Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8020
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Me gustan las alas en las que se respira la misma armonía..."

Dijo esta mirando a su alrededor.

"Y no hay armonía mayor que la producida por la presencia de Benten-kami-sama."

Añadió mientras abanicaba despacio su rostro, ocultando su media sonrisa.

La parte vacía de la sala obviamente es un mensaje claro, se siente desangelado a posta, crea una extraña y mala sensación de querer llenarla, pero claro, no todos pueden así que esa sensación se vuelve más apremiante en quien si que puede hacer algo para remediar aquello. No te cabe la menor duda es que parte de su treta, y funciona, pues es lo que sientes.

"Oh, no dudo en absoluto que habrá comentarios al respecto."

Dijo mientras esta se abanicaba mostrando a medio entre las plumas una sonrisa de serpiente, seguramente ella disfrutaría también esa parte.

"Pero en el arte siempre ha habido los que siguen las modas y los que la crean."

Y estabas ante una de ella, una mujer que hacía de su forma de vestir un juego diario.

Ante tu pregunta esta no responde, parece obvia la respuesta, tan sólo mira hacia un hueco enorme, más amplio y central en todo aquel espacio vacío.

"Hasta el que aún no habéis imaginado que será el último."

Y aquello parecía una orden, si tenías Xs cuadros pensados ella te iba a dar un X+1 para que estuviera a su gusto. Tras lo cual dejó una complacida sonrisa en sus labios al oir que te plegabas a su voluntad sin reticencia alguna más allá de la cortesía adecuada.

"La Dama Noriko es la encargada de hacer que la galería imperial luzca lo mejor posible."

Declaró.

"Pero no creo que, debido a su talante y aquello casi era una burla en si mismole importe en absoluto los comentarios de un artista sobre su propia obra."

Dijo meditabunda mientras daba un par de pasos más hacia la zona central vacía.

"Os concedo eso."

Hizo un gesto con la mano y tras de ti viste a Mizumi asentír como si dijera "Pondré al corriente a la Dama Noriko de tales palabras."
Luego señaló la parte central vacía.

"Como ya sabe de sobra. siguió diciendoEl Emperador pronto tendrá su mayoría de edad, es un momento muy especial en la vida de un samurai y de una madre, pero para él es algo que no podéis llegar a entender." Y para ella, claro, hablaba en realidad siempre de ella."Llega ese terrible momento de toda madre que debe ver cómo los hijos vuelan de su lado... Una crueldad natural... por otro lado entendible, pero eso no lo dijo, ya que lo importante en el mensaje era lo cruel que era para ella.Como madre, antes que como madre del Emperador, una ansía que su hijo siempre sea pequeño y ese estrecho lazo nunca cambie... aunque tu dudabas que lo fuera a hacer si esta mujer era como erapero también como madre una se siente orgullosa del cambio... Así que es para mi aún más importante esta sala, ya que fue el amor el que nos trajo a todos a este momento Si, claro, el amor a un loco, más bien el amor al tronoY es lo que siempre me gustaría que recordase..."

Yukirohime señaló con su abanico de plumas de pavo real aquella parte predominante.

"Deseo que cuando mi hijo mire este lugar pueda ver el amor de su madre por él, para que pase lo que pase, y pase el tiempo que pase eso perdure."

Que a fin de cuentas era pedirte un cuadro.

"Quiero una obra que, igual que los versos de Hantei Genji, hagan emocionarse al Hijo de los Cielos al ver el amor del Imperio hacia él, el amor de una madre... y que cualquier otra persona que lo vea entienda porqué la primera leal a su vida he sido y seré siempre yo."

Una obra que la inmortalice para toda la eternidad y que deje bien claro por qué aquella mujer era la Ama del Imperio.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3611
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Si de algo me he dado cuenta en la Ciudad del Hijo de los Cielos, es justo de eso. Que no hay armonía mayor que la que produce Benten-Kami, ni mayor desequilibrio que el de su ausencia -suspiro inclinando la cabeza ante su media sonrisa oculta por su abanico, esbozando yo la mía propia al mirar hacia el lugar donde todo es vacío. Ella debía saber que no podría resistirme a desear completar ese espacio, ¿sólo porque conoce bien la habitual vanidad del artista grulla, o quizás porque me conoce a mi mejor de lo que yo podría haber imaginado?

Luego no puedo evitar mirar a mi alrededor cuando ella habla sobre los que siguen o crean las tendencias y modas. En el arte, o la política, o cualquier otro ámbito. Esta sala es una perfecta muestra de ello, y me doy cuenta que el reto de estar a la altura de los autores allí presentes, de espíritu o de cuerpo como la propia Yukirohime, es un reto colosal.

La Ama vuelve a sonreír al pasar mi vista sobre ella un instante fugaz. ¿Es posible que se de cuenta de cada uno de mis pensamientos? No necesito tomar esta clase de desafíos casi suicidas, no es mi misión en la ciudad... Sin embargo no veo cómo podría resistirme aunque quisiera; y además no quiero.

-Por descontado. Los conocimientos de la dama Noriko-sama llegan hasta donde yo no alcanzaría jamás, por eso sería un necio contraviniéndola... No, mi único deseo es mostrarle mi visión, y que por supuesto sea ella quien tome las mejores decisiones al respecto.
Estoy convencido de que ella ya tendrá su propia visión, sin duda mejor que la mía pero como Su Majestad ha dicho... siempre hay una belleza única en la armonía
-respondo tras sus pensamientos dejados en voz alta.

Al final me inclino agradecido por su generosidad al concederme al menos voz en aquello. Tiene razón en que otro podría haberse ofendido estando en el lugar de Otomo Noriko, pero no ella; y para mi eso sólo es un símbolo de su inteligencia superior a la de la mayoría. La dama Noriko sabe escuchar, sabe ver el punto de vista de otros, y después decidir en su mejor juicio. Sólo necesito eso.

Después la sigo mientras escucho su disertación sobre su papel de madre. Que lo es, resulta indudable. Más allá de eso no se, no puedo saber, la honestidad de cada una de sus palabras, aunque sospecho que para ella todas lo son. Es terrible ver como los hijos crecen, eso también lo dice mi propia madre, pero aún así también resulta un orgullo.
Sin embargo de una cosa si que puedo dar fe yo mismo; sin duda ha sido el amor quien me ha traído a mi hasta este preciso momento, así que... ¿por qué no sería igualmente cierto para todos los demás?
Amor a un hijo, al poder, al imperio o al emperador... no son lo mismo pero resulta muy difícil establecer esas diferencias cuando todos comienzan y acaban en la misma entidad, Benten.

Entonces me quedo mirando hacia donde señala con su abanico, la zona central destinada a la obra más importante. Sonrío de medio lado al darme cuenta de lo que quiere en realidad. La mujer más bella y más deseable del mundo civilizado quiere mostrarse en un retrato para el único ser humano de ese mundo que nunca la verá como esa mujer bella y deseable que es, sino como una madre.

Sonrío porque podría haber sido el encargo más fácil de todos, y acaba de convertirse en el más difícil. Si Kotoko no se está partiendo de risa por dentro, es que se ha dormido, pienso divertido mirándola de soslayo.

-Su Majestad es tremendamente generosa al estar dispuesta a mostrar su amor -le digo como un halago, y lo siento así de corazón -Cuantísimos otros samurais se sentirían acobardados ante esa exposición que, en su ignorancia del amor de Benten, asocian con debilidad...

Pero nada más lejos de la realidad. Es todo lo contrario, una demostración de fuerza
-murmuro para mi mismo, porque ya he empezado a darle vueltas al tema en mi cabeza.

-Puedo hacerlo -contesto volviendo la vista hacia ella por un segundo, quizás dos, antes de volver a bajarla.

-Aunque creo necesario advertir a Su Majestad de algo de lo que estoy seguro ya se ha percatado, así que le ruego su condescendencia... Aunque en mi obra hay cierta pero razonable dosis de idealización artística, mi objetivo por encima de todo es la honestidad.
Si la impostase el resultado no estaría a la altura, por lo que para poder llevar a cabo semejante encargo me vería en la necesidad de... ahondar en lo que se me pide que refleje, la intimidad de los sentimientos maternales de Su Majestad Imperial, a fin de cuentas.

Eso implica cierto esfuerzo por mi parte. Normalmente necesito conocer bien lo que deseo expresar de mis modelos, haber conversado, haber... tratado en confianza mutua asuntos incluso incómodos por lo personales que pueden ser. El amor siempre lo es, también el de una madre, aunque sea de los Cielos.

Se que no soy alguien que merezca siquiera poder mirar a Su Majestad a los ojos, cuanto menos esa consideración por su parte... sólo soy un simple bushi. Y podría realizar el encargo saltándome ese paso, pero... estoy seguro que el resultado quedaría deslucido; no se cuantos se darían cuenta, pero yo lo sabría, y Su Majestad sin duda lo vería.

Así pues...
-suspiro mirando esta vez a Kuronuma, pidiéndole ayuda con esto. ¿Cómo se le pide a una diosa poder hablar con ella de persona a persona?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8020
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Puede que Benten-kami sea una Fortuna... pero sin duda el Amor es algo que trasciende y que unifica todo, lo humano y lo divino."

El amor por el ser humano para crear un Imperio. De los padres fundadores a sus hijos...
Todo empezaba por eso.

Aquella sala está repleta de obras que han sido paradigmas en todos sus momentos, pasas tu vista y sin darte cuenta das un par de pasos en varias direcciones mientras todas y cada una de ellas te van asaltando. Preciosos jarrones, poesías, pinturas, esculturas incluso... De pronto ves en un lado una pequeña columna que guarda una urna de cristal en cuyo interior hay un libro.

Un libro que parece más bien un manuscrito antes de ser convertido en tal, uno original. Uno que aunque no ves su nombre de pronto lo sabes, sabes cuál es. Hana. ¿Cómo no iba a estar la obra culmen de Aoki Ko que era un canto al amor, a la vida, al amor de su vida, a su propia iluminación en aquella sala. Y de pronto sientes como te tiemblan un poco las manos porque a pocos metros tuyas tienes, si lo mirases, los trazos de tu mano, de tu otra mano en tu otra vida plasmando toda su alma en aquella obra.

la Ama asintió a tus comentarios sobre Noriko, complacida por la decisión adecuada de tener en cuenta quién de ustedes es la marchante de arte pero con ese espacio de opinión que te había dejado.

"la Dama Noriko tiene grandes conversaciones de arte, estoy segura que disfrutaréis ambos muchos cuando expongáis vuestras opiniones... Quien sabe, quizás en ese momento también pueda estar para escucharlas..."

Y aquello más que un deseo que podría o no cumplirse por vosotros claramente dependía de su propia apetencia, no de la vuestra.

Tus ojos van hacia aquel espacio vacío que no sólo supone un reto sino que es una línea entre la vida y la muerte y puede que no sólo en el mundo del arte y no puedes evitar mirar hacia donde están Kotoko y Kuronuma. Las dos se han juntado despacio y aunque no susurran, allí nadie tiene permiso a hablar si la Ama no lo da, se miran conversando entre ellas, Kotoko se ha dado un par de golpecitos con su abanico en la cabeza como si estuviera pensando justo lo mismo que tu.

"Vaya regalito envenenado de cuadro que te había caído. Un verdadero mordisco de LA Otomo por excelencia de esta ciudad." La única Otomo que se niega a dejar el nombre de Hantei aunque no sea suyo.

Los labios de la ama se curvaron sólo un poco hacia arriba, el elogio simple siempre gusta pero el elogio que se sabe de corazón aún más. Sea como sea eres un Grulla, las palabras bonitas caen de tus labios con más dulcura y sus oídos son ávidos de todo aquello que el mundo debería darle así que asiente.

Fuerza.
Y es verdad.

Luego esta juega con su abanico mientras comienzas a exponer tu argumento de cómo trabajas y el hilo se va desgranando. Puedes ver como a su lado las Damas que antes que nadie han entendido por donde vas tienden a acercarse entre ellas, pero no a hablar.
Kuronuma al final cruza sus ojos con los tuyos y asiente.

"Mi señora."

Rompe esta el silencio haciendo que todos la miren con sorpresa e interés pero nadie denota ofuscación, parece que el papel de la Hida sigue siendo eso, los Cangrejo se pueden permitir ciertas cosas que los demás no y Kuronuma lo usa a si favor.

"Sé, por conversaciones con Koji-san, que tanto con Nozomi-san como con Satomi-sensei él ha estado haciendo estudios previos para ayudar a la naturalidad de la obra pero nadie mejor que nosotras sabemos lo ocupada que se encuentra, sin embargo a lo largo del día tenemos varias actividades de las cuales no sería una molestia si el autor estuviera con nosotras tomando notas."

"Como por ejemplo las lecciones de la mañana." tomó el relevo Kotoko"la supervisión de las clases del Hijo de los Cielos, algunas de las recepciones más livianas de la mañana, el culto en el templo de media mañana..."

"Y la reunión de té de la tarde con las demás damas..."

"Eso seguramente ayudaría al autor a retener detalles que a nosotras se nos puede escapar."

Por no decir que dejaría abierta una ventana a un tiempo valiosísimo y quizás a alguna forma de conseguir un poco más de charla...

Yukirohime te miró a los ojos entonces, con su barbilla algo alzada y gesto interrogante.

"¿Tiende a hacer de sombra, Koji-san?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3611
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

Levanto despacio la mano hacia el manuscrito de Aoki Ko, hasta que mis dedos chocan con la urna que lo cubre. Embelesado, permanezco inmóvil mirándolo.

-El amor es el nexo entre lo humano y lo divino... El de los dioses por los mortales, el de éstos que trascienden su carne mortal hacia la perpetuidad con cada nuevo nacimiento... -murmuro coincidiendo con la Ama casi sin darme cuenta, palabra por palabra, mientras escribo sobre el cristal con la yema de los dedos como Kotome hizo hace muchos años...
-Entre una vida y la siguiente. -el amor de una amante, el fruto de una nueva vida... la perpetuidad de una dinastía celestial. Tan poco, y tanto a la vez. Lo mortal y lo inmortal.

-Pero si Su Majestad escucha las opiniones sobre los preparativos de esta sala, se perderá la sorpresa de descubrirla por primera vez cuando esté concluida -contesto saliendo del ensimismamiento.
-Aunque la noble Hanashirusato-sama me dijo que ella detesta las sorpresas, ¿coincide en eso con ella Su Majestad?
-pregunto con curiosidad, sin dobleces más que para saber a qué atenerme con la Ama. ¿Querrá ver el cuadro una vez acabado, o tomar decisiones desde el primer boceto?

Meritocracia, pienso para mis adentros. Esta mujer ha hecho más para ganarse el apellido Hantei que la mayoría de los que se limitan a nacer con él. ¿Por qué iba a renunciar a lo que ha conquistado, una casta de guerreros?

¿Es eso traición...? ¿No se esfuerza cada dojo samurai en que los alumnos se ganen su derecho a serlo?
Quizás si, quizás no... ¿a quien le importaría lo que yo pensara? Creo que ni siquiera a mi, ju.

Entonces Kuronuma rompe el silencio. No es raro, supongo, que un artista comience a ausentarse desde el mismo momento en que empieza a pensar en una nueva y grandiosa obra.
Me limito a asentir ante las palabras de la Hida. Yo no podría haberlas dicho mejor, ni siquiera podría haberlas dicho.

-En realidad es mi trabajo, he venido a esta ciudad como yojimbo de Doji Kamoko-sama -contesto con una inclinación cortés de la cabeza al dirigirme la palabra en una pregunta directa. -Podría decirse de hecho que me he especializado en seguir en silencio a grandes damas; mi señora, mi patrona, Satomi-sensei... aunque no hay ninguna otra tan grande como Su Majestad, así que sin duda sería el momento culmen de mi carrera como sombra -digo lo que podría parecer una broma, pero en realidad es literal y con ese respeto lo expreso. Ahí es donde está la gracia, aunque no lo exteriorizo claro.

-Si se me permite, podría aprovechar esas ocasiones también para hacer esbozos... así el tiempo que Su Majestad tendría que gastar más tarde posando, sería el menor posible. Esa valiosa lección ya la he aprendido en mis anteriores trabajos -añado como un valor extra para alguien tan ocupada como ella.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8020
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Estabas obnubilado, no había nada más que los trazos de Kotome delante tuya. Eran unos trazos que no se te olvidarían, estaban llenos de carácter, había letras que estaban marcadas con tesón, había curvas que recordaban a la naturaleza, había cursivas que se mostraban dulces, delicadas y tristes... Era la letra de una persona que había pasado por demasiado y que aún así era ella.

Por eso no notaste cómo la Ama te observaba al decir todo aquello y no pudiste ver su expresión ante aquello.

"Las sorpresas es algo que los hombres ansían." hombres, no dioses, como ella"Esperando que estas llenen su corazón."pero el suyo ya estaba lleno. ¿De Benten? ¿De ella misma?

Así que esa era su respuesta, aunque cuando hablaba lo hacía con calma, no se veía una persona ávida por correr hacia ver el resultado final de las cosas, pero sin lugar a dudas no cabía en su forma de ser no controlarlo todo. Más bien eran las palabra de alguien que entiende que la vida es así, ahora por fin plegado a sus deseos y sus tiempos, tan inexorable como la caída del sol al atardecer.

Ante tus palabras, como sombra se oye una risotada, es la de Kuroko, que oculta que la Ama se ha tapado la boca con el abanico y pone la atención sobre esta.

"Conveniente."

Dice la Ama aún con su boca tras su abanico, aunque hay en sus ojos un brillo que reconoces de sobra, es el brillo de quien ve divertido aquello, con dobleces, con ironía. Es el mismo brillo de ojos como los de Yashiko ante tus bromas.

La Ama luego miró hacia sus hombres y a sus damas cuando planteabas la decisión de pintarla mientras hacía sus cosas.

"¿Dónde estaba la Dama Noriko?"

Preguntó de pronto.

"Su Majestad le pidió que fuera a las Embajadas?"

La Ama frunció un poco el ceño.

"Que vuelva. Inmediatamente."

Uno de los Seppuns asintió tras una mirada de Dansan y salió de la sala sin mediar palabra. La Ama se volvió hacia ti.

"Doji Kamoko-san habéis dicho ¿verdad?"

Preguntó por tu señora.

"Dama Etsuko."

Etsuko se inclinó.

"Invitad formalmente a Doji Kamoko-san a subir a la Ciudad Prohibida."

Etsuko volvió a inclinarse.

"Que venga a la reunión de té de la tarde, así podrá ver el motivo de la falta de su yojimbo."

No dijo "el honor de la falta" pero es que claro, no le hacía falta decirlo para que fuera cierto.
Luego te miró directamente.

"¿Qué necesitáis?"

Preguntó sin rodeos.

"¿Qué soléis necesitar para esbozar?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3611
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-¿Por qué disfrutar de la incertidumbre del futuro incierto, limitándose a soñar con que sea brillante, cuando se puede moldear ese destino con las manos y hacerlo lo que se desee que sea...? -ladeo la cabeza con una media sonrisa cerrando de golpe el puño al darme cuenta de que me he perdido por un instante en mis pensamientos, y pregunto de forma retórica, dándole la razón sobre el motivo por el que los dioses no gustan de sorpresas. Si has creado tu propio futuro, no hay sorpresa que valga; y si lo dejas en manos de otros, es que no eres un dios.

-O, al menos... algunos pueden -añado con un gesto grulla elegante. Algunos, como ella. Los demás lo intentamos.

Estiro un poco el cuello para ver quien ha reído, dándome cuenta al hacerlo que ése debía ser sin duda su objetivo. Un guardaespaldas de carcajadas, un guardarrisas.
Para cuando vuelvo a mirar a la Ama, y sólo ha pasado un respiro, únicamente sus ojos denotan que la diversión de la ironía le haya gustado. Pero quizás ni siquiera lo habría percibido de no haber pasado tanto tiempo estudiando perdidamente el fondo de los de Yashiko, así que el guardarrisas ha sido muy efectivo.

Supongo que eso explica que haya tantos guardias incluso aquí dentro, si cada uno tiene una función específica. No puedo evitar preguntarme, siguiendo ese razonamiento, si tiene uno para cada posible desliz, por si acaso... Después de todo quien más y quien menos hace sus digestiones, incluso los dioses imagino; pero por muy divino que sea me parece un trabajo infame que seguro que le adjudican al recluta nuevo cada vez que lo haya, lo que me quita del todo las pocas ganas que nunca hubiera podido tener de ser un guardia rosa.

-Muy conveniente -coincido encogiéndome muy levemente de hombros, con la habitual gracia Kakita.

Luego me quedo observando el intercambio de palabras sobre Noriko, sin entenderlo mucho. Y me pregunto qué guardaría el guardia rosa que se acaba de ir.
Una parte de mi se pregunta qué hago pensando en guardias de buenos aires cuando estoy delante de la persona más poderosa del mundo civilizado, pero es que creo que si no pensara ese tipo de dislates y sólo tuviera en mente que estoy ante la Ama, podría llegar a ponerme muy nervioso.

-Así es, Su Majestad -me inclino confirmando el nombre de Doji Kamoko. Espero no haberla puesto en un compromiso...
Ah no, sólo es un té con serpientes. Nada comprometedor.

-Para esbozar pues... uno de mis cuadernos de papel en blanco, una tablilla, varias de mis barritas de grafito, y... para esbozos más detallados, también mis acuarelas para añadir notas de color a los dibujos -explico detalladamente sin saber muy bien para qué quiere saberlo. Al menos evito añadir quejas técnicas sobre lo mucho que me estafan con su desorbitado precio los pocos comerciantes Yasuki que traen algo de ese mineral de grafito desde las minas del norte. Ni que yo mismo lo muelo y lo mezclo con arcilla para cocerlo siguiendo una receta gaijin y conseguir mis preciosas y ridículamente frágiles barras.
Na, no creo que la Ama esté interesada en nada de eso, pero entonces...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8020
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Correcto."

Esas palabras fueron las que te trajeron a la realidad. Dichas con un tono claro y sereno pero a la vez seco y cortante como si aquello fuera una ley inmutable de la realidad, al menos de la suya.

Te das cuenta en aquellos momentos de una enorme mentira que los cortesanos ocultan y es parte del engaño que al resto del imperio les hace caer a sus pies. Si, es cierto que todos y cada uno de ellos están versados en el estudio de las personas, de los oponentes, de sus gestos y debilidades, pero lo que un cortesano desea sobretodo es este tipo de situaciones, un conglomerado que actúe para ellos con tantos ojos y oídos que sea imposible escapar de un sondeo posterior.

Kotoko era la dama que sabía todo lo que pasaba en la ciudad, parecía omnipotente, ahora sabías parte del truco en sus mangas, pues aquí se escondía algo igual lo cual no era menos impresionante ni temible, sólo un echo más para darte cuenta de que en la corte, igual que en los katas, también había más de una postura básica.

"La invitaremos entonces..."

Asiente la Ama satisfecha.
La ama mira hacia uno de sus guardias y este asiente.

"Que tenga todo lo que ha pedido."

Ordenó haciendo que este saliera con cierta urgencia.

"Bueno... mientras tanto..."

La Ama se volvió hacia sus damas.

"El Emperador está con los senseis de esgrima ¿verdad?"

Mizumi asintió.

"Vayamos pues."

La Ama miró hacia Kotoko y esta asintió, Kuronuma y Kotoko se te acercaron mientras toda la sala, antes que la Ama se fuera a mover se inclinase para que esta saliera de la sala, de manera ordenada y ceremonial cuando esta se movió todo orbitó a ella con elegancia.

"Eso ha sido una invitación a acompañarla."

Te dijo Kotoko cuando el séquito ha salido.

"Aunque no al momento, va a esperar a que te lleguen tus objetos, traerán de aquí, de la Ciudad Prohibida pero este espacio es por si hay algo en especial de tu residencia que quieres que se mande a llevar."

Kuronuma que había puesto los brazos en jarras suspiró.

"Bueno, nada mal para un novato, has tenido que aceptar sus demandas pero si te ha parecido incorrecto no se te ha notado."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3611
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

Para mis adentros supongo que aquello debe parecerse mucho a ver una obra de teatro desde el lado opuesto al del público, tras la escena. Sucede lo mismo, pero en vez de ver la perfecta representación puedes ser testigo de las entradas y salidas de actores, de los cambios de vestuario, de los movimientos de los figurantes entre bambalinas y hasta de los susurros del apuntador. Detalles que revelan que para que el resultado sea perfecto y parezca vivo, la preparación es crucial, tanto o más que el talento innato.
Una coreografía bien medida, papeles bien estudiados y cada detalle bajo control, y puedes convencer a los espectadores de que están en el Otosan Uchi de hace quinientos años, asistiendo a una conversación entre Hantei y Doji.

No deja de ser un truco de magia, creo que alguien dijo una vez que mucho sudor y una pizca de inspiración. Mucho trabajo y sólo un toque de talento necesario, al revés no suele funcionar.
La tarea de los cortesanos quizás no sea muy distinta; representar una permanente puesta en escena perfecta. Estudio, preparación y coordinación entre todos los involucrados hasta que nada recuerde que es una escena.

Y ahí está la actriz principal, pienso mirando los gestos medidos a la perfección de Yukirohime.
La directora de escena, y hasta la escritora del guión original, ju...

Pero eso no le basta, también quiere ser madre. Eso es un poco más complicado; no creo que a ningún hijo le haga ilusión darse cuenta de que es el espectador de una obra teatral.

Salgo de mis pensamientos a a tiempo para ver el comienzo del movimiento y como todos se inclinan preparando su salida. Yo hago lo mismo claro, con toda la etiqueta posible de mi educación grulla.

-Mis lápices... -murmuro pensativo cuando Kotoko pregunta si hay algo que necesite expresamente de los míos -Yo mismo le digo al ceramista que me los fabrica cómo los quiero. Le proporciono los materiales y... ahora que lo pienso, debería haber pedido un monopolio imperial para comercializarlos; podría hacerme rico, sobre todo si dejaran de parecer tan gaijin.
La miga de esa cosa que llaman "pan", necesaria para borrar el trazo, no ayuda a que parezcan menos extranjeros, claro... Pero al menos yo no soy tan salvaje como para comerme eso... revuelve las entrañas
-explico distraído sobre aquella aberración en forma de esponja que los gaijin si devoran.

-En fin... ¿Creen que le he caído bien a la Ama? -pregunto curioso a ambas.
-Esto no va a funcionar si no existe cierta complicidad entre dibujante y modelo, porque de otro modo su hijo nunca llegará a ver lo que ella desea... Dicho de otro modo, si el Emperador ve lo mismo que cualquiera en un retrato de su madre, a la Ama, no creo que pueda ver a esa protectora maternal que ella quiere ofrecerle.
Un hijo siempre ve a su madre de un modo único, diferente a todos los demás que la miren. Pero claro no es mi madre, así que para encontrar esos matices, retratarlos y mostrárselos al Hantei... necesito que ella quiera exponerse.
Físicamente no, eso es lo de menos ahora. Me refiero emocionalmente.

Y me pregunto, ¿realmente la Ama va a querer exponerse de esa forma ante alguien como yo, y todas sus damas y sus guardias?
-les vuelvo a preguntar a las dos, muy interesado en lo que ellas hayan percibido y hasta donde me aconsejen intentarlo o no con la Ama.

-¿Incorrecto...? -repito la duda de Kuronuma, pensativo -No lo es, porque realmente yo nunca me he planteado donde quería que hubieran ido a parar las obras. Más de una persona me ha aconsejado que me hiciera cargo de tomar esa decisión, pero es que yo veo a mis obras como... algo que irá más allá de mi propia existencia -suspiro desviando la vista hacia el manuscrito de Hana -¿Dijo Aoki Ko que su libro se situara aquí? ¿Dejó escrito Kakita-shiryo que su dibujo fuese expuesto ahí...?
El arte pertenece al mundo, es éste quien decide su camino.

Y yo diría que el Palacio Imperial es un buen comienzo para ese camino, sea cual sea el curso que siga en adelante. ¿Por qué iba a quejarme? La mayoría de estudiantes de la Academia Kakita darían una oreja por tener una de sus obras en la Ciudad Prohibida, y la mayoría no lo conseguirá nunca.

Claro que eso no significa que como autor no merezca una compensación por mis cuadros, aunque filosóficamente el arte no sea mío. Pero no habría sabido cual ni como pedirlo, así que... le dejaré eso a Doji Yashiko-sama, ella obtendrá todo lo que merezca a cambio de su inversión.

Quizás yo tenga que compensar a alguien, eso si. Especialmente a la joven discípula de Soshi Satomi-sensei, que deseaba tener su retrato. Pero creo que puedo compensarla haciendo otro exclusivamente para ella...
Desgraciadamente Nozomi-chan ya no podrá ver su trasero expuesto en el recibidor de la embajada grulla, eso si es una lástima
-bromeo al final con una sonrisa socarrona.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8020
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La mayor obra de teatro presentada jamás en el mejor de los teatros posibles, la casa del Hijo de los Cielos, casi podría llamarse a esta representación de tal forma.

Una vez que la escena se disuelve y se quedan sólo los que aún estan entre bambalinas Kotoko sonríe con lo de tus lápidez.

"Puede que aún estés a tiempo de hacerlo, quizás al final de este día, pero por favor, cambiale ese nombre o tendrás que hacerlo pasar por mercancía Kasuga."

Dijo sobre el "pan".

"Creo que le has parecido lo suficientemente cabal como para saber dónde debes estar cuando hablas con ella y a la vez lo suficientemente excéntrico como artista para permitirte algunas menciones o peticiones dentro del límite asumible para alguien que habla como ella."

Te respondió.

"Es decir, otro que sabe bailar en el borde de la hoja de la katana."

"Y eso le gusta."

Las dos mujeres se quedaron pensativas ante tu pregunta.

"Creo que vas a encontrar la respuesta tu mismo cuando veas la exposición de esgrima. La imagen que tiene su hijo de ella es......... especial...."

"Y es una que justo para nosotras, sus damas, es la faceta más conocida..."

Kuronuma se rascó el cuello.

"No hay forma de decirlo sin que suene mal me temo..."

"Quizás mejor entonces que lo vea él directamente ¿no?"

Sonrió Kotoko.

"¿O se lo decimos ya?"

"Aaaaaaahhhhh serán grandes perdidas...." Suspiró Kotoko"Lo de Nozomi seria estupendo.... peeeeeroooo uno no puede decirle al sol que no salga ni a un Hantei que el Imperio no es suyo."

Se encogió de hombros.
Kotoko miró a su alrededor y al final susurró:

"Aunque sin duda, como artista, te puedo decir... que este es el lugar donde todo el arte desea estar..."

Ella incluída, ya que no había mayor honor para un artista, un artesano y una bufon que el puesto por ejemplo que esta ejercía, que era como el de aquellas obras.

"¿Quieres que mandamos a alguien por tus lápices o vas a querer bajar tu? La clase del Emperador acaba de empezar..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3611
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-¿Qué tal... esponja de tierra, y tinta seca? -propongo sonriendo de medio lado, de acuerdo en que el invento no tendrá éxito mientras parezca tan escandalosamente gaijin.

-Mi madre siempre me decía que para un grulla, incluso uno bushi, era bueno saber bailar -digo pensativo, sin especificar si lo decía literalmente o del modo en que se refiere Kuronuma.

Aunque tampoco digo expresamente si bailaba de forma deliberada o simplemente es mi forma natural de ser, aunque supongo que las dos damas ya se habrán dado cuenta a estas alturas de conocerme que es más bien lo segundo.

-He intentado ser sincero, sin parecer inapropiadamente honesto. Es una suerte que eso le haya gustado -concluyo encogiéndome de hombros, a mis propios pensamientos.

-¿Especial...? Pero conocida para las damas, y a la vez suena mal decirlo... Sin duda han conseguido captar todo mi interés, mis señoras -replico con una leve carcajada a sus rodeos para decir aquello.
-Poco hay más intrigante que un Hida afirmando que algo cierto suena demasiado mal como para decirlo -añado con un toque socarrón, mirando a Kotoko como si quisiera decir que lo ha debido aprender de la dama Kakita, lo cual a mi como grulla me parece muy adecuado, ju. ¿Pero qué puede ser tan... tan qué, como para que uun samurai del Clan de los paladines de la sinceridad más desbocada, los Cangrejo, piense que no deba decirse?

-Pero si puedo elegir, prefiero que me lo digan ya -suspiro aún sonriendo de medio lado. Como ya he dicho muchas veces, no me gusta esperar al desenlace de las novelas.

-Y no imagináis lo que tenía pensado para la embajada León -le confieso a Kotoko cuando se une a mi lamento por no poder ver el cuadro de Nozomi en la Grulla.
-Eso me recuerda algo; en condiciones normales, ¿quién suele venir a visitar esta galería? ¿Quien verá los retratos una vez que estén aquí...? -le planteo curioso a Kotoko.

-Es el lugar más seguro, además. Si dentro de doscientos años durante el reinado del Hantei veinticinco se genera una oleada de retrógrado conservadurismo estético, muchas obras de arte podrían acabar en sótanos oscuros o en hogueras, pero las del Palacio siempre vivirán mejor y más seguras, más tiempo.

Así que no sólo es el mayor honor, también es la más alta garantía de lo más cerca que el ser humano puede estar de la inmortalidad, el arte a través de los siglos
-le explico a la Kakita mi punto de vista, como añadido a lo dicho por ella, que suscribo completamente.

-No, no... ya han picado mi curiosidad demasiado como para pensar ahora en volver a bajar. Cualquiera puede ir por esos objetos, yo tengo que... estudiar a mi modelo -bromeo por lo atrevido que es, aunque sea cierto.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Responder