Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Sin duda una de vuestras virtudes es saber encontrar los recovecos..." asintió."Puede que en el dragón la hubieran sabido dejar estar pero creo que sólo ustedes o quizás la Grulla podría haberle sacado el partido que ha tenido."

"Vuestra maestra una vez me dijo "Que vos no penséis en un kami no implica que este no piense en vos"...... La verdad es que me dio mucho que pensar." Mencionó mirando al cielo.

"El hecho de la insinuación implica que mi hermano podría ser tentado, se pone eso en duda... Al final la solución es a todos esos que hablan lo que no deben lanzarlos a la leonaera." sonrió con sorna.

"No es algo que... aquello la pilló de improvisto, sin duda la Matsu no solía pensar en aquellos menesteres.No sabía que decirle... Supongo que... no sé... ¿La Dama Otomo Noriko?" desvió la atención mientras se rascaba la cabeza."No se me dan bien estas cosas."

Umeko se quedó un poco callada cuando indagaste más, de por seguro no se esperaba tu puntilla, la gente tiende a no querer molestar a las matsus con preguntas y mas a esta.

"A relaciones sentimentales. Bueno, al menos a las que se pueden evitar, claro... la familia ya está ahí. Sino... pueden surgir muchas dudas en el peor de los momentos...

¿Alguna vez habéis leído "El cantar del último otoño"? Es una historia que se cuenta desde hace casi cien años, los bardos Ikomas lo saben bien,
habla acerca de un general león que murió en una batalla importante y que al final de su vida sólo pudo pensar en su amada en vez de en la batalla... Tiene doble lectura, hay quien piensa que el amor lo puede todo y que nunca hay que olvidarlo y hay como yo quien cree que ese pensamiento seguramente es lo que lo llevó a la muerte, el no estar centrado."


"Creo que el amor es un arma demasiado poderosa que el ser humano no sabe manejar y que suele ahogarse en ella, por eso, salvo si "sabes nadar" lo mejor es saber hasta dónde poder internarse en ese mar para estar a salvo..." te contestó.

"Bien... Apostemos entonces. ¿Si vos ganáis qué queréis?"


Cuando saliste "desnuda" Umeko quedó en cierto shock, sin duda no se lo esperaba, lo vistes en su mirada y cómo esta por un segundo se apartaba de tu cara como si fuera indecoroso por su parte mirarte sin máscara y al final cómo se obligaba a volver a ella ya que... ¿sino cómo iba a pelear?
Mientras se levantaba garraspeó y pasó su mirada por todo el dôjo antes de volver hacia ti e hizo un par de estiramientos mientras iba por las armas de madera. No dijo nada, pero la vistes mirar de reojo un par de veces mientras caminaba hacia ti y al final te tendía el arma de práctica.

"A tres asaltos entonces... ¿preparada?"

Y aquella pregunta sonó más bien porque aún no sabía del todo cómo tomarse tu alta exposición.



OUT
Pues bueno, ya sabes, te toca decirme cómo quieres enfrentarte a esto y luego yo tiro, si vas a querer gastar vacío, si quieres hacer algo en el caso que ella vaya primero...lo de siempre vamos
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Sin duda la relación de Benten-Kami con la Grulla está bien documentada. Desde luego Satomi-sensei habría sido una excelente dama grulla, pero yo siempre me he preguntado hasta qué punto el hecho de que la Diosa la escogiera fue algo casual o si por el contrario el hecho de ser como era y además escorpión desempeñó un papel crucial en aquella decisión.
Eso sólo lo sabe Benten claro, así que... algún día se lo preguntaré directamente"


Sonreí ladeando la cabeza con gracia.

"Para mi está muy claro que Benten-Kami piensa mucho más en usted, de lo que usted le corresponde"

Asentí mirándola con un toque de intriga divertida en mis palabras.

"La Dama Noriko-sama es adorable, de eso no hay ninguna duda" asiento dándole la razón, aunque entornando los ojos con un mohín particularmente felino de ¿por qué no has pensado en mi?
No estaba segura de hasta qué punto Matsu Umeko sería capaz de interpretar mis expresiones, eso si.
"Ha reconocido a la dama Otomo, así que yo diría que se le da bastante bien... Cuando quiere"

Añadí dejando en el aire un leve suspiro de fastidio. ¿Yo no soy adorable?

"Desde luego que el amor lo puede todo. Nunca he leído esa historia, pero por lo que entiendo cualquier interpretación que se hiciera de lo que ese general hizo o pensó no es más que una especulación sin demasiado fundamento... Salvo que se le pudiera preguntar a él directamente.
Pero lo importante es, tal como yo lo veo, plantearse el hecho de que asumir que sólo por ser un general su destino debiera ser vivir y morir por la batalla, es un prejuicio sin base tampoco. ¿Quien dice que ése era su final y no un paso intermedio necesario para que su alma entendiera el verdadero camino que le abriría las puertas del Yomi, en su siguiente vida?

Tendemos a caer en el error de pensar que lo sabemos todo, y en realidad el universo se empeña una y otra vez en demostrarnos que no sabemos nada, y que por tanto deberíamos ser mucho más humildes ante el destino. Puede que ésa sea la auténtica moraleja oculta de esa historia, ¿no le parece?

Hum, pero con ese resquemor ningún marinero se habría aventurado siquiera a alejarse unos metros de la orilla en una barca. ¿Y acaso ve a algún daimio de un kyuden costero renunciar a su flota de guerra y de comercio? ¿A algún marinero decidido a quedarse en tierra porque otro se ha ahogado...?
Claro que es mejor saber nadar, en eso estoy completamente de acuerdo. Pero el riesgo a morir nunca ha sido un obstáculo para que el ser humano anhele ir siempre un paso más lejos, ¿no es verdad?"


Se lo pregunté expresamente a ella, un bushi dispuesto a morir sin dudarlo.

"Quiero pues... deje que lo piense... un masaje de pies. Eso es" sonreí inocentemente "Adoro recibir masajes, ji, ji" claro, como cualquier gato me encantaba ser acariciada, siempre y cuando yo quisiera.
"¿Y si gana usted, Umeko-sama?" le pregunté yo en respuesta.


Me fijé en como me miraba, desconcertada. No dejaba de tener gracia que los no escorpión a menudo se "burlaran" del uso compulsivo de nuestras máscaras, y sin embargo a la vez entendieran que nos viéramos desnudos sin ellas. Como siempre, jugaba a nuestro favor, ji.
¿Tres asaltos...? Qué contrariedad, yo sólo tenía un plan para ganar uno. Estaba bastante segura de que una vez usara la técnica que me había enseñado Kajiko, Umeko no volvería a caer en ella de nuevo, así que... ¿como iba a ganar ese segundo asalto necesario para ganar dos de tres?

Tocaba ser un auténtico escorpión.

"Yo siempre estoy preparada" sonreí tranquilamente, sin mostrar en grado alguno que realmente estuviese lista. Había adoptado una posición fingidamente desequilibrada con el cuerpo, sosteniendo la naginata apoyada en el suelo con la mano zurda. Una pierna relajada hacía que mi cadera se desnivelara de un modo muy poco marcial pero estéticamente imposible de pasar por alto, mientras que echando los hombros hacia atrás con la mano libre me apartaba el pelo suelto de la cara pasando suavemente los dedos entre el cabello cuan largo era, en un gesto muy sensual para alguien que normalmente lleva el rostro en parte oculto por la máscara, y de pronto se muestra sin ella.
Todo encaminado a parecer tan accidentalmente expuesta, que la Matsu se viera instintivamente obligada a desviar la mirada una vez más.

Eso era cuanto esperaba necesitar, un segundo fuera de su visión. Cada movimiento había sido una finta en si misma destinada a darme un segundo de oportunidad, una puesta en escena teatral pero en realidad perfectamente entrenada para distraer a un hipotético oponente.

Tácticas de guerrilla, auténtico juego sucio. Cualquier cosa con tal de que una dama pueda sobrevivir al ataque de un enemigo armado; eso había dicho la propia Matsu en la primera clase. Realmente muy escorpión.

No necesitaba más que ese instante, tampoco iba a tener ninguno extra, para aprovechar el aparente desequilibrio de mis caderas como el inicio de un paso y lanzarme hacia delante. No tenía tiempo ni espacio para voltear la naginata, así que la usé como un bastón apoyado en el suelo para darme aún más impulso hacia Umeko, y en el último momento levantar sólo la hoja de madera hacia su cuerpo para marcar un toque del filo y apuntarme el primer asalto.

Distraer. Engañar. Atacar.
Pinzas y cola en estado puro. Nada que Umeko no nos hubiese instado a hacer antes; una dama no debe bajo ningún concepto pretender atarse a la heterodoxia del combate, eso es sólo para bushis. Ella lo dijo.


OUT: propongo una tirada de seducción para ganar la iniciativa y después un ataque sucio. Todo muy escorpión 8-)
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Umeko te obsequió con una queda sonrisa divertida por el final de tu comentario como si no negara la opción de que fueras tan persistente como para hablar con la diosa, no se podía imaginar realmente cuánto...

"Está claro que no lo merezco." te respondió Umeko de la atención de esta.

"¿Cuando quiere? Hum... supongo que si, hay algunos mones que pesan más que otros, vos lo sabéis bien." Dijo con respecto a las serpientes en el pecho de Noriko como tu escorpión. Si supo si te estaba fastidiando tu no lo pudiste leer en su expresión.

"Un bushi entiende que puede iluminarse en la batalla, como de hecho pasa, así que es normal que lo busque en esta. ¿Puede que hayan más camino? Claro, pero cada uno busca el que cree que encaja con él. Y digamos que "cambiar" en mitad de algo así es peligroso."

"Un bushi no puede temerle a la muerte porque ya esta muerto." te contesto simplemente.

"Pero un bushi que olvida por quién esta muerto deshonra ese hecho."

Umeko puso una cara extraña ante tu petición, seguramente no se lo esperaba. Luego meditó mirando a la nada un rato y al final dijo:

"Habéis dicho que sabéis cocinar muy bien ¿verdad? Entonces elegiré una de esas comidas caseras vuestra."


OUT
que mamón jajaja
Vale, vamos a tirar seducción.
9g4: 46
6- -6 -4- 7- 10 (5)- 10 ( 8 ) -4- 5- 1
vaya puta pasada de tirada XD
Vale, con esta táctica básicamente te regalo un ataque a traición XD vas tu primero, la pillas a 5 de defensa Tu me dices como lo haces y si quieres decirme como ella se queda embelezada para poderlo usar a tu favor.
Buen truco jaja
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

Agradecí la sonrisa de Umeko de buena gana. Claro que acabaría por lograr que Benten hablara conmigo, los gatos no se rendían hasta conseguir lo que deseaban...

"Discrepo en que no merezca esa atención, obviamente. Pero en realidad da igual lo que nosotras simples mortales pensemos, ¿no le parece? Estamos hablando de una Fortuna, Su divina opinión sobre quien merece qué es la única que importa"

Señalé riéndome por lo obvio y a la vez trascendente de aquella puntualización.

"Oh no, no hablaba de Noriko-sama. Verá, cuando he dicho "cuando quiere" no me refería que Otomo Noriko-sama sea adorable "cuando ella quiere"; ella lo es siempre, así que en todo caso quiere siempre.
Yo lo decía por usted, Umeko-sama. Que se le da a usted muy bien reconocer a las personas adorables, "cuando quiere"


Le repliqué con el toque de descaro divertido que las damas teníamos como prerrogativa para usar sobre los bushi, aunque fueran de rango superior. Por no haberme nombrado a mi en primer lugar.

"Entiendo que es una aspiración legítima, pero si fuera tan sencillo como que todo bushi se ilumina en la batalla, el Yomi estaría repleto de kendokas llegados por la misma senda, sin embargo si algo sabemos a ciencia cierta es que hay tantas sendas como almas.
Sin duda es peligroso cambiar de camino a media ascensión, pero también lo es continuar empeñado por la ruta equivocada. Lo cierto es que los bardos Ikoma sólo cuentan un capítulo de una historia cuyo final no conocemos en realidad; ¿alcanzó la iluminación en su siguiente vida o se reencarnó en un ratón como castigo? ¿le habría ido mejor o peor de haberse mantenido cerrado a ese amor?
No lo sabemos, así que no hay forma de sacar una moraleja razonable de ese cuento"


Le dije muy decidida a no dar mi brazo a torcer sobre eso de que el amor por sistema fuera nocivo para los bushis, ni para nadie.

"¿Y por quién está usted muerto, Umeko-sama?
Se que me dirá que por el daimio Matsu, supongo, y tiene toda la razón. Pero aunque cierta tiene que reconocer que ésa no es toda la respuesta. Si nació muerta por el daimio Matsu es porque nació como samurai Matsu. ¿Y quien decidió tal cosa? Enma-Oh y la Rueda del Karma, claro. ¿Pero por qué decidieron que fuese usted justamente una Matsu y no un bushi de cualquier otra familia?

¿Lo sabe? Si no es así, tal como yo lo veo le falta parte de la respuesta completa, si sabe "por quien" pero no "por qué".
O viceversa.

Expuse tratando de hacerle ver algo que sensei nos repetía a menudo. El universo era mucho más extenso de lo que los mortales alcanzábamos a ver, así que había que aprender a usar el alma y el corazón para mirar más allá de lo evidente, si pretendíamos encontrar las auténticas respuestas.

"¿De veras?" exclamé encantada "¿Quiere probar mis delicias envenenadas...?
Oh pero... tiene que ganarme para eso, claro"


Sonreí al final tratando de controlarme. Me encantaba la idea de que quisiera aceptar una invitación por mi parte, pero seguía queriendo mi masaje, tsk...
¿Seguiría queriendo venir si perdía...? ¿Realmente podría ganarle? Ah, eso si, seguro.


OuT :mrgreen:
In:

No había pretendido crear aquel efecto al quitarme a máscara, simplemente no quería estropearla, pero si algo caracterizaba mi naturaleza era aprovechar cada carta que pasaba por mis manos como si fueran ases.
Al apoyar el peso sobre una pierna, la cadera y los hombros se inclinaban de una manera muy particular en las mujeres, formando una curva sinuosa casi hipnótica. Desvié la vista de la de Umeko para que ella se perdiera donde quisiera, como shinobi sabía visualizar mediante la visión periférica sin tener que fijar mis ojos en alguien y que se dieran cuenta de que lo observaba, así que era consciente de cuando la bushi estaba atenta, y cuando no.
Su honor, eso que siempre jugaba en contra de los propios leones, le forzaba a apartar su mirada una y otra vez. Especialmente cuando se trataba de mi rostro, así que decidí crear una ventana de oportunidad llevándome la mano al cabello y llamando toda la atención allí, para que Umeko la siguiera y volviera a desviarla, como una de esas fuentes en las que el agua cae dentro de un caño de bambú hueco que al llenarse gira y golpea una roca, vaciándose en el proceso sólo para erguirse y empezar a llenarse de nuevo.

Como había esperado, vi sus ojos subir por el perfil de mi postura siguiendo el movimiento de mi mano hasta mi cara desnuda. Yo no la miraba a ella directamente pero sabía hacia donde lo hacían sus ojos.
Se llenaba de agua, apartaba la vista.
Se vaciaba, volvía a mi.
Se volvía a llenar, sabía que la apartaría de nuevo... Era la oportunidad que necesitaba.

Otra de mis especialidades era la de contar con la suficiente agilidad como para atacar desde posiciones aparentemente casuales. Muy útil para un felino cazador cuando había demasiada luz como para esconderse, ji, ji.

Sostenía fingidamente distraida la naginata de madera con la mano zurda, así que levanté mi vista hacia la suya justo de izquierda a derecha, para que ella instintivamente desviara la suya hacia el lado opuesto a mi mano izquierda y así darme toda la ventaja posible para que no viera la madera llegar hasta que fuera demasiado tarde.

Mi oído felino la oyó exhalar. Sin aire en los pulmones su reacción sería una milésima más lenta aún. Aquellos eran mis focos. Ahora tocaba mi golpe.

Empujé violentamente con la pierna que parecía descansar relajadamente y me lanzó hacia delante. No tenía tiempo para realizar un movimiento ortodoxo con la naginata pero a aquella alturas eso era lo de menos. Sólo tenía que tocarla con la parte que hacía de filo, eso sería suficiente.
Empujé una vez más con el asta de madera contra el suelo mientras daba el siguiente paso. Ahora sólo necesitaba que por inercia mi brazo izquierdo levantara lo suficiente el arma como para dirigirla contra el objetivo.

Silenciosa como la brisa pero sin defensa, sin plan B. Si salía mal quedaría vendida. Si rematadamente mal... bueno, no tenía tiempo de pensar en eso aún.

Si salía bien, para cuando volviera a levantar la vista tendría mi naginata a la altura de su cuello.

"¿Touché...?"

OUT: No se si en 1ª se podían sacrificar dados de daño para conseguir aumentos libres al ataque, si es así lo hago porque no necesito golpear sólo marcar el golpe dirigido a la cabeza eso si. Ni derribarla ni nada, tocarla con el filo de madera y ya. En el cuello, debería ser un ippon XDD
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Es una apreciación acertada." Comentó esta sobre lo que pensaban los humanos comparado a los dioses no era nada.

Umeko fue a decir algo a lo de tu comentario sobre lo adorable pero hizo un además de mejor callarse y se rascó la nuca sin saber muy bien qué decir ante eso, si era un cumplido o una chanza, sin duda mejor callar.

"Bueno, en panteón de Ancestros León de hecho está repleto de bushis que se iluminaron en batalla." te comentó.

"Eso no importa, en el momento en el que uno nace samurai ya lo está, es el honor de tener alma y de nacer en esta casta, he nacido Matsu, pero cualquier bushi de cualquier clan sabe lo mismo. Respetar a tu señor, cumplir con el bushido, morir honrosamente para devolver el alma que se nos ha prestado intacta."

"Quiero tener la prueba del delito a expensas de mis huesos, si." bromeó con lo del veneno.


...

OUT
Vale, por partes, con que consigas golpear lo dejamos en 1 de daño automáticamente, heridas que tras la pelea ni existirán es sólo un marcador. Salvo que quieras darle un palo gordo, claro xD
Y ahora, segundo PRECIOSO, SIMPLE Y LLANAMENTE PRECIOSO. Uff que descripción más maravillosa del combate, en serio, Sako, se me han puesto los pelos de punta de la gracilidad que se muestra. MUY MUY MUY BIEN. Umeko se ha quedado como yo, ojiplatica XD
IN



Ojiplatica. Ese sería el resumen de la expresión de la bushi. Se pueden luchar en mil batallas pero aún así tener mucho por aprender pues cada enemigo es una batalla desde cero, sin saber nada de esta.
Entrenar sirve, templarse sirve, tener agilidad sirve pero cuando todo eso juega a tu contra por culpa de las convenciones sociales ahí es cuando el Escorpión demuestra por qué vive cerca del León sin que este sea capaz de exterminarle.

Cuando la Naginata tocó su piel Umeko no había podido asimilar tan siquiera toda la información de tu rostro y de tu cuerpo que se negaba a recibir y quedó paralizada, en shock, como si parte de ella entendiera que la batalla comenzaba cuando las dos estabais listas y la otra le gritara QUÉ DEMONIOS HABÍA ESTADO HACIENDO Y MIRANDO.

Y todo eso en una mirada, una más desnuda que tu rostro.

La Matsu dio un paso para atrás, consternada mientras alzaba una mano y asentía despacio, aún en silencio hasta que por fin dijo:

"Rápida... muy rápida..." tragó tratando de mirarte ahora a los ojos tomando en consideración en su mente qué es lo que había pasado y sabiendo en parte que era por no haberte prestado la atención adecuada.Si, me habéis dado... El primer tanto es vuestro..."

Dio ese paso hacia atrás y puso su naginata ahora en guardia.

"No os mentiré diciendo que ese golpe ha sido regalado, me habéis sorprendido, está claro que debo teneros mucha más en consideración..."

Y sonrió lobunamente.


OUT
Cuál es tu siguiente plan, quieres ponerte en defensa, depende de la iniciativa? algun truco más sucio?? jaja
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Eso es innegable; pero seguro que muchos menos de los que lo intentaron y murieron en vano persiguiendo una senda que en realidad no era la suya.
Lo que quiero decir es que comprender la iluminación, propia o de otros, requiere de nosotros que tengamos la mente muy abierta. Por eso simplemente no se puede deducir nada de esa historia Ikoma, ni siquiera si es un cuento triste o alegre."


Trato de explicarle con un suspiro amable. Darse cuenta en el umbral de la muerte de que tu camino es otro puede no ser un drama si consigues convencer a Enma-Oh de ese punto de vista, supongo.

"Así que si la Rueda le reencarnase a usted en un seductor y afeminado Kakita... ¿no le importaría saber si es un premio o un castigo, Umeko-sama?
Hum, imagino que para algunos no hace falta saberlo todo"
murmuro sin entender realmente porqué. Yo necesitaba mirar dentro de cada caja que encontraba en la escuela, así que para mi cada respuesta era importante y cada incógnita un dolor de cabeza.

"Será un delito delicioso, ya verá"

Exclamé sonriente, dando por hecho que vendría ya fuera a causa de aquella apuesta o porque la invitase igualmente si ganaba yo, ahora que sabía que querría aceptar de buena gana.



Kagehisa me lo había repetido a menudo. No pienses durante el combate. No lo hagas. Desconecta esa parte de ti y concéntrate sólo en atravesar tu objetivo con tu filo.
Sin embargo, una vez que el tiempo casi se había detenido a mi alrededor y podía ver el falso filo de la naginata rozando la piel de Umeko, y cómo ésta se iba dando cuenta de lo que pasaba, no podía dejar de pensar mientras observaba sus ojos ir tomando consciencia y esperaba su respuesta.
¿Se reiría?
¿No lo aceptaría y contraatacaría?
¿Me daría la enhorabuena?
¿Se ofendería por mi forma de actuar y me echaría de su dojo?
¿Se enfurecería por haberle ganado un asalto y haberme detenido luego, golpeándome con fuerza para demostrarme que un auténtico combate jamás acababa hasta que el oponente yacía muerto y yo de vuelta en las sombras...?

No, no, no. Ésa última no era Umeko. Era Kagehisa.
¿Pero acaso había más bushis como él...?

El corazón me latía ahora mucho más deprisa de lo que había sentido antes, mientras aquel instante parecía no pasar nunca y esperaba la reacción de la Matsu, como una gata recelosa que tan cerca está de avanzar curiosa como de saltar repentinamente lejos.

Umeko dio un paso atrás, levantó la mano y... me concedió el tanto.

"¿¿¡¡He ganado!!??"

La tensión acumulada durante aquel instante surgió como una carcajada incrédula y de celebración a partes iguales, que a duras penas pude contener llevándome las manos a la boca.
Salté hacia ella ignorando su naginata de nuevo en guardia, pero aquella vez no había planes dentro de planes, ni trucos, fintas ni embaucación. Simplemente me abracé a su cuello, exultante por haber sido capaz de ganarle, aunque sólo fuera una vez... A una Matsu... y con una naginata...

"Eres una profesora maravillosa, ¿lo sabías?" le dije abrumada por la emoción, antes de dejarme llevar y plantarle un beso en la mejilla que, a diferencia del combate, entonces si dejó una marca en su piel.

"Esto es muy emocionante, ja, ja... Es la primera vez que le gano. Yo nunca había usado una naginata y... bueno, resulta que se me da bien, ¿verdad? ¡Me gusta!"

Añadí a modo de explicación, sin mostrar doblez alguna en mi felicidad, tan cristalina e inocente como la de una niña que acaba de acertar en el centro de la diana del puesto de la feria.

"Está bien, está bien... Aún tengo que ganar otro asalto, ji, ji..."

Concluí como si acabara de recordar que el entrenamiento continuaba. Aún me quedaba la técnica de Kajiko en el jiujutsu y dudaba horrores que la Matsu fuera a dejarme ganar dos veces seguidas. Entonces fui yo quien dio un par de pasos atrás y levanté mi arma en guardia.

OUT/
Pues si pierdo la iniciativa, defensa total. Y si ganase por una de aquellas, ataque normal.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Si fuera sencillo iluminarse el tengoku estaría lleno y el Ningen-do vacío." Te respondió.

"Sabría que es un castigo, sin duda, muy mal tendría que hacerlo en esta vida para que el karma quisiera reirse de esa forma de mi." expuso realmente con desagrado.

Umeko sonrió lobunamente y añadió con sorna:

"Tan sólo espero que sea la mejor última comida del mundo, si pensáis matarme así."


...

Umeko hubiera dado un salto hacia atrás para zafarse de tu abrazo repentino o ataque, porque claro, en aquel momento ya no sabia lo que podía esperarse de ti pero tu eras muy rápida y a la vez la energía con la que te colgaste sobre ella no era nada agresiva y su cuerpo lo notó al instante sabiendo diferenciar lo que era la pelea que no.

Pero eso no quitó que se sintiera en shock, que no supiera cómo reaccionar, que tratara de quitarte de encima de ella con el máximo respeto que pudo y algo atorada por todo aquello

"Cla... Claro que habéis ganado el tanto."

Tosió mientras se separaba o lo intentaba porque claro, aquel beso en la mejilla la dejó petrificada mientras tu seguías parloteando a su lado.

"Esto... el mérito es del alumno. intentó seguir el hilo de algunos de sus pensamientos. ¿Pero cómo que no habéis usado nunca una naginata? ¿No os lo enseñan en la escuela de esposas? la naginata es el arma de la esposa por excelencia? Mantiene al enemigo a distancia y es ágil de manejar, no se necesita pesar demasiado para hacer daño." Quizás no te creía con el hecho que nunca la habías manejado y tenía razones por tu destreza de no creerte.

Umeko garraspeó mientras te veía dar un paso para atrás y tomó de nuevo el arma con pose marcial.

"Un error que me habría costado la muerte. Un error que me voy a permitir con las espadas de madera pero que no os concederé dos veces, en deferencia a vuestro esfuerzo."

Te dijo mientras bajaba la mirada y podías ver el fuego en ella.

El aura de un león. Pensaste al ver cómo aquella se desplegaba con ondas imposibles de ver y quizás de percibir pero tu sabías que estaban allí, chispeando, empujando su ki contra el tuyo, cual llamas incendiarias.
Umeko era una mujer grande, musculosa, de brazos marcados y constitución fuerte y sin embargo cuando se movió no la viste.
Se abalanzó hacia ti con una potencia tal que pudiste entender el pavor causado por una jauría de estas mujeres en mitad de una refriega. Trataste de fintar usando tu flexibilidad y esquivaste un golpe ascendente desviando el golpe con la trayectoria de tu propia naginata, usando esta para apartarla.
Pero entonces pareció que eso era justo lo que Umeko pensaba que ibas a hacer, lo sentiste mientras su cabello se mecía con el movimiento del ataque. Con el empuje del movimiento que tu habías creado la Matsu comenzó a girar sobre sus talones para hacer toda una vuelta hasta que se topó de nuevo cara a cara contigo, sólo que esta vez su naginata estaba al otro lado de tu cuerpo, a la altura de tu cintura, parada con el leve roce del kimono para no golpearte.

"Tocada"

Dijo con sus ojos sobre los tuyos, muy seria.
No, ahí no había enfado, ahí no había ira como Kagehisa te habría mostrado, ni crueldad. Era una expresión que conocías pero que a la vez en este plano te era desconocida. Era respeto.



OUT
Tiramos iniciativa
3,5,8,10 (3)
No esta mal.
Tiro por Umeko: X (uso de ventajas)
Umeko gana la iniciativa.
Tu defensa es de 20 (que es bastante alta)
Umeko tira: X
Umeko elije los dados para que no sea desproporcionado.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Eso mismo pienso yo" asentí, entendiendo que me daba la razón finalmente sobre lo del cuento Ikoma y si era un fracaso o por el contrario un paso en la dirección adecuada la muerte de aquel general.
Si fuera tan sencillo como para dar por hecho que todo bushi sólo puede iluminarse en el combate, el cielo estaría lleno como ella decía porque todos sabrían a ciencia cierta lo que debían hacer tan pronto como tomasen un arma, y yo sabía bien que la iluminación ofrecía muchas cosas pero ninguna certeza apriorística.

"Ahora piense... que no en su vida futura sino en su PASADA, fue usted ese Kakita vanidoso que se burlaba de la no feminidad de las Matsu. En ese caso, serlo ahora sería un premio, visto desde su actual punto de vista... o un castigo visto desde su antiguo. Hipotéticamente hablando claro.

El karma se ríe de nosotros todo el tiempo, a todas horas. Y cuando creemos estar seguros de algo es cuando más fuerte se carcajea"


Expuse sonriéndole. Por complicado que fuera para otros, para mi era un sendero amable ya que seguía los pasos de la cálida luz de sensei. Pero pocos contaban con esa suerte claro.

"Hai" exclamé haciendo un marcado gesto afirmativo.
"Quiero decir... claro que no pienso matarla...

Pero será su mejor última comida, se lo aseguro...

Si fuera a ser la última, que no. Pero la mejor, eso si."


Traté de especificar con concreción sin hacerme un lío, aunque para mi estaba clarísimo. Yo siempre me entendía a mi misma, aunque a veces fuese la única.


No pude evitar sonreír al abrazar a Umeko. Qué fácil habría sido volver a levantar la naginata y tocar de nuevo su cuerpo con la falsa hoja... Estaba claro que por muchas veces que les hacían el lío, la mayoría de los samurai no aprendían de los escorpiones, ji, ji.
Sólo que para complicar aún más mi caso, yo no era como los otros escorpiones y en aquel momento me importaba la naginata mucho menos que realmente abrazarla y besarla, porque eso era lo que sentía; felicidad.

"No se quite mérito, se lo ruego. Ni en lo de concederme el tanto, ni en lo de que sea gracias a su ejemplo en estas clases que lo haya conseguido.
En la escuela tenemos clases de defensa personal claro, pero podemos elegir el tipo de arma con el que aprender a manejarnos. Hay naginata por supuesto, pero... no se, pensé que si me atacaban en mi propia casa siempre podría tenerla a mano, pero si el lance sucedía en mitad de la calle, ¿de qué me iba a servir?"


Sobre todo si ese "en mitad de la calle" implicaba un desafortunado encuentro nocturno, en algún lugar donde una dama no debería estar, y ni siquiera vestida como una dama. Ya desde muy joven me había dado cuenta de que nunca iba a renunciar a la sensación de libertad de salir a mi aire, de noche, por lo que mi estilo de combate debía estar adaptado a esa naturaleza que ya en aquel momento intuía de mi misma.

"Yo siempre prefería el combate sin armas, o con hojas cortas como dagas... que una dama puede esconder fácilmente debajo de la ropa, y con la que castrar y degollar a un posible violador para escapar antes de que el resto de sus compinches se den cuenta siquiera.
Además no solía considerarme lo suficientemente fuerte como para sostener un combate armado demasiado tiempo, así que me gustaba la idea del combate de cuchillos, corto y rápido. En esas circunstancias mi rapidez si sería una notable ventaja"


Le expliqué a Umeko sin cortarme en reconocer que incluso las damas escorpión estábamos muy lejos de tener en ninguna estima la ortodoxia en el combate, sólo la efectividad pura y dura de sobrevivir a cualquier coste.

"Adelante... Pregúntemelo si lo desea" le sonreí abriendo los brazos ante ella después de dar un par de pasos atrás y mostrándole mi figura "¿No quiere saber si ahora llevo alguna daga escondida?" dije antes de soltar una risa tintineante y limpia.

"Se que alguien como usted no cometería un error en el dojo dos veces... Aunque también es cierto que al ser humano le gusta especialmente tropezar dos veces en la misma piedra pero... nunca se ha dicho que esa piedra tenga que estar en el mismo sitio" sonreí con un gesto felino agradeciéndole su deferencia.


Inspiré y solté el aire tranquila al ver a Umeko en aquel modo. Sabía que no había ninguna posibilidad de ganarle en esas circunstancias, una vez que ella me veía como una rival; todas mis opciones pasarían porque eso no llegara a producirse, como antes, o como esperaba conseguir luego en el jiujutsu. Pero cuando daba rienda suelta a su chi de combate, pocos guerreros en el imperio podrían resistirlo, y desde luego yo no estaba ni cerca de ese grupo.

Se me ocurrían otras opciones para intentar romper su balance llegados a aquel punto; provocar que me golpeara más fuerte de lo que pretendía y romper a llorar, soltar el arma rindiéndome, fingir terror, decir o hacer algo que desbaratara por completo su concentración... Armas ocultas que tal vez funcionasen o tal vez no, pero que en cualquier caso no tenía ninguna intención de gastar.
No todos los días se podía ver tan en primera fila la majestuosidad del fuego Matsu en combate, especialmente sin ser lo último que se viera en vida, así que por nada del mundo quería perdérmelo en todo su esplendor.
Traté de defenderme con la naginata lo mejor que pude, la moví de un lado a otro haciendo uso de mi rapidez intentando apartar la suya, pero enseguida me vi envuelta en un torbellino de energía del que solo acabé viendo el borde que puntuaba como filo de su lanza apoyada contra mi cintura, marcando un golpe letal.

Mi reacción no fue mi diferente esta vez de la anterior, no obstante.
"Ha sido... ¡¡increíble, Umeko-sama!!
Guau, qué rapidez. Apuesto a que con un arma de verdad podría... haber cortado por la mitad a un rival con este tajo. Dioses, hasta creo que podría haberlo conseguido conmigo con esa arma de madera si se lo hubiera propuesto"


Dije mostrándome nerviosa por el combate, exaltada, y encantada pese a ser la derrotada. Mientras sonreía de lado a lado, respiraba de forma evidente por la boca secándome el sudor de la frente con el dorso de la mano.

"Precioso. Se lo aseguro, gracias por haberme mostrado algo tan... bello" suspiré inclinándome genuinamente agradecida ante ella.
"Ésa es la palabra, tan bello. Tan hermoso..." repetí mientras la miraba a los ojos con una admiración muy especial, por un instante.

"Es un empate entonces, ¿verdad? Propongo que..." exhalé cansada "desempatemos entonces con el jiujutsu. ¿Le parece bien?" le pregunté, pero de todas maneras ya me dirigía al armero del dojo para dejar en su lugar la naginata de prácticas.

OuT: No es sólo algo del personaje; me encanta este pnj y este combate :amor:
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Si en mi vida pasada fui eso entonces espero que este sufriendo por su vanidad y que haya aprendido algo." eligió Umeko sin duda el castigo con una sonrisa socarrona.

Umeko terminó riéndose al ver que tu misma te hacías un lío y asintió despacio.

"Deja al menos un cadáver satisfecho en mi." bromeó.

...

Umeko, algo más relajada por el paso atrás y sobretodo por el cambio de conversación a uno serio hablando de la defensa personal asintió.

"Quizás entonces he enfocado mal el reto... podemos terminar estos sets y si se siente más cómoda hacer una prueba con el jijutsu o hacemos kenjutsu pero en ataque de arma corta como el cuchillo."

Ahora parecía más hablar para si misma que para ti como si se reprochara no haber pensado en aquello.

"Una mujer debe saber defenderse lo máximo posible con las mayores aptitudes posibles. El día es largo y no es imposible de dedicarle una hora al día a entrenar el cuerpo, después de todo lo usamos todo el día y lo necesitamos fuerte. Eso es lo que trato de enseñarle a Shinode-chan, pero parece que en vuestras escuelas lo tenéis más claro."

Umeko te miró con atención.

"Diría, por el movimiento de vuestra ropa y el punto ya ganado que no... pero claro, también diría que eso es lo que espera un escorpión aparentar..."

"No lo preguntaré. dijo al finalVoy a saberlo yo misma. Primero desharé mi error y luego propongo cambio de modalidad." te dijo.

Y luego Umeko deastó el remolino.
Ver a una Matsu en acción era como ver a aquellas leonas sueltas y en acción, todo energía, toda rabia explosiba y pasión que se desbordaba en una fluidez de movimientos mortales y tan naturales que parecía respirar simplemente. Una ejecución perfecta y una idea muy clara en tu mente, por eso Umeko era una Orgullo. Todo en ella era precioso y afinado como las cuerdas de una biwa, en una tensión exacta para provocar un sonido celestial o como en este caso infernal.

La Matsu se apartó con cuidado viendo que efectivamente no te había tocado y simplemente se inclinó un poco ante tus halagos con gesto inexpresivo de quien no ve el cumplido ya que entiende que aquello es parte de lo que es como tener dos manos y dos piernas pero agradeciendo el gesto aún así.

"Se puede y se debe." Te dijo sobre el hecho de poder cortar a alguien por la mitad con aquel ataque."Pero tranquila, no pasará." añadió al final.

"Iba a decirle justo eso antes... Después de su explicación creo que sería lo adecuado." Tomó tu arma para llevarla a la pared con las demás de prácticas.

"Desempataremos de la siguiente forma... Si lleváis un arma pienso encontrarla. Usad ese tiempo y esa ilusión para paradme e inmobilizarme. Usad lo que sepáis y esté a vuestra mano. Pensad que soy un agresor, no tengáis piedad. Podré soportarlo." Sonrió al final lobunamente mientras se acercaba despacio a ti, tan despacio que de pronto sentiste esa sensación de depredador.



OUT
todo muy genial en serio XDD
Bueno, ahora empezamos de nuevo con iniciativas y tal pero como no me fio de ti cuéntame qué truco sucio vas a usar XDD
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Bueno adaptar mis hábitos a la naginata ha sido un reto muy divertido. También práctico porque tenemos que estar siempre listas para luchar con cualquier cosa a nuestro alcance.
Además... le he ganado un duelo, así que puedo "retirarme" sabiendo que empato en habilidad con una Orgullo Matsu. No lamento para nada haber comenzado por esta disciplina"


Dije soltando una carcajada inocente, aunque no sin dejarle una pequeña mella a su orgullo. Recordando las pautas que me dio Kajiko, la primera consistía en una determinada preparación de la mente de Umeko, provocar ese estado dominante suyo en el que siente el impulso de marcar el dojo como su territorio y doblegar a quien merece alguna clase de lección, como una pequeña y escurridiza Bayushi vanidosa, ji, ji.

"Jiujutsu" asentí sin pensármelo.

"¿Las tablas de ejercicios de fuerza y flexibilidad cuentan... Aunque sean sin armas? Porque en ese caso creo que yo dedico incluso más de esa hora diaria al entrenamiento físico.
Todas las mañanas hago mis ejercicios. Sensei siempre dice que nuestro cuerpo es un pequeño templo a Benten en si mismo, así que debemos cuidarlo con la devoción con la que mantendríamos uno de sus altares.

Aparte de eso, practico el combate también. Aunque normalmente sin rival, así que... esto es mucho más divertido. No entiendo que Shinode-chan no se de cuenta de ello"


Confesé sonriente y tranquila, antes de inclinarme hacia delante hasta plantar las dos palmas de las manos en el suelo con las rodillas estiradas con una facilidad enorme, como parte de una serie de estiramientos y calentamiento antes de comenzar con el jiujutsu.

"Puede que si, pero tal vez ya se haya dado cuenta de que yo soy una escorpión muy atípica" me reí sobre eso de que aparentar ir desarmada es lo que pretendería todo escorpión, mientras levantaba los brazos por encima de la cabeza y los doblaba hacia la espalda arqueando ésta hacia atrás.

"Está bien, de acuerdo. Descúbralo usted misma si quiere... Pero le advierto de que si me hace cosquillas gritaré"

Volví a sonreir, tratando de encontrar ese punto de desgaste mental en la Matsu, que Kajiko me había aconsejado buscar como paso previo a que ella decidiese volver a poner las cosas en su sitio sobre el tatami.

"¿Está segura de eso de que quiere que la vea como a un depredador, Umeko-sama? Yo no morderé tan flojo como Aki-chan, puede que entonces sea usted la que tenga que pedirle a Shinode-chan que revise cada día si aún tiene las marcas de mis colmillos en su trasero"

Siseé ladeando la cabeza con media sonrisa peligrosa mientras la observaba acercarse con un fingido aire amenazante, pasando a provocarla yo a ella.
El segundo paso de la técnica de Kajiko era conseguir que Umeko se decidiera por un ataque directo tratando de inmovilizarme retorciéndome el brazo. Para conseguir esa clase de estado no sólo tenía que haber provocado que quisiera demostrar que en el dojo ella era la única fuerza dominante, sino plantear un combate largo y escurridizo para que terminara queriendo zanjarlo por la vía rápida.

OuT: El "truco" esta vez es ése, la técnica de Kajiko era un contrataque si lo recuerdas. Necesito que Umeko llegue a colocarse en esa posición de hacer una llave de inmovilización sobre el brazo para intentar ponerme de espaldas contra el suelo.
Así que hay que hacer de escorpión lo más provocativo posible para que el león ataque. Aunque ella haya dicho que me daba tiempo, mi estrategia es fintar y retirarme hasta hartarla. Y como realmente quiera registrar si llevo armas... a fe que la muerdo :twisted:
Así que cedo la iniciativa, y hago defensa total o fintas si llego a atacar.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Una Matsu despistada es una Matsu muerta." Te concedió mientras levantaba la cabeza un poco y te miraba desde arriba como si dijera "cuidado con ese desaire, pequeña"."Pero una Matsu herida es el peor de los enemigos."

"Eso es mejor que nada, sin duda." Te comentó no sin antes hacer una pequeña visual para tratar de saber cuánto le dedicabas realmente y la flexibilidad que podías tener.

"Shinode-chan tiene que cuidar a mi hermano, es normal que a veces las horas del día se le queden cortas, pero es necesario que entienda que debe cuidar de ella primero para poder hacerlo con otros." Te señaló que pusieras postura de combate, observándo tu postura de jijutsu.

Los ojos de Umeko volaron por tu cuerpo mientras analizaba si ibas realmente armada o no y dónde podrías esconder algo así.
Pero no era la única que estaba observando, te diste cuenta de una cosa, Umeko era muy sensible y sus ojos tendían a desviarse o a quedarse más tiempo de lo debido en tu cuello, más que esto en la curva hacia las clavículas. A veces huía su mirada hacia allí cuando pensaba que estaba mirandote demasiado fijamente y otras veces se debía obligar a apartarla por lo contrario.

Sonrió de medio lado cuando dijiste lo de las cosquillas y se encogió de hombros mientras su melena caía por encima de sus ojos y tan sólo se veía una socarrona sonrisa con un colmillo marcado cuando te susurró:

"Puedes gritar lo que quieras... aquí nadie va a oírte."

Aquella sonrisa se marcó aún más tras tu incitación.

"Bueno... veamos quién termina siendo mordido."



OUT
Te tiro seducción para provocar su estado mental varias veces.
Resultado de las tiradas de seducción (Te hago una por cada provocación): 35 y 20
Te tiro para que ella no piense en lo que tu vas a hacer y te doy la ventaja que trate de inmovilizarte como tu quieres debido a que le has creado el "origen" de querer estar ella encima de ti por si la que te muerde el culo es ella XD
Como lo que quieres es que ella te coja del brazo y se ponga tras de ti te propongo lo siguiente:
Te dejas a defensa 5 y por cada 5 que te bajes desde tu defensa normal te doy un bonificador para luego hacerle una finta y poder hacer lo que te dijo Kajiko. Eso si, antes de tu tirada de finta si eliges esta opción yo tiro por umeko para ver si se da cuenta del engaño y si la saco pues vas a tener que abortar misión o hacer otra cosa sino quieres que se te descubra. Te parece? Así es más interesante.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"No quiero verla en ninguno de esos estados"

Sonreí con una expresión dulce y aniñada, perfectamente inocente refiriéndome a despistada, muerta ni herida, como si aquella pequeña provocación en realidad hubiera surgido en la imaginación de la Matsu y no de mi.
-Esa vasija cerámica ya estaba rota en el suelo cuando yo me he subido en esta estantería de cerámicas-. Los gatos lo dicen todo el tiempo y por su expresión jamás podría decirse que estén mintiendo, ji, ji.

"Hasta se dar volteretas por encima de la cabeza y hacia atrás, apoyándome sólo con las manos en cada salto. No se si tiene alguna utilidad en combate pero me sirve para entrenar mi equilibrio y la fuerza de mis extremidades, y... bueno, si no te caes de cabeza es muy divertido.
¿Quiere que se lo enseñe?"


Pregunté encantada de demostrar mis habilidades "inofensivas" cuando me percaté de que trataba de calibrar como de ágil era en realidad bajo mi apariencia de damita.
OUT: Si dice que si, pues lo hago. Al estilo de las gimnastas. Al terminar incluso levanto los brazos en forma de saludo ;-) IN/


Adopté una postura de combate de jiujutsu propia de las maestras bushi que sensei tenía para nosotras, adelantando una pierna y talonando bien con la otra para darme la opción tanto de saltar hacia delante como hacia atrás. Dirigí el brazo izquierdo contra mi oponente y mantuve el otro con una guardia más alta y cerrada.
Sabía que la posición era buena, y también sabía que estaba dejando un sutil punto débil en ella; el brazo ofensivo estaba demasiado expuesto, lo que hacía oportuno atacarlo con la idea de realizar una llave de inmovilización tal como precisamente quería.
El error era muy sutil, demasiado como para que alguien meramente aficionado al combate se diera cuenta, como yo, pero sin duda la Matsu lo encontraría.

Por supuesto, exagerar mi vulnerabilidad me habría delatado así que pese a que mantenía aquel fallo cada vez que adoptaba la postura nuevamente, como una mala maña de quien practica frente al espejo y no con oponentes de verdad, seguía moviéndome con toda la rapidez y agilidad que podía para ponerme fuera de su alcance una y otra vez.

No me importaba demostrar que estaba a la defensiva, ¿qué otra cosa podía esperarse contra un bushi como aquel? Fingía que trataba de alcanzar un buen agarre pero enseguida me asustaba y retrocedía, y en cuanto la veía moverse a ella aún más. Por nada del mundo quería trabarme y convertir aquello en un duelo de fuerza, eso era lo que trataba que transmitiera todo mi lenguaje corporal. Y era lo más lógico del mundo claro.

"Puede oírme usted. Eso es suficiente, ¿acaso no acudiría a mi rescate si gritara pidiendo auxilio?" bromeé con un tonillo vanidoso, insinuando que contaba con poder obligarla a ella misma a soltarme, si lo veía necesario.

Tras una finta más, pedí un instante de receso. Mi fisonomía Bayushi era más voluptuosa que la Ikoma desde luego, y la chaqueta de Shinode no me ajustaba del todo bien así que tendía a abrirse poco a poco con el constante movimiento.
Aunque en realidad la mayor parte del tiempo era yo quien lo provocaba de una forma aparentemente inconsciente, desde el primer momento en que me había dado cuenta de la diferencia de talla y de lo interesada que estaba Umeko en vislumbrar si ocultaba armas debajo, o de cuanta porción de mis clavículas podía llegar a medir tras cada vistazo... Todo con tal de que Umeko perdiera valiosos segundos de concentración y al final se decidiera por atacarme tal como yo deseaba, sin percatarse de mi maniobra.

"¿Sabe lo que le dijo el pequeño escorpión al enorme león cuando éste le amenazó con aplastarlo con su enorme zarpa...?"

Sonreí descaradamente recordando el pasaje del cuento del león y el escorpión, escrito obviamente por los escorpiones y en el que el león no resultaba demasiado bien parado, tras sonreírme ella y decir aquello de ver quien terminaba mordido, mientras el sudor perlado rodaba por mi cuello hasta perderse bajo la ropa, exponiendo el brazo de nuevo al adoptar mi postura de guardia.


OUT:
Vale, tira por Umeko por si se da cuenta. Yo intento ocultar mi verdadera intención mediante la habilidad de actuar, o sigilo, la que sea más adecuada. Crossing fingers... XD
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"No estás mintiendo si es tu realidad ¿verdad?" sonrió Umeko de medio lado."Si, ya, me conozco esa forma de sinceridad."

"No, por Akodo, por ahora Shinode-chan tiene dos pies izquierdos, dudo que pudiera hacer eso sin partirse la crisma." se rió."Era una niña estudiosa y nada dada al ejercicio físico y esa inquietud de gato que tenéis nunca lo ha poseído. Más que leona parece león." Te dijo por el hecho que los machos de aquella especie eran muy dormilones y tranquilos.

Luego te hizo una seña para que tu misma demostraras tu habilidad. Y así lo hiciste en una perfecta ejecución quedándole bastante claro el concepto que querías transmitirle pero a la vez pensaste... ¿Habías descubierto una de tus cartas? Ahora al saber algo más de tu habilidad cada vez sería más complicado pillarla por sorpresa...


En el escorpión, en la escuela de las sombras y en las escuelas de buenas esposas había una misma máxima, la ilusión. La ilusión de perfección de un cortesano, de saber todos los secretos, la invulnerabilidad de las sombras, el estoicismo de una buena esposa; pero también lo contrario, pues el arma más potente con el que hacerse es el ego ajeno y la subestimación...

Te moviste, lo hacías bien pero lo hacías como alguien que se sabe peor que una guerrera, lo normal. Lo que se escondía tras eso era el verdadero engaño, el que sabe que no puede, dentro del que sabe que no puede, dentro del que sabe que la única opción para poder es hacer ver que no puede contra ella. Un poco rebuscado pero así era el escorpión.

Umeko logró cogerte, no lo hizo a la primera, no porque no pudiera sino porque te estaba calibrando, veía cómo te zafabas y te dejaba ir, entendías que parte del entrenamiento no era simplemente tumbarte en el suelo, te quedaba claro que si se esforzaba de verdad estarías con la mejilla en el suelo desde hacía mucho, pero a la leona le gustaba ser una buena profesosa o quien sabe... jugar.

"Claro que os salvaría, aunque no sé si os encontraría de una pieza."

Sonrió cuando de pronto te asió por detrás y sus labios se pegaron a tus oídos para susurrarte aquella haciéndote pensar en el bocado en el culo de Aki a Shinode pero de otro león a otra... A punto de inmovilizarte justo como Kajiko te dijo que lo haría y te enseñó cómo se hacía.



OUT
Pues vamos allá.... QUE EMOSION XD
Tiro con sinceridad ya que es para engañar. 8g4 Dif ¿? Pero tienes el bono por haberte bajado la dificultad a 5 que te da un +5

2 2 4 8 10 (9) 6 9 7 6 7 [No es la mejor tirada del mundo but... vamos a ver]: 43+5 del bono= 48
Tiro por Umeko. XXXXX vale no te lo iba a decir pero ha sacado 46 XDDD LOL Por dos, por el bono te has salvado XDDD POR LOS PELOS
Bueno, pues la escena es tuya.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"¿Acaso hay otra forma de sinceridad? A veces solemos pensar que la realidad es blanca o negra cuando lo cierto es que no solamente es gris sino que hay tal gama de grises que dos personas completamente honestas viendo lo mismo pueden asegurar ver dos tonalidades diferentes.
Y no es que una esté en lo cierto y la otra equivocada, ambas ven las cosas tal como lo describen. La realidad no sólo es gris, sino subjetiva"


Le dije a Umeko, pese a que no tuviera demasiadas esperanzas de que una Matsu compartiera ese punto de vista, tal vez ella precisamente si fuera capaz al menos de aceptar que para mi fuera de ese modo sin menospreciarme por ello.

"¿Quien es la mejor de sus alumnas del club de Shinode-san, entonces?" le pregunto curiosa al decirme que su cuñada no lo es ni de lejos.

Salte hacia atrás arqueando la espalda de un modo casi imposible para una humana normal salvo quizás las bailarinas, aterricé sobre las manos y aprovechando la inercia de ambas piernas perfectamente juntas volví a darme impulso para caer de nuevo sobre los pies, y repetir el movimiento un par de veces, hasta llegar al extremo del dojo.
Entonces levanté los brazos con la belleza y gracilidad de una auténtica neko y realicé un saludo a mi público.

Sabía que estaba mostrando ciertas cartas, pero consideraba eso un arma de doble filo con una parte buena también. La ponía sobre aviso, pero si después de todo conseguía derribarla no podría decir, ni siquiera pensar, que la hubiese engañado realmente ocultando todas mis capacidades. Aquí estaba, haciéndole una pequeña demostración... Si ella no era capaz de preveer el alcance de mi agilidad en el combate en el fondo tendría que obligarse a pensar que fue su fallo, no mi engaño, lo que la derrotó.

Todo era gris en el mundo. Y tratar con una Matsu orgullosa más que nada, ji, ji.


Si la leona se esforzaba contra mi, sólo tenía que lanzarse con toda su fuerza y yo poco podría hacer más que rodar por el suelo y rezar por no romperme ningún hueso. Por supuesto yo jugaba con la ventaja de que ella no me veía como una auténtica rival, en realidad no lo era, sino más bien como un juego divertido.

"Lo que contestó el escorpión fue... Pero si ya te piqué hace una hora, mientras dormías, gran león"

Siseé al sentirla a mi espalda, casi al acabar el movimiento al que había pretendido incitarla como Kajiko me había enseñado.
Una vez que te trababan un brazo a la espalda, casi todos los movimientos de tu cuerpo terminaban en una dolorosa dislocación. Salvo deshacer el giro que lo había llevado hasta allí claro; la Matsu no dejaba con su fuerza que mi brazo se moviera en esa dirección, pero el movimiento era relativo y yo podía mover el resto de mi cuerpo dejando mi brazo capturado siempre en la misma posición...

Salté girando de lado, haciendo rotar mi cuerpo dentro de un mismo plano paralelo al cuerpo de mi atacante, alrededor del hombro que Umeko había capturado para devolver mis extremidades a mi control aunque para ello acabara boca abajo suspendida en el aire, aún mi espalda contra su pecho. Recé por no escuchar ningún crujido dentro de mi que delatara un fallo catastrófico en la ejecución del movimiento.

No fue así, y en el momento en que mis pies apuntaban al techo pude detener el tiempo un segundo precisamente porque Umeko involuntariamente me sostenía en el aire por el brazo que aún asía. Rodeé su cuello con mis piernas y contraje el abdomen de golpe para tirar de su cabeza hacia delante, hacerle perder el equilibrio y dando una voltereta por el suelo terminar la llave con su espalda contra el tatami, mis muslos alrededor de su cuello amenazando con romperlo si intentaba zafarse mediante un movimiento violento, y yo misma sentada sobre su pecho.

"Dime... ¿donde quieres que te muerda?"

Pregunté mirándola a los ojos desde esa posición, instándola a rendirse mientras mostraba mis colmillos en una afilada sonrisa de cazadora.
Respiraba jadeante por el esfuerzo y podía sentir mi corazón latiendo con intensidad, el pelo me caía desordenadamente por la cara "desnuda" y en muchas partes humedecido por el sudor que también perlaba mi piel.
Confiaba en dos cosas; que Benten estuviera lo suficientemente apegada a mi como para que aún en aquel estado siguiera siendo atractiva. Y que el león no se levantara rugiendo conmigo encima y me lanzara contra una pared.

No estaba segura de cual de las dos opciones me parecía más aterradora.

OUT: Si sale bien, claro ;-)
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Hay realidades blancas y negras también." Te dijo seriamente. Después de todo para un León el honor era algo blanco y negro, por ejemplo.

"Aku-san, sin duda, tiene unas buenas manos para el jijitsu como era de esperar en una Cangrejo, además tiene buen entrenamiento marcial básico. Es cartografa pero para serlo debe ser guerrera para poder hacer planos de lugares peligrosos en los que ha estado. Aunque tuviera que dejarlo por su... afección." Comentó mirando a la nada.

Umeko observó tu pirueta y al final aplaudio.

"No sé para qué os enseñan esas cabriolas en la escuela pero he de reconocer que agilidad os da."

Si Kagehisa no te hubiera mermado la confianza por tantos años la mera ejecución de aquel movimiento visto desde fuera te habría parecido hermoso en ti, si por años no te hubieran dicho que eras incapaz. Pero aún así la realidad es la que era, la de un gato que saltaba y era capaz de retorcerse como alguien que no comprendía los grises podía.

Y así lo hiciste, dejando patente varias cosas en el proceso. Primero, que un gato siempre cae de pie. Pensaste que tio Tsuki estaría orgulloso. Segundo, que la lucha también puede ser hermosa y en esa sensación entre la vida y la muerte el amor puede florecer. Deseaste que Benten así lo viera. Y tercero, que el orgullo de una Orgullo también puede medirse por la cantidad de gris que haya en su alma.

Y por eso cuando acabaste Umeko... se rió.
Se rió con ganas y de una forma tan clara que hasta te sorprendió y bajó tu guardia porque era esa clase de risas que sólo tienes cuando estás cerca de alguien con quien hay confianza, como la risa que sólo oyes de Satomi cuando estás con ella o que esta saca cuando hay alguien muy querido cerca, espontánea, natural, blanca. Las sonrisas podían ser también blancas y negras.

Pero de pronto un torbellino. Umeko "te mordió" el muslo, eso te "asustó" o mejor dicho sorprendió por la altura donde "fue el bocado", eso desestabilizó tu presa, esta se revolvió, con su fuerza y su potencia física no sabías cómo de pronto te vistes bajo ella, sosteniendote por las manos, desde las muñecas mientras esta estaba a cuatro patas sobre ti, con una sonrisa y una expresión que realmente te pareció la de una leona, y no figurada.

"Dos.
Está claro que la culpa es mía y por duplicado."


Acercó entonces su rostro despacio al tuyo.

"Está claro que morir envenenada por la comida tampoco sería entonces nada distinto a haber muerto ahora por una picadura que hacía una hora me habías hecho.

¿Pero sabes lo que esa historia vuestra nunca cuenta? Que el león puede que muera pero... sólo necesita alzar una pata y dejarla caer para que con su fuerza el escorpión también lo haga con él."


Entonces mientras sus ojos terracota brillaban con fuego y la respiración de ambas estaban agitadas oíste algo... algo que resonó en tus oídos, en la estancia, en tu alma pero sólo en ti, y lo supiste porque fue una clara risa divertida... la de Benten.
Los ojos de Umeko por un segundo se vieron sobrecargados por un fogonazo rosado en el rojo terracota un segundo antes de desaparecer. Y entonces Umeko hizo algo que de por seguro ello jamás hubiera pensando en hacer, pero que quizás la diosa si que veía divertido y es que esta bajó su rostro hacia ti y... te mordió el cuello.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Si, claro que las hay. No existirían los grises si no hubiera blancos y negros uno a continuación del otro"

Le respondí colocando las dos palmas de las manos una al lado de la otra, tratando de escenificar aquello.

"Yo habría dicho Doji Miki-chan. Después de todo, ¿como derrotar a un rival al que es imposible levantarle la mano en contra? Y si no puede ser derrotada por definición es invencible, ¿no es así?" sonreí divertida con mi argumento. En buena medida yo lo usaba a menudo conmigo misma.

"Aku-san, claro... es lógico.
¿Qué afección?"


Pregunté enseguida curiosa.

"Esto no me lo han enseñado en la escuela... Bueno, teníamos clases de expresión física libre, y a veces yo hacía esta clase de cosas, pero principalmente las aprendí por mi cuenta."

Expliqué a la Matsu, dejando inocentemente en el aire quizás lo más importante, el motivo por el que a una supuesta dama se le pasaba por la cabeza hacer ese tipo de piruetas sólo por propia diversión.


No me dio tiempo a pensar demasiadas cosas, y eso que según Kagehisa siempre pensaba demasiado, pero me gustó ser consciente de que a tío Tsuki le gustaría verme mover así, que se sentiría satisfecho de su sobrina como el orgulloso neko que él era.
Después pensé en Benten, si la belleza de aquellos movimientos sería de su agrado, y si se abriría paso por fin a través del corazón y del alma de Umeko.
Pero para nada había pensado en que después de todo aquello, la Matsu se echara a reir.

Estaba segura de que era la primera vez que la oía reírse de ese modo delante de mi. Tan clara, tan natural y confiada... Tan honesta.
Iba a decir algo; nunca supe qué exactamente pero si que había estado a punto de hacerlo. Sólo eso, porque de pronto me mordió en la cara interna del muslo. Di un grito de sorpresa y confusión al sentirlo, que incluso me asustó a mi misma...

Y antes de darme cuenta, se desató el torbellino de nuevo. No tuve la reacción profesional de una bushi claro, cerré los ojos y me encogí al verme arrastrada; noté caer boca arriba con cierta suavidad y, al abrir los ojos de nuevo, vi que estaba reducida por las muñecas con uno de los leones de Adara justo encima.

No, era Umeko...

Bueno, casi.
Instintivamente relajé todo mi cuerpo. Era mi modo de defensa habitual al verme atrapada. Forcejear sólo empeoraba las cosas, rara vez sacaba ventaja de ello mientras que debilitando mi propio ser era más factible que quien me estuviera reteniendo aflojara también su presa.

"¿Te... te estás rindiendo? Tenías que rendirte... ¿no?"

Susurré confusa. No es que fuera una experta en las reglas de los dojos bushi, pero se suponía que una vez la espalda de un contendiente acababa contra el suelo el asalto se le concedía a su oponente... O eso creía.

"Dos... para mi. ¿Verdad que son dos para mi? De tres, así que... he ganado.
¿N-no tendría que estar yo vencedora sobre... ti?"


Insistí, sin comprender qué hacía allí apresada si resultaba que había ganado.

"Si, bueno... sólo es un cuento... Ehm, no dice que el león muera, sólo que... Pero si, si. Supongo que el autor no se planteó lo que pasaría después.
Reconozco que tiene lagunas pero... hay otros sobre cada clan. Mejores. Puedo contártelos... si quieres"


Acerté a decir, tratando como fuera de hilvanar un argumento que realmente no conseguía exponer. Pensé que al menos podría librarme como Sherezade; seguro que a la Matsu le divertía oír como el escorpión se burlaba de la vanidad de la grulla. Y nadie mataba a nadie, eso era importante en aquel punto.

Entonces sucedió algo realmente inesperado. La risa de Benten resonó por la estancia, y a aquella corta distancia pude ver su brillo rosado en los ojos del color de la tierra de Umeko.
Me quedé obnubilada mirándolos, cuando de pronto... me la vi encima y sentí un mordisco en mi cuello.

Quizás la piel más sensible de todo mi cuerpo. Un relámpago recorrió todo mi ser partiendo del cuello, y extendiéndose desde la coronilla hasta los dedos de los pies, y no pude más que estallar en una risa.
De haber tenido las manos libres me las habría llevado al instante a la boca para ahogarla por etiqueta, pero seguían apresadas así que nada pude hacer por contenerla, ni por evitar ruborizarme por ello.
Tintineante y ruidosa como unas campanillas, y tan clara, espontánea e íntima como la que había escuchado antes de la propia Umeko y que tan fácilmente me había hecho desbaratar mi presa.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Los cortesanos te dirían que sin levantar la mano se derrotan a muchos oponentes." Sonrió Umeko.

"Ahm... Umeko se señaló el corazón cuando habló de Aku tiene al parecer problemas con el corazón... Desde pequeña y se le ha agravado con la edad de forma que no puede hacer mucho deporte prolongado y por supuesto no puede luchar. Su marido, que es ingeniero, pidió el traslado a la ciudad para alejarla de las tierras Cangrejos y de la frustración de no poder hacer su trabajo. Ahora trabaja como cartógrafa para la Embajada.

Por eso llegó al club con Shinode, necesitaba salir y hacer amigas, hacer algo que la distrajera de su anterior vida mucho más marcial."


Vaya, nunca nada era lo que parecía, la enorme y sonriente Hiruma con una afección grave cardiovascular...

"Por vuestra cuenta tiene más sentido que una clase de buenas esposas saltinbanquis." se rió esta.



Si, se estaba riendo y no supiste si fue eso o el mordisco lo que bajó tu guardia siempre alta, lo cual por otro lado tenía su parte increíble ya que tu entrenamiento te mantenía la guardia alta, pero es que como muchas veces Satomi te había dicho, el mayor desconcierto es cuando encuentras un nuevo retazo del alma del alguien, un momento único y mágico complicado de asimilar.

Cuando todo pasó y la mirada del león la tuviste sobre ti, haciéndote pensar por un segundo en el animal y no en la persona, arrastrada por el ki y la fuerza de la leona vistes con aquellos cabellos desmelenados que tapaban sus ojos una sonrisa de colmillos marcados:

"Sólo se gana cuando uno está vivo." ronroneó el león con voz gutural y profunda.



Y luego Benten. Y una vez más las palabras de Satomi sobre el desconcierto del encuentro con el alma. Porque a Umeko también le afectó y casi como si le quemara o se despertara de un trance del que no dudabas que estaba imbuida soltó tus manos y separó su cuerpo del tuyo, casi levántandose de un salto, mientras se tapaba con una mano la boca y en sus ojos, que miraron en derredor se pintaba cierta confusión.

"....Los hay a los que se les conquista por el gusto...... jijiji....."

¿De dónde había salido esa voz? Esa voz risueña y cantarina, divertida. De tu cabeza, estabas segura, de hecho te retumbaba todo tu ser mientras veías la expresión confusa de Umeko.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Eso dicen, si...
Pero no le tenía a usted por uno de ellos, Umeko-sama"


Sonreí con un tonillo travieso, insinuando que puede que para los cortesanos aquello fuera verdad pero no en un dojo Matsu. O al menos yo había estado convencida de que no hasta la fecha, ji, ji.

"Oh, pobre Aku-chan" me lamenté llevándome las manos al pecho compungida. "Pero a la vez es maravilloso que gracias a la iniciativa de Shinode-chan haya un lugar para ella en la ciudad, incluso tan alejada de su entorno original y en el que también puede volver a practicar artes marciales de vez en cuando"

Suspiré asintiendo para mi misma.

"Seguro que en algún rincón del Imperio tiene que haber una familia en la que tener aptitudes de saltimbanqui tiene que ser una ventaja para una posible esposa"

Dije tapando una pequeña carcajada con la manga. En el fondo no es que me importara demasiado, sólo bromeaba pues yo lo hacía por mi misma.


Cambié mi estrategia "defensiva" mientras seguía atrapada. Fijé mis ojos a los de Umeko, aparentando una tranquilidad y un chi inofensivo palpables, y aún así bajo control. Un estado que, esperaba, no incitaría a ningún depredador a dañarme, sino todo lo contrario a calmar su chi de manera contagiosa.

"Pero yo estoy viva, ¿verdad que si?
Y no queremos cambiar eso, ¿verdad que no...?

Así que sigo ganando"


Dicté al final, con una sutil sonrisa a modo de sentencia.


La risa de Benten me había pillado por sorpresa, pero al menos no era la primera vez que la oía en mi cabeza. Sin embargo su voz, sus palabras resonaron dentro de mi produciéndome un sobresalto del que a duras penas conseguí controlarme para no saltar como una gata.

Benten-Kami... ¿sois vos? ¿Estáis aquí, mi Diosa?, susurré mediante mi pensamiento notando como mi pulso se aceleraba de manera intensa.
¿De verdad, de verdad... Benten estaba ahí, entre nosotras...? ¿Hablando conmigo?

Entonces me fijé en la pobre Umeko. Ella estaba aún más confusa que yo porque seguramente ni sospechara lo que acababa de pasar.
"Umeko-sama..." suspiré tratando de tranquilizarla con mi voz, llamándola con dulzura "No se preocupe... Parece que Benten-Kami tiene ganas de jugar.
Es Ella quien le ha incitado a morderme. No importa... me ha sorprendido pero... también me ha gustado"


Sonreí del modo en que siempre había visto hacer a sensei, con esa mezcla de comprensión y serenidad que ella transmitía en cualquier situación que podía confundir a cualquier otro. Como una luz de atractiva seguridad en mitad de la oscuridad de la duda.

"Ya ve. Le dije que veía a Benten dentro de usted. Y ahora... bueno, incluso puedo oirla reirse, ¿sabe?
¿Y usted? ¿Desea decirme... qué es lo que ha sentido?"


Volví a decirle con el mismo tono, seguro y confiado. Amable y cálido.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Umeko se encogió de hombros sin decir si lo pensaba o no, sólo sonrió divertida.

"El alma de un bushi es fuerte como el metal, pero este puede corromperse sino se limpia y se cuida.
Shinode-chan es experta en pulir metales, es capaz de ver lo mejor de cada persona y sacarla de sus peores momentos. Aku-san está mucho mejor desde que está en el club, sus ataques son menores, hace ejercicio moderado y está más entretenida. El ocio, el excesivo ocio en esta ciudad... es malo."
Te comentó esta.

"Quien sabe... quizás cuando el Ki-Rin vuelva algún día nos traigan esposas saltinbanquis." se rió.




Los puntos hablaban de tu victoria pero la sonrisa de Umeko hablaba como si ella hubiera obtenido algo mucho mejor...



¿Benten-kami-sama? Pero Benten no te respondió, aunque el aire se movía suave entre ustedes como si hubiera algo más que levitara en aquel dôjo sin que los ojos del cuerpo pudieran verlo. ¿Estás ahí? De pronto una enorme ráfaga de viento que no podía existir en un dôjo cerrado se marchó abriendo de golpe las puertas de la estancia haciendo que tanto tu como Umeko miraseis en aquella dirección.

Umeko se llevó una de sus manos a la cabeza como si hubiera recibido un fuerte impacto y murmuró:

"¿Qué?... ¿Qué era eso? ¿Que me ha...?"

Umeko dio un par de pasos hacia atrás y al final decidió sentarse, parecía muy mareada de pronto.

"No sé... ha sido como...."

Una de sus manos tocó su cuello.

"Fuego... desde las entrañas..."

Desde estas y el corazón pensaste.
Y entonces recordaste algo que una vez te dijo Satomi en una de vuestras charlas a solas, cuando todas las demás dormían.

"Benten-kami-sama entra en nosotros desde el chakra que tenemos en el abdomen y se extiende desde todos ellos, hacia arriba y hacia abajo. Aquellos que no estan preparados, los que estan bloqueados, los que no se aceptan, los que no saben de eso pueden tener problemas en notar su presencia pero... es como si saliera un chorro desde nuestro interior hasta nuestra boca y nuestros ojos..." Te hizo un movimiento como si algo la recorriera de abajo arriba hasta salir por su boca."Activa a la vez dos de las entradas más poderosas relacionadas con ella, el chakra que tenemos cerca de la boca y el del coxis. Y eso, querida mía, es una forma no verbal de decir que está ahí muy poderosa, tanto que si tratas de ir en contra es como si te quemase, pero no en un mal sentido... es como cuando el deseo te consume."




OUT
Por cierto no sé si lees lo de Koji pero "en tiempo real" ha pasado algo relacionado con esto en su tema XD
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Alguien que sepa cuidarlo es tan importante como un buen metal de base, ¿no es así? Incluso las mejores armas y armaduras se oxidan si no se cuidan...
Sensei siempre nos decía eso"


Sonreí recordándolo, descubriendo esa misma sabiduría en la experiencia de Umeko con su cuñada.



Por algún motivo, no era capaz de entender con claridad qué se le pasaba por la cabeza a la Matsu en aquellos momentos. Era como si cierta espontaneidad en su forma de actuar de pronto la hiciera más imprevisible, por descontrolada y salvaje. Tenía que reconocer que aquella parte de ella me gustaba, ji, ji.


"no te vayas..." supliqué al aire. Oh, se ha ido... maullé lastimosamente para mi misma, como una gata que se queda con ganas de más. De mucho más.

"Benten" le respondí a Umeko con total seguridad cuando se preguntaba qué o quien había "sido eso"

"Como un chorro de energía que surgía de tus entrañas y trataba de salir al exterior a través de tus sentidos, de la boca y de los ojos... ¿Ha sido algo parecido a eso? He visto su reflejo en tus ojos, y supongo que ha sido también Ella quien me ha mordido, a través de tu boca"

Le expliqué, aunque sonriendo con un pequeño encogimiento de hombros "¿Recuerdas lo que me dijiste antes sobre que las fieras de Adara-san son eso, fieras, y que por mucho que parezcan juguetonas siempre hay que tener en cuenta lo que son...? Pues ahora imagina lo mismo pero al nivel de una Diosa, y sabrás lo que sintió Shinode-chan al recibir aquel mordisco, ji, ji.

Aunque en este caso la mordida he sido yo"
volví a sonreir llevándome la mano al cuello donde había sido "¿Qué has sentido en el momento de hacerlo...? ¿Has notado algún sabor particular? A veces las Fortunas se relacionan así con nosotros, mediante cualquiera de nuestros sentidos. Y se que he oído su voz angelical decir que... los había a los que se les conquistaba por el gusto, y después de eso reírse.

Oh, es tan dulce y maravillosa su risa..."


Confesé en un largo suspiro, cerrando los ojos tratando de transmitirle a la Matsu lo que implicaba aquello.

"Ya te dije que La veía dentro de ti, Umeko-sama"

Dije acercándome a ella tras sentarse, ofreciendo una imagen de consuelo en su confusión.

"Pero intentas bloquearla... Y a Ella no se le puede bloquear cuando no desea tal cosa, ya lo has visto.
Satomi-sensei, en sus clases más selectivas sobre su fe, me contaba que en el cuerpo humano existen varios nodos de energía kármica que llamaba chakras. Aquí, aquí, aquí..."
fui enumerándolos mientras colocaba mi mano sobre los puntos de mi cuerpo, o más bien de mi aura porque no estaban realmente sobre la piel sino sobre aquella, a una leve distancia de nuestro límite físico.
"¿Has notado ese... fuego, como lo llamas, surgir de alguno de estos puntos?
Mi maestra decía que Benten-Kami activaba dos de los nodos más poderosos, éste y éste"
añadí señalando mi boca y mi coxis, tal como sensei me había explicado a mi antes.

"Si le permites fluir a través de ti, la sensación es maravillosa. Hasta puede mostrarte directamente una senda de iluminación directa hacia Ella misma, pero si consciente o inconscientemente tratas de bloquearla... entonces sientes eso que tú has descrito como fuego.
Aunque en realidad no es fuego, si no deseo espiritualmente insatisfecho. Como cuando permaneces demasiado tiempo bajo el agua y tus pulmones arden deseosos de tomar una bocanada de aire fresco. Justo así.

¿Se parece a lo que sientes ahora...?
Creo que si.

También creo que puedo ayudarte a dejarlo fluir, y convertir esa angustia en algo maravilloso. Como respirar tras salir del agua.
Al igual que tú, un bushi, le has enseñado a una dama como yo a luchar, una devota de Benten puede enseñarte a ti a dejar que ese "fuego" que sientes ahora fluya y convertirlo en una energía maravillosa de la que alimentarte y hacerte más fuerte"
sonreí tendiéndole una mano.

"Pero ya has visto que ignorar a Benten no va a hacer que Ella se olvide de ti, así que... puedes continuar deambulando a ciegas por sus senderos sin saber realmente a donde ir, sintiendo ese fuego arder fuera de tu control, o abrir los ojos a su luz y ser con ello mejor en todo, por supuesto mejor bushi...

La respuesta depende totalmente de usted, Matsu Umeko-sama"


Susurré imitando el tono entre cercano y sabio, que era el que yo siempre sentía en Satomi.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Mi sensei siempre decía que un trozo de metal podía ser esto solamente o una katana, dependía de si quien lo cogiera sabía hacer algo con este."



Una idea pasó por tu mente, aquella Umeko, imprevisible y desenfrenada seguramente era lo que dormía en el interior de esta en una ciudad tan controlada, quizás la que se veía en el campo de batalla...



"¿Benten?" te preguntó de vuelta.

Umeko pensó en tu descrcipción un segundo y luego asintió despacio.

"Sí.... como si algo quisiera salir de mí desde ahí..." Hizo el movimiento desde la barriga hasta la boca.

"Sumimasen... Eso ha sido muy inapropiado, con o sin diosa de por medio." se inclinó ante ti."No sé... si es que es verdad que era ella por qué ha querido hacer eso..." susurró desconcertada.

"¿Qué he sentido?" se llevó su mano a la boca y la vistes tragar despacio. Su melena alborotada en aquel momento no dejaba ver bien toda su expresión pero jurarías que... ¿era leve rubor eso de sus mejillas o era el calor del combate?"A qué sabía..." Su voz se perdió en un murmullo antes de alzarla"Bueno, eso no importa, es decir, de por si ya es poco adecuado hablar entonfes de estas cosas..."

Dio un paso para atrás negándose a hablar de ello. Y mientras hablabas si, creías que era eso, la respiración de Umeko era atorada, casi jadeante. Practicar la senda de Benten también te dejaba así, recordabas con claridad que antes de comenzar a dominar la liberación de los chakras, mientras estos se alineaban y fluían era casi como nadar sin respiración, correr hasta que te quemaban los pulmones, gritar y quedarte sin aire y aún asó tratar de hacerlo un segundo más. Agotador. Asfixiante.

Es imposible no poder dejar salir a un dios de tu interior si este lo desea. Pero la cuestión es...

"¿Y no tiene a otras en las que anidar y tratar de salir? ¿Por quñe yo?" Buena pregunta. Una pregunta llena de rabia, por cierto.

Una pregunta llena de malestar porque aunque era un honor por otro lado también era una invasión directa...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

Quizás la Umeko libre y salvaje que se viera en el campo de batalla... Mi mente recorrió aquel pensamiento de arriba a abajo, y enseguida me di cuenta de que para mi instinto felino aquella versión de la Matsu era como una puerta entornada de la que apenas vislumbraba el interior. No por la violencia del combate, sino por esa libertad que en aquella ciudad ella mantenía tan bajo llave.

"Benten-Kami, si... De eso estoy segura"

Le confirmé sin lugar a dudad. Su risa no podía confundirse con ninguna otra cosa.

"Lo que yo pensaba" asentí suavemente observando el movimiento que hizo desde su vientre. No es que fuera nada demasiado conocido para mi, pero porque yo había aprendido de sensei a no bloquear a Benten en mi ser, sino todo lo contrario. Sin embargo conocía los síntomas de hacerlo.

"Está bien, acepto su disculpa"

Le contesté devolviéndole la inclinación, renunciando a insistir en el asunto que más parecía incomodarla.

"Es difícil interpretar el motivo por el que una Fortuna hace lo que hace. Puede ser un acto caprichoso o uno con ramificaciones kármicas tan complejas en el pasado, presente y futuro que los mortales no seríamos capaces de entenderlo jamás del todo.

Pero si se que en cuanto al "gusto" en particular, como con el resto de sentidos, Benten-Kami tiene a una persona por cada uno de ellos con la que conecta de un modo muy directo para poder experimentar las sensaciones que transmite ese sentido en particular en nuestro mundo mortal... En este caso, el sentido del gusto es una mujer de esta ciudad, así que... no se porqué la diosa ha actuado "por su cuenta", si es que era eso lo que deseaba.

Aunque es obvio que nadie puede pedirle explicaciones a un dios. Sería como un samurai cuestionando los actos de un daimio, como mínimo"


Traté de explicarle a Umeko. Aunque no las tenía todas conmigo de que lo entendiera tal como yo.

"¿Otras...? Si claro, como he dicho hay sentidos, y muchas más devotas que de buena gana entregarían su vida por conseguir ese nivel de atención de Benten-Kami al menos una vez..."

Suspiré dejando ver, de un modo velado pero lo suficientemente claro, que se estaba quejando por algo que era un honor a nivel de divinidad.

"¿Por qué usted? Pues... buena pregunta, hay miles de posibles motivos. Desde los más casuales hasta los más complicados. Si tuviera que decidirme, yo sospecho que Ella le dio alguna clase de don al nacer, y en cierto modo ésta es su forma de "quejarse" por el hecho de que usted no sólo no cultive ese don sino que lo rechace. Es decir, no creo que Ella haya "anidado" ahora, sino que siempre ha estado ahí dentro.
Pero sólo es una suposición, podría haber muchas otras circunstancias...

Incluso... bueno... podría haber sido... culpa mía, en cierto modo. No la causa pero quizás si el acelerante"


Susurré levantando la vista con un gesto terriblemente inocente de gatita.

"Me he pasado la vida tratando de llamar Su atención, y cuando consigo sentirla a mi alrededor de la manera que sea para mi es maravilloso, pero... en fin, ya sabe, eso no tiene porqué ser igual para todos" dije refiriéndome a su rechazo.

"No se si funcionará... sin embargo, si lo desea, puedo recoger mis cosas y... marcharme de aquí. Y no volver a acercarme a usted ni a su familia.
Tal vez eso haga que la Fortuna se olvide de usted poco a poco... En el caso de que mi presencia fuera la causa, claro"


Siseé con un tono medidamente desvalido, como un cachorro adorable a punto de ser abandonado.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Umeko miró en derredor, ni tan siquiera aguantando la expresión tres segundos en cada parada, meditabunda, como si entendiera que a un dios no se le podía pedir explicaciones y que aunque las diera puede que ni ustedes lo entendieráis pero que estaba allí.

"Si ese.... gusto... de ella está en la ciudad.. ¿No tendría más sentido experimentarlo con ella?"

Umeko se llevó la mano a la boca pensativa.

"No tiene sentido.... que sea exactamente así... es decir.... parecía confusa No es como si yo... es complicado de explicar la sensación..."

Umeko se sentó en el suelo del dôjo y te indicó que te sentaras con ella, que no te marchases.

"No tenéis por qué iros..."

Murmuró.

"Pero entended mi desconcierto... en un momento he dejado de sentirme yo y.... no es como si pudiera elegir a qué kami llamar la atención pero es complicado entender por qué así y por ejemplo por qué no Bishamon. ¿Hay algo malo en mi como guerrero?"

¿Te sentías tu así si hubieras usado toda tu vida al amor y de pronto la guerra hubiera llamado a tu puerta?

Umeko respiró hondamente y puso sus manos sobre las rodillas.

"Pero tengo claro una cosa... una que no habéis entendido o que yo no me explicado bien o que.... es complicado... era y no era yo a la vez, estaba disosiada ¿me explico? Estaba ahí sin estarlo pero a la vez... el sabor..."

Tragó saliva despacio.

"No sé cómo explicarlo sin ofenderos, la verdad." reconoció. Así que como supongo que tampoco es que importe mucho más, ya que... os he mordido, lo diré de todas formas.

Es como si esa entidad disociada tomara el control de mi cuerpo y quisiera y no quiera hacer algo, quisiera y no sentir algo, realizar y no hacer cierta acción.

Y cuando lo hice... entendí que era lo que quería ella sentir, saborear... pero a la vez... aquello..."
Umeko te observó con la cabeza gacha apenas podías ver sus ojos entre su maraña de cabello salvaje."La que no sabíais como humana érais vos... O eso o tenéis el sabor de usa diosa."




OUT
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!! XD
final tantantaaan
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Pues... si, lo tendría. Aunque es complicado de explicar, depende del estado de ánimo de la Diosa. ¿Nunca le ha sucedido que cuando está más triste su apetito le pide una cosa, y cuando está más alegre otra diferente...? Algo parecido pero mucho más complicado si es una Fortuna con sentidos humanas"

Traté de que entendiera si no exactamente el motivo por el que podría no haber querido contar con Murasaki, al menos si el hecho de querer cambiar a veces. O al menos uno plausible porque yo tampoco terminaba de entenderlo por completo.

Esbocé una sonrisa de alivio de inmediato al decirme que no tenía porqué irme, y corrí a sentarme junto a ella.

"¿Algo malo en usted...? No, claro que no. En absoluto. Los humanos tendemos a ver la vida de manera dicotómica, si le debemos lealtad a un Clan entonces no confiamos en ningún otro; si amamos a un amante entonces ya no podemos amar a nadie más... Pero para las Fortunas la realidad no es tan limitante. No creo que para ellos el hecho de que podamos estar tocados por varias, o que recemos más a unas que a otras por nuestra naturaleza, sea una ofensa o lo consideren algo despectivo.
Así que ser atractivo para Benten y a la vez para Bishamon no es incompatible, ni la intensidad de uno de esos vínculos significa que se debilite el otro...

Además tampoco todas las Fortunas se manifiestan del mismo modo. Usted ha estado en muchas batallas, y ha prevalecido con luz propia donde otros muchos han caído. Se ha cortado el vientre y aún así ha sobrevivido, como con esa otra cicatriz de su hombro. ¿De verdad cree que Bishamon-Kami la considera un mal guerrero?
¿No lo ha sentido a Él dentro de usted en mitad del combate tal como ahora estaba Benten? Sólo que usted es diferente en la batalla, y por tanto su percepción de lo que es usual o inusual también... A Bishamon no trataba de bloquearlo, por ejemplo.

No les culpe a ellos de la incapacidad humana para expandir nuestra mente y sentir a todos los dioses, tal como hacen los iluminados"


Le "regañé" a la Matsu, aunque de un modo amable y hasta cariñoso, mientras sonreía como sensei había hecho centenares de veces conmigo.
Bueno, puede que más bien miles, ji...

"No creo que pueda usted ofenderme fácilmente, Umeko-sama, así que no se preocupe.
Salvo que diga algo malo de Satomi-sensei...
O que piense que he engordado. No es cierto, ya le he dicho que esta ropa no es exactamente de mi talla"
bufé tratando de estirar de nuevo la pechera.
"En fin, explíquemelo sin preocuparse por nada más, se lo ruego" le pedí ara dejar claro que era yo quien le pedía el favor a ella de hacerlo, así que no tenía porqué sentirse azorada por ser honesta.

"Humm... ¿era esa "entidad" quien quería hacer algo pero usted no quería? ¿O la entidad quería y a la vez la entidad no quería?
Porque lo primero tendría más sentido, claro. Para Benten-Kami los tabúes y las represiones humanas de nuestros sentimientos e instintos no significan nada, incluso le molestan porque bloquean el fluir de su energía a través de nuestro ser. Así que cuando Ella toma el control, puede parecernos aterrador el hacernos cruzar un montón de líneas rojas que nosotros mismos habíamos ido colocando a nuestro alrededor y que Ella ni siquiera ve. Es como... poner un cartel de "prohibido pasar, propiedad privada" delante de uno de aquellos leones, ¿entiende? Eso no les dice nada.

¿El sabor de qué...? ¿Yo...?"


Repetí ladeando la cabeza de repente, sin entenderlo del todo.

"¿De una diosa? Pero... pero... eso es lo que suele decirse de la mujer que ostenta el honor de ser Su Gusto... Y ésa... no soy yo, es... Murasaki-sama... "el dragón"

Murmuré para mi misma, aún confusa.
"¿De verdad... yo? Pero... ¡hace mucho que deseo ser merecedora de ese honor!" exclamé sonriendo, a punto de emocionarme.

"Un momento, un momento Sakura... Vamos a calmarnos.
No te hagas ilusiones. Benten-Kami ha estado aquí, pero sabes que se ha ido...
Puede haber sido sólo algo pasajero. Un instante fugaz de ese don, esa experimentación, lo que fuera que Ella quisiera saborear... Y que después se lo haya llevado de nuevo con Ella. Y ya está.
Puede ser, claro que si... Todo puede ser. Si te emocionas antes de tiempo, luego te llevarás un chasco y es injusto porque... aunque haya sido puntual, era el sabor de una diosa. Eso es lo que Umeko ha dicho"


Murmuré hablando conmigo misma, sin ser demasiado consciente siquiera de que estuviera haciéndolo en voz alta.

"Vale. Vale... hay que hacer una prueba..." decidí finalmente, levantando la vista hacia la Matsu. Tomé aire profundamente...
"Ya se que lo que voy a pedirle le parecerá una locura pero... ¿podría volver a hacerlo y decirme si ahora nota el mismo sabor que antes, o si ya es normal?"

Le pedí juntando las manos a modo de súplica.

"Por favor, estaré en deuda. Puede pedirme lo que quiera a cambio... Pero necesito que sea usted, ya que ha sido quien lo ha hecho antes y por tanto es la única persona que puede compararlo y decirme si ese... "sabor de una diosa" ha vuelto a cambiar o sigue ahí...

Por favor"


Le supliqué con mi mejor expresión de gatita irresistible para pedir cosas.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Umeko escuchó tus palabras en silencio y con la mirada baja como el alumno que es adoctrinado mientras asentía despacio. Cuántas veces te habías visto tu en aquella misma situación con sensei, tratando de entender sus palabras y el alcance de estas con la única determinación y seguridad que todo lo que ella te contaba era cien por cien verdad y en tu beneficio. Nunca te habías parado a pensar pero poner en palabras algo que sabías como respirar era más complicado de lo que parecía a simple vista y de pronto entendiste el por qué a Satomi le costaba también encontrar profesoras y que al final las mejores y las que se quedaban eran antiguas alumnas que habían interiorizado las enseñanzas y encontrado la forma de transmitir lo que sabían en sus carnes que era cierto.

La Matsu pareció algo aliviada al saber que su falta de decoro y cortesía llevado por la diosa no suponía una merma para ti, después de todo la que imponía los límites en este caso eras tu, ya que eras cortesana y ella una bushi y tu honra y honor era lo que estaba en juego.

"No.... es como si Ella quisiera y yo no... y ambas partes estuvieran fusionadas... "

Lo cual tenía más sentido, Benten hacía lo que quería y cómo quería con sus propias convenciones y la Matsu era arrastrada por la diosa.

Umeko te miró consternada mientras murmurabas a toda velocidad y discutías contigo misma, obviamente ni te distes cuenta de su expresión de estupefacción y de no entender nada ya que tu misma estabas tratando de llegar a la verdad.

"¿Qué la qué?!"

Casi le da un infarto o al menos un paro cerebral al oirte pedir aquello. Alzó las manos hacia ti pidiendote que por favor no le pidieras eso y negó con mucha rapidez con la cabeza.

"¿Y no puede ser de otra forma? Es decir... ¿Si fuera...? No sé ni de lo que estaba hablando antes murmuró ¿si fuera algo de la diosa no lo sentiría vos misma?"

Aunque claro no tenía sentido el hecho que tu te reprobaras porque no sabías a qué sabía pero de todas formas era obvio ¿no? Suplicaste y suplicaste con la mirada y con palabras una y otra vez hasta acorralar a la Matsu.

OUT: no te voy a hacer seguir suplicando, me supongo lo importante que es para ti, tiro lo que haga falta, seducción incluso y te sigo la escena.IN

Umeko estaba totalmente contrariada pero tu encontraste una forma que no fuera tan brusco para ella. ¿Y si tan sólo te daba un mordisquito en la mano? ¿No era para tanto verdad?

La Matsu cogió tu mano al final tras tanta súplica y explicaciones aun muy consternada pero viendo lo importante que era para tu fe aquello accedió con aquella modificación. Tomó tu mano, y llevó el dorso a sus labios para posarlos sobre estos y morder levemente aquella parte, sobretodo la que une el dedo pulgar con el índice.

Fue un segundo y obviamente la Matsu lo hizo rápido, lo lento fue el acercamiento, pero esta con rapidez te miró a los ojos y negó despacio.

"Lo siento... si fue ella... o si era parte de ella... ahora mismo... no he sentido lo mismo..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"¿Usted no quería hacerlo... O no quería querer hacerlo?" bromeé, riéndome acto seguido de manera clara evidenciando que sólo lo decía para destensar el ambiente y que la Matsu dejara de darle vueltas al asunto.
Humor escorpión, al menos.

"Eso tiene sentido, en cualquier caso. Pero no explica el motivo por el que la Diosa haría algo así claro, ni si es un mensaje para mi, para usted o... con otro porqué muy distinto"

Suspiré encogiéndome de hombros. Al final la única que podía responder a eso era la propia Benten, si quería, o sensei, pero ninguna de las dos estaba ahora allí.

"Me temo que no hay otra forma... Sólo usted lo ha sentido, así que sólo usted puede compararlo antes y ahora.
Si pudiera sentirlo yo misma... bueno, no se como funciona eso para quien es el sentido del Gusto, pero creo que sería una locura tener todo el tiempo ese sabe en mi propia boca, ¿no le parece?"


Le expliqué señalándome mi propia cara, tratando de que se diera cuenta de que no estaría sólo sobre mi piel sino en mi misma al completo. Incluso mi propia saliva así que la portadora se pasaría el día saturada por aquella sensación, veinticuatro horas al día, días siete días a la semana.

"¿No...?" murmuré con un tono lastimero, cuando ella dijo que ya no estaba.
"Aunque en el fondo de mi ya lo sabía, por un instante tuve la esperanza y... bueno, ahora tengo unas ganas inmensas de llorar"

Dije avisándola por si aquello le molestaba llegado el caso, esforzándome aún por mantener una sonrisa.

"Tengo que darle las gracias de corazón, Umeko-sama. Ha sido de verdad muy amable intentándolo de nuevo... Imagino la terrible decepción que ha debido de ser para sus sentidos esta segunda vez, como cuando en una feria pruebas una delicia en un puesto y te pasas todo el día pensando en volver al día siguiente al mismo lugar, pero al comerlo de nuevo... ya no es lo mismo. Y no sabes qué ha cambiado, si la comida o tu propia percepción, pero... simplemente es decepcionante"

Murmuré mirando mi mano, luego a sus ojos y después bajando la vista del todo. No llores. Venga, no llores...

"Perdón. Se que para una Matsu como usted, esto no está bien..." suspiré excusándome por alguna lágrima acumulada que me afanaba en secar cada vez antes de que se derramara "Pero supongo que... necesito soltarlo de algún modo. Ha sido un segundo, sólo eso el tiempo que realmente he pensado que podría haber sido algo... más, pero tiempo suficiente como para acumular mucha tensión dentro de mi por esa emoción... ¿sabe...?

Aún así, mi "oferta" para explorar esa senda de Benten sigue en pie, si lo desea. Quien sabe, quizás termine por volver a encontrar esa sensación, ese sabor de algún modo.
Se que ahora me va a decir que no, es un bushi orgulloso de ignorar a Benten a fin de cuentas, y la consternación por todo lo sucedido en este momento no le dejará pensar con la suficiente claridad, sería lo lógico. Pero le advierto que es adictivo, una vez que se ha probado el cielo, lo terrenal pasa a tener un sabor gris e insulso... Quizás ahora no se de cuenta, pero tal vez llegará un momento en que no pueda dejar de pensar en lo que ha sentido hoy, de recordar su sabor y... para cuando llegue ese momento, tan solo recuerde que puedo asegurarle que la senda de Benten es el único camino de volver a tenerlo en sus labios; en su alma. Es la clase de sed que no se calma con agua.

Puede que precisamente por eso lo haya hecho la Diosa. Para no dejarle más opción que recorrer su sendero, tarde o temprano; no en vano dicen que es como una droga.

Si es así, y lo creo porque creo que todo esto ha sido por usted desde el principio más que por mi, debería sentirse tremendamente halagada por semejante interés de una Fortuna, se lo advierto.
Literalmente. Benten-Kami no encaja demasiado bien el rechazo"


Le expliqué todo, dejándola con sus cavilaciones sin esperar realmente que me respondiera antes de tomarse el suficiente tiempo como para pensar en todo aquello.

"Y ahora, me sigue debiendo un masaje; no crea que por morderme iba a olvidarme que le he ganado"

Volví a sonreir de nuevo, dejando claro que aquel lance no me avergonzaba en absoluto ni culpaba de lo más mínimo a Umeko así que podía permitirme bromear con ello.

"Oh, además tengo un favor muy importante que pedirle... Y tiene que decir que si. Pero se que lo primero que me dirá es que tajantemente no, así que... va a ser un baño muy divertido"

Le adelanté, riéndome al recuperar de nuevo el encanto felino al darme cuenta de que el sudor tras el combate comenzaba a enfriarse sobre mi.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Está claro que no podemos saber lo que piensa en dios..." Suspiró Umeko, aunque tu sabías que sensei puede que si lo supiera, al menos con Benten.

Umeko puso una cara de horror y pánico total cuando dijiste que querías llorar, sobretodo porque seguramente en tu expresión ya se pintaba aquello y entonces hizo algo que no te esperabas. Te tomó del cuello y te acercó a ella, puso tu cabeza sobre su hombro y ella miró al lado contrario como si con ello dijera que "así no te vería". Si llorabas aquello no existiría, una vez más la fachada quedaría intacta y tu honor a salvo.

"No... pasa nada... si llora..." susurró."Cuando sirves al Clan, al bushido, a los dioses.... hay partes del camino oscuras y tormentosas... es humano sentirse así."

Umeko se aclaró la voz apretándote contra ella mientras sentía tus lágrimas en su ropa y con la otra mano terminó acariciando despacio tu cabello.

"Puede ser decepcionante pero también... si yo fuera una seguidora de Benten... también lo vería como un logro. Después de todo... ¿Cuántas compañeras suyas la han oído reirse, hablar o ser parte de uno de sus sentidos? No sé nada de vuestra escuela pero a mi... desde fuera, me parece algo bastante especial ¿no?

Puede que si, que sea poco, que haya sido un reflejo pero... es como cuando te sale por primera vez un kata que no lograbas dominar, la siguiente vez de nuevo no te sale y es frustrante pero ya lo has conseguido una vez y eso significa que puedes, que debes seguir hasta que no sea sólo una vez ni fruto de un buen momento... Es doloroso pero también es lo que nos empuja a seguir con más fuerza...

Al menos eso es lo que a mi me ha pasado con el entrenamiento siempre."


Mencionó tratando de alejar tu mente de la pena.

"Y bueno.... ejem... tomaré en consideración su consejo."

Te dijo acerca de lo del sabor, aunque claro, aquello sonaba tan raro como sabías que lo hacía sin embargo... que aquello hubiera pasado y teniendo en cuenta tus planes para con la Matsu... ¿No era bueno que pensara en aquello una y otra vez?

Umeko, contigo aún sobre su hombro se rió cuando le dijiste que no se te olvidaba que habías ganado y te dijo:

"¿Y qué tal si por las molestias te invito a ir a la Flor Mimada? Corre a cuenta del bocado de un león."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Está claro" asentí dándole la razón en que eso al menos podíamos tenerlo claro; que sólo sabíamos con certeza que apenas sabíamos nada.
Exceto sensei... pero ella no estaba allí en aquel momento.

Así que me entraron unas terribles ganas de soltar todo aquello llorando, en el fondo era una manera de exteriorizar los sentimientos tan válida como reírse cuando era oportuno, pero sabía que no era cortés hacerlo delante de Umeko pues a algunos samurai podía molestarles ver esas cosas.
Lo que no me esperaba para nada era lo que sucedió entonces; por su propia iniciativa me acercó a ella y me dejó apoyar mi cabeza sobre su hombro. ¿De veras solían hacer eso las Matsu, o Umeko había aprendido "a la fuerza" junto a Shinode? Más bien lo segundo, seguro.

Daba igual, liberada de ataduras dejé rienda suelta a mis lágrimas y lloré todo cuando necesitaba para exorcizar aquel vacío que la marcha de Benten había dejado en mi.
Cuando además me acarició el cabello, de pronto me sentí mucho mejor. Le rodeé con mis brazos y me encogí contra su cuerpo apoyando mi peso sobre ella y dejándome abrazar dócilmente.

"Claro, claro que es un logro. ¿Mis compañeras...? Bueno, seguramente la más afortunada la haya escuchado reír. Tendría que preguntarle a sensei pero además oírla hablar o ser parte de uno de sus sentidos... puede que ninguna. O casi ninguna. Solamente yo.
No sólo es algo muy especial, único, es... una bendición divina que a muchos mortales puede llevarles cientos de vidas conseguir.
Soy una afortunada. Más que eso... privilegiada.

Eso lo se... Aún así, es difícil encajar cuando la sientes tan cerca y se marcha. Sólo eso. En seguida me sentiré mucho mejor...

Le agradezco mucho su comprensión, Umeko-sama. Lo necesitaba de verdad.
Necesitaba su abrazo, y sus palabras... Gracias por todo ello"


Sonreí aún con la cabeza apoyada, notando como las últimas lágrimas se deslizaban por mis mejillas. Parecía que ya no quedaban, que no hacían falta más.

"Me gusta más cuando me tutea, preferiría que lo hiciera siempre" suspiré "Y... ¿puedo hacerlo yo también? Si quiere, sólo cuando estemos a solas, como usted prefiera.
Con todo, prometo no llamarla Ume-chan... salvo cuando sea estrictamente necesario. Promesa de escorpión"
bromeé volviendo a sonreir divertida como cuando salía el sol de nuevo tras la lluvia.

"Si, piénselo" asentí sobre lo de las consecuencias de haber probado una vez el sabor de la Diosa. "Pero tiene que prometerme una cosa, darme su palabra de Matsu con todos sus ancestros de testigos; nunca, nunca, bajo ningún concepto, por mucho que desee sentir ese sabor de nuevo, jamás acudirá a Shosuro Murasaki-sama.
No me pregunté porqué. Solo júrelo..."


Le supliqué levantando la cabeza lo suficiente como para mirarla directamente a los ojos.

"¿Intenta negociar con una Bayushi...?" repliqué siguiendo su risa "Un bocado de león vale mucho más que eso. Además me ha mordido tres veces... La vez que se lo he pedido yo se la perdono, pero por los otros dos tendrá que hacerme una oferta mucho mejor, ji, ji.
En todo caso, los mordiscos van aparte, no incluyen la apuesta por haber ganado el combate.

Aunque... si dejas que en la Flor Mimada a ti te hagan los mismos tratamientos que yo pida para mi... todos y cada uno de ellos, eso quizás sea otra cosa. Pero tendré que verlo para creerlo"


Puntualicé realmente divertida con aquella negociación.

"Le haré una contraoferta. La Flor Mimada con mis condiciones, y el contenido de una "caja misteriosa", a cambio de la apuesta y de uno de los mordiscos. El otro, me lo quedo para mi... de momento."

Siseé riéndome justo en la misma posición en la que hacía unos minutos estaba llorando.

"¿Qué le parece, Umeko-sama? ¿Trato?"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Umeko se quedó callada, simplemente se dejó abrazar y mirando hacia otro lado ya que "aquello no estaba pasando" te dejó llorar en paz a la vez que el silencio se extendía por el dôjo sólo roto por tu quedo quejido.

La Matsu escuchó tus palabras y aunque no la veías sentías todo el peso de la responsabilidad que ella sentía por aquella confesión.

"Quizás deberías verlo de otra forma."

Comenzó a decir.

"Una grulla es una grulla por mucho que trate hacerse pasar por gallina."

Aquel dicho te hizo gracia al instante.

"Lo que quiero decir es que puede que hasta ahora hayas creído ser gallina, pero seguro que siempre has sido grulla, tienes que redescubrirte y entonces estoy segura que podrás ser una con tu diosa porque para empezar... creo que ya lo eras de inicio."

Umeko asintió despacio cuando hablaste que ya estabas algo mejor y que no necesitabas llorar más. Y una vez corta cuando le pediste poderla tutear, cuando estuvierais a solas.

La Orgullo te miró de reojo cuando de pronto te hiciste aquella petición tan extraña pero algo vio en tu mirada que la suya se tornó seria. Los segundos se aguantaron y parecieron dilatarse hasta que por fin esta rompió el silencio.

"Le doy mi palabra de León."

Te contestó muy despacio, haciendo hincapié en cada una de las sílabas y en el potente significado de aquello.

"¿Una caja misteriosa?"

La sorprendiste. Un león es un gato grande, pensaste mientras veías la duda en su mirada, a fin de cuentas y eran seres curiosos. Umeko miró al dôjo vacío meditabunda y al final asintió despacio.

"Bueno... he perdido después de todo ¿Qué más dará? Ya mis Ancestros me lo van a reprochar cuando llegue con ellos, una cosa más que una menos..." sonrió de medio lado.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"¿Verlo de otra forma...?"

Repetí con curiosidad, levantando la vista hacia ella aún con surcos húmedos sobre mis mejillas. ¿Grullas y gallinas? Aquello llamó poderosamente mi atención a la vez que inevitablemente me hacía sonreír.

"¿La grulla soy yo...? Pero... ¿que una Matsu diga que soy una grulla es un cumplido?" pregunté algo desconcertada. "Aunque creo entenderlo... ¿es como el cuento del cisne? Adoro esa historia.

Hum si, puede que ya lo fuera de inicio... El cisne siempre fue un cisne. ¿Aunque qué es lo que aún nos separa entonces...? ¿Es algo que perdí, o que todavía no he encontrado? Sólo la Diosa lo sabe, claro.

¿Pero como se redescubre una...? Así dicho suena fácil pero como sensei siempre me decía: "cuando se trata de algo interior de nosotras mismas, si supieras lo que buscar, ya lo habrías encontrado"


Murmuré con un pequeño mohín de fastidio por esa sensación de no tener algo que quería, apoyando la cabeza en su hombro, asumiendo que no pensaba abandonar aquella posición tan cómoda y cálida aunque ya hubiese terminado de llorar sobre su hombro.

"Gracias, Umeko-sama. Su palabra era todo cuanto necesitaba" sonreí abrazándola alrededor de su otro hombro, relajándome tras quitarme un enorme peso de encima después de escucharla prometerlo.

"¿Sus ancestros? ¿Por qué iban a molestarse? Éste es su dojo, y yo vengo aquí como alumna... no para aprender a combatir como una Matsu, aspecto en el cual jamás habría podido ganarle de igual a igual, sino para aprender a defenderme si alguna vez alguien con un entrenamiento superior me atacara... ¿No es ése el objetivo de estas clases?
Entonces mi éxito como aprendiz es su éxito como maestra. En mi opinión, sus ancestros deberían estar muy orgullosos de usted, Umeko-sama"


Asentí convencida de cada una de aquellas palabras. Quizás fuera una lógica muy escorpión, pero sin duda era cierta.

"La caja misteriosa entonces... una elección muy acertada. Siempre lo es cuando alguien la elige, ji, ji.
Pero-recuerde-que-ha-sido-decisión-suya"
le recordé entre dientes, antes de aspirar profundamente y decir...

"El contenido de la caja, y por consiguiente el pago que me debes es...

Que pose usted para el grulla que ha retratado a Satomi-sensei...

¡No es una obligación"
me apresuré a explicar, para que no dijera nada aún, especialmente un NO, o algo peor.
"No es esa clase de deudas... Sólo quiero que consideres la idea sin rechazarla de plano por el hecho de que... bueno, prejuicios ya sabes. Sólo tienes que pensarlo, y me sentiré completamente saldada. Aunque finalmente la respuesta sea que no.
Pero pensarlo... en profundidad, eso si.

Incluso si te interesa mi opinión al respecto, puedo exponerla. O no, si lo prefieres así"


Dije haciendo un gesto sobre mis labios de boca cerrada, por si acaso no quería sentirse influida aún más allá del hecho ya de pedírselo.

"Y un buen momento para comenzar a pensar es cuando estemos en la Flor Mimada cubiertas completamente de esos lodos de arcilla que dejan la piel tan suave y la mente relajada...
Además ne-ce-si-to bañarme. Estoy a punto de superar el tiempo en que puedo permanecer sin hacerlo después de haber sudado, antes de empezar a sentirme sucia y volverme histérica"


Dije con total sinceridad. Aunque tal vez la Matsu no fuera consciente de lo muy literales que eran mis palabras cuando mi instinto neko se desquiciaba, y no lavarme lo suficiente era una fantástica causa para ello.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Responder