Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Ciudad imperial, morada del Hantei, la ciudad más grande e importante del imperio esmeralda.<br>Aqui se narran los hechos dentro de los distritos exteriores y los distritos interiores.
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Lo entiendo, pero desde Tengoku sólo podrían recorrerlos los dioses, y ellos son los buenos... ¿no? Excepto el Oscuro, claro. Él no -me rasco la barbilla mientras desvío la vista pensativo. Vaya, qué chocante; quizás si que sea mejor mantener esa puerta cerrada.

-Ah si, esas criaturas... los nezumi. Eso es. La dama Hida me habló de ellos. Según ella no comparten el concepto de la etiqueta Doji, aunque yo sigo pensando que me gustaría conocer al menos a uno -suspiro sabiendo que en todo caso eso no va a suceder nunca, ya que también dijo que no llegaban tan al norte jamás.

-Oh, ya veo. Así que se prohibió después de que Isawa-dono la utilizara, por eso en realidad él nunca "usó magia prohibida"
Tiene sentido, aunque ahora desearía haber prestado algo más de atención en las clases de la parte más aburrida de la historia del Imperio, para poder recordar qué magia fue prohibida y cuando
-bromeo encogiéndome de hombros, pensando que sería alguna cuestión técnica de la que probablemente alguien no shugenja y además no Fénix no habría oído hablar.

...

-Si, los tipo de pintura que utilizo no son demasiado comunes aquí aún, así que compro los ingredientes por separado y los fabrico yo mismo. No es muy diferente de la ceremonia de preparación de la tinta para un amante de la caligrafía, por ejemplo. O las plantas, así es -afirmo recordando que eso mismo explicó Nozomi sobre su afición a la jardinería.

-Dicen que, a veces, pensar en ciertos conceptos atemporales de nuestra vida, nos ayuda a centrarnos en nosotros mismos -le susurro a Tenma, a modo de explicación cortés que pienso tiene derecho a saber aunque no me la haya pedido, sobre el motivo por el que le he pedido a su madre lo que Kimihito me había aconsejado.

Enseguida me fijé en si debajo del ojo ahora se podía vislumbrar ese lunar que según Nisio sólo la primera Naru poseía. Probablemente no, pero...

-Pues... bueno, la verdad es que... si, podría decirse que si -carraspeo tratando de evitar sonrojarme, con un éxito moderado ante la pregunta de Naru sobre mi ser amado. Pero claro, qué posibilidades tengo yo de no responderle si acabo de interpelar prácticamente lo mismo.
-Es posible, quien sabe... mi familia ya debe andar buscándome un matrimonio. Tal vez para el verano ya no pudiera marcharme yo sólo de la ciudad.

Ehem, no querría por nada del mundo parecer descortés, pero mis señores hablan como si... intuyeran con meridiana claridad, digamos, una catástrofe inminente que parece coincidir en el tiempo y el espacio con la coronación del futuro Hantei, y el traspaso de poderes de quien... ejerce la regencia actualmente, más o menos.
En fin, les agradezco de corazón que me aconsejen irme, a los dos de hecho
-hablo refiriéndome a la propia Tenma, que es evidente que no sabe nada, y a mi -Pero, ¿sería mucho pedir que... si saben algo... nos lo dijeran... sin innecesarias ambigüedades? -pregunto algo, bastante en realidad, preocupado por Yashiko.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Kimihiro sonrió ante tu último comentario y no añadió nada más, después de todo ¿qué camino seguiría sino el Que No Debe Ser Nombrado para ascender de nuevo al Tengoku?

"No dudo que, aunque no compartan nada con la Grulla, sabríais tratarlos por su forma única de ser, son seres del hoy, ni del ayer ni del mañana."

Comentó este.

"Sobretodo se prohibió tras la Caída de los Kamis porque muchas cosas cambiaron cuando un kami calló al Jigoku, nuevos peligros en viejas sendas que lo hacían peligroso. Y otras... fue desconocimiento más bien."


...


"Correcto..... hay algo... de meditación en el proceso ¿no cree? Cuando el mundo sólo se fija en esos ingredientes, en sus partes, en su elaboración... es cuando es más sencillo tener la no-mente despierta y el no-pensar activo porque estamos sólo en una cosa y a la vez tan centrados y tan mecánicos que no estamos en nada."

Tenma no parecía del todo convencida pero había decidido confiar en ti o al menos eso su forma de asentir expresaba así que no dijo nada más.

Naru se quedó pensativa con aquello mirando hacia alguna parte en aquella habitación, que no en la vuestra, mientras tu la observabas y entonces, poco a poco, tal y como dijo el dependiente el espejo empezó a "enturbiarse" y poco a poco te diste cuenta de ciertos detalles, empezando porque si que tenía aquel pequeño lunar y que lentamente su expresión que parecía ida se volvía más afable.

"Oh... es cierto, sois un hombre apuesto, supuse que ya estabais casado o al menos prometido... parece que sois de los que rehuís, como mi Tenma."

Dijo esta con media sonrisa.

"Si lo está pensando, madre, yo ya le dije que se casara conmigo y no ha funcionado."

Bromeó esta haciendo que Naru sonriera como si le hubiera leído la mente.

El dependiente, que se veía incohado por aquella pregunta se encogió de hombros y dijo:

"Me temo que todo lo que yo pueda saber no es más que parte de un sueño que he vivido muchas veces y debo dejar que todo transcurra como debe si no quiero alterarlo y despertar en mitad de la noche, sólo los kamis sabiendo en mitad de qué pesadillas...

Sólo un sueño."


Aunque parecía más que eso, pero podías entender que si el dependiente no podía salir de aquella tienda tampoco podría interactuar con otros elementos del mundo exterior como si pudiera poner un pie fuera.

Naru, por su parte, puso expresión de pronto de no entender tu pregunta como si en su cabeza faltase un trozo de conversación y miró hacia Tenma algo azorada.

"Madre, habéis vuelto a decir algo... complicado."

Le dijo esta, pareciendo que no era la primera vez que veía algo así.

"Koji-san os pregunta por esas flores..."

Naru se quedó pensativa.

"Ah si... las flores... El té de crisantemo ayuda a dormir mucho mejor ¿lo sabía?"

Tenma negó con la cabeza y te miró.

"Me temo que esta es una de esas veces..."

Te dijo bajito.

"Madre tiene... momentos de clarividencia pero no le duran demasiado, quien puede responder a la pregunta sobre qué quiere decir se disuelve en el agua como si fuera una gota de pigmento de color..."

Miró hacia su madre un segundo y luego hacia ti.

"Pero, si algo he aprendido es a tener en cuenta las cosas que dice cuando está así."

Miró hacia sus espadas.

"Así es como yo supe que me encontraría con ese oni. No sabía cuándo pasaría ni dónde pero desde pequeña recuerdo las palabras que me decían "Deberás elegir entre acabar con uno y convertirte en este o perecer"......... elegí lo primero."


"Se ven preocupados..."

Dijo Naru. Tenma negó con la cabeza.

"No, madre, es esta ciudad, que siempre está muy atareada, es normal que tengamos muchas cosas en mente. Por qué no, mientras Koji-san toma notas, le contáis alguna de vuestras historias. Madre podría haber sido bardo."

Te dijo Tenma tratando de cambiar de tema, seguramente Naru habría sido bardo, habría sido cualquier cosa imaginable en tantas vidas.

"¿Una historia? ¿Qué clase de historia podría contar?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Pues eso mismo pienso yo -sonrío dándole toda la razón a Naru. Me sorprende porque es una filosofía muy similar a la del no pensamiento del arte de la espada, así que no puedo evitar preguntarme si Naru quizás haya sido también bushi unas cuantas veces.

Me llevo el dedo índice a mi propia mejilla, bajo el ojo como si me rascase por un instante, aunque en realidad lo hago mirando a Tenma para decirle que mire precisamente ese lunar que ahora puede verse en el rostro a través del espejo.
Seguro que ella sabría perfectamente que su madre normalmente no tenía ese rasgo.

-P-pero no fue un rechazo hacia vuestra hija, ni nada parecido -replico a duras penas después de atragantarme con mi propia saliva al escuchar a Tenma decirle a su madre que me pidió casarnos. -En realidad consultamos a los antepasados y tras ello llegamos a la mutua conclusión de que unirnos no era el camino que estos deseaban para nosotros... ¿Verdad? -añado explicándome, pidiendo la conformidad de la bushi Mirumoto a punto de morirme de la vergüenza.

Después escucho la respuesta del dependiente con un gesto de resignación. Asiento aceptando su negativa a decir nada más, pero mi expresión sigue siendo la de alguien realmente preocupado ahora, y no por mi mismo.
Naru tampoco está en condiciones de aportar más datos, o cualquier mínima precisión. Chasqueo la lengua nervioso mientras comienzo a tamborilear con la yema de los dedos sobre la empuñadura de la espada. En otras circunstancias quizás no le habría dado mayor importancia, pero ahora soy alguien diferente.

-No me importaría verme con un oni. Si ése debiese ser mi fin, me reiría de él desde su estómago. Lo que me preocupa es darle la espalda a quienes viven en esta ciudad, y que sean ellos los que se vean con el demonio -murmuro a la advertencia de Tenma, demostrando que si me tomo en serio lo que ha dicho Naru. ¿Pero irme yo? ¿Y dejar a Yashiko, a Kamoko, a Nozomi, a sus familias... Y a cuantos más?

-Quizás no sean clarividentes, sino que ya lo han vivido... en cierto modo. Hay quien afirma que el tiempo es cíclico, pero los mortales lo percibimos como una línea recta porque un trocito muy corto de un círculo, nuestra existencia, es prácticamente igual que un segmento recto igual de corto.
¿Esto también es una de esos conocimientos olvidados por los humanos, Kimihito-san?
-le pregunto de nuevo a él. Quizás no pueda decirme lo que tenga o no que suceder, pero si pueda responderme a esto.
-Y si lo saben ellos dos, Miya Nisio-sensei tiene que saberlo también -rumio pensativo.


-¿Qué...? Oh... Ah... bardo, si, claro. No me sorprende, las personas más inteligentes a menudo son las que mejor saben contar las historias.

Un tema, pues... bueno, mi pintura está dedicada en buena medida a la influencia de Benten y sus reflejos en nuestro mundo. Así que sería bastante apropiado... una historia de tipo romance. De las que surgen del corazón. ¿Nos deleitaríais con una así, Naru-sama?
-le ruego a la dama, tratando de centrarme de nuevo en el presente y pensando que quizás eso le haga a ella hacer lo mismo pero en su pasado.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Nos parecemos."

Sonrió Naru al decir aquello pero la forma en la que lo dijo parecía tener algo más de profundidad.
Tenma miró tu gesto y luego a su madre y asintió despacio.

La dragón se había tomado una pequeña revancha por todo aquello y dio por satisfecho su más que buen intento de matarte de vergüenza allí mismo asintiendo.

"Bueno, eso también es verdad, madre, no lo dije antes, no era lo adecuado."

Sonrió de medio lado haciendo que Naru pudiera cara de "oh, que lástima"

"Eso es cierto...." asintió Tenma a tu preocupación."Sólo me pregunto... cuánto hay de humano y de divino... ¿Podemos abrazar al mar?"

Te preguntó como si dijera que a veces lo que decía su madre eran palabras que se volvían inclemencias tan atroces como naturales. ¿y se podía hacer algo contra un tsunami, por ejemplo?

"Si tengo que haceros un símil creo que Naru-sama es una experta en jugar al go o al shogi ¿verdad Naru-sama?"

Preguntó el dependiente haciendo que la mujer se sorprendiera y asintiera.

"Me refiero a que... un jugador experto no sólo sabe ver los movimientos de los demás, de conocer la teoría, los patrones sino que es capaz de predecir en torno a eso, a mayor experto sea puede preveer uno, tres, diez movimientos por delante y todas sus declinaciones..."

Y Naru había vivido lo suficiente como para ser capaz de preveer cosas con mucha antelación, puede que su parte actual no pero su alma si, que era quien sacaba a flote esas extrañas palabras, de predicciones de movimientos.

"Romance....."

Meditó esta pensativa...

"Si... Tengo alguna historia de esas..."

Se quedó un momento pensativa.

"Hubo una vez, hace mucho tiempo, tanto que los nombres se han borrado y eso hacen llorar a las estatuas de los ancestros aquella pérdida, la historia de un chico al que le fue entregado una hoja sin igual, una hoja templada en fuegos eternos capaz de protegerlo de la muerte y a la vez de llevarlo ante esta a la mayor presteza si su honor no era capaz de sostener el peso de su legado..."

Un momento...

"Pero en realidad, aquella historia, que algunos desearían escuchar, de luchas, de venganzas, de pasiones... empezó mucho antes de aquel chico, empezó con una historia de amor...

Una historia de amor gestada en la espuma de las playas de las tierras Grullas, pintada con los colores celestes del cielo, regada por las lágrimas del rocío a través de una pequeña chica, frágil, enfermiza y soñadora que vivía a través de mirar por la ventana y soñar tener alas como las grullas que portaba en su kimono.

Aquella chica era muy amada en su familia pero sus padres bien sabían que su salud era frágil y puede que poco pudieran hacer por ella, así que le dejaban pacer con tranquilidad y soñar... y soñar... Y esa chica soñaba con un apuesto hombre, alto y moreno, de ojos duros pero a la vez tiernos que le recitaban poesía y paseaba con ella por esos eternos paseos por la playa que ella en realidad no podía pisar.

Tanto la acompañaba que el amor que comenzó a sentir más allá de los sueños fue real, se transformó en una vívida pasión imposible de explicar.

Los padres comenzaron a preocuparse cuando, por un lado, ya en cierta edad casadera su hija debería buscar un buen nuevo hogar y por otro lado que la persona de quien estuviera al lado entendiera no sólo esta fragilidad de cuerpo sino también en su opinión de mente. Lo que ellos no sabían es que esas mismas "ilusiones" de las que creían que ella vivía eran las mismas que la habían hecho sobrevivir.

La chica pidió, ya que era debil de salud, permanecer con ellos, puede que en un intento desesperado de no amar a nadie más que a aquel hombre de sus sueños, pero los padres, ancianos, estaban realmente preocupados y buscaron a un caballero grulla de otra familia que pudiera ocuparse de ella, un hombre más mayor, que ya hubiera tenido una primera mujer e hijos, que fuera viudo y que entendiera que aquello sería una bendición de compañía para ambos.

Y entonces........."


Naru se quedó de pronto callada mirando hacia fuera del campo de visión del espejo. Segundos. Demasiados segundos.

"¿Madre?"

Esta de pronto dio un pequeño brinco como si la hubieran asustado y miró hacia ellos.

"Perdón...

Entonces... es cuando sucedió la magia... y la persona que estaba en el sueño salió..."


Naru puso una expresión taciturna.

"Puede que aquello le costase la vida a la chica... lo que pasó a continuación pero... ¿No es acaso un hijo un símbolo de amor?"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

Out: Éste es uno de esos casos que digo, wow vaya, ¿y qué escribo yo ahora después de eso? :mrgreen:
In

-Nos parecemos... -repito hasta darme cuenta de cuanto en realidad. Naru es la madre del primer dueño de Kashin, en realidad fue a ella a quien le entregaron la espada en primer lugar. Así que también es mi antepasada tanto como Enma-Oh.

-Bueno, no puedo hacer nada contra un tsunami una vez que llega, pero... si puedo subir a una colina justo antes de que suceda, si se que va a suceder -murmuro sin estar del todo convencido.
-Nunca he tenido paciencia para el go -me lamento chasqueando la lengua. Soy un duelista, mi instinto es el de vivir el presente y enfrentarme a los obstáculos con un único golpe perfecto, no se me dan bien las tácticas ni las previsiones a largo plazo, eso es cosa de Yashiko.

¿Habrá percibido también la Doji lo mismo que Naru y Kimihito?, pienso tamborileando nervioso los dedos.

Después comienzo a escuchar con atención la historia de la madre de Tenma, concentrándome no sólo en sus palabras sino también en sus gestos, sus expresiones, para poder esbozarlas y recordarlas. Tanto las de clarividencia como las de confusión, para al final poder hallar donde está la auténtica Naru y donde todo el karma saturado que arrastra.

Pero no puedo evitar pensar si tal vez está hablando de mi antepasado. No dice que ese chico fuese grulla, y bien podría haber decenas como él a lo largo de los siglos, pero quizás mi cercanía o la de Kashin le hayan hecho recordar ésa en concreto, inconscientemente.
Sin embargo ella cuenta el relato de su madre, claro. El suyo propio. Una grulla, soñando con alguien tan imaginario como nítido, hasta que éste consigue aparecer en Ningen Do.

Demasiado tarde claro, si la dama ya estaba casada. Y demasiado poco tiempo como para justificar un embarazo ante los ojos de sus familias de entonces, incapaces de comprender cuanto hacía que lo esperaba en realidad, ni lo mucho que ya se conocían.

-Si que lo es, sin duda un hijo es un símbolo de amor. No todas las familias son tan compasivas, y a la vez tan iluminadas, como para comprender lo que eso significa. Es una suerte las que si lo consiguen, y una lástima quienes no -suspiro mirando a Tenma de soslayo, esperando que entienda que podría estar hablando de mi ancestro, y como eso le costó la vida a Naru aquella vez. Pero no ésta, dado que esta vez su familia la ha perdonado. Su padre, desde luego. Y sin duda eso debería incluir a la propia Tenma, perdonar a su madre, y a ella misma.

-A veces a los humanos nos toca entender lo que ni siquiera los dioses pueden aprender debido a su eternidad -añado al final directamente hacia Tenma, volviendo a hacer referencia a lo que habíamos dicho antes sobre la dificultad de las deidades inmortales de madurar, y cómo nosotros debíamos ayudarles al menos a inclinarse hacia el lado correcto de la moneda.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

OUT
Este es un momento en los que yo digo... wow vaya, que jugadores más increibles tengo que me dan unas historias fantásticas que exprimir :fun:
IN


Una vez habías estado delante de la imagen de un enzo y tu madre te había dicho:

"El ciclo del alma es eterno, cíclico, como el enzo y más allá de lo que cada uno es sigue siendo el mismo ciclo para todos... ¿No es consolador en cierto sentido?"

¿No lo era darte cuenta que frente a ti una vez más se podían poner las fichas en fila de lo que las vidas eran?

"Es una buena filosofía... esa y alejarse del mar cuando empieza a dar síntomas extraños."

Te dijo Naru del tsunami.

"¿Pero no es acaso el duelo una partida entera de go?"

Te preguntó Naru.

"Solo que las fichas se mueven en la inmovilidad de los contendientes, las jugadas se realizan en el interior de estos mientras se miden y el final de esta se resuelve con un movimiento seco de algo que cae como una losa sobre el otro. La victoria."

Naru miró a través del espejo hacia ti, en aquellos ojos nublados se veía la chispa de una inteligencia suprema dormilad, como quien se despierta medio dormido en mitad de la noche y es una neblina de si mismo pero sigue siendo este.

"El amor es... un don que no todo el mundo posee ni que sabe entender."

Como lo que pasó en su pasado, lo que le pasó a tu antepasado, a ella.
Tenma puso la mano cerca del espejo y acarició el borde como si pudiera con eso tocar a su madre mientras tu la observabas y ella asentía con su mirada sólo en el rabillo de su ojo hacia ti.

"El secreto del Ningen-do, Koji-san... es que los humanos somos dioses en este reino... sólo que la deidad no se entiende de la misma forma en cada lugar...

¿Qué es un dios en el sueño sino el mismo pensamiento?
¿Qué es un dios en el mundo de las bestias sino la propia naturaleza?
¿Qué es un dios en el mundo humano sino la propia mortalidad?"


Se preguntó a si misma. Luego te miró y sonrió.

"Veo por tus ojos que entiendes muchas cosas que otros no...
somos parecidos...."


Repitió.

"Y te pareces mucho a alguien que una vez....."

Se quedó pensativa. Luego negó con la cabeza.

"Iba a decir que te parecías a mi Tenma pero no... no a ella..."

No a ella. Sino a él. A tu antepasado.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

De pequeño nunca había llegado a entender si el ciclo eterno me parecía un consuelo o una maldición. Arrastrar los errores de una vida a otra, sin recordarlos y por ello correr el riesgo de cometerlos de nuevo, tenía algo aterrador como una pesadilla de la que no pudieras despertar jamás.
Pero por otro lado, eso significaba que los aciertos también me seguirían. Aunque tampoco los recordase.

-¿Pero cuales son los síntomas extraños a los que debiera estar atento quien quisiera alejarse de algo así? -le pregunto a Naru, tratando de crear una ambigüedad deliberada entre la conversación sobre los tsunamis y esa catástrofe que antes ha tratado de anunciar en la capital. Quizás así su mente a través de su inconsciente tenga más fácil darme más información no sobre fenómenos meteorológicos, sino sobre lo que realmente vaya a pasar en Otosan Uchi, o al menos como anticiparlo.

Me quedo pensativo. No es fácil negar la idea de comparar el duelo con una partida de go, especialmente cuando la mayoría de los duelistas Kakita abusan de la comparación de cualquier cosa con un duelo.
Supongo que si, todo tiene algo de duelo y cualquier competencia entre dos rivales enfrentados, más aún.

-La comparación más habitual del go es con las tácticas de un general, sin embargo... eso también podría definirse como un duelo contra el general enemigo, así que si, no puedo negaros la razón, Naru-sama -le concedo con una inclinación cortés de cabeza.

-Cuanto más nos acercamos a la Muerte, más creemos que nos alejamos del Amor, pero... sólo podremos alcanzar la iluminación y liberarnos cuando consigamos conciliarlos a ambos. Después de todo, los humanos somos tanto mortales como amantes por naturaleza -suspiro, refiriéndome a amantes como el significado genérico de seres sintientes capaces de amar. Cosa que las bestias no pueden hacer, aunque su lealtad a veces se parezca mucho.

-Somos los dioses de lo efímero -repito sonriendo tras su argumento, moviendo la cabeza afirmativamente despacio -Supongo que por eso nos gustan tanto las flores, o los haikus... nos recuerdan a nosotros mismos.

Pero a la vez poseemos un alma inmortal, cargada de fugacidades vividas con las que no estará en paz hasta que encuentre la armonía entre esas dos naturalezas... ¿no es así?
-suspiro.

-Dicen que me parezco a... un familiar que portó esta espada mucho antes que yo. Se llamaba Kakita Rensei. Un nombre hermoso para surgir de la espuma de una playa grulla, en mi opinión -le sonrío a la dama Mirumoto, sin estar muy seguro de si el nombre de su hijo, al menos de uno de los de Naru, le traerá más recuerdos o si por el contrario le bloqueará, pero creo que vale la pena intentarlo.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Naru se quedó pensativa a tu pregunta y al final dijo:

"Hum..... Pues... el mayor síntoma que algo está mal es cuando las abejas dejan de hacer 8 cuando danzan, es decir, cuando lo que es no se comporta como lo que es y lo que no es trata de arrebatar el puesto a lo que es......

A veces nos es complicado a los seres humanos porque nos empeñamos en ser lo que no somos, pero no por ello sigue siendo menos verdad que eso atrae a la desgracia."


Tu cara pensativa ante lo del go hizo que ella sonriera como si te viera un poco atrapado entre la espada y la pared de tus pensamientos y tu ego de Grulla y de duelista.

"No puede ser "todo es iai" si no todo es iai."

Bromeó sobre la forma de pensar de los Kakita.

"Eso es porque olvidamos que en la muerte...... también hay amor..."

Y aquello lo dijo con un pozo en sus palabras de quien encuentra en ese momento el amor en cada una de sus vidas.

"Somo los dioses de lo efímero hasta que nos fundimos en este y por fin lo entendemos, hasta que vemos todos los pétalos de cerezos hermosos y entonces lo efímero cumple su significado y se hace eterno en ese concepto en si mismo."

En esa sublimación del alma.

"Rensei......"

Por la forma que lo pronuncio supiste que lo conocía y a la vez no, de quien sabe lo que habla y quien lo olvida, ese momento de sueño antes de despertar que tratas de agarrar a toda costa pero que se te resbala entre los dedos y queda apagado en el nuevo día.

"Es un nombre precioso... sabes que..."

Naru fue hacia el espejo, tiro vaho sobre este y escribio el nombre con unos kanjis muy determinados.

"Si lo escribes con estos kanjis significa "la eternidad dada antes de la vida"...."

Sonrió mientrsas veía como el vaho se deshacía.

"Es como hemos dicho... es un precioso regalo de nombre, que recuerda que somos dioses antes que nuestra alma se cree incluso y que lo es cuando esta existe... Me da calma... porque parece que trata de recordarnos que en la muerte hay amor y más allá, que hay algo amigo, algo que es eterno y que nos guía..."

Claro, estaría su padre, Enma-Oh.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

Me quedo pensativo un buen rato. -No soy un experto en tomarle el pulso a esta ciudad, pero yo diría que hay demasiadas abejas que no bailan como lo que son. Después de todo, ¿no es acaso la sangre vital de la corte la ambición por el éxito y el poder, desear más que aquello que te fue asignado al nacer? Eso implica inconformismo...

¿Es eso lo mismo que plantea, Naru-sama?
-le pregunto al final, sin estar demasiado seguro. Siempre he creído que la ambición, en dosis razonables, mueve el mundo en la dirección adecuada. -El río ambiciona ser océano, y por eso fluye, y haciéndolo evita que el agua se estanque y se pudra. Eso no es malo... ¿o si? Si, ya se que a veces eso le lleva a desbordarse y demás, pero... -murmuro aún pensativo.


-Tenéis razón, din duda -sonrío sobre su broma con nuestra filosofía. Es obvio que Naru ha sido grulla, y Kakita en particular más de una vez, por eso conoce nuestras virtudes y también nuestras contradicciones, ju.

-Supongo que el hecho de que en la Muerte también haya amor implica entonces que no sólo podemos llegar hasta ese amor esperando nuestra muerte, sino a través de Benten, en nuestra vida o incluso más allá de ésta. Después de todo, todo amor forma parte de ella así que el de la Muerte también -murmuro exponiendo aquello, y no refiriéndome necesariamente a la muerte como concepto sino también en persona.

-¿Como cuando la Dama Doji se quedó bajo la nieve, contemplando la belleza de cada copo? -le pregunto sobre esa sublimación de lo eterno y lo efímero, refiriéndome al habitual relato que se contaba sobre nuestro Kami.


-La eternidad dada antes de la vida... -repito despacio -Si, es realmente hermoso.
También resultó muy adecuado, porque Kakita Rensei-shiryo no "desapareció" tras morir, sino que se unió a Enma-Oh como uno de sus sirvientes personales, eternamente.

Pero imagino que un antiguo portador no entrará dentro de la categoría de objeto perdido que se puede hallar en este lugar, así que lo siento Kashin
-susurro dándole unas palmaditas cariñosas a la empuñadura de mi espada.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Oh... pero los zanganos se comportan como zanganos aunque no lleguen nunca a fecundar a la reina. "

Te dijo sonriendo.

"El problema va más bien cuando un osos quiere ser abeja."

Sonrió.

"Dentro de la naturaleza hay alfas, betas... Y no es malo y es parte en cierto modo de la naturaleza, es normal. En una manada de lobos el líder no siempre lo va a ser, cambiará con el tiempo pero esas luchas son naturales...

Es más problemático cuando se adopta un cachorro como si fuera un hijo, no que se sienta como uno, quien haya tenido mascota sabrá que los animales tienen una clase de amor hacia nosotros que es pocas veces comparable... no... cosas que van en contra del orden, por ejemplo."


Asintió a tus palabras sobre la muerte.

"No soy una devota especial de Benten como las que hay en el Clan Escorpión pero creo que ellas te dirían que la muerte y el amor están muy cercanas... sino... ¿por qué existirían hasta formas de seppuku especiales para los enamorados?"

Naru asintió cuando hablaste de la Dama Doji y de su concepción.

"Los copos uno a uno son perfectos."

Naru se quedó mirando como los kanjis se desdibujaban.

"Más bien volvió donde debía... ¿no os parece?
Un inicio de vida y un final en esta... es más bien como si la vida en este mundo hubiera sido un regalo para el Ningen-do, un regalo con caducidad como una cesta de frutas y que su lugar a fin de cuentas estaba donde debía estar..."


Naru miró hacia su hija entonces de pronto.

"Tu también volverás a casa, mi preciosa llama, ya lo verás... el sueño en el que vives acabará tarde o temprano y aunque seas feliz lo serás mucho más."

Tenma frunció el ceño.

"Soy feliz, madre."

Ella negó con la cabeza sonriendo como si dijera "puedes serlo más".

"Koji-san..."

Meditó.

"Vuestro nombre.... ¿no estará escrito con estos kanjis?"

Te preguntó pintandolos en el aire. Justos los que eran.

"Ah.... me gustan esos kanjis con vuestro nombre... ¿Sabéis que su origen es de "abundancia entre dos" y que puede leerse también "para dos" además? Creo que es un nombre precioso de alguien que sabe que su felicidad está unida a la de otra persona...

Lo eligió cuando aún no lo sabía ¿verdad?"


Ladeó la cabeza como si ella si que supiera de lo que estaba hablando, del tema de Kotome.

"¿Lo eligió porque pensaba en alguien en aquel entonces o sintió que era su nombre? O puede que se lo pusieran sus padres y lo recalcó en su gempuku claro..."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-No se cuantas cosas hay en esta ciudad que vayan en contra del orden... probablemente más de las que querría saber, pero la mayoría de ellas nacen, mueren y desaparecen sin perturbar mucho más allá de su círculo más próximo. Sin embargo supongo que para producir un tsunami debería ser algo mucho más grande.

Como digo, hay mucho de lo que no se. Pero si tuviera que aventurar con aquello que si se, yo diría que lo más potencialmente catastrófico sería... la intención de adoptar un tigre, o la de adoptar a toda una manada de leones, como habitantes habituales del jardín de la corte donde normalmente sólo las serpientes campan a sus anchas, y con éstas quienes pueden bailar a su música.

¿Estoy en lo cierto? -murmuro pensando tanto en el Tigre Blanco, Soshi Seto, como en Akodo Sembei. En el primer caso, es evidente que la ambición de la Ama por quedarse tanto al Soshi como a Notatsu tiene más visos de terminar en desastre que en armonía, con el posible enfrentamiento posterior entre la Grulla y el Escorpión.
También el movimiento para formar parte de la Mano Derecha de la Ama es arriesgado, y podría conducir a la guerra. A los leones se les da mejor el campo de batalla que la corte por una buena razón, y convertirlos, quieran o no, en un agente activo de la política podría romper su equilibrio y generar una situación en la que todos los demás clanes se sintieran realmente amenazados.

Pero por otro lado, es la Ama. ¿Quien se encuentra en la cúspide del orden celestial puede acaso romper las reglas de ese orden, o simplemente hace uso de su legítimo derecho para reescribirlas?

-No me gusta apostar, pero si tuviera que hacerlo, sería por el tigre -suspiro chasqueando la lengua.


-Supongo que si -replico debiendo darle la razón en el hecho de que para Rensei volver hacia Enma-Oh fue llegar a donde debía, el final adecuado de su paso por el mundo mortal.
¿Pero tiene que serlo necesariamente igual para todos sus hermanos?, me pregunto mirando de reojo a Tenma con una expresión pensativa.
Desde luego Naru cree que si, eso es obvio. Es difícil pensar que pudiera equivocarse. Pero se antoja complicado que Tenma de momento esté en disposición de comprenderlo, mientras que su mayor aspiración sea ser daimio para evitar las habladurías sobre una Naru que en esta vida o en todas las demás parece estar muy por encima de eso.

-Oh, pues... si -contesto sorprendido y curioso cuando Naru comienza a hablar de los kanjis de mi nombre.
-Yo, eh... bueno, yo... no, no lo sabía. Conscientemente al menos. Lo elegí yo, pero... simplemente me gustó; medité bastante antes de dar con él, entonces lo escribí y me agradó más, lo pronuncié y... me pareció que ya lo había encontrado.

Justo así sonaba en mi cabeza, como lo habéis pronunciado vos, Naru-sama -le confieso con una reverencia, rindiéndome ante ella. No es en verdad mi madre sino la de Rensei, y aunque técnicamente sea una antepasada tan lejana para mi como el propio Enma-Oh, al igual que éste me transmitía cierta sensación de ser al menos como un abuelo, también eso me genera Mirumoto Naru.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

El dependiente te miró con una sonrisa de labios cerrados ante todas aquellas cavilaciones. En el anterior reinado había habido varios tsunamis y sin duda se sabía que podían ser motivos muy variados pero aquellos que eran capaces de hacer retumbar la tierra solían ser por la caída de los dioses...

"Para su suerte, Koji-san, tiene alas, la grulla posee alas."

Te dijo Naru sobre el tigre o tu apuesta.

"Verano es una gran época para ir a las costas de kyuden Doji a estar más fresco."

"Usted no es padre, aún, Koji-san, pero algún día entenderá lo complicado que es..." Comenzó diciendo la dragón "Cuando uno es padre todo tu mundo se trastoca por esa nueva personita que es la encarnación del amor... tu yo se vuelve sin sentido ante su yo, no deseas que crezca rápido pero a la vez quieres que crezca fuerte y que se aleja de todo peligro. Luego crece y la búsqueda del yo fuera del nosotros de la familia hace que sea complicado de sobrellevar pero si se ha hecho bien, si ha habido amor y comprensión es como cuando un niño se da cuenta de lo terrorífica que puede ser la noche y a la vez tiene la esperanza de la vuelta del día, de que al final siempre vuelve.... Y de esa misma forma los hijos vuelven a los padres, de pasar de necesitarlos a decir que no a volverlo a hacer... En la vida o en la muerte, porque... ¿no somos al fin de cuentas carne del mismo amor?"

Justo esa misma sensación de cercanía era la misma que tenías con Naru que con el kami del reino del Yomi, una extraña cercanía que cuando te alabo por tu nombre y sonrió ante tu respuesta no pudiste sino evitar pensar en ese grado de satisfacción que uno posee cuando un familiar mayor nos halaga.

"Bueno, madre, creo que no le vamos a quitar más tiempo, Koji-san ha estado haciendo bocetos todo el tiempo y creo que ya tiene notas, además necesita descansar."

Dijo Tenma.

"Cuando la conversación haya acabado, Koji-san, permaneced aquí un momento."

Te comentó el dependiente mientras estas dos hablaban.

"Si quiere "ver magia" será mejor que lo haga cuando la señorita Tenma devuelva el espejo."

"Ya que tienes el espejo de tu tío, espero que me vuelvas a contactar."

Le dijo Naru a Tenma haciendo que esta asintiera.

"Descanse madre."


Esta asintió. Tenma te miró un momento como si te dijera que si querías algo más era el momento, pues la veía algo cansada de hablar tanto y seguramente mantener cierta mente preclara.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Si, tenemos alas. No querría desmerecer a la capital, pero dudo que haya un lugar más hermoso en verano que la costa Doji -suspiro reconociendo que eso es literalmente cierto, aunque el motivo por el que Naru me recomiende volar sea otro.

Al final dejo escapar el aire rindiéndome a todo aquello que se bien que escapa de mi control. Sólo tengo que buscar la forma de convencer a Yashiko de tomar esas vacaciones. ¿Servirá si le digo que me lo ha recomendado la esposa de Enma-Oh y el daimio inmortal de un pequeño trozo de Yume-do en nuestro mundo?

-Mi madre siempre suele decir algo parecido, que todo hijo es un pequeño rebelde destinado tanto a serlo como a darse cuenta al final de que nunca lo fue. Que ambos procesos son necesarios... pero que al final la satisfacción de todo progenitor es saber que un nieto les "vengará" castigando a aquello hijos del mismo modo. Supongo que por eso tiene tanto interés en que me case -reconozco sonriendo al final de medio lado.


-Oh, es cierto. Tengo ya suficiente con lo que trabajar, mi señora Mirumoto. Ha sido todo un honor conoceros, Naru-sama -le digo formalmente a la dama, evitando nombrarla como familiar aunque mi respeto hacia ella es como tal.

-Descansad, os lo ruego. Gracias por vuestro tiempo, sabiduría y amabilidad -añado con una reverencia marcada, asintiendo por otro lado a lo que dice Tenma, pues esta conversación ha podido ser más agotadora de lo normal para su madre.


-Aquí permaneceré pues -le contesto al dependiente por otro lado, aunque sin saber exactamente a lo que se refiere se que este lugar es de todo menos decepcionante.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

Naru asintió complacida por tu aceptación veraniega, sin darle más importancia, sólo quedándose en el hecho de lo hermoso, como si su mente lentamente borrara lo demás.

Naru se rió con ganas con la frase de tu madre.

"Vuestra madre es realmente un genio al delinear esas ideas. Los nietos son los tesoros de los abuelos y los castigos de los padres, sin duda.

Pero es sólo porque sufrimos mucho para asegurarnos que estáis bien..."
Miró a Tenma."Un sufrimiento dulcemente aceptado, pero cierto."

Tenma se despidió de su madre y el espejo de pronto dejó de mostrarlo.
Kimohito la miró y dijo:

"El espejo no puede salir de aquí, lo siento, me temo que no es vuestro deseo olvidado, pero me ha encantado ayudar."

Tenma se quedó mirándolo y asintió.

"Lo entiendo...."

Musitó pensativa mientras el reflejo os mostraba a ustedes. El dependiente sonrió y le pidió a Tenma que le pasara el objeto, entonces lo tomó entre sus manos, le echó vaho encima y lo limpió con la manga sonriente mientras tarareaba algo.

"Creo que lo que más os puede ayudar es esto... Koji-san..."

Dijo mientras ponía el espejo de pronto mirando hacia los dos y este empezaba a nublarse y a mostrar algo lentamente... una figura...no... dos figuras...

Ambos.
Juntos.
Jóvenes.
Felices.
En algún momento indeterminado del tiempo, puede que al inicio de todo, puede que en algún momento en cualquiera de las dos vidas, pero sin duda aquello era cierto, eran el dios de los muertos y el verano de su existencia, juntos.

Imagen
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Mi madre es un genio en muchos sentidos. Seguro que se caerían bien ambas de inmediato -suspiro sonriendo, pensando que en cierto modo las dos se parecen, o eso creo intuir por lo poco que he conocido a Naru. Madre también es cariñosa y no tiene reparos en mostrarse afectuosa con sus hijos, pero a la vez autoritaria y hasta un punto altiva al estilo de la mayoría de madres grulla, como quien se sabe un faro en mitad de la noche que no puede dejar de brillar allá en lo alto o sería el caos.

Ése era el ejemplo que mi padre siempre me ponía para "regañarme" entre risas cuando ella y yo discutíamos, ju.


-Este lugar tiene sus propias normas -le digo con un gesto de resignación compartida a Tenma cuando el dependiente le dice que el espejo no es para ella -Pero a la vez mucho de lo que sucede aquí es único. Kimihito-san cree que Naru-sama podría encontrar aquí ciertas cosas que le ayudarían a mantenerse centrada, tal vez podríais plantearos traerla para que conozca la tienda en persona.
Después del verano, al menos -añado chasqueando la lengua al recordar ese detalle.

Luego me quedo observando lo que sucede con el espejo, sin entender demasiado bien si se propone establecer comunicación con algún otro lugar, ni como funciona el objeto en realidad.
En vez de eso, lo que el cristal termina mostrando es a una pareja. Enseguida me doy cuenta de que reconozco sin lugar a dudas al hombre, pues no ha cambiado nada en a saber cuantos miles de años.
La mujer si es diferente, pero a la vez también es la misma. Naru, y Enma-Oh.

Los padres de Tenma, pienso mirándola de reojo.
Aunque no puedo perder demasiado tiempo, y aprovecho para hacer un dibujo de los dos, tal cual los veo ahora mismo y tratando de grabar en mi mente la mayor cantidad de detalles posibles.

-Se les ve felices... Un instante de felicidad por cada nueva existencia, o una eternidad separados. ¿Quién puede imaginar lo que debe ser tener que tomar esa decisión cada vez? -me pregunto en voz alta, y desde luego sin tener la respuesta.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Para mi sería un placer poder recibir a vuestra madre en esta tienda, ya sea en esta ciudad o si nos cruzamos por Shiro Mirumoto."

Tenma inclinó la cabeza con expresión espectante.

"Bueno... ¿no pensarán que es la única puerta que existe la de esta ciudad verdad?" Sonrió divertido. "Hay tantos salones de té en esta tienda porque hay muchas personas que atender, lo que si que es cierto es que en la capital esta tienda es permanente."

"Mejor ni pregunto."

"Sólo piense que si quiere traer a su madre estaré encantado de ayudarla."

La figura de Naru en el reflejo es el que está más cambiado, pero porque esa que ves se ve joven, lozana, sonriente, rebosante de vida y de luz, es el inicio del verano, brillante y hasta abrasador, no los últimos coletazos que se confunden con el otoño y la caída de los colores brillantes a anaranjados y la muerte en rojizos al caer al suelo.

Pero sin duda son ellos. Y en aquella imagen tampoco nadie podría negar, aún sin saber quienes eran que había amor entre ellos dos, un cariño que podía palparse y que era por otra parte desgarrador al entender que esa clase de amor no había desaparecido en cientos y cientos y cientos de años, por mucho que hubiera dolor.

"Son idiotas...." Masculló Tenma apartando la vista de aquella imagen pero sin duda en aquellas palabras no podía haber mayor mentira que aquello. Una mentira que pesaba y dolía, desesperaba y era incómoda.

Un futuro incierto el uno sin el otro a su lado.
Era como si pudieras sentirte a ti mismo, a ti misma, delante de Enma-Oh con ese terror en tu corazón, pensando que jamás podrías alcanzar al otro porque no eras suficiente, queriendo retar a quien fuera necesario para llegar hasta él, incluso al coste de volver a la vida de nuevo, a la rueda del karma, al dolor, al sufrimiento, a la muerte... por un instante.

Por un brillo en mitad de la noche, de una fiesta donde de pronto se ilumina algo, una espalda y una figura y al darse la vuelta y encontraros uno cara al otro algo sabes que no es igual, aunque no pudieras verlo en aquel momento como lo veía Otsu, aunque estuviera en brillo fluorescente.

Un instante.

¿No mereció la pena por ese instante?

Tenma se levantó despacio.

"Bueno, creo que ya he hecho mi parte...."

Musitó.

"Ahora si me permiten... tengo algunas personas a las que ver y asuntos que resolver."

Se inclinó ante vosotros.

"Tomense su tiempo, yo me marcharé primero, ha sido un placer."

Dijo antes de marcharse. El dependiente no hizo ni el amago de levantarse entendiendo que necesitaba tiempo para asimilar cosas, cosas como aquella imagen feliz que se contraponía a todo el dolor y experiencias que Tenma había sufrido a causa de esto, algo que odiar y amar a la vez.

Kimihito suspiró y te miró de reojo.

"Que complicado es el amor...."

Sonrió mientras sacaba la pipa y comenzaba a encenderla.

"Pero puedo entender bien estar dispuesto a esperar una eternidad...."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Creo que eso significa que podría abrir una de esas puertas directamente a Shiro Mirumoto si fuera preciso... ¿me equivoco? -sonrío de medio lado hacia el dependiente.
-Eso me hace pensar a cuantos lugares más se podrán abrir todas las demás -murmuro pensativo, frotándome la barbilla. Ni siquiera pienso sólo en Ningen-do. ¿Sueñan los onis con ovejas demoníacas? Porque en ese caso, también ellos podrían entrar en Yume, y por tanto aquí...

Vaya, sería interesante ver como reaccionaría Tenma si viera un Oni entrando de pronto por uno de los pasillos en busca de algo perdido del almacén, pienso evitando soltar una risotada yo mismo.


-Supongo que el amor y la razón no siempre mezclan bien, lo cual... puede hacernos parecer idiotas. Hasta que nosotros mismos nos damos cuenta de que, de entre todos los motivos posibles por los cuales retar al universo, el amor es sin duda el mejor.

Pero que sea una buena causa no significa que siempre ganemos, o que incluso haciéndolo no haya consecuencias. Quien mejor que duelistas como nosotros para comprender eso
-suspiro pensando que por eso yo lo soy, no me cabe ninguna duda.

Tal vez fuera Enma-Oh quien llegó justo a esa conclusión al recibir en su corte a la pequeña zorro Akodo Kotome. O quizás su siervo Rensei le inspiró a verlo de ese modo, él también era un duelista después de todo, y así encomendarme al cuidado de su Kashin.

A saber. Lo cierto es que si -Merece la pena -añado en voz alta con una sonrisa que supongo que Tenma considerará idiota también, y no le faltará razón, ju.

Me levanto para despedir con una reverencia a la Mirumoto. -Cuando todo esté listo os avisaré, Tenma-sama. Le llevaremos el lienzo a Nisio-sensei, y estaremos preparados para cuando ella decida viajar a Yomi a por ese Gaki -le digo recordándole todo el plan, o al menos la idea de éste.

-Saludad a Otsumoko-sensei de mi parte si la veis -añado al final mientras ella se marcha. No se si realmente va a verla, pero intento que al nombrarla de manera fingidamente casual, ese nombre se quede en la cabeza de la Mirumoto precisamente en este momento. Es la madrina de uno de sus rivales, si, pero también es la persona que más y mejor puede ayudarla de toda la ciudad, aunque Tenma no lo sepa.


-El amor es complicado incluso para el Amor -sonrío de vuelta al dependiente, tras volver a sentarme. Después de todo lo que me ha contado Soshi Satomi sobre el humor de Benten, se que hasta para Ella resulta difícil de manejar, cuanto más lo será para los mortales... o no tan mortales.

-Supongo que en realidad tenemos suerte de que el propio Enma-Oh lo sepa, personalmente. El mundo podría ser un lugar mucho más gris si la Muerte no hubiera conocido nunca el amor, y por tanto no se apiadara de los demás cuando llegamos ante ella.
Sin duda es la conquista más gloriosa de Benten-Kami, aunque para ello Naru deba realizar el mayor de los sacrificios.

Visto de ese modo, creo que tiene mucho en común con su mariposa, si me permite decirlo
-suspiro pensando en que ambas realizaron un enorme sacrificio por amor, y de ello se benefició la humanidad entera.


-Hablando de... bueno, karma y... cosas... Nisio-sensei me dijo que sólo en este lugar podría conocer a la personificación de Kashin, ya que aunque desde luego tiene más de cien años, ella no tiene demasiadas ganas de dejar de ser una espada ahí fuera.
Pero aquí... si puede, ¿no es así? Ya se que no es un objeto perdido, pero...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Creo que allí la gente también sueña, o eso me han dicho."

Te respondió el dependiente sonriente.

"Muchos más de lo que podáis imaginar seguro. Diría que..... casi todo sueña."

No sólo hacia los círculos de Jigoku sino también hacia los cielos.

"Vuestra nueva maestra os dirá que seguro que incluso en esa trasgresión el amor puede iluminaros."

Sonrió de medio lado.

Con esas palabras y pensamientos que merece la pena el precio Tenma os dejó allí mientras el dependiente volvía a servir té con calma.

"Avíseme." Te dijo esta antes de irse sobre el plan, asintiendo con solemnidad."Le daré sus saludos, sin duda."

Puede que no la fuera a ver pero aquella era una genial forma de redirigirla, porque aunque fuera la maestra y casi madre de otro de los tormentos no podías pensar que alguien no pudiera querer a aquella sabia mujer cerca.

"El amor es una fuerza tan poderosa que ni ella misma puede controlarse, es como la inspiración y la determinación, una semillita diminuta que de pronto si germina puede crecer cual planta hasta el cielo sin posibilidades de pararla."

Kimihito sonrió un poco antes de beber, con los ojos perdidos en aquella "suerte" de la humanidad por el sacrificio de aquellas dos mujeres.

"Una vez hablando con un Ningen-dono este me dijo... "No es coincidencia que los grandes conceptos de nuestra existencia estén unidas a los mortales"... el amor, la muerte, el sueño, la vida... No es coincidencia que todas y cada una de las Grandes Fortunas hayan sido mortales..."

Sonrió un poco.

"Eso da qué pensar ¿verdad?
Nisio-sensei dice que este es un mundo de mortales para mortales, pero lo que quiere decir en realidad es que este mundo de mortales está rodeado no sólo de nosotros sino de todo lo que hemos atrapado en nuestra mortalidad para moldear nuestro mundo, nuestro reino.

Una vez más no es casualidad que estemos "en medio"...."


El dependiente te miró y luego a la espada.

"Oh, claro que es cierto, Kashin tiene alma propia, estaría dentro de la consideración de yokai si nos ponemos quisquillosos."

Sonrió de medio lado.

"Supongo que todo dependerá de si ella quiere soñar con nosotros..."

Tendió sus manos hacia ti.

"¿Me la dejaría, por favor?"

Te la pidió.
Espero si era el caso y cuando la tuvo, cogiendola con reverencia y haciendo una inclinación primero hacia ella y luego hacia ti se levantó.

"Espere un momento, voy a hablar con ella puede que...."

No había terminado de hablar cuando la espada vibró y emitió un sonido agudo como el de un compás de música, de metal al ser tocado, un tono alto atrompeteado metálico, no hablaba pero entendiste perfectamente que ella parecía decir "¿qué hay que hablar?"

Parecía que no eras el único que lo había entendido porque el dependiente asintió sonriendo.

"Está bien, está bien Kashin-san, le prestaré una puerta."

Dijo abriendo una de las puertas y sacando la espada al otro lado. Cerró la fusama dejando la espada fuera y se oyó el sonido de las campanillas en el pasillo como si el aire hubiera corrido con fuerza haciendo que todas y cada una de ellas dejase el sonido metálico anunciando el paso de un alma.

De pronto al otro lado de la fusama se vio una sombra, de mujer, que acercó su mano a la fusama. Kimihito hizo otro tanto desde vuestro lado.

"Puede pasar, kashin-san, la invito."

Aquellas palabras que parecieron comunes de pronto no te lo parecieron sino más bien un conjuro o alguna forma especial que aquel sitio controlase las entradas y salidas de todas aquellas criaturas que podían soñar, ahora ya sabías que Kashin lo hacía.

Y entonces... se abrió la puerta. Y la viste a ella.

Imagen

Era una chica joven pero en su mirada había cientos de años y en su sonrisa aplacada cientos de historias. Poseía una potente aura a su alredor pero sobretodo..... cuando la viste, de alguna forma lo supiste, es como que siempre había sido ella. Sin duda estabas delante de Kashin.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Sería curioso saber con qué sueñan los dioses... Aunque claro, no lo encontraría por mucho que lo buscase así que supongo que me quedaré con las ganas de verlo -resoplo resignado lanzando un vistazo a la dirección en la que se encuentra el almacén de los objetos perdidos, que entonces según Kimihito debería contener también los sueños de las Fortunas y Kamis.

-Espero que si. Enma-Oh-Kami me dijo que no admitiría el mismo alegato una segunda vez si volvía a presentarme en su corte con las manos vacías -suspiro encogiéndome de hombros. El Señor de Yomi no es conocido precisamente por cambiar de parecer a la ligera.


-Resulta hermoso y aterrador a la vez, incluso imaginarlo -respondo bebiendo un sorbo del té, sobre esa fuerza tan poderosa que cuando florece escapa del control incluso de la Diosa que le insufla la vida.

-Quizás ésa sea la causa de que todos los habitantes de los demás Reinos, quienes más y quienes menos, puedan adoptar forma humana, pero nosotros que nacemos con ella no podamos cambiarla.
Me pregunto si aquel Ningen-dono estaría pensando también en los kamis que cayeron aquí, incluso en el Oscuro. Después de todo la impronta de todos ellos, buena o mala, desde luego que ha moldeado este mundo. Porque en ese caso... bueno, implicaría que parte de su esencia de dioses se quedó aquí para siempre.

Tal vez incluso nos echen de menos
-bromeo pensando en como debe ser la vida en los salones de Tengoku. ¿Aburrida comparada con la que llevaron aquí, eternamente indiferente?

-¿Un yokai...? -repito observando el arma pensativo -Siempre he pensado que los yokais eran... en realidad nunca he pensado demasiado sobre esas cosas. Simplemente creía que eran cambiaformas de otros Reinos, en su mayoría poco amistosos con los humanos, pero casi todos cuentos y folclore sin fundamento.
Ya se, bueno ahora lo se, que Nisio-sensei dice que todo folclore tiene algo de cierto, pero... nunca habría considerado un yokai espada.

Sin ofender
-sonrío de medio lado dándole una palmadita a la empuñadura de Kashin.

-Así que en teoría cualquier ser no mortal con alma es un yokai. ¿Se trata de eso? -acabo planteando, y ahora me entra la duda de si eso significa que el propio dependiente es uno también, pienso mirándolo de soslayo.

-Oh, por supuesto -respondo a su petición de que le deje la espada. Se que Kashin se enfadaría si la empuñase alguien que no fuera de su agrado, pero estoy bastante seguro de que éste no es el caso. Así que se la cedo con cierta ceremonia, sosteniéndola respetuosamente por dos puntos con los brazos extendidos; una katana no se entrega de cualquier forma, tiene su etiqueta.

-Creo que eso es un si. Un si muy alto -sonrío tras la reacción del arma, ilusionado con que ella esté tan de acuerdo con la idea.

En ese momento sucede lo que en otras circunstancias cualquiera pasaría por alto en este lugar, pero después de todo lo que se no puedo obviar que se trate de magia. No se qué mundo se ha conectado con el pasillo tras la puerta en la que ha dejado la katana, pero desde luego se que no es Otosan Uchi.
O al menos no la Otosan Uchi que yo conozco.

Con todo, también puedo observar que la recién llegada no podría franquear la fusama sin el permiso explícito de Kimihito, lo cual es un alivio sabiendo que eso podría conectarse al mismo cielo o al infierno.

Entonces se abrió al final, y descubrí por fin que las espadas no sueñan con campos de batalla cubiertos de sangre, sino con la belleza humana. No estoy seguro de que sea una conclusión razonable, pero a falta de otra mejor...
Me quedo asombrado, porque sin duda Kashin es una de las mujeres más hermosas que he visto nunca, y he crecido rodeado de grullas. Sin embargo también puedo percibir algo en ella que va mucho más allá de eso, un vínculo fraternal, una simbiosis espiritual mucho más allá de la materia. Siento que la conozco desde que tengo uso de razón, como una parte de mi mismo que estaría incompleta de no ser por ella.

-Kashin-chan... -es todo cuanto acierto a murmurar sonriendo embelesado, habiéndome puesto en pie y ofreciéndole la mano por instinto ya que después de todo el contacto físico siempre ha sido una constante entre nosotros.

De pronto recuerdo mi costumbre de besar la hoja al desenvainarla, acercándome al rostro la empuñadura a modo de saludo antes de realizar cualquier kata o duelo. A mi sensei siempre le pareció algo demasiado gaijin, hasta inadecuado para un samurai. Quizás por eso me gustaba hacerlo, pero lo que nunca pensé es en que eso le importase lo más mínimo a un pedazo de metal.
Pero la mujer que ahora tengo delante, quien sabe. Así que no puedo evitar sonrojarme un poco y asumir que a lo mejor lleva años queriendo darme una gran bofetada por ello, ju...
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Algunos son sueños de lo más mundanos, después de todo nosotros somos parte de ellos, así que tenemos coincidencias."

Te dijo el dependiente.

"No muráis entonces tontamente antes de tiempo si no queréis tener un problema en el Yomi-do."

Bromeó Kimihito.

"Con el paso del tiempo tengo bastante claro que algo de eso que decís debe haber...

Ella decía a menudo que los kamis envidian nuestra mortalidad de una manera que poco podemos entender, porque eso nos hace hermosos como las amapolas que sólo tienen un día de vida y de la misma forma hace que lo que vivamos sean como obras de teatro para ellas, llenas de pasión y de vida...

Pero claro, ella también muchas veces decía que eso es sencillo desde su lado, porque admirar algo sin tener que renunciar a nada es un trato maravilloso de su lado."


Se rio un poco.

"Era una mujer muy sarcástica, os hubiera caído bien."

"Los yokais son espíritus al final, Koji-san, de distinta índole.De hecho es muy normal, creo que ya conocéis a un objeto que ha cobrado alma ¿no? esos son también yokais, después de todo es un arma que ha cobrado alma, tiene espíritu propio."

Te explicó.

"Dentro de los yokais hay múltiples clasificaciones, desde fantasmas como los yureis, cambia formas como los henge, artículos que cobran vida...

Un yokai es al final una entidad sobrenatural con espíritu propio, no tiene por qué ser cuerpo y que la mayoría de ellas quedan atadas a otro reino espiritual cuando se convierten de aquella forma o siguiendo formando parte de este, como en el caso de los yureis, fantasmas, no pueden tener la misma relación porque les falta algo o han quedado anclado en ellos por un motivo que no logran romper.
En el caso de las armas, los objetos y todo aquello que cobra alma está atado al Ningen-do lugar donde cobraron vida pero a la vez atendiendo a su naturaleza tienen relación con otros reinos, en el caso de vuestra espada"
la señalo su otro reino es el Yomi."

Aquella misteriosa tienda sin duda contenía secretos en cada uno de sus pasillos, de su fusamas y de sus elementos que parecían más comunes, pero no, en absoluto. 

Cuando la fusama se abrió la persona que estaba al otro lado por un lado era el impacto de quien no la ha visto jamás pero a la vez como si siempre hubiera estado a tu lado, porque de hecho lo estaba. Sus oscuros ojos negros que pasaron por la habitación despacio analizando cada detalle, igual que sentías el aura de Kashin cuando te concentrabas, lo hacíais ambos, en una situación. Su sonrisa curvada con cierta sorna permanente, igual que esas vibraciones imperceptibles asintiendo a tus comentarios más jocosos.

Vestía con un kimono azul muy oscuro, casi negro, con un obi en blanco, el borde de las manos y del cuello. En el azul marino casi negro habóa sombras que parecían moverse de manera plateadas que poco tardaste en entender que era como el reflejo en la hoja de una katana en una habitación muy oscura, un leve destello que parecía el oleaje del mar.

"Koji-chan"

Te dijo esta con un tono que te resonó justo como aquellas vibraciones, era profundo en parte, pero por otro estaba lleno de una pequeña mezcla más que de aura maternal de hermana mayor que cuida del pequeño y que ve como crece bajo su ala, disfrutando de cada pequeño gesto pero sobretodo de cada uno de los deslices para hacer cierta broma con ella como por ejemplo ese rubor que trataste de contener. Su sonrisa marcada parecía perfectamente indicarte un "¿y ahora no me besas al saludarme?". Algo que no dijo, pero igual que sentías antes sus palabras en tu cuerpo ahora también.

"Como puedes ver, Koji-san, la clasificación de yokai es muy extensa y diversa."

Sonrió el dependiente.

"Por favor, kashin-san, tomad asiento, estáis invitada a pasar."

Esta asintió con solemnidad y así lo hizo yendo hacia tu lado.

"Me alegro no haberte visto por primera vez así, no por tener que matarte."

Te dijo esta con media sonrisa.

"No me obligues a hacerlo."

Amplio la sonrisa y entonces al acercarse llevó su mano a tu mejilla y la posó en esta acariciando con sus dedos despacio tu piel.

"Has crecido bien, gracias a Enma-Oh, lo has hecho."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Eso pensaba yo, no morir tontamente, hasta que se ha incendiado el hospital donde estaba visitando a un paciente y han comenzado a volar flechas a través del humo.
Somos samurais, peor que eso somos humanos, y si de algo me he dado cuenta es de que los cantares son terriblemente engañosos, la mayoría muere tontamente sin darse cuenta siquiera
-murmuro chasqueando la lengua, porque tiene cierta gracia compartir esta reflexión con alguien que espera eternamente.

-Pero que le suceda a la mayoría no implica que deba dejar que me pase a mi, claro -añado bebiendo otro sorbo.

-Admirar algo y vivirlo no es exactamente lo mismo. Sentados en una butaca de un teatro podemos ver a los mejores actores del mundo interpretando una escena de amor, o un campo de batalla. Y aunque su talento nos pueda llevar a sentirnos allí, nunca será igual que haber estado allí. En eso las Fortunas que nacieron mortales les llevan ventaja a los demás kamis, excepto a los que cayeron a este mundo -bromeo dejando en el aire con cierta sorna si acaso lo hicieron queriendo para vivir esa experiencia que sólo podían soñar.

-Oh si, he conocido a Tessen-san... Debo buscar una excusa para llevar a Yashiko-san a esa tienda de mapas. Quizás comprar alguno antiguo para su colección, los hay que son auténticas obras de arte -murmuro pensativo.
-Así que Kashin sería... un yokai nacido en Yomi... pero vinculado a una forma física en Ningen. ¿Es algo así? -pregunto aún algo dubitativo.


Tomo la mano de Kashin, si acepta colocarla sobre la mía que le ofrezco cortésmente, y me inclino hasta besarle el dorso de aquella. Se que los samurai no hacemos eso, pero yo siempre lo he encontrado un gesto de lo más interesante, dependiendo de con quien, ju.

No digo nada, pero cuando vuelvo a erguirme tengo media sonrisa en el rostro, esperando que a ella a lo largo de todo este tiempo le hubiera agradado también la ocurrencia.

-Si desde joven hubiera sabido cómo eran de verdad los yokais, puedo asegurar que me habría interesado mucho más por ellos. Entre nosotros... esos grabados de mujeres con el cuello estirado y los órganos fuera del cuerpo, no os hacen ninguna justicia, mi señora -le digo con algo de cortesía socarrona, refiriéndome a alguno de los más populares que se suelen representar al hablar de yokais en los libros y cuentos populares.

-Soy un duelista Kakita, cada día que paso sin obligar a alguien a matarme, es un éxito en si mismo, Kashin-chan -contesto devolviéndole la sonrisa a la dama. Aunque ahora que lo pienso no se si categoría sería más asimilable a la de una bushi, aunque obviamente grulla.
-Aunque técnicamente... si vos me matáseis, ¿no estaríais matando a un hombre desarmado? -me pregunto ladeando la cabeza un poco.

-Gracias -suspiro colocando mi mano sobre la suya en mi mejilla -Estuve a punto de desesperar cuando creí que te perdía, supongo que lo recordarás... -recuerdo girando el brazo para mirar la parte de la cicatriz que se ve por fuera de la manga -Ahora se que me faltaba algo para hacerme digno de esta vida, y de ti. Pero habría preferido un trance menos doloroso -bromeo al final bajando el brazo, queriendo decir que a fin de cuentas bien está lo que bien acaba.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Oh si... eso sin duda... ¿Es terrible verdad? Uno se cree el protagonista de un cantar de gesta y de pronto piensa que podría ser cualquiera del reparto."

Mo debería hacerle tanta gracia como sonreía pero a ti tampoco, porque era un sarcasmo increíble que no podías no saborear.

"Oh, eso sin duda, por eso creo que las Fortunas tienen un estilo de devoción entre sus seguidores que pocos kamis poseerán jamás, porque son un recordatorio directo de la inmortalidad del ser humano como concepción en si misma aunque no sea su vida.

No quiero ser maleducado, grosero ni mucho menos hereje pero a día de hoy hay más bushis siguiendo la senda de Kakita para iluminarse o el culto a Benten que... no sé... el del señor Akodo, que a fin de cuentas si, guerreaba, pero... No sé si me explico."


"Pues muy parecido solo que Kashin al contrario que Tenshin tiene dos vertientes. Tenshin nació en el Ningen-do y se creó en este. Kashin por contra nació en Yomi-Do, allí cobró vida y luego se desarrolló y arraigó en Ningen-do ya que vuestra espada ya tenía alma antes de llegar al Ningen-do y una misión muy clara, devolver el alma intacta de los sucesores de Enma-Oh ante su presencia."

Te explicó.

..

Kashin se dejó tomar la mano y besar, la sonrisa en sus labios era muy parecida a la tuya, puede que incluso más sibilina y divertida.

"Si de joven os hubieran advertido que cualquier cosa podría ser una mujer no dudo que todo alumno hubiera salido a gastarse sus ahorros en anticuarios a la espera y deseoso de tener una yokai para él solo y su pubertad sin saber lo peligrosas que podemos llegar a ser."

Te replicó con voz cantarina y sonriente, divertida.

La pregunta sobre si estaría matando a un hombre desarmado hizo que de pronto explotase una carcajada en su boca mientras te miraba.

"No. Se llamaría sepukku, Koji-chan, sepukku."

Y eso sería una vez más algo a su favor. "De nada" decían sus ojos divertidos ante la conversación y tu descaro.

Los dedos de Kashin podrían parecer fríos, de hecho el primer contacto lo eran, pero rápidamente se calentaban justo como el metal de su espada cuando la tocabas, primero fría y al momento se templaba como si te diera la bienvenida, un beso en la hoja frío un segundo antes de devolverte el gesto con el calor.

Bajo despacio su mano cuando la tuya se apartó y ladeó la cabeza.

"Siempre has sido un chico obcecado. Aprendías las cosas por ti mismo o no te valía, lo sabes muy bien, tu madre lo sabe muy bien. Está bien que por fin hayas llegado a esa conclusión tu solito."

Bromeó mientras andaba un poco hacia la mesita de té donde seguía sentado el dependiente cogiéndote de la mano para que te sentases con ella.

"¿Puedo ofrecerle té?"

Preguntó el dependiente. Esta asintió y él con una técnica hermosa le sirvió.

"Hum... hojas de bambú y flores de genciana..."

Murmuró cuando lo probó.

"He oído que es un té clásico del Yomi-do."

Sonrió el dependiente mientras Kashin asentía.

"Hace tiempo, si, pero lo recuerdo bien." Luego miró hacia ti y dijo."No tengo prisa para volver allí, así que no corras por mi, aunque tenemos una misión, tengo que arrancar de este reino a ese gaki que persigue a Nisio-sensei, es lo menos que podemos hacer por ella."

El dependiente asintió.

"Es un asunto delicado pero siempre me alegra ver como el Ningen-do termina siendo la solución a nuestros problemas y cómo orquesta las cosas para poder solventarlas entre nosotros."

Kashin se apoyó en la mesa meditabunda.

"Me pregunto qué bien se cortará su carne."

Era una pregunta terriblemente macabra pero.... un pensamiento muy normal para una katana ¿no?

"Bueno, sea como sea, es algo que debe hacerse."

Te miró de reojo apoyando su cara en su mano y alzó la otra hasta tocar tu mejilla, pinchando con su dedo en esta.

"Es raro ser yo la que puede tocarte ahora y sentir que no es nada raro en realidad."

Sonrió.

"Desde Rensei eres mi preferido."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-La triste realidad es que por cada protagonista de una gesta, hay una decena de extras que sólo aparecen por el escenario para morir, o peor que eso ni siquiera importa el destino final que la suerte les depare... Es la cara mala de la mortalidad -suspiro con un leve encogimiento de hombros. -Quien se lo juega todo a la carta de la épica corre ese riesgo, por eso yo creo que es más sensato tratar de que cada día cuente, y si después de pasar la vida entrenando eres el primero en caer el día de la batalla a causa de una flecha perdida mucho antes de que los ejércitos se encuentren, al menos que alguien te recuerde por lo que hubieras hecho el día anterior, y el anterior de éste.

Resoplo resignado, pero es el mismo sentido del humor negro de siempre del universo. No hay motivo para no buscarle la gracia, aunque sea tremendamente irónico en este caso.

-Eso es sin duda cierto. Resulta más inspirador seguir los pasos de alguien con tus mismas debilidades humanas, o mortales que vendría a ser lo mismo. Te hace pensar que no por el hecho de que tú las tengas vas a ser incapaz de alcanzar la iluminación, ya que ellos pudieron.

Sin embargo los kamis... cuando llegaron a este mundo ya eran perfectos. Además la historia oficial de los clanes tratan de mostrarlos aún más infalibles de lo que probablemente fueron en realidad. Quiero decir, ahora que no nos escucha ningún León, que si los Ikoma hubieran puesto algo más de énfasis en relatar la historia de amor frustrado entre Akodo y Matsu, tal vez eso resultaría mucho más inspirador para sus seguidores.
Después de todo, ¿no nos dicen siempre los senseis que podemos aprender más de las batallas perdidas que de las ganadas? Pues Akodo-un-Ojo tiene más que suficientes victorias en su haber, pero según los mitos la de Matsu la "perdió", y probablemente se lamentó por ello... pero también aprendió muchas cosas, ya que aunque nunca se convirtieron en marido y mujer, si tuvieron descendencia.

Así que los seguidores de Akodo que sean perfectos sólo tienen que leer sus victorias. Pero los que sean imperfectos, y eso son siempre mayoría, podrían sentirse más cerca del kami si conocieran también de sus derrotas
-opino por mi parte sobre lo que Kimihito ha dicho, dándole totalmente la razón. Es mucho más fácil amar un defecto, que la perfección absoluta. Al menos en Ningen-do.



-Sobrevaloras el sentido común de los jóvenes humanos, especialmente los varones. Todo grulla adolescente sueña con seducir a una Doji, matar a una Matsu en combate y enfrentarse a una Bayushi en la corte, y no por el hecho de saber lo peligrosas que son todas ellas dejan de desearlo.
No nos llaman el clan de la arrogancia por nada, nos esforzamos desde muy pequeños por mantener ese honor familiar
-bromeo socarronamente, dejando claro que no por el mero hecho de saber lo peligrosa que pudiera ser una yokai, iba a dejar de estar solicitada siendo tan bella. Especialmente entre adolescentes, y aún más si estos son grullas.

-Ah, sepukku... claro. Gracias en ese caso, aunque tendrás que reconocer que cometer sepukku con una katana es algo complicado, pero por ti podría hacerlo. Con unos guantes muy gruesos -le sonrío de medio lado conteniendo una risotada al imaginarme la escena.
-Pero no antes de que ella estuviera a salvo. Se lo debo. No querrás llevarme delante de tu creador sin haber sido capaz de cumplir mi promesa a Hidekazu... Eso sería igual que condenarme, y se supone que eso es justo lo que es tu misión evitar, ¿no es así? -le planteo a Kashin con una expresión de buen chico con "inocente" alma Kitsune. Después de todo, ¿de qué serviría que supuestamente mantuviese mi karma intacto si lo perdería al volver a enfrentarme a Enma-Oh tras haber fracasado en el propósito que le supliqué?

-Es terrible cuando llegas a esa edad en la que te das cuenta de que tu madre tenía razón en todo y tú no -replico encogiéndome de hombros divertido, dejándome llevar de la mano para sentarme al lado de Kashin.

Olisqueo el té, temiéndome que para mi no sabrá ni a bambú ni a flores. Claro que no, yo no lo he probado jamás así que no puedo recordarlo, tsk...
Pero el que hacía mi madre para padre cuando yo era pequeño si lo recuerdo. Té verde perla, menta y algo de miel, yum...

-Yo tampoco tengo prisa, te lo aseguro. Aún me quedan muchas cosas por hacer aquí... Pero tenemos que ayudar a Nisio-sensei, qué menos después de todo lo que ella a hecho por nosotros, así es -murmuro asintiendo con solemnidad.
-Nunca he visto un gaki, por suerte. Ni siquiera sabía si tendría carne o sólo sería un espectro. Pero confiaba en que en cualquier caso tú lo cortases; ya vez que mi fe en ti es completa -le sonrío, sin especificar que sólo desde hace unos pocos días en que descubrí su naturaleza olvidada, pero al menos ahora está aquí; hago lo que puedo para cumplir mi parte mejor que la mayoría de mis predecesores.

-No se si es raro que puedas tocar a alguien sin cortarle. Pero supongo que siempre ha sido al revés, yo soy quien te tocaba a ti y te cuidaba. O al menos creía que lo hacía claro. Resulta que en realidad no necesitabas ni afilado ni aceitado, ni nada de eso que si necesitan las espadas comunes de este mundo para no degradarse, pero... en fin, echaré de menos esos momentos.

En mi ignorancia, pensaba que era un afilador excelente
-añado con un tono jocoso.

-Oh, gracias -le contesto con un cabeceo gentil ante su halago de ser su preferido. -Hum, ¿desde Rensei-shiryo...? Entonces... Vale, vale, ya se que no hace falta ser siempre el mejor en todo, pero... bueno, dame tiempo, yo aún no he acabado. Mira el asunto del gaki, por ejemplo... Rensei-shiryo no te dejó cortar ningún gaki, ¿a que no?

Ah, y he evitado que Tenma te casara con otra de las tuyas. Y podría haber llegado a ser daimio consorte, pero creo que no te habría gustado ser la mitad de un daisho Mirumoto.

Y... bueno, sólo dame algo más de tiempo Kashin-chan, y acabarás queriéndome incluso más que a Rensei
-sonrío al final convencido.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"A veces se olvida que la épica es épica porque no está reservada para todos."

Asintió el dependiente.

"Sensei suele decir que para iluminarte hace falta tener dos cualidades, ser humano y no estarlo."

Sonrió. Lo que quería decir aquello que para llegar a ser lo admirado primero uno era como todos los demás, humano, con fallos, mejorable. Sólo lo que es imperfecto puede llegar a la perfección.

"Por eso los Kamis son los Kamis y los humanos los humanos."

Y por eso aquel era un reino de humanos.


...


"Hay un alto estándar de estupidez que mantener, sin duda." Bromeó"Yo respeto las tradiciones."

"Si cometieras sepukku tendrías que darme hasta las gracias porque pudieras hacerlo con alguien como yo."

Sonrió divertida.

"Es una lástima que hasta ahora tus antepasados no hayan tenido en cuenta lo benevolente y buena que he sido con ellos incluso en su muerte."

Dramatizó, aunque era cierto.

Kashin chasqueó la lengua varias veces como si dijera tratase de claudicar a regañadientes ante tu argumento, algo que no hacía ni falta, pero dramática al parecer se nacía.

"Bueno, no podrá decir que has perdido tu toque inventando excusas."

Su cara era de "por suerte se te perdona todo".

"Voy a obviar el hecho que tengas dudas sobre si soy capaz de cortarle la cabeza a un gaki y te diré que cuando los fuegos y el hielo del infierno te ha forjado no es sólo ese tipo de criaturas las que puedo rebanar con la misma facilidad que podría rebanar un cuello humano.

Después de todo Enma-oh-sama siempre tiene mucho cuidado con sus creaciones."


"¿Y pretendes no volver a hacerlo?" Te preguntó realmente indignada por el hecho del cuidado del arma. "Kakita Koji-san más te vale que, aún sabiendo lo que soy y cómo soy no descuides mi cuidado o te juro por los doscientos cuarenta y nueve Jigokus que te vas a acordar."

Alzó el dedo al decirlo.

Se rio con ganas ante tu pequeña rivalidad con Rensei y se encogió de hombros.

"Tu si que sabes qué clase de regalos hacerle a una katana para hacerla sentir como si volviera a tener cien años de vida."

Dijo sobre lo de cortar a un gaki.

"Auque bueno, seguro que ese wakizashi dentro de unos cien años será muy guapo me temo que no es mi tipo, no."

Se rio.

"Tendré que esperar a ver dónde me haces terminar, pero más te vale no salir de la Grulla, el azul es mi color, es el que mejor me sienta, no me gustaría en absoluto estar vestida con otros."

Se cruzó de brazos.

"Y a quien tenga la osadía de intentarlo le queda poco de vida... juju"
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Una frase muy sabia -murmuro frotándome la barbilla, asintiendo para mi mismo. -Supongo que los grullas, tan deseosos siempre de buscar la perfección, podríamos decir que el primer paso para llegar hasta ella es encontrar primero tus propias imperfecciones.
Si no eres capaz de verlas significa que o no eres humano o estás ciego, lo que en ambos casos te incapacita para seguir esa senda.

Si alguna vez tengo mi propio dojo, lo grabaré como su lema
-sonrío, y no sólo por verme como un kenshinzen alguna vez.


-Has conocido a muchos grullas, y si los registros que estudié eran correctos unos cuantos de ellos murieron jóvenes... Así que supongo que si has debido conocer grados de estupidez muy altos. Aunque para no desmerecer a mis antepasados, lo dejaremos en "excesos críticos de arrogancia" -bromeo pensando en que probablemente ella misma terminó con la vida de muchos de estos.

-Pero también otros vivieron largas vidas, como mi abuelo; quien incluso tuvo que saltarse la siguiente generación y cederme su daisho a mi. También los has conocido muy virtuosos...

Seguro que recuerdas a Satoshi. Gracias a lo que él comenzó pude recuperar para mi familia el conocimiento sobre la estirpe de Rensei-shiryo, y tu auténtica naturaleza, Oneesan.

Qué tontería, para mi hace años que se fue, pero seguro que para ti ha debido ser apenas un suspiro
-bromeo para evitar emocionarme recordando los momentos que de pequeño pasé junto a él.

-La benevolencia del filo de una espada, suena a obra teatral. Y de las buenas. Aunque no estoy seguro de si pega más con un autor Bayushi o uno Kakita. Pero en cualquier caso no dudo que estés en lo cierto -replico sonriendo de medio lado.

-Mi otro abuelo era Daidoji. También aprendí mucho de él -me río descaradamente cuando ella me felicita por mi capacidad para argumentar excusas infalibles.

-Bueno en mi descargo yo no dudaba de que fueras capaz de cortar la cabeza de un gaki, sino del hecho de si el gaki tendría una cabeza física que cortar o sólo sería un espectro...
Pero en fin, ¿entiendo que quieres decir que nosotros también podríamos ir a por una cabeza de oni, como Tenma-san? Pero claro, creo que ella me lleva un poco de ventaja en eso; no por ti desde luego, sino porque se supone que ella no puede perder un combate... De mi nunca ha dicho nadie eso, aunque tú mejor que nadie sabes lo mucho que me esfuerzo
-resoplo con una risotada resignada. Podría tener la mejor espada del mundo, y estoy seguro de que así es; pero si el oni es más rápido y más fuerte, ni siquiera podré alcanzarlo.


-¿Doscientos cuarenta y nueve...?
Pero espera, si ese cuidado no servía de nada en realidad. Habrías seguido igual de brillante y afilada... ¿por qué quieres que lo siga haciendo?
No es que piense dejarte en el suelo ni nada de eso. Claro que voy a seguir cuidándote claro, ¿pero de verdad te gustaría que siguiera afilándote aunque en realidad las piedras para afilar de este Reino sean tan blandas para ti como la cera?
-le pregunto curioso, dándome cuenta de que las mujeres no humanas pueden llegar a ser tan complicadas como cualquiera.
-Vale, está bien. Si es lo que quieres, no hace falta que digas más. Prometo seguir como hasta ahora sin descuidar ni un sólo día nuestros rituales.

De hecho, bueno... en el fondo me alegro, sabes. Habría echado mucho de menos esos momentos de comunión entre un bushi y su hoja, tú y yo.
-reconozco al final sonriendo, dándole una palmadita cariñosa en la mano como cuando lo hacía sobre la empuñadura.

-En eso estoy completamente de acuerdo. Ya se que no naciste aquí, pero sin duda eres una espada grulla. ¿Te imaginas siendo una de esas Otomo de adorno que no son desenvainadas en siglos...?
Aunque claro para garantizarte eso al menos por una generación más, necesito casarme con una esposa grulla. Y, esto es importante, llegar a tener descendencia digna de ti. No se si te habrás dado cuenta de que mis hermanas no son bushi, así que si te entregasen a una de ellas inmediatamente te regalarían a uno de sus maridos, y... sin duda son buenos partidos, no digo que no, pero no sabrían qué hacer con alguien de tu calidad.
Apuesto a que eso te molestaría, ninguno de ellos duraría demasiado contigo y a partir de ahí quien sabe. Hasta podrías acabar siendo león en segundas nupcias. O peor aún, Ikoma.
-bromeo conteniendo una risotada, aunque en realidad nada de aquello es del todo descabellado, si yo desparezco demasiado pronto de la ecuación, ju.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"No hay camino a la perfección que recorrer cuando se es perfecto."

Asintió.

"Estaré deseando ver ese letrero en su dôjo, no deje de venir a enseñarmelo cuando pase, aunque sea en un sueño."

Sonrió este un poco.

...


"Por desgracia el karma del alma no es como cuando practicas caligrafía, que si no te sale puedes coger un nuevo pergamino y practicar las veces que quieras, se ensucia de una primera mala toma..."

Suspiró.

"No es un trabajo agradecido pero sé que su alma me lo agradece. Y es mi cometido."

Kashin sonrió cuando mencionaste a tu abuelo.

"Un gran hombre.... siempre era muy cuidadoso conmigo. Has sacado la costumbre de él de hablarme, sois iguales."

Meditó sonriente mirando hacia la nada.

"Satoshi-kun, no sólo fue un gran kendoka... tenía una voz preciosa."

Murmuró.

"Solía cantar en noches claras, no al público, a él mismo. A mi, aunque él no lo sabía como tal, aunque en alguna ocasión hablando consigo mismo se preguntó si todos los samurais se sentían tan acompañados estando solos en compañía de su daisho."

Sonrió divertida.

"Era un buen hombre, por eso provoqué que se topase con la que luego fue su mujer, tu abuela, me enredé en una toca que ella llevaba y que calló al suelo al tirar de esta."

Sonrió divertida.

"Sabía que haría buena pareja, la había estado observando tiempo."

"Bueno, nuestro Clan está lleno de artistas, probemos antes con algo de la casa antes que los Escorpiones le den más drama."

Bromeó con la obra.

"Oh si, el perfecto acto de rebatir de los Daidoji."

Se rio bajito.

"Más expertos que los cortesanos de esta ciudad en encontrar zonas grises para sus argumentos. El Imperio no sabe lo que se pierde con ellos fuera de los tribunales."

Kashin se cruzó de brazos.

"Podría cortarle la cabeza de un oni incluso aunque tuviera tres pegadas."

Otra cosa era tu habilidad, pero no lo decía porque no parecía preocuparle.

Kashin negó con la cabeza y suspiró como si no entendieras nada, de pronto se parecía a una de tus hermanas.

"¿Acaso no te gusta que te peinen por las mañanas?"

Te preguntó.

"Si, es cierto, no me afilas, pero para mi es igualmente de agradable."

Dijo con cierto retintín.

"No te pido que lo hagas trescientas veces pero a una dama le gusta que la cuiden."

Te señaló con el dedo.

"No deberías olvidar eso si quieres tener complacida a tu dama Doji. No te he educado para eso."

"Sólo de pensar en quedarme en una repisa...."

Se quejó en un suspiro.

"Soy una dama de acción! Me aburriría como una ostra y no podría asegurarte que me convirtiera en un espíritu hambriento quejicoso que se apareciera por las noches para pedir sangre!"

Se rio bajo.

"Si, sé que soy algo dramática pero... ¿te imaginas estar sentado una eternidad?"

Chasqueó la lengua y negó con fuerza la cabeza.

"Tus hermanas me caen bien, por eso no quiero que sus maridos las dejen viudas pronto."

Dijo divertida.

"Así que te toca hacer tu parte para poderte casar con Yashiko-san y darme un siguiente o una siguiente portador. Me gustan las mujeres, son menos estúpidas que ustedes cuando han estado conmigo, no he tenido que mandar con Enma-Oh antes de tiempo a ninguna jujuju"

Se rió bajo.

"De hecho ahora que sabes quién soy yo no es que quiera que de pronto le quites la magia a que los demás aprendan a oirme pero no estaría de más si vas a montar ese dôjo del que bromeabas antes con el dependiente que además de ese precioso lema, todo sea dicho, tengas un extra como el de "escucha a tu arma" que si lo escribes con el kanji adecuado se podría leer como alma/arma"

Te guiñó un ojo.

"De nada. Lo sé, soy un genio."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Bueno, si te sirve de algo... yo si te agradezco que cuides de mi alma, y que hayas cuidado de la de mis antepasados. Aunque no siempre sea una tarea agradable -le digo sonriéndole de corazón.

-El abuelo Satoshi siempre sintió una gran conexión contigo, y cuando supo que yo sería su heredero trató de inculcarme esa misma admiración a mi. Y no es que tuviera que hacer un gran esfuerzo para convencerme, porque la verdad es que ya entonces desde muy pequeño me parecías preciosa.
De hecho recuerdo, ju... una vez siendo yo demasiado niño apenas para usar un bokken de madera, te desenvainé por primera vez en mi vida, y no se me ocurrió mejor idea que ponerme a jugar con la espada más afilada que se pudiera imaginar, ju, ju...
Nadie salió herido, salvo unos cuantos muebles y un par de fusamas, pero aún así madre se puso histérica.
Estuve un montón de tiempo castigado. Pero Satoshi se las arreglaba para venir a contarme cada detalle nuevo que descubría en el árbol genealógico que le iba acercando poco a poco a encontrar tu auténtico origen. Me encantaban esos momentos los dos hablando de ti, por eso me decidí a concluir su búsqueda tras su muerte; por su descanso, y por aquellos recuerdos.

¿Ah si? Vaya, no sabía que también te preocuparas por cuidar del corazón de tus portadores, Kashin-chan. No sabía esa historia sobre cómo se habían conocido.
Ja, ja, la verdad es que tiene gracia imaginar al abuelo Satoshi disculpándose con la abuela por haberle tirado el manto, y quedándose pasmado por verla tan de cerca.
No me importaría que me ayudases de alguna forma con Yashiko cuando lo necesite. sospecho que algún día acabaré consiguiendo que se enfade, aunque sea a costa de dejarte a nuestro hijo -bromeo con la historia de mi propia infancia.

-Por cierto, gracias por no decapitarme entonces -añado poniendo la mano sobre la suya con cariño.


-¿Verdad que si? Siempre he admirado mucho esa cualidad, y realmente me siento muy orgulloso de ese cuarto de sangre Daidoji que tengo -sonrío aceptando al pie de la letra el cumplido sobre a capacidad de esa familia para justificar incluso lo injustificable.

-¿Y si te encontrases un oni ahora...? Quiero decir, cómo funciona una youkai espada cuando toma forma humana, ¿puedes cortar con las manos, o necesitas tomar otra espada entre ellas? -le pregunto con curiosidad.

-Bueno, claro... pero... ah, vale. Ahora lo entiendo... es como una caricia -suspiro retirando un mechón de cabello de su rostro y recolocándolo con mimo detrás de su oreja. -Algo así, ¿verdad? Perdona es que a los samurai ya sabes que nos inculcan que el contacto no es deseable y claro siendo una espada pues... pero ahora viéndote como una mujer pues... supongo que nos cuesta reconocer al auténtico valor del contacto físico, por mucho que lo necesitemos tanto como cualquiera, o más.

No te preocupes, cuenta con mis cuidados -añado sonriente.

-Vale, en eso de la dama Dojo tienes toda la razón, pero... recuerda que se supone que debes ponerte de mi parte. No puedes hacer "equipo" con Yashiko.
Y hablando de eso... hum, ¿has visto mis cuadros? ¿Te gustan? -le pregunto orgulloso.

-Se perfectamente lo que quieres decir. En mi caso no fue una eternidad, pero me lo pareció -digo sobre lo de pasar una temporada sin poder ejercitar la esgrima.

-Ya, tienen un don para caer bien. Pocos conocen su lado perverso, como el de retener a un hermano pequeño y hacerle cosquillas sin parar -chasqueo la lengua pensando en mis dos hermanas mayores.

-Bueno, no voy tan mal... Y hablando de eso, de poder casarme con Yashiko-san... Ya habrás oído la conversación de antes con Naru-sama, ¿verdad? Recuerdas todo ese asunto sobre lo de irme de la ciudad antes del fin del verano... pero ella no podía decirme más porque le costaba mantener la concentración, y Kimihito-san no puede interferir en esos asuntos.
Sin embargo tú... has vivido bastante, debes conocer ese tipo de sucesos. Si va a suceder algo grave no sólo puedo irme de vacaciones yo, tengo que llevarme a Yashiko, y a toda su familia. Pero ellos viven aquí, ¿cómo les convenzo de marcharse?
Eso sin contar a Kamoko-sama, Nozomi... ¿Ves lo que implica saber pero no saber algo así? -le expongo esperando que Kashin sea más clara. Las espadas suelen serlo, digo yo.

-Supongo que eso me convierte en más listo que la media de mi género -bromeo sonriente.
-Oye, no está nada mal... Los dojos importantes tienen más de un lema. Ése es muy bueno. Si que eres una genio -tengo que reconocer al final, dándole la razón.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Me sirve, claro que me sirve." Te dijo Kashin sobre que se lo agradecieras aunque no fuera siempre muy agradable.

"Adulador..."

Se rio haciendo un aspaviento con la mano cuando le dijiste que ya de pequeño le parecías preciosa.

"Oh, me acuerdo de eso, tuve que tener cuidado y kamis y gracias para que no te cortases conmigo, me acuerdo que reboté en un mueble y casi me caigo encima tuya, por suerte pude engancharme con esa fusama y la raje entera, pero no te hiciste nada más que un chichón. Y bueno, la riña de tu madre."

Se rio mirando a la nada, viendo en su cabeza aquellos recuerdos.

"Oh si... Satoshi-kun muchas veces me preguntaba a mi "de dónde venía".... muchas veces intenté decirselo, pero no sabía oírme como me hubiera gustado. Una vez pensé que lo había conseguido ¿sabes? pero no, se lo tomó como una casualidad.

Me acuerdo que estaba mirando una pila de libros sobre lineas y lineas y que había todo tipo de libros allí sacados, estabamos en una biblioteca, me preguntó una vez más aquello y cuando nos fuimos a ir tiré con el final de la vaina un libro al suelo, en este se hablaba de las grandes Fortunas, en la portada estaba Enma-Oh.... pero nunca logró relacionarlo."


Te comentó sonriendo.

"Pues claro que si! No es mi cometido pero espero siempre que haya alguien que pueda portarme y obviamente espero que los descendientes salgan bien, así que me suelo fijar en esas cosas."

Dijo con total dignifidad.

"Tu abuelo de joven era muuuuuuuy tímido, creo que desarrolló su carácter jocoso de eso mismo, de pensar demasiado, así que alguna que otra vez le hice una "jugarreta" juju
Por suerte la juventud es una enfermedad que el tiempo cura, así que llegó justo a tiempo para hacer lo que debía cuando debía."


Te contó sonriente.

"¿Y quién te dice que no te he ayudado con ella? Hasta donde yo sé he cortado hasta un brazo de un tajo por ella."

Kashin negó con la cabeza cuando le distes las gracias y sonrió un poco.

"No es mi estilo."

Bromeó con muuuucha sorna sobre las formas en las que tenía de hacer traer la muerte a sus portadores.

"Sigo siendo lo que soy con este cuerpo."

te dijo sobre lo de encontrarse con un oni.

"Mi esencia es la misma así que lo que puedo hacer, para que lo entiendas de una manera visual, es hacer ver que tengo una espada en las manos, pero en realidad sigo siendo yo misma, la espada que materializo no es más que parte de mi esencia, como si fuera un anexo visible y entendible de una forma que causa daño.
Pero también puedo golpear con mi propio chi, como si fuera un golpe de aire pero de energía. Y en este caso, es cortante."


Te explicó.


"Bueno, el contacto físico innecesario es indecoroso en presencia de más personas en la mayoría de los casos pero eso es nuestro ritual y no es que suelas hacerlo en público. Y cuando ha habido otras personas pues bueno, ellos ven una espada y es normal que a estas se las haga... para mi, si lo miras de esta forma, es como un contacto físico que está dentro de la etiqueta."

Te dijo señalandote con el dedo, como si dijera "más te vale hacerme caso".

"Yo estoy siempre en tu equipo, Koji-kun." sonrió.

"Pues de tus cuadros debo decir que ahora que nos conocemos más te vale que no sólo a Rensei-san lo metas en los anales de la historia de tu familia sino que espero yo tener un cuadro tambien! Por que no vas a dibujar a todas esas mujeres sin dibujarme a mi que soy la espada de tu vida ¿no?"

Te preguntó con tono inquisitivo.

"la culpa no es de tus hermanas, es que tienes una parte muy fastidiable jujuju" Se rio.

"No veo el futuro, Koji-san, pero me puedo imaginar que tras tres años de estabilidad en la capital, con el gozoku deshaciendose, con el Emperador teniendo que cumplir su mayoría de edad lo quieran unos o no, con la Ama a punto de casarse con el León que acaba de recuperar su sitio.... no es que vaya a ser un verano de muerte pero puedo oler la sangre desde lejos en el tiempo...
Y Naru-san tiene razón al decir que la mejor forma de no influir en nada y de no ser influido, de no meterse en jaleos y de poder volver como si nada hubiera pasado es usar ese tiempo para ir, por ejemplo, a ver la familia."


Kashin sonrió cuando le dijiste lo de genio.

"Te lo he dicho, no soy una katana cualquiera."

Y sin duda era Grulla, ese ego era de Grulla.
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Avatar de Usuario
Kakita Koji
Sarcástico duelista
Mensajes: 3719
Registrado: Dom Sep 21, 2008 6:09 pm

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Kakita Koji »

-Me dolió más la riña y el orgullo que el chichón -le confieso riéndome. -Luego, de mayor, me di cuenta de la suerte que había tenido al no haberme hecho daño, si hay algo cierto es que los niños y las armas conjuntan mal.
Así que, gracias por haber sido mi ángel de la guarda
-agradezco de nuevo haciendo una reverencia, porque ya desde entonces le debo la vida.

-Es normal, a los hombres se nos da bastante mal por naturaleza interpretar la intencionalidad de las casualidades fingidas de las damas. A menudo vemos algo donde no hay nada, y no nos percatamos cuando es deliberado... Así que el abuelo debió de creer que se habían caído por accidente, era un hombre después de todo -me disculpo riéndome por lo que también me toca, porque a saber cuantas veces antes de descubrirlo Kashin habría intentado decirme algo a mi y yo no habría comprendido nada.

-Ah, no te tenía por una espada romántica -le sonrío de medio lado divertido -Pero teniendo en cuenta que fuiste forjada por amor, y que eres Grulla... supongo que tiene todo el sentido que te intereses por los romances de tus portadores, ju.

Al menos conmigo no has tenido que preocuparte mucho. Bueno, ahora.

Un brazo, si. Pero ya lo viste, era una vergüenza para todos nosotros. De buena gana lo habríamos tajado sin más motivo que ése, ¿no es cierto?
-murmuro asintiendo convencido, al recordar a aquel Shin y la expresión de la chica asustada.

Al Cangrejo no, claro. No es que me arrepienta ni mucho menos pero espero que Enma-Oh lo juzgase con benevolencia, suspiro antes de darme cuenta de que Kashin me está observando. Entonces recupero la sonrisa más habitual sin darle más importancia.

-Bueno, hagamos un trato. No tienes que enredarte en la ropa de Yashiko-san ahora, tampoco me importaría pero lo importante es que si alguna vez se enfada conmigo... o mejor dicho, cuando se enfade conmigo, y no digo que no me lo vaya a merecer, entonces puedes ayudarme evitando que se marche furiosa; ése si sería un buen momento para retenerla tirando de su manto o de alguna otra manera que se te ocurra, y obligarnos a mirarnos a los ojos una última vez antes de salir de la estancia donde estemos, y... si de algo me he dado cuenta, es que a veces sólo necesitamos un motivo, una oportunidad para reconsiderar todo lo que nuestro orgullo ha dicho por nosotros, pero en realidad no queríamos decir.

¿Qué te parece? ¿Encaja con tu alma romántica, Kashin-chan?
-bromeo sonriendo de medio lado.

-Vaya... Así que puedes... ¿proyectar tu energía y cortar con ella...?
Eso es... sensacional. ¿Puedo verlo?
-le pregunto con una expresión de buen chico.

-Hum, dentro de la etiqueta. Vale, eso tiene sentido. Y, bueno, es... algo raro decirlo así, pero... ¿puedo seguir besándote y mantenerme en esa etiqueta? ¿Podría eso formar parte de ésta?
O sea no me refiero a... si no a... ya sabes, cuando no eres tan humana
-murmuro tratando de evitar sonrojarme.

-Un cuadro... hum, supongo que podría... -rumio pensativo, siendo evidente que por un momento me enfrasco en mi propio pensamiento, cribando decenas de posibilidades hasta que de pronto se me ilumina algo en los ojos. -Oye... qué te parecería si te dibujara con la espalda semi descubierta, como si tu cuerpo fuera esa misma hoja desenvainada, y en tu piel... entonces podría verse el grabado como si fuera un tatuaje.
Así cualquiera en las futuras generaciones de nuestra familia a quien tú hubieras permitido que te conociera lo suficiente, reconocería ese grabado y sabría quien es la mujer del cuadro. Y quien no, pues vería una hermosa y letal bushi grulla.
Y justo bajo tu imagen, ese lema que me has dicho escrito de tu puño y letra, usando tu forma cortante de proyectar tu chi para escribir los kanjis...

¿Te gusta la idea?

Sólo que... cuando salgamos de aquí ya no te veré como ahora. Eso dificultaría que pudieras posar para un retrato
-suspiro chasqueando la lengua.

-Ah, pues... habría preferido la masacre -replico con sorna -Creo que podría convencer a Doji Yashiko de tomarnos unas vacaciones si fuese a suceder una catástrofe, pero si "sólo" se trata de una catarsis en la corte... ¿no se reirá en mi cara si le digo que nos ausentemos de la capital por ese motivo?. Creo que me dirá que su vida consiste en saber manejar ese tipo de situaciones peligrosas, pasar de lo alto de una ola a otra sin dejarse atropellar por éstas, por violentas que sean.

Es su vida, es como... claro, como un general al que le piden que no acuda a la batalla. Lleva toda la vida preparándose para eso, no se rendirá sólo por el hecho de ser terriblemente peligroso
-suspiro, negando pesimista con la cabeza. Necesito una excusa mejor, algo que resultara incuestionable.
"La genialidad no es más que la locura revestida de triunfo"
Avatar de Usuario
Isawa_Hiromi
Dominatrix in WonderRokugan
Mensajes: 8451
Registrado: Lun Sep 08, 2008 4:09 pm
Ubicación: En la Biblioteca de la Ciudad Prohibida... posteando!!

Re: Día 7.- Mañana.- Kakita Koji

Mensaje por Isawa_Hiromi »

"Bueno.... los niños son niños... y por eso se les perdona, el problema son los adultos que se siguen comportando como niños."

Que no dijera que fuera tu caso pero seguro que tenías en mente alguna persona similar.

"Tu abuela era increíblemente lista." se rio divertida "Una vez tu abuelo se cruzó con ella, ya habían hablado varias veces pero era muy tímido, así que de pronto, en ese cruce, a ella se le cayó el pañuelo y el fue corriendo a recogerlo y le dijo "mi dama, se os ha caido" y ella le respondió... "¿se me ha caído o lo he dejado caer?" se rio. "Tu abuelo estuvo del color de las camelias rojas dos semanas.

Así que si, sois algo densos."


"No sólo soy una romántica sino que mi propósito es ese mismo." Te dijo "¿Sabes con qué kanjis se escribe mi nombre? Con los kanjis de "bien" y de "seguir adelante" Ya te lo he dicho, soy la guardiana de la familia por algo."  

"Oh! Yo no me quejo de que lo hayamos hecho ni lo cuestiono, es lo que soy, es lo que hago y es lo que me gusta hacer, sólo señalo lo evidente. De hecho pensé por un momento en rebanarle la cabeza pero...."

Se rio un poco por lo de "cuando se enfade" como algo inexorable y asintió.

"Yo te propicio el momento pero las palabras bonitas y las disculpas las pones tu."

Kashin miró hacia Kimihito cuando le dijiste si podía cortar algo. El dependiente suspiró.

"Bueno, siempre puedo remplazarlo. Pero corta un jarrón no me destroces las fusamas."

Kashin sonrió y asintió.

"Fácil."

Te señaló al jarrón de una estantería.

"Mira ese."

Alzó un poco la mano e hizo un movimiento como si bajase un tajo con este, como si fuera la espada acompañada de un "kya!" que por supuesto entendiste que era más dramático que necesario, pero era grulla después de todo y entonces..... el jarrón se partió en dos como si una espada lo hubiera atravesado pero con una precisión cual si fuera este de mantequilla.

"Sería raro si dejases de hacerlo, es decir, no es normal para nadie más que para nosotros. Pero tu eres mi portador más cariñoso. ¿Por qué no?"

Dijo sobre el beso con total naturalidad, después de todo.... ella era una espada.

"Hum....... me gusta.... Incluso podrías poner en la espalda como si el dibujo se rasgase y se viera una hoja con mucho realismo, como si estuviera detrás o lo hubiera roto aunque es lo mismo."

Te comentó.

"Bueno, no siempre puedes verme así pero siempre has sabido que spy así, estoy segura que podrás recordarme. 

"Aah.... lo siento, me temo que nada de un Orochi tratando de devorar la ciudad, sólo problemas de humanos siendo humanos y creando conflictos con humanos. Puedo entender a yashiko-san pero seguramente los que vivieron aquel último invierno si le dieran ahora la posibilidad de no estar en aquel entonces elegirían no quedarse."
"Nací con el mar
Libertad del estío
y profundidad."


"Los caminos no están para llegar a nuestro destino sino para recorrerlos"

"NOSOTROS somos Otosan Uchi, el resto son sólo palabras."
Isawa Hiromi, Dominatrix in Wonderland
Responder