Página 11 de 11

Publicado: Lun May 06, 2013 10:04 pm
por Kakita Koji
-Si eres uno de los pocos que si pueden verlo, si, es especial. Si perteneces a los muchos que no pueden, entonces no vale nada. Y luego estamos los que hemos entrado "de prestado"

Para mi la magia de este lugar es la de esos espectáculos de sombras; los artistas colocan las manos de una forma particular y la sombra parece un perro, o un jinete al galope, o lo que sea... Que conste que de pequeño me encantaban esas funciones.
Lo que quiero decir es que este lugar es lo que es gracias al imperio al cual da la espalda, prohibiéndole el acceso a sus rincones especiales. Ingenieros cangrejo, arquitectos grulla, oro de las montañas dragón, piedras preciosas fénix... leones y escorpiones... bueno, de todo tiene que haber. Pero sólo son sombras que se proyectan creando aquí una ilusión.

Claro que supongo que debe de ser muy distinto el efecto cuando alguien ha nacido aquí y ha mirado todo esto desde pequeño sin darle más importancia al único mundo que conoce, que para quien se ha tenido que ganar el derecho a entrar y pasearse libremente por todos estos lugares restringidos al resto...
-reflexiono pensando en los que realmente pueden valorar todo esto. Como Yashiko, por ejemplo.


-¿Tú tenías de niña un lugar secreto y especial que sólo dejabas ver a personas especiales...? -y que conste por mi espada que lo digo sin segundas -¿Qué sitio era ése, el tuyo, Yashi-chan? ¿Lo habrías compartido conmigo? -pregunto con un brillo interesado en los ojos, pero a diferencia de otras veces, no puedo negarlo, ahora es el de un perfecto caballero.
La Ciudad Prohibida tiene su encanto. El ilusionismo es un tipo de magia y todo eso, pero sin ella dentro no seria ni la mitad de atractiva para mi.


Cuando me mira de aquel modo, con la duda justo antes de desvanecerse por una certeza que no llega, me limito a sonreirle y tocarle el dorso de la mano con los dedos, como una caricia no un supuesto roce accidental -Yo tampoco lo entiendo si lo pienso. Sólo puedo sentirlo -explico sonriendo; "siente, no pienses" le repito también a través de su piel.

-Es curioso -suspiro mirando las luces a lo largo de los barrios de la ciudad, una vez llegados arriba -Calle a calle es un caos, pero observada en conjunto posee una armonía que parece imposible de alterar -quizás Otsumoko diría que es como el propio universo, y cada calle una vida aparentemente sin sentido ni motivo para estar en un lugar y no en otro, pero que visto como un todo... En fin, espero que el universo huela mejor en su mayoría.


Así que finalmente era eso. No se exactamente como llego a esa conclusión pero siento la necesidad de decirlo -Una flor -sonrío mirando hacia Yashiko.

Hana... así que todo acabó igual que había comenzado, Otsu-sensei. Al menos la parte brillante, pienso mientras me apoyo en la barandilla del balcón -Sin duda es... un lugar maravilloso... Mágico dijiste, ahora no puedo discutir que tenías razón en eso, Yashiko-san.

Son preciosas, esas flores... No las recordaba. O si, de algún modo. Creo que es la única flor que no me importaría tatuarme en alguna parte...
-bromeo con una clara y sincera risa, nada sarcástica esta vez. Supongo que si algo espiritual llevo dentro, debe ser esto.


-¿Sueles venir mucho aquí arriba cuando paseas por la Ciudad Prohibida? ¿Me dejas preguntarte qué te inspiran estas flores cuando las ves, cuando las hueles, cuando las sientes, mi dama?

Y una cosa más... ¿notas por casualidad algo distinto aquí, en ellas, esta vez...?
-conmigo, claro; pregunto mirándola a los ojos. No necesito mirar la ladera de flores para estar rodeados de ellas, solos en el universos rodeados de calles que van y vienen, ajenas a que nosotros nos hemos detenido por un instante, antes y ahora.

P.D Tremendo post, muy bueno. Corto pero muy "intenso"... o al menos a mi me lo ha parecido jejejejeje
Sabiendo lo que significa, la escena hasta has logrado que tenga un punto escalofriante, de bueno.

Por cierto, lo que no he situado es realmente qué clase de flor es; no se si ya debía saberlo pero no lo he encontrado.

Publicado: Jue May 09, 2013 11:01 am
por Isawa_Hiromi
OUT
Es que tuve el problema de.... ¿pero lo sigo? es que me había quedado perfecto y cuando veo que es corto dudé pero me dije "si bueno y corto dos veces bueno" que a veces sobrevaloramos los tochacos sin pensar que la calidad no tiene porqué ser extensa, que si, que yo adoro lo extenso pero.... *^* me había quedado tan bieeen jajaja
Me alegro de haber acertado >///<
IN



"Pero es lo que se debe al menos al tener en una jaula a un Dios viviente, que sea de oro y diamantes ¿no crees?"

Te dijo Yashiko mientras miraba a su alrededor. Creías que a alguien tan amante de la corte seguramente una jaula así no le molestaría demasiado, pero tu eras harina de otro costal...

"Es una suerte sin duda que el Emperador no se haya criado aquí y si que pueda apreciarlo ¿verdad?"

Te dijo Yashiko, como si "ignorase" la parte que a ella podría tocarle hablando de un hecho peculiar, que el Emperador en los últimos tres años de su vida si que había vivido "donde debía" no antes.

Yashiko te sonrió ante tu indiscreta pregunta sobre su lugar secreto y te sacó la lengua mientras te decía:

"¿Quién dice que no sigue siendo mi lugar especial y que debo confiar mi gran secreto a la primera?"

Yashiko miró contigo a las calles, que serpenteaban en formas difusas y "sin sentido" para dar un toque personal imposible de encontrar en ninguna otra ciudad del Imperio y asintió despacio.

"Yo siempre me he identificado mucho con esta ciudad......"

Susurró esta.
Ciudad por fuera, como elemento "obvio", caos en sus calles, como elemento sorpresa, ciudad diferente y armoniosa en el amparo de la noche. Joya única del Imperio con vida propia.
Bueno... si esa era tu definición de Otosan Uchi si que se podía parecer a la dama que tenías al lado y que tenía una media expresión taimada de paz y complacencia al contemplar un paisaje como aquel.

Yashiko se apoyo contigo en la barandilla mientras contemplaba las flores y asintió despacio. El aire nocturno no era del todo frío, tenía un tinte húmedo que enbrillecía su pálida piel y movía sus cabellos color plata de manera lenta, ritmica.

"Son especiales... Siempre me ha gustado este lugar... desde la primera vez que estuve... Fue ya hace mucho tiempo... Mi madre me trajo aquí cuando tenía cinco años porque ella participó en algunas obras de mantención de este jardín...

Me acuerdo que la primera vez que me asomé a la barandilla, aupada por madre me quedé helada... Habíamos tardado en volver a casa, se había hecho de noche, pero madre no parecía enfadada, de hecho decía que "aún podíamos tardar un poquito más"... A mi me preocupaba que padre nos regañase ya ves...

Madre estaba esperando a que se abrieran todas... Fue una sensación..... indescriptible, mágica se queda corta... el corazón se me pareció parar en aquel momento... al menos me quedé sin habla, eso si...

¿Sabes qué? Aquel día decidí que además de estudiar en la escuela de cortesanos quería ser patrona de artistas como mi madre... porque ellos han creado algo así... algo fuera de este mundo...

Algo que para mi vibra de una manera que no puedo entender bajo mi piel.... incluso, hace no demasiado, llegué a pensar en pedir algunas semillas de la flor para tenerla en casa...

Pero... ¿sabes qué?....

Es una tontería mas....

Pensé que no se me daría bien cuidar de un jardín, con tantas cosas que siempre tengo en la cabeza... que era más bien algo que debía hacer..... un.... jardinero... por mi..."


A ella le costaba decir qué tipo de persona podría plantar aquellas flores, porque su mirada estaba perdida, tratando de poner nombre a algo que desconocía, al igual que a ti te había pasado.

Después de todo... ella buscaba a su Hana...

Publicado: Jue May 09, 2013 9:51 pm
por Kakita Koji
fdi: Y tanto que has acertado, yo creo que te ha quedado perfecto, no le pondría ni le quitaría nada. A mi me encantó y sobre todo transmite todo lo que intuyo que pretendías, siendo la escena que es.
Así que como era para mi... ¡¡gracias!!


-Pues...
-entorno la mirada pensativo instintivamente, tratando de decidir si Yashiko habla en serio o de modo irónico al decir aquello de los dioses enjaulados. Sólo puedo concluir que no lo se, quizás haya de ambas intenciones... quizás no -Supongo que... para un dios viviente... puestos a enjaularlo... si, mejor que sea de oro.
¿Pero quien soy yo para decirlo? Ni soy Emperador ni me gustan las jaulas como concepto. Todos los bushis tenemos algo "indomesticable" en nosotros... siempre he pensado que forma parte de nuestro encanto, ¿no te lo parece?
-añado sonriendo como un buen chico.

-Si, espero que disfrutara de aquellos años en los que les perseguían a muerte junto a su señora Madre -contesto con una media sonrisa, sin mostrar esta vez yo si mis palabras son sinceras o sarcásticas.

-¿Cómo que "a la primera"?
-repito mostrándome dolido de forma deliberada, algo teatral, como si el hecho de que no confiase en mi me ofendiera tanto como que me considerara en esa primera línea exterior de confianza.
-¿Cuantos secretos tuyos me faltan por desentrañar antes de que me consideres "de confianza", Yashi-chan? -bromeo sin malicia, atreviéndome con nocturnidad y alevosía a acariciar la delicada linea de su mejilla con el dorso de dos dedos, asegurándome de mantener el gesto al amparo de la oscuridad por si acaso hubiera ojos seppun aburridos en el camino; aunque allá arriba haría falta más que percepción para vernos.

-Si, posee un contraste mágico... Atractiva en calma y atractiva en pie de guerra... De noche y de día, distinta y hermosa a la vez... Cada vez que descubres un rincón apasionante, dos más se insinúa misteriosos a la vuelta de la siguiente esquina... Pero creo que hay una diferencia fundamental entre Otosan Uchi y tú... Yashiko...

Luces y sombras, tú hueles mucho mejor
-vuelvo a sonreir, mostrando un colmillo iluminado de forma tenue por los tintineantes faroles de la noche capitalina.


Aunque no sea la noche más fría, me quito el abrigo que llevo para protegerme del exterior y se lo coloco galantemente sobre los hombros, acariciándolos en el proceso suavemente hasta los brazos. Después vuelvo a apoyarme en la barandilla sin recuperar, en deliberada negligencia elegante, la distancia mínima de cortesía que "debería" haber dejado entre nuestros cuerpos.
-¿Así que sólo se abren de noche? -recuerdo haber visto algunas flores de este estilo... en el jardín de Nozomi, precisamente una parte de ellas me han servido de fondo para el cuadro. Pero no eran las mismas... ¿o si? ¿Lo son?

-¿A los cinco años ya eras una niña capaz de apreciar la belleza, y aún más el trabajo que había tras esa belleza en un lugar como éste?
-la miro con una tranquila admiración. A esa edad yo aún me dedicaba a perseguir animalillos en los alrededores del bosque, aunque nunca pretendí atraparlos realmente, claro.
-Pero te comprendo... algo así es capaz de arrebatar el habla a quien puede... o devolvérsela a un mudo. Y si no fuera por personas como tú, no tendría sentido -suspiro mirando la ladera plateada; aunque pueda parecer que me refiero a los patrones en general, en realidad hablo personalmente de ella y de lo que esto significa para mi. Supongo que su intuición le hará dudar de la primera interpretación una vez que repare en ello. O puede que lo sepa sin más, quien sabe...

-Es curioso, ya ves... a mi me gustaría crear mi propio jardín... algo humilde de primeras, no soy un experto, pero vi a mi señora madre hacerlo muchas veces en mi casa. No es que quiera dedicarme al arreglo florar como dedicación artística principal, pero la jardinería tiene algo... espiritual... Es el escenario de todo lo que sucede, el fondo del cuadro de la vida... no creo que pueda llegar a ser un buen pintor sin estudiarlo de cerca.
Y todo es posible, tal vez pudiera obtener una variedad dorada de esta flor, o algo así, ju...

Pero claro, en la residencia de Kamoko-sama no hay espacio, y los jardineros que tiene contratados me molerían a palos si me atreviese a meterme en su terreno... Así que supongo que tendré que esperar a tener una casa en propiedad, con algo de jardín que pueda hacer mío.
Al menos si es que alguna vez llego a tener alguna en esta ciudad, claro. Noriko-sama tendría que haber pagado por el cuadro cien veces su valor para que tuviera el suficiente dinero como para comprar una ahora mismo...
-sonrío resignadamente, encogiéndome de hombros.

Publicado: Vie May 10, 2013 11:55 am
por Isawa_Hiromi
OUT
Pues claro que es para ti, para quien sino XDD
Nah, en serio, me alegro que te gustase =^^=
IN


"Tan encantador como un perrito que no termina de aprender modales."

Te replicó esta con sorna y una sonrisa divertida en sus labios.

"Unos años inolvidables y maravillosos, si."

Añadió a tu broma más que socarrona con el inicio de una risa, al final de su comentario, que no terminó de salir, como si disfrutara de aquel humor negro tan sacrílego de vez en cuando.

Yashiko se rió al ver "tu cara ofendida" y se encogió de hombros mientras aún sonreía y replicó:

"Hay jardines en los que cuesta más entrar jujuju"

La doji asintió a tus palabras de la ciudad y luego te miró de soslayo con una sonrisa que decía "Grulla adulador" como si no te creyera en lo que decías pero aún así le hiciera gracia, sin añadir nada más.

Yashiko rozó tu mano cuando ella te ayudó a colocarse el abrigo que le tendías, pudistes notar electricidad de sus dedos a los tuyos que hacían notar cada milímetro de su cuerpo.

"No sólo de noche... sería más correcto decir... "con poca luz"... a la tarde ya comienza a abrirse y en los días nublados se abren también... pero de noche es más especial, sobretodo por el ambiente..."

Yashiko se rió ante tu pregunta como si para ella fuera obvia y te dijo:

"Mi padre siempre me dice que "nací vieja como un general león" siempre preocupada "en cosas de mayores" y nunca "aprovechando mi edad" jijiji pero qué le vamos a hacer, soy así."

Se encogió de hombros.

"Aunque yo no diría que eso me haya impedido ser feliz o menos niña... de hecho creo que fue con la belleza tras los ojos de un niño que vi este jardín que tuve tan claro mi meta... creo que de otra forma no hubiera sido posible."

Confesó.

La doji miró hacia el jardín mientras hablabas y apoyó su rostro en una de sus manos mientras sus claros ojos reflejaban los colores irisados de las flores.

"Puede que debieran dejarte esos jardineros hacer algo, después de todo, si sólo te dejaran hacer "cosas de bushis" no estaríamos aquí ahora ¿no te parece?"

Te miró de reojo.

"Como tu patrona debo espolear todo talento y toda inspiración... voy a tener que hacerte un huequito en mi jardín para salir de dudas acerca de tus aptitudes florales...

¿No te parece?"

Publicado: Dom May 12, 2013 3:35 pm
por Kakita Koji
-¡Eh, se un montón de trucos! -replico "terriblemente herido"-Si no te lo crees... pídeme la mano -añado con una media sonrisa entre divertida y traviesa.
-Además siempre estoy dispuesto a aprender alguno más si es a cambio de una caricia, ya sabes. Eso de que los perros viejos no aprenden trucos nuevos es una falacia, es sólo que a cierta edad ya no se conforman con galletitas, ju, ju...

Miro esa sonrisa contenida en el momento justo con admiración de la elegancia con la que puede seguir un juego socarrón sin que lo parezca en absoluto, pero tampoco quede duda al respecto. Me gusta ese sentido del humor descarado que la Doji tiene en el fondo, entre otros muchos registros de los que puede echar mano a voluntad, pero me gusta aún más la manera en la que consigue expresarlo sin desmerecer su apariencia inocente... hasta que enseña los colmillos.

-Hum, ¿así que es un jardín tu lugar secreto?
-suspiro mirándola de soslayo tras su comentario -Bueno... lo encontraré, ya lo verás. Seguiré el aroma de las flores -diciendo aquello tomo delicadamente un mechón de su cabello y lo huelo con un gesto elegante, pero a la vez de sabueso inagotable, sin desvelar si por flores me refiero a las de ese supuesto jardín o las que lleva esta noche en el pelo, o incluso ella misma.
-Aunque al final tendrás que ser tú la que decidas si me dejas entrar o no -me encojo de hombros con una ligera resignación de caballero ante la señora de una fortaleza infranqueable por otro asedio que no sea el de la "súplica" cortés...

-Quizás, pero dudo que un viejo general león hubiese nunca aceptado presentar un cuadro como el que has traido tú esta noche a la casa del Hantei, nada menos... En el paralelismo, es como si ese general Akodo hubiese adoptado una táctica inesperada, sin precedentes siquiera en el libro de Akodo-un-ojo, para ganar una batalla.
Tú eres mucho más atrevida, lo que combinado con el éxito crea una unión que nos acerca a los propios dioses. Si alguna vez fuiste un general, es evidente que has evolucionado a mejor, ju, ju...

Y además eres muuuucho más atractiva que cualquier oficial comandante que haya visto antes
-añado con una media risilla descarada. -Lo que finalmente me lleva a pensar que... lamentablemente no te conocí de niña, pero sin duda estás aprovechando tu "momento" ahora, Yashiko.

Termino por susurrar cerca de ella, para perturbar lo menos posible ese ambiente especial que el manto de la noche trae consigo. Y de paso casi puedo rozarla, lo que debe ser considerado otra ventaja se mire por donde se mire.

-¿Y ahora que has alcanzado esa meta, te sientes más o menos niña para poder seguir mirando con esos preciosos ojos la belleza de lo que encuentras como patrona? ¿Sigues disfrutando de esa felicidad tan envidiable, mi dama?
-pregunto con más curiosidad que reparo al interesarme abiertamente por ella, por lo que siente y por la forma en la que ve la vida incluso más allá del arte y de la corte.


-Estoy de acuerdo contigo, claro, pero los jardineros pueden ser muy territoriales... Y no todo el mundo sabe ver el valor de aplicar una cierta heterodoxia a una rutina. Puede que Kamoko-sama si pudiera, claro, pero no quisiera ponerla en un compromiso...

Como mi patrona... pues... si, es lo lógico
-respondo como si se me acabara de ocurrir de repente la asociación, evitando sonreir lobunamente por aquello porque probablemente ella podría hacer lo mismo -Si reclamaras semillas de este mismo jardín podrían ser las descendientes de las mismas que tu señora madre ayudó a cultivar y mantener aquí; y me refiero directamente, sin necesidad de interpretaciones...

Eso me causaría una responsabilidad aun mayor... Y el resto de artistas florales que trabajan para ti podrían no ser tan comprensivos, después de todo sería mi primer intento al respecto y una "rosa dorada" no puede permitirse el método de prueba y error ante un público tan, como dije, territorial.
Quizás... si ese hueco en tu jardín fuese... un espacio apartado del resto, al resguardo de otros ojos que no sean los tuyos, desde tus aposentos privados... Algo que sólo tú pudieras ver desde tu ventana antes de acostarte, por ejemplo... para disfrutar de esa exhuberancia nocturna de este tipo de flores... sin tener que salir a recorrer los jardines de tu residencia a esas horas...
Un rincón secreto compartido, en definitiva. Por amor al... arte. No espero comprensión de nadie más y, de todos modos, no es que me interese tampoco en cada faceta de mi alma... Puede que sea pedir mucho, pero como patrona sabes que a cada talento hay que proporcionarle las condiciones particularmente adecuadas para su florecimiento... Y en ellas, si, me parece que entonces si podría explorar esas aptitudes florales...

Si te parece bien, Yashiko... ¿Tienes ese lugar "especial" para cederme...?

Publicado: Lun May 13, 2013 12:38 pm
por Isawa_Hiromi
Yashiko no evita una pequeña risa contenida ante tu mordaz respuesta y te mira de soslayo con sonrisa atrevida y replicó:

"No sé no sé... creo que se me puede ocurrir algún truco más interesante..."

"No exactamente.... pero algo de jardín tiene si."

Repuso esta mientras te guiñaba un ojo como si dijera "y ahora, con esa vaguedad, encuentralo", de manera divertida.

"Por supuesto que será todo decisión mía, alguien que no es capaz de mantener en secreto un lugar secreto no es capaz de otorgar o no honores, por suerte ese no es mi caso."

Yashiko te miró de reojo como si buscara alguna expresión tuya, no tenía por qué ser "real" pero ella estaba igual de divertida por el hecho de vuestra pequeña disputa dialéctica y parecía estar tan atenta a tus gestos como tu a los suyos.

"Bueno juju lo que está claro es que un general león no va a ser nunca tan hermosa ni inteligente. se burló de broma de la propia imagen que su padre había creado Pero bueno, de todas formas no creo que mi padre más bien me quería llamar cabezota a nivel de un León, que por mucho que se oculte en una testarudez interesante no llega a dejar ser una burla jajaja"

Rio esta de la broma mientras se encogía de hombros.

"Es lo que soy, obstinada, cabezota y las cosas se hacen a mi manera siempre."

Yashiko se apoyó en la barandilla mientras miraba a las flores y susurró:

"¿Se puede uno "acostumbrar" a esta belleza? No sé si habrá algún necio que pueda... pero para mi siempre es como la primera vez...

Por eso soy buena patrona."


Te miró de reojo y sonrió.

Yashiko puso una de sus manos en su cadera mientras hablaba de esa forma de territorialidad y te replicó:

"Bueno, quizás hasta ahora habéis visto amos indulgentes con jardineros algo sabiondos, pero mi jardín sigue siendo parte de mi casa."

Sonrió con ladinia.

La Doji se apoyó de lado en la barandilla mientras exponías la posibilidad de un jardín semejante con una ceja levantada y una sonrisa divertida por las dobleces y posibilidades.

"Si hubieras prestado más atención en mis dependencias te habrías dado cuenta que si que hay un lugar parecido, en mi jardín interior...

Pero claro, ahora deberías demostrarme que mereces un pase tan exclusivo ¿no crees?"

Publicado: Lun May 13, 2013 8:30 pm
por Kakita Koji
-Te advierto que lo de la mano siempre tiene éxito, pero... si se te ocurre un truco más interesante, por favor no dudes en "ordenármelo" -contesto con un doble sentido, sumiso y retador a la vez -Como te he dicho, si me sorprendes con uno que no conozca, asumiré mi fallo y... dejaré que me lo enseñes -sonrío, no sin algo de descaro asomando entre los colmillos.

-Comprendo -susurro pensativo ante el reconocimiento de que, si no es realmente un jardín ese rincón secreto de Yashiko, al menos tiene alguna cualidad en común. Flores, aire libre, puede... pero teniendo en cuenta que creció en la ciudad más intensa del mundo civilizado, debe de haber como un millón de lugares que cumplan algo tan indeterminado como eso, y la mayoría no los conozco yo. Por supuesto, decir alguno al azar sería una negligencia estúpida.
-Te propongo un reto, cortesana... ¿Conoces el juego en el que alguien hace una serie limitada de preguntas que deben ser respondidas sólo con si o no, y siempre la verdad, con el objetivo de descubrir algo concreto en lo que esa otra persona está pensando? Puede ser cualquier cosa, desde un personaje hasta un... lugar.

Estoy seguro de que no tengo ninguna oportunidad en un reto de ingenio contra alguien como tú... Sin embargo algunos dirían que hoy es mi día de suerte, así que ¿por qué no tentarla un poco más?
-bromeo con una deliberada falsa modestia.

-¿Qué padre no conocería bien a una de las "niñas" de sus ojos? -sonrío dándole la razón, ¿cómo podría ser de otro modo? -Pero no creo que fuera imposible hacerte cambiar de posición una vez que te hubieras establecido en ella con toda tu obstinación... Ya verás, cierra los ojos por un segundo y piensa en aquello desde lo cual crees que nadie podría moverte...

En cuanto la Doji duda, piensa en los dioses sabrán qué inexorable determinación, me giro con un movimiento felino y le paso un brazo tras las rodillas, haciendo caer el ligero peso de su cuerpo sobre el otro, que la toma con preciso cuidado por la espalda; en un instante acabo levantándola como un pétalo de flor movido por la brisa, pues el repentino "ataque" le ha debido impedir oponer resistencia alguna.
-¿Ves? Te he hecho cambiar de postura... Incluso aquello en lo que estabas pensando, ahora lo ves desde una perspectiva algo distinta... literalmente hablando, al menos.

¿No he movido lo inamovible?
-bromeo sintiendo el tacto cálido de su cuerpo apoyado contra mi, haciéndola "flotar" sobre las flores de la colina mágica del mismo modo que aquellos ingenieros hicieron levitar a ésta.

En fin, peor es golpear a un kami con un bastón en el hocico para convencerle de no mentir sin máscara, pienso pese a que cuando la vuelvo a depositar suavemente en el suelo ya me espero un severo golpe de abanico en todo lo alto de la cabeza o una buena bofetada donde le dieron a Bayushi.
Pero habrá valido la pena por abrazarla aquí arriba. La suerte para mi es que como cortesana quizás no recuerde que esta noche va armada.


-No, no creo que pudiera acostumbrarme nunca -suspiro devolviéndole la sonrisa, aunque yo ya la estaba mirando cuando ella lo hace de reojo sobre mi.


-Oh, no puedes culparme por no haber prestado ninguna atención a las ventanas de tus aposentos, ju... Alguien sabio dijo una vez que sólo un necio dejaría de admirar la belleza como si fuera la primera, cada vez. Y en esa ocasión no pude pensar en ninguna otra cosa, así que...
Si me interrogasen los inquisidores, ni siquiera podría asegurar que hubiese habido un suelo bajo mis pies
-añado con una carcajada casi suspirada, asumida por lo que significa en realidad para mi.

-¿Demostrarte? Hum, supongo que tiene sentido que no le cedas ese espacio a "cualquiera"... ¿Y qué debería hacer para demostrar que merezco esa exclusividad?

Precisamente lo apartado del escenario "es" porque se trata de una exploración, la jardinería, que nunca se me había ocurrido intentar, conscientemente al menos. Por tanto espero que no sea un concurso de arreglos florales... porque no he hecho ni uno en toda mi vida. Así que no me quedaría "del todo" perfecto, ju...
Sin embargo, a la vez es un lugar tan especial que requiere un mérito igualmente especial para ser disfrutado, en eso tienes razón... Paradójico, ¿verdad?
-razono sorprendiéndome a mi mismo de llegar irremediablemente a una conclusión que demuestra lo irracional del planteamiento, el cual no obstante no siento ninguna necesidad de modificar a esa luz.

-Entonces... ¿qué propones?
-pregunto finalmente, acercándome a ella de nuevo en lo inconveniente mientras me apoyo yo del mismo modo en la barandilla que delimitaba aquella cumbre irreal.

Publicado: Mar May 14, 2013 11:16 am
por Isawa_Hiromi
"Espero que aprendas rápido. Odio los perros tontos."

Se rió esta.


"Hum...... interesante... me gusta tu reto... probemos... ¿damos de máximo 10 preguntas o necesitarás más?

Te contestó esta interesada.
Yashiko se rió ante el comentario de su padre y obstinación y dijo:

"Igualita que un León, pero mucho más guapa, dónde vamos a ir a parar..."

Bromeó esta, Yashiko era una cortesana experta, y no había llegado donde lo hacía sin saber no sólo sus virtudes sino sus defectos.

La Doji se sorprendió de tu gesto y notaste como se agarraba a ti con fuerza pero sin tensión, de hecho, cuando la dejastes en el suelo se cruzó de brazos sobre su pecho y te dijo:

"¿Así que palabras de monje ise zumi o actos de un galán cara dura que trata de impresionarme?"

Su tono era serio, pero en poco dejó una sonrisa en sus labios como si dijera "te permito esa jugada arriesgada".

"La sangre de Kakita realmente corre por vuestras venas, Koji-san."

Te replicó como si dijera "adulador" y te sacaba la lengua divertida.

Yashiko se apoyó en la barandilla mientras la suave brisa nocturna mecía sus cabellos y miró a la nada unos largos y preciosos segundos antes de agacharse un poco y tomar una de las flores que había.

La arrancó y te miró con ella en la mano cerca de la boca como si meditara, luego alargó su mano hasta que la flor tocó tu pelo y te la colocó tras la oreja.

De pronto notastes un mareo, una sesanción vibrante como si todo tu ser hubiera sufrido un shock y la visión se te nubló hasta hacerla ver en un extraño color sepia. Mirabas hacia el suelo en aquel momento del mareo que no te movía de tu sitio, todo lo contrario, te ataba a este, como si fueras de plomo. Una mano rozó tu rostro, mientras bajaba, delante tuya había un hombre con kimono oscuro, un marrón más sepia, de manos amplias y cálidas. Alzates tu mano para tocar la flor de tu cabello, estaba ahí, pero la mano que se había alzado para tocarla no era la tuya, era la de una mujer, fina y pequeña, delicada y etérea.

Otro latigazo del corazón y de nuevo estabas en la realidad. Sólo había pasado un segundo, ni tan siquiera Yashiko parecía mirarte como si hubiera notado aquel mareo.

Su sonrisa era una que conocías demasiado bien, desde antes que naciera te dijo:

"¿Y qué tal si cultivas un jardín en tu casa donde sólo yo pueda verlo?"

Publicado: Mié May 15, 2013 5:05 pm
por Kakita Koji
-Entonces digamos que tengo más de zorro que de perro -replico riéndome de buena gana de lo acertado, kármicamente al menos, de la variación -Uno de esos zorritos adorables a los que se les perdonan las traviesas osadías, claro...

Diez preguntas es un número redondo, me gusta. Supongo que necesitaría al menos mil para averiguar todo lo que me gustaría de ti, pero me conformo... de momento, ju.
Como he dicho, es un juego de ingenio y seguro que no puedo ganarte; eso no es falsa modestia, en un duelo no hay deshonor en reconocer que el rival te supera. ¿Pero y si lo logro? Sería algo que merecería... alguna clase de premio, ¿no crees? Sólo por darle algo más de emoción.
Como por ejemplo... ¿qué te parece... reducir los requerimientos, de los actuales tres cuadros de éxito, a solo dos necesarios para que poses para mi?

Bien veamos... ¿por donde empiezo? Daré por hecho que es un lugar físico en Otosan Uchi o sus alrededores... Podría no serlo, pero me parece lo suficientemente probable. Entonces la primera pregunta sería... ¿está más allá de la muralla que delimita los distritos interiores?
-que diga "si" implicaría el anillo externo o extramuros, técnicamente incluso el resto del mundo; "no" señalaría el círculo interior y la ciudad prohibida. Es una buena división para comenzar.


-Oh, vaya, buena pregunta...
-contesto con una media sonrisilla ladina sobre si es un truco de monje o de buscavidas -¿Tengo que elegir una de las dos opciones o es una de esas cuestiones retóricas cuya respuesta ya se conoce sobradamente de antemano al formularla? -pregunto llevándome una mano al mentón y fingiendo pensar realmente en aquello.
-¿Pero dices que el ise "trata" de impresionarte, con el significado de "intento fallido" o concediéndole cierto grado de "éxito"

Bromeo con algo de socarronería, no falta de mi galantería particular, como si ese detalle supusiera una enorme diferencia en lo que fuese que estoy reflexionando de su reacción.


-Si... y como toda la sangre de Kakita, se agita efervescente cuando nota cerca la auténtica de Doji
-le concedo con una media sonrisa, asintiendo a su cumplido y subiendo un poco esa misma apuesta mientras admiro el gesto desenfadado, divertido y hasta ligeramente infantil que me "dedica" sacándome la lengua.
Para alguien como ella, acostumbrada a bailar entre serpientes, mostrarse de ese modo no es un gesto de poca importancia; denota confianza y calma ante mi presencia, la derrota de muchas barreras emocionales que la aislan de casi todo el resto del mundo.
Aún quedan, pero ya puedo escuchar el latir de su corazón al otro lado... y es un sonido realmente hermoso.


Cuando coge aquella flor, al principio supongo que se la quedará para ella, o como mucho me la tenderá con esa languidez exquisita, así que me sorprendo un poco cuando se acerca para enredarla en mi cabello, y entonces... todo se vuelve extraño.

De algún modo reconozco la escena, aunque obviamente no la he vivido, de haberla llevado siempre en mi memoria... Al menos en alguna recóndita parcela espiritual de ésta. Kotome, debía de hacer casi cien años de aquello, puede que el momento justo tras la primera palabra de la mujer en años.
Tampoco parecía que eso importara, los detalles, sólo las emociones contaban en aquel recuerdo. Así que no puedo saber como siguió y la dama Kitsune reaccionó, pero se lo que sintió...

Y con esa sensación libremente danzando por mis venas, me quedo mirando a la mujer grulla ante mi, que sonríe... Y como si mi cuerpo reaccionase a algún estímulo ajeno, pero a la vez tan propio, me acerco a ella, abrazando con delicadeza su cintura con una mano y acariciándole el rostro con al otra, antes de besarla como si nada más importara en el universo. Largo y profundo, suave e intenso a la vez, ni siquiera puedo notar durante el tiempo que estamos pegados el límite donde acaba mi carne y comienza la suya, pues el contacto se extiende, o yo lo creo extenderse, hasta el chi donde nuestros espíritus se mezclan en uno de un modo que el cuerpo físico ni siquiera puede imaginar.
Dos individuos ocupando un mismo espacio, en un tiempo indefinido. Así es como intentaré explicarlo más tarde, cuando sea capaz de pensar de nuevo. Algo tan irreal como innegable.

-Gracias por Hana, Yashiko -susurro cuando vuelvo a notar el aire circular por mis pulmones, refiriéndome a aquella flor, y mucho más.


-¿Mi casa....? Ahm, ¿te refieres a la residencia de Doji Kamoko-sama? Ya te dije que... no creo que sea el lugar adecuado; nunca sería lo suficientemente mío como para... ofrecértelo si lo quisieras
-deliberadamente no especifiqué "como patrona" porque para mi va todo aquello va más allá de eso.
-Me gusta más la idea del jardín interior al pie de tus aposentos, jamás diría lo contrario... Si no te importa cederme esa parte de ti, para mi no hay mejor alternativa. Incluso iría a verlo ahora mismo si pudiera, para soñar esta noche con flores.

Publicado: Lun May 20, 2013 10:08 am
por Isawa_Hiromi
"Un zorro descarado y cara dura si.

¿Sabes que apostar por todo termina en esta ciudad en un mal hábito que te hace caer siempre?"


Te dijo esta con media sonrisa.

"No, si ganas te llevaré a ese lugar conmigo, pero tus cuadros son innegociables... ¿Por qué querer sólo dos cuadros de éxito bajo mi patronazgo cuando pueden ser tres?"

Añadió esta con retintín en la voz.

Yashiko tardó un segundo ante tu primera pregunta y dijo al final.

"Ajá, lo está."

Yashiko te permitió una sonrisa socarrona al ver tu juego de palabras y se encogió de hombros.

"Tanto si son palabras como de ise zumi, por iluminado, como de galán por experto deberíais saberlo... juju"

Dijo divertida.

"Espero que sea esa mi sangre, no la de una Matsu juju"

Bromeó esta con intimidad mientras sostenía otra clase de sonrisa en su boca, una comedida y tranquila, nada forzada, cálida incluso... una sonrisa íntima.


Aquel beso es natural, es algo como respirar, una sensación tras otras pero encadenadas de una manera tan sutil que era como el moverse, tan palpable que a la Doji no le sorprendió, tan entre vosotros que no le desagradó, tan íntimo que devolvió el beso y tan profundo que no fue sólo eso.

Con los labios separados por apenas un milímetro notastes curvarse los labios de la mujer y te susurró:

"Eres fácil de complacer..."

Bromeó esta, pero sin burlarse, de una manera peculiar, incluso hasta tierna, mientras pasó sus manos por su brazos hasta dejarlos apoyados en los antebrazos.



"Bueno.... ya que supongo que para ti no es una opción que os mude a una residencia más amplia.... aceptaremos barco."

Sonrió al final.

Publicado: Mar May 21, 2013 9:27 am
por Kakita Koji
Me encojo de hombros, con una media sonrisa ante aquello, como si insinuara que qué le iba a hacer -Yo no diría eso, sólo... que se trata de un zorro que sabe lo que quiere, y no se conforma con menos. Supongo que los que están acostumbrados a dejarse llevar pueden ver eso como osadía o descaro, pero vos no sois precisamente una de esas personas.

O al menos, no creo que lo veáis como algo negativo
-añado afilando la sonrisa un poco más, pasándole las yemas de los dedos por el dorso de la mano, casi al descuido tal como si acariciase una de aquellas flores.

-No era una apuesta, no había prometido nada por perder, ju... Pero tenía que intentarlo.

¿Y quién dice que fueran a ser dos ni tres, Yashiko? ¿Acaso piensas que después de pintarte a ti ya abandonaré mi arte?
Podría, pero en mi opinión sería uno de esos actos vacíos de supuesto romanticismo que no son más que una extravagancia apenas justificable en realidad.
Además como mi patrona… estás aquí, a mi lado en este jardín sin ir más lejos. Cambiar eso por un retrato sería cambiar a la auténtica por una copia… Es como tapiar tus ventanas y pintar un sol en el techo de tu casa esperando que caliente sólo para ti… ju, ju, no soy tan estúpido. Me quedo con el auténtico Sol
–replico mirándola de un modo intenso, casi como si pudiera sentir esa luz y calidez surgiendo de ella misma a su alrededor.

-Por lógica, ahora debo preguntar si está en el distrito interior grulla. Es mejor gastar un par de preguntas para acotar la localización que no intentarlo al azar, por mucho que hubiera podido sospecharlo –explico como si fuera la única opción posible, la lógica.

-Si estamos hablando de mujeres que valgan la pena -como ella, claro -no creo que exista realmente eso de “galanes expertos”, sólo hombres que han tenido suerte hasta el momento de considerarlo… Y en cuanto a los ise zumi, no estoy seguro de que la iluminación te de todas las respuestas, como mucho, te dará el conocimiento necesario para saber a quién preguntarle cada una… Y en este caso, esa fuente eres tú, mi dama.
Así que, ante vos, me limito a declarar que no se nada, y me encomiendo a vuestra generosidad intelectual… y de cualquier otro tipo, Yashi-chan…


Levanto la mano diestra con cierta teatralidad, como si comprobara algo –No, definitivamente no es sangre Matsu. Es verdad que el rastro de la león-a también hace alterar la sangre, pero sin duda el efecto es distinto.
Además, aunque no nos guste reconocerlo, la verdad es que nosotros no pensamos en ellas ni la décima parte del tiempo que ellas nos dedican a nosotros, así que… sin duda es el efecto Doji
–respondo devolviéndole la sonrisa del mismo modo, aprovechando bajar la mano para recolocar un mechón de su cabello que no por falta de perfección sino por lo contrario merece una caricia suave.


-Al contrario… Cierto es que tú puedes complacerme sólo con una mirada, una sonrisa, una flor o un beso tuyos… pero eso no significa que sea “fácil” de complacer… De hecho, si sólo me conformo con algo tan valioso y exquisito, tan único como eso… es que soy terriblemente exigente, ¿no crees?

Contesto aún tan cerca de ella que todavía puedo sentir el calor de su piel en los labios, directamente.


-¿Una residencia más amplia... y vacía? Oh no, prefiero un trocito de la vuestra, si estás en ella, ju, ju...
Barco entonces
–reafirmo asintiendo, cerrando el mejor trato posible que podría haber sacado de todo aquello.
-¿Qué forma tiene ese jardín, puedes describirlo fielmente para que pueda hacerme una composición imaginada de sus posibilidades, Yashi-chan…?

Publicado: Mar May 21, 2013 10:25 am
por Isawa_Hiromi
"Entonces debería cambiar el momento, pues si tanto aprecias su valía... lo suyo sería que me pintárais al final, como perla nunca vista de la colección."

Retorció las cosas mientras sonreía ladinamente.

"Me temo que no, que no está en el distrito interior Grulla."

Te sonrió de medio lado como si dijera "prueba de nuevo".

"Buena respuesta... odio a los hombres pretensiosos y a los galanes de serie."

Amplió su sonrisa de manera afilada como si dijera "te has librado de una estocada"... ¿por los pelos o por habilidad? eso era otra cosa...

"Oh! que alivio... dijo con teatralidad fingida sobre lo de las Matsus porque yo siempre me he considerado mujer, pensaba que iba a tener problemas con eso jiji"

Bromeó.

Yashiko ante tu comentario de tu exquisitez dejó una risa que nunca apareció en su boca como si te dijera "tanto tuyo" y asintió despacio.

"No voy a ser yo quient e niegue el buen gusto..."

Añadió con tonillo divertido.



Yashiko puso su dedos obre la barandilla y dibujó un exágono.

"Es un hexágono, algo peculiar lo sé juju, en el centro tengo un cerezo, lo planté yo misma hace muchos años, cuando Akashi-chan era pequeña y al querer dormir siempre conmigo y estar siempre enferma pensé que así le podía llevar la primera a donde estábamos..."

Recordó con un leve murmullo mientras miraba al cielo nocturno.

Publicado: Mié May 22, 2013 11:10 pm
por Kakita Koji
-No, no, no... ¿Por qué establecer un final de la serie apenas recién nacida, antes de saber hacia donde puede evolucionar en relación con el resto del arte? -replico enseguida negando decididamente con la cabeza, como si aquel argumento fuese tan claro como el agua.
-Si tiene que tener un final, éste debe quedar indefinido o correré el riesgo de dejar caer el cántaro de leche.

No, me temo que no puedo filosófica ni artísticamente programar sucesos para un momento del que debo dudar de ese modo. Hum, tres está bien... es un número bastante redondo, los triángulos son interesantes, si. La dualidad también tiene interés, pero tres pilares son una estructura estable.
En definitiva, creo que no se debería cambiar el momento previsto, después de todo
-afirmo asintiendo. No he dicho nada, es mejor conformarse con los éxitos razonables que no renegociar sin nada más que vender.


-Vaya, no es en el distrito Grulla
-en este tipo de juegos, la negación aportaba mucha menos información que la confirmación, así que era una pequeña decepción. Si tenía que enumerar los otros tres distritos del aniñño interior desperdiciaría la mitad de mis preguntas. Probaré con la ciudad prohibida, si de pequeña su madre ya la traía aquí quizás haya tenido siempre libertad para moverse por aquí arriba. Veamos -¿En la Ciudad Prohibida, tal vez? -pregunto enarcando una ceja.

-Entonces no hay ni un motivo por el que debierais odiarme a mi, mi señora Doji. Puedo ser descarado, arrogante, sarcástico o incluso temerario... pero presentuoso... nunca.
Además los galanes de serie tienen un defecto de base, ¿pues acaso puede decirse que tenga auténtico interés quien pueda ser conquistada con frases hechas y manuales de tres al cuarto?
-pregunto de manera retórica con una media sonrisa -¿Qué valor se le puede otorgar al que toca música para serpientes inocuas? -añado realizando un gesto aparentemente casual sobre el kimono, apoyando la mano finalmente en mi obi, que pasaría inadvertido de no ser porque sigo estando deliberadamente dentro del espacio "personal" de una de esas damas tan extraordinarias que no sólo son imposibles sino también letales.

-Oh, estoy seguro de que como león también tendrías un encanto único. De hecho, como ya he podido comprobar esta tarde, con un bokken en la mano resultáis tan hermosa como con un delicado abanico, así que... no creo que tuviéseis en realidad ningún problema con ello, ju.

Me alegra que alabéis mi buen gusto, Yashi-chan; espero que como patrona no tenga que recordaros esas palabras en un futuro próximo
-bromeo, a medias, tomándole con suavidad la mano y besándola "rendido"


-¿Un hexágono? Si que es inusual... ¿Tiene algún significado concreto o sólo responde a los espacios residuales del resto de vuestros aposentos? Recuerdo haber leido alguna vez algo sobre simbologías de figuras regulares... venía a afirmar que el hexágono posee una dualidad fuego agua, y que simboliza el perpetuo movimiento de la creación, la renovación y la evolución a través del tiempo.
Nunca me tomé demasiado en serio ese tipo de estudios a medio camino entre el misticismo y la geometría... Pero, ju, había otras cosas que me tomaba menos en serio aún y...
-sonrío resoplando, "resignado" a lo que me ha ido mostrando el karma en esta ciudad.
-Un "festival del cerezo en flor" particular, sólo para vosotras y del que Akashi-san podía disfrutar desde la misma cama... Un gesto muy inspirado, eso es obvio -lo que no era tan evidente es que lo que había movido a Yashiko eran todo un compendio de virtudes, amor, calidez y empatía, de las que carecía la Yashiko cortesana que había construido a su alrededor para que fuese vista en el resto de la ciudad, fuera de su círculo íntimo.

-¿Aún os sentáis a ver la primavera en aquel cerezo? -me intereso mirando la expresión de sus ojos con admirado esmero.

Publicado: Jue May 23, 2013 10:45 am
por Isawa_Hiromi
"Aunque entiendo vuestro razonamiento, de todas formas deberíais pensar en una serie limitada, apostar por algo interminable nunca es adecuado, el talento concentrado de mejores frutos y mejores obras, además del sentimiento de exclusividad...

¿Por qué el haiku, de todas las modalidades de poemas, es el más extendido y respetado? Porque es justo en extensión y en contenido, porque esta condensado y porque si brillas en esa medida limitada puedes brillar en todo."


"Creo, Koji-san, que tenemos un problema de entendimiento... Que yo sepa "estar más allá" de una muralla implica la posibilidad de que la extensión sea de esta hacia fuera... Si la extensión fuera hacia dentro por qué no preguntar ¿esta dentro de las murallas?

Así que os voy a ser buena participante y diré que vais a errar mucho porque vuestra primera pregunta parece que estaba mal formulada."


Te dijo esta.

"¿El valor es de la dama que no se deja cortejar con simples frases hechas o de la presa que desmerece la caza si fuera de esta guisa?"

Te replicó esta de manera socarrona como si tentara o mejor dicho, delimitara tu arrogancia grulla.

"Y yo también lo espero, después de todo tu cometido ahora es conseguir siempre mi beneplácito y aprobación... puede que no lo hayas notado pero.... en eso consiste que sea tu patrona..."

Se rió esta bajito.

"Esperemos que seas bueno bajo presión juju"

Añadió.

"Primigeniamente no tenía esa estructura, pero hace años Nisio-sensei reestructuró ciertas partes de nuestra casa pues al parecer viciaban el ki que corría por ella y perjudicaba a la salud de Akashi-chan... No sé si creermelo del todo o no pero si que es cierto que mejoró bastante tras eso de una neumonía que tenía, así que supongo que una vez más la sensei se lleva el aunque sea "por si acaso" que todos le dan..."

Yashiko miró a las flores bañadas por la luz nocturna y sonrió como si se acordara de cientos de escenas cercas a ese pasaje de su infancia con su hermana y asintió despacio.

"Si, todos los años, cuando florece, tenemos nuestro pequeño "festival nocturno". Durante el día hacemos sakuramochis y a la noche nos sentamos los cuatro, junto con padre y Kira-chan a tomar el té que hace Kira y los dulces que hemos hecho.

Aunque Aka-chan esté mejor, gracias a los dioses, su salud siempre es delicada así que de esa manera siempre nos aseguramos que vea las flores de cerezo y que las disfrute en compañía, por si recae o el tiempo no es propicio para que vaya a los "hanami" (ir a ver los cerezos en flor) que hay en la ciudad en esas fechas."


Comentó esta como algo natural, aunque como tu bien sabías esa parte de ella era natural pero poco conocida

Publicado: Jue May 23, 2013 10:39 pm
por Kakita Koji
-¿Limitada? Bueno, no digo que la serie deba ser interminable, sólo que no se si debería plantearme un número cerrado... la inspiración es caprichosa -argumento pasándome los dedos por el mentón, pensativo -Kotoko-sama propuso cinco, como una alegoría de los sentidos. La idea me gustó, aunque creo que es un arma de doble filo.
En todo caso tendría ya uno... espero que dos, tres y con suerte el cuarto no me mata... Aún me quedaría otro libre, lo que siempre es buena precaución... Cinco, porque la "perla nunca vista de la colección" no lo cuento; ése es "mío" -anoto con una sonrisilla, mío implica suyo también claro. Pero de nadie más por muy Otomo, daimio o Hantei que quiera haber nacido o ascendido.
¿Qué te parece, cinco más uno? Sólo tendría que asignarles las metáforas de las virtudes, concepto que me convence mucho más que sentidos... Por eso os pregunté antes en la exposición las que considerábais que eran las virtudes femeninas más destacables.


Me apoyo en la barandilla con cierta desgana, considerando si sincerarme del todo en lo que respecta a los haikus, a mi opinión sobre ellos -Puede que te parezca cínico, pero yo siempre he pensado que las medidas limitadas son engañosas y pueden llevar a conclusiones precipitadas, por eso nunca he... sido un gran admirador de los versos cortos. Si lanzase una moneda al aire tres veces podría acertar el número de veces que cae de un determinado lado; ¿me convertiría eso en un adivino? No, porque acertar al azar en una medida pequeña, sólo cuatro posibilidades, no tiene mérito.
Y si no muestro a nadie el resultado auténtico de la moneda, menos aún. Por eso es perverso considerar a alguien un maestro en algo como eso, porque se asume que lo que hace es bueno aunque no haya argumentos para esa conclusión ni la contraria...

De hecho yo siempre he pensado que si el haiku es el formato más extendido de poesía es porque la crítica es tan insustancial como el hecho en si. ¿Valdría algo un cuadro de diecisiete pinceladas?

En fin... es sólo mi opinión. Puede que te parezca una tontería... y supongo que lo será, ju
-bromeo poniendo la venda antes que la herida, por si acaso acabo de ofender alguna creencia íntima de la Doji.


-Buen punto... Aunque estar "dentro de las murallas" plantea una similar peculiaridad interpretativa en el límite del intervalo; el lenguaje es imperfecto -río, recordando que ésa es precisamente la base de mucha de la retórica de los cortesanos, por eso es imposible que consiga ganar este juego.
-¿Así que supongo que tendría que reformular mi pregunta anterior y cuestionar si ese lugar especial está en las propias murallas interiores? Está bien, digamos que eso incluye los cuarteles de los Seppun, miradores y espacios inmediatamente adyacentes a la muralla en si, dos o tres metros por cada lado. ¿Está ahora mejor clarificada, mi señora patrona? -pregunto con una sonrisa de buen chico, de las que siempre se me ha dado especialmente bien modelar en mi rostro sin necesidad de haberlas practicado... en exceso al menos.

-El valor siempre es de la dama, por supuesto. Compadezco la necedad de quien considere a éstas una presa, en ninguna circunstancia, querida Yashiko -respondo con una media sonrisa a su tentación, y no he tenido que dejar de ser sincero al hacerlo.

-¿Ahora? Oh, pero ¿quien dice que vuestro buen placer (bene placito) no hubiese sido mi objetivo siempre, patrona o no? -replico con una risilla traviesa.

-Hum, depende de... la clase de presión que queráis ejercer sobre mi -vuelvo a reir, esta vez con un punto más socarrón.


-Es una escena preciosa... Sin duda posee una magia única, cálida y... auténtica -reconozco honestamente, no me cuesta casi nada imaginarla y hasta sentir las emociones del momento a través del afecto de Yashiko. Suspiro hondamente, siendo consciente de lo que supone que Yashiko me dejara participar de un lugar tan íntimo y valioso para ella, aunque sólo fuera plantando y cuidando unas flores.
-Te prometo que pondré todo mi corazón para que cuando tu familia y tú os sentéis a mirar las flores del cerezo, las de las semillas de este jardín estén a la altura de lo que significa para ti -si tengo que regarlas con mi sangre, lo haré, aunque espero que no porque probablemente eso sólo empeoraría cualquier problema que pudiera haber surgido.
Pero da igual, creo que ella sabe a lo que me refiero; y si no, acabará sabiéndolo, espero, pienso mientras la miro intensamente a los ojos de hielo celeste.

Publicado: Vie May 24, 2013 10:23 am
por Isawa_Hiromi
"¿Cinco más uno que es el mío o cinco más uno que es el de Seto más el mío?"

Sonrió maliciosa ante el problemilla o mejor dicho, la opción inesperada que había parecido aquella noche.

"Entonces, si lo que decís es cierto sobre las medidas limitadas... habréis pasado serios problemas en el pasado en el aprendizaje de una técnica que se basa en la limitación y en lo escueto como arma suprema y mejor forma de solventar problemas."

Te replicó esta con sarcasmo.

"No tan imperfecto, sólo hay que saber decir "dentro de las tres murallas" "de dos murallas o de una muralla" después de todo estas son casi circulares."

Repuso esta.

"Si os liáis con las preguntas y las murallas pues preguntar si está en la Ciudad Prohibida, en esta y los distritos interiores o desde los distritos exteriores hacia dentro."

Yashiko levantó una perfilada ceja y te sonrió de medio lado con interés como si te concediera que aquel beneplácito fuera algo que buscaras desde siempre en ella, con la mezcla de la arrogancia de alguien que piensa que eso es normal y la intriga de pensar que mientes más que hablas.



La Doji se apoyó en la baranda, su espalda en esta y miró un segundo al cielo mientras dejaba una queda sonrisa en sus labios.

"Eso espero... delego en ti una gran responsabilidad, artista, puesto que mi hermana nunca ha podido subir hasta aquí arriba para ver la vista que esta noche tenemos..... llevala tu a mi hogar...."

Susurró al final mientras miraba hacia atrás a la manta de flores.

"Bueno........ creo que es hora de recogernos, mañana la corte y la diversión sigue...."




OUT
No sé que planeas para ahora, pero si no hay demasiado más deberías ponerme el planing del siguiente día e ir pensando en cerrar día ya.

Publicado: Dom May 26, 2013 7:23 pm
por Kakita Koji
-Vaya, las noticias vuelan... -sonrío ligeramente, resignado -Cinco, más uno que es el tuyo; lo demás, ya se verá. Lo de Seto-san es... una idea inesperada a la que aún tengo que darle alguna vuelta, después de todo, ¿qué clase de virtud femenina representaría alguien como él?
Yo lo veo más bien, como opción, como una clase de homenaje a la belleza femenina, por aquello de que en ciertos círculos estéticos se considera que es el hombre es atractivo en tanto en cuanto algunos de nuestros rasgos se asemejan a los vuestros... En fin, es interesante pero complicado a la vez.
Además no se hasta qué punto se ha ofrecido a participar sólo porque le haya sorprendido que una propuesta así agradase a Noriko-sama, y por alguna razón piense que así puede sacarle cierta ventaja a Notatsu-sensei en algo que éste jamás se atrevería... Eso también es complicado ahora. No quiero que me manipulasen tan fácilmente de ser el caso.

El iaijutsu es formalmente escueto, pero, a diferencia de los haikus, su juicio es infalible. Quien sangra pierde; quien sangre mucho, pierde mucho. Es fácilmente observable y objetivo.
Sin embargo la poesía es de todo menos objetiva, hace falta interpretación y subjetividad para juzgarla, y tres suspiros no son suficiente recorrido para eso, al menos en mi opinión; por eso considero que el haiku es un formato dudoso, en el mejor de los casos.

Aunque no digo que no pueda parecer interesante en ocasiones, claro
-concluyo encogiéndome de hombros. Dspués de todo sólo se trata de mi opinión personal al respecto y hay muchas posibles.


-Está bien, pero dado que ahora se que ese lugar especial está dentro las murallas interiores, que es lo que pensábais que respondíais, y dado que de otro modo no me habríais advertido sobre la sutileza, mi siguiente pregunta es, ¿está en la propia muralla del círculo interior?
Por ejemplo, y dado que vuestros vecinos cuando érais pequeña eran Seppun, y que son estos los que custodian dicha muralla, pienso que podría ser alguna clase de lugar especial donde jugábais con el hijo pequeño de esos vecinos, o donde la amistad de estos os permitían acceder.

Sólo es una suposición, por supuesto, aún me quedan más preguntas para mañana...
-sonrío amablemente, pasando de un modo inofensivo y cálido por sus recuerdos.


Me quedo mirando las flores, preguntándome por un instante si no me he comprometido a intentar algo que me probablemente me supera. Hacer crecer una flor es una cosa, componer y trasladar esto a un espacio reducido es otra bien distinta... No querría decepcionar a Yashiko en algo así, pero por otro lado realmente quiero intentarlo...
-Lo primero tendrá que ser estudiar a fondo el espacio en cuestión. Puedo imaginarlo, pero eso no es suficiente. A partir de ahí... soy grulla -bromeo, indicando que todo está a nuestro alcance cuando nos lo proponemos.

-Estoy de acuerdo, la noche ha sido realmente larga. Permitidme acompañaros en el rickshaw hasta vuestra residencia, Yashiko-chan, no me perdonaría dejaros sola a esta horas
-propongo caballerosamente, cediéndole el paso con galantería.


OUT:
Si, por mi podemos cerrar ya el día aquí.
Sobre el siguiente, creo que a primera hora había quedado con Satomi en donde viviera. Llevaré pastelitos y bombones :mrgreen:

Publicado: Lun May 27, 2013 10:20 am
por Isawa_Hiromi
"¿No es acaso una muestra de la fuerza femenina el parir hombres que puedan ser tan bellos como ellas?"

Te dio la opción Yashiko.

"No creo que Seto-san se haya interesado en tu obra por eso, es normal pensarlo, pero algo ya me sé de él, y sé que el arte es algo que adora y del que no busca nada más que arte..."

Parecía hablar como si conociera bien aquella parte del duelista. ¿Y eso te molestaba?

"El subjetivismo en el haiku es para las masas, Koji-san, en la corte se sabe cuando las palabras hieren más que el acero, sin lugar a dudas..."

Yashiko sonrió ante tu cauce dilucidatorio y te dijo:

"Caliente caliente pero frío frío, no está en la muralla, no..."

Sonrió triunfante y divertida.


"Bueno.... lo interesante de prometer es cumplir ¿verdad?"

Susurró al final Yashiko.

La noche terminó en un cómodo silencio de vuelta a casa, unas escuetas palabras de despedida y un suave roce al bajarse esta mientras terminaba con una mirada de soslayo mientras los cabellos color plata se mecían con el viento.

Buenas noches...

Ha sido un largo día pero... mañana será otro día y nuevas oportunidades...





OUT
Pues teminamos aquí.
Empiezo el otro tema, y recuérdame que te de los pequis este finde, cuando tenga algo más de tiempo libre

Publicado: Lun May 27, 2013 7:21 pm
por Kakita Koji
-Podría ser -respondo pensando sobre su opción interpretativa. Tiene sentido, aunque tendría que pensar sobre ello con más calma.

-Hum... parece que sabes mucho de Setokun -digo con retintín, y una sonrisilla asomando por la comisura de los labios, dejando en deliberada ambigüedad el auténtico significado de mis palabras, pero con un regusto ligeramente celoso. Lo adecuado para halagarla, y para no quedarme con las ganas de decirlo, claro.

-No está en la muralla interior -repito. Entonces no se porqué ha hecho ese comentario de "buena jugadora"
En fin, me guardo el resto de preguntas. Debería averiguar algo más por mi cuenta, quizás hablando con Kirako, como donde vivían esos Seppun y porqué lo hacían en el distrito en lugar de en la Ciudad Prohibida, eso podría darme alguna pista útil.

Sonrío ante su reflexión final, aceptándola con un cabeceo galante.
Si, ha sido un largo día... Pero aunque mañana maldiga mi falta de sueño, no habría cambiado nada de él... salvo quizás haber intentado derrotar a alguno más esta tarde. Pero mañana me resarciré con el iai, espero.

fdi:
Tema cerrado, entonces. No te preocupes, te lo recordaré muchas veces XDDD