Día 5. Mañana.- Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Abr 22, 2015 11:53 am

Yashiko te miró un segundo no muy convencida de si realmente te interesaba, quizás a ella le sonaba aburrido en su propia cabeza y te dijo:

"Hay un par de muy buenos jugadores de shogi y go en la Embajada León........... tengo que tragarme mi amor-odio hacia ellos para poder disfrutar de partidas como se merece...."

Te dijo, llamándote la atención eso de amor-odio hacia el León, aunque en parte entendías el porqué el hecho que ella supiera al menos que sentía eso te era intrigante. ¿qué motivos tendría en esta vida para pensar así?.

"Siempre se me ha dado bien planificar..... mi padre siempre ha dicho que debería yo haber sido la kendoka en vez de Kirako, hubiera llegado a general de ejércitos.... Supongo que en parte tiene razón, lo que mejor se me da de la corte es planearlo como una guerra...."

Musitó pensativa.

"Justamente por eso quizás a la vez la odio y la amo tanto... en el campo de batalla las normas son claras y concisas no como en la corte.

Las zonas grises son divertidas, no te lo voy a negar.... pero cuando las zonas grises se comen a las blancas..........
murmuró con cierto desagrado sé que es paradójico que yo lo diga, que soy la maestra de los tonos grises... pero no es que lo sea por libre elección, a mí a veces me gustan las cosas simples y llanas, blancas o negras pero en "mi guerra" no se gana así... que le gustara lo blanco o negro tenía una explicación muy león en su alma por eso me gustaría crear en el futuro una corte de justicia fuera de un sólo clan o de lo imperial, parecido a los Magistrados Esmeralda pero como Corte Superior de Justicia con los más sabios en leyes y en valores...

Actualmente el uso del arbitraje y de las cortes llenas de amiguismos....
frunció el ceño todo parece ir bien hasta que te toca vivir a ti una desgracia devenida por esas zonas grises que te llevan al negro cuando nunca has sido más que blanco...."



"Puedes verlo como un órdago o como una mano ganadora. Lo que quieras."

Te respondió esta con arrogante sonrisa.

Yashiko meneó la cabeza con una sonrisa melancólica y te dijo:

"No puedo llenar el vacío de madre para ellas, pero al menos puedo ser la mejor hermana mayor posible. De ahi que sepa MUY bien que los hermanos mayores SIEMPRE tenemos la razón, porque trabajamos por ella!"

Te "riñió" al final antes de reirse.



Yashiko escuchó tu explicación y te dijo:

"Sanzo-sama me dijo una vez: Cuando alguien se toma en serio lo que hace, aunque sea construir una muralla de arena que frene al mar, es sencillo que los demás le terminen tomando en serio, por loco que parezca su decisión....

Muchos piensan que es una tontería, sin embargo... las mayores tonterías a la vista de los borregos son las que triunfan como algo único ¿verdad?

Una mente adelantada puede no ver como algo absurdo lo que los demás si que lo ven, y el hacer las cosas con corazón y esfuerzo termina mostrando que llevaban razón....

No siempre pero... nunca nada es "siempre" o "nunca"."


Su cara al oir "bocetos" hubiera sido dificilmente explicable en palabras, pues aunó la sorpresa, cierto enfado al saber que habías hecho eso sin que ella lo supiera, cierto rubor por el hecho en sí, interés, curiosidad, enfado justamente por esta curiosidad, represión de los sentimientos tras un enfado aún mayor por necesitar reprimirirlos, hasta que al final se máscara se compuso en un segundo que es lo que había tardado en exponer todo aquello delante tuya.

"¿Por qué debería yo darte algo por verlos? ¿No debería ser al revés? ¿no deberías TU darme a MI algo para que te haga el honor de ver cierta maniobra tan a mis espaldas?!"

Experta en darle la vuelta a las cosas.






La máscara de Nisio no mostraba emociones, al menos aparentemente, te miraba de forma fría tras la porcelana y aquel papiro sagrado de templo.

"Suficientes problemas tengo ya con lo que oigo como para leer los pensamientos...."

Te respondió esta, aunque en ningún caso negó la posibilidad...

Nisio se cruzó de brazos al oir lo de las espadas y asintió.

"Si, la tengo aún en mi poder, es una katana... estaba comprobando que era lo que pensaba que era.... Por tu forma tan resuelta de hablar presupongo que no te pilla desprevenido porque has ido a verlo tu mismo...."

"Creo... creo que es la pareja del daisho de Tenma-san, cierto."

Asintió.

"No sólo por la fragua y quien la fraguó sino por el momento pero.... estas cosas son complicadas de saber con certeza...."

Suspiró.

"Y estoy muy liada últimamente...."

Suspiró un vez más.

"Pero si, dicen que la madre de Mirumoto Tenma recibió un regalo de un desconocido, lo que todos piensan es que sólo fue parte de un daisho, lo que ella y yo sabemos es que fue uno completo.

¿Por qué Tenma-san no tiene el daisho completo? Bueno, son cosas entre ella y yo, si averiguo que es el suyo, claro..."


Dio un par de golpecitos a su máscara como quien se golpea el mentón pensando y te miró hacia el pecho en donde esta el colgante.

"Ah... lo llevas, haces bien, y más si andas a estas alturas buscando respuestas sobre tu propio daisho..."

¿la máscara te había sonreído?

"Pero a veces buscar respuestas nos trae más preguntas ¿verdad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Abr 23, 2015 1:07 pm

-¿Por qué de esa parte de "odio"? -pregunto, aunque se que puede resultar curioso que precisamente un Kakita se cuestione el porqué detestar a los leones, en lugar del motivo para amarlos.

-Algunos generales llegan a esa posición tras haber comenzado como soldados, así que además de planificar y dirigir, se les da bien manejar personalmente las armas... Sin embargo son dos disciplinas bastante dispares en la realidad. Un buen general no debe estar tan cerca del frente como para arriesgarse a que sus hombres pierdan su liderazgo por una simple flecha con suerte; esa idea del general cargando contra las lineas enemigas es una retórica ridícula propia de los escritores que nunca han pisado un campo de batalla ni de lejos.

Así que... vos seríais un general perfecto, creedme. Sólo os haría falta un duelista a vuestro lado para luchar por vos si algún idiota osara desafiaros directamente
-sonrío de medio lado, de forma algo oscura y lobuna también notando un sentimiento sutilmente homicida al pensar en que alguien pudiera afrentarla de tal modo.
-Bueno, ya lo sois en realidad. Siempre habéis sido un líder brillante y dorado al que seguir... Por eso se os da tan bien la corte como la batalla. Vos sois la prueba de porqué el samurai rige ambos mundos, y no solo el de la guerra -añado y no es ninguna broma, teniendo en cuenta quien es, y quien ha sido.

-A falta de un Bayushi para que lo defienda
-o un Daidoji -tendré que decir yo que en realidad también existen muchas zonas grises en los campos de batalla, o al menos en los alrededores de éste. De lo contrario, una fuerza inferior en recursos rara vez sería capaz de mantener una posición, más allá de las maniobras y de la decisión de sus soldados.
Sin embargo también existen alianzas y traiciones, sobornos, asesinatos, sabotajes, embargos, espionaje... Los seguidores del romanticismo león aseguran que todo es blanco o negro, pero la verdad es que en la propia obra escrita del Kami León se pueden leer capítulos dedicados a todos estos asuntos, considerando que un general debe atender a todos y sacar provecho de cuantos pueda si desea prevalecer en el Arte de la Guerra.

Lo que suele suceder es que la batalla como tal dura un día, tal vez dos o tres, pero para describirla las poesías de los bardos Ikoma, de los cortesanos Doji y de los embaucadores Bayushi se prolongan durante siglos.


Explico mi punto de vista, encogiéndome de hombros.

-Interesante -murmuro atendiendo con detalle a la explicación de su "visión" sobre los tribunales de la corte -Mucho, sin duda. Tal vez el Campeón Esmeralda podría hacer eso, por las buenas o por las malas, podría dotar a una selección de sus magistrados de mayor autoridad incluso que la de los imperiales... Sólo que eso requeriría un Emperador fuerte y decidido a respaldar ese poder, o demasiado débil como para oponerse, lo que es bastante menos deseable, claro.

Es una lástima
-suspiro al final -Seríais una Campeona Esmeralda extraordinaria -sonrío honestamente, añadiendo esto a lo dicho antes sobre su perfil como general.



-Verdad... -replico esbozando media sonrisa -Incluso esa metáfora da pie para ello. Después de todo, ¿no son las playas enormes murallas de arena que delimitan el mar?

De todos modos... ese argumento vuestro, pese a lo brillante, sería mucho más adecuado si estuviésemos hablando de añadir un retrato vuestro a mi serie como "uno más", exponiéndolo al público igual que el resto, para compartir con ellos ese debate que cada artista se permite el lujo de iniciar con cada obra.
Pero eso tiene dos inconvenientes... a saber, tal vez a Nishi-sama no le resultara tan sencillo como a vos admitir que la locura llevaba razón, no cuando le... "toca" a él mismo de cerca. Y dos... ¿quien dice que yo quisiera compartir con nadie nada que estuviera relacionado con vos, ni siquiera una reflexión filosófica a vuestra costa, mi señora?
-expongo con sencillez, sin aspavientos retóricos, y a la vez una intensidad de fondo muy notable, mirándola a los ojos de ese mismo modo de agua clara y tranquila bajo la que discurre una corriente imposible de ser detenida en realidad.

-Oh, no es exactamente una "maniobra" para sortear vuestra prohibición a vuestra espalda, mi dama... Veréis, a mi me aburre notablemente la forma de meditación común, así que desde que madre despertó la parte artística de mi alma, siempre recurro a ella para meditar sobre... bueno, sobre todo cuanto mi mente considera de interés.
A veces pinto cuadros, pero normalmente no es así. Casi siempre son simples pedazos de papel sobre los que dibujo... pensamientos; alguna vez uno en toda una hora de "meditación", en otras cien, no depende de algo consciente, sino de la actividad de mi espíritu en ese momento.
Nunca se los enseño a nadie en realidad; más tarde, como haría en una sesión de meditación habitual, analizo esos "pensamientos", los ordeno, esencializo o desarrollo... Y la inmensa mayoría no significan nada para mi pasado el instante de trazarlos, así que los tiro a la chimenea, como en realidad nuestra mente descarta casi todos los pensamientos no trascendentes que tenemos a lo largo del día.
Sólo unos pocos me parecen dignos de conservar, hasta que los utilizo para componer un cuadro, o parte de éste... o simplemente los guardo a la espera de descubrir en el futuro su auténtica situación en el puzzle.

Así que... podríais enfadaros por ellos, pero sería como hacerlo por... pensar en vos. La única diferencia es que... de los que tienen algo que ver con vos no he podido deshacerme de ninguno; todos me parecen... necesarios, de algún modo. Y son muchos
-explico honestamente, encogiéndome de hombros con descarada serenidad al decir aquello.

-Sin embargo... como os he dicho, vuestros deseos son órdenes, así que... si os he causado ofensa y deseáis que los destruya... -suspiro, volviendo a hacer el mismo gesto...




-Oh, lo lamento... Me temo que he actuado... de un modo demasiado directo al exponeros la situación que me ha traido hasta vos, Nisio-sensei. En fin, karma... -suspiro, pidiendo disculpas por no haber tenido tiempo de serenar si mi pulso pero no mi alma tras la partida de Yashiko.

-El maestro de la forja Kaiu me ha hablado de la vuestra, al exponer que Kashin era la segunda que veía -explico, destando a éste del cinto y sosteniéndola entre ambos, aún enfundada por supuesto -Lleva en mi familia por siglos, así que no se si la habríais visto alguna vez... pero tal vez la reconozcáis por su origen primero -digo, ofreciéndosela por si me hiciera el favor de examinarla en realidad.

-¿Así que es cierto... ella es la hija de Enma-Oh?
¿Pero Tenma-sama sabe que la tenéis vos? Ella está muy resuelta para completar su daisho con otra hoja
-expongo, y me parece que es evidente a lo que me refiero al mostrarle la mía, y esto explica por qué se del particular caso de la Mirumoto.

-En fin, ella cree que si no puede completar el juego por si misma, conseguirlo para su siguiente generación es la mejor de sus apuestas.

Y claro, desde su punto de vista es la voluntad de la Fortuna, lo que nos lleva a ese punto... ¿realmente al Señor de Meido le importa un comino lo que hagamos con sus espadas? ¿Es por contra su voluntad lo que interpreta Tenma-sama?
Dicho de un modo más concreto, referido a mi... ¿acaso la Fortuna sabe, espera o planea algo con respecto a mi, y es ése el motivo de que Kashin haya acabado en mis manos, o no es más que una casualidad fruto de la mortalidad del ancestro de mi familia al que se la entregó en un primer momento, tal y como hizo con Tenma-sama?

En definitiva, son dudas que... ni siquiera se como plantearme. Pero vos tenéis una notable experiencia en todo esto, por lo que se.
Así que... me permito de nuevo el atrevimiento de... rogaros vuestra asistencia, sensei Nisio-sama
-explico exhibiendo un tono cortés, y por encima de eso muy respetuoso, como el chico que le pide ayuda al maestro para resolver lo que para él es tan desconocido como el gusto culinario de los dragones elementales.

-Ah, si... lo llevo desde entonces. No es que tenga las cosas muy claras respecto a esto tampoco pero... os agradezco muchísimo el regalo; creo que me sirvió para "volver" cuando me vi dentro de mi "yo pasado", en un monasterio Dragón del fin del mundo, cuando acudí esta mañana a verme con Noriko-sama y Yashiko-san... ¿Os acordáis? Usted pasó por allí, ahora que lo recuerdo. Dijo que había mucho karma acumulado
-recuerdo con una pequeña carcajada, es obvio a lo que se refería creo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Abr 24, 2015 11:37 am

"¿Por qué? preguntó casi como si le sorprendiera no sabría explicarlo bien......... es esa actitud suya, mira por ejemplo, al contrario que nosostros que luchamos por no perder la posición en la corte ellos simplemente se limitaron a encogerse de hombros y quejarse... No soporto esa pasividad que a veces tienen... es como si... lo pudieran perder todo sólo por esa cabezonería, como si no pudieran ver más allá de sus reglas y se perdieran lo importante más allá de estas, las reglas no te lo enseñan todo ¿sabes?"

Lo cual era curioso porque ella estaba justamente aquí, siendo ella, por ese mismo pensamiento.

"La batalla EN la batalla es simple, o matas o te matan, a veces falta eso en la corte... Bueno, no es que falte es que a veces hay muchos que no se dan cuenta que los golpes en la corte son ralentizados, pero siempre llegan, y esos necios son los que provocan las cadenas de sucesos que pueden terminar en lo menos esperado... son efectos mariposas terribles por descuidos absurdos."

masculló con cierto tono molesto.

"He pasado de ser una buena general a una buena Campeona Esmeralda juju hoy es mi día de ascensos "

Bromeó esta.

"No creo que sea imposible.... es sólo que aún necesito más contactos, amigos y favores.... y materia prima buena, claro, una corte así no se sustenta sin jueces justos."



"Espero más bien que os mueva lo segundo, lo primero, de Nishi, aún me dan escalofríos si lo pienso."

Rió esta tras escenificar un escalofrío a posta.

Yashiko te miró de soslayo mientras en cierto modo tenía los carrillos un poco hinchados como por la molestia de tus argumentos y palabras y chistó diciendo:

"Tenéis salida para todo ¿verdad?"

Luego suspiró y te miró de reojo con el ceño fruncido como si le molestara todo aquello, pero no por ti sino más bien intuías que por ella misma, por lo que pensaba y decía y dijo con cierto tonillo altanero:

"Supongo.... que si me convences para pintarme.... antes debería ver tus trabajos previos para conmigo misma..."

Lo cual te hizo gracia, porque podías verla autojustificando su curiosidad sin pudor alguno aunque a ella misma aquello le molestase.




Niso tomó tu arma y te dijo:

"Yo personalmente no la había visto visto."

Pero dejó en el aire un extraño "pero no implica que no la haya visto", lo cual no tenía sentido, pero casi como la mitad de cosas que comentaba esta.

"Oh, yo no he dicho que Tenma-san sea hija de Enma-Wo-sama, eso es algo que si es así o no incumbe a esta, pero si que es cierto que su hoja, como la tuya, viene de los fuegos del infierno."

Nisio desenfundó la hoja y miró el símbolo de la espada.

"Y no de cualquier fuego..........."

Musitó.

"Es normal la confusión.... las espadas que nacen de la misma fragua y del mismo forjador tienen un aura y unas características similares... "se llaman".... y ambos compartís eso."

Por lo tanto..... si Tenma aseguraba que su espada estaba forjada por el mismo dios...

"¿Karma o destino? Bueno.... quizás sólo casualidad y parentesco..."

¿Parentesco de quién? ¿De Tenma? ¿Tuyo? ¿De ambos?

"Pero muchas veces las casualidades son por algo........
Puede que tengáis la opciçon de devolverle a tenma-san su daisho completo, pero no a costa del vuestro... aunque claro... las opciones son opciones porque no son obligaciones..."


Nisio asintió con lo de la piedra.

"Te ayuda a ser tu siempre y cuando así lo desees, además de protección de injerencias."

Anotó con cuidado el "cuando lo desees".

"Dale fe a ese amuleto y este te lo devolverá cuando más lo necesites."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab Abr 25, 2015 10:27 pm

-Yo siempre he pensado que las reglas son como los cánones artísticos. Hay que conocerlos, pero lo más importante que deben enseñar es a saber crear los propios. Claro que en buena medida coincidirán con los anteriores porque los que nos precedieron no eran necios, pero si no los cuestionamos nunca mejoraremos detalles, ni descubriremos nuevos caminos mejores o simplemente distintos.

Pero el ser humano tiene sus limitaciones; la mayoría que intenta tal cosa fracasa, así que el Clan León opta por la solución de seguir siempre los pasos de sus predecesores, confiando en llegar con garantías al menos donde estos alcanzaron.
A corto plazo tiene sus ventajas por descontado. Es inútil tratar de buscar un nuevo sendero cada vez que vuelves cada día a tu casa, tanto como mediocre me resulta el conformarse con no pasar de ahí jamás.

Creo que al final todo trata de equilibrio. Conocer las reglas, tomar tu propia decisión y... no dudar a la hora de ejecutarla. El destino suele tratar mejor a quien se mantiene firme en una decisión equivocada que a quien duda en una acertada.
De hecho... los leones han recuperado la posición como Mano Derecha antes que nosotros
-argumento, encogiéndome de hombros.

Aunque no es que sea exactamente debatir sobre el clan dorado el mayor de mis intereses con esta conversación, sino indagar en Yashiko cuanto me sea posible antes de que cierre esa puerta. La forma, es prácticamente una excusa.
-Pero comprendo vuestro motivo para la parte del "odio"... Lo que me lleva a preguntarme, ¿por qué entonces hay otra parte de "amor" hacia ellos? -pregunto tirando del hilo. Algo me dice que en cierto modo la Doji vive en una contradicción; por un lado detesta las zonas grises, pero por otro le encanta recorrerlas. Odia a los leones por no hacerlo pero a la vez les ama por ser capaces de trazar una linea entre el blanco y el negro... ¿O hay algo más?


-No trato de halagaros sin más; un buen Campeón Esmeralda debe de ser un buen general, tal como yo lo veo. ¿De qué sirve que sea el mejor espadachín si no puede desembarazarse de la presión de los cortesanos para desenvainar esa espada? Y como en el caso del general, ¿para qué iba a hacerlo personalmente, en todo caso?
Como Campeón del Hantei, sólo sería imprescindible si alguien retara al Emperador a un duelo... lo cual es lógicamente absurdo, ya que para disponer de una posición de derecho el retador debe de estar en una posición de estatus similar al menos a la del retado, lo cual en este caso es imposible.


Suspiro, si fuera tan fácil los duelistas ya dominaríamos la corte. De todos modos el asunto tiene sus ventajas, apenas podría ver a Doji Yashiko si realmente llegase a ocupar una posición semejante, y no soy tan generoso como para querer compartirla de ese modo con el Imperio, ni muy de lejos.


-¿Y qué hay de lo de antes sobre las reglas, mi señora? Aplicado a las leyes y lo que es un juez justo... En vuestra opinión, ¿lo es el que las aplica sin un milímetro de error, o el que las "adapta" según lo que crea que caa situación requiera? -pregunto curioso.



-Claro que es lo segundo -río de un modo descarado. No me importa un comino lo que pueda pensar nadie, porque con nadie pienso compartirla... la obra de su retrato, quiero decir. O no, insinúo todo aquello con una media sonrisa lobuna.

-Al contrario, Yashiko. De hecho, nadie en toda mi vida me había dejado tantas veces sin respuesta como en el tiempo que nos conocemos -replico con una sonrisa entre rendida y canalla, a punto de soltar una risotada oscura por lo tremendamente divertido de reconocer aquello con tanto descaro.

-Hum... tiene sentido... pero... -murmuro levantando la vista al cielo mientras me froto el mentón, a sabiendas de que tengo un buen anzuelo como para soltarlo por las buenas, especialmente sin obtener algo a cambio -Lo cierto es que no es exactamente... un trabajo previo. Es... puramente intuitivo... Sería como... no lo se... ¿os imagináis dejándome a cambio vuestro diario personal para que lo leyera?

Sin embargo... por otro lado... es evidente que alguien de vuestro talento para percibir el arte... sería capaz de leer todos los trazos y ver la imagen completa
-reflexiono en voz alta, como si no terminara de estar seguro... pero a punto.

...

-Tiene que llevar en este mundo al menos tres o cuatro siglos
-explico refiriéndome a la espada -Lleva en mi familia desde entonces, pero la verdad es que los detalles sobre su naturaleza se habían perdido, ya no se si por olvido o por ocultación deliberada de alguno de sus portadores, pero mi abuelo, el último que la llevó antes que yo, pasó mucho tiempo investigando sobre ella, y estimó ese origen. Aunque no exactamente el nombre de su primer dueño...
De hecho, creo que yo he obtenido en el día de hoy más información que él en años... Seguro que está contento en el más allá
-me digo a mi mismo, asintiendo a mis pensamientos.

-Si es cierto eso de que Tenma-sama no puede morir en combate, será a causa de su descendencia directa de la deidad, ¿no? ¿Qué otra cosa podría ser?
Pero es extraño... Me resulta muy curioso que precisamente ése sea el don familiar de la Fortuna de la Muerte. Es como si... el hijo de Benten no pudiera enamorarse, o algo así.
Lo que me lleva a preguntarme... ¿las Fortuna femeninas tienen hijos con mortales? ¿Y qué, los dejan en un cesto delante de un monasterio después de destetarlos?
-murmuro, cuestionándome detalles cada vez más absurdos, porque cierta parte de mi considera todo esto sin demasiado sentido desde su mismo comienzo. No es que me cause burla ni mucho menos, es que no llego a comprenderlo.

-Pero vos sabéis quien es ese forjador, ¿me equivoco sensei Nisio-sama? Quizás hasta... quien sabe, hayáis hablado alguna vez con él. ¿Por qué demonios fabrica espadas para humanos? ¿Pretende siquiera algo con ello, es alguna clase de... favor? Porque como os digo, Kashin ha estado mucho tiempo en mi familia, y mi abuelo si descubrió algo, que sus portadores sobrevivían a muchas batallas, o a ninguna, como si la espada escogiera con quien deseaba permanecer y con quien no...
O Enma-Oh, claro
-digo pensándolo justo en aquel momento. Eso tiene cierto sentido.

-¿Parentesco? ¿Parentesco de quien, maestra?
-incido en la pregunta, sin demasiados rodeos, dadas las circunstancias -¿De Tenma-sama y mío...? No tengo constancia de relaciones con la familia Mirumoto en la mía en ninguna generación reciente -suspiro, negando con la cabeza, ya que esa posibilidad no estaría del todo mal para rechazar la propuesta de Tenma, alguna clase de cosanguineidad.

-¿Yo podría devolverle a Tenma-sama su daisho completo? -
repito repentinamente interesado, y no es que no lo estuviera ya pero ése si que podría ser un buen argumento para que buscara un esposo en otra parte -¿Me lo daríais...? -pregunto frunciendo el ceño. Nuuuunca es tan fácil...


-¿Yo puedo querer no ser yo? Bueno, me gusta como soy pero... reconozco que tendría muchas ventajas poder revivir ciertos pasajes clave de mi existencia pasada. Dudo que sea capaz de controlarlo, por otro lado.
En cuanto a las injerencias... ¿de quien?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Abr 26, 2015 10:28 am

"Los leones han tenido suerte, una vez más, si no fuera porque el Cangrejo se ha replegado sólo ni de broma le habría pasado sólo... si al menos dejaran más libertad a Toushi-san...."

Se burló esta.

"¿El amor? te preguntó sorprendida como si pensara que eso no te atría tanto como la idea de su odio sinceramente, me gusta su mente, su mente sin tantas reglas, la base de lo que creó al León, tener unos ideales claros y el sendero más o menos ancho trazado es siempre útil y suele ser ayuda cuando estás más perdido... pero sobretodo, eso es un faro a la hora de sus estrategias, por muy oscura que esté su mente siempre hay un faro que ilumina el camino.

Como te digo mi padre siempre dijo que podría haber sido general, reconozco que durante mi adolescencia leí decenas de tratados militares de guerra para hacer mi propio "arte de la guerra de la corte" y te debo reconocer que Tsun Tsu puede usarse mucho.

Y eso me gusta de ellos, creo que son los que más y mejor aprecian las grandes estrategias, las más amplias, las más a largo plazo.... como una buena partida de go o shogi, por eso voy todas las semanas a jugar allí."


Te dijo esta.

"En realidad tendría más sentido una dualidad de cargo ¿verdad?

Siempre pensé que el campeón Esmeralda tendría que tener una doble cabeza, justo como son Kuronuma y Kotoko, una para la parte militar y otra para la corte, sería el sistema bicéfalo perfecto, ya que por línea general es complicado encontrar a alguien apto en dos aspectos semejantes de forma tan refinada comos e requiere..."


Yashiko miró al cielo y murmuró:

"Y cuando por fin se encuentra a alguien que reúne todo...... mira lo que pasa...."

Pareció pensar en un nombre en concreto.

"las leyes, Koji-san, son las plasmación de los ideales y del tiempo de una sociedad, para que un juez sea adecuado al cien por cien no debe atenerse sólo a la ley, ni a la costumbre, sino que debe tener en cuenta otros factores como los principios informadores y constitutivos de la sociedad y del orden jurídico, saber aplicar analogías y mantener el vacío legal al mínimo gracias al estudio de estos factores.

Y eso es algo que hoy en día no se hace, se usan tanto los huecos frises porque sólo se sigue UNA cosa, cuando la ley, la justicia, es algo más que UNA cosa."


Te explicó esta.

"¿Sabéis la historia de Matsu Umeko? ¿La de cómo casi muere hace años por culpa de "la ley" rigurosamente aplicada?"



"Te diría que no me ha resultado muy complicado dejarte sin habla bromeó esta pero estaría atribuyéndome un mérito que no merezco."

En cuyo caso eras tu el que tu mismo te dejabas sin armas delante suya, es lo que decía.

"No es igual a un diario... ¿o si?

Te preguntó de pronto, primero con un tono como enfadado pero en la pregunta final de pronto entró la malicia de su entonación, de tal forma que claro, si fuera como un diario tuyo sería un diario tuyo sólo y exclusivamente sobre ella... ¿Lo era o no? te sonrió.






"¿Vuestro abuelo hizo de conseguir esa información un motivo de su vida?"

Te preguntó de pronto muy interesada Nisio.

"Más o menos."

Te dijo de pronto Nisio de forma tan directa que te dejó sin habla.

"La Fortuna de la Muerte suele regalar el don de ser llevado ante su presencia justo cuando es el momento adecuado, ni antes ni después.

¿Adecuado para qué?
pareció su voz sonreir esa es una pregunta interesante que me temo que no puede ser respondida a la ligera pero digamos que la sangre de Enma-Oh no se derrama sino por grandes motivos en los Reinos..."

Nisio señaló a tu espada y te dijo:

"Eso te da cierta garantía en el combate, pero sobretodo te da garantías de conocimiento... porque en cada herida que recibas hay más información que las que esquives."

"¿Por qué Enma-Oh hace espadas?"

Se rió de pronto.

"¿Por qué pintáis Koji-san?

Te preguntó esta, ahora realmente parecía que la máscara te estaba sonriendo con ironía.

"Porque es su afición. Enma-Oh es un amante de las armas."

Dijo esta mientras se encogía de hombros.

"Y tiene tooooda una eternidad para realizar su cometido y le sobra tiempo para otras cosas...

¿Y por qué se las daría a los humanos?
¿Se te ocurre un reino mejor en dónde un herrero orgulloso puede probar sus armas?"


Te preguntó esta.

"Y como regalos, y como recuerdos para su familia... hay muchos motivos por los que un herrero daría un arma a un samurai...
Son las mismas que tiene un Kami que forja armas..."


Nisio señaló tu arma y te dijo:

"Vuestro parentesco común."

Señaló la máscara sonriente de demonio en tu hoja.

"¿Daros la katana?"

Preguntó esta de pronto sorprendida.

"¿Tanto interés tenéis en vuestra nueva familia política?"

"¿Puedes querer controlar una regresión del pasado para verla mejor o con más nitidez? Seguramente cuando has tenido esos lances del pasado lo has deseado; pero te aseguro que el pasado pasado está, no hay que forzarlo, así que si, es mejor que eso te ayude a ser tu y a que recuerdes justamente esto que te digo."

Te dijo Nisio mientras señalaba el colgante. Luego dejó una risa oscura y bajita ante lo de las injerencias y te dijo:

"Tu sólo recuerda no hablar nunca con carpas que pestañean ni hacerte amigo de personas sin sombra y todo irá bien... La vida de los humanos no tiene por qué verse tocada por las injerencias externas, estamos programados para notar que algo va mal y seguir con nuestra apacible existencia... pero hay personas con cierto interés desmedido en meter sus narices.... como tu, esos amuletos os ayudarán a no entrar donde quizás no podáis salir.

Pero no os preocupéis tanto, estáis tan ocupado ahora mismo que meteros en esos derroteros os sería imposible por falta de tiempo.
Más de lo que ya estáis metido, claro, porque huelo el perfume de Benten en vuestra piel... supongo que es porque ahora sois más cercano a Satomi-san. Ella os ha tocado ¿verdad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Abr 27, 2015 2:05 pm

-Es mejor tener suerte que ser bueno -replico riéndome -Es una de las mejores frases de la historia del cinismo, ju, ju... Claro que la suerte no se puede controlar, y la hay buena y mala, pero aparte de esos "detallitos"...
De todos modos, si el León se hubiera mostrado demasiado agresivo con el Cangrejo y su recién ganada posición, tal vez estos habrían tenido más reparos a la hora de retirarse sin más. O no, quien sabe. También su inmovilismo les pudo prevenir de embarcarse en los tejemanejes ocultos de la corte, lo que ahora les ahorra purgas internas... Y después de renunciar a ese supuesto trozo de tarta resulta que no sólo recuperan la posición como Mano Derecha sino que uno de sus señores se casará con la Regente, mientras que la Grulla no tiene asegurados, ni mucho menos, los puestos que tradicionalmente ha ocupado, como el Campeón Esmeralda o el de la esposa del Emperador, además del de Mano Izquierda...

Eso son hechos, claro; la verdadera cuestión es si todo eso ha sucedido gracias a su conservadurismo, o a pesar de
-opino, encogiéndome de hombros. No soy un cortesano así que tampoco es que me plantee esas cuestiones con demasiado interés, más allá del mero ejercicio de curiosidad analítica.

-Así que... en definitiva... os gustan los ideales claros y sólo las reglas realmente necesarias, para no perder nunca la perspectiva del camino. Pero también os gusta ser capaz de ver más allá de los lindes, las zonas grises; no para vivir en ellas pero al menos si para ser capaz de apartaros elegantemente si de repente... un grupo de caballería aparece tras un recodo, al galope. Por ejemplo.O un nido de serpientes, no tan al galope pero... ya sabéis.
¿Es así?
-pregunto con curiosidad, poniéndolo finalmente todo en función de quien a mi me interesa, que es evidentemente ella.


-Si, pero... en general, la bicefalia no me parece un sistema fiable. Funcionaría con Kuronuma-san y Kotoko-san, de eso estoy seguro, ¿pero qué posibilidades reales hay de que se pudiera encontrar una dualidad semejante en el futuro? Yo diría que muy pocas, así que las dos cabezas podrían terminar por devorarse una a la otra en sucesivos Campeones Bicéfalos... Salvo que se enlazara el destino de ambos, de algún modo.

Habría que obligarles a casarse, por lo menos. Ese sistema ya me gusta más... Independientemente de quien se ocupara de qué, el yin y el yang tenderían a equilibrarse
-digo sonriendo. Tendría defectos claro, el matrimonio los tiene y muchos, pero desde luego sería divertido.

Después afilo la sonrisa casi como la hoja de una daga, pasando a mirarla de reojo con cierto descaro, como si me estuviera pensando la socarronería de proponerle en voz alta presentar nuestra candidatura. Aunque si por el campeonato o por el matrimonio, eso de momento me lo reservo hasta ver lo mucho o poco que le ofenda la insinuación, ju, ju...


-¿Quien...? Ah si, ella
-suspiro siguiendo su vista hacia el cielo, hasta percatarme de que se refiere a Tarako, claro. Aunque quizás la Daidoji fuera más ejemplo de "falta de corte", especialmente de los entresijos más sucios de ésta, que de dualidad.
Al menos eso imagino, porque no llegué a conocerla en aquella época.

-La justicia... bueno, si en algo os interesa mi opinión -me encojo de hombros al decir aquello, porque imagino que no -La justicia es utópica en su misma naturaleza, por eso cuando intenta aplicarse se difumina, digamos. Como coger arena seca entre los dedos.
Por eso los humanos escribimos leyes, leyes y leyes para tratar de fijar esa utopía, de cementar esa arena, pero al final resulta que no tenemos justicia, sino ley.
¿Y es lo mismo? Pues... no. Eso sería como decir que puedes atrapar a la Luna a través de su reflejo en un estanque... Son lo mismo, pero a la vez no. Así que hay que fiarse de que los jueces interpreten la ley con justicia, lo que sería una frase carente de todo sentido si ambas cosas fueran una misma.

En fin, un nivel tras otro de la pirámide hasta llegar al Hantei... que lógicamente no puede ocuparse de resolverlo todo, así que en algún escalón intermedio queda la decisión final. El reflejo del poder absoluto, atrapado en un estanque.

¿Matsu Umeko...? No, no conozco su historia.
-respondo observándola con interés.


-Bueno... ¿es mérito de Dama Amaterasu cegarnos, o es culpa nuestra por pretender mirarla demasiado tiempo? -sonrío de medio lado... mirándola.

-Hum... no, no es un diario
-refunfuño negando -Definitivamente no. ¿Me tomáis por una cortesana?

A lo que me refiero es a que... de otros asuntos llego a tener uno o dos bocetos, captan la idea de mi pensamiento y ya está. Y ni siquiera los guardo todos... Pero, de vos... pues tengo... unos cuantos más que dos. Y están todos, ¿pero eso es un diario? No, claro que no.

Aunque supongo que... si se ordenaran cronológicamente... dado que no falta ninguno... podría leerse una historia en la sucesión de los dibujos. Al menos podría alguien que tuviera la suficiente... capacidad para interpretar el arte...
-murmuro mirándola de reojo.
-Y... ¿eso es un diario...? Pues... ehm........ -me quedo unos instantes pensativo, hasta que... -Buenopuedequetengáisrazóny notengandemasiadointerés. Ehem, quiero decir que son sólo bocetos y... supongo que alguien como vos tendrá demasiadas cosas que hacer como para que todos los artistas que tiene bajo su mecenazgo vinieran a molestaros con esbozos de ideas, sin pulir adecuadamente -carraspeo, cambiando de tema con presteza para sacudirme el sonrojo previo. Como si no hubiera dicho nunca nada.

...

-¿Un motivo de su vida...? -repito la pregunta, entre pensativo y sorprendido por el interés de la Miya en algo semejante -Pues... es posible. No es que nunca me lo dijera de ese modo, pero cuando se dio cuenta de que llegaba al final de sus días se tomó muy en serio la tarea de "traspasarme" todo el conocimiento que había recopilado al respecto, siendo que iba a ser yo el heredero de Kashin. Y sin duda era muchísima información, era obvio que había dedicado una gran cantidad de tiempo y energía en esa investigación; archivos genealógicos, bibliotecas, visitas a maestros forjadores...
Creo que siempre pensó que se le escapaba alguna clave que le impedía ver la imagen completa del puzzle, pero nunca lo resolvió. Estoy seguro de que por eso puso tanto empeño en que heredara la información, por si yo conseguía hacer encajar esa pieza fundamental; por eso he dicho que pienso que estará feliz ahora, porque sin duda esa clave pasa por dejar de considerar a Kashin una "espada Kakita", y por tanto pasar de los archivos y maestros Kakita a un nivel más general, al que por cosas de la vida yo si tengo acceso aquí, en Otosan Uchi.

¿Pero qué tiene esto de interés para vos?
-pregunto curioso.

-Así que Tenma-sama no "puede" morir... pero le duele
-sonrío soltando un pequeño suspiro -Eso me suena -resoplo levantándome la manga de mi chaqueta bushi y mostrando la larga cicatriz en mi antebrazo diestro -No es exclusivo de los hijos de Enma-Oh, como podéis ver, aunque las causas no sean las mismas y yo tenga que agradecérselo solo a la fortuna, no a la Fortuna. Pero "gracias" a esta herida aprendí a desarrollar mi... espíritu adormilado de artista.
Ahora se que de no haberlo hecho me habría encontrado siempre en desequilibrio, y el origen fue ése mismo, doler sin matar, ju, ju...
-no tan glamuroso como eso de la sangre de Enma-Oh, pero la coincidencia es irónica. O al menos a mi me lo parece.

-Por eso pinto
-respondo, sirviéndome de contestación para ambas cuestiones.

-¿Un Reino mejor? Bueno, ¿qué tal el propio infierno? Si no os he entendido mal decís que es ahí donde las forja, no en Meido... Y a diferencia de éste, en Jigoku hay multitud de seres que hacen de la violencia un modo de vida, así que puestos simplemente a probar sus creaciones, no es mal lugar -argumento, con cierta distracción. No es más que una hipótesis sin fundamento real -Algo tendremos los humanos, en todo caso -eso si me parece razonable.

-La frase "hermanos de armas" no se refiere exactamente a un parentesco de verdad, Nisio-sama
-apostillo torciendo el gesto, sin comprender su forma de expresar la relación entre Kashin y al daisho incompleto de Tenma. Sigo prefiriéndola, a mi arma, para mi.

-¿Q-Qué...? ¿Familia política? No, no, no... Si tuviera el resto del daisho de Tenma-sama ella... hum, bueno, se olvidaría del mío
-sin conflictos, y sin que Yashiko se enemistara con ella, de paso. -Encuentro que sería una solución perfecta, la verdad -"protesto" porque haya pensado otra cosa, encogiéndome de hombros.


-¿Sois consciente de que JAMÁS se me habría ni pasado por la cabeza la idea de hablar con carpas que pestañearan si no lo hubiéseis mencionado vos?
-puntualizo, dejando un largo suspiro.
-¿Yo, meter las narices...? Eso no es... exactamente así, creo yo -estoy a punto de argumentar alguna protesta más elaborada, pero eso de "haber sido tocado" por Satomi enciende alguna que otra alarma de atención en mi cabeza.
-Que buen olfato os gastáis para llevar una máscara enteriza, maestra -sonrío de medio lado, socarrón, especialmente para ganar tiempo y elaborar una contestación apropiada a semejante pregunta -Bueno, os vais a perder la sorpresa mañana, pero puede que sea más cercano a Soshi Satomi-sama por haberla pintado.
Y si, mi manera de retratar exige profundizar en el conocimiento emocional de aque a quien pinto... Pero-no-de-esa-forma... Ella me ha explicado muchas cosas sobre sus prácticas y rituales, pero no la he tocado de ese modo, en absoluto.
Sólo me tocó las manos, para demostrarme que era "el tacto de Benten"... lo cual resultó difícilmente cuestionable tras eso. Así que comencé a interesarme sobre otros detalles de su particular relación con esa Fortuna, y al final terminó por indicar que gracias a su don, ella podía canalizar las emociones que iban y venía a través de Benten, pero sin modificar el origen y destino final de esos... lazos, digamos.
O sea, que a través de Satomi-sama, alguien que estuviera enamorado, por ejemplo, llegaría hasta el otro lado de su enlace, incluso aunque estuviera lejos, o siquiera en este mundo.

Eso resultaba bastante curioso, pero yo no iba a "rezar" con ella para comprobarlo; sin embargo resultó que no era necesario, podía funcionar con un simple abrazo...
-explico sin más, dejando la historia en el punto en el que acaba por tocarme de ese modo, que es el último. La parte en la que realmente mi espíritu es capaz de salir de mi cuerpo y de llegar hasta donde Yashiko estaba para abrazarla, la dejo en un "insinuado suspense", por no resultar... imprescindible.
-Nada más -chasqueo la lengua, preguntándome si la Doji me mataría por contarle algo así, incluso aunque a ella si le diera los últimos detalles... Creo que sólo me salvaría que en ese momento recordase haberme sentido de algún modo en aquel lance. De lo contrario... plof, a la bahía.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Abr 29, 2015 6:16 pm

"Y justo por cosas asi no sé si odiarlos o amarlos."

Bufó Yashiko.

"Odio a los suertudos sin merecerlo pero admiro a los que crean su suerte."

Añadió.

"Si, podríamos decirlo de esa forma, me gusta controlar las zonas grises antes que estas me controlen a mí, de esta forma sólo y cómo yo deseo pasearé o no por estas."

Yashiko te miró de reojo al oir tu entonación al referirte a Tarako y dejó media sonrisa en los labios diciendo:

"Hay que tener muchos contactos, muchos amigos y muchas deudas para desaparecer a simple vista y moverte con libertad a la vista de todos, si eso no es don de corte..."

"No se puede atrapar a la luna con su mero reflejo, pero si sólo la miramos y nunca pensamos cómo llegar hasta ella está claro que jamás llegaremos a esta."

Te dijo Yashiko con seriedad.

"Umeko-san estuvo a tres tajos de pasar a mejor vida, por culpa de las leyes aplicadas tal cual, del honor inmovilista y de no saber ver las zonas grises. Fue acusada de un crimen que nunca cometió y del que no veía necesidad de defenderse pues el honor la acompañaba y estaba con ella.... pero claro, sus enemigos justamente esperaban eso, que se dejara ir mirando la luna y no tratando tan siquiera de reflejar su belleza en el agua de un estanque... de esa forma, justo actuando como era y con las leyes y la forma de aplicación como el león habría terminado...

Si no fuera porque su cuñada, la mujer de su hermano menor, fue la que la libró de tal destino usando un poco la cabeza y retorciendo las leyes o mejor dicho, simple y llanamente usandolas más allá de acatarlas simplemente, se metió en ella y atrapó los destellos de la luna necesarias para simple y llanamente demostrar la verdad."


Te contó esta.

"Oh jaja no creo que tengáis "un diario de cortesana" pero está claro que si un diario de artista, mirarlo de esa forma, después de todo los artistas no podéis evitar crear y estas creaciones en orden no son más que la sucesión plasmada de los acontecimientos suficientemente importantes como para dedicarles tiempo y reflexión... ¿Y no es acaso el fin de un diario ese mismo?"

Te sonrió con descaro.




"Oh.... los estudios de las vidas me parecen interesantísimos.... me ayudan a ver y a comprender el camino de los hombres y de sus espíritus..."

Te dijo Nisio despacio.

"Justamente que la pieza que le faltara a vuestro antepasado fuera el pensar que este mundo es sólo de los hombres...... me parece muy.... interesante..."

Añadió.

"Y de los errores se aprenden lecciones valiosas ¿verdad Koji-san?"

"Los descendientes de Enma-Oh suelen olvidar que su sangre no es igual a la inmortalidad sino a abrazar a la muerte justo cuando esta te espera, ni antes ni después........

Y puede parecer una obviedad pero esa gran verdad... es muy liberadora.... uno muere... sin reparos, sin manchar su karma, sin pensar.... "¿obre bien? ¿Habría sido mejor....? Sin provocar otra vuelta del ciclo de las vidas por eso mismo....

¿Os suena de algo alguien que ha renacido por algo así?...."


La máscara pareció sonreír con sorna... ¿o era tu imaginación?

"El Jigoku no ofrece tantas posibilidades de probar sus armas con seres de casi todos los planos como este... el Meido es un plano casi central en el universo que hace que sea puerta de unión con muchos otros, y por tanto, receptora de viajeros y visitantes deseados o no..."

"O quizás sea literal."

Te dijo de pronto Nisio de lo de las armas con un tono ambiguo.

"¿Y deseáis que se olvide de vos con tanta vehemencia? eso es interesante...."

Murmuró esta.

"¿Seguro? se encogió de hombros suelen dar buenos consejos y saben muchas cosas..."

¿Hablaba en serio o en broma de las carpas?

"Oh... ¿Pero es mañana el cuadro?"

Preguntó con una voz medio sorprendida.

"Yo pensaba que ya estaba hoy.............. lo habré imaginado..."

Murmuró esta mientras miraba hacia el cielo, y no sé porqué de pronto te dio por pensar que lo había visto, pero era imposible porque no sabía donde estaba pero...

"¿No es una experiencia una vez más para darnos cuenta de lo grande que es el reino y los reinos y lo cerca y lejos que estamos a la vez?"

Te preguntó esta.

"Habéis tenido suerte de contar con alguien como Satomi-san, que es pura como pocas almas y que no volverá el Meido a verla jamás encarnada en esta, que os muestre algo tan hermoso como la belleza y el amor divino."

"Un tesoro...."

Murmuró al final.

"Aunque supongo que aún así, y aún siendo ella, vos os quedasteis más en poder abrazar a quien amáis a través de esta ¿verdad? Eso seguro que os sorprendió más."

Pero... ¡qué?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie May 01, 2015 3:52 pm

OUt:
Creo que me has interpretado mal, con Meido hablo del reino de Emma-O, el de los muertos. No del humano. No se si estás hablando de uno o de otro cuando lo has repetido con lo de la espada y lo de satomi
IN:

-¿Así que vos me admiráis por haber merecido mi suerte? -replico mirándola de reojo con una media sonrisa sutilmente atrevida, sin especificar a que suerte me refiero ya que podrían ser unas cuantas... aunque por mi manera de mirarla a ella... -¿O soy de aquellos a los que odiáis por "suertudo"?

Espero que sea lo primero; esto último sería muy raro
-suspiro antes de soltar una pequeña carcajada; sería curioso como poco que tuviera la suerte de gustarle y que ella me odiara por eso -Aunque tratándose de vosotras nunca puede descartarse nada -añado con descaro, aumentando algo más la risotada. Ese tipo de ausencia galopante de inteligencia emocional del "te odio porque me gustas" sería más típico en una Matsu, pero en el fondo el problema de éstas no es realmente la ausencia de feminidad sino el descontrol total de ésta precisamente.

De todos modos provocar reacciones emocionales en Yashiko tiene cierta diversión implícita, como besar a una cobra, ju, ju...

-Ésa es la interpretación de una adicta al control -bromeo después, aunque sin malicia alguna. Es más, mi manera de ser admira a quienes buscan controlar todo a su alrededor, y hasta algún punto lo consiguen, pese a que mi racionalidad asume que eso es siempre imposible al final -Yo lo diría de otro modo... Que me gusta saber controlar las zonas grises para cuando deba cruzarlas. Que piense que eso es decisión mía o no sólo es una ilusión en la que no suelo detenerme mucho a estas alturas de mi existencia.

Aunque, por descontado, admiro vuestra voluntad para tirar siempre de las riendas hacia donde vos deseáis
-sonrío inclinando con gracia la cabeza.


-Bueno, dicho de ese modo... -murmuro pensativo sobre la forma de ver lo de Tarako como una maniobra cortesana -Es la versión Daidoji de la corte, supongo. En tal caso, si; sin duda es una jugada maestra -termino por concluir, encogiéndome de hombros.

Me quedo unos instantes mirando al cielo. Aún no se ha puesto el sol, pero la silueta de la luna ya se adivina en el firmamento -Devoró a sus hijos por celos... No se para qué iba a querer nadie ir allí, aunque pudiera -digo torciendo el gesto, sin entender realmente que Yashiko le vea el interés en llegar hasta la luna.
-En un mundo en el que se alcanzara la plena justicia ya no harían falta tribunales, porque no habría delitos que castigar... ¿O vos lo veis de otra manera? -pregunto curioso.


-Dejadme adivinarlo... su cuñada no es Matsu, ¿verdad?

Umeko-sama actuó justo como lo que era. No puedo evitar preguntarme si eso es en verdad tan malo... ¿Alguna vez habéis pensado lo que sucedería si el León supiera o quisiera moverse por esas zonas grises, a su voluntad? Hace mucho que habrían dado un golpe de estado, sin duda... Estoy convencido de eso.
Yo creo que Akodo-Kami era terriblemente ambicioso. Él realmente deseaba el trono, pero Hantei ganó el combate. Sin embargo Akodo no iba dejar de ambicionarlo por eso, así que la única manera que vió para poder mantener su palabra fue la de jurar que su papel sería la de valedor de su hermano, y que sólo cuando cayese el último Akodo caería el último Hantei. Así empeñaba su cabezonería en evitar precisamente su opción de derrocar al Emperador Hantei.

Individualmente, un gato que ladra es hasta admirable, pero como ejemplo para el resto de su especie es contraproducente
-expongo mi punto de vista. Cada cual tiene un lugar muy preciso que mantener si se espera el necesario equilibrio de un monstruo de siete cabezas como es Rokugán.
Umeko es digna de admiración, pero si la familia Matsu como conjunto la imitara lo desequilibraría todo. Y las cosas sólo se reorganizan por las malas...


-Si, visto así... entiendo ese concepto de "diario de artista" Y comprendo el motivo por el que podría compartirlo precisamente con vos, ya que sois plenamente capaz de entender el tipo de alma que lo crearía... Aunque sería como... desnudarla.

Y aún así... ¿seguís pensando que no merecería nada a cambio de... mostraros esa parte de mi?
-murmuro comi un cachorrito abandonado. En mitad de la tormenta. Pero aún así adorable. Y hasta con un lazo.


...

-Y tanto. Yo aprendí a no dejar nunca a Kashin en casa, ni siquiera cuando saliera a pasear por los jardines de Kyuden Kakita... Es una notable fortuna que ahora haya tenido la suerte de que la Ama decretara que podía portar mi espada incluso aquí arriba, en la presentación del cuadro de Nozomi-san.
Me molesta especialmente separarme de ella
-suspiro sobre la katana que cuelga de mi cinto, apoyando instintivamente la mano en su empuñadura al pensar en su presencia allí. No es que lo pretenda insinuar de ese modo, pero si me fuera terminantemente prohibido no estoy seguro de que tuviera demasiadas ganas de venir, por mucho ""honor"" que resultara de que un Seppun le volviera a "sacar filo" a un acero que nunca lo ha necesitado desde que fue forjado.

-Si, me suena de un tal Akodo reconvertido en... algo mucho más atractivo a los sentidos, debo decir
-respondo mirándola de reojo, antes de suspirar como si asumiera que no vale la pena perder el tiempo preguntándome como demonios parece saberlo todo.
-Esa gran verdad debería ser un mantra para todo bushi... Debería. Pero imagino que debe ser fácil temer que ese "momento adecuado" para uno mismo no sea tan adecuado para aquellos que te rodean de un modo especialmente cercano.
Como cuando sales de casa y piensas, ¿habré apagado bien las brasas de la chimenea? No creo que la respuesta sea renunciar a las ventajas de la calefacción, porque hay noches que hace realmente demasiado frío. Al final tienes que confiar si lo has hecho bien o no, y es mejor hacerlo en uno mismo.
Apostar por ti. Pero a los grullas nos llaman arrogantes por eso
-bromeo.. a medias. Quizás por eso ahora lo seamos ambos, ésa es mi apuesta.

-¿Estáis diciendo que con Kashin podría matar a cualquier ser de otro plano? Bueno, supongo que dependería de mi habilidad, ya sabéis, me refiero a la hoja en si. Los cangrejos necesitan empolvar de jade sus armas para matar onis... ¿pero no con ésta? ¿Dañaría incluso a un fantasma, o a un kami?
-me intereso con notable curiosidad. Nunca he estado frente a frente con uno, que yo sepa, pero es mejor saberlo y no necesitarlo que lo contrario.

-¿Literalmente emparentados...? Bueno, eso tendría sentido para explicar el motivo por el que la Fortuna entregó esta arma a alguno de mis ancestros, el primero que la empuñó en mi familia. Pero mi abuelo si que investigó eso, y aunque no dió con el nombre exacto, si que pudo situarlo hacia el siglo segundo del Imperio... así que la cantidad de sangre de Enma-O que pueda haber en mi es prácticamente nula, y más aún comparada con una hija directa como sería Tenma-sama.

Oh, no es que desee que se olvide de mi... Yo no... pretendería ofenderla de ese modo. Es sólo que... ella no lo sabe claro, pero es... inoportuno. Y podría generar algún que otro conflicto... innecesario a mi alrededor, con ciertas personas.
O "cierta"... Ni siquiera se porqué os hablo como si no lo supiérais ya, Nisio-sensei -protesto suspirando profundamente -Seguro que ahora os estáis riendo a conciencia de mi tras esa máscara vuestra...


Pero si acabáis de decirme que no hable con las carpas... ¿¿por qué me decís que saben muchas cosas y dan buenos consejos??
-me lamento amargamente, golpeándome la frente con la palma de la mano con un toque de desesperación no falto de otro cómico.

-Bueno, ya que lo habéis visto, sea como sea eso... ¿Qué os ha parecido? -pregunto su opinión sobre el cuadro -¿Pensáis que he captado la esencia de la dama? Tengo que reconocer que al saber de su particular relación con esa diosa me preocupó algo que hasta ese momento no había tenido en cuenta... que a Benten también le agradara. Si es que a ella le importa un pimiento, claro.

No querría que me fulminara así, a lo tonto -digo, sin dejar muy claro si lo pregunto en serio o en tono socarrón. Pero teniendo en cuenta la existencia de Yashiko en mi vida ahora, la opinión precisamente de esa Fortuna pasa a no serme del todo ajena...

-Supongo que no soy tan espiritual y universal como eso, y si muy subjetivo, pero... a riesgo de parecer arrogante... yo ya conocía esa clase de hermosura. Ese tesoro.

Tal vez os parezca cínico, pero aunque hubiese muerto pra abrazar a Soshi Satomi, para mi no habría funcionado esa "conexión con lo divino" de no haber traspasado a la propia dama Soshi y haber llegado a sentir... mi propio tesoro.
No me sorprendió porque me resultara tan evidente esto, el hecho de confirmarme quien era para mi la belleza y el amor divino, dado que estaba bastante convencido de ello. Si algo me sorprendió fue que... bueno, realmente una humana tuviera esa clase de don. Llamadme raro, pero nunca había salido de mi cuerpo, que yo recordara al menos.

Pero, ¿como sabíais a ciencia cierta que "funcionó" y que pude abrazarla?
-curioseo, aun sin estar del todo seguro de que vaya a responderme, o más bien de que vaya a responderme algo que pueda entender.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue May 14, 2015 4:12 pm

OUT
perdona, a saber como lo he leido XD
IN


"Si te digo la verdad, ambas cosas casi se rió aunque sinceramente, soy de las que cree que muchas personas "afortunadas" lo que son es unos jugadores innatos. A mi me llaman afortunada y en realidad no es que lo sea, es que hago una apuesta de vida y veo hasta donde puedo llegar, si nunca tenso la suerte no podré saber qué puedo sacar de ahí ¿verdad?"

Yashiko se dio media vuelta con un gesto de "falsa sorpresa" y te dijo mientras medio se reía y te decía con sorna:

"Ah! ¿Pero ahora os habéis enterado que soy una maniática del control? jajaja"

"Hay rios que tienen la capacidad de esconderse de la mirada varios cientos de kilómetros incluso para aparecer más abajo y terminar, del mismo modo, desembocando en el mar...."

Dijo esta sobre Tarako.

"No todos los rios pueden hacerlo."

Yashiko se rió ante tu pregunta de la justicia y negó:

"Me temo querido, que yo no veo que el mundo pueda ser plenamente justo, porque el ser humano no lo es, pero creo en una institución, en un número de personas capaz de ser justas y de impartir justicia."

Yashiko de pronto dejó una larga risotada con tu comentario final mientras asentía.

"No lo habría expresado mejor la verdad.

En realidad... el juego de roles en sí no es malo siempre que se sepa llevar adecuadamente... cuando el rol nos encadena hasta lo absurdo es cuando pasa lo que no debe. Por suerte, como supusistei su cuñada era Ikoma, una adorable buena esposa, fundadora de un club con nombre semejante en la ciudad, que tiene algo más que pelo sobre la cabeza...

Sin duda fue una suerte que la ayudara, sino hubieramos perdido el gato que ladra cual cánido más impresionante de la ciudad."


Yashiko te miró de reojo con una ceja levemente alzada y una media sonrisa pícara en los labios, se acercó un paso a ti y susurró:

"El premio va implícito en enseñarme dichos bocetos.... y estoy segura que es algo mucho más interesante de lo que jamás se os pueda ofrecer en algo material... y sería un esbozo más... Yashiko te taladró hasta el alma con sus ojos azules mientras sus labios susurraban al final es lo que estáis buscando ¿no? el esbozo que podríais llegar a hacer... de mi reacción al verlo..."

Sus palabras se acortaron en aquel final como si ellas mismas dijeran "una expresión que nadie más que tu jamás habría visto".






Nisio te miró a ti y a la espada.

"Es comprensible, ella tampoco es que guste de estar lejos tuya."

Dijo tal cual mientras se encogía de hombros.

"Los Grullas tenéis una ventaja sin duda a la hora de no volver la vista atrás, y cuando eso es necesario... es una carta muy poderosa a favor, puede que justamente eso es lo que él... o ella... necesitara, más confianza en si mismo...

Aunque en realidad es algo natural del ser humano que ama el pensar que ojalá nos pasara a nosotros algo malo en vez de a lo que amamos ¿verdad? Es una duda razonable y no se me ocurren muchas cosas mejores por la que volver a nacer que por el amor..."


La máscara de Nisio no reveló nada cuando hiciste aquella pregunta, debiste esperar a su voz.

"Es poderosa. Si. Mucho... No descartaría que pudiera herir... hasta a un dios..."

Dijo mientras su mano se extendía hasta la tuya, que estaba sobre la empuñadura y tocaba este con la punta de los dedos.

"Podría ser útil....."

Murmuró de pronto mientras se separaba y tocaba con una de sus manos a la otra, la que había rozado a kanshin.

"Nunca dije que fuerais familia cercana, pero si directa."

Te replicó de Tenma.

"Aunque la sangre de un dios no funciona de la misma manera, así que digamos que estáis más cerca de lo que un humano puede comprender pero no tanto como para ser "hermanos"...... más bien como............. tio y sobrino, siendo, por edad de linaje, el tío tu."

"No suelo reirme."

Dijo en respuesta a tu comentario.

"Oh, porque dan buenos consejos, sin embargo también gustan de comer humanos."

Te respondió de pronto con total naturalidad.

"No lo he visto como tal.......... pero lo he visto.
¿Confuso verdad?"


Ahora su máscara pareció que si que sonreía.

"Mi opinión importa bien poco... pero a ellaS les ha gustado."

Dijo en plural.

"Oh... bueno.... supuse que el hecho de a quien abrazasteis no os resultó sorprendente, eso lo tenéis bastante claro, era el viajecito espiritual ju"

Te dijo esta señalandote a ti y luego haciendo un espiral en el aire como si dijera que tu alma se salía de tu cuerpo para ir a pasear.

"¿Cómo lo supe? Porque el abrazo de Benten te lleva a la persona amada. Tu amas a Yashiko-san, sin lugar a dudas, no es "gustar" es "amor", así que consecuentemente el abrazo de Satomi en comunión con Benten te tenía que llevar hasta ella."

Dijo como si le pareciera lo más lógico.

"Es bonito."

Murmuró de pronto.

"Poder abrazar al ser amado... Y no lo digo por Satomi-san, vos tenéis la posibilidad de hacerlo directamente, eso es hermoso."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie May 15, 2015 4:44 pm

-Si que soy un jugador -replico con descaro, sin molestarme en disimularlo lo más mínimo -Todos los duelistas lo somos, en el fondo.
No de esos que se juegan la bolsa a cara o cruz en algún tugurio sólo por sentir la adrenalina del azar, claro. Yo soy de la clase de jugadores que analiza las probabilidades, espera su mejor oportunidad y, cuando ésta se presenta, no teme apostar... lo suficiente para llevarse el primer premio.

Y si pierdes, pues te vas silbando, sabiendo que has dado lo mejor. Pero al final la existencia pone a cada uno en su lugar, arriesgue o no; los dioses son implacables en eso. Sin embargo, aunque siempre haya riesgo, si eres bueno y afortunado a la vez... hay premios que valen una vida entera
-explico al final mirándola de un modo intenso, antes de solar una carcajada casi arrogante frente al universo mismo.

-Oh no
-sonrío sobre eso de ella siendo una controladora nata -Ya me había dado cuenta, pero sucede que hasta ahora me gustan todas vuestras manías, así que... sigo explorándolas -bromeo, aunque no. Eso hace que aunque me guste que ella controle las cosas a su manera, no evito ponerlo a prueba a mi manera como una forma de juego divertido entre el cazador y la presa. Por supuesto, no implica que sepa quien es cada uno, ju...

-¿Para vos es lo mismo? Ser justo y repartir justicia, quiero decir. Me refiero a que si vos sois de las personas que creen que para que un juez sea apropiado no sólo debe ser capaz de conocer y aplicar la ley a la perfección, sino también de cumplirla escrupulosamente, en hecho y en apariencia... O por el contrario pensáis que son cosas independientes y no necesariamente vinculadas la una a la otra, como... el sabor de los platos de un cocinero y sus gustos personales por la comida, por ejemplo
-pregunto con curiosidad.


-¿El club de La Buena Esposa? Suena... extraño. Son ese tipo de adjetivos que la cortesía exige dar por supuestos, ¿no creéis? Es como si existiera un club de cortesanos sinceros -bromeo sonriéndole de medio lado.
-Aunque sea como fuere, coincido con vos. Fue una suerte no haber perdido a Umeko-sama -murmuro pensativo, y no sólo por nuestro duelo, que también, sino por el hecho mismo de haber conocido a una Matsu tan... atípica y a la vez tan Matsu. Es divertido sin duda. Y si puedo retratarla sin que me asesine, lo será aún más.

Al final, tras aquellas últimas palabras suyas... es una suerte que Yashiko no pueda percibir directamente lo muchísimo que se me acelera el pulso al verla acercarse un paso más, con esa mirada... y esa voz exquisitamente susurrada. No me habría dejado mucho margen de actuación para fingir no estar completamente rendido.
Aunque tampoco es que se me diera especialmente bien fingir delante de ella, en condiciones normales... así que al final termino por pintar una sonrisa afilada en la cara -La verdad... Si... es lo que estaba buscando... -siseo con descaro como si eso significara que he obtenido lo que deseaba a cambio, pese a que en realidad no he logrado nada "más" como ella ha dicho.

En el fondo me ha "pillado", claro. ¿Por qué habría sacado yo mismo el tema si no hubiera querido mostrárselos desde el principio? Pero así he logrado captar la suficiente cantidad de su atención no sólo ante la idea futura de mañana, sino ahora mismo. Sostenerle la mirada a esos ojos azules, analizar esa sonrisa y cada detalle de su gesto me supone un deleite difícilmente comparable a ninguna obra de arte que pudiera ver en otro rincón de la Ciudad Prohibida.
Incluso puedo notar como mi alma entera vibra con una energía única, como una aguja imantada atraida inexorablemente por una poderosa fuente de magnetismo. Sin embargo aquí no puedo abrazarla ni besarla, pero incluso esa contención necesaria es placentera en si misma, tan cerca de ella.
Sólo como preludio de "devorarla" más tarde, claro, ju, ju... Eso no me molesto en ocultarlo en el fondo de mi manera de sostenerle la mirada. Estos mismos detalles también serán unos buenos bocetos del día de hoy...

...


-No sabía que pudiera... sentir, no de ese modo al menos -respondo tras la manera de hablar de Nisio sobre Kashin -En ese caso no creo que esté demasiado satisfecha hoy -suspiro resoplando. Las espadas están fabricadas con un fin muy preciso, y si la mano del herrero es la de la Fortuna de la Muerte, más aún. Sin embargo hoy todo eran exhibiciones y duelos de torneo, sin sangre primera siquiera.

-Eso mismo pienso yo -asiento respecto a la ventaja de ser Grulla.
-El sacrificio es una muestra de amor, además yo soy yojimbo así que si no estuviera convencido de ello mi desempeño sería muy frustrante... Por supuesto no es algo que pueda tomarse ridículamente a la ligera, porque también es una forma de abandono.

Creo que Kotome tambien pensó eso
-murmuro al final, ante la idea de volver a nacer por amor. Lógicamente yo también estoy de acuerdo, porque de hecho es probable que sea idea mía en todo caso.


-Estáis pensando en alguien concreto -afirmo sonriendo de medio lado, muy seguro de haber percibido con claridad ese detalle en las palabras de la Miya al contestar que Kashin podría herir a cualquier ser -Soy un bushi, conozco ese tono; no necesito veros la cara para notarlo.

Yo no es que tenga nada contra ningún dios... Al menos de momento. Aunque siempre me gustó el capítulo de aquella historia en la que el maestro forjador le dice al bushi que si los dioses se interponían en su camino, podría atravesarlos con la espada que le entregaba en ese momento.
Blasfemias aparte
-bromeo con un aspaviento de la mano.

-¿Así que entonces yo si tengo algo de sangre de Enma-Oh? -pregunto mirándome la palma de la mano -Nunca me he sentido demasiado especial... No es que me hayan matado nunca, pero eso lo pueden decir millones de personas vivas ahora mismo.
¿Y qué significa para mi, después de tantas generaciones?
-pregunto curioso, más que eso.

-Los tíos tampoco se casan con sus sobrinas
-repito pensativo, frotándome la barbilla. Es un argumento igualmente bueno para cuando tenga que esgrimirlo, creo yo.
-En cualquier caso, hablábamos de como conseguir yo el resto de ese daisho... ¿no? -insisto para que no deje pasar el tema que ella misma ha sacado, de que yo tenga o no la posibilidad de completar el de Tenma sin empeñar el mío en el proceso.

-Podríais haber empezado por el hecho de que coman humanos y ya me habría dado igual lo buenos o malos que fueran sus consejos. Tiene gracia porque... los humanos comen carpas muy a menudo, aunque rara vez un pescador le habrá dado nunca un buen consejo a alguna.
¿Veis? Reirse es muy natural
-añado... riéndome.

-Bastante confuso es poco, pero empiezo a acostumbrarme... Quizás lo hayáis visto en el mundo de los sueños, o en otro tiempo... quien sabe -protesto encogiéndome de hombros, asumiendo que de todos modos no me lo va a decir.
-Hum, yo hablaba de Benten... ¿Quienes son "ellas" en plural? -murmuro extrañado. Aunque sean quienes sean, si una de ella es la Fortuna me alegro realmente de que les haya agradado a todas.

Aunque por mucho que me haya acostumbrado a esa Miya enmascarada, y por mucho que asuma que seguramente lo sepa todo, el hecho de escuchar sin más, en voz alta y clara, eso de que amo a Yashiko dicho por una imperial en aquel lugar hace que me atragante conmigo mismo...
-Ehm si, bueno... ehem, era lo más... lógico, por supuesto.

Es bonito, si. En eso coincido plenamente. Por eso me gustaría... poder seguir haciéndolo eternamente en el Yomi.
Si no... como habéis dicho antes, preferíría volver a buscarla aquí
-reconozco con un suspiro, sonriendo al cielo convencido.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom May 17, 2015 9:50 am

"Koji-dono remarcó el dono con retintín con tono divertido en toda la frase empiezo a pensar que tiene series problemas de ver con objetividad mis manías, ya que no podría llamarlos desperfectos ya que soy perfecta...¿No deberíais temer a tanta falta de objetividad? Así uno no puede apostar adecuadamente."

Dijo siempre con una sonrisa sarcástica en los labios.

"La Justicia es divina y las leyes son humanas. Si quieres ser justo debes guiarte siempre por el sentimiento divino de justicia porque a veces los humanos terjiversamos las leyes y las hacen injustas...

Sino mirar la venganza... ninguna ley la regulará jamás pero en la mente de todos sabemos que los dioses nos queman en el corazón con esta venganza pues nadie puede vivir bajo el mismo cielo que el asesino de sus seres amados..."


Te respondió esta.

"Es un nombre peculiar pero lo veo interesante "El Club de las Buenas Espoisas", es una de estas agrupaciones menores de la ciudad que trata de abrirse paso con su filosofía y que, sinceramente, veo muy correcto en una ciudad en donde los lances amorosos traspasan los matrimonios y los escándalos por el precio del poder y de la ambición...

Que haya un reducto de mujeres, también podrían haber hombres, pero de personas me refiero que crean en la institución clásica del matrimonio como unión para cuidarse mutuamente siendo fiel a los votos que se dieron en el matrimonio me parece.......idealista... es cierto, pero necesario también para poder seguir creyendo en algo en estas ciudades."


Yashiko te mantuvo aquella mirada con media sonrisa en los labios como si dijera "te estoy esperando" y se separó de ti un segundo después haciendo de lo volátil del momento un segundo más detenido e irrepetible en el universo.





"No te creas."

Dijo de pronto Nisio mientras miraba a tu espada.

"Ella siempre ha tenido un sentido del humor peculiar............ si debiera definirlo en un concepto que fuera humano diría.... que ella es como vos, tiene un punto de socarronería y sarcasmo que es capaz de disfrutar hasta el momento más mezquino de contención."

Nisio miró un segundo al cielo como si recordara algo y añadió en un susurro:

"Si, Enma-Oh-sama siempre les da una personalidad muy marcada e única a las almas de sus espadas."

"Oh... estoy segura de ello dijo sobre que Kotome renació por amor el mayor problema de esa motivación es quedar anclado a la ilusión que sólo en esta tierra se puede amar al ser querido... por eso... los ojos ennegrecidos tras la máscara se clavaron en los tuyos no olvides que el Reino de los Antepasados Bendecidos está lleno de amor..."

Luego Nisio dio un leve respingo al preguntarle tan directamente por a quién querría herir con esa arma, casi como si estuviera tan metida en sus pensamientos que hubiera sufrido una sacudida brusca.

"Si....... pienso en alguien en concreto..."

Murmuró esta mientras entrejuntaba sus manos medio frotándolas delante de su pecho con cierto nerviosismo.

"Bueno..... el problema de herir a dioses en enfadar a estos mismos..."

Te respondió con sarcasmo en sus palabras.

"Pero te aseguro que podrías hacerles daño..."

Casi rió en su afirmación.

"Enma-Oh gusta de esta clase de "bromas" a sus coetáneos divinos... para recordarles que la muerte de una forma u otra llega a todos..."

"Ser heredero de un linaje divino no tiene por qué hacerte sentir extraño.... después de todo es herencia, no eres hijo."

Anotó con cuidado esto último.

"¿Qué tiene de especial? Pues... para empezar tienes una espada capaz de herir a toda criatura que esté sometida al yugo de la muerte, creo que eso no está nada mal ¿neh?

Y luego......... si fueras un hombre de fe... no descartaría que tu ancestro tuviera especial conexión contigo en tus rezos..."


Nisio chasqueó al lengua al ver que no se te olvidaba el tema del daisho y asintió.

"Supongo que podríamos hacer un intercambio de favores... tu quieres la mitad del daisho para quitarte de encima con este un problema... y yo necesito a alguien que sepa portar un daisho como el tuyo para herir a una criatura complicada de matar..."

Te ofreció.

Nisio dio un cabeceo y juraste que la máscara había esgrimido una pequeña sonrisa acerca de lo de las carpas tras lo cual dijo:

"¿Veis? Ellas no nos guardan rencor por comer peces, nosotros tampoco deberíamos, deberíamos quedarnos con lo mejor de cada especie..."

"¿Ellas? repitió A Satomi-san y a Benten-Kami, interactuar con una es interactuar con la otra, siempre."

Explicó.

"Ambas han dejado que las pintes, eso es una señal más que admirable."

La Miya de pronto te dio un leve roce en el hombro con su mano y te miró a los ojos.

"Busca quererla aquí y en el Yomi, para qué sufrir una vida más en la rueda del karma, que nos da alegrías pero también sufrimiento...

Os deseo que esta sea vuestra última vida en el Ningen..."


Con aquella última frase te dio la sensación del señor que os despide de su castillo y de sus tierras con la mejor de las ilusiones por un futuro feliz allá hacia donde fuerais. Fue una sensación extraña.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun May 18, 2015 2:14 pm

-La objetividad... a diferencia de vos... está terriblemente sobrevalorada, Yashi-dono -replico devolviéndole la sonrisa pícara y algo traviesa, aunque en mi caso sospecho que resulta más descarada de lo que es en el marco de su dulce y femenino rostro.
-El juicio objetivo implica que éste sea independiente de la propia manera de pensar o sentir; es decir, en puridad, sólo podría ser objetivo ante algo que no me importase, así que... es del todo imposible que yo lo sea jamás a la hora de apostar... sobre vos, me temo -suspiro afilando la sonrisa, usando las pausas entre ciertos tramos de la frases para aportar énfasis que revelen, precisamente, la presencia de ese sentimiento.
-Y aunque pudiera, ¿por qué iba a desear no mezclar mi interés respecto de esas "apuestas"? Actuar de un modo desapasionado sería cínico, cuando es evidente que... el objeto de esta apuesta... no es igual al resto, sino mucho más valiosa que ninguna otra.

La racionalidad, sin embargo... ya es algo más elevado que ese falso ídolo llamado objetividad. Aquella ya es una verdadera causa a la que seguir, aunque... como ya os he dicho... resulta que a veces el destino tiene un sentido del humor particularmente socarrón, y cuando crees estar convencido de que no existe ninguna buena razón para ser irracional... te pone una delante de los ojos, tan nítida y evidente a la hora de ser una excepción que es casi una burla a tu antiguo yo.
Y, como irracional que es todo en ese momento, te alegras de haber sido vencido. No lo cambiarías por nada
-susurro, aún sonriendo. Se que éstas son el tipo de cosas que los samurai evitarían decir en voz alta aunque les desollaran, pero a mi me transmite una serenidad particular compartirlo con Yashiko, como una gran masa de agua apresada que finalmente puede fluir pacíficamente siguiendo su cauce.
No es que sea la primera vez que le suelto algo así, tampoco, ju, ju...

-En cuanto a mi visión de vuestras "manías"...
-asiento de acuerdo con su buen juicio a la hora de no considerarlas desperfectos en absoluto -Bueno, digámoslo de este modo... a diferencia del admirador platónico, idealista y superficial, que es únicamente capaz de amar vuestras extensas virtudes... yo pienso que sólo quien también admire del mismo modo, sino más, vuestras "manías" es digno de poder ser considerado un auténtico admirador... amigo, amante... ya sabéis -añado a lo anterior, de nuevo con un descaro casi a bocajarro, mientras observo sus reacciones con poco disimulado interés.


-Supongo que no -suspiro tras su defensa de la justicia natural de la venganza, y del hecho de no poder vivir bajo el mismo cielo que aquel -Pero yo diría que... siempre hay que andar con cuidado con aquello que dejamos que queme nuestro corazón; las llamas proporcionan calor y luz en la oscuridad, pero al final no dejan más que cenizas. Creo que eso es lo que diría Aoki Ko, al menos.

-¿Así que vos tenéis decidido solicitar vuestro ingreso en el club cuando os caséis? -pregunto sin mostrar ni burla ni otra cosa, más que curiosidad por saber más de su manera de pensar, provocándola para seguir argumentando y saciando mi interés.
-Yo creo que el problema es que el matrimonio se ha convertido el algo cínico en si mismo... Dos individuos a menudo demasiado jóvenes firman un montón de promesas y votos que a menudo ni entienden su trascendencia ni han formulado ellos personalmente, sino sus familias, o la sociedad en su nombre.

Además a menudo la diferencia entre un matrimonio honorable y uno que acaba por no serlo no es sino el hecho de que los "escándalos" traspasen las paredes de su casa particular, o por contra se queden en ésta.
Pero en fin, el ser humano es como es... No vale sólo con cultivar y cuidar de las flores del jardín; hay que conseguir frutos y semillas para cuando llegue el invierno. Admiración, respeto, amistad, confianza... tanto si la flor de origen es el amor como si es el simple deber, el camino cambia, el aroma y el color son distintos, pero la idea es la misma. Y sin embargo, pocos son capaces de conseguirlo
-digo pensativo.


...

-Oh, bueno... Supongo que eso explica que nos llevemos bien, entonces. Es una suerte para mi
-murmuro con un tono socarrón. Divertido por la manera en que Nisio ha descrito el "alma" de Kashin, pero no en broma ya que si tengo constancia de que varios de mis antepasados que recibieron esta espada en herencia murieron prematuramente, lo que podría explicarse por la casualidad o porque... no llegaron a congeniar.
Lo mismo podría decirse de los que vivieron mucho. Curiosamente, el término medio , que debería ser estadísticamente el caso más numeroso, era el menor.

-Se que no sólo en esta tierra se puede amar al ser querido pero... resulta muy amargo amar al ser querido sin el ser querido. Especialmente si desde Yomi eres capaz de sentir a esa persona flotando a la deriva en el karma, olvidándose de ti más y más cada vez que vuelve a empezar.
Imagino que también pensó eso. Y que valía la pena apostar contra el universo y lanzarse de nuevo a ese mar... Es lo que tienen los monasterios construidos en la cima de la montaña más aburrida del mundo, que te dejan mucho tiempo para pensar
-concluyo con un toque sarcástico.

Dejo un simple "hum" en el aire al pillar a Nisio con la guardia algo baja en lo que respecta a ese pensamiento concreto sobre a quien quisiera herir con un arma capaz de herir a seres que normalmente no pudieran serlo... Pero no le pregunto quien, ya que doy por hecho que la mayor parte de las personas no comparten esa clase de información a la ligera, y eso contando con que yo fuera capaz de entender la respuesta.

-Por eso dicen los escorpiones que un enemigo herido va a la guerra y uno muerto sólo a la tumba... Si vas a herir a un dios, mejor asegúrate de matarlo. Así que... en la medida de lo posible, mejor evitarlo
-opino encogiéndome de hombros. Por eso no he sido nunca un modelo de hombre de fe en lo que al panteón rokuganí se refiere.

-¿Podría herir al propio Enma-Oh? Lo pregunto porque... eso marcaría la diferencia entre una broma de alguien con auténtico sentido del humor y otra de quien sólo finge tenerlo cuando los que tropiezan son los demás -pregunto sonriendo lobunamente. Para cuando muera y le vea cara a cara, quizás me alegre el haber averiguado si la Fortuna de la Muerte es de los primeros o de los segundos.

-También soy heredero lejano de Dama Doji y Kakita-shiryo y sin embargo es suficiente com para hacer que me sienta especialmente superior al resto, más guapo y con más clase. Y un "poquito" más arrogante que la media, también -bromeo... a medias.
-No está nada mal, no. Es bueno saber que si alguna vez me veo frente a un ogro no tendré que molestarme en pringar mi hoja con resina y polvo de jade. O alguna de esas carpas... a las que ni siquiera se qué sustancia extraña les dañaría de otro modo -contesto asintiendo, sin decirlo en tono de burla aunque pudiera parecerlo; soy realmente literal. Es del tipo de cosas que es mejor tener y no necesitar que lo contrario.
-Los fantasmas se lo pensarán dos veces antes de venir a rondar a mi familia... ehm... ¿los fantasmas también están bajo el yugo de la muerte? -pregunto realmente dubitativo, al ser consciente de que eso podría noestar tan claro.

¿Mi ancestro...? ¿Queréis decir el hijo de Enma-Oh a quien le entregó esta espada en primer lugar? Podría rezarle pero... la verdad es que ni siquera se su nombre exacto; la genealogía dista mucho de ser una ciencia exacta cuando te remontas algunos siglos atrás en el tiempo, hasta la era de la expansión del Imperio
-chasqueo la lengua con fastidio.

-¿Era ése el motivo por el que aún consevábais la espada gemela de la de Tenma-sama, porque teníais la esperanza de utilizarla contra un enemigo en particular?
Imagino que no necesitaríais una espada como ésta si se tratara de herir a alguien... o algo "normal", así que... ¿qué criatura es ésa "complicada de matar"?
-pregunto buscando más información sobre el trato que me ofrece. Aunque al menos es un territorio conocido para un bushi mucho más que pescar carpas con anzuelos de lapislázuli; matar.


-Ah, ya veo... ¿queréis decir que si Satomi-sama hubiese aceptado mi propuesta pero Benten no... quizás ella no habría desprendido esa aura rosada a su alrededor? Que eso significa que también retraté a la Fortuna, a la vez... Vaya, menos mal que ahora se que le agradó el resultado; me habría presionado mucho saber eso de antemano
-reconozco pensativo y honesto, frotándome la barbilla.

-Gracias, sensei Nisio-sama... Yo también deseo que sea la última. Sin duda cada vida es una sucesión de altibajos y momentos de amargura por los que no tendría que volver a pasar... y además como Doji es preciosa, no creo que pudiera mejorar con ningún otro envoltorio -sonrío de medio lado, hablando del alma de Yashiko. No voy a irme sin ella; Kitsune, Akodo o Kakita soy demasiado cabezota como para renunciar a eso.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié May 20, 2015 4:07 pm

"Temerario entonces."

Rio esta ante tu respuesta.

"La vida es más divertida así ¿no?"

Apostilló.

"Sólo el que ve la manzana completa puede elegir si pintarla o comérsela ¿verdad?"

Sonrió esta con descaro mientras levantaba una ceja como si dijera "espero que elijas comerla" aunque obviamente eso jamás saldría de sus labios tan facilmente, más era algo tan raro y atrayente oirlo sin oirlo casi como si lo expresara en palabras.

"Os vais a hacer al final gran fan de la autora sonrió de medio lado todo, en demasía, termina llevándonos al precipicio, querido... todo."

Yashiko rió ante la pregunta del club y levantó su dedo índice mientras recalcaba:

"Y no sólo eso, debería demostrar mi honra para con mi esposo juju que es aún mejor, ya que sólo se admiten como su nombre indica, buenas esposas."

Dijo divertida pero sin reirse del hecho.

"En realidad yo voy más allá de eso que decís, el matrimonio falla cuando son incapaces de comprender los términos del acuerdo y saber hasta qué punto llegan estos, después de todo la mayoría de los matrimonios no son más que giros políticos del destino..."

Se encogió de hombros.

"Tristemente no suelen llevarse bien los que son de tal forma ni los otros si no se tiene claro los principios se constituyen esa unión."






"Si, eso lo explica."

Dijo Nisio con tranquilidad como si aquello fuera tan innegable como que la Dama Sol existía.

"El ser humano es el único que encuentra belleza en todas partes, Koji-san, en todas, incluso en sufrir en la rueda del karma con tal de volver a ser feliz... Incluso a eso le ve hermosura."

Te dijo esta.

"No lo sé. dijo esta sobre si Kanshin podía herir al propio dios de la muerte No he comprobado el potencial de vuestra arma pero... yo diría que sí, Enma-sama tiene esa clase de........ sentido del humor... No en pocas ocasiones ha dicho que la muerte de un Dios debería ser devenida por si mismo, así que no me extrañaría nada que en su caso se refiriera a sus propias armas..."

Murmuró esta pensativa hablando del Dios casi como si... no casi, como si esta lo conociera en persona.

"En realidad te dijo Nisio señalando a la espada depende de qué clase de "oni" u "ogro" sea quizás hasta esa espada te consiga una victoria sin desenfundarla."

No entendiste eso pero ella pareció verlo claro.

"Bueno.... podríais rezarle a vuestro tatara tatara tatara abuelo el Dios, pero no estaría mal que también lo hicierais al que empezó vuestro linaje."

Luego oyó tu queja y pareció que le hizo gracia pues te replicó con sorna.

"Si, es complicado saber qué antepasado es y más en una ciudad en donde habitan Kitsus expertos en hablar con ancestros."

"En realidad tenía la esperanza de no necesitar usarla."

Dijo de la espada.Luego suspiró.

"Pero me temo que no voy a tener tanta suerte..... aún así prefiero que la use alguien que tenga más conocimientos de la batalla práctica que yo... No es mi especialidad sin duda y... de quien pretendo protegerme no es precisamente.... débil... Es complicado de matar... si..."

Aunque algo en su tono te dijo que tampoco tenía intenciones de matarlo... o eso te pareció.

"El aura de la diosa se desata muchas veces cuando trata de mandar un mensaje directamente."

Asintió esta.

"Sería un buen final."

Dijo y te pareció que la máscara sonreía de medio lado.

"Además parecéis muy cómodo como hombre en esta vida, eso es bueno, quizás por fin hayáis conseguido esa fuerza que tanto buscábais en vuestra anterior vida, no se trataba de ser hombre o mujer.... pero a veces necesitamos un símbolo que nos de fuerza... tener un marido tan fuerte anímica y mentalmente os debió marcar mucho, os debió hacer pensar que ese era un amuleto."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue May 21, 2015 2:30 pm

-No es culpa mía, a los duelistas nos hacen así -explico con socarronería encogiéndome de hombros -Pero... si, es más divertido así -termino sonriendo, aunque sin especificar si es por ese adiestramiento o porque a mi me guste especialmente tener esa vena temeraria.

-Oh... ¿pero tengo que elegir...? -murmuro poniendo de forma deliberada un tonillo lastimero de cachorrito desvalido ante la idea de tener que escoger una de las opciones, y por tanto descartar la otra -¿No puedo pintarla primero... y después morderla?
Para luego repetir claro... Una vez detrás de otra. Adoro las manzanas -digo mostrando una sonrisilla algo canalla, como si no estuviera hablando de manzanas en absoluto, quien sabe, ju, ju...

-No es que sea un gran fan exactamente. Yo lo siento más bien como... si compartiera muchos de sus pensamientos; como si llevara parte de sus propias experiencias a cuestas. Más que admiración, yo diría que es una empatía bastante profunda.
Sólo que yo pinto, claro, y aún no he terminado mi obra. Ah, y que no me callaría ni debajo del agua, eso también nos diferencia -bromeo, aunque en realidad sepa que no es una divergencia realmente sino una evolución más o menos continuada.
-Pero tenéis razón, los excesos del espíritu siempre son nocivos para éste, lo desequilibra. Incluso para el cuerpo, diría yo... a veces hay que recuperar el aliento, para comenzar de nuevo -murmuro con una expresión neutra, sin aparente doble sentido. O con demasiados.

-Es evidente que lo tenéis muy claro -asiento a su exposición sobre el matrimonio. Se que sus padres se amaron así que es lógico que haya tenido un buen ejemplo del que aprender -¿Por eso habéis rechazado todas las propuestas de matrimonio que os han hecho alguna vez? ¿Nunca habéis considerado que el interesado fuera capaz de entender esos principios constituyentes del mismo modo que vos... O simplemente no os convencían los términos? -pregunto sin más, mostrando una curiosidad muy directa, que revela mucho más que eso, pero me da lo mismo...


...

-Quizás por eso yo vea una hermosura tan evidente y nítida donde casi todos se empeñan en decir que sólo hay zafiedad indecorosa -digo pensativo cruzándome de brazos, refiriéndome a la manera en la que yo veo el desnudo, que no es que sea precisamente la corriente mayoritaria entre los samurai, sino al contrario.
Esta vez no lo insinúo de manera socarrona; lo que dice Nisio me parece muy cierto, y realmente creo que existe cierto parelelismo lógico, si es que llegué a esa misma conclusión en aquella montaña. Bueno, ella.

-¿En serio? -pregunté sorprendido, antes de soltar una carcajada -Seguro que no tiene precio ver la cara que pondrán algunos de los otros dioses de Tengoku cuando escuchen de Enma-Oh decir "como debería" morir un dios inmortal, ju, ju...
Cielos, si que tiene sentido del humor la Fortuna de la Muerte... Sabéis, de pronto siento un curioso deseo de conocerlo en persona, ju. Claro que dudo que el interés sea mutuo por un simple tatara-periodo-nieto, al menos hasta que me muera y... no es que tenga demasiada prisa.
Lástima, pero... es bueno saber que la Muerte tiene esa clase de humor -sonrío sin demasiadas dobleces. Me da más confianza a la hora de esperar que durante mi juicio no me envíe de cabeza a Jigoku por un comentario mal entendido.

-Si los onis u ogros huyeran sólo al ver esta espada, podría convertirme con ella en el daimio Hida -que pena que sea el Hida, me lamento chasqueando la lengua.

-Mi ancestro, si era hijo directo de la Fortuna, sería una buena guía no sólo para aprender todo lo que mi abuelo no alcanzó sobre Kashin, sino para estrechar lazos con el propio dios... Ya dicen los cortesanos que hay que tener aliados hasta en el infierno, pues más literal imposible.

Kitsus... ya. Sólo que yo soy Kakita y no es que ésa sea exactamente la carta de presentación más popular a la hora de pedirles favores a los leones; menos aún cuando el líder de los Kitsus es uno de los estirados contrapesos de Toushi-sama, y a éste le he caido en gracia.
Tal vez necesitaría también aliados en el Reino Animal para conseguir el favor de los Kitsus, ju... Pero, por favor, no les digáis que he dicho eso -suspiro, no sin cierto tonillo burlón por esa actitud de amor odio que los leones en general y esa familia en particular tiene con su ascendencia, al menos la parte mitológica de ésta.

-Si he de seros totalmente sincero... sospechaba que conoceríais algún tipo de hechizo para silbar y hacer bailar cualquier espada a vuestro alrededor, cortando a diestro y siniestro sin tener que mover más músculos que... bueno, los de detrás de la máscara, así que visiblemente ninguno en realidad.

Pero en fin, lo habré leido en alguna novela. Algo que es más importante, ¿por qué deseáis herir a alguien a quien sin embargo no deseáis matar?
Bueno, ya se que es irónico que yo diga eso -murmuro, recordando la mano de Shin saliendo despedida por los aires -pero no es que sea lo más habitual del mundo... Y menos aún dando por hecho que aquello a quien queréis que me enfrentase de por seguro no es humano.

¿Me equivoco? -pregunto mirando fijamente las cuencas sombreadas de la máscara -¿Contra quien dijísteis que era esa plegaria de protección mágica? -digo ladeando la cabeza, percatándome de ella ahora con un nuevo significado plausible...


-Eso de... marido, suena muy raro. Dejémoslo en "pareja sentimental..." Pero estoy de acuerdo con vos. Yo siempre he pensado que existen almas con afinidad natural por un género físico en concreto... Aunque para la mayoría no será tan fuerte como para experimentar ninguna perturbación durante una existencia "cruzada", para otros pocos si, en cualquier caso encajar en ese punto debe de implicar... ¿como lo habéis dicho? un punto extra de comodidad y confianza, sin duda.
Pero también tenéis razón en que no es una cuestión de hombre o mujer al final, pues Yashiko mantiene esa fuerza anímica con creces, estoy convencido de eso.

Ella es mi amuleto. Comprenderéis porqué no iba a dejar que se hundiera en el mar sin nadar tras ella...

Sólo espero que la Fortuna de la Venganza no haya llegado antes que yo. Es gracioso, porque, si no recuerdo mal sobre el panteón de los dioses, ella sería mi tatara-periodo-prima... ¿no?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue May 21, 2015 5:54 pm

"Eso es más tuyo si jaja Un duelista y un bushi elegiría una u otra, pero tu siempre le das un giro más, no sé si es por el arte o porque has nacido especialmente picajoso"

Rió esta.

"Mi madre siempre decía que un uen alumno supera al maestro no por el mero placer de superarlo sino porque sabe coger lo mejor de él y mejorarlo, y usarlo con su propia experiencia para hacerlo algo más...

Aprender de Aoki Ko y superarlo no está nada mal, no muchos pueden decir eso... que lo intentan tan siquiera, pues para ello se requiere mucha empatía..."


Yashiko se dio medio la vuelta al oirte preguntar algo tan directamente casi como sobresaltada por tu cara dura pero luego te sonrió, fue una sonrisa de vuelta sincera, extrañamente clara, como si dijera "no voy a mentirte" y luego dijo:

"Mentiría si te dijera que no las tomé en consideración tomando en uno de los puntos de vista lo que eran como piezas del juego al que todos jugamos...

Pero ese es UNo de los puntos a anotar cuando estudio las cosas...

Si quieres ser un jugador completo no puedes seguir sólo la lógica, ni sólo la intuición, ni sólo el estudio... debes tener un poco de todo."


Dijo mientras enurmeraba con los dedos las virtudes del juego.

"Digamos que siempre............. faltaba algo..."

Levantó dos dedos, en vez de tres. Luego dejó media sonrisa y te dijo:

"¿Qué faltaba?"

Se rió y de pronto comenzó a andar de nuevo dejandote atrás sin decir más.





"Eres de los pocos que lo ven."

Casi sonó a un enhorabuena o a un sientete privilegiado.

"Enma-Oh-sama sin duda es peculiar donde los haya...."

Murmuró esta.

"Deberíais ir más al templo, a rezar, si no creéis que con vuestros rezos podéis llegarle a los oídos.... no sé qué clase de reprimenda váis a recibir tras la muerte, pero os aseguro que no será divertido juju No creo que a ningún abuelo le plazca no saber nada de su estirpe, menos por falta de fe, menos si es un dios"

Te dijo esta con tono irónico.

"¿Una lástima verdad?"

Te dijo del daymio Hida con retintín.

"No te huirán pero si supieras como hacerlo quizás te conseguiría amistades hasta en el infierno."

¿Por qué aquello te sonaba literal?

"Oh... te aseguro que en reino animal también son unos estirados."

Te replicó Nisio mientras hacía un aspamiento con la mano.

"Yo sólo digo que hay más de un Kitsu en la ciudad.... Lastima que todos los Grullas seáis iguales ¿verdad?"

Te preguntó con tonillo irónico.

"Bueno... en realidad no se silbar, por eso ese conjuro no me sirve, así que canto."

Te replicó con tono serio, tanto que no supistes si se estaba quedando contigo.

La máscara de Nisio casi pareció que te sonreía con ironía al final de tu razonamiento, mientras había estado muy atenta de todo.

"De los no-muertos dijo despacio de los muertos hambrientos... gakis..."

Que una vez fueron humanos...

"Tu amuleto............................... es una forma muy bonita de describirlo... y cierto."

Puntualizó esta.

"Hay personas que son amuletos de otras, es totalmente cierto, que son capaces de hacernos ser lo que no podríamos sin su influjo..."

Asintió a sus propias palabras.

"¿Prima? Jum........... Prima hermana si...
te caería bien
dijo de pronto es una chica con mucha personalidad y poco común y gusta de personas como ella, como tu. Quizás también deberías rezarle, ella es mucho más metomentodo en la vida mortal."

Y eso te sonó a que de pronto te veías aparecer a la diosa..... no sabías por qué..
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie May 22, 2015 3:20 pm

-Puede que en mi vida pasada hubiera sido una mujer. Pero una artista también, así que... tal vez las dos razones fuesen ciertas -bromeo en respuesta al comentario de Yashiko de que parezca tan "picajoso" para nunca conformarme con las opciones que se me plantean, en lugar de añadir mi propia casilla a aquellas.
Me río como si me "burlase" con gracia por el hecho de insinuar que eso es algo típico de ciertas damas y por tanto también de la propia Doji, y lo es, pero la verdadera gracia es lo realmente literal que sería esa frase tal cual.
Así que es... gracioso y perturbador a la vez, como ver a Yashiko con un bokken en las manos, ju, ju, ju...

-Sin duda vuestra señora madre fue una excelente maestra
-comento asintiendo a ese comentario, que revela notable sabiduría por parte de aquella y no menor capacidad para transmitirla a su hija, e incitarla a superarla
-Tenéis mucha razón, y yo no lo habría expresado mejor: mi empatía con esa autora es... enorme. Sin embargo... en ocasiones, las detalles más evidentes son los más difíciles de percibir para el gran público -me encojo de hombros sonriendo, como si me refiriera a la mayoría de espectadores de mis cuadros a los que nunca se les ocurriría deducir que estos son una continuación de ciertas novelas, abstrayéndose del lenguaje en el que cada una está expresada.
Como si me refiriera a ellos...

Sonriendo, de pie frente a Doji Yashiko, levanto la mano y la llevo hacia su cabello, recorriendo sin más el espacio que nos separa pero haciendo de esa intromisión una "caricia" entre auras, en lugar de una "violación" Eso sólo funciona porque ya conozco bien la frecuencia a la que vibra la de la dama, así que puedo atravesarla con la suavidad de algo que nos es propio en vez de ajeno.
Pero aparte de eso, que pocos podrían notar más que ella misma, me limito a recoger de su pelo una... pequeña y rosada flor que la brisa había enredado allí desde alguno de los muchos jardines que nos rodean. Una metáfora perfecta.
Al retirarla, "fingiendo" un descuido si rozo toda su mejilla con uno de sus suaves pétalos. Después me la llevo a mi rostro para olerla.

-Enorme -repito sin más, sonriéndole de nuevo.


Me miro mi propia mano, tras enumerar la cortesana sus consideraciones debidas, y dejar las dos últimas en suspenso. Lógica, intuición, estudio... repito las que ella misma ha dicho, para mi mismo, mientras voy doblando los dedos, y sólo me quedan dos.
Pensativo, tras unos segundos aventuro mi respuesta... quitando finalmente el índice y el corazón de las incógnitas.
-Corazón... y alma... -pero cuando levanto la vista esperando saber si he acertado o no, ella ya se ha marchado, aún puedo notar el perfume que llevaba en su vacío. O quizás sea algo más que eso. Así que no se si estoy en lo cierto o no. Tampoco se que habría pasado si alguna hubiera tenido mucho de éstas, pero poco de las primeras...

...

No puedo evitar resoplar ante la evidencia de su argumento -No, eso ya no parece tan divertido... Pero en mi defensa diré que... ehm... bueno, como habéis dicho él es un dios, podría haberme estado observando desde que nací aunque yo no hubiese tenido ni idea de ese asunto de la estirpe; así que, saber lo que se dice saber, sabría de mi cuanto deseara...

En fin, no dije que fuera una buena defensa
-refunfuño por no haber sido capaz de elaborar un mejor alegato.

-No creáis que es tanta lástima -murmuro sonriendo de medio lado con socarronería. Es la familia Hida de quien estamos hablando, después de todo...

-Otra ventaja de no estar en Kyuden Hida es que puedo exponer los pros y contras de establecer amistades con onis y ogros... Contra: corrompen a los humanos. Pro: podrían matar a mis enemigos. Contra: seguro que me matarían a mi primero... Hum, no se, seguro que hay más desde mi punto de vista la balanza parece bastante desequilibrada, y eso sin haber mencionado aún el asuntillo de atraer la atención de inquisidores y perlas por el estilo...


-¿Iguales... A mi... todos los demás...?
-repito levantando una ceja -Oh cielos, vos si que sabéis como ofender a un Kakita en el alma -protesto soltando una risotada.
-Supongo que no todos los Kitsus serán iguales, pero... a fe que lo parecen. ¿Conocéis vos a alguno en particular... a quien le haya gustado mi cuadro? -pregunto al final con una sonrisilla de buen chico.

-Cantar... -suspiro pensativo mientras intento intuir si lo dice en serio o no. Es un esfuerzo ingrato, sobre todo por ese detalle de la máscara blanca enteriza, claro. -Gakis -algo me dice que eso si que lo dice en serio.
-Así que eso responde afirmativamente a la cuestión de si Kashin puede matar también fantasmas... De todos los seres repulsivos del universo, sin duda los gakis siempre me han parecido los peores. Y eso que una vez lei que existían cucarachas hasta en Jigoku... pues ni la idea de perseguir a una de veinte metros con una zapatilla de jade es tan desagradable como las historias sobre esos devoradores de los vivos.

Ya supondréis que el hecho de aceptar vuestro trato implicará una cascada de preguntas por mi parte. Y no todas necesariamente relacionadas con gakis ni con cucarachas... Después de todo, si voy a retar a un gaki lo suficientemente poderoso como para que vos no podáis tratar con él sólo cantando, tendré que saber... muchas cosas de mi representada. Es como un pacto implícito entre samurais enmascarados "en apuros" y duelistas metomentodo...
-sonrío lobunamente, enseñando un colmillo.


-Mi amuleto, si. Quizás no fuera casualidad que ella sintiera el deseo de ser tratante de arte... A veces me pregunto si yo hubiera comenzado todo esto de no estar ella en esa posición -confieso, dándole la razón sobre lo muy cierto que me resulta esa idea de que existen personas cuya influencia positiva necesitamos para realmente llegar a ser lo máximo que podemos ser...

-¿Es significa que yo también podría serlo para ella? -pregunto levantando la vista de repente, con una sombra de ilusión de orgullo tras la mirada.


-Hum, podría rezarle para que intercediera por mi ante Enma-Oh, si es que realmente está tan molesto como vos habéis insinuado... Pero, hum, ¿la clase de personas que rezan a la Fortuna de la Venganza no son... bueno, vengativos desesperados? -eso es justo lo que no querría que fuera Yashiko...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom May 24, 2015 4:00 pm

"No me cabe la menor duda."

Te replicó esta con descaro sin importarle en absoluto la insinuación del carácter femenino.

"Oh... si algo he aprendido en esta vida de arte es que más vale que hagáis algo para vos, aunque nunca llegue al gran público... al menos, seáis un artista pobre y callejero o un gran autor nunca os asqueará lo que deberíais amar."

Te dijo esta.

Yashiko no apartó la mirada de tus ojos ante aquel "gesto sin importancia e involuntario del roce", con una mueca que podría ser vista desde fuera imperturbable, neutral, pero que en el mar de sus ojos se veía taimada pero a la vez azorada por los sentimientos que tan efusivamente escondía esta por ser... demasiados.





...


"Osea... ¿que si tuvierais un abuelo del que él os hubiera estado observando desde nacer y que lo supiera todo de vos, y que vos nunca hasta ahora hubierais sabido de su existencia también os quedaríais ahí parado sin ir a visitarle?"

"Oh claro, hacer pactos con los onis del que No Debe Ser Nombrado siempre suelen traer esa clase de problemas."

Comenzó a exponer la Miya mientras se encogía de hombros.

"Supongo que por eso les debe de ser tan molesto al resto de onis que no sirven al Señor Oscuro que se les confunda con aquellos."

Añadió con tranquilidad.

"Sé ofender al vanidoso con especial virulencia si... murmuró esta pensativa como si callera ahora mismo en eso Podríais hablar con Tamami, es lo suficientemente joven como para no oir todo lo que debe a sus mayores y lo suficientemente mayor como para tener opinión propia."

Te respondió de lo del Kitsu, si conocías a uno.

"No me desagradan las preguntas te dijo sin miedo pero si los chismosos. ¿Qué buscáis Koji-san en las preguntas? ¿Respuestas o chismes?"

Ladeó la cabeza mientras te preguntaba como gato que mira a un humano hacer algo que le causa curiosidad.

"Oh, no sólo significa que vos lo seáis para ella, sino que ambos habéis sido atraídos al mundo del arte por el mismo motivo.... en vuestras almas aún hay parte de la información de lo que habéis vivido que no está del todo bloqueada u olvidada con el paso de vidas, hay veces que pasa, os sentís atraídos por el arte porque en vuestra alma estribaba la idea que gracias al arte cercaríais el círculo de encontraros.... como ves no os equivocábais."

"¿Rezarle a Enma-Ai para que intervenga por vos? Más bien creo que deberíais rezarle directamente a Enma-Oh para darle las gracias por la vida que os está dando alejada de la muerte y de paso rezarle a ella no para procurarte una venganza futura ni un corazón llena de esta sino más bien para mostrarle tu pleitesía...

A veces olvidamos que los rezos no son más que palabras que nos gustaría decirle a los dioses como si los tuvieramos delante, no hay más misterio, quizás por eso, por olvidar las cosas más obvias de este mundo personas como yo tenemos tanto conocimiento olvidado..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom May 24, 2015 9:24 pm

-No podría estar más de acuerdo -inclino la cabeza sonriendo al reconocer la sabiduría en esas palabras -Por suerte os tengo a vos para recordarme la importancia de tener siempre en mente aquello que amo y porqué -apostillo ensanchando un poco la sonrisa, aunque "por descontado" me refiera a su tarea como patrona respecto de mi arte.
-Sin duda Aoki Ko escribió su "Hana" para compartir una idea con ese gran público, pero también una parte especial dirigida sólo a su ser más amado... para cuando fuera que lo leyera... y por descontado otra a si misma, de igual modo.

Los mortales vamos y venimos, pero el arte permanece
-suspiro, mirando un instante al cielo. Qué mejor modo de dejar el "mapa del tesoro" a buen recaudo para un ella futuro...

...

-Bueno, yo no diría quedarme aquí parado... En realidad acabo de descubrirlo, como quien dice. Desde el punto de vista de un ser inmortal incluso el lapso de tiempo de mi vida completa seguramente sea poco significativo, menos aún lo será este rato.

Aunque, ¿os referís a visitarle en su templo? Nozomi-chan me dijo que había uno que le estaba dedicado, cuidado por una secta de monjes... curiosos, cuanto menos.


¿Hay otra clase de onis acaso?
-pregunto algo confuso.

-Es lo que tienen los vanidosos, se ofenden con absurda facilidad -bromeo resoplando, como si la cosa no fuera conmigo. En realidad no es que no lo sea, soy Kakita después de todo, pero probablemente si que pueda ser mucho menos ofendible que la mayoría de los otros, porque mi carácter socarrón me hace ser consciente de mis propios defectos, por nimios que mi vanidad los considere frente a mis notables virtudes, ju...

-Kitsu Tamami -repito para grabar ese nombre en mi memoria. No me suena, pero no debería resultar demasiado complicado dar con él.


-Busco aumentar mis probabilidades de éxito, por descontado. Para eso sirve cualquier pregunta racional.
¿Chismes? En realidad éste es una mutación de la respuesta en si, aunque sea una falsa. Se convierte en tal al contagiarse de persona a persona, y lo curioso de estos es que fuera cual fuera el motivo original para iniciar su propagación, si es que había alguno, al final terminar por adquirir los suyos propios para permanecer o desaparecer... Filosóficamente es un concepto interesante, pero en realidad me importa un pimiento. ¿Para que iba a querer convertir ninguna de vuestras respuestas en un chisme iniciando una de esas cadenas de contagia?

Otra cosa sería, claro, que estéis trazando una supuesta separación entre preguntas debidas y curiosidades indebidas... Con lo cual ya no podría estar de acuerdo porque en realidad toda curiosidad es innecesaria y a la vez inevitable por la naturaleza humana.
Es gracioso que siempre se hable de que la curiosidad mató al gato cuando el animal enfermizamente curioso por excelencia somos nosotros.

Quiero decir que el trato será el mismo me respondáis o no, así que en realidad cualquier cosa que os pregunte podría ser "evitable", y sin embargo... creo que cuando un duelista va a desenvainar su espada de la muerte por alguien, lo menos que merece, para empezar, es saber... ¿quien sois vos en realidad, sensei Nisio-sama?
-pregunto finalmente de un modo directo, pese a los rodeos previos los cuales me han parecido argumentalmente oportunos, aunque una cosa no quite la otra. Pero a la vez planteo la cuestión con el respeto necesario, que me da la impresión que es bastante; siempre se me ha dado bien manejar los equilibrios justos de descaro y socarronería con la etiqueta y cortesía necesaria para que no me partieran la cara con fastidiosa frecuencia.

-Sin duda Kotome tuvo un interés particular por "quebrantar" ese olvido... Yo diría que "Hana" es en cierto modo un mensaje en una botella para ella misma y para él, y eso sin contar con que ya sabía que Togashi Otsu-sensei la sobreviviría lo suficiente como para encontrarla de nuevo... Creo que ya entonces le gustaba retar al orden establecido, ju, ju...


¿No es chocante que en ambos casos mi pleitesía fuera agradecerles que mantengan sus "bendiciones" alejadas de mi?
-pregunto genuinamente confundido al respecto. No es que ahora trate de ser sarcástico ni burlón, realmente me cuesta conseguir ese "click" que haga encajar la presencia de los dioses en mi manera habitual de pensar al margen de estos.
-Si que me gustaría hablar con ambos, en cualquier caso. Supongo que puedo intentarlo... ¿como si los tuviera delante de mi, sin más? -murmuro pensativo. Eso no parece tan difícil, mucho menos que el que me respondieran, imagino.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié May 27, 2015 5:39 pm

"Es lo que me gusta del arte...."

Murmuró Yashiko mientras dejaba sus dedos pendientes de sus labios, rozándolos.

"Es una declaración de sentimientos para la posteridad... es en cierto modo.... bastante romántico."



..


"Es cierto, para ellos nuestra vida no es más que un pestañeo, por eso es complicado ofenderlos por ciertas cosas, y tan fácil por otras murmuró de pronto como si se acordara de un caso concreto Si, en esta ciudad hay un templo de Enma-Oh y otro de Enma-Ai, es una ciudad llena de posibilidades, y es cierto que sus monjes son......... peculiares, los de Enma-Oh digo, yo si fuera un malhechor no entraría nunca a su templo con malas intenciones..."

Nisio se permitió una leve risa gutural rasposa cuando le preguntaste por los onis y te dijo:

"¿Hay acaso un sólo kami que rige los asuntos de los muertos? Por ejemplo estamos hablando de Enma-Oh hace un momento...

Pero es normal tu confusión, muchas veces, mirando el sol que es el que más brilla o el que más nos llama la atención, olvidamos que en cielo hay otros astros."


"Ah! Una cosa, si vas a buscar a Tamami sería bueno que le compraras algún pez exótico, está algo triste porque se le ha muerto uno de su colección y sería una buen empezar."

Te dijo de pronto.

Nisio se cruzó de brazos mientras asentía a tu razonamiento de los chismes y tu propia concepción y te dijo mientras hablabas.

"La curiosidad no es el mal en sí, sino el no saber controlarla, es peor el olvido o no tomar en consideración la información que se da."

Y entonces soltaste la pregunta, y creiste ver como la máscara sonreía de pronto con ironía, mientras el oscurecimiento de las orbes tras esta parecía brillar y cobrar un cariz aún más misterioso si cabía de aquella figura.

"¿Quién soy?
Hay muchas formas de contestar a esa pregunta, y todas son verdaderas.
Soy Miya Nisio, hija de Miya Yosho y Miya Aeka.
Soy Miya Nisio, poseedora desde siempre y para siempre de un don paranormal.
Soy Miya Nisio, sensei de lo oculto y olvidado.
Soy Miya Nisio representante de todo lo humano y superfluo de este reino y a la vez de todo el poder que posee.
Soy Miya Nisio y antes de mi muchos otros estuvieron en mi lugar y en mi posición, pero ahora es mío el poder que porto, el poder del Reino de los Humanos, y lo será hasta que yo se lo entregue al siguiente guardián de este Reino Ningen..."


Nisio miró al cielo y añadió pensativa:

"Soy menos que un Dios Viviente, que el estatus del Emperador, y sin embargo... sin mi no podía existir este plano..."




"¿No es acaso lo que todo buen abuelo quiere oir de su nieto? ¿Lo que él ha elegido y el porqué lo ha hecho, ya sea ceptando o no su herencia?"

Te respondió esta a tu pregunta con otra pregunta.

"No se trata del hecho de aceptar o repudiar, de agradecer o de recibir agradecimientos... sino de hablar."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Sab May 30, 2015 4:22 pm

-No creo que ni siquiera el saqueador más estúpido o desesperado allanara el Templo de Fortunas tan relacionadas con la Muerte o la Venganza... Con otros patrocinadores podrían arriesgarse por un buen botín, pero con "la familia" lo dudo mucho, incluso aunque no hubiera monje de la muerte alguno.
Por algún motivo, los bandidos suelen ser bastante supersticiosos -opino encogiéndome de hombros, sin saber exactamente porqué una cosa parace llevar a la otra. Tal vez por la ausencia de otros referentes en su vida... Pero a quién le importa.

-¿Así que hay otros onis? ¿Simpáticas y agradables criaturas monstruosas que no sienten tanto placer en devorar y matar? -pregunto algo confundido. Es cierto que hay más astros además del sol, pero con sus diferencias todos son de la misma naturaleza, según la teología al menos.

-Oh, gracias por el consejo; siempre es complicado encontrar el regalo perfecto para alguien a quien aún no se conoce. ¿Pero os referís a exótico como una carpa comedora de humanos, o como uno de esos pececillos de colores intensos...? Conozco una tienda interesante de animales, así que lo segundo me resultaría mucho más sencillo, pero... los coleccionistas pueden tener gustos muy extravagantes en ocasiones.


-Por eso no me gusta husmear en información que no es realmente de mi incumbencia. Pero comprenderéis que, llegados a este punto, necesito saber a lo que me enfrento -me explico, esperando que se haga cargo de la "descortesía" de preguntarle de esa forma. Pero normalmente los duelistas suelen trabajar para samurais del clan, bien conocidos que ya confían el uno en el otro, asi que este proceso ha podido realizarse con la debida paciencia.
Como he dicho, no es el caso, así que hay que acelerar algunas etapas.

No puedo más que dejar un gesto de asombro en el aire al escuchar su respuesta. Pese a que me había esperado algo más que un simple heraldo Miya, eso de Guardián del Reino va mucho más allá de lo que había imaginado.
-¿Dónde está... el cuervo? -pregunto mirando a los alrededores, por si lo veo posado en algún árbol en el que no me hubiera fijado hasta ahora -Creí que siempre llevaban uno... Supongo que no hay que creer al pie de la letra todo lo que se lee.

En fin, así que el poder del Reino Ningen... Vaya, no es que sepa demasiado sobre esos gakis, pero por lo que tengo entendido, ahora me parece lógico que sientan tanto interés por vos...
También es sencillo imaginar que contra la inmensa mayoría de ellos no necesitaríais ninguna clase de ayuda, teniendo ese poder del que habéis hablado. Así que... ¿de quien se trata, el ser que merece recibir la bendición directa de Enma-Oh?

Y lo digo de un modo literal; probablemente la Fortuna vea a esos seres como aberraciones que han escapado a su Juicio... Apostaría a que tener de vuelta en la corte de Meido a uno de ellos le complacería mucho. ¿Me equivoco? -pregunto de un modo doble, porque no solo va dirigida a Nisio, sino a Kashin, sobre cuya empuñadura he colocado suavemente la mano mientras hablaba. De su modo de vibrar, si es que alguno se produce ante la idea qye he expuesto, podría interpretar una respuesta.

-Y, bueno... ¿qué le sucedería al Reino del cual obtenéis el poder de ser un Guardián, si éste resultara devorado por un Gaki? Dado que afirmáis que sin vos este plano no existiría... -eso vuelve a parecerme relevante.



-Bueno, herencia lo que se dice herencia, que yo sepa la única que he recibido es Kashin, y claro que la acepté. Yo no sabía de su naturaleza entonces, pero... instintivamente podría haberme resultado ajena, o yo a ella, y nada de eso sucedió, así que... sin duda la acepté de buena gana.

En fin, si... de cualquier modo, seguro que estaría bien hablar. ¿Pero debería esperar alguna clase de respuesta? Ningún dios me ha concedido esa gracia jamás... -murmuro, aunque más curioso que preocupado.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 03, 2015 11:10 am

"Los bandidos viven entre las sombras y es en las sombras donde se suele aprender el verdadero miedo...."

Susurró Nisio pensativa.

"Oh claro que hay otros onis.

Aquello casi te pareció una risa, una risa que no era jactanciosa pero si obvia, como si acabaras de preguntar que si estabais en la misma Ciudad Prohibida.

"Unos "monstruos" poderosos que respetan la fuerza y el vlor, o la estupidez del que muere en combate como forma perfecta de terminar con su existencia, unos "monstruos" que valoran la confianza para luchar los unos con los otros y contra otros... Unos "monstruos" que se sienten orgullosos de su sangre y de ser los hijos de los dioses...

Unos monstruos que...
Nisio miró tu expresión cómo iba cambiando cuando empezó a hablar y casi juraste que su máscara te sonreía con ladinia, tras lo cual dijo con tono zalamero si... dicho de esta forma... parecen unos monstruos muy parecidos a los humanos..."

"Oh! los primeros son más complicados de encontrar en estas partes, creo que con los peces de colores será más sencillo y el regalo mucho mejor acogido."

Te replicó con un tono neutro que por un momento te hizo pensar que hablaba en serio, hasta que dejó una pequeña risa gutural salir, sin duda aquella extraña mujer tenía un curioso sentido del humor.

La máscara de Nisio sonrió al oir tus palabras del cuervo y ella se echó a reir un momento después.

"Bueno.... existe un cuervo, pero me temo que no soy esa misma clase de guardián... aunque habéis afinado imaginativamente mucho más de lo que han solido acertar..."

Nisio asintió despacio a la gravedad del gaki en cuestión y su tono bajó hasta casi ser un murmullo.

"Hay entidades muy poderosas en todos los planos de existencia... a veces olvidamos algo tan sencillo como ello...

Él es una de esas entidades, le llaman Príncipe en su Reino por algo... y yo, pese a ser lo que soy a ser quien soy... mi esencia, la de este mundo... es que soy humana, si me cortas sangraré, si me clavas tu espada moriré.... porque la muerte es parte imprescindible del Reino de los Humanos, del reino mortal."


"Hacéis buenas preguntas...."

Murmuró esta ante tus palabras.

"Si no "traspaso" mi condición a otra persona.... este Reino podría verse vapuleado como jamás ha pasado y debe pasar.... No digo que se destruyese pero sin duda su esencia quedaría altamente dañada mientras trata de regenerarse... dejando al Reino expuesto a toda clase de agrasiones exteriores y lo que es peor.... un camino abierto sin control de unos reinos a otros de criaturas que no deben llegar..."



"Pero no dudo que a día de hoy la volvieseis a aceptar."

Señaló tu espada.

"Sois su portador porque estáis hecha para ella... todo vuestro ser, todo vuestro carácter... es imposible que rechazarais algo así, de hecho creo que aún sentiríais más apego con ella ante una historia desde el inicio más... porque es puro sarcasmo, quizás la persona que menos piensa en dioses no diré de la ciudad, pero quizás si de vuestra familia... tocado por uno."

"No sé de qué humor se encontrará su señoría.... pero podríais hasta tener un encuentro directo.... no voy a negar la posibilidad.... aunque quizás él y su sentido del humor... jueguen un poco contigo antes..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Sep 03, 2015 8:13 pm

-Así que "monstruos", neh... -murmuro un poco dubitativo al principio, tratando de vislumbrar algún reflejo en su expresión o tono de voz que me revele el verdadero sentido de sus palabras descartando, para empezar, entre broma o cruda verdad...

Lo cual es una costumbre adquirida tras años de práctica que de muy poco sirve con alguien que habla tras una máscara como ésa, que encima parece gesticular sin hacerlo. Así que al final acabo levantando la vista al cielo ya incipientemente estrellado unos segundos; Nisio no suele bromear, o todo lo es, y en cualquier caso no es que fuese lo más raro que me hubiera contado hoy...
Será verdad, pues. Concluyo suspirando mientras me encojo de hombros.

-La monstruosidad es algo muy relativo... Para el rebaño, el pastor no puede ser más que un monstruo terrible, que roba a sus pequeños para comérselos... Para éste, es el licántropo que asalta su granja y devora sus ovejas de noche el que sin duda merece el calificativo, ¿no es así?
Todo depende de como se mire... O no. No se trata de ser más grande y más terrible, no es ésa la diferencia; la única verdad es que en éste, y en todos los mundos, sólo parece haber dos tipos de individuos: lobos y ovejas.

Así que... si en algo se parecen a los humanos... tenéis razón, sin duda son unos monstruos -concluyo sarcásticamente, soltando una pequeña carcajada de humor oscuro.


-El reino mortal, cierto... Así se le llama, y nadie se escandaliza. No reino del amor, de la fuerza ni del honor. Sin embargo, se atribuye a Meido ser los dominios de Enma-Oh, cuando en realidad... éste es su reino, todo el mundo lo sabe -murmuro, haciendo un amplio gesto con la mano a nuestro alrededor. Lujoso o pobre, para él da lo mismo.
-Tiene sentido entonces, que si cada Reino trata de extender su esencia sobre los invasores... o los invadidos, según se mire -puntualizo, pensando de nuevo el Jigoku y sus monstruos "honorables" -el nuestro le ofrezca la misma deferencia a este Príncipe visitante; una ofrenda de buena voluntad -cabeceo afirmativamente mientras me cruzo de brazos pensativo. No lo digo realmente en broma, aunque tenga un sentido del humor bastante negro, siempre es mejor encontrar la forma de verse a uno mismo del lado del equilibrio, y no del caos, en el universo.

-Por consiguiente la pregunta relevante sería... ¿si corto a ese Príncipe sangrará? ¿Si le clavo mi espada... morirá sin más? -añado pasando a mirarla tranquilamente a ella de nuevo.


-Tocado por dos. Es mi maldito día de suerte -exclamo con una risotada sarcástica al recordar que también Benten me ha tocado la mejilla esta mañana. No se trata sólo de socarronería al pensar en Soshi Satomi, realmente no me imaginaba sintiendo la presencia de la Fortuna Benten en mi vida hace apenas una semana, y ahora... Ju, a falta de un dios que le de un sentido que nunca he necesitado a mi vida, dos.
-Aunque bueno... al menos Amor y Muerte siempre han casado muy bien en los poemas -añado con una sonrisilla pícara, de fingidamente inocente.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Sep 04, 2015 10:37 am

La máscara de Nisio pareció esbozar una sonrisa socarrona y asintió despacio.

"Hay criaturas que sólo están creadas a partir de la maldad y de los sentimientos negativos, las hay que sólo son entes de luz, y las hay que estando compuesta por ambas cosas elijen ser de un lado u otra... realmente de este saco es de donde salen los verdaderos monstruos... "

Los humanos estamos en ese saco. No lo dijo pero lo dejó ahí.

"Enma-Oh tiene poco interés en reclamar más su presencia en este mundo pues es alguien que sabe que es una entidad inevitable en sí misma... los samurais viven sabiendo que son de su "propiedad" más que de ningún otro kami y sin embargo poco le rezan...

En realidad creo que es de admirar, muchos otros habrían formado grandes escándolos celestiales por no recibir lo que creen que los humanos les deben teniendo en cuenta quienes son y lo que hacen y sin embargo él se lo toma de otra forma... Es sin duda una de las grandes entidades del universo...."


Meditó esta en voz alta.

"Si tienes un arma como la tuya.... si."

Dijo Nisio despacio a lo del Príncipe.

"Podrá "sangrar" y "morir"... al menos en nuestro plano que es lo único que deseo, que quede alejado de este por un largo tiempo... tanto que mi existencia personal no signifique nada para la historia y que cuando vuelva no encuentre lo que busque..."



"No soléis hablar mucho con sacerdotes y shugenjas ¿verdad?"

Dijo Nisio con tono algo sarcástico.

"Si lo hicierais sabríais que la espiritualidad y la religiosidad atrae a esta como un imán... Cuando os mira un Kami termina mirandoos dos, cuando os miran dos terminan siendo cuatro...

De esta forma los shugenjas consiguen avanzar en sus estudios y hacerse más y más fuerte a la hora de rezar y ser oídos por los kamis... de este mismo modo si una Fortuna te ha mirado te pueden mirar dos...

De esta misma forma.... la vida suele tornarse más....... interesante... ju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Sep 06, 2015 10:00 pm

-¿Vos pensáis de ese modo...? -murmuro rumiando la opinión expuesta por la Miya, frunciendo el ceño casi sin darme cuenta al tratar de hallar la lógica que se me escapa en sus palabras. -Así que... según eso, un humano que mata a un inocente es "más monstruoso" que una criatura íntegramente compuesta por maldad, aunque ésta matara a mil, por el hecho de que el humano podría haber escogido no hacerlo y el otro no?

Pero entonces, por el mismo razonamiento si un humano recita una oración piadosa debería tener mucho más eco en el salón de los Dioses que mil dichas por un ser puro de luz... porque éste tampoco puede elegir no ser lo único que es, así que carece de mérito. O al menos no posee el mismo.

No lo se... Eso supone poner demasiado énfasis en la valia del libre albedrío humano, o de cualquier otra criatura "mixta", ¿no os parece? Para empezar porque... ¿realmente está siempre a nuestra disposición? ¿Es por ejemplo un samurai libre para escoger su camino, o debe seguir el de su señor...? En tal caso el mérito o demérito sería de éste y no de aquel.


Me pregunto frotándome el mentón; son esa clase de reflexiones que a veces yo me he planteado sin mediar incentivo más que mi imaginación, o mi aburrimiento, pero que precisamente por mi condición de bushi no es que pueda compartir con cualquiera.

-Rezar quizás no. Si se entiende por ello recitar oraciones y consignas establecidas... Pero yo diría que cualquier samurai que acepta la muerte como parte de su vida, eso dicho miles de veces de que asumimos que nacemos muertos, está implícitamente estableciendo una conexión de devoción con Enma-Oh, incluso aunque sea inconscientemente.

Y, por supuesto, casi todos los humanos mueren antes o después, así que realmente pocos han llegado a rebelarse contra sus designios y su voluntad.
Salvo esos corruptos que entregan su alma a Jigoku, Gaki-do o a quien sea... Es contra ellos con quienes debería formar esos grandes escándalos, creo yo. Por eso pienso que será de su agrado si una de sus armas es utilizada para "impartir su ley" entre uno de esos rebeldes
-suspiro levantando la vista al cielo, con una ceja enarcada ligeramente. Esperando que me escuche, aunque en realidad no tengo ni idea de hacia qué dirección queda Meido, si arriba, abajo o al centro, de todos modos espero contar con su bendición en este asunto.

-¿Eso es un atisbo de compasión por un Príncipe fantasma que os devoraría si pudiera, sensei Nisio-sama, o simplemente es que no os importa demasiado lo que le suceda a ese monstruo, o no, una vez salga de vuestra vida? -pregunto, quizás con un cierto atrevimiento, pero genuinamente curioso. Dadas las circunstancias, considero que tengo un cierto margen para permitirme serlo.


-Hay muy pocos shugenjas Kakita... y adoro a mis hermanos Asahina pero... por algún motivo inescrutable me invade una somnolencia terrible cuando hablo con alguno de ellos sobre asuntos religiosos; me despierto al día siguiente sin acordarme de nada. Creo que por eso se llevan mejor con los Daidoji -replico con un tono aún más sarcástico que el suyo, haciendo referencia de paso a la fama de estos últimos de tener "paladar cangrejo" para el sake, y producir ese mismo efecto en los incautos que salen a beber con ellos.

-Ahora habláis como Otsumoko-sensei -sonrío de medio lado diciéndolo como un cumplido -Teneís razón, por descontado. Mi yo de hace un tiempo habría respondido que también hace la vida más complicada... pero, sin ser falso esto, no es menos cierto que la hace más de lo otro, como habéis dicho... más interesante que complicada, así que no volvería atrás ni aunque pudiera.
No puedo evitar pensar en Yashiko, claro. La complicación tras haberla conocido no tiene importancia comparada con el interés de haberlo hecho, sencillamente. Con Kashin me sucede lo mismo, aunque de momento aún no esté demasiado seguro de hasta donde lleguen unas y otras en este caso.

-Espero, eso si, que las siguientes dos Fortunas se lo tomen con un poco de calma. Quizás mi interés no tenga límites, pero la cantidad de complicaciones que puedo sobrellevar antes de que me aplasten bajo su peso si... ju, ju.

Oh, ¿y qué sucede si me mira un Reino Celestial...? ¿Debo esperar que la energía que desprendéis a vuestro alrededor al fijaros en mi para ayudaros con vuestro problema atraiga la atención de otros "guardianes"?
-pregunto, entre la curiosidad extrañada y la socarronería.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 07, 2015 10:46 am

"El libre albedrío no es absoluto pero es uno de los regalos de este mundo en concreto, en otros mundos son de una forma o de otra, sin zonas intermedias, sin grises ni tantos matices, pero nosotros si, y eso conlleva una responsabilidad con nuestras acciones.

Un youkai actuará como un animal porque ES un animal, los animales no son ni buenos ni malos, siguen las pautas de la naturaleza.

Los kamis son benévolos y los kansen malvados.

No hay grises. Y sin embargo nosotros somos todo y nada, y justamente por eso es en este reino donde las mayores atrocidades se cometen y también las mayores gestas."


Te replicó esta.

"Y puede que sea justamente eso lo que hace que este sea el reino que casi conexiona todos los demás, o que al menos sirve de paso para la mayoría, los relaciona e interconexiona... y el motivo por el que tantas criaturas se sienten atraídas a él."

"Los samurais son del agrado de Enma-Oh, sobretodo los bushis, justamente por lo que decís."

Te anotó Nisio.

"Al menos los que REALMENTE tienen asumida su vida como una cesión del tiempo de su muerte."

Luego esta se frotó la nuca mientras parecía meditar lo que decías de la justicia contra el orden de la vida y la muerte y suspiró quizás como si deseara sin decirlo justamente aquello, un poco de ayudita externa. Pero si lo pensó no dijo nada.

Creiste ver como la máscara de la maestra de lo oculto se curvaba en una sonrisa socarrona y te dijo:

"Puede que después de todas las lecciones religiosas "sin sentido" de tu anterior vida en las montañas dragón en esta seas repelido automáticamente ju"

La Miya ladeó la cabeza mientras su máscara parecía denotar una queda sonrisa divertida ante tus palabras y lo irónico que podía ser tus propias contradicciones y dijo:

"Si quisierais una vida tranquila os habríais hecho monje y os habríais dedicado a dormir cuando no os miraran los maestros en vez de meditar.... y sin embargo estáis aquí, en la capital, donde más problemas hay por metros cuadrados."

La Miya anduvo un poco hacia un lado del jardín en donde había una pequeña fuente y cogió una piedra blanca, luego la lanzó al agua y esta creó ondas.

"Eso es lo que sucede si los dioses miran con demasiado interés a un Guardián."

Señaló las ondas.

"Que todo tiene sus consecuencias... y que vienen en oleadas...
En cierto modo... mi "problema" con el Príncipe Gaki viene justamente devenido por esas ondas... hace tiempo... hace mucho tiempo... fue tirada la piedra... y ahora empiezan a llegar ciertas oleadas que pensaba que quizás nunca llegarían..."


De forma casi inconsciente Nisio se llevó una de sus manos a su cuello y lo sujetó mientras uno de sus dedos, el índice, entraba hacia dentro de la máscara como si tocara algo bajo esta mientras tenía los ojos perdidos en las ondas del agua.


Estabas pendiente de aquel detalle cuando oistes cerca tuya unos pasos ligeros, estabas distraido y no lo habías notado, te diste media vuelta y te topaste casi de frente con la Dama Hana la cual os miraba a los dos con curiosidad.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Sep 07, 2015 6:45 pm

-Me resulta muy atrevido argumentar con vos sobre la naturaleza humana, precisamente... -me encojo de hombros con una sonrisilla resignada, aunque eso no signifique que sea tan sensato como para dejar de hacerlo -Pero yo no estoy tan seguro de que los conceptos de "bondad" y "maldad" no estén ya en la naturaleza antes y después de nosotros, o dicho de otro modo, que esa línea roja que nos gusta trazar entre ellos exista en realidad...
Si un león ataca a una cría de ciervo al juzgarla una presa fácil y tierna, en lugar de gastar muchas más energías persiguiendo y derribando a un enorme macho adulto, está siguiendo los designios de supervivencia de la naturaleza... Pero si un ronin ataca una caravana de comerciantes, en vez de asaltar una fortaleza o deshonrarse trabajando con sus propias manos, está cometiendo un delito y debe ser castigado en consecuencia. Y decimos que eso es igual a malvado.

Lo que me pregunto en realidad es si los ciervos tuvieran la inteligencia suficiente para escribir leyes, ¿no considerarían al león un criminal necesitado de ser ajusticiado por su crimen? ¿No se trata siempre al final de que aquella línea roja no la traza universalidad alguna sino las clases dominantes, y nunca les tiembla el pulso a estos para decidir que ellos están del lado bueno, y los de enfrente del malo?



-Supongo que en todo monasterio habrá monjes sin vocación que sólo anhelen la vida fácil... -replico resignado sobre ese hecho cierto que ha anotado Nisio, de los bushis que sólo repiten consignas sin creer en ellas realmente.
-Pero incluso ellos acabarán siendo juzgados por el propio Dios, así que resulta en este caso una actitud del todo improcedente -añado asintiendo a mi propio razonamiento.


-¿Os ayudaría directamente, si se lo pidiérais?
-curioseo directamente, al comprender el significado de su gesto -Quiero decir que casi todos los mortales deben conformarse con rezar peticiones a las Fortunas sin tener constancia alguna de que éstas les escuchen, y mucho menos de que vayan a responder interviniendo en modo alguno... Pero vos podríais hablar con ellas cara a cara, supongo... ¿no es así?


-Yo prefiero pensar que aunque mi mente consciente no las recuerde, mi alma sabe que ya tiene todas esas lecciones resueltas y aprendidas de esa otra vida, por lo que no le vale la pena emplear ni un instante de ésta en planteárselas de nuevo -bromeo, con cierta sorna descarada, pero... ¿por qué no?
-En todo viaje hay que mirar hacia delante. Si te has dejado algo importante atrás, vuelves por... ello, pero si pretendes continuar tu marcha es importante resolver ese "olvido" con la decisión de seguir mirando hacia tu meta y no caer en distracciones que te inciten a recorrer círculos y círculos -ensancho un poco la sonrisa, añandiendo algo más de "por qué no" al argumento.

-Bueno... ¿quien quiere una vida tranquila pudiendo vivir una historia repleta de interés?
-siseo al final, dándole toda la razón mientras apoyo distraidamente la mano sobre la empuñadura de Kashin. Puedo notar que ella piensa lo mismo, y es más, incluso percibo que su primer portador también lo veía del mismo modo... O esa impresión tengo al menos.
El Kitsu lo dirá de todos modos, espero.

-Dioses... En fin, no es que tenga experiencia con muchos de ellos pero... si de estos hablamos, yo diría que la mayor parte de las veces que los humanos terminamos con esa expresión y ese tono, es tras la intervencion de Benten. Sólo ella nos confunde y atrae tanto, a la vez...

Aunque sería una imprudencia por mi parte atreverme a juzgar la expresión de una máscara como la vuestra, claro
-murmuro al final volviendo a encogerme de hombros, asumiendo que de todos modos las elucubraciones no suelen tener ninguna utilidad racional.


-Oh, mi señora Otomo Hanashirusato-sama... -me inclino reverencialmente para saludarla en cuanto soi consciente de su atención, reuniendo en el gesto toda la gracia y elegancia que los Grulla solemos tener por naturaleza.
A punto estoy de añadir algo más pero Nisio también es imperial a fin de cuentas, así que mejor que hablen ellas. Además es muy probable que esté mucho más interesada en la Miya que en mi persona, así que sería ridículo actuar como si yo fuera el centro de atención.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Sep 08, 2015 10:04 am

"En realidad, si los ciervos dictasen leyes las leyes serían en torno a las leyes de la naturaleza, tal y como pasa de hecho."

Te contestó esta mientras se encogía de hombros.

"Un tora puede ser declarado enemigo de todos aquellos herbívoros que pueden ser cazados, será algo terrible, será un asesino pero no un criminal, que no es lo mismo, será considerado como lo que es, un depredador.

Por eso quizás las guerras en el Chikushudo no traen afrentas ancestrales de "por que tu mataste a mi antepasado yo aún debo vengarme", la muerte para ellos es lo que es, simplemente luchan cuando deben luchar o sienten que deben hacerlo pero más allá de dicha lucha no hay nada, es la ley de la naturaleza.

Unos viven... otros mueren."


"Y muy poco beneficioso."

Añadió Nisio a lo de los monjes.

"Te aseguro que un bushi que teme a la muerte y que no abraza la espada con todo lo que significa será tratado en el Juicio con la misma dureza y de forma implacable que aquel monje que no ha creído jamás en los votos que juró...

Más te vale no mentir con respecto a lo que sientes y la fe que posees porque eso si que enoja a las deidades..."


Añadió esta con un leve tono oscuro al final.

"Si, suelo hacerlo de tal forma, aunque pedir audiencia con algunas..... es un mar de misivas burocráticas...."

Musitó esta pensativa con un tono algo molesto como quien hablaba de pedir audiencia con el Emperador, pero hablando de otros dioses...

"Menos mal que todas no se lo toman así..."

Susurró al final pensativa tal y como si en aquel mismo momento se le ocurrieran varios ejemplos de ello, con tanta naturalidad al hablar de algo así que no pudiste evitar quedarte de piedra.

"De hecho... volver a por "ello"... (o ella) solamente es una buena forma de no quedar atrapado en un mar de reencarnaciones, aunque a veces justamente el ello o ella es lo que más cuesta conseguir... y se requieren muchas vidas...."

Murmuró la parte final, mientras se cruzaba de brazos.

La máscara de Nisio te sonrió al reconocer que la vida para ti no era tal sin riesgo.

"Los humanos somos capaces de ver cumplirse los rezos de un shugenja o sentir el roce de Benten en nuestro cuerpo al estremecerse al ver a la persona amada y aún así negar una devoción plena a los dioses y fortunas.... somos de lo que no hay..."

Se rió al final.




"Oh, buenas tardes, Koji-san, que grata sorpresa y que extraña pareja."

Dijo esta con media ceja levantada con cierto interés.

"Habéis estado hoy sublime en la exposición de habilidad marcial, si me permitís decirlo, habéis despertado mucho interés, más si cabe desde anoche..."

Lo cual no sabías por qué pero eso te sonaba a algo malo.

"¿Me buscabais Dama Hana?"

Interrumpió Nisio como si oliera el peligro. Hana miró un segundo a Nisio y luego a ti, con cierta desgana como si acabase de recordar por qué venía y asintió.

"Si, Etsuko-san quiere veros, esta algo paranoica... dice que no quiere dormirse si no se ha asegurado usted en persona que el "círculo" está bien y que todo esta en órden."

Nisio chasqueó la lengua y dijo con tono duro:

"No está paranoica, es completamente normal su miedo, y no me costará nada ir a verla y asegurarme, aunque esté segura, que todo esta bien si con eso consigue dormir tranquila."

La Dama Hana como quien oyera llover hizo un aspamiento con la mano, indicando que "estaba bien" aunque no tenía ninguna expresión que le importase y replicó:

"Se alegrará mucho que vayáis a verla pronto, si Etsuko-san no está descansada no puede prestar ninguna clase de servicio a su Alteza Imperial la Gran Madre."

Aquel final lo dijo con tonillo irónico, como si esta pensara que en realidad Etsuko no sirviese para nada.

"Se agradece que vayáis rauda."

La apresuró. Nisio te miró y luego a ella, dudando si marcharse ya y te dijo:

"Si me necesitáis en otro momento, Koji-san, creo que ya habéis encontrado la forma de llamarme adecuadamente."

Matizó el final. Tras lo cual se inclinó ante ustedes y pidió permiso para irse.
Hana se dio media vuelta mientras la veía marchar mientras cruzaba un brazo sobre su pecho y con el otro, apoyado en este apoyaba su rostro sobre su mano con cierto aire entre el desdén y la desgana.

"Toda una.... persona única... ¿verdad?"

Te dijo mientras te miraba de reojo y la veía marcharse.

"Aunque hay muchas personas que piensan así también de vos..."

Dijo ahora de pronto con un tono más calmado y de pronto interesado mientras se volvía hacia ti.

"Tanto que obviamente empiezan a hacerse preguntas..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Sep 09, 2015 2:07 pm

Pienso unos segundos en lo que ha expuesto Nisio, no puedo replicar mucho más que encogerme de hombros. En realidad no se lo que harán los ciervos inteligentes en Chikusodo, ni siquiera se qué es exactamente el concepto de inteligencia en ese Reino, así que no tiene mucho sentido que insista en esa analogía.
-Yo tampoco consideraría un criminal al humano que pesca una carpa, ni al tiburón que devora a quien sea que se ponga en su camino. No juraría venganza eterna contra toda la estirpe de escualos por eso... Y no se como resolverán los Tora las muertes de uno de ellos a manos de iguales, pero los humanos que matan a otros no suelen hacerlo por naturaleza; no somos una especie caníbal.

No por instinto, al menos. Por ambición, o miedo... ya es otra cosa. Eso si podría merecer ya una venganza, una búsqueda de volver a equilibrar lo que ha sido desbaratado en el orden natural.

En fin, no se si eso nos hace tan distintos a los seres de otros Reinos
-murmuro finalmente.


-Nunca he dudado de la presencia de las Fortunas en Rokugan... La confianza que dicha concurrencia me produzca, ya es otro cantar
-bromeo con una sonrisilla de medio lado, jugando con dos de los muchos significados de esa corta y sonora palabra, fe.
-Supongo que muchas deidades tendrán largas quejas de mi, claro, pero yo diría que con respecto a mi sinceridad ninguna puede sostener una razonable en mi contra.

Falta por ver lo racionales que sean los dioses
-apostillo afilando levemente la mueca.

-¿También poseen una corte a su alrededor, cada uno de los diez mil?
-pregunto repentinamente espantado. -¿Y aún así hacen falta guardianes a las puertas de Tengoku...? Será para evitar que los de dentro huyan, supongo, ju.

Será por eso que nunca me han escuchado; como buen Grulla, considero sagrada la cortesía... La corte, no obstante... no es exactamente santo de mi devoción
-confieso resoplando.
-¿Qué tal es la de Emma-O, dicho de paso? -cuiroseo sin demasiados remordimientos.


-Preferiría que no -respondo sin más, honestamente a eso de que pueda necesitar muchas vidas más sólo para "llevarme" para siempre conmigo aquello que perdí -Reconozco el placer que supondría volver a verla por primera vez mil veces más... Pero dudo que mil primeras veces mejoren ni de lejos la complicidad y confianza que podría desarrollar en ese mismo tiempo sin "interrupciones" kármicas.

Además, ahora es grulla. Es evidente que eso no se puede mejorar
-susurro con un arrogante descaro, a medio camino entre la broma y la vanidad genética de clan.


-Bueno, si ese shugenja está invocando una bola de fuego para incinerarnos, o una corriente de aire mágica para revelar nuestros secretos... yo diría que entra dentro de lo lógico dudar si no de la presencia de esos kamis, al menos si de lo acertado o no de su juicio a la hora de intervenir en nuestra existencia. Y claro, la devoción exige no albergar duda alguna sobre el buen e inapelable juicio de de aquello que se adora...

Vos misma, por ejemplo, que habéis visto quizás la cara más luminosa y recta de algunas de esas Fortunas, pero también su parte más caprichosa y adolescente en ocasiones... ¿os consideráis una devota de todas ellas?
-pregunto mirándola de soslayo.



-Creo que dadas las circunstancias, cualquier pareja que se encontrara... conmigo resultaría extraña en este momento
-admito "disculpándome" con una inclinación elegante de cabeza, divertido por negar, no sin cierta cortesía sarcástica, que la extrañeza provenga de la Miya enmascarada, sino de mi en su lugar.
Pero no es sólo una patochada, tengo razón al decir eso después de haber presentado con éxito mi obra, ya que ahora cualquiera podría chismear que ésta o aquella son futuras modelos, y eso hace combinaciones genuinamente extrañas sin que la dama en cuestión tenga nada que ver al respecto. El hecho de que Nisio ya sea extraña de por si no invalida esta opción, ju...

-No he sido el mejor -respondo con resignación, como si en mi opinión eso le quitara casi todo el interés a mi supuesta exposición de habilidad marcial de la que la Otomo habla. Pero es lógico verlo de modos distintos; para un duelista sólo cuenta ganar, nuestra competitividad es casi enfermiza pues el segundo es el primero de los muertos.
-Aunque reconozco que he tenido buenos momentos... Seguro que más de uno ha perdido la apuesta de que Matsu Umeko-sama iba a darme la paliza "que me había buscado" -bromeo con un sentido ácido del humor, porque no me refiero realmente al resultado de nuestro duelo particular sino al hecho de que nuestra resolución cordial del mismo haya decepcionado a los que esperaban que una Matsu se erigiera en el paladín vengador de las buenas costumbres y le diera su merecido al atrevido pintor de "verdades que les incomodan..."

-Oh, por descontado, sensei Nisio-sama -me despido realizando una reverencia larga y marcada, conteniendo una risilla por eso de llamarla adecuadamente. Tiene gracia porque no se si celebra o critica mi broma de repetir su nombre tres veces para invocarla, ju, ju... Pero con ella nunca se sabe, y eso me gusta en el fondo.

-Única es la palabra, mi señora Otomo. Dudo que el mundo pudiera albergar a dos como ella a la vez -respondo con una sonrisa esculpida, de las de perfecta galantería Kakita pero sin dejar entrever nada más a través de ella. Especialmente no la literalidad de mis palabras.

-¿Yo? Bueno, diría que esas personas se equivocan, pero... sería el primer y único Grulla en pensar que no es único en el mundo, así que eso me convertiría en algo único igualmente
-suspiro encogiéndome de hombros, como si realmente me divirtieran esa clase de contradicciones incluso en mi propio clan. Porque, después de todo, filosóficamente formaban también parte esencial de mi propio arte...

-Mi señora madre, que fue mi maestra también en cuanto a arte, siempre decía que las preguntas hacían interesantes a las personas... y las respuestas, aburridas -digo con un tonillo sereno y tranquilo, perfectamente asumido como parte integrante de la vida social de cualquier grupo, así que aumentado mil veces en la corte imperial. Lo que no digo es si yo quiero parecer interesante o por el contrario pasar inadvertido...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Mié Sep 09, 2015 4:17 pm

OUT
me están dando problemas las cuentas así que voy a ver si puedo postear con esta bien porque no sé que pasa... y mientras jota aparece para arreglarlo iré cambiando de cuentas a ver que tal ^^
IN



"Un León joven puede matar a un león viejo en la pugna por el poder de la manada y es el acto más natural del mundo... en el mundo de los animales la vida y la muerte se decide por la ley del más fuerte, y no hay más allá que eso, así que la fuerza y la muerte están muy asimiladas y a la vez eso es terriblemente cruel y conveniente a la hora que no haya más luchas que las que surgen en el momento."

Te dijo esta.

"O falta por ver el exceso de racionalidad de tu persona ¿no?"

Dijo con tono irónico la Miya cuando hablaste de los dioses.

"Oh, claro que tienen corte, aunque en realidad ellos se aunan en cortes mejor dicho por el.... ámbito... de religión del que sean, aunque si, cada dios suele tener al menos un guardian y varios "criados" los podríamos llamar así... ¿O que crees que son los leones, zorros y dragones a las puertas de los templos? Pues eso, símbolo de su corte.

Y luego están las reuniones a gran escala....... no me hagáis hablar de esas..."


Se llevó las manos a la cabeza como si aquello le produjera jaqueca sólo de pensarlo...

"¿La de Enma-O? Un girigai! Sin duda... un lugar mucho más activo y vivaracho de lo que muchos jamás podrán pensar, digamoslo de esta forma... es una corte de paso, está en medio de todo y cerca y lejos de nada a la vez, muchos piden recepción por unos temas u otros y allí hay sirviendo deidades menores de cada clase y cada uno de "su padre y de su madre", con personalidades muy diferentes...

Sin duda sólo alguien como Enma-O-sama puede llevar algo así, ya que es una deidad..... digamos que con un talento innato para verle a todo el lado irónico y "divertido" de la vida, o la muerte..."


Nisio dejó una leve risa al oir aquella vanagloria de clan y asintió:

"Si, ahora AMBOS sois grullas, eso sin duda es un premio por vuestra vida pasada, os habéis acotado mucho el radio de acción."

"Es un razonamiento lógico, pero una vez más es lógico para nosotros, ellos nos dan el poder y nosotros elegimos qué hacer con aquello. Una vez más en nuestro mundo nosotros decidimos."

Te respondió acerca de los poderes que concedían los kamis.

"¿Devota de todas?..... Buena pregunta....
me considero creyente de todas y por lo tanto podría "hablar" con todas ellas porque no albergo dudas en mi corazón de su existencia, poder y deidad... sin embargo, y teniendo en cuenta mis propias vivencias... digamos que.... proceso una... ¿devoción? yo más bien lo llamaría "amistad" con unas más que con otras porque a fin de cuentas, aunque dedidades ellas se nos muestran cotidianas así que perfectamente, como a los amigos, podemos elegir la que son más importantes o no en nuestra vida que no suele ser un motivo de "enfado" entre ellas, ya que el ser humano tiene tendencia a creer en todo pero a la vez en volcar más sus esfuerzos en ciertos ámbitos..."






"Oh juju quizás muchos lo que esperaban era justamente lo contrario.... que Umeko-san recibiera esa paliza.... no es que una mujer como ella tenga muchos amigos en esta ciudad...."

Te contrarió esta con tono sarcástico y quizás hasta relamiendose del hecho, lo cual no dejaba de ser algo que te molestaba porque aunque Umeko era Matsu cada cosa que conocías más de ella te hacía pensar en que si existía esa animadversión era totalmente injustificada.


Cuando hablaste de lo única que era Nisio esta te observó un segundo, sus oscuros ojos parecieron querer ver más allá de los tuyos como si, unido con tus palabras iniciales, quisiera saber si había algo más en aquella casualidad... quizás... justamente lo que estabas propiciando en cierta manera... pensar que podría ser una futura modelo...

"Los Grullas tenéis una forma maravillosa de hacer que hasta la Dama Amaterasu gire en torno a vosotros juju"

Te dijo esta mientras sacaba su abanico y se tapaba la mitad de la boca, con un tono que era ambiguo, sin estar claro si era insulto o cumplido, muy Otomo...

"¿Respuestas aburridas? juju Oh querido... querido.... eso se podría haber creído antes de anoche... incluso habrá algunos que aún esperen justamente eso.... creo que todos saldremos de la duda con vuestra siguiente obra..."

Sonrió entre las aspas del abanico.

"Pero entonces.... si las preguntas os parecen interesantes... ¿eso implica que para vos es interesante saber las que formulan sobre vuestra persona?"





OUT
Vale, te voy a proponer una cosa que se me ha ocurrido de pronto y que me parece muy guay, peeeeeeeeeeeeeero todo depende de si aceptas tu o no...
Te propongo una trama o mejor dicho, un hilo de una de tus tramas desde una perspectiva de corte intrigante, que puede causar pavor porque hay que jugar con mucha cabeza pero que puede ser realmente interesante...
¿Te atreves a saber qué es?
Bueno... pues te lo explico a ver qué me dices...
Se me ha ocurrido una loca idea que puede ser genial...
¿Te ves capaz de "engañar" a la Dama Hana para que te ayude a comprometerte con Yashiko?
Y por "engañar" digo ponerla de tu lado, con las tácticas que sean...
tantantaaaaan
¿a que es interesante? Una locura, pero mola xD
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3167
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Sep 10, 2015 10:23 am

-Los animales no tienen sentimientos. Tienen instintos, y en estos siempre prevalece el de supervivencia, propia y de la especie. Y no es que los humanos no lo tengan también, pues la mayoría se rige por éste casi toda su vida, pero sabemos bien que el amor, y su cruz el odio, pueden llegar a ser mucho más poderosos que la vida, pueden prevalecer sobre la muerte, así que el deseo de sobrevivir por encima de todo pierde su posición de privilegio ante eso.

Los samurai somos la antítesis del instinto de supervivencia, y no es que aquí los leones jóvenes no maten a los viejos si pueden, no es que aquí hayamos desterrado la barbarie animal de nuestra sociedad... es que la hemos civilizado. Puedes matar, y puedes sobrevivir al combate... pero las cortas y frágiles vidas humanas tienen mucho más recorrido que ése, así que quizás una noche muchos años después cuarenta y siete ronins asalten tu fortaleza para saldar cuentas.

No se puede ser "demasiado" racional, ju... Sería como ser "demasiado" guapo, o "demasiado" rico, ju, ju... Son conceptos de los que no existe el exceso, y los Grulla sabemos mucho de esto último
-respondo con una leve carcajada. No en vano somos el "clan de los excesos" por naturaleza; así que sabemos bien donde se encuentra la frontera de la mayoría de ellos.


-Así que realmente si que formaron el Imperio a imagen y semejanza de lo que estaban acostumbrados a ver en Tengoku -murmuro pensativo, hilando las revelaciones de Nisio con los hechos que son conocidos, en su mayor parte con enormes dosis de folclore, sobre la caida al mundo de los Kamis fundadores.
-¿Habéis tratado alguna vez con Dama Doji-Kami? Seguro que su corte tiene que ser la más grande, hermosa y burocráticamente complicada de todo el universo... Ningún Grulla se conformaría con ser el segundo en eso -pregunto sonriendo, aunque no me parece una crítica. Siempre he admirado demasiado a la Kami Grulla, honestamente, como un ser perfecto; y a estos se les debe pasar por alto cualquier imperfección...

-Vaya... me imaginaba la corte de Enma-Oh como un lugar frío y tranquilo, con una larga fila de almas resignadas y sin ánimo esperando su turno para ser juzgadas... Quizás era una imagen demasiado lúgubre, aunque nunca me lo había planteado realmente en serio
-digo encogiéndome de hombros.
-Pero si que había supuesto siempre que la Fortuna de la Muerte poseía un sentido del humor negro y único en el Universo, ju. Me alegra saber que no me he equivocado en eso -añado con media sonrisa, tocando la empuñadura de Kashin con la yema de los dedos, levemente.


-Lo que yo decía... Es una situación demasiado perfecta como para reiniciarla en otras condiciones -suspiro con un toque irónico, pero no es que no lo piense realmente. No es que no pudiera acostumbrarme a ver a Yashiko dentro de un feo Hida, supongo... pero no hay comparación posible.


-Si alguna vez habláis con alguno de los Dragones Elementales... decidles de mi parte que esa posición es irresponsable e inmadura por su parte. Quien otorga un poder no puede desentenderse de lo que haga con éste cualquiera que haya dicho las palabras mágicas en el orden adecuado; sería como si un herrero samurai repartiera armas y flechas entre cualquier mendicante que llamara a su puerta recitando la contraseña adecuada, pero después no estuviera dispuesto a asumir su buena parte de culpa en las matanzas y desórdenes que se produjeran luego.

Clamar al libre albedrío es una forma muy práctica por parte de los dioses y kamis de lavarse las manos, pero deja de ser cierta cuando en realidad están interviniendo de un modo constante y caprichoso en nuestro mundo.

Ah, y decidles también... que si me fulminan por haber dicho esto... me estarán dando la razón explícitamente
-añado rápidamente, por si acaso.


-Así que los dioses no son celosos de la fidelidad de los mortales... Hum, curioso -repito frotándome el mentón. Un defecto de carácter menos, bueno.



-Supongo que Umeko-sama diría que tiene los que merece
-respondo sobre los "amigos" en esta ciudad, sin dejar claro si es una crítica hacia unos, otros, o simplemente me limito a exponer un hecho sin más.

Decido adoptar un papel de "bushi" ante la Otomo. De los que conocen la cortesía y sus entresijos pero están algo faltos de práctica a la hora de aplicar esos conocimientos. Dejaré ver transparencias aquí y allá que la cortesana pueda leer, así cuando quiera hacerle llegar un mensaje concreto y que piense que es cosa suya haberlo interceptado, tendrá más fácil tragárselo como una más de mis fisuras de bushi.
Los cortesanos suelen adolecer de cierta altivez a la hora de juzgar las habilidades de los bushi en una corte, tratándonos incluso con condescendencia. No es muy distinto a como vería uno de nosotros a un poeta en el campo de batalla; ¿por qué no iba a intentar usarlo a mi favor?

-El secreto está en creérselo tanto que hagamos dudar hasta a la propia Amaterasu-Kami de si está girando a nuestro alrededor o no -replico con una sonrisa comedida, como si fuera un atisbo de relajación por parte de mi trato hacia la Otomo.

-Si depende de la siguiente obra... Oh, bueno, yo diría que podrán interpretarse muchas respuestas de ella, pero ninguna aburrida.
¿Hay apuestas en curso sobre de quien pueda tratarse?
-pregunto curioso. Un poco demasiado directo al mostrar mi interés en lo que se diga, deliberadamente así.

Eso responde la siguiente cuestión de Hanashirusato, claro. Dejo que ella piense que ha percibido la auténtica respuesta antes incluso de que yo la formule.

-Supongo que eso depende también en gran medida de quien haga las preguntas, ¿no os parece, mi señora Otomo? -suspiro, mirándola de soslayo con cierta curiosidad.

P.D O sea, quieres que haga... justo lo que tú en off y todos los pnj llevan años diciendo que no haga... XDDD
Buf, si que has venido con ideas nuevas después de todo el verano jajaja. El caso es que es tentador pero, no se si koji está a la altura de esas cosas, ni yo tampoco...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado