Día 5º.- Media mañana- Tarde. Bayushi Sakura

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 29, 2014 5:21 pm

Kajiko miró en derredor cuando dijiste aquello y luego torció el gesto de su boca como si lo que le pedías resultara imposible, luego, duda, luego pasó por su cara hasta incredulidad y finalmente aceptación. Lo más curioso de todo aquello es que todas esas expresiones le habían pasado por su rostro porque ahora eras "alguien" para ella, por lo cual podía ver esa petición imposible, podía enfadarse con ella, pensar que era impensable que ella pensara así y al final hasta aceptar que habías entrado en su casa con un martillo derribando paredes de papel y madera.

Viste como apretó sus puños mientras bajaba la cabeza y asentía al final.

"Como quieras........... murmuró con una condición...... te miró a los ojos y en su terracota mirada vistes fuego crepitando que tras decirte el mensaje luego pueda salir de caza."

Eso era un león...
Te habías pasado la vida viendo curioso el sentido del honor león, aquel que le hacía servir al amo bueno o al malvado con la misma pasión.
Ahora esa pasión era tuya.



...

Los miembros de la cúpula ikka se quedaron pensando acerca del símbolo hasta que el oyabun dijo.

"Mi abuelo, que creía en Enma-Ai muchísimo y le rezaba todos los días, tenía un tatuaje que siempre me fascinó... tenía una forma y un trazo... que parecía palpitar en su piel..

Era el kanji de Venganza, pero escrita con la palabra divina de manera que se podía leer como Venganza Divina.

Era muy simple, lo tenía tatuado en el cuello, parecía latir con sus venas... me gusto tanto que..."


Kaizo se aflojó la yukata y mostró su pecho, justo encima del corazón, donde una manga yakuza (de tatuaje) terminaba bien entrada el pecho, en un círculo que parecía de llamas, allí estaba aquel tatuaje... simple y poderoso a la vez.

"No se si os servirá..."


"Voy a ir a la Universidad yo misma a pedir al catedrático que colabore, pero será más rápido si le hacemos un poco de.... oración a los dioses, creo que todo es compatible."

Asintió Yugao acerca de eso.

"Además estoy muy interesada en que esté de la noche a la mañana hecho... Quiero a toda la ikka reuniendo materiales y que acordonen la zona y le corten la visibilidad, sea literalmente de la noche a la mañana o no pretendo que cuando se descubra sea toda una revelación, al menos la estructura, luego podemos dejar los detalles de dentro para ir con más calma, pero deberíamos aprovechar esto para dar un golpe de efecto, y más ahora que se celebra nuestra fiesta del distrito, sería como un doble mazazo a la otra ikka, mostrando el poder que tenemos de hacer dos cosas así de grandes sin inmutarnos, y es una advertencia a todos, para bien y para mal."

Yugao se cruzó de brazos y dijo:

"Tsunako, quiero que busques artistas para decorar el templo, no sólo quiero que haya arte noble, quiero que participe el pueblo llano en toda su extensión, queremos que sea algo popular... dentro del tipo de culto que es.

Contrata a quien veas oportuno."


La Keiza asintió e hizo un par de anotaciones.

"Vamos a tener muchas cosas que hacer... sin duda... te lo digo, querida, porque tu teatro esta muy avanzado, nuestro Kashira revisó con sus hombres el lugar y toda la estructura es sólida, en realidad sólo hay que hacer reformas aparentes, nada serio ni pesado, sólo decorar y mejorar."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Dic 30, 2014 5:16 pm

"¿Qué es lo que te preocupa, Kaji-kun?" le pregunté tan directa como inocentemente. Precisamente porque yo siempre había visto el concepto del honor león desde fuera y con más curiosidad que auténtico conocimiento, entre otras cosas, me gustaba tanto ella y a la vez quería saber como funcionaban las cosas en su cabeza. Además sabía que una opinión tan potencialmente dispar a la mía natural bien podía ayudarme a considerar mejor todas las opciones.

Pese a todo, tenía que acostumbrarla poco a poco a que ahora su familia, yo, era escorpión aunque ella siguiera siendo mi león gris. Y encima puede que dentro de poco todo estuviera revestido de azul Daidoji, lo que complicaría aun más las cosas, ji, ji... pero ése sería otro cantar, y esperaba haberla curado ya de espanto para entonces, ji.

"Puede que nadie se atreva a presentarse ante ti con algo semejante, de hecho es lo más probable. Pero por improbable que sea, si sucediera... si le retorcieras el cuello no tendríamos más que un correveidile menos y una mancha en la alfombra más, pero la amenaza seguiría existiendo, y buscaría otra manera de hacerme daño.
Por el contrario, si tiramos del hilo... podríamos con algo de suerte llegar a tener la oportunidad de retorcer cuellos mucho más importantes, y así debilitar a quienes nos acechan.

No tienes que mentir, simplemente tienes que ser reservada con tus sentimientos; ni tampoco debes fingir ser quien no eres, puedes crepitar como un incendio ante la idea, lo malinterpretarán probablemente. Una simple maniobra de distracción, ¿no nos habla de ellas acaso El Arte de la Guerra?
No creo que haya nada deshonesto en ellas... aunque ya te habrás dado cuenta de que soy una persona muy atípica, así que puede que mi criterio sea algo inusual también. Pero quiero que sepas que siempre puedes mostrar tu opinión ante mi, no hay tabú alguno entre nosotras"


Dije sonriendo, de hecho no me importaba que mi moral fuese extravagantamente única, hasta para una dama escorpión. Yo era única.

"Oh, no te preocupes, querida... Se muy bien que a los felinos no se les puede mantener encerrados, hay que permitirles salir a cazar para que puedan dormir tranquilos... Y no te he "despertado" para amargarte después. Tendrás tu caza."

Susurré dulcemente, aferrándome a su brazo de un modo cariñoso, aunque no demasiado evidente para la vista externa de ambas al caminar.


"Ah, y hablando de fieras enfadadas... Mi querida yojimbo, Kirara-chan, debe de estarlo bastante; desde esta mañana me ha perdido la pista y ella siempre dice que somos como bebés, ji... En fin, cuando me vea no quiero que me regañe demasiado... ¿Y si se le ocurre abandonarme y pedir a la embajada que la releven de cuidarme?" suspiré, con un hilillo de temor en la voz.
"Así que quiero tenerle preparado un regalo para amansarla. Y ahí es donde entras tú. Bueno, no tú sino tu opinión, claro. En el fondo os parecéis bastante en el carácter, ¿sabes...? Así que, ¿qué podría regalarte a ti para que me perdonases por haberte preocupado innecesariamente, desde tu punto de vista?"


Dije, mientras sonreía. Me encantaba hacer regalos, casi tanto como recibirlos. Tal vez era demasiado temeraria para preocuparme yo por el "peligro" en lugar de relamerme con la diversión que éste ofrecía, en este caso comprar y regalar algo bonito.


---


"Es... perfecto, Oyabun-san. Claro que nos sirve, y más aún sabiendo que proviene de la auténtica devoción y no únicamente de un diseño acertado. Era justo la clase de símbolo que andaba buscando.
¿Cree que honraría a su abuelo, el hecho de que los miembros de su familia que acepten esta fé añadan este tatuaje a su cuerpo, como un voto de promesa hacia la Fortuna?

De hecho... si el sacerdote bendice las agujas y tintas del maestro tatuador, éste símbolo podría adoptarse como costumbre que fuera tatuado dentro del propio templo, como parte de un juramento. Porque no queremos a individuos débiles portando esta marca, no debería permitírsele a cualquiera; tendría que ganárselo, y el propio proceso de grabado en el templo podría ser prueba más que suficiente.
Dicen que hay monjes cuyas tintas contienen principios únicos que producen visiones particulares al ser aplicados bajo la piel, una especie de éxtasis que ayuda al monje a sacar la verdad de ese tatuaje. Imaginen eso dentro del Templo de la Venganza... los débiles de mente no lo soportarían; aquellos cuya fe no fuese auténtica, serían incapaces de concluir el proceso"


Murmuré con una media sonrisilla peligrosa. Unidad a través de la fé... en fin, ya se sabe.

"Coincido plenamente, Yugao-san. Es una oportunidad para demostrar músculo ante nuestros enemigos, y no sólo ante estos sino el distrito completo. Cada habitante tentado de ser uno de sus confidentes, de venderse a las falsas promesas del Caparazón, sabrá que sólo nosotros tenemos realmente la fuerza para ganar esta contienda.

Ahm, Tsunako-san... ¿qué tal si entre los artistas, tratas de contratar a ese Grulla de moda? Ese Kakita Koji, para pintar una imagen que decore el interior del templo, tal vez incluso una tabla sobre el mismo altar...
Ni que decir tiene que su arte es muy sugerente, pero además... se que no es un charlatán, sino que cree realmente en la profundidad de lo que hace, así que podría tener una idea realmente buena para combinar su estilo con la naturaleza del templo.
Se que su patrona es Doji Yashiko-sama, una cortesana importante; no creo que el dinero sea una gran tentación para él, pero la arrogancia de los artistas, y más la de los grullas, puede provocarse planteándole el reto adecuado.
Y, sin duda, su firma atraería muchos curiosos desde el primer festival, tal y como están las cosas ahora mismo en la corte"


Expliqué la ocurrencia repentina, especialmente también a Yugao, que sabría mejor que Tsunako de lo que hablaba.


"Oh, qué buena noticia"
casi exclamé cuando la Shosuro me habló del progreso de mi teatro particular "¿Cuando estará listo para el primer estreno?" pregunté con cierta avidez. Sólo la idea de poderle transmitir la nueva a Suiko me emocionaba.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 30, 2014 6:14 pm

"Me preocupa eso que tanto decís los escorpiones, que un enemigo vivo hace ejércitos y uno muerto hace tumbas. No me gustan los cabos sueltos, si algo he aprendido en estos años es a no dejar ninguno."

Dijo con voz seria.

"Y tampoco me gusta............. lo que puedan decir de ti."

Eso había sonado a un "lo que manchara tu honor", muy león, si. te hizo hasta gracia.

Luego asintió ante tu permisión de hacer las cosas, al final, a su manera si cumplía con tus condiciones.

Kajiko te miró con el ceño fruncido ante tu pregunta con Kirara y te respondió con sorna:

"Un grillete para ponertelo en el pie y que no te separaras de mi."

Luego por un momento se quedó pensativa de lo que había dicho y que sonaba como si fuera a ella y no a Kirara y dijo de pronto:

"A ella me refiero, como yojimbo digo..."

¿Había hasta vergüenza en sus palabras? Kajiko se rasco la cabeza pensativa y añadió:

"Hay dos cosas que a alguien como a mi puede "amansar" un poco... y normalmente van en este orden: un arma nueva y mucho sake para celebrarlo."




...


El oyabun dio una larga calada a la pipa y asintió.

"Mi abuelo estaría contento de ver cómo el culto se restablece. Había tres fortunas a las que rezaba con devoción, Daikoku por el dinero y el trabajo, Enma-Ai por el camino de venganza de la yakuza y a Inari kami para que le diera siempre una descendencia fuerte y sana."

"No sería complicado tener un maestro tatuador al servicio del templo... murmuró Yugao en la ikka tenemos a alguno que otro muy bueno."

Tsunako meditó lo que dijiste y asintió:

"Puedo sin duda ponerme en contacto con sus redes... pero cuando a la hora de la verdad tengamos que negociar... seguramente tendré algunos problemas, porque seguramente no querrán aceptar un encargo de alguien de la casta no samurai, pero si me dais permiso, haré que el Gobernador Hiro-sama interceda por ello y sea él la cabeza visible de la petición, así apartaremos a Sanjuro-sama de la relación con la ikka al menos de manera ostensible... ¿le parece bien?"

Yugao te sonrió y te dijo:

"Tengo a todos los efectivos que el dinero puede pagar en ello, quizás no para una gran obra de estreno, pero si que se puede hacer algo un poco más minimalista para empezar, hay varias salas más pequeñas con pequeños escenarios, que pueden ser usados mientras se termine con el palco principal. Si quisieras usar esas salas mañana mismo a la noche podría haber alguna habilitada."[/b]
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Ene 01, 2015 11:24 pm

"Y ninguno dejaremos... Pero para llegar a poder atar los cabos sueltos, primero hay que tirar de los hilos. En realidad los yakuzas son un problema relativamente menor; ellos por si mismos no podrían hacernos demasiado daño, y un par de golpes de mano podrían escarmentarlos de no meter las narices en nuestro distrito. Pero los samurai que los apoyan son otro cantar, no podemos golpearles con palos de ciego... es más bien como una cirujía de precisión: primero hay que identificar la gangrena, y después extirparla limpiamente"

Expliqué suspirando, no sin chasquear la lengua con fastidio al volver a pensar que al enemigo sólo le protegía una máscara y el mantenimiento del mismo orden que pretendía socavar aquí. Pero acabaría dando con él, y entonces no llegaría a ver el cuchillo en la oscuridad.

"¿Lo que digan de mi...? Oh, eso es... muy amable por tu parte, Kaji-kun" dije en voz muy tenue, sonrojándome como una adolescente al escuchar aquello, imposible de ocultar ni siquiera apoyando el rostro sobre su brazo "Muy pocos se preocuparían por defender el honor de una dama escorpión... Piensan que no tenemos y que por tanto no debería importarnos.
Se equivocan claro... y es... todo un halago que a ti... si te importe"


Murmuré con timidez, con el aire inocente de una chiquilla tomada por sorpresa en un piropo inesperadamente acertado de pleno en el corazón.


"Si os regalase grilletes, ¿como iba a impedir que me atáseis con ellos?"
repliqué con un tonillo divertido, pero a la vez casi literal como si realmente no entendiera porqué se le habría podido ocurrir que ése sería un buen regalo.
Recordé que sensei había jugado con mucha ventaja a la hora de "comprender" mi naturaleza aventurera, por decirlo de algún modo, pero tanto Kirara como la propia Kajiko tendrían que acostumbrarse tarde o temprano, de un modo o de otro.
"Además, ¿quien dice que quiera separarme... demasiado tiempo? Sólo lo necesario para subirme a algunas ramas" sonreí, con una pequeña risilla dulce. Pensaba que Kajiko no podía imaginar hasta que punto lo decía de un modo literal y no sólo figurado; supuse que si Satomi hubiese estado aquí se habría reido a conciencia.

"¡Un daikyu!" exclamé al final "Uno de esos recurvados de aspecto gaijin que ningún bushi se dignaría en utilizar... y por eso mismo casi nadie los tiene y a todos os gustaría tener una excusa para añadirlo a vuestra armería... ¿Qué mejor que un regalo que no se puede rechazar?
¿Qué te parece la idea? Oh, y ten cuidado en ser sincera al responder... puede que alguna vez tenga que amansarte por escaparme y acabes teniendo uno igual si me dices que es buena idea sólo por cortesía"
dije, estallando en femeninas carcajadas amortiguadas por el abanico sobre mi rostro.


---


"Hum, si por supuesto... Es una muy buena idea que le pidamos al Gobernador Hiro-sama que sea él el encargado. Así será un encargo mucho más "difícil de rechazar" y que requerirá menos explicaciones que si lo realizásemos nosotros mismos..." asentí pensativa, refiriéndome al clan Escorpión, que al final sería quien la pagase por otro lado.
La única lástima era que el tal Isawa Hiro no era precisamente el samurai con más donaire de la ciudad actualmente, y eso a los estirados grulla podía hacerles torcer el hocico... Pero no dejaba de ser la mejor opción que teníamos.


"¿Mañana mismo...?" Repetí abriendo los ojos, aunque me contuve a tiempo de estallar en una demostración de alegría inapropiada para mostrar delante de los yakuzas. Tuve que conformarme con morderme el labio inferior "Ah, sin duda... deberíamos aprovechar la ocasión de hacer un estreno de aforo reducido... Para que así, si el asunto nace con éxito, la espectación para pases posteriores se eleve exponencialmente al extenderse de boca a boca "aquello" de lo que muchos hablan y pocos han visto...
Si, hagámoslo. En el fondo nos conviene mucho desde un punto de vista publicitario, casi seductor"
sonreí, por esa famosa frase de que las damas samuraiko al seducir siempre dejaban con ganas de más de ellas al retirarse. O al menos, si es que las damas samuraiko sedujeran, ji, ji...

"Le comunicaré inmediatamente a Suiko-san que tenga listo el acto para mañana, y... tendremos que activar las "redes" de información del clan para elaborar una lista de habitantes de la ciudad a los que informar e invitar "anónimamente" a semejante puesta de largo... Hum, a medio camino entre el mundo flotante y el del arte... que al día siguiente nos sirvan de vectores de transmisión de esa espectación futura, y a ser posible de una crítica positiva, especialmente si hay escorpiones entre ellos. ¿Quienes podrían ser, Yugao-san?"

Dije al final, llegados a ese punto yo ya me perdía dado el poco tiempo que realmente llevaba en la ciudad. Pero supuse que la Shosuro sabría bastante mejor que yo cuales debían ser los primeros nombres de esa selecta lista, entre clientes con gusto refinado y artistas de gusto provocador.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 02, 2015 7:42 pm

"Y no es demasiado peligroso que esa información llegue hasta un punto que se pueda gangrenar... me refiero a que si se extiende... amputar no siempre es fácil ni posible."

Te dijo esta.

"¿Pero no eres además de una Escorpión una buena esposa?"

Dijo esta con media sonrisa.

"A una buena esposa si que le importa lo que digan de ella."

la leona se quedaba desconcertada contigo, eso lo podías ver con claridad, sobretodo porque la literalidad y la broma en ti en ciertos asuntos era una linea tan fina que no existía. Esta se rascó la cabeza y dijo:

"Entonces habrá que regalarte un árbol para que al menos sepa en que ramas te metes."

La ex leona se mesó el cabello pensando sobre el daikyu y al final asintió.

"Podríais además llevarla a probarlo a las afueras de la ciudad, a las colinas del exterior para que monte a caballo y pruebe..."



...


"Siempre podemos mandar con él... dijo el oyabun kaizo al verte la expresión en la cara e intuir por donde iba el asunto A Shosuro Kaneda-san con él, al ser la líder de los Magistrados del Distrito no sería extraño que quisiera estar al tanto de las obras del distrito y ella es capaz de manejar aquella situación."

Era escorpión si, pero era magistrada así que se deberían callar y asumir que las cosas eran como eras si alguien se ponía en plan listillo.

"De hecho, cuando estuve hace un rato pensé en que lo interesante sería hacer creer a los curiosos que hemos empezado... "con pases privados y selectos" y que lo abriremos al gran público una vez que hayamos satisfecho a nuestros clientes vips con pases precisos para ellos.

De esa forma todo queda hasta mejor juju"


Te dijo Yugao.

"Ahora lo importante es pensar también a quién metemos en dicho espectáculo... y no me refiero a las actrices, me refiero a quien invitamos...

Había pensando hacer una mezcla... hay ciertos autores y artistas desinhibidos que seguramente querrán formar parte de la que se liará con algo así, de la nueva experiencia, pero también hay ciertos clientes que seguro que desearan estar en las primeras invitaciones...

Y tenemos que tener muy presente.......... que hay ciertas personas a las que hay que invitar y asegurar que nadie vea que han ido y que esten allí, porque les guste o no hay que invitarlas para que vean que ellos siempre cuentan con opinión en todo, como algún cliente muy especial que tenemos en la ciudad prohibida..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Sab Ene 03, 2015 5:56 pm

"Puede serlo" le contesté a Kajiko, sobre el riesgo de perder el control de aquello "Algunos pensadores de mi clan consideran que la información es una especie de organismo vivo que tiende a extenderse, como una semilla sus raíces o... una enfermedad sus portadores.
Ciertamente si la información que dejamos correr para ver donde nos lleva su mensajero nos pone en peligro, hemos de ser muy cuidadosos con cortar pronto su expansión, o como bien dices perderemos cualquier control sobre ella, convirtiéndose en esa especie de gangrena ya imposible de extirpar.
¿Pero y si no es peligrosa para nosotros, por qué preocuparnos entonces de hasta donde llegue finalmente? Es más... ¿Y si en lugar de información veraz es una media verdad deliberada y calculadamente contaminada para que genere desinformación a quien la reciba? ¿No sería entonces positiva su cualidad para extenderse, si lo hace entre nuestros enemigos?

Claro que eso tiene dos precios, por así decirlo. El primero es que hay que mentir... y el segundo es que al final, incluso cuando la batalla termine, quedará en los oidos de mucha gente esa falsa historia que aún habiendo servido para ganar la guerra puede ir a favor de la infamia del mismo vencedor que la extendió en un principio.
Por eso es una especialidad escorpión, claro"


Expliqué, tratando de mostrarme simplemente expositiva, sin pretender incitar a Kajiko a pensar a mi manera ni a otra distinta de la suya propia. Aunque obviamente dejé a su imaginación el hecho de que en este caso, dejar que el enemigo pensara que la nueva O-Kashira se había enganchado al arte de la oniagan de fuego, hasta el punto de hacerle regalos y pasearla como a una auténtica samuraiko, quien sabe si por orden de la propia dominadora, podría ser una manera de exponer una fortaleza disfrazada de debilidad, como poner queso en una trampa para ratas y esperar que éstas asomaran el hocico.
Claro que al final quedaría en el colectivo de muchos esa historia sobre la dama y el fuego, confundida ya para siempre con la realidad, imposible de desmentir.

Sin duda era una opción para tenderle una trampa al Kasuga, tal como él hizo con mi antecesora. Pero no había rescatado a Kajiko por eso, así que de ninguna manera pensaba pedirle que actuara de un modo contrario a su forma de entender la vida del samurai que sirve.


"Eso es cierto, soy una buena esposa. Despellejaremos a quien se atreva a decir lo contrario" dije de un modo brutal, pero con una sonrisilla dulce y un tintineo inocente en la voz, como si una cosa no quitara para nada la otra... O que no se entendieran literalmente mis palabras, ji, ji.

"¿Puede ser un cerezo?" repliqué al instante, entusiasmada "Oh, pero no de esos decorativos, sino de los que producen cerezas que puedan comerse... Adoro esos árboles, hasta su corteza es suave; y los más grandes poseen una deliciosa variedad de hojas tiernas en el centro, protegidas del sol, perfectas para preparar sakuramochis..." sonreí, evidenciando que no sería la primera vez que trepase por uno para buscarlas, aunque... ji, empezaba a verle la gracia a desconcertar a la leona, ahora que había conseguido captar su atención. Eso siempre era divertido con los gatos más ariscos.

"A montar a caballo... ¡Eso suena bien, ¿sabes?! Me encanta montar a caballo... Es una sensación casi irreal de libertad, y por alguna razón les caigo bien a los caballos y me hacen caso lo que no todo el mundo puede decir, jaja...
¿Vendrás con nosotras, Kaji-kun? Os llevaré sake para que podáis beber y criticarm... ¡Os llevaré té y pastelillos! Vendrás, ¿verdad? ¿¿Verdad??"


Siseé, mirándola con esa expresión "adorable y chantajista" que no por el hecho de ser instintiva en mi había dejado de entrenar con esmero durante años. De esas que físicamente dolía decirles que no a lo que fuera que estuvieran suplicando...

---

"Estoy segura de que Kaneda-sama sabrá añadirle a la petición los toques necesarios para hacerla irresistible"


Asentí disimulando un leve suspiro de alivio ante la idea de enviar también a la magistrada, una Shosuro. No la conocía personalmente pero estaba convencida de que sería mucho más de fiar en lo que a convencer a los grullas se refiriese que sólo el Isawa. Fuesen cuales fuesen sus argumentos, claro; no dejaba de ser una escorpión. Y si Sanjuro confiaba en ella es que valdría su peso en oro, eso lo daba por hecho.


"De ese modo..." continué lo que Yugao decía, asintiendo a sus propias palabras "Podremos dosificar cuidadosamente la cantidad del "nuevo arte" que ofrecemos al disttrito en general y a nuestros clientes en particular, para controlar en todo momento que la demanda siempre supere a la oferta, hasta que abramos al público en general cuando ya todos hayan oido hablar de ello y estén dispuestos a pagar lo que su calidad realmente merece...

Si que quedará mejor, sin duda. Además en el futuro siempre podremos volver a recurrir al doble juego de pases muy exclusivos sólo para clientes "con invitación", de tal modo que el atractivo de la idea siempre se mantenga vivo y en movimiento..."


Reflexioné pensativa, constatando que en el fondo la desventaja de apremiar el estreno podría convertirse en una ventaja, la de crear una atmósfera de exclusividad inicial que lo hiciera aún más inasequible y por tanto atractivo para cuando se ampliara el aforo. Aunque por supuesto siempre seguiría habiendo jerarquías, como debía ser lógico.

"Oh si, es una muy buena idea mezclar el tipo de público al que invitemos... Arte, corte, no deja de ser un acto social después de todo, aunque perteneciente al "mundo invisible" de la ciudad. Obviamente habrá personas que disfruten de cierta comunidad y otras que quieran privacidad completa... Ya habia pensado en eso desde el principio, en realidad.
Para empezar, el diseño de la escena y de la iluminación de ésta debe garantizar que sólo esa zona sea bien visible, mientras que la parte del público quede lo suficientemente a oscuras desde antes de que accedan; nuestro personal, acostumbrado para conocer cada recoveco del edificio aún con los ojos cerrados, les guiarán.
Lo que nos sirve también para crear varias entradas separadas al teatro, y unos recorridos interiores lo suficientemente intrincados y complejos como para garantizar que podamos conducir a ciertas personalidades desde el exterior hasta un palco privado sin que se crucen absolutamente con nadie en su camino, ni al entrar ni al salir del complejo incluso. Estos palcos reservados, también estarán diseñados de modo que desde ellos se observe perfectamente la escena, pero desde el resto de localidades no pueda verse nunca a quienes los ocupen.
El hecho además de que todo el interior sea un auténtico laberinto le ofrecerá muchas ventajas a nuestros hombres de cara a la seguridad, al poder situar a todos los guardias armados que sean necesarios, pero en lugares lo suficientemente discretos como para que no resulte ofensivo u alarmante para el público.

Como digo, no sólo hace falta un decorador para el diseño del interior, sino todo un ingeniero. De momento no será ningún problema porque tendremos mucho más espacio sin utilizar en el local al ser un pase privado.

Pero en cuanto a la lista en si... voy a necesitar mucha ayuda con eso, Yugao-san. Me temo que aún no dispongo del conocimiento mínimo necesario para saber quien debe estar y quien no en esta primera relación de invitados, ni de entre los artistas ni entre los clientes más importantes... Pero aprendo deprisa"


Sonreí al final.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3241
Registrado: Vie Oct 31, 2008 9:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Mensaje por Miya Nadesiko » Dom Ene 11, 2015 7:04 pm

"Siempre pensé que era vuestra especialidad porque nunca os importó."

Te dijo Kajiko.

"Lo he visto en la ikka también... no sé cómo explicarlo... es como cuando conocí por primera vez a Tsuchiko...

Ella y yo al principio no nos llevábamos nada bien, bueno... sus tendencias... estaba todo el día.... era...
Kajiko cerró los ojos mientras sus cejas se juntaban con frustracion como si lo recordara ella... es lo que es ¿vale? no digo que este mal o... bueno, lo que me refiero es que ella es chocante, me chocaba mucho, toda ella, su actitud, su forma de comportarse, sus trabajos...

Me acuerdo que un día la encaré y le dije:

-Te comportas como una puta.

Me salió así, de pronto. Estaba enfadada, quizás no con ella... en realidad estaba enfadada conmigo, con todos... Quería hacerle daño pero ella me miró y se rio en mi cara, le dio un maldito ataque de risa delante mía.... Creo que ese día casi la mato ju... no podía soportar su descaro, pero ella me miró a la cara y me respondió tras reirse.

-SOY una puta. Y tu también.

Tal cual, así de simple. Me dejó sin palabras... la gente habla y habla y espera que entres en su juego... pero si no juegas, si pasas de ese juego.... entonces no tienen nada contra ti, pueden hablar y hablar lo que quieran pero.... no pueden hacerte nada ¿no?"




Kajiko asintió a lo de despellejar a quien dijera algo en contra de tu buen hacer como esposa, con una sonrisa que no fue cruel pero si una promesa de sufrimiento a quien lo dijera.

"Un cerezo sería el sarcasmo del sarcasmo, si."

Sonrió esta.
Kajiko se frotó la nuca cuando le preguntaste si iría y te dijo despacio:

"Es el regalo de tu yojimbo.... deberías asegurarte que todo esta a su gusto."

Como si dijera, si a ella le desagrada no debería estar.


...


El Oyabun asintió a tus palabras de la Magistrada convencido de su eficiencia.


"Avisando en la ikka de esa órden, O-Kashira-sama, nuestras chicas pueden hacer que en una sola noche, en esta, todos los clientes sepan de dicha exclusividad y muestren interés, si por la mañana estan las invitaciones mandadas todo el mundo sabrá de ello."

Te dijo Tsunako la Keiza-yakuza.

"Podríamos hacer que los asientos esten más bajos de lo normal para que con un poco de separación entre las zonas las paredes de papel ayuden a esconder aún mejor a las personas que asisten..."

Dijo el oyabun pensativo.

"De la lista de invitados me ocuparé yo misma, querida, hay mucho que hacer y a muchos que invitar.... otra cosa es que la rechacen, estan en todo su derecho, pero debes recordar siempre, querida, que los vips son los vips y siempre tendrán lugar especial para nosotros, vayan o no...."

Te dijo Yugao.

"Yo me ocuparé de esa parte, tu ocupate de que tengamos obra para representar, y actrices, por supuesto."
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Ene 12, 2015 5:12 pm

"Y no nos importa. Pero no confundas la causa con el efecto; si escondes tu vergüenza en el fondo de tu alma, alguien terminará por encontrarla y retorcerla. Sin embargo, si se la tiras a la cara a quien intente usarlas contra ti, dejarán de servirle como arma.

Yo soy una mujer, hermosa y escorpión; discípula de la "terrible" escuela de pérfidas seductoras de Soshi Satomi-sensei... Yo también soy una puta, en cierto modo. O eso dirían de mi, si por un sólo instante pensaran que me importa.

A Tsuchiko-chan si le importaba al principio, cuando era joven, ¿lo sabías? Cuando vivía aún en la aldea de sus padres y sentía que avergonzaba a su familia al ser incapaz de dominar ese... peculiar desequilibrio suyo.
Ahora ha encontrado el balance por fin; y en lugar de avergonzarse sale a desfilar y la admiran como a una princesa. Es chocante, claro, pero sin duda ya nadie tiene nada contra ella que pueda hacerle daño"


Expliqué, sonriendo al final. Sin duda era una situación mucho mejor; ¿qué más podía pedirle un mortal a su existencia, si en ésta encontraba su equilibrio perdido? Definitivo o no, sin duda era un paso hacia la iluminación.


"Hum... ¿por qué no iba a gustarle?" pregunté frunciendo el ceño. Realmente no lo entendía, aunque sospechaba que Kajiko debía referirse al orgullo bushi de Kirara. Pero por lo demás no estaba segura de si lo que le pudiera molestar fuese la situación de mi león o el hecho de sentir que alguien competía por ser mi protectora...
Tsk, nunca había comprendido esos problemas de orgullo.
"Puede que de primeras desconfíe un poco... es un yojimbo, después de todo, les adiestran para eso. Pero cuando te conozca, le gustarás, estoy segura" asentí, cabezota yo.

"Y si no, os ataré a un árbol a ambas y me escribiré en el vientre con una daga de jigai que quiero que seáis amigas, hasta que os entre en vuestra mollera de bushis o me desangre. Lo que suceda antes" añadí soltando una carcajada tintineante y aniñada. Pero dejé a la imaginación de Kajiko suponer si estaba bromeando o lo decía realmente en serio... Aunque a estas alturas me decepcionaría un poco que me conociera tan poco como para suponer que no fuera capaz de algo así, ji, ji.


...


"Entonces da la orden de extender la información esta misma noche, Tsunako-san... Especialmente entre los mayores admiradores de Suiko-san, ya que ella será la actriz principal"


Asentí a la idea del Oyabun, dando el visto bueno a que se añadiera al diseño para las zonas de espectadores. De todos modos, la parte más privada siempre sería en el piso superior, mediante palcos pequeños y separados convenientemente. Así hasta algún integrante de la Ciudad Prohibida podría asistir a las representaciones.

"Por supuesto, podemos añadir servicio de bebidas y delicias mediante camareras. Todo gasto es beneficio, y si los asistentes se animan con el licor durante el evento, siempre tendrán un lugar cercano donde continuar la velada" sonreí livianamente, refiriéndome claro al resto de locales habituales del barrio rojo.
"No me cabe duda de que la cotización de las protagonistas subirá mucho tras las obras" añadí, era difícil que Suiko tuviera más fama, pero no tenía porqué ser la única actriz del grupo, ni todas las noches.

"Tengo que hablar con Suiko-san para confirmar que todo esté listo para mañana, entonces... Lo que me hace pensar que, aunque sea una inversión arriesgada, podríamos cancelar todas sus citas de esta noche, todas las que no sean con clientes demasiado especiales por supuesto, con el doble objetivo de que se concentre en prepararse y también para aumentar la expectación entre sus demandantes, reduciendo repentinamente la oferta de ésta... hasta la noche siguiente, donde podrán disfrutar de una sesión única hasta la fecha...

¿Qué les parece?"
pregunté al grupo.

Después me despedí de ellos, reverenciando de nuevo a Yugao profundamente y de manera razonable al resto no samurai. Y me dirigí hacia la ikka, como final de aquella serie de tareas pendientes.
También tendría que despedirme finalmente por hoy de Kajiko, lo que me apenaba; no me molesté en ocultarlo así que tomé su brazo al caminar, apoyándome como en un galán.

"¿Qué impresión tienes de mi idea del teatro...?
Ya sabes que no vas a tener que participar, si no quieres. Pero me gustaría escuchar lo que piensas, Kaji-kun"


Suspiré dulcemente.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 12, 2015 6:17 pm

"No les das armas con las que dañarte...."

Murmuró Kajiko.

"supongo que hasta cierto punto... ahora es más sencillo incluso para mi."

Pues no tenía las trabas de la casta samurai.

"La pregunta debería ser a la inversa."

Se rio la ex leona como si le hiciera gracia tu forma de pensar tan diferente.
Luego kajiko puso cierta cara de sorpresa, desconcierto y horror ante tu metáfora, porque te veía capaz, y como si tratara hasta de detener dicha metáfora mental te dijo:

"Yo por mi parte intentaré llevarme lo mejor posible con ella, no quiero........... eso..."

Frunció el ceño mientras señalaba tu estomago casi como si pudiera ver la escena.



...


Tsunako asintió mientras hacía un par de esbozos en un papel y llamaba a un criado y este desapareció a toda prisa con la manda de ir a cada una de las casas donde estaban vuestras mujeres y avisar a los responsables.

"Si lo gustáis también podríamos poner un servicio al entrar al teatro de que traigan o escojan a otras mujeres que tengamos preparadas para que los complazcan mientras miran la obra, tanto sirviendoles como lo que deseen."

Dijo el Oyabun meditando en voz alta.

"Eso seguramente animará el "realismo" de la obra en sus propias experiencias."

El oyabun y la keiza miraron a Yugao cuando sugeriste aquello, Yugao abrió una agenda suya, pareció mirar algo y asintió.

"Si... veo que podríamos despejarle esta noche sin mucho problema... al menos de los clientes habituales... quizás tengamos un VIP un poco menos sumiso pero..."

Y Yugao te miró como si te dijera "cierta mujer a la que ambas conocemos". Y de la que, por cierto tu eras la culpable de las urgencias que habías creado en ella.




Tras despedirte de los miembros mayores de la ikka fuiste hacia la Nube Gris a dejar a Kajiko y a encontrarte con Suiko.

"Creo que es una idea de mil kokus, al menos. Esta ciudad va a adorar esa idea y ese teatro, es casi justo lo que necesitaba.... me se de una comunidad de artistas que seguro que se pasarán por allí con tal de sentir algo nuevo y emocionante...."

Murmuró pensantiva y hasta divertida y quizás algo desagradada por ese afan de hacer algo fuera del "tedio" de la vida de los ricos de algunos.

"Y si me lo preguntas personalmente......... creo que es muy..... escorpión.... hacer algo nuevo de lo viejo, rehacer las cosas, mejorarlas y sacar tajada, al menos en este negocio...

Es inteligente, para qué lo vamos a negar..."


Se encogió de hombros.

"Para mi sería imposible interpretar nada más allá de tocar el kentai juju pero seguro que Suiko lo hace de fábula, ha nacido para ser una gran flor hasta en lor jardines más inmensos..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Ene 13, 2015 12:07 am

"Justo.

Es una suerte para ti entonces que ahora lo veas sencillo... La mayoría de las personas se pasan la vida entera sin conseguir desprenderse de los prejuicios que les impiden ver el bosque.
En cierto modo tú has conseguido renacer en vida, Kaji-kun. Piénsalo, el nacimiento es una experiencia traumática y dolorosa para cualquier recién nacido, y cuando termina están cubiertos de sangre y suciedad, y se sienten desnudos y desamparados, arrojados al frío mundo desde ese cálido y seguro refugio en el que habían vivido inconscientes hasta ese momento.

Todo debe de parecer horrible en ese momento, pero... cuando levantan la vista, ven a una mujer que les sonríe, y que les ofrece una nueva vida...

Vale, soy demasiado joven para eso, ji, ji... pero, ¿no te recuerda el resto a tu situación actual?"


Seguí caminando con una sonrisa cálida, mientras canturreaba distraidamente una cancioncilla infantil.

"¿A la inversa? Ahm, pues... no lo entiendo"
murmuré frunciendo el ceño, pensando en vano de qué se reía la leona. ¿Como no iba a gustarle a Kirara, si me gustaba a mi? Además era un león taaaan adorable... Incluso aunque fuera uno de esos leones a los que les fastidiaba que les dijeran lo adorables que eran, ji...


...


"Si, había pensado en algo como eso, Oyabun Keizo-san... Pero creo que deberíamos restringir esa clase de compañías a las zonas reservadas y nunca en el patio de butacas. No quiero que el asunto acabe derivando en una bacanal que disuelva por completo la genuina componente artística de la representación; para eso ya están las... bueno, fiestas multitudinarias en los diferentes locales que ofertan esa clase de eventos. Nuestro teatro debe ser un espacio de sensualidad, sexualidad y arte, en un equilibrio suficiente de tal modo que quienes deseen degustar la combinación de ambos tanto como uno de los factores en especial, pueda hacerlo sin verse "perturbado" por quien quisiera exhaltar otro distinto.
Después de todo, la naturaleza novedosa de esta propuesta podría atraer a clientes habituales, curiosos o habituales del mundo del arte, todos a la vez si pero... eso no significa que deseen mezclarse unos con otros, así que debemos ser capaces de ofrecerles esas distintas capas de sofisticación.

En cualquier caso, no deberá ser un servicio barato"


Añadí con una sonrisa fría, puntualizando al final de acuerdo con el yakuza el hecho de que ese servicio de bebida o compañía en un escenario semejante tendría que llevar un sobrecoste añadido frente al hecho de contratarlo en uno de los locales habituales.
Muchos medían la exclusividad en función del precio, y dado que de todos modos no iba a haber nunca sitio para todos, ¿por qué no contentarles?


"¿A qué hora tiene prevista esa cita ineludible, Yugao-san?"

Pregunté bajando la cabeza, con un tono rogatorio dado que era mi superior allí. Quizás pudiera interceptarla de algún modo, sin dejar de acudir a la cita con Ichiro... No estaba segura si debiera hacerlo o no, pero eso podía pensarlo una vez tuviera la información.
De cualquier forma eso le daría la posibilidad de total concentración en lo de mañana a Suiko, y de paso una vuelta de tuerca más a la Matsu. Que eso fuera bueno o malo...




"Eso espero... necesito ser valiosa para mi clan, Kaji-kun" dije mostrando algo de mi debilidad al respecto. Tenía que conseguir llegar a ser de más valor que Kagehisa, antes de que él llegara... por lo que pudiera pasar.

"Oh, y es nuevo y emocionante, sin duda. Lo siento por aquellos que no tengan más emoción que ésa en su vida, pero eso no quita para que sea... interesante comprobar hasta donde puede llegar el desarrollo de la idea.
No se trata sólo del negocio, sino la posibilidad de crear algo de lo que se hable durante años en una Ciudad que pensaba haberlo visto todo... Si eso no es emocionante"
suspiré sonriendo, especialmente para mi que lo había ideado, claro.

"Gracias" repliqué con una sonrisa brillante, como si lo de que era inteligente me lo hubiera dicho directamente a mi.

"Sin duda. Es una flor que destaca entre zarzas, pero destacaría lo mismo en mitad de los jardines imperiales, así es el karma... Y sin embargo, Tsuchiko-san diría lo mismo de ella, de lo que dijo sobre ustedes, ¿recuerdas? Y tendría razón, a la vez que seguiría siendo cierto lo anterior.
A veces tendemos a pensar que los estados son absolutos, o se es una cosa, u otra... pero lo cierto es que los mejores diamantes son los que más facetas y brillos dispares reflejan. Justo como las propias Fortunas y sus distintas caras.
Se puede ser leal al deber y al amor, o una escorpión de fiar... Que sea raro sólo lo hace más valioso"
dije, refiriéndome a ese conflicto directamente del que Nisio también habló que había causado la caida primera del alma de Kajiko en aquella vida.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 13, 2015 12:53 pm

Kajiko oyó lo que decías, miró al suelo, luego a ti con una expresión sarcastica y te dijo:

"Si, eres demasiado joven para decir esas cosas."

Tras lo cual se rió.

"si, a la inversa, aunque os parezca mentira hay a quien mi persona y mi situación no les hace nada de gracia."

Te replicó esta con media sonrisa como si disfrutara en cierto sentido del sinsentido que tu no lo vieras.



...


"Entiendo.... hablamos entonces más de un servicio parecido al que se da en la Nube Gris, de exclusivo pero con unos lugares adecuados para otra clase de bolsillos... pero de esa clase de sensualidad."

Te dijo el Oyabun mientras asentía.

"Esta bien, eso es algo diferente a lo que pensaba, pero es mejor."

"No es que Suiko tenga una cita ineludible, es que se presupone que la tendrá por lo que veo en sus movimientos... seguramente será sobre las 9 o las 10.... Tras la hora de la cena y antes de media noche... o quizás a esta... Ayer tuvo una en mitad de la noche... presupongo que puede volver a pasar si estamos en esa fase del ciclo..."

Te dijo Yugao mientras miraba la agenda.




...

"Poder, dinero e información.... vas a darles. Seguro que estan contentos."

Te respondió Kajiko.

"Quizás justamente venga de esa clase de jardines.... o se dirija a ellos..."

Pensó Kajiko de Suiko en voz alta.

"Puede que tu amiga la sensei enmascarada lo sepa, quien sabe..."

Murmuró.

"De todas formas.... en realidad es como dices ¿no? se puede ser todo y nada a la vez y se puede serlo en este momento...."


Ambas llegasteis a la Nube Gris, que empezaba a tener más animación ya que la hora de "apertura" oficial estaba cerca, aunque ellas estuvieran en una especie de servicio 24 horas de lujo, por la noche obviamente había más trabajo. Los criados iban de un lado para otro para preparar el local y los guardias reforzaban la seguridad.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Ene 15, 2015 1:55 pm

"Claro que no... A mi tu situación tampoco me gusta"

Repliqué mirándola con el ceño fruncido, extrañada de que dijera aquello. "Es como ver a un purasangre que alguien ha enganchado a un arado... Peor aún, un león... Pero no te preocupes, pronto lo arreglaremos, y sólo tendrás que preocuparte de tirar de mi" reí dulcemente, con un tono aniñado como si incluso una situación tan sórdida y oscura pudiera tener una enormidad de rayos de luz esperando a que deshicieran los nubarrones. Que los demás no pudieran ver a través de las nubes era su problema, no mío.

"Pero en cuanto a tu persona... tú sólo tienes que ser tan adorable como ahora; cielos, ¿a quien no le gustarías así?"


Sonreí genuinamente divertida, entre otras cosas por la expresión que esperaba que pusiera Kajiko al tratar de imaginar qué demonios es lo que yo veía de "adorable" en ella. Demasiado para enumerarlo, claro, así que ya iría dándose cuenta conforme pasara el tiempo, ji, ji...



...

"Tened en cuenta que es un teatro, después de todo, Oyabun-san. No se trata tanto de elevar el precio de los servicios extras, lo que es un efecto secundario bienvenido, como de evitar cualquier posible alteración del debido orden entre los asistentes, sea cual sea la naturaleza de aquel.
Como he dicho, pretendemos que el trabajo realizado sobre la escena sea de la más alta calidad, también en su aspecto puramente teatral, por lo que no podemos infravalorar al público que asista exclusivamente para presenciar una obra... simplemente imposible de verse en otro lugar"


Finalmente me limité a asentirle a Yugao, indicando que comprendía de lo que me hablaba, sin tener que añadir nada más. Era el momento preciso para "tenderle" una pequeña emboscada a Umeko que desbaratara sus rutinas, pero tal vez no fuera la noche oportuna para mi dada mi agenda... Tsk, ya se vería.



"Contentos en términos absolutos, si; pero yo necesito cierta relatividad..."
murmuré, sin entrar en más explicaciones. Especialmente porque no quería que Kajiko se alterase pensando en Kagehisa, o en lo que éste implicaba para mi.
"En fin, no importa. Seguro que están contentos, si" añadí, sonriente.

"Seguro que está destinada a cotas mucho más altas, no lo dudes... ¿Y quien puede decir que, dadas las circunstancias que le han tocado llevar en esta vida, nuestra ikka no le ha servido como un trampolín para dar un notable salto hacia arriba?

Exactamente. Sea lo que sea que es ahora, Suiko-san nunca ha dejado de ser una princesa también. Incluso en un lugar como éste, se puede ser todo a la vez"


Suspiré, con una sonrisilla.

Seguí con mi leona gris hasta sus dependencias, donde la había recogido hacía ya algo de tiempo. Pero ahora tocaba despedirme de ella y al cruzar el umbral de su puerta y dejar atrás la mirada indiscreta de ningún yakuza, se me saltaron las lágrimas entre la pena por despedirme y la alegría por el tiempo que había compartido con ella.
Sin más, me lancé contra su pecho y la estrujé de un abrazo, pese a que dada la diferencia de fuerzas sabía que a ella le parecería mucho menos en comparación.
"Gracias, Kaji-kun" susurré, sonriendo al separarme finalmente de ella, aun con los ojos vidriosos. "Nunca dejes de ser mi león... ¿de acuerdo? Ehm, quiero decir... es una orden" sonreí dulcemente, enjugando una lagrimilla de mi mejilla con el dedo.

Me separé unos pasos y me incliné reverencialmente, actuando al menos una vez, sin que sirviera de precedente, como la etiqueta dictaba.


Y saliendo de allí, me encaminé finalmente a ver a Suiko, a la que supuse que ya habrían informado de que iba a tener una especie de noche libre...

OUT: Por el bien del misterio, y para no dejar temas tan largos de cada día, qué tal si abrimos un nuevo tema en el subforo para lo que queda aquí :?:
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 15, 2015 4:40 pm

Kajiko levantó una ceja con un rostro de no estar muy segura qué responder y alzó sus hombros mientras suspiraba como si dijera "no entiendo nada pero bueno... lo que tu digas..." tras lo cual te dejó media sonrisa de regalo.


...

El Oyabun asintió a tus explicaciones simplemente y miró a la Keiza yakuza como si dijera "toma nota de ello".


...



"¿Le llaman mundo flotante por algo no?"

Te dijo kajiko del lugar en dónde vivían, un mundo flotante sobre las nubes o el agua de lo que existía y no en un terreno entre lo prohibido y lo deseado y soñado.


A Kajiko, que aún no se acostumbraba a tus salidas de tono le pilló una vez más desprevenida, casi te cogió al vuelo porque pensaba que ibas a hacer algo imprudente, aunque no de ese estilo. Al final no supo muy bien que hacer, puso su mano sobre tu cabeza, te despeinó en una caricia un poco ruda mientras miraba hacia otro lado y murmuró con un garraspeo.

"Como si pudiera..."

Tras lo cual te dejo con tus nuevo quehaceres.




OUT:
Pues para abajo que vamos!
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado