Día 5. Mañana.- Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 12, 2015 5:34 pm

"Esta claro que..."

No había dicho nada, relacionado obviamente por su expresión con que los dos estabais cortados por el mismo patrón cuando Kotoko la interrumpió mientras le daba un golpe en el brazo y decía con mucho ímpetu:

"¡Que no hay dos sin tres! ¿Verdad Kuro-chan?"

A lo cual la Hida no tuvo más que reirse.

"¿El de No-chan? Creo que iría perfectamente en la Embajda, en serio."

Se rió Kotoko.

"Y el de Satomi en un templo."

Kotoko dejó un "oh! oh!" como si hubiera esta dado en el clavo mientras asentía rabiando de admiración.

Nozomi asintió a eso y te dijo:

"Si, y si no quieres verlos aún y tienes prisa por ver a la sensei.... siempre me sé de un par de lugares a los que se supone que frecuenta... para empezar la casa de Satomi-san."




La Ama te sonrió ante aquel comentario sobretodo en lo referente a la Hida y asintió despacio como si te concediera eso.

"Y.................. ya por curiosidad... cuánto creéis que esas lecciones tienen de divino y cuánto de humano...

Hay muchos en la corte que, desde vuestra primera obra trasgresora tienen curiosidad por temas relacionados con eso..."


Más de un sientes que presta más atención; pero en cierto modo no podías negar que alguien como tu, como Kotoko, siempre despertaba esa clase de curiosidad, hacia vuestra vida interna religiosa... aunque mira, quizás ahora más que nunca, con Kashin punzando en el fondo de tu mente podías decir que hay cosas en este mundo que sólo tenían explicación en los dioses...



La Ama observó tu sonrisa y cómo la cambiabas, sin perder un ápice de interés y luego amplió su sonrisa a tu comentario, casi te pareció que había leido tu mente en la segunda parte nunca dicha porque dijo:

"Doblarse para sobrevivir, ya sea por el envite del viento o porque un tronco viejo caiga hacia tu lado juju"

Algo que en aquella sociedad pasaba mucho y más en aquella ciudad, de hecho, era un arte de los cortesanos de la ciudad, los imperiales, que más allá de por quienes eran, sabían sobrevivir a la alta corte durante décadas. Por mucho que eso costara reconocerlo, era una verdad innegable que los convertía en alguien a tener en cuenta, siendo Seppun, Miya o particularmente Otomo.

Kamoko asintió a tus palabras con un leve cabeceo y una pequeña sonrisa amable, más brillante en sus propios ojos que en sus labios.

"Yo sin duda espero que ese viento os levante alto... a todos ustedes..."

Ahora pareció hablar de la Grulla más que de ustedes en sí.

"Siempre es bueno quien me vigila el enemigo desde el cielo...."

Un movimiento de esos clásicos de la Ama, saberse posicionar donde lo necesita el momento, y ahora, "de pronto" y con palabras así hacia Kamoko la cual estaba claro para qué había venido a la ciudad... dejaba claro su alta postura al respecto.

"Bueno, bueno.... Noriko-san... ¿Para cuándo me organizas una merienda para admirar la naturaleza y componer haikus junto a mis queridos nuevos acompañantes?"

Dijo la Ama de pronto mirando hacia Noriko.

"Cuando vos gustéis."

"Oh, estupendo, mañana mismo, por ejemplo. dijo tal cual después de todo quiero disfrutar un poco más de la poesía de aquí mi nueva Rosa Dorada que así se nos dio a conocer, además hace mucho tiempo que no jugamos con Nozomi-san a los haikus encadenados ¿verdad? tengo muchas ganas de jugar a algo así, además tengo entendido que Kamoko-san es muy buena poeta también, estaría encantada de poder disfrutar de una tarde en tan buena compañía, junto a los aquí presentes..."

Kotoko, Kuronuma y Yashiko incluidas, se sobreentendió.
Y bueno, tampoco es que pudieras negarte, pero si querías hacer algo, o añadir alguna idea o algo... quizás ahora era el momento
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Feb 16, 2015 2:11 pm

Termino por reirme yo también tras la expresión de la Hida y la irrupción de Kotoko. Bueno, se supone que las hydras realmente tienen tres cabezas, pero no es algo que me atreviera a decir en voz alta, porque no hay punto de comparación, así que ponerme a su altura sería una arrogancia excesiva, incluso para un duelista Kakita.

-Un templo para otro templo... -respondo, asintiendo pensativo. Al poco me doy cuenta de que eso requiere quizás algo más de explicación -Creo que Satomi-sama es de las que dicen que el cuerpo es un templo en si mismo, o al menos un altar. De hecho, la composición de mi pintura sigue esa idea -confieso, con la escena grabada en mi mente, el marco de aquel templete y ella bajo éste, dejando de modo deliberadamente ambiguo que la imagen que yo pretendo proyectar no es la de la devota que acude a rezar, si no más bien el altar sagrado donde otros devotos acuden a rezar...
-Aunque eso es un secreto -añado en voz baja, con un guiño de complicidad -Tengo una especial curiosidad por descubrir quien será capaz de percibir esa realidad sobre la filosofía de la dama, y quien se perderá simplemente entre sus curvas -sonrío tratando de hacer partícipes a las damas de la misión de trazar aquella línea definitoria, dándole un arma especialmente a Kotoko para que pueda evidenciar a quienes no sean capaces de alcanzarla, y que quede a su libre criterio reflejar ácidamente su falta de visión para comprenderlo, o ayudarles a verlo.

-Pero un templo que deberá ser capaz de desalentar a los supuestos exaltados si estos finalmente tratan de secuestrar la imagen -indico, no sin cierta socarronería, porque aunque no dudo de que tal cosa sea posible, es igualmente gracioso imaginar a alguien tan desesperadamente enamorado de un lienzo como para tratar de robar uno tan grande, con su pesado marco de madera incluido.

-Habrá que empezar a pensar en ubicaciones tan adecuadas entonces para el resto de la serie. Hay que mantener el listón, en todos los aspectos de ésta... -murmuro, mirando de reojo a las dos, con una miradilla de interés diseccionador.

-Lástima, si los mitos fuesen ciertos habría pensado que repitiendo su nombre tres veces aparecería, o algo así... -bromeo con ironía, más por la forma estúpida de pensar de muchos, que hacia la propia Miya en si.
Aunque la casa de la dama Soshi tampoco me parece el lugar más apropiado, por muy Satomi que sea, también es Soshi, y la de cal por la de arena... quizás no sea el escenario más tranquilo para hablar de propuestas de matrimonio e intereses de la Fortuna de la Muerte, pienso para mi mismo, mientras jugueteo entre los dedos con la piedra solar que ella me regaló y llevo colgada al cuello desde entonces.



-De divino y de humano, pues... -medito un instante lo que responder, vale la pena tomar ciertas pausas que me permitan ser reflexivo, y crear cierto aire interesante a mi alrededor en el proceso, ju -Yo diría que tienen de eso lo mismo que nosotros tenemos; la lección de una divinidad, sería plenamente divina -comienzo por exponer, dejando que la Ama, por descontado considere sus lecciones maternales en esa categoría -Una basada en el iaijutsu, que es un arte establecido por un mortal como Kakita-shiryo e impartida por un descendiente de su unión con un Kami, como Notatsu-sensei, tendría un notable equilibrio entre humana y divina...
Como el samurai, en si mismo. Y, si eso nos lleva a esa transgresora obra mía, en la misma medida en la que está la mano de los dioses tras nuestra existencia corporal y no solo espiritual, en la medida en la que las obras de los dioses son bellas y no las pecaminosas carcasas vacías que las mentes infectadas por la lujuria o la mediocridad sólo son capaces de ver... entonces la representación de la desnudez puede implicar en mi opinión una lección de un profundo significado divino, pues aunque a veces caigamos en la tentación de creer que todo cuanto nos rodea proviene de la avanzada artificialidad humana -señalo, llevándome la mano elegantemente al kimono, sosteniendo la solapa apenas con dos dedos -lo cierto es que nuestra obra apenas puede compararse con la majestuosidad y nobleza de la de los dioses -indico, refiriéndome sin ir muy lejos a la piel humana, frente al tejido de seda.

-Por supuesto, la lección sólo es un recordatorio; es algo que nacemos sabiendo -sonrío de medio lado, nacemos desnudos entre otras cosas, además de esa filosofía sobre olvidar parte de nuestro espíritu pasado al volver a encarnarnos -pero olvidamos frecuentemente. Ahora bien, la conclusión que cada uno saque de ese recuerdo es cosa suya; a diferencia del mero adoctrinamiento, una lección obliga al aleccionado a la reflexión, no le regala todas las respuestas -explico afilando levemente la sonrisa.


-A diferencia de lo que promueven quienes sólo alcanzan a entender la superficialidad del bushido, yo siempre he considerado la supervivencia como una de las principales virtudes del ser humano, y del samurai en particular -replico, inclinando la cabeza ante la indicación de la Ama, recordando además que es una de las principales por las que ella ahora ocupa ese trono, y para mi es genuinamente meritoria.

No miro directamente a Kamoko al expresarse Yukirohime en semejantes términos respecto a su vuelo, sin duda eso resultaría demasiado descarado dadas las circunstancias, pero puedo imaginar una sonrisa satisfecha en sus labios... aún velada bajo su máscara de cortesana, claro.

Después me sorprende un poco que la Ama desee tan abiertamente reunir a Nozomi, Kamoko y prácticamente toda la actual oposición interna a Doji Aki, que seguramente después de esto aumentará en adeptos repentinamente "convencidos" de la conveniencia de una sucesión en la embajada... Y me alegra especialmente el hecho de que Yashiko ya se encuentre en ese grupo de forma evidente. Aki no estará tan feliz, supongo.
Pero es una buena noticia, sin duda. Sólo me fastidia que se trate de poesía, tsk...
-Haikus encadenados... -repito pensativo, como si eso me recordara algo -¿No era una de las especialidades de Doji Kiriie-san, mi señora Kamoko-sama? Me temo que yo no soy tan virtuoso en ese arte... pero un Kakita nunca rechaza un reto -sonrío levemente, inclinándome profundamente, simbolizando que en realidad más que aceptar duelo alguno, lo cual es sólo simbólico, de lo que se trata es de acatar la orden de quien nada se le niega.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 16, 2015 5:04 pm

"Deberías hacer doble pase entonces, uno en una sala donde el suelo no sea de madera para que se babee a gusto y un segundo pase con las hormonas más tranquilas jajajaja"

Te dijo Kotoko riéndose.

"En un templo al menos se le roba directamente a los dioses y eso, a algunos, no a todos, les da reparo."

Añadió Kuronuma con sorna mientras Kotoko asentía y se reía como si dijera "aquí da menos reparo todo de lo que se debería".

"UUUUh cuidado! rió Kotoko en serio no lo digas muy alto, todo el mundo cree que eso es posible, de hecho es raro las veces que se la nombra de seguido y de "pronto" no aparece....... juju"





"El poeta Rezan decía que la Dama Doji nunca trató de hacernos creer que la carne humana expuesta era el problema, sino el necio que puede mirarla.... que era como darle de comer un banquete a los cerdos, que no lo apreciarían y de ahí parte el valor de las vestimentas...."

Te comentó la Ama para ver cuál era tu opinión acerca de aquella cita.

"Creo que Otsu-sensei decía algo parecido..."

Murmuró esta mientras miraba hacia Nishi, el cual dijo:

"No exactamente pero... en el fondo es lo mismo, pero bueno, después de todo...."

Dejó una risilla al final... Después de todo ella iba medio desnuda, claro.

"La cruel realidad de la supervivencia del más fuerte hecho arte..........."

Sonrió con languidez la Ama, con cierto punto divertido.

"Sin duda la Grulla era la única que podía hacerlo."

"Hai, encadenadors... ¿Queréis traeros a alguien invotado?"

Te preguntó la Ama de pronto interesada como si quisiera oir más que tu respuesta cómo respondías o con qué.

"Así de paso podríamos ver el florecer de las flores anticipadas de los jardines del este, su Alteza, ya que muchos estaban hablando de ello."

Dijo Yashiko tratando de acortar el tiempo de interés de la Ama sobre tí.

"¿Pero habrá sake verdad?"

Dijo de pronto con descaro Nozomi.

"Yo improviso mejor cuanto menos pienso jaja y prefiero pensar bien poco en estos últimos días, es casi como si mi mente tratara de evadirse cuando más tiene que pensar."

"Eso quizás os pase porque siempre estáis en el ojo del huracán, Nozomi-san."

Sonrió la Ama.

"Uh! Y podríamos contar historias! Yo me se más de un nueva jujuju"

Terció de pronto Kotoko haciendo que más de uno tragara saliva despacio... porque a saber qué clase de historias se suponía que era.

"Entonces está más que decidido, será mañana cuando la Dama Sol este en su punto más elevado, ya que con esta temperatura tan agradable de principios de primavera, se puede disfrutar mucho más de las horas de sol, bajo el parasol y los árboles."

Todos asintieron.
Por el rabillo del ojo vistes como un Seppun entraba por un lateral, le comentaba algo al daymio, el cual ponía de pronto gesto serio y hacía una seña hacia Nishi, el cual se levantó despacio, como sino hubiera sido llamado y fuera a levantarse por cualquier motivo y fue hacia ellos. Los tres hablaron y asintieron, tras lo cual Nishi se acercó a la Ama, le susurró algo y esta, sin perder la misma expresión, asintió.

"Bueno... creo que es hora de ir recogiéndonos, ya que veo que sensei Notatsu casi ha dado por finalizado las despedidas... aún hay mucho día y muchas cosas que hacer..."

La Corte se inclinó hasta tocar el suelo con la cabeza cuando la Ama se levantó y fue seguida con rapidez con Nishi que parecía irle contando algo, y el resto de figuras más importantes, cuando estas pasaron a Kotoko le faltó tiempo para dar un salto e ir tras ellos oliendo el secreto, Kuronuma se inclinó ante de irse hacia vosotros y dejó que el resto del palco, ahora con más calma, y sin saber muy bien lo que había pasado, se fuera despidiendo.

Kamoko miró hacia Yashiko y esta asintió despacio mientras os poníais de pie y susurró tu patrona hacia ustedes:

"No creo que lo de mañana se anule.... pero si lo que ese guardia Seppun ha dicho es cierto, me temo que pronto han empezado esta primavera a aparecer flotando boca abajo en la bahía dorado más de uno...."[/b]
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Feb 17, 2015 7:22 pm

-Eso es cierto... Benten ya es bastante terrible para provocar su ira, pero por si acaso, habría que añadir alguna amenaza de maldición por parte de Enma-Oh, Enma-Ai, o algún otro de esa familia... -suspiro como una broma. Lo primero no lo es, para nada.

-Miya Nisio-sama, Miya Nisio-sama, Miya Nisio-sama... -miro a Kotoko de refilón, encogiéndome de hombros -Bueno, me ahorraría la molestia de tener que buscarla, ¿por qué iba a importarme lo más mínimo de donde ni como apareciera?
-sonrío de medio lado. Lo digo, para variar en mi, sin nada de socarronería. Siempre me han importado los medios mucho menos que los fines, así que todo lo que haya de extraño alrededor de la Miya, auténtico o inventado, me importa un comino.



-Resultaría de una necedad enorme pretender llevarle la contraria a la Dama Doji, y más aún precisamente aquí -digo en un tono comedido, pero atisbando una sonrisilla. Me refiero a la Ciudad Prohibida, pero también a la presencia de tantas Dojis de alta cuna, y por supuesto a la de la dama que ocupa actualmente en solitario el título de tal junto con el de divinidad, como en su día la fundadora Grulla... en cuanto se libraron de Shinjo, al menos.

-Pero en realidad... se dice que la mayoría de los cerdos demuestran incluso más inteligencia que los perros, y de hecho son mejores que estos buscando las exquisitas trufas donde ni siquiera el olfato de los mejores perros alcanza, así que... no es como sentarlos a un banquete, claro, pero aún así puede que aún tengan margen para aprender el valor de otros manjares -replico respetuosamente.


-El valor específico de la pintura, dentro del mundo del arte, es el de poder ser cruelmente real... -contesto a su sonrisa, evidenciando un instante la mía. En este caso es cruel por confrontar a los lujuriosos y mezquinos ante su necedad, reflejada en la piel desnuda de un auténtico samurai.
-Tan cruel como pueda ser la verdad, al menos -añado suspirando. Y puede serlo y mucho, pienso divertido.


-Doji Rokujo-sama nos ha presentado a mi señora y a mi mismo a una de sus protegidas, esta misma mañana -comienzo a explicar, con un tono expresamente desapasionado, en la tradición más bushi, aunque con un cierto fondo socarrón natural en mi al meterme en charcos cortesanos -Su nombre es Doji Kiriie-san, y dadas las credenciales, estoy convencido de que sería toda una grata compañía... Tiene la clase de sentido del humor capaz de comprender el talento de Kotoko-san, por si fuera poco -añado en un tonillo algo más afilado; como yo, quiero decir, y eso me parece notable. De todas formas, al nombrar descaradamente a Rokujo, el fiasco quedaría en su haber.
-Pero, no obstante... Su Majestad sabe bien que lo que quiera o deje de querer un simple yojimbo, no es algo que realmente importe -apostillo con una media sonrisa, jugándome la carta de decir, casi abiertamente, que es una pieza de la partida que se juega en la embajada, en lugar de pretender la arrogante osadía de convencer a la Ama con un argumento sobre la valía de la tal Kiriie más falso que una moneda de tres kokus, ya que no la conozco realmente de nada.

Que la Regente sepa que Rokujo juega a dos bandas es problema suyo; ¿por qué iba a tentar mi suerte con la Hantei por mostrar otra cosa, cuando encima estamos ya haciéndole la rosca de promocionar a una de las suyas?
Es un juego, pues juguemos todos.



Cuando la Ama anuncia que tiene mejores cosas que hacer, que es como los muy poderosos se despiden cortésmente, me uno al resto inclinándome hasta cabecear el duro suelo, intentando no sonar demasiado a hueco.

-Antes nos hemos cruzado con un Otomo del consejo de los seis... Tsk, no recuerdo el nombre, me parecen todos iguales... aunque se movía como un bushi... Lo que si recuerdo es que estaba realmente ofuscado, algo le había molestado, y mucho.

No pregunto directamente qué es lo que Yashiko ha oido decir al Seppun, resulta poco elegante ser tan curioso, pero por si acaso quiere decírmelo, dejo esa pequeña parte de mi información para sacar una conversación elegantemente cotilla.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 19, 2015 7:06 pm

"Pero que sea una maldición divertida..."

Dijiste aquello de Nisio mientras Kotoko se reía cuando de pronto Kuronuma os dio un golpe a los dos en los hombros y os señaló hacia un pasillo exterior en un castillo que había cerca del campo de entrenamiento. Miya Nisio miraba por una ventana hacia fuera.....

Los tres os quedasteis mudos mirando hacia allá hasta que Kotoko susurró:

"¿Lo ves?.............. da miedo"





La Ama miró hacia tus acompañantes, la mayoría de la Grulla y mujeres y sonrió ante tu comentario.

La Ama de pronto rió ante tu comentario del cerdo y dijo mirando hacia un lado, hacia dónde había cortesanos Otomos y estaba Nishi:

"¿Habéis oído? Es hora de buscar nuevas comparativas más ingeniosas juju"

Luego miró hacia Kotoko y esta dijo:

"Tranquila, su Alteza, encontraremos un nuevo animalillo al que humillar comparativamente con los habitantes de errados de esta ciudad."

A lo cual más de uno rió, aunque no sin cierto miedo, por lo afilada de la lengua de Kotoko que era un arma poderosa, entre el hecho de querer ver aquello y el propio sarcasmo de ser el nuevo animal aún así mejor que el comprado...

"¿La verdad cruel? Creo que Lady Kotoko tiene otro punto de vista pero que no ha sido aún capaz de hacer entender al resto de la corte ufufu"

Te respondió la Ama.

"La verdad nos libera, no nos daña, nos dañan las mentiras al rededor de esta y las fantasías y movimientos que hacemos con tal de ocultarla!"

"Se quejó" Kotoko con sonrisa jactanciosa como si dijera "en realidad las personas como nosotros les hacemos un favor al resto, agradecernoslo".
Una expresión tan clara en su rostro que la Ama rió tras el abanico de esta.

La Ama levantó una ceja perfilada al oirte hablar de la chica y asintió despacio, luego miró hacia Noriko y le dijo:

"¿No era esa chica que destacó en la danza de Año Nuevo este año?

Noriko asintió con una amable sonrisa. La Ama asintió sola a sus pensamientos.

"Rokujo-san siempre encuentra a chicas de mucha valía.... y encima ha llamado la atención a mi pintor, me parece que debería venirse, si..."

"¿Le digo a Lady Rokujo que se nos una?"

"Ohm.... si, y dile a Ume que venga, quiero ver una pelea encarnizada de haikus de perfeccionistas juju"

Mencionó la Ama a una mujer que te sonó como la líder de la etiqueta de la casa imperial.

"las ponemos una frente a la otra y que nos diviertan jajajaja"

Dijo con total descaro Kotoko.





Yashiko sacó su abanico, tapando su boca, para responderle a lo que le dijiste del Otomo y te dijo:

"Otomo Hisemasa, no se te olvide su nombre, es uno de los que hay que esquivar o tener de aliados..... "

Te comentó esta mientras os levantábais.

"Parece que tenemos un Guardia de la Rosa muerto...."

Te susurró esta.

"O mejor dicho.... una ficha del tablero, de enfrente... menos..."

Kamoko os miró de reojo mientras hacía como que se colocaba un mechón de cabello tras la oreja y asi taparse la boca y dijo:

"Eso no nos conviene... no así..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Feb 21, 2015 4:46 pm

Me quedo mirando unos segundos hacia la figura de Nisio en aquella ventana, tratando de asegurarme de que no fuera una aparición fantasmal... o bueno, otra aparte de la Miya. Finalmente la saludo, inclinándome respetuosamente y sonriéndole, sin estar demasiado seguro de si me ha visto ni mucho menos de si eso implica que sea capaz de entender que necesito verla, aunque si realmente ha aparecido por mi llamada, eso debería ir implícito, ju...

-Hum, bueno... miedo daría que fuese... no se, Kakita Kotoko pidiendo auxilio, porque entonces... ¿quien seríais vos?
O peor aún, que resultase que hay más de una
-bromeo con una carcajada desenfadada, suponiendo que la Hida si comprendería un miedo como ése.

-Pero que Nisio-sensei haya respondido a mi llamada no da miedo; si acaso, resulta una alegría saber que puedo encontrarla tan fácilmente en cualquier momento, y concretamente en éste ahorrarme el viaje de búsqueda -replico sonriente. La magia, aunque esto lo fuera, es irracional, pero a estas alturas negar su existencia sólo por eso sería como negar que el mar es salado...

Vuelvo a mirar hacia aquella parte de ese castillo, para memorizar el punto exacto donde comenzar a buscarla en cuanto termine aquí. O donde volver a invocarla, tanto da...




Si, estoy realmente bien acompañado, pienso yo mismo mirando a mi alrededor a la vez que la Ama... Eso al menos, debería contar entre mis méritos; aunque fuera el único, no sería mal epitafio para grabarlo en mi urna, no.


-¿Qué tal las cucarachas, Kotoko-sama? Creo que ni siquiera los coleccionistas de insectos son capaces de encontrarle apenas interés a éstas... Por no tener, no tienen ni el talento para reconocer cuando están muertas -sonrío dirigiéndome hacia la dama grulla, dejándole una idea por si le interesara sarcarle algo de punta a otra opción. Personalmente, creo que en la situación actual de la corte, más de uno encajaría en esa comparativa... claro que no depende de mi decirlo.

-La verdad no es cruel en si misma, por descontado, pero el proceso de descubrirla puede serlo... Es como... -pienso unos instantes, el símil adecuado para no resultar en una personalización indebida en nadie que no pretenda -un pollo rompiendo su cascarón. La luz quema sus ojos, el aire enfría su piel desprovista de protección, todo el cuerpo debe de dolerle después del esfuerzo de romper la dura cáscara... Sin duda es una liberación, pero también es dolorosa.

Y necesaria, claro. Los que no consiguen salir, mueren sin remedio
-añado, encogiéndome levemente de hombros.

Nada de eso cambia el hecho de que sólo unos pocos crezcan para llegar a ser el gallo del gallinero, y la mayoría acabe entre fogones en menos de un mes. Ésa es otra cara de la verdad, tampoco desprovista de cierta crueldad evolutiva.

-Completamente de acuerdo -replico con un suspiro algo socarrón, a la reivindicación de Kotoko de merecer agradecimiento por ayudar a romperle esos huevos a más de uno.


No puedo evitar sonreír de medio lado, teniendo en cuenta que probablemente Doji Rokujo no comparta nada de mi percepción artística, dada su protocolaria ortodoxia al trazar sus líneas rojas. Así que la llamada de atención no es realmente mutua entre su adelantada y el pintor, pero en realidad tampoco es que la conozca lo suficiente, a ninguna de las dos.
Tampoco a la tal Ume, aunque suponía que su presencia no mejoraría mi balanza, tampoco.




-El Puño -contesto asintiendo, cayendo en la cuenta ahora de su nombre, ya que antes sólo me venía ese sobrenombre a la cabeza. Estoy a punto de responderle algo a Yashiko, pero al final dejo la palabra en la boca, y exhalo sin más, el hecho de que por mi todos y cada uno de los Otomos son habitantes rastreros del jardín a esquivar, excepto la ya conocida Otomo Noriko.

-Nosotros no mataríamos Guardias de la Rosa, ni aunque nos conviniera
-murmuro encogiéndome de hombros. Hay guerras a varios niveles, y en el más alto la Grulla sabe pelear sin necesidad de mancharse las manos, y menos aún de una manera tan burda como dejando cadáveres flotando en el río... a estas horas.
-¿Quien si lo haría? -pregunto dirigiéndome a las damas. Tal vez el Escorpión, le gustan esa clase de mensajes, aunque ni ellos son tan abstractos como para morder más de lo que pueden masticar y tragar. Una facción rival dentro de la propia Ciudad Prohibida, no obstante encajaría algo mejor; eso si son de los que piensan que están por encima de todo.

-Puede que ni siquiera tenga que ver con el tablero. No con nuestra partida, al menos -
comento mirando a Yashiko de soslayo, me gusta como suena cuando ella ha dicho "de enfrente" -Si alguien tuviera deudas que cobrarse con algún individuo concreto, no con ninguna facción, podría considerar éste un buen momento para saldarlas con la esperanza de que el ruido de sables actual disimulara el sonido del apuñalamiento. Aprovechar de forma inteligente la cortina de humo que otros han levantado... -murmuro encogiéndome de hombros. De todas formas la resolución de este tipo de asuntos sin duda quedará lejos, y, si están implicados otros imperiales, también a la sorda me temo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 23, 2015 6:52 pm

La Miya, que sin duda era ella pues nadie vestía ni portaba una máscara igual, parecía no haberte visto, aún así mejor cerciorarse y saludar...


"Mi padre siempre decía que el Imperio no soportaría a dos como yo y que se plegaría si hiciera falta. dijo Kotoko pensativa en voz altapero yo no entiendo por qué lo dice...... hubiera sido muy divertido tener una gemela."

"Yo SI entiendo a tu padre."

Dijo tajante Kuronuma.

"Dejemos que el mundo se quede sin esa maravilla de la naturaleza, después de todo nada es perfecto."

Riçó Nozomi ante eso. Tu miraste de nuevo hacia donde estaba la Miya y al ver tu interés te dijo Nozomi.

"Ese Kyuden que ves ahí es el Kyuden de la familia Miya, no tiene pérdida si lo buscas, todo el mundo podrá indicarte."




"¡¡O quizás ese es su mérito!! Hacer que todos crean que es mejor ignorarlas! las dejan vivas a sus anchas y viven tranquilas y mejor que muchos insectos que son deseados y perseguidos para ser pinchados en un corcho."

Te respondió Kotoko con el dedo índice levantado como si respondiera a un sensei.

"Entonces la pregunta sería... qué merece más la pena ¿verdad? Vivir una vida libre sin que a nadie le intereses o ser tan interesante que los coleccionistas te quieren en su tablón."

Terció la Ama haciendo que Kotoko que se riera.

"Justamente es la misma clase de decisión a la que tantos se enfrentan... y los que no es que ya han elegido si ser cucaracha o mariposa juju"






"Esta mañana.... comenzó a decir kamoko mientras os movíais para salir del palco y así hablar con más calma. Se ha "extendido" el rumor de que ayer el Embajador Escorpión... haciendo gala de su amor por el Emperador y el Imperio se ha comprometido a cazar a los anti-imperialistas..."

Yashiko rió de golpe.

"¿No te encanta esta ciudad?"

Rio con ganas.

"es una prueba continua al sentido del humor..."

Murmuró.

"Aunque sigo sin tener claro que hayan sido ellos.... pero he de reconocer que, sea como fuere, ha sido "conveniente".... para uno más que para otros...."

"Y como siempre más que nada para la Ama."

Dijo Yashiko con sarcasmo en sus palabras, se volvió un poco hacia ti y te dijo:

"El fallecido era uno de sus amantes regulares... pero regular en todo los sentidos... hay muchos que pensabamos que lo mantenía cerca suya porque se suponçia que este estaba a su lado para influenciarla hacia los deseos de una de las facciones más anquilosadas de los Otomos... Siempre me hizo gracia pensar que ellos creyeran que con un peón así podrían realmente influir en la Ama juju.... pero el chico se le daba bien hacer varias cosas, así que promocionó sin problemas...

Pero claro... en el juego de la corte.... cuando dejas de ser un juguete deseado... las opciones que te quedan no te creas que son mucho mejores que la de flotar boca abajo en la bahía del Sol..."


"¿Crees entonces que tiene que ver con ella?"

Preguntó Kamoko.

"Y con su apuesta, Kamoko-san, no me extrañaría nada que fuera un doble golpe... el Escorpión hace lo que mejor sabe hacer y ella se libra de un juguete roto..."

"Dansan...."

Murmuró Kamoko. Yashiko se encogió de hombros como si dijera "puede ser" pero no asintió a nada.

"De todas formas.... si la tesis termina recayendo sobre el hecho que la Ama está limpiando su cama.... veremos a más de uno caer así.... Pero, la verdad... lo veo poco probable y más teniendo en cuenta de quién era familia..."

Yashiko tocó con la punta de su abanico sus labios pensativa.

"Lo que nos lleva justamente hacia donde Koji ha dicho.......... es el momento de pasar a la acción más directa, aprovechando la confusión."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Feb 25, 2015 3:52 pm

-Si, bueno... lo que mi padre decía es que "si tienes que morir, hazlo con una sonrisa" Así que si el Imperio tiene que colapsar, mejor que lo haga por ese motivo, ¿no? -bromeo aportando un guiño cómplice a la divertida conversación entre las tres, encogiéndome de hombros con gracia.
Dos Kotokos quizás quebrarían la realidad, o provocarían una guerra civil que lo arrasara todo, pero lo que no puede negarse es que hasta eso tendría su puñetera gracia, ju, ju...

-La invocación ha sido deficiente, entonces. Se supone que debería haber aparecido justo delante y evitarme el paseo... Tal vez tendría que haber repetido el nombre más veces -replico chasqueando la lengua, evitando mostrar si lo digo en serio o no, sobre el hecho de tener que caminar después hasta aquel Kyuden y preguntar.



-Hombre, yo no diría que las cucarachas viven realmente tranquilas...
-replico pensativo, frotándome el mentón -Cierto es que no son perseguidas con cazamariposas, pero la mayoría de aquellos con los que se cruzan sienten un deseo irrefrenable de pisarlas o desmontarlas a escobazos, cuanto menos.

Yo diría que su mérito es prevalecer como especie, pese a que no como individuos. Hagas lo que hagas y tengas todos los gatos que tengas, al final siempre vuelves a encontrar otro ejemplar en algún rincón oscuro
-explico, con media sonrisa. Si, cada vez me recuerdan más a cierto estamento humano...

-Oh, yo diría que en el término "medio" está la virtud, si Su Majestad me permite expresar mi opinión al respecto... Las arañas, por ejemplo, sin dejar indiferente a nadie han conseguido convencer a los coleccionistas de que su belleza no es cuantificable en una multitud de ejemplares clavados en tablones, sino que deben mantenerlas vivas para que así puedan seguir resultando terribles y venenosas.
Ningún invitado del coleccionista quedará impresionado por ver una araña muerta, si acaso le resultará un alivio... En cambio, verla cazar ratones u... otro tipo de fauna menor, ya es harina de otro costal.


Opino sin gestualizar una expresividad manifiesta, sino más bien con una actitud neutra, como si no pretendiera decir nada, o al menos no dejar demasiada evidencia de lo que pretendo decir. Creo que es mejor no quitarse esa clase de máscara sin más, ante la corte más o menos al completo. Lo que la Ama piense de esto, si algo, ya es cosa suya...



-En fin, ahora sabemos que ese mito de que los escorpiones se clavan el aguijón a si mismos cuando están rodeados por el fuego es tan falso como una moneda de tres kokus -suspiro al comentario irónico de Yashiko, devolviéndole la sonrisa.
-Tampoco es que esa "piedra" con ocho patas que solía salir caminando de la hoguera hubiera engañado nunca a nadie, pero... -ahora tenemos la prueba, me encojo de hombros con sorna.

-Es un mensaje algo contradictorio, ¿no les parece? Quiero decir, si se trata de una limpieza interna, la dueña de la casa no necesita mancharse las manos haciendo el trabajo sucio, pero eso no significa que deba hacer que saquen su basura a escondidas, a la sorda. Si es la ama, tiene derecho a hacerlo cuando le plazca, sin más explicación que ésa.

Quiero decir que el hecho de dejar a alguien flotando ofrece... implícitamente... la idea de que no todo está tan atado como se pretende hacer ver. No digo que sea la realidad, o deje de serla, sólo que transmite ese mensaje. ¿Y por qué iba a querer enviarlo ella?

Supongo, al menos. En cualquier caso, es una vergüenza que la Mano Izquierda del Emperador actúe en la sombra como una vulgar carterista
-suspiro levantando la vista al cielo. Eso lo digo filosóficamente convencido; para esas cosas está la oculta, la cual se separaba de las otras por evidentes motivos de dignididad imperial.

Nunca comprenderé la clase de irracionalidad que lleva al Trono mantener los edictos de un loco al que hubo que ajusticiar por las bravas...


De todos modos estoy a punto de puntualizar que me importa poco menos que un pimiento la cantidad de serpientes que se ahoguen en su propia bilis, como si fueran todas, sólo que teniendo en cuenta lo relacionada que está Yashiko con ellas, me preocupa la seguridad de la Doji en lo que a a daños colaterales pueda significar.

-¿Acción directa...? Mis señoras me perdonarán, pero a mi naturaleza bushi le gusta como suena eso
-replico sonriendo de un modo algo socarrón -¿En qué estáis pensando, Yashiko-san? -añado enseguida, interesado.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 26, 2015 6:24 pm

"Quizás debamos investigar si somos capaces de invocar cosas!"

"No digas eso, capaz eres de hacer que te puedan invocar a ti misma y reinaría el caos, no se necesitan dos tus para que eso pase."

"De hecho juraría que el rumor sobre la invocación es más bien a cerca vuestra Kotoko-san, no de Nisio-sensei, a la gente le preocupa más que aparezcáis tras ellos que la extraña Miya."

A lo cual Kotoko respondió con una risotada, no parecía querer negarlo.




"Oh.... sonrió la Ama con picaresca creo que sois el primer Kakita y el primer Grulla que cree que la virtud está en el término medio y no en la perfección y en estar por encima de la propia media... juju Puede que por eso seáis tan interesante comparado con otros de vuestro clan."

Te dijo esta con media sonrisa intrigante, sin que supieras muy bien si era una burla o un cumplido.





"La magia era hacer que pensáramos que la piedra flotara, o lo que es más y es peor, que quisieramos creerlo."

Te contestó Yashiko con una media sonrisa como si dijera que el mérito muchas veces estaba en hacer al ser humano mejor o creerse mejor para usarlo en su beneficio, otra forma de usar la arrogancia o quizás la falsedad en su favor.

"O es una advertencia te dijo yashiko La Ama va a casarse con el honorable Akodo Senbei, que seguramente será el líder del Clan León y el Líder de la Mano derecha.... y es una forma de decirle a sus múltiples y pesados amantes, que, por si no lo recordaban... Ella es quen es y hace lo que le place."

"Podría ser pero yo estoy más a favor de la tesis de Koji-san."

Terció Kamoko. Yashiko se encogió de hombros y añadió:

"Es sólo una suposición más."

Yashiko te miró de reojo y te sonrió con una sonrisa malvadilla y a la vez llena de seguridad y brillantez.

"Pues... sea o no cierto el motivo de su muerte él era quien era, podemos usar perfectamente eso para comenzar una campaña "como se debe" de duelos y de ataques directos hacia otros miembros destacados y que se sepa del bando de los anti-imperialistas.

En esta ciudad hay que ser rápido y golpear como el rayo, antes que la máquina burocrática se mueva y nos impida batir a nuestros hombres como se debe por toda la ciudad, antes que eso sea un "peligro para la seguridad colectiva" o como quiera que se llame, lo que deberíamos hacer es retirar un par de fichas importantes del tablero, despejar la mesa cuanto podamos.

Creo que es el momento de atacar en varios flancos con más de uno de nuestros efectivos que tengamos a mano y que estén dispuestos a asumir el riesgo.

Y no sólo hablo de duelos con guerreros, me refiero a que los cortesanos como yo iremos a por los gozoku para humillarlos y provocar disputas de honor que terminen en sangre, los bushi no son los que más me preocupan de la maquinaria, sino las cabezas pensantes de los cortesanos, me gustaría cortar unas cuantas cabezas antes que la corte nos frene el ritmo."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Mar 01, 2015 4:44 pm

-Eso depende... de los extremos; de donde situemos estos -le contesto a la Ama, sin variar el gesto más o menos neutro, no tratando deliberadamente de ocultar mis sentimientos al respecto sino de no albergar en realidad ninguno excesivo, más alto que otro.

Desanudo uno de los cordones del obi que mantienen la saya de la espada fija en su sitio, para explicar gráficamente mi opinión; primero lo dejo en el suelo, frente a mi, trazando una recta inclinada. -En este caso, si esta línea de seda fuera la representación geométrica de todos los valores que una virtud pudiera tener... la media estaría por aquí -señalo trazando una horizontal con la mano, que cruza el cordón a media altura -Evidentemente este extremo sería de un valor superior a esta media... Así que para "ser un Kakita", tendría que buscar sin duda este lado.

Pero el mismo cordón, representando a otra cualidad... que tuviera más o menos esta forma
-continuo doblando ahora el hilo hasta formar medio círculo -dispondría de una media exactamente a la misma altura, y sin embargo los valores qe la superan ya no se encuentran en ninguno de sus extremos, sino en su centro... o término medio.

Kotoko-san ha expresado la alternativa entre ser una cucaracha o una mariposa clavada en una madera...
-sonrío levemente, señalando los dos extremos del semicírculo, obviamente no son valores muy altos para nadie -Entre semejantes valles hundidos en la oscuridad, yo prefiero quedarme en la soleada cima de la montaña, justo en el medio -añado pasando el dedo de un lado hasta el centro del cordón, que está de un modo evidente por encima de los laterales.

-Nunca es más cierta esa máxima de que todo depende de "como se mire", que en el arte de la geometría
-concluyo recogiendo mi cordoncillo y volviéndomelo a anudar, tras haber escenificado mi alegato. Además, es una manera de expresar que mi arte no surge de la improvisación, ni su parte ideológica ni la artesanal, ya que he estudiado numerosos tratados respecto de esta última, de geometría física incluida.



-Todos tenemos una tendencia infantil natural a creer en los trucos de magia, que vamos perdiendo con la edad. Claro que esa pérdida es más lenta en unos que en otros...
Y luego están los que, aún sabiéndolo, prefieren no mirar debajo de la mesa del mago para que no se desvanezca la falsa atmósfera de inocencia e ilusión.

Por supuesto, los del escenario siempre juegan con eso a su favor
-replico al comentario de Yashiko, encogiéndome de hombros sobre el éxito continuado del "método Bayushi" entre los incautos, y los que desean seguir siéndolo.

-Otra cosa muy distinta es quien hace levitar de verdad -apostillo con media sonrisa, refiriéndome a los shugenjas... o no sólo a ellos, mientras miro de un modo particular a la Doji, como si le preguntara de forma sibilina si ella sabe de otra alternativa para sentirse capaz de volar.


-Puede, pero en ese caso sin duda sería una advertencia muy "cara". Si tantos son -sus amantes, quiero decir, aunque no lo repita -seguro que tendría a otro ya amortizado para hacer de mensajero... sin levantar tantas ampollas, tan cerca de ella.

Salvo que, en realidad, el mensaje auténtico fuera el de que ella puede hacer lo que quiera, con quien quiera... Lo cual es plausible, pero sigue resultándome algo tosco para su estilo, como un puñetazo en la mesa del salón principal
-murmuro chasqueando la lengua. Cosas que una dama imperial no haría, ni siquiera al asesinar a sus enemigos; si puedes hacer lo mismo con estilo, ¿por qué perderlo?
-Recordar a todos quien manda. Pero alguien sabio dijo una vez que quien necesite gritar que él es el Rey, es que no lo es...

Asiento de todos modos a la última puntualización de Yashiko. No son más que conjeturas, que no cambian nada de lo que ha sucedido, ni en nuestro caso particular como proceder ante la tormenta.

No puedo evitar quedarme mirando los labios de la Doji al sonreir de ese modo, durante un par de segundos; me encanta como lo hace...
-Si no se esperan el golpe, tal vez resultara práctico empezar por una pieza de... alto valor estratégico en su bando. Alguien cuya caida supusiera el desánimo y la depresión para los que estuvieran por debajo y aún hoy pensaran que podrían salvar los muebles; en el campo de batalla, la moral de las tropas es crucial.
Aquellos que estuvieran a esa misma altura deberían verse abocados a negociar su rendición... Una salida razonable al conflicto siempre es mejor que acorralar a un enemigo desesperado y tener que luchar hasta el último hombre.


Suspiro, sabiendo que en el fondo mi visión del asunto es la de un bushi; pero es una perspectiva que a veces les falta a los cortesanos, así que ella pueden decidir en el fondo si les parece útil o no.
Por descontado, pondría mi espada a disposición de cualquier lance en el que cualquiera de los dos se viera, eso no tengo ni que decirlo.

-Los bushis seccionados de la cabeza pueden morir simplemente, o convertirse entonces en mucho más peligrosos de lo que nunca fueron, mi señora Doji; armas descontroladas -le advierto a Yashiko, de todos modos -Daidoji Nozomi-san, sin ir más lejos, se convirtió en una resistencia inquebrantable al viento que soplaba entonces, como respuesta a la pérdida de un hombre a quien servía de yojimbo, sin admirar siquiera demasiado.
Imaginad entonces de lo que sería capaz un bushi "enamorado" de un cortesano, a cualquier nivel de significado, si ve caer a éste...
-no me cuesta mucho imaginarlo a mi, claro. Con gusto haría arder esta ciudad hasta sus mismos cimientos, si me la arrebataran a ella -No nos convienen esa clase de cabos sueltos, e impredecibles.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 04, 2015 6:07 pm

La Ama dejó una ceja levantada un segundo y media sonrisa divertida al ver tu forma de explicarlo y asintió finalmente como si te concediera tu argumento, mientras le decía a Kotoko:

"Sin duda mejor que tus opciones, querida."

Kotoko se rió ante eso y añadió mientras se encogía de hombros:

"O menos divertidas, depende de cómo se mire."

"Y depende de quien lo mire."

Terció de pronto Kuronuma haciendo que la otra se riera, obviamente ninguna de esas dos era tan buena como verlo desde fuera.




"Pero aún así, Koji-san, los espectáculos de magia siempre se llenan y no sólo de crios."

Advirtió Yashiko.

"Porque todos queremos creer que la magia está al alcance de cualquier mano más allá de la elección de los dioses hacia nosotros."

"No creo que estéis muy desencaminado con respecto a la forma de actuar de Ella.... "

Murmuró Kamoko.

"Pero os aseguro que esta corte es peor de lo que creéis... ahora está todo calmado, pero cuando la Ama llegó.....

Digamos que... no sé si lo sabéis... pero entre la familia Otomo hay cierta filosofía de vida y de respeto por aquellos que son capaces de meter a su enemigo en un tanque de pez hirviendo sin que nadie los vea...... por decirlo de algún modo...
susurró esta No es literal, claro... miró al cielo porque usan aceite hirviendo más bien... Un segundo de pausa para que aquello te hiciera meditar si era broma o no y siguió diciendo la cuestión es si existen realmente enemigos para que hiciera algo así o cree que la transición será pacífica, para ella, claro...."

Suspiró pensativa.

"Sigo creyendo que Koj-san está en lo cierto, pero no hay que olvidar esos detalles..."

"Hay varias piezas que quiero ver caer...."

Musitó con voz oscura Yashiko.

"Pero a esas aún no tenemos forma de acercarnos... Y sin embargo si que podemos comenzar a mover fichas para que sean ellas las que se nos acerquen y se nos pongan a la altura de una katana..."

"¿En quién pensáis?"

Preguntó Kamoko.
Yashiko sonrió de medio lado.

"Pienso en dar uno de esos golpes no obvios pero que tanto duelen.... ir a por ciertas personas que de modo público no se sabe que están tan relacionadas, pero que poseen todo el cariño de la pieza clave... y que dicha muerte cree el caos en el tablero y la ira de los que queremos que se nos acerquen....."

"Arriesgado..."

Musitó Kamoko. Yashiko sonrió de vuelta.

"De hecho es más que "arriesgado" es un golpe de efecto.... el escorpión "ahora" es de los nuestros ¿verdad? Entonces estoy seguro que agradecerá que le ayudemos a limpiar sus filas de traidores... Y si damos en el clavo... Jubei puede que se ponga muy nervioso... pero él es un hombre comedido... pero no los que están a su alrededor.... Yashiko miró de frente a Kamoko y susurró y no sólo hablo del clan pinzado, Kamoko-san........

Como dice Koji-san.... cuando golpeas a algo que otros aman.... puedes convertir a peones en enemigos grandes.... y también puedes hacer ver al resto que no eran sólo peones.... sino algo más, revelando sus identidades."


"Entonces... ¿Queréis hacer un efecto espejo?"

Yashiko sonrió.

"¿No deseáis limpiar la Embajada? Necesitamos saber hasta dónde llegan las pinzas del escorpión en nuestro corazón..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Mar 06, 2015 3:54 pm

-También porque los magos suelen ser a la vez unos charlatanes, y al público le encanta escuchar a individuos que hablan y hablan sin decir nada -bromeo con una pequeña risotada. -Pero estoy de acuerdo con vos, queremos creer que la magia está a nuestro alcance... Aunque algunos dirían que lo que escuchamos es la lejana vocecilla de esa parte dormida de nuestra consciencia primitiva que aún recuerda que la magia efectivamente está a nuestro alcance, sólo que la hemos olvidado.

Tradicionalmente no estaría de acuerdo con ese supuesto pero... es evidente que en este mundo hay cosas que escapan a una explicación exclusivamente racional, y no me refiero sólo a los kamis
-comento aparentemente distraido, aunque al final termino por fijar la mirada en los ojos de Yashiko, al pronunciar las últimas frases. ¿No somos nosotros un caso práctico, no lo es ella misma, en su perfección? -Todo depende de lo que entendáis por magia, mi señora -añado con media sonrisa.


-Desde ese punto de vista, sería menos adecuado aún para ella dejar a un "enemigo" flotando en el canal, para ser descubierto en mitad de un evento como éste, en lugar de haberlo hecho desaparecer en pez, brea o cualquier otro método mucho más limpio y discreto, más "elegante" en definitiva... según esa filosofía de la que habláis, claro.

Porque, en realidad, no hay nada tan verdaderamente elegante como un perfecto trazo de espada. En ese caso, ni siquiera hay por qué avergonzarse de mostrar el lienzo públicamente, en vez de esconderlo en el fondo del mar... No hay color
-murmuro encogiéndome de hombros, como si se tratara de un asunto puramente estético. Pero para un grulla, la estética valía su peso en oro por descontado; no era suficiente con hacer el trabajo, había que hacerlo Y con clase.


Me quedo unos segundos en silencio, mientras Yashiko expone sus intenciones, observándola con detenimiento a ella tanto como a Kamoko cuando le responde. No parece que a ésta última le haga demasiada ilusión este tipo de situaciones, pero también se da cuenta de que no puede evitarlas si pretende cumplir con su misión aquí; es la guerra que le ha tocado pelear...

No es mi caso. A mi me es lo mismo una cosa que la otra; es únicamente la seguridad de las dos damas lo que puede llegar a robarme algo de sueño, no lo que tenga que ser hecho para conseguirla.

-Personalmente, coincido en el riesgo de golpear las emociones... pero también en la gran ventaja de oportunidad que genera. Mueve a la furia, y aunque una fiera furiosa es más peligrosa, también es mucho más proclive a cometer errores que cuando puede pensar friamente...

¿Puedo preguntar en quien estáis pensando para ser golpeado, y en quien o quienes para que revelen su identidad movidos por la ira, Yashiko-san?


Pregunto con un tono tenue. No es que me importe demasiado ese detalle identificativo, en realidad, pero conocer a tu enemigo es siempre una ventaja, así que no tiene sentido ayudarles a permanecer en el anonimato hacia uno mismo, sólo por altivez de soldado.

-¿Y ya habéis pensado también como hacerlo? -añado, por lógica. Supongo que esa parte me corresponde a mi, ya que la otra opción, las espadas de Tsumeo, están negociando en otro frente, y podrían comprometer su posición en ambos si se dedicaran a dar patadas por debajo de la mesa de negociación con tanto descaro... Eso imagino, al menos.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 06, 2015 6:26 pm

"De hecho hay una familia que simboliza justamente esa magia antes de la que conocemos y lo olvidamos, son las maravillas de la manipulación de la información."

Rio Yashiko.

"Ahí te equivocas, las costumbres y más las sádicas no tiene por qué estar atadas a la belleza, y me temo que no se estila el que no se vea sino justamente que se vea que se ha hecho eso sin que nadie pueda demostrarlo, enseñando el resultado.

¿No es maravilloso?"


Sonrió Yashiko con sarcasmo.

La cortesana cubrió sus labios con el abanico y sus ojos color topacio parecieron oscurecerse como el mar antes de la tormenta.

"Pensaba.......... en el sobrino del Embajador Escorpión...... un chico imprudente debido a su carácter.... único hijo de su única hermana..... quizás el único varón para heredar el linaje de la familia ya que Jubei-san no parece darse mucha prisa..."

Kamoko frunió el ceño.

"¿Y hay que meter por medio a quien no está relacionado?"

Yashiko rió.

"Todos estamos relacionados! Y más él.......... El señor feudal debe asumir que puede cobrar más estipendios en años de buenas cosechas pero que cuando se recrudece el tiempo y sus campesinos no pueden pagarle.... él también va a sufrir...

No podemos permanecer con esa actitud de "estos están involucrados y estos no" haciendo separaciones con tiza y rectas como si fuera tan sencillo, si fuera tan sencillo no estaríamos aquí metidos, si fuera tan sencillo no habría nada interesante que hacer.... de hecho... es tan interesante la situación que si nosotros lo vemos blanco y negro ellos conseguirán lo que quieren....."


Yashiko dejó entrever una sonrisa con un tinte más que cruel por su carácter por la situación.

"Golpear a un ser querido no a la persona afectada suele crear un efecto mariposa en los sentimientos de quien los rodea.... algunos son como el agua y puede fluir pero otros.... otros no son capaces...

Yo creo que Jubei aguantará el golpe.................. más o menos....... pero..."


Yashiko miró los ojos a Kamoko y pronunció despacio:

"¿Y vuestra hermana?

Tengo entendido.... que la dama de Hierro es todo menos Hierro con los sentimientos de los que ama..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Mar 09, 2015 6:05 pm

-Pero si no se puede demostrar quien ha dado el golpe, es porque no se ha visto éste, sólo las consecuencias. Yo diría que entonces es como dejar la mancha en la alfombra, para que todas las visitas la vean... y sepan del banquete que se perdieron -suspiro cambiando la parte final, como si en vez de una mancha de sangre estuviera hablando de una de comida, por si acaso a Kamoko no le gusta un tono tan directo como el que quizás emplearía a solas con mi Doji-Víbora.

-De todos modos, en este caso yo no discutiría sobre la conveniencia del contenido de los platos, sino de su forma de ser presentados.

Es una cuestión estética en definitiva, pero de lo que no podréis convencerme en ningún caso es de la intrascendencia de la belleza ni siquiera en los banquetes, mi señora Doji -argumento con una media sonrisilla discreta. Mirándola a ella, no puedo evitar considerarme un admirador de lo auténticamente bello, en todas las facetas aceptadas tradicionalmente o no. Como mi arte, pero hay otros ejemplos.


-¿Qué relación tiene Aki-sama con ese sobrino? -pregunto con cierta indiferencia, para no mostrar un excesivo interés en la curiosidad, sino en la necesidad de contar con toda la información adecuada.


-Cuando los daimios van a la guerra... reclaman a sus vasallos y enrolan a cientos, miles de hombres para sus ejércitos; y en el campo de batalla, nadie se preocupa de que el lancero de enfrente estuviera o no realmente involucrado en lo que sea que su señor hizo o dejó de hacer, dijo o dejó de decir...

¿Y acaso cada uno de los muertos en el combate no tenía una madre, hermanas, hijos? Una vida truncada es una vida truncada. ¿Por qué las suyas iban a importar menos que las del sobrino del tal señor?
Puede que se vistiera con telas más ricas si, pero... todo el mundo muere. Lo único cierto para todos, señores y campesinos, es que Enma-Oh nos juzgará más pronto que tarde.


Así que... estoy de acuerdo con Yashiko-san, mi señora Kamoko-sama. Es responsabilidad de quien convoca a sus tropas la suerte de éstas, y sin duda sabemos quienes son esos en este caso.
Los mismos que han seguido el juego de la Ama todos estos años, y que cuando la Regente por derecho les ha deslegitimado, han tenido la oportunidad de hincar la rodilla con el honor del deber cumplido, entregar el bastón de mando y afrontar su suerte con la cabeza alta, como un samurai que sabe que ha servido.

Pero en lugar de eso... se empeñan en mantenerse en los mismos puestos de privilegio que ya no les corresponden, como si la ciudad siguiera siendo suya. Cegados por el poder personal, quienes una vez aceptaron entregar incluso su honor por el bien del Imperio.

Es su responsabilidad cada muerte que ello produzca, no nuestra.





La paz es complicada, pero la guerra es... extremadamente sencilla. Ellos han escogido su opción
-comento, con el gesto casi impasible.


-Ahora os toca a vos hacer la vuestra, Kamoko-sama -concluyo finalmente. Es su decisión, por descontado; no me corresponde a mi tomarla, ni siquiera plantear las opciones que realmente le han dejado de hacer algo, como bien ha indicado Yashiko.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 11, 2015 4:53 pm

"Esa es parte de la gracia que le ven, a que te pierdas "lo divertido" o si fuera un mago... a que no le descubrieras el truco."

Dijo Yashiko con sorna.

"Más bien con el sobrino nada....."

Murmuró Yashiko mirandote a los ojos con media sonrisa.

"Lo que queremos ver es qué relación real tiene con Jubei............ desde hace un tiempo hay un rumor que dice que "los que se pelean se desean".... es interesante saber hasta qué punto.... y sobretodo..."

Yashiko miró un segundo a Kamoko con una expresión como si "sintiera" lo que iba a decir y dijo:

"Veamos... si eso fuera cierto, en qué escalójn de la pirámide de la lealtad estaría esta...

Es un doble ataque... primero vemos qué es capaz de hacer cada parte y luego veremos hasta qué punto, si existe algo, es capaz de dejarla expuesta Jubei con tal de preservar al clan. ¿No se enorgullecen tanto de ello? Supondré entonces que el clan sería su prioridad.

Si lo es, tendremos por fin la manera de despegar a su hermana de las malas influencias, y estoy segura que ella misma "querrá ayudarnos" salvando muchos problemas futuros con ella ¿no os parece?

Y si está en su preferencia, entonces será Jubei quien tenga problemas con su clan y flaqueen, en cuyo caso nos sigue viniendo perfecto."


Yashiko sonrió de medio lado con malicia y susurró

"Se trata de elegir qué pieza no quieren que les comamos, pero sea como sea, nos comeremos una valiosa."

Kamoko os miró con gesto serio y tras unos largos segundos asintió.

"No os voy a pedir que protejáis a mi hermana Yashiko-san pero......"

Yashiko alzó su mano como para detener lo que Kamoko iba a decir y dijo esta:

"Tenga por descontado, Kamoko-san, que voy a tratar de cuidar a su familia lo máximo que me sea posible, con todas mis fuerzas, téngalo presente, no le deseo ningún mal a la Embajadora, de hecho me encantaría que terminara sana y salva.... Es justamente por eso que le pido que confíe en nosotros y nos deja actuar. Sé que es noble y que es capaz de hacer cualquier cosa por el clan, pero no quiero que lo haga mientras no haya necesidad, dejenos a nosotros hacerlo, sólo deme su permiso de "quedarme" a su yojimbo para estos quehaceres y nosotros nos ocuparemos."

Kamoko oyó aquello en silencio y luego te miró con gesto serio.

"¿Y bien?"

Te preguntó lo que pensabas. Kamoko era una señora que siempre oía lo que tenías que decir, no era autoritaria y valoraba tu compañía y sabiduría, así que le debías eso, tus pensamientos.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Mar 13, 2015 8:45 am

-Supongo que hay dos tipos de espectadores en esos eventos, los que miran donde el mago quiere para que puedan "creerse" el truco, y los que no pueden evitar la tentación de mirar justo hacia el otro lado, donde está "la trampa"
Pero, como decís, hay personas que simplemente desean creérselo y que les parezca lo más real posible... -opino encogiéndome de hombros. Yo siempre fui de los segundos, de los que quieren saber el truco y no conformarse con ver sólo lo que ellos quisieran que viera.

-Nada -repito, como una forma de reflexionar, asintiendo. Entonces probablemente es, como ya había sospechado con cierta evidencia, con el propio Jubei. Así que da la impresión de que ese sobrino es la especie de hijo que el embajador escorpión no tiene...
Sería demoledor para la imagen de la embajadora de hielo que algo así no afectara al Bayushi y si a ella.

-Salvo que ni Aki-sama ni nadie reaccionen en absoluto. No de manera abierta, no de forma que al clan de los secretos pueda importarle -puntualizo, porque si responden en las sombras a los escorpiones no les importará tanto cubrir o no a la Doji, si no se expone públicamente.
-Vuestro plan parte de la base que este golpe les afectará de una forma lo suficientemente seria como para sobrereaccionar -suspiro, espero que sea así, no me gustaría verme envuelto en una lucha de puñaladas tras una esquina armado con una katana, no es el arma ideal para esa clase de trifulca cuerpo a cuerpo.


-Vuestra sangre es mi sangre, Kamoko-sama -replico reverencialmente, siendo una frase "típica" de yojimbo, puedo extenderla a la sangre de su propia hermana, así que para mi si es una prioridad proteger a Kamoko incluso del dolor de tener que dañar a Aki...

Complicado, pero espero que sea posible. Y que el rival sea noble de igual modo en esos detalles.

No puedo evitar mirar de soslayo a Yashiko al "pedirme" específicamente a mi para sus planes. Era lo previsible, y aún así noto una cierta oleada de orgullo al escuchar al ser amado reconocer cierto grado, por mucho o poco que sea, de necesidad y confianza en uno. Después de todo, podría haber contado con su hermana Kirako, o con cualquier otro duelista del clan, de los que habrá dispuestos a jurarle todo lo que quisiera a alguien como ella.

-Yashiko-sama lleva nadando con éxito en estas aguas durante el tiempo suficiente como para asumir que su juicio al considerar esta línea de acción es el mejor posible. Esto es Otosan Uchi... -suspiro, indicando que así son las reglas de la corte, y de hecho Kamoko-sama no podría cambiarlas ni aunque fuera la embajadora.
-También estoy de acuerdo en que no se involucre hasta que no sea necesario y oportuno. En el tablero, o en la batalla, cada pieza debe moverse cuando corresponde para conseguir ganar la jugada, incluida la del general.

En lo que a mi respecta... confío plenamente en Yashiko-sama... -añado al final, indicando no solo su criterio sino algo más, la fe en sus propios propósitos y la coincidencia de estos con los nuestros, al menos en lo sustancial respecto a la embajada se refiere. -...Y no confiaría en nadie más que en mi para mantenerla a salvo -sonrío con sarcasmo, como si fuera algo arrogante, que lo soy, pero a la vez sabiendo que si ella traza un feudo de sangre con cualquier cortesano, nadie estaría dispuesto a dejar más de la propia en el empeño de defenderla que yo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 13, 2015 5:28 pm

"No exactamente."

Te dijo Yashiko con media sonrisa.

"Mi plan cuenta con la inclusión del heredero Daidoji y sus hombres, capaces de saber lo que no se ve en nuestro Clan y de averiguar lo que otros no quieren.

No vamos a esperar que comentan un fallo tan tonto, sentados bajo el sol, vamos a ir tras ellos para ver dónde lo cometen."


Yashiko te miro con sonrisa confiada y arrogante, casi como si elegirte a ti y tu orgullo fuera más suyo que tuyo, muy Grulla y le dijo a Kamoko.

"Kamoko-san, el Clan NECESITA de su integridad y de sus buenos sentimientos, de verdad que lo que siente no sólo la honra sino que la hace más que merecedora y un pilar y una persona a seguir.

Quiero que entienda que no deseo "apartarla" porque crea que sea débil, sino todo lo contrario, creo que la actitud que sé que tomará, lo que va a tener que pasar y cómo se lo va a tomar, estoy segura que eso será más que inspirador.

Necesitamos personas tan íntegras y afectuosas como vos en el clan y más en posiciones de mando.

Por eso, permítanos a Koji-san y a mi preservar ese valor añadido que tenéis, permítanos hacer lo que se nos da bien para que vos hagáis lo que se os da bien."


Kamoko os miró de uno al otro, y luego hacia el cielo, hacia la nada, dejando al final un largo suspiro.

"Sois un tandem terrible ¿lo sabáis?"

Sonrió al final. Yashiko sonrió de vuelta y asintió.

"Algo he notado."

Añadió con sarcasmo.

Kamoko dio un par de golpecitos con su abanico en la palma de su mano y asintió a sus pensamientos.

"Esta bien.... entonces.... no tengo más que añadir que me mantengáis
informada de cada paso, por favor."


"Faltaría más..."

Murmuró Yashiko de vuelta.

"Bueno...... tengo una reunión aquí en la Ciudad Prohibida así que bajaré luego a la casa, Koji-san, si queréis podéis esperarme en la Ciudad Prohibida o a la salida de esta, no tardaré más de una hora..."

"Se lo guardo yo."

Dijo Yashiko mientras os despedíais de Kamoko con sendas reverencias.
Yashiko la miró irse y te dijo:

"Será una gran embajadora si conseguimos que su familia no se rompa en pedazos... más de lo necesario."

Musitó al final. Luego te miró de reojo y te sonrió:

"Pero para eso estamos nosotros aquí ¿verdad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Mar 14, 2015 10:16 pm

-Parece que el heredero Daidoji va a estar más que ocupado en estas fechas -comento con relativa indiferencia, aunque en el fondo me preocupa un poco que por un lado negocie en nombre de su familia, por otro colabore con la causa de Kamoko-sama, y además persiga a esa dama Bayushi... y que de todo eso dependa la seguridad de Yashiko, una vez que comience a moverse.
Cualquiera diría que son muchos frentes, eso que se sepa, hasta para un Daidoji.
-Pero, en fin, supongo que al Clan le ha ido bien hasta la fecha dejando toda esa clase de asuntos a su familia... -murmuro encogiéndome de hombros.


Contengo una sonrisa ante el discurso de Yashiko, no porque me resulte sarcástico sino porque es curioso como los cortesanos son capaces de aparentar un chi "pacífico" incluso cuando están recomendando dejarles a ellos eso de "mancharse las manos" y evitarle esa clase de tramites a sus señores. Inofensivos como una pantera durmiendo, claro.

-Estoy totalmente de acuerdo con la dama Yashiko-sama, mi señora.
De hecho, resulta lo más conveniente para nuestro futuro, en mi opinión. Si nuestra intención es poner a prueba y llegado el caso quebrar la supuesta alianza "indebida" entre Aki-sama y el embajador escorpión, golpeándola para que se agriete, tenemos que preveer el movimiento de las piezas muchas jugadas por delante de la próxima, como los buenos jugadores. En este caso, si sucediera ese distanciamiento entre los embajadores, vuestra hermana debería ser capaz de ver en seguida a alguien dispuesta a recibirle con los brazos abiertos entre los "suyos" de nuevo, como ha dicho Yashiko-sama, una vuelta de la hija pródiga, o hermana menor en este caso, que la convenciera definitivamente para colaborar con nosotros en la reconstrucción de una nueva embajada, en lugar de percibir sólo "resentimiento" por parte de una hostil facción opositora, deseosa de ajustar cuentas. Esto la empujaría hacia el lado contrario de nuevo, y se desperdiciarían los muchos beneficios para el Clan de contar con su redención.

¿Qué hace alguien herido y perdido en mitad de la oscuridad al percibir un refugio a lo lejos? Correr hacia él, evidentemente... Por supuesto ese refugio sois vos, mi señora.

Uno además que puede superar los recelos de ser una trampa incluso de la cortesana más experta, porque resulta que viniendo de vos es genuinamente sincero; y es importante que siga pareciendolo además de siéndolo, por lo que coincido en que lo óptimo sería que vos os mantuviéseis al margen de esto.


Queremos que vuelva a nosotros, no hacerla desaparecer, indico chasqueando la lengua, es lo que quiero decir con todo aquello. Y eso será mucho más sencillo si cuando se vea sin el apoyo escorpión ve a su hermana con los brazos abiertos, en lugar de como una enemiga.

-Si, eso he oído
-sonrío de medio lado, sobre el equipo que Yashiko y yo conseguimos formar... Para haberle caído en gracia incluso a la Ama, debe de serlo realmente.

-Será como deseáis, Kamoko-sama
-contesto inclinando marcialmente la cabezota a su deseo de mantenerla informada.
-Os esperare aquí mismo, si lo deseáis... Tengo a alguien a quien ver, aquí arriba -añado en un tono más distendido, buscando con la vista el Kyuden donde he observado antes a Nisio.



-Puede que Doji Aki haya sido la embajadora que necesitaba la Grulla estos años... no me corresponde a mi decidirlo, ni lo contrario... pero de lo que si estoy seguro es de que ella es la que necesita el Clan ahora -replico, mirando hacia donde mi señora se ha marchado, en un tono que expresa notable devoción; no me importa mostrarlo ante Yashiko, menos que nadie.

Le sonrio a la Doji de un modo sutil, aunque estoy seguro de que ella entiende mi gesto, dado el nivel de complicidad creciente entre ambos. Yashiko es de esas mujeres que se vuelven especialmente hermosas cuando los ojos les brillan de ese modo... cuando están "en su salsa", cuando despliegan todo su esplendor, aunque sea el de los vibrantes colores amenazantes del lomo de una serpiente letal.
Es mi mirada un halago, un piropo rendido en toda regla. No me molesto en ocultarlo, luego lo compensaré con algo de arrogancia, para conseguir ese sonidito de cascabel que atrae a las gatas. O morir intentándolo, al menos.

-¿Deseáis pasear conmigo, mi dama? Podéis contarme cualquier detalle más que consideréis que deba saber...

Mientras tanto podríais acompañarme al Palacio Miya, me gustaría encontrar allí a a Miya Nisio. Y para seros honesto, no estoy seguro de que pudiera encontrarlo por mi mismo sin recurrir a la cortesía Seppun... y la vuestra me agrada muchísimo más
-sonrío con cierto descaro divertidamente contenido.


-Estoy seguro de que ahora os preguntáis qué asuntos me llevarían a buscar a sensei Nisio-sama... Pero lo interesante es, ¿me lo preguntaréis a mi...? -murmuro en un tono un poco más canalla aún que antes.


-¿Qué os han parecido mis combates? -pregunto distraido, con la arrogancia Kakita de suponer que se ha fijado. Normalmente no lo sería tanto, pero se que probablemente sea cierto, y de todos modos danzar delante de la serpiente tiene un encanto especial que no puedo resistir; es hipnótico para ambos.
-Me siento especialmente orgulloso de haber sido capaz de vencer a Matsu Umeko-sama y aún más de conseguir que me respete por ello, dentro de los estándares Matsu, en lugar de jurar venganza eterna contra un Kakita. Otra vez, quiero decir.
Creo que será un modelo ideal. Un mundo de posibilidades formales dada su naturaleza "femenina-no-femenina"... Si Kuronuma-san la convence para no matarme por proponérselo, claro.

¿Qué opináis vos...? Después de todo, seríais la promotora de semejante escándalo en la corte: un Kakita y una Matsu alcanzando "cierto" nivel de entendimiento mutuo, en lugar de ofenderse entre ellos... Hasta el trasero de Nozomi-san parecerá "light" comparado con eso
-bromeo soltando una carcajada.


-Lo que lamento es que Mirumoto Tenma-sama me haya rechazado... como rival. ¿Os habéis fijado en su desempeño durante el seminario, mi señora?
-vuelvo a sonreir, levemente; ¿os habéis fijado en todas las mujeres con las que he hablado?
-Lo curioso es que ella resulta que es de esos duelistas que no ven interés en los retos sin sangre de por medio. Hasta me ha contado de su propia boca esa historia que circula sobre su señora madre y su "auténtico" origen sanguíneo... Puede que esa figura de la leyenda fuera Enma-Oh en persona... puede que no, pero de lo que estoy seguro es de que Tenma-sama es una auténtica devota del Señor del Meido.

Ah, ahora debe de ser cuando estéis hilando cabos, ¿me equivoco? Acabáis de recordar que ha sido ella la que ha venido a mi durante el torneo... entonces, ¿por qué ha rechazado cruzar espadas conmigo?
-me pregundo fingidamente a mi mismo, insinuando que estoy leyendo el pensamiento de la Doji, no sin retranca grulla, que no es ella la única que la tiene.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Mar 19, 2015 6:31 pm

"Tiene hombres de sobra y habilidad, y sabe a lo que venía, no viene a perseguir faldas como muchos creen."

Te dijo Yashiko mientras te miraba de reojo con cierta suspicacia como si tratara de averiguar si habían celos en tus palabras.

Yashiko asintió a tus palabras sobre Kamoko y Aki.

"La queremos de vuelta sana y salva y sólo vos, cuando llegue la hora, podrá hacerlo Kamoko-san, es una misión muy importante, por el Clan y por la familia, y no sólo la Doji."

Añadió esta mientras veíais como Kamoko tomaba en consideración aquello, que de hecho era lo más razonable, aunque, obviamente, en su gesto se dejaba entrever la lucha interna entre quedarse apartada, aún y el querer hacer algo más... Finalmente resopla y deja que su mente fría vea que lo que ofrecéis es la mejor opción sin duda, el valor de Kamoko, parte de esto, es lo inmaculada que es y la capacidad para ser el refugio de quienes la rodean, y eso había que preservarlo.

Kamoko miró hacia el lugar hacia donde debía partir y entonces te dijo:

"Esperarme en la puerta de la Ciudad Prohibida que da a nuestro distrito, al Chisei, bajaremos juntos entonces."

Tras lo cual os dejó.




"Lo ha sido."

Dijo Yashiko mirando hacia la dirección en donde iba Kamoko, marcando bien el pasado de la frase.

"Y justamente por eso, porque ha hecho lo que nadie más podía y como nadie más sabía... es por lo que debemos protegerla... entre otras cosas."

Añadió al final, como si dijera, por cosas como Kamoko también.

Yashiko te sonrió de medio lado, con un languido pestañeo de sus largas pestañas, de esos que hacen que los hombres se queden sin respiración te rozó el brazo como si dijera que la siguieras y caminó contigo por los jardines.

"¿A sensei? Pues claro que te lo pregunto con descargo! ¡Qué habréis hecho para necesitar a alguien como Nisio-sensei....!"

Se rio bajito, con la complicidad de quien sabe que pregunta lo que no debe y aún así lo hace.

"Oh! ¿Y por qué presuponéis que os he visto pelear?"

Se rio esta mientras te miraba de reojo, luego dejó un leve suspiro como "de derrota" y te dio un golpecito con su abanico en el brazo mientras mirabas su perfil sonreir con picaresca.

"Me parece que has brillado."

Dijo de pronto.

"Tanto que ni un león obtuso ha sido capaz de ignorarlo, y lo de obtuso no va por Umeko-san, sálveme el cielo de cometer un error tan tonto!"

"Tanto..... brillo.... que he notado a más de uno molesto por no haber tenido un parasol a mano juju"

"¿Con Tenma-san? te miró de reojo como si se sorprendiera de la pregunta ¿Os rechazó? dijo aquello casi con burla La verdad es que por un momento pensé que estaba allí por otro motivo... no se veía con mucho ímpetu de batalla, pero por otro lado... incluso yo, que soy cortesana, podía notar las chispas de su chi a vuestro lado... murmuró es dragón, es extraña después de todo...

¿Os contó eso ella? juju que descarada
dijo de lo de su supuesto parentesco supongo que hay mujeres que cuando no saben qué más hacer para llamar la atención de los hombres se inventan toda clase de cosas.... Pero lo cierto es que yo no soy de creer en rumores sin fundamento ni lógica alguna...

Que Mirumoto Tenma mató a un Oni ella sola y de ahí su nombre. Me lo creo, pero que convenientemente se hable de una plausible "inmortalidad" por no poder ser herida de muerte en sus batallas por ser hija de un kami....................."


Casi se rió.

"Supongo que soy de las que cree que cuando le hacen un truco asombroso delante suya hay algo que le están ocultando por detrás...

No sé... como por ejemplo ir a hablar contigo siendo tu quien eres ahora y ella quien es...

Pues se me ocurren varias cosas, pero por tu cara diría que no acertaríamos ninguna, tienes esa expresión arrogante de gallito de corral que me habla de que no son temas de corte sino más personales, algo suficiente como para pavonearte delante mía, pero no sé si eres tan insensato de pavonearte hasta qué punto y de qué...."


Te sonrió con malicia.

"Es mala idea tratar de ponerme celosa... no sabes... susurró con voz seductora cómo puedo llegar a ser..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Mar 20, 2015 5:40 pm

-Supongo que la fachada de mujeriego es muy conveniente para distraer la vista de sus auténticos asuntos, como los magos... Tanto que hasta podría estar realmente haciéndolo, y no se notaría.
Aunque no perseguir faldas, no en plural; no creo que sea esa clase de hombre. Es cosa de asnos devorar flores y autodenominarse "gourmet" por ello
-suspiro con una pequeña sonrisilla cruel.

-En fin, me es igual lo que haga; sólo me preocupa el hecho de que un maestro del go puede jugar varias partidas a la vez, y ganarlas todas, contra aficionados, pero si sus oponentes también son expertos, ¿a qué número se reduce el máximo? -me pregunto encogiéndome de hombros, mirando a Yashiko de soslayo como si añadiera a la cuestión que cuantas podría jugar ella, incluyendo conmigo.


-Así haré, mi señora -respondo con elegante cortesía no exenta de un tinte marcial, de lealtad más allá de cualquier duda, razonable o no.
Los cimientos de la embajada grulla se resquebrajan, y hace falta demolerla para construir una nueva y mejor. Pero Kamoko no es una destructora, sino una creadora, y tendrá un papel mucho más importante que desempeñar cuando el caos del enfrentamiento haya segado los jardines, y puedan volver a ser plantados y florecer más fuerte.



-Incluso de ella misma -contesto sobre lo de proteger a Doji Aki, dejando un pequeño suspiro en el aire. -En general, los samurai no deberían ser tan emotivos en lo que a gobernar una embajada o un clan se refiere, pero estoy de acuerdo en que Aki era la persona idónea antes, y Kamoko lo es ahora, y ambas lo son siendo poderosamente emocionales. Por eso ambas deben de ser protegidas.

Y vos, también
-añado en un tono no solemne pero si desprovisto deliberadamente de sentimentalismo, aunque deba fingir esa ausencia. La embajada también la necesitará a ella cuando pase la tormenta; el jardín, replantado o no, no va a quedar menos infestado de serpientes que ahora, y Yashiko es la mejor encantadora.

Y por supuesto, porque yo la quiero justo donde está... Y no me fío en absoluto de mi mismo si la pierdo; yo no sería de los que fluyen, en lugar de eso estallaría.



-¿Yo? Os juro que yo no he hecho nada... Es mi ignorancia en realidad la que está siendo puesta a prueba. Y Kashin -explico, golpeando sobre la empuñadura de la espada, por si se pregunta de quien hablo -Necesito que Nisio-sensei verifique su origen y a partir de ahí... veremos cuantas preguntas más se plantean.
Podría ser... en fin, complicado. O no, ni siquiera se si la naturaleza de esta espada me incumbe en algo... Los caminos de los Kamis son inexcrutables, y los del Señor de Meido lo son más aún
-explico sin más, añadiendo al final un timbre de incertidumbre, pero referido al hecho de que no es qu etenga motivo de preocupación, al menos aún.


-Sois una cortesana experta disfrutando de una vista privilegida desde un palco imperial... Si supusiera que os habéis perdido detalle de cuanto mínimamente relavante haya sucedido esta tarde, os estaría insultando, me temo -sonrío algo socarrón. -Aunque os agradezco mucho que penséis que he brillado tan especialmente -añado ampliando la sonrisa, aunque a una más íntimamente agradecida, no tan sarcástica como al principio.

-¿Alguien de quien deba preocuparme especialmente?
-pregunto, sobre aquellos del palco a quienes haya podido fastidiar ese brillo.


-Es extraña hasta para ser un Dragón
-murmuro sobre Tenma -Yo diría que su chi nunca se apaga, como el de otros bushis, por eso siempre parece chisporrotear. Pero tenéis razón, no estaba buscando duelos, por eso no quiso cruzar espadas conmigo...

Aunque argumentó algo más, por supuesto. Que la lucha de hermanos no tenía interés, y que sabía el resultado. Se refería a las espadas... Como he dicho, extraño hasta para ellos.

No se si ella piensa que es hija de Enma-Oh, o no, pero creo que si está convencida de que su daisho no está forjado en este mundo. Por eso mata demonios, entre otras cosas...


¿¡Insensato!?
-no puedo evitar empezar a reirme -Oh por los dioses... ¿de verdad dudáis de mi insensatez aún? -apostillo con una carcajada, siendo que ella es la intocable favorita del señor Otomo, y he cruzado esa linea hace mucho -La mayor parte de las cosas que he hecho estos últimos días son de una insensatez de récord hasta para un Kakita, ju, ju...

Y además cada vez estoy más convencido de que el riesgo vale la pena...
-respondo sonriéndole de vuelta a su sonrisa seductora. Ella lo vale, por descontado.


-Pero no es mi deseo poneros celosa, no... Aunque reconozco que si intentaba hacerme el interesante, pero sólo para compensar el hecho de que en el fondo lo sucedido con Tenma-sama si debe afligir a alguien, es a mi autoestima grulla.
Ella se ha acercado a mi atraida, supuestamente, por Kashin, no por mi. Y eso debe ser cierto porque he llegado al seminario directamente de la forja Kaiu, así que no tenía manera de saber lo que hasta yo desconocía, de no ser por alguna clase de magnetismo.
En fin... Tenma-sama considera una gran idea unir su espada y la mía en un único daisho, así que... me ha propuesto casarme con ella. Así, sin más.

Comprenderéis que no me sienta demasiado halagado como hombre... después de todo no sería más que el bulto sospechoso que viajaría en la misma maleta que mi katana, camino a Kyuden Mirumoto.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Mar 20, 2015 7:20 pm

"Como ya te he dicho antes, del truco de magia, lo que se ve, no es tan interesante como lo que se esconde."

Te respondió esta con media sonrisa.

"La buena noticia es que el go es incluso más traicionero que hacer de niñera en una ciudad como esta juju Al menos para con tu señora el trabajo es mínimo, créeme..."




"Las emociones no son malas dijo Yashiko mirando hacia Kamoko ser controladas por ellas es lo que nos lleva al desastre.... Es como un duelo ¿no crees? saber controlar tus emociones y tu chi para atacar en el momento justo, ni antes ni después.""

Yashiko te miró con una sonrisa divertida al oír tu coletilla y te dijo con tonillo:

"Te va a tocar hacer horas extras conmigo juju"


Yashiko miró a Kashin y luego a ti como si dijera "veo una espada muy normal para que tenga que ver con Nisio" pero luego se encogió de hombros y dijo:

"¿Sabéis que el sabio siempre está carcomido por las cientos de preguntas nuevas que le surgen tras encontrar una respuesta verdad?..... Debe ser una GRAN respuesta la que puede daros si sabiendo eso aún así la buscáis...."


"¿Alguien? juju Querido, mejor decirmos a quién no has molestado y así terminamos antes, el palco estaba lleno de madres orgullosas de sus hijos, de generales retirados que creen que sus tiempos eran mejores y de serpientes que no le gusta nada eso de que un Grulla sea el no va más de bote pronto...

Pero, por suerte, siendo tu mi Grulla brillante y yo una encantadora de serpientes.... al menos esperarán a que tropieces para dar su verdadera cara."


Luego sonrió y te dijo:

"Si te sirve de consuelo, a Nishi-sama no le caéis mal.... aún juju"

Toda la frase en sí era un sarcasmo, obvio, pero más por ti que por él.

Yashiko meditó un segundo aquello que le dijiste de Tenma y posó su dedo índice sobre sus labios pensativa.

"Llegados a este punto......................... hasta me lo creo.... eso diría o explicaría ciertas cosas... como que Tenma-san tiene el record de combates individuales a muerte y no sólo de la ciudad....

Una vez Notatsu-sensei dijo que la vio pelear hace años, cuando aún no era ni la mitad de lo que es ahora y describió el combate como "si su daisho luchara por ella, por su vida".............. si es lo que dices, esa frase tendría más sentido de lo que me pareció en su día."



Yashiko se paró de golpe al oirte reir y cuando hablaste de merecer la pena y no querer ponerla celosa se acercó un par de pasos a ti, hasta quedar sólo a uno, con su abanico tocó tu mentón y sus ojos sobre tus ojos apoyaron sus palabras:

"Más te vale, porque la ira de Otomo Nishi te aseguro que comparada con la mía no vale nada."

Tras lo cual casi dio un paso involuntario mientras abría de golpe el abanico y se tapaba medio rostro al oir las intenciones de Tenma, en sus ojos, dilatados por sólo una milésima de segundo se vio una mezcla de sorpresa pero... sobretodo, de enfado.

"Pe.. pero... ¡¿Qué clase de descaro es este?! Es que acaso no sabe qué posición tiene ni tiene intenciones de actuar como la digna futura daymio que cree ser."

Aquello último le salió en un bufido, hizo restallar el abanico al cerrarlo de golpe y dio un paso hacia ti mientras ponía su dedo índice sobre la solapa de tu pecho, justo sobre tu mon y os señalaba a ambos.

"No te hagas ilusiones, ni tu ni ella, ni tu por ser una maleta que termine de consorte como Daimyo Dragón ni ella porque crea que puede seguir ganando en la corte como en el campo de batalla, su espada puede que la libre de la muerte física, pero que no me tiente, hay cosas peores que la muerte."

Dijo con el ceño fruncido y la voz llena de rabia contenida.

"¿Te ha quedado claro?"

La pregunta final te hizo gracia, porque en cierto modo, aunque te acusara a ti de pensar que todo aquello te gustaba o podría gustarte, en cierto sentido lo entendiste como un enfado por la invasión de Tenma hacia ella, hacia los modales, hacia ti y sobretodo porque su mente catastrofica de mujer obviamente lo veía intolerable y más que no hubieras puesto tu el grito en el cielo, aunque sabíais ambos que no podías hacerlo pero... ¿No era esa clase de comportamiento los que por celos se llevaban en una mujer?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Mar 22, 2015 5:46 pm

Miro a Yashiko con una media sonrisa, negando muy levemente con la cabeza dejando por imposible evitar dejarme llevar en cierto sentido por mis emociones en lo que a ella se refiere. -A veces el chi es como descender un río embravecido... Los peces saben nadar contracorriente, bien por ellos, pero para un humano intentarlo es un despropósito; es mejor aprender a flotar y a esquivar las rocas, y entonces se convierte en un medio de transporte muy ventajoso. Aguas abajo, por supuesto.

-Soy bastante empecinado, mi señora. Si tengo que vivir permanentemente a vuestra espalda, lo haré.
-replico con un cabeceo ligeramente arrogante, pero de un modo habitual en los duelistas.
No puedo evitar resoplar tras su sonrisilla de que me va a tocar hacer horas extras con ella. Kamoko es una dama realmente complicada de ver como una enemiga hasta para quienes lo son, así que efectivamente como yojimbo mi trabajo es bastante llevadero en la corte, pero Yashiko es un lobo con piel de otro lobo mayor, por lo que las preocupaciones se multiplican para alguien como yo a su alrededor. Comprendo lo que me dijo Kirako aquella vez...
Y sin embargo, yo también sonrío porque eso de "hacer horas extra con ella" también lleva implícita la necesidad de pasar mucho más tiempo a su lado, "invadiendo" su intimidad aún más de lo que mi papel como artista bajo su mecenazgo me permite.


-Es difícil juzgar lo que es normal hasta que se pone a prueba... Si la hubiérais visto salir sonriendo con su habitual sonrisa burlona de esa fragua Kaiu del infierno, apenas recalentada su superficie inmaculada, no os parecería tan ajena a Nisio-sensei -explico encogiéndome de hombros.
-No se si ella podrá darme la respuesta directamente, pero espero que al menos pueda ponerme en contacto con quien si sabe todo cuanto hay que saber de todo este asunto -suspiro con cierta retranca, porque me refiero a la propia Fortuna. Claro que no se si el Señor de la Muerte recibe audiencias para los vivos, y no tengo intención de morir sólo para comprobarlo.


-Pero si es justo el papel que Hantei-Kami nos endosó, ser siempre los "no va más"
-bromeo descaradamente socarrón.
-¿No os parece curioso como, cuanto más arriba del montón están los humanos, más avariciosos y mezquinos se vuelven...?

Es mejor ser afortunado que bueno
-digo soltando una carcajada apenas contenida, prerrogativa de los bushis incluso aquí, sobre las dos virtudes enumeradas, la de mi brillo y la de tenerla a ella de mi lado -En fin... ¿qué clase de tropiezo por mi parte está mejor pagado en las apuestas de la corte? -pregunto aún con más descaro, sonriendo como un buen chico pese a todo. No dudo de que Yashiko haya tenido oido hasta para los comentarios que deliberadamente tratasen de evitar llegar a los suyos.

-No se porqué iba a caerle mal al daimio serpiente... si soy un tipo adorable, ju, ju... ¿no os parece?
Además técnicamente ya estoy bajo su control, y seguro que él disfruta como el que más con los conflictos que todo esto puede crear en la corte. Y como he dicho, seguramente no le quepa ninguna duda de que puede cortar los hilos que me sustentan y dejarme caer contra el suelo en cuanto le cree la más mínima complicación, así que... soy un gran partido.

Los grullas siempre lo somos
-añado con complicidad, porque eso la incluye también a ella misma ante los ojos de Nishi, y por supuesto ante los mios propios, en modos distintos pero igualmente absortos por el esplendor de su plumaje.



-Así que, asumiendo sin juzgarlo que Enma-Oh dedica el tiempo libre a forjar armas, cabría preguntarse porqué le entregó una a la madre de Mirumoto Tenma, ¿verdad? De repente, la absurda historia del lío de faldas del tengokiano, se vuelve algo más razonable para explicarlo
-apunto sin más, encogiéndome de hombros como si a estas alturas ya hasta me hubiera acostumbrado a considerar esa clase de argumentos en mi racionalidad personal.


Sonrío manteniéndole la mirada a los ojos, aunque bajo la cabeza para que mi boca quede oculta por su propio abanico, a su mirada a la de cualquier curioso cercano. Además, éste está impregnado del perfume de la piel de aquella a cuyo alrededor se agita constantemente, lo que no es poco deleite para mi olfato.
-Nada, de ninguna otra serpiente, vale nada... comparada con vos... Yashi-chan -contesto con una mezcla bastante Kakita de arrogancia y galantería seductora, aprovechándome de que mis labios han quedado en la intimidad de la sombra de su propio escudo cortesano, al apoyar su abanico en mi mentón.
Ni vuestra ira, ni ninguna otra cualidad, o delicioso defecto, añado insinuándolo con una sonrisilla algo más descarada incluso.



-Hay pocas cosas que se me ocurran más aburridas que ser daimio consorte Mirumoto... salvo quizás ser daimio consorte Shiba -murmuro, con un tono neutro que no deja demasiado claro si estoy siendo sincero o sarcástico, o ambas cosas.

Al observar su expresión enfurruñada y celosa no puedo evitar ladear la cabeza, evidenciando estar dándole vueltas a algo, que no es otra cosa que plantearme si soy capaz o no de resistir, a tan corta distancia, la tentación de pasar de todo y besarla sin más, siendo su aspecto tan hermoso -y terrible- cuando se enfada.
No es que fuese demasiado buena idea hacerlo en mitad de la Ciudad Prohibida, por eso aún me lo estoy pensando, en vez de haberlo hecho ya...

-Tenéis razón, el matrimonio samurai no es tan sencillo como pedírselo sin más a la persona que quieras, por mucho que sepas que es la perfecta -contesto con un largo suspiro, decidiendo al fin contenerme, aunque aún sosteniendo su mirada y mi sonrisa de madio lado, más afilada aún, como si fuera un duelista ante una muerte segura, pero lo suficientemente bella.

-Pero no podía rechazarla sin considerar su proposición, eso sería un insulto y Kamoko-sama no merece esa deslealtad por mi parte.
E incluso con el plazo suficiente, algo asi viniendo de quien ella es, y más aún de quien puede llegar a ser, no puede descartarse sin argumentar un motivo justo y honorable, que evite que alguien apodado "tormento de fuego" te jure como enemigo eterno... Los Kakita ya tenemos bastante hembras ardientes deseando vernos muertos, como para añadir a una favorita de la Muerte.

Además, de importarme un pimiento los asuntos Dragón, yo iría con el Agua, por Otsu-sensei... pero cualquiera de los cuatro debe ser un buen aliado de la nueva embajada Grulla, así que mi prudencia es aún más razonable, considero.

En fin... la "culpa" debe de ser de Doji Aki-sama
-explico finalmente. Tenma tiene que quedar convencida de que es Aki quien rechace la propuesta de matrimonio, no Kamoko ni mucho menos yo. Que esto sea cierto o no, es sutileza de cortesanos... -Por eso la envié a presentar formalmente su proposición a la embajada, donde los cortesanos deberán estudiar si aceptan que el yojimbo de Kamoko-sama forje una alianza semejante con una plausible daimio, noble Mirumoto en cualquier caso, o se las arreglan para desbaratar la operación, para lamento de la causa renovadora... y regocijo, y responsabilidad a ojos del fuego, de la facción "saliente..."

¿No he hecho bien, mi dama? -pregunto sin más, rozando "por accidente" el dorso de su mano con la yema de mis dedos, en una sin embargo intensa caricia de complicidad. Cortesanos como ella, por supuesto...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Mar 25, 2015 6:40 pm

"Creo que eres el único duelista orgulloso que es capaz de hacer sonar así eso de estar... tras alguien..."

Sonrió esta de medio lado con sarcasmo picajoso y picante.

"Cielos, esperemos entonces que ella pueda darte la información que necesitas.... sino.... no creo que una visita literal a quien tenga información sobre tu espada sea como un viaje en un jardín de rosas...."

Murmuró esta mientras caminabais entre justamente un jardín de tales, rojas y rosas, que parecían hacer figuras de enredaderas en torno a un centro de girasoles.

"Ya sabrás que en esta ciudad hay una mezcla de devoción extrema e incredulidad... dónde sino... sólo aquí... "

Pareció que iba a decir algo más, quizás algo como que "tuvieras cuidado con lo que querías saber" pero si lo pensó no lo dijo, no estabas seguro de si eso era para no implicarse demasiado evidentemente, por vergüenza ante su propia ansia o quizás por prudencia, algo menos plausible siendo como era.

"¿Curioso? jaja creo que justamente por eso fue por lo que los Kamis decidieron jugarsela entre ellos a ver quién era el Emperador y el resto a "domesticarnos"...."

Se rió.

"Oh, por supuesto el tropiezo más esperado es que la Ama crea que alguna de vuestras obras es de su desagrado...

Aunque sinceramente, creo que eso es bastante obvio, me suelen gustar más los comentarios del estilo de que ojalá tus modelos se volvieran contra ti o que saliera algún trapo sucio de cómo en realidad has conseguido que posen para ti y cedan a algo semejante... No sé si buscan rumores de cama o de chantaje juju pero ambas opciones me parecen fantasticas jajaja"


Te comentó esta con chanza, realmente parecía divertida por todo aquello, respiraba y vivía la corte.

"has dado en el clavo."

Te dijo esta de pronto.

"Justo por eso estas bajo los ojos de Nishi pero no enfrente suya donde pueda mirarte para estudiarte y dejarte morir en la bahía de oro, porque te considera un par de peldaños bajo su autoridad... Suerte para ti juju"

Te miró de reojo y con sonrisa seductora pronunció despacio y en susurros:

"Es más emocionante jugar cuando los papas creen que lo tienen todo controlado y no saben lo que realmente hacen sus niños..."

¿Por qué eso te sonó de pronto tan sensual y sexual? Ah si... por esa sonrisa...

"¿Sabes que me molesta de esa historia?"

te dijo de pronto de lo del asunto de Tenma.

"Que me dan ganas de conocer a la madre, y no puedo, para juzgar por mi misma si una Fortuna podría enamorarse o no de ella."

Tsk, chasqueó la lengua, estaba claro que a Yashiko le gustaba el trabajo de campo y poner sus ojos en cada sujeto de exploración no por terceros.



Yashiko entrecerró los ojos con el ceño levemente fruncido al igual que su mueca, de su boca, como si estuviera pensando si golpearte por tu descaro con el abanico, reirse o quizás incluso besarte de pronto, quien sabía, esa mujer era una caja de sorpresas.

Al final no hizo nada, te dejó separarte pero con aquella mueca divertida en su rostro al ver tu cara dura, complacida, eso no podía negarlo.




Yashiko mordió su labio inferior ante tu respuesta, con el ceño fruncido, le hacían diminutos arruguitas al rededor de los ojos cuando se enfadaba así dandole un cariz que te resultaba adorable, era casi como una niña chica a punto de estallar en cólera, no era un enfado frío y mezquino como de por seguro que también podía tener, sino más bien la contención de sentimientos que le eran complicados hasta de explicar y más aún de controlar.

Te observó un segundo largo cuando terminaste de hablar y asintió secamente.

"Has hecho bien dijo de pronto mientras comenzaba a andar con rapidez y volviendo la cara hacia el frente de golpe para que no le vieras la expresión sólo espero que los papeles de Tenma-san no se pierdan, hay mucho papeleo en esta época en la embajada, los kamis saben que no es la mejor época para tramitar algo así... esas cosas pasan, con frecuencia."

Dijo con retintín y tono mosqueado a la vez mientras veías como la mano que no sostenía el abanico agarraba uno de los pliegues de su kimono y lo apretaba, murmurando algo para ella, algo que no eras capaz de poner en pie pues eran casi murmullos-bufidos.

De pronto se paró en seco, se volvió hacia ti y señalándote con el abanico te dijo:

"Puede que ella no lo sepa, no necesito que lo sepa directamente, pero espero que te quede A TI CLARO."

Y se dio la vuelta dejando que sus largos cabellos se bambolearan con el movimiento como si dijera con aquello "que TU eres MIO."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Mar 27, 2015 5:36 pm

-Cuanto mejor es el acero de una espada, más importante es si cabe que sepa buscar el resguardo de su vaina -contesto, refiriéndome a la forma sencilla en la que yo veo que se puede conjugar el orgullo duelista con la necesidad de abrigarse en invierno, lo que es una manera elegante de expresar el beneficio mutuo que supone la vida de los yojimbos a la espalda de los cortesanos, como una simbiosis de protección mutua. Ni la hoja más afilada puede derrotar a la corrosión, pero la frágil envoltura de la saya si, así que es ésta quien la mantiene afilada para cuando surge un enemigo que si debe ser abatido de un tajo.

-También es posible que mi peculiar permeabilidad a la inspiración de las musas de la pintura me permita apreciar con más claridad las ventajas y belleza de determinados puntos de vista que a otros le pasarían por alto. Necios... -resoplo con socarronería.
Aunque haber mencionado vainas, espadas y su espalda deja cierto margen a una clase de interpretación algo más atrevida, y no menos cierta, que por supuesto no es la intención de mis palabras. De mi sonrisa, sin embargo, ya es otro cantar; ella suele ir por cuenta propia en lo que a descaro se refiere, sobre todo cuando es Yashiko quien la inspira, ju...

-¿Y sin embargo no son precisamente los campos de rosas una paradoja? Una maravilla para contemplarlos, una tortura para atravesarlos... Sin duda Meido debe de ser un lugar abrumador para los muertos que esperan su juicio, pero precisamente por eso es razonable pensar que existe al menos la posibilidad de que la visión sea completamente distinta para alguien vivo. Justo como una rosa, depende de qué sentido trates de usar para apreciarla, su imagen cambia por completo.

Aunque no es que piense que vaya a poder ir allí, claro... pero... por algún motivo, la idea me atrae. Además, la Muerte está tan presente en la vida de los samurai, o eso nos gusta decir, y sin embargo apenas sabemos nada de ella, ya que nuestra alma olvida su paso por sus dominios. Pero sólo cuando renace, claro.


Me encojo de hombros. No se si tiene algo que ver con Kashin, pero siempre he sentido cierta fascinación por esas cuestiones... Tal vez por la manera en la que acabó mi existencia y la suya la última vez, quien sabe, con tantas preguntas por resolver sobre la muerte, más que sobre la vida.

-No se si soy un devoto, lo dudo. Ellos tienen unos códigos muy estrictos que a mi normalmente me aburren... Yo prefiero inventar los míos propios
-reconozco mirándola de un modo muy especial, porque ahora estoy pensando en Benten, sobre la que siento una clase de fe similar desde que conozco a la Doji. Muy profunda, pero muy a mi manera.


-Puede que los Kamis nos civilizaran, pero domesticarnos...
-susurro con una risotada irónica -Si le pones un kimono a un gato estará muy gracioso, sin duda, pero seguirá arañando. Está escrito en su naturaleza -añado riéndome de nuevo.


Dejo a mi mente pensar unos segundos sobre ese comentario, deslizado casi a la ligera. Pero respondo al siguiente con una sonrisilla algo canalla.

-¿Y no os pica precisamente a vos la curiosidad por saber cómo lo hago? -le replico de sopetón, esperando tomar por sorpresa a su intinto felino -Nozomi, Satomi... y quizás mañana tenga otro. Con o sin trapos sucios, supone la consecución de un reto interesante no sólo conseguir que acepten posar, sino extraer de ese hecho un resultado tan físico y tan artístico a la vez... ¿no os parece, mi dama?
Vos, que habéis visto sólo los cuadros, pero no el proceso en si... ya que me rechazásteis... ¿realmente no tenéis ningún interés añadido al observarlos de saber lo que significa formar parte del proceso de al menos uno de ellos, en lugar de sólo como espectadora?
-siseo, tratando de tentar a sus sentimientos de posesión tanto como los de la curiosidad y no menos los del control obsesivo.
-Entonces podríais jugar con los rumores de forma directa -sonrío de medio lado. Quizás alguno fuera cierto entonces, insinúo con socarronería.


-Realmente estoy bajo su autoridad -repito, siendo que lo más gracioso es que es cierto. Estoy bajo la de su favorita, después de todo.

-Mucho más emocionante... y excitante, donde va a parar
-susurro mirándola de vuelta tras esa sonrisa de un modo que sólo ella pueda percibir, revelando una energía detrás de mis ojos intensa y espesa, como una tormenta a punto de estallar. No puedo evitar que al final asome cierta barbarie primaria en mi sonrisa, amenazando con desbordar esa presa de la prudente y lo debido. -La pregunta es si los niños... pueden realmente controlarlo todo -bromeo, sin especificar si me refiero a algo general, o a mi mismo en aquel momento. O incluso a ella por mirarme de ese modo...



-Es como el arte. Como marchante, podéis conocer en cierto modo a un autor cuando su obra llega a vuestras manos, aunque desapareciera hace siglos de este mundo, o nunca hayáis intercambiado ni una palabra cara a cara... Otros no podrían, pero vos si poseéis esa sensibilidad.
Sólo tendríais que considerar a Mirumoto Tenma como la "obra" de una artista que no sería otra sino su madre.

No es lo mismo pero...
-me encojo de hombros, podría servir.


Mi mirada no es tan ambigua como la de la Doji. Yo estoy pensando descaradamente en besarla de pronto, y ni siquiera me molesto en ocultarlo ni un ápice delante de sus ojos. Al final, resignado por el lugar donde nos encontramos, mi limito a estirar mi sonrisa de caradura al percibir la diversión en su rostro.


-Solamente... recordad que Tenma-sama es una buena aliada de nuestra causa
-replico suspirando. -Debe de seguir siéndolo, y la "oposición" obra de Aki-sama.
Ya se que es difícil pero... por eso sólo vos podríais hacerlo, mi dama
-murmuro, sin querer pasarme de zalamero para no generar cierto efecto rebote contrario, sin mencionar los sentimientos sino sólo los intereses netamente cortesanos, justo el escenario que más le gusta a la Doji.
-Y, ehm... debería decírselo a Kamoko-sama. Se enterará por la embajada de todos modos, y no sería bueno que pensara que le oculto nada de relevancia.
En realidad... siendo quien es ella, y lo conocido que comienza a ser mi nombre... puede que el asunto se haga público tarde o temprano, de forma casual o quizás deliberada por su parte como forma de evitar que la respuesta "se pierda" entre el papeleo... ¿Habéis contado con eso?
-digo, frotándome la barbilla pensativo. No es una cortesana, pero no es una rival a infravalorar.

Antes de que se de la vuelta de nuevo, tras girarse hacia mi por última vez, le tomo la mano con la que retuerce el borde del kimono y me inclino sobre ella, llevándomela galantemente hasta los labios y besándola.
No respondo nada más, ésas son todas mis palabras y argumentos a su pregunta, su exigencia y en cierto modo su súplica, aunque yo jamás reconocería pensar eso.

Después la dejo remprender la marcha en primer lugar, otorgándole un paso de ventaja mientras sonrío mirando el estilo perfecto con el que me da la espalda, y lo mucho que me gusta verlo.
-Significa eso, por esa regla de tres... -digo pensativo mientras recupero el terreno perdido y me coloco de nuevo a su altura, insinuando el resto de la frase, no sin un punto travieso, que vendría a ser algo como "¿...que tú también eres mía?"
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Abr 15, 2015 5:08 pm

"No te diré que es una filosofía inteligente no vaya a ser que te lo creas."

Te dijo Yashiko con media sonrisa divertida, luego miró de reojo hacia otra parte y añadió con cierto aire "molesto".

"Los confiados cometen errores, los bushis confiados cometen errores que les llevan a la muerte."

Casi como si dijera "no quiero que seas confiado, no quiero que te pase nada", pero claro, jamás diría algo así.

"Saber ver lo que otros y más en el arte no tiene nada de malo...."

Aunque aquello casi te sonó a una amenaza como si dijera "pero cuidado con lo que miras tanto". Tras lo cual sonrió divertida.

"Creo que fue Sanzo-sama el que una vez dijo que sólo los humanos tenemos la capacidad de encontrar la satisfacción y el regocijo en pincharnos con las espinas de las rosas, y que por eso éramos elegidos de los dioses entre todas las criaturas de los planos..."

Y sin duda no estaba del todo equivocado, ¿o acaso no habías sentido justo eso al entrar en medio del rosal con tal de tocar la rosa azul que era yashiko?

"Podrías excusarte en buscar tu propio sendero iluminatorio, así no sonaría tan desganado como alguien que interpreta la religiosidad a su gusto."

Y rió tras esto como si con ello te dejara entrever que hasta a ese punto se podía llegar a terjiversar en aquella ciudad, o en aquellas mentes.

Yashiko tenía una forma de caminar que podía resultar hipnótica, lenta y pausada, casi como si levitara pero a la vez lo hacía con un aire felino que aunque ella no se contoneara como una escorpión que deseaba ser vista sus ropajes lo hacía por ella mostrando lo hermoso de su aura y cuerpo.

La Doji al preguntarle si tenía curiosidad te miró de reojo y dejó una enigmática sonrisa de medio lado mientras colocaba su dedo indice sobre sus labios con gesto entre pensativo y divertido.

"Debes ser de los que el día uno, el día de Año nuevo, se lanzaba por los regalos y los abría a toda prisa ¿verdad?"


"Mientras no despierten a los que duermen.... siempre se puede jugar..."

Te sonrió de vuelta Yashiko.

"¿No tenéis hermanos?"

Preguntó de pronto.

"Voy a tener que hacerlo............"

Susurró pensantiva sobre la madre de Tenma y esta misma, un segundo antes de ver tu expresión y reirse, en cierto modo ambos érais demasiado conscientes de dónde estabais pero eso no le quitaba la gracia del todo.

"Oh, si, claro, Kamoko-san debería saber lo de Tenma... deberías comentárselo cuando volváis juntos así yo podré hablar con ella para ver qué hacemos con respecto al... papeleo... que puede perderse o quizás desestimarse..."

Obviamente Kamoko era la primera que tenía oficialmente que decir algo, eso yashiko no lo negaba aunque tenía bien claro que dijera lo que dijera ella pensaba hacer lo que quisiera. Hasta ese punto era de orgullosa esa mujer...


Yashiko se hizo la tonta ante tu frase hilando lo que ella había dicho y dejó que te colocaras de nuevo a su lado mientras miraba hacia el Kyuden de los Miya que estaba ya casi a vuestra delantera.

La cortesana se paró y miró hacia este y luego hacia uno de los caminos que proseguían hacia el Palacio Principal del Emperador.

Yashiko cerró su abanico, miró hacia el Kyuden, hacia ti y hacia su destino, luego dio un paso hacia ti rompiendo la distancia prudente y te miró a los ojos.

"¿Tienes pensado esta noche cortarle a alguien más una mano?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Abr 16, 2015 10:25 pm

No puedo evitar soltar una pequeña carcajada resoplada al escuchar esa deliciosa muestra de cinismo de la Doji al evitar reconocer lo que obviamente ha sido una muestra de acierto por mi parte, y sin duda coincidente con su propia sabiduría al respecto.

-Oh, bueno... entonces yo no os diré lo que parecéis cuando sonreís de ese modo... porque a diferencia de vos yo no podría evitar que me creyérais convencida
-murmuro de un modo sibilino, sonriendo yo mismo y utilizando su propia entonación para dejar en el aire la última parte de la frase, la más canalla y divertida por lo mucho, y descarado, que me atrevo a decirle con ella y a la vez lo mucho que también deja "fuera" del cuadro, para mantener su atención interesada en la medida de lo posible.

-Entonces espero que alguna esquiva musa se apiade de mi y me mantenga bien despierto mil noches... y una -replico esbozando una media sonrisa, jugando con el doble sentido de las palabras, mirándola a ella misma con la esperanza de que sea ella, y no menos con la metáfora de que sería la ausencia de esa inspiración la que me llevaría sin duda a la muerte, nunca la presencia.


-Tengo que reconocer que es una manera muy elegante de expresar que somos los burros de carga de los habitantes del Tengoku -bromeo con sarcasmo, refiriéndome a que también aquellos tienen una notable habilidad para comerse las flores incluso de las rosas sin atragantarse con sus espinas, pero eso sólo les otorga el premio de ser atados a nuestros carros de tiro, no el de nuestro aprecio.
-Pero, personalmente, yo no diría que encuentro regocijo en pincharme... sino cuando, tras haberlo hecho y por mucho que me sangren las manos, puedo tocar finalmente a la rosa y ésta me devuelve una caricia de sus pétalos, como si ese día los hubiera abierto sólo para mi...

Susurro, de un modo casi poético aunque sin los excesos recargados de la empalagosa poesía romántica, sino dicho con un tono bushi en el fondo, impregnado de esa gallardía casi arrogante que emana de nuestra condición, al menos la de los bushis Kakita, lo que no evita un gusto refinado por la estética; que, para vestirme a mi, sigo prefiriendo la masculina.
En cualquier modo, a la vez que pronunciaba aquella última frase, rozo "accidentalmente" el dorso de su mano con las yemas de los dedos al caminar a su lado. Aunque el contacto es más largo que un verdadero accidente, siento la satisfacción de que en realidad durase horas, o más aún, como si el tiempo pudiera detenerse en según que momentos.
-Lo que los burros no entienden... y por eso entonces simplemente se la comen y pasan a buscar otra, es que de entre todas las rosas ninguna es en realidad igual a la mía, la que me acaricia. Porque es mi rosa, la que he buscado desde mi primer paso en el jardín... Y ella se sabe más importante que ninguna otra, cuando la toco.

Entonces vale la pena cada gota de sangre vertida por ella.


Suspiro al decir aquello, aunque no porque me cueste demasiado trabajo expresarme de aquel modo, sino porque al contrario me supone una liberación muy querida por mi alma, como un río que discurre fresco y claro justo por su cauce, camino del mar.
A punto estoy de añadir algo más sobre los dioses a aquella reflexión, pero al final decido quedarme solo con mi rosa, no necesito nada más.


-La base de la iluminación es que existe al menos un sendero posible por cada caminante... Si, supongo que viene a ser lo mismo que interpretar la religión a mi estilo, pero suena mejor, menos alarmante para el resto que pueda escucharme decirlo, ju, ju...

Podría iluminarme pintando, o al menos alcanzar esa trascendencia mediante esa práctica... Eso explicaría muchas cosas, nunca me ha gustado demasiado meditar a la manera tradicional
-y Yashiko es una marchante, por supuesto, eso es una señal más, sonrío de medio lado mirando con la fugacidad exigible, quizás un poco menos, los hipnóticos movimientos de todo su ser, como los de una encantadora experta de serpientes.

-¿Y vos, mi dama...? ¿Habéis pensado como seria vuestro propio sendero?
-pregunto curioso.



-Año Nuevo... pues... no. Tal vez os sorprenda pero lo cierto es que me tomaba muchísima calma para abrirlos, ju... -respondo evocando una sonrisa al recordarlo -Así podía volver a cerrarlos sin que se notara
-añado a la explicación, mostrando una sonrisilla de repente socarrona, pero igualmente honesta.
-Si os interesa saberlo... -hago una pausa deliberadamente larga para mirarla, por si acaso puedo ver ese interés o no, o quizás crearlo -La noche antes mis padres decoraban el salón y dejaban los regalos para celebrar el primer día la mañana siguiente, y cerraban la puerta del pasillo que daba a los dormitorios, prohibiéndonos expresamente cruzarla esa noche...
Por supuesto yo no les desobedecería, así que antes de acostarme me bebía varios vasos de agua, para que la naturaleza me despertase antes incluso de que cantara el primer gallo, salía al corredor exterior y rodeaba toda la casa en silencio hasta entrar al salón por la puerta del patio... Y allí estaba todo, "para mi solo" No lo alteraba, sólo lo disfrutaba de un modo... emocional, por decirlo de algún modo.
Por supuesto abría los regalos para ver lo que eran, como ya he dicho me tomaba todo el tiempo del mundo para después poder volver a cerrarlos perfectamente. Y al cabo de un rato, deshacía el camino a la inversa para volver a mi futón y dormir como un bendito hasta "la hora oficial"

Creo que a mi padre siempre le sorprendía que su hijo supiera mantener tanta calma incluso al abrir regalos. Eran todo ventajas
-acabo por reirme, sin demasiada vergüenza.


-Yo nunca despertaba a los que dormían en ese momento... aunque entonces solo era un chiquillo inocente. Ahora me costaría más, así que tendría que buscar algo que amortiguara mi descarada y sarcástica risa en mi boca -sonrío de un modo sarcástico y descarado, mirándola de reojo, especialmente sus labios -¿Como lo hacéis vos? Algo me dice que me sacáis mucha ventaja a la hora de jugar sin hacer ruido, ju...


-Hermanos varones no. Sólo hermanas... La mayor, despótica y consentida como... ella sola, ahora cortesana en Kyuden Kakita, y una hermana gemela que nació algunos minutos antes que yo, de lo cual me vengué robándole todo el talento artístico de madre, por lo que sólo le quedó convertirse en poetisa... -explico con una sonrisilla divertidamente cruel, aunque no es lo mismo si ella no está presente para encajar las pullas.
También he evitado a tiempo decir que lo de despótico y consentido siempre me ha parecido que es típico de los hermanos mayores, por aquello de que Yashiko no se sienta aludida. Aunque lo piense, je.
-¿Por qué? -pregunto al final, mirando a la dama Doji de reojo, al darme cuenta de lo inusual de su interés.


-Hay otra manera de manejar el asunto de la propuesta de Tenma-sama que no es traspapelarlo ni desestimarlo sin más... Aki-sama, quien debe rechazarlo, es obviamente muy lista y podría optar por la opción de... adelantarse, para frustrar así la supuesta alianza en su contra que ese matrimonio conllevaría, y optar por interponer a alguien que sea de los suyos... O que la embajadora aún crea que es de los suyos. ¿No os parece...?
-comento fingidamente distraido, mirando al cielo para evitar que me suba toda la sangre al rostro al cruzar mi mirada con la suya.


Me esfuerzo por disimularlo, aunque en mi fuero interno tengo que reconocer que su última cuestión, sumada al hecho de acercarse repentinamente más de lo habitual, me deja algo descolocado. O quizás tendría que decir mucho.

-Pues yo, creo que... no. Quiero decir... pensado, no.
-me doy cuenta de lo complicado que es responder a esa pregunta, cuya respuesta desconozco, sin especificar que depende del lugar a donde Tarako me lleve.

-Pero podría volver a suceder, quizás. No estoy seguro. Los ánimos de muchos están revueltos, y el seminario habrá aplacado a algunos pero sobreexcitado a otros... Mi abuelo materno era Daidoji, creo que nunca os lo he dicho... Él siempre decía, "los bushis hacemos lo que debamos hacer" -digo al final encogiéndome de hombros, como si esa sencilla máxima lo explicara todo en realidad, aunque por algún motivo a la mayoría de los samurai les costara mucho entenderlo.

-¿Os preocupa que "meta la pata"? -murmuro rascándome la nuca. Se que eso es improbable si me dejo "guiar" por Tarako, pero la percepción desde el punto de vista cortesano puede ser de una interpretación dispar.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Abr 17, 2015 5:26 pm

Yashiko frunció un segundo el ceño como si te fuera a reprender por aquello pero luego sonrió y casi dio una carcajada al ver con la cara dura con la que le respondías, al final simplemente dejó una sonrisilla en los labios que parecía augurarte peligros y diversión a partes iguales.


"Tu forma suena a justificar al burro."

Se rió Yashiko.

"Te compro la excusa."

Volvió a reir, justo antes de quedar callada para oir tus siguientes palabras y el roce "involuntario" de tu mano.
Te miró de reojo, con una ceja levemente alzada y te dijo de pronto:

"Me pregunto por qué te sale con tanta naturalidad... y por qué te creo..."

La última parte de la frase la dijo mirando hacia delante, no directamente hacia ti, en medio de un susurro.

"El alma de un artista creo que sólo se puede iluminar con el arte."

Te dijo esta, y no sabía en lo de alma de artista cuánto llevaba la razón.

"¿El mio?.... hum.... No sabría que decirte de qué es lo que "podría iluminarme" pero... si podría decirte que es lo que creo que..... me daría satisfacción plena..."

Meditó esta.

"Puede que no sea lo mismo, o quién sabe, la mayor parte del mundo nunca se encuentra lleno de por entero... puede que parte de la iluminación sea esa plenitud..."



Yashiko te miró un segundo con cara de incredulidad antes de comenzar de pronto a reirse, con una risa clara y cristalina, sin mácula y con una simpleza que por un segundo te dejó maravillado.

"Somos enemigos naturales."

Se rió.

"Yo cazaba a mis hermanas para impedir que hicieran eso jaja No te vas a creer quien era la peor de todas para soportar aquella noche...."

Te dijo con tonillo divertido. Y luego, asintió al verte tu cara. Como si dijera "si, te lo creas o no, ella."

"Me lo suponía."

Te sonrió esta al oirte hablar de tus hermanas.

"Los hermanos mayores no somos despóticos, somos sabios y somos líderes a los que obedecer!"

Te recriminó esta entre risas como si aquello fuera por ella.
Luego se rió con tu broma de lo de la poesía, seguramente le haría más gracia por Nozomi y al final se encogió de hombros ante tu pregunta.

"Me daba la sensación, por cómo sabes relacionarte con las mujeres... que tenías hermanas..... eso o has tenido muchas amantes ju, y me quedo con lo primero."

Yashiko levantó una ceja con media sonrisa en los labios ante tu propuesta con Aki y pareció decirte "¿Ya buscas pareja'" ante lo cual casi se rió y asintió sin decir nada, tal y como si dejara caer que era una opción viable.


Yashiko te miró un segundo con el ceño fruncido y luego dejó escapar un suspiro que pareció de alivio y te dijo:

"Si, es por tus hermanas"

Te sonrió con cierta arrogancia mientras pestañeaba muy despacio, con esa clase de miradas que haría parara a la luna en su recorrido para mirarla sólo a ella.

"Podrías meter la pata viniendo a cenar conmigo esta noche."

Te susurró mientras te miraba directamente a los ojos con aquella sonrisa que te dejaba sin habla.
Luego te dio de pronto un pellizco en la nariz justo antes de darse la vuelta y comenzar a alejarse de ti mientras añadía:

"No me hagas esperar. Odio cenar tarde."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Abr 19, 2015 3:08 pm

-Creo que Otsu-sensei diría que... si os gustan los puzzles, es como cuando una pieza es colocada justo en el lugar que le corresponde; entonces se ajusta suave y perfectamente, deslizándose como un guante en su forma. Sólo cuando intentamos hacer encajar una en el lugar equivocado, por error o cabezonería, es cuando tenemos que forcejear con cada esquina, golpear los bordes y todo para que... al final siempre tengamos la "sensación" de que "algo falla"
Cuando es la respuesta adecuada, nada falla. Fluye de manera natural y hasta los más incrédulos sienten la necesidad de admitirla como cierta...


Respondo levantando el rostro levemente y notando la calidez de los rayos de sol de la tarde, sonriendo de un modo sereno. Conseguir que una pieza encaje transmite una paz casi mágica, por eso los puzzles suelen gustar tanto.
Sin dudarlo, así me siento yo cuando estoy junto a Yashiko. Por eso me cree, por supuesto; creo que ella también lo siente, aunque quizás sea algo más cabezota que yo para admitirlo. Leones, ju...

-¿Podríais? Entonces decídmelo, os lo ruego... ¿Qué es lo que os daría la satisfacción plena, mi dama?
-pregunto realmente interesado. Realmente espero que la respuesta no sea algo del tipo de "matar a éste o a aquel y conseguir mi venganza, o simplemente la satisfacción de lograr que mis planes tengan éxito y ganar incluso la partida más difícil. Y el resto que se vaya al infierno"
Aunque, si es el caso... seguiré luchando porque ella al menos lo consiga, claro.



-¿Enemigos naturales? -repito, siguiéndole la risa -Oh, yo prefiero pensar que seríamos... complementarios. Habría sido divertido pasar la noche tratando de sortear vuestra guardia, ju, ju.
¿Creéis que habríais "podido" conmigo?
-bromeo, casi en tonillo de reto.

-Akashi-chan, estoy seguro -replico conteniendo una carcajada al imaginar a la más pequeña de las tres siendo también la más rebelde y atrevida -Sólo me extraña que Kirako-san no se "sacrificara" distrayendo al guardián para que su pequeña hermana pudiera pasar.
Es lo que yo habría hecho, solo que... yo no he tenido nunca hermanos pequeños
-sonrío encogiéndome de hombros. Eso ha tenido ventajas y desventajas, insinúo riéndome de nuevo.


-Si, eso es lo mismo que nos decía Mitsuki-oneechan... que debíamos obedecerla -sonrío de medio lado, evidentemente con un toque socarrón divertido porque sabía que Yashiko estaría de acuerdo -De hecho, nunca ha dejado de pensarlo, ni de niños, ni como adulta.
Ahora simplemente ha extendido ese pensamiento a toda la corte de Kyuden Kakita
-añado estirando un poco la sonrisa. Si, los hermanos mayores tienden a coincidir en muchas cosas, según parece.


-Así que no pensáis que haya podido tener muchas amantes...
-repito despacio, como si paladeara semejante frase, antes de estallar en una carcajada.
-Oh, cielos, creo que a la gran mayoría de los hombres de esta ciudad les daríais una patada en el orgullo por decirles algo semejante. Existe un pensamiento muy extendido de que la cantidad es igual a una supuesta exaltación de la masculinidad.
Pero... yo siempre lo he despreciado, no exalta nada sino que lo caricaturiza; así que... os agradezco el halago de que penséis que se me da bien tratar con mujeres.


Replico con una sonrisa cálida, pero a la vez no exenta de cierto misterio en sus extremos, lo que en todo caso depende de su interpretación de los rincones más atípicos de mi personalidad.

-Os alivia descartar la posibilidad de que os hubiérais dejado embaucar por un asno coleccionista de amantes
-susurro con una perfecta sonrisa de buen chico, dejando algo de ambigüedad en si la entonación es de afirmación o de pregunta. Pero eso me da igual en el fondo, es el énfasis en ese "embaucar" lo que cuenta, pues eso significa que de un modo o de otro con su alivio ella está reconociendo estarlo.
Al menos así lo interpreto yo, y si... podría detener a la Luna sólo con sus ojos, y a mi hacerme retar al propio Onnotangu por el derecho a mirarlos.


Y pese a mi sonrisa y mi confianza, sólo tiene que levantar una ceja, esbozar una media sonrisa y reirse sin mediar palabra pronunciada alguna, para hacerme enrojecer por la idea de "buscar pareja"
Por mucho que yo "provoque" sus pequeñas y deliciosas debilidades, no puedo arrebatarle ese inmenso poder sobre mi.
-Yo... bueno, quiero decir... Tenma-sama tiene pinta de poder ser muy cabezota, y aunque ella no sea experta en el funcionamiento de las grandes embajadas, o simplemente lo deteste... no hay que olvidar que una candidata a una posición de daimio tendrá muy probablemente todo un séquito tras ella, y alguno de ellos si podría ser un cortesano con la suficiente experiencia como para bucear entre el papeleo y llegar a la raíz de la negativa, si no está lo suficientemente enterrada.
O simplemente, a esas alturas ya es directamente imposible.

En fin, es... la advertencia de una intuición. No es que... sea la manera adecuada de... insinuar otra cosa. Eso sería... otra cosa...


Termino por murmurar, sin saber muy bien como salir de ese bucle. No puedo negar mi deseo, no me creería, pero tampoco me parece la mejor manera posible de sacar el tema. Quizás no debería haber dicho nada, pero sigo pensando que es una advertencia razonable; Yashiko podría creer estarse enfrentando en un duelo cortesano con una bushi, pero ésta podría tener varios ases en la manga, si no no habría llegado tan lejos a estas alturas, sólo por quemarlo todo a su paso.


Y por si todo eso fuera poco, al final realmente me deja sin habla. Ni una réplica mordaz, ni un comentario sarcástico; su sonrisa y su mirada al invitarme (a obedecerla) me desarman de un plumazo.
-Vuestros deseos... son órdenes, mi señora -respondo, y eso porque al pellizcarme la nariz he podido volver a poner los pies en el suelo, al menos.

El movimiento es otro cantar, así que me quedo allí inmóvil, mirando como si silueta se mueve hipnóticamente al caminar mientras se aleja entre las flores a ambos lados del camino que lleva al que supongo será el Palacio Otomo, o quizás el Hantei.
No puedo ver su rostro, pero se que ahora está sonriendo mientras anda, sabedora de que no puedo despegar la vista de ella. Ni siquiera tiene que girarse para estar segura, solo las auténticas damas saben como obtener victorias tan aplastantes justo al despedirse; sangre de Benten, alma de Akodo... ¿quien podría más que rendirse a sus pies?

Sólo cuando gira por el último recodo y desparece de mi vista, es muy probable que haya modificado incluso su rumbo para permanecer aún más tiempo a mi vista y yo ensimismado, puedo recuperar alguna clase de pensamiento racional sobre lo sucedido, y me doy cuenta de que tengo que modificar los planes con Tarako... o al menos retrasarlos un poco: es mejor cenar dos veces que dar explicaciones innecesarias, ju, ju...

Así que ahora debo apresurarme cuanto pueda y resolver todo lo que pueda antes de que Amaterasu se harte de nosotros una vez más. Kyuden Miya, allá voy... Recuerda ir invocándola para ahorrar tiempo, Koji... Nisio-sensei. Nisio-sensei. Nisio-sensei...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Abr 19, 2015 6:25 pm

Yashiko no añadió nada más a tu fundamento, simplemente se limitó a mirar al cielo con las nubes que pasaban rápidas por la brisa que traía el mar y los pájaros en este surcándolo y asintió tras mirarte con media sonrisa comedida e íntima.

"No es realmente interesante."

Te dijo esta mientras hacía un aspamiento de la mano.

"Tan sólo planes a largo plazo... motivaciones más allá del mañana."

Trato de quitarle importancia al asunto, sin embargo justamente eso era lo que te interesaba, saber cosas, detalles semejantes pero seguramente Yashiko no estaba acostumbrada a poner en palabras a voz abierta tales pensamientos por lo que a la primera se mostró algo evasiva, que no fría e inaccesible.



"Ta habría cazado, por supuesta, tuve el record de cinco navidades invictas y uno que las pillé justo cuando llegaban a ellos."

Se rió.

"Pues mira, justamente es al contrario, aunque nadie se lo cree y nadie jamás me creerá porque ha cambiado en eso bastante, la más ansiosa era Kira-chan jaja No te lo esperabas ¿verdad?

Pero lo cierto es que si rompo una lanza a su favor la mayoría de las veces era movida por llevarle a Akashi los regalos, porque esa era otra pequeña ardilla traviesa."


Sonrió mientras seguramente en su mente pintaba más de un pasaje del pasado.



"Como digo, los hermanos mayores somos muy sabidos."

Bromeó esta con tono arrogante.

"he visto tu alma al mirar tus cuadros te dijo de pronto Yashiko mirandote a los ojos con las mujeres... digo anotó despacio cantidad y calidad no es lo mismo para ti..."

Dijo muy despacio eso último, como si en aquello hubiera una advertencia, no a ti, sino en general, sobre su propia calidad, ya que en aquel momentos ambos estabais involucrados.

Luego frunció el ceño ante tu siguiente frase y chistó con cierto enfado.

"Yo JAMÁS he sido conquistada por un coleccionista de mujeres."

Si, era una advertencia en toda regla.

"En realidad.... dijo mientras se adelantaba un par de pasos por delante tuya dejando que sólo vieras una pequeña porción de su rostro, más su nuca jamás había sido conquistada...."

Murmuró al final.
Sin que se te pasara por alto el tiempo verbal de sus palabras...


Yashiko se volvió hacia ti ante tu espiral de palabras, paró un segundo e hizo así que pararas la marcha con ella, entonces, extendió su mano hacia ti, y recolocó despacio unos mechones de cabello que salían de tu cola hacia atrás de tus orejas, mientras simple y llanamente te sonreía con calidez, a la vez que te miraba a los ojos directamente. No dijo nada, sólo despacio despegó su mano de tu rostro, dejando un leve roce y cosquilleo por tu mejilla mientras aquella sonrisa que era capaz de derretir el hielo de las montañas dragón te confortaba y siguió un segundo mas tarde andando.


Tras lo cual te dejó allí plantado, literalmente, porque por un momento olvidaste cómo andar.
No fue hasta que desapareció totalmente de escena cuando oiste una voz justo tras de ti, al empezar a pensar en lo rápido que debías actuar.

"¿Me has llamado?"

Te diste la vuelta y te topaste de pronto con la presencia de Miya Nisio, que a saber cómo demonios se había acercado tanto sin que la oyeras.... o bueno, justamente en aquel momento no es que hubieras tenido los sentidos más atentos del mundo.

"Juraría que has dicho mi nombre."

Se explicó esta al verte la cara de anonadado.




OUT
QUE ME GUSTA el final que has hecho porque JUSTO has visto sin que yo dijera nada como ella actua y lo que ha hecho, si, que justo era eso, eso es compenetración y conocer un PNJ ^^
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3139
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Abr 21, 2015 3:10 pm

-Los planes a largo plazo pueden ser los más interesantes -replico fingiendo cierta distracción. Aunque en pureza lo cortés sería no insistir en husmear, y aunque yo fuera más zorro que perro ni gato, no puedo resistirme cuando se trata de ella. Podría haber dicho simplemente "todo en ti me resulta interesante, y más aún tus motivaciones" pero no puedo desembarazarme así como así de años de educación samurai... Además es más divertido insinuarlo y dejar que ella juegue a adivinarlo leyéndolo en mis ojos, en vez de soltarlo directamente, como un cangrejo.
Estoy seguro de que para la cortesana Doji también resulta más interesante de ese modo, ju...
-Como en el juego del go; la diferencia entre saber las reglas y saber jugar es la capacidad para visualizar movimientos futuros... planes a medio y largo plazo. Y sin duda vos sois una jugadora experta -sonrío, tentándola con un toque de descaro que no me molesto en ocultar.
-¿Qué motiva al Sol más allá de su próxima salida? -pregunto mirando sus labios, refiriéndome a ella como el Astro Reina. Es una comparación más literal que metafórica para mi, por otro lado.


-¿Eso es un desafío, mi señora? Ju, soy un duelista Kakita... no se me da nada bien pasar por alto retos... Y menos aún cuando prometen ser divertidos. Estoy seguro de que... si dejárais un objeto en una estancia cualquiera de vuestros aposentos, a lo largo de una noche yo podría llegar hasta mi regalo sin que vos pudiérais impedírmelo -siseo sonriendo de medio lado, mostrando el colmillo de un modo particular.

-¿Kirako-san...? Cielos, no me lo esperaba en absoluto. Quien lo diría -replico casi exclamando, conteniendo a duras penas una risotada ante aquella revelación. -Tal vez sea verdad eso que dicen algunos de que el bushi no se hace sino que nace ya con una energía especial dentro de su espíritu que sólo se aplaca cuando finalmente toma la espada... -murmuro encogiéndome de hombros, pero aún sonriendo pensando en la sensei adjunta. Apuesto a que se ruborizaría como una fresa si le dijera que conozco esa parte de "su pasado"
Finalmente suspiro levantando la vista, como si yo mismo pudiera verlas, o al menos imaginar aquella infancia -Ambas tuvieron mucha suerte de teneros, Yashiko -concluyo finalmente, esbozando una sonrisilla aún al cielo.


-Habéis visto mi alma en mis cuadros, respecto de mis modelos...
-suspiro repitiendo la frase, ordenándola en mi pensamiento, hasta que alcanzo una conclusión y pinto una pequeña sonrisa en mis labios -Pero no queréis verla respecto de vos. Aún no, al menos... No hasta que tengáis suficiente "bagaje" en mi obra como para aseguraros de que podríais percibir la diferencia... entre vos y el resto.
Supongo que cuando os lo pedí os preocupaba no ser capaz en ese momento de detectar que no hubiese ninguna, y sin embargo ser consciente de ello más adelante, cuando añadiera más ejemplares a la colección... porque entonces os habríais sentido engañada y decepcionada.

Reconozco que la idea era brillante, y la precaución razonable para una dama de vuestro nivel, sin duda acostumbrada a ser objeto de interés en la corte; en los cuentos siempre hay caballeros dispuestos a desafiar al dragón por la atención de la princesa, pero sólo los más necios y ególatras pueden creer que eso es motivo suficiente para merecerla, ju...

Sólo que... llegados a este punto un fallo semejante os defraudaría igualmente, porque imagino que... todo esto tal vez haya ido un poco "más allá" de lo que os habíais propuesto permitiros a estas alturas
-expongo con un tono sereno y suave, no pretendiendo demostrar un pensamiento arrogante sobre ella sino todo lo contrario, evidenciando mi confianza al compartir mis pensamientos con ella, pese al riesgo de poder estar equivocado en todo.

-O tal vez, ahora ya sepáis la respuesta, sin necesidad de que ningún cuadro os diga nada -sonrío sin dobleces -En cualquier caso... existe una serie de... bocetos que he ido haciendo estos últimos días... de vos.
No es un cuadro completo, sólo pinceladas sueltas trazadas de memoria, así que la mayoría no sería capaz de sacar nada en claro de ellos pero... vos tenéis un ojo experto, siempre lo habéis tenido, para juzgar a los artistas a través de cada detalle...

...¿Os gustaría verlos?
-susurro al final, con un tono suave y comedido, para no mostrarme demasiado rendido como un adolescente enamorado.

-Y lo más importante... ¿qué me daríais a cambio de ellos? -añado cambiando de pronto aquel a otro más seductor y canalla. Yashiko ya no es una adolescente, y yo tampoco... en el fondo.


"Jamás había sido conquistada..."
sus palabras resuenan en mi cabeza como si la propia Fortuna Benten las hubiera pronunciado en mi oido, haciendo removerse mi alma como un latigazo de karma, no sólo de esta misma vida -...Porque el favor de una flor -hana- no se puede conquistar... Se merece, o nada -suspiro, completando la frase dejada en el aire, después de que ella me haya rozado la mejilla con aquella caricia, y sonreido solo para mi, como la mayoría de hombres sueñan en vano toda su vida que una mujer les sonría...




-¿Que si yo...?
-aturdido, a medias por la manera de la Doji de salir de mi vista y permanecer en mis ojos, y otro tanto por la sorpresa de escuchar una voz a mi espalda, me doy la vuelta para encontrarme de frente a la Miya enmascarada.
-¿Yo...? Pues... si... Quiero decir... no.

Había... pensado su nombre, Nisio-sensei... pero no lo había dicho. Estoy... bastante seguro de eso.

¿Puede leer los pensamientos? ¿En qué estoy pensando ahora...?
-pregunto curioso. ¿Y en qué estoy pensando? "... el aroma del cabello de Doji Yashiko al cortar el aire al caminar... el contoneo de sus caderas al alejarse..." -Ehem, no... bueno, quiero decir... mejor en otra ocasión -me corrijo carraspeando, desviando la vista como puedo.

-Pero... quería veros, sin duda. Esperaba que pudiésemos compartir unos minutos y cierto conocimiento sobre espadas... Espadas que salen apenas calentadas de una forja Kaiu alimentada por el hechizo de un maestro de fuego Isawa, por ejemplo...
O dicho de otro modo, usos y costumbres de la herrería entre las Fortunas. Fortunas de la Muerte, para precisar. Se que vos tuvisteis en vuestro poder una de estas armas, buscando a su legítima dueña... probablemente Mirumoto Tenma-sama, aunque también es posible que haya otros ejemplares de esta particular artesanía en la ciudad, no lo se...

En fin. Eso
-murmuro haciendo un amplio gesto con la mano, esperando haber captado su interés al menos.

OuT: espero que no haya quedado cursi jejeje, pero el contexto era propicio ;)
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado