Día 4º.- Noche.- Una nueva Rosa Dorada

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Feb 21, 2013 5:51 pm

-¿Si? –sin duda mi expresión debe reflejar extrañeza –Hum, supongo que a la ecuación le faltaba una dosis de encanto grulla para compensar el descaro –sonrío encogiéndome de hombros, ya hace tiempo que no pongo en duda las afirmaciones de Otsu; de hecho superando la barrera inicial lógica, la verdad es que incluso resulta coherente… a su modo.
Seguro que también soy más guapo, ju…
-Fuego y polillas… Si vos lo decís, aunque juraría que soy yo quien revolotea alrededor de las flores, ya sean del ocaso dragón o de las llanuras Doji –bromeo con una media sonrisa, pero en el fondo de chanza tiene poca pues yo diría que es bastante literal. Cuando pienso en la clase de individuos que “sobrevaloran” su fuego interno siempre pienso en Matsus, no se por qué…

-Espero que sea como opináis… Bueno, siempre tenéis razón así que en realidad lo que espero es que ese curso no sea tan lento por esta vez
–sonrío antes de despedirme finalmente.


El comentario de Kamoko parece un punto a mi favor, así que decido dejarlo tal cual, pues no se cuántos conseguiré más, y mejor no estropear éste.
Todo lo demás ha comenzado tan bien como una batalla en la que te despierta el enemigo…
-Está claro que me he expresado pobremente, mi señora Doji, y ruego aceptéis mis disculpas por ello. No he pretendido decir que hubiese olvidado que era Grulla, y que por tanto servía a mi señor en cada respiración; olvidar eso para un bushi sería impensable, os lo aseguro.
Bueno, en esta ciudad nunca se puede decir, no… Digamos al menos que es impensable para los bushi grulla.

Bueno… tampoco. Porque hay ovejas descarriadas… y tan azules como el cielo, que… Da igual, es impensable para mi
–ovejitas que pastoreaba Aki, como Shin por cierto.
-Lo que quería decir es que no podía saber que el cuadro iba a acabar delante de Sus Majestades Hantei, y que para explicar eso tendría que contar con el criterio de Noriko-sama. Pero al final he añadido que de todos modos, aun habiéndolo sabido, habría hecho lo mismo, así que buena o mala lo que nunca pretendí es que fuera una excusa, ni mucho menos una disculpa.

Se bien que todo lo he hecho como Kakita, y si pensara que de este modo deshonro a mis ancestros o a mi familia, no estaría aquí.
Pero si vos pensáis lo contrario… yo sólo soy un siervo samurái. Si lo ordenáis reclamaré al comprador la devolución de la obra como paso previo para compensaros mi fallo, embajadora
–expreso inclinando la cabeza respetuosamente, pues no digo aquello en más tono que el que está presto a obedecer; las consecuencias de una decisión u otra son cosa de cortesanos, no de bushis. Nosotros actuamos por un código.


-No soy un historiador, pero todo el mundo sabe que la mayor extravagancia que jamás ha cometido un Kakita fue la de pedir la mano de una Diosa, y aún mayor conseguirla. El hecho importante aquí es que incluso después de lograrlo los hijos de ambos deberían haber sido Doji por mucho mayor derecho de la hija de Dama Amaterasu-dono, pero ésta permitió que algunos de ellos conservaran el apellido de su señor esposo y fundaran así su propia familia.
Esto, que es un hecho, implica en mi opinión que nuestra Madre sancionó la conveniencia de mantener esos “valores” Kakita que habéis nombrado más allá del paso de las generaciones.


De hecho incluso podría argumentarse que el logro de Kakita es oponerse al criterio de los dioses y demostrar su equivocación, y que para eso Doji le concedió una casa propia en su clan. Es una postura exagerada pero demuestra que la individualidad Kakita no es una rebeldía sin causa, sino parte de lo que el clan espera de nosotros.
No hace falta que diga esto en voz alta, ni conveniente, pero seguro que Aki es capaz de intuirlo.

-Aun así, permitidme que os haga una pregunta, excelencia, ¿realmente el arte es un comportamiento humano más que debe estar sometido a las leyes de la cortesía y la etiqueta?
Cuando lo cierto es que no hay tal “comportamiento humano” por parte de un lienzo de tela, un marco de madera y unos pigmentos secos. Ni siquiera es humano, ¿por qué iba a deber estar anclado a sus limitaciones entonces?
La auténtica Daidoji Nozomi-san está vestida, y de mi boca no ha salido palabra alguna sobre interioridades. Un poema o un cuadro no son la realidad ni tampoco una biografía, sino una puerta apenas entreabierta a otro mundo, otro reino donde las cosas pueden parecerse tanto o tan poco a las de éste como lo que hay en Yume Do o en cualquier otro. ¿Puede un sueño ser descortés, o faltar a la etiqueta? ¿Y si alguien pudiera verlo, entonces si sería ofensivo?
Unos si y otros no, sin duda. Pero el límite es borroso; la licencia artística consiste en explorar esos límites, ya sean los de la belleza, la armonía, el humor o el drama, o la hipocresía…

Si hubiese pintado un elefante rosa el cuadro sería filosóficamente tan polémico como éste, ¿pero quién se escandalizaría de algo así?

Y, en mi opinión, es muy necesario que el arte posea este “derecho excepcional” para llegar al extremo de las emociones humanas, en este caso con una imagen, pero también puede ser una expresión en verso, o un sonido melódico.
Una flor, un ser humano, un paisaje… sea lo que sea, las normas a las que está sujeto en el mundo real y en el arte no pueden ser idénticas o éste último carecería de contenido.

Ni siquiera creo que este cuadro vaya en contra de las enseñanzas tradicionales de nuestros cortesanos. En el lienzo no hay nada directo, aunque pueda parecerlo, sólo una visión subjetiva y por tanto tan implícita como la que puede obtener cualquiera al observar o conocer a la persona retratada, sea Nozomi-san o sea cualquiera. Lo chocante de esto es que esta visión se solapa con la que cada cual tiene de ella, algunas más y otras menos crudas que ésta, y a muchos les hace replantearse cual es la correcta, qué es lo que conocían y qué desconocían.
Ésa es la extravagancia del cuadro, Aki-sama; no desnudar un interior, sino incitaros a replantearos lo que habíais asumido por cierto. Y eso pude pretenderse con la belleza de un volcán asesino, por ejemplo, tanto como con un samurái, o un paisaje.
Para mi, ésta es la función del arte.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Feb 22, 2013 12:09 pm

"Bueno... en mi tierra hay un tipo de mariposa que se llama "fuego azul"...."

Te guiñó un ojo Otsu mientras se reía bajito. Ella y su propia comprensión....



"Esta ciudad tiende a hacer a muchos olvidar y a muchos otros a sacar lo mejor y peor de ellos."

Te anotó Aki como si dijera "un olvido así no sería la primera ni la última vez que lo viera aquí", después de todo esta ciudad era la luz más cegadora y caliente para las polillas del imperio...

Aki pareció mínimanente sorprendida (o interesada?) cuando dijistes claramente que queriendo o no no hubieras parado el curso que se han llevado las cosas. Sus ojos se centraron más en ti, si es que eso era posible, como si pudiera sacarte la verdad en una mirada.

La mirada de Aki se agudizó más cuando te ofreciste de aquella manera, Yashiko se movió a tu lado, de manera imperceptible pero se colocó un par de centímetros más cerca de ti, y fue como si instantánemamente la mirada de Aki pesara menos sobre ti. Aki debió notarlo, miró a Yashiko y esta le mantuvo la mirada.

Hubo una conversación que nunca salió al aire en la cual Yashiko se responsabilizaba de tu obra, después de todo al patrocinarla y dejar una exposición así ella se hacía responsable. Un silencio mantenido incluso en aquella conversación nunca dicha y al final un suspiro molesto por parte de Aki mientras notabas cómo la energía de Yashiko se destensionaba un segundo.

"No estas aquí en calidad de artista...." Dijo Aki despacio tras aquel suspiro "No sólo...."

Aki te observó leyendo en tus líneas y entrelíneas lo que decías, y dejó que el peso de su cuerpo cayera sobre una de sus caderas, mientras te seguía observando fríamente, pero su estado corporal decía que estaba más relajada. Quizás era el hecho de mostrarte tan directo pero a la vez comedido, quizás era el parapeto de yashiko... quizás...

"Así que buscas, Kakita, una vez más la aprobación directa de los dioses"

Dijo con segundas con respecto a los dioses y "los Emperadores". yashiko dejó una media sonrisa en los labios y dijo:

"¿Y no es acaso ese mismo el espíritu primigenio? Como bien ha dicho koji-san..."

Aki volvió a cambiar el peso de su cuerpo a su otra cadera mientras cruzaba los brazos delante de su pecho y oía tus últimas palabras y bajó la cabeza pensativa, mientras parecía buscar algo en la nada.

"Entiendo qué ha visto en ti one-sama...."

Susurro.
[one-sama es hermana mayor, por Kamoko, pero en vez de decir one-san, la llama sama en muestra de que Aki respeta MUCHO a su hermana, pues aún siendo ella Embajadora la llama de aquella forma]

"Y parece que tenéis claro lo que vos véis y lo que los demás pueden ver..."

Prosiguió lentamente mientras aún miraba hacia algo en el infinito.

"Además os habéis buscado a un perro guardián de primera."

Yashiko y ella dejaron un fugaz segundo una sonrisa de medio lado.
Por fin la Embajadora alzó la mirada, te miró a los ojos con una intensidad que podría cortar la respiración y dejó una especie de mueca entre el sarcasmo y la frialdad en su rostro.

"Espero que no seas devorado por tu "visión sincera"... o al menos que si lo hagas, caigas tu solo."

Tras lo cual miró hacia un lado, algo le había llamado la atención, entre la multitud había varios cortesanos que parecían haberle hecho una señal, ella asintió y os dio un leve cabeceo, despidiéndose sin una palabra, rápida, fría pero educadamente.

Apenas se había alejado cinco metros cuando Yashiko dejó escapar muy despacio una bocanada de aire contenida y mientras bajaba la cabeza aliviada te dijo.

"No le gusta tu obra, no tiene claro si no le gustas tu... pero te respeta...

Jamás creí que pudiéramos conseguir eso en tan poco tiempo..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Feb 23, 2013 11:35 pm

-Fuego azul… -repito pensativo, saboreando el “ritmo” del nombre –Me gusta, sin duda. No se quien le pondría un nombre así a una mariposa, pero tiene… clase.
Las mariposas son hermosas, siempre me lo han parecido. Y poseen una simbología muy interesante sobre la autosuperación.

Espero no acabar clavado en una pared yo, ju…



Asiento mediante un cabeceo elegante, dándole la razón en aquello –Cada madera es lo que es. Aparentemente todas las vigas son buenas, pero hay que llevarlas al límite para separar las fuertes de las débiles.
Yo diría que esta ciudad desnuda tanto las miserias como las virtudes, no se puede engañar a todo Otosan Uchi todo el tiempo
–aporto, con un especial toque de énfasis en la palabra “desnudar”, aprovechando la metáfora.

Sólo los que tienen algo que ocultar sienten miedo a ser mirados, así que la atención de los ojos celestes de Aki ni siquiera me resulta molesta. Claro que habría hecho lo mismo, y no porque finalmente parezca que haya funcionado, sino porque es el arte en el que creo.
Pese a todo, la cercanía de Yashiko resulta reconfortante; por el mismo hecho de ser ella, primero, y por la sensación de sentir una sombra fresca tras haber estado un rato expuesto al sol. No puedo evitar mirarla, agradeciéndole el mero hecho de estar a mi lado cada momento que lo hace.

-Los Kakita somos todo lo que podamos ser… Pero no estar aquí primeramente como artista es lo que me da cierta ventaja para no pensar en lo que el arte puede hacer por mi sino en lo que yo puedo hacer por éste… pese a lo inconveniente que puede ser eso a veces.
¿Se reconocerá Aki en esa insinuación, cambiando el “arte” por el más amplio concepto de “imperio”?

Sonrío ante la conclusión insinuada de la embajadora Doji sobre la aprobación de los dioses. Antes de que responda nada, lo hace Yashiko con maestría oportuna; tiene un timbre de voz exquisitamente altivo mi patrona cuando sabe que lleva razón, ju…
-Y la aprobación Doji, por supuesto –añado aun sonriendo a las aprobaciones que busco, como bien se ha dicho imitando, como si no, el espíritu de mi ancestro que siempre pretendió ambas. Lo divertido de mi caso es que vale por las dos damas, y falta Kamoko, claro.
Como una mariposa revoloteando entre las flores, pienso recordando el guiño de Otsu.

-Gracias, excelencia –contesto al comentario sobre ver lo que había visto Kamoko en mi. Respondo con una reverencia muy marcada de respeto, como si lo que hubiera dicho fuera un gran halago. Lo es.
No es que sepa exactamente lo que ha visto Kamoko en mi, ju, pero si Aki tiene en tan alta estima a su hermana y ve lo mismo que ella, sólo puede significar algo bueno. Y como tal lo agradezco.
Lo que yo veo si lo tengo claro, sin duda. Los demás acabarán viendo, como todos, su propia interpretación subjetiva del mundo.

Normalmente habría añadido algo mordaz a la idea de Yashiko como perro guardián, al menos puntualizando que yo la veo más como felino, pero la media sonrisa de rivales y aliadas a la par entre las dos damas Dojis me resulta un instante lo suficientemente hermoso e intenso en su justa medida como para decidir que no es algo que pueda mejorar con mis palabras… Lo que pensado por un Kakita no es poca cosa, precisamente.

-Sólo la muerte está garantizada, mi señora Doji –digo encogiéndome de hombros con resignación de bushi –Pero espero que estéis en lo cierto y para la mía aún quede lo bastante como para mostrar algo más de una visión… alternativa, diría yo –sonrío amablemente.
-Ha sido un placer hablar de nuevo con vos, excelencia. Esperaré con interés la próxima vez –me despido yo con la etiqueta adecuada en mi gesto y un tono sincero en lo que digo tanto como en lo que pienso.


-¿No esperabas que me respetara? Pero si soy un cieloooo… -replico con un tono bromista, destensando yo el aire de mis pulmones a mi modo.
-Dime una cosa, tú eres Doji también, de la misma escuela que Aki-sama, ¿a ti también te parece que la propuesta de mi cuadro atente contra las tradiciones que sostienen vuestra filosofía de vida?
Porque a ti te gusta… Si no, no estaríamos aquí…
-pregunto genuinamente interesado en sus auténticos sentimientos al respecto.

-Por cierto, ¿qué piensas sobre Soshi Satomi-sama? ¿Te parece que es una buena idea contar con ella? Reconozco que al principio albergaba mis dudas, todos los escorpiones me parecen iguales… pero tras conocerla tengo que reconocer que estaba equivocado sobre eso.

¿Y sabes qué más reconozco? Que deberías llevar hakama más a menudo…
-susurro con una media sonrisilla descarada, ocultando mi boca al decirlo.
-Oh, mira, allí está Otsu-sensei –añado enseguida, por si acaso pretende reprender mi atrevimiento –Ha prometido presentarme a Sanzo-sensei, ¿te gustaría venir conmigo…? –pregunto con una sonrisa melosa.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 25, 2013 11:54 am

"Pues no sé quién podría haberle puesto un nombre así, pero seguro que podemos averiguarlo, en la ciudad hay más de un amante de los insectos que los colecciona, aunque de la forma que no te gustaría terminar claro juju"

Te respondió esta con media sonrisa en la cara.




"Es una buena enseñanza... que no debe ser olvidada."

Dijo despacio Aki a eso de no poder fingirse las veinticuatro horas del día en la ciudad.
Con ese tipo de comportamientos era saber cómo era verdaderamente Aki, una gran mentirosa o sólo alguien que hacía lo que creía lo correcto siempre, fuera cierto o no sus pensamientos.

"¿Privilegio o capacidad de alejamiento de la obra?"

Te dijo esta ante tus facetas, que llevadas correctamente podían darte una perspectiva que pocos tenían o... podían ser dos cauces llenos de peligro, el doble de estos y de posibilidades de caer.

La aprobación de Doji... Aquellas palabras hacen que los ojos celestes de Aki te persigan hasta el fondo de tu alma, pero en ella, en ese hecho, no hay mentira, así que no puede encontrar nada, aunque no puedes dejar de reconocer que una mirada así haría temblar a cualquier mentiroso y haría enfurecer a cualquiera que odiara ver sus intenciones desnudas...

La Embajadora se marcha sin dejar ni una palabra más, ni más ni menos, a su propio estilo, uno que dista mucho de los cortesanos del Clan y que la hacen tan peculiar.


Yashiko respira un poco más aliviada y saca su abanico para toquetear las plumas del final de este con cuidado, como si buscara un segundo de descanso y distracción.

"No, no esperaba que te respetara, la verdad, Aki-sama "respeta de verdad" a poca gente, porque para ella tienes que estar cien por cien implicado en lo que haces para que te respete, y no amedrentarte por nada, puede que tu visión no sea correcta, pero ella respeta a quien muere por sus ideas... Por esa constancia, valor y una pizca de estupidez, dicho por ella misma.."

Sonrió al final de aquella frase.

Luego te miró con un rostro divertido ante tu tonillo y búsqueda de aprobación al ser un cielo y dejó escapar una leve risilla. Algo que se convirtió en un gesto más serio ante tu pregunta.

"Lo cierto es que objetivamente va en contra de todo lo que se nos enseña a los cortesanos, es directo y es un "desnudo" en muchos sentidos...

Eso va en contra de la etiqueta, de la educación, de las buenas maneras, de lo adecuado, de lo correcto y de lo elegante.

Si.
dejó un espacio entre sus palabras como si tratara de hacértelo entender Pero... también es cierto que esas son las etiquetas que tendría esta obra sólo al describirla, sin verla... cuando se ve las etiquetas mentales cambian, porque una cosa es una construcción mental y otra el poder del hombre para cambiar lo que se puede en lo que se debe..."

Te dijo esta con una media sonrisa divertida al final.

"Y bueno... particularmente a mi siempre me ha gustado el arte polémico... así que..."

Yashiko no te contestó a tu cumplido, sólo asintió despacio cuando le dijistes de ir a ver a Otsu y a Sanzo, los cuales se acercaban andando hacia vosotros.

El Maestro de los Diez Mil Templos, un hombre de edad madura, de cabello negro con algo de cano, no muy largo ni muy corto, bien peinado y de rostro afable, aunque era quien era vestía con una túnica de monje muy discreta en color verde oscuro con una sobretúnica en morada atada con un obi de color amarillento dorado apagado.

Podría haber pasado desapercibido, podría haber sido confundido por cualquier monje de templo... sin embargo, había algo a su alrededor, complicado de explicar, un aura, un aire paternal diferente, chispeante, que salía desde sus ojos oscuros y transmitía calma y paz.

"Mira, justamente de ti estábamos hablando... Sanzo-sensei le presento al autor de la obra, Kakita Koji-san..."

Sanzo te miró a los ojos con una mirada tranquila, taimada, cálida, como el sol en un día frío de invierno y dejó una media sonrisa en sus labios

"Otsu-san habla maravillas de vos, Koji-san, tanto que no distingue a veces de tiempos..."

Luego se volvió hacia yashiko y le dijo:

"Yashiko-san, un placer volver a verla, últimamente sólo la veo en la Ciudad Prohibida, debería retomar viejos y buenos hábitos, como los de antes."

Yashiko asintió y con una pequeña sonrisa cortés replicó:

"Si, debería, la corte, como sabéis, es una amante exigente..."

"La corte, el arte... todo, pero no olvidemos lo realmente importante...

Aún así, no me voy a poner a regañaros, es sólo que añoro nuestras partidas de go en el templo."


"No sois el único, tendré que hacerle caso... como siempre, conseguís que siempre hagamos lo que nos decís."

"Bueno, querida, es lo mejor para vuestra alma... así que si, me declaro un poco culpable de ser tan pesado... juju"

Se volvió hacia ti y de nuevo se centró en tu persona.

"Bueno, Koji-san... estoy deseando hablar con vos, vuestra obra ya me ha hablado mucho de vos, Otsu-san me ha contado algunas anécdotas corporales pero quién mejor que uno mismo para hablar sobre sí... cuando uno se conoce, claro...

Dejadme que os diga, lo primero, que habéis hecho un trabajo excelente, Nozomi-san es una mujer increíble con la que me llevo particularmente bien y creo que esta visión de ella habrá sorprendido a muchos y cambiado la opinión de otros tantos, esperemos que para bien ¿verdad? juju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Feb 26, 2013 10:55 am

-Privilegio, si, podría decirse así. Los samuráis que salen de nuestra merecidamente famosa escuela de artistas lo hacen sabiendo que van a necesitar de ese arte para vivir, para alcanzar un cierto grado de éxito que justifique una vida samurái presente… y una futura.
No es poca cosa, así que el gusto por el riesgo es algo que comprendo no sea mayoritario… hay quienes se ven empujados incluso a “las sombras” para mercadear el arte que no se atreven a firmar ante luz y escribas
–expongo encogiéndome de hombros, casos extremos pero no por ello Aki dejará de saber de lo que hablo.
-Yo soy bushi, vivo y muero por mi espada, lo que además implica que el riesgo en mi caso es tan cierto como respirar cada vez. Cuando nosotros abordamos una disciplina al margen del bushido tenemos una perspectiva diferente, no necesariamente mejor eso debe ser juzgado por otros, pero si… una alternativa.
¿Es eso útil en si mismo? Yo diría que si, claro… Después de todo la diversidad hace fuerte a una especie, como opuesto a la endogamia que la debilita sin remisión. ¿Por qué creer que no funcionaría igual en el aspecto cultural?
–reflexiono con una sonrisa serena, pero convencida de lo que digo. Si los dioses deben demostrarme en el futuro que estoy equivocado… que se pongan a la cola.

No puedo evitar pensar que es curioso que Aki, que es capaz de desnudar el alma de una persona a la que atraviese con la mirada, se queje de la inoportunidad de hacer algo parecido en un cuadro. La “hipocresía” samurái sobre lo que se ve y lo que no no tiene límites, ju…

-Valor y estupidez… Casi parece que estuviera hablando de mi, ¿verdad? –pregunto con una sonrisa socarrona –Y eso que Aki-sama no lo sabe todo de mi… ¿O tú dirías que esto es lo más valiente, y objetivamente estúpido, que he hecho desde que me conocéis, Yashiko-chan? –vuelvo a preguntar, afilando incluso más esa sonrisilla.

-Piénsalo de este modo, para bañarse, y supongo que a los cortesanos nos os dirán lo contrario, hay que desnudarse; en una especie de rito de purificación, el cuerpo entra en el agua sucio y sale limpio… Pues bien, ¿funcionaría del mismo modo si nos metiésemos vestidos en la bañera?
Ya te digo yo que no… de niño lo probé un par de veces, no por timidez sino por travieso, y no es una gran idea… Divertida, tal vez, pero sólo hasta que tu madre lo descubre.
Bueno, lo que quiero decir… es que, filosóficamente hablando, esto es algo parecido. No es un atuendo elegante, pero recordar lo que somos purifica el ideal de belleza.

Me alegro de que te resulte divertido, y de que te guste. Si puedo convencerte a t
i –con un cuadro de Nozomi, si, pero la idea va mucho más allá –el resto del mundo resulta mucho más anecdótico –susurro con una media sonrisa, haciendo el signo de la victoria con los dedos índice y corazón, pero extendiendo el pulgar para acabar contando tres… Tres cuadros de éxito.

-Claro que si, tú eres arte polémico en ti misma, mi señora Doji –sonrío rozando su mano “por accidente” con la yema de mis dedos al bajar mi brazo.


Reflexiono sobre el hecho de que el Maestro Sanzo podría haber pasado desapercibido en un monasterio, pero no en la corte de Hantei Yukirohime donde vestir esa sobretúnica morada le señalaba de un modo que podría verse desde Shiro Kakita. Contradicciones de la corte…
-¿Que hablen de uno dos almas iluminadas es bueno o malo… o alguna otra opción imposible de explicar con palabras? –bromeo con una reverencia muy marcada tras saludar de nuevo a Otsu.

-Otsu-sensei me honra tanto que ni siquiera creo poder llegar a agradecerlo lo suficiente… Y eso que es la especialidad Grulla.
Es un honor y un placer conoceros, Maestro
–digo volviendo a inclinarme; desde que estoy en la capital he dicho esa frase muchas veces, pero pocas creo haber sido tan sincero.

¿Viejos hábitos?, repito en mi mente ladeando la vista hacia Yashiko como si un perrillo levantara las orejas al escuchar a lo lejos el maullido de un “objeto de interés”
-Muchos aquí esta noche dirían que el arte y la corte son lo realmente importante –apunto curioso, yo no soy uno de ellos, pero en una exposición en la ciudad prohibida soy minoría absoluta. -¿Qué es lo realmente importante entonces, Maestro? –pregunto colocándome al lado de la dama Doji, casi como si pudiera preguntar directamente por lo que es importante para ella.

-¿Anécdotas corporales…? -repito, sin acabar de entenderlo bien, pero es algo a lo que me estoy acostumbrando –No sabría qué deciros, Sanzo-sensei; cada día me conozco un poco más, pero últimamente me pregunto si no me queda aún un mundo que ignoraba por completo… Aunque hablar de uno mismo también es otra especialidad Grulla, así que no tengo inconveniente –bromeo con un tono amable.
-Oh, así que no soy el único –sonrío de medio lado mirando a Yashiko de refilón con cierta sorna, “no soy el único a quien le caen bien las dos mujeres a la vez, y Sanzo es todo un argumento de autoridad” –Sin duda habrá sorprendido a todos, ya sea por una cosa o por la otra. Bueno, a casi todos…
Si para bien… es obvio que a algunos será a peor, pero espero realmente que para las personas que importan haya sido a mejor. Incluso de cara a la historia que quedará de ella en el recuerdo del Imperio…
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 04, 2013 2:54 pm

"Mi padre siempre decía que nunca te compares con alguien que es peor que ti, nunca busques excusas y nunca pierdas el norte....."

Dijo Aki muy friamente mientras te estudiaba.

"¿Parecido a eso?"

Te preguntó como si te dijera que si era parecida tu forma de ver las cosas, aunque en sus propias palabras estaba implícita la advertencia que a ella las comparaciones, supiera o no de quien hablabas no eran válidas. Sólo contabas tu y tus hechos.

Yashiko te miró de reojo con una sonrisa socarrona y te replicó:

"Yo creo que se te ve de lejos que eres un hombres estúpidamente valiente después de todo... ¿Mira dónde estamos y por qué?"

"Bueno, cuidado, no hables muy alto, quizás de pronto se ponga de moda bañarse con ropa y entonces seríamos capaces hasta de modificarlo todo y convertirlo en una tradición que desmonte tu tesis, los rokuganíes somos así..."

Bromeó Yashiko con el inmovilismo y a la vez la facilidad de cambiar en ciertas cosas...

Yashiko trató de ocultar una sonrisa, pero al final no pudo ante tu gesto y ante tus palabras y te dio con el abanico en el hombro un golpecito mientras apartaba la cara en donde se pintaba una sonrisa como si te dijera "tonto!".


"Bueno, sería más interesante si fueran tres almas ¿no cree Koji-san?"

¿Acaso este sabía lo que Otsu te había contado que estabas a un soplo de la iluminación o era algo que ellos veían tal cual? La tranquila sonrisa de sanzo no dejaba apertura para averiguarlo.

Sanzo te sonrió y te dijo:

"La fe, la religión, la religiosidad, el rezo... eso es realmente importante, imperecedero... todo fluye, todo cambia menos eso, los dioses, el karma, la Gran Rueda, los Antepasados... dejarnos convencer u olvidar en esta minúscula vida que no importa es condenarnos a un precio demasiado grande."

Te respondió este.

"Que no os quiten eso, Koji-san, si a la Grulla le ha ido bien hablar de sí mismo por tanto tiempo es por algo... porque para entender el todo primero hay que entender el todo que habita en nuestro interior... "

Luego se rió ante tu comentario de las dos mujeres y te dijo:

"Es más fácil que la tierra aprecie al agua y al fuego que ellas se aprecien entre sí."

"En realidad este cuadro habrá reafirmado lo que saben para unos pocos, habrá abierto más la mente de otros pocos más y sobretodo habrá despertado la curiosidad de casi todos los demás...

Y ahora viene la maravilla de la naturaleza del ser humano, hacer de esa curiosidad algo bueno o malo...

Pero a mi particularmente me gusta, me recuerda a una evocación de Benten, aunque, cuidado, no sé si eso es ultimamente bueno o malo...."


Dijo con una media sonrisa misteriosa....
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Mar 06, 2013 4:15 pm

-Sabias palabras de como un samurái debe vivir su vida… Aunque eso ya lo sabéis vos, por supuesto Aki-sama, permitidme redundar en ello.

Yo diría que si, la visión es similar. Los precedentes no son necesariamente comparaciones, simplemente están ahí para bien o para mal; aprendemos de los errores de nuestros semejantes, así es como el ser humano mejora.
Pero el bushi no debe caminar por sendas ventajistas, eso le debilita, así que sin duda la idea es muy parecida. Un duelista sólo debe compararse consigo mismo, como “rival” al que mejorar… Que no “derrotar”, eso se reserva para los enemigos, es ley de vida.



-¿Dónde estamos y por qué…? ¿Te refieres a ti y a mi, Yashi-chan... Ahora?
-replico ladeando la cara con una media sonrisa lobuna –Bueno, yo diría que estamos “donde estamos” porque… me gustan los retos, no puedo evitarlo, y siempre pienso que los cofres con más cerrojos son los que guardan los tesoros más valiosos.
Y porque odio dejar las cosas a medias
–añado socarronamente.

-Te “reto” a que te bañes así vestida esta noche –contesto con descaro sonriente –Si consigues que el antes, durante y el después no sean un completo desastre para el cuarto, para tu ropa y para los mismos objetivos del baño sobre tu cuerpo, me postraré a tus pies –bromeo, aunque eso no quita para que me gustase verla intentarlo, evidentemente.

Sonrío, deleitándome con el encanto de sus gestos y de su sonrisa casi tímida que se pintaba en su rostro…
Al final suspiro, dejando escapar el aliento contenido durante el instante en que he temido no poder evitar tomarla entre mis brazos y mandar al resto del mundo al maldito infierno.


-Más interesante sería, sin duda, aunque los demás parecen demasiado ocupados, me temo… Incluso las personas que le han ganado la partida al destino tienen sin embargo que seguir jugando las de corte -sonrío honestamente.
-Sin embargo yo siempre he pensado que pocas cosas suelen ser más volátiles que la fe de los hombres, al menos en muchos casos. Pero si los dioses no cambian, en eso estoy de acuerdo, ¿en qué medida deberían afectarles los rezos de los fugaces mortales, sino en ninguna?
–personalmente considero que los dioses son una cosa, y el karma y los antepasados otra distinta. ¿Acaso tiene la más mínima lógica creer que los marineros que naufragan y se ahogan han rezado con menos fervor a Suitengu que los que llegaron a buen puerto?
Mis antepasados lucharon para que yo fuera lo que soy, mi alma ha luchado para vencer al karma, pero los dioses… lo mejor que puede decirse de ellos es que son caprichosos para lo bueno y para lo malo.
Pero no es un tema de conversación muy apropiado para conocer al Maestro de los Diez Mil… así que mejor pasar a otra cosa.

-De la mezcla de tierra y agua nace la vida. Vegetal, al menos. Y del agua y el fuego… bueno, nubes que mojan la tierra. Aunque los distintos kamis se detesten entre si, lo cierto es que sus combinaciones son bastante provechosas, por tanto… ¿qué sentido tiene esa rivalidad, por qué les resulta tan difícil?
–me pregunto a mi mismo. Puede que nunca llegue a entenderlo, dada mi forma de pensar y mi propia perspectiva entre ambas, capaz de ver las virtudes de las dos.

-Entonces debería darme por contento, Su Santidad, pues siempre he pensado que de la curiosidad surge la inteligencia, y de ella la civilización humana.
Claro que eso sólo garantiza la perfección de la barbarie, no su eliminación, por lo que comparto esa incertidumbre… Pero en realidad eso no depende de mi, así que no tendría sentido que me quitara el sueño
–explico encogiéndome de hombros. Mi motivación artística era mover a una reflexión, no determinar las consecuencias de ésta.
-Me alegra mucho que os cause esa impresión, Maestro. De hecho la idea original de la serie venía a ser algo como “reflejos de Benten”… Aunque desde el punto de vista de la belleza, lo que a imagen y semejanza de los dioses nos hace hermosos a los mortales, femeninos en este caso por resultar, en mi opinión, mucho más evidente.

En ese caso creo que el cuadro que tengo previsto realizar mañana os evocará aún más esa idea, Sanzo-sensei… y eso me parece bueno... Aunque, hum, no es el primero que me advierte de eso; es curioso, se que identificar amor y bondad es una fantasía infantil, pero no tenía la percepción de que la única Fortuna que hace honor a la feminidad de esa palabra fuera de “peor trato” que el resto… ¿Debería tenerla?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Mar 07, 2013 11:46 am

Yashiko sonrió a tu insolencia con una ceja alzada como si dijera "eres de los que les gusta meterse en líos ¿verdad?" y como si aquella idea no le desagradase.

"No deberías retarme tan libremente... podrías olvidar quién soy... y lo que es más... que si gano ese reto tendrías que darme lo que yo quisiera, ya que no has puesto precio..."

Te sonrió esta con malicia.

"Otra lección que debes aprender, tienes suerte que sea yo quien te las enseñe."


"Vivimos "lo mismo" Koji-san porque nuestra alma necesita meditación, nuestro cuerpo alimento y nuestra mente diversión... Si faltan piezas sólo nos abocamos a la destrucción."

Te dijo Sanzo.

"¿En qué? juju He ahí el error más clásico de donde los haya... los kamis, amigo mío, siempre están con nosotros, sea por curiosidad, porque somos sus creaciones, porque desean nuestra destrucción, porque cuidan de nosotros, nos maldicen... Nosotros somos tan presentes en su vida como ellos en la nuestra...

Quizás ellos nunca sepan tu nombre, al contrario que tu sabes el suyo, como el de los Kamis o las Fortunas, pero eso no implica que estéis, ambos ahí...

Y te aseguro, Koji-san, que algunos están.... muy... aquí..."


Dijo finalmente con un deje de misterio mientras sonreía.

"Elementos contrapuestos.... si queréis teorías varias al respecto preguntarle a Nisio-sensei juju Pero digamos que... toda moneda tiene sus dos caras... sus reversos..."

"La curiosidad, como todo, incluido el amor, tiene reversos... de eso hablabamos antes... uno más luminoso que lleva al ser humano a evolucionar y otro oscuro que nos hace caer en espirales de negrura....

Es lo mismo...

¿Teméis a la curiosidad? No más de en la medida que pueda provocaros daños... y aún así quien no arriesga no gana...

¿No es eso exactamente lo que hacemos con el amor?"


Sonrió.

"Veremos entonces cuando tiréis de nuevo la moneda al aire que sale en vuestro segundo cuadro..."

¿Respecto al amor o a la curiosidad?

"¿Su Santidad ha hablado ya con sus Majestades Imperiales?"

Preguntó Yashiko cambiando de tema. Sanzo la miro de reojo con una sonrisilla traviesa y dijo:

"Creo que aún no han terminado de oir todo lo que los invitados piensan del cuadro tras el espejo."

Yashiko sonrió como si le dijera "lo habéis notado". A lo que Sanzo rió ante eso y dijo:

"Nuestras Damas de Compañía tienen muy buenas ideas con respecto a los juegos de la corte, pero no olvidemos que el Maestro de los escondites de la Ciudad Prohibida soy yo juju"

Tras lo cual te miró a ti y te dijo:

"Que por cierto ya se oyen muchos rumores sobre vos, Koji-san, no me creo ninguno, bueno, uno quizás, el de vuestra amistad con las Damas Dispares pero Pares de su Majestad la Gran Madre."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 09, 2013 3:47 pm

-¿Y eso debería desanimarme a retarte, Yashi-chan? –pregunto con una media sonrisilla socarrona, sobre si tendría que “temer” o no ese precio de la apuesta que quedaría en sus manos.
-Tengo mucho que aprender… y también suerte, en muchos sentidos –añado mirándola algo ladeado, aún con la sonrisa en la boca.

-Pero, aun así, para un bushi retirar la palabra supone un gran esfuerzo de etiqueta, no resulta nada sencillo –digo encogiéndome de hombros, como si fuera una de esas limitaciones que se asumen al aceptar el daisho –Por lo que… me temo que tendré que mantener mi apuesta, sea cual sea… Eso si, tengo que presenciar la resolución de la misma… personalmente.
No es que fuese a dudar de tu palabra de que lo has conseguido, nada más lejos… Eso sólo que las apuestas tienen su propia etiqueta, su tradición inviolable… Y a veces, el proceso en si resulta mucho más interesante que el mero resultado final, por lo que… si se acepta… debe aceptarse también durante aquel la presencia testimonial del retador, en este caso… yo.

Bueno, yo no he escrito las tradiciones
–añado fingiendo “excusarme” con un gesto pretendidamente solemne.


-¿La corte es una diversión? Interesante forma de definirlo… No veo como negarlo, ciertamente, pero yo no diría que es su “ausencia” lo que conduce a la destrucción, sino su exceso, contrariamente.

Estando en la Ciudad Prohibida no puede discutirse la encomiable labor de tutela que realizan los kamis
–sonrío asintiendo, aunque me refiero a los Hantei, que oficialmente…
-Aunque creo que se a lo os referís, Eminencia, de pequeño tuve una de esas colonias de hormigas atrapadas entre dos láminas de vidrio… Podía pasarme horas mirándolas y dejándoles comida para que prosperaran… pero si alguna vez me rezaron, jamás me molesté en intentar entenderlas –bromeo con algo de sorna.

-¿Dos caras de una moneda? –repito extrañado pensando en Yashiko y Nozomi -¿De qué moneda…? ¿De la Grulla? –bueno, supongo que no debería extrañarme perder el hilo de la mitad de lo que diga alguien como Sanzo, tengo que contentarme con seguir la otra mitad como un éxito.
-Reversos… Ah si, me he fijado en los colgantes después de que Satomi-sensei me enseñara el suyo… Si, obviamente algunos no tienen mucho en común más que el hecho de ser casi completamente opuestos, lo que no es poco.
Pero hay sendas por las que no me arriesgaría, por mucho que me resultaran curiosas. La temeridad sin motivación es poderosamente irracional… tanto como lo contrario.

-Oh, así es Maestro; tengo la inmensa fortuna de considerar haber caído en gracia a la… personalidad simbiótica que forman Kotoko-san y Kuronuma-san. Creo que tenemos un sentido del humor parecido
–explico, refiriéndome de nuevo al dúo, no sólo a una, ni siquiera en lo referente a humor.
-A ellas les gustó el cuadro, y la filosofía tras éste, desde el principio. Incluso me animaron a trazar el orden por el que podría discurrir la serie en el futuro…
Desde luego creo que eso me ayudará a seguir sin dejar indiferente a casi nadie, y esa idea resulta muy seductora para un proyecto que no rehúye su “cualidad” de… como dijo antes mi señora patrona, “arte polémico”
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 11, 2013 10:14 am

Yashiko dejó un "tsk" de "Imprudente" en sus labios, pero también una sonrisa contenida por tu comentario.

"Yo pensaba que los bushis también sabían cuando retirarse a tiempo.... ¿O eres de los que prefieres morir antes que reconocer la superioridad del oponente? ¿O de los que creen demasiado en su suerte?"

Te replicó esta con tonillo divertido.



"Si no fuera "divertida" no crearía la adicción que crea ¿no lo creéis?"

Te dijo Sanzo. Luego dio una sonora risotada al escuchar tu blasfemo comentario y te dijo:

"Entonces supongo que tus hormigas no podrían hacer lo que aquí se conoce como magia, aunque en realidad más bien es la constatación de las escuchas de los kamis materializadas en nuestra realidad."

"Toda senda tiene sus reversos, hasta la que parece más luminosa, o quizás debería decir porque es la más luminosa..."

Te añadió este, pues quién podría pensar que una senda como la del Amor podría tener una trampa así en su seno...

"Es imposible que no les gustarais, decís lo que pensáis, es lo suficientemente polémico para crear una ola tras esto y sois lo suficientemente cauto como para rodearos de personas que pueden controlar esa ola...

Como digo, es imposible que esas dos damas no se fijaran en vos.

Ahora bien, si queréis un consejo, tened cuidado, esas dos son de las más "divertidas" por la corte juju y no todos pueden seguirles el ritmo...

De hecho, que sean quienes son es pura muestra de ello."


Sanzo miró hacia un lado un segundo y te dijo:

"Que por cierto... hablando de algo así... deben de estar a punto de salir ya de su "escondite"... ¿Estáis usando a vuestro favor el jugar sobre seguro o sois de los que preferís pensar que el "antes y el después" no marcarán "tanto" la diferencia...."

Dijo en referencia con lo que gustaba ahora y gustaría tras la aparición de los Hantei...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Mar 11, 2013 11:48 pm

-La suerte es lo primero que se les acaba a los necios. La diosa Azar mueve el mundo, pero eso no significa que confíe en ella, ju, no para las cosas importantes –reconozco mirándola a los ojos de un modo especial, algo sentido incluso.
-Yo creo en la preparación, de mi mismo y de las “condiciones favorables”… Después de todo yo soy yo y mis circunstancias, no es demasiado inteligente olvidar ninguna de las dos.

Sonrío, ¿precisamente Yashiko puede hablar de retiradas prudentes? Se que puedo llegar a ser temerario en ocasiones, pero me preocupa más ella que yo en ese sentido. –Si mi oponente eres tú mi señora patrona, en el baño o en el dojo, vestida o desnuda, no me importa reconocer tu superioridad… Aunque pueda ser precisamente eso lo que ponga en riesgo mi vida –río levemente ladeando la mirada, incluso con un punto de “elegante” arrogancia Kakita.
-Después de todo, mi admiración supera a mi sentido común demasiadas veces…


-A los cortesanos les atrae el poder, el premio tras ganar cada partida. ¿Creéis vos que seguirían jugando si no tuvieran ya nada que ganar?
Oh, es una pregunta demagoga, lo reconozco, porque… la codicia humana es ilimitada, así que desde los curtidores hasta los más nobles daimios, todos quieren algo más de lo que tienen.


No pensaba que fuera tan blasfemo. Filosóficamente sarcástico, si… -Claro, los Kamis nos escuchan… bueno, a unos más que a otros, claro. Os ruego me disculpéis si mis palabras han resultado inapropiadas, Santidad. Lo que quería decir es que, ¿qué representa una hormiga más o menos para un chiquillo? Después de una generación, nace otra, decenas, sin diferencia aparente.
Se que mi vida no significa demasiado para la gran rueda; puede que lo que haga o deje de hacer ya lo haya hecho o dejado de hacer antes, o que lo vaya a hacer o dejar de hacer en el futuro… pero para mi esta existencia es lo único que tengo; el pasado es historia y el futuro incierto.
Esto, que es un axioma evidente para los mortales, ¿qué significa para un ser inmortal que observa generación tras generación de humanos?

No es que tenga la respuesta… realmente me lo pregunto, Maestro.


-Las luces más brillantes proyectan las sombras más oscuras, ¿no es cierto? –replico asintiendo a su exposición sobre lo que esos colgantes dan a entender de sus portadoras. La vida funciona así, la misma ciudad del Hantei es ejemplo, iluminada y corrompida a la vez por su luz.
No es gran consuelo si naces en el lado equivocado del mundo, pero la filosofía no busca consolar a nadie…

-Un sabio consejo, mi señor. No trataré de perseguir al conejo blanco por la madriguera… Aunque puede que ya lo haga, Kotoko-sama cree que debería “recomendarme” para ese séquito de Su Majestad imperial que se está preseleccionando. La idea en si misma no me entusiasma, servir al Hantei de modo tan directo sería un honor que haría saltar a todos mis ancestros de sus moradas celestiales, pero la madriguera está llena de alimañas…
Sin embargo… cómo decirlo… un puesto de honor me daría acceso a grandes metas… y no hablo de fama ni fortuna… No física, al menos. Eso si me interesa… ¿estaría desoyendo vuestro consejo entonces, Sanzo-sensei?

-Buena pregunta… No creo que el antes y el después suponga un gran problema para el talento de los transformistas de opinión, así que no resulta una gran ventaja, o al menos no una que yo sepa manejar.
Sin embargo disfruto jugando sobre un suelo firme bajo mis pies. Si supiera que se va a abrir para enviarme a los infiernos… me llenaría los bolsillos de canapés antes de que sucediera.
Soy un bushi y lo primero que nos enseñan es que si luchas sobre hielo fino, acabarás en el agua helada sin que tu enemigo necesite ni desenvainar.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Mar 12, 2013 8:27 am

"Así que eres de los que les gusta rezar y que "la providencia divina" haga el resto ¿neh? Pues en esta ciudad eso no tiene mucho efecto, aquí reza demasiada gente juju"

Yashiko sonrió ante tu respuesta final con una ceja levantada y sacudió un poco la cabeza mientras se reía como si dijera "Incorregible e impertinente". Pero, una vez más, sonreía.




"La vida siempre tiene premios y derrotas, Koji-san, la corte no es más que parte de la vida, así que es imposible que eso se terminara... al igual que la corte."

Te dijo Sanzo.
Luego este se rió ante tu excusa y negó con la cabeza.

"Sólo el hombre puede plantearse esas dudas, tener esos fallos y las virtudes que también tiene aparejada la santidad...

Pero os aseguro una cosa, Koji-san... el pretexto de "soy sólo un hombre no puedo tocar la gran Rueda" no es válida desde el inicio de los tiempos, desde que fueron los hombres los que expulsaron al Malvado y no los dioses... No lo olvidéis..."


Sanzo meditó tu pregunta un segundo y cuando te miró su rostro no sólo transmitía paz sino que transmitía amor y una serenidad tal que pareció de pronto que el tiempo se paraba:

"Para un inmortal que mira a los humanos, Koji-san... es como para un padre que ama a sus hijos y que puede disfrutar de ellos de ese tiempo tan preciado antes que se vayan del hogar... sólo que este, por fortuna para ellos, es mucho más dilatado...

Seguro que Yashiko-san entiende lo que debe sentir alguien así..."


"O al menos mi padre."

Añadió esta con una media sonrisa. Un padre que disfruta del tiempo que tiene que sus adoradas hijas...

Luego Sanzo asintió al tema de la oscuridad.

"Bueno... que yo sepa ningún Kami ni Fortuna impide la realización personal, todo lo contrario, se insta a la perfección del ser humano para la llegada al Reino Bendecido, así que no, no creo que porque tengáis ambición esto se contraponga con ningún pilar de la fe."

Sanzo rió ante tu último comentario y asintió.

"Si, si, no es mala forma de vida, no, muy de.... bushis... sin duda, pero no temer al futuro sigue siendo un hecho que pocos pueden tener a su favor, y más en esta ciudad... Tratar de no olvidar eso... pues esta ciudad suele causar ese efecto... muchos se pierden en caminos retorcidos y olvidan el por qué vinieron, cómo eran al venir y lo que deseaban..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Mar 14, 2013 11:20 am

-No, al contrario, mi querida dama Doji. Los campos de batalla quedan plagados siempre de cadáveres que rezaron la noche anterior con tanto fervor como los supervivientes. La diosa Azar no escucha palabras, da igual que la bendigas o la maldigas; si esperas que esté de tu lado lo único que puedes hacer es prepararte mejor que tu rival.

Aunque en esta ciudad eso también lo hace demasiada gente, claro…


-Los Truenos eran mortales, sin duda
–asiento admitiendo la indiscutible razón de su argumento –Aunque nunca he tenido demasiado claro si la enseñanza que deberíamos extraer de aquello es que el hombre puede mover la Rueda con la suficiente voluntad o si por el contrario se trata de que aquella gira de un modo tan inapelable que incluso los destinos más imposibles suceden si así están “escritos”.

-Pero yo diría, Santidad, que hay tantos tipos de paternidad como personas en el mundo. O casi. A unos sus vástagos les causan orgullo, a otros decepción, muchos los adoran pero algunos los envidian o manipulan… Incluso los hay que se desentienden de ellos.
Las emociones humanas son demasiado complejas y hasta retorcidas hasta para algo así, pese a que instintivamente admito que la gran mayoría de los padres adoran a sus hijos. Pero hasta la manera de transformar eso en hechos en una relación paternal, tiene cientos de “soluciones” que unos adoptan y otros no… ¿Cómo saber entonces como es la relación que nos une con esos kamis que nos ven como a hijos, Sanzo-sensei?

Entonces no me queda demasiado claro si no temer al futuro es una ventaja o un peligro, maestro. La seguridad en los pasos iniciales puede hacer pensar que todo el camino es seguro y entonces olvidarnos de donde pisamos.
De todos modos, la conclusión sería que yo no vine a esta ciudad por algo relacionado directamente con el arte, así que cada paso que pueda dar en esta senda es potencialmente peligroso, aunque “sólo” sea por olvidar quien era…
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 15, 2013 11:46 am

"Pues yo creo que rezar si que sirve de algo, hay dioses que les gusta mucho medrar en la vida humana...."

Y miro en derredor como si dijera "como justamente aquí", en una broma y alusión al carácter de la Gran Madre.



"Lo que tenéis que tener claro es que tanto el Chikushudo es el reino para los you-kais cambiaformas, este es nuestro Reino, donde somos nosotros, y no otros la mayor parte de nuestro propio bien y mal."

Te dijo Sanzo.

"Y es que no estáis errados, Koji-san, la paternidad difiere tanto como de vuestra persona a la mía, y en el caso de los kamis es lo mismo pero... ¿No sigue siendo de todas formas paternidad?

Me refiero, sea el padre duro, el exigente, el amable, el cercano...

¿No sigue siendo nuestro padre?"


Te sonrió.

"Mi padre siempre me decía... "La perfección del bushi como la santidad del monje son dos senderos en los que se debe estar vigilante cada segundo, pues un mero fallo te hace estropear todo el sendero recorrido"....

La verdad es que con los años he visto que eso es también muy aplicable a la corte juju

Así que hacéis bien en recordar eso, lo que os trajo aquí, quien sois, lo que queréis...

Conocí incluso una joven una vez que quemó en uno de los Grandes Templos una lista de todo lo que era y deseaba ser... como ofrenda a los Kamis... porque estaba dispuesta a hacer lo que hiciera falta... por llegar donde quería...

A veces ese tipo de cosas me hacen reflexionar... ¿Un acto así nos hace olvidar con más rapidez quienes somos o nos lo recuerda cada segundo de nuestras vidas?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 16, 2013 6:38 pm

-Eso no siempre es una ventaja… -respondo en alusión a esa intervención divina –Pueden ser de ayuda, aunque también lo contrario, pero el peor escenario posible para mi es el de suplicar que hagan lo que yo no puedo o no me atrevo a hacer. Para bien o para mal, prefiero ser el dueño de mi propio destino.


-Salvo por la intromisión aberrante del Jigoku en este Reino, de donde surge una buena parte del mal que ahora sufre… No es que sea el único, claro, pero si un desequilibrio “preocupante”, dicho de un modo muy ligero.
La pregunta sería, ¿el problema es la corrupción de ese Reino concreto o cualquier injerencia externa de un plano en otro, en si misma?
–pregunto curioso, ¿sería mejor si el hermano oscuro hubiese caído al Chikushudo, o abierto un portal descontrolado al reino de la piruleta? ¿Es la intervención de Tengoku una bendición o parte del desequilibrio?

-Vuestra paternidad es muy diferente de la que podría ser la mía, maestro. Si no me equivoco vuestra orden es de las que juran castidad, pero es obvio por vuestra guía espiritual que sois un padre para muchos más individuos de los que cualquier hombre sería capaz de dejar como descendencia directa en este mundo.
Eso me lleva a pensar que en realidad la paternidad, maternidad o en general el instinto de proteger y guiar las nuevas “camadas” forma parte intrínseca de lo que nos hace humanos. ¿Pero significa eso que esta cualidad debe esperarse también en otros seres, divinos e inmortales que por su naturaleza no tienen la necesidad inherente de perpetuar la especie con descendientes?


Si la perfección se entiende como la “ausencia de fallos” entonces sin duda, conforme se avanza en ella el riesgo de perderla es cada vez mayor, hasta que finalmente tu propia sombra te quita el sol.
Pero personalmente yo nunca la he considerado de ese modo, al menos no la que yo persigo. Aunque comprendo lo que Sanzo trata de explicar, en un lugar como éste se vive en el filo de una hoja.

-¿Un Templo? ¿Qué Templo? –repito interesado, no hay nada que así lo indique pero no puedo evitar pensar en esa joven ambiciosa dispuesta a todo por sus objetivos, y resulta casi inevitable ponerle el rostro de Yashiko. Así que ahora siento curiosidad, o incluso más que eso, por saber qué Dios escuchó una plegaria semejante.
-Supongo que dependerá de cada persona, Su Santidad. Yo diría que ni una cosa ni la otra, no al menos de modo absoluto; para mi, algo así me haría recordar quien soy en realidad, cosa que no tendría por qué saber necesariamente al hacer la promesa…
Aunque quizás se tratase más de la energía kármica que supone saber lo que se quiere y estar dispuesto a todo por ello, que no la propia intervención de los Dioses en uno u otro sentido.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 18, 2013 1:35 pm

"Momentos y momentos... por ahora no nos ha ido mal desde que los Hantei nos gobiernan.

Bueno, Koji-san, el hermano perdido no se hubiera corrompido si no hubiera caído en el Jigoku, si hubiera caído en el.... Chikushudo, por ejemplo... quizás su naturaleza fuera más.... salvaje, pero no corrupta, eso es algo que viene de ese reino, aunque no sólo esta en él, claro...

Nisio-san podría hablar de esto largo y tendido, ella tiene un basto conocimiento de los reinos espirituales, hay quien dice que sabe sendas entre ellos que nadie sabe..."


Te dijo Sanzo.

"Hace tiempo que en mi búsqueda de l iluminación dejé placeres carnales, pero eso porque era mi senda, no implica que estos placeres sean realmente un obstáculo a la iluminación, muchos no lo entiende, la barrera más inflanqueable es la nuestra.

Los seres humanos están hechos a la imagen y semejanza de los dioses, y es de ellos ese sentido de protección, de creación y de custodia... pero no olvidemos que no somos las únicas creaciones de los dioses, claro."


Sanzo te sonrió como si viera ciertos de tus pensamientos en aquella pregunta y te dijo:

"Aunque recemos ante nuestros kamis es ante Amaterasu ante la que se hace esa clase de sacrificios... ese templo mayor tiene visitas muy... peculiares siempre... e ilumina de manera diferente a todos."

Sanzo te sonrió ante tu respuesta y te dijo:

"Hay que saber muy bien quién es uno para saber cómo cambiar...

Y hay que saber muy bien cómo es uno para no hacerlo si se desea, como vos, por lo que veo. Eso te será importante en el futuro... sea el camino que sea por el que camines, artístico, guerrero, iluminatorio..... es algo que te guiará siempre, pregúntate a ti mismo cuando dudes algo, porque están las respuestas en tu interior."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Mar 21, 2013 11:43 pm

-¿Yo soy un obstáculo para mi propia iluminación? Una afirmación perturbadora, aunque no puedo negar la lógica que hay tras ella… filosóficamente hablando.

Nunca he tenido muy claro quien creó a los habitantes del mundo, del nuestro al menos. ¿Los hijos de Tengoku fabricaron a los hijos de Ningen Do por aburrimiento? ¿Y quien los creó a ellos?
La teología clásica asegura que la estirpe humana surgió de las lágrimas de Amaterasu y la sangre de Onnotangu, pero lo cierto es que la cronología es poco precisa, más mitológica que otra cosa, pues cuando los Kamis cayeron a la tierra ya existían numerosas tribus humanas, reinos bárbaros al menos. ¿Pero y el resto de seres vivos, plantas, bestias y animales? ¿De qué fluido corporal divino salieron?

-Oh, Lady Amaterasu –respondo algo más tranquilo, el Sol es la diosa más saludable, si no te expones demasiado al menos –Siempre me ha parecido la deidad más generosa, calentando el mundo y generando vida día tras día, sin pedir nada a cambio pues también ilumina a los descreídos tanto como a los devotos.

Es como una Gran Madre de la humanidad…
-no se lo que pedirá a cambio de algo más específico, pero puestos a jugarse las costuras con uno de ellos probablemente siempre escogería a la Dama Sol.
En cualquier caso, parece que escuchó la plegaria concreta de Yashiko…

-Si supiéramos quienes somos dejaríamos de ser un obstáculo para nosotros mismos, ¿no es así, maestro?
Yo diría que si la vida tiene un fin concreto, es precisamente ése. Como se dice, averiguar la pregunta que olvidamos al nacer, la pregunta que sólo nuestra existencia responde.

Últimamente me inclino por algo similar a… “¿por qué sigo aquí?”
Aquí, en este mundo, quiero decir. ¿Qué os parece como “pregunta”, Sanzo-sensei?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 22, 2013 10:08 am

"¿No somos acaso siempre nosotros mismo la peor piedra a saltar en el camino? La iluminación no iba a ser diferente."

Te sonrió Sanzo.

"Es la Gran Madre, sin duda, nos ilumina cada día en nuestros pasos y no nos deja solos jamás..."

Asintió este.

"si nunca habéis estado en los Grandes Templos os recomiendo que los visitéis, muchos peregrinan a esta ciudad sólo para rezar en ellos, son unas pequeñas pero grandes maravillas, y el de Amaterasu-oh-mi-no-kami es especialmente especial."

"Es justamente eso... quien es egocentrista cree que el gran hecho de esta vida es responder a la Gran Pregunta... sin embargo esta ya está resulta, somos nosotros esa respuesta, lo que no sabemos es a que Gran pregunta nosotros respondemos... he ahí el punto clave de la vida y de la iluminación...

A veces es tan fácil como dos enamorados que han nacido para amarse, y a veces tan complejo como desentrañar un misterio de la vida..."



"Esa pregunta vuestra es muy de duelista, sin duda... Vuestra compañera de Clan, Haname-san seguro que respondería "Porque nadie puede matarme" jejeje o al menos con un "por ahora" en ristre jeje"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Mar 24, 2013 8:25 pm

-Una piedra puede saltarse, o rodearse, pero nuestra propia naturaleza no se puede esquivar tan fácilmente –replico asintiendo a su respuesta.
-Pero llegado a cierto punto, otra cosa es saber cual, ese “yo mismo” nos sirve de ayuda, mientras que un obstáculo inerte siempre lo es…

Para mi la clave es conocer ese “punto” y saber llegar hasta él.


Salvo de noche, concreto pensativo al comentario de Sanzo sobre Amaterasu. Pero sigue siendo verdad, se mire por donde se mire, que de todos los dioses el Sol es el más cálido.
En grandes dosis quema, pero no es el más peligroso para hacerle promesas a cambio de asistencia, no… Aparentemente al menos.

-Si, creo que tengo que visitarlo. Seguro que se me ocurre algo que quemar
–sonrío con una pequeña dosis controlada de sentido del humor. Podría carbonizar una copia de “Hana” como ofrenda mía y de Aoki Ko a la par, aunque si Amaterasu-kami es tan generosa como sólo una madre puede ser, creo que preferirá que se lo regale a Nozomi.

-Pero preguntas hay muchas, que pueden tener una misma respuesta. Suponiendo que la Gran Pregunta de la que depende nuestra iluminación en esta existencia fuera única, y no algo genérico como un sencillo “¿quién soy?”, ¿cómo sabes que es ésa, y no otra? –pregunto interesado en aquel tema.

-Porque Haname-san la relacionaría con su extraordinaria habilidad y especificaría, "¿por qué sigo aquí, sin haber sido derrotada en esta vida?"
Pero yo me la planteo desde un punto de vista más amplio; ¿por qué sigo en este mundo, al menos una vez más, tras mi muerte…? Y no como cucaracha con alas, las más odiosas sin duda, sino como samurái, más que eso, como grulla
–bromeo con algo de descaro.
-Yo creo que significa que, obviamente, no alcancé mi destino la vez “anterior” pero estuve realmente cerca, así que la pregunta de “¿por qué sigo aquí?” es equivalente a la de “¿qué me faltó entonces?”


Aunque claro... eso no significa que lo que pudiera haberme acercado entonces ahora esté dado por supuesto. Los pasos dados previamente están "en mi" pero no dados... ¿No es así, mis señores?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 25, 2013 10:03 am

"Para esquivarnos "a nosotros", Koji-san, os diré un secreto... se basa en saber qué es "el verdadero yo" y qué es "lo que creemos que somos"...

Y es como digo un truco "fácil" jejeje porque no es nada sencillo conocernos realmente, nuestra alma desnuda, sin ropajes ni mentiras..."


"Si vas a los templos, hazmelo saber, me sé de un buen guía."

Te dijo guiñándote un ojo.

"Es una buena reflexión... quizás entonces tengamos que plantearnos... ¿Somos realmente únicos? ¿Quién lo es? ¿Respondo yo a una pregunta que sólo yo tengo lugar o soy parte de un todo mayor?

Es parte de la clave del enigma... y muchos, al pensar que son tan únicos se pierden en ese laberinto que requiere un poco de humildad..."


Sanzo sonrió ante tu razonamiento.

"Sabéis... muchos nunca consiguen la iluminación por no pensar en lo que habláis, y muchos otros se niegan a verse como un todo sino a estudiarse en "este momento"...

Se puede conseguir la iluminación por el "yo de ahora", es cierto pero como cuando se estudia historia... es mejor hacerlo en conjunto, no separar los periodos, interconexionarlos, entender las causas que debinieron unas cosas de otras...

Es como si dentro de cien años la gente se preguntase.... ¿Por qué un Emperador querría tan de cerca a una madre?

Sin saber lo del antes y después..."


Otsu asintió y le dio un golpecido a Sanzo con el codo:

"¿Ves el por qué de mi interés? Nuestro Ko-chan está muy cerca y muy lejos, como siempre se está, de la iluminación."

"Aunque quizás más cerca que otros y menos lejos que los demás ¿verdad?"

Otsu dejó una pequeña risilla, miró de soslayo a Yashiko y dijo:

"Aquí depende más del "resto" que de uno..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Mar 27, 2013 4:58 pm

-Tendría que retratarme a mi mismo, entonces –bromeo con cierta ironía, pues lo que Sanzo ha dicho sobre el conocimiento del verdadero yo a través de los ropajes físicos o fingidos, forma parte de mi discurso a la hora de justificar el desnudo de Nozomi, en este caso.
-Pero el autorretrato siempre es un reto particularmente difícil; no se si un espejo sería lo suficientemente honesto… Y si me tuviera realmente delante, no estoy seguro de que me soportase siquiera –sonrío mirando de medio lado a Yashiko, con una velada sorna parecida a algo como “no se quién podría querer soportarme…”

-Aunque quizás deba intentarlo… Puede que después consiga mediante algún artificio sobrenatural que sea mi retrato el que envejezca por mi, ya saben… –ahora llego a reir, ligeramente.

-Su Santidad es demasiado amable con este simple samurái –respondo cabeceando de forma reverente ante el comentario de avisarle si visito los templos, aunque técnicamente no ha dicho que fuera él, tampoco yo lo asumo explícitamente.

-No todas las preguntas tienen una única respuesta válida, pero eso no significa que estas respuestas sean idénticas.
Como Kakita, creo en la individualidad no del modo arrogante que normalmente se nos otorga, sino de una forma filósofica; nosotros “estamos hechos” para ser distintos… Somos exploradores que se adentran en caminos “conductuales” de todo tipo que la sociedad como conjunto quizás no siga jamás, o quizás adopte como senda oficial tras nuestra exploración.
Todo descubrimiento es extravagante, toda idea es una locura al ser concebida. No es falta de humildad, ni mucho menos un exceso artificial de ésta, sino asumir que tu existencia tiene un sentido como verdad incuestionable.

Al menos en mi opinión
–replico encogiéndome de hombros.

-Estudiar el “yo de antes” implica aceptar que quizás decisiones que hayas tomado “esta vez” han sido influidas por el pasado, por poco que sea, si pretendes admitir que existen esas interconexiones… No todo el mundo está dispuesto a encajar algo así, ¿pero acaso hemos elegido ser lo que somos? ¿Hemos tenido capacidad de decisión en los hechos que nos han moldeado cada día de nuestra vida?
Podemos nadar… río arriba, abajo o incluso saltar a la orilla, pero la corriente siempre nos empuja
–reflexiono en voz alta, y esta vez trato de involucrar con la mirada a la patrona Doji en el argumento, porque intuyo que es contrario a su pensamiento, al menos que yo sepa.

Hay una cosa clara ya en todo este asunto; conocerla a ella es conocerme en parte a mi mismo.

Esbozo una sonrisilla de aceptación resignada ante ser llamado “Ko-chan” Literalmente significa pequeña dama, más o menos, pero entiendo por qué Otsumoko lo dice.
Incluso Nozomi lo dijo, y aunque al principio me pareció una burla, ahora lo comprendo.
-Si se puede estar cerca y lejos, significa que también se puede estar y no estar a la vez. Racionalmente, eso implica que no existe tal meta, no al menos como una línea de llegada. Puede que ya estemos iluminados, y la única diferencia sea “creérselo” o no…

¿Qué os parece, Yashiko-san, me veis más brillante ahora?
–digo con una media sonrisa mirándola directamente a los ojos por un instante.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Mar 28, 2013 11:25 am

"Dicen que al mirarnos nos vemos siete veces más atractivos que en la realidad..."

Bromeó Sanzo.

"Pues mira, sería un bien muy codiciado algo así, sobretodo en la corte jujuju"

Te dijo Sanzo acerca de lo del cuadro.

"Oh! En absoluto, se supone que es lo que hago ¿verdad? Custodiar los Templos, custodiar la fe de los miembros del Imperio, ayudarles... ¿No cree que es un poco como un guía turístico-espiritual?"

Bromeó este. Sanzo no parecía que su cargo le impidiera ser más que un simple monje, algo que seguramente no a cualquiera le pasaría...

"La separación entre un loco necio y un iluminado estriba en el pequeño pero gran diferencia de.... acertar. ¿verdad?"

Te dijo este con una amplia sonrisa, como si dijera "sé de lo que hablo".

"Yo creo que en realidad el problema de todas esas preguntas es aceptar que "no somos únicos" o al menos "que no somos únicos como quisieramos" o que estamos movidos por algo más... aunque en realidad, desde mi punto de vista monacal creo que es una discusión absurda desde el momento en el que el hombre está aquí por deseo divino y de la forma que ellos quisieran... Es la lucha eterna y algo... desesncajada, del hombre por ser dueño de sí mismo de por entero cuando somos partes de un engranaje más amplio sin que se den cuenta que es eso mismo lo que nos hace tan grandes."

Otsu te miró con una sonrisilla divertida ante tus palabras antes que Yashiko meneara la cabeza de lado a lado, sopesando si te veía más iluminado y dijo:

"Achispado, si acaso, pero eso debe ser por el sake."

Bromeó haciendo que más de uno sonriera ante aquello.

"Pero lo que si que es cierto es que esta noche.... tenemos "la suerte" de tener luz propia..."

"Oh, de eso no me queda duda. Bueno, queridos, va siendo hora que os dejemos seguir con vuestras rondas de saludos o se os acumularán para el final... y ya sabemos lo pesado que eso puede ser juju"

"No creáis, tratamos de evitar a los pesados con esa misma estrategia. "

Bromeó yashiko.

"Bueno... pero mientras sean pesados y no los que veo que vienen hacia acá.... sonrió suerte... ¿paseáis conmigo Otsu-sensei? Luego os la devuelvo..."

Dijo Sanzo mientras Otsu sonreía. Yashiko miró de soslayo y te indicó que te pusieras a su lado pues se os acercaba el Consejo de los Seis casi al completo...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 30, 2013 8:32 pm

-¿Siete veces más? Cielos, espero que no… -bromeo con una media sonrisa, insinuando que yo soy capaz de ver los suficientes defectos en mi mismo como para “deprimirme” si la realidad es siete veces peor que eso.
Pese a lo que parezca, soy Grulla, lo cierto es que soy lo suficientemente crítico conmigo mismo como para no sobrevalorarme, y mucho menos siete veces ni por atractivo siquiera. Simplemente no imagino otra forma de poder alcanzar la excelencia para un duelista que no sea la mayor autoexigencia.

-Precisamente, ju. Para el autor sería una auténtica condena a muerte –río con aquella posibilidad. Todos los daimios, la Ama a la cabeza, me sacarían la piel a tiras para obtener el secreto, sin importarles el hecho de que sólo la intervención caprichosa de un dios aburrido podría dar lugar a una anomalía semejante.
Es más bien material para una novela… Una buena, eso si,

-Un guía… es una descripción… propia de un iluminado
–digo con cierta sorna, aunque amable –Yo diría que el Maestro de los Diez Mil Templos es… un recordatorio constante para que en la Ciudad Prohibida no se olvide que por alto que suban, el cielo seguirá estando sobre sus cabezas.

¿Me acerco un poco al menos?
–sonrío de medio lado.
-Es la misma diferencia que entre un espadachín considerado sensei y uno muerto.

Pero no siempre. Yo no soy ni lo uno ni lo otro, y he acertado unas veces y errado otras. La diferencia sólo es importante en contadas ocasiones… por eso tanto los iluminados como los kendokas se preparan toda la vida para un instante que ni siquiera saben si llegará.


Me resulta peligroso filosóficamente hablando cuantificar la responsabilidad “celestial” en nuestros movimientos, aunque no seamos más que engranajes de un todo.
¿Si fracaso es porque no he estado a la altura o simplemente porque los dioses así lo han querido, cosa contra la cual nada habría podido hacer?

Supongamos que planteamos la cuestión “Si los dioses ya tienen trazada mi ruta de navegación desde que nací, ¿sirve de algo remar?”
¿No es responder “si” negar en parte la primera hipótesis? Y responder “no”… bueno, invita al conformismo, como poco.


No es una pregunta que pueda decir que no me he planteado nunca. Siempre he llegado a la misma conclusión; prefiero creer que los dioses no tienen ningún plan, porque si “todo esto” es el resultado de alguno, es que son tan brillantes en lo suyo como un orador sin lengua.

-El sake no es más que el elixir de la invisibilidad… de los prejuicios –replico a Yashiko con un cabeceo divertido. –Pero no os preocupéis mi señora… no creo que hayáis bebido tanto como para verme de ese modo, y yo no necesito hacerlo para veros a vos –afilo la sonrisilla mostrando un colmillo, sea quien sea que se suponga que haya disfrutado de tal elixir.


Demonios… consigo acallar una exclamación al ver a los Otomo acercársenos. Menudo cambio, Sanzo y Otsumoko por una familia de serpientes casi al completo… -Oh, Yashi-chan, no se si la luz propia es una ventaja o una espada de Damocles ahora –susurro ocultando mi boca acercándome a su oído con la elegancia requerida para algo así, claro.
-Haz una cosa… si esto se alarga demasiado saca ese bonito wakizashi que llevas en tu no menos bonita cintura y mátame… -“bromeo” con descaro.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Abr 01, 2013 11:45 am

"Te diré un secreto que seguro que Otsu-san estará de acuerdo conmigo, a los senseis lo que se nos da es la oportunidad de chochear y decir lo que nos venga en gana con más asiduidad, es tan sólo eso jajajaja"

Bromeó Sanzo de la iluminación y las posiciones privilegiadas y de prestigio.

"Se pueden ver esas rutas desde otro punto de vista... ¿Se ha creado el camino a seguir por los dioses o ellos sólo nos han concedido la salida y no la meta que deseamos?

A mi me gusta más pensar en que los Dioses nos dejan en la meta adecuada, pero que somos nosotros los que andamos..."


Te respondió Sanzo.

Yashiko te miró de soslayo con una ceja levantada y una sonrisa impertinente, tanto como tu reacción, mientras se abanicaba despacio para cubrirse la sonrisa.

Yashiko asintió despacio a tu burla de los Otomo y te siseó:

"Tarde, mi espada, mi suicidio."

Bromeó.

Luego te tiró levemente de la manga mientras te colocaba a su lado y te susurró:

"Si te dan la opción... habla sólo cuando se te pregunte, estaremos poco tiempo, no vamos a quedarnos con estas víboras para ver qué se les ocurre, y cuidado con Asano-san, es la que sabe entrar más suave."

Antes que tan siquiera los Otomo se hubieran cernido sobre vosotros yashiko empezó una reverencia y dijo hacia ellos:

"Espero que Tenshi-sama se encuentre mejor, la corte sin su Consejo al completo no es la misma."

Los miembros del consejo se miraron los unos a los otros pero fue Asano la que habló primera:

"Gracias por su preocupación, Yashiko-san, Tenshi-san es un hombre sabio y sabe que debe descansar si quiere estar a pleno rendimiento para la corte... es mejor descansar un par de días antes que perderse toda la actividad de la corte..."

Yashiko asintió y te dijo:

"Os presentaré, Kakita Koji-san, duelista, pintor y yojimbo de Doji Kamoko la hermana de la Embajadora Grulla os presento al Consejo de los Cinco, en este caso, ya que Tenshi-san no ha venido.

Nuestra hermosa Asano-sama el siempre atento Yaju-sama, el juez Ikesu-sama, el diligente Rikiso-sama y el honorable Hisemasa-sama."


Todos los demás se inclinaron tras tu reverencia levemente.

"Y decidnos... ¿Os ha gustado la exposición?"

"eso veníamos comentando... al parecer habéis conseguido un resultado muy dispar, Yashiko-san..."

"Bueno, es que sin polémica no hay realmente obra que merezca la pena ¿no lo pensáis así?"

Replicó audaz la Grulla.

Hisemasa, el puño, te miró de arriba abajo, sus ojos negros y profundos parecían taladrar cada parte de tu ser como si te pusiera a prueba, sin duda tenía una presencia imponente de bushi fuerte y de líder doblegador de voluntades. Este fue el primero en hablar tras las distracciones de Yashiko como si se saltara, a posta, toda clase de sendero paralelo.

"¿Definiríais vuestro estilo de combate de la misma manera que habéis presentado vuestra faceta artística, Koji-san?"

Te preguntó muy despacio.
¿Se refería a polémico? había que tener cuidado con las palabras... Yashiko te alertó de eso al mirarte de soslayo, sus dedos tocaron tu mano de refilón como si te dijera "tranquilo, estoy aquí."

Iban a medirte, por tus actos y palabras, y parecían no tener intención de ocultarlo
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Abr 01, 2013 10:50 pm

-Recordaré el consejo para cuando sea sensei… de algo, mis señores –bromeo, aunque admito la razón en lo dicho por el monje Sanzo, sin duda.

-¿Y los dioses? ¿Ellos también tienen una meta, un camino a seguir más allá de nuestra fé?

Devuelvo la sonrisilla a Yashiko, disfrutando no sin cierto descaro de la forma elegante y perfecta con la que se abanica y oculta su rostro, mostrando una picardía implícita en cada pequeño movimiento que en cuanto recibe un exceso de atención desaparece como si no hubiera existido nunca en sus maneras delicadas y femeninas… Aunque reconozco con agrado que me concede una condescendencia especial a la hora de mantener un “poco más” esos gestos para mi.

-Está bien. Me encanta cuando te pones protectora
–replico sonriendo de medio lado y suspirando con cierta sorna, también cierta honestidad directa, aunque sin especificar si asiento a su idea sobre el sepukku o sobre eso de mantenerme callado ante los consejeros del seis.
Al final inspiro y estiro ligeramente la camisa del kimono, pensando con resignación lo mismo que pensé no hace tanto al encontrarme ante la inmensa estupidez de Kakita Shin: un bushi no escoge la música, baila lo que toca.

Yo habría comenzado mi propia presentación nombrando en primer lugar ser el yojimbo de Kamoko, pero viene a ser lo mismo… más o menos. Yashiko me ve desde otra perspectiva y eso es bueno.
Repito los nombres de los Otomo tras hacerlo la Doji, ofreciendo marcadas y respetuosas reverencias a cada uno, tal como si fueran gratis. Mis señores, bla bla… es un honor redundante por indescriptible e inenarrable, bla… Lo que la etiqueta necesita en estos casos, sin hilos sueltos de los que se pueda tirar a la ligera.

Observo como El Puño, curioso que una serpiente que se arrastra sin extremidades se apode así, me mira de lado a lado, pero no tengo ganas de dejarme intimidar sólo por eso; los duelistas estamos acostumbrados a enfrentarnos contra rivales con chis guerreros temibles, y todos están a la misma distancia de la muerte cuando silban los filos del iai.
Como yo mismo, claro. No ser intimidado no implica no mostrar la necesaria humildad debida a su condición de parásito Imperial del Hantei.
-¿Mi estilo de combate? –repito para hacer una deliberada pausa tranquila entre su pregunta y mi respuesta –Bueno, la esgrima de la academia Kakita, que es mi estilo, está bien documentada en la corte, el sensei de Su Majestad podría ofrecer una definición académica que obviamente yo no podría mejorar…
¿Pero acaso podría negarse lo polémico del iaijutsu en si mismo? Zanjar incluso una guerra con un único golpe de espada… Los cangrejo dirían que luchar es sobrevivir, los leones maniobrar, los escorpiones… vencer justifica los actos… Los Shiba dirían que la auténtica lucha es la paz. Los dragones seguro que dirían algo que nadie comprendería. Y Kakita-shiryo dice, “nos colocaremos a la distancia de iai, sólo dos espadachines, sólo un golpe… y el ganador tiene el favor de los dioses en lo que fuera que había dicho”
En realidad esa afirmación no coincide filosóficamente con ninguna de las anteriores, pero todos la aceptan por un motivo o por otro, cada uno a su manera. Y nace el iaijutsu, disciplina a la que algunos dedicamos nuestra vida mientras otros desprecian, pero los duelos se suceden, y no dejan indiferente a nadie.

Eso sin duda es una polémica, mi señor Otomo
–explico con una sonrisa cortés, pero nada exagerada.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Abr 02, 2013 8:58 am

"Los kamis viven en una meta amplia en donde tienen cabida pequeños retos y modificaciones, Koji-san..."

Te respondió Sanzo.


Yashiko dejó una leve sonrisa que se despintó en poco en sus labios, elegante y pícara mientras recobraba su compostura y su aura de magnificencia protectora antes de la llegada de los Otomo.

Los Otomos te escuchan atentos, casi puedes oir un cuchicheo entre ellos que nunca saldrá de sus bocas, pero si de sus miradas cuando hablas, seguramente lo primero que les sorprenda es que encares sin miedo a Hisemasa, un hombre que destila respeto y un aura potente y peligrosa a partes iguales.

El mismo que te hace la pregunta te escucha con atención, con ojos de halcón sobre su presa, sopesándote, en todo tu ser, lo puedes notar, como si te pusiera en una balanza, a ti, a tu espada a tu cuadro y palabras.

"¿Diríais que este cuadro, entonces, es vuestro foco o vuestro golpe?"

Te preguntó despacio.
Asano de pronto dejó caer una leve risilla tras su abanico violáceo, la mujer vestía con un kimono en negro y violeta demasiado llamativo para aquellos que sabían de corte y mientras meneaba el abanico despacio abanicándose dijo:

"¿No es obvio?.... De hecho, la jugada maestra está en distraer la atención de la verdadera respuesta para tenerla encima demasiado tarde..."

Sonrió esta de medio lado. Para Asano la respuesta estaba claro, era un golpe, sólo que encubierto de apuesta, sin duda, los Ojos sabía muy bien acerca de todo el montaje sobre el cuadro y de los apoyos a este, pero se divertía de una manera que parecía sólo saberlo ella, al menos... en apariencia.

Hisemasa miró a Asano, en sus ojos había cierta molestia por el tono de la mujer, que fueran compañeros no implicaba que tuvieran que ser amigos, y seguramente, dentro del consejo, nadie lo fuera... Eran demasiado poderosos y a la vez estaban demasiado cercas todos de ser sucesores de cargos importantes para eso.

"Espero que entienda las responsabilidades de su obra en el futuro."

Dijo de pronto el juez Ikesu.

"Esta ciudad se enorgullece de su gusto íntegro."

Curiosa forma de hablar de alguien que era todo menos lo que hablaba.

"Lo maravilloso del arte, Ikesu-sama, es que es puro y limpio siempre. dijo de pronto Yashiko es un reflejo de la realidad o de los sueños, instantáneo, pero a la vez ese color blanco puede ser impregnado por los colores de cada persona que lo ve...

Así que como una vez dijo Renzo-san "El pecado está en los ojos del que mira"...

¿No le parece?"


Tras lo cual sonrió de manera brillante mientras el juez fruncía su ceño. No se te olvidaba cierto rumor acerca de quién era el patrón de Kitashi... y sin duda eso era casi sinónimo a tener que morderte la lengua.

"Lo que está claro en todo esto es que nuestra siempre atenta Yashiko-san se va a beneficiar y mucho de un contrato como este, pues he oído que habéis declinado a Noriko-san..."

Dijo Yaju mientras de miraba como alguien que es capaz de determinar el valor de todo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Abr 03, 2013 10:13 pm

Puede que Hisemasa sea un bushi formidable, no lo se, pero respeto eso. Puede que sea peligroso, pero esa cualidad es inherente de casi cualquiera en esta colina cuando se supera una cierta altitud.
En realidad casi admiro que un hombre de su cuna se “moleste” en seguir la senda del bushido, o al menos de la espada, cuando es obvio que no lo necesitaba. ¿Pero temerle? Estando ambos armados eso sería un insulto hacia él mismo que los cortesanos ni siquiera comprenderían.

Yo mismo me dispongo a responder a la cuestión del Otomo cuando Asano se adelanta. Le sonrío con un cabeceo cortés, aunque no puedo darle la razón explícitamente, la tiene. ¿Y de todos modos quien se atrevería a quitársela?
-La enseñanza final de Kakita-shiryo, mi señor Otomo, es que cada cosa que hacemos es un “golpe”: Todo es iaijutsu, como él dijo.
Y por descontado, todo golpe tiene sus focos
–añado encogiéndome de hombros elegantemente.

Aunque la jugada maestra de la que Asano habla no es mía, ya que la particular presentación que distrae la atención de la verdadera respuesta, de la Ama, ha surgido de la mente de la hydra. Yo sólo me beneficio de que ellas hayan comprendido mi visión, ése es mi mérito.

Me fijo en como el Puño mira a la dama, aparte de las muchas bromas que podrían hacerse con ese elemento y unos ojos morados, me resulta evidente que Asano es la segunda reina en el tablero de Yashiko.

-¿Las responsabilidades, Otomo Ikesu-sama? Desde luego… Aunque me resulta un debate filosóficamente muy interesante; si lanzamos una piedra al mar, ¿las ondas que se forman son responsabilidad de la tierra o del agua? –pregunto genuinamente interesado.

Su otra afirmación sin embargo no me interesa nada. No hay nada menos recto que el gusto, que es caótico en dirección, cambiante en sentido e incluso discontinuo por naturaleza.
Pero puedo responderle algo… -Todo lo que gusta en la Ciudad Prohibida es íntegro, por definición –frase cierta en ambos sentidos. Si Yukirohime gusta de algo, ese algo se convierte en íntegro, además siempre lo ha sido y siempre lo será… hasta que deje de gustarle al menos.

-Cuando el arte es arte, sin duda mi señora Doji –asiento a la réplica de mi patrona, no sin permitirme el lujo de dejar fuera de esa interpretación al “sub-arte” de Kitashi, al menos para mis adentros.
-Yo no creo en el arte como un mero testimonio formal. De ofrecerlo, se trataría de uno emocional, y las emociones deben ser interpretadas, no son nada objetivas.
Así que, al final, como ha dicho Yashiko-san, suele acabar siendo testimonio de la subjetividad… de quien mira.


-Oh, nadie rechaza a la marchante de arte de Su Majestad, mi señor Otomo Yaju-sama –respondo negando cortésmente tal extremo –La noble dama Noriko-sama se limitó a decirme que estaría encantada de ver más de mis obras en el futuro… Y sin duda, espero tener el honor de que lo haga –pero no me ofreció nada explícitamente, así que por supuesto yo no rechacé nada explícitamente.
-No negaré que mi señora patrona podría beneficiarse de tan gran honor hacia mi persona… Pero cuanto obtenga será más que merecido, en mi humilde opinión, teniendo en cuenta la osadía necesaria para… compartir esta visión –y no menos osado, lograr que tenga éxito, sonrío refiriéndome a la pose de Nozomi, al estilo, el desnudo, todo en si mismo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Abr 05, 2013 6:31 pm

Asano te sonríe con elegancia, tiene un aura atractiva imposible de negar, de esta que mientras más te centras en ella más parece que el mundo desaparece a tus pies y alrededor, peligroso, muy peligroso, te das cuenta que el propio mundo te está desapareciendo ante tu sonrisa cuando Yashiko te roza "sin querer". Es como si al pestañear todo de pronto "volviera a estar allí", y Asano no fuera más que "otro de los que estan cerca tuya" aunque hace un segundo casi la tierra giraba alrededor de su sonrisa.

Peligroso, muy peligroso.

Ikesu garraspea ante tu respuesta y dice tajante:

"Los Grullas que hacen de parte defensora en el tribunal siempre son tan... ¿Molestos? retóricos como vos, debe ser algo de Clan."

"Mejor nuestra retórica para los juicios que el misticismo dragón, ¿no cree Ikesu-sama?"

Contra ataca Yashiko con una sonrisa complaciente haciendo que la atención del cortesano se distraiga por un segundo, tu no sabes a donde ha ido, pero la media sonrisa de Yashiko si, seguramente a algún caso que tenga en mente, algún recuerdo que le hace evadirse por un segundo de la conversación, suficiente en la corte para poder cambiar de tema o rematarlo, según por donde se mire.

Asano sonrie ante aquella forma de rematarlo, de tu elección y te dice:

"Mi abuela siempre decía que la legalidad saca a la moralidad del terreno del enjuiciamiento."

Ikesu mira a Asano con un gesto de disgusto parecido al de Hisemasa, pero más suave y replica:

"De vuestra familia han salido grandes jueces por algo..."

Asano sonríe al "cumplido" aunque siguen siendo todos con lenguas venenosas.

Yaju deja una sonrisa sibilina en su boca, amplia, alargada, casi imposible, y de labios juntos y sisea:

"Claro... la oportunidad... algunos han nacido en el momento adecuado y en el lugar adecuado..."

Yashiko rie gentilmente y te dice:

"Lo dice por mi, pero, Yaju-sama, lo que algunos ven "casualidad" en realidad podría tratarse, quien sabe... de verdadera habilidad de estar en donde se debe y saber ver el valor de las cosas antes que otros."

Yaju asiente a aquello como si supiera de más de un caso semejante con tu patrona y añade:

"Bueno... no cejaremos sin luchar..."

"¿Mejor vuestro que pagarlo verdad Yaju-sama?"

Bromea Yashiko, aunque como si dijera "pero vais a tener que pagar si lo queréis aún así" y en aquella sonrisa había un implícito "y MUY bien pagado".

Rikiso te mira con ojos de sabio agorero y meticuloso y entonces habla por primera vez:

"Sin duda lo de hoy ha sido....... algo innovador... pero no sé porqué tengo la sensación que alguien que está demostrando..... ser..... como es... usará ciertos... recursos para afianzar su posición...

La costumbre hace leyes..."


Insinúa como si entreviera la sucesión de tus obras, una información "confidencial" más allá de tus modelos y previsiones...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3033
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Abr 07, 2013 9:34 pm

Tras ser “despertado” por Yashiko, recuerdo que Soshi Satomi es capaz de matar mediante el tacto. ¿Cómo matará Asano? ¿Con la mirada, el oído o el olfato… o quizás el gusto? Que yo sepa no la he mordido, así que deberá ser una de las otras tres.
Puedo mantener las distancias, pero lamentablemente no puedo taparme los ojos, la nariz o los oídos… quedaría muy feo… Eso podría resultar problemático.
Aunque la reacción de la Doji me hace pensar que quizás ella conozca el “secreto” del éxito de la Otomo, después de todo considero que es su segunda reina… Aunque amigas, eso ya no se si existe en el mundo de las serpientes.

Claro que somos retóricos, pienso. Los cangrejos son los directos, y los cortesanos se burlan de ellos por eso… Aunque me gusta más la respuesta de Yashiko.
-La oratoria es un arte, mi señor Otomo Ikesu-sama, y la Grulla se enorgullece de ser el guardián de las artes –sonrío levemente, tratando de zanjar el tema con un último aporte.

-Sabias palabras, obvia decirlo. La moral, en mi humilde opinión, no concierne a un orden cabal y preciso como la legalidad, sino al caótico fuero interno de cada individuo, y de sus acciones en función de unos conceptos de bien y mal… algo infantiles, si me permiten decirlo.
Otra cosa es la etiqueta, el deber, o la voluntad… conceptos muchos más tangibles, filosóficamente más maduros.
Pero sólo es la opinión de un simple bushi, claro
–añado encogiéndome de hombros con una sonrisilla de “falsa” disculpa.

-O del destino, mi señora Doji –replico con una media sonrisa de cosecha particular –Algunos están destinados al éxito y otros al fracaso, quiero decir –puntualizo con elegancia en el tono y las maneras; nada afectado pero si cuidadosamente cortés ante aquel coro de colmillos aburridos.

-Al menos la costumbre sancionada por quien puede hacerlo… Lo cual no está en mi mano hacer, pero si puedo “argumentar” a favor de mi propuesta de un modo o de otro… ¿qué sentido tendría plantearla en estas circunstancias y después no defenderla?

El objetivo de una obra de arte siempre debería ser abrir un debate, más o menos trascendente eso es lo de menos. Pero una vez hecho eso, el objetivo del artista debería ser vencer en él… Filosóficamente, claro.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Abr 08, 2013 10:43 am

"Además que es uno de los artes más nobles que existen y que nos separan de....... los demás."

Te dice Asano como si te "apoyara" con aquel argumento, aunque incluso en sus carnosos labios aquellas palabras suenan más clasista aún, pero después de todo esto no es una corte cualquiera, es la Alta Corte... Y la retórica es parte del currículum básico.

Eso, y las mentiras.
O mejor dicho... el saber decir lo que uno desea.

Asano asintiente a tus palabras acerca de la moralidad y la legalidad con una media sonrisa serpentina y mira de reojo a Ikesu, el cual no se separada de su rictus serio y recargado.

Yashiko sonrie ante eso y añade:

"El destino es una buena a jugar siempre en estas discusiones, aunque aquí, sus altezas, ya sabes que yo no soy una partidaria ni de esta ni de la humildad."

Rio Yashiko haciendo que más de uno sonriera, era una mujer "presuntuosa" o al menos sabía aparentarlo, pero lo que Yashiko realmente era una depredadora social que sabía con quién tenía o podía mostrar humildad real o no y con quien no. En el mayor nido de víboras ella no quería que pensaran que nada de lo que tenía era casualidad. Por el rostro de los demás su treta, fuera así o no, la creían, y más allá, incluso ella misma, con aquellas palabra se atribuía "tu mérito".

Una "atribución" que te mantenía bajo sus alas y control haciendo que cualquier insidia contra tí fuera contra ella, o así ella lo expresaba delante de los Otomos.

Cartas bien jugadas.

Asano sonrió ante aquellas últimas palabras y te dijo:

"Todos los autores desean ganar esa disputa... pero mucho más los que son duelistas ¿verdad Koji-san?

Quien sabe... quizás estemos ante un florecimiento del arte en más de una esfera, Noriko-san ya nos estaba advirtiendo desde hacía un tiempo que este tiempo.... "entre tiempos"... era el caldo de cultivo ideal para nuevas propuestas...

Parece que, una vez más, nuestra querida marchante, tiene razón con respecto al arte."


Puntualizó aquello con una media sonrisa.

"Nuestro trabajo es ser parte de la ola, Asano-sama, no queremos ser sólo la cresta."

Añadió Yashiko con seguridad, como si ella dijera que erais capaces de crear una nueva tendencia, sin inmutarse.

Los Otomos os miraron un segundo a los dos, un largo segundo en el que era imposible saber qué pensaban de vosotros o sobre vosotros, un segundo que terminó justo cuando Asano dijo:

"Bueno, será mejor que busquemos a la modelo antes que sea más reclamada, en estos momentos previos a la aparición de sus Majestades, tenemos que movernos rápido. ¿No lo creéis?"

Dijo Asano a sus compañeros mientras estos asentían despacio y se despedían.

Yashiko esperó a que estuvieran a unos tres metros para respirar un segundo más pausadamente y te miró de reojo:

"Nunca está de más tener a Asano-sama de nuestra parte... tienes "suerte" chico, tienes a una patrona con muchos contactos."

Sonrió lustrosa.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado