Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Mi hermana diría que la única diferencia es si nuestro arte puede ser expuesto al lado del suyo o no y creo que ha encontrado un autor que incluso lo ha logrado..."

Mencionó Kirako con el resultado del arte del duelo y la capacidad de un perturbado como Seto de convertirlo en arte. De pronto aquella ráfaga de sangre te vino a la mente y tuviste que pestañear un par de veces para no disociar y volver a hacía apenas menos de media hora ante aquel cadáver.

"No seáis muy duro con vos mismo, seguro que siendo un Kakita os podéis iluminar de la misma forma."

Bromeó Kirako con el tema de las Dojis.

"Siempre he pensado que era paradójico, hablan que vivimos por encima de la envidia y que estamos acostumbrados a esta como si esta no fuera un regalo que otros nos hacen y que no somos los que lo traemos a la mesa..."

Musitó pensativa.

"Oh, tenga cuidado." se rio bajo "si lo compara con la caligrafía puede que el maestro Guren le haya enseñado algún truco de esquiva en la corte." Sonrió divertida "Él os diría que el universo sólo necesita seis trazos, de hecho." señaló. "Son con los que se pintan el número seis y puede leerse de tal forma además." Dijo "El maestro Guren es sin duda... algo peculiar. Pero si, entiendo lo que decís, sigue siendo un trazo en comparación a seis, en eso "ganáis" y sería una forma maravillosa de abrir la mente. De hecho casi es como una estocada...

Eso es lo que el maestro Notatsu también trata de enseñarle. Hay mucho que aprender de un sólo golpe y no sólo en el combate."


Se quedó un momento pensativa y añadió:

"Para sobrevivir en la Ciudad Prohibida se debe ser duelista ¿sabéis?Sólo váis a tener realmente una oportunidad y hay que ir a matar. Todo lo que pasa antes es el baile de calibrar al enemigo y las energías, esperar el momento justo y caer con todo lo que uno tiene...

No lo olvidéis."



...


Yashiko apoyó su rostro en su mano mientras el codo de este estaba en la mesa contemplandote con una divertida sonrisa y te dijo:

"Me parece que vuestra musa no se merece tanto, la verdad, pero qué le vamos a hacer... sois amigo de esa Daidoji."

Esquivó el comentario señalando a tu primera musa.

"Para tu suerte pienso reeducarte."

Sonrió divertida, jugar a enredar las palabras era lo suyo.

"Que el Emperador sea feliz es trabajo de su esposa, no al contrario, por eso es tan importante que la esposa o el esposo de un Hantei se mantenga en segundo plano, ya que es donde mejor se observan los movimientos del sol y se puede prevenir la caida de la noche y si refrescará."

Comentó.

"Ah si.... Lady Rokujo lo tiene en cuenta, eso y que las escuelas de Satomi-san son un "problema" para el clan, la cuestión es que ya habíamos previsto este problema y cuando Satomi-sensei abrió la escuela en la ciudad, hace dos años, inscribimos a varias alumnas de la Grulla justamente pensando en eso.

A la Embajadora no le gustó en absoluto pero es complicado ir en contra de una mente estratega de la corte como Lady Rokujo cuando ella se empeña en algo. Y bueno, yo apoyé esa decisión. Ya fuera para saber de primera mano o no qué es lo que pasaban en esas escuelas...

Nos llevó más tiempo del que pensabamos encontrar a las dos candidatas adecuadas. Una de ella de casta kuge y otra buke, una que avalase con su casta familiar una decisión así y otra que le diera la oportunidad esta de ascender todo lo que su talento le diera...
Esas dos chicas están en el listado, por supuesto, ocultas a simple vista por otras candidaturas más vistosas para que el juego no sea tan evidente."


Te explicó.

"Ya veo...."

Pronunció despacio con una ceja alzada mientras sonreía un poco por aquel cumplido encubierto de jugada, puede que complacida por esto.

"Ay querido...." Se rio bajito "Claro que hay genios que no necesitan patrocinadores o que llegan sin que nadie sepa de su arte, hacen algo que nadie se espera y tienen a la misma Ama ofreciéndole patronazgo desde la Ciudad Prohibida pero... el "resto de comunes mortales", que no son Grullas, digo, necesitan buenas amistades, además de talento."

Se rio bajito.

Los ojos de Yashiko podían tener la densidad insondable de las mareas avisales y a la vez el hielo frío de los picos de las montañas dragón, e incluso de esa forma de la misma manera podían brillar como estrellas en un cielo nocturno. Cuando te miraron la sabiduría de decenas de vidas estaban en ellos encerrados junto con una clase de sentimiento que...

"No."

Susurró despacio mientras despacio ponía su mano sobre tu muñeca, la de la mano que la había hecho mirarle.

"No te quiero tan cerca del peligro."

Pronunció despacio.

"No me gusta, no puedo impedirlo... parece que nunca puedo impedirlo, sólo puedo estar a tu lado." 

Y cuando dijo eso último vistes cierta nube nublada en sus ojos, como si hubiera disociado en ese momento justo y al pestañear hubiera vuelto no siendo ella del todo consciente de aquellas palabras, porque puede que no las hubiera pronunciado Yashiko sino Hidekazu.
Se rio un poco mientras te daba un leve golpecito cuando le dijiste que "tendrías que ocuparte" de que no se callera para tomarla por la cintura con algún comentario como "tienes suerte que mis criados sean muy discretos y me ocupe de pagarles mejor de lo que lo harían los escorpión"

SE dejo guiar y al final abrió los ojos justo cuando le decías para verte ofreciéndole la mano, negó con la cabeza mirando hacia el cielo con una sonrisa de quien decía "eres imposible" y te tendía la mano tratando de evitar un primer contacto visual muy directo contigo por el mero hecho que sus ojos te miraban como tu a los suyos, con amor y sin duda eso la "avergonzaba" más de lo que jamás reconocería.
Miró al árbol y luego el picnic montado.

"Tendremos entonces que ponerle nombre"

Dijo del melocotonero bajo el que te habías despertado la otra noche mientras se sentaba con cuidado y miraba el ramen preparado.

"Un plato exótico de un lugar que has encontrado que mis pies no han pisado en esta ciudad... sin duda eres peligroso, estas encontrando grietas y no sé cuánto me gusta eso..."


Bromeó.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Si... Soshi Seto-sama. Yashiko-san me enseñó el cuadro que tiene en su colección particular -murmuro tratando de disimular si me gusta o no, mientras evito perderme en el recuerdo del lance que acabo de tener. -Las malas lenguas dicen que usa la sangre de sus víctimas para pintar sus obras, pero al menos en la de vuestra hermana estoy seguro de que no era el caso; la tinta seguía siendo roja y la auténtica sangre se oscurece muy deprisa en contacto con el aire.
En fin, el caso es que aunque el señor Seto ha conseguido hacerlo de un modo más evidente, no es exactamente una novedad. El forjador de mi espada ya le puso Kashin por nombre hace siglos
-le explico refiriéndome a que ése era el tema que supuestamente Seto había reflejado en su obra, pétalos rojos, como una metáfora para referirse a las gotas de sangre que manan de alguien que acaba de recibir un tajo letal.

-Es la segunda mejor opción para conseguirlo, no puedo quejarme -bromeo sobre ser un hombre Kakita, siguiendo la suya divertido.

-Lo que para otros es un lujo extraordinario, para nosotros es simplemente ordinario -suspiro dándole la razón sobre el hecho de que envidiarnos es en el fondo un halago, sólo que es uno al que estamos ya demasiado acostumbrados por su frecuencia.

-Uno es seis veces menos que seis -sonrío de medio lado -Pero tenéis mucha razón en vuestra advertencia, no debería establecer comparaciones con otros artes para mostrar mi argumento, porque si no podría verme enfrascado en un debate innecesario sobre cualquier otra disciplina y desviar la atención de lo que yo querría tratar, la capacidad ilimitada de la pintura para reflejar las emociones humanas prácticamente sin necesidad de codificación formal...

Oh, por supuesto. Ya decía Kakita-shiryo a todo aquel que quería escucharlo, que todo era iaijutsu en realidad. Siempre lo he entendido como que su filosofía es aplicable a cualquier aspecto de nuestra vida. Oportunidad, decisión, perfección.
-asiento dándole la razón en algo que es obvio ya que todos los sensei grullas de iaijutsu usan la misma filosofía. Busca tu oportunidad, ten decisión para lanzarte por ella y practica hasta lograr la perfección.

-No lo olvidaré, Kirako-san -replico agradeciéndole el consejo con un cabeceo gentil.

...

-Bueno... no negaré que "esa Daidoji" inspiró uno de los cuadros, uno muy importante pues fue el primero. Sin embargo lo que creo que ha elevado ese arte a un nivel superior ha sido... sin lugar a dudas... la musa que inspira el conjunto de la serie.

Pero, qué le vamos a hacer. Si algo saben bien los artistas desde el comienzo de los tiempos es que las musas son crueles por naturaleza... especialmente cuando se las intenta conquistar. Su mero suspiro puede inspirar a un mortal para levantar castillos, pero si intentas perseguir con halagos a una, jugará contigo como si intentases llegar al imposible final de un arco iris
-sonrío de medio lado, suspirando yo de un modo algo teatral.

-Estoy deseando que concluya vuestra reeducación. Porque seguro que ya la comenzasteis desde el primer día que nos conocimos... Quizás así pueda atrapar finalmente a mi musa, y quedármela sólo para mi -le digo con un gesto entre inocente y atrevido, sonriéndole directamente.

-Bueno, pues ahora ya tenéis tres. Aunque la verdad es que espero no ser del tipo del Hantei; es demasiado joven para mi -replico riéndome, refiriéndome a mi mismo con ironía tras haber sido admitido por la maestra Satomi.
-Dime una cosa, sinceramente... ¿por qué te negaste a ser tú misma una de las inscritas en la escuela de la dama Soshi? Es decir, estoy seguro de que en cuanto te vio te lo ofreció, ¿me equivoco? -me atrevo a aventurar, pensando que sin duda Soshi Satomi habría visto con meridiana claridad las trazas de la influencia de Benten en la actual vida de Hidekazu como Yashiko.

-En todo caso, si una de esas dos chicas acabara por ser la elegida, ¿hasta qué punto sería un éxito de la Grulla y no del Escorpión? A fin de cuentas es su escuela, si un Mirumoto venciese en el Campeonato Esmeralda después de haber ido a un dojo Kakita, tendríamos un serio problema de a quien adjudicarle el mérito, creo yo. -le pregunto como una duda que con toda probabilidad Rokujo y ella ya se habrán planteado en el pasado.

-Ah, claro... Pero... no, espera un momento, no me queda muy claro en qué categoría me sitúa a mi eso que has dicho. ¿De los que necesitan amistades o les vale con su talento para llamar la atención de la Ama? -replico frunciendo el ceño confuso, porque creo que estoy en los dos lados a la vez...


Después me quedo mirando obnubilado los ojos de Yashiko, sintiendo como dos estrellas en mitad de la noche marcan claramente el camino que quiero seguir.
-Mientras tu espíritu esté conmigo, amor mío... nuestras ropas se desgarrarán, nuestros cuerpos se romperán, pero nuestras almas siempre encontrarán el camino hacia la luz.
¿Qué peligro podría temer, en tal caso?
-susurro sintiendo el tacto de su mano en mi muñeca como si de pronto el resto del mundo hubiera dejado de girar y ya no importara.
-Yo siempre estaré contigo, Hide-chan... jamás he dejado de estarlo. No lo olvides nunca, pase lo que pase -añado en un tono que apenas reconozco de mi mismo, como si fuera otra persona quien hablara desde dentro de mi tratando de decir lo que aquella lanza no le dejó una vez.

-Entonces nada de volar tan cerca del Sol. Como deseéis -asiento recuperando mi propio ser tras una pausa mirando la profundidad de sus ojos que ni siquiera estoy demasiado seguro de cuanto ha durado.
-Supongo que tendré que conformarme con una tranquila carrera como magistrado esmeralda en uno de los distritos exteriores. Comparados con los Otomos, ¿quien teme a los ninjas? -bromeo al final, tratando de hacerla reír para despreocuparla.


-Un nombre, hum... tiene sentido... ¿Qué tal tao-hua? Si no me equivoco, significa Flor del Melocotón en la lengua del norte, y se que allí esa flor es considerada encantadora, elegante y hermosa, y la que mejor expresa el amor, por lo que los enamorados suelen regalarlas a sus amadas, y las damas las colocan dentro de sus casas para encontrar un romance con su príncipe azul... y tú tienes un árbol entero, así que el mito debe ser cierto -le propongo sonriéndole con gesto de buen chico, con algo bastante de picardía.

-Oh, no sabes cuanto en realidad -contesto ofreciéndole con galantería la mano para ayudarla a sentarse sobre el mantel, divertido porque es una respuesta válida tanto para que soy peligroso, como para la duda de si eso le gusta.
Pero después de eso, en lugar de sentarme yo en el otro lugar que la criada ha dispuesto, lo hago compartiendo el espacio del de Yashiko, con lo que tengo que juntarme mucho a ella para caber ambos.
-Parece que tu sirvienta ha colocado un cubierto para alguien más... -bromeo refiriéndome al lugar que he dejado vacío -No lo entiendo, estoy seguro de que le dije que sólo dispusiera el picnic para vos y para mi -suspiro con retranca, encogiéndome de hombros.

-Dicho lo cual... ¿Sabes que al llegar me he encontrado con Kirako-san? Dice que se estaba hablando de mi allí arriba esta tarde... ¿Tú has oído algo interesante? -curioseo fingiendo que no se de lo que se trata, aunque sin pretender que no se vaya a dar cuenta de que si lo se.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Le reconozco que soy clásica en cuanto al arte en ciertos aspectos." Te dijo Kirako de aquello mientras miraba hacia ninguna parte."Aunque puedo entender la crueldad y belleza que hay en la muerte."

Pero es posible que de la misma forma que a los bushis os hablaba de una parte oscura del alma de Seto esa clase de obras a Yashiko, que le hablaba de esa misma oscuridad le contase otras cosas acerca de las batallas, y sin lugar a dudas a quien jamás había empuñado una espada le parecía maravilloso lo demente y hermoso que podía resultar, en esta ciudad, claro.

"Eso significa que os gustan los retos."

No por nada Kakita consiguió lo que todos pensaban imposible.

"Me gusta vuestra pregunta sin la comparación porque se vuelve más sorprendente la repuesta."

Te dijo de como lo habías expresado.

"Todo es iai..."

Porque todo era un momento, incluso la vida.

...


"Es que las musas saben bien que los artistas están acostumbrados a ganarse a sus modelos con bellas palabras y no deben exigir más que lo mejor de estas, que las hagan únicas, si quieren creer al autor."

Te respondió con cierta sorna como si dijera "por qué compartiría palabras de halagos?"

"Pero parece que vamos avanzando si ya queréis terminar con la reeducación en vez de luchar contra ella."

"¿Yo?" le sorprendió la pregunta con lo de Satomi."Por que estoy mayor para cambiar de Fortuna a la que más rezo." ¿A cuál se refería? Sonrió de medio lado."¿Cómo sabías que me lo había propuesto?"

"¿Sabes cuál es la respuesta? te preguntó"Quien domine los registros históricos. Esos. Al final lo que quedará en la historia será lo que quede escrito, y "una Emperatriz Grulla" cuando pase el tiempo es lo que se escuchará. Si los demás hacemos bien nuestro trabajo, claro, de eso se trata.

Porque al final... la historia la escriben los vencedores..."


Yashiko se rió por tu confusión.

"No sé. Tú qué crees. ¿Qué fue antes el cuadro o la Ama?"

Un parpadeo es suficiente para hundirte en otras vidas y en ti mismo y otro para sacaros y estar uno frente al otro con la extraña sensación palpitante de deja vu constante que se pierde en los ojos uno de los otros.
Los dedos de Yashiko acariciaron tu muñeca y susurró:

"¿Sabes que dependiendo de la luz a veces creo que tus ojos son verdosos?"

Como los del bosque, como los de un zorro.

"Son hermosos."

"O una tranquila carrera como maestro artesano no sólo de la espada sino de la pintura y no sé... ser el nuevo Sho-sensei en el futuro, que no todo el mundo pueda soportarte pero muchos de los demás no pudieran soportar que no existiérais."

Yashiko miró el árbol pensativo.

"Me gusta... Tao-hua..."

Murmuró mientras lo pensaba.

"¿Así que plantar este árbol ha sido una de mis trampas para atraerte ¿no?"

Sonrio divertida.

"Voy a tener que revisar a mis criados, parece."

Oh... ¿Ya volvio kira-chan? Últimamente lo hace tarde, espero que esté descansando bien... puede ser muy agobiante una época de eventos en la corte..."


Meditó en voz alta.

"¿Hum? alzo una cejaBueno... ahora que lo dices... ¿Has estado allí verdad? Es decir, escuché tu nombre varias veces y el tema de la pintura, creía que estaban hablando del cuadro de Satomi-san y no le presté más atención pero..."

Era como si le diera hacia atrás en el tiempo para recordar cada trazo en el que salía tu nombre.

"Una exposición de arte y la Madre del Emperador..." murmuró pensativa, que podría ser el templo de Benten o justo donde os habíais visto aquella mañana"Un siguiente cuadro..." que no era el que puede que ella estuviera pensando de lo que ya habíais hablado"Y...." te miró con el ceño algo fruncido, ella veía patrones y sabía que se le escapaba algo pero no qué"¿Qué has hecho?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-El clasicismo es bueno, siempre y cuando no olvidemos que los clásicos fueron transgresores en su momento. Entonces la transgresión de lo establecido es también un clásico.
A nosotros los bushi no hace falta que nada nos recuerde lo que es la muerte, o el cuerpo humano. Pero el arte está creado para muchos que tal vez lo desconozcan o lo hayan olvidado; y eso hablando sólo del presente... Ciertas expresiones artísticas no sólo nos hablan hoy, sino que lo harán a las generaciones futuras dentro de mucho tiempo. Y quizás ya ni siquiera haya bushis
-suspiro encogiéndome de hombros. El bushido tuvo un comienzo y, siendo éste el mundo de lo mortal, eso lo condena a tener un final tarde o temprano. ¿Quién le explicará entonces a los habitantes de ese mundo futuro, lo que implicaba ser un bushi? Pues el arte, claro.

-Así es, no puedo evitarlo. Lo llevo en la sangre -replico sonriendo con una mezcla de diversión y resignación al hecho de que realmente me gusten los retos. No sólo los que me lanzan otros, sino también los que me pongo yo mismo que probablemente sean los peores.

-Si, tenéis toda la razón. Sin lo accesorio lo sustancial cobra más relevancia -deduzco asintiendo tras haber considerado unos instantes cómo quedaría mi propio argumento eliminando la parte que ella ha señalado, y no pudiendo más que coincidir plenamente -Es una lección que siempre nos cuesta asimilar a los grullas, demasiado Dragón, pero no por ello debemos obviarla.

...

-Así que las musas, según vos, no es que sean crueles sino que lo hacen para mejorar a los que suspiran por ellas... Supongo que desde vuestro punto de vista es así, no me cabe ninguna duda -sonrío de medio lado, poniéndola a ella sin dudarlo del lado de las musas.
-Afortunadamente para mi, me gustan más las obras que las palabras. Tengo verdadera fe en que cuando "ella" vea mi cuadro más especial, el que le da sentido a todos los demás, por fin se de cuenta de que es única y siempre lo ha sido para mi -añado hablando de la propia Yashiko en tercera persona, como si lo hiciera de una de esas musas esquivas, que lo es, ju.

-Por supuesto. Yo nunca lucharía contra Suitengu en pleno océano -bromeo acercándome un pasito más cerca de la dama Doji.

-¿Mayor...? Oh, no creo que seáis mayor para nada, mi señora -suspiro bajando la vista a sus pies, sólo para volver a subirla poco a poco.
-Pues sabía que os lo habría propuesto porque... ¿cómo podría no haberlo hecho tras miraros a los ojos y ver lo que solo la maestra Soshi ve en el fondo de estos? -sonrío ladeando la cabeza, sin especificar qué es exactamente ese factor aunque me refiera a él de una forma evidente.

-Hum, ¿cual es la afortunada Fortuna a la que vos más rezáis? ¿Enma-Ai...? ¿Bishamon...? -le pregunto curioseando con descaro.

-Claro, los que escriban la historia, por supuesto. Aunque me resulta difícil imaginar que en esta época de la historia, la palabra "emperatriz" quede asociada a otro nombre que no sea el de Yukirohime-dono -le planteo la duda, sin estar muy seguro de que la Ama tenga intenciones en un sentido u otro al respecto.

-Bueno, fue antes el cuadro, por supuesto. Si, está claro que eso responde a la pregunta -reconozco rindiéndome con una pequeña risotada, porque en realidad es la situación que más deseo y soy demasiado descarado como para molestarme en ocultarlo siquiera, ju.


-Lo se -contesto sonriente a su susurro sobre mis ojos, y más que eso.
-¿Pues sabéis qué? Hay un ángulo preciso desde el cual los vuestros poseen unos reflejos dorados tan hermosos como el oro, y más aún, como los rayos del sol del amanecer -dorado león claro.
-Para verlos, sólo hace falta ladear un poco la cabeza, y acercarse a vuestro rostro... No es una posición fácil de sostener, pero si se consiguen mantener los propios ojos abiertos en ese momento, puede verse, justo ahí... -sonrío haciendo levemente el gesto, que sería el inicio del movimiento de alguien que se dispusiera a besarla. Sin embargo no paso de ahí mirándola a esos preciosos ojos, con el privilegio de ser el único que haya podido ver lo mismo que Soshi Satomi en el fondo de estos.


-Bueno, supongo que eso... no es por ser pretencioso, pero yo diría que eso dependería de que finalmente mi musa decidiera dejar de huir de mi para retenerme a su lado, ofreciéndome una inspiración que no terminase nunca. De ese modo, tendría que seguir realizando una obra de arte tras otra, y no podría abandonar nunca del todo la senda de la pintura.

Pero claro, como ya hemos dicho... las musas son taaan complicadas de cortejar, que...
-bromeo encogiéndome de hombros como si fingiera verlo casi imposible.

-No se si plantar ese melocotonero ha sido una trampa. Quizás un acto inconsciente, quizás no... pero está claro que el conjuro ha funcionado, ¿no es así? -le devuelvo la sonrisa divertida.

-Es posible, aunque yo no la he visto tan cansada. Los bushi a veces tienen una capacidad enorme para dejar que las tensiones políticas pasen a su alrededor sin que les afecten demasiado.
Al menos en lo que a ella misma se refiere. Creo que se preocupa más por vos; incluso quiere ponerme a prueba para asegurarme de que la vida en la ciudad no afecta a mi espada y llegado el momento podría ser una ayuda para ti, y no un lastre.

Lo que me recuerda que mañana tendré moratones todo el día después de que me apalice en el entrenamiento de la mañana
-suspiro, aunque se que es bueno que de vez en cuando te recuerden de qué estás hecho.

-Si, he estado allí. Le pedí a Kotoko-san que mantuviera el secreto hasta mañana, por eso notas que te faltan datos -sonrío asintiendo, observando cómo su mente maestra comienza a filtrar información de todos los recuerdos pertinentes que hasta hace un segundo seguramente hubiera pasado por alto sin darles mayor importancia.
-Vaya, ésta es una de esas situaciones en las que me encantaría poder decir ese cliché de que tengo una noticia buena y otra mala, ju... pero creo que para ser honestos, las dos pueden ser consideradas buenas y a la vez terribles, dependiendo del punto de vista.

Así que... ¿qué te parece si simplemente intentas adivinarlas?

Para que veas que soy bueno, te daré otra pista. En mi reunión allá arriba, he podido ver la nueva galería de arte del ala de la Ama. ¿Qué te dice eso?
-le planteo con un gesto inocente de estar disfrutando del momento.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Tienes razón. Todo río, por caudaloso, largo y famoso que sea empieza en un simple manantial."

Asintió.

"Cuando uno es propenso a los retos debe caminar con un ojo en estos y otro en el camino, sino es sencillo caerse."

"Lo bueno de una ciudad como esta es que te permite conocer y aceptar muchas partes de otros clanes para enriquecer el propio, como esas enseñanzas tan dragón.. Al final las montañas pueden venir a nosotros de una u otra manera."


Sonrió esta de medio lado.

...


"¿Qué artista seguiría mejorando si le dijeran desde primera hora todo lo que quieren oir y se lo dieran todo?"

Te preguntó divertida.

"Cuando realmente quieres mostrar algo entonces trabajas en ese algo, es poco probable que cuando algo se hace con todo nuestro empeño no salga bien.... si eres grulla, claro."

Sonrió al decir aquello último. No es que eso estuviera al alcance de todos...

"Bueno, no estoy del todo de acuerdo, una muchacha o un joven de mi edad que no tuviera mi posición social sería mal visto por no estar ya casado y dando linaje a su familia y clan, pero claro... ventajas..."

Yashiko ladeó un poco la cabeza y alzó una ceja tratando de saber si lo que decías de Satomi era un cumplido hacia ella o un enigma, porque sonaba a tal pero no dijo nada.

"Una que hace que Kira-chan sea tan insistente con respecto a lo de que prueba coger un bokken.

Me temo que Bishamon-kami-sama siempre ha sido una de las Fortunas en las que más he dejado mis creencias. Desde joven he usado el Arte de la Guerra del ronin Sun Tsu como manual de corte, porque siempre crei y de hecho puedo demostrarlo con mi vida que es un manual excelente de batalla en la corte.

Bueno, no hace demasiado Yugizohime-dono hizo que los gaijins dejaran estas tierras y también era Emperatriz... esta claro que esos kanjis iniciales traen consigo algo..."


Bromeó.

Yashiko puso cara de "ajá" cuando te vio aceptar con aquella sonrisa lo que ella decía y tu descaro, por supuesto.
La ceja de Yashiko se alzó un poco suspicaz por el movimiento que estas haciendo no sólo dialectico, en sus labios estaba aquella sonrisa divertida y llena de sorna de ver cómo podías mezclar ambos conceptos, el de tener muy poca vergüenza para bien y mal y susurró bajito:

"¿Tu crees? ¿Y se ve desde esa distancia o desde más cerca?"

"¿Ves? Es lo que te he dicho antes, una buena musa ofrece al autor el suficiente tiempo y cometido como para que tenga que centrarse en ella no sólo en una obra, sino puede que "en la obra de su vida"....."


Yashiko miró hacia el árbol y asintió pensativa.

"A mi me madre le gustaban los frutales."

"Puede ser...."
Dijo sobre que los bushis os tomabais las cosas de otra manera.

"Cuidado, mi hermana se toma muy en serio el no dejar a la gente muera por una tontería."

"¿Una noticia tan buena que termina siendo mala?Me aterra pensar qué eres capaz de hacer....."


Murmuró.

"Vale... vamos a ver... has ido a la galería de arte de la Ama... que por cierto es una de las maravillas del Imperio sin lugar a dudas ¿no te lo parece?Pero siguiendo por donde íbamos... Si ya eres pintor, si ya es tu mecenas...."

Se quedó un momento en silencio y te miró con una mezcla de sorpresa y si, eso de algo tan bueno que es terriblemente malo.

"¿Te ha pedido que la pintes?"




OUT
Yashiko como el meme de la señora que piensa y se ven los numeros y las funciones a su alrededor XDD
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Es curioso, algo parecido solía decir mi padre. Él explicaba que la senda del duelista era como cruzar un bosque muy denso; había un camino más o menos visible en el suelo, pero los desafíos se encontraban a ambos lados fuera de éste, entre los árboles; pues bien, quien se dejaba atraer por un desafío pero sin perder de vista la senda, aún podía volver a ésta inmediatamente después. Pero quien olvidaba lo importante y se dejaba llevar por la tentación de pasar de un reto a otro, llegaba a un punto en el que se habría alejado tanto que ya no podía volver a encontrar el sendero, así que se condenaba a quedarse atrapado en el bosque para siempre, afrontando retos una y otra vez sin avanzar a ninguna parte -le confieso a Kirako, sorprendido y feliz por la coincidencia.

-He tenido la oportunidad de darme cuenta de ello. La diversidad de clanes y familias enriquece sin duda a la ciudad, pero a la vez nos obliga a aprender que... madurar implica asumir que no podemos cometer el error de actuar como si todos los demás fueran grullas -suspiro encogiéndome de hombros.

...

-Eso es relativo -resoplo riéndome cabezota -La caricia de una musa no es el fin, sólo el inicio del deseo por obtener la siguiente. Así que nunca hay un "todo" que se pueda obtener, siempre queda una palabra de sus labios más por oír, un beso más que recibir... ¿Es que acaso las musas no se dan cuenta de que un artista las necesita como el aire? Por mucho que respires nunca tienes suficiente, siempre necesitas más, ¿no es así? -le explico sonriéndole de medio lado.

-Si eres grulla, claro -repito con una voz tenue, casi diciéndolo para mi mismo mientras rozo con mis dedos un mechón de su cabello que no es que estuviera mal colocado, pero no puedo evitar desear tocar.

-¿Eso significa que yo debería estar ya casado? Porque no negaré que es algo que mis hermanas me repetían incesantemente. Pero... no se, había una parte dentro de mi que simplemente lo negaba, que sabía algo que mi ser consciente ignoraba.
Así que en mi caso no podía usar como argumento la posición social, ju. Eso me hace pensar si podré evitarlo mucho más tiempo. Hanashirusato-sama cree que no, y ella es una experta en estas cosas
-apostillo al final encogiéndome de hombros con un gesto inocente.

-Es un defecto habitual de los bushi pensar que todo comienza y termina en el filo de una espada, o, en este caso, de un bokken. ¿Acaso un tessen no es un arma de guerra? Y vos siempre tenéis a mano vuestro abanico, así que...

Oh, Bishamon-Kami-sama... Qué apropiado. Y El Arte de la Guerra, a eso me refería. Un bokken sólo es un pedazo de madera a fin de cuentas, la auténtica arma está siempre vinculada a nuestro chi y aunque lo más habitual es una espada en realidad puede materializarse de muchas formas como en vuestro caso.

Aún así, no creo que Bishamon y Benten sean incompatibles. Como tampoco Enma-Oh y Benten, o... cualquier otra Fortuna y la Dama Benten, ju. Hasta los Dioses se enamoran...
-le susurro como si fuera un secreto. Por eso La del Amor Romántico es una Fortuna Mayor incluso aunque su virtud no esté considerada como una de las debidas para el samurai. ¿Qué otra deidad puede lograr eso?


-Se puede ver de hecho mejor desde más cerca... -sonrío manteniendo aún esa distancia, contemplando divertido su reacción -El problema es que... es peligroso; si me acerco más podría ver mejor el reflejo de vuestros ojos, pero a la vez ya no sería capaz de volver atrás hasta haber dejado de ver por completo... -suspiro refiriéndome de un modo más o menos insinuado pero descarado que no podría ya dejar de acercarme tanto hasta besarla, momento en el cual cerraría los ojos. Y quizás me llevaría una bofetada, ju.
-Es justo como dice la maestra Soshi. El momento más cercano a la iluminación es el más difícil de mantener bajo control.
Lo cual es lamentable, pero... por otro lado es una suerte que requiera mucha práctica... ¿no os parece?
-bromeo acercándome sólo unos centímetros más, apenas hasta casi ese punto de "no retorno".


-La obra de mi vida. Si, me gusta como suena eso... -contesto asintiendo, como si me pareciera una idea encantadora.

-Una dama de evidente buen gusto, por supuesto -respondo con un cabeceo sentido hacia su madre.
-Eso me recuerda algo, ¿habéis usado ya la esfera de recuerdos que os traje de Yume-do? -le pregunto curioseando un poco de más, pero no puedo evitarlo.

-Si, algo me dice que conmigo se lo va a tomar muy en serio -me resigno pensando que Kirako me va a poner realmente a prueba si está convencida de que le importo a su hermana mayor, para asegurarse de que eso no le perjudicaría.


-Es verdad lo que decía Kirako-san, sorprenderos resulta especialmente divertido Yashi-chan -bromeo al ver su expresión entre la sorpresa y el convencimiento de que podría ser algo terrible y bueno a la vez.

-Sin duda me lo parece. Pero mi visita ha tenido una particularidad, y es que se ha centrado en una zona de la galería recientemente ampliada que aún no está ocupada en su totalidad... -suspiro, pensando que de ese modo Yashiko deducirá ya sin dudarlo que la Ama ha "adquirido" toda mi colección sin admitir por descontado un "no" por respuesta.

Al final no puedo evitar sonreír ampliamente cuando lo adivina. Pero antes de decir nada me tomo mi tiempo para servir dos tazas de té con elegancia y ofrecerle una de ellas.
-La Ama desea que la nueva zona de su galería esté dedicada a obras que representen los ideales de Benten, así que si mi serie va a estar allí ¿cómo podrían completarse ambas cosas de otra forma que no fuera con un retrato de ella misma?

Así que... tenemos un encargo oficial para pintar a Hantei Yukirohime-dono. ¡Sorpresa...!
-exclamo levantando mi taza a modo de brindis.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Si.... es justo eso, esta ciudad es un bosque y no sólo a los duelistas nos pierde, en realidad a quien más tienta es a estos por detrás de los artistas..." Kirako te miró como si te dijera "bonito combo que tu tienes, así que ten cuidado"

Kirako sonrió ante tu frase y asintió.

"Y tampoco a que nosotros caigamos presa de los prejuicios... eso es algo que deben hacer con nosotros para usar en nuestra ventaja."


...


"Eso es lo que muchos dicen para conseguir lo que quieren pero el arte está llena de demostraciones de amantes abandonados cuando la otra persona obtuvo lo que quería, y eso depende además de cada uno, no es algo que se pueda medir, pero sigue siendo peligroso....

Aunque bien es cierto que es mucho mejor quien demanda el resto de tu vida del que demanda sólo una estación."


"Tu lo sabes y yo lo sé."

Dijo sobre lo de tu matrimonio.

"Y si a ti no te han obligado es porque tus hermanas han cumplido con su parte del trabajo en la familia."

Lo cual era cierto, con tus hermanas bien casadas la presión social había disminuido, si, seguía existiendo pero no como si fueras el primogénito.

"Llamar la atención de la Dama Hana en ese sentido es sin duda darle final a la situación..."

Porque ella no cejaría en sus empeños.

"Tampoco creo que sean incompatibles es tan sólo que los tratados de Benten-kami no me son tan claros para la corte, podría, de hecho hay quien los usa y no le va nada mal sin embargo poco tiene que ver con mis intereses de cómo moverme. Sé lo que dicen de mi y sé la fama que tengo, pero no me importa mientras sean sólo palabras, no hay hechos que fundamenten lo que quieren decir de mi, por eso duermo por las noches muy tranquila sabiendo que jamás saldrá ningún escándalo en mi contra."

"El sol de medio día del verano es abrasador y abrir los ojos a este es de idiotas..."

Te replicó sonriendo sin apartarse.

"¿Cómo de idiota te sientes?"

Ella miró hacia la casa meditabunda y negó.

"Pensaba hacerlo esta noche, pero hasta ahora no he podido... O he dormido poco o me han interrumpido, lo cual es terrible para mi piel pero... espero que cuando pasen estos días y la cosa se calme pueda descansar en condiciones... Incluso he estado pensando en alquilar la Flor Mimada y cerrarla para mi un día de estos...."

Murmuró pensativa.

"Tranquilo, sé que eres un cotilla que quieres saber qué sueño... ya veremos si te ganas ese derecho pero por ahora no miento al decirte que no lo he usado."

Sonrió al decir aquello.

"Que se lo tome en serio, aunque duela, es buen signo...
Si, lo sé, ojalá encontrase otra forma de mostrar preocupación juju pero mi hermanita es así, una masa preocupada bajo un manto de indiferencia helada."


"La ampliación del nuevo ala..."

Musitó esta pensativa cuando aún los datos estaban callendo en su cabeza y a toda velocidad lo iba poniendo en órden.

Tomó la taza mientras dejaba un largo suspiro en el aire y al final la alzó un poco y la chocó contigo con un "kampai" tras lo cual dijo:

"Si vamos a morir de todas formas...por qué no hacer que se nos recuerde ¿no?"

Se rio bajo mientras negaba con la cabeza.

"Aaah.... espero que estés preparado para dar todo de ti porque si a ella no le gusta...... estamos acabados...."

Luego dejó un largo silencio de varios segundos y añadió:

"Y si le gusta.... Por la Dama Doji... no miento al decir que podrías vivir en esta ciudad hasta que te mueras viviendo sólo del rédito que algo así te dará."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Puede. Es posible que muchos sean unos necios y no se merezcan lo que demandan, pero... yo no soy como "muchos". Soy grulla, y por tanto "único".
Y honestamente, me ofende un poco que puedas pensar lo contrario. Aún me quedan muchas cosas por demostrarte en tal caso -sonrío con un intento de fingida ofensa, porque claro que estaba hablando de nosotros, ju. ¿Acaso no se había notado?

-También es porque yo podía irme de musha shugyo sólo con mi espada, pero mis hermanas no habrían soportado renunciar a los lujos grulla, así que ellas no tenían a donde huir -bromeo con una carcajada socarrona.
-Pero tienes razón, sea como fuese me liberó de mucha presión ser el menor y que ellas se casaran lo suficientemente rápido -reconozco teniendo que darle la razón al final.

-Supongo que si. ¿Pero como es que la Dama Hana nunca se ha fijado en ti? -le pregunto con curiosidad nada disimulada.

-¿Qué... que fama? ¿Quién dice de ti qué? -digo frunciendo el ceño tras detenerme en esa frase, que para ella parece no tener importancia pero yo no puedo pasarla por alto.
-En todo caso, bueno... si a lo que te refieres es que la filosofía de Benten en la corte comporta una imagen de seductora peligrosa... puede ser cierto en algunos casos, las habladurías me refiero, pero no en otros. Mira a Otomo Etsuko-sama por ejemplo, ella también es una devota de Benten. O la propia Asano-sama -expongo tratando de decir que no en todos los casos les granjea el mismo tipo de fama.


-Oh, bien... ya sabes lo que dicen... Quien no está dispuesto a convertirse en un idiota por amor, es que no tiene corazón... -susurro con una sonrisa entre descarada e inocente, una mezcla que me suele representar mejor de lo que querría reconocer.
Entonces me acerco un poco más, absorto en el profundo color azul cielo de sus ojos, hasta ser capaz de ver esos reflejos dorados del sol en el fondo de estos.
Es una visión más hermosa que cualquier amanecer, pero como le he dicho supone cruzar el punto a partir del cual ya no puedo evitar seguir acercándome, y levantando su barbilla suavemente con la yema de los dedos que aún tengo bajo ésta, hasta unir mis labios con los suyos en un dulce e interminable beso que para mi alma es como sacar la cabeza del agua y tomar una bocanada de aire renovado.

Al final, cuando reúno la fuerza para separarme de ella, abro los ojos para observar su reacción aunque instintivamente vuelvo a cerrarlos enseguida esperándome que me cruce la cara por el atrevimiento en pleno despacho de su residencia, cosa que daré por bien empleada...


-Si queréis que guarde vuestro sueño, sólo tenéis que ordenármelo mi señora Doji. Puedo hacer guardia en vuestra puerta toda la noche, o puedo permanecer a vuestro lado abrazándoos... o lo que sea que necesitéis. Ningún sacrificio es demasiado por vos, mi dama -me ofrezco con mucha solemnidad de bushi.
-Hasta me encerraría ese día completo con vos en la Flor Mimada. Mi caballerosidad no conoce límites, ya lo sabéis -añado con impasible calma.

-Quien no quiere saber con qué sueña su amante... Pero además desconozco los límites del funcionamiento de esa esfera, por eso preguntaba si ya habías averiguado algo sobre ella -le planteo como una duda razonable.

-Qué se le va a hacer; es un rasgo habitual en ciertas familias -bromeo sobre la forma de mostrar preocupación bajo una falsa frialdad de Kirako.


-Exacto -respondo celebrando su brindis -Ése es el espíritu de la Academia Kakita. Creo que está inscrito en piedra con esas mismas palabras en una de sus fachadas principales, ja, ja, ja...

Tranquila, le gustará. Eso creo, al menos. Tengo de mi lado a Kuronuma-san y Kotoko-san; conocen perfectamente a la Ama y puedo tenerlas siempre cerca incluso durante el proceso del retrato. Si lo que estuviese haciendo no le fuera a gustar a Yukirohime-dono, ellas me lo dirían.
De hecho, ya me han ayudado a buscar una estancia de Palacio donde poder situar la escena. También hemos hablado más o menos sobre cómo podría ser el posado de la Ama, y hasta ahora mi idea les agrada. Cuando tenga unos bocetos que presentarle, se los enseñaré a ellas primero.
Y a ti, por descontado -le sonrío confiado a Yashiko.

-Si tú crees en mi, estoy seguro de que puedo lograr cualquier proeza. Así que... ¿qué te parece todo esto? ¿Piensas que le gustará mi obra...? -pregunto al final colocando mi mano sobre el dorso de la suya.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Podría decir exactamente lo mismo de esa musa, que es única y por lo tanto merece un tratamiento especial."

Te replicó divertida.

"Pero podrían haberse metido a monjas, te aseguro que en esta ciudad hay algunos santuarios que parecen hoteles para cuando los nuestros se retiran.... juju"

Comentó.

"La pregunta no es "cómo no se ha fijado en mí" sino "quién se lo ha impedido" Y a esa pregunta ya sabes la respuesta. Siempre se ha tratado de buscar un paraguas mayor y a la vez no estar todo el tiempo bajo este para que el paraguas no crea que eres parte de él."

Como el paraguas del daimyo sacrosanto de los Otomos.

"Oh... Ya sabes... en la corte dicen de mi que tengo corazón de acero como si fuera Daidoji y que lo que hay en mis ojos no es el azul del mar sino del hielo.

Es bien sabido por todos que soy una mujer educada, culta y... cruel."


Sonrió con una ceja alzada como si te preguntase "¿ahora te das cuenta de eso?"

"Son caminos muy distintos en la senda de Benten, cierto y tengo que reconocerte que eso me pone aún más nerviosa, porque al ser tan distintos también se amplia el cauce de respuesta y de movimiento lo que hace más trabajoso de predecir."

Cerraste los ojos esperando recibir un guantazo por tu insolencia y de pronto... otro beso llegó a ti pero esta vez no era en absoluto como el anterior, fue como un ataque relámpago cargado de furia y... cierto dolor pues sentiste sangre en tu labio. Un bocado. Te había mordido a sabiendas sin duda y sin compasión.

"Las Grullas tienen pico y pueden atacar."

Sonrió al decir eso mientras su dedo iba a tu labio y se quedaba con la única gota de sangre de este.

"Un golpe un muerto ¿verdad? Tenéis suerte que no me dedique al camino de la espada.... porque tienes cara de muerto."

Su sonrisa se volvió ladina y añadió:

"Te prohíbo que ocultes tu cicatriz de pérdida."

Y también, por supuesto y eso era por descontado, el motivo de esta, claro, que eras un caballero después de todo.

Yashiko se rió por tu "caballerosidad" con elegancia.

"No lo dudo, en absoluto... Quién sabe... puede que si que necesite un guardaespaldas experimentado...

Cuando la pruebe te diré qué es lo que he sacado de ella..."


"A veces actúas como si supieras qué es lo que estás haciendo....." Comentó sobre lo del cuadro de la Ama "Es muy confuso"

Se rio al decirlo. Sin lugar a dudas parecías mucho más descabezado de lo que realmente eras. Era una broma, por supuesto.

"Creo que........... si hay un momento es el ahora. El iai se basa en saber ver ese momento, aprovecharlo, golpear y vencer. Esto es igual. El chi se ha ido incrementando en los eventos, con los demás cuadros, con las expectativas, con los comentarios, con el tipo de obra, con el tipo de pintura, de autor... Es ahora o nunca. Si se puede conseguir es ahora. Y eres tu."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Pues claro que lo es... Pensaba que eso había quedado claro ya. ¿Cómo podría ser de otro modo una musa que es capaz de inspirar no sólo una obra sino todo un estilo nuevo?

Por supuesto que merece un tratamiento especial y tan único como ella. Otra cosa es que esa musa lo quiera de mi o no, pero... supongo que soy bastante cabezota
-suspiro encogiéndome de hombros con una franca sonrisa.

-¿Un monasterio, mis hermanas? Ja, ja, ni hablar... Si las conocieras no pensarías que eso pudiera haber sido una opción. A ellas les encanta estar en la cresta de la ola y ser el centro de atención; no creo que se retirasen del escenario voluntariamente jamás, por mucho lujo que eso les pudiera ofrecer
-resoplo riéndome.

-Ya, pero... ya sabes, dicen que Otomo Hanashirusato puede ser muy insistente cuando se empecina en algo, sobre todo si es una de sus causas de cuento romántico.
No digo que se hubiera enfrentado abiertamente Nishi-sama, claro que no. Sólo digo que tal vez podría haber buscado la forma de hacer encajar las piezas a su gusto, incluyendo la del daimio Otomo. ¿No te parece que hubiera podido ser capaz?
-le pregunto curioso su opinión sobre el famoso talento y determinación de la casamentera.

-Ah, eso... ¿Es que acaso hay alguien en la corte que no sea así? Al menos en su proyección pública, quiero decir.
Está claro que eres una mujer culta y educada, pero no eres cruel. Aunque te conviene dejar que los demás lo crean. En cuanto al hielo, sin duda hay mucho; llevas toda una armadura de éste, pero por dentro tu corazón no es de acero... O si, pero uno capaz de ser calentado al rojo vivo sin quebrarse.


Al menos... ésa es la impresión que me da a mi -murmuro desviando la vista un segundo para evitar sonrojarme bajo su mirada al decirle como yo la veía a ella.


Siento de pronto ese beso furioso como respuesta, lo cual es mucho mejor de lo que me esperaba, pero al final también ese dolor punzante, que es peor.

-¡Auf...! Oye, eso duele...
No sabía que te gustase morder... A ver, no es que me queje. Mientras me sigas besando puedo acostumbrarme, pero me parece que a la luz de estos hechos tendré que repensarme ciertas... fantasías que tenía
-digo llevándome las yemas de los dedos a los labios para comprobar si estoy sangrando, esbozando una media sonrisa lobuna. -¿Puedo hacerlo yo también? A lo mejor también le encuentro el gusto -bromeo enseñando un colmillo y una gota de sangre.

-En cualquier caso, ahora no se si es que mi beso te ha gustado demasiado, o demasiado poco. Pero de lo que estoy seguro es de que esto es más bien un mordisco de colmillos leoninos que un picotazo de grulla -protesto con un gesto divertido, pensando que aún podría sacudirme.
-¿Te parecería pretencioso, más de lo normal en un duelista Kakita, que pensara que te ha gustado demasiado, y que eso te enfurece porque no fuiste tú la que decidiste el cuando y el como, y te molesta pensar que puedas perder el control conmigo y aún así gustarte...?
Es decir, quizás no ha sido nada de eso, pero... la verdad es que me agrada como opción
-sonrío sin dobleces, ni querer decir nada entre líneas sólo que me encanta gustarle. Aunque tenga consecuencias dolorosas.

-¿Qué cicatriz? ¿De pérdida de qué...? -pregunto al final confuso, porque esa parte no la he entendido. -No querrás que mañana tu hermana Kirako me apalice todavía más por esto... ella sabrá que no tenía ninguna marca antes de verte a ti.


-Y yo. Ahora pienso que puede que también necesitase mi propio guardaespaldas -bromeo al notar que aún me duele el labio al sonreír.

-Incluso a mi me sorprende, si os sirve de alivio -suspiro sobre eso de que a veces parezca que se lo que hago. Sólo a veces.
-Ahora estoy recibiendo mensajes contradictorios, ju. ¿Ya estamos hablando de la Ama, o seguimos hablando de ti...? -le susurro mirándola con descaro, dejando pasar unos segundos -Ah... de la Ama, claro. ¿Cómo podría ser de otra forma?

Gracias por pensar que soy yo, Yashi-chan. No podría ser yo, sin ti
-susurro al final sonriéndole de un modo limpio, sin tratar de endulzar mis sentimientos, o mis heridas, con socarronería por una vez.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"¿Cabezota o intenso? alzó una ceja divertida "Voy a teneros que dar un curso de "autodiscurso grulla de artista" para cambiar ciertas palabras y así engrandecerte mejor." bromeó, pero la grulla era capaz de eso y de más.

"Bueno, eso sólo significa que ahora que el hermano pequeño es capaz de ser el centro de atención de la corte y sólo la Dama Doji sepa de qué más puedas traer a esas hermanas tuyas guerrilleras a esta ciudad, un ejército nunca tiene suficientes buenos hombres."

"Claro que me parece capaz pero... la dama Hana se dedica a jugar con más de un cuento a la vez. De hecho en aquel entonces estaba ocupada con tres historias y eso me dio oportunidad de huir de sus maquinaciones.

Una de ellas salió terriblemente mal, para los implicados, claro, cuando no se puede mantener el nivel prometido.Otra no salió como esperaba pero sin lugar a dudas sobrevivieron.Y la tercera es una de sus historias de temporada, en cada una de estas debe tener algo que la motive, año tras año."


"Bueno..... creo que en la corte hay gente culta y educada pero no todos tienen que tener el corazón de hielo, sino mirad  a la Dama Noriko aunque....

Si te soy sincera... esta ciudad me ha hecho creer que la amabilidad y esa clase de personalidad sólo puede permitirsela quien está por encima de todo."


Luego sonrió al ver tu reacción y se tapó un poco la boca con la mano feliz puede que por aquel momento de intimidad.
"Una Grulla tiene pico."

Sonrió divertida por lo del mordisco.

"No, claro que tu no puedes. dijo con sorna. ¿Qué clase de excusa puede tener una dama como yo por una marca tan evidente?"

Que era una forma también grulla de decir que no es que no te dejase sino las evidentes estaban prohibidas.

"¿Tras de hacer que coja ese bokken realmente?"

Se rio.

"Primero me acusas de león muy falsamente ofendida  ¿Y ahora de ser yo quien se sienta subyugada por encima de mi control? Eso, caballero, es motivo de duelo y.... miró a su alrededor  como solo nos veo a nosotros pues tendré que elegirte a ti de campeón para que te des tu mismo una lección."

Se rio divertida.

"Eres un hombre de recursos, seguro que eres capaz de evitar que mi hermana te mate o conseguir una justificación para el resto con ella."

Se acercó un poquito y rozo con la yema de sus dedos el labio.

"Qué quejica eres... si sólo ha sido uno pequeñito..."

Dijo bajito mirándote a los ojos.

"Estoy segura que una de las formas de invocar a la mala suerte en esta ciudad es fingir que se habla de la Ama sin hacerlo juju "

Bromeó.

Yashiko se "recostó" hacia el árbol, por lo que al hacerlo lo hizo hacia ti, mirando al cielo nocturno tras tu "gracias".

"Una cortesana Doji no acepta simplemente un "gracias" dijo sin mirarte "Te pienso hacer responsable de ello el resto de tu vida, así que más te vale estar preparado..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Es probable que si necesite ese curso, porque no se cual de esos dos adjetivos es el que engrandece, ju. ¿Intenso? A decir verdad, siempre que lo había oído antes sonaba a crítica poco disimulada -replico mostrando una confusión divertida. ¿Acaso el individuo intenso no es aquel demasiado vehemente y apasionado en sus emociones y la expresión de éstas, sean positivas o negativas, hasta el punto de cansar a quienes le rodean?

-Está claro que como hermana mayor no entiendes mi punto de vista... Puede que Kirako-san si pudiera, dependiendo de cuanto le hayas torturado desde pequeña.
Aunque por otro lado es cierto que es cuestión de tiempo que vengan cuando lleguen las noticias de todo esto a Kyuden Kakita. No negaré que me gustaría enseñarle mis cuadros a madre, después de todo ella fue quien me mostró el mundo del arte y me enseñó a pintar.
Y por descontado restregarle mi éxito por la cara a mis cuñados, eso también.

Pero te advierto que si madre viene aquí y siquiera se huele que pretenda quedarme a vivir a tiempo completo en Otosan Uchi, volverá a obsesionarse con que me case aprovechando la buena ola -le digo mirándola de reojo con una sonrisilla.

-Oh, ¿y cual es la historia de la temporada para Hanashirusato-sama actualmente? ¿El asunto de Otomo Noriko, o el de la Ama...? A ver, está claro que el de la Gran Madre Hantei es sin duda mucho más elevado, pero en el fondo en ese cuento todo está ya escrito por la mano de la propia protagonista, así que quizás el triángulo de Noriko con Seto y Notatsu le motive más en su fuero interno, por lo mucho que le deja de margen a su propia creatividad, ¿no os parece? -le pregunto a Yashiko, sin plantear deliberadamente más opciones por si acaso ella ha oído que pueda haber alguna más, o nada en absoluto.

-Pero la dama Noriko-sama ya nació en la cumbre de la montaña... Podría haber caído claro, pero lo que quiero decir es que no tuvo que ascender. Quien lo hace, a veces tiene que elegir entre su escalada y el lastre. Lo cual no es necesariamente cruel, pero sin duda endurece el carácter -suspiro encogiéndome de hombros.


-Claro que lo tiene -sonrío resignado, pese a que en realidad me encanta más que nada en el mundo ver esas expresiones de felicidad íntima de Yashiko que a veces, sólo a veces, me permite ver. Aunque me haya costado un mordisco, ju, ju...
-Vale, descartemos lo evidente entonces... así no tendrías que darle ninguna explicación a nadie. Eso deja muchas opciones interesantes aún, o eso me parece a mi -siseo mirándola de arriba a abajo con mucho descaro y una expresión terriblemente divertida, y hambrienta.

-¿Una lección, yo mismo?
Está bien, puede que me lo merezca. Pero como vuestro campeón ya sabéis que la tradición es que asumís aceptar la misma suerte que yo corra, así que... ¿qué lección sería esa que deseáis que me infrinja, que luego vayáis a sufrir vos misma? -le cuestiono siguiendo su hilo como un gato jugando con un ovillo.

-Si consigo convencerla de que no me mate, a buen seguro que me ayudará a tener la excusa perfecta para el resto del día; me va a partir la cara a conciencia.
Eso disimulará vuestro mordisco para cualquiera, como un lance de un entrenamiento que se ha ido un poco de las manos, nada raro entre bushis por otro lado.
Una "ayuda" de la que va a disfrutar, dado que ni por asomo voy a conseguir engañarla. Es vuestra hermana después de todo -chasqueo la lengua llevándome la mano a la frente previendo lo que me espera mañana. Lo peor es que tendrá razón, es la mejor forma de esconder una herida; bajo otra mayor.

-Puede que lo sea, pero... ya sabes, los artistas somos quejicas por naturaleza, y... -murmuro cerrando los ojos al notar el roce de sus dedos sobre mi labio, olvidándome del resto de lo que iba a decir.


-Vaya, sin presión, ¿neh? -respondo soltando una carcajada distendida -Cielos, no se como podrían aguantar algo así los samurai de cualquier otro Clan.

Lo bueno es que si fallo, el resto de mi vida no será mucho tiempo. Y si tengo éxito pues... seré el responsable de algo bueno para ti, el resto de nuestras vidas.
Sabes qué, en estas circunstancias se que estoy preparado y no puedo fallar. Así que prepárate para tener que seguir pendiente de mi mucho tiempo... -le digo con un tono entre confiado y feliz, pero no arrogante porque realmente pienso que con ella a mi lado no estoy destinado a caer, mientras rozo con los dedos el dorso de su mano apoyada en el suelo al recostarse.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Las palabras no son buenas ni malas sino cómo se usan.¿Es un entrenamiento intenso algo malo? Todo lo contrario ¿verdad?"

Sonrió.
"Yo he sido muy buena hermana mayor y si alguna de ellas dice lo contrario las llevaré a los tribunales imperiales."

Bromeó.
"Mis hermanas de lo que más se pueden quejar es si acaso de haber tenido que soportar largas sesiones de asuntos de corte que deben saber y aprender por mucho que ellas no sean cortesanas porque son Grullas. Y a una Grulla, da igual que sea bushi o artista debe saber de etiqueta, moda y otras cosas básicas en esta ciudad."

"¿Pero que te cases en Kyunde Kakita para que se te quite esa loca idea tuya o .....?"

Te preguntó divertida.
"Con la Ama no hay cuento, es pura corte, aunque se rumorea que todo aquel que pasa tiempo con ella tarde o temprano queda irremediablemente enamorado de esta... Los sobrenombres no salen de ninguna parte aunque sea sólo susurrados como la Guardia de la Rosa que también era llamada la Guardia de los Enamorados o de los Amantes depende de en qué boca se dijera.  Así que si, creo que el tema de la dama Noriko la tiene más interesada aunque no es la clase de historia en la que ella suele medrar y meter mano, usualmente tiene más libertad, pero al ser Noriko-san parte de la Ama pues no puede hacer las cosas que quiere por eso hay que tener TANTO cuidado con ella a la hora de ofrecer historias porque al no poder hacer lo que quiere con las demás puede centrarse MUCHO en otras que parecerían más secundarias en otro momento."

Yashiko te miró de frente cuando estudiaste dónde morderla con la expresión de reto de quien te decía que si te acercabas demasiado puede que el escaldado fueras tu, de nuevo.

"Hum.... no sé... no sé... qué podría ocurrírseme..."
Comentó sonriendo como si estuviera dubitativa mientras uno de sus dedos jugaba distraidamente pero perfectamente consciente de este hecho con un mechón suelto del peinado.

"Puede que mi hermana fuera más clemente si en vez de declararte el ofensor fueras el ofendido. Seguro que ella te entiende si le dices que eres la víctima... ¿O eso no os pasa a los duelistas kakita?"
Se rio bajito.

Yashiko tenía la habilidad de hacerte callar de todas las maneras inimaginables.

"Sin presiones si..."
Se rio contigo mientras miraba el cielo estrellado de aquella noche.
"Qué precio habrá que pagar porque todo se quede justo quieto un momento... en este momento...." suspiró despacio"Creo que van a empezar a pasar muchas cosas nuevas a partir de ahora y por desgracia no tienen por qué ser todas buenas...
Tendremos que estar preparados para disfrutar del descanso y aguardar para esquivar los golpes..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-No me cabe ninguna duda de eso -respondo riéndome de buena gana, sin decir si me refiero a lo de ser buena hermana, o a la de demandarlas. O ambas cosas, ju.
-¿Eso significa que yo debería recibir clases de moda y etiqueta también? -suspiro mirándola de reojo, esperando su reacción.

-Sin duda ésa habría sido la idea inicial de madre. Pero ella es muy lista para ver la disposición del tablero en cada ocasión, por lo que estoy seguro de que en estas circunstancias pensaría que si cuento con quedarme en esta ciudad, y ahora que empiezo a ser conocido aquí, debería casarme con una mujer que ya supiera como funciona Otosan Uchi.
Es decir, si ahora ella trajera desde Kyuden Kakita alguna de sus opciones para mi, mi esposa también sería una novata en la corte imperial. Más aún de lo que lo soy yo, que no es poco. Con todo lo que eso supone de periodo de transición, establecimiento y aprendizaje. Pero una dama que ya conociera los entresijos de todo esto, en su cabeza sin duda sería lo apropiado.

Al menos cuando madre se asegurase de que estoy convencido de quedarme y no iba a cambiar de opinión en el futuro inmediato claro. Entre nosotros, no se lo digas a ella, pero soy su único chico así que siempre me ha consentido un poco, ju, ju. Si le dijera que deseo establecerme aquí, al principio haría un drama porque eso si que no puede evitarlo, pero antes de que terminase ya estaría barajando opciones en su cabeza y al final me apoyaría con toda su alma en lo que me propusiera
-le explico sonriendo con complicidad.

-En todo caso, madre no estaría dispuesta a renunciar por nada del mundo a su derecho a medrar en todo el proceso. De eso si que estoy seguro -suspiro encogiéndome de hombros.

-¿Se supone que entonces voy a tener que enamorarme de la Ama si la pinto? Porque tendré que pasar cierto tiempo con ella, y a lo mejor se toma como una ofensa que no suceda -bromeo, aunque en realidad no estoy seguro de que realmente pudiera ofenderse o no.
-Eso suena a advertencia, mi hermosa señora. ¿Intentas decirme algo? -le pregunto con un gesto inocente de buen chico, debido al énfasis que ha puesto en el MUCHO cuidado que hay que tener con la dama Hana a la hora de tratar historias de amor con ella. -No creerás que yo sería capaz de conseguir el interés de alguien como Hanashirusato-sama... ¿O si lo crees? -le pregunto ladeando la cabeza.

Supongo que Yashiko será plenamente consciente de que si me acercase demasiado, llegaría un momento en el que me daría igual que me arrancase la piel a tiras, siempre que me diera permiso y no me rechazara, ja, ja, ja. Y si no lo es, mi mirada le contesta bien a las claras así que ahora ya si lo sabe, ju, ju.

-Bueno, siempre podrías... no se, imponer algún tipo de fianza a pagar por el derrotado. Pero en la corte lo más valioso no es el oro sino los secretos, así que... eso, el perdedor del lance tendría que revelar los secretos que el vencedor quisiera hasta considerar saldada la deuda. Como un rescate por un prisionero de guerra.
Supongo que eso incluiría crear alguno nuevo entre el ganador y el perdedor, que debiera mantenerse en secreto a partir de este momento claro
-expongo como opción, resoplando una carcajada.

-¿La víctima, yo? ¿De ti?
No digo que no pudiera serlo, pero... ¿en qué circunstancias podría haber sucedido tal cosa esta noche?
-murmuro enarcando una ceja.

-Bueno, quizás el precio... -respondo antes de levantar yo también la vista al cielo nocturno y quedarme mirándolo unos segundos.
Entonces me inclino sobre ella, la abrazo y atraigo hacia mi cuerpo para que quede recostada sobre mi, y a su vez yo apoyado contra nuestro melocotonero. Así los dos podemos mirar las estrellas desde aquella posición.
-¿Qué tal si el precio es volver aquí una y otra vez? Así el resto del mundo ahí fuera podría cambiar, pero nosotros actuar como si nada lo hiciera aquí.
Un rincón secreto donde podemos detener el tiempo si lo deseamos. Solos tú y yo. ¿Qué te parece?
-le susurro acercándome a su oído.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Tienes dos opciones, o creas moda o aprendes de moda... Por ahora parece que te va bien siendo de los primeros pero... ¿cuánto tiempo crees que vas a poder mantener el ritmo?"

Sonrió divertida.

"Una mujer sabia tu madre..."

Contestó mientras sonreía al ver cómo le dabas las vueltas a las cosas.

"Una lógica irrefutable la de su razonamiento, sin duda.
Ah claro... el ojito derecho de mamá... puedo entenderlo. Pero por desgracia las madres asumen que los chicos terminan siendo robados por una indeseable mientras que las chicas siempre se quedan cerca de casa."


"Vaya, parece que vuestra madre tendría que haber vivido en esta ciudad para darle a la Dama Hana una oponente adecuada en los asuntos de medrar donde fuera."

Bromeó con lo de que tu madre no dejaría que algo se hiciera sin meterse.

"Hasta donde yo sé no vas a pertenecer a su guardia ¿verdad?
Pero ten cuidado, la mirada de una serpiente es capaz de hipnotizar a cualquier criatura...."


Te advirtió no con tono preocupado pero sin con uno fingido.

"No es un pensamiento, es un hecho."

Te señaló con dedo acusador.

"No me fio de ti, tengo más que hechos claros para temerme siempre lo peor. Te dejo solo unas horas y terminas en el corazón del nido de víboras más grande y peligroso del Imperio... ¡por supuesto! que me creo que eres capaz de llamar la atención en el poblado donde jamás dejan de llover flores" que era el significado del nombre de Hanashirusato.

"Secretos ¿neh? negó con la cabeza sonriendo como si dijera "tienes ideas terribles para TI mismo" Si... creo que podríamos hacer algo así, es más valioso...

Pero qué podría tratar de averiguar...."


Musitó falsamente pensativa.

Se dejó recostar sobre ti mientras su mano acariciaba la parte de tu muñeca expuesta con las uñas, muy suavemente mientras contemplaba las estrellas.

"Debemos ser pequeñas motas de luz para los dioses como son las estrellas para nosotras...

Insignificantes en su grandeza pero aún así hermosas para contemplarlas por horas....."


Ladeó la cabeza mientras seguía mirando el cielo.

"Una cita así... requiere la promesa de poder cumplirla cada noche..."

Y una promesa así implicaba muchas cosas, entre ellas la seguridad de volver.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Supongo que no demasiado, pero qué se le va a hacer sólo soy una hoja mecida por el viento -bromeo con una pequeña risa, encogiéndome de hombros sin dejar claro si me refiero a los designios de la corte o a la propia Yashiko como ese viento al que sigo.
-Aún así, Kirako-san y yo hemos apostado por que mañana la moda del día implique vestir de rosa. Sería gracioso que ya que los cortesanos tuvieron que "sufrir" el vestirse de bushi, ahora les tocara a ellos teniendo que cumplir con el rosa de etiqueta
-le confieso riendo la escena que habíamos imaginado su hermana y yo hace un momento.

-Nunca había considerado que madre pudiera asumir que mi futura esposa fuera una indeseable para ella, ju, ju... En fin, hasta una madre puede equivocarse por una vez en la vida.
Aunque imagino que mientras sus disputas fueran más un entretenimiento ligero para el ingenio de ambas, que una verdadera confrontación, no tendría porqué resultar preocupante para mi
-siseo con media sonrisilla, insinuando sin demasiado disimulo que tampoco estaría muy por la labor de meterme en medio de dos orgullosas damas grulla.

-No se si en los asuntos de medrar en general, pero desde luego en los de sus descendientes, sin duda. Por supuesto eso incluye sus nietos, lo cual sería la siguiente exigencia desde el día después de casarme... ¿Entiendes porqué me resultaba de tanto alivio que mis hermanas se hubieran lanzado antes que yo al matrimonio, y de esa forma me hubieran dejado en paz a mi? -resoplo mirando al cielo.

-Cielos, espero que no. No me veo como un Guardia Rosa. No es que no me guste el color, pero entre nosotros prefiero el azul celeste.
Aunque tampoco es algo que se pueda rechazar estoy seguro de que la Ama no va por ahí ofreciéndoselo a cualquiera. Las familias más importantes de Otosan Uchi se apuñalarán unas a otras sólo por el privilegio de que uno de sus bushis entre siquiera en las pruebas de selección...

Oh, no sólo las serpientes son capaces de hipnotizar con la mirada, eso te lo aseguro
-replico estallando en una carcajada a duras penas contenida. Sin duda Yashiko era precisamente la prueba viviente de ello, y más de uno lo asociaba con el hecho de que según los rumores tuviera alma de serpiente pero yo sabía que no tenía nada que ver con eso.

-Ah, es bueno saberlo -bromeo de buen humor cuando me dice sin medias tintas que por supuesto que no se fía de mi. Podría sonar ofensivo en cualquier otro, pero de labios de Yashiko suena a un cumplido, ju.
-Bueno, de cualquier forma creo que le caigo bien a Otomo Hanashirusato-sama. Y tenemos mucho en común, ambos comenzamos a leer las novelas por el final, ja, ja... Podría ser mi valedora entre los Otomo. En esta ciudad siempre vale la pena contar con uno, ¿me equivoco? Incluso le he mandado una nota para reunirnos esta misma tarde, aunque obviamente fuera imposible, para que así mañana sepa al anunciarse la noticia de la Ama que tuve la intención de contársela en primicia a ella.

La suerte es que de momento estoy bastante convencido de que la propuesta que Otomo Nazoko-sama le hizo llegar a la dama Hana, no le resultó demasiado inspiradora. Claro que a falta de nada mejor es posible que se conformara con eso, pero... como has dicho, con todo el asunto de Noriko-sama y de la Ama, aunque sea más política que romántico, estará muy ocupada
-dejo caer sin darle mayor importancia, tratando de manera más o menos torpe -o masculina que es lo mismo- de ponerla un poco celosa. Al menos haciéndole ver que soy alguien cotizado ya, pese a que sea evidente que no tengo interés en nadie más que en la Doji.

-Bueno, es cierto que no es probable que ya quede mucho sin que sepas de mi que pueda llegar a interesarte... Así que entiendo que no te interese jugar esa carta con tu campeón, contra mi -murmuro chasqueando la lengua, como si tratara de retarla sabiendo que aunque se note que lo hago, con suerte no podrá rechazar un desafío.


-Puede que una estrella parezca insignificante, pero sin ellas quedaríamos desorientados. ¿Qué harían los dioses sin nosotros? Desde luego se aburrirían muchísimo -bromeo socarronamente.
-Sea como sea, si somos como diminutas estrellas y ahora mismo ellos nos están mirando a nosotros dos... creo firmemente que tenemos que ser conscientes de que con semejante público, no deberíamos defraudarles. ¿No os parece, mi dama? -susurro mientras siento como la piel de todo mi brazo desde la muñeca hasta el hombro se eriza por la caricia de sus uñas, y me encanta la sensación.

-No puedo prometer vivir para volver siempre, pero si puedo prometer que mientras siga vivo siempre volveré aquí.
Los mortales no podemos aspirar a nada mejor... Hasta llegar al Yomi. Entonces plantaré un melocotonero allí con la ayuda del kami de Tao-hua, y te esperaré bajo sus flores
-suspiro prometiéndole amor eterno mientras la abrazo un poco más.

-Pero te advierto que si no vienes, volveré aquí de nuevo a buscarte. Así que... más me vale cruzar contigo de la mano. ¿Te gustaría eso, mi cielo? -le pregunto sonriéndole.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Un pobre hoja..." Sonrió al decirlo como si dijera "oh, pobrecito... si..." pero de pobre no tenías un pelo.

 "Rosa... que fantasía."

Se rió pensando en eso.

 "Seguro que ha bromeado con las Matsus, pero es cierto, si Matsu Umeko-san siguiera las modas podríamos verla de rosa, pero es ma´s lista de lo todos piensan y por eso no las sigue, para no tener que pasar por algo así."

 "Las mujeres grullas somos criadas para tener claro dos cosas: la madre de un grulla siempre va a ser su madre, meterte entre ellos lleva a la desgracia. Y dos: cuando eres tu la madre no debes poner en esa misma tesitura a un hijo.

Si se cumplen esas dos condiciones, jugar un poco al temari con los límites es sólo diversión inocua..."


Te respondió.

 "Debería hacerte esa misma pregunta con la presión que yo siendo sabiendo que es justo mi hermana pequeña la primera que va a casarse de las tres."

Suspiró.

 "Las serpientes tienen poderes pero luego hay encantadores de serpientes..." Te replicó.

 "Desde fuera te dirán que un valedor Otomo tiene muchas ventajas, desde dentro también con sus peros... Es lo de siempre en esta ciudad ¿estás dispuesto a asumir el precio? es la pregunta siempre a hacerse."

Te observó con cierto descaro viendo cómo hablabas del tema de la dama Nazoko y su propuesta con una media sonrisa.

 "Tienes suerte que la dama Hana tenga otros planes, no te veo de marido florero... de otra familia."

 "Sería muy ególatra por mi parte decir que conozco todo de ti pero no lo es decir que podría averiguar lo que quisiera..."

Te reto ella ti.

 "¿Pero qué tipo de obra crees que ellos están viendo?

Si lo piensas así da un poco de miedo pensar que cuando estás viendo una obra, por ejemplo un drama, tu como espectador sabes que has ido a ver "la muerte de Akodo Doryu" pero el pobre Doryu cree que está viviendo una épica y no el drama que se le avecina..."


Yashiko se rió bajo por lo de ir a plantar un melocotonero.

 "Bien capaz te veo, tengo toda la sensación que eras la clase de alumno en la escuela al que los senseis motivaban haciendo que fuera tu cabezonería la que marcase tus metas."

Las uñas de esta pasaron sobre tu antebrazo subiendo y bajando mirando las estrellas antes de mirarte de reojo y susurrar:

 "Yo nunca falto a una cita..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Oh, qué lástima... Un león rosa sería algo digno de verse -me lamento decepcionado.

-Un pensamiento interesante, muy acertado. Aunque ahora es lógico que te veas en el papel de novia, cuando decidas casarte quiero decir, si es que lo haces con alguien con una madre grulla. ¿Pero y cuando tú seas la madre grulla? ¿Dejarás que tu pequeño se enamore y se case con quien desee, sin ponerle en la tesitura de interponerte? -le pregunto con curiosidad, sin molestarme en ocultarlo pese a que en teoría los samurai no deban husmear en las intimidades de los otros, ju.

-Pero que tu hermana pequeña ya se haya comprometido no es malo, ¿no? Eso te da a ti aún más libertad para decidir por ti misma y anteponer otras consideraciones si lo deseas, más allá de asegurar la siguiente generación familiar.

Por cierto... ¿quién es su prometido? Ya sabes que si en algún momento mete la pata y necesitas a alguien que lo mate y lo arroje a un canal, sólo tienes que pedírmelo. Tu familia es mi familia
-le sonrío fingiendo bromear, aunque lo diga muy en serio.

-Entiendo. ¿Y cual es el "precio" de Otomo Hanashirusato-sama como valedora? Supongo que conocerás el de la mayoría de los Otomo, por no decir todos.
No necesito apostar para saber que muchos de ellos son más altos de lo que yo podría pagar, ju, ju... ¿Pero el de la dama Hana? ¿Está a mi alcance?
-le consulto como mi patrona, ya que mi primera y más importante madrina es ella misma.

-Prefiero cultivar las flores a ser una de ellas, y menos aún una cortada en un jarrón. Aunque eso me cueste algún que otro mordisco... Gajes de quedarse en el jardín, supongo -replico con divertida socarronería.
-No digo que fuera uno de esos maridos que sintiera la necesidad de controlarlo todo, pero tampoco podría dejar que mi futura esposa se aburriera convirtiéndome en alguien demasiado previsible, ¿no te parece? -sonrío mostrando un colmillito.

-Claro que podrías averiguar casi todo lo que quisieras de mi sin ofrecerme nada a cambio... ¿Pero qué gracia tendría eso? ¿No dicen que el verdadero control se ejerce cuando aquel a quien controlas ni siquiera sabe que lo está, y por el contrario le haces creer que es un quid pro quo? -le planteo con un gesto inocente, como si diera por hecho que para ella sería algo trivial obtener lo que quiere sin más, pero sin crear la ilusión en mi de que yo también obtengo algo de ella que en realidad es sólo lo que desea de antemano que yo sepa...
-Por ejemplo, digamos que cada uno puede hacerle una pregunta al otro, y éste debe responder o en caso contrario... recibir un mordisco. Donde el que preguntó quiera.
Bien, tú planteas tu pregunta primero. Y durante el juego me manipulas para controlar lo que yo te pregunte a ti a continuación. Así no sólo obtienes información sino que a cambio me das lo que tú quieres que yo tenga, haciéndome creer que lo he conseguido por mi mismo.
Claro que esto es un ejemplo. Tienes que demostrarlo luego, así que... antes de que yo plantee mi turno, tú escribes en un trozo de papel, sin que yo lo vea, lo que yo voy a preguntar. Después veríamos si coincide con la realidad a toro pasado.

¿Te ves capaz?
-propongo apelando a su ego de jugadora maestra.


-Una obra muy morbosa, eso desde luego. Como dices, has ido a ver la muerte del protagonista, y mientras que éste cree que va a tener una vida larga y plena, tú como espectador eres el que sabe lo que va a suceder, y que su muerte va a ser inminente y absurda.
En nuestro mundo es al revés, son los actores los que saben lo que va a suceder. Además han ensayado y representado la obra multitud de veces, lo tienen todo controlado... Pero ante los dioses no hay ensayo que valga, sólo hay una oportunidad y no sabes qué es lo que va a suceder en la siguiente escena.

Son como escritores jugando con sus personajes. Por eso entiendo lo que hace Hanashirusato-sama; no es sadismo ni altruismo, sino simplemente alguien que tiene la oportunidad de acercarse mucho al punto de vista del que disfrutan los dioses en la particular obra de teatro que realizamos para ellos.
Yo imagino que una vez que un mortal ve las escenas tal como las ven los dioses, sólo tiene dos opciones; convertirse en un loco, o en un adicto
-suspiro encogiéndome de hombros con una resignación de quien no juzga las cosas como buenas o malas, simplemente las observa.

-Claro que soy capaz... Porque se que tú vendrás. Soy un cabezota con la mejor motivación imaginable; una cosa sin la otra no sirve de mucho -le susurro, aspirando profundamente el perfume de sus cabellos dejando que esa sensación se mezcle con el cosquilleo de mi piel al roce con sus uñas.

-Entonces, mi señora Doji... os doy mi palabra de honor de que estaré allí. Un Kakita jamás haría esperar a una dama, ni en esta vida ni en la otra -y supongo que por eso ahora soy uno, ju, ju.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Oh... los veremos pero no los que queremos ver..."

Sonrió divertida Yashiko ya que no dudaba que aquellos que jugaban asumirían el precio del juego.

 "Toushi-sama seguro que es de los que se lo pone." sonrió divertida al pensalo  "Ese hombre no conoce lo que es la vergüenza"

 "El matrimonio no es para cualquiera, el amor lo es, no confundamos la realidad con prácticas gaijins... suspiró  aunque sé bien que puede darse excepciones, mis padres estaban enamorados desde antes de casarse, por ejemplo."

 "No es malo" que Akashi-chan este prometida, pero no es bueno tampoco que tenga que ser la pequeña la que cumpla con las expectativas aunque en su caso sea por un motivo diferente a los nuestros."

Suspiró.

 "Su prometido es un buen hombre, al menos sobre papel, es un Mirumoto que desciende de Mirumoto. Si, una pequeña afrenta a tu parte juju pero tiene familia en la Grulla, lejana, de hace unas generaciones y son ricos, bien posicionados y educados, sobretodo eso. El chico en cuestión tiene buena relación con dos de los cuatro Tormentos, familia de uno y amigo de otro y aunque tiene experiencia militar siempre ha servido más como duelista y campeón.

Y su familia, huérfano de padre, criado por su madre, una mujer de salud frágil, como mi hermana, siempre atento y comprensivo. Creo que es la clase de hombre adecuado para mi hermana, además estaremos encantados de hacer que su madre se mude con ellos, aquí a la capital donde puedan tener un buen hogar, por supuesto mi familia, yo, me ocuparé de ello. Si él cuida de mi hermana yo cuidaré de su madre."


 "Creo que sabes cuál es el precio de la dama Hana. Son las historias. Si no eres capaz de darle tu una deberás darle la de otra persona..."

Entregar un corderito con lacito sin que este lo sepa para que su vida deja de ser suya.

 "Eso último funciona mejor de lo que muchos creen si la historia es interesante pero claro... entregar la historia de otro tiene más que consecuencias éticas, sobretodo si se destapa la verdad"

 "¿Qué tienes en contra de los maridos floreros?"

Bromeó riéndose bajo.

 "¿Y qué clase de ocupaciones de la familia crees que serías capaz de copar?"

Alzó una ceja al preguntarlo.

 "Tienes una mente perversa para los juegos de corte ¿sabes? Esa absurda idea tuya podría triunfar como juego de cortesanos... así que... por supuesto que acepto."

 "Como los dioses.... murmuró sobre lo que decías de la dama Hana  "Una comparación peligrosa pero que podría ser muy acertada para dar impulso en cierto momento... con ella, para con ella o contra ella..."

 "Por que yo iría."

Te repitió riéndose un poco bajito como si dijera "qué absurda obstinación y que presuntuosa petulancia de creer saber lo que yo haría". 
 "Aún así no tengamos prisa en cruzar hacia las salas de los juicios de Enma-Oh. te dijo mirandote de reojo  aún hay muchas cosas que quiero hacer y que quiero ver... o sitios a los que volver, hace años que no he ido a ver a mi familia materna en Kyuden Doji o a un festival de verano en Kyuden Kakita..."

Murmuró pensativa.

 "¿Y tu? Además de ver la capital que es lo que todos quieren... ¿algún lugar donde quisieras ir? Por raro que sea, como, no sé... ¿las montañas dragón?"

Curiosa elección de lugar, o no tan curioso.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-No es lo mismo, Toushi-sama conseguiría que le quedase bien. El color rosa es bastante elegante en realidad si quien lo lleva no le da ninguna importancia distinta a cualquier otro color de sus ropas.
Sólo es gracioso cuando a alguien le afecta portarlo, por el prejuicio que sea que esa persona tenga no por el tono en si. Entonces si vale la pena verlo -bromeo con un sentido del humor oscuro.

-¿Así que tú no te planteas siquiera el casarte por amor?
Está claro que no con cualquiera pero... no se, si te enamorases de alguien lo suficientemente digno, ¿no lo escogerías por encima de otras opciones políticamente "mejores"? -le pregunto mirándola de reojo, sabiendo que por mucho que intente disimular que lo digo por mi mismo, no podría ocultárselo a ella.

-Si te preocupa que Akashi-san se case antes que tú, siempre puedes disponer las cosas para adelantarte -le replico bromeando, con una sonrisa divertida.

-La afrenta será suya en todo caso. Fue mi ancestro el que derrotó al suyo -resoplo una risotada encogiéndome de hombros. Y no fue el único con el que Kakita hizo amigos para siempre, aunque hay que decir que los Mirumoto se lo tomaron con más deportividad.
-En fin, seguro que has puesto todo el empeño en asegurarte de que es el esposo indicado para tu hermana, así que no me cabe duda de que lo será, pese a necesitar dos espadas para hacer lo que un Kakita con una -resumo al final convencido de que Yashiko no se puede equivocar en algo así.

-Oh, yo no creo que pudiera venderle la vida de otra persona a la dama Hana. Demasiado complicado y... si todo acabara en un drama, es posible que me sintiera un poco culpable -sonrío de medio lado. Supongo que eso no deja más opción que ofrecerle una de mi mismo, ju.

-Pues soy un bushi. Me han adiestrado para ser útil con la espada. Pero al ser Kakita eso es un término muy amplio. En cualquier caso la clave está en la utilidad, en sentir que con tu vida contribuyes a algo mayor que uno mismo.
Un florero no hace eso, sólo es un adorno -murmuro frunciendo el ceño.
-¿Que qué ocupación podría desempeñar...? Pues podría ocuparme de tu seguridad, por supuesto. Un campeón con dedicación a tiempo completo.
Y mientras que no estuviera "negociando" con los enemigos de la familia, me dedicaría a pintar y a practicar con la espada para mantener mi espíritu y mi cuerpo en el estado óptimo. -le propongo como opción más plausible para un kendoka. ¿Para qué sirven si no para usar su espada?

-Oh, estupendo. Entonces comienza por escribir en un pedazo de papel lo que esperas conseguir que yo te pregunte a ti, y luego haz la pregunta que tú desees sobre mi.
Por supuesto la forma en que me manipules durante el juego para conseguir que al final yo acabe preguntándote justo lo que quieres tú que diga, lo que has escrito, es cosa tuya y mantenerlo en secreto forma parte del misterio del juego, ya sabes como un ilusionista que no desvela su truco -le explico sonriéndole.
-Claro que en la corte funcionaría. Supongo que si tengo una mente propicia para imaginar situaciones perversas, ju, ju -como un buen escritor de novelas negras, claro.

-¿Contra ella? ¿Cómo podría usarse eso contra ella? -le pregunto con curiosidad sobre porqué dice que el hecho de que piense que Hanashirusato llega a ver las historias desde el punto de vista de los dioses, podría ir contra ella misma. Un halago para ella, es posible. ¿Pero en su contra?

-Se que vendrías porque me has dicho que nunca faltas a una cita, no porque suponga que se lo que vas a hacer. Si tú misma me lo dices, no es una suposición, ¿no crees? -le digo riéndome, tratando de zafarme de sus trampas dialécticas sin mucho éxito.

-Pues te recomiendo especialmente venir a Kyuden Kakita no sólo en verano sino también en otoño... Para mi, es mi época del año favorita.

¿Yo? Pues me gustaría viajar al norte, si. Ya sabes que Kakita-shiryo vino de allí...
Puede que en alguna vida anterior jurase no volver a subir jamás a una montaña, pero en realidad creo que si me gustaría visitar a Togashi Otsumoko-sensei allí arriba, en el monasterio donde vive habitualmente.

Pero sabes qué... esta vez me gustaría volver allí acompañado -le susurro abrazándola con dulzura, pero sin estar dispuesto a separarme de ella ahora que he conseguido recuperarla.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Cierto... lo divertido es usar algo inofensivo de arma." El humor de yashiko podía ser incluso más negro.

 "¿Qué persona razonable se ha planteado eso en el pasado?"

Dijo sobre el matrimonio por amor. También había mencionado "en el pasado" y nada en lo que decía una cortesana Doji era casual.
Al final tuvo que reirse por tu solución a lo de su hermana.

"Claro, cómo no lo he visto antes... Pero para ello, claro está, debería tener ya al menos al novio ¿no crees? ¿De dónde puedo sacar a alguien así de pronto? Alguien que sepa dónde se mete y que sea así de estúpido o crédulo, o ambas cosas y...."

Sonrió divertida.

"Si.... teniendo en cuenta que somos un clan que hacemos amigos con facilidad no es que seáis ustedes los reyes de las amistades." bromeó. Un Kakita tenía casi tantos enemigos como un Escorpión o un León.

"Por suerte nosotras somos Dojis, no tenemos afrentas con los Mirumotos."

"Ah vaya, que bien "sólo un poco" culpable jaja Ya estás casi preparado para ser un otosanita de pleno derecho. Podemos repasar si has vivido todas las vivencias que te dan el certificado de autóctono."

Bromeó.

"Aunque creo que aún te queda por cumplir alguna que otra como la de beber tanto que no sepas cómo has terminado en algun mal barrio de la ciudad."

"No digas que un florero no sirve para nada delante de Sho-sensei si no quieres morir incluso siendo duelista"

Se rio

"Pero si, tienes razón, supongo que es cierto eso que una espada necesita ser una espada. Seguro que algo podríamos buscarte. Algo como guardaespaldas de alguna cortesana que se mete en demasiados lios..."


"Muy bien."

Tomó un trozo de papel y escribió con rapidez pero trazo hermoso.

"Te dejo empezar con la primera pregunta. Se supone, si no he entendido mal que a través de la conversación que hagamos impulsadas por las preguntas conduciremos al otro a la pregunta clave ¿verdadd?"

Preguntó.

"Bueno, porque en la Ciudad Prohibida sólo hay un dios, o dos si me apuras." Sonrió divertida.  Y uno de esos dioses no llevaba bien el intrusismo de otros.

"Aah ya... Buen intento, aprendes rápido. Ya creo que podrías liar a un Cangrejo, no a la dama Kuronuma pero, vas bien."

Se rio de tu intento.

"¿Tu estación favorita? se quedó un momento pensativa  ¿Por las flores de otoño? preguntó de prontoNo sé porqué de pronto... se quedó un poco callada, meditabunda  he pensando en las flores..."

"¿Sabes la de papeleo que hay que hacer para llegar a Kyuden Togashi? se rio "Tratar con los Tombo no es nada sencillo, deberían haber sido Inus, en vez de libélulas de lo celosos guardianes que son... suspiró pero bueno... qué le vamos a hacer, está claro que si yo no me ocupo tu serías incapaz de sobreponerte a la burocracia de la antesala dragón para viajar hasta allá arriba." Por suerte la tenías a ella.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Bueno no se... supongo que los que se plantean algo así son lo que pueden permitírselo. Es como un lujo. ¿Quién puede permitirse adornos de oro? Pues los que tienen suficientes recursos -siseo dejando aquello en el aire, fingiendo por etiqueta que no he oído ese detalle de "en el pasado", pese a que sin querer casi me atraganto al escucharlo, y dudo que Yashiko no se haya dado cuenta de eso teniendo su espalda contra mi pecho.

-Eso es verdad. Todo el mundo sabe que quien importa de verdad en una boda es la novia, pero aún así hace falta un novio que la acompañe, claro.
Supongo que debe haber bastantes hombres estúpidos en Otosan Uchi, pero me temo que para daros prisa sería mejor que recurrierais a alguien que ya tuvierais a mano y a quien pudierais manejar a vuestro antojo.
Pero... si por desdicha no halláis a nadie con tales cualidades a tiempo, recordad que los yojimbos siempre estamos dispuestos a realizar cualquier sacrificio, sea donde sea donde tengamos que meternos... -le digo acabando en un susurro de colmillos sonrientes.

-Somos un yin y un yang. Nosotros hacemos los enemigos, y vosotros los amigos. El sagrado equilibrio del universo representado en una unión perfecta entre Doji y Kakita, ¿no os parece, mi señora? -bromeo con la cruda realidad.

-No sabía que hubiera una lista de todo lo que un buen otosanita debe hacer... pero tampoco me extraña, a decir verdad.
Oh, en realidad ya he acabado dos noches recorriendo ciertas calles del barrio rojo del distrito Hiro, y se que es un barrio realmente malo. Claro que no puede decirse que me llevase allí la bebida, pero... si abrimos el abanico a otros elixires más allá del alcohol, entonces podría colar como una actividad completada más, ju, ju -sonrío de medio lado mirando la piel de su cuello con sed.
-¿Qué más me queda por hacer de esa lista? ¿Seducir a una dama cortesana está en ella...? -pregunto con interés.

-Claro que no sirve, refiriéndonos a una utilidad práctica. El arte jamás lo tiene, es uno de los requisitos para dejar de ser considerado artesanía.
Un cuadro puede ser muy hermoso, espiritual e intelectualmente, pero si lo cuelgas en una pared no tiene utilidad. No aguanta el techo, no hace más resistente al frío esa pared... nada. Si, puede ocultar manchas de humedad y desconchones, pero nadie pondría una auténtica obra de arte ahí, para eso hay cortinas, o lo que pinta vuestro señor primo Kitashi, ya sabéis.

Eso me gusta, ves. Guardaespaldas de una cortesana con tendencia al peligro... Sutil, hermoso y digno para la mejor espada. Me lo quedo -me río como si aquello fuera una puja y yo estuviera dispuesto a subir la oferta cuanto fuera necesario.

-Ésa es la idea. ¿Quieres que comience yo...?
Está bien. Empezaremos con algo sencillo, para ir calentando. Pero recuerda que si no se responde, hay un castigo en forma de mordisco.
¿Cuántas veces has estado enamorada en tu vida? Ah, las que creíste estarlo, cuentan si en ese momento estabas convencida de ello -le planteo después de haberle pedido otro trocito de papel para escribir yo mi "pregunta ganadora"

-Oh, ya veo... A la Ama podría no gustarle que alguien insinuara que otra que no es ella, ni su hijo, puede ver el mundo como la Ama lo ve.
Pero eso es bastante cruel. Y arriesgado. Mucho, porque sospecho que si la Gran Madre piensa que intentas manipularla no va a tener piedad -murmuro considerando las opciones, y ninguna parece nada halagüeña. Desde luego no es una cueva de dragón donde querría entrar.

-Justamente. Las flores de Otoño... ¿No te parecen maravillosas? Cuando todas las demás ya se han secado y parece que ya no queda color ni esperanza, aparecen ellas en una explosión de belleza, tan... aparentemente improbable, contra toda lógica.
En los jardines de Kyuden Kakita, siempre era mi momento favorito. De veras tienes que venir a verlos en ese momento. -le digo abrazándola con un poco más de fuerza, para sentirla aún más cerca de mi al hacerlo.

-¿De veras? Vaya, y yo que habría intentado plantarme allí sin más... Creo que tienes razón y eso demuestra que realmente no debería tratar de llegar allí solo; además como has dicho antes, los Kakita somos especialistas en hacer enemigos, por lo que sin duda tendría que contar con alguien en quien pudiera confiar para evitar que se produjeran malentendidos innecesarios.
Tú lo has dicho, nadie puede enemistarse con una Doji... Así que de veras te voy a necesitar...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Ah ya... claro..."

Aunque ella no te miró su voz sin duda denotaba cierta sorna al haberte notado el atragantamiento.

"Que suerte la mía que incluso en el peor de los casos que deba ser algo de pronto pueda siempre encontrar una opción rápida y viable..."

Sonrió con tu "opción" de usar a un yojimbo como, no sé, por ejemplo tu.

"Luego dicen de la retórica de los Doji, sin lugar a dudas los Kakita lleváis en la sangre en ser los más liantes de nuestro clan, sino le preguntaremos a un Daidoji y estoy segura que estará cien por cien de acuerdo conmigo."

Se rio por lo del yin y yang.

"Oh si, créeme, y no es algo que "todo buen otosanita debe hacer" sino algo que cuando eres un verdadero otosanita has hecho o has normalizado totalmente, lo cual, te lo digo ya de antemano no significa que sea bueno."

Se rio.

"Bueno, entonces te puedes tachar algo de la lista aunque solo sea a medias."

Bromeó con lo del distrito Hiro.

"Hum... pues te queda montar un espectáculo en alguna casa de geishas en un distrito licenciado que aunque no saldrá de allí seas la no-comidilla de la ciudad un par de días hasta que se cansen y te añaden a la lista de un verdadero miembro de la ciudad.

Quitarle el rickshaw a alguien de otro clan por prisa y que eso te granjee alguna que otra enemistad.

Que terminen recogiendo algún cadáver por tu culpa y puede que incluso el cadáver del que recogía el cadáver...

Hum... estar presente en algún terremoto o incendio y que aunque todo parezca que se derrumbe tu actues con total normalidad.

Indicar mal a posta alguna dirección en la ciudad

Y tener entre tus cosas algún libro prestado de alguna de las reuniones de artistas y ni tu recuerdas quién te lo prestó ni el que lo hizo porque jamás lo ha reclamado.

Entre otras, pero sin duda esas son mis "preferidas"."


"Eso depende de si para ti utilidad es sólo material, muchos te podrán alegar en esta ciudad una utilidad intelectual, meditativa... ¿No existen acaso cuadros por ejemplo que aunque no hayan sido pintados con el fin de entrar en conexión más rápido lo causan? Es arte y es útil."

Pero tampoco era un debate en el que quisiera meterse de lleno.

"Que te guste algo tan peligroso sin duda no habla bien de ti."

Se rio.

Te hizo una seña para que empezases tu entonces.Se quedó un momento pensando tu pregunta y empezó a garabatear en el papel.

"Dos veces."

Respondió de manera escueta, concisa y segura.

"Vale... veamos entonces ahora yo...¿Qué motivo fue el que te hizo acercarte a mi familia?"

"¿Nunca tus padres te dijeron que no escupieras hacia arriba? Eso es lo primero que hay que aprender en esta ciudad, nunca se juega con la cima de la Ciudad Prohibida.

Porque todo lo que hagas te volverá, siempre, y más."


Yashiko se quedó un momento meditabunda.

"Me gusta el otoño por sus colores naranjas, rojos y amarillos."

Lo cual no te terminaba de sorprender ya que en su anterior vida el amarillo, tierra y anaranjado lo había llevado mucho.
"Puede que tu, teniendo de amiga a la maestra Otsu pudieras pasarte la a posta tediosa burocracia Tombo por lo alto pero te aseguro que no es lo normal.

Por suerte tu no tienes que saber esas cosas si lo sé yo."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-No creo que haga falta preguntarle a ningún Daidoji. Un Kakita también estaría cien por cien de acuerdo contigo -bromeo con un tono socarrón. -Además eres una dama Doji, y todo grulla sabe que siempre lleváis razón -añado dejando escapar una leve carcajada.

-¿Geishas? Cielos no, sólo de pensarlo me invade la pereza. No quiero caer en uno de esos tópicos de novela barata de príncipe azul galanteando a plebeyas.
Rickshaw... Ésa me la apunto.

Oh, ésta ya la he cumplido. Tres veces, de hecho. No, no, cuatro -murmuro pensativo sobre lo de dejar cadáveres en la calle para que otros los encuentren. -Aunque de dos de ellos se ocuparon los hombres de Tsumeo-sama, así que es probable que esos ya no los encontrase nadie. Y el tercero fue un sepukku así que técnicamente no se si contaría...
Pero el escorpión si, de ése no tengo ninguna duda.

También puedo tachar esto. De hecho acabo de caminar creo que con una aparente normalidad bastante lograda por el distrito Hiro mientras se había desatado un incendio. Tanta normalidad que incluso salvé la cena
-sonrío refiriéndome a los fideos que acabamos de comer.

-¿Indicar mal una dirección de forma deliberada...? -no puedo evitar estallar en risas al repetir eso -Cielos, ¿pero a quien se le ocurriría semejante crueldad...? Es que... ¿pero por qué? -le pregunto incapaz de dejar de reírme.

-Está bien, dime una cosa... ¿tú eres una auténtica otosanita entonces? -curioseo al final con media sonrisa por si ella ha perpetrado todo lo de su lista.


-Soy un duelista, me gustan muchas cosas peligrosas -le contesto al final pasándole las yemas de los dedos por el dorso de la mano hasta lo que se puede ver de su muñeca bajo la manga del kimono, y un poco más hasta hacerle cosquillas.

-Dos veces, vaya... -murmuro mirando de reojo como escribe de nuevo algo en el trocito de papel. -Ésta es la gracia del juego, yo ahora podría preguntar, ¿quien fue el primero?, pero eso implicaría revelar que supongo quien es el segundo. Además podría ser la pregunta que me hiciera perder, y tendría que decidir si prefiero perder el juego o saberlo... Cosa que podrías haber previsto y que dieras por hecho que quiero ganar. ¿O acaso darías por hecho que prefiero saber de ti aunque perdiera todas las veces?
Es como una partida de go, pero en vez de piezas que conquistar al rival, se juega con secretos. Aunque supongo que para hacerlo jugable en la corte deberían prohibirse las preguntas cuya respuesta o enunciado es un nombre propio, para poder jugar con la ambigüedad que tanto os gusta a los cortesanos, ju, ju.


-¿El motivo en primera instancia...? Bueno, la primera noche que estuve en la ciudad después de haber llegado con Kamoko-sama ese mismo día, tuve que acompañarla a una fiesta en la residencia Higshikawa. Los eventos de la corte no pueden esperar a un sueño reparador después de un largo viaje, así que sólo tuve tiempo de darme un baño y de quejarme de que Kamoko-sama me vistiera como a una niña, y aquí estábamos.
Yo no conocía a nadie, ni sabía quien era nadie. Parece que haga ya una vida de ese instante... El caso es que tal vez Doji Kamoko deseaba que todos sus aliados y enemigos en la corte supieran que tenía un yojimbo Kakita con dedicación exclusiva, tal vez fuera el tonto más útil que tenía a mano aquella noche, pero lo primero que me encargó fue que buscara a la hija mayor del señor Doji Higshikawa, de la cual sólo me dijo su nombre, y que la entretuviera con cualquier excusa cortés mientras mi señora charlaba unos minutos a solas con su padre.

Eso significa que la primera vez que te vi, yo era la excusa de otra persona. Después de eso tuve que buscarme mis propias excusas para poder volver a verte una y otra vez, y... bueno, aún lo hago
-sonrío de medio lado encogiéndome de hombros. El motivo por el que me había acercado a su familia no podía ser más sencillo; la primera vez casualidad, o acaso destino. Todas las demás veces, ella.

-Vale, es mi turno. ¿Debería seguir el hilo de tu primera respuesta, el de tu propia pregunta, o lanzarme a por algo nuevo e inesperado...?

¿En qué zona de tu cuerpo tienes más cosquillas? Del tipo que cuando las sufres apenas puedes controlarte...
-muevo al final, optando de momento por la tercera vía.


-Hermosos colores, de eso no hay duda. ¿Cómo te hacen sentir cuando te vistes con ellos delante del espejo? -le digo asumiendo que alguna prenda tendrá de ese tono, aunque no sea el habitual azul celeste dominante.

-Eso es cierto. Le diría a esos Tombo que soy discípulo de Togashi Otsu-sensei, y para demostrárselo me aseguraría de responder algo sin sentido pero que pareciera muy profundo cada vez que me preguntasen algo. Tarde o temprano tendrían que aceptar que soy un iluminado y dejarme pasar, aunque sólo fuera para perderme de vista -bromeo sonriendo de medio lado con algo de humor negro, o al menos verde Kitsune oscuro.
-Afortunadamente te tendría a ti, así que no tendría que recurrir a ninguno de mis trucos con ellos, ja, ja...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Yashiko se rio por el comentario de directamente asumir la culpabilidad.

"Oh, he dicho en una casa de geishas no con ellas, no te imaginas la cantidad de peleas y de escenas que se han montado en esos lugares durante una reunión juju"

Luego se rió con eso de que te apuntabas lo del rickshaw como si dijera "parece que no le ves pega" aunque sin duda eso pudiera darte un enemigo.
"Te estás convirtiendo en un otosanita a pasos agigantados."

Dijo sobre lo del fuego.
"¿Qué hacías en el distrito Hiro?"

"¿Por qué? se rio de lo de las direcciones Hay muchos motivos, como por ejemplo estar en una competición como la del otro día de la ginkana para llegar a tiempo pero si te digo la verdad, muchas veces lo hacemos por puro enfado, tienes un mal día y lo pagas con el que menos lo merece jujuju Es lo que tiene vivir en una gran ciudad, luego puedes siempre disculparte diciendo que estabas pensando en otra cosa o que lo habías confundido con otro establecimiento de nombre parecido juju"

"Yo he nacido aquí. De una forma u otra me temo que casi todo lo he cumplido y si no lo he hecho por mi propia mano he sido la causante, como por ejemplo lo del espectáculo en una casa de té o alguna muerte."

Reconoció con media sonrisa.
"Lo de las direcciones lo he hecho más de una y de diez veces juju"

Se rio bajito.
"¡Y en mi defensa diré que hay días muy estresantes!"

"Si... algo he notado que te gusta el peligro..."

Dijo bajando sus ojos hacia tus dedos.

"Puede incluso que esté jugando con tu mente ¿no crees?" Te preguntó "Que esté usando el juego sabiendo que como duelista quieres ganar y puede que a mi no me importe tanto hacerlo como sacar información de esto sabiendo que es muy posible que lo consiga e incluso en el caso de no hacerlo poder ganar...

Un ganar-ganar si lo hago bien."


"Hum... buena esquivada, podrías haber dicho más pero te voy a aceptar esa respuesta."

Comentó sobre su pregunta.
La siguiente la pilló por sorpresa.

"Vale, esa apertura del peón no me la esperaba, te lo reconozco.

Hum.... cosquillas... paradójicamente no soy una persona con muchas cosquillas y a la vez si. Es decir, no soy la clase de persona que tiene cosquillas en lugares habituales es más bien cuando tengo la piel sensible por el cambio de temperatura o...
las reacciones corporales  entonces te diría que tengo en los lugares más extraños del mundo... luego se quedó pensativa Es muy vergonzoso hablar de algo asi se quejó cuál decías que era la pena si no quería contestar?"

Se quedó pensativa con lo de los colores.

"Hum......... supongo que porque son los colores del otoño que me da cierta melancolía y nostalgia..."

"Oh si, seguro que los Tombo tragarían con una treta tan enrevesada y novedosa como fingir algo que se sabe sin tener ni idea..."


"Eso si, te haces amigos de unas personas más raras..." bromeó.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-Ah bueno, si sólo es una reunión con una casa de geishas como escenario... si, supongo que puedo chocar mi espada con alguien al cruzarnos en un pasillo y comenzar allí mismo una pelea tan escandalosa como absurda -le digo echándome a reír, y la gracia es que en realidad la mayoría de disputas entre kendokas eran igual de absurdas que ésa.

-En el Hiro, pues había ido a comprar la cena por supuesto. Los mejores fideos de la ciudad. Pero cuando llegué había un incendio algunas calles más allá, hacia los muelles. Entonces me preocupé un poco por Tarako-san y pensé en ir a ver si estaba bien, a lo que la dependienta me avisó de que se habían avistado tigres entre las llamas... cosa que me preocupó más aún -relato explicando con un toque de galante indiferencia el motivo por el que podía decir que ya había caminado fingiendo normalidad alrededor de un incendio.

-Espera, espera... ¿en qué circunstancias tú has causado, aunque no sea de tu propia mano, un revuelo en una casa de té? -le pregunto entonces con curiosidad.
Lo de las muertes no me parecía tan llamativo, ya que yo sin ir más lejos había sido el responsable de algunas de ellas.

-¿Y la gracia de dar mal las direcciones es simplemente la de enviar a alguien en sentido contrario a donde quiere ir, o consiste en hacerle meterse de lleno en donde no debería dejarse ver un samurai? -digo riéndome al imaginarlo mientras curioseo en más detalles sobre semejante práctica capitalina.

-De hecho, no me cabe ninguna duda, ju -bromeo sonriendo de medio lado sobre esa supuesta "posibilidad" de que esté jugando con mi mente. ¿Cuando ha dejado de hacerlo acaso, lo haya pretendido o no?
-¿Pero acaso alguien como tú se conformaría sólo con una victoria parcial...? Obtener información o ganar el juego. ¿Por qué no quedarte con las dos cosas, si de los dos tú eres la mente maestra? -siseo con una sonrisilla lobuna, provocando al general león que lleva dentro.

-Que sea vergonzoso lo hace más divertido -replico riendo con descaro -La pena por no querer contestar, es recibir un mordisco donde el otro elija. Pero tranquila, no soy tan imprudente como para morderte en un lugar visible, ni tan malvado como para hacerlo en una parte de tu cuerpo que no fuera lo suficientemente carnosa y blandita como para soportarlo... -confieso con mi mejor sonrisa, pues en el fondo soy demasiado bueno, ju, ju.

-En tal caso, ¿qué te parece si nos comprometemos aquí y ahora a viajar este mismo Otoño a Kyuden Kakita? -le propongo finalmente en firme a Yashiko, recordando la advertencia que me hizo la madre de la Mirumoto.

-Pues yo pienso que la treta es buena. Después de todo es sabido que un iluminado ve cosas que nadie más puede ver, ¿no es lógico entonces que digan cosas que no tengan sentido para esos que no ven lo que ellos? Cuanto más repitiera alguien, un Tonbo en este caso, que eso que se ha dicho es un dislate, más estaría reconociendo ese alguien que es un ignorante que se encuentra muy lejos de la sabiduría de la iluminación. ¿Y quien quiere reconocer eso de uno mismo?

Es como... la fábula del traje nuevo del rey. Si el sastre asegura que sólo los súbditos leales pueden ver la magnificencia de las telas, ¿quien le dirá al rey que está desnudo y dejará así patente antes todos que es un traidor desleal?
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8744
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Isawa_Hiromi »

" ¿Ves? En realidad creo que es de las más sencillas de llevar a cabo." Sonrió al decir aquello.

"Ah... espero que Tarako-san estuviera bien... meditó en voz altaTigres ¿neh? Hum..... no he oído nada en la Embajada de algún trabajo cruzado, puede que sea algo de los escorpiones solamente... Supongo que mañana, atendiendo a los muertos, sabremos qué clase de actuación ha sido esa..."

No tenías pruebas pero tampoco dudas de que Jubei mandaba a sus hombres a matar por Aki y seguramente al contrario de manera que se tapasen de mejor forma.

"¿Perdona? ¿de verdad te crees que no he sido causante de alguna disputa? me indignas! fingió este estadoY no sólo una, sino varias, pero digamos que tengo cierto absurdo record de disputas de pretendientes borrachos tratando de recriminarme no elegirlos y estar al amparo de las serpientes que haya causado que otras personas, puede que otros pretendientes menos borrachos, se hayan enfrentado a estas injurias por mi causa."

"Pues depende... si tienes un mal día es sólo fastidiar por el mero hecho de si a ti te va mal ese día que otros sientan lo mismo.
Hay veces que si conoces a la persona pero esta no a ti y sirve para tus planes la empujas hacia un lado del tablero que se cree cierto efecto mariposa.
En otras ocasiones puede ser sólo aleatoriedad de mal humor.
Incluso las hay que te da coraje que tengan otros un buen dia y tu no, no sé, esta ciudad te puede hacer muy mala persona juju"


"Sólo dependerá de lo que yo crea que es una victoria, puede que el juego en si mismo me sea herramienta y no victoria en si o lo contrario, la cuestión es que la otra persona no sepa qué es lo que te importa." dijo divertida.

Frunció el ceño ante lo del mordisco, seguramente estaba pensando que podía ser peor porque... ¿y si acertabas en el lugar y perdía en dos por uno?

"Hum.......... esta bien... tengo bastante cosquillas en la parte interior de los brazos."

"¿Este otoño? se sorprendióHum............. vale, de acuerdo, es decir... antes del invierno nunca es mala opción, en invierno es inviable claro, la corte está donde el Emperador esté...

No me gusta salir sin terminar el trabajo pero... la dama Kotoko y Kuronuma estuvieron fuera y la ciudad no se calló a cachos sin ellas, se cae con ellas pero..."
bromeó.

"¿Entonces estás diciendo que los Tombo o le siguen el juego o son tan tontos como para pensar que los demás si que ven el traje y ellos no y mejor callarse?

juju Por favor no digas esas cosas en público o le crearás a tu señora y a mi un problema diplomático que solventar jujuju

Que por cierto no te conviene tener enemigos Tombos, no hay muchos en la ciudad pero hay un duelista muy bueno que suele hacer muchas veces de campeón de los clanes menores"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3789
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7º.- Noche.- Kakita Koji.

Mensaje por Kakita Koji »

-No te preocupes, Tarako-san se encontraba bien y a salvo.
Por lo que pude entender, ese asunto no tenía nada que ver con la corte, sino con un conflicto entre yakuzas por el control del barrio rojo. Yakuzas con patrocinadores, ya sabes a lo que me refiero. Según Tarako todo hacía indicar que alguien de la Kasuga había decidido que sería buena idea barrer a sus rivales a sangre y fuego, pero el Escorpión se enteró y envió a los tigres para calmar los ánimos...

Teniendo en cuenta que allí "no había ni un sólo samurai", quizás ni siquiera se hable de esto mañana en la corte, y todos tan contentos -concluyo encogiéndome de hombros con cierta indiferencia. Como había dicho Kirako, el distrito Hiro se veía muy lejos desde la Ciudad Prohibida y los incendios no eran algo tan raro en el anillo exterior.

-Ah bueno, eso es lógico si. Afortunadamente a mi no me gusta demasiado el sake, así que puedo permanecer atento a cortarle las orejas a todo aquel que ose decir algo descortés sobre mi patrona -yo sería del segundo grupo, eso seguro. Incluso aunque me rechazara como pretendiente seguiría siendo de los que la defendieran por el resto de mi vida.

-Ésa es la diferencia entre un bushi y un cortesano. Cuando yo tengo un mal día me desahogo practicando con la espada hasta quedar rendido, y normalmente con el dojo es suficiente ju, no creas que soy un busca broncas.

No diría que un sistema es mejor que otro, sin embargo estoy seguro de que el mío me granjea menos enemigos -añado riéndome con confianza.

-Cierto, y quizás lo que de verdad te importase fuera poder morderle a alguien y que éste tuviera que dejarse hacerlo -apostillo sonriendo de modo lobuno.

-¿En la parte interior de los brazos...? -repito llevando las manos peligrosamente cerca de esa zona, como si instintivamente quisiera comprobarlo. Ya lo haría en el futuro en todo caso, ahora que lo sabía, ju, ju.
-Está bien, pues es tu turno entonces. ¿O me regalas el turno por haber dudado? -bromeo con descaro.


-¿De acuerdo? ¡Estupendo! Entonces pasaremos el otoño viajando por las tierras de la Grulla -exclamo estrechándola de pronto con un abrazo muy sentido y besándole el cabello. Había llegado a preocuparme lo que había dicho la madre de Tenma, y no estaba muy seguro de si podría convencer a Yashiko de no estar aquí en esas fechas, así que tener su visto bueno es todo un subidón también porque viajaremos juntos por lo que podré estar con ella todo el tiempo, y presentarle a madre.
-Ya verás, será fantástico te lo aseguro -añado entusiasmado como un chiquillo.

-¿Tontos? No, todo lo contrario. En mi opinión, en ese cuento los villanos son los que le dicen al Rey que está desnudo y hacen que todos se rían de él.
Después de todo, si la Ama se desnuda, digamos en un cuadro, ¿te pondrías del lado de los que le dicen que está espléndida en su mejor traje hilado con el material del que están hechos los dioses, o te reirías de ella por no llevar telas del material con el que los gusanos hacen sus nidos?
Para mi la moraleja de ese cuento es que un Rey no necesita vestirse de oro para demostrar que lo es. La realeza, como la belleza o la divinidad, si se tiene, se lleva en la piel y no se puede quitar como una simple prenda de abrigo más. Los plebeyos sin embargo, los que se arremolinan en las calles para verlo pasar, no entienden nada de esto debido a su ignorancia, por eso sólo ven a un hombre desnudo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Responder