Día 4º.- Noche.- Una nueva Rosa Dorada

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Abr 08, 2013 11:10 pm

Asano tiene razón, aunque sin los altos muros de la Ciudad Prohibida no se yo hasta qué punto podría mantener esa separación... Así que no es "sólo" la retórica lo que la mantiene, ni las artes, salvo la ingeniería claro.
Porque en general el arte también puede ser vulgar, o al menos inculto. Las emociones son universales.

La sonrisilla entre la dama y el juez revela que quizás ya hayan tenido discusiones anteriores sobre la contraposición de lo legal y lo moral. Pero, por mucho que me esfuerzo, no consigo vislumbrar quien de los dos podría defender lo segundo.


Tampoco añado nada más a lo dicho por Yashiko. Su forma de cerrar el asunto del destino es muy acertada para sus intereses, así que espero que me agradezca que le haya puesto el "comentario presuntuoso" tan fácil para mostrarse como le interesa ante las serpientes.
A mi en realidad me da igual, destino, merecimiento, suerte... ¿acaso hay alguna diferencia? Nos gusta creer que si, debatir sobre horas especificando una y otra, pero al final todo es anecdótico; todo incendio, incluso el más poderoso, surge en algún momento inicial de una chispa. Se le puede llamar como se quiera, el hecho no cambia.


-Tengo que reconocer que si, mi señora Otomo. Los duelistas tendemos a buscar continuamente la superación personal -somos individualistas por naturaleza, así que nos nos gusta demasiado perder; a nada.
-Ésa sería una excelente noticia, desde mi punto de vista. El florecimiento artístico es un símbolo inequívoco del fin del invierno -además muchos de los artistas veteranos de la corte habían fenecido a manos del Hantei loco, así que muchos "jóvenes" habían tenido la oportunidad de instalarse en ella sin el yugo cultural de la generación anterior sobre ellos. Al final, incluso el caos tiene una función en el mundo, al menos en el del arte.
Las nuevas propuestas siempre enriquecían el ambiente, incluso aunque fracasaran. Si daban que pensar.


Me despido formalmente de los Otomos, realizando reverencias elegantes y con esa mezcla entre la marcialidad y la floritura que sólo los grulla dominamos sin caer en lo ridículo. Casi se me ha hecho corto, pero sólo casi.

-Parecía que se habría divertido fastidiando al juez independientemente de lo que éste hubiera dicho -bromeo -Pero de todos modos mejor así, sin duda. Ya se que tengo suerte, y no sólo por tus... contactos -sonrío mirándola con un ligero toque de descaro arrogante.
-Pero a las damas Kuronuma-san y Kotoko-san me las he "ganado" yo... no se como, pero he sido yo... Ah, y al menos ya había dos Otomos de mi parte, Noriko-sama y una madre agradecida por haber salvado a su hijita... aunque eso no se si es buena o mala, sin duda es suerte.

En fin, mira la que se ha organizado -suspiro mirando a nuestro alrededor -Tendrás que concederme una pequeña parte del mérito al menos, ¿no? Si hubiese escrito un libro no habría sido tan llamativo... En eso he mejorado, ju.


Bueno, ¿queda alguien por saludar? No se cuanto tiempo falta para que Sus Majestades aparezcan, pero me gustaría sondear la opinión inicial de los artistas...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Abr 09, 2013 11:10 am

"Oh si.... todos deseamos ver el hanami que parece empezar este año..."

Te contestó Asano acerca del "ver florecer las flores" (hanami) como metáfora del renacimiento cultural.



"Está especisalmente "contenta" hoy...."

Te dijo Yashiko mientras los veía marchar.

"Pero si, en el Consejo de los Seis sólo están los más fuertes, y la pugna de poder es contínua... Asano-sama no está ahí por ser una cara bonita como muchos creen."

Añadió.

Yashiko te miró de reojo al ver tu defensa de tus propios contactos y dejó una complaciente sonrisa como si te "concediera" tus peticiones de manera arrogante, que era la broma en sí misma de su propia sonrisa, una falsa arrogancia, esta vez.

"Lo habéis hecho muy bien hasta ahora, sin duda... es hasta...... sorprendente..."

Dijo al final con un toque sarcástico en la voz.

"Nos van a tener saludando toda la noche, pero será mejor que aprovechemos para saludar a quien nos apetezca antes que llegue esa parte más formal... ¿Te interesa alguien?"

Te preguntó, a lo cual tu hablastes de los artistas.

"¿En masa o por separado? Te aseguro que ambas opciones pueden ser hasta enervantes jajaja

No, es broma, vayamos donde "el Rey del Enka" que suelen estar muchos congregados."


Te dijo esta mientras señalaba hacia un enorme grupo muy dispar que parecían divertirse y charlar muy animadamente con vasos de sake en sus manos.

Mientras ibais andando para allá Yashiko te explicó:

"Doji Kaoru es el que está en el centro del grupo, es "El Rey del Enka" ** música clásica japonesa tal y como hoy nosotros la conocemos** Viene y va de la ciudad pero siempre que vuelve es el centro de atención, es un hombre peculiar, un artista de corazón y actos, emocional, extrovertido, apasionado y... loco, por supuesto.

Junto a él están la hija de Doji Ryoto, el segundo patrón de arte más conocido en la ciudad de la Grulla, Karen.

También están las Flores de O-Togue-sensei, hermosas y coloridas a su vez.

Veo a mi primo, a Shosuro Hatsuyo con él...

Hay muchos... cudiado con Doji Akira, es dibujante cómica, no dudará en hacerte personaje de sus tiras y hacerte el hazmereir de la ciudad si cuentas algo que le haga demasiado gracia.

No te despistes demasiado con las hermanas Kitsunes, son unas embaucadoras naturales, sobretodo la mayor.

Y cuidadito con Bayushi Aoi, la modelo, a ver dónde buscamos inspiración...

Si ves a los cocineros, ni se te ocurra meterte en conversaciones de cocinas o surgirán diputas...

Y en general... es un grupillo más desahogado, pero recuerda que muchos de ellos llevan una vida "demasiada" bohemia... y tu reputación es mi reputación."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Abr 10, 2013 11:02 pm

No hay mejor escenario para el florecimiento exuberante que la podredumbre orgánica, y el anterior Hantei sembró el campo de cadáveres.
Claro que no es un pensamiento muy cortesano… Pero me reafirma en la idea de que la base del progreso humano, incluso el artístico, es el caos en cierta dosis.

-¿Hasta qué punto conoces a Asano-sama? –pregunto inclinándome ligeramente hacia la Doji –Quiero decir que no creo que alguien como ella crea en la amistad, pero si en las alianzas y los intereses… Pero respecto a esa secta suya, Benten y todo eso… ¿también posees esos detalles sobre la dama Otomo?

-Oh, gracias. Me gusta sorprender –replico con una sonrisilla apenas rozando la insolencia divertida, como si fuera un juego contra su papel de arrogancia.

¿El Rey del Enka? Silbo para mi mismo, curioso título. Esta ciudad está repleta de príncipes y reyes de dudosa coronación…
-Bueno, entre grullas la enervación siempre me ha resultado menor. Además, quien más y quien menos sabe lo que hay… –a diferencia de los que han vivido demasiado arriba demasiado tiempo, quiero insinuar. O ésa es la impresión que siempre he tenido, puede que por eso me enerven mucho menos.
-Doji Kaoru… me suena. Debo haber escuchado su nombre alguna vez… Pero creía también que ya tocaba en otro mundo.
En fin, quizás no sea el mismo Kaoru. En todo caso, como tú misma has dicho, ¿qué artista no está un poco loco?

Ah, el segundo mejor patrón, ju…
Por cierto, ¿me das permiso para que intente fastidiar “un poco” a Kakita Kitashi si surge la ocasión?
–replico con una media sonrisilla socarrona. Que no se diga que no respeto eso de que su imagen está ahora algo ligada a la mía, al menos esta noche.

-Qué manera tan descortés de corresponder el ingenioso sentido del humor samurái, esa Akira. El auténtico siempre es elegante, nunca cómico… Tendré que ser aburrido con ella, lo cual es aburrido… o buscar a su yojimbo y matarlo antes de empezar; una de dos.
Tsk, difícil elección… Bah, quizás simplemente deba evitarla.

¿Kitsunes? Oh, me gustan los zorros, ya te lo dije, ¿recuerdas? Cuando me preguntaste si era más de perros o de gatos… y yo dije que de zorros.
Y dices que se dedican a embaucar… ¿Pero acaso hay alguien en esta ciudad que no lo intente?
–“protesto” encogiéndome de hombros.

-¿No te gustaría una dama escorpión como modelo de mi serie? Yo siempre he pensado que sería muy necesario al menos una.
Aunque tengo en mente una mejor, siempre está bien hacer prácticas… ¿O vas a ofrecerme a “alguien” mejor para eso, mi señora?
–bromeo con una sonrisa atrevida.

-No te preocupes, no tengo intención de trasnochar… con ellos al menos. ¿Aunque quieres decirme que todos los artistas que patrocinas son de fama inmaculada y modositos?
De todas formas, hasta donde la reputación permita, si me gustaría cierto nivel de confianza
–de sobra recuerdo como Nozomi indicó que el gozoku utilizaba las reuniones de artistas como intercambiadores de información y mensajeros, así que no me importaría identificarlos en el futuro, por si acaso.
Además de lo útil que puede ser para mi propuesta estrictamente artística, desde luego. En un grulla lo cortés nunca quita lo valiente…
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Abr 11, 2013 10:53 am

"Somos...... colegas de profesión con senderos hacia el mismo lugar en paralelo, lo mejor que puedes tener en esta corte."

Vamos, que no se le podía cruzar en su camino, ninguna de ellas en el de la otra.

"Koji, querido, en esta ciudad, nadie puede llegar a lo más alto sin, al menos, saber que las mujeres más importantes de la ciudad rinden culto a Benten y que tu, al menos, debes ser respetuoso.

Si, Asano es una de ellas, me temo, además es de las más.... fervorosas... Hay que tener cuidado con temas religiosos delante de ella."


Te dijo mientras se señalaba ella misma al cuello como indicando una cadena en el cuello de la Otomo. Una cadena con un colgante especial, seguro...


"En otro mundo si que vive Kaoru juju Pero no, es nuestro "ruiseñor" preferido, al menos el de la corte...

Y bueno..... si, está bien, a mi primito le viene bien un poco de competencia sana, ha estado demasiado dormido en su fama, y el ocio nunca es bueno en esta ciudad, y menos para él, que es una persona que hace lo que no debe cuando tiene tiempo libre."


Te dio veda libre Yashiko mientras te sonreía, seguramente con curiosidad de lo que podrías decir.

"No aburrido, pero tampoco demasiado pintoresco con Akira."

te dijo.

"No, las zorros se dedican a trabajar para nosotros, para mi padre y para mi, pero son muy solícitas, así que cuidado."

Aunque más bien parecía que lo decía molesta con el género de las zorros no con su profesión....... o quizás no....

"Lo que no me gustan son esas escorpiones que van de mosquitas muertas, como si nunca hubiera roto un plato en su vida siendo lo que son y quienes son, esas son las que no me gustan.

Quien más trata de aparentar ser buena es quien menos debe serlo."


Te dijo mientras se abanicaba como si le "ofuscara" que le pusieras en entredicho su criterio. O si sumabas lo de las zorros también podía leerse como... ¿posesividad?.... ¿celos?

"¿Modositos? de pronto pareció darle un ataque de risa No, querido, no, aquí no hay de esos, salvo mi hermana Akashi, si acaso, y eso es porque ella es de naturaleza muy mansa, no por otra cosa...

No, lo que les exigimos a nuestros artistas, al menos en MI casa, es que hagan lo que hagan NADIE lo sepa fuera del lugar donde se hizo o con quien, porque su fama es nuestra fama. ya he tenido que aplastar, yo misma, algún artista que no entiendo nuestras reglas...

Por eso los artistas de esta ciudad tienen una especie de pacto muy beneficioso entre ellos, porque trabajan para patrones que tienen reglas como la nuestra, y es que en sus reuniones todo pasa pero de eso nada se sabe.

Les va bien y por ende a nosotros nos va bien... No tenemos por qué saber detalles de sus vidas o deseos e imaginaciones, sólo sus obras..."


Te miró como si te escaneara de arriba a abajo y te dijo:

"A ver a qué pacto de silencio te adscribes tu... "

Luego, mientras os acercabais viste como Yashiko hizo contacto directo con Kaoru, que era el centro del corro y este lo abrió para vuestra llegada siendo el primero en saludar muy elegantemente.

"He de decir, querida Yashiko, que las noches en las que sois la estrella, directa e indirectamente, siempre son las mejores joyas que podéis lucir y en las que se os ve más pletórica y hermosa, con perdón de vuestra apabullante belleza habitual."

Yashiko, que se colocó contigo a su diestra y Kaoru a su siniestra le dio con el abanico mientras se reía elegantemente y le respondía:

"Si no fuera porque ya tenéis contrato pensaría que tratáis de adularme para conseguir uno, Kaoru-san jiji

Hoy os traigo a un nuevo miembro de nuestra comunidad, os presento al artista del momento, con perdón de los presentes, Kakita Koji-san."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Abr 11, 2013 9:27 pm

-Creí que lo mejor que se podía tener en la corte eran individuos que te deban favores... Al menos eso dice la propaganda Doji -bromeo birlando una bandejita de comida a un sirviente distraido y ofreciéndole a Yashiko antes de engullir yo alguno.

-Oh, soy respetuoso. Ni a la Fortuna Benten ni al Kami Amaterasu las suelo incluir casi nunca en mis insidias filosóficas. A las mujeres se os da muy bien la divinidad, tengo que reconocerlo. Pero no me refería al peligro que tiene sacar temas religiosos ante ella, sino al peligro que tiene ella misma... como religiosa.

Lo que me pregunto para mi mismo es por qué Yashiko no se ha unido a ese fervor benteniano, si es obvio que la cúspida de poder de la corte lo profesa, y ella es una de esas personas que valoran más los fines que los medios.

-Ah, las manos ociosas son las manos del demonio. Eso decía siempre mi señora madre
-sonrío con cierta complicidad, ya que es íntimamente cierto -Pero no digo que vaya a convertir al bueno de Kitashi-san en el centro de mi atención... sólo que si surge la oportunidad... puede ser divertido, y como vos decís, útil para todos.

No tengo previsto ninguna estrategia al respecto, así que la improvisación es imprevisible y por tanto no prometo nada.

-¿Cielos, dirías que normalmente soy pintoresco? -pregunto fingiéndome sorprendido, casi afectado.

Sonrío de medio lado mirando la expresión de Yashiko, pero no más de un instante y no de modo poco caballeroso en esta ocasión. Una plausible insinuación de fastidio en ella es divertido, y más si es por celos, pero fastidiarla de verdad resulta indeseable, y menos si es por celos. Así que no contesto nada más sobre unas ni otras, dando por bueno su criterio y deleitándome en lugar de eso con el aroma perfumado de su piel que el movimiento del abanico ha levantado delicadamente a su alrededor.

-Tenéis razón, resulta mucho más interesante quien trata de aparentar ser "mala". Aunque no se si en ese caso también significará lo contrario... -bromeo refiriéndome de forma ambigua a ella misma, cambiando los canapés diligentemente por un refrigerio para ofrecerle.


-No te preocupes, no quiero darte motivos para que me aplastes
-acabo sonriendo de un modo sibilino, no de ese modo al menos -Además no me interesan las reuniones de artistas por lo que puedan hacer. Dicho lo cual coincido en que conseguir que "el otro" tenga tanta o más necesidad de discreción que uno mismo, es una gran baza... para muchos asuntos.
Pero como digo, no estoy interesado en el ocio... Un bushi siempre se mantiene ocupado con satisfacciones más elevadas
-sonrío lobunamente.

-Lástima, tenía la esperanza de que te llegaran a importar los detalles de mis deseos e imaginaciones, además de mis obras, Yashiko-chan. Verás, yo sólo "pacto" secretos con quien vale la pena, ju... ¿Nunca has pactado con un artista concreto en lugar de dejar que ellos se arreglen unos con otros...?
-ahora soy yo quien la mira de arriba a abajo, aunque con la lógica discreción, sin perder una sonrisilla insolente de los labios.
-Después de todo, puedo ser un poco extravagante como artista... demasiado incluso para ser como los demás ni siquiera en eso. -añado con aire socarrón dándole unos gopecitos a la tsuba de la katana.


-Yo diría que es el wakizashi, Kaoru-san. Ir armada le da un brillo especial en los ojos -intervengo dejando para la interpretación de la Doji un cierto matiz posesivo, como quizás ella ha mostrado antes, con la intención de "devolverle" el halago. Y aunque no hubiera habido devolución... -Es un honor conocer al que describen como "Rey del Enka" -saludo formalmente con elegancia Kakita, a lo que supongo estará acostumbrada la concurrencia Grulla mucho más que antes los estirados Otomo.
-Es un placer conocerles a todos mis señores -añado con una reverencia cortés al resto. No rebato eso del momento, porque no podría negar que el cuadro que está frente al espejo ahí detrás es mío, así que sería una de esas molestas muestras de falsa humildad que tan poco me gustan.
Quizás el momento no pase de un instante, pero diablos, si que es mío.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Abr 15, 2013 10:53 am

"Hay favores que no te quitan de tantos problemas como algo tan simple como lo que te he dicho."

Te replicó esta mientras cogía un canapé y lo saboreaba con delicadeza y elegancia, como toda ella.

"Te lo diré de este modo, ella, sin Benten ya era de por si muy peligrosa, ahora, mucho más."

Si es que eso era posible, pareció hasta decir su cara.

"Y si, a las mujeres de esta ciudad, las que sabemos nadar en ella, se nos da bien ser diosas..."

Te miró de reojo como si dijera "y yo sé que soy la tuya" con descaro.

"Mi primo, que le quiero, no merece tanta atención juju así que, si sale la cosa, humillarle un poco, siempre viene bien despertarse un poco de tanto sueño intrascendente y de mentira para ver la realidad y hacer algo nuevo, otra vez."

Te dijo esta sin reparo y con sarcasmo.

Yashiko pareció que fue contestarte ante tu respuesta rápida de quien aparenta ser mala, pero prefirió coger el refrigerio beber despacio y mientras levantaba su rostro te miró a los ojos y se encogió de hombros levemente como si dijera "¿quién sabe?"...

"Me alegra que seas partidario del trabajo y no del ocio, no te digo que no es bueno reunirse, los contactos se hacen en los eventos, pero... una cosa es trabajar en el ocio y otra el ocio por sí mismo."

En la mente de Yashiko todo era un engranaje gigantesco de a quien conoces y a quién puedes conocer gracias a eso, entre otras cosas...

"Yo..... no necesito pactos con los artistas..... ellos saben como soy y lo que soy capaz.... simple y llanamente.... obedecen mis órdenes aunque nunca las haya exteriorizado....

Sobretodo..... los que desean.... toda mi atención...."


Te contestó esta despacio con un tono sibilino y oscuro y una sonrisa confiada.


El sonriente Kaoru asintió muy vehementemente ante tu comentario y añadió:

"Oh si! Mujer y peligro, la perdición de todo varón jajajaja"

Comentario que hizo reir a más de uno.

"El placer es nuestro Koji-san, no parábamos de hablar de t! menos mal que al menos ahora podemos hacerlo delante tuya, cotilleos o no jajajaja"

Se mostró abierto Kaoru mientras te presentaba al sin fin de gente que había allí pero el mismo te advertía que no te ibas a acordar de nadie, que ya ellos te irían recordando quienes eran.

"El tema principal de nuestro cotilleo, con perdón de las damas presentes, es qué clase de apuesta deshonesta le habéis ganado a Nozomi-san para hacerla aparecer así.

Unos hablan de lo jugadora que es pero yo, personalmente, soy de los que apoya la tesitura que el mero hecho de darle el culo, literalmente a la corte, seguro que ha sido lo que la ha convencido ¡¿a que si?! ¡sácanos de dudas!"


Dijo risueño este haciendo que más de uno se riera y comentara cuál era su opinión al respecto.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Abr 15, 2013 10:24 pm

Sonrío asintiendo, admirando la manera en la que toma el ligero trocito de comida y se lo lleva a los labios, con el toque justo de languidez y perfección, que es el que además evita parecer excesivamente altivo... pese a serlo.

-Así es
-replico con un tonillo levemente descarado -Aunque debo decir que yo siempre he tenido una relación... particular con los dioses. Intensa, para bien o para mal, diría yo -vuelvo a sonreir.
-Pero hasta ahora ninguno, ni ninguna, me ha maldecido, así que debe resultarles más interesante lo primero, ju...

Inclino la cabeza galantemente ante su movimiento con el vaso. Coincido con ella, la búsqueda de un tesoro puede ser tan apasionante como disfrutar el botín; adoro desvestir sus matices poco a poco... Y eso es verdad tanto literalmente como figurada, pienso mirando con el punto justo de desvergüenza sus hombros al moverse.


-No podría estar más de acuerdo. Sólo los necios se aburren tanto que necesitan llenar su tiempo de actividades ociosas por el mero hecho de serlas. Supongo que en vuestras partidas de go sucede como en nuestros duelos... No siempre hay un premio por ganar, pero para los buenos jugadores siempre significa algo; cada duelo, cada victoria o cada derrota.

Aunque eso no significa que no piense que existen situaciones en las que el auténtico reto sea... disfrutarlas. No en la Ciudad Prohibida, claro, pero... la noche es joven
-añado de modo socarrón, sin especificar demasiado, dejando implícito algo tan evidente que quizás siembre cierta ambigüedad por el mero hecho de serlo. O no. Dependerá.

-Mi señora Doji... decir "al menos los que desean toda vuestra atención" es algo irónico... El artista que os conozca y afirme no desear toda vuestra atención, miente. O es un necio inmerecedor de la más mínima porción de ella.

Sin embargo, ahora he sido yo el que se ha permito una pequeña licencia dialéctica, ya que... desde un punto de vista trascendente... ¿acaso alguien os conoce realmente, sabe a ciencia cierta como sois y lo que deseáis...?
Obedeceros no es algo de gran valor en si mismo. Cualquiera puede hacerlo sin siquiera llegar a comprenderos; pero conocer el fondo de ese alma vuestra... bueno, eso si que resulta meritorio, si me permitís el atrevimiento. Y tan atractivo como afirman que es mirar el abismo... sólo que quien sabe mirar ve luz, Yashiko-chan
-respondo con una pequeña pero galante arrogancia masculina a su coqueta confianza femenina, lo que siempre me había resultado un diálogo bastante entretenido en si mismo, y desde luego con ella lo es mucho más.


-Entonces debe de ser verdad eso que dicen de que ésta es la ciudad de la perdición
-replico a Kaoru, si es verdad que la comibnación de mujer y peligro pierde a los hombres, aquí hay a raudales. Y no sólo en la corte, claro. Hasta por una chica de pago se puede perder la cabeza, o alguna otra extremidad. Tsk, eso tiene gracia y no lo ha oido nadie... estúpido Shin.

Respondo con reverencias corteses a todos los que me presenta, vaya a recordarlos o no. Supongo que dependerá de lo finalmente interesantes que me resulten cada uno de ellos... excepto eso tal Akira. Que por cierto es un bonito nombre, incluso para una dama, aunque dibujar caricaturas sea un evidente desperdicio de talento, si es que se tiene alguno para ello.

-¿Apuesta deshonesta? Ah, sin duda ésa sería una gran historia para promocionar el cuadro en los mentideros... Pero "desgraciadamente" nada hay de eso. Además como bien decís, habría sido una necedad retarla en su terreno... es obvio que vos la conocéis muy bien -sonrío con una cierta complicidad, el Doji lleva toda la razón en su interpretación de "como la convencí"
-Pero diré que, cuando le expliqué la idea, su principal queja fue la de no habérsele ocurrido a ella antes... Aunque, no se si es bueno desvelar demasiados detalles si están generando interés como tales, debo reconocer que ella no sabía la posición en la que quedaría retratada hasta el mismo momento de hacerlo, así que vuestra interpretación, Kaoru-san, aunque "fuese" cierta, lo habría sido a posteriori...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Abr 16, 2013 10:46 am

"El verdadero arte no es atraer la atención Koji-san.... sino.... retenerla..."

Te contestó con languido sarcasmo en sus labios.

Yashiko se mueve de manera felina, elegante, parsimoniosa y con un punto descarado de quien sabe que es deseado y se regodea en ello tan sólo un segundo antes de convertir su máscara en hielo.

"Incluso cuando no hay "recompensas" de por medio siempre hay algo que se puede ganar... experiencia, sabiduría. El go y el shogi son perfectos para ello. No se trata de "pura y llana diversión" sino de algo más.

Yashiko te observa a ti y a tus palabras, descaradas en punto justo, exponiendo cosas en ellas más allá de la simple dialéctica.

"Quizás entonces... la siguiente pregunta sería... ¿Quién desea realmente conocer al otro y no disfrutar meramente del placentero engaño que nos da la apariencia?....

Lo que me lleva a pensar... ¿Qué es lo que ves en ello personalmente?"


En una mezcla de curiosidad contenida e incredulidad. En esta ciudad hay cosas muy buenas y muy malas, seguramente en la segunda balanza se haya el problema de ser poderoso, te quieren por lo que eres no por cómo eres.



"Por mucho que mis amigos Escorpiones me puedan luego reprochar lo que voy a decir ahora mismo... ¡¡Ni Ryoko Owary es tan tentadora y te pierde de la manera que lo hace esta ciudad Koji-san, creedme!"

Replicó este en medio de una carcajada bienhumorada.

"No me extraña para nada que me digáis que se ofuscara en no haberla tenido ella! Hace un momento, cuando la vi, le dije que ni en sus versos hubiéramos podido verla tan desnuda jaja

Lo que a ninguno nos extraña es que se ofreciera o que participara en algo semejante, lo que si nos ha causado curiosidad es la relación que habéis forjado en poco tiempo.

Me han dicho que no la conocíais de antes, aunque la verdad, tampoco es que a mi, personalmente, me sorprenda demasiado, por mucho que malhablen de Nozomi-san es una mujer cercana como sólo un bushi puede serlo, nada estirada y muy suya, pero que da gusto estar con ella, después de todo entre tanta seda y cortesía a veces ese punto pseudo cangrejo no viene nada mal ¿verdad?"


Yashiko estaba hablando con su primo de algo a tu lado cuando una hermosa zorro de ojos verdes y curvas despampanantes bajo la seda de su kimono te dijo:

"Soy Kitsune Yaeko, compañera tuya de patrón, hemos estado hablando antes de lo increíble de tu estilo y, aunque esté muy mal que lo diga así, tan de golpe, soy conocida por hacer justamente eso así que...

¿Qué tiene que hacer una chica para desnudarse ante ti?"


Dijo tal cual haciendo que muchos se rieran como si vinieran la broma o quizás no la tan broma, pues Yaeko te sonreía con una mezcla de descaro, broma, quizás probándote y haciendo que de pronto notaras algo en la nuca, o mejor dicho, en el cuello, y un leve vistazo a tu lado te hizo saber que era la mirada de Yashiko.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Abr 16, 2013 9:19 pm

-Sin duda. ¿No dicen lo mismo en la corte, que el auténtico talento no consiste en llegar arriba sino en mantenerse? Incluso sobre el arte lo he oído últimamente. Los ni las diosas no iban a ser menos entonces.
Dicen también que los caminos se disfrutan recorriéndolos, si se tiene la habilidad para hacerlo, ¿pero qué sucede entonces cuando llegamos al destino? ¿Es el éxtasis?
No para mi. La felicidad aparece justo antes de llegar, no después; la culminación en si misma es una conclusión, la conclusión de algo bueno y por tanto decepcionante por necesidad.

¿Así estamos condenados a la infelicidad de dejar atrás las metas logradas? Pues si… Por ese motivo mi “método” es no fijarme metas finales si puedo evitarlo. Si asciendo una montaña evito desear la cima, lo que deseo es subir. Y cuando llego arriba… si llego… desciendo pensando en repetirlo, si ha valido la pena, o busco otra.
La meta es cada paso, cada pincelada, cada mirada…

Así es como trato de retener la atención, pero, claro está, también depende de la “otra parte”… mundo, público, dioses…
No se si eso responde a tu pregunta, Yashiko-san. Ni siquiera si habías hecho alguna
–río con un aire encantador a la vez que descarado. Típico Kakita, siempre lo he considerado así.

-También respeto –añado a su pequeña lista de beneficios posibles incluso de los encuentros amistosos de go y shogi –En el seminario de Notatsu-sensei, por ejemplo, quizás algunos de los que hoy nos hemos enfrentado o mañana lo hagamos, se encuentren en el futuro cara a cara en un duelo a vida o muerte, aquí o en un campo de batalla a cientos de kilómetros.
En ese caso, haber ganado o haber perdido hoy contra ese rival puede cambiar las cosas… Una victoria clara puede generar temor, o una derrota evidente confianza. Ya sean ganadores o perdedores, los que sepan usar eso a su favor tendrán una pequeña ventaja que quien sabe si resultará decisiva.
Por eso cada reto importa
–acabo concluyendo, por supuesto es extensivo a los enfrentamientos intelectuales del tablero de los cortesanos, o a los simplemente dialécticos de un “inofensivo” concurso de sadane.

-Ah, muy buena pregunta. Si podemos disfrutar de las apariencias, ¿por qué descorrer las cortinas del engaño, por qué descubrir que la majestuosa y sobrecogedora Dama Doji que hemos visto sobre el escenario no es en realidad más que una mortal escorpión disfrazada, que el hilo de oro de su kimono es fingido y que la llanura de los Kamis no era sino un decorado?
¿Por qué el ser humano arriesga una y otra vez su felicidad a costa de su curiosidad…? Permitidme un ejercicio de cínica egolatría ahora, ¿por qué molestarse en desnudar a una modelo cuando vestida era hermosa?

Por ambición, sin duda. Como la del antepasado al que se le ocurrió cultivar más arroz del que necesitaba para comer y así comerciar con el excedente. Como la del minero que cada vez que encuentra oro renueva sus fuerzas para seguir rompiendo la roca.
O la del amante para quien cada beso significa la promesa del siguiente. Como he dicho antes, sólo un necio pensaría que la auténtica meta que vale la pena es la del abrazo ya recibido y no la del que aún está por merecerse…

Si has elegido el camino adecuado, obviamente.

¿Qué veo yo, personalmente?
–me río ligeramente al repetir la pregunta. Inusitadamente directa para una cortesana grulla, lo que demuestra un nivel similar de interés, y eso me gusta, de ahí mi sonrisa.
-Pues diré que… veo… algo que, dejando la humildad aparte, debió de ser similar a lo que vio “uno” de mis antepasados en una situación similar… algo que he visto por primera vez “en esta vida” al menos… un buen motivo para ser irracional, Yashiko –explico al fin mirándola a los ojos con una intensidad especial, sonriendo justo antes de bajar la vista como manda la etiqueta, pero ocultando en esa corrección el descaro suficiente como para recorrer al hacerlo la curva de su cuello que se pierde tras esa ropa de corte pretendidamente militar, y cada una del resto hasta el suelo.


-Ahí está la gracia, Kaoru-san. Si yo hubiese retratado lo mismo de ella que ya se veía en esos versos de los que habláis, ¿qué interés tendría una obra que repite a otra anterior?
Lo cierto es que el realismo tan heterodoxo de mi pintura es deliberadamente contradictorio con el hecho de que me permito el lujo de modificar artificialmente lo que sería visible en la realidad para que en el lienzo los árboles si dejen ver el bosque
–una explicación algo más concienzuda, al menos estilísticamente, que lo que venía haciendo hasta ahora esta noche, ya que Kaoru, si tiene el talento que se le otorga, quizás entienda mi punto de vista mucho más allá de un simple kimono más o menos, pues es un concepto común a casi cualquier disciplina artística, diría yo.

-Así es, no la conocía antes de haber llegado a esta ciudad. La verdad es que no me había parado a analizarlo, pero es un argumento muy interesante el vuestro, Kaoru-san… Seguro que la dama Kotoko-sama lo compartiría sin dudarlo –sonrío ante esa idea de que Nozomi sea “mi Kuronuma”, al menos hasta cierto punto no tan adictivo como en la hydra.

-Es un placer conoceros, Kitsune Yaeko-san. Gracias por lo que me toca –respondo amablemente. ¿Será ésta la mayor de las hermanas Kitsune cuya idea no hizo “demasiada” gracia a Yashiko al nombrarlas?

Su pregunta final me saca de dudas. Sin lugar a ellas -¿Para desnudarse ante mi? Pues… lo mismo que ante cualquiera, Yaeko-san; quitarse la ropa –respondo con el mismo toque de mezcla entre el descaro y la broma.
Y la no tan broma, porque para mi hay una cierta diferencia entre la trivialidad de un desnudo cualquiera y el de uno por el que sienta la necesidad de pintar e implicar al arte.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Abr 17, 2013 1:28 pm

"En la corte no puedes disfrutar el camino, porque no sabes hacia donde vas y si vas bien, sólo la "toma de cumbre"... luego... luego más que disfrutar hay que estar alerta para no caer montaña abajo dando vueltas y tumbos."

Te dijo esta con una sonrisa de medio lado.

"No... no era una pregunta como tal, pero me sirve lo que decís y no sólo por la información que dais sino también por la forma.... las formas son siempre importantes..."

Añadió con una sonrisilla divertida.

"Claro que cada reto importa, de hecho en la corte es igual que en el dôjo, quien no se toma en serio cada reto no consigue el respeto de nadie sino que atrae a otra clase de personas..."

Y al autodestrucción...

Yashiko te prestó atención a tus palabras de una manera diferente, de una manera que cuando te miraba, sin Benten ni nadie de por medio el mundo se desdibujaba entre los dos y es como si que pudieras ver un brillo en ella, en ti, en los dos y entre los dos, como si realmente pudieras ver de todo lo que te habían hablado y por tiempo no habías creído. Más allá del amor de una vida... más allá de la comprensión de una vida...

Una media sonrisa, un brillo extraño en sus ojos, un rubor que no quiere aparecer y una exhalación que no empieza. Yashiko te miró a los ojos más allá de tu y de ella y no añadió más.

Sólo una sonrisa.
Simple.
Pero única.



"Justamente hablaba de eso, lo que más me gusta del cuadro es lo "inverosimil pero a la vez creíble de todo este y el super realismo de la pintura"

Mi madre siempre dice que la falta de imaginación es la crea el sentimiento de "imposibilidad"... Y creo que esta, justamente, es una muestra de ello."


Te dijo Kaoru.

Luego este rió al nombrar a Kotoko y te dijo:

"Si, ya se os apuntan varios tantos! Y yo sólo puedo preguntarme si tenéis más horas al día que los demás o la gente inventa demasiado."

Bromeó este con los ya rumores acerca de tu persona y las mujeres que te rodeaban...

Tu respuesta a la zorro hizo que todos, incluida esta se rieran y bromearan, mientras la zorro añadía:

"Pintor polémico y galán, van a tener que empezar a aprender modales, chicos, o el nuevo nos va a tener ocupadas con él."

A lo cual hubo de nuevo más de una risa y broma al respecto en un aire distendido incluso para palabras tan directas como aquellas.

"Soy Yasuki Ginko, patrona de tiendas de cósméticas y aficionada al arte. Se presentó una Grulla de aspecto recargado y sonrisa aviesa ¿Tenemos ya más de una pieza? Aquí no hemos parado de hablar de que una apuesta tan arriesgada va seguida de nuevos movimientos hasta convertir a la lanza en reina, de por seguro, ¿verdad? Una partida de shogi no se gana en un movimiento.

Y si es así, más allá de todas las que se le van a ofrecer, seguro que ya habéis pensando que tenéis que cambiar de modelo de clan ¿verdad?"


Alguien por ahí añadió "Mira Aoi, tu oportunidad" refiriéndose a una preciosa Escorpión que estaba cerca de la Yasuki.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Abr 18, 2013 12:46 pm

Out: Qué mona la Yashiko ^^o)
Me ha encantado el post, sin duda!!
IN:

-¿Entonces hasta que no eres nombrado Campeón Esmeralda no puedes disfrutar de ninguna pequeña satisfacción? –pregunto con algo de socarronería, pero del tipo que sirven para invitar al interlocutor a la diversión que supone, nada de burla.

-Ah, los cortesanos siempre siempre atentos a sacarle partido a cada palabra dicha –bromeo ahora, fingiendo temer esa información dada.
-Como grulla, adoro las “formas” como el que más –replico con descaro dejando volar un vistazo rápido y aparentemente casual, deliberadamente nada casual, a la forma de su silueta femenina.
-Yo diría que son reveladoras, en eso coincido plenamente con vos, mi señora –sonrío como un perfecto caballero.


Tras sentir aquel brillo, pues ni siquiera podría asegurar haberlo visto a través de los ojos y no directamente de una parte más profunda del ser, permanecí mirando todos esos matices en la dama Doji. Su mirada, aquella sonrisa, el atisbo de su alma… y en todo aquello me costó volver a ser consciente de que el resto del mundo seguía ahí, y que no estábamos solos en el universo.

Esbozo yo una sonrisa, cautivado por la más hermosa que he visto nunca. Si todo lo vivido me hubiera servido sólo para llegar hasta aquí, ahora pienso que habría estado bien empleado.

Sin duda tengo que retratarla con esa sonrisa, pienso decidido, así que espero ser capaz de volver a hacerla aflorar… pese a que estoy seguro de que no podré olvidarla nunca.


-Una opinión muy acertada en mi opinión, Kaoru-san. El arte requiere de libertad para existir, aunque la mente humana rechace el caos por naturaleza, debe comprender que el arte nace en otro “mundo” y por tanto las leyes humanas no son aplicables.

Polémico pero cierto, como este cuadro
–concluyo con una sonrisilla elegante.

-En esa dualidad, apostad sin duda por lo segundo, amigo mío –río con desenfado. Solo entre esas dos posibilidades claro.

-Demasiada atención es tan peligrosa como demasiada poca… Aunque los Kakita aprendemos a sobrellevar mejor lo primero –respondo ironizando con “pesarosa resignación”

-Es un honor, Yasuki Ginko-san… Acertada reflexión sin duda. Actualmente éste es el único cuadro acabado, pero tengo algunos más en mente, unos “bien definidos”
–con cara y todo, quise decir -y otros no.
Tenéis razón, podría pintar toda una serie protagonizada por Nozomi-chan, si la convenciera, o en todo caso limitarme a las bendiciones de Benten sobre mi propio clan… pero sin duda eso podría causar malentendidos sobre el significado global de la obra.
Así que, sin duda, el discurso debe extenderse algo más allá… De hecho, tengo una “cita de negocios” de esta índole artística para mañana… y no puedo desvelar su identidad porque sería imprudente antes de conseguir algo que merezca la pena, y en todo caso ese anuncio corresponde a quien me patrocina… pero por si os interesa, puedo decir que no es grulla… y que está en esta sala.
Y el nuevo día dirá si la inspiración ha resultado efímera o no
–sonrío sin más detalles. No era elegante hablar de Soshi Satomi antes de tiempo, porque cierto es que el cuadro debía convencerle a ella en primer lugar y eso no lo garantizaba el de esta noche, pero considero que la idea de mirar a su alrededor en busca de la posible modelo puede generar cierto interés entre los artistas, y eso es... bien, interesante para mi.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Abr 19, 2013 11:12 am

OUT
Las tsunderes son las mejores (frías y calculadoras por fuera calientes y pasionales por dentro XD)
IN


"Ni entonces, porque seguro que hay quien te quiera quitar el puesto. ¿Descansar? ya lo harás en el Meido, no seas vago juju"

Bromeó esta.
Luego te miró con suspicacia como si "te concediera" lo que dices pero sólo porque esta así lo quería y al final dejó una media sonrisa divertida por las vaguedades e indirectas de tus palabras y miradas.





"Para mi el arte es el período de entrevelo, saliendo del Yume-Do hacia el Ningen-Do, un espacio que no puede ser bien definido y que no sigue las reglas de ninguno de los reinos y que no puede ser apreciada conforme a esta."

Dijo de una manera más elocuente y profunda de lo que aparentaba el carismático Kaoru haciendo que más de uno le alabara por sus palabras.

"O quizás los malentendidos es lo que muchos desean ver."

Te anotó Ginko.
Muchos al oir tu insinuación de que ya tenías en mente lo siguiente cuchichearon nerviosos de oir algo que sabían que no haría, eso hizo que Kaoru riera y te diera una palmadita en el hombro:

"Ahora SI que vas a hacer que especulen y se creen rumores jajaja Chico listo jaja"

Una preciosa mujer, quizás de las más hermosas que jamás hubieras visto (y fíjate donde estabas) de enormes ojos verdes, pelo castaño rojizo y kimono del Escorpión, la que tu ya conocías como "Hanasori" Shosuro Hatsuyo, que se encontraba presente intervino diciendo:

"Pero dejad que se exprese como desee, los moldes cerrados no sirven para las almas libres, no se trata de ser una cosa sino de ser nosotros y todo a la vez

¿Verdad Koji-san? Seguro que vos me comprende bien, seguro que muchos habían pensando etiquetar vuestro arte como "marcial" o "de un bushi"... Así que quiero felicitarle por... darles con elegancia en la cara con sus presuposiciones y prejuicios."


Y te sonrió con una claridad, luminosidad y dulcura que jamás nadie diría que algo tan bello y puro (al menos lo que se veía) pudiera ser Escorpión.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Abr 21, 2013 8:02 pm

Son las mejores... mientras estén de buen humor, jejeje
In:

-Así es... En mi opinión resulta evidente que, al igual que los sueños viven en un mundo distinto al que podríamos llamar “real”, también el arte posee esa clase de naturaleza ajena a lo físico, y sin embargo incuestionable.
El objeto no es nada sin una interpretación emocional y es entonces cuando adquiere entidad en ese espacio entre mundos del que habláis, Kaoru-san. Por eso yo siempre he pensado que la indiferencia es la única crítica realmente mala.

Obviamente nuestro mundo tiene normas, y nuestra sociedad leyes, pero pretender que el arte, que no pertenece como tal a uno ni a otro, las cumpla del mismo modo, es utópico, cuanto menos
-añado para explicar aún de un modo más evidente la diferencia sustancial entre un desnudo real y uno retratado, como negación de lo inmoral de este último como si acaso tales juicios pudieran extenderse a los sueños, al tengoku o al jigoku.

-No me importa demasiado que los espectadores de mi arte vean malentendidos en la obra... pero sólo los que yo quiera que vean -replico con un gesto levemente sonriente, cómplice a la Yasuki. Cuando el arte deja de ser canónico el debate es inevitable, pero hay cosas que me interesa más que se debatan y otras menos, y la cuestión de las rivalidades entre clanes está en la segunda categoría.
Ni siquiera lo fortuito debe dejarse sin prever cuando algo realmente importa.

-La sana expectación es una virtud para una serie que comienza... Además si de todos modos los rumores eran tan esperables como la nieve en invierno, mejor que me sirvan para tomarle el pulso a aquello que me interese -le digo al Kakita mientras el resto intercambia opiniones al respecto. Los cuchicheos pueden aportar cierta información sobre el sentir del grupo, ya que entre los vaticinios insersibles suelen mezclarse útiles anhelos subjetivos. Es interesante conocer lo que el grupo espera de uno mismo, para lo bueno o para lo malo.

-Shosuro Hatsuyo-san, es un placer volver a veros
-saludo elegantemente recordando haberla conocido en los jardines de las embajadas, pero no esta mañana sino ya ayer cuando paseaba y me topé con ellos sin saberlo siquiera.
-Por descontado que os entiendo, hay demasiadas personas que han hecho de los prejuicios una forma de vida, y ya no pueden dejarlos nunca al margen…
Pero no se si aún he convencido a todos, como decís. Estoy más o menos seguro de que más de uno pensará que este cuadro “sólo” es posible desde la idea de que tanto Nozomi-san como yo somos bushis, la negación de la feminidad de las samuraikos y todos esos tópicos…

Es evidente que soy bushi, y grulla, así que mi visión es subjetiva, pero etiquetarla como decís es simplemente una manera de negarse el atrevimiento de hacer la reflexión que trato de proponer; una excusa.
Pero incluso eso tiene sus ventajas… es algo que podré “evolucionar” en sucesivas obras negando esos prejuicios uno por uno, como un debate silencioso
–eso era otra pista para quien hubiera escuchado, el próximo no sería el retrato de otra bushi.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Abr 22, 2013 10:29 am

"¡Cuánta razón tenéis en eso de la indiferencia! A mi me llovieron las críticas cuando "rehice" el obsoleto concepto del enka y lo mostré de otra manera y sabéis qué, que esas críticas negativas sólo hizo que tuviera más fama, más adeptos y que al final esa "música infernal" de la que me acusaran fuera más que una moda pasajera juju

Yo siempre he dicho que los que más te quieren son tus "odiadores" porque al contrario que los demás ellos no dejan de pensar en ti ni en un momento, y eso, salvo de mi madre, no puedo decirlo de nadie más jajajaja"


Te dijo Kaoru.

"Que no os importen los rumores, sean de la clase que sean, Koji-san, en esta ciudad nadie es nadie si al menos no le han sacado unos cinco amantes jajaja"

Bromeó este desahogadamente.

"Si os sirve de "consuelo" nunca van a dejar que os quitéis la etiqueta al cien por cien."

Bromeó esta con el hecho que aún te quedaba muuuuucho por demostrarle a los más escépticos, y que al final se trataba de quien no quiere ser convencido y ver la verdad, pues no la verá. Así de simple.

"Yo creo que habéis usado la etiqueta a vuestro favor, Koji-san, no sé si lo habéis hecho a posta, pero el hecho que la primera modelo, si es que tenemos serie, sea Nozomi-san y el cuadro y su temática hace que muchos que adoran las etiquetas queden atrapados en sus propias artimañas después de todo...

¿Por qué alborotarse tanto por el cuerpo "de un hombre"? ¿Verdad? Ni que fuera una mujer...."


Sonrió esta de medio lado.

Una mujer alta, muy atractiva, de ojos felinos y piel pálida que constrastaba con su cabello muy espeso y negro, grulla, habló entonces:

" Soy Kakita Bara, nieta de O-Togue-sensei... Me preguntaba cómo es que no te hemos visto más por los "lugares de los artistas" está claro que eres un bushi y lo revindicas, pero también me queda claro que tu pincel es diestro y no me suenas de Kyuden Kakita ni de haberte visto en la ciudad... así que... quizás deberíamos convertirlo en ¿Cuándo una unión formal a nuestra pequeña comunidad?"

Los artistas eran como un gremio en si mismo, separados de la corte pro muy unidos a este... seguro que era más que oro todo lo que relucía, pero para empezar tenías que admitir que ofertas para unirte no te faltaban y hermosas razones había...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Abr 22, 2013 9:17 pm

-Es justo por lo que hablábamos... cuanto más tratas de apretar un puñado de arena en la mano para mantenerlo, más rápidamente se te escapa entre los dedos. El auténtico arte es incontenible, los cánones son la respuesta de quien no comprende esta naturaleza.

Pero hay "amores" que matan
-bromeo en respuesta a la opinión de Kaoru sobre esos detractores; es cierto que en su mayoría generarn publicidad gratuita, pero hay casos, individuos en la corte, que si tienen que pensar en ti mejor sea bueno, y si breve dos veces bueno.


-Amantes, ¿neh? Bueno, supongo que dadas las circunstancias, mi obra puede dar facilidades a eso... Sería un poco aburrido si sólo se refirieran a amantes, espero que los mejores rumorólogos del Imperio no me decepcionen en ese sentido, ju -río con cierta despreocupación, aunque en el fondo se que no me conviene mucho de cara a Yashiko que me tomen por uno de esos Kakitas estereotipados de conquista tan fácil como escasa memoria.


-Yo diría que eso no es malo del todo, Hatsuyo-san. Es un punto de partida como otro cualquiera... Se le puede sacar cierta ventaja mientras dure el efecto mayoritario, y luego ignorar sin más -como imagino que habrá hecho ella misma con todos los que aún siguen esperando encontrar escorpiones venenosos correteando bajo sus pies en sus jardines.

-Que habrá serie estoy seguro, otra cosa es que, como este cuadro, el resto tenga la buen fortuna de pasar también los filtros adecuados -replico con un ligero gesto cómplice. -Es un cuerpo de bushi, pero podría ser el de una mujer, podría haber comenzado por ello o incluso haber retratado a Nozomi-san en una postura deliberadamente "femenina", ¿pero por qué quemar etapas tan deprisa?
En mi opinión esta serie debería ser todo un discurso, y los argumentos deben ofrecerse de manera ordenada... después de todo los grullas somos amantes de la retórica.

Es bueno que ahora se hable del desnudo de "quien no es mujer", así para la próxima vez podrá hablarse de quien si lo es, o de quien lo es menos todavía... o de quien vuelve a serlo. Y muchas de las opiniones formadas esta noche quedarán en un interesante limbo, y para bien o para mal, evolucionarán. Así las emociones que esta propuesta transmita no se estancarán en la repetición sino que estarán sujetas a un dinamismo que espero lo haga todo más interesante.

Ésa es la idea, al menos
-añado sonriendo cortésmente amable. Nozomi, la dama Soshi, la hydra o la Matsu... si consiguiera una serie así, cada conclusión podría ser contradicha por la siguiente obra. Eso mantendría el interés, y cumpliría bastante bien los objetivos iniciales de todo esto.
Ahora sólo se trata de que no acabe por cumplirse el cuento de la lechera, así que sólo tienen sentido pensar en el próximo paso, no en el último.


-La verdad es que sólo llevo en la ciudad... hum, cuatro días, Kakita Bara-san, así que es lógico no poseer ningún reconocimiento previo... Oh, aunque ayer si tuve la suerte de que Su Majestad Madre gustara de un haiku improvisado, pero no es mi especialidad.
En cuanto a Kyuden Kakita, mi dedicación allí era la espada en cuerpo y alma. Tengo que reconocer que pintar para mi era más una especie de liberación privada que no una actividad que esperara proyectar al exterior; aprendí en el seno de mi familia, mi señora madre si es artista de profesión, y... bueno, investigando por mi cuenta.
En realidad, no fue hasta que llegué a Otosan Uchi que consideré siquiera hacer una propuesta en público, después de tener la suerte de visitar la galería de la residencia Higshikawa.

A partir de este momento, quien sabe. Mi tarea principal sigue siendo la senda de la espada... pero quizás pueda compaginar cierta alternancia. Después de todo, esa curiosidad de investigación y aprendizaje personal ahora no me permitirían ignorar toda la cultura artística y filosófica que late en vuestra comunidad, mi señora Kakita
-asiento inclinando la cabeza con unos modales cuidados y exquisitos, algo marciales para escenificar ese toque de exótica lejanía marcial, pero grullas pese a todo, claro.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Abr 23, 2013 4:38 pm

"pero para "que no maten" los Kamis inventaron los patrones ¿verdad Yashiko-san?"

Yashiko rió ante eso y le replicó:

"Te aseguro que eres la persona de la que menos me ha dado pena no tener el contrato, Noriko-sama se va a ganar la santidad contigo."

A lo cual Kaoru rió.

"Siempre empiezan por los amantes, luego pasan a cosas menos obvias."

Te dijo Yasuki Ginko como si "te advertiera"... con un susurro final en su voz.

"Lo que para mi demuestra, sin duda, es valía y una mente fría y dedicada como otros no tienen que demostrar."

Te dijo la Escorpión Flor pareciendo hablar de su propia vida, aunque no como autoreconocimiento, sino más bien como lección aprendida.

"Oh si, cielos, no gaste sus argumentos de primeras, estamos ansiosos de ver el discurso pictórico que va a dar y ver cómo cala en la sociedad, en quien si y en quien no y lo que supone o podría suponer... dependiendo de "lo inspirado del discurso"."

Te dijo Hatsuyo.

"Eso era lo único que sabíamos de vos."

Te dijo Bara acerca del haiku.

"Creo que incluso más de uno intrigado ha buscado infructuosamente más de vos."

Rió como si supiera de algún caso en concreto haciendo que más de uno sonriera.

"Pues tened cuidado, esta ciudad inspira mucho a los bushis, tanto que algunos son más conocidos por sus artes que por su espada, y no trato de sonar grosera, por ejemplo todos sabemos que Guren-sensei es un gran bushi, pero si puedo ser un poco sincera, creo que lo que más colas crea en su escuela es su técnica, pero para con el pincel, no su espada juju

Eso no es nada malo, sin duda, yo, particularmente, estoy convencida que él entiende mejor que nadie el significado de la espada, después de todo no creo que alguien que escribe dicho kanji de una manera tan sublime no tenga el alma llena de esta."


"Lo siguiente son las fanáticas, Koji-san, creéme."

Dijo de pronto Kaoru riéndose.

"Grulla, bushi, apuesto y pintor, vas a tener serios problemas en la ciudad para que no te monten algún escándalo, bien es sabido que en esta ciudad hay mucha........ amante excesiva del arte y de los artistas."

Y comenzó a reír mientras más de uno lo hacía. Algo que vistes de reojo que no le hacía nada de gracia a Yashiko... pues te daba toda la impresión que era cierto...

¿Celos de nuevo o previsión de problemas a la vista?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Abr 24, 2013 5:37 pm

-Buf, yo no creo que pueda haceros santa, Yashiko-sama... -lamento con cierta retranca divertida -Pero veremos hasta donde llego -añado con una perfecta sonrisa de buen chico que sólo quien me conozca reconocerá sarcástica al final de las comisuras de mis labios, pues ese "veremos hasta donde llego" aspira a mucho de la Doji, pero no precisamente su santidad.

-¿Acaso hay algo menos obvio en estos momentos que el amor? -pregunto encogiéndome de hombros con elegancia, y no sólo lo digo por esos sentidos que habitan el lado oscuro de aquel.
De todos modos tampoco podré alimentar tantos rumores como habría podido, pues el muy polémico paso que sería retratar deliberadamente a mujeres de clase baja ahora es casi imposible por el odio visceral de Yashiko hacia quienes estarían mejor dispuestas a servme útiles tanto para posar como para polemizar.
En fin, siempre podré retratar a Doji perdiéndose en el mar con las mismas pertenencias que llevaba al nacer y ganarme una muerte lenta y dolorosa atado sobre un brote de bambú.

-Y dependiendo de quien lea qué, me temo. La subjetividad a la hora de valorar una propuesta como ésta puede resultar crucial; quien había comprendido lo que realmente deseo mostrar en este cuadro, por ejemplo, ¿valorará del mismo modo la imagen de una modelo "conocida", para bien o para mal? Grullas o escorpiones, imperiales o heimins, amadas o detestadas... ¿hasta qué punto los prejuicios no dejarán ver el bosque? -eso por supuesto es un halago evidente y honesto hacia Yashiko, teniendo en cuenta quien era Nozomi como modelo del cuadro que ella misma decide patrocinar.


-Se que no es mucho -replico sobre el haiku -A fin de cuentas todos inspiramos y espiramos miles de veces al día, así que es inevitable que alguno de vez en cuando suene bien. Yo sólo he tenido la fortuna de unir eso al momento adecuado -sonrío con algo de sorna encubierta, no por humildad sino por no valorar demasiado ese tipo de poesías lapidarias.

-Cielos, espero que no hayan encontrado nada
-respondo siguiendo su risa.

-En una corte siempre hay más posibilidades de desenvainar un pincel que no una espada... Pero si me lo permite, le diré que en mi opinión el motivo por el que muchos duelistas practican artes relacionadas con el pincel es porque en realidad... no hay demasiada diferencia entre el manejo de ambas disciplinas. Al final "todo" consiste en aprender a focalizar tu chi hacia algo inminente pero inexistente aún, un trazo de una u otra herramienta, hasta conseguir que, dicho de un modo poético, sea ese propio chi quien golpee, quien se proyecte actuando sobre lo físico de un modo tan perfecto que una simple mano adiestrada no habría llegado a alcanzar jamás.

Claro, eso no sirve de nada sin conocer la técnica apropiada, y una y otra ya no son iguales en eso... Como tampoco lo son la de la caligrafía y la de la pintura que yo propongo, por otro lado.


Lo de los kanjis es otra cosa en mi opinión, una que me guardo. No comprendo qué tendrá que ver seguir la espada con escribir bien ese kanji... ¿o acaso sólo puedes llegar a escribir aquello que eres? ¿Un escorpión nunca podrá dibujar "honor" ni una matsu "inteligencia"? Una visión demasiado plana del ser humano para mi gusto.

A Yashiko, tan previsora siempre, le cuesta verle la gracia a las dificultades. En eso sigue siendo el mismo general, ju... -No se qué deciros, Kaoru-san, dada mi serie yo, a diferencia de otros, puedo pintar abiertamente cualquier supuesto escándalo y retratar el auténtico cariz de unos y otros.
De todos modos, para ser honestos, tenía la esperanza de que a mi me sucediera algo más parecido a la leyenda sobre el gran poeta duelista Rezan
-bromeo finalmente, recordando esas historias del mediocre artista y excelente espadachín capaz de retar a cualquiera que criticara su obra, de modo que nadie se atrevía a hacerlo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Abr 25, 2013 9:49 am

"No me santifiques pero no me conviertas en asesina."

Te replicó esta con sorna y con una sonrisilla malvada como si dijera "todo bajo mi control o..."

"Si lo hay que alguien me lo explique."

Asintió Kaoru a tu pregunta retórica o no tanto.

"Si me permitís decirlo, Koji-san, creo justamente que parte de lo crucial de vuestra obra es el hecho de dejar al que lo vea juzgarla de acuerdo no sólo con lo que piensa sino con la sociedad, vivimos en ella, somos parte de ella... y me parece un golpe muy acertado el vuestro hacer que esta misma, que puede devorar a cualquiera si no le es útil, sea ahora en cierta manera la que os proteja y ayude, pues está claro que habéis puesto un punto de inflexión en este estilo pictórico haciendo que si es aceptada por la mayoría, o al menos por "la mayoría que importa" quien vea pecado en la obra estará reconociendo que en él habita el pecado que ve."

Te dijo Hatsuyo, y al final añadió una sonrisa de un "bien jugado."

"Pues yo creo que es justo te replicó Bara con lo del haiku ¿Pues no es acaso la magnificencia del haiku la inspiración de un suspiro? Lo magnífico de este es que todos podemos ser tocados por esta inspiración pero sólo los verdaderos artistas del haiku, como Nozomi-san, pueden hacer de ello una profesión debido a su "melancolía poética"."

Los artistas comentan tus palabras de las artes con los bushis, parecen interesados y complacidos por tu respuesta entre sus murmullos de aprobación y sus asentimientos espontáneos.

Kaoru rió ante tu comentario de Rezan y asintió.

"Pues mira! No sería mala idea jaja lo que pasa es que hay que ser muy engreído, es decir, muy Grulla, para estar dispuesto a retarte con cualquier loco, que hay mucho suelto, que malhable de tu obra, pero sería digno e ver sisi jajaja"

"No le deis malas ideas Kaoru-san! Que se sabe bien que la desgracia nos puede caer tras cada esquina!"

Le reprendió la Kitsune presentada como Yaeko, a lo que Kaoru se "disculpó" mientras se reía y añadió:

"De todas formas todos bien sabemos que esa idea sólo traería a más de un interesado en una filosofía de "protección semejante"....."

"No creo que Seto-san hiciera eso."

Le replicó de pronto Yashiko.

"No, no lo dice por él, Yashiko-san, lo hice por mi Nanaki."

Rió entonces Hatsuyo hablando del consabido y pasional prometido de la Escorpión Flor.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Abr 25, 2013 8:18 pm

Le sonrío a Yashiko como toda respuesta, mostrando las manos extendidas tal como se hace ritualmente cuando un duelista concede la victoria a su rival antes de desenvainar soltando la empuñadura, o, en el caso de nuestra técnica, retirando la mano del "regalo" de este modo.

-La semilla de cualquier novedad requiere de caer en las circunstancias adecuadas para germinar. Como bien habéis notado, la perspectiva de la propuesta aquí presentada no es tan unidimensional como pudiera parecer; no se trata sólo del desnudo... sino del desnudo y la sociedad, de lo que aceptamos dándolo por hecho y por qué.
¿Es esta imagen algo que puede hacer plantearse sus prejuicios a un espectador sobre lo que es bello y lo que no? Por supuesto, debería pues es su función, pero también puede hacerle pensar sobre la moral misma, sobre los gustos y los cánones generales. También sobre esto hay prejuicios, y también pueden debatirse...

Quien diera por hecho que esta escena es pecaminosa como conclusión individual tendrá luego que enfrentarla a aquella que importa, como habéis dicho, como un investigador que debe rehacer sus hipótesis... Lo que le puede llevar a "conflicto" no sólo ante la imagen sino ante la opinión misma.

Bueno, al menos dicho de un modo algo filosófico, ju
-bromeo con el tono tan retórico de mis argumentos -En el fondo, el mío, también tenéis razón; la temeridad requiere de cierto control para convertirse en éxito, sin ello no es más que una estupidez, y eso no tiene mérito apenas -dicho de un modo más práctico.

Me encojo de hombros con sonriente elegancia ante la réplica de Bara, sin volver a insistir en mi suerte ni negar de forma poco cortés, le doy la razón abiertamente incluso opinando para mi mismo que no le falta verdad. aunque siga pensando que la verdadera poesía es algo más que un suspiro de versos enclaustrados en una serie cinco, siete y cinco con yuxtaposición. Demasiado canónico para mi gusto.


-Cada farolillo de luz atrae a unos espíritus distintos
-contesto con una leve sonrisa resignada, dando por implícito que en esta ciudad si destacas siempre acudirán individuos dispuestos a retarte de un modo o de otro, para robarte esa luz. Con espada o pincel, con razones o sin ellas, la diferencia al final no es más que formal.

-Ése sería otro debate, Hatsuyo-san. Interesante también, dada mi naturaleza de bushi, pero distinto. Crear un argumento, artístico en este caso aunque serviría de cualquier otro tipo, mientras que fuese deliberadamente malo y defenderlo como bueno por la espada... ¿al final acabaría siendo aceptado como lo segundo? ¿O la violencia necesaria desencadenaria inevitablemente una sucesión de duelos infinitos, como el rechazo instintivo de un animal salvaje a ser domesticado?

Pero como digo, no creo que sea el momento propicio para algo así, y en todo caso desviaría la atención de mi propia obra, así que... me temo que la filosofía de que el único combate válido es el combate a muerte de Nanaki-san y otros, no tiene cabida en mi ánimo ahora mismo, Kaoru-san
-acabo rechazando la exageración de mi propia broma inicial yo mismo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Abr 26, 2013 10:53 am

"La locura de la genialidad está a tan solo un paso ¿verdad?

Igual que la derrota del éxito, en parte el arte vive de esa línea divisoria que separa la gloria de la nada, y es parte del motivo de la "obsesión" de los autores con sus obras y lo que impulsa a avanzar. ¿no creéis?"


Dijo Hatsuyo.

"Al final usar la espada más que la aceptación del arte como algo personal terminaría siendo por la imposición personal...

Da igual que los dioses ampararan la mano del que defendiera su obra, el arte es uno de los pocos reductos que empiezan con inspiración divina pero que son materialmente del hombre, por lo que sería injusto e inadecuado desde mi punto de vista que fueran los dioses los que terminaran con el proceso de digerir la obra y añadirla a nuestros gustos o no...

Eso mismo le digo a mi prometido."


Bromeó la Escorpión.

"Bueno, Koji-san, me han dicho que además de artista tu trabajo principal es de yojimbo, ahora que la fama te ha llegado.... ¿ya andas debanándote los sesos en cómo compatibilizar ambas "profesiones" o piensas dejar la apertura de tu propia galería, como quien dice, a terminar tu trabajo de bushi en la ciudad...

En cuyo caso... ¿Veríais factible quedaros en la ciudad una vez acabada vuestra obligación y dedicaros más al arte o quizás eso es demasiado para un samurai entregado a la espada?


Te preguntó kaoru. Yashiko te miró de reojo como si dijera "si, eso, cuáles son tus planes de futuro..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Abr 28, 2013 12:39 pm

-Depende, Hatsuyo-san. Las obsesiones son intrínsecamente peligrosas, pues tanto pueden aumentar el susurro de las musas como hacerlo aún más inaudible. El artista que sabe que sus antepasados están mirando cada una de sus obras, y que van a ser éstas las que decidan si su propia existencia ha valido la pena o no para el universo, no va a encontrarse en una situación sencilla si sólo admite la gloria en vida como éxito.

Hay otras formas de éxito, como ser fiel a una idea de la que se está convencido, aunque la crítica contemporánea la rechace, ¿pero no hemos visto acaso otras veces como un artista no conseguía la gloria del reconocimiento hasta mucho tiempo después de su muerte, cuando antes de ésta se le había negado?

En ese sentido, yo diría que los artistas vocacionales pero no profesionales tenemos cierta ventaja, ya que, como yo digo, no necesitamos "vivir" de nuestras obras. Oh, por supuesto es un uso del plural en primera persona demasiado atrevido por mi parte, pues en realidad estaba pensando en autores como Nozomi-san o Seto-san, con los que lo único que tengo en común, de momento, es ser bushi de escuela, no artesano.


Explico argumentando la cuestión con un intento de resultar claro, pues no digo que los artistas de nacimiento tengan menos talento ni éxito, sólo que éste puede llegar a obsesionarles con más facilidad, y la extremada sensibilidad espiritual que conforma el alma de un artista hace el resto para que caigan en la depresión y la desesperanza con mayor probabilidad que el bushi que de todos modos asume con tranquilidad que quizás ni siquiera sobreviva a la siguiente estación de guerras sin sentido.

-¿Pero todos los espectadores aceptan o rechazan las obras de arte de un modo personal?

Para mi lo interesante de teorizar sobre algo semejante no es inmiscuir la voluntad del chi universal en la aceptación del arte, sino demostrar la certeza o no que de todos modos la mayoría de individuos renuncian a hacerlo ellos mismos y se conforman con hacer suyas, muchas veces sin comprenderla siquiera, las opiniones de unos pocos, ya sea por ser considerados maestros, por cargos políticos, por una retórica sobresaliente o naturaleza divina, claro.

Teniendo eso en cuenta, añadir a esa lista la habilidad superior de un espadachín en realidad no sumaría apenas nada más de lo que ya había.

Si la hipótesis era cierta, claro
-añado sonriendo sin demasiada trascendencia.


-Mi trabajo es únicamente la espada, Kaoru-san, en este caso como yojimbo de la dama Kamoko-sama. Eso es lo que soy, bushi. Mi faceta de artista sería más bien... el equivalente a un romance, un enamoramiento de algo ajeno a uno mismo. Pero que a la vez notas que siempre ha estado ahí... esperándote, o yo esperando.

¿Comprendéis lo que quiero decir, Kaoru-san?
-pregunto algo dubitativo, pues quizás los argumentos han sido demasiado poéticos, pero no he podido evitar plantearlos de ese modo pues considero responde mejor que ningún otro a la cuestión.
Incluso tiene gracia aceptar la idea de que, como en un romance, nunca sabes si va a acabar bien o mal, pero eso no te importa cuando lo sientes.

-Tampoco diría que la fama me ha llegado. Un día de lluvia no hace océanos
-bromeo riendo elegantemente. Aún tiene que llover mucho más para eso, y entonces veremos.

-De todos modos, es una cuestión interesante, claro. No creo que necesite una galería propia, al menos mientras Yashiko-san siga soportándome, puedo utilizar la suya... Además dudo que yo pudiera llenar una propia.
Una patrona como ella ya hará todo ese tipo de cálculos de compatibilidades y oportunidad por mi, ¿no es cierto, mi señora Doji?
-sonrío con un tonillo divertido, insinuando que yo sólo pretendo dedicarme a pintar lo que sea que me inspire cuando eso suceda, así que todo el trabajo profesional que eso lleva asociado si se pretende algo más que colgarlo en mi propia pared queda para la marchante.
Aunque el talento para el "cálculo" de ella es soberbio, obviamente no es éste el motivo principal para preferir quedarme con Doji Yashiko, pero ése me lo reservo para mi, claro está.


-Oh, también en la capital hay espacio para las espadas
-sigo sonriendo ahora, pero de medio lado, afilando el gesto -Para seros honesto, cuando llegué aquí no tenía intención de quedarme más que lo necesario... Pero ahora, mentiría si dijera que no he encontrado motivos para quedarme. El enamoramiento, como he dicho antes del arte, es un "viento divino" que de pronto comienza a inflar tus velas y arrastrarte sin que sepas a donde... pero por algún motivo incrustado dentro de tu propia alma, quieres averiguarlo, ver ese destino, aunque no sepas si son rocas o una playa virgen...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Abr 30, 2013 10:17 am

"Bueno.... hay quien dice que la obsesión en el mundo del arte es un caballo no domado, fuerte y capaz de llevarte donde otros nunca podrán si puedes domesticarlo y usarlo en tu beneficio..."

Te señaló esta. En cierto modo eso y el excentricismo iban muy de la mano, sino sólo había que ver a Sho-sensei...

"Pero tenéis razón, la tranquilidad de base con la que partís los artistas como vosotros es una ventaja a vuestro favor, en parte y otras veces un detrimento... "

Como por ejemplo no dedicarle las mismas horas al arte o los conocimientos que se adquieren en las escuelas...

Pero al final el mundo del arte aunque era asequible a todos en el sentido que sin necesidad de conocer trasfondo, corrientes ni autores todo el mundo podía saber lo que le gustaba o no. Pero ese mundo y el del arte era bien distintos, porque el mundo del arte estaba encuadrado en el mundo de la corte, donde los gustos cambiaban y donde las personas primaban de diferente manera...

"¿Cómo un romance? Rió este al explicarlo de aquella manera Entonces espero que seáis hombre de una sóla mujer y de romances eternos, Koji-san jaja porque si son los romances habituales en esta ciudad.... ¡¡sería toda una lástima!!"

Rió este haciendo que más de uno riera de aquello y del contenido de aquella broma.

"Mejor no pensemos en eso o la amante del amor infinito vendrá a inmiscuirse jaja"

Le siguió la broma la Kitsune llamada Yaeko haciendo una somera mención disimulada a la amante de los romances en esta corte... la Dama Hana...

"Ya sabéis que nunca recomiendo a los pintores que hagan la proeza de tener su propia galería tan a la ligera, los cambios ocurren con mucha rapidez en el mundo del arte y una galería tiene más complicaciones de lo que muchos piensan... así que siempre les recomiendo quedarse bajo las alas protectoras de quien conoce esta parte del negocio..."

Te replicó Yashiko a modo de explicación para todos, aunque había un mensaje directo para ti...

Los ojos celestes claros de Yashiko te miraron de reojo cuando hablastes del quedarte por el... enamoramiento por el arte... pero no dijo nada, fue Kaoru el que alzó su vaso de sake y dijo:

"Entonces brindo por un amor largo y profundo con el arte y con esta ciudad ¡kampai!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Abr 30, 2013 11:03 pm

-Sin duda, Hatsuyo-san, y no sólo en el mundo del arte. La obsesión por un objetivo entre los guerreros puede conducir a gestas épicas, como la leyenda de los cuarenta y siete samurais... pues la venganza suele ser obsesiva.
Pero lo que no relatan las novelas son la cantidad de otros individuos que han fracasado intentando lo mismo, sin merecer ni un haiku retórico. Un potro salvaje puede llevarte lejos, o arrojarte al suelo y patearte. Pero como samurai, no puedo plantearme la opción de no llegar siquiera a la batalla por no ser capaz de domar al caballo.

Así que puedo escoger y domar a mi propia montura, desde luego, pero es mejor hacerlo con mucho tiempo de antelación antes de necesitarlo realmente a vida o muerte
-explico con una sonrisa tranquila.

-Cierto, ¿pero qué personalidad no puede ser definida de ese modo, como un conjunto de ventajas e inconvenientes? En este caso, mi falta de escuela oficial me resulta una ventaja, en este caso
-especifico señalando con un movimiento de la mano el cuadro que aún no está en la sala, pero haciéndolo evidente -Porque al menos en las escuelas que conozco, esto no se enseña.

Lo interesante sería plantearme, cosa que no he tenido tiempo de hacer, si ésa es la causa o el efecto de que haya acabado pintando a la "pobre" Nozomi-san de esta guisa
-añado medio en broma, sólo hasta cierto punto claro.


-El auténtico romance va más allá de la muerte, Kaoru-san
-replico a la broma, aunque sin especificar de modo deliberado si eso implica que el mío con el arte lo sea o no. Claro que ni siquiera estaba hablando realmente del arte... o si, por aquellos libros de temática oscura... pero por algún motivo esa vocación no se despertaba hasta haberla conocido. Así que...

No respondo nada sobre la dama Hana, bastante molesta me resulta su implicación en el triángulo de los duelistas como para quererla también en mis propios jardines. Pero es lo malo de las serpientes, se cuelan por cualquier agujero infecto.


Inclino la cabeza afirmativamente cortés a la apreciación de la dama Doji -¿Y qué sucede cuando, tras uno de esos rápidos cambios, deja de ser rentable mantener a alguien bajo ese ala protectora... artísticamente hablando, mi señora Yashiko-san? -pregunto ladeando la cabeza con inocente curiosidad.

Siguiendo esos ojos celestes de hielo azulado al sol, me pregunto cuanto tardará Yashiko, si es que no lo ha hecho ya, en considerarme un estorbo. Por mi parte o por la suya, tanto da, para sus planes de ambición y venganza que nunca se habían topado con un obstáculo al que no considerasen quitar de su camino sin más.
¿Cuando eso suceda me hará a un lado o cambiará de criterio, optando quizás por una nueva perspectiva...? En fin, lo bueno es que después del asunto de Shin sólo es cuestión de tiempo que se lo plantee, justo lo que tarde en enterarse y atar los cabos oportunos. Y entonces veremos...


-Brindo por ello -contesto al brindis mirándola aún a los ojos, con la complicidad del artista que brinda por el éxito de una nueva obra con su patrona, pero en realidad también por algo más.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié May 01, 2013 8:20 am

"¿Pero no pasa acaso lo mismo con el romance? Nos gusta cantar versos sobre historias de amores imposibles que terminan en dichas o quizás no tanto y admiramos ese amor puro de los relatos pero luego pocos apuestan realmente por Benten como se debiera."

Añadió esta como si recriminara al mundo no hacer tal cosa, bueno, después de todo se sabía bien que ella era una mujer enamorada y orgullosa de serlo.

"Ahí os doy la razón."

Te otorgó esta sobre las ventajas e inconvenientes, algo que era la base de toda persona, de hecho, el no asumir la dualidad de este concepto era muchas veces el motivo de la caída de muchos.

Muchos rieron de tu broma hacia la pintura de Nozomi y asintieron sonrientes.

"Un soñador nato ¿neh?"

Te dijo Kaoru mientras te sonreía a lo del amor entre vidas y hacía que más de un comentario dispar surgiera en el grupo, algunos a favor (sobretodo mujeres) otros más escépticos... La sonrisa media de Kaoru no dejaba entrever su visión... algo llamativo teniendo en cuenta que el artista parecía hablar muy directamente la mayor parte del tiempo...

"Un artista puede vivir bajo el ala de su patrón tan eternamente como su arte, Koji-san... Un buen artista y samurai debería ser consecuente con su honor y su trabajo y saber cuándo es imprudente seguir prodigando una atención que no se merece...

En ese caso sólo queda dos opciones, resurgir de las cenizas o... ser elegante hasta el final..."


Y apartarse él mismo. Obviamente Yashiko había manejado muy adecuadamente sus palabras, creando la carga en el artista, pero algo, en su forma de hablar taimada y sin sentimiento o expresión sentimental aparente te decía que ella no tenía problemas en dejarle esa "salida honrosa" al que considerara inadecuado... Cuándo... esa era otra cuestión... Lo que si era cierto es que había demostrado ser fiel a su trabajo, por lo tanto más que referirse a una temporalidad personal basada en sus propios deseos Yashiko parecía realmente estar más atada, por decirlo de alguna manera, al éxito real en la ciudad del autor. Algo que al final repercutía en el artista y en su trabajo... y por lo tanto, de todas las plausibles soluciones a este hecho la suya era la más... "lógica y adecuada". Muy a su estilo...

El "kampai" no fue igual para todos, Yashiko sonrió de labios cerrados mientras alzaba la copa con un aire de misterio mientras te miraba de reojo.

Fue como si el mundo se ralentizara y sólo pudieras oír los latidos de tu corazón mientras las copas entrechocaban y creaban distorsionados sonidos lejanos de júbilo y risas.

De pronto un murmullo se incrementó en la sala y tras la puerta principal apareció algunos Seppuns con la Dama Noriko anunciando la entrada de los Hantei. Eso implicaba que ya todos los presentes había visto el cuadro.

La sala de hecho se había llenado mucho mientras hablaba con los artistas, era muy grande, pero perfectamente aquella noche habrían unas 150 personas relacionadas con el mundo del arte.

La Ama, el Emperador y sus Damas de Compañía entraron en la sala mientras todos os inclinabais ante ellos.

Lo interesante de este tipo de eventos exclusivos era la presencia mucho más cercana del Emperador y la verdadera Alta Corte, la etiqueta seguía estando ahí, pero la cercanía de un grupo selecto permitía conversaciones que pocos podrían charlar. Aunque fuera un mero saludo con el Emperador... era UN saludo directo al Emperador. Y qué no hablar de lo que pasaba esta noche para ti...

La Dama Noriko llamó la atención a todos en un acto que iba finalizando, y que seguramente le quedaría poco y dijo:

"Como galerista de sus Altezas Imperiales ha sido para mi un enorme placer preparar este evento para todos vosotros y esperamos que hayan disfrutado realmente con todas las obras de las diferentes salas... y por supuesto con el pequeño tesoro final.

Me gustaría agradecer especialmente la colaboración del autor, Kakita Koji-san y su patrona Doji Yashiko-san en esta velada y felicitarles una vez más por esta increíble pieza de arte.

Ya todos habéis visto el "secreto" de la sala final, y cada cual tiene su propia visión y opinión, pero no me gustaría concluir esta velada sin mostrar de nuevo mi aprecio ante un movimiento pictórico tan interesante, nuevo, refrescante, provocador y a la vez profundo y exteriorizar el deseo de la Casa Imperial a ser de nuevo testigo y anfitrión de cuantas veladas como esta sean posibles con obras tan maravillosas.

Gracias a todos por vuestra participación en esta noche."


Un aplauso siguió todo aquello mientras Yashiko se acercaba un poco a ti y mantenía una sonrisa complacida y ladina y te susurró:

"Disfruta de quizás uno de los momentos más auténticos que vas a vivir en la corte, las palabras sinceras de Noriko-san y a la vez el peso de ellas en todos los presentes... no tiene precio... mira sus rostros...."

La sonrisa de yashiko no se desvanecía, brillaba, resplandecía, mientras el peso de aquel apoyo se iba haciendo patente en todos los invitados. Si Noriko hablaba tras toda la gala implicaba que hablaba en nombre de sus "patrones"... por lo tanto... la rueda de la corte volvía a girar...

Opiniones existen tantas como personas.... ¿pero son las personas lo suficientemente valientes/atrevidas/sabias/estúpidas como para contrariar a los cielos?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue May 02, 2013 9:01 am

-Reconozco que, si se canta de amor, el canon prefiere sin reparos los temas más polémicos de éste, en los que los amantes sienten una pasión arrebatadora que les hace saltarse los... digamos protocolos de clan. Unas historias acaban bien, otras son trágicas, pero para mi gusto eso es lo de menos, lo relevante es que en ese subgénero casi todos los protagonistas se lanzan al vacío esperando volar.
Lo cual, pese a lo que quiera escribir el autor como final, no suele ser una opción demasiado buena en la vida real.

Así que todo depende de cómo se interprete vuestra frase, "apostar por Benten como realmente se debe" En mi opinión, eso debería implicar amar con el corazón pero pensar con la cabeza, y no al revés. Antes de "arrojarse", construirse una alas... Y si son de cera, tener la precaución de no acercarse demasiado al sol -sonrío añadiendo una pequeña referencia a la fábula de origen gaijin, que tan bien me viene al caso por el estilo de la obra pictórica. Pero me sirve como añadido, unas alas artificiales tampoco garantizan volar, pero al menos te da tiempo a pensar que hacer si caes. Nunca he considerado acertada la idea de que valor es lo mismo que "ignorar el peligro".



Es curiosa la sonrisa de Kaoru, ¿melancólica? Eso me hace pensar que él debe de ser del club de los que han sufrido el dicho de que es mejor haber amado y haber perdido que no haberlo hecho nunca. Jamás he estado demasiado seguro si eso lo escribió alguien que había pasado por ello o alguien que precisamente nunca había conocido ese amor.
No menos curioso es que al final acabe pasando yo por el soñador, cuando siempre me he considerado más bien escéptico. Pero está claro que la tozudez del destino termina por superar a cualquier escepticismo...

Quizás admitir eso sea el primer paso hacia ser un soñador, quien sabe...


-La forma en la que un bushi es "elegante hasta el final" puede ser objeto de mucha controversia, mi señora Doji -replico con una media sonrisa. Para unos implica suicidarse, para mi no rendirse ni ante lo imposible.
-¿Pero cómo reconocer las cenizas, Yashiko-san? Si se anticipa el final, puede que se esté malgastando un resurgimiento potencial en el futuro... por improbable que sea, a veces sucede... Como un último escrito, repleto de esperanza, cuando todas las obras anteriores de una autora eran oscuras y ya parecían irremediablemente versos sueltos de un poema inacabado... por ejemplo.

Yo diría que el arte "a contracorriente" bien puede parecer vivo y estar muerto, o al contrario estar vivo y parecer lo contrario. Lo que quiero decir es, ¿cuándo vale la pena entregar la esperanza? -pregunto con una curiosa cautela. Aunque no me refiero exclusivamente a cuestiones artísticas aquí; siempre he considerado que tan absurdo es perseguir sueños imposibles como abandonar los posibles, por pequeña que pueda parecer en ocasiones esa posibilidad. Pero la diferencia entre unos y otros es confusa en la frontera filosófica…



A punto estoy de perderme en ellos durante el brindis, cuando un repentino cambio en la energía de los presentes reclama mi atención como esas bandadas de aves que remontan el vuelo a la vez sobresaltadas sin saber por qué.

Toda la sala realizó la correspondiente reverencia los dos emperadores y escuchamos las palabras de Noriko, yo con especial interés.

Finalmente considero que sin extenderse demasiado, el discurso ha sido bastante generoso en lo que a mi respecta. Interesante, provocador y profundo… y la pretensión de ver más de ellas en el futuro, lo cierto es que no podría haber pedido mucho más.
Y siendo como lo dice, cuando lo dice, es implícito que Sus Majestades comparten la opinión claro, lo que para mi no es un añadido cuantitativo excesivo, pero cualitativamente afectará y mucho a la corte. Y me dará cierta ventaja para añadir más obras, saltando ahora con unas alas fiables mientras duren, aunque son del tipo que no sabes cuánto tiempo tendrás a tu disposición.

Le devuelvo la sonrisa a Yashiko, asintiendo. En una cosa discrepábamos, a mi me bastaba con mirar sólo uno de los rostros presentes allí, el resto no valían tanto la pena.
Aún así me esfuerzo por desviar la mirada un instante, buscando a quienes me interesan, Kamoko, Aki, Sho, Kuronuma y Kotoko, Nozomi, Noriko y los Hantei, incluso el de Soshi Satomi ahora… aquellos que habían resultado interesantes esta noche, en definitiva.
También merecen cierta parada los embajadores, y los Otomo con los que he hablado antes. Y por supuesto Otsumoko.
Entre ellos había de todo, aunque en su mayor parte cortesanos que sabían nadar y guardarse la ropa, así que supuse que el conflicto no surgiría inmediatamente de ellos, aunque eso era más bien una opinión sin mucho fundamento, ya se vería…
Tras la breve “gira visual” vuelvo a posar mi vista sobre el de la Doji. El resplandeciente brillo de su sonrisa habla por todos los demás –Interesantes, lo reconozco… pero… en realidad… es el vuestro por si sólo el que hace que todo esto valga la pena –le respondo finalmente en un susurro casi imperceptible más allá de sus oídos.
He mirado a mi alrededor y ninguno hay tan brillante ni tan resplandeciente como el de la patrona. Ninguno tan hermoso, ni que haya hecho más rentable el riesgo tomado.

-Vos sois capaz de disfrutar la energía de la corte directamente, “cruda”, sin aliños… Para mi no significa demasiado en ese estado, hasta que la he podido probar “refinada” a través de vos. Sólo reflejada en vuestros ojos es cuando toma sentido, mi señora

Explico con una media sonrisa ladina mientras no aparto la vista de ellos. En el fondo se trata de esos ojos ,claro; el brillo de lo que sucede alrededor los enmarca como el más perfecto de los maquillajes para la cortesana, pero son ellos los que iluminan.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue May 02, 2013 10:44 am

"Es que, que yo sepa, no creo que las Fortunas alienten la estupidez humana en nombre de su valía... la estupidez es estupidez, encubierta de amor o de lo que quiera juju"

Te anotó la Shosuro.

"Bueno, ahí es donde se diferencia un buen patrón de uno malo ¿no os parece? Los patrones no sólo nos dedicamos a poner dinero sin ton ni son, sino que somos cazatalentos, sabemos ver lo que incluso los artistas no conocen de ellos mismos y sabemos anticipar jugadas en el tablero del arte mejor que nadie...

Más que esperanza yo hablaría del buen ojo del patrón... que es el que debe saber hasta donde se puede llegar y pedir y hasta donde la esperanza no se convierte más que en un sueño que hace perder tiempo y dinero... a ambos."


Añadió Yashiko al final, como si dijera que agradecidos deberían estar los artistas de que un buen patrón les advirtiera del final de su recorrido.



La sala se cubre de un calmado estupor y regocijo en unos y rostros de porcelana en otros. Quien no gusta de la idea se mantiene tranquilo, comedido, atento de cada reacción de quien le mira, quien gusta de la idea sonríe, asiente y comenta con los demás la jugada.

Una mezcla muy variada, muy variopinta quizás incluso más interesante las reacciones de alegría de los que te apoyan que la máscara impertérrita de los que están disgustados en silencio.

Nozomi le da un pequeño codazo a Isawa Kondou, con el que esta mientras todo aquello pasa, mientras se ríe por lo bajito, Satomi y Seto asienten con sendas sonrisa de labios juntos y elegantes mientras comentan algo en voz baja.

Entre los Otomo hay cierta disparidad, una sosegada calma que avecina tormenta mientras en su epicentro Asano parece reírse abiertamente tras su abanico.

Kamoko, al lado de su hermana, te mira de reojo con amabilidad y cariño, como si te dijera "buen trabajo" tras una mirada gélida de su hermana, descontenta pero silenciosa.

Otsu te ofreció un cabeceo reverencial junto a Sanzo, el cual te dejó una pequeña sonrisa divertida, seguro que él pensaba como tu en el teatro que estaba ahora mismo.

Y la criatura bicéfala paseaba entre los cortesanos, haciendo que Kotoko se inmiscuyera en los círculos donde el silencio era más profundo, para ser sacada al poco por Kuronuma como si viera el fuego y antipatía que algún comentario había causado justo en el momento adecuado.

Yashiko dejó una leve sonrisa ante tu comentario y te espetó:

"Te aseguro que es tan adictiva que en poco tiempo podrías no necesitar más alimento que este...."

Quizás no para ti, pero quizás si por ella, Yashiko se convertía en una pantera elegante en la corte, peligrosa, letal, refinada, brillante... la corte era el perfume más caro de su cuerpo, todo ella destilaba magnificencia en esta, ponía una luz especial en sus ojos y un brillo mezquino y divertido en sus labios.

La fiesta terminaba lentamente, y muchos pasaron a saludaros antes de marcharse en una especie de pseudo recepción final en donde se te quedaron muchos nombres en el tintero y jamás recordarías todas las caras de golpe.

La noche aún se difuminaría un poco más, en un protocolo de salida de la Ciudad Prohibida más relajada que el resto de eventos, haciendo que los que no se iban ya charlaran un poco en diferentes salas que se habían abierto hacia la galería.

Con tu "suerte" y como artista invitado te llevaría más de lo que te gustaría, a menos, claro, que en el despiste del final de la fiesta pudieras escabullirte hacia algo más interesante con tu patrona, si la convencías, claro...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue May 02, 2013 10:04 pm

Asiento ante la Shosuro; en eso le doy totalmente la razón
-Y sin embargo resulta notable la cantidad de personas que suponen que sólo con pasión se puede llevar a cabo alguna empresa que realmente valga la pena... Y en esto también incluyo ahora el "amor de Benten" que comentábais, Hatsuyo-san.


-Espero que algún día entonces me contéis lo que veis de mi que ni siquiera yo conozco, mi señora patrona
-replico sonriendo con un gesto algo ladino, pero a la vez genuinamente interesado en una revelación así, en absoluto burlón.
-Especialmente si es bueno, claro... Si es malo, veré que puedo hacer al respecto -concluyo encogiéndome de hombros de forma pretendidamente inocente, con un toque de sorna divertida. Sin defectos las personas no son tan interesantes, siempre que los mantengan bajo control.

Le devuelvo los gestos de reverencia a Kamoko y a Otsu, la sonrisa a Sanzo y un cabeceo educado y respetuoso a la embajadora. Se supone que los actos de arte no son "corte" en el sentido estricto de la palabra, pero vaya si dan juego, hay reacciones interesantes mire hacia donde mire.


-Es posible -respondo con elegancia a la advertencia de Yashiko, incluida cierta resignación ligera -Entonces tendré que limitarme a dosis controladas... detestaría perder el sabor por otros alimentos... de los que si que no me importaría vivir en rigurosa exclusiva -sonrío de medio lado, divertido mirándola mientras ella mira a su alrededor, triunfante y altiva como la protagonista de alguna clase de poema épico, como un soldado que ríe ante la proximidad de un ejército varias veces superior sólo por la inminencia de una buena lucha, y al final, aún sonriendo, resulta ser el único en pie en medio de la masacre... o ante Emma-O, tanto da.

Je, un león, una pantera... si, es su naturaleza.


Me pregunto qué derecho tendría yo para pretender sacarla de un escenario donde se ve tan hermosa, sólo por el egoismo de disfrutar de esa belleza sin compartirla con la corte. Pero con otras preguntas cuya respuesta no quieres saber, es mejor intentarlo primero y dejar el debate para los dioses.
-Parece que la fiesta aquí ha terminado... -confieso en un susurro tranquilo, pero a la vez sentido por ser algo más personal -Finalmente, creo que puede considerarse un éxito... ¿no estás de acuerdo?

Para serte completamente sincero, temo aburrirme a partir de ahora. Oh, mi sensei de protocolo se escandalizaría pero lo cierto es que nunca le hice demasiado caso de todos modos, ju...

En fin, una vez escuché que trae mala suerte no celebrar los éxitos, pues se corría el riesgo de ofender a los dioses que lo habían concedido... y no creo que esto ya vaya a mejorar, así que... ¿qué tal si te dejas secuestrar como una patrona buena y buscamos esas flores de las montañas dragón de las que habló Otsu-sensei?
Te prometo que luego te acompañaré a casa sana y salva. Promesa de... Rosa Dorada, ju, ju
-digo rozando "casualmente" una de su manos al moverme, apenas el dorso con la yema de mis dedos.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie May 03, 2013 10:52 am

"La pasión es necesaria para vivir no para sobrevivir, para destacar y avanzar, pero la pasión sin cabeza no sirve de nada."

Añadió esta.

Yashiko levantó una ceja con una maliciosa sonrisa como si dijera "ya veremos" a eso que te contara cosas que ni tu mismo sabías y dejó una risa no empezada en el aire.


"Todo en una dosis demasiado alta termina indigestándose."

Te susurró esta mientras observaba la sala como criatura dominadora y dominante. Si, como un león, como su naturaleza oculta o no tanto.



Yashiko acababa de saludar a dos cortesanos que ya se despedían para irse cuando se volvió y con su rostro medio oculto por su abanico escuchó tu propuesta.

Se permitió un momento, mirando como las salas iban quedando cada vez más desiertas y ya habiendose despedido sus Majestades de la velada y no estando estos presentes, se volvió hacia ti y con un rostro picaro te dijo:

"Bueno... veamos si sois más interesante que el final de una fiesta, se supone que no debe costaros.

Tenéis suerte, nunca me gusta quedarme hasta el final, es demasiado.... desesperado... así que supongo que podríamos hacer magia y desaparecer, si..."


Te concedió mientras elegantemente guardaba su abanico en su obi junto al wakizashi como otra arma más.



Las flores dragón estaban en uno de los patios más interesantes de la estructura de la Ciudad Prohibida, en los jardines flotantes, en donde pilares disimulados entre árboles y una naturaleza exuberante cubrían las escaleras en el ascenso hacia una cima que parecía desde lejos montaña cubierta de vegetación suspendida en el aire como por arte de magia.

La noche era clara, las pocas nubes que corrían ligeras por el cilo apenas ocultaban a un Señor Luna en todo su apogeo y explendor en una luna totalmente llena, blanca y brillante.

Los sonidos de la fiesta estaban apagados, sólo los de los animales que pululaban por los jardines se oía, y el leve rumor de algunas pisadas, de la guardia haciendo turno o de algún cortesano retrasado en irse a la cama.

En la soledad de la noche la ciudad Prohibida se volvía de oro y esmeralda a plata y diamante, con trémulos fulgores rojizos y anaranjados del candil que se portaba.

Mientras ascendíais por aquella escalera oculta Yashiko miró hacia el Palacio del Emperador, presidencial en todo aquel complejo, con su dorado, rojizo y esmeralda y luego hacia el firmamento estrellado.

"No hace falta que el Palacio o el jardín sea el más grande o el más alto para que sea lo más hermoso que hayas podido ver..."

Susurró casi para si misma con la mirada perdida en toda aquella belleza.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab May 04, 2013 10:38 pm

-Si no debe costarme, no tendría que esforzarme, y si no me esfuerzo dudo que pueda tener auténtico éxito en nada que valga la pena... ni siquiera en pretender hacerme el interesante -replico encogiéndome de hombros con un tonillo sarcástico.
-Los duelistas siempre preferimos pensar que cada reto nos va a exigir lo mejor de nosotros mismos, así nos obligamos a "sacarlo", pues el gusto por ganar en todo ya lo tenemos de nacimiento -explico con una media sonrisa.

-Llevo toda la noche de suerte, y espero que eso no cambie hasta que vuelva a salir el sol... como mínimo, mi dama Doji -ahora me permito el lujo de sonreir de forma completa, mirando con admiración la elegancia con la que maneja incluso el aparentemente simple gesto de cerras y guardar un abanico, ya que se que hasta eso ensayan las cortesanas al detalle.
Y bien que les luce a quienes saben lucirlo.


-Esta estructura habla del poderío de la casa imperial para contratar a los mejores ingenieros tanto como a los mejores jardineros, y por extensión cuenta maravillas del Imperio en cuanto a su progreso en ciencia y belleza... ¿No es absurdo mantenerla oculta, en la ciudad prohibida, al alcance sólo de los que ya la han visto tantas veces que no significa casi nada para ellos?
Es como llevar un anillo de una fortuna bajo un guante de lana
-reflexiono mirando a mi alrededor, tanta hermosura desperdiciada es casi una blasfemia. Éste es el tipo de cosas que incluso los ignorantes podrían apreciar, si pudieran verlo desde algún punto de la ciudad externa.

Vaya, quizás he bebido demasiado néctar prohibido, quien sabe... También llamado sake caro.

Mientras ascendemos levanto la vista hacia la luz densa que emite la Luna. No estoy seguro de si pasan apenas segundos o incluso algún minuto en silencio entre nosotros, pero en ningún momento siento que se trate de uno de esos incómodos que sientes la necesidad cortés de romper con alguna frase vacía de contenido; pues éste es un silencio ya de por si repleto de valor. De los que sólo puedes mantener con personas extraordinariamente especiales sin que resulte "molesto", y la Doji es una de ellas para mi. Como los gatos, podría sentarme sin más a su lado y siempre significaría algo intenso.
Al menos a mi me lo parece, pero ella tampoco lo rompe durante un buen rato de calma nocturna.

-Un hermoso contenedor -opino del palacio; el contenido va aparte, y obvio opinar sobre ello -Pero no es lo más hermoso que he visto, me temo -confieso mirándolo desde aquella cumbre aparentemente imposible.

Otro silencio cómodo.

-Creo que ese "honor" lo tenía una flor, que eso fue lo más bello que vi alguna vez. Una simple flor en el jardín de un general cabezota. Aunque digo que "lo creo" porque en realidad no lo recuerdo de un modo... directo. Pero de todos modos eso sólo fue hasta que... vi a otra más interesante... Y también más hermosa... si me permitís la osadía de decirlo... hum, espero que si porque ya lo he dicho...

Después de mirar sus ojos celestes ahora aún más pálidos bajo la luminosidad plateada del Señor Onnotangu, busco a mi alrededor esas famosas flores de las montañas dragón. No se si significarán o evocarán algo en mi alma, así que las huelo tratando de concentrarme en... bueno, no se en qué en realidad, supongo que en nada.
Cuando no mire ningún cancerbero Seppun, corto una y, si me deja, se la coloco en el cabello a Yashiko, sobre una de sus sienes -Una no puedo recordarla y la otra "cosa más hermosa" no puedo olvidarla... ju... Durante el tiempo que llevo en la ciudad hay cosas en las que creía anteriormente que he debido reconsiderar, pero sin embargo el hecho de pensar que el destino tiene un sentido del humor muy particular no es una de ellas -termino explicando con una sonrisa optimistamente resignada.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun May 06, 2013 10:20 am

"¿Pero no es más especial el que no todos puedan verlo? Es como aquel sitio "secreto y especial" que todos hemos tenido de niños que no dejábamos que cualquiera supiera, sólo las especiales, y era por eso que era tan especial...

La Ciudad Prohibida en sí ya es un lugar especial, y dentro de ella hay cientos de rincones así, y creo que eso es parte de su magia permanente."


Te replicó esta.

Yashiko te mira de soslayo con una sonrisilla divertida como si dijera "eres incorregible" tras tu cumplido velado, pero no dice nada, no rompe aquel silencio que lo llena todo de sensaciones y de palabras que no hace falta decirlas.

La Doji te mira interesada cuando hablas de "aquella flor", en sus ojos azules se pinta una neblina de comprensión que no llega, como si aquellas palabras le sonaran de algo, pero no supiera poner en pie de qué o dónde, esa molesta sensación que muchas veces tenemos cuando está en la punta de la lengua, pero no consigue salir.

Yashiko, se para cuando llegáis arriba y te señala que hay que ir hacia un mirado que se extiende en dirección a la bahía de Oro. Las vistas de la ciudad encendida son incomparables, con su vida nocturna, su silencio eterno de la Ciudad Prohibida y aquella belleza sobrecogedora.

Cuando llegáis al balcón Yashiko te mira de soslayo, sonríe como si supiera un secreto que tu no sabes y te señala que mires hacia abajo.

Y entonces es cuando puedas verlas, una ladera de flores blancas con los bordes irisados hasta llegar aun color plata intenso que cae en manta desde el balcón hasta el pie de aquella increíble estructura como si fuera falda de aquel jardín, o escalara por ella, depende de cómo lo vieras, en una pendiente suave que no habías visto al subir por el lado opuesto.

Y eso justo tras tu última reflexión, mientras la cabeza te da una vuelta, no varias, sólo una, como si latiera el corazón en esta, como aquella palabra que no sale de la lengua fuera de la boca.

Unas flores dignas de sacar una palabra de alguien mudo.

Hana.

Y no sabes por qué pero lo supiste. Esa fue la primera flor que planto Kotome. Y esa fue LA flor.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado