Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Es un viejo dicho." tosió tratando de quitarse la vergüenza de que claro, para un león hablar de una grulla, aunque fuera un animal no era muy normal."Si, es como el cuento del patito feo, pero en este caso creo que no es que seáis rara por escucharla es que creo que estáis en esa conexión, predeterminada, solo que aún no os dáis cuenta que sois una grulla, o un cisne, como queráis."

Umeko dejó una leve sonrisa al verte de nuevo más calmada e incluso "malhumorada" y pensativa y suspiró aliviada al verte dejar de llorar.

"Si supieramos lo que piensan los dioses entonces seríamos como los henshin Asako." Comentó."Pero al final todo llega."

Eso último también te lo decía mucho Satomi, que había que ser paciente que al final todo llegaba.

Umeko sonrió de medio lado al oirte dar aquella explicación de cómo tu éxito era el suyo y asintió solamente.

"Bromeaba." Murmuró rascándose la cabeza quizás algo avergonzada por no haberse hecho entender bien."Creo que no se me da nada bien hacerlo..."

La expresión que puso Umeko cuando le contaste "el contenido" de la caja fue... indescriptible.
Se quedó paralizada. Sin saber que decir y con cientos de ideas cruzándole los ojos.

"¿El Grulla?" preguntó aún atónita.

"Pe... Pero... ¿Por qué?" preguntó confusa."¿Os ha hecho algo? ¿Os está extorsionando?" No dejaba de ser paradójico que una León preguntase a una Escorpión si la Grulla la estaba presionando.... Pero estaba claro que en la mente de Umeko el motivo por el cual le pedías eso estaba muy oculto en las sombras racionales.




OUT
me has dejado KO y además me he reido un montón Sako, punto para ti sin duda jajaja
Por cierto, la escena en la que se lo cuentas puede ser describiendo que vais a la flor Mimada o incluso en esta, creo que es mejor y así adelantamos en el espacio para no retrasar, incluso puede ser tras una cortinilla de estrellas directamente allí, como quieras.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Escucho voces en mi cabeza, y elevo oraciones al cielo durante las relaciones íntimas... ¿Y aún así tú no piensas que yo sea rara?
En realidad no me importa; el oro es raro, los diamantes son raros... y a todo el mundo le gustan."


Pregunté y me respondí a mi misma, antes de echarme a reír dulcemente tranquila.

"Un cisne.
No es que tenga nada en contra de las grullas pero... crecí con ese cuento, y siempre quise ser el cisne"
eso también era raro; una gata queriendo ser un cisne, ji, ji. Pero yo me entendía...

"Hum, seguro que sensei si sabe lo que Benten-Kami piensa. Aunque por otro lado estoy segura de que si Satomi-sensei hubiera nacido Asako ya sería una Fortuna, así que... igualmente todo quedaría entre dioses.

Se que tiene razón, todo llega a su tiempo, ¿pero por qué su tiempo no puede ser ahora? Tsk, la paciencia nunca ha sido mi mejor virtud aunque en mi defensa diré que tampoco es que sea muy benteniana que digamos"


Murmuré chasqueando la lengua, deduciendo que en realidad esa ausencia de paciencia no podía ser algo que me alejara de Benten, más bien al contrario. En realidad Ella tampoco solía ser considerada una Fortuna excesivamente paciente, para nada.

"¿Bromeaba?" repetí levantando la cabeza para mirar a la Matsu. Entonces empecé a reírme, como si al decírmelo de repente lo viera "Tendrá que perdonarme... No es culpa suya sino mía, a veces soy un poco literal para entender ciertas cosas. Es una característica de... ehm, familia, digamos."

Familia neko, pensé para mi misma. La misma que en cierto modo me transmitía cierta paranoia gatuna sobre que pudiera enfurecerse de repente si, por ejemplo, bromeaba con un tema de sus ancestros león.

...

Cuando llegamos a la Flor Mimada comencé enseguida a dar indicaciones sobre todo lo que queríamos, sin dejar a Umeko quejarse por tener que compartir tratamientos de belleza. Aún así no me corté nada en solicitar el paquete completo, baños, masajes, manicura, peluquería, tratamientos para la piel... Y al final, por descontado, pasar un largo rato en las piscinas termales que sabía que tenía aquel local.
Las había diferenciadas por género, masculinas y femeninas y otras mixtas habitualmente para bushis, pero ni por asomo iba a mezclarme con hombres así que le di a elegir a Umeko, venir conmigo a la de mujeres o... separarnos. Dicho esto último con un tono peculiar que no dejaba dudas de que en tal caso pensaba escabullirme tras ella en cuanto pudiera, ju, ju.

"¿Extorsionando...?
Ah, lo dice en broma, claro... ¿Verdad?
No, verás, el señor Kakita Koji-san dijo que el modelo ideal para el tercer cuadro, después de la grulla y el escorpión, tenía que ser el león. Y qué más interesante, complejo, hermoso y provocador podía ser para un Kakita que un modelo Matsu; claro que hasta ahí sólo sería una conjetura teórica, porque no valdría cualquier Matsu, sólo alguien excepcional, pero resulta que... debiste de impresionarle mucho en ese seminario de iaijutsu en el que te conoció.

Bueno no es que lo dijera tan abiertamente, yo le "saqué" esa información cuando me di cuenta de que hablaba de usted, porque... ¿de quien más podría estar hablando? Es evidente que eres per-fec-ta para la serie.

El caso es que pensé que... bueno, si te lo decía yo, de la forma adecuada, podrías entenderlo mejor que si la propuesta viniera de un Kakita, ¿verdad?
¿Te lo imaginas? ¿Compartiendo serie con Soshi Satomi-sensei...?"


Dije encantadísima con la idea, sin disimularlo en absoluto.

"Por supuesto no te voy a negar que pretendo que Koji-san me ceda el retrato de sensei, y que conseguir tu colaboración me ayudaría a ganar muchos puntos, no obstante... con o sin eso, mi oferta es la mejor que tendrá, estoy segura.
Lo cierto es que tengo un motivo personal para interesarme por quien sea el siguiente modelo, y es que habiendo participado mi madre samurai no puedo permitir que después de ella sea retratado cualquiera que no esté a su altura, ¿no te parece?

Oh, ya se que tal vez, tal vez, pienses que sensei es sensei, y tú un bushi, son mundos diferentes, pero... también había retratado a una bushi antes, Daidoji Nozomi-san. Por supuesto es más fácil porque era una grulla pero parece ser que... cuando un duelista Kakita actúa como artista siguen gustándole los retos arriesgados.

Pero claro, a ti también, ¿no? Eres una berseker a fin de cuentas..."


Siseé, queriendo decir que ellas no le tenían miedo a nada.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Y yo rezo en mitad de la batalla para que Bishamon me acompañe. ¿Soy rara por tener fe?" Te preguntó esta.

"Mejor un cisne, si." asintió seguramente de acuerdo con poder alejar aquella metáfora coincidente.

Umeko se guardó una risa que no dejó salir cuando te pusiste a murmurar enfurruñada.

"Estamos en esta cárcel de carne por algo ¿no crees? Si fueramos perfectos ya estaríamos con el todo."

Umeko se rascó la cabeza ocultando quizás cierta vergüenza por su broma mal entendida y asintió cuando le preguntaste si aquello era cierto, estando obviamente más calmada al ver que al final conseguía sacarte una sonrisa.


LA FLOR MIMADA

Umeko a regañadientes accedió a entrar en la parte de mujeres, pensabas que de por seguro en otra ocasión habría golpeado a quien le dijera algo así pero estaba claro que su ego no iba a estar por encima de hacer que una cortesana entrase en una parte mixta, así que a regañadientes cedió.

Umeko gruñó bajo mientras te oía hablar del Grulla, lo de la extorsión no lo había dicho en broma pero no es que lo pensara tampoco, fue casi como una bocanada de aire Matsu más que de ella misma.

"Tuvimos un encuentro interesante." mencionó por el seminario."Es un Kakita peculiar y a la vez es todo lo que se puede esperar de esa familia." ¿Eso era un cumplido o no?

"No entiendo eso de perfección para una serie ni mucho menos lo que yo puedo o tengo que ver con vuestra maestra." murmuró.

"Pero esa serie de cuadros son altamente problemáticas con respecto a la tradición. A mi Embajador le gustan demasido, sería muy problemático no sólo validarlos sino... ¿aparecer yo?" aquello casi la hace reir.

"No me malinterprete, hasta hace un par de días si alguien me llega a decir que vería esa clase de cuadros en exposiciones tan alegremente de arte me habría reído y además me hubiera parecido de muy mal gusto airearlos. Ese artista tiene algo especial, no lo niego, hasta ahora a las dos modelos retratadas no se puede decir que han sido expuestas de una manera... como se suele hacer con esa clase de cuadros.

Incluso yo que no se de arte puedo entender la belleza de estos y el tono totalmente distinto de por ejemplo el arte de dormitorio pero...
¿Por qué además se arriesgaría el autor o una escorpión a que le mordiese una leona si le ofendiera el comentario?"


te preguntó con cierta intriga.

"¿Tanto deseáis el cuadro de vuestra maestra? ¿Es eso o hay algún otro motivo más?"



OUT
Te insto a si quieres hacer tiradas de corte para empujar un poco a Umeko hacia donde quieres, la decisión es suya pero para apoyar tus palabras...
Si quieres claro, sino sólo lo dejamos con el roleo
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Claro que no... Aunque tendrá que reconocer que el culto a la guerra está más aceptado que el del amor entre la mayoría de los samurai, aunque el crecimiento positivo de la población indique que al final se practique más el segundo"

Sonreí divertida por el doble sentido de la broma, aunque el argumento era serio en si mismo.

"Así es" suspiré resignada.
"Al menos es una cárcel bonita, ¿no cree? Bueno, según la de quien"

Dejé en el aire con un pequeño murmullo antes de dejarme caer de nuevo sobre su hombro. No sólo me refería físicamente, sino también al hecho de que como samurais estábamos más cerca de la liberación que los demás, así que aunque fuera una prisión, era una adecuada para la nobleza, por decirlo así.
Y si, algunas también eran más atractivas que otras, sin duda.

...

"Muchas gracias por realizar ese sacrificio por seguir cuidando de mi, Umeko-sama"

Le dije justo antes de entrar donde las mujeres, ya desvestida pero aún cubierta con una toalla, inclinándome ante ella en agradecimiento dedicándole una sonrisa de corazón que esperaba sustituyera por completo al enfado por tener que haberlo hecho.
Miré a un lado y a otro, para asegurarme de que aún no había nadie por allí, y la abracé. Luego carraspeé y entré en la estancia de las fuentes termales como si no hubiera pasado nada.

Una vez dentro, observé a mi alrededor para saber qué se debía hacer allí dentro, pues había oído hablar mucho de aquel lugar pero era la primera vez que entraba. ¿Me sentaba simplemente dentro del agua? ¿Había algún proceso que realizar...?
NdA: Nunca he estado en unos baños japoneses así que no tengo ni idea ^^p

"A los Kakita se les suele tener por arrogantes y vanidosos y... supongo que lo es, pero parte de esas características son infravalorar a los demás además de sobrevalorarse uno mismo; sin embargo nunca he percibido que él pensara eso del resto, así que yo diría que su análisis es correcto; es lo que es, y a la vez es peculiar, para bien.
A sensei le cae bien, así que para bien sin duda"


Asentí convencida de eso. Si a Satomi le gustaba alguien, ya estaba todo dicho de esa persona. Y al revés.

"Pues está muy claro. Usted es perfecta para representar la belleza de las cualidades que emanan del bushido, al igual que mi maestra lo es para las de la religión"

Dije mirándola con curiosidad, incapaz de entender cómo podía no darse cuenta de algo taaan obvio.

"Si a su señor embajador le gustan demasiado esas obras, y una de sus tareas en la embajada es mantener "vigilado de cerca" a su embajador... pues motivo de más para que deba intervenir en esa serie. Estando usted en ella se asegura de que no se banalicen las virtudes del León con otro modelo que podría ser mucho menos apropiado incluso dentro de su propio Clan.
De hecho, es seguro que sería menos apropiado, porque si no lo fuera, es decir si fuera más apropiado que usted, sería a ese samurai y no a Matsu Umeko a quien le habrían encargado la tarea que usted desempeña. ¿O acaso quiere decirme que cree que su daimio se equivocó al nombrarla?"


Le expliqué, a mi modo de ver las cosas.

"¿Arriesgarse... una escorpión?" repetí despacio, tragando saliva despacio mientras la observaba.
"Bueno ese grulla... no le conoce como yo, así que... quizás no sepa que no todo el mundo corre el mismo riesgo dentro de la jaula de las leonas"

Dije titubeando un poco, mirando instintivamente sus manos.
No, ella no me haría daño... No es como Kagehisa, ya lo has visto en el dojo, Sakura. Me dije a mi misma apartando esos pensamientos.

"Si, deseo disponer del cuadro de mi madre. Si cae en manos de un propietario cualquiera, el grulla puede asegurarse de que respete a sensei como es debido, ¿pero y sus herederos, o los herederos de estos? ¿Seguirá siendo una imagen tratada con el debido respeto dentro de cien años? ¿Y de doscientos?
Ese cuadro merece estar en un lugar sagrado donde sea admirado generación tras generación, y yo puedo asegurarme de ello.

Pero ha acertado, hay otro motivo más personal... me encantaría verla a usted en un cuadro de esa serie.

Sin embargo, entiendo que usted es un soldado, no actúa por su propio interés sino por el de su clan, y el de su familia. ¿Sin embargo, y si pudiera ver ese cuadro como un servicio a este interés... Una reivindicación de la mismísima filosofía de Matsu-shiryo?
Muchos samurai no la comprenden, o la ridiculizan. Piensan que es una necedad negar la feminidad de alguien que evidentemente posee un cuerpo femenino. En su ignorancia suponen que el rol femenino y el físico femenino son un todo, y que no se puede renunciar a uno sin negar al otro; por tanto la imposibilidad física de cambiar lo segundo haría inevitable el primero.

Pero Matsu, y corríjame si me equivoco se lo ruego, no renunció a casarse con Akodo-Kami por el hecho de no saber que era una hembra, sino por que anteponía el ser un guerrero a ser una madre o una esposa. Eso tiene que ver con la voluntad inquebrantable del alma del bushi, no con los atributos sexuales de su "contenedor de carne" como usted misma ha dicho antes, ¿así que qué mejor manera de demostrarlo que exhibiendo en un retrato ese espíritu guerrero fluir más allá de un simple cuerpo desnudo? No como una asociación incompatible sino en perfecta armonía e independencia a la vez.

Ya se que... es lógico tener reticencias respecto de que un Kakita pueda llegar a entender esto, así que podría malinterpretarlo en ese cuadro. En ese caso, podría proponerle reservarse usted el beneficio de una "cuarentena"
Es decir, una vez terminado el retrato, usted tendría el derecho a tomarse un tiempo para contemplarlo antes de hacerse público, reflexionando sobre su contenido y solicitando la opinión sólo de aquellos que considerara oportuno. Pasado ese plazo, tendría usted y sólo usted la última palabra sobre si el cuadro "dice toda la verdad", cumple sus expectativas y puede mostrarse, o no lo hace y debe ser eliminado.

En cualquier caso, si llegara a ver la luz sería un servicio a su familia, y a sus ancestros. Y si no estuviera a esa altura, nunca llegaría a ver la luz así que no habría deshonra alguna..."
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Vos misma lo habéis dicho.
Y aún así vuestra maestra tiene 5 escuelas."


Umeko no respondió a si era una cárcel bonita pero cuando te "tiraste" sobre ella pareció dejar escapar una risa y te dio un par de golpecitos en la espalda como si te consolara.


....


Umeko te hizo un gesto para que fueras hacia dentro y al verte algo desconcertada te señaló primero unas baldas que había con agua fria y japones. Había unas banquetas de madera donde te sentabas para poder coger el agua fría con cubos y echártelos directamente o tras haber empezado primero a frotar el cabello con perfumes, champues y demás.

Luego estaba la enorme tina de agua caliente que en realidad parecía emular a un manantial ya que era enorme y de bordes dispares de donde el vapor se escapaba.

Umeko cogió los japones y te indicó que te sentaras en la banqueta para ser ella quien te lavase el cabello, lo cual te recordó mucho a la escuela, en donde todas las chicas lo hacíais las unas a las otras o a sensei que siempre era ella la que te lavaba el cabello cuando estabais juntas. Satomi siempre decía que tenías un cabello precioso y que le gustaba mucho lavartelo y peinaártelo. Era tu orgullo de neko, tu pelito jiji

"Si a Satomi-san le cae bien...." Murmuró esta pensativa como si viera cierta lógica en tu fe ciega.

Palabras.
Eso era lo que se te daba bien y lo que se le daba bien a tu clan.
Mientras ibas hablando de las virtudes del bushido, del León, de su señor, de su aptitud para nombrarla más la veías presa de ellas, pero no sólo de las tuyas sino de las suyas. Lentamente como una madeja, como en una tela de araña. Por el espejo delante tuya y de la balda de agua fria, la enorme extensión rectangular de esta, incluso con el vaho del lugar se podía ver aquella maraña en los ojos de Umeko siendo apresada por ella.

Umeko suspiró cuando dijiste que no todo el mundo sabía el riesgo de la jaula de los leones y con media sonrisa dijo:

"Y a ti se te dan bien las jaulas llenas de leones ¿verdad?"

Aunque Umeko no se había dado cuenta de tus dudas aquello había sido una broma para distender el ambiente quizás porque parte de ella había notado tu inseguridad.

Umeko comenzó a lavarte el cabello pasando con cuidado sus manos por ellos tratando de no ser brusca mientras meditaba.

"Si alguna vez habéis mentido o lo hacéis con respecto a vuestra maestra es la mejor máscara que jamás he visto de un escorpión...." murmuró esta dejando patente que realmente creía todo lo que querias ese cuadro en pos de lo que querías a Satomi. No lo dijo pero en sus palabras había un "lo entiendo" o al menos tus sentimientos habían calado hacia ella.

Y luego seguiste exponiendo todo lo demás. Umeko no habló más mientras lo hacías, estuvo en silencio lavándote el cabello hasta que al terminar.... No lo viste venir. ZAS. Te echó el cubo de agua fría encima de golpe haciendo que casi saltaras del sitio. Umeko comenzó de pronto a reírse y te señaló la piscina de agua caliente.

"Corred para no enfriaros, ya estáis enjuagada."

Te dijo mientras esta era ahora quien tomaba asiento delante de la tina de agua fría y sin importarle nada se echaba encima un par de cubos sin inmutarse.

"id!"

te exigió al verte que aún estabas como un gatito mojado y asustado. Pero hubo algo que te dijo que debías hacerle caso, fue algo en su mirada que te pedía espacio mientras podías ver una semilla que tu misma habías plantado en su mente germinar.
Estabas segura que Umeko no te diría nada ahora pero los argumentos que habías esgrimido habían sido muy convincentes....
Cuando juegas con un gato hay que mover el plumero para llamar su atención, pero también dejarlo reposar porque sino pierde el interés... Con las ideas era lo mismo.




OUT
Ostras, enhorabuena Sako, es que sin tirar ni nah, a modo OU, a lo BUAH MADRE MIA vaya forma de tirar los argumentos de alguien al suelo y reirte de ellos en plan "Sólo uso tu lógica para aplastarte". Y lo peor es que es modo buena ON, es decir, modo Sakura. En serio, vaya pedazo de post.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

Out:
Sin tirar ni nada. A lo bruto :mrgreen: Así cuando funciona y sale bien es más satisfactorio ;-) ;-)
Me encanta que te haya gustado. Gracias por hacerlo notar ^^p
IN/

Miré hacia donde señalaba Umeko y me dirigí allí confiada. Viendo los baldes y el jabón me quité la toalla y la dejé a un lado para que no se mojara, y tener algo seco a lo que poder aferrarme al terminar.
Me senté acostumbrada a que me lavasen el cabello, las sesiones de baño les servían a los gatos para crear relaciones sociales así que a mi siempre me había gustado participar de ellas con mis compañeras, y muy especialmente cuando nos quedábamos a solas sensei y yo.

No se me ocurrió meter la mano en el agua del balde. Supuse que sería cálida como la de las piscinas, termal a fin de cuentas implicaba eso.
Error. Gran error. Pero aún no lo sabía...

"Satomi-sensei no se equivoca nunca. No lo hizo al permitir que la retratara, ni al considerar al Kakita digno de esa confianza"

Asentí desde un convencimiento completamente acrítico. Pero es que era cierto; su conexión con los sensibles kamis de Aire y con Benten le conferían un control total sobre las emociones de los que se le acercaban; mirarla a los ojos era algo más que sentirse expuesto, era sentirse transparente como el cristal. Los que tenían algo oscuro que ocultar, no lo soportaban...

"Bueno, se me deben de dar bien porque a mi no me han mordido" contesté a la broma de la Matsu sobre la jaula de los leones, riéndome "Al menos no en la jaula" añadí tapando mi boca para no soltar una carcajada.

Suspiré cerrando los ojos y relajándome por completo a las caricias sobre mi cabello. Me hacía cosquillas al pasar las manos por donde estarían mis orejas, y se notaba que aunque aquellas fueran capaces de partir un coco sólo con sus dedos, también sabían como ser suaves con algo mucho más delicado.
No, sin duda no se parecía en nada a Kagehisa, pensé dejando escapar un leve ronroneo.

"¿Mentir con respecto a sensei...? Claro que no, ¿qué sentido tendría eso?" murmuré relajada, pensando en que no había manera en que hacerle creer al grulla que no quería el cuadro tanto como lo quería, o que no fuera a sacarle los ojos de un zarpazo si no me lo vendía, pudiera servirme para conseguirlo antes.

Después de eso seguimos hablando, o mejor dicho yo seguí hablando. Las muchas conversaciones que había mantenido en confianza con Kajiko me habían permitido aprender mucho sobre la filosofía Matsu, como se veían a ellas mismas, y al resto, y lo que pasaba por sus cabezas durante esos largos ratos de silencio que tanto desconcertaban a los cortesanos, hasta que estos se llevaban un puñetazo en la cara. Figurado, o no.
Mis propias observaciones sobre Umeko también habían resultado de valor, así como todas las enseñanzas de psicología humana de las clases de sensei, incluyendo a las mujeres que no eran mujeres.

Lo que para nada me esperaba, era un cubo de agua fría. Literalmente.
Supongo que grité, pero las risas de la Matsu debieron taparlo. O tal vez ni siquiera pude hacerlo... Me puse en pie desconcertada mirando hacia donde señalaba, sin entender porqué aquel agua que parecía humeante y cálida de pronto estaba helada en aquel balde.

Me abracé el torso con mis propios brazos, no por vergüenza sino para darme algo de calor.
"H-h-hai... Gracias por... todo, U-Umeko-sama" dije inclinándome, con la torpeza natural de tener la mayoría de músculos encogidos.

Volví a mirar el estanque, y luego a ella de nuevo. Comprendí lo que debía hacer y me fui para allá sin decir nada más, con toda la piel erizada.
Al entrar en el agua, ésta por fin caliente, no pude evitar un hondo suspiro de alivio... Poco a poco me fui destensando y dejándome resbalar más dentro del agua, hasta que ésta me llegó por la barbilla.

Entonces pude pensar con algo más de claridad. Estaba bastante convencida de que la estrategia había funcionado; una idea sencilla, "posar por tu familia y por tus ancestros, no en contra de ellos", debidamente dibujada ante sus ojos de Orgullo era la mejor estrategia para conseguir atravesar todas las reticencias que ella hubiera podido levantar, del mismo modo que un único shinobi podía entrar en una fortificación más fácilmente que un ejército. Y una vez que la idea básica estuviera dentro de su mente, simplemente tenía que dejarla crecer.

Ladee la cara para poder observarla mientras ella seguía en la zona fría. Sabía que el siguiente paso de Umeko, tras concederle cierto crédito ya a la idea, sería consultarlo con la persona más sensata en la que la Matsu podía confiar sin reparos, Shinode-san.
Por supuesto lo había previsto, y pensaba que me convenía mucho. Su cuñada era la clase de persona que veía la luz en aquel arte tan atípico tanto como en la propia Matsu Umeko, así que consideraba que las posibilidades de que se pusiera de mi parte eran muy altas.

Con un poco de suerte, y si el grulla no la fastidiaba, tendría a la leona para su cuadro, y yo el de sensei...
Lo único malo que le vi a todo aquello, es que empecé a darme cuenta de que iba a querer también esa tercera obra, tsk... Bueno, todo plan tiene sus fallos.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
Cuando se hace bien se dice!!! Además te voy a reconocer que pensaba que lo ibas a tener muy jodido pero es que leía el argumento e iba diciendo "ira que mamón" "no me lo puedo creer..." Vamos a MI me has convencido, Umeko es otra cosa, pero tanto ella como yo te podemos decir que la vas a hacer sudar tinta porque la has acorralado contra las cuerdas con su propia Psicología.
IN


"He de admitir que habláis con una lógica a veces que asusta." Te comentó Umeko mientras te lavaba la cabeza sobre tu opinión devenida gracias a lo que sabías de Satomi.

En realidad, por mucho que fuera una opinión fundamentada en tu amor por ella era totalmente razonable por quién era Satomi y lo que ella era capaz de ver en las personas. Aunque Umeko hubiera querido odiar al Grulla el mero hecho que Satomi lo validase si tenías ojos en la cara lo validaba delante del resyto.

Umeko apretó una sonrisa en los labios cuando dijiste que no te había mordido ningún león, en la jaula, y no añadió nada sólo se encogió de hombros.

"Seguro que tenéis gatos y sabéis lo difícil que es de predecir su comportamiento a veces."



¡Esa odias manía de separar el agua fría de la caliente! Pensaste mientras casi de un tiriteo entrabas en la zona caliente. ¿A quién se le ocurría aquella tortura? Aunque bien es cierto que gracias a eso la relajación en la caliente era máxima...
Mientras observabas como Umeko sin parecer importarle se echaba agua fría encima sin problema pudiste ver algo que hasta ahora no habías visto, el cuerpo de Umeko desnudo.

Era una mujer sin duda que la palabra que la definía era impresionante. Tenía todo su cuerpo marcado, musculado, la espalda curtida, los cuadriceps amplios, los hombros redondeados, potentes biceps... Y todo su cuerpo estaba lleno de líneas más blancas que su piel que la surcaban cual rayas de un tigre más que de un león, heridas de guerra. Viste una amplia en un hombro que le bajaba por el omóplato. Te percataste de una que debió ser lacerante en su cuádricep derecho. Una herida le cruzaba uno de los costados y se curvaba hacia el final de la espalda. Pero cuando se levantó, tranquilamente y pudiste verla de frente fue cuando se te quedó atorada la respiración al ver la marca de los dos cortes en su vientre. Dos de los tres cortes que te separan del deshonor.

Debiste mirar demasiado tiempo y demasiado fijo porque cuando te diste cuenta Umeko te miraba a los ojos con seriedad, pero no dijo nada, tan sólo avanzó y se metió en el agua dejando que su aleonada mata de cabello rubio se extendiera.

"Supongo que al no estar acostumbrada a compartir baños con bushis te desagradará." dijo con tono neutro acerca de su cuerpo llena de heridas aunque quizás se refiera a justo las que habías estado mirando. Tu marido era comerciante o algo así he oído ¿verdad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

OUT: Bueno si hay que seguir convenciendo a Umeko me vendrá bien haber convencido ya a la master primero jejeje.
Gracias ;-)
In/

"He aprendido de la mejor, también a utilizar la lógica.
Satomi-sensei siempre dice que en muchos aspectos su filosofía no es más que una recopilación de pequeñas cuestiones de sentido común que tradicionalmente siempre habían estado en la lógica interna de las familias, hasta que por un motivo u otro se olvidaron o se sustituyeron por otras nuevas que en realidad funcionaban peor.
Claro que para ella es fácil decirlo cuando mira al mundo a través de su propia iluminación, ji, ji... Por eso a nosotras nos toca confiar, y aprender de su visión. No hay nada más lógico que eso, para empezar"


Añadí sobre mi fe en mi maestra. Por descontado en mi caso iba mucho más allá, por la relación especial que teníamos ambas, pero eso no quitaba que mi confianza careciera de sentido, al contrario.

"Eso es verdad. Incluso sensei me lo dice a menudo"

Sonreí asintiendo sobre aquella verdad respecto a los gatos, que tan bien terminaba por conocer todo aquel que criaba a uno.


Exhalé el resto del frío de mi cuerpo, pensando con total convencimiento que la próxima vez que viniera a aquel lugar me aseguraría de llenar mi balde directamente de la piscina de agua caliente.

"Algo así" suspiré a la pregunta de mi marido "Comercia con diferentes tipos de bienes de gran valor, a menudo consiguiéndolos por encargo particular. Por eso tiene que viajar mucho a lo largo de todo el Imperio..."
Añadí sobre Kagehisa. Lo de dedicarse a cumplir encargos era muy cierto, y si considerábamos vidas y secretos como un bien habitual de comercio escorpión, que lo eran, todo lo que yo le había dicho a Umeko se ajustaba a la verdad.
"Aunque también sabe manejar la espada, y suele viajar armado al mando de su propia escolta. Alguna que otra cicatriz ha traído de sus viajes, como una justo aquí" dije trazando una línea con mi dedo sobre el lado izquierdo de mi esternón, bordeando el nacimiento de mi seno lo que me impedía señalar exactamente donde estaba la suya, pero centímetro más o menos, era allí "Con la que siempre bromea diciendo que en ese lance perdió el corazón por mi" añadí con media sonrisa desganada, porque por supuesto que nunca creí esa historia.

"Así que en realidad si estoy algo más acostumbrada que la mayoría a verlas, en eso se equivoca, aunque no comparta baños con bushis. En eso si acertaba claro.
También se ha equivocado en que las suyas me desagraden..."


Afilé la sonrisa de un modo más cercano tras eso, sin haber dejado de mirarlas.

"Tal como yo lo veo, las cicatrices de nuestra piel son como los trazos de un kanji que cuenta la historia de la vida de cada uno. No son bonitas ni feas en si mismas, sólo el kanji al completo lo es.
El kanji de los bushis, como el masculino, es diferente del mío. El suyo contiene trazos agresivos, potentes y rectos, mientras que el mío sería redondeado y de curvas suaves. Sus líneas desentonarían en mi kanji, y al revés.

Pero lo importante es la historia que cuenten. Al mirar su cuerpo, las veo hablando de valor, de coraje, de nobleza y sacrificio... También de fuerza, de tenaz supervivencia... Y de transformación.
Ésa, por ejemplo, la más hermosa que posee en mi opinión, es la que me cuenta la historia con Shinode-chan, ¿no es cierto? La de como le salvó la vida, y la de como a través de esa cicatriz doble dio usted a luz a una Umeko mejor, más consciente y más útil para su daimio; la clase de bushi que ésta enviaría a la embajada del león en Otosan Uchi para salvaguardar el honor y la tradición.

¿Cómo iba a desagradarme el trazo que me cuenta una historia tan brillante?
No se lo pensaba decir porque... en fin, hay personas a las que les incomoda escuchar comentarios de halago sobre su cuerpo, aunque no entiendo porqué... Pero ya que ha sacado el tema y lo ha preguntado... "
dejé claro que había sido cosa suya, así que si se sentía incómoda por mi respuesta, sería su "culpa" no la mía, ja "Le diré que si la estaba mirando es porque su cuerpo me parece realmente hermoso, incluyendo por supuesto ese kanji de su vida que porta "pintado". La combinación de su físico y la experiencia vital que esos trazos cuentan forman un conjunto de una belleza salvaje, sensual y tan asombrosa como para... que valga la pena mirarla, aunque sea usted tan indiscreta como para hacerlo notar"

Le dije sonriéndole con un toque de descaro, ya que a la vez que había confesado mi "desliz" lo había expuesto dando por hecho que la responsabilidad era suya por señalarlo, no mía por hacerlo. Un ardid argumental que no se habría sostenido mucho tiempo ante un cortesano, pero tal vez si fuera lo suficiente ante una bushi pillada con la guardia baja ante un halago directo, ji, ji. Al menos sería divertido ver como salía de aquello, si es que lo intentaba.

"¿Cómo sufrió las demás...?" curioseé acercándome un poco para señalar las más llamativas, las de su hombro, costado y muslo. Aunque no implicaba que sólo las más profundas fueran las más interesantes, de acuerdo con lo que le había explicado antes.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
a Umeko vas a tener que dejarla en reposo y que la semilla germine y que Koji haga su trabajo pero la verdad es que no creo que tu puedas hacer más de lo que has hecho, ha sido un win win. Sino fuera porque obviamente esto es rol de verdad y cada Pnj tiene su personalidad y es como es te la habrías comido, vaya, lo has hecho todo lo que se podía hacer así que no puedo más que aplaudirte.
IN


Las malas lenguas decían que las Escuelas de Satomi creaban fanáticas, no era cierto, tu lo sabías mejor que nadie, lo que creaba eran muchas creyentes, creyentes en ella, en la fe, en el amor... Y con una visión tan clara que no entendíais luego como el resto del mundo no lo veía. Si, era un trabajo largo, por eso era una escuela, lo que al inicio se mostraba como una serie de rarezas con el paso de los años, de conocerse a una misma, a la sociedad, las enseñanzas de los dioses y de la pareja así como la familia se destacaba como una clara hoja de ruta a seguir. Y de ahí la fe de todas las alumnas en Satomi y su defensa a ultranza de ellas. Era normal que se pensara que aquellas escuelas hacían espías o fanáticas hacia aquella mujer y que otros clanes pensaran que si mandaban a sus hijas pasarían a ser enemigos en casa, pero no era cierto, por mucho que se dijera.


Umeko asintió quedamente cuando hablaste de tu marido, tomando en consideración lo que contabas.

"No dude que lo piense." Te dijo Umeko sobre la cicatriz."Los bushis tendemos a ideal las cicatrices que terminan con nosotros como mapa de nuestra historia." otra cosa es que fuera real.

Umeko entró en la bañera de agua caliente y puso los brazos por fuerza haciendo que su abultado pecho sobresaliera y se marcaran sus brazos, sus pectorales y sus hombros redondeados. Un cuerpo mucho más fornido y moldeado que el de muchos hombres, pudiste pensar, pero un cuerpo muy hermoso a fin de cuentas, era como la cuerda de una biwa.

"Un trazo agresivo... eso sin duda."

Dijo mientras se pasaba la mano frotando una que tenía en el esternón y que parecía tener dos picos, como si un arma de hasta hubiera herido en esa parte con dos filos.

Luego hablaste de la de Shinode y claro, había habitaba la doblez de quien no está acostumbrada en una sociedad como aquella al halago directo, de quien siendo bushi no le importa hablar de una manera más clara, de quien siendo León aquella claridad y halago tan directo si que podía ser un problema ya que no era Cangrejo, de quien estaba orgullosa de su pasado y de la unión y el cambio que todo aquello le había llevado... Una expresión muy compleja, sin duda, una expresión muy hermosa tu que sabías leerla.

"Como he dicho se tiende a idealizar ciertas cicatrices." Su mano bajó por el agua hacia el vientre hacia donde estaba."Es importante recordar lo que la cicatriz significa no lo que queremos que pase a la historia... si queremos no coleccionar una igual." Luego dejó una media sonrisa en sus labios y añadió"Yo sin duda no podré volver a superar una semejante..."

Mira hacia sus brazos y el resto de su cuerpo mientras busca las que has estado mirando con tu mirada, sientes que en cierta parte es curioso como Umeko puede tener ciertos reparos contigo pero al hablar de batalla notas que en su mente aquel baño es uno mixto, uno de bushis y su ambiente se relaja.

Señala la del hombro y te dice:

"Esta fue con un Daidoji, su yari no me dejaba acercarme sin ser herida. Luchó con honor, con garra... pero la Grulla tiende a olvidar una cosa... Los yaris y las armas de asta están bien para mantener a raya al enemigo que no quiere ser herido."

Umeko se acercó un poco a ti, pudiste ver el brillo de sus dientes que por un momento sus colmillos parecieron más prominentes mientras susurraba:

"Pero no para el enemigo que ya sabe que está muerto."

Luego se reclinó de nuevo.

"Es un buen recordatorio que una herida merece la pena ser llevada con tal de granjearte una victoria, a fin de cuentas si la carne cierra... ¿qué más da? Mi valor no se pide por la suavidad de mi piel."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

Me quedé cavilando un instante. ¿De verdad Kagehisa pensaría aquello de verdad? Aunque fuera una idealización como decía Umeko, pensé que si de él dependiera preferiría creer algo como que se salvó de aquella herida porque en realidad no tenía corazón, o algo así. Lo otro me sonaba simplemente a una burla para mi.
La verdad era que nunca había conseguido descubrir del todo lo que realmente pensaba mi marido, de algún modo siempre me había ocultado sus pensamientos más profundos, así que incluso cabía la posibilidad de que la Matsu estuviera en lo cierto.
Al final suspiré sin más, dejando el tema de lado.

De nuevo no pude evitar fijarme en los hombros de la bushi, dada la postura en la que se sentó. Intenté doblar mi brazo con el disimulo que pude, pero ni contrayendo mis músculos conseguía nada remotamente parecido a los suyos incluso en reposo. Y eso que siempre había pensado que hacía un montón de ejercicio...
Bueno, para mi si que es mucho, cada una es como es, Sakura.

"Creo que sólo un bushi idealizaría la marca de su propio sufrimiento, eso les hace de otra pasta. A mi me da dolor de estómago cuando encuentro la cicatriz de alguna antigua herida en mi cuerpo y recuerdo lo que sufrí, por eso en usted son hermosas pero en mi no lo serían... Además la situación en la que un bushi pudiera recibir una herida grave es clara e incluso noble, pero los escenarios donde una dama pudiese haber sufrido algo así son todos horribles"

Le dije insistiendo en mi argumento sobre los kanjis, y como el trazo que era bello en uno no tenía porqué serlo en otro, y al revés.

"¿Y qué significa para usted, más allá de lo que haya pasado a la historia, Umeko-sama?" le pregunté directamente por la del vientre. Levanté la mano cuando se me acercó, tentada por la curiosidad de tocar una de aquellas cicatrices tan llamativas y comprobar el tacto que había dejado, pero al final me contuve de ponerle la pata encima.

Me di cuenta del evidente cambio que experimentaba la Matsu cuando dejaba salir al bushi que llevaba dentro, cuando éste actuaba como si estuviera en su ambiente, y como de diferente sería si la llevara a hablar de tratamientos de belleza y entonces ese mismo bushi se hubiera dado cuenta de que quien estaba frente a él no era un igual sino una dama femenina, y escorpión además. Toda ella se retraería poco a poco, lo que era divertido para fastidiarla un poco pero en conjunto era mucho mejor como la veía ahora.

"¿La mayoría de sus combates han sido contra grullas...? Daidojis, supongo" murmuré curiosa, tratando de fijarme si mostraba algún signo de guardarles rencor particular. "¿Podría decirse que le gustan aún menos que los escorpiones?" bromeé en un ambiente distendido.

"Oh, no creo que el valor real de nadie se mida por la suavidad de la piel. Para un samurai ésa es, como todo, un arma que puede afilar y aprender a manejar, o no y dedicar su entrenamiento a cualquier otra que le convenga más a su daimio, pero sus armas no definen ni miden al samurai sino sus actos. De otro modo, cualquier heimin con una catana sería un samurai"

Dije mi opinión sobre aquello de la piel.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Para una cortesana una marca es un terrible doblez en su perfección, para un bushi es una medalla. No tiene tanto mérito, es el símbolo que hemos sobrevivido y seguramente por eso lo idealizamos tanto, aunque paradójicamente todos queramos morir en batalla y no poder sobrevivir a alguna de estas cicatrices..."

Dijo llevándose la mano lo que parecía una lanzada en el pecho. Ahora que te estabas fijando mejor te diste cuenta que Umeko tenía el tatuaje de las Matsu en uno de sus marcados muslos y que aquel tatuaje casi parecía hecho a fuego que con tinta.

"¿Qué significan para mi?"

Meditó en voz alta mientras de nuevo se reclinaba en su posición con los brazos fuera de la tina y mirando levemente al pecho.

"Que el honor sin cabeza puede terminar no siendo honor, sino estupidez."

Aquellas palabras te pesaron, o mejor dicho, te diste cuenta el terrible peso que traían consigo, no sólo en un samurai, en un bushi sino en un León y en particular en una Matsu.

"He luchado contra Cangrejos, Grullas y Escorpiones en su mayoría." Te dijo asintiendo."En especial con los Daidoji, es cierto, pero no puedo evitar que si tengo que elegir una animadversión sigan siendo los presuntuosos Kakitas." sonrió de medio lado."Puede que sea un defecto común en las Matsus el odiar todos a una o una virtud. En mi caso no es odio simplemente, es cabeza. Un duelista en una batalla puede desequilibrar más de lo que parece... Tácticamente son un verdadero peligro."

"Bueno, el valor de un bushi se mide por su cuerpo, no por su suavidad, pero sí por cómo este está entrenado pues dice mucho de su disciplina."

Umeko flexionó los brazos al hablar, casi instintivamente y te recordó a las leonas de la jaula, aquellos poderosos músculos preparados siempre, tensados. Bajo la piel no había apenas grasa, sólo músculo que te pareció duro como una piedra y que de hecho al haber peleado contra ella lo sabías, era como una escultura de roca.

"Si entrenas todos los días tu cuerpo debe ser regio."

No dijo "así" "como el mío" pero obviamente lo pensaba y no por vanidad sino porque estabas segura que Umeko entrenaba todos los días del año hasta el agotamiento.

"El valor de cada cual se mide de forma dispar, por eso cuando somos pequeños nuestros padres tienen a bien saber cuáles son nuestras virtudes y empujarnos hacia esa dirección."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"No sólo es una mácula estética para una cortesana. Cualquiera de ésas sobre mi también haría que quien la viera se preguntara si además de herida fui violada, o ultrajada, o qué tuve que hacer para salir viva de ese lance, o peor aún si acaso hice algo para merecerme semejante castigo... Así que darían por supuesto que estoy deshonrada, y al hacerlo me deshonrarían de hecho."

Le expliqué a la bushi. No se trataba de una cuestión de vanidad, la sociedad podía ser muy injusta y arbitraria a la hora de juzgar mal a una dama.

"¿Eso... es una marca hecha con fuego?" exclamé con los ojos abiertos e incorporándome casi de un salto hacia ella al percatarme de aquella otra clase de cicatriz.

"Una armadura tan pesada que impida a su portador levantar su arma, por muy fuerte que sea no cumple su misión. El honor es una armadura, y no debería ser un lastre repleto de florituras y adornos inútiles sino un escudo para el guerrero. ¿Es así?"

Le pregunté con un atisbo de sonrisa, porque aquella filosofía no era muy diferente de la que sostenían en el fondo los escorpiones. Aunque la nuestra fuera más radical y optara por deshacerse de todo rastro de esa armadura a cambio de una libertad de movimientos total.

"¿Contra cangrejos...? Sabía que había disputas entre sus clanes, claro, pero no que éstas hubieran llegado al enfrentamiento abierto en el campo de batalla. ¿No tendrían que cruzar el territorio de terceros clanes para encontrarse? ¿El Paso Beiden o las llanuras Grulla...?"

Dije curiosa tratando de hacer memoria de las clases de geografía para tratar de confirmar que no había ningún otro punto fronterizo entre el Cangrejo y el León que pudiera ser más accesible que esos dos, que controlaban mi Clan y la Grulla respectivamente, y de los que dudaba mucho que hubieran permitido alegremente el paso de dos ejércitos externos por sus provincias.

"Bueno, un general Akodo también puede desequilibrar una batalla, o un cortesano grulla o escorpión en la corte" evité decir espía, mejor nombrar la rama diplomática claro "Y por supuesto un shugenja fénix.
¿Por qué un duelista es tácticamente más peligroso que cualquiera de estos otros?"


Añadí a mi retahíla de preguntas y curiosidades.

Me quedé mirando unos segundos sus brazos al flexionarlos, hasta que me di cuenta de que lo estaba haciendo, me sonrojé y desvié la vista cubriéndome los hombros con las manos y metiendo los brazos en el agua para que no se viera que eran mucho más débiles.

"Yo... si entreno todos los días. Más o menos. Pero... no se, no creo que pudiera llegar nunca a ser tan fuerte, mi naturaleza física es diferente.
Supongo que el gato envidia los músculos del león, pero éste... envidia la flexibilidad del gato. ¿No?"


Murmuré, más para mi misma. Siempre había estado convencida de que cada raza deseaba algo de las demás, y entre humanos no era diferente. Puede que Umeko alguna vez hubiera querido tener la capacidad de una cortesana para que sus rivales confiaran en ella con una sonrisa, quien sabía.

"¿Qué le gustaría a usted tener de mi?" dije directamente al final incapaz de quedarme con la duda.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Tiene un terrible sentido...." Murmuró Umeko escuchando aquello y quizás entendiendo o al menos llegando a comprender que la vida de una cortesana también tenía sus lances...

Umeko miró hacia la pierna y asintió.

"Es mi tatuaje Matsu. Muchos se lo hacen con tinta, pero las que somos Orgullo lo tenemos a fuego."

Umeko sacó la pierna del agua y pudiste ver el mon Matsu en este justamente cicatrizado como si se lo hubieran hecho con una pieza de metal al rojo vivo.

"Si... parecido.
Uno no puede ir al campo de batalla con una armadura ceremonial."
Contestó ampliando aquellas palabras a un dicho bushi."Parece una obviedad... como tantas otras cosas en la vida de un bushi que luego se demuestran no serlo."

"Si, hay que cruzar a veces otras tierras o no, depende de si esas otras tierras de esos "otros clanes" ya no son suyos sino nuestros." Después de todo el León era el máximo expansionista.

"¿Por qué? Bueno, supongo que esas otras opciones son las que la de los otros clanes piensan de los demás, por ejemplo que la Grulla piense eso de un general Akodo pero en el campo de batalla, en la refriega, las manipulaciones de un cortesano no llegan en tiempo real. Puede que paren la guerra pero no esa batalla.

Los fénix no entran en batalla así que es complicado ver a uno de sus shugenjas quemando campos llenos de guerreros...
Pero un duelista es capaz de bajar la moral de unas tropas y subir las de otras con un sólo tajo. Un tajo a la persona correcta en el momento adecuado."


"No es cuestión de si puedes o no puedes es cuestión también de si comes para poder." Te dijo Umeko de su cuerpo y el tuyo."Cuando comamos juntas te darás cuenta la cantidad de comida que se requiere para mantener mi cuerpo en comparación al tuyo. El músculo no sale de la nada." Te dijo esta."Aunque no creo que debieras querer mi cuerpo, cada uno tiene el cuerpo que necesita para su vida, más o menos..."

Murmuró pensativa, seguro que su hermano se había cruzado en su mente.

"¿Qué me gustaría? se extrañoNo suelo desear nada de los demás, soy como soy por deseo propio, la verdad... pero quizás... meditó en voz alta. quizás no descartaría esa habilidad para sorprender que tenéis..."

Y no supiste si lo dijiste por tu habilidad física o personal...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"No sólo los bushi viven en el filo del precipicio. Puede que una cortesana no tome un arma nunca, pero está siempre igual de cerca de caer"

Traté de explicarle a Umeko, sobre todos los riesgos e injusticias que nos acechaban a nosotras fuera del campo de batalla, y de los que en buena medida los bushi si se libraban. Al menos de esos, como que su virtud se pusiera en duda por una cicatriz...

Exhalé un suspiro de admiración al ver el tatuaje quemado de cerca. Sin pensarlo demasiado me acerqué aún más y lo toqué pasando los dedos por su superficie, incapaz de resistir la curiosidad.
Una cosa era sufrir heridas en combate, ¿pero infringírselas ellas mismas...?

"Debió de doler mucho... ¿Qué tiene de malo la tinta? Se que... bueno, dicen que las agujas también pueden ser muy dolorosas" murmuré recordando lo que había sentido yo con Togashi Otsu.
De pronto me vino otra cosa a la memoria, la marca desfigurada de mi Kajiko, en un intento de alguien por borrar precisamente un tatuaje como aquel... E hilando ambos pensamientos recordé que tenía que llevarla con Otsu para que sacara algo nuevo de ella justo allí. Simbólicamente, un renacer de sus propias cenizas...

"¿Qué pasaría si una de esas otras cicatrices hubiera estropeado ésta? ¿Lo habría vuelto a grabar en otra parte de su cuerpo?" le pregunté curiosa a Umeko, aún absorta y pasando la mano por encima.

"Lo que parece una obviedad a veces es lo más difícil de entender... Es como si durante un tiempo hubieran intentado explicarnos los colores pero manteniendo nosotros los ojos cerrados, así que no había manera de entenderlo. Entonces, un día abrimos los ojos y... de pronto resulta que la diferencia es obvia. Ni siquiera necesita más explicación, simplemente está ahí.
No es que antes no lo estuviera, sólo que no lo mirábamos usando el sentido adecuado.

Eso me dijo sensei una vez. También que, pese a todo, muchos no llegaban a abrir los ojos jamás, así que debía detenerme para admirar a quien si lo hubiera hecho.
Por ello, le admiro, Umeko-sama"


Le confesé a la Matsu inclinando la cabeza con mucha elegancia, pese a estar en el agua.

"Oh, los hombres y sus batallas... Discúlpeme, se lo ruego, si desde el punto de vista de una esposa no me siento demasiado inclinada a apreciar aquello que deja tantas viudas a su paso"

Dije sobre las continuas escaramuzas fronterizas, que nunca parecían llegar a ningún tipo de conclusión más que a un constante toma y daca.

"Es peor aún. La intervención de un cortesano puede llegar tarde para evitar la batalla, pero por otro lado puede significar tener que retirarse de la posición ganada como resultado de esa misma batalla, lo que haría el derramamiento de sangre inútil. Imagino que eso debe dejar una sensación muy dolorosa en los soldados que acaban de combatir, ¿me equivoco?

Aunque entiendo lo que dice"
digo pensando en lo que explica sobre el impacto de los duelistas en el campo de batalla "¿Es por eso por lo que usted ha aprendido iaijutsu...?
Así que en realidad, aunque los deteste como enemigos, los admira por su desempeño, su impacto, hasta el punto de querer aprender sus técnicas. Entonces... ¿por qué los detesta? Cualquiera diría que con esa base podrían ser buenos amigos"


Me pregunto con cierta inocencia, porque seguramente esa sería la peor pesadilla de todo daimio Bayushi desde el principio de los tiempos.

"Pero si yo como mucho... Y sensei siempre me ha dicho que es malo, y a fe que tiene razón porque no sería la primera vez que luego me duele el estómago"

Pastelillos, sobre todo. Pero era comer.

"Supongo que si..." reconocí resignada sobre lo de que cada una tenía el cuerpo que necesitaba "Aún así, para no ser una bushi no estoy nada mal, ¿verdad que no? Me conformo con poder mover mi propio peso con la suficiente facilidad, así que si fuera más grande también tendría más resistencia, pero aún así no está falto de mérito, creo yo..." siseé flexionando el bíceps para poder mostrar lo que podía dar de si. En realidad no era poco; Soshi Satomi siempre había tenido hábitos con rutinas físicas estrictas y su cuerpo estaba mucho más fibrado de lo que la mayoría suponía al verla vestida.

"¿No...?" repetí desconcertada sobre eso de no desear nada de los demás. ¿Pero es que eso era posible acaso?
"Oh, bueno... gracias" contesté sonriendo agradecida "Si la sorpresa es grata, claro, ji, ji"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"En esta ciudad eso me queda muy claro. No hay semana que no haya un muerto por causa del honor o del deshonor..." Te advirtió Umeko.

El tatuaje si es que así se podía llamar a aquello de Umeko era rugoso debido a la cicatrización y era esta la que le confería un tono más oscuro haciendo que aquello, fuera lo que fuera, pareciera tener un color marrón oscuro-negro.

"No dolió más que una laceración." Te dijo esta mientras miraba cómo tu mano pasaba por su tatuaje. En un momento ambas miradas se juntaron y ella apartó levemente la mirada. "La diferencia es que este dolor es aceptado y deseado." añadió.

"Hum... Buena pregunta... Supongo que, depende. Un corte en este, una cicatriz más... Tendría que ser algo muy grande para que el tatuaje dejase de verse, quizás algo por culpa del fuego... En cuyo caso, si, yo me lo volvería a hacer. Para mi es un honor y una distinción. Significa lo que soy y cómo soy, una Orgullo del León."

"No soy digna de admiración por eso." te dijo con sinceridad."Si acaso se me podría reprochar por ser una alumna tardía. Aunque bueno... es la historia de mi vida, nunca he sido la más rápida ni la más talentosa, todo lo que tengo lo he ganado a base de esforzarme diez veces más que los demás."

Se sinceró y no sabías porqué pero en cierta parte te sorprendió y no. Había veces que conocías el final casi del camino de algunos personajes y te parecían grandes y extraordinarios y no se era capaz de ver todo el recorrido. Umeko era así, seguro que se había esforzado más que nadie, podías verlo con claridad en el fondo de tu mente si la imaginabas siendo la primera en levantarse y la última en acostarse. Pero no por ello dejaba de ser menos impresionante.

"Entenderéis al decir eso por qué los Leones no somos amantes de la corte y pensamos que son juegos de Grullas y de Escorpiones esas tretas que demuestran la falta de fuerza." Dijo esta.

"Aprendí iai porque no pienso dejarme matar en el campo de batalla, jamás." se rió de pronto."Moriré como una monja vieja en un monasterio donde pueda quejarme veinte años de que debí morir en el campo de batalla. sonrió con sorna. Pero lo haré habiendo salvado vidas de mis compañeros si evito que esos duelistas derroten la moral de las tropas en combate."

Una vez más por los demás.

"Los detesto por su individualismo y por cómo son capaces de dejar atrás todo con tal de su ego y su gloria."

Justo lo opuesto a lo que ella te acaba de decir de si misma. Tenía sentido.

"Coméis que no os alimentáis. No es lo mismo." Te dijo Umeko con el dedo índice señalando al cielo.

"Ya os digo que no tenéis nada que envidiarme. De hecho sois la constatación clara que lo que le decía al ratón de biblioteca de mi cuñada es cierto y por ello la pondré a correr todas las mañanas conmigo veinte vueltas al patio." se rió. Y aquello, encubierto o mejor dicho todo lo que una Matsu podría hablar libremente del cuerpo de otra mujer era un enorme cumplido.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Bueno... no es el honor lo que mata, al igual que no es la espada la que mata. Técnicamente si, pero aunque sea la herramienta nunca he creído que fuera la causa. Es la mano que blande la espada quien lo hace. Pues del mismo modo el honor o deshonor en una corte puede convertirse en la herramienta por la que un samurai muera, pero no será la causa. Ésta siempre está en las personas; deliberadamente, o por imprudencia, negligencia o incluso el mero azar de estar en el momento inoportuno en el lugar equivocado"

Le expliqué a la Matsu mi forma de verlo. No es que fuera exactamente filosofía escorpión, aunque en parte si, era mi visión más personal de todo el asunto.

"Como si una laceración no doliera..." siseé notando un escalofrío por la espalda, mientras seguía tan enfrascada en mis pensamientos que ni siquiera me daba cuenta de que tenía mis manos sobre su piel.
Hasta que su mirada se cruzó con la mía y la apartó "¿Qué...? Oh, perdón... Lo siento" dije antes de pasar las yemas de los dedos por encima una última vez, notando los surcos donde el hierro caliente quemó la piel para dejar aquel dibujo, y comparando como el tacto de aquella cambiaba de la suave zona "libre" a la del tatuaje.

Al final hice un esfuerzo, la dejé y volví a sentarme en mi lugar, aunque sin dejar de mirar aquella marca durante un buen rato.

"Si yo me hiciera un tatuaje estático, siempre preferiría la espalda, pudiendo elegir. Pero las damas de la escuela de sensei no nos tatuamos nada, aunque mis hermanos de Clan si suelen hacerlo, porque nosotras podríamos terminar en cualquier otra familia samurai y ese tipo de marcas podría ser... contraproducentes a la hora de ser plenamente aceptadas allí.

¿Acaso usted se fiaría si la esposa de su hermano llevara un escorpión tatuado en la espalda?
Hum, o la suya propia... ¿Puedo preguntarle algo?"
dije sonriendo como una gatita inocente y curiosa "¿Por qué las Matsu que han hecho ese juramento de castidad por el que no van a procrear y todo eso, y que por tanto les impide casarse con un varón, no toman una esposa? Su castidad quedaría garantizada, eso sería obvio para cualquiera, pero podrían ayudarles cuidando de sus haciendas e intereses mientras ustedes van a la guerra, como la esposa o esposo de cualquier bushi"

Le pregunté sin más.

"¿Por qué no iba a merecer admiración quien se ha esforzado diez veces más que los demás para acabar siendo el mejor? ¿Acaso tendría más mérito haber nacido ya con todos los dones y no tener que realizar apenas esfuerzo para llegar el primero a la meta? Eso en todo caso sería mérito de los dioses que han repartido esos dones, pero en el primer caso es realmente admirable la persona."

Expongo con una simpleza que a mi me resulta del todo evidente.

"¿Se da cuenta de que los grullas y escorpiones dirán exactamente esa misma frase, pero sólo intercambiando la posición de las palabras "fuerza" y "corte"...?
Los grulla no somos amantes de la fuerza y pensamos que esas escaramuzas son juegos de leones que demuestran con ello su falta de corte o diplomacia.
No es que personalmente su argumento me parezca mejor o peor... Es sólo que incluso el color más evidente depende del cristal a través del que se mire. Eso es algo que sensei siempre nos enseña como preparación para poder ingresar en cualquier familia, sin prejuicios ni conflictos"


"Tiene sentido. Supongo que sus muchas cicatrices revelan que realmente desea vivir hasta ese punto" asentí sonriendo. El haber sobrevivido a todas, tenía mucho mérito en mi opinión y sin duda evidenciaba esas ganas de vivir que podrían resultar paradójico en quien asegura estar muerto ya.

"Pero usted misma ha dicho que de un tajo de esos duelistas puede depender toda una batalla, ¿no? Eso es mucha presión sin duda para ellos, y en esos momentos un bushi no va a tener el apoyo de sus compañeros de armas en una formación de escuadrón, así que... ¿qué otra opción tienen sus senseis más que promover a quienes son capaces de dar un paso al frente dejando atrás al resto de sus hermanos de combate, sin dejarse aplastar por las miradas y esperanzas de todos ellos clavadas en su espalda?
Si lo piensa, está claro que para soportar eso y salir airoso hace falta tener mucho ego, así como un notable sentido del individualismo. De otro modo, la mayoría de ellos fracasaría en la misión que su daimio le ha encomendado incluso antes de desenvainar"


Suspiro encogiéndome de hombros. No se si Umeko lo verá como yo porque está claro que la empatía con sus enemigos no es algo que se cultive en los dojos Matsu, ji, ji. Pero al menos me ha aceptado a mi, una escorpión, así que ya es algo.

"No veo la diferencia" refunfuño con un gesto de felina con eso de comer o alimentarse.

"¿Y qué le decía a su cuñada?
Oh, pero no le diga que le pone a correr por mi causa... se lo suplico. Me odiaría"


Sonrío medio en broma medio en serio llevándome la mano a la nuca.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Sin embargo si que te mata, mata el alma y tu futura existencia, puede que no sea algo tangible pero es real. Si tu honor muere tu siguiente reencarnación también en el sentido que no volverás a ser samurai." Dijo esta seria.

Si Umeko te estaba mirando a la vez que tu no apartabas la vista de su tatuaje es algo que no supiste o porque no lo hacía o porque estabas muy ocupada mirando aquello o porque era disimulada. Ella simplemente aceptó la disculpa diciendo:

"Ya, no es nada habitual."

"pero vos si estáis tatuada." Te dijo señalándote el vientre.

Umeko se quedó un momento paralizada al oir aquella pregunta sin duda tan poco común y tardó unos largos segundos en responder.

"Es porque lo que dejamos a un lado no es la procreación solamente sino el centrar nuestra cabeza en otra cosa que no sea la guerra. Si tienes un esposo o... una esposa algo que SEGURO que jamás se le había pasado por la cabeza.al final terminas pensando en esta, en cómo estará, en si la casa estará bien... haces apego y eso en la batalla es peligroso.

Lo mejor que yo pude hacer fue casar a mi hermano con Shinode-san, es mucho más seguro para mi y mi vida y también para ellos, ya que es más plausible que vuelva a casa sana y salva teniendo todos los asuntos atados.

Si tuviera un marido... un hijo... una esposa... No podría evitar preocuparme aunque hubiera sido un matrimonio concertado."


"Bueno... me refiero a que el esfuerzo va con el samurai. ¿Qué samurai y qué bushi no lo hace? No creo que sea nada importante..."

Y lo peor es que Umeko no estaba pecando de falsa modestia, en su vida, en su visión de esta un samurai daba todo su corazón, su alma y su cuerpo a lo que hacía para alcanzar la excelencia. Claro está que tu sabías muy bien que eso no era tan común como debería...

"Si. Lo tengo bastante claro y más desde que trabajo en esta ciudad." Te dijo sobre cambiar los clanes y las palabras para que los rencores fueran los mismos."No hay un camino adecuado. Soy consciente de ello, pero yo tengo el mío, el del León que creo que es el adecuado, quizás no el único, pero si el más adecuado.

Akodo Un Ojo fue el último contrincante por algo."


Umeko se pasó la mano por encima de heridas cicatrizadas que tenía por aquí y allá y asintió.

"No me dejaré matar fácilmente... Les va a costar muy caro desollar a este león para quedarse con su cabellera."

Murmuró poniendo una sonrisa sibilina.

"¿La arrogancia necesaria para sobreponer cualquier obstáculo en el camino? juju Creo que el Fénix tendría mucho que decir a eso... ¿O acaso no fue Shiba el que hincó la rodilla?" Te replicó.

Umeko se rió al verte enfurruñada por no entender la diferencia entre comer y alimentarse y te dijo:

"Comer implica disfrutar de manjares deliciosos de cosas que puede que no sea lo más sano para el cuerpo pero si lo más apetitoso para el paladar, como el dulce.

Alimentarse supone comer lo que el cuerpo necesita justo y nada más. Mi maestra siempre me decía "Comer como un perro. ¿Ves que los perros se quejen de comer siempre lo mismo? No. Ellos no comen, se alimentan y no opinan de ello"....
Y por eso durante mis largos años del dôjo me alimenté de arroz hervido, gachas de avena y pescado. Solamente."


UUUUGGGG.

"Tranquila, no le diré que su nueva tortura viene de su última recluta jaja No quiero que deje su proyecto por temor a nuevas "represalias"....

Pues yo siempre le digo a Shinode-san que la mejor manera de no caer nunca enferma es bañarte en el agua helada en invierno y correr bajo el calor en verano.
Bueno, para ella no sería de manera literal, algo que yo si que hago, pero al final se trata como debéis saber que para mantener la salud hay que entrenar el cuerpo no sólo estar entre algodones...
Sino mirad a la pobre Dama Etsuko..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"¿Tatuada yo? ¿Cómo lo sabe? Lo cierto es que si, pero no siempre se ve así que..." empecé a decir, confundida porque lo supiera. En un momento dado bajé la vista hacia mi propio vientre y me sorprendió ver que el tatuaje de Hanekawa estuviera visible, cosa que sólo sucedía cuando su "espíritu" dentro de mi se fiaba de la persona que fuera a verlo.

"Anda, pues si que se ve" exclamé alegremente, incorporándome para sacar el vientre por encima de la superficie del agua y apartando las gotas restantes sobre mi piel con la mano para que Umeko pudiera ver las preciosas líneas del tatuaje.
"Pero no tiene que ver con mi Clan. Me lo hizo Togashi Otsu-sensei... Es como los de ella, cuando quiere viene y va. Es una dama neko así que es desconfiada y tiende a desaparecer ante los desconocidos pero... parece que usted le gusta, Umeko-sama"

Expliqué tranquilamente, sonriendo al mirarlo.

"Pero asume usted que una esposa es un asunto sin atar, un cabo suelto en la vida de un bushi" argumenté, sin plantearme que Umeko no pudiera tener una si la quisiera. "Sin embargo también puede representar todo lo contrario, una garantía de que todos sus asuntos quedarán bien atados pese a que usted pueda no regresar de cualquier campaña.
Pero no sólo eso. Una esposa es una colaboración vital mutua para cada día. Alguien que puede mantener su espíritu y su mente en paz de forma que el bushi pueda dedicar toda su energía a cada entrenamiento, a cada batalla futura que aún esté por llegar.

Por ejemplo, es evidente el beneficio que Shinode-san ha supuesto para usted, esas cicatrices lo atestiguan, y eso que no es su esposa sólo su cuñada. Suponga que pudiera tener a alguien en quien poder confiar todas y cada una de sus preocupaciones al final de cada día, todos los días. Alguien completamente leal ante quien poder quitarse la armadura, y me refiero a toda, la que lleva como parte de la embajada e incluso ante su familia cercana como su hermano y Shinode-san.
Yo estoy convencida de que esa simbiosis hace al bushi mejor día a día, que es beneficioso para el alma y por tanto para el cuerpo. Aunque evidentemente existe el riesgo de que el cariño le distraiga, el conjunto es netamente positivo a favor de su desempeño como guerrera. Además, en todo caso siempre habrá decenas de cosas en su vida que podrían distraerle; no es la ausencia de éstas lo que hace ejemplar a un bushi, sino su capacidad para sobreponerse a todas... Una vez alguien me dijo que no es más valiente quien no tiene miedo, sino quien teniéndolos todos los afronta y los supera"


Le dije suspirando, como era lógico no podía estar de acuerdo en que una esposa fuera un estorbo. Todo lo contrario.

"Nunca he entendido del todo el orden en el que los Kamis se supone que lucharon en ese torneo... ¿Hida-Kami debería haber ganado seis combates para ser campeón, pero Akodo-Kami sólo dos?"

Pregunté curiosa sobre la forma en la que se había organizado aquello, según lo que había leído de la historia sagrada del Imperio. Tal vez un bushi profesional como Umeko lo entendiera.
Por otro lado obvié decir que Akodo sólo había ganado a una delicada Doji, pero ésta antes había derrotado a Bayushi así que tampoco terminaba de tener claro el modo en que competían.

"No digo que la arrogancia sea el único, ni el mejor camino para superar obstáculos. Desde luego no lo es para los Shiba, pero estamos hablando de individualismo en un samurai al que le han destinado a desempeñar un papel en solitario. No funcionaría con los leones, ni con los fénix... pero con los Kakita si, ¿y quien es capaz de asegurar que pudiera funcionar si ellos mismos fueran de otro modo?
Lo que quiero decir es que... a menudo los prejuicios son solo árboles que no nos dejan ver el bosque"


Asentí convencida de eso.

"¿¿A-arroz hervido, pescado y... gachas de avena??
Pero... la avena con miel, ¿no?
¿No...? ¿Sin miel? Pero entonces sólo es... avena..."


Me quedé mirándola haciendo mi mejor esfuerzo por evitar mostrar una expresión de espanto. ¿Sin pastelillos? ¿Ni platos deliciosos? ¿¿Nunca??
"Bueno, yo... creo que tiene usted razón. Cada una tiene el cuerpo que necesita tener y... no creo que su morfología funcionara para mi ni... al revés"
Asentí tremendamente ya convencida de ello tras la idea de comer gachas de avena sin nada, como todo postre por el resto de mi vida. Que con esa dieta sería cortísima, de eso estaba muy segura.

Ladeé la cabeza mientras la observaba exponer aquel argumento de que las penurias forjaban al guerrero.
"Supongo que eso se basa en la premisa de que el cuerpo humano se adapta y termina por desarrollar resistencia a las condiciones que se le imponen, si se tiene la suficiente tenacidad. Y si no se rompe en el proceso, claro. ¿Eso significa que si fuera su alumna a tiempo completo, y quisiera hacerme más resistente, me golpearía con fuerza esperando que así desarrollara resistencia al dolor?

¿Y si... me bañase en el agua helada en verano, y saliera a correr en invierno? El ejercicio realizado por mi cuerpo sería el mismo, ¿no es así?"


Planteé como alternativa más razonable.

"Bueno, Etsuko-sama... tiene algunos problemas más allá de su cuerpo, relacionados con su espíritu o mejor dicho su esencia. Por eso sensei Nisio-sama se ocupa a menudo de ella"

Traté de explicarle a la bushi que el mal de Etsuko no era exactamente por haber vivido entre algodones.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La expresión de Umeko mostró perplejidad cuando te sorprendiste que pudiera ver su tatuaje pero cuando el nombre de la ize sumi salió a relucir fue como un enorme "aaah" no de entendimiento sino al menos de comprensión de la extrañeza.

"Si es una felina, debe ser por cercanía animal." Bromeó Umeko con respecto a ser leona.

Sin embargo lo cierto es que Hanekawa se la veía sonreir tras un abanico que portaba y que miraba de reojo hacia donde estaba Umeko. A mamá al parecer si que le gustaba la león, o al menos pensaba que era de fiar.

"Lo que siempre dice su maestra ¿no? La he oído hacérselo recitar en la escuela que tiene aquí a las alumnas que "Una buena esposa es la saya que protege la katana que es su marido"."

Te dijo esta.

"Supongo que me decís lo de esposa porque aún no habéis implementado la escuela de Buenos Esposos, esos seguro que le cuesta mucho más a Satomi sacar adelante, las mujeres soléis ser más polifacéticas y abiertas a entender los matices de la vida."

Meditó en voz alta.

"Entiendo vuestro punto pero el hecho que Shinode-san me ayude tanto es por el hecho también que no depende de mi, me siento más tranquila así. Os reconoceré sin miedo que de todos los pecados en los que podría caer no sería en la insensatez de pensar que podría estar ligado a alguien sin tener cariño hacia esa persona y que ese cariño me marcase demasiado. Puedo no parecerlo o puede que si, después de todo por mis sentimientos me abrí el vientre, pero soy una persona de instintos pasionales que trata de controlarlos por el bien que me trae.

Quizás por eso Benten-Kami se aprovechó de mi y pudo entrar..."


"Fueron dos ramales." te dijo sobre el campeonato de los dioses"Igual que se hará con el campeonato Esmeralda. Hida-kami perdió en la primera ronda contra Shinjo-kami en un ramal distinto al de Akodo y Hantei."

"La conclusión a la que una llega después de tantos años de batalla es que los Clanes usan la ventaja de sus individuos para configurar su sistema de lucha." Te dijo esta."Y obviar eso o desmerecerlo es igual a la derrota."

Umeko se rió al ver tu expresión como si dijera "¿Entiendes ahora la diferencia entre comer y alimentarse?" y asintió con cara de "cuando te acostumbras no es tan malo" aunque PARA NADA a ti te convencía eso.

"Me temo que si. Es decir, si fuérais una alumna Matsu, no una alumna a tiempo completo pero siendo cortesana, la resistencia al dolor es parte de nuestro entrenamiento.

Pero como no es el caso, me conformaría con que entrenáseis y que os bañarais en agua helada todo el año."
se rió al final."Eso último es broma, en realidad creo que estáis en una forma formidable, cuesta de creer incluso o tengo que volver a las clases marciales de la Escuela de Buenas Esposas de la ciudad para ver la técnica que usan de enseñanza con las alumnas si todas terminan así."


"Si, bueno, algo de eso se oye siempre... dijo sobre Etsuko.Aunque tengo entendido que ya de joven era algo propensa a los desmayos y a tener una salud delicada esta claro que sea lo que le ocurra, los Kamis y Nisio-sensei sólo lo sabrán, ha empeorado su condición... Espero que sensei pueda ayudarla, la Ciudad Prohibida no cuenta con muchos Otomos tan amables como ella como para perderla."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Se que a las leonas les ha gustado, ji, ji. Cuando me han examinado antes, en la jaula, me han olido por donde estaba el tatuaje y les ha transmitido confianza"

Reconocí riéndome, sin especificar si con eso le daba la razón a la Matsu sobre si era su caso también, o había algo más.
En seguida empezó a darme frío de nuevo, así que volví a dejarme caer dentro del agua caliente exhalando un suspiro de placer.

"Eso es. Pero no implica que esté subordinada, es más bien una simbiosis que hace a la unión más fuerte de lo que sería la suma de sus partes por separado"

Traté de explicarle.

"Sensei siempre dice que los hombres son muy difíciles de adiestrar en su senda, se distraen con mucha facilidad del camino a seguir, y como dice les cuesta ver los matices más que a nosotras, las alumnas habituales de la escuela.
Aunque si hay algún varón que toma como maestra... De hecho, tengo entendido que ha aceptado adoptar como tal a ese pintor Kakita.

Pero no he dicho de una esposa para usted sólo por eso. Con un esposo no podría mantener su juramento de castidad, o mejor dicho, aunque lo hiciera, públicamente se consideraría que no lo hace.
Ademas... no se ofenda pero... no le pega. Usted es un yang masculino; necesita un yin para completarse, no otro yang con el que chocar.

¿O acaso le desagrada la idea de compartir su casa con una mujer?"


Pregunté ladeando la cabeza observándola como una gata, inexpresiva pero curiosa a la vez. No por la respuesta, que ya conocía, sino por su reacción.

"Oh, a mi si que me lo parece" asentí con una sonrisa tranquila, cálida y de confianza como la que usaba Satomi cuando reconocía conocer el interior de alguien, el polo opuesto a lo que se esperaría de un escorpión.
"Puede ver que es una persona muy pasional, y puedo ver que trata de controlarlo... Pero tiene que haber aspectos de su psique en los que no lo hace de la manera más adecuada, deduzco eso ya que POR ESO es por lo que Benten-Kami ha podido entrar con facilidad en usted pese a su resistencia instintiva.
No porque exista una puerta en una muralla se puede cruzar. Se puede cruzar sólo si además de una puerta, ésta no está bien cerrada. No es lo mismo.

Aunque estamos hablando de un Kami, por descontado lo que para Ella pueda ser una muralla es algo muy relativo"


Añado al final encogiéndome de hombros con un gesto totalmente inofensivo, tal como había mantenido todo el tiempo.

"En todo caso, teme usted esa pasión, es evidente si me permite decirlo. Tiene miedo de que se convierta en cariño y eso la haga débil, como ha dicho. Sin embargo, ¿no es acaso esa misma pasión la que se convierte en furia en combate y la hace invencible?
El cariño no nos hace débiles. Al igual que la furia, es una energía y como tal podemos aprender a canalizarla para impulsarnos hasta donde no llegaríamos por nosotros mismos, o tratar de retenerla y terminar consiguiendo que estalle en nuestra cara.
Pero en ambos casos depende de nosotros mismos, Umeko-sama"


Le explico pensando en cómo lo haría Satomi, como de hecho ella misma me lo había explicado antes a mi.

"Entonces... ¿si Hida-Kami hubiese ganado, contra quien se habría enfrentado? ¿Contra Bayushi-Kami? ¿Pero a quien había ganado éste antes, en su primera ronda...?"

Murmuré frunciendo el ceño, aún incapaz de ver la imagen completa de ese torneo.


"Pero no soy una alumna Matsu a tiempo completo, no soy una bushi. Soy quien soy, sin embargo usted quiere entrenarme porque... bueno, no se, porque se ha casado conmigo y quiere sentirse orgullosa de mi de ese modo. ¿Me haría daño como la mejor herramienta posible para hacerme más fuerte?"

Volví a preguntarle a Umeko con un gesto serio, replanteando la cuestión para que no la esquivara tan fácilmente.

"No querría pecar de vanidosa pero tampoco de falsa modestia, así que diré que... no encontrará a muchas como yo, aunque busque en mi escuela"

Confesé ocultando una risilla de orgullo con el dorso de la mano, de un modo muy sensual.

"Yo siempre he tenido más... inquietudes físicas que la mayoría de mis compañeras. Algunas eran bushi y las desarrollaban de un modo natural, pero yo no así que como cortesana habría tenido que reprimirlas.
Del mismo modo que usted el cariño del que hablábamos antes. Por eso se de lo que hablaba al decírselo.
Sin embargo, gracias a la confianza de mi maestra, ella me dio alas para poder ser... todo aquello que mi instinto me pedía ser, no sólo lo que la estricta sociedad esperaba que fuera.

Utilicé esa energía "atípica" para ser mejor como persona, en vez de simplemente arrinconarla en un recodo de mi mente. Y si, eso me hace cometer algunas locuras como entrar en una jaula llena de fieras leonas, pero también me permite tomar por sorpresa a una Orgullo Matsu y vencerla en un combate...
¿Hasta qué punto me ayuda eso a realizar mejor una ceremonia del té, o una prueba de etiqueta? Directamente, en nada. Indirectamente me transmite equilibrio espiritual, así que en todo"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Eso me pareció cuando Satomi-san me lo dijo la primera vez. Un samurai no puede entender su katana sin su tsuba en realidad."

"¿El grulla?" se sorprendió sólo a medias."Bueno, sé que Otomo Tamaki-san también ha estado en su escuela así que del todo no me sorprende aunque supongo que las elecciones parecen aleatorias pero no lo son...." meditó en voz alta.

"¿Mi casa con una mujer?" te preguntó."No. Es decir, la mayoría del tiempo es cierto que lo paso o con otras Matsus o con bushis en general pero desde que Shinode-san está en casa me he acostumbrado a una presencia como la suya."

"Como la suya" era una forma de decir de una mujer "de verdad" o "esposa", claro. No negó todo lo demás lo cual no dejaba de ser otra de las dicotomías de las Matsus.

"Es un problema con la pasión de mi familia..." murmuró Umeko aunque sin dejar claro si se refería a esta misma o al trato entonces con Benten.

"Yo no lo veo así, el cariño puede que te de rabia, te de coraje en el momento en el que ves tu muerte pero también te hace descentrarte y olvidar lo importante, que ya estás muerto y que no deberías rechazarlo sino asumir la realidad que ya de por si es. Muchos samurais han dejado de lado eso y han deshonrado a sus Ancestros por sentimientos personales. Para mi eso es algo imperdonable."

"Hida luchó contra Shinjo. Bayushi contra Shiba. Akodo contra Doji. Hantei iba contra Togashi pero todos sabemos lo que pasó. Así fue la primera ronda."

Umeko puso una expresión complicada al igual que tu pregunta.

"Sigues sin ser una guerrero. Pero si que es cierto que me aseguraría si fuérais mi esposa que no pudierais morir por una enfermedad absurda o que si entrasen en nuestra casa unos malechores pudierais vencerlos. Por lo que seguramente el entrenamiento no fuera tan duro como el de un bushi pero si mucho más que el que le dispensaría a la esposa de cualquier otro.

Lo cual es normal. Incluso aunque os hiciera daño físicamente, así es como mejoramos y aprendemos en el dôjo, la diferencia es que en vuestro cuerpo no debe haber marcas.
No hace falta dejar marcas físicas para endurecer el cuerpo."


"Tampoco me parece nada raro que me digáis eso." Te dijo de lo que eras única, al menos en tus habilidades marciales.

"Dicen que lo mejor que puede uno decir de un maestro es mostrar el trabajo de su esfuerzo.
Eso u oir a los alumnos hablar de él.
No dudo que Satomi-san es una excelente maestra por cómo habláis de ella y por lo que ha hecho con vos. En vez de quemar el bosque se dio cuenta que este era de bambu y que había que usarlo de otra forma por sus características. No me sorprende que haya sido capaz, después de todo ella ha creado algo que ahora a todas luces nos parece una obviedad, una escuela de buenas esposas... ¿Quién lo diría verdad?..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"No hay nada aleatorio, aunque lo parezcan. Las elecciones que sensei hace sólo tienen sentido desde la perspectiva de Benten, así que sólo quien puede mirar a través de ésta lo percibe, del mismo modo que las alumnas que ella escoger para ser adiestradas personalmente; aunque en este caso al ser más numerosas no llamamos tanto la atención"

Expliqué sonriendo con una expresión de orgullo disimulado solo a medias, por ser yo una de ellas.

"¿Y diría que una presencia como la de Shinode-san ha mejorado su propia existencia, Umeko-sama?"

Expuse dando por concluido mi alegato a favor del matrimonio, suponiendo que no había otra respuesta más que un si rotundo.

"Si, entiendo que es imperdonable... Pero, ¿cómo explicarlo? Muchos bushi piensan eso mismo de la furia, que en combate les descentra y eso les haría olvidar el auténtico motivo por el que luchan, siendo éste sustituido por algo personal, algo egoísta y no del servicio debido a su daimio.
Pero usted sabe que se equivocan. Que bien entrenada y bien canalizada la furia puede ser una energía muy poderosa y útil para honrar a esos ancestros.

Yo diría que éste es uno de esos ejemplos en los que se confunde al pecador con el objeto de ese pecado... Verá, como dice sensei, desear violentamente a una mujer es un pecado del que la desea, no de esa mujer aunque ella sea el objeto necesario e imprescindible para que se produzca ese pecado.
Del mismo modo, la culpa de quien entiende mal el cariño y olvida a causa de éste su auténtico sendero no es un pecado achacable al cariño en si mismo, sino al samurai que falla"


Traté de explicarle empeñada en ello.

"Eso tendría lógica... Aunque si eso fue una primera ronda, y Akodo y Hantei se enfrentaron en la gran final, que vendría a ser la tercera, ¿contra quien lucharon en la segunda?
Akodo tendría que haber competido contra alguien más, Shinjo o Shiba, los ganadores de la ronda que ha dicho, antes de ganarse el derecho a disputar el último combate contra Hantei-Kami, ¿no le parece? Sin embargo, en la crónica habitual no se comenta nada de eso"


Murmuré frunciendo el ceño pensativa; seguían sin salirme las cuentas y por algún motivo no podía simplemente dejarlo pasar.

"Ahora que me ha visto luchar, ¿cree que podría vencer a unos malhechores que entrasen en mi casa cuando yo estuviera sola...?
Y en caso de ser una respuesta afirmativa... ¿cree también que debería estarle agradecida de ello a quien me hubiera hecho daño hasta la fecha, fuese cual fuese éste?"


Pregunté entonces, masticando la idea con cierto desagrado. No era una pregunta pretenciosa o de la que esperase una respuesta u otra de antemano, sólo quería conocer la perspectiva de Umeko, una fiera bushi, al respecto.

Me recosté en el borde de la piscina mirando por unos segundos al techo. Aquellas palabras de las marcas en sobre mi cuerpo me recordaron poderosamente algo que una vez le había escuchado decir a Kagehisa a uno de sus sádicos torturadores antes de abandonarme en sus manos para una sesión de lo que él llamaba "forja de carácter", y fue que si abusaba sexualmente de mi o dejaba la más mínima cicatriz en mi piel, él le demostraría lo que era el auténtico dolor.
Pero según el argumento de la Matsu, ¿a cual de los dos debería estarle más agradecida entonces...?

"Me sorprendería que escuchase usted a ningún alumno de sensei hablar menos que maravillas de ella.
Cierto, quien lo diría... ¿Puedo hacerle una pregunta persona y promete ser honesta conmigo? ¿Qué le pasó por la cabeza al saber por primera vez que se iba a instalar una "escuela de buenas esposas escorpión" en la capital?"


Curioseé en un tono más distendido tras aquel momento previo.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Sea desde la perspectiva o no de Benten se tiende a no saber lo que uno piensa cuando este está por encima a ciertos niveles, es como con Otsumoko-sensei."

"En el sentido de tranquilidad, si, sin duda, pero por mi hermano, es decir, yo estoy más tranquila gracias a eso, y me repercute pero no directamente sino de forma indirecta." dijo de shinode.

"No, yo creo que la furia descentra realmente a los que no están preparados para asumirla con todo el alma limpia."te dijo."Hay furia sin control ni honor y furia con honor, son diferentes. Cuando yo entro en frenesí esa furia siempre está del lado de mis Ancestros y jamás me nublaría la vista y me haría cometer algo impuro, porque en eso me he entrenado. Hasta la furia posee entrenamiento."

"Bueno, hay versiones, hay quien dice que hubo dos rondas y otra que fue dispar, pero eso es de historiadores Ikomas.
De todas formas una vez más es pensar en una organzación humana por encima de lo divino."


"Si, creo que podríais pillarlos desprevenidos que es vuestra mejor arma y vencerlos.
Pero sólo uno puede estar "agradecido" a "quien le hace daño" si ese daño es consentido. Un bushi acepta lo duro del entrenamiento porque un diamante sólo se consigue bajo presión sino eso es maltrato."
Dijo con rotundidad.

"¿Qué me pareció?" Preguntó con cierta sorpresa."Siendo honesta mi primer impulso fue que no me gustara. Después de todo yo hasta que no llegué a la ciudad y conocí justamente a su maestra en la inauguración de la escuela me parecía lo que muchos decían de ella, era lo único que conocía.

Sin embargo cuando fui a la inauguración conocí a antiguas alumnas y a maestras y a ella misma. Mi opinión sobre el mal que podía hacer la escuela era en el hecho de "extender" sus redes en las mentes de las esposas o futuras esposas de esta ciudad pero tras aquella primera vez me alegré de no haber expresado nunca ninguna opinión en voz alta sobre ella. Tiendo a no hacerlo sino tengo conocimiento de primera mano, aunque no voy a negar que como todos tengo mis propios prejuicios que trato de acallar con motivos reales."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Sin duda, eso es cierto. Las personas como ellas nunca son entendidas del todo salvo por alguna otra que posea su misma conexión completa con el universo, lo que llamamos iluminación.
Aún así, me gusta pensar que yo he pasado el suficiente tiempo con Satomi-sensei como para al menos conocerla todo lo que una hija podría"


Dije pensando en ella, lo que me hizo venir a los labios una sonrisa casi al instante.

"Bueno, todos los bushi tienen asuntos, directos o indirectos, que les repercuten. Al final lo único que importa es que alguien se ocupe de ellos, no la naturaleza exacta de aquel"

Puntualicé al final, con un leve gesto de resignación al ver que no parecía muy por la labor de darme la razón, aunque tal vez en el fondo de su alma supiera que yo la tenía.

"Casualmente es lo mismo que dice sensei del amor" sonreí asintiendo tras su explicación sobre la furia bien entendida.
"El amor sin control, el enamoramiento de lo físico entre otras cosas, descentra a quien no está preparado para asumirlo, y es diferente del amor kármico que promueve la senda de Soshi Satomi.
Al igual que usted, para ella esa energía le acerca al Reino de Yomi, al de Tengoku, y no le nubla la razón ni le compromete por impura, como si le sucede a quien pueda practicar sus ritos sin estar preparado. El amor, desde luego, requiere entrenamiento.

No se porqué le resulta tan sencillo comprender una verdad, y tan complicado la otra cuando son prácticamente la misma"


Planteé de un modo directo pero en el fondo inofensivo por mi perfecta expresión inocente, encogiéndome de hombros con languidez calculada.

Dejé un "hummm..." en el aire, pensando que tal vez los Ikoma si lo supieran. Aunque no estaba demasiado segura de que ya hubiera Ikomas en esa época, lo que a su vez generaba toda otra batería de dudas que no parecían haberle afectado nunca demasiado a Umeko, así que di su última respuesta por buena sin más.


"¿Y si no es consentido...? ¿Entonces no hay porqué estar agradecido, aunque el efecto de beneficio a la resistencia sea parecido? ¿O es que en tal caso no funciona como adiestramiento útil?"

Pregunté ahondando un poco más en el asunto, mientras aprendía de la mentalidad del auténtico bushido de la Matsu.

"Porque los malhechores no pedirían consentimiento para dañarme, claro... ¿Es efectivo haberse enfrentado antes con fuentes de daño que están más allá de un consentimiento, para ser capaz de superar esa amenaza cuando real en vez de caer en el pánico o simplemente sucumbir?"

Dije extendiendo algo más la cuestión.

"¿Eso quiere decir que ha conocido a alguna ex alumna ahora león tras haber ingresado en su Clan mediante un matrimonio?
Pero imagino que alguien siempre podría seguir pensando que todo era una elaborada fachada escorpión para convencer al mundo de que su amenaza no es real... ¿hay algo más peligroso que eso para un león acaso?
Así que lo que me interesa es saber en qué momento exacto se dio cuenta de que ni siquiera podía pasar como un conspiración, y que lo que allí veía con las maestras y sus alumnas era cierto tan sencillo como tal cual era. Sin planes dentro de planes, ni intrincados engaños...
¿Hubo algo, algún click...?"
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"No se necesita confiar en el universo para confiar en una persona que lo haga en este, por suerte, o que lo conozca." asintió Umeko.

"Claro, todo nos repercute de una u otra manera a fin de cuentas." Te dijo aunque no asintiera a toda tu propuesta.

"No, no es que me resulte complicado de entender es justamente como habéis dicho, que quien no tiene control porque no tiene entrenamiento es capaz de caer en la versión impura. Justamente. Me temo que yo en ese caso lo soy totalmente." Te corrigió esta sin darle mayor importancia al hecho de llamarse impura.

"Un niño puede no querer consentir que sus padres lo metan en la escuela a los cuatro años de edad. No tiene capacidad de raciocinio suficiente como para entender que es por su bien, pero de esta misma forma los niños de cuatro años no son sometidos a correr por la nieve.

Esto es igual. Una persona en el pleno goce de sus facultades que es obligada unilateralmente a "endurecerse" sin que tenga nada que decir, eso no es entramiento, es maltrato.
No somos animales, ni heminins, ni hinins, ni etas que no sepan lo que hacen sin la guía del alma completa de un samurai."


"Los malhechores no van a parar en hacerte daño igual que no lo van a hacer un oponente en la batalla pero los amigos con los que entras en tu dôjo no tratarían de matarte de la misma manera que ellos y sin embargo te proporcionan el mejor de los adiestramientos. ¿Me explico?" se extendió en su explicación.

"Si, conozco a alguna que ahora es León y que vive en la ciudad. Vuestras escuelas están para proporcionar las mejores esposas ¿verdad? Sería un cometido incompleto si incluso con la fama de Satomi no consiguiera buenos resultados con otros clanes.

Siempre se puede pensar que esa mujer es una intrusa pero... ¿Acaso no pasaría lo mismo con un mero casamiento entre león y escorpión? Creo que la diferencia estriba en que en este caso la esposa tiene más dones y recursos que usar en su favor hasta amoldarse al clan y a su marido y demostrar lo que vale. Aunque sea una espía a fin de cuentas."
bromeó.

"¿Cuándo? Es una buena pregunta, no sé si hubo un "click" como tal sin embargo conocer a Tsuchika-san me ayudó bastante, la verdad. Ella es una de esas esposas que vienen de tu escuela y que eran escorpión, está casada con uno de los maestros historiadores de la ciudad y al igual que vos habla siempre maravillas de Satomi-sensei.

Cuando ves a un alumno hablar así de un maestro algo se despierta en ti.
Y luego cuando ves a un marido hablar de la forma que él lo hace de su mujer, se despierta otro tanto.
Eso luego lo unes a conocer a Satomi-sensei y hace un tiempo que digo que la cabezonería esta bien cuando no te lleva a la tumba."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Podría decirse lo mismo de los dioses, ¿no le parece?"

Puntualizo esbozando una leve sonrisilla, pasándome con aire distraído la yema de los dedos por el cuello donde me mordió.

"Oh, ¿y no preferiría no serlo, en lugar de ignorar esa potencial faceta?"

Pregunté sobre lo de ser impura en cuanto al uso de la energía que proporcionaba el afecto o el cariño, pero no la furia.

"Puedo suponer que lo lógico sería pensar que eso nunca le haría falta a un guerrero, sin embargo ya ha visto que en un lugar como Otosan Uchi se pueden poner a prueba incluso a los bushis en retos para los que no les preparan en ningún dojo. Y sigue siendo su deber servir de la manera más útil a su familia, no vale simplemente con suponer que nunca nos veremos en la tesitura.
Al destino en general le encanta ponernos en tesituras en las que nunca hubiéramos considerado llegar a vernos, eso me dijo una vez una de las maestras de artes marciales de mi escuela"

Añadí encogiéndome con gracia de hombros. Aquella bushi no se había imaginado terminar siendo sensei en una escuela de damas dedicada a Benten, pero... el universo a veces tiene ese tipo de sentido del humor.


"Hum... si, si que se explica" murmuro pensando en sus palabras.
"Es como la senda más oscura de Benten, en la cual el consentimiento no es ningún requisito, sino que se impone la voluntad del más fuerte. No necesariamente fuerza física, claro, pero a menudo también. Sin embargo el consentir plenamente es lo que diferencia el amor del abuso...
Supongo que esto sería lo mismo, ¿no es así? Tal como ha dicho, endurecer al futuro guerrero es un beneficio, pero si que importa como se haga para que ese samurai mantenga su... entereza. ¿Dignidad? ¿Podría decirse así, su dignidad? Y un guerrero sin dignidad puede ser muy fiero pero no será un guerrero, sólo es un perro... ¿verdad?"

Le expuse tratando de comprobar si finalmente yo lo había comprendido tal como Umeko lo veía.
A tío Tsuki le habría gustado esa última comparación, seguro.


"Aunque sea una espía" repetí asintiendo antes de dejar escapar una carcajada tintineante entre los dedos.
"Siempre habría reticencia, es verdad. No sólo con las escorpiones, también si la esposa es una Doji, una Isawa o... no se, quizás incluso una Akodo en la familia Matsu. La diferencia radica en lo que esa mujer sea capaz de demostrar a partir de ese momento, y como usted ha dicho, los recursos que tenga para adaptarse. Y ahí es donde entra en juego la filosofía de Benten, ya que Ella no es distinta en cada Clan, es la misma Fortuna para todos así que puede utilizarse como nexo de unión del que partir para crear una nueva familia entre dos samurai de familias a priori antitéticas.

Y si de todas formas es una espía, al menos que sea una con clase" susurré volviendo a reírme con desenfado.

"¿Tsuchika? Ikoma Tsuchika ahora supongo..." repetí haciendo memoria por si acaso hubiera sido de mi promoción y pudiera acordarme de ella.
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Supongo que si." Puntualizó el "supongo".

"Un samurai tiene que desear y tender a la perfección en los ámbitos que le atañen, y creo que dedicarle el tiempo que he empleado a dominar la furia, hacerlo con el cariño sería quitarle tiempo a otras aptitudes, al menos si me cuesta igual."

"No sé si el Universo, no creo que sea tan importante, pero si que creo en los mortales y en los que se dedican a ponernos en tesituras complicadas a posta.
No tenemos que irnos más lejos, esta mañana la ginkana sin duda no ha sido creada por el autor de la obra, esa forma de actuar es de una de las damas de la Madre del Emperador, de la Dama Kotoko, tiene su sello indudable.
Hay personas que se dedican a tratar de ponerte en las peores pruebas, personas, como digo, no creo que el universo se preocupe tanto de nuestras pruebas...

Lo cual desde mi perspectiva es mejor, los humanos nos conocemos a fin de cuentas, sabemos lo que esperamos los unos de los otros y gracias a ello si tienes cabeza puedes actuar en consecuencia."


Comentó.

"Todos los que hoy caigan en la trampa de Lady Kotoko serán expuestos a una de esas vicisitudes a las que no están preparados pero que sin embargo han sido sus actos los que los han llevado hasta allí.
En eso se basan esta clase de pruebas en hacernos responsables de nuestros actos hasta momentos que se escapan de nuestro control.
Qué terrible y qué hermosa es esta ciudad...."
Murmuró.

Umeko asintió despacio a tu exposición.

"Justo. Un niño puede entender el amor de un padre aunque este sea duro con él, si hay ese amor, si hay reglas, si hay un final, un beneficio que al cabo del tiempo se entiende. Si hay dignidad, si no hay crueldad el hecho aunque sea duro, si hay rectitud y reglas...

Si el maestro te hace dar diez vueltas más a ti sólo que al resto de los niños en mitad de la nieve sin ningún motivo, eso no es entrenar eso es crueldad.
Si todos los niños dan diez vueltas porque ese es el plan de entrenamiento hay dolor, hay sufrimiento, pero hay dignidad y hay motivo."


Umeko asintió cuando hablaste de cómo al final una mujer, o un hombre de otra familia, hasta del mismo Clan podría verse como un extraño depende de en qué clan se estuviera. Para eso el Escorpión era el mejor de los clanes ya que como sólo dependía de ellos mismos sus familias estaban muy unidas las unas con las otras, ya suficiente tenían con luchar con el resto del imperio.

"Si, Ikoma Tsuchika.
No estudió en la Escuela de Otosan Uchi, ya que esa es la última que se ha abierto y lleva unos cinco años... No, creo que venía de la escuela de... Kyuden Bayushi, de hecho, así que puede que os suene, tiene unos años más que vos, no estaríamos en la misma clase pero puede que os suene."


Te comentó.

"Es morena, no muy alta, y lo que llama la atención de ella es la capacidad de sonreír permanente que tiene. Al principio era muy desconcertante, todo el mundo pensaba que tramaba algo, con el paso del tiempo te das cuenta que no, que es simple y llanamente una muchacha muy risueña y feliz. Y todo sea dicho, entiendo que su marido no le aparte la mirada, es de esa clase de mujeres que trae luz consigo."

Tsuchika... Tsuchika... Cada vez te sonaba más y más aquel nombre hasta que Umeko dio aquella descripción.
¡Pues claro que si! Era Tsuchika-oneesan!
Bayushi Tsuchika era la tercera hija de unos cortesanos de Kyuden Bayushi con especial relación con el Clan León y sus cortes. Tenían varias hijas pero fue Tsuchika la que estudió con Satomi. Era unos tres años mayor que tu pero debido a que era más pequeña que las de su edad muchas la confundían con una alumna más joven.
Tsuchika era una de esas personas de las que todo el mundo siempre hablaba bien, siempre llevaba dulces encima que te solía dar cuando te veía, tenía muy buenas mañas para artes culinarias y siempre destacó por su gracilidad para el baile.
No era una belleza apabullante pero muchas maestras la ponían de ejemplo en cuanto a la calidez de Benten se trataba, porque sin duda Tsuchika estaba tocada por el dedo de la Fortuna. Tu que Satomi era como tu madre lo sabías mejor que nadie ya que Tsuchika desprendía el mismo aura de paz y tranquilidad, sosiego y amor.

Se casó poco después de salir de la escuela, supiste que con un León, pero no te enteraste de nada más, salvo que se fue a ese clan. Los primeros meses y hasta el primer año que ella no estuvo la añoraste mucho ya que era una de las alumnas mayores con la que más solías hablar. Te encantaba oir los cuentos que se inventaba, ya que tenía una imaginación prodigiosa y que era capaz de entremezclar con la historia más verídica del Imperio, ya que la historia era su asignatura preferida, haciendo una mezcla de relatos de fantasía histórica que muchas noches te dejaban en vela pensando... ¿Era verdad lo que había contado la oneesan o se lo había inventado una vez más?
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Bueno... si, eso tiene sentido, visto así.
Aunque se podría plantear no con el objetivo de alcanzar el mismo grado de maestría que con la furia, sino como... nosotras con el manejo de las armas. Es decir, si no ser lo suficientemente hábiles como para participar en una batalla, si serlo al menos como para defender nuestro hogar con la suficiente eficacia."


Planteé mordiéndome el labio inferior al distraerme en el pensamiento de mi propia argumentación.

"Eso es cierto. Aunque pase por alto que los samurai tenemos algo especial, el alma, que nos viene dada por el Universo así que no somos ajenos para nada a la naturaleza de éste.
De hecho los campesinos no hacen este tipo de cosas, los animales libres tampoco... Las hacemos los samurai, y lo que nos diferencia de ellos es el trocito de Universo que llevamos dentro. ¿Así que no será éste el que nos hace actuar así unos con otros, justo como el propio Universo hace con nosotros? ¿No seremos como niños jugando con espadas de madera al imitar a sus padres que luchan con catanas?

Lo cual significa... que en realidad no tendría porqué resultarnos tan complicado comprender al Universo, ya que es algo mucho más cercano de lo que solemos creer, que en realidad imitamos instintivamente.
Ése es el momento en el que un niño madura y se convierte en adulto, o en nuestro caso alcanzamos la iluminación"


Dije exponiendo mi punto de vista al respecto. Yo siempre pensaba que había un orden, un sentido en el Universo; y que para nada nos estaba vedado entenderlo, sólo teníamos que madurar lo suficiente.

"Todos los que caen en la trampa de sus propios actos... incluso en momentos que se escapan de nuestro control... Hermoso y terrible a la vez... ¿No diría eso mismo de la vida y la muerte, para un samurai, Umeko-sama?"

Añadí concluyendo ese paralelismo entre Otosan Uchi y el propio cosmos.


Asentí despacio a la conclusión final del diálogo que había mantenido con la Matsu sobre el adiestramiento, sopesando sus últimas palabras moviendo la cabeza afirmativamente mientras las procesaba absorta en mi misma.
Al final exhalé un largo suspiro, me recosté contra el borde de la piscina relajando mi cuerpo, músculos que había ido tensionando inconscientemente y ahora me daba cuenta, pudiendo soltarlos y liberarme a mi misma.

Cerré los ojos con una sonrisa felina, sintiendo que casi podía olvidar que estaba tumbada y flotar en el mar tranquilamente.
"Gracias, Umeko-sama. Su sabiduría al respecto me ha resultado muy reconfortante" Susurré genuinamente agradecida.


"¿Kyuden Bayushi...?"

Repetí abriendo los ojos.

"Tsuchika..." me dije para forzar a mi memoria a trabajar. Parecía mayor que yo, pero aún así las chicas de diferentes cursos solíamos mantener contacto, en la escuela había muchos espacios comunes y las maestras la mayor parte del tiempo consideraban beneficioso que las más mayores compartieran ciertas experiencias con las más pequeñas y las protegieran a la vez, justo como harían las hermanas de una misma familia.
Entonces, al pensar aquello de las hermanas, de golpe me vino a la cabeza.
"¡Tsuchika-oneesan!" exclamé dando un respingo y haciendo saltar el agua tranquila hasta ese instante.
"Claro que la conozco... Me llevaba dulces, me enseñaba a bailar y era la mejor contando cuentos que ella misma se inventaba... Pero sobre todo recuerdo la paz y el cariño que desprendía su aura, la misma energía de Benten.
¿Y dice que está aquí en Otosan Uchi?"


Pregunté sonriendo. ¿Se acordaría ella de mi...?
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Pero no es lo mismo, una mujer como vos podéis necesitar, quizás, en el mejor de los casos nunca, saber defenderos pero en nuestro caso ese peligro es siempre inminente asi que el factor de distracción cambia."

"esa comprensión es la que es capaz de iluminar sin duda a unos y a otros no, el saber exactamente quizás el juego, quizás a quien imitamos, quizás lo que el Universo quiere decirnos...

No sé, me temo que yo estoy lejos de ello y vuestra maestra sabrá mejor de respuestas a esas preguntas..."


"Lo diría de la paradoja sin duda que un bushi viva sin vida y muera antes de haber muerto. Si." asintió despacio.

Umeko te miró de reojo con cierta extrañeza, quizás en su cabeza se pintaba algo pero seguro que jamás atisbaría a entender aquellas preguntas y<a que Kagehisa se había ocupado bien de aquello, que jamás nadie pudiera constatar su presencia sobre ti más allá de tu alma y de tu mente, aunque aquella ciudad poco a poco te iba demostrando por qué había sido la residencia del dios en el mundo por más de seiscientos años. otosan uchi tenía magia propia capaz de hacer muchas cosas, quizás incluso olvidar y curar...

"Sí, está en la ciudad, la destinaron junto con su marido hace ya casi dos años, cuando el cambio del Reinado y necesitamos rehacer la embajada y sus funcionarios, traer a nuevas personas y poder manejarlo mejor.
Por aquellas fechas yo también vine a la ciudad junto con el Embajador, que fue el primero en llegar. Ya había estado en la ciudad antes pero no para quedarme de forma permanente, o al menos de la forma más permanente que un bushi puede estar en un lugar..."
Meditó en voz alta.

"Tsuchika-san suele ir a clases de baile regularmente, no tanto porque no sepa, que la he visto bailar y sé que sabe sino porque le gusta ir a la escuela de danza para bailar con otras chicas y chicos y para socializar, y por el "ambiente de escuela" como ella dice muchas veces, así que no me extraña que le gustara estar con alumnos inferiores.

Bueno, eso el tiempo libre que le resta, ya que tiene mellizos. Eso es símbolo de buena suerte en vuestro clan ¿verdad? Que nazcan de dos en dos. Ella cuando lo supo estuvo muy contenta y siempre dice que es una bendición de Benten-sama que le ha mandando ese regalo para que nunca se olvide la suerte de dónde le viene.

Y lo cierto es que cualquiera creería que es una rareza pero la verdad es que si yo a día de hoy no supiera que había sido escorpión nunca lo habría dicho ya que su inmersión en nuestro Clan ha sido total. Un punto más a favor de esa educación de vuestra maestra, creo yo..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Bayushi Sakura
Tímida flor de loto
Mensajes: 3510
Registrado: Mié Mar 25, 2009 1:32 pm

Re: Día 6.- Bayushi Sakura.- Medio día

Mensaje por Bayushi Sakura »

"Oh, puedo asegurarle que las distracciones son un peligro en cualquier senda... Cuando un samurai emprende la ascensión hacia la iluminación, es como si caminara siempre al borde un precipicio por el que puede caer en cualquier momento"

Suspiré mirando como el agua se escurría entre mis dedos tras levantar la palma de la mano llena bajo la superficie.

"Exacto. Lo que el Universo quiere decirnos. Y lo averiguamos conociéndonos a nosotros mismos, recordando esa pregunta para la que somos la respuesta, dado que dentro de nuestro ser llevamos parte de ese universo, y por tanto conocernos es lo mismo que conocer a éste.

Así que sensei siempre me decía que tenía que saber quien era yo, descubrir cada rincón de mi propia alma y hacerlo mío, antes de pretender salir de la Rueda.
Eso incluye esas partes de nosotras mismas que en algún momento despreciamos o incluso repudiamos y exiliamos a los márgenes de nuestra consciencia. Hasta que no encontremos la armonía de todo en nuestro interior, no la alcanzaremos fuera"


Le dije a Umeko. Esperaba que ella entendiera que me refería a esa parte suya relacionada con Benten tanto como la mía con las artes marciales, aunque dudaba que llegara a la misma conclusión que yo claro. Su educación había sido muy diferente en cuanto a eso de aceptarse uno mismo.


"Siempre tuvo alma de hermana mayor" asentí sonriendo, sobre la forma de ser que recordaba de Bayushi Tsuchika, y como me trataba a mi siendo más pequeña que ella.

"¡Mellizos...! Oh, claro que es buena suerte. Bayushi-Kami lo era" dije explicando el motivo más evidente por el que aquello se asociaba con la buena fortuna, como una especie de bendición directa de nuestro Kami. Suponía que entre los Shiba también lo sería, aunque no estaba demasiado segura.

"Bueno, siempre es complicado juzgar a las personas tratando de relacionar su Clan de origen con su forma de ser. Por ejemplo, de no haber sabido cual era el mío, y tras conocerme, ¿habría pensado usted que soy Escorpión?"

Pregunté sonriendo.

"En fin, si la ve por la embajada, ¿le podría dar recuerdos de mi parte y transmitirle mi cariño por estos?
Ah, y dígale que tenemos que vernos... Que me diga cuando y donde, y allí estaré"


Exclamé encantada, haciendo un gesto de súplica para que llevara mi mensaje aunque alguien de la categoría de Umeko bien podría suponerse que no tendría tiempo ni interés en ello.

OuT:
Por mi parte, en realidad no tengo mucho más que decir ya en este tema.
Creo que es el momento de ponerse el pijama y recorrer la mansión del Oyabun rival donde me dijo el kami de aire, para tener localizada con precisión al cachorro de Tora.
También tengo una idea maligno-divertida que te pondré en el subforo a ver si te parece bien ;-)
"En el campo de batalla, todas las acciones son honorables"
(Liderazgo, Akodo)
Responder