-Los mejores rumores son los que dejan a la imaginación de cada uno la oportunidad de completar los detalles morbosos con la oscuridad de su propia mente. Es mejor insinuar... con todo el respeto debido, mi señor Daidoji, que vos andáis en amoríos "imposibles" sin decir cual, para que así cada uno añada los detalles que le resulten suficientemente escandalosos e interesantes a la vez. ¿Quien es "imposible" para el soltero heredero del trono Daidoji? ¿Será una dama de compañía imperial deslenguada, a quien su inseparable compañía sobreprotege incluso de eso a causa de sentimientos inconfesables?
¿O será algo aún "peor"? La capacidad de la mente humana para imaginar lo peor de sus congéneres es casi ilimitada.

Así que si el rumor os sitúa con alguien en concreto... es que no es demasiado bueno. O malo, según se mire.
Pero en fin, no me importa en absoluto contribuir a... protegeros de él
-añado afilando algo más la sonrisa. Además el propio Tsumeo ya nos explicó cual era su "oscuro secreto de deseo"... escorpionas gozokus. Que en lo que a mi escala respecta no es tan malo como Otomos u ovejas pero si que jóvenes imberbes. Claro que yo tengo más imaginación que interés en ese tipo de cuestiones, así que nunca sería un buen contagiador de rumores.

-Sabias palabras del señor de los Daidoji
-musito con un cabeceo de respeto por la mención de su padre. Es posible que sea muy cierto, seguramente fuese el criterio que Kamashomaru siguió para dejarse seducir por la joven desvalida, y preñada, Otomo Yukirohime.
En todo caso sigue siendo sabio. Quizás precisamente por eso mismo.
-Doji Yukihiko-san... tiene su gracia porque creo que me detesta por haber "usurpado" el puesto junto a Kamoko-sama que ella creía merecer. Obviamente es menos de hielo que Aki-sama, porque no es cortesana y ya el hecho de odiar supone una grieta en la coraza... pero no es que sea un camino de rosas precisamente. O quizás es justo lo que es, por las espinas.

Aunque vuestra segunda opción es aún más curiosa que la digáis. Esta misma mañana he visitado la residencia de Higshikawa-sama para contemplar algo de su arte familiar, y después he visitado su galería. Resulta que la pequeña Akashi-san es también pintora, y varios de sus cuadros me llamaron la atención. En uno en concreto, una serpiente asfixiaba y devoraba a una grulla blanca.
En principio el único detalle llamativo es que a ella misma le desagrada la escena, lógicamente, así que ¿por qué lo pintó?
Esto es lo gracioso, precisamente sensei Nisio-sama fue quien le recomendó reflejar en lienzo los sueños que se volvieran recurrentes en su mente, como si transmitirlos... a quien sea que los vea en el momento adecuado en el lugar adecuado, fuese lo que el karma quisiera de ella, y así la dejara tranquila.

Bueno, una grulla blanca se parece mucho a una... grulla de hielo... ¿no os parece, Tsumeo-sama?
-de momento expongo la casualidad aparente de un modo inexpresivo, para no entorpecer su propia apreciación del asunto, sea la que sea. Quien sabe si el Daidoji es también supersticioso o demasiado pragmático por contra.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 27, 2011 9:40 am

"Oh... lo que está claro es que si pudieramos "ser como ella" no seríamos como nosotros ¿no lo crees? Siempre hay que pagar algo por el conocimiento, y sin duda creo que ambos sabemos que pagar como somos no nos compensaría, aunque seamos muy curiosos, tu y yo somos ese tipo de hombres incorregibles que les gusta ser como somos, defectos incluidos."


Sonrió Tsumeo.

"Menos mal que yo, por lo menos, si quiera saber cómo es ser como ella, aunque fuera a través de otra persona podría hacerlo... tengo gatos fieles."

Dejó una media sonrisa picarona mientras tras él podías ver los ojos negro de Kuroneko entre la multitud. Decían que los perros son los animales más fieles... quizás existan personas que poseen gatos fieles en vez de perros...

"Bueno, querido amigo, pero es que a veces la mejor forma de ocultar algo es a plena vista... Y tu eres perfecto para eso, por no decir que nuestra forma de vida hace que necesitemos más de una vez defender nuestro honor o demostrar que el honor de otro no estaba manchado......"

Te sonrió mientras te guiñaba un ojo.

"la opción la tienes... que lo sepas."

Luego rió ante tus palabras.

"Qué sería de nuestra vida sin rumores sin duda! tan divertido no sería, eso sin duda."

"¿Y no os parece terriblemente encantador eso mismo de Yukihiko-san? Una mujer que cela así a sus seres queridos sin duda, para mí es un ser adorable... por mucho hielo que quiera ponerse por capa...

Y además, dice más de ella que sepa elegir por quién ponerse celosa, pues su hermana bien merece la pena...

Además, no creo que sea tan complicado revertir ese "odio"... después de todo vos queréis a vuestra señora, eso ella lo entenderá cuando lo vaya viendo, y al final... "quien ama a mi hermana es amado por mi..." ya sabéis..."


Tsumoe se dio un par de golpecitos con el dedo índice en la cabeza como diciendo "el conocimiento de la mujer esta en la cabeza" o quizás en la suya, pues parecía entenderlas bien.

"¿Coincidencia blanca y helada o mensaje oculto? Es lo maravilloso de esta ciudad... Cuando estas en ella te das cuenta que eres una ficha de un tablero pero... ¿y qué más da? ¿No es acaso mágico el saber encontrar las fichas con las que estamos relacionadas y el porqué?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Dic 27, 2011 10:03 pm

-Puede ser... Ese tipo de hombres que avanzan hacia problemas que otros simplemente rodearían, y sólo por... motivos que casi nadie entiende, y en realidad se nos da un comino que lo comprendan o no, dioses o humanos -respondo esbozando poco a poco una media sonrisa, aunque pese al tonillo sarcástico se que a veces es muy cierto; podría elaborar mi propia lista, pero a nadie le interesaría, y por supuesto la encabezaría Doji Yashiko.
-Ciertamente, ese tipo de personas nunca cambia, ju... ni siquiera de una vida para otra. Dudo que todo el conocimiento del universo pudiese modificar eso.
Pero siempre he escuchado que existen tantos caminos hacia la iluminación como mortales, así que no poder "ser como ella" no debería ser un impedimento mayor que no poder desplegar alas y volar como una grulla de verdad.

Hum, reconozco que no suena nada mal estrechar colaboración con la red "felina"... No todos los problemas son solucionables con un duelo, desgraciadamente. Pero otros si, en el reparto del trabajo está la clave de la evolución humana, siempre he pensado eso.
Os agradezco la opción, mi señor. Os aseguro que la tomaré muy en serio cuando esto termine, si es que aún tengo la cabeza sobre los hombros, claro.


No puedo evitar pensar sobre Yukihiko, ya que él lo expone de ese modo. Reconozco que no es que me lo hubiese planteado demasiado, mucho menos como algo encantador. Simplemente ese como venían dadas las cartas, no me he molestado en tratar de cambiarlas. Ni tampoco de ponerme en el lugar de los sietes, desde luego.
Pero tiene razón, es algo entrañable... Como un niño que regala a su madre el grillo medio aplastado que acaba de cazar.
-El problema de los samurai es que hacemos un mundo de esos pequeños sentimientos -y si encima es una bushi reprimida, peor -Pero en fin, a menudo los conflictos comienzan con pequeños detalles pero son los desencuentros los que los avivan; debería ser capaz de evitar empeorar la situación, eso al menos, y esperar que tengáis razón en lo honesta que esa mujer puede llegar a ser consigo misma.

Aunque es una línea de pensamiento demasiado cangrejo, de nuevo. Siempre he pensado que la mente de una mujer es mucho más "sinuosa" que lo rectilíneo que Tsumeo sugiere. Eso si, según Kotoko tiene cierta tendencia a pensar como un hombre en más aspectos de los que podría suponerse sólo por su condición de bushi, así que... bah, quien sabe.

-Mágico... si, supongo que es una descripción muy acertada. Pero sólo es magia blanca cuando lo descubres a tiempo, y yo siempre he considerado que en realidad el destino tiene un sentido del humor bastante negro.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Dic 28, 2011 10:25 am

"Y sinceramente, es por eso que todos nos sentimos atraídos por la iluminación, en una mayor o menor manera... porque todos podemos alcanzarla con nuestra propia senda..."

Te añadió Tsumeo.

"Oh, por favor, pensadlo todo lo que queráis, y recordar que mi oferta no tiene límite en el tiempo, quién sabe, quizás no sea hoy el día que podáis uniros a mi, ni en cinco años, pero quizás si en diez... Las personas valiosas se revalorizan con el tiempo así que, no tengo prisa je...

Además, me es complicado encontrar a gente que se lleven bien con todos mis hombres, y por ello me refiero a mi gato, claro, por eso al ver lo bien que parecéis llevaros no he podido evitar comentároslo. Es un signo más de vuestra valía pues todos en mi grupo sabemos que Kuroneko tiene un gran ojo para las personas..."


Tsumeo cruzó sus brazos sobre su pecho y asintió a tus palabras.

"Somos unos melodramáticos, yo el primero juju pero confío en que alguien con vuestro sentido del humor sepa llegarle... después de todo os habéis hecho amigo de Nozomi-san, inseparable diría yo, y me sé de otro sensei alfarero que también os adora.... Por no contar con la hija mayor de Higshikawa... se os da bien los caracteres duros... Creo que soy el más apto por ello...

Oh! juju el destino es una ramera, te lo aseguro, mi vida es muestra de ello, pero las rameras también tienen su gracia..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Dic 28, 2011 6:01 pm

-Hacer lo que más nos guste y cumplir nuestro deber con el universo al mismo tiempo... En cierto modo me recuerda al mundo del arte, o lo que debería ser si no se hubieran establecido tantas normas "académicamente correctas" para definir una supuesta ortodoxia.
Dicen que si encuentras a Shinsei en un camino, debes matarlo. Ésa es más o menos la filosofía.


Diez años... vaya. Incluso me cuesta pensar en el próximo, y ni siquiera año sino mes, como para planear la siguiente década. Debe ser parte de ese individualismo Kakita del que hablaba Tsumeo, pero supongo que asumirá que forma parte del lote, ju, ju.

-Entonces debo agradecerle tenerme en buena consideración -contesto sonriendo con una inclinación de la cabeza, pero el gesto no hacia el heredero sino hacia la gata -Se por experiencia que no es fácil caer en gracia a los felinos, son muy suyos para valorar a quien le permiten el privilegio de rascarles el lomo... Literalmente; en mi casa siempre había gatos, y pasé mucho tiempo de niño observándolos, y jugando a perseguirlos... un ejercicio excelente -añado con una sonrisa evocadora, sin ninguna alusión al presente ni a Kuroneko, salvo por el hecho de que perseguirla a ella también debe de resultar igualmente agotador.
-En todo caso creo que ahora tengo que esforzarme por mantener esas expectativas, aunque supongo que no puedo hacer más que ser yo mismo, pues no recuerdo haber hecho mucho más hasta ahora.

Ah, Kakita Sho-sensei, es cierto. Aunque en honor a la verdad su nieta Kohane-san es demasiado dulce como para no resultar adorable y claro, a partir de ahí la gracia del maestro es mucho más accesible.
Nozomi-chan, Yashiko-san... si se ponen juntos los nombres resulta increible incluso para mi que ambas me "toleren" sabiendo cada una de la otra. Pero es que en el fondo son muy parecidas ¿lo sabíais, mi señor? Incluso Kirako-san lo dijo... podrían haber sido buenas amigas, si no hubiesen intentado destruirse mutuamente.

Por cierto, creo que nunca os lo he preguntado... ¿estábais en la ciudad cuando todo eso ocurrió entre ellas?

Si, el destino puede serlo, ciertamente. Aunque a veces también tiene algo de condescendencia, como si... se burlase de nosotros robándonos oportunidades para después volver a colocarlas frente a nuestros ojos. Más que una ramera, yo creo que es un niño; no distingue entre bien y mal, así que puede ser muy cruel, pero también tiene su lado... "tierno", al menos a veces.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Dic 29, 2011 10:12 am

"Las normas, muchas de ellas, están para desafiarlas, mejorarlas y cambiarlas... Por eso mismo tengo tantas ganas de ver vuestro cuadro..."

Tsumeo te sonrió y te respondió:

"Con calma, Kakita, sé que eso es pediros demasiado, pues siempre tratáis de llegar a la perfección en todo, pero si algo he aprendido yo en estos años es a ser paciente, ya sea para cazar un gato o para esperar la respuesta de un duelista...

Pero no ha sido fácil ni lo es, así que no penséis que lo digo desde una visión privilegiada."


Sonrió.

"No estuve exactamente cuando pasó aquello, pero si poco después, cuando Nozomi-san estaba convaleciente... pasó un mal tiempo por ello... la verdad es que creí que la perdíamos, se le infectó la herida los kamis sabrán por qué, aunque ella tiene una teoría conspiranoide, como no, y pasamos un buen susto...

Sin duda esa guerra de leonas es más peligrosa que pelear cuerpo a cuerpo con una Matsu, por eso digo que se os da bien estar con personas de caracter fuerte, de hecho habéis salido ileso y con buena experiencia con las Dos Damas de la Ama, que son otras dos complicadas, no se dejan guiar por clanes, sino por personas..."


Tsumeo meditó aquello del destino finalmente y dijo:

"Sea como fuere... le gusta jugar con nosotros...

Bueno, Koji-san... ¿Un combate?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Dic 29, 2011 8:34 pm

-Ah, el cuadro... Precisamente, hay demasiadas normas estandarizadas en el mundo del arte. La necesaria y justa veneración que debemos a los antepasados no debe significar en el mundo del arte que imitemos los estilos de los antiguos maestros convirtiéndolos en dogma.

Curioso, se por los historiadores más detallistas que en las guerras es relativamente común envenenar las espadas dejándolas clavadas en el estiércol de las caballerías. Eso, por lo visto, infecta las heridas que esas armas causen, aunque ningún samurai se rebajaría a hacer algo así con su daisho.
Claro que teóricamente tampoco ninguno se rebajaría a engañar a una bushi y atacarla por la espalda, para encima morir patéticamente en el intento.

Por supuesto los rumores dicen que los escorpiones tienen métodos para envenenar hojas mucho más sofisticados, pero supongo que en ese caso Nozomi no habría sobrevivido... Salvo que la intención no hubiese sido convertirla en mártir sino simplemente mantenerla un cierto tiempo fuera del tablero.
-Desconocía ese detalle, pero supongo que los curanderos que la atendieron serían de confianza... porque en esos momentos ella ya estaba segregada de la embajada ¿me equivoco?

Leonas, puede ser. Se parecen a ellas en lo cabezotas que pueden llegar a ser, aunque mezclando el estilo grulla para cultivar un odio muy apasionado.
No ven que el destino ha sido amable con ambas después de aquello, aunque puede que yo lo intente racionalizar demasiado... no niego que a veces me suceda
-explico encogiéndome de hombros. Pero Nozomi está viva, lo que no la ha matado la ha hecho más fuerte, y famosa. Yashiko ha llegado a donde quería estar, y con buena fortuna igualmente.

Le preguntaría al Daidoji en todo caso porqué, si estaba aquí, no hizo causa familiar con Nozomi para jurar odio eterno contra Yashiko, pero supongo que mi simple curiosidad, poco interés tengo en desearle mal a la Doji, podría pasar por una crítica encubierta a la actitud de su familia durante esa época, y por extensión su propio liderazgo. Y desde luego eso no me interesa en absoluto, ya que por alguna extraña razón le he acabado por caer bien, ju.

-Pero a nosotros también nos gusta esforzarnos por llevarle la contraria constantemente a nuestro destino -sonrío mostrando algunos dientes alrededor del colmillo, como si poéticamente ambos, destino y mortales, nos merecíeramos cada uno el castigo del otro.

-Por supuesto, mi señor. Será un honor cruzar espadas con vos... aunque sean de madera
-además ya me toca perder contra algún Daidoji, o Nozomi comenzará a pensar que lo hago adrede... Y desde luego el futuro señor me parece el oponente más apropiado.
Me inclino cedíendole el paso, y subo yo después a escena volteando el bokken en la mano para calentarlo.

Fdi)
Se que aunque gane iniciativa, que veremos, si fallo el ataque ma dará las del pulpo la siguiente ronda, pero en principio no voy a gastar vacío ;-)
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Dic 30, 2011 9:02 am

"Bueno, estoy seguro que seréis capaz de encontrar el hueco entre las reglas..."

Silbó Tsumeo.

"Oh si, por aquel entonces ya era la primera y oficial oveja negra de la Embajada... Como fue una infección nunca pareció dársele importancia, pero ella estaba convencida que había escorpiones de por medio, dijo que no había muerto porque "casi los había pillado" cuando se despertó en mitad de la noche y fue a autocambiarse el vendaje, dijo que vio unas sombras en el cuarto en donde tenías las vendas, pero que ni vio nada ni pasó nada "importante"... aunque ella sostenía que habían tratado de envenenar su sangre, pero que ella misma, sin saberlo, impidió que pudieran la dosis que era. Después de aquello llegué yo, tenía tanta paranoia que hice que mis hombres la custodiaran y... se recuperó...

Yo no es que no creyera que Nozomi-san tuviera algo de fundamento en sus pretensiones, después de todo mira cómo esta constituido el... ya sabes qué... pero en aquel entonces la figura de Yashiko no tenía el poder que ahora tenía y que pudiera movilizar algo así era muy improbable, amén de que por aquel entonces las cosas eran diferentes, así que... el caso nunca se abrió, por decirlo de algún modo.

Pero está sana y a salvo, así que... ¿ya qué mas dará?""


Tsumeo sonrió de la misma manera que tu y dijo acerca de vuestra actitud para con el destino:

"Como a un padre... no siendo siempre el hijo perfecto para llegar a nuestras propias metas... sin duda."

Tsumeo balanceó el bokken hacia su espalda y salió contigo hacia el tatami de enfrentamiento. Se puso delante tuya y balanceó el bokken calibrando su peso.

"Espero que no te importe que me lo tome "en serio" después de todo has vencido ya a dos de mi familia..."

Dijo con medio sorna mientras sonreía. Era curioso, el aura de Tsumeo era apenas percibible, su ki de combate parecía inexistente, algo que en una persona tan apasionada como él parecçia casi inaudito. Sin duda los años en la Muralla le habían templado como para que si, realmente se lo estaba tomando en serio no se notara en absoluto, pues parecía casi como si no quisiera pelear.

Se puso en posición a la vez que tu y entonces pensaste... "¿Esperará mi ataque más en postura defensiva típica de Daidojis y lentos Cangrejos o...?"

Tarde. Es lo que tiene el no-pensar, que puede demostrar que ese momento es un segundo. El mismo que usastes para pensar en su plausible estrategia, el mismo que él usó para atacar.

Tsumeo se acercó mucho a ti, chocó su bokken contra el tuyo mientras tratabas de retirarlo de tu cuerpo, lo hizo resbalar con el y te dio en el hombro izquierdo, controlando su fuerza.

Pegado a ti aún te sonrió con una fiereza contenida y te dijo:

"Espero que perdones mis ansias, pero es que tengo que "quedar bien" delante de mis hombres."

Bromeó.


OUT
tengo que poner las tiradas, lo sé, pero me voy a comer churros que me han traído y lo haré luego XDD
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Ene 01, 2012 6:55 pm

-Es difícil saberlo con tan pocas certezas -asiento, dándole la razón en su pensamiento. Es lógico que Nozomi estuviera algo paranoica después de haber sido atacada de aquel modo, y la fiebre juega malas pasadas. Además muchas heridas se infectan sin necesidad de que ningún asesino envenene las vendas, al menos ninguno humano.
Aunque es también posible que alguien tratase de aprovechar la oportunidad para quitar de en medio a la poetisa que comenzaba a despuntar en descaro y atrevimiento sin que nadie sospechase más que de sus rivales grulla... Porque Yashiko en segundo intento, no tiene mucho sentido -Si el primer ataque había sido taimado pero en absoluto disimulado como un supuesto accidente o muerte natural, ¿por qué iban a tomarse después la molestia de que su segundo intento pareciese el fatal desenlace de una infección fortuita?
Al menos quien hubiese ordenado el primero no parecía tener necesidad de semejantes reparos... ¿No habría encargado directamente a la sombra que degollara a la convaleciente bushi mientras durmiese?

Tal vez el yojimbo comenzaba a sobreproteger a su dama de hielo, si es que para entonces ya eran... digamos íntimos. Tal vez sólo fue un hecho casual, las heridas mal curadas matan tantos samurais como las espadas directamente.

Coincido en la conclusión, sin duda. A estas alturas no creo que importe demasiado, pues el escenario ya ha cambiado demasiado como para que esa responsabilidad tenga una repercusión notable después de todo lo que ya ha pasado, y aún tiene que pasar
-aunque de un modo más personal a mi tal vez si me ayudase convencer con algún buen argumento probatorio a Nozomi de que no fue Yashiko la segunda vez, así que no tenía tanto interés en verla muerta como sencillamente en quitarla de su camino. No es que sea mucho mejor, pero no es tan malo.


-No os preocupeis -contesté con cierta socarronería, como si realmente hubiese algo de cierto en que me pidiera excusas, o que yo debiera aceptarlas o no.
El caso es que aún le daba vueltas a la cabeza con todo aquello, y en realidad este combate ni siquiera estaba en mi lista, así que mi motivación era escasa. Aún con todo esperaba oponer algo más de resistencia y la rapidez del Daidoji me sorprendió, pero después de todo era un noble miembro de una casa mayor, así que era lógico que su habilidad y físico estuviera por encima de la media del resto de samurais. Ironía, claro.
-Los vencedores no tienen que pedir perdón, es la prerrogativa del guerrero -contesto sonriendo de medio lado al último comentario, con un tono bastante sarcástico, para corresponder al suyo.
-Además mejor así -continuo explicando mientras me sacudo el polvo de la armadura de prácticas que el impacto ha levantado -Nozomi-chan empezaría a pensar cosas raras si cree que me estoy especializando en combatir contra Daidojis... Y es bueno saber que quien me ofrece un "trabajo" a su servicio es digno de ello mucho más allá que por simple derecho de cuna -añado al final, con algo más de descaro divertido. Como de momento no es mi daimio ni mi señor, puedo permitírmelo con cierta discreción.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 03, 2012 10:19 am

"Yo la verdad es que no veía segundas ahí... pero si con la guardia podía descansar pues, bien que lo hice...

Aunque yo sé perfectamente que si hubieran querido matarla con algo así, lo hubieran conseguido...


Si yo os contara de los líos internos.... quizás en el futuro... quizás escriba un libro y me llene de fama y dinero juju pero cuando todo acabe, que ahora no tenemos tiempo de esas cosas....."


Dijo de manera intrigante Tsumeo.

Tsumeo caminó contigo hacia fuera del ring y riendo te dijo:

"Quedaría muy mal además ante mis subordinados ¿no? jaja Bueno, Koji-san... es hora que desaparezca con mi gato negro, tengo que hacer varias cosas más antes que termine estas clases, como hablar con cierto contacto mío en la Ciudad Prohibida.... un placer hablar contigo, siempre."

Los hombres de Tsumeo le hicieron paso entre la multitud y entre ellos desaparecieron.

Te quedastes algo pensativo mirando entre la multitud que cuchicheaban y animaban más activamente a unos y a otros. Cerca tuyo estaba Kakita haname, Mirumoto Harada, el ronin con el que habías pelado y otra ronin, sin duda la presencia de estos hombres olas era extraño...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Ene 03, 2012 5:12 pm

-Oh, no seáis modesto, mi señor; sois el futuro daimio de los Daidoji, ya tenéis fama y dinero, y aún tendréis más sin necesidad de compartir vuestra prosa con el resto del mundo...

Aunque debo reconocer que después de conocer la de Nozomi-chan siento curiosidad por lo que pueden llegar a escribir los de vuestra familia -añado con una perfecta sonrisa.

-El placer ha sido mío, Tsumeo-sama. Tanto por la conversación como por el combate, os agradezco el honor de ambos -lo digo ahora sin asomo de sarcasmo o ironía, inclinándome como marcan los cánones, aunque sea por una vez, ante alguien de su calidad. Es un gesto formal, pero descaradamente honesto, así que una cosa compensa la otra, y el efecto final es el que debe.

Miro un poco a mi alrededor, tratando de fijarme en detalles que despierten mi interés. Allí está la ronin, evidentemente.
Me llamó la atención ya desde el principio; el chico podría ser su hijo, hermano o quizás protegido, en cualquier caso es más probable que él esté aquí gracias a ella que al revés, lo que aumenta el aura de misterio a su alrededor. Los ronin a veces lo son, cuando destacan. Un Mirumoto es lo que es, mejor o peor pero siempre con esas dos espadas, es difícil que te sorprenda en cuanto a estilo.
Pero un ronin puede haber sido cualquier cosa antes, son una caja sin remitente.

Me acero cortésmente a la mujer, y cuando estoy lo suficientemente cerca me dispongo a hablar; no es lo ideal, pero tengo la ventaja de que sería muy feo por su parte ignorarme -Espero que me permitáis saludaros por mi cuenta, mi señora -comienzo a hablar con una discreta sonrisa, no excesivamente melosa pero si atractiva dentro de los estándares bushi... de la grulla -Mi nombre es Kakita Koji, yojimbo de Doji Kamoko-sama, hermana de la señora embajadora Doji.
Me preguntaba... ehm, bueno, lo cierto es que me pregunto un montón de cosas, pero entre otras que os incumban, si consideraríais concederme el próximo enfrentamiento...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Ene 04, 2012 8:50 am

"Si no me dedican un par de poesías burlonas y satíricas, entonces me temo que no soy el gran hombre que todos esperan de mi jujuju"

Rio Tsumeo con humor.
Tras lo cual se despidió informalmente pero con una sonrisa en sus labios al ver tu sincera formalidad.


Dos pasos antes de llegar hasta la ronin esta ladeó la cabeza como si supiera que había alguien cerca de su espalda cerca. Dio un leve paso hacia atrás y pareció hacer como si te fuera a dejar paso, por si es lo que querías, aunque al hacerlo se había colocado de lado impidiendo en el caso de ataque oculto que la pillaran por sorpresa. No es que fuera a pasar, pero aquel baile de movimientos escondidos te resultó llamativo.

Cuando hablastes y esta te vio pareció relajarse. Su cabellera era negra y algo encrespada, su piel morena y sus ojos los de un halcón. Tenía esa mezcla salvaje de las Matsus y esa mirada ladina de los Daidoji, un aura que te llamó la atención una vez más.

"Un placer Kakita Koji-sama... mi nombre es Tarako... para mí será un honor luchar contra vos si es lo que deseáis, aunque me temo que para un maestro duelista quizás la habilidad de una ronin no sea nada interesante."

Al hablar Tarako el Mirumoto se dio la vuelta y vistes a Harada.

"Ah! Koji-san, qué hacéis por aquí, hace un momento os he visto en el tatami contra Tsumeo-sama, buen combate por cierto!."

"Desea una lucha."

Dijo Tarako.

"¿Con Tarako-san? que pequeño es el mundo sin duda..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Ene 04, 2012 6:29 pm

Es fácil olvidar que los ronin suelen tener la paranoia felina de que cualquiera que se acerca es un potencial agresor; son como yojimbos a tiempo completo de ellos mismos.
¿Pero quien se atrevería en su sano juicio a atacar entre la flor y nata militar de la capital a alguien, quien quiera que fuese, invitado por el propio sensei del emperador?
Ese tipo de chusma o no está aquí o no es tan estúpido como para eso, pero supongo que es complicado abandonar las costumbres.

Una mezcla entre Daidoji y Matsu... interesante, aunque una combinación perturbadora si tratas de imaginar a los supuestos progenitores, si fuese literal.

-Una duda razonable, Tarako-san; os prometo que cuando encuentre a un maestro duelista se lo preguntaré.
Mientras tanto, sigo pensando que para mi si que es interesante -sonrío de medio lado, a medio camino entre el sarcasmo por eso de "maestro duelista" y la simple gracia natural Kakita.

-Harada-sama, es un placer volver a veros. Si que ha sido un gran combate, he tenido suerte de haber podido ser un espectador desde tan cerca...

Pues si, no he podido resistir la tentación de abordar a Tarako-san para solicitarle la gracia de un duelo. Después de todo, espero que vos comprendáis mi motivación, siendo un seminario dedicado, palabras textuales de su organizador, a intercambiar el conocimiento entre escuelas... precisamente alguien sin escuela reconocible en apariencia, un ronin, es justo el más interesante.
Porque obviamente tiene el derecho a estar aquí, luego su habilidad no desmerece, la invitación del sensei así lo acredita... pero no sabes lo que te espera cuando levantas el bokken, y ésa es justo la situación para la que un auténtico espadachín debe haberse preparado si espera sobrevivir al estilo de vida bushi más allá del hecho de pasearse por jardines elegantes con ropa cara y catana al cinto... ¿No están de acuerdo mis señores?

Pero decidme, Harada-sama, ¿pequeño el mundo? ¿Qué os lleva a semejante reflexión? -pregunto genuinamente desconcertado por esa sucesión concreta de palabras, que supongo, conociendo a los dragones, que no habrán sido escogidas al azar.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 05, 2012 8:37 am

"Si tenéis humor para bromear con ello entonces debo tener cuidado."

Respondió la ronin con una media sonrisa ladina y fiera en sus labios.

"El sensei tiene buen ojo y buenos amigos, de hecho aquí más de uno lo tiene, aunque creo que eso mismo hará que el resto de la semana Tarako-san y Shinkyu-san tengan problemas con los samurais que pensaban que tenían derecho a venir y no han podido y se enteren de su presencia..."

"No sufráis por mi, os lo aseguro, ellos tendrán el ego más dolido de lo que nunca podrán hacerme a mi pagar."

Dijo la ronin con una ceja semi alzada y aquella sonrisa desafiante. Harada se rió ante eso y te dijo:

"Ten cuidado con ella, lucha y luego, si no has encontrado la solución a mi enigma del diámetro del mundo... me preguntas a la vuelta."

Sonrió este con ironía. Tarako se colocó el bokken en el hombro y te hizo una seña de si querías entonces salir al tatami.

Saliste tras ella y se colocó delante tuya. Su aura parecía taimada, aunque su expresión y apariencia parecía fiera y desbocada. Cogió el bokken con dos manos y puso una postura defensiva, parecía que o era de las que iba sobreseguro o quería verte en acción.

Sin embargo eso no fue lo que te llamó la atención... Esa postura ya la habías visto antes, era una postura defensiva que poseía ciertos matices peculiares... Lo habías visto en otras personas, en este mismo seminario, aquella forma de colocar el pie delantero y el radio de movimientod e la cadera... Nozomi había estado así, Kuroneko... y Tsumeo...

Qué pequeño era el mundo...



OUT
¿Cómo lo haces entonces?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Ene 08, 2012 5:03 pm

-¿Tener cuidado con mi humor...? -repito enarcando una ceja, ya que es probable que no se refiriera literalmente a eso, pero me sirve para darle un poco la vuelta y estirar la conversación más allá de un "hola, kai y adiós" -Si, quizás más de uno lo definiría así. Aunque normalmente el que debo andarme con ojo soy yo, por aquello de que no todo el mundo comparte una visión tan real del mundo como la que el sarcasmo proporciona. Pero me alegro de haber conseguido esta vez arrancar una sonrisa de unos labios como los vuestros, mi señora, aunque sea sólo media y fiera.

Por algo se empieza
-añado yo con una media de mi propia cosecha, aunque esta es más bien de cumplido que de fiereza, que nunca me ha pegado demasiado.

-La Grulla es la Grulla, Harada-san, y así debe ser -reconozco cabeceando que este evento tiene algo de reparto de favores más allá de la habilidad pura con la espada -Pero el sensei es el sensei y ni siquiera una legión de cortesanos Doji puede cambiar ciertas cosas. Así que, en el fondo, creo firmemente que quien no esté aquí no debería tener ni la influencia ni la habilidad necesarias para amenazar realmente en serio a quien si goza de ambas como Tarako-san y Shinkyu-san, con quien he tenido el placer de enfrentarme antes, ya que no seré yo quien le lleve la contraria a mi propio clan.

Al menos no en ese campo, claro
-susurro mezclado con alguna que otra risa desenfadada, aunque aún elegante dentro de los estándares Kakita.

Al poco salimos al tatami de nuevo. Comienza a ser un ritual al que podría acostumbrarme de nuevo, charlar y golpear de frente, en lugar del de sonreir y apuñalar al que poco a poco me voy haciendo a la idea en la corte.
El caso es que, como no podía ser de otra manera para un descreido de casi todo lo humano como yo, las espadas rara vez mienten. La duda entre las hijas del amor imposible de Akodo-kami y los dedicados protectores de los descendientes de Doji-kami se resuelve en cuanto adopta una postura que comienza a resultarme bastante familiar... Daidoji.

Por eso el Mirumoto ha dicho lo del tamaño del mundo. Tsumeo y Tarako. Y seguramente no sólo se refiera al estilo; los dragones, me he dado cuenta, no son tan superficiales casi nunca.

Antes de seguir, a la madera. A Nozomi la superé, Kuroneko no le puso mucho entusiasmo y Tsumeo me apalizó. No está mal de momento, y quizás eso me ayude aún más a ubicar el bagaje Daidoji de Tarako.
En realidad mi victoria consiste en aprender, así que no puedo evitar esbozar una ligerísima sonrisa al haberlo hecho ya. Pero hay que concluir las formalidades, así que me situo en la postura de iai y me dispongo a concentrar el chi tal y como si realmente fuera un duelo con la esperanza de resolver el asunto con la filosofía del golpe único.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3209
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Jue Ene 12, 2012 8:37 am

OUT
Por miedo a perder el leve wifi ni me desconecto de esta cuenta.
IN


El aura de la ronin era muy extraño, inexistente por una parte o tan calmada que apenas se veía. Esa ronin la habías visto ya antes, en la Gran Cena, un evento exclusivo, a ahora allí, dos eventos exclusivos. Y un aspecto fiero que escondía un autocontrol asombroso.

¿Qué pasaba? Y... ¿te importaba? tras Tarako estaba Harada con aquella expresión bonachona pero a la vez desconcertante de todo dragón, como aquel que ve dos jugadas en el tablero de go por delante tuya, dos o diez. Otros ojos te miraron, los de Haname, uno lleno de pétalos de flores que hacía el mundo ralentizar y uno del color del hielo con reflejos del mar que congela.

El tiempo iba ralentizandote mientras pensabas hacer lo que mejor se te daba no-pensar y golpear. Tarako puso una postura defensiva, no estabas seguro del porqué, no sabías si pensaba que eras más rápido, si creía que atacar primero no era de su posición social o quería verte.

Ibas a verlo en poco tiempo. Atacastes con gran rapidez, la misma que hizo que su bokken se levantara y parara tu estocada, quedate muy cerca de ella, cara a cara, tus ojos reflejados en los azules de ella. Una sensación muy molesta de deja vû te sobrevino al verte en aquellos ojos. ¿Ya había pasado o nunca había dejado de pasar aquel encuentro?

Tarako se separó de ti y alzó el bokken de manera defensiva una vez más mientras no dejaba de mirarte fijamente y entonces dijo:

"Necesito ver que puedes hacer más, más que una estocada... vas a necesitar más que eso para protegerla de lo que se avecina."

¿Protegerla?
¿A Kamoko?
No sabes por qué.... de pronto pensastes en Yashiko....
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Ene 12, 2012 11:53 pm

Hombre aún hay alguien que no le pone ni su nombre de contraseña al wi fi jejeje. No te preocupes, un foro gasta poquísimo XDDD
IN

La pose me recordaba a Tsumeo no sólo en el estilo de lucha. Esa forma de esconder el chi de combate me resultaba peculiar, dado que en el corazón del Imperio lo normal era que los orgullosos guerreros lo desplegaran como la cola de un pavo real.
¿Discreción Daidoji o una necesidad para combatir al sur del sur? En el fondo viene a ser lo mismo ambos, esta familia es lo que es.

Los ojos de Kakita Haname son una sarcástica metáfora de lo igualmente disfuncional que es nuestro clan ahora. Tiene su maldita gracia, pero ya pensaré sobre ello cuando no esté combatiendo.

Tarako de nuevo. No te desconcentres, Koji. No se mucho sobre ronins de clan, y menos grulla, así que no tengo ni idea de si se ha curtido antes o después de su caida, suponiendo que fuera el caso, cada vez más probable en apariencia. Pero que siga en la capital, y tan bien conectada, no deja de resultar interesante.
O lo sería... si me importara lo más mínimo. Hace mucho ya que perdí la inocencia de pensar que puedo hacer algo por ayudar a cada individuo que hubiese sido envuelto en paños celestes al nacer.

Ataco finalmente, y golpeo algo recio. Desafortunadamente no es la armadura sino su bokken; me ha parado como si fuera un ejercicio de esgrima gaijin. Dudo que pudiera haberlo hecho contra mi katana Kakita sin sufrir serias consecuencias en la suya, pero esto no son más que maderos artísticamente moldeados.
Habla y al principio considero instintivamente una de esas comunes tácticas de parloteo para descentrar al rival, pero no tiene mucho sentido hacerlo para después renunciar a atacar, así que decido prestar algo de atención a lo que ha dicho. ¿Y qué demonios es esa sensación extraña al mirarla a los ojos? Estoy seguro de no haberla conocido nunca...

-¿"Necesitas ver"?
-repito frunciendo el ceño, por el poco sentido que tiene esa frase para mi. Por suerte ahora estamos lo suficientemente cerca como para que las voces no se oigan fuera del tatami, por lo que la descortesía de tutearme me entra por un oido y me sale por el otro dado que hay cosas mejores en las que pensar, el combate por ejemplo. O esa críptica forma de hablar, o esos ojos azules -No soy demasiado orgulloso, ése no está entre mis mejores defectos, pero al menos podrías tener la deferencia de decirme quien eres tú para que tenga que demostrarte nada, Tarako-san -respondo, y al escuchar mi propia voz noto más curiosidad que ofensa.
-Pero si tanto te preocupa, debes saber que Kamoko-sama se encuentra perfectamente a salvo de lo que se avecine, mucho más allá del acierto de mis estocadas con un pedazo de madera.

En el fondo algo me dice que puede hablar de Yashiko, quizás ese vínculo particular, pero sería demasiado inocente entrar al trapo de esa manera, revelando por las buenas lo que pienso sobre ella.

Pero comienza a escocerme la idea de que esté amenazándola veladamente, una frase tan críptica podría ser interpretada como tal... pese a que de nuevo implique eso ponerle en bandeja una reacción emocional que de momento no me conviene demostrar.
-Aunque claro, ¿cuanto tiempo debía hacer desde que un ronin hubiese pisado antes el Palacio Hantei en presencia del Emperador de Rokugan... Si es que tal cosa hubiese sucedido ya con anterioridad? Tal vez debas ser tú la que me diga qué es eso que se avecina. Es que, verás, tú pareces saber mucho y de profecías ya ando bastante sobrado con los auténticos dragones, Daidoji -acabo por decir mientras tuerzo la boca en una media sonrisa acerada.

El combate ya no se resolverá por el golpe único, así que la estética está perdida. Cualquiera que lo viera desde fuera comenzaría a ver la danza de fintas y estudio mutuo en el que suelen enzarzarse los combatientes que compiten de verdad, aunque en este caso no sea con las espadas de entrenamiento en realidad. O eso creo, porque en ningún momento bajo la guardia esperando adelantarme al momento en el que ella decida abandonar esa extraña postura defensiva. Con paciencia, como hay que hacer a veces ciertas cosas.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3209
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Vie Ene 13, 2012 12:04 pm

OUT
Es una señal muy leve, de hecho escribo en el ordenador y luego corto-y-pego, porque me da canguelo perderla, debe ser de el de arriba o quien sabe, la cosa es que ni me desconecto con esta cuenta, que es la que tengo en el portátil como pre-hecha por si acaso XD
IN


Tarako está a pocos centímetros tuya, puedes ver perfectamente su aura lobuna y su sonrisa fiera pero su chi taimado, controlado, como si todo fuera mentira o todo fuera verdad. Quién sabe. Sus ojos se fijan en los tuyos como halcones, azules en azules, aunque los suyos son oscuros como un cielo nublado antes de la tormenta.

"Nombres... los nombres suponen meno de los que nos gustaría a todos, créeme, así que un nombre no te supondría nada... Tarako sigue siendo tan válido o insustancial como cualquier otro... y... tranquilo... Sé que tu ama está a salvo, tiene un buen espadachín... pero no es ella la que más me preocupa ahora..."

Su voz, entre los sonidos del exterior es casi un susurro, un ronroneo de tigre apaciguado aparentemente.

La ronin sonrió y dijo:

"Renzo también pisó la corte. se refería al ronin poeta favorito del anterior Emperador y de muchos literatos y conocedores de la poesía pero no me comparo con él...

La que se avecina... no tiene nada que ver con quién va y viene en influencias, iaisensei... más bien tiene que ver con la otra parte de vuestra mente... hacia dónde está enfocada...

Vais a necesitar mucha concentración para no perderla de vista..."


Tarako se separó lentamente de ti para de nuevo volver a seguir con la danza y dijo:

"Yashiko-san siempre ha sido muy autodestructiva consigo misma, y las cosas han avanzado y se han enredado lo suficiente como para que no tenga tanto tiempo para proteger cada uno de sus pasos como antes... Os toca ahora a vos."

¿Cómo? Tarako hizo un gesto de atacar, tu cuerpo se tensó sólo, tus músculos hicieron lo que perfectamente sabían hacer y tu espada golpeó como extensión de tu cuerpo.

El golpe dio en la ronin, que no parecía especialmente sorprendida y dijo en voz alta:

"Sin duda parar vuestro primer ataque fue suerte..."

Si... suerte... Mientras Tarako andaba hacia la multitud te preguntaste...
¿Quién era ella? ¿Qué relación tenía con Yashiko y... qué sabía realmente de ella y de ti?
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Ene 15, 2012 2:35 pm

OUT: Una pregunta, ¿existe alguna tirada o lo que sea para, ya que has dicho que sus ojos me "sonaban" de algo, tratar de recordar si es porque se parecen a los de alguna otra persona que conozca?
Vamos, sacar una sospecha de parentesco curioso jeje
IN

-Pues deberías. Compararte con Renzo-shiryo, digo. ¿En realidad no sales ganando...? Tú no has tenido que recitar ni un solo poema para estar aquí.

Pero tienes razón, los nombres no significan demasiado... la mayoría. Pero los hay que si, los hay especiales... y habéis pronunciado uno que me interesa.

Doji Yashiko. ¿De qué la conoce esta ronin? Porque de todas las personas que han podido hablarle de mi, ¿quien más habría podido hacerlo de esa forma?
Pero olvidándome de mi mismo, ¿como sabría esta mujer que Yashiko estuviese en peligro? ¿Quien ha podido darle a la vez ambas informaciones?

Sólo ella. Sólo la propia Yashiko, no veo otra opción más allá de considerar que Otsumoko hable de forma mucho más directa con esta Tarako que conmigo, por ejemplo. No, tiene que ser eso, tiene que conocerla de un modo que ni imaginaba al dirigirme a ella. Jigoku, si que el mundo es pequeño.

No parece la típica mistad cortesana para tomar el té en los jardines imperiales, pero quien sabe donde estaría cada una no hace tanto. Tal vez venga incluso de más atrás, y esta Tarako conociese también a aquella familia Seppun... o a cualquier otra, no es que faltasen finados entonces, incluida la propia Daidoji que esta mujer estoy seguro que ha sido.

-Yashiko-san dijo que había dos reinas en su tablero... No sabía a qué se refería con ello, pero si estáis tan bien informada... no podéis ser un simple peón. ¿No es cierto?
Me da igual, nunca he sido demasiado bueno con los juegos de tablero. Pero si sabéis algo que pueda ayudarme a protegerla...
-durante unos instantes no se muy bien como finalizar la frase, y entonces ella finge el final del enfrentamiento. Y eso me molesta aún más, pero la descortesía no es una opción, y menos cuando quiero saber algo que ella puede o no decirme. Así que realizo el saludo ritual, los comentarios típicos y la sigo fuera del tatami. Por Daidoji que sea empeño mi alma en que no se me escapará tan fácilmente.

-Esperad, Tarako-san -vuelvo a dirigirme a ella cuando la oportunidad, aunque sea forzada, me lo permite -Os lo ruego, si estáis preocupada por ella... estamos del mismo lado, os lo aseguro. Pero... aunque sepa más de lo que "debería", no se qué hacer. Confiad en mi, por favor... No me obliguéis a montar una escena ridícula suplicando de rodillas a una ronin -añado con un sarcástico guiño en OUT.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado