Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El sol de la mañana se filtraba entre las lonas de colores y el frescor de la brisa que venía desde el río haciendo que el ambiente fuera muy agradable, incluso pensaste que en verano en aquella parte de la ciudad se podría estar muy bien aunque la Dama Amaterasu apretase con sus rayos.

Cierras el paraguas entre las calles y así puedes avanzar mejor y sobretodo sin crear ningún inconveniente, pero estás ojo a vizor. Nisio te ha dicho que no mires a nadie a los ojos, así que vas mirando hacia la parte del torso de las personas o hacia las piernas y tratas de hacer caso también a los consejos que Ori te había dado de joven con respecto a las sombras.

"Si no vas a ser capaz de combatirlas mejor ignóralas. No mires en las sombras, no trates de escudriñar en ellas cuando veas que algo se mueve y sobretodo recuerda que si te topas con algo evidente delante tuya haz como todos los demás a tu alrededor... "No lo veas". Finge que miras hacia otra parte, despacio, párate a hacer una pregunta a alguien aunque no necesites ninguna clase de información, entra en una tienda... Trata de hacer una vida normal. Si ellos piensan que les puedes ver sentirán tu presencia con más facilidad y los atraerás."

Te había explicado Ori una vez, sentada sobre aquella lámpara vieja de piedra en mitad del claro del bosque.

"Aunque ellos puedan verte y muchos saber que es recíproco la mayoría de ellos viven con nosotros todo el tiempo y se olvidan que existen humanos como tu al igual que los humanos se olvidan que hay más allá de sus narices."

Y eso hiciste.
Comenzaste a entrar por tiendas y a mirar las estatuas. Las serpientes como protectores de templo no eran las más comunes, pero alguna vez las habías visto, y así era, los zorros, perros, gatos y dragones eran los más comunes pero también había tejones, grullas, serpientes...

Compraste un incienso en una de las tiendas que estaba siendo quemado y que al momento te recordó a Ori, te tuviste que parar al pasar porque fue como el olor al bosque donde ella estaba lleno de bambú. Seguro que le gustaría, pensaste cuando saliste de la tienda con los palitos del incienso.

Luego fuiste mirando hacia el final de la Plaza, que era esta en particular en donde pronto viste una enorme tienda con unas calidades especialmente conseguidas. Entraste y al comenzar a verla te diste cuenta que aquellas figuras no sólo eran extraordinarias sino que casi parecía que estaban vivas. Estabas extasiado mirando una de una serpiente de jade con cristal cuando alguien se te acercó por el lateral y te dijo:

"Por esa expresión parece que he hecho un buen trabajo."

Te volviste hacia quien te hablaba y vistes a un joven Grulla, de mon Asahina al pecho que te sonreía con amabilidad.

Imagen

"Soy Asahina Tsuyu el dueño y escultor de esta tienda."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Cerré el paraguas e inspiré profundamente mientras la leve brisa bajo las lonas acariciaba mi cara y dejaba que el olor de aquella calle entrase en mi, como queriendo almacenar un recuerdo con todos mis sentidos. Exhalé despacio y empujado por aquella determinación comencé a andar con la vista en los cuellos y torsos de los que me aparecían delante.

Volvía a sentirme como aquel niño que tenía miedo de las sombras y lo que había en ellas. Recordé una vez más las enseñanzas de Orihime sobre estas. Como debía mostrar indiferencia absoluta ante todo lo que viera o me pareciese ver.

Había olvidado lo que era sentirse así, había estado siempre protegido por su aura y no era sino ahora cuando me daba cuenta de lo mucho que me había cuidado y de lo mucho que había intentado enseñarme.

Mientras deambulaba por aquellas tiendas buscando una serpiente digna de la que había sido y era mi protectora un olor me paralizo por completo, me transportó al bosque de bambú donde tantas horas había pasado con Orihime, hablando de monstruos, pero también de dojo, del tío Agoki, en definitiva de mi vida. Aquello me dibujó una sonrisa y seguí el olor hasta aquella tienda.

- “Debe ser mi día de suerte, deme un paquete del incienso que está quemando ahora mismo por favor”

Salí de allí con algo que no me había pedido nadie pero que de seguro le recordaría a Orihime al bosque donde ella tanto tiempo había permanecido y en el que nos habíamos conocido.

Al llegar al final de la plaza aquella tienda me sorprendió con la calidad de sus estatuas, había visitado ya varias tiendas, pero ninguna se acercaba ni de lejos a lo que allí estaba viendo. Fue entonces fue cuando la ví. Aquella serpiente de jade y cristal… tenía algo que no sabría explicar, parecía moverse, estar viva. - “Creo que he encontrado lo que venía a buscar” - dije para mis adentros.

"Por esa expresión parece que he hecho un buen trabajo."
"Soy Asahina Tsuyu el dueño y escultor de esta tienda."


- “Matsu Ryunosuke, y puede estar convencido de ello. Es un trabajo magnífico. Llevo un buen rato viendo estatuas y no he visto nada igual a estas… pero esta serpiente, esta serpiente …” - No me salían las palabras, era lo que había venido a buscar, estaba seguro. - “Creo que no la he elegido yo a ella, tengo la sensación de que ella me ha elegido a mi”

- “Vuestras estatuas parece como si tuvieran vida, como os he dicho es un trabajo fabuloso”

- “Tsuyu-sama, seríais tan amable de enviarmela a mi residencia”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El Asahina sonrió ante tus palabras y te hizo una elegante y sincera reverencia.

"Me alegro de oír esas palabras ya que cuando esculpo trato de poner el alma del animal, ya no sólo la mía propia en mi creación, después de todo ellos son los guardianes, y yo sólo su mero instrumento."

Te dijo mientras cogía una figura con delicadeza, la de un neko (gato) y la miraba con ternura, los ojos de aquel gato tenían tanta vida e inteligencia como los de uno de verdad.

"Me gusta cómo miráis a esa imagen." te dijo."Hay verdadera devoción. Pero... El Asahina te miró de arriba a abajo ¿Es para un templete verdad? Y sois Matsu... creía que en tierras Matsus no habían dioses con guardianes serpientes, son más de los Kitsunes, quizás cerca de tierras Ikoma... ¿A qué kami sirve vuestra serpiente?"

Te preguntó con total naturalidad.
¿A qué dios? Que pregunta tan sencilla y tan compleja a la vez...

"Claro, puedo enviarla donde me digáis." te dijo luego cuando le preguntaste por el envío de la estatuilla."Sólo tenéis que decirme a dónde y haré que uno de mis heimins os la envíe si ahora tenéis que seguir haciendo recados. ¿O es para un regalo? Bueno, eso no importa más allá que para el hecho si necesito envolverlo para regalo, claro."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Asentí, mientras aquel grulla me explicaba como creaba aquellas fantásticas estatuas. Estaba sorprendido por la delicadeza con la que las trataba y como esta se tornaba en ese brillo en los ojos del que está mirando a algo que le ha salido del alma.

“¿Me he quedado un poco absorto verdad?” - pregunté al Asahina - “Estoy fascinado con la belleza de vuestro trabajo si me permitís que lo repita una vez más, vuestra devoción por lo que haceis es la que está plasmada en estas imágenes. Y supongo que mi mirada ha tenido que ser parecida a la que habeis puesto vos al coger ese neko.

Efectivamente la serpiente es para un templete, es un regalo que quiero hacer a alguien importante para mi y por eso he estado buscando algo especial.

Vuestra serpiente tiene tanta vida en sí misma y tal brillo en sus ojos, que creo que podríamos preguntarle a ella que a quien sirve ¿No creeis?”
- intente responder doblando un poco las palabras - Además los guardianes, hacen mucho más que servir a un kami, ellos nos protegen también a nosotros.

¿Puedo preguntaros por ese neko? parecéis tener una relación especial con el.

Como os decía, es para un regalo, así que si, me temo que envolverla es necesario
- sonreí - pero estoy pensando que voy a llevármela yo mismo, el tamaño es asequible y quiero ser yo quien entregue el regalo.

Me habían avisado tanto de aquella ciudad que cualquier pregunta por insignificante que pareciera me parecía peligrosa. Por otro lado desconocía muchas cosas de las que estaban pasando y hasta que no hablase con Nisio-sama y con Orihime, debería andarme con cuidado.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Tallar, rezar y hacerlo en honor a los kamis creo que es lo que más me gusta, por eso lo he convertido en mi trabajo." sonrió este.

Ahora que lo pensabas, la familia Asahina de la Grulla era experta en hacer fetiches, objetos mágicos de poder increíble y valor incalculable de cualquier forma y especie. Estos magos pacifistas eran sin duda unos legos en aquella materia y viendo la mirada amorosa del Asahina hacia su creación lo entendiste de golpe, aunque fuera quizás la familia que más se separase de la Matsu de todo el Imperio.

"Entonces es un buen regalo, regalar algo con lo que ayudar a orar y proteger a la familia es sin duda la mejor forma de cuidar de los que son importantes para nosotros."

Asintió este.

"Oh, sin duda eso es lo que trato. Intento de reflejar en mis esculturas y sobretodo en sus miradas la devoción de estos animales que sirven a los kamis en sus templos y que dejan toda anterior conexión con el Chikushudo (reino de los cambiaformas o hengeyoukais) para ser parte del Tengoku (el reino de los kamis)."

"¿Este neko?" preguntó sonriente."Me gustan los nekos, me gustan desde que oí la historia de cómo salvarona un príncipe Grulla de morir a manos de un rayo. ¿Conocéis esa historia?

Una vez un príncipe Grulla corrió en mitad de una tormenta en un bosque a meterse dentro de un templete casi abandonado. Llovía tanto que apenas se veía pero este divisó a un gato que le hacía señas con la mano."


El Asahina te mostró al gato que era esta clase que tiene un koku sostenido con una pata y que mueve la otra.

"El Príncipe lo miraba extrañado. ¿Lo estaba llamando? ¡Imposible! Era un gato. Pero el gato se le acercaba y le hacía ese gesto y luego se alejaba como si le tratase de decir que fuera con él.
Al final el príncipe, lleno de una curiosidad que no pudo aguantar salió a la lluvia y fue a donde el gato y justo cuando este llegó a su lado un enorme rayo cayó justo donde estaba hacía un momento calcinando aquel templete derruido.

El gato se le quedó mirando un segundo antes de salir corriendo y desaparecer dejando allí al príncipe anonadado.
Desde entonces ese príncipe mandó a tallar esta clase de símbolos de buena suerte en honor a aquel felino que le había salvado la vida y que entendió que sin duda era un enviado del cielo. Y de esa forma es cómo nacieron estas estatuas. ¿No os parece maravillosa la historia?"


Sonrió este.

"Si es un regalo os recomiendo que se lo deis personalmente." te sonrió."Si tenéis tiempo siempre es mejor."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Mientras el Asahina hablaba, entendí sus motivaciones y resultados. Había entrado dado con el lugar adecuado para comprar la serpiente para el templete. Ya no tenía dudas, era esa estatua la que había venido a buscar y no otra.

“Es una historia maravillosa, como os decía, ellos no son solo guardianes de los kamis, también cuidan de nosotros”

No podía dejar de pensar en las similitudes y verme reflejado en como me salvo Orihime aquel día cuando nos conocimos en el bosque. Estaba contento, cada vez estaba más cerca de traerla de vuelta y poderle contar todo lo que había pasado, lo que había descubierto. Tenía muchas preguntas agolpadas en la cabeza y nadie con quien hablarlas. Ella había sido mi amiga y confidente con este tema.

“Si, me lo llevaré personalmente” - dije mientras extendía el sello que me había dado Sarutori -

Mientras recogía el paquete que delicadamente había preparado para que la estatua no se dañase en el transcurso a mi destino, hice una leve reverencia y me despedí.

“Tsuyu-sama, vuestro trabajo es excepcional, no dudaré en recomendaros y espero que nuestros caminos se vuelvan a encontrar en algún momento.”

Salí de aquella tienda con ganas de llegar a mi residencia y ver si estaba allí ya el templete que me había dado Sarutori y poner en el la serpiente que acababa de comprar.

Iba pensando mientras intentaba salir de aquella aglomeración de gente tal y como había entrado, con la cabeza baja e ignorando las sombras, para poder abrir el paraguas lo antes posible y montarme en un rickshaw camino de mi residencia.

Espero que tío Agoki esté allí y poder pedirle que haga el rito de purificación, y después… Vaya no tenía ni idea de qué hacer después, Miya Nisio me dijo que tenía que ir a verla, pero vaya mos haciendo las cosas una por una Ryunosuke.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El Asahina cogió el sello y pronto lo reconoció:

"Oh, así que trabajáis con Sarutori-sensei."

Sonrió mientras te indicaba que lo siguieras al mostrador donde pensaba envolverte la estatua.

"Un gran hombre. No sé si habéis estado por los templos que ha estado trabajando en sus reconstrucciones y conservación... es un gran conocedor y amante de los kamis."

Tsuyu te tendió el paquete con una amplia y cálida sonrisa.

"Espero que le guste mucho el regalo a quien se lo de, seguro que sí, por la ilusión con la que lo habéis elegido.
Si alguna vez necesitáis algo más no dudéis en pasar por mi tienda. Un devoto siempre tiene cabida aquí."


Sonrió en despedida mientras te marchabas.
Con precaución y sin mirar hacia ningún lado en particular saliste de aquel mar de estrechas calles hasta una principal en donde ya, con el paraguas abierto, llamaste a un rickshaw que te condujera hasta la residencia donde esperabas que estuviera ya tu tío.

El rickshaw ascendió por Otosan hacia la parte noble, te sorprendías cada vez que viajabas por esta porque era como si la ciudad cambiase en cada esquina y nada fuera igual que en el tramo anterior. Puentes rojos sobre el río, enormes calles llena de árboles y flores, estrechas abarrotadas de personas, parques ocultos entre las casas, templetes en mitad de la nada...

El distrito interior donde tenía la Embajada el León tenía ese aura a ustedes mismos, de espacios más amplios, rectos, limpios, tradicional... Mientras ibas hacia la residencia pensaste que si tu tío iba a estar todo el día en la Embajada quizás mejor ir directamente allí para ver si había terminado así que decidiste poner el final del viaje allí.

La enorme embajada león era una estructura sólida y tradicional de enormes y amplios jardines en donde pudiste ver lo que parecía un enorme dôjo y al fondo... ¿qué era aquellos? ¿jaulas? ¿Y una especie de qué de madera? Estabas pensando justo en aquello cuando oiste un enorme rugido desde el lugar de las jaulas que fueron seguidos por otros posteriores.
Los criados que pasaban a tu lado en el primero de estos se sobresaltaron, como tu, por no esperarlo pero acto y seguido siguieron a lo suyo como si aquello fuese lo más normal del mundo.

Podrías ir a preguntar por tu tío a la recepción o podrías darte una vuelta pensando si ya habría terminado estas...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

"Un gran hombre. No sé si habéis estado por los templos que ha estado trabajando en sus reconstrucciones y conservación... es un gran conocedor y amante de los kamis."

No había estado en los templos en los que Sarutori había estado trabajando, pero seguro que llegaría el momento en el que poder pedirle a el mismo que me los enseñase.

“No, todavía no he podido hacer una visita a los templos, acabo de llegar como quien dice y he tenido que priorizar mis obligaciones y mis deseos”

"Espero que le guste mucho el regalo a quien se lo de, seguro que sí, por la ilusión con la que lo habéis elegido.
Si alguna vez necesitáis algo más no dudéis en pasar por mi tienda. Un devoto siempre tiene cabida aquí."


“Ha sido una elección sencilla una vez he entrado en vuestra tienda.
Tened por seguro que si necesito algo más vos seréis a quien primero acuda”


Me fascinaba y relajaba viajar en rickshaw mientras contemplaba cómo la ciudad se mostraba ante mi. Podías ver belleza allí donde mirases y me sorprendía a cada paso que daba, ninguna calle parecía igual y perderse parecía una labor nada complicada. Otosan daba la sensación de ser una ciudad donde todo era posible. Ojalá fuera así...

Decidir ir directamente a la embajada era lo mejor, era muy probable que tío Agoki todavía estuviese por allí, además todavía no había tenido tiempo de ver la embajada, todo había sido muy precipitado.

Entrar al distrito era como llegar a casa, todo estaba en orden, limpio y espacioso. La embajada se mostraba inmensa y bien cuidada.

Aquel rugido me sobresaltó y a todos los allí presentes, pero inmediatamente siguieron con sus cosas, parecían estar acostumbrado, yo no estaba y la curiosidad me invadió por completo. No pude por menos que dirigirme hacia donde habían venido aquellos rugidos para verlos con mis propios ojos.

Un vistazo rápido y a buscar a tío Agoki, que para eso habíamos venido
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Oh, un recién llegado. Que emocionante ¿verdad? Esta es una ciudad mágica, disfrutar de descubrirla."

Te dijo Tsuyu con amabilidad antes de dejarte marchar. Y no deja de ser cierto, aunque hasta ahora no habías centrado tu atención en ver lo maravillosa que era esta ciudad por motivos obvios, de cuanto en cuanto esta te saltaba a los ojos para que no pudieras obviar aquella verdad. La magia impregnada en cada esquina donde una podía ser un mar de bullicio y la otra un remanso de paz y donde todo se mezclaba en una perfecta sintonía mostrando cada recoveco vivo.


La Embajada León era enorme como un castillo militar, incluso sin haber estado nunca podías intuir cada zona para lo que era pues estaba hecho con la escrupulosidad de cualquiera de las bases del León. En el edificio principal parecía estar la sede del Embajador y sus ayudantes y los despachos de los funcionarios. Las alas secundarias para bibliotecas, archivos, estudios, salas de reuniones, de planificación,... Luego estaba el dôjo y luego... aquello de dónde provenían los rugidos.

No pudiste evitarlo y fuiste hacia allí. Gracias a que los jardines eran bajos, de arena rastrillada, piedras, flores bien cuidadas y bonsais pudiste ver al poco que allí había unas enormes jaulas con... leonas dentro! Pero no era lo único que había dentro, había una mujer que estaba en aquel momento siendo atacada por una de ellas.

Corriste con rapidez hacia la jaula para entrar si hacía falta y sacar tu espada cuando la mujer que estaba debajo de la leona la volteó con una enorme fuerza y la leona comenzó a rugir y... Un momento... eso no era un rugido, era un ronroneo. La mujer y la leona estaban jugando igual que hacían los cachorros entre ellos. Casi se te salió el corazón por la boca y lo tragaste al darte cuenta de este hecho cuando llegaste hasta los barrotes. Por poco se te escapa el alma del susto.

Al quedarte tan parado la mujer se percató de ti y te miró mientras la leona parecía "masticarle" el brazo juguetonamente. Al rededor de ella al menos otras siete dormitaban o paseaban sin hacer demasiado caso a la escena que estaba pasando.

"¿Puedo ayudarte en algo Matsu-san?"

Te dijo la mujer que al levantarse un poco llevaba el mon Matsu como tu también en unos ropajes simples de pantalón y hakama, casi de estos que usan los campesinos para cuando trabajan en el campo, ahora mismo lleno de tierra. Era morena y de ojos aviesos y labios carnosos.

Imagen

Comenzó a darse golpes en la ropa para quitarse el polvo mientras la leona que estaba hasta entonces tendida se levantaba y se ponía a su lado restregándose en su pierna cual cachorro.

"Tienes mala cara."

Te dijo acercándose a los barrotes.

"¿No te encuentras bien o es la primera vez que ves leones de batalla?"

O a un humano siendo casi devorado por un león de batalla, querrías decir.
Los Matsus tenían unidades especiales de leones de batalla, eso todo el mundo lo sabía. En realidad solían ser leonas porque eran mucho mejores de disciplinar, sabían combatir en unidades y se coordinaban. Una baza más para que las Matsus dijeran que ahí estaba otra prueba más de quién era realmente la pieza base de la familia, las mujeres, o mejor dicho, las Matsu.

Había familias enteras especializadas en ser domadoras y las que dirigían estas tropas y aunque tu vivías cerca de Shiro Matsu y sabías que allí había varias de ellas nunca las habías visto en persona ni mucho menos habías pillado a una jugando con una leona adulta cual gato.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Ahora podía ver de dónde venían aquellos rugidos. ¡Eran enormes leones! y aquella mujer… ESTABA SIENDO ATACADA…. Un golpe de adrenalina subió hasta mi garganta mientras empezaba a correr como si me empujara el viento, pensado en si llegaría a tiempo para salvarla. Mi respiración se había acelerado y mi corazón bombeaba a un ritmo que lo notaba a cada zancada queriendo salirse de mi pecho.

Corría como si mi vida dependiera de ello hasta casi tocar los barrotes, cuando de pronto aquella mujer con una increíble fuerza le dio la vuelta a aquella leona. Aquello me frenó en seco cerca de aquella jaula, con los ojos abiertos entre el terror de pensar que aquella mujer iba a morir y la estupefacción de ver como volteaba a la leona, con la boca abierta y la respiración entrecortada por el inútil esfuerzo que acababa de hacer.

"¿Puedo ayudarte en algo Matsu-san?"
"Tienes mala cara."
"¿No te encuentras bien o es la primera vez que ves leones de batalla?"

“Matsu Ryunosuke” - acerte a decir con la voz entrecortada aun por el jadeante ritmo de mi respiración.

“Te ví de lejos y pensaba que….Oh dios que idiota me siento, había oído hablar de ellos, de vosotras, pero jamás había visto ni a un león ni a su domadora jugando y cuando vi a esa leona encima de tí pensé que estabas en problemas" - segui jadeando - "hasta que te he visto como la volteabas, perdoname, mi cara tiene que ser un poema ahora mismo.”

Tome aliento e intente recuperar la compostura todo lo que pude.

”He llegado hace poco y la curiosidad me pudo al escuchar el rugido desde la entrada…me parece increíble lo que haces. Me parecen tan hermosos como temibles.”


Aquella Matsu me había provocado una gran impresión, desprendía una fuerza calmada impresionante y no podía apartar la mirada de aquella escena. Eran dos leonas jugando como iguales y no me atrevería a aventurar quién de las dos era más fuerte.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La mujer comenzó al oir tus palabras a reirse con total naturalidad, franqueza y hasta dirías que sorna mientras se acercaba a los barrotes, se apoyaba en ellos y te escudriñaba:

"El día, pequeño Matsu, que necesite que un hombre me salve la vida no llevaré esto conmigo." se señaló en el pecho el mon Matsu.

Tras lo cual comenzó de nuevo a reirse mientras la leona con la que había estado jugando se acercaba a ella y le ponía la cabeza en la pierna cual gato, como si quisiera que la acariciase.

"Siempre sorprende la primera vez, pero está bien saber que los novatos en la ciudad están dispuestos a meterse en una jaula con leones si piensan que hay un compañero en peligro."

Amplió su sonrisa esta vez en una más cómplice a la vez que acariciaba la cabeza de la leona la cual emitió un profundo ronroreo que te hizo temblar hasta los pies pues era a la vez el sonido de un felino conocido como un gato pero tan ronco como el del depredador que podía arrancarte un brazo si lo deseaba.

"No son cuerpos habituales si nunca has estado en la batalla."

te dijo esta sin prestarle importancia mientras se "montaba" sobre la leona, pasando sus piernas por encima de su cuerpo y poniendo sus dos manos sobre la boca de esta, estirándosela y jugando con ella mientras la leona pegaba "dentelladas" para quitarse las manos de encima haciendo que esta, aunque estaba hablando contigo sonriera. Podías ver como parte de la atención de aquella mujer realmente estaba con la leona, molestándola incluso, como si con todo aquello estuviera en todo momento poniendo su superioridad encima del animal para decirle que hasta cuando estaba haciendo otra cosa podía decidir por ella.

"Aquí te vas a acostumbrar a verlos, venimos muy a menudo, las traslado para hacer ciertas maniobras fuera de la finca de adiestramiento, aquí, además en estos tiempos hay que tenerlas muy presentes, ya que son como has visto una forma de hacer ver el potencial del Clan en la ciudad. No sólo el Dragón puede ser peculiar."

Cuando dijo esto te diste cuenta que alguna que otra leona cambió de posición y alguna que otra fue hacia donde estaba la domadora. Esta se "bajó" de la leona y acercándose un poco más hacia la verja, apoyándose en esta para mantener los ojos en las leonas te dijo:

"Soy Adara, Matsu Adara, maestra domadora de la Embajada, del linaje de domadoras para el Clan de Sawa Sanako."

Las familias de los Clanes, dentro de las grandes, tenían apellidos propios algunas casa y linajes, un apellido que nunca se usaba fuera del Clan ya que lo importante era este y el nombre de la familia que te daba cobijo, pero cuando se hablaba entre compañeros era normal mencionar si provenías de un linaje específico.

No los conocías de primera mano pero los Sawa eran una familia conocida dentro de los Matsu, y se dedicaban a la doma de animales como los leones desde su primera domadora, Sanako, allá en el inicio del Imperio.

"Supongo que os he interrumpido en vuestros quehaceres por venir a salvarme se rió.Lo siento, a los nuevos en la ciudad esto les suele pasar a menudo, aunque no todos tienen una respuesta tan inmediata y valerosa, quizás por desgracia, así que dejadme que os lo compense y si os esperan en algún lado dejad que me disculpe en vuestro nombre por el alboroto causado."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

"El día, pequeño Matsu, que necesite que un hombre me salve la vida no llevaré esto conmigo." se señaló en el pecho el mon Matsu.

“Quizás venía a salvar a la leona”
- le dije mientras sonreía.

“Reiros agusto, desde luego me lo merezco. Es la primera vez que entro en la embajada y la primera vez que veo leonas de batalla. No sabía quién podía estar peligro hasta que os he visto y me he dado cuenta de lo tonto que he sido.”

Desde luego no era habitual para mi ver leones, pero me había quedado fascinado con la escena. Aquella Matsu desprendía fuerza, orgullo, autoridad, poder…. Sin duda ella estaba por encima de todos aquellos leones. Incluso sentía todo aquello sobre mi.

Seguía jugando con aquella leona de forma despreocupada y mientras hablaba conmigo, se montaba a horcajadas sobre aquella leona. No tenía claro si aquella demostración de poder era para mi o para la leona. Jugaba con la leona pero sus ojos me miraban dándome una lección sobre lo que era ser una Matsu. Esta vez no tuvo que señalar el mon de su pecho, los actos siempre dicen más que las palabras.

“Es un placer conoceros Adara-sama, el que siente haberos interrumpido soy yo, si vuelvo a escuchar rugir a una leona, intentaré controlar mis impulsos para no venir a salvaros jajaja, que verguenza.

Gracias por vuestras palabras y comprensión con este novato en la ciudad. No es necesario que os disculpéis por nada, venía en busca de una persona, pero no había quedado con el, así que no ha habido ningún retraso.

Espero volver a veros cuando no estéis tan ocupada y podais contarme más sobre estas leonas y vuestro trabajo.

Ha sido un vergonzoso placer Adara-sama.”


HIce una reverencia y me dispuse a dirigir mis pasos hacia la recepción para preguntar por mi tío Agoki. Desde luego en mi primer dia en la ciudad no iba a pasar desapercibido, primero el paraguas y ahora intentar salvar a la maestra domadora de leones de la embajada de una de sus leonas.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La Matsu se rió ante tu respuesta mientras asentía complacida por esta.

"Un chico bien educado, tu madre estará orgullosa." Te dijo.

"La próxima vez que las oigáis rugir quizás podríais venir con la misma prestreza pero para verlas entrenar, son un espectáculo para ver." Comentó."Y a una domadora siempre le gusta enseñar qué bien están entrenadas sus niñas. ¿Verdad Aki?"

Le preguntó a la leona con la que jugaba haciendo que esta gruñera de pronto, como si la hubiera entendido completamente.
Adara se despidió de ti con un gesto de la mano mientras era rodeada por alguna leona más que se había despertado por el revuelo y se volvía para "hablar con ellas".

Sin duda aquella ciudad no te iba a dejar indiferente.
De nuevo te dirigiste hacia la entrada principal de la Embajada y con calma entraste viendo cómo la planta principal era diáfana con un enorme mostrador en la entrada donde heimins trabajaban en labores administrativas menores y había personas yendo y viniendo, pero al contrario que en otros lugares con orden, discreción y en relativo silencio o mejor dicho, con calma.

Entonces recordaste algo por el cual la familia Kitsu y su alo a tu alrededor te gustaba, donde había un Kitsu o un shugenja (en el caso de los León eran estos por eso para ti Kitsu era igual a tranquilidad) nunca había nada malo ni ninguna sombra tenebrosa, lo cual no significaba que tu no vieras nada más allá, tan sólo que no era temible, aunque en este corto tiempo en la ciudad ese significado estaba cambiando para ti.

Aún así, lo que veías cuando había aura de Kitsu cerca era muy distinto a tu día a día normal, era como si limpiaran el ambiente, lo descargaran, lo llenasen de calma y de luz... y atrajeran a seres de luz...
Poco tiempo tardaste en darte cuenta que de vez en cuando, pasando junto a alguno de la Embajada caminaba a su lado alguien con un alo de luz a su alrededor, un alo dorado y cálido y que hablaban de manera amable y preocupada a quien acompañaban, los cuales no los veían.
Tu no eras un shugenja Kitsu y no podías verlos a todos ni saber cómo comportarte, qué hacer, cómo sacar provecho ni nada por el estilo pero a veces como aquella sí que podías ver fantasmas, y no cualquiera, Ancestros. Honorables Ancestros que bajaban a donde sus descendientes a guiarlos y cuidar de ellos.

Y cielos, aquella embajada estaba llena de ellos, o al menos en un momento pudiste ver al menos a tres entre pasillos y con unos y otros que iban. La calma, la paz y la alegría invadió tu corazón al ver a tan honorables invitados en este plano celestial.
Estabas justamente pensando aquello cuando de pronto oiste decir a tu tío:

"Tienes puesta "esa cara"."

Bajaba por las escaleras junto a un hombre mayor, de cabello cano, con barba y bigote, de aspecto sereno, regio e imponente.
Imagen

Cuando tu tío se refería a "esa cara" daba la casualidad que habías visto siempre algo que no deberías poder ver, pero no en el mal sentido, él no te había visto demasiadas veces aterrado gracias a que su aura siempre te había protegido, aunque alguna que otra vez te había visto triste, asustado... pero quizás no muchas veces en mitad de una experiencia traumática, así que ese embelesamiento él lo tenía asociado en cierta manera con algo bueno.

"¿Te está gustando la ciudad?"

Te dijo mientras se acercaba con el hombre.

"Hokusai-sama, este es mi... "sobrino" Matsu Ryunosuke, es de quién os he hablado antes que me acompaña. Tiene una gran sensibilidad y fe y creo que este viaje le dará muchas bendiciones, después de todo esta es la ciudad donde mayor número de templos y devociones une, estaba muy ilusionado por venir.

Ryu-chan, este es Kitsu Hokusai-sama, es uno de los ayudantes del Embajador Ikoma Toushi en la ciudad y un viejo amigo."



OUT
Por cierto quizás un poco tarde pero te pongo una imagen de tu "tio"
Imagen
subir imagen foro
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Por supuesto Adara-sama, contad con ello. Sería un placer para mí ver como entrenais con ellas, que además son un orgullo para todos nosotros. ¿Podrias decirme cuando realizáis vuestros entrenamientos? Intentaré pasarme a ver el espectáculo.”

Me despedí de aquella Matsu con el peso de su presencia todavía sobre mis hombros. Aquella mujer me pareció realmente impresionante y quería ver que era capaz de hacer en aquellos entrenamientos.

Mientras andaba por la embajada y dejaba atrás el sobresalto con las leonas, caí en la cuenta de la tranquilidad que se respiraba en aquella embajada en comparación con lo que había visto fuera en la ciudad. Era como si por fin hubiese podido relajarme de una tensión que no sabía que había estado manteniendo.

Cuando empecé a ver a todos aquellos Kitsu, entendi el por qué de mi calma, era como llegar a casa de tío Agoki, la tranquilidad estaba asegurada. Lo que no había visto nunca era a aquellos fantasmas con ese aura dorada y aspecto amable, debían de ser ancestros. Por cosas así daba gracias por tener mi don.

Pero ¿que debía hacer?, de momento sería mejor dejarlo estar, Si Orihime estuviera ya conmigo sabría decirme más. Así que vamos a buscar a….

"Tienes puesta "esa cara"."

“Esto…a ti no puedo esconderte nada ¿verdad?” -dije mientras intentaba mantener el paraguas lo más cerrado posible para que no se pudiese distinguir nada de lo que en el había escrito.

“Está resultando ser una ciudad de lo más fascinante, he conocido mucha gente interesante. Ahora mismo acabo de conocer a Matsu Adara y estoy deseando verla entrenar con las leonas”

“Es un placer Hokusai-sama” - Dije haciendo una pequeña reverencia - “Estoy seguro de que este viaje me va a dar muchas cosas tío, gracias por tus palabras. Ya he estado visitando alguno sitios interesantes.”

“Hokusai-sama, me permitis preguntaros que lugares no debería dejar de visitar en mi viaje.”

“Agoki-san, voy a necesitar de vuestra ayuda cuando dispongais de un momento para un asunto en nuestra residencia”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
a Hokusai le haces una buena reverencia, nada de pequeña, que es el segundo de la Embajada, es el ayudante del Embajador así que para que te hagas una idea aqui salvo los daymios nadie tiene mayor rango. No hace falta que lo corrijas pero es para que lo sepas en la embajada el organigrama es este:
Ikoma Toushi (embajador)
_________I_____________________
I I
Matsu Umeko (ayudante asuntos militares) Kitsu Hokusai (ayudante asuntos religiosos)

Y luego ya todos los demás.
Usar el sama es correcto con estos.
IN

"Normalmente los hago en las primeras horas de la mañana, tras el desayuno, cuando el sonido de las fieras no levante al vecindario pero suficientemente pronto como para que no les cueste, las leonas son animales que cuando la Dama Sol está en lo alto tienden a vaguear." Te las señaló tumbadas por la jaula."Cuando baja el sol suelen de nuevo activarse y entonces es otra de las horas en las que entreno con ellas."


Aegoki se acercó con una queda sonrisa asientiendo.

"Y más que vamos a ver, esta ciudad nunca deja a nadie indiferente."

"Oh, ya habéis conocido a Adara-san." Dijo Hokusai."Una bushi formidable, sus leonas son un escuadrón tan unido que muchas veces nuestros bushis deberían sentir vergüenza de la forma tan compacta que mantienen, son un ejemplo."

Tu tío no pareció darse cuenta de que el paraguas estaba escrito cuando lo cerraste y apartaste de la vista.

"Si habéis venido a la ciudad como parte de un viaje espiritual lo primero sin duda que debéis hacer es ir a los Grandes Templos, sin duda. Es visita obligada, sólo para verlos hay peregrinaciones anuales."

Te comentó.

"¿Ayuda? Claro, ya nos estabamos despidiendo, mañana en la mañana comenzaré mis nuevas funciones aquí. Hokusai-sama me estaba comentando también algunos lugares donde podríamos ir a cenar luego."

Te dijo este tras lo cual os despedisteis de Hokusai para poder ir hacia vuestras habitaciones, las cuales estaban dispuestas en una de las Residencias del Clan que se encontraban cerca de la Embajada, de las murallas hacia la ciudad exterior.
Las calles de los distritos interiores eran muy amplias, llenas de árboles, de zonas de descansos y enormes mansiones. Al final de la avenida, viéndose la muralla que daba hacia el exterior había un enorme edificio de dos plantas, robusto, de madera, de aspecto clásico, casi podrías confundirlo con un templo sino fuera por la forma alargada y por los jardines exteriores.

Tu tío que ya sabía dónde os habían dejado las cosas te indicó que vuestras habitaciones estaban en la segunda planta. Cada uno tenía una habitación con una salita compartida justo en el medio de ambas como si fuera un salón privado. las habitaciones eran sencillas pero muy cuidadas, con elementos de muy buena calidad, una zona de lectura, los paneles de shoji pintados con maestría y con frases del bushido y del camino del honor, así como del arte de la guerra, además de evocaciones de paisajes de las regiones león.

Tus cosas estaban ya en tu habitación y te diste cuenta nada más llegar que también habían enviado el altar...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Estoy completamente de acuerdo Hokusai-sama, además tienen ese aura de fiereza y poder que afecta a todo el que está cerca, es ciertamente impresionante.”

Por los pelos, creo que mi tío no se había dado cuenta del paraguas, que tampoco es que me importase demasiado, pero así tendría que dar menos explicaciones. Ya llegará el momento de las explicaciones.

“Tomo buena nota, iré a visitarlos en cuanto el tiempo me lo permita. Todo el mundo habla de los Grandes Templos, así que tengo que aprovechar la oportunidad”


"¿Ayuda? Claro, ya nos estabamos despidiendo, mañana en la mañana comenzaré mis nuevas funciones aquí. Hokusai-sama me estaba comentando también algunos lugares donde podríamos ir a cenar luego."

“Estupendo, la gastronomía de una ciudad dice mucho de la ciudad. Ha sido un placer conoceros Hokusai-sama”
- dije mientras hacía una reverencia

“¿Que tal ha ido la mañana tio?, yo he estado ocupado pensando en la familia y en los Kamis y en todo lo que nos rodea. He visto la universidad Kaiu y la plaza brillante en el distrito kuroge.”


Subí hasta mi habitación y al ver el templete allí me dispuse a preparar todo. Desenvolví la serpiente que cada vez que la miraba me parecía más impresionante. Desde luego creo que había conseguido todo lo que Nisio-sama me había pedido, ahora solo faltaba purificar el altar y volver a la tienda de los deseos para hablar con Nisio-sama.

“Tio Agoki, como ves, he conseguido un templete para mi habitación, pero necesito un ritual de purificación y por eso necesitaba tu ayuda. Hay cosas que solo con la fé no se alcanza”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Ha sido una mañana interesante, necesaria para tomarle el pulso a la ciudad a las venas más cercanas a lo que me importan, saber nuevos cometidos... Muy productiva sin duda." asintió mientras ambos caminabais hacia la residencia.

Aegoki te miró con una cálida sonrisa en los labios cuando hablaste de todo lo que habías hecho y hacia dónde habías ido y te comentó:

"Me alegro mucho de oir eso, no sabes cuánto. Estaba seguro que salir de allí te vendría bien, que tenías mucho que hacer y que explorar... Tu madre tenía sus reticencias pero yo estaba seguro que una ciudad como la capital podría aportarte mucho para tu crecimiento personal y para despertar tu curiosidad..."

Curiosidad era decir poco o más bien ir algo desencaminado después de todo el motivo por el que no salías tanto como los demás no era porque fueras apocado, tímido o miedoso, bueno, quizás aquello último en cierta instancia si, pero es porque tu vivias en un mundo que los demás no podían ni intuir...

Aegoki pasó a tu cuarto a través de la sala común cuando le llamaste y nada más ver el templete asintió muy complacido, para él todo símbolo tan patente de tu devoción era algo que le emocionaba en sobremanera. En cierto sentido él te sentía como el hijo que no había llegado a tener y muchas veces te preguntabas del por qué de aquel hecho, si Aegoki era un gran hombre en muchos sentidos...

"¿Quieres que lo bendiga? Claro, me alegro que lo primero que vea en tu habitación y que parezcas haber hecho haya sido comprar un templete. "

No sabes cuánto, eso no lo dijo pero se veía sin duda el orgullo en su mirada.
Aegoki se acercó al templete y extendió sus dos manos mientras comenzaba a orar. Sus palabras eran susurradas, en un idioma que no conocías y la estancia pareció quedarse en una quietud tan calmada que el aire, el sonido y todo quedo eclipsado, mudo, salvgo su voz, como si el mundo sólo atendiera a aquellas palabras.

Cuando terminó se volvió hacia ti con aquella satisfecha sonrisa y te dijo:

"Los Ancestros te mandan sus bendiciones a través de los kamis, ya es este el hogar que puede guardarlos y a los kamis y Fortunas que traigas contigo."

Te señaló hacia la figura de la estatua.

"Y a sus guardianes, claro..."

La tomó con cuidado y te dijo:

"Que manufactura tan hermosa... se nota el detalle y el mimo en la talla...
Bendita ciudad llena de elementos de fe."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Devolví la mirada y la sonrisa a tio Agoki, estar con él siempre me daba tranquilidad, siempre había velado por mi y por mi bienestar. Siempre había sentido que no hacía preguntas porque ya sabía las respuestas. Estar con él me hacía sentir estar en casa.

“Es una ciudad increíble, y en el poco tiempo que llevo aquí he conocido gente muy interesante que me han dado pie a explorar mucho más esta ciudad. A mi madre, como a todas las madres, le gustaría que no me moviera de su lado, porque así los peligros de la vida le parece tenerlos controlados.”

Me quedé pensativo todo el resto del camino, sentí que le debía la verdad, no me encontraba agusto escondiendo lo que me pasaba. Y si ya lo sabe todo y solo está esperando que yo se lo diga… Podría hacerle tantas preguntas.... ¿Cuanto conoció a la abuela? Pero primero debía preguntarle a Orihime y para eso aún había cosas que hacer.

“Veo que os ha gustado ver el templete, mi mañana ha estado dedicada a encontrar uno y un guardián, y estoy muy contento con lo que he encontrado.”


Me agarre al relicario. Ver como bendecía el templete me llenaba de una emoción contenida que soportaba a duras penas. Cada vez estaba más cerca de traer a Orihime de vuelta. Aquel silencio solo roto por aquella oración apaciguo mis emociones y me hizo guardar la compostura hasta que terminó.

Me incline haciendo una leve reverencia, estaba lleno de agradecimiento hacia ese hombre que tanto cariño desprendía hacia mí.

“Gracias tío, significa mucho para mi que hayas sido tú el que bendiga este altar.”


“Verdad que la serpiente es hermosa, nada más entrar en aquella tienda, supe que la había encontrado. Su dependiente Asahina Tsuyu es un hombre de gran devoción y si alguna vez necesitáis alguna estatuilla especial, os recomiendo que vayáis a verle”

Quería aprovechar este momento familiar para preguntarle algo que me llevaba rondando la cabeza desde que habíamos emprendido la vuelta a casa desde la embajada y este era un buen momento.

“Agoki-san, ¿Conocisteis bien a mi abuela Kaori?., la he tenido presente toda la mañana y mis recuerdos son vagos.”

“Ahora si no me necesitas, me voy a ir a seguir descubriendo esta ciudad, que tengo la impresión de que esté el tiempo que esté nunca voy a tener suficiente jaja”

Dirigí mis pasos hacia fuera de la residencia para parar un rickshaw y volver de nuevo a la tienda de los deseos olvidados.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Ya sabes que las madres Matsus opinan que sus hijos no deberían tener sueños locos, después de todo el hogar se fundamenta en ustedes." asintió Aegoki."Pero es su forma de cuidaros, también."


Aegoki no dijo nada sobre lo del altar sólo fue hacia ti y te puso una mano en el hombro como si te dijera que "era un placer ayudarte" tras lo cual asintió con aquella sonrisa.

"Oh... un Asahina... eso tiene sentido, sus tallas y sus objetos siempre tienen una vida especial. Debe ser esa filosofía pacifista que se transmite en sus creaciones."

Los Asahinas era una familia de la Grulla totalmente pacifista, morirían antes que levantar las manos para hacer daño a otro, los leones tenían un sentimiento dispar ante esta clase de personas, por un lado jamás osarían a matar a alguien indefenso pero por otro lado que la indefensión fuera su primera opción sobretodo para un Matsu no era del todo bien avenida.

Aegoki pareció sorprendido por tu pregunta repentina pero quizás no por esta sino por el valor quizás de hacerla.

"Si, claro que la conocí. Kaori-san fue siempre una buena amiga, para mi era como una hermana mayor." Te comentó."Yo la tengo siempre en mis oraciones, me acuerdo de ella todos los días y sé que está con los Antepasados Bendecidos, Ryu-chan."

OUT
Cuando conoces a alguien desde pequeño se usa el -chan (que luego de adultos sólo se usa como cercanía hacia las mujeres). Este sufijo es el uso que muchas veces destaca si conoces a un hombre desde que es muy pequeño por la cercanía que destaca este.
IN


"Eras pequeño cuando la perdiste pero si alguna vez quieres hablar de ella me encantará responderte a todas las preguntas que tengas."

Dijo antes que te despidieras de él para volver hacia la tienda de Deseos Olvidados.




TIENDA: DESEOS OLVIDADOS.
MEDIO DIA.


Era ya la hora de comer casi cuando llegaste en rickshaw a Deseos Olvidados. La tienda estaba tal y como la dejaste, obviamente, sin embargo la sensación al llegar allí es como si hubieran pasado muchas cosas, muchos días y fueras un poco más sabio y quizás por ello un poco más feliz. O quizás sólo era el hecho que sabías que Orihime estaba ya casi de vuelta.

Llamaste a prisa y el dependiente te abrió con una media sonrisa.

"Que bueno veros de nuevo, entero."

Matizó al final mientras te hacía pasar.

"Nisio-sensei no está aquí ahora, ha ido a la exposición de arte del autor Kakita Koji."

Te indicó que pasaras junto a él por el enorme pasillo hacia uno de los salones de té.

"Si queréis podemos llamarla para que venga o si queréis podéis ir a buscarla allí. Como gustéis."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Que complicado es no tener sueños locos tío, no me quejo de mi madre, se que todo lo que hace, lo hace por cuidarme y protegerme”

"Oh... un Asahina... eso tiene sentido, sus tallas y sus objetos siempre tienen una vida especial. Debe ser esa filosofía pacifista que se transmite en sus creaciones."

“Supongo que esa filosofía pacifista que tienen, les da una sensibilidad especial para realizar tallas como estas y que parezcan estar imbuidas de vida. En su tienda había trabajos como no había visto nunca.”

La cara de mi tío respondió claramente a mis sospechas cuando le pregunté por la abuela, supongo que no se esperaba la pregunta en este momento, pero tenía muy claro que sabía muchas más cosas de las que me había contado. Había conocido a mi abuela mucho más de lo que yo por desgracia podría conocerla.

“No os sorprendáis por la pregunta tío, tengo fundadas sospechas de que sabéis más de lo que me contais. Vuestros silencios y vuestros ojos desde que era pequeño, siempre han hablado más alto que vuestras palabras. Quizás ha llegado el momento de que me habláis de ella.”

“Espero poder hablar de ella y de más cosas a mi vuelta.”



TIENDA: DESEOS OLVIDADOS.
MEDIO DIA.


Esa tienda y Miya Nisio habían creado un punto de inflexión en mi vida, en la forma en la que tenía de verla. Volver a ella me traía sensaciones encontradas, tenía la sensación de haber vivido más en una mañana, que en muchos años de mi vida y estaba encontrando respuestas para preguntas que nunca había hecho. Estaba satisfecho e intranquilo a partes iguales. Y por otro lado, cada vez estaba más cerca de volver a ver a Orihime.

Llame a la puerta sin cerrar el paraguas y cuando Kimihito soltó su lapidaria frase, me limité a sonreír y a bajar el paraguas de una forma suficientemente rápida para que no causase sospechas lo que iba a hacer, pero lo suficientemente pausada como para que me permitiese ver si sus pies desaparecían tras este, mientras el paraguas conseguía ocultar mi mirada mientras lo cerraba.

“Como bien habéis dicho, he vuelto de una sola pieza. Creo que sería una osadía y una inconsciencia andar de paseo por la ciudad en estas condiciones más de lo estrictamente necesario. Que no hiciera preguntas en su momento debido a la urgencia del asunto que nos atañe no implica que sea un inconsciente.

Además Miya Nisio me indico que viniera aquí cuando tuviera todo lo necesario, así que si no es un problema, me gustaría que la llamaseis.”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Hablaremos de ella cuando quieras y cuanto quieras. He estado esperando a que fueras mayor y estuvieras listo." Te comentó este antes de dejarte marchar.



TIENDA: DESEOS OLVIDADOS.
MEDIO DIA.



Cuando el dependiente de la tienda te recibió de aquella forma de manera insconciente o ya casi interiorizada llevaste el paraguas para el suelo y miraste bajo este. Había dos pies, sin embargo por un segundo creiste que aquella visión te parpadeó en tus ojos. Cuando lo cerraste y miraste hacia el dependiente este se aguantaba una pequeña risa.

"Aquí soy humano."

Te dijo haciendo un matiz desconcertante mientras te invitaba a pasar con total tranquilidad.

"La exposición es en un templo y estará lleno de shugenjas como la propia modelo de la obra, por eso os lo decía, pero entiendo vuestra reticencia."

Te comentó mientras entraba en el salón de té y te preguntaba si querías algo de beber, poniendo un plato con dulces en la mesita. El salón de té donde habías entrado parecía tener los shogis, las fusamas de papel, pintadas como si fuera un atardecer y se creaba una extraña sensación con "la luz que venía de fuera" y que no tenías claro de dónde como si la luz hiciera cálidas oleadas. Los dibujos eran de una tranquila playa donde el mar llegaba con sus olas.

"Esperad pues un momento mientras la mando a llamar."

El dependiente salió de la sala y lo oiste andar un par de pasos hasta que pareció hablar con alguien, era una voz femenina, algo infantil, que recogió el testigo de lo que deseaba, que era llamar a Nisio y pareció marcharse a prisa. Lo curioso, o mejor dicho, otra de las cosas curiosas es que primero jamás habías oído a nadie en aquella tienda y lo siguiente es que la sombra de Kimihito se veía a través de la fusama proyectándose hacia el interior de la sala pero el de la otra persona.... no...

Poco tiempo después este entró tranquilamente a la vez que sacaba una larga pipa mashikanshisha de fumar.

"¿Fumáis?"

Te preguntó por si querías acompañarle mientras se sentaba en la mesa contigo y servía dos tazas.

"¿Te apetece té o quizás algún licor que te pueda abrir el apetito?"

Dijo mientras cogía la tetera y se servía.

"Yo tomaré sake de ciruelas dulces... Es perfecto para esta época del año."

Tras decir tu lo que deseabas te sirvió con la misma tetera en un movimiento tan natural que te resultó ridículo, sin embargo este te hizo una seña para que bebieras y al hacerlo... no, aquello no era sake de ciruelas como él se había servido sino lo que tú habías dicho que desearías tomar.......
El dependiente bebió con una queda sonrisa en los labios, de aquel que saborea algo delicioso.

"Así que una serpiente como guardiana de templo..." Musitó."No suelen haber muchas pero sin duda yo diría que tienen un sentido de la lealtad que muchos creerían que son inus (perros) más que serpientes.... son asombrosas esas criaturas, lo dan todo, literalmente hasta su piel."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

"Aquí soy humano."

“Entonces no andaba desencaminado en mis sospechas, no sois del todo humano.”

Pensaba que había sido más discreto con el paraguas, ¿cómo lo había sabido?, debería ser más cauto a partir de ahora, estoy jugando con un mundo del que se muy poco. ¿Qué era kimihito? Podía ser humano y a la vez no serlo.

Habíamos quedado en la tienda y me había quedado muy claro que andar por la ciudad ahora mismo en mi situación era peligroso. Seguiría con lo acordado aunque tuviera que esperar a Miya Nisio.

Aquel salón de té era como todo lo vivido hasta ahora, desconcertante, en aquella tienda parecía estar todo hecho para causar cierto desconcierto mientras sin darte cuenta, te invitaba a la paz y tranquilidad.

“Si por favor, el té de esta mañana. Quiero grabar el sabor de ese té nuevamente en mi cabeza”

Quería volver otra vez a sentir el sabor del té de la abuela otra vez en mi boca, evocar los recuerdos de mi infancia cuando ella todavía vivía.

“No gracias, no fumo - ¿Con quien hablabais antes? Nunca he oído o visto a nadie más en esta tienda y eso que puedo ver más de lo que los ojos ven”

Me atreví a preguntarle directamente a Kimihito, pues estaba claro que con él no tenía que fingir, sabía más el de mí, que yo de él. Y quizás pudiera obtener algunas respuestas mientras esperábamos a Nisio. Sabía que lo más probable es que fuera evasivo en sus respuestas, al igual que lo era Orihime e incluso la misma Miya.

"¿Te apetece té o quizás algún licor que te pueda abrir el apetito?"

“Solo el té estará bien, gracias”

Bien, está claro que da igual lo que diga o me pregunte, el va a hacer exactamente lo que él quiera, sólo por el simple motivo de desconcertarme. Kimihito disfrutaba de la situación. Había disfrutado esta mañana y disfrutaba ahora. Sin embargo no podía quejarme, el té me devolvió al lado de la abuela y calmó mis emociones.

“Disfrutais con esto, ¿no es cierto?, ver mi cara de desconcierto cada vez que ocurre algo que no espero o no es lógico. No me habéis dicho quien, ni que sois, más allá de vuestro nombre no se nada”


“Sabéis más que yo de guardianes, pero sí que puedo asegurar que su lealtad es férrea e inquebrantable. Tanto como para que a una casi le cueste la desaparición. Esperemos estar a tiempo de poder encauzar esta situación”


Bebí otro sorbo de té, estaba tranquilo, con la sensación de haber vivido y asimilado en una mañana muchos años información. Tenía una misión, un objetivo que lograr. Inspiré y exhalé profundamente mientras miraba a Kimihito. Nunca volvería a ser la persona que entró por la mañana en esta tienda.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"No he dejado del todo de serlo, más bien." Te contestó el dependiente sin darle más importancia mientras te dejaba pasar.


El dependiente te sirvió el té que pediste con una media sonrisa complacido como si aquella evocación le hubiera parecido alegre y adecuada para ti y eso le gustara.

"Hablaba con una de mis ayudantes, aunque esta es mi tienda y... aunque objetivamente soy el único dependiente, tengo ayuda. He mandando a Maru."

Te comentó este tras retirar el ofrecimiento del tabaco y comenzar a encender la pipa con cuidado.

"No la habéis visto porque bueno, en realidad quizás vos si que pudierais verla, pero el resto de los humanos normales no lo haría. Maru, en realidad mis dos ayudantes, Haru y Maru son encarnaciones de pequeños dioses del hogar... Cómo os lo diría... Son como vuestra Orihime pero de esta tienda, son sus guardianes."

Entonces te señaló al techo, a las molduras de este y te diste cuenta que en la sala había dos molduras una con forma de can y otra con forma felina. Y ahora de pronto caiste, como si hasta aquel momento se te hubiera olvidado y apareciera de la nada cual gota en tu mente causando una oleada en la mansa agua. Esas dos molduras e imágenes estaban por todos lados pero hasta ahora no las habías visto o mejor dicho... ¿fijado? ¿O ellas no te habían permitido hacerlo?

"Maru es el can, Haru es la gata." Te comentó fumando distraídamente.

"En realidad disfruto del hecho de saber que entendéis que hay muchas preguntas sin contestar más que el batiburrillo de no saberlas... en esta ciudad, Matsu-san, muchos no se quieren hacer preguntas... lo cual, desde mi punto de vista eso si que es desconcertante...

Hoy han pasado por esta tienda, y no os miento, quizás un centenar de personas y queréis saber cuántas han sentido la misma necesidad que tenéis vos de respuesta...... Pues no os mentiré, no creo que lleguen ni a diez..."


Comentó bebiendo con tranquilidad.

"Os digo mi nombre porque el resto poco importa, lo que fui en el pasado, lo que soy ahora... Los años pasan y se entremezclan con las idas y venidas de las estaciones o quizás nunca he salido de una de ellas... Quién sabe... Musitó pensativo Sólo soy el sueño de alguien que espera, nada más, y mientras lo hace cree que es bueno ayudar a los demás."

Y no sabías por qué aquellas palabras finales te parecieron más sinceras y reales aunque no podías llegar a comprenderlas que muchas de las que otras personas jamás te habían dicho.

No pasó mucho tiempo, mientras meditabas en silencio y el dependiente fumaba, hablasteis de algunas banalidades, del tiempo, de tu viaje a la capital, le contaste un poco sobre lo que habías vivido y Kimihito parecía conocer a todas y cada una de las personas que nombrabas, asintiendo con interés cuando la puerta sonó.

El dependiente alzó la cabeza y dijo:

"Nisio-sama ha llegado."

Unas palabras que más por el hecho de haber sido llamada te pareció que él sabía a ciencia cierta que estaba allí. Se levantó y fue hacia la puerta mientras te dejaba allí, al poco tiempo apareció con la Miya, como había dicho.

"Oh, sano y salvo." dijo Nisio al verte."Perfecto."

¿Por qué todos tenían esa forma tan siniestrae de alegrarse por tu estado?
Nisio se sentó con ustedes mientras el dependiente le ofrecía algo de beber que ella rechazaba.

"No, gracias, he estado tomando algo en el evento, en esa clase de lugares es peor sino lo haces, insisten más... aunque luego no sean capaces de dejar de mirarme con rostro bobalicon."

No estabas seguro pero creías que se estaba refiriendo a la misma cara que debiste poner cuando la viste esta mañana beber por la máscara si es que eso era posible.

"¿Y bien? ¿Has conseguido todo lo que te pedí? Supongo que si, sino no habrías venido con tanta rapidez, pareces un chico centrado."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Entiendo, entonces es que Haru y Maru son tímidos y se esconden muy bien, aunque casi lo prefiero así, probablemente esta mañana no hubiera entendido nada.”

Cuando Kimihito me señaló las molduras, me di cuenta de que toda la tienda tenía referencias a Haru y Maru. No había reparado en ellas, pero realmente habían estado alli todo el tiempo. Quizás estaba demasiado preocupado pensando en todo lo que estaba pasando como para ponerme a revisar la decoración de aquella tienda. Y por otro lado, las molduras, eran la menor de sus rarezas.

“Supongo que la mayoría de personas prefieren obviar lo que no entienden para así no tener que hacerse preguntas, prefieren vivir en la ignorancia, pensando convencidos de que saben todo lo que hace falta saber.

Yo llevo toda vida viviendo entre preguntas, entre cosas que no es sino ahora cuando estoy empezando a entender y comprender.. Y sin embargo, estas preguntas me llevan a otras nuevas.

Algunas preguntas son intrascendentes como ¿Qué clase de tetera es esa que a cada uno le sirve lo que quiere? y otras son más complicadas como ¿Cómo habéis ido dejando de ser humano y por qué?

He aprendido que muchas preguntas no se formulan ni se responden, pero en el momento adecuado, aparece la respuesta por si sola a la pregunta que no habías formulado. Algo parecido a lo que pasa en esta tienda, algo que no sabías que habías perdido…”


Kimihito me hablaba con una confianza y una sinceridad que no esperaba, pero agradecía. En una ciudad en la que tu clan y tu familia te definía desde tu nacimiento, estaba Kimihito, atemporal, siendo el sueño de alguien y con la única y honorable misión de ayudar a los demás.

El sueño de alguien que espera. Aquellas palabras se posaron en mi mente y mientras intentaba buscarle sentido a quella frase, sonó la puerta anunciando la llegada de alguien.


"Nisio-sama ha llegado."

"Oh, sano y salvo." dijo Nisio al verte."Perfecto."

Entero, sano, salvo y ahora mismo preocupado. Probablemente mi nivel de inconsciencia hacia el peligro al que estoy expuesto ha sido alto, o quizás solo quieren preocuparme.

Es probable que yo también la hubiese estado mirando con esa cara, ya no tanto por la máscara, sino más bien por todo lo que me había tocado asimilar en tan poco tiempo.

"¿Y bien? ¿Has conseguido todo lo que te pedí? Supongo que si, sino no habrías venido con tanta rapidez, pareces un chico centrado."

“Por supuesto Nisio-sama, está todo dispuesto. El templete ya está colocado en mi habitación junto con la talla de serpiente más mimada y hermosa que hasta ahora había visto. Y todo ello ha sido bendecido ya.

Me disteis a entender que el tiempo corría en nuestra contra y he intentado ser lo más diligente posible. El paraguas no ha sido el elemento que más cómodo me ha hecho sentir en mis tareas, pero ha funcionado perfectamente. Y aunque no me quejo sama, quizás un sombrero (Kasa) hubiera podido hacer las mismas funciones ¿no?

Por favor, enseñadme como debo proceder ahora. ¿Cómo puedo traer a Orihime-sama de vuelta? ¿Que debo hacer después?”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Son muy suyos, si." asintió el dependiente."Pero luego cuando cojen confianza...." sonrió.

Que no te hubieras dado cuenta de las molduras no era casualidad, estabas seguro, sin embargo aquello era sin lugar a dudas lo menos extraño de todo lo que llevabas de día. Te sorprendió pensar de aquella forma incluso, cómo podían cambiar las cosas...

"Este Imperio tiene demasiados problemas "naturales" como para pensar en lo que no lo es.
¿acaso no se hace lo mismo con las Tierras Sombrías? Miranos aquí, sentados tomando el té como si no existiera un lugar lleno de oscuridad, monstruos y un dios oscuro que desea su vuelta y la aniquilación del Imperio...

Los humanos son así."


Expuso dejando patente que hasta a ti se te olvidaban esas cosas.

"Pero es cierto que hay preguntas que se deben hacer y preguntas que se responden solas...
Un poco como la iluminación ¿no te parece?
El enigma de la iluminación NO es la gran respuesta, sino la pregunta a la que se responde contigo. Es una pregunta que no está hecha pero que está respondida y a la que debemos poner palabras nosotros solos."



(...)


Nisio entra y se sienta contigo y oye lo que tenías que contarle.

"Pero si te hubiera dado un kasa no podrías usarlo como objeto de defensa."

Te dijo Nisio señalándote al paraguas-

"¿O acaso crees que sólo sirve para que ellos no te vean? Chico.... chico... No te iba a mandar de recados por la ciudad más llena de seres sobrenaturales sin algo que te pudiera servir aunque sea de escudo."

¿Perdona? ¿como escudo? Y si eso era cierto... ¿No habría sido mejor decirtelo? Una vez más no entendías nada pero empezaba a darte en la nariz que su motivo, por enrevesado y oculto que fuera lo tendría... Estabas poniendo seguramente una expresión que denotaba aquello cuando Nisio dijo:

"Si fueras un cortesano y te mandara a entrar en una sala dándote una katana ¿qué pasaría?
Exacto.
no te dejó ni hablar.Cuanto menos supieras mejor estarías en este caso, menos nervioso al menos, que es lo que necesitaba. Si has logrado que hasta esta edad no te hayan comido es señal que eres listo o al menos tienes un buen instinto.
De todas formas ahora que ya estás aquí, a salvo, y que vamos a traer de vuelta a Orihime puedo decirte que ese paraguas con el salmo que le he puesto no sólo te deja ver a los espiritus y hace que ellos no te vean sino que puede resistir una serie de envites espirituales. Así que aunque vuelva Orihime te recomendaría que te lo quedases. Nunca está de más poder aprender a defenderse uno solo ¿no crees?"


Dijo con total naturalidad.

"Bueno... entonces ya estamos listos para tener un lugar donde ella pueda descansar...
Al principio Ryunosuke, Orihime va a estar débil, no va a poder estar contigo siempre como antes. Cuando vayamos llenando "de fe" su altar, entonces ella irá adquiriendo poder y cuando esto pase entonces pasaremos a la segunda parte del plan, resucitar a un dios."


Nisio se levantó de pronto y te hizo una seña para que hicieras lo mismo.

"Voy a cogerte una de tus habitaciones, Kimihito-san." Le informó.

"Todas son vuestras, Nisio-sensei. Como gustéis."

"Esperamos no tardar mucho." Le informó haciendo que este asintiera.

Nisio te indicó que la siguieras al enorme y larguísimo pasillo y mientras ibais los dos andando por este te dijo:

"¿Dirías que aquel claro en mitad del bosque era su lugar preferido?"

Te preguntó.
¿Preferido? Por un momento rememoraste los encuentros con Ori y no sabrías decirlo pero allí, sentada sobre aquella lámpara de piedra que ahora sabías que había formado parte del templo de su dios se veía muy feliz, o todo lo que sus ojos tristes podían dejar que su boca sonriera.

"Deberemos apostar entonces a que está ahí."

Te dijo esta al final parándose delante de una puerta bruscamente. Nisio sacó de su obi un cordón rojo de cuerda trenzada como la de los templos, se hizo un nudo en la muñeca y luego extendió la cuerda hasta tu mano y te ató el otro extremo en la tuya.

"Nunca deshagas el nudo. ¿De acuerdo? Ni te alejes de mi más de lo que la cuerda pueda dar."

Otra de esas peticiones extrañas que no estabas dispuesto a incumplir pensaste justo antes que abriera la puerta (fusama) y....
No podía ser... al otro lado de la fusama estaba el claro del bosque donde Ori y tu os habíais encontrado siempre, pero en mitad de una oscuridad y una neblina tan grande que aunque lo reconociste a la primera te resultó intimidante y perturbador.

"Vamos"

Te dijo Nisio tirando de ti para que pudiera un pie dentro de la sala, tras lo cual la fusama se cerró y os quedasteis en aquel claro, en mitad de la negrura y de la niebla.
¿De verdad aquello estaba pasando? Un escalofrío recorrió toda tu columna con el miedo a lo que no conoces y a los terrores nocturnos.

"Está aquí... la siento... pero no puedo verla..."

Musitó Nisio andando un poco hacia adelante y haciendo que andaras con ellas.

"¿Dónde suele ponerse? ¿Cuál es su lugar preferido del claro?"

Te indicó que le señalaras a este entre la espesa niebla.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Pensando en las molduras me di cuenta de que empezaba a encontrarme realmente agusto en aquella tienda, era la misma sensación que tenía cuando estaba en casa de tío Agoki o en el bosque con Orihime. Lugares en los que me sentía protegido de todos aquellos seres, oculto a sus miradas.

“Esta mañana Nisio-sama me hizo reflexionar sobre que no puedo cargarme la culpa de un pueblo entero a mi espalda y tenéis razón, debo cargar solo con mi parte. Con las Tierras Sombrías, me parece que pasa lo mismo, todos somos conscientes, pero no todos podemos combatir el problema de la misma forma. Cada uno tenemos nuestro camino. A lo mejor, ayudar a un cangrejo a encontrar algo que no sabía que había perdido y que le dará paz en la muralla, sea vuestra manera de aportar a la lucha contra ese lugar de oscuridad.”

(...)

"Pero si te hubiera dado un kasa no podrías usarlo como objeto de defensa."

“Hubiera estado más nervioso y a la defensiva, eso es verdad sama, pero tampoco se si hubiera sabido usarlo como defensa sama, pues no sabía que funcionaba de esa manera. De todos modos ya lo sé y os agradezco que me lo dejéis.

Soy listo y tengo buen instinto, pero también es cierto que Orihime ha estado cuidando de mi y si no hubiera sido por ella, es posible que hoy no estuviera aquí”
- dije sujetando cierto tono melancólico pero sin perder la compostura - “Ahora me toca a mí ! “ - sentencié

No me imaginaba a Orihime débil, es cierto que siempre la había notado triste y probablemente me había acostumbrado a ello. Pero siempre se ocultaba tras ese aire de suficiencia. Estaba seguro de que conseguiría que Orihime se recuperase, pero la segunda parte del plan… Había visto muchas cosas esta mañana, resucitar a un dios me habría parecido una mision imposible ayer mismo incluso para mi, que podía ver lo que un humano corriente no podía. Pero ahora todo me parecía posible. Nisio-sama hablaba con una convicción que inspiraba la misma convicción de que podíamos hacer posible lo imposible.

"¿Dirías que aquel claro en mitad del bosque era su lugar preferido?"


“Si tuviera que elegir un lugar, serían los restos del templo en el claro NIsio-sama. Es allí donde la conocí y es allí donde más tranquila y feliz la he visto. Si es que en algún momento, su tristeza le dejaba. Allí es donde me dirigía yo siempre si quería encontrarla.”


"Nunca deshagas el nudo. ¿De acuerdo? Ni te alejes de mi más de lo que la cuerda pueda dar."

Bien, otra de esas cosas que Nisio me daba y me pedía, sin darme más explicaciones que debía de cumplirse lo que ella decía. Pero ya había aprendido que todo tenía un por qué e intuía que lo que iba a pasar ahora era peligroso.

De pronto deslizó la fusama y no podía dar crédito a lo que estaban viendo mis ojos. Al otro lado de aquella puerta estaba el claro del bosque, supongo que es así como llegó aquella noche y supongo que esta es la respuesta a cómo desapareció tan rápido.

Nisio tiró de mí y al atravesar aquella puerta ya no estaba en aquella tienda, había vuelto al claro y una extraña sensación recorrió todo mi cuerpo. Pense que era miedo, pero estar con Nisio me daba tranquilidad, no entendía como podía estar pasando aquello, pero tampoco había entendido esta mañana como había un almacén tan grande en un lugar donde era físicamente imposible. Me froté los ojos como quien no termina de creer lo que está viendo y no pude contener mis palabras

“¿De verdad estamos aquí?”


"Está aquí... la siento... pero no puedo verla..."

"¿Dónde suele ponerse? ¿Cuál es su lugar preferido del claro?"

Me quedé un segundo en silencio, no pensando en la pregunta, sino asimilando que puede que unos instantes después volviera a ver a Orihime y saliendo de mis pensamientos como quien tiene mucha prisa y con voz nerviosa señale y dije:

“Si está aquí, está sentada esperandonos en aquella lámpara de piedra”.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El dependiente sonrió cuando dijiste aquello y asintió.

"Sois mucho más sabio que esta mañana. Esta ciudad tiene esa cualidad, dilata el tiempo hasta que nos hace mejores.... o peores." sonrió de medio lado.

"Habéis estado mucho tiempo siendo un cachorro pero esta ciudad os hará llegar a la edad adulta para que seais todo un león."



(...)


"Si a estas alturas siendo un bushi no sabéis cómo usar un arma improvisada para defenderos mala cosa os habrían enseñado entre las Matsus." La máscara de Nisio pareció que te sonrió con sarcasmo."Digamos que confiaba en tu entrenamiento." Comentó esta sin darle más importancia.



El claro del bosque entre la niebla era perturbador y aterrador a partes iguales, pero no como el miedo que tienes cuando un ser trata de comerte sino con aquella sensación de caída libre hacia una oscuridad insondable de la que no sabes qué pasará y si saldrás. Pero aquel fino cordón rojo, aquello en tu muñeca era suficiente fuerte como para hacer que tu cordura permaneciera en tu cuerpo haciéndote pensar si el cordón más que atar tu cuerpo ataba tu mente.

"Si y no."

Te contestó Nisio, como siempre abriendo más puertas a las preguntas que cerrándolas.
Os movíais entre la niebla cuando ella dijo:

"Estamos en el claro... pero no en tierras león... ni tan siquiera en Ningen-Do (el reino espiritual de los humanos)..."

Aquello una vez más te dejó más preguntas que respuestas y una sensación cosquilleante de mareo, de ese temor a lo desconocido.
Nisio asintió cuando le dijiste dónde podría encontrarse y te indicó tirando un poco de la cuerda que la siguieras pero un paso tras ella.

"¿Orihime-san?"

Preguntó y fue como si el eco resonase por todo el claro pareciendo estar en mitad de una montaña en vez de en medio del bosque. Fuiste a decir algo cuando Nisio te hizo una señal para que no hablases y se quedó muy en silencio.

"¿Oyes eso?"

Dijo mientras se paraba cuando íbais en dirección entre la niebla para donde estaba la linterna de piedra. Tuviste que agudizar mucho el oído para terminar por escuchar algo... si... había algo... era como un siseo... No, no era un siseo, era más bien un llanto apagado, compungido. Nisio te hizo una seña que no te movieses y entonces sacó algo de su obi, lo que pareció uno de estas varillas de incienso, tomó algo más y lo encendió. El olor que salió al momento fue tan fragante que pareció como si todo el claro se llenase de aquel olor, un olor a sándalo.

"Cógelo." Te dijo mientras te lo daba."Esto es por si no esta calmada..."

Despacio fuisteis los dos andando, tu con aquella varilla encendida, hacia la linterna pero no se veía nada, sin embargo si que se oía algo, el llanto, más cerca, más y más cerca hasta que te diste cuenta que estaba tras la lampara.
Nisio y tu la bordeasteis y entonces viste lo que te pareció una... una diminuta Ori, como si tuviera apenas tres años de edad. Estaba sentada con la espalda apoyada en la linterna y con la cabeza oculta entre las rodillas, las cuales tenía abrazadas con sus bracitos, su cabello blanco le caía por encima de la cara.

"¿Orihime?" Preguntó Nisio mientras se ponía en cuclillas."Orihime... ¿Estás bien?"

La pequeña Ori negó con la cabeza sin despegarla de las rodillas.

"¿Qué te pasa? ¿Tienes miedo?"

Le preguntó haciendo que esta asintiera sin mostrar aún su rostro.

"¿De qué tienes miedo?"

"Está oscuro.... y estoy.... sola...." Susurró con una débil voz de cría que te partió el alma en dos.

Nisio negó con la cabeza y se acercó un poco más a ella hasta que pasó una de sus manos por sus pequeños hombros y la atrajo hacia si, abrazándola y ocultando su rostro entre sus ropajes mientras bajaba la cabeza y aquella máscara si hubiera haber podido existir una expresión de mayor bondad hubiera sido la que esta hubiera reflejado.

"Shhhh.... tranquila.....No pasa nada, pequeña, esto tan sólo es un mal sueño... No estás sola... Ni tan siquiera está oscuro...."

Aseveró con tanta fuerza que de pronto la varilla de incienso emitió un brillo tan intenso que pareció un fogonazo haciendo que salieran chispas de este y se quedasen suspendidas cual estrellas flotando a vuestro alrededor y borrando la niebla de aquel espacio en el que estabais, varios metros cuadrados.El espacio que fue iluminado se mostró con colores cálidos.

"Mira y lo verás."

Cuando la pequeña Ori y sus ojos casi blanquecinos aparecieron entre sus cabellos blancos desordenados y los ropajes de la Miya que aún la abrazaban contempló el color del paisaje y luego te miró un segundo a ti. En sus ojos no había aún comprensión, estaban nublados. La Miya te miró y dijo:

"Mira... ¿ves como no estás sola? Te he traído a alguien muy especial, a Ryunosuke-oniisan." (*hermano mayor)

Nisio te hizo una seña para que te acercaras.

"Hemos venido a por ella ¿verdad Ryunosuke?"

Ella os miró a los dos con cierta desconfianza.

"Ryunosuke, cuéntale la casita tan bonita que le has comprado..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Después de escuchar las palabras y cumplidos de Kimihito, caí en la cuenta de que no llevaba nada más que una mañana en la ciudad y sin embargo esta ya me había atrapado. Como él había dicho, esta ciudad parece que dilata el tiempo. Y así debía ser, puesto que Kimihito hablaba de la misma manera del que está en el ocaso de su vida y sin embargo parecía joven.

(...)

“Es probable que el día que tocaba entrenamiento con paraguas yo estuviera distraído. Voy a tener que buscarle un hueco en mi obi a este paraguas” - dije sonriendo y asintiendo con la cabeza como que había entendido su sarcasmo.

Entonces si no estábamos en tierras León, ni en Ningen-Do, ¿dónde estabamos?. Un escalofrio recorrio toda mi espalda. Miré hacia todos lados como buscando una respuesta y luego baje la cabeza hasta encontrarme con aquel cordón rojo y seguirlo hasta la muñeca de Nisio. Mire a Nisio y me hizo un gesto para que siguiera andando detras de ella.

"¿Orihime-san?"

Hasta ese momento mi corazón estaba tranquilo, pero al oír su nombre resonando por todo el claro y aquel eco de otro mundo, comenzó a acelerarse. Tuve el reflejo incontrolable de llamarla también yo, pero Nisio-sama me hizo permanecer en silencio.

Aquel llanto, era sobrecogedor. Era un llanto ahogado, cansado, triste. Y aunque yo a Orihime no la había visto llorar, no creía que ese llanto pudiese ser suyo.

Nisio me tendió una varilla de incienso que impregnó todo el claro con un olor intenso a sándalo. Aquel olor se extendió rápido y con tanta intensidad que a cualquiera le habría sorprendido, pero ya estaba asimilando y acostumbrandome a que a partir de ahora mi vida se iba a volver más extraña de lo que ya había sido hasta ahora.

"Cógelo. Esto es por si no esta calmada..."

Ya había aprendido a no hacer preguntas con Nisio, sabía que su respuesta no iba a satisfacer mi curiosidad y probablemente, me ganase alguna contestación ambigua que me dejaría con más preguntas. Así que me limité a coger aquella varilla y a seguirla de cerca.

Andé hacia la linterna, intentando mantenerme siempre a la misma distancia de Nisio. Mis pies iban situándose inconscientemente donde antes se habían posado los de la Miya, acercándonos poco a poco a aquella linterna en la que tantas veces había visto sentada a Orihime. Miraba a todos lados intentando reconocer aquel lugar y ver más allá, pero no había más allá, solo estaba el claro del bosque, las hojas de los árboles permanecían inmóviles, nuestros pasos no hacían crujir el suelo, solo aquel llanto rompía el silencio, el resto era oscuridad.

Al llegar a la parte trasera de la linterna la ví y no podía dar crédito a lo que estaba viendo, ¿Orihime? Estaba claro que era ella, ese aura, su inconfundible pelo del blanco más puro y brillante. Pero era una niña pequeña, una niña pequeña asustada y triste que se esconde para que nadie la oiga llorar. En el mismo instante en el que la vi, una sensación de calidez y ternura invadió mi corazón, habíamos cambiado los papeles, ahora ella era la niña asustada y yo el que venía a ayudarla.


"¿Orihime?" "Orihime... ¿Estás bien? ¿De qué tienes miedo?"


"Está oscuro.... y estoy.... sola...."

Aquella voz me desgarró el alma, el miedo y la debilidad que desprendía. Ella era fuerte, no le tenía miedo a nada, era ella la que me daba seguridad y sin embargo ahora, se había convertido en una niña pequeña a la que casi no le salía la voz, una voz que me golpeó el alma. Un profundo sentimiento de protección nació desde lo más profundo de mi ser.

Aquella varilla de repente inundó el claro de luz, una luz cálida, como la de las tardes de verano cuando al salir de dojo, me sentaba allí con Orihime para contarle como me había ido. A nuestro alrededor miles de pequeños lucecitas flotaban pintando con luz una escena que hasta entonces parecía en blanco y negro.

La pequeña Orihime levantó la cabeza, descubriendo muy lentamente su carita, hasta que aquel flequillo dejó ver sus ojos, unos ojos que se abrían muy despacio, observando todos los colores que hace un momento no existían y nuestras miradas, se cruzaron de nuevo en el claro. En sus ojos había desconcierto, la timidez del niño al que le presentan a alguien a quien todavía no conoce. Y los míos estoy seguro de que brillaron un poquito mientras esbozaba una cómplice sonrisa.

Me arrodille en el suelo a su lado para poder ponerme a su altura

“Hola Orihime-oneechan, he venido a buscarte para que nunca más vuelvas a estar sola. Esta misma mañana han puesto en mi habitación un templete hecho por los mejores constructores cangrejo y he comprado la estatuilla más bonita que he encontrado, hecha por las manos de los mejores artesanos grulla. Está todo preparado para que vengas y te acomodes.”

Muy despacio, tendí mi mano para que la cogiera

“Orihime-oneechan, ¿vienes a ver lo bonita que está?”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana- Tarde.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Es posible que estuvieras intentando no morir por algún ser que rondara el dôjo, o que eres un despistado natural, quien sabe."

Te contestó Nisio de una forma que no sabías si estaba de broma o lo decía en serio.

"Pero no es mala idea que vayas siempre con él. El tiempo en esta ciudad es cambiante y de pronto se puede poner a lloviznar, tampoco será la rareza más terrible si caminas con él.
No es como si llevases una máscara blanca de porcelana..."


¿Aquello era un chiste? una vez más aquella máscara aparentemente sin expresión no te dejó saberlo a ciencia cierta.



(...)


Nisio acarició el pelo de la pequeña Orihime con cariño mientras esta se agarraba muy fuerte a ella y te observaba con una mezcla de curiosidad, miedo y ansia cuando le dijiste aquello. Luego giró su carita hacia la máscara de Nisio la cual transmitía aquella calma y le dijo:

"¿Y yo puedo irme?"

"Claro que si, pequeña." respondió Nisio."¿Por qué no?"

"Porque le dije que siempre le esperaría aquí. Siempre, siempre, siempre."

Nisio acarició despacio su cabello.

"¿No estaré siendo mala?"

Nisio negó con la cabeza.

"Claro que no, porque verás, el oniichan que tienes aquí que te ha hecho esa casa tan bonita también va a traértelo de vuelta ¿sabes? Así tendréis un nuevo lugar donde estar juntos.
¿No querrías estar esperándole dónde él vaya a aparecer para ser la primera en recibirle?"


La pequeña Orihime asintió con mucha fuerza, de esa manera que sólo los niños saben hacer.

"Entonces no te puedes quedar aquí solita, te tienes que venir con nosotros."

Ella os miró un segundo, con cierta vergüenza pintada en su expresión y al final asintió con determinación. La pequeña manita de Orihime se tendió hacia ti para que pudieras cogerla mientras la máscara de Nisio sonreía complacida.
Alzaste tu mano, despacio, a la vez que esta lo hacía, pudiendo ver sus pequeños dedos y sentirlos y cuando la tomaste de la mano......

Oscuridad

"Ryunosuke.
Ryunosuke.
Despierta."


Abriste los ojos despacio, te sentías mareado como si te hubieras desmayado y aún las fuerzas te faltasen. Notabas el tatami bajo tu espalda y tardaste aún un tiempo en poder enfocar la vista hasta darte cuenta de la máscara blanca tras la cual estaba sensei Nisio que te llamaba, y, por cierto, en el techo, las molduras del can y el gato mirándote con una expresión divertida, también.

Te levantaste despacio y te diste cuenta que algo pesaba sobre ti, entonces viste una ENORME serpiente blanca con vetas doradas enroscada en ti.

"Enhorabuena." Te dijo Nisio."Hemos podido traerla de vuelta gracias a lo bien que lo has hecho, no tenía claro la intensidad de los sentimientos que nos encontraríamos ahí dentro pero... sea como fuere tu has conseguido que aquel lugar no estuviera hecho un completo caos."

Nisio te ayudó a levantarte y cogió la enorme serpiente que parecía dormida.

"Está debil, aún le costará recobrar su aspecto humano, seguramente pasará por distintas etapas pero al menos la Orihime que conoces ha vuelto. En forma de serpiente, lo que por otra parte siempre ha sido, pero ha vuelto."

Con total tranquilidad se la colocó al cuello como si fuera un fular y entonces tu pudiste percatarte que estabais en una salita cualquiera, parecía un saloncito de té como otros en los que habías estado en aquella tienda.

"Vamos con kimihito." Te comentó saliendo de la sala con tranquilidad.

La seguiste despacio, un poco como pudiste pues aún estabas mareado y cuando entrasteis en la salita donde estaba este el dependiente se levantó ilusionado. Había una enorme mesa puesta con toda clase de comida.

"Ya pensaba que no llegaríais a comer... bueno, en realidad ya casi a la cena.."

Nisio se sentó sin darle mucha importancia y dijo:

¿Qué hora es?"

"Son casi las seis."


TARDE.
TIENDA DE DESEOS OLVIDADOS.



¡¿Las seis'?! ¿Habías entrado en esa sala como mucho a las 12:30 del medio día y ahora eran casi las seis?
Nisio tonó un bol y comenzó a servirse mientras murmuraba.

"Hum si... estoy famélica de pronto..." Te entregó un bol y te dijo"Come, come, debes estar hambriento."

Y lo cierto es que lo estabas y aquella mesa estaba repleta de un montón de cosas que parecían deliciosas. El dependiente te sonrió y miró hacia donde estaba la serpiente enroscada en Nisio, se levantó, se la quitó de encima para que pudiera comer bien y se la puso en el regazo mientras le ponía por encima una mantita.

"A las serpientes les gusta el calor... Así se despertará antes...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Despistado me habían llamado desde pequeño, pero ¿quien no se despistaría viendo todo aquello? Orihime hizo que me pudiera centrar, que pudiera progresar en el dojo y convertirme en el hombre que soy ahora. Nunca he sido el más normal entre mis compañeros, llevar una paraguas a estas alturas no va a suponerme un problema.

Llevar una máscara de porcelana...tenía gracia, Nisio-sensei no era solo ironía, estaba bien saber que también había algo de humor bajo esa mascara.

(...)

Nisio-sensei acariciaba el pelo de la pequeña Orihime con una ternura que no podría haber imaginado. No solo era por traerla de vuelta, era personal. Además la reconocía, se sentía protegida con ella. Pero de mi…, de mi no se acordaba, me miraba con desconfianza, con temor. Sin embargo lejos de importarme solo me empujo a ser más protector. Estaba igual de desconfiada y de temerosa que yo el primer día que la conocí.

Orihime seguía preocupada por marcharse del claro, exactamente como el día que entró en el guardapelo, pero no había terquedad como aquel día, era una preocupación inocente de estar haciendo algo malo.

Cuando Nisio le dijo a Orihime que yo iba a traerlo de vuelta, la mirada de temor y desconfianza cambio a confianza ciega y acercó su manita para que pudiera cogerla. No podía dejar de mirarla y cuando su mano tocó la mía sentí esa conexión que nos unía, ese lazo inexplicable que me empujaba hacia el abismo de lo imposible.

No podía dejar de mirarla, su manita cogida a la mía, su carita mirándome intensamente con una confianza que hasta minutos antes no existía. Y de pronto ese calor, esa embriaguez que no sabía de dónde venía, todo se estaba volviendo borroso, oscuridad ….





“¿Qué ha pasado? ¿Quien me llama?”

Estaba tumbado boca arriba sobre un tatami que lo notaba sobre todo el cuerpo, me sentía pesado mientras abría poco a poco los ojos. Mi vista estaba borrosa, me sentía mareado, abotargado. Me froté los ojos buscando que estos despertasen también y poco a poco mi vista fue enfocando. Allí estaba la máscara de Nisio, mirándome sin una expresión definida.

“¿Donde estoy? ¿Qué ha pasado Nisio-sensei?”

Intente incorporarme y entonces entendí todo aquel peso y presión sobre mi cuerpo. Orihime…. estaba allí, en forma de serpiente blanca. Se había enroscado en mi y parecía plácidamente dormida. Sin duda era la serpiente más bonita que había visto, y no pude retener el impulso de acariciarla mientras me acababa de incorporar y salía de aquella especie de letargo.

“Gracias Nisio-sensei, pero solo he hecho lo mismo que Orihime hizo por mi, lo mismo que estoy seguro hubiera hecho ella por mi. Cuando estábamos en el claro, me vi reflejado en aquella niña. El temor y la desconfianza que yo tenía cuando me encontró aterrado en el bosque y me salvó”


Nisio, me ayudo a levantarme mientras cogía la serpiente y se la colocaba al cuello. Ya con los sentidos despejados me di cuenta de que aquella sala era como las demás salas de aquella tienda. Me fije en las molduras del can y el gato, parecían estar mirándome divertidas.

Miré a Orihime enrollada en el cuello de Nisio, había vuelto, pero tardaría en ser la misma.

“Cuando vuelva a su forma humana, ¿será una niña o volverá la Orihime que yo conocí?” - le dije a Nisio mientras la seguía al encuentro de Kimihito.

Entramos en la salita donde estaba Kimihito y este nos estaba esperando sonriente al lado de una mesa llena de comida. En ese momento me di cuenta de que tenía mucha hambre, tenía el estómago vacío.

“¿Las seis? ¿Pero cuánto tiempo he estado durmiendo?”

Cogía el bol que Nisio me tendía y empecé a comer, mientras veía como Kimihito arropaba a Orihime. Era incapaz de quitarle la vista de encima, ¿de verdad era ella? ¿de verdad lo habíamos conseguido? ¿cuando se despertará? ¿podrá hablar?

Las preguntas se agolpaban en mi cabeza nuevamente mientras daba cuenta de la comida con voracidad, es cierto que estaba muy hambriento.

“Y ahora Nisio-sensei, ¿cuál es el siguiente paso? ¿Cómo puedo ayudar a Orihime a recuperarse?”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Responder