Día 6.- Kubo.- Tarde

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El abuelo te pone corriendo una botella mientras te sonríe y te pregunta si queréis también comer algo.

"La ciudad está un poco revuelta." Te dice el abuelo. "Y es que a más gente viene a la ciudad más problemas suele haber."

"Más los que ya de por si hay." Murmura la mujer.

Akechi que le tenía el ojo puesto encima a esta dice:

"¿Y qué clase de problemas hay en una ciudad con tanta guardia?"

La mujer mira por encima del hombro hacia donde estáis ustedes y responde:

"Pues los problemas de o quien no puede pagar protección, o no tiene amigos que le protejan, está en fuego cruzado o ha hecho pactos con quien no debería, entre otras cosas...

Esta ciudad tiene muchas cosas que hacer y que ver y también muchas por las que morir. Deberíais saberlo, estamos en una fuente inagotable de problemas."


Hizo una seña al barrio rojo, lugar de prostitución, juego y drogas.

"Pero en esta ciudad quien puede pagar vuestras espadas sin que lo miren mal no son los señores que portan mones de animales se refirió así a la casta samuraisino a los grandes comerciantes heimins que habitan en esta y dependen de ellos que no pueden acudir a los duelistas ni guerreros de las embajadas."

Os informó.

"Si optáis ir más arriba de ellos sin haber sido llamados os arriesgáis a una patada en el culo."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

No sé si interpretar el comentario de la mujer cómo una oferta, o cómo una advertencia. Normalmente las mujeres que comen ramen en la calle no suelen ir advirtiendo de nada a ronin desconocidos. Está claro que no es una mujer de baja extracción, una hinin nunca hablaría así ni siquiera aun ronin, ni siquiera la mayoría de los heimins, pero evidentemente tampoco es un cortesana criada entre sedas. Pongo mi sonrisa más sincera, y busco mis modales más cortesanos, e intentando no transmitir ironía o arrogancia alguna, sino respeto:

- Honorable señora, no esperamos que la fama de nuestras espadas haya llegado a la embajada del León, o al gobernador del distrito, pero siempre hay señores samurai, ocupados en el ajetreo de estos días, que no cuentan con tantas espadas como deberían por sus múltiples negocios, y deben ocupar a sus leales servidores en quehaceres más importantes que aquellos a los que estamos llamados unos humildes ronins, y que por desgracia esos señores al final siempre deben atender. Pero decidnos, señora, ¿quizá conocéis vos alguna de esas personas interesadas en nuestra espada y capaz de pagar nuestro humilde salario? Pido que nos disculpéis por no conocer cómo funcionan aquí las cosas, somos nuevos en la Ciudad-Del-Trono-De-Jade y aun estamos deslumbrados por su esplendor.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

La mujer te mira con una expresión adusta, parece que está calibrando si tu cortesía es fingida o no y se vuelve hacia el enorme bol de ramen mientras dice:

"No tengo nada de honorable, al menos no para los de casta samurai." espeta."Pero si que llevo viviendo en esta ciudad mucho tiempo como para saber cómo respira, los que somos como nosotros debemos hacerlo, la capital es como una planta carnívora de preciosos colores que atrae a todos por igual cual moscas y que de pronto... ZAS! estás en sus garras.

Como te digo... ¿Podría haber samurais que empleen a ronins? Puede pero no en esta época del año y no como estan las cosas, si lo hacen lo harán a través de otros, nunca de manera directa, no sé si me explico. Puedes trabajar para la Mantis, para la Kasuga, para el Escorpión... para algunos de ellos pero no va a venir ningun samurai a contratarte ni mucho menos a dejarte entrar en su casa.

Si alguno viene a hablar contigo una de dos, o estás a punto de morir o tienes algo que les interesa por lo cual eso no tiene por qué ser bueno. En el caso de extranjeros como ustedes, que se ve que no sois de la ciudad a priori no tenéis nada que ofrecer a alguien así, por lo que os queda trabajar para ellos, si es que sale el caso, de manera indirecta o como os digo a grandes comerciantes de la ciudad que las espadas de ronins bien adiestrados es lo que mejor pueden pagar y más efecitivos.

Pero si estás pensando en entrar en la residencia de un samurai por las puertas delanteras pensarlo un par de veces antes, aquí o eres alguien o mejor ni lo intentes y menos como está el asunto... Entre las guerras que no existen entre gozokus y no gozokus, el séquito del emperador, los cangrejos esos tan raros que parecen estar buscando algo por los bajos fondos y las guerras de mafias... Lo mejor es un trabajo alejado de todos esos ajetreos. Si queréis seguir en la ciudad, claro...

Y sino... pues tendréis que ofrecer algo más que una espada, creedme, aquí hay muchas."


"Ella sabe de lo que se habla." Dijo el anciano. "Pocas conocen tan bien los bajos fondos como Nomu-san." señaló a la mujer.

"Bajos y altos... tampoco es que importa, hay que estar donde está la información."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

No he sobrevivido hasta hoy metiéndome donde no me llaman. La mujer no parece interesada en nuestros servicios, pero su consejo de quienes pueden ser o no unos amos recomendables parece sincero, así que lo tomaré en cuenta. Un ronin no puede dirigirse a la casa de un noble samurai en busca de trabajo, ni en busca de nada, porque acabará con suerte apaleado como un perro. Espero, que una casa pequeña de un clan pequeño a su vez, sea más accesible, como ya lo ha sido otras veces para mí, para buscar a la persona adecuada, con suficiente influencia en la casa, y presentar nuestras credenciales y nuestros servicios, para que sean reclamados y contratados, llegado el momento, por quién corresponda, como suele ser habitual, sin exponer el buen nombre de su señor. Necesito un señor que pague mi arroz, pero no he venido a Otosan Uchi en busca de una habitación más amplia que las que he disfrutado estos años, un trabajo más tranquilo, y una bolsa más llena. He vuelto a Otosan Uchi con un objetivo, y me he prometido a mí mismo que lo conseguiré. Cuando un samurai hace una promesa, la cumplirá o morirá por hacerlo.

- Os agradezco enormemente, Nomu-sam, vuestro consejo y no dudéis que lo tendremos en cuenta y lo pondremos en práctica. Lo agradezco tanto como lamento que alguien con vuestro buen criterio no conozca a nadie a quién recomendar el provechoso servicio de nuestras espadas. Sin embargo estoy seguro de que vuestras palabras nos servirán de guía y no tardaremos, así, en encontrar un buen quehacer, alejado de más problemas de los estrictamente necesarios que, por desgracia, conlleva nuestra miserable profesión.

Hago una reverencia y me giro para volver junto a mis compañeros, con los que me siento para beber el sake recién servido, mientras increpo al viejo:

- ¡Vamos a probar ese ramen del que se habla hasta en el trono de jade!

Y vuelvo, con un gesto, a indicar a Akeshi que contenga a Mogu hasta que la mujer se vaya y nos quedemos a solas con el viejo camarero para preguntar sobre ella, el barrio, quién es quién por allí, y qué alternativas de trabajo tenemos, más decentes que descargar barcos para las tortugas, mientras consigo acercarnos al entorno de los Kitsune y con ello al de los leones, evitando entretanto más problemas de los necesarios y tener que buscar trabajo con Escorpiones que puedan buscar problemas con mis compañeros, Cangrejos que los puedan buscar conmigo o Dragones que traigan fantasmas del pasado.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"El problema no es que yo no conozca a nadie, sino que ahora mismo ustedes sois los que no conocéis nada. En esta ciudad los ronins son útiles cuando saben donde se meten, si quieren sobrevivir. No creo que queráis que os lleve ante samurais que les convenga que seáis nuevos en la ciudad y acabéis boca abajo en la bahía del sol.

Creedme, es por ustedes, esta ciudad lleva la política en sus venas."


La chica termina su plato y paga al viejo sin decir nada más. Sólo un gesto en la mano de despedida después que la conversación haya quedado acallada por los platos en vuestras mesa y en vuestras bocas.

El viejo la ve marchar mientras os sirve de nuevo algo de sake cuando Akechi le dice:

"Muy guapa."

"Y rápida." Añade el viejo como si le advertiera de esa forma de hablar si se lo dice a ella.

"Parece que sabe lo que se hace." comenta Mogu sin dejar de comer.

"Más le vale, Nomu-san lleva viviendo en esta ciudad desde pequeña, es parte de las calles tanto como los árboles, por eso os ha dicho lo importante que es controlar este ambiente para vosotros. Esta ciudad es un laberinto, pero no sólo de calles."

"Entonces ella sí que trabaja para algún samurai, por lo que ella ha dicho de ser de utilidad y vos..." Comenta Akechi haciendo que el viejo asienta.

"Hai, es una informadora."

Mogu levanta la vista con una ceja alzada.

"De la Magistratura Esmeralda." Añade no sin cierto orgullo quizás de un viejo amigo que se alegra de algo tan bueno como ser tenido en cuenta por ni más ni menos que los Magistrados Esmeralda, con potestad en todo el Imperio y por supuesto sede central en la capital.

"Trabaja en los distritos exteriores, en esta clase de zona para estar al tanto de los sucesos que pueden repercutir "hacia fuera"...
Los señores parecen nuevos en la ciudad... ¿Viene a buscar trabajo o por asuntos personales?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

La mujer se levanta dejando en la atmósfera sus advertencias. Mis compañeros no tardan en asaetear de preguntas al viejo vendedor de comida, que nos pone al día sobre la ocupación de la mujer. Informadora de la magistratura esmeralda en los distritos exteriores. Tan hermosa como, seguramente , peligrosa.

"Nosotros buscamos trabajo, nuestras bolsas no está tan llenas como para viajar por placer y pocos negocios, que no sean la espada, ocupan a hombres como nosotros. ¿Acaso conoces tú alguno de esos atribulados comerciantes que pueden necesitar nuestros servicios?.

Aunque también nos gustaría conocer la ciudad, como Nomu-sam ha dicho, somos nuevos y debemos conocer el suelo por el que pisamos. Nos han hablado de una academia Kitsune llevada por tres hermanas, las Tres-Colas.del-Zorro que son las mujeres más hermosas sobre la faz de la tierra y creo que está en este mismo distrito ¿no? ¿es tan grande la maravilla cómo dicen?¿conoces esa casa? ¿o crees que hay otras maravillas en este distrito más dignas de nuestra atención?

Aunque hablado de bellezas
-doy una risotada de pretendida banalidad- ¿De quién se esconde una informadora de los magistrados? ¿Y a quién pertenece esa vida por la que teme hasta el extremo de haber cubierto con un velo tan amargo su mirada sobre esta ciudad?

Bueno, hablando en serio
- suelto otra carcajada como quitando importancia a todo lo anterior, mientras hago sonar en mi mano el pago de nuestra comida- ¿de quién debemos mantenernos alejados en este barrio y en este distrito? ¿quién dirige los asuntos al margen de la silla del León?¿quién puede ser útil a hombres como nosotros y quién puede hacernos ganar dinero?¿Hay alguien aquí de quien se pueda esperar ayuda o en esta ciudad sólo hya dagas apuntando tu espalda?"
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Oh! Claro que los conozco, si no son ellos son sus hijos los que día si o día también dilapidan su fortuna en cosas que si que pueden comprar, y en este barrio está todo a la venta."

Dijo el viejo refiriéndose a la mercancía del barrio rojo.

"¿Qué tipo de patrón entonces buscáis?"

Preguntó antes que hablarais de las zorro.

"Mujeres muy hermosas, sin duda, pero que nadie os oiga hablar de ellas como las más hermosas del Imperio habiendo un imperial cerca que todo el mundo sabe que no sólo la madre del Emperador es la mujer más hermosa de este sino que también hablan de su mal carácter si alguien le arrebata dicho prestigio..."

Sonrió este de medio lado como si dijera "problemas de la realeza".

"Lo que si son esas señoras es bien conocidas por trabajar para uno de los grandes patrones de esta ciudad, Doji Higshikawa y estar rodeadas de toda clase de lujos y de los mejores eventos. De hecho esta noche dicen que están asistiendo al baile de la luna en el Kin no Bu, un palacio de fiestas exclusivas."

"¿Nomu-san?"Pregunta."Ella no se esconde, más bien es la que busca a quien no quiere ser encontrado por eso está tan solicitada en esta ciudad, tiene ojos en todos lados y buenos amigos en otros... justo lo que un magistrado que haga bien su trabajo necesita."

"¿Quién dirige este distrito fuera del León? La Kasuga, por supuesto, esta ciudad está controlada por la Kasuga en las espaldas de casi todos, después de todo este es su territorio." Te comentó. "La Kasuga controla la yakuza y controla todo lo que se mueve para ellos ser los primeros en saberlo mientras siguen con sus quehaceres legales a la vista de todos y cuidan que lo ilegal no ensombrezca la ciudad del Emperador. Tener controlada la oscuridad es su forma de mantener limpia la ciudad."

Te dijo.

"Así que aquí todos de una forma o de otra trabajamos para ellos, incluso yo, que tan sólo vendo ramen, después de todo que pueda hacerlo es gracias a sus licencias, por ejemplo.
¿Y quién manda? Pues depende de al asunto que quiera referirse como en todos lados las organizaciones tienen tentáculos."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

El viejo vendedor de ramen parece estar bien informado y soltar la lengua con facilidad. Puede sernos de ayuda.

Las tres hermanas del Zorro parecen estar en buenas relaciones con las Grullas. No es es extraño en estos tiempos. El zorro siempre suele estar cerca del León, y juntos han hecho frente a los Cangrejos cuando el anterior Hantei les dio a unos los privilegios que quitó a otros, y sus fronteras se vieron amenazadas. Los Leones nunca han sentido mucha afición por la Grulla y su aparente aversión al campo de batalla, pero en estos días inciertos no puede el uno sin el otro aspirar a ser manos derecha e izquierda del emperador, como siempre lo fueron, sin colaborar para arrebatar esos privilegios al Cangrejo y el Escorpión. Me interesa conocer sus relaciones, inclinaciones y carácter, pero no será en sus eventos sociales donde lo consiga, ya que no es precisamente allí donde mejor recibido es un ronin. Tengo que encontrar la manera de localizar a las personas de confianza en la casa de las Kitsune que gestionen a la gente a su servicio, sus espadas o sus asuntos más mundanos, si quiero tener la oportunidad de hacerles llegar mis presentes y obtener la oportunidad de participar de los asuntos de esa casa y servirlos en lo que se pueda. No se me ocurre ahora mismo otra manera de alcanzar una oportunidad de tocar a la puerta, en esta ciudad, que deseo me sea abierta. Pero mientras tanto debo comer, y darnos a conocer entre los comerciantes ricos puede ser una fuente de ingresos previa, paralela llegada el caso, y seguramente mejor a los encargos Kitsune. Por otra parte, para poder movernos con tranquilidad, es imprescindible conocer la kasuga y la yakuza locales. Mientras tanto, nuestra misteriosa (e influyente) amiga sigue despertándome algo de curiosidad por lo valioso que puda resultar conocer información de cuanto se mueve n torno a ella.

"Brindemos por la emperatriz entonces, que deslumbra a la mismísima Amateratsu -digo elevando mi taza hacia el viejo.-

Está tan lejos de no nosotros -digo ya recuperando mi tono entre divertido y reflexivo- cómo las fiestas de la alta sociedad a las que acuden Dojis y Kitsunes. Supongo que será más fácil ver a esas bellezas en el día a día de su casa que en esas fiestas exclusivas ¿dónde viven?¿conoces a alguien de su casa que traiga chismes de sus amores o que las haya visto de cerca?

Más cercana, pero seguro igual de conveniente de mantener las distancias, parece nuestra amiga
-y señalo con un gesto hacia la calle por la que había encarado Nomu- creía haber pillado al vuelo que antes hablaba de mantenerse a salvo en la zona y no exponerse a los peligros fuera, y que estaba preocupada por alguien que andaba desaparecido ¿es algún enemigo del emperador a quién persigue entonces?

Pero bueno, contadnos, ¿quienes dirigen la kasuga y la yakuza en este distrito y este barrio?¿quienes de ellos son los peligrosos en cuyo camino no debemos cruzarnos si queremos conservar la cabeza sobre los hombros?¿hay alguno que pueda tener buenas oportunidades para que ganemos un poco de oro?

Y sobre todo, es un patrón que afloje la bolsa y que necesite espadas a su servicio, lo que necesitamos, y a ser posible que no busque problemas que supongan un pasaje seguro para una poco honorable reencarnación de estos humildes ronin, en especial que no los busque con los Leones que... al fin y al cabo son quienes controlan el distrito. "
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El viejo vendedor alza un vasito de sake y bebe con vosotros.

"Y que guarde muchos años al joven Emperador." Añadió este.

"Oh, claro, ellas viven en este distrito así que cuando no están trabajando o en eventos sociales como los que ha habido y está habiendo hoy en el templo de Benten estarán por aquí." Te informó.

"Es sencillo saber dónde viven, es la casa justo de al lado de la escuela de baile, todo el mundo conoce donde están, en el centro del distrito, donde las calles son más grandes, es un enorme edificio, casi parece una mansión, como le digo la Grulla paga bien a sus artistas si son buenos y los hace prosperar y más la familia Higshikawa. El padre es el patrón pero cada una de sus hijas son muy influyentes en la ciudad.
La mayor, Doji Yashiko, además de ser otra patrona reconocida es la protegida del daimyo de los Otomos, Nishi-sama.
La mediana es sensei adjunta del dôjo de Kakita Notatsu, el sensei del Emperador, y asiste a las lecciones también.
Y la pequeña Akashi, más enfermiza, aún así es una artista respetada."

Os contó este.

"En cuanto a los chismes... pues bueno, señor, los hay muchos y muy variados... ¿Pero ciertos? Pues no sé yo que decirle, eso son cosas más de mujeres, seguramente si estuviera aquí mi señora os contaría cosas pero yo prefiero alejarme de rumores que puedan traer luego peligros, después de todo las hermanas Kitsune tienen a medio distrito enamorados de ellas y con ganas de sacar su espada si alguien habla mal de ellas..."

El viejo quedó callado un momento y luego dijo:

"Cuando uno informa a la magistratura puede correr riesgos si otros se enteran de qué dices y de qué haces... sama. Han habido ciertas muertes en estos días que se habla de que estan haciendo ciertas purgas de un lado y de otro de distintos conflictos..." Susurro.

"La Kasuga es la que controla la yakuza en este distrito, como les digo, en realidad es la que controla la mayoría de la yakuza de toda la ciudad a excepción de la que lo hace los Escorpiones. Los demás clanes prefieren no tener tratos directos con estos, aunque no se deje engañar, he dicho directo... siempre está la kasuga entonces para darles ese trato indirecto si lo quieren.

En esta ciudad la mayoría de las Yakuza que tienen que ver con la kasuga son fáciles de reconocer ya que suelen llevar algo en el nombre que los diferencia y que facilita que todos sepan lo que hay sin decirlo. En este caso los de este distrito son "El caparazón de la concha" y los distinguirá por los símbolos de una caracola que llevan sus miembros. Como este distrito tiene un barrio rojo pequeño sólo hay una yakuza en este, no como en otros.

El Oyabun de esta yakuza se llama Yambo y es un viejo que lleva en este negocio mucho... mucho tiempo, tanto como yo haciendo ramen.
En cuanto a quien es el líder Kasuga de este distrito que se ocupa del control de estos... pues es Kasuga Ippei.

Es una yakuza que como no tiene muchas intrusiones de otros desde fuera suele ser poco violenta si te sabes llevar bien con ellos pero claro, mantener la paz siempre es necesario así que nunca están de más los hombres como ustedes, si estáis bien formados para el combate. A Yambo además le encantan las luchas y se hacen muchas apuestas en este barrio por lo que siempre le gusta además demostrar que sus hombres son grandes luchadores sin armas."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

Trabajar para la Yakuza no suele ser lo más recomendable, pues puede acabar acarreando grandes problemas con las autoridades y eso es lo último que deseo. Sin embargo saber quién es quién y que ahí puede haber, llegado el caso, una bolsa no está de más. Me interesan más esos heimin de bolsas repletas que necesitan espadas para resolver sus miserias y que no pueden mostrarse tan arrogantes ante un ronin como un señor samurái. Habrá que mantener ocupados y con la bolsa llena a mis compañeros mientras consigo que las señoras kitsune tomen en consideración nuestras espadas en su casa. Parecen bien relacionadas con Grullas poderosas que tiene acceso al mismísimo palacio imperial.

" Interesante, amigo -le digo al viejo, mientras le sirvo un poco más de sake de nuestra botella- pero nuestra misteriosa amiga parecía muy interesada en alguien en particular ¿no es así?

De momento creo que nos mantendremos más cerca de esos heimin necesitados de espadas, de los que ha hablado Nomu-san que de la yakuza, somos nuevos por aquí y no queremos problemas con las autoridades, ¿conoces alguno que tenga facilidad para aflojar la bolsa y que busque hacerlo en favor de unos humildes y curtidos ronin?

O quizá sabes quién maneja este tipo de servicios cuando los necesitan los Kitsune y no quieren manchar sus impolutos kimonos. Esos poderosos Doji suelen ser más amigos de solucionar sus asuntos entre bambalinas y con discreción, sin tener que ver comprometida su falsa sonrisa, quizá conozcas al agente a través del que buscan ese servicio. O incluso el León, y más cuando gobierna, puede necesitar lavar trapos sucios sin tener que pedirlo ni que siquiera lleguen a sus orgullosos y honorables oídos
-una puñal invisible atraviesa mi pecho mientas digo esto- el rumor de cuanta bajeza y deshonra conlleva, y quizá tú sepas con quién hay que hablar para que se nos encarguen a noostros dichas tareas."
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Oh si... como le digo esta ciudad tiene su propio ritmo y problemas... No sé si ustedes saben lo de los grupos que no-existen-pero-si-que-existen" El gozoku." Ahora mismo estamos en época de cambio y todos aquellos que pertenecieron y no han sabido cambiar de bando en el momento adecuado o mejor dicho que no vieron que esto no era un juego de bandos sino de estar en los dos ahora están teniendo problemas. La señorita está buscando a uno de esos que no ha sabido quedarse al margen..."

Te comentó.

"Pero si le digo la verdad...." Suspiró." Yo que ella no tendría fe... Hace unas noches estuvieron por aquí un grupo de escorpiones haciendo... "limpieza".... unos locos, locos le digo, creame, que de eso se mucho, peligrosos como pocos he visto..." susurró.

"Conozco a alguien que le podría interesar sus servicios."

Os dijo de pronto pensativo.

"Hay un comerciante en este distrito, Ozuma, que tiene muchos negocios relacionados con los puertos y en estas fechas los puertos a veces no son seguros. Además le ha ido muy bien en poco tiempo y eso siempre despierta envidias, ya sabes, un hombre que sabe ver el dinero moverse y en qué apostar puede ser enviadiado y querido muerto en breve... además tiene un par de hijas jovenes muy bellas y eso le causa aún más problemas.

Vive no muy lejos de aquí en la zona del mercado, es sencillo reconocer su residencia ya que es bastante grande y tiene en la puerta una imagen de dos golondrinas sobrevolando en la madera de esta. Como le digo no tiene pérdida. Después de lo que le pasó hace unos días con una de sus hijas estoy seguro que querrá protección."

"¿Y qué le pasó?" Preguntó Akechi.

"Lo que le digo, dos chicas hermosas atrayendo la atención de personajes inadecuados. Hay un tipo que está bastante obsesionado con ellas y es de la yakuza que os he comentado así que es un tema muy peliagudo, por un lado porque el jefe yakuza no dejaría que uno de sus hombres le hiciera un enorme entuerto visible en este distrito pero de otro lado tampoco pueden los campesinos tratar mal a sus hombres... así que están en una situación complicada como les digo que quizás se solucionaria si tuviera buenos guardaespaldas que disuadieran de la situación..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

La alta política imperial está, a día de hoy, muy lejos de nosotros, pero el conocimiento es poder y quizá haya más verdad en los rumores del barrio rojo que en los salones de palacio. De todas formas siempre es interesante saber quién es quién en la ciudad y donde pueden surgir los incendios. Lo bueno de trabajar en grupo, y de hacerlo por encargos de gente que quiere rapidez , eficacia, pagar y no relacionarse demasiado con nosotros, y no sirviendo a un señor en una guerra en el campo de batalla, es que podemos servir a más de un señor al mismo tiempo, atender distintos encargos siempre que no sean descaradamente incompatibles y hacernos nuestro hueco y nuestro nombre. Trabajar para comerciantes ricos es una buena forma de llenar la bolsa mientras conseguimos que el Zorro cuente con nosotros para lavar algún trapo sucio, y ganamos un lugar en los sótanos de su casa para que recurran a nosotros en esos asuntos. Después, jugar mis cartas y esperar el momento...

" Dices que los magistrados buscan a ese tipo, pero que los Escorpiones hicieron limpieza de tipos como él con sus métodos. ¿Qué clan controla a los magistrados? -pregunto de nuevo al viejo, sin escatimar sake- Los Escorpiones han controlado al corte desde hace años, gracias al anterior emperador, es algo que sin duda han deseado por siempre, pero la Grulla se vio desplazada, por ello, del lugar que ocuparon desde el principio de los tiempos. Ahora dicen que el joven Hantei ha devuelto la gracia a la Grulla y la ha retirado al Escorpión. No sé en que lugar deja eso a nuestros enmascarados amigos a la hora de campar a sus anchas por la ciudad, y más ahora que el León vuelve también a rugir y reclama su lugar en el ejército, que hasta ahora compartían Escorpiones y Cangrejos. Gozoku es una palabra peligrosa, pero si tiene algo de verdad no se me ocurre nadie mejor que un Escorpión para estar tras ella. No creo que cedan sus privilegios con facilidad a Leones y Grullas.Y teniendo en cuenta que las Grullas son amigas del Dragón y tampoco simpatizan con el Fenix, que ha estado en buenos términos estos años con los Escorpiones, puede ser que estos arrastren consigo a aquellos en una traición, ante la posible pérdida de poder en favor del Dragón. Aunque los Dragones nunca han ambicionado Otosan y los últimos años se ha estropeado su relación con los Leones, por lo que no estarán muy cómodos en una alianza a tres con la Grulla... claro que la Grulla siempre ha convivido por interés con el León, que desde los tiempos del kami Hantei han despreciado a las cortesanas Grulla. Por otro lado, no me imagino a un Cangrejo cometiendo traición, lucharán contra el León por conservar el control del ejército, como llevan años haciéndolo, pero lo harán en el campo de batalla y no conspirando entre seda y porcelana. Y si son derrotados volverán con honor a su muralla. En todo caso Akodo Sembei tiene muchas papeletas para convertirse en el próximo líder del Clan, y es un hombre muy próximo la Emperatriz... claro que habrá que ver cuanta influencia tiene ese Bayushi Dansan.

Pero en fin...
-suspiro cambiando de tema- no serán nuestras espadas las que decidan el futuro del imperio, pero sí son las que pagan este ramen y este sake. Ese Ozuma parece el tipo de trabajo que paga el techo bajo el que dormimos, pero enfrentarse la yakuza no es lo más inteligente para unos recién llegados..."

No temo enfrentarme a la yakuza, he limpiado más de una madriguera de esas ratas. Pero no es lo mismo expulsar de una aldea a un puñado de borrachos mugrosos con el apoyo de los samurais locales, que enfrentarse a la yakuza de Otosan, con su poder y sus conexiones, sin conocer prácticamente nada ni nadie del lugar. No me importa morir, pero si algún día me arrojo voluntariamente a la muerte espero que sea luchando por lavar mi honor, y no para garantizar que un heimin reciba un cargamento de pescado salado.
Última edición por KUBO el Jue Oct 17, 2019 12:06 am, editado 1 vez en total.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¿A los Magistrados?" sonrió "¡Nadie! ¡Todos! Los Magistrados Esmeralda sólo responden ante el Emperador y el Campeón Esmeralda, puesto que ahora mismo esta vacío. Mientras esto es así no dudo que habrá quien tire más para su casa pero los que están en esta ciudad si es de esa forma se cuidan mucho de parecerlos, los Imperiales tienen ojos en todas partes. Los Magistrados locales hacen caso de los Gobernadores del Distrito, claro, y luego estan los que sirven a los anteriores gobernadores, o eso dicen, como en el caso del Distrito Hiro, que todo el mundo sabe que aunque ahora es Fénix nunca ha dejado de ser Escorpión."

Comentó este mientras te servía otra copa de sake.

"¿Ah? pero no lo sabéis?" Sonrió el viejo. "Los Escorpiones son los cazadores de gozoku juju Ellos nunca están en el lugar de los cazados, siempre de cazadores, son expertos en ello. Ahora reclaman fama y buena posición como de hecho se les da por esa labor de limpieza...
En cuanto al Cangrejo este se está replegando, hace unas noches hubo una gran cena y lo anunciaron, no quieren el poder de la mano derecha ya que parece ser que alo ruge al otro lado en las Tierras Sombrías y están llamando a replegarse. Pero no lo venderán barato, ya están en negociaciones con el León, seguramente estos recuperen el poder pero pierdan tierras y tengan un nuevo anillo de seguridad, puede incluso que avancen las tierras Cangrejo hasta el Shinomen... quien sabe...
De hecho estoy seguro que toda esa pelea será fingida casi, todo el mundo sabe que si Akodo senbei se casa con la Madre del Emperador es para que este tenga al clan león, el poder militar y de camino o mejor dicho, que al final sea ella la que lo posea. Quien no se haya enterado en estos años de quien manda en el Imperio es que ha estado viviendo bajo el agua.... ¡Y al verdad es que no nos va mal! Nunca ha estado mejor la ciudad que con la Madre del Emperador haciéndose cargo del estropicio que asoló la ciudad tras el último invierno de muerte del reinado de Okucheo.
De la Grulla, pues ahora mismo está haciendo lo que mejor sabe, con la Dama Kotoko como una de las figuras más poderosas de la ciudad y el llamamiento al séquito imperial no duda nadie que la Grulla le va a encontrar una esposa al joven Hantei de cabello blanco y de paso plagará la corte con sus artistas y cortesanos. El Emperador fue criado en tierras Escorpión y Grulla mientras el anterior reinaba...

Aunque si, como decís eso es alta corte, algo de lo que sólo comentar y ver desde fuera."

"¿Cuánto es la cuenta?" Pregunta Mogu.

"Un zeni por cabeza." Os dice.

"¿Entonces vamos a buscar al comerciante o lo dejamos para mañana y rondamos un poco el barrio?"

Sonrió Akechi.

"Tu no quieres rondar el barrio sino más bien probar la mercancía, Akechi, no empecemos ya."

"¡Pero habrá que probar el producto local ¿no?" Se rió este.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

Parece que nadie se adapta a los cambios como un Escorpión, si el nuevo emperador los aparta del control de la corte y el ejército, ellos vuelven a controlar a los espías como siempre han hecho, pero me sigue extrañando que un clan como ese renuncie a tanto poder y vuelva a su antiguo papel sin más. Parece que los Fenix están en su barco, y si la Grulla y el León vuelven al poder y el Cangrejo acepta una derrota honrosa, sigo sin concebir que, si existe un gozoku, haya detrás otro clan que no sea el Escorpión. Desde luego no los Dragones los que no interesa Otosan y en cualquier caso resultan beneficiados con el nuevo emperador. El joven Hantei ha tenido que elegir entre el Escorpión y a Grulla, y parece que ha elegido Grulla, pero intenta no ofender a los peligrosos enmascarados.

- ¿Entonces vamos a buscar al comerciante o lo dejamos para mañana y rondamos un poco el barrio? -pregunta Akechi mientras dejamos a nuestro locuaz amigo.

- Como queráis amigos. Si decidís que conozcamos esta noche a las mujeres locales, no seré yo quién se oponga. Mañana temprano quiero acercarme a la casa Kitsune para estudiar cual es el mejor camino para ofrecerles nuestros servicios. Un regalo bien escogido puede suponer una cierta "deuda" de cortesía, y una buena carta de presentación que no hable de nosotros como unos bandoleros mercenarios sino como elementos aceptablemente útiles. Sin embargo no es suficiente, hay que escoger muy bien còmo se lo haremos llegar, a través de quién y con qué mensaje. Esto es Otosn Uchi, no basta con plantarte ante la puerta de un castillo en el culo del mundo y ofrecer tu espada para la guerra de turno del señor feudal. Mientras tanto, y quizá incluso aunque tengamos éxito, es interesante buscarnos amos con bolsas generosas que tengan buenos encargos para nuestras espadas, que nos permitan pagar el sake. Pero tanto si preferís que los busquemos esta noche, como si queréis hacerlo también mañana, me gustaría saber vuestra opinión sobre el trabajo que tendría para nosotros ese tal Ozuma, ya que no se si podríamos infravalorar hasta que punto está implicada la yakuza, y acabar muertos en un callejón sin haber llegado a disfrutar del esplendor de esta ciudad. Somos tres y cada una de nuestras espadas debería valer por diez de esos perros, pero realmente desconocemos como de poderosa es la yakuza aquí. Claro que si nuestro buen amigo asegura que para el lider de la yakuza su esbirro es ya más una molestia que otra cosa, quizá podamos solucionarlo con mano izquierda, o sobre con la mera disuasión, me parece que además de buen ramen el viejo tiene tato sentido común como información.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
te restas el zeni en tu ficha
IN

Los tres os levantáis mientras charláis.

"Yo creo que lo primero, para saber si es un trabajo fácil o meternos en problemas, sería dar una vuelta por el barrio rojo y ver cómo son esa yakuza. Investigar si parecen muy violentos o no."

"Oh! Estupendo, yo voto a eso, probemos la mercancía."

Mogu miró con el ceño fruncido a Akechi.

"No me refiero a eso, pero si que es cierto que habrá que ver los locales que controlan y cómo se comportan, eso implica prostíbulos, casa de juego y casas de opio..." Murmuró. "Yo empezaría por las casas de apuestas."

"¡Que aburrido eres Mogu-san! ¿Acaso no lleváis el mismo tiempo que yo sin ver material interesante?"

Mogu chasqueó la lengua.

"Si quieres nos separamos, Akechi, pero no tengo intenciones de fundir todo mi dinero en la primera noche."

"¿Y vas a elegir la casa de apuesta diiendo eso? jaja"

"Que vaya no implica que apueste, vamos a observar ¿verdad Kubo-san? ¿Vos que decís? Si Akechi quiere irse a ver a las muchachas que lo haga."

Mogu miró en derredor.

"No me gustan las aguas tibias... prefiero la yakuza que se ve venir de frente.... estos que no son "tan problemáticos" terminan siendo peores, por experiencia sé que suelen tener mejor relación con la casta samurai, seguro que con sobornos o de alguna otra forma... y eso hace mucho más problemático enfrentarse a ellos...

Pero si que me gustaría, ya como deseo, que el trabajo para ese mercader fuera al menos lo que parece, no me importa enfrentarme con locos obsesivos, no es la primera vez. Sólo tengo que hacer una advertencia aquí a Akechi, el trabajo es el trabajo ¿recuerdas? Lo diré claro antes de empezar con nada, las hijas de quien nos contrata son sagradas."


Estabais caminando ya por una de las calles principales del barrio rojo, a ambos lados los prostíbulos eran los primeros negocios, con sus habitaciones enrejadas abiertas en salones para mostrar a las mujeres fumando, bebiendo y hablando con los posibles clientes incitándolos a entrar, con sus ostentosas ropas llamativas.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

Mogu y yo estamos de acuerdo en esto. Es importante saber qué terreno pisamos antes de pisarlo.

"Mogu-sama habla poco pero lo hace con sabiduría. Estamos de acuerdo entonces en tantear esta noche el terreno antes de acudir en busca de ese trabajo. Por mí no hay problema en husmear por las casas de apuestas o por los prostíbulos, pero sí que deberíamos decidir si hacerlo juntos o por separado. Los tres somos un pequeño ejército y por separado llamaríamos menos la atención, tampoco sé si es malo llamarla. Todos somos mayorcitos y sabemos cuidarnos solos, pero no sé si es lo más inteligente separarse y comenzar a meterse en los asuntos de la yakuza en la mismísima boca del lobo. Sea cómo quiera sí creo que deberíamos empezar echando un vistazo por los prostíbulos, al fin y al cabo ya estamos aquí y cuanto más a fondo revisemos esto hoy, más sabremos para mañana -me detengo y señalo las luces rojas que nos rodean por todos lados en aquel comienzo de la calle- Eso sí, Akechi-san... como dice Mogu, gasta hoy aquí tu plata si te place, pero mantente alejado de las entrepiernas de nuestras clientas o la yakuza será el menor de tus problemas -termino diciendo con mirada severa."
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Mira que irme a unir con los dos ronins más aburridos de la ciudad..."

Chasqueó la lengua Akechi mientras sonreía divertido.

"Yo diría de empezar juntos, luego ya veremos. Pero me gustaría empezar por las casa de apuestas, a primera hora es más tranquilo, menos borrachos y menos violencia, mejor para sacar información."

Advirtió Mogu. Akechi asintió y los tres entonces os metisteis por entre las pequeñas calles colindantes hacia el interior del barrio, por enrevesadas callejuelas oscuras donde pasar dos personas era complicado hasta que salisteis a una calle un poco más amplia que se veía que el ambiente era distinto, más oscuro y menos jolgorio aunque se oían los vítores de fondo. Mogu señaló un local que se llamaba "la bolsa de kokus" y os indicó que entrarais con él.

El local de apuestas era un lugar sencillo, ya que no necesitaba más. entrabas a un primer lugar donde había una pequeña barra donde se servía alcohol. Luego habçia una sala a la que se accedía bajando un par de peldaños y en la que se extendían una serie de mesas de apuestas con sus croupiers desnudos y sólo en calzones para asegurar la limpieza de las tiradas de dados en torno a cual se formaban pequeñas marabuntas. Eran cinco mesas. Al otro lado de la sala, unos peldaños más arriba, unos cuantos más que de bajada parecía haber una especie de apartado con mesas donde bebían unos tipos todos de la misma calaña y que seguramente serían los dueños y los que controlaban el local.

En torno a cada una de esas mesas habría unos quince personas, de todas las castas, y ya que este lugar no era lo peor pero tampoco lo mejor, la educación era la justa y la forma de beber o mejor dicho el alcohol que te servían si te dejaba caos al menos seguramente al día siguiente no te estaría matando la cabeza como si fueras a morir de un momento a otro.
Mogu os indicó que os acercárais a una de las mesas en donde se jugaba al clásico "Fortunas y Vientos" y se puso tras unos que estaban apostando a observar.

"Mogu es un apostador nato, ahí donde lo ves, pero con cabeza, ya sabes, nunca apuesta más de lo que sabe que puede ganar y nunca se deja llevar por el impulso. Siempre me dice que apostar es como pelear, hay que saber calibrar los riesgos y que es otra forma de templarse y practicar. Aunque yo creo que..."

Akechi no había terminado cuando Mogu le dedicó una mirada terrible y le dijo:

"Sino me crees te reto a que me digas lo que ves en esta mesa antes que yo te lo explique y veremos si has aprendido algo."

Akechi miró a los hombres que estaba allí chillando y bebiendo y se encogió de hombros.

"Yo sé observar otras cosas, pero muéstranos su valía, maestro Mogu."

Mogu bufó.

"Mira bien... De los presentes sólo uno es samurai, Mantis, en el lado derecho del que tira los dados. Por sus ropajes trabaja en el puerto, por su forma de gastar hoy ha sido dia de paga. De los demás tenemos tres mercaderes de los cuales diría que al menos uno trabaja en lo textil, está un par a mi izquierda, con el pelo corto y algo orondo, cinco estibadores enfrente nuestra se le ve por sus brazos, dos herreros, dos carpinteros, un ronin como nosotros y un joven infeliz que seguramente será su primera vez, que está ahí extasiado porque va ganando y que no sabe que le van a desplumar en un momento, sólo le están dejando ganar."

"¿Y qué nos dice eso?" Preguntó Akechi.

"Que uno miente." respondió secamente Mogu. "Siempre hay uno de la yakuza infiltrado en cada mesa. No saber quién es suele ser igual a confiarle al lobo tus secretos."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

No me parece mal permanecer juntos, pero andar perdiendo el tiempo dando vueltas en busca de casas de juego, cuando un prostíbulo es tan buen o mejor sitio para conocer el barrio, no me hace mucha gracia. Además si aprovechamos el tiempo y no lo perdemos merodeando nos dará tiempo a curiosear prostíbulos, casas de juego y seguro algún sitio más. Es curiosa, cuando menos, esa fijación de Mogu con las casas de apuestas. Pero acepto esa concesión a mi testarudo compañero.

El local elegido se encuentra en el interior del barrio, en una calle algo más despejada entre callejuelas estrechas. No es gran cosa, pero seguro que tampoco el peor de la ciudad. Nunca me ha gustado el juego, no entiendo como la gente vive en la miseria por dejarse llevar de esa fiebre, y como los guerreros arriesgan su vida para luego dejar que un lumpen tramposo les quite el fruto de su espada. Akechi me explica que el viejo Mogu es un jugador empedernido, pero afortunado, fundamentalmente porque no arriesga su dinero tontamente y juega de forma metódica sin perder nunca la calma.

Ya frente a una de las mesas el viejo ronin me sorprende. Mogu es un tipo taciturno, osco al trato y de modale rudos. Todo en él parece indicar un origen humilde que no extraña los trabajos físicos más propios incluso de los hinin, un hombre que entrando ya en la vejez hubiese elegido seguir en los caminos en vez de raparse la cabeza y optar por una vida dedicada quizá a los kamis Su cabeza rapada siempre me ha hecho dudar sobre qué ocurrió llegado ese día. Sin embargo en estos día de viaje juntos he visto también que es un hombre prudente, observador y precavido, un hombre experimentado que sabe sobrevivir y salvaguardar su espalda. Aun no lo he visto luchar , pero intuyo que es un hueso duro que no duda cuando ha de golpear y que sabe sin necesidad de titubear cual es el paso que no debe dar para evitar exponerse. Hoy, para mi sorpresa muestra una ficha más en su manga, su etiqueta de tipo observador se completa con una demostración de perspicacia en el conocimiento de las personas y en el análisis rápido y eficaz de los escenarios que nos rodean.

- ¿Y qué nos dice eso? - Pregunta Akechi, ante la rápida y aguda descripción que hace Mogu de los jugadores de la mesa.

- Que uno miente -responde secamente Mogu- Siempre hay uno de la yakuza infiltrado en cada mesa. No saber quién es suele ser igual a confiarle al lobo tus secretos.

- ¡Bravo Mogu-san! -contesto al viejo ronin, procurando que nadie repare en nuestra conversación- Un yakuza nunca se haría pasar por un samurai, eso le podría traer problemas muy graves. El pardillo que ejerce de gancho suele tener mucho dinero para perder y parecer que lo pierde con facilidad, para atraer a otros jugadores a su trampa, a no ser que parezca estar ganando a una banca extremadamente torpe y desafortunada, sino no tiene sentido su racha de buena suerte que lo empuja inevitablemente a su propia ruina. Un estibador es difícil de imitar por un yakuza poco acostumbrado al trabajo, y en una situación así poco aporta a la casa el papel de un tipo osco y malencarado maldiciendo por su mala suerte. Un yakuza puede pasar facilmente por un ronin, pero dudo mucho que en una mesa como esta le sea de mucha utilidad. Quizá un impecable comerciante en telas, perfectamente ataviado para la ocasión, sea un buen gancho para influir en que sus iguales aflojen sus bolsas repletas. Apuesto por el orondo mercader, o quizá por el pardillo si su suerte y su juego nos lo permiten pensar.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Mogu no parece recibir el cumplido de ninguna manera en particular, para él ese halago es sólo la constatación de una realidad, nada que merezca elogio, pero asiente despacio. Sus ojos se mueven de uno a otros despacio y te das cuenta que se va fijando en detalles, en las manos, en las ropas, en el cuello.

"Para saber quién es... es importante estar atento a si vemos algún tatuaje."

Te informa despacio.

"Si el suertudo sigue así, entonces se estará señalando. Si pierde al final, es un torpe que se ha creído que esto es un juego simplemente de azar...
El mercader rico... Podría ser... Pero... si tuviera que apostar diría que es uno de los carpinteros."


Te señaló con un gesto de la cabeza.

"Muchos yakuzas saben trabajar la madera, la artesanía, ya que muchos de ellos están luego relacionados con los cultos de los distritos, la yakuza tiende a ser supersticiosa más que religiosa, y los ritos le son muy importantes por eso... No es de extrañar que siempre haya procesiones en honor a las Fortunas, a Daikoku sobretodo..."

Te informa. Luego mira al croupier y te dice.

"Otro engaño clásico es poner a los que usan los dados medio desnudos, si, puede ser por la seguridad de hacer creer que no cambian los dados, pero eso tampoco es muy necesario, un buen batido sabe cómo lanzarlos y cómo hacer que caigan... Este que tenemos en esta mesa es muy bueno, no apostaría aquí..."

Miró hacia las demás y señaló con el gesto de la cara la primera del fondo.

"Apostaría en esa. El batidor no parece ni joven ni anciano, eso puede suponer que lleva el tiempo necesario para haberse hecho con este trabajo, pero no, es nuevo, no lleva demasiado, por su aspecto su vida no era esta antes de entrar, eso significa que está pagando con su cuerpo el dinero que debe y se está amoldando, tiene un aspecto hosco justo para dar el pego y no lanza mal pero hay mucha suerte en lo que pasa en esa mesa, por lo tantos a más suerte más posibilidades de que un buen jugador pueda hacer negocio...

Por eso... ¿ves a la mujer en su mesa?"


Hizo un gesto hacia una de las pocas mujeres que estaban en el local, oculta entre la marabunta de personas, fumando tranquilamente.

"Es una jugadora profesional, no ha ganado mucho, ni poco, sino lo justo para no despertar la atención. Jugará en esa mesa siempre que venga o siempre donde esté ese tipo y siempre se irá habiendo hecho una buena noche pero no tanta como para que los del fondo se percaten de su racha... Podrá tener una semana holgada de gastos sin esforzarse gracias a lo que está ganando esta noche."

Akechi contivo una palmada de admiración y sonrió.

"Siempre te he visto jugar pero nunca me has dicho cómo empezó todo."

"Nunca has preguntado.

Replicó con total tranquilidad.

"¿Si preguntara responderías?"

"Claro.

"¿Por qué sabes entonces tanto?"

"Porque me he criado en casas de apuestas, por eso. Mi madre era una lanzadora profesional."

Akechi sonrió de medio lado.

"Pensaba que tu padre había sido un samurai y que eras un bastardo."

"Y nunca he mentido sobre eso."

Repuso despacio.

"Tan sólo no preguntaste por quién era mi madre."

"La historia de un samurai y las casas de juego ¿neh?"

"Una historia vieja como el mundo... tanto como la de las putas o de las geishas."

Mogu se volvió de nuevo hacia mirar las mesas y espetó:

"Si queremos sacar información interesante sobre el mercader que buscamos podríamos hablar con el tipo orondo cuando acabe de jugar, apostaría a que se conocen."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

Mogu especula sobre quienes son cada cual en las mesas y las revisa una a una buscando fortalezas y debilidades de jugadores y lanzadores de dados.

- Evidentemente si descubres los tatuajes del infiltrado lo has cazado, supongo que los habrá más cuidadosos y menos con eso, igual que habrá jugadores capaces de cazar el detalle y otros que no se darían cuenta ni aunque jugasen desnudos -apunto a sus comentarios.

Mogu acaba su análisis de las mesas y propone:

- Si queremos sacar información interesante sobre el mercader que buscamos podríamos hablar con el tipo orondo cuando acabe de jugar, apostaría a que se conocen.

- ¿A quién te refieres? -pregunto yo, buscando con la mirada- ¿al mercader de telas?¿cómo has llegado a esa conclusión, si acabas de decir que estabas de acuerdo conmigo en que podía ser sospechoso de ser un gancho de la propia yakuza en la mesa?
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Muchos de los que están aquí serían incapaces de ver un dado trucado aunque se lo tirases a la cara." Masculló Mogu. "Algunos de ellos es por el nervio, otros por el alcohol y otros por estar bajo la influencia del dragón*." *opio

"Porque si no es yakuza es mercader y rico, y esos se conocen entre todos. Y si es yakuza sabe lo suficiente de ocultación entre los mercaderes como para saber de quién hablamos y en el caso que exista cierta repulsión, animadversión o sino hay nada eso nos lo pueda decir tan sólo con su lenguaje corporal."

Te responde.

"¿Entonces apostamos unas cuantas rondas para no despertar sospechas o nos vamos a la barra a beber un rato hasta que el objetivo acabe?" Pretguntó Akechi.

"Me valen ambas opciones, incluso las dos. Akechi, tu deberías ir a la barra, tienes conversación fácil y ligera y los que oyen todos son los que sirven, eso lo sabemos bien."

Este asintió.

"Pero ten cuidado con despertar sospechas, los del fondo están atentos, ni mucho ni poco, en estos sitios lo mejor es no ser recordado."

El ronin sonriente volvió a asentir y dijo que iría a pedir por ustedes. Mogu se quedó a tu lado con los brazos cruzados.

"También sé otra cosa gracias a ver esta casa de apuestas."

Te dijo seriamente sin mirarte, observando la sala, como quien está hablando del tiempo.

"Y es que tal y como nos dijo el viejo del puestecillo, si esta es la yakuza que controla el barrio no es sin duda la más peligrosa de la ciudad... No quiero decir que sean buenos, no hay buenos ni malos en estos distritos, sino que sin duda la energía que me transmite este lugar no es la misma que conozco de otros lugares, es más calmada... Es como si fueran más razonables... Eso al menos en apariencia, y eso me lleva entonces a otra conclusión, cuando una yakuza no se encuentra asediada y tiene su control tranquilo sobre un barrio sus hombres son más laxos con su entrenamiento, apostaría a que en toda la yakuza sólo hay un puñado de hombres a los que realmente temer por su habilidad, quizás tan sólo uno o dos, cinco a lo sumo...

Puede que porque estén más centrados en esas luchas de sumo que le gusta al cabecilla o puede que por como digo este barrio sea tranquilo, la cuestión es que... seguramente... salvo por la cuestión numérica y de control del espacio, algo siempre a tener en cuenta, nosotros somos un pequeño ejército para ellos, de ahí que sea muy importante no parecer peligrosos para estos."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

- Porque si no es yakuza es mercader y rico, y esos se conocen entre todos. Y si es yakuza sabe lo suficiente de ocultación entre los mercaderes como para saber de quién hablamos y en el caso que exista cierta repulsión, animadversión o sino hay nada eso nos lo pueda decir tan sólo con su lenguaje corporal - contesta Mogu seguro de sus capacidades para desenvolverse en este mundo.

- Sin duda, amigo. De hecho nos interesa tanto informarnos sobre el buen comerciante, que podría convertirse en nuestro patrón, sus negocios y sus enemigos, como sobre la yakuza que controla el distrito donde nos movemos y sus relaciones con el comerciante y sobre quién es ese moscón que ronda a sus hijas y qué problemas puede darnos. Con un poco de suerte nuestro ostentoso amigo puede darnos respuestas a muchas de esas preguntas.

Akeshi, con su verborrea, se va en busca de la bebida y a ver si puede sacar algo más de información del cantinero o de algún parroquiano en la barra. Mientras Mogu y yo nos quedamos observando el trajín del local. Mi compañero ya ha analizado a la yakuza de aquel sitio, y los considera poco activos, poco peligrosos, acomodados, seguramente poco numerosos y sin guardaespaldas ni sicarios solventes.

- Creo que tienes razón -añado yo- en este barrio no parecen sufrir la presión de las autoridades, eso les permite medrar cómodamente con el juego, la prostitución, el opio y el contrabando y seguramente la extorsión en forma de protección a muchos negocios locales. Tampoco tiene que preocuparse por su territorio, los enfrentamientos con la yakuza del resto de la ciudad, según ha dicho el viejo, son mínimos. La kasuga garantiza que no haya problemas entre bandas yakuza y que los de estos con las autoridades sean mínimos. Con las otras yakuza respaldándote, e incluso casi con las autoridades, que alguien llegue desde fuera molestarte es casi imposible, y la gente corriente desde luego siempre tiene miedo de la yakuza como para enfrentarse a ellos o crearles problemas. Basta con no pasarse de ambicioso al apretar a los comerciantes con la protección, no meterse en el terreno de nadie, ser discreto, no extorsionar a quien no debes, y evitar que los ladronzuelos campen a sus anchas , los delincuentes molesten a los honrados ciudadanos en sus casas o aparezcan cadáveres en los callejones, para no soliviantar a las autoridades, y ser yakuza aquí puede ser tan cómodo y rentable como comerciar con seda en la corte. Dudo que a parte de algún guardaespaldas de confianza de su jefe, o algún sicario para "trabajos especiales", haya muchos más a quién tener en cuenta fuera de algún responsable de zona o de algún local, o alguno de sus matones de confianza. Incluso me atrevo a decir que ni siquiera sean muy numerosos los esbirros, sicarios y matones a sueldo. Cuando no hay problemas no hace falta mucha gente, y a la gente hay que pagarle y a los tipos duros y peligrosos hay que pagarles más. Quizá tiren de sus luchadores cuando necesiten un poco de músculo. No digo que sus matones no sean crueles o violentos, peligrosos con un tanto por tu espalda, pero una sola katana bastaría para hacer rodar cabezas en este local y ponerlo en fuga. Pero esto acabaría siendo una batalla campal, habría que luchar en la calle y aunque venzas la kasuga se movería, se moverían las yakuzas de la ciudad, y seguramente se moverían las autoridades. Si no mueres a manos de las autoridades, morirás en una emboscada en un callejón o en tu cama mientra duermes. Sólo hay dos motivos por los que vendría aquí a enfrentarme a la yakuza: Porque quisiera su territorio, y no soy un suicida o porque me pagan para hacerlo y no creo que acepte ese trabajo.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Mogu asintió cuando dijiste todo aquello, estando de acuerdo.

"Es un lugar entonces cómodo para nosotros..."

Musitó.

"Me gustan los barrios tranquilos, es más sencillo vivir y también vertelas venir, cuando algo es pacífico se sabe la preferencia de todos por esta, no hay los golpes de efectos de los lugares caóticos..."

Comentó viendo cómo el mercader orondo parecía hacer la última apuesta y te señalaba esto con la cabeza.

"Va a jugar una vez más, deberíamos hacer algo para charlar con él, quizás invitarle a un trago ahora que Akechi está en la barra."

Miró hacia esta donde estaba ya el otro ronin charlando con el camarero.
Mogu entonces se fijó en algo, vistes esa mirada escrutadora, pero no dijo nada más, pasó la mirada despacio desde la barra hacia ti. Tu seguiste su mirada y te diste cuenta que al final de la barra había un par de tipos con mala planta, no porque estuvieran mal vestidos sino por el aura que transmitían, que parecían distraídos pero de la misma forma no lo estaban.

"No llamemos su atención."

Te dijo Mogu al ver que lo habías notado.

"No tengo claro qué son ni quiénes son, pero huelen a sangre desde aquí...
Quizás deberíamos invitar al jugador a una bebida, pero fuera..."





OUT
te dejo que tu decidas para que no tomen la iniciativa pero si te da igual que de vez en cuando Mogu y akechi te hagan ir en alguna direccion dime qué tal te va eso y lo vamos viendo
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

El "mercader de telas" parece ir a acabar con la sesión por hoy. Mogu propone invitarlo a tomar algo, pero hacerlo lejos de la mirada de dos tipos patibularios que han puesto en guardia la intuición del viejo ronin desde el fondo de la barra.

- De acuerdo, pero no podemos abordarlo sin más -indiqué- Será más fácil entablar con él relación si entramos en la mesa antes de esta última mano. ¿Tú eres bueno, no? Si te colocas a mi lado y yo al suyo, puedo entablar conversación con él, incitarlo a que comparta tu suerte, animarlo a jugar un par de manos más, y celebrar nuestras ganancias invitándolo a un vaso de shochu. Después será más fácil entablar conversación y sacarlo de aquí lejos de esos tipos. Enfrente, a un par de manzanas, he visto una tetería en la que no sirven sólo té, ni trabajan ancianos camareros o refinadas geishas, será un sitió más propicio para que hablen, pasando desapercibidos, un grupo de desconocidos de paso, o en todo caso los acompañantes de un parroquiano habitual.

OUT

Avanza como consideres, no te cortes. Sólo intenta dejar ver qué opciones habrá, en el post anterior, para que Kubo tenga la oportunidad de dejar ver qué haría , que no o qué prefiere hacer. Y en todo caso, si surge, avanza como consideres y que ellos tomen la iniciativa, sólo plantéate si Kubo (algo lo conoces ya) querría hacer eso, aceptaría ir allí, reaccionaría así o asá o impediría a sus compañeros comportarse de esta o aquella manera. Pero por mi parte está bien, no hay problema.
Yo como ahora, como me dijiste, no avanzo más la acción porque, para sentarme junto al mercader, necesitaría que Mogu me acompañase y jugase con vista a ayudarnos a ganar, y no puedo tomar esas decisiones por él.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
Genial, en general como te digo puedes avanzar en la trama lo que quieras, puedes actuar por los Pnjs en lo que seria normal que hicieran no en hablar por ellos pero si en lo que es habitual que se haga según su personalidad y también planearme opciones o que tu personaje tome un rumbo para acelerar las cosas.
IN


Mogu asiente a tu petición e idea y te hace que le sigas hasta la mesa en donde el comerciante anda jugando. Pide un par de fichas y observa al lanzador apostando a uno de los resultados, parece uno arriesgado ya que es bastante especícifo de si salen vientos o fortunas. El mercader lo mira con cierta sorpresa por esa acción pero al ver la expresión tan seria de Mogu al poco cambia.

"Una apuesta arriesgada." Le dice

"Puede que no tanto."

Responde Mogu justo antes que el lanzador haga lo suyo con los dados, estos rueden por el tablero y... salga justo lo que Mogu había apostado.
El comerciante abre los ojos sorprendido mientras ve como este recoge las ganancias y parece de nuevo pensarse donde va a apostar.

"¿Cómo lo sabía?"

"Es una cuestión de matemáticas."

Dice Mogu con tranquilidad.

"Este juego se basa en eso al fin y al cabo... en saber ver las posibilidades, tiene menos de azar de lo que pensáis."

Cuando Mogu pone de nuevo las fichas, esta vez diversifica en varios puntos que parecen extraños, el comerciante se abstiene de apostar pero está atento. El lanzador hace de nuevo lo suyo y una vez más Mogu acierta. Está haciendo pequeñas apuestas que no le dan demasiado dinero pero que gracias a eso no despiertan revuelo en la mesa ni llaman la atención, algo que al comerciante si que le llama poderosamente la atención igual que a ti ya que no se trata que este tratando de ganar sino de "no ganar demasiado"... ¿Cuánto control se puede tener en un juego para predecir eso?

Cuando Mogu hace un tercera apuesta el comerciante esta vez apuesta con él, pero en una mayor cantidad. El lanzador hace lo suyo y los dados ruedan... saliendo por tercera vez lo que Mogu había predicho. El mercader rompe en un estallido de carcajadas y júbilo mientras le da un par de palmadas a Mogu en el hombr.

"Amigo mío, tenéis un ojo increíble."

Mogi tan sólo asiente, te mira y os dice a los dos:

"Puede que por mi ojo su bolsillo nos invite a mi amigo y a mi a beber algo."

El mercader se rie mientras recoge las monedas.

"Claro, claro que si."

Os dice mientras os señala que le sigáis a la barra. Akechi se ha ido al lado opuesto donde estan aquellos dos tipos sospechosos y os hace una seña que en es parte estáis bien aunque quizás mejor más lejos, fuera, aunque claro, lo que tanto Mogu como tu estás pensando es que si sacáis al comerciante muy rápido del local se va a notar demasiado, así que mejor tomaros una cerca de Akechi.

"¿Os ha ido bien?"

Pregunta este cuando llegáis a su lado con el comerciante.

"A unos mejor que a otros, aquí mi amigo..."

Mogu deja espacio para que el comerciante se presente.

"Joncho." Dice.

"Joncho." Repite Mogu."Ha tenido buen ojo."

"Oh no, que va, mi ojo es medio, el suyo es estupendo, lo que sé bien es dejarme aconsejar y observar a los que son mejores que yo, de esa forma puede que uno nunca sea el mejor pero siempre será afortunado de vivir bajo las enseñanzas de los excelentes."

Responde con una amplia sonrisa mientras pide bebida para ustedes.

"¿Nuevos en el barrio?" Os pregunta.

Lo bueno que tiene una ciudad tan enorme es que si no sueles salir de un barrio no conoces a nadie más e la ciudad, puede que seáis de esta de siempre pero nunca habéis estado en aquel lugar o podéis ser de fuera, todas las opciones son plausibles.
Joncho os sirve.

"Por las matemáticas." Brinda este haciendo que Mogu levante un poco la copa.

"Y por saber ver y escuchar." Añadió Mogu.

Los tres bebisteis un poco antes que Akechi usando ese carisma natural y aspecto distraido hiciera una pregunta de la que os interesaba pero que podía usar de escudo a que él era el último en llegar.

"Entonces, Joncho-san, vivis y trabajáis en este distrito ¿verdad?"

Este asintió.

"Si, desde el padre de mi padre, trabajo en el mercado, tengo una tienda de telas."

Justo como habíais supuesto. Akechi os sonrió.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

De acuerdo en la estrategia para abordar al comerciante, Mogu y yo tomamos posiciones en la mesa a su lado. Mi amigo no es el más hablador de los hombres, así que mi intención es tomar la iniciativa y entablar conversación con el comerciante para animarlo a seguirlo en sus jugadas y ganar algo de dinero.

Pero parece que esta noche no está destinada a ser rácana en sorpresas respecto al viejo ronin. Mogu no sólo hace sus apuestas con una frialdad, una seguridad y un acierto impresionantes, sino que una vez que hago, entre risas, fijar la atención del comerciante en las jugadas de mi amigo, sus palabras, parcas y secas, parecen pulsar las cuerdas adecuadas en aquel diálogo entre jugadores, hasta hacer ganar una buena suma al orondo comerciante.

Finalmente arranca a Joncho, pues así se llama, una invitación en la barra, en el hueco que nos ha reservado Akechi, alejados de los tipos patibularios del extremo.

- ¿Nuevos en el barrio?- nos pregunta Joncho.

- De paso- contesto- No parece un mal sitio donde ganar unas monedas y... tomar unos tragos.

Brindamos los cuatro y, Akechi, haciéndo su papel de despistado parlanchín pregunta a Joncho:

- Entonces, Joncho-san, vivís y trabajáis en este distrito ¿verdad?.

Éste asiente.

- Sí, desde el padre de mi padre, trabajo en el mercado, tengo una tienda de telas.

Es justo lo que había deducido Mogu, pero ahora hay que ver si es cierto, o incluso si puede ser un hombre de la yakuza vigilando aquel local, y en cualquier caso qué información nos puede dar.

- ¿Comerciante? - digo, intentado fingir mi sorpresa de la forma más creíble posible- Parece que las fortunas hoy no sólo acompañan a Mogu-san, creo que Joncho-san nos puede ayudar mucho, un comerciante en tela es justo lo que necesitamos. -Si nuestro amigo tiene relación con la yakuza, no dejará su misión en el local para hablar sobre telas. Si la tiene se descubrirá así y nos permitirá seguir nuestro interrogatorio allí mismo sabiendo donde pisamos. Ya veré, según el caso,cómo justifico esta mentira piadosa sobre nuestro interés por el comercio de telas - ¿Por qué no seguimos hablando de "nuestros" asuntos en un sitio más tranquilo? En esta calle he visto varios locales que parecen adecuados.

Hago ademán de salir, invitando a Joncho a seguirme y haciendo una leve seña con la mirada al despierto Akechi, para que nos cubra las espaldas y vigile disimuladamente a lso dos tipos del fondo que no dejan de ponernos nerviosos a los tres con su actitud.


OUT

Aquí yo habría tirado hasta algún salón de té y habría empezado el interrogatorio, pero eso presupondría que Joncho no quiere quedarse en el local, que quiere acompañarnos, y obvia los movimientos que podrían hacer los tipos del local desde aquí al salón de té, si es que deciden hacer alguno. Así como eliminaría la opción de que tuviésemos algún encuentro o viésemos algo interesante en la calle o a la salida de este local o la entrada del otro.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"De paso." Asiente. "Es una gran ciudad para cualquier visita, sea larga o no." Comenta mientras bebe sake.

"Oh, si, tengo negocios con la Kasuga, desde los tiempos de mi abuelo, me va bien negociando las telas que traen de otras tierras y haciendo negocios con las tiendas de kimonos." Comenta distendidamente.

"La Kasuga parece unos buenos patrones." dice Akechi.

"Más te vale que lo sean si quieres vivir en esta ciudad, algo que se olvidan muchos pretenciosos es que esta ciudad es suya, a los demás nos la tienen subarrendada." Bromea el comerciante.

Joncho bebe lo que le queda de la copa y asiente a eso de iros a otro sitio.

"Debería, por el bien de mis plegarias a Daikoku dejar de apostar esta noche ya que la suerte me ha llegado, si, y beber un poco más."

Sonríe sin darle demasiado importancia. Mogu, cuando Joncho comienza a andar hacia fuera te asiente como si supiera tu estrategia y pensara que para bien o para mal íbais a sacar información de aquello. El comerciante no parece de la yakuza, al menos por ahora. Al salir de la casa notáis ciertas miradas hacia vosotros, pero es sólo la sensación...

La callejuela a la que salís está poco iluminada y es tranquila, andçais un poco por ella mientras Joncho os señala que hay una casa de sake un poco más adelante, en una de las paralelas a la principal, mejor precio que en esta y la calidad es hasta mejor que en una más vistosa.
En aquella clase de lugares no se iba con geishas, más bien con prostitutas, el distrito de las geishas era otra de las partes del barrio rojo, uno con entrada separada y que "era" más respetable, de hecho más que barrio rojo era llamado "barrio del arte" muchas veces, mientras que este era el barrio rojo o del placer.

La casa de sake es de unaplamta, rectangular, tranquila, con muchas mesas, al menos unas diez. Joncho os señala una que las ventanas da hacia una calle lateral un poco más ancha y llama a la camarera.

"Sake para mis afortunados amigos."

Dice mientras se sienta y le dice a Mogu que se siente a su lado.

"Tienes un olfato para la suerte increíble amigo."

"Es olfato, no suerte."

""¿Y no podré yo alquilar ese olfato vuestro?"

Pregunta interesado.

"Puede, pero supongo que todo depende de la clase de pago... ahora mismo, como te ha dicho mi amigo somos unos recién llegados a la ciudad y la información nos vendría mejor ¿no creeis Kubo-san'"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

Joncho nos acompaña con entusiasmo a un pequeño, pero cómodo, salón de sake en una calle paralela, donde algunas prostitutas ejercen discretamente su profesión. Nuestra mesa está junto a una de las ventanas y observo, mientras mis amigos conversan, una calle medianamente transitada. Los tipos de la sala de juego no parecen estar interesados en nosotros ni en Joncho, una vez fuera de su local.

Que un comerciante próspero de esta ciudad tenga negocios con la kasuga no sorprende a nadie. Nuestro amigo no parece un mal actor de la yakuza infiltrado para vigilar a los jugadores, sino el mercader que dice ser. De hecho, él es el primero en mover ficha, nos ofrece un buen trabajo para Mogu apostando para él y nos deja caer las opciones de trabajo que da la kasuga.

- No sé, Joncho-san, si es una buena idea para un forastero buscar trabajo yendo a casa de la yakuza a quedarse con su dinero, quizá no haya que pretender abusar de la suerte -digo- Realmente me gustaría preguntaros por una oportunidad de trabajo que nos han ofrecido. Somos, señor, unos humildes ronin de paso en esta ciudad y nunca vienen mal unas monedas. Nos han comentado que un comerciante de los muelles, llamado Ozuma está buscando hombres que le ayuden a proteger su mercancía, quizá conozcáis a este buen hombre y nos podáis contar qué peligros lo acechan. También nos han comentado que sus hijas son extremadamente hermosas y, por ello, su tesoro más preciado y quizá el que más necesita proteger, pero no es tarea fácil ya que un yakuza parece haberse antojado con ellas. Quizá también Joncho-san conozca a alguien en la casa Kitsune que tenga acceso directo a Las-tres-Colas-Del-Zorro ya que nos han dicho que en su casa también se pueden ganar unas monedas. En todo caso si vos conocéis que la kasuga necesite alguna espada par proteger sus intereses menos deshonrosos, estaríamos encantados de escuchar vuestra recomendación, ya que tampoco queremos problemas con las autoridades en esta ciudad. Y por supuesto, si nuestro amigo Joncho-San tiene algún trabajo para nosotros, no habrá un patrón mejor en la ciudad -termino, elevando mi taza para brindar otra vez.
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8235
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Joncho se rie ante tus primeras palabras.

"Un buen mercader sabe que en cualquier sitio hay una oportunidad de negocio!"

Te dice sobre eso de ofreceros trabajo tras estar en una casa de apuestas.

"Sólo tiene que usar su buen ojo para ello."

"¿Ozuma? Claro, claro que le conozco, muchas veces nos hemos ayudado mutuamente, él tiene un negocio compatible con el mío y hemos colaborado cuando he necesitado traer cosas y no he podido o incluso subarrendando sus almacenes en épocas de pedidos importantes."

Os comentó.

"¿Busca seguridad Ozuma? Pues no me extraña, en los últimos tiempos le ha ido especialmente bien y eso siempre despierta envidias de los mediocres, ya saben. Yo soy de los que cree que el dinero atrae al dinero y que le vaya bien es síntoma de que me puede ir a mi bien, pero esa forma de pensar requiere ciertas miras ¿sabéis'"

Os dice a la vez que bebe distendidamente.

"¿Sus hijas? Oh sisi unas chicas guapísimas, muchos dirían que demasiado para ser heimins, un desperdicio porque si hubieran sido samurais, aunque su casa hubiera sido muy baja hubieran conseguido un buen matrimonio... pero siendo de la casta que somos sólo puede traer peligros... Como eso que decís, he oído algo, que Tamto se ha encaprichado de la menor de ellas, aunque en realidad le valdría con cualquiera, pero es que ese tipo le gustan bien jovencitas...."

Murmura con cierto desagrado.

"Mi mujer me mataría si me oye decir esto pero me alegro que mi pequeña no haya salido como la más linda flor, a veces es mejor no destascar ¿saben?"

"¿Las Zorro? Menudo tino ¡jaja! Las chicas de oro del distrito, no sé si tienen trabajo que daros pero si muchos pretendientes, aunque trabajan para Doji Higshikawa, entonces si necesitaran salvocustodio este se lo daría, pero no sabría que decirle, a ellas las conozco pero sobretodo por lo que me compran, quizás con las más sencilla de hablar es con la pequeña, aunque es la myor que decide todo..."

Pensó en voz alta.

"¿De la Tortuga? Pues seguro que tienen trabajo, siempre tienen cosas que hacer, ahora bien que sea más o menos para ustedes eso deberéis decidirlo ustedes mismos.
La persona de los Kasuga que maneja este distrito es Kasuga Kamawari, vive en el distrito, en el centro de este, es sencillo de ver, pero si queréis no ir a su casa sino encontrarosla entonces os recomendaría una vuelta por la zona comercial a medio día que es cuando suele aparecer y hablar con unos y otros. La Kasuga siempre está en todos lados y quiere tener ojos directos, es lo que hace que muchos confíen en ellos, son cercanos ¿saben?

No es que yo vaya a hablar mal de los grandes señores pero todos los habitantes de la capital, los otosanitas, somos en cierto sentido de la Tortuga."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
KUBO
Mensajes: 175
Registrado: Vie Jul 26, 2019 11:00 am
Ubicación: Fuera de lugar
Contactar:

Re: Día 6.- Kubo.- Tarde

Mensaje por KUBO »

Nuestro amigo Joncho es una buen fuente de información y muy locuaz, conoce bien el barrio y sus gentes. Ozuma no parece tener más problemas que los de cualquier comerciante próspero con su competencia. Sin embargo ese yakuza, Tamto, puede ser un problema.

- Y ese Tamto, ¿cómo de peligroso es? No quiero decir él, sino dentro de la yakuza ¿cómo tratan los suyos esos temas en este barrio?

Pero, todo eso, al final es llenar el estómago y mi interés último está más cerca de las Kitsune.

- Y esa joven ¿Akashi? La Kitsune ¿hay alguna forma de llegar ante ella para presentarle nuestros respetos? ¿Podría Joncho-san ayudarnos con eso?

Respecto a los Kasuga, sin duda pueden ser una opción como patrones, pero no al menos para mí, mientras lo mejor que pueden ofrecernos sea ese trabajo de estibadores, como un hinin cualquiera, que nos comentó el tabernero. Sin embargo, con su influencia en la ciudad, quizá si surge una buena oportunidad, puedan ser una alternativa a las kitsune para conseguir referencias para llegar hasta el León.

- En todo caso si, nuestro amigo Joncho, se entera de un buen encargo de la Tortuga espero que no dude en avisarnos. Los grandes señores samurais suelen exigir exclusividad, cuando te toman a su servicio y te alojan en sus castillos para que luches en sus guerras. Pero un comerciante o un clan menor, no puede pretender ser el único dueño de un ronin si sólo le encarga limpiar de malas hierbas el páramo tras su casa -termino diciendo, mientras un hermosa muchacha, vistosamente ¿vestida? nos sirve un poco más de sake y, en la calle, llega la hora punta de actividad del barrio al tiempo que las honorables gentes del resto del distrito empiezan a retirarse a sus alcobas.

OUT

Has dicho Kamawari pero antes había entendido Ippei como lider de los Kasuga en la zona. Algo he entendido mal ¿?
No hay deuda más gravosa
Que la que contraes contigo mismo
Sólo es libre quién alcanza a pagarla
Responder