Día 4º.- Tarde.- Isawa Mitsuomi

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 4º.- Tarde.- Isawa Mitsuomi

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 31, 2012 11:05 am

Hora: 2 a 4 p.m Hora de Doji
Cita: Doji Aki e ikoma Toushi
Lugar: Distrito Dozan. El Loto y el Pétalo



Los Kamis de vacío hicieron desaparecer las notas delante de tus ojos mientras un alo brillante las envolvía en el proceso. Y al terminar de desaparecer creístes oír una voz saliendo de tu interior. Algo te advertían o te pedían.

"Templo" Dijeron "Queremos que limpies nuestro lugar en el templo de la Embajada"

Tras lo cual... aquella ilusión... desapareció.



El Distrito Dozan acogió tu presta llegada en rickshaw, debido a la urgencia de llegar pronto, como solía hacerlo, con multitud de personas llendo y viniendo, criados, damas que paseaban, samurais que peregrinaban de un lugar a otro y todo en un baile son música sublime. En ningún otro lugar como aquel se podía ver la esencia más refinada de la ciudad hecha Distrito, después de todo la Grulla lo cuidaba con mucho mimo.

El Loto y el Pétalo apareció al final de la calle con su aire imperial y señorial exclusivo y su jefe de puerta sonriente pero amenazante para los no invitados.

Akemi se bajó primero y luego te ayudó a bajar, tras lo cual te presentó y anunció tu cita. El custodio de la puerta miró en la lista, asintió despacio y os indicó que se os había reservado una sala en la primera planta, que preguntárais a las criadas dentro.

Y así lo hicisteis, poco más tarde una criada bien vestida y perfumada os hacía abandonar la sala principal de la cascada y os dirigía a una sala en el primer piso, que, al entrar os sorprendió porque en un lado un árbol ascendía por la sala y salían sus hojas hacia el techo y más arriba, pero dejando algunas ramas dentro con flores blancas y olor a melocotón.

La sala tenía una mesa cuadrada de caoba negro y cojines en dorado pardo de terciopelo. Toda la habitación estaba pintada en tonos dorados y anaranjados pareciendo una puesta de sol en toda esta y al entrar la luz por las ventanas reflejando toda aquella luz como si de hecho estuvieras en una puesta de sol eterna.

Parecía que erais los primeros en llegar. Pero en realidad, apenas habíais puesto un pie en la sala y ordenado a la criada que trajera té y dulces unos pasos sonaron tras vosotros, y al daros la vuelta visteis a Ikoma Toushi.

"Ah... menos mal... pensé que llegaba algo tarde... la Embajada es una amate muy exigente."

"Dímelo a mi."

Sonó justo una voz tras este, la de la Dama de Hielo Aki, con su perfecto esculpido rostro en una mueca fría y divina.

Los dos Embajadores pasaron a la sala y os saludasteis correctamente antes de sentaros mientras la criada venía con algo de té y un poco de dulces de todas clases.

La criada especificó que había traído "del gusto" de los Embajadores y señaló dos partes diferenciadas de la bandeja. Estos dos dieron las gracias y Aki se ofreció a servir el té con unos movimientos impecables y hermosos.

"Bueno..."

Dijo Toushi mientras veía servir el té.

"¿Y bien...?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Feb 01, 2012 9:02 am

OUT Eran kamis del Aire, no del Vacio


Así lo haré -replicó Mitsuomi a la voz de los kamis-. Gracias.

Se permitió entonces un momento de respiro para pensar en las posibles consecuencias de sus dos misivas. Tal vez no hubiera consecuencia alguna, pero si las había... Una de las dos cartas podía calificarse de inocua, beneficiosa incluso, y si era atendida no causaría daño alguno. La otra, sin embargo, había empezado a pesar sobre la conciencia de Mitsuomi desde el mismo momento en que la había escrito. Si aquella piedra que había lanzado al estanque en el corazón de la Ciudad Prohibida levantaba ondas, entonces era muy posible que un hombre malvado fuera castigado y que otro revelara su maldad. Pero, no, definitivamente, no le gustaba la tarea de ejecutor, aunque la justicia estuviera de su lado.

Pero no permitió que aquel arrebato de piedad le mantuviera inmóvil durante demasiado tiempo. Tenía una importantísima cita aquella tarde y todas sus energías debían estar puestas en ella.

No eligió para la ocasión un kimono distinto a los que solía llevar. Debía reconocer que el naranja no era un color demasiado de su agrado. Le hubiera gustado nacer Grulla aunque solo fuera por el hecho de vestir de azul y blanco. El kimono gris y plata de la noche anterior quedaba descartado: la ocasión no era tan solemne. Así pues, se decidió por un kimono sencillo pero sin caer en una simplicidad artificiosa: naranja con bordes amarillos y el mon del Fénix en haori (sí, definitivamente hubiera preferido vestir de blanco y azul, incluso de granate y negro, como el Escorpión).

La estancia que les habían asignado en el establecimiento le pareció fascinante y se anotó mentalmente la idea de utilizar la idea del crepúsculo durante la conversación.

La llegada de los dos Embajadores le pilló un poco por sorpresa, pues hubiera preferido disponer de algo más de tiempo para aposentarse en la habitación, pero tuvo que contentarse con dedicarles su mayor sonrisa a ambas personalidades y cumplir con todas las exigencias de un buen anfitrion.

Mientras Aki servía el té, se apresuró a ofrecerles a ambos los regalos que había traído para ellos. Dentro de una caja lacada sobre la que bambúes dorados parecían mecerse bajo la caricia de una brisa invisible, había una lupa para Ikoma Toushi, que Akemi había conseguido para él. Una cajita alargada de madreperla guardaba el regalo para Aki: un abanico fabricado en pálida madera de peral sobre el que Akemi había pintado un jilguero en una rama y caligrafiado el haiku que correspondía a dicha imagen que Mitsuomi le había ofrecido y que hacía referencia al otoño.

Ruego acepten estos humildes presentes -dijo mientras ofrecía las dos cajitas delicadamente envueltas-. No son gran cosa y dudo que puedan compensar el inmenso honor que me hacen Sus Excelencias al haber acudido a esta cita, propuesta por alguien tan insignificante como yo.

Obvió el "de momento". No hubiera sido procedente y además estaba seguro de que a estas alturas ninguno de los dos Embajadores ignoraba quién era él y a qué aspiraba.

Hay varias razones que me impulsaron a solicitar una audiencia conjunta -dijo respondiendo a la pregunta de Toushi-, pero tengo la impresión que anoche el Imperio cambió mucho, para bien y para mal, y es mi intención poner mi pequeño granito de arena para apuntalar aquellas cosas que han mejorado y corregir lo que ha empeorado.

Y en este sentido estoy aterrado
-afirmó Mitsuomi bajando la voz-, pues temo que la nueva conjura gozoku aproveche este momento para lanzar un ataque fulgurante, pues la conspiración ha salido muy reforzada tras lo sucedido anoche. Y creo que la Mano Derecha y la Mano izquierda unidas, las legítimas Manos Derecha e Izquierda, son la muralla que debe defender al Imperio.

Aquello servía perfectamente como introducción. Ahora se iniciaría el debate y tras aquella cuestión de primera magnitud se podrían tratar los temas menores.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 02, 2012 12:20 pm

OUT
¿Dónde he leído yo de vacio?? he leído lo que me ha parecido XDD entonces cambia la ofrenda a hacerles una donación de dulces para ellos en el templo.
IN


Toushi cogió la lupa, tras rechazarla cortésmente lo que la etiqueta requería y la miró con curiosidad mientras sonreía.

"Oh... me encantan estas cosas... Son muy complicadas de conseguir de este material y calidad, le habrá supuesto un gran quebradero de cabeza, me siento realmente halagado."

Aki, por su parte, tras rechazarlo de idéntica manera lo tomó muy delicadamente y pasó sus finos dedos por la textura del abanico y lo abrió despacio mirando con cuidado cada fibra y cada detalle. Parecía complacida.

"Anoche sin duda... nadie se esperaba lo que pasó."

Dijo Toushi con una media sonrisa bien calculada, como si dijera "yo si lo sabía" o quizás como "ni tan siquiera yo lo sabía" aunque tu sabías la respuesta a ese enigma...

Aki miró con su perfil medio bajo mientras colocaba con cuidado el abanico en su estuche escuchó tus palabras sin dar muestras de ningún sentimiento. Al finalizar dijo:

"Sin duda ahora mismo es el mejor momento para dejar atrás viejos rencores y volver al Imperio a la situación que siempre tuvo, con la Grulla como Mano Izquierda y no esos embusteros y filibusteros."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Feb 24, 2012 9:28 am

A Mitsuomi aquel comentario de Aki le pareció muy significativo.

Nadie podía ser tan insensible como aquella mujer pretendía ser. Los sentimientos eran una consecuencia inevitable de la naturaleza humana. Semejante grado de frialdad tan sólo podía ser una máscara. La pregunta era qué podía ocultar. Probablemente un interior tan frágil como aquel hielo tras el que se ocultaba. En Rokugan la debilidad era una falta grave, más aún en los altos caminos por los que un Embajador debía moverse.

Mitsuomi sintió lástima de Aki. Tal vez algún día se le presentaría la oportunidad de ayudarla, pero aquel no era el momento para preocuparse por aquello. Sin embargo, sí que estaría atento a las reacciones de la Embajadora a sus palabras y comentarios. Cualquier mínimo gesto, especialmente los involuntarios, le revelerían mucho de la verdadera Aki, mostrándole qué temas la afectaban y en qué medida.

Supongo que en mi misiva el motivo de esta reunión no quedaba demasiado claro –dijo con una sonrisa de disculpa dirigiéndose especialmente a Toshi-. Y es que dicho motivo tampoco es uno sólo o algo especialmente concreto. “Lo mejor para el Imperio”, ese podría ser el motivo. Mi posición actual –remarcó lo de “actual”- es tan baja que el que sus Excelencias me hicieran el honor de atender a mi petición es para mi un honor inmenso. Por ello voy a intentar explicar mis intenciones de la mejor forma posible.

Se permitió una ligera pausa para poner en orden sus ideas y, por qué no, para focalizar la atención de los dos Embajadores. Una pequeña pausa dramática.

No todos los habitantes del Imperio buscan lo mejor para el mismo –dijo con un tono serio, pero tampoco solemne-, pero estoy seguro de que la mayoría si lo hacen, incluso aquellos que lo hacen de formas que a los demás nos puedan chocar. En estos momentos, Rokugan se encuentra en un tránsito entre dos reinados, uno de ellos funesto. Es un momento delicado, en el que brotan muchas promesas, pero en el que todo puede todavía torcerse. También es un momento fructífero para que aquellos ávidos de poder lleven a cabo sus pérfidas intrigas.

Yo quiero que nada se tuerza y que todos los tímidos brotes que empiezan a surgir de sus semillas no se malogren y puedan convertirse en los magníficos árboles que deben llegar a ser. Con tristeza debo admitir que no puedo influir directamente en los acontecimientos del Imperio, pero sí puedo trasmitir mis ideas y preocupaciones a quienes si pueden. Es probable que quienes son más inteligentes que yo y más experimentados en todas estas cuestiones ya hayan pensado las mismas cosas que yo y hayan tomado sus medidas, por lo que mis observaciones pueden ser redundantes e inútiles, pero creo que mi obligación seguir adelante y poner mi pequeño granito de arena, aunque sea uno más entre millones, para conseguir que el reinado de Su Majestad, Hantei XVII, sea tan espléndido como todos deseamos que sea.


Otra pequeña pausa. Esperaba que su introducción hubiera calado en sus interlocutores y que hubiera conseguido predisponerlos hacia él.

Armonía –dijo con vehemencia-. Nada hay más preciado que la armonía para conseguir alcanzar un objetivo. Podríamos preguntarles a artistas, artesanos, maestros del feng-shui, monjes… nadie negará que sin armonía es imposible conseguir nada. Por sí misma, la armonía no es un logro, pero es un estado que permite alcanzar algo.
Igual que enfermamos cuando los diferentes elementos que conforman el cuerpo no están en armonía, del mismo modo el Imperio puede estar “enfermo” cuando los Clanes abandonan sus funciones y se comportan como enemigos mutuos. ¿De qué sirve que nuestra cabeza quiera hacer algo si las piernas se mueven en otra dirección y los brazos se tiendan cada uno en una dirección opuesta? El Emperador es la cabeza del Imperio, los Clanes son sus brazos y sus piernas.

El caótico reinado anterior trastocó demasiadas cosas. Debemos enderezar todo aquello que está torcido, limpiar lo que está sucio, curar lo que está herido, sólo así el Imperio recuperará su grandeza. Nosotros, los grandes Clanes, debemos hacer un esfuerzo por ser objetivos y analizar nuestro estado y enmendar nuestros errores.

El primero mi propio Clan
–se apresuró a decir Mitsuomi dejando entrever un poco de tristeza y un poco de vergüenza en su voz-. El Fénix ha perdido el Norte y los Isawa estamos más preocupados por evitar el Campeonato de Jade, un simple rumor que nadie puede afirmar con certeza que vaya a convertirse en realidad, que en reconstruir nuestro Clan tras las importantes pérdidas que hemos tenido. Asimismo, disponemos de un poder militar que nunca deberíamos haber poseído. Pero entraré en esta cuestión más adelante.

Lo primero que quería expresar era esa necesidad de recuperar el Imperio como debe ser, con cada Clan posicionado de forma correcta y atendiendo a la función que le fue otorgada en la fundación del Imperio.

Gracias a los dioses, anoche se dio un paso importante en ese sentido. Tengoku sin duda favorece el nuevo reinado, el hallazgo del Kokinshû lo demuestra, y nosotros, los Grandes Clanes del Imperio Esmeralda, tenemos que dar lo mejor de nosotros para corresponder al cielo.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 27, 2012 10:07 am

"Ultimamente las misivas conspiranoides están a la orden del día... y como puede ver, aunque no quedara claro somos muy... curiosos...."

Bromeó Toushi con el motivo de tu misiva con media sonrisa, a lo que Aki añadió:

"Curiosos y demasiado atrevidos..."

La curiosidad mataba al gato, después de todo, y ellos no eran gatos cualquiera... quizás por eso Aki se mostraba tan seca, molestia interna por no poder saltarse una reunión como aquella, conspiranoide quizás como había dicho Toushi, o quizás sólo era su forma de ser.

"De hecho deberíamos apresurar el cambio... muchos quieren una situación normalizada para lamer sus heridas y olvidar..."

Te añadió Toushi.

"¿Armonía?- pareció decirlo hasta con sarcasmo la Embajadora Grulla- Un asunto peliagudo cuando ni siquiera se entiende el lugar al que uno pertenece y debe pertenecer..."

"Pero el Cangrejo lo ha hecho replicó Toushi Y si este y su consabida cabezonería lo ha hecho todo se puede."

"Tenía entendido que los mayores "cabezotas" del Imperio vestían de otros colores."

Terció Aki mientras miraba a Toushi con una ceja levantada. El Embajador León se permitió dejar una leve risa y replicó:

"Estamos trabajando en ello... sino... ¿Cómo se explica que yo sea el nuevo Embajador?"

Aki volvió su cabeza de este a ti, como si con aquellas palabras hubiera quedado levemente satisfecha y te dijo:

"El Campeonato de Jade es un deshonor para nuestros hermanos Fénix de la misma manera que para nosotros es que el Escorpión siga en nuestro puesto usurpado...

Como ya le dije a uno de los Candidatos a Maestros, como vos, a Isawa Arousou-san, la Grulla siempre ayudará a su hermano Fénix en lo que necesite."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie Mar 09, 2012 10:48 am

No dudo que Arousou-san habrá expresado de forma correcta el enorme agradecimiento del Fénix por el aprecio y apoyo, siempre mutuo, no lo dudeis, de la Grulla -dijo Mitsuomi cordialmente-. Con el León es una lástima que la situación sea algo distinta. Hay diferencias en cuanto a ciertos principios básicos, pero no creo que semejantes desacuerdos filosóficos deban significar un distanciamiento o incluso una hostilidad entre ambos Clanes. Estoy seguro de que vuestra visión, Embajador, permitirá alcanzar grandes logros conjuntos para ambos Clanes en el futuro y espero de todo corazón poder ser partícipe en ellos.


Una de las condiciones de Shiba Ruriko para entregar el poder militar del Fénix había sido la de poder garantizar la integridad de las fronteras con el León y eso sólo se lograría tras cuidadosas negociaciones que tenía pensado iniciar en los días próximos. Era una buena señal que el representante de la parte contraria fuera alguien de la personalidad de Ikoma Toushi y no alguna Matsu orgullosa de su propia arrogancia.

Y sí, el Campeonato de Jade es un deshonor para el Fénix -dijo apesadumbrado-, de una forma aún mayor de la que podéis imaginar, puesto que no es una deshonra externa al clan, sino que nosotros mismos, los Isawa, estamos enlodando nuestros propios estanques. En este sentido somos muy parecidos al Cangrejo. Tenemos una misión ancestral que cumplir, no podemos perder tanto tiempo y esfuerzo en intentar neutralizar un simple rumor. Si así lo quiere la voluntad divina de Su Majestad, el Campeonato de Jade tendrá lugar y nosotros tan sólo podremos acatar ese decreto y responder de la forma adecuada, otra cosa sería desacato contra el Emperador.

Pero en lugar de asumir eso, nos dedicamos a corretear como animalillos asustados de aquí para allá, llamando a todas las puertas que creemos pueden apoyarnos a la hora de evitar el Campeonato de Jade, desatendiendo nuestras verdaderas necesidades. Debemos, sí, exponer nuestras razones ante el Emperador de por qué no creemos oportuno que exista el Campeón de Jade, pero no está en nuestra mano hacer nada más. En este sentido, las Jornadas de Magia recientemente anunciadas resultan especialmente adecuadas, además de ser una gran oportunidad para ilustras al Imperio y estrechar las relaciones entre las distintas familias de shugenjas y sus Clanes.

Pero, por favor, dejemos un tema tan penoso. Es muchísimo más importante la cuestión que antes les planteaba.

Aki-sama
-dijo mientras su rostro se iluminaba con una amplia sonrisa- es cierto que muchos no conocen su lugar ni su posición, pero las cosas, poco a poco, empiezan a encajar. Estoy convencido de que igual que el León recuperó anoche el puesto de Mano Derecha, la Grulla recuperará el de la Mano Izquierda y unas fructíferas relaciones entre ambas Manos otorgarán un enorme esplendor al reinado de Su Majestad y al de nuestros futuros soberanos.

Pero debemos evitar un importante error que puede cometerse. Y es que todos los Grandes Clanes cumplen una función dentro del Imperio, por ello ninguno debe quedar fuera de las alianzas que se establezclan o la armonía nunca será completa.


Mitsuomi desplazó ciudadosamente los distintos platos que estaban encima de la mesa para dejar un espacio libre en el centro. Tomó la tetera y la situó en el centro de dicho espacio.

El Emperador -dijo- rodeado por las tres familias imperiales es el núcleo de nuestro Imperio, la cabeza y el corazón de ese ser que es Rokugan. A su alrededor se encuentran sus colaboradores más cercanos, los tres Grandes Clanes que conforman las tres Manos: la Derecha -tomó el plato de dulces de Toushi y lo colocó a la derecha de la tetera-, la Izquierda -cogió el recipiente para los dulces de Aki y lo situó a la izquierda de la tetera- y, finalmente, la Mano Oculta -no usó ningún elemento para señalar lo que decía, pero sí trazó un círculo con el dedo junto a la tetera en lo que sería el norte.

Más allá de estre triángulo están otros tres Clanes cuya función es más periférica. El Cangrejo, el Dragón y el Fenix -mientras ennumeraba esos nombres, Mitsuomi trazó círculos con el dedo en los lados del triángulo invisible que habían creado los dos platos y el primer círculo invisible para señalar al Cangrejo y al Dragón; y situó su cuenco de té en el lado sur para representar al Fénix. De esta forma, se habían generado dos triángulos concéntricos, siendo el interior con el vértice hacia el norte, y el exterior con el vértice hacia el sur.

El triángulo que señala hacia el norte es el símbolo del fuego, mientras que el invertido es el símbolo del agua. Aquí ambos se penetran mutuamente, creando un hexágono, siendo el 6 el número que representa al sol y al más alto principio del ser humano, el alma, el principio divino en todos nosotros. Y, ¿quién está en el centro de este hexágono? ¡El Emperador, divino y humano al mismo tiempo, puente entre Tengoku y Ningen-do!

Mitsuomi alzó la vista y miró a ambos Embajadores.

Esta es, para mí, la imagen de la armonía perfecta -dijo rotundamente pero con una sonrisa-. Si faltara alguno de los vértices, todo el sistema se rompería, por eso ningún Clan debe ser dejado al margen del Imperio, ni siquiera el Dragón, ni mucho menos el Escorpión. Este es el peligro del que quería advertirles.

Ignoro si se puede usar la palabra "alianza" para describir la nueva relación entre el León y el Cangrejo, pero sí me atrevo a decir que las relaciones entre ambos clanes se han vuelto más armoniosas y dudo que se den los conflictos del pasado más reciente. No dudo que la Grulla se unirá rápidamente a dicha unión, conformando una tríada que iniciará el cambio para mejor del Imperio. El Dragón y el Fénix se verán rápidamente atraidos hacia ese grupo de forma natural, prácticamente sin conflictos. El Escorpión es quien más rechazará toda alianza, puesto que unirse a otros significa una pérdida de poder y una dependencia, y ese Clan tiene una ancestral tradición hacia la autocompasión y la soledad autoimpuesta, hacia el autoengaño, realmente. Pero es necesario hacer el máximo esfuerzo por lograr su integración en el sistema, pues sin la Mano Oculta el Imperio no sería lo mismo.

Esta es, al menos, mi opinión
-terminó diciendo con humildad, esperando ansioso las reacciones de sus interlocutores.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 09, 2012 11:51 am

Aki asintió a tus palabras sobre Arousou con un cabeceo gentil.

"Bueno... estamos tratando de que la nueva visión del León en estos tiempos nos ayude a todos."

Añadió Toushi con un aire conciliador, el mismo que no era tan bien visto en su Clan, por el cual le habían mandando a la ciudad con aquellos yojimbos más que ayudantes...

"La política, Mitsuomi-san, por desgracia es la política."

Te dijo de pronto Aki con su tono serio y cortante, sin embargo, en aquellas palabras, tras tu visión sobre la forma del Fénix de atajar el campeonato no había reproches, sino todo lo contrario, después de todo, para hacer pactos había que moverse y "politiquear" que era casi como cotillear.

"pero un final directo, aunque sea poco adecuado y cortés, creo que es el mejor para vosotros ahora, ante el Emperador, después de todo, aunque en el pasado hayan pasado muchas cosas.... irregulares y desagradables, tras la muestra que vimos ayer, por ejemplo, de la unidad del Fénix con el haiku y el maravilloso regalo que le hicisteis... creo que está más que claro que la potencia y el potencial del Fénix y sus shugenjas es muy alto."

Añadió esta.

" El problema, Mitusomi-san, es que no veo a todos los Clanes y Embajadores tan cordiales y racionales como el Cangrejo... quién lo iba a decir..."

Añadió con sarcasmo.

"El Escorpión durante su idílica etapa de "sangre y oro" como creo que estará de acuerdo Aki-san se ha creado muchos enemigos... creo hablar en nombre de los dos en decirlo, Mitsuomi-san... que muchos de nuestros clanes piden muchas cabezas de el Escorpión, muchas responsabilidades y esa misma sangre de la que han estado tan orgullosos... Calmarlos es más que un asunto de ideales y opiniones aisladas..."

Te informó Toushi con seriedad.

"Entiendo lo que decís... pero para vuestras cavilaciones necesitáis también saber esto."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Mar 12, 2012 8:39 am

Sé que mis palabras pueden parecer las de un idealista ingenuo –dijo Mitsuomi-, pero les aseguro que tal no es mi caso. Lo que sucede es que no creo que debamos claudicar ante la mezquindad de este mundo. La utopía es necesaria. Creo que esto es algo que la Grulla siempre ha entendido muy bien –añadió dirigiéndose específicamente a Aki-. Los artistas de vuestro Clan, incluidos los duelistas, afirman que la perfección es imposible para el hombre mortal, pero no por ello dejan de intentar alcanzarla. Y, ¿cuántos generales Akodo han obtenido una victoria en el campo de batalla cuando ésta parecía imposible? –le preguntó a Toushi.

Existen muchos tipos de rendiciones. Si abandonamos “lo que debería ser” por causa de “lo que es” entonces le estaríamos fallando al Imperio. ¿Qué hubiera pasado si los Truenos hubieran decidido no enfrentarse a Fu Leng argumentado que era un dios y ellos simples mortales? Nuestra batalla no es tan épica, pero también es importante.

Por ello, considero que si se acepta como objetivo el ideal de armonía que he planteado, no se puede bajo ningún concepto excluir al Escorpión.

Las rencillas entre los Clanes son algo triste pero inevitable; sin embargo, no es imposible superarlas. ¿Acaso el Cangrejo no está teniendo gestos para con el León? ¿Y la Grulla no busca trabajar conjuntamente también con el León, ocupando ambos los puestos que legítimamente les corresponden? Lo sucedido anoche demuestra que los muros que el rencor ha levantado pueden ser derribados. Y, créanme, DEBEN ser derribados, al menos si nuestro compromiso con el Imperio es sincero.


Hizo una breve pausa para tomar un poco de té, dejando que la pasión de sus últimas palabras calara en sus interlocutores. Ninguno de los dos Embajadores podría refutar aquellas ideas sin desprestigiarse a sí mismos en ello, pues precisamente tanto el León como la Grulla tenían entre sus filosofías más importantes mucho de lo expresado por él y ninguno de los dos podía negar abiertamente que su “compromiso con el Imperio” no fuera sincero.

El Escorpión es un gran obstáculo, ciertamente –continuó con un tono más reposado-. Ha asumido con gusto la carga de clan odiado y esgrime su ostracismo como un arma, por ello es perfectamente posible que en última instancia rechacen cualquier ofrecimiento por sincero y noble que éste sea; sin embargo, no por ello se debe dejar de intentar incluirlos.

Pero antes hay que apuntalar las alianzas más sencillas. Considero que el León y la Grulla deben ser la base que sustente la alianza de Clanes de este nuevo reinado. Una vez establecida dicha base, es decir, cuando la alianza Grulla-León sea manifiesta y pública, se debe crear un foco de atracción para el resto de Clanes, de forma que estos vayan siendo incorporados a dicho núcleo en una alianza cada vez más amplia y fructífera.

El Cangrejo debería ser el siguiente clan en “unirse”. El gesto de anoche debe ser recompensado con evidentes muestras no ya de gratitud, sino de aprecio. Ver al Cangrejo y al León intercambiando regalos como dos amigos que demuestran su amistad sería algo digno de verse. Y la Grulla también tendría mucho que aportar al Cangrejo, al fin y al cabo nadie duda del Clan al que pertenecen los mejores artistas y no dudo que el Cangrejo pretenderá ofrecer la mejor edición posible del Kokinshû ya sea a Su Majestad o Su Alteza.

¿Y después? El paso natural debería ser el Fénix; sin embargo, mi Clan para ahora mismo por un momento enormemente delicado. No me atrevo a considerarlo como un momento de “reconstrucción”, pero si que estamos en un periodo de cambios importantes, del que estoy convencido que saldremos más reforzados y mejor preparados para afrontar las cargas y desafíos que el Imperio nos impone. Vamos, como hacemos siempre, en honor a nuestro ave tutelar –añadió con una sonrisa-. También estoy seguro de que una vez que el Fénix haya solucionado sus problemas internos y se haya librado del penoso asunto del Campeonato de Jade, el Clan se convertirá en un miembro más de cualquier alianza que busque el bien para el Imperio.

Una petición de ayuda velada. No es que el León y la Grulla pudieran detener el Campeonato de Jade, pero sí podían poner algo de su parte para ayudar a la estabilización del Fénix, siguiendo las inquietudes que había planteado Shiba Ruriko el día anterior. Mitsuomi iba a tratar esos temas más adelante, pero poco a poco iba preparando a los Embajadores para afrontar las cuestiones más directas.

El Dragón no debería ser un problema. No creo que apoyen abiertamente nada, pero tampoco entorpecerán nada. Su adscripción a cualquier alianza sería tan sólo nominal pero en nuestro Imperio lo nominal también juega un papel importante.

Y, finalmente… el Escorpión. Pero antes de hablar sobre dicho Clan me gustaría que Sus Excelencias compartieran sus opiniones sobre mis humildes ideas.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 12, 2012 10:56 am

Los dos Embajadores te escucharon atentamente, aunque seguramente, por el leve gesto que hizo Aki, la comparación con los truenos le pareció demasiado. Quizás incluso tanto tu como ellos debían luchar con la imagen de que al ser un ishi el que estaba exponiendo todo aquello pensaran que qué sabríais de la vida real y tangible más allá de la utopía cuando los ishis vivían alejados de toda realidad. Pero si había en ellos aquellas cuestiones sólo pudistes imaginarlo, pues cuanto menos se mostraron atentos y corteses con tus palabras.

"Para restablecer el orden "natural" de las cosas es cierto que un gran pacto, o uno en cadena, que callera por si mismo, podría ser una buena solución pero..."

Aki miró a Toushi y dijo con seriedad.

"No os veo con vuestros "ayudantes" aquí."

Dijo mostrando que quizás, aunque Toushi estuviera de acuerdo la facción más regia de su Clan se opondría de lleno.

Toushi sonrió ante aquella indirecta y dijo:

"Opino lo mismo que vos... y creo que un buen argumento puede ser entendido por cualquiera, por muy cegado que desee estar... Además, las paces en tiempos de guerra son parte de la vida militar, eso lo puede entender cualquiera...

Aunque en algo si que tengo que daros la razón, Aki-san... una "paz" entre nosotros debería ser casi por definición no duradera, sino las Matsus se echarán sobre mi cuello con la misma fiereza que contra la familia Kakita."


Bromeó este.

"Pero que no sea "para siempre" no implica que no sea "el tiempo suficiente"... ¿No creéis?"

Sonrió este.

"Si queremos que el Escorpión hinque la rodilla como Shiba ante dicha idea más le vale poner orden en su casa y que si que sea suficiente ese tiempo."

Dijo Aki con severidad. Luego te miró y con un cabeceo pareció decirte "proseguid con vuestra exposición".
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Mar 12, 2012 1:32 pm

Por favor, Aki-sama -se apresuró a decir Mitsuomi-, no se trata de que nadie tenga hincarse de rodillas, sino de que los Clanes comprendan y acepten el verdadero significado del título de samurai. Demasiados a menudo olvidan que su función es servir y no solo gobernar. Adherirse a semejante convicción no es humillarse, como tampoco se humilló Shiba ante Isawa, sino comprender que el honor no es lo mismo que el orgullo y que la humildad nada tiene que ver con la mediocridad.

Pero, disculpadme por dar semejantes derroteros. Sería imperdonable que les hiciera perder el tiempo con vana retórica.


No estaba seguro de que el carácter de Doji Aki le gustara. Su implacable frialdad a la larga podía resultar un gran obstáculo, tanto como el cerril orgullo de las Matsus o el dramatismo viperino del Escorpión. Su agrado por Ikoma Toushi, por contra, iba en aumento. Estaba seguro de que sus conversaciones con el Embajador León iban a ser muy interesantes.

El Escorpión puede ser un gran problema, sí, un problema de muy difícil solución -prosiguió diciendo-. Incluso ante el gesto más sincero y benévolo sospecharán y están tan llenos de supuestas afrentas que vengar... Pero, insisto nuevamente, si se desea conseguir la estabilidad en el Imperio no se les puede dejar de lado.

Tanto en el libro del Sun Tao como en el Liderazgo se menciona una máxima fundamental a la hora de asediar ciudades y es que si a los defensores se les rodea completamente, sin dejarles ninguna via de escape, éstos lucharan por sus vidas con auténtica ferocidad al verse desesperados; por contra, si se les deja una posible salida, la tomarán antes que enfrentarse directamente con los asaltantes y su espíritu de lucha será siempre menor.

Mi propuesta sería asediar al Escorpión implacablemente, pero dejándole siempre una salida, la cual conduciría ineviablemente a una alianza con el resto de Clanes de Rokugan, a la alianza que estoy proponiéndoles. De esta manera, llegaría un momento en el que tendrían que tomar la mano que se les tiende y el gesto sería realmente sincero, no el gesto de desprecio de un vencedor a un vencido, porque la idea sería que tampoco hubiera vencedores ni vencidos, de manera que el Escorpión se convirtiera en la Mano Oculta sin rencor por haber dejado de ser la Mano Izquierda.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Mar 13, 2012 10:56 am

Aki te dio un leve cabeceo como entendiendo tus palabras y para que prosiguieras y quedó callada escuchando.

"No vel falta de lógica en sus argumentos, Mitsuomi-san, pero... ¿sabéis lo que es acorralar a un escorpión? Por mucho que me disguste, parte de mi trabajo en la Embajada desde que he llegado ha sido ir eliminando la debilidad de mis hombres para evitar todo tipo de secretos, suciedad y deshonor para evitar que podamos ser chantajeados, pero no dudo que si el Escorpión se ve asediado usará todo lo que esté en su mano para luchar con las peores tácticas posibles...

Vos sois nuevo en la ciudad y quizás por ello no lo sabéis, pero Jubei-san tiene un grupo, esto no es oficial, claro, trabajando constantemente en descubrir trapos sucios de las personas que pueden ser piezas interesantes de la ciudad, con una de sus secretarias como cabeza del liderazgo, Murasaki-san... Les sigo los pasos desde hace meses pero son terriblemente escurridizos... pero por mis informes sé que tiene amasado más de una jugada dura...

No sé cómo de limpias estarán las cosas en el resto de Embajadas, Mitsuomi-san, Toushi-san, pero quiero dejar claro desde ahora mismo que una unión estable y que se vaya reforzando con rapidez será tomado como el inicio de las hostilidades... y entonces, no dudo que Jubei-san jugará más sucio que nunca...

Y lo que es más y peor, no dudo que ellos saben que deberán dejar el puesto pero si que sé que si ellos se marchan de la Mano Izquierda van a tratar de hacerlo de manera que eso nunca se olvide y que quien tome el relevo esté malparado y desacreditado...

Retirada quemándolo todo... esa seguro que es la estrategia de Jubei-san."


Dijo Aki con cierta ira retenida mientras bebía leves sorbos de té y hablaba.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Mar 13, 2012 11:27 am

¿Y qué problema hay con eso, Aki-sama? -preguntó Mitsuomi con una amplia sonrisa-. Yo siempre he asumido que el Escorpión se dedica continuamente a buscar los más oscuros y vergonzantes secretos del Imperio; es más, esa fue la misión que se le encomendó como Mano Oculta, si bien, han pervertido esa función y en vez de usar sus descubrimientos para beneficio del Imperio lo hacen en beneficio propio.

Siento mucho decirlo, pero pretender que podemos conocer profundamente a quienes nos rodean es pura vanidad. Por muy eficaces que sean nuestros métodos de control es muy posible que alguno de nuestros subordinados o compañeros oculta alguna terrible oscuridad dentro de sí. Por eso nunca he entendido por qué tan a menudo pagan los superiores por los defectos de sus subordinados. Pero entiendo que la mayoría no lo ve como yo y el deshonor suele salpicar en todas direcciones, incluso a quienes no lo merecen.


Vuestra medida es encomiable, Aki-sama, pero estoy seguro de que si el Embajador Escorpión desea encontrar turbios secretos en la Embajada Grulla lo hará, igual que en la Fënix o en la León o incluso en la propia Ciudad Prohibida.

No podemos vivir con ese miedo, pues entonces nunca actuaríamos contra el Escorpión. Que las maniobras de Bayushi Jubei pueden provocar escándalos, pues sí, pero me temo que será el precio a pagar y por duro que resulte estoy convencido de que aquellos verdaderamente entregados a la defensa del Imperio saldrán en última instancia victoriosos.

Que el Escorpión se dedique a limpiar nuestras cloacas realmente es un favor que deberíamos agradecerle, ¿no les parece? Y esta podría ser precisamente una manera de desarmar sus intrigas. Convirtamos el hecho de que pasen a ser la Mano Oculta en un honor y no en un castigo, que realmente es lo que es. Por eso digo que aunque acosemos al Escorpión siempre hay que dejarle una salida para que no ataque con todas sus fuerzas.

Para ello, el primer movimiento que me parece imprescindible es que el Escorpión pierda su máximo bastión de influencia, que es la alta estima que Su Alteza profesa por ese Clan; pero no para perder toda influencia, sino para buscar la verdader fuente de poder en el Imperio: el favor de Su Majestad Imperial. Porque así es como deberían ser las cosas. Ha de ser el Emperador quien mediante sus divinos edictos otorgue el honor de las Manos.


Mitsuomi vaciló un momento.

No sé si mi exposición está siendo todo lo clara que debería -dijo como pidiendo disculpas-. Lo que en última instancia quiero decir es que todo este proyecto que les estoy proponiendo debe crecer bajo la benévola mirada del Emperador, única fuente de legitimidad en nuetro Imperio.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 14, 2012 11:24 am

"Los secretos nunca acaban en esta ciudad, Mitsuomi-san, son tan oscuros y profundos como el alma humana... por eso hay que controlaros todo lo que podamos, para no darle más ventajas."

Dijo Aki mientras bebía el té despacio y lo dejaba sobre la mesa con seguridad.

"Ahí debo darle la razón, Aki-san, tenemos que evitarnos ser nosotros nuestros propios enemigos antes de empezar ninguna ofensiva seria..."

"O simplemente saber qué es lo que va a venir cuando eso pase... no niego el ataque..."

Te miró a los ojos casi como si ella supiera mil secretos de la Embajada Fénix. Tu quizás sólo sabías uno pero el sótano de cuero te vino a la mente.

"¿Ir en contra de la mayor influencia del Escorpión? Creo que me he perdido, actualmente el Emperador, por desgracia, tiene en muy alta estima a más de un Escorpión y tiene más de uno cerca y de manera poderosa"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Mar 20, 2012 8:57 am

Reconozco que para alguien como yo que siempre ha vivido lejos de la Capital conocer los entresijos de la Ciudad Prohibida es complicado. Debo reconocer que no conozco a las personas que mencionáis, Toushi-sama. Es cierto, que el nuevo Tutor Imperial es Escorpión, todos pudimos asistir a su nombramiento anoche, pero es obvio que dada la novedad de su cargo su influencia actual en Su Majestad es mínima.

Os ruego me ilumineis, Excelencia, para que pueda adecuar mi exposición a esos nuevos datos.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Mar 20, 2012 9:11 am

"Ah! Bueno... el Emperador tiene más de un tutor, uno casi por cada materia, a la Ama le gusta tener más de un punto de influencia o quizás que ninguno sea demasiado poderoso salvo...ella... No dijo Toushi Pero siguen estando cerca del Emperador otros escorpiones, como la Dama Mizumi, la primera Dama de la Ama y su mujer de confianza, además es la Dama que estuvo con ella en todo el tiempo que estuvo oculta de Okucheo, así que Mizumi conoce al Emperador desde su gestación...

Luego está el Embajador Jubei, que tiene muy buenas relaciones con la Ama... obviamente con el Emperador también...

Y no podemos olvidar al capitán de la Guardia de la Rosa Bayushi Dansan, del que todos saben su cercanía con los cielos... Entre otros...

Son personajes que hacen que el Emperador piense que el Escorpión es de fiar."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mar Mar 27, 2012 6:52 am

Pues entonces el tutor de historia de Su Majestad debería cometer seppukku -bromeó Mitsuomi en respuesta al último comentario de Toushi-. Desde luego no me sorprende que Bayushi Mizumi tengo mucho contacto con Su Majestad puesto que es la dama de compañía principal de Su Alteza, pero reconozco mi incredulidad en lo referente a Bayushi Dasan y el Embajador Escorpión.

De todas formas, creo que la propia Emperatriz Madre nos está ofreciendo las pruebas de que la influencia Escorpión declina. Al fin y al cabo, si tanto aprecio le tiene al Escorpión, resulta extraño que haya encontrado un nuevo amor en un León, ¿no les parece?


La pregunta de Mitsuomi por sí misma era muy tonta, pero su significado real debía ser evidente para ambos Embajadores. Yukirohime era una mujer inteligente y había sabido ver que llegaría el momento en que no podría manetener el férreo control sobre su hijo y había buscado una manera de no verse sola cuando la mayor parte de su influencia y, por tanto, de su poder, se desvaneciera. Y su refugio había sido aquella boda con un posible Campeón León, de manera que consiguiera el apoyo de todo un Clan tras ella.

Pero no era solo eso. La visión de la Emperatriz Madre en asuntos políticos era sin duda amplia y habría previsto la futura unión del León y de la Grulla y el caso que estos iban a emprender contra el Escorpión y su, entonces, aliado Cangrejo. La posición del Cangrejo era muy frágil y, sin duda, Yukirohime había previsto que tarde o temprano cediera ante el León, el cual sin duda estaría apoyado por la Grulla, por lo que el Escorpión se terminaría quedando solo y lo más lógico es que Yukirohime no quisiera apoyarse en la facción más débil. Situarse como la esposa del Daimyo Akodo no sólo le ganaría el apoyo del León, sino probablemente también el de la Grulla y quien sabe si también el del Cangrejo y el de otros Clanes que hubieran podido entrar en aquella nueva alianza, justo la que Mitsuomi estaba intentado que fructificara (la ironía de todo aquello le pareció muy divertida, al fin y al cabo sin saberlo estaba trabajando para garantizar la seguridad de la Emperatriz Madre).

Sí, no dudaba que Yukirohime había comprendido que la posición del Escorpión declinaba y por ello había buscado refugio en el León; sin embargo, de nuevo su inteligencia salía a relucir y en vez de abandonar por completo al Escorpión y que estos le guardaran rencor, había nombrado un nuevo tutor imperial Escorpión y no había ocultado su deleite por tener un yojimbo Escorpión (siendo este un gran insulto para su propia guardia personal).

Estaba seguro de que tanto Aki como Toushi ya había caído en todo aquello desde anoche y por ello entenderían las verdaderas impliaciones de su estúpida pregunta.

De todas formas -continuó diciendo- el contacto y la consiguiente influencia que pueda tener el Escorpión con respecto a Su Majestad a mi juicio dista mucho de poder ser inamovible. Los puestos más cercanos al Emperador están todavía por ocupar, a excepción del Canciller Imperial, que Su Majestad le ha regalado a su madre. El Consejero Imperial es sin duda el colaborador más cercano del Emperador y nadie ocupa dicho puesto, sin contar con el Campeón Esmeralda y la Emperatriz. Además están el nuevo séquito imperial, todo un mundo de posibilidades. Y, por supuesto, no debemos olvidar una importantísima figura que sin duda debe ser una gran influencia para Su Majestad y que no es Escorpión, sino Grulla. Me refiero, por supuesto, a su sensei de esgrima, Kakita Notatsu, quien es, como es obvio, uno de los favoritos para convertirse también en el nuevo Campeón Esmeralda.

Dicho esto, creo que la mejor manera para neutralizar la influencia del Escorpión en la Ciudad Prohibida es actuar exactamente igual que lo ha hecho Su Alteza con dicho Clan, pero hacerlo precisamente con ella. Es decir, sin olvidar su posición y, por tanto, sin dejar de tener detalles con ella, centrar todos los esfuerzos en la figura de Su Majestad, el único gobernante legítimo de Rokugan
-añadió finalmente con firmeza-. Es posible que se haya sido demasiado negligente, desatendiendo la figura del soberano y buscando en demasía el beneplácito de la Emperatriz Madre.

Si se consigue minar dicha influencia Escorpión y este empieza a perder poder, es evidente que atacarán, como tan bien ha anticipado Aki-sama. Y dada la naturaleza de ese Clan también resulta evidente que su ataque será la revelación de los secretos más oscuros de los clanes ascendentes que obren en posesión del Escorpión.

¿Cómo neutralizar dicho ataque? Existen varias maneras a mi entender. La primera y más obvia sería la que está poniendo en práctica Aki-sama, que es limpiar el propio Clan desde dentro, de manera que las armas del Escorpión se desvanezcan. Pero como ya he dicho, esta solución, asún siendo la más efectiva, es la más difícil de lograr, porque por mucho que se escarbe, a veces es imposible limpiar toda la suciedad, especialmente si se intenta mantener oculta. Aún así yo nunca abandonaría esta opción y no dejaría de investigar las entrañas del Clan, pues es siempre una obligación mantener la pureza del Clan.

Otra opción es jugar al mismo juego que el Escorpión y conseguir información que pudiera hacerle tanto daño a ellos como la que supuestamente ellos tienen a nosotros. ¿Sería esto posible? Si el Escorpión ha hecho bien su trabajo, me cuesta pensarlo, pero es una posibilidad más que vale la pena reseñar. De todas maneras, me parece una opción digamos... innoble, sería como ponerse a su altura y, como ya dije antes, lo que estoy proponiendo no es destruir ni hacer daño al Escorpión, sino que este comprenda que su posición está junto al resto de los Clanes de Rokugan, no en oposición a ellos.

Finalmente, yo comentaría una posibilidad más. Como ya saben, el Fénix cuando entra en decadencia se inmola a su mismo para resurgir de nuevo, renovado y espléndido. Y no sólo el Fénix, el ser humano también es capaz de renacer de sus cenizas, mejor de lo que era antes. Por ello, ¿por qué no revela el Clan su propia suciedad, sus escándalos, y se sobrepone a ellos ante todo el Imperio, demostrando su fortaleza y, en última instancia, su devoción por servir a Rokugan y a Su Majestad de la mejor forma posible. No es nada que todos no hagamos diariamente, pues lo que diferencia a un adulto de un niño es su capacidad para asumir la reponsabilidad de sus acciones, pagando sus culpas y enmendando sus errores. Si se hiciera esto, ¿qué daño podría hacer un escándalo más? Ninguno, pues en última instancia, el Clan atacado podría convertirlo en un beneficio.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Mar 27, 2012 11:12 am

"No es tan extraño te dijo Toushi Como ya sabéis Mizumi-san es la priemra Dama, y eso es lógico, Dansan-san es uno de los capitanes de la Guardia de la Rosa más famosos en la ciudad por su trabajo y lealtad con la Ama, y por estar siempre cerca de ella, así que es imposible que no lo esté del Emperador y bueno... digamos que con la tendencia desde el anterior reinado con el cambio de puestos de manos, Jubei-san ha aprovechado eso."

La pregunta retórica quedó en el aire mientras los dos Embajadores se tomaban unos largos segundos para beber y degustar el té y susurrar sobre su sabor magnífico.

Al final Aki fue la que rompió el silencio.

"Las mareas suben y bajan... quien conoce la mar sabe que este suceso es imperturbable, por mucho que se desee... el Imperio tiene un timonel experto en estos temas... actualmente..."

La voz de Aki parecía un poco menos seria, casi como si mencionara aquello de pasada, con una absoluta certeza que casi hacía "aburrido" hablar de aquello, pero sin duda aquellas palabras encerraban todo el contenido que tu sabías.

Todos en la corte sabían que estar en lo alto de la ola eternamente era una ilusión ficticia y que agarrarse a ella era un error, y estabas seguro que Aki esperaba con sus fauces abiertas bajo la cresta de la ola para comerse a todos los que cayeran desde arriba. Pensando en esto mismo la rosada boca de Aki se tiñió en una leve sonrisa en la comisura de los labios casi como si te leyera la mente, mientras bebía lentamente.

"El León no suele jugar a los espías..."

Dijo Toushi de la segunda opción mientras miraba de reojo a Aki.

"Pero estáis pensando que nosotros si."

Dijo Aki con cierto tono molesto en la voz. Toushi replicó simple y llanamente:

"El heredero Daidoji está en la ciudad."

"¿Qué pretendéis decir con eso?"

Le recriminó Aki.

"Nada más allá que él tiene mucha influencia y conoce a mucha gente, incluso es de común saber que pasó tiempo en Kyuden Bayushi."

Aki frunció el ceño, Toushi había evitado las palabras directas que seguramente rondaban en la mente de todos y había ofrecido una explicación sólida para que se viera que no pretendía decir lo que seguramente si decía, pero eso no le dejaba de ser molesto a la Embajadora Grulla.

"Ya veremos..."

Siseó esta.

"¿Inmolarse?"

Preguntó Toushi de pronto.

"No tengo nada claro que vuestros Embajadores quieran algo así... Es un daño muy alto y aunque nada en la corte sea irreparable... quizás eso sería más dañino ya que a corto plazo eso sería usado y costaría más cerrar heridas.

Pero... si lo decís de esta manera, y por lo que he comprobado al hablar con vos parecéis un hombre que entiende de corte... así que me pregunto de dónde sale esa idea y con qué fin realmente..."


Te preguntó Toushi por tus planeas reales tras esa oferta.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Jue Mar 29, 2012 7:36 am

Me sobreestimais, Toushi-sama -dijo Mitsuomi con una leve sonrisa-. El fin de la idea que he expuesto no es más que el privarle al Escorpión de su mejor arma.

Aki-sama ha manifestado la inminencia del ataque escorpión ante su pérdida de influencia y a yo comparto plenamente su visión, pues al fin y al cabo esa es la naturaleza del Escorpión. He propuesto tres maneras de intentar frenar dicho ataque, privando al Escorpión de poder hacer daño a ningún Clan con una hipotética revelación de terrible secretos. La tercera de dichas opciones es al mismo tiempo la más fácil y la más complicada de llevar a buen término con éxito, puesto que exige un importante sacrificio y deben de preveerse muy bien las posibles consecuancias adversas para poder superarlas en cuanto surjan.

¿Acaso no será menos dañino un escándalo revelado por uno mismo que por una tercera persona? Eso es la base de mi propuesta. Ahora bien, la cuestión de que turbios secretos revelar eso ya depende de cada Clan...


Y dejó el final de esa frase en el aire, para que ambos Embajadores pensaran en los supuestos secretos escabrosos que conocían o que imaginaban que podían existir dentro de su propio Clan, y muy probablemente sería el Gozoku uno de los más evidentes.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 30, 2012 1:43 pm

"Creo que inmolarse es una técnica muy Fénix pero no tengo del todo claro que case con los demás... Bueno, personalmente lo veo una táctica innovadora y original y eso me atrae y mucho, además no creo que mi Clan deba preocuparse de muchos secretos pero... creo que es justamente el tipo de acción que mis dos consejeros me desaconsejarían..."

Te respondió Toushi con una sonrisa en los labios.

"No creo que sea muy... política esa solución... es demasiado... directa, incluso para mi. dijo Aki sobre la tradición del On rokuganí aunque yo no tengo nada por lo que preocuparme personalmente creo que la Embajada Grulla no se puede permitir esa debilidad si lo que queremos es ser una alternativa digna para las mentiras Escorpiones...

Ante esa idea me gusta más el conflicto directo con los Escorpiones..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié May 09, 2012 12:49 pm

Mitsuomi había llegado a la conclusión de que la cobardía era el miedo a una pérdida. Ante un rival superior un guerrero puede perder la vida y, por tanto, decide huir del conflicto; incluso la simple pérdida de la integridad corporal, a causa de heridas o de amputaciones, puede inducir a un ser humano a buscar la forma de no afrontar un enfrentamiento, dejando de lado sus deberes y responsabilidades.

También se puede perder la propia imagen, el honor o la fama. En esos casos, un cobarde sí que atacará precisamente por temor a que le llamen cobarde y entonces su miedo se trasformará en un valor falso, en una ilusión de valentía que no es más que la máscara de una cobardía tan censurable como la que nos obliga a correr cuando estamos en presencia de un peligro.

La máscara del On puede resquebrajarse tan fácilmente como si estuviera hecha de porcelana, revelando la verdadera cara de una persona, su alma incluso, con todas sus pequeñas y grandes debilidades, todas sus flaquezas y pecados. La mayoría de los nobles samurais del Imperio harían lo posible para evitar perder sus máscaras. Y eso era cobardía. Y esa era la cobardía de Doji Aki.

Ikoma Toushi parecía dispuesto a aceptar la estrategia de Mitsuomi, aunque había puesto como excusa para no adoptarla la negativa del resto de su Clan. Aki, por el contrario, la había rechazado de plano, afirmando que no era de su agrado. ¿Demasiado directa? ¿Una solución que traería una debilidad a la Grulla? Aki estaba completamente equivocada. La estrategia que había planeado distaba mucho de ser directa, pues su objetivo era conseguir el fortalecimiento de la Grulla (y de cada uno de los clanes no-Escorpión) precisamente a través de la exposición de sus debilidades, la forma, a priori, más alejada para conseguir semejante objetivo. Era una estrategia que exigía una planificación muy cuidadosa y la valentía necesaria para asumir los sacrificios que implicaba, sacrificios realmente pequeños pero que podían volverse excesivos si no se actuaba con la pericia suficiente. Realmente, se trataba de una solución muy sutil, muy política, cuyo resultado final, si se llevaba a buen término, era el fortalecimiento definitivo del clan correspondiente, aunque si se daba un traspiés las consecuencias podían ser devastadoras.

¿Temía Aki su propia capacidad para llevar adelante la proposición de Mitsuomi o era simplemente que tenía miedo de los las grietas que aparecerían en la máscara durante las primeras fases de la estrategia? Podía ser cualquiera de las dos opciones, pero Mitsuomi se inclinaba por pensar que era la propia Aki la que se veía en peligro, como si estuviera visualizando su propia máscara hecha pedazos en el suelo. La frialdad con la que la Embajadora Grulla se vestía o, mejor, se fortificaba no podía ser una actitud natural, eso ya lo había pensado Mitsuomi nada más conocerla: nadie rechazaba las emociones sin un motivo; y ese motivo siempre solía ser la protección de una debilidad interna, un carácter frágil que nada tuviera de frío. Se trataba de mostrar lo contrario de lo que uno era, porque la verdadera esencia se consideraba inadecuada.

Aki había manifestado no estar preocupada por sí misma, sino por el resto del clan. Dando por hecho que su arrogancia fuera justificada, su política de enfrentamiento con el Escorpión resultaba totalmente incoherente. Ella misma había manifestado que los Escorpión iban a dar un golpe si perdían su puesto de Mano Izquierda y ese golpe lo descargarían contra sus sucesores, osea, contra la Grulla. Aki, por tanto, debía saber que había al menos un gran y oscuro secreto dentro de su Clan que no podía salir a la luz. Por sus propias palabras era evidente que no lo había solucionado, pues si no, no hubiera planteado todo el asunto del contraataque Escorpión. Tal y como se desarrollaban los acontecimientos, quedaba poco tiempo para que hubiera un relevo en la Mano Izquierda, los Escorpión lo sabían y la Grulla también, por lo que si Aki no había logrado “purgar” las faltas a su alrededor, ¿cómo podía pensar que iba a conseguirlo en el tiempo que le quedaba? Podía ser que fuera una mujer lo suficientemente arrogante como para creer que iba a ser capaz, pero Mitsuomi dudaba que alguien así pudiera llegar a Embajadora de la Grulla en la Capital. Sin duda, Aki poseía una experiencia y habilidad política enormes que la habían catapultado a su posición actual, Mitsuomi no podía creer que fuera realmente tan estúpida como para pensar que podía evitar que el Escorpión lanzara su golpe.

Siendo así, ¿por qué rechazaba Aki la opción de Mitsuomi? La respuesta más lógica era que no quería evitar el ataque Escorpión. Pero, ¿por qué? La primera respuesta que se le ocurrió fue que si realmente su vida y conducta eran intachables como afirmaba, el golpe Escorpión no le afectaría y era posible que le quitara de encima algún adversario político dentro de su clan, lo que incrementaría su influencia y su posición. De hecho, en cierta medida esa era la única respuesta posible, es decir, que Aki supiera que el ataque Escorpión no iba a afectarla a ella en absoluto. La imagen que ofrecía la Embajadora a los demás era de una intachabilidad frígida, un témpano de hielo intocable, resultaba razonable dada dicha imagen que no hubiese ningún secreto turbio que el Bayushi Jubei pudiera esgrimir contra ella, de donde surgía su aparente seguridad y confianza.

Al llegar a este punto Mitsuomi tuvo que coger un cuenco con té para que el acto de fijarse en el líquido y de beber ocultara la enorme revelación que acababa te tener.

Como fichas de dominó, las conclusiones se sucedían una tras otra, inevitables, impulsadas por una lógica aplastante, unas conclusiones horribles, pero que Mitsuomi no podía atreverse a ignorar.

Mitsuomi desde el principio había concluido que la frialdad de Aki era una fachada, una máscara. Como el mismo pensara segundos antes, una máscara sirve para ocultar lo que verdaderamente somos, exponiendo una imagen totalmente contraria, por ello había llegado a la conclusión de que lo que escondía Aki era inseguridad, tal vez miedo, en contraposición a la apabullante seguridad en sí misma que exhibía.

Pero se había equivocado por completo. La seguridad de Aki no era la máscara en sí, sino una consecuencia de ésta. Pureza, eso era lo que vendía Doji Aki, una pureza inatacable, un honor verdaderamente tan fuerte como el acero. Su apariencia de arrogante infalibilidad procedía del hecho de venderse a los demás como una mujer totalmente virtuosa, de estándares elevados, lo cual la situaría un peldaño por encima de los demás.

Por su propio razonamiento, Mitsuomi tenía entonces que considerar que el verdadero interior de Aki era impuro y que su máscara pretendía ocultar un alma que cargaba con algún tipo de secreto sucio, un vicio, un pecado, o muchos de cada. Mitsuomi pensó en Isawa Kondou.

Pero si tal era el verdadero ser de Aki, ¿por qué estaba tan segura de que el secreto o secretos que revelara el Escorpión no iban a afectarla a ella? Muy simple, porque sabía perfectamente cuales iban a ser dichas revelaciones y la única forma de saberlo era que mantuviera una estrecha relación con Bayushi Jubei, el Embajador Escorpión, una relación amistosa que le permitiera garantizarse una inmunidad ante los ataques del Escorpión contra la Grulla.

Ambos Embajadores estaban siempre enfrentados, era de sobras conocida la animadversión que se profesaban, pero aquello no era más que otra máscara, pues, ¿acaso él mismo no le había propuesto algo parecido aquella mañana a Kitsu Yuga entre el León y el Fénix? ¿y no había sido Seyrio el que le propusiera exactamente eso mismo entre ambos?

Así pues, Doji Aki y Bayushi Jubei trabajan en consonancia y Mitsuomi sólo podía ponerle un nombre a una conspiración que los incluyera a ambos: gozoku.

Si hubiera estado solo se hubiera puesto a reír a carcajadas. Resultaba que iba a exponer un plan contra el gozoku precisamente ante una de sus máximas integrantes dada la posición que ostentaba. Qué estúpido había sido por pensar que ninguno de los dos Embajadores iba a ser gozoku. Realmente había dado un paso en falso que le podía haber costado muy caro. Él que se vanagloriaba de pensar de forma diferente a los demás, con más perspectiva, sin dejarse cegar por los tópicos habituales, había creído como cierta la máscara de Aki.

¿Y Toushi? ¿Estaría también dentro de la conspiración? Se inclinaba a pensar que no, pero ya no podía estar seguro de nada. Los “guardianes” que su clan le había puesto no tenían por qué ser por sus tendencias innovadoras, también podían ser ojos vigilantes por si Toushi tenía tendencias indeseables.

¿Qué hacer entonces? De momento seguiría con su idea original, puesto que aún no habían entrado en el tema del gozoku, además de que continuar por el camino que había trazado si sus conclusiones eran ciertas y Aki le contaba toda aquella reunión a Jubei, era muy posible que ambos Embajadores le consideraran completamente inofensivo y por tanto nunca llegaran a verlo como una amenaza. Iba a convertir la verdad en una máscara.

Creedme que asistiré a dicho conflicto con enorme tristeza –dijo Mitsuomi con un cierto toque de pesar en su voz que no era en absoluto fingido.

Se había tomado unos segundos en replicar a lo dicho por Aki, sumido como estaba en sus reflexiones. Dejó el cuenco de nuevo frente a él.

Si me lo permiten sus Excelencias, quisiera contarles una historia que creo ilustrará mejor que mi pobre retórica las ideas que me gustaría trasmitirles. Verán, se cuenta que el abad de un monasterio situado en una apartada montaña enfermó de gravedad. Puesto que en el mismo monasterio no tenían los ingredientes necesarios para elaborar la medicina correspondiente, el discípulo predilecto del abad se ofreció para descender de la montaña hasta la ciudad más cercana donde hacerse con dichos ingredientes.

Llegado a un punto del camino, el acólito se encontró frente a un profundo precipicio. La única forma de atravesarlo sin dar un enorme rodeo y perder un tiempo precioso era cruzarlo por un puente colgante tan estrecho que solo permitía el paso de una persona.

Ya fuera por decisión del destino o por causa del azar, justo en el momento en que el joven monje estaba cruzando, por el extremo opuesto hacía lo mismo un orgulloso samurai cargado con ciertas importantes órdenes de su señor que debía cumplir con suma rapidez. Ambos terminaron por encontrarse en mitad del largo puente.

El samurai, con un tono altanero le ordenó al monje que retrocediera y le dejara pasar a él primero. El monje, acuciado por las prisas a causa del estado crítico de su querido maestro, se inclinó y le pidió al samurai que le dejara pasar a él. El guerrero consideró la petición del monje como una ofensa, pues se consideraba por encima de éste y en ningún momento se planteó que el monje fuera a negarle el derecho a cruzar primero el puente. Así que, sintiendo su honor de samurai ofendido, retó al monje a un duelo a muerte que decidiera quien cruzaba primero el puente y, de paso, como estaba seguro de vencer, limpiar la ofensa que el monje había perpetrado sobre su persona.

El joven acólito no tenía más remedio que aceptar, pues era consciente de que si no lo hacía, el samurai probablemente se lanzaría contra él katana en mano. Pero no poseía ningún arma y hubiera sido una terrible deshonra para el samurai vencer a un oponente desarmado (aunque si lo pensamos bien ya era un dudoso honor vencer a un oponente que nada sabía del manejo de una espada). Tratando de convencer al samurai de que le dejara pasar, el monje le juro, incluso por la vida de su maestro, que al día siguiente podrían volver a encotrarse de nuevo en el puente y llevar a cabo el duelo, pero le rogó que ahora le dejase pasar pues la vida de su maestro estaba en juego.

La firmeza del joven eran tan grande que el samurai al final consintió en aplazar al duelo y dejar al monje cruzar primero. Fijaron una hora para el día siguiente. El acólito consiguió sus ingredientes y los llevó de vuelta al monasterio donde se preparó con ellos una medicina que hizo que su maestro experimentara una mejoría casi instantánea.

El joven en ningún momento se planteó faltar a su palabra dada ante el samurai, así que al día siguiente dejó una nota de despedida para su maestro, tomó una katana guardada en un almacén del monasterio y partió al encuentro del bushi, sabiendo que iba a morir.

Ambos se encontraron de nuevo en el estrecho puente. Intercambiaron un par de expresiones formales y el samurai adoptó su postura inicial. El monje, ignorante completamente en cuestiones marciales, simplemente se limitó a sostener la katana ante sí con las dos manos y cerró los ojos, esperando el golpe que acabaría con su vida. Resignado ante su destino, su expresión era serena y su cuerpo estaba relajado.


Mitsuomi se detuvo un momento antes de continuar con la historia y dio otro sorbo a su taza de te. Había llegado a la parte más importante de la parábola y quería crear una cierta tensión en sus oyentes.

El golpe nunca llegó -prosiguió con una sonrisa-. El monje esperó, siempre con los ojos cerrados, pero nada sucedió. De pronto escuchó al bushi decir con total humildad: "Maestro, os lo ruego, perdonad mis ofensas y aceptadme como vuestro discípulo, si consentís abandonaré mi clan y mi status y os serviré fielmente". El joven acólito abrió los ojos y vio al samurai arrodillado en medio del puente, suplicándole mientras tocaba con su frente las tablas del puente.

¿Qué había sucedido? Pues que el bushi, ante la postura adoptada por el monje y asombrado por la serenidad de este y por el hecho de que hubiera cerrado los ojos, pensó que se encontraba ante un rival formidable, ante un verdadero maestro de la espada que había alcanzado un nivel muy superior al suyo, pues siempre había leido que los auténticos maestros, los espadachines legendarios adoptaban actitudes parecidas a la del monje ante un combate; así que había cambiado todo su desprecio por admiración.


Una nueva pausa. La parábola había terminado. No hacía falta terminar la historia, pues el mensaje ya había sido lanzado.

Mi propuesta consiste en adoptar ante el Escorpión la misma actitud que el monje ante el samurai. Los Escorpión están preparados para el combate, ansían ser atacados para poder devolver el golpe, para sentirse menospreciados y justificar así sus reprobables acciones. Toushi-sama de seguro que habréis leido numerosos tratados de estrategia y sabréis que una de las máximas más repetidas es que hay que atacar de manera que el enemigo no se lo espere. ¿y qué mejor manera de desestabilizar a un oponente que espera un ataque que no haciéndolo? Se trataría precisamente de dejar de considerar al Escorpión como un oponente, y, por tanto, ya no habría necesidad de atacarlo, tan sólo de ofrecerle nuestra mano tendida en buena fe para ayudarle a encontrar un camino menos oscuro. ¿Qué justificación tendría entonces el Escorpión para atacar? Ninguna.

A mi humilde parecer es la mejor manera de proceder contra el Escorpión, no atacándolo, sino amándolo.








OFF

Necesito saber si consideras las deducciones de Mitsuomi lógicas y naturales o las consideras metajuego.

Por otra parte, la historia es un koan japonés que leí hace tiempo ya en un libro. Los detalles no son iguales, pero la narración en general es la misma.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue May 10, 2012 11:19 am

OUT
Pues si, te has esmerado en el post XDD
Bueno, tengo que decirte que has luchado bien contra lo que sabes pero creo que tus razonamientos son lógicos y que no tiene Mitsuomi ninguna certeza en sí, que como mucho le hace buscarlas, pero no creo que tu veas que el personaje, por mucha iluminación que tenga va a dejar de buscar la verdad tras sus suposiciones, así que se acepta todo lo escrito =^^=
Y por cierto, me ha encantado el post y todo su razonamiento.
Y otra cosa, me encanta esa historia XD ya la conocía y siempre me había gustado XDD
IN


La voz de Toushi, o su risa más bien, fue lo primero que oistes, de una manera tan liviana y refrescante que te sorprendió no sólo a ti, sino que la cara de Aki mostraba la misma sorpresa.

"Lo siento, lo siento dijo este dejando de reir poco a poco es que esa historia me encanta y sólo de pensar la misma situación con nosotros me ha dado la risa, por eso y al imaginar la cara de mi consejera Matsu Umeko-san ante una solución tan poco.... conflictiva... jaja volvió a reir un poco más. Tras lo cual dejó la taza en la mesa y te dijo mirándote a los ojos a mi me encantan las tácticas poco usadas y hasta arriesgadas cuando tienen posibilidades como esta tras de sí...

Y creo que además usa la ventaja de lo que el Escorpión ahora va usar, su "nosotros también cazamos a los "malos".." Por lo que no se me ocurre una forma mejor de no sólo ganar tiempo, sino de dejarlos perplejos y usar eso también a nuestro favor.

Es una mezcla de locura y genialidad..."


Sonrió este mientras se cruzaba de brazos y asentía con muy buen humor ante aquello.
Aki frunció el ceño mientras le miraba y se cruzó también ella de brazos.

"Parecéis muy seguro de vuestro Clan, secretos y posibilidades."

"Sin duda lo estoy."

Replicó Toushi con tonillo divertido.
Aki suspiró profundamente, aún con el ceño fruncido mientras miraba el fondo de la taza y le dijo:

"Vuestros antepasados siempre han sido estrategas formidables... Espero que algo de eso haya en vos."

Toushi sonrió ampliamente ante eso. Aki asintió ella sola y entonces te miró a los ojos.

"Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas ¿verdad?
O al menos nuevas...
No lo veo claro del todo, sobretodo porque quería hacer las cosas, dentro de mi Clan de otra manera... pero...

Bien, hablemos de la plasmación real de ese plan que tenéis en mente Mitsuomi-san... por ahora tenéis más que mi interés en esto."


Te dijo al final Aki con un pre-aprobado de tu plan.
¿Entonces eran ciertas o no tus suposiciones sobre ella?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié May 16, 2012 10:10 am

out: Me alegro de que te haya gustado. Mitsuomi es un Isawa por lo que, aunque él se empecine en negarlo, tiene esa confianza excesiva en sus propias capacidades, especiamlente en su inteligencia. Está convencido de la infalibilidad de su lógica y de las conclusiones nacidas de ella, pero también es consciente de que necesita corroborar dichas conclusiones por muy seguro que esté de las mismas. Lo que sí es seguro es que de momento con Aki actuará como si sus conclusiones fuesen ciertas hasta que se demuestre lo contrario. De Toushi realmente no está seguro, pero no importa porque mientras estén ambos delante a la vez tendrá que actuar de acuerdo con lo que piensa de Aki, independientemente de Toushi.

IN


No puedo ofreceros un plan concreto, Aki-sama -manifestó Mitsuomi con un tono relajado y distendido, más tranquilo por la aparente aprobación que ambos Embajadores le estaban dando a sus ideas, aunque sabía que tenía que moverse con cuidado a causa de lo que pensaba sobre Doji Aki-. Mi propuesta es una idea, una filosofía que debe regir nuestras futuras acciones, sí, con un objetivo último, pero lo suficienemente vago como para que haya muchos posibles caminos para alcanzarlo.

¿Y cuál es ese objetivo? Creo que ya lo he expresado pero si se me permite recuperarlo, lo enunciaría como el hecho de integrar al Escorpión dentro del Imperio, unido a una fuerte alianza de todos los Clanes (quizá con la sola excepción del Dragón y tal vez del Fénix) que contribuya a la estabilidad y armonía del Imperio.

El problema para conseguir esto es doble: por una parte está la posición de gran poder e influencia que posee actualmente el Escorpión y que no creo que esté dispuesto a ceder a la ligera, aunque ellos mismos saben que el crepúsculo ha empezado a caer sobre su supremacía; por otra, está la tendencia del ese Clan a considerarse despreciado y vilipendiado por el resto del Imperio, lo que les ha hecho regodearse en su figura de "villanos" y actuar permanentemente como tales, negando todo lazo realmente desinteresado con cualquier otro Clan.

Sí, me repito, lo sé, pero quería retomar toda esta argumentación para que entiendan bien las ideas que me propongo plantearles.


Mitsuomi hizo una breve pausa para tomar un trago.

Actualmente, el Escorpión ha... usurpado el puesto de Mano Izquierda de Su Majestad, un puesto tradicionalmente ocupado por la Grulla; sin embargo, el Escorpión recibió originalmente una misión que le convirtió en lo que se suele conocer como la Mano Oculta, una posición no menos importante que las otras dos Manos pero sí menos visible y menos gratificante por su escaso reconocimiento público; y es precisamente esa falta de gratitud por parte del Imperio hacia su desagradable tarea lo que ha hecho que el Escorpión acumule un enorme rencor hacia el resto de los Clanes y se sientan como un Clan tan ajeno al Imperio como se sentirán ahora mismo los Ki-Rin donde quiera que estén.

El gran problema, el gran error, por parte del resto de Clanes ha sido darle la razón al Escorpión y en vez de intentar cambiar esa percepción tan oscura del Escorpión, les han rechazado y despreciado, alimentando así los tortuosos argumentos del Escorpión a favor de su propia… malignidad.

Mi idea consiste en corregir ese error, lo cual, si se lleva a cabo de forma correcta y surte el efecto deseado resolvería los dos problemas que antes planteara y permitiría conseguir una verdadera unidad de los Clanes al servicio de Su Majestad.


De nuevo, otro trago al té que tenía delante. ¿Qué estarían pensando sus interlocutores? Aki probablemente pensaría que se trataba de un idealista, Toushi tal vez lo encontrara todo interesante y divertido. Esperaba poder convencerlos a ambos cuando esbozara propuestas más concretas.


Dice el Tao: “El Sabio no compite y, por tanto, nadie puede competir con él”. Esto es rotundamente cierto. Esta es otra manera de expresar la misma enseñanza que el koan que antes les narré. El Escorpión está al acecho, preparado para atacarnos en cuanto vea que nos disponemos a atacarle, porque está seguro de que ese ataque llegará, no concibe que las cosas puedan ser de otra manera, y la historia les da la razón. Bien, pues yo planteo que las cosas sean de otra manera, que no se tiene por qué producir ese ataque, de manera que el Escorpión se vea de pronto “querido”, valorado y, por tanto, se quede sin argumentos para justificar un posible ataque, no sólo para sí mismo sino también para el Imperio.

Dice asimismo Shinsei que “una mano abierta no puede esconder un arma”. Completamente de acuerdo. Así pues, siguiendo con lo que acabo de decir, en vez de atacar al Escorpión o verlos como enemigos, veámoslos como aliados, como amigos, como compañeros en una misma tarea que es la de salvaguardar al Imperio y servir a Su Majestad. En vez de atacarles, propongámosle alianzas, pero no alianzas interesadas basadas en un interés a corto plazo, sino alianzas con fin de llevar a cabo proyectos conjuntos.

Pongo un ejemplo. Como ya sabrán, se va a invitar a todos los Clanes para que participen en las jornadas sobre la magia que va a promover el Fénix. Los Asahina y los Soshi son familias tradicionalmente ligadas a un mismo elemento, el Aire, y sus shugenjas suelen trabajar en hechizos similares, aunque con aplicaciones distintas. ¿Por qué no ofrecerle al Escorpión una ponencia conjunta a cargo de destacados miembros de ambas familias sobre los usos de la magia del Aire y las visiones complementarias que ambas poseen?

Y esto no es más que un único ejemplo. Se pueden hacer muchas propuestas en este sentido. Y no sólo limitándonos a intentar limar asperezas entre la Grulla y el Escorpión. El León también puede iniciar proyectos en este sentido, igual que el Cangrejo, porque para mí son estos cuatro clanes los que constituyen verdaderamente los cuatro grandes pilares que sustentan el Imperio, por ello, como dije ya al principio de esta reunión, es una sólida alianza de la Grulla, el León, el Escorpión y el Cangrejo el objetivo final de todos los proyectos e ideas que les estoy ofreciendo, sólo que tres de dichos clanes ya están muy bien encaminados en esa dirección y tan sólo el Escorpión intentaría resistirse, incluso frustrar todos los intentos de incorporarle a la alianza, por las razones que ya he expuesto.

Otro elemento importante, y de hecho muy utilizado por los Escorpión mismos, es la propaganda. Muchísimas novelas y obras de teatro tienen como villano a un Escorpión, incluso aquellas escritas por los Escorpión mismos. Esto es consecuencia de todo lo que decía antes: los Escorpión se consideran aislados del resto del Imperio, despreciados por éste, y, por tanto, para evitar el dolor que esto les provoca han decidido darle la vuelta a la situación y convertir su gran debilidad en un motivo de orgullo, asumiendo el papel que el resto del Imperio parece otorgarles, lo cual es tristemente cierto. Así pues, se venden a sí mismos como “los malos” pero siempre con un toque muy estiloso, quedando siempre por encima del resto de personajes, es decir “somos los malos pero somos mejores que el resto, más listos, más… guays”. Recuerden la obra de teatro que ofrecieron anoche en el Teatro Imperial.

¿Por qué no hacer una campaña de propaganda también nosotros? Pero no para vilipendiar aún más al Escorpión, sino para todo lo contrario, para mostrar que su función original, su misión real, es igualmente valiosa que la de los demás Clanes y que puede ser la Mano Oculta y no la Izquierda siendo igualmente… guays. No se trata de alabar al Escorpión, eso tampoco es correcto, se trata de manifestar los ideales que guiaron al primer Hantei a la hora de distribuir las tareas de los clanes recién nacidos. ¿Por qué no hacer también una obra de teatro con estas ideas en mente? O, mejor, un ciclo. Podríamos contar la historia del Clan Escorpión, no como ellos quieren que la contemos sino como debería ser contada, sin villanos Escorpión, sino con un Clan dedicado a la protección del Imperio desde las sombras, un clan valioso que ayuda y protege al resto. Se podría plantear como una empresa artística de enorme magnitud, un conjunto de eventos cuyo esqueleto sería una serie de obras de teatro de diversos generos, tanto de Noh como de Kabuki, dentro de un proyecto mayor, no solo dedicado al Escorpión, sino a todos los Clanes. Mostrar a través del arte el Imperio como debería ser, sin ataques, sin dobles sentidos.

Todos los Clanes serían invitados no sólo a presenciar los eventos sino a colaborar en su creación (aquí sería importante involucrar al Kokinshû de alguna manera a través del Cangrejo, puesto que una obra así tiene un valor simbólico incomparable) y el destinatario final de todo no serían solo los diferentes invitados, sino uno en concreto, Su Majestad Hantei XVII, porque si el mensaje que pretendemos trasmitir calase en el espíritu del Emperador y este decidiese convertirse en un activo simpatizante de todas estas ideas tendrían mucho ganado. Si consiguiéramos que el Emperador hiciera algún tipo de manifestación pública que afirmase la posición de todos los Clanes, que los situase en sus puestos originales, pero no aplicando castigos y premios, sino honrándolos por ello a cada uno por sus particulares servicios al Imperio que ninguno de los demás Clanes puede llevar a cabo, habríamos conseguido mucho, muchísimo, porque, ¿cómo podría ver entonces el Escorpión como una degradación pasar de ser la Mano Izquierda a la Oculta y, por ranto, por qué habría de querer atacar a la Grulla o a cualquier otro por ello?

Ojo, no se trata en ningún momento de alabar a los Escorpión, esa no es mi intención. Los Escorpión no son ni más ni menos que nadie, simplemente se trataría de que por una vez se viesen valorados por el resto del Imperio y, por tanto, su rencor y las intrigas que nacen de él dejasen de tener razón de ser y, por tanto, el Escorpión no tendría razón pata atacar, especialmente porque nadie les habría atacado, por lo que si atacasen su ataque al no tener fundamento se convertiría en un acto sin sentido que todos rechazarían y entonces el Escorpión sí que sería humillado y perdería mucho.

Hay otras ideas que se me ocurren, por supuesto. Tradicionalmente en el Imperio se han usado los enlaces matrimoniales para sustentar alianzas. No me ha parecido nunca una buena medida porque a la larga cuando dichos enlaces pierden sentido o si salen mal, las cosas se tuercen y las alianzas pueden acabar en guerras, pero sí es cierto que a corto plazo pueden tener un efecto muy notorio. Por ello, si se pretende una alianza entre cuatro Clanes, ¿por qué no, además de todas las ideas propuestas y más que surgirán, realizar enlaces matrimoniales entre dichos Clanes? Además, hay un vínculo que podría resultar muy interesante a corto plazo para minimizar la… rabia Escorpión por la pérdida de la Mano Izquierda.

Ya existe un Canciller, pero el puesto de Consejero Imperial sigue bacante y suele corresponder por tradición a un Grulla, ¿por qué no crear un Consejero Imperial doble a través de un matrimonio entre el Consejero Imperial y un Escorpión? Estrictamente hablando el Consejero sería un Grulla, pero su esposo o esposa sin duda sería también alguien influyente, sobre todo si se hiciera notorio que colabora en las ideas de su cónyuge, además, esa es justo la idea de cómo debería ser la Mano Oculta: mientras que la Mano Izquierda, el Consejero, actúa de forma pública, su cónyuge, un Escorpión, lo hace desde las sombras, pero trabajando ambos de forma conjunta, en armonía de cara a un mismo objetivo.

Pero, tristemente, todos estos planes, además de sus dificultades inherentes, tienen un gran obstáculo que poco a poco se va materializando: el Campeonato Esmeralda.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié May 16, 2012 11:18 am

"De hecho creo que es mejor incluso que no haya nada prefijado, así cada cual podrá actuar más de acuerdo con su forma de ver las cosas ¿no creéis Aki-san? Eso os deja margen para que se hagan las cosas tal y como queréis."

Le dijo Toushi a Aki apoyando tu filosofía.

"Creo que ellos pensarán mal si empezamos una campaña así, ¿no lo cree? Suena... raro... mucho al menos."

Te dijo Aki.

"Quizás eso es debido a que es un plan unitario, quizás debiéramos abordar los dos puntos de los que habla Mitsuomi.san, primero el de esa extraña campaña de... amiguismo... y luego la otra..."

"¿Hacerles recordar su función principal?"

Te preguntó Aki.

"Sin duda si le damos carnaza que cazar van a estar ocupados con eso y no con su nueva función atribuida... y todo el mundo sabe que no se pueden hacer dos cosas a la vez en perfectas condiciones.

Y además si nos portamos "bien" esa misma carencia la van a ver ellos mismos... Y hasta ahora no loes he considerado menos que rivales inteligentes, así que creo que podría pasar algo... interesante..."


Añadió Toushi sonriendo mientras asentía a sus pensamientos o quizás a un plan que se veía en el brillo de sus ojos.

"Aunque luego está el problema del Campeonato, como decís, Mitusomi-san... ¿Qué es lo que pensáis sobre ello? porque os aseguro que tanto mi Clan como el Escorpión no van a abandonar esa competición..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié May 16, 2012 11:49 am

Mitsuomi se permitió una breve y silenciosa oración a Shiba para que Ikoma Toushi no fuera gozoku. Cada vez le gustaba más aquel hombre. Si sus impresiones se confirmaban, Toushi podía ser un aliado formidable.

El problema del Campeonato Esmeralda no es que la Grulla o el Escorpión participen en él, sino quienes son los máximos representantes de ambos clanes -manifestó Mitsuomi con un tono bastante más serio que el empleado en su largo discurso anterior-. Es algo obvio, y de hecho la propios Emperatriz Madre lo expresó anoche, que la final de dicho Campeonato será entre Kakita Notatsu y Soshi Seto. A priori un duelo entre ambos no sería algo indeseable, aunque personalmente la persona de Soshi Seto me inspira sentimientos poco agradables, la cuestión es todo el trasfondo de dicho duelo, un trasfondo completamente ajeno al propósito y espíritu del Campeonato.

Recuerdo perfectamente las palabras de Su Alteza anoche: "declaro que el final de la competición de aptitud terminará en el Campeonato Esmeralda"


Mitsuomi hizo una pausa para beber un poco más de té, aunque el motivo real era calmar el estallido de indignación que brotaba en su interior ante el recuerdo de lo sucedido la noche anterior.

La degradación que esas palabras imponen al Campeonato Esmeralda es inmensa -dijo con un tono sombrío-. Además plantea una situación absurda. Supuestamente el que gane y, por tanto, se convierta en Campeón Esmeralda se casará con Otomo Noriko para intentar convertirse en el "pararrayos" del mal kharma que acecha al enlace entre Su Alteza y Akodo Sembei. Por tanto, el futuro Campeón Esmeralda se vería sometido en el futuro a algún tipo de desgracia quien sabe si fatal. Es evidente que en ese caso el Campeón no podría realizar correctamente su función como protector del Emperador y del Imperio.

Solo por ese motivo, un duelo en la final del Campeonato entre el sensei del Emperador y el Tigre Blanco no debería celebrarse, pero es que además, está el detalle de que se ha convertido la final del torneo más importante y con más historia de nuestro Imperio en una manera de dirimir una rivalidad amorosa. Kakita debe estar revolviéndose allá en Tengoku ante semejante situación.

Además, tenemos que contar las consecuencias de dicho enfrentamiento que pueden ser desastrosas. No conozco a Notatsu-sensei, tan sólo su formidable reputación, y lo mismo sucede con Soshi Seto, aunque en este caso su fama es de un carácter completamente distinto. ¿Alguien cree de verdad que el Tigre Blanco luchará por convertirse en el Campeón Esmeralda? Él lo que busca es la mano de Otomo Noriko y terminar de una vez con su rivalidad con Kakita Notatsu. No va a ser un duelo para ver quien es el más apto para servir directamente a Su Majestad, al menos no por parte de Soshi Seto.

Si estuviera seguro de que fuera a ganar Notatsu-sensei me preocuparía menos, aunque mis primeras objecciones seguirían en pie, pero es igualmente posible que gane Soshi Seto o que aunque pierda se las arregle para causar un enorme perjuicio a su rival...

Dejó esta última frase en el aire, pues de sobras eran conocido los diversos ejemplos de duelistas Escorpión que aún a costa de ser considerados perderos de un duelo no habían dudado en mutilar a sus rivales o cosas peores.

Sea como sea, si el enfrentamiento es entre amos, el Imperio pierde.

Quisiera saber si mis nobles interlocutores están de acuerdo conmigo antes de continuar tratando este asunto.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue May 17, 2012 4:42 pm

"Yo tengo mi propia opinión sobre la verdad de ese duelo... pero me temo que quizás no sea muy político por mi parte, y eso en un Embajador es una falta muy grave."

Te añadió Toushi con una sonrisa socarrona en los labios. Fuera lo que fuera que pensara parecía interesante...

Aki miró a Toushi de reojo mientras tu seguías hablando y añadió a los dos:

"Todo el mundo sabe que... si esos dos candidatos participan el resultado final se verá entre ellos muy plausiblemente...

Pero a mi también me... escama... lo de esa propuesta y el mal karma... después de todo la Madre del Emperador siempre ha demostrado desear un Imperio fuerte y unido... y eso va en contra... creo que nos perdemos algo... o ella no cree en ese mal karma o tiene algo entre manos... algo que quizás Toushi-san se imagine..."


Dijo al final mientras miraba al Embajador León y este se encogía de hombros con una intrigante sonrisa.

"Yo creo que ganará Notatsu-sensei, sin dudas."

Dijo al final Toushi.

"Lo cual no quiere decir que sea el más apto al final para Noriko-san... sino para la decisión de la Ama...

Creo que todos sabemos qué clase de hombres son los dos, aún o no conociéndolos en persona y creo que ese es el punto fuerte de la artimaña que debe haber ahí dentro... Lo que, mi querida Embajadora Grulla, no puedo deciros... es cómo lo va a hacer la Gran Madre... pero no dudo que haya algo..

Algo por lo que su forma de ver las cosas no cambien y todo vaya según "lo planeado"..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Vie May 18, 2012 9:47 am

Mitsuomi era incapaz de ver la jugada a la que se referían ambos Embajadores y se sentía enormemente frustrado por ello. Pero, ¿acaso podía esperarse otra cosa? Él no era un político práctico, pues apenas había abandonado en contadas ocasiones Kyuden Isawa. Sus conocimientos diplomáticos procedían de sus numerosas lecturas históricas y manuales tanto de estrategia diplomática como militar. Era normal, pues, que no conociese todas las intrigas que se llevaban a cabo en la Ciudad Prohibida y que su falta de experiencia le impidiese comprender completamente las que legaban a su conocimiento.

Siempre podía recurrir a su magia y hacerlas todas visibles y comprensibles para él, pero ese era un camino que hacia tiempo que había rechazado. Y, por descontado, desechaba también la posibilidad de preguntarle directamente a Toushi por su hipótesis.

La pregunta entonces es si queremos intentar impedir que dicha final se celebre -manifestó con seriedad-. Creo que es posible hacerlo con razones totalmente razonables y, lo más importante aún, inapelables. EL problema es si queremos afrontar las posibles consecuencias.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie May 18, 2012 10:53 am

"¿Impedir la final? ¿Pero de verdad eso se puede hacer sin que nos cuelguen por ello?"

Bromeó Toushi, pero estaba muy atento de tu expresión y palabras pues el sabía que tu no hablabas por nada, o lo intuía.

"Es algo que está fuera de nuestro alcance sin duda."

Añadió Aki mirándote como si dijera "Pero vuestra opinión es..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Lun Jun 25, 2012 7:18 pm

Como dijo Shinsei: "la Fortuna favorece al hombre mortal" -afirmó Mitsuomi con una sonrisa, dirigiéndose a Aki-, por lo tanto, Aki-sama, no hay nada fuera del alcance de los mortales. No creo que la tarea de evitar cierta final del Campeonato Esmeralda sea una tarea más complicada que la derrota de un dios caído, ¿no os parece?

Cierto es que, de momento, el destino no ha puesto en nuestras manos la posibilidad de impedir la final totalmente y, por tanto, impedir el Campeonato en sí, pero creo que sí hay maneras de evitar el duelo que hemos planteado.

¿Formas de conseguir esto? Hay varias, creo, y todas conducen a lo mismo: que ni Kakita Notatsu ni Soshi Seto puedan participar en el Campeonato Esmeralda. Dudo que la Grulla no posea otros duelistas de sobrada habilidad para afrontar el Campeonato con altas probabilidades de alzarse con la victoria, si bien ignoro si se daría la misma situación en el Escorpión.

Ahora bien, ¿aceptaría la Grulla esta posibilidad a cambio de salvaguardar la integridad del Campeonato Esmeralda?


Depende de como contestara Aki, Mitsuomi expondría sus ideas, ideas que iban engarzándose con otras y que podían suponer un plan muy interesante. Lástima que Aki lo fastidiaría todo si decidía irle con el cuento a Jubei, pero Mitsuomi jugaría entonces otra baza, una que llevaba por nombre Seppun Daisetsu.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6834
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Jun 26, 2012 8:41 am

"La Grulla y el Escorpión pueden decir lo que quieran, pero aquí hay un problema mucho mayor, y ya no hablo de los problemas personales de los dos duelistas, es del hecho de que usted realmente cree que la Ama va a autorizar un Campeonato sin esos dos? ¿De veras? "

Te dijo con un tono de voz como si dijera "iluso", pero muy serio, más bien tal y como si aquella ilusión en tu mente fuera un peligro que una molestia.

"Ahí tengo que darle la razón a Aki-san, y más allá de la Ama el propio Emperador quiere que Notatsu-sensei sea el campeón, no es algo oficial pero bueno... eso se sabe. Y no creo que este tampoco le agrade que de la noche a la mañana el Clan le diga al sensei lo que tiene que hacer.

Y como dice Aki-san dejamos a un lado lo que personalmente los implicados quieren, siempre... y aún así es problemático."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Mitsuomi
Ishi erudito
Mensajes: 1719
Registrado: Mié Sep 24, 2008 9:41 am

Mensaje por Isawa_Mitsuomi » Mié Jun 27, 2012 10:13 am

Incluso los dioses deben inclinarse ante el destino -citó Mitsuomi con una sonrisa-. También palabras de Shinsei.

Lo que quiero decir con esto es que los deseos personales de Su Alteza e incluso de Su Majestad no tienen necesariamente por qué ser órdenes para el resto de... la realidad y que en ocasiones, quienes gozan de privilegios divinos conocen también los sinsabores de la frustración.

Y en esta cuestión considero que hay motivos de sobra y razones suficientes como para que "el destino" se oponga a la voluntad de tan elevadas personalidades.

Y si los dos Embajadores no pensaban así, que el rayo de Osano-Wo cayese sobre ellos igual que lo hizo sobre las murallas del Fénix. Pero, claro, Mitsuomi debía concederles una oportunidad a sus interlocutores, así que era su obligación explicarse.

Retomando lo dicho anteriormente, insisto en que una final entre Kakita Notatsu y Soshi Seto desvirtúa completamente el significado de lo que es el Campeonato Esmeralda, es más, lo corrompe. Quienes compiten por semejante honor deberían tener en su cabeza tan sólo su deseo de servir al Emperador y no en ganar la mano de una Otomo, por encantadora que sea esta, y en el beneficio que dicha boda puede reportar a Su Alteza a costa de algún tipo de sacrificio personal.

¿Quieres proteger a Su Alteza de la predicciónde los Ancestros? Me parece estupendo, un sacrificio enormemente honorable, pero no debe ser así siendo uno el Campeón Esmeralda, puesto que el deber frente al Emperador debe privar por encima de cualquier otro, incluso la salvaguarda de Su Madre, que para algo está la Guardia de la Rosa.

Pero independientemente de dicho sacrificio, solo el tema de la boda en sí...
-Mitsuomi no pudo evitar resoplar levemente-. Qué el Campeonato Esmeralda se use para dirimir la idoneidad de dos candidatos para casarse con una dama Otomo, no sólo es un insulto al resto de contendientes, sino a todos los Campeones Esmeralda que han existido desde el Amanecer del Imperio.

Si se pretende que el futuro esposo de Otomo Noriko se dirima con un duelo, que éste sea oficial, sí, pero fuera del Campeonato Esmeralda.

¿Coinciden conmigo Sus Excelencias?


Mitsuomi dio una breve pausa para que ambos Embajadores pensaran en lo dicho y continuó, pues su pregunta era realmente retórica, que ambos manifestaran su opinión cuando hubiera terminado de hablar.

¿Acaso un samurai honorable como Notatsu-sensei, no actuaría en consecuencia si se le hicieran ver estas razones? Pongamos por ejemplo que algún Grulla le planteara todas estas cuestiones, ¿seguiría Notatsu-sensei adelante o tomaría la opción de retirarse del Campeonato? Eso, sin duda, disgustaría a Su Majestad, que le pediría que expusiera sus razones, y al hacerlo Notatsu-sensei, ¿acaso Su Majestad permitiría que Soshi Seto participase también siendo que la situación de ambos es la misma, especialmente si alguien más le plantease estas mismas cuestiones a Su Majestad?
-preguntó mirando a Aki-. Además, Notatsu-sensei o cualquier "otro" que hablara con Su Majestad podría hacerle notar que si sucediese algo irreparable y dramático durante el duelo, la propia Emperatriz Madre podría perder a su nuevo yojimbo, con enorme prejuicio para ella.

¿Qué podría suceder entonces? Lo más natural sería que se intentara que el duelo entre Kakita Notatsu y Soshi Seto se hiciera aparte del Campeonato Esmeralda y si se consiguiera aplazar dicho duelo hasta después del Campeonato, habríamos impedido que sucediera la final que tan indeseablenos resulta, si bien es cierto que a costa de que ninguno de los duelistas participara en el Campeonato. Además, es posible que frustáramos así los planes de Su Alteza, sean los que sean, y su augusta persona no podría replicar porque los impedimentos habrían surgido de su divino Hijo.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado