OU.- Hantei XVII.- Clan Escorpión

Aquí es donde se guarda la información relativa a lo que acontece en el imperio.
Responder
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

OU.- Hantei XVII.- Clan Escorpión

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 22, 2008 2:12 pm

Escorpión


Sangre Y Oro fue el símbolo del Clan Escorpión en aquel momento, en la Época del Crisantemo de Acero, pero es ahora sangre lo que deberán sudar para mantenerse en el poder actualmente...

Hantei Okucheo había determinado que éste seria uno de los Clanes más Favorecidos junto con el Cangrejo y el Fénix.

Ningún clan tuvo tanto apoyo político tras la retirada de la primera plana en la vida política de la Grulla, de manera forzada.

Eso supone que ahora, tras la muerte del Hantei se enfrenten a tener que luchar duramente por manterner su posición preeminente, pues al contrario que con el otro Hantei, se ha vuelto a permitir los Magistrados Esmeralda de los Clanes del Dragón, de la Grulla, y del León. El tiempo en el que los juicios siempre se fallaban a favor del clan casi automáticamente, por muy triviales que fuera, ha terminado, y ahora se abre de nuevo una era más igualitaria, o, tal como ellos lo ven, más problemática.

El decreto de Hantei XVI por el cual se hacía recibir más estipendios quedó anulado en una de las primeras medidas del nuevo Emperador, por lo que el progreso económico ha quedao fuertemente frenado, viéndose las primeras consecuencias ya en estos primeros años. Pero el temor de los negociantes escorpiones y del Clan no es que sus intereses económicos queden muy reducidos con el paso del tiempo, sino que esto sea de manera inexorable y cada vez en mayor medida.

Así pues, se podría decir que la época dorada ha llegado a su fin, por fin, como muchos piensan... Siguiendo el orden natural de las cosas de "Todo lo que sube ha de bajar".

Lo único que les hace sustistir en un nivel aún tan alto es la gran condensación de secretos que acumularon durante el reinado de Okucheo. Pero saben que no es una fuente inagotable, y poco a poco sus recursos se terminan sin que sean capaces de incrementarlos como antaño, o, por lo menos, de una manera que les mantenga en el poder político de forma preeminente y sin dificultades.

Su Daimyo, Bayushi Okkio, que pasó un tiempo considerable con la Hermandad de Shinsei, y del que muchos dicen que es un notable Iluminado o casi un profeta (pues anunció varios sucesos acaecidos más tarde), ha debido de retomar los asuntos que solía llevar su esposa causado esto por el notable debilitamiento de su Clan.

No es un buen tiempo para ellos, al contrario que antes, puesto que, con las excenciones anuladas y el equilibrio restablecido, sus antiguos enemigos piden con clamor la devolución de sus honores, y no saben si poseen la suficiente fuerza para no ceder…

Sólo su sagaz y astuta mente puede salvarlos una vez más de caer en un ciclo oscuro para ellos…

Pero… ¿Alguien duda de que no encontrarán una solución?


Solo Escorpión

Tras la desaparición del Daimyo Shosuro y el desequilibrio causado, la Campeona del Clan tuvo que decidir si convocar una reunión para decidir un sucesor.

Esto se retrasó considerablemente puesto que Bayushi Mishizima, la Campeona del Escorpión, esperó hasta el último momento aguardando la venida de Shosuro Asra, el daimyo Shosuro, en vano, puesto que él y mucho de sus seguidores desaparecieron tras aquella nota en la que decía que ahoraservia a su verdadero Señor, a quien debía haber servido siempre. Y, aunque añadió que si le necesitaba volvería, aún en los tiempos que corre no ha vuelto...

Por ello, el Clan ha tenido que buscar un sustituto. Uno con el suficiente carisma como para eclipsar al propio Asra y devolver así la energía y el fervor a la casi extinta familia. Pero no es una tarea fácil, puesto que no sólo Asra era un líder nato, sino que la red de espías ha quedado mermada por las bajas. El nuevo daimyo se encuentra en una posición muy complicada, debe devolver a la vez el control de la familia, el fervor de los miembros, restablecer la red y ayudar a la mejora del Clan en esta situación.


[Nota de Hiromi: mirar en la trama secreta llamada "Gozoku"]
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 22, 2008 2:13 pm

[Este post es igual que el de la Grulla, debido a lo interrelacionados que están, con la salvedad de que en cada uno se habla de su embajador y en el otr no.

Después de la caída de Hantei Okucheo y la coronación de Hantei XVII, los grandes clanes de Rokugan vieron la oportunidad perfecta para afianzar o reconquistar sus antiguos beneficios políticos. La corte del emperador se convirtió rápidamente en un feroz campo de batalla, en la que la oratoria hacia las veces de osadas cargas de soldados y los movimientos cortesanos se asemejaban a auténticos movimientos de tropas. Pero en Rokugan siempre han sido dos los clanes que se han disputado el terreno político, nadie apostó tan fuerte en estos tiempos como el Escorpión y la Grulla.

Como embajador del Clan de los Secretos esta Bayushi Jubei, un joven cortesano tan hábil y astuto como la situación requería. Desde el ascenso del joven Emperador, Jubei estuvo al frente de su clan en Otosan Uchi, liderando sin rival los juegos políticos y haciendo que el flujo de poderes danzase a su voluntad. Su éxito residía en el miedo interior de las personas a ellos mismos y sus pecados. Todo el mundo tenia algo que ocultar a los ojos de Jubei, o quizás no, pero eso era lo de menos, pues con su mera mirada manchaba el corazón de los samuráis de dudas. “Todos”, dice él, “tienen un oscuro interior que temen, solo tienes que insinuarles que conoces su secreto”.
El equipo de cortesanos Grulla no pudieron arrebatarle el control a Jubei, y sus esperanzas de volver a ser la mano izquierda del Emperador tras haber quedado en un segundo plano en el reinado del Crisantemo de Acero fueron frustradas por la sagacidad del embajador Escorpión.... o mejor dicho por la incompetencia de la Grulla, pues tras un año de fracaso político el embajador Grulla fue evidenciado de ser un títere de Jubei, a pesar de que el Bayushi no moviera si quiera un solo dedo.

Pero la suerte de Jubei cambiaria pronto, después de que el antiguo embajador Grulla cometiese seppuku nuevos refuerzos Grulla llegaron a la capital Imperial. Doji Aki, el azote del Escorpión, llegó a Otosan Uchi con una idea clara: devolver a la Grulla lo que le pertenecía por derecho. Esta joven pero implacable cortesana no perdió un solo instante para contraatacar, ni una sola oportunidad para lanzar duras palabras en contra de Jubei. La Grulla parecía inmune a la manipulación Escorpión y poco a poco fue ganando terreno al clan de las mentiras. Aki, en mas de una ocasión dijo “Un samurai no duda nunca cuando la causa es justa. No flaquearé ante mentiras mientras mi honor este con mi clan”. Gracias a la determinación de Aki la Grulla esta más cerca que nunca de alcanzar su antiguo poder político, cada vez más y más gente apoya a la causa de la Doji. La rivalidad entre ambos embajadores es evidente y más que conocida. Pero el Escorpión aun no esta indefenso, y la lengua de Jubei sigue estando tan afilada como siempre. No hay nada más peligroso que un Escorpión deseoso de venganza.


Bayushi Jubei: A pesar de tener la complexión delgada del cortesano medio, Bayushi Jubei es un hombre bastante imponente. Viste siempre de una manera recia y austera, con kimonos lisos y oscuros con poca más decoración que unos bordados discretos en el kimono del mismo color. Aunque se sabe que es físicamente agraciado suele portar máscaras que le cubren todo el rostro para remarcar su aspecto intimidante. Cuando habla lo hace lenta y pausadamente, siempre suele hacerlo después de una larga pausa, siempre después de que su interlocutor haya hablado, como esperando a que diga algo más, como si hiciese evidente todo lo que dice, como si lo supiera todo... Cuando su máscara revela sus labios siempre sonríe levemente, sin cambiar nunca la expresión. Cuando muestra sus ojos siempre los entorna escrutando a las personas hasta el fondo de su alma.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 22, 2008 2:13 pm

Soshi Seto, Shiroitora


Una apariencia oscura esconde un corazón todavía más oscuro. Soshi Seto es un hombre que simboliza la palabra "peligro", pero, todo sea dicho, es un peligro hermoso, pues posee una de las apariencias más hermosas que se hayan visto en un cuerpo masculino.

Nunca se le dio bien la magia y podía haber sido el deshonor de su familia si no fuera porque demostró más que talento para la katana. En menos años de lo que se esperaba de un chico hizo su gempukku, a los 13, siendo uno de los alumnos aventajados de la Escuela de los Bushi Bayushi.

Al principio de su vida era un joven que podría haber sido tachado hasta de honorable, pero con el paso del tiempo dentro del mismo corazón del clan su caracter fue cambiando hasta que la palabra "crueldad" se conviritió en él casi en "locura".

Su amor por el combate, por los duelos, por la sangre y por la sensación que todo ello provocaba hizo que pronto cobrara fuerza en el ala más radical dentro del Clan. Sin embargo las cosas iban muy bien ya de por sí y el radicalismo era muchas veces innecesario.

Puede que eso fue lo que más le perturbó, el tener que dejar de lado muchas veces su afan por la lucha por no tener porqué hacerlo, puesto que todo iba "bien". Aceptó trabajos en varias partes del Imperio con tal de que pudiera moverse libremente y tener la opción de buscar pelea, sin embargo, bajo las alas de Okucheo, el poder del Escorpión era imposible eclipasarlo.

Así pues terminó por acabar en Ryoko Owari Toshi, en donde conoció al que ahora es el Daymio de los Shosuro, Shosuro sagara y pronto se compenetraron bien. Seto trabaja para Sagara a cambio de que este le diera algo de diversión.

Pero el trabajo llegó a escasear justo cuando el nuevo hantei subió al trono y se temió lo peor en el clan, pero para él sólo empezaba una nueva etapa de guerras, algo bueno. Más no fue así, el Escorpión seguía imbatido y nadie osaba a hacer nada y... entonces... oyó el nombre que le cambió la vida...

Kakita Notatsu...

No sabía quien era pero nada más oyó su nombre supo que uno de los dos terminaría muerto por el filo del otro. Y todo esto quedó confirmado en cuanto supo que se había convertido a ojos de todos en el mejor duelista del Imperio.

Él, invencible, imbatido, eclipsado por un Grulla! Por ese Grulla al que sentía odiar sin motivo alguno y que encima era dos años más joven que él. No podía ser... no podía ser así...

Su ira se iba condensando mientras veía sus intentos de seguirle frustrados pues se había convertido en el sensei del Emperador y su clan le negaba toda posibilidad de acercarse a él hasta que...

Shosuro Sagara, el cual se había convertido en daymio de los Shosuro y su señor, pues le había nombrado su campeón con el fin de alejar temerosos a enemigos y acercarle a este enemigos que batir, le dio la solución...

Era tan obvia que no se había dado cuenta!

El Campeonato Esmeralda...

Todos sabían que Notatsu participaría, lo que tenía que hacer era participar él también y así demostraría al Imperio entero quien era el mejor kendoka... Y... si en la lucha moría... nadie podría decir que no detuvo su arma a tiempo...

El iai es un golpe muy complejo... demasiado como para poder a veces frenar una estocada mortal...
"Los caminos sirven para recorrerlos, no para llegar a nuestro destino."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Sep 22, 2008 2:13 pm

Shosuro Masu "El Escorpión sin Corazón"


Mucho se puede hablar acerca de la mayor actriz del Imperio sin embargo nunca se sabrá si lo dicho es cierto o si sólo son veladas mentiras que ella ha creado como una red para protegerse.

Shosuro Masu, única hija de Shosuro Koera y Kitsune Ryosei nació y se crió en Kyuden Shosuro. Koera era una actriz que poseía cierto renombre en el gremio, mientras que Ryosei era un peculiar shugenja del que muchos susurran de cómo pudo casarse con semejante mujer... Sobretodo para engatusar al Clan Escorpión de que le dejara formar parte de su familia... Esta información sólo lo saben los que en aquel momento dieron el visto bueno y la propia Masu.

Cuando Masu tenía 4 años Koera murió en un turbio accidente en tierras León, ese sería el momento clave en el cual su vida se iría truncando lenta, dolorosa y paulatinamente. Un año después supadre desapareció dejandola sola en el mundo, al cuidado de los senseis de la escuela de actores Shosuro en donde había decidido sus padres educarla.

Pronto dio sus frutos y la pequeña Masu, sin nada má qe hacer que leer aquellas obras que su madre había representado y seguir estudiando pronto empezó a destacar entre los demás.

Uno de los mayores secretos en torno a ella es la precipitación de la ceremonia de su gempukku tras unas pruebas rutinarias en la escuela, a la dulce edad de 11 años. Aquello fue otro de los signos visibles de su futuro.

Durante los primeros cuatro años de su vida como adulta, trabajó en pequeños escenarios y en pequeñas funciones buscando poco a poco hacerse un hueco en el corazón y la confianza del Clan. Como paciente hormiguita, Masu, acompañada de un yojimbo que siempre velaba de su bienestar, empezó a recabar secretos e información. Sin embargo, fue cuando tenía la dulce edad de 15 años cuando aquella paciencia comenzó a dar sus frutos y en donde empezaría su carrera al estrellato.

La corte de invierno de Kyuden Ikoma ese año recibía la visita del Emperador y muchos fueron llamados, de entre los cuales estaba ella, en un modestísimo lugar como suplente en una compañía mediocre. Muchos cortesanos había por aquella época pero ninguno tan prometedor como el joven Ikoma Sako, un diestro orador de 24 años que estaba en la mira de su Clan para un futuro encumbrado.

Dicen las malas lenguas que el avenimiento del fatal día de su suicidio estuvo relacionado con los rumores de que Masu fue su amante.
[Información sólo sabida dentro del Clan Escorpión y León: Masu engatusó al Ikoma con sus artes, creyendose este muy superior a ella, le robo documentos, oyó conversaciones, anotó nombres y fraudes, engaños y terjiversaciones y luego los utilizóen su contra. La reacción fue que el Ikoma perdió tanto prestigio que terminó suicidandose por aquel deshonor, aunque la causa nunca se dijo públicamente]

En aquel precioso intante los señores del Escorpión se fijaron en aquella niña de mirada aviesa y felina que tratab de no destacar pero que a sus espaldas empezaba a tenerun saco lleno de secretos. Así pues tuvo su primera gran oportunidad en la Compañía la Carpa Dorada, un grupo de veteranos que pronto la acogió con alegría y que se sorprendieron con su habilidad.

En cuestión de otros cuatro años la muchacha hizo que la compañía fuera la más conocida del Imperio, avanzando esta poco a poco dentro de la compañía hasta que se conviritó en segunda actriz, aunque realmente todos pensaban que estaba preparada para ser la primera ella nunca aceptó el cargo.

Cuando tuvo 19 años el Señor de los Shosuro de auquel entonces, Ashra, pensó que era un talento desaprovechado y dejó que ella erigiera su propia compañía, con ella en la cabecera. Así pues Masu eligió a compañeros con los que había trabajado y a otros que había visto actuar, y formó la conocida "Susurro de los Álamos", con la cual estallaría por completo su fama dirigiendose por fin al mayor escenario, la Ciudad Prohibida.

Aún en la dificil situación de complacer al anterior Hantei, Masu se llevó ese mérito en los hombros al repetir por más de una vez victoriosa en aquel escenario, aunque como pocos saben (sólo algunos amigos en el escorpión) ella declaró una vez que aunque fuera el mayor logro era lo que menos deseaba.

Sin duda hasta ella sabía el peligro que poseía actuar delante del Hantei...

Pero un hecho marca sin duda su historia, y es el encarramiento que sufrió desde los 22 años hasta los 24, perdida en alguna parte del Imperio y sin que nadie supiera su paradero, sólo dentro del clan, obviamente. Este hecho absolutamente extraño marca el comienzo de su fama como el Escorpión si Corazón, pues cuando salió de las sombras vino con un ansia redomada de servir al Clan con toda su fuerza y fiereza, y sin compasión alguna ni de amigos ni de enemigos.

Eso fue hace cuatro años, ahora, con sólo 32, y teniendo tres de ellos tras de sí volviendo actuar en la Ciudad Prohibida, pues dicen que a su Magestad la Madre del Emperador le encanta como actúa, dirige desde hace ya tiempo otra compañía aparte de la suya.

Justo antes de desaparecer formó un grupo peculiar al que mantuvo inactivo hasta su vuelta, el Loto Negro, una compañía que se asentó en Otosan Uchi tras aquel invierno de muerte el último año de reinado de Okucheo.

En la actualidad nadie sabe muy bien ahora a qué se dedica, además de actuar con su compañía (Susurros de los Álamos) y de dirigir la otra formada, sin embargo es asidua de las cortes... y nadie duda de que realmente algo esta haciendo y con el beneplácito de Shosuro Sagara...
Última edición por Isawa_Hiromi el Lun Jun 14, 2010 9:18 am, editado 1 vez en total.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Sab Nov 15, 2008 11:55 am

Señores del Escorpión

Daimyo de los Bayushi: Bayushi Okkio.
Daimyo de los Shosuro: Shosuro Sagara.
Daimyo de los Yogo: Yogo Fumie.
Daimyo de los Soshi: Soshi Minoru

Campeona del Clan: Bayushi Mishizima.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 21, 2008 10:47 am

Soshi Satomi


Como muchas de las futuras mujeres más hermosas del Imperio, Satomi, en su juventud, estaba muy acomplejada por su aspecto físico.
Era más alta que las demás niñas, su cuerpo estaba creciendo desproporcionalmente, tenía anchas caderas y hombros marcados, labios gruesos y pómulos marcados. Todo lo contrario al ideal de belleza pequeña, recta y grácil que se predicaba en el Imperio.

Debido a esto pasó mucho más tiempo que los demás niños de su edad estudiando, leyendo y aprendiendo. Satomi había demostrado desde corta edad una inteligencia superior y pronto, con sus lecturas, el caracter mundano de las conversaciones entre sus congéneres le empezaron a parecer cada vez más nímias, por lo que el tiempo en la que se la veía era cada vez menos.

Su máscara, una reminiscencia que ha perdurado desde su pasado, era un velo que ocultaba su rostro (feo y deformado como ella decía) y que hacía que tras esa neblinosa de seda semitransparente negra pudiera, debido a su altura, platicar con los alumnos más mayores y aventajados.

Y, entonces, llegó la primavera en el cuerpo de Satomi. Su altura se proporcionó con sus extremidades. Sus caderas se convirtieron en carreteras sinuosamente despampantes en su figura, sus labios gruesos se convirtieron en sugerentes frutas de prohibición, sus pómulos marcados esculpieron un rostro fascinante y sus hombros marcados permitieron sostener con fuerza una más que abultada delantera...

Entonces es cuando el resto de niños se dieron cuenta que no debieron darle la vuelta al patito feo, pero ya era tarde, ella había aprendido que el aspecto marcaba la diferencia, y en su corazón el rechazo se pintó con cáriz de venganza.

Comenzó a estudiar acerca de la seducción, del arte del movimiento, del sugerior y no mostrar y su carrera a conseguir lo máximo con lo mínimo dio lugar. Nadie se escapaba de sus garras, de su mente aviesa y su corazón implacable.

Hasta que un día, en uno de sus múltiples rituales, pues Satomi desde pequeña siempre fue no sólo harto religiosa sino muy supersticiosa, se encontró en medio del bosque al que iba para rezar en una pequeña capilla escondida a Benten a un hombre de extraordinaria belleza.

La parte que aconteció luego es uno de los secretos mejores guardados por la Escorpión. Tenía 15 años ella, y él... sólo parecía bajado del cielo... Su nombre era Tsuneo... Aunque en realidad se llama Tsuru...

Satomi compartió la compañía del ser mágico durante años, enseñándole este toda la belleza del mundo y del cuerpo humano. Y... para cuando aquel extraño y bello ser, de melancólico pasado oculto incluso para la Escorpión la abandonó una noche de luna nueva sin previo aviso... Satomi ya se había convertido en toda una experta en el arte amatorio.

Su siguiente aparición en público fue para cierto "trabajillo" para su Clan, el que le daría la fama, la muerte de "Doji Ume" un joven de su misma edad por un paro al corazón tras una noche de placer con ella.

El Escorpión esa noche no sólo consiguió lo que quería sino que de pronto se encontró con esa pieza en el tablero, el peón había ascendido... y de qué manera!

Visto pues el valor de la chica la asignaron a una Escuela en donde ella enseñaría sus dotes a otras mujeres del Clan, nobles y no tanto, para crear, de cara al público, la "Escuela de Esposas Escorpión" famosa en todo el Imperio, por sus alumnas se pagaban dotes por matrimonios concertados desorbitados... y en su reverso "La Escuela de Oniagans Escorpión" deseadas en todo el Imperio.

Lo que empezó como una aventura para Satomi en su primera Escuela en Ryoko Owari se conviritió en una empresa más que rentable, teniendo ya seis escuelas en todo el Imperio: la de Ryoko Owari, en Otosan Uchi, en Kyuden Bayushi, en Kyuden Shosuro, en Toshi Ranbo y en Kyuden Soshi por órden de fundación.

Actualmente satomi se mueve por la mayor de las clases nobles. Es deseada en todos los eventos, pues todo el mundo que ha cruzado palabras con ella se puede dar cuenta de lo enormemente inteligente que es. Es amante de la música enka, del buen teatro, de la pintura, de la poesía... Patrocina artistas y da una enorme cuantía de dinero a los templos.

Pero sobretodo, ella y sus famosas fiestas captan todas las miradas... No todo el mundo puede entrar... no todo el mundo está capacitado para saber qué pasa en ellas... Y en los cinco días que suelen durar de media...

Satomi rondará ya casi los treinta años. Es alta, de pelo largo casi por la cintura y moreno, de ojos color terracota, casi rojizos, labios rojos como el fuego, silueta de vértigo y modales refinados.

Siendo así... ¿A quién le extraña que traten a todas horas de proponerle ofertas de matrimonio millonarias?

Pero sigue siendo una pieza demasiado importante para el Escorpión... por lo que... como mucho... aún se puede soñar con su lecho...



ImagenImagen
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6866
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Lun Jun 14, 2010 9:49 am

Shosuro Murasaki y Bayushi Sadao

**Lo que a continuación se narra es más una historia ilustrativa de las personalidades señaladas más que la historia de su vida en sí. Y esta información no es del todo conocida por la sociedad en general, sólo por los Escorpiones y desgraciados que se han topado con la tormentosa relación de la pareja.
** Mini-relato narrado desde el punto de vista de Basyuhi Sadao.



Droga dura

Mientras mi katana se empapa con la sangre del cuerpo de este gilipoyas no puedo evitar pensar que el mundo es una auténtica estupidez, un juego de niños que trata de ser complicado por mequetrefes que quieren ser cosas que nunca pueden.

¿Qué ha hecho este tipo que está recibiendo una muerte con saña en un callejón oscuro de la "luminosa" Ciudad de Otosan Uchi? Simple. Nada. O quizás todo. Si estamos dispuestos a morir por dinero, por sexo, por poder, por lealtad a quien se lo merece y a quien no... ¿porqué una pelea no podría empezar sólo porque este subnormal se atrevió a mirarme por encima del hombro? Por lo menos yo no soy un hipócrita, y cuando me lo pregunten lo diré, no pondré una guerra santa de por medio ni un ideal altruista. Simple y llanamente, su cara me molestaba.

Cuando salgo de aquel callejón y voy encendiendo mi pipa unas "damiselas" que apenas han pasado el gempukku del Clan de la Grulla, con un uniforme de alguna escuela de baile de esta ciudad que me es familiar, pasan delante mía, me miran y me sonríen. Ah... pobres corderitas, si supieran porqué me explulsaron de aquella escuela no harían tal cosa...

Mi vida está llena de cosas que los demás dicen no entender, pero lo cierto es que yo sólo actúo tal y como pienso, no me escondo tras máscaras (de hecho mi "máscara" es mi propio cabello, que en mi flequillo me tapa la mitad de mi rostro), comprendo el núcleo de esta vida de telarañas y sólo es que no lo acepto.

Me acuerdo cuando era aún más joven... hace ya unos años... cuando pasé mi gempukku y traté por una temporada de practicar en diversos dôjos para mejorar mi técnica... no sólo en la esgrima...

De mi primer Dôjo digeron que era alteración del orden público, claro, eso queda mejor que decir que un niño que apenas acaba de pasar el gempukku le ha atizado a un sensei de un dôjo rival. ¿Por qué? Odio que los niños retrasados y temerosos, esos que lloran tras cada día de duro entrenamiento, lleguen a ser lo que han querido siempre cuando estaban escondidos temerosos de gente como yo, para que no les tocáramos como rivales en los combates de prácticas y que cuando por fin pueden usar sus facultades no sean contra los de su edad sino contra el reflejo de sus miedos... Ese tipo se merecía saber que si eres una presa, lo serás de por vida.

Del segundo Dôjo de intercambio que me expulsaron digeron que fue por "falta de asistencia" o mejor dicho, porque no fui a ni una sola clase. ¿Cómo esperan que vaya a unas clases en donde ni tan siquiera los profesores superan a unos niños de 10 años con la espada? Me resultaba tan patético y tan estúpido aquellos niños y senseis de segunda fila tratando de finjir que eran un Dôjo respetable de primera que dejé que su falsa moral actuara por mi.

Luego pasé por muchos otros, e incluso trataron de "calmaerme" recomendándome ir a clases de baile, pues el baile tiene relación con la danza de la muerte que es una pelea de kenjutsu, eso no lo niego... Justo de la escuela de donde las pequeñas cortesanas vienen me expulsaron por... cómo lo llamaron... ah si! "violencia e intimidación" cuando en realidad querían decir "violación". Aunque en realidad el término estaba equivocado, bien es cierto que la chica, cuando la entré en los servicios gritaba, pero también es cierto que minutos más tarde gritaba por otro tipo de sensaciones que no era el miedo. ¿Y de quién es la culpa? ¿Mía? ¿En serio? Osea, las chicas "decentes" no deben ni mirarnos a la cara, no deben incitarnos, no deben, por supuesto flirtear con nosotros, ni mucho menos llevar los tobillos al aire de manera indecorosa ¡y qué decir de ese kimono con abertura en la parte superior que dejaba los hombros al descubierto! ¿Y si hacen todo lo que les da la gana de verdad piensan que los hombres no están deseando hacer eso???? Claro está que las chicas piensan que la mayoría son unos maricones. Mira tu por donde, ese día aquella encontró al único hombre que había en la escuela. Si le gustó o disgustó perder su virginidad en unos servicios con un desconocido no es cosa mía, cuando juegas con fuego te puedes quemar.

El humo de la pipa sale por mi nariz mientras miro hacia el final de la calle. Mi nueva "localización" es un sitio que en realidad me gusta. Hay gente interesante, incluso un tipo como yo, que soy un solitario nato, ha encontrado una especie de "grupo"... Bueno, según los canones sociales lo llamarían "banda" pero claro, que sabrán ellos, sólo porque a un grupo de amigos les guste tener su territorio definido y nuestras cosas ordenadas se alteran... Es el lugar en donde más he durado sin que debiera cambiar por culpa de mis "actuaciones"... porque aquí he encontrado a gente que como yo ve que todo esto, la vida, es una gran broma pesada...

Entonces dos personas pasan por la parte de la calle enfrente de la mía, tras todo el tráfico de carretas, carromatos, caballos, palamquines y viandantes. Un guaperas Grulla, teñido de blanco, va tocándole disimulada pero indecentemente la cintura a ELLA mientras le enseña algo que brilla y que ELLA toma sonriente.

Noto como la sangre me bulle por las venas. Se calienta y me hace estremecer de ira. Es en ese momento cuando ELLA me mira, a los ojos, la única mujer que lo hace de esa manera, la única persona que lo hace de esa forma. Y me sonríe, pero no de manera lasciva, ni como un saludo, ni de manera amigable. Es ESA sonrisa, una que sólo yo conozco, que está cargada de maldad y que me llama.

Y yo, siempre que ella así lo desee, voy.

Cruzo la calle tan rápido que casi una carroza me atropella, o eso es lo que él piensa, yo sé que frenarán a tiempo. Entre el caos de los chillidos de conductores de caballo, viandantes y heimins temerosos al ver que quién ha cruzado de manera imprudente es diez veces superior a lo que en toda su vida podrán llegar a ver, la calle ha quedado parada mirándome. Tras mi larga pipa mashikanshisha yo sonrío con ansias de pelea. Eres mío pequeño.

El tipo parece asustado y no comprende nada, porque al parecer, para todos estos maricones Grullas de tres al cuarto deben comprenderlo todo. Si un tio le arrea una hostia deben saber porqué, debe de haber un motivo honorable para todo ¿Pues sabes por qué? Porque tengo más testosterona que tu, capullo, y ESA es MI chica.

Cuando le asesto un gancho de izquierda ni lo ve, sólo siente como cae al suelo de un golpe. Incluso acabándome de pelear la sangre me llena de adrenalina de esta manera tan brutal sólo cuando noto que Ella me mira con esos ojos negros. Escupo cerca del Grulla y me dirijo hacia ella.

"Ya tienes lo que querías de este ¿verdad?"

Ella asiente mientras me enseña una preciosa pulsera de oro con zafiros.

"Entonces es hora que dejes a los niños y juegues con los hombres."

Cuando nos marchamos noto como ese enclenque me mira por la espalda... He escupido encima de su honor y me he reído de él delante de toda la calle y aún así sé que ese subnormal no será capaz de venir a retarme a duelo... y si lo hace, con gusto le arrebataré su miserable existencia.

Cuando estoy con ella, metida entre ese olor a rosas frescas, pierdo la noción del tiempo y del espacio. No sé muy bien cómo llegamos a su casa, sólo sé que en cuanto cruza la puerta, cierro con fuerza y me hecho sobre ella, la tiro al suelo en el recibidor y comienzo a quitarle el kimono mientras ella se retuerce en vano y se rie.

Ella no es como las demás, sabe que todo esto es un juego, que toda la vida es un maldito tablero, y, al contrario que yo, lo que ella realmente sabe es que yo sólo soy un peón y ella la mano que me mueve, soy ficha en su tablero, ambos lo sabemos, y ambos no hacemos nada al respecto. Ella, por decisión propia, yo porque no puedo.

De nuevo el tiempo se difumina y nos encuentro en su futón sudando, entrelazados. Sólo esos ojos negros hacen que lo olvide todo... que lo pierda todo...

El humo de una pipa se enciende en su boca mientras mira por la enorme ventana del segundo piso de su residencia, mi residencia, al infinito de un mar de luces nocturnas. Su cuerpo blanco y perfecto no está manchado por ninguna tela que la hagan menos bella, su pelo negro cae suelto por su espalda mientras lentamente da una calada.

Yo estoy tirado en el futón, entre sábanas blancas, contemplando a mi ángel negro, a la persona que más me hace sufrir y a la vez ser feliz... mientras no dejo de observarla, y ella... lo sabe, como todo...

"No me gusta que fumes..."

Le digo. Ella se encoge de hombros sin volverse si quiera como diciendo "y a mí qué más me da lo que te guste" mientras se apoya en el lateral de la ventana, en el alfeizar de esta.

No lo soporto. Me levanto de un salto y antes que a ella le de tiempo de reaccionar, sólo ha podido darse la vuelta, la estampo contra la pared y pego mi rostro al suyo mientras que con una mano le corto el paso por un lateral y con la otra le quito la pipa.

"Nada... ¿Me escuchas? NADA que no sea yo debería tocar tus labios."

Ella ríe de manera deliciosa y malvada, de forma superior, porque siempre está por encima, yo sólo soy un peón en este juego de niños, la diferencia entre yo y los otros es que por lo menos yo si sé quien me controla, el resto lo niega, no quieren ver que es el dinero, el amor, el placer, el poder... Es más fácil pensar que su vida es suya, pero no es así... nuestra vida es sólo una concatenación de circunstancias en las que lo que está por encima nuestra, nuestra prioridad nos hace superarlas de una u otra forma.

Ella es esa mano.

Con agilidad felina se zafa de mi presa y camina con gracilidad hacia la cama, yo me vuelvo, me apoyo en la pared y susurro.

"No sé cómo siempre llego a esto..."

Ella responde con tono risueño.

"¿De verdad no lo sabes Sa-chan?" Y de nuevo se rie. "Porque soy tu droga." Termina simplemente.

"Tsk..................-resoplo.- Una droga dura............... Mi puta marca personal de droga... Murasaki.... mi puta marca..."

Le replico a mi diosa.

Pero ella sólo rie, se rie de mí, de ella, de nuestras extrañas y perennes circunstancias.

Quién me lo iba a decir aquel día en el que conseguí el valor o la locura suficiente como para "avalanzarme" sobre la única persona que había cuidado de mí desde que mis padres se fueron, mi vecina un año mayor que yo.

Que estúpido fui... Ese día pensé que al robarle su virginidad sería mía para siempre...

Que equivocado estaba...

Siempre lo he dicho... uno cree ser el mayor cazador, depredador hasta que aparece otro mejor que tu. No lo sientes, no lo escuchas, ni lo ves... y sobretodo no notas el peligro, por eso es mejor que tu...

Ella fue realmente la cazadora y yo su presa... Pues desde ese día el que para siempre ha quedado enganchado como un puto yonki a su presencia he sido yo.

"¿Y ahora qué vas querer de quién?"

Le pregunto mientras me doy la vuelta y miro al infinito nocturno.

"Hay un chico muy rico que ha llegado a la ciudad hace poco que me anda buscando desde hace semanas..."

Como toda mujer adora las joyas, los lujos y lo que no puede tener... yo se lo daría todo, pero ella lo sabe, y eso no le es tan placentero como conseguirlo de otras formas...

No respondo a sus palabras pero ella me incita.

"¿Entonces qué?"

Dice mientras la veo, por el rabillo del ojo levantarse y venir hacia mí.

"¿Qué de qué?" replico molesto.

Su mano se posa sobre mi hombro, su boca en mi cuello y su otra mano en mi abdomen.

"¿Jugamos con él?"

Jugamos implica que ella se lo liga, le saca todo lo que puede y más y luego yo aparezco como con el tío del pelo blanquito de hace un rato y les doy una excusa para desaparecer.

Gruño enfandado en algo que ella toma como un asentimiento y sonríe alegremente. Me besa el cuello y susurra con voz angelical, o mejor dicho, de demonio encubierto.

"Ya verás como lo pasamos bien, Sa-chan"

Una mueca de ira se queda en mi rostro.

Y todo esto porque soy un puto yonki.... y porque esta mujer... Murasaki... es mi droga.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados