Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

DÍA 5.
TARDE
KIN NO BU.



El Kin no Bu era esa clase de lugar en la ciudad que tenía más cabida y sentido que en ningún otro lugar y que la vez era extraño por cómo se desarrollaban los acontecimientos en este. Un montón de chicos jóvenes y con mucho talento pasando el tiempo con las nuevas promesas de la corte, todo de una manera al más puro estilo del platonismo romántico de la era de Hantei II o Hantei Genji. Y por supuesto esto era sólo posible gracias al llamado Príncipe del Kin No Bu, el extravagante y carismático Otomo Tamaki, amado por todas inclusive Benten.

Aquella tarde se había elegido para ver los cerezos tempranos florecidos en las enormes instalaciones del palacio, que contaba con jardines muy amplios en aquel distrito exterior Jumarashi.

No tenías ni idea de si aquello sería simplemente una merienda o algo más, después de todo Tamaki no parecía hacer nada normal. Así que te pusiste un kimono que te envio este y que tenía una calidad altísima, como nunca habías visto, y aunque era sencillo sin especial estampados la seda y los materiales eran de primera.

Al llegar había chicas que iban entrando y en la puerta estaba Kyoya saludando a las que iban pasando.

"Shinkyu-san." Te dijo mientras revisaba la lista que tenía en las manos y saludaba con la cabeza a un par más de chicas que entraban tras de ti."Tamaki-sama os estaba esperando dentro... Supongo que le ha enviado el kimono pero ninguna intrucción más ¿verdad?" Suspiró como si pensara y de hecho haciéndolo que Tamaki era un desastre.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 4.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Ciertamente, desde el primer momento en el que puso un pie en el Kin no Bu la vida de Shin estaba destinada a cambiar dramáticamente. Eso lo tenía claro. Verse inmerso en grupo de jóvenes que se vestían de época, al menos hasta el cambio temático, para entretener a mujeres prometedoras que querían pasar un rato ameno sin muchas preocupaciones, obviamente sin ver comprometido su honor, era un cambio radical en su estilo de vida hasta ahora. De hecho, si alguien se lo hubiera dicho hacía un par de días habría pensado que era una locura, pensamiento que aun le ronda la cabeza, y más si lo juntabas con la idea de relacionarse de un extraño Otomo como Tamaki para guiarlo en esta etapa de cambio... Y sin embargo no podía decir que se arrepintiera, a pesar de su recelo y pesimismo inicial.
Ahora, y gracias a la ayuda del Carismático Príncipe del Kin no Bu, había descubierto muchas carencias personales en el apartado social, especialmente en su posible trato con las mujeres, y un nuevo camino para hacerles frentes y mejorar como persona. Un camino que esperaba que, en palabras del Otomo, le llevase a sacar su “mejor yo”.

Eso sí, nada de eso cambiaba el hecho de que el joven ronin estuviera nervioso por el evento de esa tarde. Y, una vez recibió el kimono enviado por Tamaki, tuvo que hacer un esfuerzo por centrarse en cualquier otra cosa... ¡Aquello era una locura! Apenas acababa de empezar su adiestramiento en ese campo y el Otomo ya lo había metido en un evento con a saber cuantas mujeres, del cual no tenía mucha idea de lo que se esperaba que hiciera...
Y lo peor de todo es que seguramente era tal y como Tamaki lo quería. Tan solo debía recordar como lo mandó a la ceremonia del té con una triste cuchara como arma, o cuando lo lanzó totalmente indefenso a hacer un cumplido a la chica de las flores. Eso último, especialmente, aún le hacía sonrojarse avergonzado cada vez que lo recordaba...

Tan solo esperaba que meditar antes de lanzarse a aquella aventura le relajase un poco. Después de todo, él mismo había aceptado meterse en aquello medio voluntariamente y había tomado la resolución de llegar hasta el final. Y, bueno, también esperaba que la emoción de Sakura se le contagiase...y que su presencia le ayudara. Porque vista la reacción de las chicas al mencionar a su hermanita, pedirle a Tamaki que le dejara llevarla quizás fue su mejor idea, aunque involuntariamente, para conseguir un arma efectiva en aquella situación.

Finalmente llegó el momento, vestido con aquel caro kimono, se encontraba frente al palacio. Listo y mentalizado... todo lo que podía la menos... avanzó hasta la entrada, donde se encontraba Kyoya recibiendo a las invitadas. Aún no entendía como podía haber organizado aquello tan rápido y parecer tenerlo todo controlado. Ese hombre también era digno de admirar.

-Buenas tardes, Kyoya-sama -lo saludo formalmente-. ¿Instrucciones con el kimono? -preguntó con un poco de desconcierto. ¿Tamaki? ¿Instrucciones? Era obvio que ambos pensaban lo mismo sobre esa posibilidad y el suspiro del Yasuki lo resumía perfectamente.

-Iré ahora con Tamaki-sama -y esperaría que de verdad hubiera instrucciones-. Pero antes permítame presentarle a mi hermana, Sakura, que hoy pasará la tarde con nosotros.

Dicho esto le dio paso a la pequeña para que se presentara como es debido. Lo cual hizo con una tímida sonrisa y una educada inclinación: -Mi nombre es Sakura. Muchas gracias por cuidar de mi hermano y permitirme venir esta tarde.

La niña siempre había tenido buena mano con la gente y estaba seguro de que no tardaría en encajar, mientras que él tendría que hacer acopio de toda su resolución y voluntad para no pasar la tarde avergonzado.

Hecho esto, se internó en el palacio en busca de Tamaki y sus instrucciones... o eso esperaba.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Kyoya que estaba revisando la lista te miró por encima del papel y de sus lentes y dijo:

"Oh si, ese es el primer kimono, habrá cambio de vestuario, ya sabes, por la lectura, el teatro y el baile."

Espera... ¡¿Qué?!
Si, esa cara debiste poner ya que el yasuki cerró la lista, suspiró y asintió como si comprendiera que no sabías nada.

"Tranquilo, no es que vayamos a dejarte sólo."

Sakura iba tras de ti, agarrada a tu kimono cual faldas maternas. Tarako había sacado un precioso kimono de un cajón que te resultó extraño que tuviera, de colores pastel en rosas y celestes, pero la ronin guardaba muchos secretos así que no preguntaste nada. Aún así no se te pasó por alto que la calidad de aquel kimono estaba a la par del que Tamaki te había mandado.

Kyoya miró hacia Sakura la cual hizo una profunda y exagerada reverencia y este dejó una media sonrisa en sus labios.

"Ohm, imouto-chan." *hermanita menor

Kyoya cerró el papiro se acercó a Sakura y se inclinó hacia ella con una elegancia magistral, tras lo cual sacó de su obi lo que parecía una pequeña peineta con una flor de cerezo y se la puso en el cabello.

"Un regalo para vos, princesa."

Dijo con una voz tan aterciopelada que se te olvió la forma tan dogmática que tenía por línea general (como hacía tan sólo un segundo!) Kyoya de ser, y sonrió de una forma tan encantadora que una vez más se te olvidó la faceta calculadora de esta. Sakura se sonrojó.

"Mi nombre es Yasuki Kyoya, a su servicio."

Apenas pudo responder Sakura cuando Kyoya, aún con esa sonrisa encantadora te miró y te dijo.

"Id al salón de té de la derecha nada más entrar por la puerta principal. Allí están."

Tu asentiste y lo dejaste allí en la puerta mientras volvía a abrir el rollo y a repasar la lista mientras alguna que otra más iba llegando. No habías pisado el salón de té indicado cuando ya oiste la voz de Tamaki lloriqueando.

"¡¡Pero no es justo!!"

"Ha salido así, se sieeeenteeeee." Se rió la voz de uno de los hermanos gemelos.

Abriste la puerta y te topaste de bruces con una escena que no sabías bien describir, estaban los gemelos tratando de vestir a la fuerza a Tamaki con ropajes de mujer de la época de Hantei Genji, Hantei II.
Cuando Tamaki te vio llegar se escabulló entre la tela, sólo los kamis sabrán cómo, y corrió hacia ti hasta ponerse tras de ti.

"¡Salvadme Shin-san! ¡Esos despiadados quieren travestirme!"

"Lo hemos hechado a suerte y has perdido. No dramatices, alguien le tocaba el papel femenino y te toca a ti." Dijo kaoru.

"¡Pero yo quería ser el príncipe!" Se quejó este.

En la sala estaba casi todos los del club, estaban algunos bastante afanosos en sus quehaceres pues tenían allí montada una enorme, como la parte de atrás de un teatro.

"¡Pero si va a ser divertido!!" Dijo Hani sonriente."Además Tamaki-sama es el más hermoso del club por lo tanto no hay nadie mejor para representar a la dama."

Tamaki farfulló tras de ti.

"Ya sé.... ¡¿y si lo haces tu, Shin?! Eres el más joven de nosotros y por eso tus rasgos son hermosos!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Shin trató de permanecer sereno, pero estaba totalmente inmóvil mirando al emisor de nefastas noticias. Las palabras del Yasuki fueron golpeando al ronin como mazas que drenaban su vida una tras de otra. ¿Cambio de vestuario? ¿Lectura? ¿Baile? ¡¿Teatro?! Él pensaba que iba a ser una merienda y que tendría que charlar con las damas, quizás hacer algún juego... ¡Cosas básicas! Y nada de lo que había dicho Kyoya le parecía básico, ni lo había hecho en su vida, así que Tamaki lo acababa de meter en un buen aprieto y probablemente lo más que haría al respecto sería sonreír como si no hubiera ningún problema cuando lo viera, quitándole importancia.
Kyoya pareció percatarse del tormento interno que habían desatado sus palabras en el ronin, pues no tardó en tratar reconfortarle, diciendo que no estaría solo.

-Se lo agradezco - respondió el chico, “pero voy a morir hoy” pensó, intentando animarse pero sin poder evitar estar más nervioso que cuando llegó.

Luego, al presentar a su hermana, el Yasuki volvió a sorprender a Shin con su “transformación” al tratar con la pequeña Sakura. Era impresionante como había pasado de ser un tipo firme y estoico a uno completamente encantador y considerado en menos de un parpadeo... ¡Y el detalle de la peineta con la flor de cerezo! ¡Todo planeado! Estaba seguro. Ya querría él poder hacer lo mismo.
Así que, al final, el chico no puedo más que asentir y hacer una reverencia, agradecido por todo, al Yasuki antes de entrar al palacio.

Llegando a la sala que le habían indicado, Shin puedo escuchar los lloriqueos de Tamaki e, instintivamente, pensó que eso no podía ser bueno... y, al abrir la puerta, lo que encontró era más extraño de lo que podría haber imaginado en un principio. Entrecerró los ojos tratando de comprender lo que estaba ocurriendo, sin mucho éxito para ser sinceros. ¿Por qué estaban los gemelos tratando de vestir como una mujer al Otomo? ¿Y como había conseguido escabullirse para esconderse detrás de él? Y, lo más importante... ¿por qué debía salvarlo? Aquello sin duda era un castigo divino por arrastrar a un inocente ronin a sus locuras. ¡Debía serlo!

-Estoy con ellos en esto. Te ha tocado y seguro que lo haces bien -sentenció, girando únicamente el cabeza para mirarle, con una leve sonrisa y una mirada que claramente decía: “Acepta tu castigo”.

Sin embargo el Príncipe no tardó en tratar de darle la vuelta al asunto y sacrificar a Shin a cambio de su salvación. En primera instancia el chico sintió un momento de pánico, su instinto estaba en lo cierto: aquello no era bueno, sobretodo porque Tamaki siempre parecía conseguir lo que quería. Tenía que escapar de esa situación como fuera.

-¿Qué?¡No! No, no, no... -se le escapó en el momento, sin pensar- Todos aquí somos jóvenes -y hermosos- y en ese caso Hani-sama parece incluso más joven -intentó desviar la atención de él mismo-. Y no creo que yo de el perfil para hacer de dama. No tengo rasgos hermosos, ni elegancia, ni nada -dijo atropelladamente, separándose de Tamaki, huyendo del peligro que encarnaba en ese momento.

Entonces buscó a los demás miembros presentes del club con la mirada, una mirada que claramente pedía ayuda para que el Otomo no se saliera con la suya.

-Además, no sé por qué estáis haciendo esto, la verdad. No me has explicado nada de lo que haremos hoy -intentó cambiar de tema- ¿Por qué quieres vestirte de mujer? -No creía que cayera en esa trampa... pero era lo único que se le ocurría.

Había que decir que, en ese punto, Shin había olvidado muchas formalidades, aunque desde que entró no es que hubiera habido mucha para empezar... pero lo más grave seguramente era que se había olvidado de su hermanita y que, posiblemente, estaría viendo todo aquello... y sin duda no iba a tener manera lógica de explicarle esa locura.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Kyoya al ver tu cara de "voy a morir hoy" te dio un par de golpecitos en el hombro que no tenías muy claro si te decía "ánimo" o más bien "tranquilos nos desharemos de tu cuerpo rápido para no perturbar la fiesta".
Y en eso te fuiste pensando con Sakura hacia dentro del palacio...

Tamaki cuando le dijiste que aceptara su destino y trataste de deshacerte del problema que por otra parte era suyo, puso cara de perrito abandonado con ojos vidriosos y terriblemente encantador, no le dio tiempo de decir nada ya que los gemelos grulla se le tiraron encima como perros de presa mientras decían:

"Sacaste la pajita más corta! ¡Es el destino!"

Y lo jalaban hacia el fondo de la sala donde el Shiba, Takeshi, con gesto neutro, como si aquello no fuera con él, sostenía otra capa de kimono con calma y delicadeza, esperando para ayudar a ponérselo mientras Hani estaba sentado divertido viendo la escena junto con Matsuhiro, el cual parecía abstraido leyendo algo.

"¡Vamos a hacer una obra de teatro!" Te dijo Hani sobre por qué demonios estabais haciendo todo esto."A Tamaki-sama se le ocurrió hacer el cuento de la princesa Kaguya ayer en la noche así que preparamos las cosas a todo correr jijiji"

"La protagonista es mujer." Dijo Shiba Takeshi mientras ayudaba a ponerle el traje a Tamaki el cual cada vez se revolvía menos."Así que la suerte ha querido, una vez más, que el príncipe sea el protagonista."

"Princesa." Masculló Tamaki.

"¡Pero si cuando ayer contaste de esta obra nos pareció genial! ¡A ti el primero!"

"Entonces me pareció una gran idea porque quería ver a Matsuhito de princesa."

El Ikoma levantó los ojos del libro que leía y con una sonrisa divertida dijo:

"Y yo lo entiendo, después de todo sería quién mejor haría el papel de Kaguya, ahora deberás vivir con el miedo eterno que todos piensen que tu actuación es de segunda."

"¡¿Qué?!" Exclamó Tamaki.

"Claro, es normal, Tamaki-sama, todo el mundo sabe de mi gusto y mi forma especial de recitar, pero no os sintáis mal, seguro que haréis una más que digna Kaguya."

Tamaki entonces que se había estado revolviendo para no vestirse se paró en seco y mientras le señalaba dijo:

"¡Pues te vas a enterar! ¡Voy a hacer una Kaguya tan magnífica que te haré llorar!"

"Claro que si...." dijo este con desgana.

"¡Ya lo verás! ¡Chicos ayudarme a vestirme!"

Se puso Tamaki entonces histérico a vestirse a toda prisa mientras el Ikoma te miraba y te guiñaba un ojo. Un suspiro tras de ti te alertó. Kyoya había llegado y se recolocaba las lentes al ver todo aquello.

"¿Todo bajo control, Matsuhiro-san?"

El Ikoma hizo un gesto con la mano para mostrar que Tamaki ahora no sólo no peleaba sino que estaba colaborando activamente.
Kyoya asintió y miró a Sakura, tras de ti muy alucinada.

"Caballeros, hagan el favor de saludar a Sakura-hime, la hermana de Shin-san."

Anunció este haciendo que la atención se parase en lo que estaban haciendo y se centrasen en ella. Si, esta gente estaba hecha de otra pasta porque en un momento todo aquel aire alborotado, alocado y descentrado se convirtió en una perfecta máscara de dignidad y caballerosidad mientras todos la saludaban con sus mejores sonrisas, de esas que pararían el corazón de más de una mujer.

Yuu, que acababa de llegar junto con Kyoya entonces se puso de cuclillas para estar a la altura de Sakura, llevaba un pequeño ramo de flores y se las tendió.

"Bienvenida al Kin No Bu, hime."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

No quería pensar mal de Kyoya, después de todo acababa de ser muy agradable con Sakura, pero aquellos golpecitos... Aquellos golpecitos en el hombro podían ser interpretados de maneras oscuras y siniestras, augurando que nadie volvería a saber de él y que su cadáver jamás sería encontrado. Pero iba a pensar bien de él. Kyoya era un tipo majo a su manera, quería creer en él, así que debía estar animándole.

Ya con Tamaki poniendo ojillos de corderito, que con un poco de presión quizás habrían funcionado con el ronin, los gemelos se lanzaron sobre él, neutralizando así su ataque emocional y volviendo a forzarlo para ponerse el vestido de mujer. Y, una vez Hani decidió explicar el asunto de la obra, todo cobró más sentido... Al menos no se trataba de un juego irracional ideado por Tamaki, aunque si que fuera idea irracional suya... No cualquiera podría tener la feliz idea de hacer una obra de un día para otro y encima pensar que todo irá bien.

-Entonces van -y claramente no pensaba que él tuviera lugar en ese “van”- a representar una obra hoy, que planeó Tamaki-sama ayer mismo... ¿Han practicado algo? -Preguntó. Aunque visto que ni siquiera eran capaces de vestir a el... la protagonista de la obra, tenía serias dudas.

Entonces Tamaki reveló sus verdaderas intenciones, sobre como quería que Matsuhiro hiciera de la princesa, demostrando así lo poco que lo había pensado. Si quería que el otro hombre fuera la protagonista, debería haber hecho algo para asegurarse de que así fuera, no jugárselo a suertes. Pero claro, Tamaki era de los que tenía ideas alocadas y Kyoya se encarga de hacerlas realidad aunque pareciera imposible, así que sin su intervención las cosas no habrían salido como planeaba el Otomo. Era lógico el resultado.

Y, acto seguido, quedó más patente la simpleza de Tamaki cuando Matsuhiro le dio la vuelta a la situación, provocando al Príncipe con dudas sobre la calidad de su actuación y posibles comparaciones desfavorables con él mismo, haciendo que pasara de una oposición férrea a la más absoluta determinación por hacerlo... Y ese era el Príncipe del Kin no Bu.
Shin hizo un ligero y agradecido asentimiento al guiño del Ikoma, que acababa de salvarlo de cualquier posibilidad de que Tamaki intentara enredarlo nuevamente en sus planes. Y ahora mismo el León era el mejor, aunque hacía apenas unos segundo había pensado que lo era el Yasuki.

Por último llegó Kyoya, para asegurarse de que todo procedía como debía, y tuvo el buen hacer notar a la pequeña Sakura y presentarla al grupo, algo que Shin imperdonablemente había olvidado hacer y se reprendió internamente por ello. Pero la confusión y caos al que le sometía Tamaki había podido con sus modales.

Y qué decir... La pequeña se vio claramente sobrecogida y abrumada por el recibimiento de los chicos del Kin no Bu, con sus sonrisas perfectas y, ahora, impecable actitud, un ramo de flores que traía Yuu... Porque si cualquiera de aquellos hombres en solitario podría derretir y hacer las delicias de cualquier mujer de aquella ciudad tan grande, y estaba casi seguro de eso, imagina lo que podría sentir una niña que ahora recibía la atención de todos ellos. Mucho era que la pobre consiguió musitar un: -Gracias. Es un placer-, mientras el rubor se apoderaba de sus mejillas. Y Shin, en ese momento, no podía sentirse más agradecido con aquellos jóvenes, que sin duda era un grupo selecto y especial.

-Quiero darles las gracias a todos por permitirnos estar aquí hoy, de veras, y por todo... Todo... -hizo una inclinación realmente agradecida y sincera, sin terminar de encontrar las palabras para expresarlo. No solo era por dejar que Sakura acudiera y tratarla tan bien, que era algo importante para él, sino por todo... Por dejarle estar ahí, por aceptarlo sin tener en cuenta su condición, por lo que iban a enseñarle y la paciencia que iban a tener que tener con él y sus carencias. Por todo. Porque aquello iba más allá de que pudieran querer hacerle un favor a Tarako, aquello era una oportunidad para cambiar su vida y la de su hermana, y no sabía si podría llegar a hacer algo compensarles algún día.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¡Vamos!" Exclamó Hani.

"Imposible que diera tiempo de preparar nada, pero es una obra clásica así que todo el mundo debería saberla." Repuso Takeshi. Claro que si, una obra clásica que estudiaría cualquier samurai en su vida diletante y distendida pero tu no tenías ni idea!

"Pero no te preocupes, vamos a tener un lector que te chivará las frases!" Sonrió Hani.

La gracia de todo el plan frustrado de Tamaki es que las Fortunas en realidad querían que ÉL fuera el protagonista, fuera hombre o mujer aquel Otomo parecía haber nacido para ser el centro de la atención. Lo que pasa es que claro, cuando uno no calcula ni su suerte pues... Era paradójicamente hilarante.

El Ikoma parecía saber bien que los dioses estaban de parte de Tamaki lo cual no suponía que eso no pudiera usarlo a su favor.

Yuu le sonrió de vuelta a Sakura, estando muy cerca de ella y le recolocó bien la peineta que Kyoya le había regalado.

"Eres nuestra invitada, hime, no dudes en pedirnos lo que desees."

Tras lo cual le fue presentando uno a uno a los miembros del Kin no Bu, empezando por Kyoya al que ya conocía, a los gemelos Hikau y Kaoru que por fin podían trabajar con tamaki bien, a los fénix Hani y Takeshi, lo cual hizo que Sakura se relajara un poco ya que por seguro pensaría que Hani estaba más cerca a su edad de la realidad, al imponente y hermoso Ikoma que tenía ese aura paternal y por último antes de él mismo, al príncipe del Kin no Bu.

Tamaki, vestido como una mujer hermosa y siendo ya muy consciente todos que sin apenas maquillaje y con una peluca de cabellos ampliso parecía realmente una mujer muy hermosa se acercó a Sakura, se puso de rodillas para poder estar más a su altura y con esa sonrisa de la que ahora no estabas tu del todo seguro si podrías enamorarte (al verlo de chica) le dijo:

"Es un placer para nosotros teneros hoy aquí."

Luego se levantó y te dio un par de palmaditas en el hombro, con mucho más fuerza, haciendo que por un segundo la imaginación obnuvilada que te hacía mirarlo como si fuera chica se rompiera recordándote quién era en realidad y añadió:

"La ciudad imperial tiene sus propias reglas dentro de un Imperio de reglas, pero aquí, en el Palacio de Oro, el Kin no Bu, sólo hay una máxima, el culto a las emociones.
¡Así que hay que darlo todo para que Benten-kami-sama nos mire desde lo alto sonriendo!"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-¿Vamos? -preguntó, ladeando ligeramente la cabeza a un lado, confuso. Finalmente se señaló a si mismo antes de preguntar:- ¿Yo también?

Y sabía que Takeshi no lo había dicho con mala intención, pero esa afirmación tan contundente sobre que todo el mundo debería saberse la obra hizo que sintiera la temperatura subir y que las orejas se le encendieran levemente. Sí, él conocía algunas obras clásicas... es decir, sabía de qué trataban a rasgos generales. Pero de ahí a sabérsela había un trecho. De hecho, ahora mismo incluso se preguntaba si la princesa Kaguya era la de la niña del bambú o la estaba confundiendo con otra.

-¿No sería mejor que lo hiciera otro, en vez de que alguien me chive las frases? -respondió con una pregunta al intento de Hani por consolarle.- Nunca antes he actuado y... -como decirlo sin parecer un paleto tras lo dicho por el otro Fénix- realmente no estoy tan puesto en los clásicos como debería.

El entrenamiento especial que Tarako le había buscado con los chicos del Kin no Bu, al final, más que entrenamiento, iba a resultar ser una prueba de fuego tras otra sin tiempo para entrenar realmente. Porque suponía que su papel no sería el de bambú que tenía que tirarse al suelo cuando lo cortasen.

-¿Qué se supone que tendré que hacer? -terminó preguntando resignado, aceptando que no le dejarían escapar fácilmente, al igual que tampoco había podido Tamaki. Al menos podían darle algo de información para prepararse mentalmente, sino aquello iba a ser un fiasco cuando se quedase paralizado sin saber qué hacer o decir.


En cuanto a los chicos allí reunidos, no había duda de que todos eran magníficos en su propio estilo y tolerantes, pues no todo el mundo aceptaría al ronin y su hermana con tanta facilidad, y no cabía duda de que ninguna de las damas se iría triste a casa ese día, empezando por su hermana... Pero lo de Tamaki casi empezaba a darle miedo... Porque incluso los hombres hoy podrían salir sintiéndose afortunados de haber visto a una mujer tan hermosa, ya que una peluca y ropa de mujer eran más que suficiente para convertirlo en una mujer hermosa. Tanto que sería capaz de dar envidia a muchas.
Al menos unas palmadas eran suficiente para sacar al ronin de la ensoñación producida por la versión femenina de Tamaki... ¿Pero todo el mundo sería capaz de despertar de esa ilusión? Llegados a este punto no le extrañaría que Tamaki no solo tuviera admiradoras, sino también algún que otro admirador persistente.

-Supongo que también tendré que agradecer a Benten-kami-sama por este lugar -dijo en vista a que el Otomo parecía guiar muchas de sus acciones siempre con la vista puesta en su senda y, después de todo, había sido la cabeza que había ideado aquello-. Así que lo daré todo para poder estar orgulloso cuando lo haga.

Aunque seguía nervioso ante lo que se avecinaba, poco a poco recuperaba la determinación de seguir adelante con todo aquello y afrontarlo de la mejor manera posible. Todo era nuevo para él, pero no podrían acusarle de rendirse sin intentarlo.

-¿Y cuales son los planes del día para mi, aparte de la interpretación? -cuestionó a los demás. Aunque Kyoya le había dicho varias cosas, no sabía qué le tocaría hacer a él.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¡Tranquilo! ¡Será divertido! Además como ha sido todo muy precipitado lo divertido será pedirle a alguna de las princesas que se una a nosotros jaja Seguro que a alguna le da un infarto jaja pero también habrá quien se anime. ¡Se trata de pasar un buen rato!"

Te dijo Hani.

"Y lo del texto nadie lo notará, en este tipo de eventos no se trata tanto de ver una obra maestra sino de la compañía."

Añadió Takeshi.

"¡Tu vas a ser mi padre! ¡Quien me encuentre en el bambú! Takeshi será mi madre, tu mujer."

Casi te atragantas de la risa al pensar en el serio Shiba vestido de mujer, te lo imaginabas igual, con la misma cara inexpresiva pero con traje femenino.

"Te dije que no tendrías que preocuparte por las frases, estaré cerca y yo te las diré."

Explicó con aquel tono monocorde y algo desapasionado pero tranquilizador, aunque en aquel momento bastante cómico.

"Por supuesto el papel que teníamos que tener debía ser ese, por nuestra especial relación."

Dijo orgulloso Tamaki.

"No es tan lógico ya que si te cambiabas de papel sería de otro y lo hubieras dejado tirado, Tamaki-sama."

Le lanzó aquel comentario al cuello uno de los gemelos, Hikaru, haciendo que Tamaki callese en ello y tratase de rectificar como fuera.

"No porque yo lo habría previsto todo."

"Ya, claro."

Terció Kaoru, el otro gemelo.
Más una vez más Tamaki era experto en salir de atolladeros en los que él sólo se había metido, ya cuando como mujer todo aquello se disipó y tus propios pensamientos te hicieron pensar que si, sin duda tenía que tener admiradores de ambos sexos. Casi como si tus pensamientos pudieran oirse te susurró Yuu.

"Lo hermoso es hermoso."

"Benten-kami-sama es parte de las diosas madres de este mundo, ya que es dadora de arte, de vida, de historias, de romances, de pasión... Y a ella nos entregamos!"

Dijo este orgulloso haciendo que en mayor o menor medida todos asintieran.

"Pues en tu caso. dijo Kyoya mirando el planningte toca hacer que Tamaki-sama llegue a tiempo a la obra, ahora. Los demás los necesito que vayan a sus quehaceres y ayuden a las damas a que sepan donde tienen que estar y que nos esperen.
Los criados ya tienen todo casi montado."


Todos asintieron.
Matsuhiro se levantó despacio y fue hacia donde estabas tu con Sakura.

"Me llevo yo a tu princesa ¿de acuerdo? La acompañaré con las demás y me ocuparé que esté bien atendida mientras sea la obra."

Sakura te miró esperando que dieras tu aprobación. Tras lo cual el Ikoma y el resto de chicos fue saliendo hasta que te quedaste en la sala con tamaki el cual estaba maquillándose, lo cual en cierta parte no entendías ya que con la peluca y con su fino rostro, su piel tan clara y enormes ojos almendrados ya parecía una de las mujeres más hermosas que habías visto.

"Siéntate conmigo."

Te dijo mientras se miraba en el espejo, sin mirarte a ti.
Esperó a que lo hicieras, la sala ahora parecía no sólo enorme, que lo era, sino demasiado callada para el revuelo que había habido antes.

"Se puede amar a un padre.
Se puede amar a un hijo.
Se puede amar a un amigo.
Se puede amar a alguien de manera sólo carnal.
Y se puede amar de manera espiritual...
Y todo eso puede ser a la vez.... Porque el amor es como el Tao, como lo que predica Shinsei...
El Tao es lo que contienen las energías activas y pasivas del ying y el yang.
El Amor es parte de ese Tao, es el mismo Tao, ya que este puede serlo todo y nada a la vez...
Lo cerca que estamos del Amor en mayúscula es lo cerca que podemos estar del tao y de la iluminación...
¿te has parado a pensar por qué estás aquí ahora mismo?"


Cuando Tamaki hablaba así el tono el cambiaba, era sereno, cálido, profundo e hipnotizante, tenía vida pero era como una balsa de agua mansa no un torrente desquiciado, parecía otro...
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Oh, eso podía imaginárselo. Si el infarto podría haberle dado a él diciéndole que tenía que participar en la obra antes de hacerla, si se lo hubieran pedido en el momento seguro que le hubiera dado algo. Así que podía empatizar con las pobres chicas que se vieran arrastradas a aquello sin tener ni idea de dónde se habían metido yendo allí. Aunque también suponía que los chicos conocerían lo suficiente a sus clientas como para no pedir salir a escena a ninguna tan tímida como para sufrir.

En cuanto al reparto de papeles... Ahí Shin tuvo que hacer acopio de toda su voluntad para no reír. Incluso dejó de respirar unos segundo para evitar que la risa saliera, tratando de mantener un gesto serio. Pero es que imaginar al Shiba vestido de mujer, con la expresión seria y voz monocorde, interpretando a su esposa y, al mismo tiempo, madre de Tamaki. Oh... Solo esperaba que verlo en directo no le resultara tan gracioso como el hecho de imaginarlo, sino iba a ser su perdición, por muy buena voluntad que tuviera Takeshi al soplarle las líneas.

-¿No es el padre un papel importante? -preguntó dejando entrever que pensaba que le iba un poco grande.

También debía reconocer que las palabras del Otomo le dejaron intrigado. ¿Por qué debían ser esos papeles para ellos por su especial relación? Además de que el Hikaru tenía razón, hacía un momento no quería más que cambiar de papel... así que aunque trató de rectificar, el joven ronin lo miró con un poco de duda reflejada.

-Estoy seguro de que lo habrías previsto, ¿cómo? -preguntó, con interés por conocer la respuesta y proceso lógico de Tamaki.


Luego, cuando la ilusión de la versión femenina dejó de afectarle, debía confesar que el comentario de Yuu, en ese momento tan preciso al terminar sus pensamientos, le hizo observarlo con un poco de sorpresa. Preguntándose si tan trasparente físicamente había sido en sus pensamientos o si el Kitsune había pasado un poco más allá de su apariencia. Después de todo se decían muchas cosas de los miembros del Zorro y él, con esas cosas, nunca estaba seguro de donde terminaban las habladurías y empezaba la verdad.

Y, bueno, al menos sus quehaceres de momento parecían simples. Hacer que Tamaki llegase a una obra que no podía empezar sin él, parecía algo que podía hacer. Aunque, claro, con Tamaki no podía dar nada por seguro al cien por cien.

Llegó el momento de que cada cual fuese a su posición designada y Matsuhiro se ofreció a llevar a Sakura con las demás, así que era hora de dejar que la niña fuera a pasarlo bien y que él vigilase que Tamaki no tuviera otro vuelco de corazón y huyese de su papel.

-Ve con Matsuhiro-sama. Yo estaré por aquí -dijo poniéndose de cuclillas para estar su altura-. Si necesitas cualquier cosa puedes pedírselo a él o a cualquiera de los demás. Así que ve y pásalo bien, Sakura-chan -la despidió con un tierna sonrisa.

Tras la salida de todos el ambiente de la sala cambió totalmente, cosa normal ya que no había revuelo, pero más que eso era por el cambio en Tamaki. Era como si de vez en cuando obtuviera un momento de claridad extrema y serenidad.
El joven ronin se sentó como le había indicado y escuchó lo que tenía que decir con atención, tratando de no perder ni una palabra y comprender todo lo que le decía... Y aún así, después de la “lección”, una pregunta aparentemente tan simple, consiguió cogerle por sorpresa.
¿Se había parado a pensar por qué estaba alí? No, esa era la verdad. En principio casi podía parecer una casualidad que estuviera, ya que todo era gracias a que Tamaki había aceptado una propuesta de Tarako sin pensarlo. Pero seguramente aquella pregunta no buscaba una respuesta tan superficial como aquella.

-Yo... no... Realmente no -reconoció con sinceridad, ya mentir o poner excusas le parecía mal, dándole vueltas al asunto-. ¿Para aprender? -respondió con una pregunta, confuso y consciente de lo mucho que tenía que aprender. Y no solo de cortesía y etiqueta. También tenía que aprender del Amor con mayúscula que predicaba Tamaki, pues, aunque conocía ciertos aspectos del amor, ni de lejos presumiría conocerlos todos, ni haberlos experimentado. Así que, posiblemente, esa era la mejor respuesta que tenía ese momento.

-Hay demasiadas cosas que no comprendo o que ni siquiera sé... e incluso cosas que creo saber y que no comprenda realmente, o no completamente al menos -cosas que seguramente necesitaba que le explicaran de diferentes perspectivas. Y eso era algo que antes de llegar a la ciudad ni se habría planteado, así que también estaba cambiando... Esperaba que para bien.

Así que atendió al otro joven, que tal vez tuviera alguna respuesta para él.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

En cierto sentido, mientras te imaginabas la escena tan cómica con Takeshi entendiste una vez más que esa clase de planes absurdos de Tamaki traían mucha diversión y buenas energías, ya que de pronto te sentías muy animado, casi al borde de la risa y eso tan sólo de imaginarlo, en el escenario sería terrible.

"¡Es el que debe ser!"

Te dijo Tamaki totalmente convencido de tu papel, quizás en una lógica propia de esas suyas que tu no podías ver.

Tamaki cuando le preguntaste cómo lo tenía previsto sonrió, te guiñó un ojo y con un dedo sobre los labios susurró:

"Es un secreto."

El zorro no dijo nada, sólo sonrió ante tu expresión de sorpresa. Tras lo cual el club comenzó a moverse. Matsuhiro tomó de la mano a Sakura para que no se perdiera por lo inmenso del castillo y sus jardines y dijo:

"Tranquilo, me quedaré con ella hasta que empiece la obra y para entonces ya estará sentada con las demás."

Os tranquilizó a los dos. No sin antes provocar un terrible sonrojo cuando tomó a Sakura de la mano, esta hizo lo que pudo para asentir a tus palabras sobre ella y sonreirte de vuelta.


Observar a Tamaki maquillarse despacio era como ver una obra de arte en movimiento, a una geisha, de gestos delicados y hermosos. Cuando este terminó de hablar y te pilló aquella pregunta simple por sorpresa dejó que los segundos corrieran en un silencio tan calmado que casi no parecía de él mismo, o si, puede que fuera esta la otra parte del príncipe.

"No es un examen. Al menos no por mi parte."

Te sonrió.

"Pero lo que sí que debería ser es una buena pregunta para hacerte y para en este camino encontrar la respuesta... ¿Puede que esta sea el final del camino o sólo el recorrido? Eso deberás descubrirlo tu mismo..."

Asintió a sus propias palabras mientras ponía carmín rojo en sus labios.

"Caminamos por la vida creyendo el dioses, fortunas y ancestros y rezamos y vamos a los cultos pero aunque creamos de la misma forma en el alma y en la reencarnación... ¿Nos paramos a pensar realmente todo lo que eso significa?

Estamos en la mitad de un camino....... y está bien pararse a oler las flores, a andar con otros, a disfrutar de la calidez del sol de la media mañana pero también a pensar en mitad de la noche, junto al fuego, todo lo que pasó en el día de ayer..."


Comentó con calma.

"Un mismo camino puede llevarte a un mismo lugar por varias razones que pueden ser de la misma forma compatibles.
¿Por qué estás en la ciudad?
¿Por qué estás aquí?
¿Por qué quieres estar mañana con las personas que estás hoy?

Preguntas y preguntas...

Así que diré algo, Shin-kun... El ser humano puede darte respuesta a esas preguntas pero también puede errar con su criterio pero los dioses no.
Yo creo que tu estás aquí, en la ciudad y ahora frente a mí por "el amor"...
¿Tiene sentido eso para ti?
Para mi mucho....
¿qué significa eso para ti?
Está claro que no lo mismo que para mi, que no es ni mejor ni peor sino distinto...
Si no sabes responderlo con el corazón entonces es que quizás este si que sea tu camino para descubrirlo... Por eso..."
te sonrió de una manera tan hermosa que fue complicado de describir.Quiero que confíes en mí, pero sobretodo en ti mismo."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Estaba claro que con Tamaki no había opción de victoria, el Otomo siempre ganaba con su actitud alegre y optimista. Así que la única posibilidad era unirse a él y aceptar esa felicidad que parecía irradiar y contagiar a los que se ponían a su alrededor, por mucho que sus ideas pudieran parecer una locura se mirase por donde se mirase. Así que, sí, indudablemente Tamaki debía estar tocado por las Fortunas, pero no era lo único que lo hacía especial... era tan humanamente cálido que era imposible no ceder con él.

-Está bien, Tamaki-sama. Haré de padre y confiaré en que todo va tal como habíais planeado -cedió, rindiéndose su voluntad con una sonrisa. Que las cosas siempre fueran “como planeaba” parecía como si hiciera trampas, pero podía perdonársele por ser quien era.


-Muchas gracias, Matsuhiro-sama -agradeció adecuadamente al Ikoma que cuidara de Sakura e hizo un gesto con la mano mientras se marchaban. Esperaba que la niña no tuviera problemas para integrarse con las chicas... aunque, tal como se habían puesto el día anterior, quizás debería pensar si querrían devolverle a su hermana cuando aquello acabase.


A solas con el Príncipe, era bueno saber que aquella que podía hacer arte hasta del hecho de maquillarse, no lo estaba poniendo a prueba con aquella pregunta que tanto le daba que pensar. La pregunta era, ¿los dioses, si es que estaban mirando, sí le estaban poniendo un examen? Y es que aquella parte del Otomo, tan profunda y cuyas palabras parecían tan cargadas de sabiduría, le hacían plantearse muchas cosas. Entre ellas, obviamente, buscaba las respuestas a las preguntas que formulaba, de las cuales ahora mismo solo encontraba respuesta para una.

-Sinceramente, ahora mismo no sé responder a la mayoría de esas preguntas. De hecho ni siquiera estoy seguro de como encontrar sus respuestas... aunque quizás eso mismo sea parte de la respuesta. Encontrar la manera de responder -dijo con sinceridad- Y creo que la mayoría no se hace esas preguntas, simplemente se centra en lo que hace en el momento y lo da por hecho lo otro, porque así nos han enseñado de siempre. Los dioses existen y hay que rendirles culto, así como que tenemos alma y nos vamos reencarnado -o al menos así había sido para él hasta ahora-. Pero supongo que ese es el equivalente a pararse a disfrutar del camino, pero no hacer ninguna reflexión en la noche.

-La única pregunta que podría responder sin equivocarme -o al menos eso creía él- es que mañana quiero estar con las mismas personas porque son importantes para mi, porque de una forma u otra son las personas que quiero -y de eso estaba convencido. Porque su motivo para estar ahí o en la ciudad... Tarako era la persona que le había empujado a ambas cosas, y sin duda era una de las personas que no quería separarse; pero, en busca de un significado más profundo, tan solo conseguía confundirse.

-Pero puede tener por seguro que, aunque no comprenda algunas cosas de las que me dice -reconoció-, sí que confío en usted. Sino el día de ayer habría sido muy diferente -sonrió levemente al recordar cada situación que, aunque fueron duras en para él en el momento, ahora, en el fondo, sabía que serían buenos recuerdos- y, posiblemente hoy no me encontraría aquí. Habría puesto tierra entre usted y yo. Mucha -se permitió una broma.

-Y confiar en mi mismo... hace unos días le habría dicho que eso era obvio. Estaba bastante seguro de todos los elementos de mi vida y sobre como manejarlos. Ahora en cambio... Las cosas han cambiado muy rápido, me he visto en situaciones totalmente nuevas y he conocido a personas que nunca habría imaginado. Así que me siento confuso y no estoy seguro de como actuar o qué debería hacer para no equivocarme. Me... me da miedo fallar a la gente que me importa y que tanto parece ver en mi, que yo no veo -se sinceró, dejando ver que todavía era muy joven e impaciente a pesar de haber querido crecer lo más rápido posible. De hecho, esa misma impaciencia por aprender ya lo que no sabía y así no decepcionar a nadie, y la incapacidad hacerlo tan rápido, era uno de los motivos que le hacía tener dudas y creaba un círculo vicioso de intranquilidad.

-En cuanto a si estar aquí por “el amor” tiene sentido para mi... esa es una de las cosas que no comprendo muy bien. Sé que usted sigue la senda de Benten, así que podría tener sentido por eso... porque creo que tengo muchas cosas que aprender sobre el amor antes de darle sentido realmente – y no porque no hubiera amor en su vida. Sus padres estaba seguro de que lo habían querido y él los quería. Quería a Sacura y ella le quería, claro. Pero hasta que llegó a Otosan Uchi ese había sido su trato con el amor-. Así que supongo que esto debe ser el camino para descubrirlo y me gustaría poder contar con su ayuda, Tamaki-sama.

Shin podría ser joven y estar confundido y abrumado por el cambio, pero estaba decidido a salir adelante aunque fuera a necesitar ayuda para ello.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¡MARAVILLOSO!"

Exclamó este extasiado con la idea que le hicieras caso como si no presuponiese que iba a salir ganando, exclamándolo con todo su cuerpo alzando los brazos y todo.


"Saber hacer preguntas es muy importante... y es algo que se entrena."

Te comentó Tamaki.

"Es como cuando te ruge la barriga.
Te preguntas... ¿Tengo hambre? Esta vuelve a rugir y sabes que tienes hambre.
Pero has sabido hacerte esa pregunta y llegar a la certeza ¿verdad?"


Explicó con tranquilidad.

"Hay grandes preguntas que nos ayudan a mantener los polos en una brújula. Y luego tenemos que afinar nuestra dirección. Esas que te hago son grandes preguntas pero a la vez muy propias. Preguntas sobre las que pensar y preguntas sobre las que responder."

Tamaki asintió con una sonrisa cálida cuando respondiste a una de ellas.

"Responder a una es responder a un universo. No la minusvalores. Hay personas que esa pregunta que has respondido sin pensar demasiado son incapaces de hacerlo.
En la vida de un samurai, Shin, el amor hacia otros es algo comedido, con el cariño se mercadea y el amor es moneda de cambio en tratos cual comercio... El saber eso a ciencia cierta y tener tan claro tu amor por los que te rodean es una cualidad maravillosa."


Luego se rió ante tu broma y asintió:

"Si. Si. Muchos decis eso pero al final estáis aquí todos! juju ¿Puede que seáis un poco masoquistas?"

"Oh, pero eso es bueno."

Tamaki se sentó ahora hacia ti, delante tuya lo que tenías era a una preciosa mujer, lo cual era un poco raro, pero quizás muy él después de todo.

"El miedo puede ayudarte a ser tu red de seguridad, a no pisar en falso y a no hacer tonterías, pero si te paraliza entonces no es red sino soga al cuello.
En esta ciudad el miedo es imprescindible para sobrevivir, después de todo siempre hay un pez mayor. Para la mayoría. Se salvan el Emperador y su madre juju Que ya es el doble de personas de lo que suelen hacerlo."


Sonrió con cierta sorna.

"Por eso este lugar está bien... es un pequeño reducto donde la etiqueta y la fachada se diluyen y donde es un poco más sencillo respirar."

Era cierto, el Kin No Bu no entraba en la distinción de casa de geisha, era algo oficial pero de cara a la galería se hablaba poco de lo que pasaba allí, tenía como un torii especial (como los que hay en los barrios licenciados que una vez que los pasas la etiqueta queda atrás) en cuanto a costumbres que permitía que reuniones tan poco comunes y actividades como tal pasaran. Lo cual permitía justo lo que estaba pasando en aquel momento...

"Es una confusión común pensar que como Benten es la Fortuna del Amor Romántico no hay nada más, pero recordemos que para ser la fortuna del AMOR romántico, antes está la palabra amor. Así que si, hay mucho de eso en ti, si tienes a tu hermana y si tienes a otros seres queridos.

El amor romántico es un amor monopolista, real y factible, nada desdeñable, pero lo que yo practico es algo más universal.
Algo que hace que pueda quererte a ti, a Kyoya y también a todas y cada una de las princesas que están ahí fuera. Sin distinciones y sin altibajos.
Y eso me llena de paz, lo cual no significa que sea tu senda, pero si que quiero que te des cuenta que los dioses y en especial Benten-kami suele caminar a nuestro lado de manera invisible muchas más veces al día de lo que pensamos.

¿Sabes por qué se me ocurrió la obra de teatro?"


Te preguntó.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Shin estaba convencido de que si Tamaki tenía algo planeado al cien por cien era que al final se plegaría a sus deseos con el tema de la obra, así que su reacción le pareció exagerada, aunque no dudaba que le alegrase escucharlo de su propia boca. Lo único que se podía hacer en esa situación era suspirar y sonreír, dejando que el Otomo disfrutase su momento.


¿Entrenar en hacer preguntas? Ese era un entrenamiento que sin duda le vendría bastante bien al ronin, pues siempre había sido más de acciones y respuestas, más que de preguntas. Pero, claro, nunca antes había tenido que aprender de las cosas que debía hacerlo ahora... Adaptarse o morir decían, ¿no?

-Debo suponer que con eso no solo se refiere a lo que se pregunta, sino a como se pregunta, ¿no? -porque mantener las cosas simples parecía difícil a los que se valían mayormente de la palabra y no la espada.

En cuanto al símil sobre el rugir de la barriga... ¡al menos ese sí que lo entendía! Incluso si realmente era un proceso más automático para él, que si le rugía sabía que debía ser el hambre... A no ser que estuviera enfermo, entonces tal vez era por necesitar evacuación. Así que lo que decía Tamaki tenía sentido y creía haberlo captado a la primera. Sabía que no era gran cosa, pero al menos podía tener un poco de orgullo al no necesitar una explicación sobre todas las cosas que decía el otro joven.

-Entonces... ¿saber que quiero estar con las personas que me importan es realmente importante? -preguntó sorprendido. Para él era algo lógico querer aferrarse a aquellos que quería y querer tener tiempo con ellos.- Entiendo que en la vida de samurai el matrimonio pueda ser una herramienta política y que los matrimonios concertados son un hecho, pero aun así no entiendo como se puede mercadear con el cariño o el amor -sentimientos que no creía que tomasen en consideración a la hora de concertar un casamiento-. Las personas por las que sientes algo creo que es algo que sale de tu interior y no creo que pueda controlarse, aunque trates de controlar la expresión del sentimiento u ocultarlo... Es como más natural e inevitable -intentó explicar su punto de vista, no muy seguro de como hacerlo-. ¿Si pudieras darlo y quitarlo como una moneda, con plena voluntad, no sería falso?

Verlo reír con broma fue bueno para Shin, para tener un momento más relajado entre la seriedad de aquella conversación. Todo lo serio que permitía el hecho que Tamaki ahora mismo fuese una mujer hermosa, por raro que pareciera... Posiblemente era de las pocas personas que consideraría tener una charla realmente importante mientras estaba travestido y, curiosamente, era una de las cosas que le hacía parecer quien era por raro que le sonase hasta pensarlo.

-O puede que, más que ser masoquistas, le apreciemos lo suficiente como para adaptarnos a las... situaciones que nos expone -rebatió.

-Bueno, ahora mismo siento que casi todos los peces son más grandes que yo, la verdad -así que su miedo era más una soga que otra cosa.

Shin entendía la senda del Otomo, o al menos el concepto básico, del amor más universal y le parecía una idea hermosa, aunque él de momento no se veía capaz de practicarlo. No porque creyera que fuera incompatible con su propia senda, sino más bien porque pensaba que para eso debía conseguir una mentalidad más abierta.

Entonces llegó... Otra pregunta aparentemente simple a la que no podía ofrecer una respuesta segura.

-¿Por qué la obra...? -murmuró para sí, pensando en ello.- ¿Se refiere a la obra en concreto o al hecho de hacer una obra? Aunque no sé... podría ser para hacer algo en grupo que nos uniera más... pero no estoy seguro. Y si es por la obra en concreto... ¿Quizás la relación entre los personajes? -sabía que había varios pretendientes para la princesa, que no tenían mucha suerte, y el padre que no quería que tuviera que volver a la luna... pero no sabía todos los entresijos y moralejas que pudiera ocultar-. La verdad, no lo sé -terminó por reconocer.

-Sé que, aunque no lo parezca, hacéis las cosas por un motivo... pero se me escapa -y en parte le molestaba no llegar a comprender los motivos de Tamaki, pues este sí que parecía comprenderlo a él con facilidad-. Y no sabe lo que me gustaría poder verlo con claridad, pero me temo que necesito una explicación.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¡Claro! Y sobretodo con qué aire se pregunta.
Preguntar mucho puede ser pesado pero no si sabes cómo hacerlo, cuándo y a quién y eso te incluye a ti mismo.
Una pregunta tan simple como ¿Quieres más té? Puede ser cargante si lo repites mil veces sin darte cuenta que la persona por su gesto corporal no quiere más y no hacerlo ni una vez aunque el otro demuestre estar sediento es igual de problemático.
¡Y es una simple pregunta sobre el té!

De la misma forma nos pasa con nosotros mismos... ¿Cuántas veces estamos sedientos de algo y no nos preguntamos de qué para poder ayudarnos? Hasta que al final en vez de controlar los acontecimientos estos nos arroyan."


Explicó este con simpleza.

"¿Nunca te ha pasado que has llorado sin saber por qué?
Y luego al pensarlo te has dado cuenta que era rabia, pena, nostalgia...
Es lo mismo, para no llegar a ese punto antes deberíamos haber hecho preguntas, a nosotros mismos."


"¡Claro que es importante!"

Sonrió ante tu pregunta.

"Y es una ventaja que tu tienes. Los samurais vivimos entre el deseo y el deber, y en el deseo muchas veces están nuestros seres amados y hay muchas ocasiones en las que debemos sacrificarlo por el deber... pero saber que incluso en estas ocasiones ellos pueden ser la razón por la que lo hacemos, por ejemplo, por el bientestar familiar, es lo que nos puede hacer superar muchas adversidades."

Tamaki era sin duda una persona muy peculiar, podía estar montando un espetaculo y siendo como un crío y de pronto estaba travestido hablando de grandes lecciones morales... Pero eso era lo que lo hacía único, especial y tan él.

"Un cerezo no es para nada igual de hermoso sin sus flores."

Se rió Tamaki sobre lo de que le seguíais.

"¡OH! Y es que esa no es una percepción para nada equivocada Shin-kun, después de todo esta ciudad está llena de ballenas."

Te dijo sin tapujos.

"Los hay que esta verdad se les enquista pero para mi es liberadora.
¿Sabes quién soy?
Te preguntó de pronto.Soy un hijo bastardo reconocido de la nobleza entre la nobleza pero también podría haber sido llamado Hantei.
Y eso me tranquiliza.
Sé quién no soy.
No soy ese Hantei.
¿Me duele no ser la ballena blanca?
Pues no, es liberador saber no sólo que no soy sino que no puedo serlo.
El deseo se enquista, el deseo te ata a la tierra y el deseo sólo trae mal karma e impureza.
Por eso en esta ciudad caen muchas personas porque no saben lo que no son y lo que son y tratan de ser lo que no son o dejar de ser lo que son..."


Aquella información te golpeó.

Tamaki esperó a que respondieras y al final sonrió.

"Porque es divertido."

Dijo con simpleza.

"La vida está llena de obligaciones, de drama, de deber, de honor, de responsabilidad... Y yo lo que quiero es crear recuerdos juntos. Buenos recuerdos. Divertidos. Bonitos. Que en los peores momentos, cuando no sepas quién eres, lo que puedes hacer, en quién contar... Cuando incluso hacerte a ti mismo esas preguntas de las que hemos hablado antes te suponga un mundo... tengas esos recuerdos y puedas sonreir."

Tamaki te puso una mano en el hombro y con aquella cálida sonrisa añadió:

"Y que esos recuerdos llenos de diversión y al final, amor, te ayuden en la batalla más dura de todas, la vida."

Luego se levantó, lo cierto es que con toda la charla no habías caído que estaba listo.

"Pero todo lo demás que dices también es cierto."

Se rió.

"Aunque me temo que soy más simple y básico."

Se rió de si mismo aunque aquello que había dicho podía ser sencillo pero no básico, era una verdad sencilla tan universal que costaba ver lo importante que eran esa clase de detalles, como quien asume que la Dama Amaterasu siempre estará en el cielo y... ¿Quién asegura eso?

Tras lo cual Tamaki cogía un par de cosas más y saliáis hacia fuera.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Shin atendía las palabras del Otomo con atención, tomando nota mental para que no se le escapase nada o, al menos, no mucho. La manera de exponer cosas tan aparentemente básicas y sencillas, pero que realmente pocas veces se preguntaba, le hacía ver que Tamaki era bastante más minucioso de lo que aparentaba a primera vista.

-Visto así, parece que casi todo podría tener una pregunta a la que responder y, la verdad, no creo hacerme tantas preguntas -comentó-. Creo que siempre he actuado más intentando responder las preguntas que se me presentaban, que haciéndome yo mismo esas preguntas... y diría que habría que ser muy detallista para hacerte las preguntas necesarias, en el momento y lugar adecuados. Y siempre cabe la posibilidad de que al final te estés equivocando al entender la situación y hagas la pregunta equivocada y, por lo tanto, la respuesta no sea acertada... - meditó sobre el tema- ¿Hay alguna manera de estar seguro de que estás interpretando las cosas correctamente? -No creía que hubiera una, al menos él no la veía, y que iba a depender mucho de la percepción personal de cada uno... pero si Tamaki tenía alguna pista que darle, no iba a rechazarla.


No es que él hubiese necesitado hacerlo, pero Shin entendía lo que quería decirle sobre como por deber a veces había que sacrificar lo que se quería, aunque realmente fuese por el bien de eso que se quería. Era un poco como elegir el menor de dos males, podía hacer daño pero a la larga era lo menos daño iba a hacer.

-Entonces, a la larga, ese sacrificio del deseo por el deber es lo más adecuado, ya que será lo que más beneficie a la familia o fuente de ese deseo... así que al final, aunque lo hagas por deber, también lo estás haciendo por ese deseo -frunció el ceño mientras sacaba sus conclusiones-. Es solo que hay que tomar un rodeo para evitar enfrentarte directamente con el deber -sabía que no era tan simple como él lo exponía, pero antes de adentrarse en las profundidades del tema, tenía que tratar de ver las cosas de la manera más simple posible.

Que el Otomo le reconociera tan directamente que él era una pez pequeño en aquella gran pecera no le sorprendía, otra cosa habría sido mentirle, así que en eso era fácil que coincidieran ambos. Y era cierto que cada cual debería tener perspectiva sobre lo que era y lo que no, y Tamaki tenía pinta de saber lo que era y estar satisfecho con su posición... Pero si lo que eras no era lo mejor que podías ser, ¿no tenía sentido tratar de cambiar y dejar de serlo para ser eso otro que pensabas que podrías ser?

-¿Y eso en qué lugar me sitúa a mi? -preguntó con verdadera duda. Después de todo él era ronin, lo sabía, y sin embargo allí estaba, en un lugar que normalmente no sería para gente como él.


Y, al final, una vez más, el pequeño ronin era arrollado por la simpleza de Príncipe del Kin no Bu. “Porque era divertido”. Esa respuesta casi le hacía reir... era tan Tamaki. Tanto que casi le hizo sentirse estúpido tratar de buscar un significado totalmente profundo y revelador, obviando por completo la respuesta más sencilla que podría haber pensado.

-Supongo que aceptaré el premio de consolación -dijo al ver que, al final, el Otomo también le daba la razón a lo que él había dicho aunque no fuera el motivo principal-. Después de todo es cierto que debería haber pensado en la solución más simple primero antes de intentar ver algo más... tan solo ha servido para complicarme las cosas a mi mismo -se rió.

-Pero tiene razón, Tamaki-sama, ya que estamos aquí podemos permitírnoslo deberíamos pasarlo bien y hacer buenos recuerdos que nos hagan sonreír en el futuro.

Y, dicho esto, parecía que era hora de ponerse en marcha e ir a dónde tuvieran que ir... que ahora que lo pensaba, aunque le habían encargado que Tamaki llegase a la obra, no sabía dónde sería ya que no estaba familiarizado con todo aquello.

-¿Dónde tengo que llevarle? -terminó preguntando al salir. Dándose cuenta de que quizás era lo primero que debería haber preguntado cuando le hicieron el encargo.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Pero para hacer las preguntas correctas en el momento adecuado hay que saber hacerlas. Por eso a los niños se los deja preguntar todo lo que quieran y se les enseña a partir de ahí." Dijo este.

"Hum... nunca hay una manera correcta de interpretar en genérico pero si que las tienes contigo mismo.
Si sigue el bushido, por ejemplo.
En mi caso para saber si las preguntas las hago correctamente o si es el camino por el que voy el correcto pienso en los preceptos de la senda de Benten-kami-sama.

Tu tienes que pensar qué es lo que hace tu vida tuya.
¿Sigues los preceptos de los hombres ola? ¿El bushido? ¿El código de los guerreros errantes wuxia? ¿Qué?"


"Si. Más o menos. Sobretodo porque no deberíamos pensar en nuestros deseos sólo como algo del presente y de este cuerpo sino los deseos del alma." Te dijo este.

"Hay veces que pensamos que el amor por ejemplo se contrapone al deber en los momentos en los que se plantea y no nos paramos a pensar que no es todo el amor ni todo el que hemos sentido ni sentiremos."

"¿En qué posición?" Pareció sorprendido por la pregunta."Pues la de un peón, claro." Sonrió y luego te preguntó"¿Y sabes qué puede hacer un peón?" preguntó haciendo que negases con la cabeza."Andar de una en una casilla hasta el final del tablero para luego... ascender a reina."

Sonrió ampliamente.

"¿No es maravilloso? Es un camino de uno en uno, poco a poco y que lleva a la ascensión."

Tamaki se rió contigo cuando te diste cuenta de la simpleza de su acto con el teatro pero que a la vez ese acto sencillo podía significar tanto.

"¿Sabes hacer un nudo del obi verdad?"

Te preguntó.

"¿Pero sabrías hacer el nudo de obi de una de esas cortesanas de época de Hantei II que parecen trenzados?"

Sonrió.

"Pues para hacer lo segundo debes primero pasar por lo primero.
Por eso... primero nos divertimos. Luego... ya haremos trenzas."


Tamaki se rió cuando preguntaste a dónde tenías que llevarle y te dijo:

"¡Pues al escenario! Claro" Se rió mientras salíais.


El castillo del Kin no Bu tenía una enorme extensión de jardines, íbais a los jardines del norte donde aquello parecía un campo de árboles de cerezos abiertos y florecidos y donde se oía la música de fondo y lentamente se veían ya las cortesanas que habían acudido, sentadas en preciosas esteras de colores en el suelo, cual picnics. Había al menos 40 personas allí.
En la zona más norte había lo que parecía un escenario montado que daba cierta altura, era sencillo pero hacía que fuera más fácil a todos buscar con la mirada dónde estaba ha acción. En aquel momento había varias mujeres que estaban tocando, una biwa y un shamisen.

"Una vez que lleguemos diremos de hacer la obra así que si tienes alguna petición de última hora ¡este es tu momento!" se rió tamaki.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-Entonces... ¿yo soy como un niño? -preguntó en respuesta a la explicación del Otomo.- ¿Puedo preguntar lo que quiera y luego usted me enseñará?

En cuanto a usar el su senda para buscar las preguntas correctas que hacerse, si lo pensaba, tenía sentido. Si basabas tu vida en un código y basabas tus preguntas y respuestas en consecuencia, obviamente, las respuestas que deberías obtener estarían enfocadas a tu camino y sería más fácil que fuese una buena respuesta.

-Bushido. Es el camino que intento seguir -esa era una pregunta que tenía bastante clara. Aunque a veces pudiera parecer Wuxia, trataba de seguir el Bushido lo mejor posible-. Así que debería intentar hacerme mis preguntas inspirándome en sus preceptos y si la respuesta es en consonancia, entonces debo suponer que voy por el buen camino... ¿Más o menos es así? -Cuestionó para asegurarse de que iba por el buen camino.

Los deseos del alma... suponía que se refería a lo que necesitaba el alama para avanzar en el camino de la ascensión. Y debía reconocer que no siempre era fácil pensar en eso, ya que no era algo que palpases realmente, y olvidarse de lo que deseas en el momento por bien de tu alma. Entendía que debería ser lo lógico, ya que una recompensa mundana no podía compararse al bien que te hacía una mejora de esa índole, pero no lo hacía más fácil de hacer.

-¿Cree que a veces nos equivocamos al pensar que amamos a alguien o algo? ¿Y también que nuestra capacidad de amar es ilimitada? -preguntó con curiosidad.- Es decir, por ejemplo, esas personas que dicen amar a alguien con todo su ser, ¿podrían estar equivocadas?¿Podrían encontrar a otra persona a la que amar de igual manera?

Teniendo en cuenta la Senda de Tamaki, su respuesta le resultaba muy interesante, ya que era lo que él consideraba la respuesta de un experto en el tema.

-¿Un peón? -le intrigó la respuesta sobre su posición. Pero debía reconocer que parecía una buena respuesta y prometedora. No es que él fuese un gran jugador, pero más o menos sabía como funcionaba el juego, así que veía las posibilidades que tenía un peón.- Aunque entonces espero que no me sacrifiquen para capturar otra pieza más importante por el camino -porque si bien el peón tenía la posibilidad de transformarse si completaba el camino, también tenía muchas posibilidades de ser usada como sacrificio para salvar a otra o capturar una de más valor en ese momento.


-Claro, sé hacer un nudo -respondió rápidamente, pues eso era algo trivial. Pero acto seguido le tocó negar si sabía hacer uno al estilo de los cortesanos de Hantei II-. Pero eso es más complicado, claro...

Pero al menos creía entender el mensaje de ir poco a poco. Que esta vez lo importante era que lo pasaran bien con la obra, que lo demás ya irían practicándolo poco a poco hasta que consiguiera hacer uno de esos nudos trenzados, por así decirlo... Aunque por un momento dudó si el tema del nudo también podía ser literal y tendría que aprender a hacerlos de verdad y no solo como metáfora.

-Pero, lo del nudo es metafórico... ¿o también queréis que aprenda a hacer uno de verdad? -tuvo que preguntar al final.


De camino al escenario, había que decir que aquel lugar era impresionante y precioso a partes iguales... Y aquello era propiedad del Otomo. Todavía seguía sorprendiéndole. Y que tuviera su propio jardín de cerezos allí le sorprendía y, al mismo tiempo, le parecía normal por ser quien era.
Pero lo que más le sorprendía era la cantidad de damas que había allí, al menos cuarenta... Que sí, que en realidad no era comparable a un teatro a reventar, ni serían todas las admiradoras de los integrantes del club... pero para él la mitad ya serían un montón, así que esa cantidad era de importancia para él... Y él iba a tener que actuar delante de todas ellas...
“Recuerda. Divertirse es lo primero” Se obligó a pensar, mientras el escenario cada vez estaba más cerca.

-¿Petición de última hora? -repitió.- ¿Quizás un poco de inspiración divina para hacerlo bien y no quedarme de piedra? -Bromeó... a medias. Si alguien tenía a bien darle esa inspiración no iba a rechazarla, eso seguro.- Así que lo mejor es ir ahí y darlo todo ya, antes de que empiece pensar demasiado y me de cuenta de que es una locura... ¡Así que estoy listo! – o de eso quería convencerse a sí mismo.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Para tu suerte, si, claro." Sonrió ampliamente."De hecho ESPERO que preguntes."

"La iluminación, Shin-kun no se basa en las respuestas, sino en las preguntas.
Las respuestas debes ser tu y tu comportamiento y las preguntas a las que tu respondas. Por lo tanto, si tu camino es el bushido, tus actos, tus respuestas deben ser esos preceptos y las preguntas a las que respondan deben estar basadas en los actos que has realizado."


Asintió este.

"Creo que nos equivocamos al pensar que sólo amamos a una persona y que odiamos a otra.
Amamos a cientos de ellas en cada vida. Y lo que ahora es odio puede ser tu amor en la siguiente vida.
Por eso no creo en un sólo amor ni mucho menos en el odio.
Creo en los sentimientos puros y en el amor de Benten que es siempre hacia nosotros enseñándonos que da igual las veces que cambiemos de cuerpo, el amor es amor."


Comenzó explicando.

"Así que si, yo no sólo podría, por ejemplo, amar a una mujer u hombre de manera romántica y por eso no significaría que no los amase de esa forma, sino que podría, por ejemplo, amarte a ti románticamente y a... no sé, por ejemplo Saori-san, una de las princesas que están aquí.

En ese sentido creo que en la corte del Emperador Hantei II las cosas eran más sencillas, ya que era normal que alguien pudiera tener varios maridos o mujeres, algo que ahora ya no está tan de moda... pero para mi no se trata de una moda sino de la capacidad de poder educar en un modelo familiar distinto que muestre un amor mucho más abierto."


"Ah! Amigo mío! se rió Tamaki¿Y quién está exento de no ser sacrificado por el Rey? ¿Quién? ¡Nadie! Ni la reina! ¿Pero acaso esto no es una valiosa lección de la vida real? La única persona en todo el Imperio a la que jamás se la debería sacrificar es el Emperador y justo este hecho, esta cercanía, debería hacerte ver que estás preparado para jugar porque el shogi es la vida real y la vida real es el shogi."

Te dijo este con animo.

Tamaki se rió ante tu pregunta del nudo y se encogió de hombros:

"¡Quién sabe! Aunque......... nunca es inútil aprender a hacer el nudo del obi de una dama si piensas quitárselo en algún momento.... jujuju"

Bromeó mientras te pasaba su brazo por encima de tus hombros y te atraía hacia él, así que al hacer esa broma justo contigo al lado lo que tu veías era el rostro de una deslumbrante mujer en aquello.

"¡Tranquilo Shin-kun va a ser un desastre de proporciones épica y ¡eso será lo mejor!"

Se rió Tamaki mientras los dos íbais llegando. Kyoya os hizo una seña para que fuerais hacia una zona con enormes biombos que parecía hacer de parte trasera y en donde casi explotas de la risa a ver a Takeshi caracterizado de mujer, de madre, y por caracterizar te referías a verlo tan sólo con ropa puesta, todo igual que él pero con ropa de mujer, y su cara impertérrita. Los demás hacían esfuerzos por no reirse.

"¡Esto es lo tuyo!" Te dijo Kaoru, un de los gemelos mientras te tendía unos ropajes para poner tan sólo encima de lo que llevabas.

"Vale, recordad que es sencillo, primero salen Shin y Takeshi y actuan con la parte de que son dos ancianos sin ningún hijo que rezan a los dioses.
Luego viene la parte de la caña de bambú, Yuu se ocupa de eso.
tenemos la aparición de Tamaki-sama, asi ya tal cual y la escena de cotidianiedad de los padres.
Y entonces cuando vamos a hacer la parte de que debe irse y casarse en la corte es cuando pedimos que las princesas se unan para hacer de figurantes."


"¡Y elegimos a una de príncipe!" Anotó Hani.

"Si, cambio de última hora, una de ellas hace de príncipe."

"¿Pero eso no creará un revuelo entre ellas y pueden haber discusiones?" se preocupó Tamaki viéndoselo venir (y si él lo hacía cómo no sería la cosa...)

"Si, pero para entonces lo que vamos a hacer son juegos."

"¿Juegos?!"

"Si, paramos la obra y comenzamos con los juegos y así al final del día, cuando hayamos jugado a todo se termina la obra."

"¡Jugamos a las cartas! ¡A las carreras! ¡A sacar la pajita más corta! ¡A todo!" Se rió Hani.

"Es una idea.... MARAVILLOSA... porque así mientras jugamos todos lo pasaremos bien y se olvidará el final de todo esto sino que disfrutaremos del camino! Kyoya... eres un GENIO."

Kyoya sonrió de medio lado.

"Que no se te olvide nunca."

Tamaki con más fuerza que nunca subió los brazos en pose triunfal y dijo:

"¡Pues vamos allá!"




OUT
Antes del caos de cambio de escena te dejo si quieres hacer un poco de recreación libre de la escena con Takeshi o sino tomo yo el control del color de la escena.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-Así que... cuando actúo o me comporto de alguna manera tengo que ver si lo que hago responde a preguntas, en este caso en consonancia con el Bushido, y si responden las preguntas adecuadas es que voy por buen camino... Y si no es que debería replantearme lo que hago y cómo lo hago, ¿no? -preguntó para ver si comprendía lo que Tamaki le explicaba. Que sí, que simplemente dicho no parecía muy difícil, pero estaba seguro que llegado el momento de la verdad sería más difícil y menos claro.

-Entonces, si un odio de esta vida puede ser el amor de la siguiente, ¿a la inversa también funcionará, no? -preguntó curioso.- Y también se supone que hay amores que van más allá de una sola vida y continúan por múltiples reecarnaciones, ¿Por qué es eso? ¿Es una cuestión de karma y está establecido que debe ser así? ¿Es por un amor muy fuerte que trasciende? ¿O es una mezcla?

Ahora que el Otomo había mencionado el cambio de sentimiento de una vida a otra, sentía curiosidad por saber como era que algunas veces los sentimientos también se reencarnaban, por así decirlo. Si se trataba simplemente porque dos almas estaban destinadas a buscarse, o si el amor podía forzar ese destino a base de fuerza de voluntad.

-Así que no solo el amor en general no se limita a una sola persona, sino que creéis que el amor romántico también se puede sentir hacia varias personas y ser verdadero en todos casos, no estando limitado a una sola persona... Eso debe ser complicado -comentó desde su clara inexperiencia-. No me imagino cómo podrían conseguirlo en aquella época -se refirió a la corte de Hantei II-... ¿No habría problemas de celos, favoritismos y todo eso?

A él ya le costaba manejar el simple pensamiento de tener interés romántico en una sola persona, pensar en dos o más... eso era una locura.
Y algo que también le picó la curiosidad ante la mención de la dama Saori, que no creía conocer, pero que fue la primera en venir a la mente del Príncipe. ¿Una clienta especial? ¿Quién sabía? Porque que lo mencionara él, no le resultaba peculiar ya que era quien tenía delante... Quizás preguntase. En otro momento, eso sí. No era tan cotilla y ahora estaban... ¿estudiando? Suponía que en cierta manera era eso, después de todo se trataba de que él aprendiera.

-Claro que ninguno estamos exentos de ser sacrificados por el rey -eso era una certeza de la que estaba totalmente convencido-. Simplemente espero tener la oportunidad de llegar al final del camino y transformarme en aquello que se supone que podría.


En cuanto al comentario sobre el nudo del obi de una dama, el jóven ronin no pudo evitar sonrojarse. Estaba seguro que Tamaki lo hacía a propósito para avergonzarlo, consciente de su timidez en lo que referente a las damas, porque le divertía verle de esa manera... Y, aún así, aunque le gustaría poder decir que se enfadaba, no se veía capaz de hacerlo ante la picaresca del Otomo.

-Y-yo no... Hoy no será ese día... no hay prisa -dijo, no muy alto, volviendo la cara hacia el otro lado.


Normalmente decirle a alguien que su próxima actuación iba a ser un desastre no debería hacerle sentir bien, pero suponía que si el objetivo realmente es que fuera un desastre y convertirlo en una comedia, aquello podría funcionar... De hecho Shin tuvo su primera prueba de resistencia en cuanto llegaron con los demás.
¿Por qué? ¿Por qué una persona tan seria como Takeshi podía resultarle tan gracioso? Simplemente era ropa de mujer y, por ejemplo, Tamaki no le resultaba así de gracioso y también iba de mujer... Pero el Shiba, con su porte de costumbre y vestido de mujer, era demasiado gracioso y necesitaba de toda su buena voluntad para no reírse.

-E-estáis... genial -dijo, evitando mirarle directamente, envarado y casi evitando respirar para que no se le escapase una risa.

Entonces le dieron lo que él debía ponerse, que simplemente eran más capas que ponerse por encima de lo que llevaba ya, y comenzó a prepararse, esperando que le corrigiesen si se equivocaba en como iba exactamente aquello; todo mientras escuchaban la explicación de Kyoya del orden de las cosas.

Explicado tenía pinta de ser divertido y que estaba todo realmente planeado, incluso las improvisaciones y demás que Tamaki no había pensado mucho el Yasuki se había encargado de pulir, así que suponía que todo saldría bien... y que la competencia por ser el “príncipe” de Tamaki iba a ser seria seguramente. Así que meter los juegos en medio era una gran idea para calmar los ánimos y hacerlo todo de una manera más amistosa.

-¡Estoy listo! -exclamó tras la pose triunfal de Tamaki ajustándose bien la ropa. Al menos eso quería creer.

OUT
Te dejo el color de la escena de la obra a ti, ya que yo de la obra sé lo que sabe Shin casi, lo más básico. Que el cortador de bambú la encuentra, se la quedan, que luego encuentra oro en los bambúes que corta y se hacen ricos... las proposiciones... Así que seguramente tú le saques más provecho a la escena y la hagas más rica.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Correcto.
Cuando te planteas un dilema o actuas de alguna forma debes pensar si eso responde a tu visión de tu camino.
Por ejemplo... si tu camino es tu familia siempre deberías tener en cuenta si lo que haces, con quien te relaciones, los problemas que te buscas... si eso van a afectar o no. Y si eso va en contra o no de tus intenciones que la familia sea lo definitorio en tu vida."


Explicó este.

"¡Claro! A la inversa también continua porque el amor y el odio son dos cara de una misma moneda y están muy relacionadas, ya que a fin de cuentas son sentimientos pasionales los que lo derivan hacia un extremo u otro."

Dice este separando las manos que antes estaban unidas.

"Y también es cierto que puedes arrastrar algo de una vida pasada, tanto amor como odio. Eso dependerá de la carga emocional con la que dejaste el mundo y esos sentimientos.
Renacer supone dejar atrás los pecados del pasado para tener una nueva oportunidad, pero igual que el niño que no hace caso a su madre y cree que tiene razón y que es muy mayor para hacer lo que le dicen porque "el tiene su forma", el karma nos deja quedarnos con eso a lo que nos atamos, si tanto lo queremos. Lo que pasa es que usualmente no suele ser una buena idea.

¿Cuántas veces de las que nos hemos revelado contra los conejos de los mayores nosotros teníamos razón? ¿Y cuántas de las veces que teníamos razón no hemos sabido hacerlo tampoco bien y lo que era una ventaja se convirtió en un problema?[ Eso también puede pasar...

Un amor de otra vida que deberíamos haber dejado marchar y que puede lastrarnos en esta. O un odio enquistado que incluso en otra vida ya no tiene nada de sentido pues lo que la fundamentó literalmente... ¡no existe!

¿Hay casos en los que sale bien? ¡Claro! La literatura está llena de esos hermosos casos, el problema es que no te cuentan que son los que menos...."


Tamaki sonrió ante tu pregunta y te dijo:

"Lo complicado es cuando tratas que una rosa sea un lirio y a la inversa.
Hay personas que no saben amar sólo a una persona y tratar de hacer que lo hagan es cuando surgen esos problemas.
Y personas que no entienden el amor en más de una.
Ambos casos están bien, pero los celos, por ejemplo, es un tema de educación. Un buen padre que tiene cinco hijos no tiene por qué mostrar favoritismo y todos pueden sentirse igual de amados. Y ese amor es cierto y sincero!
Pero también hay padres que entre dos hijos se les ve claramente su favoritismo.
Ambas cosas son ciertas y existen. Pero no excluyen la una de la otra."


Comentó.

"No tienes que agobiarte, para la mayoría de los samurais los sentimientos se les hacen muy complicados, así que imagina asimilar que puedes tener tantos jaja"

Dijo al ver tu cara.

"No te voy a pedir que ames a muchas mujeres jaja Me conformo con que sepas cuáles son tus sentimientos, sean cuales sean y puedas ser fiel a estos."

Se rió.

"Pero entonces tienes que pensar en algo que es liberador, muchas veces pensamos que cortar el camino puede ser la muerte pero podría ser la ascensión... Si lo piensas de esa forma, no hay miedo."

Y... tenía su lógica...

Tamaki sonrió ante tu intento de disimular la vergüenza pero no incidió más en ella, se hizo el tonto, una vez más.


Cuando llegaste y trataste de no reirte, los gemelos no hicieron lo mismo y ellos si que se rieron, pero Takeshi no parecía enfadado con ello, de hecho en el amplio ratio de expresiones de este (notese el sarcasmo) parecía estar esgrimiendo una pequeña sonrisa en sus labios.
Pero como te dijo Tamaki aquello no iba de ser los mejores artistas del imperio, tan siquiera de intentarlo.

La obra fue a todas luces un desastre, como Tamaki advirtió, es decir, un completo éxito. Las muchachas rieron al ver a Takeshi, suspiraron al ver a Tamaki como la mujer quizás más hermosa de todas las presentes. Aplaudieron en las partes más emocionantes, lloraron en las dramáticas. Recitaron a coro cuando Kyoya pidió la ayuda del público para decir tus frases o las de cualquier otro. Hubo risas y vergüenza cuando se pidió de pronto ayuda de las damas para hacer de extras en escenas y fueron sacadas por los gemelos. Hubo quien se animó a tocar con Yuu y a recitar con Matushiro de forma improvisada y de pronto el escenario que parecía haber sido improvisado se te presentó como una idea más de Kyoya, que al haberlo hecho cercano, no demasiado alto, ni acotado, daba la cercanía para que cualquiera entrase y formase parte. El público y la obra estaba mezclado, de forma que cuando todo acabó, los miembros del Kin no Bu estabais tan mezclado con las damas como unos más. De hecho viste a Sakura junto a Matsuhiro y Yuu en la zona en donde muchas habían tocado instrumentos, cantado y bailado, diviertiéndose como una más.

Para cuando "el telón bajó" el ambiente era tan divertido y distendido que en el momento en el que un pequeño ejército de criados llegó con toda clase de aperitivos os disteis cuenta del hambre tan atroz que teníais por todo el movimiento y la exaltación.
Tamaki estaba ahí, en el centro, pidiendo que todas tomaran unas copas para el brindis cuando Hani se puso a tu lado y con una enorme sonrisa te dijo:

"¿Has visto como al final ha sido muy divertido? Otra cosa no... pero con Tamaki-sama uno nunca se aburre... Ejercer esa influencia... es como el sol..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-Bien, parece que al menos la teoría la he aprendido -comentó con media sonrisa, pues sabía que esa era la parte fácil-... Así que ahora solo queda aprender a hacerme las preguntas adecuadas para saber que estoy haciéndolo bien o si por el contrario no hago más que meter la pata con cada una de mis acciones -terminó, mirando al Otomo con cara de “¿sugerencias?”.
Se estaba tomando en serio eso de aprender, incluso si aquellos temas no eran los que inicialmente había ido a aprender allí, y Tamaki se había convertido también en el sensei sobre las preguntas morales y guía, además de todo lo que debiera aprender sobre temas más cortesanos. ¿Cómo habían llegado a ese punto? No tenía ni idea. Simplemente había pasado, como parecía ocurrir con el Príncipe, las cosas simplemente pasaban.


-Entiendo... Supongo que por eso dicen que del amor al odio solo hay un paso, ¿no? -aunque a él siempre le había parecido un cambio muy drástico pasar de una a otra tan fácilmente.

-¿Entonces considera que lo mejor es empezar una nueva vida totalmente “en blanco”, al menos en lo referente a los sentimientos, cuando renacemos para evitar arrastrar posibles problemas con ellos? -Preguntó curioso por su opinión personal. Siendo quien era pensaba que estaría inclinado a guardar ese sentimiento de amor al menos. Pero si decía que los casos en los que salía bien eran los que menos, siendo más cosa de literatura romántica, parecía lógico optar por reiniciar del todo.


-Así que sí que es complicado -sentenció con una leve risa. Puede que con el ejemplo del padre fuera más fácil ver la posibilidad de amar de manera igual a múltiples hijos... pero al final incluso un padre podía tener favoritos-. Porque, además, aunque ese padre se esforzara por amar y mostrarse equitativo con todos sus hijos, después hay que tomar en consideración a esos hijos. Pues quizás no todos compartan la misma perspectiva, ya que no todo el mundo es igual... e incluso cuando el padre lo intenta, ellos pueden verlo de otra manera y pensar que otro de los hermanos recibe más atención.

-Menos mal que no me pide que ame a muchas mujeres -mucho menos tratar de mantener una relación sentimental con ellas, Más cuando aún le costaba pensar en tan siquiera poder manejar la relación con una-... Estoy seguro de que sería una de esas historias trágicas en las que acaban asesinándome o algo así -dejó escapar un suspiro ante la idea.


-En eso tenéis razón, quizás si muero es porque es el momento de ascender. Eso sería bueno... Aun así, por si acaso, creo que trataré de seguir vivo todo lo que pueda y hacer todo lo que pueda por dejar las cosas listas cuando llegue el momento -bromeó. Igual que la mayoría de las personas,o eso pensaba él, prefería retrasar el momento de su muerte lo posible y hacer lo que pudiera en vida.


Cuando llegó el momento de hacer la obra, tal como le habían prometido, era un desastre... y, a pesar de que normalmente tendría el efecto contrario, le ayudó a relajar un poco los nervios que había sentido momentos antes. Aunque igualmente seguía dándole vergüenza actuar, si es que se podía llamar así a necesitar que le chivasen lo que debía decir constantemente, delante de tanta gente, estaba resultando más divertido de lo esperado... incluso con tantos fallos como debía estar cometiendo de los que a lo mejor ni se daba cuenta.
Pero lo importante era que las damas parecían estar pasándolo bien y se habían metido de lleno en el evento, tal como Tamaki había querido y Kyoya había planeado de manera magistral. Y ver como Sakura parecía haber encajado y estaba disfrutando con las demás en la zona donde cantaban y bailaban era cuanto podía querer.

-Lo reconozco, ha sido divertido a su manera -le dio la razón a Hani en el momento de “descanso” para el brindis de Tamaki y la comida-.Tenéis razón en que es difícil no divertirse con él, y además las cosas siempre parecen salir tal como le gustan... Lo que parece implicar hacer a los demás felices... y eso le hace parecer brillar incluso con más intensidad y qué los demás se sientan incluso más atraídos hacia él. Supongo que por eso es el Carismático Príncipe del Kin no Bu -sonrió a su compañero. Estaba claro que aquel extraño Otomo era una persona especial y que todos a su alrededor, voluntariamente o no, se daban cuanta de eso.

-Supongo que después de este descanso es cuando toca empezar los juegos en busca de un príncipe para nuestra princesa Tamaki, ¿no? -preguntó al Fenix- ¿Hoy os toca cuidar de mi, Hani-sama? Porque algo me dice que la Princesa hoy, con su vestido nuevo, va a estar especialmente solicitado –ya que hasta él se percató de los suspiros que había generado la versión princesa de Tamaki-... ¿Algún juego especialmente alocado del que deba ir sobreaviso o a mi también me toca ir a ciegas? -que seguramente a los más juguetones del club les parecería más divertido.

Pero, fuera como fuese, Shin se sentía preparado para hacer frente a todo aquello. Después de todo era el “padre” de la princesa y si él no se encargaba de encontrarle un buen príncipe, ¿quién lo haría?
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"La meditación de la primera hora del día o de la última en la tarde siempre es buena para eso. Nos ayuda a repasar el día y a meditar sobre el que viene y a plantearnos esas preguntas."

Te comentó este.

"Y al final a correr se aprende andando antes."

Sonrió ampliamente.

"Oh si... el odio sin duda es el reverso más oscuro del amor..."

Asintió este.

"Buena pregunta... No hay un genérico pero yo diría que en general es mejor tener un lienzo en blanco donde plasmar nuestra obra que ser deudor de un lienzo medio empezado, del que no entedemos qué hacen ahí esas figuras y por qué nos obsesiona tanto esa flor pintada en una esquina...

Pero luego están los que de esa clase de detalles son capaces de darle la vuelta y hacer que su vida cobre sentido, claro está... Aunque si algo he aprendido es a que la mayoría de nosotros apenas podemos con nuestra actual vida como para ser capaces de soportar las consecuencias de las pasadas...."


Se inclinó a decir.

"Oh, claro... ¡eso sin duda! Es decir, uno puede ser lo más justo posible y que aún así otros no lo vean, pero... ¿acaso es culpa del que es justo o es un pecado en los ojos del que ve lo inexistente? Al final uno sólo puede controlar, y a duras penas, lo que uno hace... Por eso yo trato de vivir cada día de manera que lo que yo hago me haga sentir orgulloso, porque de fuera pueden venir muchas cosas pero preocuparse por ello es inútil ya que no tienes el control.

¿Nunca te ha pasado que te has esforzado por caerle bien a alguien y no lo has conseguido? Sin embargo, si tu sabes que hiciste todo lo que estuvo en tu mano no te queda la sensación de que no lo diste todo y simplemente, como mucho, te queda la rabia del que no entiende por qué otros se comportan así, pero es eso... otros."


Tamaki se rió abiertamente cuando suspiraste aliviado porque no te pidiera que tuvieras que tener ninguna clase de relación con ninguna mujer y menos con varias.

"Eso no se puede imponer, Shin-kun... Llegará cuando llegue...
Dicho lo cual....
te miró con interés ¿Qué clase de dama es la que despierta vuestro interés? Así... en abstracto..."

"Vive la vida plenamente pero sin agarrarte a ella como si fuera la última."

Asintió Tamaki a tus palabras, ya que agarrarse a una vida como si no hubiera más podría manchar el karma al tratar de hacer cualquier cosa por mantenerla, cualquier cosa que podría perjudicarte. Vivir estaba bien, pero no de cualquier manera.




"Siempre hay una manera "A lo Tamaki" de hacer las cosas." se rió el Isawa."Y suele ser una manera totalmente inesperada y fuera de lo común.

Sin duda está tocado por los dioses."


Mencionó al final este que a veces se te olvidaba que era un shugenja Isawa, de hecho creías que era tensai...
Hani sonrió ampliamente cuando le preguntaste si le tocaba a él cuidarte y respondió:

"Puede que seas tu el que debas cuidar de mi, después de todo a mi "madre" le han salido muchas admiradoras."

Y señaló con la mirada hacia Takeshi el cual tenía a su alrededor al menos a tres mujeres que hablaban con él y se reían, vistiendo de aquella guisa, como si no tuviera demasiada prisa para quitarselo, aunque pareciera que alguien tan serio como él trataría de deshacerse de los ropajes pronto. Takeshi era como uno de esos enormes perros mansos a los que los niños chicos por mucho que le tirasen de las orejas no sólo no se quejaba sino que jugaba con ellos.

"¿A ciegas? jiji Pues nunca mejor dicho, porque seguramente luego jugaremos a "los espíritus"."

Mencionó un juego por el cual uno se vendaba los ojos y los demás rondaban a su alrededor llamando su atención hasta que conseguía coger a uno para cambiar la posición.

"Y claro, sería bueno que empezáramos uno de nosotros, así que no te descarto en absoluto que LA Princesa te elija a ti, su padre, para dar ejemplo juju

¿Has jugado alguna vez?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

Meditar... Suponía que los momentos de meditación podían ser un buen momento para reflexionar sobre lo que había hecho y lo que iba a hacer, en eso tenía razón el joven Otomo; así que si empezaba a hacerse esas preguntas, y se hacía las correctas, puede que empezara a ver el camino con más claridad. Tenía que probarlo... Simplemente tenía que ir poco a poco y no apresurarse para no cometer ningún error tonto mientras le cogía el truco a todo eso.
Shin asintió a Tamaki sin decir nada, dando a entender que comprendía lo que le decía... o que al menos creía entender.


-Aunque realmente no termino de comprender como un sentimiento como el amor puede pasar a ser odio, así, tan repentinamente -reconoció desde la inocencia del que no había experimentado nunca el desamor, los celos, ni nada de eso en sus propias carnes.

Respecto a los sentimientos heredados de otra vida, suponía que Tamaki tenía razón y era mejor empezar en blanco. Tal como decía, encargarte de una sola vida ya podía mantenerte ocupado, de hecho normalmente te llevaba toda la vida, como para encima tener que ocuparte de las cosas que te vengan heredadas de otra vida... porque si a veces ya los sentimientos de una vida podían darte problemas, imaginar los de dos vidas tenía que ser duro.

-Por suerte diría que mi lienzo estaba completamente en blanco al empezar, así que al menos creo que ese es un problema que no tendré preocuparme en esta vida -dijo. Nunca había sentido una conexión con nadie más allá de lo que había experimentado de primera mano, así que estaba bastante seguro de querer a quien él quería por sí mismo y... y la verdad es que no consideraba odiar a nadie. Había gente que no le gustaba, pero no creía odiar a nadie-. Pero debo de reconocer que si consigues darle sentido a tu vida a través de los sentimientos de una vida pasada estos debían ser realmente intensos... y también tener una comprensión bastante profunda para enfocarlos correctamente -él no pensaba que fuera capaz de eso.


-Y esa es una de las cosas por las que creo que esto es complicado. Los sentimientos como el amor al final implican a más personas que uno mismo y, por mucho que intentes hacerlo lo mejor posible y ser justo, depende de como lo interpreten las otras personas también... y si no eres muy bueno transmitiendo tus sentimientos -que era algo que pasaba- tienes una buena fuente de problemas y malentendidos a tu disposición.

-Es cierto que da rabia no caerle bien a alguien a quien, por lo que fuera, querías caerle bien – y más si te juzgaban por lo que eras que por quien eras-. Pero creo que eso he aprendido a llevarlo más o menos bien.


-Exactamente, lo que siempre he pensado -que el amor llegaría cuando tuviera que hacerlo y que forzarse a encontrarlo no tenía sentido... aunque con Tamaki había aprendido que tenía que estar listo para cuando llegase, tener algo que decir al respecto, y no dejar que pasase como tuviera que pasar sin control alguno.

-Ya sabía yo que esta pregunta tenía que llegar pronto -dejó escapar un suspiro resignado y miró arriba, pensando como diría él que sería la dama que llamaría su atención-... Supongo que sería... ¿buena? Como decirlo... A ver, supongo que sería honesta y que pudiera confiar en mi, así como yo en ella... También que se esfuerce en lo que haga. Y no me refiero a que sea la mejor, sino que le ponga empeño a lo que quiere... Mmm... y si es amable y considerada con los demás estaría bien...

La verdad es que era algo que le resultaba difícil de poner en palabras algo a lo que no le había dedicado toda la meditación que debería y de lo que no acostumbraba a hablar, pero esperaba que más o menos se entendieran las cosas que podían ser importantes para él.

-Pero, bueno, al final supongo que tampoco es algo que pueda controlar y, cuando pase, supongo que el primer punto bueno sería que no haga que quiera morir por los quebraderos de cabeza -bromeó tratando de quitarle seriedad a sus palabras.


-Esa es la intención, tratar de vivir esta vida de la mejor forma posible para no dejar ningún arrepentimiento a la siguiente -y, quien sabe, quizá hasta conseguir ascender.


Shin miró al Isawa con media sonrisa cuando dijo que Tamaki estaba tocado por los dioses... Y, ahora que lo pensaba, Hani era un shugenja Isawa, así que seguramente sabía de lo que hablaba mejor que él. A veces era fácil olvidar lo que eran aquellos jóvenes fuera del club.

-Inesperada y única, por eso la opción “a lo Tamaki” supongo que es especial -reconoció-. Y por cosas así, estoy seguro de ello, hasta los dioses deben querer a Tamaki-sama.

Cuando mencionó que tendría que ser Shin el que cuidara al Fénix lo miró con curiosidad para luego buscar a Takeshi cuando lo señaló, rodeado de mujeres... Y tenía sentido. Aquella era sin duda una oportunidad única para las damas, no todos los días travestían al bushi, que tenía esa sensación de perro manso que se dejaba hacer todas las perrerías imaginables por los niños, las aceptaba y, a su manera, seguía siendo cariñoso y cuidaba de los que le rodeaban.

-Es comprensible, es una oportunidad única para estar con su “madre” de una forma que dudo que pase muy a menudo -sonrió-. Así que supongo que podríamos cuidar el uno del otro. Hani-sama evita que yo cometa errores y yo evito que alguna de las damas se sienta tentada a secuestrarle -que, en todo caso, podía ser el peligro del chico, que alguna de las asistentes decidiera querer llevarse a casa al adorable Isawa.

-Hm... Conozco “Los Espíritus”, aunque de pequeño era más del tipo de niño que trepaba árboles, corría esas cosas -reconoció, dando a entender que no tenía mucha práctica-. Pero creo que puedo hacerlo bastante bien. Todo es tener paciencia y esperar a que alguna incauta se envalentone, se acerque demasiado y entonces pillarla -dijo con confianza, como si conociera todos los misterios del juego... aunque quizás su visión del juego no era la que el otro chico esperaba, ni quizás la más divertida.

-Y no se preocupe, hoy estoy preparado para cualquier cosa -cosa que no era cierta, pero que le gustaría creer-. Así que no temáis, este “padre” está dispuesto y tendrá que asegurarse de que el príncipe para la princesa sea uno merecedor de tal honor -sonrió.
Por suerte ser merecedor de tal honor se traducía en ganar a juegos, así que no debía haber mucho problema... aunque seguramente Shin no se dejaría ganar fácilmente.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Podrías venirte a meditar por las mañanas conmigo al templo que tenemos aquí."

Te dijo de pronto.

"Así podría ayudarte en tus inicios meditando sobre esto."

"Oh... porque cuando se siente mucho las líneas son muy difusas... ¿Nunca has visto a dos amigos íntimos llegar a odiarse? ¿Dos personas que se amaban que de la noche a la mañana rompen y no pueden verse? Porque tirar una moneda al aire y que cambie la cara que sale es así de sencillo..."

Te preguntó este.

"Oh, claro, eso no lo niego, todo lo que viene de otra vida es más intenso pero también crea muchos problemas en los que piensan si son ellos mismos o fruto de otras vidas y cuánto de lo que hacen ahora lo están realmente eligiendo o son terjiversaciones de si mismos...
¡Complicado!
Por eso creo que es perfecto que te consideres un lienzo en blanco."


"Oh... ¿pero sabes por qué esos sentimientos son tan complicados? te preguntó TamakiPorque los queremos de vuelta. Porque cuando simplemente amas, sin pedir nada a cambio no es nada complicado.
¿Te es complicado amar a tu hermanita? No lo es, porque la amas sin más.
El problema es cuando amamos y deseamos una respuesta, porque como siempre el deseo es lo que nos ata a la tierra y al dolor."


Dijo este con total normalidad de un precepto que era sencillo de ver pero tan complejo de realizar que oirlo con aquella calma te hacía entender que él era partícipe de aquello.

"Es complicado porque una vez más esperamos algo de alguien, que el sentimiento de caer bien sea recíproco. Por suerte para ti comprender que no siempre es así y que puedes vivir con todo en contra es común en ti, por tu vida. Pero es realmente un drama en otros. De hecho..... hay muchas princesas que vienen aquí justamente huyendo de ese dolor... "

Mencionó con cierta pena.

"Entiendo que quieres a alguien que se esfuerce y que sea buena...
Pero trata de ser un poco más específico...
¿Te gustan las chicas testarudas? ¿Prefieres las calmadas? ¿Te gusta oir a las que son muy apasionadas con lo que aman aún a costa de que sean algo obsesivas? ¿Prefieres que sean tímidas o extrovertidas?
¡Ya sabes! Esa clase de cosas.
No te voy a preguntar por si te gustan las flores bonitas, eso es ridículo, a todos nos gustan las flores bonitas aunque a la hora de la verdad a unos le gusten más las rosas y a otros los iris..."


Comentó.

"Y no es algo que se pueda controlar ni que vayamos a buscarte una que sea tu lista de deseos jajaja digamos que.... simplemente tenía curiosidad jaja."

Rió al final reconociendo que era total y absolutamente una curiosidad propia.




Hani asintió con fuerza cuando dijiste que los dioses lo amaban.

"No sabes cuánto."

Sonrió ampliamente.

"Y eso es fabuloso, sentirte tan en consonancia con lo humano y lo divino, es lo que hace de este lugar tan especial...
¿No lo sentiste nada más llegar? Hay algo... no es como si fuera un palacio más, oculto entre los árboles y los jardines del distrito..."


Hani sonrió ante aquello de cuidar el uno del otro y asintió con fuerza.

"Además, así podemos conocernos mejor, nosotros."

Te señaló a ti y luego a él.
Hani se rió ante tu truco y asintió con fuerza.

"¿Sabes qué es lo que dice tamaki-sama de eso? Que es igual que cazar al amor, básicamente se usan los mismos principios."

Una forma divertida una vez más de aprender, viste la mano de Tamaki una vez más ahí.

"¡Pero recuerda una de las máximas del club! Aquí estamos para divertirnos y hacer que las damas se diviertan, por poco competitivas que sean no están buscando a hombres que sean unos intensos y que se den de golpes en los dôjos a todas horas para demostrar su perfección."

Comentó.

"Es decir, que te puedes permitir perder. Que no digo que te dejes perder, sino que es importante que sepas que una vez cruzadas las puertas del Kin no Bu las reglas a la que hemos sido sometidos todos nosotros se diluyen en las nuevas reglas que tamaki-sama ha puesto. Por eso creo que tiene tanto éxito, porque estamos todos más relajados jeje

¡Aunque creo que te será complicado a ti hacerlo ¿verdad?! jaja Tienes pinta de tomarte las cosas muy en serio jeje"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-Claro, si no le supone una molestia. Eso me sería de gran ayuda sin duda y le estaría agradecido, Tamaki-sama -aceptó la oferta del Otomo para meditar con él por las mañanas. Seguramente le iría mejor que haciéndolo por su cuenta.


-Sí, se que existen casos y casos... porque si una de las partes hubiera, no sé, matado a un familiar de la otra comprendería ese vuelco... Pero a veces parece que ese cambio es tan repentino o por motivos tan insignificantes, que no logro ver como algo que parece tan fuerte cambia de la noche a la mañana – habló desde la inexperiencia nuevamente. Él pensaba que, si tenías un sentimiento tan fuerte por la otra persona, debías cuidar más la relación e incluso estar dispuesto a dejar pasar cosas que no permitirías a otros.


-Entonces algunas personas con sentimientos heredados... ¿es como si perdieran la perspectiva de si mismos y si lo que hacen es su propia voluntad? -Esa idea le inquietaba. Él podía dudar de las cosas que hacía o cómo las hacía, y a veces le parecía algo bastante malo, pero estaba seguro de quien era. Así que imaginarse dudando incluso de quien era...- Eso suena bastante... horrible.


Shin se quedó un momento pensativo cuando Tamaki habló sobre amar sin esperar nada a cambio... y parecía tener razón. Era cierto que él quería a su hermana de una manera incondicional, hiciera lo que hiciera y no creía que hubiera nada que pudiera hacer cambiar eso. Claro que pensaba que eso era porque era su hermanita... Pero si partíamos de la idea de amor universal del otro joven era más comprensible su postura y tratar de verlo desde su punto de vista.

-Puede... que tenga razón, Tamaki-sama-aceptó su explicación-. Aunque sigo pensando que aunque ames sin esperar a nada, recibir celos y demás a cambio no puede ser agradable... pero entiendo lo que quiere decirme.

-¿Así que algunas damas vienen aquí porque están heridas? -Aunque el día anterior ya le había explicado que no todas tenían vidas perfectas, aun sin conocer a la gran mayoría, hacía que se preocupara y temiera que un error por su parte les hiciera más mal.


-Más específico... -murmuró torciendo el gesto, pensativo, realmente forzando a su mente a buscar una respuesta para el Otomo- Supongo que más que testaruda diría que la prefiero decidida, pero sin llegar a ser inflexible... Que si algo le gusta se apasione con ello está bien y no me importaría escucharla... pero no estoy seguro de que llegar hasta la obsesión sea algo bueno. Y no estoy seguro de si es mejor calmada o más enérgica... pero que sea tímida o extrovertida no me importa, siempre que no sea tan tímida que ni siquiera pudiera hablar conmigo...

-Así que supongo que sería buena, honesta, considerada, decidida y apasionada -resumió-. Y, sin duda, esta es la vez qué más he pensado en lo que podría atraerme de una dama... No está mal para empezar, ¿no?

Dejó escapar un suspiro cuando Tamaki confesó que todo aquello no era más que pura curiosidad de su persona.

-No esperaba otra cosa, la verdad. Solo le he respondido porque me cae bien y sé que si no lo hubiera hecho solo conseguiría aumentar su curiosidad.

-¿Y qué tipo de dama le despierta interés a usted, Tamaki-sama? - devolvió la pregunta. Ya que él había respondido veía justo un intercambio,y suponía que el Otomo lo tendría bastante más claro.- ¡Ah! Y no vale decir que usted las quiere a todas sin importar como sean. Ahora no hablamos de amor universal -le miró con firmeza. No iba a dejar que escapase tan fácilmente.



¿No sabía cuanto? A Shin le llamó la atención esa manera de decirlo del Isawa y volvió a mirar a Tamaki. Era cierto que no dudaba que los dioses quisieran a ese extraño Otomo más que a la media de los mortales, seguramente le pasaría a la mayoría que le conocieran... Pero aquello había sonado a que era un favorito de ellos o algo por el estilo... Cosa que, si lo miraba bien, tampoco le parecería descabellado.

-Está claro que este sitio es especial y que cualquiera con buenas intenciones debería sentirlo -respondió a Hani-. No sabría explicar exactamente lo que es... pero creo que este lugar es bueno. Que hace bien a quienes vienen... como una cura para el alma o algo así -puede que fuera una forma vaga de exponerlo, pero para él era más una sensación que algo que pudiera explicar y teorizar. Quizás si fuera un experto en lo divino...


El ronin sonrió cuando el otro chico dijo que también podían conocerse mejor entre ellos.

-Tiene razón, Hani-sama. Es una buena oportunidad para conocernos -asintió, sin dudar en que seguramente iban a llevarse bien-. Y, seguramente, mientras las damas mantienen ocupado a su “madre”, podríamos hacernos con algún dulce sin que cuente para el recuento final -sonrió de manera cómplice al joven, que ya sabía que era fan de estos.


-¿Cazar al amor? ¿Con paciencia quiere decir? -dudó.- Creo que a esa explicación aún no hemos llegado... pero sí, suena a algo que podría decir Tamaki-sama -después de todo tenía la habilidad de relacionar todo con el amor.

-No se preocupe, no iba a hacerles frente como si esto fuera un dojo ni nada parecido. Trataré de moderarme... incluso yo sé que hay que tener algo de cuidado con las damas -después de todo tenía una hermana pequeña y sabía que no podía arrollarla como haría con otro bushi. Y después de las lecciones de Tamaki era incluso más consciente del cuidado que debía tener.

-Y no es que me las cosas tan en serio -puede que un poco sí-... Pero tampoco creo que quieran que les regale la victoria, a todo el mundo le gusta sentirse merecedor de la victoria de vez en cuando... Y... bueno... no es que sea un mal perdedor... pero reconozco que me gusta ganar por... ganar -reconoció con algo de vergüenza. Porque no es ni siquiera porque esperase conseguir algo con la victoria, era el simple hecho de ganar-. Pero me contendré. Y si cree que estoy siendo demasiado duro de roer siempre podemos tener una señal para que sepa que es hora de aflojar. Solo por si acaso -sugirió. Un plan de emergencia nunca estaba de más.

-Así que confíe en mi... todo controlado -salvo si se ponía nervioso otra vez, claro. Entonces a saber qué podía ocurrir.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"No es ninguna molestia ya que yo lo hago todas las mañanas." Dijo alegremente.

"Los rokuganíes somos sin duda muy pasionales tras nuestra fachada de pulcritud..." Suspiró este pensando en los cambios de amor hacia odio."A quien amaste ayer puedes odiarlo mañana... Es triste pero es cierto."

"Hay veces que creemos que existe otra parte nuestra en nuestro interior... Esa clase de personas que son buenas pero que creen tener por ejemplo una parte oscura en si mismos, en su interior... Y es cierto, son los retazos de otras vidas, que siguen en nosotros como susurros... La cuestión es no dejar que estos influencien a nuestro yo del momento."

Te indicó.

"Hay que aprender a asumir que somos un sin fin de vidas, pero que la que tenemos ahora es la nuestra y que somos nosotros los que decidimos."

"Ah jaja se rióNunca dije que fuera sencillo amar sin esperar nada a cambio. ¡¿Qué camino de honor lo es?!"

"Algunas damas vienen aquí porque todos, ellas y nosotras, necesitamos un lugar donde estar en calma, donde sanar, donde no preocuparnos, donde dejar atrás los miedos, donde aprender... ¿No es acaso el mismo motivo por el que tu estás aquí?"

Sonrió ampliamente.

"Ellas y tu no soisn tan dispares."

Tamaki se rió al ver como de en serio te tomabas el responderle y asintió totalmente encantado con tu respuesta pero sobretodo con que te hubieras parado a pensarlo. Y al final rió mucho más cuando le comentaste que ya intuías que sólo preguntaba por curiosidad.

"Los amigos se cuentan esa clase de cosas ¿no?"

Te sonrió con calidez.
Tras lo cual se rió cuando le hiciste la pregunta y le advertiste que no valía decir todas, como si esperase decir eso y le hubieras pillado.

"Huuuuum...... ¿Qué tipo de mujer me gustaría?" Meditó mirando al cielo.¿Cuál podría ser? era increíble pero empezabas a pensar que no es que le hubiera dado muchas vueltas a su propio gusto.Pues... me gustan las mujeres serias. ¡¿serias?! Tamaki se rió al ver tu caraSi, me gustan las que son serias con las cosas que aman y las que desean, las que lo dan todo y las que son capaces de sacrificar lo que haga falta de si mismas en eso... Me gustan las personas con esa clase de pasión, supongo.

Pero no imaginemos a Kyoya en chica, por favort."


Se rió al final haciendo que ahora a ti si que te fuera imposible dejar de pensar en Kyoya con una peluca de pelo largo y su misma expresión pero en una versión mal caracterizada de mujer que te hizo al final reir como lo hacía el Otomo.





"Oh, eso sin duda... ¿Puedes sentirlo verdad? No es como el aura de un templo... pero es algo... algo que está en todos lados, flotando como si fuera incienso y que te hace saber que "todo está bien" desde que cruzas las puertas...
Ese es el poder de Tamaki-sama... su influjo."


Te comentó Hani.

"Eso sería estupendo!"

Te dijo Hani sobre lo de los dulces mientras ambos andabais por el patio y veíais que algunas invitadas estaban sentadas por aquí y por allá y el Isaea te indicaba que podíais ir hacia donde estaba tu hermana.

Hani se rió ante lo de no ser un completo Tarugo y te dijo:

"Nunca digas nunca! Entre las princesas que vienen las hay bushis y pueden terminar sacándo tu aire más competitivo jaja y con ellas estará bien."

Te dijo con una amplia sonrisa.

"Al final no se trata tanto de si las dejas ganar o no, sino de si muestras esa clase de sentimientos.
Es bueno que seas tu mismo pero también es bueno, por ejemplo, que si te has esforzado en no ponérselo fácil porque crees que es indigno hacia ellas, que se lo digas.
Ya verás que no hay nada más mágico que el cambio de emociones que se produce con el entendimiento.
Puedes pasar de ser un poco patán maleducado por ser demasiado inflexible a alguien que se la ha tomado tan en serio que no querías regalarle nada que sabe que puede conseguir por ella misma...

Como te he dicho, aquí hay de todo..."


Estabais justo hablando aquello cuando una chica se acercó.

"Suzume-hime!" Exclamó Hani contendo de verla.¡Cuánto tiempo sin verla! Volvió a la ciudad."

La muchacha, de cabello corto y plateado y un aspecto noble y con cierto punto marcial asintió. [Está en el Archivo en los Rostros]

"He llegado a la mitad de la obra y no quise interrumpir ya que fue muy divertida."

Hani sonrió mucho.

"Os presentaré. Kakita Suzume-hime os presento a Shin-dono."

La chica alzó una ceja como si fuera a decir ¿nada más? pero por alguna razón esta no preguntó nada más sino que al final te sonrió.

"Un placer"

"Suzume-hime es una de estas de las que estabamos hablando hace un momento, es una duelista formidable y ahora mismo forma parte de las Legiones Imperiales ¿verdad hime?"

Esta asintió.

"He sido agradecida con ese honor. Si."

"Eso hace que pueda venir muchas veces a la ciudad por trabajo y que nosotros estemos encantados de recibirla.
Bienvenida a casa, hime."


Le dijo Hani haciéndole una reverencia a lo que ella, con una queda sonrisa respondió:

"Ya estoy en casa. Gracias."

Luego miró en derredor y vio la que había montada.

"Veo que todo sigue igual, aunque con nuevas incorporaciones, creía que ya os conocía toda la ciudad para que no hubiera ningún incauto más que cayera en vuestras redes."

Hani se rió ante eso.

"No subestimar el poder de convicción de Tamaki-sama ¿verdad Shin-kun?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-Entonces será un placer para mi.

A partir de ahora meditación con Tamaki por las mañanas, tenía que acordarse de decírselo a Tarako.

Ciertamente los rokuganíes, a pesar de querer mantener siempre las apariencias, al final eran tan pasionales como cualquier otro hijo de vecino... Sino seguramente no habría tantas historias de tragedias, romances y demás que, curiosamente, la mayoría parecía valorar y encontrarlas inspiradoras.

-En eso tiene razón, Tamaki-sama. Al igual que creo que a veces somos demasiado orgullosos y esos cambios de corazón se quedan siempre sin resolver, por no querer dar el brazo a torcer ni escuchar a la otra parte... porque que en muchas ocasiones seguramente se podrían solucionar si se tratase de solucionar el problema que lo causó -quizás estaba siendo ingenuo, pero creía que era posible... Aunque a veces él mismo pecara de ese orgullo, no iba a negarlo.

Shin, al mencionar Tamaki la posible parte oscura dentro de uno mismo, incluso se miró a sí mismo. ¿Tenía él una parte oscura en su interior que le susurraba? No estaba muy seguro de ello. De hecho hasta ese mismo momento si alguien se lo hubiera dicho habría pensado que simplemente ponía excusas para no actuar como debía.

-No sé si yo tendré esa parte oscura... pero sí, creo que cada cual debe aceptar que lo que hace, lo hace uno mismo -afirmó con seguridad.


-Ya lo creo que no me habéis dicho que amar sea sencillo... de hecho creo que hasta ahora no me habéis dicho nada que fuera realmente sencillo -suspiró. Al menos para él nada parecía sencillo, quizás dentro de unos años miraría atrás y pensaría que se ahogaba en un vaso de agua, pero de momento todo le parecía más bien complejo.


-Hmm... Tiene razón. Seguramente no seamos tan dispares y todos necesitemos un lugar como este -reconoció, dándose cuenta de que tenía que ponerse más en el lugar de las clientas y los otros chicos.
Después de todo, él se veía en la necesidad de un lugar como el Kin no Bu para aprender lo todo lo que tenía que aprender en un lugar tranquilo, donde no se aprovecharan con malicia de sus carencias y no lo menospreciaran por ser lo que era... Y si él necesitaba eso, bien podía ser necesario para los demás un refugio para sus propias circunstancias.


Amigos. Que Tamaki le reconociera como tal era agradable. Incluso si, por como era el Otomo, otorgara esa categoría con facilidad, se sentía honrado de que lo considerara como tal y poder considerarlo a él como un amigo también. Un amigo poco común, pero que sin duda podía llegar a ser de los mejores.

-Sí... Supongo que los amigos se cuentan esas cosas -dijo sin poder evitar sonreír también.

En cuanto al tipo de mujer que interesaban al Príncipe, sin duda, le impactó descubrir que prefería a las serias y seguro que pudo verlo abrir los ojos con sorpresa. El le habría imaginado más bien con alguna alegre que le siguiera el juego para volver loco a Kyoya... Pero a medida que hablaba la imagen de esa joven se iba transformando más y más en la versión femenina del Yasuki, hasta que finalmente no pudo evitar reírse cuando el otro chico le advirtió de no hacer eso.

-¡Tarde! ¡Jaja! -se rió abiertamente.- Bueno, quizás ahora no necesitemos que Kyoya se convierta en una dama, pues ahora mismo usted mismo es una -bromeó antes de volver a reír de nuevo.




-Puede que no sea un templo, pero diría que es como el santuario del propio Tamaki-sama... de ahí su influjo -respondió al Isawa.


Sabía que el chico estaría de acuerdo con la idea de los dulces. El día anterior había demostrado que eran su punto débil después de todo.

-Y si por un casual nos pillase, siempre podemos decir que íbamos a llevárselos a las damas -sonrió con cierta picaresca-. ¿Cuales son vuestros favoritos?


Mientras caminaban por el patio, con la posibilidad de ir a ver como andaba su hermana, Hani le comentó el hecho de que también había bushi entre las damas... lo cual era cierto y había olvidado completamente, la verdad. Y, obviamente, tampoco iba a dispensarles el mismo trato que a las otras si ellas estaban más que dispuestas a plantar cara a un desafío mayor.

-Tiene razón... Supongo que tendré que adaptarme según a quién me enfrente -porque sí, aquello podía llamarse juego... pero era un enfrentamiento.

-Es decir... que si explico el por qué de mis acciones, aunque estas en un principio parecieran malas para ellas, podrían ver mi punto y pasar a ser algo bueno... -comentó más para él mismo que para el otro chico, como si quisiera aprendérselo.- Es bueno saberlo. No me gustaría tener ningún malentendido por esto, la verdad.

Entonces una joven de pelo plateado y cierto porte más marcial, coincidiendo justo con como hablaban de que también las había bushi, se acercó y Hani la saludó y presentó. Aunque ya por el pelo se había imaginado que se trataba de una Grulla. Por lo que comentaba el Isawa debía de ser bastante buena en lo que hacía... y bastante cortés por no preguntar por la ausencia de nombre familiar en la presentación de Shin, cuando claramente no le había pasado desapercibido...
Igual que a él no se le pasaba que la Kakita era su primer contacto directo del día con una clienta... Pero era una bushi que, supuestamente, debían resultarle las “fáciles” de tratar, según Tamaki, porque eran más directas... Así que no había motivo para ponerse nervioso, ¿verdad?

-El placer es mío. Es una honor conocer a alguien tan formidable – dijo dedicándole una reverencia. Por como lo decía Hani, la joven Grulla debía ser realmente formidable y él le creía-. Me alegra que hayáis podido venir, incluso teniendo en cuenta la poca antelación con la que se avisó del evento de hoy -y por lo que debían agradecer a Kyoya y su capacidad administrativa.

Cuando la joven comentó lo de los incautos que caían en las redes del Kin no Bu, sonrió conteniendo una risa. No dudaba que todo el que llevase algo de tiempo en la ciudad debía conocer aquel lugar, pues no veía a nadie del club pasando desapercibido precisamente.

-Debo decir en mi defensa que apenas llevo un par de días en la ciudad y que no sabía muy bien dónde venía cuando Tamaki-sama decidió traerme al club. Yo...-en se momento pensó en lo que acababa de decir, y como, y que quizás debería haberlo dicho de otra manera para quedar mejor- Mmm... ¿Acabo de parecer un incauto, verdad? -Suspiró y miró a los otros dos en busca de confirmación.

Frotó el borde de una de las mangas de su ropa con la yema de los dedos para evitar que le llegaran los nervios. No había sido para tanto. Así que debía permanecer tranquilo y seguir adelante..

-Pero... Tamaki-sama puede ser bastante convincente... Y bueno... el resultado está bien. La verdad es que me gusta este sitio y de vez en cuando hay que correr algún riesgo -sentenció, tratando de olvidar su comentario anterior.
Todo viaje comienza dando un paso.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8241
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¡Oh! De eso no te quepa la menor duda, a veces el elemento de piedra esta demasiado incrustado en nosotros pero olvidamos que también somos y debemos ser agua."

"Todo el mundo tiene miedos y dudas... por eso siempre podemos tener esa parte, de hecho negarla es una insensatez, se trata de abrazarla y no dejar que nos domine, de entender que es natural que exista pero que somos más fuertes que eso.
Caminar bajo la luz del sol debe ser una decisión propia."


Te dijo este.

"¡Pues te voy a decir algo que si que es sencillo! Que lo hayas oído y que lo hayas asimilado lo hace todo más sencillo. Imagina si fuera al contrario..."

"En esta ciudad, Shin-kun, que vive siempre en invierno, el Kin no Bu es como un jardín en flor todo el año, un lugar donde descansar. Para todos."

Te sonrió.

"Ese siempre ha sido mi sueño, tener mi propia "corte"... y que esta sea así."

Y si te parabas a pensarlo en cierto sentido aquello era de esa forma, una especie de corte pero sin cuchilladas, pero a fin de cuenta una alta sociedad al alcance de muy pocos. Por eso llamaban a Tamaki el Principe del Kin no Bu, porque este era su reino.

Tamaki se rió contigo cuando dijiste lo de Kyoya y asintió diciendo:

"No creas que no lo he intentado ya... jajaja
Bueno jaja hablando un poco en serio... supongo que todo ying busca el yang y viceversa y en mi caso necesito alguien que sea Tao conmigo."


Y de pronto aquello, una vez más, te pareció de esas cosas que Tamaki hablaba con profundidad y a la vez con tal naturalidad que te preguntaste qué clase de persona era esta tan compleja y sencilla a la vez.




"Algunos no lo entienden y dicen que esto es un coto de caza privado pero... como puedes ver nada más lejos de la realidad."

Te comentó Hani mostrando con la mano a los presentes y aunque se pudiera decir que obviamente parecieran unos galanes la disciplina para con las clientas era absolutamente idéntica en trato, respeto y cuidados.

"¡Mis preferidos son esos que traen los mercaderes y que se basa en ingredientes de más allá de las Arenas Ardientes y que tienen miel! ¡Son mucho más dulces!"

Hani sonrió mientras te veía hablar contigo mismo sobre las princesas y asintió.

"Creo que te vendrá muy bien aprender de Takeshi-san, él también es bushi y no le da problemas el seguir su camino de la perfección con..."

Y señaló hacia donde el buenazo Shiba estaba hablando con más de una que parecía divertirse con él pero un poquitín también a su costa por las pintas.

Suzume hizo un gesto con la mano quitándole la importancia a su posición mientras decía:

"Un lirio parece formidable donde nunca suelen crecer, pero en un clima para que todos sean lirios no es más que una flor más."

Hani ante tu pregunta comenzó a reirse y Suzume ladeó la sonrisa.

"Si os sirve de consuelo tampoco es que pudierais haber hecho nada para evitarlo, Tamaki-san es Otomo bajo todo ese maquillaje y no hay nadie como ellos para liarte en sus maquinaciones...

Por muy buenas que sean..."


Señaló al lugar mientras sonreía.

"Hum... Me suena vuestra cara... ¿Habéis estado en el seminario de esgrima de Notatsu-sensei?"

Hani entonces intervino diciendo:

"¡Ya sabéis las normas, Suzume-hime! Nada de preguntas personales, los miembros del club pueden contar lo que deseen pero sin preguntas sobre estos mismos."

Suzume asintió no tenías muy claro si habiéndo sido pillada o recordando aquello.

"Ah... cierto... es la falta de costumbre... Es que me sonaba su cara, nada más... "

"Poder podría ser porque si lo que estás preguntando es si Shin-dono es guerrero, no hierras en ello."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Shinkyu
Hombre Ola
Mensajes: 335
Registrado: Sab Nov 22, 2008 10:59 am

Re: Día 5.- Tarde.- Shinkyu

Mensaje por Shinkyu »

-Tener miedos y dudas es normal –si no que se lo dijeran a él estos días, que tenía muchas dudas-, pero no considero que eso sea un lado oscuro. Simplemente es eso... algo natural, supongo. Si no las tuviéramos es porque viviríamos en un mundo ideal –y no era el caso. Había muchas cosas que distaban de ser perfectas y que, seguramente, nunca lo serían.


-Si después de haber escuchado y asimilado lo que me dice y, aún así, lo encontrase más difícil... tendría un problema y seguramente debiera replantearme huir -respondió-. Así que diré que sí, que puede que con algo de conocimiento debería ser más fácil... pero aún así es complicado. Al menos de momento para mi lo es.

Hacer algo más sencillo no lo hacía fácil, simplemente algo menos difícil.

-Debo decir que “vuestra corte” es un lugar magnífico. Con una preciosa primavera llena de flores que pueden descansar tranquilas, gracias a la luz que les brindáis con vuestro amor. Así que debo felicitarle por seguir su sueño y no rendirse hasta lograrlo –le dedicó una cálida sonrisa.


-Supongo que es normal buscar a alguien que nos complemente y haga sentir completos -asintió, aun sonriente después de las risas.
Pero bien era cierto, que aunque no fuera una mujer, Kyoya complementaba perfectamente al Otomo. Quizás por eso funcionaban tan bien juntos.


-Si dicen eso es porque no conocen a Tamaki-sama y simplemente temen lo que no entienden – respondió a Hani – Además, si él quisiera “cazar”, por así decirlo... dudo mucho que necesitase su propio coto y, entonces, quizás es cuando debieran sentir miedo – torció el gesto pensando en la posibilidad de un Tamaki casanova y como todas las damas de la ciudad estarían en peligro... Porque no dudaba que podría encandilar a cualquiera.

-Así que os gustan los dulces exóticos y... bueno, muy dulces – y, la verdad, le pegaba. Él no era una persona común, así que unos dulces poco comunes a juego parecían una buena pareja-. Supongo que podría intentar probar alguno yo también, si es que puede soportar la idea de perder uno -bromeó. Aunque no solía darse muchos caprichos a la hora de comer, tampoco era de los que tenía un gusto exquisito y comía casi cualquier cosa... por lo que probablemente lo disfrutaría.

-Lo sé. Yo también me he dado cuenta de que Takeshi-sama es un claro ejemplo para mi... -asintió observando al Shiba tratar con las mujeres- Pero, la verdad, es que me pongo algo nervioso cuando me veo frente a ellas... No estoy muy acostumbrado.


-Un lirio solitario puede destacar más, pero eso no cambia que, aun estando con otros lirios, siga siendo una flor hermosa y formidable por derecho propio -rebatió sin pensar al ver como la joven desdeñaba su éxito.


Puede que la bushi tuviera razón. Tamaki, aunque uno muy raro, seguía siendo un Otomo y seguramente podía liar a quien quisiera en sus planes si se lo proponía. De hecho era lo que venía haciendo desde que lo conoció, liarle para que siguiera sus planes por alocados que pudieran parecer.

-Supongo que es parte de sus dones - terminó por aceptar.


Entonces, Suzume, le pilló totalmente descolocado cuando pareció reconocerle del seminario y, seguramente, el desconcierto se mostró en su rostro. ¿Acaso la había conocido ya? No... estaba seguro de que no. Dudaba mucho que se hubiera olvidado de ella tan fácilmente, menos aun si había cruzado palabras o armas con ella... Así que lo más probable es que lo hubiera visto de pasada o algo así... ¡Y vaya memoria que tenía!
Por suerte Hani intervino, dándole tiempo para recomponerse, y recordando a la Kakita que ahí los chicos solo decían lo que querían decir de sus vidas personales... Y, para qué mentir, a él también, que lo había olvidado.

-No se preocupe, sé que era simple curiosidad por si nos habíamos visto antes. Es normal -dijo restándole importancia al asunto-. Y podría ser que me vierais... Aunque reconozco que no puedo presumir de haberos visto yo, Suzume-sama.

Suponía que no podía hacer ningún daño reconocer que había asistido al seminario. Después de todo siempre podían volver a coincidir nuevamente en cualquier lugar... Y no es como si fuera a entregarle su agenda diaria, pero tampoco tenía por qué esconder algo tan obvio.
Todo viaje comienza dando un paso.
Responder