Día 6.- Al Alba.- Residencia de Soshi Satomi

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 17, 2015 6:21 pm

"El mundo es como las estaciones...

Así que si, creo que volverán, creo de hecho que en cierto sentido nunca hemos dejado de tener conexión con ellos, ya sea en nuestro Imperio o a través de nuestros hermanos los Ki Rin que seguramente estarán tratando con ellos en su larga travesía de exploración..."


Te respondió esta.

"Bueno... ¿Y qué me dirías entonces de una historia que parezca a todas luces por su inicio y su desarrollo inicial abocado al peor de los finales pero que mientras lo lees paulatinamente te das cuenta que podría tener un final feliz?

Uno con un inicio tan amargo que no puedas preveer esa clase de final pero sin embargo que se sostenga solo por su evolución."


te pregunto esta a ti.

"Entonces niña, si ahora estás en armonía, entonces ahora esta todo bien."

Te sonrió esta de vuelta.

"La primera premisa mejor que la segunda."

Te dijo Satomi.

"Niña, no olvides que aunque este sea el mundo de los humanos, el Ningen Do los deseos de los dioses no giran en torno nuestra."

Te dijo Otsu mientras andaba hacia Satomi.

"Lo que me recuerda mi deseo ahora mismo... tengo un hambre que me comería una nación entera jujuju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Nov 18, 2015 11:53 pm

"Hum, cierto, cierto, el Clan del Ki-Rin... Supongo que da por hecho que continúan con su misión y que retornarán algún día, pero me pregunto si el resto del Imperio los reconoceremos como hermanos o veremos en ellos a esos mismos gaijines...

En fin, quien puede saberlo"


Suspiro encogiéndome de hombros; de todos modos no sabía nada de aquellos que habían abandonado el Imperio hacía siglos más que lo que contaban los libros de historia, que no era mucho, pero por algún motivo siempre me había inundado un inexplicable sentimiento de ausencia y de pena al leer sobre ellos, o escuchar hablar como ahora. Estaba casi segura de que los echaba de menos, aunque ni siquiera los conociera, y no sabía muy bien porqué.

Noté que me había abrazado a mi misma rodeando mis propios brazos con las manos, como si hubiera reaccionado inconscientemente a un viento frío, pero dentro de mi. Me di cuenta y carraspeé disimuladamente mientras miraba para otro lado.

"¿Es como esas veces que cuando sabes que alguien tiene un regalo para ti guardado, lo buscas por todas partes hasta que lo encuentras y lo abres por tu cuenta en secreto para ver lo que es...? Y entonces alguien dice: has arruinado la sorpresa, pero yo contesto: al contrario, me he sorprendido al verlo la primera vez, y cuando esa persona me lo entregue volverá a emocionarme precisamente por tratarse de un regalo para mi, que aunque sólo fuera eso ya sería suficiente, pero si se que me gusta es mejor. Y si se que no, puedo disimular cortésmente.
Así que lejos de estropear el regalo, disfruto dos veces de él...

¿Se refiere a eso?

Supongo que cualquier método de criba tiene un porcentaje de error. Podría ser que el regalo no fuera para mi, así que acumularía una gran decepción... Podría ser que descartara una novela que en realidad si hubiera considerado aceptable si la hubiera leido sin saber el final, ¿pero y las realmente decepcionantes que si habría terminado de hacerlo todo de ese modo?
Quiero decir que, por ejemplo, a mi no me gustan las setas. Cuando hay platos con setas siempre evito comerlos, si puedo; cuando me veo obligada, rara vez me agradan. Pero no he probado todas las que existen, ni de todas las formas posibles que alguien pudiera cocinarlas, así que al descartarlas podría estar perdiéndome un cierto número de platos de setas que si me gustaran...
Pero para eso tendría que probarlas todas, ya que no tengo modo de saber cual me gustará y cual no, pues cada receta puede tener un resultado distinto incluso con el mismo producto, o hasta la misma receta realizada por distintas manos... Existe esa posibilidad, de acuerdo, pero simplemente me compensa más reservar ese sitio en mi estómago para tomar una doble ración de pastelillos de postre, de los cuales la mayoría si que me gustan.

Como dice el refrán, más vale pastelito en mano que cien setas volando"


Concluí sonriente. Sensei me había dicho a veces que podía llegar a ser muy cabezota cuando decidía hacer las cosas a mi manera, como el fuego, o también repentinamente volátil y anárquica como el viento... Suponía que en cuanto a novelas y a postres, se trataba más bien de lo primero.


"Si, ahora está todo bien"
repetí las palabras de la ise zumi. Y quizás hasta consiguiera que siguieran estando así para siempre; qué lejos me parecían ya los momentos en los que acababa de llegar a la ciudad y sólo pensaba en vivir mis últimos días antes de entregarme a una solución definitiva que con mayor probabilidad que ninguna otra podría fin a mi propia existencia.
Entonces no estaba en armonía tampoco; pero ahora si...


"Uh, menos mal... Me gustaba mucho más la primera premisa que la otra"
murmuré pensativa, antes de sonreir felizmente. Era una gatita después de todo, las caricias siempre me confortaban.

Me quedé unos segundos pensando en aquellas palabras de Otsu; no podía saber hasta qué punto los dioses sentían deseos ni tampoco si realmente éramos su raza favorita o si repartían su atención por igual, o de manera mayoritaria, con los habitantes de otros Reinos, así que supuse que la Togashi tendría razón. Después de todo parecía que siempre solía tenerla, como sensei...

"¿Hemos terminado la sesión de meditación?" pregunté curiosa al ver que Otsu parecía encaminarse hacia ese final "¿Lo he hecho bien?" añadí con un tonillo meloso al final.


"Yum, ¿alguien dijo antes algo de pastelillos?"
pregunté recordándolo al suponer que sensei iba a invitar a Otsu a desayunar...

FDI
¿Es el final del tema?
:roll:
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 19, 2015 7:32 pm

OUT
Vamos a enlazar este tema por la mañana con las clases con Satomi para tu nueva oniagan de fuego, para la intro, para ver cómo lo quieres hacer.
IN


"Esta bien saber qué es lo que nos gusta y disgusta en esta vida, niña, pero tampoco nunca hay que olvidar que los crios son los que están más cerca de la iluminación porque hace menos tiempo que la perdieron, y por eso mismo, por su apertura de mente, es por lo que deberíamos imitarlos."

Te dijo Otsu.


Mientras la monje pasaba a tu lado te dio un leve golpecito con su palma de la mano en tu cabeza y luego la frotó en caricia mientras te sonreía a tu pregunta que si lo habías hecho bien.

"Muy bien, pequeña, es un buen incio"

Satomi asintió mientras las tres ibais para dentro, pero entonces apareció una criada con una nota, la cual muy discretamente se acercó a Satomi, pidió permiso y se la dio a Otsu.
Esta la leyó en un vistazo rápido y asintió para si misma.

"Me temo que me deberéis una comida en otro momento, ahora mismo se me reclama... tengo que marcharme ya, aunque ha sido una gran mañana de meditación juju

Tomaros un pastelito o dos por mi, Sakura-chan."


Dijo Otsu mientras se despedía de vosotras y al poco tiempo os dejaba a Satomi y a ti solas, mientras contemplabais como se marchaba.

"Peculiar ¿neh?"

Te sonrió esta mientras le señalaba a la criada que preparase la mesa para desayunar las dos.

"Bueno, ahora será mejor que desayunemos las dos y tomemos fuerza, hoy es el día en el que exponen mi cuadro.
va a ser un dia laaaaargo y divertido jiji"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Nov 20, 2015 3:33 pm

Fruncí el ceño pensativa, mientras me pasaba los dedos suavemente por el cuello, un gesto que solía hacer de forma natural sin percatarme apenas de él, como cuando jugueteaba ensortijando algún mechón caido entre los dedos, aunque ése era algo más deliberado.

"No se me da precisamente mal dejar salir a la niña que hay dentro de mi... Pero pensaba que eso era algo que "los adultos" no hacían..."

Murmuré. No sería la primera vez que me regañaran por ello; sensei no, pero la maestra de protocolo era mucho más estirada, pensé para mi misma.


Un buen inicio sonaba muy bien viniendo de alguien como la Togashi, y me gustaba su forma de acariciarme la cabeza, así que sonreí entornando los ojos y levantando melosamente la barbilla hacia el contacto con su mano.
"Se lo agradezco mucho, Otsu-sensei" dije con una reverencia estudiada y bonita cuando pasó, no sólo como forma de agradecerle sus palabras sino también todos sus consejos, y el tatuaje por descontado.


Hum, notas... pensé mirando la escena... Justo como cuando Tsumeo se iba tras recibir una... Odio las notas.

"Hai, sensei"
repliqué inmediatamente con un tono casi marcial de obediencia ante aquella última orden. Mejor dos, para asegurarme cumplir los deseos de la ise zumi, decidí a punto de relamerme.

Resultaría una ausencia muy dulce, aunque... ahora pensaba que preferiría su presencia, pese a ello.



Asentí distraida a sensei, mientras seguía mirando por donde se había marchado Togashi Otsu. Como suponía, la echaba de menos... así que, ni corta ni perezosa, me senté justo al lado de Satomi en la mesita del desayuno, en vez de al otro lado como habría sugerido la etiqueta. Pero tenerla tan cerca me reconfortaba, y ahora sabía que no tenía que reprimir aquellas "sensaciones eminentemente felinas"... Al menos no cuando estuviera en confianza.

"Peculiar es poco... pero me gusta" dije sonriéndole dulcemente "Espero tener la oportunidad de ver a su gata" añadí, realmente en serio.

Suspiré al recordar la idea de la exposición del cuadro de Satomi. Aunque antes de decir nada tomé la tetera que acababa de traer la sirvienta y la despedí para servirle yo misma a sensei "Tengo sentimientos encontrados respecto a eso..." murmuré mordiéndome el labio inferior. "Hay un montón de personas en esta Ciudad que no merecen disfrutar del privilegio de contemplarla, en mi opinión... Y ahora podrán hacerlo, y criticarla impunemente por ello, encima, en vez de admirarla.

Claro que hay otros que si son dignos, pero... bueno, quiero decir que algo tan valioso debería estar bien custodiado, por la persona adecuada y en el lugar adecuado"


Dije suavemente, como un maullidito. Esa custodia me consideraba yo misma, por supuesto, y sabía que la exposición iba a desatar cierta fiebre por hacerse con ese cuadro, así que iba a tener mucha competencia. Y muchos de ellos no eran dignos de tener a sensei en sus galerías, pero el grulla podía vendérselo a cualquiera, y eso me fastidiaba.

Solo esperaba que Tsumeo hubiera aprovechado su tiempo de "exclusividad" para obtener ventaja, ya que él ya sabía desde ayer que lo deseaba. De lo contrario...

No estaba demasiado segura de hasta qué punto aquello era una expresión de los sentimientos posesivos de mi parte neko, pero de todos modos quería ese cuadro para mi altar.
"Es un lienzo de tela, ¿verdad, como el otro de la bushi Daidoji...? Montado sobre un armatoste de madera" pregunté con curiosidad. Me veía capaz de colarme casi en cualquier sitio, Fortaleza Hantei aparte, pero cargar con una vela extendida y una tonelada de madera ya era otro cantar. Sin embargo, siempre podía despegar el lienzo y llevármelo sin más, dejando el resto para quien pensara que se podía comprar algo así con dinero.

"¿Qué cree que pensarán Otomo Asano-sama y la Ama al respecto, maestra?"
dije sin estar muy segura de cual sería la reacción de los dos sentidos con influencia imperial. Las posibilidades eran muchas, desde buenas a malas... pero al menos esperaba que no pujaran por llevarse el cuadro a la Ciudad Prohibida.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Nov 23, 2015 5:48 pm

"Dejarla salir no es igual a que nos controle jeje"

Te matizó Otsu.






Satomi obviamente no te dijo nada cuando te sentaste a su lado,de hecho te pasó el dorso de su mano por tu mejilla en una leve caricia mientras te sonreía y te ofrecía algo de la mesa para que empezaras a comer antes que ella.

"Las personas raras son las mejores ¿no te parece? jiji almenos son las más divertida."

Sabía que tu estabas pensando en aquello de hecho.

"Bueno, si te sirve de consuelo, pequeña, es muy problable que aquellos que me quieren criticar no puedan por vergüenza cuando termine este día jijiji"

Te dijo esta mientras se reía.

"Verás... es que mis amigas en la ciudad, y bueno, el autor, han preparado una ginkana en la ciudad para los que quieran verlo que tiene dos salidas.... o llegas al cuadro porque estas dispuesto de buen corazón.... o.... digamos que será mejor que nunca digan que intentaron verlo porque terminarán donde nadie quiere decir que ha estado... juju"

Satomi te miró medio de reojo con media sonrisa en la boca y te dijo:

"Si, es así, pero creo que Koji-san estaría más dispuesto a vendértelo si vas con buenas intenciones que a permitir que se lo roben, ya que se lo estarías robando a su patrona no sólo a él..."

"Buena pregunta...."

Dijo en voz alta Satomi tras darle un largo trago a la sopa de miso.

"A la Ama seguramente le gustará.... ella no tiene ninguna clase de problemas conmigo en ningún respecto, si fuera así jamás hubiera podido abrir la escuela en la ciudad....

Asano es otro cantar.... ella ahora se ve segura en su posición de paladín.... eso hace que sea menos peligrosa.... pero si ve el cuadro como un símbolo que su "reinado" peligra.... quien sabe...."


Musitó al final.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Nov 24, 2015 11:21 am

"Supongo que hay niñas más fáciles de controlar que otras..." murmuré sonriendo "Pero yo era una muy buena y obediente, no debería tener problemas" añadí mirando a sensei, completamente convencida de que corroboraría eso, yo para mi, conmigo...



Entorné los ojos cuando me rozó lo mejilla, sonriendo absorta. No había nada mejor que acercarse a uno de tus humanos y que éste te acariciara con cariño; y si era sensei, mil veces más. Siempre había pensado que podría adaptarme a perder cualquier cosa, excepto eso. Instintivamente me acerqué un poco más a ella ya desde mi asiento, "disimuladamente" hasta que ya no había más espacio. Entonces ya estaba perfectamente situada para comenzar a desayunar, la comida sabría mejor.

Y eso que era deliciosa de por si, pensé al llevarme a la boca el primer bocadito. Aunque siempre me había sabido especialmente bien todo en la mesa de la mansión de mi maestra, deduje como confirmación de lo anterior.
A ella le gustaba cocinar de vez en cuando sólo como acto de relajación, así que era habitual que en su mesa siempre hubiera algo hecho por ella misma... Y por supuesto yo había desarrollado un olfato especial para reconocerlos, por lo que era mejor aún.

"¿Yo soy rara?" pregunté de una forma distendida, entre un sorbo y otro de té de frutas. Me llevé una alegría inmensa al descubrir que ya habían puesto directamente una pequeña botellita con leche, sin tener que pedirla otra vez, sin duda a instancias de Satomi.

"Oh vaya... Pero eso es... adorable, y cruel a la vez"
casi exclamé dejando escapar en su lugar una risilla elegante y femenina "Me gustan sus amigas... Aunque espero que no se desperdicie la información de quien ha terminado donde, sólo porque "no haya nadie allí" añadí divertida. Pero los críticos de sensei no se merecían ni el aire que malgastaban al respirar, cuanto menos el derecho al disimulo de lo que realmente eran.


Le devolví la mirada de reojo a sensei, como una gatita que sospecha que la hayan pillado haciendo algo que, inexplicablemente, suponen que no debería hacer "¿Robar? Oh, bueno, yo... no creo que pudiera "robarlo"

¿O si?"


Pregunté extrañada; y no se trataba de lo que yo fuera o no capaz de hacer, sino de que daba por sentado que la imagen de Satomi pertenecía a Satomi, así que si yo "recuperaba" algo que le hubiera pertenecido no se podía considerar "robar", sino como mucho... "devolver" a su propietario original.

"De todas formas no creo que me lo vendiera a mi... ehm, quiero decir a alguien como yo... Bueno, si, a mi. Quiero ese cuadro"
susurré en un tono muy bajito, agachando la cabecita como si esperara que ésa fuese una de esas cosas que "no debería" querer. Pero era mío... bueno, suyo.
"Pero yo no puedo comprárselo. Aunque le diera mi casa a cambio, habría miles de otros interesados en la ciudad dispuestos a ofrecer más... Y eso sin contar con que tendría que arreglarse con la embajada del Clan respecto a la propiedad de mi residencia.
Además si vendo mi casa perdería también mi futuro templete, ¿y donde guardaría el cuadro...?"
suspiré en una exhalación de protesta, no es que no lo hubiera pensado.

"Así que yo... le dije a Tsumeo-san que lo quería. Él si que puede negociar con los otros grullas... y más le vale conseguírmelo.
Supongo que lo hará, él siempre parece lograr lo que se propone... aunque no se lo que me pedirá a mi a cambio, después. No va falto de descaro en eso, pero me da igual. El caso es que no creo que vaya a hacer falta recurrir a planes de emergencia, pero... son como las armas escondidas, es mejor tenerlos y no necesitarlos que lo contrario"


Expliqué con sinceridad manifiesta.

"¿Cree que ese cuadro es alguna clase de símbolo respecto a la voluntad de la Fortuna, sensei? Quiero decir que ese pintor Koji-san no tiene nada que ver con Ella, ni con el culto, si no me equivoco; ¿como iba a ser capaz de reflejar en una pintura el parecer de un Kami antes de que lo percibiera la propia Otomo Asano-sama?"


Pregunté extrañada.


"No entiendo porqué alguien tan ambicioso como la Ama no aspira al puesto de Asano-sama... De todos modos no es algo que esté en manos de ninguna de ellas decidir, ¿no es así? Benten-Kami puede hacer lo que desee, guste o no guste; y actuar en contra de esa decisión podría ser como hacerlo contra Ella misma, y no creo que eso le gustara..."


Dije sin estar muy segura de hasta donde llegaba aquello. Eran delgadas líneas rojas sin duda.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 24, 2015 5:59 pm

"¿Piensas que no eres rara?"

Te sonrió Satomi mientras te servía un poco de arroz con un tonillo divertido en sus labios.

"Los raros nos vemos normales."

Se añadió ella.

"No creo que se desperdicié tal información y menos teniendo en cuenta que la que está montando la trampa es Kakita Kotoko la bufón de la Ama Emperatriz y del Emperador, no me extrañaría, para nada de hecho, que en ese doble juego se llevara para que vieran aquel reflejo oscuro a más de una persona influyente para que se riera con ella y sacaran ambos partido...."

Te sonrió.

"Aunque bueno, es agradable que se tomen tantas molestias por mi.... lo cierto es que no lo necesito, Benten-Kami sabe como soy realmente, no necesito la aprobación más que de mi diosa y bueno.... te acarició la cabeza y de mis hijas."

Satomi se rió de tu pregunta y te dijo:

"Creo que serías capaz de cualquier cosa que se te metiera entre orejita y orejita felina, por eso te lo digo."

Satomi se rió ante toda la explicación de tu primero divagación hasta que apareció un plan.

2Eso me parece mucho mejor jiji espero que tu Tsumeo pueda comprar mi cuadro jiji aunque no sé que pensar de eso...."

Bromeó de eso al final.

"Podríamos ponerlo en alguna escuela si no cupiera en tu casa ji"

Quizás en Tu escuela...

"Si, creo que es un símbolo y lo creo no sólo porque ese autor ha sabido verme a mi, no a Soshi Satomi ni a ninguna fábula sobre mi.... sino porque además él entiende lo que es el amor más profundo hacia otra persona, y por eso ese cuadro transmitirá mis plegarias a quien sepa verlo con los ojos del corazón."

"Oh.... sí que está interesada querida...."

Dijo Satomi con voz susurrada.

"Claro que lo está..... de hecho si no fuera porque Asano-san es muy hábil estaría muerta ya desde hace tiempo.... pero está protegida por la diosa.... lo cual me lleva a preguntarme.... qué pasará cuando no lo esté.....

Ese puesto.... querida.... es muy deseado por todo los sentidos....

Cuando antes éramos otras ese puesto estaba a buen recaudo y nadie se peleaba porque no éramos el reflejo de lo que somos ahora.... pero ahora.... es el reflejo de un amor en guerra una vez más...

Por eso me cuido mucho de llamar la atención de ellas en ese respecto...
Yo también tengo mis tretas y mi juego, pero no tiene nada que ver con el suyo, eso si, hay que ser inteligente y jugar con cabeza."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Nov 25, 2015 6:46 pm

"¿Rara yo...? Pues creo que no. De hecho puede que antes si lo hubiera considerado, pero ahora yo diría que como mestiza de neko y humana soy de lo más normal"

Dije en un tono tintineante y claro, sin ningún doble sentido ni doblez más allá de aquello mismo, mientras le agradecía con un sentido gesto a Satomi que me sirviera, inclinando mucho la cabeza con una ancha sonrisa.

"En cambio usted si que lo es, sensei"
me atreví a añadir ocultando una risilla vergonzosa "Es mejor que los demás, mucho mejor, como el oro del resto de metales. Y el oro es muy raro, tanto como para ser tan valioso"

Expliqué "mi lógica" antes de llevarme una pequeña porción de arroz a la boca.

"Kakita Kotoko-sama... oh, he oido hablar de ella. Dicen que es peligrosa cuando se fija en alguien; apuesto a que cuando se fijó en usted y excavó buscando algo de lo que burlarse, terminó "encantada" de usted como una serpiente de un flautista" me aventuré a suponer, conteniendo una risita delicada. Pero en realidad había escuchado esa historia muchas veces sobre Satomi; su fama atraía a personas que, cuando la conocían de verdad, ya no podían separarse de ella.

Me dejé acariciar dócilmente, mientras sonreía como una gatita ronronearía; adoraba aquella cercanía de mi maestra "Mi aprobación no tiene mucho mérito... porque es incondicional y acrítica. No hay manera de que pudiera librarse de mi ya" murmuré volviendo a ocultar mis labios al hablar para evitar reirme de manera poco elegante. Pero estaba más convencida de eso que de cualquier otra cosa, aunque resultara gracioso decirlo así, especialmente para un gato.
"Pero aunque no lo necesite, puede que ellos si. Por ejemplo, yo no necesito que los gatos me traigan ratones recién apresados... pero se que ellos si necesitan demostrar de ese modo su afecto, y no es sólo porque quieran una caricia a cambio, o la mitad de mi almuerzo... sino porque es su naturaleza"

Yo nunca podía matar a las presas que atrapaba, pese a lo mucho que me divertía acecharlas, así que siempre me había conformado con dejar en la puerta flores y frutas recién recogidas...


"¿No sabe qué pensar porque no está segura de que pueda comprarlo, o de que luego me lo regale a mi...?"
pregunté frunciendo el ceño a causa del interés por saber esa respuesta. Yo había calculado que el heredero Daidoji sabría hacerse con aquella obra, recursos y carisma para conseguirlo no le faltaban.

"¿En alguna escuela? ¿En qué escuela...?"
exclamé de repente, esbozando una sonrisa de oreja a oreja instantánea ante aquella suposición, porque me imaginaba a la mía propia, lo cual era mucho mejor que un templete de jardín. Casi se me cayó el bol de las manos con el respingo... ¿Por qué no se me había ocurrido a mi primero?
"Oh, cielos... ahora lo deseo mucho más..." dije poniéndome nerviosa de repente, a la vez que emocionada, mientras me mordía el labio inferior "Tiene que conseguirlo, tiene que ser capaz... ¿Usted cree que lo conseguirá, sensei?" murmuré a punto de caer en ese estado febril felino de "lo quiero, lo quiero, lo quiero" ¿Imaginaría el Daidoji lo mucho que lo quería? Se lo había dicho muy explícitamente...


"Ah si, el romance de ese pintor"
repetí haciendo memoria, Satomi ya me había hablado sobre aquel detalle, pero no de quien se trataba claro "Es curioso, con los rumores que esta clase de obras levantan, y con la propia naturaleza de éstas en busca de la belleza del cuerpo femenino, que "esa mujer" no termine por sentirse celosa...
Debe de ser muy segura de si misma. ¿No habrá sido discípula suya por casualidad?"

Pregunté por si acaso me daba alguna pista...

"Bueno, cuando Asano deje de estar protegida gracias a sus privilegios... la Ama también perderá el motivo de querer eliminarla, que no será otro que el de sustituirla y ocupar un puesto que la Otomo ya no ocuparía... ¿no?
En realidad debe de ser una especie de maldición para Su Majestad, desear con todas sus fuerzas algo que todo el poder del Trono Esmeralda no puede otorgarle, porque al ir en contra de Benten-Kami la enfurecería, y ser Hantei no la salvaría de eso.
Puede que sea muy frustrante para alguien como ella...

¿Usted también desea esa posición...? No creo que haya nadie más indicado para eso"
afirmé rotundamente. Ni siquiera una Fortuna me podría convencer de lo contrario "¿Y... tiene un plan?" pregunté mirándola con los ojos abiertos, aunque no me atrevía a curiosear directamente respecto a ellos. Tal vez sensei no quisiera contármelos por algún buen motivo... por mucho que me molestara saber que había algo que no debía saber.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 26, 2015 7:19 pm

"Así que una mestiza de neko y humano normal ¿neh?"

Te sonrió antes de darte un estrujón al oir lo que decías de ella y darte un beso en la cabeza antes de dejarte comer.

"La verdad es que Kotoko-san no suele indagar en las personas antes de hablar con ellas, le suele gustar el enfrentamiento directo y depende de la opinión que se forje... pues entonces decide, aunque bien es cierto y no te voy a mentir que es una fuente de información en la ciudad casi infinita por sus contactos pero... ambas cosas son compatibles."

Sonrió.

"Tuvimos un duelo."

Te dijo de pronto.

"De poesías."

Añadió.

"Gano ella, aunque ella te dirá que quedamos empatadas.

Yo lo llamo duelo de poesía pero bien es cierto que desde fuera podría haber parecido una discusión a base de haikus y tankas improvisado.
dejó una media sonrisa fue divertido. A mi me lo pareció. A ella también. Luego coincidimos varias veces más y resultó estar muy en consonancia con mi amiga y poetisa Daidoji Nozomi, una cosa llevó a la otra.... y bueno, digamos que ella y la Dama Kuronuma son asiduas a quedar conmigo cuando estoy en la ciudad."

Te explicó.

"Había oído que los gatos que ofrecen presas es porque piensan que el humano es débil y necesita ser alimentado....

¿Qué tal si mejor se tiran a mi lado a dormir placidamente?"


Bromeó esta.

Luego se rió ante tu pregunta y te dio una leve caricia frotandote el flequillo como si dijera "tonta" al ver que pensabas demasiado en la broma con Tsumeo y el cuadro.

Satomi se rio al ver como tu expresión cambiaba al ir pensando en lo de las escuelas en tu escuela, en el cuadro y asintió.

"Creo que si alguien puede conseguirlo es tu Ichiro."

"El amor verdadero no es celoso, querida."

Te respondió esta del pintor.

"Es territorial, se saben los límites y se entienden las posesiones pero nunca es celoso, porque los celos son más de amor propio que de amor verdadero."

"Y nomatizó no ha sido alumna mía, ni ha sido aún pintada por él que yo sepa más que en esbozos en su mente...."



"La Ama es una mujer terriblemente inteligente.... y ambiciosa.... tanto que esa virtud y defecto..... su tono se volvió oscuro no me extrañaría que de la misma forma que la han encumbrado la lleven a la tumba...."

Bebió despacio del té.

"pero por ahora sabe jugar mejor que nadie al shogi...."

Suspiró.

"Claro."

Dijo simplemente cuando le preguntaste por ser la paladín.

"Para mi no habría mayor honor. Soy uno de sus Sentidos, obviamente entiendo el valor de mi posición y por eso deseo algo incluso mayor.... pero no lo deseo codiciosamente, sino porque.... el Paladín de Benten....."

Satomi te miró muy fijamente y te hizo una indicación con su dedo índice para que le prestaras mucha atención:

"Escucha bien esto Sakura.... no hay mayor honor que ser el Paladín porque el paladín le presta su cuerpo a la diosa...

Si eres paladín Benten puede entrar literalmente en ti a nuestro mundo.

¿Qué puede haber más que eso para un adorador?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Nov 27, 2015 1:54 pm

"Muy normal. Puede que sea la única, mi tío Tsuki no sabía de ningún otro caso y eso que es el líder y sacerdote del Clan Neko, así que... yo misma podría definir el concepto de "normalidad" para todos nosotros"

Expliqué sonriendo.

"¿Un duelo...?" pregunté levantando la mirada sorprendida. Luego escuché la explicación y entonces todo cobró sentido "Lo que yo decía" murmuré pensativa, fuera cual fuera el método, no se podía conocer a sensei y no quedarse prendada de ella de un modo o de otro.

"Así que ya era amiga de Daidoji Nozomi... Supongo que eso explica que ese Kakita pensara tan deprisa en usted para su siguiente obra, después de pintarla a ella. Ahora debería retratar a Kotoko-sama para cerrar el círculo" bromeé riéndome.
"Bueno, y a la dama Hida también. Sería un cuadrado entonces más que un círculo" añadí, encogiéndome de hombros con gracia. En realidad no me daba la impresión de que los cangrejo estuvieran ni lejanamente interesados en disquisiciones filosóficas sobre el mundo del arte y la belleza...


No pude evitar reirme ante aquel planteamiento de mi maestra sobre la mentalidad gatuna, ocultando mi boca para amortiguar elegantemente el sonido "Los que las ofrecen... y los que no. No se me ocurre ningún gato que no piense en su cabecita felina que sus humanos no necesitan de su consideración para seguir viviendo un día más" expliqué, rompiendo una pequeña carcajada al final.
"Y en cuanto a la caza, que es su modo de sobrevivir, sin duda para ellos somos demasiado grandes, torpes, ruidosos y lentos como para cazar como es debido, así que evidentemente necesitamos de su "compasión felina" para compartir con nosotros sus presas...
Lo cual no deja de ser una demostración de cariño; especialmente para seres individualistas como los gatos, que están convencidos de ser capaces de sobrevivir por su cuenta a diferencia de, por ejemplo, los perros que saben que necesitan de su manada, compartir su alimento es un acto muy "desinteresado" de amor.

Incluso para los humanos, familiares por naturaleza, el acto de alimentar a otro con nuestras propias manos es una forma de expresar mucho cariño, ¿no es así?"
sonreí buscando entre los platos el mejor bocado de la mesa, el que yo querría para mi sin dudarlo, tomarlo con los palillos y ofrecérselo a Satomi directamente.
"De hecho, por eso mismo me gusta cocinar para quien es especial" expliqué.

"¡Trato!" exclamé tras la propuesta de echarme a dormir junto a ella, como si lo dijera por mi.


"Si, yo también lo creo"
repetí convencida de que Ichiro sería capaz. Tenía que serlo, yo lo había escogido... Mi instinto felino, femenino, o ambos, lo percibió en los ojos de aquel muchacho tímido, que sería capaz de cualquier cosa.
Tenía que serlo por mi. Y por mi futura escuela... de sensei, claro.

"No lo es, pero no todas las personas saben entender adecuadamente el amor verdadero... A algunos les abruma, y terminan por confundirse a si mismos, y de esos rincones oscuros donde no llega la luz surgen males como los celos. El amor es como el viento en el mar, mueve el barco hacia su destino en el horizonte pero también puede desviarlo y hasta hundirlo, si no se capitanea y se orientan las velas adecuadamente y... todas esas cosas marineras.
Eso me decía mi maestra, al menos. Y siempre tiene razón."
sonreí orgullosamente de que lo hubiera sido.

"¿No la ha pintado...? Bueno, eso sólo descarta a la Daidoji, y a usted misma"
murmuré mirándola de reojo. Que supiera que no la había pintado significaba que sensei sabía quien era... Me moría de ganas por preguntárselo, pero sospechaba que era una de "esas cosas" que no debía decirme... lo que era todo un fastidio.
"¿Pero la pintará? ¿Cree que el autor quiere hacerlo? ¿Y por qué no lo ha hecho ya...? Yo querría haber sido la primera..." dije al final, incapaz de no sentirme interesada por todo aquello.


"Es una lástima... Son buenas virtudes para un Hantei" murmuré sobre la inteligencia junto con la suficiente ambición como para poder poner a sus pies a una bestia de siete cabezas como era la corte de Otosan Uchi. Y cualquier Emperador debía conseguir eso como paso previo a poder ser un buen gobernante para su pueblo, en mi opinión.


"Oh si, lo se" repliqué asintiendo educadamente tras las palabras de sensei sobre lo que significaba ser Paladín, especialmente entendido desde el punto de vista de las que ya eran Sentidos. La miraba reverencialmente al responder, admirando la sabiduría que emanaba siempre de ella cuando aleccionaba a sus alumnas.
"Pero eso es exactamente lo que le sucedió a usted anoche, ¿verdad?. Cuando llegamos a su casa... era la Fortuna la que ocupaba su cuerpo, estoy convencida de eso. Así que la había escogido a usted para verse "cara a cara" con Sanzo-sensei, no a Asano-sama.
No se como funciona exactamente la relación de Benten-Kami con cada uno de sus sentidos, y menos aún en su "estado" actual, pero yo diría que anoche era usted su Paladín, no sólo su Tacto sino que Ella también me veía, me oía a mi, así que era también sus ojos, sus oidos y todo lo demás"


Expuse convencida. De hecho, sensei ni siquiera recordaba al principio habernos abierto la puerta...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Nov 29, 2015 7:26 pm

"Si, Nozomi-san y yo nos hicimos amigas hace años debido a que bueno.... digamos que ella en su Clan no es muy bien considerada y yo... digamos que soy lo que soy, así que fue una buena forma de inicio jiji"

"De hecho sería una gran idea que espero que se haga jiji No hay mejor forma de trabajar que con los amigos."

Te dijo de lo de la Dama de compañía y el pintor.

"Oh querida, nunca he dudado que hasta de ese gesto de arrogancia gatuno haya compasión y amor jejeje"

Te respondió mientras te acariciaba la cabeza.
Luego se rió ante tu exaltado comentario y asintió, pues vale, entonces iría contigo también, no es como si fuera la primera vez que aparecías en su futón durmiendo con ella sin que supiera muy bien cuando te habías colado, por ejemplo... sobretodo en las frias noches de invierno en donde Satomi, daba igual que durmiese desnuda o no, emitía un calor muy agradable permanente que te hacía querer estar abrazada a ella todo el dia.


Satomi te sonrió de vuelta cuando hablaste de aquello del amor verdadero y te dio con el índice en la nariz mientras se reía por tu frase final.

"Esa maestra tuya es muy sabia."

Luego comenzó a reirse cuando pudiste contener.... no sé.... apenas unos cinco segundos antes de hacerle una batería de preguntas sobre el amor verdadero del pintor y se encogió sutilmente de hombros.

"No lo sé, no se lo he preguntado.... pero supongo que ella ya está pintada más que de sobra en su piel y su alma...

Aunque quizás no sea suficiente, pero seguramente apostaría a que si alguna vez hace un cuadro como el de Nozomi o el mío eso nunca verá la luz pública..."



"El Emperador debería empaparse de lo mejor que le rodea...."

Musitó esta mientras asentía.


Luego satomi dejó un largo suspiro con una queda sonrisa en los labios, una sonrisa extraña, entre nostalgia, alegría, algo quizás de pena incluso y quizás hasta algo de reparo.

"Lo de anoche fue muy importante....

Antes.... antes de "esta era" el Paladín no era sólo un Sentido, solía rotar, no era un estado permanente sino un trance, el "trance del Paladín" por el cual la diosa entraba en nosotros y veía y sentía este mundo con nuestro cuerpo, y eramos uno...

Pero luego poco a poco se fue recluyendo... y lo hizo en Asano... la cual le dio algo que Ella ansiaba en ese momento..... un corazón resentido con el amor...."


Miró sus manos entrelazadas en su regazo y dijo:

"Pero..... algo debió pasar con Sanzo-sensei..... porque hace años.... años que esto no pasaba...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Nov 30, 2015 4:16 pm

"¿Usted... es lo que es?"

Repetí mirándola con extrañeza, como si dudara de lo que quisiera decir realmente, o acaso estuviera poniéndome a prueba a mi para decirlo.

"El Sol" dije sin más, como si decirlo no tuviera mayor importancia una vez que ya hacía años que estaba convencida de ello "Eso es lo que es. Regala calidez, luz y guía... incluso a los que no la merecen. No hay estrella que se le parezca.
El hecho de que los escorpiones prefieran cazar de noche no cambia nada de eso"


Murmuré tranquilamente, antes de darle un nuevo mordisco a un pastelillo y sonreir al descubrir que efectivamente los había hecho la propia Soshi.

Moví instintivamente la cabeza hacia ella al sentir la caricia. Ahora sabía que de noche los instintos nekos surgían con mayor libertad en mi, así que podía entender porqué al volver de noche de alguna escapadilla mi primer pensamiento fuera deslizarme dentro de la habitación de sensei y enroscarme a los pies de su futón, en vez de volver directamente a los dormitorios de las alumnas para no dejar pruebas de mi salida. Si acaso, me convencía a mi misma de que antes del alba me despertaría y volvería a mi sitio antes de que nadie descubriera mi ausencia, pero en vez de eso me despertaba con una caricia de sensei y resultando que además no sólo no me había ido sino que encima había ido reptando poco a poco hacia el interior del futón, hasta acomodarme contra su cuerpo, atraida irresistiblemente por esa calidez.
Entonces tenía que responder a un montón de preguntas respecto de la noche anterior, y alguna vez me veía castigada... Pero nada de eso hacía que dejara de valer la pena volver cada vez a dormir a su lado, siempre que podía. A veces, cuando más frío hacía, incluso descubría que Satomi había dejado olvidado un segundo futón desplegado al lado del suyo, lo que para mi suerte hacía el proceso más fácil aún para arrebujarme junto a ella.

"Y la maestra más hermosa del mundo también, ¿sabe? Incluso aunque no tenga nada de felina" sonreí mirando el dedo índice que acababa de darme en el hocico pensando -por un segundo- en morderlo si volvía a acercarse demasiado. Pensé que el proceso de Tsuki y el de Otsu habían naturalizado esa clase de pensamientos en mi...


"Recuerdo que había un montón de cosas que no necesitaba preguntarme para saber lo que pensaba yo... o lo que había hecho" protesté frunciendo el ceño por el fastidio de quedarme con las ganas de saberlo.
"Oh, lo entiendo, ¿por qué iba a desear compartir a su amada? Ichiro-kun dice que no le importaría que yo posara para un cuadro así... pero creo que sólo lo dice para fastidiarme, y no le gustaría. O si, pero sólo si pudiera quedárselo él.

Quizás debría pedirle yo que se hiciera un retrato él"
exclamé divertida ante la repentina ocurrencia.

"También me gustaría ver un cuadro así de Kajiko-chan, ji, ji... Pero los tres serían míos"
puntualicé enseguida masticando distraidamente el pastelito de arroz de una sopa, incluyendo descaradamente al de Satomi en el grupo de "cosas-de-mis-humanos-que-quería"

"Esta mañana voy a ir a verla. Quiero presentarle a la futura oniagan del fuego; espero que vea como yo que tiene talento" asentí convencida.


"Significa que algo está cambiando. Nisio-sensei me dijo que ella había tenido algo que ver, aunque no quiso decirme el qué...
¿Y si trata de hacer una de esas instrospecciones de los monjes, maestra? Tal vez así recordaría lo que pasó anoche con Sanzo-sensei cuando Ella ocupó su cuerpo al menos; quizás no fuesen sus oidos los que escuchaban, pero era su "carne", así que el recuerdo puede haber quedado grabado en su cabeza, aunque no tenga constancia consciente de ello.

Entonces supongo que a Asano-sama no le hará gracia que Benten-Kami haya optado de nuevo por el antiguo trance... ¿Cree que se habrá dado cuenta? No se atreverá a hacer nada contra usted... ¿verdad?"
pregunté mirándola con los ojos muy abiertos. Me daba igual que fuera una Otomo del Consejo, me daba igual que fuera la favorita de una Fortuna... si me robaba el sol... No, no, no... Benten nunca permitiría que hiciera eso ahora, pensé sacudiendo la cabeza enérgicamente.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 01, 2015 12:45 pm

Satomi te sonrió al verte decir aquello con tanta naturalidad, puso su mano en tu cabeza, te acercó a ella, te dio un beso en el cabello mientras te dejaba comer y te soltó despacio.

"A veces a la gente le cuesta creer que ven el Sol en mitad de la noche.... no es imposible, es sólo extraño, es un eclipse en donde la Dama Sol y el Señor Luna se pueden tocar en unos breves instantes."

Satomi dejó una risa tintineante cuando le dijiste que era hermosa pero no felina y respondió diciendo:

"Siempre digo que no soy perfecta...
Casi casi pero.... no del todo jiji"




"Yo también creo que tu Ichiro querría que posaras para tenerlo él para él."

Sonrió de manera cómplice a tus palabras.

"Iba decir que el hombre tiende a ser posesivo de esa forma.... hasta que recuerdo que tu eres peor jijiji"

Por lo de quedarte todos los cuadros.

"Una pequeña llamade un rescoldo puede convertirse en una intensa con el cuidado necesario, si vas a adiestrar a una oniagan de fuego vas a necesitar un buen programa."

Te dijo esta con seriedad.


Satomi mientras bebía un poco de té pensó aquello que le decías de la instrospección y te dijo:

"El problema, pequeña, es que tu siempre quieres saber, y eso es bueno, pero cuando hacemos de paladín dejamos todo nuestro cuerpo a expensas de la diosa, a lo que ella desee, nosotros no somos nadie para juzgar ni para pensar ni para recibir más de lo que ella nos da...

Si no recuerdo nada debe ser por un motivo....

hay que darle su espacio a la diosa. Hay que ser paciente."


Dijo mientras te daba con el dedo índice en la punta de la nariz.

"No creo que lo sepa, Asano-san digo, salvo que la diosa se lo haya contado, pero no tendría sentido, porque si no recuerdo lo que pasó es como si quisiera más intimidad...

El Estado de Paladín no es permanente, así que Asano no sabe dónde está la diosa o que hace mientras no está en ella."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Dic 01, 2015 11:38 pm

Aprovechando que Satomi me atrajo hacia ella para besarme en el cabello, me hice la remolona con todo el descaro felino para quedarme apoyada en ella aún después de soltarme, prácticamente compartiendo su cojín. Las gatas podíamos estar siempre dispuestas a según que caricias, pero no tanto a que cesaran. Además desde allí ahora escuchaba sus latidos, y eso me encantaba.

"Algunos no son capaces de ver el Sol ni de día... Enfrascados en su pequeño mundo, no ven más allá de su nariz y se pierden todo lo que de hermoso tiene el mundo real. Pero los gatos tenemos muy buena vista tanto de noche como de día" maullé con una sonrisita, yo podía verlo a todas horas así que siempre me había sentido muy afortunada.
"Eso me recuerda... ¿le gustaría conocer a Tsuki-oji?" le pregunté sonriendo sin demasiada ceremonia. Aunque supuse que Nisio tendría algo que decir, dudaba mucho que se opusiera por algún motivo desconocido; después de todo, la visita de anoche había salido mejor que bien.

"Ehm... no quería decir eso, yo..." protesté ruborizándome como una niña "Además, si de verdad le faltara algo felino para ser perfecta... me tiene a mi" ronroneé acariciando su hombro con mi cabecita, a punto de soltar una risotada. Eso no significaba que no lo pensara realmente, claro.



"A saber lo que haría con mi retrato"
resoplé, sin especificar que a saber lo que haría yo con los suyos "Si lo pusiera en un rincón de sus aposentos estaría traicionando la filosofía del Kakita de no hacer "arte de dormitorio", y si lo expusiera en un lugar más público... bueno, quizás a él no le gustara que me mirasen" pensé mordiéndome el labio, sin estar demasiado segura. Podría preguntárselo, pero no pensaba que me lo dijera sin jugar conmigo, así que al final me encogí de hombros.
"No, Tsuki-oji dice que las hembras de neko son las peores... Así que yo no, porque soy medio humana" sonreí inocentemente, como si no hubiera roto un plato en mi vida.


"Tiene que convertirse en esa llama..." repetí para mi misma, pensando en que no quería dejar a mi Kajiko ahí más tiempo "¿Adiestrarla, yo? No se mucho del "fuego..." Podría ponerme en la piel de cualquiera de las otras cuatro, pero precisamente en ésa...
Esperaba que la propia Kajiko me ayudara, pero es taaaan cabezota que es capaz de negarse en redondo si cree que de ese modo puede evitar que me involucre en ese mundo, quien sabe. Necesito que me ayude usted, maestra"


Terminé por murmurar suplicándole, sin remilgos. Quería a mi Kaji-chan y la quería ya.


"Los gatos sólo saben ser pacientes cuando acechan a una presa... El único otro modo que saben de estarse quietos, es durmiéndose"
resoplé con un bufidito de resignación. Pero sensei tenía razón, básicamente porque siempre la tenía, así que tendría que aguantarme las ganas de saber lo que sucedió. Nisio tampoco estaba por la labor de decírmelo como ya pude comprobar anoche, y estaba segura de que aunque Sanzo-sensei fuese muy amable, no iba a entender nada de lo que me dijera.

"Es una lástima, podría ser muy útil saberlo de cara a seguir progresando en la dirección correcta"
dije volcando toda la botellita de leche en media taza de té, porque Satomi no parecía dispuesta a probarla. De todos modos era obvio que ella ya sabía eso, y aún así prefería no indagar, por lo que en realidad yo me lo decía a mi misma.


No me quedé muy tranquila con la última explicación de sensei. Que Asano no lo supiera no equivalía a decir que no fuera capaz de hacerle daño a mi maestra, si llegara a saberlo... Ese pensamiento me angustiaba y en lugar de disimularlo me arrebujé un poco más contra su cuerpo para sentirme mejor. Tendría que confiar en ella, y en Ella.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 07, 2015 6:46 pm

"Bueno.....puso su dedo en su labio inferior sería una descortesía y una falta de respeto a todo lo que creo y quiero si no quisiera conocer a tu familia ¿verdad?"

Te sonrió Satomi.

"Aunque algo me dice que tu tio y yo vamos a tener nuestras diferencias en cuanto a quien se queda contigo jiji"


"¿Ves? No me falta nada, como te decía perfecta jiji"

Bromeó esta mientras te acariciaba la cabeza.

"Seguro que Tsumeo encontraría la zona gris a la regla, como por ejemplo.... si lo contemplan dos ya no es sólo uno así que en cierto modo tiene "cierto público" y no sería mentir jiji"

Te comentó esta.
Luego dejó un "aaah" mientras se reía por aquello que "tu no eras lo peor por ser medio humana".


"Bueno, sin duda no hay mejor maestra que alguien que practica lo que enseña.... así que espero que tu Kajiko tenga la paciencia y el don de la ensañnza para que se cumpla ese "deber" de convertir a la otra en llama..."

Y luego le pediste ayuda.

"¿Qué es lo que necesitas?"

Entonces preguntó de manera seria y calmada, fue como si de pronto el aura cambiara, por un lado estaba la paz de quien pide ayuda a una madre pero justamente por eso estaba el otro lado de quien juzga y ayuda en la medida que debes.

"meter los ocicos en los asuntos de los dioses no creo que sea la mejor manera de hacer que se sientan de buen humor."

Te dijo esta mientras se aguantaba la risa.
Luego te envolvió con su abrazo cuando te arrebujaste en ella y apoyó su menton en lo alto de tu cabeza mientras suspiraba lentamente.

"Estaremos bien.... sólo hay que tener fe en Ella...
No hay mal que mil años dure ni herida den el corazón que no cicatrice"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Dic 08, 2015 2:13 pm

"Tenemos que decírselo a Nisio-sensei enseguida"

Exclamé entusiasmada con la generosa predisposición de Satomi para conocer a Tsuki. Era mejor tener el visto bueno de Ningen-dono para esa clase de encuentros, claro. Ella sería una especie de "anfitriona" general, de hecho y me podía ayudar mucho a que todo resultara perfecto.

"¿Diferencias...?" repetí levantando la vista "¿Por qué?
Quizás las tuviera con Ichiro, pero... después de todo usted ya sabe como enamorar a los habitantes de Chikusodo; soy yo la que debería tener cuidado de que no me la quiera quitar"

Empecé riéndome como si fuera una broma, aunque conforme lo decía me iba pareciendo plausible, poco a poco. Y no me gustaba nada la idea, sensei era mía.

"Lo que yo decía. A mi siempre me había parecido perfecta" susurré como un ronroneo meloso mientras me acariciaba la cabecita. En aquellas situaciones era prácticamente una jushin, así que lo pensaba de corazón, desde que no era más que una niña.


"Hum, es posible... Él tiene mucha imaginación para encontrar las "sendas del gris" murmuré, evidenciando una sonrisilla que se dibujó en mi boca cuando pensé en él de ese modo. Ni siquiera la solución de sensei era mala, para nada.
"Quizás debiera regalarle uno, entonces. Me serviría para "negociar" si no quiere darme el suyo una vez lo consiga, sensei... Aunque, bueno... tengo que reconocer que... la idea de hacer algo así precisamente después de usted... me da un poco de reparo"

Confesé ruborizándome con una sonrisita aniñada, juntando los dedos índice y pulgar para explicar que era "solo un poquito" Pero si había alguna comparación que podía causarme una cierta inseguridad, era con mi maestra; para mi resultaba evidente como todas palidecían junto a ella, y me avergonzaba la idea de que Tsumeo pensara eso mismo en el fondo de su mente.


"Pues necesito... Verá, es evidente que tener talento para algo y ser un buen maestro de ese algo no es lo mismo. Especialmente si Kaji-chan detesta eso en lo que es tan buena... Eso podría ralentizar el proceso, y no es aceptable.
Así que tendría que ejercer yo como una especie de... tutora, como un control de calidad de esa enseñanza para asegurarme de que progresa, y de que lo hace en la dirección adecuada. El problema es que... yo no se casi nada de esa "filosofía", digamos. Nunca me ha parecido que fuera la mía, por lo que no he profundizado nunca en ese mundo. Y aunque Kajiko quisiera enseñarme, que no estoy nada segura, no puedo controlar su talento como maestra si yo también he aprendido de ella.

Así que me preguntaba si usted... querría... ser la "tutora" de la "totura", o sea yo"

Le pregunté tintineando los dedos índices de ambas manos sobre mi pecho.


"¿No? Pues cuando yo me siento atribulada... y alguno de "mis gatos" lo percibe y viene a darme golpecitos con su hocico, mete su cabecita bajo mis manos y se me sube al regazo, si me anima mucho. Bueno, los gatos de este Reino no tienen capacidad para preguntarme por lo que me sucede, ni para meter sus "narices" de otro modo más que de ese, pero estoy segura de que también lo harían si pudieran, si fueran nekos por ejemplo.
¿Como no iba a gustarme eso?"

Pregunté frunciendo el ceño extrañada.

Al sentir el abrazo de Satomi me sentí de nuevo bien, calmada y capaz de todo. Supuse que si Benten no estuviera de acuerdo con lo que estaba diciendo en ese preciso momento, la sensación de su presencia a mi alrededor no sería tan palpable, así que sensei tenía que tener razón.
Pese a todo, sabía que sólo por tratarse de la combinación de todo eso con mi maestra funcionaba de aquella manera en mi. Pero de todos modos confiaba completamente en lo que me decía, así que debía de tener razón de todos modos...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 08, 2015 5:40 pm

"Bueno, bueno, ya la avisaremos."

Se rio Satomi al ver tu expresión.
Como si en tu risa y en tus ojos viera tus pensamientos Satomi te abrazó y te dio un beso en la frente mientras te decía:

"Yo ya tengo una gatita que me posee ¿no? ¿No decis eso los gatos? ?¿ue ustedes sois los que poseeis a los humanos?"

Te sonrió.

"No sé que me creo menos de esa verguenza! se carcajeó satomi si del hecho de pasearte por ahi desnuda, que te pinten o qué...

Nunca he tenido una alumna que le haya costado menos que a ti la fase del desnudo corporal para entendernos a nosotras mismos y a la senda juju"


Y no lo decía en broma.
Una de las clases más chocantes era la primera que se daba sobre autoconocimiento corporal. Estaba claro que en el Imperio había ciertos lugares donde el pudor quedaba relegado, por ejemplo, en los baños, pero los rokuganies tenían una forma especial para vetar en sus mentes unos lugares de otros. Aquella primera clase, en la que Satomi apreció delante de las alumnas de clase especial y directamente dijo "desnudaos" mientras ella hacía lo mismo todas se quedaron de piedra. Salvo tu, que tardaste casi menos que ella en desvestirte, y eso que Satomi empezó antes a hacerlo...

Satomi asintió al oir tu explicación y te dijo:

"En realidad no es tortura, el placer y el dolor estan muy unidos en nuestro alma y cuerpo, tanto que algunas personas son capaces de encontrar ese puente que los une y usarlo en su propio placer y beneficio.

La sumisión y dominación hasta el punto de usar el dolor se basa justamente en eso, en la recompensa a través del dolor que es placetero...

Para ti es algo muy complicado debido a tu naturaleza, pero no es imposible, al menos necesitas aprender la base, entenderlo aunque no lo sientas, si no lo haces no podrás controlar las sesiones."


Dijo con tono serio.

"Para ello lo primero que debes comprender es que la relación entre el amo y el sumiso se basa en la confianza absoluta que los limites acordados entre ellos van a ser cumplidos. Una relación así no puede existir sin que el sumiso confíe plenamente en el amo y sin que al mo piense en la seguridad del sumiso por encima de todo, puede no aparentarlo, parte del juego está en que no lo parezca, en la falsa sensación de peligro, pero la seguridad es lo prioritario."


Satomi se rió como aquellas veces en las que ve que por mucho que te lo explique tu ya habías llegado a tus propias conclusiones y te abrazó mientras lo hacía.

"Bueno... ¿qué tal ya que la diosa si que puede hablar, si le dejamos un poco de espacio para que sea ella misma la que nos diga lo que desea?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Dic 09, 2015 4:57 pm

"Ehm, si... ji, eso piensan los gatos, si"

Sonreí ruborizándome un poco, haciendo como que hablaba de algo que no tuviera que ver conmigo, sino con los demás gatos.

"Pero... es un tipo de posesión felina, ya sabe. No es como si dijera que me pertenece... que le pertenece a ellos. Es tal que... hum, "mi humana" dije pronunciándolo de un modo dulce y suave como un maullidito "No un "mía" repetí la misma palabra pero con un tono grave y feo, de ogro.

"Para nosotros los humanos no es lo mismo" lo bueno de ser mestiza es que podía ser lo que quisiera según el momento "Aunque... como Tsuki-oji es un neko, y quizás él no entienda los matices, pues... yo creo que podríamos dejar que pensara que... si, que usted ya tiene un "dueño" felino... ¡sólo para que no crea que necesite otro!
Ya sabe, una especie de... mentirijilla piadosa, para no confundirle"

Expliqué asintiendo al final, convencida de haber salido indemne de aquella pregunta. O sea, que sensei no era mía, pero mejor fingir que si ante Tsuki, sólo para que no se sienta incómodo como nuestro invitado, claro.
Sonreí al final dejándome abrazar, pensando que la había convencido con tan inspirado argumentario.

"Y no me da vergüenza. Supongo que a madre tampoco, y por eso mi memoria genética es diferente al resto de rokuganíes. Los nekos tienen una mentalidad particular al respecto... y haber pasado el resto de mi vida hasta esa fase de aprendizaje con usted también tuvo que ver, sin duda.

Me siento muy cómoda y elegante en mi piel... es sólo que no querría "confundir" a Tsume-chan; los hombres pueden ser tan torpes a veces para mirarnos..."

Suspiré chasqueando la lengua. No era culpa mía, claro.


"Entiendo que para uno de ellos sentir ese dolor puede llegar a ser interpretado como placer por su cerebro, o su corazón. Yo no podría nunca, pero comprendo quien pueda sobreponer esos sentimientos.
¿Pero y la otra parte? La que causa eso no confunde las sensaciones, sino que realmente encuentra placer en dañar y someter a la persona a la que quiere... si es que la quiere. ¿No es más o menos lo que practica Murasaki-san?"

Pregunté algo confundida.

"¿De verdad podría alguien llegar a fiarse completamente de quien disfruta haciéndole daño?" dije aún más extrañada. Ésa era una filosofía que simplemente no encajaba en una mente felina, ya que al ser individuos solitarios por naturaleza, la supervivencia propia dependía de evitar las amenazas, nunca confiar en ellas ni esperar que otros hicieran ese trabajo por una misma.


"Mmm, supongo que es justo" murmuro, no demasiado convencida, pero si sensei lo dice.
"Pero... eh... aunque usted también pueda hablar... no le importa que "meta mi hocico" entre sus manos" y sus cosas "aunque no me lo pida expresamente... ¿verdad?"

Ronroneé con una sonrisilla inocente como una niña buena.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Dic 10, 2015 5:08 pm

Satomi se rió de tu explicación y te dijo:

"Siempre me ha sorprendido con la facilidad que te adaptabas a las nuevas circunstancias.... parece ser que en esto no es una excepción juju

Vale.... digamos que "por si acaso".... le dejaremos claro a tu tio que sólo tengo una duela felina...."


Se rió al final esta.

"Pues recuerda, pequeña, que cuando estés en el Ningen-Do debes seguir las reglas del Nigen-Do que yo te enseñé ¿eh? Que no me quiero imaginar si le coges el gustillo a tu tierra natal lo capaz que eres de presentarte en mitad de una calle menos vestida de lo debido...."

Suspiró mientras se lo imaginaba claramente.


"No se trata de dañar y ser dañado en tanta medida como el control...

El sumiso suele sentir la necesidad de dejar todos sus problemas en manos de otra persona, por eso muchas veces sorprende las de personas con gran poder que suelen practicar esto, debido a que tienen tanto estrés que por un momento no quieren sentir todo ese peso, quieren que alguien lo haga por ellos, piense por ellos, los cuide... a veces quieren simplemente sentirse un objeto, ni tan siquiera una persona, ser usado como algo inanimado... En esos momentos suelen sentir calma.

Y a la vez, debido a esa sensación y ese pensamiento tienen en la mente que es incorrecto y que deben ser castigados por esta falta de respeto hacia si mismos, y es por ello donde empieza la parte del castigo. Al ser castigados sienten que tienen lo que se merecen.

Hablando espiritualmente.... digamos que estas personas a través de estas experiencias de castigo, que no tienen por qué ser muy dolorosas, consigen estabilizar su ying y yang, muchas veces ellos no son conscientes de ellos, pero es lo que les pasa.

Por la parte del amo, este sólo consigue la tranquilidad dominando, necesita dominar y controlar, y no hay mayor placer que alguien se deje hacer y que confie plenamente en él. En todo momento esta persona controla lo que pasa y es muy consciente de los límites y a donde llegar, incluso la fuerza y el castigo que toma, el placer no lo siente al dar dolor, por ejemplo en un castigo, sino en dar justo lo que el sumiso desea pero no es capaz de conseguirlo por si mismo.

Como te das cuentas son dos figuras que se necesitan de la una en la otra, y es en esta armonía donde funciona."




Satomi te dejó media sonrisa en los labios y te dijo:

"Si me molestara que husmearas en mi vida te abría sacado al patio para que meditaras sobre ello y me bufaras jiji"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Dic 11, 2015 2:49 pm

Sonreí ladeando la cabecita, y no lo dije pero se podía leer en mi expresión "¿Eso es bueno, verdad?" y "Si, por como lo dice tiene que ser bueno..."

"Hai, hai, de acuerdo sensei, lo que usted diga"
exclamé enseguida en cuanto escuché la respuesta que quería, como si fuera iniciativa suya y no mía "Le dejaremos bien claro que esta humana ya tiene dueña" sonreí desbordando felicidad, aunque por descontado sólo lo fingiéramos, hum, claro, claro...
"Pero no podemos decírselo sin más... no funciona de palabra con los gatos. Tiene que percibirme en usted, y en su casa; una especie de marca. Así..." expliqué, entonces abrí los brazos y me incorporé para abrazarla de modo que mis mejillas la acariciaran, además de mis manos. No es que no hiciera aquello a menudo, cada vez que la abrazaba, pero siempre era mejor asegurarse, por si acaso.
"Mi aroma también tiene que estar aquí, por si acaso viene a esta casa que sepa que es mía... ehm, ya sabe, figuradamente. Los gatos frotan su lomo y sus patitas contra las esqunas de su territorio, pero yo tengo que conformarme con las manos" murmuré mirando a mi alrededor. La verdad es que, con cierto disimulo, también lo hacía instintivamente siempre que venía a esta casa... Ju, si que era mía, ji, ji.

"¿Y puedo arañar un poco la entrada de la calle y la de la despensa...? Quizás también el dormitorio... Los gatos hacen esas marcas para que sirvan como una especie de símbolo de su presencia ante otros visitantes; como alguna clase de "mon felino"

Aunque sería mucho más fácil si tuviera mis garras de neko"
chasqueé la lengua mirándome las manos. De niña recordaba haber jugado así, pero ahora me parecía que podría dañarme esas manos humanas... Pero todo era probar.

"Con eso será suficiente. Mejor dejamos la última marca para un caso de necesidad, y sólo en el jardín"
añadí riéndome a conciencia.


"Las reglas del Ningen do..." abrí la boca para contestar que la mayoría de habitantes de este Reino vestían sólo su propia piel, pero enseguida añadió eso de "las que me había enseñado ella" y tuve que quedarme con las ganas. "Como diga, sensei; nunca dejarme ver en una calle menos vestida de lo debido..." sonreí como una niña buena haciendo una promesa. Y lo era, pero si no me veía nadie desaparecía el problema, de noche, o en rincones poco transitados como tejados y cosas así... Y seguía cumpliendo la norma, pensé sonriente.


"A mi me gusta que me cuiden, que se preocupen por mi y... que me hagan regalos. ¿Significa eso que soy sumisa por naturaleza?"
pregunté frunciendo el ceño, sin estar demasiado segura. A veces sentía calma cuando me dejaba "dominar" pero sólo con según qué personas, y de todas formas en otras ocasiones, o al poco tiempo, sentía espontáneamente también la necesidad de liberarme de todo y ponerme al mando, desde una posición alta y segura, a ser posible.

"También me gusta que alguien a quien quiero confíe plenamente en mi, y hacer lo que yo quiera... ¿entonces soy dominante?" volví a preguntar, con las mismas dudas en realidad. Pero no me identificaba con ninguno de esos dos tipos de amante, o lo que fuera que se consideraran.

"Pero entonces, ¿tiene algún componente sexual? Porque tal como lo dice ni siquiera parece que haga falta... En cualquier caso, ¿implica afecto al menos? ¿Kaji-chan quiere a sus clientes, o los detesta?

Y en su caso particular, ¿realmente ella necesita a alguien sumiso? ¿Entonces no podrá ser feliz si deja de trabajar así...?"
dije repleta de dudas.


Sonreí de lado a lado, sin disimular demasiado mi felicidad por esa respuesta que tan explícitamente me daba permiso para husmear donde, cuando y como deseara. O eso me parecía a mi. Y lo más importante es que nunca le había molestado que lo hubiera hecho ya.
"¿Cree que habría funcionado, sensei?" le pregunté con curiosidad sobre mi misma, si pensaba que habría dejado de responder a mi naturaleza neko por castigarme a pensar en cosas en las que no veía ninguna clase de falta por mi parte...
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 14, 2015 4:16 pm

"¿Eso quiere decir que te vienes a vivir aqui a mi casa hasta que llegue tu señor tio?"

Te preguntó Satomi mientras sonreía cuando la acariciabas con la mejilla y te acariciaba en la espalda.

"¡Oye! jaja nada de arañarme la madera que aún en este reino eres humana, pero si quieres puedes traer cosas tuyas a mi casa y dejarlas por donde quieras."


Satomi te miró con esa cara que ponía de "si no cumples tu palabra lo sabré y entonces desearás no haberlo hecho." que te mantenía a raya.

"Yo creo que a ti más bien lo que te gusta es que te traten como una reina jaja

No, querida, lo sumisión no tiene tanto que ver con que te traten "bien" sino con que delegues todo el peso de tu responsabilidad por un momento en otra persona que sabes que cuidará bien de ti y sea ella la que maneje tu vida...

Y como comprenderás.... yo no creo que tu seas jamás capaz de delegar tu vida en nadie."


Se rió al final.

"La sumisión y la dominación puede tener un componente sexual, pero no es imprescindible, es algo que la gente confunde mucho. Por ejemplo, hay personas que se ofrencen en un 24/7 es decir, 24 horas al día 7 dias a la semana para ser esclavo de la otra persona para servirle en todo lo que esta desee. En todo. Pero ese todo no tiene por qué ser sexual, de hecho conozco muchos casos de por ejemplo un dominante que tiene varios sumisos y sólo con uno mantiene una relación con algo sexual de por medio y con los otros sólo una relación de amo y sumiso sin este componente."

Luego meditó tu pregunta.

"Hasta ahora Kajiko no ha recibido un trato de un no samurai que exigiera sexo, quizás es debido a que los que consiguen tanto dinero como para equipararse en posición a un samurai tienen en su cabeza que es prohibido mezclarse así con alguien de otra clase y en su mente se pinta el ser castigado por equipararse... de esta forma Kajoko los castiga y obtienen la paz que necesitan a sus contradicciones...

Si me preguntas si kajiko los odia..... creo.... creo que más bien ella se odia a si misma, no a ellos."


Dijo despacio eso al final.



Satomi se separó un poco de la mesa, alisó su kimono y dio un par de palmaditas en su regazo para que te tumbaras en él como muchas veces hacías antes de responderle a tu última pregunta, mientras comenzó a peinarte con los dedos tus cabellos, acariciandote.

"Esa misma pregunta.... pero si alguna vez hubiera logrado serlo... se la hice yo a Tsuneo... su grulla fue la última noche que le vi.... por aquel entonces yo ya había terminado de madurar y florecer... no era nada de lo que había sido... por fuera...

¿sabes lo que él me dijo?

Una rosa es una rosa.... abierta o en capullo... No puede negar lo que es, no puede ser el sol, ni puede ser una abeja, una rosa es una rosa...

Eso es lo que yo creo, Sakura, nunca podrías dejar de ser tu, porque tu eres y siempre serás humana, pero también neko."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Dic 15, 2015 1:53 pm

"Hai, sensei"

Respondí distraida, porque estaba enfrascada en "marcar" a sensei para que Tsuki, y cualquier otro gato, supiera que ya era "mía" Le pasé las manos por el rostro y el cabello, con las palmas abiertas, ya que era un modo muy felino de dejar una huella, pero nunca había podido hacerlo tan abiertamente así que me sentía bastante feliz.
Y encima ella me acariciaba de vuelta, ¿qué más podía pedir para estar ronroneando en el cielo...?

"¡¿Qué?! ¿¿Vivir aquí...??" repetí dando un respingo y abriendo los ojos como platos cuando mi cerebro humano por fin terminó de procesar la información, tan abrumado por el tacto de Benten como estaba "¡Si...! ¿Puedo?
¡Si, si, si, si que puedo!"
exclamé entre la sonrisa y la súplica, porque no estaba segura de si tenía que darme permiso otra vez o si aceptando la primera oferta ya estaba cerrado, por si acaso me acogí a ambas cosas.
"Puedo traer mis cosas, si... No le molestaré, maestra, palabra. Ni siquiera notará que estoy aquí..."

Sonreí de oreja a oreja. Encontrar luz en sus aposentos cuando volvía de noche, acurrucarme en su futón mientras todos dormían, verla cada mañana, acompañarla en sus rezos... de pronto todos los recuerdos más dulces de mi residencia en su academia de Kyuden Bayushi se agolparon precipitadamente en mi cabecita, ¡y además no tenía que compartirla con otras alumnas! Hum, bueno eso mejor que no lo confesara, ji, ji...

"Le diré a Kirara-san que nos venimos aquí. Ella también puede venir, ¿verdad...? Oh, Akane-chan traerá todo lo que necesitemos... es una chica muy dulce, seguro que le encanta estar aquí"
dije nerviosa, con el corazón acelerado.

Tan emocionada estaba que ni siquiera escuché eso de que no pudiera arañar la entrada...


"Mmm, no podría delegar todas las responsabilidades de mi existencia en alguien a quien no quisiera... Y si quisiera a alguien, no podría dejar de preocuparme por esa persona, así que igualmente no podría "delegar" de ese modo"


Murmuré pensativa, era un callejón sin salida. "No parece una filosofía muy propia para mentalidades felinas. Ellos nunca desconectan, por eso a los humanos nos resultan "paranoicos" Y cuando se relajan lo hacen por breves periodos, cuando se sienten confiados y seguros rodeados de sus cosas, y personas, que el resto del tiempo tienen que mantener a salvo y protegidas...

Pero aún así, siguen poseyendo un espíritu libre que en no pocas ocasiones les incita a salir por su cuenta, sin preocuparse de nade más.
Como digo, no es nada felino"


Concluí negando pensativa con la cabeza. No veía modo de encajar con aquella filosofía, pero aún así tenía que ser capaz de entenderla.

"Apuesto a que debe de haber muchos admiradores deseando ser aceptados como su "esclavo" a tiempo completo"
sonreí, aunque de un modo sincero y dulce hacia Satomi. Mi visión de ella era completamente acrítica, así que todas sus variantes de rezos y tributos a su senda de Benten me parecían aceptables, simplamente porque lo eran para ella, ni siquiera los juzgaba por mi misma.


"Le he prohibido a Kagi-san que Kajiko acepte clientes de castas inferiores. Sensei Nisio-sama dijo que aún no había manchado su karma de modo que el daño no pudiera revertirse incluso en esta vida... así que... no quise arriesgarme en absoluto"


Dije mirando al suelo. Quizás el Clan perdiera dinero, y no había manera de justificar esa pérdida por un bien mayor que no fuera mi interés en liberar a mi león, pese a que en términos globales considerara una mejora de la seguridad no tener fieras encerradas en la ikka, y provechoso a medio plazo instaurar el sistema de hermana mayor-hermana menor. Pero al corto era otra cosa, y no estaba segura si Satomi me regañaría por anteponer mis sentimientos...

"No debería" exclamé con determinación cuando mi maestra dijo que Kajiko se odiaba a si misma "No debería odiarse, a ella no..." La segunda vez que lo repetí me entraron ganas de llorar y aunque intenté evitarlo, empecé a notar esa calidez familiar recorriendo mis mejillas. "No quiero que lo haga" pude decir mirando a Satomi entre un sollozo, apretando el puño con rabia.



En cuanto vi su gesto no me lo pensé dos veces y me tumbé con las piernas encogidas a un lado pero el resto del cuerpo boca arriba junto a ella, apoyando la cabeza en su regazo mientras la miraba desde allí. Aunque cuando comenzó a peinarme con sus manos cerré los ojos a punto de ronronear como una gatita feliz.

"¿Ésa es... la pregunta cuya respuesta él me dijo como mensaje para usted que seguía manteniendo?"
pregunté con el descaro felino del que normalmente ni siquiera era consciente de que fuera demasiado atrevido. Sobre todo con Satomi, porque siempre me había hecho sentir muy confiada para ser tal como era.

"Pero yo podría... haber sido una neko cruel. O peor aún, sin sentimientos, como Kagehisa-san querría... Alguien que no llorara como una cría por una ronin, o que incluso le divirtiera ver a un felino más grande caido y mutilado. Los gatos pueden ser muy fríos con lo que no les interesa"


Suspiré, no era mi caso y aunque alguna vez me hiciera llorar tenía muchas otras ventajas que compensaban eso con creces, como cuando Kajiko sonreía por fin, así que le estaba muy agradecida a mi maestra por no haberme dejado ser tan "gata" como podría haber sido.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Dic 15, 2015 5:16 pm

Satomi se rió ante tu reacción y te dijo:

"Bueno, al menos mientras no tengas que dar cuenta a otros... mi mansión es muy grande, hay sitio de sobra para las dos y para tu Akane, te la puedes traer si quieres y que si acaso vaya todos los dias a tu casa a arreglarla por si acaso o recoger el correo... pero por mi no hay problemas."

Te sonrió.

"Y sinceramente, espero si saber que estás aquí sino... ¿para que te digo que te mudes? jiji Además tu sabes de sobra tanto como yo que de todas las estancias de esta casa seguro que eliges el dormitorio que está al lado del mio jaja"


"Kirara-san tiene su propia casa, pero si, después de los problemas que le has dado escapándote piensa que es mejor mientras estés a su cargo venirse, pues... también puede jiji ¿por qué no? siempre me han gustado las casas llenas de chicas jiji por eso hice que las escuelas tuvieran dormitorios obligatorios para todas para que compartieramos espacio alumnas y maestras."


Satomi asintió a tu conclusión sobre si podías o no delegar y te dijo:

"También hay humanos, como gatos, que pueden delegar en un momento determinado te acarició tras la oreja pero no siempre....

Por eso te digo que es cuestión de gustos y personas... no es una regla aritmética, los sentimientos nunca lo son."


Luego Satomi se rió abiertamente por tu comentario sobre los esclavos y asintió:

"Más de los que me gustaría reconocer, la verdad jaja"



Satomi se inclinó hacia atrás al oir lo que le habías dicho a la okasan y se cruzó de brazos mientras te miraba seriamente.

"Supongo que tendrás un plan."

Te dijo seria.

"Entiendo lo que haces y realmente lo admiro y animo, pero como entenderás cuando entré en este negocio para el Clan lo hice para erradicar justamente lo horrible que estaban siendo tratadas las mujeres en este, tenía que demostrar y demostré que podía hacerse mejor, sin daños y dar más dinero incluso... te miró a los ojos directamente tus deseos personales, incluso aunque sea para ayudar a una persona, no pueden destruir el trabajo que hemos creado para salvar a muchas otras... ¿me explico?"


Satomi luego te atrajo hacia si mientras apoyaba tu cabeza en su hombro y te acunaba al verte así por la oniagan de fuego y siseó para que te calmaras.

"El fuego es tan intenso que es capaz de consumir a los que están llenos de él....

tranquila.... encontraremos una solución...."




Luego Satomi se rió al ver como de pronto metías tu hocico en aquella pregunta íntima y negó con la cabeza.

"No... no es.... Repiteme lo que él dijo... a ver si eres capaz de saberlo..."


Satomi pasó su dorso de la mano por tu mejilla mientras te miraba con dulcura y te dijo:

"kagehisa ha intentado muchas cosas..... algunas la ha conseguido, como adiestrarte en el arte de las sombras.... pero otras no... y no lo ha conseguido porque no se le puede poner puertas al mar... eso es algo que esa persona tan llena de odio y maldad no ha entendido nunca.... y gracias a ello no ha podido llegar hasta el fondo de tu alma..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Dic 16, 2015 11:33 pm

"Extraoficialmente"

Exclamé sonriendo, mientras hacía un gesto de entender la orden. Cualquier cosa estaba bien con tal de poder quedarme allí.

"A Akane-chan le gustará la idea... No siempre lo hace, ni me deja hacer siempre lo que quiero, pero esta vez estoy segura de que le va a gustar" confesé con una sonrisilla traviesa, explicando que en realidad aquella sirvienta, aunque joven, era una de esas heimins responsables que hasta son capaces de llevarle la contraria a una samuraiko a su cuidado por su bien. A mi me gustaba eso de ella, que no me dejara hacer mi voluntad no, pero si que se preocupara tanto de mi hasta ese punto. ¡Y a veces conseguía que la obedeciera! Para mi no importaba demasiado que no fuera de mi casta "Estoy segura incluso de que ella habría dicho lo mismo sobre ir a mi casa todos los días, para que todo siguiera arreglado y los vecinos no dejaran nunca de ver actividad dentro... Hum, a veces Akane-chan me recuerda a usted cuando me dice ciertas cosas, o me regaña por otras... aunque es casi de mi edad" murmuré pensativa, sopesando por un momento si no la habría enviado la propia Satomi sin yo saberlo. Al final me encogí de hombros dulcemente; daba igual si era el caso, mejor incluso, pero de todos modos me encantaba esa chica.

"¡Oh, entonces lo sabrá!" aseguré con un tono tintineante como una campanilla nerviosa, juntando las manos sobre mi pecho. Menos mal porque me habría costado mucho pasar desapercibida todo el día, ji, ji
"Mmm, si pero... porque su dormitorio sin duda es el mejor situado, la orientación del sol, los vientos dominantes, el feng sui y todo... así que el que esté más cerca será necesariamente el segundo de mejor situación. Sería una necedad escoger otro"

Expliqué alegremente, convencida de que era un argumento perfecto. No porque de ese modo pudiera entrar y salir, y pasearme por el de sensei cuando quisiera con toda la facilidad del mundo, a cualquier hora, no...

"Yo no me escapé de Kirara-chan... Fue Tsume-kun quien la envió al otro lado de la ciudad ayer a primera hora y desde entonces... eh... no he vuelto a verla" murmuré, protestando al principio pero sonrojándome hacia el final. Si tuviera mis orejas de gata las habría ido agachando poco a poco "¿Ella... no estará enfadada conmigo... verdad sensei? ¿U-un yojimbo puede pedir abandonar a su protegida...?" dije apenada, esperaba que no. O en todo caso con que sensei lo hubiera tenido en cuenta al recomendarla para mi en la embajada.

"Siempre me gustó eso, en el fondo. La residencia... habría dejado de conocer a muchas buenas amigas, compañeras y también maestras, de otra forma" sonreí inocentemente, como lo diría cualquiera. Aunque mi concepto de "conocer" a alguien incluía curiosear sus pertenencias personales y averiguar todo lo que pudiera de ellas, cosa que me habría costado mucho más de haber vivido cada una en una casa distinta; pero siempre me había parecido lo más normal curiosear cuanto pudiera de las personas que me gustaban, después de todo la amistad implicaba cariño e interés mutuo. ¿Y qué mayor interés había que ése? Eso incluía lógicamente a Satomi y todas sus cosas, y nunca me había regañado por ello... si es que alguna vez se había dado cuenta, claro.


"Entonces... si, creo que lo que más me gusta es que me traten como esa reina de la que habla, sensei. ¿Esa actividad también tiene algún nombre especial?" pregunté ladeando la cabeza. Siempre me había parecido que simplemente era "ser una mujer", pero quizás fuera algo más sofisticado que eso después de todo. Bueno, puede que una mujer-gata, ji...

"Y cuando esas personas están fuera de la relación, obviamente no me refiero a esos del veinticuatro siete, sino a los sumisos en general, ¿se permite hablar de lo que sucede dentro de ella, incluso con sus dominadores, o que todo parezca trivial y perteneciente a una doble vida ajena a ésa forma parte de la diversión?"

Me pregunté al ir asimilando todo aquello.


"Si que tengo un plan... Primero, a corto plazo el teatro que se va a inaugurar hoy debería cubrir de sobra cualquier pérdida de Kajiko; y a medio y largo plazo, instalar el sistema de aprendices nos resultará muy beneficioso, ya que será como... cultivar los peces en un estanque de nuestra propiedad, en vez de tener que ir a pescarlos al mar. Pero para esto es fundamental conocer cual es la parte de ser una oniagan que puede transmitirse y aprenderse, y cual debe ser ya un talento previo de la aspirante a aprendiz; y con tal fin debemos observar como las actuales oniagans se desempeñan como tutoras, qué se aprende mejor, y qué no... Así podremos finalmente obtener la receta precisa y perfecta de una oniagan, como un secreto de clan que dejará obsoletos los enfrentamientos con otras ikka incluso, pues nos dará una ventaja inimitable.

Además, estoy llevando a cabo un plan para poder añadir a la conocida como Tora a nuestra organización, lo que generaría muchos más ingresos inmediatos y también futuros, ya que la actual es la quinta generación... lo que significa que nos lleva mucha ventaja a la hora de dominar las técnicas de adiestramiento. Pretendo traerla junto a su hija, y podremos observar esa relación de cerca.

Y en el peor de los casos, si todo eso fracasa y provoco una pérdida económica al Clan... me ocuparé personalmente de resarcir todos los ingresos perdidos, por cualquier medio que esté a mi alcance. Pero le juro que jamás permitiré que mi presencia aquí le cause un perjuicio a su trabajo y esfuerzo, maestra"
terminé de exponer, inclinándome reverencialmente casi hasta el suelo al decir aquello último.


"Pues, dijo que... "que todo lo que le dijo aquella última noche, lo seguía sosteniendo" Eso fue lo que Tsuneo-sama me aseguró.
Si yo tuviera que decirle algo antes de marcharme para no volver a verla, supongo que sería algo como... que la amaría siempre, que no me arrepentiría jamás de haberla querido, que la recordaría cada día de algún modo especial y... que me esperase en la otra vida. Sobre todo si pensara vivir quinientos años como un hengeyoukai.

¿Fue eso lo que le prometió? ¿He acertado?"


Curioseé sin miramientos, mirándola directamente desde su regazo. Siempre había adorado meter el hocico en los asuntos de sensei, ya fueran objetos físicos o cuestiones personales como aquella. Encontrar su esencia, donde fuera que lo hiciera, me tranquilizaba como una de sus caricias. Y como antes con la amistad, a mi entender era un acto de amor hacia ella, no una intromisión.


"Entonces... ¿cree que soy una gatita buena por naturaleza?"
murmuré ronroneando.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Dic 17, 2015 5:29 pm

"Akane estará bien con mis flores seguro."

Dijo Satomi acerca de sus criadas, todas con nombres de flores.

"Si se parece a mi, entonces te eduqué bien para que eligieras buenos criados.Ya sabes que una buena esposa, como un buen general, desde conocer a todos los que están bajo su mando y saberlos valorar por sus virtudes y saber oirlos cuando hablan en la medida que corresponda."

Satomi se rió ante tu explicación y asintió como si supiera que de todas formas la decisión ya estaba tomada.

"Aunque podrías tener un ala entera para ti.... pero me da la sensación que no te vas a mudar a esta casa para tener "una propia" dentro de la mia ¿verdad?"

"Estara MUY enfadada. te dijo satomi pero vas a tener suerte, ayer deberíais haber firmado en la Embajada el papeleo que hace que sea tu yojimbo y como no lo has hecho oficialmente no lo es... eso si, la vas a tener molesta y con razón...

Pero supongo que tendrá menos tiempo de pensar en ello ya que ayer fue un dia movido en ciertos aspectos..."


Satomi te acarició la cabeza cuando dijiste que la residencia te gustaba y añadió:

"Se trata de aprender a convivir en una gran familia desde el principio para luego dominar una más pequeña al casarnos."



"Bueno.... no, eso no tiene nombre se rio esta aunque en realidad Suiko suele hacer mucho ese papel como ya habrás visto, pero a cambio ella se comporta en todos los sentidos como una reina."

"Fuera de la relación de sum y dom existen las reglas que ellos impongan. Los hay quien no se cruzan entre ellos más que para estas prácticas, los hay que son pareja en la vida real, los hay que son amigos, los hay que están metidos en una complicada relación... En este negocio todo es más que una regla genérica.

Lo que si que te puedo decir es que lo que siempre se cumple es la discreción."




Satomi se cruzó de brazos mientras te oía con gesto serio y meditabundo, hasta que al final asintió despacio.

"Sinceramente... creo que yo soy la menos adecuada para negar que me parece una buena idea un sistema de aprendizaje maestra-alumna."

Te sonrió esta vez distensionando el ambiente ante eso, después de todo ella era quien era y había creado las Escuelas de Buenas Esposas.



Satomi te cogió el rostro y pegó su frente a la tuya, tocándoos las narices mientras esta sonreía de una forma íntima.

"Si tu me amas y me prometerías algo así.... puede que la grulla hiciera algo parecido..."

Tras lo cual te dió un beso en la nariz y añadió:

"Él me enseñó quizás el amor más importante que existe.... incluso por encima de amar a otra persona... amarse a uno mismo...

No podemos amar a los demás si no nos amamos."


Tras lo cual satomi te abrazó a tu pregunta sobre qué clase de gata eras.

"Al menos una que no araña mis kimonos jaja"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Sab Dic 19, 2015 8:06 pm

"Es cierto" dije tocándome los labios pensativa; no había caido que Akane también fuera la flor de cierta planta hasta que Satomi lo dijo. "Aunque puede que no les guste a sus flores, maestra. En realidad Akane-chan no es heimin, sino hinin, y ni siquiera de las más favorecidas entre éstas por nacimiento...
Verá, Kagehisa-san se las había arreglado para que todo el servicio de la casa le fuera leal a él, y no a mi, pero Akane-chan se ocupaba de las tareas más ingratas, recogía la basura, barría las hojas y cosas así, y apenas entraba en la residencia, así que mi señor esposo no se había preocupado de ella. Yo me sentía por ello aislada y sola, y a decir verdad la ascendí a ella a mi criada personal y degradé al resto a hacer su trabajo principalmente para fastidiar a Kagehisa; ¡menuda mirada me lanzaron esas heimins traidoras cuando les dije que a partir de aquel día se ocuparían ellas de ensuciarse, ji, ji...!
En fin, mi marido debió de verle la gracia también, no le falta crueldad ni siquiera para quienes le son fieles, y seguramente le pareció más divertido aún pensar que aquella hinin de todas formas no me iba a servir de nada, y que volvería arrastrándome ante él suplicando otra criada.

Pero cuando la miré a los ojos... me gustó lo que vi. Nunca había estado tan cerca de una samuraiko, al principio no se atrevía ni a mirarme, así que tuve que enseñarle yo misma muchas cosas, pero resultó que tenía talento de sobra para aprender, mucho sentido común y ese... toque innato de... Benten en su ser, que me hacía adorar su compañía.

Cuando Yugao-san apareció en mi casa para ofrecerme venir a Otosan-Uchi, sabía que lo único que quería traerme aquí de ese lugar era a mi Akane"


Concluí sonriente.

"Un ala propia... hum, no, creo que... eso sería demasiado aparatoso. No quiero causar tantas molestias" suspiré acurrucándome un poco contra ella. Con inmiscuirme en la vida cotidiana de Satomi ya tenía suficiente, no quería otro gran espacio propio para nada.


"Pero si no fue mi culpa..." maullé melosamente apenada. Sabía que sensei estaba bastante inmunizada contra miradas desangeladas, pero quizás la Bayushi no se lo esperara "¿¿Eso quiero decir que no es realmente mi yojimbo?? O sea que... ¿¿ahora podría no querer serlo...??" ahora si que estaba desolada de verdad, aunque por fuera no se notara mucha diferencia.
"Oh, oh, oh... ¡¡tengo un regalo para ella!! Hice que Ichiro me regalara a mi un algo valioso para ella, un arma porque Kajiko-chan me dijo que es lo que más les gusta a los bushis... Así que tengo un arco de la propia familia noble Daidoji, que está bendecido de un modo que nunca falla a donde el que lo maneja quiere acertar... Con eso tendría que perdonarme, ¿verdad? ¿Verdad?"

Hum, tengo que hacerle jurarme que no le disparará nunca a Tsume-kun..."
murmuré pensándolo sobre la marcha, aunque me parecía una precaución muy razonable.



"Lástima" suspiré a lo de que mi gusto no tuviera un nombre propio "Yo también soy una Reina... Una reina medio-neko, pero incluso tengo un Kyuden Neko familiar" protesté dulcemente porque solo considerara a Suiko una. De acuerdo, las reinas gatas no eran siempre como los humanos esperaban de las humanas, pero eso no nos hacía menos majestuosas, para quien supiera apreciarnos.

"No se si yo podría tener una doble vida dentro de otra vida con mi propio marido... Aunque si él lo necesitara..." me encogí de hombros, podía esforzarme por tratar de comprenderlo "Pero dudo mucho que Ichiro fuera un buen sumiso, aunque haya dicho que a veces sean los más acostumbrados a mandar en su vida normal" dije frunciendo el ceño pensativa. Porque de ningún modo me veía yo en otro papel, eso si que no.


"No quiero parece irrespetuosa con su grulla...Pero si Aoi-sama no le prometió todo eso y más, es que era tan torpe como cualquier hombre de este mundo"
sonreí descaradamente felina.
Tras notar su nariz contra la mía no pude evitar entornar los ojos y mover suavemente el rostro para frotar mi hocico como los gatos hacían entre ellos para reconocerse y saludarse entre individuos muy cercanos y queridos, lo que no era baladí en felinos.

"Entonces yo tengo que amarme mucho a mi misma"
repliqué inocentemente honesta, porque decía sin ningún tapujo que la amaba con locura a ella. "Tsumeo me contó algo parecido... Me dijo que gracias a mi amor él había conseguido llegar a verse a si mismo, y a ser, como el hombre que es ahora, en vez del que "parecía" cuando era más joven, antes de conocerme...

En este caso fue al revés, ¿no? Aprendió a amarse a si mismo a través de mi..................... Es lo más romántico que haya escuchado jamás"
confesé notando como se calentaban intensamente mis mejillas, aunque no me importaba; sonreía tranquilamente porque era una sensación agradable, y delante de sensei aún más.

"No, claro que no... Siempre tuve muchísimo cuidado con todos ellos"
sonreí dulcemente, como si aquello explicara lo buena que era, en vez de alguien capaz de rebuscar entre la ropa de su maestra sin ningún remordimiento, probársela desde que era una chiquilla de un metro y hasta cubrir con ella mi futón para mantener su presencia cerca cuando Satomi abandonaba la residencia durante demasiado tiempo seguido...
Pero siempre resultaron intactos, a diferencia de muchos de los míos propios, y eso era lo único que importaba, ¿no?
Miau... volví a sonreir al dejarme abrazar encantada.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 21, 2015 12:07 pm

"Los eta, los hinin, los heimins y los samurais no somos más que peldaños de la misma escalera hacia la divinidad.

Que ella no tenga alma en esta vida no implica que no podamos ayudarla a que suba al siguiente escalón en la siguiente."


Te dijo esta sin darle más importancia.

"Mis flores no tienen que saber nada más que lo que yo les diga. Si ese es el problema, esa es la solución."

Satomi te abrazó cuando te acurrucaste ante ella y se rió mientras decía:

"Si, claro, problemas... lo haces por no darme problemas ju Esta bien, como te digo esta mansión tiene sitio de sobra, la verdad es que compré esta casa pensando que si no me daban el terreno para la escuela de esta ciudad siempre podría edificarla aquí.... pero al final salió bien así que.... tengo una mansión a la que no saco quizás todo el partido que podría."

Satomi meditó tu pregunta y te dijo:

"administrativamente eso es así.... otra cosa es que ella te haya dado su palabra y la tengas unidaa ti por eso.... pero si, señorita, será mejor que pongas tus mejores ojos de gatito abandonado para hacer que te perdone."



"Princesa al menos."

Te sonrió Satomi a lo de tu trono en el reino neko.

"No os veo a ninguno en esas posiciones, a ninguno."

Recalcó satomi.

"Pero no hay que tratar de ser nunca, en ningún tema, lo que no se es, no le des más vueltas."



Satomi se rió ante tu comentario de Aoi y asintió.

"Es una Grulla peculiar.... en más de un sentido...."

"Es una buena comparación te dijo Satomi tu has sido la Grulla de tu Grulla juju"

Te dijo mientras te daba con el dedo índice en la punta de la nariz.

"Y te aseguro que hay pocas cosas más hermosas que crecer bajo el amor del ser amado...

Porque ese es el sol que mejor calienta el cuerpo y el corazón..."





"Por cierto, hoy además de en la exposición de Koji-san tengo asuntos que atender en la Escuela de la Ciudad, el curso tiene que comenzar tras las vacaciones de invierno y tengo que ir a inspeccionar las instalaciones, hablar con las maestras,... te comentó de manera liviana te lo advierto no sólo para que sepas por dónde estoy sino por si quieres venir conmigo en ciertas tareas. te preguntó de pronto si es verdad que Tsumeo quiere ofrecerte una escuela necesitas saber cómo se lleva."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Dic 21, 2015 6:42 pm

"Eso creo yo también"

Dije asintiendo felizmente. Aunque en realidad, si lo pensaba, yo no pensaba casi nada al respecto; para juzgar a los que me rodeaban me basaba principalmente en mi olfato, para eso era muy neko. Para mi no había ninguna diferencia emocional entre gatos callejeros y samurais, sólo entre quienes me gustaban y quienes no. ¿Resultaba que los hinin no tenían alma? ¿Y a mi qué? Eso era problema de quien los juzgara tras su paso por esta vida, y de la rueda, no mío. De hecho, aún ni siquiera estaba muy segura de poder argumentar convincentemente que los nekos si la tuvieran, aunque supiera que si.

Por eso me costaba tanto entender que Kajiko se odiara por ser ronin, y tener contacto con quienes lo tenía; para mi eso no implicaba nada comparado con el hecho de que a mi olfato felino le gustara su presencia.

"Supongo que en ciertas cosas siempre he sido mucho más neko de lo que yo misma hubiera podido imaginar nunca..." sonreí sin más ladeando la cabeza graciosamente.


"No me gusta dar problemas" repetí muy convencida. Y era cierto, desde un punto de vista felino; no me agradaba dejar un rastro de pisadas tras de mi que condujera a esos problemas hasta donde yo estuviera, que para mi era la definición genuina de darlos.
"A mi me gusta que sea grande..." sonreí con un aire aniñado. Más estancias para explorar "Pero eso no significa que tenga que esconderse de mi cuando vaya a meditar o a entrenar... ¿verdad, sensei?" musité recordando lo que había insinuado Otsu sobre porqué nunca la había encontrado. Me divertía la idea de jugar a eso, pero sólo si terminaba por encontrarla.


"Si que me dió su palabra"
argumenté enseguida, sonriendo "La palabra es sagrada para los hengeyoukais, y literal, Nisio-sensei me lo dijo... Oh, pero ella no sabe que yo... hum, ¿cree que debería decírselo, maestra? Pensaba contárselo a Kajiko en primer lugar, para ver como reaccionaban los samurais, ya sabe, y porque creo que ciertas personas deberían estar sobre aviso, por lo que pudiera pasar... No espero que nadie venga a comerme, pero sospecho que Nisio-sama diría que es mejor estar prevenida, que dormida. Con el mismo motivo tendría que decírselo a Kirara-chan, salvo porque... bueno, no se si ella le transmitiría esa información a la embajada"

Expuse dubitativa. No sabía hasta que punto su lealtad hacia mi estaba supeditada a la debida a la embajada, cosa que con Kajiko o Tsumeo no tenía de lo que preocuparme.


"Princesa suena bien"
sonreí dulcemente. Me gustaba como sonaba dicho por Satomi.

"Tsume-chan tendría que tatuarse una gatita... Tendría que pensar donde"
opiné tratando infructuosamente de coger ese dedo con los dientes antes de que sensei lo retirara de mi nariz una y otra vez. Era mucho más fuerte y atlética de lo que parecía, hasta para eso.
"Los gatos tienen fama de ser más interesados que amantes, así que seguro que el chico Daidoji no habría podido imaginar que ese sol suyo sería uno, ji, ji" maullé entre orgullosa y divertidamente altiva "Pero se bien a lo que se refiere maestra, todas nos sentimos así bajo su tutela" sonreí melosamente. Yo desde luego. Era un amor distinto al de mi grulla, pero Benten era Benten, y sin duda yo había crecido bajo el suyo, pensé dejándome llevar por el instinto felino de cerrar los ojos y acariciar mi mejilla contra su piel. Y no porque esta vez estuviera pensando en Tsuki, sino por mi misma.



"¡Si que quiero ir!" exclamé tras quedarme mirándola con los ojos abiertos por aquella inesperada proposición. Si ir con ella ya era atractivo, además hacerlo pensando en la promesa de Tsumeo y su futura escuela Grulla me parecía como un sueño "¿Cuando?" dije ansiosa.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Dic 28, 2015 6:47 pm

"Creo que si."

Te sonrió de vuelta Satomi.

"Y siempre te dije que ser diferente no era malo, mientras siguieras unas pautas básicas, claro, por mucho que tu seas diferente vives en el mismo mundo que yo. Ya lo sabes ¿verdad?"

Satomi se rió de tu pregunta y te dijo con tono misterioso:

"Quizás no es que yo me esconda..... sino que tu no has encontrado mi cuarto super secreto e invisible de meditación....."

Y lo dejó ahi en el aire.... ¿pero era verdad eso?!

Satomi negó con la cabeza.

"No creo que debas decirselo a ninguna de las dos, al menos aún.

No se trata de mentir, se trata que es algo tuyo, particular, es parte de tu interior y no deberías mostrarlo a cualquiera, la verdad.

En el caso de Kirara porque aunque sea buena mujer depende de la Embajada, y no queremos que ellos sepan de ti más de lo que nosotros queremos.

En el caso de Kajiko.... bueno, ya me has explicado qué clase de idea tienes para con ella en el futuro... pero aún así creo que deberías esperar.

Aunque tu lo veas como algo normal lo que te pasa, lo que eres, no es normal, no esperes que todos se lo tomen bien...... la gente tiende a pensar mal de lo desconocido... lo temen.... incluso lo tachan de monstruoso...."


Añadió con pena al final.

"No quiero que eso te pase...."

Murmuró.

"Si te pasara algo por eso por culpa de alguien..... no sabrían lo que es ver el infierno hasta verme enfadada...."

Musito con un tono bajo y oscuro que parecía augurar el sufrimiento eterno de quien la hiciera enojar.



"Creo que Tsumeo ya te tiene tatuado en toda su piel y alma, pequeña jiji"

Te respondió Satomi.



"Quiero comer con la directora de la escuela y luego pasar a verlo todo. Puedes venir conmigo a la tarde o desde la comida, eso si, si vienes ya te aviso que espero que te comportes te "amenazó" con dedo índice levantado que aún me acuerdo de las clases de economía que me dabas bostezando, los números, como ya sabes, son importantes para mantener una casa y una escuela, las cuentas es el sustento real de un sueño."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2914
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Dic 29, 2015 3:44 pm

"Claro que si" respondí asintiendo convencida "Y me gusta mucho su mundo, maestra" añadí con el mismo tono, pero sonriendo. Es decir, me gustaba el mundo alrededor de Satomi y el que ésta creaba para mi, eso pensaba yo; el resto era un enooorme patio de juegos que veía con buenos ojos a través de la filosofía de sensei, aunque aquella grulla con sonrisa lobuna parecía haber llegado a él para quedarse en propiedad con parte de mi jardín... Hum, eso no me molestaba, dadas las circunstancias.

"Eso no existe"


Repliqué frunciendo el ceño, pensando en que intentaba burlarse. Pero los cuartos secretos si existían, y anoche mismo había visto a sensei desaparecer, así que... tal vez... "Pero si existiera... ¿por qué no iba a poder entrar yo en él?" murmuré algo más lastimosamente.
¿Paredes dobles, magia...? ¿Bahúles que daban paso a otro mundo? ¡¡Un momento, eso si que existía!! "¿¿Lo hizo Nisio-sensei, verdad?? Yo quiero verlo, por favor..." dije aún más lastimera.


"Pero, yo... no soy un monstruo..."
protesté mirando al suelo, no contra sensei sino horrorizada por la idea. Con lo bonito que era mi cabello blanco, y mis garras, mi cola... uh y mis orejas... "Además, pensaba nombrar a Kajiko-san protectora de mis futuros hijos, y supongo que sería mejor que supiera lo que podría implicar eso... Bueno, Nisio-sensei dijo que el mestizaje rara vez pasa de la primera generación, pero por lo visto para ella el hecho de que una mestiza pudiera tener la esencia de una momo también sería toda una novedad, así que... cualquier cosa podría pasar.

Incluyendo que algún ser de otro mundo quisiera hincarme el diente, riesgo que al menos Kajiko también debería conocer para estar preparada. No todas las armas son efectivas, tal vez la sensei Miya tendría que añadirle alguna clase de magia a "sakurazukamori"


Dije pensando para mi misma.

"¿Por qué iba a pensar Kaji-kun que soy un monstruo, si yo la quiero...?

Y... Tsumeo... sama... él, bueno... él... no creería eso de mi... ¿verdad?"
terminaba por referirme a él de modo más formal cuando se activaba mi desconfianza instintiva felina.

"Pero si... si lo pensara... en fin, mejor saberlo ahora que dentro de mucho tiempo... cuando además pudiera sentirse engañado, no sólo por haber tocado a un monstruo, sino por haber contaminado el linaje de su familia... ¿no cree?

Ahora, aún estaría a tiempo de... escoger otra vida para él"


Murmuré con tristeza ante la posibilidad siquiera. Pero me parecía lo justo, porque además no quería tener que ocultarlo en mi casa, ni sentirme angustiada por ello. Siempre me había resultado maravilloso poder ser quien realmente fuera delante de sensei.

"No quiero que se enfade con ninguno de los dos, por favor, aunque fuera el caso..."
supliqué al final, abrazándome a ella con todas mis fuerzas. Siempre me quedaría ella.



"Si Tsumeo-sama no me quiere como lo que soy, no habría ninguna escuela..."
añadí, sintiéndome culpable por semejante oportunidad perdida para Satomi "Pero quiero ir con usted de todas formas. Me portaré bien" murmuré un poco cabizbaja en vez de esgrimir, como casi siempre que me lo decía, que yo siempre era buena.
"Atenderé a los números, se lo prometo" sonreí dulcemente. Siempre me quedaría ella.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado