DIA 5 TARDE Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

DIA 5 TARDE Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 19, 2015 4:34 pm

DÍA 5º.- TARDE. Kakita Koji
Merienda con la Hidra, Nozomi y Satomi
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 19, 2015 4:51 pm

Como todo en aquella ciudad y en las grandes cortes, las reuniones que querían que se supieran y fueran de carácter público que hubieran acontecido se celebraban en lugares donde todos pudieran saber que habían pasado por allí, sin embargo, las mejores, las más peligrosas o divertidas, muchas veces se hacían en la tranquilidad del hogar.

La casa de daidoji Nozomi, frecuentada por todo tipo de personas, era el lugar más idóneo para una dos Damas de Compañía de la Ama, una exuberante adepta de Benten y una Rosa Dorada se reuniesen sin que se supiera, si no lo deseabais.

Ibas con tiempo, sin embargo, cuando llegaste y Nozomi te abrió la puerta ya oistes el jolgorio dentro, parecía que habías llegado el último sin proponértelo.

En el salón de estilo algo espartano pero sin embargo bien cuidado que daba al jardín diurno, con el té preparado, algo de licor que se veía en un botellero de agua caliente y algo de picar en la mesa, ya estaban las damas esperándote y riéndose de algo que estaba contando Kotoko cuando llegaste.

"... Y entonces este dijo ¿pero no ves lo burdo que resulta exponer algo así?! de forma exaltada a lo cual no tuve más remedio que responderle que podría ser burdo para alguien que no había pagado en su vida más de tres kokus en un cuadro y que había confundido el primer período de ukiyo-eh con la tendencia de hace dos años jajajajaja"

Todas rieron mientras entrabas y estaban oyendo aquello, incluso Nozomi, que obviamente estaba a media historia, con la pipa aún colgada de la boca.

Esta te dio un golpecito en el hombro y te dijo:

"Un criado trajo tu cuadro, esta envuelto y sin abrir y perfecto, no he cotilleado, anda siéntate."

Todas las presentes te saludaron con leves cabeceos o de una forma más efusiva como en el caso de Kotoko. Mientras Kuronuma te ofrecía que eligieras entre las variedades de té, sake, bebidas afrutadas y demás que tenían sobre la mesa, no pudiste evitar pensar en la extraña estampa en la que estabas a punto de sentarte y quién te lo hubiera dicho. Sentado a un lado al lado de Nozomi y al otro de Satomi con la Hida y Kotoko enfrente. Y sin embargo, aunque aquello era algo nuevo a la vez sentiste como si aquello siempre hubiese sido así, sin duda era la magia de aquella ciudad.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Oct 19, 2015 7:53 pm

Mientras camino hacia la casa de Nozomi, me doy cuenta del poquísimo tiempo que he estado solo conmigo mismo estos últimos días. Antes de que me asignaran al servicio de Doji Kamoko y viniera a esta ciudad, solía dedicar rutinariamente algo de tiempo a la calmada soledad para poner algunos pensamientos en orden, o simplemente aislarme de todo... Curiosamente solía hacerlo pintando, situación que tampoco se da ahora al dedicarme al retrato.
Pero tampoco es que lo eche especialmente de menos. Ahora me siento extraño sin compañía, como si hubiera descubierto por fin que en realidad no iba a encontrar nunca la paz por ese camino...

Pese a todo, llegar el último a semejante reunión impresiona mucho más de lo que jamás reconocería. El ambiente es agradable, como nadar entre delfines, pero eso no quita para pasar por alto el hecho de que cualquiera de ellos podría arrancarte una pierna de un mordisco, si se propusieran dejar de ser simpáticos, que en dentadura no tienen mucho que envidiar a tiburones...

Me inclino respetuosamente ante todas; dos de ellas son damas de la Ama, la otra una sensei reverenciada y Nozomi es la anfitriona, el último mono soy yo con diferencia notable, ju, ju.


Por un instante estoy tentado de decir que yo tampoco reconozco la diferencia entre los originales ukiyo-e y las miriadas de imitadores de tres al cuarto que han hecho fortuna a su sombra durante décadas, pero como no conozco el resto de la conversación, mejor me quedo calladito, más guapo.

-Oh, perfecto, entonces estamos todos -sonrío mirando a las posibles elecciones que Kuronuma me ofrece. Alcohol, descartado; beber y nadar, mala combinación -Un momento... ¿de verdad nadie ha sentido la curiosidad de mirarlo... ni siquiera una esquina?
Cielos, van a romperme el corazón
-suspiro fingidamente apenado. Al menos confiaba en Kotoko, insinúo con media sonrisilla divertida. Finalmente me decido por una variedad de té que parece bastante intenso, tal como me gusta.

-Bueno, salvo vos, por descontado -añado dirigiéndome a la escorpión -Vos ya lo conocéis... aunque confío que no hayáis olvidado que aún falta algo más por aportarle de vuestra persona a la obra
-sonrío con un pequeño cabeceo gentil de súplica. Ella tiene que trazar las escrituras de aquel lenguaje ininteligible para los no shugenjas de su templo, que se ven en el cuadro, lo que espero que aumente la magia que produzca su visión., al dotarlo de significado no sólo en su forma sino en su fondo también.

-Discúlpenme, no pretendía hacerme el dueño de la conversación... ¿hablábais de grabados cien veces alabados y mil copiados, Kotoko-sama? -siseo socarronamente. Vaya, al final no has podido resistirlo, cabezota...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Oct 20, 2015 12:04 pm

Kotoko al preguntar si alguien lo había intentado trató de levantar su mano para decir algo con la expresión de "YO SENSEI YO" sin embargo, como un rayo, la mano de Kuronuma cogió de su muñeca, la bajó y te miró esta con una media sonrisa como si dijera "tranquilo, tu cuadro a estado a salvo, pero no sin problemas." Lo cual casi te hizo reir al ver la cara de niña desolada de Kotoko al ver que ni tan siquiera se la dejaba mover más allá de lo mínimo porque Kuronuma no se fiaba.

"Oh.... yo espero que desde lo que vi hasta lo que voy a ver haya habido un largo camino espiritual en vuestro interior que haya podido plasmarse hacia el exterior."

Te sonrió Satomi.

"Voy a reconocer abiertamente.... que me encuentro como una quinceañera nerviosa como si fuera su primer retrato jiji
Aunque en cierto modo es la primera vez en algo, nunca había hecho algo así y tengo una sensación extraña al respecto....
Emocionada."


Puntualizó al final.

"Hablamos de un tarado, porque a este paso no puedo ponerle otro nombre, de un Ikoma de la Embajada León, un tradicionalista de los que tienen a Toshi atado, que se quejaba de vuestra forma peculiar de reproducir el cuerpo humano...

Así que si, estabas acaparando la conversación hasta antes de llegar juju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 21, 2015 11:59 am

Sonrío al ver la reacción de ambas damas -Sin duda son mis señoras las "hermana menor y hermana mayor" que cualquier samurai con buen juicio desearía haber tenido. Si mucho o poco de éste, ya no lo se, pero... dudo que importe demasiado -apunto casi soltando una risotada, pero no de un modo burlón, sino genuinamente admirado -como siempre- del tándem tan perfecto que dos personas tan dispares podían llegar a formar.

-Desde un punto de vista amplio, desde que comencé con esto y me vino la imagen de Nozomi-san a la cabeza, porque no surgió primero la idea y luego su nombre sino que se trataba de una única forma desde el principio, pues como digo desde ese momento hasta ahora... oh, sin duda el camino ha sido muy largo y no me cuesta nada decir que si mi anterior yo me viera ahora, me costaría reconocerme.
En lo que se refiere concretamente a vuestro retrato, Satomi-sama, ha sido un único día pero igualmente dilatado en el tiempo, y no me cuesta reconocer que sin duda he obtenido yo mucho más de vos que viceversa
-explico con un gesto agradecido, empezando por aquel abrazo que me demostró algo único, que no por asumido resultó menos impactante al sentirlo de primera mano, sintiendo mi alma al otro lado de la ciudad, rodeando a otra mujer.
Pero incluso al margen de eso, conocer a la auténtica Soshi y su filosofía ha sido inspirador. -Habrá quien piense que escojo los modelos que quiero retratar por su mero impacto sobre las gentes de esta ciudad, pero lo cierto es que... lo reconozco, pienso en mi en primer lugar, y en lo que yo puedo aprender y evolucionar con cada obra.

Confienso con una sonrisilla. No soy tan altruista como para regalarle esa reflexión a los demás si no espero que me sirva a mi de algo antes. -Pero siempre he creido que el mundo del arte, a diferencia de la vocación samurai de servicio, avanza gracias a los pequeños impulsos "egoistas" de muchos autores, no por un sistema organizado de tareas; por eso detesto tanto los cánones impuestos...

No puedo evitar dejar una media sonrisa en el aire -Me sigue sorprendiendo que nunca antes, alguien digno de hacerlo os hubiera propuesto retrataros es todo vuestro esplendor, mi señora Soshi.
O quizás me sorprenda que sea yo ese digno...
-murmuro medio en broma. Pero sólo a medias, ya que contemplo la posibilidad de que de no haber sido por todo el asunto con Yashiko, Satomi nunca habría considerado que yo fuera capaz de percibir y por tanto reflejar su verdadera naturaleza.
Aunque no se si ella se dió cuenta de eso, o si fui yo quien disponía de una percepción lo suficientemente sensibilizada, o... si en el fondo viene a ser lo mismo.

-Por lo que todos los que han sabido de esto me han dicho, puede que la ciudad en si también sucumba a cierto grado de emoción inesperada... Incluso el Emperador se ha sorprendido muchísimo de que hubiéseis aceptado... Hum, si, Su Majestad ha preguntado -y por supuesto, no iba a negarme a responderle -Con acertado criterio ha considerado que sus obligaciones en la Ciudad Prohibida no iban a permitirle participar en la inspirada presentación que Noriko-sama y Yashiko-san van a organizar, así que sería... inapropiado que el Dios Viviente se enterase el último -explico asintiendo, no sin un discreto tonillo divertido. El chico ha dado con una buena excusa, hay que reconocerlo.

-Aunque permítanme mis señoras un momento de arrogancia de autor al decir que yo también estoy emocionado; no sólo promete ser apasionante la reacción de los espectadores ante la imagen en si misma, sino el giro que supondrá a los argumentarios al no tratarse de una bushi, ni de una samuraiko grulla, pero tampoco de uno de los clanes tradicionalmente sujetos a causa común con el nuestro.
Resulta divertido estar un paso por delante de los críticos
-sonrío con un toque socarrón, tomándome esa licencia para la cual he pedido permiso.


-Tan peculiar como un kanji de cuatro trazos, pero seguro que eso no se lo plantean. ¿Y sólo porque esto último llevan viéndolo de ese modo durante toda su vida, y esto es nuevo?
Terror a que alguien presente una forma diferente de ver algo, en eso consiste todo. Como un caracol encogido en su concha... aunque hasta los más cobardes de estos sacan sus cuernos al sol de tanto en tanto, enfrentándose a lo que de nuevo traiga el día.
Eso por no mencionar el hecho de que... ¿resulta más escandalosa mi técnica al reproducir el cuerpo humano de lo que sería al pintar un árbol, o una ola del mar? No puedo evitar preguntarme cuanto de miedo al propio cuerpo femenino hay en esa queja, más allá de la técnica en si misma.

Aunque por descontado la combinación de ambos lo hace más interesante como propuesta; reconozco que hacía tiempo que estaba enamorado de esa técnica, pero no encontraba el tema que me permitiera... desarrollarla tal como yo deseaba. Hasta que me llegó la inspiración... con forma de Daidoji socarrona fumando en pipa.
Y eso que siempre había imaginado a las musas tocando arpas y cosas así
-exclamo con una risotada, también socarrona.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 22, 2015 2:37 pm

Kurnuma te hizo una media reverencia mientras que Kotoko cogiendo un pastel de la mesa y casi engulléndolo dijo:

"¿Yo soy la mejor verdad? ¡merezco ser la menor! los menores siempre son unos malcriados! Sino mira a Kuro-chan"

Kuronuma ante esto le dio con los nudillos en la cabeza mientras esta se reía con todo el descaro.

"A veces olvidamos, obsecados en nuestro ahora y en nuestra vida, que el camino empezó hace mucho y que el tiempo es relativo."

Te sonrió Satomi ante aquello.

"Quizás yo no "haya aprendido" tanto como vos decís, pero he ganado mucho con nuestro enlace, creedme, sobretodo entusiasmo."

Te elogió con palabras que parecían tan sinceras que serían un insulto para un Escorpión.

"Yo creo que en cuanto vean el cuadro de Satomi les quedará claro que el primer interesado en las modelos eres tu y es por ti jajajajaja"

Bromeó Nozomi haciendo que todas rieran.

"El arte nace de la prosperidad y del sentimiento de seguridad del samurai... que puede verse como egoísta ya de por si... ¿qué más dará?"

Dijo Kuronuma mientras bebía en un vaso pequeño de sake dejando clara su visión no por otro lado errónea que el arte existía cuando no se estaba preocupado por la supervivencia. De ahí que "el arte" Kaiu fuera tan prolífero en máquinas de guerra y tan poco usado en la juguetería como muchos en el Imperio le gustaría.

"Oh, querido, el primero no, os lo aseguro juju"

Se rió elegantemente Satomi tapandose la boca con la mano.

"Pero el valor no está en la propuesta...."

"Hay muchos niños y borrachos."

Bromeó Kotoko mientras Satomi asentía como si dijera "más o menos".

"Como ya os expliqué........... el problema ha sido que hasta ahora.... siempre he sabido que si alguien me pintaba pintaría a Soshi Satomi.... algo que no pretendo reproducir a la vista de todos.... algo que no creo tener valor..."

"Espero que su Alteza el Hijo de los Cielos sepa perdonar nuestro inapropiado cuadro para su edad."

Bromeó esta.

"Ya tendrá tiempo para mujeres hermosas jiji además el tiene a su madre."

"¿las apuestas dan por vencedora a otra grulla como siguiente modelo?? ¡¡que decepción!!"

Exclamó Nozomi.

"En realidad las apuestas están muy fragmentadas."

Replicó Kotoko mientras Kuronuma asentía como si ambas hubieran estado pendiente del asunto.

"Aunque si que es verdad que la mayoría piensa que será Grulla."

Dijo la Cangrejo mientras hacía una seña con su cabeza hacia Kotoko como si dijera "Ella está en las apuestas" algo que hizo a Kotoko reir.

"Yo no pienso salir en algo así sin ti ¡y lo sabes!"

Se rió esta mientras Kuronuma suspiraba, pero no sin media sonrisa en los labios.

"Lo sé, no te creas que no lo sé."

Respuesta que hizo reirse a Kotoko a lo grande.

"Koji-san esta discusión es tan vieja como la del haiku contra la de la métrica más libre del tanka o las cadenas de estos, está quién cree que sólo la vacuidad del haiku es capaz de condensar las verdaderas emociones de la poesía...

Cuando la poesía es poesía después de todo, y las palabras el medio y la métrica los renglones pero no el contenido...."


Suspiró Nozomi, que parecía conocer bien aquella disputa.

"Bueno, pero también está el tema que esa técnica parece mucho gaijin."

No justificó Kotoko nada, sólo lo dejó caer.

"Lo cual desde mi punto de vista es aún más divertido, porque las asociaciones de ideas llevan a ver cosas más interesantes en los que observan la obra."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 23, 2015 12:02 pm

-¿Ah si...? En mi casa funcionaba al revés; la más malcriada siempre fue la mayor -explico con un gesto de evocación, ya no me molesta tanto como cuando era niño claro -Yo era el único chico y eso tenía otras ventajas, pero ése es otro cantar -igual que ahora, sonrío.

-Es lógico que de la relación entre un sensei y un alumno, sea éste último el que más aprenda, con mucha diferencia -replico con un cabeceo gentil ante la Soshi, al referirme a ella como tal maestra, y agradeciéndole honestamente el elogio de paso.

-Cierto, pero tengo algún as guardado en la manga para desmontar incluso esa idea... razonable. No se si mis señoras quieren conocerlo ya, pues sólo es una idea, pero estaba pensando en alguien de los que son considerados tradiconalmente "muy poco" del gusto grulla como cuarta presentación de la serie. Eso además me permitiría modificar completamente el registro del retrato... Pero como digo sólo es una idea que ronda por mi cabeza, sólo la saben Kuronuma-san y Kotoko-san, porque necesito la ayuda del bushido de la Hida para ayudarme a convencer al candidato.

Lo cual, antes de todo, nos lleva al asunto del tercer cuadro. Llegados a este punto, uno se pregunta... ¿por qué reducir siempre los retratos a una individualidad, cuando en realidad el ser humano es mucho más complejo que eso, y en muchas ocasiones no se puede comprender de verdad a uno de estos sin prestarle la misma atención y análisis a su "yang"? -pregunto, dejándolo en el aire...


-Exacto, Kuronuma-san. Por eso algunos bushis sólo logran crear una auténtica obra de arte cuando escriben su "poema de muerte" la noche anterior a su muerte cierta, cuando la supervivencia ha dejado de ser una preocupación para ellos.
Aunque parezca algo dicho con sorna, en realidad no es sencillo para los que pretendemos crearlas sin tener que llegar a estar a las puertas del más allá. Yo creo que tiene su mérito que el samurai artista sea capaz de concentrarse en ese estado durante el tiempo en que alumbra su obra.

Siempre he pensado que tiene bastante que ver con el iaijutsu, al menos el modo de afrontar esa concentración para mi -explico distraidamente. Puede que por eso a los Kakita se nos de mejor que al resto de bushis en general compaginar ambas disciplinas.

-No se si tengo algún mérito en eso, mi dama; yo sólo he pintado lo que he visto -me encojo de hombros sonriendo, como si no me otorgara mérito por verla como algo mucho más allá de una simple escorpión, sino que éste es todo suyo por ser mucho más que eso. -Quizás no todos puedan verlo pero... precisamente por eso existe el arte -añado filosóficamente.

-¿Inapropiado...? Hum, no se qué deciros... La pubertad y la adolescencia son unas edadades muy complicadas, es cierto, pero siempre me he preguntado si los adultos no las hacemos más difíciles para los interesados de lo que realmente ya son de por si.
Por ejemplo, tengo entendido que vos tomáis a muchas de vuestras alumnas durante esa edad e incluso antes, ¿me equivoco, Satomi-sama? ¿Diríais que esto sería inapropiado para ellas, en esa edad? -pregunto genuinamente interesado en su respuesta.

-Aunque es algo injusto que hablemos de ello sin permitir al resto de los presentes participar de la conversación, por no haber visto aún el cuadro... -sonrío mirando de soslayo a Kotoko, esperando que ella detone la iniciativa por descubrirlo, si es que así lo desea.


-Grulla, o Fénix también con muchas papeletas, según Otomo Hanashirusato-sama al menos, suspiro -Es divertida la sensación de saber que vamos a decepcionar a tantos críticos, ju, ju.


-También el helado tiene un origen gaijin, o el cacao, y según he podido comprobar ambas recetas gozan de muchísimo éxito, especialmente en cierta tienda de delicias -sonrío, mostrando a las presentes una cajita de Yum Yum Mochi que había mantenido escondida hasta el momento, pero que no contiene en realidad ningún pastelillo de arroz sino todo un surtido de la misma clase de bombones que había comprado aquella mañana para Yashiko... y que tanto me habían gustado.
-Pero esto no lo ha fabricado ningún gaijin con sus manos; ahora es un producto rokuganí, lo hemos hecho nuestro igual que los Kamis hicieron suyo el Imperio cuando llegaron a este mundo.
Bueno, quizás no sea tan grandilocuente, ju, pero ya me entienden. El problema subyacente en el mundo del arte es que muchos han dedicado toda su vida de artesanos, porque no se les puede considerar artistas, a perfeccionar una simple técnica de copiado, sin tener que enfrentarse a nada original en toda su vida, y ahora temen perder ese privilegio del que nunca debieron disfrutar.
Es como si... un duelista sólo supiera enfrentarse con un rival concreto, y se negara en redondo a poner en liza su habilidad contra ningún otro al que no tuviera conocido y estudiado hasta la saciedad. ¿Alguien en su sano juicio le querría como yojimbo, me pregunto...?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Oct 23, 2015 12:14 pm

"Un buen sensei sabe ver lecciones en la pureza de sus alumnos, quizás no a cada día, pero siempre se aprende, creedme."

Te dijo Satomi.

"Yo aprendo muchísimo de mis chicas, por eso sigo impartiendo yo clases siempre que puedo..."

"¡¿Qué esta cotorra sabe antes que yo en quién has pensado?!

Dijo Nozomi con tono de ¡sacrilegio! a lo que Kotoko comenzó a reirse como una loca.

"Si sale os juro que no sé si mi corazón podrá resistir el ver la cara de los demás cuando lo descubran, creo que me muero antes!!"

Todas oyeron lo del tercer cuadro con interés sin saber bien hacia donde ibas.


"El arte es un privilegio hasta ese punto."

Te dijo Kuronuma acerca de que ni tan siquiera muchos podían darle al arte lo que merecía por no estar tan en calma consigo mismo hasta el momento final.

"Bueno....... en realidad yo tomo a mis alumnas cuando sus personalidades son suficientemente marcadas como para poder ver bien en ellas el color de sus emociones, las hay que a los 5 años ya se le ven los colores y las que nunca ingresarán por eso...

Sin embargo, la adolescencia, que parece ser que es una etapa de cambos y tórrida, en cuanto a lo que somos y sentimos es el mejor momento... es cuando más colores en nuestra paleta tenemos... así que si, supongo que concuerdo con lo que decís."


"¡¿Podemos?! ¡¿PODEMOS?! ¡¿yA?! ¡¿pero por qué nadie lo trae yaaaaaaaaa?!!!

Nozomi comenzó a reirse mientras se levantaba.

"Ya voy yo, que si sigue así se nos muere, que se está poniendo roja jajaja"

Se rio mientras Kuronuma obligaba a beber algo a Kotoko que un poco más y tosía de la emoción.

Nozomi trajo el cuadro envuelto y lo dejó apoyado en la pared para que tu fueras quien hicieras los honores.
Mientras tanto las otras te respondieron a tus palabras.

"En este Imperio se tiene un concepto equivocado de que la reiteración hasta el infinito nos hace más perfectos, sin contar con los factores externos del cambio.

¿Habéis oído hablar de Isawa Kazumi, una de las candidatas a maestra del aire? La llaman genio porque jamás nadie la ha visto recitar como un shugenja de aire a los kamis del aire y sin embargo lo que convoca sobrepasa todo lo conocido...

No usa las formas antiguas, usa su propio lenguaje, su propia manera, su creación con base a lo que existe.

A ella la llaman genio, lo es sin duda por darse cuenta de algo así y sin embargo esa forma de pensar no se usa en otros aspectos..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Dom Oct 25, 2015 5:07 pm

-Pues estaba pensando en... una composición coral, dos modelos a la vez en un mismo cuadro -sonrío mirando con un poco de descaro a la hidra. -Pero no de un modo caprichoso, sino tratando de reflejar la dualidad que existe en el samurai; al igual que les orotgamos dos caras a las Fortunas normalmente, una creadora y otra destructora, también el ser humano, y por tanto el samurai, posee esa clase de naturalezas opuestas y a la vez armoniosas dentro de si mismo.
Esquemáticamente es un yin y un yang, claro. Siempre me ha gustado además ese juego en el que se trata de averiguar donde empieza uno y acaba otro, cuando en realidad están en continuo movimiento...

Además, el conjunto "es y no es" un montón de cosas a la vez, lo cual puede dar pie a todo tipo de interpretaciones y matices dentro de la propia obra, o dejados a la imaginación del espectador.
Es una idea con mucho más desarrollo, pero como exposición, ¿puedo preguntarles a mis señoras qué les parece de inicio?
-por supuesto, a las dos citadas para empezar, ju.


-Oh, no puedo resistir decirlo... algo me dice que las tres aquí presentes podrían haber superado vuestras exigencias para formar parte de vuestro alumnado, en su momento, ¿me equivoco, Satomi-sama?
-pregunto con media sonrisa atrevida por el hecho decirlo, no porque insinúe nada del otro mundo. Pero en realidad las tres me parecen capaces de ser el pilar maestro de una fortaleza, y en todo caso asumo que su compañía no sería del agrado de la Soshi si no respondieran hasta un cierto punto, consciente o inconscientemente, al perfil que ella considera más acorde a sus "colores"
¿O no? He ahí el interés de la cuestión.


-Así es, repetir hasta el infinito una rutina nos hará capaces de ejecutarla con maestría, pero a la vez nos convertirá en individuos incapaces de salir de ese ciclo, ni por tanto de hacer avanzar esa técnica... Como dar vueltas atado a un molino: cada paso puede llegar a ser pefecto, pero nunca nos moveremos.
Siempre he pensado que nuestros talentos son como préstamos que el universo nos hace al nacer. ¿Estamos actuando como es debido si al morir devolvemos exactamente la misma cantidad recibida? ¿No deberíamos acaso haberlo invertido sabiamente para conseguir beneficiosos intereses para aquel que a fin de cuentas nos hizo el préstamo?
Y por supuesto que malgastarlo es peor, pero no hablamos de eso
-se que no es el caso aquí, pero no son pocos los retóricos de pacotilla que recurren a ese ridículo argumento en estos casos, insinúo con una sonrisilla de desprecio por ellos.

-He oido hablar de ella... una de las protegidas de Isawa Seiryo, si no recuerdo mal
-aunque mi memoria no llega para recordar a que bando pertenecía, insinúo mirando a Nozomi para pedirle ayuda en eso. Al conservador, creo.
-En cualquier caso, el ejemplo es muy adecuado; ¿como nadie podría criticarla si los propios kamis responden positivamente a su metodología poco ortodoxa?


-Oh, gracias, Nozomi-san... -le agradezco por traer el cuadro con un marcado cabeceo, y una de esas sonrisas socarronas que tan bien me parecen funcionar entre nosotros.
Me acerco hasta la tela que lo cubre y comienzo a trastear con ella, pero antes de retirarla desisto para añadir algo más -¿Qué espectativas tienen en realidad, una vez que ya saben a quien verán tras esta tela? -me pregunto volviéndome de nuevo hacia las presentes, lo que en cierta manera incluye a la propia Soshi Satomi.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Oct 26, 2015 12:52 pm

Todas las presentes oyeron tu idea, luego se miraron entre ellas, luego se miraron Kotoko y Kuronuma, vistes pasar por sus ojos el tipico brillo que te hizo pensar "estas dos están hablando ahora entre ellas sin palabras seguro", y por último te miraron a ti un segundo antes que Kotoko, casi se apoyara con las dos manos sobre la mesa, poniendo todo su peso hacia delante (y haciendo que Kuronuma tratara de cogerla para que se pudiera bien de lo violento del movimiento) mientras esta decía:

"¿Qué nosotras somo las las siguientes?!"

Kotoko se comenzó a reir de golpe mientras Kuronuma la recolocaba en su sitio y Nozomi se ponía a reirse de la expresión que había puesto la bufón.

"¡¿Y te parecerá bonito haber tardado tanto en pedirnoslo no?! ¡Aquí las dos como parias en esta mesa por ser las únicas a las que no le habías dicho algo as´!"

"Bueno parias parias...."

Casi se atragantó de la risa Nozomi por el dramatismo exasperado y burlón de la bufón. Satomi no pudo más que reirse ante todo aquello.

"Está claro que a la Dama Kotoko no le gusta en absoluto que la dejen fuera de todo lo que sea problemático y provocador."

"¡Por favor! ¡Eso ni se pregunta! "

Replicó esta haciendo que todos de nuevo se rieran.
Kuronuma le dio un par de palmaditas en el hombro a esta para que se relajase y dijo:

"Sólo tengo una condición."

Todos los presentes se sorprendieron que la Hida dijera aquello y en silencio la escuchásteis.

"Que el desnudo de Kotoko-san sea sólo parcial, me hago responsable de cubrirla con mi cuerpo sin importarme si salgo yo en una pose más reveladora."

"¡¿Qué?!"

Pareció sorprendida la Grulla por aquella petición la primera.

"¡¿Y eso?! ¿Qué dices'"

"No es negociable. Añadió muy seria esta mientras miraba a Kotoko Antes de volver a la ciudad, cuando estuvimos en tu casa, le prometí a tu abuelo que cuidaría de ti y que me aseguraría de que tu honra no la machacaras para que pudieras darle biznietos. Eres cortesana, Kotoko, no puedes exhibir tu cuerpo de la misma manera que yo sin quedar comprometida, que soy bushi, no pienso poner en entredicho mi palabra a ojisan."

Dijo tan seria que Kotoko se cruzó de brazos, frunció el ceño y casi se arrebujó en su postura porque sabía que la Hida acababa de señalar una línea intraspasable.

"¿A qué viene eso de pronto? ¿Pero cuando a mi me ha importado mi honra y esas tonterías para casarme?"

Dijo con voz medio susurrada y molesta, enfurruñada, mirando al sentido opuesto de Kuronuma. Lo cual fue una lástima, porque la Hida sonrió con una calidez que nunca habías visto, con una sonrisa y una mirada de quien realmente amaba a quien se enfrentaba, le puso su mano en la cabeza de esta y dijo despacio:

"Tu cuidas de mi y yo de ti ¿no dijiste eso aquella vez?"

Kotoko, aún con el ceño fruncido, miró despacio hacia la Hida mientras suspiraba y con lo que te pareció cierto rubor en las mejillas asintió a la vez que bufaba:

"Me quitas toda la diversión................"

Lo cual no era una negativa sino que acababas de ver algo tan extraño como dos lunas en el cielo, que Kotoko cediera a algo sin luchar.
Kuronuma se rió ante su expresión de niño chico vencido y le dio un par de palmaditas en la cabeza mientras decía, esta vez mirándote hacia ti:

"Koji-san es un gran artista, seguro que puede respetar mi petición y aún así hacer que enseñes lo suficiente para que le des un infarto a tu abuelo, a más de uno en la ciudad y puedas liarla todo lo que quieras. ¿Verdad Koji-san?"




"Practicar hasta la saciedad nos hará expertos en esa técnica, no en otras."

Asintió Nozomi.

"Una muchacha muy interesante te dijo Satomi un viento fresco, nunca mejor dicho, a mi disciplina.

Y un ejemplo claro que lo nuevo no tiene por qué ser peor ni se acaba el mundo por ello...

Mi propia escuela es otro ejemplo...."




Todas miraron la tela blanca tras que les preguntaras por las expectativas y se tomaron un segundo para responder.

La primera fue la impusltiva Kotoko.

"Espero un cuadro que todo hombre querría en su dormitorio y que toda mujer no pudiera negar que el motivo pueda ir más allá del cuerpo que se muestra."

Luego Nozomi dijo:

"Hum.... espero ver algo muy complejo de explicar con palabras y con imágenes... llamémoslo... la santidad de un iluminado..."

Luego Kuronuma asintió a todo aquello como si ella siguiera sumando a lo que añadían y dijo:

"Espero ver un cuadro que le haga replantearse a quien lo mire si la máscara de Satomi-san la llevaba ella puesta o él mismo, al mirarla... quién la ocultaba en realidad..."

Satomi te miró a ti, no al lienzo, te sonrió de una forma que hasta a distancia sentiste el calor de su abrazo en tu cuerpo y te dijo con voz cargada de cariño.

"Espero..... verme a mi."

No a una Soshi.
No a una leyenda.
No a una shugenja.
No a una cultista.
No a una escorpión.
No a todo eso y a la vez a todo. Ser capaz de ver, por primera vez en un retrato... a toda ella.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Oct 26, 2015 7:53 pm

-Ehm... bueno... el orden no responde a una cuestión de importancia, sino de... lo que resulta oportuno en tiempo y forma. Kuronuma y vos sois damas de Su Majestad, no habría funcionado como yo deseaba habiendo comenzado de ese modo... Además, no tiene sentido analizar la dualidad antes de haber hecho lo propio con la individualidad, y separaros no era una opción razonable para quien desea reflejar la realidad tal y como es...

Argumento excusándome, algo desprevenido por la explosiva reacción de la Kakita. Y eso que ha aceptado, de haberse negado se la habrían llevado los demonios, ju.

-Si os sirve de algo, os diré que este cuadro es por otro lado especialmente importante, ya que mi señora patrona Doji Yashiko-sama me "exigió" tres obras de éxito antes de... aceptar "tomarme en serio" como autor
-resoplo con un bufido. A la fuerza he aprendido lo importantes que pueden llegar a ser las etapas correcta y necesariamente quemadas antes de alcanzar meta alguna.
-Aunque no es que piense detenerme en la tercera, claro -apostillo enseguida.

Después me uno con gusto a la risa colectiva, porque incluso si la respuesta de Kotoko ha sido completamente sentida, tiene una gracia especial.

-Por supuesto, Kuronuma-san
-cabeceo gentilmente ante el anuncio de la exposición de una condición por parte de la Hida. No me sorprende, resulta muy razonable dejar todos los puntos claros antes de lanzarse a algo así, y por descontado que la modelo, o plural en este caso, está en todo su derecho de exponer todas las condiciones que considere oportuno.

Así que escucho su exposición con atención, o mejor dicho la conversación con Kotoko en la que deriva rápidamente.
No puedo evitar sonreir yo también cuando Kuronuma lo hace la primera vez hacia el gesto mohín de su contrapartida. Es evidente la suerte que ambas tienen de tenerse la una a la otra, pero esto no es algo que ellas ya no sepan.

-Verdad, sin duda. Ni mi torpeza o mi talento, ni creo que los de nadie, pueden evitar que Kotoko-san haga temer por la salud cardiaca de aquellos que se preocupan por ella, ni mucho menos podrían evitar que ella "la liara" cuando y como quisiera en esta ciudad, mi señora Hida
-respondo sonriendo con un toque sarcástico, aunque dándole toda la razón a la cangrejo, punto por punto.
-Por supuesto, acepto todas sus condiciones. No está en la pluma del escribano imponer ni una coma, sino en la voz del que dicta; soy de la firme creencia de que un artista está obligado a respetar todas las circunstancias y condicionantes para su comodidad que desee o necesite imponer aquello que retrata, ¡cuanto más si se trata de una samuraiko!
Evidentemente, si esas condiciones se alejan de lo que el artista busca la conclusión debida es que no se trata del momento o de la persona adecuada, sin más drama; no todo el mundo encaja en todas las obras... Pero jamás se debe forzar la situación, ni con engaños o artimañas, ni siquiera con una discusión de esas condiciones que ya de por si incomode a quien las ha planteado.

Así que, no hay más que hablar
-puntualizo con una sonrisa de asentimiento. Ni siquiera me veo en la capacidad de negociar nada, se toman o se dejan.

-Dicho lo cual... como Nozomi-san y Satomi-sama ya saben en esta sala, me es de importancia conocer cuanto me resulte posible los matices de la personalidad que voy a retratar, por eso me permito el lujo de hacer notar lo curioso que me resulta que una Hida considere dentro del concepto de honra detalles que no forman parte de la vida de un guerrero, menos aún de la práctica y lacónica filosofía Hida, como es el hecho de que exhibir según qué partes del cuerpo humano suponga una diferencia entre la honra y la mácula.

Veréis, hace años conocí a un Daidoji veterano de una campaña militar en vuestras fronteras, que portaba una enorme cicatriz en el rostro, cuya autoría no había manera de disimular que no había sido humana, por la huella de ésta. Supe de él mismo que el Kuni que le había atendido había desinfectado por completo la herida, para no dejar posible infección alguna, había usado toda la magia que conocía para considerarle libre de la mancha conforme avanzaba su convalecencia y cuarentena, y finalmente le había declarado apto para regresar al Imperio.
De lo que el Kuni no se había preocupado era de aprender a coser como un Asahina; eso no tenía importancia comparado con salvar la vida y el alma de un samurai, y además una cicatriz de ese tipo era motivo de orgullo entre muchos cangrejos... Pero no entre los grullas. Estos, habiendo nacido y crecido en otro mundo, sólo podían ver la marca del Oscuro en el rostro de aquel Daidoji, así que huían de él como si portara la peor de las enfermedades.

Lo que quiero decir es que... las cosas, incluso los conceptos más intrínsecos del honor, cambian mucho dependiendo del color del cristal con que se miren. Y vos parecéis observar vuestra promesa respecto a la honra de Kotoko-san casi desde una perspectiva grulla, Kuronuma-san. No sólo cuidáis de su limpieza sino incluso de las puntadas del hilo, así que no puedo evitar preguntarme si habéis "aprendido a coser" o simplemente actuáis como pensáis que lo haría el señor abuelo de Kotoko-sama en vuestro lugar
-pregunto finalmente después de la exposición.


-Como he dicho, es simple interés en vuestro punto de vista, no un debate sobre el hecho en si. Después de todo, las condiciones siendo razonable, siempre suelen hacer el trabajo creativo más interesante para integrarlas. A fin de cuentas el cuadro siempre mostrará una dualidad, y la de la máxima de que la "provocación" es una cuestión de actitud y no de vestimenta, o ausencia de ésta como a veces suele darse por hecho, resulta interesantísima en si misma
-suspiro pensativo, contemplando ya opciones, aún vagas ideas sin forma definida... que poco a poco van uniéndose con otras hasta formar una.



-Son visiones muy profundas, mis señoras, especialmente la vuestra Satomi-sama -concedo sonriendo -Por eso la mayoría de los que vean el cuadro no serán capaces de verlas todas en conjunto, puede que una o dos... o tal vez ninguna. Sólo los que estén "preparados" podrán percibirlas todas.

Si he hecho bien mi trabajo, claro...
-digo en el último instante, antes de retirar finalmente la tela.

La imagen brilla con luz propia. La magia ha surtido efecto y la profundidad de tonos y el vibrante colorido y contraste de estos que ofrece la técnica gaijin de los "aceites" se muestra en todo su esplendor.
La figura de Satomi no ocupa el centro por completo, pero si el primer plano de la composición. Está sentada algo ladeada, en una postura deliberadamente amanerada, con las rodillas recogidas de tal forma que la superior oculta su vientre, pero permitiendo visualizar por ese motivo todo el perfil de ambas caderas. Es decir, que aunque la pose oculta descaradamente la parte más femenina de su desnudez, en realidad al hacerlo descubre otra más interesante desde un punto de vista anatómico y estético incluso, una silueta marcadamente de mujer, así que no puede decirse que realmente se desvista para después ocultarse ni que la imagen posea un cínico intento de ocultar la realidad que precisamente desnuda; sólo que al tratarse de una imagen congelada, se ha escogido la considerada oportuna, a sabiendas de que este tipo de arte deja fuera de plano a menudo mucho más de lo qu emuestra, incluso en semejantes circunstancias.

Un brazo se apoya en el suelo suavemente, mientras que otro se levanta con languidez, mostrando un gesto al espectador. Podría parecer de tentación, pero el rostro dulce y sonriente no refrenda esa idea; en realidad esa mano no pide entregarle la voluntad, sino que ofrece, a quien está al otro lado, compartir generosamente.
¿El qué? De nuevo aquí la interpretación dependerá de quien lo mire, pero se trata de la luz. Ese aura imposible de luz rosada y cálida que desprende la figura de un modo casi irreal, inundándolo todo a su alrededor.

El pecho descubierto muestra necesariamente la grulla tatuada tal como era, obligando a la vista a dirigirse finalmente hacia arriba, siguiendo su silueta al vuelo, hacia la cara. El cabello está recogido en el lado que se ve, ya que la modelo gira el rostro hacia la posición contraria que el resto del cuerpo, y tocado por una enorme flor roja de su jardín, atravesada por dos horquillas.
Y su expresión es... simplemente la de la dama. Su boca se curva elegantemente en una sonrisa, sus ojos miran de frente y toda ella transmite claridad y pureza. Es aquí donde la interpretación de cada cual será aún más crucial, ya que según como se mire se puede ver a una madre, una hermana, una esposa, amante, maestra, amiga... en cualquier caso alguien muy cercana, porque la sensación común que transmiten todas esas facetas es la de ser confidente y a la vez guardiana defensora del corazón de aquel a quien está mirando al otro lado, sea quien sea.

Por supuesto, la iluminación sigue presente hacia el jardín que forma el escenario a un lado, y el interior del templete al fondo. Especialmente éste, sigue bañado por esa atmósfera rosada que emana de la mujer, conduciendo en último lugar al observador a la santidad del altar que se intuye más allá de los bordes, y de las inscripciones que decoran la fachada... y que aún debe completar la propia Satomi.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Oct 29, 2015 1:04 pm

"Excusas excusas...."

Dijo Kotoko con "tono serio y disgustado" mientras se aguantaba la risa.

"Bueno esa.... explicación... al menos te deja en mejor posición y hasta me divierte, pobre Nozomi hubiera deseado seguro ser ahora ella la tercera así Yashiko-san hubiera tenido que ceder ante su cuadro jajajaja pero... mala suerte! nos llevamos nosotras la diversión!"

"Confío en que podrás darnos a ambas el punto que nos deje complacidas con el resultado."

Cabeceó la Hida mientras Kotoko hinchaba los carrillos y al final asentía también.

"Al final creo que voy a sentir celos del abuelo....... te llevas mejor con él que conmigo."

Kuronuma casi se rió ante esa protesta y replicó mientras bebía un sorbo de sake:

"Eso está totalmente infundado ya que con la que vivo 24 horas al día es contigo...."

Lo cual hizo que Kotoko se riera como si dijera "pues es verdad".

Kuronuma luego oyó tu historia y asintió de manera grave mientras miraba a la nada en el techo meditando su respuesta. Al final, dio un sorbo más al sake y dijo:

"Los cangrejos no sabemos nadar, pero podemos ir por debajo del agua....

Y desde abajo de esta.... se puede ver la superficie y lo que pasa... a veces si te paras puedes ver cosas que ni siquiera los de arriba se dan cuenta.... otra cosa es que luego nosotros nos importe.... pero eso está ahí..."


Se frotó la nuca pensativa y dijo:

"Como mujer Hida no creo que jamás importase las heridas que tenga para mi marido.... si es cangrejo, claro.... pero me pongo justamente en la tesitura de ese Daidoji..... y entiendo que eso pudiera pasar...

Quizás es algo que antes jamás hubiera pensado o hubiera creido que es importante pero.... al vivir en esta ciudad me he dado cuenta que quizás no puedo proteger "a mi Imperio" con un tetsubo pero... que hay otras formas de hacerlo."


Kotoko la miró con media sonrisa y bromeó diciendo:

"¿Así que soy tu Imperio neeeeh?"

Se rio esta picajosa, pero de pronto Kuronuma respondió algo que la dejó helada, otra cosa que era complicado verla así si no era por la dama Hida, la cual esta le dijo:

"Al menos eres mi Otosan Uchi."

Debido a que Kotoko se había quedado sin palabras Nozomi se rió ante eso y dijo:

"Y ahora atrévete a replicarle algo jajajaja sin duda el Cangrejo ya que ya sabía nadar a aprendido a volar jajaja"

Kotoko se rió al oir eso mientras asentía y se encogió de hombros mientras suspiraba y decía:

"Qué le voy a hacer! es mi punto débil, no puedo negarle nada juju"

Kuronuma sonrió ante eso mientras bebía un último trago a su copa antes de volverse a servir mirando por la fusama abierta hacia el patio.




Todas se quedaron observando el retrato, en silencio, con sus bebidas congeladas en sus manos, mientras el tiempo pasaba. Vistes como los ojos de las presentes pasaban por cada detalle del cuadro, en los colores, en las formas, en las siluetas y en los detalles como público atento y apasionado.

Había pasado un tiempo indefinido cuando Nozomi, alzando su copa dijo:

"Brindo por un cuadro como nunca se ha visto hasta ahora."

A lo cual las demás levantaron las copas al sonido del "kampai".
Al beber esta y dejar las copas en la mesa, Kuronuma dijo:

"Me gusta mucho los colores que has elegido.... todos imaginan a Satomi-san en escarlata y negro... y sin embargo esa paleta suave se parece mucho más a lo que realmente ella es."

"A mi me ha gustado especialmente que aunque el cuadro es un desnudo muy vistoso y expresivo es tal la delicadeza que sinceramente me he pasado más tiempo mirando lo extraordinario de cómo has plasmado su tatuaje de la Grulla que en fijarme si se le veía o no un pezón jajaja"

Bromeó esta al final.

Nozomi miró a Satomi que aún miraba con atención el cuadro y le dijo:

"¿Qué?"

Satomi de pronto dio una media carcajada a la vez que de improvisto parecía secarse una lágrima rebelde de un ojo y dijo:

"Que ahora tengo problemas porque la que va a querer quedarse con el cuadro voy a ser yo jajaja aunque preveo a alumnas mias que son capaces de querer robarlo jiji

es precioso..... es tan hermoso que no sé que decir... es la primera vez que me veo en una pintura asi..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Oct 29, 2015 11:29 pm

-Oh, cielos... eso habría sido demasiado cruel -suspiro dejando un silbidito, pensando en lo que habría supuesto que el tercer cuadro de éxito que Yashiko me exigió antes de aceptar ella hubiera sido precisamente el de Nozomi. Ju, podría haberse enfurecido y pedirme treinta más, no parece que hubiera llegado a ser divertido en ningún caso, más allá de ver su cara de enfurruñamiento contenido... si es que se contenía.
-Bueno, quizás no sea el trasero de Nozomi-chan lo que la haga ceder, pero como decís siempre podréis recordarle que fuisteis vos -le digo a Kotoko, encogiéndome de hombros como "disculpa" ante la Daidoji. Pero de buena me he librado, así que bien está.

-Habrá que ir probando sucesivas aproximaciones hasta dar con ese punto donde confluyan ambos gustos, mi señora Hida. Siempre hay uno donde se cruzan -explico creyéndolo realmente, es matemático -Para eso existen los bocetos, son fáciles de deshechar, corregir o mejorar. Y con una chimenea cerca, el fuego borra para siempre los descartes -bromeo con un toque socarrón.


-Entonces... ¿pensáis que los médicos Kuni deberían aprender a coser mejor... o al menos a poner más cuidado con los Daidojis, ya que estos tendrán que volver adonde las cicatrices si importan? -pregunto curioso, no pretendiendo fastidiar a la Hida, sino tratando de profundizar más en conocer el modo en el que su pensamiento ha evolucionado al adaptarse a la corte.
Tiene su gracia que en esta metáfora, el demonio del averno sea yo, ju. Nadie parece percatarse de ese detalle, o al menos lo dan por bueno.


-Si Kotoko-san es Otosan Uchi, vos debéis de ser la Muralla Esmeralda que rodea su Ciudad Prohibida, ¿me equivoco? -sonrío con un tono amable, hasta divertido por percibir el afecto que en realidad se profesan ambas damas -Pero que no podáis negarle nada no significa que no estéis en vuestro derecho de plantear vos alguna "exigencia" sobre ella a cambio de la suya, en lo que al posible cuadro se refiere -expongo encogiéndome de hombros, sin darle más importancia que lo evidente -¿Hay algo que os gustaría exigir "ver" o "no ver" sobre Kuronuma-san, Kotoko-san? Dicho de un modo no literal, claro... o si, a libre elección.

Digo con cierta distracción, como si más que saber el interés de la dama Kakita al respecto lo que me preocupara fuera el equilibrio filosófico del asunto. Pero lo cierto es que ambas cosas tienen mucho de interesante en realidad... si el yin empuja al yang, éste hace lo propio por el otro lado, es ley universal.



-La delicadeza estaba en la modelo, mi señora Kakita, no puedo atribuirme ese mérito -me lamento con un chasquido de la lengua -No esperaba ver ese tatuaje, por eso me llamó tanto la atención como para reproducirlo de un modo tan preciso. Había algo... de adoración en la expresión de esa grulla, en la forma en la que se posaba sobre la piel de Satomi-sama; no es algo que se pueda ver a simple vista, hay que percibirlo, por eso tiene tanto interés en el retrato ya que el arte no consiste en llamar la atención sobre lo evidente que todo el mundo puede ver sino sobre aquellos detalles que para la mayoría pueden pasar desapercibibidos en su ingente contenido de belleza.

Además me recordó a Togashi Otsu-sensei, en cierto modo. Y es curioso si tuviera que establecer un "instante cero" de mi serie, sería cuando pude ver completo la grulla tatuada de la ise zumi... -explico pensativo, recordando la primera noche en Otosan Uchi, donde también conocí a Doji Yashiko, por cierto.

-Pero apuesto que al final os habéis fijado -sigo a continuación lo dicho por la bufón, literalmente -Ya se que como hombre no soy objetivo en mi apreciación, pero dado que no existe nadie que no haya nacido hombre o mujer, nadie hay objetivo, y por tanto todas las opiniones son igual de válidas o inválidas, tanto da.
Dicho lo cual, precisamente esa parte de la anatomía humana es un buen argumento ante quienes defienden la artificial igualdad entre la belleza femenina y la masculina... Más allá de las formas, los pezones femeninos sirven para alimentar a las nuevas vidas recién nacidas, mientras que los de los hombres.. bien, no son más que una burla de la naturaleza al recordarnos lo que no está a nuestro alcance.

De hecho, la tan extendida consideración de que el pecho femenino debe mantenerse oculta, en pos del buen gusto, mientras que el masculino puede exhibirse más o menos sin darle más importancia, ¿no les parece en realidad una venganza de estos últimos por su mutilación natural? -pregunto, mezclando de cierto modo la anatomía, los conceptos de belleza y pudor, y la filosofía... pero es que mi obra gira en torno a eso.


-¿Alumnas también? -repito enarcando una ceja. Dioses, espero que no, con pervertidos, locos y admiradores ya tenía bastantes.

-Pues a mi me parece evidente -replico, algo extrañado, ante la sorpresa de Satomi por verse así en un retrato. -De hecho, esto me permite sacar algo particular a colación... Otomo Noriko-sama ha preparado una suerte de "recorrido" por diversos puntos de la ciudad, donde se podrán interpretar algunas pistas sobre la modelo, hasta llegar a la conclusión de que se trata de vos, y entonces enlazar eso con el razonamiento final de donde debe de encontrarse expuesto el cuadro precisamente por tratarse de vos, lugar que de primeras será un secreto.
La dama Otomo, en su benevolencia, considera apropiado premiar a los perspicaces con la ubicación de cada siguiente pista, y finalmente a los que interpreten correctamente esta imagen de Satomi-sama, con el punto de meta, donde no sólo podrán contemplar el cuadro, sino codearse con los personajes más notables de la corte que deseen acudir al acto de la marchante de Su Majestad.

Pero yo digo... ¿qué clase de samurai seríamos si nos contentamos con premiar el éxito, pero nos olvidamos de castigar el fracaso? -me pregunto, afilando poco a poco una sonrisa dirigida especialmente a Kotoko -Yashiko-sama y yo pensamos que debería existir un recorrido alternativo, uno por el que se sintieran inclinados a caminar los que no fueran capaces de ver de este modo, tal como realmente es, a nuestar modelo, sino, como bien ha dicho Kuronuma-san, en tonos planos de negro y escarlata. Este demérito les haría indignos de presenciar la belleza de Satomi-sama, que pese a todo tal vez sea lo extraordinariamente generosa como para ofrecérsela de igual modo... pero no sin un justo paso previo por la "meta equivocada", por culpa de sus propios prejuicios, donde se reunirán y quedarán señalados los perdedores del juego, ya que por su incapacidad llegarán tarde al verdadero acto de la corte...

¿Qué os parece, Kotoko-sama? ¿Creéis que podríais ocuparos de esta... alternativa con el celo que semejante acontecimiento merece para que sólo los merecedores disfruten de semejante privilegio? -pregunto señalando al cuadro con un movimiento amplio de la mano.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 03, 2015 6:48 pm

"Cruel pero más divertido juju"

Rió esta.

"Pero te aseguro que más que recordárselo a tu patrona se lo recordaré a esta."

Y señaló con la cabeza a Nozomi la cual la miraba de reojo con el ceño fruncido, sin duda estaba pensando que haber sido ella el tercer cuadro hubiera sido más que interesante....

Kuronuma se encogió de hombros ante tu explicación como si dijera "tu eres el experto" a lo que Kotoko dijo:

"¿Pero entonces eso significa que me puedo quedar yo con un boceto apócrifo y controvertido al menos?"

"Creo quizás que deberíamos tener intercambios no sólo con los Daidojis sino templar un poco el estómago de vuestros Asahinas, todos saldríamos ganando."

Te respondió esta sin ninguna clase de problemas.

"Reconozco que los Kunis a veces parecen más interesados en hacer líneas rectas sobre los que persiguen que sobre los que curan."

Kuronuma dejó una media sonrisa quizás con un poco de vergüenza ante tu analogía, quizás no por el hecho en sí sino puede que por la belleza de la metáfora.

Kotoko se quedó pensando un segundo aquella petición y de pronto asintió fuertemente.
Señaló a la barriga de Kuronuma y dijo:

"Quiero que se vea la cicatriz del inicio del sepukku que empezó."

Satomi y Nozomi se quedaron de piedra, casi atragantadas, hasta a Kuronuma le costó un segundo digerir aquellas palabras, pero Kotoko no paró de hablar entonces.

"Quiero que el Imperio y el tiempo vea lo que realmente es la fuerza de una mujer, más allá de la fuerza física.... esa cicatrizmiró a Kuronuma entonces con el rostro serio y terminó diciendo te lo he dicho muchas veces, no debes avergonzarte de esa cicatriz, es una medalla, debería ser tu orgullo, porque tu supiste vencer a la desesperación, hasta a la propia muerte... todo el mundo debería poder ver que esa cicatriz más que la señal de una vida que se acaba fue casi como la cicatriz de un parto en donde una nueva tu nació."

Kuronuma suspiró mientras miraba donde Kotoko señalaba como si aquella discusión la hubieran tenido, en intimidad, más de una vez y asintió despacio.

"Yo he puesto una condición.... es justo que tu pongas otra."




"Es normal que os recordase a ella, ella me la tatuó."

Te dijo Satomi.

"Aunque la mía no se mueve...."

"Eres retorcido hasta en argumentos rió Nozomi pero no pasa por ser un buen argumento, porque es hasta una burla que una bushi por el hecho de serlo ya esté exenta de más tabúes...."

Satomi se rió ante tu pregunta.

"Mis alumnas son mis hijas, yo soy su madre... y son educadas en la naturalidad del cuerpo humano y de la belleza de este y del amor, es normal que quieran algo asi de su madre."

NHo habías terminado de contar el plan de los itinerarios cuando Kotoko casi se levanta de golpe, retenida por Kuronuma hasta taparle la boca, con la mano levantada como si dijera "YO YO SENSEI YO". de hecho el ver que al final se le preguntaba por tal tarea un poco más y le quita, del gusto, todas las fuerzas.

"Será para mi un completo honor mostrar de la forma más meticulosa posible la oscuridad del alma y la suciedad de los ojos del que no es capaz de ver a Satomi-san."

Kuronuma se dio una palmada en la cara mientras resoplaba y musitó:

"Por Hida.... pero qué se te está ocurriendo...."

A lo cual Kotoko se comenzó a reir como una loca mientras murmuraba:

"Ni más ni menos que una bajada a los infiernos personales.... por supuesto...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Nov 04, 2015 11:05 pm

-Bueno, ser la primera tampoco estuvo nada mal, te lo aseguro No-chan. Si te sirve de consuelo... cuando descubrí el cuadro y mi patrona vió que se trataba de ti, mientras veía por primera vez la clase de propuesta que suponía, te aseguro que su expresión fue justo del tipo que Kotoko-san está imaginando.
Resultó evidente que le encantaba y a la vez odiaba que le encantara... Creo que estuvo como cinco o diez minutos mirándolo sin decir nada, pero se transparentaba que estaba buscando un argumento para tirármelo a la cabeza, en vano.

Créeme, te habría encantado su expresión. Reconozco que el tercer cuadro de éxito podría haber sido algo peor por lo que representa, pero el primero no tuvo ningún desperdicio, y la sorpresa no habría sido tan mayúscula a partir de ahí
-le digo a la Daidoji, conteniendo una risotada al ver su mirada de fastidio hacia la bufón.

-Oh, me temo que eso sería como pedirle a un chef que revelara su receta, mi señora Kakita. Todos los bocetos, incluidos aquellos todo lo controvertidos que queráis empeñaros en probar, serán convenientemente apilados una vez descartados, a la espera de que alguien de confianza los recoja y se deshaga de ellos -explico encogiéndome de hombros, como si fuera evidente que un samurai no va a perder el tiempo en esa clase de tareas mundanas, que para eso están los ayudantes -Por supuesto, nadie se molesta en firmarlos porque al final lo único que quedará de ellos será un montoncito de cenizas inidentificables -añado, esbozando una sarcástica sonrisilla final. Ni que decir tiene que si alguien con acceso al trabajo se llevara alguno de esos dibujos, no es que nadie fuera a echarlo de menos en el fuego... Pero eso es impensable que pase, ju, ju.


-¿Creéis que funcionaría realmente, Kuronuma-san? Asahinas pasando tiempo allá y, para satisfacer la que ya sería insoportable necesidad Grulla de devolver el favor, invitar a Kunis a dedicar temporadas de intercambio en Kyuden Asahina.
Evidentemente cada uno tendría muchos campos en los que aprender de sus anfitriones, lo que yo me pregunto es si alguno de ellos lo consideraría un aprendizaje útil
-le digo a la Hida, avanzando un poco en su argumento. Yo no lo se realmente, sólo puedo suponerlo pero ella conoce hasta cierto punto las dos caras de la moneda así que tal vez podría intuirlo con más base.


-¿Del... sepukku...? -repito bastante descolocado. Espero una explicación muy necesaria pero no termina de llegar ya que Kotoko parece pasar a dirigirse directamente a la Hida, que obviamente ya sabe de qué va el asunto, pero me parece que para el resto es algo completamente nuevo.

-Tengo que preguntarlo -comienzo excusándome, poniendo la venda del perdón antes que la herida, aunque es evidente que no puedo dejar aquello así sin más -Después de todo, una cicatriz sin una historia detrás no es más que una marca, así que... con el debido respeto, y comprenderé si no deseáis responderme, ¿me permitís preguntaros a qué se debió que comenzárais a realizar un sepukku... y a qué se debió que dejárais de hacerlo a mitad? -ambas cuestiones son independientes en realidad, pero igualmente interesantes, pienso dirigiendo la vista hacia la parte de la bushi cangrejo donde Kotoko señala. Curiosamente podría ser casi una cesárea, si.


-Otsu-sensei... hum, qué coincidencia. Aunque supongo que ella se reiría de esa palabra -bromeo negando con la cabeza, imaginando la sonrisa socarrona de la Togashi al respecto.
-Pero claro que se mueve, Satomi-sama -respondo con energía, esbozando una sonrisa divertida por el hecho de que nadie se haya dado cuenta -No bate sus alas, cierto es, pero eso sólo indicaría que desea alejarse, y es lógico que no haga tal cosa... ¡Sin embargo se mueve! Cuando vos hincháis vuestro pecho para respirar, la grulla hace lo mismo; cuando vuestro corazón late, el suyo late... Si lloráis, o reís, vuestra grulla llora o ríe.
Desgraciadamente para mi ambición artística no hay manera de que hubiera podido reflejar eso en un cuadro, que es inmóvil por naturaleza, pero afortunadamente para mi persona he tenido la suerte de observar como ese ser mágico se movía con la elegancia con la que sólo una grulla puede, así que... no pretendáis hacerme creer que no lo hace
-concluyo sonriendo con un amable gesto, aunque no por ello menos decidido en mis trece.

-Aunque si seguís pensando lo contrario, os recomiendo encarecidamente que lo comprobéis vos misma deteniéndoos el suficiente tiempo ante un espejo. No se trata de vanidad, como suelen acusarnos a nosotros, sino de conocerse a uno mismo... que en ocasiones es la mirada más difícil de realizar -añado con un guiño cómplice; resulta mucho más fácil observar a otros, por eso yo he podido verlo tan claramente en ella.
-O preguntadle a alguna de vuestras alumnas que os tienen en tan alta estima, mi señora Soshi. Estoy seguro de que alguna se habrá percatado en tal caso.


-¿Tabúes...? ¿Tu pecho es un tabú para ti, No-chan? O peor aún, ¿el mío...?
Aunque admito que el ser humano es un compendio de tabúes, en realidad la mayoría se engloban en alguna de estas tres categorías; religión, muerte y sexo.

El primero no entra en cuestión aquí, y el segundo es evidente que no debería serlo para un bushi independientemente de su género, así que nos queda el tercero... Dices que por ser mujer, aunque bushi, estás comprometida por ellos, pero lo cierto es que a ti te da igual bañarte con otros bushis al terminar el entrenamiento, o compartir alojamiento con ellos durante una campaña militar, o un acuartelamiento... ¿entonces cual es el tabú que te diferencia, exactamente?

Que exista no implica que sea racional. Como ha dicho Satomi-sama, su novedosa, y no exenta de polémica academia, adiestra a sus alumnas en la naturalidad del cuerpo humano y su belleza, por tanto si existen tabúes en otras familias es porque estos se han instalado allí tan deliberadamente como en casa de la maestra se han eliminado.
No ahora, puede que hace muchas generaciones, claro... y como son un tabú, ni siquiera se puede hablar de ellos, ¿no es así? Qué conveniente. Pero he aquí que alguien se rebela, y al menos se plantea debatir el asunto... así que yo me pregunto, ¿cual es el motivo de que una bushi pueda mostrarse sin reparos ante otros bushis en el ejercicio de su profesión, pero deba avergonzarse de los rasgos femeninos de su cuerpo en otras circunstancias de las que yo, como hombre, no tengo que preocuparme?


Le sonrío a la Kakita gentilmente, inclinando la cabeza como señal de respeto -Os agradezco el honor de aceptar esta colaboración, tan justa y necesaria por otra parte, mi señora Kakita.
Esta vez no tendremos espejo alguno, pero eso no significa que cada cual no pueda verse reflejado como... realmente es. Porque de eso va todo esto en última instancia, toda la propuesta, de mostrar lo que es "real", en vez de lo que es "artificial" o fingido.

Aunque os reconozco que ahora me encuentro en una encrucijada; por un lado me gustaría esperar para descubrir "la escena" de lo que se os haya podido ocurrir, pero por otro... no creo que sea capaz de esperar sin saberlo
-murmuro lastimeramente, mirando a Kuronuma como si supusiera que en el fondo a ella le debía pasar más o menos lo mismo. Y no por motivos demasiado dispares, ya que estoy bastante convencido de que ella ha tenido que aprender a disfrutar del sentimiento de justicia de su compañera, o no habría sido capaz de seguir a su lado hasta este punto.
-Nah, estoy seguro de que quiero saberlo -concluyo con una leve carcajada socarrona.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Dom Nov 08, 2015 1:35 pm

"Entonces, y como pareces capaz de acordarte de esa clase de cosas con tanto detalle, te pediré que me hagas un boceto de esa expresión al menos como pago jujuju"

Te replicó Nozomi mientras Kotoko asentía como si dijera "yo eso quiero verlo!"

"NOOOOOOOOOOOOOO peroooooooo yo quiero ver esos bocetos!!!"

protestó y protestó Kotoko hasta que Kuronuma hizo que cerrara la boca porque estuvo como varios minutos suplicando, murmurando, negociando, sin resultado alguno, quizás hasta más consigo misma que contigo.

"Creo que al principio saltarían chispas, pero el inicio con la Grulla de Hierro no fue tampoco sencillo, como sabéis los Cangrejos necesitamos que se erosione la piedra con el tiempo y el esfuerzo para asentar las ideas, aunque luego son tan fuertes como una montaña...

Y ya sabéis perfectamente que la Grulla tiene su propio método...

Y sin embargo... creo que llegados a cierto punto, justo en ese campo donde lo extraño converge y donde ya no se habla de Hidas ni de Asahinas
miró a Kotoko como si dijera o >Kakitas o lo que sea, ni por clanes es en ese momento cuando todo surgiría y compensaría a la vista de hasta el más necio."

"pero no sería rápido" dijo de pronto Kotoko

"pero no sería rápido." asintió Kuronuma mientras las dos se miraban y sonreían como si dijera "pero luego merecería la pena.... y mucho..."


Kuronuma suspiró ante tu pregunta, no como si le molestara sino más bien como si se molestara consigo misma y dijo:

"Pensadlo bien Koji-san...... fui arrancada de mi tierra y de lo poco que me quedaba de mi familia muerta para ser preservada como especímen en extinción en una jaula de oro de la que sólo pensar me daba vómitos...

Daba igual que fuera un edicto imperial, daba igual lo que dijeran... para mi ese edicto era una burla. No sirves para nada. Me lo arrebataba todo... No podía tener el final que me merecía, mi linaje no se contaba sólo para procrear como animales, mi familia había muerto con un significado, proteger al Imperio, y ese final era el que yo, antes o después esperaba....

Y de pronto.... aquí....."


Miró a la nada pensativa.

"Cuando me trajeron.... bueno.... digamos que no fui la mejor invitada.... h
causé muchos problemas, tumultos, peleas... dejé a más de uno y de dos sin dientes y una hilera de huesos rotos que te aseguro que si se pusieran en línea podría tener la longitud de una de las murallas de la ciudad...

Y entonces.... me asignaron a ella.... o ella a mi."


Dijo mientras hacía un gesto de la cabeza a Kotoko.

"Te aseguro que no sabes cómo la odiaba."

Kotoko comenzó a reirse estrepitosamente.

"Porque ella significaba todo lo que detestaba en la ciudad... ¿A una bufón? ¿Podía haber algo más alejado a la muerte digna que quería que el servir de acompañante a alguien que se dedicaba simple y llanamente a parlotear?"

"Oyeee! es un arte el parlotear!"

Protestó mientras se reía Kotoko, a lo cual Kuronuma asintió como si dijera "tenías y tienes razón."

"En realidad tampoco ayudó nada a que yo la hicieran durante semanas hacer cosas que odiaba juju pero es que quería ver de qué pasta estaba hecha...."

Musitó.

"Te estabas vengando de mi sin que yo te hubiera hecho nada, en realidad debería haber sido al revés."

Kotoko rió.

"No te voy a negar que por aquel entonces tu tampoco eras mi persona favorita del universo jajaja"

Eso te pseudo sorprendió, porque tal y como lo dijo parecía que realmente hubo una especie de tensión y odio entre las dos.... y mira ahora.

"Era incontroblable ¿sabes? te dijo pero a la vez nadie me había dado tantos problemas al responderme, tenía una lógica tan simple y aplastante que dejaba pocas rendijas a mi humor, y eso me enervavba, así que decidí hacerle un tour por la ciudad y por todas las cosas maravillosas que podría hacer a partir de ese momento..."

"Cosas que odiaba, por supuesto, como masajes, manicura, comprar kimonos...."

Suspiró.

"Llegó un momento... miró hacia abajo despacio] una noche en la que había bebido demasiado, bebía muchas veces para tratar de dormir.... no podía quitarme de la cabeza las imagenes de mis hermanos siendo quemados con honor en la hoguera tras haber muerto por su deber y por el Imperio.... y yo allí... sentada entre sedas caras....

No sé cuantas botellas había bebido pero lo vi claro...

¿Para qué preservar mi "estirpe" guerrera si me iban a encerrar allí, me casarían con cualquier cortesano que diluiría mi sangre y mis ganas de combatir y mataría el espíritu de mis hijos con tal que el edicto se cumpliera y así terminaría todo...

O no..."


Tocó levemente con la llema de los dedos su barriga.

"Aún podía hacer algo para morir con honor y terminar con todo... y aunque fuera contra un edicto imperial rezaría a mis ancestros para que ellos me acogieran en su seno y entendieran mis motivos y me perdonasen...."

"Yo había pensado hacerla ir a una clase de astronomía sorpresa en mitad de la noche, quería un poco más de esa bilis... cuando llegué."

Cortó Kotoko.

"Nunca me imaginé que alguien tan delgada tenía tanta fuerza."

Se rió Kuronuma.

"Tengo un tio Asahina que me enseñó defensa personal el kaze-do"

Rió Kotoko.

"Bueno... la verdad es que no fue nada bonito."

"Ni limpio!" se rió esta.

"Ni agradable." Dijo ahora más seria la obra.

"Hazme el favor de retener tus tripas en su sitio y todo irá bien ¿vale?"

Bromeó Kotoko al ver que Kuronuma se había puesto muy seria, aunque en realidad ella misma, sus ojos, estaban serios aunque sus labios sonreían.

"No tengo muy claro cómo fue.... si mientras me curaban el shugenja... la hemorragia... la fiebre.... pero en aquel estado... entre las palabras que me dijo Kotoko.... vi algo...."

Musitó Kuronuma mientras miraba hacia abajo.

"Vi otra lucha... pero sobretodo vi que si yo me iba así de este mundo... el legado de mi familia habría muerto y no por el edicto sino por mi culpa y por mi nula capacidad para poder sobrellevar los golpes de la vida... estaba preparado para el golpe de la maza de un ogro pero no para algo así... pero al final.... la respuesta era simple..."

"Caete siete, levántate ocho."

"Cáete siete, levántate ocho." repitió mientras asentía Kuronuma y se sonreían las dos.

"Le dije al shugenja que no cicatrizara mi herida, no quería una cura Asahina sino una Kuni.... y de esa forma quedó allí la marca, como recordatorio de que mi ego casi me costaba todo en lo que creía."

"Una que a veces la avergüenza, pero de la que yo creo que debería sentirse orgullosa, no debería estar en su piel como marca de derrota sino de victoria."

Terminó diciendo esta y mirándote.

"Por eso quiero que se vea."




"Tenéis el poder de hacer ver las cosas de una forma muy hermosa, Koji-san."

Te dijo Satomi con una cálida sonrisa.

"Eso a las mujeres nos gusta mucho... porque nos vemos hermosas a través de vuestros ojos... y eso inunda el corazón de calidez y alegría."

"El tabú sexual es muy selectivo si juju rió satomi ante tu explicación pero a mi me gusta enseñarlo a mis alumnas como otra cosa.... más bien les enseño a que entiendan a que hay ciertos tabues que han sido creados con el propósito de remover el deseo desde las entrañas del hombre o de la mujer...

En ese caso el del pecho es bien claro... ¿qué diferencia hay entre el de una bushi y una cortesana? Pues... "lo prohibido" más como nombre que como realidad..."




"¿Quieres saberlo?! juju pues creo que es algo bastante simple pero que ahí está su belleza, vamos a llevarlos de gira por todos los lugares creados como tabú para el samurai y que sin embargo se erigen como templos de lo que nunca ha pasado pero existe en esta ciudad... juju y obviamente cada cual irá hacia el pecado que albergue su alma, después de todo este lo llamará..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Lun Nov 09, 2015 2:34 pm

Claro que me acuerdo, pienso para mi mismo. De hecho es uno de los muchos que he hecho de ella...
-Hum... está bien, pero... si lo deseas, tendrás que darme tu palabra de honor de que lo conservarás y protegerás con tanto esmero como a tus propias flores azules -susurro esbozando una sonrisa malvadilla. Se que es el golpe más duro que Nozomi podría encajar, ya que ella adora ese jardín y no sólo las cuida de los elementos sino también de los idiotas. No prometerá sobre ellas en balde, pero la sonrisa va por otro lado... ¿De verdad crees que podrías "odiar" una imagen de Doji Yashiko que yo dibujase, No-chan?, le pregunto de un modo cómplice.

-Oh, bueno, en realidad vos formaríais parte de la obra, Kotoko-san, así que la "censura" del proceso no se extendería sobre vuestra persona, claro. Yo lo decía desde un punto de vista general -explico algo más en detalle a las presentes -El cuadro terminado formaría parte del mundo del arte y éste es "universal", pero los bocetos no... así que estos no tienen que salir a la luz, como... los entresijos de los decorados de un teatro, el "armazón de madera" que rompe la magia de quienes presencian la representación. Pero los actores no pueden evitar verlo, así que... como actriz principal, esos bocetos son tan míos como vuestros, y de Kuronuma-san. Pero de nadie más -sonrío al final. Lo que siempre quise decir es que puede quedarse con los que quiera, pero no podría dejar que vieran nunca la luz. Y la Hida se encargará de custodiarlos con el mismo derecho, así que no tengo que temer porque la Kakita olvide la petición de su abuelo, ni la privacidad entre bambalinas.


-Hermosa metáfora -le concedo a Kuronuma, con un leve cabeceo. Es una manera mucho más hermosa de definir la cabezonería cangrejo de lo que cualquier poeta grulla hubiera conseguido jamás, y no por ello menos cierta -En una aldea Kakita existe una tradición centenaria que reúne cada cierto tiempo a los mejores herreros de la familia para poner a prueba sus creaciones... La prueba consiste en cortar una piedra con un tajo limpio de sus katanas.
Algunos emplean años en fabricarlas y, como supondréis, la mayoría de ellas se rompen con el impacto. Esa futilidad lejos de desalentar la competición la hace más atractiva para los maestros forjadores, ya que de entre las supervivientes el ganador es agasajado con fama y honores por todo el clan.

Supongo que si es una filosofía de vida muy diferente a la de erosionar la piedra con tiempo y esfuerzo -murmuro, sin mucha más intención que exponer las disparidades. -Pero al final el objetivo es el mismo, ¿no les parece? La búsqueda continuada de la mejora. En ningún caso es rápido -asiento para mi mismo. Los cangrejos tienen buenas fortalezas de piedra bien tallada, y los grullas las mejores espadas.


-Así que os disteis cuenta de que la búsqueda de la muerte perfecta era un error como senda de existencia para el bushi... Después de todo vuestra familia habría perecido sirviendo al Emperador Hantei en su edicto, ése fue su significado. A la Grulla se le ordenó servir de otro modo, pero un samurai no juzga la voluntad de su señor, se limita a cumplirlas.

Siempre he pensado algo, ¿cuando nació el sepukku como argumento del samurai? No pudo inventarlo Akodo-Kami en su bushido, ni ninguno de los otros hermanos al fundar el Imperio, ya que el concepto de suicidio ritual no podía tener cabida en la mente de un habitante de Tengoku, inmortales por naturaleza. Así que ya debía de existir antes de ellos... tuvo que crearse aquí, en el mundo mortal.
Ahora es un modo honorable de poner fin a la existencia propia para evitar algún daño mayor al karma, pero dada la naturaleza cruenta de los tres cortes yo me inclino a pensar que su origen tenía que tener más que ver con la negativa a rendirse de un guerrero ante sus enemigos para evitar la deshonra de verse desarmado, mientras que los cortes dejaban constancia de que no lo había hecho por miedo a lo que le hicieran sus captores, que difícilmente podría ser peor que lo que ese guerrero se había hecho a si mismo...

En fin, en cualquier caso me alegro de que no pudiérais completarlo, Kuronuma-san -cabeceo sin más, con cierta solemnidad. Dudo que Enma-Oh lo hubiera juzgado con benevolencia, es una intuición.

-Se verá pues -respondo asintiendo al final.

-Eso me hace visualizar una idea preliminar... A diferencia de los otros, creo que este cuadro no puede ser hierático, sino que debe ser la instantánea congelada de una escena repleta de movimiento, que sobrepase el soporte físico del lienzo en la mente del espectador... Y podría ser algo muy parecido a lo que se ha expuesto aquí como condición; Kotoko-san desea mostrarse descaradamente, pero en ese momento Kuronuma-san se interpone entre ella y el espectador, descubriendo su cuerpo para así extender su kimono y ocultar todo lo que pueda el de la dama Kakita.
Y ahí está la cicatriz. Es eso lo que han demandado, ¿no es así? Un yojimbo bushi que no teme interponerse con cuanto tiene con tal de cubrir la mayor cantidad posible del "descaro" desmedido de la cortesana, que por su naturaleza había sido la primera en desprenderse de todo y enfrentarse así a los prejuicios de cuantos se atrevieran a juzgarla... Las dos reflejan una ausencia de temor, cada una a su manera, y cada una alimentada por la otra en cierto modo.

Supongo que eso nos lleva a una situación interesante, la de la dualidad de lo bushi y lo femenino... conceptualizada en el cuerpo de alguien como Kuronuma-san. Es un debate largo y manido, y aquí tendremos un argumento muy potente y, ya que tengo la suerte de que todas estén aquí, me gustaría escuchar todas las opiniones al respecto... -expongo refiriéndome a las cuatro, aunque sólo dos sean bushi, recordando lo que he comentado no hace mucho con Doji Kamoko, aunque sobre otra bushi.


-Viniendo de vos es un gran cumplido, mi señora Soshi -respondo con un cabeceo gentil, sin ninguna doblez -Sería una suerte que todas pensaran como ella aunque hay cortesanas que no se fiarán y bushis que querrán matarme por ello, es la otra cara de la moneda de ver hermosas las cosas que lo son -añado con una pequeña carcajada, mirando de soslayo a Nozomi. Al menos ella no ha optado por lo segundo aunque puede que si se avergonzara un poco al principio, ju, ju.

-Así que... ¿no está prohibido porque sea un tabú, sino que se prohibió para crear un tabú con el que afectar a las raíces más irracionales del deseo humano? -pregunto curioso por su opinión al respecto, ya que resulta evidente que la soshi es quien más claro tiene todo ese tipo de cosas.


-Eso es... terriblemente inspirador, Kotoko-san -replico con media sonrisa divertida y socarrona al imaginarlo -Cada uno desnudará sus pecados, engañados se engañarán a si mismos, y de ese modo si en el futuro tratan de criticar el cuadro, será evidente que es su naturaleza perversa la que está hablando, la misma que lo llevó a escoger mal el camino.
Resultará manifiesto que los prejuicios que vean sobre la imagen de Soshi Satomi-sama estarán grabados en sus ojos, dentro de ellos, y no en la dama ni en la obra...

Oh, no entiendo como no os encantó desde la primera vez que la visteis, Kuronuma-san -digo riéndome de un modo cómplice con la Hida, refiriéndome a la bufón. A mi me parece fascinantemente encantadora, ju.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Nov 09, 2015 6:00 pm

Nozomi chasqueó la lengua fuertemente mientras se servía una copa de sake y sacaba su pipa. Puso tabaco, la encendió, aspiró fuertemente, dejó que el humo saliera por su nariz como si fuera un dragón y al final, tras un largo trago de sake dijo:

"Acepto el trato."

Estabas seguro que lo había aceptado nada más decirlo pero sin duda la Daidoji era mucho más amante del drama de lo que ella misma jamás reconocería.

"Nos haremos de oro en nuestra biografía cuando Koji-san se haga super famoso y muera de sobredosis por el consumo del dragón (opio) o algo así ajajajajajajajaja"

Bromeo de forma muy jocosa la bufón.

"Con el tiempo aprendí a que historias como esas son la muestra vica de lo que digo...

La diferencia real es que los Grullas concentran lo épico de su historia en el final, en el tajo que los separaría de la victoria o la derrota, mientras que si la contara un Cangrejo hablaría de los años de esfuerzo y mejora, pero al final la historia es la misma, si."


Asintió Kuronuma.


Kuronuma se cruzó de brazos mientras te oía hablar sobre tus pensamientos sobre el sepukku y dijo:

"No sé quién lo inventó... tiene lógica lo que decís... y tiene lógica que sea una muestra de valor para no manchar el karma y poder renacer adecuadamente...

Pero justamente por eso creo que no debe ser usada como una forma de escape.... el enfrentarse a la muerte con el valor de entregar nuestro destino al karma no es huir... Huir creo que si esta penado en la rueda...."


Al final dejó un leve suspiro y añadió:

"Yo también tengo la intuición que no le habría gustado nada...."


Todas las damas quedaron un segundo pensativas al oir tu idea del cuadro y al final una tras otra fue asintiendo.

"Me parece una idea con mucha fuerza si... si hubiera sido yo hubiera pedido la escena de cómo la valiente y fuerte Kotoko eliminó la amenaza de las garras de la muerte de Kuronuma-chan aquella vez, pero las dos desnudas.... no creo que tenga la misma fuerza jajajajajajajaja

Kuronuma casi se palmeó la cara mientras suspiraba y negaba con un "NO".


"Ninguna de las presentes te va a negar el "cumplido" que te digo por muy "duras" que se hagan juju"

sonrió satomi mientras las demás se hacían las tontas.

"No digo que ese hecho se creara a posta, no al principio, más bien creo que surgió y lentamente se fue introduciendo en las mentes de algunos...

El ser humano necesita de la sensualidad porque es atraída a la senda de Benten, pero hay muchos caminos ilusorios y falsos, como el dejarse ir por los placeres de la carne, o el mancillar algo tan puro como un acto de unión y el uso del cuerpo que los dioses nos dieron para ello con absurdos prejuicios...

En algún momento aquella senda se convirtió en algo normal y que ocultaba el deseo fetichista interior de una sensualidad desmedida que reclamaba un tabú para satisfacerse...."




"¡Exacto! Bien es cierto que la lógica general dicta que todos sabemos dónde van a terminar más de uno y de diez, sin embargo hay otros pecados que se le achacan a Satomi que es sin duda reflejo de los pecados del que mira el espejo, tales como la propia burla a lo sagrado, a la espiritualidad, a la enseñanza....

No pienso ser clemente con ellos
se rió pues la única persona que puede ser clemente son ellos mismos.... pero suelen usar un doble rasero, así que veremos qué pasa cuando de pronto la parte del embudo grande ya no es para ellos....."

Kuronuma dejó media sonrisa en la cara ante tu pregunta y se encogió de hombros mientras te respondía:

"A día de hoy aún no me explico muy bien cómo dejé de odiarla."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Nov 10, 2015 12:30 pm

-Hum... tendría que haber pedido algo más -barrunto frunciendo el ceño al percibir que Nozomi lo había aceptado tan fácilmente -Siempre se me olvida que los Daidoji sois los otros Yasuki del clan -comento chasqueando la lengua. Pero sea lo que sea que ella esté pensando, un Kakita siempre es lo suficientemente arrogante (y casi siempre más de lo necesario) como para seguir pensando que va a conseguir lo propuesto, en este caso que va a ser incapaz de detestar la imagen que yo veo de Doji Yashiko. Tiene que resultarle adorable, y eso le fastidiará...

Me levanto para rebuscar entre las cosas que he traido. Para ofrecerle a Satomi la posibilidad de completar su propio cuadro no he venido sólo con los dulces sino también con algunos materiales de dibujo y pintura, así que puedo hacer el boceto en aquel mismo momento.
Solo espero que el hecho de que sea capaz de recordar con tanta nitidez la expresión de la Doji no les haga pensar que estoy locamente enamorado de ella, o algo parecido; tal vez la dama Soshi no esté dispuesta a utilizar su influencia sobre Benten para adivinar tales cosas, pero si yo mismo se lo digo sin duda la información pasará a su Clan.

-Para no ser yo el único que se salta la etiqueta del té... ¿deseáis comenzar vos también con el último retoque de vuestro lienzo, Satomi-sama?
-le pregunto gentilmente a la dama, porque de paso puedo prepararle los óleos y pigmentos que debería utilizar para escribir aquellas frases en "kami", con el objetivo de que al escribirlas alguien que las entienda su efecto envuelva a todo el cuadro en lugar de parecer garabatos de mala caligrafía shugenja por mi parte.

-¿Podría ser en un duelo a muerte contra el Dragón de la Hierba, en vez de fumándolo?
-le digo a Kotoko como alternativa a esa muerte joven que me espera, con el mismo tono burlón y descaradamente divertido que ella, que para algo somos familia.


-Buena puntualización -concedo con un cabeceo admirado a la dama Hida -Supongo que ésa es la esencia de los Clanes; no se trata de que cada uno toque una partitura distinta para el Emperador, lo que sería una cacofonía, sino que todos tocamos la misma... pero con distintos instrumentos en armonía. Como una orquesta.

Después de todo, a veces alguien olvida que fueron Dioses quienes fundaron así el Imperio. Hay que concederles el beneficio de la duda al menos de que sabían lo que hacían
-añado con un toque socarrón pero honesto, porque es algo que suele olvidarse cuando se critica la disfunción del conjunto de los clanes...


Vuelvo a pensar sobre aquel concepto del suicidio. Tampoco creo que sus antapasados lo hubieran comprendido, ¿pues no son los cangrejo quienes valoran la utilidad de retirarse un día para combatir de nuevo al siguiente? Quien sabe si Kuronuma no estará aún destinada a volver a vérselas con algún demonio, o esos futuros hijos que debería tener, y cuyo destino habría cercenado para huir de esta jaula de oro.
Pero dudo que sea necesario decirlo, sin duda ella ya ha llegado a todas esas conclusiones a estas alturas, y no es que los Hida necesiten verbalizarlo todo como nosotros, así que me limito a mirarla y asentir como bushis que saben lo que hay, sin tener que abrir la boca más de la cuenta.


-No... pero podríais ser vos la que fuera armada esta vez -sonrío mirando hacia Kotoko -Kuronuma-san no puede hacerlo, pero vos si, y aunque sea una simbología muy fácil sobre vuestra lengua... cielos, plantarse delante vuestra para "protegeros" mientras blandís un arma sólo haría la escena aún mas sobrecogedora por la catástrofe inminente, que sin embargo nunca llega a acontecer -explico con una pequeña carcajada, no en el cuadro al menos.
-Podríais escoger el arma que gustáseis, Kotoko-san. Una naginata, una katana, un tetsubo... o cualquiera de las muchas otras versiones de armas "exóticas" que los bushis nunca utilizarían... ¿Os place la idea? -y no puedo evitar otra risa al imaginarlo.


-Así que... en algún momento, la dualidad entre inteligencia e instinto de los seres humanos requirió de algo más que la mera sexualidad estacional animal para satisfacer su anhelo de sensualidad, y de ahí surgieron tanto... formas elegantes y refinadas de paladear la senda de Benten, como otras fetichistas y oscuras que derivaron en los tabúes que hoy conocemos. ¿Es así?
-pregunto a la Soshi, por si confirma lo que deduzco de sus palabras.
-¿Pero por qué solo tabúes femeninos? O al menos en mucha mayor proporción, ¿acaso sólo los hombres necesitamos esa "estimulación extra" para satisfacer nuestro deseo...? En realidad siempre he pensado lo contrario, de hecho; que necesitamos "menos" y de un modo más directo, pero esta conclusión parece contradecir eso, ¿no os parece? -planteo con curioso interés.


-Muy cierto, no podemos olvidar las malintencionadas acusaciones de, si mi señora Soshi me perdona la ofensa de repetirlo en su presencia, que su senda sólo es una excusa para el libertinaje, o que sus alumnas no son más que espías escorpión adiestradas para seducir...
No, sin duda esos prejuicios no merecen ninguna piedad. Seremos compasivos ofreciendo el "camino correcto" para quien quiera verlo, pero para los que escojan el "equivocado..." ya no puede haber ninguna; el tiempo de la compasión habrá pasado, y tocará el de la justicia. Una virtud tan buena como la otra, que no se diga que no respetamos el código
-apunto con una sonrisa afilada. Sin duda Kakita Kotoko es la persona adecuada para este trabajo, no me defraudará, ju.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 10, 2015 6:02 pm

Nozomi te sonrió como una loba como si dijera "cazado por tu arrogancia duelista" y te sirvió sake, el sabor del "perdedor" mientras seguía con aquella sonrisa que mantenía en la comisura de sus labios la pipa.

Las damas te dejaron rebuscar entre tus cosas y que te acomodaras a pintar, lanzaron un par de miradas al boceto que ibas haciendo pero intentaron mantener los ojos fuera, algunas con más resultados que otras, mejor dicho, que Kotoko, por aquello de darte "espacio" artístico.

"Oh, perfecto, porque además he estado estudiando un rezo para vuestro cuadro."

Dijo de pronto Satomi.
Todas la miraron con atención.

"Se me ocurrió, y es una licencia artística que el autor debe aprovar, que ya que esa frase es especial, que ya que las frases de los dioses son de esa forma podría ponerla incompleta y que sólo aquel que la leyera a sabiendas o no de lo que pone, pero el alma limpia y clara y que sea capaz por las pinceladas de entender las emociones se pueda ver la otra parte... pero claro, sólo podrá verla la persona que "haya activado" esa parte, el resto la seguirán viendo incompleta.... como símbolo de que su camino y su alma aún lo está... al menos ante el Amor."


"Eso sin duda le da un carácter más épico a la muerte jaja"
Rio Kotoko.

"O que al menos supieron elegir a su estirpe.... tampoco ha pasado tanto tiempo desde que se fueron como para que hayamos destruido todo su legado ¿no?"

Dijo con sarcasmo al final la Hida.

"Danos un par de cientos de años más...."

Se burló la Grulla.

"OH! OH! SI un arma!!!"

Aplaudió esta ante la idea excitada.

"Quiero.... quiero.... ains no sé, hay muchas que serían grandes opciones...."

"Quizás un tetsubo"

Dijo de pronto Kuronuma. Kotoko la miró con una ceja alzada sorprendida de la sugerencia a lo cual la Hida siguió:

"Si es una metáfora de cómo usas tu lengua, en la corte todo el mundo sabe que no atraviesas a nadie con la técnica milimétrica de un Kakita, ni siquiera que lo cortas en varias partes como un Mirumoto, todo el mundo sabe que los haces trizas sanguinolientas...."

Kotoko rió ante eso mientras asentía como si dijera "pues es verdad".

"Y además sirve para representar el arma que yo no llevo, ahora, y tu si."

"También se puede ver que tu me usas como tu nuevo Tetsubo y que yo tengo otro jaja"

Kuronuma meneó la cabeza de lado a lado sopesando lo que decía y al final asintió:

"Pues también."


"Ah, pero eso es debido a nuestra composición orgánica...

El tabú es creado para cubrir las necesidades de carácter más masculino pero a la vez es usado por la mujer para cubrir a la vez sus necesidades y atraer hacia sí a su pareja...

Si os dais cuenta, el arte del cortejo se trata en que la mujer atraiga al hombre sin que esta pueda ser tachada de nada más que de sirena con cantos que son hipnóticos e incomprendibles pero a la vez.... es sólo un canto...

La mujer posee otra clase de necesidades con respecto a ese tabú y es el hecho del control sobre este como arma... Algo creado a su vez por la tradición de relegar los deseos a un plano tan íntimo que es insuficiente para la sensualidad y sexualidad de las mujeres..."




"Yo siempre digo que todo el mundo tiene derecho a malformar la visión de los demás e incluso a tratar de demostrar su visión ante el resto.... pero también digo que si fallan deben pagar por ello juju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Nov 11, 2015 11:00 pm

Levanto la taza de sake con media sonrisa de agradecimiento y me mojo los labios con ella, mientras dejo de dibujar un momento para juzgar la calidad de lo hecho hasta el momento. La persona que me enseñó a hacerlo, mi madre, siempre repetía que el arte requería de un instante de oficio por cada día de observación.
Tomando la tablilla de nuevo, tengo decidido que la barbilla de Yashiko no le hace justicia; la suya es aún más suave, una línea perfecta que reperfilo con mimo pasando la yema del dedo por el papel para difuminar el trazo y conseguir un reflejo de esa perfección.

Mucho mejor. Ahora si es un marco adecuado para su boca, carnosa y delicada, tal como ella intentaba evitar apretarla para no traicionar el amor-odio interno que estaba pasando justo en aquel momento... Pero que para alguien que había estudiado la anatomía muscular, resultaba evidente percibir esa tensión acumulada alrededor de sus labios. Y eso sin contar con el mucho tiempo que me pasaba mirándola...

-Buen sake
-murmuro sin más, sin levantar la vista enfrascado en el trabajo -Cangrejo, ¿verdad? Los Yasuki dicen que custodian la receta original, pero... no hay color -comento distraido, más como una válvula de escape para evitar que toda mi mente se vea copada por imágenes grabadas en mi memoria de Doji Yashiko, que otra cosa.


-¿Una licencia artística? -pregunto levantando la vista, aunque en un tono lo suficientemente bajo como para que apenas sea una muestra evidente de interés, y no una cuestión en si. Después de todo, adoro las licencias artísticas, ju.
-Así que... ¿pensáis que las "personas adecuadas" podrán "sentir" el significado completo de la frase, aunque desconozcan el idioma de los kamis, y las que no siempre la verán incompleta, por mucho que si lo puedan leer...?
Pero, mi señora, eso es... sencillamente maravilloso
-zanjo asintiendo, sonriendo ampliamente al final -Justo lo que yo no podría haber logrado al transcribir un rezo, pero para vos es tan natural como respirar. No sólo el idioma, sino la capacidad para alcanzar lo más profundo del alma con una caricia...
Por eso valoraba tanto vuestra participación, de puño y letra, y alma, en el propio cuadro, mi señora Soshi. Ahora si creo que será un trabajo único sobre vos
-expreso sonriendo. Más que eso, me siento genuinamente emocionado, más como un pintor de profesión que como un mero bushi aficionado.

Así que me apresuro a preparar la pintura adecuada para la dama escorpión, hasta que puedo ofrecerle el pincel listo para que estampe su idea, casi como se ofrece una katana a un samurai -Ehem, ¿te importaría cuidar de las mangas del kimono de Soshi Satomi-sama, No-chan? La única pega de esta "técnica de bárbaros" es que las manchas sobre la seda la condenan al trapero -suplico disculpándome por poner en aquellas a la dama, por aquello de la sagrada cortesía grulla.


Estoy a punto de replicarle a Kotoko que no necesitamos doscientos años para terminar de borrar toda huella de los Kamis, sino que bastaría con otro Hantei de acero que ya se las arreglaría para terminar el trabajo en un par de décadas... Pero incluso a mi me suena blasfemo, aunque sea jodidamente gracioso, así que en un derroche de prudencia opto por sonreír de medio lado repentinamente como si me estuviera riendo yo solo de algo demasiado blasfemo como para ser dicho. Así, muy prudente...


-Arma y armadura, ambas de probada eficiencia cangrejo -contesto asintiendo a la propuesta de la Hida, sobre como la composición va adoptando esa simbología -Un tetsubo, pues.
Estoy convencido de que las ordenanzas de la ciudad no ven con buenos ojos el uso de armas de batalla intramuros, pero aún así seguro que vos sabéis donde podríamos conseguir uno digno de Kotoko-san, Kuronuma-san...
-anoto con una sonrisilla honesta, porque en realidad la doble intención de mis palabras lo es de tan evidente. Por supuesto pienso que la mejor opción sería el suyo propio, que a buen seguro tendrá guardado a la espera de entregarlo a su obligada descendencia, mucho mejor que algún souvenir de las forjas cangrejo que, seguramente, nunca utilizaría un cangrejo, por eso lo vende aquí, en vez de allí.
Pero no se le puede pedir a un bushi su arma, sin más. Las sensibilidades al respecto son muy dispares e incluso algunos podrían considerar que sería poco honroso utilizarla para posar en un cuadro, así que mis palabras deben ser lo suficientemente holgadas como para que la bushi Hida responda lo que le venga en buena gana, sin compromiso explícitamente indicado por mi parte.


-Oh, ya veo lo que queréis decir, Satomi-sama... ¿Y pensáis que esa clase de tabúes propios de la mujer influyen también a la naturaleza particular de las bushi samuraiko que no se consideran "mujeres"? Porque, por mucho que no lo sean, su configuración orgánica, como habéis dicho, deja mucho menos espacio para los tabúes masculinos que en nosotros, así que si tampoco pueden "expresar" su sensualidad humana a través de unos ni de otros... ¿cuales les quedan?
-murmuro mirando de soslayo a Nozomi, aunque tanto me valdría hacerlo con Kuronuma, para el caso. Ambas son bushis que prefieren vestirse con hakamas y espadas que con kimonos y sombrillas.


-Así es. Por eso se inventaron los duelos, mi señora Kakita
-respondo sonriendo de medio lado.


Finalmente me quedo mirando el dibujo de Yashiko, me lo pienso un tiempo y le doy unos últimos retoques antes de suspirar largamente. A medias porque terminar algo siempre "vacía" un poco, y a medias para disimular que ahora me gustaría quedármelo para mi...

Como en cualquier cortesana que nota sus emociones acercarse a su piel, la mano tragada por la manga del kimono ha acudido a cubrir su boca. Sin embargo la perspectiva del dibujo permite ver ésta a medias, ya que ella no me estaba mirando a mi sino al cuadro, por lo que su gesto sólo funcionó a medias. Por supuesto sus labios, ni siquiera entonces, no muestran estridencia alguna, demasiada clase como para eso; pero aún así se abren levemente por la sorpresa, apenas milímetros, mientras los músculos alrededor de la boca transmiten esa pequeña tensión de más que por el contrario sugiere haber cerrado los dientes con un "leve" énfasis de más.
Todo el dibujo es así, porque es como ella; tan sutil, como perfecto, como desprevenido en esa sutileza y perfección, todo junto. He trazado cada línea con mimo, sin conformarme con el resultado hasta no verla a ella en todas. Tal como la recuerdo. Lo que significa que nada en el boceto mueve a la burla, la vulneración ni a cualquier otro sentimiento más que la admiración y la empatía más intensa con una hermosa dama tribulada...
También he intentado evitar que se lean mis sentimientos personales por ella, ciñéndome a la imagen de mi memoria, sin más idealización que la que ya porta ella.

La piel es suave y pálida, difuminada mediante caricias. Pero lo siguente más expresivo es su mirada; de nuevo "nada", pero sin embargo ahí está todo. Los ojos un poco más abiertos de lo normal, las pupilas un poco más dilatadas... Las cejas se abaten a contracorriente, y una sombra alrededor del párpado es la parte que yo interpreto como el instante de duda entre odiar u amar la imagen que está mirando, como si tratara de buscar algo a lo que agarrarse para odiarla, y odiara no hallar nada más que arte y oportunidad que no va a poder, ni a querer, dejar escapar. El fuego en la mirada de la mujer y el de la tratante de arte arden al unísono, pero se oponen uno al otro, compitiendo por conducir el incendio hacia un lado u otro de su mente.

Aunque ni siquiera estoy seguro de que Nozomi sea capaz de percibir todos los detalles. Para mi son evidentes porque he estudiado y dibujado muchas de sus expresiones, pero desconozco hasta qué punto la Daidoji puede notar el lateral de la nariz menos de un milímetro más abierta de lo normal, o s simplemente verá a Yashiko, sin mucho más.

Pero en conjunto es adorable. Imposible de odiar, como una niña a punto de dar su brazo a torcer por primera vez en mucho tiempo. Ese momento de éxito en el que incluso el rival reconoce la majestuosidad de su oponente, supongo.

El cabello recogido como lo llevaba, brilla y deja caer un mechón perfectamente rendido que aún no ha corregido, o del que puede que no se haya dado cuenta aún. Tienta atravesar el papel con los dedos y colocárselo uno mismo.
Por supuesto he añadido todos sus avalorios, los que llevaba aquel día. E incluso el mismo kimono, perfecto y precioso, que revela el último detalle; la otra mano lánguidamente caida en apariencia, pero a punto por un instante de estrujar la manga de seda, aunque sin hacerlo en el dibujo, donde aún permanece, por poco, a punto de iniciar el gesto, pero todavía en reposo. Movimiento potencial inminente, lo llaman los teóricos... Es lo más improbable que puedan leer de ella, en mi opinión.

-Aquí tienes. Recuerda que has prometido cuidarla... -le digo a la Daidoji finalmente, tras un último vistazo de aprobación.

FdI:
Me gasto un punto de vacío para la tirada de pintura... Y como trato de "defender" a Yashiko (el objetivo es que Nozomi no pueda evitar sentir lo que siento yo al ver la imagen), espero que veas a bien utilizar la ventaja del lazo kármico también
:mrgreen:
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 12, 2015 12:39 pm

Mientras pintas la conversación se vuelve ligera, se bromea sobre algunas obras de teatro que está en la ciudad, se habla del nuevo jardín, de algún que otro matrimonio anunciado, se pasa por alto y con puntillas sobre el matrimonio de la Ama, algún que otro descarado... nada muy serio para no distraerte, mientras pintas, pero con un clima suficientemente relajado y divertido como para que puedas seguir la conversación y cabeces en respuesta mientras sigues a lo tuyo.


Satomi dejó una exultante sonrisa al ver tu aprobación, una sonrisa hasta aniñada, de quien tiene el alma pura y el corazón henchido por la alegría y el amor, junto sus dos manos sobre su pecho y asintió agradecida.

"Estará a la altura, te lo prometo."

Nozomi se acercó para recoger las mangas pero Satomi le hizo una seña que no hacía falta.

"Tranquilos, para hacer esto voy a pintar.... con el viento."

Anunció haciendo que todos los presentes se quedaran un momento sorprendidos. De los labios de Satomi comenzaron a salir unas palabras murmuradas y entonces todo su ser pareció vibrar con suaves ondas rosadas que hizo que una leve corriente de aire apareciera de la nada, desde ningún lado a hasta ningún lado, diluyó parte de los pigmentos como si en vez de algo licuoso y gelatinoso se convirtiera en polvo y voló hasta el cuadro impregnando sólo partes de él, que parecían al azar, sin que se viera ningún color al inicio, hasta que este aire se hizo más fuerte y entonces comenzaron a aparecer las letras en la zona destacada para aquello... Todas ellas, pues tu podías ver una frase que en tu corazón sabía que estaba entera, y sabía que hablaba del amor verdadero, de ir más allá del cuerpo y la carne... y todo aquello lo sabías... porque estabas en sintonía con el amor.



"Oh! pero eso es sencillo, es complicado meter armas dentro, pero dentro está lleno, además Kuro-chan tiene todo su armero en su habitación."

"Yo pensaba que era una burla al principio, tener todas las armas de mi familia al alcance de mi mano sin poderlas usar ninguna pero.... la verdad es que es una suerte."

Asintió esta.

"¿Cojo el tuyo?"

Preguntó sin problemas la kakita como si aquello fuera como pedir un kimono.

"Si vamos a ser inmortalizadas para toda la eternidad.... mejor coge el de mi hermano."

Kotoko entonces si que pareció quedarse un segundo sorprendida por estas palabras, pero rápidamente asintió y sonrió como si lo diera por finalizado, aunque algo te decía que aquello no era nada habitual.



"Les queda no ser Matsu."

Se rió Satomi.

"Y lo digo más o menos en serio jeje Me refiero a que las bushis, siguen siendo mujeres, y siguen siendo aunque tenidas en el protocolo como hombres, pero su propia consideración personal es de mujeres ¿verdad Nozomi-san Kuronuma-san?"

Nozomi asintió y Kuronuma también.

"Ellas poseen una ventaja, porque pueden usar ambos palos, ya que son aceptadas en ambas esferas y por eso su actitud como ya sabréis es más desinhibida...

Sin embargo... las Matsus tiene el gran problema que al negarse a si misma para considerarse más que protocolariamente algo que sólo son sobre el papel....

Os aseguro que esa familia tiene grandes problemas a la hora de habitar consigo misma...."





OUT
Vale oído cocina con lo de la tirada.
Tiro, te hago dos aumentos, y me sale un 54, estupendo.
IN


Nozomi cogió el dibujo, se llevó tanto tiempo observándolo que creo la curiosidad de Kotoko que casi se levanta para verlo ella desde detrás, pero como Kuronuma lo impidió sólo pudo verlo desde un lado, en una posición muy forzada.

Satomi siemplemente bebió con tranquilidad mientras esperaba su turno para verlo.

Al final, Nozomi dio un resoplido, lo pasó a las dos Damas de la Emperatriz para que lo vieran y pasaron y te miró mientras le daba una laarga calada a la foto.

"Bueno.... ¿Y para cuando la boda?"

Dijo tal cual.
Si, habías reflejado todo lo que ella era y además todo lo que tu sentías por ella con una exactitud meridiana.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Jue Nov 12, 2015 8:21 pm

-No me cabe la menor duda mi señora -le contesto a la promesa de Satomi, cabeceando gentilmente con una sonrisa de satisfacción por verla tan honesta e ilusionada como yo mismo por aquella obra.

-Vaya, eso si que no se explicaba en ningún manual sobre la técnica... -murmuro al ver como los kamis del aire invocados por el don shugenja de la Soshi son los encargados de pintar sobre el lienzo, en vez de la mundana y tradicional forma del pincel. Aunque no puedo más que sorprenderme por su capacidad para transmitir semejantes deseos a los kamis de aire, que dudo que tengan naturalmente interés en las obras de arte mortales.
Los shugenjas siempre juegan con ventaja, ju. Menos mal que no es de los bendecidos por el fuego...

Pero al final allí estaban aquellas letras, y como la dama había prometido, podían entenderse con el corazón, aunque no pudieran leerse, por incompletas o porque estuvieran escritas en un idioma vedado para los no shugenjas.
Por un momento estoy tentado de preguntar quien puede verlo, pero enseguida me doy cuenta de dos cosas: la primera es que la contemplación de algo que roza tanto lo mágico como lo personal requiere de cierta intimidad en su paladeo, como si se degustara mejor de manera individual, sin dar ni pedir explicaciones, que poniéndolo en común como un corrillo de vecinos... Y lo segundo, que ya se encargaría Kotoko de preguntar.

-Ahora si entiendo que más de una de vuestras alumnas lo vayan a desear, Satomi-sama
-asiento relajándome un poco hacia detrás como si por fin pudiera hacerlo al ver el trabajo finalmente terminado, mientras me permito el detalle de realizar un suave aplauso de admiración ante el talento y la habilidad demostrados por la Soshi no solo en este preciso momento, sino también al posar de un modo tan honesto como puro, colaboración sin la cual todo esto habría sido intrascendente.


Estoy seguro de que Kuronuma no debe de desempolvar a la ligera las armas de su familia desaparecida, y menos aún si ella no puede empuñarlas, así que es evidente que el gesto de invitar a Kotoko a tomar aquella no es trivial, ni mucho menos.
-Quizás no haya cosanguineidad, pero yo diría que aún os queda familia, Kuronuma-san -anoto con una leve curvatura de sonrisa, satisfecho por como transcurre todo pero sin querer restarle solemnidad al asunto. Podría pensarse que lo digo por el tetsubo en si, pero para mi es claro que esa hermandad se refiere a la Kakita, y que lo que lo simbolizará será que ésta empuñe un objeto de la familia de Kuronuma, significándose como tal.
Por supuesto no creo que ese detalle se le haya pasado por alto a la bushi cangrejo, así que es un acto deliberado.


-Oh, resulta muy interesante que terminemos hablando sobre la familia Matsu, ya que tengo en mente la idea de poder incorporar a una de ellas a mi serie... A medio plazo, claro, porque ahora lo inmediato es presentar esta obra, y después la de las damas de Su Majestad. Pero es algo que requiere muchas contemplaciones y trabajos previos
-insinúo mirando a la Hida, que ya sabe de lo que hablo pues ya compartí esta idea con ella -hasta conseguir introducir semejante idea en... semejante mentalidad.
Sin que la respuesta sea matarme inmediatamente, al menos
-puntualizo con una sonrisa socarrona, porque de ese modo sería muchísimo más sencillo.

-No voy a decir que no hubiera pensado ya en Umeko-sama, sin embargo debo añadir que haber cruzado mi espada con ella esta tarde me ha convencido definitivamente de su idoneidad. Tiene más de bushi sólo en su brazo izquierdo que docenas de samurai en ambos
-bromeo, hasta cierto punto.


-Buena pregunta -le replico a Nozomi con un tono descaradamente burlón, como si me tomara a chanza su comentario. Y no es que no lo haga, Kamoko-sama ya me enseñó que en la corte hay preguntas que se disfrazan de afirmaciones, y lo contrario -Ya tengo a Otomo Hanashirusato-sama trabajando en ello; espero que si no es mañana, sea al otro a más tardar... por lo visto anda un poco ocupada con otra boda -añado en el mismo tono sarcástico, como si les contara un secreto del que me he enterado; lo de la "otra" boda en ciernes. Lo digo en un tono descarado porque algo así suena como una locura, por lo que tiene que interpretarse como ironía necesariamente. Así confio en que no compren la frase de la Daidoji.

-Por supuesto, cuanto contigo como dama de honor, No-chan
-suelto una carcajada mientras le tiendo la taza a Nozomi para que vuelva a llenármela tan diligentemente como antes, si se sigue pensando que ha ganado este duelo al final -No olvides que, como Satomi-sama acaba de decir, tengo el talento de hacer que las damas se vean hermosas a través de mis ojos, así que no lances las campanas de "boda" al aire por uno de mis dibujos, o tendrías que hacerlo por todos, como aseguran algunos rumores que corren por la corte... y más que dirán mañana -me río, recordando lo mucho que puede que insistan en mi "relación" con Kotoko. Y ya veremos con Satomi-sama, si no me toca destripar a uno o dos por descorteses hacia la dama.

-Pero te diré algo... estás empezando a mirar a mi señora patrona con mejores ojos si nos ves como una buena pareja, porque es evidente que a mi me quieres...
-sonrío socarronamente.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 17, 2015 6:53 pm

Satomi te sonrió y te guiñó un ojo mientras el cuadro se pintaba por voluntad de los kamis de aire y no te dijo nada más que aquel esto de complicidad.
Tras estar pintado hubo un largo y pausado silencio. Miraste de reojo las caras de todas que estaban fijas en el lienzo, menos Satomi que bebía distraidamente como si os dejara para ustedes ese momento.

Al final vistes como Kotoko, efectivamente, te miraba y os miraba a todos y con sus cejas medio alzadas dijo:

"¿Soy la única que se siente rara?"

"En realidad TU eres rara."

Murmuró Kuronuma haciendo que Kotoko se riera.

"No, en serio."

Nozomi se encogió de hombros mientras daba una larga calada a su pipa y cuando el humo salió del todo de sus pulmones dijo:

"Quien no sintió
el anhelo de Benten
deje el mundo atrás."


Kotoko frunció el ceño ante una respuesta tan ambigua y se cruzó de brazos mientras murmuraba:

"Os concederé el honor de pensar que sabéis lo que es el amor."

Satomi se rió sobre tu comentario del deseo de sus alumnas y te dijo:

"No, querido, el deseo se va a quedar corto, te aseguro que vas a ser acosado por más personas de las que crees en cuanto ese cuadro aparezca...

Muchos se estarán tomando el tiempo para ver cómo os abordan con el tema del cuadro de Nozomi-san pero... os aseguro que no tendréis ese tiempo de gracia con el mío.

Y eso que sólo hablo de mis alumnas jiji"


Sonrió esta.

"Me disculpo ya de por adelantado."



Kuronuma te miró con gesto serio y asintió despacio mientras aquellos pensamientos tuyos pasaban de tus ojos a sus ojos.

"Por suerte.... la familia no es sólo la que te corre por las venas."

Dijo esta finalmente.



"Una Matsu? JAJAJAJAJAJA suerte."

Sólo pudo decir Kotoko antes que dejaras caer la bomba en la sala, si habías deslizado aquello como una broma pero entre aquellas mujeres todas ellas sabían que no hablabas nunca tan en broma y menos sacando temas así porque así... estaba claro que pensabas en ella y se hizo el silencio...

Unos segundos antes que todas y cada una de ellas bebiera de su copa, alguna resoplara, Kuronuma se rascara la cabeza y Kotoko comenzara a reirse.

"Tu apuntando bajo."

Bromeó Nozomi.

"No sé que me hace más gracia de esta situación.... jajajajaja"

"Imaginarte a Koji-san tratando de convencerla."

Le dijo Kuronuma mientras Kotoko asentía como si le diera el bingo.
Las bromas sin tratar de entrar en el tema prosiguieron hasta que Satomi dijo:

"Yo lo veo una gran idea. Y espero que puedas conseguirlo.
De hecho... si nos paramos a pensarlo tal y como estás consiguiente cosas improbables tienes más las de ganar que las de salir perdiendo pero........ te costará."


"Mucho" añadió Nozomi

"Mucho" asintió Kuronuma

"Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho" rio Kotoko.




Nozomi te miró a la cara mientras el humo de su pipa salía despacio por la comisura de sus labios, miró un segundo en derredor, casi pareció como si chasqueara la lengua en su boca y mirase hacia el lado molesta, aunque en realidad te diste cuenta que miraba realmente las reacciones de las demás y al final....... no dijo nada. Más. Al menos por ahora.

"Pues como te hayas topado en una de las historietas para no dormir de Hana-chan..... más te vale estar preparado."

Aquella información era la que parecía a Kotoko haberle despertado más interés.

Tras lo cual, y ante tu zalamería al contraatacar Nozomi se quitó la pipa de la boca, relamió sus labios como una loba hambrienta y te dijo:

"O quien sabe, quizás ella termine siendo nuestra damisela en la boda, nunca se sabe cómo terminan estas cosas entre los autores y sus musas ¿no?"

Te picó esta. Tenías que tener cuidado, porque en una sala llena de mujeres y habituales a la corte negar directamente el interés por otras mujeres como si ya sólo tuvieras corazón para una, que por otro lado era cierto, era dejar tus cartas boca arriba.
Nozomi sonrió.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Nov 18, 2015 4:48 pm

-Bueno, mirad a vuestro alrededor, Kuronuma-san -puntualizo siguiendo la risotada de la otra cabeza -Una Daidoji poeta amante de las flores, una shugenja Soshi tocada por el Amor, un duelista pintor de lo invisible y un guerrero Hida cómodamente sentada entre todos ellos... Yo diría que Kotoko-san no es la única "rara avis" aquí, ju, ju. Lo gracioso es que eso significa que, en este escenario relativo, ella es perfectamente normal.
Y aún así, sigue siendo única
-explico con una sonrisa distendida. Somos un grupo muy raro, en conjunto.

Tampoco puedo evitar reirme ante la expresión de confusión de la Kakita ante la respuesta de Nozomi a su "pregunta indiscreta" La gran ventaja de ser poeta en la corte es la capacidad de responder algo que suena bien pero que no tiene porqué significar absolutamente nada, o todo a la vez, y nadie puede quejarse porque... como dijo el sabio: "es la poesía, imbécil"
Cuando Kotoko me mira a mi me limito a encogerme de hombros -No es un haiku, pero... yo he pintado el resto de esa imagen -respondo señalando el cuadro que, tras el toque mágico de Satomi, había generado esa sensación en la dama. Si le había servido la respuesta de la Daidoji sobre lo que aquello le hacía sentir a ella, ahora tendría que conformarse con la mía también, ju.

-Lo bueno del mecenazgo es que puedo desviar a todos los interesados que traten de acosarme hacia mi patrona -bromeo con una risilla divertida que en realidad no tiene mucho de broma. Es divertido no sólo por poder abrumar y hasta impresionar a Yashiko con el éxito de mi obra, sino por comprobar quien lo desea tanto como para atreverse a acosar a la preferida del daimio Otomo, nada menos.
-Pero me temo que mi sentido de la "justa retribución para una ofensa" puede llegar a diferir del vuestro, mi señora -añado refiriéndome al modo en que ella perdonó comprensivamente a aquel admirador que le robaba la ropa, cosa que a mi me importaría muy poco en mi persona pero que considero casi imposible que pudiera pasar por alto si se refiriera a mi patrona. En tal caso tal vez tendría que ser yo quien terminara por pedirle disculpas a ella por no actuar como Satomi habría hecho, siendo que el objeto central sería algo de "su propiedad" igualmente.


-Si apuntara bajo no habría retratado nunca a una samuraiko, para empezar -le digo a Nozomi como réplica, esbozando una media sonrisa al mirarla específicamente a ella. No sólo por ser una samurai, sino por contar con tantos admiradores como detractores, y siendo que una de los principales de estos era la propia dama de quien esperaba su protección como mecenas... -Apuntar bajo es fastidiosamente aburrido. Si fallas el resultado es igual fuese donde fuese que hubieras apuntado, pero si lo consigues la satisfacción no es la misma ni de lejos -explico encogiéndome de hombros aún con la misma mueca.

-Imaginad a otra persona intentando convencerla antes que yo -apostillo tras lo dicho por la Hida, estirando la sonrisa. A mi también me parece graciosa la imagen, pero aquella en la que Kuronuma trata de explicárselo a la Matsu no lo es menos.
-Es prácticamente imposible que yo pueda superar el prejuicio existente entre Kakitas y Matsus, sin más. En jerga militar, diría que un asalto directo está descartado, conociendo las fortificaciones que hay que atravesar... Así que, lo más sensato es lo que los generales grulla llevan haciendo generaciones; buscar aliados para debilitar la resistencia de la posición a tomar incluso antes de la batalla. Y para eso os necesito a vos, Kuronuma-san -termino por indicar con mi mejor sonrisa de buen chico.

-¿Habéis tratado personalmente con ella, mi señora Soshi? -pregunto por su opinión al respecto, si desea desarrollar algo más. No se me pasa por alto que la escorpión posee un talento casi infinito para ver en las personas lo que muy pocos pueden llegar a vislumbrar.
-Por descontado, creo que la inspiración de Satomi-sama resulta incuestionable una vez que se percibe, incluso más allá de la consideración oficial que una Matsu tuviera hacia su Clan; los buenos aliados nunca están de más, así que le agradecería eternamente su asistencia si desea concedérmela... Pero diría que todos coincidimos en que una de las personas a las que sin duda Matsu Umeko-sama más respeto tendrá de toda la Ciudad al completo, es precisamente Kuronuma-san.
Así que, como ya le dije, su labor de abogacía me vendría especialmente bien, porque lo más importante es que a vos no tengo que explicaros lo que suponen mis cuadros, ni tengo que convenceros más de lo que ya sentís cuando incluso habéis aceptado participar de uno de ellos, así que la Matsu no sólo escuchará la voz de alguien a quien respeta enormemente, sino también la de alguien plenamente convencida de tal opinión... y capaz de expresarla de un modo que resulte natural de entender para una mente bushi como la de Umeko-sama.

Y si, Nozomi-san también encaja en eso... pero ella también es grulla. En cuanto a vos, Kotoko-san... en fin, Kakita, cortesana, deslenguada y burlona... lo tenéis todo para hacer que salga huyendo sólo con veros aparecer
-concluyo mi exposición con una nota socarronamente divertida. Seguramente la Kakita si podría ser persuasiva si se lo propusiera, pero "algo" me dice que ella es bastante menos sutil que la Hida, curiosamente.


Siguiendo la vista de Nozomi, yo también disfruto de la oportunidad para intentar discernir las reacciones de las demás al ver el dibujo de Yashiko. Me he esforzado en evitar reflejar mis sentimientos más personales así que la reacción de la Daidoji me ha tomado algo desprevenido; ¿realmente no he podido evitarlo o Nozomi está predispuesta a pensar de ese modo? Me inclino a pensar esto segundo, de hecho no es la primera vez que he hablado a solas con ella sobre Yashiko. Si ahora tengo que evitar mostrar interés es porque me parecería muy descortés referirme en otros términos a una dama Doji, incluso aunque confiara completamente en la discreción de los presentes, lo cual es estúpido cuando el Clan de los Secretos está representado en la sala, por muy Satomi que sea; a mi no me importaría pero, simplemente, no puedo permitir que Yashiko corra ese riesgo.

-Si, podríamos ser los teloneros del enlace de la Ama Emperatriz, como un acto previo para ir calentando el ambiente entre los invitados -replico irónicamente a la bufón, divertido ante la imagen -Seguro que a Su Majestad no le importaría compartir un poco de protagonismo en semejante fecha -añado para reducir al absurdo la idea de que se pudiera estar orquestando algo así, y por tanto que esa sensación se contagie a la primigenia lanzada por Nozomi.

-La dama no creo... pero tendría que estudiar el contrato para ver si como patrona del novio correría con los gastos de la boda, o por el contrario recaería en las arcas imperiales -me pregunto frotándome la barbilla, refiriéndome a Noriko, de parte de la Daidoji -En cualquier caso, una dama importante te llevaría hasta el altar, de eso no hay duda.
-Aunque te advierto que si pretendes seducirme para entrar en la familia Kakita, vas a tener que abandonar este hábito, mi querida musa -susurro apartando con una languidez burlona la pipa de sus labios -Mi padre y mi abuelo fumaban, así que no lo encuentro demasiado femenino... -añado pronunciando esta última palabra de ese modo sutilmente capaz de fastidiar a las que son bushi, porque me imagino la escena pero en ella Nozomi se ha convertido en una verdadera dama y ama de casa, lo cual es bastante divertido de pensar, ju, ju...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 19, 2015 8:02 pm

Kuronuma dejó un leve cabeceo tras tus palabras, al digerirlas unos segundos como si te diera la razón y luego te dejó una media sonrisa en la boca y una mirada que decía "pues si ella es la normal aquí..... mal vamos".

Kotoko te miró con el ceño fruncido, luego a Nozomi, la cual sonreía con la pipa en la boca y al final a Kuronuma la cual le dio un largo trago al sake mientras miraba hacia otro lado, por lo cual, al final, esta se cruzó de brazos y casi se arrebujó en su posición mientras resoplaba un "cobardes...."

Satomi se rió ante eso, y ya que era a la única a la que no había interrogado con la mirada le dijo:

"Si os sirve de consuelo.... yo si que estoy siempre enamorada jiji"

Kotoko bufó ante aquella respuesta, pues estaba claro que si no la había mirado era por algo.


"Pues entonces espero que encontréis amor y perdón en vuestra alma y obra, porque sólo los kamis saben lo que realmente pasará con esta obra jiji

Pero, en serio, recordar que seguramente, y más allá que más de uno querrá comprarla para quemarla jiji después de todo no soy más que "una bruja" para algunos... la mayoría... no poseen más que sentimientos de amor incontrolables muy difíciles de canalizar para la mayoría de los que han postergado su educación espiritual en ese campo...."


Te pidió esta con cara de cordero degollado como si te pidiera paciencia y clemencia en el futuro.

"Pero... qué precio tendría."

preguntó de pronto Nozomi.

"En serio, mi cuadro, más allá de que alguien quiera en el futuro comprarlo no es tan seguro que alguien lo querrá como el suyo, y tal y como ella dice seguramente serán personas que le darán buen recaudo y que lo amarán...

¿Te has planteado si estarías dispuesto a venderlo? ¿y a cambio de qué?"




"¿seguro que un ataque kamikaze está descartado? Después de todos a esas locas les encanta....."

Se rió Kotoko.
Luego le pediste ayuda a la Hida la cual no pareció sorprendida en absoluto tal y como iba la conversación.

"No prometo más ni menos de lo que seáis, Koji-san.... el resto es cosa vuestra."

Te dijo esta acerca de prestarte ayuda. Con aquella frase te decía que te ayudaría, pero que estaba convencida que sería la opinión que tu misma le generases a Umeko con tu forma de ser y con tu persona tal y como eras la que la decidiría, o a eso apuntaba Kuronuma.

"la conozco, he hablado algunas veces con ella, pero no tengo más que una relación cordial, me llevo mejor con el otro ayudante del Embajador, por motivos de culto..."

Te dijo satomi.

"Aún así, si me preguntan, pienso ser una referencia más que por el cuadro."

Dijo de serte una credencial.
Kotoko se rió bien alto ante tu descripción de ella misma y te dijo:

"Oye, quien sabe, quizás yo le quite a algún acosador o algo que le moleste y de pronto me deba una muy grande ¿noooo?!"



"Vaya, y yo que pensaba que los teloneros serían el drama de desenlace trágico del trio amoroso con más furor de la ciudad actualmente....."

Dijo Kotoko con media sonrisa.

"No mientes ruina...."

Chasqueó la lengua Kuronuma por el tema de Seto, Noriko y Notatsu.



Nozomi dejó una media sonrisa divertida por tu comentario y te replicó con tono sarcástico:

"pero Koji-san... para qué quiero ser más femenina si ambos sabemos que la parte masculina es más divertida en cuanto a la soledad de dos personas se refiere....."

Y te guiñó un ojo mientras Kotoko se reía de aquel descaro.

"pero bueno, mucho descaro le estáis poniendo al asunto, os recuerdo que el nuevo rumor asocian a Koji-san conmigo, apartaos celosas jaja"

"Te la puedes quedar entera."

Te dijo Kuronuma mientras te ponía una mano en el hombro, y ante este gesto la bufón no paraba de reir.

"¿Pero tu no estabas con Tsumeo?"

Rió Nozomi.

"Bueno, esa es la cantinela de siempre que viene a la ciudad... se encogió de hombros aunque esta veeeeeeeeez.... Satomi-san.... todos los rumores apuntan a que Tsumeo está detrás de una de sus buenas esposas, de una de sus alumnas casadas jujuju ¿Qué tiene que decir ante esoooo?"

Satomi, que estaba bebiendo en aquel entonces, dejó elegantemente el vaso de té en la mesa y con una malvadilla sonrisa dijo:

"Que las tengo muy bien enseñadas y saben perfectamente que sin boda de por medio no hay nada que hacer juju y esta ya está casada...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Nov 20, 2015 6:15 pm

Vuelvo a reirme ante la expresión de Kotoko. En realidad yo no me molesto en desviar la mirada ni nada parecido, aunque no se qué conclusión sacará ella de eso.
Pero a mi me resulta muy plausible asumir que si Soshi Satomi me ha visto capaz de retratarla, y si el resultado así indica que he sido capaz de hacerlo en todo su esplendor, es porque evidentemente soy capaz de percibir el verdadero significado de la frase que han escrito los kamis del aire de la estancia, aunque se vea a medias... y en un idioma del que no puedo leer ni mi nombre.

Tampoco se si es lo mismo que siente Kotoko, porque yo no me encuentro raro en absoluto, como se ha descrito ella.

-¿Eso no roza la condescendencia, mi señora Soshi...? Yo no he ido a una de vuestras escuelas y aún así no perdería la cabeza en un mar de sentimientos; ¿por qué debería ser condescendiente con los incapaces? -protesto, chasqueando la lengua ante la expresión que ella pone para convencerme. Dioses, ¿como demonios puede un hombre argumentar algo contra esa mirada...? -Oh, está bien. Pensaré en lo que consideraríais vos, en vez de yo... si me veo en la obligación de juzgar a alguno de vuestros "admiradores desenfrenados"
Pero que conste en acta que me ha obligado a prometerlo con alguna amenaza diabólica, o similar, y no solo... mirándome de ese modo. Prefiero no parecer tan fácil de convencer -chasqueo la lengua con una media sonrisa socarrona esta vez contra mi mismo, dirigiéndome a Kotoko como si ella fuera la escribana oficial de aquella clase de reunión.

-Aunque, para compensarlo, me reservo el derecho a desangrar a cualquiera que piense que sois una bruja y pretenda quemaros, y se sitúe al alcance de Kashin -añado en un tono aún sonriente, pero oscuramente sincero. El equilibrio, siempre el equilibrio...


-¿Precio? -repito extrañado, como si me estuviera hablando del sexo de los kamis -Yo no tengo precio, así que lo que yo hago... tampoco lo tiene, ju. La ventaja de ganarme mi "humilde" sustento del Clan mediante mi espada hace que no tenga que preocuparme de nada más que de hacer lo que me apetezca, como pintor. Por lo que... nunca me he preocupado de ponerle precio a nada.

Aunque supongo que mi patrona si podría negociar, pero ella sabe todo esto; no debe de ser fácil ser mecenas de un bushi artista pero tampoco seré el primero. Imagino que nunca negociaría con quien yo pensara que no "merece" poseer una de mis obras, independientemente de lo que pueda ofrecer a cambio por ella.
Podría decirse entonces que eso es lo que pediría a cambio; merecimiento.

Lo que sucede con el tuyo, querida ovejita, es que Noriko-sama no se ha molestado demasiado en ocultar que le gusta, y dado que ese cuadro es el primero y por tanto más original de su clase en toda la historia, muchos han dado por hecho que terminará en la Galería Imperial... Y competir con la Ama no es que sea la mejor de las ideas, en esta ciudad.
Yo lo doy por bueno, después de todo, si en alguna parte vas a poder seguir dándole el culo a generación tras generación venidera de nobles y arrogantes samurais, es bajo la protección del Palacio -le digo con una risotada a la Daidoji, porque no es que no lo crea realmente, aunque también lamente no poder quedármelo pero eso ya lo asumí en el momento de presentarlo a la corte y de convertirlo por tanto en arte.

-Y si no, un millón de kokus -añado riéndome de nuevo, para que no venga algún listo a decir que todo el mundo tiene un precio, si es el adecuado...


-El objetivo es que Umeko-sama llegue a decidir si quiere pegarme un puñetazo o no, antes de haberme dado ya ese puñetazo al inicio de la conversación. Con eso me conformo -le contesto a la Hida. Asumo los riesgos, sólo pido que si salgo escaldado sea por merecerlo yo, y no alguno de mis antepasados en alguna supuesta afrenta histórica cantada a mayor gloria de algún Ikoma que ni siquiera estuvo allí...

-Oh, pues tampoco sería ninguna mala idea tratar de demostrarle al consejero Kitsu las bondades del asunto, ya que la opinión de la facción más conservadora del Clan León puede influir realmente en alguien como Umeko-sama... O al menos complicarle el desempeño de su labor en la embajada en caso de que tomara decisiones por su cuenta, lo que tampoco me resulta nada atractivo -expongo aprovechando lo dicho por la Soshi. Quizás el Kitsu sea más culto, más shugenja y más rancio, pero una sonrisa como la de antes de la sensei escorpión podría hacer que las puertas de cualquier muralla se abrieran como una ligera fusama movida por el viento.

-Del mismo modo, correctivos preventivos a los potenciales críticos sería una estrategia militar también muy razonable -añado hacia la Kakita. No hay mal soldado, sólo malos generales que no saben sacarle partido, ju.


-Bueno, estoy muy de acuerdo en eso, pero en justicia yo sólo puedo considerarlo una hipótesis razonable, No-chan -le replico con un tonillo divertido, encogiéndome de hombros ante el hecho de que por muy convencido que esté de esas palabras suyas, al no haber sido nunca la otra parte, no puedo asegurarlo al cien por cien, como ella que por su naturaleza puede ser mujer o bushi cuando le convenga.

Voy a añadir algo más de mordiente con respecto a la Daidoji, pero Kotoko interviene con gracia, así que no puedo evitar cruzar el fuego socarronamente -Más de uno se reafirmará en esa idea si pinto un cuadro de ambas, Kuronuma-san... Y me temo que, sabiendo como piensan algunos -o algunas- a vos os tocará la parte de los celos. Pero hacia ella, porque en el cuadro estaréis ocultándola, recordad -bromeo pensando como lo haría la bufón, lo cual es bastante divertido y dadas las circunstancias desenfadadas, inofensivo.

Aunque al poco mi atención se fija en la reacción de la Soshi ante aquellas palabras tan poco disimuladas de Kotoko -Pero... eso no es una negativa, mi señora Satomi-sama. No para alguien como Daidoji Tsumeo-sama, acostumbrado a saltar o atravesar los obstáculos, no a detenerse ante ellos...

Murmuro más curioso que otra cosa. Lo se porque es lo mismo que yo pensaría si Yashiko estuviera ya casada, o si fuera la protegida intocable de algún daimio con tendencia genocidas. De hecho casi podría decirse que el reto envalentonará al heredero grulla aún más... Lo que no puedo evitar preguntarme es si es eso lo que ambas partes pretenden, o una simple consecuencia inevitable.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Nov 23, 2015 6:16 pm

"Todo el mundo.... querido, posee sentimientos a lo largo de su vida complicados de aplacar y controlar, el amor y el deseo suelen ser de los que más problemas dan...

Por eso, en cierto sentido, es hasta una enfermedad, cuantas veces hemos oído eso que "está enfermo de amor" o que alguien murió por eso mismo...

Debido a eso creo que debemos tener un corazón clemente, y una mente astuta para entender que el mismo hecho que puede enfurecernos.... ¿en cierto punto no es a la vez uno de los mayores cumplidos que pueden daros como artista?"


Te sonrió Satomi con esa clase de sonrisas que derretirian los glaciares de cualquier corazón resentido.

"Trato."

Rio al final con aquello de tu previsión de tomarte la libertad de desangrar al blasfemo. En cierto sentido, en esta clase de momentos entendías el rumor sobre Satomi que decía que cualquier persona quedaba embrujado por ella y había habido peleas de toda clase de personas diferentes a ella por protegerla, las malas lenguas obviamente le daban un origen carnal y sucio pero era ella, simplemente ella la que hacía que en aquella mesa, sin importar familia o clan, hubieran personas dispuestos a jugarsela por ella.


"Se que hablar de precio para vos es como hablar del lenguaje de los kamis, pero no me refiero quizás no tanto a algo material sino... qué es lo que haría que vendierais el cuadro... ¿estudiarías a quién y por qué?"



"En eso te doy toda la razón rio Nozomilo cierto es que espero que mi culo se quede ahí, para que generaciones venideras de las personas más importantes del Imperio me lo vean jajaja"



"Te lo dará. Créeme."

Dijo de pronto la Hida a tus palabras.

"Pero no desistas. Vuelve al dia siguiente y deja que te de otro.
Y al dia siguiente otro.
Y así hasta lo que haga falta porque te escuche.
Es León, funcionan así."


"A mi no me hace gracia que funcione así con nuestro Koji!"

Protestó Kotoko.
Kuronuma resopló.

"No se trata de eso. Se trata de constancia, de quien algo quiere algo le cuesta. Y ella eso lo sabe muy bien."

"Pues ya podría ser de otra forma..." farfulló.

"Puede que la haya, eso seguro, pero lo que si que tengo claro es que a Umeko-san la perseverancia le parece una de las mejores virtudes."

Te miró al decir aquello Kuronuma.

"Si eliminas la presión social de clan a la vez, eso facilitará las cosas..."

Añadió Satomi asintiendo.

"¿Sabes lo que podrías hacer?"

Dijo de pronto Kotoko con un tono "tan serio" o mejor dicho tan calmado que a todos os llamó la atención.

"El León no entiende tu arte en general ¿no? Pues ve allí a explicárselo.
Da una clase de arte en la Embajada.
Debido a que la Grulla y el León en estos años han estado trabajando para recuperar sus posiciones han habido intercambio de clases, de programas formativos, de exposiciones.... ¿por qué no usar algo así?

Además, si haces que Toushi-san y algunos más influyentes vayan van a ir en masa todos para seguir los pasos de sus líderes.... Si consigues que toda esa gente o al menos una gran parte te entienda, el león funciona muy todos a una, es cuestión de tiempo que esa información se difumine por la ciudad y que la presión de clan disminuya mucho."


Todos os quedasteis en silencio cuando Kotoko terminó de hablar hasta que Kuronuma dijo:

"Vaya, es la idea más razonable que has dicho..... en mucho tiempo."

Tras lo cual la bufón comenzó a reirse cambiando de pronto el tono.



"Oh, no te creas Koji te dijo Nozomi en esta ciudad hay mucho fan de KuroKoto jeje creo que la pareja rumoreada con más seguidores de romance es justamente la suya."

Y la señaló a las dos. Kuronuma suspiró y te dijo:

"Repito: toda tuya."

A lo cual Kotoko no pudo evitar reirse.

"No nos casaremos nunca, nos casaremos entre nosotras ya que ningún hombre y menos dos soportará un matrimonio a cuatro jajajajajajaja"

Kuronuma te miró con cara de "reitero mi oferta" lo cual hizo que Kotoko se riera más.

Satomi frunció el ceño levemente y luego lo soltó hasta dejar una expresión suave y delicada:

"Sólo os diré que una adepta a Benten sabe ver mejor que nadie donde nace el amor y donde sólo es arrogancia o deseo.... Tsumeo-sama, no lo conozco mucho, parece un hombre valeroso y leal, tiene un séquito de gente que daría la vida por él por algo..... pero por muy galán que digan que es y romances que haya tenido.... sigue siendo un crío en este terreno comparado con una de mis chicas...."

Kotoko dejó un "UUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUHHHHH" como si dijera "Satomi se ha picado!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3138
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mar Nov 24, 2015 5:35 pm

-Tenéis razón, de eso no hay duda -contesto con un suspiro durante el que pienso que, aunque mi manera de entender los excesos incontrolados y sus consecuencias sea algo más en blanco y negro que la Soshi, en el fondo estoy bastante de acuerdo con ella. -Que un exaltado os viera a vos en mi cuadro hasta el punto de no poder resistirse a tenerlo por cualquier medio sería un halago a mi capacidad para captaros en ese lienzo, en eso estoy de acuerdo.

En realidad comprendo vuestro punto de vista, y lo comparto. Pero tened en cuenta que hay una tercera persona implicada que podría verse ofendida por un incidente, una dama Doji que también tendría derecho a reclamar la afrenta de que alguien violentase sus aposentos, como poco.
Así pues puedo comprometerme con vos a aplicar vuestro buen jucio en lo que me toque, y a defenderlo de corazón ante mi señora patrona, pero más allá de eso no puedo hablar por ella.

Aunque si puedo deciros que se que ella posee tanto corazón como mente astuta, así que, si las circunstancias no revisten mayor gravedad, confío en que terminaría por ver las cosas como vos -pero sólo es una opinión, la decisión sería de Yashiko en todo caso.

No puedo evitar sonreir ante aquella forma de reirse. ¿Y por qué no jugársela por alguien como ella, sólo porque haya nacido en otro Clan? La vida del bushi es una sucesión de oportunidades para desperdiciar la propia sin ninguna gloria ni utilidad, así que nunca hay que descartar a la ligera las que pueden servir de algo cuando nos toque ser juzgados una vez más. Por supuesto, mientras no entre en conflicto con ninguna otra consideración de lealtad al mío propio...

-Si, me gustaría poder estudiar a quien iría dirigido. Veréis, quizás esto que voy a decir os suene a la típica arrogancia grulla, pero creo que esta obra es demasiado importante como para despreocuparme de su destino... Pero no porque la haya hecho yo, o piense que es mejor a otras, sino por lo que tiene de "rebelión" y de debate en términos de arte, belleza, consideración del ser, e incluso de la propia técnica utilizada. Si hubiera muchas muestras de este tipo de arte no me importaría demasiado, pero aún son únicas, por lo que no puedo permitir que uno de mis cuadros termine en una sala anexa al anexo de una galería privada, detrás de una cortina y visitable sólo para el dueño y quien sabe quien más... Deben permanecer en manos de alguien que las mantenga expuestas al público, en especial a la comunidad artística futura, para que el debate que proponen realmente enraice, para bien o para mal, pero que nunca pase al olvido, o vuelva a la oscuridad de lo prohibido.

Por eso me gusta la idea de la Galería Hantei, y sin embargo me convencen mucho menos los admiradores exaltados de vuestra persona, porque serían menos dados a compartir "su tesoro"
Aunque es una generalización imprudente, por eso me gustaría conocer a los interesados. El arte debe seguir siendo arte, por encima de todo, aunque pase a manos de coleccionistas privados.

Explico cruzándome de brazos, mostrándome bastante inflexible en esa manera de pensar tan mía.


No puedo evitar frotarme el mentón ante la idea de recibir un puñetazo tras otro, como si ya empezara a dolerme -A los grulla se nos da muy mal encajar golpes, quizá por eso no nos entendamos tradicionalmente con quien valora que volvamos a por más... Serían mejor duelos, ya sabéis. Así al menos podría sacudirle yo también a ella; el iai se me da mucho mejor que el jiujutsu.

En fin, tendré que ser perseverante. En realidad eso no se me da mal del todo -murmuro pensativo al imaginar lo mucho que le costaría a Kotome superar las barreras de cabezonería de Hidekazu, o yo con Yashiko, que sigue sin ser poco.
-Os agradezco el consejo, Kuronuma-san -le digo cabeceando gentilmente a modo de agradecimiento.


-¿Dar una clase...? ¿Yo? -repito asombrado, como si eso fuera lo último en lo que hubiera llegado a pensar por mi mismo -Pero, eso sería... quiero decir que para impartir clase hay que ser... un sensei -explico, ¿no es evidente? -Como Satomi-sama, por ejemplo. No es un título que alguien se adjudique a si mismo, es... bueno, no se como se llega a ser uno, pero ¿un maestro yo? Ni me reconocería en el espejo -niego con la cabeza, chasqueando la lengua.

-Reconozco que la idea es muy razonable, si, pero... ¿es para mi? Ésa es la cuestión -añado rascándome la barbilla mirando al suelo, aunque es al infinito más bien donde se va mi mirada.


-¿Ningún hombre? -pregunto soltando una carcajada -No subestiméis la capacidad del hombre para desear al sexo opuesto, mi señora Kakita; es prácticamente ilimitado. Así que... yo estoy seguro de que ahí fuera hay futuros maridos para ambas, ju. Otra cosa es que pocos sirvan para ello, ya que, como decís, tendrían que apreciar a la otra tanto como amar y respetar a la propia, en primer lugar para evitar que "la otra" le rompiera el cuello por no ser suficiente para "la propia..."
Pero haberlos, haylos, no lo dudéis -explico encogiéndome de hombros con una franca sonrisa, bastante honesta en ese convencimiento.


-Precisamente -le replico a la dama Soshi, inclinando el rostro a modo de otorgarle la razón en todo lo que ha dicho -No se trata de alguien a quien se pueda "seducir", hay que convencer "a Benten" y hacer honor a vuestra academia mediante el matrimonio...
Lo que quiero decir es, ¿por qué eso debería ser visto como un imposible para alguien realmente decidido, sólo porque la dama en si ya esté casada?

Sólo hablo hipotéticamente, que conste que podría estar hablando de cualquiera en vez del señor Tsumeo-sama, así que no me refiero a sus intenciones expresamente. ¿Pero y si alguien estuviera lo suficientemente decidido por una mujer casada? Hay hombres muy "peligrosos" cuando se sienten lo suficientemente decididos por algo... "Apasionados" sería más propio, quizás. En este caso, el hecho de estar ya casada no sería un imposible, sólo un obstáculo más, así como el imperativo de convencer al amor...

Aunque lo más probable es que no sea el caso, sino sólo un rumor o una cortina de humo más en la ciudad -pero no se me hace demasiado extraño ver al Daidoji en ese traje, no me ha parecido lo superficial que habría esperado de un conquistador de pacotilla al conocerle, todo lo contrario...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6869
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Nov 24, 2015 6:29 pm

"Creo que os preocupáis más por vuestra patrona de lo que ella lo haría jiji No dudo que si alguien hiciera algo indebido y esta lo descubriera el desafortunado pagara el precio de esa osadía mil veces más del precio que hubiera pagado lícitamente jiji"

Y oye.... te veías a Yashiko capaz de eso y de más.


"Es un privilegio bien merecido el que sepáis a dónde van vuestras obras y decidáis sin duda, por eso os preguntaba.... porque ya dados en caso, está claro que esto va a empezar a rondar en las mentes de muchos en cuanto vean que es una colección...."


"No os gusta que os golpeen nada, por eso sois artistas del iai."

Te dijo Kuronuma, y no ibas a negarlo. Un golpe y fuera problema.

"Pero oye sonrió esta de pronto nunca dije nada que no devolvierais el golpe...."



"¿Y quién dice que tengas que tener a veinte leones con dos manos izquierdas con pinturas delante suya? Da una ponencia de arte de TU arte... ¿Qué mejor maestro para hablar de tu arte que tu mismo??"

Te dijo Kotoko.



"Le pondremos el reto a Dama Hana."

Bromeó Kuronuma con lo de los maridos mientras Kotoko hacía grandes aspamientos con las manos como si dijera "quita quita!!"

"Eso daría para una obra de teatro cómica que seguro que pasaba a la historia juju sería un éxito de taquilla seguro"

Bromeó Nozomi.



"Sinceramente el matrimonio, aunque suene raro que yo lo diga, no me importa...

Me explicaré, mi escuela es de buenas esposas, es cierto de buenas esposas tanto para matrimonios concertados como para los "matrimonios de Benten" que enseño y que sólo en mi creencia se usan.

Por lo tanto digamos que.... tendría que decir que más que no me importa el matrimonio tengo una escala de prioridades entre los que han sido bendecidos por el hombre o por el kami.

Creo que ahora me explico mejor...

Por lo tanto... si alguien cumple los requisitos del Amor... ¿Quién soy yo para pensar que no debería destruir un vínculo burocrático humano?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado