Día 5º.- Tarde.- Ikoma Goroku

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 5º.- Tarde.- Ikoma Goroku

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 04, 2013 11:35 am

Hora de Doji. 2 a 4 pm


Os había sorprendido a los dos, apenas habíais llegado a casa de la Embajada León y pensando en practicar un poco con la esgrima cuando un mensajero ahogado apareció en vuestra casa con una misiva.

Toushi se había movido MUY rápido y traía la nota que Lady Rokujo os hacía el honor de concederos un hueco en su apretada agenda en menos de una hora.

Así pues teníais la no tan fácil tarea de bañaros y vestiros para la ocasión pero... El primer problema parecía aparecer en tu mente.

¿Qué elegíais como ropa? ¿Quizás algo más militar y bushi no fuera del agrado aunque tratarais de mostrar vuestra predisposición al entrenamiento? ¿Usabais telas más o menos ricas para una primera entrevista? ¿Sería muy pretensioso sacar buenas galas u oportuno para ir ante quien íbais?

Y lo peor de todo aquello es que obviamente quien tenía que decidir eras tu, después de todo Tetsu era tan sólo una niña...



OUT
Te dejo libertad de elección absoluta de vestuario, haz como si tuvieras en la maleta cualquier cosa que necesites, sin problemas. Vamos a jugar un poco con cosas que parecen tonterías en otros juegos pero que L5a esta lleno de detalles así juju
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mié Ene 09, 2013 5:45 pm

Apenas había tiempo para asearse y vestirse y, para colmo, la complicación de elegir una vestimenta adecuada a la ocasión.
En sus tratos con cortesanos, Goroku había observado la importancia que daban estos a sus ropas. Para ellos era otro lenguaje más, con el que expresar sus ideas, opiniones, sugerencias y... amenazas. Se engalanaban como pavos reales para las ocasiones más importantes y miraban con desprecio a quienes no seguían las últimas tendencias de la moda, dictadas por las más altas esferas de la sociedad samurai.

A Goroku todo esto nunca le había importado. Su único lenguaje era la espada y, su escenario, la batalla.

Además, nunca había hecho acopio de ostentosos atuendos a pesar de que podría habérselos permitido, pero siempre le había parecido un gasto superfluo y banal para la vida que llevaba.

Miró el arcón donde guardaba sus pertenencias; sus escasas pertenencias; y eligió un kimono de buena calidad, limpio y elegante pero sencillo y adusto. El único adorno que se permitía era el mon de su clan. Esperaba que a Lady Rokujo esto no le pareciese una insolencia.
De todos modos, nunca se sabía como reaccionarían los cortesanos ante estos pequeños detalles. Podían criticarte por llevar una prenda de cierto color, por el simple hecho de que no conjuntaba con las sandalias pero, de no llevarla, estarías ofendiendo al anfitrión quien llevaba un cinturón de ese color.

Demasiadas sutilezas para un hombre como él.

Cuando hubo acabado de bañarse, terminó de ajustarse las prendas elegidas y terminó con de atarse la getta de buena calidad, pero de nuevo de corte sencillo y práctico.

Las ropas que eligió para la muchacha no variaban mucho de las suyas. Un kimono sencillo de diario. Limpio y cuidado, pero que podía usarse tanto para entrenamiento como para ir al mercado.

Ambos salieron de la casa aseados, limpios y con buenas ropas. Pero sin ostentaciones ni florituras. Así había sido su vida hasta entonces y seguiría siendo fiel a sus principios.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 10, 2013 9:55 am

"¿Plan de batalla: sencillez y coraje?"

Te preguntó Tetsu mientras caminábais hacia la Embajada como si ella asimilara todo aquello como una clase más marcial de un campo de batalla.




La Embajada Grulla no estaba muy lejos de la León y de vuestro barrio y era, junto con la Escorpión, la Embajada más grande de la ciudad, era un enorme mansión de dos plantas que se extendía por una enorme manzana llena de edificios, patios, dôjos, jardines, salas de exposición... Y estaba llena hasta más no poder de visitantes, miembros del Clan, funcionarios, criados...

Si la actividad frenética de la Embajada León os había parecido demasiado aquello era como estar en hora punta en un batallón que tenía que formar filas, justo antes de organizarse, cuando aún el caos impera mientras todos buscan su sitio a la vez pero a diferentes compases.

Aquella multitud te pilló desprevenido, pero no a Tetsu, que parecía ya saberlo, ella te condujo hasta la recepción, en donde casi diez recepcionistas atendían a los que llegaban y tras verificar vuestras nombres en unas listas os indicaron que un criado os llevaría hasta Lady Rokujo.

El criado apareció sin que tuvierais que esperar ni un segundo y os condujo por unos pasillos que lentamente se fueron vaciando y quedando en silencio hasta que os alejasteis de la marabunta de la entrada. Pasasteis por patios interiores y pasillos exteriores, en medio de obras de arte y exposiciones a plena vista preciosas, por pabellones enteros silenciosos o donde se oía música de fondo hasta que llegasteis a un ala lateral hacia el fondo de la enorme Embajada en donde se escuchaba un shamisei de fondo, elegante y melódico.

El criado os indicó que tras dos puertas más había un patio interior grande y que justo en medio había una habitación con forma de mini palacete y que allí se encontraba Lady Rokujo, os lo indicaba ya porque Rokujo estaba en una de sus horas de meditación en donde a los criados les estaba prohibido hablar a menos de ciertos metros de ella, para no distraerla.

Así pues, tras aquella extraña información se acercó con vosotros hasta el patio interior, que era amplio y luminoso y que destacaba entre el edificio de dos plantas, con flores frescas y una pequeña fuente y aquella habitación en la que se oía la melodía de shamisei con más fuerza pero delicadeza.

El criado os llevó hasta la puerta, se inclinó ante esta y dio un leve golpecito para indicar que había visita, y sin esperar nada abrió lentamente la puerta. En la habitación había dos mujeres, una en la esquina tocando el instrumento de cuerda y otra en medio, sentada muy elegantemente, con sus enormes ropajes de todos los azules inimaginables en capaz y capas de seda mientras realizaba una ceremonia del té perfecta, con gestos suaves y sutiles, hermosos en cada uno de sus movimientos.

La que supusiste que era Lady Rokujo no dijo nada, así que esperasteis a que ella hablara en la puerta, mientras terminaba de servir tres tazas. Entonces miró hacia la puerta y con un gesto grácil de la mano indicó que entrarais, que el té era para vosotros.

Tetsu entró justo tras de ti, para no mostrarse ansiosa, mientras aquella mujer de ojos tan claros que parecían blancos os miraba. El contraste de su cabello tan negro, su piel tan blanco y aquel azul tan blanquecino que parecían los de un gato te dejó helada. Tenía un aura de nobleza y pureza inimaginable en un mortal, una elegancia que parecía divina y una expresión pétrea y gélida imposible de descifrar.

Cuando os hubisteis sentado ella tomó su taza de té y dijo:

"El arte de un cha perfecto es....... el tiempo.... el tiempo exacto en la ebullición... el tiempo exacto en dejar reposar las hiervas y el tiempo exacto... en el que hay que empezar a beberlo....."

Dio la vuelta a la taza, como era costumbre, y dio un pequeño sorbo, tras lo cual se pintó en sus labios carmín rojo una diminuta sonrisa complacida.

"Hum.... perfecto...."

Susurró. Luego os miró con un gesto de pronto duro, en comparación con la dulcura con la que había mirado su propia taza y con aquella expresión os "ordenó" beber para que comprobárais lo que ella decía.

Mientras bebíais dijo:

"Toushi-sama no suele pedir favores personales.... me sorprendió mucho... me fue imposible negarme, claro.....

Sentía...... demasiada curiosidad.....

No puedo decir que mi sorpresa haya disminuido...

Un alumno demasiado viejo quizás para aprender y otra demasiado joven para entender el valor de lo que podría aprender.....

¿O me equivoco?....."


No eras bueno en la corte, pero aquello de pronto se te pareció a un dôjo. El sensei siempre probaba al alumno para saber qué nivel tenía nada más llegar.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Ene 14, 2013 6:00 pm

“Demasiado viejo para aprender...”

Goroku sonrió levemente mirando a los ojos de su interlocutora. Sólo dos segundos.

Un latido.

Otro.

Cuando parecía que iba a llegar el tercero bajó la mirada hacia la tacita. La asió delicadamente y bebió un trago, lento, pausado, saboreando los matices de esa perfecta taza de té.

Cerró los ojos por un segundo, sólo un instante, sintiéndose transportado a un rincón del tiempo que creía perdido, un tiempo más cálido y tranquilo. Con su esposa y su hijo recién nacido. Cuando tenía una familia con quien compartir el té.

Sólo había sido un segundo, sólo un instante, pero le costó volver a abrir los ojos y volver a aquella habitación.

-Un té excepcional, Rokujo-sama. Por un momento me ha evocado recuerdos de una vida ya pasada. Gracias.

Después, lentamente, dejó la taza sobre el platillo y continuó hablando. Con su ritmo pausado habitual.

-Tetsu-san, ¿muy joven para apreciar vuestras enseñanzas? No os culpo, pues yo mismo caí en ese error y no hace demasiado de ello. Pero sólo ha tardado un día en... enseñarme que estaba equivocado. Al fin y al cabo, “lo que demuestra realmente lo que somos, es el esfuerzo con el que hacemos las cosas”, ¿no cree?

Goroku no era un cortesano, nunca lo había sido. Pero los años de batalla le habían enseñado a defenderse. Y la retórica no es más que otra aplicación del arte de la guerra.

-Está claro que, con esta reunión, habéis cumplido con creces el favor solicitado por Toushi-sama. Me gustaría pediros que todo lo que acontezca a partir de ahora sea algo nacido de vuestra voluntad y no de un favor personal.

-Estamos dispuestos a ganarnos el derecho a estar aquí, a aprender de usted. Y luego, a honrar al Imperio a través de nuestros actos, refinados por lo aquí aprendido.

...si nos da esa oportunidad.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 15, 2013 11:37 am

Lady Rokujo puso elegantemente sus pequeñas y blancas manos en su regazo mientras te miraba un pequeño lapso de tiempo antes de dirigir su mirada al té y dejó una leve sonrisa en sus labios rojizos.

"Quizás esa pequeña regresión haya sido porque el cha que he preparado tiene hierbas típicas del territorio León..."

Dijo mirándote a los ojos justamente el tiempo "perfecto" antes de tomar ella su té y beber un sorbo.

"¿Coincidencia vuestro buen... "olfato".... o actitud innata?..... ¿Creéis en la actitud innata, Goroku-san?"

Dijo mientras pasaba su vista de la tuya a la de Tetsu.

"Hablan que ella la tiene para la lucha..."

Bebió otro trago muy despacio.

"Esto no es algo muy diferente... quizás os lo hayan dicho..."

Tetsu, tras oír las palabras de lady Rokujo y las tuyas finales se inclinó mucho, hasta que tocó el suelo con la frente en una perfecta posición reverencial, la máxima que se podía expresar a alguien y dijo:

"Un León sabe servir como nadie en este Imperio,sama, un alumno León sabe la abnegación y el trabajo duro como parte de su vida, sama, os pedimos humildemente demostrárselo con nuestros hechos, no con nuestras palabras, si nos lo permite..."

En los ojos claros de Lady Rokujo brilló un destello de curiosidad, sabías lo que era eso, porque tu mismo lo habías sentido al conocer a Tetsu y ver como se comportaba.

La Grulla tomó de nueva la taza y bebió un sorbo sin que Tetsu cambiara su posición, veías como los ojos de la Dama estaban fijos en la niña y pasaban desde sus manos, a su espalda, sus piernas...

No la estaba manteniendo así por nada, la estaba incluso en aquel momento evaluando.

Dejó la taza despacio e hizo un pequeño sonido con el dedo en la taza llamando la atención de Tetsu, para que esta se incorporara y dijo:

"Esta bien...

Toushi-sama siempre tiene buen ojo... pero un diamante en bruto es eso... algo bruto y sin pulir... yo soy la mejor joyera de esta ciudad, y por eso soy exigente y perfeccionista... espero que lo tengáis muy encuenta cuando empecemos las clases...

Que será hoy mismo.

Toushi-sama me ha dicho que queréis prepararos para el Séquito. Algunos de mi clan me dirían que preparar al "enemigo" es de locos, yo creo en la victoria del mejor y más fuerte, si ganáis a mis alumnos o a cualquiera de mi Clan u otro, entonces, os aseguro que esa plaza es vuestra sin lugar a dudas...

¿Lo entendéis? No os voy a conceder un trato de favor ni en contra... Pero ya os advierto que vais a tener que aplicaros porque son muchas materias...

En estos días aprenderéis desde cero, os daréis cuenta que no hacéis nada bien y será frustrante.

Voy a enseñaros a caminar, a sentaros, a levantaros, a erguiros, a saludar, a reverenciar, a beber, a comer, a hablar, por supuesto...

Todo. Y espero que estéis preparados...

Pero antes quiero haceros una pregunta... Me gustaría ver qué grado de autoconocimiento tenéis...

¿Sabríais decirme vuestras virtudes y defectos con respecto a la etiqueta y protocolo?"




OUT
Hablas tu primero, porque tienes mayor rango, a la respuesta de esta pregunta final, claro
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Jue Ene 17, 2013 5:38 pm

La pregunta parecía sencilla, formulada dentro de un contexto adecuado y en un tono cordial.

Ahora, para responderla honestamente debería confiar en ella.

Lo poco que sabía de la corte es algo que le había enseñado su padre, hacía toda una vida: “Entre cortesanos, la prudencia es tu arma, y la desconfianza, tu escudo.”

Pero no tenía otra opción. Ya había elegido ese camino.

El momento de duda pareció no pasar desapercibido para la noble cortesana que enarcó una ceja que acentuaba su pregunta.

-Y, ¿bien? ¿Cuál es vuestra mayor virtud y vuestro mayor defecto?

-Honor, Rojuko-sensei. Esa es mi respuesta.

Inclinó mucho su cabeza, en una reverencia que indicaba respeto, aceptación de su estatus, pero sin llegar al punto de la sumisión.

El honor. Lo más importante para él. Era su mayor fortaleza. Lo había sido en la batalla y lo sería en la corte. Pero, sin duda, era su mayor debilidad.

No estaba seguro de si la respuesta satisfaría la pregunta que se le había realizado, pero era una respuesta cierta y sincera.

Si necesitaba una mayor enumeración de sus defectos podían terminar pasándose toda la tarde. Su desconocimiento de las maneras, usos y costumbres de la corte era total, haciéndole semejante a un niño pequeño.

Aunque seguro que había niños en aquel Dôjo que podrían enseñarle mucho sobre corte y etiqueta.

Esto, aunque pudiera parecer extraño, no le incomodaba. Siempre había estado dispuesto a aprender, leyendo libros de táctica, hablando con maestros estrategas. .. y nunca le había importado acudir a otros para que le enseñaran.

Tal vez por ello era uno de los mejores generales del Imperio. O lo había sido.

Ahora había vuelto al Dôjo, como un niño que no sabe nada, con una niña a su cuidado y rodeado de peligros que, aunque no los veía, sabía que estaban ahí. Acechando.

Sólo había un camino.

HONOR.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 18, 2013 9:53 am

Lady Rokujo no ocultó cierta sorpresa ante tu respuesta, pero pareció meditarla unos largos segundos, al final asintiendo a sus propios pensamientos y dejando una pequeña sonrisa en sus labios.

"Bueno... es una palabra que engloba mucho, para bien o para mal, pero es la definición más sincera, a la vez correcta y certera del defecto por excelencia León que jamás haya oído."

Te concedió esta. Pareció que iba a hablar más, pero miró a Tetsu y le indicó que hablara ella antes de proseguir.

La niña apretó sus manos en su regazo pensativa y miró a Lady Rokujo unos segundos antes de decir:

"Soy joven, inexperta y demasiado ansiosa aún. algo que sin duda no diría alguien joven, inexperto y ansioso, era la dualidad pero eso también es mi mayor baza, soy joven y no tengo grandes vicios que corregir, soy inexperta y estoy ansiosa de aprender, y al ser enérgica y ansiosa tomaré cada lección con el fervor de la primera."

Lady Rokujo asintió de nuevo y miró hacia la tetera un segundo antes de volveros a servir y a servirse.

"Muy bien....... os veo, sin duda con mayor predisposición y actitud que algunos de mis alumnos más preparados...

Espero que os alegre saber que... os acepto, como discípulos..."


Hizo el hincapié en que "ella" os aceptaba, tal y como tu le pediste, que fuera algo de motu propio.

"Mis clases son a la medida de cada uno de mis alumnos, así pues, para que veáis que no trato de enseñaros más que lo mejor para vosotros mismos y vuestra propia educación os enseñaré a la vez que a otro alumno mío, uno que también es guerrero y uno al que sus clases van encaminadas como las vuestras, al arte de la etiqueta y la elegancia pero con tinte marcial...

Espero que entendáis que me tomo muchas molestias en planificar personalmente cada una de las actividades que haremos, así que espero una fe ciega en mis enseñanzas y en los motivos de esta, por muy ridícula que parezca la clase...
os advirtió en tono severo Empezaremos por lo más básico, caminar, sentarse, inclinarse, reverenciar y presentarse...

Una vez que dominéis eso haré que mi otro discípulo, que va algo más adelantado, pero que le vendrá bien el repaso, entrene con vosotros.

Creo que eso os ayudará a dinamizar las lecciones como si esto fuera un dôjo..."


Bebió despacio y añadió:

"Podemos empezar ahora mismo si queréis, pero antes de empezar, querría dejar añadir algo más... Toushi-sama me ha dicho que el motivo de este aprendizaje es el Séquito, como ya dije, esto es una recomendación fuera de mi misión como vuestra tutora... Recordar que yo os enseño etiqueta, compostura y educación, pero a la vez que aprenderéis eso os voy a hacer aprender más cosas, porque una envoltura bonita no llega demasiado lejos sino tiene un regalo que envuelva, algo interesante y apasionante... ¿me explico?

Vuestra educación intelectual es muy importante, y eso es algo que ustedes mismos tenéis que aprender. Aunque está claro que Goroku-san vos ya no necesitáis que os lo recuerde, sois un hombre culto, pero nunca está de más que vuestra pupila os vea a vos con el mismo entusiasmo que le pido a ella...

¿Me explico?"


Y ahora... ¿estabais preparados para empezar ya?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Sab Ene 19, 2013 4:36 pm

Era extraño. Una mezcla de sentimientos encontrados.
Se sentía excitado, como antes de una gran batalla. Se sabía preparado para ello, pero esto no hacía que se sintiese más tranquilo. Impaciente por comenzar a afrontar este nuevo reto.

Pero, por otro lado, se sentía cansado. Ya era viejo para volver al Dôjo, a recibir lecciones y repetir las rutinas de aprendizaje una y otra vez. Pero sin esfuerzo, sin dedicación, no llegaría a ninguna parte. Y debía hacerlo. Por Tetsu que lo haría.

Dejó de un lado sus dudas, sus temores y retomó su convicción inicial, decidido a hacer lo que esa extraña mujer tuviese pensado. Si creía que iba a flaquear en sus esfuerzos, a cuestionar sus órdenes, le demostraría que un León sabe enfrentarse a aquello que tenga delante. Independientemente de que fuese un feroz enemigo en el campo de batalla o... una tacita de té en la corte de Rokugán.

Volvió a inclinarse ante su nueva sensei.

-Desde que entramos por esa puerta ya hemos aprendido mucho, Sensei, y seguiremos poniendo nuestra total atención y dedicación mientras estemos bajo su techo. Seguiremos sus indicaciones sin vacilación. - Contestó Goroku con firmeza.

Por un momento volvieron sus viejas dudas, sus desconfianzas, y no pudo reprimir un último comentario, formulado de la forma más cortés con la que fue capaz.

-Pero antes, debemos pediros algo. Estamos en un camino extraño para nosotros, un camino peligroso y donde es fácil perderse. Sólo le pedimos rectitud en sus enseñanzas Rojuko-sama, nada más.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 21, 2013 11:47 am

Lady Rokujo dejó una media sonrisa ante tu "exigencia" y pareció divertida ante aquel hecho.

"Por supuesto que no pienso exigir nada más que la perfección y no pienso dar nada más que esta."

Lady Rokujo hizo sonar una campanilla y de pronto apareció una criada.

"Prepara la sala de entrenamiento."

Dijo de esta de pronto haciendo que la criada saliera rápido y en silencio.

Luego os miró con una expresión en sus ojos divertida y dijo:

"Para el desarrollo de toda clase de habilidades he creado una sala de entrenamiento con toda clase de pruebas que deberéis superar.

Primero yo os mostraré el recorrido y luego ustedes tendréis que imitarme.

Las pruebas irán cambiando, mi sala es muy vérsatil, pero empezaremos por lo más básico ¿estáis preparados? Quiero ver cuando antes vuestro nivel..."


Tetsu asintió con firmeza y te miró de reojo mientras Lady Rokujo se levantaba y os pedía que la siguierais hacia un ala contigua en donde había un pasillo interior cerrado con una puerta en donde se veía una Grulla blanca y en donde se leía un kanji "perfección" pero escrito como "camino hacia la perfección del alma".

Lady Rokujo abrió la puerta y os encontrasteis en una amplia habitación rectangular, justo en la puerta había unas líneas en el suelo, estrechas, juntas que indicaban que había que seguir adelante, al final había una mesa con unos libros abiertos.

La flecha seguía hacia el lateral de la mesa en donde había una zona delimitada con unos círculos concentricos, tras lo cual había otro pasillo y dos cojines en el suelo en otra serie de círculos concentricos.

Lady Rokujo os miró y os dijo:

"Esta es la primera sala, donde se aprende a caminar, a sentarse, a inclinarse y las distancias correctas.

El suelo es suelo de ruiseñor, por lo tanto suena mucho al andar, esta hecho a drede, pues el paso de un caballero y una dama no debe ser completamente silencioso, como si de un vulgar ladrón se tratara, pero no debe ser ruidoso como un Cangrejo en la Muralla.

Este suelo os hará daros cuenta de cómo andáis, con el peso hacia donde y de lo ruidoso e innecesario que podéis llegar a ser."


Rokujo, con delicados y pequeños pasos andó por la línea dejando un pequeño quejido del suelo, un murmullo mientras que se compaginaba con el frufru de la seda de su kimono.

Al llegar a la mesa cogió los libros y volvió de nuevo hacia vosotros.

"Observar que paseo con los pies a ambos lados de la línea dibujada, muy cerca, casi uno delante de otro.

Si fuerais cortesanos os diría que pudierais un pies delante de otros, pero no lo sois, así que se os permite esa forma de caminar más sencilla."


Os tendió un libro a cada uno de vosotros, tomos grandes y pesados y señaló el que ella tenía, poniéndoselo en la cabeza.

"Prueba de agilidad, coordinación y delicadeza. Todo en uno, mientras andáis la pose debe ser erguida, recta, con presencia, y eso se consigue si lográis llegar al otro lado, donde la mesa, sin que se os caiga el libro....

Así..."


Mostró ella mientras se daba la vuelta con el libro en la cabeza y volvía a caminar de manera elegante hacia la mesa con el libro en la cabeza sin que se le moviera y sin que eso afectara a la elegancia de su paso.

"¿Alguno quiere comenzar la prueba?"



OUT
esto va con agilidad, pero si quieres hacer aumentos, gastar puntos de vacío o lo que sea me avisas, sino vemos que tal va con las tiradas "a pelo"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Ene 21, 2013 6:52 pm

OUT
Iremos con las tiradas a pelo. Cualquier fallo en agilidad se puede achacar a la edad...
IN

Cuando entró en la estancia se sintió agradado. Aquello era sin duda una ostentación de Lady Rojuko como Sensei, demostrando su estatus y habilidad como cortesana.

Pocos Dôjos podrían permitirse una sala como aquella, sólo para realizar prácticas que muchos senseis enseñarían en una sencilla habitación.
Le recordaba al jardin de piedras que había tenido, hacía muchos años, en el patio de su casa.

En el había preparado estrategias militares, siguiendo la armonía del bushido dibujada en la ondulación de las estrías dibujadas en la gravilla.
Era un militar, sí, pero podía apreciar igualmente la belleza de un buen lugar donde entrenar.

Tomó el libro que su nueva Sensei le ofrecía con cierta curiosidad. Siempre había pensado que los libros tenían un mejor uso que el llevarlos sobre la cabeza, pero no era el momento ni el lugar para hacer preguntas.

Lo hojeó brevemente, por la simple curiosidad de ver de qué volumen se trataba. Al fin y al cabo, toda la sabiruría de ese tomo pesaría sobre él.

Un segundo después dio un paso hacia adelante.

-Sensei, si me lo permitís, yo iré primero. -Dijo con seguridad.

Tomó aire y se puso firme, como había hecho durante años cuando sus superiores pasaban revista a las tropas.

Dió un paso. Después otro. La postura era incómoda y le molestaba la espalda.

“Hace unos años no te quejarías tanto, viejo” dijo una voz interior que conocía muy bien...
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 22, 2013 11:53 am

El libro que te dio se llamaba "Poesías para la corte" un tomo de un autor de la época del segundo hantei. No supistes por qué pero sin duda te pareció que aquel tomo no sólo lo ibas a llevar en la cabeza sino que lo ibas a meter en tu cabeza. De hecho, una media sonrisa en la cara de la Doji te hizo pensar que estabas en lo cierto.

Rokujo te dio la señal para que salieras, y pudistes oir el suelo crujir bajo tus pies, no como leves murmullos como en su caso, sino como pájaros ruidosos. Pero la gracia de aquel camino es que estabas demasiado saturado por las cosas que tenías que hacer como para molestarte con sólo una. Los años de adiestramiento te habían dado equilibrio, pero no podías dejar de pensar en que el libro se te callera.

Y sin embargo este no lo hizo, pero a costa de que se te olvidara algo, o eso fue lo que pensastes nada más llegar al otro extremo. Lady Rokujo cruzó sus brazos sobre su pecho y te miró con una mueca medio divertida.

"Decidme general... ¿Si toda vuestra atención se centra en la falanje de vuestro ejército?.... ¿No puede ser que os flanqueen?"


Te preguntó esta.
El libro no se te había caído, pero tu postura... si lo pensabas desde fuera tendría que haber sido ridícula, entre lo inmóvil y la imagen de un trapecista que está aprendiendo, por no hablar de aquel sonido chirriante del suelo...

La Doji indicó que Tetsu fuera tras de ti, antes de seguramente hacer explicaciones y dejó que la niña, esta vez con una fortuna diferente, hiciera menos ruido pero terminara con el libro en el suelo.

Lady Rokujo cabeceó seguramente para su propio inconsciente y ando hacia vosotros provocando aquel murmullo.

Se acercó a ti y te pidió el libro.

"Veréis, toda esta clase se basa en concentración, postura y equilibrio.

Para no dejar caer el libro se requiere concentración, pero os ayudará la postura."


Esta se puso el libro en la cabeza y señaló con su dedo su postura, espalda recta, cuello resto, cabeza erguida, en una postura elegante y orgullosa, perfecta de no ser por la gracia de tener un libro en la cabeza.

"El equilibrio y la postura os darán un sonido más liviano, cuando uno sabe cómo poner el peso de su cuerpo, no usa fuerzas innecesarias."

Dijo mientras andaba un par de pasos y se oía aquel leve quejido.

"Y de nuevo, cerramos el círculo con la concentración para hacer todo esto a la vez."

Anduvo hasta el final de la línea y se volvió.

"Los bushis habláis de la no-mente para el combate, pero esto es lo mismo."

Se acercó para devolveros el libro y os dijo:

"Vamos a practicar mucho estos detalles, pero para no entretenernos y mostraros cómo va la primera lección de hoy pasaremos al siguiente ejercicio, al final los enlazaremos todos y los repetiremos hasta que se parezca, algo, a lo que os he enseñado."

Pues parecía que Rokujo tenía bien claro que en un día no os saldría perfecto.

Esta os indicó que andarais hacia los círculos concéntricos primeros.

"Esta." señaló "son las distancias adecuadas con diferentes personas.

Los círculos más juntos implican la cercanía de la relación así hasta los más separados, que también muestran el estatus de la persona con la que hablamos.

La prueba en esta ocasión es simple pero a la vez puntillosa.

Yo me colocaré en la señal del círculo principal. Ustedes dos un poco alejados, tenéis que mirarme a los ojos y avanzar hasta la distancia que "creéis" que es la pertiente dependiendo del papel que diga interpretar.

Es fácil de comprobar si lo hacéis bien o no, en cuanto os asentáis en una posición miramos al suelo y vemos si estáis en las marcas correctas, dentro de estas.

Esta lección, que de manera parece "somera" es muy importante en la Ciudad Prohibida, las distancias de seguridad y cortesía significan mucho para los altos cortesanos.

Antes de empezar os daré un consejo "Ante la duda, medio paso atrás". Medio paso, he dicho, demasiada distancia con la persona a la que vamos a hablar o saludar puede ser interpretado como una burla, al darle un lugar que no tiene. ¿Lo entendéis?"


Esta asintió como si entendido o no era lo que había y te dijo:

"Empezaremos con vos, Goroku-san, mireme a los ojos, nunca al suelo, y acerquese para saludarme, imaginese que estáis ante... un Embajador."



OUT
Esto de nuevo es por tiradas, usando la percepción.
¿Hacemos lo mismo que antes? tal cual?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mié Ene 23, 2013 7:28 pm

OUT
Para esta pediré un aumento, no para hacerlo mejor ni más bonito, sino de forma más clara para que a Tetsu le sea más fácil “copiarlo”
IN

Se sentía torpe, ridículo y avergonzado. Dando vueltas por la habitación con un libro en la cabeza. Pero había dado su palabra de que superaría todas las pruebas que le pusiese delante aquella mujer, no importaba lo absurdas que pudiesen parecer ni las veces que tuviese que repetirlo.

Esta nueva prueba parecía más fácil, aunque estaba seguro de que, con aquella Sensei, nada sería tan sencillo como aparentaba.

Fue a dar un paso hacia ella, como se le había soliciado, pero se detuvo. Primero enderezó la espalda y adoptó -o mejor habría que decir que intentó adoptar- la misma postura que Lady Rokujo había demostrado dominar momentos antes.

Ahora parecía más sencillo sin el libro, pero había que tener más cosas en cuenta: la postura, el equilibrio, la posición de los pies y la cabeza.

Miró a los ojos de Rokujo mientras avanzaba. ¿Debería apartar la mirada como le había dicho el Embajador Toushi o mantener la mirada fija hasta llegar a su destino? Decidió que oscilaría entre los ojos de su Sensei y un punto indeterminado por encima de su cabeza. Así tampoco miraría al suelo, donde se hallaban las líneas que marcaban los distintos tipos de proximidad.

Había visto a varios Embajadores en su vida e intentó recordar la distancia que a ellos mantenían el resto de cortesanos.

Un paso más.

Otro.

Justo ahí. Ahí es donde creía que debía pararse. ¿o...? Finalmente se detuvo en ese punto exacto. Intentado mantener la postura inicial y esperando no haber olvidado ningún punto importante.

Comenzó una reverencia, la que creía indicada para este tipo de saludo y se dispuso a mirar al suelo...

-Embajador...
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 24, 2013 11:59 am

OUT
Oh! Que buena idea =^^=
Por cierto, se me olvidó en el otro post poner los resultados XD quieres que los ponga o te parece bien con la mera interpretación de lo que pasa?? Es para anotarlo o no, yo como titar tiro, pero como no me preponga apuntarlo se me olvida poneroslo XD
IN


La mirada cetrera de Lady Rokujo era como la de un águila que acecha a una presa, directa, cortante y bella. Dejó una leve sonrisa cuando vio que ni aunque te dijera "que había que mirara a los ojos" habías olvidado la educación, aunque no sabías si esto te reportaría una riña o no al desobedecerla o al interpretar libremente aquella parte en gris de la etiqueta y andaste despacio pero seguro, pensando y tratando de llevara la práctica todo lo que estabas aprendiendo a la vez, y no te extrañó que te resultara complicado, eran muchas cosas que recordar a la vez...

Te inclinastes y vistes la línea que lady Rokujo había ordenado no sobrepasar, a apenas unos pocos centímetros de tus pies, pero estabas sin pisarla "a salvo"

Cuando levantaste tu reverencia Rokujo sonreía con cautela y de manera leve pero elegante mientras asentía despacio.

"Un hombre acostumbrado a las escalas de mando...."

Te concedió en tu experiencia.
Luego miró hacia Tetsu y le dijo:

"Vuestro sensei tiene buen ojo y se ha esforzado haciendo sus movimientos bien claros para que sepáis imitarle bien. Espero que ese
esfuerzo no caiga en saco roto."


Te leyó la mente en cuanto a tu interés por tus acciones, después de todo parecía que realmente sabía lo que hacía, y tras decirte que te pusieras a un lado pidió a Tetsu que hiciera otro tanto.

La niña cogió aire y con firmeza y determinación anduvo despacio, tratando de imitar miméticamente en todo tus acciones, y las e de ella, hasta casi el final, que quedó parada a mitad de un paso y reverenció.

Tu vistes que si hubiera dado el paso entero, debido a su altura, hubiera llegado cerca de aquella ralla, y que quedarse a medio la separaba del "lugar perfecto" pero no habías pensando en aquello cuando Rokujo dijo:

"Prudente. Bien hecho, no estabas segura de si te acercarías demasiado, pero "medio paso atrás" nunca muestra debilidad sino respeto y cautela.

Bien hecho, parece que tengo dos discípulos que me atienden."


Luego te miró directamente y te preguntó:

"Goroku-san, estoy segura que ha notado el cambio, o mejor dicho, la serena sensación de no llevar un libro sobre la cabeza... ¿Le parece dicho cambio que le serena o le pone más nervioso recordar todas las cosas que hay que hacer a la vez?

La verdad es que antes usaba otro tipo de cosas, pero como luego viene la prueba de lectura, y por más de un incidente de algún patoso creí que un libro era menos peligroso."


Sonrió con cierta picaresca como si recordara algún caso en concreto.

"También es una forma de recordar que el conocimiento no es que se vaya de nuestra cabeza, es que deja de pesar mientras lo vamos interiorizando."

Si es que estos cortesanos le encontraban explicaciones a todo...

De nuevo esta pareció leerlo en tu mente y asintió levemente.

"Bueno... nos quedan dos pruebas más de este circuito primario, reverenciar de pie y sentado y luego una prueba de lectura... ¿seguimos?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Feb 11, 2013 5:39 pm

OUT:

¡Ya he vuelto! Problemas con internet en casa, cambio de compañía y luego a poner todo en orden, pero ya estoy de vuelta. Así que, como decía el japonés aquel...
¡¡Al turroooooón!!

IN

Goroku se tomó un breve momento para contestar. El silencio en aquella habitación era algo extraño. Reconfortante por un lado, transmitía calma y serenidad. Pero él, acostumbrado al ruidoso fragor de las batallas y de los campamentos militares lo encontraba algo perturbador.

Aunque habían pasado apenas unos latidos, parecía como si el mundo se hubiese detenido, como si en unos segundos se hubiesen esfumado varias semanas...

Mucho que aprender, mucho que recordar. Y acababan de empezar.
Sólo estaban disponiendo las piezas para comenzar una de las mayores partidas de estrategia que a las que se había enfrentado. En realidad, todavía estaba aprendiendo los movimientos básicos.

Y cuando la partida comenzase, un leve error podría costarles caro. A él y a su discípula.

Por eso era tan importante aprender las reglas del juego. Sólo así podrían salir bien parados de aquello.

Inspiró profundamente, dejando que la calma del silencio entrase en su mente.

-Podemos continuar si así lo veis oportuno, sensei.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 18, 2013 12:47 pm

OUT
Respondido!! sooooorryyyy TT.TT
IN

Lady Rokujo asintió despacio con un elegante cabeceo.

"La corte es un lugar llena de personas cultas y muy leídas, el conocimiento es poder... Y expresar este conocimiento también...

Un líder militar debe saber cómo hablar a su hombres ¿verdad Goroku-san? Seguro que con los años os habéis dado cuenta de cómo motivar a los hombres, aunque estuviérais en malas circunstancias...

En la corte pasa lo mismo, solo que tu lucha es solitaria, pero el tono sigue siendo igual de importante...

Aunque se digan las mismas palabras que otra persona, nuestro tono, entonación e intención pueden ser completamente diferentes... Y puede hacer que eso cambie un mero dialogo cualquiera...

Para empezar con esta prueba de lectura... Primero usaremos algo que os sea conocido...

Empezad con darnos un pequeño discurso de aliento, lo que gustéis, no tiene por qué ser muy largo, no tiene por qué ir más allá de, por ejemplo, animar a vuestra pupila en estas clases... Y luego trataremos de anclar esa "voz de mando" digáis lo que digáis...

Todo el mundo necesita en la corte saber cuál es su "voz de mando" y depurarla...

Luego entenderéis lo importante de esto."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mar Feb 19, 2013 5:52 pm

Las pruebas que les imponía Lady Rokujo eran cada vez más extrañas. Primero pasearse por la sala con un libro en la cabeza, luego, acercarse e inclinarse sin traspasar un círuclo en el suelo. Y ahora dar un discurso militar a una niña en un ambiente cortesano.

Sí, había dado decenas de discursos a sus tropas antes de una batalla. Discursos breves y concisos, cómo a él le gustaba. Directos y sencillos. Duros, como la realidad a la que se enfrentaban.

Habría sangre y dolor, todos lo sabían y era absurdo ignorarlo. Pero sólo ante el miedo se puede tener valor. Se enfrentaban a la muerte, sí, pero un samurai ha aprendido a esperarla durante toda su vida. Si a través de su sacrificio se puede honrar al clan, al Imperio y al mismísmo Emperador, se lanzarían gustosos contra el enemigo.

No veía qué tenía esto que ver con la delicada realidad de la corte.

Pero se había prometido obedecer, así que, sin casi pensarlo empezó a hablar:

-Tetsu-san. Hoy es un día importante. Lo es, no porque estemos en un lugar especial, aprendiendo algo que nos será necesario mañana. Lo es, no porque los hechos de ayer nos hayan encaminado hasta aquí. Lo es, porque el ayer ya no existe y el mañana no ha llegado. Lo es porque sólo podemos aprovechar el hoy. Sólo hoy podemos demostrar que estamos dispuestos a entregarnos por una meta superior a nosotros mismos. Hoy podemos morir y podemos triunfar. Podemos aprender y enseñar. Podemos luchar y caer derrotados. O levantarnos y seguir luchando. Hoy, Tetsu-san, podemos decir “hoy lo doy todo. Hoy lo hago todo. Hoy lo soy todo.” Porque ayer ya lo fuimos y mañana lo seremos. Pero hoy, hoy... Hoy lucharemos.

Cuando terminó vio como Tetsu se había puesto firme, con una expresión seria en la cara.

Relajó ligeramente los músculos que, inconscientemente, se le habían ido tensando según soltaba lo que tenía en mente. Respiró, exhalando el aire que contenía en los pulmones y se volvió a girar hacia su mentora, que no había dicho nada desde que empezase su discurso.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 21, 2013 12:04 pm

Lady Rokujo asintió despacio, parecía que sus ojos traspasaban tu piel, con cada duda que te venía a la mente, o con cada pensamientos, sus ojos tan azules y claros que parecían blancos se fijaban en ti como si pudiera entrar en tu mente, dejando tras de si el leve rastro de una leve sonrisa en sus rojizos labios.

"Inspirar a través de lo que uno cree, cuando se está relajado, cuando se ve la vida en ello, el futuro y nuestro sueño... es fácil."

Te dijo de pronto llamando vuestra atención.

"Pero en la corte no todos los días son cómodos sábados... la "guerra" en la corte es continua, no para a descansar, ni a comer (de hecho es hasta peor en la comida)... no entiende de días malos ni mucho menos de sensaciones que no podemos controlar..."

Lady Rokujo abrió uno de los libros que había en la mesa y te tendió un papel con algo pintado.

"Ahora leeréis con la misma pasión esto, tratando de transmitir lo mismo, como si esas palabras fueran las que van a inspirar a un ejército en una batalla a ganar, entre la vida y al muerte sólo estáis vos y esas palabras..."

Rokujo sonrió de una manera entonces que te pareció..... demasiado divertida, algo en tu interior te alertó y mirastes el papel y su contenido.

Ponía en este así:

"Confusión y vicios en la corte. Por Kakita Kotoko.

Mulas, médicos, sastres y letrados,
corriendo por las calles a millones;
principes, lacayos, damas y soplones,
todos sin distinción arrebujados;
gran chusma de señoritos tolerados,
cuyo examen lo hicieron los kokus,
y un pegujal de diablos comadrones,
que les tientan la onda a los casados;
arrendadores mil por excelencia;
metidos a señores los piojosos;
todo vicio, con nombre de decencia;
es burdel de holgazanes y de ociosos,
donde hay libertad suma de conciencia
para idiotas, malsínes y tramposos."

Lady Rokujo sonrió al ver tu expresión y te dijo:

"A veces se trata de saber decir con honor y con ese aire de alentar a los demás hasta lo más descabellado... pues quien es capaz de nunca rendirse, alentarse a sí mismo o a los demás, sean cual sean las situaciones y controlar su mente y sus sentimientos... ese es dueño de la corte...

¿Creeis Goroku-san que podréis darle la misma nobleza a un texto así?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Jue Feb 21, 2013 1:41 pm

Había decidido dejar de cuestionarse la idoneidad de las instrucciones de su Sensei. Mejor dicho, había dejado de cuestionarse la cordura de sus propuestas.

Cerró los ojos y respiró hondamente. Empezó a recordar sus batallas, entre el dolor y la sangre y empezó a entender qué se esperaba de él. Esta era, ciertamente, una nueva batalla. Una guerra en la que las estrategias estaban ocultas y sólo se podrían entender a través de sus efectos.

Así como el movimiento de una tropa revela las intenciones de un general, el tono de una frase dice tanto, quizás más, que las propias palabras.
Y debía entender estas reglas si quería tener alguna posibilidad de defenderse en la corte.

Abrió los ojos y comenzó a recitar las palabras que acababa de leer en el pergamino, imaginando que aquel era otro auditorio, otro público.
Ahora estaba sobre una muralla, hablando a sus tropas. Muchos morirían hoy, mucho se perdería en esta batalla, pero ese era el precio de ganar una guerra.

Empezaba ha ver un orden entre el caos, una salida a la confusión de la corte, una forma de vencer sus vicios.

Con honor y fuerza. Así lo hacían los Leones y así lo hacía él.

"Confusión y vicios en la corte. Por Kakita Kotoko.

Mulas, médicos, sastres y letrados,
corriendo por las calles a millones;
principes, lacayos, damas y soplones,
todos sin distinción arrebujados;
gran chusma de señoritos tolerados,
cuyo examen lo hicieron los kokus,
y un pegujal de diablos comadrones,
que les tientan la onda a los casados;
arrendadores mil por excelencia;
metidos a señores los piojosos;
todo vicio, con nombre de decencia;
es burdel de holgazanes y de ociosos,
donde hay libertad suma de conciencia
para idiotas, malsínes y tramposos."

Cuando terminó de recitar el texto hizo una inclinación de cabeza a su Sensei mientras devolvía el pergamino que le habían prestado.

Lo devolvía sin desenrollar ya que había recitado las palabras sin tener que volver a leerlas. No las había memorizado sino que las entendía. Entendía su significado y lo que le aportaban.

Podían sonar vacías pero, desde luego, portaban cierta sabiduría. A pesar de estar excesivamente adornada, como sólo a los Grullas les gusta hacer.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Feb 22, 2013 11:50 am

OUT
No he usado vacío, pero he estado muy tentada de hacerlo, porque era complicado, pero como en tus instrucciones básicas no había... pero mira, menos mal, porque me han salido un par de dices XD no hemos malgastado vacío tontamente XDD
Bueno, y ahora eso se refleja en la interpretación =^^= Vamos allá
IN


Lady Rokujo quedó en silencio unos momentos y lentamente asintió y comenzó a aplaudir, sólo fueron unas pocas palmadas, pero parecía realmente impresionada, o al menos muy complacida. No sabías como, en tu mente no flotaban las palabras, sino los sentimientos, y no sabías cómo pero te daba la sensación que hubieras dicho que lo que hubieras dicho hubiera servido para alzar las tropas y su moral y destruir al enemigo.

Con aquel texto. El cual no se te olvidaba.

Sin duda a veces se olvidaba que las palabras eran importantes, pero los sentimientos que los sostenían aún más. Y todo eso se incrementaba aún más debido a que la sociedad rokuganí era cerrada en torno a las emociones.

Un maestro sabía cómo manipularlas, cómo usarlas como fuerza y cómo ocultarlas cuando era necesario.

Así pues, aquellas breves palmadas te parecieron más alentadoras de lo que cientos de palabras podrían haberte dicho, y en cierta manera incluso supistes que aquella forma no verbal de comunicación también estaba perfectamente manejada por la mujer, haciendote sentir exactamente como ella quería y como tu te sentías ahora.

"Ha sido.... emotivo... emotivo en su más propia concepción interiorizada, claro, no en las palabras..."

Sonrió.

"... Me gusta... porque mientras más sepa usted, Goroku-san, más podremos ayudar a Tetsu-san, después de todo podremos enseñarla con más tiempo que con mis clases...."

Esta asintió despacio.

"¿Entendéis la base de esta técnica?...

Se trata de controlar el mismo "chi" que usa en el combate y aplicarlo a las palabras, sean cuales sean... en "un golpe" aunque este es más extenso, claro... por eso requiere más concentración...

Bueno, ahora pasemos a ver cómo lo hace Tetsu-san..."


Tetsu te miró un segundo, como si buscaras más que confianza cierto apoyo moral y dejó escapar una leve bocanada de aire antes de empezar a hablar.

Pero, de pronto, llamaron a la fusama. Lady Rokujo frunció el ceño molesta y os pidió que aguardárais, al otro lado de la puerta había una criada, que intercambió entre susurros palabras con la dama y esta asintió despacio.

Luego se volvió hacia vosotros.

"me temo que tengo malas noticias, vamos a tener que posponer el resto de la clase, me ha surgido... algo urgente y personal... siento mucho esta intromisión..."

Dijo con una leve inclinación perfecta.

"Pero me temo que no puedo demorarlo...."

parecía bastante molesta con este hecho, Lady Rokujo parecía tomarse muy en serio su trabajo.

"Haremos lo siguiente, dejaremos esto como "deberes". Esta misma tarde contactaré de nuevo con vosotros, mientras tanto Tetsu-san puede practicar un discurso y con el mismo texto que os he dado la misma marcación del chi.

Es algo poco... habitual que os deje practicar pero... debido a que no es que tengamos mucho tiempo que perder... Me temo que será lo mejor, las listas para el séquito están al salir y hay mucho que aprender y pulir."


Asintió a sus propios pensamientos y anduvo hasta estar cerca de vosotros.

"A partir de ahora estáis invitado a venir a buscarme a la Embajada cuando gustéis, decir que venís a verme y que tenéis mi permiso y nunca tendréis problemas en acceder a este ala y a mi ¿de acuerdo?

Esta tarde nos volveremos a ver, porque además quiero presentaros a otros discípulo que tengo en esta materia, parecido, y creo que sería bueno si los dos se juntaran... ¿de acuerdo?

Siento este terrible contratiempo pero... la ciudad nunca para ¿verdad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Feb 25, 2013 6:17 pm

OUT
Igual sí que arriesgué mucho... pero ha salido bien.
IN

Cuando terminó de recitar aquel texto, casi le faltaba el aliento. Se sentía bien, convencido de sus palabras, más allá de su significado.

Si lo había recitado sin leerlo tal vez era por eso. Si lo decía de memoria, sin tener las palabras escritas delante de sus ojos, estas parecían fluir más fácilmente, cobrando vida propia a medida las iba diciendo.

En ocasiones, hacer las cosas de la forma más difícil, simplificaba mucho la situación. Como en el campo de batalla. Si convertías tu mayor debilidad en tu mejor fortaleza, ningún enemigo sería rival contra tu estrategia.

En este caso, el buscar una dificultad mayor, recordar las palabras en su exactitud, le había facilitado alejarse de su significado y centrarse en la forma, dejando a un lado el fondo.

Las breves palmadas que dio su Sensei parecieron reforzar su convicción, a lo que decidió responder con una inclinación de cabeza, agradeciendo el gesto de su mentora.


Cuando parecía que iba a llegar el turno de Tetsu, la sesión se vio interrumpida.

Lady Rokujo se disculpó ante tal contratiempo de forma cortés y elegante. Aunque... ¿era nerviosismo lo que había detectado en su voz? Tan sólo una breve nota fugaz en toda una perfecta melodía.

Todavía era muy inexperto en temas de corte, y tal vez había sido una impresión suya, una impresión equivocada. Pero eso le había parecido.

Se inclinó nuevamente hacia su Sensei:

-Su generosidad es solamente superada por vuestra cortesía, Sensei. Habéis sido muy amable al dedicarnos vuestro tiempo y valoramos cada minuto que nos habéis prestado. Si considera que juntarnos con su otro alumno será provechoso, seguiremos sus instrucciones como hasta ahora.

-Aguardaremos con interés la próxima lección. Mientras tanto, si hay algo que podamos hacer por usted, Sensei, no dude en pedírnoslo. Nuestra gratitud está con vos.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Mar 04, 2013 2:40 pm

"No dudéis que pronto volveremos a las prácticas, tenemos mucho que hacer pero....... hay material..."

Dijo brevemente la elegante mujer antes de marcharse con cierta rapidez y dejaros con el criado, que os indicaría cómo salir de aquel laberinto de Embajada.

Tetsu te miró de reojo, en sus ojos serios había cierta curiosidad, y mientras salíais de la Embajada pareció querer decir algo. Al final, una vez en la calle trató de ocultar una leve risilla en su voz y te dijo:

"Lo habéis hecho tan bien que no he podido evitar que me hiciera más gracia aún la rareza de la lección."

La verdad es que era cierto, tu tampoco pudistes parar de esgrimir una sonrisa.

"¿Te enseño la Biblioteca del Distrito Ieku?"

Te preguntó de pronto mientras andabais por la calle.

"Quizás allí encontremos textos complicados con los que practicar... tengo la sensación que Lady Rokujo va a ser muy dura conmigo... No siento antipatía en ella hacia mí, me recuerda un poco a mi madre... serena pero muy exigente... No me gustaría decepcionarla.... y la verdad es que ahora mismo no sabría cómo hacer lo que vos habéis hecho.... meditó esta cabizbaja y pensativa ¿Algún consejo?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mié Mar 06, 2013 1:11 pm

La observación de su joven acompañante le hizo sonreír.

-Es cierto que las enseñanzas que nos ha proporcionado tienen un enfoque… peculiar. Pero es una mujer respetada y apreciada por sus conocimientos y es seguro que todos sus ejercicios tienen un buen fin.

Ante la mención de la biblioteca, la mirada del viejo se iluminó. Tenía ganas de perderse entre los preciados volúmenes que decían que contenía. Tal vez encontrase alguna obra que le ayudase en su aprendizaje como “cortesano” y quizás algún tratado sobre táctica y estrategia con lo que digerirlo.

-Lo cierto es que mi pequeño secreto es este: yo me siento cómodo en el campo de batalla. Ahí sé leer los movimientos de tropas y los ataques y repliegues. Sé cómo reaccionar ante el enemigo. Lo que he hecho antes es trasladar mi mente a ese estado, ver la habitación de la cortesana como otro campo de batalla. Buscando la semejanza he podido trasladar mis conocimientos de un ámbito a otro… Pero seguro que Lady Rokujo sabrá decirte mejor que yo, cómo debes afrontar este reto.

-Y ahora será mejor que vayamos a esa biblioteca tuya. La verdad es que tengo mucha curiosidad por ver qué tomos podemos encontrar... Y si vemos alguno interesante, ¡tal vez puedas llevarlo a casa sobre tu cabeza!

La carcajada le brotó naturalmente. Como hacía años que no reía.

Recordaba haber reido así en una taberna, hace mucho tiempo, acompañado de otros oficiales. Oficiales entre los que se encontraba el padre de Tetsu.

Cada vez ella le recordaba más a sus padres, a ambos. Mucho había perdido el Imperio con la muerte de esas dos grandes figuras.

Tal vez, tal vez, Tetsu pudiese devolverle la gloria que en ocasiones parecía que Rokugán había olvidado.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Mar 07, 2013 11:31 am

"Hace tiempo que dejé de dudar de cómo enseñan los sensei, se pierde demasiado tiempo que podría aprovecharse en otras cosas más productivas, sobretodo porque si son senseis es porque saben lo que hacen."

Te respondió la niña, y lo que te hizo gracia es que hablaba como si tuviera... ¿Qué edad? No la que tenía, eso sin duda.

Tetsu rió contigo ante aquella idea y asintió con un rictus "muy serio" a posta para seguir la broma, y te condujo hacia la Biblioteca.

Dicha Biblioteca estaba en uno de los distritos exteriores, el Ieku, por lo que salisteis de las amplias calles de los distritos nobles interiores para meteros ya de por entero en la ciudad más viva del imperio, lleno de carromatos, palanquines, cortesanos, samurais, campesinos... un bullicio por todas partes de personas llendo y viniendo en sus quehaceres. Los árboles estaban florecidos en aquella temprana primavera y el olor a flores de los jardines se extendía por la ciudad.

En una calle menos principal del Distrito, oculta, resguardada y más íntima la niña te señaló un edificio de dos plantas, más alto que ancho, que se veía viejo, pero cuidado.

La puerta estaba abierta, y te dejó entrar en una pequeña primera sala con un mostrador que se abría a una muerta en donde se veía una enorme sala rectangular, con estanterías que eran como dos personas de altas, con escaleras con ruedas que se movían por estas en un diseño circular donde se veía que terminaban todas en una parte final. En los lados había escaleras hacia la segunda planta, que dejaba abierta el centro de dicha planta para confundirse con la primera en un enorme hueco abierto que proseguía hacia el techo finalmente, el cual en parte era una enorme cristalera.

El lugar estaba muy silencioso, iluminado y acogedor y silencioso, algo que lo hacía incluso más, ese aire de tranquilidad que sólo hay en las bibliotecas.

"Seguro que Shogo-san debe estar en la oficina durmiendo la siesta jiji Podemos si queréis mirar por aquí, yo sé donde está casi todo, aunque la verdad es que la forma de ordenación es una locura, una locura que sólo entienden los kasugas que llevan esta Biblioteca, debe ser quizás por eso, por si hay libros muy buenos para que nadie sienta la tentación de llevárselo."

"O para incrementar la sensación de haber descubierto un tesoro oculto."

Dijo de pronto una voz a vuestra espalda. Había un hombre mayor, uno de esos que sólo pueden ser clasificados como "viejos como el mundo" de cejas pobladas y sonrisa afable que se movía con ligereza, aunque su cuerpo era pequeño y se apoyaba en un bastón.

"Oh! Goroku-sensei os presento a Kasuga Sho-san, el bibliotecario, no estaba dormido al parecer"[/i]
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Sab Sep 28, 2013 10:03 am

Realmente la biblioteca era impresionante. El saber de miles de hombres recopilado a lo largo de los años descansaba entre esas paredes. Harían falta varias vidas para poder leer todos los volúmenes. Un esfuerzo titánico, pero aún así, ¡qué recompensa!
El conocimiento, en las manos adecuadas, podía ser tan poderoso como el mayor de los ejércitos. Un comandante sin él es como un batallón sin mando.

Sus ojos volaban de una estantería a otra, reconociendo algún tratado militar que había tenido la ocasión de estudiar, pero la mayoría eran desconocidos para él.

Tetsu estaba diciendo algo cuando otra voz le sacó de sus ensoñaciones.

"O para incrementar la sensación de haber descubierto un tesoro oculto." -Dijo un anciano saliendo tras una estantería a sus espaldas.

-Buenas tardes Kasuga Sho-san, permítame felicitarle por el gran trabajo que está realizando aquí. Veo que tiene alguna de las mejores obras de estrategia que haya tenido el privilegio de leer.

Si algo había aprendido de etiqueta a lo largo de su dilatada carrera militar, es que comenzando la conversación con un halago, todo se hacía más sencillo. Además, en aquella ocasión, lo decía con sentimiento.

-Tetsu-san me ha comentado que esta es la mejor biblioteca de la ciudad, y por lo que veo, está en lo cierto. Pocos hombres en el Imperio se podrían permitir adquirir una colección como la suya. Entendemos que es usted un hombre ocupado, por lo que no quisiéramos robarle demasiado tiempo. Estamos buscando tratados sobre etiqueta cortesana.- Dijo, guardándose sus deseos de añadir que le gustaría ver la sección militar de la biblioteca.

Tenía un trabajo que hacer, una misión, y no debía perder el tiempo.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 30, 2013 11:19 am

OUT
Holaaaaaaaaaaaaaa :fun: :fun: :fun: :fun: :fun: :amor: :amor: :amor: :amor: :@_@: :@_@: :@_@: :@_@: Me alegro de volver a verte por acá!!
IN


El pequeño Kasuga fino como un junco pero a la vez con ese carisma de hombre de letras sabedor de más de un secreto de volúmenes perdidos a lo largo de la historia te miró con aquellos pequeños ojos negros llenos de sabiduría y se dio un par de golpecitos con el dedo índice en la nariz mientras te decía:

"Tenéis buen ojo y habéis leído buenos libros si sabéis eso, o quizás es que la pequeña Tetsu ha desvelado alguno de nuestros secretos."

Pareció divertido.

"Pero si, tenéis razón, esta Biblioteca es el orgullo de mi familia, puedo decir a ciencia cierta que tenemos tratados del Siglo Primero.... originales."

Señaló esto último con cuidado. Aquella sentencia no era la de un hombre petulante, sino la de uno orgulloso con su legado. Dejó una amplia sonrisa en los labios ante tus palabras y te dijo:

"Lo bueno que tienen los libros es que, aunque estuvieran molestos porque no pasara con ellos todo el tiempo que quisieran, no pueden decírmelo, así que me gusta de hacerlos de rabiar y estar el tiempo que me permiten los visitantes como Tetsu-chan en estos mis pequeños dominios."

Amplió despacio su sonrisa.

"Si queréis os puedo hacer una pequeña visita guiada, o si lo preferís puedo hacer un poco de té para cuando ojeéis algún volumen...

Y también os puedo ofrecer una partida de shogi a cambio de cualquier tipo de información que andéis buscando sobre algún libro. A mi edad al final lo que más se valora son estos pequeños momentos de distensión y compañía."


Shogo miró hacia Tetsu y le dijo:

"De hecho, si mal no recuerdo tu aún me debes un par de partidas por haber perdido aquella apuesta."

Tetsu le miró con una sonrisa semidivertida en sus labios, controlada pero que no podía evitar estarlo y te dijo:

"Jugar siempre con Shogo-san por el amor a aprender y mejorar, nunca por ganar o quedaréis muy frustrado."

A lo cual el bibliotecario dejó escapar una leve risilla.

"Bueno... cada cual tiene su especialidad... jiji ¿Y tú pequeña Tetsu, por fin te han ascendido de categoría? ¿Es este tu nuevo sensei?"

Te miró seriamente y te dijo:

"Yo no sé de armas más que lo que he leído en los libros, señor, pero su clan desperdicia el talento de esta niña si no la pasan varios cursos adelante."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Oct 28, 2013 1:05 pm

Aquel extraño hombre era realmente agradable y sabía apreciar a sus clientes.
Aunque, en opinión de Goroku, necesitaba salir más de aquella biblioteca. Uno podía llegar a aprender mucho de los libros pero, como había llegado a comprender, no siempre las soluciones estaban escritas en antiguos tratados.
Ya fuese en temas militares, o en la senda del Samurai.

De todos modos, ese último comentario no le pareció acertado.

-Disculpe, ambos sabemos que Tetsu-san tiene un gran potencial, pero cada uno debemos seguir un camino para llegar a nuestro destino. Y, en muchas ocasiones este recorrido es más importante que la meta.

De todos modos no era ese debate el que quería iniciar. Necesitaba libros para empezar a estudiar la teoría de la etiqueta. Lady Rokujo ya se encargaba de la práctica.

-Aunque me encantaría disfrutar de una taza de té y una partida de shogi, mucho me temo que hoy no nos será posible. Tenemos mucho que estudiar y nos sería de gran ayuda si nos indicase algunos volúmenes que pudiesen servirnos. Nadie mejor que usted para orientarnos.

Necesitaban avanzar mucho y en poco tiempo si querían estar a la altura del reto que se les presentaba.

La preparación siempre antecede al éxito.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Oct 29, 2013 12:31 pm

Tetsu te miró de reojo un segundo mientras su semablante pasaba de tranquilo a serio de pronto como si recordase el por qué de aquella visita y dejara salir de nuevo a la Tetsu samurai no niña y asintió a lo que parecían sus propios pensamientos mientras le decía:

"No es mi nuevo sensei, Shogo-san, bueno, lo es pero no... es mi nuevo tutor."

Le informó la niña.

"Y estamos aquí porque hoy mismo he sido aceptada como discípula de las clases de etiqueta de Lady Rokujo así que.... necesitamos información."

Shogo abrió un poco sus pequeños ojos tras sus pobladas cejas y asintió despacio mientras se llevaba una mano a su mentón.

"Así que con Lady Rokujo ¿neh? Un gran paso para una pequeña gran samurai como tu... Si, entiendo qué habéis venido a buscar y estáis en el lugar adecuado, tengo la colección de manuales de etiqueta quizás más completo de la ciudad, junto con el de la Ciudad Prohibida, claro... además tengo uno muy interesante de la etiqueta de la corte de Hantei Genji, la etiqueta más clásica y de buen gusto jamás escrita, pues fue la culminación de las enseñanzas de la Dama Doji en aquella época y sé que Lady Rokujo lo ha leído más de una ocasión porque es amante de la cultura de esa época..."

Shogo se perdió de pronto en un santiamén entre los pasillos y al poco apareció con tres volúmenes enormes que llevó hasta una mesa central en aquel laberinto y os animó a que os acercárais:

"En estos volúmenes encontraréis todo lo que necesitáis para estar a la altura. Pero si necesitáis una ayuda extra para que os corrijan antes que Lady Rokujo os vea o para que os den cierta ayuda extra os puedo decir quién, por cierto,d e vuestro clan, es un experto en esta clase de etiqueta exquisita..."

Os dijo Shogo mientras abría uno de los libros y repasaba las páginas como si buscara algo.

"Nunca está de mas acudir a los sabios en la materia... Además creo recordar que vive hasta relativamente cerca de donde me dijiste que vivías, Tetsu-chan... Se trata de Ikoma Matsuhiro, el escritor que está en ese selecto club de caballeros del kin no Bu..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Jul 21, 2014 12:04 pm

OUT

No todo lo que anda errante está perdido.


Calles de fuego
Aire acondicionado
Vuelvo a Leyenda

IN



El viejo Ikoma recorrió las estanterías con su mirada. Estaba claro que habían ido al lugar adecuando, ya que entre aquellas paredes se guardaba no sólo cantidad, sino calidad, en lo que ha sabiduría se refiere.

Además, el bibliotecario sabía de lo que hablaba y parecía conocer todas las materias tratadas en los volúmenes que su establecimiento contenía y, lo que parecía más importante, parecía conocer a los mayores expertos de la ciudad.

Goroku se acercó a la mesita donde había dejado los tomos y los recorrió suavemente con los dedos. Aparentaban ser antiguos, pero estaba claro que se habían cuidado con esmero, alejándolos de la humedad y el polvo, que podían hacer estragos en el papel en muy poco tiempo.

-Es evidente vuestro aprecio por el conocimiento y vuestro buen saber hacer, Shogo-san.- Dijo, apreciando el trabajo del encargado. -Tanto Tetsu-san como yo le agradecemos su tiempo y sus consejos.

El anciano pareció agradecido por el cumplido y le comentó acerca de un experto en etiqueta, no sólo del Clan León, sino de la misma familia Ikoma.

Un cortesano Ikoma en la ciudad. Sería una agradable visita.

Siempre había apreciado a sus primos, encargados de conservar las tradiciones e historias del clan.

Le recordaban a su juventud, cuando él mismo había sido un joven alocado y vividor. Ávido por una buena pelea y una buena taberna… en ocasiones ambas al mismo tiempo. El espíritu de Ikoma también estaba en sus venas y sólo el tiempo había logrado que calmara sus impulsos.

Pero la escuela de bardos Ikoma era bien reconocida en todo el Imperio por sus conocimientos de historia y etiqueta así que bien merecía la pena la visita.

Además, vendría bien un punto de vista diferente con el que complementar las lecciones de Lady Rokujo.

Recogiendo los volúmenes se volvió a dirigir a Kasuga-san con una breve reverencia:

-De nuevo, déjeme agradecerle la atención prestada. Espero devolverle los pergaminos lo antes posible y, de ese modo tener una excusa para aceptar ese té que comentó antes e, incluso, disfrutar de una agradable partida de Go.

-Tetsu-san, iremos ahora a ver a Matsuhiro-sama. Creo que, como bien dice Kasuga-san podría ser una ayuda extra para nuestro trabajo.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 01, 2014 4:17 pm

OUT
Okaerinasai Goroku-kun!! =^^=
IN


"Un buen Bibliotecario quiere a sus libros como a sus hijos, y a su Biblioteca como a su mujer juju supongo que por eso mi querida y difunta esposa estaba tan celosa de ella jujuju"

Te dijo Shogo mientras paba los dedos por encima de los lomos de algunos volúmenes.

"Lo mejor que tienen las bibliotecas es que estan vivas... no sólo por todo el conocimiento e historias que habita en ellas sino porque cada vez que abres un buen libro es como si lo hicieras por primera vez, y cada persona que lee un libro saca conclusiones diferentes de otras... siempre se reinventan con vida propia."

"Oh si, en esta ciudad hay más de un diplomático Ikoma, pero sin duda Matsuhiro es vuestro hombre, si hay alguien que puede rivalizar con la languidez y exquisitez de la etiqueta de la corte de Hantei Genji con Lady rokujo es él.

De hecho es escritor además, bastante conocido en la ciudad, de obras del estilo de esa época, la mayoría romances y cantares épicos con tintes nostálgicos y de romance, por supuesto. Es muy conocido por las mujeres de la ciudad juju"


Te guiñó un ojo.

"Pues estaré encantado de veros de vuelta con los pergaminos juju Si váis a verlo ahora, a esta hora debe de estar en el Kin no Bu, Tetsu-kun te dirá dónde está."

Tetsu asintió como si dijera "dejamelo a mi". Y os despedisteis del Kasuga para salir a la calle en dirección al distrito Jumarashi, en donde Tetsu te dijo que estaba el "Kin no Bu" o Palacio de Oro.

"El Kin no Bu es un lugar.... peculiar, no te extrañe que al llegar, además de los samurais que están allí "trabajando" o mejor dicho, pasando el tiempo, seáis el único caballero...

Es un club selecto para mujeres de la ciudad, en donde ciertos samurais de mucho prestigio y reputación, sobretodo con las mujeres, les ofrecen su compañía, charlan de temas artísticos, hacen conciertos de música, van a ver el florecer de la primavera...

Es una especie de.... club para el divertimento sin malicia de ciertas mujeres de la ciudad.

Ikoma Matsuhiro, como es un autor que tiene mucho público femenino suele estar allí haciendo lecturas, escribiendo, charlando con sus lectoras....

O eso he oído, claro, yo nunca he entrado."


Te explicó esta mientras andabais hacia el distrito Jumarashi.


El Distrito Jumarashi era uno de los distritos con una idiosincracia propia y exclusiva en la ciudad. Al contrario que el resto de distritos NO tenía gobernador, se gobernaba sólo, por una comunidad de vecinos que no querían ser molestados, ni querían cotillas ni querían relacionarse más que lo necesario con el exterior si no lo deseaban. En aquel distrito había muchos palacios privados, escuelas de danza, de canto, de ikebana, muchas mansiones que se rumoreaban que eran de amantes de altos cargos políticos y grandes fortunas que no deseaban ser reconocidas. Un lugar terriblemente discreto en el centro casi de la capital.

El Kin no Bu, saliendo entre los altos árboles que tenía sus patios exteriores que lo rodeaban se presentaba como un palacio de dos plantas en colores claros y azulados, de bellos tallados y decoración exquisita, en donde se oía el sonido de una leve música de fondo y se podía ver a afanosos criados cuidándolo y de vez en cuando algunos grupos de mujeres, leyendo en el patio, dando de comer a las carpas del lago...

Cuando entrasteis un criado que os vio fue a saludaros en ese preciso instante y a preguntaros si andabais buscando a alguien y si podía ayudaros.

Al decir que buscabais al Ikoma este os indicó que en aquel momento estaba en uno de los salones de té en una de sus lecturas habituales y os pidió que lo acompañárais.

El Salón que os esperaba no era para nada común, se encontraba en medio de uno de los patios de cerezos florecidos, con todas las fusamas abiertas de manera que casi parecían estar sobre la yerba fresca, el tatami era de un color verde tenue que parecía totalmente fusionarse con el paisaje.

Allí estaba un hombre, alto, muy apuesto, de cabello largo y moreno y vestiduras muy clásicas, que de pie ante una pequeña congregación de unas cinco mujeres y un pergamino en la mano parecía recitar un pasaje de una obra (que no sabías si era suya)

".......... Y cuando el carro de la Dama Amaterasu rozó con su aliento de corceles de fuego la tierra... entonces supo... que todo había terminado..."

Pareció terminar de hablar mientras más de una mujer se escurría una lágrima con sus dedos y otra aplaudía suavemente.

El criado, al esperar que terminara le hizo una seña para que os viera y este, tras pedir un momento y dejar el pergamino en una mesita de té en donde las mujeres bebían mientras le escuchaba se os acercó.

"Ikoma-sama, os reclaman..."

Dijo el criado mientras se apartaba.

"¿En qué puedo ayudaros, compañeros de Clan?"

La voz del ikoma era suave, profunda y resonaba en el fondo de tu cabeza con un tono aterciopelado pero varonil, con un tinte de melancolía y sarcasmo como si se riera el mismo de su propia tristeza.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mié Sep 03, 2014 11:15 am

Salieron de la biblioteca satisfechos por lo obtenido. Por un lado unos pergaminos que ayudarían a asentar la teoría del protocolo y etiqueta, además de internarse en todos sus detalles.

Por otro lado les habían referenciado a un cortesano, conocedor de primera mano de los movimientos y recursos que deberían poner en práctica.

Como en la instrucción en el Dojo, no se puede dejar de perfeccionar ni la teoría ni la práctica, pues ambas son dos caras de la misma moneda y el desequilibro en su desarrollo sólo puede llevar al fracaso.


De nuevo, Tetsu sería su guía. Parecía conocer muy bien la ciudad, lo que le era de inestimable ayuda. Sin ella conduciéndole por esas intrincadas calles habría perdido varias horas en encontrar los lugares a los que se dirigía y, en algunos casos, ni siquiera habría sabido de su existencia.

Gracias a las Fortunas se trataba de una muchacha inteligente, responsable y madura. Hija de sus padres, sin duda. Los viejos temores de encontrarse con una niña malcriada se desvanecían cada vez más, enterrados en una montaña de certezas y evidencias.


De forma tranquila se fueron dirigiendo al Kin no Bu, el local recomendado por el bibliotecario.

Durante sus periodos de formación y a lo largo de su carrera, apenas había tenido tiempo para disfrutar de las diversas artes que amenizan el alma de cualquier samurái. Alguna obra de teatro Noh y algún pequeño recital de poesía eran todos los eventos a los que había tenido el honor de asistir. Por ello este lugar se le antojaba extraño, aunque adecuado para una ciudad como aquella, alejada de los campos de batalla donde todo se reducía a la eficiencia militar.

Tenía curiosidad por conocer al cortesano. Lo más problable es que se tratase de un jovenzuelo, más interesado en los placeres de la vida que en cumplir con sus deberes como samurái. A pesar de esto, le habían asegurado ser un experto en etiqueta y protocolo, por lo que debía encarar esta reunión libre de prejuicios y con la mente abierta.
Al fin y al cabo, no sería el único maestro que le sorprendería con métodos extraños, pensó recordando a Rokujo-sama.


Cuando llegaron al local, Goroku se quedó maravillado por la exquisitez de la decoración. Le recordaba a ciertas casas de Geishas, donde algunos superiores acaudalados acudían a relajarse. Según contaban, estas mujeres (y algunos hombres) se dedicaban a practicar refinadas artes para calmar el alma de sus clientes. Musica, poesía o teatro eran comunes en aquellas paredes, como también parecían serlo en este lugar.


Ingresaron en un hermoso patio, donde los cerezos daban sombra a un pequeño salón de té abierto por sus cuatro costados.

El hombre que recitaba un poema respondía a la idea que se había imaginado Goroku. Joven, apuesto y con un cuidado vestuario. Aunque un detalle no escapó a su atención: el kimono que vestía no era como los que había podido ver abundando en la ciudad, de corte más moderno. Este tenía un aspecto más clásico y acercado a las ropas que el propio Gorku vestía. Aunque, eso sí, de mejor calidad y de un aspecto más refinado.

Por lo visto su vestuario, algo que parecía ser una forma más de expresarse en corte, lucía los mismos principios clásicos que su etiqueta.


".......... Y cuando el carro de la Dama Amaterasu rozó con su aliento de corceles de fuego la tierra... entonces supo... que todo había terminado..."


Por desgracia habían llegado tarde para la audición, pero en ese breve instante pudo observar algunos rasgos en su voz que le recordaban a lo aprendido en la estancia de Lady Rokujo. Su modulación de la voz, las pausas y énfasis dotaban a su oratoria de una fuerza impresionante. El viejo León se preguntaba cuánto tiempo habría tenido que practicar para obtener esa destreza.


Tras terminar con su recital esperó a que las damas presentes se retirasen, algunas claramente emocionadas por la profunda carga dramática de la obra… y, seguramente alguna por la gran actuación del joven.


"¿En qué puedo ayudaros, compañeros de Clan?"


Ikoma Goroku realizó una reverencia, mostrando respeto ante el joven.

-A pesar de vuestra juventud es bien claro que domináis vuestro arte, Matsuhiro-san.

Estaba a punto de proceder a explicar su solicitud cuando recordó la mirada severa de Rokujo-sama. A los militares nos gustan las actitudes directas pues en la batalla no hay tiempo para rodeos. Por el contrario, a los cortesanos les gusta danzar en las conversaciones pues así alegran sus días.

-Disculpad la interrupción. Mi nombre es Ikoma Goroku, tutor de la joven Tetsu-san. Permitidme felicitaros por vuestra actuación en nombre de ambos. Nos ha parecido una muestra de arte digna de elogio.

Estaba seguro de que un buen cortesano sería capaz de hablar durante horas antes de abordar el tema que le importaba, pero tampoco sabía bien cómo alargar la conversación sin acudir a tópicos y caer en el ridículo.


-Hemos oído de sus virtudes en el arte de la etiqueta, que aquí han quedado presentes. Mi pupila ha sido escogida para presentarse a uno de los puestos de la Cohorte Imperial y estaríamos encantados si pudiésemos recibir alguna instrucción de alguien tan versado en la etiqueta clásica como usted. A pesar de que estemos ya bajo la tutela de Lady Rokujo siempre es oportuno obtener toda la ayuda posible cuando se emprende una tarea de esta magnitud.

Esperaba que el joven cortesano no se sintiese ofendido por sus formas directas, pero todavía no había afilado su etiqueta para poder presentar su solicitud de forma más adecuada.
-I'm too old for this shit.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado