Día 1º.- Distrito Hiro.- Tarde

Registro de las Historias de OU.
Cerrado
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6804
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 1º.- Distrito Hiro.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 13, 2008 6:45 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Primer lugar a visitar: Casa de sake, la Catarata de la Vida
Hora: 4 a 6 pm.- Hora de Shiba

El Distrito Hiro ya no era lo que era... o mejor dicho, si lo era, era un pozo de corrupción en medio de la grandilocuencia de Otosan Uchi, era la mancha en la impoluta seda de un traje, era la luz que atraía a las polillas infectadas. Era... un lugar conflictivo para que dos cangrejos empezaran su búsqueda...

Hida Kaigen caminaba un paso detrás de su "señora", con su aspecto imponente gracias a su enorme estatura, sus espadas gemelas al cinto y un kimono sencillo que sólo resaltaba más su musculosa figura. La Kuni iba delante... Iba vestida con un kimono gris osucuro, casi negro, con el mon cangrejo a la espalda y el Kuni en el pecho. Llamas de color negros se extendían por la tela tragándose cualquier vestigio de luz que poseyera. sus manos, finas y blancas estaban semiocultas en las enormes magas del kimono. Pero, en aquella que apoyaba en su daisho se veía cómo tatuajes de hiedras que subían por sus dedos terminaban enlazándose en sus dedos hasta sus uñas, largas y pintadas de negro. El cuello del kimono dejaba ver igualmente que en el cuello de la Kuni el mismo tipode tatuajes subía por su piel hasta desaparecer en la nuca. Sus ocuros cabellos cañian libres y sueltos cual marea negra por su espalda y su rostro, dejando entrever en el flequillo sus dos pozos. El rojo de la sangre pintado en sus labios y en su nívea piel facial, mientras numerosas lágrimas de sangre resbalaban desde sus ojos hasta el cuello, en un llanto infinito y agónico.

Ambos, serios, caminaban despacio mientras los habitantes del distrito se apartaban temerosos de su aspecto. Estaba acostumbrados a los tipos peligrosos e intimidantes pero, dos enormes cangrejos paseando como señores del lugar seguía siendo algo que hasta al más estupido le hacía apartarse de su camino.

La Catarata de la Vida era una "bonita" casa de sake en medio de toda aquella basura. Era un lugar con más clase en aquel sitio, en donde aquellos que poseían el suficiente dinero como para poder caer incosciente por la bebida acudían. Un lugar en donde los más pobres soñaban con podr entrar a gastar su dinero y en donde los "nuevos ricos" se paseaban como si hace unos días no soñaran con que les dejaran paso.

Sin embargo, el enorme, pero no tan grnade como Kaigen, guarda de la puerta, en cuanto los vio de lejos comprendió que no era hora de plantarles cara... Incluso cuando Heisa, con gesto descarado se le quedó mirando un segundo antes de pasar, con cara de asco, el hombre torció la cara para no provocar ningún altercado. Todo el mundo debía saber dónde estaban sus limitaciones.

El dueño de la casa pronto los vio entrar al salón principal, una enorme habitación en donde unas mujeres tocaban en un estrado y en donde muchas mesas se disponían allí, con clientes que no paraban de beber acompañados por mujeres que parecían algunas geishas y otras...

Heisa se se dirigió a una mesa mientras observaba el lugar con su mismo rostro pétreo. tu pudistes observar como la sala quedó en silencio cuando entrásteis, volviendo a hablar minutos más tarde, aunque las miradas indiscretas y por el rabillo del ojo se sucedían al estudiaros.

"¿En qué puedo serviros, amigos?"

Dijo el que parecía el dueño del locarl, un gordinflon casi calvo, que ocultaba esto gracias al peinado tradicional. Portaba en el pecho el mon Yasuki... Muy típico de ellos, sacar de sitios así el mayor beneficio, ayudándose de las ansias de las clases en ascender...

Heisa le miró con ojos vacíos y dejó escapar con tono lúgubre, quizás más delq ue nunca le hubiese oido (empezabas a pensar que o era muy buena actriz o era realmente una persona diferente cuando trabajaba):

"Sochu, y nada de baratijas, Yasuki, a unos camaradas cangrejos no se le pone algo que no sea lo mejor"

Obviamente era parte del plan, no se ibana a arriesgar a beber en medio del trabajo, pero serviría para llamar la atención, pues su tono había sido claro y lo suficientemente alto como para que cualquiera que oyese lo entendiese.

Una vez que el yasuki se marchó heisa apoyó sus manos en la mesa mientras, a cubierto con su flequillo miraba alrededor.

Cinco mesas más estaban ocupadas, una más con vosootros y cuatro vacías. En alguna de esas debía de haber alguien interesante... en cuanto llegase el yasuki le abordarían...



Hida_Kaigen

Llevaba un simple kimono apenas ornamentado con el mon de l cangrejo en la espalda y el mon del Hida en el brazo derecho, un borde gris marcaba la parte baja de este mon.
Debajo del mon en el brazo derecho llevaba atada una cinta blanca con dos Kani que decían Goro y Satoshi, el pelo recogido en el moño tradicional pero sin llevar la cabeza rapada.

En el obi descansaba un hermoso daisho, la katana llevaba un sello en la tsuba, una pinza de cangrejo sobre un muro. La ceda que cubría las vainas de las armas era de un griz azulado adornado en negro.

Caminaba detrás de Heisa observando atentamente el movimiento de cada persona atentamente y apoyando mi mano en la tsuba de mi katana.
Lentamente no acercamos a la casa de Sake.

Un masivo ronin cuidaba la puerta, nos miro solo un segundo y se dio cuenta que veníamos buscando algo mas que sake…por suerte fue lo suficientemente inteligente para quitarse de en medio. Fue inteligente.

Entre a la casa de Sake y mire en todas direcciones intentando darme un paneo de que personas estaban dentro, reconocer samuráis, ronin o simples heimin y sus ubicaciones en el salón.

Un yasuki se acerco a nosotros…al menos era un cangrejo, tal vez obtuviéramos algo de el…si teníamos kokus suficientes claro.

Heisa pidió lo habitual y eligió una mesa, después de que nos sentamos mire mas atentamente a las personas intentando no llamar demasiado la atención, había que encontrar alguien que llenara nuestro perfil, un campesino o ronin sin modales ostentando su dinero.

Heisa debía estar feliz…la caza había comenzado.

Fuera:
Percepción para todos lados. Quiero todo lo que pueda ver…cantidad de gente y mientras pueda definir status (samurai, heimin etc) y el dinero que ostenta, si me tratan de sacar las espadas le rompo un brazo al que se haga el loco. Pongo cara de maniaco asesino (como si me costara mucho) para evitar que se acerquen antes de tiempo.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

La sala estaba llena de gente aunque no era exactamente la hora tradicional para empezar a beber sake, aunque bueno... en lugares como la Muralla no había hora tradicional, pero podías suponerla.

La sala tenía diez mesas incluida la vuestra y todas estaban llenas, los únicos huecos que quedaban era en la barra, en donde también habían un par de personas. En la mesa más cercana al estrado de los musicos habían tres Mantis con pinta de marineros que bebían ingentes cantidades de sake. En otra también cercana había un hombre, un gordinflón de aspecto heimin pero con bastante fortuna en el dinero al parecer, pues iba bien vestido, acompañado por un par de matones y dos mujeres a sus lados que reian y bebían con él. Otra de las mesas estaba ocupada por una mujer que cubría su kimono con un abrigo y de la que no se le veía nada, simplemente su cabellera negra y corta, bebía sola. La siguiente mesa estaba llena de cuatro heimins que parecían ilusionados por estar allí, quizás el primer dia que habrían tendido suficiente dinero para netrar. En una mesa cerca a ellos descansaban mientras hablaban detenidamente dos Yasukis. Una mesa en el fondo y menos iluminada dejaba ver el fulgor de la luz sobre una máscara de porcelana que portaba un hombre que bebía acompañado de lo que parecía una gesiha, un escorpión. En otra de las mesas una jovencita de pelo largo y castaño y de aspecto pícaro reía alegremente junto a un hombre de solemne apariencia, ella portaba el mon Kitsune a la espalda y el el del Tejón. La siguiente era la vuestra y las otras tres estaban llenos de heimins, pero éstos poseían un aspecto peligroso, de hecho, las tres mesas estana unidas y formaban un total de diez personas con mujeres a sus lados también. En la barra estaba apoyada una camarera y un ronin que parecía beber solo y tranquilamente.

El Yasuki volvió con vuestr sochu y lo sirvió mientras os deseaba que os gustase. Heisa jaló de su manga y le indicó que se quedara quieto.

"Tenemos que hacerle unas preguntas... hemos venido por información..."

Dijo ésta mientras miraba en derredor un segundo y acto más atrde le indicaba que se sentara.

"Sirvenos y sirvete, no queremos que quede extraño..."

Le ordeno Heisa al Yasuki, el cual, intimidado accedió rápidamente a su petición. Una vez los tres sentados y con sochu en el vaso Heisa dijo:

"Ahora vas a responderle a mi amigo a todo lo que te pregunte... y luego a todo lo que te pregunte yo."


OUT

Per Dif (10)= más dos aumentos para ver toda la sala Dif (20)= 23 superado



Hida_Kaigen

Ja…típico de Heisa...jugaba hasta en los momentos menos indicados…por que se le ocurría meterme en este aprieto… espero que sea algún tipo de entrenamiento, si no ya se las ver con migo mas tarde.

Muchos de los presentes parecían llenar el tipo de la gente que buscábamos, el grupo grande parecía ser el mas indicado de todos pero serian difíciles de intimidar siendo tantos. El numero parecia ir de la mano con la estupidez y agallas de estos tipos.

Los cuatro Heimin parecian estar muy emocionados pero no me cuadraban demasiado en el perfil de “bajo fondo” que necesitábamos.

El gordo parecía ser una buena presa, los dos matones seguramente estaban ahí por el dinero y saldrían volando a la primera señal de problemas reales…Hesia y yo éramos dos problemas reales esta vez.

La mujer me había llamado la atención pero mas por el misterio que por otra cosa, tal vez sería interesante ver quien era después de todo.

El resto eran samuráis, con ellos podríamos hablar, de ser necesario, en cualquier momento.

-Yasuki san… mi compañera ya le dijo para que estamos aquí- dije mirando al comerciante a los ojos- apelamos a su sentido del deber hacia su clan para respondernos lo que necesitamos. Nuestro interés por ahora recae en conocer quienes son las personas que frecuentan su taberna-

Le hice un breve reverencia, era un hermano de clan y las amenazas estaban de más…por ahora.

-Por ejemplo, dígame por favor, quien es el Heimin que esta sentado ahí- dije mirando al gordo intentando no llamar la atención-ese Heimin gordo que parece estar muy bien acompañado, cualquier información que tenga sobre el será muy beneficiosa para nosotros por mas insignificante que parezca-



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

El Yasuki miró de reojo al hombre y se dirigió a vosotros algo nervioso.

"¿Po... Porr qué?... ¿Ha hecho algo malo?"

"Deja de preguntar y responde."

Dijo Heisa con tono tajante y mirada helada mientras miraba ella de nuevo en derredor mientras hacía la que bebía. El Yasuki, intimidado dio un par de cabezasos rápido de asentimiento y dijo:

"Ése... ése es Tocho un comerciante del distrito... ha hecho fortuna con la venta de... madera... pero... todo el mundo sabe que... bueno... ya sabéis... que no es madera... es algo sacado de la tierra igualmente pero no... Ya me entendéis... los vicios de Ryoko Owari llegan hasta aquí..."

Opio. Se cruzó en tu mente. Incluso las manos de los escorpiones llegaban a la pulcra ciudad Imperial con su opio... Así pues ese tipo era un comerciante ilegal.

"¿Por qué ? ¿Ha hecho algo?"

Volvió a pregunatr como asustado por perder el cliente.

"Te he dicho que no preguntes. Mientras menos sepas más seguro estarás.Sentenció Heisa con un tono tan intimidante que le arrebato la voz.- Y dinos... supongo que ya tendrá mucho dinero... ¿Y los diez de allí?"

Dijo mirando de reojo a los de las mesas unidas. El Yasuki se tiró un poco del cuello del kimono acalorado y prosiguió:

"Esos... esos son... "guardias no formales" del distrito..."

"Entiendo... yakuza... Dijo Heisa mientras los miraba disimuladamente.- Lo malo de esa escoria es que le pegas una patada a una piedra y salen veinte... Pero no hay problemas... son unos cobardes si los pillas en el momento adecuado..."

Su sonrisa predadora apareció en su rostro, alegre incluso quizás deseosa de pasar a la acción de los interrogatorios.

"Hablanos del tal Tocho." Espetó de nuevo volviendo al gordo.

"Eh... pues... qué decir... vive en una casa medianamente buena de aquí... y se junta con dos comeriantes más que ha hecho fortuna con "la madera"... Los dos matones son a sueldo, al igual que las señoritas... Dicen que tiene matones por todas partes ahora jutnoa sus dos amigos, se rumorea que tiene un pequeño emporio... Vigilado..."

Dijo bajando muchísimo la voz mientras miraba de reojoal Escorpión allí en una esquina sentado.

"Aquí... nada de la "madera" se mueve sin que... ellos lo sepan..."

Heisa miró de reojo al escorpión y escupió casi:

"Escorpiones... porqué no me sorpende... Así que Tocho y sus dos amigos han montado un grupo de estorsión y de camellos en todo el barrio supervisado y con el beneplácito de ellos... ¿En todo el barrio?"

"Sí..."

Bajos findos inclusidos parecía... ¿Bingo?



Hida_Kaigen

-Quédate con las respuestas que te ira mejor, Yasuki san, dejanos las preguntas a nosotros- dije al Yasuki dándole un poco de apoyo a Heisa.

Heisa me estaba mareando…supuestamente tenia que ser el violento y ella la de las preguntas, pero actuaba al revés. Me costaba entenderlo.

Igual no importaba, parecía ser que habíamos dado en el clavo, ese tipo era el tipo de persona que buscábamos para interrogar, el tipo con mucho que perder y poco para defenderlo. Lo único malo era el escorpión presente pero creía que podía manejarlo.
Los dos monigotes que lo acompañaban no eran nada no habría problemas…solo quedaba una duda por aclarar antes de seguir.


-Bien- dije en tono bajo- ahora háblame de la mujer que bebe sola, sabes algo de ella?-



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

El Yasuki miró a la mujer de reojo con cierto miedo y luego miró de nuevo para ellos. Bajó el tono mientras se acercaba algo y dijo.

"Se... se llama Tarako... no se mucho sobre ella, sólo que es una ronin de Clan... de cúal... no estoy seguro... unos dicen que era una Grulla por su sutileza en movimientos y su belleza cuando se descrubre. Pero otros afirman que es una León, por la fiereza en el combate... No sabría que decirlos, siempre viene a beber sola, a veces alguno se le acerca, es entonces cuando hay que sacarlo sangrando por el golpe... Alquila su espda, un koku al mes. Es lo mejor de este distrito... No acepta cualquier encargo, que yo sepa no ha protegido a nadie de los que venden... "madera" aún cuando sé de buena tinta que le ofrecieron mucho dinero... Hubo un tiempo en que esto no era nada seguro, Hida-sama... os lo aseguro... muchos cuellos rodaron... ella estuvo por aquella fecha aquí... No salvó a nadie, y matar... eso no se sabe con certeza..."

Heisa bebió mientras la observaba con el rabillo del ojo detenidamente y dejaba que en sus labios se curbara una sonrisa maquiavélica.

"Ahora hablanos del Escorpión..."

El Yasuki pareció que le costó tragar saliva y se acercó a un más para hablar todavía más bajito mientras se cercioraba con un leve y rapido vistazo de que nadie les miraba.

"Él... él es... Shosuro Kimitaro... es el que se ocupa de... bueno... ya lo dije... Viene una vez a la semana aquí... Luego dicen que visita un par de casa de juego y de geishas y que va teniendo reuniones con cada jefe mafioso para que le den el dinero... Luego se marcha... El cartel Shosuro es el que se ocupa en hegamonía de Otosan Uchi y sus hombres los que lo vigilan. Dicen de él que es un kendoka tan rápido como una estrella fugaz... y que estudio con los Bayushi el arte de la espada... Nunca viene solo, siempre viene con esa mujer, una geisha llamada Hijiko, de la Máscara de Bayushi... Son clientes tranquilos, vienen, beben, pagan y se van..."

"¿Y tardarán mucho en hacerlo?" Dijo Heisa seria.

"Bueno... ahora que habéis entrado puede que más... después de todo este sitio es frecuentado por los mismos de siempre... puede que hayáis levantado sospechas... a sus... intereses..."



Hida_Kaigen

La presencia del escorpión parecía haber preocupado a Heisa, realmente no entendía por que…no estábamos aquí por el asunto del opio así que el escorpión no tenia por que temer de nosotros.
Además no arruinaría su reputación metiéndose en el camino de una cazadora de brujas, todos sabían a que se dedicaban y si el no estaba metido en eso no tenia nada que temer.

Mi impresión era que se dedicaría a observarnos y tal vez solo actuaría si nos metíamos en sus negocios, pero de ningún modo intervendría aquí y ahora.

Tenía intención de despedir al Yasuki para hablar con Heisa del curso a seguir, así que la mire y asentí con la cabeza, indicándole que eso era todo para mí.

Fuera:

Si la respuesta de Heisa es negativa por que quiere hacer mas preguntas salteate la parte en que despido al Yasuki…si no lo dejamos como esta.

Dentro:

-Puedes irte Yasuki san, nos has facilitado las cosas hoy y estamos agradecidos por ello- dije con una reverencia al yasuki.

Cuando se fue me acerque a Heisa intentando darle la espalda lo mas posible al escorpión.

-Según lo veo yo- dije en un tono bajo- tenemos dos opciones, una esperar a ver quien se va primero, el gordo o el escorpión y actuar en consecuencia o actuar ahora aquí-

Deje pensar un momento a Hesisa…seguro ya tenia su propia idea pero igual quería que considerara bien la decisión.

-No creo que el escorpión actúe aquí, se pondría en evidencia, y cuando vea que no tenemos nada en contra de su negocio nos dejara en paz, no creo que quiera tener problemas con una cazadora de brujas-

Espere la respuesta, después de todo era su decisión y era la mas experimentada en esto.

Fuera:
Bueno, sea lo que sea que hagamos ya se empieza a perfilar la historia, que emocion Rebotado



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa meditó unos segundo lo que había dicho y luego emepzó a hablar entre susurros oscuros y siseos desconcertantes, su voz cuando se tornaba seria y calculadora tenía matices siniestros que sólo un cazador de bruja podía tener.

"Iremos a por el gordo en cuanto salga o el escorpión salga. Nada más que uno de los dos se mueva. Esperaremos un par de minutos y saldremos luego."

"¿Qué piensas que debemos decir al empezar? ¿Jugamos duro o no desde el principio?..."

No tardó mucho en decir esto cuando en la mesa del fondo se levantó el escorpión con la geisha. Tal y como había previsto el Yasuki no tardaban en irse ya, puede que con algo de desgana...

El resto de los comensales de las demás mesas ni les miraron cuando pasaron pero, tras la máscara enteriza de ese hombre juraríais ver que os miraba... ¿O era sólo la ilusión óptica de esos malditos trazos en la porcelana?

Lo que estaba claro es que presionar al gordo y hacer creer que iba por asuntos de opio era muy peligroso. Lo que estaba muy claro es lo realmente repugnante que era que en el corazón del Imperio hubiese un negocio así montado...

Estaba solo... Por fin... Heisa tomó su vaso de sochu y pegó un trago bebiendoselo entero. Sus ojos llamearon y sonrió de lado levemente. Ya era hora... Se levantó seguida de Kaigen y se dirigió hacia la mesa.

Algunos, más que nada los yakuza, se fijaron en esto. Pero ninguno de los dos cangrejos fue entorpecido en su paso hasta llegar al gordo, los dos guardaespaldas y las mujeres.

Heisa, ni corta ni perezosa miró a los dos matones con mala cara y luego al hombre y tomó asiento descaradamente. Era un maldito heimin, él no le diría lo que teníaque hacer.

"Bien... Hablemos..."

Dijo sin presentaciones y sin tapujos de manera que los dos guarias se pusieron algo alertas y las mujeres casi más consternadas por ella que el gordo, el cual había quedado muy sorprendido y asustado por dicha visita.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6804
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 13, 2008 6:47 pm

Hida_Kaigen

Me levanté y camine detrás de Heisa, parecía demasiado apurada por comenzar, tal vez el trago de sake le había caído demasiado pesado.

Heisa se sentó en la mesa del Heimin, y miro descaradamente a los hombres que lo acompañaban.

Antes de que ella comenzara a hablar lleve mi mano a la tsuba de mi espada y con un tono muy calmado dije.

-Siéntete honrado Heimin, mi señora a decidido concederte unos momento de su tiempo- mire a los dos hombres con cara asesina- a solas- les solté en un murmullo amenazador al resto.

“Bien…Hablemos” dijo Heisa.

Me quede mirando a los hombres mientras se paraban, era mejor para ellos no intentar nada.

-No necesitan salir de la posada- les solté con desprecio a los acompañantes del gordo- Pueden esperar por ahí- dije señalando a la mesa que ocupábamos nosotros.

Caminé para colocarme al costado de la mesa y puse dejando al gordo heimin a mi derecha… si intentaba algo no lo haría por mucho tiempo.

Este era el tiempo de jugar al bueno y al malo, veríamos que tan bien congeniábamos los dos.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa sonrió de una forma algo maníaca mientras tomaba un vaso que estaba sobre la mesa, de una de las mujeres y bebía su contenido, fuera lo que fuera, era típica intimidación.

"¿Es que no habéis oido a mi amigo? Hemos dicho a solas."

Dijo con un tono oscuro y casi siseante como el de una cobra que hizo que las dos fulanas salieran casi corriendo de la mesa, mientras el gordinflon quedaba cada vez más consternado por la situación. No es que fueran a jugar al bueno y almalo es que iban a jugar al malo y al peor... a ver quien era quien de los dos cangrejos...

"Pe.. Pero... qué pasa... ¿He hecho algo? Yo mis negocios con los cangrejos estan bien finalizados..."

Dijo casi tartamudeando y tratando de aparentar una tranquilidad que no poseía el heimin.

"¿En serio?"

Le hizo dudar Heisa con una sonrisa malvada, de manera que este quedó unos segundos consternado hasta que se percato de que llevaba razón (es que nunca había dejado de tenerla en ese tema pero con esta forma de referirse a él... había quedado bloqueado...).

"Ha... Hai..."

"Bien, entonces no tienes porqué temernos..."

Dijo con aquella sonrisa malvada en su pintado rostro. Jugaría un poco con el miedo del ratoncito antes de atacarle.

"¿O no?"

"Ha... hai, hai..."

Consiguió decir únicamente el heimin.

"Tranquilo... No te agobies tanto... hemos venido a hablar de negocios contigo... Pero con esta actitud no sé si vas a ser el indicado..."

Ahora le sembraría la duda un poco antes de atacarle. Mientras veía como, consternado, el hombre miraba a los dos que se sentaban a su lado con ojos temerosos.

"Queremos hablarte de tu área, esbirros y cartera de clientes..."



Hida_Kaigen

Mire a Heisa actuar, así que de eso iva el asunto…el tipo no sabría en quien confiar y terminaría confiándonos cualquier cosa con tal de que lo dejáramos en paz… Heisa era más mala de lo que pensaba… no podía decidirme si me gustaba o me daba miedo…

Mire al tipo, parecía estar a punto de morirse de un ataque al corazón… esperaba que aguantara lo suficiente.

-Será mejor que hables la verdad… por que si no volveremos a por ti… y lo que te haremos no será ni agradable ni rápido… me comprendes- me acerque tanto que podía oler su sudor, hable directo a su cara poniendo todo el veneno que tenia en mi alma a cada palabra.


-Buscamos un camino escoria y tu tienes que indicarnos donde esta la puerta…tal vez deberías ver este como el momento mas importante para tus “negocios”- solté la ultima palabra con asco- ya que aquí se decide si continuas vendiendo tu mercancía aquí o en meido.

Estaba metiéndole algo mas de presión a la escoria…esperaba que se quebrara rápido…de repente me di cuanta de algo muy importante…no tenia la mas mínima idea de cómo seguir desde aquí…en general mis pesquisas eran menos sutiles…les daba una paliza y los obligaba a hablar… directamente de lo que me interesaba…ahora decirle algo a este tipo era decírselo al escorpión… y decirle algo a un escorpión era decírselo a la persona que menos quería que lo supiera, en el oído y con un susurro cariñoso.

Mire a Heisa y le dije.

-Termina rapido con el, estoy sintiendo asco de solo verlo…si tengo que soportar un minuto mas su presencia…- deje las palabras colgando en el vacío…el sabia.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa sonrió de manera cruel ante los comentarios de Kaigen y la forma del heimin de sudar profusamente. Le encantaba fingir un poco ser mala, siempre animaba el espíritu recoger la basura.

"Mi amigo y yo queremos saber cómo llegar a al barrio de la Niebla sin llamar mucho la atención... y para ello necesitamos que un nombre nos habra las puertas, necesitamos contactos y alguien que nos haga de guía... y que sea de fiar, por supuesto... porque sino... ¿te ha enseñado mi amigo sus espadas? Pues no son nada con su preciosa niña... su tetsubo..."

La moral del heimin estaba a punto no sólo de romperse sino de nunca recuperarse, asi que atropelladamente empezó a hablar:

"Si quieren ir a ese lugar yo les ayudaré, sisi, no nohace faltaque me enseñen nada... Deverdad deverdad..."

Comenzó tartando de tragar saliva como podía:

"Los bajos fondos estan regidos por los hombres de varias bandas... pero si quieren ir a esa zona... será mejor que nombren a Zoko, pero él no es camello, es un... un yakuza, si lo nombran les abriran las puertas pero puede que tengan problemas con ellos..."

Dijo mirando de reojo a los de la mesa grande.

"Zoko es su jefe pero si le hablan de mi puede que no pase nada, les suministro... pero si han tenido una mala racha y a muerto alguien... por sobredosis... entonces volverán a tener problemas... Esos no se controlan y nunca se saben si estan de buenas hasta que viene a pedirte más..."

Heisa le miró como un león que va a saltar sobre la presa:

"Y ahora... ahora vas a jurar no decirle nada de esto al escorpión... porque sino..."

Miró a Kaigen para que emepzara a soltar burradas que podrían hacerle. Si le presionaban un poco ahora y durante el tiempo que necesitaran estar por aquel lugar seguramente se mantendría callado, luego les daría igual que hablasen con los pinzados...

"Todo irá bien si te mantienes callado, nosotros no interferiremos en tu basura y tu no te metes en nuestros asuntos... ¿entendido?"

Una vez terminado el interrogatorio y con el nombre que podía meterlos de lleno, Heisa y Kaigen se levantaron para cambiar de mesa. Cuando caminaban hacia la suya Heisa le dijo en un susurro con cara maliciosa de niña que ha hecho una tavesura:

"Muy bien, lo has hecho muy bien, me he creido y todo eso de que eras un matón de tres al cuarto. XD Bueno.... Y... ahora ¿con quien hablamos?..."




Hida_Kaigen

Parecía ser que nuestro farol con el heimin había dado un buen resultado, teníamos al tipo temblando de miedo.

Respondí al ultimo farol de Heisa tan solo con una sonrisa, intentandola hacerla tan suabe como el pelo de una joven cortesana grulla, luego levante una mano e hice tronar los dedos cerrando mi puño y haciendo como si retorcía algo. imagine que era lo suficientemente grafico.

Me levante junto con Heisa de la mesa e hice señas a los matones para que regresaran a la suya.
Escuche el comentario de Heisa y pensé por un momento. Queria seguir recabando información. Si fuera por mi iría directo al barrio de la niebla…aunque tal vez la espada paga, la mujer hola tenga algo que decir…y hasta podríamos utilizarla para recabar información, si es honorable, como pareció decir el Yasuki podría sernos de alguna utilidad.

-No voy a decirte que no me muero de ganas de partir hacia el barrio de la niebla ahora y buscar a ese tal Zoko para que nos de un “paseo de turistas” por el barrio, pero creo que por mas que se nos abran las puertas en el barrio con este tipo habrá algunos lugares a los que no podremos llegar siendo quienes somos, tal vez deberíamos pedir mas información a la mujer ola e incluso utilizar sus servicios- mire a Heisa a los ojos y le sonreí- gracias por el elogio, estoy intentando no arruinarlo. Que dices, hablamos con ella?-




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa asintió con la cabeza a su sugerencia mientras la miraba de reojo, ella también había pensado en eso. Así pues ambos se dirigieron en vez de a su mesa a la de la mujer. la cual, bajo el pañuelo que le curbía la cabeza los miraba detenidamente. había visto como cambiaban de mesa y había intuido que vendrían hacia ella, pero en ningún momento hizo amago de movimientos hostiles. Simplemente se quedó sentada espctante.

"¿Podemos... sentarnos....?"

Preguntó Heisa despacio y calibrando sus palabras sin el tono que habían empleado con el heimin intimidante, sólo con su oscuridad característica. La mujer les miró a los ojos tras la tela que ensombrecía su rostro y contestó sin inmutarse ni cambiar el gesto de uno neutro.

"Porqué no..."

Heisa y Kaigen tomaron asiento junto a ella despacio viendo que la mujer seguía bebiendo tranquilamente.

"Eres Tarako ¿verdad?"

Preguntó Heisa.

"Eso dependiendo de quien lo pregunte..."

La voz de la mujer era fría y desposeida de toda vida y sentimiento.

"Alguien que podría contratarte."

Respondió Heisa con sinceridad tratando de que fuera la respuesta acertada.

"¿Y quién dice que venderñe mi espada a dos cangrejos que tiene negocios con ese tipo?"

Dijo mirando de reojo a Kocho y a los amtones que se sentaban de nuevo con él no por mucho tiempo pues se veía que estaba recogiendo para irse en seguida.

"Nosotros no compramos "madera". Estamos aquí por otros motivos."

Dijo Heisa claramente. Tarako los miró con suspicacia mientras levantaba levemente una ceja.

"¿En serio? Pues... entonces no sé que buscáis en mí... sino es para protegeros de los asesinos que se mandan los unos a los otros..."

Dijo casi con asco refiriéndose a los traficantes. Cogió la botella de sake y volvió a servirse, cogió el vaso y lo levantó hasta la altura de la boca, pero no bebió aún. Quedó esperando unos instantes a verles una vez más através de la negrura que creaba el velo y luego se lo tomó de un trago.

"¿Qué queréis de mi?"



Hida_Kaigen

Esperaba que esa mujer tuviera con que respaldar sus palabras por que ya me estaba molestando.
El tono con el que la estaba tratando Heisa me sugería que debía tratarle de igual manera pero su tono no me gustaba nada.

-No para protección, con eso podemos solos- dije mirándola directamente- tal vez respuestas que provengan de una boca sin miedo serían interesantes, incluso un par de ojos discretos podrían ser útiles. Todo depende de a lo que estés dispuesta-

Mire a la ronin por un momento, si como parecía era una bushi no andaría con mas rodeos de los necesarios.

Espere la respuesta en silencio. Tal vez esto fuera mucho mas rápido de lo que había pensado.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Tarako te clavó su mirada fieramente mientras sonreía como una loba, con una ire peligroso aun cuando estaba desarmada. Puede que emepzaras a saber qué clase de ronin era... o de qué Clan...

Dejó escapar un leve bufido y se inclinó en la mesa para hablarles.

"Muy bien, Hida, que tienes que decirme... Te escucho, pero espero que realmente no estemos hablando de "madera" porque no me gusta que me hagan perder el tiempo."

Heisa la miró con los ojos entrecerrador y pareció que iba a decir algo pero luego calló mientras sonreía malévolamente. Puede que Tarako se hubiese librado de un comentario sarcástico de la Kuni. Pero... ¿Por cuanto?

"¿Puedes entrar en el barrio de la Nibla sin ser mirada con suspicacia?"

"Un ronin siempre es mirado con sus picacia. Pero, si, sí puedo. ¿Por qué?"

"¿Piensas aceptar nuestro trato? Se te ve interesada..."

Le tiró de la lengua Heisa. Tarako bufód e nuevo y contestó:

"Dos cangrejos en un barrio como este que quieren ir a la Niebla, eso no me lo perdería. Pero mis normas son claras, primero hablamos del objetivo y del dinero y luego ya veré si acepto. Hay demasiados problemas en este barrio como para que dos extrangeros me busquen más."

Tenía su lógica.



Hida_Kaigen

-¿Es que acaso no deseas vivir tiempos interesantes?- dije devolviéndole la mirada, no me dejaría amilanar por una ronin aunque hubiera sido una orgullosa guerrera Matsu eso pertenecía a otra vida ahora. Mejor que cuidara su lengua delante de Heisa.

-Ya te hemos dicho que no es madera ronin, siquiera es algo ilegal, estamos buscando a otro ronin, uno muy peligroso...un maldito asesino- deje escapar lo ultimo con un siseo casi de serpiente, odiaba al maldito con toda mi alma y ese odio se impregno en cada una de las silabas que pronuncie.

-Pero eso no es todo, este maldito tiene negocios en el barrio de la niebla, necesitamos saber cuales son y con quienes para poder atraparlos a todos de un solo movimiento- Mire a la ronin a los ojos durante un largo momento, no había manera de que sintiera algo de pena por ella, era un ronin como el, una maldita asesina de samurai, yendo en contra de todo lo que enseña el orden celestial.

-Ya tienes tu objetivo, en cuanto al dinero se te pagara lo justo, ni mas ni menos. Que decides, nosotros tampoco tenemos tiempo que perder-

Si era lo que parecía, veía dos opciones, o se pondría furiosa o se sentiría divertida por mi valor al enfrentármele. En cualquiera de los dos casos saldríamos de allí rápido.

Fuera: Por como la pintaste me pareció matsu así que le tire un juego de palabras con la famosa maldición de los Akodo. si no es calculo que la chanza va a caer en saco vacío.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

La ronin te miró duramente pero no dejó entrever nada más que una sonrisa dura y torcida en su rostro entre el arrebato de contenerse para no saltar encima tuya al oir la forma en la que la tratabas y el deseo de saber qué se os habría perdido.

"Un barrio peligroso..."

Dijo al fin descargando la tensión del momento.

"No hemos dicho lo contrario..."

Dijo Heisa sin tapujos mientras la estudiaba detenidamente, aunque tras aquella tela que le cubría la cabeza y le ensombrecía el rostro no se podía hacer mucho.

"Muy bien... decidme quien es ese tipo que yo os lo cazaré... La escoria es mi especialidad, llevo desde que llegué aquí haciendo lo mismo, pero no os ofusquéis si sale otro como él al instante... Este barrio está lleno de tipejos como él."

Dijo como si se excluyera de la calaña que solían ser los ronins y los asesinos. Heisa la miró divertida por esto y meneó la cabeza mientras decía:

"No, no, no queremos que le mates, queremos que le encuentres... El gusto de ajusticiarle nos lo llevaremos nosotros."

La ronin bebió otra taza de un trago y la miró con cierta suspicacia:

"Me pregunto qué habrá hecho para que una Kuni y un Hida le busquen... Esta bien... me parece que no hay truco en el trato... Hablemos pues de cómo es ese tipo y de qué pistas tenéis, o si debo emepzar desde cero."



Hida_Kaigen

La mirada de la ronin me atravesó como acero caliente a la grasa, parecía que había dado en el blanco. Mejor así se deja de de tantas estupideces y comienza a acutuar como le corresponde a se situación.

-Este Ronin…es de lo mas peligroso… no debes acercarte a el mas de lo necesario y no debes dejar que sepa que lo buscas, podría decidir enterrarse y lo perderíamos. Pero te aseguro que no haría eso antes de matarte- La expresión de mi cara era muy dura, esperaba que se diera cuenta que lo que decía no era por desconfiar de sus habilidades si no por que sabía de que hablaba.

-Su nombre es Setsuna, en una época fue entrenado por los Kakita, suponemos que proviene de esta familia. De seguro conoces su estilo y no te costara reconocerlo.
Además el maldito es ciego como un topo pero pelea como si viera perfectamente- Mire a Heisa con una mirada amarga…rememorar al maldito me dolía demasiado.

-Tu lo has visto al menos una vez…dile como es su aspecto y terminemos ya con esto, hay mucho mas por hacer-

Giré mi cara hacia el lado vacío de la mesa y me quede mirando un punto en la pared, estábamos cada vez mas cerca, no podía perderlo esta vez…
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6804
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 13, 2008 6:50 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa se acercó un poco a Tagako y empezó a describirle:

"Es un hombre joven, guapo, atractivo, pero que da desconfianza al contrario de lo que puede pasar con muchos grullas. Posee el pelo largo y moreno y con unos flequillos en blanco, por lo menos la última vez que le vi sí... Es de complexión atlética y viste con ropas de ronin, ninguna mención a su antiguo clan, pero rezuma a Grulla..."

Tarako quedó pensativa unos minutos y repitió:

"osea... saber dónde se mete y con quien anda el tal Setsuna, nada de intimidarle y menos pelear con el gallito..."

Dejó escapar con e aire expirado un "Je" ahogado como pensando que qué habría hecho el ronin para merecerse dicha persecuición.

"Si ese tipo está por esta zona puede que venga por material... o puede que sólo para sacar unos kokus fáciles de asesino... ¿Alguna idea para quela ronin (dijo imitando a Kaigen con burla) sepa por donde empezar?"

Heisa meditó un poco y le dijo:

"Eh... seguramente estará más cerca de los heimins que de los samurai, vigilalos muy bien, quiero los nombres, ocupaciones, amigos, domicilios y todo lo que puedas de estos."

"¿De los heimins?"

Preguntó extrañada Tarako. Heisa asintió despacio sabiendo que los cultos a la sangre eran sobretodo entre esta clase. Tarako sonrió mientras dejaba salir una sonrisa sarcástica y no pudo evitar decir:

"Osea... que buscáis a un ronin y a sus compinches heimins..."

Heisa la fulminó con la mirada yd ejó espcar un siseo:

"Puedo ser amable... ronin... Pero no estúpida... si soy cortés ahora quizás deba re`planteármelo con alguien de tu... calaña..."

Tarako quedó seria y le hizo una pequeña reverencia con la cabeza:

"Sumimasen... Es mi humor... normalmente no recibo encargos así... y menos de cangrejos... Os doy mi palabra de que en un día ya tnedré la primera información, y si no es así os doy mi vida quedando así inconclusa la promesa que mueve mi vida por este reino aún..."

¿Un atisbo de honor? Creo que habían dado en la herida en la que la Matsu se sustentaba como ronin... al parecer había una razón...



Hida_Kaigen

Parece ser que Heisa había tocado una fibra mucho más sensible que yo, la ronin salio espantada como si le hubieran echado un baldazo de agua fría. Era bueno que la pusieran en su sitio.

Si lo que se veía era un atisbo de honor podría ser que resultara confiable después de todo. Aunque con estos hombre ola nunca se sabía con certeza.

El tanto pensar en Setsuna estaba comenzando a minar mi carácter, si bien no lo había visto nunca el tanto pensar en el durante los años me había formado una imagen mental del desgraciado. Ahora podía verlo matando a mi hermano y cortando a Heisa a traición.
Lentamente la imagen de Heisa fue reemplazada por la de la ronin. No le deseaba ningún mal, aunque no me agradaba su carácter, el hecho de pensar que podía perder la vida ante ese desgraciado me turbaba.

-Has lo que puedas Tarako, pero recuerda mis palabras, no te dejes notar y no te le enfrentes, nos eres mas útil viva que muerta y me imagino que funciona también así para ti-dije a la ronin con una mirada gris que denotaba mi nuevo estado de animo.

-Es preferible que te demores un poco más pero que no se corra ningún riesgo, es muy importante para mi esta información… Si todo sale bien no serán solo koku lo que ganes, por que también tendrás mi agradecimiento si de algo te vale-

Sabía que estaba olvidando a Heisa en el asunto pero lo que fuera que la impulsaba a ella no era para mi tan importante como lo que me impulsaba… para encontrar a este maldito estaba dispuesto a dar todo lo que tenía…

Esas palabras se quedaron en mi mente… ¿en verdad estaba dispuesto a dar TODO lo que tenia?

-Tu conoces la zona mejor que nosotros Tarako… ¿donde será mejor que nos encontremos para recibir tus informes? Yo creo que lo mejor es que no nos vean demasiado juntos, así que creo que debería ser en un lugar mucho más discreto que este-



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Un lugar más discreto... Bueno... además de este sitio que frecuento... tambié voy todas las semanas al dôjo de este barrio, está llevado por la familia Achidaka, es pequeño, pero acogedor, y el sensei es amigo mío... Allí nadie dirá nada si ve entrar a dos cangrejos y menos si hablan conmigo."

Heisa asintió despacio. Bien, ya tenían un esbirro dentro del lugar y un nombre por el que buscar a un mafioso. Ahora sólo quedaba decidir si iban hacia los diez que estaban allí. Aunque en ese mismo momento podía ser extraño, después de todo ya habían hablado con dos personas siendo nuevos... Pero claro, siempre estaba la estrategia de seguirles para ver dónde estaba el jefe, aunque a Heisa se le empezaba a ocurrir un sitio...

Tras despedirse de la ronin, cruzando un par de palabras más acerca del lugar y hora de la reunión del día siguiente, sería por la tarde, a las 8 en el Dôjo Achidaka (había que darle tiempo) se dirigieron hacia su mesa de nuevo. Mientras tanto Heisa le dijo a Kaigen:

"Podemos terminarnos el sake e ir a buscar al tal Zoko, estoy casi segura de que debe de estar en la casa de geishas de este lugar..."

Todo dependía de la rapidez con la que quiseran ir.



Hida_Kaigen

Parecía que habíamos empezando con el pie correcto, nos estábamos metiendo lentamente en el submundo de otosan uchi pero con precisión.
Ya teníamos ojos y oídos que verían donde nosotros no podíamos, tal vez incluso un refuerzo en caso de que sea necesario. Ahora Haisa quería que nos ganáramos la entrada a los lugares a los que si podíamos ir.

Tal vez fuera una buena idea…después de todo este tipo era un jefe yakusa y no se dejaría amilanar tan fácilmente, los muy entupidos se creían muy rudos, así que de seguro podría golpear a alguien y sacarme este sabor amargo que tenia en la boca.

Apoye la copa llena de sake en la mesa, ya que no había bebido nada mas que un sorbo desde que llegamos, y mire a Heisa con una cara un poco abatida.

-Yo ya estoy listo-

Iríamos a buscar el pasaje al distrito de la niebla y a Setsuna…mejor que fuera rápido.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Siguiente sitio en la ruta turística que Heisa tenía hecho, la Máscara de Bayushi...

Tras pagar y salir de la casa de sake decidideron ir a un lugar con más clase en donde la gentuza que nunca había tenido se snetían como Emperadores en una vanagloria de lo que eran o podrían ser.

La Máscara de Bayushi era un lugar elegante teniendo en cuenta el pozo de corrupción que era el distrito. Muchas y muy buenas geishas había allí... Bueno, era lógico, después de todo los Escorpiones sabían que allí se sacaba información y allí mandabana a sus geishas... Un lugar lleno de sedas pero con un aguijón oculto...

La portada estaba pintada de escarlata y de negro con máscaras pintadas con escorpiones y letras en dorados que declaraban en dónde estábais. Un enorme portero estaba a la entrada pendiente de que ningún indeseable entrara.

Kaigen y Heisa no tuvieron problemas. Dos Crangrejos, con pinta de no tener paciencia y detener dinero que gastar se acercaban y ese hombre no tenía ganas de una pelea contra alguien que sabía que podía estrujarle el cuello...

Heisa ni siquiera le miró a la cara cuando entraron, simplemente se dedicó a mirar hacia el interior en donde los paneles de shojis estaban llenos de pinturas de motivos escorpiones y de la figura del kami oculto. Un lugar encantador...

Una mujer salió a su encuentro, una chica que, por supuesto, también portaba máscara.

"¿En qué puedo servirles?"

Dijo al ver a los dos nuevos clientes.

"¿Desean una habitación y compañía?"

Heisa la miró y luego al pasillo con las fusamas cerradas y el alboroto dentro de los distintos invitados acompañados.

"No... buscamos a alguien..."

La chica asintió y preguntó:

"¿Han quedado ya? ¿A quien buscan?"

"A Zoko."

Dijo claramente la cazadora de manera firme. La chica dio un respingo y les miró detenidamente, luego miró hacia atrás y vio como de una sala salía una compañera. Antes de que pudiera hablar Heisa lo hizo de nuevo:

"Ahorrate mentirnos y dinos en qué sala está."

La chica pareció pillar la indirecta pero les advirtió antes de indicarles conel dedo la última habitación:

"Por favor... samas... no armen alboroto... no más del necesario... son muy..."

"Problemáticos, lo sé."

Terminó de decir Heisa mientras emepzaba a caminar con Kaigen hacia el final del pasillo.

"Bueno, grandullón... él lider mafioso nos espera... Serán unos cuantos allá dentro... ¿Crees poder hacer un buen papel si empieza una pelea?"

Empieza, pero no decía quien lo hacía...



Hida_Kaigen

De solo ver tantos escorpiones dibujados mi sangre comenzó a hervir…lo odiaba con el alma…malditos bastardos traicioneros...mordían la mano que los ayudaba…esperaba generar un verdadero revuelo hay dentro.

Como siempre el guardia de la puerta ni nos miro…me sentí decepcionado pero que podía hacer…nuestra misión era otra…tal vez encontrara la pelea adentro.

Pase bien cerca del tipejo de la puerta, lo suficiente para tuviera que contener el aire en sus pulmones para no respirarme encima y darme un motivo para matarlo.

Cursé la puerta y seguí viendo más dibujos de escorpiones, podía ser que no se cansaran de decirnos quienes eran.
Con cada paso mi carácter se caldeaba más. La caminata no me había calmado como esperaba si no que mi cabeza había seguido dando vueltas alrededor del asunto…cuanto mas para encontrarlo…ya había esperado demasiado…y ahora algo mas me empujaba, una vez terminado este asunto tenia que encontrar la manera de hacerlo…mejor ahora no…no es el momento de pensar en eso.

La Chica escorpión salio a recibirnos, su ensayada sonrisa duro lo mismo que una tormenta de verano… barrida por un huracán. Las palabras de Heisa cortaron el aire mejor que mi katana dejando helada a la joven.

Sonreí sin siquiera mirarla, solo miraba hacia la puerta que nos señalaba. Troné los dedos y le dije.

-No se si será bueno, pero lo haré papel si es lo que quieres-

Comensé a caminar a donde la chica nos había inicado, la sonrisa no se me borraba de la cara.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Vamos ahacer ruido, Kaigen."

Dijo Heisa con una sonrisa maníaca que deseaba la acción también. Las manos de la mujer se tensaron y se pudo ver la fibra de sus músculos atrvaés de la manga algo levantada, perfilada con los tatuajes de enredaderas.

Abrieron la fusama y vieron que la sala estaba llena de gente. Había seis geishas y por lo menos diez hombres. Uno de ellos, en el sitio honorario bebía más que nadie hablando con la más guapa, que le servía siempre más sake.

Todos quedaron mirando a los dos cangrejos perplejos al verlos entrar y uno de ellos se empezó a levantar sin decir nada por si había interrumpido queriendo, como de hecho era. Heisa le fulminó con la mirada y luego la dirigió al que creía el lider.

"¿Eres Zoko?"

"¿Quién lo pregunta?" Dijo el yakuza.

"Tu sólo responde."

"¿Y qué pasa si lo soy?" respondió como un gallito levantando pecho.

"Que vendríamos a hablar contigo."

"¿Y qué pasa si no lo soy?" Dijo aún jactándose.

"Que te dejaríamos un recado."

"Soy Henke, su segundo." Dijo mientras veía que la expresión de la Kuni se ensombrecía por segundos, con algo de miedo ya incluso.

"Pues entonces deberás decirle a tu jefe que mientras esté en la ciudad trabajaréis para nosotros mientras no encuentre lo que he venido a buscar."

Era hora de pasar a la fase dura. los hombres rieron incrédulos ante lo que les decía, pero Heisa y el humor de Kaigen no estaban para menos...

"Creo que debemos dejarles el mensaje en la cara ¿no Kaigen? Así sabrá Zoko que no jugamos sino que hablamos en serio..."

Heisa si que hablaba en serio...



Hida_Kaigen

Una sonrisa macabra se pinto en mi cara mientras me acercaba al pobre infeliz que había sido el más rápido en reaccionar.
Camine lentamente haciendo durar el momento un poco mas, dediqué una mirada al resto de los matones para asegurarme que se mantenían en su lugar.

Me pare delante del infeliz, sonriéndole abiertamente.

-parece que eres el afortunado amiguito-

Sin dejar que el idiota se diera cuenta de que era lo que pasaba golpee su nariz con la palma de la mano sintiendo como el tabique cedía ante la presión. Lo tome del cuello del kimono y continué dándole algunos golpes mas en la cara para que las marcas no se borraran tan fácilmente.

-Espero que vuestro jefe entienda que no vamos a jugar con el, la cosa va en serio así que díganle que no se tarde en decidirse y la señorita aquí presente se vera obligada a dejarme divertirme con el resto de ustedes-

Me di la vuelta despectivamente y camine hacia donde se encontraba Heisa

Seguramente eso seria suficiente aviso para Zoko, ahora sabría que hablábamos en serio.

Me pare detrás de Heisa esperando para ver que hacía, después de todo ella la estaba jugando de jefa.

Fuera: bueno, no estuve taaaaaan rudo después de todo, es que no me da lo de golpear gente por que si je je Angelito.

Mientras ando de espaldas estoy prestando atención, si alguno se hace el idiota lo abro al medio con la espada Demonio.

Bueno…cortito y al pie…tu turno



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

OUT

Bien, vemaos como a hido esos puñetazos...

C/C+Fue= Dif base(10) + 3 aum= Dif(25)= 42 (supertirada)
Daño= Fue+Puños (ventaja...)= 14 Le dejas tibio... el tabique lo ha perdido Juas Avergonzado Y el zarandeo y demás vamos, ese tipo no se levanta seguro para ir en contra tuya...

Intimidar (por la acción y tal...)= Dif (15) (son más pero acabas de darle una paliza a uno en dos segundos...)= + 2 aumentos (hoy estoy de suerte, probemos) Dif (25)= 27 (bien! por los pelos pero... bien!). Todos quietos y calladitos jejeje

IN

El hombre calló al suelo tras dejarlo con la nariz sangrando porfusamente mientras se la sostenía y dejaba salir de su garganta un quejido lastimero no muy alto para no llamar tu ira. Mientras el resto quedaba en silencio y totalmente quietos cuando te movistes de la sala hacia la mujer de sonrisa sádica.

"Dije que no hablábamos en broma... pero veo que sois unos necesio, y que yo no tengo ganas de otra cosa que no sea de partiros los huesos... Así que... Tú, el que has dicho que eres el segundo, manda a uno de estos ineptos por Zoko. AHORA. No tengo tiempo que perder."

Henke asintió rápidamente y le dijo a uno de su lado que corriera hacia él, aunque no supiera dónde estaba. Éste así lo hizo, raudo salió de allí mientras Heisa no dejaba de sonreir macabramente.

"Si tarda más de cinco minutos mi amigo le presentará a sus encantadoras amigas a otro de tus camaradas... Y así sucesivamente hasta que aparezca tu lider. Nosotros no somos la escoria con la que habéis tratado hasta ahora. No hablamos nunca en broma ¿entendido?"

El hombre asintió deprisa mientras Heisa se daba la vuelta y se dirigía al final de la sala, llamándote con la mano. Cuado estuvistéis al lado de la puerta, de manera que ni os oían si hablábais bajito ni se podían mover sin que lno les vierais, Heisa se dirigióa ti con una sonrisa malvada:

"No queremos su simpatía, Kai, recuerdalo, me da igual que te pases con ellos, estos tipos entienden mejor el reinado del terror, si los asustamos lo suficiente incluso cuando terminemos el trabajo seguirán sirviéndonos si pasamos por aquí..."

Así pues tenías algo de carta libre a la hora de decidir si ya habían pasado a tu entender cinco minutos...



Hida_Kaigen

Acudí al llamado de Heisa y camine hacia el final de la sala. No se por que, pero ella parecía disfrutar de todo esto demaciado.
Para mi golpear a esta escoria no tenia mas sentido que el de obtener lo que necesitábamos, no había ningún honor en ello, los malditos ni siquiera intentaron defender a su compañero. Escorias cobardes, no merecen existir.

-Hai, como quieras- dije asintiendo- para el próximo será peor, pero pelear contra estos inútiles no me causa ningún tipo de satisfacción…no te preocupes-

Lentamente me aleje de Heisa y comencé a caminar delante de los hombres que estaban sentados en la habitación mirándolos uno por uno, como si eligiera al próximo que recibiría la paliza.

-Tú-dije, dándome la vuelta y señalando al primero que me quedo delante- tú elegirás quien será el próximo si tu amigo no regresa en el tiempo que mi dama ordenó-.

Esperaba realmente que esto le gustara a Heisa, ponerlos un poco uno contra el otro aria subir un poco la presión en el ambiente…solo debía tener cuidado de no hacerla subir demasiado y que todo no explote en la cara.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6804
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 13, 2008 6:53 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa apoyada en la pared dejó entrever su sonrisa lobuna. Esta situación no le agradaba má que a Kaigen sin embargo alguno de los dos debía creerse el papel para que el otro actuara en consecuencia y esa escoria supiera que iban en serio.

El hombre al que señaló Kaigen trató de decir algo en su defensa mientras el murmullo se extendía. ¿Un yakuza vendería a otro? El tipo sabía que le había tocado la peor parte pues si hacía algo así podían matarlo a él luego por traición.

"Pe... Pero..."

Pero las palabras no salían de él y el tiempo corría en su contra. Todos emepzaban a ponerse nervioso, los segundos pasaban como horas y los minuto... simplmente no pasaban.

Era hora de darle su merecido a otro... Le pedistes que dijera a uno, pero él se negaba.

"Di a uno."

Dijo el tono neutro de Heisa desde su espalda mientras observaba todo. Pero se negaba...



Hida_Kaigen

-mmm- gruñí, parecía que el tipo necesitaba un poco de ayuda después de todo, tendría que darle una opción entonces-que te parece si entonces te ayudo un poco para elegir-le dije con un como si se me hubiera ocurrido una salida sencilla para su predicamento- si no eliges a alguien para cuando cuente 5 el próximo en recibir una paliza será….-deje que la espera calara un poco mas en el miedo de los presentes- si, Henke…si no eliges a otro, el próximo será Henke-

Lo mire durante un segundo para ver su actitud y comencé.

-¡¡¡Ichi!!!-

-¡¡¡¡Ni!!!!-

El tiempo se le terminaba y no creía que dejara que el segundo de Zoko recibiera una paliza por su culpa.

Seria mejor que e mensajero se apurara.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Elige a uno maldita sea!!"

Dijo Henke con el rostro desencajado por la furia y el miedo. El hombre asintió rápidamente y señaló al que tenia en frente más bien porque seguramente lo habría visto primero... Pobre tipo...

Unos pasos apresurados se oyeron por el pasillo y el hombre que había salido de mensajero casi entra de un salto en la habitación mientras gritaba:

"Oyabun ya está aquí!!" (Oyabun=jefe yakuza)

Unos pasos apresurados pero no tampoco demasiado presurosos se oyeron por el pasillo. Heisa se pegó contra la pared como un instinto natural de protección y ocultamiento y por fin entró el tal Zoko.

Era un hombre alto, corpulento, con una enorme cicatriz que le empezaba desde medio pecho al descubierto que tenía, pasando por el cuello y el ojo derecho. Su pelo era negro canoso, se veía que poseía ya una edad madura pero que la fuerza que movía su cuerpo era tan brutal como la de un toro. Su expresión era ruda al igual que su mirada y nada de asustada.

Te miró fijamente nada más llegar pues eras quien más sobresalía, pero pronto se percató de la presencia de Heisa cuando esta cerró la fusama detrás de él y se posicionó entre la salida y él.

"Por fin estamos todos... Mi aigo emepzaba a impacientarse..."

Dijo refiriéndose a Kaigen. El hombre os miró a los dos viendo cómo su grupo había quedado reducido sólo por dos cangrejos y dijo con voz ronca y atronadora:

"¿Qué demonios queréis de mi y de mi clan?"

Heisa sonrió de medio lado simplemente. Luego anduvo un par de pasos hacia él y se encaró claramente:

"¿Que qué queremos? Pues... para empezar... será por ahora nuestro clan, yakuza, trabajaréis para nosotros."



Hida_Kaigen

Al escuchar los pasos que se acercaban mire al pobre yakusa, si hubiera aguantado un segundo más podría haber conservado la vida, ahora sus compañeros rendirían cuanta de el.

Me di vuelta cuando la fusama se abrió y comencé a caminar. El hombre que entró detrás del mensajero no era como los otros, era fuerte y tenia valor. Habría que domarlo también un poco, lo suficiente para que fuera útil.

Me detuve a un metro del jefe yakusa y puse mi mano sobre la Katana, me incline un poco en una clásica posición de iai.

-De rodillas campesino y cuida tu sucia boca cuando te dirijas a mi señora-

El grito salio profundo y algunos hilos de baba se me escaparon de la boca por la fuerza con la que escupí el insulto.
Era la imagen de la furia, si el tipo intentaba hablar antes de arrodillarse lo mataría, Henke seria mas útil que este como señor, ya tenia el miedo en las tripas.

Fuera: Intimidación al jefe yakusa, gasto un punto de vacio y le hago 3 aumentos, quiero que se haga pipi en los pantalones por irrespetuoso.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

El jefe yazuka miró un segundo a sus hombres y luego por el rabillo del ojo comprobó como Heisa tenía su mano sobre la empuñadura de la katana igualmente. Poco a poco se inclinó hasta permanecer de rodillas clavando su mirada en ti con un odio visceral que salía de sus pupilas como fuego del infierno.

"Bien... yakuza..."

Empezó a decir Heisa mientras daba un paseillo por la sala y contemplaba a todos, y como sus caras estaban llenas de una mezcla de miedo, frustación y asombro ante los sucesos.

"Empezaremos por algo sencillo... como has visto... mi amigo no tiene mucha más paciencia que yo... Así que seré clara y concisa... Nosotros vamos a tomar el control del Distrito Hiro y de su submundo durante el periodo de tiempo que requiramos, pero es más fácil tomar un imperio ya creado... Así pues, por vuestra seguridad... nos obedeceréis..."

Dijo con tono grave y amenzante. El hombre le miró a los ojos y dijo con tono rudo:

"No es tan secillo, están los otros, somos dos clanes."

Heisa sonrió con maldad y le dijo con desprecio:

"Ese ya no es nuestro problema... Lo será si ellos nos impiden hacer nuestro trabajo, pero, mientras tanto, lo único que debes saber es que hay que cazar a un ronin, y, si no nos ayudáis... Le diré a mi amigo que puede ensañarse con vosotros por dejarle escapar..."

Era hora de conseguir que un lider cayese intimidado, Kaigen tenía via libre.




Hida_Kaigen

Mientras el Yakuza se inclinaba yo recuperaba mi postura normal, habría que tenerle un hojo puesto, parecía demaciado facil de doblegar para ser el jefe.

Espere a que Heisa terminara de hablar para dirijirme otra vez a el.

-Escuchame bien por que solo lo dire una vez, el ronin que necesita mi señora no es cualquier ronin, este es un ronin ciego que ademas es muy bueno con la espada. queremos toda la informacion que nos puedan entregar de el, quiero saber a que hora y en donde roma su baño, es mas quiero saber a donde va a estar mañana a esta misma hora y a quien va a ver. Todo lo que el haya hecho, haga o este por hacer es de nuestra incunvencia, asi que no pierdan detalle..¿esta claro?-

Espere a que el yakuza asimilara la informacion para agregar.

-si se da cuenta de que lo estan siguiendo se enterrara, si lo pierden yo sere el menor de sus problemas- y mire a Heisa indicandoles que si me tenian miedo a ella debian temerle mas



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa sonrió ante el trabajo eficaz y bien hecho. Básicamente los yakuza funcionaban de dos maneras. Una de dos o eran hemins ciertamente algo respetables entre los suys que formaban bandas para enriquecerce pero que cuidaban de los suyos o como e este caso se asociaban una serie de crimilanes sin escrúpulos en donde el líder era el más fuerte, o el que lo aparentaba y no poseía ningún tipo de lealtad real hacia sus homrbes y viceversa.

Así pues se habían metido en el grupo fácil puesto que era sólo cuestión de derribar la cabeza para que el cuerpo se desplomase sólo... Aunque ella no se fiaba, puede que tratasen luego de hacer alguna tontería... Cuando no se tiene nada que perder...

Asintió despacio a las palabras de Kaigen con una mirada sombría y anotó:

"Sólo queda deciros que se llama Setsuna y que si por algún motivo, por nímio que sea, intuye todo esto..."

Entonces su boca se rasgo en una sonrisa endemoniada seguramente la misma que verían aquellos corrompidos que purificaba con un aura tan siniestra que a todos sobrecogió.

"Entonces... simplemente pensad que la muerte será lo mejor que os pueda pasar..."

Heisa miró a Kaigen una vez más, si no había nada que añadir habían terminado por hoy allí, les darían un poco de tiempo para que vigilasen a Setsuna y mañana mismo volverían.




Hida_Kaigen

Miré en todas direcciones antes de caminar hacia la puerta, heche una cara de pocos amigos al jefe.

al llegar a la puerta la abrí para que saliera Heisa. Una vez fuera comense a caminar hacia la salida.

-Muy bien-dije respirando pesadamente-ya hemos tendido las redes, haora solo queda esperar. tienes pensado algo mas para esta tarde o puedo sacarme kimono de ensima, no me divierte tener la sangre de ese yakuza encima-dije señalando las pequeñas gotas que impregnaban mi kimono.

ya estabamos dando los primeros pasos, solo faltaba ver que ocurria de ahora en mas.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa sonrió ante el coemtario de su amigo y dijo con sarcasmo:

"Bueeeeno... Lo cierto es que pensaba hacerte viajar por toda la ciudad así pero... Nah! Volvamos a casa y te dejaré que te cambies, esta noche aún nos queda algo por hacer..."

Heisa rió mientras salían del local y le miró con su faz lobuna y le dijo:

"¿Convincnte nuestra actuación? Yo creo que tengo un pasado Shosuro..."

Tras lo cual empezó a reirse con ganas. Cuando anduvísteis un trecho ya ampli Heisa empezó a hablar en voz alta, como si pensara hablando de manera que así tu también pudieras escucharla. Mientras se miraba las manos pintadas con la gena y comprobaba que los pétalos y las enredaderas del color del hollín no se habían despintado ni un ápice de su blanco piel.

"Cuando estemos de vuelta veremos si me han dado una carta de un Otomo, espero poder hacer que cenemos esta noche con él... Es un Cargo importante en cuanto a visados y eso es importante en una ciudad en donde nunca te los debes olvidar, él nos puede ayudar con respecto a los guardias Imperiales y en cuanto a los controles espontáneos y en la ciudad interior... Así pues... con suerte tendremos su respuesta..."

Seguía andando un par de pasos cuando esta vez sí se dirigió a Kaigen:

"Bueno... Kaigen-kun... ¿No estás contento de haber dado un paso tan grande? Mañana mismo seguramente ya tendremos un lugar por donde haya pasado ese desgraciado... Seguirle no será muy difícil si tenemos cuidado y él se percata..."




Hida_Kaigen

-Agradesco la amabilidad, aunque si tenemos que ir a intimidar a alguien mas la sangre haria un buen trabajo por si sola- le dije sonriendo.

seguí caminando un poco detras de ella como correspondia dado el papel que desempeñaba y me dedique a escucharla hablar

-Si creo que funciono lo de ahí adentro, igualmente no me fío de ese Zoko, esta acostumbrado a mandar y no a que lo manden, tendremos que andar con cuidado la proxima. puede que sean una banda de covardes pero tienen el numero a su favor y no quiero que te pase nada- dije despreocupadamente sabiendo que le estaria dando un pequeño golpe en el orgullo.


-te dejo lo de la politica a ti, ya recuerdo la ultima vez que me meti en esos asuntos- dije recordando mi estadía en la corte y el pequeño altercado con el grulla.


-Contento...no Heisa...no estoy contento...estare contento cuando esto termine...siempre me dijeron que estaba loco pero prefiero un ataque sorpresa a tener que esperar, la espera te hace pensar y el pensar trae toda clase de dudas...las dudas son lo que te terminan matando-

Pense en que haría en el momento de la verdad...si Heisa estaba en peligro cual sería mi desición...mi honor y mi venganza o la mujer que amaba.

no, pensar en eso me haría dudar en el momento indicado y eso nos mataría a los dos, cuando llegara el momento tendría que decidir. Heisa era muy fuerte despúes de todo, no tendria que preocuparme po ella.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6804
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 13, 2008 6:57 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa dio la vuelta y empezó a caminar de espaldas con las manos en ella mientras sonreía levemente con su típica sonrisa desconcertante.

"Entonces descansemos por hoy y esperemos a que los Fénix vuelvan con noticias... Sobretodo si he podido concertar la cita con el hombre que te digo..."

Se volvió a dar la vuelta con el ceño algo fruncido y le dijo como recordando el comentario anterior:

"Y... ah! Por cierto! Si dudas de nuevo que podría patear el culo de alguno de esos, recuerdame que cuando lleuemos a casa patee el tuyo para que veas que sigo en tan buena forma como antaño...

¡Hombres! ¡Se creen los protectores de las mujeres! ¡Quien ha dicho que yo necesite portección! ¡Por Hida!"

Esto último no iba en absoluto con enfado, más bien con chanza, recordandole que con mucho gusto le ostraría el polvo si se creía que podía achantarla cualquier cosa. Así también trataba de que no sepreocupase pues sabía en qué estaría pensando.

Anduvieron en silencio por las calles unos minutos hasta que Heisa, que iba un par de pasos delante suyale preguntó, sin volver la cabeza de manera que no se le veía su expresión y con su voz desconcertante siempre:

"¿Y qué harás luego Kai? ¿Le pedirás a tu señor una parcela de tierras algo mayor como las que rechazastes al llegar de la capital tres años atrás? ¿Descansarás? ¿O seguirás luchando en la Muralla como si nada hubiera pasado? ¿Iras a la tumba de tu hermano? ¿Piensas rehacer tu vida?..."

No sabías qué pero había algo extraño en su voz... ¿Miedo al preguntar? No sabías qué...



Hida_Kaigen

Le respuesta de Heisa me obligó a sonreir, siempre la misma. No dejaba que nadie se preocupe por ella.

El dia esaba pasando sin muchos incombenientes, así que no me extraño cuando algo lo arruino completamente. ¿que hacer despues? maldita seas Heisa, por que demonios se te ocurio preguntar eso justo ahora...un paso a la vez, asi viven los hida, sabiendo que la muete asecha a cada paso no se puede planificar mucho hacia adelante. no es la mejor idea.

-Me lo pregunte durante todos estos años Heisa chan. En ese entonces no tenia una respuesta para dar... mis obligaciones eran simples y quería que asi siguieran...ahora todo ha cambiado...tengo algo por lo que seguir adelante, tan solo espero encontrar el camino-

No sabía como decirselo, tenia que encontrar la manera de atravezar el puente que nos separaba pero era demaciado estupido para ver la manera, al menos por ahora. Un paso a la vez, la vida seguiria su curso y cuando la opcion correcta apareciera actuaria...solo le pedía a las fortunas poder verla a tiempo.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa se encogió de hombros ante una respuesta semejante y dijo entredientes:

"Hombres..."

Siguió caminando tranquilamente estudiando las calles para cuando al día siguiente fueran cuando, de repente, Heisa quedó parada como un clavo en el sitio, tan de repente que por poco no tropiezas con ella y terminas encima suya.

Sorprendido fuistes a preguntarle qué pasaba, pero ella te señaló con un dedo en su boca que callases. Miraba a todos los lados por el rabillo del ojo, viendo a las personas que iban y venían. La calle por la que paseábais estaba llena de heimins que iban o venían de emborracharse, samurais acompañados por geishas que salían de una casa para dirigirse a otra y panda de jovenes que buscaban diversión en el extremo de aquel barrio en donde se encontraban los burdeles.

Los oscuros ojos de la Kuni se entrecerraron despacio mientras observaba a todos los que pasaban cerca vuestra que no eran poco. Callastes un segundo más antes de tratar de preguntar qué pasaba visto que los minutos corrían y no parecía pasar nada, cuando, de repente, algo o alguien chocó contra ti.

Olvidastes que ibas a dirigirte a la Kuni, y vistes como una pandilla de jovenes Mantis borrachos como una cuba se habían chocado contigo.

"Perdona, perdona, Cangrejo..."

Logró decir uno conteniéndose la risa que le había entrado al haber chocado contra tí como si hubieras sido un muro que no había visto. No les habías respondido cuando oistes a otro, que sin darte cuenta te había rebasado con otro de sus compañeros, decir:

"Oh! Vaya! Que Kuni taaaaan linda..."

Te distes la vuelta y vistes a Heisa que ignoraba a los dos Mantis y seguía buscando algo, sin embargo en su tez había algo de molestia puesto que los dos Mantis que hablaban con ella la rodeaban y se ponían justo en frente de su campo de visión.

"¿Por qué no te vienes a beber con nosotros, preciosa?"

Le dijo uno de los dos, a lo que Heisa los ignoró... pero... ¿y tu?




Hida_Kaigen

Parecía que Heisa no me había entendido, mejor así para no preocuparla. El tema de nuestra situacion me tenia preocupado pero no era el momento de traerlo a colacion.

Derrepente Heisa se detuvo frente a mi. Hice un esfuerso por no llevarmela por delante y le pregunte que ocurria. Vi que estaba vuscando algo, parecia ser algo importante pero no quería hablar todabía.

De repente senti algo que me golpeaba en la espalda, al darme vuelta me encontre con el rostro de un mantis borracho. en oto momento le habria valido una paliza pero era mas importante lo que le ocurria a Heisa, asi que lo deje pasar.

Segui vuscando que podía ser lo que llamara la atencion de Heisa de esa menera sin mucho exito, hasta que escuche la voz del mismo granuja molestando a heisa, espere un instante a que Heisa les diera un paliza pero ella perecía no reaccionar ante los Mantis...que demonios pasaba, habia golpeado a muchos por menos que esto...

Me acerque al mentis lentamente y me puse a su lado.

-Escuchame bien insecto, soy el joyimbo de esta dama, si no la dejas de molestar y te llevas a tu amigo de aqui tendras mas problemas de los que puedas imaginarte, llevo un dia entero sin desenvainar mi acero y como que me estan entrando ganas...asi que pierdete sabandija-

Dije esto en el oido del mantis con un tono claramente amenazador, me moría de ganas de partirle la cara pero la actitud de Heisa me decia que era mejor no hacer escandalo.

Fuera: Intimidacion, si no sale ni bien abra la boca para retrucarme le doy un golpe de Kobo para romperle un pierna Demonio, con mi chica no se meten Ardiendo



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Tus palabras en la mente borracha del Mantis no hicieron tanto efecto como esperabas, te miró con una expresión ridícula entre asombro por tenerte tan cerca sin haberse percatado estando él tan "poco borracho" y la impreisón de estas.

"Eh! Eh! Tranquilo amigo! Tu también puedes venir a beber conmigo y la ricura..."

No terminó la frase cuando, harto de sus pamplinas y no dispuesto a que dijeran ni una tontería más sobre Heisa le propinastes un exacto golpe de Kobo en la pierna con la intención de hacerle el máximo daño posible, pero aguantándote en el último segundo para no romperle la pierna. Después de todo un borracho no valía un conflicto diplomático con la Mantis, no otra vez...

Pero el golpe sonó seco y doloroso. Vaya que si sonó! Incluso a ti te dolió al escuchar el sonido de tu cuerpo contra el suyo y su alarido de dolor seguido. Uno que fue acallado ante tus ojos y de manera tan rápida que tanto al Mantis como a ti os pillaron por sorpresa.

Heisa le había cogido por la cara, a la altura de la boca, tapándole con su palma esta para que no gritara. Sus ojos estaban inyectados en sangre y furia y proyectó tanto miedo desde ellos que el mantis terminó gimiendo atterrado por aquellos oscuros ojos de los que se escapaba el Jigoku.

Con un gesto bruscó lo empujó al suelo y te miró a tí, eso sí, sin la más mínima pizca en su mirada de lo que el mantis había visto, todo lo contrario, como mucho, con prestreza.

"Sígueme Kaigen, rápido!"

Te dijo y emepzó a correr entrela multitud. Apenas podías seguirla entre la gente que abarrotaba las calles y que se cruzaban con vosotros. Sólo veiás delante tuyo los ropajes oscuros difusos de Heisa mientras esta avanzaba entre la gente con paso firme y reptante, escurriéndose entre las personas.

"Lo noto, lo noto!"

Dijo la cazadora no queriendo revelar más mientras corría hacia lo que parecía un callejón por donde ahora por fin veías entrar a un hombre. Un heimin que llegaría a los 40 aproximadamente.

Cuando la Kuni llegó hasta allí, se paró de lleno en la entrada al callejón. Las personas ya no os rodeaban tanto como antes, pasaban cerca vuestra llendo y vieniendo de sus destinos.

Heisa se volvió hacia tí y te susurró tan bajo que te costó oirlo:

"Lo noto... ese hombre... está..."

No lo dijo, pero se sobreentendió... "Manchado" No sabías cómo pero se decía y tu muchas veces lo habías comprobado que los cazadores de un rango alto podían notar la corrupción cerca suya.

El hombre entró por una puerta de madera a lo que parécía un edificio algo ruinoso que tenías aspecto de barracón o de almacén de alguna casa de tñe contigua o algo similar.

Heisa te miró con seriedad y te indicó quela siguieras, deslizándose por las sombras de la calle poco a poco.

"Quiero saber a dónde va y que hace... Antes de matarle puede que nos sea de ayuda como señuelo para encontrar el "nido"..."

Veamos, teníais un edifico que poseía una ventana de un metro y medio de altura a tres metros de suelo. Una puerta de madera no corrediza astillada, y un callejón sin salida, tapiada ésta por un murete de dos metros, con unas cajas de madera vacías al final. ¿Cuál es el plan?



Hida Kaigen

En el momento en que sentí el hueso ceder me contuve un poco, no quería demaciados problemas en la calle. Un borron negro cruso frente a mi cara y seclavo en la del mantis.
Cuando comprendí que se trataba de la mano de Heisa quede pasmado, la velocidad que demostraba en algunas ocaciones era increible.

Cuando me murmuro que la seguiera no dude ni un segundo, ella era una cazadora y estaba en su terreno, yo solo estaba aqui para ayudarla en caso de pelea.

Lentamente y con frases cortadas fue dejando ver que ocurría, Manchado, el Heimin que segía estaba manchado, parace ser que las fortunas nos traian mas cerca de nuestro objetivo a cada momento.

Heisa queria seguirlo, me mire lo pies y murmuré.

-Dime que hacer Heisa, este no es mi terreno, Hare el mismo ruido al caminar que si llevara mi armadura puesta-

Habia qu estar preparado, estos tipos anchados tenian muchos trucos a su disposicion y podian ser mortales, me asegure las espadas al obi y extrañe un poco mi vieja armadura. Malditas leyes "civilizadas".




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa te hizo señas para que la ayudaras a subier a tus hombros para poder ver por la ventana. Y eso es lo que hicistes sin vacilar. su cuerpo era más liviano de lo que creías, bueno, de hecho era normal que pareciese eso para alguiend e tu fuerza... Pero lo cierto es que su bien musculado cuerpo no era delgado sino atlético, perfectamente definida su forma en sus blancas siluetas.

No era en absoluto una señoritinga Grulla ligera como una pluma por no comer, esta dejaba sin aliento, pero no por su belleza sino por un puñetazo al más grande de los Hidas. ¡Que te lo digan a ti!

Tus dos metros y su más de uno setenta y cinco hicieron más que suficiente que, cuando estuvo por fin encaramada a tus hombros, con sus plantas en estas, puediera ver mas que suficientemente bien.

Mirastes para ver cómo estaba y, de repente te distes cuenta que sin ninguna clase de dificultad podías ver, si te lo proponías entre su kimono y sus blancas piernas de marfil. ¡¡No no no!! ¡¿Pero qué demonios estas pensando??!! ¡¡No es momento para eso!! Por mucho que la desearas no era el mejor momento!! ¡¡¿En medio de una caza?! ¡A quien se le ocurría!

Debistes con un gesto de tu cara apartar la mirada para no caer en la tentación... a veces estas cosas te superaran.

Tus pensamientos fueron cortados por su voz susurrada, diciendo quela bajaras, parecía que había visto algo. Así lo hicistes te agachastes y permitistes que de un salto ella se quitara de aquella posición tan acróbata.

Heisa se llevó entonces la mano a la empuñadura de la katana, sin sacarla, y te dijo:

"Parece que se ha reunido con alguín... han bajado al sótano para hablar... vamos dentro... tengo que saber qué dicen... tengo que saber si el nido está cerca."

Anduvo hasta la puerta esperando que la siguieras y con los músculos tensados y la mano apretando la empuñadura por su debía sacarla en algún momento y abrió la puerta.

Esta vencida por la mano de la Kuni chirrió un poco dejando un sonido fantasmagórico en aquella habitación a oscuras que sólo dejaba que la luz de la calle entrase por aquella ventana alta. El lugar era totalmente ruinoso y estaba lleno de cajas apiladas y que parecían vacías y llenas e polvo.

Andastes tras Heisa que parecía tratar de buscar la trampilla por la que habían llegado, hast que por fin apartó un poco una caja y vio la arandela para tirar de ella. Primero se puso de rodillas en el suelo y pegó el oido a la madera para saber si se oía algo y era peligroso bajar así. Pero no se movió, y no pareció importarle mucho. Así que se apartó algo y te dijo quela abrieras mientras ella desenvainaba la katana despacio.

La trampilla no hizo ruido pero sí dejó ver unas escaleras oscurecidas en las que no se veía nada...

"Será mejor que busquemos algo antes de entrar..."

Dijo la Kuni mientras observaba la sala.




Hida_Kaigen

Toda la situación de antes de entrar me había dejado algo turbado, así que me demore un poco en segir a Heisa hasta el interior.
La debilidad de la carne se me hasía mas patente a medida que pasaba mas tiempo con ella. al entrar quede sumido en la oscuridad, no es que me molestara la noche pero esto de estar encerrado no me atraía mucho que digamos.

Entré y me quedé cuidando la espalda de Heisa mientras ella revisaba el suelo de la habitación. Encontró la tramilla si dificultades y la habrió.

Me entretube buscando una antorcha tratando de moverme lo menos posible para que mi pesado y torpe cuerpo no hiciera ningún ruido.

Cuando la encontre, le murmure.

-Lo siento hermosa pero soy tu yojimbo y me toca primero- le sonreí mientras le daba la antorcha para que mi cuerpo cubriera un poco la luz y comenzé a bajar con la espada en la mano.

Fuera: voy con el mayor cuidado posible, si se me curza alguien, que no sea el que vimos fuera los golpes son mortales, al tipo de afuera y con el que este hablando hago aumentos para no matarlos. (me tengo fe no Muchas risas) siempre estoy atento de Heisa.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

La frágil luz de la antorcha que lleva Heisa apenas te permite ver los dos escalones que van delate tuya mientras vas bajando. El frío y la humedad poco a poco meintras bajáis se hace patente, a la vez que te preguntas cuántas escaleras habrá, puesto que ya un subterráneo no es normal uno como al que descendéis menos. Cada vez todo te gusta menos y empiezas a sentir los bellos erizarse ante un fuerte olor que te viene.

Concoes bien esa fragancia... Sangre... Incluso te entran algo de nauseas al comprobar con desagrado que debe haber vísceras de por medio pues ese olor es tan fuerte que dan arcadas. Heisa respira tan despaco y en silencio tras de ti que apenas la oyes, es una gata agazapada en la oscuridad, pero tu atención debe estar centrad ahora en el finald e la escalera que por fin la ves.

Hay un pasillo, estrecho, muy estrecho, que apenas permite pasar a alguien de tu embergadura de uno en uno, y no muy alto, de manera que debes agacharte un poco por miedo a dar con la cabeza en el techo, puesto que la altura te estña muy justa. El pasillo es considerablemente largo, con tres puertas, al final de éste. Una a cada lado y al fondo. Las habitaciones deben ocupar lo largo del pasillo.

Escuchas bien antes de dar un paso, pero no oyes nada. Así pues, henchido tu pecho del valor que te caracteriza o inconsciencia... Empiezas a andar lo más silenciosamente que puedes por aquel espacio, mientras piensas que aquel lugar es una ratonera para unapelea y que cada segundo que estáis allí es un peligro.

Cuando estás acercándote por fin al final, a las tres puertas empiezas a oir voces que salen de una de las habitaciones la del fondo, a tu derecha la puerta está abierta y apenas puedes ver lo que hay dentro.

Cuand Heisa llega a tu lado pone la antorcha cerca de aquella puerta entreabierta para vr su interior. Y... de repente...

Las paredes grisáceas y llenas de moho poco a poco empiezan a verse manchadas de algo viscoso y oscuro... Y cuando la luz incide más en ella... destella carmesí... Vuestros ojos pronto se fija en cada detalle de la sala. Una mesa en el centro está cubierta no sólo del olor de la sangre sino de manchas resecas de ésta, mientras en las paredes se ven grilletes abiertos y mohosos manchados igualmente. En una mesa malsana y pequeña trata de relucir el acero oxidado de un cuchillo mientras hay trapos y rasgaduras de telas por el suelo.

Los ojos de Heisa se inyectan en esa misma sangre al ver algo tan horrible mientras el tufo a vísceras se cierne sobre vosotros con´más intensidad que nunca.

De repente las voces se oyen con más fuerza y con másprecisiónd ebe haber más de uno y de dos en la sala del fondo yparecen desplazarse hacia la puerta, hacia aquel pequeñísimo pasillo en donde estáis más que en desventaja...

¿Qué hacéis?




Hida_Kaigen

Mis musculos se fueron tensando a medida que desendia por la escalera, el olor a muerte era mas fuerte a cada paso y el espacio reducido me daba mala espina.

Segí caminando por la estrecha galería pensando lo peor, al llegar al final, tres puertas dividian el pasillo, las voces provenientes de una de ellas indicaban la presencia de los granujas que ocupaban el lugar, Tsukai, ya no quedaban dudas de eso una vez que vimos un poco el interior de la sala de la cual provenían las voces.

No habia mucho tiempo para tomar decisiones ya que pronto estarían sobre nosotros, mire a Heisa y le hice señas como para que se pusiera a un lada de la puerta y esperé hasta sentir las voces lo sufiecientemente cerca como para que estuvieran a punto de tomar la puerta e intentaran abrirla.

Fleccione mis rodillas y apoyé mi mano libre sobre el piso a unos pasos de la puerta, en cuanto vi que comenzaba a girar me lanzé contra ella con todas mis fuerzas, una vez más tenía que confiar en mi tamaño para salvar mi vida.

Fuera: Bueno eso, me tiro contra la puerta tratando de golpear al que esta del otro lado al mismo tiempo que entro, voy a tratar de dar un buen empujon para darle especio a Heisa para que entre, de ahí en adelante desarrola el combate como te parezca, recuerda que trato de no matar solo inutilizar así Heisa puede interrogar luego.

ya tengo pelea Rebotado Rebotado Rebotado



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Malditos nervios, era algo común antes de una batalla en las Tierras Sombrías pero puede que aquello de lod esconocido te hubiera descentrado. Hubieras querido darle un buen empujón a la puerta pero las fuerzas te faltaron en el último segundo, o más bien, el pasillo y su estrechez te frenaron más de lo que creías pues cuando caístes contra la puerta no fue tan fiero como hubieras deseado.

Aún así la puerta crujió y se astilló debido a su pésima calidad siendo un buen golpe el que se llevaron los de su interior. No tuvistes apenas tiempo de mirar cuantos eran, no si querías qeu Heisa pasara rápidamente al interior. Así pues emepujastes la masa de personas sorprendidas delante tuya con toda la ira que no pudistes gastar con la puerta en un empujón considerable que hizo trastabillar a uno.

En ese intervalo de segundo Heisa se desplazó sin ser oida pero si vista, lo cual la hacía más sorprente hacia el interior de la sala como querías con su espada desenvainada.

Maldijistes por no llevar tu querido tetsubo pero era hora de sacar a relucir tu katana. Habían cuatro, ahora si los veías bien. Todos con aspecto a cual más miserable que el anterior. El del suelo era un hobre largo y enjuto con los pómulos prominentes y ropajes sucios que tenía en el cinto un cuchillo. Había un gordo al final de la sala con ojos de asesino que parecía llevar también armas y los dos que había visto Heisa, el de la calle, que iba armado con un cuchillo ahora igualmente y otro hombre más arreglado que parecía desarmado.

Miserables. Parecía decir la cara de Heisa cuando se lanzó como una fiera a por uno de ellos. Tu no esperastes mucho más y le propinastes un golpe con tu afilada hoja al que habías imapactado con el empujón, pero como no era de los que "importaban" apuntastes bien. Al cuello, ese cerdo moriría como aquel animal, desangrado por el cuello.

El filo tocó carne como el rayo y un regero de sangre salió de su garganta manchándo la espada y salpicando algo tu pecho incluso por la brusquedad del ataque.

Mirastes al segundo, el que habíais seguido por la calle, ese estaría vivo, no apuntarías tan bien pero le atacastes de igual modo. Pero, esta vez heristes con más intensidad de la que creías. Habías apuntado al abdomen para dejarlo más que herido pero sabiendo que apuntando a esa parte tardaría más de dos días en morir, tiempo más que suficiente para el interrogatorio.

Fallo. Le distes demasiado bien y la espada hendió en su cuerpo con tanta furia que quedóa atravesado mientras escupía palabras de insulto por la brusquedad de todo.

Oistes algo justo detrás de él, cuando calló Heisa estaba al lado de un hombre muerto, el gordo y el único desarmado temblaba de rodillas en el suelo pidiendo clemencia. Había elegido un mal día para hacerlo, el rostro de Heisa no deparaba nada bueno...



OUT

El post es correcto Kaigen lo describí para que lo imaginaras así. Aquí van las tiradas y ahora sigo con el post. Algunas muy buenas y otras super pifias Avergonzado No siempre van a ser buenas... Avergonzado No si soy yo quien tira... Avergonzado soy una pifiosa...

Patada en la puerta ---> Dif (10) + 1 aum Dif (15) = 17 por los pelos, menos mal que no hice más...

Empujón fuerte ---> Dif (10) + 1 aum Dif (15)= 18 menos mal que tampoco hice más aumentos...

Primer enemigo --> Dif (15) + 2 aum Dif (25) = 30 muy bien, le das localizadamente. Daño letal, más la tirada de daño (aumentos incluidos)= 35 daño, muy burro siendo donde es además... (Por fin una buena tirada)

Segundo enemigo-> Dif (15) + 1 aum Dif (20)= 19!!! Pifia... no sé como la verdad que mal... Es más divertido que falles por burro así que en vez de nod arle te lo cargas jajaja a ver que haces ahora para interrogar sólo a uno... a ver que sabe ese jejeje Demonio


IN


Heisa le propinó una patada al que estaba en el suelo y lo tendió en el, se tiró encima como un halcón sobre un desprevenido conejo y agarró el cuello del kimono con fuerza pegando la mejilla del hombre contra la fría roca que era el suelo de la estancia.

"¡¿Ves eso?! ¡¡¿Ves eso gusano?!! ¡Es sangre!! ¡Sangre de inocentes!!"

Sus ojos llenos de ira, su voz siniestra elevada como una plegaria a Bishamon y su aspecto más que siniestro la convertían en una shinigami, en una diosa de la muerte.

Con fuerza lo apretó contra el suelo mientras seguía con aquel tono enfervorecido:

"Ahora vas a hablar, claro que hablaremos, vas a contarme todo, todo de este lugar, de estas paredes, de esos hombres... ¡Todo! ¡¿Entendido?!"

Lo levantó con una mano un poco del suelo y lo arrojó a un lado con toda la fuerza que sacó en aquel momento que no era poca, lo que hizo que el hombre callera de espaldas con la faz desfigurada por el miedo.

"Por favor! No me maten! No me hagan daño! ¡¡Yo no estaba en esto!! ¡Se lo juro!! Fue ese hombre!"

Y señaló al muerto por tu espada sin que lo hubieras deseado.

"¡Él era el culpable!"

Heisa le miró a los ojos sin fijarse en el cadáver y dijo con tono sombrío y oscuro:

"Él está muerto, yo quiero saber dónde hay más ratas como tu o él. Habla o le diré a mi amigo que no se contenga... o lo que es peor, le diré que se vaya fuera para yo no tener que contenerme."

Y su sonrisa se rasgo tan maníaca que hasta a ti te dio miedo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6804
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Jue Nov 13, 2008 6:59 pm

Hida_Kaigen

Me arroje con toda la fuerza que pude contra la puerta, apezar del poco espacio que había para maniobar la puerta cedio y pude entrar senti que alguien caia bajo el peso del empujon pero no me detuve a mirar, no había tiempo para eso, debia permitir a Heisa entrar y cubrirme la espalda.

Cuando al fin pude detenerme y evaluar la situación me encontre con cuatro tipos de muy mal aspecto armados con cuchillos, uno de ellos caido a mis pies entre las astillas de la puerta y la inmundicia del suelo. lo despache con un movimiento rapido de la espada cubriendo el suelo y mi ropa con sangre, esto no pasaría desapercivido en la ciudad, no se como saldriamos de aqui sin ser notados despues de esto.

Levante la cabeza y vi al tipejo que seguimos hasta aqui, ese no debía morir tan rápido. apunte a sus entrañas, tardaría en morir y el sufrimiento sería un buen incentivo para hablar.

Me maldigo a mi mismo, como pude fallar de esa manera, no intento justificarme pero no estoy entrenado para no matar, cada golpe debe ser el ultimo para poder ocuparse del siguiente, asi se me entreno, debí haber medido mas mis fuerzas, ahora era tarde, El maldito estaba casi partido al medio.

Me quede contemplando mi error, escuchaba a Hesia hblar con algien, no sabía de que ni con quien, estaba demasiado ensimismado por mi fallo. Le había fallado a Heisa y había perjudicado la misión. No podía hacer nada para remediarlo.

Estaba furioso, me dirigi hacia donde Heisa Hablaba con el tipo y lo vevante del cuello, hasta tenerlo frente a mi cara.

-Escuchame rata, se me acabo la pasiencia hace ya mucho tiempo, a menos que quieras saber lo que es el dolor de verdad hablaras con nosotro...tus amigos tuvieron suerte entiendes, lo de ellos fue rápido, a ti puedo mantenerte vivo algunos dias, incluso semanas si no me aburres, asi que habla-

Lo ultimo se lo dije gritandole en la cara y luego dejandolo caer al piso, sin dejarlo siquiera hablar le clave la hoja en el muslo, tan solo un centimetro, para que entendiera de que hablaba.

Fuera: NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO, era un 20, como podes fallar 20 dios y encima de todo me lo matas. grgrgrgr



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

El hombre chilló como un animal herido ante una muestra tan nimida de lo que es dolor mientras lo mantenías en el aire.

"¡¡Habla!!"

Rugio Heisa.

"Esta bien! ESta bien! Pero no me maten!"

Las lágrimas del hombre y la mucosidad se unían desagradablemente en su rostro mientras suplicaba de manera ruín y sin honor por una vida que no tenía valía.

"Habla!"

Repitió la Kuni cada vez con la tez más ensombrecida.

"Bien! Bien!.- Dijo el hombre.- Ese... ese tipo...-Señaló al muerto que no debía estarlo.- Alquiló este lugar... yo soy el dueño... bueno, no... más bien yo llevo las cuentas... este es un almacén de una casa de té contigua... se lo alquilaba sin que lo supierna las amas... No debía preguntar y miraba para otro lado cuando entraban por la puerta de atrás gente como esas...-Señaló a los otros muertos.- O si venían acompañados... ¡¡Sólo eso!!"

Heisa le miró con una ceja levantada.

"¿Sólo eso?... Kaigen... más pronfundo."

Ordenó con respecto a la espda en su pierna.

"No! No! Bu... Bueno... había algo más... al principio no me escamaba... creía que habían montado una casa ilegal de apuestas... pero luego vino esa chica... una mujer... de ojos vacíos... acompañada de otra chiquilla... entraron todos aquí... y la chiquilla nucan salió... Me escamó... pero tenía... tenía miedo... Así que entré... Y vi... vi todo esto..."

Dijo llorando por el miedo.

"Salí corriendo pero en la puerta me los encontré... me dijeron que si hablaba me matarían... y yo me callé... Venían algunos muy extraños y siempre temía por mi vida... además me obligaron desde entonces a asistir a esos... esos... ritos..."

Casi grita desgarradamente.

"Yo... yo veía cómo... -sus ojos desorbitados casi por la locura ya.- Veía cómo los mataban y les sacaban el corazón... y no podía hacer nada puesto que temía que si algún día faltaba uno... y yo me hacía notar... sería yo..."

Heisa le miró seria y dijo tajantemente:

"Y entonces te empezó a gustar aquello ¿no? No lo nieges, cuando has entrado esta última vez no había miedo en tu rostro sino ansia..."

El hombre trató de decir algo pero era tal el gesto de la Kuni que terminó diciendo:

"Me... me prometieron... me dijeron que sería más rico... que todo me iría bien... que podría dejar mi estdo actual... que... que cuando Él llegase todo sería diferente..."

"¿Él?"

Preguntó la Kuni extrañada.

"Hai... un hombre... alguien de quien no sé su nombre... él nos guiaría..."

Heisa se dio la vuelta meditando aquello. Unos interminables segundos de silencio acompañaron sus pensamientos hasta que por fin dijo:

"Sabe más, Kaigen, que hable"




Hida_Kaigen

No conseguía hacer que mi respiración se calmara, respiraba pesadamente a causa de la furia que sentía al haber matado por error al tipejo ese. Todavía no podía creer que había fallado de esa manera.

A medida que el miserable hablaba, me sentía mas tranquilo, parecía ser que estaba soltando lo que sabia. Miserable cobarde, merecía la muerte por lo que había hecho y dejado hacer, que pagara en Jigokku por sus pecados.

Hablaba de un hombre que los guiaría, no necesitaba el nombre para saber de quien se trataba, Setsuna estaba en esto lo juraba por mi vida.

Ahora Heisa me ordenaba que siguiera torturándolo, en un primer momento actué por impulso pero esto ya no me gustaba nada. En esto no había honor para un guerrero, es que acaso no se le ocurrió llevarlo para que lo interroguen los Eta del cuartel de magistrados. Maldita sea mi suerte por tener que hacer esto, este era trabajo de cazadores no de bushi.

Gire la espada un poco para causar un poco mas de dolor, si esto no fuera suficiente le romería los dedos de la mano, empezando por el meñique.

Que el maldito hable pronto por que no se por cuanto tiempo pueda continuar con esto.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa le miró a los ojos con el miedo que podría influir un león en un asustado conejo y puso su mano en tu hombro. Te sonrió con sarcasmo y dijo:

"Vale... creo que será mejor que esto lo termine yo... A veces el hacer que hable... nuestra concepción de obligarle es diferente..."

Lo soltastes en el suelo, con la pierna sangrando profusamente mientras la Kuni daba cortos pasos por la sala con aquella mirada depredadora. Se volvió hacia ti y te dijo:

"Sal, por favor..."

Ante cualquier mirada suplicante por lo contrario o palabra amable Heisa te respondió con una faz seria y sin sentimientos aparentes. Te hizo salir de la sala y cerró la chirriante puerta tras de sí.

Oistes unos murmullos, y de vez en cuando alguna exclamación subida de tono que interpretastes como la voz de la cazadora. Y... entonces... el silencio...

Unos pasos te alertaron de que quien estaba dentro se dirigía a la puerta, y este se abrió dejando ver a Heisa. Con su katana ya envainada y su mirada fija en la salida. No dijo nada sino que se encaminó a salir de allí, tu mirastes hacia atrás para ver qué había pasado con el hombre, o mejor dicho, si tus sosprechas eran acertadas. Y lo eran. El tipo estaba muerto, su cabeza estaba separada de su cuerpo a varios metros.

Los pasos secos de la Kuni se detuvieron delante tuya un segundo llamando tu atención. Cuando la mirastes vistes su rostro algo vuelto hacia tí, con sus cabellos azabaches enmarcando aquella expresión sombría y dijo con su tono oscuro:

"Debía ser así... nunca le dije que no le mataría... no sabiendo que estaba corrompido él también.."

No dio más explicaciones aunque... debías de reconocer que no tenía ni porqué haberte dicho aquello... Puede que se sintiera mal por haberte metido en ese submundo...




Hida_Kaigen

Fuera: Gracias, no creo que el pj quedara entero si tenia que quedarse adentro.

Dentro:
Gire la espada lentamente causando el mayor dolor posible, no me gustaba el trabajo que me veía obligado a hacer pero lo haría lo mejor posible. El maldito parecía no estar muy dispuesto a hablar tendría que continuar con lo de los dedos.

Gracias a las fortunas la voz de Heisa me detuvo y me indico que saliera. Por que agradecía, Habia visto mi debilidad, creía que no podía continuar el trabajo y que no soportaría ver como continuaba, ahora sentía vergüenza. Lo que Hacia no era honorable pero era necesario, lo sabía, había fallado otra vez.
O tal vez…quiso evitarme el deshonor de tener que hacerlo, tal vez no quiso que le viera haciéndolo para que no tuviera esa imagen de ella… ella no pensaría mal de mi, tenia que estar seguro de eso o nada importaba. Debía ser así.

Perdido en mis cavilaciones casi no note salir a Heisa, la seguí sin girar la cabeza, no tenía derecho a decir nada, sentí pena por ella tratando de justificarse, no debía hacerlo con migo, sabía bien lo que demandaba el deber, lo había presenciado demasiadas veces.

Caminamos hasta llegar a la salida, me detuve a unos metros de la puerta y limpie la sangre de mi cara con un pañuelo.

-Heisa- dije esperando a que se diera la vuelta, la voz que salió de mi garganta no era la de Hida Kaiguen, veterano de mil batallas, el que no conocía el temor, el que se abalanzaba a la contienda como un fanático. La voz era la de Nichiro el niño que extrañaba a su padre y a su hermano. Me incline profundamente- Gracias.- ¿que mas podía decirle?- vamos a casa-

Me acerque un poco mas e intente besarla, con todo mi alma esperaba que no me rechazara, que todo fuera como lo había pensado abajo, que lo hubiera hecho por mi.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

La Kuni se dio la vuelta despacio mientras le contemplaba con una mueca de cariño mezclado con algo de pena por el momento tal malo pasado anteriormente. Sus brazos pasaron por encima de los hombros del cangrejo mientras ella se ponía de puntillas para poder besarle mejor, puesto que por muy alta que fuera él seguía siendolo más.

Así pues, toda la maldad o crueldad mostrada unos segundo antes desaparecieron bajo el sueva tacto de los labios de la cazadora.

"Shhh... ya... Kai... siento haberte metido en esto... lo siento mucho... un samurai tan honorable como tu no debería pasar por esto..."

"Volvamos a casa"

Dijo Kaigen, a lo que ella asintió despacio estando aún agarrada a su cuello. Le acarició la mejilla un segundo y trató de sonreirle con algo de alegría para levantarle la moral, aunque estas cosas no se le daban muy bien. Ella ya tenía asumido cómo era su tabajo... Y le daba, ciertamente, mucho reparo en que él viera todas aquellas atrocidades.

Le cogió la cara con las dos manos e hizo que le mirara.

"Te prometo que todo terminará pronto... le encontraremos y nos alejaremos de este submundo... te alejaré de este caos..."

Lo cierto es que, quizás por primera vez en su vida, Heisa tenía miedo del submundo en el que trabajaba, pero no por miedo a su muerte sino a que... ahora que Kaigen sabía cómo funcionaban la cosas... creyera que no podía estar con alguien así.

Un leve destello surgió en sus oscuros ojos pero calló, no quería decir nada acerca de ello... Tenía miedo a saber que era cierto...




Hida_Kaigen

Sentí un gran alivio por las palabras y la actitud de Heisa, aunque la notaba incomoda sabía que todo esto era algo que podíamos dejar atrás.

-Ahora tenemos un problema- dije apartándola dulcemente y mirando si había manchado su kimono- Tengo mi kimono completamente manchado de sangre, no creo que sea buena idea que salgamos así a la calle, llamaría demasiado la atención sobre mi y sobre este lugar, además…como manejan la muerte de tanta gente en la ciudad, no deberíamos decirles a las autoridades para que dispongan de los cuerpos-

No tenia ni idea de cómo pensaba Heisa salir de aquí sin hacer alboroto y como manejaría el asunto de las muertes, este era su trabajo, sería mejor de ahora en más que separáramos las tareas según a quien les correspondian.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa dio un par de pasos por el almacén oscuro y meditó sobre ello, bueno, por suerte ella llevaba siempre algunas monedas así que podría ir a ver si encontraba algún mercado en dodne comprar una capa para tapar esas manchas.

"Iré a ver si puedo traer algo... Espérame aquí, por favor"

Los minutos se hiceron interminable en aquel momento mientras esperbas sentado sobre una caja vacía aque la Kuni de sonrisa socarrona llegase. Así pues, cunaod hubo pasado unos quince o veinte minutos d esu marcha llegó con una capa de no muy buena calidad pero que bastaría para la función encomendada. Pero Heisa parecía haber venido con otra cosa entre las manos que en un principio no supistes qué era...

Hasta que saltó una chispa. Era un chesquero! Heisa te miró cuando te dio la capa y dijo con tono serio:

"Será mejor que salgas de aquí rápido, los apagaincendios han sido avisados de que en esta dirección hay un fuego..."

Acto y seguido la llama volvió a manar del chesquero y saltó sobre la madera roida del almacén prendiendo con violencia. Heisa contempló un segundo las llamas de manera sobrecogida por su belleza y luego se dio la vuelta mientras todo empezaba a prender con rapidez.

"Llegarán en varios minutos, hay que salir de aquí."

Mientras la columna de humo negro se cernía sobre el cielo y los ciudadanos salían asustados de sus casas viendo como los eficientes apagaincendios llegaban para hacer su trabajo dos figuras se perdían entre la multitud.

Heisa miró hacia atrás en aquella callejuela que dejaba de fondo el castillo de llamas que era ahora el almacén con una media sonrisa en la cara, típica en ella. Luego le miró despacio mientras continuaba caminado y dijo:

"Posee dos razones... trató de explicar sus acciones La primera es que para pasar desapercibido es mejor centrar la atención en otra cosa Y señaló su capa que no le quedaba nada bien pues no era a su medida pero cubría justamente las manchas La segunda es... purificar... El fuego siempre purifica..."

No sabías de las técnicas de los cazadores pero algo te decía que por muy incorrecto que te pareciera la manera de actuar de Heisa, seguramente ella sería de las "sutiles"... No sabías qué perspectiva te aterraba más...




Hida_Kaigen

Heisa parecía demorar más de lo necesario y comencé a preocuparme, camine varias veces el largo de la habitación intentando que la espera se hiciera mes corta pero no servía de mucho. Estaba preocupado, esperaba que no se hubiera encontrado con nadie afuera del edificio.

Los minutos pasaron hasta que finalmente apareció por la puerta, en sus manos llevaba una capa demasiado pequeña para m pero que finalmente cumpliría con cubrir las manchas de sangre de mi kimono. Lo que me llamo la atención es que traía algo mas en sus manos…un yesquero…acaso estaba pensando…no, no estaba tan loca.

Bueno, si si estaba tan loco, se dedico a causar un incendio en medio de la ciudad imperial, apenas si podía creer lo que hacia, es cierto que había llamado al cuerpo de bomberos pero la idea no dejaba de ser del todo descabellada.

-No quisiera conocer a esos cazadores que se dicen están algo locos-dije en un tono mezcla de incredulidad y broma-Vamos a casa de una vez.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado