Día 5º.- Media mañana- Tarde. Bayushi Sakura

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Jul 02, 2014 11:08 am

"El problema es que Ume-kun sabe que podéis serlo como amigos, pero que aún lo sois más como familia, no sé si me explico...."

Era el problema de la lealtad en cascada después de todo, cuando tus amigos eran del clan no había esos problemas pero cuando los tenías fuera...

Shinode se quedó pensativa ante tu pregunta y al final meneó con fuerza la cabeza en signo de negación.

"No, creo que hablas, simplemente, a ella le cuesta rellenar huecos en las conversaciones así que es bueno que alguien que hable con ella sea capaz de hablar más, cuando me refiero por "demasiado" me refiero como nuestras gemelas jiji que hablan por los codos o en el caso de los pedantes cortesanos grullas, como ejemplo, que hablan horas y horas sin decir nada."

Shinode asintió con una sonrisa ante lo de la cocina y te dijo:

"Si yo te entiendo, a mi también me gusta mucho cocinar, cuando mi señor marido me deja jiji cuando se encuentra mejor le gusta cocinar para mi ji"

Dijo al final sonrojada.

"Pero eso si, en su defensa diré que es de las que se lo come todo todito sin rechistar jiji bueno... más o menos jiji"

"Ah! Con que era eso! Así estaba tan rara, sabía que había sido algo del Dôjo pero ayer noche estuvo ocupada con lo de la Ciudad Prohibida y no pude preguntarle, pero sabía que algo en el dôjo había pasado.

Pero no creo para nada que fuera algo como falta de talento por tu parte, Ume-kun es muy paciente cuando entrena, quizás... ¿no diste todo de ti? Sea como fuere yo volvería, eso le demostrará que realmente estás interesada y te respetará por ello."


"Si, si si no recuerdo mal está en el distrito Ieku, en el mismo donde el teatro escorpión el pavo Chillón, es un lugar que, por lo que dice Ume-kun es increíble porque tiene toda clase de libros, hasta descatalogados"

Shinode oyó tu negativa y apretó tus manos con las suyas.

"Las amigas están para ayudarse ¡de acuerdo? No dudes en pedirme ayuda si la necesitas.

Muchos maridos al principio piensan que el club es una ñoñeria hasta que lo entienden, a más de una le ha pasado, así que no estás sola."


Shinode resopló con lo del humor de la Matsu y asintió:

"Siempre se tensa en esta clase de eventos, van algunos leones y todo el mundo siempre habla de que ella va, recibe muchas presiones por parte de la familia, que no de nuestra señora, pero es que a la gente le encanta hablar aunque no sepan ni lo que dicen!"

Dijo al final bastante indignada.

"Ume-kun es una bushi increíble capaz de hacer cualquier cosa por completar el camino del guerrero y saber y dominar todas las artes de la guerra, es una guerrera total que pone todo su corazón en todo lo que hace!

odio cuando hablan de ella sin conocerla...."


Se mordió el labio al decir aquello último.

"¿Sabes que su propia madre le partió el brazo cuando ella le pidió permiso para aprender iai?"

Bufó.
Lo que no dijo pero era obvio por el contexto es que aún así había aprendido... No lo ocultó pero esta información te pareció interesante que saltara sin ni tan siquiera preguntar.

"Soy León, cierto, y Matsu ahora, pero te aseguro que hay muchas cosas que no entiendo de ellas, creo que para toda la disciplina que usan el hecho que Ume-kun se planteara dominar todas las técnicas tiene más sentido que renegar de una de ellas que podría ser vital en el futuro para sobrevivir."

Luego miró a la nada mientras pensaba algo y añadió:

"Oh! eso de seguro, ella sabía que el autor iba a ir al seminario, me apostaría cinco kokus sin dudar a que ella ha ido a buscarle y a retarle... suspiró es su forma de testear a los bushis... Ume-kun siempre dice "sus gestos, sus palabras, sus ojos pueden mentirme pero no su chi de combate"...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Jul 02, 2014 8:46 pm

"Ya veo..." murmuré sobre los recelos ante la idiosincrasia escorpión "¿Pero no sucede eso con todos los samurai, en realidad? ¿Quien antepondría sus sentimientos personales a las órdenes y los intereses de su familia?
Si Umeko-sama tiene buenos amigos... digamos en el clan Cangrejo, pero el daimio Matsu convoca a sus bushis y les ordena atacar a un ejército cangrejo, ¿se negaría el Orgullo Matsu a combatir alegando motivos personales?"


De todas formas, me habría gustado decirle pero no podía, dentro del clan también salían los aguijones a relucir, y con la misma inquina con que lo clavábamos al resto nos apuñalábamos entre nosotros, siempre que lavásemos la sangre antes de que saliera por debajo de la puerta.
Lo que no contaban nuestras historias, aunque si los tratados sobre naturaleza, es que muchas especies de escorpión eran caníbales.

"Ah bueno, menos mal" sonreí aliviada al hecho de no ser una de las que hablase demasiado "Aunque yo no tengo ningún gemelo; no se cómo sería entonces" bromeé con una risilla oculta con la mano. "Aunque de pequeña he pasado mucho tiempo con mis gatos, que son de naturaleza silenciosa, así que me he acostumbrado a no sentirme nada incómoda ante los silencios en compañía que tanto afectan a otras personas" añadí, con una sonrisa inocente.

"Hum... ¿le gusta a Umeko-sama el picante... y los ingredientes exóticos...? A mi me encantan, diría que son mi especialidad. ¡Junto con los dulces, claro!" exclamé volviendo a reirme.


"No, no, no... yo puse todo de mi parte, te lo aseguro. Siempre intento dar mi mejor golpe; aunque Umeko-sama es mucho más escurridiza de lo que parece a simple vista, ji.
Solo que... quizás... en fin, yo ya había recibido algunas nociones de defensa personal en la escuela de Soshi Satomi-sensei... Nada importante, sólo lo básico para tener una oportunidad en caso de vernos envueltas en una amenaza; una manera también de mover a las chicas a realizar un ejercicio físico que tonifique nuestro cuerpo, sensei es una gran amante de las rutinas de gimnasia. Mente sana en cuerpo sano.
El problema es que los métodos escorpión, incluso los de defensa personal, son algo... heterodoxos, tal vez demasiado para la filosofía león. Y puede que a Umeko-sama le turbara... ehm, una parte de mi que no había visto hasta ese momento.
Así que no se si querrá volver a verme por su dojo. Quizás considere impuro algo de mi... oh cielos, no lo se..."


Dije con un tonillo desvalido, casi como si estuviera a punto de llorar, pero permaneciendo en ese estado en que lo parece y... realmente no hay nada visible que lo demuestre.


"Los Kasuga siempre tienen toda clase de servicios disponibles en sus establecimientos. Incluso aquellos que nadie más vendería"
susurré, ocultando mi aversión por ellos tanto como que estaba pensando no en libros sino en aquellas pobres chicas maltratadas y famélicas, en mi distrito.
Que me escaldaran y pelaran si iba a su maldita biblioteca para otra cosa que no fuera hacer sopa de tortuga con cuantas más mejor.


Le devolví el apretón afectuoso de manos a la Matsu, pero bajé la vista y no dije nada más sobre mi marido. Precisamente porque comenzaba a considerarla mi amiga jamás la pondría en situación de que Kagehisa supiera de ella. Como tapadera de otras actividades en la ciudad el club era idóneo, pero si detectaba que me gustaban personalmente... Quien sabe, podía ser que no pasara nada, pero sin duda era un riesgo que quería evitar.


"Oh, te aseguro que no eres la única que odia eso"
murmuré bajito, pero con un gesto de complicidad casi kármica en aquello y un fuego repentino de furia tras mi voz, refiriéndome en mi caso no sólo a lo que comenzaba a conocer yo de la propia Umeko sino también a las habladurías sobre Satomi.
"¿Su propia madre... le partió el brazo?" repetí horrorizada, aunque más por venir de su madre que por el daño en si "Yo... simplemente me moriría si sensei me hiciera algo así; ella es como una madre para mi, y se que no lo soportaría.
Aunque, los senseis de otros dojos en mi clan también pueden llegar a ser realmente crueles..."
admití desviando la mirada de nuevo, recordando cosas que quizás físicamente dolieran menos que un hueso roto, que también los había tenido, pero que emocionalmente me habían hecho más daño, por parte de "mi otro" sensei.

"Si... ¿no es precisamente lo que querrían sus enemigos? ¿Poder humillar ante toda la corte a las grandes guerreras por medio de un tipo de reto que han escogido deliberadamente ignorar? No tiene sentido...

Pues... yo diría que debe de haberle convencido el chi de combate de ese Kakita. Eso o lo ha matado, y se ha alegrado el día"
reí dulcemente, por la travesura de la broma, aunque con un toque inocente que impregnaba todas mis palabras y gestos.

"Supongo que en eso radica su problema con nosotras... Si las adiestran para escudriñar a la perfección el chi de combate de otros bushis... ¿qué sucede con quienes no tenemos esa clase de chi? Y eso no significa que sean personas inofensivas, los cortesanos pueden ser tan letales como la katana más afilada, en una ciudad como ésta.

Si aprendió iaijutsu para remediar ese punto débil en su técnica, con más motivo debe aprender a "testear" a quienes no muestran espíritu de lucha, ya sea por carecer de él como nosotras, o por ocultarlo deliberadamente.
Hace muy bien en ayudarla, Shinode-san, y me alegro mucho de formar parte de ello. Ojalá hubiera algo más que pudiera hacer personalmente..."
sonreí con un suspiro lánguido, pero dedicado al empeño que Shinode ponía en proteger a su cuñada, aunque ésta pensara que era ella quien debía defender al club.
En realidad yo creía que si había que pudiera hacer yo, y eso trataba; de mostrarle a Umeko otras sendas para que pudiera manejarse en cualquier escenario con la misma soltura que tenía con un arma de hierro en las manos.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Jul 03, 2014 11:12 am

"La guerra es la guerra, pero no siempre se "traiciona" a unos por otros en la escala de la lealtad por la guerra...."

Te dijo Shinode insinuándote el resto de peligros de enfrentarte a un escorpión.

2Oh, esa es buena noticia, Ume-kun suele hacer que ciertas personas se sientan incómodas porque ella aprecia bastante el silencio, puede pasarse horas sin decir nada y en calma, y no estar para nada aburrida sino más bien meditabunda. Hay quien cree que debe llenar ese espacio obligatoriamente con palabras para no aburrirla y se equivocan, y los hay que no son capaces de soportar dicho silencio porque les estresa...

De todas formas lo entiendo, los Matsus no son personas de muchas palabras pero tampoco llegan a ser tan meditabundas como ella, eso causa mucho desconcierto."


"¿Picante? Hummmm meditó Shinode Os contaré un secreto sobre ella si me lo guardáis, le gusta la comida tradicional mucho, es cierto, más que la innovadora, pero es una gran comilona juju se la gana por el olfato, todo lo que le huela bien lo comerá sin decir ni mú."

"Ah! eso rio esta No te preocupes querida! Ume-kun trata de enseñarnos a defendernos, ella sabe que no somos bushi, no se trata de fintar con maestría sino de un entrenamiento que nos ayude a la supervivencia, en ese caso nos permite más trampas que a el resto jiji

De hecho... a mi me ha enseñado ciertos golpes bajos contra los hombres a posta "por si acaso" jiji"


Te confesó.

"Es una familia con muchas sorpresas si ji"

Te contestó esta acerca de los kasuga.

Shinode asintió sobre lo de la madre de Umeko con seriedad y le dijo:

"Su madre era su líder de escuadrón, ella debía autorizarle a aprender algo semejante y su respuesta fue esa. Le partió el brazo derecho.

Pero su madre no llegó nunca a pensar que Ume-kun era como era, así que aprendió a usar la espada con la zurda, sólo usa la zurda para el iai. Y luego retó a su madre a un combate individual. Y la ganó. Usando iai.

Fue expulsada del escuadrón inmediatamente tras "humillar" a su madre y líder de tal forma... Pero, que una persona no tenga visión no implica que otras no la tenga. La Señora de las Matsus se fijó en ella y la atrajo a su propio escuadrón de Orgullos de León como parte de su grupo selecto.

Y de ahí que consiguiera el puesto de ayudante como puesto de prestigio y confianza de la Señora de las Matsus para que la representara en la ciudad."


Shinode sonrió con alegría y te dijo:

"Poco ortodoxa hasta para ser Matsu, pero quien sabe mirar más allá de lo aparente encuentra su valor real."

Shinode no pudo evitar reirse a carcajada limpia ante la broma con la muerte de Kakita mientras asentía con fuerza.

"Mañana saldremos a toda página en el Boletín informativo de la ciudad jiji"

"Es que, querida, las Matsus no planean nunca estar en situaciones que no sean en la guerra, somos la familia más grande de todo el Imperio pero... ¿Cuántos de nosotros ves en las cortes? O mejor dicho ¿Cuántas Matsus "de verdad" ves? Y por "de verdad" me refiero a los que son de pura cepa, no como yo, adoptada jiji"

"Bueno, yo creo que su trabajo en la Embajada la está ayudando mucho más que yo misma a la hora de entender más a las personas fuera del ámbito de la guerra jiji pero si queréis ayudarla... darle un poco la tabarra con vuestra presencia jiji hasta que se acostumbre jiji necesita esa clasa de entrenamientos jiji

Entonces... ¿Quedamos mañana para acosarla un poco entre las dos jiji?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Jul 03, 2014 9:58 pm

Desvié la vista a un lado, algo azorada por las palabras de Shinode

"No puedo evitar ser lo que soy, haber nacido en la familia donde los dioses han querido... Es verdad, nos defendemos entre nosotros porque nadie más lo haría, pero... eso no significa que cada uno de nosotros sea un asesino esperando su oportunidad para envenenar un pozo de agua dulce. Entre los nuestros hay de todo, como en todas las familias, y nuestros señores saben bien que una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones, así que saben quien sirve para según qué cosas, y quien no"

Argumenté tratando de pasar aquel trago de la mejor manera posible, refiriéndome claramente a que yo no podría hacerle daño a nadie de su familia, por lo que el clan no me pediría que lo hiciera jamás. Salvo que estuvieran realmente desesperados, que no era el caso para la Mano Izquierda y Oculta en aquella época.
Como se había demostrado con sensei y su organización en el distrito Hiro, la verdadera especialidad de mi clan era asignar a cada cual la tarea en la que mejor se desenvolviera. Por supuesto los había especialistas es traiciones, pero desde luego no era mi caso.

"No me importaría, puedo pasarme mucho rato sin mediar palabras con mis gatos... Sólo que... bueno, al rato no puedo evitar acabar por rascarles la cabeza y acariciarlos; soy medio humana después de todo"
bromeé, o al menos a la Matsu debería de parecerle eso "¿Se enfadará mucho Umeko-sama si... por ejemplo intento peinarle ese cabello alborotado, si se queda demasiado tiempo callada?" pregunté con un gesto inocente y dulce, casi inconsciente de los reparos que alguien pudiera tener por ese tipo de gestos de aprecio y confianza, en el fondo más felinos que samurais.

Aunque luego torcí la boca de forma pensativa, como si de pronto hubiera caido en que... a ver si fue eso lo que le molestó ayer...


"Oh si, he notado que se deja llevar mucho por su olfato... Lo primero que hizo con mis sakuramochis fue olerlos, ji, ji. Trató de disimularlo, pero me di cuenta" sonreí como si fuera algo encantadoramente gracioso. También me había percatado de lo mucho que notaba mi perfume, claro.

"Así que no le importa que las chicas usemos golpes bajos contra... los hombres..." repetí formando poco a poco una sonrisilla afilada, algo aniñada de todos modos, pensando en que después de todo Umeko se consideraba en masculino, así que... ella misma me invitaba a usarlos en su contra. Por supuesto, el concepto que un Bayushi tenía sobre el inmenso e imaginativo mundo de los golpes bajos podría diferir un poco del que llegase a pensar un león, pero eso era un detalle menor... en ese mundo.


"Las madres Matsu no demuestran un especial cariño por sus hijas..."
murmuré en voz baja, aquel hecho era el que seguía produciéndome escalofríos. Al final no pude evitar llevarme la mano al vientre, donde Otsu había comenzado a tatuar aquella imagen de Hanekawa.
Quizás Shinode lo interpretara como cierto "mareo" por semejante escena, lo que tampoco estaría demasiado alejado de la realidad.


"Pero hay una corte en Shiro Matsu, ¿no es cierto? Bueno, quizás no sea una tal como la entendemos los clanes más diplomáticos, pero existen intereses alrededor de su daimio... La propia Umeko-sama me contó que estuvo a punto de encontrar la muerte a causa de las falsas acusaciones de una especie de tesorero corrupto que ejercía tareas administrativas para su señora. En el fondo viene a ser una disciplina de combate tanto como el iaijuttu, por lo menos.
Yo diría que... en ese mismo momento descubrió que no sólo la batalla podía causar la muerte de un bushi, así que de poco servía prepararse toda la vida para la guerra si después un simple chupatintas podía acabar con su existencia. Puede que por eso fuera precisamente la escogida para representar a los suyos en esta ciudad...

Bueno, eso creo"


Sonreí con timidez, por si me había extralimitado sacando conclusiones sobre alguien que Shinode conocía muchísimo mejor que yo.

"Está bien, seguiré dándole la tabarra... Pero porque me lo pides tú, Shinode-san" bromeé con un guiño cómplice, algo como que lo haría de todos modos aunque mejor parecer altruista, ji "Pero dime una cosa... por si acaso, ¿hay alguna manera de reconocer en ella cuando está... ehm, digamos llegando a ese punto "Matsu" de... paciencia límite?"

Pregunté. Los gatos nunca se me revolvían cuando los estrujaba, pero esto era un león; un gato si, pero mucho más grande.

"Por supuesto, contad conmigo mañana, Shinode-san"
exclamé sonriendo y extendiendo los dedos índice y anular graciosamente en señal de complicidad divertida.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Jul 04, 2014 12:00 pm

"Ya te sonrió con amabilidad ella tampoco puede evitar haber nacido en la familia que lo hizo."

Te dijo como si dijera "deberás perdonarla".

Shinode no pudo evitar reirse ante tu ocurrencia de peinar a la leona y puso cara de sopesarlo seriamente, aunque ambas sabíais la respuesta:

"Hum........ creo que mejor no, ella es una leona no una gata, a saber cómo se lo toma... son muy viscerales ¿sabéis? jiji"

Shinode parecía tener en la cabeza la mente clara de aquel suceso y parecía hacerle mucha gracia.

"Pero os daré un consejo, a más roce natural tengáis con ella menos se pondrá nerviosa... No sé si me explico...

Mi cuñada es del tipo de personas que bajo circunstancias naturales actua de forma más... normal... Por ejemplo si te agarras a ella en una multitud de personas su instinto le hará atraerte hacia a ella para que no te pierdas, no se parará a pensar si es adecuado o no, o si estáis rompiendo la distancia de etiqueta...

Mientras más le hagas ser consciente del contacto físico o cercanía irá a peor."


Shinode asintió mientras sonreía con complicidad como si dijera "tu también lo has notado".

"Tiene un olfato muy fino, a veces me sorprende, es capaz hasta de averiguar ciertas cosas que... no me lo explico! Como si he cambiado de perfume, de jabón o incluso si he corrido al llegar a casa porque huelo un poco a salado por el sudor."

Shinode asintió a lo de los golpes bajos como si entendiera tu sonrisa malvada y te apoyara e eso de "úsalos contra ella para que aprenda que no somos tan desvalidas"

"Las madres Matsus.... crian a sus cachorros sabiendo que son las hembras las que cazan en la manada. Es una gran responsabilidad, para ambas."

"Si, hay corte allá, bueno, diplomáticos, embajadores... todas esas cosas, pero... es diferente, allí se baila al son de los Matsus, y los que vienen de fuera o juegan al juego impuesto o no duran. Ellos controlan totalmente el juego de la corte, no es como aquí, es.... como allí...

Y justo por eso que pudo morir, por seguir aquellas reglas al pie de la letra, como cualquiera lo hace allí..."


Dijo con el ceño algo fruncido.

Shinode pensó sobre tu pregunta un largo momento y al final asintió con fuerza.

"Si, mucha gente no se da cuenta, pero yo creo que tu si podrás... cuando está a punto de perder el control, cuando ha ido demasiado lejos sus ojos se vuelven más oscuros, mucho más oscuros... no sé cómo explicarlo mejor, pero es así, y tiende a mirarte tan fijamente que o piensan que te va a estrangular allí mismo o... es la sensación de un animal de caza que esta a punto de saltar sobre ti.

No dejes nunca que llegue a ese punto..."


Susurró.

"¡Estupendo! Mañana podríamos ir a comer bajo los cerezos en flor por ejemplo!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Dom Jul 06, 2014 10:54 am

Me di cuenta de que, pese a las buenas intenciones de Shinode, en realidad estaba siendo muy injusta conmigo en aquel asunto, de un modo inconsciente. De ningún modo estaba en el mismo nivel haber nacido escorpión o león que comportarse voluntariamente como un escorpión o como un león; lo primero sólo era responsabilidad de los dioses, lo segundo ya era un acto de cada uno, aunque influenciado por su familia.
Me disculpaba por ser escorpión y a cambio yo tenía que disculpar a Umeko no por haber nacido Matsu sino por actuar y pensar de un modo concreto, lo que no estaba equilibrado. Para ello, a mi tendrían que disculparme por traicionarlas y apuñalarlas, cosa que a buen seguro jamás harían.

Pero así eran la mayoría de los samurai; se escudaban en sus clanes para cometer actos de los que no se responsabilizaban. Sensei, sin embargo, sabiendo que muchas de nosotras podríamos acabar en distintas familias ajenas a nuestro clan, ponía en valor las decisiones que cada persona tomaba, de manera individualizada. Pero como en tantas cosas, ella también era excepcional en eso.

Aunque daba igual. Era nuestra cruz y no podía hacer nada contra eso, pues además había muchos en casa tratando de hacerla cada vez más grande.

"Si que me he percatado... Aunque no te creas, los gatos también pueden ser muy viscerales y desconfiados, no dejan que cualquiera les acaricie, a diferencia de los perros. Ellos tienen que "elegirte" en cierto modo, ji.
Pero en el fondo les encanta que los acaricien. Yo creo que es porque instintivamente les recuerda cuando sus madres les lamían de cachorros, y sólo los humanos podemos hacerles revivir ese recuerdo, ya que únicamente nosotros acariciamos usando el tacto de ese modo, ningún otro ser vivo lo hace de adulto"


Reflexioné sobre el "peligro" de intentar peinar a una leona como Umeko. Seguramente el problema fuera que ella no tenía recuerdos agradables que evocar a través del tacto, si su madre se había comportado siempre como una fiera en lugar de con cariño, a diferencia de otras especies. Y ése era precisamente mi reto, conseguir inculcarle a la Matsu esa experiencia emocional de amor, cariño y comprensión que sensei me había dado a mi y sin embargo Umeko seguramente no hubiese recibido, bloqueándola para dominar sus sentimientos en lugar de reprimirlos.
De adulto era mucho más complicado, claro... pero confiaba en el favor de Benten y su inspiración para lograr lo que a fin de cuentas era extender su influencia en aquel corazón.

"Hum, así que lo que dices es que... actuando con "normalidad" es más fácil que no le de importancia a la cercanía que si se ve obligada a racionalizarlo. O sea que instintivamente ella no es tan fiera y distante con nosotras como le han enseñado a ser, conscientemente.
Pues eso si que me parece bastante gatuno en realidad"
reí dulcemente, con un tintineo suave y dulce "Quizás los leones sean más grandes que los gatos, pero todos son felinos después de todo" añadí ocultando mi sonrisa con la mano, mirando con un gesto travieso el pasillo por donde se había marchado como si temiera verla aparecer repentinamente y tener que darle explicaciones por aquello, y no poder contener aún más risas por su más que probable expresión de fastidio y curiosidad.

"Tal vez tenga algo de sangre de los espíritus animales león"
bromeé, como si aquello fuera imposible... pese a que a los clanes en general les gustaba identificarse con muchas virtudes animales. Y, de hecho, no era tan imposible, hasta en un cincuenta por ciento de esa clase de sangre. Entonces me pregunté si realmente personas muy perceptivas a través de uno de los sentidos más directamente vinculados con la parte irracional de la mente como el olfativo, serían capaces de sentirse especialmente atraidas por mi sangre neko.
"¿Posee la misma clase buen olfato para con las personas? No como huelen sino como son tras la fachada, ya me entiendes..."

Pregunté curiosa.

"Si... supongo que puede llegar a ser una enorme carga para ellas" murmuré a sabiendas de que yo conocía también otro caso aún más traumático de lo difícil que eran las relaciones madre hijo en la familia Matsu, el de mi preciosa Kajiko.
"Bueno, ya sabes que yo soy una devota de la Fortuna Benten, así que pienso que se puede moldear un espíritu más fuerte mediante el amor que por la fuerza... No somos espadas, no hacen falta golpes para forjar algo que no tiene materia, como el alma y el carácter.
El cuerpo quizás, pero ése es otro cantar... Como los viejos marineros aseguran que Suitengu les dijo antes de vivir su primera tormenta, "te amaré, y por eso te haré más fuerte" Pero sin amor, no es más que crueldad"


Dije abiertamente. Y no, no pensaba que romperle el brazo a una hija o golpear hasta la muerte a otro fuesen actos de amor de ningún modo posible imaginable ni justificable.


"Hum, si... creo que yo podría percatarme de una reacción así en sus ojos" dije pensativa, tratando de imaginar algo que quizás ya hubiera visto alguna vez. "P-pero... a mi no me haría daño... ¿verdad?" añadí en seguida con un tonillo asustado sobre aquello de estrangular que había dicho Shinode. Estaba segura de que no... o casi.

"Estupendo, iremos a comer bajo los cerezos. Adoro las flores del cerezo... yum, y las cerezas" exclamé mucho más alegre. "¿Qué te parece si preparamos algunas cosas de comer las dos y sin decirle nada a Umeko-sama vemos a ver si puede adivinar cada cosa? Ah, pero si hacemos lo que siempre, le resultaría muy sencillo... así que yo podría cocinar algunas platos de la cocina tradicional león, y tú algunas especialidades escorpión... ¿qué te parece?"

Dije sonriendo y juntando las manos sobre el pecho, divertida por la idea.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 01, 2014 4:32 pm

Tsunade meditó aquello y asintió:

"Os gustan mucho los gatos ¿neh? sonrió a mi cuñada también, ella siempre dice que "ellos son como son y os lo aceptas o no, pero ellos no van a cambiar por ti".... puede que en eso se le recuerden a los leones... O quizás a ella misma... puso un mohín en la boca pensativa aunque en realidad creo que a Ume-chan le gustaría ser más gato de lo que realmente es.... je.... Quizás eso le hubiera dado menos problemas con la familia en el pasado..."

Meditó.

"Yo creo que ella..... tiene más de su padre que de su madre, su padre era Ikoma ¿sabías? era un hombre cariñoso y muy tranquilo, mi marido tiene mucho de él, o eso dicen, porque murió hace ya bastante tiempo, cuando Ume-chan apenas tenía unos diez años y mi marido 8...

Así que se crió sólo con la vena Matsu sin embargo teniendo parte de ese corazón Ikoma en su sangre..."


Te contó esta mientras miraba al cielo.

"Buena pregunta te dijo a lo del olfato La verdad es que si, siempre ha tenido buen olfato para todo, muchas veces me han dicho que hasta en la guerra era capaz de anticipar ataques sólo por cómo se veían, se movían y actuaban los enemigos...

En la corte es parecida, ella tiene su mentalidad y sus pensamientos muy al fondo, tras su armadura Matsu, y suele guiarse por esto más de lo que quizás ella misma se de cuenta.

Creo que sus problemas viene más por el hecho que su olfato le dice una cosa y su "educación de Matsu" otra que por el hecho que tenga "mal olfato"


Tsunade se quedó pensando en lo que dijiste de Benten y la comparación con la historia de Suitengo y asintió.

"Os matarían si tratarais de implantar una Escuela de Buenas Esposas en territorio Matsu jaja pero lo necesitan, en serio jaja"

Tsunade negó despacio con la cabeza y dijo:

"No he visto perder a Ume-chan el control nunca de ese modo, cuando nació un shugenja Kitsu le dijo que sus pies estaban mucho más abajo que el suelo que pisaba, residiendo en la tierra, la cual le da la bendición de tener una voluntad tan fuerte, mucho más que la fuerza que parezca tener, Ume-chan es una mujer voluntariosa."

Tsunade te cogió una de tus manos y te las apretó contra las suyas.

"Te cuento todo esto porque realmente creo que eres una buena devota a Benten y sé.... algo en mi sabe.... que jamás le harías daño a Ume-chan....

Puede que cualquiera de mi clan me dijera que soy muy tonta por confiar tan rápido en un escorpión pero si algo me ha enseñado esta ciudad es que aquí, más que en ningún lado no se trata de "clanes" sino de "personas."



"oh! Gran idea! y haremos dulces tradicionales no muy dulces para que coma cuanto quiera jiji"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Sep 02, 2014 3:40 pm

"Si que me gustan" dije con una sonrisilla, evidenciando un tono de voz algo más animado al hablar de cosas que realmente me gustaban, sin tener que darle tantas vueltas a lo que pudieran pensar los demás, como los gatos "Son unos seres suaves, delicados y absolutamente adorables, pero además todos tienen ese lado... canalla y descarado de noche, que los hace tan difíciles de "convencer" y de entender. Y sin duda eso los hace más atractivos aún, su abanico de caracteres tan complejo, tan variado dentro del mismo individuo; como las personas. Pueden ser una melosa e inofensiva bolita de pelo por la mañana, y el cazador perfecto por la noche; curiosos si les escondes algo y altivos si intentas embaucarlos... Realmente me encantan. Y la suerte para mi es que yo también suelo gustarles a ellos" reí dulcemente.

"Los leones son felinos, pero están habituados a vivir en manada, así que tienen un carácter particular que les incita a mantenerse al lado de los suyos y hacer cuanto sea para protegerlos. Los gatos son más individualistas, por naturaleza.
No es que crea que haya una manera "buena" o "mala" de ser, pero realmente me alegro de que Umeko-sama sea justo lo que es, y no más ni menos de una cosa ni de la otra, porque por lo que puedo observar es una persona extraordinaria... y ¿acaso no es un error siempre tratar de arreglar lo que funciona?"
dije sobre ella, quien era y lo que había conseguido. Otra cosa es que le faltasen pasos por dar, como a todos; por eso estábamos aquí.

"Podemos vestirnos como deseemos, pero no podemos cambiar nuestra sangre. Al final, eso es lo único que es realmente nuestro"
suspiré, mirándome la palma de la mano durante un breve instante, antes de sonreir de nuevo, ladeando la cabeza.
"¿También le gusta la poesía, como a tantos Ikoma?" pregunté curiosa.


"Si el instinto y la cabeza no juzgan igual la misma situación... es lógico sentir cierta confusión. Quizás no lo sepas pues es algo que suele ocultarse al resto, pero a muchos Escorpiones también les pasa dentro de su propia familia. Creo que... de alguna manera, comprendo lo que Umeko-sama puede llegar a sentir al respecto" le confié a Shinode con un guiño de complicidad.


"Bueno, tal vez "colase" una academia de buenos "esposos"

Bromeé ocultando una risilla traviesa con la mano, dejando en el aire con tono bromista si me refería a educar a los hombres que hacían las tareas de amo de casa en las familias Matsu, o igualmente a las propias bushis, pero refiriéndome a ellas con el término masculino de rigor.

"La Tierra también produce terremotos... Pero entiendo a qué te refieres, sin duda es el elemento más calmado y estable. Sensei siempre me decía que yo tendía más al Aire y el Fuego... Yo me imaginaba una brisa de verano, y me gustaba aquella imagen" expresé con una dulce inocencia.

"Ojalá pudiera decirte que todos los devotos de Benten cuentan necesariamente con la bondad entre sus virtudes..." suspiré "Pero sin duda Satomi-sensei lo es, y yo trato de estar a su altura" dije devolviéndole el apretón cariñoso de manos, con una sonrisilla clara y limpia, dejando sin lugar a dudas la corroboración de que tenía toda la razón en su intuición sobre mi, y que jamás le haría deliberadamente ningún mal a su cuñada.
"Muchos de mi clan también me tacharían de necia a mi por ser honesta con un león, pero... estás en lo cierto, se trata de personas. Sin duda tienes la excelente intuición de la que Umeko-sama habla" le confié, sonriente.

"Soy una gatita buena" añadí entre risas tintineantes.


"Hum, tradicionales, si. Pero también alguno de cocina extravagante, ¿no? ¿Como conseguir si no que no se relaje demasiado si sabe que no hay ningún dulce envenenado?"
bromeé con la corriente tan atrevida entre cocineros escorpión de utilizar algunos venenos muy concretos como ingredientes exquisitos. "¿Qué tal algo de ese "cacao" que usan en Yum Yum Mochi? Seguramente debe de poder comprarse en bruto en alguna parte..."
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Sep 02, 2014 4:34 pm

Tsunade rió y te dijo:

"Yo siempre he dicho que hay personas que son "de gatos" y otros "de perros" jaja yo soy más de perros jiji me gusta que sean tan adorables y te sigan por doquier, son como niños pequeños tan llenos de cariño y de anticipación por todo lo que haces jiji."

"Cuando tengas manzanas haz compota de manzana, cuando tengas limones haz limonada. Decía mi madre te dijo Tsunade en la familia Matsu muchas veces se quiere hacer limonada con todo, sea el material que sea."

Torció el gesto de la boca pensativa con cierta "lástima" o hasta "desagrado"

"Bueno, otros pueden cambiar su sangre, los Matsus no jiji"

te dijo acerca del cambio de "sangre" al cambiar de familia o clan al casarte, no en el caso de las mujeres matsus, claro.

"No, no es tanto de poesía, Ume-chan tiene una forma de vida muy práctica que le impide poder apreciar del todo algo como la poesía, sin embargo los haikus si que le gustan, creo que es porque son cortos y concisos y porque o lo dices todo en ello o no dices nada...

Ella es más de otra clase de lectura, política, militar, histórica... aunque tiene un gusto por la novela negra que pocos saben, novelas de género más oscuro... como... por ejemplo... las novelas de Aoki Ko."


Tsunade asintió despacio a tu entendimiento de Umeko con la familia, casi como si encajara algo en su cabeza e hiciera "click".

Luego rió con fuerza con el tema de la escuela de buenos esposos, tanto y tan fuerte que se le escaparon las lágrimas de los ojos.

"Claro, no quieras ver a Ume-chan enfadada... jiji pero ella no es como esta ciudad que tiene tantos terremotos, es más bien como un paso ancestral en el que sólo cada cientos de años se produce un aluz por un terremoto... eso si, que te pille lejos jiji"

Tsunade te sonrió y te dijo:

"Sea de gatos o de perros, sé ver cuando uno puede ser una buena compañía jiji

La verdad es que tu sensei siempre me ha causado mucha admiración y simpatía, aunque fuera de lejos, más de una vez pensé en apuntarme a alguna de sus conferencias o clases magistrales en la escuela que ha abierto aquí pero.... no he podido hacerlo ya que eso causaría problemas a Ume-chan."


Tsunade meditó acerca del cacao y dijo:

"¡Ah! ya sé! podemos ir a casa de Tama-chan! su familia es mercade y tiene entre sus mercancías extrañezas de fuera del Imperio, seguro que ella nos puede conseguir el cacao en bruto!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Sep 03, 2014 3:37 pm

"Bueno, eso es cierto, sin duda..." contesté quedándome pensativa sobre aquella imagen de los perros "Aunque no creas que yo no valoro esas cualidades... ¡de hecho me encantan las muestras de amor y cariño incondicional... hacia mi persona!
Quizás sea que yo, más que ser "de perros o gatos", tenga algo de gata..."
terminé por decir con una sonrisilla traviesa, tratando de ocultar el leve rubor de mis mejillas al ser tan coqueta. Y honesta, dicho fuera de paso.

"Sensei nos decía algo parecido, en el fondo. Ella explicaba que teníamos que tomar ejemplo de los juncos, y aprender a doblarnos, pero sin rompernos nunca. La enseñanza es la misma, adaptarse... y hacer el zumo más delicioso posible"

Dije al final, con un tintineo jovial y optimista. Al menos yo me lo tomaba de aquella manera, aunque no estaba segura de si realmente lo había conseguido siempre.


"Claro, los haikus... Si, le pega mucho. A mi siempre se me quedan cortos para decir todo lo que me gustaría, ji, ji. Aunque en el concurso de la Cena del otro día en honor de la Ama no me fue tan mal" susurré con orgullo.
"¿Aoki Ko? Hum, me suena pero... creo que no he leido nada suyo. ¿Qué clase de obras son?"


Pregunté curiosa, ya que por la forma de decirlo de Shinode no parecía que fuera nada militar ni histórico aprobado por el Consejo Ikoma de buenas costumbres León, como solían burlarse los cortesanos de mi clan, sino algo más allá, distinto a todo eso.


"No me importa estar cerca de un terremoto... Siempre que los kamis de la tierra me mantengan a salvo de su furia"
bromeé con inocencia. No me asustaba lo que Umeko hiciera, al menos mientras no se tratase de estar furiosa conmigo por algún motivo.


"¿Problemas? ¿Por qué, qué clase de problemas?" pregunté ladeando la cabeza "¿Te refieres a esos rumores sobre espías infiltradas en todas las familias del Imperio mediante matrimonios? Oh, pero tú ya serías león antes de haber ido a sus clases..." dije guiñando un ojo, ella no entraría en la red de dominación mundial.

"En fin" añadí con un largo suspiro "Yo no cambiaría ser su alumna por nada en este mundo, ni en otro, si eso te sirve de algo, Shinode-san" sonreí levantando la vista ligeramente, hacia el infinito a través de la luz que se filtraba por el jardín de aquella casa.

"¿A casa de Tama-san... Sin avisar? Ehm, bueno... no se... puede que esté con su familia. Los Kasuga son un clan pequeño, y deben de estar todos bastante unidos, imagino..."

Murmuré exponiendo mis dudas mientras me llevaba distraidamente el dedo índico a los labios. Lo cierto es que aquella Kasuguita me caía gorda, y no tenía demasiadas ganas de verla, pero no era nada que pudiera compartir con Matsu Shinode, claro, así que tendría que hacer de tripas corazón una vez que ésta desarbolase una tribulaciones tan insignificantes como las expuestas.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 04, 2014 11:37 am

"Jajaja si, puede que sea eso... mientras tanto siempre puedes tener uno de cada jiji"

Tsunade asintió a la analogía con los juncos.

"¿Si? oh! esas son las cosas maravillosa del haiku, lo que le gusta tanto a Ume-chan, esa clase de sorpresas inspiratorias que igualan a todos en momentos de iluminación jeje.

Aoki Ko es una escritora controvertida, no es literatura convencional, sus obras estan dentro del género oscurantista y realista, a veces cruel y dramático. La mayoría de las veces relata hechos sociales que la propia sociedad no quiere ver, son bastante crueles pero apasionantes. En esta ciudad, con tanto amor a lo controvertido, hay muchos fans de ella.

Lo curioso de la escritura de la autora es que su obra más conocida es paradojicamente la que menos oscura es, Hana, que es como su reconciliación con el mundo. Dicen que su vida estaba muy ligara a su obra...

Creo que a Ume-chan le gusta porque habla de cosas que nadie habla, y aunque quizás eso no sea muy León, quizás si es muy ella... ella se siente a veces en ese "entre mundos" entre lo que ella es y lo que quieren que sea... Aoki Ko trata muchas veces esas zonas grises, por no decir que siempre se mueve en tonos grises nunca en extremos..."


Tsunade se rió un poco de tu broma pero no demasiado, mientras se encogió de hombros.

"Hay muchos en mi Clan que creen que vuestras escuelas son tapaderas.... para muchas cosas... y que la mayor de las metas que estan consiguiendo es meterte "un escorpión en tu cama voluntariamente" jiji lo cual tiene gracia porque si que es un mérito...

Pero claro, Ume-chan forma parte del ala tradicional de la Embajada, no puedo hacerlo eso, eso sería como acuchillarla por la espalda delante de Toushi-sama."


Se encogió de nuevo de hombros.

"Lo más gracioso de todo es que todos piensan que el mayor hueso de los conservadores es Ume, lo que no saben es que si ella hablara más de lo que piensa... muchos se llevarían las manos a la cabeza...

Pero ella no está aquí como representante de su voluntad, sino de la Daimyo Matsu, y así debe ser...

Por eso espero que no te lo tomes como algo personal"


"Bueno, siempre podemos decir que pasabamos por el barrio... pero si... puede que sea un poco descarado ¿no? ¿Le enviamos mejor una nota preguntandole si tiene lo que buscamos y si nos lo puede traer mejor?

Hummm....."


Meditó esta.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Sep 05, 2014 11:04 am

"¡O varios de cada, mejor!" reí graciosamente "Sólo espero que no acaben peleando entre ellos... Gatos o perros, pueden llegar a ser muy territoriales" añadí chasqueando l alengua, con un mohín de desagrado más o menos asumido. No me gustaba renunciar a nada que me gustara, pero tampoco que hubiera conflictos a mi alrededor provocados por mi misma, y ése era un equilibrio complicado de mantener.

"Fui nombrada como mérito junto a otros, por nuestros haikus en honor de la Gran Madre, aunque el ganador fue ese pintor precisamente, Kakita Koji.
Umeko-sama estuvo allí... entonces seguro que participó... ¿Puedo preguntar cual fue su haiku? Algo me dice que, ya que eres conocedora de su talento y gusto por tal arte, no habrás pasado por alto conversar con ella sobre el suyo, ¿me equivoco?

Oh, vaya... no es muy "samurai" hablar abiertamente de lo que hay tras la fachada de las apariencias... Me sorprende que Matsu Umeko-sama aprecie ese nivel de honestidad, aunque sea a través de las páginas escritas. Pero me alegro; creo que yo comprendo ese sentimiento... ¿Pero qué daimio no querría que sus gatos fueran panteras, y sus perros fuesen lobos?"
murmuré con una débil sonrisilla, mientras suspiraba mirando al cielo.

"¿Quien es Aoki-Ko, o era? Parece sólo un pseudónimo..."
añadí finalmente, curiosa.


"Cualquier argumento que pudiera decir para rebatir esa creencia entraría dentro de ls misma categoría de "cosas escorpión que no puedes creer" ji, ji... Muchos en mi clan han puesto mucho empeño a lo largo de los siglos en fabricar esa imagen peligrosa e infame de nosotros mismos como para que ahora yo pudiera desbaratarla a la ligera"
sonreí, con la dulzura e inocencia de que no fuera conmigo, pese a que lo admitía precisamente sin pesar alguno, como es cierto que llueve. "Aunque sólo diré que a estas alturas, muchos son ya los que "han metido un escorpión en sus camas..." y nadie ha devuelto ninguno todavía" reí con picardía, no por el hecho en si sino por la dualidad de que al no poder desmentir el rumor se estaba dando por cierto que éramos tan implacablemente buenas en todo lo que hacíamos que las peticiones de matrimonio, lejos de disminuir, seguían llegando más y más. Que como siempre era la finalidad de la máscara de Bayushi: confundir al resto del Imperio hasta que no pudiera distinguir la realidad del mito, y sacar provecho de ello.

Sólo algunos observadores extraordinarios, como Tsumeo, eran capaces de ver el verdadero rostro del Escorpión, con sus auténticas fortalezas y debilidades, y no el juego de humos y espejos.
Por suerte o por desgracia, eran muy pocos los que podían, por lo que con ellos se podía tratar cara a cara, individualmente. ¿Sería Umeko otro de esos?


"¿Así que Umeko-sama está en la embajada León para defender una postura con la que no coincide plenamente, y oponerse así a la de Ikoma Toushi-sama, con quien tiene mucho más en común de lo que podría parecer?"

Repetí extrañada, frunciendo delicadamente el ceño como si no fuera capaz de entender las retorcidas sendas de la corte, y así era. Especialmente las de la corte Matsu, claro.

"Oh, no me lo tomaría como algo personal, te lo aseguro... Sin embargo ojalá después de conocerme, si alguna vez su daimio le pregunta personalmente a Umeko-sama sobre nuestra escuela, y Satomi-sensei, se hubiera dado cuenta ya de que, como ella, las cosas no siempre son como parecen de lejos...
No se si eso sería suficiente para hacer cambiar de parecer a su señora, pero me conformaría con haber convencido a Umeko-sama"


Asentí sonriendo, con un toque de esperanza optmista.


"Bueno... si de todos modos tendríamos que hacerla salir de casa... Podríamos mandarle esa nota y preguntarle simplemente donde podríamos conseguir esos ingredientes, y así darle la opción de cortesía de ofrecerse ella, si tiene, o no.
Si además ya estamos en el barrio para cuando lo reciba... más fácil se lo ponemos"
Concluí guiñando un ojo. Si de todos modos había que ver a la tortuguita, mejor observarla en su propio hábitat. Después de todo, era cierto que el clan Kasuga era muy reducido, así que las posibilidades de que nuestro objetivo hubiera estado en aquella misma casa alguna vez no eran pocas, con o sin conocimiento de la propia Tama por supuesto.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Sep 14, 2014 3:32 pm

"eso es como criar niños, se trata más de la madre que de los crios jeje"

Te dijo tsunade.

"Si, si que hablamos de los haikus de anoche, se recitaron muchos y tiene buena memoria para acordarse de ellos, dijo que el del Grulla había estado... inspirado...

A ver si yo tengo tanta memoria como ella para acordarme de su haiku adecuadamente...

El horizonte...
¿Dónde debería mirar?
Muestra dos soles."


Recitó Tsunade.

"No es muy samurai pero a la vez es muy Matsu, otra de sus contradicciones, a los Matsu no le gustan las intrigas, pero tampoco pueden decir las cosas tan abiertamente para mostrarse rudos como cangrejos... son una mezcla de ambos jiji"


"Ah! Aoki Ko era el pseudónimo de una escritora, Kitsune Kotome, o mejor dicho Akodo Kotome, tras casarse con el gran amor de su vida, una mujer... enigmática, que pasó un gran trauma en su niñez y que a causa de eso tenía una visión un poco sesgada del mundo...

Bueno, sesgada sería quedarse corto, padeció hasta una especie de trauma tan grande que dicen que la dejó muda y casi como un vegetal. Fue el que luego sería su marido quien la recuperó en todos los sentidos. A los grandes apasionados de su literatura no se les escapa por alto que sus estados emocionales personales influyeron mucho en su obra hasta el culmen, Hana, que es su gran obra "iluminatoria", en donde ella por fin encuentra la paz.

La verdad es que... es muy... de ese sendero tuyo de Benten, si te paras a pensarlo, el amor la curó en cuerpo y alma...
meditó esta

Si te interesa saber más de ella mi cuñada tiene una biografía de ella y la mayoría de sus obras en casa."

Tsunade se rió ante tu comparativa y dijo:

"Puede que el veneno los paralice y no puedan ir a devolverlo... o que les guste que le piquen jijiji"

Tsunade sonrió y asintió.

"Justamente por eso es ella la que lo defiende. La líder Matsu quiere a alguien que sea capaz de comprender la privilegiada mente de Toushi para que se adelante a sus pasos y sea capaz de marcar la pauta conservadora. No es casualidad."

Te explicó.

"Bueno, si te sirve de consuelo, desde que Satomi-sama está por la ciudad a muchos ha "engatusado" para su causa jiji"

Dijo como si mencionara a Umeko entre ellas.

Tsunade asintió a lo de la nota y fue rápida a por ella, a escribirla y a mandarla con un criado antes que ustedes.

Tras eso tsunade cogió su bolsito y algunas cosas y se preparó a salir contigo hacia el barrio de Tama, hacia aquel lugar.

"¿Oye, te acercaste al distrito gatto para ver su fiesta del barrio? En este tiempo hay muchas fiestas de los distritos, porque en el incio de la primavera hay muchos sucesos que se celebran, como el de la cabalgata del distrito Hiro, obviamente no está en el catálogo de festejos recomendados para mujeres de bien, pero, qué demonios, es uno de los más impresionantes de la ciudad ¿por qué no iba a decirte de qué va?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Sep 15, 2014 12:59 pm

"Supongo que si... Aunque por otro lado, por mucho que pretendamos tratarlos como niños, no podemos negar que la naturaleza felina, o canina, es la que es. Con todo lo que eso implica.
Hay personas a las que les cuesta mucho llegar a aprender esa lección, y en mi opinión es muy válida y no sólo para perros y gatos"


Concluí suspirando con una media sonrisilla.

"Oh... Podría decirse que tiene un "sutil" deseo de crear cierta polémica, ese haiku, ¿no crees? Después de todo se supone que el Clan Dorado nunca ha tenido dudas de donde ha estado el Sol, así como de que sólo hay uno en el firmamento... Muchas estrellas, pero sólo un Sol.
Insinuar lo contrario, aunque sólo sea la duda, resulta bastante... si, polemizador, diría yo, ji, ji"


Por algún motivo no dudaba de que ésa fuera precisamente la finalidad del poema, insinuar que la confusión había dado paso en el Clan al descubrimiento de esa duplicidad. El resto ya era interpretable mediante juicios de valor que no serían más que hipotéticos en tanto en cuanto la recientemente renombrada Mano Derecha no se posicionara abiertamente a la sombra de uno o de otro astro.


"No se si Umeko-sama comprendería nunca esto, pero personalmente no entiendo el porqué despreciar el amor de un tipo frente al de otro... En este caso, el de la "infame" intriga frente a la "noble" guerra. ¿Son mejores los logros para tu daimio obtenidos tras cruentas batallas, centenares o miles de tumbas, y granjas y cosechas perdidas, que los que provengan de acuerdos y... negociaciones de distinto calado?
No, los logros son los mismos por definición, lo único que cambia es el precio que el señor debe pagar por ellos. Y aunque muchos samurai se nieguen a verlo, nosotras las esposas sabemos que cada cosa tiene su justo precio, y que pagar de más es un flaco servicio a la hacienda familiar.

Si todo se resolviera por las armas, éstas se trivializarían y perderían esa pátina de honor... Las intrigas son uno más de los aceites protectores que evitan que el acero se oxide al aire.

Aunque puede que sea una visión demasiado escorpión de las cosas, claro"


Terminé por reirme, con una inocencia que parecía desafectada por tener una manera de pensar diferente a la mayoría, como si fuera lo más normal del mundo poder ser inocente y escorpión a la vez, sin que una cosa interfiriese con lo otro en absoluto. Al menos para mi lo era así que en eso era completamente honesta.


"Pensé que a Umeko-sama no le interesaba mucho mi senda... Ya sabes, que no es algo que pudiera servirle de demasiada utilidad, ni siquiera como filosofía pues puede llegar a alejarse bastante de la vida por y para la espada de los bushis, especialmente de los que consideran que el amor es una cosa de niños que distrae de la verdadera y única lealtad debida.
Así que en cierto modo me sorprende que tenga en tan buena consideración y admiración una obra que precisamente describa la paz iluminatoria, como describes, en el amor romántico...

Tu cuñada es toda una caja de sorpresas"


Dije pensativa, no porque no lo intuyera sino porque dejaba entrever que me daba cuenta de la peculiar disociación entre la Matsu en público y la Umeko en persona, y las consiguientes dificultades que eso podría causarle a ella misma a la hora de encontrar esa paz que todos buscábamos.



"Habría que preguntarle a los que se han dejado picar, si les gusta o si es que ya no puden moverse"
repliqué ocultando una risilla, mientras me encogía de hombros. "Aunque, que yo recuerde, no hay ninguna especie descrita de escorpión del que se haya dicho... "resulta extremadamente agradable volver caminando descalzo de noche por tal bosque para sentir las picaduras de este adorable animalillo en los pies"
Así que algo falla, ji... Quizás no haya ningún veneno. Pero por otro lado, yo se cocinar deliciosas recetas utilizando ciertos venenos como ingredientes exquisitos"


Añadí volviendo a reirme, así que no quedaba del todo claro, por supuesto.

"Así que la Señora Matsu quiere a alguien que esté lo suficientemente de acuerdo con Toushi-sama como para poder oponerse efectivamente a Toushi-sama..."
repetí cruzándome de brazos, pensativa "No es que sea una mala táctica, la de conocer a tu enemigo, sin embargo... ¿en qué posición deja eso a la propia Umeko-sama? ¿No resulta conflictivo para ella?" pregunté curiosa, más que preocupada.

"Y pese a eso, oficialmente Umeko-sama debe oponerse a Satomi-sensei, por eso tú no puedes acudir a los seminarios de sensei... ¿no es cierto?
Hum..."

Suspiré al final. No estaba segura de que en mi clan este tipo de cosas se hicieran así, todo esto me resulta un poco extraño y antinatural como sistema organizativo para una corte tan implacable como la de la capital.


"Ah si, estuve en el distrito Gatto ayer, fui a ver la feria y la decoración de farolillos de las calles cuando cayó el sol... Resultó realmente maravilloso. Adoro esa clase de celebraciones... ¡Y vi los fuesgos artificales "mágicos"! "
exclamé casi volviéndome a poner nerviosa de emoción al recordarlo. Sin duda había disfrutado de aquella visita nocturna con la Doji.

"¿No recomendable...? ¿Por qué? ¿En qué consiste ese festival?"
pregunté con curiosidad por el hecho de que hubiera insinuado justo que no debía tenerla.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 15, 2014 4:22 pm

"Eso es cierto, pero yo me refería a que son como infantes en el sentido que no puedes razonar con ellos de la misma forma que lo hago contigo, se basan más en la dominación y sumisión de carácter y de la persona para su adiestramiento.

Y te aseguro que si se puede domar a un león se puede a un gato jiji"


Te replicó esta.

"La polémica está en este.... ya sea por lo que habéis dicho o por una interpretación más interna de ella de la cual alguien pueda pensar que hay duplicidades en su alma o en su vista... ¿hacia qué? ¿hacia dónde?

Lo cierto es que no tengo muy claro cómo se atrevió a dar aquel salto jiji Ume-chan suele ser cuidadosa, pero todos tenemos un lado revindicativo ¿verdad?"


"Es la cabezonería bushi ¿no crees? suspiró Tsunade aman a sus katanas como su propia alma y la cuidan de todo mal y sin embargo no le prestan la misma reverencia a la saya que es la que realmente cuida de "su alma" con todo el cariño que ellos desean..."

Se encogió de hombros como si dijera "bushis..."

Tsunade se rió ante tu sorpresa.

"Creo que es una romántica que ni tan siquiera lo sabe. Ume-chan respeta y valores los sentimientos auténticos, todo lo auténtico, ya sea oscuro o luminoso, ella siempre dice que hace falta mucho valor para mirarse al espejo sabiendo lo que vas a ver, te guste o no...

Creo que es lo que le gusta de esa autora, muestra lo que hay, ni más ni menos, unas veces malos... ¿Y por qué no algo bueno?"


Tsunade rió contigo y añadió:

"O quizás se trata que cada naraja por fin está completa, los hay con gustos muy raros jiji"

Y tanto... no pudiste evitar pensar en las oniagans... y tanto!!

"Eso la deja en una posición muy complicada para ella pero a la vez muy sencilla para la familia.

La daimyo sabe a ciencia cierta que Umeko sabe que ella está aquí como representante de algo más que su persona y que tendrá en cuenta al Clan antes que a ella misma, usará al enemigo y a alguien que lo comprenda para combatirlo, sabiendo además que esa persona nunca se saldrá de los parámetros marcados...

Pero claro... eso hace que para ella... sea todo muy estresante... Desde que está en la ciudad por ese cargo y a medida que Toushi-sama a incrementado su andaduría por su sendero ella ha necesitado más y más opciones para desfogarse...

hay días que no duerme y se lo pasa practicando en el dôjo, meditando... a veces sale hasta altas horas de la noche... no sé a dónde va, vuelve sobria, por supuesto... creo que pasea hasta altas horas de la noche....
dijo pensativa y triste pero o se queja... nunca lo hace.... siempre repite que es un honor la posición que tiene y lo que le han conferido y que debe cumplir con su deber lo mejor posible... de forma impecable...

Pero me preocupas... ¿sabes? Yo trato por todos los medios que en cuanto cruza la puerta de esta casa sea ella, no Matsu Umeko la ayudante del Embajador, la Orgullo de León... creo que necesita esa clase de tiempo para ser ella...

Pero... de nuevo te digo que me preocupa... porque es una katana sin una saya a medida..."


Y de pronto... que Umeko hubiera terminado en la Nube Gris te pareció algo..... razonable a su situación...





Mientras andabais por la calle comentasteis las fiestas del distrito Gatto y Tsunade te dijo que estarían toda la semana, habiendoc ada día cosas nuevas y atracciones, festival por la noche de baile, luces, mercadillos... El Distrito gatto se engalanaba para la ocasión.

"Pues.... el Distrito Hiro es el único que es capaz de competir con la pstentosidad del gatto, aunque resulte paradójico por la clase de cosas que hay en aquel distrito.... o quizás sea por eso...

No sé si sabes que el Distrito Hiro está lleno de casa de geishas, de locales de artes y de un...... distrito del placer bastante amplio... "el mejor" de la ciudad...

Pues, sus fiestas empiezan con un desfile por parte de las oniagans de aquel distrito rojo que llama la atención a toda la ciudad y que más de uno y de dos y de cien van a verlo, camuflados sin ropajes de clan porque dicen que es todo un espectáculo...

Aunque claro, "dicen" ya que nadie reconoce haber estado..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Sep 16, 2014 3:30 pm

"Bueno... creo que depende de lo que se entienda por "domar" Verás, si se trata de amansar a un animal salvaje... los gatos no están exactamente en esa categoría. No es que no tengan un lado "depredador" pero comparten el espacio doméstico con los humanos desde hace tanto tiempo que yo diría que en realidad su naturaleza, su espíritu, es mucho más cercano al nuestro que los de las fieras, y que por eso nos sentimos atraidos por ellos, y viceversa.

Precisamente a un león habrá que dominarlo, hasta que acepte que su adiestrador es el individuo alfa y él debe ser sumiso, supongo; pero no estoy nada segura de que eso funcionase con un gato. Se les puede convencer con un entorno agradable hasta que se consideren parte de esa familia, a su modo de verlo, pero dado que ellos no suelen vivir en manada no tienen demasiado interiorizado el concepto de sumisión, por lo que en mi opinión tratar de usar esa técnica con ellos normalmente acabará en el felino huyendo en busca de un lugar mejor.

Quizás la diferencia sólo sea un detalle entre lo que ambas decimos pero... pienso que ahí está"


Sonreí ladeando la cabeza.

"Todos reivindicamos algo, si. Aunque, como Escorpión, estoy más habituada a quienes tratan de confundir a sus posibles rivales con sus declaraciones públicas que a quienes dan pistas reales sobre si mismos"

Así que todos escondemos algo también. ¿Y por qué Umeko, la consejera Matsu, iba a insinuar una tendencia personal a ver dos soles en lugar de seguir las directrices oficialistas de su familia? Si no era para crear cierta ambigüedad, dudaba mucho que precisamente los Matsus ahora hubieran descubierto los beneficios de "tutelar" al Hantei más de la cuenta.


"¿Así que quieres decirme que Umeko-sama valora la honestidad, por encima de la sinceridad?" pregunté respecto a lo que Tsunade explicaba sobre el espejo y la visión que había descirto ofrecía aquella autora Akodo en sus novelas. "Eso es taaan inusual en los samurais en general, bushis en particular y más especialmente... bueno, ya sabes en cierta clase de bushis no-femeninas.
¿Por qué en todo caso respetar la palabra de un espejo y sin embargo no querer saber nada de la de otros samurais y la visión que estos tienen de nosotros mismos? Apuesto que a mi me retaría a duelo si fuese tan directa como ese espejo, y le llamara romántica empedernida, ji, ji..."


Concluí finalmente, diciendo aquello último en tono bromista con una pequeña e inocente risilla. Aunque no por ello falto de significante, claro.


"Hum, ya veo... Lo malo de meditar es que casi nunca te responde nadie, y puede decirse lo mismo de abatir enemigos de paja en cualquier clase de dojo que pueda visitar...
Cuando a mi me preocupaba algo, sólo conseguía librarme hablando de ello con alguien que me comprendiera... Claro que yo tengo la suerte de haber podido compartir cualquier pensamiento, palabra u obra con sensei, y realmente se lo extraordinariamente afortunada que he sido por eso. Tanto que me siento en deuda con ella de un modo tan espiritual que sólo puedo tratar de devolver el privilegio ofreciéndoselo a otros como ella me lo regaló a mi; por eso soy una devota convencida de su senda.

Aunque obviamente... esta máscara no ayuda a ofrecer esa clase de confianza"


Dije soltando un largo suspiro resignado, melancólico. En el fondo pensaba que comprendía bastante bien a Umeko, siendo algo distinta a lo que tu familia esperaba de ti, y teniendo que conciliar la lealtad propia con la debida al clan.

"¿Y quien es ella cuando no es Matsu Umeko, si me permites preguntarlo? Además de una romántica aficionada al haiku, ji... Quiero decir, dejando la "armadura" de bushi a un lado..."

Pregunté, dejando de un modo deliberado lo suficientemente visible en mi tono y mi expresión la idea de que quizás yo podría ayudarla a encontrar esa "saya", o hasta serlo directamente, como parte de esa "deuda" contraida con Benten a través de Soshi Satomi...

Acostumbrada a ocultar las emociones, dejar que Tsunade la percibiera era la parte difícil porque la veracidad de aquella intención era pura y cristalina desde el fondo de mi alma, así que no requería de ningún esfuerzo por resultar más convincente de lo que pudiera parecer.



"Ah bueno... supongo que lo apropiado para una dama sería fingir que acabase de caer de un guindo, ji... pero la verdad es que en la embajada escorpión me proporcionaron un informe descriptivo sobre la ciudad en su conjunto. Según mi clan para una dama es mejor saber... que ignorar, en este caso donde ir y donde no.

Pero, ¿qué tiene de especial ese desfile, esas oniagans? No son más que mujeres de clase baja, ¿me equivoco? ¿Como puede ser más llamativo que el paseo de las cortesanas por los jardines interiores...?
Salvo por el hecho, claro, de que la mayoría de la población no samurai de la ciudad no tiene acceso a los distritos interiores"

Murmuré al final, preguntándome si ésa sería la respuesta. Una especie de imitación del estilo samuraiko, normalmente sólo al alcance de quien pudiera pagarlo, pero una vez al año, de todos los que acudieran al desfile.
Claro, eso ya lo sabía, pero no explicaba del todo el interés de los samurai, por otro lado. Así que de todos modos me interesaba tomarle el pulso a la opinión de Tsunade al respecto.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Sep 16, 2014 4:04 pm

"Puede, pero lo cierto es que he comprobado que hay cierta clase de personas que son capaces de hacer que su gato se comporte como se esperaría de un perro jiji ¿cambio en su naturaleza? ¿particularidad? ¿enseñanza?... Creo que si fuera imposible de "amaestrar" a un gato estaríamos diciendo que lo mismo nos pasa a los seres humanos, que hay un tanto por ciento que es imposible de adiestrar, y yo no soy de las que piensa eso..."

Te contradijo esta.

"Puede que eso mismo sea lo que haga que también tendéis a decir menos de los que los demás piensan... ¿No es acaso una losa de aquel que está en el punto de mira que todo lo que dice o hace se interpreta diez veces más de lo que incluso quiere significar realmente?"

Tsunade pensó en aquella pregunta y al final te respondió:

"Creo que ella está convencida que una persona "sincera" puede mentir, pero una honestidad no"

Jugó con el ello que en el Imperio la sinceridad muchas veces era el arte de parecerlo, no tenía por qué ser así siempre...

Tsunade asintió a la suerte que habías tenido con tu sensei y a que el hecho de descargar frustraciones físicamente no implicaba que se pudieran descargar de la misma manera y con toda la descarga que suponía hacerlo mentalmente.

"¿Quién es Ume? sonrió Tsunade como si le hubieras preguntado algo sobre su tema favorito es una mujer increíble en todos los sentidos.

Para empezar no le importa que la llame Ume-chan, algo que a cualquier Matsu le aterraría y horrorizaría a partes iguales
tanto por el calificativo femenino de "chan" como que la abreviatura de Umeko , Ume, significaba belleza es una mujer muy cariñosa y que posee un gran sentido del humor, aunque no lo parezca, no suele reir mucho pero cuando lo hace tiene esas risas maravillosas que salen desde el fondo del estómago y llenan toda la sala, hasta casi quedar sin aire.

Es una mujer que sabe escuchar mejor que nadie, que presta atención a los detalles que a ti te importa y es capaz de recordar cosas que le has contado mejor que tu misma.

Es una mujer de familia, capaz de defender a un hermano enfermo, aunque sea el símbolo de una debilidad odiada por la familia.

Es capaz de aprender de dónde otros sólo sacarían frustraciones, de perdonar y de perdonarse, cosas que no suelen ser muy bushis.

Es una mujer que aunque nunca lo diga prefiere ver amaneceres que atardeceres y que es capaz de quedarse despierta toda la noche para ver salir el carro de Amaterasu, llenarse con su luz y sentirse así más en calma.

Es el tipo de persona que, cuando estas enfermo, se pasa la noche en vela al lado de tu cama, y que cuando los criados duermen y tiene hambre trata de cocinarse ella algo sola, aunque sea un desastre con tal de no molestar.

Es una persona que se esfuerza en cada cosa que hace, y que trata de sacarlo todo por si misma, pero que pide ayuda si se ve perdida, aunque parezca orgullosa y altiva muchas veces.

Respeta a las personas por lo que muestran, no por lo que aparentan o dicen que son, con hechos, no con palabras...

Y.... es una mujer... que... quién sabe... quizás nació en la familia equivocada... puede que a veces hasta ella lo piense... aunque nunca te lo reconocerá."





...


Tsunade rió con las dobleces que sufrían las samurais como ellas, entre lo correcto y lo que sabías de verdad.

"Pues para empezar, la diferencia que hay es el derroche de medios para algo que jamás se dignificaría en ninguna parte del Imperio, salvo quizás en Ryoko Owari jiji

Aquellas mujeres de clase bajan son hermosísimas, y se visten con una riqueza para el desfile que bien podrían parecer que han salido de la corte de Hantei Genji, que podrían haber sido una de sus concubinas samurais cuando aún existía aquella figura.

Se diferencia de cualquier desfile porque ronda lo sacrílego y a la vez religioso en una especie de culto al placer y la belleza terrenal que lo llena todo de serpentinas, pandorados, música, jolgorio y a la vez respeto, calma y órden.

Tiene de especial que en un distrito rojo como aquel se organice algo tan soberbio con unos medios que parecen sacados de la Grulla y que sea tal el derroche de belleza y arte que haga que más de un curioso se vista para no ser reconocido e ir a verlo.

Por otro lado tiene ese punto... sin vergüenza de quien enseña la mercancía más valiosa, deja oler los mejores inciensos y expone las sedas más elaboradas y las deja casi al alcance de cualquiera.

Es como tentar a niños con el festival de los niños o de las muñecas... pero para adultos jiji

Al menos así lo veo yo. Pero no se lo digas a Ume-chan jiji ella se pone enferma ese día con esa procesión y todo lo relacionado a esta"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Sep 17, 2014 4:11 pm

"Poderse, se puede... Pero el lenguaje es diferente, aunque los efectos se parezcan. Míralo de este modo, un perro doméstico, en una casa humana pensará algo como "vaya, estos humanos me dan de comer, cobijo, afecto y hasta me aceptan en su familia... Eso significa que, sin duda deben de ser mis dioses" Pero, en la misma situación, un gato pensaría "vaya, estos humanos me traen comida, me acarician, me calientan la cama y defienden mi casa de otros animales... Así que... sin duda yo debo de ser su dios"

Expliqué riéndome

"Pero ellos no hablan nuestro idioma, así que desde nuestro punto de vista ambos se comportan como dóciles y adorables animales domésticos" añadí conteniendo una carcajada. A efectos prácticos era lo mismo, claro, pero yo había terminado por llegar a entrar en la cabeza de algunos de mis amigos felinos. Por supuesto ahora sabía por qué.
Los perros se parecían a los bushis, y los gatos a las damas. Más o menos.


"Claro, pero... ¿no es acaso mentir un talento exclusivamente humano, tanto como la capacidad de reir? Si los dioses nos lo han dado sólo a nosotros, debe de tener su valor. No pocos en mi clan sostienen la tesis de que toda la civilización se basa en mentiras comúnmente aceptadas por todos... Yo no se si estoy realmente de acuerdo en eso, pero es innegable que los samurai tenemos una cara pública y otra privada, así que sólo habría que definir si eso forma parte de esa clase de mentiras aceptables o no.

¿Pero qué dirías que prefiere Umeko-sama, una persona incapaz de mentir o una que sepa cuando hacerlo? Quiero decir que, ¿acaso crees que le gustaría que alguien como yo fuese tan directa y honesta como una verdad dicha sin miramientos?"
pregunté realmente curiosa, no tratando de ponder a Tsunade en ninguna clase de compromiso dialéctico sino genuinamente interesada en indagar sobre aquellos ovillos de lana de la Matsu.
"¿No se enfadaría si yo la llamase Ume-chan?" añadí con una media sonrisilla pícara. Estaba casi segura de que se sorprendería bastante de eso "Quizás deba probarlo" bromeé... a medias.


"Sentido del humor, vaya... Eso es impresionante. La mayor parte de los samurai, en un ciudad como ésta, ha olvidado eso. ¿Qué clase de sentido del humor tiene ella? ¿Ácido, dulce, negro tal vez...?


Uh, interesante descripción, realmente es la de una persona extraordinaria. Aunque no puedo dejar de expresar la duda sobre si estás definiendo a la Matsu Umeko Orgullo del León que es ahí fuera, o a la Ume-chan que es aquí, en la paz de su refugio más privado..."


Expliqué, ladeando la cabeza al exponer la duda. Es decir, ¿había conocido yo ya a esa Umeko o aún estaba por descubrirla?




"Salvo quizás en Ryoko Owari, si... O también en la paleta de un pintor Kakita..."


Dejé en el aire pensativa, después de que Tsunade me explicara todo lo que ella pensaba del desfile. "Piénsalo, en el fondo... ¿no es algo parecido? Dejando de lado quien es samuraiko y quien no, ¿no se trata en realidad del mismo proceso filosófico de buscar la belleza real de algo que normalmente es despreciado en conjunto por ser considerado indigno, sin atender a la parte que es hermosa, y provocativa a la par?

Ah, pero parece que Umeko-sama no es de esta opinión... Ya que a ella el cuadro del Grulla no le ha "disgustado" del todo (del todo lo que podría haberse esperado) y sin embargo el desfile y la desvergüenza de lo shabitantes del distrito rojo le causan esa sensación de asco tan visceral..."


Suspiré, algo descolocada, aunque en el fondo suponía el motivo de aquel detalle.

"Pero dime..." susurré cogiéndola del brazo y acercándome a ella, como si tuviera que decirle algo en voz baja que no pudiera oir nadie más, un secretillo divertidamente cómplice "¿De donde has sacado tanta información de esa procesión? ¿Conoces a alguien que haya acudido?" murmuré con una sonrisilla pícara, pero de un modo igualmente inocente y aniñado.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Sep 17, 2014 5:38 pm

"Si, sin duda la táctica con ellos debe ser diferente jajajaja pero oye... ¿Quién ha dicho que no pueden ser dioses que adoren a sus humanos??"

Rió Tsunade.

"Nosotros no lo vemos así, vemos que la inteligencia es lo dado por los dioses, y que puede ser usado para bien o para mal, la inteligencia es la katana y es el hombre el que decide si matar para proteger a los suyos o para robar."

Te contestó Tsunade dejando claro que obviamente para un León mentir nunca era algo bueno.

Tsunade meneó la cabeza.

"No le gustan las mentiras. No le gustan nunca, no te digo que no haya "mentiras" y "mentiiiiiraaas" pero sé que a ella todas les ponen de mal humor."

Dijo con seguridad.

"Se enfadará seguro si la llamas así jajajaja lo cual no implica que sea malo, después de todo conmigo se sigue enfadando jajaja"

"Hum..... no sabría qué decirte de su sentido del humor.... si que tengo claro que el sarcasmo le hace gracia hasta cierto punto, más que el sarcasmo la ironía... pero creo que ella tiene un sentido del humor... "más blanco"...."

Meditó.

"la Umeko que te describo es la que "está aquí", hay muchas cosas de ella que salen a la calle, por esa puerta, cuando se pone la piel de Orgullo, pero muchas otras se quedan en casa esperándola....


Así que.... supongo que aún tienes mucho que conocer de ella"









"En un cuadro de un kakita.... puede, pero sin duda de alguien capaz de soportar lo que pintar algo así supondría para él y su carrera."

Te sonrió de vuelta.

"Creo que se trata de que.... ella no lo ve como lo mismo, no se trata del cuerpo humano, sino de cómo se presenta... Por lo que creo del cuadro... no muestra a la mujer como un trozo de carne, más bien como algo espiritual...

Creo que ella piensa que ese desfile en realidad es como pasear el ganado delante de los compradores, y heimins, hinins o no... para ella esa no es forma de actuar. Y menos de las personas que lo observan."


Meditó en voz alta pensativa, como si hablara más de sus pensamientos de lo que jamás Umeko habría hablado en voz alta.

Tsunade se rió a carcajada mientras se pega más a ti y te dijo a esa pregunta:

"Es que me sé de dos escorpiones de mi club que viven en el Distrito Hiro jijiji"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Sep 18, 2014 2:36 pm

"Bueno, es cierto pero... el samurai no suele tener la decisión de matar o no, él obedece y es el daimio quien ordena... donde y como poner sus talentos a su disposición.

Supongo que es lógico que dos clanes como los nuestros vean las cosas de forma distinta. Pero eso es positivo, ¿no crees? Siempre he pensado que era precisamente lo que Hantei-Kami pretendía, al ordenar a cada uno de sus hermanos fundar un clan distinto y seguir un principio propio.

En cualquier caso, podría fingir que no soy gata sino león, pero entonces si que estaría siendo mentirosa"
sonreí con dulzura, encogiéndome delicadamente de hombros. Precisamente al hablar sobre el talento de mentir era honesta, aunque supiera que divergía del concepto León.

Sin embargo seguía pareciéndome la típica visión extremista, claro que había diferencias. Las sombras no eran negras, había toda una gama de grises más allá de la luz. ¿Como podría un samurai asegurar que amaba a su señor, a su familia, para después enumerar toda una retahíla de sacrificios que en ningún caso haría por ellos?
Pero la conclusión era sencilla; Hantei había sido inteligente, quizás el León no mintiera pero el Imperio si tenía que estar dispuesto a hacerlo, por eso ordenó a Bayushi-Kami crear el Clan del Escorpión. Así, ¿quienes eran al final la paradoja, ellos o nosotros?


"¿Y si adoptase un gatito atigrado y le pusiera "ume" de nombre... Lo consideraría humor blanco o negro?"
pregunté ocultando una risilla traviesa con la mano. Desde luego sería cómico la cantidad de juego que daría cada vez que hablase de uno con la otra, e incluso al contrario.


"En fin... me gustaría conocer lo que aún me falta de ella, entonces"
suspiré mientras dibujaba una sonrisita clara e inofensiva hacia ninguna parte.




"Es irónico, ¿verdad? Que un desfile como ése sea algo tan admirado entre murmuros y sin embargo, si alguien se atreviera a firmar un cuadro semejante, se le tacharía de desvergonzado y hasta indecente.

Pero el espíritu se reviste de carne, igual que las personas se visten de seda... El objeto, humano o no, no puede ser responsable nunca de quienes lo observan, o la manera en que se haga. ¿Qué hay de esas llamadas oniagans, alguien se ha molestado en preguntarles lo que les parece a ellas ser admiradas y casi reverenciadas como princesas al menos una vez al día, después de haber nacido y vivido la clase de penurias por las que sin duda habrán atravesado hasta acabar en el distrito rojo de Otosan Uchi?

Dada la miseria moral de su situación, quizás ésa sea la vez que más cerca estén de un auténtico ascenso kármico. Un perro no ascenderá fingiendo ser un lobo, sino logrando ser el mejor perro, ya que es lo que le ha tocado ser. Ésa es la base ética de la pirámide de castas; cada ser nacido tiene su oportunidad de renacer mejor..."


Expliqué, chasqueando la lengua. De todos modos no era muy saludable para mi profundizar mucho en el argumentario. Resultaba más discreto sumarme a la indiferencia mayoritaria y fingir que ni oía, ni veía ni sabía qué decir.

"Ah, no sabía que Hana y Kana viviesen en ese distrito... Aunque claro, leí que había tenido un gobernador escorpión hasta hace no demasiado, así que es lógico...
Hum, debe de ser una suerte poder explicar que lo has visto pero que no has ido deliberadamente a verlo sino que simplemente "pasabas de camino a casa" y te lo encontraste, ji, ji"
bromeé con aquella dualidad de nuevo.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Sep 19, 2014 5:02 pm

"Como siempre se trata de un punto medio ¿no te parece?

No te voy a mentir... nuestros dos clanes son los más opuestos como filosofía de vida, pero... "nuestros clanes" no somos nosotras ¿verdad?"


Te sonrió Tsunade.

"Supongo que pensaría que te estás metiendo con ella jajaja y luego, depende de cómo trataras al gatito se sentiría halagada o sabría que realmente te estás metiendo con ella jajaja

Lo que si que es cierto es que pasaría por una pequeña etapa de desconcierto que es complicado notarla en ella pero que a mi me parece muy divertida jiji

Lo reconozco, tengo el alma un poco negra jiji uno de mis pasatiempos favoritos es desconcertar a mi querida cuñada jiji"


Te reconoció Tsunade mientras se reía.





Tsunade pareció realmente sorprendida con tus palabras acercas de las oniagans, no parecía avergonzada por ellas ni tan siquiera sorprendido en un mal sentido, sino como si descubriera un punto de vista diferente y obvio que hasta aquel momento jamás había pasado por su mente.

"Sin duda esa educación vuestra os da un punto de vista excepcional..."

Dijo con sinceridad.

"Si te reconozco la cruda y bochornosa realidad es que hasta este momento sólo había pensado en ese evento desde la parte del samurai, pensando en las repercusiones que para nosotros tiene y el deshonor que puede venir aparejado... muy león ¿verdad?

A veces uno no se para a pensar en las flores del camino ¿verdad? triste... muy triste..."


Pareció reprobarse a si misma.

Tsunade asintió a lo de las gemelas.

"Ese distrito siempre ha sido escorpión hasta hace poco, por lo que la mayoría de su población samurai es de ese clan, a los maridos de hana y Kana que son mercaderes de productos como sedas les viene bien estar en ese distrito, por el muelle que tiene y sus almacenes y porque hay mucha compra y venta de kimonos y de sedas y telas en ese distrito, ya que hay muchas casa de geishas, por ejemplo."

Y el distrito rojo, que se nutría también de kimonos, de toda clase de calidades, claro...

"Jiji si, más o menos pasó eso"

Se rió mientras te daba un golpecito en el hombro y se tapaba la boca con la mano. Luego miró al cielo y te dijo con una carga de sinceridad de pronto que te dejó helada.

"Sabes... al verlas así... me hizo pensar en si realmente estabamos tan lejos en los peldaños del karma y del orden celestial..."

Nunca habías visto el desfile, pero se te vino a la mente la figura elegante de Suiko vestida con toda la pompa que el Lobo Gris podía darle... ¿cuánta diferencia había con una refinada cortesana Grulla? (más allá de la blasfemia, claro)
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Dom Sep 21, 2014 12:30 pm

"Por supuesto"

Asentí sonriendo sobre la enorme verdad del punto medio como estado óptimo.

"También el ying y el yang son antisimétricos en el anagrama, así que no es que nuestros clanes hayan inventado nada nuevo.. O nada que no esté asumido ya hace tiempo.
Y en el centro está esta Ciudad, justo donde esas piezas de puzzle que son cada clan se tocan; y aquí precisamente estamos nosotras así que... tienes toda la razón, no somos nuestros clanes, y a la vez somos esa pequeña parte de ellos que encaja"


Volví a sonreir, tomándola del brazo con un gesto dulce y cariñoso. "Quizás deberíamos intentar dominar el mundo. ¿Imaginas a Miki-chan como Campeona Esmeralda?" añadí acercándome a su oido, conteniendo una risotada a duras penas, por aquella imagen del inocente e inofensivo club de buenas esposas terminando por apoderarse del Imperio maquiavélicamente... para imponer una sociedad ideal. Al final no pude evitar reirme, tenía su gracia.


"Oh, cielos, Tsunade-san... Yo sería incapaz de fastidiar a un dulce gatito"
respondí riéndome, dejando deliberadamente en el aire si me refería a ese supuesto recién adoptado "ume" o directamente a la propia Umeko.
"Pero una cosa es cierta... los felinos ponen una cara adorable cuando se obcecan intentando descifrar algo que no comprenden, ji, ji..."




"Discúlpame, no pretendía... contrariarte con mi comentario. No soy esa clase de escorpiones..." dije, apretando cariñosamente su brazo. Realmente no había sido mi intención avergonzarla por no haber pensado en aquello. Yo tampoco lo habría pensado jamás hasta haberlas conocido.
"La perspectiva de los puntos de vista cambia mucho su percepción, sensei siempre nos decía eso. Por tal motivo debíamos intentar tener cuantas más mejor, y entonces veríamos las cosas en su auténtica dimensión. Cuando vivía en la academia de Soshi Satomi-sensei en Kyuden Bayushi, tuve ocasión de conocer de primera mano a las sirvientas, incluso a las de orígenes más humildes. A diferencia de otras escuelas de cortesanos, donde sus maestros les enseñan la "elegante" altanería de no mirar a la cara a quienes les sirven el té, en la nuestra sensei no sólo no segregaba a las criadas sino que nos animaba a interesarnos por lo que hacían; ayudar a las jardineras, aprender de las cocineras, acompañarlas al mercado e incluso charlar con las que barrían hasta descubrir lo afortunadas y agradecidas que se sentían por trabajar barriendo una residencia como aquella, en lugar de lo que el destino podría haberles deparado con peor fortuna, dadas las dificultades de las familias de origen de muchas de ellas.
Claro, no es que Satomi-sensei quisiera adiestrarnos como criadas, sino que pretendía que conociéramos perfectamente a la clase de personas a quienes íbamos a tener que dejar entrar en nuestras casas, cuando fuéramos esposas, y que supiésemos juzgar si iban a ser capaces de realizar un buen trabajo, o si podían ser de fiar, o no.

En este caso, la doble perspectiva es que puede que para un samurai trabajar cultivando la tierra no sea une meta digna para su existencia, pero sin embargo compadecerse y repudiar la desgracia del campesino que produce el té blanco que beben los Hantei... ¿No es acaso un error de visión, un espejismo? Sin duda cualquier samurai estará siempre por encima suyo en el orden celestial, pero tampoco puede haber duda de que ese campesino ha llegado, desde el punto de vista de la vida que el universo le ha asignado vivir, mucho más lejos de lo que consigue la mayoría, sea de la casta que sea.

La admiración por esas mujeres en ese desfile está bien empleada, en mi opinión"


Expliqué hablando con un tonillo suave y melódico, evocando una pequeña sonrisilla en los labios al recordar mi vida de aprendiz de sensei.


"Es un pensamiento lógico... Si un general nombra gunso a su caballo, y le pone la armadura de uno con los emblemas oficiales de su rango y todo, ¿consigue así hacer de él un líder militar, alguien en quien los soldados confíen para guiarles a la batalla?
Tal vez no, pero... de lejos, en el fragor y la confusión de la lucha, los hombres en combate siguen los sashimonos de su batallón, más que a quien los lleva. Así que realmente ese corcel guiaría a soldados.

Lo que quiero decir es que... es culpa nuestra. Los samurai nos hemos acustumbrado demasiado a juzgarnos unos a otros por nuestro exterior, ya sea físico o de prejuicios, hasta el punto de llegar a confundir qué es lo que realmente importa. Y lo mismo con las castas inferiores, muchos han dado por sentado que los hinins huelen peor, y que por eso son hinins... y ambas cosas son falsas. Quizás por eso algo como ese desfile sea capaz de crear esa grado de confusión...

En cierto modo, puede que ese grulla del que hablábamos antes llegase a pensar esto mismo, y por eso reivindicara de esa manera tan peculiar el valor de despojarnos de los envoltorios frente al espejo, y ver quienes somos en realidad.

Bueno, no lo se. Sólo es una divagación, ji, ji... Quizás si que sea el hábito lo que hace al monje. Pero yo diría que ése relativismo sólo es un efecto de humo y espejos..."


Sonreí al final, encogiéndome de hombros de un modo inocente. Aunque yo estaba convencida de que no, por eso me había empeñado desde el principio en sacar a Kajiko de todo aquello, pues su presencia en la ikka era precisamente la respuesta contraria a la que yo creía sobre este supuesto, y perturbaba gravemente mi conciencia para desempeñar el papel que me habían asignado.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 22, 2014 5:45 pm

Tsunade se rió ante la idea que le proponías.

"No se si tiene el empaque, pero seguro que es capaz de traer la paz a todos los que la vieran jajajaja"

Luego te miró con cara de suspicacia cuando le dijiste que nunca fastidiarías a un gato y negó como si dijera "no me lo creo!"


Tsunade pensó en aquello que le contabas y te dijo:

"En cierto modo el León suele pensar así, en ciertas cosas... un buen León sabe el nombre de cada uno de sus siervos, sus tramas familiares, si ha estado enfermo, si tiene hijos... su vida, en resumidas cuentas, y debe ser el primero que de ejemplo en su casa...

Creo que entiendo lo que quieres decirme... si lo pienso de ese modo."


Te respondió pensativa.

"Oye! he oído... ¿es verdad que las criadas de Satomi-sensei son elegidas especialmente por ellas? ¿Y que hace eso muchas veces no sólo con criadas sino con alumnas y otras personas que la rodean?"

Tsunade puso un mohín en la boca pensativo mientras te oía y asintió varias veces en tu razonamiento.

"Una vez más ideas preconcebidas ¿verdad?...

Quizás por eso le gustaba tanto a Aoki Ko destruir esos muros, tiene una novela acerca de una oniagan ¿sabías?

Creo que la novela se llamaba... "Tras el toori carmesí" lo cual creó en su día una enorme crispación porque comparaba la entrada del barrio rojo, con aquel portón rojo al toori de un templo... como puedes suponer la novela no está exenta de polémica en cada página"


Andando las dos distraídas por las calles no te diste cuenta que habíais recorrido ya un largo trecho.

"Ya estamos cerca de la casa de tama, yo creo que debería estar en casa, seguramente nos iremos a cruzar con un criado en breve con nuestra respuesta, he decidido ir por la via más principal para verlo mejor si aparece."


Estabais hablando de eso cuando a vuestra espalda se oyó una voz.

"Ey Tsunade-chan! Sakura-san!"

Era Hiruma Aku, la cangrejo de pelo corto que habías conocido del club, la cual venía hacia vosotras con una cartera de cuero curtido que parecía estar lleno de pergaminos.

"¿Cómo ustedes por el barrio?"

"Íbamos de compras y pensamos, ya que este barrio era el de Tama acercarnos a ver si estaba. ¿Y tu Aku-chan?"

"Pues justo iba para allá tambien! le devuelvo ciertas cartas de navegación que son de su marido y que me han ayudado mucho a completar mis mapas."

"¿En qué andas ahora?"

Preguntó esta.

"Preparando el viaje del verano, mi marido quiere ir a las islas de la seda, y yo no me fio de nadie más que de mis cartas jaja"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Sep 22, 2014 10:01 pm

Te lo prometo... Nunca, nunca, negué con la cabecita con la sonrisilla pícara de una chiquilla traviesa.


"Si, así es. Sensei escoge personalmente a cada una de sus criadas, como flores de su jardín particular. Pero no se trata de algo superficial, ella necesita ver algo especial y bueno dentro de cada persona a la que da su visto bueno, no sólo para trabajar a su alrededor sino también al de sus alumnas.

También con nosotras, si. Bueno, en sus escuelas repartidas por tantos lugares ingresan muchas alumnas en general, y no tendría manera de supervisarlo todo, así que esa selección queda delegada en sus directoras de cada sede. Pero en lo que a la propia Satomi-sensei se refiere, ella decide personalmente a quien toma como aprendiz para sus clases personales y a quien no.
Y a diferencia de otros muchos senseis reverenciados, en su caso da igual que se trate de la hija de un daimio que de una huérfana, eso no influirá para nada en su decisión. Nadie puede convencerla con razones de ninguna índole ajena a su senda para aceptar a quien no considere oportuno, y eso en mi clan son palabras realmente mayores... Como te digo, debe ver algo en lo más profundo del alma de cada una de las que toma como sus alumnas... Aunque sólo ella y Benten lo saben a ciencia cierta.

En mi caso... ella me adoptó cuando sólo era una niña sin familia directa que me respaldara, que costeara mi residencia en su academia, ni pudiera reportarle beneficio de influencia alguno. Simplemente, vió ese "algo" que sólo ella es capaz de percibir de un modo tan nítido"


Suspiré, sonriendo de un modo puro y nítido mientras levantaba la vista al cielo. "Tuve mucha suerte. En mi situación no habría llegado hasta aquí de ningún otro modo"


¿La Aoki Ko autora Akodo, una novela sobre oniagans?, pensé al escucharlo, bastante extrañada "No, no lo sabía... ¿Pero cual es la conclusión final de ese relato, de esa comparación...? ¿Justificar o reprochar, una u otra visitación? O simplemente tratar en voz alta de algo que existía, pero que nadie aceptaba que sucediera... Usando la metáfora más llamativa posible, como una bofetada.
No estoy segura, sin haberlo leido, claro... ¿Se trata de eso?"
pregunté curiosa. Quien pudiera saberlo, quizás resultara que ese libro precisamente había sido lo que había hecho germinar finalmente en la cabeza de Umeko la idea de explorar ese toori por sus propios medios.


"Oh, Aku-san... Konnichiwa" le saludé sonriente, con una reverencia grácil y fluida "Me alegro de verte... ¿Vienes con nosotras entonces?" añadí jovialmente.

"¿El esposo de Tama-san es navegante? ¡Oh, qué interesante...! Quizás lo encontremos en su casa, y pueda hablarnos de sus viajes" exclamé ocultando una sonrisa inocente con la mano.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Sep 25, 2014 3:45 pm

Tsunade asintió mientras le explicabas aquello.

"Vaya.... eso que cuentas es bastante asombroso... Bueno, aunque en el León estemos muy estamentados por las familias, hay un cupo mucho mayor de lo que la gente externa piensa para aquellos que se han labrado su trabajo... quizás es cierto que pienso, particularmente, que debería haber un cupo mayor o incluso la posibilidad de subir más de lo que se permite a día de hoy... pero creo que eso es asombroso, la verdad...

Bueno, si te digo la verdad desde fuera las Escuelas de Buenas Esposas se ven como algo raro... si se sabe un poco de ellas se ve perfectamente que no es algo común en ningún sentido... y si ahora me cuentas eso... no es más que una pieza más de algo que parece obvio pero que a la vez destaca..."


Tsunade te puso la mano en el hombro, cuando dijiste aquello y te sonrió mientras te decía:

"Los senderos de los kamis son extraños y poco claros... pero están ahí... y esta claro que estaba previsto que vieran tu valor."

Casi como si dijera "el que yo también veo".

"En realidad ella no suele escribir ese tipo de novelas, ni mucho menos trata de justificar nada ni de dar moralejas, en realidad suele escribir cosas crudas y reales que molestan. Esa novela es una historia de amor entre un Grulla y una oniagan. Lo "escandaloso" es justamente eso. ¿Cómo se puede amar a un hinin? ¿Se puede realmente? ¿Hacia dónde va eso? ¿Cómo puede terminar? ¿Qué puede pasar? ¿Y el honor? ¿Hay realmente amor y si lo hubiera esta por encima del honor?"

Te contó esta.

"A esta autora le gustaba hablar de todo lo que a la gente no le gusta que se hable... en ese sentido es como esa cabalgata... ese desfile..."



Con la aparición de Aku ella se acomodó al paseo.

"Mi marido y su marido, ambos son navegantes, el mio lo es porque ayuda al transporte de mercancías desde tierras cangrejos, de las canteras hacia aquí. El suyo navega hacia el norte, por eso, como verás, su casa esta llena de cosas exóticas y extrañas..."

Te comentó Aku mientras andabais por una calle principal y os separabais hacia una más secundaria, un barrio muy tranquilo con muchos árboles en los jardines tras las tapias de las casas.

Desde el fondo se vio aparecer un criado que iba con rapidez, que al veros aceleró el paso.

Cuando estaba cerca vuestra hizo una seña con la mano y entonces con mucho respeto os digo que su señora, que era Tama, había salido un segundo pero que iba a volver en breve, y había dejado dicho que os recibieran y os diera té mientras lo hacía, que había salido a una casa no muy lejos de allí, la de su padre, para llevarle un recado.

Así pues el criado os acompañó hacia una residencia discreta, de dos plantas, con una forma un poco extraña, aunque los pasillos exteriores daban una forma rectangulara la casa, parecía que la estructura interior era redondeada, como circular.

"El marido de Tama hizo que la construyeran así porque dice que le recuerda a cierta estructura gaijin que veía en sus viajes."

Te dijo al verte curiosa.

El criado os hizo pasar por la puerta principal hacia una salida cerca de esta, en donde os acomodó. Pronto, los pequeños detalles gaijins te llamaron la atención, algunos tapices con paisajes de orografía no rokuganí, extraños utensilios y estatuas, incluso una especie de casco-gorro con piel de animales, con pelito en este.

"¿Curioso verdad? si te gustan estas cosas extrañas si quieres le decimos a Tama luego que te enseñe la casa."

Te dijo Aku.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Sep 26, 2014 3:01 pm

"Hay personas que piensan que el nacimiento de alguien en una familia más acomodada que otra ya es prueba suficiente de que los kamis amparan a ese individuo frente a otros a quienes no conceden esa suerte o, desde su punto de vista, "mérito"
Pero sensei tiene una relación muy estrecha tanto con los kamis, y su criterio es más parecido al de los shugenjas que al tradicional en los dojos típicos. Quien tiene el don, lo tiene; y quien no, da igual la nobleza que los espíritus nunca le responderán.

Puede que si que sean algo raro en realidad" bromeé, a medias, sobre las escuelas. Atípico en el buen sentido claro "Una vez escuché que, tras salir de una reunión con Soshi Satomi, uno de nuestros daimios había murmurado que prefiriría que un dentista le sacara una muela a tener que volver a negociar contra ella" dije riéndome, en un tono bajito como si fuera un secretillo.

"Es bueno que te sorprenda para bien" asentí al final, indicando que esperaba que también terminara por ser ese el sentir mayoritario de su familia, comenzando por Umeko.


"Ahm... ¿Y como acaba la novela?" pregunté inocentemente, dados los interrogantes que abría Shinode, pero que suponía que de algún modo se habrían ido desgranando en el propio escrito. O tal vez no.
"Es curioso que siempre se suela utilizar personajes grulla para ese tipo de papeles, ¿no crees? Pero, en mi opinión... como en mi propio clan, a muchos de ellos les gusta esa "fama" e incluso hacen cuanto pueden para que el estereotipo cale entre el resto"

Dije, pensativa. Sin embargo a diferencia de los Bayushi no pensaba que ellos sacaran un partido realmente efectista a esa infamia, más que agrandar su ego de conquistadores irresistibles.

"Pero a Umeko-sama no le gusta esa cabalgata, y sin embargo la autora Akodo si... ¿no es algo contradictorio?" murmuré, levantando la vista al cielo distraida.
Por mis propias fuentes, sospechaba el motivo diferenciador, eso si.



"¿Tú nunca has navegado con tu marido, Aku-san?" pregunté, evidentemente curiosa sobre la novelesca vida a bordo de un barco.

Mientras caminaba por la calle principal camino de la casa de Tama, y una vez en los alrededores de ésta, me fijé con esmero profesional en todo el escenario, memorizando deliberadamente posibles accesos "clandestinos", esquinas con poca visibilidad, ángulos ciegos desde las casas vecinas y demás, por si acaso. Después de todo era una Kasuga, y quizás nuestro enemigo tuviera algo que ver con su marido, si no es que era éste directamente.
Así que no estaba de más planificar un acceso "nocturno" por si acaso...

"¿Qué clase de gaijines hay al norte? ¿Yobanjines?" curioseé, sin tener mucha idea, mientras miraba la estructura. La curiosidad me permitía ocultar con una perfección absoluta el interés de cualquier otra naturaleza.

Dentro de la vivienda, continué la misma actitud. En ese caso, con pasillos, escaleras, estancias de noche y de día y todo lo que pudiera servirme de algo. No costaba disimular, realmente aquello era espectacular y extraordinario en su conjunto.

"Oh, si. Me encantaría ver el resto de la casa" sonreí alegremente pizpireta, dando casi un saltito de ilusión aniñada.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Sep 28, 2014 6:30 pm

"Creo que muchos lo que olvidan es que, una cosa es que en otra vida hicieras lo suficiente como para en esta estar en una posición ventajosa, pero otra muy diferente es que EN TU ACTUAL VIDA te lo estes mereciendo."

Te añadió Tsunade.
Tsunade se rió de aquello de las negociaciones y te se arriesgó un poco, de buena fe, bromeando al decir:

"Seguro que la primera decepción de los hombres con ellas es la forma de negociar jaja"



"Creo que siempre usan a la Grulla como arquetipo debido a su unión con la belleza y que dicen que "lo bello es bello sea como sea ¿no?" esas son las consecuencias quizás de esa visisión...

Pues...
Tsunade torció el gesto la historia es un drama, no termina bien, ella termina suicidándose... mientras que él se termina casando en el mai ai concertado que es el inicio del choque de la realidad con el mundo irreal creado y el inicio del drama...

Un poco como en la vida real ¿verdad? la amante será siempre la amante... nunca será la esposa... y si no eres capaz de soportar esa vida...
murmuró esta pensativa por eso sus obras estan dentro del llamado género "oscurantista"....."

Tsunade miró al cielo lleno de nubes emborregadas que se movían rápido y dijo:

"Ume-chan no adora cada cosa que la autora le gustaba, sólo le gusta cómo ella reflejaba las cosas...."




"Oh! Claro que si"

Sonrió Aku.

"De hecho yo era y soy su cartógrafa jajaja Mi marido y yo somos de familias amigas de toda la vida, nos criamos juntos, navegamos muchas veces juntos y hemos vivido toda clase de aventuras en el mar jejeje aunque la verdad es que menos me hubieran gustado jaja el mar enfurecido da miedo!"

Te contó esta.

"Pero.... llevo unos 8 meses en la ciudad sin moverme porque..."

Esta despacio se puso la mano sobre el vientre.

"Estábamos tratando de que me quedara en cinta, con tanto agobio no había quien se pusiera a ello jajaja

Un barco lleno de marineros sudorosos y marejadas no es el mejor sitio para sentirte a gusto jaja"


Tsunade sonrió y te dijo:

"Y ya parece que por fin!"

"Tss! No digas nada! ya sabes que hasta el segundo trimestre más vale no aventurar nada!"

Tsunade se tapó la boca y asintió con una leve sonrisilla mientras la otra os sonreía de vuelta.

"Si, en el norte hay Yobajins, yo he tratado más con los del sur, pero los kasuga tienen tratos con los del norte, no oficialmente jaja ya sabes te dijo Aku pero cuando estas en el mar es que es normal cruzarte con otras embarcaciones, por muy grande que sea el mar te aseguro que hay más avistamiento de los que te puedas imaginar, y ellos qué saben si nosotros tenemos leyes anti gaijins jaja ellos simplemente.... pues siguen con sus cosas..."

Te explicó esta mientras esperabais. No había terminado Aku de contarte aquello cuando la puerta de la casa se abrió y se oyó a la criada recibir a la señora de la casa.

Al poco tiempo apareció Tama, tan pequeña y delicada como siempre por la puerta.

"Me alegra que no hayáis ido a comprar nada sin mi Tsunade-chan, no sé que buscáis pero si es algo exótico en casa lo tengo seguro jiji

Oh! Sakura-san, tu nunca has estado en esta casa... ¿Queréis que antes os haga un pequeño tour? No es mucho pero... siempre hay cosas llamativas la primera vez ji"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Sep 29, 2014 3:28 pm

"Cierto, cierto...
Además, también es fácil confundir la causa y el efecto entre responsabilidad y privilegios. El privilegio de estar más arriba en la pirámide implica más responsabilidad y por tanto más recursos a tu disposición, pero eso no es lo mismo que llevar una vida fácil; al contrario, cuanto más arriba se está, más merecimientos hay que hacer para mantenerse ahí y no caer"


Respondí asintiendo. Después escuché la broma de Tsunade y me llevé la mano a la boca para ocultar una risilla, antes de "tocarle" con el abanico en el dorso de la mano, como si fingiera castigarla por semejante atrevimiento, aunque con el mismo tono de broma que había usado ella.
"Puede que resulten decepcionados, pero la mayoría de esos necios no sabrían la suerte que tienen de que sensei no utilice de esa forma sus "dones..."

Repliqué entre otra sonrisilla, guiñando un ojo de manera cómplice. Ni siquiera serían conscientes de todo cuanto le hubieran jurado, puede que hasta más allá de su sepukku, ji, ji.


"En eso tienen razón; lo bello es bello... ume es ume, se ponga como se ponga"
dije haciendo el juego de palabras con el significado como kanji del nombre de su cuñada. Me refería a que la belleza no era sólo algo físico, sino que profundizaba mucho más allá en el alma humana, y ella la poseía, le gustara reconocerlo como fiera Matsu que era, o no. En ese sentido esa filosofía grulla estaba en lo cierto.

"Como en la vida real, si" le di la razón, suspirando "Aunque, de nuevo, desde nuestro punto de vista vemos el drama, porque asumimos que es un final desgraciado... ¿pero lo es realmente?
Una hinin, en la cúspide de la vida que le ha tocado vivir, decide que ha llegado su momento y pone fin a su existencia, sin remordimientos ni por haber sido una estrella en la oscuridad, ni por haber amado.
Un samurai es capaz de amar, y a la vez de dejar que su amada siga su camino, sin obligarla a permanecer marchitándose a su lado; es un acto de generosidad y amor verdadero, de sacrificio personal por el ser amado.

¿Quien dice que ambos no renacieron como samurais y volvieron a enamorarse nada más verse, pese a otro nombre, otro cuerpo, otra vida...? ¿No sería un final feliz entonces?

Quizás sea una autora oscurantista, si... pero yo pienso que precisamente esa falta de luz difusa hace brillar aún más los pequeños rayos de esperanza, para quienes saben verlos en obras como ésa. Y puede que eso fuera lo que quería transmitir esa Aoki-Ko, pequeños destellos de luz, fugaces y hermosos, que durante el día resultarían imperceptibles.
Justo las pistas que a ella misma le acabaron sacando de esa noche, ¿no es cierto? Eso es lo que he entendido al menos de su última obra, la que has llamado "Hana"


Me encogí de hombros, mientras exponía mi opinión. En el fondo, me sorprendía un poco a mi misma que precisamente yo viera las cosas de ese modo en lugar de verlas oscuras y lúgubres, pero sin duda haber vuelto con sensei y todo lo bueno que me había sucedido desde que llegué a esta ciudad habían hecho rebrotar mi optimismo espiritual, justo como una flor con un nuevo amanecer.



Al hilo de la explicación de Hiruma Aku, recordaba con razón el porqué de que Suitengu fuera una figura femenina, y como Benten podía adoptar esa clase de furia tormentosa cuando se enfadaba. Quizás no era de carácter tan volátil como la Fortuna del Mar, pero eso mismo provocaba que también fuera más complicada de apaciguar.
Pero al final, cuando habló de estar encinta, no pude más que juntar las dos manos y mirarla con una sonrisa genuinamente emocionada de felicidad compartida, al hablar de ese posible embarazo que había estado persiguiendo.
"Oh, Aku-san... Estás... Pero eso es..." lo dejé ahí, sin decirlo como ella misma había pedido a Tsunade, aunque supuse que la manera en la que me brillaban los ojos ya expresaba mis sentimientos al respecto de alegría por ella y su marido. Al final tuve que taparme yo también la boca para no gritarlo, aún sonriendo dulcemente con la mirada.
"¿Podemos ayudarte en algo...? Oh, por favor..." di que si, acabé diciendo con aire inocentemente aniñado.


"Ya veo"
dije pensativa sobre el hecho de que los gaijins ignorasen nuestras leyes de comercio, y al parecer no fuesen los únicos. Aunque claro, para eso precisamente se suponía que existían esas avariciosas tortugas. Era aceptable en el mar, pero no aquí.

"Encantada de volver a verte, Tama-san"
saludé con una bonita y grácil inclinación de respeto hacia la dueña de una casa en la que entraba como invitada. También había algo sensual y "serpentino" en mi manera de moverme, aunque eso me pasaba siempre que sentía cierta tensión; un "defecto" íntimo que hasta el momento sólo conocía Satomi, porque con Kagehisa no solía ser de otra manera.
"Te lo agradezco... Me encantaría. Adoro esta clase de objetos llamativos" añadí al final, con genuina sinceridad.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 29, 2014 4:50 pm

"Una bonita forma de caer hacia abajo la siguiente vida, al olvidar eso, si."

Asintió Tsunade.

"Si lo peor es que tiene hasta suerte! jaja pero es muy de hombres no verlo jaja creo que todos ellos preferirían perder miserablemente si es asi jijijiji"

Bromeasteis las dos mientras os tapabais las bocas y conteníais las risas para que no fueran estruendosas.


Tsunade pensó en aquello que hablabas sobre la novela y puso un dedos en su boca pensativa.

"Hum... creo que tienes razón... no sé muy bien en qué época de su creación literaria está esa obra, eso es algo que seguro que Ume-chan sabe... porque hacia el final empezó a ser más.... esperanzador...

Puede que esa obra tenga esa parte pero que la gente no es capaz de verlo...

Lo que si que me pareció cuando me habló de ella es que aunque era triste... por otra parte te transmitía la sensación... de... ser cruel pero natural, como la vida de un día de la amapola... o más que inevitable diría que lo cruel lo vemos nosotros... la amapola no piensa que es cruel su corta vida, sólo la vive... quizás sea así..."


"Si.... ella al final pudo ver la luz... En "Hana" su obra más famosa hay un monólogo que gusta mucho... yo no lo recuerdo entero, Ume se lo sabe perfectamente pero dice algo así...

"Le asustaba la oscuridad de la noche, porque era tupida y pastosa en su cuerpo y en su corazón, la ahogaba pertinazmente y arrastraba hacia el más profundo de sus infiernos personales.

Pero una noche él decidió enseñarle que nunca realmente es "de noche" si ella así lo deseaba, y entonces le enseñó el vuelo de las luciérnagas a media noche, en su jardín, resplandeciendo con su titileo amarillento por encima de todas las flores.

Y ella contempló aquella luz con los ojos más abiertos de lo que jamás había contemplado ninguna creación de los Kamis a la luz de la diosa Amaterasu.

Empezaba a amanecer en su corazón...."


....

Creo que era... algo así"
se rascó la barbilla algo avergonzada tsunade al haber tratado de emular a su cuñada.




Aku te sonrió y te acarició un segundo la cabeza como "dándote las gracias" por todo, hasta por el contenerte y dijo:

"Compañía y comida sana de esa que he oído rumores que cocinas super bien jeje a ver si consigo mantener algo en mi cuerpo, tengo unas náuseas matutinas horribles... que espero que cambie cuando cambie de trimestre..."




Tama te sonrió con una tímida sonrisa de vuelta e indicó que os levantárais y la siguierais.

En la primera planta os enseñó, al otro lado del pasillo una habitación bastante grande, del tamaño del que alguien usaría por el tamaño para un comedor, como una Biblioteca en donde se veían algunos libros extraños encuadernados, con lo que parecía cuero de animal en los lomos. Tama explicó que tenían algunos tomos gaijins que no sabían leer pero que habían caido en sus manos desde hacía ya tiempo y que eran curiosos de ver sobretodo por los dibujos que contenían.

También os enseñó un salón mucho más grande y vistoso, seguramente para comidas más formales, en donde te llamó la atención una serie de figuras que parecían estar talladas en marfil, dentro de los cuernos de algún animal que debía ser bastante grande y que esta te explicó que en el norte había una especie de animales acuaticos muy gordos y pesados con grandes colmillos.

También te llamó la atención varios collares y bisutería tribal que parecía estar hecho con pedrería no preciosa, con cuerdas pintadas y trenzadas y madera pintada que se exponía sobre una bandeja de plata. Esta te dijo que eran un regalo de unos comerciantes del norte, y que se usaba para cortejar a sus mujeres esa clase de cosas, no muy diferente a lo que pasaba aquí.

En la primera planta también estaba la cocina y unos baños bastante grandes en los que perfectamente cabría en la bañera hasta cinco personas. Y una especie de cubículo en donde se retenía el vapor. Como explicó Tama a su marido le gustaban esas clases de baños con vapor y era asiduo a estos y a estar mucho tiempo en remojo, de ahí la amplitud del cuarto de baño.

De la cocina te llamó la atención la enorme despensa que tenían que no enseñó porque supusiste que pensaría no tan divertido aunque si que señaló que luego volveríais para buscar los ingredientes que necesitábais.

En la planta superior había un vestidor bastante amplio con tocador que tenía un espejo incrustrado en un sistema bastante interesante que hacía que el espejo se cambiara y apareciera por el otro lado uno que agrandaba la imagen, con relieves esculpidos en la madera de paisajes marinos.

El dormitorio principal tenía también varios tapices que se veía hecho con fibras animales y hasta uno parecía la piel de un oso blanco, que estaban colgados en las paredes salvo el de la piel del oso, que esta te indicó que se podía poner como alfombra y que en invierno era muy calentito, aunque claro, no era nada habitual pero... Tama insistió en que lo tocaras para que vieras el tacto aterciopelado del pelo blanco.

Había otra habitación en la planta superior que era un despacho, el de su marido dijo, que no le gustaba que le tocasen nada, y no solía entrar en las visitas, y un cuarto más a la espera de ampliar familia en breve.

Así pues, tras estar en la habitación y además enseñarte varios cuadros que había por la casa con relieves y paisajes nada rokuganíes, varias estatuillas más en habitaciones y pasillos que parecían representar animales y personas gaijins volvisteis al saloncito.

"Bueno...¿ y qué es esa clase de comida tan peculiar que queréis hacer tsunade-chan?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Sep 30, 2014 2:16 pm

"Bueno, si fuera por algunos de ellos... si, sin duda" me reí por lo bajo "Algunos seguirían incluso conscientemente ese camino que les hiciera ceder en semejante negociación... Sobre todo los bushis, esa filosofía de haber nacido muertos les permite a muchos tomarse la vida con un toque mayor de atrevimiento que los cortesanos.
Siempre he pensado que por eso les gusta tanto cedernos el paso a las damas "caballerosamente"

Bufé una risilla entre los dedos, como si pensara en alguien en concreto... Y así era. Casi podía ver la descarada sonrisa de Tsumeo si estuviera aquí y ahora, escuchando esto.


"Tendemos a ver las cosas siempre desde nuestro punto de vista, o el más parecido a éste que encontramos. En este caso el del samurai. Pero tienes mucha razón, la crueldad del destino es muy relativa; por la misma regla de tres, los dioses deberían pensar que los mortales somos seres terriblemente desgraciados por nuestra condición.
Sin embargo el Tao dice que las Fortunas favorecen a los mortales, y yo misma me acerco más a la postura ideológica de los filósofos que opinan que es precisamente nuestra mortalidad lo que nos da una oportunidad de alcanzar la felicidad de un modo más intenso de lo que podríamos llegar a ser capaces revestidos de existencia eterna.

¿Una amapola es desdichada cuando casi toda la creación admira su belleza? No tiene mucho sentido, ¿no crees?" sonreí dulcemente.


"Oh... es realmente hermoso" murmuré, sintiendo un intenso destello de emoción al imaginar no ya la escena sino la clase de sentimientos que podían llevar a una mujer a escribir algo semejante, con el corazón "¿No es acaso afortunada esa autora? Pese a toda la oscuridad que tuvo que recorrer... esas palabras denotan felicidad, y una profunda comprensión del modo en el que el amor nos hace más fuertes.
Es admirable" añadí, por no decir directamente envidiable.

"¿Quien es él? ¿Quien era ese "él" del que habla...? Será un Akodo, claro..." pregunté curiosa.




"Siento mucho lo de esas náuseas... Pero supongo que las darás por bien empleadas, de todos modos. Y así tienes la excusa para comer más" dije inocentemente, no me resultaba fácil ocultar mi pequeña glotonería cuando me sentía confiada.
"No creo que cocine tan "super" bien, ji, ji... ¡¡Pero cuenta con toda mi dedicación!! Podemos invitarte a comer cuando quieras, y así tendrás la compañía y la comida que necesitas... Y le preguntaré a sensei por los remedios familiares que ella conozca para ese asunto del estómago. Quizás haya algo que aún no hayas probado" sonreí ilusionada.

Curiosamente no tenía mucho que ver conmigo, y hacía tres días ni siquiera conocía a Aku, pero ahora aquel pequeño crustáceo que se desarrollaba en su vientre me llenaba de tanta emoción como si fuera hijo de mi propia hermana. Sin duda era un gran logro del club de Shinode, conseguir esa clase de fraternidad cómplice entre mujeres que antes de eso ni se conocían, y le agradecí haberme incluido en ello con una sonrisa dulce y tintineante.


No me gustaban mucho las pieles de animales, pero evité mostrar ese detalle. Pasé la mano por la de oso, y realmente era suave aunque hubiera sido igual de suave pero más hermosa aún rodeando al oso vivo. Peligroso también, pero eso le daba más calidad que a una alfombra.
Si alguien convirtiera a alguno de mis gatos en alfombras, yo les despellejaría a ellos sin dudarlo. Y no lo pensaba en broma...

No estaba segura de si era mi vena salvaje, pero había algo macabro en coleccionar despojos de animales anteriormente majestuosos.
Lo que si pensaba que tenía algo que ver con mi instinto felino era que, por supuesto, la sala que de pronto me parecía más interesante y tentadora era aquella que me cerraban ante mis narices. Podía estar a mil kilómetros de distancia, pero también era posible que aquel despacho fuera el de mi enemigo; justo allí, al otro lado de esa fusama. Entre cabezas disecadas y cosas así, supuse en todo caso.

Las piezas de arte, por otro lado, me gustaron mucho más...
"Pues... bombones. Tsunade-san y yo queremos preparar dulces como esos que hay en Yum Yum Mochi, aunque con un sabor más... adulto, menos dulce. Creo que ese cacao gaijin es un ingrediente apto para tolerar esa pequeña variación, sin llegar a la amargura, claro... Algo parecido al sake. Bombones de sake"

Dije para mi misma, cayendo en la cuenta de que ésa era la idea que a Umeko podría gustarle. No rellenos de licor sino intrínsecamente hechos con ese ingrediente. Dulces, amargos, intensos y embriagadores... Si conseguía que reunisen las virtudes de ambos productos, el éxito estaría asegurado.
Pero necesitaba ese cacao, claro. Así como la receta para manipularlo y prepararlo hasta llegar a esa pasta que usaban en la tienda.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado