Día 2º Distrito Jumarashi- Residencia de Kuni Heisa Almuerzo

Registro de las Historias de OU.
Responder
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6739
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 2º Distrito Jumarashi- Residencia de Kuni Heisa Almuerzo

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 21, 2008 6:19 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua


El camino de vuelta se te hizo más cansado de lo que creías, y al parecer a Heisa también, tenía un aspecto algo desmejorado, más pálido si cabía en ella, puede que fuera ese sol tan intenso y esa lluvia inesperada, puede que fuera el cambio de temperatura brusco, la agitación y todo mezclado. Lo cierto es que en cuento llegasteis a la casa lo primero que hizo fue, tras ordenar que sirvieran la comida, hacer que prepararan un baño.

Y mientras esto era dicho y hecho desapareció entre las fusamas para ir a los kamis saben donde, puede que a su habitación o...

Bueno, la comida estaba servida y pronto aparecería, así pues te sentastes para comer un poco, sintiendo al hacerlo como si todo el Imperio callera sobre tus cansadas piernas, era como si tu hubieras llevado un día entero de guardia en la Muralla... Por Hida... no sabía si luego podrías levantarte...

Empezastes a comer y Heisa seguía sin aparecer... ¿dónde estaba esta mujer??




Hida_Kaigen

Al llegar a la casa me dirigí hacia mi habitación. Me quité la armadura y revise el estado del do-maru, necesitaría algo de trabajo luego, los golpes que había recibido hoy lo habían dejado en mal estado. Le dedique algunos momentos más a la armadura limpiando la sangre de las placas y las correas. La costumbre era muy difícil de perder.

Luego fui hacia el olor de la comida como un depredador. Ya se me estaba pasando la ora de comer y la rígida rutina de la muralla había hecho que mi estomago diera mejor la hora que cualquier artilugio Kaiu.

La mesa estaba servida al estilo cangrejo, poca variedad, mucha cantidad. Me abalancé sobre la mesa como un animal famélico, tenía que recuperar la sangre perdida durante el día.

Cuando logre calmar la bestia me percate de la ausencia de Heisa en la mesa. ¿Desde cuando no la escuchaba andar por la casa? Cuando entramos había pedido la comida y un baño… Tal vez había ido derecho a la ducha. Si yo fuera un poco más “civilizado” habría hecho lo mismo. No era de muy buena educación comer cubierto de sangre en una casa, aunque Heisa había comido en los barrancones Hida mas de una vez y ahí si que era un practica común.

Busqué el trozo de pescado más grande que encontré y me lo metí entero en la boca. Me levante de la mesa todavía masticando y di unos pasos, solo para detenerme y tomar dos bolas de arroz para el camino. Uno nunca sabía cuando volvería a tener una comida decente.

Jeiha?

Pregunte mientras caminaba hacia la sala de baño y luchaba por intentar tragar el enorme pedazo de pescado que tenia en la boca.

Out: vamos Hiromi, dame un minuto de paz ¿si? ¿con que me vas a salir ahora? Helado




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

La casa estaba totalmente en silencio, sólo se oía el cuchicheo en la cocina de los dos criados y el crepital de las llamas en el cuarto de baño cuando entrastes para calentar el agua. Pero... allí no estaba Heisa...

Empezastes a ponerte nervioso... ¿Qué demonios podía haber pasado? No podía ser que os hubieran seguido... ¿o sí? ¿Acaso habían aprobechado su debilidad y la tuya para raptarla. Empezastes a andar por el pasillo rápidamente, fuistes a su habitación, allí estaba su daisho. Eso era... ¿bueno o malo? Si era lo peor que podía pensar no era la mejor visión...

Por Hida... Por Hida... ¿Dónde estaba? Cada vez más rápido empezastes a abrir una por una todas las fusamas de las habitaciones, la tuya, el despacho, la salita, la cocina... ¡¿Dónde?!

Entonces oistes un ruido en el patio trasero, y casi sales corriendo al hacerlo. La puerta de la pequeña casita donde estaba la letrina estaba abierta y se escuchaba a alguien toser.

Parecía Heisa... Vistes una sombra en la penumbra que lentamente y con mucho esfuerzo se levantaba y salía casi a tumbos de alli.

Cuando salió vistes sus negros cabellos arremolinados en su piel pálida, más que nunca, y en torno al kimono que estaba algo descolgado en un hombro. Con el dorso de la mano se refregó un pómulo mientras con los ojos cerrados respirada entrecortadamente. Las lágrimas de sangre pintadas estaban difuminadas bajo sus ojos y en sus mejillas dándo un tono como de colorete y más sano a la piel que ahora parecía de un blanco enfermizo.

Se apoyó en el marco de la puerta sin oirte aún y respiró hondamente mientras abría los ojos. De repente se llevó un sobresalto enorme.

"Ka... Kaigen... ¿Qué... qué haces aquí?"

Dijo con una mezcla de cansancio, sorpresa, horror e incomodidad que hasta a ti te resultó palpable. Tu mente se llenó de dudas... ¿y si la habían herido con veneno cuando en una de las peleas uno de los ronins la hirió levemente?... ¿Y si había enfermado?

Heisa trató de pasar delante tuya mientras se recolocaba el kimono por la parte del hombro.

"¿No tienes hambre o qué?"

Dijo con un tono seco y algo borde mientras subía el escalón para entrar en la casa.





Hida_Kaigen

Cada habitación que dejaba atrás me dejaba más intranquilo que la anterior ¿Donde demonios se había metido?

El daisho de Heisa había quedado detrás en su habitación. Comencé a correr por la casa buscándola en todos lados hasta que un ruido fuera de la casa me alerto. Corrí sintiendo el peso faltante de mi katana en el costado y pensando lo peor.

Al llegar al patio la imagen me congelo en el lugar.

Todo lo imaginable paso por mi cabeza en un momento ¿qué le estaba pasando? .

Camine hacia ella rápidamente y fue entonces cuando noto mi presencia. Había algo raro en el tono de su voz. Algo que decía que las cosas no estaban como deberían.Una idea se me formo clara en la cabeza.

Extendí la mano mostrándole las aplastadas bolas de arroz.

Eran para ti…. Demorabas mucho y pense que estabas en el baño.

Me sacudí el arroz de las manos y camine hacia ella, mirándola con cara extraña.

¿Estuviste vomitando verdad?

Me quede mirándola a los ojos esperando la respuesta, seria lo que tuviera que ser.

Fuera: Hiromi, falta que te pida paz para que me des esto….un pequeño kaigen? Por dios no me lo creo.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa quedó quieta en medio del patio, su cabeza parecía que le dba vueltas por los peuqños tumbos que a veces tu cuerpo daba, como si estuviera mareada... Apretó los puños y bajó la cabeza mientras su flequillo oscurecía su rostro.

"Te acuerdas de que el Togashi quiso hablar conmigo a solas..."

Dijo con voz entrecortada...

"Quería decirme algo que y no... No quería pensar..."

Su respiración parecía muy agitada, sus oscuros ojos destellearon tras el cabello mientras sus brazos se abrazaban a sí mismo.

"Kaigen yo... tengo un retraso...

Estoy embarazada..."


OUT

Juas juas juas a ver ahora como te enfrentas a la pelea final con esto encima juasjuasjuas



Hida_Kaigen

Fuera: Ja ja ja , si…que gracioso… mira como me parto de risa…. Jajajaja….jajajaj..

Es sarcasmo por si no lo notasteArdiendo

Dentro:

La noticia me golpeo como un die tsuchi y un aluvión de pensamientos y sensaciones me invadieron haciendo girar mi mente. Los cimientos mismos de mi realidad tambalearon. Implicaciones y complicaciones giraban en mi cabeza impidiéndome hablar.
Busque algo de lo que agarrarme o mi mente se haría añicos.

Lento pero fuerte un pensamiento se elevo como una montaña, deteniendo la tormenta de pensamientos al menos lo suficiente como para poder analizar la situación.

Iba a ser padre. Iba as ser un padre como mi padre. Podría tener lo que una vez perdí.

Por supuesto que no era el mejor momento para enterarme de esto, lo que teníamos en frente era por demás peligroso.

No sería fácil para ella, y mucho menos para mí si tenía que enfrentarme a Setsuna con ella en este estado. Tendríamos que andar con más cuidado. Si ya de por si me molestaba que Heisa se metiera en estos líos, con lo del embarazo seria peor.

Mierda, incluso mi vida valía algo ahora. No podía morir tan fácilmente. Alguien me necesitaba realmente.

Por primera vez en mi vida conocí el significado de la palabra miedo.

Eleve una plegaria al cielo.

Pedí a Osano wo que me hiciera un favor, que alcanzara con su furia a la fortuna de la ironía y la hiciera sufrir en el peor de los infiernos.
Esta historia era su obra, ya no tenía dudas.

De todos los malos momentos que tuve en mi vida tenía que ser en este. Por supuesto que si, que diablos. Después de todo era lo que quería ¿no?
Un hijo, una familia. Y por sobre todo, con Heisa. Seguro que podría haber sido en un mejor momento, pero la muerte es algo tan cotidiano para los cangrejos que en realidad esto era tan peligroso como cualquier día de mi vida.

Lo único malo era que en otras circunstancias, como si estuviéramos debidamente casados, Heisa debería quedarse en casa, cuidar al niño y no arriesgarse. Ahora debíamos ocultarlo, hasta que pudiéramos hacerlo publico y eso implicaba que todo debía seguir como hasta ahora. Heisa tenía que seguir arriesgándose y arriesgando a nuestro hijo.

Había algo mas importante ahora, tenia que decirle algo a Heisa, ya pensaría luego en las complicaciones, que por cierto serían muchas, ahora era el momento de ver que era lo que pensaba Heisa de todo esto. No sabía si estaba feliz como yo, o que pensaba hacer. No quería hacer el papel de estúpido como siempre, hablando antes de entender.

Pero era un hijo, por shinsei, nada malo podía salir de esto, Heisa debía de estar feliz.

A menos claro que contara con que no teníamos permiso de nuestro señor ni de nuestras respectivas familias pero… eso ya lo lograría mas adelante. Después de todo el plan para conseguirlo ya estaba en marcha. Tan solo había que acelerarlo…un poco.

Podía verlo correr hacia mí, un niño fuerte, con la sangre de los Hida en sus venas. Con los ojos inquisitivos y profundos de su madre.

Ojos… los ojos ciegos de Setsuna… todavía tenían que ser cerrados para siempre. Esto complicaba las cosas… tenia miedo que algo le pasara a Heisa, que el la matara también, como a Satoshi… No… sería vida contra muerte. Venceríamos.
Era reciente… Tan solo faltaban tres dias ¿no? Heisa seguiría siendo tan fuerte como siempre y nada le ocurriría…

Por todos los Kami y los dioses del cielo. Con lo obstinada que era esta mujer, las cosas serían casi imposibles ¿querría ir al frente del combate como siempre o entendería que tenía la obligación de cuidar a nuestro hijo?

Sonreí, la imagen de Heisa persiguiendo al niño por toda la casa se me pasó por delante de los ojos. Su cara limpia de la pintura tradicional, intentando que el niño se metiera en el baño, regañándolo por haber roto algo dentro de la casa…

No sabía que decir, las palabras que Vivian en mi cabeza eran demasiado escasas como para expresar lo que sentía.

Me arrodille a los pies de Heisa y la rodee con mis brazos, apoyando la cara contra su abdomen. Una lagrima se escapo por mi mejilla y por mi garganta las palabras pasaron filtradas por el velo de la emoción.

Bienvenido hijo, has llegado temprano.






Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa quedó muda, trato de decir algo, pero, pero quedó ahogado en un gemido que te pareció hasta extraño en ella, toda una dama de hielo. Cuando alzastes la mirada desde tu posición para verla vistes confusión en su rostro, una mezcla de miedo, alegría, pesar y muchas otras cosas...

Ella te abrazó y se inclinó hacia ti mientras te decía:

"Lo siento... lo he hechado todo a perder... No quería que lo supieras aún... Ahora... Ahora no serás capaz de concentrarte... Y todo por un fallo de mi cuerpo..."

Dijo casi ahogada en la más terrible de las penas. Luego se separó de ti, y andivo hacia el frente, dándote la espalda. Abrazó su cuerpo y empezó a decir:

"Si mi padre se entera de esto me matará... Si se entera de que le he desobedecido de esta manera..."

Ahí estaba el miedo, uno mayor del que jamás habías oído en un leve susurro de alguien, mayor incluso que el que, asustado, llama a sus compañeros porque ha visto un enorme oni acercarse. Miedo a la verdadera muerte y tortura... Y erahacia su padre... Sus palabras destilaban que, por muy duro que pudiera parecer... seguro que pasaría por un infierno por lo que oías... no conocías a su padre pero esa reacción en alguien tan fuerte como ella significaba que otros llorarían y se rasgarían las ropas en su lugar por lo terrible que podría ser...

"Pero... yo..."

Ahora el tono estaba cambiando pero parecía retenerse. Pero estabas seguro, era alegría, andastes hacia ella y vistes lagrimas en sus ojos.

"Pero yo... le quiero... es nuestro hijo..."

Y esto último fue ahogado en llanto.





Hida_Kaigen
Hida mas Rudo que Ryudo

Me quede mirándola perplejo. Algún día tendría que pedirle que me explique su relación con su padre.
Alguien que le generara tanto miedo debería ser un maldito bastardo, lo que sea que le hubiera hecho la había marcado a fuego.

La cabeza no dejaba de darme vueltas y tenía una extrema necesidad de Sake. ¿es que acaso nada en mi maldita vida podía llegarme fácil? ¿Tendría que luchar incluso por lo más natural del mundo, por tener un hijo?

Lucharía contra lo que fuera, de eso no tenía duda alguna. Pero esto estaba empezando a agotar mi paciencia.

Por lo visto Heisa estaba tomando todo de la peor manera posible, tenia que hacer algo para animarla.

¿Qué has arruinado que? Estas loca si crees que darme un momento de felicidad en la vida arruina algo para mi.

Caminé hacia ella y la abrace, fundiéndome en su abrazo solitario.

Solo tendremos, tendrás mejor dicho, que tener mas cuidado en el combate. No te arriesgaras tanto y listo. Si es necesario buscaremos a Tarako para que me ayude a protegerte, eso solucionaría tus dudas sobre si podré concentrarme o no ya que estaré tranquilo si se que estas protegida. Tarako se movió muy bien en el entrenamiento, utilizaba el estilo de las grullas de hierro y son de los mejores guardaespaldas que puede haber.

La di vuelta y lo mire a los ojos.

Esto ya esta decidido y no hablará más del asunto. Si no puede ser Tarako será algún otro.

Me puse serio y le hable con voz firme, quería que quedara claro que hablaba enserio y que no tenía ninguna duda de lo que decía.

En cuanto a tu padre, creo que te dije que estaba trabajando para poder casarme contigo verdad, ya no tendrás que preocuparte por él. Y si en algún momento se acerca con intenciones de hacerte daño a ti o al bebé… Voy a...

Primero voy a cumplir con el deber que me impone mi clan, que es el de terminar con estos malditos portavoces y de paso cumplir con mi honor y vengar a mi hermano. Luego de eso, mi primera lealtad es para ustedes dos. Nada ni nadie podrá detenerme… Recuerda que soy Hida, Heisa, y que los Hida no solo no fallamos, sino que somos los cabezas duras mas grandes de todo el imperio.

Ahora vamos dentro, tu tendrás algo de te y yo Sochu para celebrar. Si señor.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa asintió con la cabeza despacio mientras entraba contigo en la casa. Andastes por las ala como un niño nerviso por regalos de cumpleaños, sin embargo más bien diriías que esa sensación cada vez más se tornaba un mareo incalculable.

Pedistes sochu y té para ella, y Heisa se sentó cerca tuya mientras parecía que tenía la mirada perdida.

"Supongo que lo coreecto sería... descansar un poco hasta la obra de teatro... tus heridas no estan curadas del todo... debería verlas dentro de un rato si eso..."

Dijo como buscando algo con la mirada dentro de la taza de té. Suspiró y se llevó las manos al regazo en donde las dejó entre lazadas, meditabunda, ¿o... más bien era temor?

No estabas muy seguro de lo que le pasaba pero lo cierto es que en vez de ver a la valiente cazadora de brujas, Kuni heisa, la sonrisa, aquella que era capaz de desesperar a cualquiera tras acto y seguido matar a un monstruoso ono. Ahora parecía una niña pequeña y frágil,de sprotegido, con quizás un alo de dulcura mayor que el de una pequeña grulla.

¿Sería por aquel temor que había mostrado a su padre? Te preguntabas que estaría pensando ahora... pues su mente y su cuerpo se veían muy lejos...






Hida_Kaigen
Hida mas Rudo que Ryudo

Entramos en la casa y me senté a beber mi bien merecido sake. No voy a decir que esperaba una fiesta y a Heisa danzando de felicidad, Pero si alguien me preguntaba, gamas, nunca, en toda mi vida, habría esperado esto. Mucho menos de Heisa.

Ella siempre había sido una mujer segura de si misma, confiada en sus capacidades. Por que ahora. Tenía tanto miedo. Por que eso era, a las claras. No podía tratare del malestar provocado por el embarazo, eso era distinto.

¿Se estaría lamentando de lo que paso? ¿Sentiría dudas de mis capacidades para llevar la situación? Por que de las de ellas nunca la había visto dudar ¿O tal vez su padre había calado tan hondo en su alma que la sola idea de enfrentarlo lo atemorizaba?

Odiaba hacer esto, pero cualquiera que fuera la pregunta correcta necesitaba tener una respuesta. Ya no podía seguir con esos silencios y esas actitudes explicadas a medias. No solo por lo mal que me hacían a mi, sino que obviamente afectaban su concentración. Ahora no era solo su vida la que me preocupaba, no mas espacio esperando que lo dijera ella sola, era tiempo de que se dijera la verdad.

Apure el trago y me levante, tendiendo la mano para ayudarla a levantarse.

Tienes razón, debemos descansar y estas heridas deben ser limpiadas ¿Pero sabes que Hei-chan? El cansancio y el dolor no me son ajenos, lo sabes bien. Hay algo más que me molesta y es el frío.

La mire directo a los ojos, buscando la poca ternura que había recibido en mi vida e intentando transmitirla. Mirando con todo el amor que entraba en mi pecho.

Hace… hace demasiado frío aquí fuera Hei-chan… ¿Es… que acaso nunca vas a dejarme entrar?





Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa te miró como aquel cachorrito abandonado en la intemperie de una fría noche de invierno en la que nieva mientras bajaba la cabeza y negaba levemente. No eras muy bueno con los sentimientos agenos pero en aquel momento supistes que ella quería que te acercaras, que la abrazaras, después de todo, aunque fuera una cazadora, Kuni Heisa, una mujer fría, seguía siendo una mujer, una humana, que necesitaba del calor humano.

Cuando estuvistes tan cerca de ella que vuestros cuerpos podían haberse unido en uno, ella, con la cabeza gacha empezó a susurrar, quizás con el tono más dulce que en tu cruda vida hubieras oído, más parecido al que debían imaginar los artesanos Kakita de sus dulces doncellas imposibles que al de una Cangrejo.

"Tengo miedo Kai-kun... Si... si él] se entera... me matará..."

Y sus palabras no sonaron en absoluto a broma...

"Si padre llega si quiera a saber que me he quedado embarazada... entonces jamás dejará que te cases conmigo... aunque tengas el reconocimiento suficiente... Estoy segura que me matará antes que llevar el deshonor a nuestra familia, de esta manera, como él diría...

Si no lo hace con sus propias manos... si no... entonces le dirá a nuestro señor que he fallado y se las apañará para hacer que cometa sepukku..."

¿Cómo alguien podría hacerle eso a una hija? Heisa se llevó su mano derecha al brazo izquierdo y frotó una parte del antebrazo en la que tu sabías que había una herida bastante profunda y mal cicatrizada. Siempre creistes que había sido en las Tierras Sombrías... ahora empezabas a dudarlo...

"Yo no quiero que te pase nada... ni a nuestro hijo... pero me bloquea el pánico de pensar que él pueda enterarse..."






Hida_Kaigen

Abrasé fuertemente a Heisa, intentando darle seguridad, fuerza para vencer el miedo.
Pero lo que escuché. No podía creer en mis oídos.

El padre de Heisa era una verdadera bestia. Tratar a su hija de esa manera. No era digno de tener una Hija como Heisa, no era digno ni siquiera de llamarse cangrejo.

La aparte suavemente para mirarla a la cara.

Heisa… No debes temer. Nada va a salir mal. Debemos tener fe.

Besé sus labios húmedos y blandos por el llanto.

Si ocurriera lo peor, hay otras posibilidades. Otras formas de solucionar el problema. Pero tu padre nunca pondrá una mano encima de ti mientras yo viva. Mi hijo vivirá Heisa y tendra a su madre junto a él, no hay precio demasiado alto para eso.

Confía en mi por favor, no voy a fallarles.

Te doy mi palabra Heisa de que nada malo les pasara, sabes que llegare a lo ultimo, cueste lo que cueste.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa asintió entre tus brazos despacio.

"Lo sé, lo sé..."

Dijo algo más aliviada mientras se aferraba con más fuerza a ti unos segundos. Luego quedó inmóvil entre tus brazos a la vez que notabas su respiración agitada calmarse. El silencio se hizo en la habitación y sólo el ruido del agua caer de la cañita del patio y los jilgueros en las ramas de los árboles sonaron. Luego el maullido de un gato al medio día y el sonido de un niño jugar con su pelota al pasar por la calle.

Heisa levantó algo la cabeza, estando aún apoyada en ti, al oir esto último y al bajar la vista vistes como en las comisuras de sus labios había una pequeña sonrisa. Luego dejó escapar un leve "je" sarcástico que te intrigó a qué venía y por fin dijo:

"Vaya mezcla genética más extraña...

Como salga tan cabezón como su padre y tan cínico como su madre... nos costará mucho casarlo, sea niño o niña..."

Entonces pudistes ver con calridad la figurita de una pequeña criadtura alzando las manos hacia ti, la luz le daba de lleno en la cara por lo que no podías discernir tras sus ropajes infantiles que era. Sólo se te quedó algo en la mente gravado a fuego. Cuando alzó las manos y dijo...

Papá...




Hida_Kaigen

mmm… si… sería difícil de casar… y de soportar…por todos los kamis…recemos para que eso no ocurra.

La bese con fuerza y la apreté contra mi pecho, no quería separarme. Que este momento nunca se disipara, que fuera eterno, tan solo en eso pensaba.

¿Si es un niño se llamara Satoshi verdad? El de niña puedes elegirlo tu si lo deseas, aunque conocí una Miya cuando estuve en la corte imperial, fue muyu amable y tenia un bonito nombre, Nadesiko ¿qué te parece?

Esperaba que el comentario de la Miya causara algún comentario cínico de su parte y así poder distender un poco la situación.

¿Sabes que? Tenemos el agua del baño caliente y un par de minutos antes de tener que salir otra vez. Que te parece si celebramos la buena nueva y …

Murmure esto en su oido, muy cerca, mientras la mecía un poco en mis brazos.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6739
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 21, 2008 6:23 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa asintió antes de que tan siquiera dijeras el nombre de satoshi, era algo que ambos sabíais de sobra. Y cuando... dijistes lo de la Miya alzó una ceja y sonrió descaradamente mientras decía con una mezcla de tono burlón, descarado y enfadado:

"Vaya... ¿Con que al final al gran y rudo Hida le van las princesitas?"

Te sonrió de nuevo y te besó para luego oir la sugenrecia que tenías que hacerle. Sonrió de nuevo mientras te daba un mordisco en el cuello y con la agilidad de una gacela se ponía en pie. Sus movimientos parecían que estaban cambiando, de pesados a felinos... Las mujeres son seres extraños, muchas veces sólo debes dejarlas que se desahogen que luego están como nuevas... por muy mala que haya sido la situación.

Heisa te miró por el rabillo del ojo mientras sonreía un segundo antes de sacarte la lengua y te decía con sarcasmo:

"Ya veremos si te dejo entrar conmigo en el baño o te mando directamente a Kibo, donde debe estar tu querida Nadesiko"


OUT

Kibo= El Palacio de la Esperanza Miya en la Ciudad Prohibida.





Hida_Kaigen

Me reí con ganas, Heisa había recuperado algo de animo y parecía como si el sol hubiera salido nuevamente. Daba la sensación que solo necesitaba soltar algo vapor para no explotar. Algo completamente comprensible ante las cosas que nos estaban pasando.

Así era como debía ser la vida, simple y feliz ¿No era acaso para eso para lo que morían mis hermanos todos los días? Para que el resto del imperio pudiera disfrutar de esto, simple y clara felicidad.

Me hubiera gustado que mi padre pudiera haber conocido a Heisa y a su nieto. Y mi hermano, el nunca viviría esta felicidad, pero eran cangrejos y se conformarían con saber de nosotros desde Yomi, serían felices a través de nosotros.

Corrí detrás de Heisa hacia la sala de baño.

Si piensas que vas a escaparte de mi estas completamente equivocada, no oiste lo que dije, nunca nos separaremos Hei chan, ahora no tienes escapatoria.

La perseguí con una sonrisa que parecía que nunca se borraría.





Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

El baño estaba lleno de vapor cuando entrasteis. Heisa, en broma, trató de cerrarte la puerta y hacer presión para que no entraras, pero tampoco con muchas ganas, y al final te dejó entrar mientras maldecía tonterías siguiendo con la falsa.

Con la desfachatez que sólo las Cangrejo pueden tener para este tipod e situaciones, desabrochó su obi con rapidez y dejó que su kimono azul grisáceo callera al suelo. Su níveo cuerpo era perfecto, o lo más que tu jamás hubieras visto. Puede que a otros hombres les gustaran las pequeñas damas, pero no era tu caso.

La mujer que tenías en frente tuya era 1´80 de cuerpo cincelado con ejercicio, su figura estaba delimitada perfectamente por sus musculos no señalados, su piel era tan blanca que casi parecía la de una máscara de pordelana, su cabello negro como el tizón caía libremente por encima de sus hombros y de su espalda, y sólo algunas cicatrices de batallas podían destrozar de alguna manera su delicadeza. Sin embargo eso para tí no era una imperfeción, como una vez dijistes, las mujeres cangrejos estan hechas de acero y piedra, como la Muralla. Ellas entrañaban la verdadera fuerza. Podían ser madres, amantes, esposas, amigas y fieras guerreras.

Mientras dejaba el kimono en la cesta mirastes esas manos, que si no estuvieran cayosas por la katana serían las de una artesana kakita, desdos finos y largos. Y entonces... mientras se metía en la bañera, sin preocuparse mucho del pudor... Vistes de nuevo esa herida... La última vez la tocastes y apenas pudistes ver, pero, allí estaba...

Un corte trasversal desde casi la nuca hastael inicio donde la espalda pierde su casto nombre. Un corte limpio de katana... de una técnica infalible... La espada del asesino de tu hermano... La espada que marcó a Heisa...

Setsuna.

La mujer se dio la vuelta en aquel momento y te miró sonriendo.

"¿No entras?"





Hida_Kaigen

Me quede parado en el lugar, como si la tierra me hubiera amarrado los pies en su seno. Impidiéndome que me moviera de mi lugar, incluso que cambiara mi postura. Todo se redujo a metro ochenta que ocupaba Heisa.

Ya había tenido la oportunidad de ver su maravilloso cuerpo desnudo, pero nunca desde la perspectiva desde la cual la apreciaba ahora. Nunca con los sentimientos tan a flor de piel como ahora.

Mis ojos comenzaron a devorar la escena lentamente, deleitándose en el contraste de la marea azabache de su pelo deslizarse sobre la nívea porcelana de su piel.
Como el contorno de su cuerpo cortaba el reflejo de la luz que ingresaba de la ventana para dividirse en miles de reflejos sobre la móvil superficie del agua de la bañera.

Como el acompasado movimiento de sus torneados músculos se movían bajo su piel, como conejos corriendo sobre la primera nieve invernal, formando una danza que me hipnotizaba y que cortaba mi aliento.

Vi como el vapor del agua comenzaba a formar cuentas de cristal sobre su cuerpo, que se precipitaban hacia el infinito desde la esbelta altura de sus hombros. Jugando con las marcas dejadas por incontables combates. Las cristalinas gotas jugueteaban en todas las marcas dejadas por al vida en su hermosa piel, en todas menos en una. Como a sabiendas, evitaban la infame marca dejada por el enemigo. Algo más con lo que tendría que vivir toda mi vida, algo que ya no importaría dentro de tres días.

Agradecí cuando los juguetones kami de aire me trajeron su aroma. No olía como las mujeres de la corte del emperador, aquellas que una vez tuve la oportunidad de conocer. Heisa olía como la vida misma. Dulce y amargo al mismo tiempo, conjugando la sutileza de las flores con la ardua labor de un día ocupado.

Todo era tan perfecto que casi dolía. El momento, el lugar y la situación se habían conjugado con una magia imposible de reproducir aun por el más poderoso de los shugenja.

Recordé viejas palabras de exploradores, hablaban de flores que crecían en lo profundo del Shinomen Mori, lejos de las caricias de la dama Amateratsu, ocultando su belleza de los ojos de los hombres.
Por supuesto que pensé que eran mentiras en su momento. Como un flor hermosa puede crecer en la completa oscuridad. Donde las condiciones son más propias para las plantas toscas como el helecho que para las bellas flores del cerezo.

Ahora comprendía mi estupidez, Heisa había crecido en las sombras, en las tierras más áridas que hombre alguno viera en su vida. Entre rocas y cardo espinoso había nacido la flor más perfecta que se pudiera imaginar. Era un flor con espinas, prosupuesto, pero estas no empañaban para nada su belleza.

Sentí la presa de la tierra aflojarse y mis manos comenzaron a trabajar, lentamente quitando el obi de mi cintura.

Necesitarían a toda la legión imperial para detenerme amor… y aun con eso…

Le respondí con voz queda mientras terminaba de quitarme el kimono y avanzaba con paso decido hacia ella.

Caminaba hacia ella como el soldado que en medio de la batalla que encuentra a su igual, no a su igual en posición, sino a su igual en habilidad. Sabiendo que la pelea será dura y gloriosa. Que la muerte de ninguno de los dos traerá vergüenza. Caminaba hacia lo que sabía sería una especie de muerte. El viejo Kaigen moría hoy, ya no había espacio para el. El gris y triste cangrejo ya no tenia espacio en este mundo. Hoy habría de morir y renacer en esos brazos.

Experimente como por primera vez el tacto de su pelo. Ni la ceda mas fina traída alguna vez de las islas podía compararse a la sensación de tenerlo entre mis dedos. Sentí la suavidad de su piel de marfil bajo mis ásperas manos.

El sonido de nuestra respiración entrecortada me llegaba claro en el silencio del mediodía, acelerando cada vez más nuestro pulso en una relación exponencial que parecía llevarnos directamente a la muerte.

Cuando bebí de sus labios todo pareció estallar con la magia de los Agasha. El último sentido en deleitarse en ella completo el ciclo que todo mi cuerpo esperaba. Un remolino de abrazos y caricias se desato como una tormenta de verano largo tiempo anunciada.

Como un vendaval las escenas se desarrollaban frente a mis ojos, con dientes y uñas buscamos lo que era nuestro por derecho y luchamos con ardor hasta conseguirlo.

La muerte llegó como en todas las grandes cosas, en el momento preciso. Sin permitirnos lamentar nada de lo vivido.

Mi cuerpo inerte descansaba en el fondo de la bañera mecido lentamente por las todavía alborotadas aguas y la agitada reparación de Heisa. Abrí los ojos lentamente, sabiendo que lo que vería sería visto con nuevos ojos.

Extrañamente, lo que vi fue una visión del pasado.

Mi madre me sostenía en brazos intentado calmar mi llanto, era apenas un niño pequeño incapaz de sostener la más pequeña de las katanas de entrenamiento. Lloraba por que mi padre partiría al día siguiente.
Sentí como si fuera real el calor de los brazos de mi madre, la firmeza del brazo de mi padre.

Lentamente pude comprender lo que mi madre me decía. Era una vieja cancion que siempre me cantaba para que me durmiera.

Sin darme cuenta mi áspera voz empezó a murmurarla en voz baja, solo para que nosotros tres muriéramos pudiéramos oírla.

El sol ahora duerme
en el vientre del mundo.
Duerme el cerezo
que vive en el jardín.

Puedes dormir,
tu familia está a tu lado.

La ardilla ya duerme
envuelta de sueño.
El conejo en su madriguera,
todo el bosque en paz.

Puedes dormir,
tu familia está a tu lado.

La casa ahora duerme
como una cálida cuna.
Dormid tú y tu madre
abrazados los dos.

Puedes dormir,
tu familia está a tu lado,
tu familia está a tu lado.

Cuando terminé, bese la frente de Heisa y cerré los ojos. Nacer por segunda vez no había sido tan doloroso.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

OUT

Que post más bonito Kaigen... snif snif... Serás recompensado por ello ^^

IN

Heisa estaba tumbada sobre su costado y por encima de tu cuerpo, su cabeza descansaba en tu pecho y sus largos cabellos mojados estaban esparcidos por tu piel y la de ella. Su flequillo le tapaba la cara sin embargo sus rojizos labios se movieron repitiendo cada una de las estrofas de aquella canción típica de la zona en donde vivíais. Sólo un murmullo de su oscura y sedosa voz como acompañamiento de tus recuerdos.

Movió una de sus manos, apoyada en tu abdomen, hacia tu pecho, pasando por los duros abdominales ganados con sudor, sangre y batallas y por tu pecho marcado igualmente, así como por encima de todas y cada una de las cicatrices que tu vida se había encotnrado. Una vez allí, parada sobre tu pecho, sus uñas acariciaron tu piel con el abrir y cerrar de su mano.

El agua parecía haberse calmado mientras el vapor hondeaba como estandarte hacia el techo de la habitación. Y vuestras respiraciones también estaban calmadas.

Entonces oistes su voz, no era más que un susurro seductor con profundidad en sus palabras. La voz de Heisa podría haber sido la de una poetisa famosa pues estaba llena de matices, podía gritar y aullar causando temor o explicar y hablar como si de un gemido se tratase para tu oído, seduciendo con su mirada y el mover de sus labios. De hecho... ahora empezabas a pensar en todos aquellos camaradas que trataron de decirte en su tiempo que si tu no lo intentabas con ella lo harían ellos. Por aquel entonces no entendías que querían decirte, para ti ella sólo era una amiga con la que pasabas tiempo. Y tampoco entendías como muchos podían desearla a pesar de su difícil carácter o su cinísmo. Sonreistes al pensar aquello... Esas imagenes estaban muy cercas ahora de tus recuerdos.

Pero e nuevo te centrastes en la voz de heisa, que te hablaba.

"Cuando era pequeña... siempre me pregunté porqué madre y padre nunca tuvieron más de un hijo...

De hecho, dado el caracter militar de mi padre pensé incluso que él mismo buscaría tener un descendiente varón... No tenía mucha edad cuando comprendía esto... Sin embargo, aunque él nunca me dijo el porqué madre me dijo que él prefería una hija... que era "dadora de vida al linaje".

En aquel momento no entendí a lo que se refería... ahora me temo que sí... Es una forma de controlar la seleción natural que hará la naturaleza con mi familia...

Pero lo cierto es que ahora no pensaba en eso mismo... Lo que pensaba es que... yo siempre estuve muy sola en casa... La rutina era de estudio y silencio y me faltaba algo...

Kai... tu y yo... ehm... ¿querrías tener más hijos conmigo? Yo... no quiero que mi hijo o hija crezca solo como yo..."



Hida_Kaigen
Hida mas Rudo que Ryudo

La triste historia de Heisa me sacó de la sopor en el que me había sumido. El cansancio del día, la agitación de los últimos momentos y la calidez del baño estaban haciendo que me quedara dormido. Es por eso que tarde un poco en comprender de que estaba hablando y fue por eso también que la pregunta me tomo completamente por sorpresa.

Moví fuertemente el cuello hacia los lados para hacer que se acomodaran las vértebras intentando ganarme unos segundos para reaccionar.
Quería tener mas hijos con migo…. Bien… Lo ponía como si eso fuera algo extraño, para mi era lo mas lógico. En otras circunstancias por supuesto.
Claro que ahora tenia que preocuparme más en llegar vivo hasta el final de la semana más que en tener otro hijo… pero si ni siquiera habíamos pensado en tener este, como se le ocurría hacer un pregunta así cuando no sabíamos que podía pasar…

La realidad me golpeo como un tetsubo en medio de la frente… Heisa tenía miedo, estaba embarazada y por sobre todas las cosas… era una mujer lo cual le daba automáticamente todo el derecho a actuar de forma irrazonable y hacer preguntas que… bueno… que no tuvieran mucho sentido.


Levante su cabeza para mirarla de frente y le sonreí divertido.

Por supuesto tonta, Todos los que quieras.

Si quieres, tendremos tantos que deberán nombrarme Taisa solo por eso.

La bese en la frente y volví a acomodarme… Mientras intentaba dormirme hace un momento un pensamiento se me había estado formando en la cabeza, entrando y saliendo sin terminar de cobrar forma…y no podía recordar de que diablos se trataba…pero segurto que era importante
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6739
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 21, 2008 6:26 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Notastes como Heisa se acomodaba en tu pecho, mientras se hundía más en el agua hasta que casi le tapó la boca, dejando sólo el espacio para poder respirar por la nariz. Sus largos cabellos morenos estaban esparcidos por el agua mientras parecía meditar algo.

Tu estabas en medio de un sopor creciente, por lo que no vistes como sus ojos se oscurecían como si cambiara radicalmente su interior. Se enfriaban sus ánimos y retomaba la frialdad su cabeza mientras aquel negro alabastro se helaba al paso del raciocinio en su mente.

Subió su cuerpo de nuevo del agua y estiró los brazos mientras decía:

"Antes de ir a esa obra deberíamos pasarnos a ver a un viejo conocido, al que visité esta mañana, Kuni Chiba, para que me ponga al corriente de cuando se pone en alerta máxima su tramo de misión... Estoy segura de que todo esta entrelazado... Nuestras misiones...

De por seguro, la llegada a la ciudad de unos extraños y peligrosos objetos mágicos deberá tener que ver en alguna medida con nuestra... "misión"... Además, así de camino puedo hacer recuento de si aparte del Inquisidor Asako y su joven yojimbo tenemos a más efectivos...

Aunque me temo que de nuevo nos tocará hacer el trabajo más duro... pero de hecho... no sé si es mejor de esta manera... Así... él será sólo para nosotros, no tiene nadie más derecho a matarle más que tu..."




Hida_Kaigen

Respire hondo. Tome el mentón de Heisa y levante su cara para que quedara frente a mí, quería que supiera que lo que decía era serio, no estaba jugando y no quería discutir sobre esto.

Mira, me estas perdiendo aquí. Iremos a donde tu quieras pero si vas a dejar caer cosas como objetos mágicos y relaciones es mejor que te expliques. No entiendo ni la mitad de las cosas que dices cuando hablas de la misión. Esto es algo más grande de lo que pensaba y verdaderamente… no entiendo nada.

Ah…Y quiero que algo te quede claro… no voy a discutir sobre el asunto… no hay nosotros con respecto a Setsuna, no vas a meterte en eso.

Entiéndeme bien, no es que lo quiera para mi solo como antes. Es solo que no quiero arriesgar a mi hijo, iré con un ejercito si puedo conseguirlo, pero tu no iras, por mas que tenga que atarte y dejarte inconsciente, no iras.

¿Me comprendes verdad?

Me quede mirándola, esperando su respuesta. Esperaba realmente que entendiera que no era asunto de ego o de venganza. Ni siquiera que no pudiera concentrarme si ella estaba presente. Era algo más básico, simplemente no quería que le pasara nada a mi hijo





Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Realmente te conviene saber mientras menos mejor de los planes de los tsukai sagasu, te traerá menos problemas. Simplemente es que las cédulas que andamos buscando son mayores y más extendida de lo que pensábamos...en cuanto a lo otro... olvídalo, o si quieres saberlo... atente a las consecuencias..."

Dijo mientras hechaba la cabeza hacia atrás. Luego escuchó lo último y vistes como sus ojos se encendían.

"Tu no puedes darme órdenes, eres mi subordinado, Kai, no lo olvides. Setsuna es algo de los dos.

Puede que tu lo mates pero sus actos son mis responsabilidades. Y si, es nuestro hijo el que puede correr peligro, pero mi madre estaba encima de la Muralla cuando contaba ocho meses de mi gestación y yo por un mes de retraso no pienso abandonar mi investigación de años por destruir esta oscuridad en la capital!

Entiendo tus motivos, y los comparto, pero es mi vida y mi trabajo, son mis años de búsqueda y no pienso dejarlo escapar ahora. ¡No pienso ver como todo termina para bien o para mal sin que yo no esté allí!

Me ordenaron que yo llevara esto y no hacerlo es fallar y si fallo pedirán mi cabeza con razón y yo se la entregaré gustosa porque tendrán razón.

No hay mucho más que decir... y me temo que seré yo la que te ate si es necesario si no entiendes esto. No pienso hacer locuras, pero tampoco pienso estar a un lado como una cortesana Doji cualquiera.





Hida_Kaigen

Otra vez con lo mismo, “no me conviene saber”. Ya me estaba aburriendo de la misma canción siempre. Que se quedaran los Kuni con sus secretos.

Las palabras de Heisa fueron una bofetada. No era estúpido, esperaba encontrar resistencia, solo que no de este tipo.

No se que entendió de lo que dije. Yo no estaba dando ordenes, era un pedido desesperado. La ultima brazada del que se sabia ahogado. Esperaba que entendiera. Pero no.

No tenía por que decirme que era mi superior, bien lo sabía yo. La mayoría de los problemas que teníamos se debían a eso. Estúpida, no tenia por que herir mi orgullo.

Y su madre, que me importaba a mi. Su padre era un mal nacido que no se había preocupado por ella ¿Debía ser yo igual?

Luego me hablaba de ordenes. No habíamos estado cumpliendo ordenes recién, ni tampoco cuando engendramos a nuestro hijo. Era lógico que las ordenes perdieran un poco de peso.

Al diablo con ella, tenia razón, era su vida después de todo. Había dicho que no discutiría, no era mi intención desde el principio y no era mi intención ahora. Si no tenía derecho a preguntar en que me estaban metiendo ni tampoco tenía derecho para decidir sobre la vida de nuestro hijo actuaría como siempre había actuado. Obedeciendo las ordenes.

La aparte suavemente, una sonrisa triste en mi rostro. Realmente odiaba esta parte tan parecida a su padre que solía mostrar.

Salí de la bañera y me envolví una toalla en la cintura, me incline con la profundidad correspondiente a mi posición y la de Heisa. Luego me enderecé y le sonreí lo mas cariñosamente que pude después de tal desilusion. Deje la habitación silbando una vieja canción de soldados.

Ya era hora de vestirse para la obra.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

El tiempo pasaba una vez te vestistes, ella pareció no decir nada cuando salistes de la habitación, pero lo cierto es que no había dado señales de vida de nuevo desde que habías abandonado la estancia. Ni tan si quiera había salido...

Primero no te preocupastes porque el enfado era más patente en ti que otra cosa, sin embargo, cuando los minutos fueron pasando... te empezastes a preguntar que estaba esperando. Aún tenía que salir y vestirse, pero seguía sin aparecer…

No estas seguro de que hacer, puede que estuviera dedicando algo de tiempo a algún extraño ritual de Kuni o quizás simplemente de mujer que tu ni sabías, pues ni habías tenido hermana ni tu madre te había explicado nada, o puede que fuera por algo de lo del embarazo…






Hida_Kaigen

Estaba un poco decepcionado por lo mal que nos estabamos comunicando con Heisa. Se notaba que ni yo estaba acostumbrado a hablar con mujeres, ni ella estaba acostumbrada a escuchar demandas.
¿Cómo pudo pensar que yo podía intentar darle ordenes? Cada vez dejaba ver mas lo poco acostumbrada que estaba a tener una relación.

Bha, con el tiempo se solucionaría.

Me cambie de ropa, algo un poco más decente que lo de esta mañana pero sin ser llamativo. Lo que menos quería era llamar la atención de alguien en esa obra.

Heisa estaba tardando demasiado ¿que era lo que le pasaba? Otra vez estaba preocupándome, no estabamos para jugar y ella parecía olvidar que era su yojimbo.

Para cuando terminé de cambiarme ya estaba verdaderamente preocupado. Otra vez como hacia tan solo unas horas comencé a registrar la casa en su busca.





Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Pero de nuevo no estaba por todas las habitaciones que la buscastes hasta que llegastes al baño de nuevo.

La humedad y el vapor en un principio chocaron contra ti mojando levemente la ropa. Allí vistes su cabellera negra, cayendo desde su cabeza apoyada en la madera de la bañera.

Venga Heisa. Tratastes de hacerla salir. Si estaba enfadada no sería para tanto. Tú también lo estabas. Pero parecía que no te respondía. Ni tan si quiera se movía. Entocnes te acercastes enfadado, no te gustaba que te diera la espalda mientras le hablabas. Y... cuando la jalastes, vistes que estaba con los ojos cerrados.

¿Heisa? Su piel estaba muy caliente, parecía que había sufrido una bajada de tensión o algo similar!!! La sacastes a toda prisa del agua, cargnadola contra tí y tu kimono, hasta ahora, seco, sin importarte. Mientras le dabas golpecitos en la cara para que se despertara.

La tendistes en el suelo mientras a toda prisa llamabas a los criados. ¡¿Qué hacer??! Agua fría, agua fría, ya sabes, esta cosa le pasó una vez a Shara, la berseker de Shiro Hiruma, una vez que se quedó borracha y dormida en las termas.

Despierta! maldita sea! Pensastes mientras le dabas en la cara. La criada llegó a toda prisa con unos aceites de olor muy fuerte para despertarla, y mientras le cogía la cabeza te aconsejó:

"No debería dejarla que si está embarazada se quedara dormida en la bañera!"

Claro, como si tu hubieras pensado en que algo así pasaría o que realmente se iba a quedar dormida, le habría dado un desmallo! Pero menos mal el olor fuerte hizo efecto, y Heisa pareció unir las cejas mientras su rostro se compungía en desagrado por el olor.

La criada se apartó entonces un poco con un "Ya está bien, pero que se moje con algo más de agua fría... y que tenga cuidado, estos sustos no los debe tener una embarazada"

El cuerpo blanco como la nieve de Heisa, veteado por sus largos cabellos mojados sobre su piel resplandeció un poco tras aquella luz y las gotas del vapor. Abrió los ojos lentamente y ladeó la cabeza hacia el lado opuesto en donde estabas.

"Sumimasen..."

(Lo siento) Dijo casi en un susurro gemido.

"Siento lo que dije antes..."

Esta mujer estaba loca, acababa de desmayarse y no querías ni pensar en lo que le hubierapasado y ahora te salía con estas...




Hida_Kaigen

Corrí cada vez mas preocupado por la casa sin la menor idea de donde estaba, no podía estar en le baño todabía, ya había pasado demaciado tiempo.

Cuándo la encontré desmayada dentro de la bañera, el corazón se me detuvo ¿estaba muerta?.

Corrí hasta ella y comprobé sus signos vitales, todavía estaba viva.

YURIIIII!!!!!

El grito desgarro mi garganta, no sabía como actuar frente a una situación así. No tenía la más mínima idea de que estaba pasando, salvo… claro, Shara.

Comencé a tirarle agua fría hasta que Yuri llego y luego todo se torno más confuso. Increíblemente la criada sabía del estado de Heisa ¿cómo demonios? Me costo un gran esfuerzo mantener mi mandíbula en su lugar, ni siquiera era capaz de hablar, movía la boca si emitir ningún sonido.

Solo llegué a asentir a Yuri cuando partió y me dedique a seguir echándole agua fría a Heisa.


Su voz me llegó débil, como un susurro.

No… yo soy el que olvido su lugar, no soy quien para decirte lo que tienes o no tienes que hacer. Me equivoque y te pido disculpas.

Me incliné profundamente, mi frente casi tocando el piso, mi actitud no era nada finjida. Había sido puesto en mi lugar y ahora lo ocuparía... aproveche para secarme una lagrima que corría por mi mejilla antes de levantarme y volver a la tarea de enfriar el cuerpo de Heisa.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Los finos pero curtidos dedos de heisa pasaron suavemente por tus mejillas rehaciendo en sentido cotnrario la trayectoria de la lágrima que había saldio. Suslabios, finos y rosados que ahora estaban palidecidos se torcieron en su típica sonrisa irónica, mientras dejaba escapar de su garganta un leve susurro que decía:

"Vaya... por todos los kamis... ha empezado a llover..."

Dijo tratando de quitarle hierro a aquella lágrima que de por seguro habría hecho sentir vergüenza dentro de tí.

Movió la cabeza hacia el sentido opuesto de donde estabas mientras exhalaba profundamente. El agua empapaba su cuerpo y resbalaba por cada uno de sus poros blanquecinos... Trató de incorporarse lentamente sobre sus codos a la vez que sus cabellos recorrían el espacio entre su espalda y su pecho mojados y lentos.

Con la cabeza gacha aún y el flequillo ensombreciendole el rostro dijo ahora con algo de más fuerza.


"De verdad que lo siento... No trataba de humillarte... sólo que... Su voz pareció cortada en aquel instante como si la agarraran por el cuello.- He visto tanta tragedia en tu vida... y ninguna felicidad que... yo... no quiero apartarme de ese momento... Por favor... no lo hagas...

Yo... acepté quererte, con todo lo que eso significado... Tu pasado y tu futuro...

En tu pasado yo no he estado pero...

No me apartes de tu futuro... Kai..."

Y esto último lo dijo levantando su mirada que parecía caramelada y todo clavandola en tus ojos.




Hida_Kaigen

Me di la vuelta intentando ocultar mi vergüenza, en ese momento cualquier punto en la pared era lo suficientemente interesante como para que le dedicara mi atención por un momento, al menos hasta que lograra calmar mis ánimos.

Las palabras de Heisa me fueron explicando su actitud, no había comprendido nada. Pero no era su culpa, había cosas de mí que ella no sabía.

No… lo estas comprendiendo todo mal.

Mis palabras salieron en un suspiro cansado, como el viento que después de cruzar una montaña llega como una brisa a la llanura.

Dije que no discutiría con tigo sobre esto y no lo haré. Solo voy a explicarte algo para que entiendas por que te dije lo que te dije. Nunca fue mi intención darte una orden ni nada que se le parezca.

Me di la vuelta para mirarla, quería que mis ojos le transmitieran lo que mis palabras seguramente no lograrían hacer.

Es por que te quiero en mí futuro que te pedí que no fueras, es por lo que mi pasado me dice que pasara si vienes a enfrentártele.

Negué con la cabeza, lo que estaba a punto de contarle no me enorgullecía en nada.

Se muy bien cual es el precio de mi venganza Hei-chan. Y también se muy bien que no seré yo el que lo pague.

¿Recuerdas el oni que mato a mi padre? ¿El Oten no Oni? Sabes que conseguí matarlo. ¿Sabes que solo salio el explorador que nos acompañaba? Solo el aparte de mi mismo. Ni siquiera Todoru lo logro.

¿Recuerdas que te hable de Todoru, verdad? ¿Qué era como un hermano para mí?

Bien, el murió para que yo tuviera mi venganza, el tomo la muerte que era para mi solo para que consiguiera mi venganza. Y el no es el único, muchos han caído frente a la muerte que me correspondía. El precio de mi venganza es la muerte de alguien cercano, antes estaba ciego de ira y dispuesto a pagarlo, ahora…

Volví a negar, estos pensamientos llevaban mucho tiempo dentro y costaba sacarlos.

Yo no temo que mueras en combate, te conozco lo suficiente para saber que podrías llegar a vencerme a mi llegado el caso, lo que temo es que mueras por mí…Temo que TU tengas que pagar el precio de MI venganza.

¿Cómo podría vivir con eso? ¿De que me serviría vivir así?

Y no digas nada, se que tu también tienes cuentas que saldar con el, pero es de mi venganza de la que hablo, no de la tuya… sea cuales sean los motivos.

La última frase salio como un susurro, no me cerraban las explicaciones de Heisa y si bien sabía que era una estupidez forzar a que me dijera lo que no quería, la sutileza no era mi fuerte.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa, apoyada sobre sus codos, bajó la cabeza dejando que su negro flequillo empapado ensombreciera su rostro. Sólo la línea rosada de sus labios se veía claramente sobre aquella pálida piel.

"Lo entiendo... pero es dificil lo que me pides aún así... Suponiendo que dejo de la do mi parte de furia hacia ese bastardo... ¿Cómo piensas que puedo dejarte irte sin yo hacer nada?"

Ella no podría negar que sería capaz de morir por él, así que mejor no diría nada antes de que Kaigen tuviera que atarla durante días para que no hiciera nada "estúpido".

"Tendremos que confiar el uno en el otro para no hacer nada estúpido... Pero ambos deberíamos estar allí... Aunque sea para que yo me asegure de que toda esa escoria de seguidores no salga de allí con vida..."

El motivo por el que quería matar a Setsuna...

"Kai... ¿De verdad quieres saber cuál es mi motivo?"

Sus oscuros ojos se clavaron en los del Hida. Pero parecía una pregunta retórica y no estabas muy seguro de porqué... pero... creía que si lo preguntabas... lo sentirías...





Hida_Kaigen

La mire durante un par de segundos, pensando en que debía responderle. Ya estaba cansado de esta discusión, nos estaba llevando a ningún lado. La actitud tan cerrada de Heisa me estaba frustrando en mis intentos de acercarme.
Sabía que no intentaba ofenderme, pero preguntarme si realmente quería saber…era una pregunta desafortunada.

Si, pero no quiero saber nada que no quieras decirme por voluntad propia. No debería haber hecho ese comentario. en algun momento me tendras la confianza de que puedo manejarlo y me lo diras

Me acerque y apoye una mano en su cintura.

Ven, vamos a conseguirte algo para comer.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa aceptó tu ayuda y se levantó con trabajo, mientras te señalaba una de sus prendas para poder salir de alli tapada, obviamente. Apoyada como estaba en tu pecho se abrazó a ti y te dijo:

"Cuando toda esta pesadilla haya acabado te lo contaré..."

Su cabeza estaba oculta en tu kimono mientras notabas al cogerlo el tacto frío y suave de su piel en contacto con la tuya.

Bueno, era un comienzo, supones, era dificil hacer cambiar a alguien de la noche a la mañana, sobretodo si empezabas a más que intuir como la habían educado...

Heisa respiró hondamente mientras se quedaba en esa posicón unos segundos más mientras la tapabas con su kimono y luego te miró entre el flequillo negro, dejando entrever aquellos ojos en los que podías caerte y perderte.

"Arigato..."

Susurró. Luego su mano fue hacia tu rostro y la pasó por tu mejilla, despacio, acariciandote.

"Por todo..."


OUT

Bueno, veamos, aún te quedan un par de horas para la obra de teatro, así pues podéis hacer varias cosas, entre ellas una no muy mala idea es planear como entrarle al hombre al que queréis "sorprender" o tratar de informaros antes de que pase todo de donde esta el pavp Chillón, cuanta gente irá, que salidas tiene el sitio, etc.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6739
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 21, 2008 6:28 pm

Hida_Kaigen

Me quede mirando a Heisa mientras comía para recuperar fuerzas. Recordaba lo que había sentido las dos veces que Heisa había desaparecido, la sensación del miedo era nueva para mí. Al menos el miedo que no se puede controlar, que atrapa tus vísceras y no las suelta, el miedo que te hace actuar como un idiota.

Menee la cabeza y me deje caer sobre el tatami. Tenia que enfocar la mente en la misión, si seguíamos distrayéndonos así nos pondría en riesgo a nosotros mismos.

Estuve pensando en algo… dije mientras me rascaba la cabeza… ¿cual es la necesidad de ir a por este tipo? Digo, aparte de la obvia de sacarnos de en medio un futuro enemigo cuando vallamos por el pez gordo. Si es un antiguo cangrejo no creo que podamos sacarle mucha información si esta tan arriba en la cadena no creo que sea un alfeñique como los que estuvimos “visitando” hasta ahora.

No lo sé, hay algo que no me de cierra. Estamos obteniendo más publicidad de la necesaria, no creo que las muertes le hayan pasado desapercibidas ¿que te hace pensar que no se ha metido ya bajo tierra? Además si atrapamos a su segundo ¿no crees que dejara todo lo planeado para después?

Tal vez sea mas prudente mandar a los fénix, a ellos no creo que los tengan tan en vista…




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Puede que tengas razón en lo de la publicidad pero... Esta vez Setsuna no podrá moverse de la ciudad..."

Dijo levantando la cabeza levemente y mirandote a los ojos muy seriamente. Dejó la comida y cruzó los brazos delante de ella. Su tono y su aspecto se volvieron muy serios de repente y empezó a hablar:

"Lo que te voy a contar es totalmente secreto, no es que no confie en ti es que simplemente por contarte algo estoy contradiciendo todo por lo que he trabajado... Pero creo que es peligroso seguir más adelante sin que lo sepas, aunque me hayan dicho todo lo contrario..."

Garraspeó levemente y bajó el rostro meditabuenda, luego te miró de nuevo y prosiguió:

"Verás, las investigaciones de estos años nos han llevado a tener la siguiente información...

Setsuna esta en la ciudad buscando dos cosas, y es la últiam posibilidad que tiene de alcanzar su meta, ahora o nunca.

Lo primero que necesita es un shugenja poderoso para sus fines, y esta ciudad se ha convertido en un hervidero de personas relevantes y con potencial... Ya vistes la Embajada Fenix, por ejemplo...

Lo segundo es lo más complejo y que nos llevó tiempo averiguarlo... Mira, hay un artefacto que creo el más maldito de entre los maho-tsukae, aquel que hace poco azotó el Imperio... Iuchiban...

Un artefacto tan poderoso que igualaría el poder del poseedor con el suyo propio y durante un lapso de tiempo lo suficientemente grande como para destruir el Orden Celestial empezando por el Emperador si esta cerca, como en la misma ciudad... Y que debe de ser utilizado con un ritual en un día concreto, cercano a estas fechas, por supuesto y... que no se repetirá hasta dentro de cuarenta años...

Ese instrumento el propio Iuchiban no pudo utilizarlo debido a que su "muerte" fue lo que lo detuvo, le encerraron a tiempo...

Como te he dicho lo primero que necesita es un detonante que sepa controlarlo, un shugenja, una mujer, la llamada "sacerdotisa"... Que será la que le de el poder al receptor, en este caso Setsuna...

No hablemos ahora de la sacerdotisa, que es otra cuestión enreversada... Bueno, el artefacto tiene dos piezas claves, digamos que es como un cofre y una llave que sólo puede ser abierto por una mujer y que es ella la quele da el contendido a otro... ¿Me sigues?

Bueno, la llave dicen mis contactos, esta mañana Kuni Chiba lo ha confirmado, que viene a la ciudad ya. ¿Cómo? Aún no lo sabemos, no sabemos si es un esbirro de Setsuna o algún comerciante, por ejemplo, no sabe lo que lleva con la mercancía. Sólo sabemos que cuando supimos donde estaba esa "llave" y fuimos a por ella ya no estaba y los indicios es que veía a la capital...

El... "cofre" esta ni más ni menos que... En la Ciudad Prohibida... Verás, dicen las malas lenguas pero nostros casi podemos confirmarlos que en reinado anterior se hizo de todo... el Emperador se había vuelto... loco... y entre las cosas que se rumoreaba es que hizo... magia negra... Sea o no eso posible o cierto la verdad es que "el cofre" que estaba en tierras Fenix fue llevado a la Capital en uno de los espolios sin contemplaciones ni motivos del Emperador. Obviamente nada le dijo nada, aunque los Fenix lo protegían del peligro que suponía ese objeto...

Ahora se encuentra en algún lugar en la Ciudad Prohibida y sabemos que Setsuna lo sabe y quiere conseguirlo... Y si lo hace... Bueno... creo que ya sabes el resto..."




Hida_Kaigen

Volví a sentarme en cuanto escuche el tono de voz de Heisa, se veía que el asunto venía serio así que preste atención.

Si que era más gordo de lo que pensaba, hasta el emperador estaba en peligro. Y nosotros perdiendo el tiempo con una venganza. Estaba avergonzado en cierta medida por tener una actitud tan poco honorable, por haber olvidado mi deber hacia mi señor y preocuparme de forma tan egoísta en mi mismo. Haría algo para cambiarlo.

Bien… así que es eso. Me siento un idiota… yo… no me imaginaba que era algo de tanta magnitud, ahora entiendo que mi actitud era muy egoista.

Me incline en señal de disculpa, había estado actuando como un idiota obsesivo y era hora de reconocerlo.

Pense un momento en lo que me había dicho Heisa, luego hable, estaba preparado, o al menos eso creía, para dejar ir a Setsuna si eso evitaba todo esto.

Y cual es el problema de destruir el “cofre”, o al menos llevárnoslo lejos. Estoy seguro de que debe de haber alguno para que los Kuni no lo hayan hecho ya.

La mire a los ojos intentando transmitirle algo de seguridad, con un gran esfuerzo por creer en lo que decía, ya que no sabía hasta que punto podía confiar en mi mismo en este asunto.

Entonces, Setsuna a dejado de ser el objetivo … ahora debemos cazar a la sacerdotiza. Sin ella, todo se terminara, Setsuna sera solo un premio.



Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa negó con la cabeza mientras esgrimía una sonrisa maternal.

"Por eso no te dije nada, sabía que empezarías a pensar que habías estado siendo un egoista. No es así Kai, esta bien que quieras matarle, de hecho las ordenes es no dejarle con vida, él es igual de peligroso que "el cofre" puesto que sabe de su poder y lo que es peor, el ritual para poder activar el poder... Sabe todas las claves e incluso seguramente algunas más que se nos escapan de los secretos de esa magia...

Creía que podríamos llegar así a un acuerdo, tu te ocupas de Setsuna y yo del "cofre" la sacerdotisa es un problema proporcionalmente a si se la obliga o si se mancha por voluntad propia... aunque en ambos casos lo más probable es que igualmente tengamos que matarla...

Se que ahora estarás muy confuso, pero... Uf! Sólo Hida sabe que traté de librarte de este momento... Sólo quiero que comprendas que el problema es grande, empezando por ese bastardo que es el que lo ha provocado hasta el artefacto en sí...

No estamos seguros aún de cómo va a conseguir el artefacto y, si, como bien has supuesto no es tan fácil de destruir, los Fenix lo han estado estudiando por décadas sin resultado alguno, aunque ahora pensabamos que teníamos la clave...

Por eso las ordenes cambiaron esta mañana, debemos hacer un plan abrasivo contra Setsuna, destrucción masiva de su grupo y de él, la sacerdotisa será dada caza y evaluada para ver su pureza y el cofre sacado de la ciudad a toda prisa...

Por lo que eso no entorpecía a tu venganza... por eso no te lo quise contar... De hecho, estaba hasta de acuerdo con el nuevo plan, eso iba más con nuestra forma y así todo esto pasaría más desapercibido...

No quería engañarte ni hacerte ver la realidad más cálida de lo que es, sólo que no quería que te trabases por tu honor dejandote a un lado, esta vez no es así... La venganza va bien engarzada, sólo que quizás debamos tener más cuidado de que esta vez si que no salga vivo...

Bueno... sabiendo ya eso... ¿Sigues muy enfadado conmigo Kai...?"




Hida_Kaigen

¿Olvidarme de mi venganza? Pregunte. Eso nunca Heisa, solo digo que si tengo que elegir entre mi honor y mi deber… haré lo que este a mi alcance para seguir la senda del cangrejo.

Entiendo el por que no me lo dijiste, y es muy posible que tengas razón y que nunca deberías habérmelo dicho. Pero te aseguro que es lo mejor, ahora puedo ver hacia delante y actuar mas en concordancia con lo que quieres que haga.

Comencé a pensar en toda la situación, parecía que los Kuni estaban cubriendo todas posibles circunstancias. Aun así Setsuna continuaba con su plan.
O era un redomado imbécil o él también tenia planes de contingencia.

¿Cuando se llevaran el “cofre”? ¿Hay alguna chance de escoltarlo aunque mas no sea un trecho?…

Me detuve en seco, que estaba haciendo, no tenia una unidad a mi cargo, ni siquiera podía decir donde estaría en las próximas dos horas. Demonios, estaba seguro de que algo fallaría pero no me correspondía a mi decidir nada.

Si, si, ya lo se, no podemos estar en mas de un lado por vez y no somos los únicos que podemos hacer el trabajo. Aun así quisiera sentirme tranquilo, si pueden hacer lo que tu dices…

Pense en lo que ocurriría si lo llevaban a cabo ¿En qué clase de mundo nacería mi hijo?

Bha, es mejor que baje esto con algo de sake, dije mientras tomaba una copa de la mesa. Y en cuanto a si estoy enojado con tigo… por supuesto Hei chan, pero soy un Hida y estoy enojado con todo el mundo todo el tiempo, no funciono bien sin una dosis de enojo. Deje la copa sobre la mesa y le tome la mano un instante para que viera que todo estaba bien. De verdad, no te preocupes por mi… y come algo mas que te hace falta.

Le acerque mas comida y volví a preguntar ya por lo que nos correspondía hacer.

Entonces, este tipo de la obra… lo mataremos sin mediar palabra ¿verdad? ¿No necesitamos, entonces, ninguna información de él?




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"¿Cómo saber cuando van a por el cofre? Ese es el problema... me temo que si lo sé... o lo supongo, si quieren hacer el ritual lo necesitan YA... y eso sólo nos deja un día... Una noche... Un momento en donde mucha gente vaya al Palacio para que sea más discreto sacarlo..."

Y eso sólo dejaba la opción de...

"Hum... en cuanto a las otras opciones, estamos peinando la ciudad para encontrar y matar a los acólitos, que son parte del ritual. No son tan importantes y se pueden sustituir, pero eso le hará perder mucho tiempo... Setsuna no tiene más posibilidades que hacerlo ya, no le queda otra, por eso aunque tenga planes contra nosotros... Tiene que seguir en ello..."

Cogió de nuevo el bol y comió algo más.

"¿Neh? ¿Matarle? No, no quiero matar al ronin Cangrejo... quiero... Que tu le suplantes ^^"

Esto último calló como una piedra sobre tu cabeza.

"Le detenemos antes de entrar y tu le suplantas si eres el único con planta de ronin, siendo un cangrejo, el acólito te buscará entonces sólo necesitas darle coba hasta el final de la obra y atraerlo hacia alguna parte en donde no llamemos mucho la atención para sacarle el resto de información y luego eliminarle... ¿Recuerdas que tenían una especie de cita esos dos no??"




Hida_Kaigen

¿No estaba hablando en serio verdad?… Si… si lo estaba haciendo.
Por que todo el mundo estaba confabulado para que yo tuviera que hacer las cosas más extrañas. Ya me imaginaba que no me la pondrían fácil… yo que había pensado que podríamos entrar sacarlo y terminar el asunto rápida y limpiamente…pero no!!! Siempre tenían la necesidad de interrogar a alguien y entonces tenias que tener cuidado de no matarlo y ahora, debía disfrazarme de ronin y actuar con un tipejo para que me de algo de información… INACEPTABLE…. SOY UN HIDA, soy un BUSHI y no un BUTEI….que diablos se piensan. Me recupere de la sorpresa y me prepare a hablar…

Bien, como ustedes decidan, aunque estoy seguro de que esto es idea tuya, no sé por que… hare lo que sea necesario.

¿Deberemos detener al ronin nosotros o se ocupara otro grupo? Lo digo por la ropa, tal vez deba ir con ropa para cambiarme si debemos ser nosotros lo que lo detengamos. Hay Heisa, si esta idea llega a ser tuya me la vas a pagar, si señora.

Solo una pregunta….Dije como si recien me diera cuenta…. Esta “orden” de suplantar al cangrejo…¿En que momento llego?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 6739
Registrado: Lun Sep 08, 2008 2:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Mensaje por Isawa_Hiromi » Vie Nov 21, 2008 6:31 pm

Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Casos desesperados requieren medidas desesperadas Kai..."

Dijo Heisa mientras se encogía de homrbos y trataba por todas sus fuerzas de no sonreír, pero se veía que estaba a punto de estallar en una carcajada. Y es que, después de todo, su fama de malévola en algunas situaciones no estaban fundadas en la nada. Sin duda había sido ella la que se le había ocurrido.

"Otro compañero nos ayudará, él y su ayudante serán los que paren al ronin antes de llegar, luego me harán una señal ya prevista y entonces es cuanto tu entrarás en acción.

Cuando nos den la señal nos dividiremos, ambos llegaremos por distintos caminos y actuaremos como desconocidos. Yo me sentaré al lado opuesto de donde estéis para así facilitar que no nos relacionen. Cuando tu hables un poco con ese tipo, deja que más que nada se interese en hablar. Luego muéstrale que deberíais estar más atentos para no llamar la atención... Entonces escucha las dos cosas y medias que te dirá antes de callarse y queda con él en, tras la obra, ir a un sitio más seguro para hablar...

Entonces lo llevarás a un lugar que antes de ir al teatro te indicaré y en donde yo estaré esperando.

¿No es tan dificil no? Venga, no me digas que los escorpiones son capaces de algo tan facil y un Cagrejo que mata demonios en la Muralla no es capaz..."

Pero parecía la muy hija de su madre divertida, pues su sonrisa pugnaba en una lucha sin cuartel por salir al ver tu expresión...





Hida_Kaigen

Claro, por supuesto que lo haré, dije con voz afectada. Sabes bien que haré lo que sea necesario para mi venganza. Le sonreí como ella lo hacia, que le quedara claro que de alguna manera me cobraría esto, tenia paciencia, mucha paciencia.

Bien, bien, será como tu dices. Seguía mirándola con sorna, ya veríamos quien reía al ultimo. Deberemos conseguir algo de ropa adecuada, no tengo nada que no diga que soy un cangrejo.

Deberíamos ir a ver a Kuni Chiba sama entonces y ultimar los detalles de la operación. Ahora que sabía todo no necesitaba continuar mintiendo sobre una “posible relación” entre nuestras misiones. Seguro que estará interesado en conocer la medida cuales han sido las medidas que has decidido tomar para solucionar este imprevisto.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Ahmmmm..... Si me parece bien..."

Dijo Heisa mientras dejaba el cuenco y se levantaba, tratando ya de contener la risa que trataba desde hacía tiempo de estallar. Esperó a que Kaigen se levantara y se acercó a él, entonces se inclinó un poco con sus puntillas y le besó en la mejilla. Y tras poner cara de inocente ^^ cogió su daisho y se dispuso a salir de la casa para ir a ver al otro compañero.

Kuni Chiba vivía en uno de los distritos interiores, cercano a la embajada Cangrejo, había elegido una casa poco llamativa pero en un barrio más interior de manera que al parecer, los cazadores que habían estaban distribuidos por la ciudad. Esta información te hizo pensar que había más de dos, pero bueno, si ponías en consonancia lo que te dijo Heisa de que había dos planes en marcha, "Tsunami" y "Amanecer Negro" tenía su lógica...

Como dos personas más de la ciudad caminasteis tranquilos siguiendo las indicaciones de Heisa que había ido ya a la casa y que aún así parecía un poco perdida por aquellas malditas calles sin sentido. Tras varios intentos fallidos de tomar un par de calles, por fin la Kuni reconoció el camino y te hizo dirigirte por una serie de laberintos entre casa haste llegar a una en concreto. Tenía una planta y un pequeño jardón interior. Parecía que era una casa para un matrimonio o para alguien que no tuviera una compañía, seguramente tendría las habitacines mínimas. Muy de un Kuni...

Entrasteis mientras veíais el pequeño patio algo dejado, puede que este no tuviera criados. Heisa entró sin llamar a la puerta perpo anunciandose en voz alta. La casa por dentro estaba bastante en tinieblas, teniendo en cuenta que era de día, había habitaciones repletas de papeles y mapas, y de libros abiertos.

"En la salita."

Dijo una voz que salía de una de las habitaciones más lejanas. Heisa anduvo con cuidado sorteando cosas que habían por el suelo mientras observaba todos aquellos royos de permaninos con conjuros unos y con inscripciones extrañas otros.

Cuando por fin llegasteis a donde estaba ese hombre os encontrasteis en una sala cuadrada no muy grande con una mesa de té amplia en el centro pero que... la verdad es que suponías que había mesa pero no se veía nada, estaba forrada de cosas por encima, incluido un juego de té que parecía que ya se había usado al tomarlo y que se había "olvidado" allí.

Kuni Chiba era un hombre de unos treinta y muchos años, pequeño o mejor dicho, de estatura media, y muy doble, con una enorme espalda. Pero no adornada con una barriguilla prominente sino más bien tenía una estructura musculada. Su pelo estaba algo revuelto y su cara reflejaba que puede que se hubiera quedado en vela. Fumaba. Empezabas a entender ese mal hábito de Heisa. Mientras con una mano rascandose la barba de un par de días observaba un par de folios.

Con un gesto de la mano hizo que os sentárais mientras Heisa, con una sonrisa irónica le dijo:

"Te veo más perdido que esta mañana... ¿Qué? ¿No consigues saber por dónde viene neh?"

Heisa apartó algunos libros de unos asintos y te hizo que te sentaras.

"Chiba-san, este es Hida Kaigen, mi yojimbo."

Chiba levantó la cabeza un segundo de sus cosas y gruñó, o lo que lo pareció, con la pipa colgando de la boca. Y de nuevo miró a los papeles mientras Heisa se ponía a curiosear por otros cogiendolos y tratando de apilarlos en una montaña.

"Veníamos a contarte lo último... Necesitaremos trabajar juntos."

Heisa te miró y te hizo un gesto con la mano en el que se sobreentendía "Puedes hablar, anda" a la vez que ella observaba con más detenimiento los documentos que tenía delante. Parecía que no ibas a encontrarte con un cazador cuerdo en tu vida...






Hida_Kaigen

Al entrar en la sala y ver a Kuni Chiba dude por un momento quien debía inclinarse ante quien. En el medio de un desorden descomunal se sentaba una de las personas más desordenas que hubiera visto en mi vida… y eso que era un cangrejo y estaba acostumbrado a que el aspecto personal de decía absolutamente nada de una persona.

Al final me decidí por sentarme sin más, no parecía que le fuera a importar demasiado nada de lo que hiciera siempre y cuando no implicara sacarlo de sus cavilaciones.
Desgraciadamente, por lo que Heisa me indicaba eso era exactamente lo que tenía que hacer.

Sumimasen, Kuni Chiba sama. Lamento tener que molestarlo en un momento tan ocupado… La dama Heisa a ideado un plan para detener al segundo de Setsuna y además obtener algo de información pertinente a las operaciones de este en la ciudad. Como ella podrá explicarle con más detalle, necesitamos algunos hombres para que sirvan de apoyo en esta misón.

Era su idea, que se la explicara ella.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

"Ahm... bueno sí..."

Dijo Heisa levantando la vista de los papeles y haciendo al hablar que el Kuni igualmente se centrara en ella.

"Por cierto, Chiba-san, nucna había visto esto tan desordenado, sé que estás muy ocupado con la realización de la concordancia de los dos planes pero... si no tienes cuidado... todo esto te engullirá."

Dijo con una media sonrisa mientras dejaba la pila de folios delante de ella, haciendo que el Kuni mirase a su alrededor y se rascase la cabeza mientras decía un simple:

"Tienes razón... ni me había dado cuenta..."

Luego cogió la pipa con una de sus manos y a la vez que dejaba salir el humo por su nariz hizo un movimiento con la mano para que Heisa empezara con su relato.

"Pues bien, tras investigar esta mañana y... Bueno, te pasaré esta noche el informe de lo ocurrido más detalladamente. Digamos que, básicamente, a parte de poder saber exactamente el día en el que podemos pillar a ese... a... "él"... tenemos la pista de como acercarnos a uno de los que están más metidos en la cúpula.

El plan es detener al contacto con el que se reunirá en el Pavo Chillón, el teatro y suplantarle para que nos den a nostros la información. Y luego la "limpieza" habitual. El suplantado es un ronin Cangrejo por lo que aquí, mi muy amable yojimbo hará de funciones Dijo mientras sonreía ladinamente.-
Y tu, lo que necesito es que me ayudes a pararle los pies al ronin antes de que llegue al teatro. Un trabajo contundente... ¿Tienes homrbes o crees bastarte solo?"

Chiba pareció calibrar un segundo la propuesta y terminó diciendo:

"Me basto sólo pero llevaré a alguien que me servirá de ayuda. Además, así la mantengo fuera de su actividad un tiempo y se distrae en algo más que en darme quebraderos de cabeza..."




Hida_Kaigen

Por lo visto el Kuni estaba muy ocupado con sus tareas, lo mejor sería dejarlo en paz hasta que lo necesitaramos.

Entonces todo esta arreglado, cuando usted lo detenga yo lo suplantaré.

Tenia ganas de preguntarle sobre los imperiales que querían ver a Heisa, desgraciadamente desde mi lugar podía ser tomado como una intrusión y sabía muy bien lo poco que los Kuni recibían a los curiosos.
Mejor meterme dentro de lo que me tocaba.

Lo ideal sería que me pusiera la ropa del ronin una vez usted lo haya detenido, no sabemos si el contacto lo buscara por como este vestido y es mejor no arriesgarse. No se lo que piensan al respecto





Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Chiba te observó un segundo con mucha atención como si acabase de darse cuenta que estabas allí y entonces, rascándose la cabeza te dijo:

“ Sí, será mejor que hagas eso… Por cierto… Tu eres el Yojimbo de Heisa ¿no? Entonces puedes que tengas que tener cuidado en la obra, porque allí habrá alguien que más adelante quiere veros y no me gustaría que se acordase de tu cara como la de un ronin para luego ver que eres un Cangrejo… Bueno, no es que no me gustaría, pero supongo que a ti no te gustaría. Yo que tú tendría cuidado con los Imperiales…”




Hida_Kaigen

Me incline ante el Kuni agradeciendo el consejo.

Tendré cuidado Chiba sama, agradezco su preocupación por mi. Intentare pasar lo mas desapercibido posible, si es posible pasar mas desapercibido para las altas esferas que siendo un hombre ola…o el joyimbo de un cazador…pero… ¿de quien habla? No tengo ninguna reunión pautada con ningún imperial, no soy quien para que tales personas se fijen en mí y me intriga su comentario.

Mire a Heisa para asegurarme que ella no tenía nada que ver con todo esto…




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

Heisa hace un movimiento con la mano extendida negando que ella tuviera algo que ver mientras arruga el entrecejo.

"No la mires a ella.- Dice Chiba centrando tu atención.- Ella no ha tenido nada que ver, de hecho he sido yo el que le ha avisado de eso...

Ayer vinieron unos Imperiales a husmear en nuestros asuntos... Al parecer estan al tanto de uno de las dos operaciones que se llevan en la ciudad... Yo diría que el cuidado que hay que tener es por la prepotencia mostrada, ese tipo de cosas no suelen ser pajaron de buen agüero...

Se mostraron interesados por ir a visitar a todos los cazadores... extrañamente interesados, o desconcertantemente interesados... El problema es que se creen poseedores de la única verdad y juegan con la ventaja del terreno, pero confio en que si os los encontráis sabréis lidiarlos bien.

Aún así, nunca esta de mal saber que varias personas estan interesados en nostros... sobretodo si son imperiales."




Hida_Kaigen

Asentí lentamente a las palabras del Kuni, en otro momento me habría interesado poco que alguien me viera así. Ahora tenia que cuidar mi imagen si quería lograr mi objetivo.

Comprendo Kuni Chiba sama, entonces tendremos que lidiar con un interrogatorio de los imperiales…

Dije pensativamente, no me gustaba la idea de tener que oponerme en un duelo verbal con un imperial, ellos llevaban la de ganar como decía Chiba.

¿Existe la posibilidad de algún tipo de negociación o debemos ser “sutiles”? tal vez podamos darles algo para que se calmen un poco y conseguir que no se inmiscuyan en los asuntos del cangrejo.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

“Lo que creo que deberías hacer es tener cuidado para llamarles mientras menos la atención posible, uno de ello se tiene en especial alta estima, y cree poder manipular los acontecimientos más de lo que en realidad se puede hacer desde su posición. Ellos cuidan la Ciudad Prohibida y nosotros todo el Imperio. El equilibrio suele estar a salvo cuando ambos recordamos nuestras limitaciones…

Por eso te digo que tengas cuidado, sobretodo si tienes planes para esta ciudad y para tu vida. Bien es cierto que aunque recuerdes tu posición sobre ellos en nuestros asuntos, no debes nunca perder el norte, esta ciudad se mueve con unas reglas que ellos conocen bien y pueden siempre perjudicarte si lo que quieres es bailar al son de su música.

Si es lo que te interesa… claro está… en mi caso… sólo estoy de paso, y mientras menos tiempo pase en una ciudad tan bulliciosa mejor, así que me trae sin cuidado lo que dos imperiales vengan a decirme de unas reglas de un juego del que nunca han visto ni tan si quiera de lejos…”

Heisa miró por encima de los papeles a Chiba y preguntó:


“¿Supistes de ese interés algo más? Me escama que los imperiales nos sigan tan de cerca… ¿Crees que saben algo?”

“ Creo que ellos han descubierto el inicio de uno de nuestros motivos de estar aquí, y es obvio que estén nerviosos, por eso debéis detener cuidado, ahora se creen con la potestad de decidir quienes son dignos y no de esta ciudad… Y todo por el bien de ésta, obviamente…

Por eso odio tanto las cortes y las ciudades… siempre termina ocurriendo algo así…

Ah! Si, se me olvidaba, recordar sus nombres: Seppun Daisetsu y Otomo Washi.”



Hida_Kaigen

Entonces evitare encontrármelos y si esto es imposible haré lo que pueda.
Me incline demostrándole que había comprendido, no querían un enfrentamiento con ellos, ni siquiera una negociación. Pasarían poco tiempo en la ciudad y era lógico que no les interesara lo que los imperiales quisieran. Después de todo, por más poder que tuvieran estos dos no podrían actuar tan rápido sin saber lo que realmente pasaba.

Me llamó la atención uno de los nombres, Daisetsu… ¿no era ese acaso uno de los imperiales con los cuales podríamos contar? Parecía que la situación se había complicado como para perder un contacto influyente de esta forma.

Este Sepun Daisetsu ¿no es acaso unos de nuestros “contactos”, dama Heisa? Creo recordar su nombre de cuando comento ayer a las personas que deberíamos ver.




Isawa_Hiromi
Candidata a Maestra del Agua

“En realidad…”

Dijo Heisa a la vez que ladeaba la cabeza algo pensativa.

“Tienes razón en eso… ese tal Seppun Daisetsu nos fue agregado en la lista al conocerse que era uno de los que habían salvado la vida de uno de los hijos del difunto Hida Tsuneo… Creímos hasta ahora que nos podría ser de ayuda pero ahora… no estamos muy seguros…

Aún así yo sigo pensando en que deberíamos seguir tratando de hablar con él. He oído que ha estado bastante tiempo en tierras Cangrejo, en la Muralla, por lo que seguramente sabrá como actuamos, hablamos y pensamos, eso puede quitarnos muchos problemas a la hora de haber malentendidos, como podría pasar con el Otomo…

Lo que deberemos hacer es ser algo más cautos por si la neura acerca de los problemas que están atenazando Otosan Uchi le están poniendo muy nervioso, es normal que alguien que nunca se ha enfrentado al problema del que hablamos, como la magia negra, ahora se sienta perdido, indefenso y su única arma sea atacar antes de que le acorralen…

Espero que no haya sembrado malas migas entre él y usted, Chiba-san, porque sino… su concepto de nosotros no nos ayudará nada si nos lo topamos…

Pero, incluso con este pequeño revés… tengo la fe de que todo puede seguir para delante con su cauce previsto, sólo tenemos que hacer que la corriente arrastre a los Imperiales, y lo que es más importante, que ellos sepan porqué deben ser arrastrados… Y sin decirles demasiado, la información de este calibre no debe ser aireada con tanta rapidez… y no habiendo una lengua de serpiente tan cerca como la de ese Otomo…”

Heisa asintió a sus propias palabras mientras daba unos golpecitos en la mesa con los dedos.

“Así pues, Chiba-san, retomando el tema principal, quedaremos media hora antes de la función en los aledaños del teatro y haremos un circulo de seguridad para buscar al ronin, el resto, tal y como lo hemos dicho…”

Chiba asintió despacio.

“Por cierto, Heisa-san. Dijo llamando de nuevo vuestra atención.- ¿El embajador del Cangrejo os ha enviado una misiva con la lista de los posibles asistentes a esa cena que se rumorea?”

Heisa negó con la cabeza y con una media sonrisa concluyó:

“No, pero me da a mí que estaremos de todas maneras… ¿verdad Kaigen-san?”




Hida_Kaigen

Hai, es lo que Kaiu Retsu sama me dijo.

Asentí a las palabras de Heisa sin dar demasiada información al Kuni, la verdad es que no. Después de todo no era un tema por el cual debería estar muy interesado con todos los problemas que parecía tener.

Entonces todo queda listo, dije cambiando de tema, media hora antes de la función comenzaremos la misión, esperemos que llegue temprano.

Ya no quedaba más nada por hacer ni decir aquí, a menos que Heisa quisiera hablar algo mas con el Kuni solo restaba prepararnos para la misión.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado