Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Hemos vuelto."

Te respondió llanamente Nisio, sentada a tu lado mientras tratabas de reincorporarte.

"Cuidado, los viajes astrales marean mucho al principio."

Te comentó justo notando aquel mareo al tratar de hacerlo. Nisio te tomó por el hombro para estabilizarte y poco a poco fue remitiendo el mareo.
Acariciaste la piel de la serpiente, era suave y estaba fría, bastante, pero tenía un tacto muy agradable.

"Que hayas hecho lo mismo que ella es extraordinario." Te comentó sin darle importancia a unas palabras que parecían tenerlas. "Ya que eso demuestra compasión y empatía divina."

Nisio tomó la serpiente y se la puso al cuello mientras salía hacia el pasillo.

"Seguramente será niña. meditó en voz alta.Pero seguramente también se acordará de ti. Al menos eso espero. La vimos de aquella forma y está de esta por motivos de poder, en estas formas puede mantenerse en el Ningen-do con mayor facilidad, gasta menos poder espiritual. Además, al estar alejada de su foco, de aquel claro donde estaba su templo, tiene que usar bien sus energías. Tenemos que concentrarnos en que la fe hacia ella y su dedidad crezca y cuando esto pase ella también lo hará, como una preciosa metáfora de la fe."


Ya en la sala mientras comíais los dos Nisio te dijo:

"No has estado durmiendo tanto, yo me desperté sólo pocos minutos antes, es tan sólo que donde fuimos a por ella el tiempo no transcurre de la misma manera."

Todo muy al estilo de lo que estaba siendo aquella visita a esa tienda, pensaste mientras te metías en la boca quizás uno de los platos más ricos que jamás habías tomado. O no, era ese otro, o ese, o ese,... en poco tiempo al ir probando te diste cuenta que era un manjar realmente suculento con toda clase de productos, sabores...

"¿El siguiente paso?"

Dijo Nisio apartando un cuenco con sopa de miso que bebía a través de la máscara.

"Iremos a investigar sobre el Kami al que servía Orihime, sobre sus bases y sobre su culto... iremos a ver a Sanzo-sensei, será lo mejor."

Sanzo...
Aquel nombre te sonaba, te sonaba mucho... Estabas metido en aquel pensamiento enconado de dónde lo habías oído cuando caiste en la cuenta, tu tío te lo comentó.
En el Imperio no existe la figura de un monje superior que lleve todo el shintoismo sin embargo si tuviera que haber uno sería el monje que ostenta el puesto de prior de los Grandes Templos de Otosan Uchi, un puesto de prestigio inmenso que sólo estaba reservado para iluminados y... Si. Eso era, Sanzo era el actual prior el llamado "Sacerdote de los Diez Mil templos", la mayor autoridad de fe del Imperio.

"Sanzo-sama ha pasado hoy por la tienda."

Dijo Kimihito.

"¿En serio?" preguntó Nisio.

"Sí, creo que también fue a la exposición, aunque se acercó no sólo por algo para llevárselo a la dama Soshi..."

"¿Ha venido a buscar lo que perdió de Etsuko-san'"

"Seguramente."

"¿Y lo ha encontrado?"

"seguramente."

Nisio asintió despacio.

"Bien... es una prueba importante para un juicio divino..."

Musitó haciendo que pensaras de qué narices estaban hablando.

"Mandarle un mensaje, averiguarme dónde puede estar."

Kimihito asintió y se levantó para salir de ahí.

"Esperemos que no esté en la Ciudad Prohibida, eso nos retrasaría salvo... ¿Tu no tendrás visado para la Ciudad Prohibida verdad? No te han traído a la ciudad por algo semejante ¿cierto?"

¿A la Ciudad Prohibida? ¿El último de los círculos de la ciudad donde vivía el mismísimo Emperador? No, no, sin duda tu no tenías esa clase de visado. Debiste poner ESA cara cuando Nisio acariciando la máscara como quien se acaricia la barbilla te dijo:

"¿No eh? Pero... podrías tenerlo... es decir... ¿Qué edad tienes Ryunosuke? ¿16? ¿17? ¿18 años? Tienes una edad muy conveniente para...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“¿Entonces hemos hecho un viaje astral?”

Orihime estaba débil, eso es lo que significaba haberla visto como una niña, pero ¿comó vamos a hacer que la fé hacia Maasaki-sama crezca si todavía no lo hemos traido de vuelta?

“Entonces Nisio-sensei, ¿su foco ahora estará en el templete de mi habitacion? ¿No deberiamos llevarla entonces allí cuanto antes?"

Probablemente habría dormido lo normal, pero habían pasado más de 5h desde que entré en la tienda y tenía la sensación de no haber estado más que unos minutos en aquel lugar.
Rápidamente, mis pensamientos fueron relevados por la sensación de la comida en mi boca, aquel arcoiris de sabores invadía todos mis sentidos y reparaba mi cuerpo a una velocidad vertiginosa. No podía para de comer, quería probarlo todo y a cada bocado que metía en mi boca, una explosion de sabor de un nuevo manjar invadía todo.

“Sanzo-sensei, es el prior de los Diez Mil templos ¿verdad?, mi tío Agoki me habló de él. Quizas mi tio pueda contarnos algo también, por lo que me ha dicho, estaba muy unido a mi abuela”


Acababa de asistir a una conversación de la que solo entendía que alguien había venido como yo a buscar algo que había perdido y por lo visto lo había encontrado. Pero ¿juicios divinos? Tenía que tener una expresión bastante evidente de que no me enteraba de nada, pero intenté, mantener mi cabeza baja centrándome en la comida, a fin de cuentas, esa conversación no iba conmigo.

“No sama, vine a la ciudad acompañando a mi tío como yoyimbo mientras estaba haciendo unas gestiones en la embajada León.”

¿Visado a la ciudad prohibida? Ni siquiera había soñado con verla alguna vez. Entrar allí estaba destinado solo a una minoría.

Todo aquello sonaba muy misterioso, pero parecía que era necesario hacer algo para no retrasarnos, además en el poco tiempo que hacía que la conocía, Nisio-sensei había conseguido que me fiase totalmente de ella.

“Tengo 17 años sama, ¿que podría tenerlo? ¿en serio?, ¿para qué tengo edad?”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Sin duda en esa habitación no estábamos en este mundo, así que la respuesta corta es... si."

Te dijo Nisio con total calma.

"No, su foco está dónde ha estado el templo de Masaaki-sama o donde llegue a estar el nuevo, lo que hemos hecho con tu templete es darle un lugar donde poder recargar y donde podamos condensar su energía y fe.

Su estado actual poco tiene que ver con estar lejos de tu templete sino a estar bajo mínimos de energía espiritual, pero al menos ya la hemos vuelto a anclar al Ningen-Do, cosa que hacía tan sólo unos segundos, allá dentro, estaba por desaparecer."


Una realidad tan brutal como sencilla expuso esta.

"Un hombre santo." comentó esta de Sanzo."La mejor persona para que nos ayude a restablecer un culto, sin duda."

Mientras comías y sentías como si aquella comida no sólo te curase el hambre sino que aciertos niveles te calmaba y hasta despejaba cierto desazon en tu corazón trataste de imaginarte sin hacerlo lo que debía ser la vida cotidiana para alguien como Nisio. ¿Hablaría literalmente de juicios divinos o era una forma de hablar? Por lo que estabas viendo iba ganando lo primero...

Nisio chasqueó la lengua al oir que no tenías el visado pero luego meditó aquello y te hizo esas preguntas. Tu respondiese y esta se reclinó hacia atrás en su postura mirando al techo, a las dos molduras de Haru y Maru que por supuesto también estaban en aquella habitación, atentos de vuestra conversación.

"¿Sabes lo que hace un par de días se abrió?" Te preguntó más de manera retórica que otra cosa ya que le quedaba claro que no estabas muy al tanto de la alta corte."Hace unos días la Gran Madre del Emperador convocó las pruebas para el Séquito Imperial.
¿Sabes lo que significa eso? El Séquito Imperial es un grupo variopinto de personas de todos los clanes y de estamentos de estos que tienen algo que aportar al Imperio, al Emperador y que se postulan como su futuro círculo de confianza que establecerá bases por influencias para su reinado, como lo son por ejemplo las Damas de Compañía de la Madre del Emperador.

Ese Séquito irá creciendo con el paso del tiempo, cambiando, pero esta es la primera vez que se abre para este Emperador y teniendo en cuenta cómo terminó el reinado del anterior Hantei... se va a tener mucho cuidado con quien entra y quien no y los Clanes tienen muy claro lo que eso implica, poner un peón justo al oído del Emperador...

¿Y qué nos importa a nosotros todo esto te estarás preguntando? Claro, no te veo un chico que tengas aspiraciones de hacer vida en la corte, quizás en la guerra, pero no te veo pretendiendo ser Embajador por ejemplo... Pues mucho, porque... ¿Qué opción más poderosa tenermos traer de vuelta del olvido a un dios que si El Dios en la Tierra cree en él y ayuda a que el pueblo lo recuerde?

Si conseguimos que entres en el séquito, empezando porque estés en los candidatos del León para estos puestos y consigues llegar hasta el Emperador podríamos resucitar a Maasaki-kami con un margen de acierto mucho mayor del que por supuesto tenemos ahora, después de todo tendríamos la fe de todo el Imperio enfocada en él a tan sólo una palabra del Emperador.

¿Te imaginas lo que podríamos hacer si tan sólo este patrocina un sólo rito en su honor? ¡Una explosión de fe!"


Hizo una seña con las manos como si explotase.

"Es una opción única que no deberíamos dejar escapar... Si estás preparado para sacrificarte de tal forma... claro... ¿Estarías dispuesto a entrar en las fauces de la alta corte con tal de resucitar a un dios?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Nisio por primera vez estaba respondiendo mis preguntas directamente, sin dobleces, sin generar más preguntas. Tenía la sensación de que estaba complacida por mi curiosidad y mi disposición. Aunque a veces pareciese sorprendida por ello.

La vida diaria de Nisio-sensei, parecía no tener fin, parecia tener que atender mil asuntos diferentes a cada cual más peculiar. Y todos ellos distantes entre si. ¿Cómo hará para atender todo? Quizás la mascara le sirva para que al quitarsela pueda ocultarse a la vista de todos.

Nisio-sensei empezó a hablar recostandose en la silla y mirando al techo. En tan solo dos segundos pasamos de hablar de la ciudad prohibida a intentar formar parte del Séquito Imperial. Aquella bomba estalló en mi cabeza de la misma manera que lo hizo el recuerdo de la abuela por la mañana. ¿Cómo había pasado en una mañana de ser alguien cuya unica meta era salvar a Orihime a estar hablando de entrar en el Sequito Imperial?

Todo lo que Nisio me decía tenía sentido en teoría, pero llevar aquello a la práctica era otra cosa. No solo estaba el hecho de me considerasen un candidato del León, a fin de cuentas yo no era más que un joven recién llegado a la ciudad al que nadie conocía. Pero estaba seguro que Nisio tenía influencia de sobra para ello. Aún así, ¿cómo aceptará esto mi clan?. Esta parte ya me parecía complicada de por sí, pero ¿y después?. Mi formación había sido en el dojo, no en una escuela de cortesanos, ¿cómo iba a hacer para hacerme valer en la corte, para sobrevivir?

“Nisio-sensei, estoy de acuerdo en que es una oportunidad única que no deberíamos dejar escapar. Estaría en una posición de servicio al imperio más alta que cualquiera de las que habría podido soñar y podríamos ayudar a Maasaki-kami y Orihime-sama de una forma directa y explosiva como decis.

Pero mi formación la he recibido en un dojo y no en una escuela de cortesanos. ¿Cómo lo voy a hacer para conseguir entrar y luego valerme allí dentro? No creo que dispongamos de mucho tiempo.

No obstante si creeis que se puede hacer, mi esfuerzo y actitud, siempre estarán por encima de mis posibilidades y aptitudes.

Y si así ha de ser, convertiré mi lengua en mi espada.”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"No digas tonterías, si conviertes tu lengua en tu espada morirás al segundo día."

Te dijo esta con tanta seriedad que te dejó helado. Una bofetada sin mano.

"¿Cuántos años llevas practicando con la espada como para creer que un cortesano puede coger una katana con la convicción de "empuñar una espada como su lengua" y no morir absurdamente contra un niño de diez años, que no como un niño, sino contra un niño.
Si tratas de jugar al juego de otros con sus reglas no te sorprenda no sólo que te ganen sino que te humillen y saqueen, y más en esta ciudad..."


Bufó.

"Deja de repetir palabras del código del bushido, de grandes gestas y de héroes y del Arte de la Guerra cuando aún no las comprendes del todo.
Tienes que jugar con cabeza."
se señaló a la sien con varios golpecitos.

"El León no juega a la corte así, y cuando lo ha hecho no le ha ido nada bien.
Ya deberías saber cómo juega y sino más a mi favor."


Negó con severidad.

"Si queremos que tu candidatura tenga éxito tenemos dos caminos a seguir...
El primero es una candidatura libre, sin contar con el Clan, sólo con los apoyos que consigamos reunir para ti. De persona a persona.
Pros: eso te hace diferente. A esta ciudad le encanta y le aterra a la vez lo diferente.
Contra: no tienes ni un amigo influyente en esta ciudad ¿verdad?"


Nisio que había señalado con un dedo, enumerando, alzó un segundo dedo.

"Opción segunda.
Te presentamos como candidato a uno de los puestos que el Clan León debe estar pensando presentar. Más o menos se presentarán de cada clan entre 5 a 10 miembros, de todas las edades y distintas aptitudes.
De ahí obviamente luego habrá una criba en la Ciudad Prohibida y al final una final de los que consigan llegar al séquito.
Pero antes de llegar a estas últimas barreras deberemos convencer a tu Embajador que eres una buena opción, que tu edad cercana al Emperador te da ventaja para que puedas hacer amistad con este y que te vea como parte de su cotideanidad. Pero para eso hay que demostrarle al Embajador lo interesante que sería tenerte allí y qué aportarías..."


Nisio medió aquellas opciones cuando de pronto Kimihito dijo:

"Y luego está una tercera opción. Nisio y tu lo mirasteis.Que te presentes como parte de una Candidatura diferente, por ejemplo, una Imperial." Señaló a Nisio."Pensadlo por un momento, Nisio-sensei, si vos patrocinárais una candidatura sería casi un éxito automático...
Los Imperiales no cuentan el cupo propuesto por los clanes, así que no tendría que luchar contra demasiados candidatos por no decir apenas ninguno ya que los Imperiales no necesitan proponer, ya viven y son parte de la cotidianeidad del Emperador.

¿Y quién le diría que no a alguien propuesto por vos? ¿Quién no sentiría curiosidad? ¿Acaso la Ama no querría saber por qué le habéis elegido? ¿Y el Emperador mismo? Eso es catapultarle en la cabeza de las listas."


"Y exponerle a todas luces a todos los que crean que es el mayor rival a batir." Reprochó Nisio con dureza y con un tono sobreprotector que te sorprendió por su sinceridad.

"Creo que subestimáis la pasión y la entrega de Ryunosuke-kun, o quizás todo lo contrario, teméis justamente que sea de tal forma que se olvide como habéis dicho antes de usar la cabeza. De todas formas yo creo realmente que él estaría dispuesto a hacer todo lo que esté en su mano por Orihime y Masaaki-kami-sama y creo que estaría más que dispuesto a correr ese riesgo."

"Eso no nos dejaría tiempo para preparativos."

"¿Y acaso son necesarios? Vos lo habéis dicho antes, esos serían necesarios si jugara con la misma regla que los demás.
Jugad a vuestro propio juego y que ellos teman entrar. Sois la mujer más extraña de la ciudad y del Imperio, haced que él sea vuestro estrambótico alumno y nadie querrá entrar ahí, igual que huyen de vuestros asuntos pero os necesitan, os temen y veneran, haced lo mismo por él.

Además, hace tiempo que decís que el Imperio necesitaría otro sabio de lo sobrenatural, que se están olvidando cosas importantes y que estáis saturada de trabajo y que algún día, cuando no estéis... ¿Qué pasará entonces?

Quizás todo esto sea más importante de lo que ya parecía, puede que si, que estéis tratando de salvar a un kami con todo lo que eso significa, pero puede que el regalo que este os vaya a entregar, Nisio-sensei, con su regreso, es un discípulo digno de continuar con vuestro legado."


Nisio fue a hablar cuando Kimihito a cortó una vez más y dijo:

"Sea como fuere no es sólo una decisión que os concierna a vos, sensei, Rynosuke-kun tiene derecho a hablar."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Aquella seriedad con la Nisio-sensei reprendió mis palabras, hizo mella en mí. Había llenado mi ser de seguridad y determinación, que se esfumaron de repente. Volvía a ser el Ryunosuke de por la mañana. Con más objetivos cumplidos si, pero con el mismo temor del que no sabe muy bien que está haciendo. Estaba claro que no sabía dónde me estaba metiendo y hasta pude sentir cierto temor en la Miya mientras me respondía con aquella severidad.

“Espero que sepáis disculpad mis atrevidas palabras Nisio-sensei, mi mirada nunca ha estado posada en la corte, ni tan siquiera cerca de ella. Mi única intención era haceros saber mi determinación en este asunto”


“Llegué esta mañana y mucho me temo que no he tenido tiempo de hacer muchos amigos y mucho menos influyentes. Las dos unicas personas con las que he podido relacionarme más allá de 4 frases habeis sido vos y Sarutori-sensei”

"Hokusai-sama uno de los ayudantes del embajador, es un viejo amigo de mi tio, pero no sé hasta qué punto tendrá influencia sobre el embajador para proponerme o si estaría dispuesto a ello.”

De repente, Kimihito empezó a proponer una tercera opción. Ir patrocinado por Nisio, hablaba de que nadie se opondría o más bien que nadie se atrevería a oponerse. Desde luego fuera de la ciudad prohibida ya había visto el efecto de nombrar a Nisio-sensei, si dentro tenía el mismo efecto, supongo que Kimihito estaría en lo cierto.

Nisio, replicó a Kimihito, como si hubiera valorado ya aquella opción pero la hubiera desechado por el peligro que suponía para mi. Parecía preocupada e intentaba protegerme. Estaba tensa con todo aquel asunto, su forma de replicar la delataba.

“Nisio-sensei, como ha dicho Kimihito-san, tened confianza en mi entrega y pasión. Y aunque puede que mi pasion por intentar resolver todo, ciegue mi boca, no cegará mis actos. Decidme qué es lo que esperáis de mí y mi forma de actuar y así se hará”


No había acabado de asimilar lo de ser patrocinado por Nisio, ni tenía muy claro cuales eran los peligros que todo aquello implicaba, pero no debían ser pocos a juzgar por cómo había contestado a Kimihito, cuando este le propuso a Nisio que esta me cogiese como su alumno.

Desde luego no me podía imaginar una mejor persona para ayudarme a entender y aprovechar todo lo que se refería a mi don.

“Si me permitís hablar, sería un honor para mi ser vuestro alumno. He visto y aprendido más en una mañana desde que os conocí, que en toda la vida huyendo de esos seres.

Supongo que esto conlleva peligros y sacrificios que desconozco, pero también es verdad que yo nunca voy a ser un bushi León como los demás ¿no creeis? Mi camino me ha llevado hasta aquí desde el momento en que Orihime me salvó en el claro del bosque.

Si he entendido bien, este es el camino más rápido y fiable para llegar cerca del Emperador y así poder traer de vuelta a Masaaki-kami-sama. Pero creo que además podemos hacer muchas más cosas.

Sin ir más lejos esta mañana, he conocido a Akiko, la hija fallecida de Kaiu Sarutori que estaba al lado de su padre, jugando y haciendo travesuras como la niña que era. Después de un momento tenso en su taller, en el que pensé que todos saldríamos por los aires, conseguí convencerla de que se calmase y hacer que la oscuridad de sus ojos desapareciese. Le dije a Kaiu Sarutori que haría lo posible por ayudarle y hacer que Akiko se reuniese con Enma-Oh.

Enseñadme, permitidme aprender, permitidme ayudaros y ayudar al Imperio”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Ser atrevido sólo es un defecto si no se acompaña de algo más." Te dijo Nisio."ser determinado, ser valiente, pero recordar que en precepto de valentía del bushido se especifica que la valentía sin cabeza no es valentía, es estupidez."

Nisio sabía que era imposible que tuvieras importantes amigos antes de llegar a la ciudad porque o bien te conocía o si fueras alguien influyente lo haría, pero obviamente la opción de llegar a esta ciudad y hacer un círculo de influencia estaba ahí, era a lo que la mayoría habían venido y trabajaban día a día por lo que la opción no era un baladí.

"De lo único que no dudo es de tu pasión pero chico... ¿sabes lo que implica que la Alta Corte se fije en tí? Si tu nombre queda asociado al mío no habrán ojos que no te vean. ¿Eres capaz de imaginarte lo que eso significa? Todo lo que hagas. TODO. Quedará registrado. Lo bueno se magnificará pero lo malo te hundirá de una forma como a pocos."

"Eso sería si jugase con las reglas de la corte."

Dijo Kimihito intercediendo por ti.

"No si jugara a vuestro juego."

Nisio chistó como si aquello fuera una locura.

"¿Sabes lo que le estás ofreciendo? Es sencillo de verlo desde tu posición pero él no podrá elegir de nuevo una vez que se una a mi camino. Uno NO olvida lo que aprende en mi senda y lo que es peor, los que puede que conozca no se van a olvidar de él.
Si entramos en ese juego ese juego será su vida, hasta su muerte. No es una decisión sencilla que tomar a la ligera cuando estamos hablando que hay otras más seguras como hacer que Toushi-san, el Embajador nis ayude. Es un hombre razonable y sé que con buenas palabras él lo entendería. Estaría arropado por su Clan y aunque recibiera ayuda mía ya no sería lo mismo.""


Le dijo al dependiente y luego a ti.

"Si hacemos que Orihime vuelva podrás tener la vida de un bushi normal león, aprenderás a obviar lo que te molesta y no despertarás su atención, podrás ayudar si quieres a personas como el catedrático Kaiu, hay muchas formas para hacerlo sin implicarte directamente pero... si pones los pies en mi senda y desarrollas tus facultades como Daishi entonces estarás marcado de por vida.
¿Entiendes lo que te estoy diciendo? ¿eres capaz de entenderlo realmente?

¿Por qué crees que llevo esta máscara?
te dijo mientras esta se cernía sobre ti con seriedad. Porque si esos seres vieran mi rostro podrían seguirme allá donde fuera y tratar de apresar lo que yo tengo, lo que soy. Vivo en un mundo que es mío y al que guardo pero soy la persona que vive más en peligro de todo este. ¿Estarías dispuesto a vivir siempre en guerra? ¿Siempre alerta? ¿Siempre siendo perseguido?

Sé que quieres salvar a Masaaki-kami-sama y por eso te he dado otras dos opciones que siguen siendo factibles sin que tengas que sacrificar el resto de tu vida, porque Ryunosuke, si elijes venir conmigo... entonces... si, no negaré que verás y sabrás lo que nadie, comprenderás el universo como nadie puede, te codearás con seres que jamás soñaste y estarás en lugares a los que ningún ser humano ha llegado jamás... pero... nunca tendrás una vida normal.

Seguramente no te casarás. Ni tendrás hijos. Porque eso sería demasiado peligros para ellos.
Pocos humanos comprenderán o querrán comprender lo que eres y significas, serás repudiado por muchos y usado por otros...
Serás un extranjero en tu propia raza y plano espiritual...

¿Lo entiendes? ¿Entiendes porqué darte eso es un regalo envenenado?"


Y sin embargo, más allá de todas aquellas palabras que eran verdades como puñales había algo que no dejabas de visualizar... aquella máscara con la expresión más bondadosa que jamás hubieras visto y sentido mientras abrazaba a la pequeña Orihime y el sentimiento en tu interior que aquello era la prueba viviente de que aún con todo eso que te contaba Nisio... ella misma no se arrepentía de su decisión.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

A Nisio se la veía realmente preocupada por mi, porque tomase una decisión precipitada y sin pensar. Intentaba hacerme entender que el foco de toda la corte recaería sobre mí, para lo bueno y para lo malo.

“Estar a la vista de todos y escrutado permanentemente no me importa, mis actos definen lo que soy. Además sensei, me habéis mostrado esta mañana como sois y os aseguro que será todo un honor, que mi nombre esté asociado al vuestro.”


Mi cabeza asimilaba lo que Nisio me decía, ella querría que yo escogiese el camino de la embajada y siguiese mi camino de bushi León y la ayudase de vez en cuando y gracias a Orihime llevar una vida relativamente normal.

“Nisio-sensei, entiendo que los peligros a los que me enfrentaré serán continuos, y que tendré que vivir siempre alerta y siendo perseguido. Tampoco se puede decir que hasta ahora haya vivido completamente en paz, pero me estáis ofreciendo el conocimiento y la posibilidad de luchar contra todo lo que me ha atormentado, de comprender el universo y de ser capaz de ver lo que otros no ven.

Lo que me ofrecéis estando con vos es mucho y como no podía ser de otra forma, si lo ponemos en una balanza, el otro plato se llenará de peligros y sacrificio.

Este camino que se presenta ante mí, me permite tener unas posibilidades más reales de traer de vuelta a Masaaki-kami-sama, de evitar que Orihime desaparezca y de expandir mi don. Hacer cosas con las que jamás había soñado y con las que podré ayudar a personas como Kaiu Sarutori.

Hasta esta mañana pensaba que mi don, el ver a todos esos seres, era una maldición y me habéis demostrado que es todo lo contrario. El mundo es mucho más grande de lo que las personas normales creen.

Veo la preocupación por mi y el temor a que tome una decisión de la que pueda arrepentirme.

Enseñadme y luego permitidme ayudaros.”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Kimihito asintió a tu respuesta mientras bebía despacio del humeante té.
Nisio dejó los palillos sobre la mesa con los que estaba comiendo hasta hacía tan sólo unos minutos y respiró muy hondo.

"¿No puedo hacer ni decir nada que te convenzan que eso no es una buena idea'"

Tu negaste con rotundidad ante su pregunta.
Ella asintió despacio.

"Entiendo......." Murmuró. "Entonces me temo que mañana serás la gran noticia de la ciudad... Espero que sepas a lo que te vas a enfrentar...."

Dijo muy despacio, tras lo cual volvió a suspirar.

"Vamos a necesitar prepararte... musitó. Mientras no esté Orihime contigo y no sepas nada necesitamos más que ese paraguas para protegerte, necesitamos quitarte ese olor a Daishi..."


"¿Llamo a la maestra Otsumoko?" Preguntó Kimihito.

"sí, será lo mejor. Yo podría hacerlo pero estando ella en la ciudad... ¿Por qué no usar a la mayor experta en tatuajes mágicos del Imperio?"

¿Tatuajes mágicos? ¿Qué?
Kimihito asintió y se levantó para irse fuera de la sala. Nisio se volvió hacia ti.

"Necesitarás un tatuaje de protección, uno que se desarrolle contigo y que sea capaz de darte más cobertura o menos dependiendo de tu capacidad. Sigas o no en esta senda si quieres sobrevivir lo necesitas, no siempre puedes depender de un Guardián, aunque la verdad, el hecho que Orihime esté encariñada de ti me deja un poco más tranquila con respecto a tu vida...

Empezaremos por ahí.
Haremos venir a la maestra Togashi Otsumoko, experta en tatuajes mágicos y le diré que saque de tu cuerpo el que necesitamos. Ella no los tatua sino que los saca de la propia esencia de las personas, en tu caso hay mucha esencia desde donde destilar ese poder.

Y luego........."
murmuró."Luego sería adecuado que hablases con tu abuela... Es lo justo."

¿Con la abuela? Esa debió ser la cara que pudiste que ella asintió despacio.

"No soy un Kitsu pero ellos no son los únicos que pueden hablar con los Ancestros, porque tu abuela lo es, consiguió pasar al otro lado de la puerta y ahora es una de ellos, está bendecida, espero que eso te alegre, no hay mayor honor como sabes para un humano y más para un León que eso."

Estaba diciendo aquello cuando Kimihito volvió a la sala.

"He enviado a Haru para que la traiga, no sé dónde estará la sensei pero Haru es experta en poderse mover por la ciudad con más facilidad, además la noche está a punto de caer y las sombras cubren la ciudad, puede estar de un extremo a otro en la ciudad en un pestañeo gracias a eso."

Nisio asintió despacio mientras se servía otra taza de té.

"Ahora hablaremos de las reglas de oro de este trabajo...
Pregúntate por todo y trata de encontrar una respuesta.

¿Entiendes lo que eso significa?
Más vale parecer tonto que estar muerto.
Hay muchas cosas que no vas a entender y vas a necesitar preguntarlas y debes hacerlo. E incluso cuando obtengas respuestas no sabrás que hacer con ellas porque que las tengas no implica que las entiendas.

Y la siguiente regla de oro es: Hacerme caso a todo lo que te diga, por absurdo que sea, sin preguntar.

Si, son contrapuestas, pero así es esta vida.
Habrá veces que no podrás saber algo, que no es el momento o simple y llanamente que no estás preparado y no voy a contarlo, y necesitas obedecer a ciegas.
Al ser León eso no debería costarte en absoluto, lo cual me reconforta en cierto sentido...

Así que empecemos de nuevo ¿de acuerdo?
Eres un Daishi ¿entendiste lo que eso significa?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Me iba a convertir en el centro de atención de la ciudad y las advertencias de Nisio no cesaban. Ciertamente no acababa de comprender todo lo que implicaba, los avisos sobre Otosan Uchi habían sido constantes desde que había llegado por parte de todos. Sin embargo estar al lado de aquella mujer y del respeto que desprendía me daba cierta sensación de seguridad.

“Sabéis perfectamente quien soy, de donde vengo y que es probable que mi intuición sobre a lo que me voy a enfrentar, se quede muy corta, pero confío en vuestra guía y enseñanzas.”


Olor a Daishi, tatuajes mágicos…. tardé un instante en asimilar todo aquello mientras miraba fijamente a aquella máscara.

“Cuando hablabais de prepararme, había pensado en algún tipo de entrenamiento no en tatuajes…¿tatuajes mágicos? ¿para qué sirven? ¿cómo funcionan?”

Mientras Nisio intentaba explicarme el asunto del tatuaje, cada vez me surgían más dudas. Un tatuaje que no es tatuado sino que me lo iban a sacar de dentro y que además se iba a desarrollar solo. Mi vida se volvía más extraña por instantes.

“Me estáis hablando de un tatuaje mágico que se desarrolla solo y que me lo van a sacar de dentro. Perdonad mi cara de asombro, pero son mil cosas a asimilar en muy poco tiempo. ”

¿La abuela era un ancestro y podía hablar con ella? De pronto la cuestión del tatuaje me parecía nimia y ridicula. Podría hablar con la abuela y no solo recordarla. Tenía tantas preguntas…

“Claro que me alegra y llena de orgullo. Espero algún día poder estar a la altura del honor de mi familia.
Gracias por darme la oportunidad de hablar con ella sensei”


“Nisio-sensei, sabéis que al principio no hice preguntas, entendía que no había tiempo para ellas, pero ahora aunque tengo la sensación de que el tiempo apremia ya habéis visto que intento preguntaros. El tatuaje, el olor ese que parece que tengo, hablar con mi abuela. Todo es nuevo para mi y para todo necesito una explicación.

"Así lo haré, todo aquello que no comprenda os lo preguntaré”

Hacer preguntas y obedecer sin hacer preguntas. Dos reglas y contrapuestas. Supongo que no tardaré en adaptarme. Preguntaré siempre que pueda y obedeceré aunque no obtenga una respuesta si pregunto.

“No sensei, me habéis llamado así un par de veces y entiendo que es lo que soy, que es lo que somos la gente que ve lo que yo veo, pero no se mucho más”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Sé que confías en mi, lo cual teniendo en cuenta que no me conoces de nada, me halaga, pero vas a tener que confiar en ti mismo y ser listo porque no siempre estaremos juntos y entonces tendrás que estar muy atento y saber en quién confiar y quien no.
Cuando alguien no sabe o tiene que aprender se tiene que rodear de buenos maestros y de buenos amigos ¿entiendes? La corte esa lección es muy valiosa, pero es aún peor porque nunca sabes si en quien estas confiando realmente fundamentará tus expectativas o no...
A priori tienes a tu Clan y bueno... buscaremos a quien te tenga un ojo puesto el tiempo que no esté, pero como todo, yo puedo ponerte bajo la sombra de un buen árbol pero cómo cuidas esa relación será cosa tuya."


Te advirtió esta.

"Tienes que tener en cuenta que cuando estés en la Ciudad Prohibida, cuando seas llamado allí pocos leones habrán comparados con las serpientes que se mueven..."

Se refirió así a la familia Otomo, la segunda imperial, la más cercana al trono cuyo mon eran tres serpientes que se mordían unas a las otras como símbolo puro de cómo eran estos...

"¿Entrenamiento?
Físico no, mental y espiritual."


Te dijo secamente.

"Pero eso no servirá de nada sino te protegemos. ¿Has visto a esas leonas de tu clan en su jaula? Ahora mismo es como si entraras cubierto de carne cruda, sangrante y suculenta a la hora de comer en su jaula, para el mundo sobrenatural. Hay que quitarte esa marca para que pases inadvertido, o más al menos.

Eso es lo que hará el tatuaje, hará que tu esencia que destaca confluya mejor entre la de los demás humanos para que seas sólo uno más, uno de ellos. Si conseguimos eso y cumples lo que te he dicho de tener cuidado en no mirar fijamente tendremos espacio ganado."


"Si no te asombrases tendríamos un problema mayor, el asombro es el síntoma inequívoco de que entiendes que eres una mota en este universo y de todo lo que tienes por delante y que aprender."

Asintió esta mientras se servía té.

"Togashi Otsumoko es una maestra ise zumi, dragón, experta en hacer tatuajes mágicos que dan cualidades a sus portadores. Pero ella tiene una cualidad que ningún maestro ha tenido su senda de la iluminación la cual ha conseguido que en una sóla vida ya la haya cumplido le permite ver la esencia del ki y del karma de cada alma y sacar de ella su esencia como tatuajes.

Por eso, como dicen de los maestros talladores que hablan que la imagen ya estaba en la piedra, en la madera... ella dice que el tatuaje ya estaba en la persona y que ella sólo lo saca a la luz.

En tu caso quiero que ella saque a la luz tu esencia de Daishi que te trae tantos problemas pero que a la vez tiene la facultad para hacer un escudo en torno a ti y protegerte en la medida que te vayas desarrollando. A más seas capaz de controlar tus habilidades el escudo será menos necesario y viceversa."


Nisio asintió complacida al verte contento por poder hablar con tu abuela.

"Son dos reglas sencilla y complicadas de hacer.
A un samurai se le enseña a obedecer sin preguntar.
Pero las preguntas nos iluminan.
Hay que saber hacer las dos cosas para sobrevivir en este mundo, confiar y saber. Por eso son mis dos premisas."


"Y la premisa cero que siempre sensei tiene razón."

Añadió el dependiente mientras fumaba distraidamente con una media sonrisa.

"Bien... empecemos entonces...

Como te he dicho un Daishi es un humano con mucho poder espiritual acumulado. Usualmente está relacionada con un alma que acaba de llegar a este mundo o con que está al borde de la iluminación, pero puede haber otros motivos como profecías, maldiciones, bendiciones, legados...

En tu caso más bien es un linaje. Tu abuela era un Daishi y su padre, y su abuela y... Y eso es debido a que el primero de tus antepasados Daishi..."
Nisio meditó entonces aquello como si no supiera si debía contártelo pero al final asintiendo a sus propios pensamientos y como enteniendo que debías conocer te dijo El primero de tus antepasados es el fruto de la unión de un humano con un Guardián de un Kami."

¿Cómo?
Nisio asintió.

"Hai. Uno como Orihime.
Tu primer antepasado Daishi era Matsu Mana y ella quedó en cinta con un guardián de templo, los cuales son hengeyoukais, es decir, cambiaformas. Su sangre y la nuestra es compatible así que podemos cruzar descendencia, supongo que te suena del clan Kitsune ¿verdad? que dicen que parte de ese clan son realmente cambiaformas o descendientes de estos...

La cuestión es que un guardián no es un simple hengeyoukai sino que es uno divino, por lo tanto el nacido de esa unión se llenó de poder sobrenatural y divino que ha sido tan poderoso como para transmitirse de generación en generación.
Aunque puede que estemos ante el último daishi de tu linaje sino solucionamos el tema de Masaaki-sama ya que el kami al que servía ese guardián macho era a este, este guardián era la pareja de templo de Orihime."
*en los templos siempre hay dos estatuas de guardianes a la entrada (suelen ser dragones, perros dragones, zorros...) uno masculino y otro femenino, Ori es el femenino, el masculino no estaba en el templo,ni imagen ni nada*

"Por eso mismo atraes a los espíritus malignos y a aquellos que saben que se han corrompido y desean comerte porque tienes poder divino en tu interior.
De la misma forma todos los seres sobrenaturales divinos y relacionados con estos sentirán afinidad contigo.
No todo es malo."


Te comentó esta una vez más como si todo aquello no te hubiera explotado la cabeza.
¿Que tu ancestro tuvo relaciones y un hijo con un guardián? ¿eso se podia?!
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Comprendo sensei, debo aprender a confiar en mi instinto, en mis sensaciones y desconfiar en principio de todo el mundo. Y aun cuando se muestren dignos de confianza, tener un ojo puesto en ellos, pues no todo el mundo es lo que aparenta, ni sus objetivos obedecen a sus palabras. ¿es eso?”

Intente hacerle ver a la Miya que entendía lo que me decía, que comprendía los peligros de los que me advertía y aunque no comprendiera la magnitud absoluta del peligro, lo que sí que tenía claro después de tanta advertencia, es que iba a ser un León que se metía en un nido de serpientes y tendría que tener mucho cuidado de no pisar ninguna, de que mi presencia las molestara lo menos posible.

“Se que ahora mismo soy un niño que ahora mismo tiene empezar a aprender porque desconoce todo lo que le rodea y cómo funciona el mundo. Y se que debo aprender, ser listo y preguntar lo máximo posible para que este aprendizaje sea lo más rápido posible.”

“Entonces el tatuaje será una especie de camuflaje para no ser detectado por los seres sobrenaturales ¿no? ¿Hay algo más que deba saber sobre el tatuaje? Por lo que he querido entender es algo vivo que irá cambiando conmigo. ¿Tiene alguna propiedad más o como temo es algo que no es necesario que sepa todavía?”

Tenía la sensación de que ese tatuaje no podía ser simplemente un mero camuflaje, de que tenía alguna implicación más que la obvia, por qué traer sino Togashi Otsumoko si esta parecía ser una maestra tan especial. Además Nisio había hablado de cualidades y no solo de una utilidad.

“¿Cómo vamos a hacer para hablar con la abuela?¿Yo también tengo la capacidad de poder hablar con mis ancestros a voluntad?” - en ese momento recorde que había visto a muchos de ellos acompañando a personas en la embajada - “Vi a unos cuantos de ellos acompañando a sus descendientes en la embajada, nunca había visto una confluencia tan grande”

“Creo que como sabéis, no soy un bushi al uso. Inconscientemente ya hemos ido cumpliendo estas reglas ¿no?. Me mandasteis traer a Orihime y obedecí, me mandasteis ir a por el templete y a por su guardián y tampoco hice preguntas aunque estaba lleno de ellas y cuando he visto que podían ser contestadas os las he ido haciendo.

Veo como a veces contestais con ambigüedades y no insisto, sabré lo que tenga que saber en el momento que deba saberlo”

Cuando Kimihito dijo que sensei siempre tiene razón, asentí dándole la razón sonriendo levemente de vuelta mientras volvía la mirada hacia Nisio y hacía entender que estaba de acuerdo.


“¿Entonces es un legado que pasa de abuelos a nietos? ¿Entonces mi madre no tiene ni idea de lo que era la abuela ni de lo que soy yo? Eso explicaría muchas cosas.”

Me quedé completamente ojiplático intentando procesar aquella información… Los guardianes podían unirse a los humanos...Es algo que ni siquiera me había pasado por la cabeza que fuese posible.

“¿Entonces Hai era el guardián que acompañaba en el templo a Orihime? ¿Y por qué no había en el templo ni siquiera una estatua de este? ¿Como desaparecio?

Perdonad sensei, se que estoy haciendo muchas preguntas. Ahora entiendo la profunda sensación de soledad de Orihime, sus ojos tristes. Ha perdido a todos los que la rodeaban y supongo que intentó por todos los medios no llegar a esta situación.

Solucionaremos lo de Masaaki-kami-sama, me habéis mostrado mi camino. Seguiré el legado de mi abuela.”


Tenía la cabeza en ebullición, un guardián y un humano podían tener relaciones. ¿Estaba permitido? Es decir, ¿no había ninguna clase de reglas que estuvieran en contra de esas relaciones?

“¿Esas relaciones están permitidas sensei? ¿Hubo algún tipo de consecuencia?”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Y sobretodo es eso hasta que no temples tus conocimientos de corte. Confía en los que se muestren dignos pero recuerda que el camino del samurai es tenido en cuenta por lo que él hace, no valen excusas posteriores de "me dijo" o "pensé qué" Tienes que cuidar de ti mismo."

"La presencia de alguien como nosotros sólo causa dos estados... o incomodamos o interesamos..." susurró esta."Hasta que seas lo suficientemente fuerte por ti mismo para que siendo uno u otro estado eso no entorpezca tu vida... pisamos sobre cristales."

Nisio miró al techo seguramente pensando en su propia historia y en los pasos que esta misma debió de dar hasta que el mundo se apartó de su camino y quizás en la soledad que eso llevaba consigo, quién sabía...

"Ese tatuaje será de protección."

Ese. Ahora empezabas a entender matices, lentamente pero se iban mostrando ante ti. Ese significaba que existían otros. Ese significaba que tenía una finalidad claro. Y ese significaba que sería de protección pero... ¿cómo? Parecía que esa pregunta o no había sido hecho o era de las que no serían respondidas aún...

"No tienes la habilidad de un Kitsu para invocarlos a placer." te dijo Nisio"Pero si que puedes verlos si ellos están en un estado más cercano a nosotros, si estan desplegando su aura o si lo desean. Así que le pediremos a tu abuela que venga a vernos, así podrás hablar con ella.
En cuanto desbloquee tu chakra, claro, ahora mismo lo creas o no puedes ver sólo la mitad de la mitad de las cosas que existen...
Tranquilo, no tengo intenciones de mostrarte un mundo más aterrador aún sino dejar que las energías de los Ancestros se puedan presentar con más facilidad contigo."


Nisio asintió sobre aquello que de alguna forma quizás por tu carácter, por cómo había sido tu vida o por que al final sabías en cierta forma leer el momento habías ido cumpliendo con las exigencias de la extraña sensei. Kimihito hizo otro tanto complacido.

"No tiene por qué pero en tu familia ha sido lo habitual, casi una regla constante.·"

Asintió Nisio sobre el hecho que tu madre no tuviera aquel don.

"¿Y porqué no hay templo?" Te preguntó Nisio."¿Y dónde está la estatua de orihime? Pues por lo mismo todo, por el paso del tiempo y del olvido."

OUT:
Hai es si, no el nombre, sorry que no te lo puse xD
IN


"Ella ha sido muy fuerte.... susurró Nisio.Tan fuerte que fue la última en quedar...."

Triste. No lo dijo pero eso fue lo que sentiste.

"No son normales pero no están prohibidas." Te dijo despacio."En este caso al ser hengeyoukais tiene posibilidades reales de poder mezclar su sangre con humanos, otras veces lo que esta prohibido es el hecho de llegar a algo más porque la unión es imposible pero... los humanos somos el comodín de los reinos como el nuestro propio y eso se aplica en muchas cosas...

Cada relación es un mundo y aunque no haya leyes establecidas como posibilidades o no cada dios, en este caso, puede permitir algo semejante o no de su guardián. En este caso Masaaki-sama nunca tuvo problemas más allá de lo que ya de por si es la unión de dos razas y de dos reinos...
Porque esa es otra cosa, haya o no haya una ley universal una cosa es lo que se pone en el papel y otra los problemas reales que eso puede tener...

Esas uniones, por desgracia, suelen terminar en tragedia..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“De acuerdo sensei, seré cauto y observador con quienes tenga a mi alrededor y seguiré mi camino”

Estaba claro que Nisio no había tenido un camino fácil y que la vida en la corte, era más peligrosa que una katana con un perfecto filo. Había aceptado acogerme como su alumno y sentía como intentaba protegerme a cada momento. Incluso ese “pisamos sobre cristales” hablaba de los dos.

“Entiendo que ahora mismo, por lo que me habéis dicho de que voy a ser la gran noticia, generaré más curiosidad que incomodidad, a fin de cuentas acabo de llegar a la ciudad y nadie me conoce, soy un perfecto desconocido y lo primero que se preguntarán es de donde he salido

Supongo que tendréis muchas personas de las que advertirme, de como debo comportarme con algunas y a quien evitar”


Nisio siempre hablaba con matices, siempre había que estar prestando mucha atención para leer entre líneas, entre palabras, entre los silencios…

“¿Quiere decir eso que habrá otros tatuajes más adelante?. Tampoco me habéis dicho cómo funcionan los tatuajes mágicos. El paraguas era fácil de intuir, incluso si no me hubierais dicho nada, pero el tatuaje me cuesta más imaginarmelo. ¿Será algo pasivo?¿Tendré que hacer algo?

Además ahora que estamos hablando hay algo que quería preguntar sensei. Me habeis dicho que llevais máscara para que los seres sobrenaturales no sepan quien sois. ¿Deberé tambien yo llevar máscara?”


Me parecía increíble que pudiese llamar a la abuela y esta pudiera venir a verme, pero esa sensación de vértigo y de asombro cada vez duraba menos tiempo y era sustituida por cuiriosidad y ganas de aprender.

“¿Desbloquear mi chakra? ¿Esto es como los recuerdos que tenía bloqueados de la abuela?”

Entonces, este legado divino de mi familia, era mi herencia, era mi camino, mi deber y mi orgullo. Teníamos que salvar a Orihime, si, teniamos que resucitar a un Kami, si, pero también todo aquello, implicaba preservar el legado de mi familia.

“Nisio-sensei, esto lo hacemos por Orihime-sama, por Maasaki-kami-sama, pero también lo hago porque es mi camino. Me habeis abierto los ojos a lo que ha sido un legado divino de mi familia y no puedo ser el último Daishi”

El tiempo y el olvido se habían llevado todo lo que rodeaba a Orihime, todo lo que rodeaba al legado de mi familia. Empecé a preguntarme qué es lo que había pasado, ¿por qué se fueron olvidando de Maasaki-kami-sama?

“Espero que cuando Orihime vuelva a poder transformarse y vea todo lo que hemos emprendido por recuperar lo que estaba perdido, convierta poco a poco esa tristeza en esperanza”


No lo dije, pero mi esperanza era poder ver sonreír a Orihime, verla recuperar algo de la alegría que de seguro tuvo alguna vez

Las uniones entre mundos suelen terminar en tragedia, eso es lo que acababa de decir Nisio, pero lo único que me venía a la mente, era que también eran necesarias para mantener el equilibrio. ¿Acaso no estábamos ayudando nosotros ahora a un reino que no era el nuestro?

“Sin embargo ¿no está bien que las haya para que alguien pueda hacer de unión y ayudar a ambos reinos? Como vamos a hacer nosotros intentado salvar a Orihime y a su Dios”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"En este reino y en los otros aprenderás a tener amigos, conocidos y enemigos. Unos no serán mejores que otros porque compartamos ser humanos." Te comentó esta.

"Correcto. Aparecer de repente y llamar tanta atención atraerá a personas que os admiren y quien os odie por el mero hecho de haber conseguido lo que ellos no. Por eso nuestro primer movimiento en la corte será conseguir una posición contigo cerca de personas que de por si son peligrosas para otros y que causan temor para que os parapeten."

"¿Cómo las Damas de la Ama?" preguntó el dependiente.

Nisio asintió.

"Como por ejemplo las Damas de Compañía de la Madre del Emperador, son mujeres de distintos clanes y con tentáculos por toda la ciudad, y algunas de ellas son más temidas que un duelo a muerte porque pueden traerte algo peor, la burla de por vida. Si conseguimos que entréis dentro de su círculo entonces estaréis más protegido. Yo puedo presentaros pero el caerles en gracia o no será tu trabajo."

"No creo que tenga problema, a la Dama Kuronuma le gustan las personas sinceras como lo es él, y a la Dama Kotoko le gustan las personas distintas y cuirosas, como lo es él también." comentó este.

Nisio medió aquello.

"Sea como fuere es algo que tendrá que trabajarse él mismo."

"A mi me preocuparía más el consejo de los seis y los que se mueven en esos círculos." añadió Kimihito.

"Es algo que también me preocupa pero por suerte no son muy creyentes de mis virtudes... salvo Asano-san..."

"¿Hablaríais con ella?"

Nisio negó severamente.

"No. Si hago eso lo expondré de golpe, Asano tiene ahora mismo un poder desmedido y lo sabe, no hay que enseñarle más movimientos, lo que hay que minar su confianza en su posición y dejarle un hueco a contar con nosotros cuando lo que pasará, ya que es inevitable, la alcance."

El dependiente asintió aunque tu no estabas entendiendo nada.

"Los tatuajes serán los que estén en ti y actuarán para lo que han nacido.
Por eso ese tatuaje del que os hablo actuará como debe, es autónomo, no necesitaréis saber nada de él porque él sabrá de ti."


"Hay tatuajes que te dan facultades activas y otros que son pasivas, en el caso de los escudos, como ese, lo es tan sólo con serlo, es como llevar el paraguas siempre abierto en cierto sentido."

Explicó el dependiente más claramente. Nisio le miró como si dijera "eso es lo que yo he dicho" pero claro, igual no se entendía...

"Que gran pregunta...." musitó sobre lo de que si llevarías máscara en el futuro.

"Pero quizás esa no sea la adecuada aún... "¿Llevaréis máscara algún día?"...... Yo la sustituiría por... "¿Aceptarías lo que supone llevar esta máscara algún día?".............." Nisio dejó pasar los segundos."No respondas aún... no sabes nada... irás lentamente aprendiendo lo que esta máscara significa y entonces... retomaremos esa pregunta..."

"Si, algo parecido a lo de los recuerdos. Cuando murió tu abuela y el vínculo con Masaaki-sama se debilitó tanto algo dentro de ti se bloqueó y se fracturó, no sólo tenemos que salvar a Orihime y a este hay que restablecerte."

La sensei bebió despacio al oirte hablar de hacerlo por tu familia también y asintió.

"Si alguien puede revertir esa situación es alguien como tu... Un Daishi es un Daishi hasta que deja de serlo... hasta que su luz se apaga pero hasta entonces..."

La sonrisa en la máscara de Nisio pareció complacida por tu determinación hasta que dijiste aquella frase final. ¿No es acaso la unión de ambos reinos algo bueno? Tanto como para salvar a un dios. Viste por el rabillo del ojo sonreir a Kimihito complacido por aquella respuesta aunque la máscara de Nisio de pronto se había vuelto tan fría como la porcelana de la que estaba hecha.

"Que esos pensamientos siempre te acompañen... Ryunosuke-san... atesóralos siempre porque sino esta senda te será un infierno."

En ese momento la puerta sonó.

"Es Otsu-sensei."

Anunció Nisio sabiendo de antemano quien era o al menos con total convicción mientras se levantaba para ir a abrir.
Kimihito se quedó contigo y sonriendote te dijo:

"Eso que has dicho le ha alegrado mucho a sensei, aunque no lo haya parecido... Ya aprenderás a conocerla."

No había podido decir nada más cuando por el pasillo se oyeron dos personas caminando y una hablando.

"Volvía a la embajada cuando recibí su cuervo, estaba cerca por eso he llegado pronto, es el destino, ya lo sabrás, que haya decidido venir por este barrio a dar una vuelta antes de irme y que por eso estuviera aquí."

Al abrir la puerta Nisio estaba acompañada de una mujer que rondaba los veinti muchos años, vestida tan sólo con unos pantalones holgados. Su cabello estaba rapado salvo lo que salía de una larguísima trenza en la parte alta de su cabeza y todo su cuerpo estaba tatuado en preciosos colores y figuras empezando por una grulla que abría sus alas en su pecho como si pudiera despegar el vuelo desde allí, de hecho, era tan la sensación de realismo que por un momento al verla entrar y andar creiste que había batido las alas.

"Matsu Ryunosuke-san os presento a la maestra Togashi Otsumoko."

Te presentó Nisio haciendo que esta entrara en la sala.

"Pero todo el mundo me llama Otsu." Te dijo esta con una sonrisa que se te pareció a las que tenía tu abuela, cálida como un rayo de sol que te da calor en una fría mañana de invierno.

"Es una maestra tatuadora de las cumbres dragón que domina el arte de los tatuajes del chi, como te he explicado antes, y la que quiero que te saque lo que llevas dentro."

Nisio te señaló y le dijo a ella.

"Y él es el afectado por lo que te he dicho."

"Ya, ya, lo veo, veo su aura... sisi entiendo el motivo de tu urgencia. Está claro que necesita mi ayuda."

Asintió.

"¿Te han explicado, pequeño, que esto dolerá?" Te habló con un tono sobreprotector que una vez más te recordó a tu abuela más que a una joven de la edad que tenía.

Ella se acercó con una queda sonrisa y se sentó a tu lado dandote un par de palmaditas en el hombro.

"Pero los Matsus sois fuerte, sé que podrás aguantarlo y que entiendes que es por tu bien ¿verdad? Aún así sólo quiero que sepas que esta clase de protecciones al emerger del fondo de tu alma te supondrá un coste de recuperación."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Entiendo lo que decis” - dije al respecto de que por el simple hecho de ser humana una persona no era más confiable. Y esbozando una media sonrisa solté - “Orihime es quien me ha acompañado desde pequeño ¿recordáis?”

“Seré la persona con el farol más brillante en la noche más oscura. ¿Y cómo vamos a hacer que esa gente se interese por mí? Soy un bushi recién llegado a la ciudad, ¿que podría ofrecerles?. De todas formas, el que no se me conozca, al principio intuyo que me dará cierto tiempo puesto que tampoco nadie sabrá de quién soy o no amigo."

Un sensación de desasosiego recorrió mi columna hasta acabar en la nuca. Esto iba a ir muy deprisa, tendría que adaptarme rápido y seguir seguir los consejos de Nisio. Jamás había pensado siquiera en la corte y ahora iba a tener que entrar dentro del círculo de las Damas de Compañía de la Madre del Emperador.

“Sabéis que haré todo lo posible, sin embargo estaría bien contar con cualquier tipo de información que me pueda servir. ¿cuantas Damas son? ¿Tienen alguna jerarquía entre ellas? ¿Que les gusta? ¿Qué odian? ¿Se llevan bien entre ellas? ¿Tengo que alejarme de alguna?

No negaré mi nerviosismo porque quiero que esto salga bien y es un mundo completamente desconocido para mi. Casi podría decir que tanto como el sobrenatural y tengo la sensación de que en la corte viven en un universo paralelo”


Miraba alternativamente a Kimihito y a Nisio intentando entender de qué estaban hablando y que era eso de el consejo de los seis. Y justo cuando iba a abrir la boca, me di cuenta de que no era el momento. Nisio estaba hablando de cosas que iban a pasar y eran inevitables, pero no estaba diciendo el que iba a pasar, estaba evitando hablar de ello, así que permanecí callado y observando.

“Una cosa de la que no me tendré que preocupar porque funcionará sola” -dije hablando de los tatuajes.

Asentí despacio a Nisio cuando me respondió a la pregunta de si tendría que llevar máscara. Llevaba toda la razón, no sabía nada y lo cierto es que no me entusiasmaba la idea de tener que estar toda la vida escondiendome detras de una máscara.

“¿Y como vamos a restablecer mi chakra? Intuyo que como todo lo que nos va a tocar hacer, tendrá un coste y no será sencillo”

Creí haber dicho algo que había contrariado a Nisio cuando la máscara dibujo aquella expresión tan gelida. Sin embargo, cuando me dijo que atesorase esa clase de pensamientos me dejó claro que probablemente le había sorprendido que pensase así.

“Mi vida era un infierno de niño, siempre me estaba preguntando por qué a mí, por qué veía a todos aquellos seres, para mí todo aquello era una maldición. Sin embargo un día apareció alguien para salvarme, para empezar a hacerme entender y acostumbrarme a todo aquello. Y no fue un humano precisamente, fue Orihime” - sin ni siquiera un cambio perceptible en mi voz, mis ojos brillaron por la emoción del recuerdo - “Así que para mi, desde siempre, esa unión es algo bueno."

"Por supuesto que habrá buenos y malos, ¿pero es que acaso los humanos somos mejores? ¿Acaso no hay humanos que sería mejor que no existiesen?”


Llamaron a la puerta y Nisio se levantó para ir a recibir a Otsu-sensei, mientras Kimihito aprovechaba para decirme que lo que había dicho había alegrado a Nisio, algo que a mi no me lo había parecido.

“Más bien me había parecido contrariarla con mis palabras por la expresión de sus máscara. Aunque tu la conoces infinitamente más que yo, ya sabrás lo que opina sobre ese tema.”


Cuando la puerta se abrió y Nisio apareció con aquella mujer fue toda una sorpresa, no esperaba que la mujer que iba a sacar de mi el tatuaje tuviese esa edad, pero no me sorprendió que su cuerpo fuese una obra de arte. La visión de aquella grulla había atrapado mis sentidos más tiempo del que me hubiera gustado.

Dejé la taza de té en la mesa, me levante e hice una reverencia.

“Es un placer conocerla Togashi Otsumoko-sensei”

Cuando Otsumoko me dijo que podia llamarla Otsu con aquella sonrisa, tuve la sensación de estar en casa, de estar con una persona en la que podía confiar. Además después de todo venia de la mano de Nisio y ahora mismo había pocas personas en las que confiase tanto como en la Miya.

Asentí con una pequeñas sonrisa de vuelta.

Ya estaba Nisio otra vez con las frases a medias como intentando que yo no acabase de enterarme de todo lo que pasaba. ¿Afectado por qué?¿Qué le pasa a mi aura?

“¿Puedo pediros que no os andeis con rodeos y enigmas? ¿Por qué estoy afectado? ¿Qué le pasa a mi aura?”

Aquella mujer cada vez que me hablaba me hacía sentirme más cómodo, más en casa, más entre los míos… ¿Pequeño? ¿Cuántos años tenía esta mujer? Su cara y su cuerpo decia una cosa, pero su forma de hablar y sus palabras otra

“No, solo que sacareis un tatuaje de dentro de mí, nada más. Es algo que debo hacer si quiero seguir mi camino. Será un recordatorio de que todo tiene un coste”


“Gracias por vuestra cercanía y vuestras palabras Otsu-sensei. Y por si no puedo agradeceros una vez acabéis vuestro trabajo, os lo agradezco ya de antemano.

Haced lo que tengáis que hacer, estoy dispuesto”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Nisio asintió a tus primeras palabras sobre quien te había acompañado pero sin dejar aquella advertencia que se nublase, después de todo es sencillo en una vida que ha sido acosada por lo sobrenatural pensar que este era símbolo del caos y de mal.

"No te hará falta llamar más la atención. Cuando mañana salga tu nombre todos ellos irán hacia ti, créeme.

"Las Damas de Compañía de la Ama son las Damas Hanshirusato, de la cual tenéis que temer y alejaros, tratar de no despertar en ella ninguna clase de interés, para ello mostraros aburrido en cuanto al tema de los amoríos.
La Dama Etsuko será una de vuestras ayuda en la corte imperial, ella está tocada por los dioses y de una u otra forma os entiende y estará dipuesta a ayudaros.
La dama Noriko es la marchante de arte del Emperador y de su Madre, es un alma cándida como pocas, jamás os dará problemas.
La Dama Mizumi es la mejor amiga de la Ama, es una mujer de la que tambien deberéis alejaros, no parece peligrosa. No lo parece.
En cuanto a las damas Kotoko y Kuronuma no os diré que le gusta y que no porque ellas huelen ese tipo de información y como ha dicho Kimohito prefieren a las personas sinceras y sin dobleces, si os preparo para ellas sólo irá en vuestra contra. Sólo puedo daros de consejo que seais vos mismo, que seáis el león que sois y que seáis sincero. Nada más."


"Tu chakra lo desbloquearemos poco a poco, haremos una grieta en el bloqueo y como agua que se filtra esperaremos a que la presión ceda a la barrera rota."

Te informó esta.

Cuando Nisio se fue a abrir la puerta Kimihito, con una queda sonrisa te dijo:

"A sensei no se le da bien mostrar alegría, lo tiene relacionado con el sufrimiento, así que muchas veces la reacción que muestra su máscara es la de petrificarse.. Sin embargo ella es la persona en todos los reinos que más ama no sólo a la humanidad sino a los seres sobrenaturales y que más comprende lo necesario que es esa unión y lo beneficioso. No son muchos los que opinan como ella, como tu, por eso le alegra."

Mientras la ise zumi, la monje tatuada, entraba en la sala te dio la sensación extraña que los múltiples tatuajes de su cuerpo, no sólo la grulla, sino las flores que poseía, las arañas de los brazos... todos ellos se movían cuando los veías en el rabillo del ojo, como si fuera una ilusión del pestañeo o quizás... despues de todo lo que te estaba pasando hoy no fuer ilusión...

"Oh, vuestro aura sufre de varios retorcimientos, es poderosa pero está enclaustrada de una manera que si te metieran a ti en el espacio en el que esta se encuentra te dolería todo el cuerpo... Es de un ser espiritual muy poderoso."

"Un Daishi." Dijo Nisio."Como vos Otsu-sensei."

Ella asintió tranquilamente dejandote con aquello en el aire. ¿Ella también lo era?

Otsu asintió al oir tu respuesta y Kimihito se levantó al momento.

"Iré a por eso."

Nisio asintió y te indicó que te levantaras y que las siguieras.
Un par de habitaciones más adelante entrasteis en lo que parecía una estancia privada de un médico, con una camilla alta en donde te indicaron que te fueras a tumbar.

"Pero antes necesito que te desnudes." Te dijo la dragón."Necesito ver dónde está el tatuaje y si se mueve."

Aquello no dejaba de ser extraño. Nisio te hizo una seña para que lo hicieras. Los bushis no teníais la timidez de los cortesanos, estabais acostumbrados al desnudo físico y más los Matsus cuyas mujeres no iban a termas privadas sino mixtas, así que no tuviste problemas en quedarte en ropa interior, aunque te preguntaste por ellas. Nisio y su máscara no decían nada y Otsu te miraba con una expresión de quien ha visto nacer mil niños y nada le sorprende.

Estando de pie la maestra tatuadora se puso a dar vueltas alrededor tuyo mientras te observaba con mucha atención.

"Será grande."

Le dijo a Nisio.

"¿Ahora?"

La Togashi negó.

"Será."

"Tampoco me extraña, es lo habitual en esta clase de tatuajes en los que sois como ustedes."

La Togashi asintió.

"No siempre se verá."

"Pues mejor, después de todo ya vamos a llamar mucho la atención. ¿Puedo suponer que se verá en señal que está haciendo su trabajo y que eso debería alertarle del peligro."

Otsu asintió.

"Al menos esa es la idea..."

Se rasco la barbilla pensativa.

"Bien chico... túmbate en la camilla... Vamos a intentar atraparla el tiempo suficiente como para poder trabajar con ella."

Nisio fue hacia uno de los armarios y sacó lo que pareció una botellita.

"¿Puedo ofrecerte sake para que no estés en todos tus cabales, prefieres algo que morder o...?" Te preguntó.



Una vez que estuviste tumbado en la camilla Nisio sacó unos enganches y ató tus pies y tus brazos.

"Es por seguridad."

Te comentó mientras el dependiente entraba con un estuche que Otsu ponía en una mesita cercana y se veían largas agujas de tatuar.

"Bueno... espero que estés preparado, porque quieras o no vamos a empezar."

Te dijo la tatuadora mientras Nisio se ponía a tu lado y aunque no te dio la mano notaste en cierto sentido su ánimo.
¿Por qué tanto misterio? Pensate, los Matsu érais tatuados con el mon del Clan al hacer el gempukku y muchos elegían ser marcados a fuego, con hierro, como parte de su forma de demostrar su entereza y que no gritaban. No lo entendías hasta que... la aguja tocó tu cuerpo..

Describir el dolor sería cómo revivirlo de nuevo pero todo tu cuerpo sufrió una enorme convulsión desde el primero momento en que las agujas lo tocaron como si la piel tratase de volverse del revés y te despellejaran. Entonces todas las palabras de ánimo y de valor cobraron sentido porque mientras la aguja iba entrando y saliendo de tu cuerpo estabas seguro que estaba atravesando más que este, como si pudieran tatuar a todos tus cuerpos por los que tu alma había pasado y condensar aquella sensación para luego incrementarla un millar de veces.

Un verdadero infierno de dolor que te hizo convulsionarte y que gracias a estar atado no te tiró del suelo. Las lágrimas ensartadas, el temblor desde el propio alma, los calambres que te recorrieron enteros hasta tal extremo que apenas lograste notar la mano de Nisio sobre tu frente tratanto de calmarte hasta que... de pleno dolor... te desmallaste.


"No parece haber ido tan mal como esperaba." Alguien hablaba muy en la lejanía... ¿Era Nisio?

"Es fuerte, la sangre Matsu es poderosa." Replicaba otra voz en la oscuridad.

"Sí... eso y la ayuda... parece que ella va a estar siempre ahí..."

"Eso es bueno." Las voz de Otsu sonó ahora cerca tuya.

"Eh, mirar, está despertando."

Alertó Kimihito mientras lentamente abrías los ojos y lo veías todo borroso. Te dolía todo el cuerpo como si te hubieras despeñado y hubieras caído ladera abajo clavándote piedras, ramas, chocando... eso unido a una semana de entrenamiento sin apenas comer, ni domir. Y la cabeza... la cabeza te iba a explotar.

"Lo has hecho bien, chico."

Te dijo la tatuadora mientras acercaba agua y te ayudaba a beber despacio.

"Tardaste más de lo que pensaba en desmayarte, normalmente cuando la aguja entra por segunda vez suelen perder el conocimiento... Tu has aguantado... cuatro incisiones."

¡¿Cuatro?! Sino fuera porque estabas tan destrozado hasta hubieras brincado de la impresión.

"No te levantes." Te dijo Nisio como si pudiera leer tus pensamientos."Quédate un rato más tumbado. No hay prisa."

Kimihito tenía en torno a su cuello la serpiente que era Ori y que estaba aún adormilada en este como si fuera una bufanda. Este te sonrió y te dijo:

"Aunque está conmigo ha tomado la determinación de estar siempre contigo."

Te dijo mientras te señalaba a tu brazo. Entonces con trabajo lo miraste y te diste cuenta que todo el brazo lo tenías tutuado con una serpiente que se enroscaba en este y que ascendía hasta tu pecho, quedando su cabeza apoyada en el pectoral. Era una enorme serpiente blanca con destellos en dorados y sus ojos estaban cerrados, como si dormitase.

"No puedo decir que me extrañe ni que no lo haga..."

Murmuró Nisio.

"Parece ser que tu tatuaje protector es una serpiente, como Orihime." Sonrió el dependiente."Debe ser por lo unidos que estáis que hasta eso tiene que ver."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Mientras Nisio me hablaba de las Damas de Compañia de la Madre del Emperador, intenté prestar toda la atención de la que era capaz de disponer, necesitaba memorizar todo lo que me pudiera servir, pues ya había entendido que el exito de lo que nos proponíamos hacer y la existencia tanto de Orihime, Maasaki-kami-sama y la mia propia estaban en juego.

Tenía que hacerlo bien, aunque ese no fuera medio natural.

“Entiendo sensei, debo alejarme de Hanshirusato y Mizumi y tendré que ganarme a Kotoko y Kuronuma. Entonces la dama Etsuko ¿será directamente una aliada? ¿de qué modo está tocada por los dioses?”

Lo que yo me preguntaba es como íbamos a realizar esa grieta en mi bloqueo del chakra, pero supongo que es una respuesta para el mañana y que ahora mismo nos deparan cosas más urgentes.


“Si no existiera el sufrimiento no podríamos valorar la alegría, no pueden existir el uno sin el otro, incluso en el mismo momento en el que estamos llenos de alegría el simple miedo a perderla ya nos genera sufrimiento, pero no por eso debemos huir de ese sentimiento, debemos disfrutarlo cada vez que se nos presenta.

Quizás sea atrevido por mi parte hacer esta afirmación, pues realmente casi no la conozco, pero sensei da la impresión de ser una mujer que soporta una gran carga ella sola sobre sus hombros. Una carga de la que no habla, pero que se intuye. Supongo que por eso el miedo a que siga sus pasos.”


(...)

Mi alma sufria de varios retorcimientos, tenia el chakra bloqueado, mis recuerdos hasta esta mañana estaban igual. Pese a todas las advertencias que había tenido sobre la ciudad, me sentia afortunado por haber dado con estas personas, me estaban cambiando la vida, me estaban ayudando y no las conocía de nada.

“Creo que veis en mi cosas que yo soy incapaz de ver” - conteste a Otsu de forma divertida, intentando quitarle hierro a lo que estaba apunto de pasar.

Mientras me levantaba para seguirlas no pude evitar la pregunta - “¿También sois una Daishi Otsu-sensei?”

Entre en aquella habitación donde estaba la camilla e inmediatamente Otsu, me mandó desnudarme, algo que no me resultó extraño pues no se podía hacer un tatuaje con la ropa puesta. Pero cuando dijo que tenía que ver donde estaba, si se movía y comenzó a dar vueltas a mi alrededor y a mirar cada centímetro de mi piel tuve la sensación de encontrarme más desnudo de lo que nunca había estado.

“Entonces el tatuaje ¿va a crecer solo? Y si está tapado, ¿lo sentiré de alguna forma?, ¿como va a alertarme si está tapado?”

Mientras me recostaba en la camilla, las preguntas se agolpaban en mi cabeza y salían disparadas por mi boca, más fruto del nerviosismo del momento que de la curiosidad.

Otsu me hablaba, pero parecia ya no estar hablandome a mi sino al aire, había entrado en un estado de trabajo y estaba focalizada en lo que tenía que hacer. Mientras, NIsio me ofrecía sake o algo que morder. Era un León, no iba a pasar por aquello anestesiasdo, lo pasaría sin producir el más mínimo sonido.

“Guardadme el sake para después” - dije mientras me acomodaba con decision en la camilla.

Cuando Nisio me ató de pies y manos y me dijo que era por seguridad, no sabía si se refería a la suya o a la mía, pero había tomado una decisión y mi determinación era plena, así que incline la cabeza en señal de que lo entendía y terminé de recostarme sobre la camilla mirando al techo.

“Estoy preparado, cuanto antes empecemos, antes terminaremos”

Estaba mirando hacia el techo dispuesto a aguantar lo que fuese a suceder cuando aquella primera aguja toco mi piel y la intensidad de mil calambres recorrieron mi cuerpo de un extremo a otro, convulsionandolo, sin que yo pudiera hacer nada por controlarlo. Nunca había sentido nada igual, la aguja entraba y salía y yo solo podía apretar mis dientes y mis labios. Empecé a notar un sabor metálico en la boca, probablemente mis encías habían empezado a sangrar, me ardía cada centimetro de mi cuerpo, aquella aguja parecía estar en todas partes.

Empecé a marearme, Nisio estaba a mi lado mirando a través de aquella máscara y de pronto oscuridad...

Como en una espesa niebla oigo voces a lo lejos que se van acercando y poco a poco voy volviendo en si, me encuentro, embotado, mareado, apaleado…

“¿Me he desmayado? ¿qué ha pasado?”

“¿Que lo he hecho bien? Me he desmayado. Después de la segunda no recuerdo nada, todo se volvió borroso”

“Es más agradable ver como os acercáis con agua que con agujas Otsu-sensei” - dije intentando poner algo de humor a la vez que intentaba incorporarme mientras notaba todo mi cuerpo dolorido.

Mientras Nisio me decia que no me levantase, Kimihito llamó mi atencion con Orihime al cuello. “Aunque esá conmigo ha tomado la determinacion de estar siempre contigo” me dijo y me hizo un gesto señalandome el brazo.

Es verdad, el tatuaje, el dolor, el desmayo ¿cómo lo había podido olvidar?. Gire la cabeza como pude y ahí estaba, era una serpiente blanca con destellos dorados, era exacta a Orihime, ¿era orihime?. Había valido la pena, ese dolor ya era solo un recuerdo y ahora llevaba a Orihime conmigo.

“Kimihito, ¿sois tan amable de acercarme a Orihime?”

Y con Orihime encima de mí, acariciando su cabeza con delicadeza y con las pocas fuerzas que ahora mismo tenía, pensé que ahora estábamos más unidos que nunca.

“No te voy a fallar” - susurre mientras cerraba los ojos.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Etsuko-san es uno de los llamados "Sentos de benten", es decir, la Fortuna ve el mundo a través de sus sentidos de una manera muy especial así que esta está tocada directamente por la divinidad y puede la Fortuna entrar en su cuerpo cuando lo desea para poder ser parte de este. Gracias a eso Etsuko tiene una serie de características únicas como su aura, grandes poderes premonitorios y posee un aroma que es de la diosa que atrae a todos a su alrededor, esto último para su desgracia pues le causa más de un incidente. Es una mujer noble y buena que ha sido muchas veces empujada al borde de lo humanamente concebible sólo por los deseos de los demás e incluso la ira desmedida de los dioses... así que esta te comprenderá y tratará de ayudarte en lo posible no sólo por empatía sino porque ella es así."

Te explicó Nisio.

Kimihito asintió con solemnidad a tu intuición.

"Un peso que sólo un humano puede cargar pero que no por ello es menor que el peso de todo un Reino Espiritual...." Susurró despacio. "Por eso es tan increíble que a pesar de todo siga creyendo y siga amando a este Reino y a los demás... Es una mujer increíble en muchos sentidos, aunque ni ella misma se de cuenta.
Por eso, Ryu-kun, te voy a pedir el favor que me la mantengas vigilada... Después de todo sabes mejor que nadie que todos necesitamos a alguien en quien apoyarnos en los peores momentos... Quien sabe, quizás en el futuro puedas devolverle lo mucho que ha hecho y hará contigo siendo tu esa persona."


Las palabras de Kimihito se centraron en un lenguaje cercano, incluso intimista, llamándote de aquella forma, haciéndote sentir que quizás ahora por primera vez en tu vida tenía una especie de... ¿grupo? Nunca habías considerado a nadie amigo tuyo salvo a Ori, los compañeros de dôjo eran eso, compañeros, pero ninguno te conocía realmente. ¿Cómo hacerlo? ¿Cómo explicarle cómo eras realmente sin quedar como loco? Y de pronto estabas allí, en aquel lugar, como si tu fueras el menos raro. Esa sensación... te gustó.


(....)

"Si, muchacho, lo soy, soy un alma iluminada en una vida."

Te dijo la maestra tatuadora dejando patente una increíble verdad, un alma con tan sólo una vida y había llegado a la iluminación. Una gesta del karma pocas veces vista.

"Si alimentas bien a tu tatuaje claro que crecerá. ¿sería raro que lo alimentases y no creciera verdad? ¡Eso iría en contra de toda lógica!"

Te dijo Otsu dejándote más mareado por la respuesta que lo que pensabas que sería la pregunta.

"Aunque tengas ropa si el tatuaje aparece lo sabrás. ¿Cómo lo sabrás? ¡Qué pregunta tan extraña!" se rió dejándote aún con más incredulidad. "Sería extraño no notar que tienes piernas y brazos ¿verdad'"

Esta debía de ser la forma críptica y extraña de hablar de los que todos hablaban de los dragón.

Nisio apartó el sake mientras asentía como si dijera "Tu mismo" y luego todo aquello empezó, y la sensación sería tan dolorosa describirla como sentirla, como si tu mente huyera de aquel padecimiento que no se explicaba sólo en tu cuerpo, era como si hubieran tatuado tu alma y con ellos todas las vidas por las que había pasado.

"¡La juventud y la arrogancia!" Se rió Otsu al ver el mohín por haberte desmayado. "Ya te lo he dicho, has aguantado muy bien, has aguantado cuatro incisiones, que es como si te tatuara de golpe todo el cuerpo en esta vida. Es una gran resistencia al dolor, Ryunosuke-kun, puedes estar orgulloso de ser el Matsu que eres."

No te dio un par de palmaditas en el hombro porque notabas todo tu cuerpo tan sensible como si te hubieran golpeado con un palo en cada centímetro de tu piel y fuera sensible al roce del aire pero sus palabras si que te animaron mientras te ayudaba a beber despacio.
Nisio estaba apoyada sobre el mueble donde había dejado el sake y la máscara tenía un rictus en el que claramente se leía "seguro que ahora no estás para sake, ni para nada."

Kimihito te acercó a Ori que aún dormitaba y con cuidado la depositó encima de tu cuerpo magullado. Era increíble pero el tatuaje estaba totalmente sellado, como si te lo hubieran hecho hacía semanas, pero con unos colores tan vívidos que te costaba creer qué clase de tinta había hecho eso. Nisio ordenó con un gesto de la mano que salieran Otsu y Kimihito de la sala, para dejarte un poco de espacio y esta se quedó en el marco de la puerta un segundo antes de decirte:

"Tómate tu tiempo para levantarte, para vestirte y para venir con nosotros al salón..."

Era su forma de darte espacio y de darte quizás ese momento tras el dolor que necesitabas para rehacer tu coraza y tu honor frente a los demás, al menos el que pensabas que necesitabas ya que aquella extraña compañía se regía de una forma muy distinta a como te habías criado en territorio Matsu donde la debilidad era machacada hasta su exterminio.

Cerraste los ojos, cansado, un segundo, aún tenías esa sensación de haber corrido 30 kms bajo la nieve callendo, frío y calor, el entumecimiento y el quemazón en cada uno de los músculos, la piel sensible y el agotamiento de quien requiere dormir mil años... Pero por primera vez en mucho tiempo... no con la horrible sensación al terminar de estar solo...

El sopor te adormeció de una manera tan brusca que cuando te diste cuenta estabas en mitad de la negrura, una espesa, que casi se podía tocar. Boscosa... Espera... ¿Boscosa?
De pronto a tu alrededor se pintó un frondoso bosque, uno de árboles enormes y de hojas verdes y brillantes. Tu cuerpo invisible flotó entre ellos en una dirección no conocida hasta que de pronto el bosque se abrió en un enorme claro que estaba presidido por dos enormes estatuas de serpientes que se alzaban imponentes y un pequeño templete que tenía la estructura de una sóla pieza de una cabaña de bosque, pero de manufacción muy cuidada, con colores amarillentos y anaranjados, como si fuera una hoja de otoño. A un lado de este templo había una linterna de madera que te sonó mucho...

Aquel claro... aquel claro... ¡Aquel era tu claro! ¡Y aquella era la linterna sobre la que se sentaba siempre Ori!

"No lo entiendo, de verdad que no lo entiendo."

Oiste de pronto una voz que reconociste al momento, como la de Orihime. Venía de detrás del templo y tu cuerpo invisible voló hacia allí movido por el aire cual hoja caduca que se desprende de aquellos árboles. Al llegar donde las voces vistes dos figuras que parecían estar discutiendo. Ori estaba de pie, con los brazos cruzados, era la misma pero parecía distinta, estaba más joven si cabía pero no de apariencia sino de aura, de mirada, de temperamento. Frente a ella había un hombre, de cabello blanco también por los hombros y ojos dorados, sentado en el porche del pasillo exterior, con expresión taimada.

"No hay nada que entender... tú mejor que nadie deberías saber que los sentimientos son incontrolables, Ori."

Orihime anduvo enfadada de un lado a otro.

"¡¿Pero tú, Nakago?! ¡¿Tú?! ¡Se supone que el "controlado" de los dos eres tú!"

El llamado Nakago puso una tranquila y quizás algo sibilina sonrisa en sus labios y dijo:

"Quizás es por eso, Ori, siempre os he envidiado... a ella... a ti... por cómo veis el mundo, la vida... Tu y yo se supone que somos iguales y sin embargo tu ves la vida con la misma pasión que los humanos... ¿Está mal acaso que los ame?"

"¿Pero eso no es demasiado?" Se cruzó de brazos esta.

Nakago se rió.

"Benten-kami diría que nunca es demasiado."


"No servimos a Benten-kami." Le reprochó esta haciendo que él se riera.

Nakago le hizo una seña para que ella se acercara y cuando lo hizo le tomó de la mano, le dio un tirón y se la sentó en el regazo.

"Te quiero, hermana, ya lo sabes y también la quiero a ella... ¿Podrás quererla tu también?"

Ori escondió su rostro en el hombro del que se había dicho su hermano, con mohín enfadado hasta que al final esta asintió.

"¡Qué remedio me dejas! Si aniki* la ama... yo también deberé hacerlo..." *Hermano mayor dicho de forma formal y respetuosa


Tras lo cual de pronto te despertaste en la camilla con Ori hecha un ovillo sobre ti aún adormilada. ¿Qué había sido eso? ¿Un sueño? ¿Un recuerdo? ¿De Ori?



OUT
Aquí te muestro a Nakago
Imagen
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Que es una mujer increíble es más que evidente, igual que salta a la vista para lo ojos que quieren verlo, la enorme carga que lleva encima.
Por supuesto que estaré vigilante. En una mañana, todos vosotros os habéis volcado conmigo, haciéndome sentir más normal de lo que nunca me había sentido. Mostrandome un camino que siempre he tenido delante y que nunca había visto.”


Tenía una sensación extraña, toda mi vida había tenido una sensación de soledad, puesto que solo Orihime sabía lo que yo veía y era capaz de comprender lo que pasaba. Sin embargo nunca íbamos más allá. Ella me protegía, me ayudaba a sobrellevarlo, pero era algo que estaba ahí sin más. Y ahora, en una mañana, estaba rodeado de personas que me entendian, que me hablaban abiertamente de todo y sin conocerme me estaban ayudando, dando ánimos…. No estaba en casa, pero tenía la sensación de haber llegado a ella, de sentirme protegido, parte de algo…


(....)


Cuando Otsu me dijo que también era una Daishi, no dije nada, me limité a asentir mientras caminaba a su lado y la miraba por el rabillo del ojo. Todos allí tenían un aura de seguridad en sí mismos que yo quería para mi. Y yo me sentía un niño entrando en un mundo de adultos que no comprendía.

“Vais a pensar que soy estupido, pero todo esto es nuevo para mi. ¿Alimentarlo?¿Como se alimenta un tatuaje? mágico” - añadí

Otsu tenía una forma de contestar que dejaba más preguntas en el aire, en cierto modo me recordaba a como me contestaba Nisio, para ellos es todo tan natural…

“Sí, sería extraño no notar que tengo piernas y brazos” - asentí de forma animada, dando a entender que visto así era estupida la pregunta. - “Pero sensei, tenéis que tener en cuenta que mis piernas y brazos no desaparecen” - dije esbozando una pequeña sonrisa

Otsu me tranquilizó y no paraba de repetirme que lo había aguantado muy bien, ante mi decepción conmigo mismo por haberme desmayado. Sus palabras eran cariñosas y amables. De nuevo aquella sensación de “eres de los nuestros” hacía acto de presencia mientras con cuidado me ayudaba a beber agua.

“Gracias por vuestras amables palabras Otsu-sensei, y gracias por lo que estais haciendo por mi. Si en algún momento puedo hacer algo por vos no dudeis en pedirmelo. Pero esperad un poco, ahora mismo una tatuadora, me ha dado una paliza”

Kimihito dejó encima de mi a Orihime y salieron todos de la habitación, dejándome a solas con quien había sido mi compañía durante muchos años. Curiosamente el tatuaje no me dolía, parecía curado, pero estaba dolorido, cada centímetro de mi cuerpo notaba el esfuerzo de haber soportado las incisiones. Quizás si no hubiera luchado tanto y me hubiese desmayado al principio ahora no estaría tan dolorido, tan cansado… Sin embargo me encontraba bien, me sentía arropado por toda estas personas que acababa de conocer y que ya sentía como “los míos”..

El cansancio y el esfuerzo hicieron mella en mí de golpe mientras acariciaba a Orihime todo se fundió en negro, para aparecer en medio de … ¿dónde estaba?, un bosque empezó a dibujarse a mi alrededor mientras sobrevolaba aquella escena y llegaba a un claro presidido por dos enormes estatuas de serpientes delante de un templete… Todo aquello me resultaba familiar, yo lo conocía había estado allí. De pronto apareció ante mi aquella linterna de madera….Ese era mi claro, y esa la linterna sobre la que se sentaba Orihime…

Está todo en perfectas condiciones, no hay ruinas… el claro parece más grande de lo que lo recordaba pero todo me parece familiar, incluso las estatuas, el templete, la linterna, es como si ya lo hubiera visto, como si siempre hubiera sabido cómo era.

De repente escucho la voz de Orihime detrás del templo. Sobrevuelo hasta allí y la veo de brazos cruzados enfadada con esa actitud que tiene siempre a la defensiva, pero más parecida a cuando se metió en el relicario que cuando cuando la conocí en el bosque. Esta distinta, físicamente igual, pero distinta, no tiene ese halo de tristeza y de pena. Sigue con la misma mueca de contrariada que tanta gracia me hace, pero es una actitud más dulce, más infantil.

Al lado de Orihime hay un hombre, tiene una presencia calmada, pero tiene un aspecto muy parecido a ella. ¿Será? Si, tiene que ser su compañero guardian….

Estaban los dos hablando y discutiendo y permanecí allí atento a la conversación, flotando y pasando muy cerca de ellos. Estaban discutiendo porque Nakago el compañero de Orihime por lo visto se había enamorado de una humana y a Ori no le parecía bien.

Espera un momento, ¿entonces? Si Nakago se juntó con una humana podría ser… ¿Podría ser el mi antepasado? Nisio me había hablado de mi parte humana, pero no de quien había sido mi antepasado divino, quizás no lo sabía o seguramente lo sabía pero no creyó que fuera el momento de que lo supiera.

Orihime finalmente y de forma cariñosa acepta la relación y acepta querer también a la humana, parece sentir un profundo respeto por su hermano.

Entonces….¿Ori sabe quien soy yo? ¿Por eso me ha estado cuidando?


Todo se empieza a difuminar, abro los ojos despacio. Estoy en la camilla con Ori encima mio.

“¿Que ha pasado? ¿Lo has hecho tu Ori-san?” - dije mientras acariciaba suavemente su cabeza.

Con cuidado y aún dolorido, intente incorporarme, procurando no molestar demasiado a Orihime a la que dejé encima de la camilla con cuidado mientras me vestía. Incluso la ropa me molestaba mientras me la ponía, seguía teniendo la piel muy sensible, aunque notaba como poco a poco o bien me iba acostumbrando a la sensación o se iba difuminando el dolor.

Una vez vestido, recogí a Ori de la camilla y me dirigí al salón donde suponía que me estarían esperando. Había perdido la noción del tiempo, ¿Cuanto había pasado?

Entre al salón intentando ocultar lo dolorido que estaba todavía.

“Acabo de tener una experiencia que podríamos calificar de curiosa. ¿Es posible que Orihime y yo compartamos recuerdo? ¿o que ella pueda mostrarme cosas en forma de sueños?”

“Nisio-sensei, ¿sabéis quien fue mi ascendiente divino?, creo que Orihime o sus recuerdos me han puesto al día”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Kimihito asintió complacido por tu respuesta y te dijo:

"Siempre has sido normal, el problema es que quizás no has vivido en las montañas dragón, en el bosque Shinomen o en tierras Cangrejos. La normalidad es la misma siempre pero unos la alcanzan antes que otros... Pero lo importante es que ya lo sepas y lo que es más, que sepas que eres valioso, que te aprecies a ti mismo por las características únicas que tienes y que poco tiene que ver con ser un Daishi sino por ser capaz de amar lo sobrenatural por mucho miedo que hayas tenido.
Eso si que no es normal y eso sí que es de admirar."



(...)


Otsu te miró extrañada como si aquella pregunta fuera muy curiosa y te respondió con total naturalidad.

"Pues alimentando tu alma, por supuesto. ¿Y cuál es el alimento del alma? La meditación, por supuesto. Tienes que hacer fuerte tu alma a través de la introspección y el conocimiento. Cuando los maestros os decimos que tenéis que meditar no es sólo para que se os duerman las piernas jajaja"

Se rió Otsu con ganas y alegría.

"Vuestras piernas y manos no desaparecen pero vuestros ojos si ¿verdad? Cuando los cerráis los tenéis pero no veis. Pensarlo de esta forma. Estos tatuajes son como el tercer ojo que todos tenemos y que apenas nadie puede abrir."

Se reexplicó de una forma también singular pero que poco a poco ibas entiendo lo que quería decirte, aunque fuera de una forma muy extraña.

Otsu te ayudó con cuidado a beber y pasó su mano por tu cabello, peinándolo con cuidado para calmar no sólo tu cuerpo sino tu alma, una vez más recordándote a la forma que tenía tu abuela de atusarlo.

"Eres un buen chico, Ryu-kun."

Cuando dijo eso por un momento creiste que lo había dicho de hecho tu abuela, pero no, era sólo esa sensación, por un lado maravillosa, de sentirte seguro, protegido, en familia.


(...)


Te despiertas de aquel sueño y te preguntas si es realmente un sueño o un eco del pasado y si es así... ¿ha sido Ori la que te lo ha mostrado de forma consciente o inconsciente? La serpiente dormita sobre ti cuando despacio te vistes y te la cuelgas para ir donde los demás.
parece que has dormido al menos media hora, suficiente para que la luz del sol se filtre en las menores ondas posibles y que haya linterna encendidas en la casa haciendo de pronto que aquel pasillo hacia el salón parezca enorme, eterno, y oigas voces al fondo de este, muy muy al fondo.
Las luces formaban sombras en el pasillo que te hizo pensar que dentro de las otras salas había multitud de figuras y muchas de ellas no parecían tener formas humanas... Fuera real o no dejaste que eso no te detuviera y recorriste el pasillo hasta donde se veía salir la luz y las voces que conocías.

En torno a la mesa donde antes habíais comido y donde ahora había té y sake estaban Otsu, Nisio y Kimihito.
Nisio, ante tal pregunta levantó su rostro y asintó:

"Hai, sé que quien es. ¿Por qué lo dices? ¿Se ha despertado?"

Te preguntó mirando hacia la serpiente que seguía dormitando.

"Es pronto para eso, va a necesitar al menos hasta mañana por la mañana." Comentó Kimihito.

"Es verdad..." Musitó Nisio. "¿Entonces se ha puesto contacto contigo telepáticamente? ¿Qué te ha mostrado?"

Te preguntó mientras te indicaba que te sentaras con ellos, con cuidado.
Cuando le contaste aquello ella asintió despacio.

"Está claro que os estáis alineando..."

Mencionó. Luego, como si recordara que estaba hablando de una forma incomprensible para ti y esta vez pareciendo interesada en que lo entendieras continuó diciendo:

"Ahora que sabes quién es Nakago puedo decirte que la serpiente en tu cuerpo no es Orihime, más bien es la esencia de Nakago en ti. Y que ese sueño es algo que él te ha dejado ver para que entiendas quién eres, quién es su hermana y qué relación tan fuerte tenéis incluso antes de que nacieras. Eres como el tatara tatara tatara sobrino de Orihime o algo así... Pero claro, para ellos eso no es nada, la vida humana es un suspiro, para ella sigues siendo un pequeño niño humano, el bebé de su hermano."

"Suelen hablar mal de los hengayoukais con la familia pero son bastantes... intensos."

Murmuró el dependiente.

"Tratamos una vez más de sobreponer nuestras normas a las suyas y por eso nos pueden parecer monstruos, pero no lo son. Son en parte animales después de todo y pueden tener aspectos que nos horroricen, como la facilidad de unión que tienen los de las mismas camadas o si un nuevo macho alfa mata a todos los machos nacidos del anterior líder... pero a la vez tienen lazos de unión y lealtad mucho más duraderos y profundos que los humanos... Es cuestión de entenderlos...

En este caso creo que Nakago lo que quiere es decirte que estás en familia y que ahora por fin os sentís el uno al otro.
No es que ese tatuaje sea él pero para que me entiendas es tu esencia Daishi que viene de él."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Por mucho que Otsu me hablase de aquella extraña manera, no podía dejar de pensar con cada afirmación suya, que todo lo que decía tenía sentido. La analogía de los ojos tenía su gracia pero había hecho que entendiera lo que quería decir. Aquel tatuaje era ahora una nueva parte de mí, una a la que a partir de ahora, debería aprender a escuchar y entender.

“Entonces Otsu-sensei, meditaré todos los días, igual que alimento mi cuerpo, alimentaré mi alma. Y si me lo permitís, en algún momento me gustaría meditar con vos, pues por lo que veo, vuestros tatuajes gozan de buena salud” - dije esbozando una medio sonrisa

“Gracias Otsu-sensei, cuando me habláis vuestras palabras reconfortan mi alma como lo hacía mi abuela, no me malinterpretéis, sois mucho más joven pero cuando hablais y en la forma en la que lo haceis, parecéis tener la experiencia de tres vidas” - dije mirandola fijamente y asintiendo agradeciendo sus palabras.

(...)

Llegue a la sala y me senté a la mesa despacio, mi cuerpo se iba recuperando pero estaba todavía muy dolorido.

“No se ha despertado todavía, pero he tenido un sueño muy real, he visto a Orihime y a Nakago hablando en el claro del bosque junto al templo. Estaba todo muy cambiado, había dos enormes estatuas de serpientes, la linterna donde se sentaba Orihime y allí estaban los dos hablando del amor de Nakago por una humana y Orihime no lo entendía pero lo aceptaba por el amor que tenía hacia su hermano.

Ha sido tan real… que creo que ha sido Orihime quien me lo ha enseñado”


“Entonces ha sido el y no Orihime, tiene sentido, hasta hace un rato desconocía su existencia, por eso pensé en Orihime. Se querían, se respetaban y se cuidaban. Ahora entiendo mejor porque tengo el vínculo que tengo con ella.

Cuando Orihime despierte, me temo que no va a encontrar al bebé humano que recuerda, quiero poderle contar ya, todo lo que ha pasado esta mañana, decirle que he despertado del sueño que estaba viviendo”


Una vez más, Nisio arrojaba luz sobre lo que quería decir aquella visión que había tenido y sobre lo que significaba. Tenía razón, si tratabamos de ver el comportamiento de los hengayoukais con los ojos de un humano, no íbamos a poder entenderlo. Nuestra forma de ver el mundo era distinta, pero lo mismo pensarían ellos de nosotros.

“Las reglas de un mundo, no son válidas para el otro, aunque haya cosas en las que coincidamos. Estoy seguro que yo mismo seré un bicho raro para muchos humanos y a la vez un bicho raro para muchos seres sobrenaturales.

Incluso hasta hace bien poco, yo mismo me consideraba un bicho raro, pero entre todos vosotros habéis conseguido hacerme ver, que no era así, me habéis hecho sentirme parte de algo, sentirme… en familia”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Claro que si, niño." te sonrió con dulcura."Te invito a que medites conmigo cuanto quieras, la primera vez que lo hago, en el día, es al alba, podrás encontrarme en la Embajada Dragón, en el patio. Si quieres, mañana mismo te espero para ello."

Otsu sonrió ampliamente cuando le dijiste lo de su abuela y esta te puso la mano en la cabeza, acariciandote el cabello con mimo como tu propia abuela lo había hecho en el pasado.

"Pequeño mío, tu abuela seguro que era una gran mujer para tener un nieto como tu, pero no te disculpes por llamarme de esa forma, para mi es un honor ser comparada con ella, ademas seguro que ella también podría ser mi nieta."

Sonrió al decir aquello con diversión aunque lo que estaba diciendo sin duda no tenía demasiado sentido para ti.

"De hecho seguramente si que podría." Te cortó los pensamientos Nisio."Otsu-sensei es muy longeva."

"Me conservo bien." se rió esta mientras señalaba a su grulla que volaba en su pecho descubierto."Es u trato que tenemos las dos hecho. Ella me deja con las fuerzas suficientes y yo sólo me marcho a la tumba cuando sea estrictamente necesario jijiji"

Nisio se encogió de hombros como si entendiera aquella broma y la viera razonable pero tu aún estabas pillado en el hecho que te decían que Otsu podría haber sido la abuela de tu abuela.


(...)


"Cuando despierte tendrás mucho que contarle."

Murmuró Nisio.

"Es duro para un hermano mayor ver crecer a su hermano menor, pero ella es fuerte, seguro que lo supera."

Te dijo Kimihito como si tratara de apoyarte en el hecho que cuando Orihime se despertase te encontraría siendo tu, pero cambiado.

"Así somos los seres humanos... parecemos iguales... pero un segundo puede suponer para nosotros una eternidad... Por eso los seres sobrenaturales quedan tan prendados con nosotros."

Murmuró Nisio haciendo que los presentes asintieran. Kimihito comenzó entonces a encender de nuevo su pipa.

"¿Qué es ser normal?"

Te pregunto Otsu.

"Para un pájaro es normal volar. Para un pez es normal respirar bajo el agua. Para un gato es normal trepar a los árboles y para una hormiga ser capaz de levantar siete veces su peso.
¿Qué es ser normal?"


Preguntó.

"O mejor dicho... ¿Para quién?
Porque para un shugenja es normal hablar con los dioses.
Para un bushi es normal no temer a la muerte porque se siente muerto.
Para un cortesano es normal hablar sin hacerlo, asentir negando, negar asintiendo.
Y yo repito una vez más... ¿Qué es ser normal?"


Kimihito asintió mientras dejaba que el humo saliera de sus labios pensativo, pudiendo ver tú como aquel humo formaba... mariposas en el aire... mariposas que parecían volar solas por la estancia.

"No se trata de ser normal, sino de ser tu."

Dijo al final Nisio.

"Y al ser por fin tu... es cuando empiezas a encajar.......... donde debes."

Y tras aquello creíste que aquella máscara de porcelana te sonreía con amabilidad.

"Bueno... es hora que yo me marche." Anunció Otsu."Mañana será un nuevo día, un gran día."

Nisio asintió a eso.

"Recordad lo que os he dicho antes, maestra, y si podéis hacerme el favor."

Otsu hizo unos aspavientos con la mano mientras replicaba:

"Ara, ara... Deja de ser tan formal conmigo, ya te he dicho que cuentes con mi ayuda siempre que me la pidas, niña..."

Nisio aún así le hizo una inclinación muy formal apartandose de la mesa un poco para que la genuflexión mostrara un gran ángulo.

"Domo arigatou gozaimasu, sensei."

Otsu movió la mano negando aquel protocolo con una sonrisa sincera y amable, te miró y dijo:

"Mañana a las seis, al alba, en la Embajada Dragón. En el patio lateral."

Tras lo cual comenzó a salir de la habitación, acompañada de Kimihito que con rapidez se puso de pie para acompañarla fuera.

"El tiempo corre...."

Musitó Nisio. Luego tomó algo que estaba en la mesa y que no te habías percatado, era un libro, un libro que en su portada ponía "youkai", lo reconocías, era una antología de cuentos infantiles muy popular que se le leía a los críos de pequeños y que hablaba de monstruos irreales y de leyendas, aunque por tu propia experiencia sabías que algunos de ellos eran más irreales que otros...

"Quiero que lo leas."

Te dijo señalándotelo.

"Mañana hablaremos sobre ello."

Kimihito volvió al poco, justo cuando Nisio había retirado su mano del libro y te lo dejaba.

"Si vas a meditar con Otsu entonces quedaremos después de desayunar. Lo haremos aquí." Te comentó."Este es un lugar discreto, además, podemos ir a cualquier parte desde aquí."

Y cuando dijo eso no supiste porqué pero parecía referirse de forma literal, no sólo a salir por la puerta e ir a donde te plazca... Pero claro, parecía que aquello era un secreto más de aquella misteriosa tienda de deseos olvidados...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Entonces nos veremos mañana al alba en la embajada, para mi será un honor poder compartir ese momento con vos”

Después de todo lo acontecido, todavía no había perdido mi capacidad de asombro, tuve que poner una cara de extrañeza cuando Otsu dijo que mi abuela podría ser su nieta…¿Cómo iba eso a ser posible? Estaba pensando en aquello mientras miraba a Otsu con cierta incredulidad cuando Nisio cortó mis pensamientos como si los estuviera viendo, afirmando que Otsu era muy longeva.

“¿El tatuaje de la grulla os hace ...in-mor-tal?”
- dije con miedo, con la inseguridad del que piensa que esta diciendo una estupidez

Otsu-sensei ¿tenía tantos años como para ser la abuela de mi abuela?, eso explicaría la sensación que tenía en como me hablaba, en cómo me trataba y en cómo me hacía sentir.


(...)


Cuando Kimihito hizo referencia a ver crecer a su hermano menor, caí en la cuenta de que es posible que Orihime siempre me hubiera visto así. Para mi ella era Ori, ese único ser en el mundo con el que no tenía secretos y a quien le podía contar todo lo que me pasaba.

“Hay mucho que contar y queda mucho más camino por recorrer.

Cuando salí del claro aquella noche con el guardapelo, Orihime acababa de decirme que por qué nos empeñábamos los humanos en crecer tan rápido. Creo que no le faltaba razón, la mañana de hoy me ha cambiado para siempre.”


“Tenéis razón, he tratado de basar la normalidad en encajar conforme eran los demás y no aceptando lo que yo era. Lo normal es que mis pasos me hayan llevado hoy hasta aquí. Lo normal es que yo vaya a hacer lo que voy a hacer por muy peligroso que sea, porque es lo que debo hacer.

Hoy he adquirido una deuda con ustedes, pues habeis abierto mis ojos a una realidad que tenía delante y no veía”


Nisio y Otsu hablaban de algún favor que Nisio le había pedido mientras yo estaba durmiendo en la habitación de al lado, tras lo cual Nisio se levantó y yo la seguí apoyándome en la mesa para despedir a Otsu. Nisio hizo una profunda reverencia, dejando en evidencia el respeto que profería hacia Otsu, gesto que acompañe con la misma muestra de respeto.

“En el patio lateral de la Embajada Dragón, allí estaré sensei”



(...)


Nos volvimos a quedar solos y cuando Nisio volvió al salón de té cogío un libro que había estado sobre la mesa todo este tiempo y al cual no le había prestado atención. Era un libro de cuentos sobre monstruos y seres sobrenaturales que se les lee a los niños.

“Es un libro de cuentos, ¿o es que acaso no son cuentos?”

“Descuidad, lo leeré y mañana después del desayuno vendré aqui”

Cuando Nisio dijo que desde la tienda podíamos ir a cualquier lugar, lo primero que me vino a la cabeza fue la Noche en la que la conocí en el claro del bosque y cómo desapareció sin más. Aquella tienda tenía algo más que simples paredes, eso ya lo había comprobado, pero estaba claro que escondía muchos más secretos que poco a poco iría descubriendo.

“Nisio-sensei, debería informar a mi tio de lo que va a pasar mañana, de que me voy a presentar como candidato a séquito, pero ni yo tengo muy claro que es lo que va a pasar mañana ni cuales son los pasos que vamos a dar.”

“Por otro lado, el templete está preparado, ¿me llevo a Orihime conmigo?”
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Mañana.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Otsu se rió como si al decir "inmortal" hubieras dicho la locura que justo parecía y negó con la cabeza.

"Oh, no no no, algún día terminaré mis dias e iré a la morada de los Antepasados Bendecidos... tan sólo hoy no es ese día."

Te guiñó un ojo al decir eso.

"He oído esa misma frase ya al menos un millar de veces." Comentó Nisio con cierta sorna.

"Y la oirás al menos mil veces más, aún me queda fuerza en este viejo cuerpo para disfrutar de mi única vida en este reino y acompañar a los que pueda hacia lugares mejores."

La máscara de Nisio pareció sonreir casi como si expresara que ojalá aquello fuera por muchos años más y no comentó nada más.


(...)


"Los dioses son como crios y a su vez nos ven a nosotros como otros... ¿No nos hace eso acaso iguales en cierto sentido?"

Sonrió de medio lado Kimihito.

"Quizás sí... quizás por eso les es tan duro vernos crecer mientras ellos siguen siendo tan sólo unos niños inmortales..."

Murmuró pensativo.

Otsu sonrió ante aquella respuesta tuya sobre lo que ahora veías que era lo normal y asintió complacida por ello y con cierto orgullo que una vez más te recordó a aquellos días en los que tu abuela te miraba con esa expresión cuando por fin alcanzabas a realizar alguna tarea que hasta aquel momento se te había presentado como imposible.

"Recuerda siempre que es normal ser para ti tu mismo, niño y todo irá bien. Conocerás a las personas adecuadas y vivirás las aventuras adecuadas para ti.
Adecuadas, que no justas, a veces serán duras y amargas y otras gloriosas y alegres, pero al fin y al cabo serán las historias que te están esperando a ti."


Te dijo la monje, tras lo cual se marchó quedando contigo para la siguiente mañana.


(...)


"Es un libro de cuentos. ¿O es que acaso no son cuentos?"

Repitió Nisio tus palabras preguntándote lo mismo.
¿Eran cuentos? ¿Qué era un cuento? ¡tatuajes que se movían? ¿Tiendas de espacios imposibles? ¿Cambiaformas animales? ¿Dioses desaparecidos? ¿Monstruos aterradores?
¿Qué era realidad? ¿Qué era un cuento? Cuando volviste a mirar aquel libro algo de pronto hizo "click" en tu cabeza.
¿Qué eran los cuentos infantiles? Historias con moralejas para enseñar. ¿Y de qué hablaban esas moralejas? De problemas reales encarnados en unas u otras formas. Problemas reales.
Nisio asintió como si entendiera tus propios pensamientos y dijo despacio:

"Me llaman la maestra folklorista o la Maestra de los Ritos y las Historias Olvidadas porque yo conozco todas esas historias que han formado parte de nuestra historia y se han difuminado con el folklore y sé lo que es real y lo que no, o mejor dicho, lo que era real y lo que aún sigue siendo.
Lee ese libro y cuando lo hagas... mañana empezaremos a comentar qué es real y que no, a día de hoy."


Nisio puso sus manos sobre la mesita de té cuando le preguntaste por ti tio. Cuando las mirabas te dabas cuenta que incluso tras aquella máscara debía de haber algo parecido a una mujer, seguramente lo era, se supone que si ¿verdad? porque aquellas manos eran pequeñas, muy blancas, se veía que de alguien noble y sin embargo tenían cierto aura de quien trabajaba con ellas, no de una forma que la encalleciera sin embargo tenían ese aura de fuerza que siempre va acompañado de quien posee un agarre fuerte.

"Si, deberías poner en sobreaviso a tu tio...
Kimihito-san, papel y tinta."


Le pidió haciendo que este se acercara a un armario y con rapidez le diera un kit de caligrafía. Nisio se tomó su tiempo y pareció escribir una misiva, tras lo cual sacó el mismo selló que te había prestado en aquella tarde, pero en una versión diferente, en un sello personal y lo puso sobre la tinta para firmar con aquel. Luego dejó que se secara un poco y te lo tendió.

"Puedes leerlo. Esto será lo que le entregues a tu tío."

La misiva rezaba así:


"A la atención de Kitsu Aegoki.

Estimado señor, no tenemos el placer de conocernos personalmente pero la carta de presentación más valiosa y fiable que tenemos muchas veces es la impresión que dejamos en los demás de nuestra propia alma, de tal forma le conozco a través del que es como su sobrino, Matsu Ryunosuke, y gracias a él entiendo lo profudamente religioso que es usted y el gran valor llena de luminosidad que trae consigo.

De esta forma espero que entienda que los caminos que han cruzado su vida, la de su, llamémosle siempre sobrino y de mi persona ha sido una cuestión divina, en toda la complejidad de la extensión de la palabra y del significado.

Ryunosuke tiene un destino que es claro para mi como la luz de la Diosa Sol, Amatersasu, aunque él apenas no le ve como débil titileo de una estrella que ha sido eclipsada por la luz del Señor Luna, Onotangu y ha llegado a esta ciudad movido justamente por eso. De tal forma le pido oficialmente como su custodio en esta ciudad que confíe en la medida que es posible en la palabra de esta mujer a la que no conoce para decirle que sólo deseo lo mejor para él y no sólo para este, sino para el Imperio y para todo lo que visible o no nos rodea. De este modo le informo que he decidido apadrinarle en esta ciudad bajo mi custodia y que deseo ayudarle a recorrer una senda que es sólo suya con el conocimiento que yo pueda aportarle y de la misma forma quiero que su ejemplo sirva para engrandecer no sólo a este, a su Clan sino también a alguien como el propio Emperador.

Es pues en esta última misión, en la que todos nos encontramos enlazados después de todo, con la que le informo que mañana a primera hora cuando aparezcan las primeras listas de los aceptados para la selección personal del Séquito del Emperador su sobrino estará en ella, bajo mi recomendación expresa. Aunque no nos conocemos personalmente seguramente sabrá de mi y sino pronto lo hará por lo cual le quiero ya advertir que su sobrino pasará con rapidez los primeros filtros y se colocará a la cabeza de las listas, con todo lo que eso supone. Tenga en cuenta que yo haré todo lo que esté en mi mano para protegerle pero que la familia siempre debe estar ahí para guiarnos y espero de tal forma que le siga cuidando como hasta ahora y que el León entienda así la valía de este joven de primavera quizás tardia para los ojos inexpertos.

Nos espera a todos un tiempo aventuresco en muchos sentidos, en esta ciudad que lo puede dar todo y arrebatarlo con la misma parsimonia, pero sé que todos tenemos fe y que sabremos escuchar a los dioses en nuestro camino y que con ellos de nuestra mano nunca fallaremos, aunque pasemos por tiempos duros. Así pues espero que rememos en la misma dirección y que si alguna vez necesita una mano amiga entienda que la misma persona que sostiene la de su sobrino tiene una mano más para prestar.

No dude en contactar conmigo cuando le sea necesario, puede hacerlo a través del correo con la Ciudad Prohibida los cuales saben dónde me hospedo en cada momento, ya que tengo varias residencias en la ciudad.

Que los Kamis, Fortunas y Ancestros bendigan sus pasos.

Atte: Miya Nisio."



Nisio guardó con cuidado el sello lacado y te dijo:

"Eso debería bastar para que aunque tenga sus dudas y sorpresa entienda lo importante del asunto."

Kimihito que había mirado por encima la carta, estirando un poco el cuello dijo:

"Aunque a un Miya se le ponga una máscara rara sigue siendo un Miya."

Sonrió.

"No entiendo."

"Claro que si, sensei, se nota sin duda que érais heralda, la fluidez de vuestras palabras y finura cuando lo necesitáis os delata. Una posición que no se gana sólo por el apellido, todos en esta ciudad saben que el examen de heraldos es uno de los más complicados del funcionariado de la Ciudad Prohibida."

Nisio se encogió de hombros mientras hacía un gesto con la mano para restarle importancia. Pero Kimihito que parecía querer que entendieras lo que eso significaba y darle el lugar que creía que la sensei merecía te dijo:

"Para ser heraldo deben saberse de memoria todas las leyes existentes desde Hantei I y les examinan de un temario amplísimo de estas no sólo en examenes teóricos sino ante un tribunal como si debieran defender un caso de cualquier época."

"No es tan complicado como parece."

Le quitó importancia Nisio. Kimihito se rió.

"Claro, por eso hay tantos heraldos."

"No son muchos los que se presentan, es sólo eso."

"No se presentan mucho JUSTO por eso, por lo complicado."

"Aún así hay muchos Miyas que lo han sido y lo son."

"Nadie sacó un 101/100 en la historia de los heraldos salvo vos."

¿Un 101? Esa debió ser tu cara cuando Kimihito asintió y dijo:

"Encontró un error e incongruencia en una ley de hantei IV y la rectificó con la propia doctrina de este en su tiempo de forma que no sólo hizo bien el caso sino que corrigió un error que nadie más que ella se dió cuenta. Fue un caso super sonado."

"A esta ciudad le encanta habla, de lo que sea."

Kimihito se rió ante aquella negación reiterada de Nisio de los argumentos que este exhibía como si diera por imposible hacerle ver a la mujer lo que estaba intentando decir sobre ella, algo que era sorprendente y que por otro lado no era extraño en ella, ni tan siquiera que ella no lo viera para tanto, no era falsa molestia, Nisio parecía relativizar su vida de aquella manera.

"Pasando a temas más importantes. Te sacó de sus pensamientos. Si, llevate a Orihime contigo. Dormirá toda la noche y si todo va bien seguramente mañana estará despierta. No tengo claro aún en qué forma, depende de lo que descanse, pero ya estará despierta.
No hace falta que te diga que será bueno que reces en su altar todos los días.
Sé que no conoces a Maasaki-kami-sama pero no hace falta que lo conozcas personalmente."


Cierto, es como Nisio había dicho de tu tío, no hace falta que conozcas a alguien para saber cómo es gracias a cómo se comporta con los demás. Maasaki-kami-sama debçia de haber sido un kami maravilloso si pensabas cómo era aquel templo y la expresión tan feliz que tenían Nakago y Orihime, debía de ser muy muy especial para que esta última hubiera estado dispuesta a no marcharse y a estar a punto de desaparecer con tal de quedarse donde un día vivió su dios, por muy sola que estuviera.

La máscara de Nisio con una pequeña sonrisa despertó tu mente como si dijera que "lo habías entendido."

"Será mejor que llame a un rickshaw."

Dijo Kimihito rompiendo el momento.

"Es de noche y ya sabemos que la actividad sobrenatural aumenta mucho en esta, queremos que Ryu-chan llegue sano y salvo a casa."

Nisio asintió mientras el dependiente iba a llamar a un transporte.

"Llevate el paraguas."

Te recordó Nisio.

"Y cumple con las normas que te dije con este, el tatuaje se tiene que ir despertando poco a poco."

Kimihito volvió al poco tiempo.

"He parado a uno desde el jardin, pasaba por delante, hemos tenido suerte. ¿Le llamamos a uno sensei?"

Nisio negó con la cabeza.

"Me temo que yo aún no me puedo ir a casa... tengo asuntos que atender aún, como has dicho antes las noches son horas activas para ellos..."

"Recuerde no sobreesforzarse, sensei, o colapsará."

"Tranquilo, ya le pediré yo a Yume-dono que me de un sueño fugaz pero muy reparador"

Nisio habló de "Yume-dono" del sueño, el reino del sueño en el que todos los mortales entraban al dormir, como si fuera una persona, algo que te sorprendió por la forma de individualizarlo pero que una vez más parecía natural en ella, haciendo que de nuevo entendieras lo que Otsu te había dicho de qué es normal en ti y que no. Aquello era normal en Nisio y aunque fuera sorprendente la sensación de naturalidad era quizás aún más pasmosa que la sintieras poco a poco en ti. Si, aquella ciudad te había cambiado mucho...

Nisio y Kimihito te acompañaron hasta el patio, el dependiente se quedó un poco más atrás sin llegar a la entrada de la residencia despidiéndose con la mano, mientras el rickshaw esperaba. Nisio te ayudó a colocarte bien a la serpiente durmiente sobre tus hombros cual bufanda y a que llevases bien el paraguas.

"Recuerda, abierto y tu bajo a este, da igual que sea de noche, de hecho es esencial justo porque es de noche. ¿De acuerdo?"


OUT
Te explico, el rickshaw te lleva a donde digas, a tu casa o a donde sea, por el camino largo o corto, con lo que eso en un sandbox implica claro XD Sólo te dejo ese espacio por si tu quieres describir qué es lo que quieres hacer.
De la misma forma si queires decirme cuáles son tus planes antes de terminar el día, ejemplo, darle la carta a tu tío... pues mejor.
Normalmente que sepas que en el foro cuando los jugadores empiezan a tener las agendas ocupadas se hacen un tema en su subforo que pone Día tal agenda y se apuntan las cosas que tienen que hacer, que quieren hacer, con quien han quedado, las horas... Para ti esto aun no es necesario pero que sepas que es lo que se suele hacer y no sólo para ti sino para que el master, es decir, yo, sepa cuales son tus planes generales de agenda.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Una vez más, mis preguntas me generaban más preguntas, pero también me daban respuestas a preguntas que no había formulado. Otsu-sensei desde el primer momento que me vio, intentó generar un ambiente de confianza. Ha intentado hacer que me mantenga cómodo y seguro en todo momento. Y ese guiño de ojo decía, se que no te he respondido con lo que esperabas, pero te tendrá que valer esta respuesta.

“Espero entonces que el día de vuestra marcha, esté lejano y poder aprender de vos lo que mi vida me permita”

(...)

Mientras la monje dragón asentía a mis palabras y hablábamos animadamente de la diferencia de la concepción del tiempo de los dioses y de los humanos, de que era o no la normalidad. Yo no podía dejar de mirarlos a todos y sentir que por fin había encontrado mi sitio. Un sitio extraño sí, pero mi vida ni había sido, ni iba a ser una vida de un bushi normal.

(...)

“Empezaré a leer el libro esta misma noche, supongo que mi percepción del mundo ha cambiado mucho desde que cogí un libro parecido a este. Que demonios, habéis cambiado mi concepción del mundo en un solo día.”

“Esta mañana entraba en esta tienda para hacer que vos salvárais a Orihime y al final del dia me encuentro con que debo salvarla yo, resucitar a un dios y para ello entrar en la ciudad prohibida y formar parte del séquito del emperador.”

“No os voy a negar que tengo miedo, miedo a no estar tomando las decisiones acertadas, a que no valga solo mi decisión y buena voluntad. La responsabilidad de hacer esto bien, es grande, pero haré lo que me digais y seguiré vuestras instrucciones y consejos. Tenemos que cuidar de dos mundos y tiene que salir bien”

Contarle a tio Agoki lo que iba a pasar, era algo que debía hacer, pero no tenía ni idea de como hacerlo. Hacía unas horas le había dicho que quería hablar de la abuela y ahora debia advertirle de la noticia que iba a estar mañana en boca de todos, pues por descontado a el también le afectaba y le acabarían haciendo preguntas.

Cuando se lo dije a Nisio, pareció leerme una vez más los pensamientos y redactó una carta que a la vez de formal, destilaba una cercanía, una familiaridad y una protección hacia mi persona que me dejó sorprendido. Volvía a sentir ese aura de protección sobre mí, cada vez la sentía más presente y más amplia.

Kimihito que había estado leyendo por encima del hombro de Nisio, empezó a halagarla y a hacerme participe de quien era la Miya, mientras ella con una modestia absoluta le quitaba importancia al asunto. Kimihito intentaba hacerme entender delante de quien estaba y que independientemente de las extravagancias de una mascara necesaria, había una persona extremadamente portentosa a muchos niveles. Era devoción por la Miya, una devoción que yo desde mi corta relación con ella, ya tenía.

“De acuerdo, hoy dormiremos todos un poco más tranquilos, sabiendo que ella está de vuelta. Por descontado que rezare en el altar, además, siento ahora mismo una union especial. Soy parte de todo esto.”

Me sobresalte cuando Kimihito dijo que iba a llamar a un rickshaw, había perdido nuevamente la noción del tiempo. Y de nuevo volvieron a decir aquello de sano y salvo, pero tenían razón, Orihime no me dejaba quedarme en el claro más allá del atardecer y ahora todo me cuadraba, no era porque llegase tarde, estaba cuidando de que no me pasase nada.

“Así lo haré sensei, dia o noche estaré debajo del paraguas, intentaré no mirar a las sombras y evitaré mirar a los ojos a quien no conozca”

Agradecí a Kimihito que hubiera llamado a un rickshaw y me dispuse a salir. Supuse que Nisio se iría también, pero por lo visto, había trabajo que hacer y yo seguro la había estado entreteniendo durante el día.

Me acompañaron hasta el patio donde Nisio me volvió a recordar lo del paraguas, a lo que respondí mientras me lo decía abriendolo …

“No me olvido, pero gracias por recordarmelo y gracias por haber permitido que sea vuestro alumno y estar tan pendiente y protectora conmigo.”

Di un paso atrás e hice una profunda reverencia que mantuve durante un par de segundos para luego meterme un poco más debajo del paraguas y emprender el camino hacia el rickshaw.

Mientras el rickshaw emprendía la marcha no pude evitar acordarme de como Kimihito se había quedado dentro, ¿acaso no podía salir de noche? ¿tenía miedo? Quizas un miedo que yo debería de tener, pero que por inconsciencia y desconocimiento no tenía.

El rickshaw me llevaba por las ahora más silenciosas calles de Otosan, la ciudad había bajado su ritmo y latía con menos fuerza. Las luces de los faroles en las casas llevaban mi cabeza a rememorar el día. Un día que me había cambiado como si hubieran sido decadas, pero a la vez, había pasado en un lapso tan corto de tiempo que me parecía increible.

Encontrar la serpiente de mi abuela fue el inicio de una catarata de emociones que me han llevado a entender cual era mi destino. No iba a ser un camino fácil, pero me había encontrado con gente que en contra de todas las advertencias contra la ciudad, me había acogido y me había tratado ya, como uno de los suyos.

Llevaba a Orihime conmigo y mientras con una mano sostenía el paraguas, con la otra acariciaba su suave piel. Me había parecido tan indefensa cuando la recogimos del claro del bosque, me produjo tanta ternura y tal sentimiento de protección. Ahora me tocaba ser a mi fuerte por los dos.

El rickshaw seguía su camino mientras yo miraba inconscientemente a un infinito evitando así las sombras. No me costaba esfuerzo, en mi cabeza se agolpaban Sarutori y Akiko a los que esperaba poder ayudar pronto. Otsu-sensei quien me había dejado una huella importante, además de un enorme tatuaje y un dolor generalizado por todo el cuerpo. Mañana volvería a verla al alba y podría preguntarle más sobre ser un Daishi y sobre los tatuajes.

Habíamos llegado al edificio de dos plantas que ahora estaba alumbrado por la luz anaranjada de los farolillos y ahora me parecía mucho más majestuoso y grande. Conforme empecé a andar hacia este, mi corazón empezó a latir con fuerza. Iba a ver a tío Agoki y tendría que contarle cómo iba a ser mi vida a partir de ahora. ¿Cómo se lo tomaría?

Entré en la residencia con el paraguas aún abierto y no lo cerré hasta ver a mi tio. Llevaba a Orihime en el cuello y allí se iba a quedar hasta que me fuera a mi habitación.

“Buenas noches tío, ¿que tal la tarde?, la mia ha sido extrañamente esclarecedora” - dije mientras me dirigía a una botella de shake que teníamos en aquella salita compartida - “¿Queréis un poco de shake? tengo que contaros algo sumamente importante que va a definir mi vida a partir de ahora y que probablemente le afecte de alguna manera a usted también”

Hice una pausa mientras escrutaba la cara de tío Agoki, buscando probablemente una mirada de, no pasa nada, veamos que es lo que tienes que contar.

Me dispuse a servir su taza de forma tranquila y pausada mientras proseguia…

“Esta tarde os pregunté por la abuela e intuyo que cuando lo hice, sabíais a que me refería. A parte de como vuestro yoyimbo, yo vine a Otosan por motivos también religiosos y espirituales que tenía que atender, estos asuntos me han enseñado el camino que tenía marcado y que yo no veía y que ahora se muestra claro como una mañana de verano.

He conocido a una de las personas más respetadas dentro de la ciudad en asuntos espirituales y ha decidido acogerme bajo su protección y mentoría para poder aprender y servir tanto en asuntos espirituales como al imperio.

Se que no estoy explicandome muy bien, pero todavía yo mismo estoy asímilando lo que va a suceder mañana y tendré que aprender a gestionarlo.”


“Esta carta es para usted” - le dije mientras le tendía la carta y le miraba fijamente buscando algún gesto que me dijese que estaba pasando por su cabeza mientras leía la carta.

(...)

Después de hablar con mi tio, me dirigí hacía mi habitación, donde estaba el templete, coloque a Orihime delante de este y encendí un palito de incienso de los que había comprado mientras me disponía a rezar. De inmediato, aquel olor me transporto al claro, cerré los ojos y me arrodille con dificultad delante del templete.

Aquel rezo, fue una plegaria de vuelta a casa. Una petición de perdón por haberlos casi olvidado y por las faltas cometidas. Fueron deseos de recuperación de Orihime y de gratitud hacia Nakago por haberme legado este don que ahora me permitiría ayudarlos.

Cuando me di cuenta, el palito de incienso era todo ceniza y ya no humeaba, tenía las piernas entumecidas por haber mantenido la postura durante tanto rato y me costó horrores levantarme.

Después de varios paseos de una punta a otra de la habitación, volví a sentarme, era hora de alimentar el alma como me había dicho Otsu-sensei. Empecé a contar respiraciones, a ser consciente de cada centímetro de mi cuerpo y a recorrer esa nueva parte de mi que era el tatuaje, empecé a ser consciente de donde empezaba y donde terminaba. A ser consciente de esa nueva parte de mi.

Cuando me levanté, otra vez con mucho esfuerzo, me dirigí a la cama con Orihime en brazos y me acosté colocandola en mi regazo.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La Togashi sonrió ampliamente al oir tus palabras y las de Nisio en una mezcla de aquella picardía del niño que roba una galleta a su madre y a la vez la de la abuela que sabe perfectamente del robo pero que lo consiente, pues es el trabajo de los abuelos malcriar a los niños no tener que educarlos.

Era extraño pero de pronto en aquella sala y rodeado de aquellas personas que a todas luces eran todo menos normales fue la vez en tu vida que más integrado te sentiste. Bueno, en aquel momento y cuando estabas con Ori, lo cual n dejaba de ser curioso y ahora indicativo, como si siempre hubieras tenido la respuesta delante de tus narices y no lo hubieras logrado ver hasta ahora.

Allí, con una monje que sólo los kamis sabrían que edad tenía, un dependiente de una tienda que tan siquiera sabías si era humano pero que al menos sabías que lo había sido y la enigmática máscara blanca de Nisio, allí sentiste un hogar.


(...)


"Excelente noticias esa que tengas miedo."

Dijo Nisio mientras parecía beber tranquilamente a través de la máscara.

"Porque el miedo es lo que hará que tengas los ojos abiertos, que no descuides tu camino y que caigas estúpidamente ante el engaño de la calma y el sosiego, que todo está controlado y que eres el más apto de todos y por eso intocable."

Aquella fría máscara te miró directamente aunque tu ya no la veías de aquella forma.

"Y eso será lo que te pueda hacer progresar y llegar a la ansiada meta.
El miedo no te hace débil, ser controlado por este si, el miedo te marca el camino a seguir. Ningún camino que merece la pena está pavimentado en oro.
Toma ese miedo y abrázalo, porque va a ayudarte."


Kimohito asintió al oir aquello con una amable sonrisa como si estuviera orgulloso de la forma tan directa de hablar de la sensei en aquel momento pero sobretodo por lo que aquellas palabras significaban y podían hacer por ti.

"Y recuerda que no estás solo. Puede ser un camino peligroso y oscuro, pero no lo caminas en solitario."

Añadió.

"Los Kamis nos piden poco."

Te dijo el dependiente cuando dijiste de rezar.

"Pero es muy necesario si queremos tener una buena relación con ellos.
No entiendo cómo hay quien no lo ve claro, después de todo si alguien nunca te habla y cuando lo hace sólo es para pedirte favores... ¿Qué opinión tendríamos de ellos y cómo los atenderíamos?
Por muy dioses que sea la educación por nuestra parte no debe darse nunca por supuesta. Es nuestra parte del trato."


Comentó Nisio.

Cuando repetiste las indicaciones tomándolas en serio ambos parecieron asentir con cierto orgullo que poco a poco pero en realidad en un lapso corto de tiempo empezaras a ver palabras que no se decían pero que estaban ahí.
De hecho, si pensabas en ello ahora todo te resultaba más familiar. Orihime, una de esas veces en las que tratabas de revolverte con el hecho de volver pronto a casa te dijo:

"Al ser humano no es al único a la que la noche le fascina y mientras más tarde se hace las lindes se difuminan hasta que lo que antes eran un centenar de ellos confluyen sólo en uno..."


Sus ojos resplandecieron como el oro al decir aquello y al final añadió:

"Y cuando crezcas, Ryu-kun, nunca nunca estés fuera de casa entre las doce de la noche y las tres de la madrugada. Aunque te inviten a beber, aunque sea por acompañar a una dama hermosa... Nunca. Prométemelo."


En aquel entonces tu eras demasiado joven como para pensar que aquella hora fuera deseable para nadie, pero claro, uno va creciendo y las actividades nocturnas van llamando la atención de unos y de otros con el cántico de sirena más allá del torii del distrito licenciado...
Quizás aún no entendías aquella frase al cien por cien pero sin duda podías imaginar a qué se refería con seguridad.

Cuando le das las gracias a Nisio esta pone sus dos manos a la espalda y tras alzar un poco la cabeza y dejar un hondo suspiro te dijo:

"Si quieres darme las gracias adecuadamente, hazlo con tu vida."

Y aquello que a todas luces hasta quizás hace un par de días podría haberte sonado arrogante y desmedido cobró un nuevo significado, pues lo que Nisio trataba de decir no es que la sirvieras sino que vivieras, que la mejor forma de darle las gracias era mantenerte a salvo.

Mientras el rickshaw avanzaba entendiste una vez más la advertencia de Nisio y de Kimihito, Otosan Uchi era una ciudad que parecía atraer los sentidos de manera embriagadora. En cada esquina había un detalle que a la ténue luz de los faroles despertaba tu atención. El melodioso sonido lejano de una biwa, los pasos acallados de dos amantes en mitad de un parque, las luces de calles enteras iluminadas que señalaban hacia los distritos licenciados, el bullicio de alguna callejuela donde había locales nocturnos de variedades...

Aquella ciudad tenía una vida propia que aunque de noche se apaciguara tenía esa melodía atrayente que te hacía querer bajar y descubrirla por ti mismo. Y no debías ser el único que lo pensaba, humano o no...

Las sombras parecían más oscuras, más sinuosas y los grises que se proyectaban con las luces reptaban por las paredes de una forma tan hipnótica que sólo el contacto con Orihime te hizo apartar la mirada. Si Ryoko Owari Toshi, la ciudad de las mentiras, era comparada con una planta carnívora sin duda Otosan Uchi era una sirena...

La residencia del león te pareció mágica y segura a partes iguales, empezabas a saber oler o mejor dicho respirar ese ambiente que tenía la casa de tu tío, un aire limpio y un ambiente de paz que hizo que cuando bajases el paraguas estuvieras en calma. Te cruzaste con tu tío por el pasillo y obviamente se sorprendió al verte, pero no por el paraguas sino por la enorme serpiente que traías al cuello.

"Sé que estar lejos de casa puede hacerte sentir un poco solo pero... ¿No era mejor acaso un akita si querías compañía?"

Se refirió a la raza de canes, mirando a lo que parecía tu nueva mascota, mientras ambos entrabais en la zona común.

"Sólo una taza. No es normal que compartamos sake... ¿Está todo bien?"


Te preguntó mientras se sentaba y te observaba con gesto curioso pero comedido, como en realidad era él, trataba nunca de prejuzgar ni a las personas ni sus argumentos e informaciones para ser justo siempre.

Tu tío, sin decir aún nada, tomó la carta que le habías entregado y la leyó con atención. Cuando terminó quedó con ella entre las manos, seguramente haciendo una segunda lectura más rápida y parándose en los puntos claves y al final asintió despacio, tomando la taza de sake, bebiéndola de un trago y poniéndola delante tuya para que, al final, le sirvieras otra.

"Miya Nisio-sensei."

Los segundos pasaron tras decir aquel nombre.

"No puedo decir que me sorprenda... es algo que tarde o temprano iba a pasar."

Meditó en voz alta al final.

"Pero pensaba que no sería tan rápido, que tendríamos tiempo para hablar... aunque... no sé de qué me quejo, después de todo hemos podido hablar muchas veces pero no estaba seguro de cómo hacerlo, de si recordabas algo, de si sabías algo de tu abuela..."

Aegoki asintió a sus propios pensamientos.

"Pero es algo de familia... los kamis no juegan a los dados, sino al shogi, a un juego complejo de habilidad y astucia.
¿Quieres saber cómo conocí por primera vez a tu abuela, Ryu-kun?
La conocí junto a una persona que portaba una máscara enteriza, blanca, con un papel de templo que parecía invocar a alejar a los malos espíritus.

No, no era Nisio, era su maestro, se llama Kitsune Harune.
La rueda del karma... la llamamos así pero a veces se nos olvida lo que significa. Una rueda, circular, donde todo vuelve."



(...)


Tu siempre rezabas, no podían decir de ti que no lo hicieras. Al principio, cuando eras pequeño, lo hacías por costumbre, cuando aquellos seres empezaron a verte lo hiciste por miedo, buscando la salvación, tras conocer a Ori empezaste a hacerlo dando gracias pero ahora... ahora de pronto sentiste que aquello era una conversación más, era como enviar una carta que algún día tendrá respuesta y aquello te trajo paz.

El tatuaje en tu brazo se sentía pesado, podías notarlo como si fuera una parte más de tu ser pero a la vez como si no perteneciera a este hasta el extremo que sentías la diferencia donde estaba la serpiente como si esta hiciera algo de presión sobre tu cuerpo que donde no.

Por eso, cuando te tumbaste en el futon, con Ori a tu lado, casi pareció que erais tres. El cansancio te abatió de golpe, el día que había parecido meses se cernió sobre ti cual luchador de sumo y te aplastó haciendo que en unas cortas respiraciones quedases completamente dormido...



OUT
Vamos a ir acabando sobretodo la parte central con tu tío y en breve comenzaremos, sin prisa pero sin pausa ;3 el día 7.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

Llegaba a la residencia del león con la mente embriagada de emociones por todo lo acontecido durante el día y en el momento de colocar un pie en el suelo cuando bajaba del rickshaw, un flash inundó mi cabeza con lo que significaba la última frase de Nisio. “VIVE !”. Aquello me llenó de intranquilidad, no sabía muy bien qué esperar del día de mañana, que es lo que me iba a encontrar, pero poco a poco aquellos pensamientos se fueron aplacando por la sensación de seguridad y tranquilidad que me inundó al entrar en la residencia.

“Un akita me quedaría raro al cuello, ¿no crees?”

Había supuesto que la serpiente sería invisible para todos, pero claro, mi tío no era una persona normal, tendría que haber supuesto que el va a ver muchas cosas que un humano corriente no.

Aquellos segundos después de que dijera en alto el nombre de Nisio se me hicieron eternos. Estaba claro que la conocía y solo con el nombre, podía intuir la catarata de acontecimientos que podria venir detrás.

“Tranquilo tío, yo también intuía que sabías más de lo que me decias, te veía mirarme y tranquilizarme, pero como tampoco estaba seguro, nunca me atreví a hablar directamente del tema.”


“Lo cierto es que hasta esta mañana no he despertado y recordado muchas cosas de la abuela y creeme si te digo, que lamento profundamente haber olvidado. Ahora me toca recomponer y traer del olvido aquello que quedó atrás hace muchos años.

¿Entonces la abuela era discípula del maestro de Nisio-sensei?

A estas alturas del día, no puedo decir que me sorprenda, sin embargo me hace entender porque Nisio-sensei sabe tanto de mí y mi familia.

Con toda seguridad, mañana va a ser el día más complicado e intenso de los que he vivido. Supongo que mañana se hablará mucho de mí, tanto fuera, como dentro de la embajada y que habrá muchas voces dentro de esta que no entiendan e incluso que rechacen lo que estoy haciendo. A fin de cuentas, yo no soy más que un desconocido, un recién llegado del que nadie sabe nada.

Espero no comprometerte y que esto te afecte a ti y los asuntos que te han traído hasta la ciudad.

Supongo que Ikoma Toushi tendrá preguntas, incluso es posible que se moleste con este asunto. Así que si me pudierais dar alguna indicación de cómo es o cómo aplacar sus ánimos, te lo agradecería.

Mañana voy a entrar en un mundo para el que no se me ha preparado y voy a necesitar toda la ayuda posible. Se que tengo mucha gente en la que apoyarme, pero toda ayuda es poca.”


Intenté hablar con mi tío con la máxima sinceridad posible, sabía que la noticia había sido impactante, pero era el momento de sincerarse, de poder hablar de todo, a fin de cuentas era la persona más cercana a mi familia que tenía y con la que podía hablar de lo que me pasaba y de lo que iba a pasar. Y por otro lado, era la persona que podía hacerme de contacto y nexo con la embajada.

(...)


Al tumbarme en la cama con Ori a mi lado después del rezo,empecé a sentir el tatuaje como algo más, era como había dicho Otsu-sensei, lo sentía como una extremidad más, pero también lo sentía como una entidad propia, era como si tuviese vida propia, una vida ligada a la mía.

Empecé a pensar en todo lo que pasaría al día siguiente, pero antes de poder hacer ni siquiera una hipótesis, el cansancio me hizo presa y caí en un profundo sueño.
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
Después de ir contestando este post, tengo que abrir el dia 7. Pero sino me da tiempo lo abro mañana, así que estate atento, que aunque podamos seguir jugando aqui hasta acabar la conversación desdoblamos los post y listo.
IN



"Un akita sería tan normal que quedaría anormal en ti." Asintió tu tio pensativo.

"No, tu abuela no era discípula del maestro de Nisio-sensei... Pero este la visitaba porque cuando fue pequeña tuvo un tiempo con los mismos problemas que tuviste tu." Te comentó.

"Yo conocí a tu abuela cuando ella ya era una mocita que me sacaba diez años y eso me lo contó ella, no lo viví... Cuando tu madre nació y tus tíos ella estuvo preocupada pero ninguno de ellos fue como ella, lo cual le pareció por otro lado normal y me comentó que "usualmente en la familia ese don se pasaba de abuelos a nietos"...

Nacieron alguno de tus primos y no pasó nada, hasta que naciste tu...
Entonces ella hizo una especie de barrera a tu alrededor, una zona segura que yo reforcé, para que no pudiera pasarte nada pero cuando esta falleció... se fue debilitando poco a poco.

Yo mantuve las barreras como pude en ciertas áreas pero no sabía replicar cómo lo había hecho tu abuela para que fuera de manera personal, estuve bastante preocupado porque hubo un tiempo que llegabas siempre a casa llorando, asustado y lleno de moratones. Recuerdo con especial pavor un día que pareció que alguien o mejor dicho... algo te había mordido.

Pero tu, al igual que ella véis cosas que a veces ni yo puedo verlo y no sabía qué hacer hasta que de pronto... cierto día... ya no te volvió a pasar. Volviste del bosque muy tarde, tu madre estaba preocupada, pero yo estaba aterrado pensando en lo que te podría haber pasado y cuando lo hiciste lo sentí... era la misma esencia de la barrera que te había otorgado tu abuela que se había duplicado aunque de forma distinta... No tenía tanta fuerza o mejor dicho con el paso del tiempo me di cuenta que esta iba perdiéndose... Un aura plateada."


Orihime, pensaste al momento.

"Si esto señaló la carta.se hace público mañana, mañana mismo necesitarás hablar con el Embajador, así que prepárate para ser llamado muy pronto, seguramente no pasará ni la hora del desayuno cuando te llamen. Pero tranquilo, estaré contigo en todo momento.

Toushi-sama es un tipo peculiar, a muchos no le gustan porque es demasiado peculiar, novedoso, con su forma de ver la vida y de hacer corte, yo creo que es un tipo con talento en un clan que nos gusta mucho hacer las cosas a la vieja usanza, así que seguramente le divertirá este hecho. No creo que a Hokusai-san ni a Umeko-san le haga la misma gracia, ya que son los que controlan los procedimientos en la embajada y esto a todas luces ha sido un salto por encima de ellos.

Así que mi consejo es que no te avergüences de lo que has conseguido pero no tengas la mala cabeza de parecer que sabes por qué ha pasado de esta forma ni mucho menos que lo merezcas. ¿Me explico?

El Clan debería haber podido controlar toda persona que fuera a representarnos ante el Emperador y con esta candidatura acabas de saltarte todos los protocolos y sin que te conozcan de nada, estarán en cierta medida aterrados de lo que puedas hacer en la gran corte teniendo en cuenta que ahora ya no sólo vas a ser tu, sino que vas a representar al clan antes que nadie, antes que los demás superen el corte.

Y ya sabemos lo importante que son las primeras impresiones.

Pero te daré otro consejo, no dejes, aunque tengas que rechazarlo muchas veces y tengas que imponerte, con educación siempre y hasta el límite de lo permitido, que te pongan ninguna clase de guía, escolta ni ayudante de ninguna clase."


Tu tío señaló la carta de Nisio.

"Aunque ella esté de por medio y eso sea una clara llamada a un "No entendéis nada" es normal que Hokusai-dono al menos trate de medrar y de ponerte un compañero Kitsu, alguien que te ayude y te proteja, una forma de actuar que no está mal, que es preocupada por ti y por el cl clan y que sin duda quiere un bien mayor pero...

Ni Hokusai-dono ni apenas nadie de esta ciudad entiende tu don y lo que eres y por eso, como quizás ya te lo habrá dicho Nisio-sensei, ya no puedes jugar con las reglas de los demás si no quieres que estas te hagan tropezar, porque ya no son de tu medida, te aprietan o te están demasiado grandes."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Matsu Ryunosuke
Mensajes: 66
Registrado: Mié Ene 17, 2018 10:58 am

Re: Día 6º.- Matsu Ryunosuke

Mensaje por Matsu Ryunosuke »

“Y si la abuela no era discípula de Kitsune Harune ¿te llego a decir alguna vez cómo se conocieron?”

“Si, eso me ha contado Nisio-sensei, que era algo que en mi familia pasaba de abuelos a nietos. Supongo que estaría muy preocupada por si alguno naciamos con ese don. No tuvo que ser facil para ella crecer así y supongo que quería protegernos para que no pasásemos por lo mismo.

Recuerdo lo protectora y cariñosa que era conmigo. Recuerdo sus consejos que entonces no entendía, pero que ahora veo como grandes lecciones.

Ojalá hubiera tenido más tiempo para estar entre nosotros y así ayudarme a entender todo esto que hasta prácticamente hoy era todo un enigma.

Y cuando nací yo, ¿pasó algo? ¿cómo supisteis que yo era igual que ella?

He recordado la serpiente que me hizo y que me dijo me protegería, pero también he recordado como mi madre la apartó de mí por el tremendo apego que tenía con ella. Supongo que entendió que al crecer no debería tener apego a un peluche. Lo que me lleva a pensar que nunca nadie más de la familia supo lo que era la abuela."


Cuando tío Aegoki mencionó aquel día, volvió a mi mente el día que conocí a Orihime y cómo a partir de entonces mi vida cambió, mejoró hasta prácticamente llevar una vida completamente normal.

Era momento de empezar a recordar a los que habían olvidado y de empezar a alimentar esa fé que habíamos perdido, así que decidí empezar por la familia. Y aunque no lo era por sangre, tio Aegoki era familia.

“Quiero agradecerte que hayas estado tan pendiente de mi, que intentases mantener esas barreras. Lo hiciste bien, siempre que estaba cerca de tí , mi vida se volvía un remanso de paz.

La noche a la que te refieres, la que llegué tan tarde, estuvo a punto de ser el final de todo, pero justo cuando pensaba que todo se acababa, alguien me salvó. Era la guardiana de un antiguo templo a un Kami del que todos nos habíamos olvidado. Maasaki-kami-sama, el kami protector de nuestro pueblo y la abuela Kaori fue la última en recordarlo.

Ahora recuerdo que ella me habló de él pero yo lo olvidé como todos. Su guardiana estaba esperándolo de vuelta, fiel a su promesa y ha sido suya el aura de protección que habeis visto sobre mi todos estos años.

La noche antes de venir Orihime-sama, su guardiana, estaba a punto de desaparecer también y Nisio-sensei me pidió ayuda y me dijo que era el único que podía salvarla.

Hoy hemos conseguido traerla de vuelta
- dije acariciando a Ori, hice una pausa mientras la miraba, levanté una vez más la vista hacia tío Aegoki y formalicé la presentación - Ella es Orihime-sama, guardiana de Maasaki-kami-sama. Todavía está muy débil, por eso te pido que recuerdes y les reces siempre que puedas.”

(...)

“Supongo que se hará público pronto, pero no puedo deciros cuando, pues no lo se. No obstante al alba no estaré en la embajada, pues he quedado en la embajada dragón con Togashi Otsumoko-sensei para meditar juntos. Más tarde he quedado con Nisio-sensei a la hora del desayuno, pues tenemos muchas cosas que preparar. Así, que si no me veis por aqui, sabeis donde localizarme.

Si, soy consciente que ha sido un salto por encima del clan, pero cada vez estoy más convencido de que este es el camino correcto y probablemente el más complicado de los que podía haber elegido.

Creo que te he entendido y además es tal y como lo siento.

Estaré orgulloso de representar, servir y ayudar a mi clan ante el emperador, pero seré humilde en cuanto a como ha sucedido. Era una oportunidad única de poder representar al león y de la mano de una familia imperial. Una oportunidad que no podía rechazar.

Entiendo los temores que tendrán y supongo que además, el que mi nombre vaya ligado al de NIsio-sensei causará cierta perplejidad, incomodidad o rechazo. Pero os aseguro que mis intenciones son las de ayudar al clan, al imperio y a los que no pueden ser vistos.

Espero que su primera impresión conmigo sea la de ver a un aliado y no un problema.

De acuerdo tío, rechazaré cualquier ayuda por parte del clan sin resultar ofensivo y en última instancia haré mención a que estoy bajo la protección de Miya Nisio-sensei, supongo que eso bastará para hacer entender que no hace falta, que estoy a salvo y que no es necesario que el león invierta esos recursos en algo que no hace falta. Si en algún momento necesito ayuda del león, no dudaré en pedirla. Ellos son mi familia y estoy orgulloso de ser un león."
Hacer lo posible mientras veo lo imposible.
Ese es mi destino.
Responder