Día 6.- Al Alba.- Residencia de Soshi Satomi

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 29, 2015 5:04 pm

Satomi empezó a reirse mientras tu la mirabas de forma lastimera y te dijo:

"Yo nunca he dicho que tuviera uno, quizás más bien es el hecho que siempre huías cuando yo meditaba no fuera a ser que te pusiera a ti a meditar y es por eso que nunca me has visto...."


"Si "piensas quedarte" a Kajiko, que sería algo muy tuyo, no te digo que no se lo cuentes sino que debes ser cuidadosa.... luego te miró como viendo que sus palabras caerían en donde tu quisieras y suspiró ains... haz lo que quieras... CON Kajiko...

Del resto no digas nada, claro que no eres un monstruo! y quien diga lo contrario deberá enfrentarse conmigo."


Luego se dejó a abrazar.

"No puedo prometerme no enfadarme, aunque si que puedo prometerme no enfadarme con esos dos, después de todo tsumeo te querría aunque fueras una planta...

De Kajiko.... bueno, creo en tu fe en Benten y en las relaciones que haces gracias a esta."



Luego asintió a lo que irías con ella con una sonrisa.


Desde el fondo del pasillo empezaste a oler algo fuerte, metalizado, mientras el sonido de unos pasos pesados se oían y luego uno más rápidos. Los primeros, los pesados, parecieron irse movimiendo planta arriba por las escaleras de la entrada, cuando los más ligeros llegaron a toda prisa, era una de las criadas que traía la cara con un gesto un poco desencajado.

"Satomi- oujou-sama.......... Seto-sama ha llegado."

Dijo con un tono muy pausado y casi temeroso.

"¿Y a qué esa cara, Hana?"

Preguntó Satomi.

"Viene................. viene como anoche, señora....."

satomi chasqueó la lengua y asintió mientras hacía un aspamiento con la mano y le decía:

"Preparale el baño, lava su ropa, limpia todo lo que haya podido manchar al entrar y recuerda lo que te dije ayer, no hables con él más de lo necesario y no le mires a los ojos en ese estado."

"De acuerdo..... mi señora...."

Murmuró esta mientras se disculpaba y salía.

Satomi te miró y te dijo:

"Espero que no hayas olvidado que Seto-san está viviendo también aquí, bueno, si eso se le puede llamar de alguna forma a lo poco que pasa por esta casa..."

Empezó a levantarse con un aire un poco ofuscada y te dijo:

"Termina de desayunar, tengo que ir a hablar con él."

Aunque no sonó más bien "tengo que ir a reñirle".
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Dic 31, 2015 11:20 am

"Tampoco ha dicho que no lo tuviera"

Fruncí un poco el ceño al murmurar aquello, sin tenerlas todas conmigo de que me estuviera diciendo ni una cosa ni la otra.

"Oh, pero... en mi defensa debo decir que... no sabía que pudiera ser tan divertido" dije inocentemente "Si hubiera sabido que podía subir y saltar desde un tejado y sostenerme en el aire con una corriente de aire mágica habría deseado meditar todos los días" inocente y sincera como una niña. Buena, por descontado.
"No se si podría hacer eso en el cuarto invisible, pero... me gustaría verlo de todos modos" suspiré antes de decidirme a tomar un último pastelillo. Quizás tuviera que seguir a sensei por toda la mansión, todo el día que estuviera ella aquí, pero ahora que podía quedarme todo el tiempo estaba decidida a descubrir donde y como meditaba y se entrenaba ella, pensé sonriente mientras mordía el dulce.


"Es mi león gris"
dije sonriendo sobre Kajiko. Una fiera capaz de descuartizar a un hombre pero suave como un gatito de peluche conmigo... ¿qué princesa en su sano juicio no querría a alguien así? Claro que me la pensaba quedar "Pero es más vulnerable de lo que ella se cree, y yo se que me necesita, aunque no lo quiera..." Suspiré, estaba convencida de que podía ayudarle a resolver sus propios conflictos internos, y que sería la mejor guardiana posible para mis cachorros, porque nunca permitiría que se los volvieran a arrebatar, lo que sin duda también ayudaría a guíar el alma del suyo perdido de nuevo a este mundo.

"Incluso acabará por gustarle que la peine"
añadí riéndome, como si eso de que "hiciera lo que quisiera con ella" fuera un permiso repleto de posibilidades. "Necesitará aprender algo más que la etiqueta Matsu para casarse con un Daidoji" susurré llevándome el dedo índice a los labios para expresar que eso aún era un secreto del que apenas había conseguido sacarle un "ya veremos" a Tsumeo, pero que por descontado ni se me pasaba por la cabeza no terminar consiguiendo tarde o temprano.

"Nisio-sensei-sama me dijo que el conflicto kármico de Kajiko venía heredado de una existencia pasada en la que fue una devota de Benten, así que... para su "desgracia", no creo que sea una casualidad haberme encontrado con ella, ji, ji" le expliqué a mi maestra, cuando ella habló de las relaciones que yo era capaz de establecer gracias a su filosofía, para demostrarle hasta qué punto estaba de acuerdo con eso en este caso especialmente.

"¿Una planta...?"
repetí mirándola con extrañeza "¿Qué clase de planta? No se si me gustaría ser una, me aburre enseguida estar demasiado tiempo quieta" dije pensativa, aún no demasiado convencida.


Aquellos pensamientos tan curiosos se desvanecieron pronto de mi cabeza "Se huele a sangre" dije sin más, levantando levemente la nariza hacia donde había percibido aquel aroma, propio y ajeno, con el que desgraciadamente me había familiarizado, a mi pesar.

Instintivamente en guardia, me puse de pie de un salto y ocupé el espacio entre el cuerpo de Satomi y la puerta por la que se accedía al pasillo. Era mi sensei y no iba a dejar que se le acercara ninguna clase de amenaza... Me las había arreglado para conseguir empacar la garra de oni de Nisio de modo que pudiera llevarla colgada junto al wakizashi sin riesgo de herirme yo misma accidentalmente, así que no era precisamente una gatita inofensiva si alguien pretendía dañar lo que era mío...

Sin embargo quien abrió la puerta fue una de las flores de Satomi... anunciando de un modo curioso, cuanto menos, a Soshi Seto.

"¿Y yo... puedo mirarle a los ojos, yo?" le pregunté a mi maestra después de escuchar lo que le había advertido a la sirvienta. Aunque en realidad me preocupaba un poco la propia Soshi, mi experiencia con Kagehisa no había dejado muy buenas sensaciones en mi respecto a fiarme de los hombres escorpión en general.

Aunque asentí, sin decir nada más cuando ella me indicó que iba a hablar con él, y que yo... bueno, dijo algo sobre terminar de desayunar, pero ni de lejos eso parecía significar que tuviera que quedarme allí. Así que en cuanto ella salió yo me escabullí tras sus pasos, asegurándome de estar a la distancia prudente como para que no me vieran pero si lo suficientemente cerca como para asegurarme de que sensei estaba fuera de cualquier peligro.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 04, 2016 12:35 pm

"Meditar siempre ha sido como caer desde el cielo, lo que pasa es que unos necesitan una explicación más visible que otros.... sensorialmente hablando claro jiji"

Te replicó Satomi.

"es posible...."

Dijo Satomi al hecho que Kajiko te necesitaba sin el menor rastro de sarcasmo en sus palabras.

"Todo el mundo necesita a quien nos quiere bien."

"¿Una ronin con un Grulla?.... suerte ju"

Te dijo Satomi con media sonrisa en los labios.

"De todos modos..... no creo que ella lo que busque es volver a su vieja vida de guerrera y casada..."

"Tu en la vida serás una planta"

Rio Satomi.




Sangre.
Estaba claro, el olor metalizado aunque era un sutil aroma que venía desde lejos penetró en tus fosas nasales mientras te ponías en guardia.

"A un tigre siempre es mejor mirarle a los ojos, si eres capaz de escapar de él."

Te dijo Satomi mientras se levantaba.

"Pero las flores no pueden huir.... están plantadas en el suelo, por eso es mejor que sigan siendo lo que son, así el tigre pasará entre ellas sin hacerle daño..."

Satomi te dijo aquello aunque ella y tu sabíais que no ibas a hacerle caso, de hecho, cuando cogiste un pastel para el camino y la seguiste, sólo te miró de reojo y luego prosiguió hacia la primera planta con paso rápido.

En la primera planta había otra de las criadas que parecía estar limpiando el suelo de unas gotas, de sangre, que acaban de ser esparcidas seguramente con el movimiento, parecían haber caido de forma aleatoria, como las que caen de la ropa con el movimiento.

El olor era mucho más intenso en aquel momento y salía de una habitación en el fondo del pasillo. No habíais llegado hasta aquella cuando de pronto comenzó a sonar una triste melodía de un kentai (la flauta de viento rokuganí), mientras veíais a otra de las criadas en el marco de la puerta, aún inclinada, esperando a que la dejasen pasar. La criada, cuando vio a Satomi aparecer se le iluminó la cara a la vez que se retiraba un poco para dejarla pasar.

Entrasteis en la habitación, era una estancia que servía de antesala a un dormitorio, estaba exquisitamente decorada con simpleza pero gusto con motivos florales y con colores azules de un mar tras unos acantilados pintados en la fusamas que delimitaban la estancia.

Una de las ventanas estaban abiertas, y allí, en el quicio de esta, estaba sentado Soshi Seto, su largo cabello azabache caía por encima de sus hombros hacia un kimono negro que ahora relucía color escarlata. Las mangas estaban manchadas en su final y los bajos del kimono casi parecían empapados.

Una sombra, que no dejaba ver bien el rostro de Seto, por la cabeza gacha mientras tocaba, sólo permitía ver sus labios levemente curvados en una sonrisa mientras tocaba aquella triste melodía.

"Ya que apareces a estas horas, y de esta forma, qué menos que te quites esa ropa y no me ensucies más la casa."

Dijo Satomi con un tono serio, de autoridad, no había el más mínimo miedo ni reparo en su voz.
La melodía de Seto de pronto paró y alzó la mirada, sus ojos negros como el carbón parecían relucir con un alo de locura con cierto aire hasta iluminada con aquella sonrisa maquiavélica. Pareció mirarse de pronto, como si callera en la cuenta y se levanto rápidamente.

"Oh..... perdoname Satomi-san.... pero es que venía tatareando esa canción desde que salí..... me ha venido un momento de inspiración y tenía que sacarla de mi cabeza y hacerla música o no pararía....

Pero... es cierto... es un fallo imperdonable...."


Satomi ordenó a la criada que entrara y Seto, ni corto ni perezoso comenzó a quitarse la primera capa del kimono que estaba empapado para que esta lo cogiera.

"la inspiración viene cuando viene, eso puedo entenderlo, pero trata que sean compatibles ambas cosas."

Dijo esta mientras le señalaba a la criada que le diera una vata limpia a Seto, para que se quitara también la parte interior blanca del kimono que también se había manchado.

"No volverá a pasar...."

Murmuró este mientras se desvestía y volvía a vestir.

"Te están preparando el baño, deberías terminar esa canción cuando te limpies."

Seto le sonrió aunque sus ojos parecían perdidos y asintió despacio.

"Es....... muy hermosa y triste."

Dijo de pronto Satomi mientras este dejaba la flauta en el quicio de la ventana. Seto la miró y con media sonrisa dijo:

"¿A que si?"

"Supongo que te ha inspirado hechos tristes.... me pregunto qué...."

"¿No vas a decir algo como que la muerte es triste?"

Satomi casi dejó una risotada irónica en el aire.

"No, porque a ti no te lo parece... de ahi que me de curiosidad...."

Seto amplió su sonrisa a una divertida y respondió:

"Siempre tan perspicaz..... Bueno, puede que luego, tras el baño y el desayuno os lo cuente...."

Luego te miró a ti, directamente, ya que hasta aquel entonces sus ojos que parecían estar vacíos y mirando a la nada no se habían cruzado con los tuyos y dijo:

"Oh.... habéis traido a mi pequeña y nueva sombra...."

"Va a vivir ahora con nosotros."

"Hum.... eso facilita mucho las cosas para el apredizaje, pequeña flor de cerezo."

Te dijo a ti aunque Satomi era la que le había hablado. Tu maestra se cruzó de brazos y dijo muy seriamente:

"Supongo que has tenido una noche "oficial"...."

"Claro sonrió Seto yo sólo sirvo al Clan lo mejor que sé....... y ahora se necesita mucho de mis servicios con tantos..... "traidores" al Emperador sueltos..... todos esos..... anti-imperialistas.... todas esas ratas que cazar...."

Satomi suspiró.

"Hablaré con Jubei-sama, si va a mantenerte así de ocupado, quiero saber por dónde andas, no quiero sorpresas raras."

Seto dejó una leve risilla y asintió.

"Tu casa, tus reglas.... por supuesto que si...."

Seto pasó hacia delante vuestra, en dirección hacia el baño y se quedó un segundo parado a tu lado, te sonrió, te hizo un cabeceo y siguió su camino.

"Tus amigos siguen estando vetados en mi casa."

Dijo Satomi de pronto sin darse la vuelta. Seto levantó una mano e hizo un gesto como de asentimiento mientras replicaba:

"Como siempre. No hay problemas."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Ene 04, 2016 5:21 pm

"Otsu-sensei dice que hay una senda iluminatoria por cada alma... Entonces también tiene que haber tantos métodos de meditación distintos, como poco. Quizás es que yo no pueda concentrarme del modo habitual, pero... siempre habrá otro modo" sonreí dulcemente. Una sesión de caricias como la de aquella mañana sin duda ayudaría a cualquier felino.
¿Entonces puedo meditar con usted, en... bueno, en el cuarto que sea? Prometo no molestarla maestra" asentí convencida, lo que probablemente Satomi entendería como que seguro que no iba a estarme quieta, y no le faltaba razón pero eso no implicaba que no puediera meditar en cierto modo.


"Yo la quiero más que bien"

Maullé ladeando la cabecita, como esos niños que se agitan diciendo "yo, yo, yo" cuando se saben una pregunta de su profesora favorita.
"Le quitaré la espina de esa zarpa suya por mucho que se queje" añadí con una risilla musical refiriéndome a aquella fábula sobre el joven y el león. No sólo era una devota de Benten, sino también una felina cabezota.

"Hum, es verdad... puede que ella no quiera volver a casarse. Y aunque Ichiro escogiera a uno de sus hombres de confianza para ser su marido, yo no podría garantizar que un grulla no sintiera rencor por casarse con una ronin y lo pagara con mi león... Pero pensé que preferiría terminar su vida como samurai de clan, en vez de ronin. A algunos samurais el apellido les importa mucho..."
me encogí de hombros. A mi no demasiado, así que tal vez no lo supiera bien del todo respecto a Kajiko después de todo.

"¿Pero porque no iba a querer ser guerrera de nuevo? Yo creo que nunca ha dejado de serlo, e incluso me atrevería a decir que le gustó mucho la espada que le regalé. ¿Por qué no iba a gustarle ser mi bushi? Algo así como... Sakura Kajiko"


Sonreí usando mi apellido para referirme a la familia de las cerezas, no por otorgarme el privilegio de tener un nombre familiar. A mi, al menos, me sonaba muy bonito, ji, ji.




"No se si podría escapar del señor Seto-sama si se propusiera perseguirme"

Murmuré frunciendo el ceño al tratar de calcular mentalmente mis posibilidades en tal escenario, tomándome literalmente el que había planteado Satomi. Quizás más opciones que una margarita si, pero le había visto luchar y no me imaginaba muchas más.

"Además no voy a huir dejándola a usted sola"
añadí sonriendo un poco distraidamente, así que tampoco importaba mucho que pudiera o no. La supervivencia personal siempre era prioritaria para un felino solitario, pero yo sólo era medio gata...


Me quedé mirando unos segundos a la criada que se afanaba por limpiar la sangre del suelo, mientras pasábamos a su lado "Seca la sangre, no la extiendas" le dije, yo sabía bastante bien de lo que hablaba respecto a semejantes manchas "Si quedan restos usa sólo agua fría y sal de amonio... la encontrarás en el mercado de químicos, si sabes donde buscarla. Ten cuidado, no respires el vapor al mojarla.

Oh, y tampoco utilices eso sobre la seda, inténtalo antes con sal común y limón, o vinagre. Y nunca calientes el agua..."


Le dije con cierto aire distraido, suponiendo que las sirvientas de alguien como Satomi no tendrían entre sus especialidades tratar con semejantes manchas.


No me sorprendió el tono que sensei utilizó con el tigre blanco, pero no porque me lo esperase dejó de resultarme admirable. Yo solía actuar así con los machos más resabiados y ariscos, pero eran bastante más pequeños que tigres.

"Supongo que... si se tratara de la muerte, la inspiración no le habría susurrado la idea de utilizar el kentai para expresarla, sino la espada" susurré cerca de sensei. Seguía sin tenerlas todas conmigo respecto a llamar la atención del hitokiri en aquellos momentos.
"Pero el amor no debería ser triste..." dije en el mismo tono. Tampoco estaba segura de que se tratara de eso, pero conociendo a Seto las opciones eran complicadas en cualquier caso.

Hice una reverencia bonita y armoniosa cuando hablaron de mi, como si se hubiera tratado de un saludo "Me alegro de volver a verle, Seto-sama" sonreí inofensivamente. Parecer inofensiva era uno de mis mejores talentos, y además pensaba que de largo era la menos "peligrosa" de aquella estancia.

"Akane-san y Rokumaru-san me cayeron bien" dije cuando Satomi habló de sus amigos "Puki no, habría quemado mis flores...
¿Qué tal están? Aún ilesos, espero" suspiré con una sonrisita tímida. Me refería a los dos primeros, claro.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 11, 2016 4:58 pm

"En mi cuarto" te dijo aún sin negar si eso existía o no con una sonrisa divertida al ver tu cara se medita de la forma habitual, que no es como a ti más te gusta, pero si te portas bien entonces podrás meditar conmigo."

"No dudo que si alguien es capaz de domar a un león sea un minino como tu, después de todo... ¿estáis emparentados no?"

Se rió esta no sin dejar cierto tonillo que le "daba pena" por la pobre Kajiko y lo insistente que eras.

"Yo no digo que no quiera ser guerrera, pero quizás no quiera volver a ser lo que era...

¿Sabes la historia del león negro pequeña?"


Te preguntó esta.




"No creo que haya muchas personas en este Imperio capaz de escapar de él...."

Murmuró Satomi de vuelta a tu comentario.



Satomi miró de reojo y asintió una vez que hablaste a su criada para que le hicieras caso, no dejó entrever una media sonrisa de satisfacción porque supieras aquello pero sabías que la tenía, después de todo aquello denotaba lo buena ama de casa y shonibi que era, pero aquel no era el momento para demostrarlo.


Seto te miró con ojos vacíos cuando dijiste aquello de que no debería doler y con una mueca retorcida de un sufrimiento que te pareció como el que arde en el Infierno susurró:

"¿Entonces por qué siento que me desgarran el alma?"

Luego te miró cuando le saludaste de nuevo y dejó una media sonrisa en sus labios, tenía la tristeza de antes pero a la vez cierta alegría de verte.

"Cada vez que os veo estáis más hermosa."

Te dijo este con tono galante.

"Esos te caen bien porque fueron los que Masu-san y Kura-san hicieron entrar en el dôjo."

Te dijo Satomi.

"Oh.... gracias por el interés, preciosa flor, todos están bien... bueno, algunos más que otros, ya sabes... cuando estás... "ahí dentro".... nunca sabes lo que puede pasar... todo es tu enemigo, sobretodo tu mismo...."

Satomi se cruzó de brazos y preguntó de pronto:

"¿Entonces qué ha sido?"

"No sé si me está permitido contarlo..... siseó, luego se rió como si sólo el viera gracioso aquella broma y dijo dos redadas, una contra los "anti-imperialistas" y otra..... ¿Recuerdas ese pequeño foco en el otro distrito en donde llevas tus negocios? Pues.... ya no tienes de qué preocuparte, tus chicas ya no van a ser intoxicadas... el escorpión vuelve a tener el control total del opio en el Distrito Nobane..... al menos de esos piratas ju... las luchas internas entre la familia Basyuhi y la Shosuro por ver quién maneja el cotarro es algo que a mi, sinceramente, ni me va ni me viene...

Pero... supongo que querrás saber...
dijo mientras se acercaba a Satomi un poco y pasaba su mano por sus cabellos que he sido expeditivo con aquellos que han osado a llevar droga a tus barrios del placer.... Satomi-sama quiere a sus chicas limpias, el Tigre hace que sus chicas estén limpias....

Como digo... tus deseos son mis órdenes...."


Murmuro con media sonrisa.

"Y ahora iré a por ese baño."

Dijo mientras se marchaba de la sala.

"Y comerás algo." Añadió satomi

"Y comeré algo." acepo este

"Y dormirás un rato." añadió una vez más

"Y dormiré si así lo deseas."

Satomi se dio la vuelta hacia él y mientras se abrazaba asi misma con el ceño fruncido, viendo a Seto desaparecer en el pasillo dijo:

"Yo sólo deseo que vuelvas a ser aquel niño cariñoso que eras antes...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Ene 12, 2016 1:01 pm

Dejé un ronroneo suspirado en el aire, pensativa. Por un lado no me convencía demasiado la idea de meditar al "modo tradicional", pero por otro si me gustaba la de compartir eso con sensei, aprovechando que iba a vivir allí...

"Me portaré bien" prometí al final, con una sonrisita dulce; lo que fuera con tal de estar con ella. Por si acaso, daba por hecho que dormirme no sería considerado portarse mal, si no podía evitarlo.

"Los nekos y los kitsus están emparentados, según me dijo mi tío Tsuki. La familia Kitsu del León tiene sangre hengeyoukai en su ascendencia, pero no se si Kaji-kun tiene alguna relación con ellos en su árbol genealógico"

Dije frunciendo el ceño, como si me tomara al pie de la letra aquella posibilidad de que realmente estuviéramos emparentados por algo más que por Benten -al menos en su vida pasada.

"¿Del león negro...? No, no la conozco"
respondí mirándola con atención esperando que me la contara.



"Bueno, usted"
no tanto que pudiera correr como que podía aplacarlo con una mirada, pero zafarse era zafarse "Y Noriko-sama, ella también siempre se le escapa, ¿no es así?" añadí inocentemente. No lo dije con maldad, era simplemente un hecho; debía de ser frustrante saberse uno de los depredadores más implacables del Imperio y ser incapaz de conseguir la "presa" que realmente se desea...


"Pues tal vez porque... ha cogido el cuchillo por el lado equivocado"
le dije a Seto, instintivamente. Si lo hubiera pensado quizás no me habría atrevido, pero surgió de mi con cierta naturalidad, así que no pude evitar dar un delicado pasito lateral hacia las proximidades de Satomi, por si acaso se desataba algo de lluvia.

"Quiero decir que... yo no soy una maestra, pero puedo repetir lo mismo que la mía me dijo a mi una vez"
una vez que lloraba desconsoladamente tras haber sido abandonada por mi primer amor "Yo pensaba lo mismo, que el amor dolía, ya sabe.
Ella me explicó que si entraba en la cocina para preparar pastelitos de cereza, pero terminaba sufriendo y sangrando... ¿mi dolor era culpa del vendedor de cuchillos, o de las cerezas, o de haber tenido hambre...? ¿Y si simplemente la causa fuera que sólo había pensado en pasteles y había agarrado el cuchillo por la hoja por accidente?

Bueno, es... una metáfora. En el caso de los sentimientos ni siquiera los vemos, así que es más difícil aún que solo abrir los ojos y fijarse más. Pero la idea es la misma, confundimos causa y efecto cuando en realidad lo que provoca nuestro dolor no es el amor, sino nuestro "uso descuidado" de él...

Me quedaba mucho por aprender, entonces. Ahora, solamente un poco menos."


Murmuré, dando otro pasito pequeñito hacia el cuerpo de la Soshi.


"Entonces, ¿va a tener tiempo para ayudarnos en el distrito Hiro de nuevo, Seto-senshi?"


Pregunté sonriente. No había estado muy al tanto de los hechos acontecidos en el Nobane, pero si ellos habían conseguido resolver sus problemas, con más urgencia teníamos que conseguir avances en el Hiro para que la embajada no nos viera como desvalidas en tiempos de guerra.

"Estoy preparando una operación para... extirpar quirúrgicamente una flor muy valiosa del otro bando, y trasplantarla en nuestro jardín. Requiere precisión porque hay que llevarse también a su hijita, pero... una vez realizada, nos vendría muy bien asestar un "golpe de dramatismo" para borrar nuestras huellas, y que no puedan reaccionar"


El drama era desatar a Seto en algún lugar neurálgico de su red de negocios, como ese Palacio del Estanque Dorado donde fui a conocer a Tora...


No pude evitar abrazar a Satomi cuando se lamentó con aquella última frase. Yo no tenía en la mano hacer mucho al respecto, pero al menos podía abrazarla; cuando los gatos crecíamos podíamos seguir siendo tan cariñosos como cachorros toda nuestra vida, a diferencia de otros felinos mayores. Quizás no fuera un gran consuelo, pero...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 12, 2016 5:27 pm

"Bueno, entonces meditaremos juntas al alba todos los días."

Te dijo esta con media sonrisa.

"Dice la leyenda que hace muchísimos años existió en el denso paisaje de los albores del Imperio una criatura jamás antes vista: oscura, elegante y poderosa. Las leyenda cuenta que fue el único en su especie y hasta la fecha, el grande y noble León Negro.

Si. El felino dorado en esta ocasión estaba acompañado de un intenso color oscuro, rodeado de un pelaje sedoso y brillante que lo escoltó durante años hasta que el tiempo broto en si canas de forma inesperada. Aquella criatura recordada por su carisma incomparable hasta su vejez estuvo lleno de buenos atributos, opacando siempre la presencia fúnebre otorgada por el color escogido por los dioses.

En su larga existencia, cuando los animales ante de la caída de los kamis vivían tanto o más que los hombres y cuentan algunos que se parecían más a los hengeyoukais que ahora habitan su propio plano animal, que este fue el uno de los mayores guerreros de sus tierras, un líder nato, reconocido y apreciado . Sirvió con amor, paciencia y sabiduría. El león protegió a los más indefensos animales y defendió su tierra con pasión. Amado y adorado por sus más cercanos amigos, los estragos de la edad y de los años lo atraparon sin salida.

Poco a poco su fuerza se desvanecía y lentamente era olvidado en el rincón más oscuro de la soledad. Su mirada cálida con el paso de los años se nublaba, se convertía en un retrato irreconocible de sus años más hermosos.

Muchos entonces intentaron que aquel león tomase esposa, que dejase progenie, que tratara de luchar contra lo inexorable del tiempo...

Pero un león no es un gato, y un perro no es cisne, las cosas son como son. Aquel león había decidido ser guerrero toda su vida hasta el final de esta, no le atraía la fama, el poder u otros ideales de progenie... su alma se llenaba de gozo cuando luchaba por lo que creía.

Y fue sólo de esta forma cuando supo que al final, cuando llegase este, no lo sentiría en absoluto, aunque eso hiciera que quizás jamás el Imperio pudiera volver a ver un León Negro.

Porque un León Negro era un León negro..."


Dijo Satomi al final mientras te daba una palmadita en la cabeza.

" Tu no puedes elegir por ella, ella es lo que es, y sea lo que decida al final, mientras siga siendo ella misma, aunque el final no sea el que tu hubieras deseado, mientras sea el que ella desea, estará bien así... ¿Lo entiendes?."



"Hum.... ahi me has pillado."

Dijo Satomi sin molestarle reconociendo aquello de Noriko con su dedo índice sobre el labio inferior.



Satomi te miró de reojo con una expresión sorprendida al ver que habías aprendido aquello y que lo habías comprendido mientras asentía despacio. Seto se quedó mirando la nada, no te respondió, sólo se quedo pensando aquello. Tu sabías, igual que a ti te había pasado aquel día cuando Satomi te lo dijo que aquello no caería del cielo de pronto, la iluminación ante esa metáfora, pero... siempre que la tuvieras en mente estabas un paso más cerca, al menos.

"Oh.... claro que si, si me pedís ayuda, nunca puedo negarme a una dama, y menos si es tan hermosa...."

Te sonrió Seto mientras decía aquellas dulces palabras, que eran bastante contrapuestas al hecho de haberse quitado un kimono empapado de sangre.

Luego meditó aquello del drama y asintió despacio:

"El dramatismo es parte de la sal de la vida, sin duda.... mi especialidad...

Cuando me necesitéis sólo necesitáis decirmelo con un poco de antelación...."


Dejó esa salida por si no querías hablar aún del tema, Seto no parecía poco predispuesto a ayudar, sino todo lo contrario, no tenías claro si era por el clan, por Satomi o por la sangre, pero estaba predispuesto...


Luego Seto se marchó y Satomi pasó una de sus manos por detrás de tu espalda, cuando la abrazaste y te dio un beso en la cabeza, agachando su cabeza sobre la tuya.

"No olvides nunca lo que ves en el, Sakura-chan..... porque Seto-san es el producto de reencarnaciones llenas de odio no de amor, llenas de dolor y de miedos.... es lo opuesto a lo que nosotros buscamos...

Quizás si ves lo que el odio llega hacer en el alma de una persona.... te des cuenta hasta qué punto siempre te digo que aunque odies a alguien.... deberías dejar de odiarlo... aunque te cause dolor, tu misma te causas más dolor y sufrimiento odiando que esa persona con lo que te hace, por muy increible que sea..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Ene 14, 2016 11:44 am

"Hai. Tendré que... arreglármelas para despertarme a la vez que usted, y no perderme las sesiones"

Dije con un tonillo dulce. No es que no pudiera avisarme ella misma, que siempre se levantaba con más energía que yo, pero así tenía una buena razón para... colarme de noche en su dormitorio, por ejemplo, lo que no dejaría margen alguno a error, ji, ji.


Después escuché la historia del león negro con atención. Nunca había oido hablar de uno así, pero iba entendiendo a qué se refería sensei con todo aquello. En realidad no era l aprimera vez que intentaba explicarme aquel concepto, dada mi tendencia a quedarme con las cosas que más me gustaban "Es como cuando me dijo que... si me enamoraba de una grulla y le cortaba las alas para que se quedara siempre en mi ventana y no echara a volar... en realidad estaba destruyendo aquello que amaba, convirtiéndolo en algo menor. ¿Es lo mismo?"

Murmuré pensativa. Ella sabía bien de lo que hablaba al usar esa metáfora, y curiosamente era igualmente perfecta para mi como tal.

"Pero... yo no quiero devolverle su espada para que la utilice contra ella misma, ni liberarla para que huya de mi avergonzada... No es que desee retenerla, ni escoger por ella, bueno si que me gustaría pero se que no puedo... pero tampoco quiero dejarle que abandone este mundo odiándose a si misma. Eso podría... complicarle mucho el futuro, su karma; y yo creo firmemente que lo que hacemos por las mujeres de la ikka les ayuda a tener una mejor oportunidad en su próxima vida, y no al contrario.

¿Usted me dejaría que me hiciera tanto daño a mi misma, aunque yo creyera que es mi decisión?"


Le pregunté preocupada y compungida por aquella idea sobre Kajiko.



Sonreí tímidamente de vuelta a sensei cuando me miró sorprendida. Me gustaba que se diera cuenta de que no todo el tiempo que me había dedicado hubía sido en vano; mi naturaleza más instintiva era difícil de conciliar con la filosofía de sensei, así que, aunque a veces me desviara un poco, la verdad era que si había puesto mucho empeño en interiorizar todo cuanto me explicaba.

"Pero recuerde, nada de pisar mis flores, por favor"
le sonreí a Seto tras su amable respuesta, con un cabeceo gentil de agradecimiento por su halago. Mucho más relajada por esas palabras, me acerqué hasta él y le quité cariñosamente de la mejilla una pequeña gota de sangre que podría haber terminado en sus ojos, lo que no era demasiado recomendable.
A diferencia de casi todas las damas al norte de Kyuden Hida, a mi la presencia de la sangre no me perturbaba. Me había acostumbrado a la fuerza, pero de todos modos ahora pensaba que a la esencia de Chikusudo no le era ni de lejos tan desagradable como se había convertido en Ningen do; incluso Tsuki me había pintado la frente con la suya durante aquel ritual neko, y no me había importado lo más mínimo.

"Las flores no tienen culpa de que el jardinero pretenda invadir la justa propiedad de su vecino..." murmuré dulcemente. Además cuando todo el territorio volviera a ser nuestro las necesitaríamos, y mejoraríamos sus vidas de nuevo. "Los malvados, sin embargo..." añadí deshaciendo la gota con cierto aire despectivo entre las yemas de mis dedos "no merecen nuestra consideración. No habrá paz para ellos, al menos no en este mundo" sonreí de medio lado, no dejaba de tener parte de alma de depredadora, por eso no me molestaba ver sangre, si era de una presa.

"Lo haré. Cuando tenga todos los detalles le avisaré, Seto-senshi" asentí, con un poco de suerte incluso podría organizarlo para la próxima noche, si el encuentro previsto para aquella mañana de Tora con Nowa, y de la "malvada ninja" con Tora, resultaba fructífero.



"Yo... no lo odio tanto, cuando estoy aquí. Con usted, con Ichiro-kun... poco a poco parece un recuerdo cada vez más lejano" le confesé a mi maestra respecto de mis sentimientos hacia Kagehisa. "Cuando llegué a esta ciudad, no podía pensar en otra cosa, pero ahora... apenas si lo recuerdo. Es como si una fuerza mucho mayor hubiera ocupado todo el espacio, y no dejara sitio para nada más" le sonreí ronroneando una risilla musical al sentir su beso en mi cabello, y estrechando un poco más mi abrazo a su alrededor. Era Ella, por supuesto, y todo se lo debía, una vez más, a Satomi.

"Ya es primera hora... es un buen momento para "cazar" en la selva, ji, ji. Las fieras están adormiladas, especialmente las de hábitos nocturnos. Debería ir al barrio grulla y despertar a mi buena amiga Nowa-san..."


Le expliqué a sensei con una sonrisilla traviesa, porque todo aquello me divertía especialmente. No siempre tenía buenas oportunidades para dar rienda suelta a mi naturaleza de gatita cazadora.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 14, 2016 12:15 pm

"O llegar a esa hora, que no se me pasa por algo que tienes una vida nocturna tan concurrida como la diurna.... que ya es decir."

Te añadió Satomi con tonillo burlón.

"Justo. asintió y voy más allá, cuando haces eso pensando que lo haces porque lo amas en realidad lo conviertes en otra cosa que ni él mismo es capaz de amarse ni tu es lo que amabas.... lo destruyes de por completo."

Añadió.

"Trataría que no te hicieras daño a ti misma, debe haber una forma en la que puedas ser tu sin dañarte, pero siempre respetaría el hecho de buscar un final para que fueras tu, ¿entiendes la diferencia?

No tienes que ayudarla a que sea lo que tu quieres, sino lo que ella es, debes ayudarla a buscarse a si misma, que te aseguro que eso es más complicado incluso."


Te respondió.




Seto se quedó muy quieto y dejo que le quitaras la gota de sangre mientras cerraba levemente los ojos mientras lo hacía y asentía despacio.

"Mi madre siempre me decía que cuando jugase en el patio no destruyera las flores.... creo que eso lo aprendí bien."

Sonrió de medio lado cuando abrió los ojos encontrándose con los tuyos, sus ojos eran dos pozos negros llenos de una tristeza que casi ahogaba al mirarlos.

"Claro........ no habrá paz para los malvados...."

Siseó.




"Una madre debería sentirse dichosa cuando sus hijas se casan y se van del hogar.... pero a mi me cuesta mucho, quizás por eso me cuesta tan poco invitarte a que te vengas conmigo."

Sonrió Satomi mientras te abrazaba. Tu sabías que Satomi nunca había estado de acuerdo con tu matrimonio, quizás por eso siempre trataba de acercarse a tu casa cuando estaba Kyuden Bayushi, de pasar el máximo tiempo contigo aunque eso molestara a tu marido y de invitarte a su casa cuanto podía. Ella no podía ir en contra de los designios del clan pero no implicaba que aquello le gustase.

"Si.... es un buen momento.... siempre se dice que el alba es intoxicante y trae problemas que sólo los nocturnos pueden suponer...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Ene 14, 2016 9:58 pm

"Hay flores que sólo se abren de noche. Si durmiera todo el tiempo... nunca podría verlas"

Respondí con un aire de niña buena. No tenía otra manera de no perderme esa clase de belleza, más que rondar de vez en cuando. Era casi una obligación moral, deduje para mi misma.

"Pero volveré para despertar con usted, no se preocupe. Uh, en su mansión, quiero decir..."
sonreí inocentemente.


"Hai, lo entiendo sensei" murmuré bajando la cabecita. Sabía a lo que se refería "Si lo amas, déjalo volar... aunque eso le aleje de ti... ¿verdad?" repetí las palabras que ella misma me había dicho una vez sobre Ichiro, después de abrirse el kimono para mostrarme la grulla alzando el vuelo de su pecho. Satomi no predicaba nada que no estuviera dispuesta a cumplir en persona, nada en absoluto.

"Pero puede que... al encontrarse a si misma... quiera quedarse conmigo... Eso me gustaría. Aunque es tan cabezota que... tal vez no quisiera reconocerlo. Es una Matsu, después de todo" dije, preguntándole a mi maestra como podía hacerlo para ofrecerle la opción de ser ella misma sin que entendiera que quisiera que se marchara.


"Me apena su tristeza" murmuré en voz muy tenue cuando vi marcharse a Soshi Seto. No me fiaba demasiado de los hombres escorpión, pero él me parecía distinto "¿No podemos ayudarle de algún modo?" pregunté mirando a sensei.



Apoyé la cabeza sobre su hombro, exhalando un suspiro de calidez al recordar sus visitas a mi casa, o mejor dicho a la de Kagehisa en Kyuden Bayushi. Él siempre se lamentaba después, diciéndome que por cada hora que permanecía allí, él perdía semanas de entrenamiento conmigo en pasos atrás.
"Adoraba cada minuto que pasaba allí, conmigo..." confesé entornando los ojos y ronroneando sin timidez "Creo que si no hubiera vuelto a verla... me habría escapado un día para no volver jamás. Entonces, quizás nunca habría sabido que ese instinto proviniera de mi parte neko"

Murmuré sin más. Los gatos nunca se quedaban donde se les maltrataba, no tenían el apego de los perros incluso por sus captores; un felino siempre tenía la opción de dejarlo todo atrás y buscar una nueva vida en cualquier otra parte, aunque hubiera dejado de ser samurai.
Pero para asumir eso habría tenido que olvidar a Satomi, y mientras ella seguía viniendo a verme e invitándome a su casa, no podía, sencillamente. Tal vez ella lo hiciera por eso... Y era posible que Kagehisa también supiera de ese efecto, por eso nunca trató de evitarlo, aunque le enfadara.

O puede que si pero poco pudiera hacer, ni siquiera él, contra alguien capaz de ver a través de su corazón como si fuera cristal en vez de azabache.

"Da igual, ahora ya no me importa..." susurré casi entre un pensamiento y voz.


"¿Qué le parecería inaugurar un nuevo Palacio en el barrio rojo, si consigo traer a Tora, sensei?"
pregunté de repente, recordando lo que había hablado con Ganawa "No es seguro poner todos los huevos en la misma cesta, y de todos modos La Nube Gris ya tiene bastante trasiego... Eso por no hablar de que sólo hay cinco elementos y ya están ocupados.

Pero podríamos estrenar un segundo lugar de máxima calidad, lo suficientemente cerca como para aprovechar la seguridad de la ikka, pero algo separado para conseguir dominar más calles, y diversificar el tráfico de clientes especiales. Un edificio en el que cada aposento, y su propia ocupante, fueran... una alegoría de cada Reino Celestial. Tora y su selva serían Chikusudo, claro. Casi todos tienen posibilidades, incluso el Gaki do, utilizando esa imagen clásica de las princesas pálidas y delgadas que no habían salido nunca del castillo donde nacieron, que tan de moda se pusieron entre las damas hace algún tiempo.
Yume, por supuesto... e incluso Jigoku, con alguien parecido a Kajiko. No haría falta tenerlos todos copados desde el principio, podríamos ir inaugurando espacios poco a poco... ¿Qué le parece?"


Le pregunté esperando su reacción con curiosidad.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 19, 2016 6:24 pm

Satomi sólo dejó una media sonrisa resignada ante tu "advertencia" de volver a esa hora como si aquello fuera tan imposible de evitar como las mareas.

"Y si su destino es estar contigo.... sabrá encontrar el camino a casa."

Te dijo mientras te guiñaba un ojo, justamente por lo que había pasado con Ichiro.... (y su grulla).





Satomi miró hacia donde se había ido Seto cuando dijiste lo de la tristeza y te dijo:

"Podemos estar ahí cuando nos necesite, ya sabes que el dolor que uno siente no es algo que los demás puedan curar con magia, sin embargo.... un abrazo cuando se debe hace milagros"

Te sonrió con calidez mientras te abrazaba como si dijera "¿ves?"



Satomi te dio un beso en la frente mientras murmuraba un "si, ya no importa" contra tu piel.



"Es una buena idea, hacía tiempo que Yugao y yo hablabamos de expandir el negocio, pero tuvimos que sanear las cuentas cuando llegamos.... la ikka era un desastre, no sólo por el problema del opio que consumian dentro... había malgastos por doquier... creo que ahora tenemos presupuesto, hablaremos con Sae."

Dijo de la encargada del tema económico.

"Jum...... una temática interesante.... habría que hacer casting entre las chicas que tenemos, quizás tengamos ya a algunas que nos puedan ayudar.... o quizás debería mandar a que compren a nuevas chicas que podamos sacar de las calles y de una mala vida y ofrecerles algo mejor...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Ene 20, 2016 12:53 pm

"¿Y si... es su destino volver, pero se pierde por el camino? Hay animales, y personas a las que les pasa. ¿Cómo puedo saber donde está la diferencia entre protegerlos y encerrarlos?"

Murmuré preocupada. Quizás para otras alumnas de sensei fuera más sencillo, pero eran conceptos complicados para mi naturaleza felina de gusto por las rutinas y porque todo, y "todos", lo que fuese mío estuviera siempre en el mismo lugar donde lo había "dejado" Las ausencias imprevistas me perturbaban, me obligaban a replantearme todo mi mundo y eso no me gustaba nada.


"No creo que él crea que me necesite a mi, ni a mis abrazos" dije pensativa. No es que se lo fuera a negar, es que no creía que me viera con ese valor para él. Aunque si resultara el caso, allí estaría "A usted, sin embargo... ¿quien podría no necesitarla?" añadí con un ronroneo dulce cuando me abrazó para demostrármelo.
"Y también me gusta su magia" especifiqué, por si quedara alguna duda.


Sonreí ilusionada por el hecho de que le hubiera gustado la idea. Si, mi mayor motivación en todo aquel asunto era responder a la expectativas de sensei, demostrar ser digna de su confianza y obtener su aprobación; tal vez fuesen motivos egocéntricos, pero era medio neko después de todo. El altruismo para mi era conseguir ganarme una larga sesión de abrazos y caricias, mew...

"De hecho, Ikari, la chica que escogí como aprendiz del fuego, tendría madera para ser "oniagan del Jigoku", por ejemplo. La naturaleza de partida que habría que buscar puede ser similar en algunos casos, aunque después el "adiestramiento" tenga que diferir un poco. Nisio-sensei me habló de los onis, de los auténticos onis, no de los seres retorcidos que combaten los Cangrejo; la mujer en cuestión tendría que ser muy fuerte, dominante y orgullosa... Incluso "cruel" a la hora de despedir a un cliente, por ejemplo.
En realidad se parece a Kajiko, sólo que... un oni no se reprocha nada a si mismo, es orgulloso de quien es, y de lo que hace. Quizás el mayor problema aquí sería el mismo que encontré al buscar a Ikari; una chica necesitaría haber sido bien alimentada para tener la suficiente masa muscular y fuerza física como para dominar incluso a un hombre sin entrenamiento marcial, y si a eso le unimos tanto carácter, es probable que en el sistema tradicional de locales hubiera tenido problemas... Por otra parte, lo bueno es que, si tal candidata existe, alguien ya habrá oido hablar de ella.

¿Le parece que... utilizando el nombre del Jigoku, o el de Tengoku, podríamos tener problemas con algún grupo sectáreo qu enos acusara de blasfemia?" suspiré mordiéndome el labio inferior levemente.

¿Es Sae-san la encargada de los ojeadores?"
pregunté, por si era a ella a quien debía dirigirme de nuevo para buscar a nuevas candidatas para expandir la sección más cara y sofisticada del negocio.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 21, 2016 4:35 pm

"¿Tu te quedarías perdida por toda la eternidad o volverías a mi?"

Te sonrió esta.

"A veces, pequeña, es más sincero un abrazo sentido de un desconocido que de un amigo... y también a veces es más sencillo sincerarse con estos que con los que conocemos de siempre... la naturaleza del ser humano es así."



Satomi pensó aquello y te dijo:

"Quizás debieramos cambiar los nombres y llamarlas "La Reina de la Naturaleza" por ejemplo a la que es del Chikushudo o algo similar.... o acortar los nombres para que no suele tan problemático, como Tengo, Jigo o Chikushu para restar impacto..."

"No, Sae se ocupa de las cuentas, tenemos a varios ojeadores, pero para un trabajo tan especial como este será mejor que hables con el Kashira de la ikka, él era antes un ojeador, y pirata además, de los que traían la mercancía, fue subiendo en puestos, así que nadie mejor que él conoce el mercado, a los que se mueven a él y cómo encontrar a chicas aptas.... Quizás debamos traerlas de otros lados, seguramente en tierras Cangrejo encontremos a una adecuada por ejemplo para hacer de Jigoku.... Tenemos redes por todo el Imperio, amistades, gente que nos manda cartas y nos avisa.... no sólo en la ciudad, no se puede llevar el barrio rojo de la capital sin tener ojos en más partes."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Ene 21, 2016 6:40 pm

"¡Claro que volvería!"

Exclamé instintivamente "Pero eso no significa que vaya a irse a ninguna parte, ¿verdad...?" añadí mirándola a los ojos, por si acaso.

"Tsk, humanos..." murmuré, como si aquel concepto no fuera conmigo "Pues a mi me gusta mucho más un abrazo suyo que de cualquier desconocido, y... no creo que pudiera resultarme más fácil sincerarme con ninguno que con usted; ya sabe que siempre he compartido todas mis experiencias, y prácticamente todo lo que se me ha pasado por la cabeza, con mi maestra, y jamás me ha resultado difícil, en absoluto.

Aunque ahora se que muchos de los clientes utilizan los servicios de nuestras chicas solo para compartir ese abrazo y esa clase de sinceridad "con desconocidos" de la que habla, así que... es obvio que yo soy la afortunada"
sonreí, refiriéndome a haberla tenido a ella.
"Y me aseguraré de que Ichiro-kun también lo sea" prometí como mi forma de honrar lo que había recibido yo de sensei "Tampoco es que ahora se guarde muchas cosas, ji, ji... Y no lo digo sólo por lo de anoche, ¿se puede creer que me confesó que había terminado "durmiendo" con su gata negra la noche que se enteró de mi matrimonio...?" le expliqué yo a Satomi con la misma sencilla sinceridad. "No es que pueda molestarme por ello, de hecho... esa chica me cae bien en el fondo; le quiere, y eso me gusta. Pero dudo que yo le guste a ella recíprocamente..." suspiré, antes de caer en la cuenta de que no estábamos hablando de mi, ji.

"Bueno, le daré un abrazo al Tigre Blanco... cuando se haya bañado. Después de todo, viene a ser un gato grande" sonreí finalmente.



"Es verdad... Tengo entendido que a la okasan Kagi se le da especialmente bien pensar nombres sugerentes; le pasaré a ella nuestras sugerencias, quizás se le ocurra una idea luminosa"


Me quedé un instante pensativa, de todos los que formaban la cúpula yakuza, al kashira era al que menos conocía "¿El kashira también está al tanto de nuestros contactos con otras ciudades? Entonces debería exponerle a él la idea... y que después Sae-san y la keiza-yakuza elaboren un presupuesto de lo que nos costaría organizarlo todo.

Si la idea funciona... y el asunto del Teatro también diversifica la clientela y reporta beneficios... ¿cree que el Clan me considerará lo suficientemente valiosa?"
pregunté de repente, comparada con mi condición de esposa de Bayushi Kagehisa, quería decir. "Espero por otro lado que no sea un impedimento para que cedan a las exigencia de Tsumeo-san... Él está en inferioridad de condiciones en la negociación al desconocer que pudiera darse esa circunstancia" que fuera importante para el embajador por algún motivo que era a todas luces imposible que pudiera confiarle, por el peligro en el que le pondría ante el propio Clan Escorpión, poco amigo de compartir sus secretos.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Ene 22, 2016 5:33 pm

"Yo nunca voy ni vuelvo, si me muevo por el Imperio es trabajo, ya lo sabes."

Te dijo acariciandote la cabeza.

"Esta bien que te gusten mis abrazos."

Te abrazó.

"A los gatos no les gustan los desconocidos, ya lo sabes jeje"


Luego meditó lo que le dijiste y te comentó:

"Hay que tener mucho valor para hablar abiertamente de las heridas del pasado y de las personas que nos marcan y se nos cruzan, por eso creo que haces bien en no tener mala actitud con tu Ichiro, ni con su gata negra....

Debes ser paciente, Sakura, recuerda que ella no ha sido enseñada en cómo amar a los demás por encima del amor a una persona, ella está en desventaja contigo y eso la ata a unos sentimientos nocivos, hay que liberarla de ello...

Lo sano es justo lo que tu sientes, no se debe odiar a quien ama a nuestros seres amados, aunque sea un amor en el mismo grado de romanticismo que nosotros, eso no se puede evitar."




"Oh, a Kagi-san se le da especialmente bien esa clase de cosas.... le viene de lejos, de familia..."

Te dijo Satomi.

"Habla con el kashira, que él se ocupe y te mantenga informada, pero quiero que vayamos o que Yugao o tu veáis en persona a las chicas que traigan, quiero que pasen una buena inspección, no queremos problemas. Si las traen pequeñas que las traigan sin idea de hacerlas ejercer hasta que no cumplan la mayoría y sean adiestradas, en nuestra ikka jamás tenemos a menores trabajando como adultas, esa clase de perversiones sólo las reservamos para las que poseen la apariencia de niñas pero no la edad."

Te dijo.

"Que la O-Keiza y la keiza se ocupen del presupuesto y luego me lo envien por si hay problemas.... si falta financiación siempre puedo mover algunos hilos en e lcartel de opio de los Bayushi para que nos financien, Nanaki es el líder nuevo y es "de la familia" no tendré problema en la liquidez."

Meditó esta en voz alta.

"Bueno.... creo que te vas a convertir en alguien valioso, claro, pero si eso entorpece tus planes siempre podemos modular tus éxitos... para que no te estorben, después de todo una ikka es una familia, cuidamos los unos de los otros..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Sab Ene 23, 2016 4:07 pm

"Un desconocido es un no-de-fiar por propia naturaleza..."

Sonreí refiriéndome a la actitud de los gatos, aunque no dejara de incluirme a mi misma en ella. En general éramos desconfiados por instinto, pero también curiosos y a veces juguetones, lo que resultaba en una combinación heterogénea que muchos no llegaban a comprender nunca.

"Supongo que por eso no puedo terminar de concentrarme nunca del todo cuando meditamos"
bromeé sobre lo de sus abrazos, y el hecho de pasar el rato sentada junto a ella pensando en las musarañas en vez de en lo calentita y cómoda que estaría sobre su regazo "Peeeero, Otsu-sensei ha dicho que potencialmente existe una forma de meditar diferente para cada persona, ¿no es cierto? Así que... la mía con usted bien podría ser ésa, abrazada" suspiré entre inocente y atrevida, pero de todas formas con una sonrisita dulce. ¿Y por qué no? El único riesgo sería no quedarme dormida, pero no sería la primera a la que le sucedía al meditar en cualquier caso, ji, ji.


"Supongo que tampoco me ayuda el hecho de que su madre fuera una "espía escorpión" que se enamoró de su padre, y éste de ella... y que esa historia acabara en una de esas tragedias que tan bien se le dan a nuestro clan, cuando la gata negra sólo era un cachorro indefenso. El hecho de que sepa que yo quiero a Ichiro no hace que deje de temer que se repetirá la historia.

Si ya es complicado de por si que una gata confíe en alguien nuevo, si además aquella ha sido escaldada previamente se convierte en una tarea casi imposible. No creo que haya nada neko en ella, pero Tsume-kun tuvo buen ojo al ponerle ese sobrenombre..."


Expliqué suspirando, aunque de un modo diferente a como lo había hecho antes, triste mientras pensaba en aquellas cicatrices de su rostro.



"Se que Kagi-san fue oniagan en Ryoko Owari, según me contaron. Allí conoció al O-Oyabun y comenzaró a colaborar con éste... Pero no sabía que su familia se hubiera dedicado al mismo negocio antes que ella. No tenía conocimiento de sus orígenes, en realidad.

Hai, sensei. Me ocuparé personalmente de que no haya anomalías en la selección"
dije prometiéndolo seriamente. Era una orden de sensei y eso era suficiente, pero además coincidía plenamente en sus reparos a actuar de otro modo.

"La oniagan conocida como Tora debería de ser una buena fuente de financiación para el proyecto de su propio palacio, una vez que la tengamos a nuestro servicio; ya está perfectamente adiestrada y muchos de sus clientes la seguirían a nuestro territorio. Generaria ingresos de inmediato.
Sólo tengo que conseguir reunir a la tigresa con su cachorro... Ganawa-san me prometió que recabaría información sobre el lugar donde la retienen, no puede estar demasiado lejos del distrito, y tampoco creo que prevean un secuestro, así que la seguridad no debería ser excesiva..."


Expliqué encogiéndome de hombros. En realidad no parecía una empresa tan difícil una vez que dispusiera de la suficiente información al respecto. El riesgo estaba en conseguirla, especialmente cuando de infiltrarse se trataba, pero no podía ocultar que en el fondo me divertía bastante.


"Soy su alumna, Satomi-sensei. Mis éxitos son suyos, mis fracasos son míos" susurré sonriendo. No mentía ni lo decía con ningun doblez, nunca hacía ni lo uno ni lo otro ante mi maestra, y de todos modos me hacía feliz la idea de mantener esa relación de tutelaje con ella.
El caso es que si las ideas funcionaban, quedarían como mérito de Satomi. Si metía la pata entonces sería cuando saldría a dar la cara yo...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Ene 25, 2016 12:02 pm

"¿Pero cuñantas veces dependemos de la amabilidad de desconocidos en nuestra vida y en nuestros viajes?"

Te replicó esta.

"Podría ser estar abrazada si no te quedas dormida, que te estoy viendo, se trata de meditar sobre Benten-kami y nuestra senda no de dormirte en ella ufufu."

Te leyó la mente casi.


Satomi apretó sus labios en una sonrisa triste y asintió:

"Justo por eso tenemos que ser pacientes.... tu sabes mejor que nadie, Sakura-chan, lo dolorosas que son las heridas del corazón..."


"Si, bueno, según tengo entendido porque ella no es muy dada a hablar de su pasado, su madre también fue protituta, pero no de alto rango, eso se lo gano ella solita en la ciudad, al parecer en s familia su madre y su tia fueron vendidas, su tia tuvo la suerte de "cuadrar" para ser geisha y a su madre no le quedó otra que la prostitución...

Kagi creció en un ambiente donde sabía que no podría nunca ser geisha ni aspirar a una vida como la de su tia, y sin embargo... al crecer se dio cuenta que en cierto modo podría ser "hasta mejor" si lograba convertirse en una oniagan, como de hecho así lo hizo."



"No preveerán un secuestro si no mostramos nuestras cartas a la ligera, así que ten cuidado con como te mueves en las negociaciones con Tora."

Te advirtió satomi.

Satomi te puso la mano en la cabeza y te la acarició ante tu última frase tan cargada de sinceridad y te dio un beso en la frente como "recompensa" no por el comentario sino por sentirlo así, tras lo cual te sonrió.

"Nosotras podemos limpiar un mundo que se cree depravado y sin esperanzas y podemos darle algo más."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Ene 25, 2016 5:00 pm

"Mmm... más de las que deberíamos, supongo"

Murmuro pensativa, sin tenerlas todas conmigo respecto a que no fuera una de esas preguntas con trampa de maestro. Pero para un gato la respuesta ideal era "cero veces" Distinto era que recibirla resultara una grata sorpresa con la que no se contara, claro.

"¿Podría...? Ehm, quiero decir... ¡claro que podría ser!" exclamé casi dando un salto al resultar que sensei no consideraba aquello una ocurrencia sin sentido. Resultaba que era posible... Evidentemente, eso me disponía a prometer lo que fuera con tal de mantener la opción
"Yo... le prometo que no me dormiré"
No, eso era morder más de lo que una gatita podía masticar...
"Uh, no, mejor yo... le prometo que... ¡me esforzaré con toda mi voluntad para no quedarme nunca dormida meditando!"
Dije con énfasis de cumplir con mi palabra fuera como fuera, aunque para conseguir tal nivel de convencimiento hubiera tenido que inocentemente descartar yo misma la primera promesa, adelantándome a que sensei hubiera dicho nada al respecto, en realidad. No sería demasiado buena jugando jamás faroles contra Satomi, pues asumía como algo natural que ni siquiera podía ocultarle lo que se me pasaba por la cabeza.


"Tsk... No consigo que me guste la idea de comprar y vender chicas... Si, ya se que los heimins y los hinins no tienen alma como los humanos, así que técnicamente son como... animalitos con forma de persona...

¿Pero no soy eso yo también? Al menos la mitad de mi, quiero decir. Un hengeyoukai no es un animal, pero tampoco es un humano, quiero decir..."


Suspiré. Una de las lecciones más difíciles de aprender para mi había sido la de diferenciar entre sirvientas de la escuela, monjes del templo de la senda de sensei o samurais, en vez de atenerme exclusivamente a mi propia diferencia interior simplemente entre los que me gustaban y los que no me gustaban.

"Pero me agrada la idea de poder ofrecerles una oportunidad de ascensión, si demuestran ser merecedoras de ello"


Añadí como colofón a la historia de Kagi, y el resto de oniagans que teníamos ahora.


"En su ikka no deben sospechar nada, pero la propia Tora debe de colaborar para conseguir lo que pretendo, así que es inevitable exponer ciertas cartas ante ella. Si hace su parte y mantiene el secreto no se esperarán nada cuando suceda, ni con ella ni con la niña.

Claro que por otro lado podría optar por mantenerse leal a ellos y tenderme una trampa, pero... lo único que puedo hacer es mantener los riesgos en un nivel razonable. El objetivo vale la pena, y lleva suficiente tiempo en la cúspide de allí como para poder disponer además de información que nos pueda ser útil; tal vez consiguiéramos dos pájaros con la misma piedra"


Sonreí transmitiendo confianza.

"Creo que es bastante lista, lo suficiente como para saber que en nuestro lado puede vivir más y mejor, gracias a la filosofía que usted impuso, sensei. Y el hecho de que no sólo piense en su futuro sino en el de su pequeña me hace confiar bastante en que querrá lo mejor para ambas..."


Añadí convencida.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Ene 26, 2016 12:13 pm

"Esa es una promesa más sencilla de cumplir sin duda juju
Aunque no deberías tomarte en broma la meditación del culto, y más después de estar tan cerca de ella a veces."


Te dijo con tono de sensei satomi.

"No pienses entonces que las compramos y vendemos como ganado, piensa que lo que nosotros tratamos de hacer es sacarlas de una vida que puede ser terrible y tomarlas bajo nuestra protección, al menos es lo que tratamos ahora.

Esas chicas van a ser vendidas por culpa de las deudas de sus padres, al menos nosotros nos ocuparemos de ella como los kamis mandan, evitaremos que consuman drogas, les damos un techo, alimento, una profesión, dinero, posibilidad incluso de comprar su libertad e incluso unas pautas para que sepan que el negocio del sexo no es sólo eso, que puede haber más allá."


Satomi meditó lo que le contabas de Tora y te dijo:

"Si conseguimos además presentar su ikka como algo poco estable por la guerra.... es normal que la tigresa trate de salvar a su cachorro y salir de la selva en llamas..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Ene 27, 2016 11:41 am

"Yo nunca me la tomo en broma, se lo aseguro maestra"

Protesté enseguida, con un aire entre dulce y apenado con una mirada repentinamente desvalida y vidriosa.

"Solo que... la meditación tiene que ver con alcanzar un estado de paz interior y armonía, y para una gata hiperactiva por naturaleza eso está muy cerca de encontrarse con el sueño. Sin embargo eso no significa que pueda pensar todo el tiempo en mantenerse despierta, porque entonces no llega a ese estado de calma... Tiene que acercarse a la cima, sin pasarse y caer por la otra ladera pero también sin quedarse corta.

Por eso creo que me resultaría más fácil manteniendo el contacto con usted. Creo que me ayudaría a evitar que mis sentidos "desconectaran", mientras a la vez alcanzo la serenidad suficiente como para escuchar conscientemente a Benten-Kami en mi...
Podría sentirme lo suficientemente segura como para poder dejar de prestar atención al exterior, pero a la vez tan cercana a Benten como para no caer en el sopor. Y si alguna de las dos cosas fuera a pasar, mi sensei podría ayudarme con una caricia o con un pellizco, dependiendo. Bueno, un pellizquito flojito... O cosquillas, ji.

Creo que me sería de mucha meditar entre sus brazos. O eso me parece a mi"


Expliqué melosamente.

"¡¿De verdad cree que estoy cerca del culto?!" pregunté después excitándome de repente al pensarlo con una enorme sonrisa. Como había dicho los felinos pasaban muy deprisa de un estado de excitación a otro de calma, y al revés.


"Hum, si... Eso si me gusta" ronroneé respondiendo a esa perspectiva que ofrecía sensei sobre la compra de los contratos. "Yo también soy afortunada, mi maestra tiene la capacidad de proyectar luz y calidez incluso sobre los rincones más fríos y oscuros del corazón de los humanos y de sus ciudades"

Susurré entornando los ojos y acariciando mi rostro suavemente entre sus brazos. No podía estar más convencida de aquello, y sabía que esa fortuna era extensible sobre mi directamente, porque a saber donde estaría ahora sin ella...
¿Podía haber un ser más adorable en todos los Reinos del Universo? Benten debía de estar muy ofuscada para no darse cuenta de que ella ya era su auténtica campeona.


"Cierto. Lo que me preocupa, como O-Kashira, es la vieja máxima Bayushi de que: "traidor una vez, traidor siempre..." ¿Como curarnos en salud de que no abandone a Los Lobos Grises si en el futuro vuelven a tener rival en el distrito?
Y si los beneficios siguen aumentando... es probable que los tengan"


Suspiré con cierta preocupación. No sólo se trataba de arreglar las cosas ahora sino de asegurar el futuro del proyecto de sensei, incluso para cuando yo ya no estuviera implicada en éste.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Ene 28, 2016 4:29 pm

"Creo que serías una gran maestra si lograras centrarte, al menos te conocerías todos los recursos de las alumnas más "problemáticas" para tenerlas atadas en corto jaja"

Te dijo Satomi.

"No todo el mundo la ve u oye, ni aunque sea de pasada, es un hecho que lo estás."

Asintió esta con media sonrisa en los labios.

Satomi te acarició viendo como disfrutabas un largo rato entonces hasta que te vio más o menos "saciada".

"Esa es una gran pregunta."

Te dijo Satomi mientras asentía.

"En nuestro clan te dirán que siempre la tendrás que tener vigilada, por siempre jamás, porque alguien así no cambia nunca....

Pero yo no opino igual, creo que ciertas personas actuan por unos motivos que son los que los predeterminan.

Tora actúa para salvar a su hija, a su familia, a su única familia...
¿Qué nos dice eso de ella?
Más bueno que malo, creeme.

Piensa en lo que hizo que tu no huyeras de mis escuelas, ambas sabemos que los primeros meses trataste de hacerlo muchas veces.... ¿qué es lo que te retuvo?

La familia....

Una familia que poco a poco dejaba de ser sólo tu y yo... ¿no crees?."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Ene 29, 2016 12:13 pm

"¿De las problemáticas...? ¿Por qué de ésas, maestra?"

Pregunté frunciendo el ceño sin saber a qué se refería Satomi. Como mucho, podría suponer que se me darían bien la dulces y cariñosas como yo, pero a las otras...

"Si, no está mal... Quiero decir, es un privilegio pero me sigue produciendo una sensación de ser una tarea aún bastante incompleta pendiente. Yo no puedo conformarme con asomar el hocico por una puerta entreabierta, tengo que entrar.
Hum, ya sabe"

Sonreí, en eso coincidían mis dos naturalezas.


"Es una época peligrosa para que una mujer como ella tenga una hija de la que se preocupe tanto. Si que dice mucho bueno de ella, pero otros lo verán como una forma fácil de mantenerla atada en corto.

Me preocupa que los Lobos Grises lleguen a la misma conclusión. Después de todo, la mayoría de la organización ve a esas mujeres como mercancía... Así resulta más difícil crear lazos familiares, salvo quizás con las otras chicas, y la okasan Kagi.

Yo no lo tuve tan complicado; era una huérfana pero una samuraiko al fin y al cabo. Y estaba usted iluminando el camino, claro"

Reconocí con un tonillo dulce. Incluso a los seres más individualistas es resultaba muy difícil abandonar a Soshi Satomi una vez que ésta les abrazaba. Y aunque al principio sólo fuera ella eso iba siendo suficiente para darme tiempo a desarrollar afinidad con el resto.

"¿Pero qué faro ni lejanamente similar iba a tener Tora entre los lobos?" suspiré, eso era lo que me preocupaba.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 02, 2016 12:38 pm

"¿Tu crees que saltarse una clase a base de saltar literalmente por la ventana es de chicas aplicadas en serio? juju"

Se rió Satomi.


"No necesitamos que Tora tenga una familia tan grande como una bandada de pájaros que huyen de los frios del invierno hacia el sur, sólo que tenga un lugar donde ser familia...

Y para eso no necesitamos que cada hombre de la ikka las quiera, pero si las respete, y en ese extremo si que los líderes de la ikka estan haciéndolo bien, creo que han entendido claramente que seguridad mental para las chicas es igual de efectivo y hasta mejor para sus negocios que la salud física."


Satomi te puso su mano sobre tu cabeza y te acarició levemente:

"A veces pensamos que necesitamos un faro que reluzca como el Sol para volver a puerto... pero no es cierto.... si Tora ha sido capaz de cogerle cariño a un lindo "usagi" entonces eso significa que no necesita soles, sino cálidas llamas para volver al hogar...

Esa clase de cosas es la que como O-Kashira debes tener en cuenta, recuerda que todo castillo se costruye a base de pequeñas piedras, poco a poco, desde la base."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Feb 02, 2016 5:35 pm

Abrí la boca para responder algo, pero en ese momento recordé que probablemente fuera por haber visto una mariposa pasar volando, la visita de una profesora que no me gustaba o algo así, dado que las escapadas diurnas no solían ser tan "importantes" como las nocturnas; lo que recordé en realidad es que a sensei, por algún motivo difícil de creer, no le convencían esa clase de razones...

Y siendo que la negación plausible estaba tan descartada como salir volando de repente...

"Bueno, tiene razón como siempre, sensei. Yo también creo que sería una gran maestra de... toda clase de alumnas"
sonreí melosamente, volviendo a su punto de partida. En el fondo era como admitir lo anterior, pero dado que ella lo había usado como una cualidad, mejor regresar justo ahí.
"Le prometo que me centraré. Ahora que se más de mi misma creo que me resultará más fácil" añadí ensanchando un poco más aún la sonrisilla. No es que hubiera dejado de parecer inocente, de hecho seguía siéndolo por completo, pero podría suponerse con facilidad que en mi cabeza la idea era que saciando mi parte neko de forma más intensa, más podría "centrarse" mi otra parte humana.
Lo cual me resultaba bastante razonable, por descontado.


"Mmm... imagino que debió de resultarles muy chocante a los líderes de la ikka que se les impusiera el concepto de "respetar" a las mujeres que ellos sólo debían de considerar mercancía de su propiedad... ¿Como fue aquello, sensei? ¿Resultó fácil que lo asimilaran?"

Murmuro pensativa, mirando a mi maestra con una de esas miradas de curiosidad felina que no se van por las buenas.


"¿Usagi...? Ahm, claro, la camarera... Si que parecía tenerle cierto cariño, como cuando un animal más grande adopta un cachorro desvalido de alguna otra especie con el que se topa por algún motivo atípico..."

Me quedé pensando unos segundos. Había conocido algunos ejemplos con gatas, perras y... no es que los humanos les fueran a la zaga en eso. Entonces pasé a mirar a Satomi con el ceño fruncido, hasta que me di cuenta de a qué me sonaba eso y empecé a reirme "Es cierto, también les sucede a las personas" dije entre risas, refiriéndome a ella y a mi.

"Lo tendré en cuenta, okaachan"

Le respondí cariñosamente mientras me dejaba acariciar, utilizando la forma más íntima y cercana de llamarle como mi madre. Después de todo siempre lo había sido y ella había colocado muchas piedras en ese castillo para mi, así que siempre que quería mostrarle el mayor aprecio utilizaba esos términos tan familiares cuando estábamos a solas, y nunca me había parecido que le molestara, al contrario.

Además que era un muy buen consejo en si mismo. Si había funcionado con nekos con tendencia a escaparse por las ventanas tenía que serlo, ji, ji.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 04, 2016 4:44 pm

"Conocerse a uno mismo es la clave siempre del éxito. No es algo que sólo se aplique a las artes marciales."

Te dijo esta.

"Oh, fue bastante problemático."

Torció el gesto Satomi.

"Por suerte el Oyabun es un hombre con cabeza sobre los hombros y supo imponer respeto, sin embargo tuvimos que acabar con muchos de ellos. Sobretodo al principio, debido ser muy duros para que se dieran cuenta que la ikka había dejado de ser lo que conocían y que ahora eran de nuestro Clan, y eso suponía deber, respeto y lealtad a las órdenes desde arriba."

Suspiró Satomi.

"Fueron daños innecesarios.... pero ellos lo eligieron así, no podíamos mostrar flaqueza en un momento así, era crucial, pero justamente por eso mantuvimos a salvo a las chicas en poco tiempo.

Y obviamente acabamos con eso de que los miembros de la ikka se servían de ellas a placer, si querían estar con ellas serían como clientes, pagando, o como amantes libremente escogidos por ellas."


Satomi te sonrió al ver que por fin lo habías captado y te dio con la punta de su dedo en la nariz como si dijera "así me gusta".

"Recuerda siempre que una seguidora de Benten tiene como mayor arma la luz y el calor que emana de su corazón."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2951
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Feb 05, 2016 12:20 pm

"Estoy segura de eso, sensei"

Respondí asintiendo a eso de conocerme a mi misma.

"Recuerdo cuando nos decía que muchos hombres, pero especialmente mujeres, se empeñaban en negarse a conocer su propio cuerpo, e incluso sus emociones, como parte de ellas mismas... y que una adepta de Benten no podía cometer ese error.

Hum, entiendo que a Nisio-sensei le extrañara un poco que una humana medio neko no se hubiera vuelto un poco loca viviendo una existencia samurai, pero supongo que no se paró a pensar lo razonable de su filosofía, maestra"


Sonreí inocentemente. Ahora estaba segura de que habria tenido problemas en cualquier otra escuela, menos en la de Satomi. Sin duda Benten me había colocado en su camino por un motivo, pensé sonriendo un poco más.

"Bueno, son yakuzas... respetan a la familia pero también la fuerza. Si que se parecen un poco a los lobos después de todo"
murmuré pensativa. Los lobos eran más grandes pero se comportaban de forma bastante parecida a los perros; reconocían a sus superiores si estos les demostraban que eran más fuertes y por tanto que iban a ser líderes capaces de cuidar mejor de la manada.


"Eso es algo que no podría olvidar jamás"


Susurré dulcemente, mirando con cariño a la Soshi. Era justo lo que sentía en ella, luz y calor; así que para mi era evidente que una auténtica seguidora de Benten debía de tener esas cualidades.
"Gracias a usted descubrí mi propio corazón, después de todo"

Añadí con un tonillo divertido.


P.D Por cierto, creo que a mi ya no me falta nada por añadir con Satomi, por ahora. Podemos pasar al próximo tema...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6931
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Feb 07, 2016 5:17 pm

OUT
Vale, tema cerrado, dejame en tu subcamara si tienes algun orden de prioridades en lo que estamos jugando por si abro otro tema o por ahora me centro en el que estamos, digo en el caso que haya dos cosas en la misma tanda de mañana que te de igual o prefieras una antes que la otra
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado