Día 4º.- tarde.- Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Feb 23, 2012 7:22 pm

Se me ocurren algunas cosas que añadir al asunto de las damas como futuras esposas, pero dado el arroz que se cuece aquí el silencio es lo más prudente, con un millón de kilómetros de ventaja, más o menos.
Eso si, cualquiera de las tres, de las cuatro en realidad, podría ser una esposa perfecta si el marido de turno se esforzara lo sufuciente, o un auténtico paseo por el infierno si no se mereciera otra cosa. Incluso podría pensarse que la Ama no estaría tan dispuesta a casar a sus damas más cercanas a la ligera, pero ya se demostró que eso está ciertamente alejado de la cruda realidad.

-Hum, pero es factible que la esposa, vuestra alumna en este caso, no pretenda "distraer" en modo alguno a su marido de sus rutinas y sin embargo esto termine por suceder... el deseo de volver a ver a la persona amada, la sensación de que se necesiten mutuamente, apenas un segundo de duda podría ser fatal en el momento inoportuno. Pero en fin, esto es una divagación del asunto principal que aquí nos ocupaba, y en todo caso pocos mimbres tengo para sostener ningún tipo de argumentación con vos. Además siempre puede deducirse que el problema en esos casos no es el amor, sino la natural tendencia humana a la duda, un fallo como otro cualquiera, no achacable a "causas externas" sino al propio individuo.

Desconocía que la universidad Kaiu tuviera secciones que trabajasen por estricta piedad confesional, aunque supongo que en esta ciudad lo extraño es lo que no esté representado de uno u otro modo.
Arte religioso... bueno, este cuadro tendría alguna insinuación de ese tipo, ya que sería incompleto tratar de retratarla sin esa dimensión suya, mi señora Soshi, y algunos de los espectadores podrían señalar como afín esa parte de vos, sobre todo como maestra. El problema es que habéis pedido una cuádruple pose, y sin embargo sólo podéis aparecer una vez, lógicamente... dos mediante un reflejo, como mucho. Lo que quiero decir es que quizás deba haber un mensaje principal y el resto a vuestro alrededor simbolizados en detalles o símbolos conocidos.

No soy muy amigo de estos porque detesto esas obras "cultas" donde es casi imposible interpretar la escena sin una enciclopedia, pero por ejemplo una personificación del amor es algo a plantearse. Por ejemplo, ya se que se asocia la figura de Benten con la de una dama adulta, pero yo simbolizaría preferentemente el amor como un niño, inocente y puro pero también cruel y arbitrario a veces, aunque siempre sin maldad. Además tal lenguaje aumentaría esa parte "maternal" vuestra, Satomi-sama, para quien así quisiera entenderos.
La sabiduría es una luz, eso es más fácil, porque ésta siempre está presente de un modo o de otro.

El rostro entonces es la última faceta... Así el conjunto quedaría identificado de la siguiente manera; vuestro cuerpo desnudo, la seda en el suelo, os representa como amante. La luz que os arropa como un manto místico más que un simple efecto natural, vuestra religiosidad, y aquella figura alegórica añadiría el concepto maternal, aunque también incida en lo religioso lógicamente.
Finalmente vuestro rostro, uno que representara con detalle vuestra belleza inteligente incidiría en vos como esposa, dado el control que pinta de vos incluso en una situación tan "comprometida", y también la sabiduría lleva a la dama maestra, de nuevo.
Después se trataría de añadir más detalles en cada una de las partes que quedaran aún vistas, del cuerpo o del fondo. La misma pose, puede variar sutilmente todos, aunque eso prefiero decidirlo cuando... ehm, comience a trabajar...
¿Qué os parece como idea? Oh lo que me recuerda que debo preguntaros también por si vuestro culto particular tiene alguna particular serie de símbolos, adornos personales, letras o refuerzos intelectuales de algún tipo para vuestros ritos.


Oh si, es conocida la tendencia innovadora de vuestro clan en estos tiempos -contesto con una media sonrisa, sin tampoco pretender insinuar demasiado -En este caso creo que os estoy solicitando algo mucho más personal que dinero, me temo. Espero estar haciéndolo mejor que la media, o al menos lo sufuciente como para mantener aún vuestro interés. Es un tipo de patrocinio especial, después de todo.
Es un inmenso honor que penséis en haber pujado por mis humildes servicios sin haber comprobado primero lo adecuado o no de mi único cuadro realizado hasta el momento... ahm, ya había pintado una vasija antes, una pieza cedida por Sho-sensei que aún debería seguir en el despacho de Yashiko-san. En cierto modo fue una prueba para esta empresa, y le gustó
-sonrío con una pequeña dosis de orgullo artístico. Aunque la doji no fue tan rápida como Satomi presupone, de hecho ni siquiera aún tenemos un contrato formal, como tal. Pero está bien así, y en todo caso siempre es bueno saber que despierto otros intereses... aunque descartarlos aumentará la arrogancia de Yashiko, ju...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 27, 2012 10:25 am

"Oh... claro que se podría dar el caso Koji-san, pero de ahí de los estudios de mis chicas, y que no se licencien si no consiguen todos los méritos necesarios... están más que listas para reconducir ese amor y saberlo encaminar de una manera saludable, se lo aseguro."

Te contestó a tu pregunta Satomi con una sonrisa.

"Cuando se sabe la teoría y se ha practicado los suficiente le aseguro que ese asunto no es más complicado que llevar a cabo una receta de cocina... Los sentimientos y la empatía, después de todo, también se pueden entrenar, aunque en nuestro mundo de samurais no sea en absoluto lo usual. Aún así, no es magia, se lo aseguro..."

Añadió esta con tono ligero, tratando de no parecer pedante, pues no lo era, pero con cierto orgullo y mucha convicción de lo que decía.

"Esta ciudad es maravillosa por la cantidad de sorpresa que posee ¿no le parece? ji

Oh... quizás la religiosidad no sea el tema principal del cuadro, pero sin duda se puede amar a una persona por sus convicciones y por el aura de santidad que emana... ¿Habéis tenido el placer de conocer a Sanzo-sama? El Maestro de los Diez Mil Templos es una persona a la que dificilmente no se la ama desde el primer momento en que se la conoce...
te dijo esta pero si... podríamos poner algún símbolo...."

"El de tu colgante dijo Nozomi de pronto es lo único que no te veo ni quitártelo en las termas..."

Satomi dejó en su boca curvada un "ohh" de aceptación y sacó un colgante de su prominente escote, la cadena era de oro blanco y al final de esta había una mano del mismo material, una mano con los dedos unidos y estirada. La mano estaba labrada entera con kanjis casi ilegibles por lo pequeños que eran, y que suponías que además eran del lenguaje mágico, y por encima de estos destacaban en cada uno de los dedos un gran kanji legible que ponía "Vista" "Oído" "Olfato" "Tacto" y "Gusto" y en el centro de la mano había incrustado una gema, un diamante rosa, una rareza entre las gemas.

"Oh... la diosa a veces es más cercano a un niño pequeño de lo que creéis... Koji-san..."

Te susurró esta mientras le hablabas de tu visión.

"Me parece una idea con mucho gusto... Y sin duda estoy deseando ver cómo resolvéis los detalles que no tenéis aún cuadrado del todo"

Te contestó esta con una amplia sonrisa.

"¿La vas a mostrar desnuda y de frente Koji-san?"

Preguntó de manera picajosa Kotoko con una sonrisa malvadilla.

"Si es de buen gusto no me importa, el cuerpo que poseo lo tengo gracias a Benten-sama, así que no creo que deba ocultarlo."

Le contestó Satomi haciendo que la otra dejara una risilla en el aire, de derrota aceptada, pues Satomi había interceptado su ataque.

"Bueno.... ya que pide algo más personal que el dinero esperemos que hagáis bien el trabajo por el que tanto se os ha alabado, entre las aquí presente, como poco...

Sino... bueno... vos habéis dicho que no creéis que pueda tener una parte malvada ¿no? Eso debería teneros más tranquilo jiji"


Bromeó.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Feb 27, 2012 6:53 pm

Satomi asegura que sus alumnas están preparadas para evitar esos "riesgos", y no lo dudo. Pero lo cierto es que podrían no hacerlo, o incluso utilizar su capacidad de influencia para provocar la caida de más de uno. Viniendo del escorpión no es algo a lo que no se le pueda dar crédito, por eso comprendo la reticencia de muchos a confiar del todo en un asunto así.
Al menos lo comprendo mientras no conozcan a esta Soshi Satomi que se presenta ante mi. Es difícil tratar con ella y seguir desconfiando, cuesta verdadero esfuerzo.
Si consiguiera crear parte de esa sensación de credibilidad en el cuadro ya podría ser considerado una obra de arte con todos los requisitos, además del efecto que ella desea, que en el fondo probablemente venga a ser una distinta interpretación de un mismo hecho.

-Me temo que no tengo el placer de conocer al Maestro Sanzo-sensei. Nunca he tenido demasiado contacto con el clero, así que no se lo que representa realmente un aura de santidad, pero en mi opinión personal mi admiración para amar a esos llamados "hombres santos" sería proporcional a su capacidad para utilizar esa energía religiosa en ayudar a los menos favorecidos por la sabiduría de los dioses y, en última instancia, resolver conflictos del ser humano, no crear nuevos -en ese grupo entrarían fácilmente a mi entender el Hantei y todos esos sacrosantos que pululan a su alrededor como moscas a la comida pasada en verano. O al menos Okucheo desde luego.
-¿Pero a quien le importa lo que yo piense? -añado riendo, para olvidar ese punto lo antes posible; no me gusta expresar mi opinión cuando no viene al caso o me es de alguna utilidad, y ahora no se cumple ninguno de los dos requisitos -Lo bueno de los símbolos es lo que llevan asociado, párrafos de información que en una obra escrita ocuparían unas páginas de más o de menos, pero en una imagen gráfica son impagables...

No sólo el valor objetivo que tiene, sino también la relación con la protagonista en este caso. Por ejemplo, si en el cuadro os quitara ese colgante y se lo colocara en su lugar a esa personificación infantil del amor, ya crearía todo un diálogo entre ambas figuras. O sin necesidad de arrebatároslo a vos, le colocamos otro a él, o ella, ese tipo de infantes divinos son más bien asexuados, que a la vez pudiera ser interpretado como pregunta y respuesta del vuestro... eso ya crearía una relación con lo que representa esa figura angelical muy particular, permitiendo trabajar bastante la emoción del conjunto.

Me acerco cuanto puedo al colgante de marras, para observar en detalle esos kanjis que parecen esforzarse por perderse en una lejanía infinita. Instintivamente comienzo a dibujarlo en mis apuntes, lo que me sirve para fijarme mejor en los detalles -Los cincos sentidos... Los físicos; no veo el "cómún" salvo que sea lo que el diamante representa. Aunque si tuviera que interpretarlo diría que por la forma en la que están dispuestos éste es más bien un compendio del resto, es decir casi la personificación del amor. Benten.
Es curioso que se represente a la fortuna mediante los cinco sentidos, aunque tenga que reconocer que tiene mucho más sentido que identificarlo con el órgano corazón... Sin embargo los sentidos suelen asociarse tradicionalmente a las cosas físicas, "puedo tocar lo que tengo entre mis manos, puedo ver lo que está ante mis ojos" mientras que el amor casi siempre se considera algo casi exclusivamente emocional, y aunque sus manifestaciones puedan verse u oirse, éste por si mismo no es tan evidente que pueda serlo...
-me quedo pensando en aquella extraña elección, pese a lo poético. Algo me dice que tiene sentido, valga la oportunidad de la palabra, pero no termino de ubicarlo en el contexto histórico del concepto tradicional de "amor"

-¿De frente? -pregunto extrañado, como si hubiera salido de una elucubración mental a causa de una cuestión que no acabo de comprender demasiado -Ah, "desnuda y de frente" -repito cuando lo entiendo finalmente -Anatómicamente las mayores diferencias entre un cuerpo de espaldas y de frente están en las articulaciones de brazos y piernas, dado que el rostro puede girarse con cierto grado de libertad, Kotoko-san.
Supongo que no os referís a eso, mi señora Kakita, pero pensadlo de este modo, ¿realmente existe alguna diferencia filosófica entre el ángulo de visión desde el cual se afronte el desnudo?
Más allá del detalle de que al no tener ojos en la espalda resulta más sencillo seguir con la vista a quien abandona el baño que a quien entra en él
-digo en tono de broma, para no cargar el asunto de sesudas reflexiones en demasía.
-Pero eso precisamente es lo interesante; me interesa cruzar la vista del espectador con la de Satomi-sama, o con aquello que ésta esté mirando, para crear esas sensaciones que ella pretende. Una mirada que pese a saberse "encontrada" desnuda no inspira vergüenza o rechazo en quien la mira, como sería lo "normal", sino otro tipo de sentimientos mucho más positivos, relacionados con una de las facetas del amor señaladas antes, cariño, cercanía, incluso deseo pero no el que nos hace sentir culpables por sentirlo.

Aún así, no se trata de un ensayo sobre medicina clínica, sino de crear emociones. Pueden usarse recursos para tal fin con bastante impunidad... como ya he dicho, quizás el contraste entre luz y sombras deba desempeñar un papel importante en vestir o desvestir esa figura.
Supongo que ya veremos; no decidí realmente los detalles sobre el de Nozomi-chan hasta que no estuvimos en ello, confío en cierta parte de inspiración instintiva cuando comienzo a dibujar algo hermoso, así que hasta que no comience no podría asegurar del todo el resultado final...

Oh, espero que al final el resultado sea de vuestro agrado en primer lugar, Satomi-sama. Pero es ridículo suponer que no pueda suceder al contrario, así que no os preocupéis, si no consigo convenceros a vos o a mi mismo con el resultado, no habrá ningún ojo más que lo contemple.

Salvo el que lleváis al cuello, claro
-vuelvo a sonreir, bromeando ligeramente.
Última edición por Kakita Koji el Mar Feb 28, 2012 6:54 pm, editado 1 vez en total.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 28, 2012 10:16 am

"Oh... pues os aseguro que entonces estaríais muy complacido al verlo en persona... es todo menos lo que uno se espera de alguien que ostenta un cargo tan pomposo... lo cual es bueno ¿no creéis?"

Dijo Satomi mientras más de una asentía. Al parecer el Maestro de los Diez Mil templos no iba con túnicas de oro y altos gorros.

"El símbolo de la mano es porque "mi sentido dominante" en la senda de Benten es el tacto, de ahí que esté resaltado... La gema es Benten, de ella se desprende todo, la oración en lengua mística y los sentidos, los sentidos a través de los cuales podemos conocer el amor..."

Te explicó esta.

"Yo no he sido su amante y te aseguro que lo del tacto es raro pero más cierto de lo que jamás llegaré a comprender."

Te dijo Nozomi mientras asentía a la vez que fumaba.

"El tacto de una diosa..."

Bromeó Kotoko.

"Muchas cortesanas mueren por saber tu gran secreto de belleza..."

Añadió Kuronuma con cierto sarcasmo.

"El amor llega a nosotros a través de canales externos, como la vista, el oído, el olfato... el tacto... y se inmiscuye en nuestro cuerpo, en nuestro corazón, como la gema en el oro, hasta calar en nosotros y ser parte de nosotros, inseparable, incomprensible el uno sin el otro...

Eso es lo que significa... y en realidad, señoras, ese es mi único secreto..."


Replicó con una sarcástica sonrisa Satomi.

"Me pones la broma muy fácil Koji-san al decirme que si hay diferencia de estar de frente o no...."

Rió Kotoko como si dijera "por dos buenas razones"...

"Sentirte tu desnudo...."

Dijo de pronto Kuronuma con media voz haciendo que, aún a pesar de su susurro todos la miraran con atención, la Hida creaba siempre aquella sensación, que iba a decir algo muy interesante.

"Es decir... dijo comenzando a explicarse al ver que de pronto la atención estaba captada en ella Cuando me imagino el cuadro de Satomi-san desnuda delante mía... al yo mirarlo... al fijarme en sus detalles, al fijarme en lo que a mi consciente y subconsciente realmente le llamara más la atención... y el cuadro, ella, me devolviera la mirada... me sentiría desnuda... pues yo la vería de esa manera, tal y como está pintada, pero en cierto sentido, al mirar el cuadro nosotros también desnudamos nuestros pensamientos e instintos... y es entonces cuando aquellos ojos de oleo me harían sentir a mi de la misma manera que a ella...

Estoy segura que entonces... libre de prejuicios y en el mismo escalón... a la misma altura... sin superioridades... entonces... sentiría el amor que el cuadro quisiera mostrarme..."


Kotoko con una sonrisa apretada en los labios muy exagerada, y haciendo como si se quitara unas lágrimas imaginarias de uno de sus ojos dijo de pronto:

"Cómo crecen los niños de hoy en día..."

Como siempre la bufón poniéndole el toque sarcástico a todo, o curioso, porque sin duda la estela que Kuronuma habría debido pasar hasta sentirse a gusto hablando así y hasta de cosas como aquello sólo Kotoko lo sabría bien. La Hida le dio un golpe en la cabeza a esta mientras le pedía que se dejara de burlar de esta y la situación una vez más se convertía en liviana y muy agradable.

"Estoy segura que me gustará... con tantas buenas ideas de aquí nuestras amigas y vuestro reconocido arte... estoy ansiosa por ver qué sale..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Feb 28, 2012 6:52 pm

-Desde mi punto de vista sin duda es bueno que no sea en realidad tan inalcanzable para el resto del mundo como su cargo indica. Siempre he pensado que los líderes pierden su utilidad social cuando se alejan de aquellos a los que guían... Aunque es una apreciación personal, desde luego.

¿También hay sentidos dominando cada senda ?
-pregunto elevando ligeramente las cejas; esto se complica en cada capa, no sabía que la diosa del amor romántico fuese tan proclive a los laberintos "burocráticos" -Ahm... eso explicaría porqué aquellas personas... ya sabéis, precisamente entre vuestros brazos, su tacto, ¿me equivoco mucho?
Lo cual significa que existen otras bendecidas capaces de... grandes prodigios, con el sonido de su voz, el simple hecho de contemplarlas u olerlas... También paladearlas, claro, aunque el canibalismo no es tan desasosegante como la idea de que alguien sea capaz de matarte con su voz o simplemente su visión.


Está claro que la dama Benten tiene un sentido del humor mucho más retorcido de lo que habría cabido esperar... Mira, sentido del humor... eso es jodidamente gracioso.

-¿Y qué misión cumplen todas estas bendiciones, acaso Benten-kami tiene algún tipo de plan místico para el cual necesite extender su influencia entre los mortales de este modo?
Lo digo porque... en fin, desconozco si este sistema ha existido siempre, si es algo habitual entre los dioses o si responde a una particularidad concreta. Decís que el amor llega a través de los sentidos, es verdad, pero ninguno de ellos es más sensible al amor de lo que lo es a cualquier otro tipo de emoción, fisiológicamente hablando. En realidad sólo se trata de canales de información a través de los cuales una inteligencia consciente explora el mundo que le rodea, ya sea amor, odio, dulce, salado, rojo o verde. Así que, desde mi punto de vista, si Benten quiere o necesita sentidos en este mundo es porque Ella intenta explorarnos a nosotros de algún modo que no alcanzo a comprender, no tanto al revés.

No estoy seguro, puede que me esté equivocando en exceso. Pero mis sentidos sirven para que el amor llegue hasta mi, sin embargo si vos sois "el tacto de una diosa" como dice Kotoko-san, es porque Ella quiere tocar algo, que de otro modo no podría sentir...
-quizás eso explicaría porqué no son personalidades conocidas, si es que son varias, pues no cumplirían una función social, sino una personal para la diosa.
-En fin, asuntos divinos que, para seros sincero, nunca he entendido haber sido llamado por esos derroteros.


Oh, la broma es fácil, Kotoko-san, pero ¿es verídica?
-contesto con una sonrisa -Las formas del cuerpo que no se ven en el lado representado se intuyen con facilidad en cuanto se propone la idea del desnudo, nuestra mente "rellena" ese vacío en seguida, es la forma natural de pensar.
¿Pero realmente hay alguna diferencia con el resto cuando se trata de arte? Lo que si se ve no son en realidad más que manchas de color que nuestro intelecto confunde, así que al final todo se reduce a la emoción que transmite la idea del cuadro, que a menudo supera con creces los límites físicos del lienzo
-explico tratando de defender esa idea de que no hay diferencias auténticas entre una postura y otra, ya que forma parte de la composición más que de la narración, y personalmente no considero que ésta cambie si la actitud de la figura modelo no cambia, dentro de unos ciertos límites.
-Así es Kuronuma-san, justamente. El verdadero cambio está en el diálogo que la mirada de la retratada entablaría; con su propio jardín en el caso de Nozomi-chan, con el espectador en éste.
Esa mirada de sabia belleza inteligente que describís, la que la propia Satomi-sama posee de forma natural, es capaz de atravesar las barreras emocionales de quien cruza la suya con ella, y si consigo reflejar ese detalle, la diferencia entre una obra de arte auténtica y un simple reflejo de poca monta estará ya superada.
Aunque obviamente sería demasiado pedir que todo aquel que contemple la obra se acercase a ella con la clara honestidad y pureza con que vos lo hacéis, Kuronuma-san, pero precisamente por eso creo que el cuadro podrá mostrar ese abanico de sentimientos que la propia Satomi-sama exigió como requisito... lo que por supuesto incluirá también los negativos en los corazones más mezquinos, previsiblemente.

Lo que me recuerda algo, ¿qué hay de la máscara, mi señora Soshi? Desde mi punto de vista no tiene mucho sentido reparar en algo así después de admitir desnudar el resto del cuerpo, pero yo no soy escorpión... para mi no tienen tanto significado.

Oh, vuestro anhelo me halaga en exceso
-contesto con una reverencia -Soy yo quien desea de corazón poder comenzar a trabajar en una obra tan prometedora para continuar una serie tan satisfactoriamente iniciada con Nozomi-chan. Sería un placer poder empezar mañana mismo, si a mi señora le viene bien... creo que la luz de la mañana será perfecta para hacerle justicia a alguien como vos. Puedo ir a vuestra residencia para que os sintáis tan cómoda como sea posible...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Mar 01, 2012 9:29 am

"Y tenéis toda la razón del mundo... ¿Para qué sirve tener como líder religioso a una persona santa e iluminada que no pueda compartir sus vivencias y enseñanzas? ¿Acaso Shinsei no nos mostró que la cercanía con dioses o humanos es la mejor manera de salvar cualquier adversidad?"

Añadió Satomi a tu razonamiento.

"El amor se siente y te llega hasta lo más profundo de nuestro ser a través de todos los sentidos... Koji-san...
Es muy común aquellos que están bendecidos por Benten de cara a los demás... los que se aprecian a través de la vista... pero hay otras formas de bendiciones..."


Te confirmó esta mientras posaba su mano delicadamente sobre un dulce y lo atrapaba, aquella piel blanca y reluciente parecía ser suave y aterciopelada, y sin poderlo evitar de pronto te imaginaste siendo acariciado por estas.

Cuando subiste tus ojos a la cara de Satomi, tratando tras varios segundos de eliminar aquella sensación Satomi te sonreía, de una manera picaresca, casi como si te hubiera leído la mente, pero no había ni reproche ni burla en esa sonrisa, era casi como si entendiera aquella curiosidad mejor que nadie.

"Bueno... no sabría qué decirte de otros Kamis, aunque presupongo que se les habrá ocurrido lo mismo... pero las bendiciones de los dioses son para usarlas y transmitir su palabra y su senda... así que los que estamos tocados por la diosa debemos hacer bien uso de nuestra bendición y despertar no sólo nosotros al amor, a su senda, sino extenderla...

Un don que puede ayudar a muchos no debería ser usado de una manera individual... aunque claro...
ahora su tono se volvió de pronto sombrío el ser humano es torpe y mezquino a veces... y el libre albedrío no siempre implica algo bueno..."

Satomi sonrió cuando hablaste de que la diosa quería tocar algo, de una manera muy misteriosa y te dijo:

"¿Alguna vez os habéis parado a pensar qué pasaría si fuerais un kami y os gustara algo de este mundo? No podéis llegar a nosotros porque ni tan siquiera estamos en el mismo reino espiritual, pero al ser un kami más mundano (quizás porque antes de serlo érais mortal o quizás porque vuestro ámbito de poder se encuentra muy ligado a nuestro mundo) pero eso no implica que dejéis de desear aquello... El cual podría ser... Quizás un objeto, un animal... quizás una persona... ¿No querríais tocarla? ¿Sentirla? ¿Mirarla? ¿Olerla?....

Tenéis una intuición... increíblemente... interesante, Koji-san... "


Susurró con voz aterciopelada.

"La broma y la contestación a eso, Koji-san, es muy fácil juju ¿O me vais a decir que por mucho que la mente pueda rellenar "ese vacío" el resto del Imperio no quiere verlo con sus propios ojos? Por la Dama Doji... pero si, literalmente, han muerto personas por ello jujujuju"

Rio Kotoko con una muestra clara de su humor negro como el hollín.

"El primer impulso siempre es sincero."

Te replicó Kuronuma mientras dejaba la taza de té, que había estado bebiendo mientras hablabas en la mesa.

"Si conseguís mostrar la idea que estáis expresando... ni toda la mentira del mundo después dicha os podrá arrebatar el hecho que todos, como primer impulso sincero, se sientan desnudos y desprotegidos..."

Dijo esta de manera tajante pero sin ser ruda.

En cuanto a la máscara, Satomi hizo un gesto con la mano mostrando su rostro limpio de máscaras, pinturas, sedas.... Sólo estaba levemente maquillado resaltando su belleza.

"Sólo llevo máscara en ocasiones contadas y especiales, normalmente cuando la etiqueta del Clan lo requiere, en eventos sociales, y uso entonces velos de sedas rojas o negras transparentes... el resto del tiempo...

¿Para qué usar máscara si mi propia fama es la más resistente y perenne de todas?

Da igual la máscara física que porte, como la proyección de la "nueva realidad" que crea mi fama... no hay nada que se la compare.

Sino... responderme francamente...

¿A que justo cinco minutos antes de conocerme teníais una idea totalmente alejada de la que tenéis ahora de mi?"


Y te sonrió.

"Mañana, perfecto, si queréis venir a desayunar a mi residencia y empezaremos allí."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Mar 01, 2012 6:10 pm

Cuando no puedo evitar fijarme en su piel, creo notar esa poderosa influencia; pero cuando vuelvo a mirarla a los ojos me doy cuenta de que lo que resulta más atractivo de esta Satomi no es para nada su parte divina sino precisamente la más humana. Lo que la hace mortal, como la empatía y la compasión, y por tanto conforma su lado alejado de la arbitrariedad inmortal de un kami.

-Ahora entiendo algo, ju... Se que más de uno pensaría que experimentar el "tacto de una diosa" es algo por lo que merecería la pena incluso morir. Más aún sabiendo que en realidad no es una forma de hablar, sino que se trata de algo literal. La curiosidad es innata en el ser humano, así como el convencimiento de que la muerte es cuestión de tiempo.
¿Pero la curiosidad, incluso el deseo, es amor? Tal vez forme parte de él, pero desde mi punto de vista éste no puede existir sin lo racional, sólo a base de instintos acumulados.
Así que los que piensan de esa forma no os aman, simplemente les llama más o menos poderosamente la atención un hecho singular, divino en este caso. Hace falta, o al menos creo que hace falta conocer vuestro lado más humano, el que en realidad poco o nada tiene que ver con la interferencia más intensa de la Fortuna, para ser digno de esa palabra... amor, ya sea como madre, hermana, amante, esposa, ya sabéis.

Sus palabras a continuación demuestran en cierto modo lo dicho. Existen personas con un nivel de bendición similar que sin embargo utilizan de manera egoista, o al menos algo parecido he entendido, y a la Soshi le desagrada pese a que a Benten no, dado que en ese caso retiraría sus bendiciones -Así que es cierto, sois vos quien hacéis amable ese amor divino que tratáis de enseñar, no al revés... ¿Me permitís preguntaros algo personal, mi señora; vos nacisteis ya con este nivel de afinidad con la divinidad o no fuisteis consciente de ello hasta aquel momento de vuestra vida en que... ese hombre os despertó a la senda. Y en este segundo caso, como érais vos antes de esa inflexión?

Si yo fuese un kami... ju, ju, eso si que tendría gracia para el mundo. Aunque la verdad, no se que clase de kami podría ser -¿Los dioses desean? Siempre había pensado que en el reino celestial, en ese plano de existencia superior, una de las premisas de la supuesta felicidad era que nada se necesitaba porque nada se deseaba... De hecho existe toda una corriente monástica que practica la inacción como medio para alcanzar ese estado y ascender.

¿Pero qué busca la diosa en el reino de lo efímero? Pues supongo que si ya lo hubiese encontrado a estas alturas no estaríamos teniendo una conversación en estos términos sobre querer "tocar algo"


Siempre habrá algo más que quieran ver, Kotoko-san. Algo más que quieran saber, detalles prohibidos que descubrir, es la esencia del deseo y por supuesto su inseparable "yang", la frustración. Lo que se ve siempre oculta lo que no se ve, que es lo que se anhela.
Vuestro ingenio también insinúa tanto como dice, o incluso más, ¿no es así? Y en realidad da igual porque el mensaje es el mismo. Pese a que desde luego digáis más de lo que la mayoría se atreve a hacer.

Contesto a la dama bufón con una sonrisa adecuada, sarcástica pero debidamente "rendida" con su indudable superioridad a la hora de manejar los lados ocultos de la mente samurai. En realidad es muy cierto lo que dice, todo el mundo querrá algo más de Soshi Satomi, pero en realidad aún no he pensado una pose concreta, así que no se hasta qué punto decepcionará a los más curiosos.

-Ése es el reto, Kuronuma-san, sin duda. Y no es menor, pero es fantástico como artista enfrentarse a cuestiones así, y por supuesto a personas tan interesantes como Nozomi-chan o Satomi-sama... -reconozco distraidamente, lo que evita darle demasiado énfasis al directo halago, mientras concluyo de dibujar con toda la precisión posible esa mirada que la Soshi me ha dedicado tras haber mirado la piel de su mano unos instantes más allá de lo razonable.
-Son el tipo de expresiones capaces de atravesarte -de las que había hablado apenas un segundo antes con la Hida -las que llegan incluso de un modo pícaro hasta tu intimidad y entonces no juzgan ni dañan sino que comprenden, sea cual sea el nivel de lo que estuvieses pensando en ese momento, fuera poco "compremetedor" o mucho. De forma que al final es tu propia pureza o mezquindad la que sientes, tu auténtico yo, por eso te sientes desnudo, que es la clave de que cada espectador pueda reaccionar de forma distinta antes ese "amor" que Satomi pretende proyectar desde el cuadro.

Me quedé mirando el dibujo, alejándolo con los brazos para apreciarlo mejor y me gustó. Escribí una marca bajo aquel rostro de carboncillo para utilizarlo en el cuadro definitivo -¿Me equivoco, Satomi-sama? -sonreí insinuando precisamente aquella que me había dedicado.

-¿Hace cinco minutos? Si, tengo que reconocer que mi idea previa sobre vos estaba realmente incompleta, aunque es más sorprendente que lo que si sabía haya resultado ser verdad, y más aún...

Mañana, en el desayuno entonces, mi dama
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 02, 2012 9:05 am

"Oh... merece la pena, sin duda..."

Ronroneó con una sonrisa pícara Satomi.

"El deseo, Koji-san no es el amor, pero tampoco no lo es... el deseo es la muchas veces la chispa que enciende el amor y otras muchas el calor intenso como el sol que lo acompaña en los primeros momentos del camino....

Uno sin el otro no pueden entenderse..."


Dijo Satomi mientras apoyaba su rostro en sus manos y esta a la vez a través de sus codos en la mesa, mirándote de frente.

"No soy la única que sabe usar "adecuadamente" los dones de los kamis... pero me alaga que lo penséis...

Las bendiciones se poseen desde antes del nacimiento, Koji-san... sin embargo... hay algunas de ellas que se pueden matizar... incrementar... con el paso de los años o... con la mirada del Kami en particular... depende mucho de este en sí...

En mi caso... ahora que estoy... despierta a la verdad sé que yo siempre fui así, sólo que yo no lo veía y no permitía que nadie más lo viera, no me amaba a mi misma, incluso me repugnaba, sin duda no era feliz... ¿Cómo iban a hacer quererme los demás si ni yo misma podía? Mi cambio comenzó en el momento en que empecé a olvidarlo todo y comencé a sentirme a gusto conmigo misma... Aquel... "hombre"... me ayudó a ver eso, pero esa verdad ta venía conmigo... "


Narró Satomi como si su mente viajara al pasado, en un halo de melancolía y quizás acritud por los fallos de la juventud.

"Oh, claro que desean juju ¿Acaso no sabéis por qué Bayushi se negaba a dejar que Shosuro partiera a luchar contra Fu Leng?

Todos tienen deseos y anhelos... en mayor o menor medida... Mientras más cercano a los humanos mayores son estas similitudes con nosotros, mientras más cercano a los conceptos eternos y divinos, menos."


"Os voy a contar un secreto Koji-san... el secreto mejor guardado de los kamis... Y es que ellos nos envidian por la pasión con la que vivimos cada una de nuestras únicas vidas hasta nuestra iluminación..."

Susurró con un tono embriagador.

"En realidad, Koji-san, mi único arte ha sido hacer de mi profesión mi descaro natural y mis ganas de crear problemas jijijiji"

Dijo Kotoko entre la burla y la verdad en dosis unidas nada claras...

"Entonces estaréis contento dijo Kuronuma con claridad meridiana Pues no se os ve un hombre que no disfrute con los retos."

Simplificó de manera maravillosa la pasión con la que querías abordar aquel reto, mientras al final dejaba escapar una media sonrisa en la comisura de sus labios tal y como si otorgara por ello un reconocimiento.

Satomi sólo su sonrió ante tu pregunta y dejó que siguieras dibujando.

"Todos se equivocan, Koji-san... no sabría deciros a ciencia cierta cuán errado en este caso vos estábais y quizás, si me atreviera a hablar de las características que creíais que tenía acierte en muchas... pero nadie somos perfectos, así que yo también erraría...

Por eso me gusta tener la mente como un lienzo en blanco cuando yo conozco a alguien, pues es eso lo que me gusta que hagan conmigo... despintar un lienzo y volverlo a pintar es más complicado, es más un asunto de salud mental... "


Sonrió.

"A desayunar. No le costará encontrar mi casa, todos saben donde vivo."

Sonrió.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 03, 2012 7:13 pm

-¿Sólo en los primeros momentos? -pregunto curioso, ya que de todas formas noto como me atraviesa con esos ojos suyos -La exposición continuada al Sol termina por quemar la piel y freir la mollera... espero que en el amor encendido la progresión no sea tan destructiva.
¿Qué viene después entonces si no puede comprenderse uno sin el otro, cual es la siguiente etapa de vuestra senda?


Dejo el papel a un lado, cubriéndolo con delicadeza profesional para que los detalles no se emborronen, y tras observar como ella toma un dulce me inclino para coger yo uno idéntico. Considero buena idea tratar de conocer sus gustos para llevar algo mañana a modo de presente, un detalle meloso, aunque una única prueba no garantiza ni por asomo la exactitud de la probabilidad, pienso al masticarlo.
En todo caso siempre puedo tratar de covencer a esa tal Kokó amiga de Tarako para que me revele los gustos más frecuentes de alguien como Soshi Satomi, si es cierto que casi toda la ciudad compra allí, al menos la parte más golosa de Otosan Uchi.

-Así que al final depende en gran medida de la voluntad de los dioses -concluyo. Escaso consuelo racional teniendo en cuenta que ella misma ha admitido como buena la imagen infantil de la fortuna. ¿Realmente podemos confiar en el criterio de unos dioses tan ajenos a nuestro mundo mortal?
Bueno, al menos en el caso de Satomi funciona armoniosamente ese capricho divino, todo sea dicho.
-Me resulta extraño incluso imaginar que alguien como vos pudiera sentirse a disgusto consigo misma, mi señora. Quizás sea porque es algo en lo que los grullas solemos pecar por exceso de autoestima, lo que algunos confunden con arrogancia, pero que sin embargo forma parte de nuestra supervivencia... Eso me hace pensar que debe ser cierto aquello de que somos uno de los clanes favoritos de Benten-kami, seamos conscientes de ello todo el tiempo o no... "El primer amor siempre debe ser el propio" ¿no es así? -expreso con una sonrisa cómplice, tratando de demostrar que he estado genuinamente atento e interesado a todo lo que ha explicado hasta ahora. Aunque como buen grulla siempre tienda a barrer para mi propia casa.

Bayushi, cierto. Los mitos e historias sobre los primeros tiempos hablan de su aprecio por Shosuro, cuanto menos. Claro que podría argumentarse que Akodo no puso el mismo empeño... Hum, resulta curiosa la tendencia de los Kamis varones de enamorarse de las mujeres más complicadas; si, sin duda anhelaban y deseaban como cualquier mortal, aunque se supone que ellos ya lo eran desde el momento en que entraron a este reino... Bah, dioses e historia, dos mentirosos jugando una eterna partida de cartas.
-Es curioso, siempre he pensado algo muy parecido a eso, Satomi-sama, que los dioses "envidian" el fervor e intensidad de las vidas mortales, ju... Pero jamás habría imaginado que coincidiría en ello con una devota, precisamente. Quizás resulte que estoy más cerca de la iluminación de lo que pensaba -respondo con sentido del humor, aunque la verdad es que precisamente trato de recorrer ese camino al amparo de Otsumoko, y quien sabe nunca.

Le devuelvo la sonrisa a la Hida, igualmente franca y sin ambigüedades, agradecido gesto por su consideración, precisamente por venir de alguien como ella.
Pienso en añadir algo más, alguna palabra para la dama guerrera, pero finalmente considero que lo dicho está bien dicho, y no hay necesidad de añadir ni quitar nada a aquel breve intercambio con Kuronuma. Tal vez Nozomi me esté pegando algo de la minimalista filosofía cangrejo, después de todo.

-Es una actitud muy noble y honrada por vuestra parte, mi señora Soshi. Es toda una lección -me resisto a decirlo por la cortesía de no ser descarnadamente honesto, pero me doy cuenta de que el mayor error que la Satomi "pública" proyecta es el de considerarla una mujer promiscua cuando en realidad se trata ni más ni menos que de una religiosidad muy profunda que sencillamente la inmensa mayoría se niega a admitir para no tener que enfrentarse a su propia oscuridad. Los estereotipos mayoritarios del clan escorpión no parecen tampoco ser aplicables a esta dama, aunque habría que verla al "servicio del clan" para saber hasta donde llegaría el supuesto conflicto entre su amor universal y el egoismo típico de los daimios samurai.
Por lo demás, Chugo tenía razón, mató a varios amantes. Y Nozomi también la tenía, es una mujer increible casi literalmente.
-Permitidme decir a ese respecto que, al menos personalmente, el lienzo que os retrata en mi mente apenas estaba torpemente esbozado, pero es ahora ya una auténtica obra de arte, Soshi Satomi-sama.
Oh, espero que Benten-kami me inspire para conseguir un retrato que os haga esa misma justicia en el mundo físico... Después de todo supongo que Ella también sentirá cierta... felicidad, si el mensaje que vos personalizáis se extiende un poco más. Eso espero al menos
-nunca he tenido demasiada confianza en los dioses, cero a decir verdad. Pero si en algún momento he merecido su ayuda, bien podría ser justamente ahora.
Y si no... pues eso.

-Allí estaré mi dama -al menos si sigo vivo, y todo eso, claro -Ahora, me temo que ya he robado mucho más tiempo del que la cortesía de nuestra anfitriona Nozomi-san debía conceder... No es mi deseo continuar estorbando este encuentro entre buenas amigas, así que, si me disculpan mis señoras, considero que debería retirarme...
Sin duda alguna, ha sido todo un placer conocerla, Satomi-sama, y compartir estos privilegiados instantes con todas las demás presentes.

Oh, aunque espero verlas de nuevo a todas esta noche. La presentación del cuadro de Nozomi-chan es el primer paso para todo este proyecto, y como tal es quizás el más importante. Lo que me recuerda que debería reunirme con... mi patrona; seguramente quiera aleccionar a un inexperto bushi como yo sobre lo que debe o no debe decir en semejante evento
-reconozco finalmente con una sonrisa cómplice, que no me vendría nada mal fuera asimilado especialmente por Kakita Kotoko, la deslenguada bufón capaz de fustigar en un instante a quien tuerza el gesto más de lo debido.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 05, 2012 9:28 am

"Luego, querido pintor, vienen el resto de etapas del amor... que no deben ser una incógnita para nadie que lo haya sentido... Luego viene la calma sosegada, la paz, la complicidad... el amor verdadero..."

Te sonrió Satomi.

"Desaparece "ese fogonazo" pero eso mismo es lo que nos permite ver con claridad el verdadero cielo... el verdadero amor..."

El dulce que había cogido Satomi era un sakuramochi, dulce y delicado, que se deshacía en la boca con aquella pasta jugosa en su corazón.

"Son los preferidos de una de mis niñas, y me encantan a mi también... y los de frutas... de ciruela sobretodo."

Explicó Satomi como si hubiera averiguado tus intenciones, mostrándose una vez más sin tabúes ni tapujos.

"Oh querido... yo me odiaba mucho... dijo casi con una risa avergonzada era joven y no entendía que la belleza no era todo... y además yo tuve una primavera tardía así que...

Los niños pueden ser muy crueles... era una jovencita muy alta para mi edad y delgada, de pómulos demasiado marcados y labios enormes... curioso que todo ello no fuera más que una parte... y al proporcionarse todo... ya se sabe..."


Sonrió.

"Exacto... quien no se ama a sí mismo no es capaz de amar a los demás, pero amarse a uno mismo por encima de todas las cosas llena el corazón de un amor sinsentido que no deja cabida al verdadero hacia los demás...

El amor propio es parte del camino pero no toda la vía, ni el destino, no al menos para la mayoría..."


Terminó con tono misterioso.

"Sois un hombre... casi iluminado..."

Te dijo con una sonrisa cómplice.

"No dejéis de tratar completaros..."

Añadió casi como si, una vez más, pudiera leer tu mente y tus intenciones en la iluminación.

"Las palabras más sabias más sabias de la ciudad siempre están en boca de Kuronuma-san, un duro golpe a los engreídos de la corte juju"

Dijo Nozomi mientras fumaba y sonreía.

"Oh... no dudo que Benten-kami estará mañana cuando pintéis... Koji-san... no lo dudo y no puedo esperar para... verlo... en vos..."

Susurró Satomi con un misterio que alimentó una curiosidad innata en ti.

"Oh! ¿Tienes que irte Koji-san? Pero si ahora es cuando empieza la bueno! Los chismes, las mentiras, cuando nos desnudamos......."

Bromeó Kotoko pidiéndote que te quedaras. Nozomi le tiró un dulce a esta mientras se reía y se levantó para acompañarte a la puerta:

"Eh! Que el autor tiene muchas cosas que hacer! No me lo distraigas que tiene una gran carrera juju"


OUT
donde vamos??
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Mar 05, 2012 11:46 pm

-Reconocible si, pero no creo que la mayoría de la población, especialmente nosotros los samurai, hayan experimentado el amor verdadero tal como lo describís en algún momento de sus vidas.
En las condiciones ideales sin duda vuestra secuencia es la que define la felicidad del corazón, aunque sin deseo no hay muchas diferencias entre eso y la amistad, otro tipo de amor, o la fraternidad. Salvo quizás por el detalle de la "paz" que se consigue satisfaciendo ciertos instintos de conservación, pero de nuevo ésa es una forma de definir el deseo.


Caramba soy prácticamente transparente a esta mujer... Bueno, eso facilita las cosas sin duda, aunque se pierde el factor sorpresa -Sakuramochis... Hoy he tenido la oportunidad de probar unas pequeñas maravillas llamadas bombones hechas de una exótica planta llamada cacao y un toque de licor; amargo, dulce e intenso... como ciertos aspectos de la vida. Pero reconozco la virtud de los dulces tradicionales de arroz, por supuesto. Frutas... os comprendo; mis preferidas son las rojas y las ácidas pero la verdad es que me gustan todas, salvo quizás el melocotón, aunque nunca he estado muy seguro de porqué -frutas entonces, lo recordaré. Seguro que Kokó podrá disponer un buen surtido, con eso debería de valer. Al menos para el desayuno.

Crueles si, a mi casi me arrancan un brazo, aunque eso también mejoró con el tiempo sin duda no tanto como el aspecto de Satomi -Sin embargo, seguiré pensando si me lo permitís que la belleza que os hace más especial ya existía en vos, mi señora Soshi, una generosa bondad. Oculta quizás, ensonbrecida por malas hierbas pero dudo mucho que hubiéseis llegado a ser lo que hoy en día sois por generación espontánea al florecer, nunca mejor dicho. Yo siempre he pensado que la naturaleza humana no evoluciona demasiado a lo largo de nuestras vidas, y que lo que somos, lo hemos sido prácticamente siempre, por mucho que a veces resulte más interesante pensar lo contrario, las personas rara vez cambian.

Sin duda, aunque reconozco que es fácil para nosotros hablar de amor propio. Imagino que debe resultar algo mucho más complicado cuando las circunstancias de tu vida te arrastran de un modo que no te deja más remedio visible que culparte... Lo que suele ser una falacia, dudo mucho que tengamos tanta capacidad de influencia en el destino conscientemente, pero ¿como demostrar lo contrario? Ése debe ser verdaderamente un reto
-instintivamente pienso en Tarako, no lo pretendía pero por un segundo no puedo evitarlo al hablar sobre algo así.

-"Casi" en la vida de un duelista no significa nada -contesto con una sonrisa -Incluso los duelos más aplastantemente derrotados se reducen a un "casi" por parte del perdedor si se mide cuantitativamente la distancia a la que su espada ha llegado a estar de su rival.
Aunque no ceso en el empeño de comprender cada vez más sobre mi propia naturaleza, llamémoslo de ese modo, completar, como decís. Pero es un camino retorcido... y no estoy seguro de que el destino esté de mi parte esta vez.

Un auténtico engreido de la corte seguramente no reconozca la auténtica sabiduría, Nozomi-chan. Los débiles encuentran cierta felicidad en la ignorancia
-le replico a la poetisa, siguiendo su tono alegre. También la inteligencia de personas como ella se desperdicia a causa de estereotipos sobre su propia persona.
Pero claro, si no fuera de ese modo el Imperio sería un lugar hermoso y eficiente... y tremendamente aburrido. El conflicto es la chispa del progreso, y los necios suelen ser mucho más conflictivos.

-¿En mi, ver qué...? -repito extrañado a la dama escorpión -Bueno, albergo la esperanza de que mis humildes actos sean de su agrado, de Benten-kami... pero dudo realmente que... en fin, tenga mucho más interés en mi. Nunca me he considerado un hombre demasiado "seguido" por los dioses, Satomi-sama, y en este caso, en el mejor de ellos, sería a causa vuestra, no me cabe duda -es cierto, no es demasiado complicado despertar mi curiosidad, especialmente desde que he descubierto la capacidad de observación que poseen los iluminados que permanecen conectados al mundo cotidiano. Pero por el mismo conocimiento tampoco tengo la esperanza de comprenderlo jamás del todo.
De todos modos dudo que Benten tenga demasiado interés en todo este asunto; no se lo que puede suponer un insignificante cuadro para una divinidad, pero al menos si sirve para que algunas personas aprendan algo sobre la naturaleza auténtica de una de sus devotas, no debería molestarle precisamente.

-Oh, debo reconocer que os resultaría un lamentable compañero de chismes y mentiras, Kotoko-san, tengo la estúpida tendencia a acabar diciendo la verdad -digo encogiéndome de hombros con una gracia pretendida, aunque seguramente Nozomi sabe que es prácticamente cierto, de hecho hay muchas cosas que podría haberle obviado y aún así le acabé por decir sobre Yashiko, aún pensando que me podía perjudicar hacerlo -Aunque hablando de estropear carreras y dar que chismear... Tengo que reconocer que si un defecto peor aún tengo es la curiosidad, pero gracias a eso desoí las advertencias en contra de abrir aquel primer compendio sobre arte gaijin que casi por casualidad cayó en mis manos hace ya años.
Lo que quiero decir es... hemos hablado del tacto de Benten, que vos poseéis, Satomi-sama, y que forma parte intrínseca de la religiosidad que poseéis y por tanto la imagen que proyectáis, y que yo debo retratar; sin embargo no se exactamente lo que supone, porque ni siquiera puedo decir que suela ser un hombre demasiado espiritual. Pero ¿es tan inapropiado pensar que está al alcance de mi mano?
No me entendáis mal, no deseo morir ni rezar ni nada por el estilo. Los mayores avances a menudo no están precedidos más que de pequeñísimas... revelaciones, así que debería bastarme con estrechar vuestra mano como vuestro mayor y más humilde siervo, mi señora Soshi. Suficiente si la diosa está por la labor, claro, pero eso queda lejos de mi comprensión...

Por supuesto el hecho de reconocer algo así delante de tan nobles damas no es sino para demostrar que el motivo es el mismo que el que tenía para todo el interés previo, el arte y el entendimiento...


P.D Pues después de aquí no tengo nada urgente que hacer, así que voy a casa de Yashiko a preparar la presentación, y si no pues algo hablaremos o me encontraré a alguien por el camino ;-)
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Mar 06, 2012 9:38 am

"Pero es que yo no he hablado de amor verdadero, Koji-san, es cierto que es el mejor de todos peeeero se puede sentir lo mismo con cualquier clase de amor..."

Te respondió Satomi.

"Oh! Sé a lo que os referís, la verdad es que aunque me gusten mucho los dulces tradicionales no le puedo decir que no a ese cacao gaijin, la verdad es que mi estancia en esta ciudad siempre hace que gane más kilos de lo que me gustaría por culpa de Yum Yum Mochi."

Rió elegantemente con la boca tapada por su mano.

"Debe ser el mejor cumplido que me han hecho en mucho tiempo."

Sonrió Satomi con dulcura ante tus palabras.

"Sobretodo sabiendo que todo el mundo piensa mal de ti al principio."

Satomi rió ante el comentario de Nozomi y asintió diciendo:

"Cierto, pero no te pongas celosa, por ahora tu disculpa ante tu propio fallo conmigo es de los que mejor me acuerdo, sin duda está en mi top tres jijiji"

Bromeó Satomi haciéndote sentir curiosidad por aquel hecho pasado.

"Oh... es terrible pero cierto, Koji-san... hay más ocasiones de las que parecen y me gustaría que el alma de una persona es torturada y arrastrada por ella misma, por los demás, por las circunstancias, por la sociedad... hasta que provocan que amarse a uno mismo sea la tarea más ardua jamás contada..."

Dijo con lástima esta.

"Entonces... Qué suerte que no estemos hablando del sendero de un duelista sino de la iluminación ¿verdad? Porque el "casi" es muy diferente..."

Te replicó con una calidez en la voz y una armonía en sus palabras que te hizo sentir paz, bien... incluso anhelar ese "casi" que siempre habías desechado.

"Oh... bueno... quizás no despertéis, como creéis... la mirada de los Kamis... pero cuando te pones bajo la luz de un farol irremediablemente se te ve mejor..."

Te dijo con tono misterioso... Después de todo... ¿ella sería uno de esos faroles con el que Benten kami vería mejor?

"¿Cómo me podría negar a una petición tan pura de sentir la divinidad?"

Te dijo Satomi.

"Venga, venga, prometemos no mirar para no saber la cara de tonto que pones."

Bromeó Kotoko mientras las mujeres se levantaban para despedirte de pie.

Satomi se acercó a ti despacio, en aquel momento, no sabías porqué pero sentiste hasta mareo, es como si la habitación de pronto girara en torno a ella y tu no fueras más que una masa maleable en aquel espacio.

La Soshi se colocó delante tuya, su sonrisa de perla podía fundir el hielo más abnegado en el corazón de cualquier persona, estabas casi paralizado, era la sensación más extraña que jamás hubieras sentido, era como cuando en duermevela tratas de despertar pero tu cuerpo te lo impide, y tu corazón se aceleró tanto como en medio de una rápida carrera mientras veías como la mano de la Soshi se levantaba despacio, tan despacio que parecía el mundo ralentizado mientras tu corazón luchaba desbocado por no salirse de tu pecho. Centrado en sus ojos oscuros llenos de luz vistes como su mano pasó las tuyas y se dirigió a tu rostro.

No habían llegado sus falanges, apenas estaban a unos milímetros tuyos cuando electricidad recorrió tu rostro, un cosquilleo que pasaba desde sus dedos, que no te tocaban hasta todo tu cuerpo, con cosquillas, con calidez y luego... con paz..

Tu corazón paró de pronto en aquella carrera y se normalizó tanto que por un momento sentiste un alivio terrible y una calma de mente en blanco similar al momento justo antes de el inicio y final de un duelo de iai.

Y por fin sus dedos te tocaron, fue un simple roce, una leve caricia desde la mejilla hasta el mentón pero en aquel momento... en aquel preciso momento lo sentiste...

Era como contemplar miles de cerezos en flor mecidos por la brisa.
Era como oír el afinado canto de un ruiseñor y una mañana fresca de primavera mientras sale el sol.
Era como abrazar a la persona amada durante la noche respirando el olor fragante de su cabello.
Era todo eso y mucho más...

Tanto, que cuando Satomi retiró su mano no lo notastes, y cuando te distes cuenta una lágrima había resbalado por tu mejilla.

El tacto de una diosa... el tacto del amor...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Mar 06, 2012 8:26 pm

-Un lugar de encuentro interesante, Yum Yum Mochi, sin duda -sonrío, aunque el doble sentido seguramente no lo puede entender nadie, salvo que conocieran también a Tarako y toda su historia.

-Cuando la verdad es un cumplido, entonces tienes la prueba de que te encuentras ante una gran persona. Aunque por supuesto jamás osaría tratar de comparar algo tan simple con el afilado talento de la poetisa Daidoji aquí presente... Ellos siempre están en ventaja a la hora de halagar, o disculparse -respondo con un gesto que deja entrever cierta curiosidad, pese a que la cortesía impide preguntar directamente por algo así, teniendo en cuenta que es la disculpa de Nozomi por lo que considera ahora un error anterior.
-Claro que también tengo que reconocer que mi recorrido no es tan largo, ya que en realidad no pensaba mal de vos antes de venir aquí, Satomi-sama. Tenía algunas ideas preconcebidas equivocadas, otras acertadas y algunas lagunas que ni imaginaba, pero amo demasiado a mi propio arte como para haber parido la idea de dedicarle un cuadro a alguien de quien, en suma, pensase de forma negativa, "lo siento" -acabo bromeando con aquella disculpa, de forma divertida y sarcástica por no haber pensado mal como la mayoría habría esperado.

-Admito entonces vuestro criterio entonces sobre un "casi", mi señora. Sin duda sería ridículo tratar de discutir con alguien como vos de una cosa semejante, dado vuestro nivel de compenetración con esa luz que ilumina a los privilegiados -reconozco inclinando la cabeza, pese a que en realidad yo aún no había notado nada especial por estar cerca, si lo estaba. Lo que me hace preguntarme si llega a notarse alguna diferencia en algún momento...

-Bueno, no me cabe duda de que captar vuestra atención también implica la de Benten-kami... no en vano representáis todo un sentido, y es precisamente para lo que estos sirven.
Pero por mucho que me vea mejor... con toda probabilidad como yo habrá visto a miles, no, millones. Después de todo es una entidad inmortal, eterna.


Entonces, sucedió todo aquello. Había estado a punto de marcharme sin atreverme a decir algo así, inseguro de la reacción que tendría. Pero al final lo he dicho, y una vez admitida la verdad es que produce vértigo... Especialmente la inminencia del contacto que aún no ha llegado a producirse; mi ser, alma o cuerpo no lo se, reconoce la cercanía de esa divinidad y vibra como un terremoto, no puedo explicarlo de otra manera.
Lo que da paso a la calma cuando finalmente llega ese roce. No se puede negar la magia en todo esto, así que supongo que es imposible negar la participación de una fuerza divina.

Creo que podría haber estado así siglos o décimas de segundo y no habría podido notar la diferencia. Pero cuando se aleja noto aquella lágrima, que no estoy seguro si es producto del encuentro o la despedida, pero si se que ha sido mi espíritu quien la ha derramado, no yo.
Da igual, la quito de mi rostro con el pulgar y la llevo delante de mis ojos antes de disolverla entre los dedos. Entonces no puedo evitar reir, desde el fondo de los pulmones, de un modo rendido ante una evidencia que de pronto se demuestra ante tus ojos -Sabéis, mi señora escorpión... si esto es el tacto del amor más auténtico... hay un aspecto particular de él que he reconocido, que ya había experimentado y ahora... ni siquiera me queda el recurso de albergar una duda sobre su naturaleza.
Es gracioso, quien me lo habría dicho hace una semana, en Kyuden Kakita... ju, ju.

Ha sido un auténtico placer haber compartido esta velada con mis señoras siempre, pero especialmente permítanme inclinarme ante la dama Satomi-sama y decirle que el conocerla sin duda supone un antes y un después en las vidas de cuantos tienen el privilegio de hacerlo
-expreso despidiéndome junto con una marcada reverencia.
-Nozomi-chan... mi último pensamiento siempre es para ti -sonrío de medio lado, del modo sarcástico que ella también gusta, y después de todo eso, me dispongo a salir.

Ya fuera, en la calle, no puedo evitar la necesidad de tomar una enorme bocanada de aire fresco para ayudarme a digerir todo lo reciente, aún con el recuerdo de ese tacto ocupando mi mente.
Estoy en el distrito grulla... creo, así que comienzo a andar sin saber muy bien la dirección que tomar.

Al cabo de un rato soy consciente de a donde debo ir, entonces levanto la vista mirando a mi alrededor y me sorprendo al ser consciene de que allí estoy, en la misma puerta. La residencia Higshikawa.
Espero que Doji Yashiko ya haya regresado de la Ciudad Prohibida, pienso mientras me arreglo el pelo, estiro el kimono y ajusto perfectamente el daisho a mi cintura, antes de dar el paso para entrar.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 09, 2012 12:09 pm

"Ah, joder, no podría reproducir el cumplido porque en realidad fue una sarta de palabras malsonantes cuando me di cuenta de mi propio error para con ella, tengo muy mal perder en realidad... y no hay nada que me joda más que haber perdido por mi propia mano, por haber dejado influir por ideas preconcebidas."

Te explicó Nozomi con una sonrisa socarrona.
A saber las de palabrotas que habría soltado para hacer que más de una sonriera imaginándoselo...

"Oh, querido, no tenéis nada por lo que disculparos, si ahora véis que estáis equivocado es más que suficiente, de hecho debería yo daros las gracias por abrir vuestra mente por mi."

Te negó Satomi.

"¿Lo ves? Que jodídamente adorable que es..."

Bromeó Nozomi.

"Creedme... ese "casi" os ayudará en el futuro... seguid el camino que habéis empezado de introversión y reflexión..."


Y entonces... el tacto...

Satomi y las demás se despidieron de ti muy calurosamente en la puerta de la casa de Nozomi para verte aquella noche e nuevo, con ganas, ellas y tu de pasar más tiempo en compañía de mujeres tan divertida e interesantes.


El distrito interior Chisei era grande a pesar de ser de los distritos interiores, tenía las dos Embajadas más importantes y disputadas, la Grulla y Escorpión, que ahora compartían y se conectaban con el nuevo jardín creado por Shosuro Hatsuyo.

La Residencia de Higshikawa está en una de las calles principales, y la enorme mansión se ve imponente y lustrosa, como todo lo que representa aquella peculiar familia.

La puerta esta abierta de par en par, dando a los jardines principales, donde los criados limpian y hacen sus tareas. Tu entraste con tranquilidad y preguntaste por la Dama Yashiko, el criado al momento te pide que la esperes en uno de los patios laterales ya que hace muy buena tarde (si lo deseas), en un merendero rodeado por enredaderas y árboles frutales, pues está en el interior de la casa reunida y fue a buscarla.

Con la presteza que se espera de los criados Grullas, y la elegancia de estos, el criado partió raudo pero elegantemente en busca de su ama mientras tu te sentabas al sol en el merendero aspirando el olor a melocotones de un árbol cercano.

Poco tardó en aparecer la figura de Yashiko por uno de los pasillos exteriores, más esta vez venía acompañada por un hombre, un joven de aspecto peculiar, aunque en realidad lo peculiar era lo que llevaba con él, un pavo real en su brazo cual mascota.

Imagen

Al llegar a tu lado Yashiko os presentó:

"Justamente de ti estábamos hablando, Koji-san... Tori-san ha tenido la amabilidad de acercarse personalmente para ayudarnos con ciertos detalles de la exposición de esta noche...

Pero antes... las presentaciones... Kakita Koji-san, yojimbo de Doji Kamoko y pintor en con una Rosa Dorada os presento a Otomo Tori-san, él es el portador de la voluntad de la Ama con respecto a la moda del Reflejo del Pavo Real... ¿sabéis acerca de la moda de la ciudad verdad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 10, 2012 5:31 pm

-Pero eso es lo que somos casi todo el tiempo, Nozomi-chan -contesto con una media sonrisa -Nuestra mente es un cúmulo de ideas preconcebidas memorizadas durante toda la vida, y por rutina trata todo el tiempo de adaptar lo que percibe a uno de esos esquemas conocidos... por eso podemos entender un texto perfectamente aunque a las palabras les falten letras, sobre todo si no son ni la primera ni la última.
Razonar es caro, aprender cosas nuevas también lo es. La naturaleza se basa en el ahorro energético, así que funcionamos de ese modo "abierto y creativo" muy pocas veces.
Recuerdo que todo esto lo leí hace años en un escrito publicado por un Isawa, y me gustó la idea porque demostraba lo extraordinario que es en realidad entre los humanos crear arte, y lo mucho que nos acerca ese proceso a la divinidad, si se considera como un estado de existencia superior
-sonrío con una mueca de saberme un sabidillo a veces... cuando era sarcásticamente creativo. Pero también de creerme en razón, salvo que alguien me demostrara lo contrario, cosa que dudo mucho -Por eso me gustan los dulces, son muy energéticos, ju. Pero lo importante es que vendría a demostrar que el arte es otro medio para alcanzar la iluminación... -digo ahora pensativo, dado que en realidad es una reflexión para mi mismo. ¿Y no sería ése mi mejor camino, más que ningún otro? Sin duda es mi mayor nexo de coincidencia con mi vida anterior... El arte, cualquiera, como vehículo para la liberación propia y a la vez enseñanza al resto del mundo de... ¿de qué? Esta es la clave, seguro. A ver... "De que lo que relegamos al fondo de nuestra alma, lo que nos atemoriza o avergüenza, a veces no es tan malo cuando lo miramos a la luz del sol"... No se, tiene gancho pero hay que pulirlo. Tengo que recordar decírselo a Otsumoko.

-Adorable es la palabra sin duda, Satomi-sama -inclino la cabeza en señal de respeto y consideración al decir aquello, para que no resulte inapropiadamente familiar sino un halago educado.
Si lo pienso no creo que tal precaución de cortesía sea necesaria con esta dama, pero como ya he dicho la mayor arte del tiempo actuamos por rutina, no pensando.

Prometo seguir ese camino, perseguir algo más que ese casi; es difícil verdaderamente negar nada cuando se pide así. Resulta complicado ser menos que honesto, y no hace falta ser un lince para darse cuenta del peligro que supone un poder así como ya había hecho notar antes. Quizás Soshi Satomi sea de fiar, pero ningún dios lo es, ya sea masculino o femenino.
En fin... mejor no pensar ese tipo de cosas bajo el "farol" de Benten, por si acaso. ¡Gloria a Tengoku y paz en la tierra y más gloria aún a las fortunas... que me estén oyendo! Mejor así.


Cuando paseo por los jardines de la residencia familiar Higshikawa no puedo evitar pensar que los de Nozomi, pese a ser bastante más pequeños, ganan por abrumadora diferencia. Después de todo los criados pueden ser eficientes pero les falta la pasión creativa al trabajar tu propia tierra que sin embargo desborda la Daidoji. Todo lo que hay aquí es impecable, hermoso pero un tanto vacío de alma; las rosas azules o el mar de plata nocturno de Nozomi sin embargo tienen una personalidad inigualable sólo mediante la pulcra eficiencia. Es la diferencia entre el arte y lo sencillamente bonito.
Tampoco tengo tiempo de cavilar demasiadas gilipolleces antes de que mi atención se fije en la dama Doji que camina hacia mi... Ju, ju, creo que apenas hace un día habría tenido que esperar que su reunión terminara para verla o volver más tarde. Ahora ella sale a buscarme. Está claro que soy más importante para ella, aunque es lógico pnsando en el cuadro recién vendido a Noriko.
Sea como sea, me gusta. Es arrogante pensar así, pero no puedo evitar ser todo un Kakita.

¿Y ese pavo? Vaya, y yo que pensaba que el Kitsu con el cuervo al hombro de ayer era el pájaro más raro que tendría que ver...

-Me alegro de volver a veros Yashiko-san. Otomo Tori-sama, es un honor conocer a un portador de cualquier voluntad de nuestra Ama Emperatriz -casi lo había olvidado. Esta es la parte de Yashiko que frecuenta el palacio Otomo y busca la compañía de Nishi. Me gusta esa parte también, pero no los ambientes que frecuenta. Otomo Noriko es una excepción, todos los demás son unas víboras que arrastran su vientre, colaboren con ella o con la madre que la parió. Siempre es importante recordar eso.
-Espero que si estaban hablando de mi fuese algo bueno -digo con un muy contenido sentido del humor, cercano a la cortesía más estricta -Oh, qué amable por su parte, Tori-sama, venir hasta aquí. La generosidad imperial resulta abrumadora para un simple bushi como yo -bueno, eso es genuinamente cierto.
-El Reflejo... si, he oido hablar de esa moda. Es un juego, dicho desde el debido respeto, consistente en averiguar cual es la combinación ganadora de cada día. Pero como todo lo que vale la pena en esta ciudad, ganar o perder significa mucho más que ganar o perder un simple juego... O eso tengo entendido.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Mar 11, 2012 11:07 am

"Yo diría que más que caro, aprender tu propia ignorancia es duro."

Rio Nozomi.

"Oh... claro que el arte es un camino iluminatorio, Koji-san... cuántos artistas han sido bendecidos con eso... ahora bien, la denominación de camino iluminatorio a través del artes es lo único fácil en una senda como aquella, que tiene tantas declinaciones como personas... Si Nozomi-san se iluminara por su arte, su senda nunca sería la misma que la vuestra..."

Te dijo Satomi.


[...]

"Tori-san... dijo Yashiko cuando estabais por fin a su lado, mientras os indicaba que os sentárais todos en el merendero ha venido por orden expresa de la Ama, tras enterarse de la exposición de Noriko-san esta noche... ¿verdad Tori-san?"

Este asintió despacio mientras dejaba el pavo real en el suelo y se sentaba elegantemente.

"Si... nuestra soberana Madre desea siempre la perfección en todas las cosas que la rodean y tiene un interés especial en esta noche y en mañana...

Debido a vuestra insignia de Rosa Dorada y al interés que habéis causado en la Dama Noriko me ha pedido que venga expresamente para comentaros a vos y a vuestra patrona cierto... interés...

Veréis, la Madre del Emperador tiene una fe casi ciega en el gusto de la Dama Noriko, así que está convencida de que la presentación será todo un éxito, y esta deseosa de verla en persona.

Sin embargo hay ciertos asuntos que no pueden ser dejados de lado, o mejor dicho, hay una reacción en cadena que le gustaría provocar por ello...

Veréis, si conocéis el Reflejo, sabréis que es un juego de corte que comienza en la boca de la Ama, que me transmite a mi humilde persona y se extiende por la ciudad... Es un juego de etiqueta, moda y sociedad que encanta en toda la ciudad y que es precedente de moda...

Pues bien, debido a las nobles y bellas palabras a la Ama de varias de sus Damas, no sólo de Noriko-san, y vuestra obra; esta ha decidido concederos en enorme privilegio de que en el juego de mañana que se refleje vuestra persona y arte.
Así pues desea que esta noche elijáis muy bien vuestro vestuario, bordados, telas, complementos... todo para que ella elija para mañana el Reflejo adecuado del Pavo real con la temática de la Nueva Rosa Dorada.

¿Qué os parece?"


Dijo con una sonrisa amplia, hablándote de un honor que quizás tu no comprenderías nunca del todo, pero por su rostro, y el de Yashiko estaba claro que era todo un honor.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Mar 11, 2012 8:07 pm

Mientras me siento me doy cuenta de la dimensión de las palabras de Yashiko. Que el Otomo quisiera venir aquí es una cosa, pero que sea la voluntad de la propia Ama es otra de mucho mayor calado. Gran honor, gran peligro.

-La honorable dama Otomo Noriko-sama ha sido muy generosa con este humilde siervo
-reconozco, aunque no digo que no lo mereciera, no soy tan humilde -Yo también espero que la presentación cause el efecto deseado, y por supuesto sea del agrado de Su Majestad.

Hasta aquel momento todo son buenas intenciones y la sospecha de que la adorable hidra haya podido expresar una opinión favorable al oido de la Ama, pero como fin supongo que este cortesano pretende avisarme sobre la etiqueta de esta noche, dado que no soy precisamente un habitual.
Pero en realidad tal precaución está de más siendo Doji Yashiko mi patrona, así que acabo por preguntarme qué quiere realmente este hombre.
Bueno, para ser sinceros también me pregunto qué sucederá cuando ese pavo haga sus necesidades desde el brazo del Otomo, pero ése sería debate para otro momento, de eso me doy cuenta incluso yo.

-No he tenido ocasión de participar
-ni ganas, claro -pero conozco el Reflejo. Un meritorio ingenio, a fe mia. Además de moda y sociedad permite identificar claramente a los poseedores del favor del trono, ¿me equivoco? Quien recibe la información adecuada para que contribuya a extenderla, está arriba, especialmente cuanto más temprano suceda eso. Quien queda en la ignorancia... Quizás para hacer el juego más divertido incluso se envía información errónea en ocasiones; emocionante giro, pero no me gustaría estar en la piel del que desempeña ese triste papel al día siguiente -comento con una sonrisa inofensiva, sin estar seguro de si llegan a esos extremos o no, aunque conociendo el concepto Otomo de diversión, otra cosa me extrañaría.
El juego es útil. La Ama designa quien posee su favor, y quien no. Y es tan efímero como un único ciclo de Sol, lo que demuestra que hace falta mucha dedicación para mantener el interés de Su Majestad.
Después los cazadores de moda tratan de obtener la información de los corredores, pero ésa es la parte más inofensiva del juego en realidad, en la que el trono se "limita" a intervenir en el mundo de la moda, sin más connotaciones añadidas, ya que obtener la solución demuestra tener talento si, pero no contactos directos con el aparato imperial, sólo con sus confidentes.

-Reconozco el inmenso honor que supone tal interés, Tori-sama
-también las complicaciones -Sin duda no tengo palabras que pudieran estar a la altura de un privilegio así, pese a que espero tengáis a bien transmitirle a Su Majestad mi infinita gratitud por su consideración hacia mi persona y mi pequeña labor artística. Y sin duda también a sus damas, por descontado -agradezco con la reverencia debida, que ante Otomos nunca hacen de más.

-Sin duda habrá de reflexionarse con todo el empeño que tal ocasión merece sobre qué reflejaría con exactitud mi persona y mi arte...
-reflexiono sonriendo, casi como un suspiro sarcástico que sólo Yashiko pueda entender, anticipando ella misma todas las posibilidades provocadoras y burlonas que se me pueden estar pasando por la cabeza en este momento -Quizás no hayáis visto mi cuadro aún, Tori-sama, pues se que la dama Noriko-sama lo reserva con celo hasta el momento oportuno, para crear el efecto adecuado... Pero no tiene sentido negar que se trata de un estilo que contiene cierta... provocación artística, digámoslo de ese modo.
Otomo Noriko-sama lo comprendió maravillosamente bien, de vez en cuando hay que sacudir algunos prejuicios que tienden a instalarse en el mundo del arte, gráfico en este caso, y reinventar clichés pasados.

No tendría sentido negarme a mi mismo, así que debería unir eso con mi propia personalidad bushi para hacer realmente justicia a la Rosa Dorada que Su Majestad tuvo a bien concederme... Es una reflexión personal muy interesante, lo que hace que deba estar aún más agradecido, si cupiese
-reconozco mirando ligeramente al infinito.

Por otro lado, de idiotas honestos está el fondo de la bahía lleno. Es la Ciudad Prohibida, es la Ama, quizás no me convenga parecer realmente quien soy y dejar que Yashiko construya una imagen de mi que cumpla los propósitos egoístas sin ponerme en riesgo. Ése también es un debate interesante, aunque desde luego no con el pájaro delante.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 12, 2012 11:06 am

"Su Alteza Imperial la Gran Madre tiene en muy alta estima todo gusto de la Dama Noriko... así que si le habéis gustado, no deberíais preocuparos..."

Siseó Tori con una media sonrisa.

"El Reflejo, Koji-san, es un juego de poder, de etiqueta y de clase perfecto para la corte... es tan complejo como se desee y puede desarrollar mentes estrategas comparables con líderes militares... después de todo... ¿No es la corte el mayor campa de batalla jamás creado?"

Sonrió este con un aire misterioso, entre lo ladino y lo aniñado, en aquella persona de aspecto algo andrógino y aniñado.

"Oh... perfecto entonces. sonrió este al ver que parecías entender el honor y el juegose espera mucho de vuestra obra, pero también de vos, en esta ciudad por la modas que corren hoy en día no puede triunfar el arte sin que triunfe su autor... Pero estamos seguros de que podrá complacer todas las expectativas...

Además, posee la ayuda de vuestra patrona, una de las mujeres con más estilo de toda la ciudad..."


Sonrió mientras cogía al pavo real de nuevo, que estaba cerca y se levantaba.

"Bueno... eso es todo lo que tenía que deciros... ha sido un placer... pero si me disculpan, tengo que proseguir con las tareas que me han sido asignadas..."

Yashiko y tu os levantasteis para despedirle mientras le acompañabais hasta casi la puerta y tras varias genuflexiones este se marchaba despacio.

Cuando este se perdió por la esquina Yashiko dejó de mirar en su dirección y dejó salir un leve suspiro de entre sus labios.

"Juegos de altas esferas..."

Susurró.
Luego te miró directamente y dijo:

"Espero que entiendas que ha venido más que a decirnos eso, Koji-san... tenemos que tener mucho cuidado con los pasos que damos en la cena esta noche, sin duda quieren que estemos más que a la altura... Parece ser que el juego puede durar en torno a nosotros más o menos tiempo dependiendo de lo bien que lo hagamos esta noche..."

Yashiko se llevó una mano a la boca y mordió la uña del dedo gordo mientras miraba a la nada en la calle, por donde Tori se había perdido y susurró con recelo:

"Tendremos que ser cauto... ese maldito eunuco es de las personas más problemáticas de la Ciudad Prohibida, por eso la Ama lo adora..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Mar 12, 2012 11:05 pm

-Sin embargo es ahora cuando debo preocuparme, justo después de haberle gustado. Llegar arriba no es el reto, sino mantenerse... Sólo los mediocres tienen tiempo para caer en la autocomplacencia sin sufrir las consecuencias.

Sin duda, no estaría aquí sin el generoso mecenazgo que Doji Yashiko-san ha tenido a bien concederme
-digo con una sonrisa galante y educada, dejando implícito que lógicamente ella vió algún potencial en mi antes de realizar incluso el cuadro. Además es cierto que de no haber tenido la intención de impresionarla quien sabe si me habría animado aún a estas alturas a implicarme en el mundo del arte... La vida es así, se mueve regularmente a base de pequeños impulsos caóticos.

Pero tampoco quería hacer de menos a Noriko ante sus venenosos hermanos, así que no me excedo con los halagos a mi patrona, por si acaso. Como bien dijo ella, las cosas buenas no son para compartirlas con Otomos.

-Oh, lamento su marcha, Tori-san, pero comprendo la importancia de sus ocupaciones. El placer sin duda ha sido todo mío por haber tenido el privilegio de conocer a un portador de la voluntad de la Ama.

Inclinaciones, parabienes, sonrisas y toda la retahíla necesaria, pero evitando siempre que parezca falso por excesivamente efusiva, sino sincero, sentida.

-No debería ser así -contesto a Yashiko una vez a solas definitivamente -El arte tiene que ser independiente del artista. Por el amor de los cielos, existen obras maravillosas de autores anónimos; por esa regla de tres no deberían ni considerarse -explico chasqueando la lengua.
-Pero las cosas son como son... La Ama es el alfa y el omega y si su capricho fuese en mi contra pocos argumentos artísticos o filosóficos podría esgrimir para defender mis principios -suspiro.

-Hum... ¿no os han dicho nunca que estáis preciosa cuando os mordéis el dedo?
-añado cambiando repentinamente de tercio fijándome con detenimiento en el perfil que ofrece hacia mi, mordisqueando aquella uña entre los dientes, en una especie de amplia sonrisa nerviosa para dejar espacio a la yema del dedo.
Miro de reojo hacia atrás para asegurarme de que estamos libres de miradas indiscretas y me acerco a ella mucho más de lo "permitido", tomo una de sus blancas manos entre las mías y la llevo hasta mi rostro que se inclina junto con el resto de mi para besar el dorso de ésta, al estilo gaijin, tan descarado y atrevido para los estándares rokuganíes -Lamento no haberos saludado como merecéis, mi señora. Pero si hubiera sabido que el pájaro era eunuco... en fin, quizás no le habría ofendido verme besaros en esos labios fabricados con fresas robadas del jardín de Tengoku -añado con una mezcla de galante poética y a la vez sarcasmo enmarcada en una media sonrisa, después de notar como cierta "energía estática" aún contenida en mi desde el contacto con Satomi pasa hacia la Doji como una corriente al tocar su mano, como si aquel "circuito" entre ambos reuniese todas las condiciones necesarias para que la energía de la Soshi discurriera entre nosotros; buenos conductores al unirnos. Al menos eso quise pensar, no se con exactitud lo que llega a notar Yashiko, cosa en la que me fijo con celo mientras procedo.

-Entiendo... no se me da muy bien el juego de altas esferas, no creo que deba sorprenderos a estas alturas. He sido adiestrado para otro tipo de campo de batalla, o simplemente es que no me gusta. Pero estoy dispuesto a defender mi arte con los medios que sean necesarios, y por supuesto no me perdonaría abandonar a las personas que han confiado en mi en todo este asunto... vos, "por ejemplo"
-aunque obviamente eso también incluye a Nozomi, mas no lo digo para ahorrarme la mirada de reprobación, comento reconduciendo de nuevo la conversación.
-Si fuera por mi creo que acudiría desnudo... Ju, ju, ¿os lo imagináis? Demostraría mi fe en la filosofía de mi cuadro y de paso también lo poco que me importa la moda. Pero... ya sabéis, quizás no todo el mundo tenga el sentido del humor necesario allá arriba para comprender el simbolismo.

Es broma... en parte, pero admito sin duda quen vuestro criterio tiene que ser mucho más sensato que el mío. Supongo que ese "estilo" debería ser en parte honesto con mi forma de ser y mi arte, porque de lo contrario los pájaros pueden darse cuenta y pensar que desprecio su juego. Pero imagino que un exceso de honradez no es ninguna buena idea en la Ciudad Prohibida, así que... bien, creo que vos conocéis bastante de mi, para mi regocijo, ¿qué opinión os merece todo esto?

Ah por cierto... No debo olvidar hablaros de las cosas interesantes que me han sucedido en el seminario e inmediatamente después. Tengo que contaros sobre una curiosa, muy curiosa, ronin con la que he combatido, necesito hablar sobre Doji Aki-sama, y me encantaría poder compartir con vos todos los trascendentes detalles para mi futuro cercano tras una deliciosa reunión con Hida Kuronuma, Kakita Kotoko y Soshi Satomi, que habían acudido a merendar a la casa de Nozomi-san, ayuda inestimable en todo este asunto
-explico, añadiendo un implícito "antes de que os enfadéis", con una mirada comprensiva con sus opiniones, pero a la vez decidida en las mías sobre la Daidoji.

-Pero cada cosa en orden, lo primero es lo primero... ¿Qué os interesa más, mi hermosa dama? -pregunto con una sonrisa descaradamente rendida.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Mar 13, 2012 11:11 am

"Es la moda...."

Te dijo Yashiko mientras miraba a la nada.

"Y todos siguen la moda si quieren ser algo en esta ciudad... después de todo es una forma más de controlar el Imperio."

Añadió mientras dejaba una leve sonrisa en la comisura de sus labios, como si viera y le agradara aquella jugada maestra de la Ama, sólo los grandes jugadores podrían ver todo el matiz de aquello, pero apreciar el talento era de todos los que no estaban cegados por la necedad.

Yashiko miró con los ojos bajos tu gesto, sus largas pestañas destacaban en aquella postura y el azul de sus ojos se filtraba entre ella como el inicio del clareo en la mañana. Levantó sólo un poco aquellos ojos, para mirarte con una media sonrisa complacida por aquel gesto y sentir desde tu cuerpo aquella energía que casi chispeó entre los dos.

"Hicisteis bien en conteneros... nunca se sabe con Tori-san lo que le agrada y desagrada... siempre sonríe con esa mueca vacía tan peligrosa... un segundo puede estar realmente encantado y al otro... repugnarle sin que nadie lo sepa, un mal presagio sin duda si no eres capaz de anticiparte..."

Yashiko abrió mucho los ojos ante tu broma del desnudo, pero te resultó curioso que aunque su mueca de disgusto se puso en su rostro, te pudiste dar cuenta que era falsa, incluso que aquella idea le había parecido chistosa, incluso seguramente tan "interesante" como para ti te parecía. lástima de no ser un ize sumi al que se le perdonara casi todo....
Al final la Doji chasqueó la lengua en negación varias veces mientras meneaba la cabeza pero con una pequeña sonrisa en los labios como si dijera "Eres incorregible."

"Creo que... la humildez está bien en todos lados menos en la Ciudad Prohibida... pero sigue siendo cierto que no es mala idea el que seáis "vos mismo", aunque quizás deberíamos "sublimarlo"... hacer esa normalidad más tangible..."

Meditó mientras ponía el dedo índice en su barbilla y miraba hacia el cielo.

"Hum... ¿Cómo de prefabricado os gustaría estar? O mejor dicho... ¿Cuál sería vuestro límite para poderlo llevar a cabo?

Es decir... Quizás debiéramos vender eso mismo, el duelista que busca la perfección en todo lo que encuentra, más que nunca, sobretodo, la no mente...
siguió hablando en voz alta pero casi para si misma, dejándote entrar en sus cavilaciones en ese caso resaltaríamos tu estilo marcial, no te pondríamos un kimono sino uno masculino, como uno de entrenamiento pero de gala, con bordados como los de un kimono decorado... Como si pintaramos un samurai en un cuadro, con muchos más detalles de los que realmente uno llevaría a la batalla, con cosas "innecesarias" para la guerra pero "necesarias" para la corte...

Hum... podría ser una buena opción...

En cuyo caso, si hicieramos eso la moda para mañana estaría altamente influenciada por los bushis, sería interesante ver un aspecto más regio, pulcro y marcial pero a la vez utópico en cada complemento y telas...

Creo que podría funcionar, qué pensáis."


Te preguntó por fin cuando ya casi parecía tenerlo decidido ella. No sabías si te lo preguntaba como burla o porque realmente le importaba, Yashiko era de ese tipo de mujeres que si le dabas espacio podía construir palacios...

Yashiko pareció interesada y sorprendida, o al menos comedidamente, en los dos temas.

"Son dos asuntos... singulares... por un lado.. ¿Un elitista Grulla hablando con una ronin?

Y por otro... ¿las Damas de la Ama, Satomi-san y Nozomi-san? ¿Habéis ido a un cónclave de Brujas y no me he enterado?"


Bromeó con sarcasmo y gracia.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Mar 13, 2012 7:40 pm

-Esta ciudad es ingrata por naturaleza; se aseguran de que se cumpla aquello de que todo lo que suba tiene que bajar, por eso no acabo de comprender a los seguidores de la moda en un lugar así.
Pero bueno, entiendo que si la Ama te invita a su juego, negarse es sólo una forma de anticipar una derrota segura
-digo encogiendo los hombros. Ahora veo las consecuencias de llamar en exceso la atención de los pajaritos de la Ama, y me pregunto si al final acabaré por pensar que compensa, o no.

-La contención siempre es una buena idea para un samurai, mi deliciosa señora. Pero a veces... resulta tan... complicado -susurro cerca de su rostro con una sonrisa lobuna, mirando sus labios con tal intensidad que casi crea el mismo efecto que rozarlos realmente -Tan gratificante la idea de... sencillamente dejarse arrastrar por el corazón, sea hacia donde sea... ¿Nunca pensáis en algo así, Yashiko-chan?

Al final observo la sonrisa chasqueante que dedica a la ocurrencia y reconozco ese rastro de afecto que tanto le cuesta dejar, pero por esa misma razón tan placentero es descubrir.
-El límite de mi plumaje real debería ser sin duda alguna mi propia obra. Es decir, en ningún momento debería llamar la atención el autor más que el cuadro, eso iría tanto contra mi mentalidad como contra mi arte.
Se que eso es un gran margen porque el cuadro es llamativo... pero ya me entendéis. No quiero que se hable de mi sino de mi arte.

Un kimono de entrenamiento... suena bien, me gusta sin duda la imagen más poética del duelista grulla. Aunque me resulta retorcido imaginarme realmente como un kendoka cuando esos Seppun "castran" a los samurai arrebatándoles el wakizashi, como si con eso pudieran hacer olvidar de quienes eran las espadas que asesinaron por última vez a un Hantei coronado.
En fin, pienso que Tori-sama tenía razón en que sois una de las mentes más privilegiadas de la ciudad sobre este tipo de cuestiones... y eso que un eunuco no se da cuenta ni de la mitad de vuestro encanto. Pero esa imagen de un duelista no debería ser demasiado utópica, porque no quiero que los demás bushis piensen que trataba de banalizar la figura del guerrero. Idealizada quizás, el arte está repleto de ese tipo de traducciones, pero sin caer en los excesos gratuitos.

Pero no queda mucho tiempo de preparativos antes del evento y mis kimonos de entrenamiento no son más que eso. Y espero que no me queden bien los de vuestra hermana... Además Tari-san ha hablado de accesorios, lo que no es un concepto demasiado explorado para un hombre
-me pregunto exponiendo mi acuerdo con sus pensamientos. ¿Tendría sentido acaso lo contrario? Quiero pensar que si estuviésemos en un dojo ella me haría caso a lo que yo dijera... pese a que no pondría la mano en el fuego por ello.
Da igual, no seguir sus inspiraciones sobre un asunto como éste sería tan absurdo como tratar de llevarle la contraria a un oráculo, y probablemente igual de agotador -¿Y vos? -añado al final -Podríais incluir alguno de esos detalles en vuestro vestuario, algo sutil que demostrase la complicidad entre una patrona y su artista... Si aceptáis sugerencias, las camisas de kendoka tienen unos profundos escotes que podrían serviros de inspiración -siseo con una sonrisa muy imaginativa -Aunque bueno, eso ya dependería de hasta qué punto queráis hacer sombra al resto del mundo -añado con una sonrisa melosa.

-Ah, pues yo tenía entendido que en los aquelarres las participantes se desnudaban por completo, y tal cosa no ha llegado a suceder, lo recordaría
-contesto burlonamente, con un teatralmente fingido gesto de fastidio por la oportunidad perdida -Salvo que me haya ido justo en el momento más interesante... Pero la verdad es que las damas de Su Majestad son encantadoras, la Hida posee una sabiduría serena que encaja como un yang con el sentido del humor desquiciado de la Kakita; ambas vieron el cuadro cuando estuve este mediodía en palacio, y les gustó. Creo que yo también les gusté, aunque eso sea más complicado de explicar. El caso es que incluso prometieron ayudarme haciendo algo de campaña a mi favor... y ahí es donde encaja su presencia en la reunión.
Veréis, después de Nozomi-san, y viendo que la serie gozaba de cierta aceptación, tuve que pensar seriamente en la siguiente dama que podría invitar a ser retratada. Una escorpión era el mejor movimiento, porque eso evitaría el riesgo de críticas partidistas entre ambas facciones, por pequeño que fuera, y le daría bastante reconocimiento a una ocurrencia de momento exclusivamente Grulla. No soy un gran experto en asuntos escorpiones, pero por lo qe había oido, Soshi Satomi-sama parecía una excelente candidata... si de algún modo remoto conseguía llegar hasta ella y convencerla.

Pues resulta que Nozomi-san es íntima amiga suya y meriendan juntas a menudo, y Kotoko-san no necesita invitación. Así que de pronto tenía ante mi las condiciones perfectas para conocer a la dama Soshi es un ambiente completamente favorable. Ella no ha visto aún el cuadro, pero hablamos de arte, de religión, de devociones e incluso del concepto de amor más amplio, y debió de gustarle lo que vió en mi, porque cuando le propuse posar para mi segunda obra... aceptó con algún pequeño requisito simbólico, pero permitiéndome total libertad creativa, lo que es todo un mundo.
Tengo que reconocer que me pareció una dama extraordinaria cuando conocí realmente a la persona que hay tras los mitos alrededor suyo. Honestidad que en realidad ella nunca trata de ocultar... incluso hablamos de los amantes que murieron entre sus brazos.
Bueno, pese a ser escorpión.

Así que Soshi Satomi-sama. ¿No es prometedor? La fama de esa mujer es inmensa... y yo "sólo" tengo que conseguir que los espectadores la vean como realmente es, física y filosóficamente, y no como la mayoría cree que es. Conociendo los extremos es un gran reto, pero es fantástico... ¿no os parece?

Había algo más por contar... ¿qué era? Ah si, la elitista grulla y la ronin; es gracioso que vos lo digáis, parece el título de una fábula. Era la misma ronin que apareció en la fiesta de anoche, también con el jovencito bajo su ala. Me resultó interesante que unos ronins disfrutasen de tantos privilegios para estar también en un seminario grulla, así que solicité contra ella uno de los combates de prácticas. Se llama Tarako-san.
Podría haberme derrotado con un solo movimiento... pero me dejó ganar. Eso me fastidia bastante, sin embargo no tuve mucho tiempo de ofenderme, porque para esas alturas ya estaba más que confundido, no os lo vais a creer... resulta que ya me conocía. Alguien había hablado con ella sobre mi.

En fin, ya me conocéis, soy un poco cabezota cuando se me mete algo en la sesera, así que la seguí hasta que aceptó hablar conmigo en un patio trasero apartado del seminario... Bueno ahora es cuando repetiría que no os íbais a creer lo que me dijo y averigüé después, pero sería absurdo decirlo ya que es obvio que si me creeríais. No sólo es vuestra amiga íntima desde antes de dejar de ser Daidoji, sino que además es la segunda reina del tablero del que esta mañana me hablásteis. Y debo deciros que ahora si comprendo en una visión amplia la partida que estáis jugando.
Ahm, ella no me dijo su antiguo nombre, pero no me resultó muy difícil deducirlo tras preguntarle a Nozomi-san por la historia reciente de su familia; Daidoji Seijiko, la campeona esmeralda dada por muerta... ha resucitado, en forma de ronin.


Hablo en todo momento en tono suave, sin parecer intrigante ni nada más que honesto, alguien de la confianza de Yashiko, aunque seguramente ambos entendamos de forma distinta tal concepto.
-Espero que no penséis que me meto donde no me llaman, mi amada señora... Nunca fue ésa mi intención, pero el destino... es implacable cuando se lo propone.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 14, 2012 11:51 am

"La moda es más importante de lo que te parece, la moda muestra carácter, muestra contacto, muestra alianzas, lo al día que puedes estar, tu utilidad y la de los demás... es un juego muy completo, te lo aseguro, nadie que quiera escalar en la corte puede hacerlo sin entrar en el juego de la moda."

Te explicó Yashiko con los brazos cruzados sobre su pecho.

" Y además, al contrario que con otros juegos de poder, la moda posee una gran ventaja y es que una vez que te haces con ella, puedes salir de su círculo... Pero obviamente no es fácil."

Yashiko no se movió ni un centímetro cuando "agrediste" su espacio vital, se limitó a sonreír tentadoramente y luego se encogió de hombros mientras soltaba una leve risilla. No había llegado a la cima sin contención, por supuesto...

"Podría hacer algo al respecto... dijo sobre lo de tus espadas conozco al líder de protocolo y me debe más de una, si piensas que llevar tu daisho es parte de la imagen que queremos dar, que así sea, eso llamará mucho la atención, sin duda ya tenemos nuestro primer elemento...

Esta bien, usaremos una imagen sobria y algo utópica del bushi, pero que no sea demasiado preconcebido... Yo me encargo de esos detalles."


Añadió pensativa.

"Pondré a mis criados en ello ahora mismo, tendrás todo lo que necesitas en tu casa en un par de horas, haré que Yasuki Ginko trabaje para nosotros y listo, ella es la mejor consiguiendo cualquier cosa en poco tiempo."

Lo tenía solventado en un momento.

"¿De acuerdo?"

"Por supuesto que iremos a juego pareció ofendida pero no tendrás tanta suerte como la que deseas, ju, tu serás el modelo masculino de la moda, así que yo me ocuparé del femenino, así deberás preocuparte menos por complementos, aunque los llevarás, como un pañuelo para atar el pelo, por ejemplo.. Así además daremos a elegir para mañana si quieren hacer una moda más masculina y se basan en ti solamente o dan a elegir."

Te explicó esta con el retintín de una sabionda, sin embargo sin ser molesto, de hecho parecía hecho hasta a posta.

"Si, mis contactos en la Ciudad Prohibida me dijeron que habías hecho buenas migas con las damas, mejor, sin duda, mientras más labios susurren a la Ama sobre tu trabajo, mejor, además que son aliadas de un innegable favor. Ambas, mucho mejor a tu lado que en tu contra, créeme, en la ciudad no hay nadie que quiera ser su enemigo...

¿Satomi?
pareció sorprendida Si, es una buena opción, racional si lo ves desde la óptica que explicas pero... ¿Aceptó? eso si que la sorprendió vale, ya es oficial que has debido hacer un trato con un Oni a cambio de tu alma ¿verdad? No me lo ocultes, soy tu patrona, necesito saber con quién tengo que tratar realmente, contigo o con el Oni bromeó Vaya... cambió el tono ahora a uno meditabundo estoy segura, y déjame que sea brutalmente clara en este momento que no te puedes hacer una idea de lo que has hecho en apenas un día, cualquiera mataría por haber conseguido la mitad que tu en meses... Tienes a dos de las Damas más complicadas de complacer encantadas contigo y Soshi Satomi que suele rechazar todo tipo de pedidos para ella posar te ha dicho que si...

Sin duda es un Oni..."


Bromeó de nuevo al final.
Su sonrisa se borró cuando comenzastes a hablar de Tarako.

"Dicen que fue porque tiene una relación estrecha y extraña con Sanzo-senei..."

Comenzó a decir de manera impersonal. Yashiko apartó la mirada cuando ibas hablando, como si te prestara la atención justa al hablar de una ronin cualquiera, pero pronto tus palabras hicieron que tuviera que mirarte a los ojos directamente con un rictus serio en su rostro.

"No deberías ser tan curioso, esa información que ahora sabes vale más que tu vida y hace peligrar la de otras personas."

Dijo al final con frialdad.

"Y yo no voy a permitir que tan cerca de nuestro objetivo todo se vaya a echar a perder."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Mar 14, 2012 4:25 pm

-Desde luego, no osaría discutir con vos sobre algo referente a la corte, aunque siempre he preferido la idea de crear moda, no seguirla. Sin embargo el juego del Reflejo incide precisamente en lo segundo, en círculos tan pequeños que apenas duran doce horas; ése no es el aspecto creativo de la moda que podría interesarme como grulla, ya que obliga a emplear casi todas las energías en bailar una y otra vez al son de la música Otomo.

Pero ésta es una reflexión general. No me refiero al reto de esta noche, ya que precisamente la Ama a través de Tari-sama pretende poner a prueba nuestra creatividad. Por supuesto sabiendo que mi patrona llevaría la voz cantante en algo así... Y me gusta tanto vuestra voz...
-añado con una sonrisa, alargando deliberadamente el final de la frase para darle el doble sentido de referirme a su criterio en cuanto a la moda y también literalmente a la musicalidad de su forma de hablar.

-¿Podéis hacer eso? -pregunto sin ocultar una sorprendida admiración -Me pregunto qué puede haber fuera de vuestro alcance, Yashiko-chan... Si, sin duda, el daisho sería fundamental para crear esa imagen, y llamaría la atención lo suficiente como para rechazar por casi por si solo la posible idea de "bushi de pacotilla"
Sin contar con que los ancestros que la han portado antes que yo se sentirán muy honrados de que la lleve en el mismo Palacio Hantei, seguro... Mi señora Doji, no os imagináis hasta qué punto estoy en deuda con vos sólo por algo así
-quizás a ella le resultara curioso, no lo dudo. El honor de la propuesta de Otomo Tari poco efecto hace en mi y sin embargo el simple hecho de portar el daisho casi roza el emocionamiento; pero los bushis somos así, o al menos yo soy así de entre todos.
-De acuerdo, sin duda. Confío en todos los detalles que puedan surgir de vuestra sensibilidad... ¿como podría ser de otro modo?
Como deseéis, pero es una lástima que descartéis ese tipo de camisas
-vuelvo a un estado más natural de sarcasmo controlado, pasada la emoción inmediatamente anterior -Haría juego con vuestros... ojos. Al menos para quien tuviera la inteligencia de fijarse en ellos, claro -concedo halagadoramente, con un tono cercano pero a la vez cortés, pese a lo implícito.

-Satomi-sama, si, aceptó -repito orgulloso, ya que es algo que le ha resultado lo suficientemente impresionante como para reconocerlo -Las Damas y la propia Nozomi-san apoyaron con entusiasmo la idea, así que buena parte del mérito es suyo sin duda. La anfitriona puso las bases, la Hida argumentó tan irrefutablemente como suele y Kotoko-san llevó la conversación justo donde resultaba tan natural como el respirar realizar la petición.
Pero bueno... pese a todo el clima podría haber contestado que no; supongo que le gustó la sinceridad con la que había retratado a Nozomi-san, el deseo de mostrar mucho más que la piel, llegar hasta el auténtico corazón de la modelo. Me dijo específicamente que mi interés por conocer su verdadero rostro, su filosofía religiosa, sus enseñanzas y su imagen más personal para impregnar la futura de su desnudo, era algo que ningún pintor había tenido la "delicadeza" de solicitar, pues lo que buscaban de ella era su famosa superficie. Por eso los rechaza.

Aunque yo no sabía ese extremo, claro. Tuve suerte
-alego sonriendo, como si eso lo explicara todo, y en parte lo hace al menos desde la humildad en la que no suelo regodearme a menudo.
-No, no hay ningún Oni no Koji ni pactos turbios con fuerzas oscuras, así que... vais a tener que seguir tratando conmigo, mi dama -susurro sonriendo con una pizca de descaro
-En el fondo creo que sencillamente se trata del encanto de una ligera rudeza bushi más cercana al sarcasmo que a la "adoración" de las flores de la mayoría de pisaverdes que abundan en la corte. O eso me han dicho -río ligeramente ahora recordando las palabras de Tsumeo -Aunque también me han dicho que me limito a ser un tonto con suerte... y quizás sea un poco de ambas, pero envuelto en la elegancia Kakita todo queda mejor, ¿no os parece? -concluyo, demostrando de nuevo que la falsa humildad no es una de mis virtudes, o defectos según se mire.

-Sea como sea, lo único cierto es que he quedado para desayunar mañana con la dama Soshi en su residencia y comenzar el trabajo, adelantado ya tras la conversación de esta tarde. Tengo que recordar comprar dulces; me ha dicho que los de frutas son sus preferidos
-comento con aire pensativo, esperando la opinión de Yashiko sobre todo aquello, incluido el asunto de los pastelillos por si tiene alguna recomendación especial.

-Eso tiene fácil solución, mi señora Doji
-contesto tras su advertencia final, sin perder al menos yo la sonrisa apenas ligeramente esbozada en las comisuras. Con calma desato la parte del fajín que mantiene las armas dentro de sus sayas en mi cintura y elegantemente saco el wakizashi de su reposo, disfrutando de la sutil nota musical que emite el acero al vibrar en el proceso.
Antes de que proteste tomo sus blancas manos y las coloco aferrando la empuñadura, para acabar finalmente apoyando la punta de la hoja contra mi garganta -Un poco melodramático, ya lo se, pero servirá.
Esto es acero Kakita; ninguna otra espada puede afilarse tanto sin quebrarse, así que cortar un cuello humano supone el mismo esfuerzo que deslizar un pincel por el papel en blanco.

Bien, por supuesto que esa información que ahora conozco vale más que mi vida. Soy un bushi, mi vida no vale demasiado en si misma, si no es para servir a algún fin digno. Por eso, si pensáis aunque sea por un momento que mi presencia perjudica vuestros objetivos y que por tanto mi existencia ahora puede echarlos a perder... sólo tenéis que empujar ligeramente la tsuka que ahora aferráis y esta pieza desaparecerá del tablero. Así de fácil.

Sin embargo, podéis pensar que si Seijiko-sama, Tarako-san, ha confiado en mi sobre vos es porque quizás ella también haya visto "algo" bueno en mi, como a lo mejor las damas, o Satomi-sama... o Nozomi-san, pese a todo. Tal vez si os fijáis bien también vos podríais verlo...
En todo caso, si me permitís un alegato final, creo que os he buscado toda mi vida aún sin saberlo, y si los dioses se interpusieran entre nosotros los atravesaría con mi espada... Sinceramente, no estoy seguro de si eso es un alegato de culpabilidad o de inocencia pero, dadas las circunstancias, creo que me da lo mismo, Yashiko
-susurro cerca de su rostro, porque mientras había expresado estas últimas ideas había ido acercando mi cara a la suya, deslizando mi cuello apenas sobre la hoja del arma si ella misma no la retira al sentirlo.
Al final mi boca está a millímetros de la suya y aún sintiendo el frío sobre mi garganta termino por besarla dulce, sincera y apasionadamente. Después de todo siempre es buena idea dar un beso de buenas noches, por si acaso.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 14, 2012 7:03 pm

OUT
se me ha borrado el post ¬¬
IN

"El juego de la moda no es el juego de los modistos, Koji-san."

Te dijo Yashiko con tonillo.

"Ese juego es de la liga superior, y tu vas a tener un pequeño romance con este, después de todo Tori-san vino a decirnos eso, pero para seguir en este vas a tener que esforzarte todos los días... si es lo que quieres, claro."

Luego se acercó a ti y deslizó su mano por la solapa de tu kimono, en el pecho, mientras estaba a un sólo paso tuya y con su perfil medio bajo miraba hacia tus ojos directamente a través de sus largas pestañas.

"Ya deberías saber que "imposible" no está en mi diccionario... Puedo hacer eso y mucho más... de hecho, que lleves tu daisho es símbolo de eso... nos da fuerza a los dos... todos sacamos algo bueno de ello ¿verdad?"

Sonrió mientras se apartaba despacio de ti.

"Debe ser entonces que no se han dado cuenta realmente cómo sois... o quizás que estén de moda los rudos tontos con suerte... la cuestión es que vamos a aprovecharnos de la situación, sin duda..."

Dijo acerca de lo de Satomi con una pequeña risilla por tu autodenominación.

"la falta de etiqueta, también llamada sinceridad, no estará de moda mucho tiempo ji."

"¿A casa de Satomi? Vaya... así que pretendéis ser el siguiente soltero de oro más cotizado en la ciudad... dijo ladinamente todo el mundo sabe que quien despierta la curiosidad de Satomi-san las mujeres se le tiran encima, por curiosidad, morbo, un intento estúpido de arrebatarle algo que no es suyo..."

Casi dijo "en este caso"...

"La cuestión es que si hoy ya no podíais pasar del todo desapercibido, mañana seréis parte del boletín de rumores y chismes oficial..."

Rio.

"Eso no tiene por qué ser malo... os puede abrir muchas puertas si sabéis manejarlo..."

Yashiko tomó el wakizashi y se oyó el sonido del desenvainar unos centímetros mientras hablabas. Al final, cuando quedates callado esta dio un empujón hacia dentro y lo cerró de golpe mientras daba un par de pasos hacia atrás y se volvía, dándote la espalda y andando hacia dentro del jardín.

"Sin duda tenéis alma de artista, sois tan melodramático como ellos..."

Chasqueó la lengua molesta mientras andaba y tu tenías que seguirla. La notabas irritada pero empezabas a pensar que no era contigo, era consigo misma, por empezar a confiar en ti, quizás demasiado para su gusto, quizás demasiado rápido... sea como fuere esas eran buenas nuevas
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Mar 15, 2012 12:22 am

out.
Si se ha borrado el post en el que me matabas, bien está lo que bien acaba ;-)
no out.

-Bueno, siempre he pensado que si tenía la oportunidad preferiría seguir mi propia moda antes que la de algún otro sin saber muy bien porqué.
No digo que sea el caso o que modisto sea mi vocación inconfesable, ésa es otra... pero lo de mañana en ese sentido en una interesante oportunidad, sin duda. No es que vaya a formar olas de entusiasmo a mi alrededor, pero me conformo con mantener mi propia linea en esos días posteriores. Si eso requiere esfuerzo, adelante.


Me quedo entonces bien quieto mirando con una sonrisa a medio camino entre varios sentimientos la mano que desliza por mi kimono, para luego seguir con la vista la senda que forma su muñeca, brazo, hombro, cuello y rostro hasta sus ojos de nuevo, como si temiera perderme. Lo que por cierto es mucho más literal de lo que podría parecer.
-No me cabe duda, Yashiko-chan. Siempre llegáis justo hasta donde deseáis -susurro con una media sonrisilla muy sentida -Por supuesto mi daisho es vuestro éxito. Me gusta la relación, ambos ganamos -los cortesanos a menudo lo olvidan, pero cualquier bushi puede decapitar a una alimaña si no teme las consecuencias del resto, y aunque no lo haga ese conocimiento es vital para muchos de ellos. Inspirador, diría yo.

-¿Y vos? ¿Os habéis dado cuenta de como soy yo, o aún tratáis de clasificarme en uno de vuestros arquetipos?
La falta de sinceridad nunca será una moda, espero, pero eso no significa que haya que ser tan cerrado de mente con las virtudes como un león cualquiera...

¿Soltero de oro? Cielos no... he combatido contra Daidoji Tsumeo-sama y dudo que pudiese vencerle en un duelo si intentase arrebatarle el título.
Aunque debo reconocer que no había pensado en consecuencias de ese tipo por visitar a Satomi-sama en su residencia... Pero en fin, no es tan malo si llamo la atención adecuada, que dicen son curiosas por naturaleza femenina. Después de todo, la suerte no puede explicarlo todo ¿no es cierto? Y las personas acostumbradas a los devenires de la ciudad saben de sobra que siempre hay algo más... Así que, quizás, el interés que despierte sea legítimo; Satomi-sama no es ninguna chiquilla que pueda ser embaucada fácilmente.

Pero en realidad, si tuviese que abrir con eso puertas que no pudiera conseguir por ese mérito misterioso propio... ¿no sería un fraude por definición? Por eso no creo que vaya a interesarme ninguna puerta que no haya podido abrir ya, por poco que sea... O eso me temo.

Aunque está bien saberlo
-vuelvo a reir. La verdad es que había calculado que el rumor consideraría a Nozomi como mi amante, como mucho, lo que entre bushis sin compromiso no tiene nada de especial. Es verdad que Satomi cambia las cosas, al menos entre las cabezas más calenturientas.
Sin embargo de poco me vale; a quien quiero impresionar es precisamente la que sabrá de sobra los auténticos detalles, y es difícil saber si eso será suficiente para romper algo más toda esa capa de hielo o no. En fin, al menos navegar en aguas heladas es bastante divertido en si mismo, ju, ju.

-Ya os dije que era un poco melodramático
-dije tras ella mientras recogía descaradamente un ligero rastro de sus labios bajo mi boca y lo miraba sonriendo lobunamente. Al estar a su espalda no tenía que reprimirme "tanto" como ante ella -Pero me ha gustado el resultado... desde luego.

-Ahm, por cierto, necesito algo particular; supongo que conoceréis bien a la embajadora Doji Aki-sama, seguro que habéis colaborado mucho durante este particular periodo político... Ya sabéis el gozoku, lo digo por si había resultado demasiado sutil antes
-digo con ese particular sentido del humor sarcástico que no puedo evitar, tampoco es que lo pretenda, cuando me siento confiado -El caso es que os agradecería tanto como quisiérais que me aconsejaseis lo necesario para ganarme su confianza y caerle en gracia. Su hermana Kamoko-sama le tiene un enorme aprecio, y desea buenas personas a su alrededor, por lo que pueda pasar, pero como no hay ninguna disponible, me la han pedido a mi -bromeo con descaro, insinuando sin decir que han pasado, sin saber muy bien como, a considerarme de cierta habilidad a la hora de ganarme a mujeres imposibles. Lo que no saben es que es porque intento jugar siempre con ventaja, ju...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Mar 15, 2012 11:50 am

"Tenéis personalidad, eso es necesario para prosperar en la ciudad, pero se necesita más que eso y el deseo de estar en la cresta de la moda para poder estarlo... pero gracias a la Dama Doji me tienes a mi así que..."

Te dijo con tono burlón, como si te dijera "tienes una suerte que no te la mereces".

"Si... los dos ganamos... y es visible ante los demás... ju... yame estoy viendo las caras de más de uno ante tal "irregularidad" juju"

Añadió esta mientras apartaba su mano de ti dando un último golpecito con su dedo índice en tu solapa.

Ysshiko sonrió ante tu pregunta y comenzó a hablar con un tono burlesco y coqueto:

"¿Mi clasificación? Hum... bueno... digamos que habéis pasado de rudo y molesto yojimbo... a sin etiqueta alguna y hábil yojimbo... para luego convertiros en hábil no sólo como yojimbo y ahora... ahora mismo estáis entre mascota extravagante y codiciada o......"

Al final quedó callada y te sonrió con misterio y encanto.

"Esta ciudad es muy grande, Koji-san, hay sitio para más de un soltero de oro jiji

Y como decís al no ser una chiquilla tonta Satomi-san las oportunidades serán muchas y muy variadas... variadas es la palabra interesante del asunto si sabéis verlo..."


Yashiko aminoró la marcha y dejó que te colocases a su lado para hablarle del gozoku. Te miró con los ojos entrecerrados al hablarlo tan directamente y se puso un dedo sobre sus labios como si te dijera que no hablaras tan alto.

"Vuestro ímpetu, valentía o estupidez no tiene parangón ¿verdad? te riño pero sin parecer realmente molesta Es un tema muy delicado... lo de sus "malas compañías".... ya sabéis, hay muchos metidos en eso... muchos y se decía que su familia también, de hecho seguramente ella había ascendido gracias a eso mismo Aki-sama tiene suerte... meditó da igual como sea o lo que haga... siempre tiene a personas con intenciones de hacer lo que sea por ella... pareció celosa de aquello aunque no quiso mostrarlo demasiado en su voz, aunque se percibía un leve anheloEspero que podáis salvarla...

Pero para entonces, si lo que necesitas es acercarte con relativa rapidez y facilidad a Aki-sama... hay tres cosas que debes saber de ella:

Primero, valora la familia sobre toda las cosas, el amor familiar es algo muy importante para ella aunque no lo suela decir en voz alta. Eso hace que las personas que tienen buenos lazos familiares le caigan casi automáticamente en gracia
Yashiko y sus hermanas... cuadraba

Segundo, no soporta dos cosas, sobretodo unidas, a los bocazas y las mentiras obvias. Somos cortesanos, y jugamos con la verdad y la mentira, pero a veces es mejor callar y crear así una falsedad antes que hablarla en voz alta. Aki-sama es experta en pillar mentiras, y odia que la gente lo haga delante suya porque piensa que la están llamando "estúpida" en su cara.

Y tercero, el tipo de personas que jamás tendrá ninguna afinidad con ella y ella jamás tendrá simpatía son las que viven esta vida sin metas, sin dejar huellas, sin amar nada con toda su alma...

Bajo esa apariencia tan fría el alma de Aki-sama es muy pasional, no te dejes confundir por esto, muchos lo hacen y por eso nunca llegan a su lado."


Enumeró esta mientras iba levantando sus dedos. Miró al cielo como si tratara de recordar algo más y añadió:

"Y una última cosa, le gustan las personas "directas", no con falta total de etiqueta, pero las que no dan demasiados rodeos para llegar a donde quieren hacerlo, piensa que es perder un valioso tiempo de sus múltiples obligaciones.

Por eso adora, aunque nunca lo haya dicho en voz alta, a Sho-sensei y por eso cuando este le comenta algo siempre le hace caso, casi al instante. Tu no has estado en la ciudad para percatarte de esto, en realidad muchos no se dan cuenta, pero para alguien como yo es evidente, Sho-sensei tiene todas las cosas cosas que a ella le gustan, es un combo perfecto, es buen abuelo, nunca miente, es pasional y no da rodeos. Los consejos del viejo maestros nunca caen en saco roto."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Mar 15, 2012 6:33 pm

-Gracias a la Dama Doji, y al Señor Akodo -puntualizo afilando la sonrisa, pese a que seguramente no lo comprenda del todo -Sin duda doy las gracias, Yashiko-chan -digo ahora en un tono más dulce.

-Así que mascota "adorable" o... ¿hábil e interesante hombre?
-sonrío como si me hubiese concedido la opción de proponer yo la respuesta correcta -Bueno, en todo caso lo de mascota suena bien, pero aunque sea secreta... prefiero la respuesta número dos.
Tiene fácil causa; en una mujer como vos, tan complicada y a la vez valiosa, especial, lo que está por descubrir siempre vale la pena
-explico galantemente con una voz casi susurrada, sobre el hecho de escoger la opción no dicha, seguro de que es la mejor.

-No creo que tenga madera de soltero de oro, soy demasiado cabezota para ser tan desprendido con el interés ajeno.
Pero ya se verá, las oportunidades son oportunidades, y quizás haya algo que realmente me interese; es un mundo nuevo, pese a que no lo anhele, no se puede despreciar a la ligera.

Oh, mi Sol, habéis definido a tantos samurais con esas tres palabras... Así que poco justo sería si me considerara el mejor siquiera en una de las tres "virtudes" que nombráis.
Soy un kendoka grulla, conozco la etiqueta y podría ser tan estirado como el que más, si fuera necesario. Sólo que cuando me siento... en un entorno de cierta intimidad, no lo considero tan imprescindible. No es que se pueda prescindir nunca de la debida proporción de ella, pero un toque de sarcástica honestidad me hace la existencia más llevadera. Como dijo un sabio, "sólo el más tonto entre los vanidosos se baña con ropa de gala"

Claro que doy por supuesto que existe el suficiente margen para la intimidad entre nosotros, si no estaría haciendo el ridículo al llamaros Yashiko-chan... Aunque no considero que besaros sea una falta de etiqueta, sino un impulso razonable... Cosa que estáis en vuestro perfecto derecho de rectificar, si es que mi sentido del humor poco escrupuloso con la estricta etiqueta os molesta... mi hermosa dama
-aviso finalmente, acercándome bastante tras ella, lo suficiente como para mover incluso su cabello con una tenue voz.

-No es suerte, mi señora, es la auténtica herencia de Dama Doji -explico sintiendo incluso más cada palabra, colocando las manos con suavidad sobre sus brazos y acercando aún más mi rostro a su ahora perfilada cara, tratando de transmitir cercanía y calidez, confianza en definitiva -Todas las mujeres que la poseen... siempre tienen a alguien dispuesto a hacer lo que sea por ellas... sean cuales sean las circunstancias, por distantes que parezcan, siempre aparece ese "alguien".
¿Sabéis de lo que hablo? Estoy seguro, sólo tenéis que recordar haber notado alguna vez una inesperada mirada familiar y cercana entre un montón de desconocidos... y cuando os habéis girado para localizarla... en fin, ese desenlace ya no lo se; depende de vos. Siempre fue decisión de la Dama Doji aceptar las respuestas de mi ancestro a sus acertijos particulares, y cada una de sus herederas tiene los suyos propios.

Eso espero también
-concluyo al final, sin que sea claro si confirmo su buen deseo hacia Aki o me refiero a ella personalmente de otro modo.
-Familia... No tengo familiares aquí, al menos cercanos. Kamoko-sama es mi familia aquí, pero no se si eso contará de la misma forma.
No soy mentiroso, se que no se me da bien así que no lo intento. Eso está bien, aunque bocazas... Bueno, lo tercero también me va bien, siempre me he considerado bastante pasional cuando algo me interesa de verdad, dentro de los límites razonables, claro; pero me gusta el estilo gaijin, que lo es bastante.
Directo, lo recordaré. ¿Sho-sensei? Eso me conviene también; no doy el tipo de abuelo pero creo que le he caido en gracia al maestro ceramista... la vasija que os regalé me la cedió él para que la pintara. Quizás quiera ayudarme, hablarle bien de mi, si está por la labor pues no se puede conseguir que alguien como él haga algo salvo que esté bien convencido de querer hacerlo.
Su nieta es más razonable, la tímida Kohane-san. Aunque si le he caido bien quizás sea porque tengo algo de su carácter, de la parte buena... ¿Qué me decís, Yashiko-chan, estáis de acuerdo en un juicio semejante sobre mi persona?
-pregunto con bastante profesionalidad, ya que ella es una experta juzgando individuos.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 16, 2012 9:16 am

"¿Hábil e interesante? Hum... mi respuesta número dos difiere... pero no le diré si para bien o para mal..."

Sonrió con picardía esta de manera burlona al no decirte la respuesta.

"En esta ciudad mientras no estés casado se te considera soltero replicó con sarcasmo ya ves que cosas... prosiguió pero de ahí a sacar un beneficio de oro a eso... eso ya es cosa vuestra..."

Yashiko dejó que te acercaras sin moverse y te miró a los ojos con tranquilidad lobuna desafiante tras lo cual, al terminar tu de hablar susurró:

"Si... tenéis suerte que yo no sea una de esas Grullas estiradas obsesionadas con la etiqueta... sin duda"

Yashiko tocó levemente con la punta de sus dedos tu brazo cuando pasó por los suyos, acariciándolo, no apartó su mirada ni se apartó ella misma.

"Sentimientos de familiaridad....¿neh? Como un círculo vicioso que nunca acaba... a veces parece que vivo en uno de ellos..."

Susurró en un ronroneo. Aunque tu sabías que sentimiento venía de un momento en el pasado y en vuestro presente concreto, algo que ella no sabía...

"No tenéis que tener familia aquí, tenéis que amar a la familia en sí, que se note, que tenéis lazo o que podéis crearlos, como con Kamoko-san."

Te corrigió esta con el asunto de Aki.

"A todo el mundo le cae bien Kohane-san. se encogió de hombros eso no tiene mucho misterio, pero llevarte bien con Sho-sensei o que te guste él tiene más pistas de por qué camino seguir...

Si le habéis caído bien... pues puede que vea algo que le gusta, quizás algo suyo, quizás algo de la nieta, quizás algo de su difunta esposa... quién sabe... pero si lo averiguáis, o pensáis saber qué es y actuáis de acuerdo a eso, os ayudará."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 17, 2012 12:33 pm

-Bueno, era mucho pedir acertar a la primera, y menos siendo tan optimista -sonrío de medio lado ante esa misteriosa picardía que no puedo evitar me resulte atractiva, como todo lo que aún me falta por conocer en ella -Siendo más estricto, en el fondo creo que esa respuesta acertada se acerca más al concepto de "agridulce" Os agrada mi presencia tanto como para tolerar incluso el conocimiento de vuestros secretos, y es obvio que os beneficia como patrona, pese a que penséis que vais a tener que hacer de niñera de un pato nadando entre pirañas cuando entre en la corte como autor.
Pero a la vez os molesta lo que eso implica. Habéis llegado casi a lo más alto por vuestra cuenta, sin ayuda de nadie, y os preocupa la idea de no ser capaz ahora de mandarme a nadar con los peces de la bahía dorada, si fuera necesario, o vender ese contrato aún sin firmar a Noriko-sama... No digo que no podáis, sólo que hasta ahora no habíais permitido que alguien se os acerquese tanto, y lo considerábais la mejor opción dados vuestros objetivos.
No aseguro ni mucho menos estar en lo cierto, sólo es una opinión, así que no me veáis como un arrogante, al menos no ahora. En fin, y lo "peor" de todo es que sólo se trata de un tonto kendoka como ya habíais conocido a decenas, seguro, y no conseguís determinar qué tiene éste de especial frente los demás, ¿me equivoco?

Ah, y además siendo alguien que habla demasiado... como ahora
-ensancho ligeramente la sonrisa, aunque sin sobrepasar lo considerado elegante, y para compensar estrecho algo más el contacto de mis brazos sobre los suyos, irrefrenablemente espoleado por su leve roce. Para mi significa mucho viniendo de alguien como ella, hay que reconocerlo.
-Si, tengo mucha suerte, Yashiko-chan... -reconozco sin más apreciando el afrutado olor de su fragancia.

-Los círculos existen, es un hecho probado por la rueda del destino. Quizás estemos en cientos de ellos, cada uno influyéndonos de forma más o menos intensa dependiendo de los ecos del pasado... Quizás no. ¿Cambiaría eso vuestra forma de pensar acaso, tomaríais decisiones distintas sólo por tener el lujo y a la vez la carga de saber lo que vuestra alma vivió en existencias anteriores?

¿Os gustaría tener un nombre concreto? ¿Qué haríais con él, investigarlo u olvidarlo, mi amada princesa?


Susurro casi, dada la cercanía, la verdad es que siento curiosidad por saber lo que piensa, aunque se por experiencia que la forma de ver las cosas cambia radicalmente antes y después de conocer ese nombre; es la naturaleza humana, no puede evitar una curiosidad obsesiva ni tampoco curiosas obsesiones.


-Oh, amo a la familia, sin duda. A menudo trato de crear ese tipo de lazos con las personas que más valoro... Lo que a ves es una buena idea y otras no, pero es algo instintivo en mi.

A mi no me resultó tan sencillo comprender la pasiva actitud de Kohane, debo reconocer al menos para mi mismo. Curiosamente no fue sino hasta conocer a Nozomi que entendí el valor del equilibrio que ella proponía. Entonces si llegué a comprender a la nieta del maestro, con mucha más claridad que si al principio me hubiese quedado sólo con su dulce amabilidad. En el fondo, fue bastante revelador.
-Podría preguntarle a Kohane-san porqué su abuelo me ve como un buen partido... al menos antes de ver el cuadro. En todo caso lo cierto es que no hice ni dije nada especial, me limité a ser yo mismo, educado y respetuoso, y lo que vió gustó al maestro.
Sea lo que sea, parece lógico que si no trato de sobreactuar ante Aki-sama, ella debería ver algo similar. La idea tiene base filosófica, aunque se que no es el modo típico de actuar de la mentalidad cortesana grulla, dejar algo como eso al libre albedrío...
-medito en voz alta, requiriendo el favor de su opinión, como no podría ser de otro modo. Después de todo también a Yashiko le había caido en gracia siendo tal cual era, pese a que las circunstancias fuesen sutilmente distintas. Pero eso no lo sabía entonces, ni ella aún ahora.

-Por cierto... ya que habéis dicho que para vos no hay nada imposible, y yo os creo, me gustaría pediros ayuda en la búsqueda de un regalo. No es nada fácil, eso me han asegurado, por eso me importa tanto, se trata de un ejemplar de la primera edición de una obra literaria que se publicó hará casi ochenta años, "Hana" de una autora conocida como Aoki Ko.
Tengo entendido que la conocéis... vuestra noble hermana Kirako-san me dijo que poseíais la serie completa, de la que este volúmen es el último, y que os causaba una honda impresión leerlo. Debo reconocer que yo no lo he hecho ¿tan impactante resulta?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6659
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 19, 2012 11:57 am

"No sería la primera vez que hago de niñera."

Te replicó quitándole importancia al asunto, no sabías si porque no quería que te preocuparas por ella o porque no quería ponerte en un lugar excepcional comparado con otras veces que hacía de patrona. Ahí la ambigüedad y ahí también la esperanza...

"Es sólo que, como decís, me irrita... sobretodo porque todos los "tontos tienen suerte"... empezando por haberme conseguido como patrona."

Dijo con aire despreocupado y altivo, casi molesto, aunque no era más que una pose más que una realidad.

"Demasiada diría yo... Aún no lo entiendo..."

Dijo Yashiko sin apartarse de ti mientras entrecerraba los ojos, como si ella misma tratara de entender la atracción o tratara de darle sentido a su propia forma de actuar, pues parecía hasta molesta consigo misma por hacerlo de una manera no habitual en ella.

"No me importa el pasado, de otra vida... ¿Acaso eso me definiría? Lo haría si me dejase, y no lo haré...

Sea lo que fui y lo sepa o no, eso no me impedirá vivir como deseo."


Te respondió con una fuerza casi apabullante en sus ojos y palabras.

"¿Buen partido?"

Preguntó Yashiko con una ceja alzada y una sonrisa pícara entre la incredulidad y la ironía.

"Si, creo que es eso... hay gente que le gusta que las demás se muestren como son, sobretodo si son de una manera que a ellos les gusta...

Que a Sho-sensei le caigáis en gracia es una buena señal, yo no cambiaría por llegar a Aki-sama, llegaría a ella por ser como soy."


Te recomendó.

"Hana..."

Susurró Yashiko llevando inconscientemente su mirada a un cerezo en flor del patio.

"Si, claro que tengo esa colección."

Te miró mientras recobraba un tono más normal o quizás como si tratara de borrar la leve turbación o sentimientos desbocados que sólo haber dicho ese nombre había dejado en ella.

"Es una lectura que te cambiará la vida, sin duda."

Asintió ella misma a sus palabras.

"¿Una primera edición neh? Es complicado, pero.... no imposible."

Te sonrió de medio lado con arrogancia.

"Hum... Deberíais hablar con Ebichi-san entonces... meditó en voz alta Id al distrito exterior Higshikawa, que posee un Gobernador Grulla, allí hay un barrio de comerciantes, en la calle principal hay una serie de callejones, en uno de ellos hay una tienda con un mon de una tortuga negra, esa es la tienda de Ebichi, Kasuga Ebichi, vende de todo y encuentra todavía cosas más extrañas.

Dile que vas de mi parte, suele trabajar conmigo cuando tengo que buscar obras o cosas complicadas...

Si alguien puede ayudarte es él, ahora sí, no te puedo decir el precio que tendrá, Ebichi-san encuentra cosas complicadas, eso es caro y bueno... digamos que a veces su negocio es a veces.. polémico en métodos... pero claro, quien algo quiere..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado