Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Miya Nadesiko
Shisha sonriente
Mensajes: 3444
Registrado: Vie Oct 31, 2008 10:03 pm
Ubicación: Donde mis pies me lleven

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Miya Nadesiko »

"Por eso es el lema de los Cangrejo el "Cáete siete levántate ocho"..." Dijo Kuronuma.

"No todos estamos hechos de piedra, Kuro-chan~"

Kotoko se rió con tu comparación pareciendo que estaba muy de acuerdo o puede sólo que le hiciera gracia el sarcasmo marcado.

"Cuidado, Koji-san, después de todo muchos piensan que el arte sigue siendo un adorno, no vaya a ser que se te olvide."

Te dijo Kuronuma. Como si muchas obras no hubiera terminado de esa forma, como parte de la decoración, no sólo las fusamas.

"¿La verdad?" Sonrió divertida "La verdad es terriblemente aterradora, Koji-san, y es que como artista de la corte no tengo que tener un motivo más que hacer arte. Hay veces que la gente piensa que todo lo que hago tiene un enorme plan detrás de ello pero... ¿acaso no es parte de lo que es una rosa el ser hermosa? Pues a mi me pasa lo mismo, hay veces que si que quiero con mi arte crear una reacción en cadena pero otras, como en aquel caso, sólo era porque hago lo que hago. Y bueno, me gusta a veces arriesgarme y aquello era un poco arriesgado ya que era un movimiento que dejaría al descubierto la mediocridad de alguien a quien le habían ocultado los defectos al mundo... Para mi era una recreación perfecta de mi arte."

Kuronuma no dijo nada sobre lo de desarmada aunque profirió una lobuna sonrisa que te hizo pensar cómo debía moverse aquella mujer armada.

"Yo si que creo en el feng sui." Dijo Kotoko "No creo que todo el mundo pueda dominarlo ni que sea tan sencillo como colocar algo verde en una esquina o un incienso en una mesa, pero cuando estás en ciertos lugares que han sido tratados de esa manera... lo sientes. Ya lo verás. Ese jardín tiene esa sensación."

"En el centro está la corte." Te dijo Kuronuma. "Los salones imperiales y el salón del trono. Las salas de reuniones del Emperador y su Madre y las zonas donde los ministros y altos burócratas trabajan."

"Y en el centro del centro está el trono esmeralda."
Dijo Kotoko.

"¿Por qué el violeta?" Preguntó la Hida. "Cuando te deje acercarte aún más usa tus tres segundos en mirarla directamente a los ojos."

Kotoko asintió.

"Yukirohime no tiene los ojos azules." Dijo la grulla "Los tiene violetas."

"Es muy raro y depende de la distancia pueden parecer azul oscuro o claro con reflejos extraños pero cuando estas cerca y los miras bien son amatista."

"Además de eso" Añadió la Grulla "Ella dice que el color con el que se le presenta Benten-kami-sama más que rosado es violáceo. Así que para ella es símbolo de la diosa en ella."

"Es una persona que creo que ni durmiendo descansa de su fachada."


Te dijo Kuronuma sobre la perfección.
Las dos damas se miraron como si pensaran que cómo no conocer lo que decías y se quedaron pensativas.

"Si puedo pensar en algo no es un lugar es un objeto."

Dijo Kotoko mientras te señalaba que la siguieras por las estancias.

"Es su koto." Comentó Kuronuma."Era de su abuela. Es lo único... real... en este lugar."

Llegasteis a una habitación que daba a uno de los jardines, era pequeña, en colores lavandas, negros y dorados, era extraña la mezcla pero a la vez era armoniosa.

El elemento central era un koto enorme y precioso de madera negra lacado, con ribetes en dorado y en blanco, como copos de nieve que caían por este. No sólo se veía de muy buena calidad sino antiguo en el sentido del que ve lo maravilloso de un objeto que te duplica y triplica la edad, tan hermoso que no pudiste evitar acordarte de Tessen, ya que en cierta manera era como si en aquella sala aquel objeto respirase, no sólo ustedes.
"Oye mi voz, pues es la del Emperador"


"El arte de la guerra es la manera de conservar la paz"

Miya Nadesiko, heralda del Imperio Esmeralda
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Tal vez, pero que un samurai utilice su katana para cortar leña no implica que ésta sea una herramienta de corte y no el símbolo de su honor y su deber. Pues aquí sucede del mismo modo; que el arte pueda decorar no significa que sea decorativo -replico tras pensar un instante en como exponer esta diferencia.
Incluso miro a Kotoko, ya que sin duda ella también lo comprende. Si el arte del bufón fuese únicamente sacar una risotada, podría fingir que se cae al suelo una y otra vez. Pero esforzarse por ser inteligente y mordaz dentro de la elegancia grulla es ir mucho más allá de eso y es lo que convierte ese acto en algo artístico.

-Sólo ella se definiría abiertamente a si misma como "terriblemente aterradora". Los demás sólo lo piensan pero no lo dicen -bromeo divertido dirigiéndome a Kuronuma.
-Pero os comprendo, por descontado. El auténtico arte no necesita una excusa de utilidad, aunque eso no implica que no se le pueda dar -añado volviendo al argumento de ante que le había dado a la dama Hida e hilándolo con lo que Kotoko acaba de exponer.

Dejo un simple "hum" en el aire, esperando comprobar lo de aquel jardín entonces. Toda mi vida he sido bastante escéptico, pero algunas cosas han cambiado desde que llegué a esta ciudad y ahora lo veo todo con una perspectiva diferente, sin prejuicios al menos.

-Ah, el corazón de la corte y el trono en el centro... Entonces si aprovecharon la geometría de ese lugar, interesante -murmuro pensativo. Quizás Nisio o la guardia mágica Seppun añadan que eso favorece ciertos conjuros de protección, y que desde allí cubran todo el edificio hacia el exterior y a la vez confluyan de fuera a dentro. No sería de extrañar, pues los seguidores de la magia de la geometría en la arquitectura suelen afirmar ese tipo de principios.

-Espero que cuando tenga que pintarla me de permiso para mirarla más de tres segundos... Aunque quizás no me convenga hacerlo -sonrío de medio lado resignado.
-Así que es eso, el color de sus ojos... Es cierto que es un color inusual. ¿Los tenía así desde que nació o se le acentuó ese tono al convertirse en la favorita de Benten? -me pregunto curioso, ya que es lógico que si detrás de aquellos ojos están los de la propia Fortuna, haya podido afectar incluso a su color.
No tiene que ser lo contrario que hubiera nacido con ellos, claro; podría haber estado predestinada ya de nacimiento.

-A eso me refería -cabeceo asintiendo, coincidiendo con Kuronuma en que prefiero que el escenario no sea todo una fachada perfectamente diseñada, sino que al menos haya algo más personal.
-¿Un objeto? -pregunto con curiosidad -El koto, claro...

Lo digo antes de llegar, pero cuando entramos en aquella pequeña estancia no puedo más que corroborar lo que habían planteado las dos damas. El lugar parece perfecto y ese objeto domina la estancia de un modo íntimo y personal, lo que demuestra que para Yukirohime no era sólo un instrumento con el que seducir a Okucheo, sino que realmente siente algo al tocarlo.

Estiro la mano, aunque por supuesto evito tocarlo directamente. -¿Qué edad dirían que tiene ese instrumento?
-murmuro curioso, no parece estar muy lejos ya del centenar, casi podría decirse que proyecta vida propia.
-Tú serás el guardián de su legado, de su recuerdo... Cantarás muchos años después de que ella ya no esté, estoy seguro. Así que si la Ama desea que este lienzo forme parte de ese legado, quien mejor para acompañarla que su futuro conservador.

Está tocando para su hijo... Entonces deja el koto a un lado para amamantarlo. No sólo es la madre que lo alimenta físicamente, también espiritual y emocionalmente, cosa que la música simboliza perfectamente...

Hum, me gusta, me gusta... Aunque por supuesto a ella se le puede haber ocurrido otro lugar, ¿creen que le agradará esta idea?
-les pregunto con un leve toque de ansiedad a las dos damas.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Esa es de las primeras lecciones que un artista debe aprender pero creo que de las primera que se olvidan con la frustración"

Kuronuma asintió a eso que decías sobre Kotoko y ella os miró con expresión de "EH! que estoy aqui!" lo cual le hizo aún más gracia.

"La mejor forma de no terminar con arte que parezca una excusa de niños es eso mismo, hacer el arte por el arte y es a lo que yo me dedico en esta ciudad para no olvidarlo nunca... Hacer una gran función diaria."

"Y no le molesta, no."

Añadió la Hida.

"Defensivamente también es más interesante, los Seppuns se conocen los pasadizos del subsuelo como si fueran sus brazos y piernas y en la zona central es donde más hay. Al final el criterio de utilidad por seguridad también es básico."

"Te deje o no deberías arriesgarte." sonrió divertida Kotoko con lo de mirarla a los ojos"Además tienes la excusa que necesitas pintarlos..."

"Yo no puedo hablar por mi porque la conocí ya en la ciudad pero Kotoko, que la conoce de antes o Mizumi dicen que siempre tuvo ese color."

Kotoko asintió.

"Aunque desde que está relacionada con el culto de Benten relucen mucho más que antes."

De la sala, paradójicamente, lo que parece que tiene más vida es el koto, inclusive con ustedes.

"Le oí decir que era un regalo de su abuela, pero que este se lo dio su madre, así que seguramente tendrá al menos... ciento veinte años."

"Puede que algo más, recuerdo que una vez me dijo que ese instrumento había sido confeccionado por un artesano Asahina que murió hace unos ciento cincuenta años más o menos, muy famoso, puede que fuera su última obra o que la hiciera antes, pero lo cierto es que se supone que dicha obra de arte venía con parte de la familia de Yukirohime, con la familia del Emperador de esa época que se casó con una Doji emparentada a ese Asahina y que pasó a la línea no heredera, es decir, a la suya."

Kotoko sonrió ante tus palabras.

"Puede que inclso en el futuro con este mismo instrumento se toquen obras que hablen de esta época en la que vivimos."

"Con suerte no tendrán nada que decir salvo que fue un reinado tranquilo..."

Añadió la Hida.

Las damas miraron a su alrededor, la estancia estaba llena de esos pequeños detalles que no serían los más grandiosos pero que se veían llenos de ciertos detalles. Por ejemplo, las fusamas pintaban el mar en tierras Grullas, pero había cuadros de montañas dragón. El tipo de flores que había representada en las estancia tanto por los arreglos como las pintadas en las cerámicas eran flores de la zona de Ryoko Owari donde la Ama se ocultó años y había elementos que si no eran de una calidad de museo si que se veían, como aquel koto llenos de algo más de vida.

"Esta pequeña sala es la que más usa, creo que es adecuada. Muchas veces el Emperador y ella están aquí los dos a solas. Incluso alguna vez le hemos dado clase al Emperador en esta sala, no creo que sea mala idea."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Esa es de las primeras lecciones que un artista debe aprender pero creo que de las primera que se olvidan con la frustración"

Kuronuma asintió a eso que decías sobre Kotoko y ella os miró con expresión de "EH! que estoy aqui!" lo cual le hizo aún más gracia.

"La mejor forma de no terminar con arte que parezca una excusa de niños es eso mismo, hacer el arte por el arte y es a lo que yo me dedico en esta ciudad para no olvidarlo nunca... Hacer una gran función diaria."

"Y no le molesta, no."

Añadió la Hida.

"Defensivamente también es más interesante, los Seppuns se conocen los pasadizos del subsuelo como si fueran sus brazos y piernas y en la zona central es donde más hay. Al final el criterio de utilidad por seguridad también es básico."

"Te deje o no deberías arriesgarte." sonrió divertida Kotoko con lo de mirarla a los ojos"Además tienes la excusa que necesitas pintarlos..."

"Yo no puedo hablar por mi porque la conocí ya en la ciudad pero Kotoko, que la conoce de antes o Mizumi dicen que siempre tuvo ese color."

Kotoko asintió.

"Aunque desde que está relacionada con el culto de Benten relucen mucho más que antes."

De la sala, paradójicamente, lo que parece que tiene más vida es el koto, inclusive con ustedes.

"Le oí decir que era un regalo de su abuela, pero que este se lo dio su madre, así que seguramente tendrá al menos... ciento veinte años."

"Puede que algo más, recuerdo que una vez me dijo que ese instrumento había sido confeccionado por un artesano Asahina que murió hace unos ciento cincuenta años más o menos, muy famoso, puede que fuera su última obra o que la hiciera antes, pero lo cierto es que se supone que dicha obra de arte venía con parte de la familia de Yukirohime, con la familia del Emperador de esa época que se casó con una Doji emparentada a ese Asahina y que pasó a la línea no heredera, es decir, a la suya."

Kotoko sonrió ante tus palabras.

"Puede que inclso en el futuro con este mismo instrumento se toquen obras que hablen de esta época en la que vivimos."

"Con suerte no tendrán nada que decir salvo que fue un reinado tranquilo..."

Añadió la Hida.

Las damas miraron a su alrededor, la estancia estaba llena de esos pequeños detalles que no serían los más grandiosos pero que se veían llenos de ciertos detalles. Por ejemplo, las fusamas pintaban el mar en tierras Grullas, pero había cuadros de montañas dragón. El tipo de flores que había representada en las estancia tanto por los arreglos como las pintadas en las cerámicas eran flores de la zona de Ryoko Owari donde la Ama se ocultó años y había elementos que si no eran de una calidad de museo si que se veían, como aquel koto llenos de algo más de vida.

"Esta pequeña sala es la que más usa, creo que es adecuada. Muchas veces el Emperador y ella están aquí los dos a solas. Incluso alguna vez le hemos dado clase al Emperador en esta sala, no creo que sea mala idea."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Eso es muy cierto. Por eso yo creo que he contado con una ventaja inestimable... bueno, más de una, pero en concreto hablo del hecho de que yo no soy artista de profesión, así que no he tenido que enfrentarme al dilema de si lo que quería pintar era lo que el público quería ver o no. Simplemente he realizado mi función, como dice Kotoko-san, y que haya gustado o no ha sido algo de lo que ni siquiera me he preocupado conscientemente -me encojo un poco de hombros con una leve sonrisa, reconociendo que todo podría haber salido al revés y yo habría seguido haciendo lo mismo. No me habría dado para vivir de ello, pero ahí está la suerte de haber vivido por mi espada y no por mi pincel.

-¿Así que no es un mito que todo el suelo donde se asienta Otosan Uchi está plagado de túneles desde un extremo a otro de las murallas exteriores, interiores y la propia ciudad prohibida? -le pregunto a la Hida con curiosidad.

-Ya, ¿y si me enamoro al mirar demasiado tiempo los ojos de Benten? Sería un desastre si en ese momento no quedasen vacantes en la Guardia Rosa -bromeo con socarronería con Kotoko, especialmente con ese rumor más o menos fundado sobre que la mayoría de esos samurais están enamorados de Yukirohime.

-Quizás estuviera predestinada mediante un poderoso vínculo con la Fortuna desde su nacimiento... O no. Quien sabe, aunque el hecho es que al final si se han vinculado. ¿Es un color habitual en su línea familiar de sangre? -murmuro sobre ese atípico color de ojos. Suele ser un rasgo hereditario, los grullas lo sabemos bien, así que es raro si en la familia de Yukirohime no era dominante.


-Ciento veinte... ¿Y Nisio-sensei nunca se ha interesado por este objeto? -curioseo sin darle demasiada importancia. A fin de cuenta la Miya hace cosas por su cuenta y todos quien más quien menos se han acostumbrado a no hacer demasiadas preguntas.

-Veo más probable que en el futuro sea este instrumento quien cante las historias de la época en la que hemos vivido... Ya saben... por eso de haber superado los cien años de vida, ju. ¿Qué tal una especie de ave cantora, delicada y grácil y con una voz perfecta, y todo tipo de poemas y cantares aprendidos que a lo largo de ese tiempo hubieran sido tocados en sus cuerdas...? -les digo expresando a qué me refiero, a ese tipo de objetos que adquieren consciencia propia.
-En cualquier caso... bueno, que no haya sangrientas batallas no implica que deba pasar a la posteridad como un reinado tranquilo, Kuronuma-sama. Hay muchos periodos históricos de los que apenas se habla por falta de relatos apasionantes que cantar, pero ahora mismo sabemos que Benten-Kami domina la corte con su suave mano... Eso suele generar de todo menos aburrimiento, ju. Quizás en esta misma corte se canten los romances de esta época durante siglos.

Puede que Hanashirusato-sama no vaya nada desencaminada -añado sonriendo de medio lado, recordando cuando ella afirma estar escribiendo historias que podrían perdurar cientos de vidas.

-Aunque reconozco que no es como una Hida normalmente sueña con pasar a la historia y que su nombre se recuerde, en poemas de estilo romántico, pero... como a esas alturas ya os habréis convertido en Fortuna de la Paciencia, no os afectará demasiado -bromeo con la dama de piedra sobre el hecho de convertirse en una de las muchas posibles protagonistas de una nueva "Los Tres Reinos", pero sin tantas batallas.

-Una hermosa representación simbólica del Imperio a sus pies... -suspiro fijándome en que hay elementos que recuerdan varias provincias de Rokugan, como si cada Clan hubiera realizado su propia ofrenda para construir esta sala.
-Decidido entonces -sonrío eufórico -En lo que a mi respecta al menos. Quizás la Ama nos sorprenda con su propia elección... ¿Qué lugar piensan mis señoras que podría desear escoger ella? ¿Es posible que esta sala estuviera entre sus propias opciones?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Eso es una suerte sin duda en tu camino o podría haber sido puesto de esta forma por los dioses, después de todo el arte se cruzó en vuestro camino en un momento muy concreto ¿no? ¿Cómo negar entonces esa clase de "casualidad"?"

Te dijo la Hida.

"No. No es un mito. Toda la Ciudad Prohibida es un enjambre pero no sólo esta, también la ciudad, aunque los túneles en esta son más problemáticos debido a los continuos seísmos, pero los que están en esta parte están revestido, como las Murallas, de una magia muy poderosa."

"Y sólo los Seppuns saben guiarse allá abajo, por supuesto."

Kotoko se rió e hizo un aspavientos con la mano

"Baaaaaaaaaah! Tranquilo! Si eso es lo que te preocupa la Guardia de la Rosa no tiene número exacto de miembros juju Por qué será...."

"Bueno, dicen que en la familia de Yukirohime-dono han nacido más de una vez personas con ese color, sobretodo porque su familia desciende de la primera de las hijas de Hantei Genji, Hantei II, la cual decían que tenía ese tono de ojos. Su familia se ha ido ligando siempre a los segundos herederos y más cercanos al trono haciendo que sea complicado negar que ella misma podría y es una Hantei."

Comentó esta.

"¿Nisio-sensei? Hum... Bueno, no más que en otros objetos de este lugar, aunque... ¿sabes quién si que está muy interesado en este objeto? Hotaru." Comentó Kotoko.

"Mejor no entramos ahí." anunció la Hida, pero Kotoko se encogió de hombros como si dijera "yo sólo he respondido".

"Pues espero que sea un youkai entonces para que la historia sea aún mejor."

Sonrió Kotoko.

"¿Pero sería tan malo? Es muy sarcástico que yo lo pregunte, la verdad, toda mi vida batallando y a punto de morir cuando se me impidió...."

"Yo estoy muy orgullosa por ti por eso, Kuro-chan."

"Que hayamos llegado al punto en el que pensemos que Hana-san es la que podría estar en lo cierto de todas las versiones es cuanto menos escalofriante." Sonrió la Hida.

En mitad de aquella sala se sentía un poco como si el Imperio estuviera presente, había elementos de cada parte que armonizaban y destacaban en sus sitios y a la vez el ambiente no se superponía a las personas que pudieran estar allí mismas, como si fueran dioses en el Tengoku por encima del Ningen-do.

"Creo que tu idea de amamantar en la sala del trono hubiera sido demasiado así que si... para un cuadro como ese es mejor este lugar."

"Además... ese cuadro será sin duda el preferido del Emperador y un lugar como este en el cuadro le recordará siempre a lo que los demás no saben de su vida, de la parte que es suya y de su madre, de una parte más íntima y única, cuando ella no nesté su cuadro y su presencia seguirá estando y eso es lo que ella quiere." Asintió.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Hace unos días habría respondido que sin duda fue toda una suerte... -suspiro dejando en el aire que ahora no lo diría convencido. De no haber sido por la pintura quizás no habría sanado y, sin la conexión con el mundo del arte, quien sabe si Yashiko me hubiera "reconocido" siquiera... -En fin, es gracioso que yo precisamente diga esto, pero me temo que el hecho de que todo hubiera sido una concatenación de afortunadas casualidades es sin duda la opción más improbable por lógica -sonrío resignándome a haber estado equivocado mucho tiempo.

-Vaya. ¿Entonces tampoco es una leyenda eso de que dichos túneles están poblados por... esos seres... cómo los llaman... Nezumis, eso es, Nezumis? -le pregunto a la dama Hida, ya que se supone que dichas criaturas sólo habitan en los bordes de las provincias Cangrejo, al menos en lo que a la superficie se trata.

-Ah bien, es bueno saber que no tendría que desesperar en soledad -bromeo siguiendo el comentario de Kotoko sobre que siempre podría ingresar en la Guardia por muchos desgraciados que ya hubiera allí.


-¿Hotaru? -repito pensativo. No me suena ese nombre, o al menos no caigo en este momento. Estoy a punto de preguntar más detalles pero entonces la dama de piedra avisa que no es algo de lo que hablar a la ligera, y me quedo con las ganas.

-¿Malo? No, porqué iba a ser malo... Todo lo contrario. ¿Por qué debería ser glorioso participar, y eventualmente morir o no, en una épica batalla, y no serlo también vivir un épico romance... al que del mismo modo podríamos sobrevivir o no?

Lo que define al samurai no es su espada, sino la pasión con la que la empuña. Por eso da igual que un campesino utilice una, seguirá siendo un campesino.
Así que ahí está la clave de lo que significa ser un samurai, las pasiones que nos atan a la Rueda del Karma. Más concretamente, de cómo tratamos una vida tras otra de conseguir entenderlas y dominarlas en vez de dejarnos arrastrar y atar por ellas.
Y claro está que el campo de batalla es un escenario propicio para conseguir esa sublimación, pero resultaría inocente pensar que no se puede lograr también en la corte, o en los salones de Benten-Kami... Después de todo, ¿acaso los iluminados no dejan de decirnos que existen tantas formas de iluminarse como almas hay? Si todo se redujera a la guerra, esto sería contradictorio.

Así que es posible, sólo posible, que no se recuerden demasiadas batallas de esta era, pero eso no significa para nada que los poetas no repitan el nombre de Hida Kuronuma dentro de doscientos años, o el vuestro Kotoko-san, o ambos...

Y si, es sin duda un poco desasosegante pensar que después de todo quien podría llegar a escribir tal épica fuera precisamente la dama Hanashirusato-sama, más que nada porque implicaría reconocer que tantos otros se han equivocado al desconsiderar su empeño
-concluyo al final sonriendo de medio lado, encogiéndome de hombros levemente.


-Hum, unos cojines aquí... La luz filtrada por esa ventana, no demasiada... un ambiente tenue que transmita intimidad... y que sea la propia presencia de la protagonista del retrato quien parezca iluminarlo todo a su alrededor... creando ese contraste de claros y oscuros que la señalan sin duda a ella... como el centro de la composición.

Así es, si ellos han tenido un confortable espacio de intimidad en esta estancia, el retrato siempre transportará al Emperador a esos recuerdos, con lo que la obra tendrá un gran valor añadido para él personalmente...

Es emocionante, al menos para mi os lo aseguro
-les confieso con una sonrisa sincera, cuando una futura obra se muestra por primera vez como esa idea primigenia de la cual brotará el arte.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Hay que ver lo duro que se nos hace a los humanos reconocer la presencia divina, del karma y del destino en nuestra vida ¿verdad?"
Sonrió divertida Kotoko.

"No todo el mundo tiene asumido como tu que lo que es es lo que será." Le dijo Kuronuma. "Es una forma de vivir muy peligrosa esa tuya la que hace que seas como una berseker de la corte."

"Pero es que piensalo! No somos más que lo que somos y confiar en la divina providencia es en realidad lo único que nos queda."

"Así de absurdo y de cierto..." Masculló la Hida.

"¿Nezumis?" Dio de pronto una carcajada y movio la mano negando. "Oh no, cielos, no sabrían qué hacer en este lugar, los nezumi son mucho de más al sur... no tienen nada que ver con esto ni quieren..."

"Ah, por supuesto que no, esto es la capital! nunca uno desespera solo si no quiere, hay hasta grupos de apoyo o de odios comunes ¿cómo no va a haber para llorar juntos?!"

Las dos damas se quedaron calladas escuchando tus palabras y se miraron la una a la otra.

"Habla bien aquí mi hermano ¿neh?"

Bormeo Kotoko usando lo de hermano por ser hermano de clan, obviamente. Kuronuma sonrió de medio lado.

"Está claro que quien compara la corte con el mar se equivoca, es el cielo y el cielo las grullas son las reinas."

"Si, se suelen usar cojines en esta sala, sobretodo cuando el Emperador está."

Comentó Kotoko.

"Sólo en lugares muy específicos como este" comenzó diciendo la Hida "Se le permite al Emperador ser sólo Kiyasu.Y sólo en momentos determinados y con personas determinadas y nunca en demasiada compañía."

Kotoko asintió.

"Al Emperador le gusta leer tumbado, por ejemplo." Dijo la Grulla. "Algo que su madre sólo le deja en ocasiones contadas, porque no es bueno para su postura, pero le gusta por recuerdos de su pasado, así que negarle eso sería negarle lo pasado juntos así que le acota esos momentos, de ahí el uso de cojines."

"Es un uso más inteligente de Yukirohime-dono de sus habilidades y del uso de los recuerdos a su favor, además de algo necesario para la crianza de un Emperador."

"Y no sólo de este, seguro que vuestras madres también os querían quitar alguna costumbre que no era del todo buena pero os dejaban puertas a hacerlas porque no podían evitar que fueran parte de vosotros mismos."

Dijo Kotoko haciendo que Kuronuma meditase aquello.

"A mi me pasaba." Dijo la grulla. "Siempre llevo el pelo recogido por algo." Se lo señaló. "De pequeña jugaba mucho con mi cabello y mi madre siempre insistía en que era un gesto que las niñas podían permitirse pero no las mujeres y menos en la corte, así que empezó a recogerme siempre el cabello."

Y ahora que lo pensabas en todas las veces que habías visto a Kotoko y de todos los peinados extravagantes que llevabas jamás le habías visto llevar un mechón suelto.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-El problema de la divina providencia no es confiar sino entenderla... Tal como yo lo veo, digamos por ejemplo que un acróbata se dispone a cruzar por un cable suspendido en el aire, y lo hace confiando en el destino que los dioses hayan escogido. Si tiene que caer, caerá, si tiene que cruzar, cruzará... Pero quizás la divina providencia le haya dado una red para que la extienda debajo del cable, porque es su voluntad que sobreviva a la caída. El acróbata simplemente no lo ha entendido, cae y se despeña.

¿Ven lo que quiero decir? Su destino era sobrevivir teniendo la precaución de extender la red de seguridad con la que los dioses le habían agraciado. Falló no porque la divina providencia quisiera que fallase, sino porque no utilizó los dones que le fueron dados.

Metafóricamente, eso vale para cualquiera. No puedes "confiar" en los dioses cuando tienes los ojos cerrados a la mano que te están ofreciendo. ¿Dónde está escrito que un coro de ángeles deban recogerte durante la caída, si ya naciste con alas?
-les planteo a las damas, siguiendo el hilo de las intervenciones divinas y el destino.

-Ah... -contesto chasqueando la lengua con cierta decepción ante la idea de que no haya ninguno de esos nezumi allá abajo -Lástima, me habría gustado conocer a uno algún día -suspiro resignado. Supongo que no todos los mitos pueden ser ciertos.

Luego no puedo evitar soltar una carcajada al comprobar como las dos me miran después de mi discurso sobre lo que significa de verdad nacer samurai.
-A veces tengo mis momentos filosóficos, no me lo tengan en cuenta mis señoras -bromeo socarronamente.

-Pues eso lo hace un entorno aún más interesante. Porque la escena de amamantarlo realmente nunca se dio aquí en la realidad ya que el Emperador ya era mayor cuando Yukirohime-dono regresó a la capital, si no me equivoco. Por supuesto el joven Hantei tampoco puede recordar aquellos momentos. Sin embargo podemos relacionar esta intimidad, estos buenos momentos vinculados con esta estancia con el recuerdo de aquellos primeros meses de vida donde Kiyasu era especialmente vulnerable, a través del escenario...
Eso le dará un valor emocional a la pintura que sólo el propio Hantei podrá percibir, como un mensaje cifrado. El tipo de valor añadido que la Ama deseaba por encima de lo que la escena significase para cualquier otro espectador que pueda contemplar el cuadro
-reflexiono en voz alta, cuando Kotoko comenta esto sobre las madres y su empeño por erradicar las malas mañas, a veces con más éxito que otras dependiendo de la tozudez del niño en cuestión.

-Hum... bueno mi madre siempre me regañaba mucho porque yo tenía la costumbre de enfadarme y maldecir cuando algo me salía mal. Yo trataba de explicarle que era una forma en realidad bastante sana de canalizar hacia fuera de uno mismo la frustración, como cuando se focaliza la energía del chi a través del grito del iai. Por supuesto ella sólo veía la falta de etiqueta en ello, pero mi padre se reía, lo que no ayudaba en nada a que mi señora madre se lo tomara mejor, ju, ju...

Al final comprendí dos cosas. La primera que era mejor si maldecía sólo de pensamiento y expiraba despacio varias veces. Y la segunda, que cuando tuviera hijos sería su madre quien tuviera que hacer el trabajo duro de corregirlos y yo podría malcriarlos, lo que me compensaría las veces que a mi me castigaron de niño
-confieso al final sonriendo con sarcasmo, pensando que quizás cierta Doji no le viera ni pizca de la gracia en aquello.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¡Entonces no es fe!
La divina providencia no se debe confundir con ser absurdo, sólo en que las cosas están por un motivo y pasan por un motivo.
Casi pierdes la posibilidad de luchar como guerrero y aqui estas, como artista años más tarde.
Eso es la divina providencia."


Te replicó Kotoko.

"No, creeme, no quieres conocer ninguno." Negó la Hida"Su te repele alguien que es incapaz de saber qué platos van primero cuando se sirven en la mesa que otros o quien es incapaz de apreciar lo que es un kimono bien puesto o el arte no puede disfrutar de conocer a un hombre rátido de dos metros de altura, encorvado."

"Le gustará porque al cuadro le dará el extra de poder que desea, en un doble mensaje íntimo que sólo parece llegar a dos personas, aunque en este caso seamos más los que sabemos el mensaje sigue siendo una experiencia real que sólo ellos han compartido..."

Asintió sobre el lugar y lo que transmitiría.

"De hecho que en cierto sentido esta sala sea reconocible para algunos de nosotros pero no en general le da un aspecto más global al tener partes de todos los lugares del Imperio... es una constatación más patente que una visión así de una especie de madre creadora cual diosa es algo que pasa en todos los lugares y a la vez que ella está por encima de todas las conocidas como una propia Amaterasu en esta tierra..."

"Oh cielos... Me acabo de dar cuenta de una cosa..." Musitó Kotoko"Si que puedes presentarla como una Amaterasu y sería el punto álgido de todo, después de todo Okucheo igual que el señor Luna trató de acabar con su propio hijo... Sin duda Kiyasu es la encarnación del Hantei en esta historia... ¿Puede haber algo que la haga estar más orgullosa y que el tema sea más potente que eso?"

"Os estáis jugando con esa forma de pensar que no sólo vuestro hijo termine castigado en el futuro, os lo advierto."

Sonrió Kuronuma.

Se oyeron unos cortos pasos por el pasillo y como si las dos damas tuvieran orejas de perro levantaron la vista y asintieron entre ellas.

"Hana acaba de entrar en las estancias."

Te dijo Kotoko avisándote de ello. No dio tiempo de mucho más porque la fusama de la puerta estaba entreabierta y se vio entrar a la dama de compañía que aquella mañana parecía especialmente contenta con su forma de vestir recargada y llena de negros, dorados y morados con unos preciosos bordados y telas, accesorios y detalles.

"Buenos días."

Saludo a los presentes.

"Iba hacia la zona del trono, para las audiencias preliminares, cuando me enteré que estabais en estas estancias y el motivo, claro, las paredes en esta Ciudad pueden ser pájaros cantores."

Se tapó la boca con su abanico.

"Enhorabuena Koji-san, parece que su aventura artística... continua..."

Luego miró en derredor viendo la sala en la que estábais y os miró a continuación interrogante.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-A eso me refiero. Siempre suele resultar más frecuente que la mayoría se quede en el estereotipo maniqueísta de la fábula en la que el devoto cruza las llamas sin quemarse porque ha puesto su destino en manos de los dioses, cuando en mi opinión lo que los dioses nos han dado para sortear el fuego es la inteligencia para dominarlo sin necesidad de tocarlo.
Así que estamos de acuerdo en lo sustancial; lo que me ha hecho llegar aquí es el destino, pero éste no llega si te sientas a esperar, debes salir a su encuentro y buscarlo
-le explico a Kotoko lo que yo había querido decir, que no es contradictorio con su pensamiento sino al contrario.

-No, no... creo que me confundís con uno de mis afectados hermanos Doji, Kuronamu-san -bromeo con una sonrisa inocente -Yo nunca esperaría de un samurai que se comportara como una rata, ni por tanto de un hombre rátido que actuara como un humano, ¿dónde quedaría el interés de conocer a alguien tan diferente, si fingiera actuar como algo ya conocido? -le contesto a la Hida, refiriéndome a que para mi las normas de la etiqueta de las que habla sólo tienen sentido entre los samurai, y en algunos casos en la corte, por lo que no me repelería alguien que no las sigue si no es un rokuganí y por tanto no tiene ningún motivo para seguirlas.

Aún así... en fin, da igual. Si no hay de esos nezumis por aquí, dudo que nunca llegue a conocer a ninguno.

-Justamente. Incluso aunque unas pocas personas más sepan descifrar el mensaje íntimo entre esas dos personas, una cosa es conocerlo y otra haberlo experimentado y eso me temo que sólo lo pueden decir madre e hijo. Es lo bueno de esta clase de simbología; no necesito tanto crear el sentimiento como despertar el que ya está guardado en la memoria de aquel que mira el lienzo.

Evidentemente eso sucederá también a cualquiera que mire el retrato de la Ama, pero el cariz de esos otros sentimientos ya dependerán de la experiencia de cada cual hacia Hantei Yukirohime-dono, lo que en realidad le dará mucho poder cuando invite a alguien a ver la obra y observe su reacción al descubrirla
-sonrío de medio lado mirando a Kotoko. Si ese efecto ya era poderoso con alguien como Satomi o Nozomi, con un cuadro de la Ama se multiplicará. Es justo la clase de exposición inconsciente en los demás que alguien como la bufón puede disfrutar, ju.

-Eso tiene sentido incluso desde un punto de vista compositivo. En realidad la mayoría de obras canónicamente aceptadas que tratan el tema del amamantamiento tienen como protagonistas a Amaterasu-Kami y a Hantei-Kami, para recordarnos que el fundador del Imperio surgió directamente de los principales dioses del universo, se alimentó de su esencia.
Entonces usar esta composición asociará directamente las dos imágenes, Hantei con Hantei y Amaterasu con Yukirohime
-asiento sobre algo que ya había considerado, y que como dicen plantea un paralelismo que tiene bastante sentido teniendo en cuenta las circunstancias, Okucheo y el propio linaje de Kiyasu.

-Entonces tendré que tener la precaución de casarme con una dama que comprenda que los artistas siempre mantenemos cierta parte de nuestra alma en una permanente, pero inocente, niñez -le sonrío de medio lado a la Hida, la cual estoy seguro que entiende lo que le digo porque puede comprobarlo día a día en Kotoko, ju, ju.

¿Hana? Me pregunto para mi mismo al decirlo ellas. ¿Cómo pueden saber de quien son los pasos si...?
No me da tiempo a terminar de preguntármelo, porque la dama Otomo aparece tal como fue anunciada. No dejo de maravillarme del oído que las damas han desarrollado.

-Otomo Hanashirusato-sama, es un placer volver a veros -le saludo con una reverencia exquisita y fluida pero con tintes marciales, como es usual entre los bushis Kakita. Y por supuesto muy profunda como corresponde a su estatus.

-Os agradezco de corazón la enhorabuena, mi señora. Mi historia no ha concluido aún, así es -sonrío mostrándome honrado por ello.
-Tras la adquisición por parte de la Gran Madre de toda mi serie, y el encargo de un lienzo protagonizado por ella misma, he recibido su permiso para recorrer la Ciudad Prohibida en busca de posibles escenarios donde realizar el retrato -le explico a Hana tras su mirada interrogante, siendo obviamente las otras dos damas quienes me están acompañando en el proceso tanto como guiándome.
-Enseguida me he enamorado de esta estancia. Aquí se combinan tanto el amor entre madre e hijo como una representación de todo Rokugán alrededor de la luz divina que le guía.
Y este maravilloso Koto, por descontado
-añado como un toque personal de la propia Ama que hace el lugar más apropiado aún.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Yo creo que quien se mete en las llamas como un idiota también estaba previsto por los dioses, pero para reirse de él Piensalo, la eternidad es muy larga, tienen que tener alguna clase de diversión."

Se rio Kotoko como si dijera "yo lo haría"

"Entonces quizás os resultaran curiosos..."

Pero sólo entonces, comentó esta sobre los nezumi.

"Creo que llegará a haber alguna muerte causada por ese cuadro...."

Murmuró pensativa Kuronuma.

"Oh... dalo por hecho, directa o indirectamente quien lo vea y no tenga la reacción adecuada estará muerto ya sea de manera literal o en vida..."

Asintió la bufón.

"Tiene un sentido que no deberías perder... es demasiado poderoso y..."

"Tendrás que tener cuidado." Te advirtió Kuronuma"Nadie podrá evitar que lo hagas ni podrá hablar mal de ello pero a más cerca estás del sol más cerca de quemarte."

Estar muy cerca del Hantei y de la Ama tenía ese ritual de danzar sobre la hoja de la espada.

"Buscad bien entonces o terminaréis sacado a la calle a dormir."

Bromeó con lo de tu mujer.

Estabais hablando cuando la dama Hana entró y te saludó tras tu reverencia con una elegante réplica marcando en su expresión esa mirada ávida que solía portar consigo.

"Oh... Noriko-san estará deleitada al saber que por fin vuestra obra va a tener sede permanente aquí... aunque váis a hacer llorar a muchos más allá de las murallas esmeraldas...."

Se rio tras el abanico como si aquellos llantos le parecieran una parte de lo más divertida.

"Oh... así que finalmente...."

Miró por la estancia y asintió despacio.

"Tras haber elegido un autor Satomi-sensei para una obra en la que se la recrease empezaba a quedar patente que aquellas personas que han tenido... dificultades... a la hora de encontrar un autor adecuado van a empezar a pensar en vos... Y más cuando esto se sepa, claro."

"Su Alteza Imperial aún no ha dicho cuándo."

"Oh... bueno, bueno, Kotoko-san, no os preocupéis por esos detalles, será cuando deba ser..."

Comentó esta mientras hacía un aspaviento con la mano como si dijera que de ella no saldría.

"¿Va a seguir esta obra su línea de personajes vistos desde la visión de Benten-sama?"

Te preguntó.

"Creo que esta ciudad no ha sido bendecida con una oleada hacia el culto tan importante desde que hace un año se abrió la última de las Escuelas de Buenas Esposas aquí... la Fortuna debe sentirse pletórica...."

Comentó mientras se abanicaba.

"Como parte del culto por supuesto yo me siento muy animada con vuestras obras, claro... Soy una seguidora y alguien que apoya al máximo todo aquello que es tocado por el amor, ya lo sabéis..."

Comentó mientras dejaba una leve caída de ojos divertida.

"¿Habíais dicho que íbais a las cortes preliminares esta mañana?"

De pronto preguntó Kuronuma como si hubiera caído en algo. La Hida alzó una ceja y la Otomo se rió bajo mientras se tapaba la boca con el abanico.

"No hay quien os engañe ¿neh Kuronuma-san? No perdéis una... el Cangrejo no sabe lo que pierde contigo si no apoya más tu posición en la Ciudad Prohibida... He visto cortesanos experimentados menos hábiles que vos..."

La Hida negó con la cabeza.

"¿Es algo que la Gran Madre ha dicho?"

"Decir... no decir... Hay cosas que no se dicen pero existen desde siempre y hay cosas que se dicen y que tardan en ejecutarse más que un acueducto...

Mi trabajo, Kuronuma-san, como ya sabéis, es estar atenta para cuando pase estar ahí... y estas audiencias son muy importantes porque podría pasar..."


Miró hacia ti y señalandote con el abanico un segundo sonrió diciendo:

"No sois al único al que tengo que casar...
Hay tratos en el aire muy interesantes que deben ser validados y designios divino de Benten-kami-sama que poner a prueba..."


Sonrió divertida.

"Bueno... y ahora si me lo permitís, como he dicho tengo que ir a las reuniones matutinas..."

Se despidió de ustedes y salió dejando la sala en silencio. Viste como las dos damas de compañía te hacían una seña hasta que el silencio fue total y entonces se miraron.

"¿Tu sabías algo?" Le preguntó Kotoko a Kuronuma.

"Lo mismo que tu, lo que comentamos tras el banquete."

Kotoko asintió.

"Se mueve rápido, pero es normal, en estas reuniones van a llegar mucha gente que podrá ser relevante el día de mañana, es el mejor momento para que Hana haga su mayor trabajo..."

Las dos damas se miraron y asintieron y entonces supiste a lo que se referían... Una mujer para el Emperador.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Eso es... muy posible -le concedo con una carcajada tras pensármelo un poco. Los días deben pasar muy despacio cuando se es inmortal, si.

-Es una pena, ya que la mayoría que acuda a ver el cuadro estarán predispuestos a actuar de forma rígida al saber que se trata de una imagen de la Gran Madre. No me refiero a las muertes no, sino a que se pierda la espontaneidad de descubrir una obra inesperada, ese sentimiento es único y estando sobre aviso se pierde bastante...

¿No creen mis señoras que sería una especie de broma "divertida" ocultarle a la corte quien es la protagonista del lienzo, para que así los espectadores pudieran disfrutar de esa sensación de la que hablaba?

Ya se que al haber venido esta mañana aquí enseguida habrá rumores, pero... no se, supongo que podríamos dejar caer el rumor de que la modelo es otra dama, como por ejemplo vos Kotoko-san, Kuronuma-san... o ambas, y que el objeto de mi reunión con la Ama era adquirir todos mis cuadros. Apuesto a que sería un juego interesante para la corte -planteo de pasada, sin darle realmente mucha importancia sino más bien como una hipótesis que sería entretenida de llevar a cabo por la dama Kakita y de ver luego las reacciones de cada cual al encontrarse de sopetón con la verdad. Un "inocente" juego cortesano, para encontrar no sólo a quien reacciona positivamente al descubrir a la Ama sino también a quien es capaz de desentrañar la verdad tras un rumor, y quien no.

-De hecho, sigo pensando que un cuadro de ambas tiene mucho potencial -añado pensativo, esta vez más en serio.

-Eso es cierto, pero tampoco creo que sea una comparación filosóficamente criticable. Se que a menudo muchos grandes señores han usado el arte para mostrar una visión divina de ellos mismos que roza la blasfemia, pero en este caso... no se trata de insinuar que Hantei Yukirohime ocupe el lugar de Amaterasu en el cielo, sino simplemente de establecer un paralelismo plenamente aceptado por los sacerdotes; que es la creadora del Hantei, que lo ha protegido de la muerte, y que ha sido la luz que ha guiado a Rokugan fuera de las tinieblas en las que se encontraba el Imperio.
El hecho de que sea representada amamantando a su hijo, y que hasta ahora la mayoría de artistas sólo se hubieran atrevido a colocar a Amaterasu en esa escena, es tanto una simbología como un progreso hacia la aceptación de la belleza de tal acto materno -les explico mi visión del asunto. No pretendo glorificar a Yukirohime más de lo que merece, que es bastante pero ella ya se basta sola para eso, sino a la propia belleza que Benten le ha concedido, y que por tanto si posee un carácter notoriamente divino.

-Bueno, mientras ella luego quiera salir a dormir bajo las estrellas conmigo... -le contesto a la Hida sobre mi mujer, pensando en Yashiko y en aquella pasada noche. -Se que es difícil, por eso creo que la dama Hanashirusato-sama tiene trabajo por delante. Pero no en vano es la mejor -añado optimista.


-Siempre hay alguien que llora... Aunque lo bueno de esta situación será que "sólo" tendrán que hacerse merecedores de acceder al Palacio Imperial para poder contemplar esas obras por las que habrían llorado -sonrío a la dama Otomo al decir aquello, porque en parte es una crueldad tenerlo tan cerca y a la vez tan lejos, pero por otro lado también es una oportunidad para cualquier samurai durante siglos por venir, cosa que en una colección privada quizás nunca tendrían.

-Cierto, mi señora Otomo. Siempre me ha gustado la exclusividad, corre sangre grulla por mis venas, así que ser capaz de reflejar la verdadera esencia de las personalidades más complicadas e interesantes vinculadas con la Fortuna del Amor Romántico, es todo un honor para mi -le agradezco a Hana con un cabeceo muy cortés, sin ocultar una velada observación sobre el hecho de que ella es sin duda también una de ellos y que quizás algún día me dejase retratarla en las circunstancias que ella deseara, como una especie de escribana o relatora de la Diosa.

-Por supuesto... ¿Cómo se podría mirar a Su Alteza sino es a través de los Ojos de Benten? -bromeo con el doble sentido de las palabras, que además es cierto en los dos.

Después cabeceo galantemente al decirme de aquel modo tan particular su verdadero interés por los asuntos del amor, y entendiendo a qué se refiere respecto a mi, no puedo más que concederle con mi gesto la razón en ello de una manera tan agradecida como endeudada por mi parte.

Luego me quedo un poco más al margen observando como las damas hablan entre ellas y todo lo que dicen no sólo con sus palabras sino con su lenguaje gestual y también con sus silencios. En la corte todo dice algo de todos.
Kuronuma adivina que el propósito de Hana es estar cerca porque sospecha, o sabe, que la elección de la esposa del Emperador está cerca. No es que las embajadas desconocieran ese hecho por lo que la propia Aki trata de maniobrar con Kohane-san, pero que Hanashirusato esté presente seguramente lo convierte en algo inminente. O esa es la conclusión lógica.

Me inclino de nuevo a modo de despedida mientras se marcha de la sala, y luego quedo a la expectativa de lo que las otras dos damas quieran decir.

-¿Entonces quiero eso decir que la elección está más cerca de lo que se suponía? -les pregunto a ambas su opinión.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8152
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Bueno... no todo puede ser perfecto, la verdad, pero si te sirve de consuelo seguro que no todo el mundo consigue hacer lo que debe y por eso nos encontramos alguno que lo sienta realmente."

Sonrió de medio lado.

"Aunque siempre podríamos hacer como en tu primera obra y en la apertura hacer un truco para que piensen que no están siendo vistos."

"No caerían dos veces en la misma trampa...."

"Ese es tu problema, tu eres quien tendrías que idear una treta que fuera creíble...."

"¿Me estás retando?"

"No porque sé que es casi imposible..."

"Eso es un reto."

"Puede..."

"Puede que lo acepte..."

Sonrió de medio lado Kotoko.

"Oh, pero yo pensaba que de verdad íbamos a ser pintadas."

Dijo con lo del "rumor" como si aquello "la indignase"

"Una vez más la diferencia entre el arte que es sacrílego y sagrado está en quién... y ella sin duda está en ese punto que lo sabe."

No sólo cómo se hace sino quién lo hace.


"Lo que hay en estas salas es un tesoro que no a todo el mundo les debería ser revelado, así que siéntase como debe, exclusivo, si su obra es de las más conocidas y a la vez poco vista, como esas obras que hay en la colección privada de la Gran Madre."

Comentó Hana.

Una vez que la casamentera está fuera las dos damas se vuelven hacia ti.

"Sin duda, eso significa que no habrá boda inminente pero si que habrá una consorte en palacio."

Kuronuma asintió.

"Verás, en el tiempo de Hantei Genji, donde la poligamia y la poliandria era normal antes que el Hantei se casase con ninguna de sus esposas estas pasaban en un estadío de "prometida" del Emperador que las hacía vivir en palacio y ser educadas para ser las esposas de este, de tal forma que la boda se podía posponer y tener un lapso de tiempo mejor para la corte.

Sin duda la Ama ha desenpolvado eso. Kiyasu es joven, pero está claro que un Emperador debe ser prometido como cualquier otro, pero no es suficiente con que lo sea, si la chica no es la correcta..."


"Para ella."

"Para ella, claro, sería una pieza díscola en el tablero para cuando ella esté en tierras león, eso significa que necesita controlar a la candidata desde ya, desde joven también.

Veréis, la dama Hana no es sólo la mejor casamentera del Imperio sino que además es una de las mejores institutrices de la corte, la líder del protocolo de la familia Otomo aprendió de ella. Lo que la Dama Hana tiene que hacer para con el Emperador no es sólo casarlo sino formar a su esposa a la imagen y semejanza de lo que la Ama quiere para todo esto.

Así que, si, no sólo es lo que las embajadas piensan, que seguro que ellos creen que habrá una boda inminente, sino es un plan más elaborado... De manera que si las apuestas, por ejemplo, de la Grulla, es mandar a alguien ya demasiado educada y sin cabida para que la cambien a la voluntad de la Ama estamos a punto de fallar en un punto vital... sin embargo, en ese tema los escorpiones nos llevan ventaja... las escuelas de Satomi se amoldan y su forma de actuar perfectamente a esta clase de situaciones..."


Meditó en voz alta Kotoko.

"Yo no sé ustedes pero realmente creo que la mejor opción para una emperatriz en estos momentos, para la chica digo en realidad, es que fuera fénix o dragón."

Comentó la Hida.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3654
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-¿Un truco...? Nah, es absolutamente imposible, Kuronuma-san -murmuro conteniendo una risotada observando la reacción de Kotoko. -¿Qué clase de artimaña podría hacer caer en el mismo error dos veces a las mentes más brillantes que acuden a la corte de la ciudad? conseguir algo así sería... en fin, épico. Si la primera vez fue una finta, esto tendría que ser una finta dentro de una finta y... un escorpión dentro de un huevo cerrado, ju -bromeo hablando del habitual juego decorativo de los huevos dentro de otros más grandes, y como los escorpiones retuercen esa imagen colocando un escorpión en el interior del último, cuando lógicamente todo el mundo espera ver otro huevo más.
Planes dentro de planes, lo llaman ellos. Viene a ser algo parecido, pero con fintas y engaños.

-¿Y por qué no iban a poder ser pintadas mis señoras? Nadie ha dicho que un rumor no pueda ser cierto. De hecho los mejores a veces tienen algo de verídico, ¿me equivoco?
A decir verdad como ya hablamos del asunto que conste que he pensado incluso varias posibilidades compositivas para ese cuadro, doble por supuesto... Pero antes de que me golpeéis en la cara, Kuronuma-san, se perfectamente que sois la guardiana de Kotoko-san, así que cualquier detalle de un posible futuro retrato será contando con vuestra aprobación o no será.

Además, no todas mis obras tienen porqué seguir el mismo patrón. Cada modelo expresa lo que desea, puedo tener una idea preconcebida pero soy yo quien se adapta, por lo que no impongo nada. No tendría sentido hacerlo; Benten toca una música diferente para cada cual, y ésta debe buscarse sin pretender forzar lo que no sigue ese compás...
-le explico a la Hida convencido.

-De hecho... ¿quieren que les confíe la mejor idea que, en mi opinión, he concebido hasta la fecha al respecto? -le pregunto con una sonrisilla divertida a Kotoko, porque seguro que al menos ella si quiere saberlo tratándose de su posible propio retrato.


Le agradezco a Hana su consejo sobre evitar caer en la tentación de la vanidad de la gloria popular cuando la exclusiva es aún más gloriosa por naturaleza, con un cabeceo gentil.


-Hum, ya veo... Así que suponen que no habrá una boda inminente pero si se nombrará a una prometida. ¿Sólo a una? Como dicen que es una costumbre de la Era Genji... -suspiro encogiéndome de hombros, tal y como explicaron es bien sabido que la poligamia era lo más normal entonces.

-Depende de lo que la Ama desee, imagino. Tampoco le será de utilidad un lienzo completamente en blanco al que deban comenzar por enseñarle lo más básico.
En ese sentido, una dama grulla bien educada en la etiqueta y los modos de la corte, pero aún con suficiente recorrido por aprender emocional y de actitud, sería mejor que otras opciones.

Los escorpiones tampoco deben tenerlas todas consigo. Con una alumna de Satomi siempre se correría el riesgo de que fuera leal a su propia maestra por encima de cualquier otra consideración, y si el Emperador, o ella, o ambos se enamorasen... a saber qué podría surgir de esa situación. ¿Acaso Satomi-sensei le aconsejaría a su pupila no ser leal al amor?
Y si no fuera una alumna de la sensei Soshi pues... bueno, seguiría siendo una escorpión se vistiera del color que fuera.

¿Fénix o Dragón? Interesante, pero ¿por qué esos dos clanes precisamente? ¿No correría el riesgo de sucumbir a la presión de la corte si fuese una joven que proviniera de un Clan poco dado a meterse de lleno en los asuntos políticos?
-le pregunto curioso a la dama cangrejo por su elección.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Responder