Día 6.- Al Alba.- Residencia de Soshi Satomi

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 08, 2015 10:35 am

"A este paso pensaré que eres más Yasuki que Escorpión jajaja pareces poder vender cualquier concepto por absurdo que sea, sin que se te de mal."

Se rió Satomi.

"A mi no me preocupa tanto tu afán de exhibición como las apuestas que contigo misma te haces para ver si puedes mejorar o no, la verdad."

Te replicó esta mientras levantaba un dedo índice señalando el hecho, ya que en tu pasado había más de una y dos veces en las que por no rechazar una apuesta la habías liado y bien, como aquella vez que tu sola, hablando con una alumna, y sin que nadie te dijera nada, en tus propias cavilaciones llegaste a la conclusión que podías llegar al tejado más alto y volver antes que la maestra volviera a clase.



"Es la primera vez que te veo pensar en responder acertijos y preguntas filosóficas sin que te distraiga una mosca, será que tienes tu cuerpo centrado en algo que te será más o menos complicado pero que sirve para mantenerlo ocupado, que tu mente puede pensar con claridad."

Te contestó esta señalando el hecho que desde que habías subido habías estado centrada tanto en hacer las acrobacias como en responder.


"Poder hacer algo no implica que sea directamente la mejor forma de hacerlo.

El camino es tan importante como el final sino más, porque a veces en el camino encontramos finales alternativos, experiencias que de otra forma no tendríamos y conocimiento con el que no empezamos.

Si fueras capaz de subir a una montaña en un día, subirías, y aprenderías a que puedes subir en un día.

Pero si subes una montaña en siete... ¡qué de aventuras de por seguro vivirás en esos días! Y al final, llegarás al destino, pero cargada con una mochila de recuerdos y vivencias mayores.

Aunque el detalle importante en todo esto no es sólo eso... lo que se tiende a olvidar es a que, aunque se tarde siete días, hay que llegar. Muchos se pierden en el camino y olvidan la meta, muchos olvidan el camino y sólo van a la meta."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Oct 08, 2015 4:19 pm

"¿Absurdo...? Ehm, oh, si... claro... absurdo, ja, ja..."

Dije apresurándome a forzar una risilla para que no se notara que en realidad a mi no me parecían absurdos en absoluto. Seguramente por eso los vendiera bien.

"La mestra de defensa personal siempre nos decía que debíamos conocer nuestros límites físicos, para con ello estar en mejor disposición de evitar errores de cálculo potencialmente catastróficos durante un enfrentamiento...
Ella, que era bushi, me explicó una vez que ellos usaban además ese conocimiento propio para expandir esos límites añadiendo después rutinas específicas a sus entrenamientos con tal fin. Lo describía como un círculo de mejora continua en el ejercicio de su profesión; adiestramiento, puesta a prueba, corrección y vuelta a empezar.
Me gustó como sonaba, así que... ¿por qué no intentarlo?

Recuerdo que no le gustaba hablar demasiado, y mucho menos de aquello que se salia de sus tareas, así que adoptaba una actitud un poco hosca con las chicas que se emocionaban demasiado con detalles de la filosofía del bushido que no entraban dentro de nuestros estudios...
Una vez me confesó que ya le había llamado usted la atención una vez por encender ciertos ánimos "guerreros" en cabecitas demasiado jóvenes que habían terminado en accidentes o disputas, al hacer éstas sus propias versiones de princesas guerreras..."


Expliqué suspirando, como si yo tampoco soportara a esa clase de chicas. Luego me di cuenta de que resultaba contradictorio revelar que me lo hubiera confesado, cuando aquella mujer realmente si adoptaba esa típica actitud distante de bushi "Oh, resultó que no era tan resistente a los efectos del sake como ella pensaba, según pude descubrir... Sobre todo cuando la elegante acompañante que se ofrecía a rellenarle la taza sólo bebía agua de la suya..."

Sonreí con dulce picardía. Obvié detalles como distraer botellas del sake más caro de algún almacén, escaparme para seguir a la susodicha bushi, disfrazarme de acompañante de una casa de té para que no me reconociera y sacarle toda la información que me había interesado sobre samuraikos bushis conforme el alcohol iba haciendo mella en su pudor... No me parecían relevantes en aquel momento.

La culpa no era mía, como siempre; no podían esperar que aquella mujer fingiera desinterés por mi, que tuviera algo que yo quisiera, y que fuera a quedarme de brazos cruzados sin conseguirlo... ¿no?
"Me gustaba mucho su compañía" confesé con un largo suspiro de añoranza, en lo que era tan honesta como había sido en toda la historia. Siempre era bastante transparente delante de sensei, de cualquier modo "¿Qué... ha sido de ella, sensei?" pregunté ladeando la cabecita hacia Satomi. No es que tuviera una gran esperanza de que en algún momento aquella profesora bushi le hubiera confesado a sensei que también echaba de menos a una camarera sin nombre, pero... quien podía saberlo...


"Ah, así que se trata de eso..." murmuré mirando hacia la ise zumi a mis pies. Me quedé mirando a Satomi con una curiosidad particular -¿Es lo mismo que experimenta usted durante sus rezos, sensei?" pregunté mordiéndome el labio inferior, porque no pensaba que a mi me fuera a resultar nunca demasiado sencillo dejar la mente en blanco para pensar con claridad estando revoloteando a mi alrededor una mosca mucho más grande y atractiva que las demás, con ojos azules y sonrisa encantadora...


"¡Justo! ¡¡Justo eso decía yo!!"

Exclamé dando un "peligroso" respingo, al escuchar que la respuesta correcta era precisamente en la que yo había pensado. ¿Quien quiere llegar al final sin haber disfrutado del camino...?
"Hum, claro, no hay que olvidar nunca la meta...
Pero eso depende de... una misma, diría yo. Tienes que escoger cumbres que realmente te hagan sentir feliz por alcanzarlas, así por muchas aventuras que encuentres durante el trayecto, jamás olvidarás hacia donde ibas.

Y si además te esperan con sakuramochis... ¡mejor!"


Añadí con una risita clara y musical, recordando todas las veces que había vuelto a los aposentos de Satomi, incluso aunque temiera recibir un justo castigo por haber salido sin... un "permiso explícito"
Tampoco me costaba demasiado pensar en lo mucho que habría podido perderme yo de no haber contado con ella. A los gatos les cuesta centrarse, y algo dentro de ellos nunca deja de impulsarles hacia su ancestral vida salvaje.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 12, 2015 12:47 pm

"las ideas prenden como las cerillas, Sakura-chan, y hay incendios complicados de controlar una vez empezados si no se enseña a que esa cerilla no se tira en medio de los pastos."

Te dijo satomi.

"las ideas no son malas ni buenas en sí, es lo que usamos de estas y como lo entendamos, y en ese caso, unas mente jovenes son como esponjas, dispuestas a aprender y con facilidad para esto, pero también para viciar lecciones."

Luego satomi puso las manos en sus caderas, en jarras, al oir toda tu historia mientras chistaba.

"Bueno, no puedo decir que no te he enseñado correctamente cómo conseguir saber todo lo que necesitas para controlar una casa y una vida..."

Suspiró como si lo dejara por imposible.

"¿Qué ha sido de Enoko? preguntó por la profesora pues... actualmente ha vuelto a Kyuden Bayushi y sigue en nuestras escuelas, se casó y ha tenido un par de críos y ha estado un poco retirada de los campos de batalla, supongo que ahora ve la escuela de otra forma, se ha dado cuenta que una casa también es un campo de batalla muy duro... creo que ahora está hasta más habladora...

Puede que sean los hijos, o el darse cuenta que hablar no era tan malo..."


Te dejó una media sonrisa al decir aquello.



"Más o menos, supongo, al menos sé que es lo mismo que yo debo sentir cuando me centro, una nueva forma de ver las cosas para ti."

Se rio mientras desde abajo asentía a tu pregunta.


Otsu se rió ante tu respuesta y te dijo:

"Pero en realidad... ¿Cómo sabe si la cumbre merece o no la pena? Hay veces que emprendemos viajes que ni tan siquiera pensamos que son en el inicio nuestro y sin embargo pueden ser las mayores aventuras de nuestra vida...

Por ejemplo... Súbete a mis hombros."


Te dijo mientras esta se ponía de pie.

"Voy a llevarte de paseo."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Oct 12, 2015 8:22 pm

Apoyé un brazo sobre el otro y me llevé la mano a la barbilla, mientras miraba pensativa a Satomi comparar las ideas con los incendios. No podía negar que parecía tener toda la razón del mundo, aunque era la sensación habitual que transmitía siempre al escucharla hablar, no sabía muy bien porqué...

"Supongo que... hay incendios que prenden más rápidamente que otros"


Murmuré asintiendo. La tendencia natural del ser humano hacia la violencia era de los primeros... Le venía de su parte animal.

"Por eso no puede admitir a cualquier alumna para recibir los conocimientos sobre su culto, ¿me equivoco?"

Añadí, deduciendo que no debía de haber demasiada diferencia entre la violencia descontrolada para un bushi y la seducción caprichosa para mi maestra, y por eso mismo más de una podía "viciar" rápidamente esas lecciones hacia... bueno, hacia donde Murasaki, por ejemplo.

"Eso significa que yo soy de fiar; no me quemo" sonreí pasados unos segundos, inocentemente feliz. Ni me había dejado llevar por los atajos del combate mal entendidos, ni por los de Benten. Ése era mi convencimiento al menos, pese a lo mucho que me divertía tener garras, en ambos sentidos, en realidad era dulce y adorable y me veía muy lejos de Kagehisa o Murasaki.

"Oh, me alegra mucho saber eso"
repliqué alegremente por lo de aquella maestra, Enoko "Siempre pensé que tendría talento para educar niños, no todas las mujeres lo tienen. Finalmente ella también se dio cuenta..." sonreí recordándola mientras me llevaba la manga graciosamente a la boca.Puedes engañar a muchos, mucho tiempo, pero no puedes engañar a un hijo... ni a una gata.
"Claro que hablar no es malo, especialmente cuando se tiene algo interesante que decir" asentí decidida. "Y cuando se tiene al interlocutor adecuado" puntualicé con una sonrisilla dulce.

"No se porqué a las bushis les cuesta siempre tanto entenderlo"
me lamenté soltando un bufido, pensando en Umeko y Kajiko... Vaya, quizás yo las atrejera por algún motivo. ¿O... ellas a mi...? me pregunté frunciendo el ceño.



"Yo no diría nueva, nueva... Otras veces he llegado más arriba, aunque... nunca había mantenido una conversación tan larga desde esta clase de altura. Quizás ni tan larga ni... ninguna"
dije mordiéndome el labio, no era habitual que nada que me encontrase por las ramas de los árboles tuviera demasiada conversación, y desde luego nunca había llamado la atención de ninguna persona desde ahí, así que siempre estaba rodeada de silencio en esos casos... "Hum, puede que si que sea nueva, después de todo" tuve que admitir al ser consciente de ello.


"Supongo que no hay forma de saberlo, salvo que ya hayas estado o... sepas que espera alguien con quien deseas estar de cualquier modo. Aparte de eso, debes confiar en tu intuición, o dejarte aconsejar por quien sabe más que una misma..."

Le expliqué a la Togashi, respecto al modo en que yo veía aquello referido a mi misma.

"¿A sus hombros...? ¿Más?" pregunté algo dubitativa. Ya estaba de pie sobre ellos desde hacía unos minutos "Me temo que los modistos de kimonos elegantes femeninos no han tenido en cuenta la posibilidad de sentarse a horcajadas sobre nada... ni nadie" dije excusándome; podría subir el faldón del kimono hasta los muslos y entonces ya funcionaría... pero si aquella anciana Bayushi que impartía los seminarios de etiqueta me viera hacer eso, sin duda se convertiría en el oni que todas pensaban que era.

Aunque... en fin, sensei había dicho explícitamente que allí arriba podía hacer todo lo que Otsu mandara sin preocuparme de etiquetas, así que... "Bueno, no se lo diremos a ningún modisto" reí, realizando justo aquello para poder llegar a pasar las piernas a ambos lados del cuello de la ise zumi y sentarme sobre sus hombros.
"Ahora entiendo porqué siempre lleva pantalones, Otsu-sensei"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 15, 2015 11:11 am

"Exacto te sonrió no vale con querer o poder aprender, hay que saber qué hacer con esa información y cómo se usa adecuadamente. El fuego puede calentar un hogar y proteger a los que viven en él o puede destruir su casa y sus vidas."

"WEso significa que TU eres fuego."

Te corrigió Satomi con una amplia sonrisa.

"Tu eres la luz de la lumbre que cuida de la familia y eres el fuego que inflama el amor en los corazones.

Y si, eres fuego porque eres de fiar, para mi, y para la diosa."


Te guiñó un ojo.

"Durante toda la vida de un bushi se le enseña a actuar no a hablar, se le enseña que en el tiempo que se dice HAI hay un golpe mortal en medio que puede ser el todo o la nada...

Como puedes ver es una filosofía diferente y opuesta a la de la corte donde todo se toma con calma y tiempo.
En un dôjo las lecciones son escuetas, son certeras, son sistemáticas hasta que ahondan en la mente y se convierten en parte de ellos.

Más alejada aún de la filosofía de un bushi o un cortesano está la de un monje ¿verdad maestra?"


Otsu sonrió y asintió:

"Nosotros enumeramos pocas lecciones y verbalizamos pocas respuestas, es en el mundo interior de cada monje donde se escriben tratados enteros de filosofía."


La monje te dejó que te sentaras sobre ella y puso sus manos sobre tus rodillas.

"Mucho mejor ahora ¿verdad? Luego lo haremos tu haciendo el pino sobre mi, si eres capaz de ponerte sobre mi cabeza yo soy capaz de aguantar tu peso."

La idea era aún más loca y aún te gustaba más!

La monje comenzó entonces a andar por la cuerda a saltitos contigo encima, era una sensación extraña porque parecías por un momento levitar y luego caer hacia el suelo pero... no, la monje se mantenía en la cuerda con agilidad felina.
Te hizo cruzar la cuerda de un lado a otro, varias veces, divirtiendote en cada movimiento con ese ansia del "¿me caeré?" pero que nunca te caías. En un momento, al llegar al final te dijo:

"Ya hemos llegado.
¿Te sientes realizada?
¿O quizás ha sido más divertido llegar hasta aquí?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Oct 15, 2015 6:09 pm

"No es que yo no me queme... sino que yo... ¿soy el fuego...?"

Repetí, sin estar muy segura de a que se refería Satomi exactamente. Significaba que yo podía calentar una casa, ¿pero también destruirla?
Siempre me había sentido espiritualmente asociada en mayor medida a los kamis del aire y el fuego, eso decían los que sabían del asunto, pero no sabía si se trataba del mismo concepto de fuego, o una metáfora de otra clase...

Pero sonreía al decirlo, así que sonaba bien. Cuando lo explicó un poco más, refiriéndose a mi de aquel modo, si que empecé a notar un notable aumento de la temperatura de mis mejillas.
Así que cuando acabó por decir que yo si que era de fiar, para la diosa y para ella, no pude evitar sentirme abrumada por los cuatro costados, sonrojándome hasta los ojos como una niña a la que le dice, la persona más hermosa que ha visto jamás, que ella es guapa...

"...yo..."
No supe si llegué a articular algo en respuesta, porque instintivamente me tapé la cara con las mangas, justo después de que una sonrisa que se me antojó bobalicona me cruzase de lado a lado.
Menos mal que al menos conseguí mantenerme en equilibrio gracias a mi naturaleza, o podría haber acabado tranquilamente de bruces en el suelo, y aún con la misma sonrisilla...


"¿Y qué me dice de los bushis de la Grulla, sensei? Nadie mejor que los Kakita, con permiso de los Mirumoto, saben de la importancia y la diferencia que marca un único golpe, en un instante... Y sin embargo bien que hablan el resto del tiempo.
No se si su filosofía es más o menos opuesta a la de sus hermanos Doji, pero pondría la mano en el fuego afirmando que sin duda hay de estos entre sus maestros de la Academia de Duelistas.

Tampoco es que a los Daidoji se les de mal el arte de la conversación, pero sin duda los herederos del "hombre del norte" se llevan la palma. Miren a ese pintor, por ejemplo... otro bushi en su lugar podría aprovechar la pintura para evitar expresarse de otro modo, sin embargo estoy convencida de que a él no se le tiene que dar nada mal si es capaz de convencer a modelos tan dispares y... complicadas a su modo, para ver las cosas tal como él las ve.

Aunque yo no diría que se toma las cosas con calma, claro... Más bien lo contrario, pero ya sabe a qué me refiero, sigue siendo notablemente hábil a la hora de empatizar, no como un cortesano, pero quizás casi.


Hum... ¿en qué se diferencia eso de los bushis que no expresan sus emociones y a la vez poseen una notable vida interior, Otsu-sensei?"

Pregunté frunciendo el ceño, algo desconcertada. A mi no me parecía tan diferente, ni mucho menos.



"¿Sobre la cabeza...? ¿Seguro? Bueno, no es que yo sea muy pesada, ji, ji..."

Murmuré, antes de soltar una risilla para disimular. Aunque me dolía de pensarlo, mi cuello era una de las partes más débiles de mi musculatura, yo no podría mantener mi propio peso sobre él sin sentirlo después dolorido durante días.
Y eso que yo hacía bastante ejercicio... "¿A qué se dedican exactamente en los templos Togashi para conseguir semejante fuerza, maestra?" dije más curiosa que prudente; eso también acercaba a los monjes otro poco a los bushis, sin duda.

También semejante agilidad... pensé mientras me llevaba sobre sus hombros. Al principio puede que le clavara un poquito las uñas tras el primer salto, pero en seguida me di cuenta de que el autocontrol que mantenía de su propio cuerpo, y el mío, era asombrosamente perfecto.
Así que al final incluso pude soltar mis manos... Resultaba endiabladamente divertido. Ju, tenía que probar esto más a menudo cuando le saltara encima a alguien...

"¿Ya?" murmuré melosamente apenada cuando se paró.
"Eh, hum... no se, yo... es difícil de decir. Quizás si fuéramos hasta el otro lado, yo podría... tener una imagen más clara... Ya sabe"

Sonreí
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Oct 16, 2015 4:45 pm

"Si, hablan mucho pero si te das cuenta toda su vida y su arte, pues el iai se considera como tal se basa en la premisa de la vacuidad del presente y el futuro eclipsado por un posible segundo en el que todo se decide."

Te respondió Satomi.

"Por ejemplo, querida, ese mismo pintor del que dices, usa la técnica pictórica para expresarse, es cierto, pero si te das cuenta aunque su obra no esté basada en una serie de enlaces mentales igual que el duelo su exposición si que lo es.

Foco y Golpe de efecto."


"¿En qué se diferencia? Por supuesto en volver locos a los demás en expresar lo que se ha meditado jujujuju"

Se rió esta y no sabías si estaba de broma o no.

"Oh! Hacemos muchas cosas! Aramos la tierra, meditamos bajo los árboles, pelamos judías... es una vida apasionante!"

Te replicó Otsu con voz clara mientras caminaba sin que supieras saber si era sarcasmo o no, no lo creíais.

"Aprendemos a conocer cada centímetro de nuestra mente, cuerpo y alma."

Otsu se rió de pronto cuando le dijiste eso al terminar y te señaló su cabeza.

"Haz el pino sosteniéndote sobre una mano sobre mi cabeza y entonces te daré otro paseo. ¿te atreves?"

"Otsu-sensei.... no me la mate...."

Murmuró desde abajo Satomi con el ceño fruncido, a lo cual Otsu empezó a reirse y replicó:

"No sé quién de las tres pondría antes solución al hecho que se cayera, pero estoy segura que tu gatita no tocaba con sus huesos el suelo, si queréis luego lo probamos."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Dom Oct 18, 2015 10:36 am

"¿Eso no es muy parecido a... actuar del modo que consideras "correcto" sin pensar en las consecuencias?" pregunté algo confusa. No en vano, más de una vez em habían regañado a mi precisamente por eso.

"De todos modos, ésa sería una aproximación de duelista más bien "Grulla" al asunto del bushido, y no se si... Oh, bueno, usted estaba allí anoche, ¿qué le pareció a Umeko-sama el cuadro del Kakita, si se fijó en eso?
Se que estuvo allí, su cuñada me lo dijo, y a ésta misma le había causado cierta extrañeza el hecho de que la Matsu no pareciera "terriblemente ofendida" por semejante propuesta artística; Shinode-san pensaba de hecho que iba a enfrentarse al Grulla en el dojo del sensei de Su Majestad esta tarde, y si que lo hizo, pero... de algún modo... parece que le cayó en gracia"


Dije frunciendo el ceño pensativa, como si aquello descuadrara muchas ideas preconcebidas de las que tal vez mi maestra ya se había deshecho antes, debido a su divina perspicacia para ese tipo de cosas.

"En cualquier caso... aunque grandes cantidades de sake degradan al samurai, es sabido que en dosis pequeñas sirve como simple deshinibición, es decir que quien sufre esos efectos leves es más propenso a mostrarse tal como es, en vez de tal como los prejuicios le llevan a pensar que debería ser... ¿entonces porqué hay bushis que son mucho más locuaces y conversadores en ese estado? ¿No debería eso demostrar que en realidad lo son por naturaleza, pero por algún motivo tratan de fingir lo contrario?"

Volví a preguntar. Por algún motivo, los esquivos bushis siempre me habían atraido mucho más que los cortesanos con sus sonrisas entrenadas y su fingido interés.


"Entonces yo debo tener algo de monja... Sensei me ha dicho alguna vez que a punto había estado varias veces de volver loca a alguna de sus maestras adjuntas..."

Murmuré, sin dejar muy claro si lo decía en broma o no. El asunto era literal, claro, lo que no tenía igual de cristalino es si eso era un genuino rasgo monacal.

"No me cabe duda"
respondí muy en serio sobre la idea de aquella vida que describía Otsu como apasionante "Alguna vez he pensado como sería vivir en el bosque... dormir en lo alto de un árbol, pescar con las manos en el río, cazar... siempre me pareció una idea divertida, pero me sentía extraña por pensar así"

Reconocí suspirando. No pocas veces desde que me había casado había considerado la idea de abandonar la horrible vida que llevaba y buscar algo similar a eso por mi cuenta; la perspectiva de una existencia "salvaje" no me desagradaba. Los motivos por lo que finalmente nunca me había atrevido eran el temor a que Kagehisa me persiguiera, pero sobre todo la idea de decepcionar a sensei y no volver a verla nunca.

"A mi también me gustaría conocerme así..." susurré mordiéndome el labio inferior, aunque era sabido que los monjes llevaban toda una vida para conseguirlo, o varias, y mi paciencia -muy corta- me hacía muy mala candidata a ese tipo de planes a larguísimo plazo.


"¿Que si me atrevo...? ¡Claro! Sólo es cuestión de equilibrio, fuerza en las extremidades y tener la suerte de que tus huesos pesen poco" exclamé, poniendo las manos sobre su cabeza para doblarme y levantar las piernas, y después soltar uno de los brazos.
"Ah, y de control de la ropa, claro. La primera vez que hice esto todo mi kimono se deslizó hacia mi cabeza y me dejó a ciegas, ja, ja, ja... menos mal que sólo había gatos para reirse de mi torpeza" añadí, pinzando con los tobillos el extremo del faldón del kimono, para mantenerlos en su sitio pese a invertir la gravedad, para lo cual no estaban demasiado bien pensados. Los shinobi usaban ropas muy ajustadas para no tener ninguno de estos problemas, claro.

"¿Cuantas de mis compañeras pueden hacer esto, sensei?"
sonreí mirando a Satomi cabeza abajo, no podía evitar cierto deseo felino de llamar su atención con mi porte y elegancia... Aunque quizás también fuera bastante humano en el fondo.


"¿Van a... dejarme caer desde aquí arriba...?"
pregunté enarcando las cejas. No me fiaba del suelo, al igual que nunca me había fiado demasiado de las alumnas que supuestamente debíamos recogernos unas a otras dejándonos caer de espaldas desde lo alto de una mesa, pero no me daba miedo porque sensei estaba allí, como aquellas veces.
Y no era sólo que Satomi fuera físicamente muchísimo más atlética y ágil de lo que cualquiera podría suponer para alguien como ella, al menos alguien que no hubiera caido en la evidencia de lo que significaba el cuidado de su cuerpo para quien estaba devotamente convencida de que éste era un vínculo con una Fortuna y, no sólo eso, un templo de su fe en si mismo... Pero como decía, no es que confiara en que ella saltara y me recogiera, que también, sino que daba por hecho que si ella estaba allí no dejaría que me pasara nada malo, ni de un modo ni de otro.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 19, 2015 4:32 pm

"Actuar en el momento y no pensar en lo que se hace no es lo mismo, el no pensar y el no pensar en absoluto no es lo mismo jajaja"

Satomi se reía pero sobretodo porque estaba segura que en tu mente de gato... para ti era lo mismo.

"Lo único que demuestra el hecho que con un par de copas de sake sean "mejores" en que en realidad son peores, porque un buen samurai, sea la profesión que elija, debe saber controlarse y sacar lo mejor de si mismo en todo momento, sin excusas, quien usa el alcohol como parapeto para ser más él o mejor es que no se esfuerza lo suficiente en ser de esa forma todo el tiempo."

Te contestó Satomi con el ceño fruncido como si pensara que odiaba la excusa del sake.

"No me cabe duda que algo tienes juju"

Se rió Otsu, aunque no estabas segura si bromeaba o no, fuera como fuera no parecía tener malicia.

"Quizás tu maestra debería plantearse, ya que su doctrina es muy espiritual, hacer cursos en monasterios de todas partes del Imperio, de tal forma podríais venirte un tiempo."

Te sonrió Otsu al decirte aquello.



OUT
Tira y tal, te hago aumentos, no te voy a gastar vacío porque con ninjutsy has ido bien y saco un 54, lo consigues sin problemas y tre colocas boca abajo sobre su cabeza.
IN

"Ninguna. dijo Satomi mientras se llevaba una mano a la cabeza al verte boca abajo sobre la cabeza de la monje, literalmente aunque aún sigo sin saber si eso es bueno o malo...."

Frunció el ceño con temor a que te calleras y dieras con tus huesos en el suelo mientras Otsu se reía.

"Si no te salía buena esposa siempre podrías haberla metido a acróbata circense jaja"

La monje parecía no notar tu peso, estaba total y absolutamente recta y encima la notabas relajada como si no pesaras nada.

"En realidad, querida, deberías dejarte tu caer y confiar en que una de las dos te coja, y es más, en confiar que las dos nos pongamos de acuerdo para hacerlo y al tratar de hacerlo las dos no te perjudiquemos...

Y eso, querida, es una valiosa lección de la que hablaremos si te lanzas y tras el resultado, si no terminamos contigo en curas juuuuujuju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Oct 19, 2015 11:29 pm

"Bueno, no creo que se trate de ser "mejor" a través del sake..."

Murmuré pensativa. Era obvio que sensei estaba hablando de un modo genérico, pero yo pensaba en Umeko, y no me parecía que lo usara como excusa "Es más bien... como... ¿desprenderse por un momento de una pesada armadura que no saben quitarse de otro modo...? Quizá porque son bushis, y por eso la armadura forma parte de sus vidas hasta el exceso...
Hum, no se si se explicarlo realmente, ya que... en fin, yo apenas tengo resistencia a los efectos del sake así que nunca he bebido más de un trago o dos seguidos. Siempre he preferido el té de frutos rojos... oh, y ahora la leche"
sonreí melosamente glotona. Combinada con el té ya sabía que resultaba deliciosa, pero dudaba mucho que mezclara demasiado bien con el licor de arroz. Tal vez, con el de cerezas...

"Pero de eso se trata al final, precisamente. De demostrarle... a quien sea, que puede quitarse esa losa, aunque sea un instante, de un modo más natural y... fluido, sin necesidad de recurrir a tóxicos. Tiene mucho que ver con la forma en la que usted enseña a amar, ¿no le parece?"

Pregunté mordiéndome el labio inferior.


"Quizás... Sin duda me encantaría conocer su monasterio, Otsu-sensei, aunque el Clan Escorpión en su conjunto es algo menos espiritual que mi maestra, y es mucho menos proclive a compartir sus tesoros con el resto del Imperio.
Además, por algún motivo, cuando lo hace el "resto del Imperio" siempre da por hecho que están envenenados"


Dije chasqueando la lengua con fastidio. Detestaba cuando otros samurais dudaban de las intenciones de sensei.



"Es bueno" asentí decididamente. Aunque cabeza abajo esperaba que el gesto resultara más o menos igual "Es bueno que yo pueda y... supongo que bueno también que ninguna otra alumna sea capaz de hacerlo. Podrían suceder accidentes desafortunados si todas comenzaran a actuar inconscientemente... ¿no le parece?"

Sonreí honestamente, como si lo que más me preocupara fuera la seguridad del resto y no el hecho de que en tal caso yo dejaría de ser especial para Satomi. Curiosamente, yo no me veía a mi misma en el grupo de riesgo de las accidentables, haciendo lo que se suponía que sería arriesgado para las demás. Pero... bueno...


"No me imagino a una gata en un número de circo, no es nada sencillo aleccionarlos"
murmuré como si la dragón lo dijera en serio. Los gatos no eran adiestrables, así que era muy difícil trabajar con ellos para confiar en que realizaran un espectáculo, si no querían ellos.


"¿Debería...?"
repetí, en parte para mi misma, y en parte mirando a sensei. ¿Debería dejarme caer? Mientras no me rompiera el cuello, en el segundo peor de los casos Satomi era una shugenja experta, y... en todo caso podía ser divertido porque dudaba que me dejara llegar al suelo de ese modo.
Además de ella, la ise zumi parecía completamente sobrehumana, así que menos probabilidad aún de estamparme ahí abajo, pensé mirando al suelo... Se me ocurrió algo más, ya que después de todo este ejercicio tenía por objeto librarme de "mi consciencia" para dejar progresar mi parte neko adormecida, ¿qué mejor incentivo que dejarme caer al vacío para que mis supuestos instintos felinos se vieran en la obligación de emerger si o si para controlar mi caída, hacerme aterrizar de pie o algo así? Que no fuera tachar una de mis siete vidas, aunque si eso servía para volver a ver mis garras...

Miré una última vez a sensei y sonreí con un toque cariñosamente felino. Cerré los ojos, puse la mente en blanco y... simplemente me dejé caer hacia un lado, confiando como había dicho Otsu, pero en las tres.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Oct 20, 2015 12:04 pm

"Es más valiente aquel que abre su corazón que el que va a la guerra."

Te recitó Satomi uno de sus preceptos básicos para entender su filosofía.

"Las personas realmente fuertes y valientes están dispuestas a amar y a sufrir las consecuencias, positivas y negativas de esta.

El sake es una forma más de rehuir de la verdadera batalla, que es enfrentarnos con nuestros miedos y nuestra alma."


Indicó con el dedo índice levantado.

"Por eso, Sakura-chan, tu siempre has sido tan valiente, porque siempre has sabido y has defendido lo que amabas."

Te sonrió.



"Bueno, a mi tampoco me interesa tener en mi monasterio a quien no quiera estar, por eso hablo de relaciones con tu maestra y su escuela no con tu clan."

Satomi asintió meditando aquello mientras se encogía de hombros como si dijera "eso lo entiendo".


"¿Quién ha dicho que hubiera que aleccionarte para que actuaras, sólo presentártelo como algo divertido!"

Sonrió esta.

"A veces tenemos demasiado en la cabeza que otros nos indiquen el camino a seguir debe ser algo autoritario o que no nos vaya a gustar...

¿Cuando le enseñas a los niños un nuevo juego piensas que ellos creen que estás tratando de aleccionarlos de la misma forma que has dicho eso último?

Un buen maestro sabe cómo hacer interesante las lecciones."



Satomi al oir hablar tan libremante a Otsu que te tirases suspiró y asintió mientras te sonreía como si dijera "hagas lo que haga estaré aquí". Y antes que vieras eso ya había sido más que suficiente.

Caiste.
Al vacío.
Era una sensación extraña porque habías decidido cerrar los ojos por un segundo.
Notabas el aire a tu alrededor y como el peso de tu cuerpo caía hacia el suelo.

Y entonces pasaron tres cosas que fueron tan rápidas que apenas te distes cuenta.
Caías, pero tu cuerpo se tensó, caías boca arriba pero no supiste si fue el entrenamiento o ahora tu nueva reconocida naturaleza la que hizo que instintivamente te girases para caer boca abajo, para poner los pies, las patas, en el suelo.

Lo segundo que pasó fue que notaste un cuerpo que calló a tu lado, mil veces más rápido que tu, casi como un disparo de una flecha, por un segundo, el tercer hecho, el viento que de pronto sopló en sentido contrario a toda lógica, desde el suelo hasta el cielo, quedó en doble corriente una hacia arriba y otra hacia abajo.

Cuando tus ojos se abrieron te distes cuenta que aquella escena que había durado apenas un par de segundo se sostenía casi literalmente en el aire.

Un aire que salía desde el suelo, los ojos de Satomi estaban iluminados por una luz rosada mientras su boca parecía murmurar algo.
Justo debajo tuya, en el suelo, estaba Otsu, con los brazos extendidos como si fuera a coger un minino de un árbol.
Y volando, literalmente, parada en la caída, levitando sobre el suelo a un metro, tu habías conseguido ponerte recta, con las piernas hacia el suelo, para caer adecuadamente, mientras Otsu te tendía los brazos para cogerte y al final, cuando el viento que te tenía levitando cesó poco a poco, esta te colocó en el suelo con tranquilidad.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Oct 21, 2015 3:30 pm

"Es verdad... quien utiliza la violencia como argumento es porque teme la respuesta que de ese modo acalla. Por el contrario quien es honesto se ve expuesto a toda clase de opiniones, incluso de los más necios; estar dispuesto a afrontar esto requiere de mucho más temple"

Dije asintiendo convencida. De hecho siempre había visto a Satomi como un claro y admirable ejemplo de eso, porque ella no sólo no tenía miedo de dar la cara como escorpión ni como maestra ni devota, sino que además era capaz de salir airosa y con la cabeza alta incluso de las infamias que pudieran lanzarle. Tal era su templanza y seguridad que hasta intimidaba a sus rivales, y no sólo lo pensaba porque yo la viera con los mejores ojos, alguna vez había visto a un "crítico a espaldas" hincar la rodilla ante ella solo con verla en persona, abrumado ante su presencia e incapaz de mantener ni uno solo de sus prejuicios.

¿Qué guerrera no admiraría semejante entereza ante los enemigos...?
"Así es, pero... ¿como se le dice a un bushi orgulloso y cabezota que no está siendo realmente valiente? Sin que se enfurezca, quiero decir..."

Pregunté torciendo la boca, incapaz de visualizarlo llegada a ese punto.

"¿No es realmente adorable?" le dije a Otsu sobre sensei, girando la cabeza hacia la ise zumi después de que Satomi dijera aquello de mi "No entiendo como alguien podría no querer abrazarla todo el tiempo" añadí con una risilla en tono de maullidito meloso.


"Pero en realidad... yo siempre he pensado que el Dragón y el Escorpión tienen mucho más en común entre ellos que con cualquiera de los otros clanes mayores. Y no lo digo sólo por esa historia apócrifa de que Shosuro-shiryo se retirase a tierras Togashi tras volver de la batalla, sino por muchos más puntos de encuentro de lo que la mayoría se da cuenta.
Puede parecer chocante, pero me parece que entre vestir una máscara y su... bueno, no vestimenta de ise zumi, hay poca diferencia; ambos demuestran no tener miedo de mostrarse tal como son. Además quien mejor que un monje iluminado comprende el hecho cierto de que no todos están igual de preparados para afrontar según qué verdades, si simplemente se limitaran a transcribirlas para que otros siguieran sus pasos hacia ese estado de ascensión... Pero por suerte o por desgracia no funciona así."
añadí cabeceando en afirmación de aquellos pensamientos.


"Si fuera divertido... um, si claro, sin duda podría hacer esto, por ejemplo, todos los días..."
exclamé riéndome "Pero tendría que regalarme uno de esos pantalones, maestra... con lo que sea que vayan a juego por arriba. El kimono lo convierte en un reto de "elegancia" lo reconozco, pero no deja mucha libertad de acción.

En fin, supongo que el problema es que... no todos en mi clan son buenos maestros como Satomi-sensei o usted, Otsu-sama"


Murmuré.


Entonces se sucedió todo aquello, como un torbellino y nunca mejor dicho. Para cuando abrí los ojos me había equilibrado en el aire, de algún modo increíble la ise zumi había conseguido descender más deprisa que yo en caida libre y me esperaba abajo, y encima... de algún modo que no entendía, sensei había convocado a los kamis de aire para que frenaran mi descenso.
Para cuando posé los pies en el suelo, el corazón me latía a toda velocidad. Si no era lo más divertido que había hecho en mi vida, al menos no estaba muy lejos "¡¡¿Podemos hacerlo otra vez?!!" exclamé incapaz de contener esa sonrisa aniñada del que ha estado a punto de caer y al ser recogido en brazos de sus progenitores de pronto empieza a reirse "¿Podemos...?"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 22, 2015 2:21 pm

"valor y mucha paciencia, sin duda, pero justamente el necesitar paciencia es lo que hace que el valor sea doblemente admirable, porque no todos tienen el temple necesario ni la constancia para conseguirlo."

Suspiró esta como si se acordase de algunos ejemplos desesperantes en concreto.

Satomi se rió ante tu pregunta y te dijo:

"Eso es lo que has estado aprendido todos estos años en la escuela! a cómo domar a un bushi! jaja
Pues obviamente se hace con amor, respeto, cariño y sabiendo danzar sobre las llamas, querida."


Otsu asintió levemente mientras sonreía y Satomi te sonrió al oirte con una de esas sonrisas capaz de iluminar el día.

"Es una visión muy interesante, chiquilla, no sé si con el Dragón entero pero sin duda si que tenemos algo en común, quizás con los ise zumis, pues ambos vemos el mundo de manera diferente y las verdades y mentiras tienen un cariz completamente distinto a lo que muchos piensan..."

Te dijo esta.

"Bueno, hagamos una cosa, si tu me prometes que harás caso a tu maestra y le dedicarás más tiempo a meditar yo te regalaré unos pantalones especiales para que medites de esta forma, después de todo como siempre se ha dicho...

Cuando el alumno le preguntó al sensei que cómo podía llegar a la iluminación este le dijo:
-No lo sé.
- Pero sensei! -le replico el alumno.- si vos ya estáis iluminado!
A lo que el sensei le respondió:
-Si, yo sé mi camino a la ilumonación pero no el tuyo."




Otsu estalló en una enorme carcajada al oirte decir aquello porque tus ojos brillantes de niña no mentían en cuanto a que realmente querías hacerlo, fue tal el estallido de risa que hasta a Satomi le costó contenerse y terminó riéndose ella también.
La ise zumi te acarició el pelo mientras asentía y te dijo:

"No voy a ser yo la que te impida tirarte cabeza abajo las veces que te haga falta hasta que todo cobre sentido jajaja aunque algo me dice que eres capaz de olvidar hasta que hay que llegar a la cima si el camino se torna demasiado divertido jajaja"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Oct 22, 2015 9:02 pm

"Eso puedo hacerlo... Aunque a veces me apetece darle un puñetazo a alguno"

Siseé chasqueando la lengua, después me eché a reir con una claridad nítida "Entre bushis es una forma de respeto, por eso pelean todo el rato, ji, ji... Aunque yo siempre temo hacerme daño en la mano, por eso normalmente prefiero "sacudirles" con un beso. Genera el mismo aturdimiento, si no más, y no corro el riesgo de romperme la muñeca contra sus cabezotas"


Expliqué riéndome de nuevo, especialmente al recordar la cara que Kajiko había puesto la vez que lo hice.


"Verdad... También tenemos en común que todos quieren saber lo que vemos desde esos puntos de vista únicos, como es el mundo tras estos respectivos velos, y sin embargo cuando lo explicamos... rara vez nos quieren entender, o creer siquiera.
Como un niño que pregunta sumido en la curiosidad, pero no sabe "pararse" a escuchar la respuesta, ni mucho menos digerirla. Y se enrabieta.

Es la típica historia entre perros y gatos"


Añadí mi particular toque de experiencia al asunto, sonriendo. Ambos se frustraban por no ser capaces de entender al otro, y a la vez su curiosidad no les permitía ignorarse tampoco.


"Yo siempre le hago caso a sensei..."
repliqué frunciendo el ceño, genuinamente incapaz de entender porqué la Togashi me pedía algo que ya hacía con una pulcritud que siempre me había parecido excelsa. "Aunque podría dedicar más tiempo a meditar... de este modo. ¿Puedo venir aquí cada vez?" le pregunté a Satomi, sonriendo con una ilusión renovada. Resultaba bastante refrescante tener permiso explícito para trepar por tooooda la residencia, explorar cada rincón y acechar a las criadas... ¡porque suponía que todo eso iba incluido, claro!.
"¿Los tienen estampados con ramas de cerezos en flor?" añadí dando por hecho que ya eran míos. Había resultado una promesa muy fácil. "Pero es importante que... lleven una parte de arriba a juego, ya sabe; creo que... yo no puedo ir así... ¿verdad?" murmuré mirando al final a Satomi sobre esa costumbre tan curiosa de la Togashi de vestirse sólo de cintura para abajo, torciendo la boca dubitativamente. Quizás, de noche...


"Oh... Entonces... ¿por qué el alumno le llamaba sensei, si no podía explicarle nada? Estoy segura de que algo si tendría que saber, y a la vez ser capaz de transmitirle a su aprendiz"

Dije pensativa. No estaba segura de si era otra de esas cuestiones con truco de antes.


"Nononono... no existe eso de "demasiado" divertido. ¿Por qué las cosas importantes no pueden ser también divertidas?" protesté enseguida. Nunca había terminado de comprender ese concepto. Podrían no serlo claro, dependiendo de su naturaleza, pero es que había personas que sólo entendían de solemnidad y aburrimiento como si eso fuera la llave para cualquier avance.
No era el caso de Satomi, y parecía que tampoco la Togashi, pero me parecían una minoría en general. "Estoy segura de que una naturaleza de gata no querrá salir a la superficie si no lo encuentra lo suficientemente divertido" añadí antes de que me enmendaran, como si renunciara a debatir en general mi forma de ver las cosas, pero resultaba innegable para aquel fin.

"¿Creen que podrían frenarme si salto desde allí arriba?" sonreí señalando la cornisa más alta del edificio.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Oct 23, 2015 11:47 am

Ya sabes de sobra que un bushi y un niño tienen mucho en común, básicamente la diferencia es... la altura jiji"

Bromeó Satomi.

"¿Desde cuándo no has podido venir a mi casa cuando has querido?"

Te respondió Satomi con una enorme sonrisa que decía, cuando esté yo y no esté, después de todo es lo mismo y lo vas a hacer si quieres.

"Si los quieres con bordados en ese caso será mejor que te los compres a tu gusto jaja que estos son hakamas de entrenamiento, no de boda jajaja"

Bromeó la Togashi.

"Buena pregunta.

El alumno puede pedirle explicaciones, el maestro puede darlas, pero no implica que el maestro pueda coger a caballito al alumno y llevarle a las puertas de la iluminación, eso es un camino personal y solitario.

hay tantas formas de iluminarse como personas. Sin duda, la forma en la que vuestra sensei se iluminó no es la mía, por ejemplo."


Expuso esta.

Otsu se rió ante tu explicación de lo divertido y te dijo:

"No sé si tu naturaleza de gato saldría más o no de esa forma, pero a mi me lo parece al menos..."

Satomi se pasó la mano por la cara mientras miraba hacia arriba del segundo piso de su casa desde donde sabía que ibas a saltar mientras Otsu daba una carcajada.

"Yo sé que puedo cojerte... ¿Tu sabes que puedes caer bien Sakura-san?

Esta es una gran lección acerca de las facultades de un maestro y de un alumno."


Satomi suspiró al ver que Otsu te envalentonaba y te hizo una seña de la mano como si dijera "anda sube, que lo estás deseando."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Dom Oct 25, 2015 11:50 pm

No me pude aguantar una risa sincera y divertida por aquellas palabras de mi maestra, que aunque fueran en tono de broma resultaban una verdad del tamaño de la luna. Aunque la realidad no resultara siempre tan agradable como los labios de sensei la pintaban, con ella siempre me sentía capaz de cualquier cosa, casi invulnerable al desaliento.

Le sonreí de vuelta, sin querer decirle que no había podido ir desde que había comenzado a vivir en la casa de Kagehisa; pero ahora estaba en Otosan Uchi y tenía razón, podía venir aquí cuando quisiera.
"Hai sensei, puedo venir cuando quiera" asentí felizmente, como si me lo dijera a mi misma.

"¿Y no los fabrican de entrenamiento, con flores y bordados...?"
pregunté horrorizada. Si me los tenía que comprar yo ya no eran un regalo, y entonces no era tan interesante, aunque siguiera siéndolo de otro modo "¿Es que los grullas no entrenan con hakamas?" añadí frunciendo el ceño, no me cuadraba que ellos, ni siquiera los bushis, se prestaran a llevar ropa sobria y sin decorar.


"Yo se como quiero iluminarme"
murmuré, mientras pensaba en la escena que Tsuki había descrito de como los nekos tenían por afición "cazar" tsurus al vuelo. Me resultó curioso, tanto como una sensación muy familiar, ji, ji.
"¿Y como fue la vuestra, Otsu-sensei?" pregunté sin muchos rodeos.


"Seguro que si"
asentí decididamente para refrendar la suposición de la Togashi. Seguro que si era divertido, mi yo neko saldría a jugar; yo lo haría...


Después me quedé mirando unos instantes hacia aquella cornisa donde se señalaba el punto más alto desde donde podía saltar hacia aquella parte del jardín, pensando en la pregunta de la ise zumi "¿Sin ayuda? Podría romperme un hueso, pero creo que me las arreglaría para "caer bien", que desde esa altura supongo que significa no romperse la cabeza.
Supongo que si tuviera que saltar por mi cuenta lo haría sobre las ramas de aquel árbol, del que sensei ha colgado el otro extremo de la cuerda; eso frenaría la caída en el peor de los casos.

Pero no tengo que hacerlo sola, ¿verdad?"
dije sonriendo.

No es que esperara demasiado a escuchar la contestación. Satomi parecía asumirlo de buen grado, así que salí disparada con una enorme sonrisa antes de que cambiara de opinión; no podía creerme estar haciendo cosas tan divertidas, del tipo por las que normalmente me regañaban... Podrí ahaber meditado mucho más durante mi vida si hubiera sabido que podía ser de aquel modo.

Me había encaramado casi hasta el primer piso mientras pensaba aquello, dejándome llevar por mi instinto felino antes que por un juicio demasiado "humanizado" Salté sobre un saliente aferrándome y balanceándome hasta subir, estirando primero una pierna y luego otra, ya que había optado finalmente por sacar una completamente del faldón del kimono para aquella tarea. Después pasé de un brinco a una rama cercana para rodear una ventana y por allí ascendí otro tramo hasta saltar de nuevo hacia uno de los tejados que decoraban la fachada. Tuve que clavar las uñas en la madera para no resbalarme, pero la sensación era agradable.

Por último, ante la imposibilidad de ascender más por fuera, abrí la ventana desde fuera y me colé dentro de la estancia, correteé por dentro y salí por otra del lado opuesto, hasta por fin volver a aparecer a vista de sensei y la Togashi ya directamente en el tejado más alto.

Curiosamente, mi señor tío podía tanto volar como atravesar superficies, así que nunca se vería en éstas... pero él se lo perdía. Para evitar dudar decidí no pensármelo demasiado, así que en cuando comprobé que estaban mirándose, salté hacia el suelo...


Extendí las extremidades ofreciendo la mayor resistencia al aire, que es lo que había visto hacer a los gatos en alguna de aquellas. Así frenaban su caída y podían equilibrarse sólo en el último momento.
Su suerte era que pesaban muy poco y normalmente el denso pelaje ejercía mucha resistencia al aire, pero el kimono venía a ejercer una función similar, y en cuando al peso... en eso era más humana que felina, pero no podía cambiarlo.
La idea seguía siendo cambiar mi postura antes de llegar al suelo, amortiguar el impacto con las piernas como un muelle y después liberar el exceso de energía rodando por el suelo. Aunque esperaba contar con ayuda, no iba a dejarme caer como un peso muerto...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 26, 2015 12:18 pm

"Claro que puedes venir cuando quieras, tienes hasta un dormitorio para ti."

Te guiñó un ojo.

"Los Grullas seguro que hasta los tienen bordados en hilos de oro y plata juju pero no los dragón juju quizás puedas encontrar a un patrón que te lo sufrage jaja"

Pues anda que no tenía razón, sin saberlo, la Togashi...

"Saber cómo uno quiere iluminarse es un gran paso para saber hacia donde debe caminar."

Te dijo esta muy seria.

Luego atendió a tu pregunta y respondió:

"Yo encontré la mía cuando supe ver el karma, las emociones, el destino y las fortunas bajo la piel de las personas."

Dijo con una amplia sonrisa mientras te señalaba a su pecho, a sus tatuajes en movimiento.

"El sentido que tiene es tan simple como un salto de fe. Pero hacia ti misma y hacia lo que te rodea."

Te contestó esta justo antes de empezar a subir.



Subiste como una gata literalmente, siendo cada vez más divertido el ascenso y cada vez más consciente de cada parte de tu cuerpo que usabas en la escalada hasta que llegaste arriba.

Arriba del todo fuiste llamada tu atención por Otsu que te dijo:

"Escucha, chiquilla, qué es la vida sino una caída desde una vida a otra.

¿Hay forma de parar esa caída?

La iluminación es esa parada, ese dejar de haber sido y dejar de ser en el futuro para ser nosotros por y para siempre.

Dime...

¿Crees en la posibilidad de iluminarte? ¿Crees en la fe de los que lo hacen? ¿Crees que la vida merece ser vivida hasta encontrar ese sentido tanto de la caída como de la parada?

Esto es un salto de fe. Un salto de fe hacia ti misma y hacia lo que crees en ti. La iluminación muchas veces está unida a ese salto, a ese punto de inflexión que te hace saber que ha llegado tu momento y o tienes dudas.

Las dudas nos llevan de una vida a otra, la seguridad nos presenta lo que queremos.

¿Crees que habita en ti la posibilidad de ser lo que quieres? ¿De tomarlo con tu mano? ¿Crees que las cadenas invisibles pueden ser rotas?

Porque sólo si crees... pararás en mitad del aire...."


Sólo si crees en ti.
Qué fácil de decir... cuando todo un matrimonio habrían tratado de destruir justamente eso...
Y sin embargo, allí arriba, por encima de todo... te sentiste... libre.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Oct 26, 2015 9:04 pm

Sonreí dando un respingo, mirando a Satomi con los ojos repletos de ilusión por el hecho de que me reservara incluso un dormitorio propio.

"¿Y puedo traer a quien yo quiera a dormir?"

Dije con una sonrisa de oreja a oreja, refiriéndome a llenarle la mansión de gatos... otra vez.


"¿Un patrón de circo?" pregunté con una ironía divertida "Está bien, unos dragón son lo más apropiado" asentí finalmente como si lo hubiera pensado solemnemente. Mi parte felina no renunciaba a recibir un regalo así como así... bueno, la humana probablemente tampoco.

"Quiero seguir la senda de Benten de sensei, pero con mi marido" el próximo, al menos "Así puedo hacer honor a las dos enseñanzas... Y no tengo que renunciar a nada" susurré esbozando una sonrisilla traviesa. "También quiero llegar a ser directora de una de las escuelas de Satomi-sensei" añadí orgullosamente.

"¿Bajo la piel de todas las personas...? ¿Puede ver mi destino? Quiero decir, además del asunto neko y del tatuaje..."
murmuré, cubriéndome el vientre instintivamente con la mano libre al recordar la forma en la que me había golpeado al "detectar" la esencia del tatuaje antes de extraerlo, con aquella aguja ise zumi.



Cuando estaba a punto de saltar sin pensar demasiado en ello, la monje Togashi llamó mi atención y comenzó a explicar el sentido filosófico de aquel ejercicio. Así que adiós a la posibilidad de no pensamiento...

"Yo quiero ser yo para siempre"
aseguré sin duda alguna. Quería ser la alumna de Satomi para siempre, y la amante de mi Daidoji también; era obvio que ella iba a ser ella para siempre, y había decidido llevarme conmigo a mi príncipe azul.
"Por supuesto que creo en todo eso... Creo en mi sensei" contesté después, mirándola. Para mi era la personificación de todo aquello de lo que hablaba Otsu, y no sólo se trataba de que quisiera imitarla, como maestra me había enseñado a comprender y respetar todas aquellas cuestiones.

Dudas, dudas... repetí dentro de mi propio pensamiento, mirando hacia el suelo. El viento comenzó a soplar con mucha más fuerza allá arriba de lo que hacía a ras de suelo, mi pelo se soltó y empezó a ondear cuan largo era, hacia un lado, caía hasta mi cintura en un receso, y vuelta otra vez. Resultaba una sensación agradable, de libertad absoluta ahí en lo alto.
Vi una flor de cerezo pasar delante de mi. No era la época del año, pero... habría podido jurar que había visto una. Era mi momento, de eso estaba convencida.
Pero las dudas... por algún motivo se llamaban así, y no desaparecían simplemente por decirlo en voz alta.

Él no estaba allí. Era libre. Y aunque hubiera estado... no podría obligarme a nada mientras siguiera al servicio de sensei... Sensei.. claro, de pronto se me ocurrió la solución al acertijo; siempre había estado ahí.

"¿Usted... cree en mi, maestra?"
pregunté sonriente asomando la cabeza desde el tejado. Acto seguido salté, lista para escuchar su respuesta durante el "vuelo", aunque lo cierto era que no necesitaba esperar porque ni la más mínima parte de mi desconfiaba de ella, y sabía que ella creía en mi... así que... consecuentemente en realidad nunca había albergado dudas sobre mi misma, pese a que alguien se hubiera empeñado en hacerme creer lo contrario.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 29, 2015 12:30 pm

"Sólo si entra a 4 patas no te pondré pegas."

Se rió esta mientras te guiñaba el ojo con aquella doblez.

"Lo bueno de todos esos enormes sueños es que caben mejor en unos hakamas que en un kimono ajustado."

Te guiñó un ojo Otsu.

"Puedo ver los hilos de las consciencias futuras y pasadas y cómo esta tejido todo en nuestro cuerpo formando nuestra esencia y los dibujos que eso muestra bajo la piel."

Te replicó Otsu.

"No todo el tiempo, pero puedo verlo si lo fuerzo, si lo viera todo el tiempo si que estaría realmente loca jajaja"

"De hecho................ se quedó pensativa justamente eso es lo que hizo que encontrara a Ko-chan en su nuevo cuerpo...."

Murmuró.



El pétalo de cerezo pasó justo delante tuya mientras te tirabas hacia el suelo.
La respuesta de Satomi fue dar un paso hacia donde caías y abrir los brazos como si fuera a cogerte en tu caída para darte un abrazo, y, de pronto, un viento huracanado surgió desde detrás suya mientras veías como su aura se volvía casi visible y rosa a la vez que aquella oleada de viento llevaba un remolino de pétalos de cerezas rosados como si fuera justamente aquel aura hacia ti, hasta que te envolvió, hasta que frenó tu caída y hasta que te hizo bajar mucho más despacio de lo que jamás una caída así hubiera sido, pero aún así con suficiente rapidez para que notaras el éxtasis de la caída y pudieras preparar tu cuerpo para el aterrizaje, en el lugar en donde Otsu, de brazos cruzados te esperaba.
Justo cuando fuiste a tocar el suelo Otsu alzó su mano y te hizo de torre, en vez de cayendo a la tierra quedando sobre la palma extendida de su mano cual columna, te sostenía la togashi literalmente con una mano para que tu optaras por dar un saltito y bajar o.... qué divertido era estar allí arriba!
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Oct 29, 2015 8:06 pm

"¿A cuatro patas? ¡No se si sabe lo que dice, sensei!"

No pude evitar romper a reir al escuchar aquello mientras Satomi hacía lo mismo. No me imaginaba a los gatos caminando sobre las patitas traseras, no era para nada su estilo, pero de pronto me vino a la cabeza la expresión que Tsumeo habría puesto si hubiera escuchado algo así; una que desprendería descaradamente "obedeceré a pies juntillas; pasaré gateando" Podía verlo sonreir con nitidez con ese aire canalla y encantador a la vez...
Además estaba segura de que realmente lo haría, ji, ji... Y suponía que a estas alturas sensei ya se habría dado cuenta del motivo por el que aún seguía riéndome embobada.

Por otro lado, no es que los felinos tuvieran menos "peligro" si se acostumbraban a que aquel lugar fuese suyo. Mi maestra me había dicho a veces que nunca había conseguido "atraer" tanto a los gatos como a otros seres más afines a Benten, pero quizás era que ella no se había dado cuenta como yo de las muchas veces que alguno de ellos se quedaba absorto mirándola cuando pasaba, y aún bastante después de que se hubiera ido, como si paladeara su rastro.

"Pues sensei nunca lleva hakamas..."
murmuré pensativa "Nunca entrenaba con las chicas... pero estoy segura de que lo hace" añadí, mirándola con una curiosidad que no por recordada era nueva. Me había pasado mucho tiempo registrando su residencia, con el fin de encontrar donde y como realizaba un entrenamiento físico que observando su anatomía era evidente que practicaba; pero nunca lo había descubierto.
"Si voy a venir a meditar así aquí, necesitaremos unas hakamas también para ella... ¿no le parece Otsu-sensei?" dije mirándola con una persistente curiosidad felina.

"¿Puede... ver quien fui yo en una vida pasada...?"

Pregunté abriendo los ojos repentinamente. ¿De verdad era eso lo que acababa de decir la ise zumi? "¿Quien...? ¿Quien era yo?" añadí, sin poder ponerle ninguna clase de filtro a mi interés. ¿Una princesa... Una princesa felina...? Ahm, no, eso lo era ahora...

"¿Ko-chan? ¿Quién es Ko-chan?"
volví a curiosear otra vez. Esto era casi tan interesante como la idea de un baúl mágico sin fondo repleto de tesoros de todo el universo.



El salto resultó muy emocionante, pero muy poco comparado con la sensación de verme envuelta en el aire por una ráfaga de pétalos de cerezo que parecían brotar del aura rosácea de Satomi, como si ésta misma me abrazara al vuelo.
El corazón me latía a mil por hora para cuando la Togashi me recogió definitivamente, a medias por el éxtasis de la caida, la emoción de dejar fluir mis instintos felinos y los efectos de la magia, en todos los sentidos, de mi maestra.

"Um... no me suelte, Otsu-sensei... no puedo dejar de pensar en saltarle encima a sensei desde aquí como una gata... Pero me temo que peso más que una de verdad, ji, ji"
susurré al oido de la monje con una sonrisilla entre avergonzada y divertida. Quizás si que se hubiera despertado más de mi parte neko después de todo.

Así que en vez de bajarme de allí arriba, enrosqué las piernas alrededor de su brazo y me dejé caer colgando cabeza abajo "Me sigue pareciendo increible que pueda sostenerme con tanta facilidad... No creo que yo pudiera conseguirlo nunca por mucho que arase y pelara judías" murmuré mientras palpaba distraidamente, y sin mucho reparo por la mucha emoción que hacía rato ya había podido con mis esquemas de etiqueta debida, sus hombros. Sus músculos estaban en tensión, pero tampoco parecían sometidos a un gran estrés, ni nada cerca de su límite. "¿No tendrá un tatuaje de hormiga en alguna parte...? Dicen que pueden levantar muchas veces su peso.

Tsuki-oji también podía levantarme sin esfuerzo... Los hengeyoukais son mucho más fuertes que los humanos, por lo visto. ¿No será usted un ryu, maestra?"
dije frunciendo el ceño, pensativa.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 03, 2015 6:12 pm

"Me has entendido...."

Se rio esta.

Satomi te miró con una sonrisita maliciosa cuando dijiste lo de la hakama como si ella supiera que tu las habías buscado y Otsu al veros conversar mentalmente se rió.

"Si, será mejor que le consigamos otra a tu sensei o te volverás loca pensando en cómo lo hace ella.... aunque yo tengo una idea ju"

Otsu sonrió de medio lado ante tu pregunta y se encogió de hombros con aquella sonrisa maliciosa que decía "quién sabe...."

"El bosque de nuestro pasado es rico en información sobre nuestro presente, pero si es un bosque donde no podemos llegar usualmente es por algo.... porque a muchos les lastra tanto el peso de lo hecho que siguen en esta vida."

"Oh... el autor digo se aclaró la voz Otsu ahora es Koji-san, Kakita Koji-san."

Y lo dijo como si fuera tal cosa, algo normal...



"Es que pesas muy poco, chiquilla, deberías comer más."

Te replicó Otsu mientras te sostenía como si de una manzana que pendía de una rama, en este caso su brazo se tratara.

Luego te sonrió ante tu pregunta y puso las palmas boca arriba, te diste cuenta que entre sus dedos parecía tener tatuados como agujetiros.... que al mirarlo bien te diste cuenta que eran más bien cavidades como las que las hormigas hacían en el suelo.

"Más bien estoy llena de ellas."

Te dijo mientras se reía.

"Oh jojo me temo que no, querida, que soy todo lo mortal que esta última de mis vidas me permite, aunque es cierto que tengo a bien resistirme de dejarla, supongo que es porque me lo estoy pasando muy bien y quiero llevarme al Reino de los Antepasados Bendecidos muchas historietas que contar en el gran banquete con los dioses...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Nov 04, 2015 12:32 pm

"Hai"

Asentí inocente y alegre a la vez, afirmando que me aseguraría de velar incluso por el espíritu de las indicaciones de mi maestra. Por mi no iba a ser, yo siempre era obediente, pensé asintiendo con aquella sonrisita.

Ladeé la cabeza con curiosidad al ver la expresión de Satomi. Sabía que siempre había sido muy cuidadosa cuando había entrado a hurtadillas en sus aposentos, incluso cuando buscaba algo concreto como aquello, o a ella personalmente. No tanto por no dejar "rastros incriminatorios", la clave para eso era entrar cuando no me viera nadie, sino por un enorme respeto hacia lo que significaban sus pertenencias, así como por lo mucho que me agradaba el orden conocido en "mis" estancias: si algo detestan los gatos son los cambios que les obligan a volver a marcar todo su territorio antes de poder pasearse de nuevo tranquilos por éste.
Así que jamás revolvía sus cosas, ni causaba estropicio alguno como un torpe cachorro de perro. Ni tan siquiera cuando me quedaba a dormir allí a escondidas al añorarla durante alguno de sus viajes más largos.
Entonces, ¿por qué me parecía que sensei insinuaba con su sonrisa que sabía de sobra lo que yo hacía cuando ella estaba ausente...?, me pregunté mirándola con una implacable curiosidad felina.

"¿Si? ¿Qué idea, Otsu-sensei?"
pregunté en seguida sacada de mis pensamientos por la monje Togashi, con un tonillo meloso y dulce al suplicar más información.


"¿Ese "lastre" es lo mismo que suponer que si estamos ahora en esta vida, y no en el Reino de los Ancestros, es porque aún algo hicimos "mal" en la anterior?"
dije pensativa "Pues... no es mi caso, estoy segura. Se que, para mi, esta vida fue un premio" sonreí mirando a Satomi con una sonrisa descaradamente honesta "Así que algo tuve que hacer muy bien en mi última vida, ninguna clase de lastre.

Puede que ni siquiera fuera humana. Ehm, medio humana, ya saben... Tal vez fui una gata, no una neko sino solo una gatita común, pero le salvase la vida a una princesa en un camino, y el karma me recompensó volviendo a nacer como persona para conocer de ese modo a la princesa..."


Expliqué mirando al cielo con un toque aniñado de sueño. Estaba segura de que mi pasado tenía que ser algo como eso, simplemente no parecía razonable que conocer a Soshi Satomi fuera el "castigo" por una existencia pasada incompleta, en vez de un premio por todo lo contrario.
Aunque me quedé mirando de reojo a la Togashi... ¿me daría alguna pista de lo que ella veía a su particular modo en mi bosque?


"Oh, el grulla... Así que usted le conoce... quiero decir, le conocía... ¿le conocía?" repetí mordiéndome el labio inferior mientras fruncía el ceño descolocada "¿En una vida pasada? ¿Personalmente...?
Pero... ¿cuanto hará de eso... tal vez veinticinco años...? Eso quiere decir que usted tendría... hum, ¿cuarenta?

No parece tener cuarenta..."
murmuré abrazándome a sus hombros y observando su piel de cerca, con ese aire descarado de los gatos cuando algo les llama repentinamente la atención "No parece tener ninguna edad en realidad" dije chasqueando la lengua.

"Pero sobre el Kakita... Por la forma en la que retrata, y a quienes... yo diria que... echa de menos su anterior ser. Es decir, que era una mujer, y feliz de serlo por algún motivo... ¿me equivoco?" dije curiosa.


"¿Debería?" repetí sin entender si Otsu lo decía literalmente o de un modo bromista "Pero yo no quiero ser una de esas gatas rellenas de "algodón" que sólo se levantan del cojín para ir a comer... Me gusta trepar, y saltar..." murmuré quejándome con un tono aniñado.

"Uah..." exclamé mirándole las manos a la Togashi. Incluso tomándoselas para darles la vuelta y examinarlas más de cerca, por un lado y otro. Una vez que adquiría confianza con alguien mis "precauciones preventivas" de etiqueta se relajaban mucho dejando salir a mi yo más "yo", el cual tendía a establecer contacto físico con mucha frecuencia, a diferencia de la mayoría de otros samurais, que por supuesto no habían tenido al tacto de una diosa como maestra.
"¿Y la araña... no se come a las hormigas?" pregunté, aún sin estar segura de si eso tenía algo de sentido entre tatuajes.

"¿Cuantos tiene en total...? ¿Alguno de gatos?" añadí finalmente sobre aquellos dibujos en su piel que iban y venían como si se tratara de seres vivos. "¿Los ha dibujado todos usted misma? Debe de resultar complicado tatuar sobre la propia piel, no?"


"¿Contarán usted y sensei algo sobre mi en ese banquete?"
dije al final levantando la vista con una sonrisa clara y limpia.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Nov 08, 2015 12:57 pm

Satomi te sonrió ante tu expresión escrutadora pero no dijo nada más.

La Topgashi se rió ante tu pregunta y te dijo:

"¿No es evidente? Medita con la ropa de nacimiento."

"Estar en esta vida no implica haber hecho algo mal, sino no haber aprendido lo que deberíamos haber hecho en la anterior, o quizás haber dudado de lo aprendido...

Hay veces que no aprendemos algo porque no le damos importancias, por ego, vanagloria...

Y hay veces que la duda es el peor de los lastres."


Te respondió.

"Yo nunca he dicho que esta sea tu una de tus múltiples vidas como humana."

Te cortó de pronto con media sonrisa.

"De hecho la rueda del karma suele ir en progresión natural lógica y pausada..."


"Le conozco y la conocía. dijo acerca de la vida del grulla pero ya hace tiempo de su partida... aunque no atino a saber cuánto... quizás... se rascó la cabeza ¿dentro de poco harán cien años?" Murmuró para si.

"la edad es relativa, querida, son números llegado a cierto punto."

Te guiñó un ojo mientras te sacaba la lengua porque sabía que en cierto sentido aquella no respuesta te iba a crispar.

Otsu comenzó a reirse con fuerza a la pregunta de comer y te dijo entre carcajadas:

"Tu y el punto medio no sois nada amigos ¿verdad?"

Luego se dejó que la toquetearas con media sonrisa en la boca y dijo:

"Mi araña es buena, sabe lo que puede y no hacer, y comerse otros tatuajes no le está permitido."

"¿Cuantos tengo? jum.... buena pregunta.... pues tendré más o menos unos 50. Aproximadamente la mitad de ellos son diurnos y otros nocturnos por eso no parece que tenga tantos."

Te explicó sin problemas.

"Si, claro que tengo un gato, me es un muy útil en la noche, pero sólo sale en esta.

Es una gata muy presumida, no suele dejarse ver más que cuando se le implora o es absolutamente necesario juju


Jum.... la mayoría de ellos me los he hecho yo misma, pero al menos unos 10 de todos estos han sido tatuados por otras personas, sobretodo por mi maestro, el que me enseñó esta senda.

Y luego tengo alguno de algún discípulo talentoso."


Otsu se rió al oir aquello y te acarció la cabeza mientras decía:

"Aún eres joven, podrías venirte con nosotras."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Dom Nov 08, 2015 4:24 pm

Mmmm, ¿por qué sensei sonreía y no decía nada...?

¿Qué estaría pensando...?

¿...Querrá acariciarme la cabeza... O regañarme por algo...? Tsk, quizás si me quedo mirándola fijamente lo averigue...



"Con la ropa de nacimiento... Hum, tal vez pero ¿por qué iba a esconderse de mi para eso?"
maullé desconcertada; ¿sería porque la distraía? "De todas formas una cosa es meditar y otra es entrenar la clase de ejercicios físicos que estoy segura de que sensei realiza" le dije a la Togashi, en un susurro. "¿Cree que también lo hace con esa "ropa"? ¿Y por qué iba a hacerlo a escondidas, de nuevo?"

No sólo había buscado la ropa de sensei, también a ella misma en aquellas situaciones. Siempre había tenido curiosidad por descubrir la clase de tablas de rutinas que realizaba, y por estudiar su modo de realizarlas, pero por algún motivo no las hacía en presencia de las chicas... lo cual me daba lo mismo, lo que me importaba es porqué no las hacía conmigo.


Resoplé frunciendo el ceño ante la elaborada respuesta de la ise zumi sobre mi existencia pasada, para terminar por no responder a lo que yo deseaba "No me lo va a decir, ¿verdad?" protesté chasqueando la lengua.

"Pero no veo como saber el error que hubiera cometido la útlima vez podría perjudicarme. De los aciertos sólo se puede aprender que ya sabías hacerlo, de los fallos puede aprenderse todo un mundo de cosas nuevas y mejores que las que ya conocías" asentí convencida.


"¿Cien... años?
Bueno son números, pero... no unos que normalmente alcancen los seres humanos"
repliqué mirándola con un interés renovado. ¿Más de un siglo había a espaldas de la monje ise zumi?
"Apuesto a que... tiene que ser una tortuga" murmuré buscándola por su piel "Esos seres viven más de cien años, tengo entendido"

Abría la boca para decir algo más, pero no pude articular nada con sentido. Ni siquiera podía imaginar lo que debía de ser permanecer tanto tiempo en este mundo, dejando atrás a tantos seres queridos. No estaba segura de si me gustaría, o no.


"Los gatos están más cerca de la bipolaridad que del punto medio, maestra"
expliqué distraidamente, como si tal cosa la hubiera detectado al observarlos a ellos, pero no se me hubiera ocurrido aplicármela a mi misma "Pasan de la indiferencia al deseo de mimos y caricias, de ahí a la desconfianza y a las ganas de ver arder el mundo con tal de conseguir sus deseos, y después... vuelta a los arrumacos de nuevo. Pocos seres aman y detestan con tanta facilidad.

Aunque no creo que sea mi caso, yo soy como una balsita de aceite en calma, ¿verdad sensei?"
sonreí inocentemente, mirando a Satomi. O al menos siempre me sentía así con ella. Cosa distinta sería si alguien tratara de hacerle daño... entoncesa esa persona, animal o cosa le arrancaría el corazón con mis garras y lo haría jirones con los colmillos. Pero, aparte de eso...

Aunque esto explicaría porqué me sentía atraida por Benten y por Ai-Kami a la vez, claro... Pero... no, no era mi caso, decidí al final sonriendo como una niña buena.


"¿Ahora podría ser absolutamente necesario?" pregunté melosamente, porque no pensaba suplicarle, pero quería ver a esa gata presumida...

"¿Y después de cincuenta aún siguen "apareciendo" otros ocultos hasta el momento en que el tatuador decide sacarlo a la luz desde su espíritu? Debe de tener... un alma muy peculiar, y repleta de matices.
¿También los hay "violentos"? Tatuajes, quiero decir; una vez escuché que los ise zumi pueden ser terribles combatientes, si quieren"


Pregunté con más curiosidad que cualquier otra precaución.

"Oh, claro que si. Yo iré con sensei" asentí decididamente. Tenía el tonillo de una chiquilla que puede aparentar no comprender la realidad de aquella afirmación, pero para quien supiera ver el fondo de mi era muy distinto "Seguiré sus pasos y volaré hasta donde esté ella.
Esa vez no podrá esconderse de mi"
me reí sacando la lengua de una forma aniñada, porque no sería la primera vez que me había gastado semejante "jugarreta" para divertirse mientras yo seguía su rastro de un lado para otro "La encontraré, cueste lo que cueste.

Me alegro de saber que usted también estará allí, Otsu-sensei"


Sonreí. No podía prometer que fuera esta vez, pero como si tardaba cien, o mil. Llegaría, de eso estaba segura.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Nov 09, 2015 5:32 pm

"¿Y por qué no iba a entrenarse doblemente? O mejor... ¿y por qué no iba a divertirse mientras entrena? ¿Nunca has jugado con un gato a que no te encuentre?"

Se rió bajito Otsu.

"La gracia del asunto es que yo nunca he dicho que un error del pasado te haya llevado a tu yo del presente..."

Otsu se rascó la mándibula pensando y te dijo:

"No, no, chiquilla, te digo que creo que Ko-chan murió hace ya unos cien años, no que yo naciera cuando la conocí, yo por aquel entonces ya era vieja juju"

Tras lo cual se rió ante tu explicación plausible y te dijo:

"Si te sirve de algo tengo una tortuga tatuada en una de mis nalgas jajajajajaja"

"Una balsita de aceite que puede ser incendiada si"

Replicó Satomi mientras se reía por la comparación tan justa hecha.


"Con la edad el caracter se templa y cosas que estaban ocultas salen a la luz.... es como una novela, en las diez primeras páginas no puedes imaginar dónde estará tu héroe en la doscienta."

Te contestó Otsu.

"Oh si, niña, claro que los hay que ayudan al combate, yo tengo más de uno."

Asintió. Mientras se señalaba un antegrazo por el que "paseaba" un tigre.

"El ying agresivo es tan parte de nosotros como el yang taimado."

Otsu te acarició la cabeza con una extraña sensación que daba de abuela que acaricia a un nieto aunque tuviera aquella apariencia tan joven y te dijo:

"Así me gusta...
Si te portas bien podrás por fin conocer en persona a tu Benten-kami, me ha dicho un pajarito que se te resiste y que juega también contigo al despiste juju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Nov 09, 2015 7:50 pm

"¿Divertirse...?" repetí sin terminar de entenderlo, aunque entonces la ise zumi pareció cambiar de tema "Ehm, jugar a esconderme de alguno de los gatos... Si, claro, ji, ji..." un momento, ¿¿el gato era yo?? "Pero no, quiero decir... no es divertido fastidiarlos.
Para nada"


Protesté enfurruñada, sacudiendo vigorosamente la cabeza a modo de negación.

"Bueno, yo hablaba en general, sobre las personas conociendo su pasado y el efecto que eso podría tener en algunas de ellas. Pero ya he dicho que no creo que sea mi caso; yo estoy segura de que estoy aquí como una recompensa... ¿Es por eso por lo que no debería saberlo, para que mejore en lugar de conformarme con volver a repetirlo?"

Pregunté frunciendo el ceño, resultaba todo un fastidio que Otsu no contestase lo que yo quería.

"¿Una vieja hace cien años...?" me quedé mirándola detenidamente, y después pasé la vista a Satomi, preguntándome si eso era posible o estaban divirtiéndose a mi costa otra vez "Hum, de acuerdo, digamos que... ¿recuerda qué Hantei ocupaba el Trono Esmeralda el día de su nacimiento?
Oh, y no me diga que no recuerda ese día... seguro que se enteró algo más tarde ya"


Señalé de antemano, al preveer una nueva respuesta sin respuesta.

"¿Incendiada?" murmuré ruborizándome "Hum, bueno, yo... Las lámparas de aceite dan luz, y calor..." dije sonriendo, lo que no era exactamente un incendio. Quizás sólo necesitaba la mecha adecuada para no arder sin control, pero... mmm...


"Yo si" repliqué enseguida "Si la novela me gusta en sus diez primeras páginas, paso a leer el final para saber si me va a gustar también y asegurarme así de que no voy a perder el tiempo leyendo una historia que promete mucho pero que al final no cumple las expectativas.
Así que si se donde estará el héroe... Aunque en realidad me gustan más las de heroinas"


Expliqué con una sonrisita dulce, convencida de que mi método era el más razonable. ¿Como podía ser de otro modo?


"Eso es muy cierto. Todos tenemos un yin agresivo, ¿verdad? Y eso no significa que dejemos de ser damas hermosas y elegantes... Quiero decir que seguimos siendo la misma persona, no necesariamente peor.
Ella nunca se ha "enfadado" conmigo, pero una vez presencié como sensei dejaba salir ese yin contra unos samurais sin alma que habían maltratado a una de sus sirvientas al volver del mercado... Salió en su búsqueda y nos ordenó quedarnos en la residencia, pero yo pensé que estaría en peligro así que me metí un cuchillo de cocina entre los pliegues del kimono y me escabullí tras ella... Afortunadamente para esos tipos, no me hizo falta. Sensei proyectaba la misma aura rosada que otras veces, pero vibraba de un modo... más que amenazante, casi aterrador, como si avisara de que podía retorcer el corazón de cualquiera que estuviera delante suya con un mero gesto de la mano.
Yo la vi desde un árbol cercano... y la he visto muy hermosa otras veces, puede que más si, pero en aquella ocasión... su belleza resultaba muy especial, como si hubiera sido la serpiente la que finalmente hubiera hipnotizado al hipnotizador.
Así quedaron ellos, desde luego. Volví a verlos meses más tarde por la ciudad, y en cuanto distinguían el mon de la escuela en mi ropa, bajaban la vista como si hubiera visto a una Yuki no Onna"


Expliqué riéndome. Curiosamente, yo siempre había querido conocer a una Dama de las Nieves, por curiosidad. De cualquier forma, después de haber seguido a Satomi aquella vez ya nunca más había sentido ninguna duda al "vengarme" de los que maltrataban a mis gatos callejeros...


"¡Ah... si, si, si, si, si...! ¡Yo también pienso eso!"

Exclamé de repente, mirando repentinamente a sensei para insinuarle con la vista "¿lo ve, lo ve, lo ve...?" señalando a Otsu en aquel lenguaje no escrito, pero no por ello menos explícito.

"Estaba segura de que la Fortuna se estaba ocultando de mi... O ella me estaba ocultando de ella, ya sabe... ¿Pero por qué? ¿Qué he hecho mal?
¿Porque levanté la vista para mirarle a la cara en el templo de los Tsurus...? No, no... Aoi-dono dije que ya estaba jugando conmigo entonces... que normalmente no exigía que sus fieles se arrodillaran con la cabeza en el suelo ante ella...
¿Porque hablé con Enma-Ai-Kami? ¿Porque mordí a Murasaki-sama? ¿Porque aún no he levantado su altar en mi casa...? ¿Porque todavía no he rescatado a Kaji-chan? ¿Por qué...?"


Les pregunté a ambas, implorando que me contestaran -por una vez, algo que resultara claro y directo de entender. Podía cambiar cualquier cosa que no hubiera hecho bien hasta el momento...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 10, 2015 5:42 pm

"¿Seguro?"

Se rió Otsu.

"Más de uno se merece un escarmiento de vez en cuando por dejar las fusamas todas arañadas...."

Te sacó la lengua mientras se reía.

"Muchos se obsecan en lo que no saben y olvidan lo que saben en pos de aquello, a veces no es bueno saber o mejor dicho, la obsesión nunca es buena, ni por este caso."

Te respondió Otsu.
Satomi te sonrió simplemente cuando la miraste como si buscaras saber si Otsu se reía o no de ti.

"En realidad, y aunque sea un sacrilegio decirlo, creo que una de las cosas más peculiares que he vivido es ver gaijins en el Imperio..."

Te dijo Otsu a tu pregunta.

"Así que sois de las que se autodestrozan un final jajajaja
Bueno, niña, esa es una opción que sólo tienes en la literatura así que no te diría que está mal que te aproveches de ella....."



Satomi se cruzó de brazos al oir tu historia como si dijera "Sakuraaaa" con un mohín en los labios pero no te riñó, después de todo ya era pasado, y seguramente ella pensaba y sabía que lo volverías a hacer así que...

"Justamente así, pequeña, las personas somos ying y yang, negar una de esas partes es negar a la otra, por eso hay que compensarlas, yo entreno mi yang y mi ying, ambos, para que estén en equlibrio."

Otsu, ante tu incontinente verborrea se puso a reirse mientras le hacía una seña a Satomi para que hablara ella.

"Puede que todas esas remarcó esta con tonillo de reprimenda y a la vez ninguna, Sakura-chan, te lo he dicho muchas veces, el camino hacia las Fortunas es un sendero de autodemostración de tu voluntad, si fuera tan sencillo todo el mundo hablaría con ellas y todos seríamos sacerdotes, se trata de demostrar la valía.

Y a la Dama del Amor, encima, como ya sabes, últimamente está de un humor............... sarcástico...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Nov 11, 2015 5:10 pm

"Hum, bueno... los machos, quizás. En ocasiones se ponen muy pesados y territoriales"

Respondí con una sonrisilla. Por supuesto, eso no me incluía a mi de ningún modo, yo no necesitaba escarmientos de ninguna clase, porque era un cielo, buena y obediente.

Resoplé mirando al suelo. No estaba obsesionada, sólo que... sentía una curiosidad felina por aquella clase de cosas. La mayoría de las personas no veían la diferencia, pero... si que la había.

"¿Los gaijin...? Pero de eso hace... ¿doscientos años?" pregunté abriendo la boca en sorpresa de modo que tuve que ocultar mi expresión con la manga del kimono. Pero si me hubiera estado engañando sensei ya habría hecho alguna clase de gesto para advertirme, a ella le divertía jugar conmigo pero no mentirme de un modo "cruel" hacia mi curiosidad.
"Así que gaijines... Quizás sea casualidad, pero... Nisio-sensei descubrió que el karma de una buena amiga mía enraizaba un conflicto hasta esa época precisamente. Ella era Seppun, y devota de Benten-Kami, eso me dijo la Miya, aunque no su nombre. Es extraño pensar que tal vez la conoció, Otsu-sensei"

Murmuré mirándola igual que si tuviera alas de verdad, en vez de sólo tatuadas.

"Y ya que hablamos de sacrilegios... ¿Eran aquellos hombres tan bárbaros y salvajes como cuentan las historias?" añadí con interés. No era gratuito, o no solamente, porque a fin de cuentas la anterior Kajiko se había enamorado de uno...

"¿Autodestrozarlo? Claro que no, ¿por qué dice eso? Si el final es bueno, sigue siéndolo aunque lo lea, ¿como iba a poder cambiar eso y destrozarlo?
Oh, quizás pierda el "giro inesperado" que el escritor pretendía dar en un punto concreto, aunque yo lo experimento de otro modo, no es que lo evite; sin embargo, considero que si eso es lo único en lo que se basa el valor de una historia, en esconder la verdad al lector para después hacerla aparecer de golpe, no se trata de una buena historia, sino de un simple truco de prestidigitador de tres al cuarto, como los que hay en cualquier feria haciendo desaparecer y aparecer palomas, monedas y demás accesorios"

Expliqué mi punto de vista. En realidad a mi nunca me había fallado, aunque era una apreciación muy personal, eso lo sabía.

"¿Yo estoy en equilibrio?" le dije sin muchos reparos a la togashi, al respecto de yin y yang. Estaba casi segura de que lo había estado mientras vivía bajo el amparo de sensei, pero a veces dudaba de si lo había perdido al seguir los entrenamientos de shinobi de Kagehisa... Aunque nada garantizaba que la ise zumi quisiera contestarme esta vez, de hecho era más probable que no, que lo contrario.


Agaché la cabeza sumisamente cuando Satomi me reprendió. Me sonrojé un poco por haberme sobreexcitado al decir todo aquello y entendía las palabras de mi maestra.
"Pero..." me atreví a replicarle frotando el suelo del patio con el pie, haciendo girar el tobillo. Levanté la vista un segundo para mirar a sensei, dependía de si la veía enfadada o no continuar mi réplica. Si era el caso no diría nada más; normalmente ella era del tipo de maestras que admitían con paciencia la contrarréplica con el debido respeto, pero había un límite, como en todo, y el suyo no me gustaba nada superarlo.
Así que podría "no estar diciendo" esto "Pero Ai-kami habló directamente conmigo en cuanto me acerqué a su templo, y yo ni siquiera sabía a quien estaba dedicado, simplemente le gusté...
De hecho, incluso se burló al aventurar que Benten-Kami nunca había hecho tal cosa. Supongo que es el sentido del humor de la familia "Enma"
Oh, yo se que puedo sentir a Benten a través de usted, así que no es cierto lo que Ai decía, si que está ahí... Pero, bueno... ya sabe, si que parece "jugar" conmigo, como ha dicho Otsu-sensei..."

Puntualicé que lo había dicho la togashi, por si acaso.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6925
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 12, 2015 12:12 pm

"Cuando se vive mucho tiempo lo complicado es no conocer a mucha gente, pequeña juju sobretodo si eres amante de una buena conversación como yo."

Era cierto que Otsu no parecía reticente a hablar con nadie.... ni a contar cualquier cosa con naturalidad.

"Eran hombre que vivían según sus normas.... que no eran para nada las nuestras."

Te contestó la monje sobre los gaijins.

"Así que eso los hacía muy bárbaros para nosotros y muy peligrosos, porque no pensaban en absoluto como lo haríamos aquí...."

"Hay giros en la historia que lo explican y lo cambian todo, has podido desechar historias por no comprender ese giro ya que no lo has leido, es como si de pronto reconocieras que lo importante en el camino es el final y no el recorrido como lo que has dicho antes.

"¿Tu que crees? te preguntó sobre tu ying y yang creo que tienes una habilidad especial para sentir tus estados de ánimo.... y creo que tu misma sabes la respuesta, y que varía o ha variado en poco tiempo."


Satomi te dejó que te explicaras mientras se cruzaba de brazos y te dijo:

"No dejes que el árbol nuble la visión del bosque, pero tampoco dejes que te abrume el bosque para no ser capaz de apreciar cada árbol."

Otsu asintió a eso y te miró con media sonrisa como si dijera "lo entiendes?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2946
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Jue Nov 12, 2015 9:59 pm

Me quedé pensando sobre aquello un instante, pero al final no dije nada. En mi fuero interno pensaba que si tan distintos y peligrosos eran, era un error darles la espalda, en lugar de estudiarlos. Lo conocido era mucho menos amenazador, y no sabía si era mi instinto felino o shinobi, quizá ambos, pero yo me sentía mucho mejor cuanto más conocía de mis enemigos y más los observaba.
Pero claro, opinar que un edicto imperial vigente es un error era una de esas "cosas" que no debía decir en voz alta.

"Dicen que en la sociedad humana todo tiende a repetirse... modas, gustos, conflictos, que todo acaba siendo cíclico, como si se reflejara la naturaleza misma del karma. Usted que ha vivido tanto, ¿cree que es verdad?
En ese caso... volverán; tarde o temprano, aunque se lo prohibamos vendrán de nuevo, con sus propias normas... ¿no?"


Musité curiosa.


"Al contrario. Si sostengo que el destino final no es tan importante como el camino, lo que estoy haciendo es valorar el conjunto sobre el "más importante" de los hechos puntuales que lo conforman. Así que cualquier giro intermedio, que es otra clase de hechos puntuales en una historia, no puede ser tampoco más valioso ni que el final, ni que el conjunto de todos los sucesos.
Es decir, no puede serlo si la historia, el conjunto, es de la calidad suficiente. Nunca he leido una buena historia que se sostenga sólo a base de giros inesperados. Uno o dos pueden justificar un capítulo o más, pero no todo el ambiente. Y en todo caso no pueden ser más definitivos que, por supuesto, el final; pero no porque éste cambie de blanco a negro, en cuayo caso no sería más que un giro añadido de última hora, sino porque traza la línea general del argumento...

Detesto a los autores que tratan de engañar al lector con un "giro inesperado" como gancho final de cada capítulo, o entrega. Esa clase de escritores ni siquiera saben el final de su historia mientras la transcriben, su único interés es mantener una atención vacía, por eso puedo pillarlos con facilidad si acudo directamente a la conclusión. Diagmos que es un testigo fiable, que rara vez se equivoca, así que no habré perdido más que una historia decente como mucho por cada diez o veinte que me he ahorrado perder el tiempo con ellas"


Expliqué convencida. Podía ser muy cabezota con mis gustos, ji, ji.


"¿Yo que creo...? Pues creo que... ahora si estoy en equilibrio, otra vez" dije bastante segura, sonriendo al mirar en dirección a Satomi. Sin duda le debía mi balance a su cercanía, ella generaba ese efecto sobre mi espíritu.
Lo que, de hecho, a veces me hacía plantearme la clase de persona que habría sido de no haberme cruzado con su tutela... Bueno, "semi-persona"


"Pues... quiere decir que no pierda de vista mis objetivos finales, pero que ello no me impida disfrutar de hechos afortunados como el de poder jugar al balón con una niña-diosa... Pero también ha dicho antes que es una de las cosas que podría haber disgustado a Benten, en su estado actual... Así que... "


Susurré mientras tintineaba el dedo índice contra la palma de la otra mano, como si anotara mentalmente todo aquello, pero finalmente me mordí el labio inferior mirando a ambas maestras; era posible que no terminara de entenderlo del todo. ¿O acaso lo que tenía que entender es que simplemente tenía que dejar de preocuparme tanto de todas aquellas cosas?
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 1 invitado