Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Responder
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 05, 2018 3:22 pm

GINKANA DEL CUADRO DE SATOMI

PRUEBA EN DESEOS PERDIDOS.
DOJI KABUTO.



Sakura acompañada de Kajiko decidieron hacer una visita concreta al punto de la ginkana de los Deseos perdidos esperando encontrarse con la persona indicada.

"Sería bueno que yo aguardara fuera, en algún lugar donde no se me vea para que no sospeche.
¿Recuerdas lo más importante de lo que hablamos?"


Te preguntó antes de dejarte entrar en aquel lugar.

La tienda de Deseos Perdidos ya Satomi te había advertido que era uno de los lugares más extraños de la ciudad. Aquella "tienda" se decía que era un lugar encantado y estaba patrocinada ni más ni menos que por sensei Nisio, toda una delicia para tu curiosidad. En mitad de una enorme calle atestada de casas amplias y de multitud de tiendas esta destacaba por ser una residencia más alta que ancha, de tres plantas, pintada en negra y rojo, con un pequeño patio exterior con rosales blancos y una entrada de un torii que parecía el de un templo. En la puerta de entrada había un grabado de un sol y de una luna dentro de lo que parecía una serie de símbolos extraños.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Lun Feb 05, 2018 10:24 pm

Me quedé mirando un rato el arco torii que daba acceso a aquel lugar extrañamente atractivo, antes de responder.

"Está bien. Si, es mejor que me esperes fuera... Sensei dice que este lugar es propiedad de sensei Nisio-sama, así que no creo que corra ningún peligro dentro"

Dije con una sonrisilla que no dejaba claro si lo decía de verdad o en tono irónico.

"Hai, lo recuerdo todo. Es un Doji, su mente estará ofuscada tratando de encontrar el regalo perfecto; no debería resultarme difícil quedar grabada en su mente en esas condiciones. Y tendré en cuenta todo lo que se ahora"

Asentí ensanchando la sonrisa a una honesta, antes de separarme de Kajiko en dirección al local.

Al cruzar la entrada me fijé en los símbolos. Tratándose de Nisio seguro que no estaban allí colocados como mera decoración, pero me resultaba del todo imposible intuir lo más mínimo sobre su significado.
Seguro que la Miya habría dicho que los humanos no debieron haberlos olvidado, si me hubiera visto verlos sin entenderlos.

Pero bueno en aquel momento no estaba allí así que entré por mi cuenta. Se suponía que estaba realizando la prueba así que tendría que buscar alguna clase de pista sobre lo que tenía que hallar... Además de todo eso, era crucial localizar discretamente y cuanto antes a Doji Kabuto para saber exactamente cuando y cuando no cruzarme con él.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 06, 2018 4:19 pm

Buscar un regalo adecuado para llevar ante Satomi era la premisa de entrar en aquel lugar y eso tenías en mente aunque debías reconocer que sólo con saber que aquel lugar pertenecía al patronazgo de sensei Nisio hacía que todas tus alarmas estuvieran disparadas pues sabías que efectivamente allí habría cosas muy interesantes para comprobar.

Al llamar a la campanilla de la entrada un hombre joven vestido con unos preciosos ropajes de seda te abrió la puerta.

Imagen

"Bienvenidos a los Deseos Perdidos, la estaba esperando Sakura-san."

Dijo el joven con voz armoniosa y baja con una sonrisa complaciente y taimada mientras te indicaba que pasara como si estuvieras en tu casa.
Tras él había un pasillo que parecía mucho más largo de lo que parecía en un principio por el espacio que ocupaba la casa en la manzana. Primera curiosidad que no se te pasaba por alto.

Te indicó que te dirigieras tras él hacia una habitación al fondo del pasillo, en uno de los laterales, donde te esperaba una amplia sala para tomar el té con fusamas pintadas con nubes y paisajes aéreos que sin duda, sin lugar a dudas, no tenía la dimensión adecuada para aquella casa, tampoco.
Tras las fusamas sonaba el sonido del agua corriendo por cañas de bambú y el aire entre árboles de un jardín lateral que al llegar tampoco habías visto. Hasta ahora todo cumplía con las expectativas de algo relacionado con Nisio.

El "dependiente" sonrió al ver tu expresión, y te dijo:

"Mi nombre es Kimihito, soy el dependiente de esta tienda en la que por favor siéntete como en casa. ¿Deseáis un té mientras esperáis a quien debe venir?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Feb 07, 2018 2:53 pm

"Oh le agradezco su bienvenida, Kimihito-san. Y haberme estado esperando"

Sonreí con una inclinación elegante. No me molesté en preguntar porqué sabía mi nombre ni que fuese a aparecer por allí, sobre todo teniendo en cuenta que me había saltado todo el resto de la ginkana, porque si aquel lugar tenía alguna relación con Nisio, seguramente aquel dependiente también y... bueno, eso ya lo explicaba todo.

"Imagino que habrá sido un día ocupado, hoy" suspiré distraída mientras le seguía hacia el interior fijándome en primer lugar en que aquel local era más grande por dentro que por fuera, lo que... de nuevo se explicaba teniendo en cuenta que la Miya tenía que ver con él.

"Esto me recuerda a su baúl-palacio... aunque usted no tiene aspecto de Mujina... Y la verdad espero que salir de aquí sea más sencillo?"

Pregunté curioseando por todos los rincones que dejábamos atrás. De cualquier forma estaba bastante segura de que de algún modo ya no estábamos en Ningen.
¿Yume-Do? Era posible, aunque entonces tendría que ver a mi mantícora por algún lado...

"Si que quiero un té, muchas gracias. ¿Lo tiene de frutos rojos?" estuve a punto de añadir, con un poco de leche de Chikusudo, pero me pareció imprudente incluso en aquel escenario.
Ignoré eso de que estuviera esperando a alguien, aquel hombre parecía saber muchas cosas pero seguían sin ser asunto de nadie más.
"¿Cómo funciona este lugar...? Quiero decir, se supone que debo encontrar un regalo para Soshi Satomi-sensei, sin embargo esto no es una tienda de regalos. ¿O si?"

Pregunté en vez de hablar sobre el Doji.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 12, 2018 4:29 pm

"Hoy va a ser un día muy divertido, y atareado." Asintió Kimihito mientras te acompañaba sonriente. "Pero eso es bueno... Me gusta la compañía y cuando vienen a la tienda visitantes."

Espetó.

"Oh... una gran analogía." Comentó acerca de lo del palacio en el baúl sin negarlo ni tampoco aclararlo. "Creo que os resultará más sencillo de salir, siempre que realmente eso sea lo que deseáis, solemos tener problemas con los deseos contrapuestos... ya que muchas veces el corazón sabe antes que la cabeza lo que desea pero esta no está preparada para la verdad... justamente por eso estoy yo aquí, para hacer ese camino más sencilo."

"Té entonces."

Dijo mientras salía rápidamente por una bandeja y traía un juego con varios vasos y los preparaba para servirte.

"¿De frutos rojos lo deseáis? Estupendo..." Comentó mientras te servía. "Para mí será uno de menta y limón." Sin embargo él también se sirvió de la misma tetera...

"Oh... esto es una tienda peculiar... Aquí se encuentra lo que has perdido y deseas recuperar aunque muchas veces no seas consciente de ninguna de esas dos realidades... que perdiste algo y que lo deseas de vuelta...
En la ginkana me han indicado que todos los que lleguen a esta parte pueden ir a buscarlo al almacén y que si piensan en que sea un regalo para Satomi-san, encontrarán algo adecuado, de ellos mismos, para ofrecer... Aunque el término adecuado es más complejo dependiendo de los sentimientos que se posean hacia quien se regala, claro... Pero es como todo ¿verdad? No es lo mismo cuando buscamos un regalo para un ser amado que para alguien a quien simplemente tenemos la obligación de tratar o incluso ante alguien que no nos agrada pero debemos hacerlo... ¿cierto?"


Sonrió este mientras bebía despacio.

"Pero estoy seguro que todo lo que podrás encontrar aquí para ella le encantará... después de todo vos sois Bayushi Sakura ¿verdad?
"Su" Sakura."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Feb 13, 2018 12:34 pm

"¿No le preocupa que la multitud cambie las cosas de lugar, desordene la tienda y se pasee por aquí causando revuelo?"

Le pregunté llevándome el dedo a la boca pensativa mientras le seguía. Supuse que un neko jamás podría tener una tienda llena de cosas bonitas abierta al público, los gatos solían ser muy obsesivos con "su" orden, así que estaba claro que Kimihito no tenía ningún lazo con mi otra familia.

Aunque para mi era una suerte, claro. Así podía curiosear entre todo aquello con total impunidad...

"¿Tengo que desear querer salir de la tienda para poder salir de ella...?" murmuré mirando a mi alrededor "Entonces... ¿esto es Yume-Do? Pero juraría que estoy despierta... Además tengo entendido que en Otosan Uchi del Yume es donde vive Yume-dono, y no se si Nisio-sensei querría tener una puerta abierta permanentemente conectada con su morada... Aunque, por otro lado... bueno, todos soñamos cada noche, así que..." dije sin tenerlo nada claro.

Me quedé mirando la tetera absorta, y como él se servía del mismo recipiente un té supuestamente distinto. Probé el mío, era de frutos rojos sin duda. Levanté la cara con un poco de descaro para oler el aroma de su taza... y si que parecía limón y la fragancia penetrante de la menta.

Ni corta ni perezosa abrí la tapa de la tetera y husmeé, para comprobar a qué olía el que allí había. Después cogí otro vaso y deseé que fuera té blanco con melocotón, como el que sensei solía tomar y que había preparado tantas veces para las dos.


"No me gusta perder cosas. Me gusta tener mis cosas..." siseé lanzando un vistazo más amplio hacia lo que suponía sería el almacén de todo aquello, sin especificar una diferencia entre cosas inertes y vivas.
"¿Y si quiero a alguien de vuelta? ¿La encontraría aquí?" pregunté pensando en Hanekawa. Aunque no tenía claro que fuera exactamente un regalo para Satomi, pero eso no tenía porqué significar que no pudiera ser...

"Oh, así que el regalo que de aquí se obtenga indicará de manera más o menos nítida lo que realmente siente quien lo entrega... Hum, si que es incisiva esa Kakita, ji, ji"

Dije para mi misma ocultando una carcajada con el dorso de la mano. Me pregunté si todos los que pensaran que habían conseguido aquí el regalo perfecto a buen precio sabrían lo mucho que ese lo-que-fuera les expondría.
Seguramente no, o la mayoría de ellos habrían desistido y huido despavoridos.

"Si, Bayushi Sakura. La misma" sonreí con una inclinación grácil. "Pero no nos conocíamos, ¿verdad...? ¿Sensei Nisio-sama le ha hablado de mi?"

Dije preguntando una vez más.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Feb 14, 2018 4:21 pm

El dependiente rió ante tu pregunta tan inofensiva como peculiar y negó con la cabeza.

"Por línea general los clientes son muy cautos y lo que suelen hacer es sorprenderse cuando terminan encontrando lo que no sabían que estaban buscando, tanto que se les olvida eso de seguir toqueteando y desordenando nada juju"

El dependiente sonrió de medio lado ante tu pregunta tan concisa y a la vez ante lo que estabas elucubrando y te dijo:

"Puede que estemos en un sueño, pero también puede que ese sueño no esté en la capital. Hasta donde yo sé tu estabas en la capital antes de entrar pero... ¿y ahora?" sonrió este de medio lado.

Con total impunidad y tranquilidad cogiste la tetera, el dependiente se rió al verte tan dispuesta y oliste el contenido. De hecho no oliste a nada, parecía sólo agua oscura debido a la sombra de la tetera. Deseaste el té que siempre solía tomar Satomi y lo serviste en una nueva taza y cuando lo tomaste... efectivamente ese era el té que estabas probando, no el de menta, ni el de frutos rojos, sino uno nuevo totalmente. El dependiente de nuevo se rió al ver la expresión que pusiste.

"Me temo que en esta tienda sólo encontramos objetos... no podemos encontrar personas... pero siempre hay sorpresas inesperadas con respecto a los deseos más profundos... Después de todo es una tienda que satisface los deseos más ocultos de nuestro corazón.
Por eso cuando estés preparada... podemos ir a verlo..."


La Kakita realmente había sido ingeniosa, porque no sólo eliminaría a los menos valientes sino que descubriría muchas cartas de las manos de los que participaran en la ginkana, no por nada era una de las Damas de la Ama.

Kihihito asintió ante tu pregunta con sonrisa misteriosa y dijo:

"Nunca nos habíamos visto antes sin embargo os conozco, no podría ser de otra forma ya que sois una de mis clientas y tengo en mi tienda lo que buscáis."

Una vez más todo lo relacionado con Nisio era un misterio divertido de desentrañar.

"¿Queréis que os acompañe al almacén para que veamos si encontráis lo que estáis buscando? ¿O preferís esperara que haya más clientes por si queréis hacerlo en grupo? No se os ve nada asustada ni preocupada... pero hay clientes que gustan de hacerlo en grupo quizás porque piensan que pueden.... perderse.... o pasarles algo... aunque ya le aseguro yo que está totalmente a salvo en este lugar."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Feb 14, 2018 7:10 pm

Me quedé pensando un rato sobre el hecho probable de que a mi misma se me olvidara el resto de cosas si encontraba algo sensacional que tuviera un significado especial para mi como regalo para sensei. Aún así...

"Mmm, es una posibilidad si... Aunque de todos modos ya habrían revuelto antes. Pero supongo que bastará con desear que todo se ordene de nuevo, ¿no?"

Dije curioseando, sin estar muy segura de hasta qué punto el dependiente formaba parte del sueño, o si era el soñador, o qué...

"Podría asomarme por encima de la pared del patio y mirar. Así sabría si aún estoy en algún Otosan Uchi, o no. De hecho... ¿puedo hacerlo?"

Sonreí dulcemente, mirando aquel patio que se veía desde el interior y que estaba segura de que no había visto, de que ni siquiera era posible su existencia, al entrar en el edificio que se veía desde fuera.

"Bueno, es evidente que esto es un sueño" murmuré dándole otro sorbo al té de melocotón. Justo como el que sensei preparaba, y a ella se lo traían desde muy lejos. Sin embargo, en la tetera sólo había agua. "Pero no creo que sea el mío. Si lo fuera, todo lo que hay en esta tienda sería mío, no de otros clientes...
Así que puede que sea de Nisio-sensei, o de usted mismo. Lo que me extraña es que ella me dijo que las cosas de Yume no se pueden sacar de Yume salvo en aquellos recipientes esféricos, por lo que... alguien está soñando que encuentro un objeto que existe en Ningen, no el objeto en si.
En fin, se que sensei Nisio-sama está en el fondo del mar y dudo que haya ido allí para dormir, por tanto tengo que suponer que el soñador es usted, Kimihito-san.

Está bien, vamos a verlo"


Asentí con una sonrisilla al final a la idea de ir a buscar por fin mi "objeto perdido". Me lo pensé un segundo pero enseguida dejé la taza de mi té y me llevé la de melocotón; el aroma me ayudaría a encontrar a sensei, más concretamente su regalo.

"Es una lástima, me habría gustado verla. Bueno...
No creo que yo tenga deseos ocultos, para ser sincera. En realidad soy bastante honesta a la hora de desear"


Pero ya veremos, pensé para mi misma con un suspiro divertido. Resultaba emocionante.

"Eso me hace incidir en la idea de que es su sueño" dije tras afirmar el dependiente con semejante seguridad que me conocía y seguro que tenía lo que yo buscaba.
Dicho lo cual, eso descartaría probablemente que fuera humano claro. ¿Sería acaso nativo de Yume...? ¿Existía eso siquiera?

"No me da miedo... pero es posible que a alguien si se lo produzca. Tal vez debería esperarle"

Murmuré encogiéndome de hombros con desdén. Y entonces deseé que aquel Doji apareciera solo, en aquel instante. Que todo aquello le intimidara, especialmente si escuchaba eso de encontrarse con sus deseos ocultos, no pensaba que ni siquiera tuviera que desearlo para que fuera una realidad, dado el personaje.

"Oh, me encantaría que Shugotenshi encontrase un regalo para mi aquí... Ya se, buscaré algo para ella también, así tendrá que volver para buscar algo para mi a cambio, ji, ji. Es muy tradicional para ciertas cosas...
¿Puedo?"


Le pregunté a Kimihito al final. Dos regalos siempre eran mucho mejor que uno.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 15, 2018 4:27 pm

"No jaja me temo que no vale con desear que todo se ordene, las cosas, por desgracias, no vuelan y se clasifican solas."

Y lo dijo como si aquello fuera un imposible estando tu donde estabais. Pues vaya cosa!

"¿Al otro lado de la tapia?"

Preguntó el dependiente mientras señalaba la alta tapia cerca de las flores.

"Claro, aunque en esa parte, ya que estamos pared con pared con la residencia vecina las vistas no creo que sean gran cosa."

Aunque tu tras la tapia no veías estar pared con pared con nada... de hecho sobre la tapia lo que se veía era el cielo.

"Oh, y es cierto que del Yume-Do no se pueden sacar las cosas como si tal cosa, sin embargo las que podéis encontrar en esta tienda están en el Ningen-Do, así que no hay problemas."

Te respondió este mientras se levantaba contigo para ir hacia el almacén. Eso podía ser que encontrar los objetos fuera a través del Yume-Do y que estuvieran en el Ningen-Do o... vale, todo aquello era muy complicado y lioso.

"Nisio-sensei pasará en algún momento por la tienda, así que puede que coincidan, aunque parece que sabe bastante bien dónde dejó de verla la última vez."

Te dijo esto por lo del fondo del mar.
Tras olisquear el té y tener en mente y claro a Satomi ambos os levantasteis y os dirigisteis hacia un larguísimo pasillo muy bien decorado con antigüedades hermosas por un paseo imposible para las dimensiones de la casa, hasta lo que pareció un almacén de puertas enormes de madera labrada con toda clase de símbolos y dos máscaras en la puerta, una de una mujer con cara blanca, cabello negro y cejas como dos puntos, parecida a las de noh y otra que parecía el mempo de un demonio de una obra de kabuki.

Estabais recorriendo el pasillo cuando la campanilla de la puerta de entrada sonó.

"Vaya, parece ser que ha llegado otro cliente."

Dijo este justo cuando estabas pensando en el Doji.

"Si lo desea le abro las puertas y puede pasar o espera a que vaya por el siguiente cliente, no tardaré." Te indicó."Mientras tanto... le diré que si está buscando otro regalo para otra persona, no veo por qué no debería poder encontrarlo, siempre que eso sea lo que su alma desea y anhela, en este lugar podrá satisfacerse."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Feb 16, 2018 11:37 am

"Es una lástima... Me encantaría poder vivir en una casa donde todo volviera a su posición debida cuando yo quisiera"

Suspiré chasqueando la lengua. Realmente me fastidiaban los cambios a mi alrededor pero también jugar con mis cosas...

"¿Pared con pared?" pregunté extrañada. Yo sólo veía cielo abierto así que estaba segura que desde ahí arriba tendría que tener buenas vistas porque además era medianamente alta para ser sólo una medianera de separación.
Así que, tras haber recibido el visto bueno, me las arreglé para encaramarme a la tapia y ver lo que podía observar desde ella. O mejor dicho, qué Otosan Uchi quedaba a la vista.

"Así que es como... cuando no sabes donde está algo, y de pronto una noche sueñas con ese objeto y con el lugar donde lo dejaste por última vez, entonces te despiertas, vas hasta allí y... ahí está.
¿Es así como funciona esta tienda?

Eso sólo deja una cuestión pendiente... ¿es usted humano, Kimihito-san? ¿O de alguna otra raza más interesante?"


Curioseé al final con descaro. De ser el segundo caso, quería saber cual exactamente para poder añadir a mi lista de encuentros increíbles que contarle después a sensei.

"Si que lo se. No quiso llevarme con ella"

Refunfuñé con fastidio sobre donde había visto a Nisio por última vez y donde estaría exactamente en aquel preciso instante.

"Oh, ¿qué significan esas máscaras?"

Pregunté interesada avanzando para mirarlas más de cerca. Después de hablar con Kajiko sabía que la gente que las usaba como decoración solía tener alguna intención en mente, y eso me parecía más cierto aún tratándose de Miya Nisio. "¿Bloquean el paso a gakis y demonios?" murmuré pensativa. Tal vez no, pero lo parecían...

"Vaya a por ese nuevo cliente, se lo ruego. Yo esperaré aquí" dije sonriendo con un tono suave. Esperaba que fuera Kabuto, así resultaría más fácil que se fijara en mi que si simplemente le esperaba en la puerta. Y estaba bastante segura de que todo aquello le intimidaría, al principio por el temor a no conseguir el regalo perfecto en un lugar tan extraño, y aún más cuando todos los detalles "típicamente Nisio" de ese local se fueran acumulando en su mente. Así que para cuando nos viéramos su mente se encontraría en un estado propicio para resultar impresionado...
O eso esperaba.

"Le aseguro que a mi alma le encanta tanto hacer regalos a mis seres más queridos como que me los hagan a mi" dije pensando en la cara de mi león cuando me viera salir con algo para ella con una sonrisita mientras el dependiente se alejaba.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Feb 19, 2018 4:22 pm

"Sería la mejor magia para las amas de casa ¿verdad? juju Eso quizás haya que pedírselo a algún shugenja, quizás los Kamis de aire tengan algún truco ji." Comentó Kimihito.

Saliste a aquel jardín lateral en donde había una zona llena de flores, un par de linternas de piedra y hasta una cañita de madera en donde caía el agua desde una fuentecilla y te encaramaste a la tapia sin demasiado problema debido a tu agilidad.
Tal y como te había dicho el dependiente, nada más subiste, te diste cuenta que a pocos centímetros había una pared como si estuviera pared con pared con una residencia de al menos dos plantas o tres de alto, justo como la que creías recordar al lado de la tienda, antes de entrar en esta y que hacía que parecieran unos edificios pegados el uno al otro pared con pared. Por encima de esta se veía el cielo y creiste ver a lo lejos alguna lejana pagoda que te hizo pensar que podría ser de la capital, aunque no estabas del todo seguro. Lo curioso, una vez más, es que la presencia de "aquel edificio" pegado no se veía ni se notaba hasta justamente subida en la tapia, pues desde abajo lo que parecía es que si había algo contruido al lado sería un jardín.

Cuando bajaste el dependiente, con media sonrisa te dijo:

"No son buenas vistas, después de todo mi tienda está pared con pared con los edificios colindantes. Pero tenemos un hermoso patio ¿no le parece?"

"Es una buena forma de describirlo... esta tienda es el lugar donde va a parar todo aquello que no sabemos dónde lo hemos dejado pero que sabemos que lo poseemos, ese lugar en donde termina todo aquello que "guardamos en un lugar seguro para no perderlo" pero de hecho lo hicimos."

Te respondió este.

"Una pregunta directa sonrió de medio lado ante tu curiosidad.¿humano como Nisio-sensei? ¿Humano con vos? ¿Humano como Satomi-dono? ... ¿O humano-humano?" Sonrió de medio lado.

El dependiente miró hacia las mascaras y las señaló, primero a la de la mujer y luego la del hombre.

"Son el ying y el yang, lo femenino y lo masculino, la paz y la guerra, el Tengoku y el Jigoku, el Sol y la Luna...
Representan el alma en sus caras... esas son las polaridades y la puerta entera encierra los secretos de los pequeños pliegues y en el interior...
los anhelos de los contraluces... la propia esencia humana...

Aunque no sólo humana, si le soy sincero, ya que a esta tienda no sólo vienen humanos... por eso no tendría mucho sentido bloquear a ciertos invitados... Lo que si que bloquea es a quien trata de pasar sin ser invitado."


Comentó este al final.

"Así que si alguna vez quiere venir con algún amigo suyo no tan humano, o quizás al menos del mismo corte que vos... pues puede hacerlo."

El dependiente entonces te dejó delante de las puertas mientras se dirigía a la puerta, que estaba doblando una esquina al final del enorme pasillo. Te dio tiempo de contemplar las preciosas obras de arte pintadas en las paredes e incluso las vasijas de porcelana cuando en no demasiado tiempo más tarde volvió el dependiente esta vez acompañado de un joven grulla que apenas llegaría a los diecisiete años. Tenía el cabello moreno y largo recogido en una cola baja, rostro de porcelana blanca, ojos azules claros y expresión turbada.

Seguramente había dos tipos de personas que entraban en esta tienda, los que estaban algo atemorizados, asustados de lo que no podían comprender ni mucho menos manejar a su antojo y los que como tú lo veían como algo emocionante y mágico. Aquel Doji que estabas segura que era Kabuto estaba en el primer tipo, sin duda. Para un pequeño volcán de presión como aquel grulla el lugar en sí era no sólo descorcentante sino una trampa mortal continua como de hecho había querido Kotoko al elegir el lugar, un sitio en donde las mentiras no valían sino lo que realmente el corazón te ofrecía.

"Como os dije, Kabuto-san, no estáis solo, hoy van a venir muchos invitados, o al menos eso se espera, para lo mismo, así que no debe preocuparse. De hecho, mirad, aquí está otra participante, Bayushi Sakura-san."

Te presentó mientras llegabais los dos a tu lado.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Mar Feb 20, 2018 12:58 pm

"Los kami de aire tienen muchos trucos que ofrecerle a los shugenjas, se lo aseguro... pero estos últimos consideran que pedirle a los espíritus que realicen nuestras tareas cotidianas, por algún motivo no es adecuado"

Resoplé pensando en una shugenja en concreto. Nunca llegué a entenderlo porque si los kami en su infinita sabiduría decidían recoger una habitación y llevarse hasta la última mota de polvo por la ventana si se le suplicaba, ¿quien era yo simple mortal para discutírselo?

"Aunque es posible que también tenga que ver con el concepto de "no ser una gata perezosa", que, francamente, tampoco he entendido nunca del todo"

Añadí encogiéndome de hombros. A veces sensei podía ser bastante críptica...

"Ooooooh..." me lamenté cuando subí hasta allí arriba sólo para descubrir un obstáculo en vez de las vistas increibles del YumeDo que yo esperaba ver de nuevo. Descarté la idea de seguir ascendiendo primero porque parecía que de algún modo sólo vería el Otosan Uchi de antes, y segundo porque no estaba segura de poder volver a bajar por aquella pared.
"Es un hermoso patio, si... pero un poco pequeño para lo que... una puede imaginarse mirando hacia arriba"
Murmuré tras volver al suelo. A los felinos siempre se les hacían pequeños los espacios limitados, ellos necesitaban explorar y recorrer los alrededores. Por eso los que permanecían dentro de casas se pasaban el día mirando por las ventanas.

"Resulta extraño, pero ahora deseo haber perdido algo realmente bonito para sensei y para Shugo-chan"

Sonreí ansiosa por descubrir lo que podría ser.

"Satomi-sensei es humana-humana... Imbuida de la naturaleza divina de una Fortuna y enamorada de un tsuru, pero... cien por cien humana.
Hasta donde yo se al menos..."
dije mirando al dependiente con el ceño fruncido, como si tratara de averiguar si él sabía algo que yo no.
"Bueno, digamos humano-humano. ¿Es usted humano-humano, Kimihito-san?"

Repetí la pregunta según los términos que él mismo había planteado.

"Hum, lo femenino es el Tengoku... Me gusta"

Dije alegremente acariciando la máscara blanca. No es que la otra me desagradara, ji, ji, pero sin duda aquella era más bonita.

"Seguro que a Oji le gustaría curiosear este lugar... El problema es que lo que encontrara le gustase tanto al volver a verlo que quisiera quedárselo para él, claro, ju, ju. Los gatos pueden ser muy posesivos"

Sonreí con una leve carcajada, aquello no iba conmigo por supuesto. Al menos no si era un regalo para sensei...


Así que aquel chico era Kabuto, una de las "cosas" que se interponían entre mi león y yo. Eso pensó mi instinto neko, que era más rápido reaccionando que mi empatía benteniana, la cual vendría después inevitablemente.
Me quedé observándolo un rato más largo de lo habitual, porque era algo que los superiores podían permitirse hacer con quienes estaban por debajo. Apartar la mirada era un signo de sumisión dentro de la cortesía.

"Encantada..." siseé con un tono condescendiente, como si estuviera a punto de mostrar una sonrisa pero no llegara realmente ese instante. No hasta que alguien la mereciera.

"Tenga cuidado de no mirar directamente la máscara por mucho tiempo... puede ver su interior"
Añadí sin dejar claro si me refería a las que estaban en la puerta, o a la mía escorpión. Al final si que esbocé media sonrisa como si me excusara por bromear, pero lo hice después de cubrir mi rostro con el abanico así que seguía igualmente oculta, aunque era cierto que yo podía ver dentro del Doji, por lo que sabía de él.

Sin esperar respuesta, me di la vuelta haciendo que el aroma de mi cabello rompiera el aire entre nosotros y caminé hacia las puertas.
"¿Entramos?" propuse decidida, como si fuera a ser la vanguardia de la expedición que de pronto éramos Doji Kabuto y yo.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mar Feb 20, 2018 4:52 pm

El dependiente se rió ante tu primera rase y te preguntó:

"¿Crees que un kami, un dios, debería hacernos nuestras tareas? jaja ¿No crees que debería ser al contrario? jajaja Entiendo el interés que habéis suscitado en Nisio-sensei del todo."


"Bueno, si este os parece este pequeño siempre os podéis venir a corretear en el patio trasero cuando queráis." Sonrió de medio lado al decirlo.

Kimihito sonrió de manera misteriosa ante tu pregunta y respondió despacio:

"Sí.... digamos que soy humano-humano al menos en esta tienda."


"Seguramente a su tio le gustaría llevarse más de una cosa que está en este lugar.... el problema, como siempre, es si podemos pagar el precio. Después de todo esto es una tienda."

Te respondió sonriéndote de medio lado. Oh, claro, esto era una tienda, se te había pasado... ¿Había entonces que pagar? De pronto te dio por pensar con bastante seguridad que en este lugar los kokus no eran la moneda habitual.



El Grulla se quedó un segundo mirándote, observando tu belleza, antes de apartar la mirada no sólo en el intervalo de cordialidad sino al notar claramente la frialdad con la que le azotaste, en un mecanismo inconsciente por el cual aquella superioridad femenina le imponía.
Miró a las máscaras, seguramente aquella advertencia le sonó real pues aquel lugar no era nada común.

Kimihito sonrió al oirlo y se puso delante de la puerta antes de abrirla.

"Os explicaré cómo funciona el almacén...
Debéis pensar en la persona a la que deseáis regalar, los sentimientos hacia ella guiarán vuestros pasos hacia el regalo adecuado, hacia lo que estáis buscando.
El tomarlo con ustedes o no es decisión vuestra, pero lo cierto es que no podréis salir de la sala sin el objeto que específicamente vuestros pies os hayan llevado hacia él, pues tomar otro objeto es tomar algo que no es vuestro y... al no ser adecuado no es posible.

Podéis salir sin nada, si lo que habéis encontrado no es lo que creéis que deberíais llevar, eso está en vuestra mano, sin embargo recalco el hecho que lo que hayéis es lo que vuestros deseos ocultos, vuestra alma, si que os indica.... La pureza o no...
hizo un ademán al señalar las máscaras eso es algo innegable aunque ocultable...

En cuanto salgáis os estaré esperando, podéis tomar el tiempo que estiméis oportuno, en este lugar sólo se encuentran objetos de uno en uno,
de un deseo en uno, aunque puede ser en la misma visita, claro, uno tras otro...

Al salir cerraremos el trato en cuanto al precio, el cual obviamente podéis una vez más decidir si pagar o no, ya que esto es una tienda y nadie está obligado a comprar nada....

Y creo que.... no me dejo nada más... ¿Alguna pregunta?"


El Grulla te miró de reojo y luego al dependiente.

"¿Decís entonces que para encontrar el objeto....?"

"Estáis en una competición para conocer la obra del artista que retrata a Satomi-san ¿verdad? Entonces pensad en ella, y tratar de hacerlo con el prisma más limpio posible, tratando de buscar lo que os dice el alma y no los rumores. Bueno, podéis hacer caso a lo que los demás dicen, después de todo no tenéis por qué conocerla en persona, pero si ese es el caso tratad de pensar en todo lo que habéis oido en conjunto y tratad de sacar vuestras propias conclusiones, es mi consejo... el regalo seguramente, siendo algo salido de vuestro interior, será mejor."

Luego sonrió mientras comenzaba a abrir las puertas y añadió antes de cerrarla tras ustedes:

"No tengais miedo... entrad y cotillear... Sus regalos lo encontrarán a ustedes."

La habitación en la que entrasteis parecía, sinceramente, una nave gigantesca de madera, con estanterías que llegaban hasta casi el techo, con enormes escaleras y con toda clase de cosas por los pasillos. Tan enorme que de nuevo se dejaba patente que las dimensiones de ancho no eran las que correspondían con la tienda en la que habíais entrado. Estaba repleta de toda clase de cosas, estatuas, muebles, espejos, máscaras, kimonos, armas, armaduras... todo lo que te podías imaginar estaba allí guardado. Había cosas muy curiosas, cosas que jamás habías visto, objetos cotidianos y otros que parecían de un valor incalculable en una extensión de pasillos que pensaste que si te perdías jamás encontrarías la salida. Había pequeños tesoros y objetos de todas las partes del Imperio y algunos que te hacían pensar si tan siquiera aquello era del Imperio Esmeralda. ¿Existirían en aquel lugar los deseos olvidados de los miembros del Clan Ki-Rin que vagaban más allá de las Arenas Ardientes? Quizás eso explicara algunas cosas extravagantes... o quizás como había dho el dependiente a Sakura no sólo los humanos podían ir a buscar sus deseos a aquel lugar....

Sin embargo algo pasó, cuando entraste, te sentiste desde primera hora, irremediablemente atraído a una serie de pasillos, de direcciones, y tus pies casi parecían moverse solos... si dabas un paso tus pies se movían tres.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Feb 21, 2018 1:50 pm

"Hum, no, no... No se trata de eso. Lo que yo pienso es que si un dios quiere hacer algo, ¿quien soy yo para decirle que no debe?
Para nosotros limpiar el polvo puede resultar aburrido pero quien sabe si a los kami del aire les parecerá un juego divertido... Si yo, un shugenja quiero decir, les pide que jueguen con nosotras y ellos acceden... es su voluntad, no la mía.

Es como darle de comer a un gato. ¿Acaso nos obligan a hacerlo, o por ello nos convertimos en sus sirvientes? Desde su punto de vista si claro, pero desde el nuestro lo hacemos porque así lo queremos"


Afirmé asintiendo convencida. Nunca había sentido a los espíritus de aire protestar porque sensei les invitara a jugar al escondite con nosotras, encontrándome a mi, todo lo contrario.

"¿Hay un patio trasero por donde se puede correr...?
Quiero verlo"


Sonreí encantada.

"¿Y si salieras de esta tienda...? ¿Dejarías de ser humano-humano?"

Insistí mirándolo con una curiosidad felina.

"Pagar, mmm... Si, eso podría ser un problema con un neko"

Murmuré siendo consciente en realidad en lo que respectaba a mi misma, que quizás no iba a poder llevarme los dos regalos que deseaba. No tenía idea de como pretendería Nisio que los pagara, pero desde luego lo iba a intentar y no estaba muy segura de lo que podría suceder si una vez que tuviera mis objetos deseados sucediera que tuviese que dejar uno de ellos atrás...


No dije nada más mientras Kimihito aún estaba presente. En lugar de eso esperé hasta que hubo cerrado las puertas y aproveché que pese a haberse atrevido a exponer sus dudas, Kabuto seguiría estando intimidado por todo aquello. Para un Doji la responsabilidad de escoger un regalo perfecto entre cientos o si no miles de objetos, era enorme; cualquier fallo no sólo repercutiría sobre él mismo sino sobre la familia que se jactaba de hacer siempre los mejores.


Aún dándole la espalda, chasqueé la lengua con fastidio antes de comenzar a hablar.

"Kimihito-san tiene razón, si piensa en lo que haya oido o incluso imagine de Soshi Satomi-sensei sin duda encontrará un regalo, pero... ¿será de la clase que hace sentirse orgulloso a quien lo entrega o de los que lo dejan en evidencia...?"

Entonces me di la vuelta despacio y lo miré de arriba a abajo, de nuevo con un aire de cierta superioridad condescendiente.

"Apueste por lo segundo, de eso va esta prueba después de todo.

Salvo que alguien le ayudara a enfocar correctamente el pensamiento que le lleve a un presente del que enorgullecerse... Verá, no es que me importen sus asuntos Doji-san, pero me molesta la idea de que madre reciba regalos de "dudoso" gusto..."


Indiqué de nuevo con un gesto fastidioso, azotándolo con la voz y revelando de un modo muy personal la relación que había entre la dama en cuestión y aquella que estaba frente a él.

"Cierre los ojos. No le ayudarán aquí"

Añadí en todo de orden, pronunciando la frase de un modo sensual, frío y autoritario pero a la vez protector tal y como Kajiko me había mostrado que funcionaba en este caso.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Mié Feb 21, 2018 4:06 pm

"Es otra forma de verlo y no dudo que seríais capaz de convencer con vuestros argumentos hasta al señor del Meido juju"

Replicó este viendo cómo en tu mente funcionaban los razonamientos de forma tan peculiar.

"Si, tenemos un patio trasero que podéis visitar si queréis." Te indicó este con media sonrisa."Si no os da tiempo en esta visita, siempre estáis invitada a volver, os invitaré a tomar té con vuestras pastas favoritas."

"Si saliera de la tienda... murmuró este pensativo me temo que no sería nada, ya que no puedo salir de esta pues el tiempo allá fuera para mi ha acabado."


" Bueno.... es normal tener que pagar un precio en una tienda, pero no se asuste como le digo no cobramos en kokus."




Una vez los dos dentro, con la puerta cerrada tras vosotros y el eco sonido de esta al hacerlo, el Doji te contempló con cierto aire aunque medio oculto intimidado. Seguramente por la situación en sí que ayudaba a potenciar tu aire de superioridad, pero lo cierto es que con su juventud el aparentar estar en calma no se le estaba dando demasiado bien.

"Esto.... entiendo perfectamente que esta prueba trata de demostrar el verdadero respeto hacia Satomi-sama... aunque debo de decir que es muy peculiar... Pero quiero que sepa...y aquello lo dijo cuando ya habías dejado claro quién eras para con Satomi que aunque no conozco a su maestra en persona... no deseo otra cosa que hacer honor a mi familia y presentarme con un regalo ás que adecuado para ella..."

Aunque en el aire podía leerse el problema que él mismo veía de no conocerla y ahí el matiz de tu superioridad que podías coger en tu beneficio. Recordaste lo que Kajiko te dijo sobre aquel chico, tendía de manera natural a obedecer a las mujeres de gran caracter y aquella era tu oportunidad.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Mié Feb 21, 2018 7:23 pm

"Oh, estaré encantada de volver. La próxima vez pediré el té con leche de mi Reino materno...
Mmm, y pastas y pastelillos, claro. Si salen de un tarro sin fondo que no se acabe nunca, me pensaré venir a vivir aquí"


Dije casi relamiéndome.

"¿Que no puede salir...? Pero, no lo comprendo, ¿qué quiere decir eso de que su tiempo fuera ha terminado, Kimihito-san?"

Pregunté suplicando más información.

"Si cobrasen en kokus sería más sencillo, podría cargarlo a cuenta de la embajada. Aún así... supongo que será divertido descubrir qué método utilizan aquí"

Exclamé tranquilamente sin llegar a imaginar qué podrían pedirme a cambio de mis regalos para sensei y Kajiko.



"¿Muy peculiar?"

Repetí enarcando una ceja. Al poco comencé a reirme con una mezcla de superioridad y diversión ocultando oportunamente mi boca, como le había visto hacer a Otomo Asano, aunque sin el regusto de crueldad que ella a veces dejaba entrever.

"¿Se refiere usted a la prueba... o a Okaasan-sensei?"

Pregunté mostrando un colmillo al sonreir levemente de medio lado, como una gata jugando con un ratón.

Después le miré fijamente, atravesando sus ojos como si fuera de cristal y pudiera leer en su mente como un libro abierto. Incluso me acerqué un paso, cubriendo mi rostro con el abanico en la distancia corta.

"Si piensa que va a fracasar, ya ha fracasado"

Siseé alejándome de nuevo, como deducción final de mi lectura.
Para un Doji hacer el regalo perfecto no sólo significaba honor, sino la oportunidad de acceder a esa persona en el futuro de un modo muy favorable. Sin duda la madre de Kabuto lo sabía, y tampoco había que ser un genio para imaginar que Kotoko se empeñaría en que los regalos se abriesen en público, de tal modo que los mediocres o directamente inadecuados quedarían expuestos a la burla del resto de la corte, pero los excelentes serían admirados. Aquel chico no era tan joven como para no darse cuenta de todo aquello...

"Está bien, le ayudaré por el bien de nuestras respectivas familias"

Sentencié, como si me lo hubiera pedido literalmente. Ahora era así.

"Pero debe hacer lo que yo le diga.
Verá, no puedo escoger por usted, ni explicarle simplemente como es Soshi Satomi porque su mente consciente tratará inevitablemente de asociar cualquier cosa que yo le diga con otras mujeres que conozca para completar todo lo que no sabe, así que al final el regalo sería para alguna de éstas, y, como tal, un fracaso para mi maestra.
Sin embargo, hay una forma... inconsciente. Si consigue visualizar una sensación determinada, sin racionalizarla, y se deja guiar por ella en este lugar, obtendrá lo que busca.

Como le he dicho, quiero que cierre los ojos. Y para asegurarme de que no sucumbe a la tentación de abrirlos hasta tener el regalo en sus manos, deberé vendárselos"


Me quité con un aire de fastidio un pañuelo del cuello, inevitablemente impregnado de mi perfume, y le ordené darse la vuelta. Entonces le vendé los ojos como había dicho atándoselo alrededor de la cabeza, realizando un bonito nudo como los que había visto hacer y dando un pequeño estirón divertido al final para apretarlo.

"¿Preparado...?
Lo primero es dejar la mente en blanco. No piense en nada ni en nadie. Esto es muy importante, nada ni nadie. Concéntrese en su respiración y mi voz. Sólo en eso.

Después imagine que está solo en la oscuridad, y que hace frío. Un helor que llega hasta los huesos y le hace tiritar. Pero no puede moverse para buscar refugio, porque ni siquiera sabe donde está.

Entonces, sin mediar palabra, siente como una manta cálida cae sobre sus hombros desde atrás, mientras un abrazo le envuelve. No sabe de quien ni porqué, pero no le hace falta saberlo. De pronto siente el calor volviendo a sus extremidades, sus mejillas, su corazón late con alegría y hasta su peso se vuelve más liviano al dejarse caer sobre quien le ha abrazado.

Ya no importa que esté oscuro. Ni que haga frío. Sólo siente la calidez y la seguridad de aquel contacto, de aquella manta inasequible a lo que suceda al otro lado.

¿Lo nota...?"


Susurré, utilizando mi voz como parte de aquella influencia mental.

"Ahora, sin abandonar ni un instante esa sensación, deseo que camine dejándose llevar hasta donde sus pies quieran llevarle. Cuando sienta que ha llegado, extienda los brazos y tome el objeto que sus manos encuentren. No se quite la venda hasta entonces.

Vaya."


Le ordené al final, con el mismo tono suave y seco de un látigo de seda.
Si aquel lugar funcionaba como yo suponía, y si mi estratagema había resultado efectiva y suponía que si al tratarse de alguien con tendencia natural a ser influenciable y obediente, lo que fuera que encontrase Doji Kabuto sería un perfecto regalo para Satomi-sensei.

Dicho lo cual, sentí curiosidad por saber lo que encontraría, así que me dediqué a seguir al grulla haciendo que mis pasos y mi presencia resultaran imperceptibles para no romper su estado.

FDI: Ocurrencia de jugador en 3, 2, 1... :mrgreen:
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6663
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Feb 22, 2018 4:16 pm

"Lo tendré entonces en cuenta. Si viene a verme a menudo le prometo que cada vez le enseñaré algo nuevo y maravilloso."

Te sonrió este con aquella idea tentadora.

"Pues es sencillo, yo soy yo en este lugar. Fuera no soy nadie. Ya ni tan siquiera existo." Sonrió de medio lado."Pero no os apenéis, lo hago de buena gana, después de todo fue mi elección."


"Una tienda tan especial como esta no podría cobrar de manera habitual ¿verdad? Perdería su encanto jujuju"



...


"A la pruebas, claro." Casi se atropelló al decir aquello tratando de no mostrar sin duda descortesía hacia tu maestra."Dicen... o al menos eso me han comentado... que las pruebas las ha confeccionado la Dama Kotoko y bueno... ella es muy particular..."


"Perder... mi señora, no está en el vocabulario Grulla."

Trató de recomponerse Kabuto ante tu envite, aunque no parecía nada seguro, y justamente por eso tu "ayuda" dejada a su merced casi como un favor fue más visto de tal forma que como una trampa, o al menos eso se pintó en su mirada.

Cuando comenzaste a hablar a Kabuto todo aquello se le presentó como algo extraño que tenía una lógica a su vez aplastante, tan absurda como aquel lugar y por lo tanto muy adecuado justamente por aquello. Así pues Kabuto, ante tu avance en cuanto a tu propia aura, se dejó hacer, inevitablemente movido por los impulsos de los que ya te advirtió Kajiko.

"Ha... Hai..."

Murmuró cuando le pediste que estuviera preparado.

Comenzaste a explicar aquella sensación, aquel sentimiento que era la calidez de Satomi sobre ti, haciendo que aquello fuera tan vívido, ya que eran tus propias emociones, que asintiera despacio a tu pregunta.
Anda... lo empujaste hacia delante, hacia aquella sensación que le abría los brazos y sus pies se pusieron en movimiento. Algo que te resultó curioso es que tus pies parecieron al inicio tratar de evitar que le siguieras, como si ellos supieran que tu sendero iba hacia otra dirección, pero al final cedieron ante el interés que tu misma mostraste.

Kabuto comenzó a andar a tientas, despacio, por los largos pasillos, se movía y giraba como si de pronto supiera por dónde tenía que ir, primero a tientas y llegado un momento casi parecía que podía ver por la facilidad con la que se movía entre los estantes hasta que de pronto se paró delante de uno en concreto.

Cuando lo hizo tu te apartaste un poco para ver como este, despacio, se quitaba la venda y se quedaba mirando el estante detenidamente. Primero confuso, seguramente buscando el objeto que había perdido pero luego parecí extrañado, casi inseguro, hasta que alzó su mano y tomó lo que vistes un peluche de un gato blanco de ojos amarillos con un lacito morado al cuello.

"¿Esto?... murmuró en voz baja."Pensaba que estaba...."

Perdido. Era la palabra que estaba buscando y que efectivamente reflejaba aquel lugar. Kabuto miró el peluche con el ceño fruncido y una complicada expresión en su rostro que te pareció casi vergüenza, seguramente de algún recuerdo en concreto, y quedó mudo delante de aquel peluche.

Una gata blanca.
Sin duda aquella tienda era un lugar lleno de sorpresas.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 2754
Registrado: Mié Mar 25, 2009 12:32 pm

Re: Día 6.- Mañana.- Ginkana. Bayushi Sakura

Mensaje por Bayushi Sakura » Vie Feb 23, 2018 12:50 pm

"Entonces... ¿es usted un humano que decidió quedarse a vivir en este trocito de YumeDo...? ¿Por eso ya no puede salir de aquí, porque este Reino ha asimilado su existencia a sus reglas?"

Deduje al final, dándole vueltas y vueltas. Después de muchas, aquella me parecía la posibilidad más probable.



"Las pruebas, claro"

Siseé con una sonrisa que pasó de tener aquel punto burlón a uno más condescendiente, dando por buena su reacción apresurada.

"Así es, Kakita Kotoko-sama es una gran amiga de madre y la mente pensante tras todo esto. Eso significa que, si en algo conoce a su correligionaria de clan, ya puede imaginarse que de este "juego" sólo se puede salir glorioso o vapuleado"

Dije con indiferencia, aunque sabía que aquello le pondría aún más presión al chico.

"Hum, bien. Entonces hagamos lo necesario para que no pierda este reto"

Asentí con una mirada de aprobación final por su decisión... Pero hablé en plural, para dejar claro que era yo quien le ayudaba porque me lo había pedido así, lo que era tan generoso como condescendiente dado el estado de notable superioridad en el que yo me hallaba..


Me costó seguir al Doji, porque aquella emoción en mi misma tiraba de mi hacia otra dirección, pero al final pude convencer a mi alma de esperar sólo lo justo para saciar nuestra curiosidad antes de pensar únicamente en Satomi.
Por un momento, al vendarle lo ojos, había temido que terminara estampándose de bruces contra algo, pero confié en la magia de aquel local y resultó divertido comprobar como el grulla era capaz de moverse perfectamente sin problema alguno. Sin duda se le daba bien obedecer, estaba bastante segura de que si no hubiera mantenido la mente en blanco pero concentrada en aquella sensación, sus pasos habrían resultado muchísimo más torpes.

Perdido, lógicamente. Como todo en esta tienda, pensé para mi misma.
Cuando me fijé bien en lo que habíamos encontrado, supe que todo había salido perfectamente.

"Felicidades... será un regalo más que oportuno para Okaasan-sensei. Hará honor a su familia, se lo aseguro"

Siseé a su espalda, como si después de una sesión de azotes y presión al final estuviera satisfecha con su empeño y se lo demostrara con una pequeña recompensa.

"De nada, Kabuto-san. Será nuestro secreto"

Reí al final con una pequeña carcajada elegante antes de desaparecer como una sombra sin dejarle opción de réplica. Sabía de sobra que salir de escena de ese modo tan repentino, sin siquiera haber recuperado mi pañuelo por ejemplo, dejaba en la mayoría de los hombres una sensación de "querer más" en cuanto volvían a verme; tendían a darle vueltas y vueltas a los asuntos inacabados y el recuerdo de mi presencia no saldría de su cabeza en bastante tiempo, si había conseguido captar su interés.
Y esperaba que todo aquello hubiera servido para conseguir el del Doji... Y de paso un precioso regalo para sensei, ji, ji. Estaba deseando saber qué cara pondría ella al no entender la relación entre aquel peluche y yo... O puede que la captara al vuelo, con mi maestra nunca podía estar segura de sorprenderla.

Al final me quedé con aquello último, sólo con ella. Descarté cualquier otra cosa de mi mente, eso resultaba sencillo, y la llené con todos mis sentimientos que formaban mi relación con Satomi; amor, serenidad, alegría, seguridad, guía, cordura... Sin tener que racionalizarlos siquiera en cuanto comenzaron a fluir a borbotones, y simplemente me dejé llevar.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados