Día 5º.- Tarde.- Ikoma Goroku

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 04, 2014 11:58 am

OUT
Información del Kin no Bu:
http://www.otosan-uchi.com/viewtopic.php?t=259
(Con avatar de los miembros y todo)
IN



Mientras andabais por las calles de los distritos Tetsu te iba contando algunas cosas que sabía, como si allí habia un templete escondido entre las casa, aquel restaurante de soba tradicional tan rico, aquella academia de baile escondida que tenía unos festivales de demostración al público tan famosos.

Te dabas cuenta que cada rincón de la ciudad estaba llena de secretos y de aventuras, era una ciudad enorme, pero aún más enorme parecía la oportunidad de cosas que encontrar en ella.



Matsuhiro dejó una pequeña sonrisa en la comisura de sus labios, que eran rosados en contrapartida con una cara que oscilaba entre rasgos cuadrados y masculinos y femeninos de suaves líneas en ojos, cejas, nariz y pómulos levemente marcados.

"Me halagáis, camarada, pero me temo que la juventud dejó hace tiempo mi vida juju lo que pasa es que mi madre era conocedora de grandes secretos de belleza y de una herencia muy buena que me hace más astuto ante el envejecimiento...

Practico lo que creo que toda persona respetuosa con su cuerpo debería:
Una alimentación limpia.
Ejercicio regular para sudar los males del cuerpo.
Y alimentar mi cabeza del mismo modo que mi estómago."


Amplió la sonrisa ante tus siguientes palabras mientras os miraba a los dos. Os hizo una escueta pero perfecta reverencia. Antes se te habría pasado por alto, pero tras ver a Roikujo notaste matices, el leve deslizar de uno de sus pies hacia atrás para permitir una genuflexión más fluida y armoniosa, que la ropa se arrugase menos y que el frufru de la seda casi diera el saludo por él. La serenidad de sus hombros ante el movimiento y la elegancia del movimiento de su cabello en compañía a este.

Luego, mirándoos a los dos, ofreció una deslumbrante sonrisa a la niña, que seguramente si tuviera seis años más haría enamorarsele de él por lo deslumbrante de esta y una muy afable hacia ti. Había algo de armonioso en aquel hombre, pero a la vez con un toque "antiguo" que no pasado de moda, sino más bien melancólico de tiempos mejores que te llamaba la atención cada vez que aparecía sutilmente.

"Es una lástima que hayáis llegado al final... deberíais alguna vez venir a las lecturas enteras... Esta obra es una de mis preferidas, es de un narrador de poesía clásica pero que tiene varias historias cortas en su haber, del siglo tercero... sobretodo las de carácter épico mitológico son una delicia...

Tanto que mi pobre habilidad es suficiente para que hagan su magia sola."


Un poco de humildad cortesana.

Escuchó con interés languido el halago, cortés pero como si no lo mereciera (o necesitara dependiendo del ego que pensaras que tenía) y... fue como magia, aunque el hecho que a Tetsu la hubieran escogido para el séquito era algo remarcable, fue decir el nombre de Rokujo para que en los ojos del ikoma brillara un destello de luz propia.

"Vaya... tenemos una jovencita con mucho potencial entonces...."

Dijo mientras le sonreía.

"Y no lo digo por lo del séquito, que es algo que está de última, sino porque, con evento nuevo o no Lady Rokujo apenas acepta discípulos y menos de otros clanes.... No querría decir "y menos del nuestro" pero en cierto modo la entiendo...

El León tiene muchas virtudes, pero entre ellas no está el saber ver la exquisitez de la elegancia de los gestos quizás menos útiles pero no por ello carentes de valor... Somos un clan... utilitarista en ese sentido, lo que hacemos lo hacemos bien, perfecto, pero no sabemos ir... más allá en ciertos aspectos que consideramos que no está en nuestra naturaleza pulir...

¿No os resulta paradójico?"


Dijo mientras os indicaba que le siguierais hasta la mesa, en donde había un juego de té. Os ofreció sentaros y este lo hizo despacio. Te distes cuenta el gesto de recolocarse el kimono bajo su posición seiza perfecta, tan elegante como una dama de alta alcurnia pero a la vez contundente y masculina.

Comenzó entonces a limpiar los instrumentos de la preparación del té.

"El León ve como un arte que lleva hasta el estado de meditación suprema la ceremonia del té.... por ejemplo... es capaz de repetir las acciones una y otra vez hasta realizarlo de manera perfecta, aunque le cueste cuarenta años...

Y sin embargo... a veces negamos otras opciones que se basan justamente en lo mismo..."


Dijo mientras batía el matcha.

"Es acaso tan respetado el ikebana en el león... me temo que no... ¿Por qué? ¿Porque no tiene una finalidad práctica? ¿Qué sentido tiene eso cuando reconocemos que lo importante, por ejemplo, de la ceremonia del té no es tomarlo sino el proceso hasta llegar a él? ¿Son acaso las flores? ¿Es acaso la belleza obvia la que nos crea repulsión?...."

Matsuhiro dejó el agua a hervir mientras preparaba todos los materiales.
Su técnica era depurada, hermosa a la vez que taimada, como si el tiempo se dilatara y corriera a su gusto mientras manejaba los instrumentos.

El Ikoma vertió el agua al tercer hervido y os lo sirvió mientras sostenía una media sonrisa en su rostro. Os dejó que bebierais, un té con un regusto algo amargo, muy al estilo León, aunque en el fondo algo de dulzor lo evaporaba y lentamente se hacía con vuestro paladar.

"Para dominar la etiqueta clásica e impresionar a Lady Rokujo hay que dejar las ideas preconcebidas de lo que es "útil" "hermoso" "necesario" "adecuado" "suficiente" a un lado...

Justo como ese té... sabor intenso a matcha tradicional... pero en el fondo una semilla de cereza que condimenta la esencia y termina anulando el amargor para dejar en la boca un sabor más dulce, sin que llegue a ser ni dulzón ni empalagoso.

El camino de un León que quiera dominar la etiqueta clásica debe ser de esta forma... aparentemente una cosa... realmente otra...

Sólo así podréis culminar el entrenamiento con ella."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Vie Sep 05, 2014 9:32 am

Poco a poco comenzaba a entender cómo actuaban los cortesanos. Al menos en las capas más superficiales, justamente aquellas que ellos querían que viese.

Recordaba su instrucción, y cómo poco a poco fue aprendiendo a leer los movimientos en el campo de batalla. Al principio podía ver las acciones más evidentes. Los ataques y repliegues clásicos. Pero si uno se quedaba ahí sería presa de las celadas y emboscadas más sencillas.

Al igual que en el Go, cuanto más te puedas adelantar al enemigo, antes podrás reaccionar a sus ataques y llevar a cabo tus propias estrategias.


Y lo mismo ocurría en la corte. Cuando empezabas a entender las sutilezas de las palabras podías ver que el lenguaje corporal decía otra cosa. O que la doblez de las mangas del kimono señalaban una postura. O que el color elegido para la cuerda que sujeta la campanilla de la puerta indica que hay que entrar en la estancia con el pie derecho.

¿Absurdo? Tal vez. Pero igualmente letal que el campo de batalla. Si no seguías el juego de la corte podías ser exiliado, convertido en un paria y destinado a las labores más insignificantes, mientras tus enemigos, los enemigos de tu Clan, obtenían más poder que en cien batallas. Algo que conocían bien los Grulla que llevaban jugando a ese juego desde los tiempos del primer Hantei.

La Corte podía eclipsar los esfuerzos que valerosos soldados León habían desempeñado, dejando su sangre en el barro de decenas de campos de batalla. Por ellos debían aprender a luchar en este nuevo escenario y evitar que sus muertes fuesen en vano.


Así que prestó atención a su interlocutor. No sólo a su palabras, también a sus gestos y formas. Cuando mencionó a Rokujo pareció reaccionar brevemente. ¿Qué podía significar? Claramente algún tipo de interés, pero podía ser de simple curiosidad hasta algo más profundo y… privado.

Sus palabras sobre el arte hicieron reflexionar a Goroku. Ciertamente el León era un Clan eminentemente práctico algo que les acercaba más a sus primos Cangrejo que a ningún otro de los Grandes Clanes, pero no olvidaban la belleza del arte.

Si bien es cierto que no eran muy conocidos por actividades como el ikebana, sus bardos eran famosos en todo el Imperio por ser capaces de conmover al más estoico de los samuráis con sus historias de amor, tragedia y pérdidas.

Al fin y al cabo, cada espíritu busca la belleza allá donde se cree capaz de encontrarla.

El camino de un León que quiera dominar la etiqueta clásica debe ser de esta forma... aparentemente una cosa... realmente otra...

Si bien toda su vida había llevado a cabo un comportamiento recto y honorable estas palabras no le extrañaban. Al fin y al cabo, en la guerra un ejército debe ser aparentemente una cosa y realmente otra.

Mostrarse débil allí donde se es fuerte al tiempo de que se esconden las debilidades propias y se explotan las del enemigo.

-Vuestras palabras son sabias y en poco tiempo me habéis hecho darme cuenta de mucho. Como un buen maestro me habéis descubierto que ya conocía algunas respuestas incluso antes de poder formularos mis preguntas.

Inclinó brevemente su cabeza en señal de agradecimiento para posteriormente dirigirse a la joven.

-Así como un general debe saber que debe mostrar y qué ocultar de sus tácticas, ¿cómo crees que debemos actuar en nuestra nueva empresa?

Tetsu era, sin duda alguna, lo que Matsuhiro buscaba. Un té con un sabor tradicional, pero con un ligero toque dulce en el fondo del paladar.
Claramente, mucho más de lo que se podía ver a simple vista.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Sep 14, 2014 3:50 pm

Matsuhiro sonrió ante tu inclinación, su sonrisa era escueta, apagada, tenía un aire melancólico pero a la vez el brillo de sus blancos dientes resultaba atractivo y acogedor. Había un aire de ancestro en su aura, de deidad apagada y a la vez un alo de misterio masculino que seguramente atraía a las mujeres como polillas a la luz.

"Como habéis podido suponer.... musito como si se acordara de algo el campo de batalla de la corte y de la guerra no son tan diferentes... es casi hasta el mismo baile, pero el tempo es diferente, cómo se coge a tu pareja también, las rotaciones y sobretodo... esos pequeños gestos que magnifican a un adversario y dignifican el camino...

Es como el arte del iai o como el arte del kendo... necesita dedicación, elegancia, gestos que no sobren ni falta, efectividad y sobretodo calma y temple."


Te dijo este, como si quisiera que te quedara claro que en ti había mucho conocimiento necesario, y que sólo necesitabas ver las similitudes.

"Un fallo que muchos cometen al entrar en la corte es pensar que deben empezar desde cero... Pero al final... saber verter el agua en la taza sigue siendo lo mismo para bushis que para cortesanos, saber elegir el té adecuado es lo que cambia... el sabor final..."

Os dijo mientras bebía despacio.

"Lo que debéis hacer para llevar a cabo vuestra empresa es simple y a la vez complejo, como todo sendero que merece la pena ser recorrido...

Ser metódicos y constantes como bushis.
Tened la mente flexible como un junco de bambú, cual aprendiz de monje.
Delicados y elegantes como bailarines.
Audaces cual poetas en medio de su creación artística.
Y.... misteriosos... como hombre de estado reservando sus secretos..."


Matsuhiro miró hacia una pequeña cómoda que había en la esquina de la sala con forma peculiar, semicircular, que hacía de esquina en la sala, fue hacia ella y sacó de allí papeles, tinta y pinceles.

Tendió tres pliegos, uno para cada uno y tres pinceles.

"Os enseñaré lo que quiero deciros con otro ejemplo....

Elijamos una palabra... "Espada" por ejemplo, me gusta mucho la palabra espada porque creo que significa mucho para el bushi y para el León y a la vez... sus kanjis tiene una complicación tal que los maestros de la caligrafía dicen que jamás se termina de escribir de forma perfecto...

Y ahora.... meditad sobre ella antes de escribirla...

Decidme... de las trece forma que hay de escribir la palabra "espada" cuál es la primera que se os viene a la cabeza y cuál la última. Seguro que la primera es la que esta en el dôjo escrita, son trazos fuertes y vigorosos que hablan de la empresa del samurai.

Y seguro que el último es esa técnica elaborada de relatos utópicas de bardos kakitas de historias mitológicas, que es tan ribeteado que os hace distraeros de la historia y se os hace más complicado pensar en aquella espada mortal y mítica de reflejar en las manos del héroe.

¿Deberíamos elegir una opción más intermedia? ¿quizás la palabra cómo está escrita en el templo de Bishamon, con ese alo más sagrado? ¿Quizás la que viene acompañada de las grandes gestas de los kamis, que posee un aire fuerte y consagrado pero a la vez tiene partes suaves y delicadas que muestran ese alo divino?

O quizás....

¿Qué creéis que sería sorprendente? ¿Elegir lo opuesto? ¿Elegir lo obvio? ¿Elegir la opción intermedia?


Mientras hablaba Matsuhiro había estado escribiendo con su pincel, era una técnica sublime, pero sus palabras eran tan atrayentes que apenas te habías fijado en el trazo, estabas pendiente del mensaje que te transmitía. Hasta qu de pronto, al parar de hablar te diste cuenta que os mostraba el dibujo que había hecho.

Era el kanji de Espada, el kanji que ves en un dôjo, ese tosco del que hablaba en primer lugar, ese que ocupaba el corazón de los bushis león pero... a la vez no era el mismo. Había sido escrito con una destreza y una armonía que, aunque era el mismo no lo era. Las partes gruesas no estaban marcadas por la dureza del pincel, era casi como el deslizar de la tinta en el papel, la parte fina era casi una cursiva que besaba el folio y lo delimitaba en su justa medida, en los finales había una curvatura de media luna que parecía el reflejo del sol o de la luna en el papel.

Tenía la fuerza de aquel kanji que presidía la mente del León, de sus dôjos y a la vez una delicadeza que jamás pensaste encontrar en esta palabra.

"¿Por qué deberíamos renunciar a todo lo que somos y todo por lo que hemos luchado? ¿Por que tratar de ser lo que no somos?

Reinventemonos. Sólo así se triunfa siendo León ante los ojos de la Gran Corte."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Jue Sep 25, 2014 3:17 pm

Sería por la cadencia de la voz de Matsuhiro, o tal vez por el aroma de té que aún reinaba en la sala, pero de nuevo se sintió transportado a un tiempo más sencillo, de vuelta al Dojo donde le enseñaron el arte de la caligrafía, que todo samurái debía dominar.

Como había señalado su interlocutor, le habían enseñado que la Espada debe ser fuerte y dura pero había pasado ya demasiado tiempo combatiendo a Grullas y Escorpiones en el campo de batalla para aprender que también debe ser ligera y sutil.

Un ataque frontal, como una carga Matsu, puede ser una buena solución para algunos problemas, pero no para todos. En ocasiones la paciencia se volvía necesaria y un ataque sutil y certero podía ser lo más indicado.

Rodear al enemigo, atacarle por los flancos y hostigarle en su retaguardia. La Espada debe estar en todos lados y a la vez en ninguno, pues si se hace evidente puede llegar a perder toda su utilidad.

La Espada es compleja, pero a la vez sencilla y ligera. Los ornamentos la hacen pesada y difícil de manejar. Fuerte pero templada.


Abrió los ojos y contempló su papiro. Susipiró levemente creyendo haber conseguido plasmar todo ello en un solo kanji. Por supuesto, ni el mayor iluminado sería capaz de alcanzar la perfección de la escritura y no era ese su objetivo. Ni creía que fuese lo que se esperaba de él.

Más bien, ser capaz de expresar su posición de la mejor forma posible, adaptando sus conocimientos a un nuevo campo.


-Esta es mi Espada, con la que pretendo defender el honor de nuestro clan. Pues ninguna Espada es más que papel si el honor del samurái que la empuña no es firme.


Acto seguido hizo una reverencia, agradeciendo al maestro la lección y dejando una pausa para la intervención de Tetsu.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 25, 2014 3:59 pm

OUT
Os he tirado caligrafía a los dos, me gusta más que poner el resultado, describir lo que pasa con este, pero si tu quieres ver número dímelo, que te lo pongo en el OUT también, es que me gusta a mi personalmente primar más la interpretación (salvo en los combates claro, que es mas numerico)
IN




Matsuhiro cogió tu papiro y lo miró con atención.

"Me gusta tu espada... Esta cargada de sabiduría... es fuerte en los trazos más graves, dejando claro que una espada carga con el alma del samurai, pero también con su vida y con la de los contrincantes... Pero a la vez es grácil en los trazos más suaves, algo escaso, quizás por la vida parca militar, pero habla de alguien que no necesita demasiado para vivir... su espada y poco más."

Te dijo mientras te devolvía el papiro.

Luego tomó el de Tetsu y pareció estudiarlo con rostro inexpresivo, tanto que te hizo pensar que era una máscara para no enseñar sus verdaderos pensamientos.

Cuando pasaron los minutos este bajo despacio el papiro y la miró a ella a los ojos unos segundos antes de desviar la mirada de nuevo al papiro.

"Dime... Tetsu-chan... ¿No llegarás a los doce años verdad?"

Tetsu negó, era menor incluso.

Matsuhiro se mesó la barbilla, como si tuviera barba pensativo.

"Entiendo por qué te han recomendado y porqué puedes dar clases con... ella..."

Matsuhiro dejó el papiro en la mesa dejando ver el kanji de Espada de Tetsu, no sabías que era pero tenía algo diferente, para empezar su caligrafía era muy buena para una niña de su edad, pero tenía algo más... algo que se intuía pero que tu, como no ducho en la matería no veías...

Matsuhiro, al ver tu expresión señaló despacio los trazos del papel y dijo:

"Es la letra de un general.... firme, regia, pausada... pero a la vez es la letra de una muñeca joven, ligera, a veces algo indecisa..."

Al final dio un par de golpecitos con el dedo a la terminación del kanji y añadió:

"Pero también es la letra de alguien llena de ira y rabia contenida...Tetsu-chan... tu letra esconde muchas cosas... pero quien sabe leerla... lo ve...

¿Qué es lo que te encoleriza tanto? Puede que lo sepas... puede que no... lo que es cierto es que si yo lo veo Lady Rokujo lo verá, lo buscará, lo encontrará y lo explotará... y entonces hay dos opciones, o dominas tu ira o tu ira te dominará a ti, porque así es la corte..."


Miraste de lado a Tetsu, su rostro no decía nada, su postura recta y sus manos sobre sus rodillas, apretadas, eso si, mientras miraba la letra sobre el papiro.

Era tan pequeña... y a la vez tan grande... y había pasado por tanto que te preguntaste... ¿No había sido el valor, el coraje y hasta la ira por vivir lo que la había echo superar cada uno de los golpes que le habían dado en su corta vida?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Jue Oct 09, 2014 3:22 pm

OUT
¡¡¡Aquí vuelvo después de mis vacaciones!!!
El tema de las tiradas, por mí así está genial, queda más roleado. Y en los combates… pues también se puede hacer así. De todos modos… ¡¡Tetsu me protegerá!! XD
IN

Se sentía igual que después de haber asistido a un espectáculo de magia de los que tanto disfrutaban los cortesanos. Con un simple ejercicio como aquél, el joven Matsuhiro había calado a su discípula.

¿Acaso no podía él evaluar el estado de una legión simplemente haciéndoles permanecer en formación durante unos minutos a las puertas de una fortaleza? Y un maestro armero podría comprobar la excelencia de una hoja con sólo posar su índice por el filo. ¿Por qué le extrañaba que un consumado cortesano pudiese entender tan rápido a una persona por el simple trazo de su escritura?

Claramente esto denotaba su pericia como maestro en su arte, pero le preocupaba lo que había podido ver en Tetsu.

Sabía que podía lograr grandes victorias, como un general y lograrlas en la corte, como la gran dama a la que parecía destinada a convertirse. Un buen material que no dejaba de ser alagado por sus maestros.

Pero ya había visto que su temperamento podía suponer un obstáculo. Lo había visto a la entrada del Dojo, donde se había peleado con otro alumno y volvía a verlo ahora.

En lo más crudo de una batalla la ira puede ser el único camino hacia la victoria. La furia de la que sus primos Matsu hacían gala podía dar fuerzas incluso cuando uno mismo se creía vencido, haciéndole capaz de hazañas dignas de leyenda. Pero esta rabia debía estar templada por la sabiduría, pues una carga frontal sería fácilmente repelida por una defensa organizada.

Y esto es lo que debería aprender Tetsu. A saber conducir su ira en los momentos más delicados, a emplear tácticas inteligentes que le permitiesen superar a sus adversarios. Al fin y al cabo, sus batallas no habían hecho más que comenzar.

-Gracias Matsuhiro-sama. Sus observaciones han sido acertadas y agudas y su ayuda, inestimable.

-Tetsu-san.- Dijo, adoptando un tono algo más cercano. -Este es un camino que hemos de emprender junto. Si no nos apoyamos, seremos como infantes rodeados de enemigos. Juntos, no habrá enemigo que pueda derrotarnos. Para ello deberás confiar en mí. No debes contestar todavía, pero debes comprender tus propias motivaciones, pues sólo ellas te darán la fuerza para cometer los desafíos a los que nos enfrentaremos. Y, como bien ha señalado Matsuhiro-Sensei o dominas tu ira, o ella te dominará a ti.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 09, 2014 4:53 pm

OUT
Que alegría de vacaciones, neh? que te pegas unos viajes que no es ni normal!!! jajajaja
IN



Tetsu miró a Matsuhiro, seguramente pensaba como tu, en lo referente a la "magia" de haberla leído de tal forma sólo con los trazos de su escritura, y luego a ti, bajando despacio la cabeza, con sumisión educada, más que sumisión aceptada. En su corazón y en su cabeza había una orgullosa leona de férrea voluntad, un material perfecto para formar un bushi sin igual, pero a la vez un material complicado de trabajar.

El Ikoma puso su rostro sobre su mano, que a la vez esta estaba apoyada en la mesa desde el codo, con una sonrisa galante y nostálgica y la miró a ella, luego a ti y otra vez a ella.

"Ah... la juventud... adorado tesoro... la odiamos cuando somos jóvenes, porque esta nos supera, y no paramos de añorarla en el momento e que crecemos y vemos su valor...

La juventud, Tetsu-chan, como muchas virtudes y regalos que nos da la vida es de esa clase de cosas que la mayoría aprende a valorarlas cuando se les ha escapado de las manos... no cuando la tienen entre ellas..."


Tetsu le miró con el ceño algo fruncido como si trata de entender lo que quería decirle, pareció que fue a decir algo pero al final se quedó callada.

"No, no, pequeña, ahora estás entre amigos, ahora es justamente cuando puedes hablar... de hecho, sería una falta de respeto no hacerlo, el Kin No Bu fue concedido para que damas como tu podáis contarnos todo lo que se os pase por la mente y desahogaros... Y yo, como su "anfitrión" estoy encantado de oirte...

Dime, querida... ¿Qué ibas a decir?"


Tetsu te miró de reojo como si buscara tu aprobación pero Matsuhiro garraspeó como si dijera "no, no, aquí mando yo". Ella miró de nuevo hacia él, suspiró profundamente y dijo:

"Odio ser pequeña."

Fue seca y tajante. Tetsu apretó sus puños sobre su regazo y pareció que iba a callarse, pero de pronto la voz le salió a chorro y siguió diciendo:

"¿Cómo puedo disfrutar de "la juventud" si por culpa de ella no puedo hacer nada? No pude ayudar a mi madre cuando estaba enferma, era "demasiado" pequeña, no pude evitar que muriera, no puedo evitar que ese................................. sensei adjunto....... que tengo..... no deje de deshonrar al dôjo con su actitud, ni puedo desahogarme en un combate justo con el memo de... Mi opinión no cuenta porque soy pequeña, no importa lo que haga, lo que diga, cómo me comporte.... la gente sólo ve.... sólo... ve...."

Tesu os miró a los dos y se señaló a ella misma, de arriba abajo, como si dijera "esto", pero ese "esto" se refería a su edad, a su altura, a su niñez.

"No soy una adulta, lo sé, me queda mucho por aprender, en todo... pero... pero... no soy tonta! ni soy una niñita... Estoy harta que todos me juzguen por la edad que tengo y no por lo que soy.... y que eso me frene...

Si,.... puede que cuando sea mayor añore volver a ser pequeña pero.... no ahora... no hoy... ni ayer... ni mañana... quiero.... quiero crecer...
susurró mientras apretaba tanto sus puños que se le ponían los nudillos blancos quiero... ser útil a... alguien..."

Y cuando dijo aquello último de pronto caíste en algo.
Estaba sola. No le quedaba nadie cuando tu llegaste a su vida.
Nadie.
No tenía ni diez años y ya estaba sola.
Necesitar a alguien y que alguien te necesite a ti es parte de lo maravilloso de este mundo.
El amar. Y ser amado.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Oct 20, 2014 12:15 pm

Él no era un senséi. Nunca lo había sido. Ciertamente podía instruir a sus tropas en técnica, táctica y estrategia. Podría imbuirles valor antes de una batalla o inculcar disciplina a un bushi insubordinado.
Esas eran las labores de un general. Educar a una joven con tanto talento se escapaba de sus capacidades. Ni tan siquiera lo había podido hacer con su propio hijo.

De todos modos, este era su deber y cumpliría con él lo mejor posible.

Inclinó su cabeza ligeramente

-Gracias, Tetsu-san, por abrirte de este modo ante nosotros.- Dijo seriamente.-Por ello tienes nuestro respeto. Pero hay algo que tienes que tener claro. Tu opinión se tiene y tendrá en cuenta… en la medida adecuada.

Aquella matización no pareció gustarle a la joven, aunque era preciso que descubriese que todos los habitantes de Rokugán tienen su sitio, desde le mayor de los Damyios al más humilde de los campesinos. Y que su juventud no era más que una etapa con la que debería convivir.

-Necesitamos que seas fuerte.-continuó- y queremos que lo demuestres ante tu mayor rival. Que eres tú. Podemos enfrentarnos ante legiones enteras, ante enemigos colosales, pero no hay mayor enemigo que el que nos devuelve la mirada en el reflejo de un estanque.

-Te has enfrentado a grandes pérdidas, la pérdida de tus padres ha sido un duro golpe para todos. Tu madre, era una gran amiga y su honor y devoción para el Clan fueron inigualables.

Su tono había tomado un cariz más dramático que el de costumbre, pues esas palabras dejaban claro que a él también le pesaba aquella pérdida.

-Pero la mayor de sus obras, el más importante de sus logros, eres tú. Solamente tú puedes demostrar estar a la altura de su legado. Y ese es el mayor de los retos a los que puedes enfrentarte.

-¿Te crees que ella no tuvo problemas con superiores ineptos, con compañeros díscolos? Pero siempre demostró una templanza digna de un Daymio. “Sólo un fuego controlado puede templar las mejores espadas” solía decir.

-Una última cosa quiero decirte, deja que los demás te judgen por lo que aparentas, que se confíen con tu… estatura y tu edad. Cuando descubran su error será demasiado tarde para ellos. Esta máxima es aplicable al campo de batalla, pero te será también de utilidad contra los taimados Escorpiones o las falsas sonrisas de la Grulla.

-Ahora, por favor, espera fuera, pues me gustaría intercambiar unas palabras con Matsuhiro-sensei.

La joven inclinó su cabeza ante su tutor y el sabio cortesano y con ligereza abandonó la estancia.

-Parece que ha hecho buen uso de las enseñanzas de Lady Rokujo. –Dijo Matsuhiro.- Su caminar ya parece el de una dama. Y, ahora, ¿qué os gustaría preguntarme?

-He reflexionado sobre las palabras de Tetsu-san y no dejan de ocultar una importante verdad. Ahora es una niña y eso le impide tomar decisiones para las que claramente está preparada, pero también es cierto que esto le protege contra adversarios más preparados. Valoro mucho vuestra opinión, ¿creéis que está preparada para celebrar su gempukku o esperaríais un tiempo?
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 20, 2014 4:32 pm

Tetsu te escuchó con los ojos muy centrados en ti, casi parecía que anotaba mentalmente cada palabra, que bebía de tus palabras. En tu interior algo te hizo sentir que aquellas palabras le durarían por siempre en su memoria, y algo en tu interior se relajó. No sabías por qué, quizás fuera su madre difunta, tu amiga, que desde el otro lado del puente te decía "todo irá bien", pero, por un momento, sentiste paz.

Luego, la pequeña se levantó despacio y asintió a la orden, sin decir nada más, salió de la sala.

Matsuhiro la miró al irse y dijo, sin apartar la mirada de ella:

"Se matarán por ella ¿lo sabéis? luego te miró a ti y con una sonrisa divertida añadió y no sólo los hombres juju"

Como si hablara del potencial tanto como bushi como persona de esta.

Matsuhiro se reclinó hacia atrás un poco mientras ponía sus manos sobre la mesa y miraba a la nada en el techo.

"¿Está preparado el Emperador para su gempukku?"

Formuló de pronto. Una pregunta controvertida y que nunca llegaba a buen término y que nunca se hablaba demasiado ni en voz alta. Muchos pensaban que la Ama quería acaparar el poder, muchos otros pensaban que no había necesidad, en un tiempo de paz como este, para avanzar un gempukku que no era necesario para él tener pronto, pudiendo aprender más y mejor aún para su futuro.

Matsuhiro te miró con una media sonrisa y te dijo:

"Os voy a dar mi sincera opinión....

Consegue hacerla entrar en el séquito Imperial y entonces... entonces que haga el gempukku justo con el Emperador...

Que compartan las mismas etapas... Que aprendan las mismas cosas, que pasen el mismo tiempo sintiendo que deberían ser más aunque sepamos que podrían aprender aún más, que sientan las mismas alegrías y frustraciones, que sepan sacar bueno de lo malo, que crezcan interiormente...

Entonces ella ganará sabiduría, ganará posición y.... quién sabe... quizás nosotros ganemos una futura Emperatriz León..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mar Oct 21, 2014 11:38 am

"Tetsu…¿emperatriz?" La idea le golpeó como un puñetazo en la boca del estómago dejándole por momentos sin aire. Una posición que cualquiera podría desear. La casa Doji de la Grulla había ocupado ese rango durante generaciones y los Escorpiones ambicionaban claramente ese puesto.

Si el pudiese decidir… cogería a la joven y se marcharía inmediatamente de la capital, lejos, a tierras León, donde sus antepasados guiarían a la pequeña hasta convertirse en una gran bushi. Sin ambiciones, sin manipulaciones políticas que enturbian todo lo que tocan.

Pero, ¿acaso esta no era una idea egoísta? ¿No lo haría por sí mismo, por alejarse de estos problemas? Su deber, el deber de cualquier Samurái era servir a su Señor. ¿Y había mejor forma de servir al Clan que luchando por esa posición?

Desde que habían aceptado opositar por un puesto en el consejo, sabía que esa posibilidad existía. Pero el oírla en voz alta hacía que se materializase como algo tangible, algo que podían conseguir.

Pero, aunque fuese algo posible, ¿cómo educar a una futura emperatriz? Si tan sólo la mera idea le parecía fantasiosa. Jóvenes de todo el Imperio, las hijas de las mejores familias, se estaban preparando para ese puesto, aprovechando las enseñanzas de los más expertos en protocolo y etiqueta. Preparándose durante años para conquistar al futuro emperador. ¿Cómo estar preparado para ese reto?

Goroku se dio cuenta de que llevaban ya algunos minutos en silencio, pues la impresión había sido honda, y Matsuhiro le miraba con un aire divertido en sus ojos.

-Acaso, ¿lo creéis posible? La idea de formar parte en el Consejo Imperial, el círculo más cercano al Emperador ya me parece una tarea titánica pero… ¿eso?

Ni siquiera era capaz de decirlo en voz alta, pues parecía dar voz a la locura.

-Acepté luchar por ese puesto pues creía que sería lo mejor para Tetsu. Todo lo que aprenda le será de utilidad en el futuro, lo consiga o no. Las enseñanzas que Lady Rokujo o vos mismo le habéis inculcado son inestimables y estoy seguro de que las aprovechará. Aspirar a algo más que ello me parece una ilusión.

-A pesar de ello, acepto vuestro consejo de buen grado y actuaré conforme a él. A dónde nos conduzcan nuestras acciones, sólo las Fortunas lo saben.



Cuando salió encontró a Tetsu meditando junto a un pequeño estanque. Tal vez recordando a su madre o asimilando las palabras que se habían pronunciado en el salón de té.

Verla así, bajo la sombra de un cerezo hizo que recordase a su amiga. Una Leona de espíritu excepcional, valiente y decidida. Facultades que se veían transmitidas a su hija. Así como su belleza. Todos parecían admitir que la pequeña se convertiría en una joven agraciada.

Goroku se sentó junto a ella y por unos momentos compartieron el silencio del jardín.

Yo también la echo de menos

No pudo decirlo en voz alta. No encontró las palabras.

-¿Cuál es nuestro siguiente paso, Goroku-sama?.- Preguntó la joven con voz calmada.

-Hemos tenido un día largo y le hemos dedicado grandes esfuerzos a las refinadas artes cortesanas. Es hora de divertirse un poco, ¿no crees?

Era una joven y tenía que aprender que eso también tenía su lado bueno.

No quieras crecer deprisa, pequeña, pues sólo cosas oscuras nos esperan
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Oct 21, 2014 5:35 pm

Matsuhiro reprimió una risa en su boca, pero dejó una sonrisa divertida.

"Solemos olvidar muchas cosas cuando crecemos, las ideas cambian y nuestro punto de vista también...

Lo expondré de otro modo entonces...

Creo, firmemente, que Tetsu puede ser lo que ella quiera, tiene aptitudes para ser una gran bushi, estoy seguro que llegaría hasta general.
te dijo de forma tajante y clara, pero con un tono de voz melodioso también creo, que si aplica esa mente militar a la corte, sería capaz de nadar en esta con soltura, incluso aprender a amarla, cosas más raras se han visto en esta ciudad, y sino, permitidme que os concierte una cita con la Dama Kuronuma, para vos y para Tetsu, porque os va a ayudar mucho en vuestro futuro progreso...

Pero, volviendo al tema, estoy seguro, completamente, que Tetsu podría destacar como una consejera leal y sabia.

Pero... a la vez... veo otras cosas..."


Matsuhiro apoyó su rostro en su mano y este en la mesa y miró a la nada con gesto languido.

"Hace mucho tiempo que fuimos adolescentes... ¿verdad? Y más preadolescentes... pero...

Pensarlo por un momento... recordar aquella época, lo que os gustaba y os disgustaba y ahora... imaginar que hubierais conocido a Tetsu en aquella edad...

Decirme... ¿No creéis que os habría podido robar el corazón?"


Matsuhiro te sonrió de medio lado.

"Si, ya sé que es una hipótesis compleja de imaginar...

Pero no nos perdamos en nimiedades, lo que quiero decir es que esa niña tiene presencia, tiene carisma y tiene voluntad... y creo que, teniendo en cuenta el tipo de mujer que ha "gobernado" la vida del Emperador... esa clase de cualidades le pueden gustar o disgustar al cincuenta por ciento...

Puede que no quiera "otra madre" de presencia arrolladora pero... puede que si. ¿Y qué se pierde con eso? Me refiero, lo que los dioses quieran será lo que pase ¿verdad? ¿Por qué nosotros negarnos antes que tan siquiera ellos se hayan manifestado? Hay que tener la mente abierta..."


Sonrió.

"Pero quizás debería mostraros antes varias cosas para que lo asimiléis... para empezar... ¿Qué os parece si os concierto, como os he dicho, una cita con una robusta y sincera dama que tiene mucho que decir y enseñar? Lady Kuronuma, dama de compañía de la Ama es una formidable guerrera Hida y es capaz de nadar en la corte... ¿Qué me decís?"



...


Tetsu te miró con una sonrisa brillante comedida bajo sus labios, había cierta luz de niñez que se resistía a irse, dejando ver lo que era en realidad y asintió ante tu iniciativa.

"Podríamos ir a la festival del Distrito Gatto! Y esta noche comienza el del Distrito Hiro, pero mejor el Gatto sin duda, mejor un distrito de emplumados grullas vanidosos que un lugar que dice ser Fénix y es Escorpión."

Te comentó esta
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mié Oct 22, 2014 11:23 am

Decidme... ¿No creéis que os habría podido robar el corazón?

Su corazón pareció saltarse un latido.

---------------------------------------------------

El viento era suave. Aquella primavera había llegado pronto y se auguraba un verano más cálido de lo habitual. Habría que cambiar las estrategias y forzar las marchas cuanto antes, para alcanzar los pasos de las montañas que se abrirían antes de tiempo y así sorprender a su enemigo.

El joven Goroku estaba orgulloso. Había sido elegido como consejero del General al cargo de la expedición a pesar de su edad y ya se le había asignado un contingente bajo su mando. Por fin sus esfuerzos comenzaban a dar sus frutos.

El castillo era un caos en el que él se desenvolvía a las mil maravillas. Dando órdenes a los reclutas, organizando la intendencia y preparando nuevas estrategias. Se sentía en la cúspide de su vida.

Además, contaba con una joven esposa. Cierto es que el matrimonio había sido concertado y apenas podían verse, pero había aprendido a amarla y esta le había recompensado con un hijo que de buen seguro seguiría sus pasos y continuaría su legado.

Cuando paseaba por una de las murallas, disfrutando del poco tiempo que sus tareas le dejaban, un joven sargento se le acercó. Se trataba de Akodo Kenji*, un joven que había demostrado grandes aptitudes durante su instrucción y que había ido ascendiendo como subalterno suyo.

-Ikoma-sama. Perdone que le interrumpa. Mi prometida acaba de llegar al castillo como miembro de un destacamento y sería para mí un honor presentársela. Su nombre es Matsu Hachiko**.

Cuando el joven se apartó dejo ver a la samurái más hermosa que Goroku hubiera visto nunca. Su corazón pareció saltarse un latido. La fuerza que desprendía aquella mujer hacía que su belleza resaltase de una manera especial, haciendo que no sólo fuese físico, sino algo intangible. Parecía una verdadera Leona, la encarnación de los ideales de un Samurái. Una cortesana en armadura, una bushi con la delicadeza de la flor del cerezo.

Sus hermosos ojos negros, que parecían contener una calma insondable, le miraban con respeto pero sin rastro de sumisión.

Su voz, suave y firme a un tiempo le sacaron de su embeleso.

-Goroku-sama, es un honor conocerle, y saber que mi futuro marido lucha bajo vuestro mando sólo trae alegría a mi corazón. Según he oído, vuestra esposa vive en la Capital Imperial, donde yo también resido. Sería un placer para mí poder visitarla de vez en cuando si no es ninguna molestia.

Cuando terminó, una sonrisa floreció en su rostro, como la primera flor de la primavera, esa que promete la llegada de un tiempo cálido y hermoso. Una sonrisa que guardaría en su memoria hasta el día de su muerte.

-------------------------------------------

Volvió a centrarse en la conversación. Estaba seguro de que el Cortesano algo habría notado, pero ya daba igual. Todo estaba ya enterrado y perdido. Sólo quedaba luchar por Tetsu.

Cuando se preparaba para una batalla, jamás había rechazado estudiar ningún tratado de guerra. Independientemente de la naturaleza de su autor. Había estudiado los gloriosos tratados de sus antepasados Ikoma, pero también las férreas tácticas Cangrejo, las sutiles celadas Escorpión e incluso la guerra naval de los Mantis. Una visión que no sea global da lugar a acciones frágiles.

Por eso no se negó a la generosa oferta de Matsuhiro. Conocer como una bushi se mueve en la corte, nada menos que como dama de compañía de la Dama Regente podían darles un interesante nuevo enfoque a su estrategia.

-Por supuesto que acepto vuestra invitación. Ni nuestra escasa experiencia ni nuestra ambiciosa meta nos permite rechazar ningún tipo de ayuda.

Se tomó un segundo en el rellano para retomar la compostura ante de abordar a Tetsu.



¡Un festival! La última vez que estuvo en uno fue… en el cuarto cumpleaños de su hijo, cuando les visitó en la ciudad. Habia habido actuaciones de una troope Escorpión y fuegos artificiales de los maestros Fénix. Música en la calle y gente divirtiéndose.

Por desgracia aquello duró poco. A la mañana siguiente su permiso fue revocado y tuvo que volver al frente. Ninguna batalla había sabido esperar a que él pudiese ocuparse de su familia. Pero ahora tenía tiempo y quería regalarle a Tetsu, al menos unas horas para que pudiese disfrutar de su niñez antes de seguir con sus batallas.

El ligero brillo en sus ojos, de un negro intenso, le convenció de que hacía lo correcto.

-Suena perfecto Tetsu-chan.- Dijo, en un tono más cariñoso de lo habitual.- Vamos a ese festival, aunque no te separes de mí… ¡creo que no sabría volver a casa!


OUT
Espero que te guste el Flash-back, podemos ir metiendo alguno si te parece. Así va dándole más personalidad al personaje y más fuerza a la historia, ¿neh?
*No he encontrado el nombre del padre de Tetsu por ningún lado. Si no te gusta, ¡lo cambiamos!
**He imaginado que su madre sería una Matsu (viendo como ha salido la hija…) y que habría adoptado el apellido del marido tras la boda. Y, si no te gusta, ¡lo cambiamos!
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 23, 2014 4:27 pm

OUT
HYPEOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
asfgasdfadfasdfadf ME HA ENCANTADO EL FLASH BACK!! mierdamierdamierda ya estoy maquinando!!!! xDDDD no me puedes hacer eso xDD se me ha salido el corazón por la boca jajajajajajaja genial genialoso *^*
Todo se queda como esta y lo pondremos más aDFAF INCLUSO AÚN JAJAJA
IN



Matsuhiro, con una media sonrisa en los labios apoyado sobre su mano de forma dejada pero elegante, como si mirara más allá de ti, hacia otras cosas, atento pero a la vez dejándote tu espacio de ensoñación, como si lo comprendiera mejor que nadie te dijo:

"Pues entonces............ esta noche invito yo, hay un restaurante muy peculiar en el distrito Gatto Grulla, que se llama la Luz del cielo, quedaremos allí a la hora de cenar. Será algo no muy formal, no hace falta que os arregléis mucho, luego podemos dar una vuelta nocturna si queréis incluso, siempre que no molestemos mucho las horas de descanso de la joven Tetsu, claro."



...



Tetsu te sonrió de vuelta en una mezcla de sentirse útil porque la necesitaras y además animada por ir al festival y te indicó que la siguieras que ella sabía moverse bien!

Por el camino, tetsu te estuvo contando varias cosas. Lo primero era que en la ciudad mucha gente se perdía muy a menudo, porque como habías visto era enorme y muy intrincada, pero que ella se la sabía bien porque solía recorrerla sola o con su halcón cuando estaba aburrida. Como ya suponías tetsu no tenía muchos amigos de su edad, así que ir a la Biblioteca e investigar y vivir pequeñas aventuras en solitario era algo que le había granjeado grandes conocimientos útiles.

Luego te contó que en aquellas fechas había dos festivales que estaban casi de seguidos. Uno era el del Distrito gatto, que era un distrito muy bonito y cuidado Grulla que durante 5 dias tendrían toda clase de actuaciones callejeras, música, teatros, tiendas nocturnas, comida ambulante... calles repletas.

Luego estaba el del distrito Hiro, que era "Fénix" de hombre como ella te dijo, pues todo el mundo sabía que los Escorpiones aún estaban tras él y que era un festival "más para adultos". Ella nunca había ido allí ya que su madre le negó la posibilidad y ella ni se planteó desobedecerla. Su madre le dijo que "cuando fuera mayor ya decidiría por ella misma si quería ir, pero que mientras ella estuviera a su cargo no lo haría", así que no hubo más que hablar.

Te causó cierta curiosidad pero preferiste no preguntar más.



El Distrito Gatto era uno de los Distritos exteriores de la ciudad más amplio, llevaba generaciones siendo Grulla y eso se notaba en la suntuosidad de casa esquina. Calles muy cuidadas, mucha vegetación, muchos jardines, residencias muy cuidadas, calles amplias...

Desde uno de los exteriores del distrito, accediendo a este por calles más secundarias ya pudiste empezar a notar el "ambiente de festival". Calles secundarias con farolillos, pequeños detalles en azul, banderillas y al salir a la calle principal de este... estallido de colores!

Era como si los puestos, las tiendas, las ferias, todo estuviera en la calle. Había puestos para jugar a cazar peces, al tiro al blanco, había sitio para comprar máscaras, muñecas, pelotas, había artistas ambulantes haciendo malavares, representando obras de teatro kabuki, teatro de marionetas en las esquinas, casetillas para jugar a juegos de azar, leedores de fortuna... y toda clase de puestos de comida que te pudieras imaginar ambulante.

Un olor y una vida que te llenó todos los sentidos mientras veías mucha gente llendo y viniendo y disfrutando de lo que había.

"¿Jugamos al tiro al blanco?"

Te preguntó esta.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Vie Oct 24, 2014 12:14 pm

OUT
Me alegra que te gustase ;)
IN

No hace falta que os arregléis mucho
¿Quería esto decir que debían cambiar su atuendo para la cena? Usar más de un kimono diferente el mismo día… ¡qué locura! ¿Acaso un samurái cambia de espada cada batalla?

Siempre había creído que el dicho de que un Grulla nunca repite kimono la misma semana era una mera exageración para hacer burla de su vanidad. Ya no estaba tan seguro…

Pero era su juego y debían aprender a jugar bajo sus reglas… El Clan León había perdido mucho de lo conquistado a base de la sangre de sus hijos por culpa de traicioneras maniobras cortesanas. Y esta era su oportunidad de ayudar a equilibrar la balanza.

----------------------------------------

El viejo samurái se sonrió. La edad había hecho mella en su cuerpo, pero su mente seguía funcionando con agilidad y su memoria no le fallaba. Cada vez conocía mejor la ciudad y los mapas que había consultado, a pesar de incompletos e inexactos debido a los constantes cambios que esta sufría, le ayudaban a orientarse.

Si bien es cierto que la ayuda de Tetsu hacía que los desplazamientos fuesen más rápidos y cortos, hacerle sentirse útil y dejarle tomar decisiones, a pesar de ser aparentemente pequeñas, era fundamental para su crecimiento.

Así lo había hecho con su padre y con el resto de subalternos con los que había tenido el privilegio de combatir. Primero se les daba la confianza de empezar a gestionar pequeños grupos de hombres, con misiones aparentemente sencillas. Y poco a poco, iban recompensando esta confianza con disciplina y resultados. Si esto funcionaba con guerreros experimentados, ¿cómo ni iba a funcionar con una pequeña niña?


Los colores, olores y sonidos de la feria saturaron sus sentidos. Al viejo samurái le sorprendió el bullicio y algarabía del barrio. Le recordó al caos de una batalla, donde una buena posición puede llevarte a la victoria. En este caso, la máxima parecía ser la misma y todos parecían querer conseguir el mejor lugar en el mejor espectáculo.

Un batallón de niños pasó corriendo a su lado, riendo mientras un hombre vestido de trasgo les perseguía con un palo terminado en una punta hecha de tela mullida.

Más allá una anciana narraba una historia de un legendario héroe Grulla que representaban unas marionetas.

Aquí y allá la gente se arremolinaba para ver un espectáculo o disfrutar de alguna actuación, mientras que los artistas competían por las atenciones de niños y adultos por igual. E, incluso los más osados intentaban atraer las miradas de las hermosas jóvenes que también acudían al festival.

El rostro de todos los presentes reflejaba ilusión y asombro por las maravillas que se presenciaban.

Poder ver así a Tetsu, dejando entrever lo que había bajo esa coraza que llevaba puesta de forma continua le cautivó. Es cierto aquello que nos recuerdan constantemente los Escorpiones, que todo samurái lleva puesta una máscara, el On que oculta nuestro verdadero rostro.

Pero que alguien tan joven como Tetsu adoptase esa máscara tan pronto, le recordaba continuamente lo que ella había perdido y todo lo que había sufrido. Esa máscara decía más de ella que su verdadero yo. Y por eso, poder ver aunque fuese fugazmente que aún había una niña debajo de aquel caparazón le decía que todavía había posibilidades de felicidad para el futuro de la pequeña y quizás, sólo quizás, para el suyo propio.


-¿Jugamos al tiro al blanco?.- Preguntó la pequeña.

Su destreza ya no era la misma que cuando era joven. En sus mejores años solía disputar competiciones con sus compañeros en las que podía acertar con un tanto a un blanco situado a veinte pasos. Pero poco a poco había ido perdiendo su pericia y reflejos. Algunas mañanas incluso, si el tiempo era demasiado frío, había visto sus manos temblar ligeramente, signo inequívoco de que la edad empezaba a pasar factura.

-Mientras estemos aquí, mandáis vos, Tetsu-sama.-Dijo con un fingido aire marcial. –Procurad no dejarme en ridículo.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Oct 26, 2014 7:39 pm

OUT
Me di cuenta de un fallo en lo de la madre la misma noche que te respondí, el abuelo podría haber sido Matsu y haber criado a hachiko como una Matsu aunque fuera de otra familia, porque las Matsus no dejan de ser Matsus, las Matsus acoplan a su familia a todo el que se casa con ellas y salen pocos, pero sobretodo menos mujeres que hombres, por eso la familia Matsu es la más grande del Imperio, porque absorbe a todos los que se casan con un Matsu.
Pero por lo demás sigue en pie.
IN


Un festival era una cosa, un festival Grulla al parecer era otra totalmente. Todo magnificado, todo amplificado, todo majestuoso y todo un deleite para los sentidos, eso era sin duda el significado de la vida Grulla.

Tetsu te sonrió levemente de vuelta ante tus palabras y avanzó contigo, despacio, entre la multitud, buscando el puesto del tiro al blanco.

Había en un momento tanta gente, que Tetsu, que iba delante abriendo la comitiva, te tomó de la mano para que no os separaseis. Fue un gesto inocente y práctico, pero el contacto con la pequeña cachorro, que se mostraba tan impasible para algunas cosas y tan cercana para otras te llegó.

Pasasteis por al lado de un vendedor que tenía toda clase de máscaras pintadas a manos, y que pasaban desde los míticos tengus, máscara de zorros, de trolls... había algunas con formas muy bonitas y otras muy graciosas. Tetsu se paró a señalarte la de Tengu que le hizo especialmente gracia por su larga nariz mientras se reía de aquella forma y te decía:

"No sé a quién se le ocurrió que los pobres Tengus, que son cuervos, tuvieran en humanos una nariz tan larga y horrible, pero sin duda, si tienen la habilidad con la espada que dicen los mitos que tiene, seguro que le dieron una lección al inventor jaja aunque no sirvió de mucho al parecer"

Estabais mirando aquellas máscaras cuando de pronto alguien os dijo:

"Oh, Tetsu-chan, no esperaba verte por este lugar, me alegra, pero no me lo esperaba!"

Al daros la vuelta vistes a una anciana Grulla, que sobrepasaría los sensenta años, con esa apariencia de noble de impresionante fortaleza que sólo los Grullas sabían llevar tan bien y envejecer de aquella forma, con un rostro redondo y sonriente.

"Togue-sensei!"

Dijo Tetsu reconociéndola al momento.

[OUT: retrato de Togue en esta página: http://www.otosan-uchi.com/viewtopic.ph ... c&start=30]

"Si jeje no es muy habitual pero es que.... quería enseñarle este festival a Goroku-sensei..."

Pareció casi disculparse por ser aún una niña.

"Os presentaré, Ikoma Goroku-sensei, mi nuevo tutor, os presento a Kakita Togue-sensei es una bardo muy famosa en la ciudad del Clan de la Grulla con una amplísima familia de bellas damas artistas, que por supuesto salen a ella."

La vieja Grulla le dio un golpecito en el hombro con el abanico que llevaba en la mano mientras se reía un poco y dijo:

"Ay si los jóvenes de ahora aprendieran a ser la mitad de buena que eres tu! juju Muchos menos problemas existirían!"

Luego se volvió hacia ti y te hizo un perfecto saludo cortés con una sonrisa muy amable.

"Los Kamis le bendigan por haber venido a cuidar de la pequeña Tetsu. Su Madre era amiga de una de mis hijas y siempre hemos estado unidas las familias, aunque fuera algo.... peculiar... pero ya sabrá que su madre era una persona adorable además de increíblemente fuerte, unas cualidades que no pasan desapercibidas en esta ciudad, y con la que era muy sencillo encariñarse."

Luego se volvió hacia Tetsu y le dijo:

"Bueno bueno, niña mía, he oído a un pajarito decir que esta mañana has estado con Lady Rokujo juju ¡espero que estes bien y no tengas ganas de lanzarte por un acantilado! juju esa jovencita es un diamante bien pulido pero es capaz de poner de los nervios a cualquiera jijiji"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mar Oct 28, 2014 1:45 pm

OUT
Lo dejamos en Akodo, no hay problema!
IN

Había algo en el ambiente que destacaba, una nota de elegancia que impegnaba todos los puestos y actuaciones. Una nota sutil que recordaba al observador que ese no era un festival. Se trataba de un festival Grulla. Y como siempre, en cualquier ámbito, tenían que demostrar ser los mejores.

Ese orgullo característico lo solía poner molesto, ya que no aguantaba a esos emperifollados señoritos, demasiado aficionado a las reverencias y poco al trabajo en el barro. Pero, en este caso, había que reconocer que sabían montar una fiesta.

Los colores, con una predominación sutil del azul y blanco, eran brillantes y alegres. Los cuenta-cuentos, que ensalzaban las virtudes de antiguos héroes Grulla eran dignos de los oídos más nobles.

Todo tenía una excelente calidad, pero con esa ligera sensación de proselitismo. A pesar de ello, decidió ignorarla y disfrutar del ambiente festivo. Al fin y al cabo, ese era su distrito y su fiesta.


La muchedumbre pareció aumentar. Un artista estaba haciendo un número con malabares, haciéndolo cada vez más peligroso y, por tanto, más emocionante. Primero, palos, luego cuchillos y, acompañado por una exclamación por parte del público, también con antorchas en llamas.

Para poder atravesar el gentío la pequeña le extendió su mano. Una mano pequeña y delicada, que parecía que se podría perder entre las suyas. A pesar de que las manos del anciano eran duras y callosas, recorridas por viejas cicatrices, más parecidas a cuero curtido que a piel, tomó la mano de la joven con delicadeza.

El momento tal vez fuese breve, o tal vez durase una eternidad…

------------------

La joven tomó la mano del Samurái. Corrían por el bosque, mientras ella reía con una alegría contagiosa. A veces tan seria y en otras rebosante de vida. Sabía que nunca podría amarla, que estaba prohibido, pero su corazón no entendía de las leyes de los hombres. Sabía que aquel día de primavera acabaría pronto, al igual que se derretirían las últimas nieves. Una caricia, un beso furtivo. Luego, la culpa.

-----------------

De nuevo intentó serenarse. Viejos recuerdos que creía olvidados volvían a asediarle. Respiró profundamente antes de seguir. Se centró en el presente, en su deber. Se centró en la pequeña mano que todavía le guiaba, apartando los fantasmas del pasado y a los transeúntes del presente.


Unos metros más adelante se encontraron con un vendedor de máscaras.

-¿Sabes? Cuando tenía más o menos tu edad, conocí un Tengu.- Dijo el viejo.

-¿¿EN SERIO??- La pequeña pareció dar un salto emocionada.

-Bueno, ahora que veo estas máscaras ya no estoy tan seguro….- Contestó con una sonrisa.

La joven Tetsu se quedó con una mirada escéptica, sin estar segura de si esa historia sería cierta o le estaban tomando el pelo.

Cuando se lo iba a preguntar una voz les interrumpió.

La anciana Grulla transmitía, no sólo la elegancia de la que tanto hacen gala los cortesanos de su clan, sino también una fortaleza excepcional para su edad.

-Es un placer conocerla, Kakita-sama. Me alegra ver que mi joven pupila se sabe rodear de lo mejor de Otosan Uchi.

-Como bien ha señalado, esta mañana hemos tenido el privilegio de asistir a una clase con Lady Rokujo. Sí sólo hemos conseguido aprender una décima parte de lo que ha deseado enseñarnos, puedo asegurarle que habrá sido un día provechoso.

-Sería para nosotros un enorme placer poder disfrutar en algún momento de sus cualidades como bardo. Como bien sabe, nuestra familia es famosa por seguir esa tradición y, a pesar de que no he podido aprender los refinamientos de este arte, no puedo dejar pasar la ocasión de disfrutar de ello.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Oct 28, 2014 6:06 pm

OUT
No, lo dejamos en Akodo pero que viene de familia Matsu, el matiz es importante XD porque puede haber sido criada por un padre muy marcado por la esencia Matsu.
IN


Tetsu se quedó mirando con mucha fijeza la máscara de tengu mientras pensaba si realmente aquello era cierto y pareció en cierto momento que iba a hacerte una pregunta, pero luego volvió su cara a mirar la máscara como si recapacitara una vez más la pregunta y al final la desechara en un suspiro.

"Yo quiero aprender de los tengus."

Te dijo de pronto. Pero no pudiste preguntarle a qué venía eso, pues la anciana Grulla apareció.

"Oh, por favor, llamarme Togue, el sensei de Tetsu-chan puede tutearme claro jiji"

Te dijo la anciana con una sonrisa amable en su rostro.

"Si Lady Rokujo os ha pedido volver, querido, es que habéis aprendido lo suficiente como para que piense que ha merecido la pena juju

Es una mujer complicada, muy severa, pero justa también, ya lo aprenderéis, así que no decaer el ánimo!"


Dijo al final con un tonillo marcado de ánimo.

OUT: no sé porqué pero a Togue me la imagino con la voz de la señora Pot de la Bella y la Bestia jajajajaja IN

"Oh querido juju no me lo pidáis dos veces porque debo ser la bardo que más le gusta oir su voz de la historia juju podría estar mil y una noche contando historias si hiciera falta."

"A mi me parece bien, oba Togue."

Dijo Tetsu de pronto.

"A mi siempre me ha gustado oiros, seguro que a Goroku-sensei también le encantarán vuestras historias."

"Jum... ¿que tal si entonces os invito a un helado y os cuento algo?!"

¿Helado? ¿Qué era eso? Togue te dijo que mejor que explicártelo te compraría uno. Los tres caminasteis por la calle abarrotada hacia una calle un poco más secundaria, en donde había farolillos de colores y las personas iban y venían entrando en las tiendas pero sin estar todo tan copado y os llevó a un mercader con una especie de carrito que tenía unas tinajas enormes. De ellas sacó lo que parecía hielo picado, lo puso en unosconos y luego pidió sirope para los tres. Tetsu lo pidió de fresa, ella lo pidió de té verde y te recomendó que pidieras o los de fruta o los de té.

Una vez con los llamados helados, Togue os dijo que la siguierais al final de la calle, que se abría en un parque en donde había muchos tenderetes distanciados, de pinturas, baratijas, juguetes... Y os sentasteis en un banco que había por allí.

"¿Qué clase de historias quereis oir? Me sé todas las imaginables por fuera de mi clan incluso mejores que las de dentro juju después de todo hay mucho bardo de clan que autoidolatra viejas glorias, siempre pensé que no hacía falta una más juju"

"¿Sabéis alguna de tengus oba Togue?"

Preguntó esta. Togue sonrió y asintió.

"Pues claro que me sé de tengus! ¿Queréis que os cuente una leyenda que existe en torno a un tengo que se enamoró de una mujer de esta ciudad?"

Tetsu te miró con ojos entusiasmado aunque con gesto serio como si te pidiera permiso para elegir esa.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mar Nov 11, 2014 10:32 am

OUT
Welcome back!!
IN

"Yo quiero aprender de los tengus."

Ese era uno de aquellos escasos momentos en los que la pequeña dejaba ver su verdadera edad. Una edad en la que se sueña con grandes hazañas, imposibles victorias, la gloria imperecedera… y ser entrenado por Tengus.

El viejo sonrió melancólico, deseándole decir que todo aquello era posible. Pero debía hacerle entender que sólo era un sueño del que debía despertar.

Antes de poder hacerlo, fue interrumpido, lo que resultó todo un alivio.

La anciana resultaba ser una gran cortesana, haciendo que sus interlocutores se sintiesen cómodos e integrados en la conversación, haciendo que esta fluyese de un punto a otro con total normalidad.

Hablaron de Lady Rokujo, de quien dijo amables palabras intentando levantar también su ánimo. Para cualquier observador era evidente que sus hailidades de etiqueta eran muy básicas y que las lecciones de la Dama Grulla habrían de ser muy estrictas y exigentes si querían avanzar lo suficiente en el tiempo que disponían.

Goroku se dio cuenta de la habilidad de la anciana. Podía haber hecho una referencia directa a sus capacidades. Un “tenéis mucho que aprender de ella”. Pero en su lugar, enfocándolo desde otro prisma, “ella tiene mucho que enseñaros” transmitía otra idea muy diferente. Ya no era él quien no estaba a la altura sino su maestra quien estaba dotada de grandes talentos.

Poco a poco creía empezar a entender cómo eran los movimientos básicos de los cortesanos, y poco a poco era capaz de leer en sus palabras su verdadero significado. Tal vez este perro no era tan viejo como para aprender algún truco nuevo.


Mientras charlaban tranquilamente, la cortesana les condujo a un pequeño puesto. En apariencia no se diferenciaba demasiado del resto, que ofrecían comida variada, dulces y demás chucherías. Pero lo que le sirvió no era nada convencional.

Cuando le sirvieron el cono helado se acordó de una de sus campañas en las Montañas del Espinazo del Mundo. En aquella ocasión, dirigidos por los riscos para atacar la retaguardia enemiga, él y sus hombres se vieron obligados a beber el agua que obtenían de la nieve cuando sus reservas se acabaron.

Por fortuna, esta vez la experiencia resultó bastante más placentera. El sabor del té era excelente y el toque helado le daba un punto… divertido.


La anciana se ofreció a contar una de sus historias, sobre un Tengu, a lo que Tetsu pidió si podían escucharla.

La mirada de la joven, con unos ojos abiertos con emoción, le recordaron infinitamente a su madre, en aquellos breves momentos en los que se abría y dejaba que los sentimientos aflorasen en el brillo de sus ojos. Cuando sus pupilas se dilataban y él podía ver su alma reflejada en el negro profundo de su mirada.

-Claro pequeña. Escuchemos esa historia.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 11, 2014 1:00 pm

La anciana dio un par de cucharadas al helado y luego miró al cielo, como si tratara de recordar el inicio de la historia, o quizás dejando el suspense acrecentarse mientras Tetsu parecía nerviosa por oirla empezar, disfrutando de un segundo más de su verdadera edad.

La anciana te miró con una sonrisa en sus ojos, como si te dijera que ella también disfrutaba de ese momento de anticipación en la niña y comenzó a contar la historia.

"Hace mucho tiempo, en el reinado de Hantei Genji, existía una cortesana de una proverbial belleza, su nombre era Miya Suzumekawahime... un nombre muy de la época juju matizó Suzu-hime era conocida en toda la ciudad no sólo por su precioso cabello larguísimo color alabastro y por su tez pálida como halo de luna llena, sino por su increíble amabilidad y su corazón de oro.

Decían que tenía una voz tan prodigiosa que era capaz de encantar a las aves y hacer que los animales se acercaran a oirla! Y era tan tierna que en más de una ocasión había criado ella a animalillos que se había encontrado heridos, como una vez que cuando tenía 6 años cuidó a un cuervo que tenía la pata herida...

Todo el mundo la amaba... incluso el Emperador pensó en tomarla como otra de sus esposas, pues en aquel tiempo existía esa posibilidad...

Pero era tan gentil que nadie quería imponerle nada, todos anhelaban en secreto que fuera ella la que se decidiera por uno de sus decenas de pretendientes y les amara sólo a ellos...

Algo que, sea dicho, es muy complicado de que resulte, después de todo el sistema de matrimonio no tiene nada que ver como ya sabemos con los deseos personales, pero tal era el amor que le tenían todos que por ella hasta estaban dispuestos a obviar dicha regla..."


Togue dio un sorbo al té por encima del helado y prosiguió:

"Pero Suzu-hime tenía un secreto... un oscuro y aterrador secreto que hacía que, cuando parecía estar mirando a la nada, en realidad estuviera mucho más concretada de lo que parecía... tenía un don que a la vez era una maldición y es que ella, sin tener los dones de haber nacido con el poder de un shugenja.... podía ver más allá de lo normal... Podía ver.... cosas...

Y cuando esta se hizo mayor... esas cosas.... empezaron a poder verla a ella...

Por eso, lentamente, la dulce Suzuhime fue recluyéndose en su hogar, en la Ciudad Prohibida, tratando de evitar a esas criaturas extrañas...

Pero como suele pasar en estas historias, o mejor dicho, como suele pasar en esta ciudad, esta te llama a ser parte de ella, a vivirla... En aquel tiempo este mismo distrito también era Grulla, y tal y como estamos ahora mismo, se celebraban sus fiestas, de las más espléndidas de la ciudad y la preferida de la princesa.

Así que... ¿Qué iba a pasar realmente si salía un par de horas? Tampoco es que hubieran tratado de hacerle nada ¿verdad?

Suzuhime fue a la fiesta y bailó, comió cosas deliciosas, vio las luces de la noche, fue al templo a rezar, compro cosas, jugó a los juegos... pasó una noche perfecta...

Y entonces... cuando volví a casa... comenzó a notar que alguien le seguía... una sombra que se iba incrementando. Trato de buscar una calle concurrida pero los pies cada vez le pesaban más y más... notó como si unas manos le pusieran encima de sus hombros y tiraran de ella hacia atrás y de pronto algo filoso por todo su cuerpo como si estuviera a punto de ser despedazada.

Suzuhime quiso gritar pero la voz no le salía y se estaba ahogando y entonces........ de pronto..... Nada... fue como si todas las ataduras se rompieran de golpe a la vez que un enorme sonido istriónico atacaba a su cabeza como un quejido de dolor. Calló al suelo del aturdimiento, y miró hacia su espalda. Allí... tras de ella, había un hombre, alto, moreno, muy apuesto, que portaba una katana desenfundada en donde chorreaba una especie de líquido negro y que parecía haber partido una masa burbujeante de lodo que se deshacía a sus pies.

Pero aunque aquella masa informe que chillaba como si se ahogara y muriera era aterrador... Suzuhime no pudo dejar de mirar a aquel hombre.... que tenía dos enormes alas negras..."


"¡Era un tengu!"

Dijo Tetsu.

La anciana asintió.

"Era un tengu, pero no uno cualquiera...

Aquel tengu se hacía llamar Kyo y había estado cuidando de ella desde que ella, hacía muchos años cuidó de él... cuando curó y alimentó a un cuervo herido. Desde aquel día se había prometido cuidar a Suzu y no dejar que nada le pasara, pero al ver que sus habilidades iban incrementándose, se dio cuenta que tarde o temprano debería actuar... justo como en aquella noche."


Togue se quedó en silencio largos minutos e hizo que Tetsu preguntara.

"¿Y? ¿Entonces qué pasó?"

"Bueno........ meditó esta mientras miraba a su alrededor venir y os lo enseñaré..."

La anciana se levantó, terminando su helado y os dijo que la siguierais por aquel espacio menos abarrotado hacia una calle secundaria iluminada con farolillos en donde apenas pasaba nadie. Unos metros más adelante,d e pronto, de una esquina, apareció una pequeña capilla entre dos casas.

Togue la señaló:

"Esta capilla se hizo tiempo después, cuando ya los dos no estaban en este mundo.... leer que pone en la placa..."

Tetsu se acercó y la escudriñó:

"Templete protector de los melocotones... ¿sagrados?"

La vieja grulla asintió:

"Si... así se le llaman a ciertas personas que tienen habilidades excepcionales para con lo.... paranormal... o eso dicen..."

"Este templete se creo cuando Suzuhime dejó este mundo, en recuerdo de ella... lo curioso es que nadie sabe quién lo hizo ni cómo sabía la forma adecuada de darle un pequeño altar... pero no nos desviemos del tema"

"Como decía, aquel tengu Kyo, salvó a Suzuhime, que a su vez le había salvado cuando era un tengu joven y este había decidido velar por ella...

Velando por esta se percató de sus habilidades especiales y se dio cuenta que para protegerla necesitaría ser el mejor.

Así pues Kyo practicó con la espada como sólo los tengus pueden hacerlo hasta convertirse en el líder de su propio Clan y así poder "reclamarla" y tener fuerza para protegerla..."


Togue medió un momento y os dijo:

"Dicen que los cambiaformas son muy celosos y territoriales, por su parte animal, de la misma que nos viene a nosotros ese sentimiento, y aquella era su forma de demostrarle su amor, queriendo que fuera suya. Literalmente."

"Un momeeento!"

Dijo de pronto Tetsu.

"¡Ya me estás engañando otra vez oba! Yo quería oir una historia de espadachines tengus!! No una ñoña historia de amor!"

Se quejó esta. La Grulla comenzó a reirse con risilla sibilina y dijo:

"En realidad tiene ambas cosas pero al parecer tu eres muy pequeña para entender toda la historia... quizás no debería contártela hasta que aprendas a ver el valor de ambos estados...

¿Porque sabes una cosa tetsu-chan?
Tetsu se quedó quiera y expectante No hay poder más grande que el que sale de luchar por el que uno ama... y esa historia se basa justamente en eso...

Primero, el amor, lo que importa, ya sea romántico, de familia, al clan...
Y luego... eso te da la fuerza para luchar contra viento y marea...

¿Verdad sensei?"


Te preguntó
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mar Nov 25, 2014 9:57 am

La anciana comenzó su relato, muy lentamente al principio, dejando que su voz fuese hipnotizando poco a poco a su reducida audiencia. Las imágenes se iban formando en sus mentes, como si de un hechizo se tratase. Unas imágenes vívidas y nítidas, fruto de una narración realmente hermosa, no sólo en el fondo de la historia, sino en las palabras de la narradora.

Goroku podía ver con claridad al Tengu, sus ropas y su espada. Podría haberlas descrito con absoluta claridad, a pesar de que, estaba seguro, Togue no lo había mencionado. Se dejó llevar por su hechizo, sumergiéndose en la historia.

También pudo ver a Suzuhime. Tenía el rostro más hermoso que podía imaginar. Tenía el rostro de Hachiko. Una nostalgia le terminó embargando, justo cuando la anciana relataba el final de la historia. Una nostalgia que no estaba seguro si provenía de la pureza del amor que se narraba o del que había perdido. “¿Perdido? No se puede perder lo que uno nunca ha tenido.

Las últimas horas habían sido duras. Las Fortunas parecían burlarse de él, o tal vez ponerle a prueba. Habían pasado años desde la última vez que había visto a Hachiko y se había prometido olvidarla… y, ahora, todo parecía volver a él con una fuerza renovada.

Te estás haciendo viejo, samurái.” Se dijo a sí mismo. “Y a los viejos les atacan los fantasmas del pasado

Hizo un esfuerzo por apartarse de la historia, de salir de aquel embrujo. Pero las palabras le rodeaban y, poder ver su rostro una vez más, aunque fuese fruto de su imaginación, bien merecía la pena ser derrotado.

-¿Verdad sensei?

La pregunta pareció romper la ilusión, sacándole de improviso de su ensoñación. Le costó unos momentos recordar dónde estaba. ¿Cuánto tiempo había pasado?

La anciana le miró con gesto divertido. Seguramente ya estaría acostumbrada a causar un efecto similar con sus historias. Al fin y al cabo, un buen narrador, siempre conseguía que su audiencia se olvidase de la realidad y la sustituyese por su fantasía.

Hizo un esfuerzo para recordar la pregunta. Oh, si. El amor.

¿Qué había sido para él el amor? Ciertamente había amado a Hachiko, pero nunca la había podido tener. Y, en cierto modo, también había amado a su esposa. Un amor diferente, pero también verdadero. Y ahora ambas habían desaparecido dejando sólo un recuerdo triste.

El amor, para él, había sido una carga. Cada momento de felicidad lo había pagado con días de sufrimiento.

Pero también le había dado fuerzas para luchar. En la batalla luchaba por Hachiko, pues el fuego que le devoraba por no poder amarla le empujaba cada día. Y también luchaba por su esposa, pues su amor, aunque no era esa llama que quema a su paso, era un fuego cálido que le reconfortaba en las noches frías. Había luchado por su hijo, cuyo amor se había apagado como una vela en una larga noche de invierno.

Y lucharía por Tetsu. A quien ya amaba por lo que era, por quién era. Y por lo que llegaría a ser.

-Sin duda tenéis razón, Togue-san. El amor nos da fuerzas para enfrentarnos a los mayores retos. Es un fuego poderoso donde podemos salir heridos, pero donde también se forjan los grandes héroes. Gracias por recordarme tan valiosa lección.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 02, 2014 6:09 pm

Togue te sonrió mientras ponía su cabeza sobre la mano de Tetsu y la peinaba a la vez que despeinaba para "molestarla un poco" a la vez que dejaba una leve risilla.

"Con suerte tu lo entenderás "pronto" pero no lo suficiente como para que le des muchos quebraderos de cabeza a tu sensei jijiji"

Bromeó esta.

"La cuestión es que la historia del tengu Kyo y Suzuhime no termina ahí, hubo muchas peleas mitológicas pero.... creo que esas me las reservaré para otro día jujuju así tendrás que pensar sobre esta y recapacitar si te merece la pena oir algo "de amor" a la vez que de acción jujuju"

Tetsu fue a quejarse pero se quedó callada como si pensara que no quería caer en la trampa de la vieja Grulla, aún así en sus ojos se veía que quería oir más de la historia.

Esa sería una lección más que aprendería gracias Togue, el ser un poco menos cabezota con sus sentimientos, una lección que seguramente tu tendrías que ayudarla a entender a través de otras vivencias.

"Bueno, bueno... ¿Y habéis quedado para cenar o para hacer algo? Os lo digo porque después de la cena, una hora más tarde, en la plaza central del distrito alguna de mis nietas van a actuar, deberíais venir a verlas."

"Oh! eso estaría muy bien."

Dijo esta.

"Sensei, sus nietas te dijo son unas artistas muy famosas en la ciudad, deberíamos ir a verlas tras la cena con Matsuhiro-sama, si pudiera ser posible."

"Así que habéis quedado a cenar. sonrió Togue entonces nos veremos luego, yo tengo que irme ahora a casa, pero os volveré a ver a la noche, diviértanse."

Os dijo esta, tras lo cual se despidió de vosotros muy amablemente y os dejó de nuevo a los dos. El sonido de los tambores de la fiesta resonaban en la lejanía con sus alegres melodías y el jolgorio del distrito a través de las calles hacia las principales.

Estabais pensando qué hacer cuando de pronto una ráfaga de viento levantó polvareda a vuestro alrededor. Os tapasteis la cara para evitar el polvo, y cuando esta amaino de pronto visteis una chica, que bajba literalmente del cielo y que se posaba de forma gracil en el suelo. Vestía un kimono anaranjado con estampados de muñecas de porcelana. En su pecho llevaba el mon Isawa. Su rostro aniñado tenía una enorme sonrisa llena de felicidad y una expresión apacible. Sus largos cabellos negros estaban semirecogidos con una cinta color morada, y tras posarse en el suelo, como si no hubiera pasado nada, de pronto, al ver que os había importunado con su aparición y levantado tierra a vuestro alrededor se inclinó profundamente y dijo:

"Gomen! No os había visto, si llego a verlo les hubiera dicho a los kamis que no hubieran sido tan excesivos con mi bajada, a veces se emocionan jiji"

Os comentó esta con total tranquilidad, como si todos los días hubierais visto caer a una chica literalmente del cielo.


[La chica:
Imagen ]
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Dom Sep 13, 2015 10:54 am

Una mujer que caía del cielo. Esto podía ser algo natural en una ciudad como Otsan Uchi, pero no para un viejo bushi como él. Por supuesto que había conociodo shugenjas en su vida, normalmente en el campo de batalla, donde se centraban en efectos más... pragmáticos.

Aunque, visto bien, volar de un sitio a otro era algo de lo más útil y el efecto de una entrada tan espectacular era algo que no se escapaba ni a sus ancianos ojos.

-Por favor -dijo con una inclinación de cabeza, mostrando respeto ante alguien con el divino don de hablar con los elementos- discúlpenos a nosotros. No queríamos importunarla.

Tetsu aún estaba con la boca abierta, impresionada por lo que acababa de ver. En esos momentos, cuando su mente dejaba de asisrse férreamente al control que le habían inculcado, era cuando dejaba ver que aún era una niña.

A la recién llegada aquello pareció hacerle gracia; un ligero brillo iluminó sus ojos con ligera picardía.

-Permítame presentarnos - dijo el anciano samurai. - Somos dos humildes Leones. Mi nombre es Ikoma Goroku y le presento a mi discípula, Akodo Tetsu.

Pareció que estas palabras sacasen de su ensoñamiento a la joven, que reespondió con una breve reverencia.

-Hajimemashite
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 14, 2015 2:07 pm

"En absoluto!"

Se disculpó la Isawa mientras se recolocaba las mangas y el cabello y se inclinaba profundamente hacia ustedes, quizás más de lo que a un desconocido le correspondía, lo cual podría ser intereptado como uan burla, pero los ojos claros y sicneros de la chica sólo denotaron una educación hacia los demás bien marcada.

"A veces cuando vuelo estoy tan distraída que no me fijo bien si cuando bajo causo algún problema, si mis padres me vieran me reprenderían al instante jiji pero como no están, más vale que me reprenda yo misma jeje"

Añadió esta con una amplia sonrisa, aquella muchacha era de esa clase de personas que relaja el ambiente sólo con su presencia y que poseía una sonrisa limpia y pura capaz de calmar los corazones de quien la observaban.

Testu dio un respingo cuando os presentáisteis como si cayera de pronto en la cuenta que estaba observándola como una criaja con la boca abierta y te siguió en la reverencia con rapidez.

"Un placer! Y perdón por no presentarme, soy Isawa Kazumi, tensai de Aire."

Isawa Kazumi.............. No estabas muy al día de todos los cambios actuales de política de todos los clanes, pero había ciertos asuntos que eran de conocimiento público, y una de ella era el tema de los Maestros Elementales.,

Tras el reinado de Okucheo el Concilio Elemental sufrió un duro golpe y apenas Isawa Mizuno, el Maestro del Agua fue el que quedó en pie sin problemas. La Candidatura para Maestro de Aire era sin duda la más famosa por los problemas que estaban planteandose, al parecer había dos grandes familias Isawas que se disputaban con sus candidatos el puesto, dos familias enfrentadas desde hacía generaciones con unos shugenjas de extraordinaria habilidad. Uno de ellos era el tensai Isawa Arousou, estudiante que había pasado un tiempo con la Grulla incluso perfeccionándose, y la otra era una tal.... Isawa Kazumi alias "La Amada de los Vientos", una chica que nadie era capaz de describir con precisión pero que siempre se decía que dejaba marcado de una forma u otra a quien conocía por lo peculiar que era.

Kazumi amplió su sonrisa mientras levantaba su genuflexión ante ustedes y os dijo:

"Permitidme que me disculpe como es debido invitándoos a comer algo, por aquí cerca hay una pastelería que es famosa en toda la ciudad por sus dulces!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mar Sep 15, 2015 10:38 am

Se sintió un poco torpe por tardar en recordar dónde había oído aquel nombre. Claro que no esperaba encontrársela en plena calle. Aunque estuviese en Otosan Uchi, la capital Imperial y, por ello, el centro del mundo, no dejaba de ser la ciudad más poblada del reino. Encontrarse a una celebridad no dejaba de ser un evento extraordinario.

"Permitidme que me disculpe como es debido invitándoos a comer algo, por aquí cerca hay una pastelería que es famosa en toda la ciudad por sus dulces!"

¡Más dulces! Por todos los Kamis...
A un paladar como el suyo, acostumbrado a comer de forma frugal alimentos más nutritivos que sabrosos todo aquello le parecía superfluo e, incluso, peligroso. Un hombre que cae demasiado en el vicio de la comida se vuelve blando, cómodo y holgazán, olvidando la disciplina más básica.
Por no olvidar que, como nos recuerdan contínuamente los trovadores en sus historias, los venenos se ocultan mejor tras un dulce sabor...

Por supuesto que no pasaría nada por acompañar a esta joven, pero incluso el más noble camino se puede torcer con un mal paso.

-No tenéis nada de qué disculparos, Isawa-sama. -Respondió. -Sólo somos unos humildes ciudadanos que disfrutábamos de esta fiesta y no quisiéramos hacerle perder su valioso tiempo. Por otro lado, estaríamos gustosos de acompañarle hasta su destino si así lo desease. Poder disfrutar de su compañía por unos momentos es más que un regalo para nosotros.

Intentó sonar firme pero educado. Siempre era complicado rechazar una invitación, pero creía haberlo hecho de la manera más adecuada.

-Además, tenemos una cena a la que acudir y, como comprenderá no podemos ir ya saciados, a pesar de lo dulce de su oferta.

-Sensei-sama. ¿Podría decir algo? -Dijo la pequeña Tetsu.

Goroku la miró con una mezcla de sorpresa y curiosidad. Y también con algo de irritación. Estaba acostrumbrado a llevar el peso de la conversación cuando hablaba con sus hombres pero, estaba claro que en aquellas situaciones estaba claro que no se encontraba en su elemento.

Asintió con una leve inclinación de cabeza.

-Tal vez a nuestros anfitriones les gustaría que acudiésemos con un obsequio, muestra de nuestra gratitud. Y... bueno, no hay nada más dulce que un postre, ¿verdad?

"Vaya con la pequeña" Estaba hecha toda una cortesana. No sólo lograba su objetivo (que no quedaba dudas de que era probar los pasteles) sino que lo hacía con elegancia y sencillez.

Parecía que las lecciones que habían recibido habían recibido mejor acogida en la niña que en él mismo.

-Mmm. Tenéis razón, Tetsu-san. Seguid demostrando una actitud ejemplar como la que lleváis mostrando todo el día y, quien sabe, puede que os guarde algún pastel para más tarde.

Sus palabras sonaban serias pero su mirada traslucía un ligero toque de picardía. A sus hombres había que recompensarles con buena comida y sake despúes de las duras jornadas de maniobras. Tal vez sólo era cuestión de ajustar las recompensas...
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Sep 20, 2015 10:22 am

La chica al ver en principio que empezabais a declinar su oferta te puso ojos de cordero degollado, algo que te hizo recular en ofreceros a acompañaros mientras esta ampliaba su sonrisa.

"¡No me obligáis a nada! en realidad... bajo un poco la cabeza mientras ponía un tono más tímido yo quería ir..... siento si os ha sonado a usaros como excusa.... esto.... Sey-chan dice que no debería tomar tanto dulce que no me sienta bien pero... con el pie hizo un círculo en la arena del suelo y de pronto subió la cabeza y con mucha energía dijo pero es que no todos los días se pueden tomar dulces de esa calidad!!"

Luego mantuviste una pequeña discusión con tetsu sobre la posibilidad de quedar mejor con los anfitriones y resultó una buena idea al menos pasaros para ver lo que la tensai decía.

La shugenja sonrió ampliamente y os dijo:

"Es una gran idea de regalo, una caja de Yum Yum Mochi nunca se rechaza, no sé si lo sabéis pero esta misma tienda suministra a la Ciudad Prohibida!"

Os comentó mientras os indicaba que la siguierais.

"¿Vais a ver el festival entonces? Dicen que este es uno de los más bonitos de la ciudad, junto con el del Distrito Hiro, ambos suelen hacer gala de una extravagancia sin precedentes."

Algo que tal y como lo dijo no pareció una burla sino más bien un cumplido.

"Ohm! o quizás viváis aquí todo el año y esté hablando de algo super obvio, perdonadme, tengo el problema que no puedo parar de hablar jaja"

Bromeó esta.

"Es que para mi todo es nuevo ¿sabéis? Yo no soy de aquí...."

Murmuró timidamente, parecía no saber o darse cuenta que ustedes si que podíais saber quién era ella, como si que su nombre fuera conocido no entrara en sus esquemas mentales.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Mié Sep 23, 2015 9:36 am

Comenzaron a andar. Pasos pequeños, lentos. Sintiendo cómo la firmeza del suelo hacía el contrapunto necesario a aquella atmósfera etérea, de fiesta y magia.

"Es que para mi todo es nuevo ¿sabéis? Yo no soy de aquí...." Dijo la joven.

Goroku no supo interpretar claramente sus palabras. Desde que había llegado a la Ciudad veía conspiraciones en todas partes, taimados Escorpiones en cada rostro, espías acechando en cada sombra. Mentiras en cada palabra.

Aquella inocencia no podía ser fingida, no.... ¿o sí?

Se dio cuenta de que si seguía por aquel sendero, acabaría dudando de si mismo. Y eso, como había aprendido hacía muchos años, sólo llevaba a la derrota.

Honor.
Bushisdo.
...Tetsu.

-Es una hermosa coincidencia, mi Señora. -Dijo con un tono amable, intentando dejar atrás las dudas que le asaltaban. - Yo mismo soy nuevo en la Ciudad. Pero, estoy seguro, que ni cien vidas bastarían para poder conocer todos los rincones e historias que guardan sus calles.
-Por suerte contamos con una guía excepcional, dijo señalando a Tetsu.

Ese era un buen momento para dar pie a la niña. Si quería hacer camino en la Corte, debía aprender a tratar con adultos, con personas de un rango superior. Y debía aprender deprisa.

Algunas de las amenazas que veía en cada esquina no eran imaginarias...
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 24, 2015 4:50 pm

"Yo llevo aquí cinco días y no he parado de ver cosas nuevas, la verdad es que esta ciudad tiene algo que me hace pensar que si cierro los ojos por más de cinco segundos, la calle que ahora mismo recorremos no será la misma!"

Te dijo mientras se reía.

"¿No es acaso eso maravilloso? Me recuerda mucho a Isawa Mori, es un bosque muy peculiar, algunos dicen que peligroso, pero yo simplemente creo que es.... como esta ciudad... es una especie de laberinto pero en realidad tiene su lógica propia, su vida, nosotros nos perdemos porque tratamos de amoldar la ciudad a nosotros, no al revés.

Eso es muy típico del ser humano ¿sabe? los tensai de agua suelen decir "sé como el agua" por ser esta muy amoldable, pero sabéis lo que yo pienso "que todo se puede ver con mejor perspectiva desde el aire" jiji nos podemos amoldar, es cierto, pero a veces estamos tan obcecados en cambiar y cambiar, en no dejarnos arrastrar sino en ser parte de la corriente que nos metemos tan de lleno en el ahora, en el problema en lo que nos preocupa... que perdemos la perspectiva."


Oye... pues no que aquella niña de pronto se había convertido en una persona totalmente diferente, con un rostro sereno y una sonrisa sincera con palabras cargadas de verdad.

Luego oyó que Tetsu era de la ciudad y amplió la sonrisa.

"¡¿En serio?! que bien! me he relacionado en estos días con muchas personas pero con menos locales de los que me gustaría! Deberías aconsejarme qué debo ver en la ciudad si o si!"

Tesu te miró un segundo como si pidiera permiso para hablar e intervenir en una conversación de adultos y al ver tu iniciativa asintió y dijo:

"Me atrevería a deciros, dado vuestro carácter, Isawa Kazimi-sama que no deberíais marcharos de la ciudad sin ver la Universidad Kaiu.... no sólo sus edificios son innovadores y sorprendentes sino que está lleno de sorpresas que nunca dejan indiferentes..."

Kazumi dio una palmada mientras asentía y dijo:

"Pues es una genial idea! Seguro que tiene toda clase de maquinas de asedio y de máquinas extrañas... Yo no es que sea muy amiga de la guerra, la verdad, pero me fascina la capacidad creativa de la familia Kaiu."

Luego te miró de reojo, te hizo media reverencia y añadió:

"Con perdón del sensei, que seguro que ha estado en muchas batallas."


No tardasteis mucho, por un atajo, en cruzar de distrito y llegar hasta donde estaba Yum Yum Mochi. La tienda, desde fuera, no parecía gran cosa, había sendos bancos fuera para que la gente se sentara a tomar algún dulce recién hecho, cerca había un parquecito en donde paseaban viandantes, la tienda era de una planta y parecía más larga que ancha, con un cartel en gris azulado que anunciaba que estaba abierto y el nombre del local.

Sin embargo, ya desde la puerta se intuía lo que íbais a ver, un olor delicioso que al entrar se convirtió en una tienda llena sus cuatro paredes de mostradores de un cristal templado que dejaban ver bandejas y bandejas de toda clases de dulces a cual más delicioso. Había tradicionales, pero también habían dulces que jamás habías visto, con formas y colores peculiares y una decoración muy dispar, desde sobria a recargada.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Vie Sep 25, 2015 9:14 am

Según iba hablando veía como, a pesar de su juventud, sus palabras guardaban una gran sabiduría.

No podía estar más de acuerdo con ella. Aquella ciudad era como un bosque. O como una batalla. Cualquier general que intentase adaptar una batalla a sus planes estaba derrotado. No hay plan que resiste el primer contacto con el enemigo. Adaptarse a estos cambios es esencial en el campo de batalla. Ser… agua. Era una forma más mística de decir lo mismo. Seguramente un Sughenga de Fuego diría que debemos ser flexibles como llamas…

Adaptamos el mundo con nuestra mirada, mientras adaptamos nuestra mirada al mundo. “Viejo. Como sigas mucho tiempo en esta ciudad acabarás rapándote la cabeza y metido a monje.

El viejo León, escuchando las palabras de su discípula, sonrió levemente, más para sí mismo que como forma de expresión.
Le gustó que, entre todas las maravillas exóticas que tenía Otosan Uchi para ofrecer, entre todas las actividades, entre sus juegos de luces y sombras, entre todo el conocimiento y poder que albergaba, Tetsu eligiese un santuario del conocimiento León.

Sus parientes Kaiu, primos por sangre pero hermanos por batalla, eran los mejores constructores del Imperio. Sus defensas impenetrables y sus armas, imparables.

En numerosas ocasiones había visto cómo las balistas y catapultas que construían sus ingenieros, abrían brechas en las defensas bien organizadas de sus enemigos por donde él luego dirigía a sus hombres.

Y, claro, también la Gran Muralla del Carpintero. La mayor obra de ingeniería de todo Rokugán. Gracias a la familia Kaiu, todo el Imperio dormía tranquilo por las noches.


"Con perdón del sensei, que seguro que ha estado en muchas batallas."

-Sólo en una, mi señora. Pero que ya dura toda una vida. –Contestó en tono melancólico.

Por suerte pronto llegaron a la pastelería, y ya sólo el olor de la misma cambió la atmósfera.

Goroku esperaba un olor a panadería, algo tradicional. Un olor sencillo pero apetitoso. Aquello era… un festival de olores. Cerró los ojos y se dejó llevar. Menta y romero. Canela. Algo picante, algo dulzón. Limones. Y esos eran los que podía identificar. Nunca había sido un sibarita y muchos de aquellos olores eran desconocidos para él.

Hizo una reverencia al entrar y dirigiéndose a Tetsu dijo:

-Bueno, Tetsu-san. Nos habéis traído hasta aquí. Ahora debéis elegir sabiamente.
-I'm too old for this shit.

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6798
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 28, 2015 11:04 am

"Me gustáis"

Sonrió abiertamente diciendo aquello de forma simple y llana cuando comentasteis la gran batalla que era la vida.

"Me recordáis mucho al que era mi sensei jeje él siempre dice algo parecido jeje"

Luego sonrió a Tetsu como si dijera "que suerte tienes".

"pero de verdad que me voy a apuntar ese lugar que ver, seguro que es muy interesante."

"Además es muy grande apostilló Tetsu al ser una Universidad tiene distintos seminarios dedicados a diferentes partes del oficio de los constructores, tiene una sección especializada en el armamento, en máquinas de asedio, en construcción de castillos y fortificaciones... hasta una parte especial dedicada a la construcción de lugares religiosos."


Testu te señaló que miraras toda aquella enorme variedad mientras la shugenja de aire parecía ir flechada a la parte con los mochis y te dijo:

"Seguramente sensei no os guste el dulce demasiado ¿verdad? Esta pastelería es muy famosa por sus mochis, pero en realidad si yo tuviera que decirle una característica de esta es que es capaz de satisfacer todos los gustos, y tiene una parte especial de dulces con no demasiado azúcar y otras mezclas que es perfecto para aquellos que el dulce no es su prioridad."

"Nos enorgullecemos de eso!"

Dijo de pronto una voz tras vosotros de una chica muy sonriente morena de pelo corto con el mandil de la tienda.

Imagen

"Como tengo muchos clientes Leones tengo una parte especial para ustedes, si os gusta el sabor del matcha os recomiendo mis pastelillos de matcha, tiene un sabor a té de la tarde que conjunta perfectamente con una infusió nde té rojo.

Si os gustan los mochis pero la pasta de judías dulces es demasiado dulce he creado unos mochis con una pasta algo más suave que es perfecto para los paladares más exigentes.

Incluso si lo que le gusta es el picante y le gusta innovar un poco le recomiendo la zona de pastelillos algo ácidos o picantes."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Ikoma Goroku
Viejo León Solitario y su Cachorro
Mensajes: 141
Registrado: Mié Nov 07, 2012 9:27 am

Mensaje por Ikoma Goroku » Lun Abr 11, 2016 11:28 am

OUT
No vuelvo porque nunca me fui.

He releeido toooodos nuestros post. Ahora dime ¿llevas apuntes verdad? Es IMPOSIBLE que manejes todas las tramas de cabeza :O

También he visto una errata en mi último post. Digo que los Kaiu son Leones cuando, obviamente son familia Cangrejo. Entiendo que mi personaje no cometería ese error. ¿Entendemos que nuca pasó o lo dejamos así? En ocasiones los viejos perdemos la cabeza...

También revisando veo que el padre de Tetsu en un sitio le llamas Gado y luego yo (que no encontraba el nombre) le renombro Kenji. Lo dejamos en el original si no te parece mal.

IN

El dulce aroma de la pastelería era como una ola. Con un suave ir y venir que golpea con distinta fuerza una roca. Pero dos olas nunca chocan contra la misma roca. Esta cambia, se adapta, resiste y cae. Es "agua".

El también cambiaba. Más de lo que había imaginado desde que había llegado a la ciudad. ¿Dos meses? ¿Dos años? No... sólo dos días. Y también había recibido golpes. Conocer a Tetsu, su nueva misión, altos dignatarios de diversos Clanes.

Todo eso le había cambiado.

¿Se puede cambiar tanto y seguir siendo el mismo? Viejo perro, nuevo corral.

Y, ahora una pastelería. En su época, siglos atrás, su mujer se había encargado de esos menesteres. Compras domésticas y regalos para los anfitriones. La etiqueta del hogar.

Como aquella vez que fueron invitados a cenar a casa de los padres de Tetsu... Apartó aquella imagen de su memoria, espantando fantasmas que ya le habían atosigado bastante en las últimas horas.

Estar junto a la pequeña le afectaba más de lo que quería admitir.

Volvió a la realidad: una agradable pastelería, Tetsu e Isawa Kazumi.

-Tenéis una tienda muy hermosa, no sólo para el ojo, sino también para el olfato. Será mi discípula quién, con vuestro asesoramiento, elija nuestra compra.

Dirijió una mirada a Testu, con una ligera sonrisa. "Ya es hora de que vayáis tomando decisiones, pequeña."
-I'm too old for this shit.

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado