Día 3º.- Mañana- Embajada Grulla

Registro de las Historias de OU.
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Día 3º.- Mañana- Embajada Grulla

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:03 pm

La temperatura esta mañana había descendido considerablemente, debiendo llevar una capa cubrekimono y una paraguas por la densa niebla que mojaba alc aer sobre uno. Te habías levantado temprano para tonificar tu cuerpo con unos ejercicios matutinos, asearte convenientemente y limpiar tu alma antes de partir a ninguna parte.

Kamoko se había levantado a la misma hora, pero ella básicamente, a parte de desayunar contigo, había estado arreglándose. El tema de la moda en esta ciudad era muy importante y el cómo ir vestido un asunto de vida o muerte para un cortesano. De hecho... ¿Dos horas para vestirse? No creías que lo envidiaras...

"Esta mañana yo estaré casi de por entera en la Embajada Grulla, con mi hermana y llendo con ella a varios asuntos... Así además sigo investigando, por lo que tu, Koji-san, tienes total libertad hasta que te mande llamar."

Te dijo mientras andabais por la calle del distrito interior de la Embajada Grulla, viendo como, aún entre la niebla, las pequeñas joyas arquitectónicas refulgían como estrellas lejanas.

Por fin, ante la Embajada Grulla, uno de las Embajadas más grandes y con más personal de la ciudad, te preguntastes qué te depararía aquel día... ¿Qué os depararía a todos? Pero, para saberlo, lo primero sería probar suerte... ¿Estaría por allí Kirako y empezarías el día de buenas o...?

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:03 pm

El brazo me duele al despertarme. No es una novedad, pero esta vez el frío y la humedad hacen que tenga que estar más tiempo del normal con los ungüentos y las vendas. Canto una plegaria a Emma-O por la suerte de mi "hermano".

A estas alturas ya casi podría dedicarme a esto.

A punto estoy de cometer el, por lo visto, tremendo error de ponerme la misma ropa que ayer. Mi mente traduce el sutil intercambio con Kamoko de miradas y lenguaje corporal tan rápido como puede.

No seas imbécil -sonríe

¿Qué tal éste? -paso la mano por la manga como si realmente estuviera comprobando algo

Bueno, juraré que no te conozco -vuelve a reir

[...] he perdido el hilo, pero entiendo que sigo sin dar con el adecuado

A mi me parecen todos iguales -tuerzo la boca

Coge el primero

¿Pero no has dicho que...? -enarco las cejas

Uff, hombres -suspira

Creo que se está divirtiendo con esto, deduzco.

-Como ordenéis, sama. No creo que me aleje mucho de la embajada, por si me necesitáis -no creo que pudiera aunque quisiera, pienso mirando el laberinto de calles que dejamos atrás.

La embajada grulla, y por fin sólo mis pies para dirigir mis pasos... varios nombres me vienen a la cabeza, Kitashi, Hajime, Yashiko y Kirako. De momento necesito algo de información básica. Me dirijo al primer mayordomo con el que me cruce -Plebeyo, necesito algo de información sobre este lugar. Deseo saber qué samurais residen actualmente en esta embajada y si se encuentran en este momento en el edificio; ¿podrías ayudarme? -termino mirándolo directamente a los ojos, en realidad no es una pregunta -Ah, por cierto, ¿sabrás quien es el enlace grulla con el clan fénix?

Out- después de fastidiar a las clases desfavorecidas me dará un paseo por la embajada para familiarizarme con ella.

Out2- vamos, todo esto suponiendo que me dejen entrar sin necesidad de montar una escena :D

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:04 pm

El regio criado, de edad avanzada, de unos cuarenta y muchos años, con el peinado tradicional y un impoluto kimono azul oscuro y porte recio y bien recto, se inclina profundamente y te responde con sicenridad:

"Sama, actualmente en esta Embajada frecuentan y resinde 700 criados, 200 funcionarios que trabajan todo el día pero que tiene casas propias por los diferentes distritos, 100 enlaces habituales y con la nueva incorporación de personas que viene de las tierras Grulla, tnemos nuestras Residencias cubiertas enteras, por lo que hay unas 500 personas adicionales que viven, frecuentan y que ayudan en la función de la Grulla en estos momentos...

Si desea saber acerca de algo o alguien en particular, por favor, pídalo sin rodeos, entre tanta expectación y trabajo siempre hay tiempo para que vos podáis encontrarlo...

En cuanto al enlace con el Fénix se trata de un enlace mutuo... Asahina Noriko-sama, la honorable hija del daymio de los Asahina es el enlace, junto con nuestro honorable hermano que ha enviado personalmente a uno de los Candidatos a Maestro de Aire, isawa Arousou-sama, para que nuestras relaciones sean fluidas..."

casi te sonó a burla si no fuera por los exquisitos modales al ver qué cara se te quedaba al oir la cantidad ingente de personas...

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:04 pm

Llevo mi mano diestra, sin mucho disimulo, hasta la empuñadura de mi wakizashi. Me cae bien este tipo, pero repaso mentalmente cada palabra, cada entonación y cada gesto buscando la mínima ofensa.

Al final decido que no hay queja y sonrío amablemente, pero dejo la mano apoyada distraidamente sobre las armas -Ja, ja, tienes razón plebeyo. Veamos, deja que redibuje la pregunta... Kakita Kitashi, Asahina Noriko y los Dojis Yashiko, Hajime y Kirako. ¿sabes si residen en esta embajada y si están en este momento en el edificio? En todo caso ¿sabes donde podría encontrarlos esta mañana?

Ah, ya que estamos, dime también quien representa la autoridad del daimio Kakita en este lugar, quiero presentarme.

-Por cierto, dime tu nombre para que lo recuerde
-termino con una muy leve inclinacion de cabeza.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:05 pm

El mayordomo se inclinó levemente, mostrando su cuello, por si deseaba hacer algo más, sin miedo y con una rectitud impresionante y empezó a responder a tu pregunta.

"Doji Hajime-sama vive a dos calles de la Embajada, en una Residencia de dos plantas llamada "Pétalo Azul" pero a esta hora ya está en su despacho. Segunda planta de este mismo edificio, tercer pasillo a la derecha, cuarta puerta.

Doji Kitashi-sama vive en este mismo distrito, cerca de la Muralla, a esta hora estará en su taller, en su casa, suele venir a las 12 de la mañana y suele almorzar con alguien de la Embajada, los días entresemana siempre, como hoy, los fines de semana con su prima Doji Akashi.

Doji Yashiko-sama vive con su padre, el mayor patrón de artistas en una lujosa mansión de este distrito, ahora mismo desayuna con otros funcionarios y dignatarios en la posada del final de esta calle, para luego dirigirse aquí mismo, a los salones de té del cuarto edificio, el interior, para debatir sobre asuntos políticos.

Doji Kirako-sama vive con su familia, igualmente y los días que no tiene seminario ni clases con el Sensei del Emperador viene temprano en la mañana y entrena con los que están en la Residencia en el dôjo de la Embajada. Ahora mismo estará sola entrenando.

Asahina Noriko-sama llegada hace poco vive en la Residencia de la Embajada, en un lugar preferencial. Ahora mismo desayuna con la Embajadora y su hermana. Luego seguramente estará en el despacho asignada para ella, en este edificio, en la segunda planta y por el medio día comenzará sus tratos con el Fénix."

Tomó un sorbo de aire, pues casi había disparado las palabras como flechas y tras inclinarse profundamente terminó diciendo:

"Si desea algo más... Sino, señor, nmi nombre es Arufure y soy el mayordomo personal de la Embajadora."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:06 pm

-Arufure, muchas gracias, me has sido de gran ayuda. Rezaré una plegaria para que en la próxima vida tengas la responsabilidad de un daisho -¿mayordomo personal de la embajadora?, Daikoku ha debido mirarme esta mañana, estoy tentado de ir a jugar a los dados -Es una lástima, me habría venido bien la ayuda de alguien como tú, ya ves que ando algo perdido en este lugar. En fin, sigue con tus tareas.

Está visto que Kamoko va un paso por delante de mi. Pero Noriko tendrá algún adjunto de menos categoría, inapropiado para mi señora pero no para mi; sigo teniendo interés en ese tal Hayabusa, quiero ver si realmente es un aliado valioso para la gr... mmm para mi. Quizás también pueda cruzarme con ese tal Arousou.

Pero habrá tiempo para eso, ahora creo que me apetece entrenar un rato en el dojo, pienso haciendo crujir una vértebra de mi cuello. Espero poder encontrarlo solo.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:06 pm

El pequeño revuelo de los pasillos y de las salas de la embajada pronto se quedó en el quedo sonido de una campana lejana cuando entrastes en un frondoso jardín crecido y florecido con todo tipo de flores y de entre las cuales sobresalía un dôjo de madera clara de una amplitud considerable para ser sólo una parte de la distracción de la embajada.

Cuando ibas acercandote te percatastes de que en su interior no se oía ni un sólo murmullo ni un sólo sonido... Lentamente pusistes un pie en un escalón para ir subiendo, se veía al fondo del dôjo a alguien. Al subir otro más te percatastes de que era Kirako y al subir otro más y estar a su altura contemplastes la escena...

Kirako, sobre una sola de sus piernas, con la otra flexionada como si estuviera en la posición de la grulla, sostenía un shinai delante de sus ojos vendados, como si mirara por el reflejo de la katana que en su mente formaba, mientras la sostenía casi en horizontal. En el canto del shinai había una canica de cristal que se sostenía en equilibrio con un cuidado extremo.

Entonces, cuando pisastes por fin el suelo del dôjo aquella mujer comenzó de improvisto a moverse, sin prestaste atención, realizando una coreografía digna de ser expuesta en un teatro. De un golpe hacia la derecha sus manos hicieron que la canica rodara por todo el canto y se precipitara al suelo, si no fuera porque fleqxionó tanto su cuerpi, estirando la pierna que tenía en alto hacia su espalda de manera que quedó casi su barriba pegada a la pierna que la sostenía y la otra totalmente en alto mientras que con la mano de la katana hacía un movimiento de bandeja y recogía la canica antes de que tocara el suelo. Acto y seguido, recuperó la posición vertical con sus dos piernas en el suelo con tanta rapidez que la canica salió despedida al aire a lo cual ella quedó quieta en posiciónd e iai y cuando esta comenzó a caer delante suya, viendo tu mismo como si la esfera lo hiciera a cámara lenta, desenvainó tan rápido que de nuevo la caida quedó parada, y, de nuevo, la canica se encontró en el canto del shinai.

Kirako, sosteniendo el shinai con una mano con la otra se quitó la venda y sonrió al ver que allí estaba. Un segundo más tarde se dio cuenta de tu presencia... Mientras el vapor de su respiración acelerada salía de sus labios y sus cabellos morenos como la noche aún se arremolinaban en la cascada que se creaba desde la cola alta que sostenía su cabello.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:07 pm

-Buenos días, Kirako-sensei. Espero no haberos distraído, porque, si he de seros sincero, si fuérais capaz de semejante habilidad incluso distraída sería indigno de mi acero kakita -el halago sale del fondo de mi espíritu con sinceridad, aunque de paso hago notar el privilegio que me supone llevar la mejor espada del imperio.

Si en algún momento se me pasó siquiera por la cabeza engañar o engatusar a esta mujer, ahora sólo hay lugar para la sinceridad. Tratar de otra manera a tan maravilloso ser sería una grosería imperdonable.

Pero, ¿cómo decirle que su familia conspira y traiciona al orden celestial?

-Aún me faltan varias katas que realizar esta mañana, sería para mi un honor que me permitiérais unirme a vos; mi maestro siempre decía que es falso que la mejor forma de recorrer el camino de la espada fuera la soledad. Aunque, si me consideráis indigno, esperaré fuera que terminéis.

¿Como la definió Otsumoko? "lleva la palabra sufrimiento escrita en la frente" es una información privilegiada que no puedo dejar de usar a mi favor, a fin de cuentas ¿cuantos habrán visto su kharma?

-Si me permitís la osadía, vuestro chi es tan poderoso que puedo verlo... incluso ayer iluminaba la sala. Restalla como la chispa del fuego, pero parece sufrir... oh, pero por favor, soy un grosero. Si os incomodan mis palabras decidlo y dejaré de molestaros.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:08 pm

Kirako, al contrario de todas las cortesanas que os habéis cruzado tiene unos ojos profundos y claros, despejados de duda y titileantes de verdad. Sus gestos son sobrios pero a la vez elegantes, la elegancia de los tonos oscuros y los claros sin ser adornados, como su kimono celeste sólo cruzado por una Grulla volando. Sus pasos son seguros pero no exentos de gracilidad, su rostro es bello pero no sin estar marcado por el semblante regio de quien sabe que ya está muerto, de la esencia del bushi.

Con una media sonrisa amable asiente a tu cumplido y a tus primeras palabras y te responde con voz clara y serena:

"Por favor... Más que yo permitid que entréis en este, nuestro dôjo, permitidme a mí no errar en el camino del samurai tal y como os advirtió la sabiduría de vuestro sensei... Esta mañana parece que todos los kendokas han venido o vendrán antes de esta hora... el tiempo es muy valioso en este día... y yo, sin mi rutina de clases... me veo algo apocada al aburrimiento... No sirvo como los que corren y se apresuran ahí fuera para tejer destinos ni planes fuera del campo de batalla... Nunca le he encontrado el interés..."

Bajó el shinai y metió la venda en su obi distraida cuando de nuevo empezastes a hablar, entonces, al oir la palabra "sufrir" vistes como sus pupilas te buscaban tras el flequillo que ocultaba su mirada y su expresión se volvió neutra, quizás apagada.

"Tenéis una percepción más que interesante... Kakita Koji-san... o eso o creo que dejo ver demasiado mis sentimientos en mis movimientos... Pero no os preocupéis por mí... no creo ser digna de tal cosa..."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Mié Oct 29, 2008 12:10 pm

-En absoluto dejáis ver vuestro interior, no era mi intención insinuarlo. En parte es cierto que mi percepción últimamente está más agudizada de lo normal, pero en realidad es imposible para mi no reconocer algo a lo que estoy tan acostumbrado.

Me quito la tela noble de la parte superior de mi kimono, no quiero estropearla innecesariamente. Es un gesto mecánico. La seda y el dojo nunca conjuntan bien.

-No deseo avergonzaros pero lo cierto es... que me sentí identificado con vos; yo también he sentido ese sufrimiento que ahoga al alma demasiadas veces.

Cambio mi daisho por un arma de entrenamiento, mi corazón palpita, como un legionario antes del combate. No entiendo tanta ansiedad.

-Se exactamente a qué os referís, yo también creía que la corte era... un escenario en el que no encajaba, una pérdida de tiempo. Un torpe animal en un delicado jardín -comienzo a realizar ejercicios de calentamiento y concentración -pero hace poco descubrí que los bushis grulla tenemos una misión, y no trivial, entre tanta hermosa flor cortesana... creo que somos los jardineros.

Me coloco frente a ella y me inclino respetuosamente -Si añoráis vuestras clases, hacedme el honor de practicar el iai conmigo, Kirako-sensei. Quizás no sea más rival para vos que esa canica -sonrío -pero a diferencia de ella, la próxima vez lo haré mejor.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:14 pm

La sonrisa de ella que había desaparecido lentamente va de nuevo apareciendo, despacio, sin prisa, pero sin pausa. En aquella tez que refulgía dureza era extraño ver una muestra de un sentimiento, y puede que más alegre, pero eso mismo era lo que la hacía parecer la estatua benévola de una diosa pacificadora y madre.

La mujer, haciendo giros de muñeca con el shinai asintió un par de veces a tus palabras, como recordándolas, o quizás repitiéndolas en su cabeza, hasta que, poniendose en guardia respondió:

"Si eso es así nos queda mucha mala hierva por segar... Y mucha flor perdida que trasplantar... Pero puede que tengáis razón... puede que nosotros... los bushis más cercanos a la corte, los que mejor la comprendemos y quizás por ello menos la necesitemos... los que tenemos que ejercer de cabeza fría para el corazón desbocado de nuestros hermanos ante el fragor de su particular contienda..."

Y su sonrisa se apago justo antes de un Kiai muy agudo.

Primero atacó ella, estabas preparado, pero aún así su destreza te sorprendió, aunque no por tanto como para no ver su golpe descendente. Defender cuando no se ha ganado en rapidez era una opción más que factible, y eso mismo fue lo que te aseguró que su golpe no penetrara en tu defensa y chocaran los shinai en un golpe seco y sonoro mientras la madera resbalaba por la madera. Su cuerpo apretó contra el tuyo para colocaros en una pequeña contienda física, cara a cara.

No tenía miedo, aunque sabíais que ella debería ser menos fuerte que tu, en un primer momento no lo notastes, sino más bien aquellos ojos celestes clavados en tus pupilas, imapsibles pero llenos de chispas contradictorias que se te reflejaron como un lago al que le incide el sol, con distintas policromías...

Un paso hacia atrás os separó y así comenzó el segundo asalto... y un tercero... hasta que ambos, sentados en el suelo, os encontrasteis traspirando y respirando profundamente para pedir algo de paz a vuestros corazones desbocados....

Kirako hechó la cabeza hacia atrás, mirando el techo... o a la nada... había luchado como si fuera un combate mortal, pero por otra parte sus movimientos habían cedido en cada paso en que podían impactar con demasiada fuerza. En un rifirafe contra quizás su propio espíritu, como el guerrero que entrena hasta caer rendido de pura rabia...

"Seréis un alumno que destacará con sensei..."


Dijo por fin acaloradamente.

"Seguro que Notatsu-san se alegra de teneros en el seminario..."



OUT

Tiré y eso, pero pasé de hacer una lucha larga, a menos que quieras que la hagamos, por mi no hay problemas, pero era por aquello de que pienso que lo más importante era la charla... ¿no?

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:15 pm

Out: no hace falta más, es una descripción muy buena ^^)

Acción:

Luz de Amaterasu, esta mujer tiene unos reflejos endiablados. Hacía mucho que no me enfrentaba a un rival tan rápido -Seguramente, viniendo de mi, para vos esto no signifique mucho, pero tengo que deciros que sois uno de los mejores kendokas que he visto. Me alegro de que estéis de mi lado -sonrío.

No estoy seguro, pero creo que he perdido. En un combate a muerte podría haber empleado más... corazón, pero es irrelevante. La finalidad no era ganar. El objetivo está logrado, pienso satisfecho mientras la miro respirar sentada en el suelo. Un animal cansado es más manejable, más sumiso... la barrera que los humanos levantamos alrededor de nuestros sentimientos se debilita.

-Os agradezco el cumplido, temía no estar a la altura entre los samurais notables de esta ciudad, especialmente en el seminario. Pero me he dado cuenta que cada uno de nosostros es importante, de un modo u otro.

"Porque tenéis razón. Somos los segadores. A veces las flores más bellas, en su afán por colorear sus pétalos y llenar el aire de un perfume más embriagador que las demás olvida el lugar en el que debe crecer, el fin primero de su existencia y hunde sus raices donde no le corresponde... donde le estaba vedado por los dioses.


Si, podría haber enredado más la conversación, podría haber intentado hacerla esclava de una palabra mal calibrada, pero ella no es una cortesana. No lo merece; y tampoco puedo permitir que vuelva a ponerse la máscara. Somos soldados, para lo bueno y para lo malo.

-Seguro que vos conocéis alguna de esas flores, lo veo en vuestros ojos; incluso diría que en parte es motivo de vuestro sufrimiento. ¿Me equivoco, Doji Kirako-sensei?

Mientras pronuncio las palabras saboreo el agridulce riesgo que conllevan. Si me equivoco me crearé una molesta enemiga. Una preocupación más y un aliado menos. Quizás incluso compruebe en breves instantes como me manejaría en un duelo a muerte, me burlo de mi mismo. Pero necesito alguien a quien poder dar la espalda en esta maldita ciudad dejada de las fortunas.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:16 pm

"Pronto entenderéis... Koji-san..."

Dijo entre suspiros ahogados por el cansancio tras aquella sesión de kenjutsu.

"Que en esta bella ciudad los que no pecan somos los que nos contamos con los dedos de las manos... Aquí... todo el mundo... por el bien de su familia, del Clan, del Imperio o sólo por egoísmo... meten las raíces donde no deben... Están por todas partes... tanto... que cada vez noto que respiro menos aire limpio... ya cada vez somos menos los que nos alejamos del "juego"... por ahora... mi dôjo y la mayoría de estos están a salvo... pero mientras más avance la primavera, mientras más intereses haya en juego... más cercanas estarán esas raices de levantar el suelo de un dôjo como este..."

Suspiró profundamente, esta vez quizás de pesar, mientras bajaba su cabeza y su flequillo ocultaba sus ojos claros.

"Por eso Notatsu-sensei pensó en hacer el seminario... él fue el primero que vio como las fichas del tablero se movían y como cada vez estábamos más cerca del centro del tablero... Así que pensó que una buena manera de quitar las tensiones, de darles, como quien dice, algo de lo que ellos quieren para que se sientan tranquilos y no vean estos reductos como lo que son, reductos de paz... y deseen conquistarlos...

Ellos poseen su circo mediático por fin en torno a unas clases nobles... y nosotros, cuando termine todo eso... tendremos de nuevo paz... Y la certeza de los "enemigos del verdadero jardín" más señalados que nunca... pues es otra manera de saber quién son las personas más interesadas en contemplar y vigilar nuestro descanso...

A veces... ni tan siquiera en casa uno está a salvo..."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:17 pm

Sonrío con amabilidad agradeciendo la confianza que demuestra Kirako. Confesarme que Notatsu ha entrado en el juego, quiera reconocerlo o no, seguro que interesaría dado que es uno de los pocos individuos que realmente pueden influir en el joven emperador y forjar su carácter.

Eso si es que no lo saben ya, aunque dudo que en tal caso le permitieran tal libertad de movimientos, quien sabe. De momento es irrelevante.

-Habéis confiado en mi, Kirako-sensei, permitidme que os pague con la misma moneda. Ayer tenía la esperanza de que si Yashiko-sama me incluía en el seminario me consideraría un peón útil al estar en deuda con ella... pero ahora se que era un iluso, las personas que están mezcladas en este asunto están demasiado altas como para que alguien desconocido como yo pueda serles demasiado interesante. Tampoco he visto demasiadas posibilidades de dañarles enfentándome de cara a ellos. Mi palabra no tiene valor alguno en esta corte.

-Pero eso podría cambiar. Tal como yo lo veo ya estáis en el juego. No hay posibilidad de neutralidad con individuos de tamaña ambición... o estás con ellos o contra ellos
-le dejo unos segundos para que piense en esto, mientras recupero el aliento para enfatizar mis siguientes palabras cuando lo necesite.

-Decís que el seminario señalará a los "interesados"... pues bien, necesito vuestra colaboración para que me señale a mi.

"Quizás lo que os voy a sugerir vaya en contra de vuestros ideales, probablemente fuera en contra de los míos si lo pensara... pero Kakita nos enseñó que el auténtico golpe es el que se ejecuta con la mente en blanco (strike with no thought; "The Sword") Aún así entenderé que os escandalice, y si es vuestro deseo no volveré a mencionarlo.

"Si se dan las circunstancias adecuadas, y para eso os necesito a vos y seguramente también a Notatsu-sensei, en este seminario podría ganar la clase de prestigio que ellos podrían considerar útil... y desde vuestro dojo se podría extender el rumor de que no debería haber participado, que es una maniobra de cortesanos... sutilezas escorpión, pero en todo caso algo que nos enfrente públicamente y justifique mi rencor hacia los, llamémoslo, " reductos imperialistas".

"Eso si me convertiría en el tipo de individuo al que podrían intentar manipular o reclutar... una posición ideal para mis intenciones. Con suerte podría recabar suficiente información sobre su jerarquía como para estar en ventaja cuando el inevitable enfrentamiento se produzca... y, si no resulta, vuestro dojo no pierde nada. Aún siendo un kendoka soy un recién llegado y no formo parte de él, pasaré como otro buscador de gloria más engullido por las mareas de la corte de Otosan Uchi. Un pobre samurai ahogado por la desgracia de su familia
-escupo las palabras.

Semejante discurso necesita una pausa para ser asimilado, por mi en primer lugar, pienso. Quien sabe, quizás acabe de acompañante del niño dios, o algo peor. El destino no está falto de humor, en ocasiones. -Por favor, obviad la cortesía, ¿os parecen los delirios de un necio? ¿Hago mal anteponiendo el deber al espíritu del iaijutsu, Kirako-sensei?

Out: sorry, no se como se traduce el nombre de la técnica "strike with no thought" ¿golpea son pensar? en todo caso creo que se entiende ¿no? :D

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:19 pm

OUT

Se entiende, descuida.

IN



Kirako te miró entonces de soslayo, durante todo tu discurso, lentamente había girado la cabeza, pero sus ojos aún estaban escondidos por los cabellos del color de la noche, mientras su expresión se había vuelto seria, taciturna quizás o muy atenta...

Al acabar permaneció así segundos, en silencio, bajando aún más la cabeza y dejando que sus ojos se perdieran de por entero mientras su expresión se helaba, se petrificaba en aquella tersa piel blanca. Entonces, habló...

"Vuestra señora es... Doji Kamoko-sama... la hermana de la Gobernadora... Por lo que no sois tan insignificante como creéis... además... la base de un buen cortesano es pensar que todo el mundo vale, todo el mundo es peligroso... y mi hermana es una buena cortesana... Anoche la oí hablar de vos...

Pero que sea una buena cortesana no quita que a mo ni me gusten sus compañía... quien se acuesta rodeado de víboras... ¿qué más puede esperar a la mañana siguiente? Sólo que mi hermana piensa que ya es de día... y que se ha salvado... lo que ella no sabe es que la noche en la corte es muy larga...

Sois amable al confesarme vuestros pensamientos... aunque sean a medias... Y algo me dice que es mejor no preguntar y confiar en vos... No sé decirlo con palabras pero... la katana nunca miente... He compartido una sóla sesión de entrenamiento con vos y sé que puedo confiar en vuestra nobleza y en vuestras intenciones... No digáis que me lo agradecéis... después de todo el trabajo de ser noble lo cargáis solo, yo sólo lo recalco...

Así pues... no me parece mal que uséis algo que ya hemos creado de ese modo en vuestros fines ocultos... El seminario está para que nos midamos los clanes, para saber quiénes son los poderoso, los prometedores, el futuro, el pasado... y mucho más... Y me da la impresión... que si alguien merece usar ese recurso de flor es un jardinero que parezca inexperto... Eso os dará ventaja...

Ahora bien..."


Dijo mientras levantaba la vista que la había mantenido baja, mirando al suelo, para ahora observarte con todo el poderío de ese azul claro intenso y titileante.

"Que sepáis que destacar en el seminario implica ponerte en el mapa de todos los cortesanos, de todos los bushis prestigiosos, de todos aquellos que manipulan y terjiversan... Cuando lo hagas... habrás entrado realmente en Otosan Uchi... y te aseguro que no es tan bueno como parece..."

Echó la cabeza hacia atrás y resoplando concluyó:

"Pero tienes mi apoyo... te ayudaré en lo que necesites... sólo espero que sepas lo que haces... No todos los días una encuentra a un compañero de ejercicios tan bueno..."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:20 pm

El tiempo se detiene entre dos latidos mientras la mujer permanece pensativa. Hasta me da tiempo a temer haberme equivocado... pero el arrepentimiento es para los débiles.

Tengo defectos, pienso, pero definitivamente ése no es uno de ellos.

Su voz tranquiliza mi alma, pero es sólo un espejismo. Nuevas dudas surgen. Pero ¿podría haber hecho otra cosa? Aún no se como acabará esto así que no puedo suponer que saldrá mal, y por mucho que lo piense no creo que actuara de manera distinta si volviera al instante en que entré en este dojo.

¿Noble? Es absurdo negarme a mi mismo que el éxito personal me atrae, y ésta es una forma de ganar mucho en poco tiempo, pero lo cierto es que si no estuviera "en deuda" con Kamoko no me plantearía actuar de esta manera... así que quizás ella tenga razón después de todo... quizás si exista en mi la nobleza que ella ve...

-Vuestra hermana es una buena cortesana, y creo que también en una buena samurai. Tiene suerte de teneros a vos porque, aunque no lo sepa, vuestro ejemplo es su esperanza.

Hay esperanza para todo el mundo, no puedo pensar otra cosa respecto a Yashiko, respecto a la grulla.

-Se que no os conozco, pero irradiáis un aura inspiradora. Que me consideréis un buen compañero de entrenamientos fortalece mi determinación -que no es mucha, dicho de paso. Aunque comienzo a darme cuenta de que, por poco que me importe la suerte del hantei, vale la pena luchar por samurais como Kamoko o Kirako. Y, a fin de cuentas, el emperador sin súbditos como ellas no es nadie. Ni siquiera existe. Debo recordarlo la próxima vez que hable con Otsu.

-Eso creo, me dará ventaja. Yo también había pensado que la atención de tantos ojos sobre mi quizás me consuma, pero si consigo marcar una diferencia a favor de mi señora -a jigoku con los demás -en ese tiempo, daré mi vida por bien empleada. A fin de cuentas tengo una ventaja, no tengo realmente interés en la fama ni la gloria. Esta ciudad siempre ejercerá sobre mi cierto efecto de repulsión. Probablemente no sepa bien lo que haga, es cierto... mejor así -sonrío volviendo a mirarla a los ojos, saliendo de mis pensamientos -Oh, perdonadme, os trato con demasiada familiaridad Kirako-sensei. Mis opiniones son irrelevantes para alguien de vuestra categoría.

-Sin embargo los vuestros son muy importantes para mi, si lo consideráis oportuno. ¿Por qué creéis que Yashiko-sama ha terminado durmiendo con víboras?

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:21 pm

Kirako se tumbó sobre el tatami, dejando que su larga melena se arremolinara en el suelo y mirando al techo dijo:

"No soy nada extraño ni excepcional... sólo tengo las ideas claras... Y eso últimamente es muy extraño... por eso resalto... Pero cuando uno sabe lo que quiere siempre llega a la meta, antes o después... El problema son las tentaciones que nos surgen por el camino... Todos las hemos sentido, la diferencia es quien las rechaza y quien no... Por eso os veo diferente... Esta ciudad tienta a todos los que viven y entran... pero sólo unos pocos son capaces de aguantar... yo os veo así... No implica que no toméis cosas que la ciudad os ofrece, sólo digo que sé que no perderéis el norte con facilidad... Y eso es... inusual... tanto como yo..."

Respiró hondamente y cerró su ojos por unos instantes y luego, en voz baja susurró las siguientes palabras:

"Yashiko-chan siempre ha sido una buena samurai... tanto... que por eso mismo está metida tan adentro en aquella madeja... y cuando estás tan hondo... tan abajo... cuando has dejado de ver la luz del sol por tantos días... es cuando los grises te empiezan a parecer blancos... y cuando los negros no te parecen tan oscuros... ese es el problema...

Pero tengo fe, o quiero tenerlo... en que ella sabrá mantenerse, como pueda, o aunque sea sabrá ver su error si lo comete... Yo pienso estar allí para ayudarla, sea de la manera que sea... después de todo... es mi hermana...

Sólo espero que tenga cuidado... puesto que donde os digo que se mete por cada hombre o mujer hay tres serpientes... enroscadas y que incluso se tienen tan poco respeto que se muerden las unas a las otras... Muy pocos de ellos son diferentes... muy pocos son como Otomo Noriko... y me temo que mi hermana no ronda a ninguno de estos...

Es el precio que está dispuesta a pagar con tal de devolver a la Grulla al lugar en la mano del Emperador que se merece... Por eso sé que aún es una buena samurai..."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:23 pm

Kirako tiene un gran apego por su hermana, eso es evidente. Es un dato útil si quisiera manipularla en el futuro aunque ahora mismo no veo porqué iba a hacerlo. Otra cosa es saber si es recíproco, eso si podría ser de ayuda con Yashiko.

Porque hay algo que no me había planteado hasta ahora. ¿Cual es el objetivo para los implicados? ¿La muerte, el destierro, el perdón? Es algo que no debería importarme, no soy yo quien decide, pero si le preocupa, y mucho, a Kirako, y temo que tarde o temprano llegue a importarme a mi también. Y no creo que eso me ayudara en nada precisamente.

-Kirako-sama, se lo difícil que debe ser para vos hablar de ciertos temas, pero entended que mi interés es honesto. Debo preguntaros quienes son esas "serpientes" a los que ronda o por las que es rondada vuestra hermana, debo saber cada detalle que vos conozcáis. Puede suponer una diferencia, y creo que no estoy en condiciones de dejar pasar ninguna oportunidad de lograr reducir la desventaja que nuestros rivales nos llevan en este juego -desearía poder tumbarme en el tatami y olvidar por un instante todo este asunto. No es para esto para lo que me entrenaron. Desearía poder reducirlo todo a conversar amablemente con tan excelente guerrero y al entrenamiento.

-Si os sirve de algo, preferiría hablar de vos. Como bien decís sois inusual, y eso siempre es interesante -sonrío con amabilidad -Alguien que incluso ha inspirado mitos urbanos sobre vuestro ascenso a sensei adjunto... y aún así nunca me he sentido tan... relajado en esta ciudad como cuando estoy con vos. Como si viéramos el mundo en colores parecidos, aunque casi siento que es una grosería hablar de nosotros al mismo nivel... os ruego que, si os hace sentir incómoda, me ordenéis callar.

Realmente no me interesa mucho conocer más a Kirako, al menos desde un punto de vista "profesional". Sin embargo no puedo dejar de sentir... cierta curiosidad que no logro ubicar exactamente. Diablos, por lo poco que he conocido de Igshikawa, debía de estar casado con Benten para traer al mundo esta descendencia.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:24 pm

OU

Jajajajaja es ultimo comentario ha sido buenísmo jajajajaja te apuntas una jajajaja

IN

Kirako, tumbada aún puso sus manos sobre su abdomen, el cual ya lentamente subía y bajaba tras perder la intensidad del entrenamiento y, mirando de reojo justo al contrario de donde estabas dejó caer...

"Pues... está más o menos claro... Mi hermana es la preferida, actualmente... De Otomo Nishi-sama... ¿Y dónde hay más serpientes que en las vestiduras de toda aquella familia en donde mi hermana se empecina en permanecer? Dicen que hay que conocerlos para saber juzgarlos... Yo no lo creo... no me ha hecho falta más de un segundo para ver que Otomo Asano-sama es cruel y despiadada y que gusta de controlarlo todo. Que Otomo Tenshi-sama no sólo usa sus oídos para oír rumores, que Otomo Iksesu-sama tiene una forma de ver los juicios legales de una manera muy peculiar... y así puedo nombrear de arriba a abajo lo "poco peligrosos" que son todos los miembros de esa familia, quizás exceptuando a algunos... como Noriko-sama...

El problema es cuando en principio decimos que el fin vale el riesgo... y luego... con el tiempo y al ver que inicialmente no ha pasado nada... el riesgo, la sensación de esta desaparece... Es como cuando estás en medio de una guerra y llevas tantas horas batallando que aunque la adrenalina te martillea los oídos ya has dejado de sentir la presión inicial... Puedes morir, es cierto, pero en ese momento estás más preocupado de cumplir tu misión... acabar con el enemigo y cada vez ves más lejos el que pueda alguien hacerlo contigo..."

Respiró profundamente y luego te miró:

"¿Y ese interés, Koji-san? No creo que ni hablar de esto ni de mi vida sea muy interesante, no soy nadie fuera de lo común en ese sentido, sólo sigo una vida ordenada, algo fuera de lo normal aquí, en Otosan Uchi, pero no en el resto del Imperio..."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:25 pm

--Los Otomo son individuos influyentes, de eso no hay duda. Es prácticamente imposible amenazar la posición de alguno de ellos, y en todo caso el esfuerzo probablemente sólo sirva para que otro igual o peor lo sustituya.

"Sin embargo siempre he pensado que, sin la infraestructura de los grandes clanes, no tienen un poder real y dependen de la importancia que estos quieran darles. Está claro que eso ahora significa mucho, porque hasta el último cortesano sabe que son los que controlan el trono... pero si esos clanes los dejaran de lado... se disolverían en el vacío. Sinceramente creo que, salvo que haya alguna inesperada oportunidad de promocionar a individuos como Noriko-sama en esa familia, el objetivo de lso imperialistas deben ser los "envenenados" dentro de los grandes clanes... y sustituirlos por individuos con cierto acceso directo al emperador, como Notatsu-sensei, que no sigan las reglas de las serpientes...
-me arreglo el obi para recuperar la compostura y la etiqueta -Pero bueno, no soy yo quien diseña la estrategia; en esta "guerra" soy sólo un explorador, así que pensar en tácticas es sólo puro entretenimiento.

-Y hablando del tema, ¿cómo es que a Kakita Notatsu-sensei le han permitido acercarse tanto al trono si no comparte su filosofía? -hablo del gozoku, evidentemente, pero considero de mala educación nombrarlos en voz alta en este reducto de pureza.

Me encojo de hombros cuando ella pregunta sobre mi interés. -Perdonadme, con "hablar de vos" no me refería directamente a vuestra persona, sino al simbolismo de hablar sobre Yashiko o sobre Kirako, como formas opuestas de entender la filosofía del samurai. Mi maestra siempre criticaba mi retórica, y con razón. -No esperaba que se pusiera ya a la defensiva. ¿Por qué me interesa? Veamos... si, como explicación no está mal -Pero, con todo y con eso, habéis dado en el clavo. Seguramente un jardinero no repararía en una rosa en concreto en los jardines Doji, rodeada de tanta opulencia, por mucho que resplandeciera. Sin embargo si encontrara esa misma flor en mitad de un erial de por seguro al instante captaría toda su atención, se preguntaría como había llegado allí y como habría logrado prosperar. Querría estudiarla, saber de ella... seguramente sentiría que puede aprender mucho sobre la flora, cosas que desconocía o supuestos erróneos que mantenía.

"Y en todo caso
-continuo con voz desprovista de demasiadas emociones -a cualquiera le reconfortaría la compañía de una rosa en mitad de un erial... por muchas espinas que tuviera -bromeo sonriendo con cierta malicia.

-Pero a veces las flores están poco interesadas en los jardineros ¿verdad? -río -Bueno, volvamos pues a la acerada profesionalidad. ¿Podéis adelantarme algo sobre lo que ocurrirá en el seminario, Doji Kirako-sensei?

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:26 pm

"Notatsu-sensei fue llamado por la Ama Emperatriz en persona desde esta ciudad hasta donde él vivía, en Kyuden Kakita... Creo haberle escuchado alguna vez que la Gran Dama conoció a su padre y al chico de joven y que siguió sus avances al notar ella un despuntar que muchos no vieron en un principio en él... pues puede que no lo sepáis, pero el crecimiento de Notatsu-sensei como kendoka fue como una montaña escarpada, de cero a cien... Pasó de ser un joven enclenque a lo que es hoy...

Dicen que la Ama tiene visión para los grandes talentos, de ahí que tenga incluso a una de sus Damas de Compañía pendiente permanentemente de ese tipo de asuntos... Y que vio en él un gran potencial... Así que cuando su fama trascendió lo mandó llamar para ver si era apto... La prueba se hizo en privado y dicen que Notatsu-sensei estuvo cinco horas a solas con la Gran Dama hablando de filosofía, de la espada, del arte, de la perfección y que al final le hizo un esquema de su futura forma de enseñarle al Emperador y una muestra de su habilidad...

Y quedó encantada... Aunque no sea exactamente, comod ecís, el perfil de la Ciudad Prohibida... Sin embargo creo que es lo que quiere la Ama para el Hijo de los Cielos... quizás la incoencia y la bondad de sensei..."


Meditó en voz alta, luego, lentamente se levantó un poco y se recostó sobre uno de sus codos. Su kimono se resbaló levemente en su hombro dejando ver un par de centímetros más de cuello mientras sus cabellos se recolocaban en su espadal y sobre sus hombros. Teniendo aún la mirada en el infinito.

"El problema de la retórica es que es otro arte más subjetivo, hay tantas visiones como oyentes... Pero entiendo lo que decís... Aunque no comportato del todo vuestra opinión... esto es un erial en algunos sentidos... pero más que un jardín o un desierto... es una selva... Se lo aseguro... Y en la profundidad de esta... ¿sabe como se protegen las plantas? Las más veneosas enseñan a los demás sus peligros con colores vivos y engalanamientos excesivos... No olvides las similitudes en estos días...

Mmmm... El seminario tiene una función básica social pero... lo cierto es que para la Grulla sobretodo nos va a servir de medición de nivel y para hacer alianzas... así que los ejercicios van encaminados a fomentar eso... "

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:28 pm

¿Inocencia y bondad? No son ésas las virtudes más útiles para un aspirante a dios cuando se pone en cuestión el gobierno de los hantei desde un punto de vista tanto práctico como filosófico. Quizás la emperatriz quiera ofrecerle a Rokugán un señor amable y cercano, pero también es posible que quiera ofrecerse a si misma un emperador manejable y sin carácter… bueno, no son cosas para compartir con Kirako, pero quizás Notatsu si entre en los planes del gozoku después de todo.

Unos centímetros de piel doji no son mucho para el hedonismo del bushi kakita medio, aún así ignoro el desliz como haría alguien más pudoroso; a fin de cuentas, aún adiestrada en la misma autoconfianza desmedida que todos nosotros, no es Kakita y no puedo predecir como reaccionaría. Pero ya veremos.

-Un erial, un jardín, una selva... creo que hemos agotado el símil floral, hermana bushi. Pero en todo caso una selva puede ser un erial desde un cierto punto de vista subjetivo si lo que se busca, lo que se respira, no se encuentra en ella. Pero el lenguaje no es más que la vestimenta del pensamiento, y a veces está de más –filosofar es perder el tiempo de la más útil de las maneras –si habéis entendido el mío.

-Gracias por el consejo, Kirako-sensei. Recordaré vuestras palabra
s –sonrío con una leve inclinación de agradecimiento –En cuanto a lo que tenga que ocurrir, es mejor dejar el seminario en vuestras manos y las de Notatsu-sensei, como no podría ser de otra forma. Espero que todo suceda en bien del Imperio –y como hemos acordado.

No creo que pueda sacar mucho más en claro de Kirako ahora mismo, lo que pretendía lo he obtenido con creces. Conozco nombres imperialistas, tengo una confirmación directa de afines gozoku y de paso he descubierto que el seminario no es un objetivo secundario ni mucho menos.

-Creo que ya es hora de que deje de molestaros, Kirako-sama. Ha sido un verdadero honor cruzar bokens y palabras con vos. Espero que no sea la última vez –me inclino y me dispongo a abandonar el dojo –Oh, sólo una cosa más, como sensei grulla que sois no puedo dejar pasar la oportunidad de aprender más de vuestra sabiduría. ¿Querríais decirme qué es lo más importante en la vida?

Sea como sea, tengo que decidir mi próximo paso. Necesito purificar cuerpo y alma, así que me dirijo a los baños (que supongo habrá junto al dojo) Soledad y agua perfumada me ayudarán a pensar.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:29 pm

Kirako al rectificar vuestro gesto se percata del desliz de la tela, parece no sentir afinidad por las artes cortesanas, pues cualquiera de ellas se hubiera percatado de tal suceso, ella no parece darle más importancia y se sienta de una manera más correcta con el fin de recolocar solo el kimono, sin tener porqué hacerlo ella, de esa manera quizás se hiciera suponer que había sido un desliz intencionado, de la manera que ella lo hace sólo la tela cayó. Y tu la crees, aunque también crees que tiene los materiales para ser una buena cortesana...

"Mientras sepáis en todo momento donde está el suelo no creo que os sea fácil caeros, si lo entendéis estoy más tranquila..."

Dijo con una queda sonrisa, luego resopló al oir lo del seminario y dijo:

"Va a ser más movido de lo que Notatsu-sensei y yo querríamos... os lo aseguro... Pero la buena noticia es que todos aquellos que no vayan por fines políticos podrán aprender mucho, en mi opinión y nosotros podremos conocerlos a ellos... este invierno han venido muchos cortesanos, ya esperaba yo la primavera con cierta ansia para poder revivir aquellos encuentros de años pasados en donde los bushis de todos los clanes nos hemos reunidos en casas de té a platicar tranquilamente sin pensar en clanes, ni juegos, sólo en hablar de armas, temas intrascendentes y el tiempo... Oh... a veces en estos días añoro hablar del "tiempo"

Dijo sonriendo con cierta picardía. Al final... a tu pregunta... quedó muda unos instantes... cerró los ojos y respiró hondo y tras abrirlos, sus pupilas brillaban como mil soles.

"Para mí... es vivir y morir sin traicionarnos nunca."

Luego, te dejó marchar...



OUT

Bien... ¿a donde vamos?

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:29 pm

Tras el baño me visto, ajusto mi arma sobre la cintura y repaso mentalmente lo que será mi próximo paso. El asunto del seminario promete mucho y casi desearía que el tiempo se acelerara, pero hay cosas que siguen teniendo interés en el momento actual. Lo de Kitashi es meramente personal por lo que debo dejarlo para más tarde, creo que es el momento de ver si se puede lograr alguna ayuda del fénix.

Supongo que Kamoko y Aki y habrán terminado de tratar con la Asahina, espero que todo el revuelo de las clases de Notatsu la haya dejdo con la agenda liberada, aunque para lo que necesito también podría tratar con algún funcionario inferior.

Se que el fénix tiene dos embajadores, coembajadores o como demonios se hagan llamar. Y tamién se por Kamoko que uno de ellos, Asako Emi, puede sr proclive a nuestra causa, mientras que el otro, un Isawa cuyo nombre debo fingir que no he olvidado puede ser un rival. Ahora bien ¿son rivales también entre ellos? Eso me vendría realmente bien. También he oído rumores sobre el campeonato de jade y necesito que la Asahina me confíe la posición oficial del clan y si puedo usarla en mi favor.

Había otro nombre... Hayabusa, Shiba Hayabusa. No estaría mal como paso previo a Emi, me temo que a dia de hoy los embajadres siguen siendo demasiado para mi. Necesito que Noriko me informe de él y de la stuación en la que se encuentre e clan fénix. Quizás ella pueda organizar una cita con Emi incluso, si es que obtengo algo con lo que "negociar"

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:30 pm

Un poco más relajado al fin, salistes dispuesto a meter "las narices" en donde no te llamaban de la manera más sutil posible, parecía que la conjura del Gozoku tenía las manos muy largas y las intenciones tan afiladas como una katana. Empezabas a ver hebras y no te gustaba el patrón que estaba tomando. No sólo por el hecho en sí sino también por ver como personas nobles como Kirako o Notatsu quedaban por su honor, metidas en el fondo de la conspiración.

¿Dónde un reducto para los justos y puros? La mayor de las luces extiende la mayor de las penumbras...

Ensimismado en tus pensamientos comenzastes a andar hacia donde deberían haber terminado la reunión con la hija del daimyo Ashaina cuando de repente casi chocastes con un joven que apareció de improvisto por uno de los pasillos que aparecían y desaparecían tras enormes jarrones de porcelana o enormes ramilletes elaborados. El joven iba también distraido leyendo unos papiros pero, ambos fuistes muy hábiles en reflejos y os esquivasteis el uno al otro.

Aún así, por aquel "susto" inicial os quedasteis quitos, anclados en el pasillo, mientras sendas disculpas salían de vuestros labios. Entoncs, tras inclinarte un par de veces levemente te distes cuenta de que aquel joven no era de allí... Es decir, su pelo negro lago estaba recogido en una cola baja de la que sólo escapaban dos mechones que pasaban delante de su vista, realzada por unas lentes pequeñas y circulares, que escondían una mirada llena de sabiduría... Y que vestía con un kimono anaranjado con un enorme fenix rojo que volaba desde los pies alzando sus altas y expandiendo su cola por todo el traje. ¿Un Fénix en medio de la embajada? Puede que no pudieras tener más suerte... ¿Pues no podría tratarse de Isawa Arousou, el Candidato a Maestro de Aire que hacía enlace con el Fénix?

"Disculpe una vez más... me temo que ando aún despistado por estos pasillos y no ayuda nada a que me ponga a releer en medio de los pasillos."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:30 pm

-Por favor, la culpa ha sido mía -contesto humildemente -soy yo quien debería conocer mejor mi propia embajada y andar con más cuidado. Ha sido una descortesía imperdonable con un invitado; por favor, permitidme compensaros poniéndome a vuestra disposición para cualquier ayuda o guía qe necesitéis en nuestra casa, hermano fénix, eso si es que en algo os puede ayudar el yojimbo de Doji Kamoko-sama. Mi nombre es Kakita Koji -me presento con una reverencia al uso.

No me esperaba tener que tratar con un fénix antes que con Noriko, pero quizás el kharma tenga ideas mejores que las mía. Es una suerte si este individuo es Arousou. Aunque eso implica improvisar... supongo que lo primero es alargar la conversación y ganar su confianza; estrategia doji básica. Veremos si a un kakita se le da bien.

-¿Sois un sacerdote de los kamis? -pregunto mostrando un mal disimulado interés -Nunca había conocido a ninguno -sonrío -¿a donde habéis dicho que os dirigíais?

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:31 pm

"Oh... No, no, en absoluto, yo soy el invitado descortés y adormilado en esta neblinosa mañana..."

Respondió con una amplia sonrisa cálida y amiglable mientras se inclinaba levemente una vez más.

"Es un placer Kakita Koji-san mi nombre es Isawa Arousou y soy uno de los que humildemente pretenden llegar a un puesto de relevancia dentro del Consejo Elemental de mi Clan... Así que sí... soy un sacerdote de los kamis, de los de aire, pues soy un tensai de este elemento."

Y de nuevo sonrió con calidez mientras se recolocaba bien sus lentes, algo desplazadas en su nariz al estar a punto de encontraros.

"Pero los papiros que leía más bien eran las "metas e instrucciones" que poseo para este laaaaargo día... pues vengo en busca de Asahina Noriko-sama... con la cual estoy más que complacido en tratar y... ¿Doji Kamoko-sama habéis dicho que es vuestra señora? Hum... ¿La hermana de la Embajadora Doji Aki-sama? Hum... Vaya, pues entonces puede que incluso vea a su señora y a la embajadora. Mi misión aquí es, como siempre entre nosotros, fieles hermanos, tratar de llevarnos bien con el Clan más afín a nosotros..."

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:32 pm

-Isawa Arousou-sama, es un honor conocerle -contesto con cierta inclinación de cabeza respetando los estatus. Aunque realmente dudo del estatus de un aspirante a mucho pero realmente nada, ni es embajador ni maestro, en cualquier caso no querría ofenderle innecesariamente.

-No veo como podríamos llevarnos mal -digo inocentemente -teniendo como bien decís una visión tan similar de lo que es justo y honorable. Pero en todo caso seguro que encontraréis la compañía de mi señora y su noble hermana deliciosa. SI queréis que le entregue cualquier mensaje no dudéis en pedírmelo. Sigo pensando que estoy en deuda con vos.

-¿Candidato a mestro habéis dicho? Vaya, había oído que existía algún puesto vacante en el concilio, pero no imaginaba que se adjudicaran presentando candidaturas... me resulta un método realmente curioso. ¿Y como se resuelve? ¿disputan un torneo o es privilegio del campeón fénix escoger?
-mi sorpresa no debería tener problemas para pasar por genuina. En rokugán lo normal es el derecho hereditario, no las "elecciones" Espero que Arousou sea uno de tantos samurais que gustan de hablar de si mismos, cualquier información puede ser útil en mi situación.

-Aunque quizás sea más común en vuestro honorable clan de lo que imaginaba, ahora entiendo porqué el fénix tiene también dos embajadores. Perdonad si digo una estupidez pero ¿uno representa al consejo y el otro al daimio shiba? ¿o se reparten las tareas? -levanto la vista levemente, dejando tiempo para que yo hubiera pensado en lo que yo mismo acababa de decir de no ser porque es l pregunta que iba a hacerle a Noriko -Supongo que necesitarán de una gran complicidad para no estorbarse mutamente en cualquier caso... deben de ser muy buenos amigos -sonrío con inocencia.

Más que sus palabras, que imagino corteses y anodinas, salvo que haya desayunado con sake, me interesan sus reacciones al escuchar mis divagaciones y al contestar. Un gesto puede ser revelador, debo poner toda mi atención en leerlos, especialmente en lo referente a posibles efrentamientos entre los embajadores.

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:33 pm

Arousou sonrió con cortesía, con dulcura, mientras entrecerraba los ojos al hacerlo debido a que sus ojos no eran muy grandes y meneó la cabeza levemente en alguna de tus cosas, no sabías si de aceptación o de negación pues la balanceaba de un lado a otro como ponderando tus divagaciones. Al final, dejando caer una de sus manos con los pergaminos y con la otra recolocandose sus lentes dijo:

"Bueno... obviamente yo no podría llevarme mal con alguien tan cortés... y menos un hermano grulla en donde tan bien he sido siempre acogido... aparte de ser algo que va en contra de mi propia naturaleza...

Si... es un tema lo de la candidatura extraña y escabrosa... Debido a la falta de señores que hay en todos los clanes tras estos años... Un asunto peliagudo... pero el Fénix, ya que debemos ocupar un Consejo de Cinco, hemos decidido ver cuantos candidatos hay... Yo soy uno de ellos, me refiero, a que mis conocimientos son aptos según muchos para ocupar un puesto, pero mi persona aún debe ser puesta a "prueba" y Shiba me libre de querer saltarme esta prueba! después de todo es mucha responsabilidad... Una primvera tan agetreada unid a unas pruebas de magia son más que suficiente para ver si una ciudad asi y un cargo semejante me comería o yo a él... jejeje... En resumidas cuentas y por encima... ya me entendéis...

En cuanto a nuestro sistema de embajada, bueno... nosotros siempre decimos que toda opinión debe tener cabida, y el fenix ahora tiene muchas opiniones por lo que... ¿No es la embajada sino claro reflejo de esto? Todo lo que uno necesita es una meta común y las cosas se desarrollan mejor de lo esperado..."


Recalcó con una afable sonrisa en la que no se denotaba ni malicia no parecía haberse molestado en absoluto en tus comentarios.

"Pero tenéis unas hipótesisi muy interesantes, Kakita Koji-san, eso es bueno, tener un forma de pensar que os deje claro el camino y que os permita, cuando estáis equivocado haceros con la verdad. Parece que Doji Kamoko-sama como siempre ha elegido eficientemente...

Pero, por favor, si venís en mi dirección caminemos juntos... ¿Vais con vuestra señora o con alguien más?"

Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3136
Registrado: Dom Sep 21, 2008 4:09 pm

Mensaje por Kakita Koji » Vie Oct 31, 2008 5:34 pm

-Será un placer caminar junto a vos. Probablemente si vayamos en la misma dirección porque, precisamente, iba a rogarle a Noriko-sama referencias sobre uno de vuestros hermanos para realizar un recado de mi señora... Shiba Hayabusa-sama, se llama. ¿Le conocéis, por casualidad?

-Si, creo que entiendo lo que me explicáis. Aunque me resulta extraño comprender un sistema tan... abierto de gestión. Pero supongo que los fénix están acostumbrados a no ser entendidos a veces
-sonrío bromeando -No obstante en el poco tiempo que llevo aquí me preocupa la cantidad de rumores que he percibido sobre vuestra noble representación -bajo la mirada aparentando vergüenza -No querría incomodaros con habladurías, pero, ya que el kharma ha querido que me encuentre con vos, quizás podríais ayudarme a evitar malentendidos en el futuro -dejo pasar voluntariamente unos segundos de más de silencio

-Ayer estuvimos en una fiesta en casa de Doji Higshikawa-sama, mis ocupaciones en esta ciudad no van mucho más allá de acompañar a mi señora y hacerle recados, pues como decís sólo vengo con ella, y ciertos individuos dejaron entrever que había un enfrentamiento dentro de la embajada fénix, algo así como que las distintas opiniones al final se habían concentrado en varios bloques que no siempre buscaban las mismas metas comunes... algo oí sobre conservadores y... no recuerdo como llamó ella a los otros -dejo caer intencionadamente la pista sobre mi fuente. "Ella" no es muy conciso pero le hará pensar a Arousou en alguien, seguro, y quizás lo deje entrever -Incluso temía que esa división de criterios hubiera llegado a los embajadores... a fin de cuentas todo el entramado político actual es altamente inestable tras la muerte de Hantei Okucheo -nombro al hantei muerto sin bajar la voz ni usar rodeos, es interesante su reacción -y cuando se camina sobre terreno inestable uno tiende a buscar apoyos sin sopesar pros y contras... -mi tono es intencionadamente amable, no irónico ni malicioso en absoluto. Como el de un espectador que comenta distraidamente la obra de kabuki que acaba de presenciar. No quisiera enfurecer a este fénix, aunque dudo que siendo un maestro del aire se deje llevar fácilmente por su ímpetu, antes de saber si "participa" en mi juego.

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado