Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Responder
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

DÍA 6. MIRUMOTO SHOYO
TARDE.

LLEGADA A LA CAPITAL.



Todo lo que puedas imaginar de la capital quedó enmudecido cuando tras la colina que superaste viste bajar la ladera hasta la ciudad. Los verdes terrenos llenos de plantaciones estaban enraizados por enormes caminos imperiales bien cuidados y llenos de personas que iban y venían hacia esta. El camino desde tierras dragón era descendente muchas veces y agilizaba la marcha aunque en cuanto pisaste suelo Imperial se notó lo cuidado de los caminos comparados con otros.

Comitivas elegantes, mercaderes con sus mercancías, campesinos que trabajaban a un lado y al otro, samurais que buscaban gloria o fortuna, a pie, a caballo, en palanquines, en rickshaw... El camino que hasta aquel momento había sido concurrido pero no bullicioso se mostró lleno de vida y de expectación hasta las enormes murallas que circunvalaban la ciudad.

Tres murallas separaban al mundo de los dioses. Una primera muralla para entrar en la ciudad y en sus distritos exteriores, donde toda clase de personas vivían y disfrutaban de las maravillas que aquellas les ofrecían. Distritos enormes como ciudades en sí enteras, con sus propias dicotomías, festivales, gobernadores y guardias.

Una segunda muralla que separaba los cuatro distritos nobles, donde sólo los samurais vivían y no cualquiera, sino los de mayor rango o los invitados. En aquel lugar sólo los heimins entraban con visado especial y para trabajar y ninguna otra casta inferior jamás tocaría aquel suelo.

Y una tercera que recorría la colina que se alzaba dentro de la ciudad y que desde tu posición enseñaba la preciosa Ciudad Prohibida donde el Dios en la Tierra y su amada Madre vivían junto con el resto de las familias imperiales dejando destellos dorados de los techos de los palacios de su interior.

Sin prisa pero sin pausa fuiste hacia la puerta norte, por donde entraste tras hacer una primera cola y que los visados te fueran sellados y luego por las intrincadas calles de la ciudad hacia uno de los distritos interiores. Los distritos exteriores eran como laberintos llenos de calles amplias, estrellas, de todo tipo de jardines, puentes,.. Después de todo la ciudad estaba recorrida por el río hasta abrirse en la bahía de oro.

En las puertas hacia los distritos interiores de nuevo tuviste que hacer parada para revisión de credenciales y allí se os indicó que todo nuevo llegado debía ir a su embajada, en vuestro caso a la dragón. Sin más demora así lo hiciste y para cuando llegaste a la Embajada entendisteis cómo era esta dentro de la ciudad.

La Embajada dragón era silenciosa, en mitad de un parque que lo circunvalaba. Parecía una mansión de una planta amplia en donde el sonido de un gong lejano murmuraba entre el del agua fluyendo por pequeñas cataratas y fuentes de aguas del parque. Los criados y los samurais entraban y salían con calma y respeto.

Se podía ver que la Embajada tenía un templo propio, pequeño y un enorme dôjo en donde el sonido amortiguado del entrenamiento llegaba. Fuiste hacia la recepción y allí el criado te indicó que la Embajadora estaba fuera, en un evento de arte al que había acudido toda la ciudad pero que ellos te recogerían los credenciales y a en un par de horas podrías volver a por ellos.

Preguntaste por tu tío y el criado te indicó que Mirumoto Kageyama tenía estancia en una de las residencias del Clan para invitados y que te había reservado una habitación para ti a su lado. Los criados podían llevar tus bártulos en el caso que quisieras ir a buscarlo, el cual, de por seguro, como todos, estarían en aquella exposición pues como te advertió el criado "los eventos puntuales de la ciudad son parte de la expectación de la corte" y te tendió un plano de la ciudad señalándote dónde estaba por si querías ir, pudiendo llamar a un rickshaw para que te llevase ya que la primera vez en esta ciudad era un caos siempre.

Y luego te acordaste de Mirumoto Maboroshi. El criado asintió y te dijo:

"Maboroshi-sama aún no ha ido al evento, ahora mismo se encuentra en el dôjo de la Embajada practicando."



OUT
Pues nada, tu decides a dónde vas o qué hacemos.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Mirumoto Shoyo
Mensajes: 44
Registrado: Mar Ago 13, 2019 7:45 pm

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Mirumoto Shoyo »

Desde el primer momento en que he visto la ciudad me he sentido abrumado por la inmensidad de esta. Tengo sentimientos encontrados. Por un lado me cuesta mantener la boca cerrada ante la cantidad de cosas asombrosas que puedo vislumbrar cada vez que giro la vista, y deseo recorrer la ciudad entera lo antes posible, es una auténtica maravilla. Por otro lado, me siento perdido y abrumado ante tal cantidad de cosas y de gente. Me siento realmente pequeño en esta ciudad y a la vez que me encanta, también me encantaría esconderme en una esquina y no estar tan expuesto. Cada vez que me solicitan los papeles los entrego como si fuese una marioneta a la que la mueven unos hilos invisibles. Escucho lo que me dicen pero mis sentidos están totalmente colapsados y simplemente entrego los papeles sin más.

Una vez llego a la embajada Dragón consigo salir de esa sensación de éxtasis, ansiedad, sorpresa y miedo que he tenido a la vez, y por fin vuelvo a tener el control de todo mi cuerpo y mente. Es realmente sorprendente que dentro de esta ciudad tan bulliciosa pueda estar en un edificio como este, totalmente en calma y totalmente aislado cuando solo dos pasos es la distancia a la que se encuentran. Tomo nota de que tengo que darle la enhorabuena a la embajadora por plasmar tan bien el alma del clan Dragón en esta embajada, podría decirse que estoy en las propias montañas Dragón dentro de este edificio.

Mientras busco la recepción de la embajada, me fijo en el enorme dôjo que se encuentra dentro de la embajada. Parece realmente un sitio muy bello para poder practicar y de hecho se oye el sonido de alguien entrenando. Por un momento dudo si acercarme antes de ir a la recepción, pero finalmente decido que lo primero es lo primero... ya habrá tiempo de practicar con los que serán mis compañeros.

Tal y como me solicitaron en la muralla, primero pregunto por la embajadora para reglar mis credenciales pero parece ser que no está en la embajada, aunque podrán hacerse cargo ellos de mis papeles y recogerlos más tarde.

Quedo triste al preguntar por mi tío y decirme que también se encuentra ausente. Tenía ganas de poder verle y hablar con él después de tanto tiempo sin poder disfrutar de su compañía. Me informan que se encuentra en la misma exposición en la que se encuentra la embajadora y que si lo deseo pueden llamar a un rickshaw para que me lleve hasta allí. Aunque mi rostro no se ve alterado, creo que por hoy ya he tenido el suficiente tiempo de estar por la ciudad yo solo. Ahora mismo no me veo con las fuerzas necesarias para ir yo solo a la exposición y presentarme allí. Tiene que haber muchísima gente importante y prefiero no meter la pata de primeras. Decido dejar el reencuentro con mi tío para cuando él vuelva a la embajada.

Finalmente, cuando no se que decir, pregunto por Maboroshi-sama y el criado me informa que se encuentra en el dôjo practicando...Recuerdo que mi tía me informo que Maboroshi-sama había estudiado en tierras León y que su educación marcial había sido muy disciplinada y metódica. Siento curiosidad por ver esa práctica.

Mientras le solicito al criado que lleve mis cosas a la habitación que me ha reservado mi tío me giro y me pongo a caminar hacia el dôjo para ver la practica de mi nueva señora...
Mirumoto Shoyo
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El criado asiente y te pide amablemente que dejes tus cosas en la recepción que ellos se ocuparán. De la misma forma toma tus visados y te indica que un poco más tarde, un par de horas a lo sumo, podrás volver por ellos. Te extiende entonces una pequeña documentación en donde se te indica el edificio y el lugar de tus habitaciones junto con un mapa de la ciudad, con el que puedes comprobar la telaraña de calles que esta posee.

El criado al ver tu expresión te comenta.

"Siempre recomendamos a los recién llegados que viajen en rickshaw o en palanquín hasta que se acostumbren a esta ciudad, ya que es un laberinto."

Tras lo cual te deja marchar.

Has decidido que esta ciudad es demasiado para ti como para luchar contra ella nada más llegar, tienes muchas cosas en las que pensar y necesitas tu tiempo, después de todo un Imperio no se hizo en un día, así que sabiendo que la dama Maboroshi está en el dôjo hacia allá te diriges.

El Dôjo es amplio, perfectamente sería el de una escuela en tierras dragón que podría albergar a cincuenta alumnos. Te preguntas si habrá alumnos o si sólo está para el uso de los samurais del clan que vienen a la ciudad. Tampoco es que importe demasiado, te dices a ti mismo mientras subes los escalones de madera y con las puertas entreabiertas puedes oir ya nítidamente el sonido de quien entrena y pone toda su alma en ello.

Eso es lo primero que llama tu atención, los sonidos melodiosos de los pasos que parecen resbalar por el suelo en disonancia con la fuerte voz que con dominación impera en los "KYA!" de los golpes.
Cuando abres la puerta tardas un segundo en que tus ojos se acostumbren ya que el dôjo está en leve penumbra, parece que Maboroshi no ha querido abrir bien ventanas y puertas para dejar entrar el sol.
Allí está ella, nunca antes la habías visto pero de pronto te parece uno de los seres más hermosos que has visto jamás, y ya no sólo por su largo cabello azabache que se mueve como viento con sus movimientos, ni por sus ojos rasgados y oscuros que se atisban como los de un halcón, sino por cómo se mueve. No es como si luchara, es como si bailara y su espada se mueve al rededor de ella como acompañante, cual amante que baila pegado y no puede obviar que ella es la gravedad de su existencia.

"Maboroshi baila en vez de luchar" una vez oíste decir a tu tío, ahora lo entiendes ya que aquellos flexibles movimientos de junto y esa gracilidad parecía la de una bailarina de espadas. Y sin embargo en aquella gracilidad que podría parecer grulla las dos espadas destacaban como muestra del nitten, de tu escuela, y en la precisión de cada paso y de cada gesto la disciplina férrea del León.

Maboroshi oye una canción que tu no puedes oir y que seguro que esta en su cabeza y llegado a cierto punto, cuando esta acaba, los movimientos de ataque hacia un enemigo oculto que danza con ella por toda la sala paran de golpe, quedando esta callada, parada, respirando agitadamente y con sus largos cabellos sobre sus hombros. En un segundo de paz antes de darse cuenta que no está sola, como si hubiera salido de un trance. Entonces mira hacia donde estas y en sus ojos negros... si, puedes sentir la furia de un terremoto en ellos.


OUT
Maboroshi:
Imagen
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Mirumoto Shoyo
Mensajes: 44
Registrado: Mar Ago 13, 2019 7:45 pm

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Mirumoto Shoyo »

OUT: Ya veía venir yo que fea lo que se dice fea no iba a ser la chica xD.

A la vez que recuerdo las palabras de mi tío "Maboroshi baila en vez de luchar" siento que la danza de Maboroshi sería capaz de hipnotizar a su adversario, de tal modo que sería imposible concentrarse mientras ella sigue "bailando" esa danza letal. Siempre he preferido los movimientos de lucha gráciles que no esos movimientos algo más toscos del clan Cangrejo. Quizás sean más efectivos, pero la lucha no solo debería basarse en la efectividad, sino también en la belleza de sus movimientos, y nunca antes había visto una belleza de movimientos como los de Maboroshi.

Además, he de reconocer, que a esa belleza de movimientos la acompaña una belleza corporal que nunca había visto. Durante mi vida nunca me he preocupado de esos temas, siempre he tenido suficientes tareas como para preocuparme por temas amorosos, pero sería realmente mentiroso si no reconociese (aunque solo fuera para sí mismo) que Maboroshi es la mujer más bella que he conocido. Se que no debo dejarme llevar por esos sentimientos y menos ante la persona a la que tengo que proteger. Soy un samurai y como tal debo de actuar, pero de todas las imagenes que he visto a mi llegada a la ciudad, las cuales han sido realmente sorprendentes y maravillosas, la imagen de Maboroshi entrenando deja al resto uno o dos escalones por debajo.

Ahora entiendo cuando mi tía me intento hablar antes de mi viaje. Pensaba que sería una mujer más dentro de todas las mujeres samurai, pero ahora entiendo a lo que se refería mi tía con proteger el honor de Maboroshi y no dejar que quede en entredicho... debería haber pedido consejo a mi tía cuando pude. Mi tarea posiblemente será mas complicada de lo que pensaba, voy a tener que apartar a más de uno de ella.

Todos estos pensamientos me tenían concentrado y cuando me quise dar cuenta tenía la mirada de Maboroshi clavada sobre mí y ... por la dama Amateratsu, que razón tenían al ponerle el apodo el terremoto, esa mirada es díficil de mantener, cuanta furia y orgullo desprende esa mirada.

Intento tragar sin que se note y procuro que mi sorpresa al verme "descubierto" no se note en mi cara. Mientras me inclino ante su presencia...

"Ryû Mirumoto Shoyo a su servicio Maboroshi-sama.

Siento haberla importunado en su práctica y le pido me disculpe. Acabo de llegar de mi viaje desde las montañas y al preguntar por mi tío y ver que no se encontraba en la embajada decidí acercarme al dôjo. Si lo desea puedo dejarla seguir con su práctica sin mi indiscreta mirada, la verdad que sus movimientos y su control de las espadas me ha resultado realmente admirable y me ha hipnotizado en cierta manera."


OUT: Estoy intentando tomarmelo con más calma ahora xD. A ver si poco a poco voy cogiendo ese estilo de prosa que manejais por este foro jeje.
Mirumoto Shoyo
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
Hay una parte que se llama los rostros de OU donde hay muchas imágenes de los que están en la ciudad. Pero de todas formas las advertencias que ya te hizo tu tia iban por ahí xD
En cuanto al ritmo y forma de posteo, tranquilo, poco a poco aunque ya en este se nota que lo has calado mucho más.
IN


Maboroshi te mira un segundo con la cabeza ladeada levemente con cierta curiosidad tras lo cual guarda sus armas en sus sayas que posee en el obi del kimono y da un par de pasos hacia ti.

"El dôjo es de todos. hizo un gesto abriendo las manos como si indicase con aquello que no podía reprocharte el haber entrado. Me halagáis pero no es más que una práctica diaria." le restó importancia."El mar está llena de gotas de agua igual que la técnica de un bushi está llena de momentos como este." Indicó señalando a la práctica en el dôjo.

Luego se acercó un poco, te diste cuenta que no era muy alta pero que la presencia que transmitía era realmente abrumadora, entendías que fuera una de las candidatas a ocupar el puesto de señor de los Mirumoto.

"Vuestro tío me anunció vuestra llegada, Shoyo-san. Un placer."

Te hizo una escueta reverencia.

"Entiendo lo tedioso que debe resultar a un bushi tener que hacer de séquito de nadie y menos sin ostentar un puesto que merezca tales obligaciones, así que agradezco a su familia y le agradezco a usted que se tome tantas molestias por una candidata."

De nuevo hizo una escueta reverencia elegante. Te dabas cuenta que aquella mujer era elegante por naturaleza pero que también tenía ese fondo de roca caliza impenetrable, no daba sensación de cercanía pero tampoco trataba de expulsarte de su lado, era esa clase de personas que al verse tan perfectas transmitía ese aura de inalcanzable.

"Vuestro tío como la mayoría está en la exposición de arte. Es casi una obligación el ir. Yo lo hice este medio día. Algunos han decidido quedarse allí, después de todo es uno de los "eventos de corte" del día... Vas a ver muchos de estos por aquí, la capital a fin de cuentas vive un invierno perenne donde todo es juego de corte...

Para nuestra suerte, no se espera del Dragón nada. Ni bueno. Ni malo.

Pero... ¿y vos? ¿Qué esperáis de la ciudad?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Mirumoto Shoyo
Mensajes: 44
Registrado: Mar Ago 13, 2019 7:45 pm

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Mirumoto Shoyo »

Ante la pregunta que me hace Maboroshi llevo mi mirada al centro del dôjo. Una mirada algo perdida y melancólica...Se que es lo que espero de la ciudad, venganza... pero... de verdad solo venganza? Que ocurrirá cuando cumpla mi venganza y recupere el honor de mi familia, cuando me haya demostrado a mí mismo y al resto, ante todo a mi tío, que soy una persona leal y en la que se puede confiar. De verdad, entonces, ¿desearé volver a mis queridas montañas?.. o por el contrario habré sucumbido al encanto de esta ciudad. ¿Podré elegir mi destino? o por el contrario mis tareas dentro del clan elegirán por mí... Mientras todos esos pensamientos pasan por mi cabeza.

"¿Que espero yo de la ciudad? Llevo haciéndome esa pregunta desde el mismo momento en que mi tío me solicito venir a la ciudad... Le responderé a esa pregunta tan pronto como haya conseguido respondérmela a mí mismo Maboroshi-sama. Si tuviera que responderla en este mismo instante, diría que recuperar el honor de mi familia, pero soy consciente que es una respuesta muy vaga para su pregunta."

Después de haber visto a Maboroshi estoy convencido que es la clase de samurai que se preocupa de saber la historia de todos los samurais que sirven bajo su mandato, por lo que sabrá que la perdida de honor de mi familia fue algo que nos marco hace tiempo. No debe saber nada sobre la venganza, pero sería irrespetuoso con ella no ser sincero con respecto a esto... y la verdad, decir que busco recuperar el honor de mi familia es una versión más del objetivo de estar en esta ciudad.

Me gusta la forma en la que Maboroshi me indica que no ostento puesto para ser parte de su séquito, y aún así, hacerlo de tal forma que sea mas un cumplido que no una ligera advertencia. Al igual que la forma en que ha dejado caer que debería de ir a la exposición de arte diciendo que es casi una obligación ir pero sin decirme directamente que vaya. Dibujo una ligera sonrisa mientras vuelvo la mirada nuevamente a su cara y pienso que las conversaciones con Maboroshi tienen más trampas que el camino que he recorrido desde las montañas.

"Con respecto a lo tedioso que debe resultar hacer de séquito he de decirla que no tiene de qué preocuparse y que en absoluto es una molestia. Como decía mi padre, 'ofrece antes de que te pidan y demuestra antes de pedir'.
Espero poder demostrarla a usted y a su padre que soy merecedor de la confianza de mi tío y espero poder ganarme también su confianza."


Sé que no es objetivo de Maboroshi enfrascarse mucho tiempo en una conversación conmigo y que ha sido muy respetuosa conmigo aunque la haya interrumpido su práctica. Finalmente, y mientras me giro hacía donde debería ir a mis habitaciones, pero de manera cortés, sin pretender herir a nadie

"Y si me disculpa, creo que voy a hacer caso de su consejo y finalmente me acercaré a la exposición de arte a encontrar a mi tío. Aún no he cogido el gusto por esta clase de eventos, pero mucho me temo que deberé acostumbrarme mientras esté en la ciudad.

Ha sido un placer conocerla y quién sabe, si mañana nos encontremos en el dôjo durante nuestras prácticas. Particularmente me encanta disfrutar de la quietud y tranquilidad de la mañana para poder sentirme en paz mientras realizo mis ejercicios.

En todo caso, estaré junto a su séquito para lo que usted necesite."


Espero que me de tiempo a cambiarme y estar vestido de manera adecuada para esa exposición de arte. Eso si que me resulta tedioso. Odio tener que estar calculando todas las frases que digo en esos eventos y mucho me temo que en esta ciudad hay verdaderos profesionales de la corte. Mientras me dirijo a mi habitación, le solicito al criado que finalmente si haré uso de ese rickshaw que me había propuesto.

Al final a uno le toca enfrentarse a la ciudad tarde o temprano...
Mirumoto Shoyo
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Me hubiera decepcionado si hubiérais podido responder con facilidad. Ni un niño puede responder con facilidad ante una mesa llena de dulces por dónde quiere empezar a comer."

Maboroshi dejó una pequeña y hermosa sonrisa en la comisura de sus carnosos labios.

"Así que no os agobiéis. Un bosque al fin y al cabo está compuesto de árboles. Miradlos uno a uno si hace falta hasta que encontréis el sentido al conjunto."

Ella asintió a sus propios pensamientos y luego alzó sus ojos color terracota a los tuyos.

"La venganza es un camino que requiere de una dedicación tan exclusiva que puede consumiros hasta el alma... Intentad no perderla en el camino, sino no servirá de nada llegar al final de ese camino del infierno sin poder disfrutar de lo que se encuentra al final."

Maboroshi mira hacia la nada, una que se escapa en algún punto del techo y susurra:

"No se puede vivir bajo el mismo cielo del asesino de tus seres queridos... pero tampoco se puede vivir en esta tierra de forma que hagamos sufrir a los que se han ido por nuestra indolencia." Bajó despacio sus ojos hasta los tuyos y esta vez añadió con un tono más alto."Recordadlo."

"Mi séquito lo elijo yo." Te dice clavando sus palabras en tu pecho."Respeto tanto a mi padre como lo hago con mi abuela. Pero esta es mi senda."

La mirumoto ladeo levemente la cabeza y te miró de forma que parecía escrutarte el alma.

"Me gusta tu mirada." dijo con una franqueza que podría hasta parecer ruda."Es la de alguien que sabe que no tiene que perder y mucho que ganar, pero lo suficientemente listo para saber que siempre se puede estar peor... por lo que hay que jugar con cabeza...

Por eso te he elegido. No me decepciones."


Te estabas marchando cuando la voz de esta te paró.

"Mañana no. Esta noche. Para la cena. Os espero en las puertas de la Embajada." Y aquello fue una orden.



Tras lo cual sales de allí. Más deprisa que lento. Los criados te indican dónde está la residencia donde vas a vivir. Está al fondo de la calle. Es un edificio de dos plantas de aspecto clásico y regio. La parte de abajo tienen zonas comunes y la parte de arriba dormitorios. Tu habitación está al fondo del pasillo, en frente la de tu tío, te dicen.

La habitación es adecuada, muy al estilo asceta dragón. Parca pero cuidada, eso si, con muchos libros en la estantería de diferentes materias. Han dejado allí todas tus cosas. Buscas entre tus pertenencias un kimono adecuado y te lo pones, tras lo cual esperas al rickshaw que te llevará hasta la exposición de arte.



OUT
Tu tema sigue en donde pone:
Día 6.- Mañana. Exposición de arte.
Entras en el útimo post y buscas tu nombre en mis respuestas.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Distrito Tesarugi.
Tarde. Tras la exposición de arte.
Salida desde el Templo de Benten de vuelta a la Embajada Dragón en los Distritos Interiores




Sales a la calle principal fuera del templo y aquella enorme avenida aún esta llena de personas que han ido o están llendo a la exposición. Los locales colindantes están llenos de visitantes que han aprovechado para comer, tomar el té, relajarse, quizás tener una reunión privada...
Pasas por aquella calle, abarrotada de viajeros de un lado a otro hasta otra de las avenidas, aquella zona del distrito parece amplia y aunque hay muchas personas el ambiente es relajado, casi monástico, lo cual no te sorprende ya que el aroma a incienso y los múltiples templos en las manzanas te denotan justo eso, este barrio del distrito es religioso.

Puedes ver las pagodas y los diferentes templos adornados en dispares colores y formas a las Fortunas, Kamis y Ancestros y en poco tiempo el ambiente de la exposición se diluye hasta que los que caminan por las calles son monjes, religiosos, peregrinos y habitantes del distrito. Eso te relaja al momento, sientes que aunque todo lo que ves es nuevo y extraordinario el ambiente no se diferencia mucho de la paz en tierras dragón. El paso calmado de los habitantes, el sonido de las campanas de rezos, el olor a sándalo...

No llevas prisa así que no tienes por qué apretar el paso así que te vas fijando en las altas pagodas que aún así no son tan altas como cabría de esperar, tu tía te dijo una vez que en la capital nada se construye muy alto debido a los terremotos de la zona, pero sin tienen enormes bases y recargados motivos.

Vas pensando eso cuando entre varios templos te encuentras con lo que es un enorme edificio regio de dos plantas, de corte militar, parco pero a la vez imponente, que desprende severidad y rectitud y no te sorprende cuando ves el mon de la Magistratura Esmeralda en el centro de esta junto con el cartel de "Magistratura Central Esmeralda" de ahí sale el orden de todo el Imperio y la ley. Aquel edificio militar entre los templos parece estar justo donde debe, ya que la ley imperial es ley divina después de todo, es la ley del Emperador, el Hijo de los Cielos.

Estas pensando justo eso cuando alguien llama tu atención en tu espalda.

"¿Se ha perdido Mirumoto-san o viene a reportar algún problema?"

La voz de mujer refleja seriedad pero a la vez tiene un punto amable en su pregunta, cuando te das la vuelta ves a una mujer, una Grulla de pelo blanco y corto, de aspecto severo y militar, tiene un parche en uno de sus ojos. Te mira con expresión tranquila aunque tiene ese aire, quizás ahora que la ves porque es Daidoji, de cierta picardía innata en aquellos alados.


OUT
La Grulla en cuestion:
Imagen
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Mirumoto Shoyo
Mensajes: 44
Registrado: Mar Ago 13, 2019 7:45 pm

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Mirumoto Shoyo »

Según voy alejándome de la exposición noto como el rumor de la gente disminuye. Sigue habiendo mucha gente alrededor pero por un momento consigo sentir ese silencio que suelo escuchar en mis montañas. Si bien es cierto que la ciudad es gigantesca, parece ser que dentro de ella consigues encontrar los mismos sitios que en otros lugares... y algunos de ellos desprenden la misma privacidad y el mismo silencio que una pequeña aldea de las montañas. Levanto la vista hacía la parte superior de las pagodas, las construcciones son preciosas...se nota el mimo con el que se han construido. El aroma al incienso consigue que cierre los ojos durante unos momentos y pueda concentrarme en el silencio, en el pequeño sonido de las pisadas que se acercan y se alejan a mi alrededor, en las conversaciones entre susurros, con miedo a levantar demasiado la voz y romper ese pequeño hechizo en esta zona de la ciudad...Mi cuerpo se relaja, después de todo lo vivido durante este día en la ciudad puedo centrarme en escuchar los "sonidos" de esta. Hasta ahora solo había conseguido escuchar ruido, solo ruido

Comienzo a caminar con total tranquilidad. Este barrio consigue hechizarme y la sola idea de abandonarlo hace que mis pasos y mi ritmo disminuya, queriendo ralentizar el tiempo y que ese momento tarde en llegar. Mientras observo los edificios veo en el cielo que aún tengo tiempo y no necesito apretar el paso. De repente paro mis pasos. El edificio que tengo a mi lado haría que cualquiera parase durante un breve tiempo para observar la inmensidad de este edificio. No hay decoraciones alrededor de su estructura, no se intento "engañar" a la vista sobre lo que debía de ver... Orden, Ley, Rectitud son las primeras palabras que pienso al poder observarlo. Con que poco detalle se consigue fijar la vista de la gente que pasea por la zona.

Me giro ante la pregunta de la persona que estaba detrás mío. Si bien al escuchar la pregunta me había parecido notar algo de seriedad en la voz, al darme la vuelta y ver que es una Daidoji, siento que es más bien una forma de presentarse. Que diferente es de Daidoji Nozomi a simple vista... y que parecida es esa mirada. Sonrio a la mujer y hago una pequeña reverencia "Tan solo paseaba por la ciudad de camino a mi embajada, si bien es la primera vez que estoy aquí y podría parecer que me he perdido" me río "Soy Mirumoto Shoyo y no puedo negar que es mi primer día en la ciudad, estoy seguro de que se ha dado cuenta. Es difícil esconder las reacciones del rostro ante las maravillas que uno va viendo." Levanto la mirada con cierta picardía "Me estaba preguntando si le gustaría acompañarme durante un rato del trayecto. Estoy seguro que con usted estaría mucho más seguro...¿magistrada?"
Mirumoto Shoyo
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6. Mirumoto Shoyo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La mujer delante tuya va vestida con colores Grullas, con materiales nobles, pero como toda la familia Daidoji destila una sobriedad dispar al resto de su clan. Nada de encajes muy bordados, sólo una grulla que vuela con sus alas blancas sobre un cielo azul intenso. En su pecho el mon de la magistratura en dorado y verde destaca como si tratase de decir que la Grulla que vuela bajo su kimono y el mon que porta en su pecho son dos partes de ellas independientes y cada una con su propia importancia, aunque el mon de la magistratura está arriba... otra declaración no verbal.

"Si, no parecéis de esta ciudad."

Te dice con una media sonrisa en la comisura de sus labios mientras asiente y se acerca.

"Mi nombre es Daidoji Chika." Se presenta. "Un placer Mirumoto Shoyo-san. Hay muchos nuevos recién llegados a la ciudad, no sólo de su clan, y esa expresión es habitual."

Te dice mientras se pone a tu lado y mira hacia el edificio de la Magistratura.

"Pero si le soy sincera, creo que en cierta medida nadie que vive en esta ciudad deja de tenerla del todo, ya que tiene la cualidad de rehacerse cada ciertos tiempo y llenarse de nuevos secretos..."

Anda un par de pasos a tu lado.

"Os acompañaré hasta la muralla de la Ciudad Interior, es sencillo perderse en esta ciudad, sobretodo en la ciudad exterior, aunque este distrito está un poco "más ordenado" que otros..."

Te comenta.

"El edificio es maravilloso ¿cierto? Depende de la Universidad Kaiu su mantenimiento con un acuerdo imperial que tiene la magistratura en la que todos salimos ganando. Los grandes ingenieros siempre les encanta meter mano en edificios como estos y nosotros tenemos esa extraordinaria mente detrás de las reconstrucciones y mantenimiento. No sé si habéis ido a la Universidad Kaiu de la ciudad, es extraordinaria. Es uno de los grandes edificios docentes de esta ciudad, el más grande sin duda, seguido por la Escuela de Buenas Esposas Escorpión de Soshi Satomi que hace no demasiado se instauró en el Distrito Exterior Jumarashi y que ha atraído también bastante la atención por su construcción y sus disciplinas, claro."

Comenzó a explicarte andando contigo.
Chika miró tu daisho y asintió seguramente a sus pensamientos.

"¿Habéis venido porque os ha llamado el Clan? ¿Quizás sois de los que quieren participar en el Campeonato Esmeralda? O puede que sólo estéis para ayudar al Clan en su misión esta primavera... Una que, por cierto, y sin ánimo de sonar ruda, nunca se sabe qué es lo que estáis pensando ju Pero supongo que eso es bueno en esta ciudad, si nadie sabe qué es lo que quieres nadie puede desbaratar tus planes..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Responder