Día 8.- Shiba Mochi.- Mañana

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Responder
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8196
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 8.- Shiba Mochi.- Mañana

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Día 8.- Isawa Mochi.- Mañana

Llegada a la capital

Todos los caminos imperiales llevan a la capital, a donde los dioses cayeron del cielo y en donde el Imperio se decidió como tal. Allí, sobre una colina, creciendo desde campos extensos de trigo y de arroz, cruzado por un río hasta la desembocadura del mar, reluciente incluso aún por el sol de los tempranos ratos de la mañana, rodeado por tres murallas, protegiendo la Ciudad Prohibida, la morada del Dios en la Tierra, del Emperador y su sagrada madre, se encontraba la capital de Otosan Uchi.

Hermosa, resplandeciente, llena de colores, de misterios y beldades por descubrir. La ciudad que podía encumbrarte o destrozarte, donde sólo los mejores sobrevivían, en un frenético ritmo entre lo divino y lo mundano. Con sus Grandes Templos hacia donde todos los que querían hacer peregrinación se dirigían, donde los comerciantes iban a hacer los mejores tratos, donde un artista, si quería serlo, debía triunfar, donde se encontraban los mejores guerreros de todo el Imperio.

La cumbre o la tumba del honor.
Donde todos tus secretos pueden ser desvelados o en donde tu buen corazón y honor son capaces de llevarte hasta el propio firmamento, a la presencia del dios en la tierra.
¿Cuál sería tu destino?

La ciudad tenía ritmo propio, sus pulsaciones constantes, y mientras los caballos de la pequeña comitiva Fénix en la que ibais Nazo-sama y tu se acercaban a la zona norte de la ciudad hasta las primeras murallas y las puertas de la ciudad sentiste aquella emoción de quien su alma entiende, antes que el mismo, lo que está a punto de presenciar debido a un aura muy potente.



La ciudad tenía tres círculos concéntricos nada parejos en donde se repartía la población. Los Distritos Exteriores estaban llenos de toda la clase de la sociedad, desde la casta samurai, los criados heimins, los artistas sin alma hinin y los indeseables eta que limpiaban la ciudad. El segundo de los círculos, hacia su interior, eran los Cuatro Distritos Interiores, en donde sólo los samurai de casta podían entrar y los criados autorizados claro estaba; el tercero de los círculos, sobre la colina, la Ciudad Prohibid, lugar donde moraba el Emperador y las familias imperiales.

Cada distrito tenía su forma de hacer las cosas, su Gobernador, su guardia y su dicotomía dependiendo del Clan que lo regentase, las calles de la ciudad eran irregulares, cambiantes, debido a que aquella ciudad era propensa a sufrir seismos, de tal forma que era muy sencillo perderse en el camino de un lugar a otro por la cantidad de obras y reformas que se hacían, donde antes había una salida de pronto era un callejón sin salida y viceversa. Aquello le confería ese alma particular que tenía la ciudad tan distinta a otras y que hacía que siempre que se la visitara tuvieras la sensación que era distinta.

La comitiva no se detuvo cuando pasó el primer control de seguridad de la guardia Seppun en las primeras puertas y prosiguió hasta los distritos interiores, donde tras el segundo control siguió su curso hacia la Embajada Fénix.

La Embajada Fénix era una enorme residencia de madera clásica, al más puro estilo tradicional, con jardines y patios tanto interiores como exteriores en donde la animación era constante entre funcionarios, visitantes, trabajadores... Tenía ese aura de lugar sagrado pero a la vez de un enorme templo con cientos de monjes que iban y venían, no enturbiando la paz pero sin duda demostrando la actividad alta de aquel lugar.

"Voy a ocuparme de los visados."


Dijo Nazo bajando del palanquín y estirando un poco las piernas mientras se recolocaba el kimono.

"Puedes venir conmigo a esa tediosa tarea o si quieres puede quedarte por aquí fuera ojeando un poco el lugar, tranquila, no creo que nadie pueda matarme, salvo de aburrimiento burocrático en este momento, podemos relajarnos."


Sonrió de medio lado al decir aquello.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shiba Mochi
Mensajes: 18
Registrado: Mié Jun 23, 2021 5:40 pm

Re: Día 8.- Isawa Mochi.- Mañana

Mensaje por Shiba Mochi »

Nada más entrar tuve que usar toda mi fuerza de voluntad invertida en multiples años de entrenamiento para no fijarme en todo compulsivamente, no pararme a admirar cada detalle que captase mi interés, y ceñirme a mi papel de pensar en el bienestar de Nazo-sama que era para lo que había venido.

Por un lado mi excesiva curiosidad por lo nuevo decía que sí, que se encargase él de los visados mientras yo echaba un vistazo, pero por otro lado... ¿qué pensarían el resto de mí si a cinco minutos de llegar a la capital ignoro mis obligaciones? No sé cuanto tiempo estaré aquí, y aunque este sitio es inmenso estoy segura que podré investigarlo con más calma. No quiero que a imagen se añada que soy descuidada con mi protegido, aunque sea a acompañarle a las letrinas si hace falta. Y la primera opinión que dé al resto de ciudadanos y a los Fénix que residen en la capital dirá mucho de mi.

"Prefiero acompañarlo al interior, Nazo-sama", dije añadiendo una inclinación de cabeza como signo de agradecimiento."Aunque sea tediosa, a veces es necesaria, quizá más aún en la capital", dije poniendo una sonrisa sincera y educada.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8196
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 8.- Isawa Mochi.- Mañana

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El Asako te miró con pinta de interesado por tus reacciones y al final asintió.

"Trámites aburridos entonces."

Comentó mientras te indicaba que le siguieras dentro de la embajada donde los criados se movían como un millar de hormigas haciendo su trabajo y los funcionarios iban y venían. Tras aclarar algo con las recepcionistas estas os indicaron que la siguieran a una de las salas de espera para que uno de los dos co-embajadores pudiera ir a recibiros.

Y así lo hicisteis, os hicieron pasar a un precioso salón de té de estilo de decoración de invierno mirando hacia un jardín que aún estaba medio florecido en esta primavera tardía donde el frío açun se notaba en tonos que alternaban no sólo con los del clan sino con los invernales.

Nazo habia estado inusualmente callado y meditabundo desde la recepción donde las mujeres os habían tomado nota de vuestro registro en el libro de la embajada, parecía perdido en sus pensamientos y algo ceñudo, más que enfadado molesto.

Este se sentó a tu lado y comenzó a sacar una funda de documentación para extenderla y prepararla para cuando llegase alguno de los dos co-embajadores del lugar para agilizar los trámites, pensativo y metido en su mundo.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shiba Mochi
Mensajes: 18
Registrado: Mié Jun 23, 2021 5:40 pm

Re: Día 8.- Isawa Mochi.- Mañana

Mensaje por Shiba Mochi »

Le miraba de reojo, porque no le había visto así de concentrado y molesto en todo el viaje. No sabía si era por haberme yo quedado a vigilarle o quizá porque todo este tipo de trámites le aburría en general. La situación se habia quedado un poco en silencio y no estaba segura de si Nazo-sama quería que lo rompiese o no.

"¿Tiene que hacer estos trámites cada vez que entra y sale de la capital?", pregunté,intentando romper el silencio. Tampoco quería romper la paz del ambiente forzando una conversación innecesaria ni empezando a narrar verborrea sin sentido.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8196
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 8.- Isawa Mochi.- Mañana

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Lo que estuviera pensando se rompió de pronto en su cabeza y cambió el gesto tan rápido y tan brusco que te diste cuenta que aquello que habías visto había sido a través de las grietas de su fachada, no había sido una muestra de emociones intencionada, ya que pronto volvió su faz sonriente y estable.

"La burocracia es un mal necesario de una sociedad bien educada, presentar nuestros visados a los embajadores puede parecer tedioso pero ayuda desde para que sepan que estamos aquí, tengan localizado nuestra residencia, puedan comunicarse con nosotros y nosotros con ellos... Somos parte del puzle del clan, como Shiba lo sabréis mejor que nadie así que aunque puede resultar tedioso también puede ser beneficioso a veces hasta en formas que nos pueden molestar..."

Murmuró al final.
Estaba diciendo eso cuando la fusama se abrió y a apreció una mujer de mediana edad, muy bien vestida y con porte taimado pero sin duda que resaltaba por su poderío y no tuvieron que decirte nada para saber que estabas ante una de las dos embajadores de la Embajada Fénix.

"Asako Emi-sama..."

Se inclinó un poco Nazo mientras esta entraba y os saludaba a los dos antes de sentarse.

"Espero que el viaje haya sido agradable y nada accidentado."

Comentó esta mientras al sentarse veía que Nazo le ponía delante los papeles, asentía, los cogía y desplegaba delante suya más como un ritualismo propio que para mirarlos en ese momento y prestandoos atención.

"El viaje no ha tenido sorpresas, no como la llegada."

De pronto la voz de Nazo se hizo fría y viste como levantaba los ojos hacia la Embajadora.

"Tenéis que recomendarme a vuestros espías Nazo-san, puede que el clan escorpión paguen bien por gente así de entrenada."

Emi sonreía de medio lado con calma diciendo aquello como una broma pero de pronto la estancia se había tensado en el ambiente.

"Me temo que no es por la habilidad del resto sino por la falta de habilidad de los que llevan el registro y de unos ojos...
mejorados."


Señaló sus gafas.

Emi suspiró y asintió.

"Le puedo decir, Nazo-san, que no ha sido mi idea y que yo me opuse todo lo que estaba en mi mano."

"¿Entonces por qué esta ella en el registro?"

Preguntó con una dureza que jamás habías escuchado en su voz, tan fría y tan rígida que no dudabas que podía cortar con ella.

"Sus suegros..."

"Mis... amados... suegros poco tienen que decir acerca de las elecciones que tenga para con mi hija, Embajadora, bien lo sabe usted."

Emi miró hacia los papeles.

"Entiendo su enfado, pero ya sabe que es algo que no sólo depende ni de ellos, ni de usted, ni de mi, ni tan siquiera de su hija... es un asunto del Clan."

"¿Y no ha tenido el Clan suficiente ya de mi? Primero me arrebató a mi mujer ¿y ahora planea hacerlo con mi hija?"

La mandíbula de Nazo estaba terriblemente tensa y sus dientes apretados al decir aquello.

"Nazo-san.... ya sabe lo que lamenté el fallecimiento de su mujer... era... una persona... extraordinaria..."

Dijo con tono bajo la embajadora, pero firme.

"Pero de nosotros no depende elegir qué es lo que damos o cómo servimos al clan, si damos una parte o qué parte..."

Entonces la Embajadora te miró por primera vez a los ojos.

"Vais acompañada de vuestra yojimbo, Shiba Mochi-san." No te habías presentado pero ella sabía tu nombre"Debe entender de una forma u otra, como lo hacen los miembros de esa familia que servir implica hacerlo con todo el corazón y el alma, sin restricciones y sin elecciones por nuestra parte...

Sé que está preocupado pero le aseguro que si su hija está en esa lista es porque confiamos en sus habilidades y realmente pensamos que puede ser beneficioso."


"¿Para quien?"

Preguntó con sorna.

"Para todos, por supuesto."

Respondió Emi con tranquilidad.

"Más allá de lo evidente seguro que usted, como su padre, mejor que nadie entiende la elección. Su hija es una persona maravillosa, como lo fue su madre, como lo es usted... y el clan cree que tenemos pocos nombres tan buenos como ella para ese puesto."

"Podría ser cualquier otra...."

Frunció el ceño.

"Ella... es una chica tímida, calmada, que no le gusta la corte..."

"Justo por eso." Señaló la embajadora."Los demás clanes mandarán a chicas muy preparadas para esta misma pero no queremos a alguien que compita con la atención de su Alteza la Madre del Emperador, queremos a alguien que sepa estar bajo su tutela, que sea una hija para ella y que sea una compañera adecuada para él... Una mujer que no sea agua, fuego, tierra o aire... queremos que sea <vacío>... y su hija, Nazo-san, es ese elemento compactador que lo tiene todo."

De pronto Nazo comenzó a levantarse.

"Si tiran demasiado de la correa, embajadora, al final terminará rompiéndose."

La Embajadora cruzó sus manos sobre la mesa y asintió.

"Le entiendo."

"No. No lo hace."

Te miro Nazo y te hizo una seña que le siguieras.

"Si nos disculpa, ya sabe dónde estaremos, mandaré a un criado a que recoja la documentación cuando esté acabada."

La Embajadora asintió justo cuando Nazo, como un diablo de viento salía por la puerta encolerizado, andando a enormes pasos hasta que salisteis de la Embajada y disteis al menos cien pasos calle abajo en dirección a ninguna parte o al menos eso pensabas, hasta que se detuvo bajo unos árboles con flores rosadas, que eran melocotoneros que hacían de linde en aquella enorme avenida.

Nazo respiró hondamente y miró en sentido contrario hacia donde tu estabas.

"Mi residencia está... en el distrito exterior Tesarugi..."

Dijo mientras empezaba a caminar de nuevo.

"Iremos andando... quiero... caminar...."


OUT
puedes ver el rostro de asako emi en Los Rostros de OU
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shiba Mochi
Mensajes: 18
Registrado: Mié Jun 23, 2021 5:40 pm

Re: Día 8.- Isawa Mochi.- Mañana

Mensaje por Shiba Mochi »

Internamente me sentí apurada de verle recomponerse por mi interrupción, porque no me había mostrado nunca esa faceta y algo se aturullaba alrededor de su mente, o esa sensación me daba.

No me dio tiempo a preguntarle más porque en seguida apareció aquella mujer. Saludé con una inclinación tal y como me habían enseñado, y como nadie me había dado autorización o pie a hablar permanecí en silencio, presente y pendiente en la conversación pero sin querer meterme. "Como un jarrón con ojos", me habia dicho alguna vez el abuelo, que algunas veces tenía unas comparativas un poco raras.

Y sin comerlo ni beberlo de repente las espadas eran el arma más debil frente a la tensión de aquella sala. Veía a Nazo-sama a la defensiva, y un problema bastante grave para él. De repente tenia mucha información de lo que estaba ocurriendo en la vida de mi señor y no estaba segura de cómo digerirla. Él tampoco parecía hacerlo.

Parpadeé un par de veces, sin mostrar sorpresa en mi rostro, pero se notaba que me cogía un poco de sorpresa que supiera mi nombre. Era un poco ingenuo por mi parte pensar que no sabrían hasta el color de las sábanas de mi casa, cuando ya alguna vez me habian advertido que la capital es hermosa, mas también un nido de engaños. Para mi suerte, yo ahora mismo era un jarrón con ojos, y no sabía hasta cuanto tiempo aguantaría así si Nazo-sama estaba de lleno en esto.

Asentí cuando mandó que saliésemos, y me despedí educadamente. Nazo-sama iba rapido, pero no demasiado para mi y pude alcanzarlo. ¿Distrito Tesarugi? No llevaba más de unas horas en la capital, no creo que supiese llegar aunque tuviese un mapa. Así que le seguí, algo tensa por la situación que acababa de presenciar. No sabía muy bien como ayudar sin implicar la groseria de preguntar directamente.

"Si necesita parar a sentarse o tomar el aire, podemos tomarnos un momento, Nazo-sama", dije intentando transmitirle algo de calma y confianza.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8196
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 8.- Shiba Mochi.- Mañana

Mensaje por Isawa_Hiromi »

En aquella sala te diste cuenta que las sabias palabras de tu abuelo iban más allá de lo que habías esperado. Ojalá quizás haber sido un jarrón con ojos, te hubiera costado menos no sorprenderte de lo que iba pasando y se iba hablando, de las emociones que se arremolinaban y de ver cómo las piezas de go iban siendo puestas de manera implacable sobre un tablero en donde tu misma estabas puesta y ahora te preguntabas si estabais siendo sitiados por las fichas de otro color y como iba la partida.

Así que una vez más decidiste tener la mente lo más clara posible y el ánimo alto mientras seguías al Asako calle abajo.

"Caminar cuesta abajo es casi como no caminar."

Te respondió mientras tenía la vista centrada en la calzada un segundo antes de buscar con sus ojos las nubes en el cielo y tapar un poco su rostro con la mano al incidir la luz en él.

"Ah...odio esta ciudad..."

Masculló sin dejar de andar.

"Cuando se me olvida por qué la odio siempre tiende a recordarmelo de la peor manera posible..."

Siguió andando y te dio por pensar que aunque no había demasiado sol sería bueno si en el futuro llevabas un parasol contigo ya que Nazo tenía la piel muy blanca y aunque no era un hombre débil no tenía ni de lejos la constitución tuya ni la de un guerrero, era un hombre fibrado pero sería inadecuado si no se cuidaba de posibles golpe de calor o de sol.

Estabas pensando en eso cuando tuviste que acelerar un poco para poder estar a su lado, íbais andando avenida abajo, entre árboles enormes en flor y con algunos viandantes en sentido contrario, aquel lugar mucho más calmado de lo que habías visto en la zona exterior al llegar.

"Tenemos que ir a casa."

Te dijo.

"Tengo que buscar a mis suegros... y a mi hija."

La noticia de que aquel hombre estaba casado, o mejor dicho, viudo, por lo que habías entendido en aquella conversación y que tenía una hija había acabado de pasar sin embargo él ya la contaba como que jamás se te olvidaría y por eso sabías que te hablaba de aquella forma.

"No puedo creerme que vayan a hacerle eso a su nieta..."

Negó con la cabeza.

"Mandarla a ese nido de víboras... Sabía que tenía que habermela llevado a Kyuden Asako conmigo..."

Se mordió el labio inferior al decir aquello.

"Pero tiendo a creer a los demás aún cuando siento que me están mintiendo... Es un terrible defecto de carácter el creer en la bondad humana."

Te miró al decir aquello como si te dijera "¿lo entiendes?" El defecto que tenía, los problemas que eso le causaba y que ahora te causarían a ti y por qué no decirlo, quizás el hecho que tras aquella apariencia calculadora y sonrisa ladina, de aquellas palabras sabidas rizar de manera elocuente e intrigante se encontraba el corazón de un hombre mucho más noble de lo que quizás su apariencia dejaba mostrar.

"No sé qué voy a hacer con ella...."

Murmuró pensativo.

"Tengo que sacarla de la ciudad..."

Pero aquello no te parecía muy buena idea. Si no habías entendido mal su hija había sido nominada y querían que entrase en el grupo de personas que serían ofrecidos para la corte del Emperador, de hecho por lo que la co-embajadora había dicho las intenciones del clan para con su hija iban más allá de ser sólo una cortesana en la Ciudad Prohibida sino tratar de hacer que llegase al trono.
Quizás sacarla de la ciudad era lo más opuesto a la seguridad de padre e hija...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shiba Mochi
Mensajes: 18
Registrado: Mié Jun 23, 2021 5:40 pm

Re: Día 8.- Shiba Mochi.- Mañana

Mensaje por Shiba Mochi »

Me lamenté profundamente que la sombrilla que estaba entre mis pertenencias se hubiese quedado, precisamente, entre nuestro equipaje que se habían llevado. A partir de ahora la llevaría a mano por lo que pudiese pasar.

La verdad es que los últimos 30 minutos habían estado llenos de información y era muy confuso por todo lo que acababa de enterarme. No es que esperase que no me lo contase así de primeras ni quería parecer cotilla preguntando en los primeros días. Pero me centré cuando volvió a hablarme y dijo lo de Kyuden Asako y sobre todo, cuando se echó a sí mismo la culpa.

"Uno siempre se esfuerza en ser honrado buscando tener la conciencia tranquila, ¿no?", me salió decir intentando animarle. A mí no me gustaba ser taimada ni mentirosa, pero tampoco que me tomasen el pelo. Por eso cuando hacía las cosas sabía (o quería creer) que lo que hacía estaba bien.

Abrí de más los ojos cuando dijo lo de sacar a su hija de la ciudad. Acababa de procesar que querían presentarla como cortesana del Hantei, e incluso que fuese su esposa. No es que yo fuese la más informada sobre lo que ocurría en la ciudad Prohibida, cómo iba los procedimientos, pero a priori me parecía una idea suicida. Una que, quisiese o no, estaría implicada al ser yojimbo de Nazo-sama. Empezaba a ver la superficie de los posibles problemas que mencionó en mi casa, aunque este no fuese uno de los que mi maestro preveía en su amplio abanico de complicaciones.

"No, nada de agobiarse, Mochi. Aún no vamos a asaltar ningún palacio imperial para rescatar a una chica en apuros. Observar y después actuar", me dije mentalmente a mí misma. Mi prioridad era protegerle, aunque fuese totalmente contrario a lo que desease. Aunque me gritase y me dijese de todo, tenía que cumplir con mi deber. Y con esta resolución le seguí por la calle, pendiente de lo que me dijese y absorbiendo cualquier información que me diese.
Responder